Está en la página 1de 3

"Wyrd bið ful aræd" (The Wanderer, línea 5b)

Al corriente 8 de junio de 2017 por Aaron Hostetter en ¿Qué hay de nuevo? .

Para consultar el volumen de comentarios del magisterial de Bernard J. Muir La


antología de Exeter de poesía en inglés antiguo: una edición de Exeter Dean y el
capítulo MS 3501(1994) se podría perdonar por concluir que el problema principal
con esta media línea gnómica y retorcida es una cuestión de gramática: "Mitchell-
Robinson (p. 271) traduce: 'El destino es totalmente inexorable'". Y para muchos
lectores, el problema principal es construir su construcción inusual, ya que a
menudo no usamos "full" como adverbio intensificador en el inglés moderno. Pero
esta es realmente una historia de cómo la trayectoria crítica insiste en un
significado y determina una dirección para todo el trabajo futuro a seguir. A
menudo, este trabajo es elogioso, permitiendo a cada generación una base sobre la
cual construir su propio trabajo de vanguardia. En este caso, sin embargo, la
tradición ha circunscrito los pensamientos que son posibles, obstaculizando la
innovación. Pensar de nuevo sobre nuestra frase aquí es difícil, pero varios
académicos han intentado hacerlo. Marcas."Crudamente arrancado de sus raíces y
citado de forma aislada, suena como un simple cliché fatalista; visto en contexto,
frascos, intrigas y desconciertos ”(1). Pero el desconcierto no se traduce bien, y
el dominio es a menudo lo que un erudito busca demostrar en una traducción. La
pregunta sigue siendo, ¿qué significa esta frase y por qué los editores tienen
tanta prisa por disipar su poder discordante?

La breve media línea es el final del recorrido inicial de uno de los monólogos
dramáticos más provocativos y alusivos jamás escritos en inglés. Estoy de acuerdo
en que este momento es particularmente difícil y poderoso, y interpretarlo de una
manera innovadora es superar muchas generaciones de conclusión crítica, comenzando
con la interpretación de Benjamin Thorpe en 1842 de "Su destino está totalmente
decretado", comenzando una trayectoria que ha tendido a cerrarse posibilidades
abajo en su apuro por resolver este importante momento. La implicación de todo el
poema depende de estas pocas palabras, toda la letra está en juego.

Los críticos generalmente están de acuerdo en que la palabra "aræd" (una enmienda,
escrita "ared" en el Libro de Exeter, con una e-caudata) es difícil, pero
generalmente pasan por alto el comienzo aún más resbaladizo del pasaje, "wyrd".
Pocas palabras en cualquier idioma tienen tanto poder ético e ideológico impactado
en cuatro letras minúsculas. Los estudiosos desde muy temprano en la historia de la
literatura inglesa antigua construyeron la idea de "wyrd" como un vínculo entre el
fatalismo pagano germánico y el legado ilustre de "Fortuna" en letras clásicas, a
menudo traduciéndolo en inglés como "Fate". La idea de un destino inexorable en la
poesía sobreviviente del inglés antiguo a menudo se personifica de la misma manera
que su pariente clásico, algo así como la diosa de Boecio que gobierna las
vicisitudes del mundo: una lectura apoyada por el género femenino del sustantivo
"wyrd".La consolación de la filosofía (y una adaptación versificada de su poesía,
los Metros de Boecio ) al inglés antiguo a finales del siglo IX. La actitud crítica
hacia "wyrd" se ejemplifica por su uso en un momento importante en Beowulf: cuando
el héroe relata los resultados de su competencia de natación ante la corte danesa,
diciendo " Wyrd oft nereð / unfægne eorl, þonne his ellen deah" [a menudo traducido
como "El destino a menudo perdona / los nobles no condenados, cuando su coraje
aprovecha"] (572-73).

"Wyrd" casi siempre es traducido por traductores y críticos como "Fate", como si no
hubiera dudas sobre su significado. Pero incluso un viejo recurso viejo como el
Diccionario An Anglosajón de Rev. Bosworth (publicado originalmente en 1838) ofrece
numerosos significados alternativos, que incluyen "lo que sucede", "un evento,
ocurrencia, circunstancia, incidencia, hecho", "lo que le sucede a un persona "y"
casualidad, accidente ", así como el sentido personificado comúnmente utilizado en"
Destino ". La palabra está relacionada con las formas de participio pretérito y
pasado del verbo débil weorðan, "Volverse, suceder" (wurdon, worden), e incluso su
relación afín al antiguo nombre nórdico de la de las Norns, Urðr, comunica el
sentido de "lo que ha sucedido". Por cierto, las otras dos Norns, Verðandi y Skuld,
claramente continúan este sentido de ocurrencia continua, lo que significa
"Suceder" y "Debe [convertirse]", respectivamente, y esta relación paranomástica
con el tiempo como proceso complica cualquier expresión fácil de un sentido
germánico del norte de Alemania. "Destino" como únicamente fatalista, un hecho
consumado . Lo más probable es que haya alguna polinización cruzada evidente en el
concepto nativo de wyrd con Classical fortuna.y la providencia cristiana durante
todo el período del inglés antiguo, y esta amalgama solo se acelera en el siglo XIX
cuando filólogos con formación clásica (y teólogos formados por la Iglesia
Anglicana) reclamaban antiguas lenguas germánicas del norte. (2) Un sentido híbrido
de wyrd se adapta a los estudiosos que defienden la dignidad nativa de su antiguo
pedigrí, comparable a los idiomas y la literatura de estatus mucho más altos del
Mediterráneo clásico (así como a la búsqueda de las profundas raíces inglesas de
sus propios supuestos teológicos).

¿Las apariencias existentes de wyrd en la literatura apoyan su interpretación


invariable como "Destino"? Incluso la cita paradigmática de Beowulf dada
anteriormente perturba el sentido de "wyrd" en su sentido absoluto, con inflexiones
homéricas. El héroe implica que el curso de los acontecimientos le ahorrará "al
noble no dominado" SI "su coraje vale", lo que indica que el esfuerzo humano puede
cambiar el resultado, que lo que sucederá no está arreglado y que adoptar una
actitud fatalista significa fracaso. Tomando wyrdcomo algo ya decidido es lo que
mata al valiente guerrero. Tales pensamientos no son indicativos de una fuerza de
fortuna impersonal e implacable en el mundo, y eso probablemente significa que los
eruditos modernos no deberían exagerar el poder del "Destino" en la imaginación
germánica del norte en el momento en que se compilan los grandes códices poéticos
del viejo inglés.

Leamos la frase de una manera menos fatalista, escuchando la sugerencia seguida por
la edición de RF Leslie de la Ruina y su apertura "Wrætlic is þ es wealstan, wyrde
gebræcon" [Estas piedras de pared son maravillosas - / las calamidades las
arrugaron]. Después de BJ Timmer, opta por el "lote del hombre" no personificado
para el wyrde plural en lugar de "los destinos" sugeridos por los editores
anteriores (una situación similar se encuentra en el acertijo "feowere rapas" de
Salomón y Saturno resuelto en 355: "Gewurdene" wyrda ”[Resultados destinados a
suceder]) expresa una idea similar: que la sensación de suceder en la palabra wyrd
no necesita estar relacionada en todos los casos con una deidad personificada del
Destino o el Destino.

Es este sentido del destino no fatalista el que quiero leer los momentos iniciales
del Errante , del wyrd como el "curso de los eventos", ya que estos eventos ya han
ocurrido, y se ajustan al sentido perfecto pasado heredado de las raíces de la
palabra. Yo iría un paso más allá, para crear una oración mini-gnómica en la
palabra, pero sin fatalismo deificado: a menudo traduzco wyrd como el "camino del
mundo". La impermanencia es ciertamente la condición del mundo mortal, pero uno no
tiene que ser forzado al respecto, o necesita constantemente insistir en la vanidad
del esfuerzo humano en oposición a otro mundo de estabilidad eterna. Wyrd
simplemente es: es un hecho de la existencia humana, una condición que Beowulf
reconoce en su propia declaración gnómica.

"Bi ð" no necesita molestarnos aquí. Es la forma de "beon" (ser) que se usa a
menudo para el tiempo futuro o en declaraciones epigramáticas para un estado del
ser que es y siempre ha sido y siempre debe ser, como parece decenas de veces en
Maxims I y II . Este uso tenso simplemente nos recuerda que estamos en el modo
epigramático, el sentido de "siempre cierto".

Sin embargo, el "ared" del Libro de Exeter seguramente es motivo de consternación.


Por lo general, se modifica a "aræd" para que coincida con las formas que se
encuentran en otras partes de la literatura existente, la palabra generalmente se
describe como un adjetivo o participio pasado basado en el verbo débil "arædan".
(3) Bosworth-Toller da la definición de este verbo como “tomar consejo, cuidar,
nombrar, determinar” y “conjeturar, adivinar, profetizar, interpretar, pronunciar”,
a lo que Toller complementa, “para determinar, fijar, "" Para leer un acertijo ","
para leer lo que está escrito "y, finalmente," para prepararse ". Solo una de estas
definiciones parecería ajustarse a la idea de "inexorable". Bosworth mismo da
"resuelto" como una definición cuestionable y cita este pasaje, tal vez lo lee como
un error ortográfico de "anræd" o "de un solo abogado" o "resuelto". "(El escriba
del Libro de Exeter tiene una tendencia a dejar caer n en todo el libro, dando
crédito a esta posibilidad). Sin embargo, una lectura dudosa de" resuelto "no se
acerca ni siquiera al sentido preferido de" inexorable "o incluso" determinado " .
" (4)

Griffiths concluye que "'wyrd bi ð ful aræd' no es una expresión de un determinismo


miserable, y tampoco una expresión simple de uno optimista". Sin embargo, hay otras
posibilidades que el binario simple entre optimismo y pesimismo. ¿Quizás es en
cambio una invitación a un pragmatismo sombrío, posiblemente irónico? El poema
ciertamente apoya este sentido al invocar continuamente formas de responder
intelectualmente a la fugacidad y al desastre. Kathleen Davis ha defendido
recientemente los aspectos no elegíacos de las llamadas "Elegías", señalando su
atención común a las reacciones intelectuales y filosóficas a las tragedias y
miserias descritas en sus líneas. Este enfoque en la cognición mueve estos poemas a
un ámbito más sofisticado, algo mucho más en línea con las traducciones alfredianas
deConsuelo de la filosofía: desde el mero reconocimiento de eventos desastrosos
hasta una participación más activa en su respuesta y, posiblemente, en su remedio.
La etiqueta de "elegía" siempre ha sido usada incómodamente por estos poemas de
todos modos, y Davis hace una sugerencia radical para evitarla de ahora en
adelante. (5)

Davis, en su discusión sobre "ared" prefiere sus definiciones cognitivas de


lectura, determinación, interpretación, citando el inglés antiguo Daniel , "þæt he
him bocstafas / arædde and arehte, hwæt seo run bude" [para que lea y relacione
esos libros de duelas / para ellos, qué misterio habitaba allí] (739b-740) y la
traducción de Apolonio de Tiro , "el fultume de Godes medio þæt so ð arædde" [con
la ayuda de Dios, [Apolonio] discernió esa verdad] ( Goolden, ed., IV.19). En ambos
casos, uno poético, el otro en prosa (las formas de la palabra aparecen solo tres
veces en el corpus poético existente [pero dos veces en Daniel , según la
Concordancia ASPR]), el sentido de "aræd" es claramente uno de descifrar cosas,
interpretar los signos presentados a la mente y determinar un curso de acción a
partir de esa información. Davis afirma: "Esta cláusula hace referencia a la
relación entre el estado excepcional del anhaga y su comprensión del wyrd ; En
virtud de su experiencia y sabiduría, ha lle

También podría gustarte