Está en la página 1de 10

CLIMA CALIDO SECO:

Su temperatura media y mínima se encuentran por debajo de los rangos de confort, en


verano los sobrepasa. La oscilación diaria es entre 10° y 20°C. La humedad relativa es baja
en primavera y permanece dentro de los rangos de confort en periodo de lluvias, con una
precipitación pluvial menor a 600mm anuales. Los vientos dominantes son calientes en
verano y fríos en invierno.
En días de altas temperaturas, los abanicos de techo que provoquen viento dentro de la
vivienda podrán crear una sensación de 2.8°C más fresco, sin embargo el
acondicionamiento de aire es necesario. En días cálidos se recomienda cerrar las ventanas
para no permitir el paso del aire a altas temperaturas.

DISEÑO BIOCLIMATICO:

Salientes en las ventanas diseñadas para esta latitud o sistemas de sombreamiento


operables para la estación de verano pueden reducir o eliminar el uso del
acondicionamiento de aire. Los ángulos de incidencia solar resultantes debido a los
dispositivos de control solar son los siguientes: para el Sur es recomendable un ángulo de
45° y para el Este de 30°
Las viviendas pasivas tradicionales en
climas cálidos secos con incidencia
en vientos generalmente utilizan
patios interiores bien sombreados
con un cuerpo de agua artificial para
proporcionar un microclima fresco
protegido de los vientos.
Evitar completamente las fachadas acristaladas orientadas al Oeste, de esta manera en
verano no habrá ganancias de calor, sobre todo por la tarde.

El acristalamiento de alto rendimiento en todas las orientaciones resultará efectivo en los


veranos claros calientes o muy nublados y oscuros, siempre y cuando sean de baja
emisividad y con marcos aislados.

Techos planos son ideales para el Bioclima cálido seco, especialmente si son de colores
claros.
Una buena ventilación natural puede reducir considerablemente o eliminar el uso del
acondicionamiento de aire.

En este clima, el acondicionamiento de aire se necesitará, sin embargo, se puede reducir el


consumo energético si el diseño de la vivienda minimiza el exceso de calor.
Las viviendas pasivas tradicionales en el clima cálido seco usaban construcciones de gran masa con
aberturas pequeñas y sombreadas operables para la ventilación y el enfriamiento de la masa por
las noches.

Utilizar colores claros en los materiales de la vivienda y techos frescos de alta emisividad para
minimizar la conductividad de la ganancia de calor.
Las cocheras techadas y los patios proveen un confort pasivo al enfriar mediante la ventilación
natural en un clima cálido, además previene problemas de plaga.

Una barrera radiante o brillante ayudará a reducir la ganancia de calor por radiación en los techos.
La ventilación natural en la vivienda puede almacenar la frescura por la noche en las superficies
interiores de la gran masa, para reducir o eliminar el aire acondicionado.

Utilizar aberturas o planos interiores abiertos para promover la ventilación cruzada.


Utilizar puertas de tipo persiana o ductos de salto de aire con parrillas adosadas al muro para
permitir el flujo del aire y así generar la ventilación cruzada.
Para facilitar la ventilación cruzada, localizar puertas y ventanas en ambos lados del
edificio con el fin de estar uno frente al otro. Siempre ubicar las aberturas más grandes en
la cara más expuesta al viento.

Orientar las fachadas acristaladas hacia el norte, proporcionándoles sombra mediante


parasoles verticales en climas muy cálidos pues no hay necesidad de asoleamiento.

El manejo de vegetación (árboles, arbustos, muros cubiertos de hiedra) especialmente en


el Oeste para minimizar las ganancias de calor sobre todo si las precipitaciones de verano
ayudan a la conservación de ellas.

También podría gustarte