Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD POPULAR AUTONOMA

DE VERACRUZ

TEMA:
ANALISIS DE LECTURA: LA CONDICION HUMANA

FACILITADOR:
LORENA ANTONIO SIU

ALUMNO:
ANA KARINA MENDEZ MANUEL

GRADO:
TERCER CUATRIMESTRE

COATZACOALCOS VERACRUZ, 2020


INTRODUCCIÓN

El libro la condición humana escrito por Hannah Arendt consta de siete capítulos,
los cuales los iremos especificando o sacando lo más importante de cada uno de los
capítulos que contiene.
La vida activa se expone en el libro La condición humana. Se trata de las tres
actividades básicas que el hombre lleva a cabo en el tiempo entre nacer y morir: labor,
trabajo y acción.
 Lo común a estas tres actividades es que se realizan con el cuerpo y en un ámbito
perceptible a los sentidos de todas las personas. En apariencia, ellas constituirían la
totalidad de la vida humana. Sin embargo, una aparente ebullición de actividad puede estar
más vacía de significado que la pasividad total. De hecho, dentro de la vida activa, sólo la
acción es política.
Una primera proposición de este artículo sostiene que en la antropología de Hannah
Arendt hay dos conceptos claves para pensar al ser humano: Condición y Acción. En los
términos de la autora, es preciso advertir que “la condición humana no es lo mismo que la
naturaleza humana, y la suma total de actividades y capacidades que corresponden a la
condición humana no constituyen nada semejante a una naturaleza”.
Por otra parte, en esta antropología Arendt criticará la tendencia científica de definir
al hombre por sus condicionamientos particulares. Primero, porque toda condición humana,
tales como la vida, la natalidad y mortalidad, la mundanidad, la pluralidad o el habitar la
tierra, no pueden responder a “quienes somos” porque nunca nos condicionan
absolutamente. En segundo lugar, porque las propias capacidades de la ciencia y la
tecnología moderna nos han provisto de un punto de vista universal, que, por ejemplo, nos
libera de concebirnos como seres atados a la tierra, o a otras contingencias
espaciotemporales hoy superadas por las diversas posibilidades de instantaneidad.
CAPITULO I
LA CONDICIÓN HUMANA

1. Vita activa y la condición humana.


Con esta expresión la autora se propone a designar tres actividades fundamentales: labor,
trabajo y acción. Son importantes ya que corresponde a una de las condiciones básicas que
el hombre ha dado en la tierra.
Labor es la actividad correspondiente al proceso biológico del cuerpo humano,
crecimiento, metabolismo y decadencia final esto se ligan a las necesidades vitales
producidas y alimentadas por la labor en el proceso de la vida.
El trabajo es la actividad que es lo no natural de la existencia del hombre, que no
esta en constantemente en un ciclo vital de su especie, ni la mortalidad se recompensa por
dicho ciclo. La condición humana del trabajo es la mundanidad.
La acción es la única actividad que se da entre los hombres sin la mediación de
cosas o materia, corresponde a la condición humana de la pluralidad. Los aspectos de la
condición humana están de algún modo relacionados con la política
La pluralidad es la condición dela acción humana debido a que todos somos lo
mismo es decir, humanos, y por lo tanto nadie es igual a cualquier otro que haya vivido,
viva o vivirá. La labor no solo a segura la supervivencia individual, sino también la vida de
las especies. La labor, así como la acción, están enraizados en la natalidad, ya que la misión
de proporcionar y preservar prever y contar con él con el constante flujo de nuevos
llegados, que nacen en el mundo como extraños.
La condicion humana abarca mas que las condiciones bajo las que se ha dado la
vida a los hombres, los hombres son seres condicionados, ya que todas las cosaque entran
en contacto se convierten de inmediato en una condicion de su existencia, los hombres
crean de continuo sus propias y auto producidas condiciones que, no obstante su origen
humano y variabilidad, poseen el mismo poder condicionante que las cosas naturales.
La objetividad del mundo su carácter de objeto o cosay la condicion humana se
complemenya completamente a la que la existencia humana pura existencioa condicionada,
será imposible sin cosas, y estas formarianun moton de artículos no relacionados. El
cambio mas radical que se imagina en la condicion humana seria la migración delhombre
de la tierra a otro planeta.
Ni el labor, ni el trabajó, ni acción, ni pensamiento, tendrían sentiso tal como lo
conocemos. El problema de la naturaleza humana, de san agustin ( he llegado a ser un
problema para mi mismo), no parece tener respuesta, tanto en el sentido psicológico
individual como en lo filosófico general.
Si tenemos una naturaleza o esencia, solo un dios conocerla o definirla, y el primer
requisito seria que hablar sobre un qyien como si fuera un que. La perplejidad radicaen que
los modos de la cognición humanaaplicanble a cosas con cualidades naturales, incluyendo a
nosotros mismos en el limitado grado en que somos especímenes dela especie mas
desarrollada de vida organica, falla cuando planeamos la siguiente pregunta ¿Quiénes
somos?
Por otra parte, las condiciones de la existencia humana la propia vida, natalidad y
mortalidad, mundanidad, pluralidad y la tierra nunca pueden explicar lo que somos o
responder a la pregunta de quienes somos por la sencilla razón de que jamas nos
condicionan absolutamente.

2. La expresión vita activa


La expresión vita activa esta cargada de tradición. Es tan antigua como la tradición
antigua de nuestro pensamiento político.y dicha tradición,lejos de abarcar y conceptualizar
todas las experiencias poiticas de la humanidad occidental, surgio de una concreta
constelacion histórica: el juicio que se metio sometido socrates y el conflicto entre el
filosofo y la piolis.
Aristoteles distinguio tres modos de vida que podían elegir con libertad los
hombres, primordialmente mantenerse vivos, no solo la labor, propia del esclavo, obligado
por la necesidad a permanecer vivo y sujeto a la leyde su amo, si no tambienla vida
trabajadora del artesano libre y la adquisitiva del mercader.
Estas tres formas de vida tienencomo interés por lo bello, esdecir, por las cosas no
necesarias ni meramente útiles: la vida de los disfrutes de los placeres corporales en los que
se consume lo hermoso; la vidad dedicada a los asuntos de la poli, en la que la excelencia
produce bellas hazañas, y por ultimo, la vida del filosofo dedicada a adquirir y contemplar
las cosas eternas, cucya eterna belleza no puede realizarse mediante la interferencia
productora del hombre, ni cambiarse por el consumo de ellas.
Ni la labor ni el trabajo se consideraba que poseyera suficiente dignidadpara
constituir un bios, una autónoma y auténticamente humana forma de vida; puesto que
servían y producían lo necesario y útil, no podían ser libres, independientes de las
necesidades y exigencias humanas. La expresión vita activa perdió su especifico significado
pilitico y denoto toda clase de activo compromiso con las cosas de este mundo.
La enorme superioridad de la contemplación sobre la actividad de cualquier clase,
sin excluir la acción, no es de origen cristiano. Lo que fue exigido por algunos pocos fue
consideraso en la era cristeana como derecgos de todos. La expresión vita activa,
comprensiva de todas las actividades humanas y definidades desde el punto de vista de la
absoluta quietud contemplativa.
3. Eternidad e inmortalidad
Inmortalidad significa duración en el tiempo, vida sin muerte en esta tierra y en este
mundo tal como se consedio, según el pensamiento griego, a la naturaleza y a los dioses del
olimpo.
CAPITULO II
LA ESFERA PIUBLICA Y LA PRIVADA

4. El hombre: animal social o pilitico


El punto de partida de Arendt es que “todas las actividades humanas están condicionadas
por el hecho de que los hombres viven juntos, si bien es sólo la acción lo que no cabe ni
siquiera imaginarse fuera de la sociedad de los hombres” Recordemos que, frente a la labor
y el trabajo, la acción es definida como “la única actividad que se da entre los hombres sin
la mediación de cosas o materia, corresponde a la condición humana de la pluralidad, al
hecho de que los hombres, no el Hombre, vivan en la Tierra y habiten en el mundo.
Mientras que todos los aspectos de la condición humana están de algún modo relacionados
con la política, esta pluralidad es específicamente la condición – no sólo la conditio sine
qua non, sino la conditio per quam de toda vida política”.
“Lo político” interpretado como “lo social” surge de un malentendido. La
traducción del zoon politikon por “animal social” revela la pérdida del original concepto
griego de la política. No existía concepto ni palabra para “lo social” en Grecia. El hecho de
vivir con los semejantes era una cualidad que se comparte con los animales, no es
específicamente humana para Platón y Aristóteles sino una limitación que se nos impone
por las necesidades de la vida biológica. La capacidad política del hombre se halla en
directa oposición a las relaciones de asociación natural cuyo centro es el hogar y la familia.
Es un hecho histórico que la fundación de la polis fue precedida por la destrucción
de todas las unidades organizadas que se basaron en el parentesco, como la phratria y la
phylé. Sólo acción y discurso son consideradas cualidades aptas para constituir el bios
politikos. Frente al despotismo y la violencia propios de la organización familiar, la polis se
considera el centro del discurso aunque cada vez se decante más hacia la persuasión y no la
argumentación. El poder político es menos “perfecto” que el poder del cabeza de familia
por esa razón.
5. La polis y la familia.
La confusión entre las esferas de lo social y lo político se acentúa en la modernidad.
Mientras que la distinción entre lo público y lo privado es tan antigua como la ciudad-
estado, lo social, que no es ni una cosa ni la otra, coincide con la llegada de la Edad
Moderna, cuya forma política es la nación-estado. Mientras que para el pensamiento clásico
lo privado era el ámbito de las necesidades, como la administración familiar, en el mundo
moderno lo social empieza a invadirlo todo y se empieza a considerar la administración del
estado como la de “una familia cuyos asuntos cotidianos han de ser cuidados por una
administración doméstica gigantesca y de alcance nacional”.
Para el pensamiento antiguo, hablar de “economía política” sería contradictorio, lo
económico, lo relacionado con la vida y la supervivencia, es un asunto familiar y no
político. Así, mientras la familia es el reino de la necesidad, la polis lo es de la libertad y
“existía una relación entre estas dos esferas, ya que resultaba lógico que el dominio de las
necesidades vitales en la familia fuera la condición para la libertad de la polis”

La polis es el reino de la igualdad, pero no en el sentido moderno, la familia el de la


desigualdad. En la familia se puede usar la violencia, que es prepolítica. En el mundo
moderno, la política es una función de la sociedad: acción, discurso y pensamiento son
superestructuras relativas al interés social. Para el mundo griego, en cambio, la distinción
entre la esfera doméstica y la vida política nunca se puso en duda.
6. El auge de lo social
Actualmente llamamos “privada” a una esfera de intimidad cuya peculiar
multiplicidad era desconocida antes de la Edad Media. En la antigüedad lo privado
conservaba su sentido de privativo, desprovisto de algo, la vida pública, fuera de la cual no
se era plenamente humano (como el esclavo o el bárbaro). El individualismo moderno ha
enriquecido el sentido de lo privado quitándole su rasgo de privación. “El hecho histórico
decisivo”, dice Arendt, “es que lo privado moderno en su más apropiada función, la de
proteger lo íntimo, se descubrió como lo opuesto no a la esfera política, sino a la social, con
la que sin embargo se halla más próxima y auténticamente relacionado”
La sociedad excluye la acción, impone normas para “normalizar” a todos los
miembros, espera de ellos cierta clase de conducta y los excluye de la acción espontánea y
el logro sobresaliente. La igualdad moderna no es la antigua, en Grecia la conducta no
había reemplazado a la acción como la principal forma de relación humana, se era igual
entre pares y la esfera pública era agonal, el individuo tenía que destacarse constantemente
de entre los demás y demostrar que era el mejor: “la esfera estaba reservada a la
individualidad; se trataba del único lugar donde los hombres podían mostrar real e
invariablemente quiénes eran”
Por eso participaban en los asuntos públicos. El auge de la sociedad provoca la
aparición de la ciencia económica, las ciencias sociales y su instrumento metodológico, las
estadísticas, que borran la individualidad, quien se sale de la estadística es anormal o
asocial. La estadística es la ley de los grandes números, “políticamente quiere decir que
cuanto mayor sea la población en un determinado cuerpo político, mayor posibilidad tendrá
lo social sobre lo político de constituir la esfera pública”
7. La esfera publica: lo común
La palabra “público” significa dos fenómenos estrechamente relacionados. En
primer lugar significa que todo lo que aparece en público puede verlo y oírlo todo el mundo
y tiene la más amplia publicidad posible. La modernidad ha visto convertirse en público a
lo subjetivo, como el amor. En segundo lugar, el término “público” significa el propio
mundo, en cuanto es común a todos nosotros y diferenciado de nuestro lugar poseído
privadamente en él.
“La esfera pública, al igual que el mundo en común, nos junta y no obstante impide
que caigamos uno sobre otro, por decirlo así. Lo que hace tan difícil de soportar a la
sociedad de masas no es el número de personas, o al menos no de manera fundamental, sino
el hecho de que entre ellas el mundo ha perdido su poder para agruparlas, relacionarlas y
separarlas. Esta extraña situación semeja a una sesión de espiritismo donde cierto número
de personas sentado alrededor de una mesa pudiera ver de repente, por medio de algún
truco mágico, cómo ésta desaparece, de modo que dos personas situadas una frente a la otra
ya no estuvieran separadas, aunque no relacionadas entre sí por algo tangible”
Históricamente, sólo la caridad cristiana quería mantener unida a una comunidad
que ha perdido su interés en un mundo común, perfectamente adecuado al principio
cristiano de la no-mundanidad, que empieza a dominar a la esfera política. Pero un
verdadero espacio público debe permanecer, debe trascender y ser inmortal, si no es así no
hay esfera pública ni política. La esfera pública ha desaparecido en la Edad Moderna lo
cual se muestra en el nulo interés por la inmortalidad, mientras que para griegos o romanos
la polis y la res publica eran una garantía contra la futilidad de la vida individual.
8. La esfera privada: la propiedad
Vivir una vida privada por completo significa por encima de todo estar privado de
cosas esenciales a una verdadera vida humana: estar privado de la realidad que proviene de
ser visto y oído por los demás, estar privado de una “objetiva” relación con los otros que
proviene de hallarse relacionado y separado de ellos a través del intermediario de un mundo
común de cosas, estar privado de realizar algo más permanente que la propia vida”
En las circunstancias modernas esto provoca el fenómeno de masas de la soledad
antihumana. La sociedad de masas ha destruido la esfera pública y la privada, donde antes
existía un refugio, incluso para los esclavos en Grecia y Roma, sociedades que nunca
sacrificaron ni lo público ni lo privado. La moralidad cristiana, en cambio, en que cada uno
debe ocuparse de sus propios asuntos y la responsabilidad política es una carga, tomada
exclusivamente en beneficio del bienestar y la salvación de quienes se liberan de la
preocupación por los asuntos públicos.
Cuando “privado” se atribuye a propiedad pierde de inmediato su privativo carácter
y gran parte de su oposición a la esfera pública en general. La propiedad posee ciertas
propiedades que se consideran de máxima importancia para el cuerpo político. La ecuación
entre riqueza y propiedad, por un lado, y pobreza y falta de propiedad por otro, ha
provocado un malentendido. Riqueza y propiedad son de naturaleza diferente: actualmente
hay sociedades muy ricas que carecen de propiedad debido a que la riqueza del individuo
consiste en su participación en la renta anual de la sociedad como un todo.
“En sus orígenes, la propiedad significaba ni más ni menos el tener un sitio de uno
en alguna parte concreta del mundo y por lo tanto pertenecer al cuerpo político, es decir, ser
el cabeza de una de las familias que juntas formaban la esfera pública” La propiedad
privada era sagrada pero la riqueza no. Lo privado era el lado oculto y oscuro de la esfera
pública. La riqueza privada liberaba al hombre para la vida pública y trascender la propia
vida.
9. Lo social y lo privado
El auge de lo social coincidió históricamente con la transformación del interés
privado por la propiedad privada en un interés público. La sociedad, cuando entró por
primera vez en la esfera pública, adoptó el disfraz de una organización de propietarios que,
en lugar de exigir el acceso a la esfera pública debido a su riqueza, pidió protección para
acumular más riqueza: una sociedad de propietarios.
La riqueza está destinada al uso y consumo, a la mortalidad, sólo se perpetúa cuando
se convierte en capital y entra en el proceso de acumulación. “Por lo tanto, la riqueza
común nunca puede llegar a ser común en el sentido que hablamos de un mundo común;
quedó, o más bien se procuró que quedara, estrictamente privada. Sólo era común el
gobierno nombrado para proteger entre sí a los poseedores privados en su competitiva lucha
por aumentar la riqueza.
Lo público es lo que ha de mostrarse, lo privado lo que ha de permanecer oculto. La
Época Moderna, en su rebelión contra la sociedad, ha descubierto lo rica y diversa que
puede ser la esfera de lo oculto bajo las condiciones de la intimidad, pero antes lo apartado
no sólo era el cuerpo, sino el trabajo de los esclavos y las mujeres. La emancipación de
ambos colectivos ya sólo ha dejado oculto las necesidades que lo son por pertenecer al
cuerpo.
10. El lugar de las actividades humanas
Cada actividad humana señala su lugar en el mundo. La esfera privada no sólo es el
ámbito de la necesidad, lo fútil o vergonzoso, también lo es de la bondad. Arendt termina el
capítulo reflexionando sobre la bondad. “La bondad en sentido absoluto, diferenciada de lo
“bueno para” o lo “excelente” de la antigüedad griega y romana, se conoció en nuestra
civilización con el auge del cristianismo”.
La única actividad que enseñó Jesús con palabras y hechos fue la bondad y esta
acoge una tendencia a no ser vista y oída. La hostilidad cristiana hacia la esfera pública
puede entenderse como una consecuencia evidente de la entrega a las buenas acciones
independiente de todas las creencias y esperanzas. Cuando una acción buena se hace
pública pierde su carácter de bondad, la paradójica enseñanza de Jesús es que ningún
hombre puede ser bueno, algo análogo al amor por la sabiduría de los filósofos, aunque este
sí se hace público al salir de la caverna.
Las buenas acciones, en cambio, no dejan huella como el testimonio de los
filósofos, no son de este mundo. La bondad es una cualidad súper humana, requiere la
soledad en la única compañía de Dios, el único testigo de las buenas acciones. “La bondad,
por lo tanto, como consistente forma de vida, no sólo es imposible dentro de los confines de
la esfera pública, sino que incluso es destructiva”.
Para Maquiavelo, la corruptora influencia de la Iglesia se debía más a su
participación en asuntos seculares que a la corrupción de los obispos y prelados, por ello o
la esfera pública corrompe el cuerpo religioso o a la inversa.
CAPITULO III
LABOR
11. La labor de nuestro cuerpo y el trabajo de nuestras manos

Existe una distinción que propone Arendt de que el hombre que labora lo hace con
el cuerpo y el que trabaja lo hace con las manos. Esto no en sentido literal. Veamos  a qué
se refiere la autora cuando dice esto. Ella usará el termino animal laborans para el primero
y homo faber para el segundo.

Desde Aristóteles la reputación del uso del cuerpo como proceso de la vida y de las
actividades que implicaba eran mal vistas a diferencia de aquellas que deterioran menos el
cuerpo.  La labor en principio hacia alusión al proceso mismo de producción mientras que
el trabajo se refería a su producto final, es decir, aquellas actividades que -como la labor-
eran dedicadas a producir los alimentos para  la supervivencia del hombre se asemeja con la
del animal y por eso eran dedicadas a los esclavos mientras que aquellas actividades que –
como el trabajo- fabricaban productos para la comodidad o interés del hombre eran más
beneficiosos; por esto los pastores y pintores eran mejor vistos que los campesinos y
escultores.

Aunque en la antigüedad la distinción entre labor y trabajo no se haya estado


presente, si había una diferenciación entre las actividades de la labor y las actividades
políticas, las cuales todas aquellas que no pertenecieran a esta última eran consideradas
inapropiadas.

La primera costumbre política que precede a la ciudad estado se basaba en:


 Enemigos vencidos
 Esclavos
 Trabajadores del pueblo (artesanos)

Respecto a la condición del esclavo Arendt afirma que no es como muchos piensan
que era una ambición meramente de ego por parte del dueño hacia la explotación de la
persona sino algo que va más allá. Los señores de la época se valieron de ello y de la misma
diferencia entre labor y actividades políticas para afirmar que la condición del esclavo era
natural, y es mas, era necesario poseer debido a la servil naturaleza de todas las
ocupaciones útiles para el mantenimiento de la vida e incluso era considerado la especie
animal mas elevada que poblara la tierra. De hecho Aristóteles no negó la capacidad de que
los esclavos fuesen humanos pero si que fuesen hombres.

Es extraño que en la Edad Moderna no se tuviera una teoría que distinguiera entre el
animal laborans y el homo faber pero si habían otras tres distinciones:
 Labor productiva e inproductiva
 Trabajo experto e inexperto
 Trabajo manual e intelectual
Respecto al trabajo manual e intelectual, la distinción parte de aquella entre artes
serviles y artes liberales, veamos su clasificación.

Ocupaciones liberales Artes serviles


a.       Los estadistas a.       Amanuense
b.      Arquitectos b.      Carpinteros
c.       Médicos c.       Pescaderos, cocineros,
d.      agricultores pollero y pescador.

Se puede observar como las actividades más útiles eran peyorativas condicionadas
pro la necesidad mientras que las liberales eran aquellas que se necesitaba prudencia y
tiempo para los cuales tenían de sobre quienes las ocupaban.

Es llamativo el hecho de que en la edad antigua los amanuenses -quienes en su


mayoría eran los enemigos vencidos, es decir aquellos que en alguna guerra habían perdido
lo cual pasaban a ser propiedad del vencedor- prestaban servicios intelectuales lo que hace
preguntarnos cuántas veces se ha invertido la clasificación o qué tan férrea ha sido en
cuanto al rango que alguien ocupe. El intelectual se asemejaba al sirviente doméstico en el
sentido de que no dejaba nada productivo al tiempo.

12. El carácter de cosa del mundo

La palabra “cosa” para Arendt va a depender de su permanencia o futilidad en el


tiempo. Algunos objetos fabricados por el hombre son mucho menos fútiles que otros, por
ejemplo los bienes de consumo y los objetos de uso. Los primeros serán aquellos que no
permanecen porque se han creado para consumir y los segundos serán los que pueden
permanecer convirtiéndose en objetos de uso de los cuales dispondrá el hombre.
Sin objetos el hombre no tendría ninguna interacción con el propio mundo mas que
con la naturaleza, por ende, estas constituyen una familiaridad y hábitos que el hombre hace
de si lo que es. En el caso del discursos y pensamiento no son cosas mundanas en si pero
pueden serlo si y solo si, son plasmados en libros, folletos o algún material que posibilite el
recuerdo de palabras que de lo contrario se esfumarían sin dejar rastros. En conclusión,
mientras más permanecen en el tiempo más mundanas son.
13. Labor y vida

La vida es el proceso fundamental que hace ser humano al hombre, sin ella no se
pudiera respirar, sentir, tocar y mucho menos comer. Pero necesita de energía para poder
arrancar, energía diaria que solo se adquieren con el consumo de alimentos. El hombre
labora la tierra para crear los productos que consumirá. La necesidad de subsistir del
hombre le induce a mantener esa relación con la naturaleza y ese repetido ciclo vital. La
repetición será la característica común del proceso biológico en el que el hombre mantiene
su vida.
Nacimiento y muerte, así como crecimiento y decadencia  solo pueden tener
significado si entran en comparación con o en relación a las cosas que existen en el mundo
y por mundo entendemos no solo la naturaleza misma sino todos los objetos fabricados por
el hombre y la interacción entre ellas. De modo que labor y vida es un repetido e incesante
proceso  fundamental que requiere el hombre para su supervivencia. 

14. Labor y fertilidad

A pesar de que tanto Smith, Locke y Marx nunca distinguieron los términos de labor
y trabajo. Fue Marx el único que entrelazo la labor con la procreación. ¿En qué sentido?
Bueno la labor como ya se ha dicho infinidades de veces constituye el proceso vital para el
hombre, la procreación en semejanza es un proceso fértil también natural de la vida misma
que reproduce no alimentos pero si la especie.

Arendt dirá que la fuerza de la vida es la fertilidad concatenada a la productividad


de  la labor de la cual habla Marx en la que el hombre no solo produce lo que va a consumir
sino que puede producir mas, y ese producir es sinónimo de la multiplicación que
caracteriza a la fertilidad. Y esta fertilidad favorece el hecho de que el hombre no solo
pueda fabricar sus propios bienes de consumo sino muchos más de lo necesario.

15. Lo privado de la propiedad y riqueza

Hay dos tipos de ambición artificial a la que esta atado el hombre: la propiedad y la
riqueza. La primera se caracteriza por estar aislado de lo común, es propio de esa persona,
la segunda es la  reproducción en abundancia de algo. La Época moderna defendía no la
propiedad sino la búsqueda incesante y sin trabas por parte del Estado de la misma. No es
sólo tener propiedad es apropiarse de ella, y aquí es donde entra el carácter privado de la
propiedad.
De todas las cosas las funciones corporales son lo mas privado que puede existir
mas sin embargo la labor por su condición de actividad es la menos privada, la única de la
que el hombre no se oculta. Ahora cuando se habla de la riqueza, cambia porque aquí ya el
interés no será la tierra sino la acumulación y crecimiento de la misma, y como el hombre
no es eterno se esfuerza por tener riqueza mientras viva y poder disfrutar de ella.

En una humanidad socializada como la que planteo Marx en su teoría es posible una
ilimitada acumulación de riqueza ya que no habría apropiación individual de la propiedad,
ni acumulación de algún bien ni tendría sentido el dinero para gastar y consumir.
16. Los instrumentos del trabajo y la labor del trabajo

Los utensilios e instrumentos son productos del trabajo creados por el homo faber para
facilitar el proceso laboral del animal laborans.

Estos cumplen tres funciones:


 Incrementan la fertilidad del animal laborans multiplicando los bienes de consumo
 Ayudan a facilitar su respectivo trabajo 
 Y ocultan el dolor o la fatiga y molestia que le produce laborar.   

El proceso de fabricar (homo faber) termina con el producto terminado

El del laborar (animal laborans) no, es interminable, repetitivo, cíclico, constante.

Arendt deja claro que más allá del origen de los instrumentos y de las diferencias entre
ambos procesos del laborar o fabricar, los del segundo no pueden remplazar a los primeros,
es decir los instrumentos no podrán jamás remplazar al animal laborans. Aunque ya
podamos construir robots o carros que se manejen automáticamente.

Los útiles e instrumentos no solo se usan sino que tienen la función de producir más.

La división de la labor Especialización del trabajo


No tienen fin en si misma, son repetitivas, Esta guiada por el producto acabado
cíclicas, constantes. Requiere de diferentes habilidades que han
No se requiere especial destreza de organizarse juntas
Su fuerza laboral es colectiva hasta el Su fuerza trabajadora es individual. Están
punto de que dos o más hombres pueden unidos por la destreza y especialización
unir su fuerza laboral y constituir uno solo. que los diferencia de los demás

Estos dos solo tienen en común el principio de organización que a su vez es propio
no de alguno de ellos sino de la política porque es a través de ella donde los hombres no
viven por si solos sino que actúan en común así como éstas.

Hoy día la división de la labor ha reemplazado la especialización del trabajo por tres
cosas:
 Abundancia: de la cual es consecuencia de la fertilidad o productividad de la labor
 Consumo: ya que los objetos de uso propios del trabajo se han convertido en
productos de la labor debido a la no-natural necesidad  del hombre de remplazar y
consumir rápidamente las cosas que le rodean, por ejemplo en el caso de los carros,
muebles equipos, etc. 
 Repetición: característica esencial del proceso de laborar que con la revolución
industrial con la introducción de las máquinas ha posibilitado la producción masiva.
Ahora, si los productos de la labor principalmente se caracterizan por su futilidad ¿qué
sentido tiene la abundancia? ¿No seria propio más bien del trabajo? ¿O acaso la abundancia
a la que se refiere es independiente de la permanencia de los productos?

Arendt dirá que algunos cambios que han venido con las revoluciones en el caso de la
industrial o la atómica han sido cambios para el mundo y no para la condición humana
debido a que el humano siempre se encontrara atado a la necesidad y en condición de
laborar, trabajar o actuar. Sin embargo me parece que estos cambios de las revoluciones
quizás no cambien la condición pero si la forma como desempeñan sus respectivas
condiciones.

17. Una sociedad de consumidores

Arendt destaca que la Época Moderna elevado la labor desde la mas degradada
actividad hasta la mas enaltecida. Esto a su vez, junto con la facilitación de instrumentos
para el laborar ha nivelado todas las actividades humanas en aras de preservar por lo menos
los artículos de primera necesidad y su abundancia. Pero dicha nivelación ha hecho que
todas las actividades no necesarias para dicha finalidad incluyendo la del artista se
banalicen y pasen a ser parte de lo que llamamos hobby, por ende existe la dicotomía entre
diversión y labor
.
Pero en una sociedad donde al humano le impulsa consumir desvergonzadamente la
mayoría de cosas que le rodea, podemos decir que la emancipación de la labor y por ende
de la necesidad –idea utópica de Marx pero que hoy día no lo es tanto-  ha conllevado al
hombre a que mientras mas horas libres dispone más es su tiempo de ocio y por ende, de
consumo.

Este consumismo es consecuencia de la reducción de la violencia, el dolor y el


esfuerzo (con ayuda de los instrumentos) en el proceso del laborar que cambia – al
esforzarse por el consumo y no por la labor- su natural ciclo de vida biológico pero no su
futilidad, al contrario las máquinas han provocado que el humano produzca mas, consuma
mas y se desgaste mas de lo natural. (Me atrevería  a hacer una comparación entre la gente
que vive en el campo y la que vive en la ciudad).

Entonces ¿Dado que vivimos en un constante consumo podría decirse que vivimos
en un mundo no mundano o peor aún en un no mundo? No, todavía hay cosas que duran lo
suficiente como para saber que seguimos en un mundo. Sin embargo nos encontramos ante
la dialéctica de laborar y consumir que nos explica Arendt, y que además es parte del ciclo
de la vida y es muy probable que mientras el humano viva no cese ésta relación.