Está en la página 1de 2

recomendaciones para la prá ctica de

la educació n física
La alimentación debe ser variada e incluir frutas frescas, verduras,
cereales y lácteos, y luego de comer, se sugiere esperar más de una
hora antes de comenzar a realizar actividad física. Asimismo, el
calentamiento previo y los ejercicios finales de estiramiento son
esenciales para evitar lesiones.

frecuencia cardiaca y pulso


El corazón tiene como tarea hacer fluir la sangre por el cuerpo, para
esto necesita contraerse y expandirse. La velocidad de contracción del
corazón también se conoce como la frecuencia cardiaca. Esta es la
cantidad de pulsaciones o contracciones por minuto (p.p.m) que
realiza el corazón, lo cual corresponde a la cantidad de veces que el
corazón se contrae en un minuto.

Los valores normales para la frecuencia cardíaca en reposo:

Recién nacidos: de 100 a 160 latidos por minuto

Niños de 1 a 10 años: de 70 a 120 latidos por minuto

Niños de más de 10 años y adultos (incluyendo ancianos): de 60 a 100


latidos por minuto

Atletas bien entrenados: de 40 a 60 latidos por minuto

El Pulso
Es una onda que se origina en el corazón y se propaga a través de todas
las arterias en el cuerpo. Esto sucede cada vez que el corazón se
contrae (o da un latido), y hace circular la sangre por todo el
organismo. La onda se percibe como un pulso y se puede palpar o
tomar en diferentes partes del cuerpo por donde pasan las diferentes
arterias. Estos lugares pueden ser en el cuello donde se encuentra la
carótida y cerca de la muñeca en la radial. Para tomar el pulso
usualmente se usan las yemas del dedo índice y medio, presionando
suavemente en el lugar indicado, allí se podrá sentir las palpitaciones
del corazón.

potencia anaeró bica


Anaeróbico es un adjetivo vinculado a la anaerobiosis (la vida que se
desarrolla en un ámbito que carece de oxígeno). Lo anaeróbico, por lo
tanto, se asocia a una falta de este elemento químico vital.

Se conoce como ejercicio anaeróbico a aquella actividad física de


duración reducida pero gran intensidad, en la que el metabolismo de
los músculos no apela al oxígeno en el intercambio de energía. Con esto
en mente, podemos indicar que la potencia anaeróbica es el poder del
ser humano para ejecutar una actividad física intensa y breve.

Esta capacidad está asociada a la velocidad que puede alcanzar la


persona y a la resistencia de sus músculos. Un sujeto con buena
potencia anaeróbica podrá completar actividades físicas que implican
un amplia intensidad en pocos segundos.