Está en la página 1de 18

Consumo recreativo de drogas y reducción de

daños en la vida nocturna global


MARK A. BELLIS*, KAREN HUGHES**

*Catedrático de Salud Pública, **Adjunto a la Investigación de Salud Pública

Enviar correspondencia: M. A. Bellis, Centro de Salud Pública, 70 Great Crosshall Street, Liverpool John Moores University,
Liverpool, L3 2AB, Reino Unido. E-mail (para correspondencia) m.a.bellis@livim.ac.uk

Resumen Summary

El turismo internacional vinculado a la música International tourism associated with dance music
dance es responsable de que millones de jóvenes via- is now responsible for millions of young people trave-
jen al extranjero cada año para disfrutar de la vida noc- lling abroad each year to sample nightlife in different
turna en diferentes países. Debemos considerar tres countries. We consider three public health issues
problemas de salud asociadas a este reciente fenó- associated with this recent phenomenon: changes in
meno: cambios en las drogas que consumen durante young people’s substance use while abroad, interna-
su estancia en el extranjero, variación de los estánda- tional variations in nightlife health and safety stan-
res de salud y seguridad de la vida nocturna en un dards and, the status of systems for communicating
plano internacional, y la situación relativa de los siste- health and nightlife information on an international
mas que suministran información sobre la salud y la basis. Individuals travelling abroad continue to spread
vida nocturna a nivel internacional. Las personas que new trends in recreational drug use. However, inter-
viajan al extranjero continúan extendiendo nuevas national networks for sharing intelligence on trends in
tendencias en el consumo de las drogas recreativas. recreational drug use and on interventions to deal
Sin embargo, las redes internacionales para cooperar with the associated health consequences remain
en la recogida de información de las nuevas tenden- poorly developed. The development of an internatio-
cias en el consumo de drogas recreativas y en las nal nightlife continues to play a vital role in the econo-
intervenciones para enfrentarse a las consecuencias mic development of cities and resorts worldwide.
asociadas a problemas de la salud, siguen estando However, more investment is urgently needed into
muy poco desarrolladas. El desarrollo de la vida noc- the international exchange of harm reduction and
turna internacional continúa jugando un papel impor- nightlife health and safety intelligence and into the
tante en el desarrollo económico de las ciudades y development of interventions specifically aimed at
centros de ocio mundiales. No obstante, urge una young people partying abroad.
mayor inversión en el plano internacional que atienda
Key Words: Clubbing”, recreational drugs, nightlife
a la reducción de daños, a la información que incum- health, violence, harm minimisation
be a la seguridad y salud, y a la promoción de inter-
venciones especialmente dirigidas a jóvenes que
salen fuera de sus países.
Palabras claves: “Clubbing”, drogas recreativas, vida
nocturna y salud, violencia, reducción de daños

ADICCIONES (2003), VOL. 15, SUPL. 2 289


INTRODUCCIÓN Por consiguiente, entre los jóvenes de 16 a
24 la experiencia vital de cannabis, éxtasis y
cocaína ha aumentado en el Reino Unido
Transmisión internacional de consumo de
desde un 36%, 8% y 3%, respectivamente,
droga recreativa
en 1994, a un 45%,11% y 10% en el año
2000 (Ramsay et al, 2001). Estas pautas de
n gran parte de Europa, en las dos últi- comportamiento se repiten también en otros

E mas décadas, se han producido impor-


tantes transformaciones en las activida-
des nocturnas (Chatterton & Hollands, 2002).
países de Europa (por ej. Noruega, Pedersen
& Skrondal, 1999; Alemania, von Sydow et al,
1002), así como en otros más alejados
Aunque el consumo de alcohol y tabaco (EEUU, Rouse et el, 2002). Por otra parte, a
siguen siendo los componentes clave de la pesar de primeras indicaciones que preveían
vida nocturna, se han ido añadiendo cada vez que las drogas recreativas reemplazarían a
más otras sustancias a la experiencia (Meas- otras sustancias (por ej. el alcohol), la eviden-
ham et al., 2001). Un factor clave en el cia señala que se han añadido simplemente
aumento del consumo de drogas recreativas al repertorio de sustancias disponibles para el
es su asociación a clubs nocturnos y música consumo nocturno (Luke, 1999). Así, pues, el
dance (lo que generalmente se conoce como alcohol continúa presentando altos niveles de
‘clubbing’) (Forsyth et al, 1997). El nuevo consumo entre los jóvenes en muchos paí-
fenómeno del ‘clubbing’ ha llegado a muchos ses europeos, y tanto el consumo de alcohol
países, fundamentalmente desde Ibiza y como el de las drogas recreativas sigue incre-
otros lugares internacionales de esparcimien- mentándose entre los grupos de gente joven
to, de la mano de personas que pasan sus (Hibell et al, 2000).
vacaciones en el extranjero y, cuando regre-
san, introducen la combinación de música
dance y consumo de éxtasis en su país de
residencia (Melechi, 1993; Garratt, 1998). Una Red Internacional de Clubbing
Actualmente, se calcula que unos 3,5 millo-
nes de personas del Reino Unido acuden a Más que cada país tenga tendencias inde-
clubs nocturnos cada semana (Mintel Interna- pendientes en el consumo de sustancias,
tional Group Limited, 2002), y las cifras son sucede que la población amante de la vida
equivalentes en otros países europeos. nocturna de diferentes países está hoy en día
La relación entre el clubbing y el consumo conectada a través de una red internacional
de drogas recreativas queda demostrada con de clubs y centros de vida nocturna (véase
los niveles de consumo de droga entre la fig.1). Existen revistas y páginas web que
población asidua a los clubs nocturnos, en anuncian regularmente las más importanes
función del tipo de club que prefieren, de la capitales de “clubbing” del mundo (por ej.
música que eligen y de la frecuencia con que Muzik, 2001), y las continuas reducciones en
salen (Calafat et al, 2001). Así, en una investi- el coste de los viajes internacionales tienen
gación reciente entre los asistentes a ese como consecuencia que los viajes de sema-
tipo de clubs en el Reino Unido, se ha com- nas, o incluso de un breve fin de semana, a
probado que el cannabis, el éxtasis y la coca- este tipo de destinos en el extranjero sean
ína alcanzan un nivel de consumo de un 91%, cada vez más frecuentes (Mintel International
96% y 75%, respectivamente (Winstock et Group Limited, 2000). Este fenómeno, a
al, 2001). Sin embargo, el aumento de la menudo denominado turismo de música
popularidad del clubbing, y su asociación con dance (Sellars, 1998), permite que nuevos
drogas recreativas, ha contribuido en general comportamientos que surgen en un país res-
al incremento del consumo de drogas entre pecto al consumo de sustancias sean com-
la población a nivel nacional e internacional. partidas rápidamente por individuos que, o

290 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


Figura 1. Principales rutas de tráfico de éxtasis y destinos mundiales a los clubs nocturnos

principales rutas

destinos

Las principales rutas de tráfico de éxtasis han sido obtenidas del


Informe Mundial sobre Drogas 2000 (UNODCCP 2000) y los destinos mundiales a los clubs del
Muzik Magazine’s Non-Stop Global Clubbing Special (Muzik 2001)

bien han visitado ese país, o se han mezclado • Algunas compañías anuncian sus produc-
con gente del mismo en destinos internacio- tos (desde el alcohol a los coches) asocián-
nales de clubbing, tales como Ibiza y Ayia dolos con destinos populares, utilizando no
Napa. sólo el nombre de la localidad, sino tam-
Existen una serie de factores que ayudan a bién ciertas imágenes relacionadas con
la transmisión global de comportamientos droga asociadas a ella (Forsyth, 1997).
recreativos, entre los que se incluye el consu- El éxtasis (como parte de la vida nocturna)
mo de drogas. ha conseguido penetrar mundialmente en la
• Quienes pasan las vacaciones en esa clase cultura de la juventud antes incluso de que
de centros internacionales pueden ser líde- ese tipo de presiones comerciales y de redes
res en la vida nocturna de sus comunida- de vida nocturna estuvieran bien estableci-
des locales, sirviendo de modelo e influ- das. Hoy en día, con el desarrollo de éstas, el
yendo de un modo desproporcionado en fomento de nuevas drogas (y las tendencias
sus amigos y colegas. en su consumo) pueden incluso acelerarse.
Por supuesto, estos cambios también requie-
• Personajes célebres como los más famo- ren la expansión de una producción ilícita y la
sos disc-jockeys trabajan en lugares clave importación de drogas, a lo que las agencias
de reunión a nivel internacional, revalori- legales se opondrán en la mayoría de los paí-
zando la imagen asociada a éstos y, por ses. No obstante, a pesar de la ayuda que
consiguiente, también el atractivo de cual- comporta la legislación nacional e internacio-
quier comportamiento báquico que puedan nal, los itinerarios de suministro se adaptan
representar (por ej. Muzik, 2001). rápidamente a los cambios en la demanda
• Cuando aparecen los centros internaciona- con otras rutas más importantes de suminis-
les de vida nocturna, la industria del viaje tro del éxtasis, que actualmente conectan
fomenta rápidamente paquetes turísticos entre sí la mayor parte de los centros interna-
cerrados, incitando a los jóvenes a visitar cionales de “clubbing” (UNODCCP 2000;
tales lugares (Sellars, 1998). Muzik, 2001; Figura 1).

Bellis, M.A.; Hughes, K. 291


Desafíos de la Salud Pública • Los cambios en el consumo de sustancias
entre los jóvenes y su comportamiento
asociado mientras están fuera de su país.
La globalización de la vida nocturna supone
nuevos retos para la salud pública. La fre- • Los estándares internacionales para la
cuencia y duración de las visitas a los lugares seguridad y la salud en la vida nocturna.
de diversión nocturna hacen que una mayor • La comunicación de la información sobre
proporción de jóvenes residan regularmente salud y vida nocturna a nivel internacional.
en el extranjero. Sin embargo, poco se cono- Consumo de droga entre los jóvenes en el
ce acerca del consumo de sustancias legales extranjero y comportamiento asociado
o ilegales durante las vacaciones y, por lo
A pesar de que ya existen numerosos
tanto, de los riesgos de salud que corren
estudios que identifican la epidemiología del
estos ciudadanos. Los estándares básicos
consumo recreativo de drogas, en la mayor
que regulan la seguridad y salud en el
parte de los casos éstos describen las pautas
ambiente nocturno varían de unos países y
de consumo de los individuos en su entorno
otros, creando riesgos añadidos a los turistas;
local (i.e. su lugar de residencia) (por ej, Rele-
como es el caso de algunas instalaciones que
ase, 1997; Riley et el, 2001; Lenton et al,
pueden ser gratuitas en su país de origen
1997). Sin embargo, son los individuos que
(por ej. agua en los clubs) y que resultan
eligen visitar los centros internacionales de
caras o inaccesibles en otros lugares (Bellis
diversión nocturna los que tienen más proba-
et al., 2000 a,b). Finalmente, la rápida exten-
bilidades (comparados con el resto de la
sión internacional de nuevas modas en el
población) de ser consumidores de sustan-
consumo de drogas puede desembocar en
cias recreativas, incluso mientras se encuen-
nuevos tipos de comportamientos de riesgo,
tran en su propio país. (figura 2) (Bellis et el,
que pueden llegar a un país antes de que se
2000 a,b). Este hecho sugiere de por sí que
haya estudiado el mejor modo de abordarlos
los problemas asociados al consumo de dro-
a nivel internacional. Como consecuencia de
gas, pueden presentarse con más probabili-
esto, analizaremos tres problemas relaciona-
dad entre los que viajan. De cualquier mane-
dos con la salud pública:

Figura 2. Consumo de drogas entre jóvenes en el Reino Unido y en Ibiza

* British Crime Survey (Ramsay et al, 2001): Grupos de edad 16-29, porcentaje de consumo de sustancias en el último año, 2000.
** Ibiza Survey (Bellis et al, 2000 a/b): Grupos de edad 16-35, porcentaje actual de jóvenes que consumen por lo menos ocasionalmente en el Reino
Unido, 1999.

292 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


Figura 3. Porcentaje de consumidores de cada sustancia que consumen 5 o más días por
semana en el Reino Unido y en Ibiza (individuos que consumen en ambos lugares)

ra, cada vez existen más indicios de que, semana aumentó de un 3.0% de consumido-
entre esa población, las vacaciones en el res en el Reino Unido a un 45.0% en Ibiza
extranjero pueden asociarse al incremento (Bellis et al, 2000 a,b). La media de consumo
adicional en el consumo de drogas. de éxtasis era, tanto en el Reino Unido como
en Ibiza, de unas de 3.5 pastillas por noche.
No obstante, debido a la mayor frecuencia
Consumo abusivo de drogas en el extranjero
del consumo, un usuario medio de éxtasis
como diversión y consecuencias
(entre esta población) ingeriría 4.8 pastillas
Los datos recogidos entre numerosos indi- durante diez días en el Reino Unido, pero
viduos sobre el consumo de drogas en su 18.1 pastillas durante el mismo periodo en
país, el Reino Unido, y durante su estancia en Ibiza (IBIZA Survey 2002 data, Bellis et al, no
Ibiza, mostraron cambios sustanciales en el publicado).
comportamiento exhibido durante las vaca- Semejantes cambios en el consumo de
ciones. La figura 3 muestra el porcentaje de drogas no se producen sin consecuencias
consumidores de cada sustancia (en ambos para la salud. Además, los individuos que visi-
lugares) que la consumían cinco o más veces tan estos clubs nocturnos internacionales
por semana, tanto en el Reino Unido como dance suelen mezclar con regularidad el alco-
en Ibiza (Bellis et al, 2000 a,b). Durante las hol con otras drogas recreativas, lo que incre-
vacaciones, los individuos incrementaron de menta el potencial de efectos secundarios
una manera espectacular el consumo de negativos (Winstock, 2003). Por otra parte, en
alcohol y todas las drogas recreativas. De ese los casos en que el daño neurológico se rela-
modo, mientras en el Reino Unido cada ciona con la dosis (Reneman et al, 2001), los
droga se consumía < 1 día por semana individuos con experiencias de unas pocas
(excepto el cannabis, donde el consumo se semanas de alto consumo en el extranjero
elevaba a >=5 días por semana), en Ibiza y (cada año) de éxtasis (y otras drogas) pueden
con todas las drogas, el consumo era de 2-4 estar a la larga mucho más expuestos a sufrir
días, o >= 5 días por semana. Con respecto a lesiones cerebrales que aquellos que consu-
los consumidores de éxtasis, el porcentaje men una vez por semana en su país de resi-
de individuos que la utilizaban >=5 días por dencia.

Bellis, M.A.; Hughes, K. 293


Reclutando nuevos consumidores de droga. La herramienta clave para prevenir estos
daños debería de ser el desarrollo de una lite-
La visita a un nuevo país da la oportunidad
ratura específica de reducción de daños que
de experimentar nuevas drogas. Además, en
identificara los riesgos asociados al consumo
los centros internacionales de diversión,
de drogas en el extranjero, el peligro añadido
donde las personas pueden estar ya utilizan-
que supone el aumento del número de
do estas nuevas drogas, la presión para pro-
noches en que se consumen, y el hecho de
barlas puede ser considerable (Apostolopou- experimentar nuevas drogas en ambientes
los et al, 2002). En consecuencia, de cada desconocidos. Este tipo de literatura, espe-
1.000 individuos que visitaron Ibiza, más de cialmente dirigida a los que consumen dro-
15 consumieron cocaína y más de 30 se lan- gas en el extranjero, se ha empezado a des-
zaron al consumo de éxtasis, a pesar de no arrollar recientemente, pero aún está lejos de
haberlo probado nunca en el Reino Unido. Por alcanzar su distribución a nivel mundial (por
otra parte, en relación con otras drogas ej. Health Education Authority, 1999; HIT,
recientemente aparecidas, como la ketamina 2001).
y GHB, un gran número de individuos que las
Las medidas para la minimización de
utilizaron en Ibiza no las habían consumido
daños pueden reducir, pero no eliminar los
nunca en el Reino Unido (Hughes & Bellis,
riesgos de salud en aquellas personas que
2003). A través del reclutamiento de nuevos
continúan bebiendo alcohol de forma abusiva
individuos para el consumo de drogas y del
o se encuentran desorientadas por el efecto
reclutamiento de consumidores habituales
de las drogas (Shevan et al, 2000). No obs-
para el consumo de nuevas sustancias, los
tante, también se pueden conseguir en esos
centros internacionales de vida nocturna pue- casos mejoras importantes, no modificando
den influenciar en las nuevas tendencias en su comportamiento, sino adaptando el am-
el consumo de drogas recreativas en diferen- biente nocturno a estas situaciones.
tes países y continentes. Este tipo de proce-
Estándares internacionales para la salud y
sos han sido en gran medida responsables
seguridad en la vida nocturna
del surgimiento del éxtasis como fenómeno
global (Melechi, 1993). A pesar de ello, no se
ha prestado la menor atención a este fenó- Relaciones entre salud y entorno nocturno
meno, ni se ha pensado en utilizar los centros
Muchos de los efectos perjudiciales de la
internacionales de vida nocturna como siste-
vida nocturna para la salud no están relacio-
mas centinela (de alarma temprana) para
nados con los efectos directos producidos
detectar nuevas tendencias en el consumo
por la droga sino con el hecho de cómo está
de drogas recreativas en otros lugares.
diseñado y dirigido el ambiente nocturno
Las experiencias en el extranjero también (Bellis et al, 2000 a). Así, los informes de
conllevan riesgos para la salud. En el año muertes producidas por éxtasis se refieren
2001, los medios de comunicación señalaban regularmente a la temperatura del entorno –
que cada noche se presentaban en los servi- la muerte más probable es la producida por
cios de urgencia de Ibiza al menos dos con- insolación. La temperatura del club había
sumidores noveles de GHB como conse- alcanzado 40º C (Burke, 2001) o, en otros
cuencia de una sobredosis (BBC, 2002). Sin casos, a la falta de instalaciones para contra-
embargo, muchos otros individuos que rrestar los efectos del baile y del consumo de
ponen en peligro sus vidas pueden fracasar drogas- Una serie de personas se quejó de
en el intento de acceder a dichos servicios, que había falta de agua (Bowcott, 2001).
por su ignorancia de cómo hacerlo en un país Fomentar un ambiente propicio y bien prepa-
que no es el suyo o, en determinados países, rado significa reconocer que gran número de
porque tales servicios estén poco desarrolla- usuarios de estos clubs consumen regular-
dos. mente sustancias como el alcohol, drogas y

294 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


tabaco (a menudo combinados) y que esto Reino Unido se desarrollaron en el exterior de
conlleva, por consiguiente, a distintos efectos un pub o club, y, en total, un 40% de los inci-
desorientadores de carácter fisiológico y psi- dentes violentos se vincularon al consumo
cológico. Por otra parte, el ambiente no sólo del alcohol y un 18% a la droga (Kershaw et
afecta a los que acuden al lugar a divertirse al, 2000). Este tipo de violencia puede redu-
sino a aquellos que trabajan o residen cerca cirse de manera directa colaborando con la
de estos establecimientos nocturnos. Así, policía local y entrenando al personal que vigi-
por ejemplo, la inhalación del humo de taba- la la entrada. Aunque la formación de este
co puede producir cáncer entre los emplea- personal es obligatoria y está muy extendida
dos del club, incluso si no son fumadores actualmente en algunos países, en otros es
(Johnson et al, 2001), y los jóvenes que resi- voluntaria y prácticamente inexistente.
den en ciudades con una intensa vida noctur- Cuando aparece la violencia, los elementos
na o en centros internacionales de vida noc- que rodean al consumo del alcohol, tales
turna consumen generalmente un nivel más como las botellas y los vasos, son utilizados a
elevado de drogas recreativas que los jóve- menudo como armas, con el resultado de
nes de su edad en otros lugares (Laespada & miles de personas con cicatrices para siem-
Salazar, 2002). pre (Shepherd, 1994). La reducción del núme-
Algunas propuestas para una vida nocturna ro de estos incidentes y la protección de la
más sana están bien establecidas: asesora- salud de los asistentes a los clubs puede
miento en los mensajes para la reducción de mejorarse con medidas tales como controlar
daños; surtidores de agua, evitar que se mez- las botellas y los vasos en los bares y clubs
cle el alcohol con éxtasis y alternar el consu- (cuadro 1) y prevenir que la gente los saque a
mo con períodos de descanso, facilitar a las la calle, (Young & Hirschfield, 1999). Sin
personas la información básica para proteger embargo, la combinación de botellas en la
su salud. Sin embargo, entre los distintos paí- calle provenientes de los bares y una escasa
ses e incluso dentro de cada uno de ellos, limpieza de la misma, pueden convertirlas en
existen diferencias notables en la provisión armas potenciales para aquellos que se incli-
de áreas de refrigeración incorporadas a los nan a utilizarlas como tal.
clubs, a menudo denominadas áreas de frío Muchas lesiones nocturnas no son inten-
(chill out areas), y en el acceso gratis al agua cionadas. Un lugar de reunión oscuro, siste-
fría. Ello significa que este tipo de actuación mas de luces intermitentes y la música a
para proteger la salud puede ser difícil o todo volumen se combinan para hacer que el
imposible de llevar a la práctica en algunos de interior de muchos bares y clubs lleve a la
los centros internacionales de vida nocturna. desorientación, efecto que se ve incrementa-
Otras medidas básicas se hallan aún lejos do por el consumo de alcohol y otras drogas.
de ser reconocidas a nivel internacional. Una En bares y clubs mal diseñados, las conse-
pequeña sala bien equipada de primeros auxi- cuencias pueden ser tropezones, caídas y
lios, personal especializado y un fácil acceso hasta muertes en algunas ocasiones (por ej.
a los servicios de emergencia proporcionan la Manchester Evening News, 2001)1. Igualmen-
mejor oportunidad para que la población con te, en el caso de incidentes graves, como
reacciones adversas a las drogas y el alcohol fuego (véase tabla 1), es importante que las
puedan recuperarse. Cada vez se relaciona salidas estén bien iluminadas, que las puer-
más con la violencia el consumo de alcohol y tas contra incendios no estén cerradas con
de drogas (especialmente cocaína y metanfe- llave, que no se rebasen los límites contra
tamina). Durante el año 1999, el 19% del incendios establecidos en los locales, y que
total de actos violentos (n=3,246,000) del el personal de los mismos haya recibido una

(1) Este artículo relata un incidente en el que un joven murió tras caer desde un balcón de una sala de fiestas en Manchester, RU.

Bellis, M.A.; Hughes, K. 295


preparación que les cualifique para el control misión sexual, con incrementos de esta clase
de las masas. de infecciones y de embarazos no deseados
Estas medidas tan sencillas que pueden después de los períodos de vacaciones
reducir los terribles efectos de un incendio en (Wellings et al, 1999; Parnell & Rogers, 1998).
un club o en un bar, no se encuentran aún Las intervenciones para abordar estos proble-
operativas en todo el mundo. De igual mane- mas incluyen el propio material para el
ra, estas mismas medidas son ahora funda- fomento del deseo sexual, asegurando que
mentales en clubs que puedan convertirse en pueden adquirirse siempre preservativos (por
el blanco de ataques terroristas o en aquellos ej. a través de las máquinas automáticas) y,
donde pueda cundir el pánico entre los clien- en caso necesario, tener acceso a una con-
tes al pensar que ése es el caso.2 tracepción de emergencia. Se están efec-
tuando esfuerzos considerables para proveer
En algunos países, los riesgos de consumir
de tales medidas a los jóvenes que frecuen-
drogas recreativas de una manera incons-
tan este tipo de vida nocturna en su país de
ciente están aumentando. Una iluminación
residencia. Sin embargo, apenas se ha trata-
escasa en el interior de los bares y clubs sig-
do la protección sexual de estas mismas per-
nifica dar una cobertura satisfactoria a las
sonas en el extranjero, donde pueden desco-
bebidas estimulantes, y las drogas que indu-
nocer los niveles de las enfermedades de
cen a la violación (durante una cita) se aña-
den cada vez con mayor frecuencia a las bebi- transmisión sexual (por ej, HIV endémica o
das de los individuos, con el fin de atontarles sífilis), dónde adquirir preservativos o cómo
y volverlos menos propensos a resistir las tener acceso a una contracepción de emer-
presiones para practicar el sexo. Solamente gencia (Bellis et al, 2002 a).
en el Reino Unido, los casos conocidos de En general, una gama variada y extensa de
“violación por drogas” (implicando drogas iniciativas ambientales, legislativas, etc...
como GHB, alcohol o rohypnol; Sturman, definen en la actualidad el buen funciona-
2000) han aumentado de 39 en 1990 a 804 miento de cualquier lugar nocturno en un
en el año 2000 (The Roofie Foundation, marco saludable (Tabla 1). Sin embargo,
2001). Sin embargo, es probable que estas muchas son sólo iniciativas locales, poco sus-
cifras sean mucho más elevadas, pues se ceptibles de ser aplicadas globalmente. Con
cree que, en realidad, sólo se denuncia una la intención de compartir las ideas de una
de cada cinco violaciones (Myhill & Allen, buena práctica y crear una coherencia a nivel
2002). La violación propiciada por drogas ha nacional, algunos países han desarrollado una
hecho también su aparición en otros países guía de vida nocturna sana (por ej. el Reino
(por ej. Australia; Russo, 2000). No obstante, Unido, Webster et al, 2002; Nueva Zelanda,
es el alcohol, con diferencia, la droga que Ministerio de Salud, 1999), donde se detallan
más se consume mientras se practica el sexo una serie de medidas que pueden tomarse
(consentido o no) (Strunin & Hingson, 1992; para mejorar y proteger la salud. Los países
Sturman, 2000); y es, asimismo, su consumo que poseen tales normas son más bien
y el incremento de drogas recreativas en las excepción, y la mayoría de ellos no han cam-
estancias en el extranjero lo que hace biado su legislación para implantarlas. Ade-
aumentar los niveles de sexo sin protección más, cuantos más individuos viajan al extran-
(Bellis et al, 2000 a,b). En consecuencia, los jero para disfrutar de la vida nocturna, más
centros internacionales dance pueden facili- necesario se hace mostrar una mayor firme-
tar el intercambio de enfermedades de trans- za, no sólo a nivel nacional sino también en el

(2) En febrero del año 2003 murieron veintiuna personas en una sala de fiestas de Chicago, USA, cuando la utilización de un pulverizador
de pimienta por parte del personal de seguridad provocó una desbandada. Los clientes declararon que habían creído que el club estaba
siendo el blanco de un ataque terrorista (Warren, 2003). A continuación de la bomba colocada en la sala de fiestas de Bali en 2002, se
sugirió que los lugares públicos de reunión de gente joven (como los clubs nocturnos) podían ser el blanco de actos terroristas importantes
(Lord Carlile, Home Affairs Select Committee, 2003).

296 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


Tabla 1: Riesgos de salud asociados a la vida nocturna; problemas adicionales en estancias en el extranjero e intervenciones posibles para reducir los daños
RIESGOS DE LA SALUD RELACIÓN CON VIDA NOCTURNA PROBLEMAS ADICIONALES EN EL EXTRANJERO INTERVENCIONES
Deshidratación e El éxtasis altera la termorregulación El cambio de temperatura en visitas a climas más cálidos Provisión de una adecuada ventilación por aire acondicionado
Hipertermia El baile excesivo incrementa la temperatura corporal aumenta la temperatura y la posibilidad de deshidratación Suministro de agua potable fresca y barata
El consumo de alcohol causa deshidratación Manifestación de infecciones gastrointestinales y diarrea Disponibilidad de áreas de frío
Los niveles de acceso al agua potable varían en los clubs Adopción de medidas para prevenir la superpoblación
Permitir salir y volver a entrar para que los clientes se refrigeren

Bellis, M.A.; Hughes, K.


Fuego Alto nivel de fumadores entre los clientes Diferente reglamentación de las salidas de incendios y de Adoptar medidas para prevenir la superpoblación
La intoxication conduce a la desorientación al su uso. Asegurar que las salidas estén claramente a la vista, sean
abandonar los clubs Locales temporales en periodo de vacaciones pueden estar accesibles y no estén cerradas o bloqueadas
Empleo de efectos especiales peligrosos exentos de inspecciones medioambientales. Personal entrenado en actuaciones de emergencia y control de
Material barato e inflamable en telas Un entorno desconocido entorpece la salida masas.
Las barreras del lenguaje dificultan el control de la multitud Asegurar la disponibilidad y mantenimiento del equipo contra
Los servicios de emergencia pueden estar sobreutilizados incendios.
en periodos de vacaciones Asegurarse de que el equipo eléctrico es seguro y fomentar el uso
de materiales no combustibles en los efectos especiales

Daños en la audición Los niveles de ruido pueden exceder los 120 decibelios Variación en la regulación de los niveles de ruido e Venta o distribución libre de tapones para los oídos
(cercanos al umbral de dolor de los humanos) y causar intensificación del mismo Fijar un volumen máximo en los sistemas de sonido
daños en los oídos La competencia entre los clubs para atraer a la clientela
durante los periodos de vacaciones puede llevar a subir en
exceso el volumen de la música

Envenenamientos por droga Niveles altos en el consumo de droga en la vida nocturna Aumento de la cantidad y frecuencia en el consumo durante las Suministro de información sobre la reducción de daños producidos por
Consumo de sustancias múltiples vacaciones la droga en diferentes lenguas
Experimentación de nuevas drogas en otros países Empleo de personal de primera ayuda especializado en problemas
Adquisición de drogas en proveedores desconocidos con riesgo ocasionados por la droga
de que estén adulteradas Provisión de información al personal del servicio local de la salud
Altos niveles de consumo de alcohol y de droga al mismo tiempo referente a las tendencias en el consumo de la población visitante y el
Cambios de temperatura que conducen a la deshidratación en modo de tratar los problemas asociados
climas más cálidos Examen de las píldoras (dependiente de las leyes del país)
Dificultades en el acceso a los servicios de salud (Lenguaje/sitio
desconocido) cuando se presentan los problemas
Conocimiento limitado del personal local de problemas asociados
a sustancias desconocidas

Salud sexual El alcohol y las drogas reducen las inhibiciones Niveles más altos de comportamiento sexual durante las vacaciones Provisión de información en diferentes lenguas para un sexo más seguro
El consumo de sustancias puede ayudar a olvidar las Dificultades en el acceso a preservativos (disponibilidad/des Asegurar que los preservativos estén disponibles y sean fácilmente
medidas para un sexo seguro conocimiento de dónde pueden adquirirse) accesibles
Dificultades de acceso a una contracepción de emergencia Fácil acceso a una contracepción de emergencia y promoción de
(disponibilidad/desconocimiento de la ubicación de los servicios) servicios de salud sexual locales
Niveles desconocidos de enfermedades de transmisión sexual
Extensión a nivel internacional de infecciones a través de la
actividad sexual entre gente de diferentes países

297
298
RIESGOS DE LA SALUD RELACIÓN CON VIDA NOCTURNA PROBLEMAS ADICIONALES EN EL EXTRANJERO INTERVENCIONES
Consumo excesivo de alcohol La mayoría de los asistentes a clubs beben alcohol La variación en las medidas de las bebidas de diferentes países Fijar la última hora de entrada a los bares/clubs para prevenir que
El fomento de la bebida induce a la embriaguez puede inducir a beber más de lo que se cree los intoxicados a los que se niega más alcohol en un club se trasla-
Horario más amplio de apertura y precios más baratos en las bebidas den a otro
El cambio de temperatura aumenta la deshidratación en climas más Suministro gratis de agua potable fresca
cálidos. No fomentar la promoción de bebidas alcohólicas
El ambiente de vacaciones incita a beber/presión para beber más Formación del personal para denegar el alcohol a individuos que
cantidad. muestran ya haberse excedido en la bebida.
Actividades para jóvenes en periodo de vacaciones y viajes
-paquete fomentan la bebida (por ej. juegos , cruceros con
alcohol)
Accidentes de carretera Conducir bajo la influencia de alcohol/drogas Una legislación diferente en los límites de la conducción con
aumenta el riesgo de accidentes alcohol
Peatones intoxicados pueden ser incapaces de Falta de conocimiento de los sistemas de transporte público
atenerse a ir por las aceras Un entorno desconocido impide un retorno seguro a casa
Una mayor confianza debida al consumo de Alumbrado pobre en las calles / pasos de peatones
sustancias puede llevar a conductores y peatones Variaciones en los límites de velocidad
a mayores peligros
Algunos países no requieren legalmente el uso de cascos en Autobuses privados/mejor transporte público
motocicletas Informar acerca del transporte local
Personas en vacaciones pueden no estar familiarizadas con Mejor alumbrado en las calles
los controles de motos y otros vehículos en el extranjero Medidas de control de tráfico en torno a las áreas de vida nocturna
Disponer de bebidas no alcohólicas baratas
Preparar equipos de control de respiración en bares/clubs para
poder medir el nivel de consumo de alcohol
Violencia Alcohol y drogas aumentan la agresividad Interacción entre diferentes grupos rivales (por ej., Escalonar los horarios de cierre
Rivalidad entre traficantes de drogas nacionalidades) Disponer de un adecuado transporte para trasladarse a casa
Consumo de esteroides y cocaína por el personal Temperaturas más cálidas reducen la presión para volver a Utilizar vasos de plástico/irrompibles en lugar de vidrio.
de puerta casa en horarios de cierre, lo cual significa que gente Emplear personal para la recogida de cristal
La falta de transporte público lleva a riñas entre los intoxicada permanece en las calles Registro y entrenamiento del personal de puerta para controlar
asistentes para coger taxis Beber fuera con temperaturas altas implica botellas y vasos situaciones violentas y prevenir la violencia entre ellos
disponibles como armas potenciales Tener una hoja de reclamaciones para permitir a los clientes
exponer las quejas sobre un trato inadecuado y que la dirección
sea consciente de la agresividad del personal contratado
Llevar una política de buena visibilidad en las áreas de vida
nocturna para desanimar a los partidarios de la violencia
CCTV
Proveer de luces el exterior de los clubs y los recorridos a casa

Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


marco internacional. En una breve investigación (Bellis et al,
2000 b) entre personas comprometidas en el desarrollo y
en la ejecución de estrategias nocturnas (de diez países
Asegurarse de que las instalaciones y el mobiliario sean seguros
diferentes), se les preguntó cuáles eran sus puntos de vista

Medidas para controlar el tráfico en las zonas de vida nocturna


Diseñar el edificio contando con reducir posibles accidentes

sobre diez áreas de la seguridad nocturna (preparación del


Iluminar bien y despejar los huecos de escaleras personal, tratamiento de las drogas; exceso de calor; loca-
les nocturnos; registro y entrada; información para reducir
Impedir beber y fumar en la tarima de baile

los daños; primeros auxilios; evacuación del local; control y


Disponer de primeros auxilios en el local

vigilancia; sucesos en el exterior y lugares de reunión tem-


Prevenir el acceso a zonas peligrosas

porales). La mayoría de los consultados estaban de acuerdo


en que una serie de medidas básicas, como el adiestra-
miento del personal para el control de las masas, primeros
INTERVENCIONES

auxilios y procedimientos de emergencia, o incluso medi-


das para reducir el exceso de calor (tabla 2) eran muy dese-
ables a nivel internacional. Sin embargo, pocos pensaban
que se podrían instaurar a corto plazo. Parece, pues, que no
es probable que se produzcan mejoras a corto plazo a tra-
Barrera por desconocimiento de la lengua para acceder a servicios

vés de acuerdos internacionales, sino más bien a través de


de urgencia en caso de lesiones “showing off” y presumir de

redes de personas y organizaciones que comuniquen las


tendencias en el consumo de drogas recreativas, el des-
PROBLEMAS ADICIONALES EN EL EXTRANJERO

arrollo de la normativa y el impacto de intervenciones rela-


cionadas con la salud.
Barrera del lenguaje para leer los avisos

permitirse actividades peligrosas

Comunicar información sobre salud y vida nocturna a


Entorno desconocido

nivel internacional

Proteger la salud de los que se reúnen en los clubs noc-


turnos, de los que trabajan en ellos o de los que viven cerca
El consumo de drogas puede hacer aumentar la confianza

de los mismos no es sólo responsabilidad de los servicios


El efecto anestesiante de la droga puede impedir que los
usuarios sientan dolor (pueden no ser conscientes del

de salud. También atañe a la policía, a los servicios ambien-


tales, a las autoridades locales, a las autoridades que con-
Iluminación pobre / ambiente lleno de humo

ceden las licencias, a los propietarios de bares y clubs, al


Desorientación por consumo de drogas

personal de los mismos y a los usuarios y muchos otros


RELACIÓN CON VIDA NOCTURNA

individuos y organizaciones. A nivel local y nacional, esos


Calzado inadecuado e inseguro

y los riesgos que ello implica.

daño del ruido en los oídos)

grupos, trabajando juntos, pueden ayudar a crear entornos


Quemaduras de cigarros
Se corren más riesgos

que potencien las ventajas económicas y sociales de los


lugares nocturnos minimizando los riesgos que implican el
Cristales rotos

consumo de drogas recreativas, el alcohol, la violencia, los


accidentes y otras amenazas para la salud. Sin embargo, el
éxito de las organizaciones nacionales en el desarrollo de
un marco sano en esos centros exige hoy en día informa-
ción internacional.
RIESGOS DE LA SALUD

Es impresionante el modo en que las nuevas drogas


recreativas surgen y se difunden internacionalmente. En
algunos países, drogas como la ketamina y GHB han sido
Accidentes

absorbidas por la cultura de la vida nocturna (por ej, Austra-


lia; Whitten, 2001), mientras otras como la cocaína han

Bellis, M.A.; Hughes, K. 299


pasado de ser una rareza a convertirse en ambientales, judiciales y de salud). La red
algo habitual (por ej. Reino Unido). Otras dro- Basics (www.basics-network.org ) reúne los
gas, como la metamfetamina, ocupan una proyectos para la reducción de daños a través
posición clave en la vida nocturna de algunos de Europa con idea de intercambiar el conoci-
países, (por ej. Australia y Tailandia), pero no miento de los mismos y facilitar el desarrollo
han penetrado aún de un modo significativo, de proyectos similares en otras partes del
por ejemplo, en muchos países europeos. continente europeo. También se observa últi-
Por otra parte, aparecen drogas nuevas en la mamente un mayor interés a nivel político, y
escena dance en una parte del mundo (por el EMCDDA ha empezado ya a catalogar los
ej.Gamma Butirolactona (GBL) en Australia; tipos de iniciativas que se desarrollan en
Degenhardt, 2003), pero es a través del turis- Europa, especialmente para proteger la salud
mo de la música dance y de los métodos de los asistentes a bares y clubs (Burkhart &
modernos de comunicación (por ej, Internet) López, 2002).
cómo conocen sus propiedades, casi inme-
diatamente, los “clubbers” de todo el mundo
Finalmente, añadiremos que también los
(National Drug Intelligence Centre, 2001). La
asistentes a ese tipo de lugares de diversión
legislación que prohibe el consumo de tales
nocturna tienen que jugar un importante
drogas es de aplicación muy lenta y casi
papel en la protección de su propia salud. A
siempre resulta relativamente ineficiente.
lo largo de la última década han surgido una
Dejando a un lado la legislación, es impres-
cindible compartir una rápida información serie de páginas web que no sólo suminis-
sobre las características de tales sustancias, tran información general dirigida a clubs de
los riesgos que plantean para la salud y las un país específico, sino que también detallan
intervenciones que se han llevado a cabo los peligros de las drogas utilizadas más
para intentar reducir sus efectos. Se está comúnmente en esa parte del mundo
desarrollando una gama de iniciativas para (www.dancesafe.org; www.ravesafe.org).
intercambiar dicha información. En Europa, Aunque van dirigidas principalmente a la
por ejemplo, el Consejo de Acción Conjunta población local, también pueden ayudar a los
para las Nuevas Drogas Sintéticas (Council of jóvenes que preparan sus viajes al extranjero
Europe’s Joint Action on New Synthetic a evitar algunos de los peligros inherentes al
Drugs) ha establecido un sistema de aviso ‘clubbing’ en dicha localidad. Asimismo,
precoz (Early Warning System) para compartir cuando surgen los problemas, aquellos afec-
rápidamente la información sobre las propie- tados o sus amigos pueden estar mejor infor-
dades y el riesgo de las nuevas sustancias mados acerca de las medidas que deben
(Consejo de Europa, 1997). Esa información tomar.
internacional para tomar parte en las iniciati-
vas y ponerse al corriente de las mismas se
ha limitado al consumo de drogas recreati-
Sumario – la situación actual
vas, con un intercambio de información para
una protección mejor y más amplia de la
salud en los ambientes nocturnos (alcohol, Resulta difícil sobreestimar el importante
ruido, violencia, transporte, etc...), estando papel que una vida nocturna activa puede
limitada a redes internacionales y conferen- desempeñar en el desarrollo económico de
cias. Por ejemplo, la iniciativa del Club Health ciudades, lugares y centros de vacaciones y
(www.clubhealth.org.uk ) aspira a reunir a en la diversión de millones de seres humanos
todas las organizaciones que trabajan en el a lo largo y ancho del mundo. Solamente en
tema, o que tienen influencia en la vida noc- un país (Reino Unido), más de 120.000 perso-
turna local, nacional o internacional, con el fin nas trabajan directamente en la industria de
de intercambiar información sobre la salud en la vida nocturna como empleados de bares y
la vida nocturna ( i.e. incluyendo aspectos clubs (Oficina de Estadísticas Nacionales,

300 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


Tabla 2: Respuestas recibidas a las preguntas de la Propuesta de Rimini acerca del ‘sobrecalenta-
miento’, porcentaje que aprueba las propuestas y porcentaje que considera las medidas viables
Propuestas % que está de acuerdo % que lo considera
con la declaración viable

Debería existir una zona de frío (chill-out area) donde los usuarios del club pudieran 100.0% 84.5%
descansar y refrescarse. Debería estar más fresca y tranquila y tener asientos adecuados
Debería poder conseguirse libremente en el bar agua fría para beber y no estar restringida 100.0% 74.5%
o contaminada en los baños
Debería existir una oferta adecuada de bebidas no alcohólicas en el bar 100.0% 76.6%
Debería existir una señalización clara y a la vista de los clientes informando donde 97.9% 76.1%
se encuentra el agua
Una adecuada ventilación y aire acondicionado deberían asegurar una temperatura 97.9% 59.6%
apropiada y su mantenimiento a lo largo de la velada
Deberían existir guardarropas seguros para permitir a los clientes guardar las prendas adicionales 89.1% 66.6%
Un sistema adecuado debería facilitar a los clientes el poder quitarse la ropa en caso de 95.6% 66.7%
excesivo calor Los empleados deberían tenerlo en cuenta: esto puede indicar una temperatura
más alta de lo recomendable.
Se debería permitir a los clientes volver a entrar en el local si necesitan salir para refrescarse 95.6% 61.4%
Debería fomentarse que los disc-jockeys pusieran música más lenta de vez en cuando para 61.7% 39.1%
reducir el acaloramiento en el baile
Grandes esfuerzos deberían llevarse a cabo para prevenir el exceso de gente en las zonas 93.6% 56.5%
más populares, especialmente en las áreas de enfriamiento
Las respuestas fueron medidas en una escala de 1 a 5:
Acuerdo con la propuesta: 1=desacuerdo total, 2=desacuerdo, 3=igual o neutral, 4=de acuerdo, 5=de total acuerdo
Viabilidad: 1=no viable en ningún caso, 2=viabilidad improbable, 3=neutral, 4=viabilidad probable, 5=totalmente viable.
Se han considerado aquellos que han contestado los valores 4 o 5 en cada pregunta
Paises que han participado: Australia, Bélgica, Finlandia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos.

2002), con miles más trabajando en otras marse. El ‘clubbing’ puede también contribuir
ocupaciones relacionadas con la vida noctur- a crear un sentido comunitario y, a diferencia
na (por ej. vigilancia en las entradas, disk-joc- de otros actos sociales, se ha considerado
keys, técnicos de sonido) y en industrias auxi- inclusivo, ya que no tiene en cuenta ni etnias
liares, tales como la producción de alcohol, ni clases sociales (Garrat, 1998). Desde hace
catering e industrias de transporte. Otros se relativamente poco tiempo, estas comunida-
benefician indirectamente, como se vio, por des de vida nocturna se han convertido en
ejemplo, en un estudio que demostró lo internacionales, gracias a los viajes baratos y
importante que era a la hora de elegir univer- a las modernas tecnologías que conectan
sidad el que los jóvenes tuvieran una imagen dicha vida nocturna entre todos los continen-
animada de su población (Young & Docherty, tes. Como resultado, la droga recreativa de
2000). Solamente en el Reino Unido, el mer- moda en Australia puede estar mañana en
cado de los clubs de vida nocturna se ha esti- Europa. Lo ideal sería que cuando esas sus-
mado en 1.8 billones de libras en el 2001 tancias llegaran a un país, las recomendacio-
(Mintel International Group Limited, 2002). nes de cómo enfrentarse a las consecuen-
Los beneficios sociales de la vida nocturna cias de su consumo para la salud hubieran
también son importantes. La oportunidad de sido ya compartidas. Sin embargo, esta evo-
poder escapar a las presiones de trabajo alivia lución requiere una mayor comunicación
el estrés (con ayuda del baile), e incluso el internacional entre profesionales, tanto sobre
ejercicio que se realiza no debería subesti- las nuevas tendencias en el consumo como

Bellis, M.A.; Hughes, K. 301


sobre las medidas eficaces para enfrentarse recreativos de sus ciudadanos una vez que
a ellas. salen de sus fronteras. Una vida nocturna glo-
Debemos añadir que el turismo de música bal significa que el consumo de drogas y los
dance en clubs nocturnos ha creado sus pro- riesgos vinculados a dicho consumo se
pias pautas de conducta. Los individuos se extienden rápidamente de unos países a
comportan de un modo diferente cuando se otros. Es un desafío para los profesionales de
reúnen fuera de su país. Muchos turistas la salud, y otros profesionales, compartir las
contemplan cada noche que pasan en el soluciones a la misma velocidad.
extranjero como una noche de fiesta y consu-
men todos los días la misma cantidad de
droga que tomarían una sola noche a la
REFERENCIAS
semana en su propio país. Para proteger la
salud de dichos viajeros, son necesarias más
intervenciones que se ocupen específica- Apostolopoulos Y, Sonmez S & Yu GP (2002). HIV-
mente de tales comportamientos e iden- risk behaviours of American spring break vaca-
tifiquen los peligros de un consumo más tioners: a case of situational disinhibition? Int J
frecuente y de la mezcla de diferentes sus- STD & AIDS, 13: 733-743.
tancias. Además, las medidas deben recono- BBC (2002). Britons import drug problem to Ibiza.
cer los peligros de adicción planteados por http://news.bbc.co.uk/1/hi/programmes/4x4_re
vivir la noche de otros países, donde el clima, ports/2161145.stm, accessed 20th April 2003.
la legislación, el acceso a los servicios e in- Bellis MA, Hale G, Bennett A, Chaudry M & Kilfoyle
cluso los niveles de infecciones (por ej. ETS) M (2000a). Ibiza uncovered: changes in subs-
pueden diferir de aquellos con los que los tance use and sexual behaviour amongst
young people visiting an international night-life
individuos están más familiarizados (Tabla 1).
resort. Int J Drug Policy, 11: 235-244.
El desarrollo de una vida nocturna interna-
Bellis MA, Hale G, Bennett A, Chaudry M & Kilfoyle
cional continúa ofreciendo grandes oportuni- M (2000b). Ibiza al descubierto: Cambios en el
dades a la expansión económica y al entendi- consumo de drogas y en el comportamiento
miento intercultural. Sin embargo, su sexual de los jovenes que pasan sus vacacio-
evolución exige un enfoque más preciso de nes en lugares conocidos internacionalmente
las naciones sobre los comportamientos por su vida nocturna. Adicciones, 12 (4).

302 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


Bellis MA, Hughes K and Lowey H (2002a). Healthy drug use among students in 30 European
night clubs and recreational substance use: countries. Stockholm: The Swedish Council for
from a harm minimisation to a healthy settings Information on Alcohol and Other Drugs (CAN).
approach. Addict Behav, 27: 1025-1035.
HIT (2001). Holiday: Ibiza survival guide. Liverpo-
Bellis MA, Hughes K & Lowey H (2002b). The ol: HIT.
Rimini Declaration. Liverpool: Centre for
Home Affairs Select Committee (2003). Minutes
Public Health, Liverpool John Moores Univer-
of Evidence for Tuesday 11 March 2003, Lord
sity.
Carlile of Berriew QC, Reviews of the
Bowcott O (2001). Ecstasy deaths may have been
Government’s Terrorism Legislation. HC 515.
caused by heat, not a bad batch. The Guar-
London: House of Commons.
dian, 30th June 2001.
Hughes K & Bellis MA (2003). Risk behaviour in
Burke J (2001). Ecstasy’s death toll ‘set to go on
Ibiza: results of a four year study. 14th Inter-
rising’. The Guardian, 1st July 2001.
national Conference on the Reduction of Drug
Burkhart G & Lopez ML (2002). Party Setting Pro-
Related Harm, Chiang Mai, Thailand, 6-10 April
jects from EDDRA. Lisbon: EMCDDA.
2003.
Calafat A, Fernandez C, Juan M, Bellis MA, Bohrn
Johnson KC, Hu J & Mao Y (2001). Lifetime resi-
K, Haddarainen P, Kilfoyle-Carrington M, Kokke-
dential and workplace exposure to environ-
vi A, Maalste N, Mendes F, Siamou I, Simon J,
Stocco P & Zavatti P (2001). Risk and control mental tobacco smoke and lung cancer in
in the recreational drug culture: SONAR pro- never-smoking women, Canada 1994-97. Inter-
ject. Palma de Mallorca. IREFREA. national Journal of Cancer, 93 (6): 902-6.
Chatterton P & Hollands R (2002). Theorising urban Kershaw C, Budd T, Kinshott G, Mattinson J, May-
playscapes: producing, regulating and consu- hew P & Myhill A (2000). The 2000 British
ming youthful nightlife city spaces. Urban Crime Survey. Home Office Statistical Bulletin
Stud, 39: 95-116. 18/00. London: Home Office.
Council of Europe (1997). Joint Action of 16 June Laespada MT & Salazar L (2002). Oci i temps lliure.
1997 adopted by the Council on the basis of In Joves Balears, Palma de Mallorca: Fundacio
Article K.3 of the Treaty on European Union, Sa Nostra, 150-192.
concerning the information exchange, risk
Lenton S, Boys A & Norcross K (1997). Raves,
assessment and the control of new synthe-
drugs and experience: drug use by a sample of
tic drugs. Luxembourg: Council of Europe.
people who attend raves in Western Australia.
Degenhardt L (2003). New Drugs, New Risks. Addiction, 92: 1327-1337.
14th International Conference on the Reduc-
tion of Drug Related Harm, Chiang Mai, Thai- Luke C (1999). A Little Nightclub Medicine. In Kil-
land, 6-10 April 2003. foyle M & Bellis MA eds. Club Health: The
health of the clubbing nation. Department of
Forsyth AJM, Barnard M & McKeganey NP (1997).
Public Health, Liverpool John Moores Univer-
Musical preference as an indicator of adoles-
sity: Liverpool.
cent drug use. Addiction, 92: 1317-1325.
Forsyth AJM (1997). A quantative exploration of Manchester Evening News (2001). Printworks
dance drug use: the new pattern of drug use partygoer dies in 40ft fall. Manchester Eve-
in the 1990s. Thesis, Department of Sociology, ning News. 12th February 2001.
University of Glasgow. Measham F, Aldridge J & Parker H (2001). Unstop-
Garratt S (1998). Adventures in Wonderland: A pable? Dance drug use in the UK clubs scene.
Decade of Club Culture. London: Headline In: Parker H, Aldridge J & Egginton R eds. UK
Book Publishing. Drugs Unlimited: New research and policy
Health Education Authority (1999). Drugs Abroad: lessons on illicit drug use, 80-97. Basingtoke:
Essential holiday information. London: Palgrave.
Health Education Authority. Melechi A (1993). The ecstasy of disappearance. In:
Hibell B, Andersson B, Ahlstrom S, Balakireva O, Redhead S ed. Rave Off: Politics and devian-
Bjarnasson T, Kokkevi A & Morgan M (2000). ce in contemporary youth culture, 29-40.
The 1999 ESPAD Report: Alcohol and other Aldershot: Avebury.

Bellis, M.A.; Hughes, K. 303


Ministry of Health (1999). Guidelines for Safe Abuse and Mental Health Services Administra-
Dance Parties – The Big Book. Wellington, tion, Office of Applied Studies.
New Zealand: Ministry of Health. Russo L (2000). Date Rape: A hidden crime.
Mintel International Group Limited (2000). Youth Trends and Issues in Crime and Criminal Justi-
Holidays. London: Mintel International Group ce, 157. Australian Institute of Criminology.
Limited. Sellars A (1998). The influence of dance music on
Mintel International Group Limited (2002) Night- the UK youth tourism market. Tourism
clubs. London: Mintel International Group Limi- Manag, 19 (6): 611-615.
ted.
Shepherd J (1994). Preventing injuries from bar
Muzik (2001). Your passport to Worldwide glasses. Br Med J, 308: 932-933.
debauchery. Muzik, no.74, July 2001.
Shewan D, Dalgarno P & Reith G (2000). Perceived
Myhill A & Allen J (2002). Rape and sexual risk and risk reduction among ecstasy users:
assault of women: the extent and nature of the role of drug, set, and setting. Int J Drug
the problem. Findings from the British Policy, 10: 431-453.
Crime Survey. Home Office Research Study
Strunin L & Hingson R (1992). Alcohol, drugs, and
237. London: Home Office.
adolescent sexual behavior. The Int J Addict,
National Drug Intelligence Center (1999). Drugs 27 (2): 129-146.
and the Internet: An overview of the threat
Sturman P (2000). Drug Assisted Sexual Assault.
to America’s Youth. Johnstown, USA: National
London: Home Office.
Drug Intelligence Center.
The Roofie Foundation (2001). Statistical Update:
Office for National Statistics (2002). Labour Force
April 2001. http://www.roofie.org.uk, accessed
Survey, March-May 2002. London: Office for
20th April 2003.
National Statistics.
United Nations Office for Drug Control and Crime
Parnell AM & Rodgers JL (1998). Seasonality of
induced abortion in North Carolina. J Biosoc Prevention (2000). World Drug Report 2000.
Sci, 30: 321-332. Oxford: Oxford University Press.

Pederson W & Skrondal A (1999). Ecstasy and new von Sydow K, Lieb R, Pfister H, Hofler M & Witt-
patterns of drug use: a normal population chen HU (2002). Use, abuse and dependence
study. Addiction, 94: 1695-1706. of ecstasy and related drugs in adolescents
and young adults – a transient phenomenon?
Ramsay M, Baker P, Goulden C, Sharp C & Sondhi
Results from a longitudinal community study.
A (2001). Drug misuse declared in 2000:
Drug Alcohol Depend, 66: 147-159.
results from the British Crime Survey. Lon-
don: Home Office. Warren M (2003). 21 killed in Chicago nightclub
stampede. The Telegraph, 18th February
Release (1997). Drugs, & Dance Survey: An
2003.
insight into the culture. London: Release.
Webster R, Goodman M & Whalley G (2002). Safer
Reneman L, Lavalaye J, Schmand B, de Wolff FA,
Clubbing: guidance for licensing authorities,
van den Brink W, den Heeten GJ & Booij J
club managers and promoters. London:
(2001). Cortical serotonin transporter den-
Home Office.
sity and verbal memory in individuals who
stopped using 3, 4-Methylenedioxyme- Wellings K, Macdowell W, Catchpole M & Goodrich
thamphetamine (MDMA or “ecstasy”). Arch J (1999). Seasonal variations in sexual activity
Gen Psychiatry, 58: 901-906. and their implications for sexual health promo-
Riley SCE, James C, Gregory D, Dingle H & Cadger tion. J R Soc Med, 92: 60-64.
M (2001). Patterns of recreational drug use at Whitten L (2001). Conference highlights increasing
dance events in Edinburgh, Scotland. Addic- GHB abuse. NIDA Notes 16, 10–11.
tion, 96: 1035-1047. Winstock AR, Griffiths P & Stewart D (2001). Drugs
Rouse B, Sanderson C & Feldmann J (2002). and the dance music scene: a survey of
Results from the 2001 National Household current drug use patterns among a sample of
Survey on Drug Abuse: Volume I. Summary dance music enthusiasts in the UK. Drug Alco-
of National Findings. Rockville: Substance hol Depend, 64: 9-17.

304 Consumo recreativo de drogas y reducció de daños


Winstock A (2003). The problems of poly-drug Young Z & Docherty T (2000). Changing Expecta-
misuse. 14th International Conference on the tions? North West undergraduates’ percep-
Reduction of Drug Related Harm, Chiang Mai, tions and expectations of the graduate
Thailand, 6-10 April 2003. labour market. Manchester: University of
Young C & Hirschfield A (1999). Crystal Clear – Manchester.
Reducing Glass Related Injury An evaluation
conducted on behalf of the Safer Merseyside
Partnership. Liverpool: University of Liverpool.

Bellis, M.A.; Hughes, K. 305