Está en la página 1de 29

Arzobispado de Córdoba

Pastoral de la Salud

L O S TRES MOMENTOS

del acompañamiento

humano, espiritual y sacramental

de los enfermos

Pastoral de la Salud
En el ministerio de los Agentes
Arquidiócesis de Córdoba
de la Pastoral de la Salud
2010
Texto de San Pablo que esclarece el sentido y la
LOS TRES MOMENTOS
razón de ser de la Pastoral de la Salud

del acompañamiento

"Ahora me alegro de poder sufrir por humano, espiritual y sacramental

ustedes, y completo en mi carne lo que de los enfermos

falta a los padecimientos de Cristo, para Para una reflexión personal y comunitaria de los

bien de su Cuerpo, que es la Iglesia".col.1, 24 Agentes de la Pastoral de la Salud.

Primer testimonio sobre /ot1 V/altadorea de enfermos


"Estas palabras parecen encontrarse al final del

largo camino por el que discurre el sufrimiento


icho testimonio aparece en la llamada
presente en la historia del hombre e iluminado por la
D Primera carta de San Clemente Romano a
Palabra de Dios.
las Vírgenes, que no fue escrita por el tercer
Ellas tienen el valor casi de un descubrimiento

definitivo que va acompañado de alegría; por ello el sucesor de Pedro en la sede de Roma (años

Apóstol escribe: « Ahora me alegro de mis 92 a 101 d. C.), como se le atribuye en el

padecimientos por vosotros» (Col 1, 24). La alegría título, sino que data de la primera mitad del
deriva del descubrimiento del sentido del sufrimiento;
siglo III, es decir, más de cien años después.
tal descubrimiento, aunque participa en él de modo
Su interés histórico, teológico y pastoral
personalísimo Pablo de Tarso que escribe estas
estriba para los visitadores en que es el primer
palabras, es a la vez válido para los demás.
documento cristiano que los menciona, en lo que
El Apóstol comunica el propio descubrimiento y

goza por todos aquellos a quienes puede ayudar - dice de ellos, y en que les permite trasladarse

como le ayudó a él mismo- a penetrar. en el sentido a una época tan temprana de la Iglesia, y

salviflco del sufrimiento" comprobar cómo la visita a los enfermos era

ya considerada entonces un ejercicio eminente


Ver Salvifici Doloris de Juan Pablo II
de la hermandad en Cristo: -
Introducción nº l . También nº 1 9 y 27

1
l. LA COMUNIDAD PARROQUIAL Y SUS
Texto de la Primera carta de San Clemente
MIEMBROS ENFERMOS.

Romano a las Vírgenes:

a comunidad parroquial tiene miembros

Lenfermos, débiles y sufrientes que para

"Conviene a los hermanos en Cristo, y es cosa ella son los únicos privilegiados; 9.rl!.
e

para ellas justa y decorosa visitar a lo« que están atenderlos prestándoles el mayor de los

atormentados por espíritus malos, y orar, y cariños y debe ubicarlos en los primeros

conjurarlos empleando preces que sean aceptables puestos como miembros distinguidos."

ante Dios, pero no palabras espléndidas, Los enfermos deben sentirse queridos y
compuestas con mucho estudio y preparadas a fin acompañados en todo momento. No pueden
de aparecer ante los hombres como elocuentes y de
ser ignorados y menos arrumbados en un
feliz memoria. Así pues, .!!!.en santamente y
lugar donde no molesten, hasta tanto
pidan a Dios con fervor y con toda
recuperen su salud y puedan volver a
sobriedad ...
participar activamente de la comunidad.

Ellos son los miembros más activos de la


De este modo hemos de acercarnos al hermano
comunidad p.or.que son los que están junto a
o hermana enfermos; visitémosles de la
la cruz de Jesús, ofreciendo con El su vida de
manera que conviene hacerlo: sin engaño, sin
dolor para la redención de la humanidad.
amor al dinero y sin alboroto, como hombree] ue
A ellos hay que restarle la mayor de las
r.ecibier�n deLSeñor..,el carisma de sanar.S Cos�
atenciones. Y junto a éstos, a todos los que
( hermosa es ayudar a los enfermos". (XII, 2.4.6). (
sufren, porque en su aparente debilidad
� I ' .-<._ < •

todos tienen un poder asombroso "para

completar en su carne lo que falta a la pasión de

I
Mensajes para la Jornada mundial del enfermo V, 4 y VI, 7

2
3
I
Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia". (Col 1,

El aporte del enf'ermo a la oomunidad-é


24)Y

El aporte de ( la parroquia a los miembros


• En un mundo de apariencias,
-- -
el enfermo

enfermos '---- ayuda a la comunidad a conocer mejor al

hombre en su fragilidad y limitación.

Tomando lo expuesto en el capitulo • Ayuda a vivir los valores evangélicos de

Misión de la Parroquia en el mundo de los la gratuidad de la existencia, la pobreza total,

enfermos, del Manual de Formacións el desinstalarse, la fuerza del amor, la

repasemos: entereza en la prueba.

La Parroquia debe • Enseña a relativizar valores y cosas que

'=' Educar a sus miembros para afrontar la hoy se absolutizan y que están

enfermedad. deshumanizando al ser humano: la

• Acompañar a los enfermos. eficacia a toda costa, la estima de las

• Celebrar los sacramentos de los enfermos. personas por lo que tienen y no por lo que

• Atender a los enfermos más necesitados. son, el poder, el éxito.

• Ayudar a la familia de los enfermos. • Es un rostro concreto de pobre que invita

• Comprometer a toda la comunidad a la solidaridad humana, al amor servicial y

parroquial. desinteresado y a la reivindicación de sus

• Trabajar para que la parroquia sea fuente derechos.

de salud. • Suscita interrogantes sobre el sentido de la

vida, del sufrimiento, de la muerte, purifica

la imagen de Dios que tiene y le muestra lo

más original y llamativo del Dios cristiano:


2
Jbidem Mensajes V,4 y VI, 7
3
Manual de Fonnación . "Misión de al parroquia en el mundo de los

enfermos" e) Ación de la parroquia pág 47 4


Pastoral de la Salud. Acompallamiento humano y sacramental. CPL

Barcelona, pág 120

5
respuesta, una oración o quizás un
un Dios sufriente que comparte por amor
sacramento, vivirá co� que sufre sus
hasta el fondo del dolor del hombre, y así lo
angustias, sus esperanzas, sus rechazos, sus
salva. El enfermo es testigo del Misterio
dolores y le � udará a caminar por este
Pascual del Cristo que surge vivo del fondo
camino siempre desconocido y siempre
de la debilidad.
sorprendente de la enfermedad y por él,
• Cuando vive con sentido su enfermedad,
llegar paulatinamente al encuentro con
es un testigo vivo de que es posible luchar
Cristo Jesús".
contra la enfermedad y asumirla con amor,

mantener la paz serena e incluso la alegría y

madurar humana y cristianamente.

• Por último, el enfermo enseña a la

comunidad cristiana su ser más · auténtico:

ser pobre y saberse débil y necesitado de

salvación, y le descubre y concreta su misión

y la forma de desempeñarla: por medio de

los pequeños y de los pobres.

6
El aporte de os Agentes pastorales. >

"El Agente pastoral �s un Iiermano que se

acercará al enfermo e intentará ponerse en la

misma situación de pobreza y humildad que

el enfermo, y en lugar de querer ofrecer una

5
Pastoral de la salud. Acompaflamiento humano y espiritual. P.Pauliat

pág. 70

7
6
2. LOS TRES MOMENTOS DEL

ACOMPAÑAMIENTO A LOS ENFERMOS �ermo está en las mejores condiciones

para llevar a cabo este camino de


Introducción
peregrinación hacia la libertad total en Jesús

porque su vida, por la misma enfermedad, se


Q bservamos con frecuencia que los
ha visto despojada de toda su fuerza vital
agentes pastorales en el encuentro
que tenía cuando estaba sano, y desde esa
con los hermanos enfermos tienen un
experiencia de desasimiento, tiene una
comportamiento espontáneo y generoso,
�yor posibilidad de descubrir el misterio
pero a veces no conocen bien a fondo cuál es
de Dios y entregarse a El.
estrictamente la tarea que deben realizar.
El a ente pastoral, en este itinerario junto
Es cierto que cuando hay amor las
al enfermo, sabiendo que es portador del
oscuridades se iluminan, y la ignorancia se
mensaje de Jesús, debe tener cuidado en
vuelve conocimiento. Pero no podemos obrar
trasmitir íntegramente el mensaje y debe obrar
de esa manera siempre, porque es sabido que
con fidelidad para hacer posible que Jesús
el que obra así, a lo mejor, puede perder de
lleve a cabo la salvación en nuestros
vista la hondura de lo que acontece en el
hermanos enfermos.
enfermo y del proceso que Dios viene
Tenemos que tener mucho corazón; pero
realizando en su interior, del cual es testigo y
también mucha fe para unir humanidad con
mediador.
espiritualidad; corazón con oración;
Hemos meditado mucho sobre el método
familiaridad fraterna con vida eclesial. No
a emplear en el contacto con los hermanos
debemos dar saltos en el vacío, ni suprimir
enfermos. Hemos concluido que debemo�- ·
1
las etapas que es necesario recorrer.
ayudarle a recorrer todo el camino que el hombre ,

La comunidad cristiana debe encontrarse


realiza normalmente para llegar al encuentro con
con Dios desde el sufrimiento mediante tres
Dios. ·
momentos conformados por el

8
9
1

acompañamiento humano el espiritua y el

sacramental. e) PRIMER MOMENTO: de la cercanía y

Son tres momentos de un único y amoroso acompañamiento humano-dialogal 6

encuentro que viven los agentes pastorales,

misioneros de la comunidad, junto al ste primer momento es el del encuentro

enfermo.
E fraterno Encuentro de diálogo, cercanía y

He aquí, pues, los tres momentos del amistad profunda en el que ambos, enfermo

trabajo apostólico que deben vivir los y agente pastoral, se encuentran rostro a

agentes pastorales en el encuentro con los rostro y procuran comunicarse las vivencias

destinatarios, los hermanos pobres, débiles y propias de los hermanos que necesitan hacer

enfermos. aflorar las intimidades profundas que los

Los sintetizamos así, llamándolos como apremian en estos momentos de sufrimiento

los momentos de y dolor.

La enfermedad no sólo somete a dura

• )de la cercanía humana, dialogal o del prueba, la confianza en la vida del enfermo,

momento del encuentro fraterno; sino también su misma fe en Dios y en su

• )de la cercanía objetiva de la Palabra de amor de Padre."


1

..... Dios y de la Oración o el momento de la Meditemos en la profundidad de esta misión a

lectura orante; través de la voz de la Iglesia siguiendo el Ritual de

•)de la cercanía real de Jesús Sacramentado los sacramentos.

o de la liturgia sacramental

Analicemos cada uno de ellos.

6
Ver: Manual de Formación "Los Ministros extraordinarios de la

Comunión .. págs.70,71, 72.


7
Christi fideles laici 54

11
10
del Señor. La oración que nace de la fe salvará al enfermo,
El Ritual en el nº 32 no dice: el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán

perdonados".
"En el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, si sufre

un miembro, todos los demás sufren con él. (1Cor 12,


A su vez el ritual nos pide en su primer
26). Por esto se tiene en gran estima la misericordia hacia
capítulo, que
los enfermos y las llamadas obras de caridad y de ayuda

mutua para aliviar las innumerables necesidades


"Todos los cristianos, como participantes que son de la
humanas".
solicitud y caridad de Cristo y de la Iglesia, tengan cada

uno, según su capacidad, particular esmero en el cuidado


"Todos los esfuerzos de la técnica por prolongar la
de los enfermos, visitándolos y confortándolos en el
vida y todo sincero servicio prodigado a los enfermos por Señor, y ayudándolos fraternalmente en sus
cualquier persona, se consideran también como preparacién 8
necesidades".
del Evangelio y de alguna manera participan del

ministerio de alivio". (LG 28)

El Ritual en el nº 33:

"Por tanto es muy conveniente que los bautizados

participen de este ministerio de caridad mutua en el Cuerpo

de Cristo, ya sea luchando contra la enfermedad,

amando a los enfermos, así como en la celebración de

los sacramentos para los enfermos . . /'

El Apóstol Santiago (5, 13-15) da normas

prácticas de pastoral.

"Si alguno está afligido que ore. Si está alegre, que cante

salmos. Si está enfermo que llame a los Presbíteros de la

Iglesia, para que oren por él y lo unjan con 6leo en el nombre

8 (Ritual n ° 42, Mensaje VI nº 9)

12
13
¿QUÉ PASOS CONCRETOS DEBEMOS DAR EN
quizá mucho más, es lo que nuestro
ESTE PRIMER MOMENTO DEL

ACOMPAÑAMIENTO HUMANO - DIALOGAL?


acompañamiento puede aportar a un

enfermo. A veces es un verdadero

H emos hecho un elenco de acontecimiento en la rutina de sus días

consideraciones a tener muy en cuenta, interminables.

. que han sido extraídas de "La comunidad


La solidaridad tiene un poder curativo: activa y hace
cristiana y los enfermos. 9 Y
presente al que sufre el amor de los hermanos y de
"Pastoral de la Salud".Arquidiócesis Madrid. 10,
Dios. Las horas de soledad para el enfermo son
ambos textos incluidos en el Manual de
demasiado largas. Las acortan tan sólo la cercanía y el

Formación. (págs. 77-78) calor humano de quien se acerca para visitarle.

Este material debe ser leído y vuelto a leer

siempre, porque nos ayudará a madurar en • · Hay que hacer todo lo posible para que

nuestra misión pastoral. Debe ser nuestro este encuentro procure al enfermo un

manual de cabecera. máximo de satisfacción y de provecho. Hay

Comencemos por observar que el que poner todo el corazón y todo el saber, sin

hermano enfermo está siempre atento olvidar algu.nas normas de sensatez que hay que

tener en cuenta.

a) A la espera de allfUÍen.
Acompañar al enfermo comporta: mostrarle cercanía,

• No estar solo, contar todavía para alguien, confianza y amor; preocuparse por todo sin

preocupar; conmoverse con todo sin compadecer;


escuchar voces amigas, saber noticias de
aguantar sus rarezas sin incomodarse; hacer el bien sin
afuera, tener con quien hablar: todo esto y
crear dependencia; · infundir ánimo, fuerza y

esperanza; estar disponible sin imponer.

9
"La comunidad cristiana y los enfermos" Editorial Marova pág. 39

IO "Pastoral de la Salud". Arquidiócesis de Madrid. Manual de Formación

pág. 77

14
15
e) Hablemos de la visita en si.
b) El enfermo, debe ser el centro de nuestra
atenc16n. ·
• Si es posible, anunciar nuestra visita: para

No ir al encuentro del enfermo para hablar el enfermo, el hecho de esperarnos es ya una

de uno mismo, sino para interesarse por el alegría. Es verdad que la sorpresa de una

otro, tal y como es: con su carácter, con su visita inesperada puede tener también su

estado de ánimo, sus manías, sus prejuicios, encanto.

sus necesidades, sus esperanzas y • No perder de vista que él está enfermo.

sufrimientos. Hay que saber escuchar. Molestias, necesidades, fiebre ... todo esto

puede ocurrirle mientras estamos allí con él.


La persona herida encuentra alivio cuando tiene la
• Cuanto más sencilla y cordial sea nuestra
oportunidad de contar y compartir lo que lleva en su
conversación, tendrá más probabilidades de
interior. Dejar que afloren las angustias escondidas, las

esperanzas frustradas, supone un respiro interior para ser apreciada. Pero, también hay silencios que

el que sufre. pueden tener una densidad maravillosa.

• Es bastante normal, seguramente, que la


Por eso, es muy importante escuchar, pero no es fácil
conversación gire alrededor de su salud: de
escuchar. Se requiere sensibilidad, capacidad para
la evolución de su mal, del tratamiento
sintonizar, saber leer lo que el otro nos dice con sus

palabras y, sobre todo con sus silencios, sus gestos, su


seguido, de los cuidados recibidos. Sin

mirada... Escuchar es un arte. Hay que aprenderlo y embargo, no forcemos hablar de su enfermedad:
adiestrarse en él.
puede ocurrir que no hable de ella de buena
Saber escuchar exige ponerse en lugar del que sufre,
gana.
acoger su historial personal, percibir el impacto que el

sufrimiento tiene en cada persona, saber implicarse,


"Animo resignación ... son palabras inútiles cuando
pero sin caer en el pozo del sufrimiento, mantener la
hay dolor. No sirven para nada. Dice más el silencio
justa distancia que permite seguir siendo uno mismo,
de quien acompaña con cariño y respeto que los
conservar la autonomía y la claridad para poder
consejos, razones y explicaciones racionales".
ayudar.

17
16
• No cansarlo. No hablar demasiado alto, ni
situación. No se tiene idea de lo molesto y
demasiado bajo. ¡Saber marcharse a tiempo!,
humillante que puede ser.
pero también, saber estar el tiempo oportuno.

Pasar como una ráfaga de viento puede El que acompaña al enfermo ha de ayudarie a discernir

decepcionar al enfermo. sus actitudes y comportamientos y cultivar los que son

positivos. Por ejemplo: * mantener una actitud vital, *

d) Nuestras actitudes a lo largo de nuestro confiar y colaborar activamente con el personal

acompañamiento. sanitario, * asumir la propia debilidad, * paciencia

activa, * no volverse mimoso, exigente o acaparador,

* sentirse útil, * preocuparse por los otros, * no


• Lo animaremos felicitándolo por su buen
abusar de los que le cuidan, * ser agradecidos, ser
color, si lo tiene; por su sonrisa, incluso si
indulgentes con los otros, * centrarse en los aspectos
sonríe poco, por su buen estado, incluso si es
positivos.

intermitente; por su familia, si le rodea

verdaderamente de atenciones; por los e) Debemos desarrollar nuestra creatlvidad.

progresos de su salud, si son reales.

• Pero, preocupémonos de hacerlo salir de sí • Una visita no puede limitarse a hablar. Por

mismo y de su tendencia a volver una y otra qué no emprender con el enfermo alguna

vez sobre sus males. Abrámosle alguna ventana clase de juego, por ejemplo. Es un excelente

sobre el mundo exterior del cual se siente pasatiempo en el que a menudo no se piensa.

separado. Hablemos de la comunidad Si el enfermo tiene alguna inquietud (cultural

parroquial, si frecuenta la parroquia. o del tipo que sea) podemos intentar abrir

Contémosle en el momento oportuno, el una discusión sobre una cuestión que le

último chiste para que le haga reír. interese.

• Comprender al enfermo, compartir su pena, • Pero cuidado: él no está en posesión de todos

interesarse por su lucha, no quiere decir sus recursos y, quizá fácilmente, podemos

fomentar las conversaciones tristes sobre su vencerlo.

18
19
f) El enfermo es agente de pastoral.
e> SEGUNDO MOMENTO: del encuentro con

Jesús Palabra y Vida.

• Nuestra visita dejará, acaso, en el enfermo


ste es el momento de la lectura orante.
un recuerdo más persistente de lo que

creemos. Como un rayo de sol que ha entrado en


E el agente pastoral y el enfermo han

entablado un lazo de amistad tan profundo


su habitación. El calor de una verdadera
que ahora están en condiciones de hacer
amistad con la que el enfermo puede sentirse
entrar en ese círculo íntimo a un tercero, que
confortado por algún tiempo.
siempre fue amigo de ellos, y que en el
• Pero, no nos vanagloriemos demasiado y
silencio los hizo acercarse a su persona.
creamos que, a partir de ahora, él nos ha de
El agente pastoral deberá aprovechar estos
quedar agradecido. Eso sería trastocar los
momentos para hacerle ver al enfermo que el
papeles. Si nosotros le hemos agradado con
amigo no es otro que Jesús, el Buen Samaritano.
nuestra visita, él nos ha enseñado no sólo algo,
Podrá sugerir al hermano que vea junto con
sino mucho: por ejemplo a llevar mejor una cruz.

él cómo se comportó Jesús con los enfermos; y


Los enfermos pueden ser nuestros maestros:
tratará de ayudarlo a reavivar la fe, si es
"Son sujetos activos y responsables de la obra de
necesario, y paulatinamente lo ayudará a que
evangelización y de salvación". (CFL nº 54)
se una a Jesús en sus sufrimientos, santifique su

enfermedad con la oración y con ésta obtenga la

fortaleza necesaria para soportar sus propios

sufrimientos.tt

,,':·.

11
Ver: Man'ual de Fonnación, "Los Ministros extraordinarios de la

Comunión pág. 70 - 71 • 72

21
20
le llama ¡Abba!, ¡ Padre mío!, desde el fondo
El agente pastoral invita al enfermo a rezar

desde la Palabra ,y la vida. de su sufrimiento, entregándole la vida.

El agente pastoral debe tener muy Y al final de todos los caminos, está

presente que éste no es momento de también esa pregunta de Jesús en el

catequesis, o de explicación bíblica, sino de Calvario, como experiencia máxima de

oración mediante la cual rezamos a través fidelidad, dolor y gracia ¡Dios mío, Dios mío,

del dolor y de la angustia, el misterio de la ¿por qué me has abandonadoité

prueba en nuestras vidas. Para poder dar esa respuesta definitiva y

Es itinerario comprometido, que sólo total en la Cruz, Jesús fue viviendo ese

quien comparte el camino de dolor del camino a partir de la entrega de su vida a sus

mundo, sólo quien sabe sufrir y se abre a hermanos enfermos y sufrientes,

DIOS en esa situación límite, encuentra una recuperándolos para la vida plena. Así lo

respuesta definitiva del Padre. Respuesta podemos contemplar en innumerables textos

que va emergiendo poco a poco, en gesto de de los Evangelios.

respeto, aceptación y misterio. Dios recibe Por eso, en este segundo momento, en la

con paciencia las preguntas de quien sufre, contemplación de cada cuadro bíblico nos

les va dando profundidad y comprensión, vamos a dirigir al Señor para agradecerle su

hasta que al final las hace suyas, ofreciéndole presencia y su preocupación por nosotros, su

al enfermo camino de vida en el dolor. 12 amor misericordioso, su entrega total y

Jesús vivió, desde el misterio de su · generosa; para así reconocer cómo El se ha

Encarnación, este itinerario humano hacia el adelantado a nuestras necesidades. De allí

encuentro definitivo con el Padre. No hay brotará un diálogo con el Señor, en forma

camino hacia Dios sin Getsemaní: allí Jesús espontánea, sencilla, pero de gran confianza.

12
Idea tomada de Pikaza, Javier. Para descubrir el Camino del Padre. 13
lbid. Pág 98
Editorial Verbo Divino. Cap.111. Caminos cortados : los grandes dolores.

23
22
a) Acompañemos al hermano enfermo en 18. El Paralítico de Betzeta Jn 5, 1-9
la meditaci6n de estos cuadros bíblicos sobre
19. El ciego de nacimiento Jn 9, 1-7
milagros de Jesús
20. Resurrección de Lázaro Jn 11, 38-44

Nota: estas citas bíblicas las usará el


a) Acompañemos a Jesús en su
agente pastoral s6lo cuando vea que el
meditación personal sobre el
enfermo pide y desea escuchar la Palabra de
sufrimiento, unido a la meditación de los
Dios y está dispuesto a hacer oración.
apóstoles.

1 . La suegra de Simón Me 1 . 29-32


1. Jesús curó a los que sufrían. Le 9, 37-43
2. Jesús sana a un leproso. Me 1, 40-45
2. Jesús se condolió, de la madre que
3. El paralítico Me 2, 1-12
llevaba a enterrar a su hijo único.
4. El Tullido Me 3, 1-6
Le 7, 11-17
5. La hija de Jairo y la hemorroísa
3. Lloró por su ciudad. Le 13, 34-35
Me 5,21-43
4. Era conciente de sus sufrimientos.
6. El sordomudo Me 7, 31-37
Me 10, 32-34
7. El ciego Me 8, 22-26
5. Por los sufrimientos llegó al extremo de
8. Muchos enfermos Mt 15, 29-31
sentirse abandonado del Padre. Mt 27,46
9. El criado del capitán romano Mt 8 , 5-13
6. Nos invita a mirar de frente y a aceptar
10. Los dos ciegos Mt 9, 27-31
el sufrimiento. Mt 16, 24 -26
1 1 . Ciego y mudo Mt 12, 22-23
7. Nos invita aceptar la voluntad de Dios.
12. Dos ciegos de Jericó Mt 20, 29-34
Le.22, 39-46
13. La Jorobada Le 13, 10-13 .
8. Nos enseñó a dar la vida por él.
14. El hidrópico Le 14, 1-6
Mt 10, 28-33
15. Los diez leprosos Le 17, 11-19
9. Enseñó el valor de la vida por amor.
16. Maleo Le 22, 50-51
Jn 15, 12-17
17. El hijo del oficial real Jn 4, 46-54

24 25
10. La alegría espiritual, fruto de la la Palabra de Dios hasta que el enfermo lo crea

confianza en el Señor. Fl p 4, 4-7 suficiente. Respetemos sus momentos.

11 Oración de acción de gracias de S. Pablo • Recordemos que estas lecturas con sus

por nuestra fe en Jesús. Col 1, 9- breves introducciones tienen que darse en un

12. Exhortación al amor. Col 3, 12-15 clima de oración y de serenidad. Por eso hay

13. La eficacia de la oración. (Unción de los que buscar el momento oportuno para ello.

enfermos) Sant 5, 13-18 • Es conveniente que el enfermo lea por su

14. La esperanza cristiana, en medio de los cuenta la Palabra de Dios.

sufrimientos. Ped 1, 3-9 • También tenemos que tener presente que

15. El gozo en medio de las dificultades. el enfermo, a lo mejor, conoce otras oraciones

1 Ped 4, 12-19 populares o de su devoción, que debemos

16. Dios nos ama profundamente. potenciar en él. Todo es importante en estos

Jn 4, 7-12 momentos de sufrimiento.

17. Vivir en el amor. 2 J n 4-6

Presentamos al sacerdote

Nota para el agente pastoral:


Cuando el enfermo al rezar comenzó a

• Para la meditación y la oración no es experimentar y a sentir necesidad de Dios,

necesario seguir este orden numérico. quizá sea el momento de presentarle a otro

Se puede entrelazar la primera serie con la gran amigo, al sacerdote; el cual vendrá para

segunda eligiendo textos diferentes y conocerlo y para invitarlo al encuentro

ordenándolos como cada uno lo crea mejor. sacramental con Jesús vivo y resucitado que ha

• Hay que dejar que el enfermo rece por su estado presente desde el primer momento de los

cuenta y de la forma en que él lo suele hacer. encuentros.

El agente pastoral fo acompaña y le proclama

26 27
10. La alegría espiritual, fruto de la la Palabra de Dios hasta que el enfermo lo crea

confianza en el Señor. Fl p 4, 4-7 suficiente. Respetemos sus momentos.

11 Oración de acción de gracias de S. Pablo • Recordemos que estas lecturas con sus

por nuestra fe en Jesús. Col 1, 9- breves introducciones tienen que darse en un

12. Exhortación al amor. Col 3, 12-15 clima de oración y de serenidad. Por eso hay

13. La eficacia de la oración. (Unción de los que buscar el momento oportuno para ello.

enfermos) Sant 5, 13-18 • Es conveniente que el enfermo lea por su

14. La esperanza cristiana, en medio de los cuenta la Palabra de Dios.

sufrimientos. Ped 1, 3-9 • También tenemos que tener presente que

15. El gozo en medio de las dificultades. el enfermo, a lo mejor, conoce otras oraciones

1 Ped 4, 12-19 populares o de su devoción, que debemos

16. Dios nos ama profundamente. potenciar en él. Todo es importante en estos

Jn 4, 7-12 momentos de sufrimiento.

17. Vivir en el amor. 2 J n 4-6

Presentamos al sacerdote

Nota para el agente pastoral:


Cuando el enfermo al rezar comenzó a

• Para la meditación y la oración no es experimentar y a sentir necesidad de Dios,

necesario seguir este orden numérico. quizá sea el momento de presentarle a otro

Se puede entrelazar la primera serie con la gran amigo, al sacerdote; el cual vendrá para

segunda eligiendo textos diferentes y conocerlo y para invitarlo al encuentro

ordenándolos como cada uno lo crea mejor. sacramental con Jesús vivo y resucitado que ha

• Hay que dejar que el enfermo rece por su estado presente desde el primer momento de los

cuenta y de la forma en que él lo suele hacer. encuentros.

El agente pastoral lo acompaña y le proclama

26 27
e> TERCER MOMENTO del encuentro

sacramental con Cristo

on la presencia del capellán o del párroco


C comenzamos el tercer momento o de la

liturgia sacramental.

En relación a este momento, la Iglesia nos

dice en el Ritual:

"En especial los párrocos y cuantos se dedican al

cuidado de los enfermos, procuren a la luz de la fe,

hacerles comprender el sentido del dolor y de la enfermedad

en el misterio de la salvación; exhórtenlos, además, para que,

iluminados por la fe, sepan unirse a los sufrimientos de

Cristo, santifiquen su enfermedad con la oración y con ésta

obtengan la fortaleza necesaria para soportar sus

sufrimientos".nº 43

"Será su primer cuidado llevar a los enfermos

gradualmente a la debida y frecuente participación de los

sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía, según su

propio estado; y en particular, a recibir la sagrada Unción y

el Viático en el tiempo más apropiado" nº 43

Habiendo entrado en comunión fraternal

con el hermano ten: el primer momento) y

habiendo escuchado la Palabra de Dios que

se hizo oración en los labios del enfermo,

(segundo momento), ahora lo dispondremos a

28 29
un encuentro en plenitud con Cristo,
Le hablaremos también del sacramento de
sacramento de salvación, por medio de la
la Eucaristía, alimento de salvación y de la
Reconciliación, la Eucaristía y la Unción,
Unción que le ayudará a encontrar el sentido
(tercer momento). cristiano a su dolor y sufrimiento humano.

Presentamos a Jesús como sacramento de salvaci6n


Será su primer cuidado llevar a los enfermos

gradualmente a la debida y frecuente participación de los


Este es el momento de la catequesis y de la
sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía, según su

celebración sacramental. propio estado; y en particular, a recibir la sagrada Unción y

el Viático en el tiempo más apropiado" nº 43

La tarea del agente de pastoral será


Reflexión para los agentes pastorales:
preparar junto al enfermo la recepción de los

sacramentos.
Los sacramentos son signos de salvaci6n
Este podrá ser el momento de acercarle
* Sabemos que el sacramento es el medio
un sencillo examen de conciencia, de
por el cual el hombre se encuentra con Dios. El
preparar la celebración, de modo que cobren
medio eficaz para este encuentro es Cristo. Pero hay
fuerza los signos propios de cada sacramento
otros medios que también contribuyen para
Es además el momento de invitar al enfermo
preparar al hombre al encuentro con Dios. Y son,
a unirse a la Iglesia que da plenitud al hablando de los enfermos, todos aquellos gestos,

sacramento. actos, conversaciones, visitas, encuentros,

Le hablaremos del amor misericordioso de silencios, oraciones, que de una u otra manera

Dios nuestro Padre y del amor obediente van realizando, los que están cerca de él, para

hasta la cruz de Jesús, el Hijo de Dios. Así ayudarlo en todas sus necesidades.

Al hablar en el primer momento del


iremos preparándolo para que pueda
acompañamiento enumeramos muchas cosas, como
reconciliarse con Dios por medio de la Iglesia,
las anteriormente apuntadas, que el agente de
a través de su ministro.
pastoral hace por el enfermo. Todos ellos son

30
31
"gestos salvadores" que ayudan para que el
Por eso, el rito sacramental, con que la Iglesia
hombre en su situación particular de dolor y
confiere al enfermo la gracia propia del
sufrimiento pueda encontrarse con el Señor,
sacramento, es para significar, autentificar, volver
porque el Señor ya se hizo presente a través del
visible y palpable lo vivido sacramentalmente y darle
hermano que lo acompaña como Buen Samaritano.u
también su vitalidad eclesial y su plenitud".

Recordemos nuevamente que "Todos los * Pero necesariamente el rito sacramental ha

esfuerzos de la técnica por prolongar la vida y todo de ser un rito significativo, un signo de verdad. Para

sincero servicio prodigado a los enfermos por ello hace falta:


cualquier persona, se consideran también como
• Un mínimo vital de fe de parte del que lo recibe. De
preparación del Evangelio y de alguna manera
allí que sea importante vivir profundamente el
participan del ministerio de alivio". Ritual nº 32 (LG
primer y segundo momento del acompañamiento.
28)
En el primero le llevamos a Jesús en nuestra
Por eso, decimos que el agente de pastoral es
persona. Y en el segundo hacemos presente a
medio para que el enfermo se encuentre con Dios,
Jesús con su Palabra y lo invitamos a orar junto a
porque es signo de la cercanía amorosa del
El.
Señor. Todo lo que haga por él será manifestación de
• Un mínimo vital en cuanto a la libertad de
Jesús Buen Samaritano. Serán "gestos salvadores"
conciencia del enfermo. No le imponemos los
que ayudarán al enfermo en su situación
sacramentos, sino que ya lo hemos venido
particular.
preparando. El enfermo tiene que pedir recibir los
* Estos gestos que realiza el Agente Pastoral
sacramentos. El agente pastoral no lo obliga, sino
son, como afirman algunos, "cuasi sacramentos"
que le ofrece a un Amigo que lo ama.
vividos como preparación, con los que el hombre
• Un mínimo vital en cuanto al aspecto eclesial de
se dispone a recibir la gracia que da el
todo sacramento. Los sacramentos hay que
sacramento.
recibirlos en un ambiente de comunión eclesial.

Por eso, en el momento de recibir los sacramentos

deberán acompañar al enfermo los familiares, o

1� los miembros de la comunidad (Ritual nº 33), o el


Salvifici Doloris. Cap. VII, 29

32
33
Este tiempo será para el agente pastoral
equipo de pastoral de la salud del hospital. Esto,
momento de mucha oración.
porque así se significa mejor la presencia de

Cristo en la Iglesia. El rito no es verdaderamente Recordemos que nosotros medimos

sacramental más que en presencia de la Iglesia, nuestros días con el correr del tiempo,

sacramento de Cristo.is mientras que Dios mide el tiempo en su

plenitud. Por eso decimos que nuestro

tiempo no coincide con el de Díos.w


3. ¿QUÉ TIEMPO NOS DEMANDARÁ CADA UNO

DE ESTOS MOMENTOS VIVIDOS JUNTO AL

ENFERMO?
4. AHORA NOS PREGUNTAMOS: ¿c6mo

hemos vivido nosotros, Agentes de la


s importante saber que no debemos
Pastoral, estos tres momentos del
E apresuramos por lograr una respuesta Encuentro con nuestros hermanos
17
rápida y de acuerdo a lo que nosotros enfermos, débiles y sufrientes?

programamos.

El Ritual nos habla de un proceso gradual, La Iglesia nos responde:

que puede variar enormemente de un n un primer momento tú, mi agente de

enfermo a otro como todo proceso de fe. (Nº


E pastoral, te identificaste con Jesús Buen

43) Samaritano y ofreciste a tus hermanos

Algunas veces sentiremos urgencia por enfermos y sufrientes todo el cariño que

apresurar los tiempos y otras veces nos emana de la fe y que mueve al hermano para

sentiremos defraudados porque no que pueda encontrarse con Jesús el Salvador.

encontramos la respuesta que nosotros

querríamos obtener.
16
Manual de Formación: "Los Ministros extraordinarios de la Comunión y

los enfermos .. Pág. 72


17
Manual de Formación: "Resumiendo la Misión del Agente e la
IS Pastoral de la salud. Acompal!wnicnto humano y espiritual. P.Pauliat.
Pastoral". Pág 72
Pág. 77

35
34
• En un segundo momento, te identificaste
BIBLIOGRAFÍA:

con Jesús camino, verdad y vida y te diste al

hermano mediante la Palabra de Dios y la Pastoral de la Salud. Arquidiócesis de Madrid.

Oración. Contigo toda la Iglesia oró por el Pastoral de la Salud. Acompañamiento humano y

hermano sufriente quien, a la vez, se purificó sacramental CPL Barcelona.

por los sufrimientos asumidos y ofrecidos Manual de Formación. Arquidiócesis de

libremente. Córdoba, Argentina.

• En un tercer momento, te identificaste con Jornada Mundial del Enfermo. Trece mensajes
Jesús Buen Pastor e invitaste al enfermo a de Juan Pablo II.

celebrar su encuentro pleno con Cristo a Carta Apostólica Salvifici Doloris, Juan Pablo II.
través de los sacramentos. Ritual de los sacramentos.

• Lo hiciste con un profundo respeto de los

tiempos y procesos humanos, sabiendo que Dios

realiza la obra de acuerdo a su voluntad.

• Y oraste, agradecido al Señor diciendo:

"Señor 'somos siervos inútiles', lo único que

hicimos fue cumplir con nuestro deber".

Amén (Le. 17, 7 - 1 0 ) .

36
37
TEXTOS PARA LA MEDIT ACION
Poema del Siervo de Dios

Isaias, 53, 2 - 6

El creció como un retoño en su presencia,

Y mi dolor convierta en aleluya como una raíz que brota

de una tierra árida,

Para pedir la paz durante la enfermedad sin forma, ni hermosura

que atrajera nuestras miradas,

De tu serenidad, Jesús, quisiera sin un aspecto que pudiera agradamos.

me concedieses la divina clave.

Tu vida no pasó por senda suave, Despreciado,

pero dejaba suavidad doquiera. desechado de los hombres,

abrumado de dolores

Cargabas de la cruz el peso, y era y habituado al sufrimiento,

como si no cargaras nada grave, como alguien ante quien se aparta el rostro,

y dabas de tu corazón la llave tan despreciado que lo tuvimos por nada.

y ofrecías a todos tu alma entera.

Pero él soportaba nuestros sufrimientos

Y en ese darte y darte estaba el modo Y cargaba con nuestras dolencias,

de ofrecer en tu pecho el acomodo y nosotros lo considerábamos golpeado,

para una paz inalterable y tuya . . . herido por Dios y humillado.

Concédeme, Jesús, que tu alma intuya El fue traspasado por nuestras rebeldías

Y por tu paz lo sacrifique todo y triturado por nuestras iniquidades.

y mi dolor convierta en aleluya. El castigo que nos da la paz

recayó sobre él

y por sus heridas fuimos sanados

A causa de tantas fatigas,

Él verá la luz y

al saberlo, quedará saciado.

39
38
Señor,
Padre Para la espiritualidad del Agente de Pastoral

haz de mi un instrumento

Consagración al Señor de tu paz.

Allí donde hay odio

Me pongo en tus manos, que yo ponga amor;

haz de mí lo que quieras, allí donde hay discordia

sea lo que sea, que yo ponga unión;

te doy las gracias. allí donde haya error

que yo ponga verdad;

Estoy dispuesto a todo. allí donde haya duda

lo acepto todo, que yo ponga fe;


con tal que tu voluntad allí donde haya desesperación
se cumpla en mí que yo ponga esperanza;
y en todas las criaturas. allí donde haya tinieblas
No deseo nada más, Padre. que yo ponga luz;

allí donde haya tristeza


Te confío mi alma, que yo ponga alegría.
te la doy con todo el amor Que no me empeñe tanto

de que soy capaz, 'en ser consolado

porque te amo como en consolar;

y necesito darme en ser comprendido

ponerme en tus manos como en comprender;

sin medida, enser amado

con una infinita confianza, como en amar.

porque Tú eres mi Padre. Porque dando se recibe,

olvidando se encuentra,

Charles de Foucauld perdonando se es perdonado,

muriendo se resucita a la Vida.

San Francisco de Asís

41
40
El don de cada día
Coplas
Javier Garrido
Ascensión Romero de Achrem
Para seguir el plan del Señor
Coplas redactadas durante su enfermedad. 1986

Confianza en el Señor
Enséñame, Señor,
En este salto al vado
A vivir el don de cada día ..
que es mi muerte enamorada
Sin otros planes que los tuyos,
no tengo sino mi canto
los de cada día.
y el calor de tu Palabra.
Que pueda maravillarme de tu amor, Padre,

cada día.
También mi fe preguntona
Que el rostro de mi prójimo sea nuevo para mí,
ensanchándome las ansias
cada día.
y mi equipaje liviano
Dame un corazón, Señor,
para internarme en la marcha.
manso con el sufrimiento de cada día,

fuerte en la lucha de cada día,


Dejaré tan sólo libros
amoroso,
presencias que me acompañan,
en la oración de cada día.
las voces de quienes amo
Que cada día sepa confiar en Ti, Padre,
y mi sombra abandonada.
dejando en tus manos el mañana,

sin inquietud, sin prisas.


Mojará la oscuridad
Que cada día estrene tu paz,
el rincón solo del alma,
recibiendo de Ti, cada día,
me encontraré con tus ojos,
salud o enfermedad, éxito o fracaso,
Señor y con tu Palabra
progreso o retroceso.

Enséñame, Señor,
Hablaremos largamente,
a vivir el don de cada día.
sin velos, cara a cara

porque debo preguntarte

muchas razones calladas.

42
43
tribulaciones de Jesucristo a favor de su Cuerpo".
Y e l tiempo
Gracias Jesús, porque has querido asociarme de
que se habrá roto
este modo especial a tu cruz. Dame fuerza y
será un horizonte abierto
serenidad para llevar esta cruz hasta lo que Tú
sin límites ni jornadas.
quieras. Para llevarla incluso con alegría. Ya sabes

que tengo miedo. Gracias; Madre porque tú


Para expresar mi verdad

no tengo sino mi muerte


también estás conmigo, ayudándome y

hecha vida esperanzada. animándome". Belén

3. "La presencia abundante de amigos (¡cómo

Experienciasts pude constatar la fraternidad que crea la fe

l. "Le doy gracias a Dios porque me ha dado la evangélica!), su ayuda material y espiritual,

fuerza de ver mi realidad, pero me ha dado la colaboró también a hacer posible lo que parecía

gracia de ver la de los demás; de detectar el imposible. Era como el recordatorio permanente,

sufrimiento de todos, de no pensar que el núo es como las señales que me indicaban que Dios no se

el peor, sino sólo el mío, y que el de los otros es olvidaba de mí y me enviaba a los hermanos para

fuerte, punzante, angustioso, porque es el hacerme presente su amor de Padre. Sí, es Dios

suyo . . . He descubierto que se puede dar amor y mismo quien nos ama en el amor de los seres que

hacer felices a los demás con muy poco: recordar nos rodean". Antonio

su nombre, una sonrisa, una palmada, un ¿cómo

estás?, un chiste, una expresión de comprensión .. 4. "Dejadas de lado estas horas negras, yo

una escucha". María Dolores encontré en mi enfermedad muchas cosas

positivas. Empezaré a enumerarlas citando un

2. "El dolor sólo tiene sentido desde la mejor y más íntimo conocimiento de Dios. Creo

perspectiva del Padre, como una configuración haber dicho que, por fortuna y sobre todo por la

real con Cristo, por la obra del Espíritu Santo. Por gracia, viví siempre en la fe y en un amor a Dios

la cruz "completo en mi carne lo que falta a las que era algo normal en mi vida. Dios era

realmente mi Padre, Jesús mi amigo y compañero.


18
Ver "Manual de Formación" Seccón F Pág. 80, 8 1 , 82

45
44
Pues bien: en la enfermedad he sentido más
Contemplando desde mi infancia
cercana esta paternidad y ese compañerismo. Sólo
estos fúlgidos modelos,
la gracia de Dios ha podido mantenerme alegre
he tenido un sueño:
en estos últimos años. Y confieso haberla
ofrecerte mi vida entera,
experimentado casi como una mano que me mi única vida que estoy viviendo,

acariciase" Martín Descalzo. por un ideal eterno e inalterable.

¡Lo he decidido!

Si cumplo tu voluntad,

Tú realizarás este ideal

y yo me lanzaré
Oración
en esta maravillosa aventura.
Mons Nguyen van Thuan
Te he elegido
Testimonio de Je de este santo obispo vietnamita en la cárcel
y nunca he tenido aftoranzas.
Para la meditación personal de los agentes de la
Siento que Tú me dices:
Pastoral de la salud
"Permanece en mí,

¡Permanece en mi amor!".
Señor Jesús, en el camino de la esperanza,

desde hace dos mil años,


Pero ¿podria permanecer en otro?
tu amor como una ola,
Sólo el amor puede realizar
ha arrollado a muchos peregrinos.
este misterio extraordinario.
Ellos te han amado con un amor palpitante,
Comprendo que Tú quieres toda mi vida
con sus pensamientos, ,
"¡ Todo ! ¡Y por amor a T.,,
1 .
sus palabras y sus acciones.

Te han amado con un corazón


En el camino de la esperanza
más fuerte que la tentación,
sigo cada uno de tus pasos.
más fuerte que el sufrimiento
Tus pasos errantes hacia el establo de Belén.
y más aún que la muerte.
Tus pasos inquietos en el camino a Egipto.
Ellos han sido en el mundo tu palabra.
Tus pasos veloces hacia la casa de Nazaret
Su vida ha sido una revolución
Tus pasos gozosos para subir con tus padres al Templo.
que ha renovado el rostro de la Iglesia.
Tus pasos fatigados en los treinta años de trabajo.

46
47
mío es todo lo tuyo,

Tus pasos solícitos en los tres años de anuncio de la porque Tú lo tienes todo:

Buena Nueva. Lo que hay en mis hermanos,

Tus pasos ansiosos que buscan a la oveja perdida. porque Tú estás en ellos.

Tus pasos dolorosos al entrar en Jerusalén. Creo firmemente en Ti,

Tus pasos solitarios ante el pretorio. porque Tú has dado pasos de triunfo.

Tus pasos pesados bajo la cruz camino del calvario. "Sé valiente. Yo he vencido al mundo".

Tus pasos fracasados, muerto y sepultado en una tumba Tú me has dicho: "Camina con pasos de gigante.

que no es tuya. Ve por todo el mundo,

Despojado de todo, sin vestidos, sin un amigo, proclama la Buena Nueva,

abandonado hasta por el Padre. enjuga las lágrimas de dolor,

Señor, Jesús, · reanima los corazones desalentados,

arrodillado, reúne los corazones divididos,

de tú a tú ante el sagrario, abraza el mundo con el ardor de tu amor,

comprendo: acaba con lo que ha de ser destruido,

no podría elegir otro camino, deja en pie sólo la verdad, la justicia, el amor.

otro camino más feliz,


Pero, Señor, ¡yo conozco mi debilidad!
aunque, en apariencia,
Librame del egoísmo,
hay otros más gloriosos.
de mis seguridades,
Pero Tú, amigo eterno,
para que deje de temer
único amigo de mi vida,
el sufrimiento que desgarra.
no estás presente en ellos.
Soy tan indigno de ser apóstol.
En Ti está todo el cielo con la Trinidad,
Hazme fuerte ante las dificultades.
el mundo entero y la humanidad entera.
Haz que no me preocupe

Tus sufrimientos son los mios. de la sabiduría del mundo.

Mios todos los sufrimientos de los hombres. Acepto que me traten como loco

mio todo lo que no tiene paz, ni gozo, por Jesús, Maria, José . . .

ni belleza, ni comodidad, ni amabilidad. Quiero ponerme a prueba,

Mías todas las tristezas, las desilusiones, dispuesto a todas las consecuencias,

las divisiones, el abandono, las desgracias,

49
48
despreocupado de todas ellas,

porque me has enseñado

a afrontarlo todo.

Si me ordenas dirigir mis pasos valerosos

hacia la cruz,
Uno mi dolor al de Cristo en IR cruz
me dejaré crucificar.
Sqh;ificj l)qloris Nº 1 9
Si me ordenas entrar
Padre,
en el silencio de tu sagrario
estoy en tus manos.
hasta el fin de los tiempos,
Tú me conoces, me oyes, me ves.
me dejaré envolver por él
mira mi cuerpo marcado por la enfermedad.
con pasos aventurados.
Sabes cuánto me cuesta sufrir.
Perderé todo:

pero me quedarás Tú.


Yo sé que no te alegra el sufrimiento de tus hijos.
Allí estará tu amor
Dame fuerzas, Señor, para vencer
para inundar mi corazón.
el cansancio y la desesperación.
Mi felicidad será total. . .
Hazme paciente, comprensivo, humilde.
Y por eso repito:

Te he elegido.
Te ofrezco mis preocupaciones y sufrimientos
Sólo te quiero a ti
para que sea más digno de Ti.
Y tu gloria.
Acepta que una mi dolor al de tu Hijo Jesús,
Residencia obligatoria
que por amor a nosotros dio su vida en la Cruz.
Giang-xá, Vietnam del Norte
Amén.
19 de marzo de 1980

51

50
1

Impreso en la

Asociación Cooperadora de la

Facultad de Ciencias Económicas

Universidad Nacional de Córdoba

Julio 2 0 1 0

52

----=============================z:i--L---====================:::=:::===i--�