Está en la página 1de 4

ASEGURAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

Como estudiantes de contaduría, nos vemos inmersos en un mundo en donde el


registro y el aseguramiento de la información son de vital importancia para el
desarrollo de nuestras capacidades como profesionales de la contaduría; el nuevo
contexto laboral, técnico y practico, exige que los contadores estén siempre en
constante actualización con lo que respecta a las normas de registro de
información, las normas que permiten la salvaguarda de la información y la
interpretación misma de la información como tal, ya no solo se trata de registrar la
información, sino que además se trata de preservar la misma, y finalmente
interpretarla para dar con los dictámenes y opiniones vitales para el proceso de la
toma de decisiones.

El nuevo modelo pedagógico requiere que los estudiantes posean las habilidades
y destrezas para incursionar en el mundo laboral (Araujo; B. 2018); por ende, y
tomando como referencia el apartado anterior, son cada vez más las teorías,
conceptos y fundamentos legales y normativos que el estudiante debe conocer y
manipular para garantizar su trabajo en el mundo laboral.

Los cambios del contexto pedagógico, serán evidenciados en el mundo laboral,


cuando como estudiantes seamos capaces de implementar los conocimientos
adquiridos en pro de la eficiencia y a eficacia de nuestro trabajo como contadores
públicos.

Entrando en materia, luego de la incursión de las normas internacionales de la


información financiera y auditoria (NIIF – NIA), las cuales hace obligatoria la
revisión y comprobación al 100% de la información financiera de manera
permanente, se estipula la obligatoriedad de la firma de los estados financiero por
parte del auditor (Araujo; B. 2018), lo cual es conocido como la fe pública; lo cual
exige por parte de los auditores, el examen constante de los riesgos, falencia u
errores sobre la información, la cual era sometida a un control constante por parte
de los agentes implicados, y esta además, se encontrara bajo la vigilancia
constante para comprobar su autenticidad y su legalidad, todo esto teniendo en
cuenta los constantes casos de corrupción o faltas al principio de la materialidad
de la información financiera.

La complejidad de los contratos de información es demasiado alta para ser pasada


por desapercibida, así como también el diagnostico y la aplicación de las NIIF en
los mismos, no es profesional la falta de revisión de la información y mucho menos
la con comprobación del cumplimiento de las normas dentro de la estructura
integral de la misma.

Ahora bien dada la complejidad de los conceptos emitidos por Normas


Internacionales de aseguramiento NIA, se entiende este concepto como las
medidas preventivas tomadas dentro de la empresa para establecer que la
información registrada de los procesos y demás operaciones relacionadas con la
actividad de la empresa están cumpliendo con los estándares internacionales, y
que al mismo tiempo dado el cumplimiento del grado de complejidad de los
mismos, pueden brindar seguridad y tranquilidad a la persona jurídica y natural de
que sus registros cumplen con los requisitos exigidos. Estamos hablando
entonces, de que no solo se trata de velar por que la información este siendo
registrada, sino que además esta cumple con la normatividad exigida (seguridad
razonable).

Como cualquier servicio, el aseguramiento se realiza por medio de encargos (carta


de encargo), el contrato o carta de encargo, es la opinión por medio de la cual un
contador expresa su opinión con respecto al resultado de la evaluación o medición
la operación u proceso que este siendo sometido a su criterio profesional (Araujo;
B. 2018).

Tomando como referencia lo anterior, en la carta de encargo no existe más que la


opinión del profesional de contaduría sobre los hallazgos encontrados y las
opiniones objetadas con respecto al proceso examinado, recordando que, como lo
exigen los principios de la auditoria y la revisoría fiscal, el contador no buscara en
ningún momento dañar o interferir de mala fe con las operaciones de la empresa,
pues, este siempre buscara el cumplimiento de la norma y velar porque estas sean
aplicadas dentro del ente económico para el cual trabaja.
Dicha opinión o conclusión, brinda confianza y tranquilidad a los usuarios que
manejan y utilizan la información, garantizando un 0% de sesgo y su utilidad para
efectos prácticos.

Ahora bien, los elementos que debe poseer un contrato de aseguramiento son
indispensables para el optimo desempeño del mismo, en este orden de idas
citamos otra vez a Araujo B. donde nos menciona que dichos elementos son tres
en particular, el primero de ellos es que la información a auditar sea apropiada, lo
que se percibe como la legalidad y transparencia de la misma, libre de sesgo
alguno o de su carencia de ciertos elementos críticos; en segundo lugar, que los
criterios y juicios del valor sean confiables, no se puede presumir como correcto la
opinión o juicio de una fuente que no garantice la confiabilidad al 100%, es por ello
que tanto el auditor como los revisores fiscales (quienes también velan por el
cumplimiento de la norma), se basan en su experticia para dictaminar el grado de
confiablidad de la información; el tercer y ultimo elemento se refiere que la
evidencia suministrada sea suficiente y apropiada para respaldar la información
registrada, no es profesional y mucho menos ético registrar información sin
soportes; una información sin soportes es una fuente que no es fiable, y mucho
menos comprobatoria de algún movimiento u operación registrada.

Dentro del proceso de formación como contadores públicos, es de vital


importancia que los estudiantes de contaduría tengan en claro toda la
normatividad ligada al registro y control de la información, las bases teóricas y
conceptos asociados no permiten su omisión dentro del mundo laboral, pues de
esto dependerá el éxito como profesional de la contaduría y el cumplimiento de los
requerimientos por parte del estado en el manejo de la información financiera.

Recordemos que como contadores públicos no solo estamos llamados a registrar


operaciones, también estamos obligados a preservar el cumplimiento de la ley y la
transparencia de la información financiera para que esta cumpla con su principio
de materialidad y comparabilidad, pues lo anterior fueron unos de los principios
básicos por los que las NIIF y NIA fueron implementadas en Colombia.
Referencias.

Araujo-Contreras, B. C. (2018). Caracterización de los postulados sobre la teoría


de
aseguramiento. (Documento de docencia N° 27). Bogotá: Ediciones Universidad
Cooperativa de Colombia. Doi: https://doi.org/10.16925/gcnc.05