Está en la página 1de 2

JUAN MONTALVO Al vicio (Quinta Catilinaria)

Cada vicio es una caída del hombre: el juego, la ¿Pues la embriaguez? Vicio infamante, como todos,
pasión por el juego le envilece, le expone al robo, le por cuanto pervierte la razón, la hurta a la locura sus
deshereda: el jugador no tiene palabra, no reconoce más feos perfiles. Cólera, furor, inverecundia de ella
obligaciones, no cumple con sus deberes de hijo, nacen, sin contar con los estragos que hace día por día en
esposo, ni padre. Su universo es el garito, su género la organización física del mísero que la lleva adelante. Bien
humano los tahúres. Juega lo propio y lo ajeno, se como el opio el azote de ciertos asiáticos, así los licores
empeña, pierde el alma haciendo pacto con el diablo. fuertes son la caída de los pueblos de occidente.
El garito es la quiebra de la honra y la felicidad: caer en Borracho no es, sino loco; y tanto más sin ventura,
él es hundirse hasta ir a salir al otro lado, donde infamia cuando su demencia es voluntaria. Si el ebrio es tan
y desdicha lo reciben a uno con los brazos abiertos. inútil, ¡qué digo inútil! Si el ebrio es tan perjudicial como
Judas vendió a su maestro para jugar: Judas fue un persona particular, como individuo privado. ¿Qué no
jugador, el jugador está siempre en potencia propincua será en cuanto ministro de justicia, en cuanto
de vender a maestro y condiscípulos. El tahúr quiere gobernador de un pueblo?...
dinero: pide; si no le dan, roba: ¡hombre desventurado! Príncipe bebedor pierde sus fueros: embriaguez es
Este es el vicio de los incurables; Jesucristo no lo renuncia voluntaria de la corona, porque embriaguez
remedia. Propongo esta impiedad con un hecho por constante y locura son una misma cosa. Felipe II tuvo
fundamento. “Señor, estaba diciendo un hombre, encerrado a su hijo hasta la muerte, por violento y malo:
hombre viejo y de cuenta, postrado ante un crucifijo, violento y malo es el borracho. El pretendiente del trono
inundados en lágrimas los ojos, Señor, estoy de Inglaterra, conde de Albany, fue excluido, y aún
arrepentido, estoy reformado: me has oído: ¡Gracias!, perdió su esposa, su adorada Aloysia, por borracho: el
¡gracias te sean dadas! Ya no juego, ya no jugaré. El Papa los separó. El antecesor del viejo Guillermo,
juego, lo aborrezco: bienes paternos, dote de mi mujer, emperador de Alemania, se vio obligado a abdicar, por
nada existe: mis hijos sin estudios, mis hijas sin el arreo enfermo de la cabeza; y sabido es que beber y perder la
de su clase: yo miserable, ¡ay de mí!, fuera de casa cabeza son una misma cosa. Solo nosotros tenemos la
todas las noches: llaman al salterio, y no salgo aún del obligación de tolerar presidentes bebedores, ebrios
garito: disputas, pendencias declaradas; tiros muchas consuetudinarios que suplen con la embriaguez los que
veces, y puñal muy pocas. Estas pestañas caídas, estos les falta de inteligencia…
lacrimales comidos, estos párpados irritados, juego es
TALLER CRÍTICO REFLEXIVO Lecturas: Segunda y Quinta
todo: esa lámpara criminal, esa luz del infierno me Catilinaria
1. Para ti ¿cuál es el peor de los pecados capitales? ¿Por qué? Pon
deshonran, me matan: protégeme, sostenme: ¿jugar ejemplos.
2. Haz una lista de los pecados capitales y al frente escribe quienes
yo?, la muerte mil veces”. Y llora que llora el pobre los cometen, puedes utilizar nombres de personajes conocidos o
famosos del mundo.
viejo. 3. Anota un pecado, en qué consiste y cómo (según Montalvo)
Juego, concupiscencia y embriaguez son los tres Veintimilla lo hacía.
4. ¿Cómo debería, Veintimilla, resarcir los pecados del que le
vicios que pudieran llamarse capitales: el juego arruina, acusa?
5. ¿Cuál es su pecado y explique por qué?
pero no socava de contado la parte moral del hombre; 6. ¿Cuál es su virtud y por qué?
7. Forma parejas denotativas con las palabras de la lista. Ejemplo:
concupiscencia y embriaguez van a estallarse contra el Cada vicio: una caída del hombre.
entendimiento; el espíritu y la salud son sus víctimas… Lista: el juego, el garito, Judas, Tahúr, Tres vicios capitales,
embriaguez, ebrio, padre borracho.
8. ¿Qué opinión te merece si un presidente o un directivo de
alguna organización fuera borracho?
9. ¿Crees que un borracho consuetudinario puede arrepentirse y
cambiar, como asegura el texto?
10. Interpreta la frase: “¡Ay! de los pueblos, cuya juventud no haga
temblar a los tiranos”.
11. Defina las palabras en negrita.