Está en la página 1de 68

Los problemas articulares

tienen mejor solución


CONDRO vet PERROS y GATOS

• El condroitín sulfato, es un producto


natural extraído a partir del cartílago .
• Especial para el desgaste articular
de perros y gatos.
Máxima eficacia con la dosificación
de 500 mg. por comprimido.

IQ¡J#;1ª~iti3[·)~Iª~r·',nl,I,lk·)~'JIQ;)IMII.I·f.

~ B/O/BER/CA
{t'" VETERINARIA

Complejo Industrial Bioibérica, S.A. Ctra. Nacionalll. Km. 680.6.08389 Palafolls. Barcelona - España.Tel.: 93 49049 08 - Fax 93 49097 I l. http//www.bioiberlca.com
DE- PEQUEÑOS -ANIMALES
A. V. E. P. A . Revísta Oficial de AVEPA
s U M

I A R I O
Vol. 19 • N." 1 • Enero / Marzo 1999

Presidente AVEPA
Francisco Florit Cordero EDITORIAL Tenía razón "El Gallo".
Secretario F. Florit
Rafael Mendieta Fiter
Tesorero
Javier Villamor Urban ----
Director Comité Científico CASOS CLÍNICOS Ependimoma medular en un
Josep Aguiló Bonnín
Coordinadora Vocalías perro.
Valentina del Río Fernández X. Raurell • J. Altimira
Director FE CAVA
Juan Frandsco Rodríguez
Hipoadrenocorticismo en un
Vocal I Vocalía (Barcelona) perro macho de 2 años.
Ignasi Farras Guasch
Vocal II Vocalía (Zaragoza) M. Jorro » R. Vidal
José Silva Torres
Vocal III Vocalía (Alicante) Hipertiroidismo felino: caso
Julio Conde Martínez
Vocal IV Vocalía (Madrid) clínico.
José Capaces Sala D. Prandi • V Bonnin • A. González
Vocal V Vocalía (Málaga)
• A. Viñallonga
Enrique Moya Barrionuevo
Vocal VI Vocalía (Cantabria)'
Tomás Elvira Buergo Hipertensión arterial: aspec-
Vocal VII Vocalía (Vigo)
Jesús Núñuez-Torron
tos angiográficos del fondo
Vocal VIII VocaIía (Navarra) ocular en el perro. Estudio de
Justo Berganzo Zaera 24 casos.
Vocal IX Vocalía (Baleares)
Gabriel Palmer Lerdo de Tejeada M. Vil/agrasa
Vocal X Vocalía (Canarias)
Manuel Morales Doreste Agenesia de radio en una
Secretaria I Vocalía (Barcelona)
Fernando Fernández Femández gata.
Secretario II VocaIía (Zaragoza) J. Murciano » A. Aqut » F.G. Laredo
Adolfo Elvira Utrilla
• J.M. Carrillo » M. Soler» N. Corzo
Secretario III Vocalía (Alicante)
Antonio Navarro Alberola
Secretario IV Vocalía (Madrid)
Manuel García Sebastían
ARTÍCULO DE REVISIÓN Signos neuromusculares anor-
Secretario V Vocalía (Málaga)
Emilio Moya Barrionuevo males tras la anestesia con
Secretario VI Vocalía (León) romifidina-propofol-halotano
Norberto González Alonso
Secretario VII VocaIía (La Coruña) en dos galgas.
Jesús Iribar Ibabe J.I. Redondo Garcia • R.J. Gámez
Secretario VIII Vocalía (Vizcaya) villamandos • J.M. Dominquez Pérez
Juan José Martínez Galdames
Secretario IX Vocalía (Baleares) • J.M. Santisteban valenzuela.
Antonio Perelló Pons
Secretario X Vocalía (Tenerife) Empleo del sistema de mamo-
Alejandro Bañares Rodríguez
grafía para el examen radio-
Director Revista AVEPA gráfico del sistema óseo en
Josep Aguiló Bonnín
pequeños animales.
Comité Científico A. Aqut » J. Murciana • F.G. Laredo
Josep Aguiló Bonnín • M.e. Tovar • M. Soler» N. Corzo
José Ballester Duplà
Ignasi Durall Ribas
M' Josefa Fernández del Palado
Lluis Ferrer Caubet
Artur Font Utset PUBLICACIÓN TRIMESTRAL
Manuel Gascón Pérez La revista de la Asociación Veterinaria Española de Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) no se
Joan Mascort Boixeda responsabiliza de ninguna manera de los conceptos contenidos en todos aquellos trabajos firmados.
Ignacio Menes Álvarez
Antoni Ramis Salvá Copyright 199 I
Juan J. Tabar Barrios AVEPA
Feo. Javier TendiJlo Cortijo Reservados todos los derechos.
Miguel Vilafranca Compte Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida. transmitida en ninguna forma o medio
Manuel Villagrasa Hijar alguno. electrónico o mecánico. incluyendo las fotocopias. grabaciones o cualquier sistema de
recuperación de almacenaje de información. sin la autorización por escrito del titular del Copyright.
~ Realización y distribución
Pulso ediciones. s.a.
PU,W'O
ediciones s.e, Impresión
Rambla del Celler, 117 -I 19 Policrom. S.A.
08190 Sant Cugat del Vallès (Barcelona)
ISSN
. Tel.:93 589 62 64 • Fax: 93 589 50 77 1130-7064
E-mail: pulso@pulso.com
http.r/www.pulso.com Depósito Legal
B -25427-81
Suturas para Veterinaria
B. Braun Surgical

Gama completa de productos de sutura para cirugía veterinaria

BIBRAUN
AESCULAP División Veterinaria

B. Braun Surgical SA
Ctra. de Terrassa, 121
08191 Rubí (Barcelona)

Teléfono 93 58662 OO'


Telefax 93 588 54 67
DE- PEQUEÑOS-ANIMALES
A.V. E. P.A. Revista Oficial de AVEPA
Vol. 19 • N.? 1 • Enero / Marzo 1999 RESUMEN DEL CONTENIDO

EPENDIMOMA MEDULAR EN UN PERRO.


x. Raurell. J. Altimira
RESUMEN:
Se presentó en nuestro hospital una hembra cruzada con signos
de tetraplejia.

HIPOADRENOCORTICISMO EN UN PERRO MACHO


DE 2 AÑOS.
M. Jorro, R. Vidal
RESUMEN:
Perro Spitz macho con síntomas de abatimiento, debilidad gene-
ralizada y vómitos esporádicos.

HIPERTIROIDISMO FELINO: CASO CLíNICO.


D. Prandi • V. Bonnin • A. González • A. Viñallonga
RESUMEN:
Descripción de un caso de patología felina geriátrica poco frecuente
en España.

HIPERTENSiÓN ARTERIAL: ASPECTOS ANGIOGRA~


FICOS DEL FONDO OCULAR EN EL PERRO.
ESTUDIO DE 24 CASOS.
M. Villagrasa
RESUMEN:
Hallazgos clínicos, oftalmoscópicos y angiofluoresceinográficos
del fondo ocular en 24 perros con hipertensión arterial sistémica.

AGENESIA DE RADIO EN UNA GATA.


J. Murciano, A. Agut, EG. Laredo, J.M. Carrillo, M. Soler, N. Corzo
RESUMEN:
Gata común europea, de 2 meses de edad, con falta de apoyo de
la extremidad izquierda, asociada a una evidente deformación
angular en la articulación del carpo.

SIGNOS NEUROMUSCULARES ANORMALES TRAS


LA ANESTESIA CON ROMIFIDINA-PROPOFOL·
HALOTANO EN DOS GALGAS.
J.I. Redondo García, R.J. Gómez Villamandos. J.M. Domínguez Pérez,
J.M. Santisteban Valenzuela.
RESUMEN:
Dos galgas incluidas en un estudio anestésico experimental, mos-
traron signos de una reacción neuromuscular epileptiforme con
mioclonías.

EMPLEO DEL SISTEMA DE MAMOGRAFíA PARA ELl


EXAMEN RADIOGRJ:\FICO DEL SISTEMA ÓSEO EN
PEQUENOS ANIMALES.
A. Agut, J. Murciano, EG. Laredo, M.C. Tovar, M. Soler, N. Corzo
RESUMEN:
Se comparan la calidad de las imágenes radiográficas del sistema
óseo obtenidas mediante película-pantalla convencional versus sis-
tema de mamografía.
Hoechst Roussel Vet

Representación gráfica de eritrocitos de unas 8 micras de diámetro pasando a través de un capilar de unas 3 micras de luz.

Karsivan", "calidad de vida" en perros de edad avanzada


En el proceso de envejecimiento el sistema circulatorio juega un papel determinante.
La disminución del flujo sanguíneo hacia los distintos órganos y tejidos tiene una
clara relación con la aparición de trastornos asociados a la edad avanzada. Por
este motivo, es fundamental mantener una irrigación adecuada en los órganos
vitales más susceptibles para asegurar una correcta oxigenación.

Karsivan- produce una clara mejoría en:


ti' el estado anímico del perro
ti' la vitalidad
ti' la movilidad, la predisposición al ejercicio
ti' la respuesta a estímulos
ti' aumenta el apetito

Uso veterinario. Composición por comprimido: Propcntofilina. 50 rng: excipiente c.s. Indicaciones: Tratamiento de alteraciones debidas a una mala circulación cer¿bral y periférica, mejorando los signos de apatía y lerargia.
Especies de destino: Perro Administración y dosiflcaclón: 6-10 mg de propenroftlina/Kg/dla, dividiendo la dosis en dos administraciones diarias. La duración del tratamiento es de 4-6 semanas, realizando un control veterinario a
las 2-3 semanas del inicio. Contraindicaciones: No administrar durante la gestación, lactación y en animales destinados a [a cría. Interacciones e incompatibilidades: No se han descrito. Efectos secundarlos: En casos excepcionales,
como en perros viejos y debilitados, pueden presentarse reacciones cutáneas alérgicas, por ejemplo urticaria, debiéndose suspender el tratamíenro. Sobredosiflcación: La dosis máxima tolerada por vía oral es de 180 rnglKg p.v.,
debido al amplio margen de tolerancia que posee, es improbable que se produzca una sobredosíficactón accidental. Presentación: Estuche conteniendo 60 comprimidos. Prescripción veterinaria. Nil de registro: l05S-Esp .

Hoechst Roussel Vet, SA,


Rcla. Gral. Mitre, 72-74
08017 Barcelona
Hoechst •
Tel. 93 306 83 80 Fax 93 414 5870 Hoechst Roussel Vet
e-mail:hrvet@msmbcnhub.hoechst.com Empresa clel grupo Hoechst
DE-PEQUENOS-ANIMALES
Revista Oficial de AVEPA

E DIT O R I A L

TENÍA RAZÓN "EL GALLO".


Casi no hay un día que no se plantearnos la formación prácti- Hospital de la Facultad de Madrid
diga o se publique algo con res- ca por nuestra cuenta. y los clínicos de la misma Comu-
pecto a la competencia, en cier- nidad, que habían llegado a un
ta medida desleal, entre los hos- Pero por otro lado tampoco nadie acuerdo, gracias al cual se limita-
pitales universitarios y las clíni- puede discutir que la ingente can- ban las competencias del citado
cas veterinarias. Dependiendo tidad de veterinarios que estamos Hospital, que no podría atender
de que lado esté el que opina, se ejerciendo la clínica estemos en más que casos remitidos por los
argumenta de una forma o de inferioridad de condiciones, al clínicos y no dispondría de servi-
otra, y muchas veces los criterios tener que competir con hospitales cio de urgencias.
pueden resultar convincentes que utilizan medios y equipamien-
tanto si defienden una postura tos, que no están en la mayoría de Hay que tener en cuenta que en
como si defienden la contraria. los casos, al alcance de los clínicos aquel momento se estaba ha-
particulares. Equipamientos y for- blando de un hospital, creo que
Hace bastantes años que intento mación de alto nivel pagada con con cerca de 5000 m2 y un pre-
analizar la situación lo más sere- recursos públicos. supuesto supermillonario.
namente posible, y siempre he
sido muy pesimista al respecto. Recuerdo que en una ocasión Algo atónito, por semejante afir-
hace dos o tres años y durante un mación, se me ocurrió comentar
Por un lado nadie puede discutir seminario sobre nuevos progra- que a pesar de la situación idílica
la necesidad de que una Facultad mas de estudios en el que partici- que se estaba planteando, en
de Veterinaria disponga de un paban un buen número de cate- cualquier caso ésta no podría ser
buen hospital que permita ofre- dráticos y profesores de todas las una solución definitiva ni dura-
cer a sus alumnos una forma- facultades de Veterinaria, me dera, pues no respondía más
ción práctica adecuada. A este tocó moderar una ponencia en la que a una situación momentá-
nivel, no puede más que sentir que se trataba el controvertido nea de compromiso, y que a la
una sana envidia, puesto que a tema de la competencia entre larga se rompería este equilibrio
principios de los 70 la situación hospitales públicos y clínicas pri- inestable, no solo en Madrid,
era bien distinta, y los pocos vadas. Al final parecía que la solu- sino en cualquier otra comuni-
"raros" que pretendíamos dedi- ción no era más que un tema de dad donde existiese un hospital-
carnos a la clínica de pequeños diálogo y se ponía como ejemplo universitario y el número de
animales, además de ser unos el exquisito entendimiento al que veterinarios creciera al ritmo que
incomprendidos teníamos de se había llegado entre el nuevo lo estaba haciendo.

ili 5
Editorial.

Evidentemente mis reflexiones no fueron en abso- ción entre los clínicos y la universidad. Pero en
luto bien acogidas por los asistentes y al final una España la situación ha sido a la inversa, los clíni-
buena amiga tuvo que salir en mi defensa para cos privados tiraron del carro de la especialidad,
evitar que se ensañaran conmigo, pero creo que se equiparon, se formaron e intentaron dar el ser-
poco a poco el tiempo me irá dando la razón. vicio que la sociedad demandaba, a base de auto-
formación, ilusión y un gran esfuerzo y con las
Esta es una situación que a mi modo de ver no tiene universidades vueltas de espaldas. La nefasta polí-
ningún tipo de solución puesto que por un lado no tica universitaria, no solamente en Veterinaria,
se puede pretender limitar el potencial de unos hos- originó primero una gran plétora profesional y
pitales "públicos" ni el derecho a una formación de posteriormente la creación de faraónicos hospita-
calidad de nuestros estudiantes, y por otro lado el les públicos acabó de rematar la faena.
excesivo número de clínicos privados no pueden
afrontar, con el cada vez menor número de clientes, No se trata de ser pesimista u optimista, simple-
unas estructuras suficientemente dotadas para com- mente se trata de analizar la realidad, y la realidad
petir con los "hospitales públicos". no es esperanzadora. En este asunto el daño ya
está hecho y a mí se me hace muy difícil prever
El argumento, tantas veces señalado por los res- cual va a ser el futuro, pero evidentemente será
ponsables universitarios con respecto a que en muy duro.
todo el mundo conviven clínicos y hospitales uni-
versitarios, no deja de ser un planteamiento En la lucha por un mercado tan competitivo jugar
demagógico, si se tiene en cuenta que la situación con ventaja es fundamental y que llegue a existir
en España difícilmente se puede comparar con un compromiso de colaboración o de no agresión
muchos otros países con los que pretendemos entre hospitales "públicos" y clínicas privadas es
compararnos. Muchas de las Facultades europeas impensable. Como decía el gran torero "El
tenían muy buenos hospitales públicos de anima- Gallo", "lo que no puede ser, no puede ser y ade-
les de compañía, cuando las universidades espa- más es imposible".
ñolas ignoraban e incluso despreciaban esta espe-
cialidad, y los clínicos de estos países empezaron
su actividad profesional adaptándose a esta situa- Dr. Francisco Florit
ción, lo que fue creando una verdadera colabora- Presidente de AVEPA

6
Publicación Electrónica de Avepa

Si deseas:

1. Viajar a través de los distintos componentes del


sistema cardiovascular, explorando su función en for-
ma interactiva.

2. Realizar procedimientos clínicos y experimen-


tales para evaluar los diferentes parámetros cardía-
cos, actuando sobre un paciente virtual.

3. Sentar las bases de la fisiología clínica


cardiovascular, abriendo las puertas para el estu-
dio de la fisiopatología y patología clínica cardía-
ca (que serán' presentadas en subsiguientes
programas informáticos).

4. Realizar actividades prácticas, que posibi-


liten la comprensión de los complejos mecanis-
mos funcionales y de regulación cardiocirculatoria.

5. Transformar el ordenador de casa, la consulta o el aula,


en una herramienta que facilite la adquisición o reafirmación
de conocimientos ...

... AVEPA TE LO FACILITA!

Consigue tu ejemplar del programa enviando a


Avepa el formulario adjunto
~ .

----~---------------------------------------
Enviar esta solicitud por correo o fax a la Secretaría de Avepa.
NQde fax: (93) 418 39 79. Av. República Argentina 25. 08029 Barcelona.
(Plazo medio de entrega del disquette: 1 mes a la recepción de esta solicitud)

Deseo recibir el programa "Fisiología Cardíaca Práctica", contra reembolso, en la dirección abajo indicada:

Apellidos: Nombre: NQde socio: .


Calle / Plaza: NQ: Piso / Puerta: .
Código Postal: Ciudad: Teléfono: Fax: .

Precio programa (señalar con X):


I O Socios Avepa: 1.500 + 528 ptas .. (gastos de envío y reembolso) = 2.028 ptas.
O No Socios Avepa: 8.000 + 560 ptas .. (gastos de envío y reembolso) = 8.560 ptas.
I Fecha y Firma:


I
EPENDIMOMA MEDULAR EN UN PERRO

X. Raurell*, J. Altimira'" "Hospital Veterinari Molins.


Tel. 93 668 57 53
Fax 93 668 17 33
C. Verdaguer, 45.
08750 Molins de Rey.
**Histovet.
C. Montserrat, 9.
08192 Sant Quirze del Vallès.

RESUMEN. ABSTRACT.

Se presentó a nuestro hospital una hembra cruzada A ten-year-old intact female mixed-breed dog was
de 10 kg. de peso y diez años de edad con signos de presented with signs of tetraplegia. These
tetraplejia. Esta sintomatología se desarrolló en un neurological signs were developed in a course of ten
curso de unos diez días. days. The neurologyc examination localized the
La exploración neurológica localizó la lesión en los lession in the cervico-thoracic spinal cord segments.
segmentos medulares cérvico-torácicos. En la In the myelogram we found an intramedullary image
mielografía se observó una imagen intramedular que that stopped the contrast medium at C6 leve!. The
se detenía a nivel de C6. La histopatología nos dio el histopathology gave us the definitive diagnosis.
diagnóstico definitivo.
Key words: Ependymoma; Spinal cord; Dog.
Palabras clave: Ependímoma, Médula; Perro.

INTRODUCCIÓN. lomas de los plexos coroideos (2, 15). Se originan a


partir del epitelio cuboidal de revestimiento de los
El objetivo de este trabajo es la presentación de ventrículos cerebrales y del canal ependimario
un ependímoma medular en perro, pasando por (1,21,17). Los ependimomas son más frecuentes a
una breve introducción a los tumores intramedu- nivel ventricular que a nivel medular (1, 17).
lares. Se trata de un tumor muy poco frecuente Macroscópicamente pueden aparecer como
en la especie canina. masas grandes, infiltrativas en el parénquima neu-
Los tumores que afectan a la médula espinal se ral y destructivas, de color gris o rojizo (1, 12, 17).
clasifican, según su localización, en extradurales, in- Pueden obstruir el flujo del LCR (Líquido cefalo-
tradurales-extradulares e intramedulares (9, 11, 14, 15). raquídeo) dando lugar a hidrocéfalo no comuni-
Las neoplasias intramedulares suelen originarse cante (17).
en la neuroglia principalmente (p.e., astrocito- Microscópicamente son tumores con gran celu-
mas, oligodendrogliomas), pero también pueden laridad y bien vascularizados (12, 17). Son células
ser de origen neuroepitelial (ependimomas) (9, 11). ovoides o cuboidales, con un núcleo uniforme y
Independientemente de su origen histológico, crecen en grupos sólidos, excepto cuando forman
acaban afectando al parénquima medular de "pseudo-rosetas" alrededor de los vasos sanguí-
manera directa o indirecta (17). neos, sobre todo de pared fina (17). También pue-
En la localización intramedular también pode- den formar rosetas verdaderas con una luz cen-
mos encontrar sarcomas, linfamas y tumores tral, pero éstas son menos frecuentes que las
metastásicos (hemangiosarcomas, adenocarcino- pseudo-rosetas (12, 17).
mas) (9, 14). Pueden aparecer mitosis en número variable. En
Los ependimomas son tumores de origen neuro- algunos pueden verse cambios mucinosos y for-
epitelial, al igual que los neuroepiteliomas y papi- mación de quistes (6, 12, 17,).

ili 8
Ependimoma medular en un perro. X Raurell, J. Altimira. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO 1. 1999.

A nivel ultraestructural se sabe que los ependi-


momas pueden tener cilios de superficie y cuerpos
basales (blefaroplastos) que se ven usando tincio-
nes de PTAH (phosphotungstic acid hemotoxy-
/in) (12, 17).
La clasificación histológica de los ependimomas
en veterinaria aún no está bien definida, por eso
el autor de este trabajo ha tomado la clasificación
que se da en medicina humana:
1. Ependimomas anaplásicos (malignos).
2. Ependimoblastomas.
3. Subependimomas.
4. Ependimoma mixopapilar.
Fig. 1. Vista lateral de la mielografia. El contraste a nivel de C6-C7 en forma
de dos lineas divergentes, lo cual es compatible con una imagen intramedular.

CASO CLÍNICO.
Tabla I.

Se nos presentó una perra cruzada de diez años Hematología (*)


Hematocríto = 38% Glóbulos blancos = 16.100
y de tamaño medio (10 kg.) en estado de tetra- Hemoglobina = 14,7 g/di. Seg. 78% (12.558)
plejia. El primer síntoma que pudo apreciar el Glóbulos rojos = 6.570.000 e/mel. Eos. 2% (322)
propietario fue una ataxia de los cuatro miem- . Línfs. 17% (2.737)
Plaquetas = 258.000 e/ mel. Mons. 3% (483)
bros, más acusada en los torácicos. Esta ataxia
progresó a tetraplejia en un período de 10 días. Bioquímica (**)
Proteínas totales = 7,5 g/di. Albúmina = 3,02 g/di.
Este animal fue medicado con dexametasona A.L.T. = 48 u/L. Fosf. alcalina = 94 u/L.
antes de ser recibido en nuestro hospital, sin B.U.N. = 24 mg/di. Creatinina = 0,8 mg/di.
mejoría aparente. LCR (+)
El examen físico no demostró ningún signo de Presíón = no evaluada
enfermedad sistémica. En el examen neurológico Color = transparente
Claridad = +++
vimos que todas las reacciones propioceptivas Índíce refracción = 1.3350
estaban ausentes. El animal era incapaz de levan- Tira reactiva: PH.7
Glucosa +
tarse y soportar su peso. El reflejo tibial craneal y Proteínas +
el patelar estaban exagerados y el extensor carpo- Sangre -
Test de Pandy = no turbulento (-)
radial estaba ausente, así como el reflejo flexor de Test espuma = no espuma (-)
los miembros torácicos. El reflejo panicular estaba
Contage celular total = 4 e/mel.
intacto y no había síndrome de Horner. El estado Citología = algunos linfocitos pequeños
mental, la respuesta a la amenaza y los demás
pares craneales estaban normales. En esta explo- (0) Cellcounter 134 HB, analys Instrument
(.. ) Clima (química húmeda, RAL)
ración no vimos signos de lateralización de la (+) Valores de referencia tomados de Chrisman y Braund.
lesión y el animal no presentaba dolor en la mani-
pulación del cuello.
En base a esta exploración, localizamos la lesión de 4 células por mcl y todos los parámetros ana-
en los segmentos medulares cèrvico-torácicos más lizados en él fueron también normales. La citolo-
craneales. gía consistió en linfocitos pequeños (Tabla 1).
Nuestro protocolo diagnóstico consistió en la ob- En las radiografías sin contraste, no hubieron
tención de analítica previa a la anestesia (Tabla I) y anomalías; las estructuras óseas y los espacios
en la recolección de LCR, así como en el estudio intervertebrales estaban intactos. La mielo grafía
radiológico de la zona afectada. fue realizada con iohexol (Omnigraf, 240 mg) a
El animal fue premedicado con diazepán (0,5 dosis de 0,4 mI/kg. En esta mielografía se obser-
mg/kg i.v. Valium Prodes) e inducido con tiobar- vó que el medio de contraste se paraba a nivel de
bital al 2,5% i.v. En el mantenimiento de la anes- C6. Las dos líneas de contraste eran divergentes,
tesia se usaron halothano y oxígeno. lo que era compatible con una imagen intrame-
La punción se realizó a nivel de la cisterna dular (Fig. 1).
magna. Se obtuvo un contage celular en el LCR En este momento propusimos al propietario el

9
Ependimoma medular en un perro. X Raurell, J. Altimira. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" l, 1999.

Fig. 2. Aspecto histológico del tumor, mostrando formaciones polipoides Fig. 3. Población de células poliédricas del ependimoma (HIE).
invadiendo el tejido neural circundante (HIE).

estudio de esa zona medular mediante Resonan- quima medular (14), aunque en nuestro caso el ani-
cia Magnética para delimitar mejor el área lesio- mal no mostró mejoría aparente.
nada. y el carácter de la lesión. Finalmente, se En el caso de los tumores intramedulares, la
decidió la eutanasia del animal ya que el pronósti- radioterapia es la opción que permite aliviar la
co para la recuperación de lesiones intramedula- sintomatología más a largo plazo. Se han descri-
res es muy pobre. to tratamientos de linfomas y ependimomas con
La necropsia no mostró anomalías macroscópi- radioterapia obteniéndose mejoras de alrededor
cas en los segmentos medulares de C6- T2. La de un año (11).
anatomía patológica nos dio el diagnóstico final
de ependimoma. Éste estaba formado por una
población de células poliédricas con un pleomor-
fismo moderado y pocas mitosis. Estas células for- BIBLIOGRAFÍA.
maban pseudo-rosetas alrededor de los vasos san-
guíneos. Había pérdida de la arquitectura normal 1. Braund KG. Spinal Cord Tumors. Clinical Syndrome in Veteri-
nary Neurology, second Edition, Mosby Year Book 1994: 207-
del parénquima medular; era imposible diferen- 209
ciar entre sustancia blanca y gris, y tampoco se 2. Braund KG. Neoplasia. Veterinary Neurology. WB, Saunders
evidenciaba el canal central (Figs. 2 y 3). Company by Oliver, Horlein, Maytew. 1987: 278-284.
3. Chrisman CH L. Intramedullary Tumors. Neurologic Problems in
Small Animals. Compañía Editorial Continental, S.A. cv México.
1982: 346.
4. Fenner WR. Neurology of the Geriatric Patient. Spinal Tumors.
DISCUSIÓN. Veterinary Clinics of North America, May 1988. Common Neu-
rologic Problems. WB. Saunders Company. 1988: 716-719.
5. Fenner WR. Focal Injuries to the Spinal Cord. Neoplasia. Quick
Se trata de un tumor poco frecuente en la prácti- Reference to Veterinary Medicine. Second Edition. JB Lippin-
ca habitual. Los tumores intramedulares tienen un cott Company, 1991: 400-401.
curso progresivo y relativamente rápido en compa- 6. Jubb KVF, Kennedy PC, Palmer N. Neoplastic Diseases of the
Nervous System, Ependymoma. Pathology of Domestic Ani-
ración con los de otras localizaciones; suelen tener mals. 4th Edition, vol 1. Academic Press, Inc. 1993: 433-435.
un curso medio de unas 2 semanas (9, 11, 14). 7. Kornegay JN. Patogenia de las Enfermedades del Sistema Ner-
vioso Central. Neoplasia. Texto de Cirugía de los Pequeños Ani-
El diagnóstico de las neoplasias intramedulares males. Salvat Ediciones, S.A. (Slatter, Saunders original). 1989:
se realiza a través de mielografia y aunque pode- 1.336.
8. Le Couteur RA, Child G. Diseases of the Spinal Cord. Neopla-
mos utilizar métodos de diagnóstico más sofistica- sia Textbook of Veterinary Internal Medicine, 4th Edition. WB
dos (resonancia magnética, TAC), el definitivo Saunders Company. 1995: 677-680.
requiere la anatomía patológica (1,8,14). 9. Le Couteur RA. Tumours of the Nervous System. Spinal Cord
Neoplasia. Small Animal Clinical Oncology-2ond Edition by
Está descrito el uso de citosina-arabinósido intra- Withrow and MacEwen. WB. Saunders Company. 1996: 404-
tecal en algunos tumores intramedulares (11) pero 410.
10. Luttgen PJ. Spinal Cord Disorders. Neoplasia. Saunders manual
no hay protocolos quimioterápicos bien descritos of Small Animal Practice. WB Saunders Company. 1994:
a nivel sistémico. 1157-1164
11. Luttgen PJ. Neoplasm of the Spine. Veterinary Clinics of North
Los corticoides pueden tener un efecto paliativo, America, July 1992; Diseases of the Spine. WB Saunders Com-
ya que disminuyen el edema formado en el parén- pany, 1992: 973-984.

ili 10
Ependimoma medular en un perro. X Raurell, J. Altimira. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO l, 1999.

12. Margaret ME, Oppenheiner DR. Tumors arising in the brain and 16. Prata RG, Carillo JM. Oncologia del sistema nervioso. Tumores
Spinal Cord. Diagnostic Neuropathology. Blackwell Scientifíc Intramedulares. Texto de Cirugía de los Pequeños Animales, Sal-
Publications. 171-197. vat Ediciones. (Slatter Saunders Conmpany Original). 1989:
13. Nelson RW, Couto CG. Neoplasia. Disorders of the Spinal Cord. 2.616-2.618.
Small Animal Internal Medicine. Mosby-YearBook, Inc. 1992: 17. Summers BA, Cummings JF, De Lahunta A. Ependymal
784-785. Tumours. Veterinary Neuropathology. Mosby Year-Book. 1995:
14. Ogilvie KG, Moore AS. Tumors of the Nervous System; Tumors 375-386.
of the Canine Spine. Managin the Veterinary Cancer Patient. 18. Wheeler SJ, Sharp NJH. Neoplasia. Small Animal Spinal Disor-
Veterinary Learning Systems Company, Inc. Treton New Jersey. ders, Diagnosis and Surgery. Mosby. 1994: 156-168.
1995: 299-300. 19. Wheeler SJ, Sharp NJH. Neoplasia. Manual of Small Animal
15. Oliver JE, Lorenz MD. Classíficatíon of Centra! Nervous System Neurology, Zond edition. BSAVA, Wheeler. 1995: 152.
Neoplasms. Handbook of Veterinary Neurology. WB Saunders
Company, 1993: 355-343.

Nos complace publicar la dirección completa de uno de nuestros autores, el Dr. F. Varela Balcells que
publicó en la última edición el artículo: POLIARTRITIS Y LEISHMANIOSIS CANINA: PATOGENIA
DE LA ALTERACIÓN ARTICULAR. CASO CLÍNICO.

Centre Médic Veterinari de Barcelona.


Balmes,81.
08008 BCN

11
• • • • •

XXXIV congreso nacional

AVANCE DE
PROGRAMA

LA
A FARGA oE L' H O S PITA L E T
A
21-24 de Octubre de 1999

ASOCIACION DE VETERINARIOS ESPAÑOLES ESPECIALISTASEN PEQUEÑOS ANItv\ALES


Ponentes internacionales

John D. Bonagura Claude Beata


University of Columbia (USA) Clínico Privado (Francia)
CARDIOLOGÍA ETOLOGÍA CLÍNICA

Patrick Pageat
Craig E. Greene
Clínico Privado (Francia)
University of Georgia (USA)
ETOLOGÍA CLÍNICA
ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Russell T. Greene
Urs Giger Phoenix Veterinary Internal
University of Pennsylvania (USA) Medicine Services
HEMATOLOGÍA CLÍNICA INFECCIOSAS - LABORATORIO

• Jornada de Grupos de Trabajo • Temas Generales del Congreso


de AVEPA Medicina interna
21 de Octubre de 1999 Enfermedades infecciosas
Cardiología
• Jornada de ATV Etología clínica
23 de Octubre de 1999 Cirugía
• Casos Clínicos y Comunicaciones Hematología clínica
Imagen
Libres
Traumatología
• Talleres Prácticos Digestivo

In,formación General

FECHAS EXPOSICIÓN COMERCIAL


21, 22, 23 Y 24 de Octubre de 1999 Durante los días del Congreso se celebrará
paralelamente una Exposición Técnica y
SEDE Comercial de Empresas y Laboratorios
LA FARGA DE L'HOSPITALET relacionados con la especialidad.
Ci Barcelona, 2 IDIOMA OFICIAL Y TRADUCCIÓN
08901 L'Hospitalet del Llobregat SIMULTANEA
(Barcelona) El idioma oficial del Congreso es el castellano.
Tel.: 93 261 52 00 Habrá traducción simultánea del inglés y francés
Fax: 93 338 43 97 al castellano durante las sesiones que lo precisen.

SECRETARiA TÉCNICA, INFORMACIÓN E INSCRIPCIONES:


n~ INTER-CONGRÉS Tels.: 93 213 4447 -902 11 7660
U~ Ci Maignon, 50 bajos Fax: 93 210 66 98
08024 Barcelona E-mail: inter.congres@bcn.servicom.es

• Formación
• Continuada
• Empresarial

• 19
99

• 20

• A.V. E.P.A.
ASOCIACION DE VETERINARIOS ESPAÑOLES ESPECIALISTAS EN PEQUEÑOS
01
ANIMALES


.' •••
e. • Salud Animal

• IAMS
COMPANY

• Orientamos
• la Clínica
al Cliente

• Programa diseñado e impartido por

$ ESADE
• (Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas)
Pre-inscripción
Formación Continuada Empresarial.
(Enviar por fax n° 93 20481 05 a ESADE, a la atención de la Srta. Dolores Carreña)
Sí, deseo inscribirme en el Curso de Formación Continuada Empresarial AVEPA, a celebrar en la ciudad y
fechas señaladas. (Señalar con una cruz).

ma
BARCELONA
6-7 Febrero
O
..
MADRID O
8-9 Abril
El
PALMA O
3-4 Febrero
6-7 Marzo 6-7 Mayo 24-25 Febrero
27-28 Marzo 3-4 junio 17-18 Mayo

DENIA O CANARIAS O SANTIAGO O


27-28 Marzo 25-26 Marzo 7-8 Abril
8-9 Mayo 15-16 Abril 5-6 Mayo
29-30 Mayo 13-14 Mayo 2-3 junio

BILBAO O SEVILLA O OVIEDO O


10-11 Abril 5-6 Febrero 24-25 Marzo
15-16 Mayo 26-27 Febrero 14-15 Abril
26-27 junio 18-19 Marzo 12-13 Mayo

Datos del interesado


Apellidos: .
Nombre: .
Dirección profesional:
Nombre clínica: .
Calle y número: .
Población: C.p.: Provincia: ..
Dirección particular:
Calle y número: .
Población: C.p.: Provincia: .
Teléfono de contacto:
Profesional: Personal: Móvil: .
e-mail: .
Socio de Avepa: Sí O No O Firma del interesado:

Información general: Certificaciones:


El curso se desarrolla durante tres fines de semana (sábado tarde • La asistencia al curso completo comportará la emisión de un
y domingo mañana). La inscripción conjunta a los tres módulos, cele- certificado de asistencia y aprovechamiento.
brados en cada fin de semana es obligatoria, debido a la meto- • Coordinador del programa: Ignacio Mur (ESADE).
dología educativa empleada. • La organización se reserva el derecho de modificación de
Las plazas son limitadas a SD personas, en cada ciudad de celebra- fechas y lugar de los seminarios, por causas justificadas.
ción, cubriéndose estas plazas por orden cronológico de llegada
de las inscripciones. A cada inscripción aceptada se le asignará un Forma de inscripción:
número hasta 50. • Enviar por fax (no son válidos otros medios), el formulario de
El programa de formación empresarial está abierto únicamente a pre-inscripción con la información de todos los datos solicitados
veterinarios. a ESADE (fax n° 93 204 81 05) a la atención de la Srta. Dolo-
res Carreña.
• Una vez recibida la inscripción y comprobados los datos, tele-
Horarios: fónicamente se pondrán en contacto con el inscrito y se le
Sábados: de 15:30 a 16:00 h.: Entrega de documentación. adjudicará un número de inscripción.
de 16:00 a 20:00 h.: Desarrollo sesiones. • A partir de este momento el inscrito dispondrá de 10 días para
Domingos: de 10:00 a 14:00 h.: Desarrollo sesiones. hacer una transferencia bancaria a la cuenta corriente Avepa
0081-0025-27 -0001233128 Y enviar por fax a E5ADE (fax n°
93 204 81 05), copia del resguardo de dicha transferencia.
Cuotas: • No podrán ser aceptadas otras modalidades de pago
Veterinarios socios de Avepa: 30.000 Ptas. • El plazo de apertura de inscripción se inicia el día 4 de Enero
Veterinarios no socios de Avepa: 50.000 Ptas. de 1999.
.!!!
Olm
o~
-o
0 ....
<0

.ê~u1
O) cu '"
=:-..l
e
O)

,...
O)

«
c.
w
>
«
«
o:
w
<~
z e
<C
(f)

o
'Z
w
«
:::J
:J
CJ
Z
ca
'o
.-a'"O
w
a.
z
w
(f)
-....
u~ ~
(f) Z
roc: ~
E'~ ow O
LC: o..
(f)
w O
00 (f)

u.U w
.....J

o Z
'Z
~O

4~ «
~
(f)
w
(f)

oQ2
«
-
O
~
o<
w
I-
w
>
:E
w
o a:
Z
-o

O
LI.
o
o
O
-a:
(f)

<C

«
e
z .!!!
w Ol",
.E§w
o_~
"'m,
o'"
~.§~
'" m ,
,~
~.ê~
o m ,
co

-J CUOL() Gloco
~~~
«
E~~
~Cll
.- '"
Ol'-~
CCll cu Cll'"
a:
C

O ~ ~ ~
.2 .Q
EOl ~ .Q .Q

~s¡ g,0l
"'Ol
~O)
aS¡ .~ s¡ ~s¡
q; g-
CI)
o
e '"
o
<: g
HIPOA~RENOCORTICISMO, EN UN PERRO MACHO
DE 2 ANOS.

M. Jorro, R. Vidal" Hospital Veterinari Molins


Jacint Verdaguer, 45
08750 Molins de Rei
Tel. 93.668.57.53
Fax. 93.680.06.91
'Vetercentre (Igualada)

RESUMEN. ABSTRACT.

El hipoadrenocorticismo es una endocrinopatia poca Hypoadrenocorticism is an uncommon endocrine


frecuente en los perros que afecta principalmente a disorder in dogs and is more frequent in females. The
las hembras. Su sintomatología es muy inespecifica clinical sings are very vague and the definitive
por lo que para llegar a un diagnóstico definitivoes diagnosis requires the ACTH stimulationtest.
necesario realizar un test de estimulacióncon ACTH.
Keywords:Hypoadrenocorticism;Doq, Adrenal
Palabrasclave:Hipoadrenocorticismo;Perro; Macho; gland.
Glándulasadrenales.

INTRODUCCIÓN yatrogénicas como exceso de glucocorticoides


exógenos, radiación o tratamiento con acetato de
El hipoadrenocorticismo es una endocrinopatía megestrol en los gatos. (2,4,10, 11, 13, 14).
poco frecuente en el perro y muy rara en el gato. La destrucción de la glándula adrenal es progre-
(4, 5, 10, 11, 13, 14, 17)
siva por lo que inicialmente existe una inadecua-
El hipoadrenocorticismo primario está pro- da reserva adrenal con síntomas manifiestos úni-
ducido por una atrofia o destrucción del cortex camente en situaciones de estrés. (11, 13, 14, 17,)
adrenal provocando una disminución en la secre- A medida que la destrucción evoluciona, los sin-
ción de glucocorticoides y mineralcorticoides. (1,4, tomas aparecen incluso en circunstancias norma-
5, 10, 11, 12, 13, 14, 17) Suele ser consecuencia de les y pueden llevar al animal a sufrir una crisis
enfermedades inmunomediadas aunque también "addisoniana" que ponga en peligro su vida. (2,4,
10, 11, 13, 14,)
puede estar relacionado con infecciones, infartos
hemorrágicos, metástasis neoplásicas, traumatis- La deficiencia de mineralcorticoides (principal-
mos, amiloidosis o la administración exógena de mente aldosterona) está relacionada con altera-
mitotane. (4, 10, 11, 13, 14,). ciones electrolíticas (hiperkalemia, hiponatremia e
El hipoadrenocorticismo secundario es hipocloremia), mientras que la deficiencia en glu-
debido una deficiencia en la producción a nivel cocorticoides, entre ellos el cortisol, provoca prin-
pituitario de la hormona adrenocorticotropa cipalmente alteraciones gastrointestinales. (4, 5, 10,
11, 13, 14, 17)
(ACTH). Esta hormona tiene muy poco efecto
sobre la secreción de mineralcorticoides por lo El addison afecta principalmente a perras jóve-
que en este caso únicamente se producirá una dis- nes y de edad media. Los síntomas (Tabla I) que
minución en la secreción de glucocorticoides. (1,4, provocan son vagos e inespecíficos y es frecuen-
5, 10, 11, 13, 14, 17,) Las diferentes causas que provo- te que se presenten de forma cíclica alternando
can este tipo de hipoadrenocorticismo son tumo- periodos de normalidad (waxing and waning).(4;
5, 11, 12, 13, 14, 17)
res, inflamación, aneurismas, infartos, traumatis-
mos, alteraciones congénitas que afectan al Las alteraciones clinicopatológicas más fre-
hipotálamo o glándula pituitaria, o bien causas cuentes en el hipoadrenocorticismo son: anemia

17
Hipoadrenocorticismo, en perro macho de 2 años. M. Jorro, R. Vídel. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" l, 1999.

posterior, aplanamiento y disminución del arco


aórtico, disminución del tamaño hepático, hipo-
perfusión pulmonar debida a la hipovolemia y en
ocasiones megaesófago transitorio que se resuel-
ve completamente con el tratamiento. (11, 14, 17)
A nivel electrocardiográfico y como conse-
cuencia de la hiperkalemia encontraremos modifi-
caciones como bradicardia, prolongación del
complejo QRS, disminución de la amplitud de la
onda R, aumento de amplitud de la onda T,
aumento de la distancia P-R y disminución o
ausencia de la onda P. Estas alteraciones están en
función de los niveles de potasio en sangre y se
Fig. 1. Perro macho de 5 años,
dan un 50% de los animales que sufren addison.
La aurícula silenciosa es una de las arritmias más
normocítica normocrómica media; azotemia pre- frecuentes aunque la fibrilación atrial, complejos
renal; hipoglicemia; hipercalcemia; neutrofilia: ventriculares prematuros o bloques aurícula-ven-
eosinofilia y linfocitosis (raro); hiperkalemia, hipo- triculares también han sido descritos. (6, 16).
cloremia e hiponatremia; disminución del ratio Debido a que los sintomas no son patognomó-
Na/K por debajo de 27:1; aumento en ALT y nicas ni específicos del addison es importante
AST; hiperbilirrubinemia; acidosis metabólica y hacer un diagnóstico diferencial entre las posibles
densidad de orina <1030. (4, la, 11, 13, 14, 17). causas que produzcan hiponatremia e hiperkale-
Las alteraciones radiográficas más frecuentes mia (Tabla II), hipoglicemia, hipercalcemia y azo-
son microcardias, estrechamiento de la vena cava temia. Por lo que únicamente llegaremos a un

Fig. 2a. Radiografía látero-Iateral. Fig.2b.

18
Hipoadrenocorticismo, en perro macho de 2 años. M. Jorro, R. Vidal. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO L, 1999.

Tabla L Síntomas clínicos en el hipoadrenocorticismo canino.


Letargia/ depresión colapso.
anorexia dolor abdominal.
vomitos/ díarreas bradicardia.
weaknes pulso débil.
. . deshidratación aumento del TRC*.
~- . - -- - ~- ... ~- -- políuria/ polídipsia melena.
pérdida de peso temblores.
* Tiempo de relleno capilar.

Tabla Il. Diagnóstico diferencial de hiperkalemia e hiponatremia.


1. Addison.
2. Alteraciones renales.
fallo renal agudo.
fallo renal crónico severo ( fases oligúrica/ anúrica).
diagnóstico definitivo mediante el test de estimu- obstrucción uretral.
lación con ACTH que determina los niveles de diurèsis osmótica.
orina en cavidad peritoneal.
cortisol en sangre antes y después de su adminis- 3. Fallo hepático.
tración. (4, 10, 11, 13, 14, 17, 18). cirrosis.
neoplásia.
Su tratamiento se basa en restablecer la hipovo- 4. Alteraciones gastrointestinales.
lemia e hipotensión mediante fluidoterapia (fisiolo- parasitosis.
virus (parvovirosis).
gico 0,9%), corregir la hipoglucemia y administrar torsión de estómago.
glucocorticoides (metilprednisolona, dexametaso- ulceras/ perforación duodenal.
5. Acidosis metabólica/respiratoria.
na) y mineralcorticoides (acetato de fluorocortiso- diabetes ketoacidótica.
na, desoxycortisona pivilate). (2,3,4,10,11,13,14,17). pancreatitis.
Las alteraciones electrolíticas y la acidosis meta- 6. Derrame pleural.
quilotórax.
bólica raramente requieren tratamiento específico drenajes repetidos.
y suelen solucionarse tras la administración de 7. Fallo cardiaco congestivo.
agudo.
fluidoterapia al igual que la azotemia prerrenal crónico.
siempre y cuando la hipoperfusión renal no haya 8. Masiva destrucción tisular.
dañado el riñón. (4,11,17). abradiones.
infección extensa.
hemolisis.
CASO CLÍNICO. 9. Polidipsia primaria.
10. Artefactos.
aumento de potasio.
Se nos refirió a nuestro hospital un spitz macho leucocitosis, trombocitosis.
sangre almacenada, hemolísis.
de 5 años, con síntomas de abatimiento, debilidad hipernatremia.
generalizada y vómitos esporádicos. (Fig. 1). El disminución de sodio.
Iípemia.
animal había recibido varios tratamientos sinto- dieta baja en sal mas flebotomias.
máticos a base de antibióticos y fluidoterapia tras
los cuales se recuperaba temporalmente.
En la exploración física del animal se detectó un El cuadro clínico junto con las radiografías, ECG
cierto grado de deshidratación, flaccidez generali- y análisis (principalmente la ratio Na/K <27) nos
zada por la que el animal no era capaz de mante- orientaban hacia la posibilidad de que el perro
nerse en pie, pulso femoral débil y una marcada estuviera sufriendo una crisis addisoniana por lo
bradicardia. que iniciamos su tratamiento mediante la admi-
Los estudios radiográficos mostraban la existen- nistración intravenosa de suero fisiológico salino
cia de microcardias, disminución de la vena cava alO, 9% a una dosis de 60ml/Kg/h durante horas
posterior así como una marcada reducción del con el fin de corregir la fuerte hipovolemia que
tamaño del hígado (Figs. 2a y 2b). presentaba. Únicamente con la fluidoterapia con-
El electrocardiograma nos mostró la existencia seguimos una gran mejora del estado general del
de una aurícula silenciosa caracterizada por una animal así como la corrección de la azotemia y de
marcada bradicardia (60 ppm) y la inexistencia de la hiperkalemia obteniendo un trazado ECG nor-
ondas P precediendo al complejo QRS. ( Fig. 3) mal en las 12h siguientes. (Tabla IV).
Los resultados del hemograma, bioquímica y uria- Debido a que en un principio existían alteraciones
nalisis e ionograma previos al tratamiento se resu- electroliticas el animal presentaba un hipoadreno-
men en la Tabla III. corticismo primario que debía ser confirmado

19
Hipoadrenocorticismo, en perro macho de 2 años. M. Jorro, R. Vtdal. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n'' 1, 1999.

Tabla III. Análisis del animal previo al tratamiento con fluidoterapia. Tabla IV. Análisis del animal pasadas 12h de tratamiento con flui-
doterapia.
Hematocrito 28% PT 7, 1 sg. Hematocrito 18%.
Glóbulos rojos 4.510.000 PTT 18, Osg. Glóbulos rojos 3.380.000.
Glóbulos blancos 9.200 Fibrinógeno 990 mg/di. Glóbulos blancos 16.700.
MCV 58 Sodio 130 mEq/dI. MCV 58 Sodio 141 mEq/dl.
Proteínas 5,8 g/dI Potasio 9, 2 mEq/dl. Proteínas 4, 8 g/di Potasio 8, 2 mEq/dI.
Plaquetas 295.000 Cloro 97, O mEq/dl. Cloro 102, O mEq/dl.
Segmentados 57% Ratio sodio:potasio 14, 13. Segmentados 81% Ratio sodio: potasio 17, 13.
Cayados 1%. Cayados 6%.
Eosinófilos 2%. Eosinófilos 0%.
Linfocitos 37%. Linfocitos 6%.
Monocitos 3% Monocitos 7%.

Amilasa: 1337, 4 Albumina: 4, 18 g/di. ALT: 123, 8UIL Creatinina:O, 4 mg/dI.


ALT: 144, 1 UlL Creatinina: 2,8 mg/di. AST: 126, 4 UlL Urea: 34, 8 mg/dI.
AST: 129, 1 UlL Urea: 287,6 mg/dI. Bilirrubina total: O, 5 Albumina: 2, 53.
Bilirrubina total: 1, 9 CPK: 78,4. PA 28, O UlL Glucosa: 131, O.
Glucosa: 109, 3 mg/di PA: 29, O UlL. Calcio: 12, 4 Colesterol: 236, 3 mg/dI.
Calcio: 14, 3 Colesterol: 236, 3 mg/di.

Densidad de orina: 1016 mg/di. Tabla V. Test de estimulación con ACTH.


Proteínas en orina: +. Cortisol basal O, 33 mcg/dI.
Bilirrubina en orina: +. Cortisol II 0,55 mcg/dl.
pH orina: 6.
Resto dé parámetros en orina normales.
Tabla VI. Análisis post-tratamiento con mineralcorticoides.

1. A la semana de iniciar el tratamiento.


Sodio: 147 mEq/dI.
mediante el test de estimulación con ACTH. Los Potasio: 4, 5 mEq/dI. •
resultados del mismo se muestran en la Tabla V. Cloro: 106 mEq/dl.
Ratio sodio/potasio: 32, 6.
Una vez confirmado el diagnóstico iniciamos su
tratamiento mediante la administración de fludro- 2. Al mes de íniciar el tratamiento.
Sodio: 146, O mEq/dl.
cortisona oral a dosis de O.Olmg/Kg día y mctil- Potasio: 4, 8 mEq/dI.
prednisolona a dosis de 15mg/Kg cada 12h que Cloro: 107 mEq/dl.
posteriormente iremos disminuyendo hasta la Ratio sodio/potasio: 36, 5.

dosis de O.2mg/Kg día. 3. A los 3 meses de tratamiento.


Con esta medicación lo enviamos a casa total- Sodio: 159 mEq/dI.
Potasio: 3, 9 mEq/dl.
mente recuperado. Posteriormente realizamos Cloro: 108, O mEq/dl.
controles de iones (Na, K, CI) cada semana duran- Ratio sodio/potasio: 40, 7.
te un mes. A continuación los realizamos una vez
al mes durante 3 meses y finalmente una vez cada
3 meses hasta cumplir el año de su diagnóstico. hay que tener en cuenta todas las posibles causas
Actualmente está sometido a controles anuales y que los provocan (hemorragias, hipovolemias, ..).
se mantiene totalmente estable con la administra- La aurícula silenciosa suele estar provocada en la
ción diaria de fluorcortisona oral que suple per- mayoría de los casos por hiperkalemia pero este
fectamente sus deficiencias en glucocorticoides y aumento de potasio en sangre puede ser conse-
mineralcorticoides. Los resultados de los diferen- cuencia de multitud de factores tal y como hemos
tes ionogramas se presentan en la Tabla VI. descrito anteriormente. Una de las alteraciones a
descartar son problemas renales que pueden pre-
sentar una analítica muy similar. Otra de las cosas
DISCUSIÓN. a tener en cuenta es la disminución del tamaño
hepático el cual nos podría desorientar hacia la
Esta enfermedad endocrina tiene muy baja inci- existencia de un shunt también compatible en un
dencia en los machos por lo que inicialmente principio.
puede pasarnos desapercibida. El hecho de que se recuperara tan rápidamente
Es de vital importancia realizar un buen proto- tras la administración de fluidoterapia nos fue de
colo diagnóstico en el que podamos ir descartan- gran ayuda ya que en 12 horas y tras corregir la
do las posibles alteraciones compatibles con la sin- hipovolemia conseguimos corregir la mayor parte
tomatología tan inespccifica que presentaba en un de las alteraciones analíticas existentes y nos per-
principio nuestro animal. Ante un microcardias mitió llegar con mayor facilidad a un diagnóstico

20
Hipoadrenocorticismo, en perro macho de 2 años. M. Jorro, R. Vidal. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO l , 1999.

8. P.P. Kintzer, M.E. Peterson Hypoadrenocorticism in dogs - pág.


definitivo, aunque éste solo se conscquma tras 425- 430 Kirk Current Veterinary Therapy XII. Small Animal
Practice, Bonagura. W.B. Saunders Company 1. 995.
realizar el test de estimulación con ACTH. 9. Pagés, J.P. Hipoadrenocorticisme du chien et du chat - pág.
Por consiguiente es importante no realizar un 207 AVEPA·96.
diagnóstico mediante datos aislados sino que hay 10. Peter P. Kitnzer and M.E. Peterson Primary and secondary cani-
ne hipoadrenocorticism - pág 349-359 The Veterinary Clinics
que recopilar la mayor cantidad de datos posibles of North America. Small Animal Practice. Adrenal Disorders,
que de forma conjunta nos lleven a un diagnósti- P.P. Kintzer, DVM. March 1.997 27(2) WB. Saunders
Company 1.997.
co definitivo. 11. RW Nelson, e.G. Couto.Tïísorders ol the adrenal gland. pág.
587- 607 Esentials of small animal internal medicine. Mosby
Year Book, Inc. 1992.
BIBLIOGRAFÍA. 12. R Nichols, M.E. Peterson, H.S. Mullen. Adrenal gland. pág.
238- 248 Saunders manual ol small animal practice WB.
1. Bernard Hansen. Hiperadrenocorticism and hipoadrenocorticism Saunders Company, 1. 994.
pág. 289-289 Quick relerence to veterinary medicine, WR 13. Richard W Nelson and e.Guillermo Couto. Disorders of the
Fenner J.B.Lippincott Company 1.991 2n edition. adrenal gland. pág. 775-808 Small internal medicine. Mosby,
2. Deborah S. Greco Endocrine emergencies. part Il. Inc. 1.998.
Adrenathiroid and parathiroid disorders pág. 27- 40, 14. Robert, M. Hardy. Hypoadrenal gland disease. pág. 1579-
Compendium on continuing education Ior the practicing veteri- 1592 Text book ol veterinary internal medicine, S.J. Ettinger,
narian. Vol 19(1) January 1.997. E.e. Feldman WB. Saunders Company 1.995.
3. E.e. Feldman, RW Nelson, Re.Lynn Desoxycorticosterone 15. Sadek, D., Schaer, M. Atypical addison disease in the dog: a
pivilate (docp) treatment ol canine and leline hipoadrenocorti- retrospective surv~y ol 14 cases A.A.HA Vol 32(2) pág. 159-
cism - pág. 353- 356, Kirk Current Veterinary Therapy Xl. 163. marzo- abril 1.996.
Smal! Animal Practice, Kirk, Bonagura. W.B. Saunders 16. Tilley, L. Patrick. Persistent atrial standstill silent atrium. Section
Company 1.992 three. Interpretation ol common cardiac arrhythmias. pág. 164-
4. Feldman and Nelson. Hypoadrenocorticism (Addisons disease) 166 Essentials ol canine and leline electrocardiography.
pág. 266- 302 Canine and leline endocrinology and reproduc- Interpretation and Treatment. 2ND Edition. Lea & Febiger
tion, WB. Saunders Company 1.996. 1985 Philadephia.
5. M.E. Herrtage. The adrenal glands. pág. 73-104 Manual ol 17. Wiliam J. Kelch, Randy C. Lynn, Carin A. Smith, John e. New
small animal endocrinology. British Smal! Animal Veterinary, Jr. Canine hypoadrenocorticism (addison s disease) pág. 921-
M.Hutchison, ·Association Bsavs 1.990. 933 Compendium on continuing education Ior the practicing
6. Mark D. Kittleson and RD. Kienle Diagnosis and treatment ol veterinarian. Vol. 20(8) August 1.998.
arrhythmias. (dysrhythmias) pág. 449- 494 Small Animal 18. Willard, Tvedten, Turnwald. Endocrine metabolic and lipid disor-
Cardiovascular Medicine. Mosby Inc. 1.998. ders. pág. 154-188 Small animal clinical diagnosis by laboratory
7. Muller, Kirk, Scott Cutaneos endocrinology - pág. 575- 658 methods WB. Saunders Company. 1989.
Small animal dermatology. WB. Saunders Company 1.989 4th
edition.

.t. 21
INSTRUCCIONES PARA LA PUBLICACIÓN DE ARTÍCULOS.

La revista Clínica Veterinaria de Pequeños Anima/es tiene como objetivo publicar artículos científicos que
versen sobre medicina y cirugía de los animales de compañía y tengan un carácter práctico y aplicativo.
Óptimamente, el contenido de un artículo debe ser novedoso, verdadero, importante y comprensible. Son
especialmente bienvenidos aquellos artículos que describen nuevas técnicas de diagnóstico o tratamiento de las
enfermedades de los animales domésticos. Sin embargo, la decisión de si un determinado trabajo resulta de inte-
rés para la revista o no la toma el director de la misma, asesorado por el Comité Científico. Para ser aceptado a
publicación, un artículo debe reunir, además del interés, una serie de condiciones de forma y estructura que a con-
tinuación detallamos. Se ruega a los autores que se ciñan al máximo a estas normas, a fin de evitar largas correc-
ciones y, en consecuencia, dilaciones en la publicación del artículo.
El artículo deberá ser original y no haberse publicado en ninguna otra revista nacional, ya sea en parte o en
su totalidad.

ASPECTOS FORMALES. El objetivo de la Introducción es plantear el pro-


blema investigado en el trabajo, aportar al lector la
Los artículos se enviarán mecanografiados a doble información necesaria para comprender el artículo y
espacio, con unos márgenes mínimos de 3 cm. Debe evaluar los resultados sin necesidad de recurrir a biblio-
remitirse el original, una copia y dos juegos de fotogra- grafía adicional. En la Introducción se citan los princi-
fías y figuras, así como un disquette informático con el pales trabajos concernientes al tema investigado en el
archivo de texto correspondiente. Se recomienda que el artículo. ./'
autor retenga una copia del trabajo completo. Las foto- En la sección de Material y Métodos se describen
grafías se incluirán sueltas, o incluidas en el texto, y detalladamente las técnicas utilizadas. Un buen aparta-
también en hoja aparte se redactarán los pies de foto. do de Material y Métddos debe permitir a un clínico o
Todas las tablas, dibujos y fotos deben citarse en el investigador competehte repetir las experiencias del
texto. Todas las páginas irán numeradas, aunque no autor. Esta sección no debe incluir resultados, ni discu-
debe hacerse referencia alguna a esta numeración en el tirlos.
texto, dado que la paginación en el original publicado es La sección de Resultados es la más importante del
otra. En caso necesario, puede hacerse referencia a una trabajo y debe ser breve y objetiva, carente de toda retó-
,sección determinada, no a una página:. Es preferible rica. Hay que evitar tbmbién la redundancia de infor-
enviar diapositivas a copias en papel. En cualquier caso, mación: los resultados que se presentan en gráficas no
es preciso señalar la orientación de la fotografía. Los deben describirse de nuevo y viceversa.
trabajos se remitirán al Bibliotecario de Avepa (Av Rep. En las ciencias médicas es frecuente substituir los apar-
Argentina 21-25 -08023 Barcelona). Los artículos no tados de Material y Métodos y Resultados por una única
publicados serán devueltos al autor. No se realizará hin- sección de Casos Clínicos. En esta sección se descri-
guna corrección o modificación sin el consentimientÓ de ben de forma ordenada y objetiva los casos clínicos y su
los autores. ' evolución sin discusión o valoración de los mismos.
La Discusión es una sección imprescindible en todo
ESTRUCTURA DEL TRABAJO. artículo científico. En ella el autor interpreta sus resul-
tados o sus casos clínicos y extrae de ellos las conclu-
La primera pagina del trabajo llevará el Título, la siones. Además, compara y confronta siJs resultados
dirección de los autores y, en su caso, la clínica o instí- con los de otros autores. \
tución en la que ejercen la profesión. Un buen título es Cualquier afirmación que se haga en el artículo y que
el menor número de palabras que describan adecuada- no se desprenda de los resultados del mismo debe ir
mente el contenido del trabajo. Deben evitarse títulos acompañada de su correspondiente Cita Bibliográ-
excesivamente largos y títulos que no reflejen con exac- fica. En el texto se incluirá un número y al final del
titud el contenido del artículo. articulose escribirá la referencia completa. tos añtícu-
A continuación debe aparecer un Resumen del tra- los se citan en la revista de la siguiente forma:
bajo, y su traducción al inglés. Asimismo, se incluirán 2. Bíelfelt SW, Redman H, Mc Clellan RO. Sex rela-
tres palabras clave en castellano y en inglés. El resumen ted differences in rates of epileptiform seizures. Am J
debe indicar los objetivos del trabajo, la metodología Vet Res 1970; 32: 2032-2048.
utilizada y los principales resultados y conclusiones. En En el caso de citas de libros:
el resumen no debe aparecer ninguna información o Walton D. Canine epidermetropi lymphoma. En:
conclusiones que no deriven de las propias investiga- Kirk R. (Ed): Current veterinary therapy (IX),Saunders.
ciones. En ningún caso deben aparecer referencias Philadelphia, 1986: 609-611.
bibliográficas. El formato del trabajo es flexible pero Ética. La dirección de la revista se reserva el derecho
debe comenzar con una Introducción y terminar con de rechazar cualquier artículo en base a motivos éticos,
una Discusión. La parte central puede constar de Mate- en especial cuando los experimentos descritos hayan
rial y Métodos y Resultados o de Casos Clínicos. producido sufrimientos de elevada intensidad a animales.
HIPERTIROIDISMO FELINO: CASO CLÍNICO.

o. Prandi***, V. Bonnin**, Departamento de Patología y Producciones


J. Orti, A. González**, A. Viñallonga** Animales.
Facultad de Veterinaria U.A.B. (Bellaterra).
** Clínica Veterinaria Betulia.
Badalona .
.,** Laborti Veterinaria - Análisis clínicos.
Barcelona.

RESUMEN. ABSTRACT.

Tras efectuar una revisión bibliográfica centrada en el After a bibliographic update focused on clinical and
diagnóstico clínico y laboratorial del hipertiroidismo laboratorial diagnosis of feline hiperthyroidism, as
felino, así como en el tratamiento mediante well on its oral treatment, this article describes one
antitiroideos orales, el presente artículo describe un case of this geriatric unfrequent disease in Spain.
caso de esta patología felina geriátrica todavía poco Then, important diagnostic and treatment issues are
frecuente en España. Posteriormente se discuten discussed.
aspectos importantes del diagnóstico y tratamiento.
Key words:Cat; Hiperthyroidism; Thiroid hormones
Palabrasclave:Gato.. Hipertiroidismo, Determina- evaluation.
ciones hormonales.

INTRODUCCIÓN deshidratados pero generalmente no lo están; la


pérdida de elasticidad cutánea va ligada a la pér-
El hipertiroidismo es la alteración endocrina más dida de grasa (3).
frecuente en gatos de edad madura o avanzada. Más del 40% de los gatos hipertiroideos presen-
Resulta de la producción y secreción excesivas de tan excesiva caída del pelo. Ello parece de-
tiroxina (T3) y triyodotironina por parte del tiroi- berse al incremento de la síntesis proteica, la va-
des, generalmente debida a una hiperplasia ade- sodilatación y la generación de calor (3).
nomatosa funcional que afecta a uno o ambos ló- La polidipsia y poliuria son de intensidad
bulos tiroideos. muy variable(3). El flujo sanguíneo renal, la tasa de
Esta patología no fue reconocida ampliamente filtración glomerular y la capacidad de reabsor-
en clínica veterinaria hasta la publicación de dos ción y secreción tubulares están aumentadas en el
artículos clínicos (14, 7). Actualmente, se observa hipertiroidismo(17,8).
un incremento del número de casos diagnostica- Las heces pueden ser blandas, voluminosas,
dos, quizás debido, simultáneamente, al mejor co- muy malolientes y frecuentes. Más del 40 % de
nocimiento de la enfermedad y a una mayor inci- los afectados presentan vómitos. La diarrea
dencia (3). puede deberse a hipermotilidad asociada a la en-
fermedad y el vómito a la estimulación directa del
1. Signos clínicos: ver Tabla L centro del vómito por hormona tiroidea o a la dis-
La pérdida de peso y polifagia son los sig- tensión gástrica por sobreingesta.
nos clínicos más comunes. La pérdida de peso, El nerviosismo del gato hipertiroideo se carac-
debida al mayor gasto energético, se produce gra- teriza por inquietud e irritabilidad. Muchos propie-
dualmente, durante meses, y suele ir acompañada tarios observan la incapacidad del animal para per-
de un apetito voraz, lo cual explica a veces la pa- manecer tranquilo, la necesidad de "moverse"
sividad inicial del dueño (3, 10).. constantemente. En efecto, el nivel incrementado
Los gatos hipertiroideos caquécticos parecen de hormona tiroidea ejerce un efecto directo sobre

23
Hipertiroidismo felino: caso clínico. O. Prandi, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n'' 1,1999.

Tabla I. Tabla Il.

Signos clínicos % de gatos Alteraciones laboratoriales % de gatos

Pérdida de peso 93 Hemograma


Polifagia 56 Eritrocitosis 25
Caída de pelo/pelo descuidado 46 Aumento del VCM 22
Poliuria/Polidipsia 44 Leucocitosis 18
Vómitos 44 Linfopenia 16
Nerviosismo/Hiperactividad 34 Esosinopenia 15
Diarrea/Heces voluminosas 25
Disminución del apetito 17 Perfil bioquímico
Temblores 15 Aumento de ALT 88
Debilidad 13 Aumento de SAP 76
Disnea/jadeo 12 Azotemia 34
Actividad disminuida/letargia 12 Aumento de creatinina 27
Búsqueda de lugares fríos 10 Hiperfosfatemia 21
Anorexia 6 Alteraciones electrolíticas 11
Hiperbilirrubinemia 3
Extraído de Fe/dman y Ne/son, 1996 Hiperglucemia 3

Urianálisis
Densidad urinaria> 1.035 68
el sistema nervioso, causando hiperquinesia. Densidad urinaria < 1.015 6
La debilidad y la letargia se observan en Glucosuria 3
Inflamación!lnfección 2
menos del 5% de los casos. La debilidad muscular
puede deberse a la pérdida de peso y al estado ca- Extraído de Fe/dman y Ne/son, 1996
tabólico, pero también a la incapacidad de los hi-
pertiroideos para fosforilar la creatina.
La intolerancia al calor (debida a la excesiva pero alrededor de 1/3 de los gatos afectados pre-
producción de éste) es un signo leve, pero resulta sentan leucograma de estrés(lO), con leucocitosis,
obvio a algunos propietarios. Puede ir acompaña- neutrofilia, desviación a la izquierda, linfopenia y
do de intolerancia al estrés, condicionando el ma- eosinopenia.
nejo del animal'é'. Más del 75% de los gatos hipertiroideos mues-
Algo más del 10% de los gatos hipertiroideos tran incremento de ALT y SAP. Entre el 20%
muestran periódicamente jadeo o disnea en re- y el 40% presentan azotemia'< 10).
poso; por ello se relaciona con la debilidad de los La radiografía torácica, aunque no diagnósti-
músculos respiratorios y el incremento de produc- ca, es útil debido a la estrecha relación entre hi-
ción de CO2 uoí Las glándulas tiroideas, no pal- pertiroidismo y enfermedad cardiovascular. Hasta
pables en el gato normal, sí lo son en el 90% de el 50% de los gatos hipertiroideos presentan car-
los gatos hipertiroideos. Sin embargo, la palpa- diomegalia leve a moderada-''.
ción de una masa cervical no es patognomó- Las alteraciones más frecuentes identificadas
nica de hipertiroidismo, ya que algunos gatos con mediante el ECG son la taquicardia (frecuencia
tiroides palpables son clínicamente normales (4, 5). cardíaca> 240/mn) y el aumento de amplitud de
En gatos afectados, el aumento de peso de las la onda R en la derivación Il (> 10m V)U).Existe
glándulas puede hacerlas bascular hacia el me- una elevada correlación entre el aumento de la
diastino anterior. frecuencia cardíaca, el incremento de amplitud de
El veterinario clínico debe sospechar de hiperti- las ondas R y el nivel inicial de T4 sérica(3).
roidismo en un gato viejo con síntomas cardíacos La ecocardiografía permite clasificar a los
y distinguirlo de la enfermedad cardíaca primaria. gatos hipertiroideos en 4 categorías: hipertiroidis-
El hipertiroidismo puede producir especialmente mo miocárdico, cardiomiopatía hipertrófica, car-
cardiomiopatías secundarias, siendo mucho diomiopatía dilatada y corazón norrnal'ê',
más frecuentes las hipertróficas que las dilatadas. La gammagrafía permite detectar si la afecta-
Estas alteraciones derivan del efecto de la hormo- ción es unilateral (20% de los casos) o bilateral
na tiroidea sobre el músculo cardíaco y de sus in- (70% de los casos), o bien visualizar el tejido tiroi-
teracciones con el sistema nervioso simpático'é', deo mediastinal o metástasis funcíonales'ê',
El diagnóstico diferencial debe efectuarse con:
2. Pruebas complementarias de diagnósti- diabetes mellitus, enfermedad renal, enfermedad
co: ver Tabla n. cardíaca, enfermedad gastrointestinal, hepatopa-
El recuento de leucocitos puede ser normal tías, enfermedad pulmonar-'- 12).

24
Hipertiroidismo felino: caso clínico. D. Prandi, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, na l , 1999.

3. Determinaciones hormonales: semanas y se controla. Si la T4 elevada persiste,


T4 basal total: la mayoría de gatos hipertiroi- puede incrementarse la dosis 2.5 mg/ día cada 2
deos presenta niveles séricos de T4 persistente- semanas. Generalmente, no se requieren más de
mente elevados(!5), y valores> 5 ug/dl confirman 10 a 12.5 mg/día. Un porcentaje muy bajo de
el diaqnóstico'é', Sin embargo, entre un 2%(1) y un gatos requiere entre 12.5 y 15 mg/día. El tiempo
10%(9) de los gatos hipertiroideos muestran nive- de respuesta es de 1-2 semanas en cuanto a los ni-
les "normales" de T4 ya que en casos leves o mo- veles de T4 y de 2-6 semanas, tras el control de
derados, enfermedades no tiroideas concomitan- éstos, el animal mejora clínicamente.
tes pueden "suprimir" los niveles de T4 hasta Los 3 primeros meses, el control debería efec-
valores norrnalesv'" o dudosos de entre 2.5 y 5 tuarse cada 2 semanas y luego cada 3-6 meses. A
ug/dl(3). largo plazo, es suficiente una administración BID
T4 basal "libre": la mayoría de laboratorios de la misma cantidad total. La mayoría se man-
que efectúan determinación de hormonas tiroide- tienen con 7.5-10 mg/día en 2 veces(3, 12).
as en perros y gatos cuantifican las concentracio- Los efectos secundarios se presentan en el 15%
nes séricas totales. Sin embargo, la fracción libre de los gatos(20) y durante las 4-6 primeras sema-
de éstas, < 1% del total, es la considerada activa. nas de tratamiento. Son frecuentes los vómitos,
Por lo tanto, la determinación de T4 libre me- anorexia y depresión''", debidos seguramente al
diante diálisis de equilibrio es un método fiable, sabor desagradable. Pueden observarse alteracio-
sensible y específico cuando los valores de T4 nes hematológicas como eosinofilia, linfocitosis,
basal total no son diaqnósticos's'". leucopenia o trombocitopenia transitorias'é- 12)
Test de supresión con T3: cuando el nivel de que revierten rápidamente (en 7 días) al interrum-
T4 es normal o normal-alto, se administran 25 g pir el tratamientolv'.
de T3 cada 8 horas un total de 7 veces, dando la 4.1.2. Carbimazol (Neo Tomízolê)
última dosis el tercer día por la mañana. A las 4 In vivo se convierte en metimazol, aunque el
horas, se determinan T4 y T3. En gatos norma- nivel sérico obtenido es inferior al conseguido con
les, el nivel de T4 disminuye al menos un 50%. dosis similares de metimazol'I ': 18). Se recomien-
En gatos hipertiroideos, la disminución de T4 es da una dosis de 5 mg TID, y el eutiroidismo se
mínima o nula. El incremento de T3 confirma la consigue en 3-15 días(ll). La administración SID
correcta administración y absorción de T3(l0). o BID parece inadecuada en las semanas iniciales.
Test de estimulación con TRH: consiste en En cambio, la administración BID a largo plazo es
la determinación de los niveles séricos de T4 y T3 eficaz(3). La ventaja respecto al metimazol es que
antes y a las 4 horas de la administración de 0.1 los efectos secundarios, pese a ser potencialmen-
mg/kg de TRH. Los gatos normales y los que pa- te idénticos, son menos frecuentes, debido a que
dezcan enfermedad no tiroidea mostrarán un au- carece de sabor'é- 12).
mento de T4 superior aI60%; incrementos del 50 4.2. Yodo radiactivo:
al 60% no son diagnósticos y aumentos inferiores Puede usarse 10-14 días antes de la cirugía pero
al 50% son diagnósticos de hipertiroidismo. Tiene no es ideal para el tratamiento a largo plazo. El
la ventaja de que es una prueba rápida y no de- 131I (en dosis única) administrado por vía subcu-
pendiente de la correcta admínistracíón'l?'. tánea o intravenosa es un tratamiento muy eficaz
para el hipertiroidismo en el gato(10).
4. Tratamiento: 4.3. Cirugía:
4.1.: Antitiroideos orales: son la base del Es un tratamiento altamente eficaz pero con
tratamiento del hipertiroidismo felino(12). morbilidad significativa. Debe conseguirse previa-
4.1.1. Metimazol (Timazol'ê). mente el eutiroidismo con tratamiento médico y
El protocolo de administración de metimazol que administrar un ~-bloqueante si hay enfermedad
menos efectos secundarios conlleva « 3% de los cardíaca tirotóxica concomitante. Está indicado si
gatos) consiste en administrar 2.5 mg BID durante la afectación es unilateral'U".
2 semanas; se efectua un examen físico, se valoran
los efectos secundarios, se realiza un hemograma y
se determinan T4 (muestra ideal: 4-6 horas tras la CASO CLÍNICO.
última toma), urea, creatinina y fósforo. A las 4 se-
manas de tratamiento, si el nivel de T4 se sitúa en El caso que describimos es el de un gato macho,
la normalidad o cerca, se mantiene la dosis de 2-6 europeo, de 18 años de edad.

25
Hipertiroídismo felino: caso clínico. D. Prandi, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepal Vol. 19, n" L, 1999.

Fig. 1. Estado de caquexia el día O. Fig. 2. mejoria del aspecto general el dia 22.

Fig. 4. Estada general satisfactorio el día 26.

Fig. 3. Estado general satisfactorio el día 36. Fig. S. Estado general satisfactorio el día 36.

En marzo de 1996, inicia un adelgazamiento chequeo revela los siguientes datos: ALT: 553
leve pero progresivo. Los controles periódicos UI/l, fosfatasa alcalina: 543 UI/I Y ácidos bilia-
consistentes en hemograma y perfil bioquímico res en ayunas 32 umol/1.
revelan incrementos de ALT (entre 300 y 400 En este período, el peso ha pasado de 5,5 a 4,5
UI/I) Y de fosfatasa alcalina (entre 150 y 300 kg. Los propietarios descartan una biopsia hepá-
UI/I). tica. La determinación de T4 basal total arroja un
En julio de 1996, los propietarios señalan que valor de 19,7 ng/ml (valores normales: 7,8-38,
"busca lugares fríos y tiene las orejas calientes". El 1 ng/ml).

& 26
Hipertiroidismo felino: caso clínico. D. Prandi, et a/. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n'' 1, 1999.

Tabla III. Caso clínico

Día de tratamiento O 15 22 36 91
Peso corporal 3 3,5 4,0 3,9 4
Hemograma
Proteínas totales (en glI) 68 75 83 69 83
Hematocrito (en %) 26,4 28,8 32 38 38,3
VCM(fl) 41,2 42 41,5 44,2 49,5
Cayados (por ui) 96 80 O 138 168
Leucocitos (por ui) 9.600 8.000 7.800 13.800 8.400
Linfocitos (por ui) 2.592 2.080 2340 2.760 2.016
Eosinófilos (por ui) 960 560 936 828 O

Perfil bioquímico
ALT (UllI) 343 278 144 117 153
Fosfatasa alcalina (Ul/l) 211 140 95 91 97
Urea (mg/di) 102 98 68 65 80
Creatinina (mg/di) 1,2 i.i 1 1 1,5
Fósforo (mg/di) 5 5,2 5,1 5,3 5,2
Bilirrubinemia (mg/di) 0,17 0,15 0,14 0,15 0,17
gGT (UllI) 8 7 7 9 8

Determinaciones hormonales
T4 basal total (7,8-38,1 ng/ml) 87,2 54 11 40 14
T4 basal "libre" (6-26 pg/ml) 39 8,6 O 22 O

y el peso es sólo de 3 kg. Se palpa una masa cer-


vical evidente. Entre el 15/10/98 (día O) y el
18/11/98 (día 36), el hemograma, el perfil bio-
químico y las determinaciones hormonales reve-
lan los datos de la Tabla III.
Día O: anemia, incremento de ALT y fosfatasa
alcalina. Los valores de T4 basal total y T4 basal
"libre" permiten diagnosticar el hipertiroidismo.
La determinación de T4 "libre" se efectúa tras el
secuestro físico-químico de las formas unidas a
Fig. 6. Radigrafia de tórax: proyección o-v. No se observan signos de car- proteínas (Free T4 Ne/son dyalisis cells, Nicho/s
diomegalia ni enfermedad pulmonar.
Institute Diagnostics) y su cuantificación median-
te fluorescencia polarizada (Abbot Científica,
S.A.); técnicas realizadas en Laborti Veterinaria,
Barcelona. Se instaura un tratamiento oral me-
diante carbimazol (5 mg/12 h). La radiografía de
tórax no revela alteraciones significativas; el ECG
muestra una frecuencia cardíaca de 195/mn y
ondas R muy elevadas (ver Figs. 6 y 7).
Día 15: los valores de T4 total basal y T4 basal
"libre" han disminuido pero todavía es excesivo el
nivel de T4 total basal. La función renal es co-
rrecta.
Fig. 7. Evolución de los trazados electrocardiográficos. Día 22: mejoría clínica evidente (ver Fig. 2).
A: Día O: 195 pulsaciones por minuto, amplitud de ondas R 12mV,
extrasistoles ventriculares (flecha). Pesa 4 kg; duerme períodos largos, no busca frío,
B: Día 22: 165 pulsaciones por minuto, amplitud de ondas R 7mV, sin sube a los árboles, juega. Sigue (aunque disminui-
extrasístoles ventriculares.
da) la polifagia. T4 total basal y T4 "libre" nor-
Desde junio de 1998, se observa: pérdida de malizadas. El ECG muestra una frecuencia cardía-
peso en aumento pese a polifagia marcada (come ca de 165/mn y normalización de las ondas R
cada 2 horas), pelo pobre, intolerancia exacerba- (ver Figs. 6 y 7). Pasamos a administrar 2,5
da al calor, períodos de descanso cortos. mg/PO/12 h de carbimazol.
Desde septiembre de 1998, aparecen PU-PD y Día 36: Clínicamente bien; leve pérdida de
fatigabilidad. peso, cierta leucocitosis. Aumentamos dosis de
En octubre de 1998, presenta caquexia (Fig. 1) carbimazol a 2.5 mg/P08 h (ver Figs. 4 y 5).

27
Hipertiroidismo felino: caso clínico. D. Prandi, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO L, 1999.

Día 91: Clínicamente bien. Mantenemos la ad- na normales y densidad urinaria < 1.03S) o ya es-
ministración de carbimazol a razón de 2,S tablecida puede tener un efecto negativo sobre la
mg/PO/8 h ya que los niveles de T4 basal total función renal(6, 12),y actualmente no hay forma de
son normales. Controles posteriores revelan nive- preveer cuáles se beneficiarán y cuáles se verán
les indetectables de T4 libre « 1 pg/ml). perjudicados'é'. Por ello, antes de considerar tra-
tamientos potencialmente definitivos (cirugía,
yodo radiactivo), debe tratarse con antitiroideos
DISCUSIÓN. orales y valorar la respuesta'ê- 12). El metimazol y
el carbimazol son los únicos compuestos reco-
Los signos clínicos iniciales (aumento del apeti- mendados para el tratamiento oral a largo
to, nerviosismo) son a menudo interpretado por el plazo(12). En nuestro caso, seleccionamos el carbi-
dueño como muestra de salud. El adelgazamiento mazol porque carece de sabor, en efecto, la prin-
posterior puede atribuirse al "envejecimiento", cipal causa de "resistencia" (dosis> 10 mg/día) es
durante el cual enfermedades concomitantes pue- la imposibilidad de administración corrccta'ê- 12).
den complicar el cuadro clínico(3). En nuestro Sin embargo, la reducción de dosis de S mg a 2,S
caso, se detectó una hepatopatía mucho antes del mg cada 12 horas al normalizarse los niveles hor-
diagnóstico definitivo, y el tratamiento con antiti- monales motivó una nueva subida de éstos, y
roideos orales ha mejorado mucho los parámetros pasamos a una pauta de 2,S cada 8 horas(3). Las
hepáticos, tal como suele sucedcr'U'. Se conside- alteraciones de ECG iniciales desaparecen parale-
ra que valores de ALT entre 100 y 400 UI/1 son lamente a la normalización de los valores horrno-
frecuentes en gatos hipertiroideos, y valores nales(3).
> sao UI/1 pueden revelar enfermedad no tiroi- La esperanza de vida es muy variable, y condi-
dea concomitante, generalmente colangiohepati- cionada por el hecho de que el hipertiroidismo es
tis o Iínfosarcoma'ê'. En este sentido, no obtuvi- una enfermedad geriátrica(29).
mos autorización para efectuar biopsia hepática,
y la y-GT siempre se ha mantenido normal.
La mayoría de signos clínicos se detectan menos AGRADECIMIENTOS.
frecuentemente que hace S-la años, ya que el
diagnóstico es cada vez más precoz'ê- 12). Ello es A la familia Hachuel, propietaria de Lelo, el
válido en países con casuística elevada. Sin diag- gato objeto del trabajo, por su colaboración y
nóstico, debe medirse la T4 libre y si es necesario disponibilidad.
efectarel test de supresión con T3(3). Dado que Al personal de Laborti Veterinaria por su par-
un 10% de los gatos con enfermedad no tiroidea ticipación en la realización de las pruebas labo-
presentan T4 libre elevada, ésta debe siempre ratoriales.
evaluarse conjuntamente con ·Ia T4 basal total.
Una T4 libre elevada unida a una T4 total basal
baja « 2 ug/1) es indicativa de enfermedad no ti- BIBLIOGRAFÍA
roidea, mientras que un valor de T4 basal total
1. Broussard JO, et al. Changes in c1inical and laboratory findings
normal o normal-alto unido a un valor elevado de in hyperthyroid cats from 1982-1992. J Arn Vet Med Assoc.
T4 libre, es sugestivo de hípertiroidismo'V'. En 1995; 206: 302.
2. Di Bartola SP, Broome MR, Stein BS. et al. Effect of treatment
nuestro caso, (ambos valores están muy elevados of hyperthyroidism on renal function in cats. JAVMA. 1996;
en el momento del diagnóstico definitivo. En cam- 208: 875-878
bio, un año antes, el valor de T4 basal total era 3. Feldman EC, Nelson RW. Feline hyperthyroidism. En: Feldman
EC, Nelson RW. (Eds): Canine and feline endocrinology and re-
normal y quizás la determinación de T4 libre hu- production, second edition. Saunders, Pha. 1996: 118-166.
biera permitido un diagnóstico. El inconveniente 4. Graves TK, Peterson ME. Diagnosis of occult hyperthyroidism in
cats. Probl. Vet Med. 1990; 2: 683.
de la técnica empleada para la determinación de 5. Graves TK, Peterson ME. Occult hyperthyroidism in cats. En:
T4 libre es que valores de T4 libre inferiores a 1 Kirk RW, Bonagura JO. (Eds). Current Veterinary Therapy XI.
Saunders, Pha. 1992: 334.
pg/ml resultan indetectablesv-", aunque ello no es 6. Graves TK, et a/. Changes in renal function associated with treat-
relevante en caso de hipertiroidismo. ment of hiperthyroidism in cats. Arn J Vet Res. 1994;1745:55.
Dado que el hipertiroidismo mejora la perfusión 7. Holzworth J, et al. Hyperthyroidism in the cat, ten cases.
JAVMA. 1980;46: 345
renal(8) y la tasa de filtración glomerular, casi todos 8. Mackovic-Basic M, Kleeman CR. The kidneys and electrolyte
los gatos tratados experimentarán un descenso de metabolism in thyrotoxicosis. Saunders, Pha. 1991.
9. Mc Loughlin MA, et a/. Influence of systemic nonthyroidal illness
ésta(12); de esta forma, el tratamiento de gatos on serum concentration of thyroxine in hyperthyroid cats.
con enfermedad renal subclínica (urea y crcatini- JAVMA. 1993; 29: 227

28
Hipertiroidismo felino: caso clínico. D. Prandi, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n? l, 1999.

10. Merchant SR, Taboada J. Endocrinopathies: thyroid and adrenal 17. Peterson ME, Randolph JF. Endocrine diseases. En: Scherding
disorders. En: (Eds). Geriatries, Vet Clin North Am. 1997; (27) RG, (Ed): The cat: En: Braverman LE, Uriger, RD. (Eds): The
6: 1288-1290 thyroid: a fundamental and dinical text, pp, 171 Diagnosis and
11. Mooney CT, et al. Carbimazole theraphy of 'feline hyperthyroi- dinical management. New York, Churchill Livingstone 1989:
dism. J Small Anim Practice. 1992; 33: 228. 1095.
12. Nichols R. Diagnosis and medical treatment of hyperthyroidism 18. Peterson ME, Aucoin OP. Comparison of the disposition of car-
in cats. what's new? En: AAHA S Scientific presentations of the bimazole and methimazole in dinically normal cats. Res Vet Sci.
65th Annual Meeting, Chicago. 1998: 97-99 1993; 54: 351
13. Orti J. Comunicación personal. 1998. 19. Peterson ME, et al. Use of the thyrotropin releasign hormone
14. Peterson ME. et al. Spontaneous hyperthyroidism in the cat. (TRH) stimulation test to diagnose mild hyperthyroidism in cats.
Am Coll Vet Int Med. 1979: 108. J Vet Int Med. 1994; 8: 279.
15. Peterson ME, et al. Spontaneous hyperthyroidism in the cat. 20. Peterson ME, et al. Determination of free T4 by dialysis as an
Am Coll Vet Int Med. 1987: 108. aid in diagnosis of mild hyperthyroidism in cats. J Vet lnt Med.
16. Peterson ME, et al. Methimazole treatment of 262 cats with hy- 1995; 9: 183.
perthyroidism. J Vet Int Med. 1998; 2: 150.

29
HIPERTENSIÓN ARTERIAL: ASPECTOS
ANGIOGRÁFICOS DEL FONDO OCULAR EN EL
PERRO. ESTUDIO DE 24 CASOS.

M. Villagrasa, M.ªJ. Cascales Centro Oftalmológico Veterinario.


c/Goya, 106.
28009 Madrid.

RESUMEN. ABSTRACT.

Se estudian los hallazgos clínicos, oftalmoscópicos y Clinical, ophtalmologic and angiofluoresceinographic


angiofluoresceinográficos del fondo ocular en 24 findings in ocular fundus are studied in 24 dogs which
perros diagnosticados de hipertensión arterial had been diagnosed as having systemic hypertension.
sistémica. In 22 cases, arterial hypertensions is secondary to
En 22 casos, la hipertensión arterial es secundaria a different previous pathologies and, in two cases,
diferentes patologías previas y en dos casos la arterial hypertension is recognized as idiopatic or
hipertensión arterial, es reconocida como idiopática o primary.
primaria. Angiofluoresceinography has allowed the
La angiofluoresceinografía, ha permitido identificar a identification of choroidal ischemias as those lesions
las isquémias de coroides como las lesiones más most precociously detected in the ocular fundus in the
precozmente detectadas en el fondo ocular, en el course of arterial hypertension in dogs. Changes in
transcurso de la hipertensión arterial en el perro. Los choroidal circulation systematically precede those
cambios en la circulación de la coroides, preceden de occuring in retinal circulation. Classically described
forma sistemática a los ocurridos en la circulación retinal haemorrhages are assessed in this study as a
retiniana. Las hemorragias retinianas descritas late sing in the hypertension process.
. clásicamente son valoradas en este estudio como un
signo tardío en el proceso de hipertensión. Rey words: Fluoresceinic angiography; Arterial
hypertension; Dog.
Palabras clave: Angiografia fluoresceínica;
Hipertensión arterial; Perro.

INTRODUCCIÓN. HIPERTENSIÓN.
La presión arterial (PA), es la fuerza ejercida por Se define la hipertensión arterial o sistémica
la sangre contra las paredes arteriales. La PA (HA), como la elevación de la presión arterial san-
debe asegurar la correcta irrigación del organis- guínea, por encima de los valores considerados
mo. El mantenimiento de la PA dentro de unos normales para las diferentes especies(28). En el
valores normales, es necesario para asegurar el perro, la mayoría de los autores reconocen como
correcto metabolismo de las diferentes estructuras HA, cifras superiores a los 160 mm. de Hg. en
tisulares y en particular de aquellas que presentan presión sistólica y/o 95 mm. de Hg. en presión
elevada resistencia(38)y que son más sensibles a diastólica(39).
los cambios de PA, como el cerebro, riñón, cora- La hipertensión arterial (HA), ha sido identifica-
zón, globo ocular, etc. La PA, es controlada por da en el perro y el gato, afectando más a los
una serie de mecanismos cardíacos, vasculares, machos, con un 76,7 % en los perros y 63 % en
hormonales y nerviosos que la mantienen dentro los gatos(22), la edad media de los perros hiper-
de un rango de norrnalidad''. tensos es menor (8,9 ± 3,6 años), que en los

30
Hipertensión arterial, aspectos angiograficos del fondo ocular en el perro. Estudio de 24 casos. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, na l, 1999.

gatos hipertensos (15,1 ± 3,8) 21. Puede tener un con la salida de plasma, causando hialinización de
origen primario o esencial y más frecuentemente los vasos(13).La salida de sangre de los vasos, se
un origen secundario, la HA primaria, es rara, con observa en la capa de fibras nerviosa, con apari-
una incidencia de 0,5-2 %(28),por el contrario la ción de hemorragias estriadas(25).Las hemorragias
mayoría de los casos de HA en el perro tienen ori- coroidales, pueden dar lugar a desprendimientos
gen secundano'< 21,24,28),entre las causas que ori- retinales planos pudiendo llegar a ser totales(26).
ginan HA secundaria, se incluyen: afecciones Los cambios ocasionados por la hipertensión
renales, endocrinas y arterioesclerótícasé'. La insu- malignizada, pueden ser tan marcados que oca-
ficiencia renal crónica originada por diferentes sionen una ceguera súbita, ocasionada por des-
lesiones renales entre las que destaca la glomeru- prendimiento retinal completo o hemorragia
lonefritis, es señalada por diferentes autores como intraocular masiva(9, 25, 29, 30, 34). El desprendi-
la causa más importante de la HA en el perro con miento retinal de retina es asociado a la patología
valores superiores al 60 %(3,5, 6, 8, 16, 21, 24, 28). vascular de coroidesv'': 17).
Martínez de Merlo(24),encuentra un 60 % de hiper- Las lesiones tempranas, no son fácilmente reco-
tensos, en la insuficiencia renal crónica originada nocídas'U' y solamente en ocasiones los propieta-
por la Leishmaniosis. El hipotiroidismo, asociado rios, pueden aportar un deterioro visua¡(l4).
a hipercolesterinemia y arterioesclerosis, ha sido El objetivo de este trabajo es conocer las carac-
descrito en el perro asociado a hipertensión sisté- terísticas y posible origen de las hemorragias del
mica(7,30). fondo ocular, se analizan y discuten los hallazgos
Las repercusiones oculares de la HA, han sido angiofluoreseceinográficos encontrados en 24
referidas por diferentes autores en el perro, des- perros con HA, con objeto de permitir conocer e
tacando la tortuosidad vascular, hemorragias reti- identificar por parte del clínico, los cambios oftal-
nianas, hipema, papiledema, desprendimiento mascó picos mas precozes ocurridos en la HA.
retinal seroso'l": 19, 21, 24, 26: 27). La catarata, el
glaucoma y las úlceras corneales han sido referi-
das como complicaciones secundarias a la HA MATERIAL Y MÉTODOS.
(4,21,24).Líttman 1994, señala la ceguera como el
signo clínico más frecuente en perros y gatos En este trabajo se han incluido 24 perros con
afectados de HA, mientras que las hemorragias HA. En 11 de los casos, el dueño manifestó un
retinianas son el hallazgo oftalmoscópico más posible o evidente déficit visual, que no fue obser-
constante, por delante de los desprendimientos vado en 13 casos. En 22 perros, el examen físico
retinales. y analítico mostró enfermedad sistémica (Tabla 1).
La retinopatía hipertensiva es rara vez diagnos- La insuficiencia renal crónica, fue la lesión mas
ticada en el perro, pero ha sido reconocida fre- frecuentemente diagnosticada, debida a diferentes
cuentemente en perros con hipertiroidismo y afecciones renales, destacando las glomerulonefri-
enfermedad renal crónica'Ï: 30,25,26,35).Curtis et tis.
01.(10), señala que las hemorragias retinales, los Dos fueron remitidos para consulta oftalmológi-
exudados retinales y el edema retinal ocurre en ca por aparente déficit visual, no presentando sín-
perros con valores de PA de 190 / 130 mm de toma de enfermedad evidenciable para sus due-
Hg. Para Spangler et 01.(34), en la hipertensión ños (Tabla II). Veintidos perros presentaron lesión
benigna (PA alta con función renal normal), la ocular compatible con HA, mientras que dos eran
enfermedad retinal cursa inicialmente con tortuo- oftalmoscópicamente normales.
sidad arteriolar y ocasionales áreas de edema reti- La valoración de la PA, se practicó de forma
nal y hemorragias.
La HA mantenida resulta en una vasoconstric- Tabla I.
ción reactiva de los vasos(12, 13,26),estas lesiones N.º de perros
se manifiestan clínicamente como estrechamien-
Insuficiencia renal crónica 18
tos arteríolares'l ': 25). Leishmaniasis 11
La vasoconstricción prolongada origina oclusión Endometrítís 2
Leptospirosis 1
de las arteriolas precapilares e isquemia de la Sin identificar 3
musculatura lisa vascular, originando necrosis y Enfermedad cardiaca 3
Hipotiroidismo 1
dilatación vascular e incremento de la permeabili- Hipertensión idiopática 2
dad(1, 2). La permeabilidad vascular se incrementa

31
Hipertensión arterial: aspectos angiográficos del fondo ocular en el perro. Estudio de 24 casos. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19. nO 1, 1999.

Tabla n. Tabla III.

Ausente Nº de perros Nº de ojos %


Nº de perros examinados 24 Presente

4 Retraso tiempo vena/retina 20 38 82.6


Signos c1inicos de enfermedad 20
11 13 Isquemia de coroides 24 46 100.0
Déficit visual
22 2 Constricción arteriolar 17 32 69.5
Alteraciones oftalmoscópicas
21 Fugas arteria/capilares 15 28 60.8
Uveitis 3
2 22 Hemorragias de retina 8 14 30.4
Hipema y/o glaucoma
Hemorragias de coroides 9 16 34.7
Exudados blandos 3 4 8.7
Fugas coriocapilares 24 46 100.0
Edema de papila 4 6 13.0
indirecta, oscilométrica y doppler, mediante un Edema subretiniano 18 34 73.9
Edema peripapilar 15 28 80.8
monitor Oinamap de Critikon, modelo 1846 SX Isquemia de vasos coro ideos 1 1 2.6
en cuatro casos y mediante Ultrasonic doppler, Signos de cruce O O 0.0
modelo flow detector 8ll-BL en veinte casos.
Las medidas de PA seleccionadas para este estu-
dio, oscilaron entre valores de 180 a 290 mm ria sin signos de enfermedad general (Figs. 8A,
Hg., para la presión sistólica. 8B, 9A, 9B), aunque si se observó la hiperfluo-
A todos ellos les fue practicada una angiografía rescencia tardía, de forma puntual y dispersa y de
fluoresceinica, según la técnica descrita por Les- escasa intensidad (Figs. 8E, 8F, 9C, 90).
cure(19),previa dilatación pupilar con Tropicamida El tratamiento mediante inhibidores de la enzi-
tópica al lO %, cada 10 minutos, durante una ma de conversión, posibilitó en ambos casos, la
hora; para ello, se realizó una sedación con desaparición de la alteración visual, contrastándo-
Valium-Ketamina. En cinco perros, fue necesaria se en el caso último, tras la normalización de la
una anestesia gaseosa de corta duración. Se utili- PA, con la desaparición de las fugas coro idales
zó un angiógrafo de 50º marca Kowa, modelo fx- (Fig. 10).
SOR. El contraste de f1uoresceína sódica al 20%, Las formas más o menos redondeadas, de isque-
se dosificó a 1 cc/lO kg. de peso, introduciéndo- mia, fueron visualizadas con mayor frecuencia en
se en forma de émbolo en la vena radial. zonas peripapilares y dentro del área tapetal de la
En este estudio, fueron descartados aquellos coroides, donde el epitelio retinal está carente de
perros con HA que presentaron desprendimiento melanina (Figs. lE, 2E, 3D, 4F, 50, 60, 7F, 8F, 9E).
retinal masivo bilateral, dado que con este grado La dilatación y tortuosidad vascular son paráme-
de afección, la angiografia no podía suministrar tros muy difíciles de cuantificar en el perro, pero
datos interpretables para ser comparados. puede encontrarse mayor tortuosidad y dilatación
en cuadros de HA evolucionada sin grave insufi-
ciencia renal, lo que permite en el tiempo modifi-
RESULTADOS. caciones de las paredes vasculares (Figs. lA-lF,
7A-7E). Dos perros con HA evolucionada sin
Los hallazgos angiográficos encontrados, vienen grave insuficiencia renal y grandes hemorragias
reflejados en la Tabla III. fúndicas (corioretinales), presentaron hipema de
El retraso del tiempo vena radial-retina, con lle- forma unilateral.
gaéla de f1uoresceína a partir de los 10 segundos La vasoconstricción arterial retiniana, fue identi-
post inyección al fondo ocular, ha sido encontra- ficada en 32 ojos (69,5 %), mientras que las fugas
do en 38 ojos pertenecientes a 20 perros, lo que arteria-capilares fueron confirmadas en 28 oca-
representa el 82.6 % de los ojos estudiados. (Figs. siones (60,8 %) (Figs. 10-lF, 70-7F).
lB,4B, 5B, 7B,8B, 9B). Las hemorragias de retina están presentes úni-
La isquemia de coroides, y más concretamente camente en un 30,4 % de los ojos estudiados en
de la coriocapilar se presentó en el 100% de los este trabajo.
casos, observándose como hipofluorescencias En nuestro estudio no se ha podido determinar
precoces de la coroides, en tiempo arterial, (Figs. a partir, de que valores de HA, se presentan las
IB, 2B, 3B, 4C, 5B, 6B, 7B), e hiperfluorescen- hemorragias de retina; nosotros hemos observado
cias coriocapilares en tiempo tisular tardío (Figs. valores muy altos de HA «280) sin hemorragias
lE, 2E, 3D, 4F, 50, 60, 7F, 8F, 9E). de coroides ni de retina (Fig. 4A).
La hipofluorescencia precoz isquémica, no pudo Las hemorragias de coroides, presentes en 16
ponerse de manifiesto en los casos de HA prima- ocasiones, representan con un 34,7%, un núme-

32
Fig. lA. Hipertensión arterial malignizada (IRA). Gran hemorragia de coroi- Fig. lB. Retraso del tiempo arterio-venoso. Hemorragia de coroides. Isque-
des en zona tapetal. Tortuosidad vascular. Edema de papila. mia coriocapilar.

Fig. lC. Isquemia coriocapilar persistente. Confirmación del origen corioca- Fig. ID. Vasoconstricción arterial retiniana con aneurismas y fugas vasculares.
pilar de las hemorragias. Implicación de las capas superficiales de la retina en Tortuosidad venosa con dilatación reactiva.
la hemorragia mayor (ocultación parcial de vasos retinianos).

Fig. lE. Edema papilar malignizado, con presencia de sangre entre las fibras Fig. lF. Hipofluorescencias tardias correspondientes a hemorragias subreti-
nerviosas. nianas, obsérvese el recorrido de los vasos retinianos, íntegros, sobre la lesión.
Hiperfluorescencia en zonas isquémicas del área central.

Fig. 2A. Hipertensión arterial secundaria a insuficiencia renal descompensa- Fig. 2B. Tiempo arterial. Tiempo vena/retina normal.
da. Exudados subretinianos en área coriocapilar, con localización preferente en
zona peripapilar.

33
Fig. 2C. Tiempo arteria venoso. Hipofluorescencias precoces en coriocapilar Fig. 20. Tiempo venoso precoz. Hiperfluorescencias en áreas isquémicas de
y árbol vascular retiniano intacto. coriocapilar y comienzo del acúmulo de colorante en el edema subretiniano
peripapilar.

Fig. 2E. Tiempo tisular. Hiperfluorescencía tardia peripapilar de estasis en el Fig. 3A. Hipertensión arterial secundaria a insuficiencia renal crónica. Edema
edema subretiniano. subretiniano peripapilar. Hemorragia coriocapilar y retiniana junto a vena dorsal.

Fig. 38. Hipofluorescencias precoces de escasa intensidad en areas isquémi- Fig. 3C. Persistencia de la hipofluorescencia en las áreas hemorragicas e
cas y hernorráqicas, obsérvese el recorido intacto de los vasos retinales sobre hiperfluorescencias progresiva en ares isquémicas. Inicio del acúmulo de colo-
las hemorragias comidales. rante en el espacio ocupado por el edema subretiniano. Arbol vásculo-retinia-
no prácticamente intacto.

Fig. 3D. Hiperfluorescencia progresiva del edema subretiniano parcheado y Fig. 4A. Hipertensión arterial secundaria a insuficiencia renal. Edema subreti-
peripapilar. Hemorragia retiniana en la capa de fibras nerviosas junto a la vena niano con ausencia de hemorragias.
dorsal.

ili 34
Fig. 46. Retraso del tiempo vena/retina. Areas hipofluorescentes en tiempo Fig. 4C. Tiempo arteriovenoso. Hiperfluorescencia precoz de los edemas
arterial, correspondientes a isquémias de coriocapilar hemorragias subretiniana. subretinianos. Fuga arterial retiniana.

Fig. 4D. Tiempo venoso tardío. Hiperfluorescencia en edemas subretinianos Fig. 4E. Tiempo tisular. Fugas en edema subretinianos.
y peripapilar.

Fig. 4F. Tiempo tisular tardío. Hiperfluorescencia en edemas y fuga arterial Fig. SA. Hipertensión arterial. Insuficiencia renal. Edemas de escasa magni-
retiniana con difusión intraretíniana. tud. Hemorragias fúndicas en área tapetal.

Fig. 56. Retraso del tiempo vena/retina. Hipofluorescencia en áreas de isque- Fig. SC. Tiempo arterio venoso. Persistencia de hipofluorescencia en áreas
mia coriocapilar y hemorragias coroideas, Alteraciones vasculares retinianas en isquémicas y hemorrágicas. Microaneurismas en capilares arteriales.
cuadrante inferior nasal.

& 35
Fig. 50. Tiempo tisular. Hipofluorescencia en hemorragias de coroides, hiper- Fig. 6A. Hipertensión arterial. Lipemia retinal.
fluorescencia en isquémias. Ausencia de edema subretiniano.

Fig. 68. Tiempo arterial. Llenado coroidal normal en forma de mapa. Fig. 6C. Tiempo venoso. Isquémia coriocapilar y retraso patológico del lIena-
do vascular en coroides de grandes vasos (zonas triangulares periféricas).

Fig. 60. Tiempo tisular. Híperfluorescencías en edemas subretinianos. Fig. 7A. Hipertensión arterial evolucionada sin insuficiencia renal detectable.
Insuficiencia cardiaca. Hemorragia coro ideo-retiniana. Edema sub e intrareti-
niano.

Fig. 78. Tiempo arterial. Retraso del tiempo vena-retina. Hipofluorescencias Fig. 7C. Tiempo arteria venosos. Hipofluorescencia por isquemia de coroides
por retraso del llenado coroidal y hemorragias coro idales. (aspecto de mapa). Hipofluorescencia por hemorragias coroídeas, ligera impli-
cación de las hemorragias en la retina (desaparición en la hemorragia del trans-
curso vascular retiniano).

36
Fig. 70. Tiempo venoso. Estrechamiento arteriolar retiniano, rnícroaneurís- Fig. 7E. Tiempo tisular. Dsprendimientos del epitelio pigmentado. Neovasos.
mas, fugas parietales. Hemorragias intraretinianas (hipofluorescentes). Dspren-
dimientos serosos del epitelio pigmentado (hiperfluorescentes).

Fig. 7F. Tiempo tisular. Dsprendimientos del epitelio pigmentado. Neovasos. Fig. 8A. Hipertensión arterial idiopática. Crisis de disfunción visual pasajeras.
Fondo ocular normal.

Fig. 8B. Tiempo arterial. Retraso del tiempo vena/retina. Fig. 8C. Tiempo arteria-venoso. Pequeñas areas hipofluorescentes de isque-
mia.

Fig. 80. Tiempo venoso tardio. Arbol vascular normal. Fig. 8E. Tiempo tisular. Aparición de puntos fluorescentes en zona tapetal,
correspondientes a lesiones parietales de la coriocapilar.

37
Hipertensión arterial, aspectos angiográficos del fondo ocular en el perro. Estudio de 24 casos. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO L, 1999.

ro ligeramente superior a las de retina, observada no proporcionó datos de interés, con valores den-
en 14 ojos y representando un 30,4%. Las hemo- tro del rango de normalidad.
rragias de retina, tuvieron en todos los casos
menor significación clínica que las hemorragias de
coroides. La relación de las hemorragias de coroi- DISCUSIÓN
des con las hemorragias de retina fue evidente en
la mayoría de los casos y llama la atención el La información proporcionada por la angiogra-
hecho de que en ningún caso las hemorragias de fía ha sido de gran importancia, al permitir reco-
retina se presentaran de forma aislada, sino aso- nocer las diferentes lesiones del fondo ocular e
ciadas a las hemorragias de coroides o de forma identificar los signos más precoces de hiperten-
aislada en ojos con hemorragias de coroides. sión en el fondo ocular del perro.
(Figs. 3A-3D). El retraso del tiempo vena radial-retina en el
Las isquémias de los grandes vasos coroideos 82,6 % de los ojos de los perros estudiados, con-
(síndrome triangular de Amalric), solo fueron firma un enlentecimiento de la circulación cilio-
observadas en un caso, siendo su implicación rretinal, lo que va a favorecer la aparición de cam-
poco importante, al estar situadas de forma peri- bios posteriores en la vascularización coro idea y
férica en el fondo ocular (Fig. 6C). retiniana.
Los exudados blandos (edemas intraretinianos), La isquemia de la coriocapilar, fue hallazgo
solo se presentaron en cuatro ojos, pertenecien- constante en todas las angiografías; el grado de
tes a tres perros (8,7 %) (Fig. 3A). afección, va directamente relacionado con los
Las fugas coriocapilares, secundarias a la isquè- niveles de HA, tiempo de actuación de ésta y la
mia de coroides, son los hallazgos más significati- presencia o no de una insuficiencia renal; es inte-
vos y fueron observados en 46 ocasiones, lo que resante destacar la falta de visualización de la
representa el 100 % de los casos de HA estudia- hipofluorescencia parcheada en tiempo arterial,
dos, teniendo en cuenta que la presencia de hipe- en los dos casos de HA idiopática (Figs. 8 y 9); la
ma en dOS ojos, no permitió la observación bajo explicación, vendría dada por la dificultad de
fluorescencia del fondo ocular (Figs. lE, 2E, 3D, observar, formas tan pequeñas de afección con
4F, 50, 60, 7F, 8F, 9E). AFG, la utilización de angiografía de coroides con
Los edemas peripapilares están íntimamente verde de indocianina, permitiría un estudio com-
relacionados con las fugas de la coriocapilar, de plementario. Es igualmente de destacar el hecho
las que son una consecuencia inmediata, fueron de la regresión de lesiones de escasa magnitud, en
observados en el 79 % de los casos estudiados, su la coriocapilar (ausencia de fugas en tiempo tisu-
aparición, fue mas frecuente en los casos de HA lar), con el tratamiento hipotensor (Fig. 10) así
secundaria a insuficiencia renal (Figs. 2A-2E, 3A- como la recuperación funcional.
3D). Las áreas de isquemia en coriocapilar, fueron
Los edemas de papila fueron observados en 6 inicialmente observadas en áreas peripapilares en
ocasiones, con un 13 % de incidencia. La obser- nuestro trabajo, esto explicaría la presencia en
vación siempre fue realizada en casos grave IRA etapas posteriores de edemas subretinianos alre-
instaurada y/o cuadros muy evolucionados de dedor de la papila óptica, los que al confluir, darí-
enfermedad. La hiperfluorescencia de la papila an lugar a desprendimientos retinales.
óptica, siempre fue observada en tiempos avan- La tortuosidad y dilatación de las venas retinia-
zados del angiograma y en torno a los 1.000 nas, descritas en el hombre por Ashton! y en el
segundos post-inyección (Figs. lA-lF). perro por Barrie(2), son difíciles de valorar en el
Los edemas sub-retinianos, presentes de forma perro, dada la gran variación existente en condi-
dispersa en el fondo ocular se observaron en 34 ciones fisiológicas (Figs. lA, 7A).
ocasiones (73,9%); en el 82,3% de los casos con Un 30.4 % de los ojos de este estudio, presen-
edema sub-retiniano, estos presentaban localiza- taron hemorragias retinianas, esto difiere de
ción peripapilar. forma notoria con muchos de los trabajos publi-
En dos ocasiones (Figs. 8A y 9A), pertenecien- cados por diferentes autores(14, 20,22,24,26,27,30).
tes a dos perros remitidos por sospecha de déficit Littman en 1994, reconoce a las hemorragias de
visual, no se observaron alteraciones oftalmoscó- retina como el hallazgo oftalmoscópico más fre-
picas. El examen electrofisiológico, realizado cuente en la hipertensión arterial del perro y del
mediante el modelo Sereme de la casa Spectral, gato. La explicación, vendría dada, por el

38
Hipertensión arterial, aspectos angiográficos del fondo ocular en el perro. Estudio de 24 casos. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, na 1, 1999.

momento en que se realiza el examen, si algunos en caso de persistir la presión arterial elevada,
de los cuadros de hipertensión aquí descritos, fue- pueden ocasionar cuadros de impactación sobre
ran observados, de forma mas evolucionada o la cápsula posterior del cristalino.
descompensada, posiblemente las hemorragias de Los edemas subretinianos peripapilares, en
cario-retina, fueran mucho más numerosas e ausencia de grandes alteraciones vasculares y/o
importantes (Figs. lA, 3A, 7A). Un aspecto a hemorragias corioretinianas, suelen de ser de mal
resaltar, es el hecho de que la angiografía, permi- pronóstico, al ir casi siempre unidos a insuficien-
te discernir con exactitud cuando se trata de una cia renal descompensada.
hemorragia de retina o cuando se trata de una Llama la atención la ausencia de signos de
hemorragia de coroides (subretiniana). La angio- cruce, manifestados como turbulencia en los cru-
frafía, ha identificado en nuestra serie, el origen ces arteria-venosos en el perro, tan frecuentes en
coroideo de una gran parte de las hasta ahora la HA humana. Este dato coincide con lo ante-
descritas en muchos trabajos como hemorragias riormente observado por Lescure(10).
de retina. El déficit visual observado en los casos de HA
No hemos podido determinar a partir de que idiopática, y amaurosis, podría ser argumentado
valores de HA, se presentan las hemorragias de por un bloqueo parcial o temporal de la informa-
retina; mientras Curtis et a1.(10), señalan valores de ción nerviosa, aun cuando el conjunto de la fun-
190/130, nosotros hemos observado valores muy cionalidad retinal sea normal; de hecho en ambos
altos de HA en ausencia de hemorragias de coroi- casos el déficit fue descrito por sus dueños ante
des y de retina; estos cuadros generalmente los grandes cambios de luz, al entrar o salir de
corresponden a descompensaciones de cuadros de ambientes con gran diferencia lumínica. El déficit
insuficiencia renal; por el contrario cuadros de HA visual, podría deberse a un bloqueo de la infor-
con valores de presión sistólica moderados, pero mación nerviosa ejercida por la presión del edema
muy evolucionados y con lesiones degenerativas sobre la capa de fibras nerviosas.
de las paredes vasculares presentaban importantes Los hallazgos angiográficos encontrados, son
hemorragias cario-retinianas (Fig. llA). muy variados, dependiendo por un lado de los valo-
En nuestro estudio hemos encontrado en 16 res de la HA y por otro, del grado de insuficiencia
ocasiones hemorragias de coroides (34,7%), fren- renal instaurada o no; de igual manera, parece
te 14 hemorragias de retina (30,4%). tener gran importancia la cronicidad del proceso,
Las hemorragias de retina, tuvieron en todos los que puede dar lugar a una malignización de la
casos menor importancia clínica que las hemorra- lesión retinal al surgir una arterioesclerosis reactiva.
gias de coroides, tanto en número como en
extensión. El mayor número de lesiones localiza-
das en la coroides y más concretamente en la CONCLUSIÓN.
coriocapilar, vendría ocasionada por una mayor
resistencia a la HA por parte del árbol vascular La angiofluoresceinografía del fondo ocular, ha
retiniano. permitido poner de manifiesto los cambios acon-
Curtis et a1.(1O)y Spangler(34), reconocen en la tecidos en el fondo ocular del perro afectado de
HA edemas y exudados retinianos. Gwin et al.(14), hipertensión arterial, modificando algunos con-
por el contrario, reconocen en el desprendimien- ceptos clásicos.
to retinal una patología vascular de la coroides. Las isquemias de la coriocapilar de la coroides,
Los exudados blandos (íntraretinianos), solo se son el signo angiográfico más relevante y precoz-
presentaron en cuatro ojos de nuestra serie, per- mente diagnosticado, siendo el origen de los ede-
tenecientes a tres perros (8,7 %) (Fig. 3A). Este mas subretinianos, precediendo en todos los
dato difiere mucho de los presentados en la hiper- casos a la aparición de modificaciones en la vas-
tensión malignizada humana. cularización retinal.
En nuestro estudio, las fugas de fluoresceína en Los edemas subretinianos, secundarios a la
las paredes de la cario capilar en tiempos tisulares, hipertensión arterial, tienen tendencia a confluir y
son mucho más patentes que las producidas en la son especialmente puestos de manifiesto en el
retina, capilares retinianos, lo que confiere a los área peripapilar.
edemas y exudados un origen subretiniano (coroi- Las hemorragias de retina, son menos frecuen-
deo), los edemas tienen tendencia a confluir, lle- tes, que las de coroides, a las que están general-
gando a dar origen a separaciones retinianas, que mente asociadas o ligadas.

ili 39
Hipertensión arterial, aspectos angiográficos del fondo ocular en el perro. Estudio de 24 casos. C1inica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO 1,1999.

American Journal Ophthalmology, 1968; 66: 1. 069-1. 074.


Los desprendimientos retina les masivos, de ori- 18. Lane IF, Roberts SM, Lappin MR. Ocular Manifestations of vas-
gen hipertensivo, son solamente el último hallaz- cular Oisease: Hypertension, Hyperviscosity and Hyperlipide-
mia. Journal o] the American Hospital Association. 1993;
go clínico de algunos cuadros de hipertensión 29: 28-36.
arterial descompensada. 19. Lescure F. Angiographie f1uorescéinique du fond de I'oeil chez
Los déficit visuales transitorios, generalmente le chien. Paint Vétéi-inaire, 1983; 15 (71): 29-39.
20. Lescure F. Rétinographie et angiographie fluorescéínique du
poco evidentes, como los aquí presentados en los fond d'oeil. Encyclopédie Véterinaire, 1993, Ophtalmologie
casos 8 y 9, con leves grados de lesión en el 1800,9 p.
21. Litttman MP, Robertson JL, Bovee KC. Spontaneous systemic
fondo ocular, tendrían explicación en un bloqueo hypertension in a dog: five cases. Journal Am Vet Med Assoc.
parcial de la información visual. 1988; 193: 486-494.
22. Litttman MP. Actualizacion: tratamiento de la hipertensión en
Podemos resumir diciendo que el primer signo perros y gatos. En: Terapeutica Veterinaria de pequeños ani-
detectable mediante oftalmoscopia en la hiperten- males. Ed. Kirk RW. -Bonagura JO. XI. Madrid. Interamericana-
sión arterial del perro, serían los edemas subreti- McGraw-HiIl, 1994: 930-934.
23. Martin CL. Ocular signs of systemic diseases, part 4. Mod Vet
nianos de localización peripapilar. Pract. 1982; 63: 935-940.
24. Martinez de Merlo EM. Alteraciones de la presión arterial en la
insuficiencia renal cronica. estudio en perros con leishmaniosis.
Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid. Madrid
BIBLIOGRAFÍA. 1993: 213.
25. Morgan RV. Systemic hypertension in four cats: ocular ad medí-
cal findings. Journal of the American Hospital Association.
1. Ashton N. The eye in malignant hypertension. Trans Am Acad
1986; 22: 615-621.
OphthalmolOtolaryngology. 1976; 76: 17-40.
26. Paulsen ME, Alien TA, Jaenke RS, Ching SV, Severin GA, &
2. Barrie KP, Lavach JO, Gelatt KN. Oiseases of the canine pos-
Hammond T. Arterial hypertension in two canine siblings: ocu-
terior segment. In: Gelatt KN, De. Veterinary ophthalmology.
lar ad systemic manifestations. Journal of the American Hos-
Lea & Febiger. Philadelphia. 1981: 506-508.
pital Association 1989; 25: 287-295.
3. Bodey AR, Michell AR. Epidemiological study of blood pressu-
27. Peiffer RL. Hypertension. In: Ocular Manifestations of Syste-
re in domestic dogs. Journal of Small Animal Practice. 1996;
37 (3): 116-125. mic Oisease, Chapter 21. In: Veterinary Opthalmology. Ed KN.
4. Gelatt. Lea & Febiger, Philadelphia 1981; 716-717.
Bovee KC, Littman MP, Crabtree BJ, Aguirre G. Essential
28. Ross LA. Hypertensive disease. Chapter 109. In Textbook of
hypertension in a dogo Journal Am Vet Med Assoc. 1988;
195: 81-86. Veterinary Internal Medicine. 3rd edn. Ed. SJ. Ettinger WB.
5. Cotard JP. - Hypertension artérielle. - Encyclopédie Vétérinai- Saunder. Philadelphia 1989: 2. 047-2. 056.
re, París, 1993. Uro-Néphrologie 1000, 8 pp. 29 Rubin LF. Atlas of Veterinary Ophthalmoscopy. Philadelphia,
6. Cotard JP: Insuffisance rénale chronique. In: Nephrologie et Lea and Febiger, 1974: 174-178.
urologie, Pra Méd Chir Anim Comp. 1991: 121-157. 30. Rubin LF. Ocular maniíestations of arteriosclerosis ad hyper-
7. Cowgil LO, Kallet AJ. Systemic hypertension. In: Kirk RW; De. tension in dogs. Proc American College of Veterinary Opht-
Current Veterinary therapy IX; Small Animal Practice. Phila- halmology 1975; 6: 56-65.
delphia: WB. Saunders. 1986: 360-364. 31. Simon M. Echographie du Segment posterieur. Angiographie
8. Chadieu G. Eléments d'étude simples des affections du fond du fond d'oeil: Principes, mise en oeuvre, resultats. Proceedings
d'oeil shez les carnivores domestiques. Pra Méd Chir Anim Congrés CNVSPA, Paris, Francia 1997: 335-336.
Comp, 1996; 31: 7-32. 32 Samsom J, Ounn JK. Ocular manifestations of a plasma cell
9. Christmas R, Guthrie B. Bullous retinal detachment in a cat. myeloma. Journal of Small Animal Practice 1993· 34: 283-
287. '
Canadian Veterinary Journal. 1989; 30: 430-431.
10. Curtis R, Barnett KC, Leon A. Oiseases of the Canine posterior 33. Samsom J, Barnett KC, Ounn KA, Smith KC, Oennis R. Ocu-
Segment. In: Ed. Kirk N. Gelatt. Veterinary Ophthalmology .. lar Oiseases asociation. Hypertension in 16 cats. Journal of
Philadelphia. Lea & Febiger. 1991: 461-526. Small Animal Practice 1994; 35: 604-611.
11. Oukes J. - Hypertension: A review of the mechanisms maní- 34. Spangler WL, Gribble OH, Weiser MG. Canine hypertension: a
festations ad management. Journal of Small Animal P;actice. review. Journal of the American Hospital Association 1977·
1992; 33: 119-129. 170: 995-998. '
12. Garner A, Ashton N, Tripathi R, Kohner EM, Bulpitt CJ, & 35 Turner JL, Brogdon JO, Lees GE, & Greco OS. Idiopathic
Oollery CT. Pathogenesis of hipertensive retinopathy. An expe- hypertension in a cat with secundary hypertensive retinopathy
rimental study in the monkey. British Journal Ophthalmology, associated with a higs salt diet. Journal of the American Hos-
1975; 59: 3-44. pital Association 1990; 26: 647-651.
13. Garner A. Hipertensión. In: Vascular Oisorders, Chapter 52. 36. Villagrasa M. Ecografía Ocular y angiografía f1uoresceinica en el
In: Pathobiology of Ocular Oisease. A Oynamic Approach. Part perro. Proceedings del XXIII Congreso Mundial de la WSAVA.
B. Marcel Oekker, New York. 1982: 1. 528-1. 537. Buenos Aires, Argentina, 1998: 227-228.
14. Gwin RM, Gelatt KN, Terrell TG. & Hood CI. Hypertensive 37. Villagrasa M. Angiographie et diagnostic des affections de la
retinopathy associated with hypothyroidism, hypercholesterola- retine. Proceeding 6 émesJournées Toulousaines d'Ophtalmo-
emia ad retinal failure in a dogo Journal of the American Hos- logie Vétérinaire et 4 éme Forum d'Ophtalmologie Vétérinaire
pital Association. 1978; 14: 200-209. de la SFEROV, Toulouse, France, 1996.
15. Kittleson MO, Oliber NB. Measurement of systemic arterial 38. Wallace AG. Fisiopatoloqía de la enfermedad cardiovascular.
blood pressure. Vet Clin North Am (Small Anim Pract). 1983· En: Ed. Smith LH, Thier SO. Fisiopatologia. Principios Biólo-
13: 321-336. ' qicos de la Enfermedad. De Panamericana. Buenos Aires.
16 Kimura G, London GM, Safar ME. Glomerular hypertension in 1983: 851-1. 000.
vascular hypertensive patients. Kidney int 1991· 39: 966- 39. Montoya JA. Hipotensores en pequeños animales Manual clini-
972. • , co de cardiologia basica en el perro y el gato. Ynaraja E. Pulso
17 K1ein BA. Ischemics infarcts of the choroid (Elsching's spots). ediciones. Barcelona 1995: 143-151.

40
34 CONGRESO
NACIONAL DE BARCELONA
A.V. r¿ P. A 21 - 24 de Octubre de 1999
LA FARGA DE L'HOSPITALET

CASOS CLíNICOS
Normas de Presentación

1.- El Comité Organizador del XXXIVCongreso Nacional de AVEPA, invita a todos los veterinarios clínicos, y en
especial a los que trabajan en la práctica privada, a presentar CASOS CLíNICOS, siempre que éstos sean
originales y aporten algo diferente o nuevo a la comunidad veterinaria.

2.- Los CASOS CLíNICOS deberán ser expuestos en forma de presentación oral yen castellano.

3.- Los resúmenes deberán ser mandados en castellano, en un disquete de ordenador (3.5'HD compatible IBM),
con una etiqueta con el nombre de los autores, título y el procesador de textos utilizado. El disquete deberá
ir acompañado de dos copias en papel en el formato original que figura en el reverso de esta hoja. No se
aceptará otro tipo de formato, ni aquellos casos clínicos que no se remitan con disquete.

4.- Título, autores, centro o institución deben situarse en el lugar correspondiente según se indica, todos ellos
alineados.

5.- Todos los textos del trabajo se deberán redactar en letra Arial a un tamaño de 9 (nueve) puntos. El título
deberá figurar en letras mayúsculas negritas.

6.- El autor o autores, con los nombres completos, sin iniciales, junto con la dirección y el lugar donde trabajan
(centro o institución), figurará debajo del título. El autor que presentará el caso clínico en el Congreso debe-
rá constar con su nombre subrayado y deberá estar inscrito en el Congreso.

7.- Los CASOS CLíNICOS deberán incluir las siguientes divisiones en el resumen subrayadas o en negrita, sin
sobrepasar el espacio destinado en el formato òriginal:

-INTRODUCCiÓN
- CASO CLíNICO
-DISCUSiÓN
- BIBLIOGRAFíA BÁSICA

8.- Todos los CASOS CLíNICOS serán supervisados por el Comité Científico del Congreso. El Comité Científico
podrá solicitar más información o material gráfico, si lo cree oportuno, antes de la aceptación definitiva del
trabajo.

9.- Los CASOS CLíNICOS aceptados por el Comité Científico se reproducirán en el libro de resúmenes del
Congreso, una vez se haya formalizado la inscripción de uno de los autores, en el Congreso.

10.- El autor dispondrá de diez minutos para exponer el tema y cinco minutos para preguntas.

11.- El autor que presente en el Congreso un CASO CLíNICO dispondrá de una cuota especial de inscripción.

12.- Los trabajos deberán ser recibidos antes del 15 de Junio de 1999 en la Secretaría del Congreso
de AVEPA: INTER-CONGRÉS
C]: Maignón, 50 bajos - 08024 BARCELONA
Tel. 93 213 44 47 - Fax 93 210 66 98 - E-mail: inter.congres@bcn.servicom.es
34 CONGRESO
NACIONAL DE
BARCELONA CASOS CLíNICOS
A.V.E-.P.A. 21 - 24 de Octubre de 1999
LA FARGA DE L'HOSPITALET
Normas de Presentación

TíTULO:
AUTOR/E:S:
CENTRO:
RESUMEN:
34 CONGRESO
NACIONAL DE BARCELONA
A.V. E- P. A 21 - 24 de Octubre de 1999
LA FARGA DE L'HOSPITALET

COMUNICACIONES LIBRES
Normas de Presentación

1.- El Comité Organizador del XXXIVCongreso Nacional de AVEPA, invita a todos los veterinarios que traba-
jan, tanto directa como indirectamente, en pequeños animales, a presentar COMUNICACIONES LIBRES,
relacionadas con la investigación clínica, estudios retrospectivos o estudios originales cuyo denominador
común sea de aplicación clínica en los pequeños animales o exóticos. También se incluyen estudios como
tesis doctorales u otro tipo de investigaciones de laboratorio, siempre que estén relacionadas o tengan apli-
cación con la clínica. Quedan excluidos los trabajos de revisión.
2.- Las COMUNICACIONES LIBRESdeberán ser expuestas en forma de presentación oral y en castellano.
3.- Los resúmenes deberán ser mandados en castellano, en un disquete de ordenador (3.5'HD compatible IBM),
con una etiqueta con el nombre de los autores, título y el procesador de textos utilizado. El disquete deberá
ir acompañado de dos copias en papel en el formato original que figura en el reverso de esta hoja. No se
aceptará otro tipo de formato, ni aquellas comunicaciones que no se remitan con disquete.
4.- Título¡ autores, centro o institución deben situarse en el lugar correspondiente según se indica, todos ellos
alineados.
5.- Todos los textos del trabajo se deberán redactar en letra Arial a un tamaño de 9 (nueve) puntos. El título
deberá figurar en letras mayúsculas negritas.
6.- El autor o autores, con los nombres completos, sin iniciales, junto con la dirección y el lugar donde trabajan
(centro o institución), figurará debajo del título. El autor que presentará la comunicación en el Congreso
deberá constar con su nombre subrayado y deberá estar inscrito en el Congreso.
7.- Las COMUNICACIONES LIBRESdeberán incluir las siguientes divisiones en el resumen subrayadas o en
negrita, sin sobrepasar el espacio destinado en el formato original:

• OBJETIVO DEL ESTUDIO'


• MATERIAL Y MÉTODOS
• RESULTADOS
• CONCLUSIONES
• BIBLIOGRAFíA BÁSICA

8.- Todas las COMUNICACIONES LIBRESserán supervisadas por el Comité Científico del Congreso. El Comité
Científico podrá solicitar más información o material gráfico, si lo cree oportuno, antes de la aceptación defi-
nitiva del trabajo.
9.- Las COMUNICACIONES LIBRESaceptadas por el Comité Científico se reproducirán en el libro de resúme-
nes del Congreso, una vez se haya formalizado la inscripción de uno de los autores, en el Congreso.
10.- El autor dispondrá de diez minutos para exponer el tema y cinco minutos para preguntas.
11.- Los trabajos deberán ser recibidos antes del 15 de Junio de 1999 en la Secretaría del Congreso
de AVEPA: . INTER-CONGRÉ5
c/. Maignón, 50 bojos - 08024 BARCELONA
Tel. 93 213 4447 - Fax 932106698 - E-mail: inter.congres@bcn.servicom.es
34 CONGRESO
NACIONAL DE
BARCELONA COMUNICACIONES LIBRES
A.V.t:.P.A. 21 - 24 de Octubre de 1999
LA FARGA DE L'HOSPITALET
Normas de Presentación

TíTULO:
AUTORIES:
CENTRO:
RESUMEN:
Kilina® ~ Antes de ptobat K,\,na me
L opinión del experto \os comía. A/,ota so\o I

j "'ego Con e\\os N.

Leo, persa blanco, 2 años. Ex-cazado

Galos
mantenimiento
Alimento para
gatos

4~

La nutrición del gato es tan especial que sólo un producto que cumpla con los más altos

niveles de calidad puede aportarle todo los nutrientes que necesita: Proteínas ricas en

aminoácidos esenciales (incluyendo la Taurina), Grasas y Aceites de alta calidad, Hidratos

de Carbono de elevada digestibilidad, ete. Su equilibrada formulación conserva además

el pH urinario del gato en los niveles adecuados para evitar las afecciones urinarias. Kilina®

mantiene al gato perfectamente sano al tiempo que toma un alimento realmente sabroso.
_ M'4. •••••••••••• • •••••••••••••••••••••••••••••

Autores: CUPÓN DE PEDIDO
Dr. E. Saló (coordinador)
Dr. J. Arús - Dr. J. Cairó - Dr. LI. Ferrer -
Dra. C. Fraile - Dr. J.L. González -
O Deseo recibir el libro "Manual clínico de dermatología
de 14.000,- Ptas. (IVA incluido).
en el perro y el gato" al precio

Dra. C. Larrazabal - Dra. A. Ríos - Nombre Apellidos .


Dra. P. Sagredo - Dr. P.J. Sancho - Dirección .
Dra. M. Verde Población C.P. .
Formato: 23 x 26 cm. País Telf .
279 páginas. Gran número de fotos, Actividad: .
gráficos e ilustraciones a todo color.
Formas de pago: Envíe este cupón debidamente
~ cumplimentado a:
PU'~SO
ediciones s.a.
D Talón bancario: PULSO EDICIONES, s.a.
Rambla del Celler 117-119 D Transferencia bancaria a "La Caixa" a favor de:
Rambla del Celler 117-119
08190 Sant Cugat del Vallès· Tel. (93) 589 62 64 * PULSO EDICIONES, s.a, 08190 Sant Cugat del Vallès
E-mail: pulso@pulso.com
http://www.pulso.com
2013 0611 51 0200406385 (Barcelona)
(Rogamos nos envíen fotocopia del comprobante bancario)
AGENESIA DE RADIO EN UNA GATA

J. Murciana, A. Agut, Opto. de Patología Animal (Medicina y Cirugía


EG. Laredo, J.M. Carrillo, Clínicas y Radiología).
M. Soler, N. Corzo Facultad de Veterinaria.
Campus de Espinardo.
30071 Murcia.
E-mail: murciano@fcu.um.es

RESUMEN. ABSTRACT.

En este trabajo se describe un caso de agenesia radial Radial agenesis of the left leg in a two-month-old
de la extremidad izquierda, en una gata común female, domestic shorthair cat is described. She had a
europea de 2 meses de edad. La paciente presentaba deformity of the left foreleg. Radiographic
una falta de apoyo de dicha extremidad, asociada a examination revealed complete absence of the left
una evidente deformación angular en la articulación radius, radial carpal bone, first metacarpus and
del carpo. Radiológicamente se observó la ausencia phalange, together with varus desviation of the
de radio y huesos carporradial, metacarpiano I y dedo carpus and metacarpus and luxation of the elbow
1 lo cual producía la angulación del carpo, y una
Q, joint. Fusion of the atlas and axis was also found
luxación de la articulación del codo. Se apreció without clinical signs. Amputation was the
también una fusión del atlas y el axis, sin relacionarse recommended treatment, but the owner rejected it.
con ningún síntoma clínico. El tratamiento
recomendado fue la amputación de la extremidad. El Key words: Agenesis; Radíus, Cat.
propietario desestimó esta opción, no realizándose
ninguna terapia en el animal.

Palabras clave: Agenesia; Radio; Gato.

INTRODUCCIÓN. CASO CLÍNICO.


La agenesia radial, también conocida como Se presentó en los Servicios Clínicos de la
aplasia radial, es la hemimelia longitudinal más Facultad de Veterinaria de la Universidad de
frecuente, aunque su presentación es poco Murcia, una gata común europea de 2 meses de
común. (3) Su aparición es esporádica y general- edad, con una notable deformidad de la extremi-
mente unilateral, aunque de forma menos fre- dad anterior izquierda desde el nacimiento. A la
cuente también se han descrito casos de afección inspección del miembro afectado, se observó una
bilateraU3,5) Su presentación provoca una defor- evidente desviación varus, de unos 502 aproxima-
midad angular del miembro afectado, y severas damente en la zona del carpo (Fig 1). El antebra-
limitaciones en la función del mismo.(2,3,7) Aunque zo izquierdo era más delgado y corto que el dere-
se ha descrito en diferentes especies.P' parece ser cho, y cuando el animal caminaba, la cara dorsal
que su presentación más habitual es en la especie del carpo contactaba con el suelo como conse-
felina. (2,3,5) cuencia de dicha angulación, aunque no presen-
En este trabajo describimos un caso de agenesia taba ulceraciones ni otras lesiones en la piel aso-
radial unilateral, presentado en una gata común ciadas al rozamiento.
europea de 2 meses de edad. A la palpación, el cúbito se apreciaba normal,

47
Agenesia de radio en una gata J. Murciano et ol. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" l, 1999.

Fig. 1. Gata con agenesia de radio. Obsérvese la desviación medial de la zona


distal de la extremidad.

no detectándose el radio con claridad. No había


evidencia de dolor, ni crepitación a la manipula-
ción de la zona, aunque sí existía una notable dis-
minución de los movimientos de flexión y exten-
sión, del codo y del carpo, así como una severa
restricción de los movimientos laterales y media-
les, El resto del examen físico fue normal, no
apreciándose la coexistencia de otra anomalía,
Se realizaron radiografías laterales y anteropos-
teriores de ambas extremidades, observándose en
la extremidad izquierda la ausencia de radio, así
como de los huesos carporradial, sesamoideo del Fig. 2. Radiografía lateral de la extremidad anterior izquierda. Se aprecia una
ausencia del radio, del hueso carporradial, metacarpiano I y dedo 12. La parte
dedo 1Q, metacarpiano I y dedo 1Q. El cúbito era proximal del cúbito está deformada y la distal engrosada. Se observa una luxa-
de menor longitud que el contralateral, con un ción del codo, articulando el húmero con la diáfisis proximal del cúbito. En el
carpo, la epifisis distal del cúbito articula con el hueso carpocubital, produ-
engrosamiento distal. Se apreció una luxación de ciéndose una desviación medial de la extremidad.
la articulación del codo asociada a la falta del
radio, La superficie articular distal del húmero
articulaba con la diáfisis proximal del cúbito y el El animal regresó a la consulta 3 meses después.
olécranon estaba desplazado cranealmente. En la En la inspección, se observó una mayor angula-
articulación del carpo, ya pesar de la deformidad ción en la zona del carpo, siendo ahora de 90Q
angular, la apófisis estiloides del cúbito articulaba aproximadamente, no presentando hasta la fecha
con el hueso carpocubital correctamente (Fig 2). lesiones erosivas. A la palpación se apreció una
En base a los hallazgos radiográficos observados, mayor limitación en los movimientos articulares,
se diagnosticó una agenesia radial de la extremi- tanto del codo, como del carpo.
dad izquierda. Se realizaron radiografías de la extremidad,
Se hicieron radiografías del resto del sistema donde se apreció esclerosis en las articulaciones del
óseo, que revelaron una alteración a nivel de la codo y carpo, lo cual manifestaba la artrosis de las
columna correspondiente a la fusión de los cuer- mismas (Fig 3). Igualmente se observó una defor-
pos del atlas y axis, no observando ninguna alte- mación de la tróclea cubital proximal, a modo de
ración en el resto del sistema esquelético. sobrecrecimiento craneal, en un intento de formar
El tratamiento recomendado fue la amputación una cabeza de radio que abarcara los cóndilos
de la extremidad, sin embargo, los dueños deci- humerales. En la parte proximal del cúbito, se apre-
dieron desestimar esta opción, no realizándose ció una evidente desviación craneal del olécranon,
ningún tipo de tratamiento. Aconsejamos a los acompañada de una fusión prematura de su núcleo
propietarios realizar un seguimiento del animal de osificación. En cuanto a la articulación distal, se
para poder observar cualquier lesión posterior. observó una luxación total de la misma, articulando

48
Agenesia de radio en una gata J. Murciano et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, nO L, 1999.

La etiología y patogenia de la agenesia radial no


está clara, sin embargo, se barajan varias hipóte-
sis. En una de ellas se le atribuye a una lesión en
la cresta neural,(S,7)relacionada con la distribución
del segmento sensitivo nervioso.(2,3,7)Esta hipóte-
sis supone que la parte sensora de los nervios en
los brotes embriológicos de las extremidades, ejer-
ce una función trófica sobre los tejidos de neofor-
mación del miembro.(2,7) De este modo, la lesión
de la cresta neural en la fase temprana de la orga-
nogénesis, podría impedir la normal proliferación,
migración y diferenciación de células nerviosas,
interfiriendo en su función trófica, y resultando en
hipoplasia, agenesia o deformídad.v-?'
Otra hipótesis, propone los defectos vasculares
como posible causa de la agenesia radial, ya que se
encontraron anomalías de los vasos asociadas a
casos de agenesia radial en fetos y adultos.(6,7)La
vasculogénesis precede normalmente a la condro-
génesis y la miogénesis, lo cual sugiere que una vas-
culogénesis anormal, una disrupción de vasos, o
ambas, podría resultar en una agenesia radiaJ.{6,7)
En la especie felina, parece tener un factor here-
ditario, ya que en un estudio realizado en un gato
joven con agenesia radial, donde sus padres tuvie-
ron una nueva camada se observó que de las 8
crías, 3 presentaron agenesia radial, siendo en 2
de los casos de presentación bilateraJ.{s,7)Igual-
Fig. 3. Radiografia lateral de la extremidad anterior izquierda realizada cuan- mente, en la especie canina, en la raza chi-
do el gato tenía 5 meses. Se aprecia una esclerosis en la articulación del codo
y carpo; también se observa una deformación de la tróclea del cúbito con des-
huahua, la causa de la agenesia bilateral de radio
viación craneal del olécranon. En el carpo aparece una desviación medial de parece ser la presencia de un gen autosómico
la extremidad, el hueso carpocubital está articulando en la cara medial de la
epifisis distal del cúbito.
recesivo. (2,3)
Se han considerado otros tipos de factores
como posibles causas de aparición de esta pato-
el hueso carpocubital con la cara medial de la epí- logía, como son, la compresión uterina, procesos
fisis distal del cúbito, lo cual produjo el incremento inflamatorios, deficiencias nutricionales de la
en el ángulo de deformación. madre, irradiaciones, vacunas, y fármacos como
insulina, talidomida, imipramina, ciclacina y
meclacina.(S,7)También se han descrito anomalías
DISCUSIÓN. en el desarrollo óseo, en descendientes de ratas
alimentadas con dietas deficientes en zinc y mag-
La agenesia de radio es una patología poco fre- nesio. Similares efectos se han observado en des-
cuente encuadrada dentro de las hemimelias lon- cendientes de pollos alimentados con dietas defi-
gitudinales.(3) El radio es el hueso más frecuente- cientes en magnesio y cobre.(S)
mente afectado en este tipo de patología, sin En humana, la agenesia de radio se ha descrito
embargo, se han descrito casos en otros huesos concomitante con otras deformaciones o anoma-
largos como la tibia (3,S)y el cúbito.(7) El animal lías en tos miembros u órganos, como escoliosis,
con mayor porcentaje de presentación es el displasia, anomalías de la columna cervical, y her-
gato,(S) aunque también se han observado en nias abdominales, en un tercio de la pobla-
otros animales como ratas, pollos, cabras y ción.(2,S,7)Sin embargo, en los casos descritos de.
perros. (S)SU presentación es esporádica y nor- agenesia radial en pequeños animales no se
malmente unilateral, pero también se han descri- acompañaban de ninguna otra anomalia.P-?' En
to casos de presentación bilateraJ.{3,S,7) nuestro caso, se presentó asociada a una fusión

49
Agenesia de radio en una gata J. Murciano et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) VoL 19, n° 1, 1999.

entre el atlas y el axis, lo cual no producía ningu- esta patología.(3,5,7)En algunos casos, como en el
na sintomatología clínica. Por ello, antes de plan- nuestro, se ha descrito un sobrecrecimiento en la
tear cualquier tratamiento, se debe someter al ani- zona de la tróclea cubital a la altura de la apófisis
mal a un minucioso estudio físico y radiológico, coronoides, con intención de abarcar los cóndilos
con el fin de descartar cualquier otra patología.(5,7) humerales, compensando de esta manera la
La edad en la que el animal se presenta en la ausencia de radio, y ofreciendo una mayor estabi-
consulta varía, pudiendo ser a los pocos días o lidad a la artículacíón.í?'
semanas después del parto,(5) o entre el primer y En humana, el tratamiento va encaminado a
cuarto mes de vida.(7)En nuestro caso, el gatito se reducir la deformidad angular hasta un grado
presentó cuando tenía dos meses, siendo la causa estéticamente aceptable. (7) Así puede realizarse
de la consulta la severa deformidad y desviación la artrodesis del carpo.t" combinando la utiliza-
varus de la extremidad en la zona del carpo. (7) ción de injerto óseo autógeno de la cresta ilíaca,
Estas alteraciones son como consecuencia de la con la fijación de la porción distal del cúbito den-
agenesia de radio, que le impide la correcta fun- tro de la muesca carpal con un clavo intramedu-
cionalidad dél miembro, debido a que el radio es lar de Steinman, y colocando una aguja de
el que soporta el mayor peso de la zona del ante- Kirschner en dirección oblicua desde la base del
brazo.(5,7)A la exploración se suele evidenciar en metacarpiano 11al cúbito. Otro tratamiento con-
el codo y carpo una limitación importante de los siste en el alargamiento del cúbito aplicando el
movimientos de flexión y extensíón.P-?' También, método Ilizarov. (1)
en la articulación del carpo se aprecia una dismi- Estos tratamientos de cirugía reconstructiva, en
nución en los movimientos hacia medial y late- veterinaria, suelen ser infructuosos.P' siendo el
ral.(5)Es frecuente la aparición de zonas de ero- tratamiento más recomendable la amputación de
sión cutánea en la zona dorsal del carpo, como la extremidad, ya que la funcionalidad del miem-
consecuencia del roce con el suelo al caminar.(5,7) bro es casi nula, y con ella prevenimos la apari-
No sucedió así en nuestro caso, lo que atribuimos ción de úlceras en la zona, evitando así las conse-
a la precocidad del diagnóstico, y a que la extre- cuentes infecciones. (7)
midad afectada era más corta que la contralateral. En nuestro caso, los dueños no aceptaron ampu-
La atrofia muscular es un hallazgo frecuente como tar la extremidad, no realizándose ningún tipo de
consecuencia de la inactividad funcíonal.P'?' tratamiento. Sin embargo, se llevó a cabo un
También pueden presentar dolora la palpación e seguimiento del animal hasta los cinco meses,
inflamación de la zona, como consecuencia de la observándose una artrosis en las articulaciones del
degeneración articular. (3,7) carpo y codo que llevaban a una disminución más
Para confirmar el diagnóstico presuntivo, es acusada de los movimientos articulares, no apare-
necesario recurrir a las radiografías, así como para ciendo ningún tipo de erosión cutánea.
detectar otras anomalías que pueden estar pre-
sentes. Además de la agenesia de radio, otros
huesos de la misma extremidad pueden estar 'BIBLIOGRAFÍA.
deformados o ausentes,(3,7) siendo el carporradial l. Catagni MA, Szabo RM, Cattaneo R. Preliminary experience
el más frecuente, aunque también se han descrito with Ilizarov method in late reconstruction of radial hemimelia. J
ausencia de cúbito, y falanges del primer dedo. En Hand Surg Am 1993;18:316-321.
2. Jezyk PF. Constitutional disorders of the skeleton in dogs and
el presente caso, se apreció la ausencia del car- cats. En: Newton CD, Nunamaker DM. (Ed). Textbook of small
porradial, así como de los huesos metacarpiano I, animal orthopaedics, JB Lippincott company. Philadelphia,
1985:646-647.
sesamoideo del dedo 1 º Y dedo 1 º . 3. Johnson KA, Watson ADJ, Page RL. Skeletal diseases. En:
En el cúbito suele aparecer un aumento del diá- Ettinger SJ, Feldman EC. (Ed): Textbook of veterinary internal
medicine diseases of the dog and cat. (4ª),WB Saunders com-
metro en su porción distal,(2,7)igualmente es fre- pany. Philadelphia, 1995:2077-2103.
cuente observar una desviación craneal de la parte 4. Lee OH, Carroll RE. Wrist arthrodesis: a combined intramedu-
proximal del cúbito, desde el olécranon, hasta el llary pin and autogenous iliac crest bone graft technique. J Hand
Surg Am 1994;19:733-740.
área de inserción del bíceps braquial. (7)Se consi- 5. Manley PA, Amudson Romich J. Miscellaneous orthopedic dise-
dera, que estos cambios son de tipo compensato- ases. En: Slatter OH. (Ed). Textbook of small animal surgery.
(1ª),WB Saunders company. Philadelphia, 1993:1992-1993.
rio debido a la ausencia del radio, y a la anormal 6. Van Allen MI, Hoyme E, Jones KL. Vascular pathogenesis of
funcionalidad de la musculatura. (2,7) limb defects. I. Radial artery anatomy in radial aplasia. J Pediat
La aparición de luxación, o subluxación de la 1982;101:832-836.
7. Winterbotham EJ, Johnson KA, Francis DJ. Radial agenesis in a
articulación del codo y carpo son frecuentes en cat. J Small Anim Pract 1985;26:393-398.

so
SIGNOS NEUROMUSCULARES ANORMALES
TRAS LA ANESTESIA CON ROMIFIDINA-
PROPOFOL-HALOTANO EN DOS GALGAS

J.!. Redondo García, Departamento de Patología Clínica Veterinaria.


R.J. Gómez Villamandos, Cirugía.
J.M. Domínguez Pérez, Facultad de Veterinaria.
J.M. Santisteban Valenzuela Avenida Medina Azahara s/n.
Universidad de Córdoba.
14005 Córdoba.

RESUMEN. ABSTRACT.

Dos galgas (ASA I, con edades de 1.5 y 8 años) Twa female Greyhounds (ASA I, aged 1.5 and 8
incluídas en un estudio anestésico experimental, years) showed signs of a neuromuscular epileptiforrn
mostraron signos de una reacción neuromuscular activity, with paddling, opisthotonus and shivering,
epileptiforme con mioclonías, movimientos natatorios during the anaesthetic recovery in some anaesthetic
de las extremidades anteriores y opistótonos, durante protocols. No epilepsy history was registered befare
el inicio de la recuperación anestésica en varios in any patient. The dogs were anaesthetized with the
procedimientos anestésicos. Ninguna tenía following procedures: 1. Romifidine (ROM) IM-
antecedentes de epilepsia. Las dos fueron Atropine (ATR)-Propofol (PRO)-Halothane (HAL), 2.
anestesiadas con los siguientes protocolos ROM IV-ATR-PRO-HAL. 3. Xylazine (XIL)-ATR-PRO-
anestésicos: 1. Romifidina (ROM) Ilvl-Atropina (ATR)- HAL, 4. Medetomidine (MED)-ATR-PRO-HAL y 5.
Propofol (PRO)-Halotano (HAL), 2. ROM IV-ATR- ROM-ATR-Thiopentone (TIO)-HAL. The older
PRO-HAL. 3. Xilacina (XIL)-ATR-PRO-HAL, Greyhound showed an epileptiforrn activity in the
4. Medetomidina (MED)-ATR-PRO-HAL y 5. ROM- protocols 1, 2 and 3 (more intense in 2), however the
ATR-Tiopental sódico (TIO)-HAL. Las perras no younger one only exhibited these signs in the
fueron sometidas a ninguna intervención quirúrgica. protocol 2. The older one suffered excitatory
La anestesia se mantuvo durante 60 minutos en phenomena deeper than the other one. In all cases,
todos los casos. Las variables anestésicas y los signs began 2-5 minutes after the end of the
parámetros sanguíneos estudiados se mantuvieron halothane administration, and after 15 minutes, when
dentro de los rangos normales. La galga mayor the patients adopted the sternal recumbency the signs
mostró el cuadro descrito en los protocolos 1, 2 y 3 disappeared. Anaesthetic variables and
(más marcado en el 2), mientras que la más joven haematological values were within normal limits. No
sólo los presentó en el 2, y con una menor intensidad drug was administered for treating the excitatory
en los signos clínicos. En todos los casos, éstos phenomena. The recovery was normal and the dogs
aparecieron de 2 a 5 minutos después de terminar la did not exhibite nervous signs later.
administración de halotano, y tras 15 minutos, y
adoptar las pacientes el decúbito esternal, los signos Key words: Dog; Propofol; Convulsions.
cesaron. No fue necesario administrar ningún
fármaco para aliviar el cuadro convulsivo. A partir de
entonces, la recuperación fue normal y las pacientes
no mostraron posteriormente síntomas nerviosos.

Palabras claves: Perro; Propofol; Convulsiones.

INTRODUCCIÓN. hace más de una década (12). Numerosos autores


han señalado que se consigue una anestesia pro-
El propofol es un fármaco anestésico que se funda, segura, rápida y suave en el perro con la
empezó a utilizar en anestesiología veterinaria administración intravenosa de propofol solo o

51
Signos neuromusculares anormales tras la anestesia con romifídina-propofol-halotano en dos galgas J.!. Redondo Garcia et al. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales
(Avepa) Vol. 19, n" l, 1999.

tras de diversos regímenes preanestésicos (12, 29). CASO CLÍNICO.


Tras la inducción, el mantenimiento anestésico
puede hacerse con dosis repetidas, administrán- Los dos casos se observaron en perras de la raza
dolo a dosis-efecto o en infusión, o bien puede Galgo español, una de 8 años de edad y 20 kg de
emplearse como inductor para permitir la intu- peso y la otra de 1.5 años y 18 kg. Ambas pro-
bación endotraqueal antes de la anestesia inha- cedían del mismo criadero y fueron incluídas en
latoria (19, 31). Generalmente, la recuperación un estudio anestésico experimental. Tras un exá-
anestésica es rápida, suave y sin complicaciones. men preanestésico completo, fueron clasificadas
Todo esto hace que el propofol sea una alterna- con un riesgo anestésico ASA I, según las normas
tiva válida, segura y recomendable al tiopental de la Sociedad Americana de Anestesiólogos
sódico (21). (American Society oi Anesthesiologists, ASA).
Este anestésico ha demostrado ser útil también Ninguna de las pacientes tenía antecedentes de
en perros galgos y afines (23, 32), razas que pre- epilepsia u otras enfermedades.
sentan problemas con otros fármacos anestési- Las dos galgas fueron anestesiadas con varios
cos. Así, con el empleo de los barbitúricos se han protocolos anestésicos diferentes, con un interva-
observado unos tiempos de recuperación 3 ó 4 lo entre ellos de, al menos, una semana. La anes-
veces más prolongados en los galgos que en los tesia se mantuvo durante 60 minutos en todos los
perros de otras razas, con largos periodos de casos. Las perras no fueron sometidas a ninguna
depresión respiratoria, recaídas y forcejeo (24); sin intervención quirúrgica. Los protocolos estudia-
embargo, la recuperación es mucho mejor y más dos fueron:
rápida cuando se anestesia con propofol (23).
Como efectos adversos, diversos autores han
observado un cierto grado de depresión cardiorres- 1. Rornífídina (Rom 40 ~g/kg 1M) -Atropina
piratoria durante la anestesia con este fármaco (Atr 10 ~g/kg IM)-Propofol (Prop)-
(16,23). También se han registrado signos de dolor Halotano (Hal).
tras la inyección y vómito y salivación excesiva 2. Rom (40 ~g/kg lV)-Atr (10 ~g/kg IM)-Prop-
durante la recuperación anestésica (12, 19,29). Por Hal.
otra parte, tanto en medicina humana (18, 27) 3. Xilacina (Xil 1 mg/kg IM)-Atr (10 ~g/kg
como en veterinaria (4,6,11,12,28) , se han señala- IM)-Prop-Hal.
do periodos de excitación y diversos efectos neu- 4. Medetomidina (Med 20 ~g/kg IM)-Atr (10
romusculares durante la anestesia con propofol, ~g/kg IM)-Prop~Hal
con temblores, rigidez muscular y opistótonos (4, 5. Rom (40 ~g/kg IM)-Atr-Tiopental sódico
6, 14, 17, 27)
(Tiop)-Hal.
La romifidina, 2-[(2-bromo-6-fluorofenil)imino
imidazol monoclorhidrato, es un nuevo sedante
cx2-agonista con efectos similares a los descritos " Tanto el propofol como el tiopental sódico fue-
para otros fármacos de su mismo grupo (1), la xila- ron administrados a dosis-efecto vía intravenosa
cina y la medetomidina. Ha sido empleada como hasta conseguir un plano anestésico que permi-
sedante antes de la anestesia general del perro (8), tiera la intubación endotraqueal. Después se
gato (9) y caballo (la) de forma efectiva. conectó la sonda a una máquina anestésica que
En este artículo se describen dos casos clínicos incorporaba un circuito de Bain. La dosis de pro-
en los que se observó una intensa reacción neu- pofol empleada osciló entre 2 y 4 mg/kg y la de
romuscular durante la recuperación anestésica, tiopental entre 7 y 10 mg/kg. El mantenimiento
que fue atribuída al empleo de propofol. No anestésico se hizo con halotano vehiculada en 02
hemos encontrado ninguna referencia en la y N20 en todos los casos.
bibliografía de casos similares en perros premedi- La monitorización anestésica fue realizada con
cados con romifidina y anestesiados con propofol- un monitor de gases respiratorios RGM 5250
halotano. La comunicación de las reacciones (Ohmeda Inc.) y un monitor no invasívo de la pre-
anormales observadas tras el empleo de un deter- sión arterial Dinamap 8300 (Critikon Inc.). Para
minado fármaco es importante, ya que permite al la toma de la temperatura rectal se empleó un ter-
clínico el reconocerlas, y así actuar rápidamente y mómetro digital.
minimizar los problemas que podrían causar al Los signos clínicos aparecieron de 2 a 5 minu-
paciente. tos después de terminar la administración de halo-

52
Signos neuromusculares anormales tras la anestesia con romifidina-propofol-halotano en dos galgas J.!. Redondo Garcia et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales
(Avepa) Vol. 19, nO 1,1999,

Tabla I. Casos recogidos en la biblioqrafia.

NQ Raza Procedimiento Premedic. Signos Tiempo Autor


1 Indefinida Anestesia no Opistótonos. Rigidez cuello y extremidades Ind 4
experimental anteriores
1 Afgano Radioterapia no Rigidez extremidades anteriores, Opistótonos Ind 5
1 Bríard Extirpación Ac-Mt Movimientos natatorios violentos Rec 6
tumor flanco Opistótonos
1 Cocker Retirada Med-At Movimientos natatorios, Espasmo muscular lnd 6
tornillo extremidades anteriores, Opístótonos Ane
1 Pastor alemán Exploración Med-At Movimientos cuatro extremidades. Ind 6
senos nasales Opistótonos
1 Golden Retriever Retirada aguja Med-At Movimientos natatorios Ind 6
mandibula Ane
1 Labrador Fractura fémur Ac-Mt Jadeo Ane 6
1 Labrador
,
Excisión cabeza femoral Ac-Mor Jadeo, Tics en cuello y lengua Ane 6
1 Labrador Retirada placa Ac-Mt Movimientos natatorios Ind 6
1 Lurcher Broncoscopia no Rigidez extremidades anteriores.Opistótonos Rec 6
1 Mastiff Ligamento cruzado Ac-Mt Jadeo, Tics en cuello y lengua Ane 6
1 Vizla Mastectomía Ac-Mt Espasmo muscular extremidades posteriores Ind 6
1 Weimaraner MaxiIectomía Ac-Mt Movimientos natatorios, Opistótonos, Ind 6
Espasmo muscular extremidades posteriores Ane

1 Indefinida Ovariohisterectomía XiI-At Movimientos tónico-clónicos y rigidez Ane 11


extremidades anteriores. Opistótonos Rec

1 No citada No citado Ac-At Rigidez cuatro extremidades, Opistótonos Ane-Rec 12


3 No citada No citado Ac-At Tremor ligero Ind 12
1 Rhodesian Broncoscopia Oz Opistótonos Ind 17
1 Bouvier Flandes Glaucoma Mt-Oz Rigidez muscular. Opistótonos Ind 17
3 Greyhound Anestesia experimental Ac-At Tremares de cuello y extremidades anteriores Ane-Rec 23
1 No citada Anestesia experimental Ac-At Opistótonos, Movimientos natatorios Rec 23
extremidades anteriores

2 Greyhound Anestesia experimental Ac-At Temblores. Movimientos natatorios Rec 23


extremidades anteriores

3 No citada Anestesia experimental Ac-At Tremor Ane-Ind 23


1 No citada Anestesia experimental Ac-At Movimientos natatorios extremidades Ane
anteriores Rec 23

1 Labrador Broncoscopia Mp-Dz Rigidez extremidades anteriores. Tics. Rec 28


Opistótonos. Trernores. Nistagmo.
Movimientos natatorios

1 No citada No citado no Excitación Rec 29

1 No citada No citado Oz Excitación Rec 29

4 Indefinida Anestesia experimental no Ligera excitación, Movimientos natatorios, Ind 32

2 Galgo español Anestesia experimental Rom-At


Nistagmo

Rigidez extremidades anteriores.


Rec

Rec
.
XiI-At Movimientos natatorios, Opistótonos

Ac: acepromacina. At: atropina. Mt: metadona. Med: medetomidina, Mor: morfina, Dz: diacepam. Rom: romifidina. Xii: xilucinc. Ind:
inducción. Ane: anestesia, Rec. recuperación, * Redondo et al., 1998

tano, y cesaron tras unos 15 minutos y al adoptar propofol tras descartar la hipertermia maligna, ya
las pacientes el decúbito esternal. Se observaron que la temperatura rectal, la frecuencia cardiaca,
mioclonías, movimientos natatorios de las extre- la frecuencia respiratoria y la ETCOz se mantu-
midades anteriores y opistótonos. Se diagnosticó vieron en los valores normales. No fue necesario
una reacción epileptiforme asociada al uso del administrar ningún fármaco para aliviar el cuadro

53
Signos neuromusculares anormales tras la anestesia con romíñdína-propofol-halotano en dos galgas J.1. Redondo Garcia et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales
(Avepa) Vol. 19, n° l, 1999.

convulsivo, ya que la recuperación anestésica fue de los neurotransmisores excitatorios, como el


normal a partir de entonces, y no hubo secuelas. glutamato y aspartato (2). Ha demostrado su efec-
La galga de 8 años mostró estos signos en los pro- tividad en ataques provocados experimentalmente
tocolos 1, 2 Y 3 (con una mayor intensidad en el en animales de laboratorio (13). En consecuencia,
2), mientras que la galga más joven sólo los pre- varios autores han recomendado su uso para el
sentó en el protocolo 2. Ninguna de las perras control de la epilepsia en los animales (IS, 25).
mostró estos síntomas tras el empleo de tiopental Paradójicamente, la administración de propofol
como inductor anestésico. en los seres humanos, a veces ha sido asociada
Las variables anestésicas estudiadas, tanto en el con reacciones de excitación, movimientos espon-
estado basal, como tras la sedación y cada 5 táneos y ataques epileptiformes (18, 27). No obs-
minutos durante la anestesia y la recuperación, se tante, no se sabe todavía si estos fenómenos son
mantuvieron dentro de los rangos normales y fue- un tipo de ataque epiléptico u otra forma de acti-
ron similares a lo registrado en otros perros inclui- vidad muscular no epiléptica (3, 22, 26).
dos en el estudio experimental. En reposo, 10 También se han descrito estos ataques en perros
minutos después de la administración del sedante anestesiados con propofol (Tabla I). Así, como
y durante la recuperación, las variables registradas ocurrió en nuestro caso, se ha observado este cua-
fueron: la frecuencia cardíaca, frecuencia respira- dro en un perro al inducir la anestesia con propo-
toria, temperatura rectal, presión arterial media, fol, pera no con tiopental (11), lo que podría con-
presión sistólica y presión diastólica; junto a éstas, firmar la hipótesis que afirma que el propofol es el
durante la anestesia, se recogieron los valores de origen de estos ataques epileptiformes. Se han
la saturación de oxígeno en sangre arterial, la frac- visto afectados tanto pacientes con una historia
ción final espirada de CO2, el porcentaje de halo- previa de ataques epilépticos (28) como sin ella (11).
tano necesario para mantener bajo anestesia Los signos clínicos que se han observado duran-
general al paciente, el volumen tidal y el volumen te estos ataques han sido tics, temblores, rigidez
minuto. También se registraron los tiempos de muscular y movimientos natatorios de las extremi-
retirada de la sonda endotraqueal, de decúbito dades anteriores, opistótonos, rigidez del cuello,
esternal, y en ponerse en pie, que fueron simila- jadeo, nistagmo y retracción de la lengua (4,6, 11,
res a los observados en el resto de los perros 12,23,25,29, 32), similares a los que presentaron las
incluidos en el estudio. pacientes estudiadas. Por otra parte, la prevalen-
Asimismo, se estudiaron diversos parámetros cia con la que se presentan estos episodios no ha
sanguíneos en reposo, a los 30 minutos de anes- sido establecida todavía; así, mientras que Davies
tesia, justo después del ataque epileptiforme, y 24 (1991) (6) cita 12 casos sobre 148 pacientes (un
horas después, y todos permanecieron en los lími- 7.5%), en los Servicios Clínicos de la Facultad de
tes fisiológicos y no mostraron cambios significa- Veterinaria de Córdoba y hasta la fecha, se han
tivos. Los valores estudiados fueron el hematocri- observado en 3 pacientes de 285 perros aneste-
to, proteínas totales, albúmina, glucosa, urea, siados con propofol (1.05%)
creatinina, aspartato aminotransaminasa, alanino La causa de este cuadro todavía es desconocida,
aminotransferasa, fosfatasa alcalina, gamma-glu- aunque podría estar relacionada con la acción del
tamil-transpeptidasa, creatinino-kinasa, sodio, po- propofol sobre áreas específicas del sistema ner-
tasio, cloro, calcio y fósforo. vioso central (por ejemplo, sobre las vías dopamí-
nérgicas (14) o el metabolismo de la glicina en las
estructuras subcorticales (7)); estos últimos autores
DISCUSIÓN. sugieren que el propofol puede ser pro y anticon-
vulsivante de forma simultánea actuando por dife-
El propofol es un fármaco anestésico que tiene rentes vías.
propiedades anticonvulsivantes, por lo que ha sido Por otra parte, Davies (1991) (6) indica que una
utilizado en medicina humana en el tratamiento patología preexistente puede provocar por sí sola
del status epilepticus refractario (20). Se cree que estos episodios, o que puede ponerse de mani-
estos efectos antiepilépticos podrían estar relacio- fiesto al disminuir alguna sustancia el umbral de la
nados con su acción depresora uniforme sobre el manifestación de la patología. En este sentido, se
sistema nervioso central, su potenciación de la ha sugerido que la aparición de estos episodios
inhibición pre y postsináptica mediada por el podría estar relacionada con los fármacos utiliza-
GABA, y el descenso que provoca en la liberación dos en la premedicación (6,28). De hecho, en la

54
Signos neuromusculares anormales tras la anestesia con romifidina-propofol-halotano en dos galgas J.I. Redondo Garcia et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales
(Avepa) Vol. 19, n" l, 1999.

de la sedación con alfa-agonistas en el perro. Actas de las V


mayoría de los casos descritos, se premedicó con Jornadas de Cirugía Veterinaria. Lugo, pp 96. 1996.
acepromacina, aunque los fenómenos excítato- 2. Borgeat, A. Propofol: pro- or anticonvulsant? Eur. J.
Anaesthesiol. Suppl. 15: 17-20. 1997.
rios también se han observado en perros preme- 3. Borgeat, A, Wilder-Smilh, O.H.G., Despland, PA y Ravussin,
dicados con meperidina, metadona, alfentanilo, P. Spontaneous excitatory movemenls during recovery from
propofol anaesthesia in an infant: EEG evaluation. Br. J.
diacepam, medetomidina o xilacina (5,6,11,12,17, Anaesth. 70:459-461. 1993.
23, 28, 29). En nuestro caso, apareció ese cuadro 4. Cullen, L.K. y Reynoldson, J.A Xylazine or medetomidine pre-
medication before propofol anaesthesia. Vet. Rec. 132:378-
cuando se premedicó con xilacina o romifidina 383. 1993.
(con una mayor intensidad cuando se empleó ésta 5. Chambers, J.P. lnduction of anaeslhesia in dogs with alfentanil
última), pero no con medetomidina, lo que podría and propofol. J. Ass. Vet. Anaesth. 16:14-17. 1989.
6. Davies, e. Excitatory phenomena following the use of propofol
confirmar esta hipótesis. También podría plan- in dogs. J. Vet. Anaesth. 18:48-51. 1991.
tearse que existe una relación con la vía de admi- 7. Dolin, S.J., Smith, M.B., Soar, J. y Morris, P.J. Does glycine
antagonism underlie the excitatory effects of propofol and met-
nistración del sedante, puesto que en una de las hohexitone? Br. J. Anaesth. 68:523-526. 1991.
perras los signos fueron más marcados tras la 8. England, G.C.w', Andrews, F. y Hammond, R Romifídine as a
premedicant to propofol induction and infusion anaeslhesia in
inyección intravenosa de rornifidina, y en la otra the dogo J. Sm. Anim. Pract. 37:79-83. 1996.
sólo se observó este cuadro tras la administración 9. Gómez-Villamandos, R, Santisteban, J., Céspedes, M.,
por esa misma vía. En la bibliografía consultada Romero, e., Ruiz, I. y Ávila, I. Romifídine/ketamine anaesthe-
sia in cats. Clínical evaluation. Proceedings of the 5th
no hemos encontrado ningún caso en que apa- International Congress of Veterinary Anaesthesia. Guelph,
rezca esta reacción en perros premedicados con Canada. pp 203. 1994.
10. Gómez-Villamandos, R, Santisteban, J., Ruiz, I. y Ávila, I.
rornifidina. Romifidine/ketamine anesthesia in horses. Equine Pract.
También se han descrito casos en perros no pre- 17:21-23.1995.
11. Gómez-VíIlamandos, RJ., Galka, M.E., Redondo, J.I., Martin,
medicados (4,6,29,32), por lo que Robertson et al. E.M. y Santisteban, J.M. Unusual neuromuscular effect of pro-
(1992) (23) pusieron en duda esta relación con los pofol in a dogo 21st Annual Meeting ot lhe American College
of Veterinary Anesthesiologists. Nueva Orleans, Louisiana. pp
fármacos preanestésicos. Sin embargo, en nues- 36. 1996.
tro estudio, hemos observado que este cuadro 12. Hall, L.w, y Chambers, J.P. A c1inical trial of propofol infusion
aparece o no dependiendo del sedante empleado. anaesthesia in dogs. J. Sm. Anim. Pract. 28:623-637. 1987.
13. Heavner, J.E., Arthur, J., zeo, J., McDaniel, K., Tyman-Szram,
Por otra parte, y con los datos actuales, no pare- B. y Rosenberg, P.H. Comparison of propofol wilh thiopentone
ce haber influencia de la raza o de la tasa de infu- for treatment of bupivacaine.induced seizures in rals. Br. J.
Anaesth. 71:715-719. 1993.
sión de propofol (23). 14. Hopkins, e.S. Recurrent opisthotonus associated with anaest-
La mayoría de los casos aparecieron durante la hesia. Anaesthesia 43:904. 1988.
15.I1kiw, J.A Other potentially useful new injectable anesthetic
inducción de la anestesia (4,6,17,25\ aunque tam- agents. En: Haskins, S.e., Klide, AM. (Guest editors). Opinions
bién pueden aparecer durante la anestesia o la in Small Animal Anesthesia. Vet. Clin. North Am. Sm. Anim.
recuperación (6,11,17). No obstante, Robertson et Pract. Vol. 22. pp 281-289. WB Saunders Company,
Philadelphia. 1992.
al. (1992) (23) indicaron que el comienzo de los 16. Keegan, RO. y Greene, S.A Cardiovascular effects of a con ti-
temblores no aparece normalmente en los prime- nous two-hour propofol infusion in dogs. Vet. Surg. 22:537-
543. 1993
ros 20-30 de la infusión. 17. Kramer, S., Engelke, A y Nolte, I. Motorische Kampfanfalle
Generalmente, estos episodios son de corta unter Propofol-Anásthesie beim Hund. Kleintierpraxis. 40:63-
65. 1995.
duración, y todavía no se han señalado muertes 18. Laycock, G.J. Opisthotonos and propofol: a possible associa-
como consecuencia de estas reacciones adversas tion. Anaesthesia. 43:257. 1988.
19.Morgan, D.w'T. y Legge, K. Clinical evaluation of propofol as an
en pacientes veterinarios (6). Sin embargo, en seres intravenous anaesthetic agent in cats and dogs. Vet. Rec.
humanos se han observado algunos casos en los 124:31-33. 1989.
que la vida del paciente estuvo en peligro (14, 30). 20. Rampil, I.J., Lopez, c.t., Laxer, K.O. y Barbaro, N.M. Propofol
sedation may disrupt interictal epileptiform activity from a seizu-
Algunos autores han recomendado la administra- re focus. Anesth. Analg. 77:1071-1073. 1993.
ción de diacepam o fenobarbital (11, 15, 17,28) para 21. Redondo, J.I., Santisteban, J.M., Ruíz, l., Ávila, I. y Gómez-
VíIlamandos, R. Propofol us tiopental en la inducción de la anes-
reducir la rigidez muscular en el caso de que estos tesia inhalatoria del perro. Actas de las V Jornadas
episodios duren mucho tiempo o sean graves. Internacionales de Cirugia Veterinaria. Lugo, pp 308. 1996.
22. Ries, e.R, Scoates, P.J. y Puil, E. Opisthotonos following pro-
También se ha propuesto administrar metilpredni- pofol: a nonepileptic perspective and treatment strategy. Can. J.
solana para reducir la posible inflamación y el Anaesth. 41:414-419. 1994.
23. Robertson, S.A, Johnson, S. y Beemsterboer, J. Cardiopulmo-
dolor provocados por la rigidez (11). nary, anesthetic, and postanesthetic effects of intravenous infu-
sions of propofol in Greyhounds and in non-Greyhounds. Am.
J. Vet. Res. 53:1027-1032. 1992.
BIBLIOGRAFÍA. 24. Robinson, E.P., Sams, RA. y Muir, w,w, Barbiturate anesthesia
in Greyhound and mixed-breed dogs: Comparative cardiopul-
monary effects, anesthetic effects, and recovery rates. Am. J.
1. Benítez, A, Santisteban, J.M., Dominguez, J.M., Redondo, J.I. Vet. Res. 47:2105-2112. 1986.
y Gómez-Villamandos, R Empleo del atipamezol en la reversión 25. Robinson, E.P., Sanderson, S.L. y Machon, R.G. Propofol: a

55
Signos neuromusculares anormales tras la anestesia con rorruñdíne-propofol-halotano en dos galgas J.!. Redondo García et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales
(Avepa) Vol. 19, nO l, 1999.

new sedative hypnotic anesthetic agent. En: Bonagura JD, Kirk 29. Smith, JA, Gaynor, J.S., Bednarsky, R.M. y Muir, w.w.
RW (Ed.). Current Veterinary Therapy. Small Animal Practice. Adverse effects of administration of propofol with various prea-
12~ edición. pp 77-81. WB Saunders Company, Philadelphia. nesthetic regimens in dogs. J. Am. Vet. Med. Assoc. 202:1111-
1995. 1115. 1993.
26. Saunders, P.R.!. y Harris, M.N.E. Opisthotonus and other unnu- 30. Thompson, M.e. y Davis, e. Coughing and bronchospasm with
sual neurological sequelae after outpatient anaesthesia. propofol. Anaesthesia. 43:690-691. 1990.
Anaesthesia. 45:552-557. 1990. 31. Watkins, S.B., Hall, L.w. y Clarke, K.w. Propofol as an intra-
27. Shearer, E.S. Convulsions and propofo!. Anaesthesia. 45:255- venous agent in dogs. Vet. Rec. 120:326-329. 1987.
256. 1990. 32. Zoran, D.L., Riedesel, D.H. y Dyer, D.e. Pharmacokinetics of
28. Smedile, L.E., Duke, T. y Taylor, S.M. Excitatory movements in propofol in mixed-breed dogs and Greyhounds. Am. J. Vet.
a dog following propofol anesthesia. J. Amer. Anim Hosp. Res. 54:755-60. 1993.
Assn. 32:365-368. 1996.

56
EMPLEO DEL SISTEMA DE MAMOGRAFÍA PARA EL
EXAMEN RADIOGRÁFICO DEL SISTEMA ÓSEO EN
PEQUEÑOS ANIMALES.
A. Agut, J. Murciana, Departamento de Patología Animal.
FG. Laredo, MC. Tovar, Facultad de Veterinaria.
M. Soler, N. Corzo Universidad de Murcia.
Campus de Espinardo.
30071 Murcia.

RESUMEN. ABSTRACT.

El objetivo del presente estudio fue comparar la The objetive of this study was to compare the
calidad de las imágenes radiográficas del sistema óseo radiographic image of bone obtained with both
obtenidas con las combinaciones película-pantalla conventional filrn-screen combination and the
convencional y el sistema de mamografía. Además, se mammographic film-screen, and to study to exposure
estudiaron los factores de exposición que cada uno de factors used for each combination. One conventional
estos sistemas necesitaba. Hemos utilizado tres and two mammographic film-screen combinations
combinaciones de película-pantalla, uno convencional were used. Radiographs were taken from skull, spine,
(Ortocromático Medium) y dos de mamografía (Detail pelvis and extremities of three groups of animals of
y Detail S), realizando radiografías de la cabeza, dífferent sizes (cat and small dog, medium and large
columna, pelvis y extremidades en tres grupos de dog) with each film-screen combinations. There was
animales de diferentes tamaños (perro pequeño y not siqnificant difference between quality of
gato, perro mediano y perro grande) con cada una de radiographic image obtained with two types of
las combinaciones película-pantalla. En ninguna mammoqraphic film-screen systems.Radiographic
región y en ningún animal se encontraron diferencias images obtained with mammographic technique from
significativas entre los dos tipos de sistema de shoulder, carpus, elbow, stífle and tarsus had the best
mamografía. En todos los animales las imágenes resolution and contrast. These results show that
radiográficas de las regiones del hombro, codo, carpo, radiographic images from thin areas obtained with
rodilla y tarso obtenidas con las combinaciones de mammographic technique had major resolution and
mamografía tuvieron mayor resolución y contraste contrast than those obtained with conventional
que las que se realizaron con el sistema convencional. system.
Los resultados de nuestra experiencia muestran que el
sistema de mamografía es superior al convencional en Key words: Mammography; Screen; Dog; Cat.
resolución y contraste cuando la zona a radiografiar
tiene poco grosor y escasa masa muscular.

Palabras clave: Mamografía; Pantallas de refuerzo;


Perro; Gato

INTRODUCCIÓN. El objetivo de este estudio fue evaluar el sistema


de película-pantalla de mamografía para realizar
El estudio radiológico del sistema óseo precisa radiografías del sistema óseo, utilizando un apara-
de imágenes que ofrezcan un buen contraste y to de rayos X estándar, evaluando la dosis requeri-
detalle para poder observar de forma nítida las da y a su vez comparar la imagen con la obtenida
posibles alteraciones del periostio y trabeculado con el sistema de película-pantalla convencional
óseo, así como afecciones tempranas en las arti- Ortocromática Medium.
culaciones. (1) Para ello, es necesario el empleo de
películas y pantallas de grano fino o películas sin
pantalla, lo que implica un aumento considerable MATERIAL Y MÉTODOS.
en la dosis de radiación.(9,1l) Una alternativa a
éstas es recurrir a las técnicas de mono pantalla Las evaluaciones radiográficas fueron realizadas
como las utilizadas en mamografía, las cuales en tres perros machos de diferentes razas y pesos
ofrecen una gran nitidez y calidad radiográfica, (mestizo, 3 kg; Beagle, 12 kg Y mestizo 25 kg) Y
empleando menOl: dosis de radiacíón.v'" un gato macho de raza común europea de 4 kg,

57
Empleo del sistema de mamografía para el examen radiográfico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et ot. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n'' l, 1999.

los cuales se dividieron en tres grupos según su Tabla I. Proyecciones empleadas para las diferentes regiones.
peso, grupo 1: gato y perro de 3 kg; grupo 2: Región Proyecciones
perro de 12 kg y grupo 3: perro de 25 kg. Todos
los animales empleados en este estudio, estaban Cabeza DVyL
Columna VDyL
clínicamente normales. Extremidades CrCa y L
Se utilizaron tres combinaciones de película- Pelvis VDyL

pantalla, dos sistemas monopantalla (Mamoray


Oetail (O), Mamoray Oetail S (OS), Agfa Mortsel,
Bélgica) y película emulsionada por un sólo lado y (Tabla I). La distancia foco-placa fue de 100 cm y
un sistema de doble pantalla orto cromática o con- se empleó rejilla fija en las zonas donde el grosor
vencional (Ortho medium (OM), Agfa Mortsel, era mayor de 10 cm . Todas las películas fueron
Bélgica) y película emulsionada por las dos caras. procesadas de forma idéntica en una reveladora
El aparato de rayos X empleado fue estándar automática (Curix 60, Agfa, Morstel, Bélgica).
(Cosmovet 100 N.M:, 100 Kv, 100 mA), donde Las radiografías fueron evaluadas independien-
el paso del Kv era de 5 en 5, por lo tanto se apli- temente por cuatro veterinarios que desconocían
có la técnica de variable del mAs (9) para obtener la combinación de película-pantalla empleada. A
la tabla de los parámetros utilizados al realizar las cada imagen radiológica se le asignó un valor que
radiografías con las diferentes combinaciones de osciló del 1 (peor) al 5 (mejor), evaluando el con-
película-pantalla. traste, detalle y valor diagnóstico. También se rea-
Los animales fueron anestesiados para llevar a lizaron comparaciones de tipo subjetivo entre las
cabo el estudio radiológico. En los perros, tras un diferentes combinaciones, que se clasificaron
ayuno de 12 horas, se les administró acepromaci- en diferencias menores, moderadas y mayores,
na (Calmo Neosan, Pfizer, Madrid) a dosis de asignándoles una valoración cuantitativa de 1, 2 y
0.03 mg/kg. La inducción en los animales de 12 3 respectivamente.
y 25 kg fue con tiopental sódico (Tiobarbital, B El análisis estadístico de los resultados obteni-
Braun Medical, SA, Barcelona) al 2.5 % a dosis dos se llevó a cabo aplicando el Modelo General
de 7.5 mg/kg, en el de 3 kg se utilizó la misma Lineal de SYSTAT.(15) La calidad de las imágenes
dosis dé tiopental diluída al 1.25 %. Los animales radiográficas ylas diferencias encontradas entre
fueron intubados y se conectaron a un circuito cir- las distintas combinaciones película-pantalla
cular, mientras que en el perro de 3 kg se empleó empleadas en cada zona y en cada especie, se
un circuito T de Ayre. La anestesia inhalatoria se evaluaron mediante un análisis de ANOVA unidi-
mantuvo con halotano (Fluothane, Zeneca reccional. Cuando el ANOVA reveló un efecto
Farma, SA, Madrid) a concentraciones en torno significativo, los valores se compararon median-
al1-1.5 % y con flujos de oxígeno de 500 te el test de Tukey. Las diferencias se considera-
ml/kg/min para la T de Ayre y de 60 ml/kg/min ron como estadísticamente significativas para
para el circuito circular. p<0.05.
El gato fue anestesiado mediante la administra-
ción intramuscular de una combinación de xilaci-
na (Rompun, Bayer, Barcelona) y ketamina RESULTADOS.
(Imalgene 500, Rhòne Mérieux, Barcelona) a
dosis de 1 y 8 mg/kg respectivamente. Factores de exposición.
Los animales permanecieron monitorizados
durante todo el tiempo que duró la experiencia, Grupo 1
controlándoles la presión arterial y pulso (Monitor
oscilométrico, Vet BpTM 6000, Sensor Oevices Los factores de exposición empleados en cada
Inc, Waukesha, USA), electrocardiograma, fre- combinación película-pantalla se reflejan en la
cuencia respiratoria, temperatura y saturación de Tabla Il.
hemoglobina (Vet/Ox TM Plus 4700, Sensor En estos animales, se utilizó la misma dosis de
Oevices Inc, Waukesha, USA). radiación (mAs) para la realización de las radio-
Con cada una de las combinaciones película- grafías de todas las áreas, siendo 3.2, 6.4 y 11.2
pantalla, se hicieron radiografías de la cabeza, para las pantallas OM, OS y O respectivamente.
columna, extremidades y pelvis, realizándose dos El Kv inicial empleado fue de 45 Kv, incremen-
proyecciones en ángulo de 90° en cada región tándose el mAs en un 20 % por cada cm de gro-

58
Empleo del sistema de mamografía para el examen radiográfico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et aj. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" 1,1999.

Tabla Il. Parámetros de Kv y mAs empleados para el estudio radio- sor que se aumentara hasta que se alcanzaban 5
gráfico en extremidades, columna, pelvis y cabeza de gatos y perros cm, entonces el Kv inicial se incrementaba en 5
pequeños y en extremidades y cabeza de perros medianos y grandes.
Kv empezando de nuevo con los valores iniciales
Grosor Kv mAs de mAs. Este sistema de variable del mAs se
(cm)
ORTO DETAlL S DETAlL empleó en todos los grupos.
2 45' 3.2 6.4 11.2
3 45 3.9 7.7 13.4 Grupo 2
4 45 4.5 9 15.7
5 45 5 10 18
6 50 3.2 6.4 11.2 En las Tablas II y IIIquedan reflejados los valores
7 50 3.9 7.7 13.4
de Kv y mAs que se emplearon en las diferentes
, El valor inicial se obtuvo aplicando la fórmula de San te: combinaciones película-pantalla.
Kv= (2 x cm en grosor del área) + 40 (Lavin,1994).
En este grupo, la dosis de exposición para las
zonas de extremidades y cabeza fueron las mis-
Tabla III. Parámetros de Kv y mAs empleados para el estudio radio-
gráfico de pelvis y columna de perros medianos y grandes. mas que en el grupo anterior (Tabla lI). Sin embar-
go, resultó necesario en las zonas de pelvis y
Grosor Kv mAs
(cm) columna incrementar la dosis de radiación a 4.8,
ORTO DETAlL S DETAlL
8 y 16 mAs para las pantallas OM, OS Y O res-
8 55' 4.8 8 16 pectivamente (Tabla III).En los casos en los que se
9 55 5.4 9.6 19.2
10 55 6.4 11.2 22.4 necesitó rejilla, los valores de mAs anteriormente
Rejilla expuestos tuvieron que multiplicarse por un factor
11 55 9.6 16 32
12 55 11.2 No eran de buena calidad de rejilla 2, siendo entonces la dosis de radiación
9.6, 16 y 32 mAs para las películas OM, OS Y O
, El valor inicial se obtuvo aplicando la fórmula de San te:
Kv= (2 x cm en grosor del área) + 40 (Lavin, 1994). respectivamente.

Fig. 1. Proyecciones laterales de la articulación del hombro del gato realizadas con la combinación pelicula-pantalla de mamografia (A) Detail (S) Detail S. No se
observan diferencias en el detalle y contraste de las dos imágenes radiográficas.

& 59
Empleo del sistema de mamografía para el examen radiográfico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et el. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n'' 1,1999.

Fig. 2. Proyecciones ventrodorsales de la pelvis de gato realizadas con las combinaciones pelicula-pantalla (A) Detail S (B) Ortocromática medium. Se aprecia una
mayor resolución y contraste en la imagen radiográfica obtenida con el sistema de mamografía.

Grupo 3 rentes combinaciones película-pantalla en cada una


de las regiones, quedan reflejadas en la Tabla N.
Los factores de exposición que se utilizaron en la En el grupo de perros pequeños y gatos, las imá-
obtención de las radiografías en cada una de las genes radiográficas obtenidas con las pantallas de
combinaciones película-pantalla pueden observar- -rnarnoqrafía fueron de mejor calidad en todas las
se en las Tablas II y III. regiones. Siendo la diferencia encontrada entre la
Este grupo tuvo el mismo comportamiento res- imagen resultante con la pantalla ortocromátíca
pecto a las dosis de radiación que el grupo ante- y las de mamografía de carácter significativo
rior. (p< 0.05) (Fig. 2).

Evaluación de la calidad Grupo 2


radiográfica. Las medias (±SEM) de los valores de puntuación
resultantes de evaluar la calidad de la imagen
En ninguna región y en ningún animal se encon- radiológica, obtenida con los diferentes sistemas de
traron diferencias significativas en la calidad de la película-pantalla en cada región quedan expuestos
imagen radiográfica entre los dos tipos de pantalla en la Tabla V.
de mamografía (O y OS) (Fig 1). En las zonas de la columna las imágenes obteni-
das con la pantalla OM fueron significativamente
Grupo 1 superiores (p<O.OS) a las conseguidas con las
pantallas de mamografía (Fig 3), mientras que en
Las medias (±SEM) de los valores de puntuación el codo, carpo, rodilla y tarso la calidad de la ima-
obtenidas en la evaluación radiológica de las dife- gen conseguida con las pantallas O y OS fue signi-

60
Empleo del sistema de mamografia para el examen radiográlico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" I, 1999.

Fig. 3. Proyecciones laterales de la columna cervical de un perro de raza beagle realizadas con las combinaciones película-pantalla (A) Detail S (8) Ortocromático
medium. Se aprecia un mayor contraste en la imagen radiográfica obtenida con la pantalla ortocromática, mientras que la resolución es buena en las dos imágenes.

Tabla IV. Media (± SEM) para los valores de puntuación (I-S) de la Tabla V. Media (± SEM) para los valores de puntuación (I-S) de la
evaluación radiológica en gatos y perros pequeños. evaluación radiológica en perros medianos.

PANTALLAS PANTALLAS
REGIONES OM OS O SEM P REGIONES OM OS O SEM P
Cabeza 3.Sa Sb 4.67b 0.18 0.001 Cabeza 3.S 4.17 4.17 0.18 0.001
(3-4)' (4-S) (3-4)' (4-S) (4-S)
Columna cervical 3a Sb Sb 0.08 0.001
Columna cervical 4.83a 3.Sb 3.Sb 0.2 0.001
Columna torácica a- 4b 4b 016 0001 (4-S) (3-4) (3-4)

Columna lumbar 4a 4.83b 4.83b (4-S) 0.17 Columna torácica 4.17" 3.Sb 3.Sb 0.2 0.001
(4-S) 0.021 (4-S) (3-4) (3-4)
Hombro 4a 4.83b 4.83b 0.16 0.003
Columna lumbar 4.67a 4b 4b 0.18 0.001
(4-S) (4-S)
(4-S)
Codo 4a Sb Sb 0.1l 0.001
Hombro 4.67 4.33 4.33 0.18 0.OS2
Carpo 4a Sb Sb 0.1l 0.001 (4-S) (4-S) (4-S)

Pelvis 4.17a Sb Sb 0.12 0.001


Codo 3.Sa 4.83b 4.83b 0.18 0.001
(4-S)
(3-4) (4-S) (4-S)
Fémur 3.67a 4.Sb 4.83b 0.17 0.001
(3-4) (4-S) (4-S) Carpo 3.Sa 4.83b 4.83b 0.18 0.001
(3-4) (4-S) (4-S)
Rodilla 4" 4.83b 4.83b 0.19 0.107
(4-S) (4-S) Pelvis 4.17 3.S 3.S 0.2 0.001
(4-S) (3-4) (3-4)
Tarso 4a Sb Sb 0.1l 0.001

Fémur 4.33 S 4.67 0.18 0.OS2


OM: Ortocromática Medium; DS: Detail S; D: Detail (4-S) (4-S)
*Rango
a,bValores con distintos superíndices en una misma fila, expre- Rodilla 3.Sa 4.83b 4.83b 0.18 0.001
san diferencias significativas (p<O.OS). (3-4) (4-S) (4-S)

Tarso 3.Sa 4.83b 4.83b 0.18 0.001


ficativamente (p<O.OS) superior a la obtenida con (3-4) (4-S) (4-S)

la pantalla OM (Fig. 4).


La calidad de las radiografías que se realizaron con OM: Ortocromática Medium; DS: Detail D: Detail s.
*Rango
rejilla y pantallas de mamografía fue inferior a las a,b Valores con distintos superíndices en una misma fila, expre-
obtenidas con la pantalla ortocromática, siendo la san diferencias significativas (p<O.OS)

diferencia entre ellas significativa (p<O.OS),no con-


siderándose de buena calidad diagnóstica (Fig. S).
radiológicas realizadas con cada una de las combi-
Grupo 3 naciones película-pantalla en las distintas regio-
nes, pueden observarse en la Tabla VI.
Las medias (±SEM) de los valores obtenidos tras En estos animales se observaron los mismos
la puntuación de la evaluación de las imágenes resultados que en el grupo anterior.

61
Empleo del sistema de mamografia para el examen radiográfico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et al. Clinica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) VoL 19, n" l, 1999.

Fig. 4. Proyecciones laterales de la rodilla de Un perro mestizo de tamaño grande realizadas con las combinaciones película-pantalla (A) Detail S (S) Ortocromática
Medium. Se aprecia una mayor resolución en la imagen obtenida con el sistema de mamografia.

Fig. 5. Proyecciones laterales de la columna lumbar de Un perro mestizo de tamaño grande obtenidas cOn rejilla y con las combinaciones pelicula-pantalla (A) Detail
S (S) Ortocromática Medium. Se observa menor contraste y resolución en la imagen obtenida con el sistema de mamografia.

DISCUSION. cional de combinación película-pantalla de tierras


raras. Se empleó en este estudio un aparato de
Este estudio se diseñó para evaluar la técnica de rayos X estándar de 100 mA Y 100 Kv, que suele
combinación película-pantalla de mamografía en ser el que normalmente nos encontramos en una
un aparato de rayos X estándar y su empleo en la clínica de pequeños animales. Las pantallas de tie-
obtención de radiografías del sistema óseo y com- rras raras, ortocromáticas medium se eligieron
pararlas con las obtenidas con el sistema conven- como estándar para su comparación con el nuevo

62
Empleo del sistema de mamografia para el examen radiográfico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et al. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" 1, 1999.

Tabla VI. Media (± SEM) para los valores de puntuación (1-5)de la


evaluación radiológica en perros grandes.

PANTALLAS
REGIONES OM DS D SEM P
Cabeza 3.17 3.83 3.83 0.17 0.001
(3-4t (3-4) (3-4)
Columna cervical 4.37a 3.67b 3.67b 0.19 0.001
(4-5) (3-4) (3-4)
Sistema monopantaJla Sistema convencional Columna torácica 4.67a 4b 4b 0.11 0.001
(4-5)
Columna lumbar 4.83a 3.5b 3.Sb 0.2 0.001
(4-5)
Fig. 6. Comparación del efecto cross-ouer producido por el sistema conven-
cional y el de mamografía. Hombro 4.17 4.67 5 0.17 0.021
(4-5) (4-5)
Codo 3.5a 4.83b 4.83b 0.18 0.001
sistema de mamografía, porque son las más (3-4) (4-5) (4-5)
empleadas en la clínica de pequeños animales, ya Carpo 3.5a 4.83b 4.83b 0.18 0.001
que cubren un amplio rango de zonas a radiografiar (3-4) (4-5) (4-5)
obteniéndose con ellas una buena resolucjón.F' Pelvis 4.l7a s.r» 3.l7b 0.17 0.001
Los sistemas convencionales emplean una pelí- (4-5) (3-4) (3-4)
cula de doble emulsión con dos pantallas reforza-
Fémur 4 4.33 4.67 0.15 0.001
doras, (14)lo cual produce el efecto cross-over(9,l0) (4-5) (4-5)
y el de paralaje, (5) que conllevan a una distorsión
Rodilla 3.83a 4.83b 4.83b 0.17 0.001
de la imagen, reduciéndose su resolución.(S,12,16) (3-4) (4-5) (4-5)
Para evitar estos efectos, actualmente se dispone
Tarso 3.5a 4.83b 4.83b 0.18 0.001
del sistema monopantalla, en el cual se elimina el (3-4) (4-5) (4-5)
efecto de cross-over debido al empleo de una sola
pantalla intensificadora, (4,5)La técnica radiográfi- OM: Ortocromática Medium; DS: Detai/ S; D: Detai!
ca de mamo grafía utiliza este sistema, empleán- *Rango
a,bVa/ores con distintos superíndices en una misma fi/a, expre-
dose para la visualización de pequeñas sutilezas san diferencias significativas (p<O.OS)
anatómicas, ya que proporciona un elevado con-
traste y excelente resolución de la imagen. (2)
En ninguno de los tres grupos de animales, así nes película-pantalla de mamografía, resultaron
como en ninguna de las diferentes regiones se ser superiores a las convencionales en todas las
encontraron diferencias significativas entre el con- regiones. Sin embargo, en los grupos de perros
traste y la nitidez de la imagen radiográfica obte- medianos y grandes solamente fueron superiores
nida con los dos tipos de pantallas de mamografía en la zona del codo, carpo, rodilla y tarso. Ésta
empleadas, O y OS, utilizando en ambos casos el calidad superior de las imágenes radiográficas con
mismo tipo de película. No obstante, la dosis de el sistema de mamografía en las zonas de menor
radiación necesaria fue un 40% superior en el grosor es debido al bajo Kv que se emplea en la
caso de la pantalla O que en la OS. Esto se debe al técnica de mamografía, (la) lo cual conlleva a un
tamaño de los cristales de fósforo en aglutinación, incremento del contraste, que es una de las carac-
los cuales son de menor tamaño en la pantalla D, terísticas requeridas en las radiografías del sistema
por lo que resulta una pantalla más lenta y conse- óseo. (4)Así, los equipos de rayos X de mamogra-
cuentemente necesita una mayor dosis de radia- fía, ofrecen un gran contraste porque sus valores
ción. (3)Sin embargo, tal y como hemos observado de Kv son más bajos (22-35 Kv) que los que pode-
en nuestro estudio, la pantalla OS tiene una sensi- mos encontrar en la mayoría de los generadores
bilidad muy alta con una dosis de radiación reduci- estándar, que suelen tener un mínimo de 40 Kv.(2)
da en un 40%, comparada con la D, siendo tam- Por lo tanto, tal y como hemos observado en
bién su nitidez muy alta y el nivel de ruido bajo. (3) nuestra experiencia, el tamaño del paciente es un
En el grupo de gatos y perros de raza pequeña factor limitante para el empleo del sistema de
las imágenes obtenidas a partir de las combinacio- mamografia.V' El bajo Kv que utilizan estas combi-

63
Empleo del sistema de mamografia para el examen radiográfico del sistema óseo en pequeños animales A. Agut, et a/. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales (Avepa) Vol. 19, n" l, 1999.

naciones hace disminuir proporcionalmente la de reducir la radiación dispersa preservando el


penetrabilidad del haz de radiación.v'' lo cual hace contraste es el empleo de la rejilla, cuando la zona
que la mejor indicación para usar estas combina- a radiografiar supera los 10 cm de grosor. (9) Sin
ciones sea para la evaluación de zonas de poco embargo, el uso de la rejilla hace que sea necesa-
grosor tanto en pequeños animales'ê' como en rio incrementar la cantidad de radiación entre un
humana,(13) pequeños reptiles y anfibios.V' Sin 200 y 250%.(5) En nuestro estudio, las imágenes
embargo, el contraste radiográfico no es adecua- obtenidas con el sistema ortocromático y con reji-
do cuando se emplea en partes corporales con lla fueron de buena calidad, por el contrario, las
mayor grosor, (6)tal y como hemos observado en imágenes radiográfícas que se consiguieron con
las imágenes radiográficas de los grupos de perros las combinaciones del sistema de mamografía y
de tamaño mediano y grande, siendo en estos rejilla no tuvieron un buen contraste, lo cual coin-
casos las imágenes radiográficas obtenidas con la cide con los resultados obtenidos por DeShaw et
pantalla OM las de mejor contraste. al (1996), en el estudio realizado en reptiles
La resolución obtenida con las pantallas de donde las imágenes obtenidas con rejilla tuvieron
mamografía fue superior a la de la pantalla orto- mayor magnificación y distorsión.
cromática, debido al sistema de monopantalla y Los resultados de nuestra experiencia muestran
película emulsionada por una sola cara que que la combinación pantalla-película de mamo-
emplea la técnica de mamografía,(5,12) lo cual con- grafía es superior a la convencional en resolución
lleva a la eliminación del efecto de cross-over que y contraste cuando la zona a radiografiar tiene
se produce con el sistema convencional.ó- 5) En poco grosor y escasa masa muscular. Sin embar-
éstos sistemas una parte considerable del oscure- go, en zonas de mayor grosor y con más muscula-
cimiento de la película, aproximadamente eI40%, tura el tejido óseo conserva la buena resolución,
se debe al efecto cross-over, el cual es debido al aunque se pierde contraste, realzando los tejidos
empleo de dos emulsiones en la película y de dos blandos.
pantallas, lo que conlleva a que la luz que no sea
absorbida por completo en la primera emulsión,
atraviese el soporte de la película y llegue a impre-
sionar la segunda emulsión'f- 10)afectando negati- BIBLIOGRAFÍA.
vamente a la definición de la imagen radiolóqica'U''
(Fig. 6). Además, el haz luminoso se dispersa debi- 1. ABanG. RadiologySymposium.Post GraduateCommitteein
VeterinaryScience.UniversityofSydney,1992.
do a la difusión de la luz dentro de los cristales de 2. DeShawB, SchoenfeldA, Cook RA, HaramatiN. Imagingof
la emulsión al pasar de una a otra, provocando reptiles:A comparisonstudyofvariousradiographictechniques.
J Zoo and Wildlife Med 1996; 27: 364-370.
una imagen borrosa, de peor definición, en la 3. GarateM.Fundamentosde la técnicaradiográfica.3~ed. Agfa-
emulsión más alejada del punto emisor de luz. (4) Gevaert,S. A., Barcelona,1991.
A. Haus AG. Recent advances in screen-filmmammography.
La película empleada en la técnica de mamogra- Radiol Clin North Arn 1987; 25:913-928.
fía es de grano fino que junto a la mono pantalla 5. Haus AG. Technologicimprovementsin screen-filmmammo-
hace que la resolución sea muy alta comparada graphy.Radiology 1990; 174: 628-656.
6. Hubbard LB. Mammography as a radiographic system.
con las combinaciones usadas en las técnicas con- Radiographics 1990; 10: 103-113.
vencionales. (16)Dicha combinación, produce una 7. KlobikPD,HornofWF,O' BrienT. Rareearthintensifyingscre-
ens for veterinaryradiography:an evaluationof two systems.
resolución de 10-20 pares de líneas (pl)/mm en Vet Radio11980; 21:224-232.
contra a las 5-10 pI/mm de las técnicas radiográ- 8. KramersPe. Elbowradiographsin youngdogsusingmammo-
graphyfilm.Vet Surg 1997; 26:254.
ficas convencionales. Sin embargo, el incremento 9. LavinLM. Radiographyin veterinarytechnology.Saunders.
de la resolución conlleva a un incremento en la Philadelphia,1994.
dosis de radiación.V' No obstante, con la creación 10. MorganJP, SilvermanS. Techniquesof veterinaryradiography.
4~ed. IowaStateUniversityPress.Iowa, 1987.
de nuevos tipos de pantallas de mamo grafía se 11. MorganJP. Techniquesof veterinaryradiographiy.5~ed. Iowa
están consiguiendo pantallas de alta sensibilidad StateUniversityPress.Iowa, 1993.
12. PlazaJM. Fundamentosde la imagenradiográfica.Boumcopy
con menor dosis de radiación tal y como hemos S. A. Barcelona,1992.
visto en nuestros resultados.Uf 13. ResnickD, NiwayamaG. Diagnosisof boneandjointdisorders.
Saunders.Philadelphia,1988.
La radiación dispersa que se produce al radio- 14. RothenbergLN,HausAG.Physicistsin mammography.A his-
grafiar zonas de mayor grosor actúa como un toricalperspective.Med Phys 1995; 22:1923-1934.
fondo de nivel de radiación que se superpone len- 15. WilkinsonH, Howe P. Systat for Windows5.0. EvanstonIL:
SYSTATInc, 1992.
tamente en la imagen, reduciéndose el contraste 16.YaffeMJ. Physicsof mammography:Imagerecordingprocess.
de la misma.l?' El método más efectivo y práctico RadioGraphics 1990; 10: 341-363.

ili 64
Nuevo Hill's' Prescription Diet' Canine n/d'

~'Unavance
nutricional innovador
en la lucha frente
al cáncer!'
Dr G. K. Ogilvie, DVM, DipACVIM
Colorado State University
Hill's se complace en anunciar la presentación de Prescription Diet*
Canine n/d", una fórmula tecnológica patentada que incorpora niveles
elevados de ácidos grasos omega-3 yarginina.
Hill's* Prescription Diet* Canine n/d* ha demostrado:
• aumentar el tiempo de supervivencia y los períodos
de remisión de los perros en tratamiento
quimioterápico
• revertir las alteraciones metabólicas nocivas
producidas por el cáncer en los perros en
tratamiento quimioterápico
• reducir los efectos secundarios dolorosos
de la radioterapia .Canine 'W.
• ser muy palatable

Alimentar al
n/d.
paciente, no al tumor

••
Hill's
Líder Mundial en
Nutrición Animal
Para más información, contacte con Hill's Pet Nutrition España, S.L.,
CI General Aranaz 88. 28027 - Madrid. Fax: 91-741 32 10
Teléfono: 91-741 0612 • Website: www.hillspet.com
'Marcas registradas utilizadas bajo licencia por Hill's Pet Nutrition, Ine. ©1999 Hill's Pel Nutrition, Ine.
I.

Lo que tú siempre
has deseado
en una dieta veterinaria,
Purina te lo ofrece
en CNM~
La marca de dietas veterinarias Purina® CNM Clinical Nutrition Managernent'" es el resultado de

la continua investigación de Purina en nutrición animal. Nuestros productos están mejorando

constantemente con las últimas investigaciones en nutrición, para satisfacer las necesidades de tus

pacientes, tus clientes y tu clínica. La próxima vez que prescribas una dieta veterinaria, fíjate en el líder

de la nutrición e investigación de los animales


~PU~ Redefining the

Possible'
de compañía. Piensa en Purina" CNM. e

También podría gustarte