Está en la página 1de 3

CORPORACIÓN UNIFICADA NACIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR “CUN”.

COMPRENSIÓN Y PRODUCCIÓN DE TEXTOS


JOSE ALFREDO PANTOJA IMBACUAN

TRABAJO

DISCURSO DE DESPEDIDA.

Señor, Rector Jaime Alberto Rincón Prado, señores: docentes, compañeros


estudiantes corporación unificada nacional de educación superior “CUN”
¡Ahora somos más libres! Y esto no quiere decir que antes no lo hayamos sido,
con el transcurrir del tiempo la vida nos va poniendo diferentes retos, algunos los
asumimos, otros no, pero si de algo estoy seguro es que asumir este fue la mejor
decisión, al principio tal vez como una tentación, un chispazo de locura que nos
hizo sentir ilusionados con la idea de sentirnos universitarios y engrosar las
enormes filas de jóvenes y señoritas que a diario buscan mejorar su vida en el
maravilloso mundo del saber.
Lo cierto es que un día de esos que no se olvidan nos encontramos acá, en estas
mismas aulas que ahora encierran tanta nostalgia, recuerdos, algunos buenos
otros no tanto pero a la final recuerdos y experiencias que hacen y han hecho que
seamos mucho más maduros a la hora de solucionar problemas y tomar
decisiones, recuerdo que éramos más al menos ante el resto del mundo, las
miradas se cruzaban, los nervios atacaban, pero el tiempo hizo su tarea y logro
que además de un gran grupo nos convirtiéramos en grandes amigos y ahora
colegas, no todo fue hermoso eso es claro, la vida necesita de esos momentos
oscuros para saber quién te puede brindar su luz, y así entre altibajos aprendimos
a sobrellavar instantes, dificultades, buenas noticias, otras desagradables siempre
con la confianza y certeza de que con la ayuda del todopoderoso lo mejor estaría
por venir. Con el pasar de los días, fuimos afirmando relaciones, momentos y
circunstancias que tal vez nos hicieron cambiar , de pronto de genio, de estrategia
tal vez, o de manera de afrontar las cosas, pero eso si ninguno de nosotros
podemos decir que nos vamos siendo los mismos.
Nos embarcamos en este mágico mundo de aprender, de creer que éramos
capaces, de convencernos que nada podía contra nuestros sueños, y ya ven no
hay límites, porque aun sintiéndonos ganadores sé que aún no hemos llegado al
éxito completamente, este es solamente un peldaño de todos los escalones que
debemos subir para ir conociendo la magnitud de nuestras capacidades.
En ese camino recorrido no podemos olvidarnos ni dejar a un lado la gran
posibilidad que nos dieron ustedes profesores, mentes brillantes que con su
paciencia y entendimiento fueron dándonos las bases para construir un proyecto
que al inicio se miraba lejano, pero que con su voluntad y ese deseo enorme de
vernos cruzando la meta nos fueron inculcando, valoramos de la manera más
sincera ese esfuerzo tan grande que han hecho para preparar el sendero que
habríamos de recorrer, con el sigilo y la inteligencia de un verdadero guía y
estratega planeamos cada clase la forma más perfecta para lograr el objetivo,
imposible no perdonar sus rabietas y sus palabras a veces duras, y difícil no
recordar el sentido de pertenencia que le ponían a cada una de las clases que
impartían y su increíble conciencia de saber la vida de cada uno con solo una
mirada, seguramente muchos tomaremos su ejemplo y seguiremos sus pasos
para que igual que ustedes podamos compartir el conocimiento, el pensamiento, la
ideología, la axiología, con más personas que sin duda creerán en la importancia
del futuro con sabiduría.

Es menester convencernos que esta no es una despedida, que es un inicio más


cada quien por su lado, pensando en un todo, si bien nos enfrentamos cada quien
a su competencia debemos despertar ese lado creativo para no buscar trabajo
sino generarlo ya que para eso fue este paso por el alma mater, hoy se nos abren
más puertas, nuevamente debemos tomar decisiones, otra vez miramos a todos
lados sin saber qué camino tomar pero si con la convicción de que el que elijamos
será el que nos conlleve al fortalecimiento de nuestra vida, nuestra familia, nuestro
futuro y nuestro porvenir ya como profesionales.
No basta con decir gracias ni dedicando esto a quienes amamos, ahora nos
compete buscar y explorar la oportunidad de continuar con la cadena, de que el
conocimiento y las enseñanzas sigan trascendiendo de generación en generación,
para que sigamos siendo testigos de la maravillosa labor que el arte de aprender y
de enseñar cumplen en la sociedad, una sociedad urgida de líderes como
nosotros, con toda la capacidad de transformar al menos parte de este mundo
construyendo un pensamiento crítico basado en la justicia social y la igualdad de
derechos para todos.
Seguro estoy que “lo mejor está por venir” y que ahora nosotros cada cual a su
manera veremos y tendremos la necesidad de hacer algo en forma de
agradecimiento a esta gran institución y las personas que en ella laboran, igual
que a quienes hicieron parte y ya no están, el ser humano es un ser de
costumbres y si nos acostumbramos tanto a verlos, saludarlos, quererlos, y hasta
aguantarlos; la mejor forma de decir gracias es cumpliendo a cabalidad con el
compromiso que hicimos desde el primer día que pisamos este espacio, seremos
personas nuevas para tiempos nuevos, sé que en cada una de nuestras mentes
hay objetivos algunos comunes, otros diferentes, unos grandes otros no tanto,
objetivos que se gestaron aquí mismo y se fortalecieron más y más con cada
minuto que compartíamos, objetivos que han ido creciendo, algunos ya
cristalizados y dando sus frutos, pero todos con algo en común, ese afán
incansable de buscar el bien personal y global, pensando no mucho en el pasado
aprovechando el presente y soñando con el futuro.

Compañeros y compañeras, en estas cosas aunque no queramos se mesclan


sentimientos, se configuran mentes, se afirman capacidades, se descubren
talentos, se olvidan vicios, se superan miedos y lo más importante se cumplen
sueños, esto nos obliga a no dejar de soñar, hoy cumplimos uno tal vez no tan
grande, o inmenso puede ser, lo importante es lo que ese sueño en particular haya
producido en cada uno, a mí me hizo más coherente, menos confiado, más alegre,
menos distraído, más disciplinado, menos simple, y sobre todo más persona y
menos circunstancia; por la sencilla razón que ahora soy más de lo que era antes
no porque tenga más en los bolsillos sino porque si no porque tengo menos
conflictos en el alma.
Antes de terminar quiero citar las palabras de quien considere siempre uno de los
mejores pensadores, Albert Einstein “Nunca consideres el estudio como una
obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso
mundo del saber" hoy más que nunca estamos seguros del valor y la seguridad de
estas palabras, penetramos en el mundo del saber, escarbamos cada segmento
que compone su estudio, analizamos y entendimos que este es el mejor camino
de conseguir y aprender a obtener la verdad y por ende la libertad.

Ya para terminar insisto en el valor de la vida y sus pruebas, en el inmenso amor


de Dios a todos, cada cosa a su modo y cada momento en el punto exacto, las
pruebas llegan, los retos se asumen, llegó el momento de demostrar no solo lo
aprendido sino de enfrentar nuestros miedos porque ahora y solo ahora somos
mas libres no porque sepamos más, sino porque llegamos al punto de partida
donde inicia el camino al éxito.

Mil Gracias.

También podría gustarte