Está en la página 1de 87

Para niños de advietoMOVIMIENTO

NUEVA EVANGELIZACION

TEATRO INFANTIL PARA LA MISA


DOMINICAL

PARROQUIA DE
MARIA AUXILIADORA
PROYECTO

Cada domingo en la Eucaristía de 10:00am en la Parroquia de María Auxiliadora


se representará un breve cuento o historia por medio de títeres para apoyar la
explicación del Evangelio en la homilía.
Cada uno de éstos cuentos estará narrado por el personaje de “La abuelita
Cuquita”, ella será el narrador de los cuentos cada domingo; estas historias
tendrán relación con el Evangelio y buscará dejar una enseñanza o moraleja a los
niños que participan en la misa dominical.
DOMINGO 1 DE MAYO

Evangelio según san Juan (14, 23-29)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El que me ama, cumplirá mi palabra
y mi Padrelo amará y haremos en él nuestra morada. El que no me ama no
cumplirá mis palabras. La palabra que están oyendo no es mía, sino del Padre,
que me envió. Les he hablado de esto ahora que estoy con ustedes; pero el
Consolador, el Espíritu Santo que mi Padreles enviará en mi nombre, les enseñará
todas las cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho.

La paz les dejo, mi paz les doy. No se la doy como la da el mundo. No pierdan la
paz ni se acobarden. Me han oído decir: ‘Me voy, pero volveré a su lado’. Si me
amaran, se alegrarían de que me vaya al Padre, porque el Padre es más que yo.
Se lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean”.
Palabra del Señor.

OBRA DE TEATRO

PERSONAJES:
ABUELA
ANA
PABLO
JUAN

NARRADOR (Abuela Cuquita): hola¡¡ niños hay vengo corriendo a la misa¡¡ ya se


me hizo tarde, es que ya casi no puedo caminar por eso estoy usando este
bastón, aaa ya veo que hay muchos niños aquí, pero… no me he presentado¡¡ yo
soy la abuelita Cuquita¡¡ me da mucho gusto conocerlos¡¡ oigan ustedes me
recuerdan a mis nietos, ellos ya crecieron y antes venían a misa conmigo, cuando
eran niños les contaba muchas historias, ¿quieren que les cuente una?...

Aaa pues miren, pongan mucha atención¡¡

Había una vez unos niños que eran amigos… ello se llevaban muy bien¡¡ siempre
andaban juntos, iban a la escuela, jugaban, eran muy muy amigos…. Uno se
llamaba Juan, el otro se llamaba Pablo y la niña se llamaba Ana.

PABLO: vengan¡¡ vamos a jugar¡¡ traje mi pelota¡¡

ANA: sii ya voy es que estoy terminando mi tarea… voy corriendo

JUAN: eeee¡¡¡ si vamos a jugar¡¡

ABUELA CUQUITA: todas las tardes jugaban muy contentos en el parque, pero un
día ANA estaba un poco triste y sus amigos se dieron cuenta

PABLO: ¿qué te pasa Anita? ¿por qué estas seria estas enojada?
JUAN: si que tienes, parece que te regañaron¡¡

ANA: no amigos es que estoy tun poco triste

PABLO: pero porque??

ANA: es que ayer mis papas me dijeron que pronto nos iremos de aquí, nos
vamos a cambiar de casa… porque mis papás ya compraron una casa y me van a
meter a una nueva escuela

PABLO: osea que ya no te vamos a ver…¡¡

JUAN: ya no vas a jugar con nosotros¡¡¡

ANA: no lo se, creo que nos iremos lejos

ABUELA: los tres niños se pusieron muy tristes pues no entendían porque tenían
que separarse, Ana no quería que sus amigos estuvieran tristes por su partida, asi
que pensó en algo para que nunca se olvidaran de ella, para que siempre
estuvieran unidos aunque vivieran lejos.

Un día ANA llegó muy contenta a ver a sus amigos pero llevaba unos regalos¡¡

ANA: hola amigos¡¡ miren les traje algo¡¡

PABLO: regalos?? Pero si es mi cumpleaños¡¡

JUAN: sii, para quien son??

ANA: son para ustedes¡¡¡ miren no quiero que estén tristes porque me voy, saben
mi mamá me dijo que la casa donde iremos es muy bonita¡¡ y que la escuela
donde ire hay muchas niñas y niños con quien voy a poder jugar¡¡

Miren para que nunca se olviden de mi les traje estos regalos, ábranlos¡¡

PABLO: si yo abro este¡¡ un cuaderno??

ANA: si es para que anoten todas las anécdotas que vivimos juntos, todas las
ideas y aventuras que vivimos juntos para que no olviden todo lo que un día nos
dijimos

JUAN: aaa, mira en este regalo hay un retrato de nosotros¡¡

ANA: si es para que siempre que lo vean recuerden que los quiero mucho y nunca
se olviden de mi.

PABLO y este regalo tiene tu balón favorito¡¡

ANA: si amigos quiero que ustedes lo tengan porque es muy especial para mi, y
cada vez que jueguen con él es como si estuvieran jugando conmigo, los quiero
mucho y los voy a extrañar, pero no estén tristes porque voy a ir a un lugar muy
bonito y vendré a visitarlos, por favor cuiden esos regalos si lo hacen sabré que de
verdad me quieren amigos

JUAN: si anita no te preocupes, ahora sabemos que si hacemos todo esto que nos
dijiste y cuidamos estos regalos nunca te olvidaremos

PABLO: y debemos estar contentos porque vas a ir a un lugar muy bonito¡¡

ABUELITA: y asi llego el día en que Ana debería irse sus amigos fueron a
despedirse, ella empacó todas sus cosas, tomó sus maletas y se fue en un avión¡¡
sus amigos le decían adiós desde lejos, muy contentos…. Después de ese día
cada año Ana venia a visitarlos y nunca dejaron de ser amigos..

MIREN MIS PEQUEÑOS NIÑOS, ASI COMO ANA LE DEJO REGALOS A SUS
AMIGOS ANTES DE IRSE, ASI NUESTRO SEÑOR JESUS NO SE OLVIDÓ DE
NOSOTROS NI DE SUS AMIGOS LOS DISCIPULOS, LES DEJÓ MUCHAS
ENSEÑANZAS QUE NUNCA OLVIDARÍAN, LES DEJÓ SU AMOR Y SU PAZ,
ADEMAS LA PROMESA DE QUE PRONTO VENDRIA ALGUIEN ESPECIAL, ES
DECIR EL ESPIRITU SANTO, JESUS ES NUESTRO AMIGO Y NUNCA
DEBEMOS OLVIDARLO, CADA VEZ QUE HACEMOS LOS QUE EL NOS
ENSEÑO, CUANDO VENIMOS A MISA, CUANDO NOS PORTAMOS BIEN, ES
COMO SI NO LO OLVIDÁRAMOS, PORQUE EL NUNCA SE HA OLVIDADO DE
NOSOTROS.

BUENO NIÑOS, ESTA FUE LA HISTORIA DE HOY EL PROXIMO DOMINGO


LES CONTARÉ OTRA, NO FALTEN¡¡¡ ADIOS AMIGUITOS¡¡
DOMINGO 8 DE MAYO

La Ascensión del Señor

Evangelio según san Lucas (24, 46-53)

En aquel tiempo, Jesús se apareció a sus discípulos y les dijo: “Está escrito que el
Mesías tenía que padecer y había de resucitar de entre los muertos al tercer día,y
que en su nombre se había de predicar a todas las naciones, comenzando por
Jerusalén, la necesidad de volverse a Dios para el perdón de los pecados.
Ustedes son testigos de esto. Ahora yo les voy a enviar al que mi Padre les
prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad, hasta que reciban la fuerza de lo
alto”.

Después salió con ellos fuerade la ciudad, hacia un lugar cercano a Betania;
levantando las manos, los bendijo, y mientraslos bendecía, se fue apartando de
ellos y elevándose al cielo. Ellos, después de adorarlo, regresarona Jerusalén,
llenos de gozo, y permanecían constantemente en el templo, alabando a Dios.

Palabra del Señor.

OBRA DE TEATRO

NARRADOR (ABUELITA) : Hola niños¡¡ aquí estoy de nuevo, me da mucho gusto


ver que siguen viniendo a la Eucaristía, son unos niños muy obedientes¡¡ hoy les
voy a contar una historia muy bonita¡¡ a mi me gusta mucho¡¡. Pero primero les
quiero preguntar algo.. ¿les gustan las mariposas?.... aaa pues fíjense que hoy les
voy a contar la historia de una mariposa.

Había una vez una niña llamada Lupita a quien le gustaba mucho jugar en el
campo, le encantaba la naturaleza, los animales, y soñaba con tener una
mascota¡¡ quizás un perro, o un gato¡¡ o un ave¡¡ o una tortuga¡¡ no sabia que
animal pedirle a sus papás que se lo compraran, pues el quería todos¡¡

Todos los días al regresar de la escuela salía a jugar a un jardín que estaba atrás
de su casa, se pasaba horas observando las plantas, corriendo entre los árboles,
observando a los insectos entre muchas otras cosas.

Un día en la escuela su maestra llevó un animalito muy especial..

MAESTRA: hola niños buenos días¡¡ hoy les traje una sorpresa¡¡ miren quiero que
conozcan a este animalito, es una oruga¡¡

NARRADOR: la niña no sabia que era.. asi que se acercó lo mas que pudo al
frasco donde estaba el curioso animalito, era un gusano muy chiquito¡¡

NIÑA: maestra eso es solo un gusanito¡¡


MAESTRA: si es un pequeño gusanito pero se llama oruga, pero si cuidas con
amor a este pequeño gusanito verás que un día te dará una sorpresa¡¡

Miren este gusanito se lo voy a dar al alumno que sacó la mejor calificación en el
examen, es mi regalo por ser tan estudioso, y el ganador es…… Lupita¡¡¡

NARADOR: ella no lo podía creer estaba muy contenta por fin tendría la mascota
que tanto quería¡¡ aunque nunca se imagino que seria un gusanito¡

Lupita se fue a casa muy contenta, llegó a su casa puso el frasco en un lugar
tranquilo y seguro donde pudiera observarlo, todos los días le daba de comer,
limpiaba el lugar, le hablaba, y el gusanito solo se movía y se movia¡¡

LUPITA: hola pequeñito¡¡ como estas¡¡¡ me da gusto que estés en mi casa¡¡ mira
te voy a dar de comer¡¡ ten aquí están tus hojitas¡¡ mmm que ricas¡¡ seremos
grandes amigos

NARRADOR: y asi Lupita y el gusanito se hicieron grandes amigos, el gusanito


cada día era mas grande y tenia unos colores muy bonitos¡¡

LUPITA : amiguito cada día estas mas grande¡¡ y que bonitos colores tienes,
además cada día comes mas¡¡

NARRADOR: pero un día algo raro le pasaba a aquel gusanito, empezó a hacer
como una pequeña casita, un caparazón que empezó a cubrir todo su pequeño
cuerpo, la niña no sabia lo que pasaba, estaba triste pues extrañaba jugar con su
amigo, ya no se movía aquel gusanito, cada vez estaba más adentro de su
capullo.

LUPITA; que te pasa amiguito¡¡ ya llevas varios días ahí dentro ¿ya no piensas
salir?

NARRADOR: pero un día inesperado LA NIÑA observaba aquel capullo cuando


vió que se empezó a mover¡¡¡ se movía y se movía la niña esta emocionada de
pronto unos colores se empezaron a ver, unas pequeñas antenitas se asomaban,
poco a poco fueron saliendo unas hermosas alas¡¡ hasta que salió por completo
todo el cuerpo, aquella oruga se había transformado en una mariposa¡¡

Lupita: que bonita mariposa eres ahora¡¡ valió la pena esperar, valió la pena todo
lo que pasaste ahí adentro del capullo

NARRADOR: La mariposa volaba dentro del recipiente donde estaba cuando era
un gusanito, pero al intentar volar se estrellaba contra las paredes.. entonces
aquella niña entendió que la mariposa necesitaba ir a su lugar donde debe vivir.

LUPITA: creo que es momento de que tienes que partir, ya veo que no puedes
volar aquí tu lugar es el cielo
NARRADOR: un día Lupita llevando su mariposa subió a un lugar alto, se despidió
de su amiga y abrió aquel recipiente, la mariposa salió volando, se detuvo en la
mano de Lupita, moviendo sus hermosas alas le dijo adiós a su amiga y se elevó
al cielo, poco apoco se iba elevando más y más alto y Lupita la miraba desde
abajo..

LUPITA: adiós¡¡ adiós¡¡ amiguita¡¡¡ gracias por todo amiga¡¡ siempre te recordaré
me da mucho gusto ver que ahora eres feliz volando en el cielo.

NARRADOR: asi Lupita entendió que era el momento indicado en su amiga


debería irse, se quedó muy contento y a todos sus amiguitos les contaba la
historia de su amiga la mariposa. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Asi como Lupita despidió a su mariposa, en el evangelio de hoy nos habla de la


Ascensión del Señor, Jesús después de resucitar se despidió de sus amigos y
llego el día en que debería partir, asi que los llevo a un lugar alto y se elevó al
cielo, sus amigos, los discípulos, después de que Jesús se fue se quedaron
contentos y a todos compartieron lo que Jesús les enseñó, pero bueno ya me voy
amiguitos es hora de regresar a mi casa, espero verlos el próximo domingo,
pórtense bien adiós¡¡¡¡
DOMINGO 15 DE MAYO

DOMINGO DE PENTECOSTES

Evangelio según san Juan (14, 15-16. 23-26)

En aquel tiempo, Jesús dijoa sus discípulos: “Si me aman, cumplirán mis
mandamientos; yo le rogaré al Padre y él les enviará otro Consolador que esté
siempre con ustedes, el Espíritu de verdad.

El que me ama, cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y


haremos en él nuestra morada. El que no me ama, no cumplirá mis palabras. Y la
palabra que están oyendo no es mía, sino del Padre, que me envió.

Les he hablado de esto ahora que estoy con ustedes; pero el Consolador, el
Espíritu Santoque mi Padre les enviará en mi nombre, les enseñará todas las
cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho”.

Palabra del Señor.

CUENTO: “UN CORAZON CONVERTIDO EN NIDO”

Anoche soñé que estaba en el campo, jugando con mis primos a elevar papalotes
y a trepar por todos lados. Agotados de tanto correr y brincar, nos tendimos sobre
el pasto verde y nos pusimos a observar los pájaros que volaban sobre nuestras
cabezas. De repente sentí que mi corazón que latía muy rápido se transformaba
en un nido, en un nido tibio, suave y mullido. «Mi corazón se quedó quieto, muy
quieto» exclamaba yo sorprendido. «Mi corazón se quedó quieto, paró de latir y se
convirtió en un nido; tiene forma de nido, tiene color de nido, tiene tamaño de nido
y está esperando a que un pajarito venga a vivir en él».

¿Era yo un árbol acaso? ¿Era yo un niño? ¿Por qué en vez de corazón tenía yo
un nido? En ese momento me asusté mucho porque yo quería seguir siendo niño,
no árbol. Estaba a punto de llorar cuando de repente sentí que a mi nido llegaba
una palomita blanca, blanca como la nieve y muy linda.
—«¿De dónde vienes tú?»  —le pregunté todavía un poco asustado. Y
curiosamente la paloma me respondió con una voz muy suave y amable:
—«Vengo del cielo a vivir contigo, siempre que tú me invites a quedarme en tu
corazón». Y yo, muy afligido y confundido le contesté:
—«Es que ahora en vez de corazón, tengo un nido». Pareció que no le importaba
mucho lo que le dije.
Y continué:  —«En realidad, pensándolo bien para ti que eres un pájaro resulta
mejor un nido que un corazón ¿verdad?».
—«La verdad es que para mí resulta bien un corazón o un nido. La cosa es que
aceptes que yo me instale a vivir contigo», me contestó la paloma.
—«Por supuesto que me gustaría que te quedaras conmigo para siempre, serías
mi amiga y mi compañera, irías conmigo a todas partes, podríamos conversar en
cualquier momento. Como vienes del cielo me aconsejarías cómo hacer las cosas
bien y yo me podría convertir en un niño alegre, servicial, cariñoso, obediente,
solidario y amable. Mis papás y mis maestros estarían contentos conmigo y yo
más contento con ellos».
—«A todo esto no te he dicho mi nombre. Me llamo Felipe y tú ¿tienes
nombre?» le pregunté curioso.
—«Yo soy el Espíritu Santo, enviado por el Padre y tu amigo Jesús para que
viviendo conmigo no te olvides jamás de ellos».

En ese mismo momento desperté y recordé la clase de catecismo de ese día en


que la catequista nos había hablado de Pentecostés, que es la fiesta donde el
Espíritu Santo bajó a los apóstoles y a nosotros también, por eso ahora se que si
en mi corazón tengo el Espíritu Santo seré un niño diferente, alegre y feliz. Luego
de despertar sentí una alegría inmensa y una paz increíble en mi corazón.
DOMINGO 22 DE MAYO

LA SANTISIMA TRINIDAD

Evangelio según san Juan (16, 12-15)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Aún tengo muchas cosas que
decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu
de verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su
cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a
suceder. El me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya
comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de
lo mío y se lo comunicará a ustedes”. Palabra del Señor.

CUENTO: LA TRINIDAD Y EL FOCO

PERSONAJES Y VOCES:
Abuelita
Oscar
Mamá

MATERIALES:
Títeres (abuelita, óscar y mama)
Foco
Extensión
Imagen de dios padre, dios hijo y dios espíritu santo

ABUELITA: hola niños¡¡ como están¡¡¡ me da mucho gusto verlos¡¡ que bueno que
vinieron a la misa de hoy¡¡ ya veo que son muy obedientes¡¡ ¿quieren que les
cuente otro cuento?¡¡
Pues fíjense bien hoy les voy a hablar de un niño llamado Oscar

Un día, el pequeño Oscar se acercó a su mamá para decirle:

OSCAR: Mama, “En el catecismo me dijeron que Dios es uno y tres al mismo
tiempo, pero no puedo entenderlo, ¿podrías ayudarme?”.

ABUELITA: Su mamá se quedó pensativa. Mientras buscaba cómo responder a su


hijo, pero no era nada fácil. La luz del sol fue disminuyendo y ya estaba cayendo la
noche. Su mamá encendió una lámpara para iluminar la sala. De pronto, uno de
los focos se fundió y él fue de inmediato a buscar uno nuevo. Mientras tanto, le
vino una idea.

MAMA: “¡Ya lo tengo! ¡Ya sé como ayudar al niño para que comprenda la
Trinidad!”.

Luego se acercó a Oscar y le preguntó:


MAMA: “¿Qué tengo en mi mano?”.

OSCAR: “Un foco”.

MAMA: si tienes razón es un foco, no lo pierdas de vista, fíjate muy bien

ABUELITA: Lo colocó en el lugar del que se había fundido y después, como si


fuera el presentador de un teatro, gritó:

MAMA: “¡y ahora Tenemos un foco!”.

ABUELITA: Oscar miro a su mamá sin entender que le pasaba, luego su mamá
caminó hacia el interruptor de luz y encendió el foco. Luego dijo:

MAMA: aplausos para la luz¡¡

ABUELITA: Oscar pensó que su mamá se había vuelto loca y le dijo:

OSCAR: Mamá, “Estábamos hablando de la Trinidad y tú te pones a hablar de


focos, ¿Qué relación hay entre este foco y la Trinidad?

ABUELITA: la mamá tomó al niño y le pidió que pusiera su pequeña mano cerca
del foco encendido para que sintiera su calor. Después le dijo:

MAMA: “No soy muy buena para explicar el catecismo, pero creo que el foco me
podrá ayudar. Tenemos un solo Dios en tres personas distintas. Es algo así como
este foco, que es uno, pero al mismo tiempo es fuente de luz y de calor”.

OSCAR: mamá, sigo sin entender

MAMÁ: mira, Dios Padre es como el foco de donde sale la luz y el calor.
Dios Hijo es como la luz que sale del foco. Es distinta al foco, pero llega a todos
los rincones.
Con tu mano sentiste el calor que surge del foco. El calor tampoco es el foco, ni
luz. Es algo distinto que sale del foco y de la luz. El calor es como el Espíritu Santo
que procede de Dios Padre y de Dios Hijo.

OSCAR: AAA¡¡ YA ENTENDI LA LUZ, EL CALOR Y EL FOCO SON TRES


COSAS DIFERENTES PERO AL MISMO TIEMPO ESTAN UNIDAS¡¡ asi pasa con
Dios Padre, Dios hijo y Dios Espiritu Santo, son tres cosas diferentes pero están
unidos siempre.“ ¡Ahora sí que se te prendió el foco mamá, muchas gracias por
explicarme!”

ABUELITA: Oscar entendió el significado de la Santísima trinidad desde ese día


con ayuda del foco, descubrió que Dios padre es el foco de donde sale todo, la luz
es Dios hijo es decir Jesús, quien nos ilumina en todo momento y el calor es el
Espíritu Santo que sale del foco y de la luz, es el fuego que calienta nuestro
corazón, no lo olviden amiguitos hoy celebramos a la Santísima Trinidad y cada
vez que te persignas lo recordamos porque lo haces en el nombre del Padre, del
Hijo y del Espíritu Santo

Que les pareció el cuento? Les gustó? Que bueno amiguitos pues el próximo
domingo les contaré otro, es momento de irme pero espero verlos de nuevo en la
próxima misa, ya es hora de irme pórtense bien nos vemos adiós¡¡¡
DOMINGO 29 DE MAYO

Evangelio según San Lucas 7,1-10.

“Cuando Jesús terminó de decir todas estas cosas al pueblo, entró en Cafarnaún.
Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que
estimaba mucho. Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos
para rogarle que viniera a curar a su servidor. Cuando estuvieron cerca de Jesús,
le suplicaron con insistencia, diciéndole: "El merece que le hagas este favor,
porque ama a nuestra nación y nos ha construido la sinagoga". Jesús fue con
ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos
amigos: "Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa;
por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una
palabra y mi sirviente se sanará. Porque yo -que no soy más que un oficial
subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes- cuando digo a uno: 'Ve', él va; y a
otro: 'Ven', él viene; y cuando digo a mi sirviente: '¡Tienes que hacer esto!', él lo
hace". Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que
lo seguía, dijo: "Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe".
Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente
sano. “

CUENTO: EL SECRETO DE JUAN

ABUELITA: hola niños¡¡¡ me da gusto verlos de nuevo, yo soy la abuelita Cuquita


para los que no me conocen, veo aras nuevas¡¡ ya estoy aquí, de nuevo vengo a
contarles una historia¡¡ quieren escucharla¡¡¡ esta historia se llama : EL
SECRETO DE JUAN
 
Juan era un niño que vivía en un pueblo pequeño y alejado de la ciudad. Quienes
allí vivían, eran personas humildes que trabajaban la tierra. Sus vidas eran
tranquilas excepto en las épocas de lluvias, porque todo era un caos. Ese año
llovía sin parar y el río crecía muchísimo. Mucha gente perdió su casa, algunos
enfermaron, otros tuvieron perdieron sus animales, nadie podía estar feliz. Sin
embargo, Juan nunca perdió su sonrisa, ni en los peores días, en el pueblo nadie
entendía porque Juan a pesar del mal tiempo estaba tan contento. Juan siempre
tenía una palabra de aliento para todos.

JUAN: hola vecina como esta¡¡¡


VECINA: pues estoy muy mojada por la lluvia y en mi casa todo se lo llevó el rio,
JUAN: no se preocupe vecina, todo estará bien animo¡¡

Juan también estaba mojado y también sus tierras estaban dañadas por el agua,
pero de alguna manera, Juan se las arreglaba para seguir sonriendo.

La gente lo miraba y decían:


   – ¡Es un insensible!
   – Ha de estar loco para sonreír sin motivos
- Algo oculta para sonreír tanto, hay algo que no nos dice, algo que nos está
escondiendo a todos 

Y en el pueblo todos pensaban que Juan tenia un secreto que lo hacia sonreír
siempre
Juan era solitario vivía rodeado de animales de granja y mascotas. Era humilde y
su vivienda también.

VECINA: juan mira va a llover mucho de nuevo, otra vez nos mojaremos y nos
vamos a inundar
JUAN: Va a parar, no se preocupe, ya va a parar.
VECINA :¿Cómo le haces para saber que no moriremos ahogados?
VECINO: Tal vez tiene la bola de cristal y puede adivinar el futuro
VECINA: Algo tiene en su casa que hace que sepa estas cosas. Por algo sonríe
siempre, porque conoce qué va a pasar . Hay algo escondido allí que le da el
poder de sonreír pase lo que pase

Nadie se preocupó en preguntarle a Juan porque siempre veía las cosas en forma
más positiva que los demás, porque no dejaba de luchar, porque no se quejaba.
Mientras tanto, Juan seguía luchando, trabajaba todo el día, pero jamás faltaba un
consuelo, una palabra bonita y tampoco su sonrisa. Todos los días iba a caminar y
cantaba mientras lo hacia.

JUAN: (cantando) si tuviera fe¡¡¡ como un granito de mostaza¡¡ eso dice el Señor¡¡

Un día los vecinos  esperaron que hiciera su paseo acostumbrado y entraron en


su casa a revisar hasta el último de los rincones. Esperaban encontrar una pócima
mágica o una bola de cristal.

VECINO: busquen busquen en todas partes por ahí debe de estar su secreto¡¡

Pero nada hallaron. Por más que buscaron y buscaron, nada encontraron.
Desilusionados salieron de la casa, preguntándose entonces cuál era el secreto y
dónde estaba. Ese día Juan regresó antes de lo acostumbrado de su paseo, llegó
justo para cuando sus vecinos abandonaban su casa.

JUAN: hola vecinos, pero ¿qué hacen aquí?  ¿Buscaban algo?  ¿En que los
puedo ayudar?

Uno de los vecinos se animó y le dijo toda la verdad,

VECINO: mira juan no entendemos porque sonríes siempre y estas feliz a pesar
de lo malo, creemos que tu guardas un secreto que no nos quieres decir.
JUAN: Lo que buscaron no se encuentra arriba de un estante, sobre una mesa o
guardado en un ropero. Han buscado algo que llevo dentro de mi, algo que no
tiene forma, ni color, pero que tiene una fuerza muchísimo más grande de la que
Uds. puedan imaginar.
VECINO: pero que es¡¡ dinos¡¡ porque siempre estas sonriendo y con animo a
pesar de las cosas malas que te pasan
JUAN: No guardo ningún secreto lo que tengo dentro de mi pueden tenerlo todos,
sólo hay que sentirlo.
VECINA: ¿De qué se trata entonces?
JUAN: De Fe, de eso se trata, ni más ni menos que de tener Fe.
VECINO: ¿ la fe? Y que es eso?
JUAN: La fe es la que nos hace creer que todo se puede, incluso aquellas cosas
que parecen imposibles. La fe en Dios nos hace fuertes, alegres, nos permite
sonreír en medio de los problemas. La fe nos sostiene y hace nuestra vida mejor.
VECINA: Con razón, ese era tu secreto¡¡
JUAN: No es un secreto es un tesoro, el mas valioso y que todos podemos tener¡¡
No siempre es fácil transmitir la fe a los demás, pues es algo que se siente muy
dentro del corazón, pero digamos que se puede contagiar.

El ejemplo de Juan enseñó a muchos en el pueblo y en las siguientes


inundaciones todos se veían igual de empapados y agotados, pero más de uno
tenía una hermosa sonrisa para estrenar en su cara, porque ahora sabían que con
fe se puede luchar con la ayuda de Dios todo se puede calmar, asi que debemos
tener fe siempre amiguitos no olviden, ¿ les gusto la historia? Que bueno… pero
ya me tengo que ir ¡¡ se me hace tarde nos vemos para el siguiente domingo¡¡¡ no
lo olviden¡¡ aquí los espero¡¡ adiós amigos¡¡
DOMINGO 5 DE JUNIO

Evangelio: Lc 7,11-17

En aquel tiempo, iba Jesús camino de una ciudad llamada Naín, e iban con él sus
discípulos y mucho gentío.
Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad, resultó que sacaban a enterrar a
un muerto, hijo único de su madre, que era viuda; y un gentío considerable de la
ciudad la acompañaba. Al verla el Señor, le dio lástima y le dijo: «No llores.» Se
acercó al ataúd, lo tocó (los que lo llevaban se pararon) y dijo: «¡Muchacho, a ti te
lo digo, levántate!» El muerto se incorporó y empezó a hablar, y Jesús se lo
entregó a su madre. Todos, sobrecogidos, daban gloria a Dios, diciendo: «Un gran
Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo.» La noticia del
hecho se divulgó por toda la comarca y por Judea entera.

CUENTO: EL CONEJITO ATRAPADO

PERSONAJES:
ABUELITA
VACA
LEON
PERRO
CONEJO
SOL
LUNA
NUBES
MUCHACHO

VOCES:
ABUELITA
VACA – LUNA
PERO – LEON
CONEJO
ABUELITA: HOLA NIÑOS¡¡¡ YA LLEGUÉ¡¡QUE GUSTO ME DA VERLOS¡¡ QUE
BUENO QUE VINIERON A LA MISA¡¡¡ SON UNOS NIÑOS MUY OBEDIENTES
POR ESO LES VOY A CONTAR UN CUENTO¡¡¡ LO QUIEREN ESCUCHAR?...
PUES PONGAN MUCHA ATENCIÓN..

HABIA UNA VEZ UN PEQUEÑO CONEJITO QUE LE GUSTABA BRINCAR Y


BRINCAR POR TODO EL CAMPO, ERA UN CONEJITO MUY TRAVIESO¡¡ QUE
JUGABA Y JUGABA TODO EL DÍA¡¡
CIERTO DÍA ANDABA SALTANDO COMO SIEMPRE PERO NO SE DIO
CUENTA QUE HABIA UNA TRAMPA, Y AL DAR EL BRINCO QUEDO
ATRAPADO EN LOS ALAMBRES DE LA TRAMPA, SU PATITA ESTABA
ATORADA Y EL CONEJITO POR MAS QUE HACIA ESFUERZOS NO PODIA
SALIR.

CONEJITO: AYUDA¡¡¡ AYUDENME PORFAVOR¡¡ ESTOY ATORADO¡¡

ABUELITA: EL CONEJITO GRITABA Y GRITABA PERO NADIE LO


ESCUCHABA, EL DÍA ESTABA MUY SOLEADO, Y HACIA MUCHO CALOR, Y
EL SOL AL VER QUE EL CONEJITO ESTABA MUY ACALORADO DECICIÓ
AYUDARLO, ASI QUE LLAMÓ A SU AMIGA LA NUBE Y PRONTO LE HICIERON
UNA RICA SOMBRA AL CONEJTO

CONEJITO: MUCHAS GRACIAS SOL Y NUBE¡¡ YA ME ESTABA COCINANDO


CON ESTE CALOR¡¡ CON ESTA SOMBRA PUEDO ESPERAR A QUE ALGUIEN
VENGA A AYUDARME¡¡

ABUELITA: PRONTO EMPEZÓ A ANOCHECER Y ESTABA MAS OSCURO, EL


SOL SE FUE APAGANDO, Y EL CONEJITO EMPEZÓ A SENTIR MIEDO
PORQUE NO PODIA VER NADA, PERO PRONTO LO VIO LA LUNA DESDE EL
CIELO Y DECIDIÓ ALUMBRARLO PARA QUE PUDIERA VER

LUNA: CONEJITO NO TENGAS MIEDO CON MI LUZ VOY A ILUMINAR LA


NOCHE Y PODRAS VER A TU ALREDEDOR

ABUELITA: EL CONEJITO SEGUIA ATRAPADO ESPERANDO A QUE ALGUIEN


VINIERA A AYUDARLO, POR AHÍ PASO CAMINANDO UNA VACA MUY
ALEGRE¡¡ CAMINABA Y CAMINABA MUY CONTENTA DE UN LADO A OTRO,
CUANDO VIO AL CONEJITO LE DIJO

VACA: HOLA CONEJITO ME LLAMO ANACLETA, QUE TE PASO??¡¡

CONEJITO: ESTABA SALTANDO Y CAI EN UN TRAMPA, PUEDES


AYUDARME?

VACA: PERO YO ESTOY MUY GRANDE¡¡ Y TUS PATITAS SON MUY


PEQUEÑAS¡¡ SI TE AYUDO SOLO TE VOY A APLASTAR¡, PERO YA SE QUE
PUEDO HACER, ME PONDRE JUNTO A TI Y CON MI ALIENTO TE DARÉ
CALOR PARA QUE NO TENGAS FRIO¡¡

ABUELITA: Y AL CAER LA NOCHE SE ACERCÓ UN LEON MUY HAMBRIENTO,


RAPIDAMENTE VIO A LA VACA Y AL CONEJITO.

LEON: MMMMM AHORA SI VOY A CENAR MUY BIEN

ABUELITO: ENTONCES EL LEON SE IBA ACERCANDO MUY DESPACIO PARA


QUE NO LO ESCUCHARAN Y ASI PODER COMERSE AL CONEJO Y A LA
VACA¡¡

CONEJITO: AMIGA VACA AUN NADIE HA PODIDO SACARME DE LA TRAMPA,


AUN TENGO MI PAPTITA ATORADA,

ABUELITA: Y JUSTO CUANDO EL LEON ESTABA MUY CERCA, SE ESCUCHO


EL LADRIDO DE UN PERRO

PERRO: (LADRAR)

ABUELITA: EL PERRITO CORRIÓ A VER AL CONEJO Y A LA VACA

PERRITO: QUE PASA VACA ANACLETA ?? PORQUE ESTAS CON ESE


CONEJO

VACA: ES QUE CAYO EN UNA TRAMPA Y AUN NO HA PODIDO SALIR,


NECESITAMOS AYUDA PARA RESCATAR AL CONEJITO

PERRITO: AA¡¡ YA SE IRE POR MI DUEÑO EL SEGURAMENTE NO AYUDARÁ

ABUELITA: Y ASI EL PERRITO FUE CORREINDO POR SU DUEÑO, EL LEON


AL ESCUCHARLO MEJOR SE FUE CORIENDO, FURIOSO DE NO HABER
PODIDO COMERSE AL CONEJITO;

Y CUANDO EL PERRITO REGRESÓ, DETRÁS DE EL VENIA UN MUCHACHO


QUE ERA EL CUIDADOR DE AQUEL CAMPO, QUIEN PRONTO SACO AL
CONEJITO DE LA TRAMPA Y EL CONEJITO REGRESO A SU CASA MUY
CONTENTO Y AGRADECIDO PORQUE RECIBIO LA AYUDA DE TODOS. Y
COLORIN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO..

LES GUSTO LA HISTORIA??

PUES FIJENSE MUY BIEN HOY EL EVANGELIO NOS HABLA DE QUE JESUS
AYUDO A UNA MUJER A QUIEN SE LE HABIA MUERTO SU HUO Y JESUS LA
AYUDO PARA QUE EL NIÑO VOLVIERA A LA VIDA, JESUS SIEMPRE ESTA
DISPUESTO A AYUDARNOS CUANDO VE SUFRIR A ALGUIEN, COMO LO
VIMOS EN EL CUENTO DONDE LOS ANIMALITOS, EL SOL Y LA LUNA
AYUDARON A AQUEL CONEJITO AL VERLO SUFRIR; DE LA MISMA MANERA
NOSOTROS DEBEMOS AYUDAR A LOS DEMAS, CUANDO VEAMOS A
ALGUIEN QUE SUFRE EN LA CALLE, EN LA CASA, EN NUESTRA ESCUELA,
HAGAMOS LO QUE HIZO JESUS, AYUDARLO, ESO SIGNIFICA QUE
SABEMOS AMAR AL PROJIMO.

BUENO AMIGUITOS ESA FUE LA HISTORIA DE HOY NO OLVIDEMOS VENIR


A MISA EL PROXIMO DOMINGO LOS ESPERO¡¡ ADIOS AMIGUITOS¡¡¡
DOMINGO 12 DE JUNIO

Evangelio según san Lucas (7,36–8,3):

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús,
entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una
pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un
frasco de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a
regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de
besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado
se dijo: «Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo
que es: una pecadora.»
Jesús tomó la palabra y le dijo: «Simón, tengo algo que decirte.»
Él respondió: «Dímelo, maestro.»
Jesús le dijo: «Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos
denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los
dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?»
Simón contestó: «Supongo que aquel a quien le perdonó más.»
Jesús le dijo: «Has juzgado rectamente.»
Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en
tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella, en cambio, me ha lavado los pies
con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. Tú no me besaste; ella, en
cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la
cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por
eso te digo: sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor;
pero al que poco se le perdona, poco ama.»
Y a ella le dijo: «Tus pecados están perdonados.» Los demás convidados
empezaron a decir entre sí: «¿Quién es éste, que hasta perdona pecados?» Pero
Jesús dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz.»
Después de esto iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo,
predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas
mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la
Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana.

CUENTO: El ratón que no sabía perdonar


PERSONAJES:
ABUELITA
RATON JUANITO
RATON ANCIANO
PAJARO AZUL
3 RATONES

ABUELITA: ¡HOLA NIÑOS! QUE GUSTO ME DA VOLVER A VERLOS¡¡ HOY LES


TRAIGO UNA HISTORIA CON UNOS PERSONAJES MUY ESPECIALES,
¿ QUIEREN ESCUCHARLA? PONGAN ATENCION, ESTA HISTORIA HABAL
SOBRE RATONES….
Había una vez en un pequeño pueblo llamado “Ratópolis” vivía el ratón Juanito en
una casita  construida en el interior del tronco de un viejo árbol.

De vez en cuando salía a caminar por el pueblo con su cola hacia abajo porque se
sentía amargado. Estaba decepcionado de los amigos porque muchos le habían
humillado y ofendido. Por eso cortó la amistad con todos eligiendo vivir en
soledad.

Un día, cuando Juanito estaba recogiendo nueces, un pájaro azul llegó a


“Ratópolis” anunciando a través de su canto la llegada de una gran tormenta.

Ante este aviso todos los ratones corrieron hacia la montaña para construir
madrigueras entre las rocas en forma de túneles. 

Cuando Juanito había terminado de construir su madriguera un ratoncito muy


simpático se acercó ofreciéndole suaves plumitas para que acomodara el suelo de
su madriguera, pero Juanito no aceptó.

También una pareja de ratones se aproximaron a Juanito pidiéndole algunas


nueces mas Juanito no se las dio.

Un anciano ratón viendo la actitud  de Juanito decidió acercarse para preguntarle:

RATON ANCIANO: ¿Qué te pasa Juanito? ¿Por qué estás actuando así con los
demás?

RATON JUANITO: ¡Porque me ofendieron y me lastimaron en el pasado!

RATON ANCIANO: ¿Pero no te das cuenta de que tú también estás ofendiendo


con tu actitud? Es imposible caminar por la vida sin lastimar y sin ser lastimado.

Juanito guardó silencio y el anciano continuó diciendo:

RATON ANCIANO: Debes aprender a perdonar. El perdón es el mejor camino


para alcanzar la paz interior porque nos libera del rencor.

En ese instante comenzó a caer la tormenta y Juanito le pidió al anciano que se


quedara en su madriguera. Mientras llovía Juanito y el anciano platicaron mucho
tiempo, y empezaron a hacer una bonita amistad.

Pasadas unas horas la tormenta pasó y todos los ratones salieron de la


madriguera para disfrutar de los primeros rayos del sol sentados sobre una roca
con unas gafitas de sol.

Entonces Juanito le dijo al anciano,


RATON JUANITO: ahora veo que es muy bonito tener amigos con quien platicar,
no sirve de nada estar enojado con alguien, tengo que aprender a perdonar y a
también pedir disculpas a los ratones que ofendí.

En ese momento llegó Juanito con los demás ratones, les pidió perdón por lo que
les había ofendido y también perdonó a quienes lo habían lastimado, los ratones
volvieron a ser amigos y con mucha alegría moviendo sus colitas, compartieron
nueces y semillas.

Y colorin colorado este cuento se ha acabado… ¿les gustó??

Que bien pues hoy en el evangelio nos habla de que todos debemos perdonar a
quien nos ofendió como Jesús perdonó a un mujer pecadora, así que cada vez
que estés enojado con alguien no te quedes asi, busca hacer las pases de
nuevo¡¡, verás que es muy bonito perdonar y volver a ser amigos. Recuerda Jesús
siempre nos perdona, por eso nosotros también debemos perdonar.

Bueno amiguitos ya me tengo que ir, ya es hora, no olviden venir el próximo


domingo … nos vemos amguitos ADIOS¡¡¡¡
DOMINGO 19 DE JUNIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,18-24):

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les
preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?» Ellos contestaron: «Unos que Juan
el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos
profetas.» Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Pedro tomó la
palabra y dijo: «El Mesías de Dios.» Él les prohibió terminantemente decírselo a
nadie. Y añadió: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por
los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer
día.» Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El que quiera seguirme, que se niegue a sí
mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera
salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.»
Palabra del Señor

CUENTO: BUSCANDO MI CRUZ

ABUELITA: hola niños¡¡ como están¡¡ que gusto me da verlos de nuevo¡¡ vengo
corriendo para contarles otra historia acerca del evangelio de hoy, ¿quieren
escucharla?... fíjense muy bien…Cuentan que un día un niño muy pero muy flojo,
estaba muy cansado de ir cargando su cruz, asi que fue a ver a Jesus y le dijo:

Niño: "Señor: ya estoy cansado de llevar la misma cruz en mi hombro, es muy


pesada y muy grande para mi estatura" yo estoy muy chaparro y esta cruz esta
muy grandota¡¡¡

Jesús amablemente le dijo:


"Si crees que es mucho para ti, entra en ese cuarto y elige la cruz que más se
adapte a ti"

ABUELITA: El niño entró y vio una cruz pequeña, la subió en su hombro y cuando
empezó a caminar por poco y se cae¡¡ la cruz estaba muy pesada tanto que se le
encajaba en el hombro y le lastimaba,

NIÑO: esta pesa mucho¡¡¡ no me la aguuanto¡¡ mejor la cambiamos por otra.

ABUELITA: El niño buscó otra pero era muy grande y muy liviana y le estorbaba
para caminar.

NIÑO: no Jesus, esta no me gusta, parece de papel, es muy ligera, se la va a


llevar el aire¡¡
ABUELITA: El Niño tomó otra pero era de un material que raspaba,

NIÑO: hay¡¡ esta lastima mucho esta muy rasposa¡¡ parece piedra¡¡

ABUELITA: El niño buscó otra, y otra, y otra.... hasta que llegó a una que sintió
que se adaptaba a él. Salió muy contento y dijo:

Niño: "Señor, he encontrado la que más se adapta a mi, muchas gracias por el
cambio que me permitiste".

Jesús le mira sonriendo y le dice:

Jesus: "No tienes nada que agradecer, has tomado exactamente la misma cruz
que traías, tu nombre está inscrito en ella. Mi Padre no permite que cargues más
de lo que no puedas soportar porque te ama y tiene un plan perfecto para tu vida"

ABUELITA: Y asi ese niño salió muy contento de aquel lugar llevando la cruz que
mas le gustaba.

ABUELITA: Muchas veces nos quejamos por las cosas difíciles que hay en
nuestra vida, cuando nos regañan nuestros papás, cuando nos enfermamos,
cuando no le entendemos algo en la escuela, cuando nos caemos, cuando debo
de hacer algo que no me gusta, y hasta nos enojamos con Dios, pero El permite
que nos suceda porque es para nuestro bien y algo nos quiere enseñar a través
de eso. Dios no nos da nada más grande de lo que no podamos soportar, asi que
cada vez que sientas que hay algo muy difícil dile a Jesus que te ayude a llevarlo
con alegría y amor y verás que todo será más fácil y aprenderás mucho.

Bueno niños, no dejen de venir el próximo domingo les contare otra historia, por
aquí los vere¡¡¡ ya me tengo que ir, adiós niños nos vemos el próximo domingo¡¡¡
DOMINGO 26 DE JUNIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,51-62):

Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión
de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros por delante. De camino, entraron en una
aldea de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron, porque se
dirigía a Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le preguntaron: «Señor, ¿quieres
que mandemos bajar fuego del cielo que acabe con ellos?»
Él se volvió y les regañó. Y se marcharon a otra aldea. Mientras iban de camino, le
dijo uno: «Te seguiré adonde vayas.»
Jesús le respondió: «Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo
del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
A otro le dijo: «Sígueme.»
Él respondió: «Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»
Le contestó: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el
reino de Dios.»
Otro le dijo: «Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó: «El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para
el reino de Dios.»

CUENTO:

PERSONAJES: MATERIALES:
PEDRO BALON
ABUELITA LIBRETA
AMIGO FOTO
MAMA CRISTO

ABUELITA: hola niños¡¡ como están¡¡ me da mucho gusto saludarlos¡¡ que bueno
que hoy vinieron de nuevo a la misa, les voy a contar otro cuento lo quieren
escuchar??...

Esta es la historia de un niño llamado Pedro al que le gustaba mucho correr, cada
vez que juagaba con sus amigos competia para ver quien corria mas rápido.

PEDRO: vamos a correr a ver quien gana sale¡¡¡

AMIGO: bueno pero el que gane invita los refrescos sale¡¡ 1…2….3….. corree¡¡¡

ABUELITA: Los niños corrian y corrian y pero Pedro por mas que corria nunca
podía llegar en primer lugar, siempre le ganaban.

PEDRO: no se vale nunca puedo llegar en primer lugar¡¡


AMIGO: es que eres muy lento¡¡ lo siento para la otra amigo¡¡¡

ABUELITA: Todos los días cuando Pedro llagaba su casa le decia a su mamá

PEDRO: mamá, nunca puedo llegar en primer lugar, siempre hay otros que me
ganan¡¡

MAMA: no te preocupes hijo lo importante no es ser el primer lugar sino aprender


a darle a las cosas el lugar que le corresponden

PEDRO : pero como hago eso mamá

MAMA: mira, fíjate muy bien¡¡ aquí tienes un balón que representa todo el lo que
te gusta jugar, esta es tu libreta que representa el amor por tu escuela y aquí
tienes una foto que representa el amor a nuestra familia y aquí tienes un cristo que
representa tu amor a Dios, ¿ cual pondrías en primer lugar? ¿cuál es el más
importante?

ABUELITA: pedro lo pensó mucho mucho, pues todo era muy importante para el..

PEDRO: hay mamá no se, es que todo me gusta y todo es importante.

MAMA: fíjate muy bien todo es importante, pero hay una cosa que es la que te
dará la fuerza y al amor para darlo a todo lo demás.

PEDRO: mmmm… ¿cuál será?? Haber lo que mas me gusta es la pelota, me


encanta jugar, después mi familia, porque los quiero mucho, después mi escuela
porque ahí veo a mis maestros y amigos pero a veces no me gusta tanto, y a lo
ultimo Dios porque casi nunca voy a la iglesia.

MAMA: estas seguro que el primer lugar debe ser para el juego y el ultimo para
Dios??

PEDRO: bueeenooo, a veces si voy a la iglesia a la misaa

MAMA: mira, si te enfermas, si te lastimas, si te sientes triste, si estas solo, ¿quién


esta contigo siempre?

PEDRO: aaa pues Diosito mamá, porque a veces tu y mi papá están trabajando

MAMA: Entonces quien es el ganador del primer lugar en toda tu vida?

PEDRO: aaa pues Dios porque siempre esta conmigo¡¡¡¡

MAMA: exacto hijo, Dios gana el primer lugar y después de el estamos todos los
demás , tu famiiia, tu escuela y la diversión¡¡¡

PEDRO: aaaaa que inteligente eres mama¡¡¡¡ tienes razón si tengo a Dios primero
en todo lo demás el me va a auyudar¡¡
MAMA: asi que no te preocupes si no ganas le primer lugar, lo importante es que
Dios si tenga el primer lugar¡¡¡

ABUELITA: y asi pedro se fue muy contento a jugar con sus amigos, claro
después de hacer la tarea, y ya no le preocupaba si ganó o no porque ahora sabia
que Jesus lo iba a ayudar en todo¡¡

Y colorín colorado este cuento se ha acabado…

Y asi como Pedro amiguitos nosotros debemos aprender a darle a Jesus un lugar
muy especial en nuestra vida, a darle el primer lugar , si lo hacemos Dios nos
ayudará en todo lo demás, eso nos dice hoy en el evangelio de esta misa, no
tengas miedo de decirle a JESUS , tu tienes el primer lugar en mi vida, ¡¡¡

Bueno amiguitos ya me tengo que ir, espero que nos veamos la siguiente misa, se
portan bien¡¡ adiós¡¡¡¡¡
DOMINGO 3 DE JULIO

Evangelio según San Lucas 10,1-12.17-20.

El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo
precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo: "La
cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los
sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a
ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan
a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: '¡Que
descienda la paz sobre esta casa!'. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz
reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma
casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su
salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean
recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: 'El
Reino de Dios está cerca de ustedes'." Pero en todas las ciudades donde entren y
no los reciban, salgan a las plazas y digan: '¡Hasta el polvo de esta ciudad que se
ha adherido a nuestros pies, lo sacudimos sobre ustedes! Sepan, sin embargo,
que el Reino de Dios está cerca'. Les aseguro que en aquel Día, Sodoma será
tratada menos rigurosamente que esa ciudad. Los setenta y dos volvieron y le
dijeron llenos de gozo: "Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre".
El les dijo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Les he dado poder
para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del
enemigo; y nada podrá dañarlos. No se alegren, sin embargo, de que los espíritus
se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el
cielo".

CUENTO.

Abuelita: Niños me da gusto verlos de nuevo aquí en la misa como cada domingo,
hoy les voy a contar otra historia espero les guste, pongan mucha atención:

Había una vez un niño llamado Toño que le gustaba hacer todas la cosas solo,
jugaba solo con su pelota, hacia la tarea solo, en el recreo siempre desayunaba
solo, y ni pensar que compartiera su torta,

AMIGO: Hola Toño, quieres jugar, tengo un juguete nuevo.

TOÑO: No gracias, yo juego mejor solo con mi pelota.

ABUELITA: Pero un día Toño reprobó un examen de matemáticas, pues no le


gustaban las sumas, ni las restas y mucho menos la divisiones, y no se sabia las
tablas de multiplicar. Entonces la maestra les dijo en clase que buscaran un
compañero para poder estudiar.

Eso no le gusto para nada a Toño, pues él quería estudiar solo.


AMIGO: Toño quieres estudiar conmigo matemáticas? Yo puedo estudiar contigo y
que pases la materia.

TOÑO: mmmm bueno esta bien ya que

ABUELITA: Los dos niños se pusieron a estudiar juntos, y aunque a Toño le


costaba trabajo puso su mejor esfuerzo. Y entonces llego el día del examen.
MAESTRA: Niños espero que hayan estudiado en parejas y que a todos les vaya
muy bien en el examen.

ABULITA: Los dos niños contestaron su examen y cuando la maestra los revisó
Toño y su amigo sacaron 10; Toño y su amigo estaban muy contentos porque
habían pasado su materia.

TOÑO: Muchas gracias amigo por ayudarme a estudiar, ahora veo que es mucho
mejor estudiar entre dos y buscar la ayuda de un compañero.

ABUELITA: y desde ese dìa Toño nunca volvió a trabajar solo, siempre buscaba la
ayuda de un compañero.

Y así en el evangelio de hoy, Jesús nos invita a ir de dos en dos, a cumplir con
nuestra misión en la vida, así que no olvides que cada vez que tengas una
necesidad pide ayuda a otro compañero y veras que entre dos es mas fácil.
DOMINGO 10 DE JULIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,25-37):

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para


ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?»
Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?»
Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y
con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.»
Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.»
Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: «¿Y quién es
mi prójimo?»
Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos
bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo
medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo,
dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al
verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a
donde estaba él, y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas,
echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una
posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero,
le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta." ¿Cuál de
estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los
bandidos?»
Él contestó: «El que practicó la misericordia con él.»
Díjole Jesús: «Anda, haz tú lo mismo.»

CUENTO: El espejo estropeado

ABUELA: hola¡¡ niños¡¡ que bueno que vinieron a la misa¡¡ me da mucho gusto
verlos, hoy les voy a contar una historia

ABUELA: Había una vez un niño listo y rico, que tenía prácticamente de todo, así
que sólo le llamaba la atención los objetos más raros y curiosos. Eso fue lo que le
pasó con un antiguo espejo, y convenció a sus padres para que se lo compraran a
un misterioso vendedor. Cuando llegó a casa y se vio reflejado en el espejo, sintió
que su cara se veía muy triste. Delante del espejo empezó a sonreir y a hacer
muecas, pero su reflejo seguía siendo triste.

NIÑO: No puede ser, por mas que sonrío mi cara se ve triste, este espejo esta
descompuesto.

ABUELA: Extrañado, fue a comprar golosinas y volvió todo contento a verse en el


espejo, pero su reflejo seguía triste.

Consiguió todo tipo de juguetes y cachivaches, pero aún así no dejó de verse triste
en el espejo, así que, decepcionado, lo abandonó en una esquina. 
NIÑO: "¡Vaya un espejo más feo, no sirve! ¡es la primera vez que veo un espejo
estropeado!"

ABUELA: Esa misma tarde salió a la calle para jugar y comprar unos juguetes,
pero yendo hacia el parque, se encontró con un niño pequeño que lloraba
entristecido.

NIÑO POBRE: (llanto)

ABUELA: Lloraba tanto y le vio tan sólo, que fue a ayudarle para ver qué le
pasaba.

NIÑO: ¿qué te pasa por que lloras tanto?

NIÑO POBRE: Es que perdí a mis papás, no los encuentro¡¡ he estado aquí solito
y nadie me ha ayudado¡

NIÑO: No te preocupes¡¡ yo te ayudo¡¡

ABUELA: juntos se pusieron a buscar a los papás del niño. Como el chico no
paraba de llorar, nuestro niño gastó su dinero para comprarle unas golosinas para
animarle hasta que finalmente,

NIÑO POBRE: (LLANTO)

NIÑO: Ya no llores, mira ten come este dulce¡¡ mira ten esta paleta

ABUELA: tras mucho caminar, terminaron encontrando a los padres del pequeño,
que andaban preocupadísimos buscándole.

NIÑO POBRE: ahí están¡¡¡ mis papás¡¡¡ eeee los encontramos¡¡ Muchas gracias
amigo¡¡¡

ABUELA: El niño se despidió del chiquillo y se encaminó al parque, pero al ver lo


tarde que se había hecho, dio media vuelta y volvió a su casa, sin haber llegado a
jugar, sin juguetes y sin dinero. Ya en casa, al llegar a su habitación, le pareció ver
un brillo procedente del rincón en que abandonó el espejo. Y al mirarse, se
descubrió a sí mismo radiante de alegría, iluminando la habitación entera.

NIÑO: wow¡¡¡ ahora si se ve mi sonrisa en este espejo¡¡¡

ABUELA: Entonces comprendió el misterio de aquel espejo, el único que reflejaba


la verdadera alegría de su dueño.

Y se dio cuenta de que era verdad, y de que se sentía verdaderamente feliz de


haber ayudado a aquel niño.
Y desde entonces, cuando cada mañana se mira al espejo y no ve ese brillo
especial, ya sabe qué tiene que ayudar a alguien que lo necesite para poder
recuperar ese reflejo alegre y el brillo en el espejo.

¿les gusto la historia?

Pues en el evangelio de hoy Dios nos invita a ayudar a los demás sin ver quien es,
eso es demostrar que tenemos a Dios en nuestro corazón y cuando hacemos una
obra buena brillamos entre todos los demás, asi que no olvides ayudar a alguien
en esta semana, pon atención a tu alrededor veras que hay mucha gente que
necesita de tu ayuda.

Bueno ya me tengo que ir, nos vemos el próximo domingo adiós niños¡¡¡¡
DOMINGO 17 DE JULIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (10, 38-42):

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió
en su casa. Ésta tenía una hermana llamada Maria, que, sentada a los pies del
Señor, escuchaba su palabra. Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el
servicio; hasta que se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me
haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.» Pero el Señor le
contestó: «Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es
necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.»

EL CUENTO SIN PRISAS

(Saludo de la abuela, intro)

ABUELA: Habia una vez el cuento más rápido del mundo, el había conseguido ser
tan rápido porque muchos papás y mamás andaban persiguiéndolo.

NIÑO: Mami, cuéntame un cuento


MAMÁ: No, que ya es muy tarde…
NIÑO: Solo uno muy rápido, porfi…

ABUELA: Y entonces la mamá se lanzaba a la búsqueda de ese cuento tan


rápido. Pero el cuento no quería que lo usaran de una forma tan poco respetuosa.

CUENTO: Soy un cuento como todos los demás. Quiero que me cuenten con
calma.

ABUELA: Y salía corriendo y no se dejaba atrapar. Hasta que una mamá le puso


una trampa.

MAMÁ: Yo te contaré con calma - le dijo.

ABUELA: Y el cuento, que tenía infinitas ganas de que lo contaran, no quiso


escapar.

MAMÁ: Uuuuuuuuno, Ya está, ya te he contado un cuento. Justo como querías,


uno rápido, y ahora a dormir.

ABUELA: El niño y el cuento se sintieron engañados, y juntos inventaron la forma


de compensar aquella injusticia.

NIÑO: no te preocupes cuento, Conseguiremos que mamá me lea tus páginas.


ABUELA: A la mañana siguiente, el niño había desaparecido. Su mamá lo buscó
por todas partes, pero solo encontró un papel que decía:
Volveré cuando tengas tiempo para leerme un cuento.

ABUELA: La mamá se angustió y se preguntaba dónde habría ido. Se olvidó del


trabajo y de todas las demás cosas, y dedicó todo el día a buscar a su hijo. Al caer
la noche, se sentía tan mal por haber hecho que su hijo se marchara por no
haberle querido contar un cuento, que se puso a leer todos los cuentos de la casa.
Pensó que si se los aprendía podría volver a contárselos si algún día
volvía. Entonces encontró ese curios cuento, “El cuento más rápido del mundo”.
Era el único que no se sabía, porque nunca tenía tiempo para leerlo.

Cuando lo abrió, leyó sorprendida la historia de una madre que engañaba a su hijo


para no contarle un cuento, y lo perdía, y lo buscaba por todas partes…
Emocionada, leyó y leyó hasta el final, justo para descubrir que su niño estaba
allí, escondido en la última página del cuento más rápido del mundo, esperando
para darle un grandísimo abrazo, feliz de que su madre por fin hubiera tenido
tiempo para leer un cuento.

NIÑO: hola mami¡¡ aquí estoy porfin me leíste un cuento¡¡¡ estoy feliz¡¡¡

MAMA: si hijo ahora entendí que en medio de las prisas del día siempre debo
tener un momento para contarte un cuento.

NIÑO: te quiero mamá¡¡¡

ABUELA: Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado ¿Te ha gustado?

ABUELA: hoy en el evangelio Jesus nos cuenta la historia de MARTHA una mujer
muy ocupada y apurada, que no tenia tiempo para escuchar a Jesús pero su
hermana María, siempre le daba un tiempo a Jesus para ponerle mucha atención,
por eso nosotros no debemos olvidar que aunque todo el día tengamos muchas
cosas que hacer y andemos corriendo debemos buscar un tiempo para estar en
tranquilidad con Dios y con los que más queremos.

(DESPEDIDA DE LA ABUELA)
DOMINGO 24 DE JULIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (11,1-13):

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus
discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.»
Él les dijo: «Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino,
danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque
también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en
la tentación."»
Y les dijo: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche
para decirle: "Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de
viaje y no tengo nada que ofrecerle." Y, desde dentro, el otro le responde: "No me
molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo
levantarme para dártelos." Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se
levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará
y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad
y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al
que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le
dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un
huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas
buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu
Santo a los que se lo piden?»

Palabra del Señor

CUENTO: La araña tejiendo una telaraña

(SALUDO DE LA ABUELA, INTRO)

ABUELA: Se cuenta que una vez un hombre era perseguido por varios
malhechores que querían matarlo. El hombre se escondió en una cueva. Los
malhechores empezaron a buscarlo por los alrededores de donde él estaba.

HOMBRE: aquí no me verán¡¡ esta cueva es perfecta¡

ABUELA: EL hombre estaba tan asustado estaba que elevó una oración a Dios de


la siguiente manera:
 
HOMBRE: "Dios todopoderoso, haz que dos ángeles bajen y tapen la entrada para
que no entren ". 

ABUELA: En ese momento oyó a los hombres acercándose a la cueva en la que él


se encontraba,

MALECHORES: por aquí debe de estar¡¡¡ sigamos buscando que no se nos


escape¡
ABUELA: el hombre vio que apareció una arañita. La arañita empezó a tejer una
telaraña en la entrada. El hombre volvió a elevar otra oración, esta vez más
apurado: 

HOMBRE: "Señor, te pedí ángeles, no una araña." "Señor, por favor, con tu mano
poderosa coloca un muro fuerte en la entrada para que los hombres no puedan
entrar a matarme".
 
ABUELA: Abrió los ojos esperando ver el muro tapando la entrada, y observo a la
arañita tejiendo la telaraña.

Estaban ya los malhechores ingresando en la cueva anterior de la que se


encontraba el hombre y éste quedó esperando su muerte.

MALECHORES: por aquí debe estar, vi que se metio aqui¡¡ estamos muy cerca

ABUELA: Cuando los malhechores estuvieron frente a la cueva en la que se


encontraba el hombre ya la arañita había tapado toda la entrada,

MALECHORES: "Vamos, entremos a esta cueva."¿No ves que hasta hay


telarañas?, nadie ha entrado en esta cueva."

ABUELA: Y se marcharon los malhechores dejando tranquilo al hombre.

Y asi el hombre quedo a salvo… Dios había escuchado sus oraciones y le mando
ayuda por medio de una arañita, lo mismo nos cuenta el evangelio de hoy, Dios
nos invita a pedir con mucha fe y no dejar de hacerlo, ya veras que pronto vendrá
su ayuda, el nunca dejara de escucharte y te responderá cuando menos los
esperes en donde menos te imagines como al hombre que nunca se imagino que
la araña lo ayudaría.

Les gusto las historia???

Que bueno pues esta semana no dejes de hacer una pequeña oración todo los
días, pídele a Dios su ayuda y verás que te responderá.

Bueno ya me voy niños es hora de regresar a casa, nos vemos el próximo


domingo¡¡¡¡ adiós¡¡¡
DOMINGO 31 DE JULIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,13-21):

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que
reparta conmigo la herencia.» Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado
juez o árbitro entre vosotros?» Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase
de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.»
Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a
echar cálculos: "¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha." Y se dijo:
"Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y
almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí
mismo: hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come,
bebe y date buena vida." Pero Dios le dijo: "Necio, esta noche te van a exigir la
vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?" Así será el que amasa riquezas
para sí y no es rico ante Dios.»

CUENTO: El príncipe y el juguetero

(SALUDO DE LA ABUELA)

ABUELA: Había una vez un pequeño príncipe acostumbrado a tener cuanto


quería. Tan caprichoso era que no permitía que nadie tuviera un juguete si no lo
tenía él primero. Así que cualquier niño que quisiera un juguete nuevo en aquel
país, tenía que comprarlo dos veces, para poder entregarle uno al príncipe.

PRINCIPE: quiero todos los juguetes de todos los niños del pueblo¡

ABUELA: Cierto día llegó a aquel país un misterioso juguetero, capaz de inventar
los más maravillosos juguetes. Tanto le gustaron al príncipe sus creaciones, que le
invitó a pasar todo un año en el castillo

PRINCIPE: te prometo grandes riquezas, si a cambio creas un juguete nuevo para


mi cada día durante un año

JUGUETERO: Mis juguetes son especiales, y necesitan que su dueño juegue con
ellos ¿Podrás dedicar un ratito al día a cada uno?

PRINCIPE: ¡Claro que sí! Lo haré encantado.

ABUELA: Y desde aquel momento el príncipe recibió todas las mañanas un nuevo
juguete. Cada día parecía que no podría haber un juguete mejor, y cada día el
juguetero entregaba uno que superaba todos los anteriores. El príncipe parecía
feliz. Pero la colección de juguetes iba creciendo, y al cabo de unas semanas,
eran demasiados como para poder jugar con todos ellos cada día.
Así que un día el príncipe escondió algunos juguetes, pensando que el juguetero
no se daría cuenta. Sin embargo, cuando al llegar la noche el niño se disponía a
dormir los juguetes apartados formaron una fila frente él y uno a uno exigieron su
ratito diario de juego.

JUGUETES: príncipe¡¡ queremos que jueges con nosotros no queremos estar


guardados¡¡¡

RPINCIPE: esta bien jugare un ratito con cada uno¡¡

ABUELA: el niño jugo con cada uno de sus juguetes, pero eran tantos que se paso
toda la noche jugando y no pudo dormir. Al día siguiente, cansado por el esfuerzo,
el príncipe durmió hasta muy tarde, y en las pocas horas que le quedaban al día
tuvo que descubrir un nuevo juguete y jugar un ratito con todos los demás.
Nuevamente acabó muy cansado que apenas podía dejar de bostezar. Y asi todos
los días. En unas semanas ya no tenía tiempo más que para ir de juguete en
juguete, comiendo mientras jugaba, hablando mientras jugaba, bañándose
mientras jugaba, durmiendo mientras jugaba, cambiando constantemente de juego
y juguete, era como en una horrible pesadilla. Hasta que desde su ventana pudo
ver un par de niños que pasaban el tiempo junto al palacio, entretenidos con una
piedra.

PRINCIPE: AAAAA¡¡¡, ¡tengo una idea!

ABUELA: y los mandó llamar. Estos se presentaron resignados,

NIÑO: de seguro el príncipe quiere nuestra piedra¡¡ ya no tenemos con que jugar¡¡

ABUELA: Pero no quería la piedra. Sorprendentemente, el príncipe sólo quería


que jugaran con él y compartieran sus juguetes.

PRINCIPE: hola¡ deseo que jueguen conmigo y con todos mis juguetes

ABUELA: los niños jugaron toda la tarde muy contentos

Y al terminar, además, les dijo:

PRINCIPE: tomen llévense el que mas les guste, se los regalo¡¡

ABUELA: Aquella idea funcionó. El príncipe pudo divertirse de nuevo teniendo


menos juguetes de los que ocuparse y, lo que era aún mejor, nuevos amigos con
los que divertirse. Así que desde entonces hizo lo mismo cada día, invitando a
más niños al palacio y repartiendo con ellos sus juguetes. Sus maravillosos
juguetes estaban repartidos por todas partes, y el palacio se había convertido en
el mayor salón de juegos del reino.

¿les gusto la historia??


Pues asi como es príncipe aprendió a con guardar sus juguetes si no a compartir,
en el evangelio de hoy Dios nos invita a compartir con los demás, a no acumular
riquezas ni cosas materiales, a no pelear por cosas que después se rompen o se
acaban, si no a compartir con los demás lo que tenemos. Asi que esta semana
comparte algo que te guste mucho con los demás y verás que Dios te bendecirá
mucho.

(despedida de la abuela)
DOMINGO 7 DE AGOSTO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,32-48):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No temas, pequeño rebaño, porque
vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino. Vended vuestros bienes y dad
limosna; haceos talegas que no se echen a perder, y un tesoro inagotable en el
cielo, adonde no se acercan los ladrones ni roe la polilla. Porque donde está
vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón. Tened ceñida la cintura y
encendidas las lámparas. Vosotros estad como los que aguardan a que su señor
vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a
quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los
hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Y, si llega entrada la noche o de
madrugada y los encuentra así, dichosos ellos. Comprended que si supiera el
dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un boquete. Lo
mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el
Hijo del hombre.»
Pedro le preguntó: «Señor, ¿has dicho esa parábola por nosotros o por todos?»
El Señor le respondió: «¿Quién es el administrador fiel y solícito a quien el amo ha
puesto al frente de su servidumbre para que les reparta la ración a sus horas?
Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose así. Os
aseguro que lo pondrá al frente de todos sus bienes. Pero si el empleado piensa:
"Mi amo tarda en llegar", y empieza a pegarles a los mozos y a las muchachas, a
comer y beber y emborracharse, llegará el amo de ese criado el día y a la hora
que menos lo espera y lo despedirá, condenándolo a la pena de los que no son
fieles. El criado que sabe lo que su amo quiere y no está dispuesto a ponerlo por
obra recibirá muchos azotes; el que no lo sabe, pero hace algo digno de castigo,
recibirá pocos. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le
confió, más se le exigirá.»

CUENTO

SALUDO DE LA ABUELA

Había una vez un simpático gusanito , pero muy, muy perezoso. Todos los días, a
la hora de levantarse, había que estar llamándole mil veces hasta que por fin se
levantaba; y cuando había que hacer alguna tarea, lo retrasaba todo hasta que ya
casi no quedaba tiempo para hacerlo. Todos le advertían constantemente:

PERRITO: ¡eres un perezoso! No se puede estar siempre dejando todo para


última hora…
GUSANITO: Bah, pero si no pasa nada.Sólo tardo un poquito más que los demás
en hacer las cosas
Los demás animales pasaron todo el verano jugando, y cuando comenzó el otoño
y empezó a sentirse el frío, todos comenzaron los preparativos para el gran viaje a
un lugar más cálido. Pronto comenzaron a juntar comida, a guardar agua, a hacer
sus maletas con todo lo necesario para el viaje.
Pero nuestro amigo el gusanito, siempre perezoso, lo iba dejando todo para más
adelante, seguro de que le daría tiempo a preparar el viaje. Hasta que un día,
cuando se levantó, ya no quedaba nadie.

Como todos los días, varios amigos habían tratado de despertarle

ANIMALES: DESPIERTA¡¡¡ DESPIERTA GUSANITO¡¡ ANDALE YA NOS


VAMOS¡¡ ES HORA DE IRNOS¡¡

GUSANITO: AAWWW (BOSTEZA) DEJENME DORMIR¡¡¡ TENGO MUCHO


SUEÑOOOO¡¡¡

Ese día tocaba comenzar el gran viaje, y las normas eran claras y conocidas por
todos: todo debía estar preparado, porque eran muchos animales y no se podía
esperar a nadie. Así que los animales se fueron dejando solo al gusanito

GUSANITO: HEY¡¡ DONDE ESTAN TODOS¡¡ME DEJARON SOLITO¡¡ (llorando)


AHORA QUE VOY A HACER¡¡¡ YA ME DAJARON Y PASARE SOLO EL
INVIERNO¡¡

Entonces el gusanito, que no sabría hacer sólo aquel larguísimo viaje, comprendió
que por ser tan perezoso le tocaría pasar solo aquel largo y frío invierno.
Al principio estuvo llorando muchísimo rato, pero luego pensó que igual que había
hecho las cosas muy mal, también podría hacerlas muy bien, y sin dejar tiempo a
la pereza, se puso a preparar todo a conciencia para poder aguantar solito el frío
del invierno.

Primero buscó durante días el lugar más protegido del frío, y allí, entre unas rocas,
construyó su nuevo nido, que reforzó con ramas, piedras y hojas; luego trabajó sin
descanso para llenarlo de frutas y bayas, de forma que no le faltase comida para
aguantar todo el invierno, y finalmente hasta creó una pequeña piscina dentro del
nido para poder almacenar agua. Y cuando vio que el nido estaba perfectamente
preparado, él mismo se entrenó para aguantar sin apenas comer ni beber agua,
para poder permanecer en su nido sin salir durante todo el tiempo que durasen las
nieves más severas.

GUSANITO: AHORA SI AQUI PODER PASAR ESTE INVIERNO TAN FRIO

Y aunque parezca increíble, todos aquellos preparativos permitieron al gusanito


sobrevivir al invierno. Eso sí, tuvo que sufrir muchísimo y no dejó ni un día de
arrepentirse por haber sido tan perezoso.

Así que, cuando al llegar la primavera sus antiguos amigos regresaron de su gran
viaje, todos se alegraron sorprendidísimos de encontrar al gusanito vivo, y les
parecía mentira que aquel animalito tan flojo y perezoso hubiera podido preparar
aquel magnífico nido y resistir él solito.

ANIMALITOS: QUE BUENO QUE SOBREVIVISTE AMIGO¡¡¡ PENSAMOS QUE


NO LO LOGRARIAS, QUE BONITO REFUGIO HICISTE AMIGO¡¡

GUSANITO: PUES APRENDI LA LECCION AMIGOS Y ME PROPUSE DEJAR


DE SER FLOJO Y ECHARLE GANAS PARA CONSTRUIR MI REFUGIO Y
AHORA VEO QUE ES MUCHO MEJOR¡¡¡

Y cuando comprobaron que ya no quedaba ni un poquitín de pereza en su


pequeño cuerpo, y que se había convertido en el más previsor y trabajador de la
colonia, todos estuvieron de acuerdo en encargarle la organización del gran viaje
para el siguiente año.

ASI NUESTRO AMIGUITO APRENDIO LA LECCION¡¡ Y EN EL EVANGELIO DE


HOY NIÑOS DIOS NOS INVITA A SER PREPARADOS Y NO DEJAR LAS
COSAS A LO ULTIMO, NO OLVIDES ESTA SEMANA HACER TUS LABORES
CON TIEMPO, PARA QUE ASI TENGAS TIEMPO DE DESCANSAR, JUGAR Y
HACER LAS COSAS SIN PRISAS.

BUENO NIÑOS ES HORA DE IRME NOS VEMOS EL PROXIMO


DOMINGO¡¡ ESPERO VERLOS POR AQUI¡¡¡ ADIOS¡¡
DOMINGO 13 DE AGOSTO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,49-53):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el
mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué
angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No,
sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y
dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la
madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera
contra la suegra.»

CUENTO

ABUELA: Hola niños que gusto me da verlos¡¡¡ espero que estén muy bien¡¡¡ que
bueno que vienen a la misa¡¡¡ hoy les voy a contar otro cuento

Pongan mucha atención¡¡¡

Enrique era un niño muy obediente que le gustaba decir siempre la verdad, un día
cuando llegó al salón se sentó hasta adelante, como le recomendó su mamá.

Cuando llego la maestra les dijo:

MAESTRA: ”Buenos días niños” "Hoy vamos a estudiar algunos animales.


Comenzaremos con el asno, ese animal tan útil a la humanidad, fuerte, de
grandes orejas ."

LUIS: ”Como Enrique"

ABUELA: Dijo una voz, salida de la parte de atrás del salón. Muchos niños
comenzaron a reír ruidosamente y miraban a Enrique.

NIÑOS: (RISAS) OREJOTAS¡¡ OREJOTAS¡¡¡

MAESTRA: ¿Quién dijo eso?"

ABUELA: preguntó la profesora, aunque sabía bien quién lo había dicho.

ENRIQUE: ”Fue Luis",

MAESTRA: ”Niños, niños”, "No deben burlarse de los demás. Eso no está bien y
no lo voy a permitir en mi salón” Luis hoy no saldrás al recreo por hacerte burlado
de tu compañero.

ABUELA: Todos guardaron silencio y Luis se queda muy enojado pues siempre lo
castigaban debido a que Enrique lo acusaba con la maestra.

LUIS: Enrique me cae muy mal¡¡ siempre¡¡ le dice a la maestra cuando le hago
algo me molesta por que siempre dice la verdad ¡¡

ABUELA: cuando los niños veían a Enrique se burlaban de el y le decían

NIÑOS: orejón, oye orejón, no comas tanto que va a salir orejas mas grandes que
un burro¡¡¡

ABUELA: a Luis no le gustaba que Enrique nunca quería participar en sus


travesuras, pero un día Luis estaba jugando cerca de la reja de la escuela y por
brincar se resbaló y se quedo atorado¡¡ mientras un perro se acercaba
ladrándole¡¡

PERRO : (ladra)

LUIS: ijole¡¡ me quedé atorado¡¡ ahora que voy a hacer hay viene el perro¡¡
Auxilio ¡¡ ayuda¡¡¡ ayuda¡¡¡

ABUELA: Enrique y vio que aquel niño travieso estaba atorado¡¡, entonces
Enrique pensó en dejarlo y no decir a nadie, pero recordó que su mamá siempre le
enseño a decir la verdad y ser obediente aunque a los demás no les guste,

ENRIQUE: te voy a ayudar luis espera le diré a la maestra que venga a


ayudarnos.

ABUELA: entonces la maestra y Enrique fueron a ayudar a Luis, y estaba sano y


salvo, el perro no le pudo hacer nada, entonces la maestra le dijo a Luis.

MAESTRA: Luis estoy segura que estabas tratando de escaparte de la reja y


quedaste atorado¡¡ lo siento tendremos que hablar con tus papás y tendrás un
castigo por haber hecho esto¡¡

LUIS: pero maestra yo no estaba escapando solo me tropecé y me atore¡¡

ABUELITA: pero Enrique había visto lo que pasó y que Luis solo se tropezó
pero no estaba escapando de la escuela. Asi que decidió decir la verdad

ENRIQUE: maestra Luis solo estaba jugando yo vi cuando se resbaló y quedo


atorado pero no se quería escapar.

MAESTRA: Entonces es verdad lo que dices Luis, está bien por esta ocasión te
creo pero ten cuidado de jugar en un lugar mas seguro
ABUELITA: Luis se dio cuenta que gracias a que Enrique dijo la verdad el se salvo
de un castigo y muy apenado por haberse burlado de Enrique le dijo:

LUIS: gracias Enrique, si no me hubieras ayudado, el perro me hubiera atacado, y


la maestra me hubiera castigado ahora veo que es bueno decir la verdad

ENRIQUE: no te preocupes nunca olvides que lo mejor es ser obediente y decir la


verdad aunque a los de mas no les guste o nos critiquen es mejor hacer el bien.

ABUELITA: y así Luis nunca volvió a molestar a Enrique y empezaron hacer


buenos amigos. y colorín colorado ese cuento se ah terminado.

Les gusto la historia??

Pues en el evangelio de hoy Jesus nos recuerda que hacer el bien y obedecer a
Dios a veces no le sea a gustar a otros y nos van a criticar, o no van a querer ser
amigos de nosotros, pero no debemos dejar de hacer el bien, tarde o temprano
hacer el bien traerá recompensas y encontraremos buenos amigos.

Bueno niños me tengo que ir es hora de volver a casa, pero nos vemos el próximo
domingo adios niños¡¡¡
DOMINGO 21 DE AGOSTO

Lectura del santo evangelio según san Lucas (13,22-30):

En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas


enseñando. Uno le preguntó: «Señor, ¿serán pocos los que se salven?»
Jesús les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos
intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la
puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: "Señor, ábrenos"; y él
os replicará: "No sé quiénes sois." Entonces comenzaréis a decir. "Hemos comido
y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas." Pero él os replicará: "No
sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados." Entonces será el llanto y el rechinar de
dientes, cuando veáis a Abrahán, lsaac y Jacob y a todos los profetas en el reino
de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del
norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que
serán primeros, y primeros que serán últimos.»

CUENTO

Rodri y Bea eran dos niños que iban a la misma clase del colegio. Bea era muy
responsable y le encantaba estudiar. De mayor quería ser veterinaria y sabía que
para conseguirlo tenía que esforzarse un montón.A Rodri, sin embargo, no le
gustaba nada estudiar. Él quería ser piloto de aviones y pensaba que para eso no
era necesario estudiar.- Rodri, ¡para ser piloto de aviones o cualquier otra cosa es
importante estudiar y aprender! -le decía Bea.- ¡Anda ya! ¡Estudiar no sirve de
nada! ¡Para pilotar un avión no hace falta saber de matemáticas ni de nada! -le
contestaba Rodri.Bea sabía que su amigo estaba equivocado y trató de
demostrárselo, pero Rodri no cambiaba de actitud. Seguía empeñado en que
estudiar era un rollo y en que para ser piloto de aviones no hacía falta esforzarse
tanto.Cuando el curso acabó, Bea había sacado muy buenas notas, pero su amigo
Rodri, había suspendido todas las asignaturas y, a pesar de ello, le daba igual.
Aquel día, Bea recibió una sorpresa. Era su abuelito del alma, que fue a visitarla y
a hacerle un regalo muy, muy, muy especial.- ¡Hola abuelito! ¡Qué alegría verte!
-dijo Bea muy contenta.- He venido a verte porque estoy muy orgulloso de ti. Has
sacado unas notas buenísimas y, por ello, quiero hacerte un regalo muy especial
para que lo guardes siempre. Bea abrió su regalo y, cuando lo vio, no entendía
nada. Era un espejo muy antiguo y bonito, así que los dos juntos lo colgaron en la
pared. Pero Bea, seguía sin entender por qué ese espejo era tan especial, hasta
que algo ocurrió.Cuando el espejo estaba en la pared, Bea se colocó en frente y
aquel espejo se volvió muy luminoso. De repente, Bea vio a una mujer veterinaria
con su propia clínica. Parecía muy feliz.- Abuelo, ¿quién es ella? -preguntó.- ¡Eres
tú dentro de muchos años! -le respondió el abuelo.Era un espejo mágico que
mostraba el futuro, aunque, su abuelo le explicó que sólo podía utilizarlo para
cosas buenas. ¡Entonces Bea tuvo una idea genial!Llamó a Rodri, lo colocó
delante de aquel espejo y los dos vieron como sería su vida cuando fuera mayor.
Lo que vieron no fue a un piloto de aviones, sino a un hombre sin trabajo y sin
dinero, triste y pobre. Rodri se dio cuenta de que su amiga llevaba razón y por fin
cambió de actitud. Desde entonces, Rodri se esfuerza por conseguir sus sueños.

DOMINGO 28 DE AGOSTO
Lectura del santo evangelio según san Lucas (14,1.7-14):

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y
ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros
puestos, les propuso esta parábola: «Cuando te conviden a una boda, no te
sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más
categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: "Cédele el
puesto a éste." Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto. Al revés,
cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga
el que te convidó, te diga: "Amigo, sube más arriba." Entonces quedarás muy bien
ante todos los comensales. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el
que se humilla será enaltecido.»
Y dijo al que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a
tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque
corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a
pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán
cuando resuciten los justos.»

CUENTO
Érase una vez, un bosque en el que vivían un montón de animalitos que siempre
estaban haciendo cosas para divertirse. Saltaban por los árboles, jugaban al
escondite y todos los años organizaban una carrera en la que participaban todos. 
Había un conejo que era muy rápido y que siempre ganaba. Además, el conejo no
era muy humilde y alguna vez que otra se burlaba de sus compañeros:
CONEJO: - VAQUITA VAQUITA¡¡¡, ¡a ver si te apuras! ¡Que no corres nada!
VACA: muuuu… ese conejo es un presumido¡¡Un día, un leon llegó muy contento
al bosque, estaba reunidos los animales pensando que hacer con ese conejo que
era tan presumido que se burlaba de ellos todos los días.
LEON: - ¡Miren lo que he encontrado! ¡les va a encantar!
Dijo a todos sacando de una bolsa un montón de zapatos de colores.
El perrito contestó:
PERRITO: - ¡Cuántas zapatos! ¿Para qué sirven?
LEON: Son unos zapatos mágicos con los que podran correr a la velocidad de la
luz en la carrera.La vaca se puso muy contenta y en seguida eligió unos zapatos
VACA:- ¡Qué bien! ¡Ahora correré tan rápido como ustedes! Igual de contentas se
pusiera todos los demás animales y eligieron sus zapatos favoritos
ANIMALES: - ¡Nosotros también correremos más rápido! ¡Ahora será más
divertido! ¡Nos quedamos con las amarillasTodos los animalitos estaban muy
entusiasmados con sus zapatos de colores. Había para todos, incluso para el
conejo que sin dudarlo un momento, también escogió los suyos:
CONEJO: - Yo me quedo con las rojas, aunque a mi no me hacen falta ningunas
zapatillas porque yo siempre seré el más rápido
dijo con un tono muy burlón.Todos se dieron cuenta de lo envidioso y presumido
que era el conejo, pero como había zapatos para todos, dejaron que escogiera los
suyos. Como cada año todos organizaron una carrera para estrenar sus zapatos
Todos llegaron con sus zapatos y el conejo llegó muy enfadado a la carrera:-
¿Quién me ha quitado mis zapatos? – dijo gritando a todosNadie sabía nada de
sus zapatos pero todos intentaron tranquilizarlo.
VACA: - A ver conejo, nadie te ha quitado tus zapatos, Seguro están por algún
sitio
CONEJO: ¡Mentira! Sé que me las quitaron ustedes porque soy el más rápido y
noqueen que ganeA los animalitos no les gustó nada la actitud del conejo porque
les estaba culpando de algo que ellos no habían hecho. Entonces, todos
decidieron ponerse a buscar las zapatos para demostrar que estaba equivocado y
que se estaba portando muy mal con ellos.Buscaron por todos lados, hasta que
por fin alguien encontró los zapatos del conejo
PERRO: aquí están tus zapatos y, para que lo sepas, las tenía tu mamá porque
los estaba limpiando para que estuvieran perfectos para la carreraEl conejo se
puso colorado como un tomate y se avergonzó de haber culpado a todos los
animalitos.Todos estaban mirándolo y finalmente fue el leon quien habló en
nombre de todos:
LEON: Escuchen todos organizamos esta carrera cada año para pasarla bien y
divertirnos juntos, Todos tenemos cosas buenas y cosas menos buenas. Tu eres
muy rápido conejo y no te hacen falta los zapatos para correr más, además
nosotros no hacemos esto para competir sino para pasar un rato divertido entre
todos. Aquí tienes tus zapatos para correr con nosotros. Esperamos que te des
cuenta de que no debes burlarte de los demás ni culpar a nadie porque crees que
eres mejor que los demas.El conejo se dio cuenta de que siempre se había
portado muy mal con todos y aprendió que lo importante no era ganar sino
pasárselo bien.
CONEJO: tienen razón me porte muy mal por sentir mas que ustedes, ahora veo
que no debo burlarme de los demás porque son mas lentos que yo, como muestra
de mi arrepentimiento correr sin mis zapatos¡El día d ella carrera llego y corrieron
todos, ….. en sus marcas listos fuera¡¡¡
La verdad el conejo era muy rápido, pero ese día no ganó él sino que por primera
vez ganó la vaca
VACA: MMMUUUU MUUUUUU GANE¡¡ GANE¡¡¡Todos estaban muy contentos y
Desde entonces, todos aprendieron a respetarse y valorarse unos a otros y nunca
más el conejo se burló de los defectos de los demás.
y colorín colorado…..
les gusto el cuento??
pues en el evangelio de hoy Jesus nos invita a ser humildes, sencillos con los
demás y nos sentirnos mas que otros porque ser mas listos o mas rápidos o por
tener mas cosas que otros, esta semana esfuerzas por respetar a todos aunque
sean diferentes a ti y a o sentirte mas que los demás porque para Dios todos
valemos los mismo y el nos ama igual a todos¡¡
bueno niños me tengo que ir nos vemos después¡¡¡ adios¡¡¡
DOMINGO 4 DE SEPTIEMBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (14,25-33):

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: «Si
alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a
sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser
discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí no puede ser discípulo mío. Así,
¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular
los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no
puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: "Este hombre
empezó a construir y no ha sido capaz de acabar." ¿O que rey, si va a dar la
batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá
salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía
lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no
renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.»

CUENTO: UN JARDIN PARA JESUS


SALUDO DE LA ABUELA

Había una vez un niño llamado Beto que una noche estaba durmiendo, una
noche, y entonces tuvo un sueño.
En su sueño vió un jardín lleno de pequeñas plantas pero que no tenían flores,
NIÑO BETO: que bonito jardín, ¡cuántas plantas! pero donde están las
flores??
El niño estaba maravillado con lo que estaba viendo en su sueño pero no entendía
lo que pasaba y, ¡Oh…sorpresa! En su sueño también escuchó la dulce voz de
Jesús, que le dijo:
JESUS: -“Querido niño, cada vez que tú y tus amigos hacen una buena
acción nace una flor que lleva tu nombre en mi jardín del cielo y alegras mi
corazón”-
El niño despertó al otro día …¡feliz! Por ese sueño y pensó en ayudar a Jesús a
que su jardín tuviera muchas flores
NIÑO BETO: aa ya se que voy a hacer¡¡¡ voy a hacer cosas buenas y voy a
invitar a otros amigos a hacerlo
Rápidamente fue a ver a sus amiguitos jugar y comenzaron a hacer buenas
acciones, ese día un amigo de la escuela no traía comida para desayunar,
entonces le dijo:
NIÑO BETO: mira amigo te comparto de mi desayuno toma la mitad de mi
torta, es de frijoles pero sabe buena¡¡
COMPAÑERO: gracias amigo, la verdad ya tenía un montón de hambre, te
debo una
NIÑO BETO: no te preocupes no me debes nada, solo te pido que ahora tu
hagas una obra buena y verás que en el cielo tendrás una flor con tu
nombre, Jesús me lo prometió
COMPAÑERO: de verdad¡¡???
NIÑO BETO: si amigo, inténtalo y ya verás
El niño se fue muy contento y vio una niña que lloraba muy triste, se acercó y le
dijo
COMPAÑERO: que tienes?? Porque lloras te puedo ayudar en algo
NIÑA: (llora) es que se me perdieron mis colores y ahora no tengo con que
pintar

su merienda con el que poco o nada tenía, prestar con generosidad algo que otro
amigo necesitaba; consolar al amigo que lloraba o estaba triste, venía un angelito
y traía una flor y la ponía en una de las plantas.

-“Amiguitos, desde hoy vamos a hacer todos jardines para Jesús. ¡Vamos a hacer
solo buenas acciones y así nacerán flores con nuestros nombres en los jardines
de Jesús y alegraremos su corazón”. Y añadió: “¿Quién de ustedes me
acompañará desde hoy a hacer jardines para Jesús?”

-¡Yo. Yo, yo!” Exclamaron todos, felices.

Y desde ese día, todos los niños solo hacen buenas acciones para regalarle flores
al jardín de Jesús y alegrar su corazón.
DOMINGO 10 SEPTIEMBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (15,1-32):

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y
los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: «Ése acoge a los pecadores y come
con ellos.»
Jesús les dijo esta parábola: «Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no
deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y,
cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y, al llegar a casa,
reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: "¡Felicitadme!, he encontrado la oveja
que se me había perdido." Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un
solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no necesitan
convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una
lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y, cuando la
encuentra, reúne a las amigas y a las vecinas para decirles: "iFelicitadme!, he encontrado
la moneda que se me había perdido." Os digo que la misma alegría habrá entre los
ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»
También les dijo: «Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: "Padre,
dame la parte que me toca de la fortuna." El padre les repartió los bienes. No muchos días
después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su
fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un
hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y tanto le insistió a un
habitante de aquel país que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas
de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba comer.
Recapacitando entonces, se dijo: "Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de
pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre,
y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo:
trátame como a uno de tus jornaleros." Se puso en camino adonde estaba su padre;
cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le
echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: "Padre, he pecado contra el cielo y
contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo." Pero el padre dijo a sus criados: "Sacad en
seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en mano y sandalias en los pies; traed
el ternero cebado y matadlo; celebramos un banquete, porque este hijo mío estaba
muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado." Y empezaron el banquete.
Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música
y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: "Ha
vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con
salud." Él se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y
él replicó a su padre: "Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una
orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y
cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tu bienes con malas mujeres, le matas
el ternero cebado." El padre le dijo: "Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo:
deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba
perdido, y lo hemos encontrado."»
CUENTO: LA PELEA EN EL RECREO

Había una vez un niño llamado Javier que se portaba muy bien. Javier era
obediente, tranquilo y cariñoso. Todo el mundo le quería mucho.

Javier tenía un compañero llamado Benjamín que era todo lo contrario. Benjamín
era desobediente, muy movido y un poco arisco. Todos le comparaban con Javier
y eso no le gustaba nada, así que evitaba hablar y jugar con él.

BENJAMIN: mmmmm hay viene ese que me cae bien gordo¡¡¡ mejor me voy a
jugar a otro lado

Un día, Benjamín tropezó por accidente con Javier en el patio y le tiró el almuerzo
del recreo. Benjamin se puso furioso, porque tenía mucha hambre y ese día tenía
su pastel de chocolate preferido preferido.

BENJAMIN: ¡Eres un bruto! ¡Mira lo que has hecho!

JAVIER: Lo siento, ha sido un accidente, Perdóname, por favor. Toma, te doy la


mitad de mi bocadillo.

BENJAMIN: No quiero tu porquería de bocadillo!

Y le dio un golpe tan fuerte en la mano que le tiró el bocadillo al suelo.

BENJAMIN: Así aprenderás a ir con más cuidado

Javier, muy apenado, se quedó recogiendo los dos bocadillos del suelo. Ana, la
hermana mayor de Benjamin vio todo lo que había ocurrido y pensó que tenía que
darle una lección a su hermano.

Esa misma tarde, ya en casa, Benjamin merendaba en la cocina.


Ana fue a buscar galletas al armario. También le pidió a Javier que fuera a buscar
helado a la nevera. Los dos lo hicieron pero al venir con su helado Benjamin chocó
con su hermana y le tiró las galletas al suelo.

BENJAMIN: ¡Lo siento! ¡Ha sido un accidente! -dijo benjamín

ANA: ¿Qué deberíamos hacer ahora? Tal vez deberíamos tirar al suelo ese helado
que llevas encima y dejarte aquí solo a recogerlo todo, ¿no crees?

BENJAMIN: ¿Por qué ibas a hacer eso?

ANA: ¿Y por qué has tirado tú el bocadillo a Javier esta mañana y lo has dejado
recogiendo todo en vez de perdonarlo y aceptar la mitad de su almuerzo? Papá y
mamá nos recuerdan que el padrenuestro dice “perdónanos como nosotros
perdonamos a los que nos ofenden”.
Benjamin se quedó paralizado.

BENJAMIN: Es que Javier… es… es malo, me cae gordo


ANA: pero no lo hizo a propósito, tu sabes que fue un accidente, y te ofreció
disculpas y la mitad de su almuerzo

Benjamin se quedo pensando y se dio cuenta que lo que estaba haciendo estaba
mal, al día siguiente Benjamín llevó dos chocoles al colegio, y ofreció uno a Javier

BENJAMIN: Lo siento -dijo Javier-. Toma, te he traído un CHOCOLATE en señal


de paz.
JAVIER: ¡Gracias! Entonces, ¿hacemos las paces?
BENJAMIN: Sale vale, vamos a jugar¡¡

Desde ese día Javier y Benjamín son muy buenos amigos. Tienen sus roces,
como todos los amigos, pero saben perdonarse, pedir disculpas y seguir siendo
grandes amigos

Y COLORIN COLORADO….

LES GUST0??

PUES EN EL EVANGELIO DE HOY DIOS NOS INVITA A ARREPENTIRNOS DE


NUESTROS MALAS ACCIONES Y PEDIR PERDON, SIEMPRE ES BUENO
VOLVER A LASTIMADO, ESTA SEMANA BUSCA A ALGUIEN CON QUIEN
ESTES MOLESTO Y HAZ LAS PACES VERAS QUE ESO TE DRA MUCHA
ALEGRIA Y PAZ, ADEMAS DE QUE VAS A TENER MAS AMIGOS¡¡¡

BUENO NIÑOS YA ME TENGO QUE IR NOS VEMOS EL PROXIMO


DOMINGO¡¡¡¡
DOMINGO 17 DE SEPTIEMBRE
Lectura del santo evangelio según san Lucas (16,1-13):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Un hombre rico tenía un
administrador, y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo
llamó y le dijo: "¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu
gestión, porque quedas despedido." El administrador se puso a echar sus
cálculos: "¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no
tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que,
cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa."
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero: "¿Cuánto
debes a mi amo?" Éste respondió: "Cien barriles de aceite." Él le dijo: "Aquí está tu
recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta." Luego dijo a otro: "Y tú, ¿cuánto
debes?" Él contestó: "Cien fanegas de trigo." Le dijo: "Aquí está tu recibo, escribe
ochenta." Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había
procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente
que los hijos de la luz. Y yo os digo: Ganaos amigos con el dinero injusto, para
que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas. El que es de fiar en lo
menudo también en lo importante es de fiar; el que no es honrado en lo menudo
tampoco en lo importante es honrado. Si no fuisteis de fiar en el injusto dinero,
¿quién os confiará lo que vale de veras? Si no fuisteis de fiar en lo ajeno, ¿lo
vuestro, quién os lo dará? Ningún siervo puede servir a dos amos, porque, o bien
aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del
segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.»

CUENTO: LAS MENTIRAS DE ELENA

Elena era una niña muy pobre, ella había llegado a una nueva escuela y deseaba
tener muchos amigos, pero nadie se llevaba con ella porque no tenia juguetes
bonitos como los demás niños. Por eso un día pensó que tendría más amigos si
contaba cosas bonitas aunque no las hubiera vivido de verdad.

Un día se acercó a un grupo de niños que estaban jugando en el parque y les dijo:

ELENA: hola ¡¡ oigan el próximo año los voy a invitar a mi fiesta de cumpleaños
mis papas me harán una gran fiesta con muchas piñatas, dulces, pastel y habrá
muchos juegos es mas hasta una alberca va a haber para que nos demos un
chapuzon

NIÑO: enserio elena¡¡

ELENA: si sii¡¡ los voy a invitar

Todos los niños se quedaron sorprendidos y emocionados de la fiesta


Otro día llevo al parque unos muñecos :
ELENA : miren estos dulces los compre en Disney¡¡ si los traje de alla en un viaje
que hice con mi familia

Gracias a sus historias empezó a tener muchos nuevos amigos porque aunque no
todos se creyeran sus historias, la mayoría de ellos disfrutaban mucho
escuchándolas.

Una tarde de primavera su Papá la llamo y le dijo:

PAPA: Hija mía, te he visto esta tarde en el parque y estabas rodeada de niños,
me he acercado y te he escuchado contar una historía que no es verdad. Nunca
has estado en Disney World con tus primos, ni tienes fotos de Mickey Mouse. No
me gusta que cuentes mentiras porque si los niños lo descubren no volverán a
confiar en ti y no querrán ser tus amigos. No necesitas contarles esas mentiras,
nosotros no tenemos dinero y somos pobres y te damos lo que podemos.

ELENA: Ya papá, pero lo hago como un juego. Además de las mentiras nadie se
entera.
PAPA: Elena, no quiero volver a oírte contar una historia como esa o te quedarás
sin bajar al parque. ¿Has oído?
ELENA: Sí papá

A los dos días Elena estaba en el parque y oyó que su papá dejo una planta con
una flor muy bonita y tenia un letrero que decía NO TOCAR
Elena pensó que está era una buena oportunidad para contar una historia nueva.
Se acercó a escondidas a la planta y la tocó... ¡pero de repente sintió un fuerte
pinchazo en los dedos! ¡Era una especie de cactús!

ELENA; hay¡¡¡ me pique¡¡¡

Se fue corriendo sin decirle nada a nadie. Cuando llegó su papá reunió a todos los
niños y les dijo enfadado:

PAPA: Alguien ha tocado mi planta y quiero saber quien ha sido.

Todos, incluida Elena, se quedaron callados y negaron haber tocado la panta:

Niño: no yo no fui¡¡¡
Elena: no yo tampoco fui¡¡ nadie ha tocado la planta papà

El papá de elena la miro y le dijo

PAPA: Elena, por si no lo sabes de las mentiras todo el mundo se entera y veo
que tienes las manos azules como era la flor de mi planta. ¿Seguro que no has
sido tu?
Elena tuvo que admitir que había mentido en aquella ocasión, al igual que en las
anteriores y pedir perdón por ello.

ELENA: perdón es que no es verdad todo lo que les he dicho dije mentiras no
tengo dinero y tampoco he viajado a tantos lugares, y mis papas no me compran
todo lo que quiero, dije todo eso para ser su amiga.

NIÑO: no te preocupes elena, yo lo sabia me nunca te lo quize decir, no me


importa que no tengas dinero yo asi te quiero como mi amiga y los que no te
quieran asi es porque no son tus amigos de verdad, es mejor decir la verdad y no
decir mentiras, porque al final siempre la verdad se sabe.

Alguno niños se enfadaron mucho con ella y aunque estuvieron un tiempo sin
hablarle, otros siguieron siendo sus amigos y desde ese día Elena no ha vuelto a
decir jamás mentiras.

Y colorin colorado…..

Este fue el cuento niños, asi como Elena siempre quería mentir a los demás
diciéndoles que tenia muchas cosas y mucho dinero, asi Dios nos hoy nos invita a
no estar divididos por las cosas materiales, Dios nos enseña que es mas
importante decir la verdad y ser feliz con lo que tenemos, si tienes la bendición de
tener muchas cosas comparte con los demás y si no no te preocupes para Dios lo
mas importante es tener un corazón lleno de amor y sinceridad.

Bueno me tengo que ir Nos vemos niños¡¡¡


DOMINGO 25 DE SEPTIEMBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (16,19-31):

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: «Había un hombre rico que se vestía de
púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo
llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de
saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico. Y hasta los perros se le acercaban
a lamerle las llagas. Sucedió que se murió el mendigo, y los ángeles lo llevaron al
seno de Abrahán. Se murió también el rico, y lo enterraron. Y, estando en el
infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahán, y
a Lázaro en su seno, y gritó: "Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro
que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan
estas llamas." Pero Abrahán le contestó: "Hijo, recuerda que recibiste tus bienes
en vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que
tú padeces. Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso,
para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aquí hacia vosotros, ni puedan
pasar de ahí hasta nosotros." El rico insistió: "Te ruego, entonces, padre, que
mandes a Lázaro a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que,
con su testimonio, evites que vengan también ellos a este lugar de tormento."
Abrahán le dice: "Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen." El rico
contestó: "No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a verlos, se arrepentirán."
Abrahán le dijo: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni
aunque resucite un muerto."»

CUENTO: “Ramiro se ha perdido”

SALUDO ABUELITA

Ramiro era un niño travieso al que le gustaba desobedecer a sus padres. Para
Ramiro desobedecer era un juego familiar y no creía que estuviera haciendo cosas
malas.

Cuando iba al parque, a Ramiro le gustaba tirarse en el barro y manchar su ropa


nueva, aunque su madre le dijera desde lejos que se quitará del charco de lodo, Y
cuando subía las escaleras mecánicas, su madre le decía que no corriera en la
calle porque podria pasar un accidente, pero el no hacia caso y corria como loco al
cruzar la calle

Un sábado por la tarde, Ramiro y su mamá fueron a un centro comercial a


comprar unas cosas que necesitaban para la casa. Ramiro iba con una pelota en
la mano y la iba tirando contra las paredes de las calles de camino a las tiendas.

-Ramiro, para, por favor. Vas a acabar rompiendo un cristal. No sé porque has
tenido que venir con esa pelota -le dijo su mamá.
-Mamá, es que me aburro, no me gusta ir de tiendas -dijo Ramiro.

-Aguanta. Ya sabes que en el centro comercial vamos a mirar libros y juegos. Ten
paciencia, que ya falta poco -le contestó su mamá.

Pero Ramiro seguía a lo suyo, tirando la pelota.

-Ramiro, si sigues tirando la pelota me la quedaré yo -dijo su madre

Pero en ese momento, Ramiro vio la puerta del centro comercial y echó a correr,
retando a su madre:

-¡A que no me alcanzas mamá! -grito el niño, emocionado.

-Ramiro ven aquí, que hay mucha gente- dijo su msdre, mientras aceleraba el
paso.

Ramiro pensó que su mamá correría detrás de él para detenerlo, así que empezó
a moverse entre la gente mientras sonreía.

-No me va a alcanzar-pensaba el niño.

Pero cuál fue su sorpresa cuando, al doblar una esquina, se dio cuenta de que no
sabía dónde estaba. Y su madre no estaba por allí.

-¿Qué sitio es este? Voy a esperar a mamá -se dijo el niño, intento parecer
tranquilo.

El niño esperó y esperó, pero no veía a su mamá por ninguna parte. Su cara
mostró terror cuando le vino la idea a la cabeza: ¡estaba perdido!

El miedo le llevo a ponerse a llorar y a intentar buscar ayuda. Un señor que iba
pasando lo vio y le dijo

Pequeño, ¿qué te pasa? ¿Cómo te llamas? -le dijo.

-Me llamo Ramiro y me he perdido en este centro comercial. No sé dónde está mi


mamá-respondió el niño.

-¿Y cómo es que te has perdido?¿Dónde los viste la última vez?

-Es que me puse a jugar pensando que mi mamá vendría detrás de mí a


atraparme y eché a correr. Ahora me arrepiento mucho. Tenía que haberme
quedado con ella

-¿Seguro que te arrepientes? -dijo una voz fuerte a las espaldas de Ramiro.
Cuando el niño se dio la vuelta vio a su madre y se lanzó a sus brazos:

-¡mamá! Lo siento, no volveré a hacerlo -dijo, emocionado.

-Tienes que escucharme cuando te digo las cosas. Estába muy preocupada -dijo
su madre.

Y los dos se dieron un fuerte abrazo y Ramiro aprendio a escuchar a su mamá ya


que se dio cuenta que por no escucharla y no obedecer por poco y se pierde¡¡

Y asi en el evangelio de hoy Jesus nos invita a aprender a escuchar, el siempre


nos manda mensajes de amor a través de nuestros padres, maestros, amigos,
adultos, ellos lo hacen porque nos quieren y aunque a veces nos cueste escuchar
y obedecer, siempre será lo mejor.

Esta semana esfuérzate por escuchar y obedecer en casa a tus papás o en la


escuela a tus maestros. Veras que te servirá mucho¡¡

Despedida abuelita….
CUENTO: LOS CARROS CHOCONES

SALUDO DE LA ABUELA……HOLA NIÑOS……….

Había una vez un lugar donde había una feria¡¡ y había unos carros
chocones¡¡ todos los niños se querían subir a los carros y manejarlos¡¡ Luis fue
muy contento a formarse en la fila para pasar a subirse a un carrito

LUIS: sii porfin me voy a subir a un carrito¡¡

Todos los niños estaban deseosos de subir primero a los carritos y se peleaban
entre ellos

Niños: yo¡¡ yo¡¡ primero¡¡ yo¡¡

Pero luis estaba tranquilo esperando su turno el no se peleaba, todos los niños
fueron pasando y subían a manejar los carritos, pero Luis esperaba obediente su
turno

Aquellos coches se hicieron famosísimos, y eran el juego favorito de todos. No


había niño que no soñara con manejar uno.

Así, los niños fueron subiendo a los coches por turnos para dar unas vueltas al
circuito.

A Luis le tocó el último turno, pero no le importó mucho, espero pacientemente

LUIS: no importa voy a esperar mi turno de todas formas debo pasar a manejar un
coche.

Al llegar con el encargado de juego le dijo

ENCARGADO: -Lo siento muchísimo, chico, ya no quedan coches y ésta es la


última RONDA de hoy. Los coches tienen que descansar ya. Venga, ya tendrás tu
oportunidad otro día...

LUIS: ni modo esta bien, vengo mañana

Al ver el brillo emocionado de los ojos de aquel niño, y ver ahora su profunda
tristeza, el encargado respiró hondo,y dijo:

ENCARGADO:- sube. iremos los dos juntos, por haber sido muy obediente y
paciente te dejare que te subas tu solo al carro que quieras y no te cobrare.

De un salto Luis se subió al coche que mas le gusto y disfruto del juego por un
buen tiempo, estaba muy contento hasta el encargado se subió y jugaron
carreritas
Y asi Luis nos enseño que el gracias a saber esperar, al ser obediente y esperar
su turno, aprendió a tomar el ultimo lugar y por eso le fue mejor que a todos, y
colorin colorado este cuento se ha terminado..

QUE LES PARECIO EL CUENTO NIÑOS??


LES GUSTO?? CREES QUE TU HUBIERAS ESPERADO PACIENTE TU
TURNO??

PUES HOY JESUS NOS INVITA A SABER TOMAR EL ULTIMO LUGAR, A SER
HUMIDES, SENCILLOS, Y OBEDIENTES SIN BUSCAR EL PRIMER LUGAR
SIEMPRE EN TODO, A VECES ES BUENO SER LOS ULTIMOS PORQUE
HABRA UNA GRAN RECOMPENSA, ESTA SEMANA ESFUERZATE POR SER
SENCILLO, HUMILDE Y OBEDIENTE EN LO QUE HAGAS.

BUENO ME TENGO QUE IR NIÑOS ADIOS¡¡¡¡


DOMINGO 2 DE OCTUBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (17,5-10):

En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor: «Auméntanos la fe.»


El Señor contestó: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa
morera: "Arráncate de raíz y plántate en el mar." Y os obedecería. Suponed que
un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo,
¿quién de vosotros le dice: "En seguida, ven y ponte a la mesa"? ¿No le diréis:
"Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás
y beberás tú"? ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo
mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid:
"Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer."

CUENTO: EL CHALECO DE LA FE

SALUDO DE LA ABUELA

El pequeño Roberto, era un niño que le gustaba hacer muchas preguntas, siempre
le preguntaba a su mamá de todo.

Un dia llego a casa y le preguntó “¿mami, Qué es la fe en Dios? Me la dejaron de


tarea en la escuela”.
Con una amplia sonrisa, su mamá le respondió: “¿En verdad quieres saber lo que
es la fe en Dios?”.

“Si”, respondió Roberto.


Bien, vamos a la playa y te lo enseñaré.
Roberto vivía cerca de la playa y Una vez que llegaron, su mamá le entregó el
chaleco salvavidas

“Pero yo no se nadar” dijo Roberto.


“Lo se”, le dijo su mamá, “póntelo de todas maneras”.
Lo hizo.
“Ahora, comienza a caminar hacia el mar de espaldas. Llegará un momento en el
que sentirás que tus pies no tocan tierra. Déjate ir y arrójate de espaldas. No te
hundirás, ya que el chaleco te hará flotar”.

Roberto estaba aterrado “No , no quiero”.

“¡Hazlo!” Le respondió “Estaré junto a ti para que no temas. Así que tranquilo”.
Roberto confió en su mamá. Mientras caminaba de espaldas llegó un momento en
el que sintió que no tocaba tierra. Dudó. Pero recordó las palabras de su mamá,
aparte de que lo tenía cerca.
En un acto de valor, dio el siguiente paso ¡Ya no tocaba tierra! Sin embargo, flotó
en el mar gracias al chaleco. Se sintió emocionado ante la experiencia y feliz.

Eee¡¡ no me hundo estoy flotando¡¡¡ dijo contento roberto

Después, Ambos salieron del mar. Camino a casa, su mamá le explico:

“En esto consiste la fe en Dios: el mar representa la vida. Yo represento a Dios y


el chaleco representa la fe.

Cuando entres en el mar de la vida, cuando tengas miedo, algo te asuste o sea
muy difícil para ti, debes creer que el chaleco de la fe te salvará. Dios estará
siempre cerca de ti, pero depende de que te atrevas a dar el primer paso de
confiar en EL, ponte el chaleco de la fe y arrojándote con el, para que puedas
flotar en el mar de la vida con total paz y tranquilidad”.

Roberto quedó maravillado con la explicación de su mamá y le dio las gracias.

Ahora si mamá ya entendí que es la fe, es como un chaleco que siempre te va


dar seguridad y confianza en todos los momentos.

Y así Roberto cada vez que sentía miedo o algo estaba muy difícil, se ponía el
chaleco de la fe, ponía toda su confianza en Dios y todo salía muy bien¡¡

Esto es lo que en el evangelio de hoy Dios nos quiere enseñar, a tener fe aunque
sea del tamaño muy pequeñito pero no dejar de confiar en Dios siempre esta
contigo. Esta semana ponte el chaleco de la fe y verás que te sentirás muy bien.

Nos vemos niños yo también me voy a poner mi chaleco adiós¡¡¡¡¡¡¡


DOMINGO 9 DE OCTUBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (17,11-19):

Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Cuando iba a
entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo
lejos y a gritos le decían: «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros.»
Al verlos, les dijo: «ld a presentaros a los sacerdotes.»
Y, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba
curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se echó por tierra a los pies
de Jesús, dándole gracias. Éste era un samaritano.
Jesús tomó la palabra y dijo: «¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve,
¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?»
Y le dijo: «Levántate, vete; tu fe te ha salvado.»

CUENTO: SER AGRADECIDOS

Saludo de la abuela.

Juanito y Marcos eran hermanos, y eran muy traviesos y comelones, todos los
días su mamá les preparaba un rico desayuno para ir a la escuela. Después de
comerse todo Juanito se paraba de la mesa sin decir nada y marcos siempre
decía: “Gracias mamá estuvo delicioso, eso le daba mucho gusto a su mamá y la
ponía muy contenta.

A la hora de la comida de nuevo Juan y Marcos devoraban todo lo que su mamá


les preparaba, y Marcos como siempre le decía: “Mamá muchas gracias, que rica
comida hiciste. Mmmmmm quiero más”, Pero Juan nunca le daba las gracias a su
mamá. El pensaba que no tenia que decir gracias, pues era una obligación de su
mamá darle de comer.

Un día la mamá de Juanito y Marcos, se enfermo, cayo en cama, así que ese día
cuando Marcos y Juanito llegaron a comer se llevaron la sopresa de que su mamá
no había hecho comida, pasaron mucha hambre. Juanito le decía a su hermano:
“Marcos tengo hambre, mi mamá no hizo de comer, se siente mal, que vamos a
hacer”, pero Marcos muy tranquilo le dijo: “No te preocupes hoy nosotros nos
haremos nuestro desayuno, y es más le haremos el desayuno a mamá”.

Eso no le agrado a Juanito pero tenia tanta hambre que como pudo preparo un
sanwich para él y otro para su mamá.

Cuando Juanito le llevo a su mamá el desayuno le dijo: “Mamá ahora veo el amor
que cada día tienes por mi cuando me preparas el desayuno”, perdóname por no
valorarlo y ni siquiera decirte gracias.

Su mamá muy tiernamente le dijo: “No te preocupes hijo, lo he hecho siempre por
te amo, pero lo me pone más contenta es escucharte decir gracias” recuerda que
siempre necesitaremos la ayuda de los demás y debemos agradecer cada vez que
alguien no ayude y haga algo por nosotros, no lo olvides.

Y desde ese día Juanito aprendió a decir gracias a su mamá y a todas las
personas que le ayudaban.

En el evangelio de hoy Jesús nos narra la historia de 10 hombre a quien él curo de


una enfermedad, pero solo 1 regreso a darle las gracias y alabar a Dios, no
olvidemos ser agradecidos con Dios por todo los bienes que nos regala y con
nuestros hermanos cuando nos dan su ayuda.
DOMINGO 16 DE OCTUBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (18,1-8):

En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar
siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: «Había un juez en una
ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad
había una viuda que solía ir a decirle: "Hazme justicia frente a mi adversario." Por
algún tiempo se negó, pero después se dijo: "Aunque ni temo a Dios ni me
importan los hombres, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no
vaya a acabar pegándome en la cara."»
Y el Señor añadió: «Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará
justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que
les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará
esta fe en la tierra?»

La oración de los 5 dedos

Abuelita: hola niños ¡¡ me da mucho gusto saludarlos que creen hoy no le voy a
contar un cuento¡¡ hoy les voy a enseñar algo¡¡ muy interesante, les voy a
enseñar como deben hacer oración¡¡ ustedes hacen oración??

Pues fíjense muy bien les voy a enseñar a hacer oración con los dedos de la
mano¡¡¡

Pongan atención:

Esta es una mano¡¡ haber todos levanten la mano¡¡

Con cada dedo van a pedir por alguien especial:

1. El dedo pulgar, todos levanten su dedo pulgar¡¡ muy bien el dedo gordito
chiquito¡¡ ese es el que está más cerca de ti. Con este dedito vas a pedir a
Dios por los que están más cerca de ti, tus papás, tus hermanos, tu familia

2. El próximo dedo es el índice: Ora por los que enseñan, por los que te
ayudan, por tus maestros, por tu doctor que te cura cuando estas enfermo, por
nuestro sacerdote, por tu catequista,

3. El siguiente dedo es el más alto. Nos recuerda a nuestros líderes, a los


gobernantes, por nuestra autoridades, por el alcalde, por el presidente, por
todos los que nos gobiernan

4. El próximo dedo es el anular, es nuestro dedo más débil. Él nos recuerda


orar por los débiles, enfermos o atormentados por problemas. Ellos necesitan
tus oraciones.
5. Y finalmente tenemos nuestro dedo pequeño, el más pequeño de todos. El
meñique debería recordarte orar por ti mismo. Cuando hayas terminado de orar
por todos los demás no olvides orar por ti mismo.

ESTA SEMANA DE NO OLVIDES PRACTICAR ESTA ORACION TODOS LOS


DIAS, RECUERDA QUE DIOS NO SE CANSA DE ESCUCHAR NUESTRAS
ORACIONES, ASI QUE PLATICA CON DIOS TODOS LOS DIAS, NO TE
DESANIMES, ANIMO¡¡

DESPEDIDA
DOMINGO 23 DE OCTUBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (18,9-14):

En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí


mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: «Dos hombres
subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo,
erguido, oraba así en su interior: "¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como
los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces
por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo." El publicano, en cambio, se
quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el
pecho, diciendo: "¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador." Os digo que éste
bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será
humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

El poder de la oración

SALUDO DE LA ABUELITA: hola niños….. como están….. me da mucho gusto


saludarlos.,,,,,,….. les voy a contar una historia muy boinita, pongan atención….

Un barco naufragó en una tormenta y sólo dos hombres pudieron nadar hasta una
isla desierta.   Los dos hombres no sabían qué hacer y decidieron que ambos
debían orar a Dios.

Decidieron que para saber cuál de los dos haría las oraciones más eficaces iban a
separarse; y, así, decidieron establecerse en lados opuestos de la isla.

Lo primero por lo que oraron fue por alimentos.   A la mañana siguiente, el primer
hombre vio un frondoso árbol de frutas en su territorio, del cual pudo comer. El
segundo hombre no recibió nada.

Varios días después el primer hombre se sintió solo y oró por una mujer que le
acompañase.

Al próximo día, otro barco naufragó y la única sobreviviente fue una mujer que
llegó a su territorio y allí se estableció como su compañera.

Los dos hombres siguieron orando y el primero pidió en sus oraciones casa, ropa
y más alimentos.   Como por arte de magia el primer hombre recibió todos sus
deseos, mientras el segundo nada recibía.

Finalmente, el primer hombre oró por un barco de manera que él y su compañera


pudieran dejar la isla.  Al día siguiente, un barco llegó milagrosamente al lado
donde él vivía, y decidió dejar al segundo hombre abandonado en la isla, pues
consideró que sus oraciones no habían recibido la bendición de Dios y por eso no
habían sido respondidas.
Cuando el barco zarpaba de la isla escuchó una voz resonando desde los cielos
que le preguntó:

-¿Por qué dejaste a tu compañero abandonado en la isla?

El primer hombre respondió a la voz:

-Mis bendiciones son sólo mías porque fui yo quien las pidió. Las súplicas de mi
compañero no fueron escuchadas por Dios, porque Dios no tenía nada para él.

La voz le respondió:

-Estás totalmente equivocado, él sólo tuvo una súplica que yo le respondí.

A lo cual el primer hombre preguntó:

-Dime entonces, ¿qué pidió él para que yo le deba algo en pago?

La voz le respondió:

-Él oró sencillamente para que todas tus súplicas fueran concedidas.

Y gracias a su oración Dios te concedió todo lo que pediste, porque su oración fue
humilde, de corazón, pensando en hacer el bien.

Aquel hombre se arrepintió y agradecido con Dios y con su amigo, volvió por el en
un barco para llevarlo a casa y le agradeció la oración que siempre hizo por el.

Así Dios nos invita esta semana a no dejar de hacer nuestra oración, pidiendo a
Dios siempre con humildad y un corazón sincero.

DESPEDIDA DE LA ABUELITA…..
DOMINGO 30 DE OCTUBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (19,1-10):

Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. Vivía en ella un hombre rico
llamado Zaqueo, jefe de los que cobraban impuestos para Roma. Quería conocer
a Jesús, pero no conseguía verle, porque había mucha gente y Zaqueo era de
baja estatura. Así que, echando a correr, se adelantó, y para alcanzar a verle se
subió a un árbol junto al cual tenía que pasar Jesús.
Al llegar allí, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja en seguida porque
hoy he de quedarme en tu casa.»
Zaqueo bajó aprisa, y con alegría recibió a Jesús. Al ver esto comenzaron todos a
criticar a Jesús, diciendo que había ido a quedarse en casa de un pecador.
Pero Zaqueo, levantándose entonces, dijo al Señor: «Mira, Señor, voy a dar a los
pobres la mitad de mis bienes; y si he robado algo a alguien, le devolveré cuatro
veces más.» Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque este
hombre también es descendiente de Abraham. Pues el Hijo del hombre ha venido
a buscar y salvar lo que se había perdido.»

CUENTO

SALUDO DE LA ABUELA: hola niños¡¡ como están , me da mucho gusto verlos


hoy les voy a contar un cuento, esa es la historia de un niño Juanito…
ABUELITA: Juanito era un niño chaparrito que jugaba a la pelota con su amigo
Pepe, al lado de un río, Juanito le lanzo la pelota su amigo Pepe, la pelota se les
cayó al agua…
JUANITO: híjole pepe que hacemos?? Ya se no fue la pelota¡¡ yo estoy muy
pequeño y no se nadar¡¡¡
PEPE: yo tampoco, pero no importa no creo que nos pase nada¡¡
JUANITO: no¡¡ mi mamá me dijo que no¡
ABUELITA: El río era muy hondo, y pues era raro era el año que no se ahogara
alguna persona en él. Y aunque Pepe le insistía a Juanito, él fue obediente y no se
metió aunque le gustaba mucho la pelota.
ABUELITA: La mamá de Juanito sabía que el rio era muy peligroso, siempre les
aconsejaban a sus hijos que no se bañaran en él, si no estaban ellos allí.
ABUELITA: Los dos niños con tristeza miraban como el río Y se quedaban sin
juguete para jugar. Aunque pensaron meterse en el río para cogerla, se acordaron
de los consejos de sus padres y prefirieron perder la pelota y no otra cosa.
Juanito, que era el dueño de la pelota (con temor), le dijo a su mamá
JUANITO: mami es que… perdí mi pelota, se la avente a pepe y se fue al rio ¡¡ y
como no sé nadar no me metí al rio, no me regañes por favor mamá fue un
accidente¡¡
ABUELITA: Juanito pensó que su mamá lo iba a regañar, se quedó sorprendido,
cuando su mamá le dijo
MAMA: hijo no te preocupes, te felicito porque fuiste muy obediente, siempre te he
dicho que no te metas al rio y aunque te entristeció perder tu pelota, la dejaste, por
eso te has ganado un premio al rato iremos a comprarte otra pelota, la que tú
quieras.¡¡
ABUELITA: su mamá le dio un beso y le compró, la mejor de todas las pelotas, y
Juanito y Pepe aprendieron a ser obedientes, ya que eso traerá muchas cosas
buenas, este domingo en el evangelio nos cuentan la historia de Zaqueo, que era
muy chaparrito y le costaba obedecer ya hacer cosas buenas y cuando vio a
Jesús pensó que no podría verlo así que se subió a un árbol y cuando Jesús lo vio
le dijo que se bajara, Zaqueo fue muy obediente y por eso Jesús fue a su casa y le
trajo muchas bendiciones.
Hoy te invito a que esta semana luches por ser obediente y aunque seas muy
pequeñito como Zaqueo confía en que Jesús siempre te ve lo bueno y lo malo que
hacemos.
Bueno nos vemos niños, los espero el próximo domingo, Adios niños¡¡¡
DOMINGO 6 DE NOVIEMBRE

Lectura del santo evangelio según san Lucas (20,27-38):

En aquel tiempo, se acercaron algunos saduceos, los que dicen que


no hay resurrección, y preguntaron a Jesús:
«Maestro, Moisés nos dejó escrito: “Si a uno se le muere su hermano,
dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer como esposa y de
descendencia a su hermano . Pues bien, había siete hermanos; el
primero se casó y murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron
con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último,
también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de
ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer».
Jesús les dijo:
«En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo,
pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro
y en la resurrección de entre los muertos
no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden
morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos
de la resurrección.
Y que los muertos resucitan, lo indicó el mismo Moisés en el episodio
de la zarza, cuando llama al Señor: “Dios de Abrahán, Dios de Isaac,
Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos: porque para él
todos están vivos».

Palabra del Señor

CUENTO

SALUDO DE LA ABUELA

Esta es la historia de un Niñ o llamado Panchito, él tenia un amigo muy especial, se


llamaba Jaime, él tenia una rara enfermedad; Panchito iba todos los días a visitarlo y
pasaban horas jugando, pero un día que panchito llego a casa de Jaime se encontró
con una sorpresa, Jaime su amigo ya no estaba, la mamá de Jaime le dijo muy triste:

MAMA: Panchito, gracias por venir ver a Jaime, pero hoy no podrá jugar contigo
porque esta mañ ana se ha sentido mal y no pudo seguir luchando con su enfermedad,
ahora ya está con Jesú s en el cielo.
Panchito se puso muy triste, pues su mejor amigo ya no estaba en este mundo, él lo
extrañ aba mucho, cada vez que jugaba se acordaba de él y no podía evitar llorar. Y
só lo deseaba volver a ver a su amigo. Lo ú nico que decía era esta oració n:

Panchito: Señ or Jesú s, solo te pido que mi amigo Jaime este contigo

El tiempo pasó y Panchito extrañ aba cada vez mas a su amigo, Un día Panchito
después de hacer sus labores se fue a dormir, y entonces tuvo un sueñ o, soñ aba que
viajaba hasta el cielo y que ahí podía ver a Jesú s que lo tomaba de la mano y le decía:

JESUS: Panchito he escuchado tu oraciones y he visto que has estado muy triste, no te
preocupes, no tengas miedo, gracias a tu fe hoy te tengo una sorpresa, quiero que veas
a alguien especial que desde hace mucho tiempo está a mi lado.

En ese momento vio muchos niñ os que caminaban por el cielo muy contentos con una
velita encendía, pero a lo lejos vio a su amigo Panchito que venia caminando muy
lento, pero su vela en lugar de venir encendida, estaba apagada.

Panchito corrió a abrazar a Jaime, estaba muy contento de volver a verlo y le preguto:

PANCHITO: Amigo por que tienes tu vela apagada, todos los demá s niñ os llevan la vela
encendida, dime que pasa?

JAIME: Mira amigo mi vela todos los días Jesú s la enciende para pida por ti y por mi
familia que esta en la tierra, pero cuando tu estas triste y lloras, tus lagrimitas apagan
mi vela. Por eso no debes estar triste por mi amigo, al contrario debes estar muy
contento por que yo ahora todos los días estoy con Jesú s, el me cuida y me hace
sonreír con su amor, ademá s rezo por ti todos los días para que seas un niñ o feliz y
algú n día tu también estés conmigo aquí en el cielo, pero para eso todavía falta mucho,
tienes que vivir muchas cosas bonitas en la tierra, recuerda Jesú s siempre nos da la
vida y la alegría, cuídala.

PANCHITO: Tienes razó n no sabia que con mi tristeza apagaba tu velita, desde ahora
nunca olvidaré que tú estas con Jesú s muy feliz en el cielo y por eso yo también debo
estar feliz en la tierra.

Al otro día Panchito despertó de ese hermoso sueñ o, pero ya no estaba triste, desde
ese día él fue un niñ o muy feliz y pronto hizo nuevos amigos, y nunca olvido que Jaime
lo cuidaba desde el cielo.

Y así este domingo Jesú s nos recuerda que la vida no acaba aquí en la tierra, nos hace
una promesa que algú n día estaremos con él disfrutando en el cielo, pues si el resucitó
también nosotros lo haremos, cada día debemos ganarnos ese cielo con nuestra
buenas obras. Esta semana sigue rezando por tus amigos y familiares que ya no está n,
recuerda que ellos siempre piden a Dios por ti.
DOMINGO 13 DE NOVIEMBRE
Evangelio San Lucas.
Como algunos, hablando del Templo, decían que estaba adornado con hermosas
piedras y ofrendas votivas, Jesús dijo: “De todo lo que ustedes contemplan, un día
no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido”. Ellos le preguntaron:
“Maestro, ¿cuándo tendrá lugar esto, y cuál será la señal de que va a suceder?”.
Jesús respondió: “Tengan cuidado, no se dejen engañar, porque muchos se
presentarán en mi nombre, diciendo: “Soy yo”, y también: “El tiempo está cerca”.
No los sigan. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, no se alarmen; es
necesario que esto ocurra antes, pero no llegará tan pronto el fin”. Después les
dijo: “Se levantará nación contra nación y reino contra reino. Habrá grandes
terremotos; peste y hambre en muchas partes; se verán también fenómenos
aterradores y grandes señales en el cielo. Pero antes de todo esto, los detendrán,
los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y serán encarcelados; los llevarán
ante reyes y gobernadores a causa de mi nombre; y esto les sucederá para que
puedan dar testimonio de mí. Tengan bien presente que no deberán preparar su
defensa, porque yo mismo les daré una elocuencia y una sabiduría que ninguno
de sus adversarios podrá resistir ni contradecir. Serán entregados hasta por sus
propios padres y hermanos, por sus parientes y amigos; y a muchos de ustedes
los matarán. Serán odiados por todos a causa de mi nombre. Pero ni siquiera un
cabello se les caerá de la cabeza. Gracias a la constancia salvarán sus vidas”.
Palabra del Señor
CUENTO
SALUDO DE LA ABUELITA:
Érase una vez una niña pequeña llamada Laurita que estaba en el bosque con sus
amigos Luisito, y Fernandito. Estaban frente a una oscura cueva de la que se
decía que estaba embrujada, porque por la noche se oía ruido en su interior. Los
niños habían decidido ir a ver la cueva haber si los rumores de que estaba
embrujada eran ciertos, pero Laurita no estaba nada contenta porque ella sufría
de miedo a la oscuridad
LUISITO: VENGAN VAMOS A VER, HABER SI ES CIERTO QUE ESTA
EMBRUJADA.
LAURITA: NO NO¡¡ A MI ME DA MIEDO MEJOR VAMONOS¡¡
FERNANDO: JAJAJAJ MIEDOSAA MIEDOSA¡¡
Sus amigos se rieron de ella y le dijeron que podía esperar fuera. Aunque todavía
era de día y los ruidos se oían por la noche, Laurita veía el cielo y temblaba de
miedo. Luisito y Fernandito se metieron en la cueva todavía burlándose de lo
miedosa que era su amiga. Laurita se quedó fuera, esperando. Pero pronto se
puso a llover. El cielo se oscureció de repente, era una tormenta terrible. Llovía y
caían trueno y rayos¡¡
Laurita, no se quería mojar, así que se metió un poquita a la cueva de la cueva y
se sentó a llorar de miedo.
LAURITA: (LLORA) TENGO MIEDO¡¡¡
Laurita recordó que su abuelita siempre le decía que no tuviera miedo y que le
rezara a Dios cada vez que sintiera mucho mucho miedo, así que con todo su
corazón le decía a Dios:
LAURITA: DIOSITO POR FAVOR AYUDAME, TENGO MIEDO, QUIERO
REGRESARA MI CASA
De repente, una hermosa luz de la luna se pudo ver entre el oscuro firmamento.
Laurita deseó no tener tanto miedo a la oscuridad y, como todos sabemos, los
deseos que se piden a Dios con todo el corazón, el siempre los escucha. Una gran
luz llegó a los ojos de Laurita y, en un instante, toda la oscuridad de la cueva
desapareció ¡podía ver en la oscuridad!
Laurita, ahora sin miedo, se adentró hacia el interior de la cueva, donde se
encontró a sus amigos perdidos y llorando porque no encontraban el regreso a la
salida. Laurita les tranquilizó diciéndoles que ella les sacaría de allí. De pronto
unos misteriosos ruidos llegaron desde el interior de la cueva. Todos miraron
atemorizados, pero enseguida Laurita se dio cuenta del grave error y la divertida
confusión que había originado el inicio de la leyenda de la cueva oscura.
De pronto un par de conejitos salieron saltando juntos, todos se dieron cuenta que
todo lo que decía la gente era una mentira, pues no espantaban ni mucho menos
había fantasmas en esa cueva, el ruido lo hacia una familia de conejitos que vivía
ahí y después de ver eso juntos, regresaron a casa saltando, riendo y cantando.
Y ASI EN EL EVANGELIO DE HOY DIOS NOS RECUERDA QUE NO DEBEMOS
TENER MIEDO Y DEBEMOS CONFIAR EN JESUS LA GENTEY Y OTROS
NIÑOS NOS VA A DECIR A VECES COSAS QUE NOS DEN MIEDO O NOS
ASUSTEN, PERO NO TE PREOCUPES CADA VEZ QUE ALGO TE DE MIEDO
REZA A JESUS Y DILE JESUS CONFIO EN TI Y VERAS QUE DIOS LLEVARA
TODOS TUS MIEDOS Y TEMORES.
DOMINGO 20 DE NOVIEMBRE

Evangelio segú n san Lucas.


Después que Jesú s fue crucificado, el pueblo permanecía allí y miraba. Sus jefes,
burlá ndose decían: “Ha salvado a otros: ¡que se salve a sí mismo, si es el Mesías de
Dios, el Elegido!”. También los soldados se burlaban de él y, acercá ndose para
ofrecerle vinagre, le decían: “Si eres el Rey de los judíos, ¡sá lvate a ti mismo!”. Sobre su
cabeza había una inscripció n: “É ste es el Rey de los judíos”. Uno de los malhechores
crucificados lo insultaba, diciendo: “¿No eres tú el Mesías? Sá lvate a ti mismo y a
nosotros”. Pero el otro lo increpaba, diciéndole: “¿No tienes temor de Dios, tú que
sufres la misma pena que él? Nosotros la sufrimos justamente, porque pagamos
nuestras culpas, pero él no ha hecho nada malo”. Y decía: “Jesú s, acuérdate de mí
cuando llegues a tu Reino”. É l le respondió : “Yo te aseguro que hoy estará s conmigo en
el Paraíso”.
Palabra del Señ or.

CUENTO

Había un vez, dos niñ os a quienes les gustaba mucho las carreras con sus autos. Cada
añ o cuando venía la feria del pueblo esperaban con muchas ganas las competencias de
carros, pues el premio era un carro nuevecito.

Pacho siempre quería ganar, confiaba mucho en que era el mejor conductor, sabía de
sus habilidades y siempre le gustaba que los demá s le aplaudieran y reconocieran que
era el campeó n. No le importaba hacer trampa, pues cuando veía que había una
posibilidad de perder hacia lo que fuere necesario para llegar en primer lugar.

Luisito en cambio era un niñ o que nunca había ganado una carrera, pero a pesar de
eso siempre estaba feliz. No importaba que llegara en ú ltimo lugar para él lo má s
importante era disfrutar con sus amigos y pasar un muy buen rato con ellos, eso lo
hacia muy feliz.

Por fin llego el gran día de la carrera de carros, todos los niñ os estaban emocionados,
había carros de varios tipos y de muchos colores. Pancho llego presumiendo su carro y
como siempre se escuchaba decir:

PANCHO: Hoy voy a ganar, estoy seguro tengo el mejor carro y soy el mejor conductor,
ni Dios podrá ayudarlos, yo seré el campeó n.

Luisito llegó muy contento acompañ ado de su familia y amigos. Estaban muy
contentos. En su interior Luisito decía:

LUISITO: Que bonito día me regalo Dios con mis amigos y mi familia, hoy sé que Jesú s
me acompañ ará en esta carrera. Hoy pido que se haga su voluntad y que gané el que él
quiera.
Llego el momento de iniciar la carrera, todos los niñ os acomodaron sus carros y
estaban listos para iniciar, cuando escucharon en sus marcas, listos y fuera. Todos
empezaron a manejar rá pidamente, Pancho como quería ser el mejor no le importaba
sacar a los carros de su camino, lo importante era llegar en primer lugar. Luisito iba
tras de él, el iba disfrutando de su viaje, había esperado mucho tiempo para manejar
un carrito de carreras. Muy cerca de la meta, Pancho por ir corriendo no vio que había
una piedra en el camino y sin poder esquivarla, pego su llanta y se desinflo, no podía
continuar y él no lo podía creer, estaba enojadísimo. No era posible que el siendo el
mejor, ahora su carro no servía.

En ese momento, Luisito cruzo la meta, estaba feliz había ganado la carrera. Y Pancho
llego en ú ltimo lugar. Luisito vio a Pancho muy triste, se acerco y le dijo:

Pancho, no te preocupes amigo, esto es solo un juego. Es má s si quieres el pró ximo añ o


entrenamos juntos para la pró xima carrera y te enseñ o cual es mi fuerza, confiar en la
voluntad de Dios, confiar en Jesú s, él es el centro de todo, el sabe lo que es mejor para
nosotros, él es nuestro Rey.

Y así ese añ o Pancho y Luisito aprendieron una gran lecció n, a confiar siempre en la
voluntad de Dios, que ser sencillo y obediente a Jesú s te hace un verdadero campeó n.
Hoy celebramos la fiesta de Cristo Rey y Jesú s siendo Rey fue el má s sencillo y
obediente de todos, unido cumplía la voluntad de Dios Padre, por eso es el centro de
nuestra vida. Esta semana te invito a que cada mañ ana juntos con tu familia, digas
Jesú s Rey del universo yo confío en ti.
DOMINGO 27 DE NOVIEMBRE

Evangelio san Mateo.

Jesú s dijo a sus discípulos: “Cuando venga el Hijo del hombre, sucederá como en
tiempos de Noé. En los días que precedieron al diluvio, la gente comía, bebía y se
casaba, hasta que Noé entró en el arca: y no sospechaban nada, hasta que llegó el
diluvio y los arrastró a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. De
dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro dejado. De dos mujeres
que estén moliendo, una será llevada y la otra dejada. Estén prevenidos, porque
ustedes no saben qué día vendrá su Señ or. Entiéndanlo bien: si el dueñ o de casa
supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladró n, velaría y no dejaría perforar las
paredes de su casa. Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre
vendrá a la hora menos pensada”.
Palabra del Señ or.

CUENTO

Saludo de la abuelita: hola niños¡¡ como están¡¡ me da mucho gusto saludarlos,


hoy es un día muy especial¡¡ saben porque???

Pues porque hoy empieza el adviento¡¡¡


Saben que es el adviento???

Es un tiempo especial donde nos preparamos para el nacimiento de Jesús, es


decir nos vamos a preparar para la navidad¡¡¡

Haber, levante la mano a quien le gusta la navidad !!!

Pues fíjense muy bien, para prepararnos usamos un símbolo muy especial, la
corona de adviento, hoy traje la mía para que el padre la bendiga¡¡

Mira y mis nietecitos vienen conmigo ellos la traen cargando porque les gusta
mucho, pon mucha atención hoy te voy a contar lo que significa la corona de
adviento:
La corona, es de forma circular: el círculo no tiene principio ni fin. Representa el
amor de dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también nuestro amor a dios y
al prójimo que nunca debe de terminar. 
Las ramas son verdes: verde es el color de esperanza y la vida, y Dios quiere que
esperemos su nacimiento llenos de esperanza, alegres, porque va a venir a
regalarnos su amor, su perdón y darnos una nueva vida.
Tiene cuatro velas: nos hace pensar en la obscuridad que nos da el pecado, cada
vez que nos portamos mal, estamos en la oscuridad, ciegos y lejos de Dios, pero
con cada vela que encendemos esa oscuridad se va llenado de la luz de Cristo.
Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una,
durante los cuatro domingos de adviento al hacer la oración en familia. 
Las velas son de color morado porque representan que estamos esperando la
llegada del Niño Dos, el color morado representa la espera.
La corona la debes prenderla cada domingo y hacer una oración junto con toda tu
familia, ponla en un lugar especial en tu casa donde todos la vean y cuando
termines de prender todas la velas significa que ya está muy cerca la
navidad¡¡¡ así que prepárate para recibir al niño Jesús en este adviento con toda
tu familia y veras que será una navidad diferente.
Bueno nos vemos la próxima, no olvides portarte bien recuerda el Niño Jesús ya
viene y traerá muchos regalos si te portas bien ¡¡ bueno nos vemos mis niños me
llevo mi corona¡ Adiós¡¡¡
DOMINGO 4 DE DICIEMBRE

Lectura del santo evangelio según san Mateo (3,1-12):

Por aquel tiempo, Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando:


«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.»
Éste es el que anunció el profeta Isaías, diciendo: «Una voz grita en el desierto:
"Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos."»
Juan llevaba un vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y
se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y acudía a él toda la gente de
Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados; y él los
bautizaba en el Jordán.
Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizará, les dijo:
«¡Camada de víboras!, ¿quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente?
Dad el fruto que pide la conversión. Y no os hagáis ilusiones, pensando: "Abrahán
es nuestro padre", pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de
estas piedras. Ya toca el hacha la base de los árboles, y el árbol que no da buen
fruto será talado y echado al fuego. Yo os bautizo con agua para que os convirtáis;
pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las
sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego. Él tiene el bieldo en la mano:
aventará su parva, reunirá su trigo en el granero y quemará la paja en una
hoguera que no se apaga.»

CUENTO: EL ZAPATERO

SALUDO DE LA ABUELA

"Martín era un humilde zapatero de un pequeño pueblo de montaña. Vivía solo.


Hacía años que había enviudado y sus hijos habían marchado a la ciudad en
busca de trabajo.

Martín, cada noche, antes de ir a dormir leía un trozo de los evangelios frente al
fuego del hogar. Aquella noche se despertó sobresaltado. Había oído claramente
una voz que le decía. ‘Martín, mañana Dios vendrá a verte’. Se levantó, pero no
había nadie en la casa, ni fuera, claro está, a esas horas de la fría noche...

Se levantó muy temprano y barrió y adecentó su taller de zapatería. Dios debía


encontrarlo todo perfecto. Y se puso a trabajar delante de la ventana, para ver
quién pasaba por la calle. Al cabo de un rato vio pasar un vagabundo vestido de
harapos y descalzo. Compadecido, se levantó inmediatamente, lo hizo entrar en
su casa para que se calentara un rato junto al fuego. Le dio una taza de leche
caliente y le preparó un paquete con pan, queso y fruta, para el camino y le regaló
unos zapatos.

Llevaba otro rato trabajando cuando vio pasar a una joven viuda con su pequeño,
muertos de frío. También los hizo pasar. Como ya era mediodía, los sentó a la
mesa y sacó el puchero de la sopa excelente que había preparado por si Dios se
quería quedar a comer. Además fue a buscar un abrigo de su mujer y otro de unos
de sus hijos y se los dio para que no pasaran más frío.

Pasó la tarde y Martín se entristeció, porque Dios no aparecía. Sonó la campana


de la puerta y se giró alegre creyendo que era Dios. La puerta se abrió con algo de
violencia y entró dando tumbos el borracho del pueblo.

– ¡Sólo faltaba este! Mira, que si ahora llega Dios...– se dijo el zapatero.

– Tengo sed –exclamó el borracho.

Y Martín acomodándolo en la mesa le sacó una jarra de agua y puso delante de él


un plato con los restos de la sopa del mediodía.

Cuando el borracho marchó ya era muy de noche. Y Martín estaba muy triste. Dios
no había venido. Se sentó ante el fuego del hogar. Tomó los evangelios y aquel
día los abrió al azar. Y leyó:

– ‘Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estaba
desnudo y me vestistes...Cada vez que lo hiciste con uno de mis pequeños, a mí
me lo hicistes...’

Se le iluminó el rostro al pobre zapatero. ¡Claro que Dios le había visitado! ¡No una
vez, sino tres veces! Y Martín, aquella noche, se durmió pensando que era el
hombre más feliz del mundo...".

El Adviento, es la esperanza de la venida de Dios que de muchas formas nos


visita.

DOMINGO 17 DE SEPTIEMBRE

Evangelio según san Mateo (18, 21-35)


Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: Señor, ¿cuántas veces tengo
21 

que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? No
te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces [ ..le
contestó Jesús. Por eso el reino de los cielos se parece a un rey que
quiso ajustar cuentas con sus siervos. 24 Al comenzar a hacerlo, se le
presentó uno que le debía miles y miles de monedas de oro. [b] 25 Como él
no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, a su
esposa y a sus hijos, y todo lo que tenía, para así saldar la deuda. 26 El
siervo se postró delante de él. “Tenga paciencia conmigo —le rogó—, y
se lo pagaré todo”. 27 El señor se compadeció de su siervo, le perdonó la
deuda y lo dejó en libertad. Al salir, aquel siervo se encontró con uno de
sus compañeros que le debía cien monedas de plata. [c] Lo agarró por el
cuello y comenzó a estrangularlo. “¡Págame lo que me debes!”, le
exigió. 29 Su compañero se postró delante de él. “Ten paciencia conmigo
—le rogó—, y te lo pagaré”. 30 Pero él se negó. Más bien fue y lo hizo
meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. 31 Cuando los demás
siervos vieron lo ocurrido, se entristecieron mucho y fueron a contarle a
su señor todo lo que había sucedido. 32 Entonces el señor mandó llamar
al siervo. “¡Siervo malvado! —le increpó—. Te perdoné toda aquella
deuda porque me lo suplicaste. 33 ¿No debías tú también haberte
compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?” 34 Y,
enojado, su señor lo entregó a los carceleros para que lo torturaran
hasta que pagara todo lo que debía. Así también mi Padre celestial los
tratará a ustedes, a menos que cada uno perdone de corazón a su
hermano».
Palabra del Señor.

Cuento el sartenazo
Personajes:
La rana
Sopón
Anciano sapo sapienso

NARRADOR: Había una vez una rana llamada Renata era la mejor cocinera de los
pantanos y a su selecto restaurante acudían todas las ranas y sapos de los
alrededores. Sus "moscas en salsa de bicho picante" o sus "alitas de libélula
caramelizadas con miel de abeja" eran delicias que ninguna rana debía dejar de
probar, y aquello hacía sentirse a Renata verdaderamente orgullosa.

Un día, apareció en su restaurante Sopón dispuesto a cenar. Sopón era un sapo


grandote y un poco bruto, y en cuanto le presentaron los exquisitos platos de Renata,
comenzó a protestar diciendo
SOPON: Esto no es comida, y quiero una buena hamburguesa de moscardón. 

NARRADOR: Renata acudió a ver cuál era la queja de Sopón con sus platos, y
cuando este dijo que todas aquellas cosas eran "Comidas feas, pichurrientas ", se sintió
tan furiosa y ofendida, que sin mediar palabra le arreó un buen sartenazo. Menuda
trifulca se armó.
A pesar de que Renata enseguida se dio cuenta de que tenía que haber controlado sus
nervios, y no dejaba de pedir disculpas a Sopón.

RENATA: perdón sopón, discúlpame, no lo quise hacer, si me disculpas.

NARRADOR: éste estaba tan enfadado, que decía

SOPON: sólo solo te perdonare si yo mismo te devuelvo el sartenazo. No habrá otra


forma de perdonarte.

NARRADOR: Todos trataban de calmarle, a sabiendas de que con la fuerza del


sapo y la pequeñez de la rana, el sartenazo le partiría la cabeza. Y como Sopón no
aceptaba las disculpas, y Renata se sentía fatal por haberle dado el sartenazo, Renata
comenzó a hacer de todo para que le perdonara:

RENATA: Te dio una pomada especial para golpes, te sirvió un exquisito jugo de
agua de charco e incluso te prepare. ¡Una estupenda hamburguesa de moscardón!

NARRADOR: Pero Sopón quería devolver el porrazo como fuera para quedar en paz. Y
ya estaban a punto de no poder controlarle, cuando apareció un anciano sapo
caminando con ayuda de unas muletas.

ANCIANO: - Espera Sopón- podrás darle el sartenazo cuando yo te rompa la


pata. Recuerda que yo llevo muletas por tu culpa.

NARRADOR: Sopón se quedó paralizado. Recordaba al viejo que acababa de entrar.


Era Sapiencio, su viejo profesor que un día le había salvado de unos niños malvados
cuando era pequeño, y que al hacerlo se rompió una de sus patas. Recordaba que
todo aquello ocurrió porque Sopón había sido muy desobediente, pero Sapiencio nunca
se lo había recordado hasta ahora...

SOPÓN: pensó estoy siendo muy injusto y duro con Renata. Todos, incluso yo mismo,
cometemos errores alguna vez, y devolver golpe por golpe y daño por daño, no
hacía sino más daño.

NARRADOR: Así que, aunque aún le dolía la cabeza y pensaba que a Renata se le
había ido la mano con el sartenazo, al verla tan arrepentida y haciendo de todo para
que le perdonase, decidió perdonarle. Y entonces pudieron dedicar el resto del
tiempo a reírse de la historia y saborear la rica hamburguesa de moscardón, y
todos estuvieron de acuerdo en que aquello fue mucho mejor saber perdonar.

También podría gustarte