Está en la página 1de 13

Introducción

La interpretación de los sueños data de muy antiguo, pues ya aparece mencionada en


la cultura egipcia, hace más de cuatro mil años. Desde la tradición grecorromana el
trabajo con los sueños queda ligado a la revelación, cura y sanación espiritual. Sin
embargo, no es hasta la obra de Freud (La interpretación de los sueños, 1900)
cuando la interpretación de los sueños adquiere un estatus como técnica terapéutica
de primer orden en la edad moderna, convirtiéndose en el gran descubrimiento
psicoanalítico, la vía regia hacia el inconsciente.

En la actualidad, parafraseando a Bleichmar en un reciente trabajo sobre el cambio


terapéutico (Bleichmar, 2001), podríamos decir que el análisis de los sueños
(preferimos este término al de interpretación, que remite más a la técnica clásica)
atraviesa un momento especial, donde crisis, renovación y expansión se entrelazan.

Crisis porque el análisis de los sueños se encuentra cuestionado desde muy diversos


ámbitos, incluido el propio psicoanálisis, a múltiples niveles, entre otros: el papel
relativo asignado a paciente y terapeuta, en el que el terapeuta es el experto
desvelador del significado del sueño, al que el paciente es ajeno; o la focalización en
el contenido latente del mismo, donde elementos simbólicos representarían los
deseos censurados del paciente no accesibles a la conciencia o el sueño como
realización de deseos.
Objetivos

Objetivo general

Conocer la influencia que persiste de la teoría de la interpretación de los sueños y la


importancia de la misma en los paradigmas que han surgido posteriormente.

Objetivos especificos

Dar a conocer que ha existido desde la antigüedad con respecto a las


interpretaciones de los sueños.

Analizar el significado de los sueños, los métodos para su interpretación.

Identificar aspectos problemáticos encontrados en las interpretaciones de los sueños.


El psicoanálisis y la interpretación del sueño

El famoso psicoanalista y filósofo Sigmund Freud invirtió muchos años de su


investigación en analizar el significado de los sueños, dicha investigación puede
verse reflejada en su famoso libro publicado en 1899 titulado "la interpretación de
los sueños".

Dicho libro supuso un puente entre la psicología y los demás estudios sobre el
mundo onírico puesto que afirmaba que había un gran componente mental en
ellos: la expresión del subconsciente. Si quieres saber el significado de los sueños
según Sigmund Freud, te recomendamos seguir leyendo este artículo de Psicología-
Online. En él encontrarás todo lo que necesitas saber sobre la obra y filosofía
relacionada con los sueños de este curioso autor.

La interpretación de los sueños de Freud

Antes de hablar sobre uno de los libros más famosos del psicoanalista austriaco, es
importante comentar que este se basa en la teoría del psicoanálisis, dicha teoría
afirma la existencia de procesos mentales más allá de nuestro pensamiento
consciente. Si quieres saber más sobre esta teoría, te recomendamos leer este
artículo sobre la metáfora del iceberg de Freud.

Según las propias palabras de Freud:

"Los sueños son el primer eslabón de una serie de formaciones psíquicas (...) su
valor es más teórico que práctico y nos pueden ayudar a explicar la génesis de las
fobias, neurosis e ideas obsesivas (...) Cada sueño se revela como una formación
plena de sentido a la que cabe asignar un lugar preciso en la actividad consciente .
Este fragmento adaptado de su libro nos da una idea del eje principal de su teoría:
para Sigmund Freud, los sueños son una expresión del mundo subconsciente y que
la motivación de esta actividad onírica es el cumplimiento de los instintos y
deseos que no se han visto satisfechos en el día. Es decir, son intentos por parte del
inconsciente de satisfacer y resolver aquello que no se ha llevado a cabo de manera
consciente.

Por ejemplo, a veces soñamos con resolver un conflicto con alguna persona o
soñamos que estamos logrando metas que, a nuestro parecer, son inalcanzables.
Según la teoría de Freud, esto es debido a que una parte no consciente de nuestro
cerebro busca solucionar nuestros problemas durante las horas en que la mente
consciente está "desactivada".
Teoría de los sueños - ¿Cómo se interpretan?

Sigmund Freud considera que "todo sueño es interpretable" es decir, todo aquello
que soñamos tiene un mensaje de nuestro subconsciente. Si quieres interpretar lo
que has soñado según el significado de los sueños según Sigmund Freud, debes
analizar antes qué elementos aparecen y qué peso tienen en tu vida.

Ejercicio de interpretación psicológica de los sueños


Para poder analizar lo que has soñado, necesitas un papel, un boli y recordar bien el
contenido del sueño. Anota lo que has soñado nada más levantarte puesto que con el
paso del tiempo nos vamos olvidando. También es importante apuntar cómo nos
hemos sentido durante el sueño (si nos hemos sentido alegres, temerosos, si nos ha
disgustado...).

Una vez tengamos todo apuntado, debemos hacernos las siguientes preguntas:

¿Quién había en el sueño?


¿A qué me estaba enfrentando?
¿Cómo ha terminado el conflicto?
¿Cómo me siento tras el sueño?

Con esta interpretación, podemos ir más allá de buscar significados a las figuras que
aparecen (como buscar el significado de soñar con serpientes) y podemos analizar el
contenido psicológico de los sueños.

Interpretación de los sueños: ejemplos

A continuación, vamos a exponer tres ejemplos sobre sueños recurrentes en el ser


humano y los vamos a interpretar según la teoría del psicoanálisis de Freud:

Significado de soñar que caemos

Según las teorías evolutivas más recientes, hay quien afirma que este sueño puede
ser un residuo del miedo que tenían nuestros ancestros a dormir en la intemperie. Sin
embargo, según el psicoanálisis, el significado de soñar que caemos reside en una
situación delicada en nuestra vida diaria que nos produce malestar y cierto vértigo,
como el miedo a tomar una decisión importante.
Significado de volar en sueños

Por otro lado, volar suele ser símbolo de libertad e independencia. Según la
interpretación de los sueños de Sigmund Freud, soñar que estamos volando suele
estar relacionado con un impulso reprimido de ser personas independientes y
autónomas.

Otros estudiosos afirman que este sueño puede ser un reflejo de que nos hemos
liberado de una importante carga en nuestra vida consciente. Por eso, nos sentimos
tan livianos que somos capaces de volar en nuestro subconsciente.

Significado de ser perseguido en sueños

Finalmente, uno de los sueños más recurrentes que tenemos es ser perseguidos. El
concepto parece bastante claro: ser perseguidos nos genera un sentimiento de
angustia y malestar ante algo que aún no hemos afrontado, por eso salimos corriendo
y damos la espalda a algo o a alguien en el sueño. Si has soñado que te persiguen,
piensa en si existe algún tipo de conflicto que debas afrontar.
Este artículo es meramente informativo, en Psicología-Online no tenemos facultad
para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un
psicólogo para que trate tu caso en particular.

Método

Tanto Freud como Lacan emplean el término “ciencia” en singular, suponiendo


implícitamente que existe un tipo específico unificado, homogéneo, del discurso que
puede denominarse científico. Este discurso, según Lacan, se inició en el siglo XVII,
con la inauguración de la física moderna.

Lacan sostiene que la ciencia se caracteriza por una relación particular con la
Verdad. Por un lado, la ciencia trata de monopolizar la verdad como su propiedad
exclusiva; por la otra, la ciencia se basa en realidad en una forclusión del concepto
de verdad como causa.

La ciencia se caracteriza asimismo por una particular relación con el Saber, en


cuanto tiene como fundamento la exclusión de cualquier acceso a ese saber por
medio de la intuición: por lo tanto, exige que toda búsqueda de saber siga sólo el
camino de la razón. El sujeto moderno es el “sujeto de la ciencia”, en el sentido de
que esta ruta exclusivamente racional al saber es ahora un presupuesto común. Al
sostener que el psicoanálisis opera sólo al sujeto de la ciencia. Lacan está diciendo
que el psicoanálisis no se basa en la apelación a una experiencia inefable o a un
relámpago intuitivo, sino en un proceso de diálogo razonado, incluso cuando la
razón enfrenta su límite en la locura.

Lacan plantea que la oposición entre ciencias exactas y conjeturales no puede seguir
sosteniéndose desde el momento en que la conjetura es susceptible de un cálculo
exacto (probabilidades) y la exactitud se basa sólo en un formalismo que separa los
axiomas y leyes de los símbolos agrupantes.

Dicho esto, puede plantearse la pregunta: ¿es el psicoanálisis una ciencia? Freud fue
explícito al afirmar el estatuto científico del psicoanálisis; “Si bien se trató
originalmente del nombre de un particular método terapéutico, ahora se ha
convertido también en el nombre de una ciencia; la ciencia de los procesos mentales
inconscientes” (Freud, 1925).

Sin embargo, también insistía en el carácter singular del psicoanálisis, que le


reservaba un lugar aparte: “Toda ciencia se basa en observaciones y experiencias a
las que se llega por medio de nuestro aparato psíquico. Pero, puesto que nuestra
ciencia tiene como su objeto ese mismo aparato, la analogía termina allí” (Freud,
1940). La cuestión del estatuto del psicoanálisis y su relación con otras disciplinas
también ha atraído una considerable atención de Lacan. En sus escritos de preguerra,
el psicoanálisis es visto en términos científicos sin ninguna reserva. No obstante,
después de 1950 la actitud de Lacan con respecto a esta cuestión se hizo mucho más
compleja.

En 1953 sostuvo que, en la oposición entre la ciencia y el Arte, el psicoanálisis


puede ubicarse del lado del arte, con la condición de que la palabra “arte” sea
entendida en el sentido que se le atribuía en la Edad Media, cuando se llamaban
“artes liberales” a la aritmética, la geometría, la música y la gramática. (Lacan,
1953). Sin embargo, en la oposición entre ciencia y religión Lacan sigue a Freud, y
afirma que el psicoanálisis tiene más en común con el discurso científico que con el
discurso religioso: “El psicoanálisis no es una religión. Procede a partir del mismo
estatuto de la Ciencia”. (Lacan, 1964)

Si, como sostiene Lacan, la ciencia sólo se constituye como tal aislando y definiendo
su particular objeto de indagación, entonces, cuando él aisló en 1965 el objeto a
como objeto del psicoanálisis, reclamó efectivamente un estatuto científico para esta
disciplina.

Pero a partir de ese momento Lacan comenzó a cuestionar cada vez más esta
concepción del psicoanálisis como ciencia. Ese mismo año sostuvo que el
psicoanálisis no es una ciencia sino “una práctica” con “vocación científica”, aunque
también en 1965 habló de “la ciencia psicoanalítica”.

Sin embargo, incluso cuando formula estos enunciados, Lacan no abandona el


proyecto de formalizar la teoría psicoanalítica en términos lingüísticos y
matemáticos. La tensión entre el formalismo científico del Matema y la profusión
semántica de lalengua constituye uno de los rasgos más interesantes de la obra tardía
de Lacan.

Procedimiento

La presente investigación da inicio en la selección bibliográfica de textos, lecturas y


fichas relacionados con el sueño y sus trastornos a partir de los planteamientos de la
Teoría Psicoanalítica y de la Escuela Alemana de Psiquiatría, tomando como
principales autores a Sigmund Freud, Jacques Lacan, Jacques–Alain Miller,
Kraepelin, Eduard Estivill, Mark Rosenzweig, Harold Kaplan, Benjamín Sadock,
Arnold Leiman y Alfred Freedman.

La construcción de conceptos se realiza a partir de todas las lecturas realizadas de


los más importantes representantes del Psicoanálisis y de la Escuela Alemana de
Psiquiatría y su aporte en relación al sueño y sus trastornos.

Se utilizó el texto de Freud Lo inconsciente, para dar cuenta del concepto de


inconsciente en la Teoría Psicoanalítica, concepto fundamental en Psicoanálisis que
da paso a la construcción del concepto de sueño y sus procesos. Como complemento
para entender el inconsciente y su relación con el sueño, se utilizó el Seminario 11
de Lacan: Los Cuatro Conceptos Fundamentales del Psicoanálisis para entender el
inconsciente estructurado como un lenguaje.

Para la construcción del concepto de sueño se utilizaron los textos de Freud: La


Interpretación de los Sueños y Lecciones Introductorias al Psicoanálisis, en tanto
Freud da la base para la formación de dicho concepto en la Teoría Psicoanalítica y la
comprensión de los procesos que implica el sueño y su función, ampliados con los
conceptos de censura, elaboración secundaria y olvido.

En el desarrollo de la presente investigación fue necesario describir el síntoma desde


el psicoanálisis para luego dar paso a las manifestaciones sintomáticas del sueño, en
este sentido, se tomó en cuenta el texto La Estructura del Síntoma de Prandi ya que
el mismo explica la función del síntoma y su posible conversión en síntoma
analítico. Asimismo, dicho concepto fue construido a partir del texto Las Dos
Teorías del Síntoma en Freud del Instituto Técnico de Buenos Aires, y La
Diversidad del Síntoma de la Escuela de Orientación Lacaniana, pues enfatizan el
concepto de síntoma a partir de lo que es el inconsciente realzando el desarrollo de
dicho concepto de Freud a Lacan. El texto La Diversidad del Síntoma, también fue
consultado para la aclaración del concepto de síntoma analítico.

Se hizo un recorrido teórico desde la Escuela Alemana de Psiquiatría, en relación al


sueño y sus funciones a partir del texto Psicología Fisiológica de Rosenzweig y
Leiman, así como el Tratado de Psiquiatría de Freedman, Kaplan y Sadock.
También se hizo una revisión del texto de Vila, Una Introducción a la
Psicofisiología Clínica, el mismo que detalla la psicofisiología del sueño y la
problemática de la activación.

A modo de detallar y describir lo que significan los trastornos del sueño desde la
Escuela Alemana de Psiquiatría, se describieron dichos trastornos a partir de la
Clasificación Internacional de los Trastornos de Sueño del libro El Sueño: Ese
Desconocido de Estivill, texto que desarrolla la clasificación de los trastornos del
sueño.

 Resultados

Tanto Freud como Lacan emplean el término “ciencia” en singular, suponiendo


implícitamente que existe un tipo específico unificado, homogéneo, del discurso que
puede denominarse científico. Este discurso, según Lacan, se inició en el siglo XVII,
con la inauguración de la física moderna.

Para Freud, la ciencia era uno de los más altos logros de la civilización y se oponía a
las fuerzas reaccionarias de la religión. La actitud de Lacan respecto de la ciencia es
más ambigua. Por un lado, critica a la ciencia moderna por ignorar la dimensión
simbólica de la existencia humana y de tal modo alentar al hombre moderno a
“olvidar su subjetividad”. También compara la ciencia moderna con una “paranoia
plenamente realizada”, en el sentido de que sus construcciones totalizadoras se
asemejan a la arquitectura de un delirio.

Por otro lado, estas críticas no apuntan a la ciencia per se, sino a su modelo
positivista.

Lacan considera que el positivismo es en realidad una desviación respecto de la


“ciencia verdadera”, y su propio modelo de la ciencia le debe más al racionalismo de
Koyré, Bachelard y Canguilhem que al empirismo. En otras palabras, para Lacan, lo
que caracteriza un discurso como científico es un alto grado de formalización
matemática. Esto es lo que está detrás de sus intentos de formalizar la teoría
psicoanalítica en los términos de diversas fórmulas matemáticas. Estas fórmulas
también encierran otra característica del discurso científico, que consiste en que
debe ser transmisible.
Lacan sostiene que la ciencia se caracteriza por una relación particular con la
Verdad. Por un lado, la ciencia trata de monopolizar la verdad como su propiedad
exclusiva; por la otra, la ciencia se basa en realidad en una forclusión del concepto
de verdad como causa.

La ciencia se caracteriza asimismo por una particular relación con el Saber, en


cuanto tiene como fundamento la exclusión de cualquier acceso a ese saber por
medio de la intuición: por lo tanto, exige que toda búsqueda de saber siga sólo el
camino de la razón. El sujeto moderno es el “sujeto de la ciencia”, en el sentido de
que esta ruta exclusivamente racional al saber es ahora un presupuesto común. Al
sostener que el psicoanálisis opera sólo al sujeto de la ciencia. Lacan está diciendo
que el psicoanálisis no se basa en la apelación a una experiencia inefable o a un
relámpago intuitivo, sino en un proceso de diálogo razonado, incluso cuando la
razón enfrenta su límite en la locura.

Aunque la distinción entre las cie ncias humanas y ciencias naturales quedó
perfectamente establecida a fines del siglo XIX, ella no aparece en los escritos de
Freud. Lacan, por otra parte, le presta mucha atención. Pero en lugar de hablar de
“ciencias humanas” y “ciencias naturales”, Lacan prefiere referirse a “ciencias
conjeturales” y “ciencias exactas”. Mientras que las ciencias exactas tienen que ver
con la el campo de los fenómenos en el que no hay nadie que use un significante, las
ciencias conjeturales son fundamentalmente distintas, porque se refieren a seres que
habitan el orden simbólico. Sin embargo, en 1965 Lacan problematizó la distinción
entre ciencias conjeturales y exactas.

Lacan plantea que la oposición entre ciencias exactas y conjeturales no puede seguir
sosteniéndose desde el momento en que la conjetura es susceptible de un cálculo
exacto (probabilidades) y la exactitud se basa sólo en un formalismo que separa los
axiomas y leyes de los símbolos agrupantes.

En el siglo pasado, la física proporcionó un paradigma de rigor para las ciencias


exactas en comparación con el cual las ciencias conjeturales parecen vagas, pero la
llegada de la lingüística estructural restableció el equilibrio, al proporcionar un
paradigma igualmente exacto para las ciencias conjeturales. Cuando Freud tomó
términos de otras ciencias, lo hizo siempre de las ciencias de la naturaleza
(principalmente de la biología, la medicina y la termodinámica), porque ésas eran las
únicas ciencias que en su época proporcionaban un modelo de investigación y
pensamiento rigurosos. Lacan difiere de Freud por importar sus conceptos
principalmente de las “ciencias de la subjetividad” (sobre todo de la lingüística), y
alinear la teoría psicoanalítica de ellas, y no con las ciencias de la naturaleza. Dice
Lacan que este cambio de paradigma está en realidad implícito en las propias
reformulaciones por Freud de los conceptos que había tomado de las ciencias
naturales. En otras palabras, siempre que Freud tomaba conceptos de la biología, los
reformulaba tan radicalmente que creaba un paradigma totalmente nuevo y por
completo ajeno a sus orígenes biológicos. Con esto, Freud se anticipó a los
descubrimientos de lingüistas estructurales modernos como Saussure, y los textos
freudianos pueden entenderse mejor a la luz de estos conceptos lingüísticos.
Conclusión
Luego de un extenso trabajo de investigación, se ha llegado a ratificar
la hipótesis planteada en la introducción: la interpretación de los sueños lleva a un
mejor conocimiento del inconsciente, y, por lo tanto, a un mayor
crecimiento personal.
A lo largo del desarrollo se ha podido observar esto al decir que el inconsciente se
manifiesta de diversas formas, entre ellas, los sueños. También se ha dicho que el
llamado trabajo del sueño es responsable de que el contenido latente permanezca
inconsciente, y que sólo llegará a conocerse luego de una interpretación del mismo.
El procedimiento utilizado para lograr la interpretación –asociación libre- permite
hacer consciente lo inconsciente; y es así como trabaja el psicoanálisis para
procurar el conocimiento y desarrollo personal: develando lo que se oculta detrás del
velo de la conciencia.
Refiriéndose al tema, Sigmund Freud dijo: "Sólo queremos apuntar que hemos
obtenido nuevas pruebas a favor de la existencia de actos anímicos inconscientes-
los pensamientos oníricos latentes son eso-, y que la interpretación del sueño nos
promete un acceso insospechadamente amplio al conocimiento de la vida anímica
inconsciente".
Recomendacioness

El mundo de los sueños es misterioso y para muchos indescifrable. Las personas o


situaciones con las que se sueña pueden ser algo más que un deseo profundo e
insatisfecho, así como ningún sueño representa lo mismo. 

El médico neurólogo Sigmund Freud fue uno de los grandes teóricos del sueño,
junto a él, su colaborador Carl Gustav Jung, fueron claves para la investigación del
psicoanálisis. Fue Jung quien incluyó “nociones de la antropología, alquimia,
interpretación de los sueños, el arte, la religión, mitología y la filosofía” en sus
metodologías para investigar el mundo de los sueños.

Luego de investigaciones, Jung indicó que los sueños revelan significados profundos
y no como suele pensarse: que es un deseo insatisfecho. Esto se debe a la influencia
de las vivencias, experiencias, y deseos personales, y a conceptos universales como
los mitos, la cultura, las religiones y la historia. 

Para que puedas descifrar tus sueños, los grandes teóricos comparten claves para
poder interpretarlos:

1. Los símbolos del sueño 

Para entender el significado personal que tiene un sueño para ti, escribe en papel los
elementos que recuerdes. Por ejemplo, si es cielo podría ser pájaros, sol, avión o
lluvia. 

2. Relaciona las imágenes del sueño con aspectos personales

Según los especialistas, en una imagen puede estar representado otro elemento,
como un estado emocional, una acción o cualidad. 

3. Interpreta

Hay algo en los sueños que puja por manifestarse, aunque sea de forma encubierta.
Es por ello que se recomienda descartar las interpretaciones simplistas. De acuerdo
con los teóricos, debes preguntarte qué significa para ti el sueño y cómo podrías
interpretarlo. 

También podría gustarte