Está en la página 1de 258

Un informe sobre el potencial de las

energías renovables en la España peninsular


Equipo de trabajo
Coordinación técnica y redacción informe
Xavier García Casals (IIT)
Análisis tecnologías, escenarios y restricciones SIG
Xavier García Casals (IIT)
Análisis SIG
Javier Domínguez Bravo (CIEMAT)
Colaboraciones
Pedro Linares Llamas (IIT)
Óscar López García (IIT)

Informe elaborado por el IIT bajo contrato de Greenpeace.


Coordinador del proyecto por parte de Greenpeace: Jose Luis García Ortega.

Este informe ha sido financiado gracias a las aportaciones de nuestros


socios. Greenpeace es una organización independiente política y
económicamente que no recibe subvenciones de empresas, gobiernos
ni partidos políticos.
Hazte socio de Greenpeace.
902 100 505

Julio 2005
Renovables 2050
Un informe sobre el potencial
de las energías renovables
en la España peninsular
Índice

Índice
0 Resumen 10
1 Introducción 28
2 Situación actual y escenarios para el 2050 40
2.1. Población 40
2.2. Demanda de energía 44
2.2.1. Demanda de energía eléctrica 44
2.2.1.1. Previsiones nacionales 44
2.2.1.2. Distribución geográfica 53
2.2.1.3. Modulación temporal 54
2.2.2. Demanda de energía total 56
2.3. Sistema de generación y transporte actual 60
2.4. Recursos hidroeléctricos 64
2.4.1. Producción hidroeléctrica 64
2.4.2. Acumulación por bombeo 64
2.5. Previsiones potencia instalada distintas renovables 65
2.5.1. Situación eólica a finales 2003 66
2.5.2. Plan de Fomento 70
2.5.3. Planificación sectores electricidad y gas 76
2.5.4. RD 436/04 77
2.5.5. Eólica Terrestre 80
2.5.6. Eólica Marina 81
2.5.7. Solar Termoeléctrica 84
2.5.8. Solar Fotovoltaica 84
2.5.9. Geotérmica 88
3 Años meteorológicos tipo 90
3.1. Energía solar 92
3.2. Energía eólica 97
4 Caracterización técnica de las distintas tecnologías 100
4.1. Eólica terrestre 100
4.2. Eólica marina 106
4.3. Solar Termoeléctrica 106
4.4. Biomasa 119
4.5. Fotovoltaica 133
4.6. Geotérmica 140
5 Techos de potencia y generación de las distintas renovables 144
5.1. Disponibilidad de terreno según usos 144
5.2. Restricciones ambientales 146
5.3. Distribución espacial de la potencia máxima y techos de generación 146
5.3.1. Eólica 146
5.3.1.1. Eólica marina 155
5.3.1.2. Eólica terrestre 164
5.3.2. Fotovoltaica 172
5.3.2.1. Fotovoltaica integrada en edificios 180
5.3.2.2. Fotovoltaica con seguimiento azimutal 195
5.3.3. Biomasa 200
5.3.3.1. Biomasa residual 204
5.3.3.2. Cogeneración 205
5.3.3.3. Cultivos energéticos 207
5.3.3.4. Cultivos forestales de rotación rápida 209
5.3.3.5. Aprovechamiento del monte bajo 214
5.3.3.6. Total biomasa 218
5.3.4. Solar termoeléctrica 224
5.3.5. Chimenea solar 230
5.3.6. Olas 234
5.3.7. Geotérmica 239
5.3.8. Hidroeléctrica 242
5.4. Recopilación de techos de generación 243
6 Evaluación preliminar de los requerimientos 250
de la potencia renovable instalada
6.1. Cobertura demanda eléctrica 250
6.2. Cobertura demanda total 250
7 Conclusiones 254
8 Referencias 258
9 Agradecimientos 262
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

10
0. Resumen
El objetivo del proyecto SIGER es realizar un lisis que, de forma homogénea para las dis-
análisis técnico de la viabilidad de un sistema tintas tecnologías, y especificando clara-
de generación eléctrica peninsular1 con eleva- mente los criterios impuestos y métodos de
da contribución de energías renovables para cálculo empleados, proporcione una visión
el año 2050 (buscando el límite a dicha contri- coherente de los techos de potencia y ener-
bución), teniendo en cuenta las principales gía de las distintas tecnologías renovables,
restricciones como son la disponibilidad de añadiendo información espacial relativa a la
recursos, las restricciones medio ambienta- disponibilidad de los recursos. Este es sin
les y de otros tipos en los usos del suelo, el duda el primero y uno de los más relevantes
acoplamiento temporal entre demanda y pasos a dar al plantearse un escenario de
capacidad de generación, y la capacidad de elevada contribución renovable, o simple-
transporte de la red eléctrica. Un análisis de mente al abordar la planificación energética
este tipo entendemos que es fundamen- de un país teniendo en cuenta las restriccio-
tal, especialmente en el contexto actual nes ambientales impuestas, por lo que
de urgencia en redirigir nuestro modelo resulta realmente sorprendente que a estas
energético hacia la sostenibilidad, para alturas todavía no se dispusiera de él.
poder introducir criterios racionales en la
planificación energética. En los últimos años han ido apareciendo
numerosos escenarios de crecimiento de
En el planteamiento inicial del proyecto se diversas tecnologías renovables, pero la
acordó adoptar como condiciones de con- situación actual es muy poco homogénea,
torno del análisis los distintos escenarios yendo desde la exhuberancia (desde el ini-
disponibles relativos al crecimiento de las cio del proyecto en el 2003 está saliendo
diversas tecnologías. Sin embargo, en el más de un informe al año) y optimismo de la
proceso de recopilación de datos, cuyos solar fotovoltaica, hasta la escasez y timidez
resultados presentamos en este informe, de la solar termoeléctrica. Y en cualquiera
se detectó la ausencia de escenarios cohe- de los casos con muy poca información con-
rentes de desarrollo de las distintas tecnolo- sistente relativa a nuestro país. En esta
gías renovables en nuestro país, que refleja- situacion es imposible plantearse buscar los
ran de forma clara las diversas restricciones límites a la contribución de las renovables
tanto en disponibilidad de recurso energéti- en nuestro sistema energético sencillamen-
co como en la de usos del suelo, y que pro- te por no disponer de las condiciones de
porcionaran unos techos de potencia y contorno apropiadas para este análisis.
generación que establecieran las condicio-
nes de contorno adecuadas para proceder al Los techos potencia y generación de las
análisis de sistemas de generación de ele- distintas tecnologías renovables, además
vada penetración renovable. Es importante de ser una condición de contorno funda-
resaltar la relevancia de disponer de un aná- mental para la búsqueda de sistemas de
1 El alcance del proyecto se limita a la España peninsular.
Resumen

generación con la máxima contribución reno- una cota inferior de las actuaciones que 11
vable, determinando tanto los valores totales cabrá esperar de estas tecnologías en el
de la potencia a instalar con las distintas tec- año 2050.
nologías así como su distribución espacial,
constituyen en sí mismos un resultado técni- Sin embargo, dados los recursos limitados
co de gran relevancia que debería estar en la del proyecto, no ha sido posible tratar todas
base de cualquier proceso de planificación las tecnologías con el mismo grado de deta-
energética. Por todos estos motivos, yendo lle, y se ha invertido un mayor esfuerzo en
más allí del alcance del proyecto, decidimos aquellas cuya potencial contribución se
centrar los esfuerzos en la elaboración de intuía mayor. Las tecnologías cuyos techos
unos techos de potencia y generación lo más de potencia y generación se han evaluado
completos, congruentes y homogéneos son: eólica terrestre y marina, solar termo-
posible, intentando no excluir a priori a nin- eléctrica, fotovoltaica integrada en edifica-
guna opción tecnológica, y basándonos en ción, fotovoltaica azimutal, biomasa, chi-
un análisis de Sistema de Información Geo- menea solar, geotérmica, olas, e hidroeléc-
gráfica (SIG) para imponer las distintas res- trica. De igual forma, los recursos limita-
tricciones a la implementación de las diver- dos del proyecto nos han obligado a limitar
sas tecnologías. Para garantizar la compati- el análisis SIG a una primera aproximación
bilidad medio ambiental de los techos de obtenida de unos criterios preliminares de
potencia y generación obtenidos, en el aná- desarrollo de las diversas tecnologías. Cre-
lisis SIG se han excluido todos los emplaza- emos que los resultados obtenidos propor-
mientos con algún grado de protección, cionan ya una buena descripción de estos
incluyendo tanto la Red Natura 2000 recien- techos de potencia y generación (y de
temente propuesta (LIC y ZEPA), como cualquier forma la primera disponible con
otros espacios naturales con algún grado este grado de detalle), pero en algunos
de protección. casos podría requerirse un análisis para-
métrico más detallado de los criterios para
Otra contribución importante de este infor- acotar con más precisión los techos de
me, y estrechamente relacionada con los potencia y generación.
techos de potencia y generación obtenidos,
es el análisis de las distintas tecnologías y En este informe en primer lugar se recopi-
sus actuaciones, extendido a todo el territo- lan y desarrollan escenarios de población y
rio peninsular, y realizando una extrapola- demanda energética para el año 2050,
ción a las condiciones representativas de basándonos en la medida de lo posible en
estas tecnologías en el año 2050. La extra- escenarios ya elaborados por otras institu-
polación tecnológica se ha realizado partien- ciones. Posteriormente se presentan tanto
do de la mejor tecnología actualmente dis- la situación actual como los principales
ponible, y en su caso incorporando las escenarios de desarrollo de las energías
mejoras tecnológicas que quepa esperar renovables en la España peninsular, a fin de
estén disponibles en el horizonte considera- que actúen como referente frente a los
do, pero en cualquier caso manteniendo un resultados obtenidos. A continuación se
criterio conservador que nos conduzca a procede a realizar un análisis de las distintas
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

12 tecnologías consideradas para extrapolar una tidad de información generada, a menudo


situación conservadora del estado de las mis- se presentan los resultados agregados a
mas en el año 2050 y evaluar sus actuacio- nivel de CCAA.
nes. Finalmente se procede a desarrollar los
techos de potencia y generación de las distin- El análisis de este proyecto se ha limitado a la
tas tecnologías, según los parámetros y España peninsular por acotar su alcance. Cre-
actuaciones tecnológicas anteriormente pre- emos que los resultados obtenidos a nivel
sentados, e imponiendo mediante una herra- peninsular ya son representativos de cuales
mienta SIG los criterios de uso de suelos. son los criterios principales que deberían
guiar nuestro modelo de desarrollo energéti-
En el marco del proyecto también se ha co, pero realmente son más restrictivos en
desarrollado una extensa información de cuanto a alcanzar una gran contribución de
escenarios de costes de las tecnologías y energías renovables de lo que cabe esperar
valoraciones de costes de la electricidad pro- como situación probable para el 2050, en
ducida con las distintas tecnologías y en los cuyo horizonte, las interconexiones energéti-
distintos emplazamientos peninsulares. Sin cas con el resto de Europa y con el norte de
embargo, y dada la extensión que ha adquiri- África facilitarán un mejor acoplamiento entre
do este trabajo, hemos optado por no incluir capacidad de generación renovable y deman-
aquí esta información. da. En definitiva, estas interconexiones eléc-
tricas repercutirán en una reducción del
En un principio, el alcance del proyecto esta- requerimiento de sobredimensionado de la
ba limitado a analizar las opciones de un siste- capacidad de generación para satisfacer el
ma de generación eléctrica para la España acoplamiento temporal entre demanda y
peninsular con una gran contribución de ener- generación, conduciendo, por tanto, a un
gías renovables. Sin embargo, a la vista de los incremento del factor de capacidad de la
resultados obtenidos para los techos de capacidad de generación renovable instalada,
potencia, se consideró interesante hacer una y por tanto a una reducción de los costes de
primera extensión de los resultados al abaste- la electricidad generada.
cimiento de energía total. Con este fin se ha
desarrollado también un escenario de deman- En la Tabla 1 mostramos los techos de poten-
da de energía total y se ha procedido a com- cia y generación peninsulares de las distintas
parar dicha demanda con la capacidad de tecnologías consideradas y obtenidos en este
generación de las energías renovables, sin proyecto, así como los porcentajes de ocupa-
entrar en detalles de cual debería ser el vec- ción del territorio peninsular que estarían aso-
tor energético adecuado para acoplar capaci- ciados a implementar estos techos y los por-
dad de generación y demanda. centajes de cobertura de la demanda eléctri-
ca peninsular y demanda total (proyectadas
Todo el análisis de actuaciones de las dis- para el 2050) que proporcionaría el desarrollo
tintas tecnologías y de determinación de de dicho potencial. Se presenta también en la
los techos de potencia se ha realizado y se misma tabla las demandas eléctrica y de
han obtenido resultados a nivel provincial. energía total proyectadas para el 2050 en la
Sin embargo, habida cuenta de la gran can- España peninsular.
Resumen

Tabla 1 Techos de potencia y generación peninsular 13

Techo potencia Techo generación Demanda eléctrica Demanda total Ocupación territorio
(GWp) (TW.h/año) (%) (%) (%)
Demanda total 1525
Demanda eléctrica 280
Hidroeléctrica
(P >10 MW)* 16.6 30.7 11.0 2.0
Minihidráulica
(P < 10 MW)** 2.2 6.9 2.5 0.5
Eólica terrestre
(CF datos CNE)*** 915.1 1902 679.3 124.7 56.64
Eólica terrestre
(CF Weibull)*** 915.1 2285 816.1 149.8 56.64
Eólica marina 164.8 334.0 119.3 21.9
Fotovoltaica integrada 494.5 569.3 203.3 37.3
Fotovoltaica azimutal 708.4 1382.0 493.6 90.6 8.82
Biomasa residual y biogas 7.3 50.9 18.2 3.3
Cultivos energéticos 4.7 35.2 12.6 2.3 6.34
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%)**** 1.9 14.4 5.1 0.92 33
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 5.1 38.2 13.6 2.5 5.73
Monte bajo (p< 4%)**** 1.3 9.4 3.4 0.6 5.42
Monte bajo (p< 10%) 2.3 17.2 6.1 1.1 9.43
Biomasa total 15.2 109.8 39.2 7.2 14.09
(menor pendiente)
Biomasa total 19.5 141.5 50.5 9.3 21.50
(mayor pendiente)
Solar termoeléctrica 2738.8 9897.0 3534.6 649.0 13.26
Chimenea solar 324.3 836.0 298.6 54.8 14.60
Olas 84.4 296.0 105.7 19.4
Geotérmica HDR***** 2.5 19.5 7.0 1.3 0.0002

* Se corresponde con los objetivos para 2010 de (PFER, 1999). No se añade ocupación de terreno por no haberse evaluado en el marco de este pro-
yecto. La ocupación de terreno corresponde a los embalses actualmente ya existentes. ** Elaborado a partir de los objetivos para 2010 de (PFER,
1999) adaptando los rendimientos de conversión.
*** La ocupación del terreno mostrada se corresponde con la de los parques eólicos. Sin embargo debe tenerse en cuenta que un parque eólico
con las densidades de potencia y el tamaño de máquina considerados, permite simultaneidad de usos de el terreno del parque con otras apli-
caciones. En la eólica se proporcionan dos techos de generación asociados a dos métodos de cálculo del factor de capacidad. Por falta de dis-
ponibilidad de datos eólicos representativos para cada provincia, los techos de generación se han evaluado mediante los factores de capaci-
dad registrados por la CNE en el año 2003, y mediante distribuciones de potencial eólico valoradas como representativas de los emplazamien-
tos tipo. El gran parecido de ambos resultados, y el hecho de que representa el techo de generación de una implementación eólica a gran
escala (los emplazamientos muy buenos son minoritarios y ya están ocupados), permite ver estos resultados como una buena estimación con-
servadora de la capacidad de generación.
**** Tanto en los cultivos forestales de rotación rápida (CFRR) como en el aprovechamiento del monte bajo, la pendiente máxima del terreno para
la explotación del recurso ha resultado ser un factor importante para la obtención de los techos. Para mostrar su efecto, se muestran resul-
tados de techos para dos pendientes, la menor correspondería a una aplicación actual directa, y la segunda requeriría el desarrollo de maqui-
naria apropiada.
***** En la geotérmica HDR, el área de ocupación indicada corresponde a la estimación de equipos en superficie, pero el aprovechamiento de
área de flujo geotérmico correspondería al 63,6% de la superficie peninsular.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

14 De los resultados presentados en esta tabla neradores sobre los colectores solares serían
se pueden extraer importantes conclusiones: muy limitadas). Esta cota superior del techo
de generación con renovables representa
Lo primero que salta a la vista es la gran capa- una capacidad de generación de 56,42
cidad de generación de las tecnologías reno- veces la demanda peninsular de electricidad
vables en su conjunto, con algunas de ellas para el 2050, o de 10,36 veces la demanda
alcanzando por sí mismas un techo de gene- de energía total peninsular para el 2050.
ración superior (y en algunos casos muy
superior) a las demandas, tanto de energía Con una abundancia tan grande de capaci-
eléctrica como total, y por lo general ocupan- dad de generación con energías renovables,
do un porcentaje relativamente pequeño de la y dadas las fuertes restricciones ambienta-
superficie peninsular. Debemos recalcar que les que ha alcanzado nuestro modelo ener-
en la determinación de los techos de poten- gético actual, parece una irresponsabilidad
cia y generación se han excluido ya todas no planificar el desarrollo de nuestro modelo
las zonas con algún carácter de protección energético encaminándolo directamente y
de espacio natural (28% del territorio penin- de forma racional hacia un sistema 100%
sular), y los usos del terreno incompatibles renovable. En este sentido es importante
con la implementación de las tecnologías tener presente que la capacidad de inversión
en cuestión. en el sistema energético es limitada, y por
tanto decisiones erróneas en la actualidad
Si sumáramos todos los techos de las distin- pueden hipotecar durante varios años la
tas tecnologías presentados en la tabla ante- posibilidad de redirigir el sistema energético
rior, obtendríamos una cota superior del en la dirección adecuada.
techo total de generación basado en tecnolo-
gías renovables (15.798 TW.h/a). Empleamos Otra conclusión que se desprende de los
el término “cota superior” por corresponder resultados de la Tabla 1 es que en nuestro
a un techo, y por poder existir intersecciones país los recursos renovables dominantes
en usos de espacios entre las distintas tec- son, con mucha diferencia, los asociados a
nologías. Sin embargo, dadas las restriccio- las tecnologías solares. Y esta conclusión
nes impuestas en el uso del suelo para el entra en claro contraste con los objetivos ofi-
análisis de cada uno de los techos de poten- ciales de desarrollo de las tecnologías reno-
cia, las intersecciones entre tecnologías vables, como el PFER, en los cuales estas
están bastante limitadas. En efecto, incluso tecnologías solares no están reflejadas en la
las intersecciones con la eólica terrestre, magnitud que correspondería a su contribu-
que es la tecnología que ocupa un mayor ción potencial (de hecho algunas están mar-
porcentaje del territorio, son poco relevantes ginalmente consideradas y otras ni apare-
por poder coexistir en el mismo territorio la cen). Y de entre las tecnologías solares des-
eólica terrestre con otras tecnologías como tacan las centrales termosolares, que con
la biomasa, e incluso con la solar (dada la factores de capacidad anual entre el 52% y
baja densidad de potencia eólica instalada y el 20% según el emplazamiento (15 horas
el tamaño de las máquinas empleadas, las de almacenamiento) proporcionan una abun-
pérdidas por sombreamiento de los aeroge- dante y estable capacidad de generación.
Resumen

Esta conclusión es, totalmente coherente potencia considerablemente superior. De 15


con el tópico de que en España lo que hay es hecho, a la vista de los resultados de ocupa-
sol, y esperamos que a raíz de análisis deta- ción de terreno presentados en la tabla ante-
llados como el aquí presentado, en el que se rior probablemente no quede justificado
realiza una comparación coherente entre los desarrollar más allí de un 10% del potencial
distintos recursos disponibles, pueda empe- eólico terrestre, conduciendo a una ocupa-
zar a ser realmente internalizada en los pro- ción de terreno similar a la de otras tecnolo-
cesos de planificación energética. gías, y a una potencia instalada del orden de
6 veces la de los objetivos actuales.
También llama la atención la capacidad de
generación asociada a tecnologías actual- La biomasa es otra tecnología que merece
mente no incorporadas en el PFER, como es mención especial. En el marco de este pro-
la energía de las olas y la geotérmica de roca yecto, y con la idea previa de que la biomasa
seca (HDR). El análisis desarrollado con estas podía jugar un papel muy importante dada
dos tecnologías tiene un carácter menos su capacidad de regulación de la generación,
detallado que el llevado a cabo con otras, hemos realizado un esfuerzo considerable
pero a la vista de los resultados obtenidos en buscar el límite superior de esta tecnolo-
muestra un potencial muy elevado en la tec- gía. Para ello hemos recurrido a un plantea-
nología de las olas, y un potencial del orden miento integrado mediante gasificación de
de tres veces el de la mini hidráulica para la las distintas fuentes de biomasa para su uso
geotérmica de roca seca, con un elevado fac- en un ciclo de turbina de gas regenerativa de
tor de capacidad. elevadas prestaciones, y hemos explorado al
máximo las posibilidades de obtener recur-
Respecto a la eólica terrestre, podemos sos de biomasa extendiendo los límites de
observar que el techo de potencia es muy los cultivos energéticos respecto a lo expre-
superior a los objetivos actuales de desarrollo sado en el PFER, e introduciendo de forma
de esta tecnología, pero los requerimientos generalizada los cultivos forestales de rota-
de superficie para implementarlo también ción rápida y el aprovechamiento energético
son los más elevados de todas las tecnologí- del monte bajo. En una primera aproxima-
as consideradas. Si bien es cierto que con las ción, en los criterios tecnológicos introduji-
bajas densidades de potencia consideradas mos restricciones conservadoras actuales
para el desarrollo de estos techos de poten- de pendientes máximas de trabajo de los
cia, y con las características de las máquinas CFRR y el monte bajo, con lo que obtuvimos
eólicas implicadas, el terreno empleado para techos de potencia relativamente bajos en
desarrollar este potencial eólico puede com- comparación con otras tecnologías. Poste-
partir uso con otras aplicaciones, pero el riormente, y para verificar el efecto de la pen-
desarrollo de este potencial conduciría a tener diente de terreno permitida, realizamos una
el 57% del territorio peninsular con parques segunda evaluación para pendientes conside-
eólicos, lo cual generaría un impacto visual rablemente superiores, y aunque el incre-
que probablemente no resulte admisible ante mento relativo en el techo de potencia es
la elevada disponibilidad de opciones tecnoló- importante, a nivel global, comparado con
gicas, algunas de ellas con densidad de otras tecnologías, la contribución potencial de
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

16 la biomasa sigue siendo relativamente de un mix energético es preciso realizar un


pequeña. Claro está que si comparamos la análisis temporal de capacidad de genera-
contribución potencial total de la biomasa ción y demanda, así como tener en cuenta
con la demanda eléctrica proyectada o con las limitaciones de transporte de la red
la capacidad de la gran hidroeléctrica, y a eléctrica considerada. Cuanto menor sea la
esto le añadimos su elevada capacidad de diversidad tecnológica del mix energético
regulación (especialmente al estar imple- considerado, es de esperar que el sobre-
mentada en un ciclo de turbina de gas rege- dimensionado requerido en el sistema de
nerativo), la biomasa puede jugar un papel generación para satisfacer la demanda en el
importante en el sistema de generación momento más crítico del año será mayor.
eléctrica en el contexto actual en el que apa- Desde un punto de vista económico, el tener
recen las limitaciones de la red de transpor- que recurrir a un elevado sobredimensiona-
te eléctrico implementada, aunque para ello do del parque generador para poder regular
requiera una ocupación de territorio relativa- el sistema con su exceso de capacidad de
mente elevada frente a otras tecnologías generación, trae la consecuencia directa de
(consecuencia directa de su baja densidad emplear dicho parque de generación con
de potencia). Pero no debemos olvidar que un factor de capacidad (CF) considerable-
en el contexto actual, la biomasa energética mente inferior al que podría proporcionar si
también está llamada a ejercer un papel estuviera liberado de la labor de regulación,
relevante en otros sectores energéticos lo cual a su vez implica un incremento en
como es el del transporte y el del abasteci- los costes de la electricidad generada. Por
miento de energía térmica en el sector edifi- tanto, a priori parece que la diversificación
cación. Bajo esta perspectiva debemos con- tecnológica constituye una buena estrate-
siderarnos como un país con un limitado gia, permitiendo la entrada en el sistema de
recurso de biomasa energética, debiendo, generación de tecnologías con un LEC
por tanto, proceder a un uso eficiente del (coste normalizado de la electricidad) supe-
mismo cubriendo los nichos espacio-tempo- rior, pero que pueden conducir a un menor
rales más críticos. También procede señalar LEC total del parque generador en su con-
que el orden de magnitud del techo que junto al requerir un menor sobredimensio-
hemos obtenido para la biomasa es el que nado del mismo.
se encuentra más próximo a los potenciales
expuestos en el PFER de todas las tecnolo- En la segunda parte de este proyecto se aco-
gías analizadas. meterá este análisis con mayor grado de
detalle, pero a modo previo resulta intere-
Con una capacidad de generación renova- sante tener alguna idea previa de la configu-
ble tan elevada, parece obvio que existen ración requerida de un parque de genera-
infinitas opciones para configurar un mix de ción para cubrir el 100% de la demanda
generación 100% renovable con capacidad eléctrica. Con la filosofía de diversificación
de abastecer la demanda. De hecho, inclu- tecnológica anteriormente comentada, en la
so podría ser factible basar toda la genera- Tabla 2 mostramos una posible mix tecnoló-
ción eléctrica en una única tecnología. Para gico con capacidad de generación del
determinar la potencia instalada necesaria 180% de la demanda eléctrica proyectada
Resumen

(aproximación del sobre-dimensionado · Hemos presentado un mix que de cabida 17


requerido para regular el sistema en el caso a todas las tecnologías, pero empleando
de emplear como sistema de distribución las tecnologías de mayor densidad ener-
una red eléctrica), es decir, asumiendo un gética se podría reducir significativa-
rendimiento del sistema de regulación- mente el requerimiento de superficie
transporte del 56%. Con una potencia pico (siempre y cuando la reducción de varie-
instalada de 180 GW este sistema de gene- dad tecnológica no condujera a un gran
ración ocuparía tan solo el 5,3% de la incremento en requerimiento de sobredi-
superficie peninsular. En la misma tabla se mensionado de potencia).
muestra el porcentaje de desarrollo reque-
rido del techo de cada tecnología anterior- · Respecto a los CFRR y al aprovechamiento
mente expuesto para implementar este del monte bajo hemos asumido los techos
parque generador. Un par de anotaciones asociados a las menores pendientes de
para matizar estos resultados: explotación del terreno.

· Hemos considerado una reducción de En el caso de plantearnos el abastecimiento


actuaciones proporcional a uso recurso, del 100% de la demanda energética total en
pero realmente al emplear los mejores el 2050 con energías renovables resulta evi-
emplazamientos, que evidentemente serí- dente que habría que introducir algún otro
an los primeros en desarrollarse, la ocupa- sistema de distribución energética adicio-
ción del territorio sería incluso inferior a la nal, o incluso reemplazando totalmente, a la
mostrada en esta tabla. red eléctrica de transporte. Este sistema de

Tabla 2 Propuesta preliminar de un mix tecnológico para abastecer el 100% de la demanda eléctrica
peninsular, con un sobre dimensionado de capacidad generadora del 178% (rendimiento de
regulación-transporte del 56%)

Potencia (GWp) Generación Desarrollo potencial Ocupación territorio


(TW.h/año) (%) (%)
Demanda eléctrica 280
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 16.6 30.7 100.0
Minihidráulica (P < 10 MW)** 2.2 6.9 100.0
Eólica terrestre (CF Weibull) 27.5 68.55 3.0 1.70
Eólica marina 16.5 33.4 10.0
Fotovoltaica integrada 24.7 28.5 5.0
Fotovoltaica azimutal 14.2 27.6 2.0 0.18
Biomasa residual y biogas** 5.8 40.7 80.0
Cultivos energéticos 0.9 7.0 20.0 1.27
Cultivos forestales
de rotación rápida 0.4 2.9 20.0 0.47
Monte bajo 0.3 1.9 20.0 1.18
Biomasa total 7.4 52.5 2.82
Solar termoeléctrica 54.8 197.9 2.0 0.27
Chimenea solar 6.5 16.7 2.0 0.29
Olas 8.4 29.6 10.0
Geotérmica HDR 1.0 7.8 40.0
Totales renovables 180 500 5.3
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

18 Tabla 3 Propuesta preliminar de un mix tecnológico para abastecer el 100% de la demanda energética
total peninsular, suponiendo un sistema de regulación y transporte con 100% de rendimiento (cota
inferior del sistema de generación necesario)

Potencia (GWp) Generación Desarrollo potencial Ocupación territorio


(TW.h/año) (%) (%)
Demanda total 1525
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 16.6 30.7 100.0
Minihidráulica (P < 10 MW)** 2.2 6.9 100.0
Eólica terrestre (CF Weibull) 91.5 228.5 10.0 5.66
Eólica marina 16.5 33.4 10.0
Fotovoltaica integrada 49.5 56.9 10.0
Fotovoltaica azimutal 70.8 138.2 10.0 0.88
Biomasa residual y biogas** 7.3 50.9 10
Cultivos energéticos 1.9 14.1 40.0 2.54
Cultivos forestales
de rotación rápida 0.8 5.7 40.0 0.93
Monte bajo 0.5 3.8 40.0 2.17
Biomasa total 10.4 74.4 5.64
Solar termoeléctrica 240.8 870.3 8.8 1.17
Chimenea solar 6.5 16.7 2.0 0.29
Olas 16.9 59.2 20.0
Geotérmica HDR 1.2 9.8 50.0 0.0001
Totales renovables 523 152 13.6

Tabla 4 Propuesta preliminar de un mix tecnológico para abastecer el 100% de la demanda energética
total peninsular, suponiendo un sistema de regulación y transporte con 80% de rendimiento

Potencia (GWp) Generación Desarrollo potencial Ocupación territorio


(TW.h/año) (%) (%)
Demanda total 1525
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 16.6 30.7 100.0
Minihidráulica (P < 10 MW)** 2.2 6.9 100.0
Eólica terrestre (CF Weibull) 91.5 228.5 10.0 5.66
Eólica marina 16.5 33.4 10.0
Fotovoltaica integrada 49.5 56.9 10.0
Fotovoltaica azimutal 70.8 138.2 10.0 0.88
Biomasa residual y biogas** 7.3 50.9 100.0
Cultivos energéticos 1.9 14.1 40.0 2.54
Cultivos forestales de
rotación rápida 0.8 5.7 40.0 0.93
Monte bajo 0.5 3.8 40.0 2.17
Biomasa total 10.4 74.4 5.64
Solar termoeléctrica 344.6 1245.3 12.6 1.67
Chimenea solar 6.5 16.7 2.0 0.29
Olas 16.9 59.2 20.0
Geotérmica HDR 1.2 9.8 50.0 0.0001
TOTAL renovables 627 1900 14.1
Resumen

distribución adicional, mediante la introduc- cada Comunidad que requeriría desarrollar 19


ción de otro vector energético de más fácil dicho potencial, y con el porcentaje de cober-
almacenamiento y por tanto más apropiado tura de las demandas de energía eléctrica y
para los otros sectores energéticos, relajaría total proyectadas para esa Comunidad en el
mucho la exigencia de sobre-dimensionado 2050 (también indicadas en la tabla) al desa-
para satisfacer el acoplamiento temporal de rrollar cada uno de los techos de tecnologías
demanda y capacidad de generación. Queda renovables. Estos resultados son interesan-
fuera del alcance de este proyecto el anali- tes para apreciar la distribución espacial de
zar este sistema de distribución energética, los recursos de energías renovables en la
pero sí nos parece adecuado esbozar los España peninsular, así como para servir de
límites e implicaciones de dicho sistema de guía al desarrollo de políticas de promoción y
generación. En la Tabla 3 mostramos un posi- apoyo a las distintas tecnologías renovables
ble mix tecnológico con capacidad de generar en el marco de las CCAA.
una cantidad de energía igual a la demanda
de energía total peninsular para el 2050, es Del análisis de estas tablas se desprende la
decir, asumiendo un rendimiento del 100% conclusión de que en todas las CCAA hay
del sistema de transporte y regulación. Por recursos energéticos renovables suficien-
tanto, este sistema de generación energética tes para abastecer toda su demanda de
con una potencia pico instalada de 523 GW y energía eléctrica y total, siendo algunas de
ocupando un 13,6% de la superficie de la ellas tremendamente excedentarias en dis-
España peninsular, constituye una cota infe- ponibilidad de recurso energético. Evidente-
rior del sistema de generación requerido. Si mente de estos resultados no debería des-
asumimos que el rendimiento global del sis- prenderse la conclusión de que el objetivo a
tema de regulación y transporte es del perseguir sea la autosuficiencia energética
80%, mediante un ligero incremento por- en cada Comunidad: un sistema energético
centual del aprovechamiento del techo de en base peninsular siempre será más efi-
solar termoeléctrica vemos en la Tabla 4 ciente y permitirá generar electricidad a un
cómo podría configurarse dicho sistema menor coste (requiriendo un menor sobre-
generador, con una potencia pico total de dimensionado para regulación) que 15 siste-
627 GW y una ocupación del 14,1% del mas autosuficientes a nivel de CCAA. Pero
territorio de la España peninsular. Estos sin embargo, estos resultados sí que mues-
resultados nos muestran claramente la gran tran la amplia disponibilidad de recursos
capacidad de acomodar las pérdidas del sis- energéticos con una homogénea distribu-
tema de regulación-transporte sin ocupar ción geográfica en la España peninsular.
cantidades exageradas de territorio que nos
proporcionan los elevados techos de gene-
ración renovable de que disponemos.

Finalmente, en las 15 tablas siguientes mos-


tramos los techos de potencia y generación
en cada una de las 15 CCAA peninsulares,
con indicación del porcentaje de suelo de
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

20 Tabla 5 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Andalucía


Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación
(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 291.89
Demanda eléctrica 41.53
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 0.51 0.96 2.3 0.3
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.16 0.49 1.2 0.2
Eólica terrestre (CF datos CNE) 157.8 371.9 895.5 127.4 55.58
Eólica terrestre (CF Weibull) 157.8 401.9 967.7 137.7 55.58
Eólica marina 28.3 57.5 138.5 19.7
Fotovoltaica integrada 87.9 111.5 268.5 38.2
Fotovoltaica azimutal 117.8 248.1 597.4 85.0 6.34
Biomasa residual y biogas** 1.5 10.2 24.5 3.5
Cultivos energéticos 0.8 5.7 13.8 2.0 4.84
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.18 1.4 3.3 0.5 1.19
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.37 2.7 6.6 0.9 2.45
Monte bajo (p< 4%) 0.16 1.2 2.9 0.4 3.86
Monte bajo (p< 10%) 0.27 2.0 4.8 0.7 6.69
Biomasa total (menor pendiente) 2.6 18.5 44.5 6.3 9.89
Biomasa total (mayor pendiente) 2.9 20.7 49.7 7.1 13.98
Solar termoeléctrica 370.5 1651.0 3975.4 565.6 9.93
Chimenea solar 47.0 136.7 329.2 46.8 11.93
Olas 22.3 78.0 187.8 26.7
Geotérmica HDR 0.39 3.1 7.3 1.0 0.0001

Tabla 6 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Aragón

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 47.2
Demanda eléctrica 10.39
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 1.48 2.75 26.5 5.8
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.30 0.92 8.9 1.9
Eólica terrestre (CF datos CNE) 89.3 188.6 1815.2 399.6 59.00
Eólica terrestre (CF Weibull) 89.3 237.6 2286.8 503.4 59.00
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 16.8 19.2 184.8 40.7
Fotovoltaica azimutal 65.7 126.3 1215.6 267.6 9.34
Biomasa residual y biogas** 0.4 3.1 29.5 6.5
Cultivos energéticos 0.6 4.5 43.1 9.5 9.49
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.10 0.71 6.8 1.5 1.36
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.36 2.67 25.7 5.7 4.85
Monte bajo (p< 4%) 0.09 0.70 6.7 1.5 5.01
Monte bajo (p< 10%) 0.19 1.40 13.5 3.0 10.05
Biomasa total (menor pendiente) 1.2 9.0 86.1 19.0 15.86
Biomasa total (mayor pendiente) 1.6 11.6 111.7 24.6 24.39
Solar termoeléctrica 351.9 1265.0 12175.2 2680.1 17.50
Chimenea solar 36.1 91.9 884.5 194.7 16.81
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.24 1.9 18.5 4.1 0.0002
Resumen

Tabla 7 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Asturias 21

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 41.26
Demanda eléctrica 12.61
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 0.73 1.35 10.7 3.3
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.14 0.43 3.4 1.0
Eólica terrestre (CF datos CNE) 7.3 15.2 120.5 36.8 22.39
Eólica terrestre (CF Weibull) 7.3 20.8 164.9 50.4 22.39
Eólica marina 22.7 46.0 364.8 111.5
Fotovoltaica integrada 11.3 9.9 78.5 24.0
Fotovoltaica azimutal 5.3 7.4 58.7 17.9 4.18
Biomasa residual y biogas** 0.3 2.2 17.0 5.2
Cultivos energéticos 0.0002 0.002 0.0 0.0 0.01
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.06 0.41 3.3 1.0 2.06
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.25 1.86 14.8 4.5 9.27
Monte bajo (p< 4%) 0.02 0.10 0.8 0.2 2.13
Monte bajo (p< 10%) 0.07 0.50 4.0 1.2 8.73
Biomasa total (menor pendiente) 0.4 2.7 21.1 6.5 4.20
Biomasa total (mayor pendiente) 0.6 4.5 35.8 10.9 18.01
Solar termoeléctrica 44.3 83.0 658.2 201.2 11.18
Chimenea solar 6.6 12.4 98.3 30.1 13.80
Olas 8.4 29.4 233.5 71.4
Geotérmica HDR 0.03 0.24 1.9 0.6 0.0001

Tabla 8 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Cantabria

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 21.09
Demanda eléctrica 4.13
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 0.15 0.28 6.8 1.3
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.06 0.18 4.4 0.9
Eólica terrestre (CF datos CNE) 3.8 7.8 188.9 37.0 23.30
Eólica terrestre (CF Weibull) 3.8 10.7 259.1 50.7 23.30
Eólica marina 5.4 11.0 266.3 52.2
Fotovoltaica integrada 7.8 7.2 174.3 34.1
Fotovoltaica azimutal 2.7 4.0 96.9 19.0 4.21
Biomasa residual y biogas** 0.08 0.52 12.6 2.5
Cultivos energéticos 0.00 0.01 0.2 0.0 0.10
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.031 0.23 5.6 1.1 2.46
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.11 0.79 19.1 3.7 8.77
Monte bajo (p< 4%) 0.010 0.10 2.4 0.5 2.26
Monte bajo (p< 10%) 0.037 0.30 7.3 1.4 7.67
Biomasa total (menor pendiente) 0.1 0.9 20.8 4.1 4.82
Biomasa total (mayor pendiente) 0.2 1.6 39.2 7.7 16.54
Solar termoeléctrica 34.0 80.0 1937.0 379.3 15.99
Chimenea solar 3.1 6.3 152.5 29.9 13.03
Olas 2.9 10.1 245.1 48.0
Geotérmica HDR 0.02 0.13 3.1 0.6 0.0001
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

22 Tabla 9 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Castilla y León


Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación
(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 95.46
Demanda eléctrica 18.48
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 5.42 10.04 54.3 10.5
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.44 1.37 7.4 1.4
Eólica terrestre (CF datos CNE) 188.2 374.2 2024.9 392.0 58.23
Eólica terrestre (CF Weibull) 188.2 426.1 2305.7 446.4 58.23
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 35.8 40.7 220.2 42.6
Fotovoltaica azimutal 173.4 332.5 1799.2 348.3 12.82
Biomasa residual y biogas** 1.2 8.6 46.4 9.0
Cultivos energéticos 1.5 10.9 58.8 11.4 10.63
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.63 4.69 25.4 4.9 4.61
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 1.13 8.44 45.7 8.8 7.53
Monte bajo (p< 4%) 0.26 1.90 10.3 2.0 6.29
Monte bajo (p< 10%) 0.39 2.90 15.7 3.0 8.82
Biomasa total (menor pendiente) 3.6 26.0 140.9 27.3 21.53
Biomasa total (mayor pendiente) 4.2 30.8 166.6 32.2 26.98
Solar termoeléctrica 639.8 2258.0 12218.6 2365.4 15.83
Chimenea solar 74.1 187.0 1011.9 195.9 17.48
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.43 3.4 18.5 3.6 0.0002

Tabla 10 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Castilla-La Mancha

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 69.67
Demanda eléctrica 13.67
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 0.40 0.75 5.5 1.1
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.13 0.42 3.1 0.6
Eólica terrestre (CF datos CNE) 182.8 338 2472.6 485.1 68.72
Eólica terrestre (CF Weibull) 182.8 435.6 3186.5 625.2 68.72
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 37.4 44.7 327.0 64.2
Fotovoltaica azimutal 150.1 300.1 2195.3 430.7 10.96
Biomasa residual y biogas** 0.58 4.07 29.8 5.8
Cultivos energéticos 1.1 8.29 60.6 11.9 9.56
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.20 1.47 10.8 2.1 1.83
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.44 3.28 24.0 4.7 4.08
Monte bajo (p< 4%) 0.24 1.80 13.2 2.6 7.98
Monte bajo (p< 10%) 0.34 2.50 18.3 3.6 11.41
Biomasa total (menor pendiente) 2.1 15.6 114.3 22.4 19.37
Biomasa total (mayor pendiente) 2.5 18.1 132.7 26.0 25.05
Solar termoeléctrica 437.6 1692.0 12377.5 2428.6 12.75
Chimenea solar 54.1 142.5 1042.4 204.5 15.12
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.43 3.4 25.0 4.9 0.0002
Resumen

Tabla 11 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Cataluña 23

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 257.25
Demanda eléctrica 53.78
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 1.97 3.65 6.8 1.4
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.31 0.95 1.8 0.4
Eólica terrestre (CF datos CNE) 52.8 113.9 211.8 44.3 52.48
Eólica terrestre (CF Weibull) 52.8 143.8 267.4 55.9 52.48
Eólica marina 20.2 41.0 76.2 15.9
Fotovoltaica integrada 78.5 89.7 166.8 34.9
Fotovoltaica azimutal 19.0 37.2 69.2 14.5 4.07
Biomasa residual y biogas** 0.66 4.57 8.5 1.8
Cultivos energéticos 0.16 1.21 2.2 0.5 2.78
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.15 1.10 2.0 0.4 2.88
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.6 4.20 7.8 1.6 10.59
Monte bajo (p< 4%) 0.048 0.40 0.7 0.2 3.46
Monte bajo (p< 10%) 0.13 0.90 1.7 0.3 8.97
Biomasa total (menor pendiente) 1.0 7.3 13.5 2.8 9.12
Biomasa total (mayor pendiente) 1.5 10.9 20.2 4.2 22.34
Solar termoeléctrica 153.0 577.0 1072.9 224.3 11.70
Chimenea solar 15.7 40.8 75.9 15.9 10.86
Olas 5.4 18.9 35.1 7.3
Geotérmica HDR 0.18 1.4 2.6 0.5 0.0002

Tabla 12 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Valencia

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 171.56
Demanda eléctrica 28.57
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 0.5 0.87 3.0 0.5
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.05 0.14 0.5 0.1
Eólica terrestre (CF datos CNE) 44.0 92.5 323.8 53.9 60.06
Eólica terrestre (CF Weibull) 44.0 118.7 415.5 69.2 60.06
Eólica marina 52.1 105.7 370.0 61.6
Fotovoltaica integrada 60.3 73.7 258.0 43.0
Fotovoltaica azimutal 15.6 31.4 109.9 18.3 3.77
Biomasa residual y biogas** 0.30 2.1 7.4 1.2
Cultivos energéticos 0.039 0.29 1.0 0.2 1.34
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.027 0.20 0.7 0.1 0.88
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.11 0.83 2.9 0.5 3.60
Monte bajo (p< 4%) 0.042 0.30 1.1 0.2 4.93
Monte bajo (p< 10%) 0.123 0.90 3.2 0.5 14.32
Biomasa total (menor pendiente) 0.4 2.9 10.2 1.7 7.15
Biomasa total (mayor pendiente) 0.6 4.1 14.5 2.4 19.26
Solar termoeléctrica 79.6 320.0 1120.1 186.5 8.24
Chimenea solar 10.7 29.0 101.5 16.9 10.26
Olas 3.9 13.6 47.5 7.9
Geotérmica HDR 0.13 1.0 3.6 0.6 0.0002
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

24 Tabla 13 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Extremadura


Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación
(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 41.21
Demanda eléctrica 5.44
Hidroeléctrica (P >10 MW) * 1.81 3.35 61.6 8.1
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.06 0.19 3.5 0.5
Eólica terrestre (CF datos CNE) 76.3 153.8 2827.2 373.2 55.06
Eólica terrestre (CF Weibull) 76.3 183.9 3380.5 446.3 55.06
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 14.1 17.7 325.4 43.0
Fotovoltaica azimutal 82.4 163.7 3009.2 397.2 11.04
Biomasa residual y biogas** 0.30 2.08 38.2 5.0
Cultivos energéticos 0.29 2.16 39.7 5.2 4.10
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.08 0.56 10.3 1.4 1.25
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.15 1.15 21.1 2.8 2.52
Monte bajo (p< 4%) 0.125 0.90 16.5 2.2 6.69
Monte bajo (p< 10%) 0.175 1.30 23.9 3.2 9.14
Biomasa total (menor pendiente) 0.8 5.7 104.8 13.8 12.04
Biomasa total (mayor pendiente) 0.9 6.7 123.0 16.2 15.76
Solar termoeléctrica 158.3 630.0 11580.9 1528.8 9.38
Chimenea solar 27.6 76.8 1411.8 186.4 14.74
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.17 1.36 25.0 3.3 0.0001

Tabla 14 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Galicia

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 105.56
Demanda eléctrica 22.23
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 3.34 6.18 27.8 5.9
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.18 0.57 2.6 0.5
Eólica terrestre (CF datos CNE) 45.3 103.5 465.6 98.0 49.15
Eólica terrestre (CF Weibull) 45.3 124.8 561.4 118.2 49.15
Eólica marina 30.6 62.1 279.4 58.8
Fotovoltaica integrada 34.0 34.8 156.5 33.0
Fotovoltaica azimutal 29.8 46.6 209.6 44.1 8.01
Biomasa residual y biogas** 0.94 6.6 29.5 6.2
Cultivos energéticos 0.0001 0.001 0.0 0.0 0.002
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.38 2.8 12.6 2.7 5.03
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 1.12 8.3 37.5 7.9 14.92
Monte bajo (p< 4%) 0.22 1.6 7.2 1.5 7.31
Monte bajo (p< 10%) 0.44 3.2 14.4 3.0 15.31
Biomasa total (menor pendiente) 1.5 11.0 49.4 10.4 12.34
Biomasa total (mayor pendiente) 2.5 18.1 81.4 17.1 30.23
Solar termoeléctrica 204.0 532.0 2393.2 504.0 17.73
Chimenea solar 22.9 49.8 224.0 47.2 17.19
Olas 37.3 130.8 588.6 124.0
Geotérmica HDR 0.26 2.1 9.3 2.0 0.0003
Resumen

Tabla 15 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Madrid 25

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 219.45
Demanda eléctrica 34.01
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 0.07 0.13 0.4 0.1
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.05 0.15 0.4 0.1
Eólica terrestre (CF datos CNE) 10.2 19.6 57.6 8.9 39.62
Eólica terrestre (CF Weibull) 10.2 26.5 77.9 12.1 39.62
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 62.7 71.4 209.9 32.5
Fotovoltaica azimutal 14.7 27.8 81.7 12.7 11.39
Biomasa residual y biogas** 0.19 1.31 3.9 0.6
Cultivos energéticos 0.060 0.44 1.3 0.2 6.06
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.007 0.05 0.1 0.0 0.64
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.02 0.12 0.4 0.1 1.37
Monte bajo (p< 4%) 0.016 0.10 0.3 0.0 5.69
Monte bajo (p< 10%) 0.028 0.20 0.6 0.1 9.26
Biomasa total (menor pendiente) 0.3 1.9 5.6 0.9 12.39
Biomasa total (mayor pendiente) 0.3 2.1 6.1 0.9 16.69
Solar termoeléctrica 39.4 144.0 423.4 65.6 11.67
Chimenea solar 6.1 15.6 45.9 7.1 16.88
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.03 0.25 0.7 0.1 0.0001

Tabla 16 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Murcia

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 48.7
Demanda eléctrica 5.61
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 0.04 0.06 1.1 0.1
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.02 0.07 1.2 0.1
Eólica terrestre (CF datos CNE) 23.5 51.2 912.7 105.1 65.92
Eólica terrestre (CF Weibull) 23.5 63.5 1131.9 130.4 65.92
Eólica marina 1.2 2.5 44.6 5.1
Fotovoltaica integrada 18.3 21.1 376.1 43.3
Fotovoltaica azimutal 18.0 34.2 609.6 70.2 7.92
Biomasa residual y biogas** 0.17 1.2 20.9 2.4
Cultivos energéticos 0.067 0.50 8.9 1.0 4.39
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.002 0.01 0.2 0.0 0.11
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.01 0.07 1.2 0.1 0.61
Monte bajo (p< 4%) 0.001 0.01 0.2 0.0 0.21
Monte bajo (p< 10%) 0.001 0.01 0.2 0.0 0.21
Biomasa total (menor pendiente) 0.2 1.7 30.1 3.5 4.71
Biomasa total (mayor pendiente) 0.2 1.8 31.2 3.6 5.21
Solar termoeléctrica 62.1 228.0 4064.2 468.2 13.01
Chimenea solar 7.6 19.8 352.9 40.7 14.83
Olas 1.2 4.0 71.9 8.3
Geotérmica HDR 0.06 0.4 7.7 0.9 0.0002
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

26 Tabla 17 Techos de potencia y generación en la Comunidad de Navarra


Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación
(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 22.19
Demanda eléctrica 5.96
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 0.04 0.07 1.2 0.3
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.21 0.66 11.1 3.0
Eólica terrestre (CF datos CNE) 16.4 38 637.6 171.2 49.30
Eólica terrestre (CF Weibull) 16.4 43 721.5 193.8 49.30
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 7.7 7.9 132.6 35.6
Fotovoltaica azimutal 7.8 13.5 226.5 60.8 5.85
Biomasa residual y biogas** 0.2 1.2 20.6 5.5
Cultivos energéticos 0.09 0.7 11.7 3.2 5.27
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.04 0.33 5.5 1.5 1.91
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.24 1.78 29.9 8.0 9.92
Monte bajo (p< 4%) 0.02 0.10 1.7 0.5 3.36
Monte bajo (p< 10%) 0.06 0.40 6.7 1.8 8.90
Biomasa total (menor pendiente) 0.3 2.4 39.6 10.6 10.54
Biomasa total (mayor pendiente) 0.6 4.1 69.0 18.5 24.09
Solar termoeléctrica 61.0 188.0 3154.4 847.2 14.28
Chimenea solar 5.6 12.9 216.4 58.1 12.00
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.05 0.4 7.0 1.9 0.0002

Tabla 18 Techos de potencia y generación en la Comunidad de País Vasco

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 81.05
Demanda eléctrica 21.77
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 0.13 0.23 1.1 0.3
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.06 0.19 0.9 0.2
Eólica terrestre (CF datos CNE) 9.1 18.3 84.1 22.6 40.85
Eólica terrestre (CF Weibull) 9.1 25.5 117.1 31.5 40.85
Eólica marina 4.2 8.4 38.6 10.4
Fotovoltaica integrada 17.3 14.9 68.4 18.4
Fotovoltaica azimutal 3.4 4.9 22.5 6.0 3.84
Biomasa residual y biogas** 0.36 2.5 11.5 3.1
Cultivos energéticos 0.03 0.23 1.1 0.3 2.42
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.05 0.38 1.7 0.5 2.87
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.24 1.80 8.3 2.2 13.49
Monte bajo (p< 4%) 0.02 0.20 0.9 0.2 3.46
Monte bajo (p< 10%) 0.07 0.50 2.3 0.6 9.88
Biomasa total (menor pendiente) 0.5 3.3 15.2 4.1 8.75
Biomasa total (mayor pendiente) 0.7 5.0 23.1 6.2 25.79
Solar termoeléctrica 64.7 126.0 578.8 155.5 22.97
Chimenea solar 4.6 8.9 40.9 11.0 14.18
Olas 3.1 11.0 50.4 13.5
Geotérmica HDR 0.03 0.3 1.2 0.3 0.0002
Resumen

Tabla 19 Techos de potencia y generación en la Comunidad de La Rioja 27

Techo potencia Techo generación Demanda Demanda Ocupación


(GWp) (TW.h/año) eléctrica (%) total (%) territorio (%)
Demanda total 11.03
Demanda eléctrica 1.82
Hidroeléctrica (P >10 MW)* 0.01 0.02 1.1 0.2
Minihidráulica (P < 10 MW)** 0.06 0.18 9.9 1.6
Eólica terrestre (CF datos CNE) 8.1 15 824.2 136.0 52.05
Eólica terrestre (CF Weibull) 8.1 22.7 1247.3 205.8 52.05
Eólica marina 0.0 0.0
Fotovoltaica integrada 4.7 4.9 269.2 44.4
Fotovoltaica azimutal 2.6 4.6 252.7 41.7 3.85
Biomasa residual y biogas** 0.11 0.8 42.3 7.0
Cultivos energéticos 0.04 0.29 15.9 2.6 5.15
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 3%) 0.003 0.03 1.6 0.3 0.51
Cultivos forestales de
rotación rápida (p < 10%) 0.018 0.14 7.7 1.3 2.69
Monte bajo (p< 4%) 0.002 0.02 1.1 0.2 1.39
Monte bajo (p< 10%) 0.009 0.10 5.5 0.9 5.03
iomasa total (menor pendiente) 0.2 1.1 61.0 10.1 7.05
Biomasa total (mayor pendiente) 0.2 1.3 71.4 11.8 12.87
Solar termoeléctrica 38.6 123.0 6758.2 1115.1 18.73
Chimenea solar 2.5 5.8 318.7 52.6 10.85
Olas 0.0 0.0
Geotérmica HDR 0.02 0.17 9.3 1.5 0.0001
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

28
1. Introducción
En este proyecto se desarrolla un análisis temporales de la generación y la demanda,
técnico de las posibilidades de introducir un y evaluando las limitaciones introducidas
elevado porcentaje de energías renovables por la red de transporte eléctrico.
en el sistema de generación eléctrica de la
España peninsular. El horizonte de análisis Tanto el año objetivo de nuestro análisis
es el año 2050, y el objetivo último es com- (2050) como la intención de mostrar la via-
probar la viabilidad de disponer en estas bilidad de un mix energético con gran pene-
fechas de un mix energético del sistema tración renovable para esas fechas, están
eléctrico en nuestro país con una elevada en línea con otros escenarios o evaluacio-
participación de las energías renovables (a nes que han ido surgiendo recientemente.
poder ser del 100%).
Respecto al potencial de las tecnologías
En este primer informe, partiendo de la situa- renovables para crecer mucho más allí de su
ción actual de las energías renovables en situación actual para alcanzar elevados por-
nuestro país procedemos por un lado a agru- centajes de penetración en el mix energéti-
par y elaborar las hipótesis y escenarios de co a lo largo de este siglo, ya son numero-
partida del proyecto, contrastándolos con sos los estudios que apuntan en esta direc-
otros escenarios actualmente disponibles. ción. En (Johansson T.B., et al., 2004) se
Por otro lado, establecemos las hipótesis tec- presenta el uso actual de las tecnologías
nológicas de las distintas tecnologías renova- renovables como un 0,83% de su potencial
bles que vamos a incorporar en el estudio. técnico y un 4,4.10-5% de su potencial teóri-
Finalmente, procedemos a evaluar los techos co, indicando una enorme capacidad de cre-
de potencia y generación eléctrica de las dis- cimiento. En esta misma referencia se
tintas tecnologías renovables en nuestro país, muestran resultados de diversos escena-
partiendo de las tecnologías adoptadas como rios para el año 2050 elaborados entre 1993
representativas del periodo de estudio, de y el 2001, que ya apuntaban a porcentajes
los recursos energéticos renovables dispo- de penetración de las tecnologías renova-
nibles y de los usos del suelo y de espacios bles comprendidos entre el 13% y el 46%
establecidos. de la demanda total de energía.

Una vez contrastado que el potencial de las Incluso en (Shell International, 2000) se pre-
energías renovables en nuestro país es sig- senta el desglose del potencial de las energí-
nificativamente superior a la proyección de as renovables utilizables para cubrir la
demanda eléctrica para el escenario consi- demanda energética a mediados de siglo XXI
derado, en un segundo informe presenta- que mostramos en el Gráfico 01. Como
remos la evaluación de la viabilidad técnica podemos observar, la capacidad técnica de
de un escenario con elevada penetración las energías renovables es a nivel mundial
renovable, partiendo de las características más que capaz de abastecer la demanda
Introducción

energética, si bien, según este escenario, las energías renovables en el suministro de 29


hay dos regiones del mundo (Europa y Asia) energía primaria total. En este proyecto nos
que podrían ser deficitarias en recursos vamos a centrar en la cobertura con fuentes
renovables y debe importar energía de otras renovables del suministro de energía eléctri-
regiones. [Ver Gráfico 01] ca. Los porcentajes de penetración de las
energías renovables en la cobertura de la
Escenarios más recientes, apuntan a contribu- demanda eléctrica, es de esperar que sean
ciones mayores de las renovables para media- considerablemente superiores a los de la
dos y final de este siglo. En el Gráfico 02 mos- cobertura de la demanda de energía total.
tramos el escenario que aparece en el infor- Esto queda bien ilustrado por los escenarios
me PV NET (EC DG JRC, 2004), en el cual las para 2040 presentados en (EREC, 2004) que
renovables cubrirían del orden del 50% del reproducimos en los dos siguientes gráfi-
consumo de energía total para el 2050, y pro- cos, una para la penetración de las renova-
gresa hasta valores superiores al 80% en el bles en la cobertura de la demanda energéti-
año 2100. Otros ejemplos se encuentran en ca total, y otra para la cobertura de la deman-
(Sawin J., 2004). [Ver Gráfico 02]. da de energía eléctrica. Como podemos ver,
la penetración renovable para el 2040 de
Las referencias que hemos mostrado ante- este escenario, es de un 47,7% en términos
riormente son relativas a la penetración de de energía total, y del 82% en términos de

Gráfico 01 Potencial de las energías renovables para satisfacer la demanda total de energía en
distintas regiones del mundo (Shell International, 2000)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

30 Gráfico 02 Escenario de penetración de las energías renovables a nivel mundial presentado en el


informe PV NET (EC DG JRC, 2004)

energía eléctrica, y todo ello a escala mun- dependiendo el reparto entre ellas del desa-
dial. Por tanto, vemos cómo pretender alcan- rrollo en el mercado de las distintas tecnolo-
zar un elevado potencial de cobertura reno- gías a lo largo de las próximas décadas.
vable (tendiendo al 100%) en el mix de Sobre lo que sí que hay un amplio consenso
generación del sistema eléctrico de un país es el hecho de que la solución técnico-eco-
desarrollado como España para el año 2050, nómica óptima pasará por un mix entre dis-
está en línea con los resultados de los otros tintas tecnologías renovables para aprove-
escenarios que están saliendo reciente- char las sinergias que presentan las distin-
mente. [Ver Gráficos 03 y 04]. tas tecnologías. De hecho, el mix concreto
dependerá, además del desarrollo de los
Si bien parece haber consenso en los órde- mercados internacionales, del país conside-
nes de magnitud de la penetración de las rado, tanto por sus recursos renovables
distintas tecnologías renovables a lo largo como por las apuestas tecnológicas que
de este siglo, podemos observar cómo en haya realizado durante estas décadas.
cada uno de los escenarios anteriormente
comentados se llega a distintos repartos De hecho, no es una casualidad que todos
entre las diversas tecnologías de energías los escenarios estén apuntando hacia
renovables disponibles. Esto es una expre- penetraciones renovables del mismo orden
sión más del exceso de potencial de las tec- de magnitud y en las mismas fechas. El
nologías renovables para cubrir la demanda, motor principal que en la actualidad está
Introducción

Gráfico 03 Escenario de penetración de las tecnologías renovables para el abastecimiento de la 31


demanda energética total hasta el 2040 (EREC, 2004)

(Mtoe) 16.000

14.000 100%
RES Contribution 100%
Conventional 100%
12.000

Global energy supply


100%
Biomass 100%
PV 10.000
Wind
Geothermal 8.000
Solar thermal
Large hydro 47,7%
Small hydro 6.000
Solar thermal electricity 34,7%
Marine (tidal/wave/ocean)
4.000
23,6%
16,6%
2.000 13,6%

2001 2010 2020 2030 2040

Gráfico 04 Escenario de penetración de las tecnologías renovables para el abastecimiento de la


demanda energética eléctrica hasta el 2040 (EREC, 2004)

(TWh) 40.000
100%
35.000
RES Contribution
Conventional 82%
30.000
100%
Global electricity supply

Biomass
PV 25.000
100%
Wind
Geothermal 20.000
Solar thermal 100% 55%
Large hydro
Small hydro 15.000
100%
Solar thermal electricity
Marine (tida/wave/ocean) 10.000 34%

5.000 19% 22%

2001 2010 2020 2030 2040

espoleando el desarrollo comercial de las atmosféricas para limitar los efectos del
tecnologías renovables es la urgencia en cambio climático a valores tolerables por el
estabilizar las concentraciones de CO2 ecosistema planetario y por la sociedad.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

32 En la era preindustrial teníamos una concen- del alcance, y hay argumentos científicos
tración atmosférica de CO2 de 270 ppm, en para pensar que esta concentración ya trae-
la actualidad hemos superado ya las 380 ría consecuencias importantes. Desde este
ppm. A pesar de la incertidumbre asociada a punto de vista, y teniendo en cuenta la len-
los modelos de cálculo, empieza a haber un titud de respuesta (Gráfico 05) del sistema
importante consenso científico sobre el planetario ante una reducción de las emisio-
límite superior permisible en el calenta- nes de CO2, no debe extrañarnos que
miento de la atmósfera (T=2 ºC a nivel pla- empiecen a plantearse escenarios muy ace-
netario) para poder limitar los efectos del lerados de introducción de tecnologías
cambio climático a valores seguros. Si la renovables para reducir cuanto antes las
sensibilidad a las concentraciones de CO2 emisiones de CO2. Probablemente ya llega-
está en el límite superior de las estimacio- mos tarde, la cuestión es cómo de tarde y
nes actuales del IPCC, entonces, el nivel qué consecuencias tendrá. [Ver Gráfico 05].
máximo permitido de concentración de CO2
en la atmósfera sería del orden de los 380
ppm superados en el 2004. Estabilizar la
concentración de CO2 en estos 380 ppm,
con el ritmo de crecimiento de 3 ppm/año
registrado en 2003 (un incremento del 50%
respecto al año anterior), ya parece fuera

Gráfico 05 Relación temporal entre la reducción de las emisiones de CO2 y la concentración


atmosférica del mismo, el incremento de temperatura y el incremento en el nivel del mar. Para
conseguir estabilizar las emisiones en un valor tolerable, deben reducirse drásticamente las
emisiones en las próximas décadas (IPCC)

CO2 concentration, temperature, and sea level


continue to rise long after emissions are reduced
Time taken to reach
Magnitude of reponse equilibrium

Sea-level rise due to ice melting:


several millennia
CO2 emissions peak
0 to 100 years
Sea-level rise due to thermal expansion:
centuries to millennia

Temperature stabilization:
a few centuries

CO2 stabilization:
100 to 300 years

CO2 emissions
Today 100 years 1.000 years
Introducción

En el Gráfico 06 mostramos diversos escena- se en una auténtica necesidad, tanto más 33


rios presentados en el (IPCC, 2001) sobre urgente cuanto más esperemos en ponerlos
reducción de emisiones y su efecto sobre en práctica. En (Atkien D.W., 2003) y (Atkien
concentraciones, temperaturas y nivel del D.W., et al., 2004) encontramos un plantea-
mar. Como podemos observar, incluso los miento de los ritmos requeridos de introduc-
más drásticos, no consiguen estabilizar las ción de las tecnologías renovables guiado por
emisiones de CO2 por debajo de las 500 ppm los requerimientos de transición hacia un
para finales de siglo, ni acotar los incremen- modelo energético neutro en carbono.
tos de temperatura por debajo de los 2 ºC
(debe tenerse en cuenta que seguirá crecien-
do después del 2100). [Ver Gráfico 06].

Por tanto, escenarios con muy elevada pene-


tración renovable en las próximas décadas
han pasado de ser una curiosidad a convertir-

Gráfico 06 Diversos escenarios sobre reducción de emisiones y su efecto sobre concentraciones,


temperaturas y nivel del mar (IPCC, 2001)

a Emisiones de CO2 b Concentraciones de CO2 c Emisiones de SO2


Escenarios
1.300 Escenarios Escenarios
150
Emisiones de CO2 (millones de
Concentración de CO2 (ppm)

1.200
toneladas anuales de azufre)

A1B A1B A1B


25
Emisiones de CO2 (GT/año)

A1T A1T A1T


A1F1 1.100 A1F1 A1F1
A2 A2 A2
B1 1.000 B1 B1
20 B2
900 B2 B2
IS92a IS92a 100 IS92a
800
15 700
600
10 500 50
400
5 300
2000 2020 2040 2060 2080 2100 2000 2020 2040 2060 2080 2100 2000 2020 2040 2060 2080 2100
Año Año Año

d Cambio de la temperatura e Aumento del nivel del mar


6 1,0
Escenarios Envolvente de varios Escenarios
Aumento del nivel del mar (metros)

modelos para todos Curva antienvolvente de


Cambio de la temperatura (ºC)

A1B A1B todos los escenarios del


los escenarios del IE-EE
5 A1T
A1F1 0,8
A1T
A1F1 IE-EE incluyendo la incertidumbre
A2 A2 del hielo terrestre
B1 B1
B2 Envolvente del conjunto B2 Envolvente de varios modelos
4 IS92a de salidas de un modelo, ISO2a para todos los escenarios del IE-EE
para todos los
escenarios de IE-EE
0,6
Envolvente promedio
3 para el conjunto de
escenarios del IE-EE
0,4
2
Las barras 0,2
1 muestran el
rango de
proyecciones Las barras
para 2100 muestran el
0 producido 0,0 rango de
proyecciones
2000 2020 2040 2060 2080 2100 por varios 2000 2020 2040 2060 2080 2100 para 2100
modelos.
Año Año producido
por varios
modelos.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

34 En el Gráfico 07 podemos observar cómo dustrial) y 750 ppm (el doble de la actual).
para estabilizar las concentraciones de CO2 Estabilizar la concentración en 550 ppm impli-
en 350 ppm sería necesario alcanzar una caría una penetración renovable del 83% para
penetración de las energías renovables del el año 2100, y estabilizarla en 750 ppm reque-
100% (energía total) en el año 2045, lo cual riría una penetración renovable en el 2100 del
consideran ya inviable dados los ritmos de 68% (ambos en términos de energía prima-
crecimiento posibles de alcanzar en la actuali- ria). Estas concentraciones de CO2 probable-
dad (se debería haber empezado la transición mente ya sean excesivas, pero aun con todo,
con varias décadas de antelación). Sin embar- conseguir esas estabilizaciones requeriría la
go, en estas referencias, contrastadas con la instalación de unos 450 MW/día o 920
capacidad de desarrollo industrial de las dis- MW/día de tecnologías renovables adicional-
tintas tecnologías renovables, se considera mente a la gran hidroeléctrica durante las pró-
viable emprender sendas de penetración de ximas décadas para estabilizar la concentra-
las renovables que conduzcan a una estabili- ción en 750 ppm o 550 ppm respectivamen-
zación de la concentración de CO2 en el año te. En la Tabla 20 mostramos los requerimien-
2100 entre 550 ppm (el doble de la era prein- tos de penetración renovable en términos de

Tabla 20 Requerimientos de penetración renovable en términos de energía total para alcanzar distintas
concentraciones estabilizadas a final de siglo (Aitken D.W., et al., 2004)
Año [CO2]lim=550 ppm [CO2]lim=750 ppm
2010 19% 16%
2020 26% 21%
2050 49% 35%

Gráfico 07 Uso máximo de combustibles derivados del carbono en el próximo siglo para alcanzar
diversas concentraciones atmosféricas de CO2 estabilizadas a final del siglo XXI (Aitken D.W., et al., 2004)

1.600 Carbon-neutral gaps in 2100


1.400
1.200 IS92a =
1.000 ~630 EJ 750 ppm =
Exajoules

~980 EJ 550 ppm =


800
~1200 EJ
600
400
200
0
1990 2010 2030 2050 2070 2090
Year
Total energy required Carbon fuel for Allowable carbon
IS92a fuel for 750 ppm

Allowable carbon Allowable carbon


fuel for 550 ppm fuel for 350 ppm
Introducción

energía total para alcanzar estas concentra- en (Aitken D.W., 2003) y (Aitken D.W., et al., 35
ciones estabilizadas a final de siglo. [Ver Tabla 2004) se considera más viable de alcanzar
20 y Gráfico 07]. dadas las tasas de crecimiento de los recien-
tes años y la capacidad industrial del sector
En el Gráfico 08, procedente de (Aitken D.W., de las tecnologías renovables: 10% de reno-
et al., 2004), se muestra la evolución de los vables en 2010, 20% en 2020 y 50% en
porcentajes de penetración renovable a lo 2050, estabilizando las emisiones entre
largo de la primera mitad del siglo XXI para 550 ppm y 750 ppm, con una penetración
alcanzar las concentraciones estabilizadas de renovable en el 2100 del 80%. [Ver Gráfico 08].
550 ppm y 750 ppm, junto a diversos objeti-
vos y escenarios. En concreto, puede obser-
varse como la trayectoria marcada por los
objetivos de Alemania, país que está lideran-
do la transición hacia un sistema energético
basado en las renovables, coincide bastante
bien con los requerimientos de estabilización
en estas concentraciones de CO2. En este
gráfico también se muestra la trayectoria que

Gráfico 08 Porcentajes de penetración renovable a lo largo de la primera mitad del siglo XXI (en términos
de energía primaria), para conseguir estabilizaciones de concentración de CO2 de 550 ppm y 750 ppm,
representadas junto a distintos escenarios u objetivos, y junto a la trayectoria propuesta en esta
referencia de 10% en 2010, 20% en 2020 y 50% en 2050 (Aitken D.W., et al., 2004)

60%

50%
Global perspective A3
Renewables’ share of primary energy consumption

IEA World Energy Outlook Ref


European Study AIP
40% 550 ppm Pew Tech Triumphs Policy (US)
GPRA05 EERE (US)
10% 20% 50% Aitken-ISES US
Germany
30% 750ppm Shell Dynamics (global)
Navigant (global)
Energy Info Admin (global)
Aitken-ISES Global
20% Today (global)
European Study DCP
Today (US)
GHG 750 ppm (global)
10% GHG 550 ppm (global)
10% 20% 50% (global)

0%
2000 2010 2020 2030 2040 2050
Year
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

36 Gráfico 09 Escenarios de penetración de distintas tecnologías renovables hasta el 2030 para


conseguir alcanzar el objetivo de penetración total renovable 10%/20%/50% en 2010, 2020 y 2050
respectivamente (Aitken D.W., et al., 2004)
250
30% of total 757 EJ
Exajoules of total renewables

200
20% of total
651 EJ

150
10% of total
532 EJ
100
8% of total
392 EJ

50

0
2000 2010 2020 2030
Year

Hydro electric Geothermal Biomass Wind Solar

En los gráficos 09 y 10 mostramos los esce- porcentajes de penetración renovable del


narios de introducción de las distintas tecno- orden del 25% entorno al 2030 y del 58%
logías renovables presentados en (Aitken en el 2050. [Ver Gráfico 11].
D.W., 2003) y (Aitken D.W., et al., 2004),
basados en tasas de crecimiento de las distin- Sin embargo, las concentraciones a las que
tas tecnologías contrastadas con la industria y se apunta en las referencias anteriores pue-
coherentes con las tendencias de los últimos den incluso ser excesivas para acotar los
años, para conseguir estabilizar la concentra- efectos del cambio climático a valores asu-
ción de CO2 en la atmósfera en torno a 550 mibles. El objetivo adoptado por la UE ya en
ppm en el año 2100, y siguiendo la senda pro- 1996 y ratificado en numerosas ocasiones
puesta de 10%/20%/50% en 2010, 2020 y desde entonces, es estabilizar el incremen-
2050 respectivamente. [Ver Gráficos 09 y 10]. to de temperatura global respecto al valor
preindustrial en 2 ºC. En (Meinshausen M.,
En el Gráfico 11 mostramos la trayectoria 2004) se presenta una valoración del riesgo
que se ha trazado y está siguiendo Alema- de superar este sobrecalentamiento global
nia para conseguir su transición hacia un en función de la concentración de CO2-eq al
sistema energético libre de carbono. Esta que consigamos estabilizarnos, y de las
senda está apoyada por un fuerte incenti- incertidumbres asociadas a los modelos de
vo a las tecnologías renovables junto con predicción climatológica. Como vemos en el
una gran mejora en la eficiencia en el uso Gráfico 12 el riesgo para las concentracio-
de la energía, y conducirá a Alemania a nes anteriormente barajadas es excesivo.
Introducción

Gráfico 10 Escenarios de penetración de distintas tecnologías renovables hasta el 2100 para conseguir 37
alcanzar el objetivo de penetración total renovable 10%/20%/50%/80% en 2010, 2020, 2050 y 2100
respectivamente, estabilizando la concentración atmosférica entorno a 550 ppm (Aitken D.W., et al., 2004)
1.600
80% of 1451 total EJ in 2100
Exajoules of global primary energy consumption

1.400

1.200

1.000
30% of 50% of
757 total 946 total
EJ in 2030 EJ in 2050
800

600

400

200

0
2000 2010 2020 2030 2040 2050 2060 2070 2080 2090 2100
Year
Fossil fuel Geothermal Nuclear Biomass Hydro electric Wind Solar

Estabilizando a 550 ppm de CO2-eq (corres- 0-31% con media de 8%. De hecho, existe
pondiente a 470 ppm de CO2) el riesgo osci- evidencia científica de que incluso estabili-
la entre el 68% y el 99%, con una media de zando a 2 ºC los impactos del cambio climá-
85%, que son valores muy elevados. De tico pueden ser grandes, por lo que de
hecho, con 550 ppm CO2-eq el riesgo de poder sería aconsejable buscar una estabili-
superar un sobrecalentamiento global de zación a menores niveles de sobrecalenta-
4 ºC todavía es superior al 25%. Estabilizan- miento. [Ver Gráfico 12].
do a 450 ppm de CO2-eq, el riesgo oscila
entre el 26% y el 78%, con una media de Estabilizar a 550 ppm CO2-eq, exigiría que
47%, que sigue siendo elevada. Sólo al las emisiones regresaran a los valores de
estabilizar la concentración de CO2-eq por 1990 para el 2050, mientras que en esa
debajo de 400 ppm (riesgo de 2-57% con fecha las emisiones deberían ser inferiores
media de 27%) puede empezar a conside- en un 20-30% a las de 1990 para estabilizar
rarse probable que no superemos el sobre- a 450 ppm CO2-eq, e inferiores en un 40-
calentamiento global de 2 ºC. Estabilizando 50% a los valores de 1990 para estabilizar
a 350 ppm CO2-eq el riesgo se reduciría a en 400 ppm CO2-eq.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

38 Gráfico 11 Trayectoria seguida por Alemania para plasmar la transición de su modelo energético
a uno basado en las tecnologías renovables (Wuppertal Institute)
10
100

8
80

67
Energy demand (EJ/year)

6
58

0
1995 2010 2030 2050
Year

Electricity Heat, electricity, Heat, electricity, Heat, fuels Heat, electricity, Nuclear Electricity
import fuels from gas fuels from coal from RES fuels from oil electricity from RES
from RES

Las implicaciones de estos resultados son en 400 ppm CO2-eq, que como vemos pue-
muy contundentes. Para el año objeto de den conducir a elevadísimas tasas de reduc-
nuestro estudio (2050) debería haberse pro- ción entorno a 2025. [Ver Gráfico 13].
ducido una reducción de las emisiones que
hoy por hoy ya parece lejos de nuestro
alcance. Y cuanto más se retrase el inicio de
la transición del modelo energético, más
bruscos (y por tanto inviables) serán los
cambios requeridos. De hecho, según los
resultados presentados en (Meinshausen
M., 2004), retrasos de sólo 5 años ya son
importantes. En el Gráfico 13 se muestra el
efecto que tiene sobre la tasa de reducción
de emisiones de CO2 el retrasar 5 y 10 años
la adopción de medidas para estabilizarse
Introducción

Gráfico 12 Riesgo de superar 2 ºC de sobrecalentamiento global por encima del nivel preindustrial 39
para distintas estabilizaciones de CO2eq (Meinshausen M., 2004)
Radiative Forcing (W/m2)
1,23 1,95 2,58 3,14 3,65 4,12 4,54 4,94 5,31

unlikely
100%

Very
90%

Unlikely
Risk of overshooting 2ºC warning

80%

Probability to stay below 2ºC


70%

(IPCC Terminology)
60%

likelihood
Medium
50%
Andronova and Schlesinger (2001) – with sol.&aer.forcing
Forest et al. (2002) – Expert priors
40%
Forest et al. (2002) – Uniform priors
Gregory et al. (2002)
30% Knutti et al. (2003)

likely
Murphy et al. (2004)
20% Scheneider et al. (in prep.) - trop. SST 2,5ºC – 3ºC
Wigley and Raper (2001) IPCC lognormal
10%

likely
Very
0%
350 400 450 500 550 600 650 700 750
CO2 equivalence stabilization level
Gráfico 13 Evolución temporal de las emisiones de CO2eq para estabilizar la concentración
atmosférica en distintos valores. Para la estabilización en 400 ppm CO2eq se muestra el efecto de
retrasar 5 y 10 años la adopción de medidas efectivas (Meinshausen M., 2004)

Global Kyoto-gas Emissions


+40%
10
yrs

5y
de

rs
de
lay

lay
+20% de
fau
lt

550
1990 level
Relative Emissions

-20%
Reduction rate 450
in 2025:
-40% -31% /Syrs
-20% /Syrs 400
-14% Syrs
-60%

-80%

-100%
1990 2000 2010 2020 2030 2040 2050 2060
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

40
2. Situación actual y escenarios para el 2050
Un paso previo para poder analizar la viabili- 2.1. Población
dad de un sistema de generación con ele-
vada contribución renovable en el 2050 La región de interés para el proyecto es la
consiste en disponer de escenarios de evo- España peninsular. Los datos de población
lución hasta estas fechas de las variables actual se han tomado de (INE (a), 2004). La
relevantes. Por un lado la población y su población peninsular según las cifras oficia-
demanda energética, y por otro lado las les de población del 2003 era de 39.731.441
posibilidades de crecimiento de las distin- habitantes. En el Gráfico 14 mostramos la
tas tecnologías y de las infraestructuras densidad de población en el 2001 según
asociadas, condicionarán el contexto en el (INE (b), 2004). [Ver Gráfico 14].
año horizonte del estudio planteado.
Gráfico 14 Densidad de población en 2001
(INE (b), 2004)
En la medida de lo posible se parte de esce-
narios para el 2050 ya desarrollados por Año 2001

otros organismos. En caso de no disponer


de escenarios ya realizados se procederá
introducir hipótesis sobre la situación actual
para proyectar el escenario a 2050. Habitantes km2
0-10
10-20
Un caso particular los constituyen los 20-40
40-70
70-100
techos de potencia y generación de las dis- 100-200
200-500
500-1.000
tintas tecnologías renovables, que van a 1.000-2.000
2.000-100.000

condicionar las posibilidades de satisfacer


la demanda, así como el reparto espacial de En el Gráfico 15 mostramos la tasa de creci-
la potencia instalada necesaria. Puesto que miento de la población por Comunidades
no existen techos de potencia y generación Autónomas en el periodo 1981-2001, mien-
de las distintas tecnologías renovables en tras que en el Gráfico 16 aparece dicha tasa
nuestro país coherentes con la disponibili- de crecimiento por provincias, todo según
dad del recurso y con los usos del suelo, en (INE (b), 2004). Como vemos, las tasas de
este punto pasamos a mencionar la infor- crecimiento son bajas e incluso negativas
mación disponible, tanto del estado actual en bastantes provincias. La tendencia en los
del sistema de generación, como de las últimos 25 años ha sido de una reducción
proyecciones realizadas, a fin de poder ser- progresiva de las tasas de crecimiento anual
vir de punto de comparación con los resul- en todas las Comunidades Autónomas. [Ver
tados que más adelante presentaremos de Gráficos 15,16 y 17].
la valoración de los techos de potencia y
generación desarrollados en el marco de En la (INE (b), 2004) se presentan también
este proyecto. escenarios de crecimiento de la población
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 15 Tasa de crecimiento de la población por Comunidades Autónomas en el periodo 1981-2001 41


(INE (b), 2004)
Mapa de evolución de la población, por Comunidades Autónomas, en el período 1981-2001.
Tasa de crecimiento medio anual

< -0,2
-0,2 a 0,2
> 0,2

Fuente: INE

Gráfico 16 Tasa de crecimiento de la población por provincias en el periodo 1981-2001 (INE (b), 2004)

E-Periodo 1981 - 2001

< -0,2
-0,2 a 0,2
> 0,2

Fuente: INE
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

42 para el 2050. Para acotar la incertidumbre en el escenario 1 de la (INE (b), 2004). [Ver
asociada se proporciona tres escenarios que Gráfico 18].
pueden observarse en el Gráfico 18. Como
vemos, en todos los escenarios, para el año Sin embargo, en (INE (b), 2004) no se propor-
2050 ya se ha alcanzado un decrecimiento de ciona información sobre la distribución espa-
la población. El escenario que se considera cial ente las distintas Comunidades Autóno-
más probable en la (INE (b), 2004) es el esce- mas y provincias de la población en el año
nario 1, que para el 2050 prevé una población 2050. En el año 2003 la población peninsular
ligeramente inferior a la del año 2003. era el 93,01% de la población total, pero
como observamos en el Gráfico 19 las ten-
Partiendo de la población española en 1990 dencias proyectadas de crecimiento en las
(38,9 millones de personas), y teniendo en distintas CCAA son considerablemente dis-
cuenta la población en el 2003 (42,717 tintas, encontrándose la población no penin-
millones de personas), los valores propor- sular con un crecimiento porcentual superior
cionados por los distintos escenarios de la al de la media de España en la actualidad. Sin
(INE (b), 2004) para el año 2050 son los embargo vamos a asumir, a falta de más
siguientes: datos, que en el 2050 esta tendencia se ha
equilibrado de tal forma que se mantiene el
Escenario 1: 41,2 millones de personas. porcentaje del 2003, por lo que tendríamos
Escenario 2: 34,6 millones de personas. una población peninsular total de 38,32 millo-
Escenario 3: 46,0 millones de personas. nes de habitantes.

Para este proyecto asumiremos que la pobla- Población peninsular en el 2050: 38,32 millo-
ción Española en el 2050 es la proporcionada nes de habitantes.

Gráfico 17 Evolución de las tasas de crecimiento anual en diversas Comunidades Autónomas


en el periodo 1975-2002 (INE (b), 2004)

Tasa de crecimiento anual 1975-2002 (por mil personas)


Tasa Tasa
18 15
16
14 10
12
5
10
8
0
6
4 -5
2
0 -10
1975 1980 1985 1990 1995 2000 1975 1980 1985 1990 1995 2000
Año Año

España Canarias Baleares Andalucía R. Murcia C. Madrid La Rioja


Castilla y León País Vasco P. Asturias Cantabria Aragón Galicia Extremadura
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 18 Escenarios de crecimiento de la población española hasta el 2050 (INE (b), 2004) 43

Evolución y proyección de la población de España según distintos escenarios

Millones de habitantes

50

45

40

35

30

25
1990 2000 2010 2020 2030 2040 2050

Escenario 1 Escenario 2 Escenario 3

En cuanto al reparto espacial de esta por provincias hasta el 2005, cuyos resul-
población, en (INE (b), 2004) sólo se dan tados mostramos en el Gráfico 20. [Ver Grá-
proyecciones de crecimiento de población ficos 19 y 20].

Gráfico 19 Crecimiento por Comunidades Autónomas hasta el 2005 (INE (b), 2004)

Evolución y proyección del cambio de porcentaje que representa cada Comunidad Autónoma en el conjunto de España

Canarias
C. Madrid
C. Valenciana
I. Baleares
R. Murcia
Ceuta y Melilla
La Rioja
Navarra
Andalucía
Cantabria
Castilla-La Mancha
Cataluña
Extremadura 1990-2000
Aragón 2000-2005
P. Asturias
País Vasco
Galicia
Castilla y León
-0,80 -0,40 0,0 0,40 0,80
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

44 Gráfico 20 Crecimiento medio anual por provincias hasta el 2005 (INE (b), 2004)

Crecimiento medio anual por provincias (2000-2005 según proyecciones). Habitantes/100-año

-5,21 a -4,50
-4,50 a -2,00
-2,00 a 2,00
2,00 a 10,00
10,00 a 21,68

Es necesario asumir una distribución espa- Autónomas y provincias de la población


cial de la población peninsular en 2050. peninsular asumidas para el año 2050. [Ver
Por un lado está la tendencia actual a la Gráficos 21 y 22].
migración hacia las zonas costeras y hacia
el centro, que llevaría a una mayor desi- 2.2. Demanda de energía
gualdad entre los porcentajes de pobla-
ción de estas regiones y el resto de la 2.2.1. Demanda de energía eléctrica
península de los existentes en el 2003. La evolución de la demanda eléctrica está
Pero por otro lado, se podría esperar en ligada a la evolución de la población (en canti-
este periodo de tiempo tan prolongado dad y en distribución por edades), del número
una cierta redistribución de la población de viviendas (debido a la modificación de la
por todo el territorio al surgir por un lado pirámide de población y cambios en los
mayores posibilidades de empleo descen- modos de vida se espera un incremento
tralizado, y al buscar una mayor calidad de significativo de viviendas por número de habi-
vida que la existente en las grandes urbes. tante), de la economía del país, de la tecnolo-
Sin embargo, en ausencia de proyecciones gía disponible, y de la saturación de los distin-
específicas para este horizonte, vamos a tos conceptos de consumo eléctrico.
asumir que la población está repartida
espacialmente en el año 2050 con los 2.2.1.1. Previsiones nacionales
mismos porcentajes que en el año 2003. La demanda eléctrica actual e histórica en
En los Gráficos 21 y 22 mostramos la dis- nuestro país está muy bien caracterizada, pero
tribución porcentual por Comunidades no se dispone de escenarios con horizontes
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 21 Distribución porcentual de población peninsular en el 2050 por Comunidades Autónomas. 45


Fuente (INE (a), 2004), elaboración propia

Total = 38.320.000 habitantes


2,71% 1,38% 5,32%
1,46%
0,72%
6,92%

6,26% 16,87%

3,10%
14,39%
11,25%
2,70%

4,57%

3,19%

19,15%

Gráfico 22 Distribución porcentual de población peninsular en el 2050 por provincias. Fuente (INE (a),
2004), elaboración propia
Total = 38.320.000 habitantes. Porcentaje habitantes por provinvia en 2050.

2,71 1,38 2,85


2,82 1,72
0,91
2,33 0,74 1,46
1,25
0,86 0,89 0,72 0,53 0,95
0,44 1,56
0,50 0,23 12,72
1,27 2,22
0,38 1,65
0,88 0,47
0,42 0,35
14,39
1,30
1,03 1,42 0,51

5,84

1,67 1,23 0,95


4,11
1,95 1,64 3,19
1,19
4,49
2,08 1,42
3,46
2,91

Población Peninsular 2050 (fuente: España en cifras 2003-2004 INE; elaboración propia)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

46 2050. El escenario oficial español más recien- de hogares y de su equipamiento, y en el


te de evolución de la demanda (MINECO, aumento esperado de la capacidad de secto-
2002) llega hasta el 2011. res industriales con consumo eléctrico. Las
tasas de crecimiento del consumo eléctrico
Vamos a repasar la información histórica consideradas son de 3,6% anual del 2000 al
disponible con el fin de poder elaborar una 2006 y del 3,92% anual del 2006 al 2011. En
hipótesis adecuada para el escenario de el Gráfico 24 mostramos la evolución pronos-
demanda eléctrica en el 2050. Puesto que ticada por esta referencia de la demanda eléc-
sí que disponemos de un escenario de evo- trica (b.c.) peninsular (escenario central), así
lución de la población, haremos especial como del consumo eléctrico final por habitan-
hincapié en la valoración de la demanda te. Como vemos, esta referencia nos sitúa ya
eléctrica per cápita. en 2011 con un consumo eléctrico per cápita
de 18,21kW.h/hab-día, significativamente
En el siguiente gráfico, procesada a partir superior al consumo que parecía estabilizar-
de la información disponible en Eurostat, se en Alemania según el gráfico anterior, y sin
mostramos la evolución histórica de la pro- ninguna apariencia de tender a la estabiliza-
ducción eléctrica en bornes de central, y de ción. De hecho, de seguir con la tasa de creci-
la demanda eléctrica en España, Alemania y miento del 2010 al 2011 (2,9% anual) hasta el
el Reino Unido. Como podemos observar, el 2050, nos situaríamos con un consumo eléc-
crecimiento en España ha sido, en la déca- trico per cápita del orden de 60kW.h/hab-día,
da pasada, considerablemente superior al a todas luces excesivo por saturarse mucho
de Alemania y Reino Unido, y en el año 2002 antes las aplicaciones de consumo eléctrico
tiende a los valores que había en esos otros como muestran las evoluciones históricas en
países 10 años antes. Por otro lado, el lento otros países de nuestro entorno con un
crecimiento de la demanda per cápita en mayor desarrollo industrial. De hecho, las
Alemania y Reino Unido (especialmente en estrategias de ahorro y eficiencia energética
el primero) parece tender a estabilizarse deberían tener el efecto de conducir la curva
entorno a los 17 kW.h/hab-día (algo inferior de demanda eléctrica per cápita hacia su
para el Reino Unido). [Ver Gráfico 23]. saturación a una mayor velocidad que en el
pasado. [Ver Gráfico 24].
En (MINECO, 2002) se proporciona un esce-
nario de evolución de la demanda eléctrica en En (EU, 2003) se presenta otro escenario de
España hasta el 2011. Este escenario conside- tendencias energéticas y de transporte en la
ra la evolución esperada de la población así Unión Europea (UE-15, UE-25 y UE-30). Estos
como su estructura. Para el 2011 se espera, escenarios desarrollados por la Universidad
debido a la inmigración, un importante incre- Nacional Técnica de Atenas bajo contrato de la
mento de la población en edad productiva. UE han empleado diversas herramientas de
Este escenario prevé un mayor crecimiento modelado (PRIMES, ACE) para establecer un
de la demanda final de electricidad que el de escenario base sobre el que poder juzgar la
la demanda final de energía total, basándose necesidad y evaluar el efecto de distintas
en un mayor crecimiento de la demanda del medidas políticas para afrontar correcta-
sector servicios, en el aumento del número mente los retos medioambientales (cambio
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 23 Evolución histórica de la producción de electricidad en bornas de central y del consumo 47


eléctrico per cápita (a partir de datos Eurostat) en España, Alemania y Reino Unido

España
17
Demanda
16
Producción
15
kW.h/hab-día

14
13

12

11
Reino Unido
10 18

9 17
1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

kW.h/hab-día
Año 16

15

Alemania 14
20
13
19
1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002
18
kW.h/hab-día

Año

17

16

15

14
1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

Año

Gráfico 24 Evolución de la demanda eléctrica peninsular (b.c.) y del consumo eléctrico per cápita
según (MINECO, 2002)

Previsión incremento demanda eléctrica b.c. Previsión demanda per cápita


290
20
280
18
270
16
kW.h/hab-día

260
kW.h/hab-día

250 14
240
12
230
220 10

210 8
1990

1993

1996

1999

2002

2005

2008

2011
2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

2011

Año Año
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

48 climático) y de dependencia energética del superiores del escenario energético que


modelo de desarrollo a nivel UE desde el nosotros necesitamos para el 2050.
punto de vista del contexto mundial.
En el Gráfico 25 presentamos el escenario
Este escenario está basado en hipótesis hasta 2030 previsto por (EU, 2003) para
muy conservadoras, entre las que figura España y los dos países del entorno europeo
un elevado incremento de la demanda antes comentados (Alemania y Reino Unido),
energética y una limitada penetración de tanto en evolución de la población, como en
las energías renovables. El escenario pre- demanda eléctrica total, como en demanda
tende reflejar el efecto de las medidas eléctrica per cápita. Como podemos ver, en
actualmente en vigor para afrontar la sos- este escenario conservador la demanda eléc-
tenibilidad de nuestro modelo de desarro- trica en Alemania para el 2030 es la menor, y
llo, y una de sus claras conclusiones es la del orden de 21,1 kW.h/hab-día considerable-
necesidad de introducir medidas políticas mente superior al valor de estabilización que
adicionales con el fin de afrontar claramen- intuíamos de la evolución histórica. En Espa-
te los retos del cambio climático y la segu- ña, la demanda eléctrica per cápita en el
ridad de suministro energético. En el 2030 pasa a ser la superior de los tres países
marco de este escenario, en la UE-15 las con 24,6 kW.h/hab-día. En ninguno de los
renovables alcanzan una contribución en el tres países se muestra una clara tendencia a
2030 del 9% (frente al 6% del 2000), la la estabilización de la demanda eléctrica per
energía solar sigue con una contribución cápita dentro del marco de este escenario.
marginal en el 2030, las renovables no con- Sin embargo, debemos recordar que este
siguen alcanzar el objetivo del 22% de la escenario base es muy conservador, y tal y
electricidad en el 2010, la dependencia como se apunta en la (EU, 2003) una de las
energética total asciende desde el 50% en conclusiones fundamentales del mismo es la
el 2000 al 68% en el 2030, la dependencia imperiosa necesidad de introducir medidas
del petróleo pasa del 75% en el 2000 al políticas adicionales para reconducir el esce-
90% en el 2030, la dependencia del gas nario hacia la sostenibilidad. Por tanto, frente
natural pasa del 45% en el 2000 al 80% en a la evidencia de hacia dónde se va sin medi-
el 2030, y la del carbón del 50% en el 2000 das adicionales, es de esperar que se adop-
al 80% en el 2030, y las emisiones de CO2 ten dichas medidas para modificar el escena-
exceden las de 1990 en un 4% para el 2010 rio hacia menores demandas energéticas.
y en un 19% para el 2030. Es decir, el esce- [Ver Gráfico 25].
nario a 2030 de (EU, 2003) es un escenario
que reproduce los efectos de la situación En (Eurelectric, 2003) se presentan otros
actual, pero del que deberíamos apartar- escenarios de demanda eléctrica para el
nos si realmente queremos encauzar nues- 2020. En el Gráfico 26 mostramos la evolu-
tro modelo de desarrollo hacia la sostenibi- ción histórica y escenarios de esta referencia
lidad. En este sentido, las previsiones de para España, Reino Unido y Dinamarca (Ale-
este escenario, cuya fecha (2030) coincide mania no tiene datos disponibles). Como
además con el pico de población española vemos, en estos escenarios la demanda tam-
según (INE (b), 2004), actúan como cotas poco parece estabilizarse en el 2020, y una
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 25 Escenario de evolución de la población y la demanda eléctrica hasta el 2030 en España, 49


Alemania y Reino Unido según (EU, 2003)
Demanda eléctrica per cápita
25
España
23
Reino Unido
21
Alemania
19
kW.h/hab-día

17
15
13
11 Demanda eléctrica
700
9
7 600
1990

1995

2000

2005

2010

2015

2020

2030
Año TW.h/año 500

Evolución población 400


90

80 300

200
70
Mhab.

60 100
1990

1995

2000

2005

2010

2015

2020

2025

2030
50 Año

40

30
1990

1995

2000

2005

2010

2015

2020

2025

2030

Año

vez más, en España es superior, alcanzando cápita a nivel mundial en el 2050 está entre
valores de 23,5 kW.h/hab-día mientras en 24,1 kW.h/hab-día y 27,2 kW.h/hab-día. [Ver
Dinamarca y Reino Unido se alcanzan valores Gráfico 27].
de 19,9 kW.h/hab-día y 21,8 kW.h/hab-día res-
pectivamente. [Ver Gráfico 26]. A la luz de todo lo anterior, la demanda eléc-
trica peninsular per cápita en el año 2050
En (IEA, 2003) se presentan resultados de puede encontrarse en el abanico de 20-30
diversos escenarios. Entre ellos, los únicos kW.h/hab-día. En estas condiciones de
con previsión de la demanda eléctrica son incertidumbre lo más apropiado sería desa-
los escenarios del IPCC (IPCC-WGIII, rrollar un análisis de sensibilidad en función
2000), pero están agregados a nivel mun- de la demanda eléctrica per cápita. Sin
dial. En el Gráfico 27 mostramos los resul- embargo, esto escapa al alcance de este
tados de dos de los escenarios del IPCC. proyecto, por lo que vamos a desarrollar el
Como vemos, la demanda eléctrica per estudio para un único valor de la demanda.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

50 Gráfico 26 Escenarios de demanda eléctrica según (Eurelectric, 2003)

España Dinamarca Reino Unido

25

23

21

19
kW.h/hab-día

17

15

13

11

7
1980 1990 2000 2010 2020
Año

Gráfico 27 Escenarios de demanda eléctrica a nivel mundial (IPPC, 2000)

Escenario SRES A1B Escenario SRES A1T

30

25

20
kW.h/hab-día

15

10

5
1990 2000 2010 2020 2030 2040 2050
Año
Situación actual y escenarios para el 2050

Por otro lado, en el planteamiento del proyec- solar térmica de baja temperatura con 51
to se incorpora de forma aproximada el uso máquinas de absorción, y mediante estra-
de energías renovables en origen (a excep- tegias bioclimáticas.
ción de la fotovoltaica en tejados solares) des-
contando de la demanda real de electricidad Estos aportes renovables se realizan sobre la
aquella satisfecha mediante energías renova- demanda de los sectores residencial y tercia-
bles en origen. En concreto, las reducciones a rio. En el Gráfico 28 mostramos los escena-
incorporar son las siguientes: rios de demanda eléctrica total, demanda
residencial total y demanda terciario total para
· 80% de cobertura de la demanda de ACS el 2030 (UE, 2003), extrapolándolos para el
eléctrica con energía solar térmica de baja año 2050, con lo que las demandas per cápita
temperatura y calderas domésticas de son de 28,40 kW.h/hab-día para eléctrica
biomasa. total, 17,14 kW.h/hab-día para residencial total
· 80% de cobertura de la demanda de calefac- y 12,98 kW.h/hab-día para terciario total. [Ver
ción eléctrica con el uso de arquitectura bio- Gráfico 28].
climática, energía solar térmica de baja tem-
peratura, calderas domésticas de biomasa y El reparto de consumos de los sectores
mejora aislamiento edificios. doméstico y terciario en 2000 (MINECO,
· 60% de la cobertura de la demanda de 2003) es el que se puede apreciar en el Grá-
refrigeración eléctrica mediante energía fico 29. Los valores para el sector doméstico

Gráfico 28 Escenario de evolución de demandas eléctrica total, residencial total y terciario total hasta
el 2030 (EU, 2003), extrapolado hasta el 2050

Total eléctrica Total residencial Total terciario

30

25

20
kW.h/hab-día

15

10

5
1990 2000 2010 2020 2030 2040 2050

Año
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

52 son sólo para el equipamiento fijo, mientras no se ajusta correctamente a la situación en


que los del sector terciario incluyen todo el el año 2050. Por este motivo, en el Gráfico 30
equipamiento. [Ver Gráfico 29]. mostramos un escenario para el reparto de
consumo energético en equipamiento fijo
Es de destacar que en el sector doméstico doméstico en el año 2050, en el que la
no figura contribución alguna de la refrigera- demanda de refrigeración se ha considera-
ción, que posteriormente en el documento do como un equipamiento fijo al mismo
sectorial de equipamiento residencial y ofi- nivel que la calefacción y ACS. [Ver Gráfico 30].
mática cuantifica como un 0,8% en el año
2000, un 1,9% en el 2006 y un 2,3% en el Respecto al sector terciario, asumiendo
año 2012, siendo estos porcentajes sobre como correctos los porcentajes de reparto de
el equipamiento (electrodomésticos, coci- (MINECO, 2003) para el año 2000, si bien es
na, ofimática y aire acondicionado), por lo de esperar que la demanda energética para
que si añadimos las instalaciones fijas (cale- refrigeración también crezca en su peso
facción, ACS e iluminación) los porcentajes relativo, la reducción del 80% en la parte
son todavía mucho más bajos. Esta escasa eléctrica de calefacción y ACS significa unos
previsión de demanda energética para refri- 0,94 kW.h/hab-día, mientras que la reduc-
geración contrasta con la creciente internali- ción del 60% en refrigeración significa
zación de la demanda de confort en la tem- 2,29 kW.h/hab-día. En el sector domésti-
porada de refrigeración, y a nuestro parecer co, y asumiendo el reparto porcentual de

Gráfico 29 Reparto de consumos en sectores doméstico y terciario según (MINECO, 2003) para el año 2000
Consumo sector doméstico en 2000 (E4) Consumo sector terciario en 2000 (E4)

10%
22%
26%

27%

9%

63%

43%

Calefacción Aire acondicionado


ACS Eléctrica usos térmicos
Iluminación Eléctrica otros usos
Térmica
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 30 Escenario de reparto de consumo energético en el sector doméstico (equipamiento fijo) 53


para el año 2050
Consumo doméstico: escenario 2050

7%
Calefacción
ACS
Iluminación
19%
Aire acondicionado

45%

29%

consumos asumido para el 2050, junto al en el 2050 significativamente inferior a la


reparto de fuentes energéticas para calefac- considerada.
ción y ACS indicada en (MINECO, 2003), que
viene a ser un 25% eléctrico frente a un Adoptaremos para el desarrollo del proyecto
75% con combustibles fósiles, la reduc- un valor del consumo eléctrico medio penin-
ción del 80% en la parte eléctrica de sular per cápita efectivo (descontadas las
demanda de calefacción y ACS conduce a contribuciones renovables en origen) en el
una reducción de 2,19 kW.h/hab-día, mien- año 2050 de 20 kW.h/hab-día, que junto a
tras que la reducción del 60% en el aire la población peninsular prevista para este
acondicionado significa 2,98 kW.h/hab-día. año (38,32 Mhab), nos conducen a una
demanda eléctrica peninsular en el 2050
Por tanto, de los 28,4 KW.h/hab-día de con- de 280 TW.h/año.
sumo eléctrico per cápita para el año 2050
según la proyección de este escenario (bas- 2.2.1.2. Distribución geográfica
tante conservador), la demanda eléctrica Otra cuestión relevante es la distribución
efectiva una vez descontadas las reducciones espacial de este consumo eléctrico en la
en origen anteriormente comentadas sería de geografía nacional. En el Gráfico 31 mostra-
20 kW.h/hab-día. Debemos resaltar que el mos la demanda eléctrica (b.c.) per cápita en
carácter conservador del escenario de las distintas Comunidades Autónomas en el
demanda eléctrica para el 2050, y el año 2003, elaborado a partir de los datos de
potencial de otras actuaciones de ahorro, (REE, 2004) y (INE, 2004). Como vemos, la
eficiencia y gestión de la demanda, pueden media peninsular de 15,46 kW.h/hab-día se
conducir a una demanda eléctrica efectiva reparte de forma poco uniforme entre las
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

54 distintas Comunidades Autónomas, según el la demanda peninsular para el 2050 entre


reparto de población y de los puntos de con- las distintas provincias queda como se indi-
sumo eléctrico no domésticos en las distintas ca en el Gráfico 33. [Ver Gráfico 33].
Comunidades Autónomas. [Ver Gráfico 31].
2.2.1.3. Modulación temporal
Dada la falta de escenarios de cómo se van a En el Gráfico 34 mostramos la evolución de
modificar el reparto de la población y deman- la modulación mensual de la demanda eléc-
da eléctrica per cápita entre las distintas trica peninsular (CNE, 2004). [Ver Gráfico 34].
CCAA, asumiremos que tanto el reparto por-
centual de la población por CCAA como el A falta de escenarios específicos, para la
ratio entre la demanda eléctrica per cápita evolución horaria de la demanda eléctrica
de cada Comunidad y la media nacional son peninsular en el marco de este proyecto
las mismas2 en el 2050 que en el 2003. En el asumiremos para el año 2050 la misma
Gráfico 32 mostramos el reparto porcentual modulación que la observada en el año
de la demanda eléctrica peninsular en el 2003 que presentamos en el Gráfico 35.
2050 por CCAA. [Ver Gráfico 32].
Debemos resaltar aquí que la modulación
A nivel provincial todavía tenemos más horaria de la demanda eléctrica en el 2050
incertidumbre por la falta de datos. Vamos puede apartarse significativamente de la
a asumir que todas las provincias de una experimentada en el 2003. Por un lado la
Comunidad mantienen la misma demanda reducción en origen de la demanda eléctri-
eléctrica per cápita, con lo que el reparto de ca que hemos considerado por diversos

Gráfico 31 Reparto por Comunidades Autónomas de la demanda eléctrica peninsular per cápita en el
año 2003. Datos de (REE, 2004) y (INE, 2004)

25,72 16,49 22,61


22,63
13,87
17,73

17,60
22,32

18,53
13,05

14,02
11,12

12,05

9,70

11,98

2 Esta hipótesis es la única compatible con la premisa del estudio de emplear escenarios disponibles elaborados por
organismos reconocidos, pero evidentemente se pueden estar introduciendo errores significativos que recomendarían
el desarrollo de escenarios específicos para afinar en los resultados obtenidos. Así, por ejemplo, en las regiones con
mayor necesidad de refrigeración es de esperar un mayor crecimiento de la demanda eléctrica a medida que se va incor-
porando la demanda de confort en temporada de verano. Es de notar cómo en las referencias oficiales (MINECO,2004)
no aparecen escenarios desagregados geográficamente.
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 32 Reparto porcentual por Comunidades Autónomas de la demanda eléctrica peninsular en 55


el año 2050

Total peninsular = 280 TW.h/año


4,50% 1,48%
7,77%
2,13%
0,65%
7,94%

6,60% 19,21%

3,71%
12,15%
10,20%

1,94%

4,88%

2,01%

14,83%

Gráfico 33 Reparto porcentual por provincias de la demanda eléctrica peninsular en el año 2050

Total peninsular = 280 TW.h/año. Porcentaje demanda por provincia en 2050

4,50 4,17
3,23 1,48 2,52
1,04
2,68 1,08 2,13
1,32
0,99 0,46 0,94 0,65
0,64 1,78
1,08
0,53 1,34 0,24 2,65 14,47

0,40 1,87
0,92 0,50
0,44 0,42
12,15
1,18
0,74 1,51 0,55

5,30
1,31 1,01
1,20
3,73
1,51 1,27 2,01
0,92
3,48
1,61 1,10
2,68
2,25
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

56 Gráfico 34 Evolución de la modulación mensual de la demanda eléctrica peninsular (CNE, 2004)

Año 1990 Año 1995 Año 2000 Año 2003

22.500
20.000

17.500

15.000

12.500
GW.h

10.000

7.500

5.000

2.500

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre
conceptos (solar térmica de baja temperatu- las estrategias de gestión de la demanda apro-
ra, calderas de biomasa, arquitectura biocli- piadas. Esta simulación excede al alcance de
mática, mejora aislamiento térmico edifi- este proyecto, quedando identificada como un
cios, sistemas de refrigeración por absor- paso posterior para afinar los resultados obte-
ción solar), presenta su propia modulación nidos. Por ello, emplearemos para el desarrollo
horaria. Por otro lado, las estrategias de del proyecto la modulación horaria del 2003,
gestión de la demanda en un sistema de que en principio es de esperar que nos conduz-
generación eléctrica con elevada penetra- ca a resultados mucho más conservadores en
ción renovable pueden diferir muy significa- cuanto a penetración de tecnologías renova-
tivamente de las asociadas al sistema de bles (o a sobre-dimensionado requerido en el
generación eléctrica actual (que por otro parque generador) que la modulación horaria
lado no han adquirido una excesiva imple- para el 2050 adaptada al sistema de genera-
mentación), afectando a la modulación hora- ción considerado. [Ver Gráfico 35].
ria de la demanda energética. Por tanto, la
modulación horaria de la demanda energéti- 2.2.2. Demanda de energía total
ca para el año objetivo (2050) y con un siste- Por las características del sector eléctrico
ma de generación eléctrica basado en tec- cabe esperar que en él la introducción de las
nologías renovables, debería evaluarse tecnologías renovables sea más rápida que
mediante simulación horaria de los distin- en otros sectores, lo cual, a su vez, actuará de
tos conceptos que componen dicha incentivo para un crecimiento más acelerado
demanda y mediante la implementación de de las renovables en otros sectores.
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 35 Evolución horaria de la demanda eléctrica peninsular en el año 2003 (datos REE). 57
Asumiremos la misma modulación temporal para el año 2050

Demanda total
39.000
37.000
35.000
33.000
31.000
Demanda (MW)

29.000
27.000
25.000
23.000
21.000
19.000
17.000
15.000
0 1.000 2.000 3.000 4.000 5.000 6.000 7.000 8.000 9.000
Hora año

El alcance de este proyecto está limitado a demandas energéticas no es preciso incurrir


evaluar las posibilidades de las tecnologías en las pérdidas de transformación del recurso
renovables para cubrir la demanda de energía renovable a electricidad que aparecen refleja-
eléctrica en el 2050. Sin embargo, resulta evi- das en las tecnologías renovables considera-
dente que para superar los desafíos ambien- das. Esto es especialmente cierto para aque-
tales que tenemos planteados será preciso llas tecnologías que requieran una conversión
que para esas fechas el uso de las energías de energía térmica en eléctrica (solar termoe-
renovables se haya extendido a la cobertura léctrica, geotérmica, etc). Es más, la forma
del conjunto de la demanda energética, y no eficiente de uso de los recursos renovables
solo de la eléctrica. para satisfacer ciertas formas de energía final
requiere el uso de tecnologías renovables que
Por todo ello, nos ha parecido interesante no hemos considerado en este proyecto.
evaluar los techos de generación eléctrica
renovable tanto desde la perspectiva del Sin embargo, a pesar de ello nos parece
escenario de demanda eléctrica para el 2050 interesante la comparación cuantitativa de
como desde el punto de vista de la demanda la capacidad de generación eléctrica reno-
de energía total. Puesto que en este proyecto vable con la demanda de energía total,
nos hemos centrado en las tecnologías reno- reflejando un escenario energético en el
vables para generación eléctrica, la compara- cual prácticamente todos los usos finales
ción directa con la demanda de energía total de la energía se satisfagan vía energía eléc-
es desfavorable para las tecnologías renova- trica, lo cual presentaría también importan-
bles, puesto que para satisfacer ciertas tes ventajas para la regulación del sistema
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

58 eléctrico. Otro escenario que podría respal- La mayoría de escenarios disponibles para
dar esta comparativa directa, sería uno en el estas fechas son escenarios a nivel mundial.
cual se empleara un vector energético inter- Si bien sería deseable que para mediados de
medio, tal que el hidrógeno, para satisfacer la este siglo ya hubiéramos evolucionado hacia
demanda energética total vía generación la sostenibilidad social a nivel global, las ten-
eléctrica para producir hidrógeno. En este dencias actuales y la historia reciente hacen
caso, añadiendo una valoración del rendi- que esta hipótesis no parezca realista, por lo
miento total de conversión de la electricidad que no podamos asumir un reparto uniforme
en la forma de energía final vía producción, de la demanda energética per cápita para el
almacenamiento y transporte intermedio del 2050. En el Gráfico 36 mostramos la relación
hidrógeno, nos permitiría realizar una valora- entre el consumo de energía per cápita y el
ción directa de las posibilidades de satisfacer producto interior bruto per cápita que se ha
la demanda total con recursos renovables. impuesto hasta la actualidad. Según las ten-
dencias mostradas en este gráfico parece
Por todo lo anteriormente expuesto estamos que en la UE el consumo per cápita podría
interesados en disponer también de un esce- estabilizarse entorno a 133 kW.h/hab-día,
nario de demanda de energía total para el mientras que en EE.UU. está estabilizado
año 2050. Afortunadamente, la mayoría de entorno a 266 kW.h/hab-día. [Ver Gráfico 36].
escenarios energéticos para este periodo
están realizados en términos de energía En (Shell International, 2001) se presentan
total, si bien para España tampoco hemos dos escenarios de demanda de energía pri-
localizado ninguno que llegue al año objetivo maria para 2050, basados en criterios de soste-
de nuestro estudio. nibilidad, que conducen a una estabilización

Gráfico 36 Relación consumo de energía y producto interior bruto per cápita (Shell International, 2001)
GJ/capita
350

300

250
China
Brazil
200
Korea
Australia
150
US
EU
100 Japan
Malaysia
50 Thailand
India
0
0 5 10 15 20 25 30 35
GDP/capita (000´s 1997 $ PPP)
Situación actual y escenarios para el 2050

de las emisiones de CO2 por debajo de 550 En (WEC, 2003) se muestran tres escenarios 59
ppm. En el Gráfico 37 mostramos los resulta- a nivel mundial para el 2050. En todos ellos se
dos de la demanda de energía primaria per baraja una población de 10.100 Mhab. En la
cápita según estos dos escenarios, que con- Tabla 21 mostramos las demandas de energía
ducen a valores de 72-103 kW.h/hab-día. La primaria y final per cápita procesadas a partir
considerable diferencia entre los resultados de estos escenarios. [Ver Tabla 21].
de estos dos escenarios, ambos enfocados
por consideraciones de sostenibilidad, consti- En (IEA, 2003) se muestran otros escena-
tuye una clara indicación de la elevada incerti- rios del IPCC para el 2050. En estos escena-
dumbre asociada a la demanda de energía rios, la población mundial pasa a ser de
total para el 2050, ocasionada principalmente 8.704 Mhab, y los consumos per cápita en
por los importantes cambios que puede el 2050 pasan a ser significativamente
experimentar nuestra sociedad en este perio- superiores a los de la referencia anterior:
do. [Ver Gráfico 37]. 106-122 kW.h/hab-día para la demanda de

Gráfico 37 Dos escenarios de demanda de energía primaria a nivel mundial, con criterios de
sostenibilidad y permitiendo evolucionar hacia una estabilización de las emisiones de CO2 por
debajo de 550 ppm (Shell International, 2001)

Spirit of the coming age Dynamics as usual


110

100

90
kW.h/hab-año

80

70

60

50

40
1975 2000 2025 2050

Tabla 21 Demandas de energía primaria y final per cápita procesadas a partir de los escenarios
(WEC, 2003)
Escenario-A Escenario-B Escenario-C
Energía Primaria
(kW.h/hab-día) 78,87 63,10 44,17
Energía final
(kW.h/hab-día) 53,63 44,17 31,55
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

60 energía primaria y 78-88 kW.h/hab-día para la de generación eléctrica con tecnologías reno-
demanda de energía final. En el Gráfico 38 vables con la demanda energética, el paráme-
mostramos la evolución de estas demandas tro relevante es la demanda de energía final,
según estos dos escenarios. [Ver Gráfico 38]. pues al satisfacer con electricidad de origen
renovable dicha demanda energética ya se
En (EC, enero 2003) se presentan escena- obvia la ineficiencia energética asociada a la
rios de los diversos países de la UE hasta conversión de la energía primaria en final. Por
el 2030. El escenario para España nos con- tanto, adoptamos como escenario para 2050
duce a una demanda de energía primaria y de demanda de energía total los 109
final en el 2030 de 141 kW.h/hab-día y kW.h/hab-día, que teniendo en cuenta la
99 kW.h/hab-día respectivamente. Por cons- población peninsular proyectada para esa
tituir esta la referencia más específica a fecha (38,32 Mhab) conduce a una demanda
nuestro país, es la que vamos a adoptar de energía final total de 1.525 TW.h/año.
mediante una extrapolación de las tenden-
cias indicadas. En el Gráfico 39 mostramos 2.3. Sistema de generación
la evolución de las demandas per cápita de y transporte actual
energía primaria y final que este escenario
elabora hasta 2030. En trazo discontinuo En el Gráfico 40 mostramos la distribución
mostramos una extrapolación de las mis- de la potencia total peninsular instalada en
mas hasta el 2050 siguiendo las tendencias el año 2003, así como la producción eléc-
indicadas, lo cual nos conduce a unas trica asociada. Estos valores incluyen una
demandas de energía primaria y final para el potencia instalada para bombeo puro de
2050 de 161 kW.h/hab-día y 109 kW.h/hab- 2.569 MW con un consumo eléctrico aso-
día respectivamente. [Ver Gráfico 39]. ciado de 4.678 GW.h. [Ver Gráfico 40].

Desde el punto de vista de los objetivos que En el Gráfico 41, mostramos la distribución
perseguimos, la comparación de la capacidad de las centrales de generación en Régimen

Gráfico 38 Evolución de la demanda mundial de energía primaria y final hasta el 2050 según dos
escenarios del IPCC (IEA, 2003)
Escenario AT1 Escenario A1B
Energía primaria Energía final
130 100
120 90
110
80
100
kW.h/hab-día

90 70
kW.h/hab-día

80 60
70
50
60
40
50
40 30
1990

2000

2010

2020

2030

2040

2050
1990

2000

2010

2020

2030

2040

2050

Año Año
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 39 Escenario de evolución de la demanda de energía primaria y final en España para el 2030 61
(EC, enero 2003). Los resultados los hemos extrapolado en línea discontinua hasta el 2050

Consumo primario Demanda final


170
160
150
140
130
120
kW.h/hab-año

110
100
90
80
70
60
50
40
1990 2000 2010 2020 2030 2040 2050

Ordinario en el territorio nacional, y en el mas: cuando han ido surgiendo demandas


Gráfico 42 la previsión del crecimiento de importantes en puntos alejados de los cen-
las centrales de ciclo combinado para el tros de generación (como las puntas de
periodo 2004-2006. En el Gráfico 43 mos- demanda en el levante asociadas a la carga
tramos los saldos de intercambios eléctri- de los equipos de refrigeración en verano),
cos entre CCAA en el 2003. En el Gráfico 44 con la rígida estructura geográfica del siste-
mostramos la red eléctrica de transporte en ma de generación la red de transporte introdu-
el 2003. [Ver Gráficos 41, 42, 43 y 44]. ce limitaciones a la capacidad de evacuar esa
generación hacia los puntos de consumo. La
El sistema eléctrico actual está con configu- solución a estos problemas en el marco del
rado para acoplar la distribución espacial de sistema actual pasa por lo general por intro-
la capacidad generadora y la demanda exis- ducir nuevas centrales (de ciclo combinado:
tentes, contando con una gran capacidad de Gráfico 42) más próximas a los puntos de
regulación sobre una generación poco distri- consumo.
buida constituida por centrales de elevado
factor de capacidad. La configuración de la Al plantarse el análisis de viabilidad técnica de
red de transporte ha ido evolucionando para un sistema de generación completamente
evacuar una generación centralizada muy distinto al actual, con una elevada contribución
localizada en ciertas zonas del territorio de energías renovables, caracterizadas por
peninsular hacia los puntos de consumo. una descentralización muy superior, y alimen-
Esta configuración del sistema de genera- tadas por un recurso energético en muchos
ción y transporte no está exenta de proble- casos no controlable, resulta evidente que
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

62 Gráfico 40 Potencia y generación eléctrica en el año 2003 según tecnologías (REE, 2003). Los valores
presentados incluyen el bombeo
Ptot= 61,223 GW E= 235,68 TW.h/a
1,4%
1,1%
10,2% 8,4%
16,5%
5,0%
27,2%
8,8% 2,1%

6,4%
2,4%
3,4%
7,2%
26,3%
12,9%
11,3%
30,7%
18,9%

Hidráulica RO Nuclear Carbón Fuel/Gas Ciclo combinado


Hidráulica RE Eólica Otras renovables RE No renovables RE

Gráfico 41 Distribución geográfica de las Gráfico 42 Previsión del crecimiento de las


centrales del parque de generación eléctrica centrales de ciclo combinado en el periodo
del Régimen Ordinario (REE, 2003) 2004-2006 (REE, 2003)

Gráfico 43 Saldos de intercambios eléctricos en Gráfico 44 Red eléctrica de transporte en el


el 2003 en GW.h (REE, 2003) 2003 (REE)
Situación actual y escenarios para el 2050

tanto los esquemas de operación como las y por tanto cuyo potencial de generación 63
infraestructuras actuales no son las apropia- renovable se va a ver limitado por la capa-
das. Por un lado, para poder regular la genera- cidad de evacuación de la red de transpor-
ción y acoplarla a la demanda, será necesario te. Así mismo, la capacidad de transporte
disponer de una capacidad de generación de las líneas que van hacia el sur puede
muy superior a la actual, consecuencia por un verse limitada para evacuar una gran gene-
lado de emplear centrales con menor factor ración destinada a cubrir la demanda en el
de capacidad, y por otro de tener que regular norte (en instantes en los que predominen
la generación mediante la reducción del factor los recursos renovables en el sur frente a
de capacidad (disipando capacidad de genera- los del norte), cuando han sido diseñadas
ción). para transportar un flujo eléctrico relativa-
mente pequeño en comparación con el
Respecto a la principal infraestructura, la que manejan las líneas del norte. De
red de transporte eléctrico, evidentemente hecho, el propio concepto de flujo eléctri-
no ha sido pensada para un sistema de co unidireccional desde unas regiones del
generación basado en tecnologías renova- territorio nacional donde está centralizada
bles, y por tanto es de esperar que intro- la capacidad de generación hacia otras,
duzca importantes limitaciones técnicas debe abandonarse en el caso de un siste-
sobre el mismo. Tanto la capacidad de ma con elevada penetración renovable, en
transporte de las distintas líneas como su el cual en ciertas épocas del año los princi-
distribución espacial por el territorio pue- pales centros de generación se localizarán
den resultar problemáticas para integrar en una región del territorio y en otras épo-
una gran contribución de las energías reno- cas se desplazarán a otras zonas invirtien-
vables. En algunos aspectos, como el do los flujos eléctricos.
hecho de que en el sur y levante, con défi-
cit de generación en la actualidad, haya Ante el desafío de reestructurar todo el siste-
buenos recursos renovables, puede resul- ma de generación para encaminarlo a la sos-
tar ventajosa la integración de algunas tenibilidad conviene no perder de vista que la
centrales renovables en estas regiones (si red de transporte eléctrico debería ser un
es que antes no se han construido ciclos medio y no un fin en sí misma. Si cambia la
combinados). Pero al pretender una gran filosofía y estructura del sistema de genera-
contribución de las energías renovables, ción, la red eléctrica deberá acomodarse a
con una distribución mucho más descen- ese cambio para seguir ejerciendo su función
tralizada de la capacidad de generación por de medio de transporte si es que es capaz,
el territorio peninsular, cabe esperar que la y si no lo es, deberá buscarse otro medio de
red de transporte actual introduzca gran- transporte apropiado para el nuevo sistema
des limitaciones. Echando un vistazo a la de generación. Lo que carece de sentido, es
red de transporte de el Gráfico 44 pode- que ante la urgencia de encaminar nuestro
mos apreciar claramente amplias regiones sistema energético hacia la sostenibilidad,
del territorio peninsular con importantes un medio como es la red de transporte eléc-
recursos de energías renovables (solares y trico condicione y limite las posibilidades de
eólicos) que no están cubiertos por la red, este cambio.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

64 En el marco de este proyecto vamos a pro- como de la estrategia de operación del sis-
ceder a analizar la viabilidad de un sistema tema de generación. La disponibilidad del
de generación prácticamente basado en las recurso hidráulico para una potencia hidroe-
energías renovables, y como una parte de léctrica instalada se expresa mediante el
este análisis vamos a analizar las restriccio- producible hidroeléctrico, que se suele com-
nes que introduce la red de transporte parar con la media histórica de los años ante-
actual para alcanzar este objetivo, por ser el riores mediante el índice de producible hidro-
medio con el que contamos en la actuali- eléctrico (cociente del producible en un año
dad y por centrar la mayoría del debate dado con el histórico). En los siguientes gráfi-
actual sobre el crecimiento del aporte reno- cos mostramos la evolución del producible
vable a nuestro sistema de generación. hidroeléctrico anual desde 1993 a 2003, y la
Pero no debe perderse de vista que las res- evolución del producible hidroeléctrico diario
tricciones de la red actual sobre el sistema en los años 2002 y 2003 comparados con
de generación del futuro tienen una impor- sus medias históricas. El producible hidroe-
tancia relativamente pequeña, y lo relevan- léctrico tiene en cuenta las necesidades de
te sería evolucionar hacia el sistema de recurso hídrico para otros usos, por lo que
transporte del futuro capaz de gestionar de una mejora en la eficiencia de estos (rega-
la mejor forma posible el sistema de gene- dío) o reducción en su demanda (abasteci-
ración del futuro. miento), generaría un incremento en el pro-
ducible hidroeléctrico. [Ver Gráfico 45 y 46].
Desde un punto de vista técnico-económi-
co, y teniendo en cuenta las restricciones Para el desarrollo del escenario a 2050,
ambientales, si comparáramos las opcio- vamos a asumir un cierto valor de la poten-
nes de integrar las energías renovables cia hidroeléctrica instalada (ver más abajo).
que permita el sistema de transporte Para el producible hidroeléctrico histórico
actual, con la opción de diseñar el sistema asumiremos una proporcionalidad del valor
de transporte para optimizar la contribu- del 2003 con la evolución de la potencia
ción renovable, desde nuestro punto de vista instalada. Para la producción hidroeléctrica
la segunda opción tiene muchas opciones de asumiremos un índice de producible hidro-
resultar la más favorable, tanto por permitir eléctrico en el 2050 del 90%.
emplazar la capacidad de generación en las
regiones de mejor recurso (menor coste), 2.4.2. Acumulación por bombeo
como por su mejor capacidad de gestionar Un aspecto relevante de cara a la capacidad
estos aportes con su variabilidad espacio- de regulación de un sistema de generación
temporal, que conduce a un menor requeri- eléctrica con elevada penetración de las tec-
miento de potencia punta instalada. nologías renovables, es la capacidad de acu-
mulación hidroeléctrica por bombeo. En el
2.4. Recursos hidroeléctricos año 2003 disponíamos de una potencia hidro-
eléctrica de bombeo puro de 2.569 MW.
2.4.1. Producción hidroeléctrica Hasta ahora, la explotación del bombeo ha
La producción hidroeléctrica depende tanto venido determinada por la hidraulicidad del
de la disponibilidad de recurso hidráulico año, y, fundamentalmente, por el margen que
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 45 Evolución del producible hidroeléctrico anual y de su índice en el periodo 1993-2003 65


(Recopilación informes REE)
Producible Índice
45 1,4

1,2
40

1,0
Producible (TW.h/a)

35

0,8

Índice
30
0,6

25
0,4

20 0,2

15 0,0
1993 1995 1997 1999 2001 2003
Año

proporciona en el régimen de retribución acumulación de 16 TW.h/a, y un rendimiento


actual la diferencia entre el precio de compra global de explotación del 70%.
en horas valle, y el de venta en horas punta.
En el Gráfico 47 mostramos la evolución del 2.5. Previsiones potencia instalada
consumo eléctrico para bombeo de 1993 al distintas renovables
2003. [Ver Gráfico 47].
En este apartado vamos a recoger la situa-
En el caso de un sistema de generación ción actual (a fines del 2003) de imple-
con elevada penetración renovable, el uso mentación de las distintas tecnologías
del bombeo hidroeléctrico cambiaría sus- renovables en España, así como los distin-
tancialmente, por la capacidad que él tos escenarios de crecimiento de las mis-
mismo proporcionaría para regular el siste- mas. Estos valores servirán para ubicar,
ma acumulando la producción de otras tanto en magnitud como en necesidades
tecnologías renovables cuando excedieran de desarrollo de las distintas tecnologías,
la demanda. los resultados alcanzados en el marco de
este proyecto.
Para el año 2050 vamos a asumir la disponibi-
lidad de una potencia hidroeléctrica de bom- Puesto que es común que la información
beo de 8.000 MW, contando tanto el bombeo sobre implementación de distintas tecnolo-
puro como el mixto, con una capacidad de gías renovables se proporcione en unidades
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

66 Gráfico 46 Evolución del producible hidroeléctrico diario en los años 2002 y 2003 comparados con sus
respectivos valores históricos (REE, 2002, 2003)
Energía producible hidráulica diaria durante 2002 comparada con el producible medio histórico (GWh)
550
500
450
400
350
300
250
200
146 116
150 127 106 95
100 74
46 103
50 32 16 21
74
0
E F M A M J J A S O N D
Húmedo Seco Producible medio histórico Producible 2002

Energía producible hidráulica diaria durante 2003 comparada con el producible medio histórico (GWh)
350

300

250

200

150
95
100 74
127 46
146 21 103
50 116 106 32
74
16
0
E F M A M J J A S O N D
Húmedo Seco Producible medio histórico Producible 2003

no homogéneas (MW, tep, etc.), y debido al En el Gráfico 48 mostramos la evolución


hecho de que el factor de capacidad de las horaria de la producción total del Régimen
distintas tecnologías consideradas puede Especial en el año 2003. [Ver Gráfico 48].
presentar grandes diferencias, vamos a pro-
ceder a homogeneizar la información pre- 2.5.1. Situación eólica a finales de 2003
sentada mediante la adopción de factores La situación actual de las distintas renova-
de capacidad y rendimientos representati- bles a finales del 2003 se encuentra bien
vos de cada tecnología. De esta forma, los descrita en los informes de la Comisión
resultados presentados serán en términos Nacional de la Energía sobre la producción
de potencia instalada y producción energéti- en Régimen Especial (CNE, 2004). Para el
ca para todas las tecnologías. caso de la eólica, esta información la hemos
Situación actual y escenarios para el 2050

elaborado para deducir los factores de en esta primera fase del proyecto no 67
capacidad con el que está operando en hemos conseguido datos eólicos represen-
cada Comunidad Autónoma. Debido a que tativos a nivel provincial, para proyectar el

Gráfico 47 Evolución del consumo eléctrico para bombeo hidroeléctrico en el periodo 1993-2003
(recopilado de los informes de REE)
8

6
Ebombeo (TW.h/a)

0
1993

1994

1995

1996

1997

2001

2002

2003
2000
1998

1999

Año

Gráfico 48 Producción total del Régimen Especial en el 2003 (datos CNE)

Total régimen especial


14.000

13.000

12.000
Producción (MW)

11.000

10.000

9.000

8.000

7.000
0 1.000 2.000 3.000 4.000 5.000 6.000 7.000 8.000 9.000
Hora del año
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

68 techo de generación eólica nos apoyare- Los factores de capacidad de medios anua-
mos en estos valores para obtener una les dependen de la secuencia temporal con
cota inferior de la generación eólica, que la que se ha ido instalando la potencia eóli-
posteriormente contrastaremos con otro ca. Esto explica los valores bajos del factor
método de cálculo. de capacidad mostrados en el gráfico
anterior para las Comunidades Autónomas
En el Gráfico 49 mostramos la distribución de Murcia y Asturias, que experimentaron
espacial de la potencia eólica instalada en un crecimiento de la potencia eólica insta-
las distintas Comunidades Autónomas a lada del 2002 al 2003 del 200% y el 64%
finales del 2003 según la CNE3: un total de respectivamente.
5.976 MW, de los cuales 5.853 MW eran
peninsulares. [Ver Gráfico 49]. El factor de capacidad de la potencia eólica
instalada depende de las características del
Procesando los datos de potencia instalada y potencial eólico del emplazamiento, de la tec-
producción de electricidad de la (CNE, 2004) nología eólica y en el futuro, con una gran
hemos procedido a evaluar los factores de penetración renovable, dependerán también
capacidad medios anuales de la potencia eóli- de los niveles de regulación de potencia que
ca instalada en las distintas CCAA, cuyo resul- se introduzcan a nivel parque o máquina.
tado mostramos en el Gráfico 50, y que pro-
porcionan un valor medio nacional para el año A medida que la tecnología eólica va mejoran-
2003 de CF = 22,76%. [Ver Gráfico 50]. do, para un emplazamiento dado aumentaría

Gráfico 49 Reparto por comunidades autónomas de la potencia eólica peninsular instalada a finales
del 2003 (CNE, 2004)

Total peninsular = 5.853 MW


2,06% 0,00% 1,48%
12,54%
4,77%
26,45%

14,09% 1,28%

15,50%
0,00%
0,40%
0,00%

17,21%

0,51%

3,72%

3 Esta cifra no corresponde con la dada por REE que cuantificaba en 6.202 MW la potencia instalada a finales del 2003. En
parte, esto se explica por el distinto criterio llevado por REE y la CNE para contabilizar la potencia eólica. La primera conta-
biliza la potencia eólica instalada, mientras que los segundos cuantifican la que ya ha facturado según el Régimen Especial.
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 50 Factores de capacidad medios a finales del 2003 procesados a partir de los datos de 69
potencia instalada y generación de electricidad de la (CNE, 2004)
Total peninsular = 22,76%
15,61% -%
19,25%
25,69%
19,66%
24,84%

24,54%
21,26%

23,63%
-%
16,42%

-%

19,72%

11,02%

25,29%

el factor de capacidad del parque (con un lími- (y consecuentemente aumentar el coste de


te dado por el recurso eólico disponible). Pero la electricidad generada).
la realidad es que los primeros parques son
los que han ocupado los mejores emplaza- Por tanto, vemos cómo si bien la mejora
mientos, por lo que la potencia eólica adicio- tecnológica conduce hacia un incremento
nal se irá instalando en emplazamientos de los factores de capacidad respecto a la
menos favorables, lo cual lleva asociada una situación actual, tanto el aprovechamiento
reducción del factor de capacidad. Además, de peores emplazamientos como la regula-
a medida que vaya aumentando la penetra- ción de potencia van en dirección contraria.
ción eólica en la red de transporte eléctrico, A la vista de estas consideraciones, para el
es probable que se le empiece a exigir una procesamiento posterior de la información
regulación de la potencia eólica inyectada relativa a la potencia eólica instalada asumi-
en la red. Esta regulación se puede conse- remos unos factores de capacidad evalua-
guir tanto a nivel máquina mediante la modi- dos a partir de los datos de la CNE para los
ficación de su coeficiente de potencia (varia- años 2001, 2002 y 2003, adaptados cuando
ción de su velocidad de rotación) u orienta- fuera necesario asumiendo que la mitad de
ción, como a nivel parque conectando o des- la potencia instalada lo fue a lo largo de la
conectando distintos aerogeneradores. Sin segunda mitad del año4, y asumiendo unos
embargo, en cualquier caso, el efecto de esta factores de capacidad medios de las Comu-
regulación de la potencia eólica entregada es nidades vecinas en aquellas CCAA que en la
reducir el factor de capacidad de la instalación actualidad no cuentan con potencia eólica
4 Aún con todo, los valores de Asturias (CF=17,2%) y de la Comunidad Valenciana (CF=16,5%) nos parecen demasiado
bajos. Puesto que hemos detectado alguna otra inconsistencia en los datos de la CNE (Comunidades con CF > 50% duran-
te algunos años), damos estos valores por erróneos y asumimos en estas Comunidades un CF=24% más coherente con
los de las CC.AA. vecinas.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

70 instalada. En el Gráfico 51 mostramos los lo largo del año 2003 según datos de la CNE.
resultados. [Ver Gráfico 51]. Como vemos, en los meses de verano, el
factor de capacidad puede llegar a ser del
En el Gráfico 52 mostramos la generación orden de un tercio del que se obtiene en
eléctrica de origen eólico que se habría obte- pleno invierno. En este sentido, el recurso
nido en el 2003 con los factores de capaci- eólico terrestre estará fuertemente correla-
dad considerados. [Ver Gráfico 52]. cionado con el hidroeléctrico, lo cual es
bueno desde el punto de vista de la regula-
También tiene interés la relación entre la elec- ción de la potencia eólica, pero negativo
tricidad eólica generada en cada Comunidad y desde el punto de vista de la cobertura de la
la demanda eléctrica en esta Comunidad. En demanda: en los meses de verano habrá
el Gráfico 53 mostramos esta información poca disponibilidad eólica e hidroeléctrica
para el año 2003 asumiendo los factores de para cubrir la creciente demanda de refrigera-
capacidad del periodo 2003-2050 y la deman- ción, que se verá aún más incrementada en
da eléctrica por comunidades obtenida de el caso de recurrir a procesos de desalación
(REE, 2004). [Ver Gráfico 53]. de agua de mar basados en consumo de
electricidad (ósmosis inversa). [Ver Gráfico 54].
Por último, conviene resaltar la importante
dependencia estacional del factor de capaci- 2.5.2. Plan de Fomento
dad eólico. En el Gráfico 54 mostramos el El Plan de Fomento de las Energías Renova-
factor de capacidad de la eólica peninsular a bles (Ministerio de Industria y Energía, 1999)

Gráfico 51 Factores de capacidad de la potencia eólica instalada asumidos como cota inferior de las
actuaciones de los parques eólicos en el periodo considerado (2003-2050)
Total peninsular = 24,2%
24,0% 23,4% 22,8%
26,5%
21,0%
26,1%

24,6%
22,7%

24,1%
21,9%
24,0%
23,0%

21,1%

24,9%

26,9%
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 52 Generación eléctrica en el 2003 a partir de la potencia eólica instalada a finales de este año 71
según la CNE y de los factores de capacidad considerados como representativos del periodo 2003-2050
Total peninsular = 12.388 GW.h
2,05% 0,00%
1,40%
13,75% 4,15%
28,57%

1,30%
13,24%

15,46%
0,00%
0,39%
0,00%

15,03%

0,52%

4,14%

Gráfico 53 Porcentaje de la producción eólica frente a la demanda de electricidad en cada


Comunidad Autónoma con la potencia instalada a finales del 2003 según la CNE, y los factores de
capacidad considerados representativos del periodo 2003-2050. La demanda de electricidad para
este año se ha tomado de REE
Total peninsular = 5,52%
2,51% 0,00% 0,99%
35,68%
35,32%
19,88%

11,08% 0,37%

23,02%
0,00%
0,21%
0,00%

17,01%

1,44%

1,54%
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

72 Gráfico 54 Modulación mensual del factor de capacidad eólica peninsular a lo largo del año 2003
según datos de la CNE (CNE,2004)
45

40

35

30

25
CF (%)

20

15

10

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre
constituye desde su aparición una de las unas valoraciones del potencial de las dis-
referencias principales en nuestro país para tintas tecnologías, que nos pueden servir
las energías renovables. El Plan de Fomento de referencia para nuestro año objetivo de
de las Energías Renovables (PFER) preten- análisis (2050).
de alcanzar el objetivo, en línea con el del
Libro Blanco de la UE, de que las fuentes de Debemos resaltar que el PFER realiza un tra-
energía renovable cubran al menos el 12% tamiento poco profundo de algunas tecnolo-
de la demanda total de energía en España gías. Un caso evidente es la solar termoeléc-
en el año 2010. Para ello, el PFER establece trica, en la cual no se realiza ninguna evalua-
unos objetivos de desarrollo de las distintas ción del potencial, y se fija un objetivo para el
tecnologías consideradas. Algunos de estos 2010 sin fundamento alguno en el contexto
objetivos, como el de la eólica, serán clara- del PFER. Otras tecnologías, como la de las
mente superadas por el desarrollo comer- olas y la geotérmica para generación de elec-
cial de la tecnología, mientras que otros pro- tricidad, quedan completamente excluidas
bablemente no se lleguen a alcanzar al del PFER.
ritmo de crecimiento actual, lo cual constitu-
ye un indicador directo de la eficacia de las A continuación pasamos a presentar los
medidas de apoyo introducidas en las distin- resultados tanto de los objetivos para 2010
tas tecnologías. como de las evaluaciones de potencial que
se deducen del PFER. Para llegar a una valo-
En el PFER, además de los objetivos de ración completa del potencial presentado en
desarrollo para el 2010, se presentan también el PFER, hemos procedido a procesar la
Situación actual y escenarios para el 2050

información presentada en el mismo median- Las propuestas del PFER para el 2010 han 73
te una serie de hipótesis (factores de capaci- sido recientemente revisadas y es de esperar
dad, rendimientos, etc.) coherentes en la que en breve (verano 2005) salga una actuali-
medida de lo posible con el resto de la infor- zación de la misma, en la que los objetivos de
mación en el PFER. En todo el análisis nos diversas tecnologías (eólica, fotovoltaica, ter-
vamos a limitar a la generación de electricidad. moeléctrica, etc.) se vean ampliamente supe-
rados por la realidad actual, mientras los de
En el Gráfico 55 mostramos la situación en otras tecnologías que no han seguido el ritmo
1998, origen del PFER. Con 18.856 MWe y de crecimiento esperado pueden ver sus
una generación de 39,54 TW.h/a (14,12% de objetivos reducidos. En el Gráfico 57 mostra-
la demanda peninsular en 2050), la situación mos la propuesta de ampliación del PFER
de partida aparece claramente dominada por para la fotovoltaica realizada por (ASIF, 2004).
la generación hidroeléctrica con centrales de [Ver Gráfico 57].
gran potencia. [Ver Gráfico 55].
Sin embargo, lo que en principio no debería
En el Gráfico 56 mostramos los objetivos cambiar si estuviera correctamente evaluado
establecidos para el año 2010 por el PFER. En son los potenciales de cada una de las tecno-
términos de potencia constituyen una poten- logías renovables presentados en el PFER. En
cia instalada de 30.356 MWe, y una genera- el Gráfico 58 mostramos los potenciales de
ción eléctrica de 76,60 TW.h/a (27,36% de la potencia instalada y generación eléctrica con
demanda peninsular en 2050). [Ver Gráfico 56]. las distintas tecnologías que se deducen del

Gráfico 55 Potencia instalada y producción eléctrica de energías renovables en 1998

Ptot= 18.856 MWe Etot= 39,54 TW.h/a


0,05% 0,50% 0,04%
1,48%
1,00%

4,42% 3,63%
2,88%
8,01%
14,18%

86,02% 77,78%

Hidráulica >10 MW Biomasa RSU Eólica Fotovoltaica


Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

74 Gráfico 56 Objetivos de potencia instalada y generación eléctrica con energías renovables para el
año 2010 según el PFER
P= 30.356 MWe Etot= 76,60 TW.h/a
0,47% 0,60%
0,66% 0,28%

29,56% 28,12%

40,64%

54,59%
2,41%

6,51% 0,86%

18,92%
7,35%
9,02%

Hidráulica >10 MW Biomasa Eólica RSU Fotovoltaica Termoeléctrica

Gráfico 57 Propuesta de ampliación del objetivo del PFER para la fotovoltaica en el 2010 (ASIF, 2004)
MWp
1.200
1.100

1.000

900

800

700
600

500

400

300

200

100

0
1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010

Realizado Propuesta PFER


Situación actual y escenarios para el 2050

PFER. Para ello, hemos empleado factores de Por último, y para que sirvan de referencia, 75
capacidad y rendimientos coherentes en la presentamos en el Gráfico 59 los factores de
medida de lo posible con el resto del docu- capacidad deducidos de la información deta-
mento para elaborar la información relativa a llada en el PFER para cada uno de los horizon-
los potenciales de las distintas tecnologías tes temporales considerados. [Ver Gráfico 59].
presentada en el PFER. Con una potencia de
53.775 MWe y una generación eléctrica de Desde el punto de vista de nuestro análisis,
143,62 TW.h/a (51,29% de la demanda penin- vamos a considerar que para el 2050 se ha
sular en 2050) ya dejan entrever las posibili- desarrollado el potencial apuntado por el
dades de las tecnologías renovables para PFER para la mini hidráulica, pequeña hidráuli-
abastecer el sistema de generación eléctri- ca y para la biomasa de fuentes residuales,
ca en el 2050. Sin embargo, debemos resal- dentro de la cual vamos a incluir el biogás. Por
tar el tratamiento superficial que se ha rea- tanto, podríamos contar con la potencia y
lizado en el PFER para valorar los techos de generación eléctrica para el 2050 mostrada
varias tecnologías renovables. Así, para la en la Tabla 22, si bien posteriormente matiza-
solar termoeléctrica ni tan solo figura en el remos estos resultados para proyectarlos
PFER una valoración de su potencial (a hacia el 2050. [Ver Tabla 22].
pesar de incluir un objetivo de 200 MWe
para el 2010), mientras otras tecnologías Adicionalmente existiría la posibilidad de
están excluidas, y el tratamiento de la foto- incorporar el potencial de RSU (566 MWe y
voltaica es también muy superficial y con- 3,5 TW.h/a), que en principio vamos a excluir
servador. [Ver Gráfico 58]. por su problemática medioambiental.

Gráfico 58 Potencial de las tecnologías renovables para generación de electricidad. Información


elaborada a partir de los resultados presentados en el PFER
P= 53.775 MWe Etot= 143,62 TW.h/a 2,41%

4,29%

24,84%
28,08% 35,88%

49,48%

2,44%

1,05%
9,79%
9,13% 25,31%
7,31%

Hidráulica >10 MW Biomasa Eólica RSU Fotovoltaica


Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

76 Gráfico 59 Factores de capacidad anuales considerados para las distintas tecnologías en el PFER
para cada uno de los horizontes temporales analizados
1998 2010 Potencial
90

80

70

60

50
CF (%)

40

30

20

10

0
Hidráulica
> 10 MW

Hidráulica
< 10 MW

Biomasa

RSU

Eólica

Fotovoltaica

Termoeléctrica
Tabla 22 Potencia y generación eléctrica del potencial del PFER
P (MWe) E (TW.h/a)
Minihidráulica
(P< 10 MW) 10.387 20,77
Pequeña hidráulica
(10 MW < P < 50 MW) 3.929 13,11
Biomasa residual y biogás 3.165 21,89

2.5.3. Planificación sectores el 2011 según (MINECO, 2002). Como pode-


de electricidad y gas mos ver, para el conjunto del régimen espe-
En el documento de planificación de las redes cial más la gran hidráulica se prevé ya en 2011
de electricidad y gas para el periodo 2002- una potencia instalada de 42.833 MWe con
2011 (MINECO, 2002), se revisaron al alta una generación eléctrica de 130,96 TW.h/a
algunos objetivos del Plan de Fomento en (46,8% de la demanda peninsular para el
potencia instalada de régimen especial para 2050). Sin embargo, el Régimen Especial
ajustar la aportación porcentual planificada al incluye la cogeneración con combustibles
mayor crecimiento esperado de la demanda. fósiles, que nosotros hemos excluido por
considerar que para el 2050 la cogenera-
En los siguientes gráficos mostramos la ción debe apoyarse en combustible de ori-
potencia instalada y producción energéti- gen renovable. Excluyendo la cogenera-
ca del régimen especial, del régimen especial ción, la potencia de tecnologías renovables
más la gran hidráulica, y de las renovables en para el 2011 sería de 35.733 MWe, con una
Situación actual y escenarios para el 2050

generación de 92,96 TW.h/a (33,2% de la de biomasa se emplean en nuevas centrales 77


demanda peninsular para el 2050). eléctricas con la tecnología que posterior-
mente detallaremos, y que si bien también
Desde el punto de vista de nuestro análisis, incorporan la cogeneración, pero están
en un principio querríamos considerar que la dimensionadas para optimizar la producción
cogeneración prevista para 2011 (7.100 MWe eléctrica. [Ver Gráficos 60, 61 y 62].
generando 38 TW.h/a), en el horizonte de
nuestro estudio (2050) está operativa pero A continuación mostramos el factor de capa-
alimentada con biomasa (biocombustibles, cidad anual que se está asumiendo en (MINE-
gasificación, pirólisis rápida, etc.). Sin embar- CO, 2002) para cada una de las tecnologías
go, como veremos posteriormente en el aná- del régimen especial para el 2002, y por últi-
lisis del techo de biomasa, los limitados recur- mo, el porcentaje de la producción energética
sos disponibles en la España peninsular no de cada una de las tecnologías del régimen
dan para mantener esta cogeneración simul- especial y de la hidráulica respecto al escena-
táneamente con los techos de generación rio central, más probable según esta referen-
eléctrica deducidos, y por tanto no vamos a cia para el 2011, que como vemos es muy cer-
incorporar esta potencia adicionalmente a la cano al escenario peninsular para 2050 que
de los techos. Dada la escasez del recurso hemos elaborado nosotros. [Ver Gráficos 63 y 64].
sería necesario decidir dónde se emplea, en
alimentar la cogeneración ya establecida o 2.5.4. RD 436/04
para nuevas centrales de generación eléctri- La última referencia oficial en cuanto a desa-
ca. Pero desde el punto de vista de nuestro rrollo potencial de las energías renovables lo
análisis vamos a considerar que los recursos constituyen los límites para la validez del

Gráfico 60 Potencias y producción energéticas planificadas para el 2011 para las distintas
tecnologías en régimen especial por (MINECO, 2002)
Potencia= 26.262 MW Energía= 99,83 TW.h/año
262 1,8%

200 3.098

22,8%
7.100
2.380

78 38,1%
0,5%

7,4%
144
0,5%

13.000 28,6%
0,2%

Biomasa Termoeléctrica Minihidráulica Biogás Eólica Fotovoltaica Cogeneración RSU


Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

78 Gráfico 61 Potencias y producción energéticas planificadas para el 2011 para las distintas
tecnologías en régimen especial y la gran hidráulica (MINECO, 2002)
P= 42.833 MWe E= 130,96 TW.h/a
0,47% 0,18% 0,35% 0,42%
0,34% 0,61% 0,17% 1,41%

5,56% 5,63%
16,58%
7,23%
29,02%
17,40%

30,35%

38,69%
21,84%

23,77%

Biomasa Hidráulica Eólica Cogeneración


Termoeléctrica Biogás Fotovoltaica RSU Minihidráulica

Gráfico 62 Potencias y producción energéticas planificadas para el 2011 para las distintas
tecnologías renovables por (MINECO, 2002). El biogás se ha incluido en biomasa

P= 35.733 MWe E= 92,96 TW.h/a


0,56% 0,49%
0,40% 0,73% 0,23% 1,99%

6,66%
7,94%
8,89%
33,49%

25,10%
46,37%

36,38%

30,77%

Hidráulica Minihidráulica Eólica RSU Biomasa Termoeléctrica Fotovoltaica


Situación actual y escenarios para el 2050

régimen económico implementados en el renovables disponen de límites, y algunas 79


RD 436/04 de marzo del 2004, por el que de ellas tienen un límite conjunto. En el
se establece el tratamiento actual del régi- siguiente gráfico mostramos estos valo-
men especial. No todas las tecnologías res. Para valorar la producción energética

Gráfico 63 Factores de capacidad asumidos para las distintas tecnologías de régimen especial en el
2011 por (MINECO, 2002)
90
84,0 80,4 79,9
80

70
61,1
60

50
CF (%)

40 35,4
30 26,2 25,1
21,4
20 17,3

10
0
Biomasa

RSU

Biogás

Cogeneración

Minihidráulica

Termoeléctrica

Eólica

Hidráulica

Fotovoltaica
Gráfico 64 Contribución de las distintas tecnologías de régimen especial y de la hidráulica a la
demanda energética del escenario central (más probable) para el año 2011 (MINECO, 2002)

Demanda escenario central 2011= 284 TWh./año


14 13,4

12 11,0
10,1
10
8,0
8
(%)

4
2,6
2
0,7 0,2 0,2 0,1
0
Cogeneración

Hidráulica

Eólica

Biomasa

Minihidráulica

RSU

Biogás

Termoeléctrica

Fotovoltaica
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

80 hemos empleado los factores de capaci- demanda eléctrica mundial), y a 3.000 GW


dad del (MINECO, 2002). Como vemos, al para el 2040, con capacidad de satisfacer el
desarrollarse toda esta potencia tendría- 22% del consumo eléctrico mundial.
mos 26.400 MWe con una generación de
100,7 TW.h/a (36,0% de la demanda pe- En (BTM-Consult, 2003) se apunta como
ninsular para 2050). [Ver Gráfico 65]. referencia del potencial eólico terrestre un
estudio realizado por la Universidad de
2.5.5. Eólica Terrestre Utrech en 1993, que para España conside-
En (BCG, 2003) aparece una evaluación del raba un potencial eólico técnico de 43 GW
potencial eólico bruto identificado y disponi- (con capacidad de generar 86 TW.h/a). Sin
ble para su explotación en España, cifrado en embargo, esta referencia se considera en
un total de 30 GW y distribuido según las (BTM-Consult, 2003) como muy conserva-
horas equivalentes de operación de los dora, tanto por estar realizada en 1993 con
emplazamientos según el Gráfico 66. En esta máquinas eólicas tipo de 250 kW, con una
referencia se apunta hacia el desarrollo de los altura de buje de 30 m (aprovechando por
13 GW para el año 2011. [Ver Gráfico 66]. tanto un recurso eólico considerablemen-
te inferior al de las máquinas actuales y
La principal referencia de escenarios de creci- con más razón a las del 2050), y una tec-
miento de la eólica terrestre la constituye nología considerablemente inferior a la
el estudio Viento Fuerza-12 (BTM-Consult, actual y futura, como por el escaso grado
2003), apuntando a nivel mundial a 1.260 GW de detalle en el análisis de techos de
para el año 2020 (cobertura del 12% de la potencia realizados. En la misma (BTM-

Gráfico 65 Límites impuestos en el RD 436/04 para la validez del régimen económico actual para el
régimen especial. Biomasa incluye el biogás. La producción energética está evaluada con los CF
de (MINECO, 2002)
P= 26.400 MWe 0,76% E= 100,7 TW.h/a 0,46%
0,57% 1,33% 0,23% 2,45%

9,09% 7,39%

26,89%

12,12% 37,73%
23,35%

49,24% 28,40%

Cogeneración Eólica Biomasa Minihidráulica RSU Termoeléctrica Fotovoltaica


Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 66 Potencial eólico terrestre en España distribuido por las horas equivalentes de operación 81
de los emplazamientos (BCG, 2003)
Potencial eólico español bruto por horas de funcionamiento
3.500 Nota: potencial bruto sin tener en cuenta capacidad de
acceso a red y capacidad de gesti—n administrativa de
3.000 ubicaci—n del parque.
Fuente: base de datos PEE-BCG de parques y proyectos
de generaci—n e—lica, an‡lisis BCG.
Horas/año de funcionamiento

2.500
Potencial disponible
2.000 para futuras
instalaciones
1.500
Potencial ya
ocupado por
1.000 instalaciones
en explotación

500

0
0 10.000 20.000 30.000
Potencia (MW)
% potencial explotado
76%50%19% 13% 8% 12%

Consult, 2003) se apunta que para el caso 25,52 GW. Esta referencia no proporciona
de Alemania, el techo propuesto por el información cuantificada del reparto espacial
estudio de la Universidad de Utrech (12 GW) de esta potencia dentro de la geografía espa-
se ha visto ampliamente superado por ñola, a excepción de un mapa donde se indi-
estudios más detallados del Ministerio de can cuantitativamente posibles emplazamien-
Economía Alemán (64 GW). tos para la instalación de esta potencia, si
bien se observa repartida entre las Comuni-
2.5.6. Eólica marina dades Autónomas de Galicia, Asturias, Canta-
En (Greenpeace, 2003) se apunta un poten- bria, Valencia y Andalucía. En el Gráfico 67
cial eólico marino en España de unos 20 GW. mostramos el mapa de (Garrad Hassan,
2004). [Ver Gráfico 67].
En el estudio “Sea Wind Europe” de Marzo
2004 realizado por Garrad Hassan para Gre- Mediante el apoyo de un sistema SIG (Siste-
enpeace se desarrolla un escenario para el ma Información Geográfica) hemos desagre-
año 2020 en el cual, mediante la instalación gado la información del estudio realizado en
de 240 GW eólicos off-shore en la UE-15 se (Garrad Hassan, 2004) por provincias. En los
consigue satisfacer el 30% del consumo tres gráficos siguientes mostramos en primer
eléctrico actual en EU-15 y 23% del consumo lugar la distribución provincial de la potencia
previsto en 2020. off-shore instalada en el 2020 según esta
referencia. Posteriormente, empleando los
En este estudio, la previsión de potencia off- factores de capacidad de la eólica marina
shore instalada en España para el 2020 es de deducidos de (Garrad Hassan, 2004) para el
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

82 Gráfico 67 Indicación del potencial y la evolución en producción eléctrica considerando sólo


de la potencia off-shore instalada en España y esta tecnología. Finalmente, mostramos la
Portugal según (Garrad Hassan, 2004) producción eléctrica off-shore en valor
relativo a la demanda peninsular proyecta-
da para el año 2050. Como podemos ver, la
producción de estas instalaciones off-shore
en el año 2020 es de 77,835 TW.h/año, que
constituye un 27,80% de la demanda penin-
sular proyectada para el año 2050. Con todo,
el desarrollo anticipado para el 2020 por el
escenario de la (Garrad Hassan, 2004) consti-
tuye sólo un 9,75% del área potencial disponi-
ble para esta tecnología. [Ver Gráficos 68, 69 y 70].

caso de España, mostramos la producción de Conviene resaltar que en (Garrad Hassan,


electricidad con esta tecnología en cada pro- 2004) la evaluación de la producción eléctrica
vincia en valor relativo a la demanda eléctrica de este sistema de generación se ha hecho
provincial para 2050 según el escenario en base a una capa SIG de distribución de
que hemos elaborado. Como podemos velocidades medias de viento (probablemen-
ver, excepto Alicante, el resto de provin- te anuales), y por tanto consiste en la evalua-
cias implicadas (Lugo, Asturias, Cantabria, ción de la potencia media a partir de la curva
Huelva y Cádiz) pasan a ser excedentarias de la máquina eólica implementada y una

Gráfico 68 Potencia off-shore peninsular en el año 2020 según el escenario de (Garrad Hassan, 2004).
Datos procesados por SIG

Total potencia = 25,52 GW. Potencia off-shore peninsular en 2020 según SWE

6,15
2,01
4,75

2,40

5,82

4,39
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 69 Porcentaje respecto a la demanda eléctrica provincial (escenario elaborado para el 2050) de 83
la producción eléctrica off-shore en el año 2020 según el escenario de la (Garrad Hassan, 2004). Datos
procesados por SIG

Total producción = 77,835 TW.h/año. Porcentaje respecto a demanda provincial en 2050

146,3
142,2
495,8

67,3

725,2

211,4

Gráfico 70 Porcentaje respecto a la demanda eléctrica peninsular (escenario elaborado para el 2050) de
la producción eléctrica off-shore en el año 2020 según el escenario de (Garrad Hassan, 2004). Datos
procesados por SIG

Total demanda peninsular = 280 TW.h/año. Porcentaje respecto a demanda peninsular en 2050

6,59
2,10
5,16

2,51

6,68

4,76
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

84 función de distribución de probabilidades de alcance, con la desmesurada proliferación


velocidad del viento (probablemente una de escenarios de crecimiento fotovoltaico y
Weibull pero no se indica información sobre su gran optimismo. Esta es una clara indica-
su factor de forma). Sin embargo además de ción de la necesidad de techos de potencia y
los efectos de la distribución real de vientos generación coherentes entre ellos, elabora-
existente, existen efectos por interferencia dos en base a unos criterios, hipótesis y
de estelas de las distintas máquinas eólicas métodos de cálculo homogéneos y explíci-
que reducen la producción energética res- tos para todas las tecnologías.
pecto al supuesto de máquinas aisladas.
Teniendo en cuenta que la densidad de ocu- 2.5.8. Solar fotovoltaica
pación que se ha empleado (8 MW/km2) es En este estudio vamos a asumir un gran cre-
bastante elevada, los efectos de interferencia cimiento de la potencia fotovoltaica instalada
serán significativos y reducirán la producción respecto a la condición actual. Más adelante,
energética respecto a su potencial. En el en el apartado de techos de potencia, vamos
caso de una baja implementación de la tec- a justificar el motivo por el cual tomamos
nología, las máquinas se pueden distribuir en esta opción a pesar de los costes comparati-
pocas filas de tal forma que se limiten los vamente más elevados en la actualidad para
efectos de interferencia, pero para alcanzar la tecnología fotovoltaica respecto a otras
grandes potenciales de implementación, tecnologías renovables, pero lo que resulta
estos efectos se harán muy importantes evidente a la vista de las referencias disponi-
como comentaremos posteriormente. bles es la gran actividad de la industria foto-
voltaica en los últimos años. Probablemente
En el apartado de evaluación del techo de es sobre esta tecnología sobre la que se han
potencia y generación de la eólica marina publicado una mayor cantidad de escenarios
seguiremos procesando la información del de crecimiento a lo largo de los últimos años,
estudio presentado en (Garrad Hassan, 2004). llegando algunos de ellos hasta el año 2050
objeto de nuestro estudio.
2.5.7. Solar termoeléctrica
En (Greenpeace, ESTIA, 2004) se presenta El estado actual de implementación de la tec-
un escenario de crecimiento de la solar ter- nología es bastante limitado en relación al
moeléctrica para alcanzar a nivel mundial papel que esperamos que llegue a jugar en el
21,54 GW (54,6 TW.h/a) en el 2020 y 630 GW escenario elaborado. Según (Eurobserv”ER,
(1573 TW.h/a) en el 2040. El escenario se 2004), la potencia media per cápita actual-
presenta desagregado por regiones, con mente instalada en la UE es de 1,50 Wp/hab,
2,65 GW para España en el 2020, que pro- siendo en España de 0,69 Wp/hab, y en
yectándolos al mismo ritmo que el creci- Luxemburgo (valor máximo) de 7,82 Wp/hab.
miento mundial indicado en esta referencia Estos valores son muy bajos respecto al
conducirían a 77,36 GW en el año 2040. escenario que vamos a plantear para el 2050,
pero la tasa de crecimiento requerida para
Debemos señalar el gran contraste existente alcanzar el escenario está en la línea con la
entre la escasez de escenarios de crecimien- que se anticipa para el sector en las múltiples
to de la solar termoeléctrica y su limitado referencias recientes. Así, por ejemplo, pasar
Situación actual y escenarios para el 2050

de los 0,69 Wp/hab en el 2003 para España a proyecta unas potencias instaladas de 85
valores del orden de 1.000-2.000 Wp/hab en 200 GWp en la UE y 1.000 GWp en el mundo,
el año 2050 requeriría tasas de crecimiento generando el 4% del consumo mundial de
medias por debajo del 12% anual, inferiores a electricidad, valores muy en línea con los
las tasas de crecimiento actuales en el sector objetivos que se ha trazado Japón para el
(37%/año), y a las proyectadas por (Eurob- 2030 (50-200 GWp), que todavía quedan muy
serv”ER, 2004) hasta el 2010 (20%/año). alejados del potencial técnico, permitiendo
por tanto un mayor crecimiento en las déca-
El exponente en el desarrollo fotovoltaico ha das siguientes hacia el 2050. [Ver Gráfico 71].
sido Japón. En este país (EU, PVTRAC, 2004),
en 2003 tenían instalados 0,7 GWp, que corres-
ponden a 5,5 Wp/hab. El escenario para 2010 Gráfico 71 Escenario del libro blanco
es alcanzar los 5 GWp (39,3 Wp/hab), mientras de la energía con la tendencia de crecimiento
que para el 2030 esperan alcanzar los 50-200 proyectada por (Eurobserv”ER, 2004) para
GWp (400-1600 Wp/hab), siendo su potencial la solar fotovoltaica
técnico de 8.000 GWp (63.000 Wp/hab).
Comparación de la tendencia de crecimiento proyectada
con los objetivos del Libro Blanco (en MWp)
En la UE (Eurobserv”ER, 2004) teníamos en 3.000 3.000

el 2003 una potencia instalada de 0,562


GWp, creciendo a un ritmo anual de 170 2.500
MWp/año, mientras que en el mundo se pro-
dujeron este año de referencia 764 MWp, lo 2.000
2.000
cual significaba un crecimiento del 36,9%
respecto al 2002, y un crecimiento medio 1.500
anual del 31% /año durante los últimos 10
años. La potencia total en el mundo en el 1.000
2003 era de 2 GWp (ASIF, 2003). 650

500 592,3
El primer escenario de crecimiento al que hay 392,1
284,1
que hacer referencia es el del Libro Blanco de
0
la UE (EU, 1997) que para el 2010 pretende 2001 2002 2003 2004
alcanzar en la UE los 3 GWp. En el Gráfico 71
Libro Blanco Tendencia proyectada
mostramos la comparación entre el escenario
del libro blanco y las estimaciones de (Eurob-
serv”ER, 2004) que proyecta que en la situa-
ción actual, para el 2010 sólo se alcanzarían
los 2 GWp. Sin embargo, en (EPIA, 2001) no
sólo se estima alcanzable el objetivo de los
3 GWp sino que se cree que podría subirse
hasta los 4 GWp. En (EC-PVTRAC, 2004) el
objetivo para la UE de 3 GWp en 2010 tam-
bién se considera alcanzable, y para el 2030
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

86 En el Gráfico 72 mostramos los escenarios En (EPIA, Greenpeace, 2004) se plantea un


de crecimiento presentados en (EPIA, 2001). escenario en el cual, la electricidad fotovoltai-
De adoptarse en el resto de la UE el plante- ca en el mundo pasaría a ser de 282 TW.h/a
amiento de apoyo alemán a la industria foto- en el 2020 (1,1% de la demanda de electri-
voltaica, en esta referencia se estima que cidad mundial), llegando a 7.442 TW.h/a en
para el 2010 podría superarse el objetivo de 2040 (21% demanda de electricidad mun-
la UE de 3 GWp para situarse entorno a los dial). En el Gráfico 74 mostramos el esce-
5 GWp. [Ver Gráfico 72]. nario trazado por esta referencia hasta el
2020. [Ver Gráfico 74].
En (EPIA, 2004) se muestra un escenario de
crecimiento de la fotovoltaica hasta el 2040. En (EPIA, Greenpeace, 2004) se plantea que
En el Gráfico 73 mostramos la evolución para el 2020 el 80% de la energía fotovoltaica
esperada de la generación mundial de elec- conectada a red estará instalada en edificios
tricidad y del predominio creciente de la de residenciales. Añadiendo la que esté instala-
origen fotovoltaico según esta referencia, da en el resto de edificios (en España los úni-
que para mediados de este siglo sería del cos con alguna obligación normativa según el
orden de la generación total de electricidad Código Técnico de la Edificación), es relativa-
en la actualidad. [Ver Gráfico 73]. mente poca la potencia que asume instalada
en forma de centrales y huertas solares.

Gráfico 72 Escenarios de crecimiento hasta el 2010 (EPIA, 2001)

World installed PV Power. Official installed targets scenario World installed PV Power. Enhanced European scenario

12.000 14.000
Projection to 2010
Projection to 2010
10.000 ROW 12.000 ROW
Japan Japan
Cumulative installed PV Power (MWp)

Cumulative installed PV Power (MWp)

10.000
8.000
USA USA
8.000
6.000 Europe Europe
6.000
4.000
4.000
2.000 2.000
0 0
1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 2008 2010 1992 1994 1996 1998 2000 2002 2004 2006 2008 2010
Year Year
Situación actual y escenarios para el 2050

Gráfico 73 Evolución de la producción mundial de electricidad total y de la de origen fotovoltaico 87


hasta el 2040 (EPIA, 2004)
Producción mundial de electricidad desde 2000 hasta 2040 Fuente: Solar Generation and IEA-PVPS

100.000

10.000

1.000
TW.h/a

100

10

1
2012

2014

2016

2018

2022

2024

2026

2028

2032

2034

2036

2038
2002

2004

2006

2008

2010

2020

2030
2000

2040
Año
Generación de electricidad FV Generación total de electricidad

Gráfico 74 Escenario de crecimiento de la potencia fotovoltaica instalada hasta el 2020


(EPIA, Greenpeace, 2004)
Growth in world solar market by application

25

20 Grid connected
Remote Industrial
Off-grid rural (mainly DC)
15 Consumer Appl.
MWpeak

10

0
2000 2005 2010 2015 2020
Year
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

88 2.5.9. Geotérmica
El potencial de generación eléctrica en Euro-
pa con energía geotérmica, estimado por la
International Geothermal Association, es de
3.700 TW.h/año, mientras que en el mundo
se cifra en 22.400 TW.h/año.

En Europa, sólo dos países, Italia y Portugal,


tienen un potencial apreciable de recurso
geotérmico de elevada entalpía en acuíferos
confinados (el mayoritariamente explotado
hasta la actualidad para generación de electri-
cidad). Otros países considerados con un
potencial geotérmico significativo dentro de
la UE son Francia, Austria y Alemania. El obje-
tivo del Libro Blanco de la UE para el 2010 es
de tener instalado 1 GWe, que con la tenden-
cia actual podría llegar a ser 1,2 GWe (en el
2003 ya había 0,82 GWe instalados). A nivel
mundial, para el 2010 se barajan escenarios
del orden de 32,25 GWe.

No existe ninguna previsión de instalar gene-


ración eléctrica geotérmica en nuestro país (la
tecnología no está contemplada en el PFER).
Sin embargo, la explotación de recursos geo-
térmicos de menor nivel térmico e indepen-
dientes de la presencia de acuífero alguno
(Hot Dry Rock) abre la posibilidad de explota-
ción de este recurso también en nuestro país.
La tecnología geotérmica tiene ventajas
importantes (elevado factor de capacidad y
costes de generación bajos comparado con
otras renovables) que a nuestro entender
hacen recomendable incorporarla en la planifi-
cación energética, motivo por el cual la vamos
a incluir en este estudio, procediendo más
adelante a la valoración de su techo de poten-
cia y generación.
Situación actual y escenarios para el 2050

89
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

90
3. Años meteorológicos tipo
En la actualidad todavía no hay datos meteo- lo general sí que son accesibles en las
rológicos tipo oficiales de acceso público, lo estaciones del INM. Dos de estas herra-
cual constituye una importante limitación al mientas son METEONORM y CLIMAMED.
desarrollo de proyectos relativos al aprove- El primero es un software desarrollado por
chamiento de las energías renovables por la Meteotest (Suiza) y de reconocido presti-
falta de coherencia entre los datos de partida gio en Europa. Sin embargo, todavía que-
del análisis. daría la indeterminación asociada a los
valores de los parámetros meteorológicos
Un año meteorológico tipo (TMY) proporcio- medios adoptados para la generación del
na series temporales a lo largo de un año de TMY. CLIMAMED es un software desarro-
la evolución de los parámetros climáticos llado por el INETI (Portugal) que en princi-
relevantes (temperatura y humedad ambien- pio parece más adecuado para el clima
te, irradiación solar, precipitaciones, veloci- mediterráneo. Este software (versión 1.3)
dad del viento, etc.) que sean representati- ha sido el empleado para generar los TMY
vas de la evolución de dichos parámetros a lo en los que se va a basar la certificación
largo de la vida útil de una instalación en el energética de edificios y el método presta-
emplazamiento considerado. cional de valoración energética de edifi-
cios del Código Técnico de la Edificación.
El TMY actúa como condición de contorno Dada la inminente entrada en vigor del
del análisis energético desarrollado, y por CTE parece obvio que los TMY, al consti-
tanto condiciona sus valores. Este es el tuir la condición de contorno básica en que
motivo por el que resulta tan necesario se basa el método prestacional, ya tendrí-
disponer de TMY oficiales en los distintos an que haber estado disponibles al público
emplazamientos de un país, con el fin de desde hace bastante tiempo. En el marco
que distintos análisis realizados sean com- de este proyecto hemos solicitado dichos
parables al incorporar las mismas condi- TMY a los organismos competentes y nos
ciones de contorno. Pero lamentablemen- han sido explícitamente negados. A posterio-
te en España todavía no se dispone de ri, detectamos que estos TMY se pusieron a
esta información de forma pública, a pesar disposición pública en una web de EEUU
de que en los últimos años se han inverti- para uso con el software Energyplus, así que
do medios para el desarrollo de los TMY nos hicimos con ellos, y aunque encubierta-
en los que se pretende basar la certifica- mente por tener que ir a buscarlos a EEUU,
ción energética de edificios. los consideramos la versión “oficial”.

Existen distintas herramientas para gene- La empresa Aiguasol Enginyería ha empleado


rar TMY partiendo de valores medios men- CLIMAMED 2.0, una versión posterior del
suales a lo largo de los últimos años de las mismo software usado para generar los TMY
distintas variables climatológicas, que por “oficiales”, para desarrollar una base de TMY
Años meteorológicos tipo

denominada TRNSCLIMA basada en los valo- disponemos de una serie temporal por pro- 91
res medios de variables climatológicas del vincia). Respecto a la correlación temporal
INM (30 años) para diversos emplazamientos en las series de viento, intentaremos que
climáticos en España. Puesto que en la actua- correspondan todas a un mismo año.
lidad esta es la única base de datos de TMY
de acceso público en España, la hemos queri- Sin embargo, y a pesar de todos los pesares,
do tener en cuenta a la hora de elegir los TMY el proceso prácticamente aleatorio de selec-
para este proyecto. Los TMY de TRNSCLIMA ción de los TMY al que nos hemos visto abo-
incluyen series temporales de temperatura, cados por falta de suficientes datos, proba-
humedad, irradiación solar y velocidad del blemente constituya una de las mejores apro-
viento. Sin embargo, las series temporales de ximaciones para el tipo de análisis a realizar,
velocidad del viento, si bien son apropiadas pues cada año será distinto para un sistema
para el análisis de las actuaciones de siste- energético con elevada contribución renova-
mas térmicos, no lo son para los sistemas ble, y por tanto debe ser capaz de responder
eólicos, por lo que en este caso habrá que correctamente ante las distintas solicitacio-
recurrir a otros datos. nes a que esté sometido. También debemos
tener en cuenta que la amplia extensión terri-
En rigor, sería preciso emplear TMY de las torial considerada (España peninsular) suaviza
distintas tecnologías que además de repre- mucho las variaciones locales de disponibili-
sentativos de las condiciones medias en la dad de recurso mediante sus bajos coeficien-
región espacial que representan (una pro- tes de simultaneidad. Bajo esta perspectiva,
vincia en nuestro caso), mantengan una prácticamente cualquier selección de datos
correcta correlación espacio-temporal entre climatológicos dentro de las opciones dispo-
ellos. Sin embargo, a la vista de la precarie- nibles fuera adecuada.
dad de los datos disponibles, es evidente
que no vamos a poder verificar este punto.
Este aspecto es mucho menos crítico en el
recurso solar que en el eólico, por estar el
primero por lo general asociado a longitudes
y tiempos característicos muy superiores a
los del recurso eólico. Por tanto, en los TMY
solares daremos por buena la representati-
vidad espacial (provincia), y por adecuada la
correlación espacio-temporal (esto último
sin poderlo comprobar al ser años sintéticos
sin referencia a años concretos). En el caso
eólico, realizaremos un análisis de los datos
disponibles, y excepto aspectos muy llama-
tivos que requieran una corrección, asumi-
remos la correcta representatividad territo-
rial por falta de datos para verificación (visto
lo visto nos consideraremos afortunados si
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

92 3.1. Energía solar asociadas se han desarrollado TMY sintéti-


cos. Estos TMY no están todavía oficialmente
Los sistemas solares que vamos a analizar disponibles, a pesar de repetidas peticiones
en el marco de este proyecto son las centra- que se han hecho al respecto. Sin embargo, a
les termosolares, las chimenea solares, y las principios del verano del 2004 tuvimos noticia
instalaciones fotovoltaicas en tejados solares indirecta de que estos TMY se habían puesto
y centrales. Para las primeras, el parámetro a disposición del software de simulación de
relevante es la irradiación solar directa nor- edificios EnergyPlus, por lo que ahora son de
mal, mientras que para las restantes es la acceso público en la web del DOE Americano
irradiación solar total. bajo el nombre SWEC (Spanish Weather for
Energy Calculations). Por tanto, aunque no
En España, a fecha de hoy sigue sin haber haya una disponibilidad oficial de estos
TMY oficiales para el análisis de las aplicacio- TMY en España, el uso de esta informa-
nes solares, y esto a pesar de los recursos ción (SWEC) constituye lo más parecido a
públicos invertidos hasta durante las últimas una referencia oficial de TMY con lo que
décadas para realizar medidas en todo el terri- podamos contar. Estos TMY se han gene-
torio nacional. rado con el software CLIMAMED 1.3 del
INETI (Portugal).
Una alternativa a los TMY procedentes de
medidas, son los TMY generados sintética- Otra referencia de acceso público en nuestro
mente a partir de medias mensuales. Existen país son los TMY sintéticos generados a partir
diversas herramientas disponibles para la de las medias de las estaciones del INM por
generación de estos TMY (METEONORM, Aiguasol empleando el software CLIMAMED
TRNSYS, CLIMAMED,...). Sin embargo, los 2.0 del INETI (Portugal), y comercialmente
TMY generados con estas herramientas, disponibles bajo el nombre TRNSCLIMA.
incluso si se parte de los mismos valores Estos TMY, al proceder de una versión más
medios mensuales, pueden diferir conside- actualizada del CLIMAMED, deberían ser en
rablemente. Las diferencias, evidentemen- principio más adecuados.
te, aumentan cuando se parte de distintos
datos iniciales para la generación de los TMY. En el marco de este proyecto hemos procedi-
do a realizar un análisis detallado de estas dos
A falta de TMY oficiales procedentes de medi- familias de TMY con el fin de disponer de cri-
das, sería bueno que por lo menos se dispu- terios racionales para decidir entre ellas y de
siera de TMY sintéticos oficiales que pudieran verificar la información de partida que introdu-
servir de referencia a los distintos análisis ciríamos en el análisis de actuaciones.
energéticos. A fecha de hoy sigue sin haber
en España TMY sintéticos oficialmente reco- En los Gráficos 75 y 76 mostramos la distribu-
nocidos. Sin embargo, a lo largo de los últi- ción por CCAA de la irradiación solar normal
mos años se ha estado trabajando en el Códi- directa anual y la horizontal total de los TMY
go Técnico de la Edificación y en la Certifica- de TRNSCLIMA. Para representar las CCAA
ción Energética de Edificios, y para la imple- se han elegido los TMY provinciales con valo-
mentación de las herramientas informáticas res anuales medios. [Ver Gráficos 75 y 76].
Años meteorológicos tipo

Gráfico 75 Distribución por Comunidades Autónomas de la irradiación normal directa anual de los TMY 93
de TRNSCLIMA

Referencia = 2.168 kW.h/m2-año


47,9% 52,1%
51,1%
73,6%
72,9%
57,3%

77,4%
87,7%

87,9%
97,5%
85,5%
83,6%

93,1%

77,8%

100,0%

Gráfico 76 Distribución por Comunidades Autónomas de la irradiación horizontal total anual de los TMY
de TRNSCLIMA

Referencia = 1.825 kW.h/m2-año


67,8% 68,7%
67,5%
81,1%
81,6%
75,7%

88,4% 84,1%

90,5%
94,9%
90,1%
94,5%

93,0%

87,8%

100,0%
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

94 Como vemos, en términos de radiación En los Gráficos 77 y 78 mostramos los resul-


solar total en horizontal los TMY empleados tados correspondientes a procesar los TMY
presentan la distribución esperada. Sin de SWEC. Estos TMY presentan valores con-
embargo, en términos de irradiación normal siderablemente inferiores de radiación nor-
directa aparecen algunas peculiaridades de mal directa que los de TRNSCLIMA. La irra-
los TMY de TRNSCLIMA, como el elevado diación total es más parecida en ambas fami-
nivel en Madrid y el bajo nivel en Extrema- lias de TMY, pero la de SWEC es inferior. Los
dura. En general, y comparando con la expe- TMY de SWEC también presentan ciertas
riencia propia de la generación de TMY peculiaridades, como los valores comparati-
con METEONORM y TRNSYS, los TMY de vamente bajos en provincias como Segovia,
TRNSCLIMA presentan valores muy eleva- Soria, Cuenca y Guadalajara entre otras. Ade-
dos de la radiación normal directa en bas- más, algunos de los TMY de SWEC presen-
tantes provincias, que parecen fuera de tan irregularidades tales como el sol luciendo
sitio para los valores que se vienen emple- a media noche.
ando en la península. Esta situación queda
parcialmente encubierta en los gráficos En líneas generales, para las simulaciones
anteriores a nivel de Comunidad Autóno- emplearemos los valores de los TMY de
ma por haber elegido los TMY medios de SWEC por constituir la referencia con carác-
las provincias asociadas. ter más “oficial”, y por resultar un valor con-
servador (menor radiación).

Gráfico 77 Distribución por Comunidades Autónomas de la irradiación normal directa anual


de los TMY de SWEC

Referencia = 2.033 kW.h/m2-año


44,7% 55,6% 48,3%
70,8%
73,4%
55,4%

80,8%
83,2%

84,7%
83,5%
87,2%

82,9%

91,7%
82,7%

100,0%
Años meteorológicos tipo

Gráfico 78 Distribución por Comunidades Autónomas de la irradiación horizontal total anual 95


de los TMY de SWEC

Referencia = 1.777 kW.h/m2-año


64,8% 69,8% 65,9%
79,1%
81,2%
74,5%

85,7%
87,2%

87,4%
87,7%
91,1%
93,7%

93,3%

90,0%

100,0%

Es de resaltar que en términos de irradia-


ción normal directa, los valores de los TMY
SWEC y los de TRNSCLIMA en algunas pro-
vincias pueden llegar a diferir del orden del
20-30%, lo que tiene un impacto considera-
ble sobre las tecnologías solares de concen-
tración (termoeléctricas). Sin embargo,
aquellos TMY de SWEC con pretensiones
escandinavas (sol de media noche) han sido
sustituidos por los correspondientes de
TRNSCLIMA. [Ver Gráficos 77 y 78].

En los Gráficos 79 y 80 mostramos la dis-


tribución de radiación total en horizontal y
de radiación normal directa de los TMY
finalmente adoptados. [Ver Gráficos 79 y 80].
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

96 Gráfico 79 Distribución peninsular de la irradiación normal directa anual de los TMY adoptados

kW.h/m -a2

Radiación normal directa

< 1.000
1.000-1.150
1.150-1.400
1.400-1.700
1.700-2.000
> 2.000

Gráfico 80 Distribución peninsular de la irradiación horizontal total anual de los TMY adoptados

kW.h/m -a
2

Radiación total horizontal

1.000-1.150
1.150-1.300
1.300-1.450
1.450-1.600
1.600-1.800
> 1.800
Años meteorológicos tipo

3.2 Energía eólica única serie temporal por provincia, adoptán- 97


dola como representativa del conjunto de la
A pesar de todos los años que ya se lleva provincia sin opción de verificarlo por falta
midiendo el potencial eólico en España, de datos. Evidentemente este es un punto
todavía es muy difícil disponer de TMY de en el cual se debería en un futuro afinar los
velocidad del viento, es decir, series horarias resultados obtenidos cuando se consiga
de módulo y velocidad del viento a lo largo disponer de los datos necesarios. Para con-
de un año que sean representativas del seguir una correcta correlación temporal
comportamiento del emplazamiento. Desde entre las distintas provincias, en la medida
luego no hay fuentes de información públi- de lo posible las series temporales emplea-
cas a las que poder referir estos valores. das pertenecen al mismo año.

Desde sus inicios, en el marco de este pro- Para esta primera parte del proyecto, la valo-
yecto estamos haciendo un esfuerzo consi- ración de techos de potencia y generación,
derable por conseguir series temporales no hemos conseguido disponer de una
representativas del recurso eólico en las dis- serie temporal por provincia. Por tanto, para
tintas provincias, con un resultado muy limi- la valoración del techo de generación (el de
tado. Pocas son las instituciones que oficial- potencia no se ve afectado por estos datos)
mente nos han cedido esta información. El hemos tenido que emplear otros tipos de
hecho de que el análisis desarrollado en este datos. De hecho, para valorar el techo de
proyecto sea de interés general para todas generación no se requiere información tem-
las industrias y asociaciones de energía poral del recurso eólico, y basta con una
renovable, y de que los datos requeridos no descripción estadística del mismo. Si bien
representen una transferencia de informa- para mantener una coherencia con los resul-
ción empresarial relevante al no especificar tados de la segunda parte del proyecto (el
el emplazamiento concreto, hacen realmen- análisis temporal) hubiera sido bueno dispo-
te incomprensible la situación encontrada. ner de las series temporales de viento pro-
vincial, desde el punto de vista de la valora-
En rigor, sería necesario disponer de ción de los techos de generación, y dada la
muchas series temporales por provincia y imposibilidad de comprobar la representati-
durante bastantes años, para poder llegar a vidad de una provincia en la serie temporal
una única serie temporal representativa del de viento empleada en esa provincia, las
recurso eólico medio en una provincia, com- herramientas finalmente empleadas para
plicándose todavía más el análisis de datos valorar los techos de generación pueden
para conseguir que las distintas series tem- verse incluso como más apropiadas. Dichas
porales de las diversas provincias estén herramientas han sido por un lado los facto-
correctamente correlacionadas temporal- res de capacidad registrados por la CNE
mente entre ellas. para obtener una cota inferior del techo de
generación, y distribuciones de Weibull típi-
Dada la gran dificultad en conseguir datos cas de condiciones medias en los distintos
de viento relevantes, para este proyecto tipos de emplazamiento considerados para
nos hemos limitado a intentar localizar una obtener una segunda valoración, a nuestro
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

98 juicio más precisa, de dichos techos de análisis por las imprecisiones en la carac-
generación eólica. terización del recurso eólico se ve signifi-
cativamente reducido.
Para la segunda parte del proyecto, el análi-
sis temporal de generación y producción, 2. A pesar de todo, la implementación eólica
emplearemos series temporales de distinto que proponemos en este proyecto es con-
origen. En la medida de lo posible y según siderablemente superior a los objetivos
los datos que hayamos conseguido recopi- actuales de desarrollo de la tecnología,
lar, emplearemos series eólicas de viento tanto los ya establecidos, como los que se
en parques eólicos reales. Para las provin- están barajando en las nuevas propuestas.
cias en las que no se haya conseguido reco- Por tanto, los emplazamientos eólicos que
pilar esta información se emplearán series se van a explotar en el marco de este pro-
eólicas de estaciones del INM. Para este fin yecto, son en media peores que los que
hemos procedido a analizar todas las esta- se llevan explotados hasta la fecha. En
ciones del INM para detectar las que corres- este sentido, las series eólicas de empla-
ponden a emplazamientos con un mejor zamientos eólicos actuales podrían ser
potencial eólico, aunque a pesar de todo “demasiado buenas” para representar el
sigue, en general siendo bajo respecto al comportamiento medio de la provincia
existente en los potenciales emplazamien- ante una implementación eólica muy
tos de parques. Las series de estas estacio- superior a la actual. Por tanto, si finalmen-
nes, de ser necesario se escalarán para con- te hay que incorporar series eólicas del
ducirlas a unas condiciones más represen- INM, su menor recurso eólico puede com-
tativas de un emplazamiento eólico medio pensar en parte la sobre estimación produ-
en dicha provincia. cida en las provincias que implementen
emplazamientos eólicos actuales.
A pesar de todas las limitaciones obtenidas,
creemos que los resultados siguen siendo
significativos por los siguientes motivos:

1. En el análisis que nos abarca, la eólica


constituye sólo una parte (no dominante)
del mix energético capaz de suministrar
una elevada contribución renovable. En
efecto, tal y como veremos al analizar la
tecnología y al buscar los techos de
potencia, la baja densidad de la eólica por
un lado, y la disponibilidad relativamente
limitada del recurso por otro, hacen que
en un sistema con elevada penetración
renovable la eólica no vaya a ejercer un
papel dominante. En este sentido, el error
relativo introducido en los resultados del
Años meteorológicos tipo

99
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

100
4. Caracterización técnica de las distintas tecnologías
En este punto vamos a fijar las condiciones del terreno será de 3,84 MW/km2 en terreno
técnicas de cada tecnología en las que se llano y de 3,04 MW/km2 en terreno no llano,
basará el desarrollo del proyecto. Para ello se tal y como justificamos en el punto corres-
recurrirá a referencias disponibles para esta- pondiente a la determinación de los techos
blecer la situación técnica de partida y, en la de potencia instalada.
medida de lo posible, a escenarios disponi-
bles para extrapolar la situación al año 2050. Respecto a la tecnología eólica a considerar,
el planteamiento del proyecto es partir de la
Por lo general, adoptaremos una filosofía con- mejor tecnología actualmente disponible, y
servadora consistente en apoyarnos en la en todo caso incorporar aquellas mejoras
mejor tecnología actualmente existente, a tecnológicas que en la actualidad resulte
pesar de que es de esperar un considerable evidente su disponibilidad para el año 2050,
avance tecnológico hasta el año 2050, espe- horizonte del análisis a desarrollar, pero en
cialmente si las distintas tecnologías renova- ningún caso realizar extrapolaciones tecno-
bles empiezan a tener cotas significativas de lógicas cuestionables.
mercado incrementando de forma muy signi-
ficativa su nivel de producción actual. En el En este contexto, partiremos de la curva
caso de que una mejora tecnológica parezca característica de modelos de máquina eóli-
obvia y sea implementada para el año 2050 ca comercialmente disponibles en la actuali-
incorporada en el análisis. dad. Consideraremos máquinas tripala de
transmisión directa (sin multiplicación de
4.1. Eólica terrestre velocidad), con operación a velocidad varia-
ble y control de paso de cada una de las
En (BTM, 2003) consideran que el tamaño palas por separado, y bajas velocidades de
medio del aerogenerador para el 2020 será arranque (2-2,5 m/s). Igualmente, asumire-
de 2 MWe. Dada la orografía de nuestro mos que la electrónica de control imple-
territorio, parte de los parques eólicos a ins- mentada en estas máquinas eólicas les per-
talar se encontrarán en terreno no llano, mite el control de potencia activa y reactiva
donde el proceso de instalación resulta más y por tanto participar en la regulación de
favorable con máquinas de menor tamaño. tensión y frecuencia de la red.
Por tanto adoptaremos dos tipos de máqui-
na de partida, una para terrenos llanos de Respecto a la velocidad de desconexión, en
2,05 MWe y otra para terrenos accidentados la mayoría de aerogeneradores actuales,
de 0,81 MWe. El tamaño tipo de parque eóli- entorno a 25 m/s se desconecta la opera-
co medio a considerar incorporará 15 máqui- ción, requiriendo que la velocidad baje
nas eólicas, y por tanto será de 30,75 MWe hasta otra velocidad inferior a esos 25 m/s
en terreno llano y de 12,15 MWe en terreno para volver a iniciar la secuencia de arran-
no accidentado. La densidad de ocupación que. Ante condiciones de viento elevado, las
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

ráfagas de viento por encima de esos 25 m/s de control de ráfagas alternativo para asegu- 101
pueden ocasionar continuas paradas y re- rar que dicha curva de potencia fuera efecti-
arranques de la máquina, reduciendo signifi- va desde el punto de vista de la evaluación
cativamente su producción media. Por este de la energía producida (no es el caso en la
motivo, algunas de las máquinas comercial- actualidad).
mente disponibles en la actualidad presentan
un mecanismo de control de ráfagas que per- En los Gráficos 81 y 82 mostramos la curva
mite mantener la operación de la máquina de potencia de un aerogenerador conven-
con un nivel de potencia reducido al superar cional y otro con curva de potencia ampliada
la velocidad de corte convencional, e incluso para controlar los procesos de conexión-
que prolongan la operación a velocidad nomi- desconexión en presencia de ráfagas. En
nal algo más allá de los 25 m/s, lo cual permi- estos gráficos se muestran superpuestos
te una generación adicional en emplazamien- a la curva de los aerogeneradores, distri-
tos con elevada velocidad media. Estos siste- buciones de Weibull con factor de forma
mas de control de ráfagas implementan una desde k= 1,2 (representativo de un emplaza-
reducción de la potencia desde el valor nomi- miento en zona llana relativamente mala,
nal al superar una velocidad de unos 28 m/s pero dominante ante una gran penetración
hasta cero cuando la velocidad del viento eólica), hasta factores de forma k= 3 más
alcanza valores del orden de 34 m/s, de tal representativos de aplicaciones marinas, y
forma que en el intervalo 28-34 m/s el gene- pasando por k= 2 típico de buenos emplaza-
rador sigue conectado a red y listo para mientos eólicos terrestres, y todo ello para
recuperar la potencia nominal cuando se distintas velocidades medias de los emplaza-
reduzca la velocidad del viento por debajo mientos considerados. Como puede obser-
de 28 m/s sin necesidad de pasar a través varse, para emplazamientos con velocidades
del procedimiento de arranque. Al operar a medias inferiores a 8 m/s (que son los que
potencia reducida, las cargas sobre el aero- dominarían las aplicaciones eólicas para un
generador son menores y por tanto la pena- escenario de muy elevada penetración), hay
lización económica no es excesiva. Por poca energía disponible por encima de los
tanto, parece apropiado presuponer la dis- 25 m/s. Al aumentar la velocidad media del
ponibilidad de un mecanismo de control de emplazamiento a 10 m/s, en los emplaza-
altas velocidades de viento de este estilo en mientos con bajo factor de forma empieza a
la tecnología representativa del 2050. Sin aparecer una pequeña contribución en la
embargo, pasamos a continuación a resaltar generación energética para velocidades
sus implicaciones para cuantificar el impac- entre 25 y 34 m/s. Y es sólo para velocida-
to de la decisión adoptada sobre la curva de des medias más elevadas cuando el impac-
potencia en las prestaciones de los siste- to energético de la curva de potencia amplia-
mas eólicos en el marco de este estudio. da empieza a ser muy importante, incluso en
Para ello, asumiremos que incluso en el emplazamientos con factor de forma eleva-
caso de que las máquinas eólicas del 2050 do. [Ver Gráficos 81 y 82].
mantuvieran una curva de potencia “con-
vencional” con velocidad de corte en 25 Aparte de la impresión “visual” proporcio-
m/s, sí que implementarían un mecanismo nada por las dos gráficos anteriores, vamos
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

102 Gráfico 81 Comparación de las curvas de potencia “convencional” y ampliada con las distribuciones de
probabilidad de velocidad de viento en emplazamientos con 8 m/s y 10 m/s de velocidad media
1,2 1,2
Vmedia= 8m/s Vmedia= 10m/s
1,0 1,0

0,8 0,8

0,6 0,6

0,4 0,4

0,2 0,2

0,0 0,0
0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35

f.c (k= 1,3) f.c (k= 2) f.c (k= 3) P/PN (P/PN)_convencional

Gráfico 82 Comparación de las curvas de potencia “convencional” y ampliada con las distribuciones de
probabilidad de velocidad de viento en emplazamientos con 15 m/s y 20 m/s de velocidad media

1,2 1,2
Vmedia= 15m/s Vmedia= 20m/s
1,0 1,0

0,8 0,8

0,6 0,6

0,4 0,4

0,2 0,2

0,0 0,0
0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35

f.c (k= 1,3) f.c (k= 2) f.c (k= 3) P/PN (P/PN)_convencional

a proceder a cuantificar de forma más direc- Tomando como base estas dos curvas de
ta las implicaciones de la ampliación en la potencia hemos procedido a realizar una eva-
curva de potencia. Para ello adoptaremos luación comparativa de los factores de capaci-
como punto de partida las dos opciones de la dad y costes de electricidad obtenidos en
curva de potencia del aerogenerador elegido ambos casos. Los resultados corresponden
como representativo de la tecnología disponi- en el caso de operar las máquinas con su
ble para terrenos llanos. En el Gráfico 83 máximo factor de capacidad para un emplaza-
podemos ver las dos curvas de potencia posi- miento determinado, es decir, sin incluir fun-
bles de este aerogenerador, que se diferen- ciones de regulación de potencia/frecuencia
cian en la forma de la región de corte por altas de la red, y asumiendo que la máquina está
velocidades de viento. [Ver Gráfico 83]. sola (sin incorporar efectos de ηarray), y por
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 83 Curvas de potencia representativas de la tecnología eólica para emplazamientos en terreno 103
llano. La curva de la izquierda es la que implementa un tratamiento “convencional” de la zona de
control por altas velocidades de viento, mientras la de la derecha incorpora un tratamiento “avanzado”
prolongando la operación a potencia nominal hasta velocidades algo superiores e implementando una
reducción gradual de potencia desde este punto para controlar los efectos de las ráfagas de viento en
los procedimientos de arranque/parada
D= 71 m; h= 80 m
P (kW) P (kW)
2.200 2.200
2.000 2.000
1.800 1.800
1.600 1.600
1.400 1.400
1.200 1.200
1.000 1.000
800 800
600 600
400 400
200 200
0 0
0 5 10 15 20 25 30 0 5 10 15 20 25 30 35
V (m/s) V (m/s)

tanto constituyen una cota superior del factor tante potencial de mejora al pasar de la confi-
de capacidad e inferior del LEC. La estructura guración “convencional” a la “nueva” de la
de costes considerada se corresponde con curva de potencia, pudiendo alcanzar incre-
unas condiciones parecidas a las actuales. En mentos de hasta el 20%. Sin embargo, en
los Gráficos 84, 85, 86 y 87 mostramos los términos del LEC, a partir de velocidades
resultados, en función del factor de forma de medias del orden de 8 m/s se entra en una
la distribución de Weibull del emplazamiento zona de mínimo muy llana que no presenta
y de su velocidad media, en la forma de los diferencias significativas. Por tanto, en el caso
factores de capacidad y costes de la electrici- de que el aerogenerador “convencional” pre-
dad producida. Se muestran tanto el efecto sentara un control de ráfagas tal que hiciera
del emplazamiento sobre cada uno de los efectiva su curva hasta los 25 m/s (suposición
aerogeneradores, como la comparativa direc- asumible para el 2050), y especialmente al
ta entre el aerogenerador convencional (curva estar considerando un escenario de elevada
de potencia con velocidad de corte a potencia penetración (media de los emplazamientos
nominal en 25 m/s) y el “nuevo” aerogenera- con baja velocidad del viento), el efecto de
dor con corte gradual de 28-34 m/s. [Ver Gráfi- modificar la curva del aerogenerador amplian-
cos 84, 85, 86 y 87]. do su zona de corte no es significativo.

Como podemos ver en estos gráficos, en tér- A pesar de estos resultados, mantenemos
minos del factor de capacidad (esto es, en para el desarrollo de este estudio la “nueva”
términos de electricidad generada), al ir a curva de potencia del aerogenerador, que
emplazamientos con elevada velocidad especialmente en aplicaciones marinas con
media y bajo factor de forma, existe un impor- mayores velocidades medias del viento nos
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

104 Gráfico 84 Factores de capacidad (máquina aislada sin regulación de red) del aerogenerador
“convencional” (corte a potencia nominal al alcanzar 25 m/s) y el “nuevo” (corte gradual desde 28 m/s a
34 m/s), como función de las características del emplazamiento considerado (velocidad media y factor
de forma de Weibull). Efecto del emplazamiento sobre cada una de las máquinas
Aero convencional Aero nuevo
90 90
80 80
70 70
60 60
CF (%)

CF (%)
50 50
40 40
30 30
20 20
10 10
0 0
0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35
Vmedia (m/s) Vmedia (m/s)
k= 1,2 k= 2 k= 3

Gráfico 85 Costes de la electricidad (máquina aislada sin regulación de red) del aerogenerador
“convencional” (corte a potencia nominal al alcanzar 25 m/s) y el “nuevo” (corte gradual desde 28 m/s a
34 m/s), como función de las características del emplazamiento considerado (velocidad media y factor
de forma de Weibull). Efecto del emplazamiento sobre cada una de las máquinas
Aero convencional Aero nuevo
80 80
70 70
60 60
LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)

50 50
40 40
30 30
20 20
10 10
0 0
0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35
Vmedia (m/s) Vmedia (m/s)
k= 1,2 k= 2 k= 3

proporcionará una generación adicional de variable, paso variable y baja velocidad de


electricidad (si bien prácticamente al mismo arranque) se pueden explotar emplazamien-
nivel de costes). tos con velocidad media muy baja (3 m/s), de
tal forma que con factores de forma bajos
También es de resaltar de los resultados mos- (típicos de estos emplazamientos) se obtie-
trados en los gráficos anteriores, cómo con nen costes de la electricidad del orden o infe-
este tipo de aerogenerador (velocidad de giro riores de los actualmente disponibles para
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 86 Factores de capacidad (máquina aislada sin regulación de red) del aerogenerador 105
“convencional” (corte a potencia nominal al alcanzar 25 m/s) y el “nuevo” (corte gradual desde 28 m/s a
34 m/s), como función de las características del emplazamiento considerado (velocidad media y factor
de forma de Weibull). Comparativa directa entre las distintas máquinas para distintos emplazamientos
k= 1,2 k= 2 k= 3
60 80 100
50 70
60 80
40 50 60
CF (%)

CF (%)

CF (%)
30 40
30 40
20
20 20
10 10
0 0 0
0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35
Vmedia (m/s) Vmedia (m/s) Vmedia (m/s)
Aero convencional Aero nuevo

Gráfico 87 Costes de la electricidad (máquina aislada sin regulación de red) del aerogenerador
“convencional” (corte a potencia nominal al alcanzar 25 m/s) y el “nuevo” (corte gradual desde 28 m/s a
34 m/s), como función de las características del emplazamiento considerado (velocidad media y factor
de forma de Weibull). Comparativa directa entre las distintas máquinas para distintos emplazamientos
k= 1,2 k= 2 k= 3
25 50 80
70
20 40
LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)

60
15 30 50
40
10 20 30
5 10 20
10
0 0 0
0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35 0 5 10 15 20 25 30 35
Vmedia (m/s) Vmedia (m/s) Vmedia (m/s)
Aero convencional Aero nuevo

otras tecnologías renovables. Este argumen- tricciones económicas mediante el valor del
to, permite disponer de un gran potencial de LEC en función de la velocidad media del
generación eólica en nuestro país, y junto con emplazamiento y su parámetro de forma de
las capacidades de regulación de la red que Weibull. Sin embargo, por un lado en la
ofrecen las nuevas máquinas eólicas, permite actualidad todavía no se dispone en España
plantear escenarios de gran penetración eóli- de información pública suficiente para elabo-
ca terrestre. rar una capa SIG con información represen-
tativa del recurso eólico (de hecho, ¡no exis-
Desde el punto de vista de la evaluación del te ni un mapa eólico nacional!). Pero ade-
máximo potencial eólico terrestre disponible más, resulta difícil imponer limitaciones eco-
(el techo de generación eólica terrestre nómicas sobre el techo de generación eólica
peninsular), cabría pensar en introducir res- basándose en los valores del LEC de la
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

106 máquina aislada y sin funciones de regula- en la zona de corte por altas velocidades del
ción de la red. En efecto, el LEC final de la viento. [Ver Gráfico 88].
eólica terrestre dependerá de su factor de
capacidad efectivo incluyendo consideracio- 4.2. Eólica marina
nes de su contribución a la regulación de
potencia-frecuencia, y ésta no será conocida En el Gráfico 89 mostramos la curva de
hasta después de realizar una simulación potencia de la máquina eólica considerada
temporal extendida a todo el sistema eléctri- para las aplicaciones de eólica marina. Al igual
co. Es más, dado que incluso emplazamien- que en el caso de las aplicaciones terrestres
tos con velocidades medias tan bajas como (terreno llano y accidentado), implementa-
3 m/s y valores bajos del factor de forma mos una curva de potencia ampliada en la
pueden ser susceptibles de explotación en zona de corte por altas velocidades del viento.
base al valor de LEC con máximo CF, y dadas La máquina considerada es de operación a
las elevadas alturas de torre de las máquinas velocidad de rotación variable, con cambio de
consideradas, las restricciones en términos paso individualizado para cada pala, y con una
de velocidad media de los emplazamientos electrónica de potencia que la capacita para
de cara a la determinación del techo de introducir regulación potencia-frecuencia de
potencia instalable son poco importantes. la red eléctrica en la que esté interconectada.
[Ver Gráfico 89].
En el Gráfico 88 mostramos la curva de
potencia de la máquina eólica considerada 4.3. Solar termoeléctrica
para las aplicaciones de terreno accidentado.
Al igual que en el caso de terreno llano, imple- Las centrales termosolares para generación
mentamos una curva de potencia ampliada de electricidad cuentan con una dilatada

Gráfico 88 Curva de potencia de la máquina eólica considerada para aplicaciones en terreno accidentado
D= 48m; h= 65m
900

800

700

600

500
P(kW)

400

300

200

100

0
0 5 10 15 20 25 30 35
V (m/s)
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 89 Curva de potencia de la máquina eólica considerada para aplicaciones eólicas marinas 107

D= 114m; h= 120 m

5.000
4.500
4.000
3.500
3.000
P(kW)

2.500
2.000
1.500
1.000
500
0
0 5 10 15 20 25 30 35

V (m/s)

historia de I+D y de demostración comercial, punto de vista de sus actuaciones ante un


con su mayor exponente en los 354 MWe de escenario de elevada penetración renovable
centrales de colectores cilindroparabólicos no es demasiado relevante de qué tecnología
construidas y operadas comercialmente en termosolar se trate, vamos a limitar nuestras
California desde la década de 1980. El que en consideraciones a una de ellas, las centrales
la actualidad no contemos con potencias ins- de colectores cilindroparabólicos, dejando
taladas muy superiores, obedece básicamen- claro desde un principio que las actuaciones
te a las distintas barreras que se han introdu- deducidas a partir de ella pretenden ser repre-
cido para el desarrollo de estos mercados, sentativas del conjunto de las tecnologías ter-
pero es de esperar que en breve, y en espe- mosolares y no de una sola.
cial en nuestro país, empiece a producirse un
gran despertar de estas tecnologías. Teniendo en mente que las actuaciones de la
tecnología de colectores cilindroparabólicos
Tres son las tecnologías termosolares princi- adoptada en este proyecto debe ser capaz de
pales: cilindroparabólicos, receptor central, y reflejar correctamente el promedio de las
discos parabólicos, y es de esperar que todas actuaciones, a esperar, de las distintas tecnolo-
ellas proporcionen importantes contribucio- gías termosolares en el horizonte objeto de
nes en un sistema de generación basado en nuestro estudio (año 2050), vamos a extrapo-
energías renovables. lar los parámetros tecnológicos actuales hacia
lo que consideramos que puede representar
Sin embargo, en el marco de este proyecto, y de forma conservadora las prestaciones de
dado por un lado el alcance limitado del estas tecnologías en el año horizonte. Uno
mismo, y por otro, el hecho de que desde el de los primeros parámetros tecnológicos a
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

108 fijar es la temperatura máxima del ciclo de a adoptar la limitación actual en la tempera-
potencia que se vaya a implementar, por el tura de operación de la tecnología de cilin-
gran efecto que tiene sobre las actuaciones droparabólicos.
del sistema termosolar. Desde un punto de
vista de la optimización del sistema, esta Una vez liberados de la limitación del HTF en
temperatura debería elegirse como un balan- la temperatura de operación del sistema, se
ce entre la reducción de prestaciones del trata de buscar el valor óptimo de este pará-
campo solar y el incremento de prestacio- metro, que depende tanto del ciclo de poten-
nes del ciclo de potencia al aumentar dicha cia como de la tecnología del subsistema
temperatura. Adicionalmente pueden surgir solar empleados. En el Gráfico 90 mostramos
restricciones del tipo de limitaciones del el mapa de actuaciones de una central de
fluido de trabajo empleado en el campo colectores cilindroparabólicos con la tecnolo-
solar (HTF). En la tecnología actual de gía de las últimas centrales implementadas
colectores cilindroparabólicos, la tempera- en California (colector LS-3), empleando acei-
tura máxima del ciclo de potencia es del te como HTF, y acoplada a un ciclo de poten-
orden de 370 ºC por las limitaciones de cia de Rankine regenerativo. Como podemos
estabilidad del aceite empleado como flui- observar, en estas condiciones la temperatu-
do de trabajo en el campo solar. Esta tem- ra óptima de operación es del orden de la
peratura es considerablemente inferior a la de establecida por las limitaciones de estabilidad
los ciclos de potencia disponibles, por lo que en el HTF (370 ºC), por lo que las tecnologías
en principio cabría esperar la posibilidad de empleadas no permiten acceder a mayores
incrementar significativamente las actuacio- temperaturas de operación incluso si nos libe-
nes de las centrales termosolares al aumen- ráramos de las restricciones impuestas por el
tar esta temperatura máxima. De hecho, no HTF. [Ver Gráfico 90].
parece apropiado basar las previsiones de
las actuaciones de las tecnologías termo- Gráfico 90 Mapa de actuaciones de una central de
solares en el 2050 en una restricción de colectores cilindroparabólicos con la tecnología
de las últimas centrales implementadas en
este estilo, que lejos de tener un carácter
California (colector LS-3), empleando aceite como
fundamental, obedece exclusivamente a la
HTF, y acoplada a un ciclo de potencia de
situación de los primeros pasos comercia- Rankine regenerativo (García-Casals X., 2000)
les de la tecnología de cilindroparabólicos
en la década de 1980. En efecto, otras tec-
nologías termosolares ya se han demostra- 26
do trabajando a temperaturas considerable- 25
24
mente superiores al emplear otros fluidos 23
de trabajo (por ejemplo: agua, sales metáli- 22
21
cas o aire en las centrales de torre), y para la 20
propia tecnología de colectores cilindropara- 19
ηtot (%)

18 281
bólicos existen otras alternativas como el 17 197
uso de agua (generación directa de vapor: 16
350 400 113
450 500
DSG) o sales metálicas como fluido calopor- 550 600 650 29 Tec (ºC)
Tvv (ºC) 700
tador en el campo solar. Por tanto, no vamos
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Sin embargo, tal y como se muestra en (Gar- Por tanto, vamos a adoptar para este estu- 109
cía-Casals X., 2000), con la capacidad tecno- dio una tecnología de colectores cilindropa-
lógica actual, es posible optimizar la tecnolo- rabólicos óptimos con la disponibilidad tec-
gía de colectores cilindroparabólicos para nológica límite actual5. Jugando con la lon-
obtener unas actuaciones considerablemen- gitud de onda de corte del recubrimiento
te superiores del campo solar, que a su vez selectivo implementado y con la relación
permitan acceder a mayores temperaturas de concentración geométrica, es posible
de operación y rendimientos totales de con- optimizar la tecnología de colectores cilin-
versión. En el Gráfico 91 mostramos el mapa droparabólicos para las distintas temperatu-
de actuaciones de una central de colectores ras de operación. En los Gráficos 92 y 93
cilindroparabólicos, con un fluido de trabajo mostramos la relación de concentración
distinto al del ciclo de potencia, acoplada a un óptima y el coeficiente de pérdidas térmi-
ciclo Rankine regenerativo, e implementando cas en función de la temperatura del recep-
un campo de colectores cilindroparabólicos tor y de la longitud de onda de corte del
optimizados para la temperatura de opera- recubrimiento selectivo adoptado. Mien-
ción de los mismos. Como podemos obser- tras en el Gráfico 94 mostramos la gran
var, en esta situación ya sí que podemos diferencia entre la curva de rendimiento del
acceder a las temperaturas de operación de colector LS-3 implementado en las últimas
los ciclos de Rankine convencionales, en el centrales de California, y la correspondien-
entorno de los 550 ºC, al igual que hacen las te a un campo solar con colectores ópti-
centrales de torre acopladas a este tipo de mos. [Ver Gráficos 92, 93 y 94].
ciclos de potencia y empleando sales metáli-
cas como HTF. [Ver Gráfico 91]. Gráfico 92 Relación de concentración óptima de
los colectores cilindroparabólicos en función de
Gráfico 91 Mapa de actuaciones de una central su temperatura de operación y de la longitud de
de colectores cilindroparabólicos con onda de corte del recubrimiento selectivo
tecnología optimizada de colectores empleado (García-Casals X., 2000)
cilindroparabólicos, empleando un HTF, y
acoplada a un ciclo de potencia de Rankine Φ= 90º σtot= 8 mrad
regenerativo (García-Casals X., 2000)
65

55

45
29
28 35

27
Cóptima

25
26
15
25
0,75
1,00
1,25

900
ηtot (%)

1,50
1,75

24
2,00

700
2,25
2,50
2,75

281
3,00

23 λc (µ) 500
3,25

Tr,o (K)
3,50

350400 197
450 500
550 113
Tvv (ºC) 600
650
700 Tec (ºC)
750
800 29

5 La tecnología límite la asumimos representada por las siguientes características termo-ópticas de los componentes del
receptor solar:
· Emisividad espectral del recubrimiento selectivo: ελ= 0,97 para λ < λc ; ελ= 0,03 para λ > λc
· Transmisividad solar de la cubierta de vidrio: τs= 96%
· Reflectividad solar del espejo: ρs= 0,96
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

110 Para nuestras condiciones de operación, la onda de corte del recubrimiento selectivo de
tecnología óptima de colectores cilindropara- λc= 2,25 µ y una relación de concentración
bólicos vendría dada por una longitud de geométrica de C g= 19,1, alcanzando un
rendimiento óptico en incidencia normal
Gráfico 93 Coeficiente de pérdidas de los de ηopt,n= 0,8686. En el Gráfico 95 mostra-
colectores cilindroparabólicos en función de su mos la dependencia del coeficiente de pérdi-
temperatura de operación y de la longitud de da del receptor elegido con la temperatura de
onda de corte del recubrimiento selectivo operación. Respecto al modificador del ángu-
empleado (García-Casals X., 2000) lo de incidencia adoptamos una dependencia
angular con el ángulo de incidencia práctica-
mente análoga a las medidas para el antiguo
60 colector LS-2 y para el moderno Eurotrough
55
50 ET-100 (que prácticamente coinciden), adap-
45 tándolas para elevados ángulos de inciden-
40
35 cia con la dependencia mostrada en (Duffie
30
UL_r,o (W/m2/K)

25 J.A., Beckmann W.A., 1991), y añadiendo


20
15
los efectos de pérdidas por extremo de fila.
10 [Ver Gráfico 95].
5 1.200
0 1.000
0,75
1,00

800 El siguiente aspecto a considerar es la densi-


1,25
1,50
1,75
2,00

600
2,25
2,50

Tr,o (K) dad a la que instalamos los colectores. Valo-


2,75

400
3,00
3,25

λc (µ)
3,50

res habituales de la densidad de ocupación

Gráfico 94 Comparación de la curva de rendimiento de un campo de colectores


cilindroparabólicos implementando la tecnología LS-3 de las últimas centrales de California,
y otro optimizado (García-Casals X., 2000)

80

70
Óptimo
60 LS-3
ηcolector (%)

50

40

30

20

10
50 200 350 500 650 800 950 1.100 1.250

Tfluido (ºC)
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 95 Dependencia del coeficiente de pérdidas del receptor solar elegido con la temperatura 111
de operación
7

6
λc= 2,25 µ
5
ULr (W/m2K)

0
0 100 200 300 400 500 600
Tf-Ta

de terreno para campos de cilindroparabóli- siendo el óptimo desde el punto de vista de


cos con orientación norte-sur son ρA= 1/3. este parámetro una ρA= 1, no llegando a ser
Pero realmente, en nuestro caso, en el que suficientemente elevada la pérdida de rendi-
buscamos el techo de potencia termosolar, miento de array por incremento de los som-
hemos considerado conveniente analizar la breamientos como para compensar el incre-
posibilidad de optimizar este parámetro. En mento de densidad de potencia instalada al
efecto, al igual de lo que veremos para la eóli- acercar las filas de colectores. Puesto que es
ca, existe un rendimiento de array que nos preciso dejar un espacio entre fila y fila para
permite pasar de la potencia instalada a la proceder a la limpieza de los colectores, final-
potencia efectiva una vez quitadas las interfe- mente hemos adoptado ρA= 1/2 en todas las
rencias por sombreamiento. Desde el punto latitudes. [Ver Gráfico 96].
de vista de conseguir la máxima potencia ins-
talada, el óptimo sería el espaciamiento Respecto a la orientación del campo solar, la
entre filas que nos diera el máximo de la den- orientación N-S proporciona una mayor gene-
sidad de potencia efectiva, producto de la ración anual, pero con una dependencia esta-
densidad de potencia instalada y el rendi- cional considerablemente más marcada que
miento de array. Hemos procedido a evaluar la orientación E-O de los colectores. Si contá-
en base a una simulación anual con TRNSYS ramos con pocas opciones además de la tec-
el rendimiento de array de campos de colec- nología termosolar para cubrir la demanda
tores cilindroparabólicos en distintas latitu- energética, probablemente fuera más apro-
des de nuestro país. En el Gráfico 96 mostra- piado elegir una orientación E-O para regulari-
mos los resultados para Almería, Madrid y zar la generación eléctrica anual. Pero en el
Cantabria. Como podemos ver, no aparece un marco de este proyecto donde estamos
máximo de la densidad de potencia efectiva, integrando muchas tecnologías renovables,
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

112 Gráfico 96 Rendimiento de array, densidad de potencia instalada y densidad de potencia efectiva,
en función del espaciamiento relativo (inverso densidad ocupación terreno) entre filas de colectores
cilindroparabólicos con orientación N-S
Almería (φ= 36,8 ºN)
140 100

120 95
90
100
P/A (MW/km2)

85

ηarray (%)
80
80
60 Madrid (φ= 40,4 ºN)
75
40 140 100
70
120 95
20 65
90
0 60 100
P/A (MW/km2)

1 2 3 4 5 85

ηarray (%)
d/W 80
80
Cantabria (φ= 43,5 ºN) 60
75
140 100
40
70
120 95
20 65
90
100
0 60
P/A (MW/km2)

85 1 2 3 4 5
ηarray (%)

80
d/W
80
60
75
40
70
(P/A)ref (MW/km2)
20 65
P/A (MW/km2)
0 60
1 2 3 4 5 ηarray (%)
d/W

hemos optado por elegir la orientación N-S agua como fluido de trabajo. Un primer
que va a proporcionar un mejor acoplamiento aspecto tecnológico relacionado con el ciclo
con la carga punta de verano, existiendo otras de potencia es el esquema de refrigeración
tecnologías renovables capaces de equilibrar implementado en el mismo. En el Gráfico 97
la generación anual por tener mayor factor de mostramos la gran diferencia en rendimiento
capacidad en las otras estaciones (eólica, del ciclo de potencia (que repercutirá directa-
olas, hidroeléctrica, etc.). mente sobre la necesidad de superficie de
campo solar, y, por tanto, sobre las actuacio-
Una vez definido el subsistema solar, el nes técnico-económicas de la central) al
siguiente aspecto tecnológico a definir es el emplear un ciclo de Rankine refrigerado con
ciclo de potencia. Al haber adoptado la tecno- agua o refrigerado por aire. Una opción inter-
logía de colectores cilindroparabólicos y apun- media tanto en actuaciones como en necesi-
tar a centrales termosolares de operación dades de agua, entre la refrigeración con una
sólo solar (no hibridadas), vamos a adoptar un masa de agua y la refrigeración seca, es la
ciclo de potencia de Rankine trabajando con refrigeración con torre húmeda. [Ver Gráfico 97].
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 97 Rendimiento del ciclo de Rankine para distintas temperaturas máximas del fluido de trabajo 113
y en función del esquema de refrigeración implementado

Aire de refrigeración a T= 40ºC Agua de refrigeración a T= 18ºC


39

37 pvv= 100 bar

35
ηciclo (%)

33

31

29
350 450 550 650 750
Tvv (ºC)

A la vista de estos resultados, resulta evi- Gráficos 98 y 99 mostramos dos ciclos opti-
dente que aquellas centrales termosolares mizados, uno con aeros y otro con torre
en emplazamientos con disponibilidad de seca. Como puede observarse, la repercu-
una masa de agua apta para la refrigeración sión energética del consumo de energía
del ciclo, presentarán unas actuaciones téc- eléctrica de los ventiladores de los aeros es
nicas y económicas muy superiores. Pero significativa, reduciendo el rendimiento neto
desde el punto de vista de un escenario con del ciclo desde 35,68% a 34,73%. Sin
elevada implementación de centrales termo- embargo, dado que el gran tamaño de la
solares, y teniendo en cuenta que los mejo- torre obligaría a su colocación al norte del
res emplazamientos termosolares general- campo para evitar sombreamientos, hemos
mente no disponen de agua, hemos optado asumido de forma conservadora la adopción
de forma conservadora en asumir una refri- generalizada de aero-condensadores para
geración seca (por aire) en todas las centra- facilitar la integración del bloque de potencia
les termosolares consideradas en este pro- en el campo solar. [Ver Gráficos 98 y 99].
yecto, de tal forma que la disponibilidad de
agua abundante en el emplazamiento no Una vez elegido el sistema de refrigeración
constituya una restricción para la implemen- del ciclo de potencia, hemos procedido a su
tación de la central. optimización6 para las siguientes condicio-
nes de diseño:
A su vez, dentro de la refrigeración seca hay
dos opciones: la refrigeración con torre seca · Temperatura ambiente= 35 ºC.
por convección natural y la refrigeración por · Temperatura de entrada del fluido calopor-
aero-condensador con ventiladores. En los tador del campo solar= 570 ºC.
6 Los resultados presentados tienen un grado de detalle que va mucho más allá de lo requerido por las características del
presente proyecto de alcance general extendido a toda la España peninsular. Sin embargo, para el diseño de una central
termosolar concreta sería preciso bajar todavía a un mayor grado de detalle en la optimización del ciclo de potencia, del
acoplamiento con el campo solar, de la estrategia de control y operación, y de la evaluación de actuaciones.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

114 Gráfico 98 Diagrama de flujo y actuaciones del del ciclo de potencia se ha llevado a cabo con
ciclo termosolar implementando una torre de el software IPSE-pro. El modo de operación
refrigeración seca elegido del subsistema solar es a flujo varia-
ble por el campo solar (con recirculación
hasta alcanzar temperatura mínima), y a flujo
constante y temperatura variable por el gene-
rador de vapor del ciclo de potencia, que a su
vez opera en modo “sliding-pressure”. [Ver Grá-
ficos 100, 101 y 102].

Gráfico 100 Actuaciones del ciclo termosolar


adoptado en condiciones de diseño (Tvv= 570 ºC;
Tamb= 35 ºC)

Gráfico 99 Diagrama de flujo y actuaciones


del ciclo termosolar implementando un
aero-condensador

Gráfico 101 Potencia neta del ciclo de potencia


operando a temperatura variable de entrada
del fluido caloportador solar y del ambiente
(evaluaciones con modelos a carga parcial
de los componentes)
En el Gráfico 100 mostramos las actuaciones
45
del ciclo en condiciones de diseño. Y una vez
optimizado el ciclo hemos procedido a eva- 50 40
45
luar sus actuaciones a carga parcial para 40 35
caracterizar el comportamiento del mismo 35
Potencia neta (MWe)

30 30
acoplado al campo solar a lo largo del año 25
entero. En los Gráficos 101 y 102 presenta- 20 25
15
mos las actuaciones del ciclo considerado en 10
20
términos de potencia y rendimiento neto 5
50
como función de la temperatura ambiente y 40 600 15
30 500
la temperatura de entrada del fluido calopor- 20
400 Temperatura
Temperatura 10 10
tador solar. La evaluación de las actuaciones ambiente (ºC) 0 300 caloportador solar (ºC)
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Las actuaciones de un sistema termosolar que las empleadas para otras tecnologías. Por 115
requieren para su correcta valoración el uso tanto, ya en la estimación de los techos de
de herramientas de cálculo más sofisticadas potencia hemos recurrido directamente a la
simulación dinámica con TRNSYS. En los Grá-
Gráfico 102 Rendimiento neto del ciclo de ficos 103 y 104 mostramos la evolución anual
potencia operando a temperatura variable de de la potencia eléctrica generada y las tempe-
entrada del fluido caloportador solar y del raturas y flujos másicos relevantes, para una
ambiente (evaluaciones con modelos a carga central termosolar implementando la tecnolo-
parcial de los componentes) gía solar y el ciclo de potencia anteriormente
descritos, dimensionada con un múltiplo solar
de SM= 2, que dispone de una capacidad de
35 almacenamiento de 7 h, y que está emplaza-
36
34 da en Almería. [Ver Gráficos 103 y 104]
34
Rendimiento neto del ciclo (%)

33

32 32 A pesar de ir mucho más allá del alcance de


30 31 este proyecto, y para contribuir a compen-
30 sar en parte el endémico desfase de informa-
28
29 ción disponible sobre esta tecnología y otras
26 600
28 renovables, hemos procedido a realizar una
24 500
50 27 optimización de los principales parámetros de
40 400
30 20
10 26 dimensionado de la central, esto es, su múlti-
Temperatura 0 300 Temperatura
caloportador
ambiente (ºC)
solar (ºC) 25 plo solar y la capacidad de almacenamiento

Gráfico 103 Central termosolar con la tecnología considerada, dimensionada con SM= 2 y disponiendo
de 7 horas de almacenamiento, y emplazada en Almería. Evolución de la potencia eléctrica generada

1,000 50,00

0,800 40,00
Nivel depósitos

Potencia (MW)

0,600 30,00

0,400 20,00

0,200 10,00

0,000 0,00
0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760

Simulation time= 8.760,00 (hr) Nivel depósitos


tk_h
Potencia (MW)
p_e
tk_c etha_ciclo
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

116 Gráfico 104 Central termosolar con la tecnología considerada, dimensionada con SM= 2 y disponiendo
de 7 horas de almacenamiento, y emplazada en Almería. Evolución de temperaturas y flujos másicos

600 600

480 480

360 360
T (ºC)

m (kg/s)
240 240

120 120

0 0
0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760

Simulation time= 8.760,00 (hr) T (ºC) m (kg/s)


T_col_out m_campo_solar
tk_h m_carga
tk_c m_rec_tkh
m_rec_tkc
m_load_tkh

implementada. En el Gráfico 105 mostramos de potencia y generación de la tecnología, la


el factor de capacidad alcanzado con la central generación de electricidad por unidad de área
de tecnología considerada emplazada en ocupada (que hemos caracterizado mediante
Almería en función del múltiplo solar y capaci- el producto de la densidad de potencia insta-
dad de almacenamiento implementados, indi- lada por el factor de capacidad). En el Gráfico
cando los valores óptimos de la capacidad de 106 mostramos la variación de la densidad de
almacenamiento para cada valor de múltiplo potencia efectiva con el múltiplo solar (dise-
solar. [Ver Gráfico 105]. ños óptimos), observando que el máximo en
capacidad de generación eléctrica por unidad
Para elegir entre los diseños óptimos para los de área se obtiene con SM= 2. Sin embargo,
distintos múltiplos solares, hemos adoptado puesto que al pasar de SM= 2 a SM= 3 obte-
dos parámetros objetivo: por un lado el factor nemos un incremento muy significativo en el
de capacidad por considerar que en un siste- factor de capacidad (subiendo por encima del
ma de generación con elevada penetración 50% para este emplazamiento), hemos adop-
renovable, disponer de un elevado factor de tado finalmente un diseño con SM= 3 con
capacidad de la central, asociado a una eleva- una capacidad de almacenamiento térmico
da capacidad de regulación de la potencia de 15 horas. [Ver Gráfico 106].
inyectada a la red gracias al almacenamiento
térmico, es un factor importante. Y por otro En el Gráfico 107 mostramos las actuacio-
lado, y dado que vamos buscando los techos nes anuales (rendimiento del campo solar,
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 105 Factor de capacidad de la central termosolar de tecnología considerada, en función del 117
múltiplo solar y capacidad de almacenamiento implementados. Emplazamiento: Almería

Diseños seleccionados

70
65
60
55
50
45
CF (%)

40
35 SM= 4
SM= 3
30 SM= 2
Almería SM= 1
25
20
15
0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50
Almacenamiento (h)

Gráfico 106 Evolución de la densidad de potencia instalada y densidad de potencia efectiva para
generación eléctrica en función del múltiplo solar y empleando diseños con capacidad de
almacenamiento optimizada. Emplazamiento: Almería

Diseño máxima producción eléctrica Diseño priorizando factor capacidad

140 24

120
(P/A)o (MW/km2) 23
100 (P/A)ef (MW/km2)
(P/A)ef= (P/A)o.CF

22
80
(P/A)o

60 Almería 21

40
20
20

0 19
0 1 2 3 4 5
SM
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

118 rendimiento total y factor de capacidad) de la solares la central propuesta es capaz de


central termosolar elegida (SM= 3; 15 horas mantener factores de capacidad superiores
de almacenamiento), en distintas provincias. al 20% en el invierno. También es importante
Como puede apreciarse, si bien las actuacio- resaltar los elevados factores de capacidad
nes empeoran considerablemente al despla- alcanzados por la central durante los meses
zarnos a regiones climáticas con menor índi- de verano en todos los emplazamientos,
ce de claridad (como cabía esperar), los facto- coincidiendo con las puntas de demanda
res de capacidad obtenidos todavía son com- eléctrica por operación de los equipos de
parables o superiores a los de otras tecnologí- refrigeración. [Ver Gráficos 108, 109 y 110].
as (eólica, fotovoltaica). [Ver Gráfico 107].
A continuación, y para ilustrar mejor la forma
Respecto a la variación estacional de las de operación de estas centrales, en los tres
actuaciones de la central termosolar, en los 3 gráficos siguientes mostramos la evolución
gráficos siguientes mostramos las actuacio- anual del nivel de fluido caloportador en el
nes mensuales medias a lo largo de los 12 tanque de almacenamiento caliente, de la
meses del año para 5 emplazamientos penin- potencia eléctrica generada y de las tempe-
sulares. La configuración N-S del campo raturas y flujos másicos, en las centrales
solar elegido confiere un marcado carácter emplazadas en Almería y Asturias. Como
estacional a las actuaciones de la central ter- puede verse, en los buenos emplazamientos
mosolar, pero a pesar de ello, como pode- solares, el tanque de almacenamiento no se
mos ver, en los buenos emplazamientos vacía durante un periodo considerable del

Gráfico 107 Actuaciones anuales de la central termosolar con SM= 3 y 15 horas de almacenamiento en
distintas provincias peninsulares. Rendimiento de campo solar, rendimiento total y factor de capacidad

SM= 3; Almacenamiento= 15 h. CF ηsf ηtot

60

50

40
%

30

20

10

0
Almería Toledo Valladolid Barcelona Asturias
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 108 Actuaciones mensuales de la central termosolar en Almería. SM= 3; 15 horas de 119
almacenamiento
Almería CF ηsf ηtot
90

80

70

60

50
%

40

30

20

10

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre
año, y llega en los meses de verano a operar papel importante en un escenario de eleva-
de forma continua 24 h/día durante periodos da contribución de energías renovables. En
importantes. [Ver Gráficos 111, 112 y 113]. principio podría pensarse en la coexistencia
de distintos tipos de centrales de biomasa:
Por último, en los tres gráficos siguientes
mostramos la descripción a nivel provincial · Central para residuos (CF= 85%).
de las actuaciones anuales de la central ter- Dada la limitación de la materia prima dispo-
mosolar propuesta en la España peninsular, nible y la discontinuidad de su producción
indicando su factor de capacidad, el rendi- anual, podría asumirse el uso de un ciclo de
miento del campo solar y el rendimiento turbina de vapor de baja potencia (5 MWe) y
total de conversión de radiación solar en bajas prestaciones (pvv= 20 bar; Tvv= 350 ºC;
electricidad. [Ver Gráficos 114, 115 y 116]. desgasificador; refrigeración por torre
húmeda7). La caldera considerada para esta
4.4. Biomasa aplicación tendrá un rendimiento del orden
de ηcaldera= 0,82.
La tecnología de la biomasa, tanto por la
variedad de combustibles disponibles como · Central para cultivo energético operan-
por su capacidad de regulación de la poten- do en carga base (CF= 85%).
cia eléctrica producida y por su elevado fac- Parte de las centrales de biomasa implemen-
tor de capacidad en el caso de requerir ope- tadas pueden jugar el papel de incrementar
rar a carga base, puede desempeñar un el factor de capacidad del parque generador.
7 Los ciclos de potencia para biomasa que requieran un ciclo de turbina de vapor supondremos que están refrigerados por
torre húmeda, pues la implementación a gran escala de los mismos no permite suponer la posibilidad de refrigeración por
circuito abierto en todos, pero el buen uso del recurso y las características de los emplazamientos, sí que permiten conside-
rar una refrigeración por torre húmeda frente a la refrigeración por torre seca.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

120 Gráfico 109 Actuaciones mensuales de la central termosolar en Toledo y Valladolid. SM= 3; 15 horas de
almacenamiento

Toledo CF ηsf ηtot

90

80

70

60

50
%

40

30

20

10

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Valladolid CF ηsf Diciembre ηtot

90

80

70

60

50
%

40

30

20

10

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 110 Actuaciones mensuales de la central termosolar en Barcelona y Asturias. SM= 3; 15 horas 121
de almacenamiento

Barcelona CF ηsf ηtot

90

80

70

60

50
%

40

30

20

10

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre
Asturias CF ηsf ηtot

90

80

70

60

50
%

40

30

20

10

0
Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

122 Gráfico 111 Evolución del nivel de fluido caloportador en el tanque caliente de almacenamiento solar
a lo largo del año para centrales termosolares emplazadas en Almería y Asturias
SM= 3; Almacenamiento= 15 h.
Almería Asturias
1,000 50,00 1,000 50,00

0,800 40,00 0,800 40,00

Potencia (MW)

Potencia (MW)
Nivel depósitos

Nivel depósitos
0,600 30,00 0,600 30,00

0,400 20,00 0,400 20,00

0,200 10,00 0,200 10,00

0,000 0,00 0,000 0,00


0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760 0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760
Simulation time= 8.760,00 (hr) Simulation time= 8.760,00 (hr)
Nivel depósitos Potencia (MW) Nivel depósitos Potencia (MW)
tk_h p_e tk_h p_e
tk_c etha_ciclo tk_c etha_ciclo

Gráfico 112 Evolución de la potencia eléctrica generada a lo largo del año para centrales termosolares
emplazadas en Almería y Asturias
SM= 3; Almacenamiento= 15 h.
Almería Asturias
1,000 50,00 1,000 50,00

0,800 40,00 0,800 40,00


Potencia (MW)

Potencia (MW)
Nivel depósitos

Nivel depósitos

0,600 30,00 0,600 30,00

0,400 20,00 0,400 20,00

0,200 10,00 0,200 10,00

0,000 0,00 0,000 0,00


0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760 0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760
Simulation time= 8.760,00 (hr) Simulation time= 8.760,00 (hr)
Nivel depósitos Potencia (MW) Nivel depósitos Potencia (MW)
tk_h p_e tk_h p_e
tk_c etha_ciclo tk_c etha_ciclo

Gráfico 113 Evolución de temperaturas y flujos másicos característicos a lo largo del año para
centrales termosolares emplazadas en Almería y Asturias
SM= 3; Almacenamiento= 15 h.
Almería Asturias
600 600 600 600

480 480 480 480

360 360 360 360


m (kg/s)

m (kg/s)
T (ºC)

T (ºC)

240 240 240 240

120 120 120 120

0 0 0 0
0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760 0 730 1.460 2.190 2.920 3.650 4.380 5.110 5.840 6.570 7.300 8.030 8.760
Simulation time= 8.760,00 (hr) Simulation time= 8.760,00 (hr)
T (ºC) m (kg/s) T (ºC) m (kg/s)
T_col_out m_campo_solar T_col_out m_campo_solar
tk_h m_carga tk_h m_carga
tk_c m_rec_tkh tk_c m_rec_tkh
m_rec_tkc m_rec_tkc
m_load_tkh m_load_tkh
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

En este caso, al operar con elevado factor de Gráfico 114 Distribución provincial del factor 123
capacidad y poder ir a una potencia algo de capacidad anual de la central termosolar
superior (P= 25 MWe), se podría pensar en propuesta
implementar un ciclo de potencia de turbina
de vapor de elevadas prestaciones8 (pvv= 100
bar; Tvv= 540 ºC; desgasificador; 2 precalenta-
dores de alta; 3 precalentadores de baja;
refrigeración por torre húmeda). La caldera
considerada para esta aplicación tendrá un
rendimiento de ηcaldera= 0,90.

· Central para cultivo energético operan-


do en carga punta.
Otro de los importantes papeles que puede
jugar la biomasa en un sistema de genera-
ción eléctrica de elevada penetración reno- Gráfico 115 Distribución provincial del
vable es el de regular la generación eléctrica rendimiento del campo solar en base anual
con su mayor capacidad de almacenamien- de la central termosolar propuesta
to frente a otras tecnologías renovables.

De hecho, en un sistema de generación eléc-


trica de elevada penetración renovable cabe
esperar un cambio del modo de operación de
las centrales que convencionalmente han
operado en carga base. En efecto, las tecno-
logías con capacidad de almacenamiento,
deben actuar en un sistema de generación
de estas características principalmente para
regular la producción energética. Por tanto,
su modo de operación será más parecido a Gráfico 116 Distribución provincial del
una operación en punta que en carga base, rendimiento total en base anual de la central
con factores de capacidad anuales tanto más termosolar propuesta
bajos cuanto mayor sea la penetración reno-
vable de las otras fuentes con menor capaci-
dad de regulación y almacenamiento9.

En las centrales de biomasa, por su menor


potencia que las termoeléctricas conven-
cionales o nucleares (25 MWe frente a
600-1000 MWe), sí que cabe pensar en la
operación en carga base de un cierto número
de centrales distribuidas por la red, mientras
8 Es de notar que en la actualidad las centrales de biomasa, dado su reducida potencia frente a las centrales convenciona-
les, no se implementan con ciclo de turbina de vapor de tan elevadas prestaciones. Sin embargo, esto es por motivos exclu-
sivamente económicos al no existir en la actualidad un mercado suficientemente grande de estas aplicaciones como para
ir a ciclos de mayores prestaciones, al no haber impedimento técnico alguno que lo impida. Sin embargo, aunque los pará-
metros del ciclo se acerquen a los de una central de mayor potencia, su rendimiento no llegará a ser tan elevado por moti-
vo de los menores rendimientos de los equipos por efecto del reducido número de Reynolds.
9 De hecho, este es un motivo para anticipar una pequeña o nula participación de las centrales termoeléctricas conven-
cionales o nucleares, que con sus grandes potencias y parámetros de operación no se prestan a un funcionamiento en
modo de carga punta para regular la producción eléctrica del resto de centrales.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

124 que otras de ellas se dediquen a la operación asociado al gasificador, y por otro lado, la
en carga punta para regular la generación. pérdida energética asociada al proceso de
gasificación.
En este caso, la central opera con bajo factor
de capacidad y debe permitir una rápida capa- Si asumimos los siguientes parámetros
cidad de respuesta en su generación para tecnológicos:
regular eficazmente el sistema. Por tanto, · Central con gasificación:
desde el punto de vista económico como · Rendimiento gasificación (límite inferior
desde el técnico, no es posible ir a un ciclo de tecnología actual)= 65%.
turbina de vapor de elevado rendimiento, por- · Rendimiento del ciclo= 45%.
que sus elevadas presiones y temperaturas · Central turbina de vapor para carga punta:
de operación no permitirían una respuesta · Rendimiento de caldera= 87%.
adecuada de la central ante la solicitación · Rendimiento ciclo= 27%.
variable. Por tanto, en estas condiciones se · Central turbina de vapor para carga base:
podría pensar en implementar un ciclo de · Rendimiento de caldera= 90%.
potencia de turbina de vapor de menores · Rendimiento ciclo= 36%.
prestaciones (pvv= 30 bar; Tvv= 420 ºC; desga-
sificador; 1 precalentadores de alta; 1 preca- Los rendimientos totales de conversión de
lentadores de baja; refrigeración por torre la biomasa en electricidad serían los
húmeda). La caldera considerada para esta siguientes:
aplicación tendría un rendimiento del orden
del ηcaldera= 0,87. · Central con gasificación: 29,25%.
· Central turbina de vapor para carga punta:
· Gasificación de la biomasa 23,49%.
La gasificación de la biomasa presenta · Central turbina de vapor para carga base:
diversas ventajas potenciales frente a la 32,40%.
generación de electricidad por combustión
directa, que fundamentalmente están aso- En estas condiciones la gasificación no pare-
ciadas a la posibilidad de cambiar de un cería tan adecuada para operar en carga base
ciclo de potencia basado en una turbina de (si bien se acerca bastante al emplear proce-
vapor a uno basado en turbinas de gas (ciclo sos de gasificación con mayor rendimiento
combinado o turbina de gas regenerativa). energético), siendo más apropiado para este
En efecto, los ciclos basados en la turbina caso el ciclo de turbina de vapor de altas
de gas tienen por un lado el potencial de prestaciones. Pero para la operación en carga
alcanzar rendimientos más elevados que el punta, la gasificación presenta por un lado un
de un ciclo de turbina de vapor, y por otro rendimiento de conversión total considera-
lado permiten modificar de forma mucho blemente superior al del ciclo de turbina de
más rápida el modo de operación de la cen- vapor para operación en carga punta, y ade-
tral, haciéndolos más apropiados para la más proporciona una mayor elasticidad de
operación en carga punta. Sin embargo, la operación que el ciclo de turbina de vapor,
gasificación presenta los inconvenientes, por lo que las centrales de carga punta con
por un lado, del coste de inversión adicional biomasa gasificada podrían considerarse
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

más apropiadas desde un punto de vista tec- permite un aprovechamiento a mayor esca- 125
nológico para la operación en carga punta. la de los recursos de biomasa que el que se
podría alcanzar mediante los requerimien-
Entre la opción del ciclo combinado o el tos de concentración de la biomasa de las
ciclo de turbina de gas regenerativo, esta centrales de ciclo de turbina de vapor de
segunda nos parece más apropiada para la elevado rendimiento10.
generación en carga punta a estos niveles · De hecho, de cara al 2050, incluso cabría
de potencia, pues por un lado, para estos pensar en una red de distribución de gas de
tamaños los rendimientos de ambos ciclos gasógeno basada en parte en las instalacio-
son comparables, y por otro lado, el ciclo nes de distribución que actualmente se
regenerativo implementa un turbina de gas están desarrollando para el gas natural.
trabajando a presiones considerablemente · El actual desarrollo de las turbinas de gas,
inferiores de las requeridas en un ciclo espoleado por las aplicaciones de aviación y
combinado, por lo que proporciona más ya asentado en el sector industrial, permite
elasticidad para la operación transitoria disponer de equipos de muy elevado rendi-
requerida al emplear este tipo de centrales miento a escalas apropiadas para el aprove-
en la regulación de la generación. chamiento de la biomasa. Por contra, los
ciclos de turbina de vapor de elevadas pres-
De hecho hay varios motivos para pensar que taciones están actualmente disponibles
la gasificación de la biomasa, en un escena- sólo para centrales de potencia muy supe-
rio de aprovechamiento energético de la riores al rango de interés de las aplicaciones
misma a gran escala, puede resultar más de biomasa.
apropiada que la generación de electricidad · Al desacoplar mediante el gas de gasóge-
por combustión directa, incluso para las cen- no como vector intermedio la producción
trales que operen a carga base: de combustible de su uso para generación
de electricidad, es posible distribuir las
· Flexibilidad del modo de operación de la centrales de generación eléctrica según
central, pasando de carga base a carga otros criterios. Uno de estos criterios,
punta con gran capacidad de regulación, dada la gran modularidad de las turbinas
constituyendo una herramienta fundamen- de gas, sería acercar la generación eléctri-
tal en un sistema de generación eléctrica ca a los centros de consumo de energía
con una elevada penetración de renovables. térmica, para implementar procesos coge-
· Aprovechamiento distribuido y homogéneo nerativos basados en biomasa que permi-
de la biomasa mediante una red de gasifica- tieran simultáneamente a la generación de
dores estratégicamente distribuidos cerca electricidad de origen renovable y la cober-
de las fuentes de biomasa, con capacidad tura parcial de la demanda de energía tér-
de tratar biomasas de distintos orígenes en mica a baja temperatura con criterios de
un mismo centro para proporcionar un pro- eficiencia en el uso del recurso.
ducto energético (gas de gasógeno) muy · A la vista del relativamente limitado recurso
homogéneo. En efecto, la instalación de de biomasa que hemos obtenido en la eva-
gasificadores de pequeño tamaño cercanos luación de techos de potencia y generación,
a los centros de producción de biomasa, se hace necesario pensar en modelos de
10 Los gasificadores, incluso los de lecho fluido con capacidad de tratamiento eficiente de biomasa muy variada, no pre-
sentan las economías de escala, penalizaciones de rendimiento, y escasez de disponibilidad comercial asociada a los
ciclos de turbina de vapor de elevadas prestaciones.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

126 explotación de la biomasa que sean válidos bajas presiones de operación11. De todos los
para los distintos usos finales a los que se ciclos de turbina de gas, el mejor es el rege-
puede dedicar este recurso energético. nerativo interrefrigerado y recalentado, segui-
do de cerca por el regenerativo interrefrigera-
Por todos estos argumentos, hemos decidi- do. [Ver Gráfico 117].
do limitar el aprovechamiento energético de
la biomasa a la gasificación de la misma, Sin embargo, la aplicación de los ciclos de
para emplear el gas de gasógeno producido turbina de gas a la gasificación de la bioma-
en un ciclo de turbina de gas de elevadas sa presenta una serie de peculiaridades que
prestaciones. demandan un análisis específico. En efecto,
el gas de gasógeno, en ausencia de la sepa-
En (García-Casals X., 1997, 1999) se puede ración de CO2 y N2, tiene un poder calorífico
encontrar un análisis comparativo de los dis- del orden de 7,4 veces inferior al del gas
tintos ciclos de turbina de gas desde el punto natural. Esto trae como consecuencia una
de vista de sus posibilidades de aplicación a la redistribución de los flujos dentro de la tur-
tecnología termosolar. En el Gráfico 117 mos- bina de gas, y una penalización energética
tramos los resultados de un análisis clásico debida a que la manipulación del gas para
de ciclos de turbina de gas. Como podemos su inyección en la turbina de gas llevará aso-
ver, incluso para la tecnología considerada en ciado un consumo energético considerable-
el análisis de este gráfico (temperatura de mente superior al asociado a emplear gas
entrada en turbina de 1.500 K), los ciclos de tur- natural. En este sentido, los ciclos regenera-
bina de gas regenerativos presentan el poten- tivos con su menor presión de operación
cial de alcanzar muy elevados rendimientos a resultan ventajosos.

Gráfico 117 Comparación rendimientos y trabajos específicos de los ciclos TG. Análisis convencional

Ta= 40ºC; T4= 1.500K; ηT= 0,92; ηC= 0,87; εR= 0,87; re= 0,9.rc
60 700
55 650
50 600
550
45 500
w (kJ/kg)

40 450
ηtot (%)

35 400
30 350
25 300
250
20
200
15 150
10 100
0 10 20 30 40 50 60 70 80 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60 65 70 75 80
Relación de compresión Relación de compresión

Regenerativo + Recalentado + Refrigerado Regenerativo + Refrigerado


Regenerativo + Recalentado Regenerativo Recalentado + Refrigerado
Refrigerado Recalentado Sencillo

11 Lo cual facilita la operación a carga variable, además de los beneficios específicos para la gasificación que comentare-
mos más adelante.
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Puesto que el gas de gasógeno generado de generación eléctrica puedan hacerse 127
en los gasificadores no se encuentra com- coincidir en el espacio, el rendimiento de
primido, el trabajo de compresión de dicho gasificación podría subir por encima del 90%
combustible para su uso en la turbina de conduciendo a un considerable incremento
gas debe incorporarse en la definición del en la capacidad de generación eléctrica a
rendimiento del ciclo para disponer de una partir de un recurso de biomasa dado.
evaluación adecuada del rendimiento de
conversión energética total de la biomasa. El ciclo regenerativo, interrefrigerado y reca-
lentado, es como veíamos anteriormente el
Las características del gas de gasógeno que de mayores prestaciones según el análisis
vamos a considerar son las siguientes: clásico. Sin embargo, en el caso de la gasifi-
cación de la biomasa, el menor poder calorí-
· Composición del gas de gasógeno produ- fico del combustible, va a reducir sus dife-
cido12 (no asumimos eliminación del CO2 rencias con el ciclo regenerativo e interrefri-
y N2 contenidos en el combustible para gerado. Esto, junto al hecho de que el ciclo
aumentar su poder calorífico), expresada regenerativo, interrefrigerado y recalentado,
en términos volumétricos: con sus dos cámaras de combustión, cabe
· CO: 27%. esperar que esté más limitado en cuanto a
· H2: 14%. su operación a carga parcial (capacidad de
· CH4: 3%. regulación del sistema de generación con
· N2: 51,5%. elevada penetración renovable), nos ha
· CO2: 4,5%. hecho decantarnos finalmente por el ciclo
· Poder calorífico inferior del gas de gasóge- regenerativo e interrefrigerado para el apro-
no considerado: 5,43 MJ/kg. vechamiento energético de la biomasa en el
marco de este proyecto.
Respecto al proceso de gasificación, vamos
a considerar un rendimiento de gasificación En el Gráfico 118 mostramos las actuaciones
del 80% (gas frío). Estos rendimientos ya se del ciclo regenerativo e interrefrigerado para
han alcanzado en la actualidad, y si bien es su aplicación a la gasificación de la biomasa
posible obtener rendimientos más elevados con el gas de gasógeno considerado, e imple-
en el proceso de gasificación si el gas de mentando una tecnología de turbina de gas
gasógeno se usa en caliente a la salida del que podríamos considerar “normalita” en la
gasificador directamente para generar elec- actualidad (temperatura de entrada en turbina
tricidad, con el planteamiento que estamos de 1.300 ºC y sangrado del 15% del flujo por
realizando manteniendo la posibilidad de el compresor para refrigeración de región de
tener una producción distribuida de gas de entrada en la turbina). En este gráfico mostra-
gasógeno desacoplada espacial y temporal- mos tres rendimientos:
mente de la generación distribuida de elec-
tricidad, lo coherente es que en la mayoría · Rendimiento del ciclo: El empleado en los
de aplicaciones el gas de gasógeno se usa- análisis clásicos de turbina de gas.
ría en frío en las turbinas de gas. En los · Rendimiento que incluye el trabajo de
casos donde la central de gasificación y la compresión del gas de gasógeno para su
12 No asumimos eliminación del CO2 y N2 contenidos en el combustible para aumentar su poder calorífico (prácticamen-
te triplicarlo) por considerar que no será viable la implementación de una unidad de separación de aire para las escalas
de gasificadores de biomasa que en principio cabe esperar. Sin embargo, una gran implementación de la tecnología cen-
tralizada en centrales de gasificación que manejen biomasa procedente de un gran radio de acción podría llegar a justi-
ficar esta mejora tecnológica.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

128 inyección en la cámara de combustión y el Como podemos ver, con esta tecnología de
de bombeo del agua de interrefrigeración. turbina de gas “normalita” dentro de las
· Rendimiento global incluyendo el rendimien- actualmente disponibles, incorporando el ren-
to de gasificación, que asumimos del 80%. dimiento de gasificación, obtendríamos un
rendimiento total de conversión de la bioma-
Como podemos ver, si bien el rendimiento sa de ηtot= 28,27%.
máximo del ciclo de 45,46% se alcanza para
una relación de compresión de rc= 27, el máxi- Pero no parece adecuado considerar esta tec-
mo rendimiento total del ciclo es de 35,34% nología de turbina de gas como la representa-
(rendimiento de turbina de gas de 43,78%) y tiva para el año 2050, cuando desde ya hace
se alcanza para una relación de compresión algunos años la tecnología más avanzada de
significativamente inferior (rc= 12), reflejo turbina de gas implementada en aviación tiene
directo del gran peso que tiene el trabajo de temperaturas de entrada en turbina superio-
compresión del gas de gasógeno en las actua- res a los 1.800 K. A finales del siglo XX ya había
ciones del ciclo. [Ver Gráfico 118]. programas de I+D en marcha para desarrollar
turbinas con temperaturas de entrada en turbi-
En los Gráficos 119 y 120 mostramos el na de 1.923 K (1.650 ºC). Incluso dentro del
esquema del ciclo considerado, tanto para sector de las turbinas de gas industriales, ya
el caso de máximo rendimiento de ciclo de en 1997 estaba disponible comercialmente la
turbina de gas como de máximo rendimien- W501G de Westinghouse, con temperaturas
to total. [Ver Gráficos 119 y 120]. de entrada en turbina de 1.773 K.

Gráfico 118 Actuaciones del ciclo regenerativo e interrefrigerado operando con gas de síntesis
para una tecnología de turbina de gas “normalita” dentro de las actualmente disponibles
(Tmax= 1300 ºC; g/G= 0,15; pamb= 1 bar; Tamb= 25 ºC; LHV= 5,43 MJ/kg)

Ciclo regenerativo e interrefrigerado


50

45

40
ηtot (%)

35

30

25

20
0 10 20 30 40
Relación de compresión
TG TG + tratamiento gas + bombeo refrigeración Total
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

La temperatura de entrada en turbina ha cada 10 años, y llegó a estar por encima de 129
sido el parámetro tecnológico fundamental los 1.800 K en el año 2000. De mantener
en el desarrollo de las turbinas de gas este ritmo, sobre el año 2030 ya se estaría
modernas de elevado rendimiento. Desde operando con temperaturas estequiométri-
1970 la temperatura de entrada en turbina cas (2.400 K), por lo que parecería perfec-
ha ido creciendo a razón de unos 200 K tamente asumible contar con temperatu-
ras de entrada en turbina del orden de
Gráfico 119 Diagrama de ciclo con variables de 1.900 ºC tecnológicamente establecidas de
flujo para el ciclo regenerativo e interrefrigerado cara al año 2050.
de máximo rendimiento de turbina de gas con una
tecnología de turbina de gas “normalita” dentro
El otro aspecto que actualmente condiciona
de las actualmente disponibles
el rendimiento de las turbinas de gas es el
requerimiento de refrigeración de los prime-
ros escalonamientos de la turbina, que al
realizarse mediante un sangrado de aire del
compresor lleva asociada una penalización
energética significativa. En la actualidad se
están practicando sangrados del compresor
del orden de 13-15% de flujo de aire por el
mismo con fines de refrigeración. Sin
embargo, esta tampoco constituye ninguna
limitación tecnológica de cara al año 2050.
Por un lado ya está planteada desde los años
70 la posibilidad de refrigerar los primeros
Gráfico 120 Diagrama de ciclo con variables de escalonamientos de la turbina con vapor en
flujo para el ciclo regenerativo e interrefrigerado lugar de con aire sangrado de compresor, en
de máximo rendimiento total de la turbina de gas cuyo caso, este vapor, al expansionarse pos-
(incluyendo compresión del gas de gasógeno y teriormente en la propia turbina de gas, con-
bombeo de agua de interefrigeración) con una duce a un incremento de la potencia gene-
tecnología de turbina de gas “normalita” dentro
rada por la turbina (en lugar de la reducción
de las actualmente disponibles
asociada al sangrado en el compresor), con-
duciendo a la implementación efectiva de
un ciclo combinado en paralelo. Por otro
lado, incluso manteniendo la refrigeración
mediante sangrado de aire del compresor, la
evolución en tecnología de materiales (inclu-
yendo apantallamientos cerámicos de eleva-
da temperatura), ha permitido ir reduciendo
las necesidades de sangrado para una
misma temperatura de entrada en turbina a
lo largo de los últimos años, tendencia con la
que se puede contar de cara al año 2050.
13 Así como en base al paralelismo entre el desarrollo de las turbinas de gas para aviación y las de aplicaciones indus-
triales (turbinas aeroderivadas) parece viable contar con la disponibilidad comercial de estas tecnologías en la pequeña
escala de potencia que consideramos para las aplicaciones de biomasa.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

130 Por tanto, parecería factible contar de cara regenerativo e interrefrigerado con los pará-
al año 2050 con una tecnología de turbina metros tecnológicos adoptados, y en función
de gas caracterizada por los siguientes pará- de la relación de compresión, así como el
metros tecnológicos13: ciclo finalmente adoptado para el desarrollo
· Temperatura de entrada en turbina= 1.900- de este proyecto (el de máximo rendimiento
2.100 ºC. total). Como vemos, el rendimiento máximo
· Sangrado del compresor= 5-0%. del ciclo es superior a 53,5% y se alcanza con
Sin embargo, manteniendo el carácter con- relaciones de compresión superiores a 47. Sin
servador de este proyecto para obtener una embargo, teniendo en cuenta el trabajo de
cota inferior de las posibilidades de genera- bombeo del gas de gasógeno y del agua de
ción renovable para el año 2050, vamos a interrefrigeración del compresor, el máximo
adoptar la siguiente tecnología de turbina de rendimiento total del ciclo es de 41,19% y se
gas como representativa para el 2050: alcanza para un ciclo con relación de compre-
sión considerablemente inferior (rc= 15). En
· Temperatura de entrada en turbina= 1.700 ºC. estas condiciones, incorporando en rendi-
· Sangrado del compresor= 10%. miento de gasificación del 80% nos quedaría
un rendimiento energético total de conver-
En los Gráficos 121 y 122 mostramos las sión de la biomasa de ηtot= 32,95%. [Ver Gráfi-
actuaciones del ciclo de turbina de gas cos 121 y 122].

Gráfico 121 Actuaciones del ciclo regenerativo e interrefrigerado operando con gas de síntesis para
una tecnología de turbina de gas conservadora para el 2050 (temperatura entrada en turbina de 1.700 ºC
y sangrado de 10% del flujo másico por compresor; pamb= 1 bar; Tamb= 25 ºC; LHV= 5,43 MJ/kg)

Ciclo regenerativo e interrefrigerado

55

50

45

40
ηtot (%)

35

30

25

20
0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50

Relación de compresión

TG TG + tratamiento gas + bombeo refrigeración Total


Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Analizando el diagrama de flujo de este gráfi- porcentajes de cobertura renovable de esta 131
co notamos otra de las ventajas de este ciclo demanda energética, lo cual resulta consi-
de potencia: el subproducto de la interrefrige- derablemente más complicado que en el
ración del compresor es un flujo de agua a sector de generación de electricidad por su
85 ºC, condiciones adecuadas para aplica- carácter distribuido y la falta de regulación
ciones de cogeneración destinadas a cubrir efectiva sobre la misma.
la demanda térmica de baja temperatura,
que pueden englobar generación de ACS, La biomasa constituye sin duda una opción
calefacción y refrigeración mediante equi- energética importante para la cobertura de
pos de absorción. esta demanda de energía térmica de baja
temperatura con tecnologías renovables.
Esta demanda térmica de baja temperatura, De hecho, en la actualidad están empezan-
cuyo mayor exponente es el consumo ener- do a entrar en nuestro país las calderas
gético en la edificación, constituye uno de automáticas de biomasa (principalmente
los componentes más importantes del con- en forma de pellets) que desde hace ya
sumo energético de nuestro país (a nivel de unos cuantos año se vienen implementan-
la UE el consumo energético en la edifica- do en otros países del centro y norte de
ción es del orden del 40-50% del total). Por Europa. Sin embargo, desde el punto de
tanto, desde el punto de vista de encaminar vista de eficiencia en el uso de los recursos
nuestro modelo energético hacia la sosteni- energéticos, que en el caso de la biomasa
bilidad es fundamental introducir elevados como veremos en la evaluación de techos
son relativamente escasos, no parece
apropiado el uso de una energía de elevada
Gráfico 122 Diagrama de ciclo con variables de
calidad energética como es la biomasa
flujo para el ciclo regenerativo e interrefrigerado
de máximo rendimiento total de la turbina de gas para generar directamente energía térmica
(incluyendo compresión del gas de gasógeno y de baja temperatura. De hecho, esta con-
bombeo de agua de interrefrigeración) para una tradicción se hace explícita cuando, para el
tecnología de turbina de gas conservadora para el sistema de generación eléctrica pretende-
2050 (temperatura entrada en turbina de 1.700 ºC y mos explotar el recurso de la biomasa
sangrado de 10% del flujo másico por compresor) hasta sus últimas consecuencias (aprove-
chamiento de monte bajo) para beneficiar-
nos de sus grandes ventajas desde el
punto de vista de la regulación del sistema
de generación eléctrica. En estas escalas,
el recurso de la biomasa pasaría a ser un
recurso escaso si debe emplearse en para-
lelo para satisfacer la demanda de energía
térmica y de generación de electricidad,
disparando su precio de tal forma que pro-
bablemente quedara excluido de la aplica-
ción térmica directa por el propio mercado.
En este contexto, el uso cogenerativo de la
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

132 biomasa, es decir, aprovechándola para el gráfico anterior tiene un intercambiador


generar energía térmica de baja temperatu- con un pinch point de 15 ºC. Es posible redu-
ra una vez que ya se ha aprovechado su cir este pinch point aumentando el tamaño
calidad energética para producir electrici- del intercambiador para generar una mayor
dad, se presenta como la opción técnica y cantidad de energía térmica al mismo tiempo
económicamente más viable en el marco que aumenta el rendimiento de generación
de un modelo energético sostenible. eléctrica. Reduciendo el pinch point a 4 ºC
obtenemos una mejora de un 0,7% en el
En el ciclo de potencia presentado en el Grá- rendimiento de generación eléctrica y un
fico 122, la potencia térmica proporcionada incremento de un 6,2% en el ratio de poten-
por el interrefrigerador de la turbina de gas cia térmica/potencia eléctrica, y todo ello al
constituye el 18,87% de la potencia eléctrica aumentar en un 59% el tamaño del inter-
producida. Sin embargo, con estas conside- cambiador de calor, pasando a operar con
raciones cogenerativas, cabe plantearse la un NTU= 2,3 desde el NTU= 1,5 que tenía
optimización del aprovechamiento térmico en la propuesta original. En el Gráfico 123
mediante el sobre-dimensionado de dicho mostramos el esquema, variables de flujo y
intercambiador de calor, lo cual al mismo tiem- actuaciones del ciclo de potencia finalmente
po beneficia al rendimiento de generación propuesto para el aprovechamiento cogene-
eléctrica. En efecto, el esquema planteado en rativo de la biomasa. [Ver Gráfico 123].

Gráfico 123 Esquema de flujo y actuaciones del ciclo de potencia adoptado para el aprovechamiento
cogenerativo de la biomasa. Energía térmica a 85 ºC (agua líquida)
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

La temperatura de la energía térmica produ- para lo cual se podría jugar con la relación de 133
cida en el ciclo de potencia anterior es de 85 compresión del ciclo de turbina de gas dado
ºC, adecuada para cubrir las necesidades de lo plano del máximo en el punto de máximo
ACS y calefacción, pero un poco justa para rendimiento total. Sin embargo, considera-
cubrir las necesidades de refrigeración. Sin mos que para satisfacer simultáneamente
embargo, el esquema es igualmente válido las demandas de ACS, calefacción y refrige-
para producir energía térmica a mayores ración, la temperatura de 110 ºC en el agua ya
niveles de temperatura reduciendo el flujo de es adecuada. En el Gráfico 124 mostramos
agua por el interrefrigerador. En el caso de el ciclo propuesto con generación térmica a
querer asegurar la opción de emplear la ener- 110 ºC. [Ver Gráfico 124].
gía térmica residual para cubrir la demanda
de refrigeración mediante una máquina de 4.5. Fotovoltaica
absorción de simple efecto, una temperatura
del agua de 110 ºC sería más que suficiente. La solar fotovoltaica se considerará como
De hecho, esta temperatura podría incluso integrada en la edificación y para la imple-
incrementarse para acercarse a la requerida mentación de huertas solares con seguido-
por las máquinas de absorción de doble efecto, res azimutales.

Gráfico 124 Esquema de flujo y actuaciones del ciclo de potencia adoptado para el aprovechamiento
cogenerativo de la biomasa. Energía térmica a 110 ºC (agua líquida)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

134 En la actualidad existen módulos fotovoltai- con las de un módulo fotovoltaico de eleva-
cos comerciales de silicio monocristalino do rendimiento actual a módulo nuevo.
con rendimientos cercanos al 17% a módu-
lo nuevo. Sin embargo, los rendimientos Los parámetros que caracterizan las actuacio-
garantizados se reducen significativamente nes del módulo que adoptaremos para el
con el paso del tiempo. Así, los fabricantes modelado (modelo de Townsend), represen-
actuales de los módulos fotovoltaicos de tativas de los valores medios a lo largo de su
mayor rendimiento garantizan potencias del vida útil, y referidas a STC (G= 1000 W/m2;
orden del 80% de la nominal a los 25 años. T c= 25 ºC; AM 1,5) excepto la NOCT
(G= 800 W/m2; Tamb= 20 ºC; Pe= 0 W; V= 1
Las prestaciones del módulo fotovoltaico m/s; AM= 1,5), son las siguientes:
que son de interés para nuestro estudio son
las medias a lo largo de su vida útil. Pero η Vmp Imp Isc Voc µIsc µVoc µPmax NOCT
dado que el rendimiento de los módulos (%) (V) (A) (A) (V) (mA/K) (mV/K) (%/K) (ºC)
fotovoltaicos comerciales sigue aumentan- 16,83 40,0 5,25 5,7 47,8 2,27 -138,2 -0,375 48,5
do, de cara al 2050 parece razonable contar
con un mayor rendimiento de módulo. En el Gráfico 125 mostramos las curvas
características de este módulo para una
La hipótesis tecnológica que vamos a adop- superficie de 1,248 m2, con una potencia en
tar es que las prestaciones medias del STC de 210 Wp. En el Gráfico 126 mostramos
módulo fotovoltaico a lo largo de su vida útil cómo se modifican las actuaciones del módu-
en el horizonte de estudio (2050), coinciden lo al cambiar la irradiación y temperatura de la

Gráfico 125 Curvas características del módulo en STC (1.000 W/m2; 25 ºC; AM 1,5) representativas de las
condiciones medias de degradación en su vida útil, para una potencia de módulo de 210 W (STC)

STC: G= 1.000 W/m2; Tc= 25 ºC; AM= 1,5


6 18

16
5
14

4 12

10
ηtot (%)

3
I(A)

2 I(A) 6
ηtot (%)
4
1
2

0 0
0 10 20 30 40 50
V(V)
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

Gráfico 126 Actuaciones del módulo fotovoltaico adoptado, representativas del comportamiento medio 135
a lo largo de su vida útil, para distintas condiciones de irradiación incidente y temperatura de célula

Pmp (STC)= 210 Wp

6 18
16
5
14
4 12
I(A)

ηtot (%)
10
3
8
2 6
4
1
2
0 0
0 10 20 30 40 50 0 10 20 30 40 50
V(V) V(V)
G= 1.000 W/m2; Tc= 25 ºC G= 800 W/m2; Tc= 50 ºC G= 500 W/m2; Tc= 35 ºC

célula del mismo. Estos parámetros, ade- En la actualidad (ASIF, 2003) ya se están
más de cambiar a lo largo del día, cambiarán alcanzando rendimientos medios de 95-89%
también en las aplicaciones de integración en estos equipos. En (EPIA, 2004) se estable-
en la edificación debido a la distinta orienta- ce el objetivo ya para el 2010 de alcanzar ren-
ción de los mismos según se trate de apro- dimientos medios superiores al 96%.
vechamiento de cubiertas o fachadas. Las
curvas relevantes para nuestro análisis de Un aspecto que hasta ahora ha sido relevante
techos de potencia para una disponibilidad en las actuaciones medias de los inversores,
dada de superficie, son las de rendimiento. y que de hecho ha afectado los criterios de
[Ver Gráficos 125 y 126]. diseño del sistema fotovoltaico conectado a
la red forzando a un sobredimensionado del
La vida útil de los módulos puede ya en la campo solar respecto a la potencia nominal
actualidad ser superior a los 40 años, si bien del inversor, ha sido la reducción de rendi-
las actuaciones del mismo se degradan. Los miento del inversor con la carga del mismo
fabricantes de módulos garantizan en la respecto a su potencia nominal. Sin embargo,
actualidad vidas útiles de 25 años (con actua- la evolución de la tecnología es a proporcionar
ciones degradadas). Nosotros vamos a asu- curvas de rendimiento a carga parcial cada
mir de cara al escenario 2050 una vida útil de vez más planas, tendencia que incluso se
40 años asociada a unas actuaciones medias llega a acentuar mediante la disposición en
(degradadas respecto a las condiciones de paralelo de inversores de distinta potencia
módulo nuevo) dadas por las curvas anterior- nominal que entran en operación secuencial-
mente presentadas. mente según el nivel de carga.

El otro elemento principal de una instalación En el Gráfico 127 mostramos las curvas de ren-
fotovoltaica conectada a red es el inversor. dimiento de conversión DC/AC de inversores
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

136 típicos disponibles actualmente en el merca- DC/AC por encima del 96%. En el Gráfico
do, según resultados de ensayos proporcio- 129 mostramos curvas de dos modelos de
nados en (Alonso Abella M., Chenlo F., 2004). otro fabricante actual de inversores fotovol-
Como vemos, el aspecto fundamental en el taicos que implementa un concepto de ope-
rendimiento alcanzado es la presencia o no ración secuencial de inversores de distintas
de un transformador de aislamiento galvánico potencias con el fin de allanar la curva de
y del tipo de transformador empleado (LF= rendimiento. [Ver Gráficos 128 y 129].
baja frecuencia; HF= alta frecuencia). Los ren-
dimientos máximos quedan por debajo del Pero el rendimiento de un inversor es el pro-
95% (alcanzado sólo en el inversor sin trans- ducto de dos rendimientos, el de conversión
formador), y la caída de rendimiento impor- DC/AC anteriormente presentado y que se
tante empieza a partir de un 30% de carga. encuentra bien documentado por los fabri-
[Ver Gráfico 127]. cantes, y el rendimiento de seguimiento del
punto de máxima potencia (MPPT) sobre el
La tendencia tecnológica es a seguir que resulta difícil encontrar información. Ade-
aumentando el rendimiento máximo y a más, así como el rendimiento DC/AC es bas-
conseguir cada vez curvas de rendimiento tante parecido en todos los inversores comer-
más planas. En el Gráfico 128 mostramos ciales, en el rendimiento MPPT se encuen-
las curvas de rendimiento de un inversor tran diferencias muy significativas entre los
comercial actual, mostrando cómo al traba- distintos inversores actualmente disponibles
jar a elevadas tensiones ya se proporcio- en el mercado. Así, en (Alonso Abella M.,
nan rendimientos máximos de conversión Chenlo F., 2004) se presentan resultados

Gráfico 127 Curvas de rendimiento de conversión DC/AC a carga parcial de diversos inversores
comerciales actualmente disponibles en el mercado según ensayos independientes (Alonso
Abella M., Chenlo F., 2004)

95

93

91

89
ηDC/AC (%)

87

85 HF
83 LF-old

81 LF-new
Sin transformador
79

77
0 20 40 60 80 100
Carga (%AC)
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

procedentes de medidas experimentales con planteado en este proyecto se dispondrá de 137


rendimientos MPPT que oscilan entre 50% y valores más elevados y homogéneos.
91%. Sin embargo, estas grandes diferencias
son debidas a la implementación de algorit- En (EUREC Agency, 2002) se establecen
mos poco adecuados para el seguimiento del los siguientes objetivos de rendimiento
MPP, y podemos asumir que para el horizonte del inversor:

Gráfico 128 Inversor FV comercial con rendimientos máximos por encima del 96% al trabajar con
valores elevados de la tensión (Sunnyboy)
Sunny Boy 5000TL Multi-String

97

96

95
Efficiency (%)

94

93

92

91

90
0 1 2 3 4 5
Output Power (kW)

600V 500V 400V 300V 200V

Gráfico 129 Dos modelos de un fabricante actual de inversores que implementa un concepto de
operación secuencial de equipos de distinta potencia para allanar la curva de rendimientos (Fronius)
95% 100%

90% 95%
Grado de eficacia

Grado de eficacia

90%
85%
85%
80% Convertidor sin concepto MIX™
80% Convertidor sin concepto MIX™
FRONIUS IG 40/60 con concepto MIX™
FRONIUS IG 400/500 con concepto MIX™
75% Más rendimiento
75% Más rendimiento

70% 70%
0 10 20 30 40 50 60 70 0 10 20 30 40 50 60 70
Potencia de salida nominal en % (PAC) Potencia de salida nominal en % (PAC)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

138 Año 2005: η100%= 97%; η10%= 92%. horizonte tecnológico presentado en
Año 2010: η100% > 98%; η10% > 95%. (EUREC Agency, 2002). [Ver Gráfico 130].

En cuanto a la vida útil de este elemento, en De cara a la evaluación del techo de potencia
(EUREC Agency, 2002) ya se pronostican y generación, las actuaciones del inversor se
valores superiores a 20 años a partir del 2010. representarán mediante un valor medio
constante del rendimiento, obtenida de la
Bajo esta perspectiva, parece suficiente- curva de rendimiento a carga parcial del
mente conservador adoptar para el pre- inversor. Para las aplicaciones integradas en
sente análisis un modelo de inversor los edificios emplearemos el rendimiento
representativo de la tecnología en el 2050 medio europeo, dado por:
(40 años después del horizonte tecnológi-
co de EUREC) con un rendimiento del ηE= 0,03 .η5% + 0,06 .η10% + 0,13 .η20% + 0,10
inversor ligeramente superior al actual y .η30% + 0,48 .η50% + 0,20 .η100%
una curva de rendimiento bastante plana. Mientras que para las aplicaciones con
En el Gráfico 130 mostramos la curva de seguimiento azimutal tomaremos un ren-
carga parcial del inversor que adoptare- dimiento constante igual al correspondien-
mos como representativo de la tecnolo- te al 80% de carga:
gía. El rendimiento presentado es el
total (producto del de conversión DC/AC ηseguimiento= η80%
y el de MPPT). El rendimiento máximo es
de ηmax= 96,1%, ligeramente superior al Por tanto, para el inversor adoptado tenemos:
de los inversores actuales (incluye el ren- ηE= 95,6%
dimiento MPPT), y algo inferior que el ηseguimiento= 96,0%

Gráfico 130 Curva de rendimiento total (DC/AC y MPPT) del inversor adoptado como representativo
de la tecnología para este estudio
1,00
0,95
0,90
0,85
Rendimiento inversor

0,80
0,75
0,70
0,65
0,60
0,55
0,50
0,45
0,40
0 0,1 0,2 0,3 0,4 0,5 0,6 0,7 0,8 0,9 1
Carga DC
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

En la siguiente fase del estudio, el análisis Gráfico 131 Distribución provincial del factor de 139
temporal de la generación y la demanda, capacidad anual de los sistemas fotovoltaicos
instalados en cubierta y orientados al sur
emplearemos directamente la curva comple-
(γ= 0º; β= 30º)
ta del inversor, acoplada a la del generador
fotovoltaico, y evaluando sus actuaciones
mediante una simulación horaria extendida a
todo el año.

Adicionalmente, para la valoración de actuacio-


nes del sistema fotovoltaico asumiremos unas
pérdidas adicionales (cableado, diodos, mis-
match, ensuciamiento,etc.) del 3% y una dis-
ponibilidad operativa de la instalación del 95%.
Las pérdidas por sombreamiento en la poten-
cia instalada en edificios se incorporarán de Gráfico 132 Distribución provincial del factor
forma aproximada para cada orientación con de capacidad anual de los sistemas
un coeficiente de reducción por sombrea- fotovoltaicos integrados en fachada y
miento dependiente de la orientación. orientados al sur (γ= 0º; β= 90º)

En los 5 gráficos presentadas a continua-


ción mostramos las actuaciones (factor de
capacidad anual) a nivel provincial evaluadas
para los 5 tipos de generadores fotovoltai-
cos considerados, y que tienen las siguien-
tes características de orientación:

· Integración en la edificación:
· Instalación en cubierta:
· Orientado al sur y con 30º de inclina- Gráfico 133 Distribución provincial del factor
ción (γ= 0º; β= 30º). de capacidad anual de los sistemas
· Integración en fachada vertical: fotovoltaicos integrados en fachada y
· Orientado al sur (γ= 0º; β= 90º). orientados al SE/SW (γ=± 45º; β= 90º)
· Orientado SE/SW (γ= ± 45º; β= 90º).
· Orientado E/W (γ= ± 90º; β= 90º).
· Huerta solar con seguidores azimutales.

[Ver Gráficos 131, 132, 133 134 y 135].


Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

140 Gráfico 134 Distribución provincial del factor tanto para generar electricidad como para
de capacidad anual de los sistemas aplicaciones térmicas de baja temperatura.
fotovoltaicos integrados en fachada
y orientados al E/W (γ=± 90º; β= 0º) Debemos resaltar que incluso en los mejo-
res emplazamientos del mundo, en cuanto
a lo que generación eléctrica se refiere, los
emplazamientos asociados a acuíferos con-
finados de alta entalpía se están explotando
a un ritmo considerablemente superior a su
regeneración. Así, incluso con un flujo geo-
térmico muy elevado (200 mW/m2), que con
un ciclo del 15% de rendimiento darían para
instalar 0,03 MW/km2 para ser explotados
de forma sostenible, en la actualidad se
están instalando 10 MW/km2 (California) y
Gráfico 135 Distribución provincial del factor de
0,2-0,6 MW/km2 (Italia).
capacidad anual de los sistemas fotovoltaicos en
seguidores azimutales
Existen diversas tecnologías para la genera-
ción eléctrica con energía geotérmica.

La más sencilla es la implementada en


emplazamientos con disponibilidad de
recurso geotérmico en forma de vapor
seco, en las que el vapor se turbina directa-
mente desde el pozo de extracción. Son los
emplazamientos geotérmicos más explota-
dos hasta la actualidad, pero sólo EEUU e
Italia tienen acceso a un abundante recurso
geotérmico en este estado. Para pequeñas
4.6. Geotérmica potencias (< 5 MWe) estas aplicaciones se
han implementado con turbinas de vapor de
El flujo geotérmico medio a nivel mundial es contrapresión, descargando el fluido geotér-
de 60 mW/m2. En líneas de unión de placas mico directamente a la atmósfera. Para
tectónicas puede llegar a ser de 300 mW/m2, mayores potencias se implementan turbi-
y en regiones volcánicas todavía puede verse nas de contrapresión. Hace relativamente
localmente muy incrementado por el trans- poco se ha empezado a reinyectar el fluido
porte convectivo hasta la superficie de roca geotérmico a su acuífero para regenerarlo y
fundida a unos 1.000 ºC. permitir mantener los niveles de explota-
ción actuales.
Los mejores emplazamientos geotérmicos
ya permiten desde hace tiempo una explota- Con los ciclos Flash se pueden explotar recur-
ción energética económicamente rentable, sos geotérmicos saturados. Con el ciclo de
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

doble Flash se consigue aumentar un poco el mayor rendimiento, como son el ciclo com- 141
rendimiento de estos esquemas sin incurrir binado y el mixto, pero por apoyarse ambos
en los sobre costes de un ciclo binario. Sin en un ciclo Flash, su uso queda limitado a
embargo, esta tecnología está limitada a emplazamientos con disponibilidad de acuí-
recursos geotérmicos de temperatura relati- fero confinado con suficiente nivel térmico.
vamente elevada y en forma de un acuífero [Ver Gráficos 137 y 138].
confinado, con lo que el potencial de aplica-
ción de los mismos es limitado, y práctica- Gráfico 137 Ciclo binario
mente nulo a nivel de España. [Ver Gráfico 136].

Gráfico 136 Ciclo Flash

Gráfico 138 Ciclo combinado

El ciclo binario, mediante el uso de un fluido


orgánico de baja temperatura crítica, permi-
te explotar recursos geotérmicos de menor
temperatura. En este caso, el recurso geo-
térmico se emplea para evaporar en una
serie de intercambiadores de calor a un flui-
do de trabajo orgánico que evoluciona en un
ciclo de Rankine. Estos ciclos permiten por
un lado generar electricidad con recursos
geotérmicos en forma de acuíferos confina-
dos a menor temperatura, pero por otro
lado, abren la puerta a la explotación geo- En España la prospección de recursos geo-
térmica en emplazamientos sin disponibili- térmicos con fines energéticos lleva mucho
dad de acuíferos confinados mediante el tiempo parada. Pero en principio no se espe-
aprovechamiento directo de las rocas ra encontrar recursos geotérmicos significa-
calientes (HDR), lo cual permite ampliar tivos en forma de acuíferos confinados con
mucho el abanico de emplazamientos geo- suficiente nivel térmico como para permitir
térmicos potenciales. Existen mejoras del la explotación eléctrica mediante los
ciclo binario que permiten proporcionar un esquemas de las centrales geotérmicas
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

142 actualmente implementados. Sin embargo, recibe la energía térmica de las rocas para
ya desde la década de 1970 se está desarro- posteriormente transportarla a la superficie.
llando la tecnología de rocas secas calientes La aplicación requiere por lo general profundi-
(HDR), que tiene el gran potencial de inde- zar algo más en la perforación (5-6 km en
pendizar la explotación geotérmica de la lugar de los 2-3 km de una aplicación conven-
presencia de un acuífero confinado con sufi- cional), y la tecnología de estimulación hidráu-
ciente nivel térmico, abriendo la posibilidad lica del intercambiador sumergido todavía no
de la aplicación de la tecnología en regiones está totalmente resuelta, pero ya en 2004 ha
muy amplias del planeta, entre la que se entrado en operación la primera planta de
encuentra España. este estilo en Francia. Profundizando hasta
suficiente profundidad siempre se podría
En HDR, se inyecta un fluido a presión para, encontrar el nivel térmico deseado, pero las
mediante estimulación hidráulica del subsue- restricciones económicas limitan las profundi-
lo promover la fisuración de la roca de tal dades a unos 6 km, que ya son suficientes
forma que se produzca un intercambiador de para encontrar temperaturas de 140-200 ºC
calor enterrado en el cual el fluido inyectado que permitan una explotación geotérmica
adecuada para generar electricidad mediante
un ciclo binario. En algunos emplazamientos
Gráfico 139 La tecnología de roca seca caliente
(HDR) permite independizar la explotación (especialmente formaciones graníticas) se
geotérmica de la presencia de acuíferos pueden encontrar mayores temperaturas de
confinados con suficiente nivel térmico la roca debido a la actividad radioactiva de ele-
mentos como el uranio, torio o potasio. Así,
en España, en la región granítica del NW
peninsular, se encuentran emplazamientos
con niveles de generación interna del orden
de 4,7 µW/m3. [Ver Gráfico 139].

Para este proyecto, hemos procedido a reco-


pilar la información disponible en nuestro país
sobre el recurso geotérmico, y después de
una evaluación preliminar hemos decidido
incluir la tecnología entre las incluidas para el
escenario a 2050 por considerar que tanto
por su elevado factor de capacidad como por
sus costes limitados, puede proporcionar una
contribución suficientemente importante
como para que se potencie más su desarrollo
en nuestro país (actualmente inexistente a
todos los niveles).

En las aplicaciones geotérmicas con ciclo


binario, tanto el fluido de trabajo como los
Caracterización técnica de las distintas tecnologías

parámetros del ciclo de potencia deben 143


elegirse en cada caso (según el recurso
disponible) para optimizar la central. Res-
pecto a los fluidos de trabajo, dejando de
lado los CFCs y los HFCs por motivos
ambientales, hay diversas opciones dispo-
nibles (iso-butano, n-pentano, etc.) Res-
pecto a los ciclos, se pueden implementar
ciclos saturados, sobrecalentados, o supe-
críticos, teniendo que en cualquier caso
optimizar sus parámetros de operación.
Los rendimientos del ciclo van de 6,5% al
19% al evolucionar la temperatura máxima
del ciclo entre 80 ºC y 190 ºC.

De cara a este proyecto, y dado el nivel de


incertidumbre sobre el recurso disponible,
no tiene sentido proceder a optimizar el
ciclo de potencia. Por tanto, vamos a asumir
un ciclo de n-pentano (que parece el más
apropiado para el nivel térmico del recurso
que cabe esperar) operando con un recurso
geotérmico de 180 ºC (nivel térmico de las
rocas) con un rendimiento del 11%.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

144
5. Techos de potencia y generación
de las distintas renovables

En el punto 2.5 hemos repasado diversos niendo restricciones tecnológicas y de dispo-


escenarios de desarrollo de las distintas tec- nibilidad de terreno, mediante una herramien-
nologías renovables en nuestro país. Sin ta SIG, hemos procedido a evaluar dichos
embargo, la gran mayoría de estos escena- techos de potencia. La estimación de la gene-
rios no corresponden al potencial técnica- ración potencial se ha obtenido a partir de los
mente desarrollable sino más bien a objetivos techos de potencia y empleando los factores
políticos. Estos valores sirven de referencia al de capacidad evaluados para los distintos
desarrollo de este estudio para comparar el emplazamientos considerados.
nivel de introducción de las distintas tecnolo-
gías propuesto con el requerido para alcanzar 5.1. Disponibilidad de terreno según usos
un elevado porcentaje de penetración de las
renovables en el sistema de generación. Sin Para evaluar la disponibilidad de terreno para
embargo, de cara a disponer de las condicio- las distintas tecnologías renovables, hemos
nes de contorno adecuadas para el desarrollo usado la base de datos Corine Land Cover
de este estudio, además de por el valor que 2000, CNIG, Ministerio de Fomento, disponi-
por sí mismo tiene como referencia, es con- ble en el sistema SIG empleado. La clasifica-
veniente disponer de una estimación, homo- ción de usos de suelo incluidos en esta base
génea entre las distintas tecnologías y consis- de datos es la que presentamos a continua-
tente, de los techos de potencia a instalar con ción. Debemos resaltar que en el transcurso
cada una de las tecnologías, así como de la del proyecto hemos podido constatar que
máxima generación potencial asociada. Estos esta clasificación de usos de suelo, desarro-
techos de potencia y generación deberían llada a nivel europeo, no está completamente
representar el potencial técnicamente desa- adaptada a las condiciones específicas de
rrollable en la tecnología considerada a la vista España ni a los fines perseguidos en este pro-
de los recursos disponibles e imponiendo las yecto. Así, las clasificaciones conceptuales
limitaciones técnicas pertinentes al desarrollo del uso del suelo desde el punto de vista de
del recurso. las posibilidades de su empleo con fines
energéticos asociado a una cierta tecnología
En general, no hemos encontrado referencia- en nuestro país, no siempre coinciden con las
do dicho potencial técnico de desarrollo de las categorías establecidas en la Corine Land
distintas tecnologías, por lo que en el marco Cover 2000, motivo por el cual hemos tenido
de este proyecto hemos procedido a desarro- que asignar ciertos porcentajes de uso a otras
llar una primera evaluación del mismo. Para categorías Corine de uso del suelo que en
ello hemos desarrollado diseños de las distin- principio no pensábamos considerar con el fin
tas tecnologías, evaluando sus actuaciones de incluir esos usos conceptuales del suelo
en las distintas regiones geográficas, e impo- que estábamos dispuestos a admitir.
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Nomenclatura Corine Land Cover 2000: 2.4. Zonas agrícolas heterogéneas. 145
1.1. Zonas urbanas. 2.4.1. Cultivos anuales asociados con culti-
1.1.1. Tejido urbano continuo. vos permanentes.
1.1.2. Tejido urbano discontinuo. 2.4.2. Mosaico de cultivos.
1.1.2.1. Estructura urbana laxa. 2.4.2.1. Mosaico de cultivos anuales con
1.1.2.2. Urbanizaciones exentas y/o praderas y/o pastizales.
ajardinadas. 2.4.2.2. Mosaico de cultivos permanentes.
1.2. Zonas industriales, comerciales 2.4.2.3. Mosaico de cultivos anuales con
y de transportes. cultivos permanentes.
1.2.1 Zonas industriales o comerciales. 2.4.3. Terrenos principalmente agrícolas,
1.2.2. Redes viarias, ferroviarias y terrenos pero con importantes espacios de
asociados. vegetación natural.
1.2.2.1. Autopistas, autovías y terrenos 2.4.4. Sistemas agroforestales.
asociados. 3.1. Bosques.
1.2.2.2. Complejos ferroviarios. 3.1.1. Bosques de frondosas.
1.2.3. Zonas portuarias. 3.1.1.1. Perennifolias y quejigales.
1.2.4. Aeropuertos. 3.1.1.1.1. Perennifolias esclerófilas y quejigales.
1.3. Zonas de extracción minera, vertederos 3.1.1.1.2. Laurisilva macaronésica.
y de construcción. 3.1.1.2. Caducifolias y rebollares.
1.3.1. Zonas de extracción minera. 3.1.1.3. Otras frondosas de plantación.
1.3.2. Escombreras y vertederos. 3.1.2. Bosques de coníferas.
1.3.3. Zonas en construcción. 3.1.2.1. Pináceas.
1.4. Zonas verdes artificiales, no agrícolas. 3.1.2.2. Sabinares y enebrales.
1.4.1. Zonas verdes urbanas. 3.1.3. Bosque mixto.
1.4.2. Instalaciones deportivas y recreativas. 3.2. Espacios de vegetación arbustiva y/o
2.1. Tierras de labor. herbácea.
2.1.1. Tierras de labor en secano. 3.2.1. Pastizales naturales.
2.1.2. Terrenos regados permanentemente. 3.2.1.1. Pastizales supraforestales.
2.1.2.1. Cultivos herbáceos en regadío. 3.2.1.2. Otros pastizales.
2.1.2.2. Otras zonas de irrigación. 3.2.2. Landas y matorrales.
2.1.3. Arrozales. 3.2.2.1. Landas y matorrales templado
2.2. Cultivos permanentes. oceánicos.
2.2.1. Viñedos. 3.2.2.2. Fayal-brezal macaronésico.
2.2.2. Frutales. 3.2.3. Vegetación esclerófila.
2.2.2.1. Frutales en secano. 3.2.3.1. Grandes formaciones de matorral
2.2.2.2. Frutales en regadío. denso o medianamente denso.
2.2.2.2.1. Cítricos. 3.2.3.2. Matorrales subarbustivos o arbusti-
2.2.2.2.2. Frutales tropicales. vos muy poco densos.
2.2.2.2.3. Otros frutales en regadío. 3.2.3.3. Matorrales xerófilos macaronésicos.
2.2.3. Olivares. 3.2.4. Matorral boscoso de transición.
2.3. Praderas. 3.3. Espacios abiertos con poca o sin
2.3.1. Praderas. vegetación.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

146 3.3.1. Playas, dunas y arenales. considerada es la última (enero 2005), que
3.3.2. Roquedo. es la definitiva que se ha remitido a la UE.
3.3.3. Espacios con vegetación escasa. · Zonas asociadas a Espacios Naturales Pro-
3.3.3.1. Xeroestepa subdesértica. tegidos, declarados y en proceso formal
3.3.3.2. Cárcavas y/o zonas en proceso de de declaración por el Estado y las Comuni-
erosión. dades Autónomas.
3.3.3.3. Espacios orófilos altitudinales con
vegetación escasa. En los Gráficos 140 y 141 mostramos la dis-
3.3.4. Zonas quemadas. tribución espacial de los LIC y ZEPA incluidos
3.3.5. Glaciares y nieves permanentes. en la última versión de la Red Natura 2000.
4.1. Zonas húmedas continentales. En el Gráfico 142 mostramos la distribución
4.1.1. Humedales y zonas pantanosas. espacial de la red de espacios naturales pro-
4.1.2. Turberas. tegidos facilitada por el Ministerio de Medio-
4.2. Zonas húmedas litorales. ambiente. En el Gráfico 143 mostramos la
4.2.1. Marismas. distribución espacial del conjunto de espa-
4.2.2. Salinas. cios excluidos por motivos ambientales para
4.2.3. Zonas llanas intermareales. la determinación de los techos de potencia y
5.1. Aguas continentales. generación con renovables. Y finalmente, en
5.1.1. Cursos de agua. el Gráfico 144 presentamos el porcentaje del
5.1.1.1. Ríos y cauces naturales. territorio de las distintas CC.AA. que se ha
5.1.1.2. Canales artificiales. excluido de la determinación de los techos
5.1.2. Láminas de agua. de potencia y generación por motivos
5.1.2.1. Lagos y lagunas. ambientales. Como puede observarse la res-
5.1.2.2. Embalses. tricción en el uso del territorio por motivos
5.2. Aguas marinas. ambientales impuesta en este proyecto es
5.2.1. Lagunas costeras. muy fuerte, representando el 28% del terri-
5.2.2. Estuarios. torio peninsular, y llegando en algunas
5.2.3. Mares y océanos. CC.AA. a suponer del orden del 40% del
territorio. [Ver Gráficos 140, 141, 142, 143 y 144].
5.2. Restricciones ambientales
5.3. Distribución espacial de la potencia
Para garantizar la compatibilidad medio máxima y techos de generación
ambiental de los techos de potencia y ener-
gía evaluados en este proyecto, se han 5.3.1. Eólica
excluido todas las áreas con algún grado de En el caso de la tecnología eólica, los techos
protección ambiental. En concreto, las áreas de potencia instalable dependerán de la dis-
excluidas por motivos medio ambientales ponibilidad de superficie para instalar par-
han sido las siguientes: ques eólicos y de la densidad de potencia
instalada por la que se opte.
· Red Natura 2000: Zonas de Especial Protec-
ción para las Aves (ZEPA) + Lugares de Inte- Respecto a la disponibilidad de superficie
rés para la Conservación (LIC). La versión para instalar parques eólicos, su valoración
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 140 Red Natura 2000. Lugares de interés comunitarios (LIC). Versión enero 2005 (definitiva 147
remitida a la UE)

Gráfico 141 Red Natura 2000. Zonas de especial protección para las aves (ZEPA). Versión enero 2005
(definitiva remitida a la UE)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

148 Gráfico 142 Espacios naturales protegidos (ENP). Fuente: Ministerio de Medioambiente

Gráfico 143 Total de espacios excluidos para los techos de potencia y generación por motivos
medioambientales (LIC+ZEPA+ENP). Fuente: Ministerio de Medioambiente
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 144 Porcentaje de la superficie de las CC.AA. que ha sido excluido para los techos de potencia 149
y generación por motivos medioambientales

Total = 28,0%
35,8% 38,3%
24,1%
25,3%
12,0% 33,2%

19,5%
28,2%

28,9%
43,4%
27,4%
38,1%

24,3%

26,4%

32,3%

se realizará mediante un análisis SIG a nivel justificó en el apartado correspondiente a la


provincial imponiendo diversas restriccio- tecnología eólica. Respecto a las caracterís-
nes sobre los usos del suelo susceptibles ticas del recurso eólico disponible en cada
de albergar una instalación eólica. emplazamiento, hemos seleccionado valo-
res característicos de rugosidad del terreno,
Respecto a la densidad de potencia instala- parámetro de forma y parámetro de escala
ble su elección no es arbitraria, y en este de la distribución de Weibull.
punto vamos a exponer los argumentos
empleados para seleccionar dicha potencia Para la elección de la densidad de potencia
y para evaluar sus actuaciones. a instalar en cada emplazamiento, vamos a
introducir dos criterios de decisión. Por un
En principio vamos a diferenciar tres tipos lado está el coste de la electricidad genera-
de aplicaciones eólicas: eólica marina (off- da, que valoraremos asumiendo distribucio-
shore), eólica terrestre en terrenos llanos, y nes de costes de inversión y O&M caracte-
eólica terrestre en terrenos accidentados. rísticos de cada uno de estos emplazamien-
Estos tres tipos de aplicaciones eólicas lle- tos en la actualidad con los parámetros eco-
varán aparejados distintos tipos de máqui- nómicos i = 8%; f = 2,6%; N = 20 años. El
nas eólicas y de características del recurso otro parámetro manejado es la densidad de
eólico en los emplazamientos correspon- potencia útil asociada a una cierta densidad
dientes. La elección de las máquinas eólicas de potencia instalada, y que viene dada por
adoptadas para este análisis se expuso y el producto de dicha densidad de potencia
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

150 instalada y el rendimiento de array que tiene En el Gráfico 145 mostramos la dependencia
en cuenta las pérdidas por las estelas de de ηarray con el espaciamiento entre turbinas
unos aerogeneradores sobre otros. En efec- en términos de diámetros de rotor (e/D) o en
to, al ir a elevadas cantidades de potencia términos de potencia instalada por unidad de
eólica instalada, no podemos asumir que superficie (Po/As), y para distintas alturas de la
cada aerogenerador se comportará como si torre, para el caso de emplear una máquina
estuviera aislado, y se deben tener en cuen- eólica de 2,05 MW y 71 m de diámetro en el
ta las pérdidas asociadas a las interferencias mar. Como podemos ver, la dependencia de
entre ellos. Dichas pérdidas son muy la altura de la torre es relativamente pequeña.
dependientes de la configuración particular Pero el rendimiento de array cae rápidamente
de cada parque eólico, y para su valoración al reducir el espaciamiento entre máquinas o
precisa se requiere realizar un análisis de aumentar la densidad de potencia instalada.
mecánica de fluidos computacional para el Por tanto, al estar planteando elevadas pene-
emplazamiento y parque considerado. En el traciones eólicas es imprescindible incorporar
marco de este estudio no podemos bajar al los efectos de ηarray tanto en la evaluación de la
nivel de detalle local, por lo que abordare- producción energética, como en la decisión
mos el problema con una formulación más sobre cuales deben ser las densidades de
general que describa correctamente los potencia a implementar. Para espaciamientos
principales efectos de dichas interferencias relativos iguales o superiores a e/D = 16 o
para las características de los tres emplaza- densidades de potencia instalada iguales o
mientos tipo considerados. Por tanto, para inferiores que Po/As = 1,6 MW/km2, el ηarray
valorar el rendimiento de array (ηarray) emplea- sube por encima del 96% acercándose por
remos una formulación basada en un análi- tanto a las actuaciones de la máquina eólica
sis integral de la capa límite terrestre y su aislada. Sin embargo, con mayores densida-
interacción con los aerogeneradores instala- des de potencia instalada el ηarray cae rápida-
dos, en línea con el análisis desarrollado en mente y se hace necesario incorporar su
(Milborrow D.J., 1980). efecto. [Ver Gráfico 145].

A continuación pasamos a discutir algunos Para poder tomar la decisión sobre cual es
resultados de este tipo de análisis para la densidad de potencia instalada más ade-
tener una percepción más clara de las impli- cuada, es necesario por un lado establecer
caciones del ηarray cuando se van buscando un criterio de optimización y por otro lado
elevadas penetraciones de la energía eólica. disponer de la información del ηarray como
Para ello, supondremos un array isótropo función del espaciamiento o la potencia ins-
e infinito formado por aerogeneradores talada. En los Gráficos146 y 147 mostramos
del tamaño intermedio entre los elegidos esta información para el caso de la máquina
para los distintos tipos de emplazamientos de P = 2,05 MW instalada con una altura de
(P = 2,05 MW; D = 71 m), que constituye buje de h = 70 m en terrenos de distinta
el límite apropiado para valorar una elevada rugosidad superficial. [Ver Gráficos 146 y 147].
penetración. Posteriormente presentare-
mos correcciones de los valores de ηarray Los dos criterios que vamos a manejar para
para menores penetraciones eólicas. determinar las densidades de potencia a
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 145 Rendimiento del array para un array infinito e isótropo formado por máquinas de 2,05 MW 151
y 71 metros de diámetro colocadas en el mar, como función del espaciamiento entre máquinas, de la
potencia por unidad de superficie instalada y de la altura del rotor

100 100
90 90
80 80
70 70
ηarray (%)

ηarray (%)
60 60
50 50
40 40
30 30
20 20
10 10
0 0
2 4 6 8 10 12 14 16 0 5 10 15 20 25 30
e/D Po/A (MW/km2)
Mar
h= 70m h= 90m h= 110m

Gráfico 146 Rendimiento de array como función del espaciamiento relativo y la densidad de potencia
instalada para arrays infinitos e isotrópicos formados con la máquina de 2,05 MW y 71 m de diámetro en
emplazamientos marinos o de campo abierto/cultivos herbáceos
Mar Campo abierto / cultivo herbáceo
120 35 120 70

100 30 100 60

25 50
Po/As (MW/km2)

Po/As (MW/km2)
80 80
ηarray (%)

ηarray (%)

20 40
60 60
15 30
40 40
10 20
20 5 20 10

0 0 0 0
2 4 6 8 10 12 14 16 2 4 6 8 10 12
e/D e/D
P= 2 MWe
ηarray (%) Po/As

instalar son por un lado el asociado a buscar ηarray, por lo que la densidad de potencia
una máxima potencia efectiva, y por otro efectiva, producto de la instalada y ηarray
lado el de costes. El primer criterio estable- debe presentar un máximo. Por otro lado, el
ce el límite superior de la densidad de coste de la electricidad producida introduci-
potencia que tiene sentido instalar, y surge rá otro límite superior a la densidad de
por el hecho de que al aumentar la densidad potencia a instalar: en efecto, al ir aumen-
de potencia instalada va reduciéndose el tando la densidad de potencia instalada se
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

152 Gráfico 147 Rendimiento de array como función del espaciamiento relativo y la densidad de potencia
instalada para arrays infinitos e isotrópicos formados con la máquina de 2,05 MW y 71 m de diámetro
en emplazamientos de dehesa y de bosque
Dehesa Bosque
100 70 100 70
90 90
60 60
80 80
70 50 70 50

Po/As (MW/km2)

Po/As (MW/km2)
60 60
ηarray (%)

ηarray (%)
40 40
50 50
40 30 40 30

30 20 30 20
20 20
10 10
10 10
0 0 0 0
2 4 6 8 10 2 3 4 5 6 7 8 9
e/D e/D
P= 2 MWe
ηarray (%) Po/As

reduce la capacidad de generar electricidad turas de costes similares. Este constituye el


por la misma debido a la reducción del ηarray, máximo de la densidad de potencia que
pudiendo llegar a un punto donde la tecno- tiene sentido instalar (es conveniente resal-
logía eólica deje de ser competitiva frente a tar que coincide con la densidad de poten-
otras opciones, por lo que no tendría senti- cia instalada propuesta en el estudio SWE,
do seguir aumentando la densidad de (Garrad Hassan, 2004). Sin embargo, en tér-
potencia a instalar (siempre y cuando exis- minos de la potencia instalada, el máximo
tan esas otras opciones de menor coste). en la potencia efectiva es muy llano, de tal
En el Gráfico 148 mostramos los resultados forma que para P o/A s = 3,6 MW/km 2 se
para la máquina de 2,05 MW y 71 m de diá- obtiene una potencia efectiva instalada de
metro en un emplazamiento marino. La eva- P/As = 2,36 MW/km2 (ηarray = 66,0%), produ-
luación de costes se ha realizado asumien- ciendo electricidad a LEC = 6,8 c€/kW.he,
do un emplazamiento con c = 9 m/s y k = 2, valor significativamente inferior al obtenido
una estructura de costes asociada a unas para el máximo de la densidad de potencia
condiciones del orden de las que cabe espe- efectiva. En estas condiciones, parece difícil
rar al final del periodo de análisis, y unos pará- de justificar densidades de potencia instala-
metros económicos de i = 8%; f = 2,6% y da superiores a esos Po/As = 3,6 MW/km2
N=20 años. Como podemos ver, la máxima por el elevado coste incremental de la elec-
potencia efectiva de P/As = 2,51 MW/km2 se tricidad adicional generada (127 c€/kW.he).
alcanza para e/D = 7 y Po/As = 8,2 MW/km2, [Ver Gráfico 148].
en cuyo caso, las máquinas están operando
con un ηarray = 30,8% y proporcionan electrici- En los Gráficos 149, 150 y 151 mostramos
dad con un coste de LEC = 14,1 c€/kW.he, los resultados de la evaluación del ηarray en
significativamente superior a los costes función de la densidad de potencia instala-
actuales de generación en tierra para estruc- da, la potencia efectiva como función de
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 148 Densidad de potencia efectiva y coste de la electricidad como función del 153
espaciamiento entre máquinas y de la densidad de potencia instalada para el caso de una array
isótropo e infinito formado por máquinas de 2,05 MW de potencia y 71 m de diámetro y
emplazadas en el mar con c=9 m/s y k=2
3,0 100 3,0 30
90
2,5 2,5 25
80
70

LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)
2,0 2,0 20
P/As (MW/km2)

P/As (MW/km2)
60
1,5 50 1,5 15
40
1,0 1,0 10
30
20
0,5 0,5 5
10
0 0 0,0 0
2 4 6 8 10 12 14 16 0 2 4 6 8 10 12 14 16
e/D Po/As (MW/km2)

P/As LEC

espaciamiento y densidad de potencia insta- zamientos de baja rugosidad superficial


lada, y el LEC como función de los mismos como el mar, son de esperar mayores velo-
parámetros, para el caso de arrays infinitos e cidades del viento a la misma altura de la
isótropos con máquinas de 2,05 MW y 71 m torre en un emplazamiento marino que en
de diámetro en distintos emplazamientos con uno terrestre. Estos resultados son sólo
una torre de h = 70 m, asumiendo para todos para ilustrar los efectos de la rugosidad
los casos la misma distribución de costes y superficial, pero posteriormente presenta-
del recurso eólico (c = 9 m/s; k = 2). Los remos resultados específicos para cada uno
menores ηarray en emplazamientos marinos de los emplazamientos tipo que vamos a
son una consecuencia del mayor relleno de considerar en el proyecto.
la capa límite terrestre en estos emplaza-
mientos de baja rugosidad superficial, de tal Las densidades de potencia instalada que
forma que el efecto del desplazamiento de proporcionan los máximos de potencia efec-
dicha capa límite por la extracción de canti- tiva oscilan entre los Po/As = 8,2 MW/km2
dad de movimiento por parte de los aeroge- para el emplazamiento marino y los
neradores, es relativamente más importan- Po/As=6,6 MW/km2, sin embargo, a la vista
te. Sin embargo, las menores densidades de las estructuras de costes parecen difíci-
de potencia y mayores LEC de los emplaza- les de justificar valores superiores a los
mientos marinos (con idéntica estructura de Po/As = 3, 6-5 MW/km2 según la rugosidad
costes) está asociada a haber supuesto el del emplazamiento. [Ver Gráficos 149, 150 y 151].
mismo potencial eólico en todos los empla-
zamientos considerados (c = 9 m/s; k = 2), Para el caso de tener menores densidades de
mientras que en principio, y precisamente potencia instalada, bien sea por una menor
por el mayor relleno en cantidad de movi- penetración de la tecnología o por exigencias
miento de la capa límite terrestre en empla- de la orografía, el rendimiento del array es
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

154 Gráfico 149 Rendimiento de array para un array infinito e isótropo formado con máquinas de 2,05 MW
y 71 m de diámetro, colocado a 70 m de altura, en distintos emplazamientos y como función de la
densidad de potencia instalada. Para todos los emplazamientos se ha supuesto la misma estructura
de costes y recurso eólico
h= 70m
100

90

80

70

60
ηarray (%)

50

40

30

20

10

0
0 10 20 30 40 50 60 70

Po/As (MW/km ) 2

zo= 0,005 m zo= 0,05 m zo= 0,2 m zo= 1 m

Gráfico 150 Densidad de potencia efectiva para un array infinito e isótropo formado con máquinas de
2,05 MW y 71 m de diámetro, colocado a 70 m de altura, en distintos emplazamientos y como función de
la densidad de potencia instalada y del espaciamiento entre máquinas. Para todos los emplazamientos
se ha supuesto la misma estructura de costes y recurso eólico

7 7
6 6
5
5
P/As (MW/km2)

P/As (MW/km2)

4
4
3
3
2
1 2

0 1
0 2 4 6 8 10 12 14 16 0 5 10 15 20 25 30 35 40
e/D h= 70m Po/As (MW/km2)

zo= 0,005 m zo= 0,05 m zo= 0,2 m zo= 1 m


Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 151 Coste de la electricidad generada para un array infinito e isótropo formado con máquinas 155
de 2,05 MW y 71 m de diámetro, colocado a 70 m de altura, en distintos emplazamientos y como función
de la densidad de potencia instalada y del espaciamiento entre máquinas. Para todos los
emplazamientos se ha supuesto la misma estructura de costes y recurso eólico
80 80
70 70
60 60
LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)
50 50
40 40
30 30
20 20
10 10
0 0
0 2 4 6 8 10 12 14 16 0 5 10 15 20 25 30 35 40
e/D Po/As (MW/km2)

zo= 0,005 m zo= 0,05 m zo= 0,2 m zo= 1 m

superior a los valores anteriormente presen- Las restricciones principales impuestas sobre
tados para un array isótropo e infinito. Para la eólica marina en las distintas etapas de
corregir el ηarray en estos casos, hemos elabo- desarrollo propuestas en SWE y los techos
rado los resultados experimentales presenta- tecnológicos asociados en la España peninsu-
dos en la (Milborrow D.J., 1980). En el Gráfi- lar, para una densidad de potencia eólica
co 152 mostramos la variación del rendimien- adoptada en SWE de 8 MW/km2, son las
to de los aerogeneradores colocados en un siguientes:
array en función de la fila en la que se encuen-
tran, así como la variación del rendimiento del · Periodo hasta el 2010:
array completo en función del número de filas · Distancia a la costa: 5-30 km.
que lo constituyen. [Ver Gráfico 152]. · Profundidad = 30 m.
· No emplazamientos con condiciones climá-
5.3.1.1. Eólica marina ticas extremas.
En el caso de la eólica marina, el estudio de · Superficie técnicamente disponible:
SWE (Garrad Hassan, 2004), tiene como 7.042 km2.
objetivo el proporcionar un escenario de creci- · Techo de potencia: 56,336 GW.
miento hasta el año 2020, pero proporciona el · Periodo hasta el 2015:
porcentaje de la superficie potencial ocupada · Distancia a la costa: 5-40 km.
por el escenario de crecimiento previsto, por · Profundidad = 50 m.
lo que se pueden deducir los potenciales de · No emplazamientos con condiciones climá-
superficie disponible. Este estudio está basa- ticas extremas.
do en un análisis SIG en el que se han intro- · Superficie técnicamente disponible:
ducido restricciones de distancia a la costa, 12.636 km2.
profundidad, condiciones climáticas extre- · Techo de potencia: 101,088 GW.
mas, y otros usos marinos. · Periodo hasta el 2020:
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

156 Gráfico 152 Rendimiento de un aerogenerador de un array finito en función de la fila en la que se
encuentra, y rendimiento total del array en función del número de filas que lo constituyen, para el
caso de una array de aerogeneradores dispuestos de forma alterna y con eficiencia para el caso de
array infinito del 48%
ηarray,inf= 0,48
1,0

0,9
ηtotal
ηfila
0,8

0,7

0,6

0,5

0,4
0 5 10 15 20 25 30 35

Número de fila

· Profundidad = 100 m. Comunidades Autónomas de nuestra geogra-


· Superficie técnicamente disponible: fía, hemos procedido a evaluar dicho reparto
33.340 km2. mediante un sistema SIG empleando los
· Techo de potencia: 266,72 GW. archivos elaborados en el estudio SWE. En el
Gráfico 153 mostramos el reparto provincial
Anteriormente, ya mostramos el mapa de del techo de potencia eólica marina según
(Garrad Hassan, 2004) donde se observa la (Garrad Hassan, 2004) para el 2020. Como
distribución geográfica del potencial eólico vemos, el techo peninsular de potencia off-
marino. La (Garrad Hassan, 2004), en su shore peninsular según esta referencia es de
escenario de crecimiento hasta el 2020 pro- 236,42 GW. [Ver Gráfico 153].
pone emplear un 9,57% del potencial técnico
disponible en ese año. El techo superior de la Para encuadrar mejor las implicaciones de
potencia eólica marina a instalar según esta esta potencia off-shore potencial, elaborando
referencia con las restricciones impuestas en estos resultados empleando los factores de
el 2020 es de 266,72 GW a nivel nacional. capacidad de la (Garrad Hassan, 2004), la pro-
ducción eléctrica asociada sería de 698,18
Puesto que en la (Garrad Hassan, 2004) no se TW.h/año, es decir, un 249,4% de la deman-
proporciona el reparto de esta potencia da eléctrica peninsular proyectada para el año
potencial entre las distintas Provincias o 2050. Con este gran exceso de capacidad de
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 153 Reparto provincial del techo de potencia eólica marina (GW) obtenido elaborando los datos 157
de (Garrad Hassan, 2004) con un SIG
Total peninsular = 236,42 GW. Potencial potencia off-shore en 2020 según SWE

32,23 4,35
19,37 7,68 1,56
15,81
8,86

2,91
4,90

20,93

39,57

11,66

23,80

2,56
20,47

0 1,58
0
18,22

generación, hay margen más que suficiente tante optimista. En efecto, según se deduce
para regular la producción eólica siguiendo la de la lectura de este estudio, la generación
demanda energética, si bien a costa de eléctrica potencial se ha evaluado a partir de
aumentar el coste de la energía producida. una capa de velocidades del viento disponible
De instalarse esta potencia off-shore y ope- en el sistema SIG. Aunque no se precisa más,
rarla con su máximo factor de capacidad, por las indicaciones dadas parece ser que la
todas las provincias implicadas excepto Bar- producción potencial se ha obtenido en esta
celona y Guipúzcoa pasarían a ser excedenta- referencia a partir de las velocidades anuales
rias respecto a su demanda eléctrica en el medias, integrando una función de distribu-
año 2050, llegando alguna provincia como ción de probabilidad de velocidades (presumi-
Castellón a producir el 3.531% de su consu- blemente una Weibull con factor de forma
mo eléctrico. En el Gráfico 154 mostramos el fijo) con la curva del modelo del aerogenera-
porcentaje de la demanda eléctrica peninsular dor asumido. Además de los posibles efectos
para el 2050 de operarse toda esta potencia estacionales (variación de las medias de velo-
eólica con su máximo factor de capacidad cidad de viento estacional) que no parecen
según los resultados de (Garrad Hassan, estar incorporados en esta evaluación, para
2004). [Ver Gráfico 154]. las densidades de potencia instalada conside-
radas (8 MW/km2) y con la elevada ocupación
Sin embargo, debemos resaltar que la evalua- de la superficie disponible para acercarse a
ción de la generación eléctrica con las hipóte- los techos de potencia, es de esperar que los
sis de (Garrad Hassan, 2004) puede ser bas- efectos de interferencia entre estelas de
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

158 Gráfico 154 Porcentaje de la generación off-shore respecto a la demanda eléctrica peninsular para
el 2050 en caso de instalarse toda la potencia off-shore potencial según SWE y de operarla con
máximo factor de capacidad

Total demanda peninsular = 280 TW.h/año. Producción off-shore en 2020 según SWE y referida a demanda peninsular para 2050

33,76 4,511,63
20,54 8,03
16,79
9,40
3,05
5,18

22,00

41,76

12,45

25,03

2,72
21,56
0 1,67
0
19,27

distintas máquinas eólicas sean significati- Sin embargo, la máquina que hemos elegido
vos, reduciendo la potencia efectiva respecto como representativa de la tecnología eólica
a la instalada, factor que no ha sido incorpora- para aplicaciones marinas para el 2050 es de
do en el análisis de (Garrad Hassan, 2004). 4,5 MW con 114 m de diámetro y altura del
buje de 120 m, y el potencial eólico que cabe
Del análisis anteriormente desarrollado del esperar en estos emplazamientos también
ηarray de un array isótropo e infinito con una es superior al anteriormente considerado.
máquina de 2,05 MW y 71 m de diámetro en En los Gráficos 155 y 156 mostramos los
el mar, vemos que para Po/As = 8 MW/km2 resultados de la evaluación mediante teoría
se alcanzan ηarray entre 30,30% y 31,45% de capa límite del rendimiento de array
según la altura de la torre (120-70 m). Asu- (efecto de interferencias entre máquinas)
miendo un valor medio de ηarray = 30,84%, y para un array isótropo infinito, que constituye
tomando como válidos los factores de capaci- el caso de comparación adecuado para gran-
dad presentados en la (Garrad Hassan, 2004), des implementaciones del potencial a desa-
la energía producida al ocupar toda el área rrollar, empleando una máquina de 4,5 MW
potencial con una densidad de 8 MW/km2 de potencia y 112 m de diámetro a 120 m de
(que en este caso es del orden de la que pro- altura para la instalación de parques eólicos
porciona máxima potencia efectiva), sería de marinos. En el Gráfico 155 mostramos el ren-
215,32 TW.h/año, es decir, un 76,9% de la dimiento de array (ηarray) y la potencia instala-
demanda eléctrica para el 2050. da en función del espaciamiento relativo al
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

diámetro entre las máquinas eólicas, mien- para el 2050. Sin embargo, los factores de 159
tras que en el Gráfico 156 mostramos la capacidad de la eólica marina proporcionados
potencia efectiva (producto de la instalada y en (Garrad Hassan, 2004) son significativa-
el rendimiento de array) y el LEC de la electri- mente inferiores de los que hemos evaluado
cidad producida (en base a los costes actua- nosotros para la máquina eólica considerada
les de la eólica marina) en función del espa- en el 2050, y tomando como representativa
ciamiento relativo y de la potencia instala- una distribución de velocidades de viento a la
da. Como podemos ver, el ηarray adquiere altura del buje (120 m) para una instalación
valores bastante bajos para las densidades off-shore de c = 12 m/s y k = 3. Asumiendo
de potencia consideradas en el estudio de como válidos nuestros factores de capaci-
(Garrad Hassan, 2004): 8 MW/km2. En con- dad, con una densidad de potencia instalada
creto, para el caso considerado, alcanzamos de 8 MW/km2, e incorporando el efecto de
un ηarray = 25,42% para la densidad de poten- ηarray, la producción eléctrica potencial resulta-
cia de 8 MW/km2. En estas condiciones, y ría ser de 334 TW.h/año, esto es, un 115% de
asumiendo los valores del factor de capacidad la demanda eléctrica proyectada para el 2050.
presentados en la (Garrad Hassan, 2004), la [Ver Gráficos 155 y 156].
producción eléctrica del techo peninsular de
potencia off-shore (236,42 GW) pasaría de los Sin embargo, tal y como podemos ver en
698 TW.h/año a 178 TW.h/año, que constituye el gráfico anterior, para la máquina eólica
un 63,4% de la demanda eléctrica proyectada considerada la potencia instalada de

Gráfico 155 Rendimiento de array y potencia instalada en función del espaciamiento relativo de las
máquinas en un array isotrópico formado por la máquina eólica elegida como representativa de la
tecnología para el horizonte analizado (P=4,5 MW, D=112 m; h=120 m)

Off-shore (P= 4,5 MW; D= 112 m; h= 120 m)


100 60

50
80
ηarray
Po/As 40
Po/As (MW/km2)

60
ηarray (%)

30

40
20

20
10

0 0
0 5 10 15 20
e/D
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

160 Gráfico 156 Potencia efectiva instalada y coste de la electricidad en función del espaciamiento o la
potencia instalada en un array isotrópico formado por la máquina eólica elegida como representativa de
la tecnología para el horizonte analizado (P= 4,5 MW, D= 112 m; h= 120 m). Se ha asumido la estructura
de costes actual de un parque eólico marino y un emplazamiento con c= 12 m/s y k= 3
2,5 70 2,5 70

60 60
2,0 2,0
50 50

LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)
P/As (MW/km2)

P/As (MW/km2)
1,5 40 1,5 40

1,0 30 1,0 30

20 20
0,5 0,5
10 10

0 0 0,0 0
0 5 10 15 20 0 5 10 15 20 25
e/D Po/As (MW/km2)
P/As LEC

Po/As = 8 MW/km2 es superior a la que presen- producción energética en términos relativos


ta el máximo valor de la potencia efectiva, y a la demanda provincial y a la demanda
por lo tanto no tiene sentido instalar una den- peninsular para el 2050. Como puede
sidad de potencia tan elevada. En efecto, la observarse, algunas provincias como Cas-
densidad de potencia óptima desde el punto tellón, Huelva, Lugo, Tarragona, Cádiz, Astu-
de vista de la potencia efectiva es de rias, Alicante y Coruña pasan a tener un
Po/As=5,6 MW/km2, que con un ηarray=36,50% gran excedente de producción eléctrica
proporciona una producción energética al potencial considerando sólo esta tecnolo-
ocupar toda la superficie potencial de gía. [Ver Gráficos 157, 158 y 159].
337 TW.h/año, un 120,5% de la demanda
para el 2050, y con un coste de la electricidad Pero, tal y como se puede observar en el Grá-
producida de LEC=13,34 c€/kW.he, significa- fico 156, el máximo en la densidad de poten-
tivamente inferior que el LEC=19,16 cia efectiva es bastante llano, mientras que la
c€/kW.he obtenido con la Po/As = 8 MW/km2 pendiente del LEC es significativa en esa
propuesta en (Garrad Hassan, 2004), que región. Por tanto, es de esperar que la restric-
además producen menos cantidad de electri- ción económica imponga límites más severos
cidad total. Por tanto, la densidad de potencia a la densidad de potencia a implementar que
que proporciona la máxima producción eléc- el valor dado por la maximización de la poten-
trica para el 2050, y que por tanto adoptare- cia efectiva. En efecto, al reducir la densidad
mos como techo de potencia a instalar, es de de potencia instalada del óptimo desde el
Po/As = 5,6 MW/km2, lo cual conduce a una punto de vista de la potencia efectiva
potencia peninsular total instalable de 166,38 (5,6 MW/km2) a Po/As = 3,6 MW/km2, se
GW. En los Gráficos 157, 158 y 159 mostra- obtiene una significativa reducción del LEC
mos la distribución provincial de este techo (pasa de 13,3 c€/kW.he a 8,8 c€/kW.he) con
de potencia off-shore, así la correspondiente una ligera reducción de la densidad de potencia
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 157 Distribución provincial del techo de potencia off-shore instalable para el 2050, empleando 161
la densidad de potencia que proporciona la máxima potencia efectiva instalada
Total peninsular = 166,38 GW. Techo de potencia off-shore en 2050. Potencia en GW

22,68 5,40 3,06 1,10


13,63
11,13
6,24
2,05
3,45

14,73

27,84

8,20

16,75

1,80
14,40
0 1,11
0
12,82

Gráfico 158 Distribución provincial del techo de generación eléctrica con la densidad de potencia de
máxima potencia efectiva. La generación eléctrica provincial se expresa en valor relativo a la demanda
eléctrica provincial proyectada para el 2050. Para los aerogeneradores de 4,5 MW con 114 m de
diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de c=12 m/s y k=3,
incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética
Total generación off-shore peninsular = 337 TW.h/año. Techo de producción off-shore en 2050 referida a demanda provincial para 2050

365 53 32
305 265
774
169

83
17

569

1705

112

325

65
1132
0 73
0
412
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

162 Gráfico 159 Distribución provincial del techo de generación eléctrica con la densidad de potencia de
máxima potencia efectiva. La generación eléctrica provincial se expresa en valor relativo a la demanda
eléctrica peninsular proyectada para el 2050. Para los aerogeneradores de 4,5 MW con 114 m de
diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de c=12 m/s y k=3,
incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética

Total demanda peninsular = 280 TW.h/año. Techo de producción off-shore en 2050 referida a demanda peninsular para 2050

16,42 2,21 0,80


9,87 3,91
8,06
4,52

1,48
2,50

10,66

20,16

5,94

12,13

1,30
10,43

0 0,81
0
9,28

efectiva instalada (pasa de 2,06 MW/km2 a la de máxima potencia efectiva se limite a


1,98 MW/km2), de tal forma que el coste 100 c€/kW.he, esto nos conduciría a elegir
incremental de la electricidad adicional pro- una densidad de potencia a instalar de
ducida al pasar de Po/As=3,6 MW/km2 a Po/As=3,25 MW/km2 (e/D=10), que con un
Po/As=5,6 MW/km2 es de 127,4 c€/kW.he, η array = 59,72% nos proporcionaría 319
suficientemente elevado como para esperar TW.h/año (114% de la demanda peninsular
que exista otra tecnología renovable con del 2050) con LEC = 8,15 c€/kW.he.
capacidad de generar electricidad a un coste
inferior. Puesto que es de esperar que sobre Pero estos valores no tienen en cuenta los
capacidad de generación renovable para requerimientos de superficie protegida
cubrir la demanda al tener en cuenta todas las que no han sido incorporados en el análi-
tecnologías, parece lógico suponer que el cri- sis de la (Garrad Hassan, 2004). Nosotros
terio económico limite la densidad de poten- hemos incorporado estas restricciones
cia eólica a instalar. Si fijamos como criterio (Red Natura y de Espacios Naturales Pro-
de desarrollo del potencial eólico marino el tegidos) con el resultado de que si bien los
que el coste incremental de la electricidad tres escenarios para 2010, 2015 y 2020 no
adicional generada al pasar desde la densi- se ven afectados por no haber cruces entre
dad de potencia instalada seleccionada a las áreas propuestas y las protegidas, sí
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

que se afectan los techos de potencia · Techo de potencia y generación técnico (opti- 163
correspondiente a cada periodo, y en parti- mización densidad potencia para máxima
cular el del 2020 que estamos adoptando producción):
como techo de potencia para 2050. En los · P = 165 GW.
Gráficos 160, 161,162 y 163 mostramos · E = 334 TW.h/a.
los techos de potencia y de generación
eléctrica tanto para el caso de emplear la · Techo de potencia y generación técnico-
densidad de potencia que optimiza la económico (optimización densidad poten-
generación eléctrica, como para la densi- cia con restricciones económicas):
dad de potencia que proporciona el óptimo · P = 95 GW.
técnico-económico. Como techo de poten- · E = 316 TW.h/a.
cia eólica marina para el 2050 vamos a
adoptar el primero, aunque recomenda- [Ver Tabla 23 y Gráficos 160, 161, 162 y 163].
mos no exceder el segundo valor en el mix
energético peninsular. En la Tabla 23 mos- En los Gráficos 164 y 165 mostramos la
tramos el resumen de los resultados de la agrupación por CC.AA. del techo de poten-
eólica marina. Los techos adoptados para cia y generación eólica marina en la España
el 2050 son: peninsular. [Ver Gráficos 164 y 165].

Gráfico 160 Techo de potencia eólica off-shore peninsular y distribución provincial. Óptimo técnico
basado en la tecnología de aerogenerador asumida para el 2050. Incorpora efectos del rendimiento de
array así como restricciones medioambientales. Para los aerogeneradores de 4,5 MW con 114 m de
diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de c=12 m/s y k=3,
incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética

Total peninsular = 164,76 GW. Techo de potencia off-shore en 2050. Potencias en GW

22,68 3,06 1,10


13,46 5,40
11,12
6,02

2,04
3,45

14,72

27,40

8,20

16,55

1,21
14,40
0 1,11
0
12,82
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

164 Tabla 23 Recopilación resultados techos eólica marina


Caso P E
(GW) (TW.h/año)
Resultados deducidos de SWE para la España peninsular 236 698
Añadiendo efectos rendimiento array 236 178
Añadiendo actuaciones tecnología eólica para 2050 236 334
Optimizando densidad de potencia 166 337
Optimización técnico-económica 96 319
Optimizando densidad de potencia + restricciones ambientales 165 334
Optimización técnico-económica + restricciones ambientales 95 316

Gráfico 161 Techo de generación eólica off-shore peninsular y distribución provincial. Óptimo técnico
basado en la tecnología de aerogenerador asumida para el 2050. Incorpora efectos del rendimiento de
array así como restricciones medioambientales. Para los aerogeneradores de 4,5 MW con 114 m de
diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de c=12 m/s y k=3,
incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética

Total generación = 334 TW.h/año. Techo de producción off-shore en 2050. Valores provinciales como porcentaje total peninsular

13,77 3,28 1,86 0,67


8,17 6,75
3,66

1,24
2,09

8,94

16,63

4,98

10,04

0,73
8,74
0 0,68
0
7,78

5.3.1.2. Eólica terrestre montañoso o entre bosque. Para el terreno


La eólica terrestre la vamos a dividir en dos llano vamos a emplear como tecnología
emplazamientos tipo, lo que denominamos representativa una máquina de 2,05 MWe
terreno llano, que incorpora instalaciones en con 71 m de diámetro y con el buje a 70 m de
campo abierto, cultivos herbáceos o incluso altura. Para los emplazamientos en terreno
dehesas, y lo que denominaremos terreno accidentado vamos a considerar como
accidentado, que con una mayor rugosidad tecnología representativa una máquina de
superficial incluye instalaciones en terreno 0,81 MW con 48 m de diámetro y el buje a
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 162 Techo de potencia eólica off-shore peninsular y distribución provincial. Óptimo técnico- 165
económico basado en la tecnología de aerogenerador asumida para el 2050. Incorpora efectos del
rendimiento de array así como restricciones medioambientales. Para los aerogeneradores de 4,5 MW
con 114 m de diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de c=12
m/s y k=3, incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética

Total peninsular = 95,11 GW. Techo de de potencia off-shore en 2050. Potencias en GW

13,09 1,77 0,63


7,77 3,12
6,42
3,48

1,18
1,99

8,50

15,82

4,73

9,55

0,70
8,32
0 0,64
0
7,40

65 m de altura (máquina de menor tamaño de una muy elevada penetración de la


por la mayor complejidad de acceder a energía eólica, por lo que la mayoría de
dichos emplazamientos para realizar la ins- emplazamientos empleados serán signifi-
talación del parque). En los Gráficos 166, cativamente peores que los actualmente
167, 168 y 169 mostramos el resultado del explotados, puesto que evidentemente el
análisis de interacción de estelas para desarrollo de la tecnología ha empezado
estos dos emplazamientos. por la explotación de los mejores emplaza-
mientos disponibles.
Para la aplicación en terreno llano, hemos
considerado como representativo del poten- Para la aplicación en terreno accidentado,
cial eólico disponible a la altura del buje una hemos considerado como representativo
distribución de Weibull dada por c = 6,5 m/s y del potencial eólico disponible a la altura
k = 1,5. Estos valores representan un del buje una distribución de Weibull dada
emplazamiento eólico relativamente malo por c = 8 m/s y k = 2. Estos parámetros son
respecto a los actualmente explotados, representativos de un emplazamiento signifi-
sin embargo, lo que se pretende es que cativamente mejor que el correspondiente al
sea representativo de las condiciones del emplazamiento en terreno llano, pues nor-
emplazamiento medio ante una situación malmente se corresponde con aplicaciones
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

166 Gráfico 163 Techo de generación eólica off-shore peninsular y distribución provincial. Óptimo técnico-
económico basado en la tecnología de aerogenerador asumida para el 2050. Incorpora efectos del
rendimiento de array así como restricciones medioambientales. Para los aerogeneradores de 4,5
MW con 114 m de diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de
c=12 m/s y k=3, incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética

Total generación = 316 TW.h/año. Techo de producción off-shore en 2050. Valores provinciales como porcentaje total peninsular

13,77 1,86 0,67


8,17 3,28
6,75
3,66

1,24
2,09

8,94

16,63

4,98

10,04

0,73
10,43
0 0,68
0
8,74

en lugares más expuestos al viento. [Ver Gráfi- coste incremental, cabe esperar que otras
cos 166, 167, 168 y 169]. tecnologías renovables tengan posibilidad
de generar electricidad a un coste inferior,
Para el emplazamiento llano, la máxima poten- careciendo por tanto de sentido el apurar la
cia efectiva se obtiene para una densidad de densidad de potencia instalada hasta el
potencia instalada de Po/As = 6,6 MW/km2. Sin valor que proporciona el máximo de la
embargo, como podemos ver en los gráficos potencia efectiva. De hecho, si nos fijamos
anteriores (observar lo dilatado de la escala como criterio económico el emplear una
de densidades de potencia efectiva), el máxi- densidad de potencia eólica instalada tal
mo en la densidad de potencia efectiva es que el coste incremental al ir hasta el valor
bastante llano, por lo que reducciones en la que proporciona la máxima potencia efecti-
densidad de potencia instalada conducen a va quede limitado a 100 c€/kW.he, nos que-
una importante reducción de coste sin redu- daríamos con una densidad de potencia ins-
cir excesivamente la producción energética. talada de Po/As = 3,98 MW/km2, que operan-
En efecto, para Po/As = 4,5 MW/km2 alcanza- do con ηarray = 87,20% nos proporcionaría
mos ηarray = 78,64% y LEC = 8,1 c€/kW.he, por LEC = 7,3 c€/kW.he, con un espaciamiento
lo que la electricidad adicional al pasar de entre máquinas de unos 10 diámetros.
Po/As = 4,5 MW/km2 a Po/As = 6,6 MW/km2 se Como unidad mínima de instalación consi-
genera a 142 c€/kW.he. A estos niveles de deraremos un parque compuesto por 15
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 164 Techo de potencia eólica off-shore peninsular y distribución por CC.AA. Óptimo técnico 167
basado en la tecnología de aerogenerador asumida para el 2050. Incorpora efectos del rendimiento de
array así como restricciones medioambientales. Aerogeneradores de 4,5 MW con 114 m de diámetro y
buje a 120 m de altura
Ptot = 164,76 GW
22,68 5,40 4,16

30,61

20,21

52,15

1,21

28,34

máquinas, es decir, de 30,75 MWe, que para to que ya estamos con valores muy eleva-
la Po/As = 3,98 MW/km2 significaría 7,73 km2. dos del ηarray, al reducir Po/As no cabe esperar
Puesto que la resolución del pixel empleado grandes beneficios en términos del LEC. Sin
en el sistema GIS es de 1 km2, adoptaremos embargo, la orografía compleja de estos
como área unitaria mínima del parque instala- emplazamientos forzará en general a emplear
do Au = 8 km2, que está asociado a una densi- menores densidades de potencia instalada, o
dad de potencia de Po/As = 3,84 MW/km2, con a disponerlas en pocas filas, por lo que pode-
la que corresponden ηarray = 89,65% (para mos considerar un ηarray o 100%. Para la
bajas penetraciones todavía será superior determinación de los techos de potencia
al tener principalmente arrays de exten- adoptaremos un espaciamiento entre
sión finita) y LEC=7,1 c€/kW.he, y un coste máquinas de unos 10 diámetros, por lo que
incremental hasta la densidad de potencia la densidad de potencia instalada será de
instalada de máxima potencia efectiva de Po/As = 3,52 MW/km2. La unidad de potencia
91,7 c€/kW.he. a instalar es un parque con quince máquinas,
es decir, 12,15 MWe, que con la densidad de
Para el emplazamiento de terreno acciden- potencia anterior requerirían 3,45 km2. Pues-
tado, vemos cómo el máximo de potencia to que la unidad del pixel en el sistema
efectiva se alcanza con Po/As = 5,5 MW/km2 SIG es de 1 km 2 adoptamos como área
con ηarray=93,1% y LEC=5,5 c€/kW.he. Pues- unitaria del parque a instalar Au=4 km2, que
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

168 Gráfico 165 Techo de generación eólica off-shore peninsular y distribución por CC.AA. Óptimo técnico
basado en la tecnología de aerogenerador asumida para el 2050. Incorpora efectos del rendimiento de
array así como restricciones medioambientales. Para los aerogeneradores de 4,5 MW con 114 m de
diámetro y buje a 120 m de altura se ha considerado una distribución de viento de c=12 m/s y k=3,
incorporando los efectos de ηarray para valorar la producción energética

Total peninsular = 334 TW.h/año


13,77% 3,28% 2,52%

18,58%

12,27%

31,65%

0,73%

17,20%

con una densidad de potencia instalada de te menor que el 3%. Este segundo crite-
Po/As=3,04 MW/km2 asumiremos que opera rio va destinado a asegurarnos que todo
con ηarray = 98% con LEC = 5,2 c€/kW.he. parque en “emplazamiento” llano está
realmente situado en una región de fácil
Los criterios impuestos para determinar las acceso, y que por tanto se pueden insta-
restricciones geográficas que nos propor- lar las máquinas de tamaño grande.
cionen la superficie potencial han sido los · En los emplazamientos accidentados no
siguientes: hay requerimiento de pendiente en el
entorno del parque, pero sí en el emplaza-
· Criterio para separar emplazamientos lla- miento del propio parque:
nos de accidentados: · Parque instalado en terreno de pendiente
· Para considerar un emplazamiento llano media inferior al 10% (y superior al 1%).
tendrán que cumplirse las dos condicio- · Superficie mínima requerida por un par-
nes siguientes: que. Esta superficie se ha determinado
· Parque instalado en terreno de pendien- mediante la optimización de la potencia
te media inferior al 1%. efectiva y el coste de la electricidad produ-
· Parque rodeado de 10 km2 con pendien- cida teniendo en cuenta los efectos de
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

estelas. Determina la unidad geográfica · 2.1.3. Arrozales. 169


mínima para proceder a la instalación de · 3.1. Bosques.
un parque eólico. · 3.3.1. Playas, dunas y arenales.
· Terreno llano: 8 km2. · 3.3.2. Roquedo.
· Terreno accidentado: 4 km2. · 3.3.3.2. Cárcavas y/o zonas en proceso
· Restricciones sobre el uso del terreno: de erosión.
no se consideran aptas para la instalación de · 3.3.5. Glaciares y nieves permanentes.
parques eólicos los distintos usos de suelo: · 4.1. Zonas húmedas continentales.
· Zonas asociadas a Espacios Naturales · 5.1.1. Cursos de agua.
Protegidos, declarados y en proceso for- · 5.1.2.1. Lagos y lagunas.
mal de declaración por el Estado y las · 5.2.1. Lagunas costeras.
Comunidades Autónomas. · 5.2.2. Estuarios.
· Red Natura 2000: Zonas de Especial Pro-
tección para las Aves (ZEPA) + Lugares En estas condiciones, el techo de potencia
de Interés para la Conservación (LIC) en terreno llano resulta ser de 313 GW,
· Los siguientes usos de suelo según mientras que el de terreno accidentado es
nomenclatura Corine: de 602 GW, proporcionando un techo total
· 1.1. Zonas urbanas. de la eólica terrestre de 915 GW. Para
· 1.2. Zonas industriales, comerciales y determinar a partir de estos techos de
de transporte. potencia los techos de generación eléctrica

Gráfico 166 Rendimiento de array isótropo e infinito en función del espaciamiento entre máquinas y de
la densidad de potencia instalada para un emplazamiento llano. Aerogenerador de 2,05 MW con 71 m
de diámetro y 70 m de altura
Terreno llano (P= 2,05 MW; D= 71 m; h= 70 m)
100 70

60
80 ηarray
Po/As
50
Po/As (MW/km2)

60
40
ηarray (%)

30
40

20
20
10

0 0
2 4 6 8 10 12
e/D
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

170 es preciso evaluar los factores de capaci- no hemos conseguido que el sector eólico
dad, para lo cual se requiere conocer el Español nos proporcione datos eólicos
potencial eólico del emplazamiento. A representativos del potencial en las distin-
estas alturas de proyecto, y a pesar de tas provincias peninsulares. Por tanto
haberlo solicitado con insistencia, todavía vamos a tener que valorar de forma menos

Gráfico 167 Densidad de potencia efectiva y coste de la electricidad generada en función del
espaciamiento entre máquinas y de la densidad de potencia instalada para un emplazamiento llano.
Aerogenerador de 2,05 MW con 71 m de diámetro y 70 m de altura. Emplazamiento con c=6,5 m/s y
k=1,5. Estructura de costes representativa de la situación actual para una aplicación de este tipo

3,7 90 3,7 90
3,6 80 3,6 80
3,5 70 3,5 70
3,4 3,4
LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)
60 60
P/As (MW/km2)

P/As (MW/km2)

3,3 3,3
50 50
3,2 3,2
40 40
3,1 3,1
30 30
3,0 3,0
2,9 20 2,9 20
2,8 10 2,8 10
2,7 0 2,7 0
2 4 6 8 10 12 0 5 10 15 20 25 30 35 40
e/D Po/As (MW/km2)
P/As LEC

Gráfico 168 Rendimiento de array isótropo e infinito en función del espaciamiento entre máquinas
y de la densidad de potencia instalada para un emplazamiento accidentado. Aerogenerador de
0,81 MW con 48 m de diámetro y 65 m de altura
100 80

90 Terreno accidentado (P= 0,81 MW; D= 48 m; h= 65 m)


70
80
ηarray
60
70 Po/As

50
Po/As (MW/km2)

60
ηarray (%)

50 40

40
30
30
20
20

10 10

0 0
2 3 4 5 6 7 8
e/D
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

aproximada que con otras tecnologías el eólica, que sin duda resultarán peores que los 171
techo de generación eólica. Para ello vamos actualmente explotados.
a tomar dos aproximaciones. En la primera
asumiremos que los emplazamientos Asumiendo estas distribuciones de Weibull
medios asociados a terreno llano y acciden- y teniendo en cuenta las curvas característi-
tado en toda la península quedan adecua- cas de los aerogeneradores adoptados en
damente representados por dos únicas dis- cada emplazamiento así como los corres-
tribuciones de Weibull: pondientes rendimientos de array para las
densidades de potencia consideradas, los
· Distribución de Weibull representativa techos de generación eólica resultarían ser
emplazamientos en terreno llano: de 546 TW.h/año para los terrenos llanos y
c = 6,5 m/s; k = 1,5. 1.739 TW.h/año para los terrenos complejos,
· Distribución de Weibull representativa proporcionando un techo total de genera-
emplazamientos en terreno accidentado: ción eólica terrestre de 2285 TW.h/año, que
c = 8 m/s; k = 2. es el 816% de la demanda eléctrica penin-
sular prevista para el 2050.
Como ya hemos comentado anteriormente,
estas distribuciones de Weibull son bastante La otra aproximación que hemos empleado
conservadoras teniendo en cuenta los tipos para evaluar el techo de generación eólica
de máquinas eólicas implementados, y sin terrestre de tal forma que se refleje la dife-
duda muchos de los emplazamientos actual- renciación geográfica del recurso eólico dis-
mente explotados tienen potenciales eólicos ponible, es adoptar los valores de los facto-
significativamente superiores. Pero la idea es res de capacidad globales registrados en el
que estas distribuciones representen correc- 2003 por CC.AA., tal y como expusimos
tamente a los emplazamientos medios bajo anteriormente. Esta aproximación también
condiciones de una gran implementación es muy conservadora, pues al referirse a los

Gráfico 169 Densidad de potencia efectiva y coste de la electricidad generada en función del
espaciamiento entre máquinas y de la densidad de potencia instalada para un emplazamiento
accidentado. Aerogenerador de 0,81 MW con 48 m de diámetro y 65 m de altura. Emplazamiento con c=8
m/s y k=2. Estructura de costes representativa de la situación actual para una aplicación de este tipo

5,3 70 5,3 70
5,1 5,1
60 60
4,9 4,9
50 50
LEC (c€/kW.he)

LEC (c€/kW.he)

4,7 4,7
P/As (MW/km2)

P/As (MW/km2)

4,5 40 4,5 40

4,3 30 4,3 30
4,1 4,1
20 20
3,9 3,9
10 10
3,7 3,7
3,5 0 3,5 0
2 3 4 5 6 7 8 9 0 10 20 30 40 50
e/D Po/As (MW/km2)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

172 factores de capacidad anual no reflejan el necesario para desarrollar este potencial. Si
hecho de que la mayoría de la potencia eólica bien es cierto que dada la baja densidad
considerada se ha ido instalando a lo largo de potencia empleada y el tamaño de los
del año, con lo que su factor de capacidad aerogeneradores considerados, la presen-
aparente es menor que el real en su periodo cia de un parque eólico en un emplaza-
de funcionamiento a lo largo del año. Ade- miento determinado puede coexistir con
más, estos factores de capacidad reflejan la otros usos del suelo, pero el 56,64% del
tecnología y disponibilidad media de las territorio peninsular sigue pareciendo un
máquinas eólicas actuales, que son inferiores porcentaje muy elevado del territorio. Pero
a las que hemos considerado como repre- dadas la elevada capacidad de generación
sentativas de la tecnología en el 2050. disponible en relación a la demanda, y la
disponibilidad de otras tecnologías renova-
Asumiendo los factores de capacidad por bles, un mix energético basado en tecno-
CC.AA. registrados en 2003, los techos de logías renovables probablemente requeri-
generación eólica resultarían ser de ría sólo el desarrollo de una pequeña frac-
638 TW.h/año para los terrenos llanos y ción de este potencial eólico terrestre (y
1.264 TW.h/año para los terrenos complejos, por tanto de la correspondiente ocupación
proporcionando un techo total de genera- del territorio). [Ver Gráficos 170, 171, 172, 173,
ción eólica terrestre de 1.902 TW.h/año, que 174, 175, 176 y 177].
es el 679% de la demanda eléctrica penin-
sular prevista para el 2050. 5.3.2. Fotovoltaica
A priori, tanto por costes frente a otras opcio-
Como vemos, con ambas aproximaciones nes renovables, como por aspectos tecnoló-
obtenemos valores del techo de genera- gicos en el marco del sistema de generación
ción comparables y que están muy por y transporte eléctrico actual, puede parecer
encima de las necesidades de energía que la fotovoltaica tenga relativamente limita-
eléctrica para el 2050. da su aportación en un sistema de elevada
contribución renovable.
En los Gráficos 170 a 177 mostramos los
resultados del análisis para los techos de En efecto, en cuanto a costes, existen diver-
potencia eólica en terreno llano y acciden- sas tecnologías renovables con un gran
tado. Los resultados se muestran expresa- potencial de generación y costes significativa-
dos de forma relativa al total peninsular, a mente inferiores a los de la fotovoltaica. De
la demanda peninsular para el 2050, y a la hecho, los costes de generación actuales de
demanda de cada Comunidad para el la fotovoltaica son con diferencia los más ele-
2050. Como se desprende del análisis de vados de las diversas tecnologías renovables
estos resultados, el potencial de la eólica disponibles (EC. PV-TRAC, 2004).
terrestre es muy elevado (816% de la
demanda eléctrica peninsular proyectada Sin embargo, si bien los costes actuales son
para el 2050). Sin embargo, es importante muy elevados, también es cierto que la tec-
tener presente el elevado porcentaje de nología fotovoltaica ha experimentado una
ocupación del territorio peninsular (56,64%) elevada tasa de reducción de costes en los
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 170 Localización de emplazamientos cumpliendo los criterios del techo de eólica terrestre 173
en terreno llano

Gráfico 171 Localización de emplazamientos cumpliendo los criterios del techo de eólica terrestre
en terreno accidentado
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

174 Gráfico 172 Techo de potencia eólica terrestre total (terreno llano + terreno accidentado) por CC.AA.
Total = 915,1 GW
0,8% 0,4% 1,0%
1,8%
0,9%
4,9%

5,8%
20,6%

9,8%
1,1%
4,8%
8,3%

20,0%

2,6%

17,2%

Gráfico 173 Techo de generación eléctrica de la eólica terrestre total (terreno llano + terreno
accidentado) por CC.AA. asumiendo distribuciones de Weibull para terreno llano (c=6,6 m/s; k=1,5)
y accidentado (c=8 m/s; k=2) fijas en todo el territorio

Total = 2285 TW.h/año


0,9% 0,5% 1,1%
1,9% 1,0%
5,5%

6,3%
18,6%

10,4%
1,2%
5,2%
8,0%

19,1%

2,8%

17,6%
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 174 Techo de generación eléctrica de la eólica terrestre total (terreno llano + terreno accidentado) 175
por CC.AA. asumiendo distribuciones de Weibull para terreno llano (c=6,6 m/s; k=1,5) y accidentado
(c=8m/s; k=2) fijas en todo el territorio, expresado como porcentaje de la demanda peninsular para el 2050
Total demanda peninsular = 280 TW.h/año
7,4% 3,8% 9,1%
15,3%
8,1%
44,6%

152,2% 51,4%

84,9%
9,4%
42,4%
65,7%

155,6%

22,7%

143,6%

Gráfico 175 Techo de generación eléctrica de la eólica terrestre total (terreno llano + terreno accidentado)
por CC.AA. asumiendo distribuciones de Weibull para terreno llano (c=6,6 m/s; k=1,5) y accidentado (c=8
m/s; k=2) fijas en todo el territorio, expresado como porcentaje de la demanda por CC.AA. para el 2050
Total demanda peninsular= 816%
165% 260% 117%
720% 1247%
561%

267%
2306%

2287%
78%
415%
3378%

3187%

1131%

968%
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

176 Gráfico 176 Techo de generación eléctrica de la eólica terrestre total (terreno llano + terreno
accidentado) por CC.AA., asumiendo los CF medios por CC.AA. registrados en 2003 sobre la potencia
eólica instalada, expresado como porcentaje de la demanda peninsular para el 2050
Total demanda peninsular= 280 TW.h/año
5,4% 2,8% 6,5%
13,6%
5,3%
37,0%

133,7% 40,7%

67,4%
7,0%
33,0%
54,9%

120,7%

18,3%

132,8%

Gráfico 177 Techo de generación eléctrica de la eólica terrestre total (terreno llano + terreno
accidentado) por CC.AA., asumiendo los CF medios por CC.AA. registrados en 2003 sobre la potencia
eólica instalada, expresado como porcentaje de la demanda por CC.AA. para el 2050
Total demanda peninsular = 679%
121% 190%
84%
637%
824%
466%

2026% 212%

1815%
58%
324%
2825%

2473%

911%

896%
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

últimos años, pasando de 200.000 $/Wp en estrategia de operación conduciría a reducir 177
sus inicios de aplicaciones espaciales (1959) todavía más el factor de capacidad de la
hasta costes de módulo de 3,5 $/Wp en central, encareciendo más el de por sí ya
2003. De hecho, las perspectivas son que, elevado coste de la electricidad generada,
gracias a sus elevadas tasas de crecimiento y por lo que no parece que esta tecnología
de aprendizaje, la tecnología fotovoltaica con- cuente con un excesivo colchón de regula-
siga reducir muy significativamente sus cos- ción en este sentido.
tes, colocándose en un coste total instalado
entorno a 1 €/Wp alguna década antes del Sin embargo, estas limitaciones técnicas
año del escenario considerado en este pro- también pueden desaparecer en un escena-
yecto (2050). En estas condiciones, y espe- rio de elevada penetración renovable. En
cialmente si añadimos el incremento de vida efecto, si el sistema de distribución de la
útil esperado hasta los 40 años, los costes de energía se modifica para acomodar las
generación fotovoltaica en nuestro país pasa- peculiaridades de la mayoría de tecnologías
rían a ser del orden de los que encontramos renovables, la red de transporte eléctrico es
en otras tecnologías renovables, e incluso a muy probable que deje de jugar su papel
quedar por debajo del coste de la electricidad predominante actual para dar paso a un sis-
para el usuario y a poder competir con los tema de transporte y distribución acorde
costes de mercado de carga punta. Por con la capacidad de generación instalada. Si
tanto, podemos concluir que los elevados pensamos por ejemplo en un sistema de
costes de generación fotovoltaica actuales transporte basado en el hidrógeno, que ade-
no son un motivo para descartar una contri- más de adaptado a las características de las
bución significativa de esta tecnología de renovables permite ampliar su uso más allá
cara a un escenario para el 2050. de la generación eléctrica para abarcar sec-
tores dispersos como el transporte y la edi-
Desde el punto de vista técnico, la incapaci- ficación, la problemática técnica de la alea-
dad de almacenar la electricidad producida toriedad y rápidas fluctuaciones de la poten-
por una central fotovoltaica y su gran fluc- cia de salida del campo solar desaparecería
tuación temporal asociada a el paso de en gran medida, quedando amortiguada por
nubes por encima del campo solar (inercia el almacenamiento intermedio del hidróge-
de la respuesta prácticamente nula), limitan no producido.
en el esquema de generación y distribución
actual tanto el tamaño máximo de la poten- Por tanto parece que tanto los inconvenien-
cia de una central como la potencia total a tes económicos como técnicos para una
instalar interconectada a una red. Se podría significativa participación de la energía solar
pensar en regular parcialmente esta produc- fotovoltaica en el mix energético de un sis-
ción energética modificando el punto de tra- tema de generación con elevada penetra-
bajo de los módulos fotovoltaicos (alejándo- ción renovable en el 2050 no constituyen un
lo del MPP) para mantener una producción obstáculo insalvable.
eléctrica relativamente independiente de las
fluctuaciones en radiación incidente, y con Por otro lado, la tecnología fotovoltaica tiene
capacidad de seguir a la carga. Pero esta una serie de características diferenciales
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

178 que desde nuestro punto de vista justifican fotovoltaica y su máxima productividad en
una participación significativa de la misma los periodos de mayor carga refrigerante,
en el mix de generación eléctrica para el permite reducir el sobredimensionado de las
2050 incluso al margen de las consideracio- líneas eléctricas y de la capacidad de genera-
nes de mercado: ción punta para cubrir estos picos de
demanda.
· Tecnología muy descentralizada que permite · Gran flexibilidad en la implementación de la
una involucración muy directa de la sociedad potencia, dada por un lado por su gran
en la resolución del problema energético. modularidad, y por otro por sus cortos perio-
Desde tener una instalación fotovoltaica en dos de implementación.
el tejado o fachada de su edificio, hasta dis- · En las aplicaciones urbanas tiene la ventaja
poner de una participación en una huerta de no competir en disponibilidad de terreno
solar, son inversiones asequibles al ciudada- con otras tecnologías renovables de genera-
no medio. Esta gran modularidad, que ción eléctrica. Si bien en la actualidad puede
permite una participación e involucración competir en disponibilidad de espacio con
mucho más directa de los consumidores las aplicaciones de solar térmica de baja
en la generación de electricidad, consti- temperatura en el contexto urbano, en un
tuye un aspecto relevante desde el punto futuro esta competencia puede desaparecer
de vista de la sostenibilidad del sistema por la implementación de colectores solares
energético. híbridos (térmico-fotovoltaico).
· Constituye una tecnología muy apropiada · Es la única tecnología de generación eléctri-
para electrificar gran parte de las regiones ca renovable que permite una integración
donde todavía hoy viven esos 2.000 millo- arquitectónica dentro de los cascos urbanos
nes de personas sin suministro eléctrico. y en los propios edificios, con una múltiple
Aumentar la contribución de la fotovoltaica funcionalidad de los módulos (elementos de
en los países desarrollados contribuye a la envolvente, protecciones solares, etc.),
establecer el “estatus” tecnológico adecua- aprovechando por tanto una superficie apta
do para esta tecnología y a reducir sus cos- para generación en la que no entra en con-
tes, viabilizando una mayor penetración de la flicto con otras tecnologías de generación
misma en los países menos desarrollados. eléctrica. Apoyándose en la fotovoltaica, los
· Su carácter altamente distribuido permite edificios pueden pasar de ser consumidores
beneficiarse de los aspectos de la genera- netos de energía a ser productores netos de
ción distribuida: la fotovoltaica permite una energía a lo largo de su ciclo de vida (soste-
generación muy cercana a los puntos de nibilidad energética en la edificación).
consumo, reduciendo las pérdidas y costes · Constituye una solución tecnológica ópti-
por distribución y transporte, reforzando las ma en regiones con una elevada densidad
líneas eléctricas y reduciendo la carga punta. de población gracias a sus características
Este último aspecto es especialmente rele- (modular, silenciosa, sin partes móviles,
vante en nuestro país dado el predominio bajo mantenimiento, no emisiones, inte-
que están adquiriendo los picos de consu- gración en edificios, etc.).
mo eléctrico en temporadas de refrigera- · Al poder aprovechar la radiación difusa, la
ción. El emplazamiento distribuido de la tecnología fotovoltaica puede emplearse en
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

toda la geografía nacional, y en prácticamen- En (EC-PVTRAC, 2004) se apunta que si la UE 179


te cualquier emplazamiento del planeta. implementara módulos fotovoltaicos en sus
· Para alcanzar elevadas penetraciones de las edificios, tendría suficiente generación fotovol-
tecnologías renovables a nivel mundial, tal y taica para cubrir todo el consumo eléctrico14.
como muestran los diversos escenarios ela- En el escenario trazado por esta referencia,
borados, es imprescindible apoyarse fuerte- para el 2030 todos los edificios irán equipados
mente en la energía solar. Y la fotovoltaica, con fotovoltaica, y muchos pasarán de ser con-
por su gran disponibilidad espacial es de sumidores a ser productores netos de energía.
esperar que juegue un papel muy importan-
te. Para alcanzar este objetivo se requiere un En (EPIA, Greenpeace, 2004) se plantea
apoyo mantenido y decidido a la tecnología. que para el 2020 el 80% de la potencia ins-
Debemos tener en cuenta que el estado talada total (205 GWp) que esté conectada
actual de la fotovoltaica y su gran mejora tec- a red, estará formada por instalaciones en
nológica y reducción de costes ha sido con- edificios residenciales, con una potencia
secuencia del esfuerzo económico de fun- instalada per cápita en estos edificios de
damentalmente tres países: Japón, Alema- 1.200 Wp/hab. En este marco, parece razo-
nia y EEUU. nable apuntar a valores de este orden para
el 2050, pero extendido a todos los habi-
Estos aspectos diferenciales de la tecnología tantes (complementando con edificios no
fotovoltaica, hacen recomendable de cara al residenciales, centrales y huertas solares).
escenario que estamos elaborando el incluir Sin embargo, conviene resaltar el elevado
una cierta participación de la misma al mar- salto cuantitativo respecto a la situación
gen de las exigencias del mercado de genera- actual, en la que la potencia instalada per
ción, y que podría valorarse en términos de cápita de media en la UE es de 1,5 Wp/hab
una cierta cantidad de Wp por habitante. (Eurobserv”ER, 2004).
Parte de ellos los vamos a considerar integra-
dos en los edificios. Pero las características y En el escenario presentado en (EREC, 2004)
beneficios de la tecnología parecen hacer para el 2040, debido a su enorme potencial y
recomendable el considerar incluso una a la flexibilidad que ofrece tanto para instala-
mayor participación de la misma, extendiendo ciones conectadas a la red como aisladas de
sus posibilidades a aquellos ciudadanos que ella, considera a la fotovoltaica como la tec-
no tienen las posibilidades de integrarla en su nología renovable con las más altas y mante-
edificio. En este sentido, el reciente esquema nidas tasas de crecimiento, pudiendo llegar a
de las huertas solares (Lorenzo E., 2004) que ser la segunda tecnología renovable en cuan-
han surgido en nuestro país parece muy apro- to a contribución total de energía para el
piado al permitir participaciones al alcance de 2040 (detrás de la biomasa), y la primera en
un inversor particular medio (5 kW como cuanto a generación eléctrica. En concreto,
motivo de las restricciones del anterior RD en este escenario para 2040 las tres prime-
2818, pero que parece también un límite ras tecnologías en cuanto al aporte total de
apropiado para la capacidad de inversión en energía primaria son la biomasa (51,5%), la
generación eléctrica de un ciudadano medio) fotovoltaica (12,35%) y la eólica (10,82%). En
en el sistema de generación. cuanto a generación eléctrica, la primera es
14 En otras referencias, esta estimación es menos optimista. Así, en (EPIA, 2001) estiman el potencial de los teja-
dos solares en los países de la OCDE en un 16% del consumo eléctrico actual (en media), es decir, del mismo
orden que la hidroeléctrica.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

180 la fotovoltaica (30,57%), la segunda la eólica Pero sin embargo, el potencial real es consi-
(26,84%) y la tercera la biomasa (14,39%). derablemente superior al mostrado en
Otros escenarios para periodos de tiempo (Cueli A.B., Alonso M.C., Chenlo F., 2003)
más largo (2100) todavía dan un predominio debido a los siguientes motivos:
mucho más acusado a la energía solar.
· En esta referencia se consideran sólo los
Analizaremos por tanto dos techos de poten- edificios de viviendas, no considerando por
cia y generación fotovoltaica: integrada en edi- tanto los edificios no residenciales. De
ficación e instalaciones con seguimiento azi- hecho, en el próximo Código Técnico de la
mutal. Respecto a la orientación de los módu- Edificación, los únicos edificios con alguna
los fotovoltaicos, en los edificios asumiremos obligación de instalar módulos fotovoltaicos
instalaciones en cubierta con una inclinación son los no residenciales.
cercana a la óptima (30º) y mirando al sur, ins- · Gran crecimiento de la superficie de vivien-
talaciones en fachadas verticales mirando al das, y de edificios en general desde la fecha
sur, e instalaciones en fachadas verticales de los datos empleados en esta referencia
mirando a SE/SW e incluso a E/W. Para las hasta la actualidad. Es más, las elevadas
huertas solares asumiremos instalaciones con tasas de crecimiento actuales de la superfi-
seguimiento azimutal. Esta variedad de orien- cie edificada conducirán para el año objetivo
taciones, además de representar mejor la (2050) a una superficie edificada considera-
situación real, contribuye a aumentar la regula- blemente superior a la actual.
ridad de la generación fotovoltaica total y redu- · Consideración de bajos porcentajes de apro-
cir su pico, con lo que facilita su incorporación vechamiento, especialmente en fachadas. El
en el sistema de transporte eléctrico actual. crecimiento del mercado de la integración
arquitectónica de los módulos fotovoltaicos
5.3.2.1. Fotovoltaica integrada en edificios permite anticipar una mayor posibilidad de
En (Cueli A.B., Alonso M.C., Chenlo F., 2003) integración de módulos en la estructura de
se presenta un análisis de las posibilidades de los edificios, explotando las posibilidades de
la fotovoltaica integrada en los edificios de las fachadas sur y de las de otras orientacio-
viviendas, basada fundamentalmente en nes. Por otro lado, la progresiva entrada en
datos del censo de Población y Viviendas escena de un urbanismo bioclimático, me-
1991 del INE. En esta referencia se considera diante el cual la planificación de los edificios
el potencial de la fotovoltaica integrada en edi- se lleva a cabo incorporando criterios ener-
ficios residenciales con un factor de ocupa- géticos, favorecerá la existencia de mayores
ción del 50% de sus tejados y un 5% de sus superficies expuestas a buena insolación.
fachadas, proporcionando un área neta dispo- · La mejora de la tecnología fotovoltaica per-
nible para instalación de módulos fotovoltai- mite la instalación de una mayor potencia
cos de unos 444 km2 a nivel nacional, y con- por unidad de superficie.
cluyendo que el desarrollo de esta superficie Por todos estos motivos hemos procedido a
permitiría generar a nivel peninsular unos 74 desarrollar un análisis encaminado a evaluar
TW.h/a, constituyendo del orden del 40% de el potencial de la fotovoltaica integrada en
la demanda eléctrica total y del 170% de la edificios para el año objetivo de nuestro
demanda eléctrica en las viviendas. análisis (2050).
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Respecto a la tecnología fotovoltaica hemos nada. Los cálculos de las actuaciones solares 181
adoptado las prestaciones de módulo e inver- se han realizado a nivel provincial.
sor consideradas como representativas de la
vida útil de la instalación en el año objetivo. En el Gráfico 178 mostramos, para una
Como ya comentamos anteriormente, estos superficie orientada al sur en Madrid y en
valores son considerablemente conservado- función del ángulo de inclinación de la
res, en el sentido de que cabe esperar para el misma, el factor de capacidad (CF), el coste
2050 rendimientos considerablemente supe- de la electricidad (LEC), la tasa interna de
riores de los sistemas fotovoltaicos. La valora- retorno (TIR) bajo el esquema de retribución
ción de las actuaciones del sistema fotovoltai- actual a la fotovoltaica dentro del régimen
co que hemos realizado incluye las prestacio- de generación especial, y los costes de eli-
nes de módulo e inversor anteriormente pre- minación de CO2. Los resultados se mues-
sentadas, teniendo en cuenta los efectos de tran para el coste actual de de la tecnología
temperatura de operación sobre las actuacio- (7 €/Wp). [Ver Gráfico 178].
nes del módulo. Para el inversor hemos consi-
derado un rendimiento medio igual al rendi- Como puede observarse, el ángulo óptimo de
miento europeo, y hemos añadido unas pér- inclinación de una superficie orientada al sur
didas adicionales del 5% por disponibilidad de está entorno a 30º, valor que adoptaremos
la instalación y de un 3% por otros factores. como representativo de los módulos fotovol-
Para la irradiación sobre horizontal hemos taicos integrados en cubierta en toda la geo-
considerado los valores de los años meteoro- grafía peninsular. Con los costes actuales de
lógicos tipo anteriormente presentados, la tecnología, incluso con la orientación ópti-
empleando el modelo de Klein-Theilaker para ma nos encontramos con LEC elevados, que
evaluar la radiación total sobre superficie incli- incluso con la elevada tarifa de venta actual

Gráfico 178 CF, LEC, TIR y CECO2 de una instalación fotovoltaica orientada al sur en Madrid en función del
ángulo de inclinación, y para el nivel de costes actual
γ= 0º; i= 8%; f= 2,6%; N= 40 años
18 75 1.700

16 70 1.600
CE_CO2 (€/Tm-Co2)

14 65 1.500
LEC (c€/kW.he)

12 60 1.400
%

10 55 1.300

8 50 1.200

6 45 1.100

4 40 1.000
0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90
β (º) β (º)
Madrid
TIR (%) Cinv= 7 €/Wp
CF (%)
LEC (c€/kW.he)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

182 proporcionan una TIR modesta. Al emplazar huertas solares. Sin embargo, las actuacio-
la superficie de captación en una fachada nes técnico-económicas de los módulos
sur (β = 90 º), el LEC sube significativamente fotovoltaicos integrados en cubierta con
y la TIR cae a valores muy bajos. Con los cos- inclinación de 30º son muy cercanas a las
tes proyectados para el horizonte considera- correspondientes a las instalaciones con
do, los LEC alcanzados, incluso al integrar los seguimiento azimutal (menor generación
módulos fotovoltaicos en una fachada sur ver- energética, pero menor coste). Teniendo en
tical (β = 90 º), ya quedan por debajo de los cuenta que las instalaciones integradas en
costes de la electricidad actuales para el con- los edificios no compiten en área disponi-
sumidor final. ble con otras tecnologías renovables, y que
el nivel de costes de las instalaciones foto-
En el Gráfico 179 mostramos para el caso de voltaicas con seguimiento azimutal está en
instalaciones en Madrid, el LEC como función el rango superior del disponible con otras
del coste de inversión total del sistema foto- tecnologías renovables para el año 2050,
voltaico (en el rango desde el valor actual daremos prioridad a la integración arquitec-
hasta un valor representativo del escenario tónica, limitando las huertas solares a la
2050), y para distintas orientaciones suscepti- consecución de un cierto nivel objetivo de
bles de ser empleadas. [Ver Gráfico 179]. kWp/habitante por los motivos anterior-
mente expuestos.
Como podemos ver, la situación más favo-
rable corresponde al seguimiento azimutal, Al pasar de la orientación óptima en cubier-
que será la orientación considerada para las ta a la integración en distintas fachadas,

Gráfico 179 LEC de instalaciones fotovoltaicas emplazadas en Madrid, en función del coste de inversión
de las mismas y para distintas orientaciones

Madrid
90

80 γ= 90º; β= 90º
γ= 45º; β= 90º
70 γ= 0º; β= 90º
γ= 90º; β= 30º
60 Azimutal
LEC (c€/kW.he)

50

40

30

20

10

0
0 1 2 3 4 5 6 7 8
Inversión (€/Wp)
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

podemos ver cómo las actuaciones técnico- información sobre edificación está tremenda- 183
económicas empeoran significativamente. mente dispersa entre el INE y el Ministerio
Sin embargo, una vez más, esta superficie de Fomento. Las estadísticas recogidas no
disponible no compite con ninguna otra tec- son las más adecuadas para la evaluación del
nología renovable, por lo que su aprovecha- potencial fotovoltaico, y no siempre están
miento con fines energéticos parece ade- fácilmente accesibles. En el INE está disponi-
cuado, máxime con la estructura de costes ble ya la siguiente edición del censo de
que cabe esperar para el 2050, con la cual población y vivienda (2001) desde la realiza-
vemos que las actuaciones técnico-econó- ción del estudio de (Cueli A.B., Alonso M.C.,
micas de estas otras orientaciones de inte- Chenlo F., 2003), que usaron el del 1991. Sin
gración arquitectónica se mantienen dentro embargo, y a pesar de la posibilidad de reali-
de un rango aceptable. De hecho, podemos zar búsquedas varias de la información dispo-
ver en los gráficos anteriores cómo pasar de nible en el censo, los servidores del INE
la integración arquitectónica en una fachada están totalmente saturados, lo cual imposibi-
sur a la integración en una fachada desviada lita realizar un análisis con detalle de la infor-
45º respecto al sur tiene un impacto relati- mación contenida en este censo del 2001
vamente muy pequeño sobre sus actuacio- (que de cualquier forma está limitada a los
nes técnico-económicas. La integración en edificios residenciales).
fachadas E o W ya supone una pérdida signi-
ficativa de actuaciones técnico-económicas A pesar de todo esto, dado el elevado creci-
respecto al integración en fachada S, pero miento que ha experimentado la superficie
aún con todo, esta pérdida sigue siendo edificada en nuestro país, resulta impres-
relativamente pequeña en comparación con cindible realizar una actualización y proyec-
la sufrida al pasar de integración en cubierta ción de la superficie de edificios disponi-
con pendiente óptima a integración en bles para valorar correctamente este techo
fachada S. Por tanto, las orientaciones E y W de potencia. Tal y como podemos ver en el
también se considerarán para evaluar el Gráfico 180, las viviendas visadas en el
techo de potencia fotovoltaica integrada. Sin periodo 1992-2000 han sido en algunas
embargo, al alejarnos de la orientación S, regiones superiores al 50% del parque cen-
las sombras sobre las superficies captado- sado en el 1991. [Ver Gráfico 180].
ras en un ambiente urbano es de esperar
que sean considerablemente superiores, El parque de edificios no residenciales tam-
aspecto que retendremos en la evaluación bién proporciona una superficie significativa
considerando unos coeficientes de aprove- para la integración de la fotovoltaica, y ade-
chamiento más bajos de las fachadas en las más es el único en el que esta integración
orientaciones alejadas del sur. va a resultar obligatoria en el marco del
nuevo Código Técnico de la Edificación. En el
Para determinar los techos de potencia insta- Gráfico 181, generada a partir de los datos
lada y generación es necesario conocer una de la publicación (Ministerio de Fomento,
proyección de la superficie edificada y la tipo- “Obras en edificación”, 2001), podemos
logía de los edificios. Y es precisamente aquí observar por un lado el importante ritmo de
donde aparece la mayor indeterminación. La crecimiento de la superficie edificada en los
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

184 Gráfico 180 Crecimiento de las viviendas desde el en cuanto a lo que a viviendas se refiere,
censo de 1991. Viviendas visadas en el periodo pero no en cuanto a edificios no residencia-
1992-2000 respecto a las censadas en 1991. les, que no siempre incorporan la participa-
(Ministerio de Fomento, 2001) ción de un aparejador. Por tanto, las tasas
de crecimiento de los edificios no residen-
ciales son incluso superiores a las mostra-
das. [Ver Gráfico 181].

En la serie de “Edificación y Vivienda” del


Ministerio de Fomento (y anteriormente del
MOPT) es donde se encuentra una informa-
ción más adecuada para el análisis requeri-
do, si bien lejos de ser perfecta. Esta serie,
basada en las licencias de obra municipales,
se inicia entorno a 1991, y proporciona
anualmente desde entonces información
años desde el último censo de vivienda, sobre las características de los edificios
situándose para las viviendas en la actuali- construidos. Si bien con errores y no siem-
dad por encima de los 90 km2/año, y por pre disponible, esta serie es la que hemos
otro lado, el papel significativo de los edifi- empleado para, elaborando los datos pro-
cios no residenciales. Es más, esta informa- porcionados, realizar una aproximación de la
ción, procedente de los Colegios de Apare- evolución de las superficies de cubierta y
jadores y Arquitectos Técnicos, es completa fachada en los edificios construidos.

Gráfico 181 Tasas de crecimiento anual de la superficie edificada en el sector residencial


y en el de servicios (Ministerio de Fomento, 2001)

100
90
Total vivienda
80
Superficie construida (km2/a)

Total otros
70
60
50
40
30
20
10
0
1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000
Año
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

En el Gráfico 182 mostramos la evolución la disponibilidad de superficie para la inte- 185


de la superficie construida anualmente gración fotovoltaica. [Ver Gráfico 182].
desde el inicio de la serie “Edificación y
Vivienda” hasta la actualidad, tanto en los En el Gráfico 183 mostramos el resultado de
edificios residenciales como en los no resi- elaborar los datos de la serie “Edificación y
denciales. Como podemos ver, la superficie Viviendas” del Ministerio de Fomento para
de edificios no residenciales se sitúa entor- estimar la evolución nacional anual del creci-
no a un 20-25% de la residencial, suponien- miento de la superficie de cubierta y de una
do por tanto una contribución importante a fachada (asumiendo que el edificio tiene 4

Gráfico 182 Evolución de la superficie edificada en residencial y servicios a lo largo de los últimos 12 años.
(Datos extraídos de la serie “Edificación y Viviendas” del Ministerio de Fomento)

Superficie construida

80

70 Residencial

60 No residencial

50
km2/a

40

30

20

10

0
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Año

No residencial/ Residencial (% superficie)


No residencial / Residencial (%)

35

30

25

20

15
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Año
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

186 fachadas iguales). Como podemos ver, en los deducidos del censo de viviendas en este
edificios residenciales durante los últimos año. En el Gráfico 184 mostramos los datos
años el incremento en la superficie de una empleados. [Ver Gráfico 184].
fachada (para la integración arquitectónica
consideramos 3) ha superado al de cubierta, Además de las tasas de crecimiento en la
reflejo del incremento de la altura media de superficie de cubierta y fachada, para poder
los edificios residenciales. De ahí la impor- evaluar las superficies actualmente disponi-
tancia de considerar la integración arquitectó- bles es preciso tener en cuenta la demoli-
nica también en fachadas. Por el contrario, en ción de edificios. En el Gráfico 185 mostra-
los edificios no residenciales, la menor altura mos la evolución, tanto en número de edifi-
hace que la superficie de cubierta sea mayor cios como en superficie, entre las obras de
que la de fachadas (que a pesar de todo rehabilitación y las nuevas, así como entre
sigue siendo significativa, sobre todo al tener las demoliciones y las obras nuevas. Como
en cuenta que puede llegar a integrarse en 3 podemos observar, en términos de superfi-
fachadas). [Ver Gráfico 183]. cie, la demolición va creciendo a lo largo del
tiempo, tendencia que cabe esperar que se
Puesto que la serie “Edificación y Viviendas” prolongue hasta un punto en que el parque
del Ministerio de Fomento se inicia en 1990, de edificios se estabilice, compensando la
no se dispone de un censo de los edificios actividad de construcción de obra nueva a la
no residenciales existentes en esas fechas. de demolición. [Ver Gráfico 185].
Hemos empleado las tasas de crecimiento
anual registradas en los últimos años para En el Gráfico 186 mostramos los ratios
extrapolar la relación entre las superficies de rehabilitación/obra nueva y demolición/obra
tejado y fachada de edificios no residencia- nueva en el año 2003 a nivel de Comunida-
les existentes en 1991 a partir de los datos des Autónomas. Como puede observarse,

Gráfico 183 Evolución del crecimiento anual de la superficie de cubierta y de una fachada en edificios
residenciales y no residenciales. (Datos elaborados a partir de los proporcionados en la serie “Edificación
y Viviendas” del Ministerio de Fomento)

Edificios residenciales Edificios no residenciales


25 12

20 10

8
15
km2/año

km2/año

6
10
4
5 2

0 0
1991
1992

1991
1992
1990

2000
2001
2002
2003

1990

2000
2001
2002
2003
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999

1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999

Año Año
Cubierta 1 fachada
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 184 Evolución del ratio entre edificios no residenciales y residenciales del área de cubierta y 187
fachada desde 1990 hasta 2003. (Datos elaborados a partir de los proporcionados en la serie “Edificación
y Viviendas” del Ministerio de Fomento)
Cubierta Fachada
70

60
Aservicios/Aresidencial (%)

50

40

30

20

10

0
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Año

existe una gran variación entre las distintas nible en edificios de viviendas, basada en el
CC.AA. [Ver Gráfico 186]. censo de población y vivienda de 1991 del
INE, y elaborada por (Cueli A.B., Alonso
El punto de partida del análisis realizado ha M.C., Chenlo F., 2003) para estimar la super-
sido la superficie de cubierta y fachada dispo- ficie de cubierta y fachada. En el Gráfico 187

Gráfico 185 Evolución de los ratios rehabilitación/obra nueva y demolición/obra nueva. (Datos extraídos de
la serie “Edificación y Viviendas” del Ministerio de Fomento)

Número de edificios Superficie

25 5

20 4

15 3
%

10 2

5 1

0 0
2000
2001
2002
2003

2000
2001
2002
2003
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999

1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
1992

1992

Año Año
Rehabilitación / Nuevo (%) Demolición / Nuevo (%)
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

188 Gráfico 186 Ratios rehabilitación/obra nueva y demolición/obra nueva por Comunidades Autónomas en el
año 2003. (Ministerio de Fomento, 2004)
Rehabilitación / Nuevo (%) Demolición / Nuevo (%)

Año 2003: número de edificios Año 2003: superficie

70 35
60 30
50 25
40 20
%

%
30 15
20 10
10 5
0 0
Andalucía
Aragón
P. Asturias
Cantabria
Castilla-La Mancha
Castilla y León
Cataluña
C. Valenciana
Extremadura
Galicia
C. Madrid
R. Murcia
Navarra
País Vasco
La Rioja

Andalucía
Aragón
P. Asturias
Cantabria
Castilla-La Mancha
Castilla y León
Cataluña
C. Valenciana
Extremadura
Galicia
C. Madrid
R. Murcia
Navarra
País Vasco
La Rioja
mostramos la distribución por CC.AA. de miento actual de la superficie edificada, es
esta superficie bruta. [Ver Gráfico 187]. preciso realizar una extrapolación de los
datos registrados hasta la fecha con el fin de
A continuación, y siguiendo los criterios poder valorar la superficie disponible para la
anteriormente expuestos, hemos comple- integración arquitectónica en el 2050.
mentado esta superficie con la correspon-
diente a edificios no residenciales, obte- En el Gráfico 190 mostramos las tasas de
niendo la siguiente distribución por CC.AA. crecimiento anual de las superficies de teja-
en 1991 de superficie de cubierta y fachada do y fachada a nivel nacional y por sectores
de todos los edificios. [Ver Gráfico 188]. (residencial/no residencial). Como puede
observarse, las tasas de crecimiento actua-
Posteriormente, y a partir de la evaluación y les son elevadas, y si bien en lo referente al
procesado de las tasas de crecimiento y crecimiento de la superficie de cubierta
demolición anual de edificios residenciales parecen haberse estabilizado, en lo que con-
y no residenciales, hemos procedido a cierne a la superficie de fachada presentan
actualizar la superficie disponible para inte- una tenencia creciente (reflejo del incremen-
gración arquitectónica en cubierta y en una to de altura de los edificios). [Ver Gráfico 190].
fachada de todos los edificios por CC.AA.
hasta el último año en el que se dispone de En los Gráficos 191 y 192 mostramos la
datos (2003). En el Gráfico 189 mostramos misma información a nivel de CC.AA.
los resultados obtenidos. [Ver Gráfico 189]. Seguimos apreciando una estabilización en
Sin embargo, y dadas las tasas de creci- las tasas de crecimiento de cubierta y una
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 187 Superficie de cubierta y fachada disponible en los edificios residenciales en 1991, elaborada a 189
partir del censo de población y vivienda del INE de 1991 por (Cueli A.B., Alonso M.C., Chenlo F., 2003)
Residencial 1991
Cubierta 1 fachada
140

120

100

80
km2

60

40

20

0
Andalucía

Aragón

P. Asturias

Cantabria

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Cataluña

C. Valenciana

Extremadura

Galicia

C. Madrid

R. Murcia

Navarra

País Vasco

La Rioja
tendencia al crecimiento en las de fachada. hipótesis es conservadora, pues cabría espe-
Pero sobre todo se observa una gran disper- rar que las CC.AA. que hasta la fecha han
sión de los resultados entre las distintas registrado un menor crecimiento de la super-
CC.AA. [Ver Gráficos 191 y 192]. ficie construida, en el futuro mantengan
durante más tiempo tasas de crecimiento
Esta situación recomendaría realizar una superiores a las de otras CC.AA. que ya se
extrapolación de las tasas de crecimiento encuentren saturadas. Pero la falta de datos al
específicas de cada Comunidad. Sin embar- respecto y el carácter conservador sobre las
go, por las limitaciones de información dispo- hipótesis de los escenarios que nos hemos
nible, y por coherencia con las demás extra- marcado en el marco de este proyecto, nos
polaciones realizadas en el contexto de este conducen a adoptar unas tasas de crecimien-
estudio, vamos a adoptar la hipótesis conser- to homogéneas para todas las CC.AA. En el
vadora de que la evolución del 2003 al 2050 Gráfico 193 mostramos la extrapolación adop-
va a venir gobernada por una tasa de creci- tada de las tasas de crecimiento actuales de
miento anual de cubierta y otra de fachada superficie de cubierta y fachada hasta el
aplicables a todas las CC.AA., y extrapoladas 2050. Como vemos, las tasas de crecimiento
a partir de las tasas medias a nivel peninsular extrapoladas, mantienen las tendencias
registradas hasta el 2003. En efecto, esta actuales tendiendo a igualarse con el paso del
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

190 Gráfico 188 Superficie de cubierta y fachada disponible por CC.AA. en los edificios residenciales y
no residenciales en 1991

Total edificios 1991


Cubierta 1 fachada
200

180

160

140

120
km2

100

80

60

40

20
0
Andalucía

Aragón

P. Asturias

Cantabria

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Cataluña

C. Valenciana

Extremadura

Galicia

C. Madrid

R. Murcia

Navarra

País Vasco

tiempo (estandarización tipo edificios) y a Estos factores engloban tanto los requeri- La Rioja
anularse entorno al 2045, año en el que consi- mientos de superficies para otros usos,
deramos que estará estabilizado el parque de como las disponibilidades por sombrea-
edificios, equilibrando las obras nuevas a las miento desde otros edificios, y la ocurrencia
demoliciones de edificios. [Ver Gráfico 193]. de dichas orientaciones.

Aplicando estas tasas de crecimiento llega- Respecto a los requerimientos para otros
mos a la siguiente distribución por CC.AA. usos cabe citar, además de los requerimien-
de superficies de tejado y una fachada del tos para instalación de otros servicios del
total de edificios (residencial y no residen- edificio, los asociados a disponibilidad de
cial) para el año 2050. El total peninsular acu- huecos para acristalamiento y la integración
mulado en 2050 es de 1.799 km2 de cubierta de energía solar térmica para cubrir parte
y 1.430 km2 de una fachada. [Ver Gráfico 194]. de la demanda de energía térmica. En
este sentido, el desarrollo de la tecnología
El siguiente paso para valorar los techos de y de sus opciones de integración arquitec-
potencia instalada es asignar unos factores de tónica es muy posible que reduzca estas
utilización de las superficies disponibles de limitaciones, ofreciendo productos que sus-
techo y fachada para la integración fotovoltaica. tituyan completamente a otros elementos
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 189 Superficie de cubierta y fachada disponible por CC.AA. en los edificios residenciales y 191
no residenciales en 2003
Total edificios 2003
Cubierta 1 fachada
225

200

175

150

125
km2

100

75

50

25

0
Andalucía

Aragón

P. Asturias

Cantabria

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Cataluña

C. Valenciana

Extremadura

Galicia

C. Madrid

R. Murcia

Navarra

País Vasco

La Rioja
Gráfico 190 Evolución de las tasas de crecimiento anual de las superficies de tejado y fachada a
nivel nacional, diferenciando entre edificios residenciales y no residenciales
4
Tasas crecimiento total peninsular por sectores

3
Tasa crecimiento anual (%)

0
1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Año
Tejado: no residencial Fachada: no residencial Tejado: total edificios
Tejado: residencial Fachada: residencial Fachada: total edificios
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

192 Gráfico 191 Evolución de las tasas de crecimiento anual de las superficies de tejado a nivel de CC.AA.
Tasas crecimiento totales (tejado) por CC.AA. Tejado
5

4
Tasa crecimiento anual (%)

0
1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Año
Andalucía Aragón P. Asturias Cantabria Castilla-La Mancha
Castilla y León Cataluña C. Valenciana Extremadura Galicia
Madrid R. Murcia Navarra País Vasco La Rioja

constructivos, e incluso que puedan desa- micos, en cuyo caso, el requerimiento de


rrollar parte de las funciones de los huecos captadores solares térmicos integrados en
acristalados actuales sustituyendo a los la edificación sería exclusivamente para pro-
acristalamientos con control solar. Así ducción de ACS, dejando la mayor parte de
mismo, es lógico pensar en un mayor desa- la superficie de integración existente dispo-
rrollo de los colectores térmico-fotovoltai- nible para la tecnología fotovoltaica.
cos que implementen ambas funciones en
un mismo colector, de tal forma que ya se Los factores de utilización empleados en
eliminaría la competencia por disponibilidad (Cueli A.B., Alonso M.C., Chenlo F., 2003)
de superficie entre estas dos tecnologías. fueron de 50% para tejados y 20% para
De todas formas, el desarrollo de una gran fachada sur, siendo nulos el resto de facha-
superficie de captación térmica en nuestro das, es decir, el factor de utilización del
país está fuertemente asociado al desarrollo total de superficie de fachada disponible
de la tecnología de absorción para refrigera- fue del 5%. Nosotros vamos a considerar
ción solar, y tal como se apunta en (García- unos factores de utilización para el 2050
Casals X., 2005), con las perspectivas actua- superiores a estos valores. Por un lado, en
les, probablemente resulte más viable desa- base a las actuaciones técnico-económicas
rrollar esta función con electricidad de ori- anteriormente presentadas, vamos a añadir
gen renovable que con captadores fototér- la posibilidad de emplear para la integración
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 192 Evolución de las tasas de crecimiento anual de las superficies de fachada a nivel de CC.AA. 193
Tasas crecimiento totales (tejado) por CC.AA. Fachada
7

6
Tasa crecimiento anual (%)

0
1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003
Año
Andalucía Aragón P. Asturias Cantabria Castilla-La Mancha
Castilla y León Cataluña C. Valenciana Extremadura Galicia
Madrid R. Murcia Navarra País Vasco La Rioja

Gráfico 193 Evolución de las tasas de crecimiento neto medias peninsulares hasta el 2003 y
extrapolación hasta 2050
Extrapolación tasas crecimiento anuales
4,0

3,5
Tejado: total edificios

3,0 Fachada: total edificios


Tasa crecimiento anual (%)

2,5

2,0

1,5

1,0

0,5

0,0
1990 2000 2010 2020 2030 2040 2050
Año
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

194 Gráfico 194 Disponibilidad de áreas de cubierta y una fachada por CC.AA. en el año 2050
Total edificios 2050
Cubierta 1 fachada
350

300

250

200
km2

150

100

50

0
Andalucía

Aragón

P. Asturias

Cantabria

Castilla-La Mancha

Castilla y León

Cataluña

C. Valenciana

Extremadura

Galicia

C. Madrid

R. Murcia

Navarra

País Vasco

La Rioja
fotovoltaica otras fachadas además de la reduciendo a medida que nos alejamos de
sur. En concreto admitiremos integración el la orientación sur por el mayor impacto de
las fachadas S, SE, SW, E y W. Además de las sombras de los demás edificios con las
aumentar el techo de potencia y generación menores alturas solares asociadas a esas
eléctrica con esta tecnología, como ya indi- orientaciones. De forma global, seguimos
camos anteriormente, la integración en múl- considerando que los factores de utilización
tiples fachadas presenta la ventaja de que hemos considerado son conservadores
homogeneizar más la curva de producción respecto a lo que cabría esperar para el
fotovoltaica diaria, reduciendo el pico al 2050. Los factores de utilización adoptados
medio día solar y aumentando la generación son los que figuran en la Tabla 24.
por las mañanas y tardes. Por otro lado,
admitiremos mayores factores de utilización En estas condiciones, el potencial de
por considerar que para el 2050 estarán potencia fotovoltaica a integrar en la edifi-
más establecidos los criterios de urbaniza- cación en la España peninsular es de
ción bioclimática (planteamientos urbanísti- 494,5 GWp, que con la población proyec-
cos teniendo en cuenta el aprovechamiento tada para el 2050 equivale a 12,9 kWp/habi-
energético en los edificios), y una mayor tante. Como vemos, el potencial de la foto-
disponibilidad de tecnología de la integra- voltaica integrada en la edificación es real-
ción arquitectónica. Respecto a las fachadas mente elevado. En los Gráficos 195 y 196
verticales, los factores de utilización se irán mostramos la distribución por CC.AA. de
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Tabla 24 Factores de utilización para la integración fotovoltaica en la edificación 195


Orientación Factor de utilización (%)
Cubierta 60
Fachada S 50
Fachada SE 25
Fachada SW 25
Fachada E 15
Fachada W 15

esta potencia techo, así como de los valo- edificación considerablemente superior al
res asociados de potencia fotovoltaica mostrado en estos resultados.
integrada en edificación per cápita (referi-
do a la población por CC.AA. en el 2050). En lo que respecta a la producción eléctrica,
[Ver Gráficos 195 y 196]. el cálculo en base provincial empleando la
tecnología fotovoltaica adoptada, proporciona
Es conveniente resaltar un aspecto funda- un techo de generación eléctrica en la España
mental que a nuestro juicio confiere un peninsular mediante la fotovoltaica integrada
carácter conservador a estos resultados. A la en la edificación de 569,3 TW.h/a, que repre-
vista de los gráficos anteriores se ve clara- sentan un 203% de la demanda eléctrica total
mente cómo aquellas CC.AA. con mayor para el 2050. En los Gráficos 197 y 198 mos-
techo de potencia fotovoltaica son las actual- tramos la distribución por CC.AA. de este
mente más pobladas, de mayor actividad techo de generación eléctrica, así como la
económica en el sector servicios, y actual- cobertura de la demanda eléctrica regional
mente más “desarrolladas” en términos de con la tecnología fotovoltaica integrada en la
actividad urbanística (lo cual les confiere un edificación. Como podemos observar, sólo
mayor número de edificios). Esto es una con- dos CC.AA., Asturias y País Vasco, resultan
secuencia directa de las hipótesis adoptadas deficitarias en la cobertura del total de su
relativas a la distribución de población y pro- demanda eléctrica con fotovoltaica integrada
yección de tasas de crecimiento de la edifica- en la edificación en caso de desarrollarse este
ción hacia el año objetivo (2050), en las que potencial. Estas CC.AA. son de las menos
por falta de información adicional y adoptan- favorecidas en disponibilidad de recurso solar,
do una aproximación conservadora hemos pero incluso en estas condiciones, el uso de
asumido un escenario “business as usual”. la fotovoltaica en huertas solares con segui-
Realmente cabría esperar que de cara al miento azimutal (con una producción eléctrica
2050 la población se distribuyera más homo- significativamente superior incluso en estos
géneamente en el territorio, y que se iniciara emplazamientos), o el de otras tecnologías
una mayor actividad en el sector terciario en renovables en cuyos recursos estas Comuni-
las CC.AA. que hasta la fecha la han tenido dades son más favorecidas, permitiría fácil-
menor, por lo que en estas CC.AA. se experi- mente cubrir el 100% de la demanda. [Ver Grá-
mentaran unas tasas de crecimiento de la ficos 197 y 198].
superficie de edificios superiores a las
medias nacionales extrapoladas para la reali- 5.3.2.2. Fotovoltaica con seguimiento azimutal
zación de este estudio, y por tanto contaran Como hemos visto anteriormente, la fotovol-
con un techo de fotovoltaica integrada en la taica integrada en la edificación tiene un
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

196 Gráfico 195 Distribución por CC.AA. del techo de potencia fotovoltaica integrada en la edificación

Total = 494,5 GWp


2,3% 1,6%
3,5%
1,6%
1,0%
6,9%

15,9%
7,2%

3,4%
12,7%
12,2%
2,9%

7,6%

3,7%

17,8%

Gráfico 196 Valores del techo de potencia fotovoltaica integrada en la edificación per cápita,
referidos a la población proyectada para el 2050

Media peninsular = 12,9 kWp/hab


10,9% 14,7% 8,5%
13,8%
17,0%
12,8%

12,1%
14,9%

14,1%
11,4%
14,0%
13,6%

21,4%

14,9%

12,0%
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 197 Distribución por CC.AA. del techo de generación eléctrica con la fotovoltaica integrada 197
en la edificación (cálculos desarrollados a nivel provincial)

Total = 569,3 TW.h/a


1,7% 1,3% 2,6%
1,4%
0,9%
6,1%

7,1% 15,8%

3,4%
12,5%
12,9%
3,1%

7,9%

3,7%

19,6%

Gráfico 198 Porcentajes de cobertura por CC.AA. de la demanda eléctrica para el 2050
con la generación eléctrica con fotovoltaica integrada en la edificación

Total peninsular = 203%


78% 174%
68%
133%
271%
157%

220% 167%

185%
210%
258%
326%

327%

375%

269%
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

198 potencial muy elevado. Por otro lado, las El espaciamiento entre los distintos seguido-
actuaciones técnico-económicas de la foto- res es, al igual que en la eólica, una variable a
voltaica integrada con orientación óptima son optimizar. Sin embargo, y teniendo en cuenta
muy parecidas a las de las centrales con que no es de esperar que sea necesario apu-
seguimiento azimutal, incluso sin tener en rar el potencial para este tipo de instalacio-
cuenta en estas últimas los costes de alqui- nes por disponer de gran capacidad de gene-
ler del terreno, con la diferencia de que la ración con otras tecnologías, no hemos pro-
fotovoltaica integrada generalmente compe- cedido a desarrollar esta optimización. Por
tirá con el precio de compra de la electricidad contra, hemos asumido un dimensionado
por el usuario final, mientras que las huertas bastante conservador, imponiendo la limita-
solares lo harán con el precio del mercado de ción de que en un array al tresbolillo con igual
generación significativamente inferior. Ade- espaciamiento en ambas dimensiones, a fina-
más, las actuaciones técnico-económicas de les de enero no tengamos sombreamiento en
la fotovoltaica con seguimiento azimutal, las direcciones SE y SW. En el Gráfico 199
incluso con el escenario de costes para el siguiente mostramos las densidades de ocu-
2050, son peores que las de otras tecnologí- pación de terreno y potencias resultantes en
as renovables con las que por lo general función de la latitud. [Ver Gráfico 199].
competirá en disponibilidad de terrenos. Por
todo ello, a priori puede parecer limitada la Los criterios adoptados para determinar la
aportación que puedan hacer las huertas disponibilidad de terreno para esta tecnología
solares en un escenario de elevada penetra- han sido los siguientes:
ción renovable. · Pendientes:
· Terrenos con pendiente inferior al 3%: váli-
Sin embargo, la consideración de que es das todas las orientaciones de la pendiente.
posible que haya un porcentaje significativo · Terrenos con pendiente entre el 3% y el
de la población que no pueda integrar la foto- 10%: sólo válidas las pendientes con orien-
voltaica en sus edificios, y de que una huer- tación de SE a SW.
ta solar es uno de los esquemas de genera- · Terrenos con pendiente superior al 10%:
ción renovable que más fácilmente puede no aptos.
integrar la participación directa del usuario · Restricciones sobre el uso del terreno:
final, junto con el hecho de que en las eleva- · Se considera apto el porcentaje indicado
das latitudes la tecnología que más competi- entre paréntesis de los siguientes usos de
rá en disponibilidad de terrenos con las huer- suelo según nomenclatura Corine Land
tas solares, la termosolar, presentará unas Cover 2000:
actuaciones considerablemente inferiores a 1.1.2. Tejido urbano discontinuo (5%).
las de los emplazamientos de menor latitud 1.2. Zonas industriales, comerciales y de
por la menor fracción de radiación directa, transportes (5%).
hacen recomendable incluir una cierta parti- 1.3. Zonas de extracción minera, vertede-
cipación de las huertas solares con segui- ros y de construcción (10%).
miento azimutal. Por este motivo vamos a 1.4. Zonas verdes artificiales no agrícolas
valorar por separado el techo de la fotovoltai- (10%).
ca con seguimiento azimutal. 2.3. Praderas (30%).
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 199 Densidades de ocupación de terreno y de potencia, así como espaciamientos relativos, 199
resultantes del criterio de dimensionado adoptado

25 3,1

23
2,9
21

19
2,7
17
Densidades

d/W
15 2,5

13
2,3
11

9
2,1
7

5 1,9
36 37 38 39 40 41 42 43 44 45

Latitud (ºN)

1/ρg (m2_terreno /m2_PV_horizontal) 1/ρ∗g (m2_terreno /m2_PV)


ρp (MW/km -terreno)
2 d/W (espaciamiento relativo)

2.4.2. Mosaico de cultivos (5%). · Adicionalmente, se considera apto el por-


2.4.3. Terrenos principalmente agrícolas, centaje indicado a continuación de las tie-
pero con importantes espacios de rras de labor en secano de baja producti-
vegetación natural (25%). vidad (según nivel de precipitaciones), en
3.2.1. Pastizales naturales (100%). las que debido a la baja productividad de
3.2.2.1. Landas y matorrales templado la biomasa energética puede resultar más
oceánicos (100%). apropiada la instalación de una central de
3.2.3.1. Grandes formaciones de matorral este estilo. Según nomenclatura Corine
denso o medianamente denso Land Cover 2000:
(25%). 2.1.1. Tierras de labor en secano con preci-
3.2.3.2. Matorrales subarbustivos o arbusti- pitación = 400 mm/año (50%).
vos muy poco densos (100%). 2.1.1. Tierras de labor en secano con preci-
3.2.4. Matorral boscoso de transición pitación. (400, 600) mm/a (25%).
(25%). · No se consideran aptas para la instalación
3.3.3.1. Xeroestepa subdesértica (100%). de instalaciones fotovoltaicas con segui-
3.3.3.3. Espacios orófilos altitudinales con miento azimutal los distintos usos de suelo:
vegetación escasa (100%). · Zonas asociadas a Espacios Naturales
3.3.4. Zonas quemadas (100%). Protegidos, declarados y en proceso
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

200 formal de declaración por el Estado y las territorio peninsular. Por tanto, como vemos
Comunidades Autónomas. el potencial de este tipo de instalaciones,
· Red Natura 2000: Zonas de Especial Pro- incluso con todas las restricciones sobre usos
tección para las Aves (ZEPA) + Lugares del suelo impuestas, es elevadísimo. En los
de Interés para la Conservación (LIC) Gráficos 200 a 203 mostramos la distribución
· Los siguientes usos de suelo según por CC.AA. de la potencia potencial, de la
nomenclatura Corine Land Cover 2000 potencia per cápita y de la generación eléctri-
(son los complementarios a los anterio- ca potencial con esta tecnología, referida al
res, y por tanto no añaden información): total peninsular y referida a la demanda eléc-
1.1.1. Tejido urbano continuo. trica proyectada para el 2050 en cada Comu-
2.1.2. Terrenos regados nidad. Como podemos ver, excepto Asturias,
permanentemente. País Vasco, Cataluña y Madrid, el resto de
2.1.3. Arrozales. CC.AA. tienen un potencial de fotovoltaica
2.2. Cultivos permanentes. azimutal superior a su demanda eléctrica, lle-
2.4.1. Cultivos anuales asociados gando a ser en algunas CC.AA. como las dos
con cultivos permanentes. Castillas, Aragón y Extremadura, muy supe-
2.4.4. Sistemas agroforestales. rior a su demanda eléctrica. Comparando
3.1. Bosques. estos resultados con los de la fotovoltaica
3.2.2.2. Fayal-berzal macaronésico. integrada en la edificación vemos cómo hay
3.2.3.3. Matorrales xerófilos una buena complementariedad entre los mis-
macaronésicos. mos, de tal forma que las CC.AA. con poca
3.3.1. Playas, dunas y arenales. capacidad de fotovoltaica azimutal, por lo
3.3.2. Roquedo. general disponen de un mayor parque de
3.3.3.2. Cárcavas y/o zonas en proceso edificios y por tanto de un elevado potencial
de erosión. de fotovoltaica integrada en la edificación.
3.3.5. Glaciares y nieves permanentes. [Ver Gráficos 200, 201, 202 y 203].
4.1. Zonas húmedas continentales.
4.2. Zonas húmedas litorales. 5.3.3. Biomasa
5.1. Aguas continentales. Las aplicaciones energéticas de la biomasa
5.2. Aguas marinas. que vamos a considerar en este estudio las
vamos a dividir en 5 apartados: residual,
En estas condiciones, el potencial peninsular cogeneración, cultivos energéticos, culti-
de potencia a instalar con seguimiento azimu- vos forestales de rotación rápida y aprove-
tal resulta ser de 708,4 GWp, lo cual repre- chamiento del monte bajo.
senta 18,5 kWp/habitante con la población
peninsular proyectada para el 2050, con una El aprovechamiento de la biomasa que plan-
capacidad de generación eléctrica (evaluada a teamos en esta evaluación de techos de
nivel provincial) de 1.382,2 TW.h/año, esto es, potencia es bastante más ambicioso de los
el 493,6% de la demanda eléctrica peninsular que se han hecho hasta la fecha. Además
proyectada para el 2050, y un 90,6% de la de las biomasas residuales y los cultivos
demanda total de energía proyectada para el energéticos en tierras de labor habitual-
2050, y todo ello ocupando un 8,82% del mente considerados en otros estudios,
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

Gráfico 200 Distribución por CC.AA. del potencial de instalaciones fotovoltaicas con seguimiento 201
azimutal. Potencia instalada
Total = 708,4 GWp
0,8% 0,4% 0,5%
1,1%
0,4%
4,2%

2,7%
24,5%

9,3%
2,1%
2,2%
11,6%

21,2%

2,5%

16,6%

Gráfico 201 Distribución por CC.AA. del potencial de instalaciones fotovoltaicas con seguimiento azimutal.
Potencia instalada per cápita (referida a la población proyectada para el 2050)

Media peninsular =18,5 kW/phab


5,1 5,0 1,7
14,0
9,2
11,2

72,3 2,9

55,4
2,7
3,6
79,6

85,7

14,7

16,1
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

202 Gráfico 202 Distribución por CC.AA. del potencial de instalaciones fotovoltaicas con seguimiento
azimutal. Generación eléctrica

Total = 1.382,2 TW.h/a


0,5% 0,3% 0,4%
1,0%
0,3%
3,4%

24,1% 2,7%

9,1%
2,0%
2,3%
11,8%

21,7%

2,5%

17,9%

Gráfico 203 Distribución por CC.AA. del potencial de instalaciones fotovoltaicas con seguimiento
azimutal. Generación eléctrica referida a la demanda eléctrica proyectada para el 2050
en cada Comunidad

Total peninsular = 494%


59% 98% 22%
227%
251%
210%

69%
1800%

1216%
82%
110%
3006%

2196%

609%

597%
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

ampliamos por un lado las opciones de culti- mos alcanzar con los distintos tipos de bioma- 203
vos energéticos a los secanos áridos, e sa considerados en el caso de explotarlos con
introducimos de forma generalizada los cul- ηciclo = 30%, ηcaldera = 90% y CF=85%. Como
tivos forestales de rotación rápida y el apro- podemos observar, estas densidades de
vechamiento energético del monte bajo. Si potencia son considerablemente inferiores a
bien en todos los casos vamos a imponer las de 30-4 MW/km2 que podemos alcanzar
fuertes limitaciones ambientales, los techos con las distintas opciones de solar o con la
de potencia asociados a la biomasa que eólica (rango inferior). Teniendo en cuenta el
vamos a obtener de este análisis son supe- CF de cada una de las tecnologías, y en el
riores a los habitualmente barajados. caso de tener escasez de capacidad de gene-
ración, este criterio decantaría la elección por
Las principales ventajas de la biomasa en un la tecnología de mayor densidad energética
sistema de elevada penetración renovable en un emplazamiento dado.
son su elevado factor de capacidad y su
capacidad de regular el sistema de genera- En el caso de la biomasa y la solar, la situa-
ción eléctrica sin necesidad de reducir el fac- ción de tener que elegir entre una u otra
tor de capacidad anual gracias al almacena- tecnología se va a presentar frecuente-
miento intermedio en forma de energía quí- mente en los terrenos de baja productivi-
mica. En efecto, para la mayoría de las otras dad de biomasa (secano árido, secano
fuentes de energía renovable, en el marco de semi-árido y monte bajo con baja pluvio-
un escenario de elevada penetración renova- metría), por lo que probablemente la balan-
ble en el sistema de generación eléctrica, y za se incline hacia las aplicaciones solares.
en ausencia de un cambio radical en el vector Para que estas tecnologías no compitieran
energético empleado, la regulación de la en ciertos usos del suelo sería preciso
generación lleva asociada una reducción del desarrollar opciones de trabajar la biomasa
factor de capacidad anual15, y por tanto un en terrenos de mayor pendiente.
incremento de su LEC. Por este motivo
hemos querido explorar el máximo potencial Sin embargo, a priori vamos a evaluar unos
de la biomasa para saber con que colchón de techos de generación con biomasa al mar-
regulación de bajo coste contábamos. gen de estas consideraciones para tener la
cota superior de hasta donde podemos
Sin embargo, debemos tener en cuenta que aprovechar la capacidad de regulación de la
la biomasa, respecto a otras tecnologías reno- biomasa en un sistema de elevada pene-
vables, nos proporciona una densidad de tración renovable. En la valoración de este
potencia energética considerablemente infe- techo hemos tenido en cuenta además de
rior, que además se va reduciendo a medida las restricciones ambientales, el uso de la
que intentamos explotar recursos de bioma- biomasa para otros usos distintos al ener-
sa de menor productividad como son los gético, de tal forma que por lo general
secanos áridos o el monte bajo. En el Gráfico hemos admitido sólo unos ciertos porcen-
204 mostramos la máxima densidad energé- tajes de aprovechamiento con fines ener-
tica (normalmente será menos por tener el géticos de las clasificaciones de terreno
recurso cierto grado de dispersión) que pode- aptas para este fin. [Ver Gráfico 204].
15 Existen excepciones como la termosolar que permite un almacenamiento por un tiempo limitado de la capacidad de
generación (en este proyecto hemos considerado centrales termosolares con 15 horas de almacenamiento), o la hidro-
eléctrica que permite almacenamientos por periodos más prolongados. Sin embargo, en el caso de la biomasa encon-
tramos una gran flexibilidad a la hora de regular su capacidad de almacenamiento.
Renovables 2050. Un informe sobre el potencial de las energías renovables en la España peninsular

204 5.3.3.1. Biomasa residual de partida para la evaluación de éste, no


Para la biomasa residual vamos a tomar adoptaremos los valores del PFER.
como base el techo de potencia empleado
en el PFER. Dentro de este apartado de Sin embargo, en el PFER no se presenta un
biomasa residual añadiremos al biogás, que desglose por CC.AA. del potencial de bioma-
por tanto también evaluaremos a partir del sa residual dedicada a la generación de elec-
potencial estimado por el PFER. Sin embar- tricidad, sino sólo un valor agregado total
go, para deducir el correspondiente techo (para todas las CC.AA. e incorporando aplica-
de generación, asumiremos la mejora tec- ciones eléctricas y térmicas), por lo que
nológica entre la tecnología de generación vamos a introducir las siguientes hipótesis
considerada en el PFER y la que nosotros de trabajo para obtener el potencial de bio-
hemos adoptado como representativa para masa para aplicaciones eléctricas de estas
el 2050. dos fuentes energéticas:

En el PFER se presenta una valoración por · El total de biomasa en 1998 lo considerare-


CC.AA. de la energía primaria (ktep) disponi- mos como residuos.
ble como biomasa residual y como biogás. · Reparto por CC.AA. de potencial estimado
También se presenta una valoración del según reparto objetivo PFER 2010.
potencial de cultivos energéticos, pero · Los potenciales son adicionales a lo actual
puesto que vamos a cambiar las hipótesis al inicio del PFER (1998).

Gráfico 204 Máximas densidades de potencia de las aplicaciones de la biomasa consideradas en este
estudio. Para el caso del monte bajo hemos representado el caso más desfavorable (emplazamiento de
350 mm/año), mientras que en el estudio hemos considerado emplazamientos de monte bajo con una
productividad de biomasa 5 veces superior. ηciclo=30%, ηcaldera=90% y CF=85%

0,45

0,40

0,35

0,30
(P/A)max (MW/km2)

0,25

0,20

0,15

0,10

0,05

0
Secano
semiárido

Secano
árido

Monte bajo
(350 mm/año)
Secano
húmedo
Regadío

Secano alta
productividad
Techos de potencia y generación de las distintas renovables

· El reparto por CC.AA. eléctrico/térmico · P = 7,3 GW. 205


suponemos que es proporcional a distribu- · E = 50,9 TW.h/año.
ción biomasa total.
· Las aplicaciones térmicas se cargan a la En el Gráfico 205 mostramos el reparto por
biomasa residual. CC.AA. del techo de generación eléctrica aso-
· Para 2050 asumimos que los usos térmi- ciado a la biomasa residual más el biogás. El
cos de la biomasa se reducen un 60% reparto del techo de potencia es prácticamen-
(como porcentaje de la biomasa total) por te el mismo al ser fijos los factores de capaci-
incorporación de una fracción solar del dad de biomasa residual y biogás y dominar el
60% para cubrir carga térmica. de la biomasa residual sobre el biogás.
· Se mantiene los CF indicados en PFER.
5.3.3.2. Cogeneración
Los rendimientos de conversión de las Tanto el PFER como el documento de planifi-
tecnologías suponemos que se incremen- cación de los sectores de electricidad y gas
tan desde los valores asumidos por el (MINECO, 2002) asumen dentro del denomi-
PFER hasta los valores representativos de nado Régimen Especial la implementación de
la tecnología en 2050. En la Tabla 25 mos- una cierta cantidad de instalaciones de coge-
tramos tanto los rendimientos asumidos neración. En el marco considerado, en el cual
por el PFER, como los que asumimos para para el escenario 2050 se pretende haber
el 2050, y los CF. [Ver Tabla 25]. encaminado nuestro sistema energético
hacia la sostenibilidad, cabría esperar que las
Para pasar los valores obtenidos a nivel de aplicaciones de cogeneración en la industria o
CC.AA. a los correspondientes a nivel provin- la edificación pasarán a estar alimentadas con
cial, suponemos una proporcionalidad con la biomasa para poder ser admitidas. En efecto,
superficie para la biomasa residual, y con la la biomasa es la fuente energética que puede
población para el biogás. [Ver Gráfico 205]. permitir reconducir los sectores industriales y
de la edificación hacia la sostenibilidad, por
Los resultados obtenidos a nivel peninsular tener la capacidad de cubrir el 100% de sus
son los siguientes: demandas de energía térmica. Sin embargo,
la elevada exergía de la biomasa debería con-
· Residuos: dicionar su uso directo para generar energía
· P = 7,0 GW. térmica de media baja temperatura, de tal
· E = 49,0 TW.h/año. forma que parece lógico asumir que para el
· Biogás: escenario considerado las aplicaciones de
· P = 0,3 GW. generación té