Está en la página 1de 7

Paso 2

Interiorizar conceptos básicos de la psicología de grupos

Participantes:

Alexander Echeverry Ochoa Código: 98570051

Sandra Liliana Rodríguez Salazar código: 24372549

Ana María Suarez Código: 1035853204

Merlys Jiménez Código: 1050064301

Grupo: 403020_149

Tutor:

Malcolm Vélez Camargo

Universidad Nacional Abierta y a Distancia

Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades

Psicología

Psicología de los Grupos

Medellín

2020
“Diferencias entre la teoría clásica y la teoría psicosocial de Latinoamérica en la psicología

de grupos”

Un grupo es una estructura de relaciones y vínculos entre personas que se orientan en

cada circunstancia teniendo en cuenta las necesidades individuales, pero también los intereses del

grupo como los son la identidad, el poder y la actividad colectiva. Podemos ver que hay

diferentes perspectivas críticas como la parcialidad de los paradigmas que dice que toda una

sociedad no puede estar representada por un grupo minoritario, pero en cambio la individualista

dice que la vida de una persona puede dar un giro hacia el cambio cuando pertenece a un grupo.

Hablar del estudio de los grupos, es muy complejo, puesto que filósofos, psicólogos,

sociólogos y teóricos, han hecho sus aportes, partiendo de sus creencias, valores,

comportamientos, la influencia de la ideología que los caracteriza, etc; unos de manera empírica,

otros de manera científica, considerando que cada aporte o postulado, puede enriquecer al otro.

Tales aportes tratan de explicar de manera objetiva, la evolución, el comportamiento, el

pensamiento y los cambios psicológicos y psicosocial de los diferentes grupos que se han

conformado a lo largo de la historia de la humanidad y como estos han influido en el desarrollo

de la personalidad de cada individuo y del conglomerado en general, a partir de las luchas que

han dado con miras al logro de sus objetivos.

El punto de partida y primer desafío de la Psicología Social latinoamericana, inspirada en

Martín Baró es la praxis liberadora, es decir, una Psicología que reconoce y está comprometida

con las luchas sociales de los pueblos que buscan liberarse de un sistema social explotador y
opresivo, para construir una sociedad más libre y justa, donde la pobreza y desigualdad afecta la

construcción democrática. (Martín Baró 1983)

En aras de realizar una mirada histórica del concepto de grupos, durante el siglo XX se

definió el modelo científico que hizo parte de la perspectiva individualista clásica que fue

liderada por Floyd Allport quien definió a los grupos como la suma de sus partes, como los es el

comportamiento de los individuos que forman parte de un grupo dentro de la sociedad, pero en

este mismo modelo se destacó Gabriel Tarde quien afirmaba que un grupo se da por imitación y

su dinámica es la influencia social. Pero a diferencia de la perspectiva grupal clásica se comenzó

a desarrollar unas nuevas corrientes de sociología , lingüística , cognitivismo y constructivismos

donde el filósofo, psicólogo y pedagogo alemán Johann Herbert propone que el individuo se

estudia desde el contexto social en el que se desenvuelve, y por otro lado los estudios de Émili

Durkheim va enfatizar en la importancia de que el individuo es el producto del contacto con los

demás y así los procesos grupales se van dando de acuerdo al desarrollo personal. Por otro lado

los aportes de Wilhelm Wandt va aportar con relación al componente cultural ya no se debe dejar

por fuera y va a ser uno de los factores más importantes del individuo. Y por último Gustave

LeBon quien ha de centrar en el comportamiento individual al comportamiento cuando estamos

en sociedad ya que el individuo siente un respaldo colectivo.

Dentro de la visión clásica encontramos que al interactuar los grupos pueden mostrar

diferencias en su propia intervención, incluso en el grado de interés que esto pueda representar en

el interés de algún miembro del grupo.

“Este planteamiento en torno a la estructura grupal parte de la idea de que cuando un grupo se

organiza e intenta cumplir algún objetivo propuesto o finalizar una tarea determinada, cualquiera

que sea ésta, los miembros que forman parte de dicho grupo deberán ocupar una posición
específica que facilite ese fin. Lo anterior tiene sentido al hablar de la eficacia de un grupo o del

grado de rendimiento que tiene”. Vivas Et al (2009)

Es aquí cuando la perspectiva de los grupos desde el contexto psicosocial, busca

reconocer en dichos planteamientos las posibilidades que transformación inmersa en los grupos

organizados, con miras a un objetivo común y de posibilidades que están al servicio del beneficio

de las mismas comunidades, y es allí donde cobra sentido el grupo. Para Baró, los grupos

organizados para fines de transformación buscan la identidad en el grupo, tema sin el cual los

grupos no encontrarían afinidad que lo uniera para realizar sus propuestas desde los objetivos. El

otro es el poder de la transformación a partir del poder grupal ya que los grupos organizados

cumplen una poderosa manera de aunar esfuerzo en pro de una masa crítica que produce

movimientos interesantes e influyentes. Y por último se encuentra la actividad grupal, ya que a

partir de las intenciones, las fuerzas vivas tienen sus efectos como lo ha demostrado la historia a

partir de grupos y movimientos sociales que han modificado incluso las leyes en los países, en

pro de la defensa de los derechos fundamentales del ser humano.

Dentro de los planteamientos de la psicología social iniciada por M. Baró (1991) bajo las

necesidades reconocidas por las situaciones sociopolíticas enmarcadas por las consecuencias de

la guerra fría en Latinoamérica, las dictaduras impulsadas por el capitalismo sumado a la

inequidad configurada desde la colonia han dado forma a las condiciones que se instauran en la

América Latina. Bajo esta óptica y a la luz de la propuesta de grupo en relación a la estructura

social configurada por Baró (1991), cobra sentido en su aplicabilidad al momento de hablar de

comunidades contextualizadas en el marco la desigualdad.


Es por tanto la psicología social, inspirada en Martín Baro es la praxis liberadora, es decir que la

psicología reconoce y está comprometida con las luchas sociales de los pueblos que están en

busca de liberarse de los sistemas sociales explotadores y opresivos, lo cual busca la construcción

de una sociedad más libre y justa, donde la pobreza y desigualdad afectan la construcción

democrática. (Martín Baró 1983).

Por otro lado, la psicología social, asume que los grupos pueden ser autónomos, ya que su

estructura es el resultado único y exclusivo de la estructura del grupo es de un proceso de sentido

interpersonal, de modo que las personas involucradas puedan llegar a relacionaren (Martín-Baró,

1991, p. 276).

El estudio de los grupos, es complejo, puesto que filósofos, psicólogos, sociólogos y

teóricos, han hecho sus aportes, partiendo de sus creencias, valores, comportamientos, la

influencia de la ideología que los caracteriza, unos de manera empírica, otros de manera

científica, considerando que cada aporte o postulado, puede enriquecer al otro. Cada uno de los

diferentes aportes explica de manera objetiva cada evolución, teniendo en cuenta el

comportamiento, la forma de pensar los cambios que involucran lo psicológico y social de los

diferentes grupos conformados a lo largo de la historia de la humanidad y de cómo han influido

en el desarrollo de la personalidad de los individuos, a partir de la lucha por el logro de sus

objetivos. La cultura también incide demasiado en la personalidad de cada individuo, ya que la

cultura es un sistema de significados como: creencias, valores, normas, actitudes, conductas,

conocimientos, habilidades, que rigen el comportamiento del ser humano, el cual las interioriza y

posteriormente las exterioriza dependiendo de sus preferencias, estados de ánimo, situaciones

concretas, de tal forma que la cultura incrementa la probabilidad de ciertos comportamientos

consistentes de la sociedad al consolidarse los grupos, persiguiendo el fin o los objetivos por el
cual fueron creados; en el que la psicología social entra a jugar un papel preponderante, ya que

“la Psicología social ha sido la rama de la psicología que se ha encargado de teorizar y analizar

los fenómenos y las interacciones que se dan en la dinámica de grupos”. (P.Vivas 2009, p. 3).

Respecto a la realidad social de Latinoamérica Martin Baró enfoco su trabajo en el

aprendizaje a partir del contexto, esto le permitió observar la realidad y comprender para poder

realizar un cambio y una acción que no se desliga del contexto socio histórico. En este escenario

de una Psicología Social por parte de Martín Baró pretendía realizar un análisis riguroso

partiendo de la propia realidad en la que viven los distintos pueblos latinoamericanos y, de es

amanera ir construyendo un conocimiento teórico relevante. Esto le permitió sostener un realismo

crítico que, a partir de los problemas sociales más urgentes iba articulando sus contribuciones

teóricas. Así es la propia realidad la que va definiendo la utilidad de sus esquemas analíticos

como herramientas para comprender y transformar la realidad estudiada: Cabanilla, B. (2010,

diciembre).

Si bien los procesos de grupos son imprescindibles en el desarrollo de las comunidades

organizadas para un fin que beneficia tanto a los actores como a las personas indirectamente

relacionadas o bien sea el impacto que tendrá en medio de manera positiva, los grupos según la

propuesta de Baró ha de tener una connotación social de transformación, ligada a las

circunstancias contextualizadas de las comunidades, en especial las más vulneradas de

Latinoamérica. Es allí donde se juega un papel preponderante en la manera en cómo se examina

la comunidad lo cual permite desde los escenarios mismos un análisis reflexivo de las

circunstancias para posteriormente dar forma a la mirada crítica sobre el contexto en aras de la

construcción emancipadora, que lleve no solo a un cambio factual, sino un cambio en la manera

de pensar y por ende actuar.


Referencias bibliográficas

Cabanilla, B. (2010, diciembre). Ignacio Martín Baró y la mirada psicosocial (o la unión de

examen, crítica y ética desde Latinoamérica). Reflexión, 39, 24-28. Recuperado

de:https://drive.google.com/file/d/1fqxJ_deOJi18ugO7rAK2kFXHp3DF6L6G/view

Vivas, P. Rojas, J. Torras, M. (2009). Dinámica de grupos: Módulo 1. Definición de grupos. Pág.

9 a 37. Barcelona: Universidad Abierta de Cataluña. Primera edición. Recuperado de

https://utecno.files.wordpress.com/2014/12/dinamica-de-grupos.pdf