Está en la página 1de 69

Este libro llega a ti gracias al trabajo desinteresado de otras

lectoras como tú. Es una traducción de fans para fans, hecha para
quienes disfrutan de la lectura.

Librería Digital no pretende sustituir al libro original, ni desvalorizar


el trabajo de los autores, ni de ninguna editorial. Apreciamos la
creatividad y el tiempo que les llevo desarrollar una historia para
enamorarnos, por eso queremos que mas personas les conozcan y
disfruten de ellos.

Nuestras traducciones están hechas sin ánimo de lucro, ningún


colaborador de traducción de Librería Digital recibe retribución por
estos libros, nuestra única satisfacción es dar a conocer el libro y a su
autor(a) para que cada vez mas personas puedan perderse en este
maravilloso mundo de la lectura del habla hispana. Nuestra mayor
satisfacción es compartirlo contigo.

Por lo que queda totalmente PROHIBIDA su venta en cualquier


plataforma.

En caso de que lo hayas comprado, estarás incurriendo en un


grave delito contra el material intelectual y los derechos de autor, en
cuyo caso se podrían tomar medidas legales contra el vendedor y el
comprador.

Para incentivar y apoyar las obras de los autores, les invitamos (Si
les es posible) a hacer la compra del libro en físico, si llega a
publicarse en español en sus países o el original en formato digital.

También pueden apoyar al autor con una reseña, siguiéndolo en


las redes sociales y ayudándolo a promocionar su libro.

¡Disfruten de la lectura!
Los autores (as) y editoriales también están en Wattpad.

Las editoriales y ciertas autoras tienen demandados a usuarios


que suben sus libros, ya que Wattpad es una página para subir tus
propias historias. Al subir libros de un autor, se toma como plagio.

Algunas autoras ya han descubierto los foros que traducen sus


libros ya que algunos lectores los suben a Wattpad, y piden en sus
páginas de Facebook y grupos de fans las direcciones de los blogs de
descarga, grupos y foros.

¡No subas nuestras traducciones a Wattpad! Es un gran problema


que están enfrentando y contra el que luchan todos los foros de
traducción. Más libros saldrán si no se invierte tiempo en este
problema.

Igualmente por favor, no subas capturas de los PDF a las redes


sociales ni etiquetes a las autoras, no vayas a sus páginas a pedir la
traducción de un libro cuando ninguna editorial lo ha hecho, no
vayas a sus grupos y comentes que leíste sus libros, ni subas capturas
de las portadas de la traducción, recuerda que estas tienen el logo
del foro o del grupo que hizo la traducción.

No continúes con ello, de lo contrario: ¡Te quedaras sin Wattpad,


sin foros de traducción y sin sitios de descarga!
Traducción Moderacion

Corrección Traducción

Corrección

Diseño y Montaje

Revisión

Lectura final
Mi padre siempre pensó en él como parte de la familia. ¿Sería tan
malo si lo hicieramos oficial?

Estoy enamorada del mejor amigo de mi padre.

Pero como una virgen de diecinueve años de edad, solo soy una
niña ante sus ojos.

Al menos eso es lo que pensé...

Cuando me meto en problemas, él es el único al que puedo llamar.

Logan me salva.

Él es todo lo que siempre he querido... Pero este hombre mayor al


que deseo tiene un secreto.

Está totalmente obsesionado conmigo.

Pero yo también tengo un secreto...

Estoy embarazada de su bebé.

¿Te atraen los machos alfa? Este es un libro de Olivia T. Turner, lo que
significa que posee un macho alfa posesivo y totalmente
obsesionado, ¡Que no tiene miedo de tomar lo que quiere! Si te
gustan los personajes dulces y tiernos, mejor cierra este libro y vete.
Pero si te gustan los personajes héroes, ásperos, sucios y posesivos al
extremo, puedes seguir y divertirte...
Este libro es para todas las mujeres a las que les gustan los hombres
como el buen vino. Suave, rico, fuerte y perfectamente envejecido
con el tiempo.
— ¿Eso es realmente necesario? — Pregunto con mi corazón
acelerado.

— Usted fue arrestada. — Habla el policía con una voz ronca.


Apretó mi muñeca un poco duro y me halo hacia adelante. — Así
que sí, es necesario.

— Fue un accidente. — Digo cuando abre la caja de plástico sobre


una mesa. Es un kit de huellas con una esponja que está manchada
de arrepentimientos.

El policía se ríe.

— Siempre es un accidente, un malentendido o un error. Dedo.

Me agarró de la mano cuando no podía escuchar y tiró de mi dedo


índice hacia adelante, casi lo arranca.

— Ay. — Chillo cuando aprieta mi dedo sobre la esponja oscura. De


repente, esta sensación es muy real. Estoy empezando a marearme.
Espero no vomitar en la mesa.

Mi dedo está cubierto de tinta negra cuando lo alejo y libero mi


nueva y fresca ficha policial. El oficial se mueve por todos lados, y
cuando me suelta, soy la nueva propietaria de un antecedente
penal.

— ¿Qué sucede ahora? — Pregunto mientras intento limpiar la tinta


de mi dedo en un pañuelo de papel. No está saliendo. Ya me han
marcado una ladrona.

Lástima que es verano y no puedo usar guantes.

— Ve a la celda. — Dice cerrando mi archivo. — Hasta que alguien


venga a rescatarla.
— ¿Eso es realmente necesario? — Pregunto de nuevo,
desesperada ahora. No puedo llamar a mi padre para que venga a
rescatarme. Me va a matar.

— No quería hacerle daño.

El policía se ríe de nuevo. — Él está en el hospital ahora con puntos


en la cabeza. Odiaría ver lo que haces cuando estás tratando de
lastimar a alguien.

Se merece cada punto doloroso en su estúpida cabeza.

Yo exhalo largo y fuerte, tratando de calmar mi torbellino de


emociones. Todo está sucediendo demasiado rápido. No puedo
procesarlo.

El policía me lleva a una habitación vacía con solo una mesa, una
silla y un teléfono. Es uno de esos teléfonos rotatorios viejos negros.
Nunca he usado uno y no estoy segura de saber cómo hacerlo.

Él dice que haga una llamada.

Me quedo en la puerta, sin querer caer en la realidad. Tal vez si me


quedo aquí el tiempo suficiente, se cansará y me dejará ir.

Me empuja a la sala y toma el picaporte de la puerta.

— Espere. — Digo, las palabras se atascan en mi garganta. —¿A


quién debo llamar?

Se encoge de hombros. — ¿A sus padres?

Sacudo la cabeza. Esa no es una opción. Mi padre es un militar de


línea dura, me despellejaría viva y me colgaría de su buzón como
advertencia a otros hijos que consideraran infringir la ley.

— ¿Algún otro miembro de la familia?

Sacudo la cabeza de nuevo. Solo mi padre dictador y el perro de su


mujer, mi nueva madrastra. Prefiero pudrirme en una celda de prisión
por toda la eternidad antes de pedirle ayuda.

— ¿Un abogado?
Sacudo la cabeza nuevamente. Mi barbilla está empezando a
temblar. Me arden los ojos. Quiero irme a casa.

— Entonces no sé qué decir. — Dice y se que no le importa una


mierda. Llama a la puerta cerrada, casi haciéndome saltar de mi piel.

Mi corazón late cuando camino hacia la mesa y me siento en la


dura silla. Ya sé a quién voy a llamar, pero no quiero admitirlo.

No quiero que me vea así. Él piensa que soy una niña. No quiero
que él piense que soy una niña mimada y una delincuente juvenil
también.

Tomo el teléfono y arrastro la punta de mis dedos sobre el metal frío


cuando pienso en él.

Logan.

Solo el sonido de su nombre envía una ola de calor a través de mi


cuerpo.

Él es la razón por la que estoy en esta ciudad de mierda. Brander


Colorado. Vine por él.

Logan ha sido mi pasión durante años. También es el mejor amigo


de mi padre.

Mi padre, Brian, es un hombre militar muy severo. Él estaba en Irak


cuando yo era solo un grupo de células en el vientre de mi madre. Un
día, solo después de nacer, él estaba patrullando con su equipo
cuando fueron emboscados. A mi padre le dispararon en la pierna
cuando todo el infierno explotó a su alrededor. Él bajó y fue
inmediatamente rodeado por tres enemigos rebeldes que lo estaban
arrastrando de vuelta para capturarlo y torturarlo cuando Logan
corrió hacia él y lo salvó. Mi padre nunca me dijo lo que Logan hizo
para salvar su vida. Cada vez que le pedí que lo hiciera, su rostro se
cerraba y tenía esa mirada distante en sus ojos.

— No es una historia para niños. — Decía siempre con ese tono


condescendiente que aún usa.
Así es como Logan entró en la vida de mi familia. Mi padre y él
siempre se mantuvieron en contacto aunque Logan vivía en un
estado diferente. Lo vemos en ocasiones especiales, algunos días
festivos, cumpleaños, cosas así. Logan nunca tuvo su propia familia,
así que adoptó la nuestra.

Nunca le presté mucha atención hasta que lo vi en la boda de mi


padre. No lo habia visto en más de cinco años, desde antes de la
pubertad, pero finalmente lo vi.

Maldita sea, lo vi.

Tenía 16 años y era un desastre hormonal. Mis emociones y mi


humor estaban por todas partes, pero todo cambió cuando vi a
Logan entrar en la iglesia.

Todavía recuerdo cómo mi cuerpo tembló cuando primero lo vi de


reojo. Mi corazón estaba latiendo en mi apretado pecho, con mi
respiración acelerada y el dolor en mis dedos por la necesidad de
tocarlo.

Todavía recuerdo cada impresionante detalle. He estado


imaginandolo todos los días desde entonces. Llevaba un traje gris
oscuro que estará grabado en mi memoria para siempre. Sus hombros
anchos me marearon, sus grandes brazos me hicieron agua la boca.

— Hola Candice. — Me dijo cuando caminó en mi dirección. Estaba


congelada en mi lugar, mi pulso se acelero cuando estiró la mano
hacia mi.

Me ahogué cuando la estreché, mirando hacia abajo cuando la


manga se levantó en su grueso antebrazo, exhibiendo sus sensuales
tatuajes. Mis ojos siguieron sus brazos musculosos, arrastrándose a la
poderosa corbata roja que solo quería agarrar y halar en mi
dirección, hasta que sus labios estuvieran sobre los míos.

Parecía tan agitado como yo cuando me miró con sus ojos castaño
oscuro que estaban llenos de algo. No lo reconocí en ese momento,
pero ahora, mirando hacia atrás creo que era deseo.
Logan sostuvo firmemente mi mano, su fuerte mandíbula se apretó,
mientras lentamente me miró de arriba a abajo. — Tú estás... Muy
bien. — Dijo con su voz baja y más fuerte de lo que recordaba.

Un cálido escalofrío atravesó mi cuerpo bajo su intensa mirada. Fue


un gusto ver a un hombre mayor, atraído por mí, especialmente uno
tan caliente y fuera de los límites como Logan.

Él era el padrino en la boda de mi padre y yo era la dama de


honor, aunque odiaba a la novia y ella me odió.

Siempre pensé que mi padre era severo, hasta que conocí a mi


madrastra. Ella es una puta de proporciones épicas.

Durante la ceremonia, me mantuve robándome miradas de Logan


mientras estábamos cara a cara. Lo había visto mirarme un par de
veces, sobre todo a mi cuerpo y a mis pechos.

No podía dejar de tener pensamientos sucios sobre nosotros dos


juntos, continué haciendo planes en todo el resto de la ceremonia,
sobre cómo estar a solas con él, pero nunca llegó a nada. Yo estaba
muy nerviosa.

Él era un hombre de verdad. Construido como un camión y tan sexy


como una motocicleta. Él no estaba interesado en mí.

Solo cuando yo estaba en una espiral depresiva, él me invitó a


bailar... Y era como si mis ojos estuvieran abiertos por primera vez.

Me sostuvo muy cerca y bailamos. Mis dolorosamente apretados


pezones contra su enorme pecho y en todo lo que podía pensar era
perder mi virginidad con él. Él era el único hombre que siempre he
querido, e incluso ahora, todavía tengo mi tarjeta V. Todo porque
todavía no he conocido a nadie que pudiera competir contra Logan.

— ¡Hey! — Dice el policía golpeando la ventana y sacándome de


mis sueños. — Tienes un minuto.

Me da una mirada desagradable antes de desaparecer al final del


pasillo nuevamente.
Respiro profundo mientras tomo el teléfono, deslizando mis dedos
sobre el dial giratorio.

La última vez que vi a Logan fue hace dos años, cuando tenía 17
años y fui a la universidad. Todo lo que quería era estar cerca de él,
así que elegí una universidad que estaba a 20 minutos de su casa.

Me emocioné cuando apareció en mi fiesta de despedida y me fui


sobre la luna cuando se ofreció a llevarme de vuelta. No pude dormir
o comer durante días. Me quedaba sola en el coche con Logan
durante dos horas. Tantos pensamientos sucios corrieron por mi mente
y quería hacer cada uno de ellos realidad.

Pero él no estaba interesado. Fue cerrado y extraño todo el tiempo,


como si tuviera miedo de hablar conmigo. No fue hasta que me dejó
en el dormitorio que finalmente tuvimos la conexión que tanto
anhelaba.

Él garabateó su número de teléfono en un papel y lo puso en mi


mano. — Candice. — Dijo tomando mi mano con sus dos grandes
manos. Me sentí tan pequeña cuando sus poderosas manos se
tragaron la mía.

Sus oscuros ojos se enfocaron en los míos y mi boca se humedeció


cuando me lo imaginé, inclinándose y besando mis labios. Apenas
podía respirar en el coche bajo su mirada intensa. Iría a cualquier
parte con él en ese momento. Habría hecho lo que me pidiera.

— Aquí está mi número. — Dijo con una voz ronca y profunda que
envió temblores calientes fluyendo a través de mí. — Si necesitas algo.
Cualquier cosa. Llámame. Día o noche.

Necesitaba algo seguro entonces, pero tenía miedo de preguntar y,


por desgracia, se quedó con los pantalones.

Eso fue hace dos años, pero todavía tengo ese número
memorizado. Ese papel está bajo mi almohada al lado la foto que
robé del álbum de fotos de mi padre, Logan en su uniforme militar. No
sé cuántas veces me toqué mirándolo.
— ¡Treinta segundos! — Dice el policía golpeando la ventana de
nuevo.

Me enderezo en mi lugar y empiezo a marcar.

Hay un dolor en mi pecho, mientras hago lo que siempre soñé hacer


cada noche en los últimos dos años: Llamar a Logan y pedirle que
viniera a rescatarme.

En medio de la noche y después de algunos timbres una voz gruesa


contesta el teléfono.

— Hola.

Lo imagino acostado desnudo en su cama, su duro cuerpo


hermoso, iluminado por los rayos de la luna a la deriva a través de la
ventana.

— Hola Logan. — Dije.

Su pesada respiración se detiene.

— Soy yo.
Mi pene está duro como una piedra cuando cuelgo el teléfono.

Solo el sonido de la dulce voz inocente de Candice en mi oído es


suficiente para conseguir poner a mi polla furiosa.

— Joder. — Grito cuando me siento en la cama.

En medio de la noche y estaba en un sueño profundo, pero el solo


pensar en mi Candice asustada y encerrada en una cárcel me hace
saltar fuera del colchón y correr alrededor de la habitación con prisa.

Me pongo mis pantalones vaqueros y una camisa ajustada y salgo


corriendo. No me ha visto en dos años y me gustaría tomarme unos
minutos para peinarme y asegurarme de que me veo bien para ella,
pero no hay tiempo. Su seguridad es lo más importante para mí de
todos modos. Más que mi apariencia.

Es tarde y el barrio está durmiendo, pero eso no me impide salir de


mi garaje, probablemente la mitad de mi calle se despertaría con el
sonido de los neumáticos chillando.

— Mierda. — Su voz es asombrosa. Se me pone más dura cada vez


que escucho su voz en mi cabeza.

Podré verla. No puedo creerlo. Ha sido un largo tiempo.

La necesidad de verla me está consumiendo. Me araña como una


bestia sin control. Mi pie se hunde en el pedal del acelerador,
atascado en el suelo y aun así estoy frustrado por que no soy lo
suficientemente rápido. Estoy molesto con el mundo por que no
puedo verla inmediatamente.

Candice es mi obsesión secreta. Pero está empezando a salirse de


control.

Yo la quiero a ella.
Y no importa cuántas veces me digo a mí mismo que es muy joven,
que es muy inocente, o que es la hija de mi mejor amigo, mi
necesidad por ella crece.

Pero últimamente ha estado creciendo fuera de control.

Los tiroteos nocturnos, las redes sociales, la persecución, las visitas al


campus.

Esa obsesión está más allá de mí ahora. Esta tomando mi vida como
una bestia feroz. Ella me ha consumido.

Y no consigo detenerlo.

Mi dulce e inocente. Incluso tengo un tatuaje de un dulce en el


interior de mi brazo en su honor. Está escondido, pero cada vez que lo
veo me calma. Me encanta saber que siempre está ahí conmigo.
Prefiero que sea ella la que siempre este aquí, pero esto es todo lo
que tengo.

Desacelero a la vuelta de la esquina, a solo medio kilómetro de la


carretera principal hacia la estación de policía. Me está matando
que todavía estoy a diez minutos de distancia.

Tomo una larga y profunda respiración para calmarme, pero no


funciona.

La última vez que hablamos fue cuando la llevé de casa, a su


nueva habitación en el dormitorio del campus. Ella tenía diecisiete
años. Muy joven. Demasiado inocente para lo que mi sucia mente
soñaba para ella.

Todavía recuerdo el paseo en coche como si fuera ayer. Llevaba


unos shorts ajustados que hicieron que me doliera la polla todo el
camino. Traté de no mirar la piel clara y lisa de sus suaves muslos, pero
estuvimos en el coche por dos horas y no soy tan fuerte. Su blusa
blanca era suelta y ancha, cada vez ella miraba por la ventana yo
miraba hacia sus redondos y suaves pechos, balanceándose con
cada pendiente en la carretera y dejándome mareado.
Tomó todo de mi no parar el coche y tomarla en el lugar. Pero no
estaba seguro. No debería mirarla así... Pero era un ángel para mí. Un
ángel perfecto.

Aún puedo imaginar cada detalle. Su cabello castaño estaba


bailando con el viento, ocasionalmente haciéndome cosquillas en la
mejilla y provocándome de la manera más cruel posible. Su
impecable rostro se iluminaba con una sonrisa, con cada chiste, sus
brillantes e inocentes ojos verdes brillando cuando ella me miró. Cada
movimiento de sus suaves labios rosados tenía mi corazón acelerado.
Era un lío con ella a mi lado. Consumido con tanto deseo por su
cuerpo maduro y culpa por querer esa belleza de la forma más sucia
posible.

He vivido con ese intenso deseo por años. No le dije a nadie. ¿Pero
a quién podría decirle? ¿A mi mejor amigo que también es el padre
de Candice?

No creo que funcione.

Si Brian supiera que tenía esos sentimientos por ella, yo sería un


hombre muerto. No importaría que le haya salvado la vida en Irak.

Fue cuando nos hicimos amigos. Estábamos patrullando y hubo


disparos de la nada a nuestro alrededor. A Brian le dispararon en la
pierna y cayó al suelo. Tres rebeldes acabaron escondiéndose y lo
agarraron. Él intentó vengarse, pero el mayor lo pateó en los dientes y
ellos lo arrastraron.

Aparecí desde detrás del jeep y los derribé solo con mi cuchillo. Se
lo clavé al primero en la parte de atrás, le detuve el corazón antes de
que supiera que yo estaba ahí. Luego le corté la garganta al tipo
grande y hundí mi cuchillo en el pecho del tercer hombre. Aún
recuerdo como sus ojos se ampliaron, sus bocas se abrieron,
mirándome mientras la vida dejaba sus ojos.

Brian y yo hemos sido mejores amigos desde entonces. Dice todo el


tiempo que me debe la vida.

No quiero su vida. Quiero a su hija.


La luz amarilla delante de mí se vuelve roja, pero paso a través de
ella de todos modos. No voy a disminuir hasta que vea su rostro. Es lo
único que me tranquilizara.

A veces cuando me siento nervioso pienso en mi dulce Candice, y


conduzco por el campus para intentar vislumbrarla. Rara vez lo hago y
generalmente me hace sentir peor cuando empiezo a pensar en ella
con esos universitarios.

Candice se merece un hombre de verdad.

Un hombre de verdad que la tocará correctamente. Un hombre de


verdad que sepa que es un tesoro y la trate como el ángel que es.

Un hombre de verdad, como yo.

La comisaría está justo enfrente... Y apenas puedo contenerme. Mi


corazón está latiendo fuerte en mi pecho cuando los sentimientos
intensos comienzan a aplastarme.

La idea de que esté en la cárcel me está volviendo loco. Quiero


aplastar con mi coche y cortar las gargantas de todos los policías que
pensaron que podían encerrar a mi ángel como a un animal. La
necesidad de protegerla está surgiendo en mis venas. Respiro hondo
y aprieto el volante tanto que mis dedos se ponen blancos.

Pero quiero más que protegerla. Quiero ser de ella.

Quiero traerla de vuelta a mi casa y nunca dejarla ir. Quiero hacerla


mía. Quiero reclamarla.

— Controlate. — Susurro en voz alta cuando paso otra luz roja en mi


camino a ella. — Esto esta yendo demasiado lejos.

Pero de alguna manera parece que no fue lo suficientemente lejos.

Ella no es mía, todavía, y yo debería ir tan lejos como tengo que ir


para hacerlo una realidad.

Los vellos de mis brazos tatuados se levantan cuando veo la


comisaría a la distancia. No puedo llegar lo suficientemente rápido.
Paso a través de una señal roja y me estaciono en la hierba. Sin
querer perder ni un segundo.

El policía de recepción se golpeaba en la cabeza con el libro que


estaba leyendo.

Candice está en problemas y necesita ayuda, lo que significa que


mi mundo está en llamas.

— Candice Murphy. ¿Dónde está? — Mi voz es áspera y firme. Al


policía no le gusta.

— ¿Qué tal un por favor? — Dice quitándose las gafas de lectura.


Empuja el libro debajo de la mesa.

¿Este hombre está leyendo mientras Candice está detrás de las


rejas? Cierro las manos en puños cuando miró hacia abajo. Una
imagen en la que tomo su arma y le meto una bala en la cabeza
pasa en flashes a través de mi mente.

Doy un paso atrás y respiro lentamente, tratando de calmar mi furia.


La violencia no ayudará en esta situación.

— Busco a Candice Murphy. Por favor. — Trago duro, tratando de


mantener mi voz calmada.

— Así esta mejor. — Dice dándome una sonrisa forzada. Se vuelve a


la computadora en su escritorio y comienza a escribir. — ¿Estás aquí
para pagar la fianza?

— Sí.

— La fianza es de veinticinco mil dólares. — Dice parpadeando


hacia mí. — ¿Quiere llamar a un fiador?

Saco mi billetera y luego una tarjeta American Express negra


dejándola en el mostrador de la recepción. Sus ojos se ensanchan
cuando la toma, girándola entre sus dedos para admirar la tarjeta de
metal grueso. — Esto funcionará.

— Deprisa.
Se detiene y se vuelve hacia mí, no le gusta nada mi actitud, pero la
mirada que le doy hace que ruede los ojos y se dé prisa.

Paso por la entrada como un animal enjaulado, queriendo derribar


las paredes para llegar a ella. Hay sillas vacías aquí pero estoy muy
emocionado como para sentarme. La emoción de verla de nuevo es
demasiada para soportarla.

En pocos minutos ella estará en mi coche de nuevo. Estaremos


solos, de nuevo.

El pensamiento de estar solos hace que mis músculos tiemblen.


Siento un calor correr por mi cuerpo tenso.

La he querido por mucho tiempo. Desde la boda de Brian cuando


la vi con ese vestido rosa. Inmediatamente me puse duro cuando vi su
cuerpo apretado, fresco por la pubertad con todas esas nuevas
curvas suaves que desesperadamente quería explorar.

Ella era tan inocente, carajo. Me preguntaba si ella ya había sido


tocada de la manera en que yo estaba fantaseando. Yo quería ser el
primero. Quería romper su virginidad.

Mi polla me dolía mientras hablaba con ella, viendo su sedosa


lengua rosa pasar alrededor de esos deliciosos labios rosados y sus
dientes blancos en línea recta.

Entonces bailamos. Muy de cerca. La gente estaba viéndonos con


el rabillo de sus ojos, pero no me importó. Sabía que estaban
pensando: No debería haber bailado con ella así. Concordé
totalmente, sin embargo, no podía detenerme. Se sentía muy bien
tenerla entre mis brazos.

Todavía recuerdo el olor a coco en su cabello y cómo me hizo


poner dolorosamente duro. Fui a la farmacia y olí docenas de
champús antes de encontrar el que ella usó. Durante meses me froté
la polla en la ducha y me masturbé pensando en ella mientras la olía.

¿Cuántas veces me he masturbado con su imagen en la parte de


atrás de mis párpados?
No sé el número... Pero tiene que ir por los cuatro dígitos. Al menos.

El policía regresa con Candice y mi corazón se detiene en mi pecho


cuando la veo.

— Aquí esta. — Dice con una sonrisa. — Veinticinco mil dólares que
compran un nuevo criminal.

Pagaría un millón si tuviera que hacerlo.

Se ve más hermosa de lo que recuerdo. Me preocupaba que en


todo este tiempo fantaseando y soñando con ella solo me estuviera
construyendo una imagen en mi mente que ninguna chica podría
alcanzar, pero eso no es en absoluto el caso.

Candice es perfecta.

Su cabello castaño cae en ondas alrededor de su hermoso rostro,


enmarcando sus ojos verdes de cierva, enmarcados con sus oscuras y
exuberantes pestañas.

Todas las demás distracciones desaparecen, el policía sonriente, los


teléfonos, la radio en el fondo, todos se han ido. ¿Cómo puedes
concentrarte en cualquier cosa con un ángel parado frente a ti?

Sus ojos caen al suelo. No sé si es por vergüenza o si es porque se


siente incómoda con la forma intensa en que la estoy mirando.

Empiezo a marearme cuando arrastro mis ojos por su dulce cuerpo.


Ella está vestida como si estuviera antes en una fiesta, y el pensar que
estuviera alrededor de universitarios borrachos hace que mis dientes
rechinen.

— Maldición. — Susurro. Ella lleva puesto un top escotado con sus


grandes senos asomados en la parte superior y una falda corta que
abraza la curva de sus caderas.

Ella es hipnotizante. Absolutamente perfecta.

El policía saca sus llaves y empieza a quitarle las esposas que


sostienen sus manos tras la espalda.
— Ow. — Ella se lamenta. Él es muy duro con ella.

Antes de que me entere, doy un paso adelante con un asesinato en


mente.

Ella hala de sus manos libres y me interrumpe antes de que el policía


vea la intención desagradable en mi cara.

— Gracias por venir. — Dice suavemente. Tiene la palma de la


mano en mi pecho. Me pregunto si puede sentir cómo mi corazón
late por ella.

Termino tomando su muñeca con firmeza y la saco por la puerta.


Actúo como un lunático mientras la arrastro a mi auto, pero no me
importa. No podré relajarme hasta que esté a salvo en mi casa donde
pueda vigilarla.

Le abro la puerta y se sienta en el asiento del acompañante. Tengo


una visión perfecta de su escote, cuando me pongo sobre ella y se
lleva todo de mi no arrancarse la ropa en ese instante. Lo único que
me detiene es la idea de que alguien la vea, y estaré maldito si dejo
que otro hombre ponga sus ojos sobre sus pechos desnudos.

Nadie volverá a verla desnuda otra vez, excepto yo. Ella es la cosa
más preciosa, perfecta e inocente que he visto en mi vida... Y de
ahora en adelante, es mía y solo mía.

Detente.

Cierro la puerta y camino lentamente alrededor del coche,


respirando hondo a cada paso.

Esta es la hija de Brian. No puedes.

Pero aun así, aunque sea la hija de mi mejor amigo, he visto la


forma en que me mira. He visto el deseo detrás de esos brillantes ojos
verdes.

Ella también me quiere.

¿No es así?.
Esto ha ido demasiado lejos.

Estás perdiendo el control.

No está bien tener estos pensamientos.

Respiro profundamente y abro mi puerta, tratando de pensar en mi


mejor amigo y en cómo todo esto le haría sentir. Lo que haría con él.

Mi pecho se quema cuando entro en el coche. El interior está lleno


de su dulce aroma, dejándome más duro que nunca.

Cierro los ojos y giro el auto, no la miro ni una vez.

¿Puedo oír esos sentimientos?

Pero es la hija de mi mejor amigo.

Tengo que intentarlo.


Ah, no.

Es tan raro aquí.

Logan parece furioso. Se aleja de la comisaría como si hubiese


robado un banco y está huyendo con una fortuna.

Él está muy molesto.

¿Y por qué no debería estarlo? No me ha visto en dos años y de


repente llamo en medio de la noche y le pido que me saque de la
cárcel. Por supuesto que está molesto.

Me inclino para poder mirarlo por el rabillo de mis ojos. Es tan


caliente. Sus brazos son más grandes que la última vez que lo vi, debe
ir al gimnasio. La manga de su camisa esta apretada alrededor de sus
musculosos brazos tatuados. Aprieto mis piernas juntas cuando me
siento húmeda entre ellas. He imaginado este momento tantas veces,
sentada al lado de Logan en su coche, pero no era así.

Nunca parecía loco en mis fantasías.

Su postura es tan rígida cuando se sienta en línea recta en su


asiento con los ojos en la carretera. Está jadeando y todavía no ha
dicho una palabra.

— Lo siento. — Sale como un susurro tímido.

Gira la cabeza abruptamente y me mira con unos ojos oscuros que


me causan escalofríos. Es tan intenso. Se ve furioso.

He estado planeando esto por mucho tiempo, pero lo he


estropeado. Yo he estado enamorada de él, desde siempre y ahora,
cualquier pequeña oportunidad que tuviera se ha ido.

Le di su nombre a mi vibrador.
— Logan. — Grito siempre cuando me masturbo con él, fingiendo
que es su polla.

— Puedes dejarme aquí. — Digo sintiéndome horrible. Tengo el


estómago revuelto, y solo quiero correr a casa y esconderme
avergonzada bajo las mantas.

— Tomaré el autobús a casa y te pagaré el dinero de la fianza


mañana.

— No. Te quedarás en mi casa esta noche.

Su voz es ronca. Profunda, áspera y llena de sexo y lujuria. Hace latir


mi coño en respuesta.

Trago fuerte cuando la temperatura sube dentro del coche.


Electricidad corre a través del aire, amenazando con quemarnos a los
dos.

Sus grandes brazos se flexionan mientras aprieta el volante y yo


respiro profundo. Remolinos de excitación corren a través de mí,
estableciéndose entre mis piernas.

Lo quiero con todas mis fuerzas.

Pero él ya no me va a querer. Soy solo una chica y él es todo un


hombre de verdad. Él siempre me va a mirar como lo que soy, la hija
de Brian.

Pasa volando a través de dos luces rojas sin decir nada más.

— ¿Se lo dirás a mi padre?

Él sacude la cabeza, ni siquiera me mira. Todavía no dice ni una sola


palabra.

Prefiero que me grite o que me dé un discurso sobre cómo lo


decepcione a él y a mi familia, en lugar de darme el tratamiento del
silencio.

Esto es insoportable.
He esperado tanto para verlo y tenerlo ignorándome me rompe el
corazón.

Respiro profundamente mientras me giro hacia él.

— ¿Estás enojado?

— ¿Enojado? — El coche se desvía cuando gira la cabeza hacia mí,


pareciendo conmocionado. Sus brazos están muy tensos mientras se
agarra al volante como si no confiara en sí mismo para dejar sus
manos libres a mi alrededor.

— Nunca me enojaría contigo.

Mi respiración se acelera con la suavidad de su voz.

— Me alegro de que estés bien. — Me mira con preocupación en


sus ojos. — ¿Estás bien?

— Lo estoy ahora.

Nuestros ojos se encuentran y puedo sentir mis pezones endurecerse


debajo de mi sostén. Hay tanta tensión sexual en el coche que me
preocupa que vaya a darle un cortocircuito al motor.

Siento que le debo una explicación, y cuando empiezo a hablar, las


palabras salen de mi. Estaba bebiendo en un parque con unos
amigos cuando Matt, un tipo de mi clase de psicología comenzó a
emborracharse. Estaba encima de mí, tratando de emborracharme.
Comenzó a ser agresivo cuando me negué a beber, así que le rompí
una botella de cerveza en la cabeza. Fue cuando llamó a la policía.

Logan no se ha movido ni un poco desde que empecé la historia.


Lo único que se mueve es su pecho levantándose violentamente
hacia arriba y hacia abajo con cada respiración.

— ¿Cuál es su nombre? — Pregunta con voz áspera. Sus fosas


nasales se ensanchan debido a su respiración profunda mientras se
vuelve hacia mí, tiene una mirada carnal y posesiva que me excita
aún más.
Parece que quisiera matarlo. Matt solo había bebido mucho y yo ya
me las arreglé para romper la botella en su cabeza, pero no voy a
discutir con Logan cuando me está mirando con tanta intensidad en
sus ojos. — Matt Cialdini.

Veo sus ojos analizando mientras repite el nombre, fijándolo en su


memoria. Para que hace eso, prefiero no saber.

Eso es lo que los universitarios borrachos hacen a veces. No


soportan su alcohol o su testosterona.

Logan nunca haría eso. Intentar emborracharme y presionarme.

Estoy harta de los universitarios borrachos, que no tienen ni idea de


cómo actuar cerca de una mujer. Ninguno de ellos se compara con
Logan. Por eso me he guardado para él.

Esos niños inmaduros no son como él.

— Él no te molestará de nuevo. — Dice mirando mi cuerpo. Me


avergüenzo cuando su mirada hambrienta e intensa observa todo
desde mis piernas hasta mis pechos y luego vuelven a mi rostro.

No estoy asustada en absoluto por ser el foco de su mirada


hambrienta. Me emociono por ello, especialmente cuando se mueve
en su lugar, poniéndose duro con lo que vio.

Quizás no soy la única que tiene fantasías.

Siempre pensé que mis sentimientos por él eran demasiado fuertes


para ser unilaterales. Tenía que haber algo que viniera de su parte.

Fue una buena idea llamarlo. Debería haber sabido que no se


enojaría. Siempre estará de mi lado. Siempre cuidará mi espalda.

Él me lo dijo una vez y yo le creí. Él siempre estará ahí para mí.

Él siempre me salvará.

Hoy fue la primera vez que sentí que alguien estaba realmente ahí
para mí. Logan estaba ahí para mí.

Y cuando lleguemos a su casa estaré ahí para él.


Me estoy perdiendo a mí mismo.

Tengo que salir del auto. No puedo respirar.

Cada vez que respiro me hace temblar. Ella huele a dulces. Tan
dulce e inocente. Me estoy llenando de una necesidad desesperada
por ella, una que no sé si puedo controlar.

Intento mantener mis ojos en la carretera, pero es tan difícil con su


joven y flexible cuerpo saltando a mi lado con cada bache en la
carretera. Quiero mirarla durante horas. Quiero ponerla bajo un
reflector y admirar cada pulgada, pliegue y curva de ella.

— Gracias por no estar enojado conmigo. — Dice. Su voz es dulce


como el azúcar, como su nombre. — Me preocupaba que mi padre
se enterase.

— Tu padre no se enterará de nada que ocurra entre nosotros. — Mi


voz se traba en mi garganta. No sé si lee entre líneas, pero tengo que
decirle eso. No quiero que piense que voy a ir a decirle a su padre si
decide cruzar alguna línea.

— Gracias. — Dice descansando su mano en la mía. — Por venir a


buscarme.

Libero mi dominio sobre el volante y mi brazo cae a mi lado,


descansando en la consola central. Su suave mano todavía está
sobre la mía, frotándola en pequeños círculos con el dedo.

Mi polla palpita con su toque. Sus ojos caen hasta mi ingle, pero ella
no aparta su mano de ella.

¿Y eso qué significa?


Claramente ella vio que mi polla está dura como una piedra, y ella
no está asustada o con miedo alguno. Tal vez esta obsesión mía sea
compartida.

— Como dije. — Dice volteando mi mano para que la palma de su


mano caiga contra la mía. Entrelazando nuestros dedos juntos y miro
hacia ella con amor y deseo atascando todas las palabras que le
digo. — Siempre estaré ahí para ti cuando me necesites. En cualquier
momento. Para cualquier cosa.

Sus mejillas se ponen rojas y más bonitas cuando mira hacia abajo
hacia nuestras manos.

— Siempre estaré aquí para protegerte.

— Lo sé. — Dice inclinándose hacia mí. Ella abraza mi brazo y


descansa la mejilla en él. Mi polla no podría ponerse más dura.

Estamos casi en casa, lo cual es bueno porque estoy


completamente distraído y quiero salvarla de cualquier peligro,
incluso de mi mal manejo.

Solo no con la imagen de un joven punk que quiso violar a este


ángel fuera de mi mente. Matt Cialdini. Es hombre muerto.

Ya estoy fantaseando sobre lo que voy a hacer con él por tener la


osadía de mirar hacia mi Candice. Una cosa es segura, no volverá a
mirarla cuando termine con él.

Llegamos a casa y Candice se endereza en su asiento.

— ¿Esta es tu casa?

Espero que le guste. Mi estómago se revuelve mientras trato de leer


su reacción. ¿Le gustaría vivir en ella?

— Es muy hermosa. — Dice mostrándome una sonrisa. — Me


encanta el balcón delantero.

¿Cuántas veces me he sentado en ese balcón deseando que ella


estuviera a mi lado?
Demasiadas veces.

Pero ahora se hará realidad.

Me siento como el hombre más afortunado del mundo.

Los dos salimos del auto y mantengo distancia de ella, mientras


caminamos hacia la puerta principal. Tocarla en el coche fue
inapropiado.

Tengo que mantenerme bajo control.

Esta es la hija de mi mejor amigo. Debería estar fuera de los límites.

La calle está oscura. El barrio está durmiendo.

No hay nadie que la vea entrar en la casa.

— ¿Esta es tu idea de control? — Susurro para mi mismo mientras


tomo la llave. No hay esperanza. Cuando se trata de esta chica perdí
el control hace mucho tiempo.

— ¿Qué fue eso? — Pregunta, colocando sus manos delante de


ella, mientras me mira.

Maldición ella es hermosa.

— Nada. — Murmuro sacudiendo mi cabeza.

— ¿Estás seguro de que no te importa que me quede aquí esta


noche? — Pregunta pareciendo tímida.

— Puedo volver a mi habitación.

La idea de que duerma en paz con esos chicos universitarios


borrachos a su alrededor casi me hace perderme. Los sentimientos de
protección corren dentro de mí mientras miro su rostro perfecto.

No quiero a ninguno de esos tipos mirándola. No quiero a ningún


tipo mirándola.

Ella debe ser protegida y cubierta.

Quiero que sea mía.


Y no quiero que nadie mire lo que es mío.

— Te quedarás aquí hasta que yo lidie con ese idiota. — Digo


abriendo la puerta. Ambos estamos parados en el porche cuando
abro la puerta. — Te quiero en un lugar donde pueda tener mis ojos
sobre ti en todo momento.

— ¿En todo momento? — Repite con una ceja levantada.

Asiento. Quiero estar seguro de que ella sabe lo que significara si


camina hacia adentro. Ella va a estar bajo mi protección.

Y una vez que la tenga no podré dejarla ir.

Ella camina hacia mí, avanza de puntillas y me da un suave beso en


la mejilla.

Ella me desarma.

Ella sonríe, lamiendo sus labios mientras camina por la casa como si
no hubiera puesto mi mundo patas arriba. Me agarro a la puerta
apoyando mi rodilla mientras el calor corre por mis venas como si un
dragón me hubiera besado.

Estoy tan feliz que podría gritar. Ella finalmente está aquí en su lugar.

Entro y cerré la puerta con un clic detrás de mí.

Mis ojos caen en su apretado y redondo trasero mientras ella mira


alrededor, sonriendo hacia mis fotos de la juventud en las fuerzas
armadas. Regresa a antes de que comenzara mi negocio de
fabricación de automóviles y luego los vendía por unos siete dígitos.

— Vaya. — Susurra cuando mira una foto mía sin camisa. Tenía
veintitrés. Cuatro años más que ella ahora. Yo era delgado y torpe en
aquel entonces. Soy musculoso ahora, formado, alto y sólido, en lugar
de un magro atlético como era en aquella época.

— Eras muy guapo. — Dice ruborizándose cuando mira la foto. —


Quiero decir todavía lo eres. — Se ahoga. — Pero eras guapo en ese
entonces también.
Toda esta charla no es una buena idea.

Me da miedo adónde nos llevara.

Tengo que mantenerme unido.

— Puedes quedarte en mi habitación. — Digo frotándome la


barbilla. La habitación de huéspedes está llena de equipos de
almacenamiento y levantamiento de pesas y no voy a dejar que
duerma en el sofá. — Me quedaré aquí en el sofá.

— No. — Dice sacudiendo la cabeza. — Yo me quedare en el sofá.

Ella protesta un poco más pero insisto. — Ven. — Digo cuando


finalmente se rinde. — Te mostraré.

Aguanto la respiración cuando Candice me sigue por el pasillo al


cuarto principal. — Voy a cambiar las sábanas para ti. — Digo
abriendo el armario.

— No, así está bien. — Dice rápidamente.

— Será rápido.

Ella empuja la puerta del armario para cerrarla y me mira con ojos
serios.

— Por favor, no.

Podemos mirarnos el uno al otro por unos segundos, tantas cosas no


dichas pasando entre nuestros ojos.

— Ok. — Susurro. — Todo lo que quieras.

Ella mira alrededor con una sonrisa en los labios mientras entra en mi
habitación. Me inclino en la puerta, sintiéndome muy nervioso con ella
observando todo. Me pregunto si le gusta. Espero que quiera
quedarse. Debería haber pintado las paredes el año pasado cuando
se me ocurrió la idea.

Candice fija sus ojos en mí mientras se sienta en el extremo de la


cama. — Cómodo. — Dice arrastrando su mano sobre mi colcha.
Es un acto simple, pero es suficiente para endurecerme.

Aparto la mirada cuando un gemido se escapa de mis labios.

Ver a la chica que es como dulce sentado en mi cama es


demasiado para mí. Tengo que apartar la mirada.

— Bueno. — Digo agarrando la manija de la puerta. — Buenas


noches. Avísame si necesitas algo.

Sus bellos labios se abren como si estuviera a punto de decir algo,


pero yo cierro la puerta de todos modos. No confío en mí alrededor
de la hija de mi mejor amigo, y es mejor terminar con esta noche para
siempre antes de hacer algo de lo que me arrepienta.

Respiro profundo cuando la puerta hace clic al cerrarse y luego sigo


por el pasillo con mi pene palpitando.

Estoy tan necesitado de un poco de alivio.

Mi corazón late fuerte en mi pecho cuando me siento en el sofá.


Tomo su suave abrigo drapeado de la parte de atrás del sofá con mis
manos e inhalo profundamente su delicioso aroma.

Uso una mano para sostener su chaqueta contra mi nariz mientras


libero mi polla con la otra. Gemidos bajos escapan mis labios cuando
envuelvo mi mano alrededor de mi eje rígido en un apretón firme y
comienzo a darme tirones largos y lentos mientras pienso en ella.

Candice no solo está en mi casa ahora, sino que también está en


mi cama. Su cuerpo desnudo se está deslizando entre mis sábanas en
este momento. Me excito aún más, estoy en el borde de mi orgasmo
cuando imagino que sus duros pezones se arrastran a través del
colchón donde duermo. Sus suaves labios tocan mi almohada. El olor
de su coño perfuma el aire.

Yo fantaseo con ella pidiéndome quedarse. Ella quiere estar en un


lugar donde nadie pueda quitármela. Ella queriendo ser mía para
siempre y yo siendo libre de darle todo lo que ella podría soñar.
— Cásate conmigo. — Ella gime cuando me imagino deslizándome
dentro de ella. — Pon un bebé dentro de mí.

Me excito aún más, respiro fuerte cuando empiezo a perder el


control. Estará en mi cama toda la noche, soltando sus piernas debajo
de mí mientras deslizo mi polla dentro de su dulce y joven coño,
donde pertenece.

El sonido de una fuerte absorción de aire me arranca de mi fantasía


y me trae de golpe a la realidad. Mis ojos se agrandan y giro mi
cabeza hacia un lado.

Y ahí está ella también.

Candice está allí vestida con mi camiseta favorita.

Viendome.
— Mmmm. — Gimo cuando deslizo la camiseta de Logan sobre mi
cuerpo desnudo. Había camisas limpias en el armario, pero tome ésta
del suelo, para poder olerla.

Tiene su olor masculino y almizclero y me está empezando a mojar.


Camino alrededor de su habitación, mirando cada detalle del
hermoso reloj en el tocador hacia la copia de borrador de exaltados
de Lolita en su mesita de noche.

Quiero saberlo todo sobre él. Quiero saber sus pensamientos y


deseos secretos, especialmente para saber si yo estoy entre ellos.

Mis pezones se endurecen contra el interior de la camisa cuando


tomo el libro y hojeo a través de él. La página cae abierta sobre el
marcador y mi corazón salta un latido cuando veo la foto que tiene
dentro.

Es una foto mía. Es de la boda de mi padre y estoy usando el


vestido de dama de honor color rosa.

El calor comienza a correr a través de mí, de mi cabeza hasta mis


pies y rápidamente me siento en la cama antes de desmayarme.
Sostengo la foto con mis manos temblorosas, mirándola con
incredulidad.

Entonces, hay algo allí. Lo sabía.

Mis sentimientos por él son demasiado fuertes para no ser


correspondidos. Sabía que el deseo no podía solo estar fluyendo de
mí.

Respiro profundo y me levanto. Es hora de hacer un plan de juego


sobre cómo conseguir a Logan aquí y en mí esta noche, pero no
puedo concentrarme. No pienso en nada más que en Logan y su
polla.
Antes de que mi mente pueda decirme que es una mala idea,
estoy abriendo la puerta calmadamente y caminando descalza de
puntillas por el pasillo.

Oigo sus gruñidos bajos y su respiración jadeante viniendo de la sala


de estar. Son sonidos de sexo y mi cuerpo reacciona de una manera
fuerte. Mi coño palpita y trago un gemido cuando miro en la vuelta
de la esquina y veo la parte de atrás de la cabeza de Logan por
encima del sofá.

Se está tocando y en lo único que puedo pensar es si estará


pensando en mí.

Sus sonidos son bajos y graves, llenos de lujuria y deseo, todo lo que
estoy sintiendo tambien.

Me quedaré en el pasillo hasta que pueda ver su enorme pene


sobre su hombro. Él está acariciándose con largas y rápidas pasadas
pareciendo que está a punto de acabar.

Lamo mis labios cuando trago con dificultad queriendo ver los
gruesos chorros de su esperma cayendo hacia fuera por toda su
mano. Quiero verlo terminar mientras piensa en mí.

Vi cómo me miraba en el coche. La forma en que miraba mis


piernas con mi falda corta y mis pechos sobre el escote de la camisa
que llevaba.

Es el mejor amigo de mi padre y debería haber estado asustada,


pero no lo estaba. Me excitó.

— Oh Candy 1 — Susurra bajo su respiración. Mi coño se aprieta en


respuesta... Y ahora ya no quiero verlo acabar en su mano.

Quiero verlo correrse en mí.

Maldición lo quiero tan mal.

1 Ingles Candy, que en español se traduce a Dulce.


Me muerdo el labio inferior cuando miro su gruesa polla. Es enorme.
Grande, dura, aterciopelada. Mmmmmmm. Es aún mejor de lo que
imaginaba.

Y quiero verlo de cerca.

Aguanto la respiración mientras me acerco tranquilamente hacia


un lado del sofá, sin apartar los ojos de su hermoso pene.

Está tan atrapado en la fantasía de nosotros dos juntos que no me


ve por unos diez segundos. Cuando lo hace, sacude su cabeza y me
mira fijamente.

— Mierda. — Dice él tomando una manta sobre el sofá y


cubriéndose con ella. Cubre su polla pero no su forma. Está erguida
debajo de la manta volviéndola una carpa.

— No te he oído. — Dice él después de aclararse la garganta. —


Estaba viendo la televisión.

Ambos ojos recurren a la televisión oscura que definitivamente no


estaba viendo.

— Espero que no te importe que tome prestada tu camisa. — Digo


jugando con el borde de la costura. Levanto unas pocas pulgadas
mientras hablo, dándole un flash de la piel desnuda de mis muslos.

Gime cuando le da un vistazo.

— Mi falda corta y mi blusa ajustada no eran muy cómodos para


dormir.

— Está bien. — Dice claramente aturdido. — Puedes usar lo que


quieras.

— ¿Lo qué quiera? — Doy un paso adelante. Me está mirando con


una mirada intensa hambrienta. Parece que estoy caminando hacia
un lobo hambriento con un bistec en mis manos.

Su rostro es tan serio, su cuerpo rígido cuando caigo de rodillas


frente a él. Mis ojos caen en la manta que cubre su hermosa polla
mientras me muevo hacia adelante con la alfombra áspera rozando
mis rodillas.

— ¿Estabas pensando en mí? — Pregunto suavemente mientras


envuelvo mis dedos alrededor de la manta.

Sus intensos ojos oscuros están fijos en los míos. Pero el no dice ni una
palabra. Solo toma respiraciones pesadas.

— Te oí decir mi nombre. — Digo apartando la manta lentamente.


Se desliza sobre su polla, haciendo que gima con la sensación, hasta
que la manta cae completamente y su hermoso pene está duro en
línea recta en el aire solo pulgadas de mi rostro.

No trata de mover o recoger la manta de nuevo para esconderse.


Solo me mira con una intensidad abrumadora. No estaba segura de
querer hacerlo antes, pero estoy segura ahora.

No hay manera de confundir esa mirada en sus ojos.

— Me he tocado tantas veces pensando en ti. — Digo deslizando la


palma de mi mano hasta su musculoso muslo. Tiembla cuando me
acerco, mis dedos le tocan las bolas y de repente suspira.

— No deje que nadie me tocase. — Digo apreciando la manera en


que estoy haciendo a su enorme pecho subir y bajar con tal urgencia.
— Te la guardé. Mi virginidad es un regalo que quiero darte.

Mi respiración se detiene a medida que él mira hacia abajo hacia


mí con pura necesidad. Su mandíbula se cierra como si no supiera
qué hacer.

Pero él sabe qué hacer.

No lo hace porque piensa en quién es mi padre.

Pero mi padre no tiene nada que ver con eso. Esto queda entre
nosotros.

Afortunadamente sé qué hacer para que se olvide de mi padre.


— He soñado con tu enorme polla durante años. — Digo mientras
deslizo mis dedos hormigueantes alrededor de su eje grueso. Él suelta
pequeños gruñidos cuando envuelvo mi mano alrededor de él y le
doy un suave apretón.

Nunca he hecho esto antes, pero he visto películas porno y videos


instructivos en YouTube para estar lista para este momento. Así podría
tratarte como mereces ser tratado.

Lo quiero envuelto en mi meñique de la forma en que estoy


alrededor de él.

—Joder. — Gime dejando caer su cabeza de vuelta al sofá cuando


deslizo mi mano agarrando su eje grueso y aterciopelado.

— Me guardé para ti. — Digo sintiendo mi coño mojarse mientras lo


acaricio de la manera en que soñaba cuando estaba sola en la
cama por la noche. — Me guardé para este momento.

Su rostro está retorcido en agonía y placer mientras lo toco. Sus


manos están congeladas a sus lados, sosteniendo el sofá que tiene
miedo de soltar.

— No podemos. — Sus palabras salen en gruñidos desesperados. —


Eres la hija de mi mejor amigo.

— Y tú eres el amor de mi vida.

Una gota de presemen sale la punta de su polla y mi coño pulsa


con la deliciosa visión. Respira tan fuerte, parece tan tenso cuando
me mira.

Es hora de un poco más.

Bajo mi cabeza y aprieto su eje mientras arrastro mi lengua sobre la


punta de su polla.

— Mmmmm. — Gimo bebiendo su dulzura salada. Su presemen


sabe tan bien y ahora todo en lo que puedo pensar es en él llenando
mi boca con él. Quiero sentir la calidez de sus chorros de esperma
golpeando mi lengua y deslizándose por mi garganta, donde puedo
tener un pedazo de él en mí para siempre

— Detente. — Gime cuando lo llevo aún más en mi boca. — No.

Pero sus palabras no coinciden con sus movimientos. Sus manos


soltaron el sofá, y fueron a poner mi cabello detrás de mis orejas,
tocaron mi cuello, apretando suavemente mi cabeza hacia abajo
más profundo.

— ¿Eres virgen? — Pregunta su voz es rica y profunda.

— Ummjumm. — No me tomo un segundo para responder. Esto es


muy bueno.

— ¿Guardaste tu cereza para mí? — Gruñe pasando sus dedos por


mi cabello. — Quieres llevarme ¿verdad?

Suspiro cuando saco su polla de mi boca.

— Sí. — Gimo arqueando mi espalda cuando lo miro con ojos


desesperados.

Mi coño está mojado.

Lo necesito dentro de mí.

— Es tuyo.

Mi mano está subiendo y bajando como un martillo neumático,


apretando su verga mientras lo masturbo.

Su mirada baja mientras me mira como un animal hambriento.

— ¿Alguien te ha tocado allí? — Su voz sale baja y seria. Me da


escalofríos verlo con celos de esa manera. Él me quiere solo para él.

Bien él lo entendió.

Yo sacudo la cabeza.

— ¿Alguien vio tu dulce coño?

Sacudo la cabeza otra vez. Solo quiero que él vea esto.


— ¿Y estos pechos? — Pregunta deslizando la palma de su mano
sobre mis pechos. Mi corazón se acelera y mis pezones se ponen
dolorosamente duros. Me encanta que esta camisa se desliza por
ellos... Pero ahora todo en lo que puedo pensar es en arrancarla.
Quiero verla hecha pedazos en la áspera alfombra para que Logan
pueda verme desnuda.

— ¿Alguien te ha tocado o visto?

— No. — Susurro. — Aún no.

— Buena chica. — Dice con fuerza. — Eres mía dulce niña.

Yo nunca haría nada de eso. Mi cuerpo le pertenece.

Y creo que él lo sabe.

Abro la boca y agacho mi cabeza una vez más, deslizando su polla


entre mis húmedos labios, disfrutando cada pulgada larga.

Logan se siente como un hombre.

Los chicos de mi escuela son delgados, gordos, suaves y jóvenes.

Pero Logan no.

Está construido como un verdadero hombre. Es un marine fuerte


con un cuerpo rígido, ojos duros, expresiones duras, pero es cariñoso
conmigo.

Siempre me siento tan pequeña y delicada a su lado. Me siento


como una mujer.

Incluso ahora, está deslizando su mano por mi cabello, tocando


suavemente detrás de mi cabeza teniendo miedo de romperme.
Como si fuera la cosa más preciada del mundo.

Saco su pene y sonrío mientras respiro.

Me mira como si fuera la cosa más hermosa que haya visto.

Me pregunto si lo está pensando, porque definitivamente lo estoy


mirando como si fuera la cosa más hermosa que he visto.
Lentamente llega arriba y me toca la mejilla, tirando de mi rostro
hacia él.

Estoy bajo su hechizo.

Iré adonde él quiera que vaya.

Inhalo fuertemente cuando nuestros labios se acercan


peligrosamente. Él me besa suavemente al principio, pero la
necesidad es muy grande y en poco tiempo, él reclama mi boca con
un beso posesivo.

Es tan intenso como él, y todo lo que quiero hacer es derretirme en


ese beso para siempre.

Tiene una lengua hábil y no es nada que haya sentido antes. Casi
llega a mi corazón y me quita el aire de los pulmones, pero me
encanta cada segundo.

Yo gimo mientras él me agarra con fuerza, presionando mi cuerpo


contra el suyo. Su deseo es como una ola, fluyendo de él y
envolviéndose alrededor de mí, protegiéndome, haciéndome sentir
amada y protegida. Adorada y acariciada. Querida y necesitada.

Es por eso que es un shock cuando repentinamente separa sus


labios de los mios y me mantiene en sus brazos. Ambos respiramos
pesadamente. Estamos muy profundo.

No sé cómo tiene la fuerza para detenerse ahora, cuando estamos


tan lejos.

¿No se da cuenta de que estamos hechos el uno para el otro?

Cierra los ojos, mientras intenta controlar su respiración por un


minuto, todavía sosteniendo mis brazos fuera de la longitud de sus
brazos como si no confía en mí lo suficiente como para dejarlo ir.

Él no debería haberlo hecho.

Estaré envuelta en ella en el momento en que me libere.


Se aclara la garganta y abre los ojos, una mirada torturada cuando
encuentra mis ojos.

— No deberíamos hacer esto.

— Sí, deberíamos.

Él levanta la manta sobre su polla y dejo que un gemido involuntario


se escape por que me quiten mi nuevo juguete favorito.

Logan se pasa una mano por el cabello y cierra los ojos. No creo
que él pueda decir la siguiente parte mirándome.

— Bien. — Dice entre respiraciones profundas. — Pero tengo que


advertirte sobre algo antes.
— ¿Advertirme? — Pregunta curiosa. — ¿Sobre qué?

¿Cómo puedo decirle eso?

Quiero desesperadamente que se quede... Pero si se lo digo se irá.


Saldrá corriendo y nunca volverá.

Pero tengo que advertirle.

Tiene que saber que se está metiendo conmigo si seguimos


adelante.

Y joder, yo quería ir más lejos.

Solo con mirarla con esa mirada preocupada en su rostro hace que
mi polla se ponga dolorosamente dura. Estoy ardiendo por ella.

Lleva mi camiseta favorita. Tiene "THE RAMONES" escrito entre sus


pechos, y aunque siempre me gustó más la camisa que la banda,
ahora lo amo todo.

El tejido es desmenuzado y viejo, mostrando pequeños destellos de


los círculos de sus pezones duros, su dulce piel joven a través de los
minúsculos agujeros.

Quiero cortarla en pedazos un millón para llegar a esa carne


inocente de debajo y tomar lo que es mío.

Pero antes de eso...

Me aclaro la garganta cuando cierro los ojos hacia ella. — Te quiero


tan mal Candy.

Ella sonríe y sus ojos se iluminan ante sonido de su apodo. Mi nombre


secreto solo para ella.
Ella coloca sus piernas a mi alrededor en el sofá y mi polla salta
preguntándose si lleva ropa interior debajo de la camisa.

Probablemente no lo haga.

El perfume de su excitación está en el aire a mi alrededor,


volviéndome loco.

— Yo también te quiero. — Dice batiendo sus largas pestañas de


una manera sexy.

— No como yo te quiero. — Advierto. — Te quiero. Para siempre.


Cuando te entregues a mí no habrá vuelta atrás. No te dejaré ir.
Nunca más. Nunca dejaré que me dejes.

— Nunca te dejaré. — Su dulce voz casi hace que mi corazón


explote de felicidad. Eso es lo que quería escuchar.

Pero todavía tengo que asegurarme de que entiende la extensión


de lo mismo.

— Si tomo esa dulce cereza Candy. — Digo manteniendo mi voz


firme y clara. — Eso es. Es el final. Serás mía para siempre.

Ella se levanta lentamente y mi estómago cae pensando que va a


caminar hasta la puerta y salir de mi vida para siempre.

Pero en lugar de eso, agarra la parte inferior de su camisa y la saca


de su cuerpo en un movimiento fluido.

Me duele el pene con la vista.

Su cuerpo es tan joven y maduro. Es pura belleza.

Sexo puro.

Mi mano se desliza debajo de la manta y empiezo a acariciarme


otra vez cuando arrastro mi mirada por su cuerpo desnudo, tomando
cada gloriosa pulgada.

Sus labios dibujan una sonrisa sensual cuando me mira


masturbarme.
Comienzo con sus labios húmedos y dejo que mis ojos caigan más
allá de sus hombros a sus pechos rosados. Son impecables.
Completos, senos jóvenes pero maduros, con pezones duros que se
asoman rogándome que los chupe.

Estoy duro como piedra en mi mano cuando continúo hacia abajo


por su vientre plano con su muy sensual ombligo.

Mi pulso se acelera mientras veo su bonita cintura y bajo hasta la


fina franja de vello púbico negro que guía el camino hacia la mejor
parte.

— Joder. — Su pequeño coño caliente está justo delante de mí


pulsando con necesidad.

Tomo sus muslos y la acerco, mis ojos hambrientos nunca dejan su


reluciente excitación.

Es incluso mejor de lo que imaginé.

Su aroma me golpea como un camión, haciéndome olvidar dónde


estoy, haciéndome olvidar mi propio nombre.

Todo en lo que puedo pensar es en tomar su cereza.

Todo lo que quiero es reclamarla.

Ella comienza a temblar en mis manos. De deseo o nervios, no sé.

— Relájate. — Digo besando la suavidad de su estómago. —


Déjame cuidar de ti. Serás mía para y te cuidare a partir de ahora
Candy.

Ella se relaja bajo mi toque... Pero yo mentí. Ella no es mía, todavía.

No hasta tomar esa cereza y hacerla mía para siempre.

— Abre las piernas. — Le ordeno.

Es hora de tomar el control y demostrarle que soy el jefe.

Yo estoy al mando.
Ella pisa a un lado, abriendo sus piernas para mí dándome una
visión que casi me mata.

La pequeña grieta está llena de dulce néctar. Está así para mí.

Se guardó para mí.

Sus paredes internas están intactas. Solo mi polla la tocará.

El coño de Candy se curvara en mi polla.

Como yo quiero.

No puedo aguantar más. Caigo en una rodilla y me muevo hacia


adelante, pasando mi lengua a lo largo de su húmeda entrada,
gimiendo de placer con el gusto de su dulzura.

Sabe un poco dulce.

Solo que más dulce.

Su cuerpo se derrite cuando doy una larga lamida subiendo y


bajando por su grieta como si ella fuera una paleta y estoy tratando
de llegar a su núcleo jugoso.

Entierro mi rostro en ella, chupando su clítoris y haciéndola gemir.


Ella abre sus piernas aún más para mí mientras deslizo mi lengua a
través de sus pliegues calientes hasta llegar a su apretada entrada.

Sus dedos sostienen mis hombros, sus uñas se clavan en mi piel, pero
no me detengo. No entro en ella tampoco.

Lo estoy guardando para mi pene.

— Oh Logan. — Gime cuando juego con ella torturando su entrada


mojada con mi lengua. Lleva sus uñas un poco más profundo en mí y
yo sonrío contra su jugoso coño, amando cada segundo de esto.

No es solo una necesidad de hacerla mía lo que está ardiendo


dentro de mí.

Quiero complacerla y cuidar de ella. Quiero darle a ella lo que


necesite.
Quiero que me ame y sueño conmigo, como yo la amo y sueño con
ella.

Quiero estar en su mente constantemente.

— Joder es delicioso. — Digo entre lamidas. — Hay tantas cosas que


quiero hacer contigo.

Su coño se aprieta en mis labios... Cuando ella suelta un gemido.

— ¿Cómo qué? — Su voz está baja. Sin aliento.

— Después de terminar de comer este coño húmedo. — Digo


mientras deslizo mi dedo por sus suaves pliegues. Ella grita cuando mi
dedo golpea su clítoris y pongo un poco de presión aquí.

— Sí. — Gime. Ella está tan ansiosa. Ella quiere oír el resto de lo que
le he guardado para ella.

— Voy a doblarte sobre el sofá. — Digo mientras froto su clítoris y


miro su perfecta vagina rosa. Está tan mojada. Un flujo pegajoso de
néctar se desliza hacia abajo por mi pulgar y mi boca, yo suelto un
gemido, como me gusta su dulzura.

— Vas a abrir las piernas para mi.

— Sí. — Su pecho está subiendo y bajando tan rápido. Sus grandes


pechos se mueven sobre mi cabeza.

Lo agarro y lo halo duro.

Ella suspira y coloca la palma de su mano en la mía, queriendo


hacerlo aún más difícil.

— ¿Y después?

— Entonces me pondré detrás de ti, tomaré mi gran polla


lentamente, y la presionaré contra este pequeño coño virgen.

Ella tiembla con mis palabras sacudiendo su cuerpo inocente,


mientras escucha con los ojos cerrados y sus labios se abren.
— Voy a tomar esta cereza que guardaste para mí. — Digo
frotando su clítoris un poco más fuerte. — Me la llevaré y entonces
serás mía para siempre.

— Sí. — Gime apretando mi mano que está masajeando su pecho.


— Es tuya.

— Entonces voy a empujar mi dura polla dentro de tu coño


apretado mojado y te voy a follar duro hasta que llene tu hermosa
vagina con cada gota de mi semilla.

— Hazlo. — Gime. — Por favor.

Su voz suena desesperada. Está perdiendo el control bajo mi tacto.


Se está relajando.

Como lo había planeado.

— Quieres sentir mi gruesa polla deslizándose dentro y fuera de ti

Se muerde el labio y asiente. Sus ojos están cerrados.

Yo juego con ella poco más introduciendo un dedo solo un poco,


hasta que puedo sentir su himen allí, firme y listo para que yo pueda
tomarlo.

Los sentimientos dentro de mí son tan intensos. Me encanta que se


haya guardado para mí. El orgullo quema a través de mí cuando
tomo su trasero, me inclino y trabajo mi boca en su coño hasta que
ella está gimiendo y gritando.

La devoro bebiendo hasta la última gota de sus celestiales jugos.

Su cuerpo se retuerce bajo mi toque, y puedo decir que está cerca.


Me abraza más fuerte, como si tuviera miedo de que deje este lugar
mágico entre sus piernas.

Nunca voy a dejarla cuando este así. Nunca voy a dejarla y punto.

Arquea su espalda y comienza a frotar su coño mojado y pulsante


contra mi boca, yo continúo lamiéndola aún más enviándola en una
espiral a lo largo del borde.
— ¡Logan! — Grita mientras su cabeza cae hacia atrás en éxtasis.
Ella grita junto a una secuencia de frases y palabras incoherentes
mientras un diluvio de néctar cae sobre mis labios y mi lengua y su
orgasmo rasga a través de ella.

Envuelvo mis labios sobre su clítoris y chupo, prolongando su


orgasmo mientras puedo.

Sus piernas comienzan a temblar a mi alrededor. Ella agarra mi


cabello y casi lo arranca.

— Maldición Logan. — Susurra. Ella esta sin aliento.

Sus ojos están cerrados. Ahora está prácticamente jadeando.

Envuelvo mis brazos alrededor de ella para que no caiga al suelo.


Sus piernas están temblando tanto que no sería capaz de estar de pie
si no la estuviese sosteniendo.

Está llorando. Parece tan intenso.

— ¿Es la primera vez que te vienes nena?

Ella solo asiente, sus ojos cerrados están aún más apretados,
sosteniendo mis hombros en busca de apoyo.

— Bien. — Digo guiándola al sofá.

Ella cae sobre él con un gruñido y dejo mis rodillas en el suelo,


colocándome entre sus piernas.

Candy finalmente abre sus bellos ojos verdes solo que ahora ya no
brillan. Están confundidos con la lujuria.

— ¿Cómo se sintió mi lengua deslizándose por tu coño virgen?

Ella sacude la cabeza mientras un gemido bajo sale de sus labios


separados. — Muy bien.

— No tan bueno como tu sabor. — Digo bajando mi cabeza hacia


donde pertenece. Le doy una larga lamida en su coño hinchado y su
cuerpo tiembla.
— Estoy tan feliz de haberme guardado para ti. — Gime,
masajeando sus pechos mientras me mira entre sus piernas.— Siempre
he sido tuya.

— Es verdad. — Mi tono vuelve a ser áspero. Ordenando. — Este


coño es mio. Me pertenece.

Ella asiente.

Deslizo lentamente un dedo, deteniéndome antes de que toque su


himen. Quiero sentir mi polla deslizándose por él así que voy a dejarlo
intacto.

— Eso significa que puedo follarlo cuando quiera. Puedo lamerlo y


tocarlo cuando quiera.

Ella suspira.

— Puedo follarlo y tocarlo cuando quiera y puedo verlo cuando


quiera. ¿Entiendes?

— Sí. — Dice asintiendo. — Es tuyo para siempre.

— Bien. — Me pongo de pie.

Sus ojos miran hacia mi erección con hambre mientras salgo de mis
jeans.

Ella dice que es mía, pero quiero hacerlo oficial.

Quiero reclamarla, realmente hacerla mía.

Y nada va a fijarla en mi vida para siempre como poner a mi bebé


dentro de ella.

— ¿Estás tomando la píldora? — Pregunto acariciando mi polla


mientras miro el ápice hermoso entre sus largas piernas.

— No. — Dice sacudiendo la cabeza.

— Perfecto. — Digo dando un paso adelante. — Entonces volteate.


Aguanto la respiración cuando miro a mi Candy inclinarse sobre el
sofá y empujar su maduro trasero en el aire. Los labios de su dulce
coño brillan entre sus muslos jóvenes, esperando por mí para
reclamarlos.

Me dejo caer en una rodilla y le agarro el tarsero tan duro que ella
suelta un gemido mientras entierro mi rostro entre sus piernas,
devorando su coño mojado. Solo tengo que dar una probada de su
sabor a su dulce cereza antes de que mi dura polla la tome para
siempre.

Ella lloriquea y suelta gritos de placer mientras presiona su cuerpo


contra mi, frotándose en mi boca golosa, mientras yo devoro el gusto
de su dulzura virgen. Una probada rápida se convierte en una fiesta
cuando no me alejo.

Tiene muy buen sabor.

Ya no me importa que ella sea hija de mi mejor amigo. ¿Cómo


podría hacerlo cuando su coño virgen tiene un sabor tan celestial
como este?

Brian tendrá que lidiar con esto o será el fin de nuestra amistad. Mi
Candy es más importante para mí que cualquier cosa. Daría lo que
fuera por ella, incluso a mi mejor amigo.

Nada se interpondrá en nuestro camino.

En poco tiempo ella esta a punto de acabar de nuevo. Está


gritando mi nombre mientras sus piernas comienzan a temblar,
peligrosamente cerca del borde. Yo envuelvo mis fuertes brazos
alrededor de su cuerpo, sosteniéndola firme mientras froto su clítoris
con el pulgar y sumerjo mi lengua profundamente en su entrada.
Cuando presiono un dedo contra su apretado culo, es suficiente
para llevarla volando sobre el borde de la felicidad. Ella se arquea de
nuevo y grita mientras tiene otro orgasmo feroz.

Su coño aprieta mi lengua y no puedo esperar más. Necesito sentir


estas sedosas paredes abrazando mi eje. Tengo que plantar mi semilla
en el vientre de mi virgen y hacerla mía.

El cuerpo de Candy esta temblando cuando me levanto, agarro mi


polla frotándola entre sus piernas. Ella está tan mojada. Sus jugos se
están deslizando entre sus muslos. Recojo el delicioso néctar con mi
dedo y lo chupo mientras aprieto su trasero.

— Voy a quitarte la virginidad ahora. Después de eso serás mía y


nunca la recuperarás.

— Puedo soportarlo. — Gime en voz grave por la necesidad. Ella


presiona su culo contra mí, desesperada por mi polla. — Me guarde
para ti.

El pensar en que ella guardara su dulce cuerpo para mí hace que


mi polla duela con orgullo. Es hora de darle lo que ella está
esperando, lo que yo estaba esperando.

Tomo el control y la agarro de la cintura con una mano mientras


deslizo mi polla en su coño con la otra. Ella suspira y gira la cabeza,
mirándome con sus ojos vidriosos llenos de lujuria.

Sus labios rosados se separaron formando una O mientras sigo


empujando lentamente la dura cabeza de mi pene abriendo su coño
húmedo.

Ella es muy apretada.

Todo mi cuerpo está tenso y en el borde mientras me resbalo en su


caliente coño virgen. Ella es más apretada de lo que esperaba y eso
me deja sin aliento cuando sus suaves paredes agarran la cabeza de
mi polla con un apretón de muerte de feroz.

Cuando siento su himen firme y apretado contra mi polla. Aprieto su


cintura y sonrío cuando empujo a través de él haciéndola gritar.
Respiro profundamente satisfecho mientras entro el resto del camino,
estoy profundamente atrapado dentro de ella y tiemblo con la
anticipación de llenar su vientre inocente con mi semilla.

Cuando le de mi semilla y plante un bebé dentro de ella, estará


conectada a mí para siempre. Ella nunca será capaz de dejarme.

— Joder Candy. — Gimo mientras me alejo lentamente. Su coño


está apretando mi polla como si ella no quisiera dejarla ir nunca. Es
tan cómoda e intensa la sensación que me tiene aguantando la
respiración y gruñendo con cada pulgada lenta que retrocedo.

Una dulce quemadura fluye en mis venas cuando entro de nuevo


en ella, extendiéndola, llenándola con mi espesor.

Ella aprieta el sofá con la mano mientras se arquea de nuevo,


tomando cada pulgada de mi masculinidad. Y amando cada
segundo de eso.

— ¿Cómo se siente que mi polla este en ti? — Pregunto con mi


respiración profunda y ronca. — ¿Valió la pena esperar?

— Claro que si- — Dice entre suspiros. Sus ojos se cierran fuertemente
cuando entro todo el camino, mi pelvis golpea duro en las mejillas de
su suave culo.

Envuelvo un brazo alrededor de su cuello y halo. Su boca está


abierta cuando mira por encima de su hombro, sus ojos nublados con
lujuria y deseo. Tomo su cuello y reclamo su boca, tomándola en un
beso duro y exigente.

Ella gime en mi lengua golosa mientras yo sujeto su cadera y me


deslizo lentamente hacia afuera antes de embestirla de una sola
fuerte estocada.

— Yo soy tuya. — Gime cuando suelto sus labios. — Solo te quiero a


ti.

— Bien. — Digo mientras me follo su coño apretado. — Porque


nadie verá este coño más que yo. Nadie va a agarrar este hermoso
culo o ver estos senos perfectos. Nunca más. ¿Entiendes eso?
— Si. — Dice ella jadeante cuando yo le doy otro duro impulso.

— Quiero que te corras dentro de mí. — Gime cuando empiezo a


follarla con una intensidad que aún me sorprende.

— Acabare en ti todos los días. — Le digo cuando le suelto el cuello


y cae encima del sofá. Le agarro las caderas mientras la follo desde
atrás mirando su perfecto coño rosado extendido para mí.

— Voy a cubrir tu coño con mi esperma para que cada vez que te
vayas, me sientas dentro de ti y cualquiera que se acerque a ti sepa
que te reclamé. Ellos me sentirán en ti y sabrán que eres mía.

— Yo soy tuya. — Dice balanceándose adelante y atrás con cada


impulso. Sus pechos se balancean al compás de cada impulso de mi
gran polla. — Nunca te dejaré.

Eso es lo que me gusta oír, pero no estaré seguro hasta que planté
mi semilla en ella y ponga a mi bebé en su vientre. No es como si la
dejaría ir, pero dejarla embarazada sería una garantía más, que
garantizaría que se quede.

La idea de ver su barriga redonda con mi hijo tiene mi orgasmo en


el borde, amenazando con arrazarme.

Su coño húmedo todavía me sostiene apretado a pesar de los jugos


que fluyen por debajo de sus labios y cubriendo mis bolas. Se siente
tan bien que no puedo posponerlo mucho más.

— Muy bien dulce nena. — Digo cuando el calor corre a través de


mí. Incremento mi ritmo hasta que mi cuerpo golpea su trasero con
golpes, más largos, más profundos y más fuertes.

Ella grita cuando presiono mi pulgar contra la deliciosa entrada


rosada de su culo, dándole suficiente presión para hacerla temblar.
Voy a follarla aquí un día, pero ahora su vientre virgen es lo único en
mi mente. Quiero llenarlo para ella.

— Voy a acabar dentro de este coño. — Digo agarrando la parte


de atrás de su cuello con un apretón firme. Ella gime lo está
adorando. Puedo decir que ella mueve sus caderas, chocando
contra mí con cada impulso poderoso a propósito. — Entonces tu
serás mía para siempre. Y ya no habrá vuelta atrás.

— ¡Hazlo. — Grita con desesperación en su voz. — ¡Por favor!

Un rugido carnal rasga mi pecho mientras entierro mi polla


profundamente en su coño y me dejo ir. Mis dedos se están clavando
en su suave carne, mientras vacío mi esperma en su vientre virgen,
planto mi semilla y la hago mía por toda la eternidad.

Ella deja caer su cabeza hacia atrás y grita mientras sigue con su
propio orgasmo. Su coño aprieta mi verga extremadamente fuerte, es
la mejor sensación que he tenido en mi vida.

Mi corazón está latiendo rápidamente mientras vierto mi semilla en


ella, disfrutando de su calor mientras libero hasta la última gota dentro
de su sedoso túnel.

Su cabeza cae en el sofá mientras su orgasmo la consume y yo la


miro acostada, estamos exhaustos y satisfechos. La adrenalina corre
por mis venas está empezando a disminuir cuando recupero el aliento
y finalmente puedo pensar claramente de nuevo.

Mi polla todavía está dura como una roca mientras la sostengo,


amando como su cálido coño todavía me está apretando como si
estuviera desesperada por mantenerme allí toda la noche. Pero ella
no tiene nada de qué preocuparse, yo estaré aquí cada segundo
que pueda.

La saco lentamente y ella gime mientras mi polla se desliza fuera de


ella. Estoy cubierto de sus jugos pegajosos, como siempre he soñado.

Candice cae sobre el sofá y se acuesta hecha una bola,


completamente satisfecha. Todavía siento mi corazón latiendo
acelerado en mi pecho mientras me siento a su lado y cubro su
hermoso cuerpo con una manta.

Ella ya está dormida mientras yo acaricio su cabello, admirando


cada pulgada de su impecable rostro. Ella ya podría estar llevando a
mi bebé... Y ese maravilloso pensamiento me llena de orgullo y
alegría.

Ahora es mía y nunca la dejaré ir.

Nadie la apartará de mí. Ni su padre, ni los chicos de la escuela,


nadie.

Es mía para cuidarla.

Es mía para quedármela.

Y si ella no está embarazada ahora, la follaré cada segundo del día


hasta que lo esté. Hasta que esté llena de mí a través de nuestro
bebé.

Es mi derecho ahora.

Porque ella es mía.


— ¿Es él?

Candy asiente, tragando mientras mira al futuro idiota muerto


caminando por todo el campus.

Ella no tiene miedo de él, o por mi seguridad. Ella tiene miedo de lo


que voy a hacer con él. Lo que soy capaz de hacer.

Ni siquiera sé de lo que soy capaz en este momento. Algo oscuro


dentro de mí dice que soy capaz de todo cuando se trata de mi
dulce niña.

No hay nada que no haga por ella.

Mi corazón se acelera mientras salgo del coche, dejándola


adentro. Mis músculos están temblando mientras camino, siguiéndolo
por el camino.

Matt Cialdini.

El idiota muerto que intentó forzarla la noche que la recogí en la


comisaría.

Una parte de su cabello todavía está rapada con los horribles


puntos marcando su cuero cabelludo.

Sonrío con orgullo.

Mi chica es un dura. Ella le enseñó una lección.

Yo debería haberlo sabido.

Mi pene todavía está dolorido por la sesión de amor de hoy.

Matt persigue a una chica que camina en la dirección opuesta. Ella


tiene sus libros contra su pecho y se encoge, camina más rápido para
alejarse de él.
Aprieto mis manos en puños cuando tenso mi mandíbula,
preguntándome qué voy a hacer con él cuando lo atrape solo.

Es temprano en el campus de la Facultad y hay estudiantes y


profesores corriendo a clase por todas partes. Este no es el lugar para
hacerlo.

Tengo que ser inteligente.

Tengo mucho que perder ahora.

Yo tengo a Candy.

Y definitivamente no voy a hacer nada que pueda resultar en


perder lo que es mío.

Matt se sale del camino y camina por el edificio donde hay menos
gente.

Perfecto.

Sonrío mientras lo sigo. Mi cuerpo tenso animado con la


anticipación.

He esperado este momento desde que Candy me lo contó todo en


el coche. Aquí y ahora... Finalmente puedo hacerle pagar por tocar
lo que es mío.

Quiero cortar su garganta incluso por respirar en su dirección.


Quiero arrancarle los ojos por mirarla. Quiero cortarte la lengua por
hablar con ella.

Y quiero romperle cada dedo para enseñarle una lección por tocar
lo intocable. Porque ahora Candice es mía y ella es intocable.

Matt se detiene bajo la sombra de dos grandes pinos y deja caer su


bolso en el suelo. Mira hacia abajo cuando saca su polla para dar
una meada.

Yo saco un cuchillo de mi bolsillo y deslizo un dedo por la hoja


afilada para probarla. He matado a muchos hombres así cuando
estaba en el ejército, pero nunca en el mundo real.
Detente.

Respiro profundo y calmo la ira que hierve dentro de mí.

Mi prioridad es Candice. Siempre será Candice.

No puedo ir por ahí matando al último tipo que la miro, no importa


lo mucho que lo quiera. Que seguramente me pondrá en la cárcel
donde no seré capaz de presionar su cuerpo suave contra el mío.

Eso no puede pasar.

Respiro profundo y sigo caminando, persiguiéndolo mientras hace


pis.

No puedo matarlo, pero puedo enseñarle una lección.

Porque nadie pone una mano sobre mi chica.

— Hola Matt. — Digo colocando la afilada y fría lamina contra la


piel suave de su cuello.

Suspira mientras su cuerpo se tensa en estado de shock. Es algo


bueno que esté orinando en el suelo ahora, o se habría meado en los
pantalones.

— ¿Qué?

— Soy amigo de Candice Murphy. ¿Conoces a Candice Murphy


no?

— No. — Dice que mientras traga seco.

Tomo un puñado de su cabello y tiro de su cabeza hacia atrás,


cortando sus puntos con mi cuchillo contra su carne hasta que gotas
de rojo sobresalen.

El lloriquea como una perra.

— Lo encuentro muy difícil. — Digo cuando deja de hacer pis. Sus


manos caen a los lados, sus pantalones y su ropa interior caen a sus
tobillos. — Candice Murphy. El hermoso ángel que acosaste e
intentaste emborrachar.
— Creo que tienes al tipo equivocado. — Dice con una voz
temblorosa.

Giro alrededor y lo golpeo contra la pared de ladrillo con mi


antebrazo grueso presionando su cuello tan fuerte que comienza a
ponerse azul.

Los puntos en su cabeza todavía están crudos e irritados. Hay por lo


menos quince de ellos.

Mi chica realmente lo cortó bien.

Esto puede ser suficiente pago para la mayoría de los chicos, pero
no para mí. Realmente pagará lo que pensaba hacerle a mi
pequeña.

— Tal vez esto te ayude a recordar.

Grita mientras clavo mis dedos en su herida fresca y tomo la


secuencia de suturas negras que están sujetando la piel en su lugar.
Con un gruñido, arranco los puntos con un tirón firme.

Cae en la hierba sollozando, mientras se sujeta la cabeza, que esta


ahora la llena de sangre.

— Eres patético. — Digo halando la maldita sutura.

Él se encoge mientras yo me inclino ante él y lentamente, arrastro la


punta de mi cuchillo hasta su muslo hasta que llega en su pequeño
polla blanda que se esconde como una tortuga asustada.

— Si alguna vez. Miras sus ojos Matt. Si alguna vez. Hablas, tocas, o
siquiera miras a mi novia de nuevo, te cortaré la polla y te la meteré
por la garganta. ¿Entiendes eso?

Está llorando incontrolablemente cuando sostiene su cabeza


ensangrentada.

— Si. — Gruñe entre sollozos.


— No te he oído. — Digo con un movimiento de la muñeca. La hoja
le corta la polla, pero es solo una advertencia. Un pequeño corte
juguetón.

Jurarías que lo corté por la forma en que grita y su cuerpo tiembla


de hipo.

— ¡Sí! — Grita, sacude la cabeza cuando aprieta sus ojos cerrados,


probablemente deseando estar en cualquier parte, menos aquí
conmigo con un cuchillo en la polla.

— Considérate afortunado. — Digo limpiando mi hoja en su


chaqueta para sacar la sangre. — Si hubieras estado en cualquier
otro lugar, esta hoja habría atravesado tu corazón.

— Por favor. — Lloriquea cubriendo su rostro con una mano


temblorosa. — No voy a tocarla. Ella nunca me verá de nuevo.

— Bien. — Digo levantándome y mirándolo. — Porque si lo haces,


entonces me verás de nuevo. Y la próxima vez no te dejaré ir.

Exhalo largo y lentamente camino hacia fuera de los árboles


caminando de vuelta por el camino mejor que nunca.

Él no va a tocarla.

Estoy seguro de eso.

— ¿Estás bien? — Pregunta Candice cuando vuelvo al auto. Sus


hermosos ojos verdes están fijos en una mancha de sangre en la
manga de mi chaqueta.

— No te volverá a molestar.

— ¿Qué ha pasado?

Le doy la espalda y enciendo el coche. — No me preguntes eso de


nuevo. Cuando se trata de tu protección haré lo que sea necesario
para mantenerte a salvo. Solo no me preguntes cómo lo hago.

Candice se endereza en su asiento y asiente mientras mira por el


parabrisas.
— Ok. — Su voz es baja y suave y creo que puede estar molesta,
hasta que pone su cálida mano en la mía y le da un pequeño
apretón. — Gracias. — Susurra. — Por todo.

Mi corazón se acelera mientras muevo el coche lejos de la acera y


sigo por la calle.

— Basta de hablar. — Digo sonriendo cuando la miro. Ella está


deslumbrante con el sol de la mañana cayendo sobre ella en su
vestido blanco. Su cabello brilla como una flor rojiza y la vista es tan
hermosa que siento que voy a morir. — Hoy se supone que es un buen
día.

— Es un buen día. — Dice ella sonriendo mientras descansa su


mejilla en mi bíceps. — El mejor día de todos.

Ella se sienta así, feliz y contenta, mientras nosotros vamos al tribunal


para casarnos.

Hace tres días que ella volvió a mi vida y este matrimonio está con
tres días de atraso. En realidad, son de tres años de atraso.

He querido casarme con ella desde que la vi en el altar en la boda


de su padre. Se veía hermosa, como lo está ahora, y yo solo sabía
que tenía que tenerla.

Bueno ha llegado el momento y será mía para siempre. No solo en


cuerpo y alma, sino en derecho y papeleo.

Aparco el auto y abro la puerta.

— ¿Estás lista para convertirte en la señora Candice Taylor? —


Pregunto

Ella se coloca de puntillas y me da un beso. Un beso que sabe a


dulce.

— Estaba lista hace mucho tiempo.

— Bien. — Digo, apretándola en mis brazos. Ella chilla en deleite


cuando sus pies dejan del suelo.
— ¡Entonces nos vamos a casar!
Sonrío cuando oigo el coche de Logan subiendo en la acera. Está
detrás del gimnasio, lo que significa que está listo para el
entrenamiento del lunes.

Hizo el levantamiento de pesas, y ahora está listo para su cardio.

Por suerte para mí.

Logan siempre bromea cuando llega a casa del gimnasio. Es una


mezcla de prisa de adrenalina y el dolor que siente cuando pasa dos
horas sin verme.

Me muerdo el labio inferior en anticipación animada cuando se


apaga el motor y abre la puerta. Me apresuro y rápidamente
compruebo mis dientes y mi cabello en el metal empañado de la
tostadora. Estoy bien. Dos niños más tarde y sigo tan guapa para
Logan como el día que nos conocimos.

Tengo algunas estrías en mi vientre y mis pechos no son tan


atrevidos como lo eran una vez, pero a él no le importa. Todavía los
besa y los toca cada segundo que puede y no evita mi estómago
durante el sexo. Él cuida, lamiendo y besando cada pulgada de él. Él
dice que fue el hogar de sus dos hijos y es la cosa más hermosa del
mundo.

Tiemblo con anticipación cuando entra por la puerta y arroja el


bolso al suelo. Sé lo que viene. Por eso envié a los niños al parque.

Él deja salir un gruñido bajo cuando entra en la cocina y me ve


caminando por la cocina con mi delantal. Esa intensa mirada en sus
ojos castaños oscuro hace que mi coño se apriete. Ya estoy mojada
para él.
Mis nervios ya están vibrando con necesidad, él arroja sus llaves en
el mostrador y avanza hacia mí como una bestia, no se detiene hasta
que me agarra y me lleva contra el mostrador donde no puedo huir.

Es como un cavernícola, constantemente me agarra y hace lo que


quiere con mi cuerpo. Él siempre está inclinándome o cargándome
por encima de su hombro mientras me lleva a la habitación. La
mayoría de las mujeres lo odiaría, pero a mi me encanta. Siempre me
siento tan delicada y femenina cuando mi hombre fuerte juega
conmigo y me trata así. Siempre me excita y creo que lo sabe.

— ¿Cómo te fue en el gimnasio? — Le pregunto cuando toma el


borde de mi vestido de verano y agarra mi ropa interior con sus
manos gruesas.

Él entierra su rostro en mi cuello y me besa con un frenesí de lujuria y


deseo. — Horrible. — Dice entre besos. — En cualquier lugar que voy
sin ti es horrible.

Sonrío cuando meto mis dedos en su cabello canoso. Es mucho


mayor que yo, pero sigue siendo una fiera en la cama. Incluso yo no
puedo seguir su apetito sexual a veces, aunque siempre estoy abierta
a intentarlo.

— ¿Dónde están los chicos? — Pregunta sus manos vacilan en mis


muslos.

— Están en el parque.

Me quita las bragas por las piernas y las saca por mis pies sin dudarlo
un segundo. Lloriqueo por como salta de vuelta en su lugar, tirando
de mi vestido sobre mis piernas y mira hacia abajo entre mis muslos
con una mirada hambrienta.

Mi vida con Logan es perfecta. Mi severo padre dejó de hablarnos


a los dos cuando se enteró de lo nuestro, pero realmente no nos
importa. Yo odiaba a su nueva esposa, en fin... Y él siempre fue tan
crítico e innecesariamente estricto, así que fue más un alivio que
cualquier otra cosa cuando cortamos lazos.
Además, Logan tiene más de lo que compensó cualquier pequeña
pérdida que tuve al perder a mi familia.

Me dio una nueva familia y mucho más.

Logan es todo lo que necesito. Él es más que suficiente.

— Dios Logan. — Lloriqueo, dejo caer mi cabeza hacia atrás


cuando me llena con su enorme polla. Me encanta sentirlo dentro de
mí. Es como si mi cuerpo fue hecho para él. Como si las paredes de mi
coño, fueron diseñados para su gruesa polla.

Mete su mano en mi cabello... Y toma un puñado, me hala para un


beso. Reclama mi boca con un beso firme y exigente como sus fuertes
embestidas en mí, haciendo que mi cuerpo se inunde con calor.

Él siempre sabe qué hacer para hacerme de él. Tiemblo en sus


brazos, mi orgasmo acercándose.

No duramos mucho. Raramente lo hacemos con estas rapiditas


feroces.

¿Cómo puedo sobrevivir con su cuerpo caliente que está cubierto


de un brillo sensual de sudor presionado contra el mío? ¿O con su
aliento cálido haciéndome cosquillas en la piel, sus fuertes brazos
tatuados sujetándome tan apretado, o con su gruesa polla,
llenándome tan perfectamente?

Él baja una mano y presiona el dedo contra mi clítoris. La presión me


ciega. Él estrella su boca contra la mía cuando me corro duro,
derritiéndome contra él mientras él continúa follándome
incansablemente a través de mi orgasmo.

Me estoy quemando cuando me da un impulso final, palpitando en


el fondo mientras libera sus cálidos chorros de esperma dentro de mi
coño.

Sostengo sus brazos flexionados mientras su polla salta y pulsa


profundamente dentro de mí y suelta gruñidos en mi cuello, enviando
escalofríos que recorren todo mi cuerpo.
Amo sus sonidos bárbaros. Los gruñidos y gemidos. La manera en
que me ordena durante el sexo, haciéndome ceder a cada requisito.
Diez años más tarde todavía me mantiene caliente.

Su cuerpo se suelta de mis brazos mientras se recupera de su


orgasmo. Su respiración se ralentizó, pero todavía me sostiene tan
firmemente como lo hizo en nuestra primera noche juntos. Me abraza
como si nunca me fuera a dejar ir, y nunca lo necesita.

Me encanta estar aquí con él.

Siempre me hace sentir tan amada y protegida. Me siento tan


segura en sus brazos.

Puso mi mundo patas arriba de la mejor manera posible.

Ese bruto dominante, sí.

Es un macho alfa muy intenso.

El mejor amigo de mi padre.

Es mi primer amor.

Mi Logan.
https://www.facebook.com/LibreriaDigitalparacompartir/

https://www.facebook.com/groups/libreriadigitalvip/

Libreria_digital@yahoo.com
Estos son algunos proyectos ya iniciados que se encuentran en
cola para revisión, por lo tanto no tardarán en llegar a sus manos.

No olviden que pueden dejarnos sus comentarios, sus opiniones y


recomendaciones en la pagina de nuestro grupo.

Además pueden recomendarnos a sus amistades.

Gracias por leer nuestras traducciones.