Está en la página 1de 20

Divers.: Perspect. Psicol. / ISSN: 1794-9998 / Vol. 6 / No 2 / 2010 / pp.

355-373

Análisis de la justicia restaurativa para atender casos de


violencia intrafamiliar en el Centro de Atención Integral a
Víctimas de Violencia Intrafamiliar (CAVIF) de la Fiscalía
General de la Nación, Colombia*

Analysis of restorative justice attending cases of Intrafamiliar


Violence in the Integral Centre for Victims of Domestic
Violence (CAVIF) - Fiscalía General de la Nación, Colombia

Leonardo Alberto Rodríguez Cely** Resumen


Andrea Padilla Villarraga
La presente investigación hace un análisis de la Jus-
Luz Stella Rodríguez ticia Restaurativa orientado a la atención de casos
de violencia intrafamiliar en el Centro de Atención
Fernando Díaz Colorado
Integral a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (CAVIF)
Pontificia Universidad Javeriana, de la Fiscalía General de la Nación. Este análisis es
el producto de un trabajo conceptual y un ejercicio
Colombia
metodológico aplicado a un proceso de recolección,
sistematización y análisis de la información, basado
en un diseño de investigación exploratoria. Para el
Recibido: 25 de enero de 2010 estudio se tuvo una muestra intencional, integrada
Revisado: 20 de febrero de 2010 por 20 usuarias y 18 profesionales del CAVIF, a quie-
Aceptado: 15 de abril de 2010 nes se les administraron entrevistas a profundidad,
diseñadas a partir de categorías previamente defini-
das. De esta manera, se describe una serie de necesi-
dades del contexto institucional, profesional y de los
propios usuarios y funcionarios del sistema, las cua-
les permiten comprender las condiciones necesarias,
para proponer unos lineamientos generales para la
formulación de un programa de justicia restaurativa,
acorde con la ley vigente en Colombia.

*
Artículo de investigación. Grupo de Investigación. Psicología Jurídica y Forense. Retos y Perspectivas. El estudio es subvencionado por la Vice-
rrectoría Académica de la Pontificia Universidad Javeriana.
**
Correspondencia: Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Facultad de Psicología, Pontificia Universidad Javeriana, Colombia. Cra. 5 No. 39 – 00, piso
2, Bogotá, Colombia. Correo electrónico: lacely@javeriana.edu.co.

355
Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

Los resultados del estudio permiten señalar la necesidad de llevar a cabo procesos de capacitación
en justicia restaurativa con los funcionarios responsables de dar trámite a los conflictos de violen-
cia intrafamiliar en el CAVIF. Como aporte final se proponen criterios para ejecutar un programa
de justicia restaurativa.

Palabras clave: justicia restaurativa, victimología, violencia intrafamiliar.

Abstract

The actual investigation makes an emphasis about restorative justice, its oriented to catch the
attention for those cases of inner familiar violence, cases that are being taking care of the inte-
gral centre attention for victims of domestic violence (CAVIF). Existence of the following analysis
appears on the basis of conceptual work and methodological exercise, all applied from a process of
collecting, systematizing and analyzing information based on a design of exploratory investigation.
Study had an intentional sample, 20 female users and 18 professionals from (CAVIF) proceeded
with a series of profound interviews designed based on categories previously defined. This way
it’s described all kind of context needs, institutional, professional and own users and functionaries
of the system in order to comprehend the necessary conditions, proposing general alignments for
the formulation of a restorative justice on accordance of actual by law in Colombia. Results of
the study are permitting point to the necessity of carry on different process of capacitating the
restorative justice functionaries, responsible for allowing the necessary steps to the domestic
violence conflicts in the (CAVIF). As a last it is a criteria proposed in order to carry on a justice
restorative program.

Key words: Justice Restorative, Victimology, and Violence Domestic.

El replanteamiento de las prácticas de administra- flictos, la violencia intrafamiliar ha comenzado a


ción de justicia a nivel internacional, el desarrollo hacer parte de esta nueva concepción de justicia,
de un sistema penal acusatorio en Colombia (Ley por lo cual las instituciones correspondientes han
906 de 2004), el Código de Infancia y Adolescen- entrado a diseñar e implementar programas al-
cia (Ley 1098 de 2006) y las nuevas disposiciones ternativos.
en derecho de familia han tenido efectos como
la ampliación de la institucionalidad y una mayor En este sentido, la Fiscalía General de la Nación
oferta pública alternativa y complementaria al ha creado el Centro de Atención Integral a Vícti-
sistema tradicional de justicia. La ampliación de mas de Violencia Intrafamiliar (CAVIF), con el fin
la oferta de mecanismos alternativos al sistema de “restaurar familias en situación de violencia
penal retributivo, impulsada como parte de una intrafamiliar y sexual, generando una sinergia
política nacional orientada al resarcimiento de los entre la infraestructura de justicia ya creada y
derechos de las víctimas, al empoderamiento de [el] CAVIF” (Fiscalía General de la Nación, Acuer-
la comunidad y a la generación de alternativas do 123 de 2004). De acuerdo con el documento
a la judicialización de los conflictos, ha estado base de la entidad, el servicio brindado en la
acompañada de una institucionalidad integrada institución es “un modelo de justicia restaurati-
de apoyo, representada en la creación de nuevas va tanto en el sistema mixto como en el Sistema
figuras y servicios que deben estar acordes con Acusatorio. No sólo se persigue al agresor, sino
los planteamientos y requerimientos del nuevo que también se apoya a la víctima y a su núcleo
paradigma restaurativo. Al igual que otros con- familiar para superar las secuelas de una agre-

356 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

sión”. De esta manera, se asume que “la justicia familiar o individual se le otorgue a determinada
restaurativa permite el restablecimiento pleno de conducta. La violencia puede ser aceptada y jus-
los derechos de las víctimas porque se detiene la tificada con diversos razonamientos, ya sea des-
violencia, se aleja al agresor y se brindan medidas de una ideología política predominante, un mo-
de protección” (Fiscalía General de la Nación). mento histórico, un paradigma de conocimiento
científico que estaría de acuerdo con un sistema
Sin embargo, la alternativa que hoy aporta el CA- de creencias, normas y valores aceptado en un
VIF continúa sin adecuarse a los planteamientos y determinado grupo humano.
principios de la Justicia Restaurativa (más próxima
a la figura de la conciliación que establecía la Ley La violencia para algunas corrientes del conoci-
600 de 2000), aun cuando contemple una serie de miento se adquiere y se aprende a lo largo de
recursos (talleres, seminarios, manejo terapéutico un proceso, con una importante influencia en las
y seguimiento) para brindar una atención más in- representaciones sociales y culturales donde al
tegral a su población objetivo. De allí, es posible comportamiento violento se le asocia general-
afirmar que aún no se ha hecho efectiva la imple- mente con el abandono, las vejaciones, la negli-
mentación de programas de Justicia Restaurativa gencia, el maltrato físico, el maltrato psicológico,
en los términos que establece la Ley 906 de 2004 el daño moral, la discriminación, la marginación,
(Artículos 518 a 527), debido probablemente a la entre otros calificativos, producto de determina-
adopción reciente del paradigma y al carácter dos ambientes basados en la competitividad, el
novedoso del mecanismo, así como a la falta de dominio, la posesión, la fuerza, y concepciones
procesos pedagógicos dirigidos a los funcionarios a de éxito basados en la riqueza y el poder (Becei-
quienes corresponde su implementación. ro, 2000; Clemente & Espinosa, 2001).

Con el fin de acompañar la puesta en marcha de La violencia, analizada desde el modelo expli-
estos procesos de Justicia Restaurativa, se ha di- cativo del aprendizaje social de Bandura (1973),
señado una investigación para elaborar los crite- por ejemplo, estaría asociada a la explicación
rios de un programa piloto de justicia restaurativa del comportamiento violento que se aprende y
para casos de violencia intrafamiliar en el CAVIF, mantiene por medio de experiencias ambienta-
con el fin último de apoyar la implementación les, de manera directa o vicaria; en contraste,
efectiva del mecanismo. A través de esta investi- el aprendizaje de la agresión es controlado por
gación se busca favorecer la puesta en marcha de experiencias de reforzamiento y castigo como el
programas de Justicia Restaurativa para casos de aprendizaje de cualquier otra conducta, es decir,
violencia intrafamiliar, cuyos insumos permitan que los niños y las niñas aprenden de los adultos
extender su aplicación a escenarios jurídicos en y de sus pares a través de dos fenómenos bási-
los que se tramitan diversos conflictos. cos en su teoría: la observación y la imitación.
Además, otros autores como (Pueyo & Redondo
La violencia doméstica 2007), consideran que en el aprendizaje del com-
portamiento violento intervienen mecanismos
Para pensar en la violencia doméstica se requiere interrelacionados como: la asociación diferencial
hacer un previo análisis del comportamiento vio- con personas que muestran hábitos y actitudes
lento, que para algunos estudiosos de la materia violentas, la adquisición por el individuo de de-
puede ser entendido como una condición inheren- finiciones favorables a la trasgresión de las nor-
te a todos los seres humanos, que su expresión mas, el reforzamiento diferencial de sus compor-
depende de múltiples factores y contextos. La tamientos violentos y la imitación de modelos que
violencia puede ser interpretada como un acto favorecen la violencia.
reprobable, aceptable o relativo para calificar de
acuerdo con el juicio argumentativo del contexto, Otros estudios, siguiendo los hallazgos del mode-
la situación y el significado que cultural, social, lo del aprendizaje, profundizan respecto al modo
en que el sujeto percibe e interpreta los aconte-

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 357


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

cimientos y la forma en que responderá: violen- Los estudios encaminados a la predisposición a la


ta o con algún otro comportamiento. Asimismo, agresión y su relación con el comportamiento vio-
Bandura (1986) introdujo el concepto de auto- lento, exige al parecer integrar los resultados de
eficacia, el cual hace especial énfasis en lo com- los campos fisiológicos, neuroendocrino, psico-fi-
petente que se siente el sujeto al responder de siológicos, conductual, cognitivo, emocional y de
manera violenta o no. Estos planteamientos teó- la personalidad. A medida que aumente el cono-
ricos comparten la tesis de que la cognición y sus cimiento en cada uno de estos campos, aumenta-
procesos psicológicos de atención, percepción, rá la necesidad de instrumentos heurísticos para
memoria, emociones y aprendizaje en la niñez conceptuar estas influencias diversas y sus inte-
tienen una función relevante en el mantenimiento racciones (Newman, Kosso & Patterson, 2002).
de la estabilidad o la modificación del comporta-
miento violento a lo largo del tiempo, así como En este orden de ideas autores como Pueyo &
de una situación a otra, en las que pueden influir Redondo (2007), llaman la atención sobre la im-
las variables contextuales en la familia (condicio- portancia de definir correctamente la violencia,
nes socioeconómicas, prácticas de crianza de los encontrando una doble interpretación en tanto
padres, experiencias vitales estresantes, consu- acción (comportamiento) y disposición (capacidad
mo de drogas, alcohol, por parte de los padres) y atributo psicológico). Aluden a la necesidad de
y fuera de ella (violencia en el barrio, la pobre- diferenciar la cualidad de ser violento, que puede
za, relación con compañeros, exposición a la vio- entenderse a la vez como sinónimo de peligrosi-
lencia a través de los medios de comunicación). dad y la acción de comportarse violentamente.
Estas variables contextuales ayudan a moldear la Estos mismos autores consideran que la violencia
cognición, la cual después ejerce una influencia es una estrategia psicológica para alcanzar un fin
más directa en el comportamiento agresivo (Eron, determinado, por tanto, identifican que el agen-
Walder & Lefkowitz, 1971). te “causal del acto violento es el individuo, pero
éste actúa en un contexto o situación que facilita
La violencia tiene importantes diferencias con la o estimula la aparición” (Pueyo & Redondo, 2007,
peligrosidad y la agresión, esta última tiene un p. 157). De esta forma se identifican componentes
nivel de análisis desde la etología, la psicofisio- que modulan y mantienen la conducta violenta,
logía, neurobiología, lo que implica que se pre- sustentan que los determinantes de la violencia
senta la agresión como la capacidad del organis- como estrategia no son los mismos que los de la
mo para defenderse de los peligros potenciales acción violenta, sino que esta última es el deter-
procedentes del exterior y debe analizarse, como minante más importante en la decisión intencio-
la respuesta adaptativa bajo impulsos e instintos nada de actuar de ese modo.
que responden a estímulos específicos desenca-
denantes al servicio del hombre, que ayuda a la Para complejizar y profundizar la definición de
adaptación y supervivencia en el medio en que la violencia y para acceder a un estudio riguroso
vive, (Lorenz, 1976; Clemente & Espinosa, 2001). (Pueyo & Redondo, 2007) distinguen cinco pro-
Es decir, que un organismo responde de deter- piedades, a saber: 1) la complejidad: entendida
minada manera a una situación en particular en como estrategia psicológica en la que intervienen
función del estado en que se encuentre en dicho aspectos cognitivos; 2) actitudinales, emocionales
momento. Dicho estado sólo puede estar conte- y motivacionales; 3) es heterogénea: por presen-
nido como especificaciones físicas de las células tar varios tipos de violencia (física, psicológica,
que constituyen al organismo, sobre todo, como sexual, deprivación, abandono, económica, entre
especificaciones del sistema endocrino. Así, po- otros). Además pudiendo ser auto-dirigida, inter-
demos afirmar que, tanto factores genéticos personal y colectiva; 4) es multicausal, es decir,
como ambientales y las interacciones entre estas que coinciden en el acto numerosos factores de
deben intervenir para alterar la base fisiológica riesgo; 5) es infrecuente sobre todo en el tipo de
del comportamiento Gray, 1992. violencia grave y muy grave.

358 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

En este orden de ideas, cada tipo de violencia tie- en una relación íntima contra otra para ganar po-
ne factores de riesgo y de protección específicos, der, control y autoridad. Al ocurrir en un espa-
y por tanto se deben adecuar los procedimientos cio privado, no sólo pone en riesgo la seguridad
genéricos de predicción de riesgo al tipo concreto y bienestar de la mujer, sino también de quienes
de violencia y, por ende, de los protocolos dise- conforman la familia, que se entiende como el
ñados para cada caso. Es importante hacer anotar grupo de personas que viven bajo el mismo techo
que la valoración del riesgo tiene las siguientes y permanecen en continua interacción (Medina,
ventajas: a) el constructo que se estudia es con- Aracena & Bilbao, 2004; Traverso, 2007). Según
tinuo, variable y específico, lo que permite hacer los porcentajes para Colombia, más del 91% de las
pronósticos; b) tiene la posibilidad de la interven- víctimas de maltrato conyugal son mujeres (Ribe-
ción individual y contextual; c) puede distinguir ro & Sánchez, 2004).
entre los factores estáticos y dinámicos que son
susceptibles de modificar o no. La familia es el primer agente socializador y sobre
ella recaen las responsabilidades de educación,
En este orden de ideas, los programas de inter- protección y crianza de los hijos, por tanto juega
vención con agresores de violencia intrafamiliar un importante papel en el crecimiento, desarrollo
han demostrado diversos grados de efectividad. y bienestar del individuo (Echeburúa, Paz, Fer-
Pocos de ellos han demostrado resultados du- nández-Montalvo, Amor, 2004), es allí, paradóji-
raderos y cambios en las dinámicas de relación camente, donde se mezclan los sentimientos más
familiar. La pena privativa de la libertad no ha amorosos y a su vez los más destructivos. Tam-
resultado efectiva y ha ocasionado, por el contra- bién es el lugar en el que se satisfacen las necesi-
rio, rupturas en el tejido social. Adicionalmente, dades más básicas del ser humano, e igualmente
el sistema penal retributivo continúa centrado en sitio de mayor riesgo para las conductas violentas
la sanción punitiva al infractor, desconociendo las (Ballanga et ál., 2008).
necesidades de las víctimas y las posibilidades de
reparación del daño causado por el delito, tanto Es en el hogar donde se concentra el mayor índice
a la familia como a la comunidad. Por estas razo- de violencia en nuestra sociedad. Y a pesar de
nes, el delito de violencia intrafamiliar ha comen- que actualmente las denuncias han aumentado,
zado a ser abordado a través de diversos progra- en parte porque se ha logrado visibilizar dicho fe-
mas de justicia restaurativa, principalmente, del nómeno, es aún mayor el número de casos que no
sistema de mediación víctima-infractor. Por esto, se denuncian, debido a que se convierte en una
a continuación se presenta una breve caracteriza- dinámica reiterada de relación para muchas fami-
ción de la violencia intrafamiliar y de las formas lias. Adicionalmente, el lazo afectivo que los une
de intervención. facilita que se toleren, acepten y hasta habitúen a
dinámicas violentas de relación. No por ello deja
Existen diversas nociones de violencia intrafami- de ser preocupante que dicho fenómeno perma-
liar (VIF), todas coinciden en que está referida nezca impune; sin embargo, se ha venido gene-
a la pareja exclusivamente, y particularmente a rando mayor conciencia en que la mujer no debe
la agresión física, el maltrato psicológico y las aceptar la violencia y tampoco ocultarla (Soria &
relaciones sexuales forzadas u otras formas de Rodríguez, 2003; Madina, 2005).
coacción sexual y diversos comportamientos do-
minantes (como el aislamiento del entorno social, La VIF se caracteriza por la desigualdad de poder
la vigilancia o la restricción en el acceso a la in- en la relación, la continuidad en el tiempo y la
formación, la asistencia o los recursos económi- sensación de la mujer, al no poder evadirse de
cos, entre otros) que ejerce el hombre (marido, la relación por ver amenazada su vida (Madina,
pareja o ex pareja) sobre la mujer (Heise & Gar- 2005). Igualmente, el constante desequilibrio en
cía-Moreno, 2003 citados por Echeburúa, 2004). las decisiones que se toman con respecto al ho-
Tal como señala Walker (1991) la VIF es un patrón gar, donde el hombre impone qué debe hacerse
de conductas abusivas utilizado por una persona y cómo debe hacerse, facilita la agresión, sobre

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 359


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

todo cuando existe oposición por parte del domi- considera que la mujer debe obedecer órdenes
nado. Estas situaciones de desigualdad facilitan y llevar una vida sumisa, es una forma de copiar
pasar del conflicto inherente a los seres humanos modelos que culturalmente ha vivido o que ejer-
a la violencia, debido a la incapacidad o dificul- cían sus familias de origen (Ehrensaft et al., 2007,
tad para comunicar las diferencias y aceptarlas, Soria & Rodríguez, 2003).
lo que lleva al empleo de la fuerza y la agresión
como forma de solucionar los problemas (Traver- A pesar de que actualmente la mujer ha asumi-
so, 2007). do un nuevo rol en la sociedad, las cifras de VIF
aumentan año tras año. El hecho de que se le
Sin embargo, la VIF no sólo es física, si esto se reconozca igualdad de condiciones que al hom-
entiende como todo acto que está encaminado a bre, específicamente a nivel laboral, le permite
dejar secuelas en el cuerpo de la persona (Ballan- a ésta asumir una actitud de control y decisión
ga et ál., 2008). La violencia psicológica es quizá sobre su propia vida. En este sentido, la mujer ya
la que genera más efectos adversos sobre quien no depende económicamente del hombre, situa-
se ejerce, haciéndose compleja su detección. Im- ción que pone a este último en una posición de
plica la humillación constante, la desvalorización, competitividad y descontrol. Sin embargo, en mu-
el control de la otra persona (incluso a nivel eco- chos casos la dependencia es afectiva, razón por
nómico), amenazas y todo acto que tienda a de- la cual no se rompe el vínculo con el maltratador,
nigrar al ser humano (Madina, 2005). En muchos a pesar de vivir estos hechos de violencia, de esta
hogares la prevalencia de una de estas formas forma las víctimas pueden sentirse incapaces de
de maltrato se visualiza en las secuelas que deja escapar del control de los agresores al estar su-
a sus víctimas, siendo variable su aparición. La jetas a ellos por coacciones y amenazas graves
probabilidad de que la víctima experimente dife- (Corral, 2000 citado por Echeburúa et al., 2004).
rentes tipos de maltrato simultáneamente es muy
alta. Usualmente, la mujer denuncia sólo un tipo La literatura indica que un alto porcentaje de mal-
de maltrato, que suele ser el físico, ocultándose tratadores provienen de familias disfuncionales
el maltrato psicológico y el sexual que quizá sue- en las que se ejercía la violencia, ya fuera contra
len ocurrir con mucha frecuencia. Este es uno de ellos o entre sus padres. Usualmente, se encuen-
los mayores limitantes para tener cifras reales de tra que fueron tanto observadores como recep-
dicha problemática (Ribero & Sánchez, 2004). tores directos de violencia y malos tratos (Ruiz &
Expósito, 2008). Para el caso de los maltratadores
La VIF puede convertirse en un método efecti- que van a prisión, se encuentra que más de la
vo para que el maltratador consiga sus objetivos, mitad, fueron víctimas de abusos y malos tratos
los cuales están relacionados con el poder y el en su infancia (Soria & Rodríguez, 2003).
control sobre la pareja. El maltratador se percibe
a sí mismo como una persona que posee las ca- De acuerdo con los estudios revisados, se encuen-
racterísticas físicas, las capacidades mentales, y tra que es muy alto el porcentaje de mujeres mal-
el derecho a manejar la vida de otros, razón por tratadas que continúan con la relación de pareja,
la cual busca descargar sus sentimientos de ira razón por la cual el maltratador sigue cometiendo
y agresión frente a su pareja a quien considera actos de violencia contra ellas. Tales dinámicas se
vulnerable, y por tanto subordinada (Jennings & vuelven cíclicas y cada vez más frecuentes. Una
Murphy, 2000). vez se presenta el primer hecho de violencia y a
pesar del arrepentimiento del agresor, la proba-
El maltratador que cree erróneamente poseer bilidad de continuar en actos violentos es alta, ya
el control y dominio sobre su pareja, le niega la que el agresor minimiza los efectos de sus actos y
posibilidad de decisión, asume su dirección y no el agredido justifica dicho comportamiento (Eche-
acepta que puedan tener los mismos derechos. burúa, 2004, Madina, 2005). Estos mismos auto-
Ésta es una de las tantas distorsiones que tiene res describen la fase de incremento de la tensión
el hombre que maltrata a su pareja. Igualmente, que se caracteriza por un aumento de ansiedad y

360 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

alteración y que puede ir acompañada de agre- otras mujeres (Echeberúa et al., 2004). En la me-
sión física en los casos más graves. Luego viene la dida en que se pueda trabajar con los maltrata-
descarga de violencia caracterizada por un des- dores disminuirá también la violencia, a pesar de
fogue de tensión, acompañada de agresión física lo difícil que resulta cuando no hay voluntad de
y sensación de bienestar para el maltratador, ya cambio por parte del agresor (Echeburúa, 2004).
que con esto consigue sus objetivos de control,
después viene una fase de arrepentimiento en la Respecto al tratamiento con maltratadores en
que el hombre trata de recuperar el equilibrio de prisión, las medidas penales para los maltrata-
la relación por medio de justificaciones, manifes- dores no tienen una función rehabilitadora, tiene
taciones de cariño, promesas de no recaer, todo como función aislar al individuo violento del foco
con el objetivo de conciliar y seguir con su pareja. de agresión y de una manera directa proteger a
la víctima; sin embargo, son pocos los casos en
La tendencia es la desaparición de la fase de los que se reeduca para que éstos cambien real-
arrepentimiento y por tanto a que la descarga mente su comportamiento (Garrido & Echeburúa
de violencia sea más frecuente (Ortiz, 2005). Los et al., 2006).
rasgos de personalidad del maltratador tienden
a ser complementarios con los de la víctima. De A pesar de que en Colombia los índices de VIF son
acuerdo con los estudios, usualmente ambos tie- muy altos, y que igualmente han surgido progra-
nen historial de maltrato en sus hogares de ori- mas de prevención e intervención frente a esta
gen, por lo cual la dinámica de relación violenta problemática, son muy pocos los estudios que se
se perpetúa y no es considerada por la víctima han hecho para evaluar impacto y efectividad.
como tal (Fariña, Arce & Novo, 2008). Lo que se Igualmente los estudios que se han hecho tienen
puede decir en cuanto al perfil del maltratador muchas limitaciones en cuanto a evaluar cada uno
es que presenta alteraciones psicológicas en el de los tipos de violencia: física, sexual y psicoló-
ámbito del control de la ira, de la empatía y ex- gica. Adicionalmente, los contextos que han sido
presión de emociones, de las cogniciones sobre evaluados difieren notablemente. No es lo mismo
la mujer y la relación de pareja, de las habilida- evaluar una población urbana que una rural, o
des de comunicación y de solución de problemas una carcelaria. En este sentido, hallar un consen-
(Echeburúa, 2004). so en cuanto a los programas que se han traba-
jado con población maltratadora es muy difícil.
Respecto a la intervención preventiva con los Sin embargo, en países como España, Guatemala,
agresores, gran número de programas para pre- Chile, entre otros, estos estudios tienden a dar
venir la VIF están enfocados a trabajar con las cuenta de dicho fenómeno de una manera más
víctimas, pero muy pocos con los victimarios. Una amplia que en el nuestro.
de las razones que se encuentra para ello es que
las víctimas, que en su gran mayoría son mujeres, Es común que se preste atención y apoyo a las
perciben como problemática la situación de abu- víctimas directas del maltrato, tratando de em-
so y surge la necesidad de buscar apoyo y ayuda poderar a la mujer para prevenir que se continúe
a un tercero, contrario a lo que sucede con los con los ciclos de violencia. Sin embargo, se ha
victimarios, quienes en muy pocos casos perci- observado que a pesar de este esfuerzo, algunas
ben como problemática la situación de violencia mujeres deciden volver con sus parejas o en su
y menos aún su comportamiento (Chambersb, defecto se retractan de las denuncias hechas,
Ecclestona, Dayb, Wardc & Howellsb, 2008). Aún puesto que muchas lo hacen como una forma de
así, se recomienda el tratamiento para el agre- “amenaza” (Fariña et ál., 2008). Las mujeres que
sor, pues muchas mujeres continúan viviendo con se retractan, en parte lo hacen por las conse-
éstos a corto o largo plazo, o en su defecto, el cuencias negativas que ello trae para sus parejas.
maltratador buscará otras víctimas. Por tanto, in- El hecho de que estos puedan ir a prisión y que no
tervenir directamente sobre el generador de la aporten económicamente al hogar, no les permite
violencia sería una forma de prevenir daño hacia continuar con el proceso. Otras prefieren pensar

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 361


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

que sus parejas van a cambiar su comportamien- intervención con maltratadores, los dos enfoques
to y otras sencillamente requieren de estas diná- de mayor impacto son la terapia en reeducación
micas. Sin embargo, tratar psicológicamente a la y la terapia cognitivo-conductual.
víctima y prescindir de la ayuda al agresor es, a
todas luces, insuficiente (Ortiz, 2005). Los programas de intervención que están encami-
nados a la reeducación tienen por objetivo educar
También son muy pocos los programas que le al maltratador y brindarle herramientas para que
apuestan a trabajar con los maltratadores. Una de éste aprenda a manejar su comportamiento agre-
las principales razones tiene que ver con la alta sivo. Implican evaluación de aspectos que podrían
tasa de abandonos por parte de los agresores, interferir con la terapia (aptitudes, factores de
puesto que sus características de personalidad, riego y protección, creencias, actitudes sexistas,
sus distorsiones cognitivas, patrones de relación estado clínico, comportamientos adictivos, adhe-
aprendidos desde el hogar, la influencia cultural, rencia o no al tratamiento, entre otros), esto con
entre otros, no favorecen la adhesión al trata- el fin de ajustar el tratamiento de acuerdo con
miento (Echeburúa, 2004; Ruiz & Expósito, 2008). su perfil y poder observar evolución y cambio.
A su vez, porque no reconocen que otro diferente Se trabaja por medio de charlas y conferencias
a él mismo tenga el control de las situaciones, en temas relacionados con la VIF, como son su
se perciben a sí mismos como autosuficientes y explicación conceptual, las manifestaciones del
consideran que no requieren del apoyo de nadie comportamiento agresivo, consecuencias para las
(Medina et al., 2004). víctimas, precipitantes, factores de riesgo, entre
otros. Asimismo, se enfocan en enseñarle habili-
A pesar de ello, los tratamientos psicológicos con dades de afrontamiento, manejo de emociones,
maltratadores ofrecen resultados satisfactorios, control de celos, entrenamiento en habilidades
pues se ha logrado reducir las conductas de mal- sociales, un auto-examen a su conducta para eva-
trato y evitar la reincidencia, así como un mayor luar el patrón de socialización en relación con la
bienestar para el agresor y para la víctima (Corsi, pareja (Labrador, Paz, & Fernández, 2008). Se ha
1996, Echeburúa & Fernández-Montalvo, 1997 cita- empleado el tiempo fuera, como mecanismo de
dos en Echeburúa et ál., 2004). En estudios reali- reconocimiento de emociones y con ello de con-
zados en prisión, se observa que la posibilidad de trol de impulsos (Ortiz, 2005).
cambio de la conducta violenta se mide en función
de la responsabilidad que asume el maltratador Algunos de estos programas de intervención han
por su conducta. Cuando el maltratador es cons- logrado que el maltratador cambie el modo de
ciente de que ha causado daño y sufrimiento a su agredir y pase de la violencia física a la psicoló-
víctima es más fácil ayudarle a tener control sobre gica; sin embargo, esto se debe en parte a que la
su comportamiento. Entre tanto, un sujeto que se violencia psicológica es menos visible, pero aún
muestre menos dispuesto a un cambio de conducta es muy preocupante debido a que puede gene-
y a aceptar su responsabilidad por el daño causado rar mayores secuelas psicológicas para la víctima
a la víctima, tiene menos probabilidad de mejorar (Ortiz, 2005). Este tipo de intervención, a pesar
su comportamiento y la probabilidad de recaer por de que ha tenido efectos positivos para algunos
el mismo problema es alta. Estos sujetos tienen casos, trae serias limitaciones, ya que los mal-
una visión muy negativa de sí mismos, de sus pare- tratadores utilizan la información para justificar
jas, del terapeuta y en general de las personas con su comportamiento o para explicar a la víctima
quienes interactúan (Rodríguez, Azcárate, Echau- porqué lo hacen (Lila et ál., 2008). En este senti-
ri & Martínez, 2008, Lila, Herrero & Gracia, 2008; do, muestran que más allá de un cambio a nivel
Chambersb et al., 2008). conductual generan un cambio a nivel actitudinal
(Ruiz & Expósito, 2008).
Frente a las orientaciones teóricas de la interven-
ción de acuerdo con estudios consultados sobre Los programas de tratamiento que han mostrado
efectividad están dirigidos a modificar las distor-

362 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

siones cognitivas de los maltratadores. Esto se ha ñas educativas y talleres de sensibilización, pero
logrado específicamente con sujetos que recono- muchas de estas acciones no son evaluadas, por
cen y asumen su responsabilidad en la conducta tanto, no permiten medir efectividad e impacto
violenta y quienes desean un cambio en su com- (Ribero & Sánchez, 2004). Igualmente, aún no hay
portamiento. Para los casos en que estas varia- un consenso institucional que permita tener cifras
bles no se encuentran presentes es muy difícil exactas y reales de esta problemática y menos
lograr cambios de comportamiento (Arias & Expó- para los casos que han sido evaluados en cárceles.
sito, 2008; Lila et ál., 2008; Smith, 2007; Cham- Sin embargo, tener cifras nos permite decir qué
bersb et al., 2008; Madina, 2005 y Echeburúa et tanto afecta esta problemática a una sociedad y
al., 2004). Además, de acuerdo con los estudios, sobre todo para aportar soluciones que generen
a pesar de que los programas de mayor duración un cambio social (Traverso, 2007).
tienen una alta probabilidad de cambio, éste sólo
se logra en un porcentaje mínimo de maltratado- La Justicia Restaurativa. Marco
res (Echeburúa, 2004; Lila et ál., 2008), a pesar
de que están enfocados al manejo de las distor- teórico y normativo
siones cognitivas, tienen un enfoque grupal, se
En Colombia la implementación de programas de
hacen seguimientos periódicos, y los pacientes
Justicia Restaurativa se ha venido haciendo efec-
acuden voluntariamente.
tiva a partir de la normatividad de base, la cual
define y establece las nuevas formas de aplicación
Por tanto, asistir voluntariamente y con propósito
de justicia. De manera expresa, el término Justicia
de cambio ha sido uno de los motivos por los cua-
Restaurativa fue consagrado con la aprobación del
les los maltratadores abandonan el tratamiento,
Acto Legislativo 03 de 2002 en el que se establece
sumado a sus características de personalidad que
que la Fiscalía General de la Nación, en ejercicio
no favorecen en mucho la adherencia al mismo
de sus funciones, debe “velar por la protección de
(Ferrer, Bosch, García, Manassero & Gili, 2004).
las víctimas, los jurados, los testigos y demás in-
Además, para estos casos los sesgos cognitivos
tervinientes en el proceso penal. La ley fijará los
que posee el maltratador son tan arraigados que
términos en que podrán intervenir las víctimas en
tienden a responsabilizar siempre a la pareja, o
el proceso penal y los mecanismos de justicia res-
a minimizar y negar sus actos, por lo cual la te-
taurativa” (Artículo 250, numeral 7).
rapia que busca responsabilizarlos de sus actos y
manejar sus distorsiones no es un atractivo para
Posteriormente, esta disposición fue desa-
ellos (Chambersb et ál., 2008). En este sentido,
rrollada en la Ley 906 de 2004 que expidió el
los programas son efectivos sólo para un reducido
nuevo Código de Procedimiento Penal, en la
número de casos y en la mayoría se cambian las
que se define la Justicia Restaurativa como,
tácticas o modos de agredir, pero permanece la
intención de hacer daño.
(...) todo proceso en el que la víctima y el
imputado, acusado o sentenciado participan
Ahora para medir la efectividad de los programas
conjuntamente de forma activa en la reso-
de intervención, de acuerdo con estudios realiza-
lución de cuestiones derivadas del delito en
dos, se presenta en general una alta efectividad
busca de un resultado restaurativo, con o sin
en aquellos casos en los que se completa todo el
la participación de un facilitador. Se entiende
proceso y el maltratador asiste voluntariamente.
por resultado restaurativo el acuerdo encami-
En Colombia, los estudios sobre VIF han sido es-
nado a atender las necesidades y responsabi-
casos y los que han centrado su interés en esta
lidades individuales y colectivas de las partes
problemática, aún tienen dificultades para medir
y a lograr la reintegración de la víctima y del
incidencia, evaluar el grado de severidad del mal-
infractor en la comunidad, en busca de la re-
trato y principalmente para evaluar cada uno de
paración, la restitución y el servicio a la co-
los tipos de violencia en el hogar. La atención se
munidad (Artículo 518).
ha centrado en la prevención, a través de campa-

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 363


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

Esta Ley contempla tres mecanismos de Justicia La Justicia Restaurativa es un paradigma que con-
Restaurativa, a saber: la conciliación preproce- fronta los sistemas tradicionales (punitivo y reha-
sal, la conciliación en el incidente de reparación bilitador), a la vez que promueve la reparación
integral y la mediación (Artículo 521), así como del daño causado por el delito. Hace énfasis en la
seis reglas generales (Artículo 520) para la imple- dimensión del perjuicio antes que en la dimensión
mentación de los programas de justicia restau- de la trasgresión de una norma jurídica (sistema
rativa: 1) Consentimiento libre y voluntario de la punitivo) o de las necesidades del infractor (sis-
víctima y el imputado, acusado o sentenciado de tema rehabilitador), con lo cual reconoce que “la
someter el conflicto a un proceso restaurativo. 2) función principal de la reacción social no es ni
Los acuerdos que se alcancen deberán contener castigar, ni tratar, sino crear las condiciones para
obligaciones razonables y proporcionadas con el que una reparación & una compensación razona-
daño ocasionado con el delito. 3) La participación ble de los perjuicios se puedan realizar” Walgrave
del imputado, acusado o sentenciado no se uti- (1999, p. 9).
lizará como prueba de admisión de culpabilidad
en procedimientos jurídicos ulteriores. 4) El in- La Confraternidad Carcelaria Internacional (2005)
cumplimiento de un acuerdo no deberá utilizar- define la Justicia Restaurativa como una teoría
se como fundamento para una condena o para la de justicia que enfatiza en la reparación del daño
agravación de la pena. 5) Los facilitadores deben causado o presentado por una conducta delictiva,
desempeñar sus funciones de manera imparcial y cuyos objetivos se alcanzan a través de procesos
velarán porque la víctima y el imputado, acusa- cooperativos que incluyan a todos los interesa-
do o sentenciado actúen con mutuo respeto y 6) dos. En esta medida, se destaca por la participa-
La víctima y el imputado, acusado o sentenciado ción activa de las partes involucradas, con el fin
tendrán derecho a consultar a un abogado. de que sean ellas mismas quienes propongan las
estrategias de justicia frente al conflicto. A dife-
En el contexto de familia, la Ley 906 de 2002 rencia de los sistemas tradicionales –retributivo
contempla la violencia intrafamiliar como uno y rehabilitador– la Justicia Restaurativa propende
de los delitos que requieren querella (Artículo por la responsabilidad del infractor, la reparación
229)1. Sin embargo, la aplicación del principio de la víctima y la participación de la comunidad.
de oportunidad2 abre a los sujetos activos y De esta manera, pretende afrontar los perjuicios
pasivos involucrados en un delito de familia, la sociales, psicológicos y relacionales, trascendien-
posibilidad de acordar la reparación civil y llegar do la mera respuesta a los daños materiales y
a un acuerdo antes de iniciar un proceso judicial físicos causados por la conducta delictiva. Bajo
penal. Para este efecto, el fiscal puede acudir a esta perspectiva victimológica, la ambición maxi-
los mecanismos de suspensión del procedimiento malista de la justicia restaurativa obliga a conce-
a prueba o interrupción de la actuación penal bir una relación coherente entre las partes, los
con el fin de verificar el cumplimiento de las procesos y las prácticas restaurativas, por una
condiciones convenidas para dar aplicación a la parte, y el Estado Social de Derecho y sus insti-
renuncia y dar solución al caso por la vía de la tuciones, por otra parte (Berinstain 1998), puesto
Justicia Restaurativa. que ambos tienen misiones complementarias en
la reparación de las consecuencias de un delito
otorgando a la justicia restaurativa, prioridad a
1 Este Artículo ha sido reformado por el Artículo 33 de la Ley
1142/2007 en lo referente a las penas. las respuestas provenientes del exterior del siste-
2 El principio de oportunidad “es la facultad constitucional que ma judicial y busca vías alternas para promover la
le permite a la Fiscalía General de la Nación, no obstante que
existe fundamento para adelantar la persecución penal, suspen- primacía de la comunidad, esto no implica la ex-
derla, interrumpirla o renunciar a ella, por razones de política clusión de sanciones impuestas desde el aparato
criminal, según las causales taxativamente definidas en la ley,
con sujeción a la reglamentación expedida por el Fiscal General judicial. En consecuencia, Berinstain (1998) resu-
de la Nación y sometido a control posterior de legalidad ante
el juez de garantías (...). Por medio de la aplicación del princi-
me los rasgos fundamentales del modelo restau-
pio de oportunidad, el Estado finalmente renuncia a investigar rativo, en comparación con el modelo retributivo,
una conducta con características de delito o a la acusación de
los presuntos responsables (...)” (Fiscalía General de la Nación,
en los siguientes aspectos:
2005, p. 167).

364 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

Tabla 1. Resumen de rasgos del modelo restaura- MODELO


MODELO RETRIBUTIVO
tivo, según Berinstain (1998) RESTAURATIVO
Se define la responsa-
bilidad del delincuente
El deber del delincuente es como la comprensión
MODELO
MODELO RETRIBUTIVO cumplir (sufrir) la pena. del impacto de su acción
RESTAURATIVO
y el compromiso de re-
El delito es la infracción a El delito es la acción que
parar el daño.
la norma penal del Estado. causa daño a otra persona.
El delincuente no tiene res- El delincuente tiene res-
Se centra en el reproche, Se centra en la solución
ponsabilidad en la solución ponsabilidad en la solu-
la culpabilidad, mirando al del problema, en la res-
del problema. ción del conflicto.
pasado, a lo que el delin- ponsabilidad y obligacio-
El delito se define a tenor
cuente hizo. nes mirando al futuro.
de la formulación legal, sin El delito se entiende en
Se reconoce una relación Se establece un diálogo
tomar en consideración las todo su contexto moral,
de contrarios, de adversa- y una negociación nor-
dimensiones morales, so- social, económico y po-
rios, que vencen y someten mativa que imponga al
ciales, económicas y polí- lítico.
al enemigo en un proceso delincuente una sanción
ticas.
normativo legal. restauradora.
El delincuente tiene una Se reconoce a la víctima
La solución del conflic-
deuda con el Estado y la la deuda/responsabili-
El castigo es la consecuen- to está en la reparación
sociedad en abstracto. dad.
cia natural, dolorosa, que como un medio de res-
El estigma del delito
también conlleva o preten- taurar ambas partes,
El estigma del delito es im- puede borrarse por la
de la prevención general y víctima y delincuente.
borrable acción reparadora/res-
especial. Tiene como meta la re-
tauradora.
conciliación.
No se fomenta el arrepen- Se procura el arrepenti-
El delito se percibe como
timiento, el perdón. miento y el perdón.
un conflicto (ataque) del El delito se reconoce
individuo contra el Estado. como un conflicto inter- La justicia está exclusiva- La respuesta al delito se
Se menosprecia su dimen- personal. Se reconoce el mente en manos de profe- crea desde los propios
sión interpersonal y con- valor del conflicto. sionales gubernamentales. protagonistas.
flictiva.
El daño que padece el suje- De acuerdo con García-Pablos (1999), a través del
Se pretende lograr la
to pasivo del delito se com- modelo de justicia restaurativa se busca un mo-
restauración del daño
pensa con (reclama) otro delo integrador de respuesta al fenómeno social
social.
daño al delincuente.
del delito que ofrezca una imagen de justicia más
Se margina a la comunidad La comunidad como ca-
(y a las víctimas) y se la talizador de un proceso
humana; una justicia más legal que profesional,
ubica de forma abstracta restaurativo versus el próxima al ciudadano, de marcado perfil comuni-
en el Estado. pasado. tario, pacificadora, comunicativa e integradora.
Se promueve (Madina, Una justicia que comprenda los conflictos desde
2005), se fomenta el talan- Se incentiva la recipro- dentro y trate de buscar soluciones a los mismos
te competitivo y los valores cidad.
sin imponerlas. Constructiva y no represiva. Que
individuales.
se sintonice con los valores éticos, con el sentido
Se reconoce el papel
de la víctima y el papel común del ciudadano, con la experiencia huma-
del delincuente, tanto na y comunitaria, sin refugiarse en formalismos y
La sanción es la reacción
en el problema (delito) exigencias utilitaristas. Todo ello, mediante pro-
del Estado contra el delin-
como en su solución. Se cedimientos des-formalizados, flexibles y opera-
cuente. Se ignora a la vícti-
reconocen las necesida-
ma y el delincuente perma- tivos que faciliten la negociación, el tratamiento
des y los derechos de
nece pasivo. del conflicto y su solución satisfactoria sin per-
la víctima. Se anima al
delincuente a responsa- juicio del control, y garanticen, por supuesto, los
bilizarse. derechos fundamentales de los implicados.

La investigación y experiencia internacional apor-


tan un marco teórico y práctico fundamental para
avanzar en el diseño de programas de justicia

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 365


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

restaurativa y en la aplicación de sus principios, entre fiscales, técnicos judiciales, secretarios judi-
así como para establecer criterios de viabilidad y ciales, asistentes judiciales y asistentes de fiscal,
condiciones para la aplicabilidad en distintos es- empleados del CAVIF en el momento de la investi-
cenarios de la administración de justicia. El am- gación. Las usuarias entrevistadas fueron, en todos
plio desarrollo internacional que ha tenido la jus- los casos, denunciantes de violencia intrafamiliar.
ticia restaurativa en los últimos treinta años, ha
generado una serie de documentos jurídicos que Instrumento
promueven y regulan la implementación de los
diferentes mecanismos y programas en delitos de La recolección de información se realizó a través
diversa gravedad. El entendimiento de que la jus- de dos entrevistas a profundidad (usuarios y fis-
ticia restaurativa ha pasado a ser una importante cales) diseñadas específicamente para el estudio.
alternativa a los procesos de enjuiciamiento en El análisis de los datos cualitativos se realizó con
la justicia penal ha favorecido la implementación el programa SPADT (para análisis de texto). Los
de programas en sistemas de justicia altamente resultados arrojados por SPADT se presentan en
variados. una tabla con un listado de palabras que no se in-
cluyen aquí, ordenadas por su frecuencia de uso;
El auge de los programas alternativos de admi- este listado es el resultado de una depuración en
nistración de justicia en el campo de familia, ha la cual se eliminaron conectores (el, lo, las, etc.)
obedecido a la necesidad de desjudicializar y des- y palabras que no ofrecían información para el
criminalizar los conflictos familiares que admitan trabajo (hacen, desde, todas, propias, etc.). Por
vías alternas de tramitación. La importancia otor- último, se efectuó un proceso de equivalencia de
gada a los procesos restaurativos en este campo palabras, tomando como criterio las raíces de las
ha radicado en el estatus otorgado a la familia mismas para realizar las paridades.
como institución socializadora de base que, por
dinámicas propias o mediante facilitadores, ge-
nera mecanismos de concertación que incidan Resultados
positivamente en las relaciones interpersonales y
Los funcionarios del CAVIF consideran que la vio-
prevengan desórdenes en el grupo social y formas
lencia intrafamiliar es un problema fundamen-
violentas o delictivas de relación. En este senti-
talmente cultural y social en el que intervienen,
do, la violencia intrafamiliar ha sido identificada
además, factores como: lo económico, la condi-
como un factor de riesgo desde una perspectiva
ción social y la educación. Afirman que este de-
de prevención de la criminalidad urbana, por lo
lito les genera cuestionamientos sobre la eficacia
cual los gobiernos han priorizado estrategias que
de la ley y sobre la asistencia psicológica y social
permitan hacer frente a la dimensión pública del
que allí se brinda para solucionar esta problemá-
conflicto y contrarrestar el resquebrajamiento de
tica, puesto que, a su juicio, la solución no es de
la convivencia.
naturaleza punitiva, sino de orden preventivo.

Método En cuanto a la aplicación de los principios de jus-


ticia restaurativa, los funcionarios, en su mayo-
El estudio obedeció a un diseño de tipo descriptivo ría, consideran que ésta se lleva a cabo a través
exploratorio. Para la recolección de la información de la conciliación, de la aplicación del principio
se empleó una metodología de tipo cualitativo. de oportunidad y de la remisión al servicio de
psicología. En este sentido, entienden la justicia
Muestra restaurativa como el procedimiento dirigido a
restablecer los derechos de las víctimas, a buscar
Se contó con una muestra intencional integrada por una indemnización económica, a la presentación
veinte usuarias que asistieron al CAVIF por situa- de solicitud de perdón por parte del victimario y
ciones de violencia intrafamiliar y 18 funcionarios, a la iniciación de un proceso terapéutico.

366 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

De acuerdo con los resultados, ni los funcionarios ticipar de manera activa en la solución de su con-
ni los usuarios del CAVIF tienen conocimientos flicto, proporcionando a los Fiscales las posibles
sobre la justicia restaurativa en términos con- soluciones que se puedan implementar.
ceptuales. En su gran mayoría, los usuarios pre-
tenden que la institución realice acciones de di- Es importante señalar la necesidad de llevar a
verso orden para que cese la violencia y que el cabo actividades de información con la comuni-
victimario cambie su forma de actuar. Otros, por dad que permitan la participación activa de los
el contrario, consideran que los usuarios buscan colegios e instituciones sociales en general, con
castigar al victimario a través de la denuncia ante el fin de hacer más visible esta problemática, lo-
las autoridades. grar una sensibilización sobre el problema de la
violencia intrafamiliar e involucrar activamente a
Para los profesionales del CAVIF, la falta de apoyo la comunidad en la resolución de los conflictos.
por parte del Estado para implementar programas
de justicia restaurativa y brindar mayor asistencia Para los profesionales del CAVIF, el personal que
psicológica y social para ampliar la participación trabaje con un enfoque enmarcado en la justicia
de otras entidades, hace necesario un seguimien- restaurativa debe tener una capacidad de com-
to más riguroso de este proceso con el fin de me- prensión y compromiso con los usuarios y con la
dir la reincidencia de los victimarios y verificar el problemática que allí se atiende. Consideran ne-
cumplimiento de los acuerdos firmados. Piensan cesaria una capacitación especial para atender
que esto último incide en la presentación conti- este tipo de conflictos desde una perspectiva hu-
nua de conciliaciones que no resuelven el conflic- mana, ya que por su condición de abogados, se-
to, sino que, por el contrario, lo mantienen en un gún señalan, no han sido preparados para ello. En
círculo vicioso, incidiendo en la poca credibilidad su opinión, hay una necesidad de recibir capacita-
de los usuarios respecto a las instituciones. ción en áreas como: psicología, asistencia social,
negociación y resolución de conflictos.
En cuanto a la participación de la comunidad en
la aplicación de justicia restaurativa, los funcio- En general, los funcionarios señalan que la natura-
narios del CAVIF consideran que hace falta más leza de la violencia intrafamiliar hace imprescin-
información para la comunidad. Piensan que no dible la participación de psicólogos, trabajadores
se aborda esta problemática desde el punto de sociales, representantes de la Personería y la Pro-
vista macro, sino que se queda en la esfera de curaduría, de la Policía, de la Defensoría Pública,
lo familiar. Señalan, igualmente, la necesidad de de Bienestar Familiar y de las Comisarías de Fami-
brindar información sobre los diferentes progra- lia, así como la conformación de equipos interdis-
mas que la Alcaldía lleva a cabo, con el fin de ciplinarios que posibiliten la acción conjunta para
propiciar mayor participación ciudadana en la de- restablecer los derechos y reparar a las víctimas.
nuncia de estos actos violentos en la comunidad. En suma, la realización de un trabajo intersecto-
rial, interinstitucional e interdisciplinario.
La mayoría de funcionarios no sabe en qué consis-
te un programa de justicia restaurativa; algunos Para la realización de su tarea, los Fiscales seña-
de ellos consideran que se trata de la realización lan que hacen falta recursos y herramientas ta-
de las conciliaciones y las consecuencias legales les como: instalaciones adecuadas, instrumentos
de los acuerdos que allí se presentan, tales como: tecnológicos, personal capacitado, espacio físico
indemnización, perdón y compromiso con la víc- para la realización de talleres y para la ejecución
tima de no repetir la conducta. En su mayoría, de entrevistas donde se permita mantener la pri-
opinan que a la víctima se le puede habilitar y vacidad. Asimismo, señalan la falta de compro-
dar protagonismo a través de acciones como: la miso de las Entidades Promotoras de Salud (EPS)
asistencia psicológica, la información adecuada y y del apoyo de las instituciones relacionadas con
un trato amable y coherente con la situación que la problemática de familia, ya que sólo se cuenta
se denuncia. Piensan que los usuarios deben par- con un defensor de familia.

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 367


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

Las entrevistas aplicadas a los usuarios eviden- con: humillante, grave, psicológico, irreparable,
cian un desconocimiento frente a las funciones y miedo, dolor. Mencionan como relevante, dentro
competencias de la Fiscalía General de la Nación del proceso, el conocimiento de la verdad de los
y el CAVIF; en algunos casos refrieren información hechos y como sintomatología a nivel psicológico:
incompleta suministrada por terceros no cualifi- ansiedad, depresión y baja autoestima.
cados. En general, los usuarios poseen un cono-
cimiento equivocado y no fundamentado frente En cuanto a la responsabilidad en el conflicto, la
a la institución. Los veinte usuarios entrevistados respuesta más frecuente es la admisión de res-
asistían al CAVIF por primera vez, aun cuando ya ponsabilidad de víctima y victimario en la pre-
tenían una historia de maltrato. sentación del conflicto. Los usuarios relacionan la
admisión de responsabilidad con: permitir, tolerar
Las entrevistas aplicadas a los usuarios narran y no hacer nada ante los hechos de violencia.
situaciones de violencia caracterizadas por des-
igualdad de poder en la relación, continuidad en La mayoría de ellos considera que la persona con
el tiempo y la sensación de amenaza a su inte- quien tienen el conflicto se siente culpable o res-
gridad. Los usuarios describen ciclos de violencia ponsable. Las narraciones se enmarcan en la fase
marcados por intentos de solución fallida del con- de arrepentimiento del ciclo de violencia, en la
flicto, compromisos de cambio, expresiones de que el agresor trata de recuperar el equilibrio de
arrepentimiento e intervención de terceros como la relación por medio de justificaciones, manifes-
familiares, instituciones y asesoría profesional. taciones de cariño y promesas de no recaer, con
Además, se evidencia una desesperanza ante la el objetivo de conciliar y continuar con su pareja.
solución del conflicto por medio de instituciona-
les tradicionales como las Comisarías de Familia y Los usuarios, casi en su totalidad, estarían dis-
de acciones como la conciliación. puestos a reunirse con el agresor en un contexto
seguro y estructurado, con el objetivo de que sus-
Otras respuestas se asocian con la búsqueda de citar el reconocimiento de su responsabilidad y la
apoyo y protección, y la cesación de los episodios terminación del conflicto. Sin embrago, manifies-
de maltrato. En su mayoría, los usuarios mencio- tan que no estarían dispuestos a recibir o solicitar
nan que quedarían satisfechos frente al conflicto disculpas, asociando estos eventos con soluciones
si hubiese restricciones para el victimario (para fallidas al conflicto.
acercarse a la víctima o a los demás miembros
de la familia), cumplimiento de las obligaciones En su mayoría, consideran que la comunidad po-
económicas y modificación del comportamiento dría aportar sólo en el caso de instituciones o
del agresor. En relación con la pena de prisión personas que tuvieran la función de mediadores;
como posible castigo para el delito de violencia asocian la participación de la comunidad con
intrafamiliar, los usuarios expresan acuerdo en su pérdida de privacidad. Manifiestan que están dis-
mayoría, sólo cuando se han implementado otros puestos a asistir al CAVIF de una manera perió-
mecanismos de solución y ninguno ha sido eficaz. dica con la expectativa de una solución efectiva
Finalmente, asocian la pena de prisión con senti- al conflicto centrada en el aspecto legal. En las
mientos de resentimiento con el agresor y pocas respuestas se evidencia que algunas de las difi-
probabilidades de cambio. cultades para la asistencia son los horarios y los
deberes laborales.
Las entrevistas evidencian un desconocimiento
de los usuarios frente a los procedimientos gene- Una vez identificadas las percepciones de los fun-
rales de los programas y mecanismos de justicia cionarios del CAVIF sobre la justicia restaurativa,
restaurativa. Asocian la reparación con términos sus implicaciones y procedimientos, y tenidas en
como: arreglar, remediar, cambiar, reponer y, en cuenta las representaciones de usuarios y funcio-
menor frecuencia, pagar, beneficios y recons- narios sobre la violencia intrafamiliar, entre otros
truir. Asimismo, asocian la percepción del daño temas conexos como la institucionalidad, las me-

368 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

didas punitivas y algunos de orden más subjetivo procedimientos y fundamentos. También es im-
como la vivencia de la violencia por parte de las portante desarrollar propuestas acerca de cómo
víctimas del delito, se proponen algunos puntos la conciliación podría adoptar los principios de la
de análisis para pensar un programa de Justicia justicia restaurativa para lograr acuerdos efec-
Restaurativa en el CAVIF, de acuerdo con los fun- tivos y procesos adecuados de reparación. Esta
damentos y principios que la sustentan. Aunque información debe hacer énfasis en el carácter re-
la propuesta se circunscribe en un escenario par- parador (no punitivo) del mecanismo, en la parti-
ticular y se plantea frente a una problemática es- cipación voluntaria de los implicados en el delito
pecífica, se espera que sus resultados sirvan de y en la participación de la comunidad.
insumo para programas de justicia restaurativa en
otros escenarios de administración de justicia. Información a los agresores de VIF: esta estrate-
gia de información también debe estar dirigida a
Descripción de criterios los agresores de violencia intrafamiliar, haciendo
hincapié en sus derechos, condiciones de partici-
Dada la novedad de la Justicia Restaurativa en pación voluntaria, posibles estrategias de resar-
Colombia y su reciente ingreso en el sistema de cimiento o acuerdos de reparación, participación
investigación judicial, es importante implementar de la comunidad y objetivos principales de la Jus-
programas con la participación de las poblaciones ticia Restaurativa.
objetivo. Asimismo, se deben identificar aspectos
fundamentales como: criterios de participación La comunidad: teniendo en cuenta la importancia
en el programa, mecanismos de participación de de la participación de la comunidad en los proce-
la comunidad, posibles acuerdos de reparación y sos de justicia restaurativa y la idea que aún pre-
estrategias de seguimiento y apoyo comunitario, valece de la violencia intrafamiliar como un asun-
entre otros inherentes a la implementación del to privado, es importante adelantar procesos de
mecanismo. información a la comunidad acerca de la función
simbólica, reparadora y de control social informal
Capacitación con funcionarios: debido al desconoci- que desempeña en los procedimientos de justi-
miento casi generalizado de los funcionarios sobre cia. La capacitación de facilitadores comunitarios
la justicia restaurativa, sus implicaciones, procedi- (maestros, líderes, promotores de salud, jueces
mientos y principios conceptuales, es fundamental de paz) capaces de orientar a víctimas y agreso-
que un proyecto piloto abarque una primera fase res y coordinar la participación de la comunidad,
de capacitación con los profesionales del CAVIF que hace parte de esta estrategia.
estarían directamente a cargo de su implementa-
ción y conducción, y con los funcionarios de las Orientación psicojurídica: generar espacios infor-
instituciones conexas (actualmente presentes en mativos para víctimas y agresores de violencia
el CAVIF) que apoyarían su desarrollo desde otros intrafamiliar que deseen hacer parte del progra-
frentes (acuerdos de reparación, restablecimiento ma. En este espacio se debe suministrar toda la
de derechos, apoyo social a las víctimas). información relacionada con el mecanismo, sus
principios, efectos y las consecuencias jurídicas
Información a las víctimas: debido al poco conoci- derivadas del acuerdo y el proceso. La orienta-
miento que existe entre las víctimas de violencia ción que se brinde en este espacio debe conducir
intrafamiliar sobre las alternativas de abordaje a las partes a tomar una decisión autónoma e in-
jurídico-penal del delito, sus derechos y efectos formada sobre su participación en el programa.
jurídicos de los acuerdos, es importante elabo-
rar dispositivos de información y estrategias de Tipología: teniendo en cuenta lo establecido en
comunicación para dar a conocer los objetivos de el sistema de justicia actual, se propone desarro-
los programas de Justicia Restaurativa que pue- llar una práctica que contemple la adopción de
de ofrecer el CAVIF: sus efectos, implicaciones, los principios de Justicia Restaurativa en el me-
canismo de la conciliación.

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 369


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

Componentes: debe haber claridad en cuanto mas de apoyo y orientación para los agresores en
a objetivos, viabilidad, condiciones de acceso, el seno de la misma red institucional que haya
estrategias de participación de la comunidad, elaborado los programas de asistencia a víctimas.
acuerdos de reparación, mecanismos de protec- Los programas de asistencia a los familiares de los
ción de derechos, estrategias de seguimiento, agresores son fundamentales, tanto por el apoyo
tiempos de duración del proceso y metodología. psicosocial, como por la prevención del delito.
El seguimiento que se efectúe debe permitir eva- También se debe tener en cuenta a la comunidad,
luar periódicamente el proceso y la efectividad tanto en el proceso de reparación, como en el
del mismo. ejercicio del control social informal.

Momento procesal: se debe tener en cuenta la Al considerar la notable disposición institucional


aplicación del principio de oportunidad y la natu- para el desarrollo de programas de justicia res-
raleza del principio de reparación integral. taurativa y la red institucional que actualmente
opera en el CAVIF, es importante avanzar en la
Acuerdos de reparación o estrategias de resarci- formulación de programas de apoyo adicionales,
miento: se deben definir claramente los diferen- tales como: paneles de ayuda para jóvenes, co-
tes tipos de acuerdos de reparación que contem- munidades terapéuticas, círculos de apoyo a víc-
pla la justicia restaurativa, teniendo en cuenta el timas, servicios comunitarios relacionados, pro-
marco normativo del sistema de justicia actual. gramas de capacitación e inserción laboral para
Estos acuerdos deben contemplar la reparación víctimas y programas de sensibilización comuni-
económica a la víctima, pero bajo ninguna cir- taria, entre otros. El programa que se implemen-
cunstancia deben reducirse a ella. te en el CAVIF debe estar sujeto a evaluaciones
periódicas, sobre la base de su impacto en la pro-
Los participantes: se deben establecer las com- blemática, los usuarios y la comunidad.
petencias y funciones de los profesionales y las
responsabilidades de las instituciones que hagan Conclusiones
parte del proceso de acuerdo con el mecanismo
de la conciliación. La construcción de un programa de Justicia Res-
taurativa para atender casos de violencia intra-
En la Justicia Restaurativa es importante avan- familiar en el CAVIF debe hacer visible la misión,
zar con respecto a la creación de programas de los objetivos y estrategias de la Fiscalía General
atención a víctimas que contemplen la dimensión de la Nación, así como las diferentes alternativas
psicológica, social y jurídica de los efectos del de- para abordar los conflictos intrafamiliares ante
lito. Estos programas deben hacer parte de redes los usuarios. El poco conocimiento que existe en-
de apoyo y asistencia psicosocial para víctimas tre las víctimas de VIF sobre las alternativas de
de violencia intrafamiliar, las cuales deben estar abordaje jurídico-penal del delito, sus derechos y
integradas por instituciones públicas y privadas. efectos jurídicos de los acuerdos, hace importan-
te elaborar dispositivos de información y estrate-
Entre otros programas, se deben contemplar ac- gias de comunicación para informar a los usuarios
ciones de apoyo a niños, niñas, adolescentes y sobre los efectos, implicaciones, procedimientos
adultos mayores víctimas de violencia intrafa- y fundamentos del programa.
miliar y programas de apoyo a personas adictas
al alcohol o a Sustancias Psicoactivas (SPA). Los La capacitación a los funcionarios debe incluir la
servicios comunitarios deben integrar en esta red provisión de los recursos personales, técnicos y
a los agresores de violencia intrafamiliar. Si se físicos para hacer viable un programa de Justicia
consideran los efectos jurídicos del proceso res- Restaurativa en el CAVIF-, además, es importante
taurativo (acuerdos) y la posible continuidad de la establecer los posibles acuerdos de reparación e
convivencia familiar e inserción social del agresor identificar los criterios y mecanismos de partici-
en la comunidad, es fundamental crear progra-

370 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

pación de la comunidad en los procedimientos de ty Profiles for Batterer Treatment. Journal


justicia, así como las estrategias de seguimiento of Interpersonal Violence, 15(5). Extraído en
y apoyo comunitario. mayo de 2000 en http://search.ebscohost.
com/login.aspx?direct=true&db=a9h&AN=301
Se deben generar espacios informativos de orien- 5984&site=ehost-live.
tación psicojurídica para víctimas y agresores de
VIF que deseen hacer parte del programa. En este Beceiro, M. (2000). Aprendizaje de la violencia
espacio, se debe suministrar toda la información y pautas culturales: reacciones emocionales
relacionada con el mecanismo: su definición, ante la violencia mediática aceptada cultu-
principios rectores, aspectos éticos, objetivos, ralmente. Tesis de Licenciatura. A Coruña:
procedimientos, efectos y consecuencias jurídi- Universidad de A Coruña.
cas derivadas del acuerdo. La orientación que se
brinde en este espacio debe conducir a las partes Beristain, A. (1998). Criminología y Victimología.
a tomar una decisión autónoma e informada sobre Alternativas Re-creadoras al Delito. Bogotá,
su participación en el programa. Colombia: Leyer.

El programa debe apuntar a un abordaje integral Chambersb, Ecclestona, Dayb, Wardc & Howellsb.
de la dimensión psicológica, social y jurídica del (2008). Treatment readiness in violent offen-
delito. Por esta razón, debe hacer parte de redes ders: The influence of cognitive factors on
de apoyo y asistencia psicosocial para víctimas de engagement in violence programs. Aggres-
VIF, las cuales deben estar integradas por institu- sion and Violent Behavior. Volume 13, Issue
ciones públicas y privadas. Los programas conexos 4. Extraído en agosto y septiembre de 2008
deben estar dirigidos a niños, niñas, adolescentes y en www.Sciencedirect.com.
adultos mayores víctimas de VIF y personas adictas
al alcohol o a SPA. Teniendo en cuenta los efec- Clemente, M. & Espinoza, P. (2001). La mente cri-
tos jurídicos del proceso restaurativo y la posible minal. Teorías explicativas del delito desde
continuidad de la convivencia familiar e inserción la psicología jurídica. Madrid, España: E. DY-
social del agresor en la comunidad, es fundamen- KINSON.
tal crear programas de apoyo y orientación para
los agresores en el seno de la misma red institu- Confraternidad Carcelaria Internacional. (2005).
cional de los programas de asistencia a víctimas. ¿Qué es la Justicia Restaurativa? Trabajo re-
Los programas de asistencia a los familiares de los sumen sobre Justicia Restaurativa. Extraído
agresores son fundamentales, tanto por el apoyo en agosto de 2008, de http://www.pfi.org/
psicosocial, como por la prevención del delito. cjr/spanish/quees/

Referencias Echeburúa, E. (2004). Hombres violentos contra


la pareja: perfil psicopatológico y programa
Bandura, A. (1973). Aggression: A social learning de intervención. Extraído en noviembre de
analysis, Nueva Jersey: Prentice Hall. En- 2008 en http://www.cej.justicia.es/pdf/pu-
glewood Cliffs. blicaciones/medicos_forenses/MEDI31.pdf.

Bandura, A. (1986). Social foundations of thought Echeburúa, Paz De Corral, Fernández & Amor.
and action: A social-cognitive theory, Nueva (2004). ¿Se puede y debe tratar psicológica-
Jersey: Prentice Hall, Englewood Cliffs. mente a los hombres violentos contra la pare-
ja? Papeles del Psicólogo 57. http://www.pa-
Ballanga, Cánavas, Cantiè, Casanly, Alfaro, Gime- pelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?id=1159
no, Guillamat, Juliá, Mercadal, Ortì, Sala &
Villabona. (2008). Implications of Personali- Ehrensaft, Cohen, Brown, Smailes, Chen & John-
son. (2007). Intergenerational Transmission

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 371


Leonardo Alberto Rodríguez Cely, Andrea Padilla Villarraga, Luz Stella Rodríguez, Fernando Díaz Colorado

of Partner Violence. A 20-Year Prospective Gray.J.A. (1992). La Psicología del miedo y del es-
Study. Journal of Consulting and Clinical Ps- trés. Barcelona: Paidós
ychology 71 (4).
Jennings, J. & Murphy, M. (2000). Psychology
Eron, L.,Walder y Lefkowitz. (1971). Learning ag- of Men and Male-Male Dimensions of Male-
gression in Children. Boston: Little Brow. Female Battering: A New Look at Domestic
Violence. Psychology of Men and Masculinity:
Fariña, Arce & Novo. (2008). Estado clínico y tra- The Educational Publishing Foundation, 1 (1),
tamiento penitenciario en penados en tercer 21-29.
grado por violencia de género. En Rodríguez,
Bringas, Fariña, Arce, & Bernardo (Eds.), Labrador, F., De Luis P. Paz, R. & Fernández, R.
Psicología Jurídica. Entorno judicial y delin- (2008). Mujeres víctimas de la violencia do-
cuencial, 5. Colección Psicología y Ley. Tomo méstica. Madrid: Ediciones Pirámide.
5. Sociedad Española de Psicología Jurídica y
Forense. Ediciones de la Universidad de Ovie- Lila M., Herrero, J. & Gracia, E. (2008). Atribución
do, O. C. de responsabilidad y minimización en hom-
bres penados por violencia contra la mujer:
Ferrer, V., Bosch, E., García, E., Manassero, A. un instrumento de evaluación en Rodríguez,
& Gili, M. (2004). Estudio meta-analítico de Bringas, Fariña, Arce & Bernardo (Eds.). Psi-
características diferenciales entre maltrata- cología Jurídica. Familia y Victimología, 6.
dores y no maltratadores: El caso de la psico- Colección Psicología y Ley. Tomo 6. Sociedad
patología y el consumo de alcohol o drogas. Española de Psicología Jurídica y Forense.
PSYKHE, 13 (1), 141-156. Extraído en junio de Ediciones de la Universidad de Oviedo. O. C.
2008 en http://search.ebscohost.com/login.
aspx?direct=true&db=psyh&AN=2005-00049- Lorenz, K. (1976). Sobre la agresión, el pretendido
012&lang=es&site=ehost-live. mal. Madrid: Siglo XXI.

Fiscalía General de la Nación. (2004). Acuerdo 123 Madina, J. (2005). Perfil psicológico e interven-
de 2004. Extraído en julio de 2008 en http:// ción de los hombres maltratadores. Gizo-
www.fiscalia.gov.co/pag/entidad/quehacer. nezkoak genero indarkeriaren aurrean. En:
html. Los hombres ante la violencia de género. De-
partamento para los Derechos Humanos, el
Fiscalía General de la Nación. (2004). Ley 906 de Empleo y la Inserción Social, Guatemala. Ex-
2004. Extraído en julio de 2008 en http://www. traído en noviembre de 2008 en www.Scien-
fiscalia.gov.co/pag/entidad/quehacer.html. cedirect.com.

Fiscalía General de la Nación. (2005). Manual de Medina, Aracena, M. & Bilboa, M. (2004). Maltrato
procedimientos de Fiscalía en el Sistema Pe- físico infantil y apoyo social: Un estudio des-
nal Acusatorio Colombiano. Extraído en julio criptivo-comparativo entre maltratadores y no
de 2008 en http://www.justiciarestaurativa. maltratadores de la ciudad de Temuco. Chile.
com/Documentos/ManualProcedimientoFis-
calia.pdf. Neuman, J.P., Kosson, D.S. & Paatterson. (1992).
Delay of gratification in Psychopathic and
Garrido, Stangeland y Redondo. (2006). Principios nonpsychopathic offenders. Journal of ab-
de criminología. (3ª. ed.) Valencia: Tirand lo normal Psychology, 101(4), 630-636.
Blanch.
Ortiz, M. A. (2005). Violencia doméstica: mo-
García-Pablos, A. (1999). Tratado de criminología. delo multidimensional y programa de in-
Valencia: Tirant lo Blanch. tervención. Extraído en septiembre de

372 REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010


Justicia restaurativa para atender casos de violencia intrafamiliar

2008 en Universidad Complutense de Ma-


drid. http://site.ebrary.com/lib/unalbogsp/ Salazar, Emshoff, Baker & Crowley. (2007). Exa-
Doc?id=10234553&ppg=465 mining the behavior of a system: An outco-
me evaluation of a coordinated community
Pueyo, A. & Redondo, S. (2007). Predicción de la response to domestic violence. Fam Viol, 22,
violencia: Entre la peligrosidad y la valora- DOI 10.1007/s10896-007-9116.
ción del riesgo de violencia. Papeles del psi-
cólogo, 28 (3), 157-173. Smith, M. (2007). Self-Deception Among Men Who
Are Mandated to Attend a Batterer Interven-
Ribero, R. & Sánchez, F. (2004). Determinantes, tion Program is Clinical Associate. Perspec-
efectos y costos de la violencia intrafami- tives in Psychiatric Care, 43 (4), october.
liar en Colombia, Documento de Derechos
Humanos de las Mujeres 2004: Los derechos Soria, M. & Rodríguez, C. (2003). Perfil Psicológico
civiles y políticos de las mujeres colombianas del homicida doméstico. Extraído en septiem-
a la luz de la observación general. Extraído bre de 2008 en el Colegio Oficial Psicólogos de
en octubre de 2008 en Atarraya.Org/Article. Madrid. http.//site.ebrary.com/lib/unalbogsp/
Php3?Id_Article=143. Doc?id=10058510&ppg=1http.//www.cop.es/
publicaciones /jurìdica /jurìdica. Htm.
Rodríguez, Azcárate, Echauri & Martínez. (2008).
Los programas de terapia individual y de gru- Traverso, M. T. (2007).Violencia en la pareja, la
po con agresores en el ámbito familiar. En cara oculta de la relación. Banco interame-
Rodríguez, Bringas, Fariña, Arce & Bernardo ricano de desarrollo: New York. Extraído en
(Eds.). Psicología Jurídica. Familia y Victimo- septiembre de 2008 en www.iadb.org/pub
logía, 6. Colección Psicología y Ley. Tomo 6. ISBN-1886938-78-4.
Sociedad Española de Psicología Jurídica y
Forense. Ediciones de la Universidad de Ovie- Walker, L.E. (1991): Pos-traumatic stress disorder
do. O. C. in women: diagnosis and treatment of batte-
red woman syndrome, 281(1), 21-29.
Ruiz, A. & Expósito, J. (2008). Intervención es-
pecifica con internos condenados por delito Walgrave, L. (1999). La justice restaurative: à la
de violencia de género. En Rodríguez, Brin- recherche d’une théorie et d’un programme.
gas, Fariña, Arce & Bernardo (Eds.) Psicología Criminologie, 32,(1), Belgique.
Jurídica. Familia y Victimología, 6. Tomo 6.
Colección Psicología y Ley. Sociedad Españo-
la de Psicología Jurídica y Forense. Ediciones
de la Universidad de Oviedo. O. C.

REVISTA DIVERSITAS - PERSPECTIVAS EN PSICOLOGÍA - Vol. 6, No 2, 2010 373