Está en la página 1de 1

PSICOLOGÍA DEL CICLO VITAL I

Una línea de vida es una técnica psicológica que busca resaltar ciertos
momentos de cambio, experiencias importantes y modificaciones en el
rumbo de la historia personal, así como proyecciones de momentos futuros.
 En este presentaré una línea de vida que corresponden a los primeros doce
años de mi vida, poniendo en consideración los hitos más importantes, en conformidad a las dimensiones
que comprenden la unicidad de los seres humanos, a saber: dimensión biológica, psicológica, social y
espiritual.
DIMENSIÓN BIOLÓGICA:
Mes 01: nacimiento parto por cesárea, peso 3,600 gramos, altura 53 cm,
Meses 01-12: balbuceos, reconocimiento de rostros de los cuidadores, mes 08 gateo
inicial.
Meses 12-24: mes 13 primeros pasos. Aparición de primeros dientes.
02 años: control de esfínteres en vigilia. Coordinación motora para andar en triciclo.
03 años: montar en bicicleta con ruedas auxiliares.
04 años: habilidad para trepar.
05 años: altura por encima de la media
08 años: disminución de la masa corporal.
09 años: dolor en las articulaciones y huesos por rápido crecimiento.
12 años: desarrollo inicio de la pubertad.

DIMENSIÓN PSICOLÓGICA:
Meses 01-12: ciclos regulares de sueño.
 03 años: desapego regular de los cuidadores para quedarse en el kinder.
 04 años: identificación de colores primarios, números y alfabeto.
 05 años: lectura
 08 años: interés especial por la historia y la literatura
 10 – 12 años: festivales de cultura y poesía

DIMENSIÓN SOCIAL
04 años: establecimiento de un grupo de amigos. 
06 años: preferencia por los juegos grupales de imitación. 
08 años: petición de cambiar de colegio donde mi INSURANCE,
madre era mi profesora
 09 años: problemas de adaptación a un nuevo ambiente escolar
LICENSE,
 10 años: afición por escuchar historias PERMIT
de personas ancianasFEES
 12 años: accidente de tránsito, muerte de tres amigos y renuncia a los
festivales culturales.

DIMENSIÓN ESPIRITUAL
04 años: deseo de ser sacerdote.
 05 años: vida de fe practicante en entorno familiar.
 07 años: preceptos morales rígidos por parte de mi madre
 09 años: inicio de la educación en la fe y recepción de los sacramentos
de la iniciación cristiana. 
11 años: acciones filantrópicas con asociaciones culturales

EXPERIENCIAS NORMATIVAS
Abuelo paterno como referencia en el hogar
 Estrecha relación con primos, ante ausencia de hermanos en el hogar.
 Ausencia física del padre en el hogar
 Educación cerrada y rigurosa
 Vida cotidiana regida por normas constantes
 Contínuas actividades extra escolares
HITOS PERSONALES Y DESARROLLO
En líneas generales es posible decir que tuve una vida promedio, como cualquier niño normal. Es cierto que, a nivel
físico producto de un acelerado crecimiento en los momentos precisos señalados en la línea de vida, pudieran
destacar en la dimensión biológica. Cabe también la consideración de tamaño y peso al momento de nacimiento, lo
cual impidió y postergó por cinco días el trabajo de parto, además que mi madre era primeriza.
 
Nunca presenté terrores nocturnos ni miedo a la oscuridad, tampoco a dormir solo en otra habitación, cosa que por
otro lado solicité a mi madre a los nueve años. El control de esfínteres fue de manera regular lo mismo que el
dominio de la motricidad gruesa y fina respectivamente.
 
En la dimensión psicológica, es posible decir que al estar la mayor parte del tiempo con personas adultas, pude
desarrollar interés por cosas que no son normales en un niño en este periodo de vida, como las conversaciones o la
escucha de anécdotas por parte de personas ancianas. A nivel cognitiva hubo un desarrollo normal sin aparentes
dificultades de ningún tipo.
 
En lo que respecta a la dimensión social, a pesar de la independencia temprana y un carácter más bien solitario,
nunca hubo incidentes relacionarles o aislamientos preocupantes, si es cierto que, una vez enmarcados los amigos,
parecía ser difícil la amplitud al momento de que hubiesen cambios repentinos. La expresión cultural o literaria, era
el ambiente habitual para entablar amistades.
 
Por otra parte, respecto a la dimensión espiritual, es posible decir que en el hogar siempre han existido valores
sostenidos y arraigados, desde los cuales se entablaban todos los lineamientos vitales. Educación religiosa
temprana y vida relacionada con las prácticas piadosas, muchas veces a pesar de mi propia resistencia a participar
en ellas.
 
 Finalmente, como experiencia no normativa, cabe señalar el impacto en todas las dimensiones cuando a los 12
años, luego de un festival cultural, tras sufrir un accidente de tránsito, tres amigos que viajaban conmigo murieron,
otro sobrevivió pero graves secuelas psicológicas y físicas, por lo cual, los restantes decidimos dejar para siempre
aquellas actividades a las que nos dedicábamos.
Andrés Araujo 1ro Psicología C

También podría gustarte