Está en la página 1de 12

Matus Cuevas, Natalia

Universidad de Concepción
Magíster en Literaturas Hispánicas
Asignatura: Problemas de la literatura española
Módulo: Problemas de la literatura española siglo XVI Y XVII
Profesor: Gonzalo Aguayo C.

Vega, Lope de (1968). “Fuente Ovejuna” en Selección de obras


de Lope de Vega, pp. 27-100. Moretón: Bilbao.
Resumen: En este informe de lectura se analiza la obra de Lope de Vega, Fuente Ovejuna,
con el objetivo de relacionar el texto con los contextos históricos y sociales de la época.
Finalmente se realizará un análisis crítico de la obra donde se comentan las características
principales a través de ejemplos encontrados dentro del texto.
Palabras clave: Fuente Ovejuna, Lope de Vega, siglo de oro, teatro español.

Identificación, localización y contextualización


Uno de los problemas que presenta Fuente Ovejuna es que no se dispone de su
manuscrito autógrafo original, sino tan solo de libros impresos, por lo que pese a las bastas
investigaciones sobre su origen, no existe la certeza de que estos estén exentos de errores al
haber sido copiados. La publicación más antigua data de 1619 en Madrid con el nombre
Comedia famosa de Fuenteovejuna dentro de la Docena parte de las comedias de Lope de
Vega Carpio. Al respecto, el Consejo de Edición y Redacción de Prolope (2009) señala que
se trató de dos ediciones de 1619, cuyos escritos salvo pequeñas variantes son idénticos,
“coinciden a plana y renglón, y no hay un colofón que advierta de la fecha exacta de la
impresión de cada una de ellas” (p. 54). Sin embargo, en 1618 el título ya figuraba en la
lista de las obras que Lope de Vega incluyó en la novela El peregrino en su patria.
Fuente Ovejuna está inspirada casi en su totalidad en la Crónica de las tres Órdenes
y Caballerías de Santiago, Calatrava y Alcántara (1572) del licenciado Fray Francisco de
Jades y Andrada y que según señala Froldi (2002) “relata los hechos ocurridos en Fuente
Ovejuna en 1476, es decir, el asesinato, a manos del pueblo enfurecido, del señor de la
aldea, Fernán Gómez de Guzmán, comendador de la Orden de Calatrava, a causa de su
comportamiento deshonesto y violento” (s/p).
Tomando este antecedente la obra de teatro correspondería a una comedia histórica,
categoría dramática recurrente en la obra de Lope de Vega, al respecto Roquain (2015)
señala que:
“su teatro abarca un espectro de representación muy amplio, que parte de la Antigüedad y se
extiende hasta el siglo XVII, con las comedias de hechos particulares y los llamados asuntos
contemporáneos. Al elaborar una comedia histórica, el comediógrafo tiene que hacer frente a
un problema muy concreto, relacionado con las circunstancias materiales, es decir la
representabilidad de los hechos históricos” (p. 232).
Según Maravall (1975) “el Barroco español comprende, aproximadamente los tres
primeros cuartos del siglo XVII centrándose con mayor intensidad, con más plena
significación, de 1605 a 1650” (p. 24).
Efectivamente Fuente Ovejuna se escribió durante esta etapa en España, en la cual
según el mismo autor “no sería extremado decir que en todo él hay que atribuir el mayor
peso a la parte de la monarquía y del complejo de intereses monárquico-señoriales que
aquélla cubre” (Maravall 1975, p. 46). Este aspecto se ve reflejado en la obra en la que, si
bien existe la revelación de un personaje colectivo (el pueblo de Fuente Ovejuna) frente a
las injusticias cometidas por el Comendador, se reafirma finalmente la lealtad y sumisión
con la Monarquía española. Al respecto, Esquer (1968) señala que “el pueblo actúa
invocando la monarquía, a la que terminará gozosamente vinculado y sumiso” (p. 21).

Tema
En Fuente Ovejuna es posible identificar tres temas: el primero se puede catalogar
como histórico ya que sitúa al lector en el contexto de la Guerra Civil de Ciudad Real,
producida por un problema de sucesión en el que el Comendador, de espalda a los reyes
católicos, tomó posición por parte de Juana la Beltraneja, esposa de Alfonso V de Portugal.
El segundo guarda relación con los abusos ocurridos en Fuente Ovejuna por parte del
Comendador Fernán Gómez de Guzmán, hecho histórico que tuvo lugar el 23 de abril de
1476, y el tercer tema, es la relación amorosa entre Laurencia y Frondoso, quienes debe
sortear los obstáculos impuestos por el Comendador.
Sin embargo, estas tres temáticas, tienen en común el concepto del honor, que más
adelante en el análisis del texto se ejemplifica con mayor profundidad.

Resumen del argumento


Rodrigo Téllez Girón, Maestre de la Orden de Calatrava, influenció al Rey para que
impusiera a Fernán Gómez de Guzmán como comendador de la villa de Fuente Ovejuna. Al
poco tiempo se revela que éste es indigno para el puesto debido a que asedia y abusa de las
mujeres del pueblo, además de engañar al propio Maestre de Calatrava.
El comendador desea poseer a Laurencia, hija del alcalde Esteban, para que ella
acceda a sus peticiones, éste le envía regalos por medio de sus sirvientes, pero ella lo
rechaza por conservar su honor.
Un día mientras Laurencia conversaba a escondidas con su enamorado Frondoso,
estos escuchan unos pasos, por lo que el joven decide esconderse entre unas ramas. Al creer
que la joven se encontraba sola, el comendador la aborda. Laurencia lo rechaza y él la
amenaza con su ballesta. En esta escena irrumpe Frondoso, quien reaparece desde los
arbustos y salva a Laurencia tras un forcejeo, por esta acción, el Comendador jura
venganza, amenazando con ahorcar al valiente joven por su presunta falta de respeto.
Tras el incidente el comendador intenta abusar de Jacinta, una joven humilde que
defiende su honor, por lo que rechaza a Fernán Gómez de Guzmán, éste para humillarla,
manda a que sus soldados la ultrajen y de paso azoten a Mengo, hombre quien defendió el
honor de Jacinta.
Laurencia quien se impresionó por el heroico acto de Frondoso, acepta los
sentimientos del joven y se casa con él con el permiso de su padre, pero en medio de la
fiesta de matrimonio aparece el comendador con sus sirvientes para detener a Frondoso.
Esteban aboga por él, pero el comendador ordena que le quiten el bastón que simboliza su
autoridad como alcalde, además lo golpean. La joven desesperada pide que ayuden a su
padre, lo que hace enfurecer al comendador, quien finalmente ordena apresarla.
Lo ocurrido en el matrimonio de Laurencia y Frondoso genera conmoción en el
pueblo, donde ya anteriormente se había mencionado la preocupación por las malas
acciones del Comendador. Los hombres de Fuente Ovejuna se reúnen para deliberar sobre
lo acontecido, sin embargo, son interrumpidos por Laurencia, quien llega al lugar con
claros signos de haber sido herida y abusada, ella les cuenta que fue ultrajada por Fernán
Gómez de Guzmán.
La joven pide que le devuelvan su honor, increpando a los hombres del pueblo por
haber mantenido una actitud pasiva al respecto. En la ocasión les informa que acudirá ante
las mujeres de la villa para que juntas hagan pagar por sus abusos al Comendador.
El discurso de Laurencia anima a los hombres y a todo el pueblo, quiene marchan
hacía la casa del Comendador , rompen las puertas y llegan en el momento en que Frondoso
iba a ser ahorcado, luchan contra los soldados de Fernán Gómez y a él lo terminan
decapitando.
Flores, uno de los sirvientes del Comendador, logra escapar y acude hasta los Reyes
pidiendo que se haga justicia por la muerte de su señor. Esta acción desata que al pueblo
llegue un enviado del Rey para interrogar a todos los villanos y así poder encontrar al
culpable de la muerte del Comendador, pero todos los habitantes del pueblo con
anterioridad habían acordado contestar que fue Fuente Ovejuna quien mató a Fernán
Gómez de Guzmán.
Sin poder haber recabado información sobre el autor del crimen, el enviado le relata a
los Reyes lo sucedido. Finalmente Frondoso, Esteban y Mengo, en representación de todo
el pueblo le explican al monarca todos los condenables actos del ya ajusticiado
Comendador. Por su parte el Maestre Téllez reconoce que fue engañado por Fernán y se
lamenta al haberlo recomendado, por lo que el Rey sentencia que a pesar de la gravedad del
delito, resulta imposible esclarecer los hechos, por lo que ha de ser perdonado por fuerza.
Estructura del texto
La obra de teatro Fuente Ovejuna, considerada la más popular entre la basta
producción de Lope de Vega, está compuesta de tres actos con un número simétricamente
creciente de escenas: el primer acto cuenta con once escenas, el segundo acto con diecisiete
y el tercer acto con veinticinco.
Fuente Ovejuna esta escrita completamente en versos, además presenta variedad de
metros y combinaciones métricas que hacen que la obra pueda leerse con fluidez.
Respecto al argumento Esquer (1968) indica que:
“Lope ha establecido tres círculos más o menos concéntricos: uno mayor, de
situación histórica, basada en la lucha entre los Reyes Católicos y doña Juana la
Beltraneja, apoyada por Alfonso de Portugal. Junto a estos últimos estarán el
Comendador y el Maestre de Calatrava, su amigo. Dentro de esta coordenada
histórica se halla el problema colectivo de fuente ovejuna y, en el interior del
protagonista multitudinario, la pareja Laurencia-Frondoso desempeñan un papel
ligeramente destacado de figuras decisivas” (p. 21).
Con respecto a los personajes, estos corresponden a dos grupos principales que
forman un marcado dualismo moral y social: por un lado, los villanos de Fuente Ovejuna y
por el otro el Comendador y sus sirvientes. Por encima de los anteriormente señalados se
encuentran los reyes, quienes reafirmaron su poder en su aparición final que cierra el
desarrollo de la obra.
Un aspecto importante dentro de la historia, es que cada personaje adapta un lenguaje
acorde a su posición social y lo que representa. Lope de Vega lo indica en el «Arte nuevo
de hacer comedias»:
“Si hablare el rey, imite cuanto pueda
la gravedad real; si el viejo hablare,
Procure una modestia sentenciosa;
Describa los amantes con afectos
Que muevan con extremo a quien escucha” (p. 32).

Análisis formal y estilo literario


Fuente Ovejuna es una de las obras del Siglo de Oro que más ha generado
interpretaciones y discusiones respecto a tres ejes importantes: la intencionalidad del autor
a la hora de escribirla, la importancia del personaje colectivo que es Fuente Ovejuna, y la
connotación histórica que la obra de teatro posee. Sin embargo, tomando en consideración
la riqueza del texto este análisis se ha enfocado en el aspecto del honor y la honra, el cual
está presente en los tres actos, afectando las acciones de los personajes.
Sobre la obra de Lope de Vega, Casalduero (1981) señala que “el teatro de Lope no
es idealista ni abstracto: como es natural, tampoco es realista; es un espejo que refleja los
ideales trascendentes o bien los sociales” (p. 22). Esta afirmación la podemos ver al
apreciar cómo los valores mueven las acciones de los personajes durante el transcurso de la
historia, tanto de manera individual como colectiva. Sin embargo, Campos (1976) sostiene
que en esta historia “el pueblo no puede tomarse la justicia por su mano, únicamente se ha
adelantado a la acción Real acuciado por las tropelías y el mal gobierno del Comendador.
Actúa en la comedia un protagonista colectivo: el pueblo de Fuente Ovejuna” (p. 134).
El argumento de Fuente Ovejuna se basa a simple vista en los constantes ultrajes y
desagravios que realiza el comendador con las mujeres del pueblo, lo que produce una
ofensa colectiva, que es vengada con su muerte como un ajusticiamiento por el mal uso de
la autoridad. Sin embargo, todas las acciones de la historia nos van develando otros
componentes que guardan relación con la importancia del honor y la honra dentro de la
sociedad española de la época, por el cual todo parecía estar supeditado, y ante el cual
solían sacrificarse bienes, sentimientos y hasta la propia vida. El mismo Lope de Vega
señala en el Arte nuevo de hacer comedias (1976) que “los casos de honra son mejores,
porque mueven con fuerza a toda gente: con ellos, las acciones virtuosas, que la virtud es
dondequiera amada” (p. 33). De esta forma el autor se refiere a que los casos de honra
llegan a todas las personas, sea cual sea su posición social.
Como menciona Cañas (1995), se debe hacer una distinción entre los conceptos de
honor y honra, por un lado, el honor queda ligado a la forma del ser interior de las personas,
mientras que la honra corresponde al reconocimiento que entrega la sociedad a la buena
reputación de un individuo. Es precisamente la importancia del honor y la honra lo que
mueve las acciones de los personajes dentro de la obra. En el caso de las mujeres su honor
depende de su castidad antes del matrimonio, lo que afectará directamente a la honra de sus
familias.
En la escena II del acto tercero, es posible observar lo anteriormente mencionado, en
este fragmento el Regidor se refiere al ultraje del cual fue víctima Laurencia, hija del
alcalde Esteban:
“REGIDOR. Ya, todo el árbol de paciencia roto,
corre la nave de temor perdida.
La hija quitan con tan grande fiereza
a un hombre honrado, de quien es regida
la patria en que vivís, y en la cabeza
la vara quiebran tan injustamente” (p. 76).
Fernán Gómez de Guzmán, Comendador mayor de Calatrava deshonra a las mujeres
del pueblo, llevándose a la vez consigo la honra de sus padres y esposos, además maltrata a
los hombres honrados de la villa. Al respecto Ballesteros (1996) indica que “la base del
honor depositado en la mujer reside en la simbología fisiológica presente siempre, pero en
el caso del término mujer entendido como 'esposa' ese honor del marido depositado en ella
se debe a la concepción del matrimonio como dos personas en una sola carne ”(p. 60). Tal
afirmación queda expresada en la escena XI del acto segundo:
FRONDOSO. Si es eso, viva mil años,
y así se hará todo bien,
pues deseándole bien,
estarán ciertos sus daños.
Laurencia, deseo saber
si vive en ti mi cuidado,
y si mi lealtad ha hallado
el puerto de merecer.
Mira que toda la villa
ya para en uno nos tiene;
y de cómo a ser no viene
la villa se maravilla.
Los desdeñosos estremos
deja, y responde no o sí.
Laurencia. Pues a la villa y a ti
respondo que lo seremos (p. 63).
Es evidente que Fernán Gómez de Guzmán se mueve por el deseo y no por el amor,
como sí lo hace Frondoso, este es uno de los mayores contrastes que puede observarse
dentro de la obra. La relación entre Laurencia y Frondoso representa el amor honrado y
respetuoso cuyo máximo aspecto de honorabilidad y legitimación es el matrimonio, que por
supuesto, cuenta con la aprobación de su padre, el alcalde Esteban. En relación a la pareja,
Calsaduero (1981) indica que “el heroísmo de la pareja amorosa tiene sus raíces en el
pueblo todo y al pueblo todo va a parar, pero sólo el monarca puede darle un sentido. La
lasciva del hombre lleva al matrimonio, que el sacramento purifica” (p. 51).
Pero no es tan solo con las mujeres que el Comendador comete agravios, puesto que
desde el primer acto de la obra de teatro, se presenta este personaje como una figura
opuesta a lo esperado para un respetable joven noble de la época, con todas las
consideraciones que aquello implicaba, presentándose como un hombre deshonesto y sin
honor. Cañas (2010) señala que el personaje del Comendador es el más complejo de todos
“interviene tanto en la primera como en la segunda acción. Se construye sobre los tipos del
poderoso, del criado y el galán. Es en todo momento negativo” (p. 5). El Comendador se
comporta de manera tiránica, porque considera que al ser una figura de autoridad y de
buena posición social puede hacer todo lo que quiere.
COMENDADOR. Y, ¿sabe también que soy
Fernán Gómez de Guzmán?
FLORES. Es muchacho, no te asombre.
COMENDADOR. Cuando no sepa mi nombre,
¿no le sobra el que me dan
de Comendador mayor?
ORTUÑO. No falta quien le aconseje
que de ser cortés se aleje.
COMENDADOR. Conquistará poco amor.
Es llave la cortesía
para abrir la voluntad,
y para la enemistad,
la necia descortesía.
ORTUÑO. Si supiese un descortés
cómo lo aborrecen todos
- y querrían de mil modos
poner la boca a sus pies-
Antes que serlo ninguno
Se dejaría morir (p. 29).
En el extracto anteriormente citado queda de manifiesto cómo el Comendador en la
casa del Maestre de Calatrava se molesta de sobremanera porque éste tarda en recibirlo,
aludiendo a que una autoridad como él no puede esperar, develando así una concepción
opuesta del honor y la templanza, valores propios de un noble de la época. Esta misma
afirmación se puede encontrar en la IX escena del acto segundo:
COMENDADOR. Quisiera en esta ocasión
que le echarais diligente
a una liebre que por pies,
por momentos se me va.
ESTEBAN. Sí haré, par Dios. ¿Dónde está?
COMENDADOR. Allá vuestra hija es.
ESTEBAN. ¡Mi hija!
COMENDADOR. Sí.
ESTEBAN. Pues ¿es buena para alcanzada de vos?
COMENDADOR. Reñilda, alcalde, por Dios.
ESTEBAN. ¿Cómo?
COMENDADOR. Ha dado en darme pena.
Mujer hay, y principal,
de alguno que está en la plaza,
que dio, a la primera traza,
traza de verme.
ESTEBAN. Hizo mal;
y vos, señor, no andáis bien
en hablar tan libremente.
COMENDADOR. ¡Oh, qué villano elocuente! (p. 55).
Es en esta escena cuando el Comendador a través del uso de la metáfora le expone al
alcalde Esteban que tiene intenciones de mantener relaciones con su hija Laurencia.
Esteban le pregunta en tono irónico si ella esta a la altura de su posición social desatando la
respuesta de Fernán Gómez de Guzmán ante la presencia de Leonelo y el Regidor, en la
cual declara que los villanos no tienen honor, puesto que esta cualidad pertenece solo a los
hombres nobles:
LEONELO. ¿Vióse desvergüenza igual?
COMENDADOR. Pues ¿he dicho cosa alguna
de que os pese, Regidor?
Lo que decís es Injusto; no lo digáis,
que no es justo que
nos quitéis el honor.
¿Vosotros honor tenéis?
¡Que freiles de Calatrava! (p. 56).
En contraposición a este personaje, Lope de Vega nos muestra otros personajes
virtuosos cuyas acciones se basan en los valores y en sentimientos sinceros. Un claro
ejemplo de esto es lo que puede observarse en la tercera escena de la obra donde aparecen
las labradoras Pascuala y Laurencia, quienes conversan sobre las insistencias de Fernán
para seducir a Laurencia, quedando de manifiesto que la joven no se ha dejado deslumbrar
por las riquezas que le ha mostrado el Comendador, sino que firme a sus convicciones y
dignidad lo ha rechazo:
LAURENCIA. Luego la infamia condeno.
¡Cuántas mozas en la villa,
del Comendador fiadas,
andan ya descalabradas!
PASCUALA. Tendré yo por maravilla
que te escapes de su mano.
LAURENCIA. Pues en vano es lo que ves,
porque ha que me sigue un mes,
y todo, Pascuala, en vano,
Aquel Flores, su alcahuete,
y Ortuño, aquel socarrón,
me mostraron un jubón,
una sarta y un copete.
Dijéronme tantas cosas
de Fernando, su señor,
que me pusieron temor;
mas no serán poderosas
para contrastar mi pecho (p. 34).
La misma situación se repite en la escena XI del acto segundo, cuando el
Comendador asecha a Jacinta, la joven humilde hace eco de su dignidad pese a su posición
social.
COMENDADOR. Tú, villana, ¿por qué huyes?
¿Es mejor un labrador
que un hombre de mi valor?
JACINTA. ¡Harto bien me restituyes
el honor que me han quitado
en llevarme para ti!
COMENDADOR. ¿En quererte llevar?
JACINTA: Sí;
porque tengo un padre honrado,
que si en alto nacimiento
no te iguala, en las costumbres
te vence (pp. 63-64).
Ambas mujeres aman su honor por encima de todo. Esta virtud las hace personajes
honorables en contraposición con el Comendador. Para Casalduero (1981) “el mayor
conflicto de la obra es que la mujer consiga no caer en las asechanzas que le tiende el
hombre” (p. 29). Es evidente la manera en la que Laurencia elige defender su honor,
denunciando los comportamientos lascivos del Comendador y demostrando la nobleza de
sus actos, al igual que Frondoso, quien muestra coraje y valentía para defenderla, llegando
a poner en riesgo su propia vida.
Con respecto a la relación entre Laurencia y Frondoso, Campos (1976), indica que
esta historia “va a servir para que el espectador personalice la conducta del comendador en
su actitud hacia los enamorados” (p. 132). Por su parte, Calsaduero señala que el personaje
del comendador “va circunscribiendo su figura como amor pasión opuesto a amor casto y
sensualidad, vicio, ciudad opuestos a pureza virtud aldea” (p. 31). 
Uno de los diálogos más importantes dentro de la obra es el que se encuentra en la
escena III del acto tercero, cuando una desmelenada Laurencia irrumpe en la reunión en la
que se encontraban los hombres del pueblo para increpar a su padre y a los demás villanos
por no enfrentarse al Comendador y castigarlo por las atrocidades que ha cometido. La
joven defiende su honor y el de las demás mujeres que fueron ofendidas en el pueblo.

LAURENCIA. ¿Vosotros sois hombres nobles?


¿Vosotros, padres y deudos?
¿Vosotros, que no se os rompen
las entrañas de dolor,
de verme en tantos dolores?
Ovejas sois, bien lo dice
de Fuente Ovejuna el nombre.
Dadme unas armas a mí,
pues sois piedras, pues sois bronces,
pues sois jaspes, pues sois tigres...
Tigres no, porque feroces
siguen quien roba sus hijos,
matando los cazadores
antes que entren por el mar
y por sus ondas se arrojen.
Liebres cobardes nacistes;
bárbaros sois, no españoles
Gallinas, ¡vuestras mujeres
sufrís que otros hombres gocen!
Poneos ruecas en la cinta.
¿Para qué os ceñís estoques?
¡Vive Dios, que he de trazar
que solas mujeres cobren
la honra destos tiranos,
la sangre destos traidores,
y que os han de tirar piedras,
hilanderas, maricones,
amujerados, cobardes,
y que mañana os adornen
nuestras tocas y basquiñas,
solimanes y colores! (p. 78)
A través de este discurso Laurencia presenta a las mujeres como las poseedoras del
honor de la villa, convocando a que el pueblo se revele contra las injusticias del
Comendador. Este diálogo es crucial para el desenlace de la obra, ya que es un llamado a la
acción de los demás personajes.
Un detalle muy importante dentro de esta escena es la forma en la que Lope de
Vega describe el cabello de la joven, referido a esto Casalduero (1981) indica que “el
desorden de su peinado es signo de ira, pero lo es porque al mismo tiempo es testimonio de
la lucha sostenida para defender su honor” (p. 46).
En los ejemplos mencionados se puede vislumbrar cómo el aspecto del honor juega
un papel primordial en el desarrollo de la historia y en el desenlace en el que el protagonista
colectivo; el pueblo de fuente Ovejuna toma la justicia por sus manos para castigar las
malas acciones ejercidas por el comendador bajo el amparo del poder, sin embargo este
accionar no culmina con la elección de un propio Comendador para ser gobernados, quien
bien podría haber sido Frondoso, sino que se ponen a disposiciones de los reyes como
súbditos sumisos que solo esperan vivir en paz.

Conclusiones
Fuente Ovejuna es un episodio histórico situado geográficamente en Córdoba,
España. Se esgrimen temas principales como el poder colectivo, el que se aprecia en la
historia contemporánea de Chile actual, también el abuso de poder, tema no ajeno al
presente ni a la España de los reyes católicos, la deshonra como eje fundamental, la cual es
castigada con la muerte del Comendador.
En esta historia hay dos importantes reafirmaciones hacia el orden social, por un lado
la Iglesia como la institución que valida el amor entre dos honorables Laurencia y Frondoso
y por el otro, la Monarquía como los gobernantes que vuelve a poner orden en la aldea de
Fuente Ovejuna.
Los personajes muestran contrastes: humildes y nobles, honorables y tiranos,
honestos y falsos. Estas dualidades provocan tensiones que hacen atractiva la obra, además
da pie a reflexiones sobre el comportamiento humano y las costumbres de la época.
El texto sobre abuso por parte del poderoso a los villanos dignos y humildes, pero
también retrata la situación política de España en tiempos de guerra civil. De este modo el
autor toma una excusa para desentrañar una trama mucho más compleja que nos invita a
pensar los conflictos socio-políticos de otra manera, teniendo en consideración la historia
de España, Fuente Ovejuna puede ser aplicable no solo al período al cual se remite, sino
que es una constante que se repite en reiteradas ocasiones.
Ya se ha dicho anteriormente que la obra en sí es de gran relevancia para la literatura,
es de este modo que concluye de una manera magistral, así lo expresa Dixon, quien señala
“Difícilmente podríamos imaginar una escena final más calculada y equilibrada, que
sintetizara mejor los distintos temas de la obra, o una serie de soluciones que complaciera
más a todo el variado público de la época de Lope” (p. 166).

Referencias bibliográficas
Ballesteros, Ana. (1996) . “Una clave de honor desde un símbolo espacial”. Studia
Aurea. Actas del III Congreso de la AISO. Recuperado de
https://cvc.cervantes.es/literatura/aiso/pdf/03/aiso_3_2_008.pdf
Campos, Jorge (1976). Prólogo. En Arte nuevo de hacer comedias/ Fuenteovejuna.
Santillana: España.
Casalduero, Joaquín. (1981). Estudios sobre el teatro español. Editorial Gredos:
Madrid.
Cañas, Jesús. (1995). Honor y honra en el primer Lope de Vega: las comedias del
destierro. Universidad de Extremadura: Cáceres.
Cañas, Jesús. (2010). En torno a Fuente Ovejuna y su personaje colectivo. Editorial
del Cardo: Extremadura.
Dixon, Víctor. (1988) “Su majestad habla en fin, como quien tanto ha acertado”. La
conclusión final de Fuente Ovejuna. Criticón. Vol. 1. Nº 42. pp. 155 - 168.
Froldi, Rinaldo. (2002) Introducción a Lope de Vega, Fuenteovejuna. Recuperado de
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/introduccin-a-lope-de-vega-fuenteovejuna-
0/html/ff2c7cf6-82b1-11df-acc7-002185ce6064_1.htm
Esquer, Ramón. (1968). Prólogo. En “Fuente Ovejuna” en Selección de obras de
Lope de Vega. Moretón: Bilbao. pp. 11 - 26
Maravall, José Antonio. (1975). La cultura del Barroco. Editorial Ariel: Barcelona.
Consejo de Edición y Redacción de Prolope (2009). Fuenteovejuna. Universidad
Autónoma de Barcelona: Barcelona. Recuperado de:
https://www.academia.edu/39488013/FUENTEOVEJUNA2_book_web
Roquain, Alexandre. (2015) Tiempo dramático e intriga secundaria en la comedia
histórica de Lope de Vega. Tiempo e historia en el teatro del siglo de oro. Actas selectas del
XVI Congreso Internacional. Ed. Rouane Soupault, I. Meunier, P. Pp. 242-244
Vega, Lope de (1976). Arte nuevo de hacer comedias/ Fuenteovejuna. Santillana:
España.