Está en la página 1de 4

HEMATOQUECIA

La hematoquecia hace referencia al paso de sangre brillante por el recto.


El sangrado rectal implica un amplio espectro clínico que va desde un sangrado trivial hasta
una hemorragia masiva. No obstante, el sangrado en el recto es un problema médico
común y la mayoría de los pacientes no presentan sangrado severo, por lo que no requieren
hospitalización ni cuidados intensivos.
La hematoquecia casi siempre se origina en el colon. Para evaluar su origen y sus causas, se
suele llevar a cabo un examen colonoscópico que permita diagnosticar al paciente. Salvo en
casos severos, el tratamiento suele ser ambulatorio.

CONCEPTO 2:
Hematoquecia. Salida de sangre roja a través del recto. Normalmente se produce por
una hemorragia en el colon o en el recto, pero puede ser el resultado de una hemorragia
en tramos superiores del tracto digestivo, dependiendo de la velocidad de tránsito. Entre
las causas de hematoquecia se encuentran el cáncer, la colitis y las úlceras. La sangre en las
heces puede provenir de cualquier parte a lo largo del tubo digestivo desde la boca hasta el
ano. Puede estar presente en cantidades tan pequeñas que usted no puede realmente verla
y sólo se puede detectar mediante un examen de sangre oculta en heces.

Nombres alternativos

Sangre en las heces; heces negras o alquitranosas; melena o heces con sangre o
alquitranosas

Aspectos generales

Cuando hay suficiente sangre para cambiar la apariencia de las heces, el médico
particularmente necesitará saber el color exacto para ayudar a encontrar el sitio del
sangrado. Para hacer un diagnóstico, el médico puede utilizar una endoscopía o estudios
radiográficos especiales. Las heces color marrón o rojo vivo por lo general sugieren que la
sangre proviene de la parte inferior del tubo digestivo (intestino grueso, recto o ano). Sin
embargo, algunas veces, un sangrado masivo o rápido en el estómago ocasiona heces de
color rojo brillante. Las heces negras suelen indicar que la sangre proviene de la parte
superior del tracto gastrointestinal que abarca el esófago, el estómago y la primera parte
del intestino delgado. La sangre tendrá una apariencia típica de alquitrán después de
haber estado expuesta a los jugos digestivos del cuerpo a medida que pasa a través de los
intestinos. La ingestión de regaliz negro, plomo, pastillas con hierro, medicamentos que
contengan bismuto como Pepto-Bismol, o el consumo de arándanos también pueden
ocasionar heces negras. Así mismo, las remolachas y los tomates algunas veces pueden
hacer que las heces aparezcan de color rojizo. En estos casos, el médico puede examinar
las heces con un químico para descartar la presencia de sangre. El sangrado activo en el
esófago o en el estómago, como en el caso de enfermedad de úlcera péptica, igualmente
puede causar vómitos con sangre.

Causas

La parte superior del tubo digestivo por lo regular causa heces negras debido a:

• Vasos sanguíneos anormales (malformación vascular).


• Un desgarro en el esófago debido a vómitos muy fuertes (desgarro de Mallory-Weiss).
• Sangrado del estómago o úlcera duodenal.
• Inflamación del revestimiento del estómago (gastritis).
• Falta de flujo sanguíneo apropiado a los intestinos (isquemia intestinal).
• Traumatismo o cuerpo extraño.
• Vasos sanguíneos dilatados o demasiado grandes (llamados várices) en el esófago o el
estómago.

La parte inferior del tubo digestivo por lo regular provoca heces de color marrón o rojo
brillante, o heces con sangre debido a:

• Fisuras anales.
• Isquemia intestinal (cuando se interrumpe la circulación a una parte de los intestinos).
• Pólipos o cáncer de colon.
• Diverticulosis (bolsas anormales en el colon).
• Hemorroides
• Enfermedad intestinal inflamatoria (como enfermedad de Crohn o colitis ulcerativa).
• Infección intestinal (como la enterocolitis bacteriana).
• Tumor del intestino delgado.
• Traumatismo o cuerpo extraño.
• Malformación vascular (acumulaciones anormales de vasos sanguíneos
llamadas malformaciones arteriovenosaso MAV).

Exámenes complementarios que se relizan para diagnosticarla

• Angiografía
• Estudios con ingestión de bario.
• Gammagrafía del sangrado.
• Análisis de sangre, como conteo sanguíneo completo (CSC) y fórmula
leucocitaria, químicas séricas y estudios de coagulación.
• Colonoscopia
• Esofagogastroduodenoscopia o EGD.
• Coprocultivo.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa y de la gravedad del sangrado. En caso de un sangrado


grave, el paciente debe ser hospitalizar para realizarle un control y una evaluación. Si se
presenta un sangrado profuso, se le realizará un monitoreo en una unidad de cuidados
intensivos. El tratamiento de emergencia puede incluir una transfusión de sangre. Si la
persona ha eliminado mucha sangre, puede necesitar tratamiento urgente, que puede
abarcar:
• Transfusiones de sangre.
• Líquidos a través de una vena.
• Embolization por radiología intervencionista (un procedimiento para bloquear a los
vasos sanguíneos que pueden estar sangrando).
• Medicamentos para disminuir el ácido gástrico.
• Posible cirugía si el sangrado no se detiene.

Prevención

El tratamiento de las causas de la enfermedad hepática puede prevenir el sangrado.


Asimismo, el tratamiento preventivo de las várices con medicamentos, tales como los
betabloqueadores o con ligadura endoscópica con bandas elásticas, puede ayudar a
prevenir el sangrado. Se debe considerar la posibilidad de realizar un trasplante de hígado
a algunos pacientes. Otras medidas preventivas abarcan:

• Controlar los factores de riesgo, como las arritmias cardíacas, la hipertensión arterial y
el colesterol alto.
• No fumar.
• Consumir una dieta nutritiva.
• Tratar rápidamente las hernias.

Fuentes

• Artículo Hematoquecia, disponible en MedlinePlus.Consultado el 22 de enero de 2012.


• Artículo Hematoquecia, disponible en Medciclopedia.Consultado el 22 de enero de
2012.