Está en la página 1de 2

www.infobuscador.

net
Autor: AnimacionServicios Educativos
Website: http://animacion.synthasite.com

Indicadores de malos tratos a menores


Muchos son los indicadores presentados por los niños que nos informan que se están produciendo malos tratos o
abandonos. Son signos tanto físicos como en su comportamiento personal y social. Por si solos no son suficientes
para demostrar la existencia de malos tratos ya que habrá que considerar la frecuencia, cómo se han producido,
dónde, con quién, circunstancias, características determinadas para cada caso...

Indicadores presentados por los niños:

- Físicos: Señales físicas repetidas como cardenales, quemaduras, presencia de dolores frecuentes sin causa
aparente, problemas de malnutrición, vómitos, problemas en el desarrollo evolutivo, retraso en el crecimiento, falta
de cuidados médicos básicos...
- Comportamentales: Cansancio, conductas agresivas, rabietas severas, relaciones hostiles o distantes, conducta
de masturbación en público, conductas antisociales, regresiones conductuales como mutismo o miedo.
- Emocionales: Apatía, actitud hipervigilante, intento de suicidio, trastornos del sueño o de alimentación, trastornos
en la relación...

Los niños abusados sexualmente presentan unos indicadores específicos respecto a otro tipo de maltrato:
Desconfianza, incertidumbre y silencio cuando se les pregunta, lesiones en la zona genital, manifestaciones de
temor, rechazo a estar a solas en presencia del agresor, problemas nocturnos, conductas sexuales inapropiados a
su edad, dificultades para andar o sentarse, agresividad sexual hacia otros niños, intenso sentimiento de culpa,
conductas represivas...

Indicadores presentados por los padres:

Los indicadores presentados por los padres o cuidadores que tienen a su cargo menores son conductas o
actitudes que nos indican la posibilidad de que se están produciendo situaciones de maltrato. Son difíciles de
observar teniendo que inferirse a través de otros medios: Centros escolares, sistema sanitario, servicios sociales o
vecindario. Podemos destacar: Poca preocupación por el bienestar de los hijos, poca vigilancia, desvalorización en
público, escasa relación afectiva compensada con bienes materiales, trato desigual ante hermanos, justificación de
disciplina autoritaria, aislamiento social, abuso de sustancias, relaciones de pareja desestructurada, peleas
agresivas entre ellos...

Detectados por el psicólogo:

Únicamente se detecta aquello que se conoce, de ahí que el psicólogo deba tener información actualizada sobre:

- Las características específicas de la dinámica relacional que generan los malos tratos.
- Los factores de riesgo.
- Los indicadores que hagan sospechar la existencia de maltrato de tipo físico, emocional, conductual y sexual.
- Los efectos que comportan los malos tratos en el desarrollo de los niños y los jóvenes.

Saber que existen innumerables mitos y falsas creencias en relación al tema que dificultan la detección. Por
ejemplo, el pensar que sólo se producen en determinados niveles socioeconómicos o culturales, considerar que
los abusos intrafamiliares son poco frecuentes...

- Actitud del psicólogo: Se recomienda escuchar, atender y dar siempre credibilidad a las manifestaciones
efectuadas por niños y adolescentes. Si posteriormente se considerase que aquello que nos han manifestado no
es creíble, tendremos que valorar qué es lo que les ha conducido a expresarse en dicho sentido, ya que puede
indicar la existencia de un malestar que requiere orientación.

- Actuación:

- Objetivar y contrastar la posible detección, e intercambiar puntos de vista con otros profesionales del mismo
equipo o de otros servicios.

page 1 / 2
www.infobuscador.net
Autor: AnimacionServicios Educativos
Website: http://animacion.synthasite.com

- Evaluar el nivel de urgencia de la situación.

Se pueden distinguir tres tipos de situaciones: De riesgo, de sospecha o de certeza de maltrato. En cada uno de
los casos la evaluación de urgencia se hará en función de:

- La necesidad de asistencia médica o psicosocial del menor.


- La necesidad de protección judicial-policial-administrativa del menor.
- La necesidad de recoger pruebas forenses antes de la desaparición de éstas.

La actuación en situación de crisis debe permitir asegurar la protección del menor reduciendo con ello al máximo
su sufrimiento. Es preciso mantener una postura reflexiva y activa en la que se evitará tanto la precipitación como
la inhibición.

La notificación consiste en comunicar aquello que sabemos a los equipos de la Administración que se ocupan de
la protección del niño o a los de la Justicia, que están organizados en el territorio conforme a unos circuitos que es
preciso conocer. La notificación es uno de los primeros pasos que deben darse para ayudar al niño y a los adultos,
al margen de la dimensión punitiva que más tarde pueda de ella derivarse.

Detectados por el sistema sanitario:

Tanto la atención temprana como la especializada pueden detectar los malos tratos que se produzcan dentro de
la familia:

- En el menor: Pudor inexplicable de la exploración genital, miedo injustificado a la visita médica, cambio
conductual con respecto a su casa...
- En los cuidadores: Despreocupación en el cumplimiento de tratamientos médicos, en la administración de
vacunas, escasa dedicación cuando está hospitalizado, no comparecencia a las visitas médicas...

Detectados por el sistema educativo:

En el ámbito educativo los maestros, psicólogos, psicopedagogos u otros profesionales que allí trabajen pueden
detectar distintos indicadores. Estos indicadores no nos llevan a un diagnóstico de desprotección infantil pero si a
vigilar a las familias bajo sospecha. Nos encontramos con:

- En el menor: Ausencias injustificadas y repetidas, síndrome inverso a la escolaridad (deseo del inicio de las
clases el lunes y rechazo a abandonarla los viernes), tendencia a dormirse en clase, negativas por parte del niño a
regresar a su casa, llamadas continuas de atención, cambios en el rendimiento escolar...
- En los cuidadores: Desinterés por los profesores o actividades escolares, muy críticos con sus hijos, no justifican
sus ausencias escolares, ofrecen explicaciones ilógicas a las lesiones del niño...

Mas informacion

page 2 / 2

Powered by TCPDF (www.tcpdf.org)