Está en la página 1de 1

TEXTO.

JUAN 2:1-11
TEMA. PROVOCANDO ALGO MEJOR

INTRODUCCION
¿Alguien ha pasado o está pasando alguna aflicción?
Habrá tiempos de aflicción, de problemas, de falta de vino.
Habrá momentos en que el vino va a faltar.
El vino es sinónimo de gozo, placer, alegría, prosperidad. En esta boda el vino se había
terminado. Hay dos opciones. Una es quedarte con los brazos cruzados y no hacer nada y la otra es
moverte, actuar, hacer algo, provocar que el vino se multiplique.
Hay personas que lo único que hacen es criticar, pero hay otros que se mueven para provocar.
María fue una de ellas, dijo yo voy a hacer que el gozo vuelva. Deja de juntarte con gente que habla
y júntate con gente que hace. Marcos 10:46-52 nos muestra un ejemplo de alguien que provocó el
poder de Jesús. Las características de los provocadores de Dios.

I. VEN LAS CALAMIDADES COMO OPORTUNIDADES. Vv. 3, 11; Vv. Juan 11:4.
II. NO LES IMPORTA ROMPER PROTOCOLOS. Vv. 6.
1. Lo que importa es hacer lo que Dios dice, no lo que los hombres dicen.
2. Rompe con los protocolos que no te permiten ser bendecido.
III. NUNCA ACEPTAN UN NO COMO RESPUESTA. Vv. 3-5
1. Marcos 7:25-29. La mujer Sirofenicia, no aceptó un no.
IV. ENTIENDEN EL PODER DE LA ACCIÓN. Vv. 5.
1. La fe sin obras está muerta. Santiago 2:17.
2. Salmo 1:3 “...Y todo lo que haga prosperará...”
3. La Acción es la que desata la bendición

CONCLUSION.
Dios puede hacer en minutos lo que al hombre le toma años (Un buen vino (“gran reserva”) se hace
en un tiempo de 6 - 8 años) Dios convirtió el agua en vino en unos minutos. Dios siempre tiene poder
para hacer el milagro, solo debes provocarlo. Y la bendición que Dios te dé a ti, podrá alcanzar a
muchos. (Del vino tomaron todos en la fiesta)
Ejemplo de hombres provocadores de algo más

Jeremías 15:1. El Señor me dijo: "Aunque Moisés y Samuel se presentaran ante mí, no tendría
compasión de este pueblo. ¡Échalos de mi presencia! ¡Que se vayan!
Ezequiel 14:13-14. "Hijo de hombre, si un país peca contra mí y persiste en su infidelidad, yo levantaré
mi mano contra él; le quitaré las provisiones, lo sumiré en el hambre, y arrasaré a sus habitantes y a
sus animales. Y aun si Noé, Daniel y Job vivieran en ese país, sólo ellos se salvarían por su justicia.
Lo afirmo yo, el Señor omnipotente.