Está en la página 1de 2

Tema. Visión ¿de estanque o de rio?

Texto. Juan 5:1-8, Ezequiel 47:1:12


INTRODUCCION
Visión: Mirar más allá de lo que ves. No es mirar solo el presente, sino, también el futuro.
Juan 5:1-8 Algún tiempo después, se celebraba una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.
Había allí, junto a la Puerta de las Ovejas, un estanque rodeado de cinco pórticos, cuyo nombre en
arameo es Betzata o Bethesda. En esos pórticos se hallaban tendidos muchos enfermos, ciegos,
cojos y paralíticos. Entre ellos se encontraba un hombre inválido que llevaba enfermo treinta y ocho
años. Cuando Jesús lo vio allí, tirado en el suelo, y se enteró de que ya tenía mucho tiempo de estar
así, le preguntó: --¿Quieres quedar sano? --Señor --respondió--, no tengo a nadie que me meta en
el estanque mientras se agita el agua, y cuando trato de hacerlo, otro se mete antes.--Levántate,
recoge tu camilla y anda --le contestó Jesús.
1. LA VISIÓN DE ESTANQUE DE BETHESDA que está cerca del templo y cerca del lugar donde
pasan las ovejas para el sacrificio, es como la visión de iglesia que su prioridad son los sacrificios,
que se mantiene cerca de la presencia de Dios no en la presencia de Dios, dispuesta para mostrar
misericordia a todos aquellos que vengan a sus aguas a recibir el milagro esperado. Pero no hay
pruebas de que en el lugar sucedan tales cosas.
Hay muchas personas con necesidades buscando solución, buscando un milagro. Muchos saben que
hay una iglesia, hay un estanque, pero no se atreven a llegar porque ya hay muchos en el mismo lugar
esperando, o porque no tienen quien los lleve al lugar.
Ezequiel 47:1-12 El hombre me trajo de vuelta a la entrada del templo, y vi que brotaba agua por
debajo del umbral, en dirección al oriente, que es hacia donde da la fachada del templo. El agua corría
por la parte baja del lado derecho del templo, al sur del altar. Luego el hombre me sacó por la puerta
del norte, y me hizo dar la vuelta por fuera, hasta la puerta exterior que mira hacia el oriente; y vi que
las aguas fluían del lado sur. El hombre salió hacia el oriente con una cuerda en la mano, midió
quinientos metros y me hizo cruzar el agua, la cual me llegaba a los tobillos. Luego midió otros
quinientos metros y me hizo cruzar el agua, que ahora me llegaba a las rodillas. Midió otros quinientos
metros, y me hizo cruzar el agua, que esta vez me llegaba a la cintura. Midió otros quinientos metros,
pero la corriente se había convertido ya en un río que yo no podía cruzar. Había crecido tanto que sólo
se podía cruzar a nado. Entonces me preguntó: "¿Lo has visto, hijo de hombre?" En seguida me hizo
volver a la orilla del río, y al llegar vi que en sus márgenes había muchos árboles. Allí me dijo: "Estas
aguas fluyen hacia la región oriental, descienden hasta el Arabá, y van a dar al Mar Muerto. Cuando
desembocan en ese mar, las aguas se vuelven dulces. Por donde corra este río, todo ser viviente que
en él se mueva vivirá. Habrá peces en abundancia porque el agua de este río transformará el agua
salada en agua dulce, y todo lo que se mueva en sus aguas vivirá. Junto al río se detendrán los
pescadores, desde Engadi hasta Eneglayin, porque allí habrá lugar para secar sus redes. Los peces
allí serán tan variados y numerosos como en el mar Mediterráneo. Pero sus pantanos y marismas no
tendrán agua dulce, sino que quedarán como salinas. Junto a las orillas del río crecerá toda clase de
árboles frutales; sus hojas no se marchitarán, y siempre tendrán frutos. Cada mes darán frutos nuevos,
porque el agua que los riega sale del templo. Sus frutos servirán de alimento y sus hojas serán
medicinales.

2. LA VISIÓN DE RIO que sale del templo, es como la visión de iglesia que su prioridad es la
adoración, adoración de serafín, en espíritu y verdad, que están en la presencia de Dios, pasan tiempo
en su presencia y que entienden que después de estar en el altar, en el templo, en su presencia, no
esperan que las personas vengan sino, que ellos salen como un rio que sale de la presencia de Dios.
Mientras más lejos llega el rio, más crece el poder de él. Este produce milagro, sanidad, restauración,
etc. Hasta lo imposible el rio de Dios lo hace posible
Hay muchas personas con necesidades buscando solución, buscando un milagro. Necesitan una
iglesia que fluya como un rio acercándose a ellos, llevando el poder de Dios hasta sus poblaciones.
Si no pueden llegar al estanque de Bethesda, el rio de Dios que sale de su trono puede llegar hasta
ellos.
CONCLUSION
En el estanque hubo uno que fue en contra del sistema, no esperó que el paralitico fuera al estanque,
sino, que él fue hacia el paralitico. JESUS es el rio de Dios que nació desde su trono y bendice a la
humanidad.
Llevemos ese rio a la humanidad, eso es lo que quiere Dios
Cada mes darán frutos nuevos, porque el agua que los riega sale del templo. Sus frutos servirán de
alimento y sus hojas serán medicinales.