Está en la página 1de 64

ENCUENTROS

CON CRISTO

ENCUENTRO
PARA 4 AÑOS

El Amigo Jesús
Caras Felices

Eduardo Levy, S.J.


Cuarta edición Año 2000

Con las debidas licencias. Todos los derechos reservados.


Guadalajara, México
Registro de Autor No. 03-1999-080412201600-01

Pedidos a:
Eduardo Levy, S. J.
Francisco Javier Gamboa 392-1
Sector Juárez
Guadalajara 44150 Jalisco, México
Tel. (3) 616-75-95 615-02-95 Fax (3) 616-90-17

Impreso en México
Printed in Mexico
Nuestra esperanza es Dios
que vive en los niños
y los niños donde vive Dios

3
INDICE

PRESENTACION ............................................................................... 5

PRIMERA PARTE
ORGANIZACION DEL ENCUENTRO

1. Objetivos y engrajane de ideas ........................................................ 7


2. Preparación ..................................................................................... 8
Sugerencia de circular ...................................................................... 11
Lo que se debe llevar y preparar ...................................................... 12

SEGUNDA PARTE
REALIZACION DEL ENCUENTRO

Saludo, presentación, canto y juegos ....................................................... 16


El tren de la alegría ................................................................................. 18
Jesús es bueno ........................................................................................ 19
Caras tristes y caras felices ..................................................................... 20
Animales fieras y humanos ..................................................................... 20
Títeres y escenas de las maestras ............................................................ 22
El pozo del egoísmo y compartir ............................................................ 24
El perrito del remordimiento y el angelito de la paz ............................... 25
Compartir la comida y con los pobres .................................................... 26
La piedra dura, apera y fría .................................................................... 27
Fotos y colorear los corazones ............................................................... 29
Escribir y enviar la oración ..................................................................... 30
Ofrecer sus corazones y salir alegres ...................................................... 31

4
PRESENTACION

Me parecía que un Encuentro con Cristo para cuatro años era impensable,
pues un Encuentro supone un nivel mínimo de capacidad de atender,
entender, pensar, conectar, proponer, recordar, que a los cuatro años no se
tiene. Sin ese nivel me parecía que era jugar y que no se debe jugar con
experiencias que merecen respeto.
Ahora presento este Encuentro, sé que algunos al ver cuatro años
sonreirán, algunos con benevolencia, otros pensarán que ya estoy extrapolando
y sonreirán como ante una exageración ingenua o graciosa.
Después de haberlo hecho varias veces no puedo menos de darle gracias
a Dios de haber encontrado las personas que me motivaron a intentar lo que
me pareció al principio audacia o juego. Ahora veo que lograr la experiencia
que se logra con los niños, su educadora, maestras del jardín y con algunos de
sus papás, es una experiencia, no sólo feliz, sino muy valiosa.
El valor de este Encuentro con Cristo no se puede medir por lo que los
niños entendieron y pueden repetir; se debe medir por lo que significó para
ellos desearlo, esperarlo, gozarlo y recordarlo como una vivencia muy
especial y significativa que su educadora va a ir haciendo asimilar con sus
pocos pero importantísimos mensajes: Jesús es Dios que quiere ser amigo,
hay que ir a su encuentro con entusiasmo y alegría. Dios, Jesús, es muy bueno,
nos da nuestro cuerpo y un corazón para amar. Quiere que seamos felices. Por
eso no quiere que les hagamos a otros lo que no nos gusta que nos hagan y les
hagamos lo que nos gusta que nos hagan. No debemos ser egoístas corazón
de piedra, sino querernos, compartir y respetarnos. Jesús vive en nosotros y
nosotros en Jesús. Dios es nuestro Padre, hay que comunicarnos con él y
ofrecerle nuestro corazón.
El mensaje es bueno lo entienden, y si su maestra pone interés en que los
niños hagan suyo el mensaje en su vida de todos los días, se logra hacer de este
año un año de verdadera formación.
Pero hay otro valor por el que este Encuentro conviene hacerse y hacerse
lo mejor posible. Es la asociación en los niños de Dios, de Jesús, de una
experiencia religiosa, con una mañana feliz, especialmente gozosa y signifi-
cativa. Esta asociación gozo-Dios va a regar hondo las raíces de su vida
religiosa. Es algo que a esta edad es importante lograr.

5
Este Encuentro está hecho después de todos. Al hacerlo tenía claro todo
el proceso que había vivido y gozado tantas veces; sabía por experiencia qué
iba correspondiendo a cada edad, para ir logrando un crecimiento humano y
cristiano. Esto me hizo ver claramente las semillas de todo el proceso y, con
gran gusto, vi que muchas de ellas se podían sembrar ya desde los cuatro años.
El proceso me puso en la mano las semillas por sembrar y al sembrarlas vi que
estaba generando la raíz de todo el proceso.
Este Encuentro nació en Bucaramanga, Colombia, en Agosto del 92. Esta
es la cuarta edición después de una Mexicana, una Colombiana y una
Argentina. Los cambios son en varios detalles importantes: Hay una canción
a la Vírgen María en su momento; las canicas las cambiamos por dulces; a la
piedra le ponemos algo que huela un poco mal y hacemos una oración con ella
en la mano; el Jesús de cuatro años está más hermoso, resistente, manejable
y a la venta; los papás llevan a sus hijos al fin a dejar su corazón y los bendicen
antes de recoger su instrumento, símbolo de su alegría.
Para sintetizar y reafirmar, como los niños muy pronto se desconcentran,
se recurre a oraciones que repiten; a discursos que va diciendo el director
como si lo dijera el niño, como un muñeco al que se le mueven las manos; a
palabras a un objeto que los representa.

Doy gracias a Dios por haberme permitido hacer este Encuentro y gozar
haciéndolo con sus pequeños hijos para hacer que lo comprendan y sientan
como el Dios bueno quien nos ama y quiere nuestro bien y felicidad. Por esto
no debemos hacer lo que no le gusta y hacer lo que le gusta. Debemos ser como
él y comunicarnos con él, entregarle nuestro corazón para que él lo llene de
amor y alegría.
A estos niños y sus educadores entrego y dedico este Encuentro que me
parece bello y rico en buena semilla.
Ojalá el Padre permita a quienes lo dirijan, gozarlo como lo he gozado.

Eduardo Levy, S. J.

6
PRIMERA PARTE
ORGANIZACION DEL ENCUENTRO

1. Objetivos y engranaje de ideas

Objetivos

Los objetivos de este Encuentro con Cristo son:

 Asociar a Dios, a Jesús, con una experiencia alegre, de honda satisfacción


y unión.
 Hacer ver a Jesús como el Dios amigo, quien quiere que estemos
contentos y por eso no quiere que seamos egoístas, sino que nos queramos,
nos tratemos bien, compartamos y nos respetemos.
 Hacer ver que el amigo Jesús quiere que seamos como él.
 Hacer amable la comunicación con Dios y sembrar una semilla de ofreci-
miento de nuestro corazón a Dios.
 Mostrar a los educadores pistas de formación para sus niños.

Engranaje de ideas

 Aquí estamos para encontrarnos con Dios, con Jesús.


 Jesús es un gran amigo; vamos hacia él con alegría (juegos y tren).
 Jesús es bueno y nos quiere.

A los bichitos que matamos les puso ojos, patitas, etc.


A nosotros manos para... pies para... etc.
Sufrió por nosotros. Le dolieron sus manos, cabeza, etc.
Nos dio a su madre para que fuera nuestra madre (canción).

 Como Jesús es bueno y nos quiere

1. No quiere que estemos tristes.


Quiere que estemos felices (caras).

7
2. No quiere que seamos como animalitos y menos como fieras que no
se quieren como humanos.
Quiere que nos queramos como humanos (juego de los animales,
las fieras y los humanos).

3. No quiere que nos tratemos mal (títeres).


Quiere que nos tratemos bien (escenificaciones).

4. No quiere que seamos egoístas (pozo del egoísmo).


Quiere que compartamos:
 Nuestras cosas (juego de los dulces).

 Nuestra comida (comida en el descanso).

 En especial con los pobres (contarles de la familia necesitada).

5. No quiere que seamos como una piedra dura, áspera y fría (piedra).
Quiere que seamos como él (Jesús de 4 años).

A Jesús no lo vemos pero podemos:

 Comunicarnos con él (globos con la oración).


 Ofrecerle nuestro corazón lleno de amor (corazones).
 Sentir su bendición (bendición de los papás).
 Vivir contentos siendo sus amigos (campanas, etc.).

2. Preparación

Para que el Encuentro dé el mejor fruto se debe preparar muy bien. Se deben
preparar las personas que lo van a dirigir, el grupo y todo lo necesario.

8
El equipo director

El organizador

El habla con la dirección del jardín o kinder y con la maestra. El es responsable


de que la maestra prepare y entusiasme al grupo y asista al Encuentro.
El se responsabiliza de que los papás se enteren del Encuentro, de sus
objetivos y de cuándo, cómo y dónde va a ser, y de que vayan.
Puede hacer una reunión o pasar una circular.
Este Encuentro es para un máximo de 21 niños, si son 22 ya hay que hacer
dos Encuentros en dos días diferentes. Conviene que vayan sus papás, al
menos uno o un representante. Por lo menos que haya un adulto para cada dos
niños.
Su maestra debe ir a visitar una familia muy necesitada, no debe ser
empleado del colegio, pues eso es un contratestimonio. Los empleados de un
colegio católico no deben estar en la miseria.
Deben ir las maestras de los niños de 4 años; hacen las escenificaciones.
El organizador es responsable de que esté todo el material.
Ve si se va continuando el trabajo del Encuentro, en especial que la
maestra siga motivando a los niños para seguir ayudando a la familia
necesitada.

El director

Debe conocer a los niños de cuatro años, el Encuentro y los detalles. Conviene
que asista antes a uno bien dirigido y que reflexione sobre él.
Conviene que lea el análisis de los cuatro años en la Psicología Evolutiva
y se adapte a esta edad.
Debe ser un persona entusiasta, que mantenga a los niños interesados y
contentos. Si no los ha tratado, es bueno que los visite antes y se haga amigo
de ellos.
Además de amigo, tiene que controlarlos con bondad y firmeza, con
indicaciones claras y con paciencia.
Debe lograr un ambiente de felicidad desde el inicio sin perder autoridad.

9
Conviene que conozca el Encuentro como para no tener el manual en la
mano. Como son 18 actividades puede poner a uno de los asesores que no lo
deje saltarse nada.

Madrinas o asesores

En este Encuentro no hay equipos y por tanto no hay madrinas de equipo, pero
sí se necesitan asesores; puede ser uno para cada niño o uno para cada dos. Hay
actividades que ya es difícil con uno para cada tres. Ojalá vayan mamás y
papás de los niños, o chicas o chicos de los mayores.
Muchas mamás no pueden cargar a los niños. Por esto conviene que
asistan papás varones. Conviene que tanto los niños como los papás asistan
con ropa como para juegos. Ojalá apaguen sus celulares.
En el horario van marcadas con (A) las actividades que necesitan
asesores. Hay que leerlas antes del Encuentro, pues hay que saber quién lo va
a realizar y prepararse si es necesario.
Si quien dirige una actividad no pide que le ayuden al orden, es mejor que
no le ayuden y se mantengan atrás del grupo cuando así toca. No deben
conversar en las actividades, ni llegar tarde, pues los niños se distraen.
Si se prevé que habrá otros niños, conviene invitar a dos alumnas de
secundaria y hacer una guardería.

Preparación del grupo

Hay que motivar a los niños, no sólo a una mañana especial, sino a un
Encuentro con Dios, con Jesús, para estar contentos con él, saber cómo quiere
que nos portemos y para hacerlo más amigo, comunicarnos con él y ofrecerle
nuestro corazón.
Conviene hacer un cartel con dibujos que indiquen lo que se va a hacer en
el Encuentro e irles explicando lo que se pretende, para que vayan bien
enfocados.
Conviene que el director y algunas mamás los visiten unos días antes y les
motiven y expliquen a lo que van y que no van a una fiestecita.
Deben preparar dos canciones: Tengo un amigo que me ama y una canción
a la Vírgen María.

10
Sugerencia de circular

Estimados padres de familia:

Gracias a Dios vamos a tener el Encuentro con Cristo para el grupo donde
está su hijo(a).

Los objetivos de este primer Encuentro con Cristo son:


1. Asociar a Dios, a Jesús, con una experiencia alegre, de honda satisfacción
y unión.
2. Mostrar a Jesús como el Dios amigo que quiere que estemos contentos y
por eso quiere que nos queramos y no rechacemos a otros; que comparta-
mos y no seamos egoístas; que nos respetemos y no peguemos y maltrate-
mos a otros.
3. Hacer ver nuestra unión con Jesús y animar a los niños a la comunicación
con él.

Para lograr estos objetivos vamos a organizar un pequeño Encuentro con


Cristo de cuatro horas de ... a ...

Queremos que los padres de familia se unan a este esfuerzo educativo del
colegio.
Les pedimos:
1. Que animen y enfoquen a su niño para que no sólo asista a un evento es-
pecial, sino a un Encuentro con el Dios bueno, quien para acercarse
a nosotros se hizo uno de nosotros y es Jesús.
Ojalá oren un poco con él y en esa oración lo motiven y enfoquen.
2. Que se ofrezcan para ayudar en el Encuentro. Conviene que participen
como asesores. Si vienen, háganlo con ropa como para jugar con los niños.
3. Ojalá consigan el folleto del Encuentro y trabajemos juntos en ir consolidan-
do lo que se puede lograr a esta edad.
4. Que se empeñen en que su hijo esté a tiempo y, si no asisten, lo recojan
a tiempo.

11
(Hay que aclarar fecha, hora de dejarlo y recogerlo, lugar, y si hay alguna
cuota o deben llevar refrigerio para media mañana).
Agradecemos que permitan a su hijo(a) que tenga este Encuentro con
Cristo, primero de una serie que esperamos tengan cada año y que serán de
gran importancia para su formación personal, social y cristiana, y para dar
espíritu al colegio.

Atentamente,

___________________________ _________________________
Organizador Maestra

Lo que se debe llevar

El organizador y la maestra se ponen de acuerdo para que se lleve todo lo


necesario.

1. Para el tren de la alegría cada niño tiene que tener una campana, o silbato
o maraca, sonaja, pandero o algo que se pueda tocar.

2. En la capilla tiene que haber un Cristo en la cruz y una imagen o cuadro


de la Virgen María.

3. Dos frascos transparentes cada uno con unos bichitos pequeños, que no
den miedo a los niños, de los que algunos niños ven y piensan en matar,
como hormigas, arañitas, escarabajitos, etc.

4. Un caramelito envuelto para cada niño. Unas orejas de perrito para que
se las ponga una maestra y unas alas de angelito para otra maestra.
Los títeres o guiñoles para escenificar y una cobija o colcha para que no
se vean quienes manejan los guiñoles.

12
5. Se debe llevar comida para media mañana. Esta comida y bebida los niños
la pueden llevar para compartir. No conviene que sea su lonchera de
todos los días, pues se tienen que sentir que comparten de una manera
especial.

6. El dinero que los niños juntaron para una familia necesitada, en su


alcancía. La maestra ya tuvo que haber visitado a la familia pobre y estar
preparada para contarles a los niños.

7. Una piedra como de unos 10 cms de diámetro, áspera y pesada, fea, un


poco sucia, sacada del congelador, y algo para ponerle que huela un poco
mal.

8. El pequeño Jesús de 4 años para que los niños puedan ver a Jesús con su
propio rostro y manos. (Ver la contrapasta. Para pedirlo ver pág. 2).
Un espejo no pequeño para que los niños se miren en Jesús. Este niño debe
fijarse a un bastidor que no tenga patas.

9. Un fotógrafo profesional que tome una foto a Jesús con el rostro de cada
niño. Si no se consigue fotógrafo, una cámara fotográfica. La hora
especial para las fotos es más o menos de 11:00 a 11:30 a.m., si se inicia
a las 8:30.

10. Un globo o globos grandes, a ser posible en forma de corazón, llenos de


gas que los haga subir. Con un hilo un poco largo para atarle el papel con
la oración de los niños y para que los niños lo tomen y lo suelten al mismo
tiempo. Se deben inflar el mismo día y probar que suben la media hoja de
la carta. Los rojos y blancos se ven mejor en el cielo.

11. Algo para que se pinten la huella digital y la pongan en la oración, y algo
para limpiarles su dedo.

12. Un corazón para cada uno, de unos 7 centímetros, a ser posible que ellos
mismos hayan recortado, para ofrecerlos a Dios. Un lápiz o plumón rojo

13
para que allá en el Encuentro, lo pinten de rojo que significa amor.
Allá también sus papás le van a poner su nombre.

El organizador tiene que animar a algunas mamás a que hagan caras tristes
antes del concurso de las caras felices que harán los niños.
Deben ir con ropa deportiva, pues van a tener que hacerles unos juegos a
los niños. Ojalá que cada niño esté con su papá o mamá.
No deben llevar otros niños más chicos porque distraen, ni más grandes
porque quieren participar y tienden a destacar.

Las maestras van a preparar

2 o 3 escenas de títeres para presentar lo que hacen los niños y no debe


hacerse; por ejemplo: ser agresivos, no amigables y rechazarse o dejar a
algunos solos.

Van a preparar escenas en las que actúen ellas como niñas o niños, en las
que muestren cómo deben comportarse; por ejemplo: con respeto y conside-
ración unos con otros; aceptarse, acogerse y estar contentos juntos.

La casa

El Encuentro se puede hacer en el colegio, si pueden estar solos en una sección


o un día de vacación y si hay salón, capilla y jardín. También puede ser, y a
los niños les gusta, en una casa fuera del colegio; ese lugar no debe ser club,
sino casa de ejercicios. Se puede adaptar una capilla con su Cristo y con la
Virgen María y una mesa como altar. Es importante que haya sillitas con hule
en los extremos de las patas.

No conviene llevarles regalos, pues a quienes no les llevan se sienten mal.


El regalo va a ser la estampa de Jesús con la cara de cada niño.
Deben ir como para jugar y maromear, no como para una fiestecita
elegante.
No llevarles paletitas.

14
SEGUNDA PARTE
REALIZACION DEL ENCUENTRO

Horario

8:30 Llegada y situarse


8:40 Saludo y canto (Jardín)
8:50 Juegos hacia Jesús (Jardín o Salón)
9:10 El tren de la alegría (hacia la Capilla)
9:20 Jesús es bueno. Bichos, etc. (Capilla)
9:40 Caras tristes y felices (Salón)
9:50 Animales, fieras y humanos
10:00 Títeres y escenas de las maestras
10:10 Pozo del egoísmo
10:20 El perrito del remordimiento y el angelito de la paz
10:30 Comida compartida y descanso
11:00 Narración de la familia necesitada (Capilla)
11:10 El corazón de piedra (Capilla)
11:15 Jesús niño (Capilla)
11:30 Fotos (jardín o patio) y colorear de rojo los corazones
11:45 Escribir la oración (Capilla)
12:00 Enviar la oración (Jardín o Patio)
12:10 Ofrecer los corazones y bendiciones (Capilla)
12:20 Reunión con los papás (Salón)
12:30 Salida

Este horario es una guía. A la mayoría de las actividades se les señala 10


minutos; algunas duran un poco menos y otras un poco más. El director debe
tenerlo en cuenta, pero sin presionarse. Menos debe dar la impresión a los
niños de prisa o nerviosismo.
Conviene que otro asesor lo tenga para que le avise si algo se le pasa, pero
sólo uno para no generar distracción. No conviene que el director lo tenga en
la mano. No debe ponerse en público.
Se debe adaptar la hora de llegada a cada lugar, procurando mantener la

15
duración de las actividades. Conviene iniciarlo a la hora que inicia el Kinder
todos los días.
Las siguientes páginas van a ir explicando cada actividad.

8:30 Llegada

Ahora conocen la casa y se sitúan. Si no se ha preparado antes, ahora se


prepara el lugar para los juegos. Debe haber dónde los papás se sienten,
separados unos de otros por lo menos metro y medio, para evitar que en los
juegos se puedan golpear. Debe quedar un espacio en medio como un círculo
más o menos de 10 metros de diámetro o cuadrado enmarcado por las bancas
o sillas para, en ese lugar, hacer los juegos en los cuales se carga a los niños.

8:40 Saludo, presentación, canto (jardín o salón)

Con la presentación y saludo se trata de acoger amigablemente al grupo. Que


el director se presente como una persona cercana y dar el enfoque del
Encuentro.
Se les reúne, se les saluda. El director se presenta.
El canto ya lo debieron haber ensayado en el colegio. Ahora en el jardín,
en algunos bancos, sillas o murito donde van a ser los juegos se les pide que
canten una canción donde llamen a Jesús amigo. Yo tengo un amigo que me
ama, u otra semejante.

8:50 Juegos (jardín, patio o salón grande)

Se intenta lograr que el grupo se sienta en plena confianza, entusiasmado e


identificado con sus asesores, y aprovechar el gozo de los juegos para mostrar
que hay que ir con alegría a encontrarnos con Jesús.
Mostrar a los papás juegos de contacto físico que gustan a estos niños para
facilitar la cercanía con sus hijos.

Los juegos se deben tener en un salón o en un lugar amplio, abierto y


sombreado; pero el sitio que enmarcan las bancas o sillas no debe ser

16
17
18
demasiado grande, debe sentirse cercanía. Se les comunica que vamos a tener
unos juegos para significar que hay que ir a encontrar a Jesús con alegría.
Se pregunta: ¿Quiénes son valientes? ¿Quién quiere hacer el primer
juego? Al que dice yo se le pregunta: ¿Cómo quieres ir a encontrarte con
Jesús, por aire, por mar o por tierra? Ya que contesta, se le hace un juego.
Luego los papás y mamás o los asesores se los hacen a todos los demás al
mismo tiempo. Así hasta terminar el tiempo de los juegos.
Los juegos se hacen unos momentos, mientras se ve a los chiquitos felices;
unos son más rápidos, otros duran un poco más, pero haciéndolos no suele ser
más de un minuto, máximo dos.
Aquí presento 16, pero no es para hacerlos todos, sino para escoger unos
8 o 10. Les gusta duro. Para hacer el avión se necesita mucho espacio.
A los niños les encanta subirse en ti, que los cargues y juegues con ellos.
Estos juegos les encantan.

Tierra: caballos, motocicleta, carro cros, tractor y sus palancas (tiene


reversa), elefante, caballo salvaje, camello, canguro.
Mar: lancha, buzo, pescadito, esquiador.
Aire: pajarito, avión, cohete, helicóptero.

9:10 El tren de la alegría (jardín)

Con este tren manifiestan una acción común: el ir alegremente hacia Jesús.
A cada niño se le da una campana, maraca, pandero, silbato o algo que
haga alboroto.
Se forman como tren, no es necesario que pongan la mano en el hombro
del de adelante, pero así parece más tren. El director o la maestra va delante
siguiendo un camino con curvas y haciendo alboroto hasta la capilla. Allí van
pasando al altar a dejar su campana, etc. en el altar, para significar que
depositamos nuestra alegría en Jesús para que dure más. Luego van pasando
a las bancas o a sus sillitas. Las campanas, etc. se van a quedar en el altar o
en una mesa ante el altar, hasta el fin del Encuentro.

19
9:20 Jesús es bueno (capilla)

Para mostrar que Dios, Jesús, es bueno, hay que hacerlos pensar en cuatro
puntos:

 Los bichos. Se les muestra a los niños dos pequeños frascos con los bichi-
tos vivos. Se les hace ver que a esos bichitos que ellos suelen pisar y matar,
Dios, Jesús, pensó y les puso cabecita, antenitas ¿qué más? Ellos van
diciendo patitas, etc. Conviene exhortarlos a que no maten animalitos
que no sean dañosos porque son una maravilla.
 Tu cuerpo. Si a los bichitos los hizo una maravilla, a Uds. sus hijos, mucho
más. Sin demorar mucho hay que hacerles ver que les dio pies con los
cuales pueden... Ellos dicen para qué les sirven sus pies. Así se les hace
pensar y decir de las manos, boca, ojos, pulmones, cerebro.
 Su vida. Jesús para salvarnos y mostrarnos su gran amor, nos dio su vida
en la cruz. Véanlo, allí está, obsérvenlo muy bien cómo sufrió por
nosotros. Véanlo y me van diciendo qué le hicieron, qué le dolió. El que
quiera va diciendo qué le dolió a Jesús: Le dolieron sus pies porque... Le
dolieron sus rodillas porque...
 Nos dio a su madre para que fuera nuestra madre. Véanla qué buena
y bonita es y ahora es nuestra madre del cielo. Le vamos a cantar
una canción...

Al terminar esta parte, en la capilla se hace una oración. Estas oraciones


concentran a los niños, mantienen más la atención, van haciendo síntesis y
elevando lo visto a la relación con Dios.
La oración se hace con unción. Los niños, orando, van repitiendo una
primera y breve síntesis de lo hecho hasta el momento.
Antes de dejar la capilla conviene cantar una canción sobre cualquiera de
los cuatro puntos: sobre la creación, o sobre las partes del cuerpo, o sobre
Jesús que sufrió por nosotros, o sobre la Virgen María. Creo que es mejor sólo
cantar
una canción, pero si los niños gozan cantando, se pueden cantar dos. No más
de dos.
El paso de la capilla al salón se puede hacer cantando.

20
9:40 Caras tristes y caras felices (salón)

Como Jesús es muy bueno y nos quiere mucho:

 No quiere que estemos tristes. Vamos a mostrarlo viendo unas caras


tristes que saben hacer algunas de sus mamás.

Ya desde antes deben haber estado de acuerdo en pasar 3 mamás al


concurso de caras tristes.
Una vez que las hacen, los niños se colocan frente a la que juzgan que hizo
la cara más triste. Vean a las señoras, no cuántos se ponen en cada fila, o si
es su mamá o conocida. La que tiene más niños en su fila gana, y se les aplaude
a las tres.
Se insiste a los niños que Jesús quien es bueno y nos quiere, no quiere que
estemos tristes.

 Quiere que estemos contentos y felices. Esto lo vamos a mostrar con


un concurso de caras felices a ver quiénes son los cinco finalistas.

Se les pide que hagan la cara más feliz que puedan y las tres mamás ahora
se van poniendo de acuerdo sobre quiénes están haciendo las caras más felices
y se van seleccionando los cinco mejores. Estos se colocan de frente al grupo,
hacen sus caras felices, se les aplaude y vuelven a su lugar. No hay que escoger
campeón.
Se les insiste en que Jesús quiere que seamos felices y ayudemos a otros
a ser felices.

9:50 Animales, fieras y humanos

 Jesús no quiere que seamos como animalitos que no pueden quererse


como humanos y menos como fieras que atacan; quiere que nos queramos
como humanos.
 Con este solo juego los niños ven que Jesús no quiere que vivamos sin
amor y sí quiere que nos queramos.

21
Quien dirige el juego lo explica.
Una mamá o un papá va a imitar a un animal, el que quiera: un perrito, un
gatito, una gallina, un pato; no va sólo a ladrar o maullar, sino actuará y todos
los niños van a hacer lo mismo en medio del círculo. Todos entonces se van
a convertir en perritos y van a caminar por el suelo como perritos y a ladrar.
Entonces yo, dice quien dirige, voy a preguntar con voz fuerte: ¿Somos
perritos?
Todos van a contestar: NO.
Les voy a volver a preguntar: ¿Qué somos?
Ustedes van a decir: Somos humanos y se van a poner todos de pie.
Les voy a volver a preguntar: ¿Qué hacemos?
Y Uds. van a decir: Nos abrazamos y todos se abrazan.
La maestra o papá se pone a gatear y empieza a ladrar y todos los niños
también. Así hacen como perritos unos momentos. En este juego no se usan
las orejas de perro.
Una vez explicado el juego, se hace.
El director del juego, fuerte, dice: ¿Somos perritos? Todos contestan: NO.
El director pregunta: ¿Qué somos? Todos contestan: Humanos, y se
ponen de pie.
El director vuelve a preguntar: ¿Qué hacemos? Todos contestan: Nos
abrazamos. Todos se abrazan.
Una mamá o papá imita un animal que quiera: gatito, vaca, pollito, chiva,
pato, burrito, marranito, y luego otra mamá o papá otro animal. En cada
imitación se hacen las tres preguntas. Cada vez que se abrazan se les aplaude.
Al terminar estos animales se les dice que los animales no pueden
quererse como nosotros que somos humanos.
Jesús nos hizo humanos para que nos queramos.
Si Jesús quiere que nos queramos no debemos ser peleadores y agresivos
como fieras.
Se hace lo mismo con una fiera como el león, pero se les advierte que no
se toquen. Una mamá o papá la hacen de fiera. Todos dan rugidos y hacen
manos como garras. Igual que en la anterior parte, el director pregunta:
¿Somos leones? Contestan: NO.
Pregunta: ¿Qué somos? Contestan: Somos humanos y se ponen de pie.

22
Pregunta: ¿Qué hacemos? Los niños dicen: Nos abrazamos y se abrazan.
Basta con uno.
Se puede poner el que se quiera: toros bravos, cocodrilos, serpientes, pero
no conviene que animales y animales feroces sean más de tres.
Al terminar se les repite que Jesús no quiere que seamos como animales
que no pueden quererse como nosotros y menos como fieras, sino que quiere
que nos queramos y así seamos felices juntos.

10:00 Títeres y escenas de las maestras

Con este juego se trata de hacer patentes los principales comportamientos


malos con los títeres. Los niños los ven y ven que son malos, para evitarlos.
Se trata de que las maestras definan algunos comportamientos buenos que
en especial les interesa cultivar en los niños.
Se dice a los niños que Jesús quiere que nos queramos y si nos queremos
no quiere que nos tratemos mal sino bien.

 Los títeres van a mostrarnos cómo se tratan los niños que se tratan mal,
que pelean, se dicen cosas feas y se rechazan.

Las maestras ya debieron haber ensayado con los títeres para imitar lo
malo que hacen algunos niños del grupo.
Una mamá anuncia.
Ahora los títeres nos van a mostrar las peleas que no quiere Jesús.
En un minuto escenifican.

Quien dirige pregunta a los niños: ¿Qué hicieron los títeres que no le gusta
a Jesús?
Los niños responden.
Así se puede escenificar con los títeres: El rechazo, las peleas y la
tacañería, etc., los defectos que juzguen las maestras que son los que más
conviene hacer notar a los niños. No más de tres. Ayudarles a evitarlos va a
ser tarea de las maestras.
Después de cada escena conviene preguntar a los niños qué hicieron los

23
títeres que no le gusta a Jesús y decirles que no lo debemos hacer. No conviene
escenificar las tres seguidas, sino una y su breve reflexión, otra y su breve
reflexión.
Al terminar los títeres se puede subrayar el rechazo a algún comporta-
miento malo de los niños con un discurso. Se pregunta a los niños quién quiere
pasar para que sus compañeros aprendan a no... A quien pasa, el director,
sentado, lo pone de cara a sus compañeros, lo toma de las muñecas y va
diciendo un discursito breve y conciso contra ese mal comportamiento. El
niño no dice palabra, el director le va haciendo los ademanes, termina
diciendo: "He dicho".

 Las escenas de las maestras van a mostrarnos cómo se tratan los niños que
se tratan bien.

Se anuncia que las maestras harán el papel de niñas y niños buenos.


También ya debieron haber pensado y ensayado un poco qué actitudes
quieren destacar ante los niños.
Como con los títeres, una mamá anuncia el tema de la escena. La actúan
de preferencia las maestras y después de cada escena se les pregunta qué
quiere Jesús.
Conviene representar: No dejar sólo sino invitar, ser amable y sonriente,
ayudar, prestar, etc. Pero no más de tres.
Antes de la escena conviene anunciarla y decir lo que quiere Jesús.
Después de cada escena se pregunta qué aprendimos y se les aclara bien.

Al final se les repite que Jesús no quiere que nos tratemos mal como
lo hicieron los títeres, sino que nos tratemos bien como lo hicieron las
maestras.
Queriéndonos y tratándonos bien vamos a estar felices juntos y Jesús
estará contento.
Ahora se les concentra para la oración. Los discursos, como las oraciones,
concentran y hacen síntesis que van repitiendo. La primera parte se resume
muy brevemente más o menos así: Jesús, ya sabemos que eres nuestro amigo,
que eres muy bueno, nos diste nuestro cuerpo y sufriste por nosotros. Sabemos

24
que no quieres que hagamos lo que nos hace mal y quieres que hagamos lo que
nos hace bien. Ahora te pedimos que nos salves de ser egoístas y nos ayudes
a tener un corazón lleno de amor y a saber compartir.

10:10 El pozo del egoísmo y compartir

Jesús no quiere que seamos egoístas, quiere que compartamos.


Para comprender esto vamos a tener el juego del pozo del egoísmo y a
compartir de tres maneras.

 No quiere que seamos egoístas

Para hacer el juego del pozo del egoísmo necesitamos tres niños valientes
que se animen a mostrar cómo los que no se quieren y son egoístas caen como
en un pozo.
El director o un papá se sienta hacia el borde de una silla. Con sus piernas
abiertas va a simular el pretil de un pozo y dice: Vean qué hondo, oscuro y frío.
Los niños suelen asomarse como si de verdad fuera un pozo hondo.
Luego va echando a uno diciendo que los que son egoístas, no comparten,
no ayudan, van cayendo al pozo del egoísmo. Un papá puede tomar a cada
niño y de cabeza, porque quienes son egoístas están al revés de como Dios
quiere, los va "bajando" al fondo del pozo del egoísmo. Va echando al niño
poco a poco hasta el suelo. Le pide en voz baja que allí se quede. Inmediata-
mente va echando a otro y diciendo otras cosas que hacen los que se van
cayendo al pozo del egoísmo, por ejemplo, no piensan lo que otros sienten y
los rechazan y ofenden. En seguida echa al otro y dice otras cosas que hacen
los egístas, supongamos que pegan, pelean y dañan a otros.
Los niños van quedando unos sobre otros y algunos como de cabeza. Vean
cómo las personas que caen al pozo del egoísmo se enciman sobre los otros,
los aplastan y los dañan.
No conviene que esté nadie en el pozo del egoísmo, hay que salvar a los
que allí caigan. Vamos a tener un equipo de rescate de 3 niños o niñas.

El director dice: a salvarlos. El equipo de rescate de tres niños los saca.


Se puede hacer esto dos veces y formar dos equipos salvadores.

25
Suele suceder que la mayoría quiere jugar a caer al pozo del egoísmo. Este
juego se hace dos veces, de tres niños cada vez.
Aquí se puede hacer otro "discurso" de un niño exhortando a no caer en
el pozo del egoísmo, en el egoísmo que nos pone al revés de como nos quiere
Dios. Así el director hace que todos atiendan, se diviertan y pongan más
atención a lo siguiente. El discursito emipeza: Yo... les digo compañeritos...

 Jesús quiere que compartamos. Para esto hay tres actividades:

10:20 El perrito del remordimiento y el angelito de la paz

Al terminar el pozo del egoísmo se les dice que Jesús no quiere que seamos
egoístas; quiere que compartamos y prestemos nuestras cosas.
El dijo: Haz a otro lo que te gusta que te hagan.
Nos gusta que nos compartan. Por eso Jesús quiere que compartamos. Si
no le hacemos caso nos avisa como con un perrito que nos pone en nuestro
interior: la conciencia, el perrito del remordimiento. Si le hacemos caso nos
premia con un como angelito que nos hace sentir que hicimos bien.

Vamos a hacer un juego. La maestra ... va a ser el perrito del remordimiento.


Vean las orejas que se va a poner. La maestra ... va a ser el angelito de la paz.
Vean las alas que se va a poner.
Se les explica que a Jesús le gusta que compartamos, pues si compartimos
damos amor y nos dan amor y así somos más felices. Pero el demasiado amor
a las cosas no nos deja compartir.

 Para que el amor a las cosas no le gane al amor a las personas, Jesús nos
pone un omo perrito, el perrito del remordimiento que nos avisa cuándo
debemos compartir y no lo hacemos. Nuestra conciencia es como perrito
que avisa. Hoy su maestra ... va a representar al perrito del remordimiento.
 Cuando compartimos sentimos gusto y paz en el corazón. Como si un
angelito nos felicitara. Su maestra ... va a ser el angelito de la paz que va
a dar muestras de cariño a los que compartan.

26
Lo que van a compartir son estos pequeños caramelos envueltos (de no
más de 2 cms). Las vamos a tirar al suelo como de piñata a ver cuántas puede
recoger cada uno. Queremos ver si pueden compartir, pues sentimos deseos
de tener muchos caramelos y no compartir.
A los que no compartan, el perrito les va a ladrar y avisar para que
compartan y a los que compartan, el angelito los felicitará.
Se hace el juego, con un caramelo para cada uno.
Estos caramelos envueltos que recojan van a ser suyos. Así sienten el
apego a lo que lograron recoger. Se les dice: si te quedas con dos o tres, uno
o dos niños no van a tener.
Puede después darse a quienes no recogieron si no les comparten, pero
esto no se les dice ahora.
Al final se les dice: Cuando sientas que quieres compartir porque quieres
más a tus compañeros que a tus cosas y gustos, hazlo y vas a sentir que Jesús
se alegra.

10:30 Compartir la comida

Antes de salir al descanso, una maestra les explica que todos han traído algo
para compartir, que vamos a salir al jardín a sentirnos más unidos porque
vamos a compartir.

Descanso

11:00 Compartir con los pobres (capilla)

Inmediatamente al volver del descanso se les sienta en la capilla y la maestra


les cuenta con mucho sentimiento y detalles su visita a la familia muy pobre.
Debe hablarles de las personas, describirles la casa, techo, piso, paredes,
muebles. Hacerles sentir sus sufrimientos e incomodidades. Explica a los
niños qué es más urgente conseguirles con el dinero que ahorraron para Jesús
pobre.
Los niños suelen escuchar conmovidos. Se ofrece el dinero que trajeron.
No conviene traer a las personas necesitadas. Es mejor esto en años

27
posteriores y para no presionar con lo mismo a las maestras de los siguientes
cursos. Es mejor contarles de una familia que de una institución. Entienden
y sienten más.
Conviene decir una pequeña oración que los niños repiten a Jesús en la
cruz al ofrecer la alcancía. Así van viendo que Jesús sufre en quienes ahora
sufren y le ayudamos al ayudarlo a él.

11:10 La piedra dura, áspera, fría, sucia y mal oliente (capilla)

Jesús no quiere que seamos como piedra.


Quiere que seamos como él.
 Al terminar de contarles sobre la familia pobre se les muestra la piedra
(como de unos 8 o 9 cm) fea, áspera, sucia y mal oliente y, si es posible, fría.
Para enfriarla se puede poner en un refrigerador. Para hacerla un poquito mal
oliente se le puede poner algo que huela un poco mal, como vinagre o una
raspadita de cebolla. Al hacer cara de oler algo muy feo, los niños sienten que
huele muy feo. No conviene que de verdad huela muy feo, porque no la toman
en sus manos. Se les hace ver que una persona no puede tener corazón como
de piedra que no siente, es dura, áspera y fría.
Se les pasa la piedra para que la tenga en las manos cada uno. Se les
pregunta si quieren tener el corazón como esta piedra. Ellos dicen que no.
Entonces se les dice que Jesús tampoco quiere que tengan corazón de piedra
dispuesto a lastimar a otros.

Ya que la piedra pasó por las manos de todos, quien dirige la toma en sus
manos delante del grupo y hace oración con la piedra en sus manos a la vista
de los niños para que ellos, sin repetir las palabras, pero uniéndose a lo que
va diciendo, hagan oración. Dice más o menos: Padre Dios, no queremos
tener corazón de piedra: duro, feo, rasposo, que puede herir, sucio, mal oliente
y frío; queremos tener un corazón como Jesús: bueno, limpio, hermoso, lleno
de amor.
Se puede decir más, los niños están atentos y devotos, pero menos de un
minuto.
Jesús quiere que seamos como él, buenos para que les ayudemos a otros
a ser buenos.

28
11:15 Jesús niño (capilla)

Ahora,como sorpresa, se pone frente al grupo a Jesús Niño, para que cada niño
vaya pasando a verse como Jesús, en Jesús, y para que los otros niños lo vean
y lo oigan como Jesús. (Ver contrapasta).
Los niños van con sus papás o maestras para que les ayuden a pensar qué
van a decir cuando se sientan Jesús y les ayuden a ir viendo y escuchando a
Jesús en cada compañero o compañera.
El cuadro de Jesús se coloca al pie del altar. El espejo grande enfrente para
que cada niño se vaya viendo. El Niño Jesús de 130 x 70 cm debe fijarse a su
bastidor. Los orificios deben estar limados para no raspar a los niños y deben
coincidir perfecto con los orificios de la pintura. (Para pedirlo ver pág. 2).
El bastidor es mejor que no tenga patitas, pero sí que tenga su marco atrás
para asirlo y para que no se vean los dedos sobre la pintura. No se necesitan
patitas, pues abajo se van a poner las puntas de los pies de las dos personas
que lo detienen. Cada una, subiendo o bajando su pie, adapta el orificio a la
cara del niño que va pasando a ponerla en el orificio de Jesús Niño. Es lo más
práctico y preciso. Si hay gradita y el niño es muy bajito, se para sobre la
gradita y las personas ponen su pie con el Niño Jesús abajo de la gradita; si
está muy alto, se sube al Niño Jesús y el pie sobre la gradita.
Los niños permanecen todo el tiempo con sus papás o maestras. Van
pasando uno por uno en orden. Ponen su cara en el hueco de la cara y sus
manos en los de las manos. Se les dice a todos que vean cómo fulanito es Jesús
y qué bien se ve Jesús con cara de fulanito. Se le pide a él que se vea en el
espejo y que vea qué bien se ve. Se le anima a ser como Jesús. Ya que el niño
se vio en Jesús, se le pide ahora que es Jesús que diga a sus compañeros qué
deben hacer o cómo deben portarse.

Cuando el niño ya se vió en el espejo y está todavía de Jesús, todos le


preguntan en coro: Jesús, ¿qué quieres que hagamos? Cada niño en Jesús va
diciendo lo aconsejado por su mamá, papá o educador, pues ellos tienden a
repetir lo mismo.
Con los primeros niños se va más despacio, con los demás, más rápido.
Si el grupo es de 12 niños, pueden pasar todos a ponerse en la imagen de

29
Jesús Niño dentro de la capilla. Si el grupo es más grande, es mejor que sólo
pasen unos 10 niños dentro de la capilla y a los demás se les pude tomar la foto
y que se vean en el espejo fuera de la capilla, aunque ya no prediquen.
En la capilla es mejor que no haya fotos.
Mientras pasan, se exhorta al grupo a tratar bien a sus compañeros porque
Jesús quiere que le muestren amor tratándolo bien en sus compañeros.

11:30 Fotos

Luego se pide a todos que salgan para tomar las fotos en el jardín.
El fotógrafo señala el mejor sitio. Los niños pueden hacer una pequeña fila
para que se vayan poniendo en la foto. Si los papás quieren, se puede tomar
una también con los papás, si no, una al niño solo.

30
El fotógrafo debe ser profesional y saber con toda claridad y exigencia que
va a salir una estampa de cada niño. Por eso lo trajimos como profesional y
por eso le vamos a pagar unas fotos profesionales. Debe ser una estampa sin
bordes de otra cosa.
En este tiempo se puede explicar a los papás la importancia de este
Encuentro, qué se pretende y cómo se puede seguir cultivando por papás y
maestras. Se puede explicar algo de todos los Encuentros y hacerlos estimables.
Si esto se va a hacer, se encarga el grupo a una maestra.
Los que vayan siendo retratados o esperan retratarse van a colorear de rojo
el corazón de cartulina y sus papás, después, van a ponerle el nombre del niño.
El rojo va a significar el amor que tiene que llenar el corazón. Los que vayan
terminando pueden jugar un rato.

11:45 Escribir la oración (capilla)

Al terminar se les pide que vuelvan a la capilla para escribir la carta a Jesús.
Se les acomoda, pacifica y concentra y luego se les dice que vamos a enviarle
nuestras oraciones a Jesús como una carta.
Ellos van diciendo qué le quieren decir a Jesús y la maestra, en media hoja
y sobre una mesita, va escribiendo. Al terminar, lee lo que dijeron los niños.
Luego cada uno va poniendo su huella digital como firma. Se les explica
que Dios conoce sus huellas.
Los globos suelen no poder subir un papel grande. La carta se hace en
media hoja.

12:00 Enviar la oración (jardín)

Luego se hace rollo el papel y se ata a los hilos de los globos dejando unos hilos
más largos. Los globos atados juntos.
Todos salen al patio o jardín. Hay que ver para dónde va el aire, para que
los globos al subir no se pierdan pronto. Hay que soltarlos pensando que el aire
los va a llevar en una dirección. Hay que escoger para soltarlos el lado opuesto
para verlos más tiempo, pues los árboles o los edificios los taparán menos.
Hay que soltarlos lejos de los árboles para evitar el peligro de que se
enreden.

31
Los niños se reúnen para tomar los hilos. Se les dice que esos globos van
a llevar nuestra carta hacia el cielo como para enviársela a Dios.
Ahora conviene hacer una pequeña oración improvisada para enviar
nuestra carta.
Ya que todos están juntos, se les dice: a las tres soltamos todos los hilos.
Se sueltan y se festeja. Hay que quedarse un rato hasta que los globos se
pierdan de vista en el cielo.

12:10 Ofrecer los corazones y bendiciones (capilla)

Al terminar entran por última vez a la capilla.


Se les explica que ya se va a terminar el Encuentro.
Se les pregunta si estuvieron contentos y qué tan contentos.
El director se despide de ellos y alguna mamá y la maestra también se
despiden de ellos. No deben hablar más de tres personas y brevemente.
Se les explica que van a ofrecer a Jesús su corazón representado en el
corazón que colorearon de rojo, como para mostrar que está lleno de amor.
Conviene que cada niño tome su corazón de cartulina y, repitiendo, le diga
unas palabras para tomar más conciencia que en él va a ofrecer a Dios su
persona. Por ejemplo: Corazón, me vas a representar, al ofrecerte a ti me voy
a ofrecer yo a Dios. Te vas a quedar en el altar en mi lugar y yo me voy a ir
contento con Dios en mí.
Aquí se hace una oración para resumir todo brevemente.

Los papás que haya o las maestras, van llevando a sus niños al altar y les
explican que van a entregar su corazón a Dios para que se los llene de amor,
como estos están llenos de color rojo.
Antes de poner el corazón en el altar lo ponen en el pecho del niño y le
dicen que así como ese corazón está todo coloreado de rojo así quieren que
el del niño esté como rojo de amor y nunca se despinte. Le bendicen y le dicen
qué bendición quieren para él o ella.
Mientras van pasando, ojalá se pueda cantar una canción.
Al dejar el corazón toman su campana, pandero o lo que sea, para
significar que van a vivir alegres porque ahora son más amigos de Jesús. Salen
tocando y pitando.

32
12: 20 Reunión con los papás y maestras

Conviene hacer una reunión con los papás mientras uno o dos de los asesores
juegan con los niños.
Se les hace ver a los papás todas las semillas sembradas en sus hijos: Dios,
Jesús, es un Dios bueno, amigo, hay que buscar estar con él, darle amor,
unirnos y ser felices juntos. Ver su creación como manifestación del amor de
Dios, en especial nuestro cuerpo. Ver que Jesús sufrió y murió por nosotros
y nos dio a su Madre por nuestra. Lo que nos pide lo hace para nuestro bien,
en especial quiere que amemos más a las personas que a las cosas y sepamos
compartir. Que no seamos egoístas corazón de piedra, sino como él y para eso
hagamos oración, le entreguemos el corazón y lo recibamos en el nuestro para
que tengamos alegría. Todo esto hay que seguir cultivándolo en casa y en el
colegio.
Conviene definir qué conviene hacer.

12:30 Salida

Las maestras y el director se despiden de los niños.


El organizador y el director se despiden de los papás y agradecen a las
maestras su trabajo.
Las maestras deben seguir recordando a los niños en el colegio lo que
vivieron y deben hacer que vivan los consejos de Jesús. En especial su
resumen para ellos: No hagas a otro lo que no te gusta que te hagan. Haz a otro
lo que te gusta que te hagan.
Cultivar lo sembrado este día, es cimentar el edificio de la formación que
pretendemos.
La foto de Jesús Niño con la cara de cada niño tomada por el fotógrafo
profesional, se recorta como estampa de Jesús y se da a cada matrimonio. Esto
se presta para hablar con ellos de lo sembrado en los niños en el Encuentro
y de su tarea de seguir cultivando lo sembrado.
Conviene hacer una reunión de maestras, días después, para revisar cómo
se ha cultivado lo sembrado y las tareas para el cultivo de lo sembrado.
Conviene tener en el salón de clases algunas de las cosas utilizadas en el
encuentro y las fotos de Jesús con sus caras e irles recordando lo vivido.

33
34
ENCUENTROS
CON CRISTO

ENCUENTRO
PARA 5 AÑOS

Encontrando a Dios
Cuatro Caminos

Eduardo Levy, S.J.


INDICE

PRESENTACION ............................................................................... 5

PRIMERA PARTE
PREPARACION

1. Objetivo y engranaje de ideas ........................................................... 37


2. Preparación del equipo director ........................................................ 39
3. Preparación del grupo ....................................................................... 41

SEGUNDA PARTE
REALIZACION DEL ENCUENTRO

Horario .................................................................................................... 46
Primer paso: Es importante encontrar a Dios ........................................... 47
Segundo paso: Los caminos para encontrar a Dios .................................. 49
Primer camino: Con los ojos abiertos ...................................................... 50
Segundo camino: Con los ojos de la fe .................................................... 53
Tercer camino: Con los ojos cerrados ..................................................... 54
Cuarto camino: En los demás ................................................................. 55
Tercer paso: Encontrar la voluntad de Dios ............................................ 56
Escenificaciones ...................................................................................... 57
Sí, No ...................................................................................................... 58
Cuarto paso: La misa .............................................................................. 59

36
PRESENTACION

El Encuentro de 4 años ya presentó a Dios como bueno y a Jesús como


Dios. Mostró que hay que encontrar a Dios con alegría y ver que es muy bueno
y por tanto quiere que no vivamos tristes, sino felices. Que no nos tratemos
mal; quiere que nos tratemos bien, que nos respetemos y seamos considerados.
No nos quiere egoístas, sino que compartamos; que no seamos como piedras
duras y frías, feas y ásperas, sino que seamos como Jesús.
Es bueno comunicarnos con Dios y ofrecerle nuestro corazón.
En este Encuentro de 5 años Dios está como escondido. Jugar a encontrarlo
les emociona. Cuando lo encuentran se alegran y lo festejan. El Encuentro
va a motivarlos a buscarlo y a mostrarles cuatro caminos para encontrarlo. Por
esto el Encuentro se llama Encontrando a Dios, y el subtítulo: Cuatro
caminos.
Los cuatro caminos son: 1. Con los ojos abiertos. Hay que abrir los ojos
y ver en la creación las huellas de Dios. 2. Con los ojos cerrados. Hay que
cerrar los ojos y encontrarlo en nuestro interior. 3. Con la luz de la fe, podemos
encontrarlo, en la Biblia. 5. Podemos encontrarlo en los demas, y en ellos,
amarlo y ayudarlo.
Los cinco años son un momento hermoso. Todo florece, lo más bello del
hombre ya apunta. Hacer que Dios llegue a sus corazones, no es sólo hacer que
haya un brote más, sino que todo tenga más vida y belleza. Este Encuentro
hace que los niños vean a Dios más importante, que quieran hacerlo más
presente en sus vidas y sepan cómo encontrarlo y vivir más amigos de Él. El
Encuentro tiene que ser preparado, y consolidado después; tiene que ser una
experiencia del grupo.
He gozado probando y adaptando este Encuentro para 5 años. Espero que
Dios me conceda muchas más mañanas de alegría y gozo dirigiéndolo. Ya
desde ahora imagino caritas de niños felices que van a caminar estos cuatro
caminos hacia Dios. Muchos no han nacido aún; pero por una predilección de
Dios, en estos caminos los voy a encontrar cuando lleguen a esos 5 hermosos
años para que encuentren mejor a Dios y quizá para acompañarlos cada año,
ayudarlos a estar más cerca de Él y ser mejores personas. Este gozo y
satisfacción quiero compartirlos con este librito, que espero Dios bendiga.

Eduardo Levy, S. J.
37
PRIMERA PARTE
PREPARACION

Objetivo y engranaje de ideas

Quienes van a dirigr este Encuentro tienen que tener claro el objetivo y el
sencillo proceso.

Objetivo
El objetivo de este Encuentro es que los niños, en una experiencia muy
especial y feliz, se den cuenta que es importante buscar y encontrar a Dios;
que vean cuatro caminos para encontrarlo; que vayan viendo que encontrar
a Dios significa también descubrir la voluntad de Él, querer hacerla y poder.
Deben comprender la misa, comprender sus partes, ver que Jesús quiere
que los niños se acerquen a Él y que ellos quieran recibirlo en su grupo y en
su corazón y que vean que Él les puede ayudar a ser buenos.

Engranaje de ideas

Primer Paso
Los niños deben comprender que es importante buscar y encontrar a
Dios. Esto se hace haciéndoles ver que Dios es necesario como la luz, el agua,
los papás.

Segundo Paso
Los niños deben comprender cuatro caminos para encontrar a Dios.

El primer camino: Con los ojos abiertos

Cada cosa creada es huella de Dios. Pero para verlas así, hay que verlas con
los ojos y pensar con la cabeza; así se descubre a Dios como un maravilloso
Creador y se le vitorea y se le dan gracias.

38
Segundo camino: Con la luz de la fe

La llama significa la fe. Ilumina nuestra cabeza para entender la Palabra de


Dios y así encontrarlo con amor y ofrecerle nuestros corazones para recibirlo.

Tercer camino: Con los ojos cerrados

Dios está en nuestro interior, allí lo podemos encontrar concentrándonos con


amor. Esto lo podemos hacer en cualquier lugar y momento. Así, como el aire,
entra en nosotros y da vida a nuestro corazón para amar.

Cuarto camino: En los demás

Dios está en cada uno, lo podemos encontrar y querer en los demás.


 Jesús quiere que lo encontremos en los pobres y lo ayudemos.
 Podemos encontrarlo en las personas que nos rodean, en nuestros compañe-
ritos y quererlo, ayudarlo y saludarlo en ellos.

Descanso

Tercer paso: Encontrar qué quiere Dios que hagamos.

 Nos pueden descubrir otros qué quiere Dios que hagamos.


 Lo podemos descubrir en nuestra conciencia.

Cuarto paso:
Si encontramos qué quiere Dios que hagamos, tenemos que encontrar
fuerza para hacerlo.
Jesús, para darnos fuerza, nos alimenta con su Palabra y con él mismo.
Nosotros oramos y él nos bendice.

Quinto paso:
Vivir con Dios en nuestro corazón para ver que todo lo hizo él por amor
a nosotros, para comprender lo que nos dice en su Palabra, para encontrarlo

39
en nuestro interior y en los demás, para encontrar siempre qué quiere que
hagamos y para que nos dé fuerza para seguirlo.

Para que el Encuentro dé el mejor fruto se debe preparar muy bien. Se debe
preparar al equipo que lo va a dirigir y al grupo.

1. Preparación del equipo director

Los que han de trabajar con el equipo se deben preparar espiritualmente. Van
a comunicar a Dios, van a influir en los niños. Deben tomar conciencia de esto
y de la importancia de no hablar sólo con palabras, sino con toda su vida.
Las personas que integran el equipo son:

El organizador

Es el responsable de hablar con la dirección del kinder o de la preprimaria y


con la maestra; de preparar el grupo: orientarlo y entusiasmarlo.
Se debe responsabilizar de que los papás se enteren del Encuentro, de sus
objetivos y de cómo, cuándo y dónde va a ser. Puede hacer una reunión o pasar
una circular. Los papás deben sentirse invitados. No es necesario que asistan,
como en el de 6 años, pero es bueno que asistan.
El busca y motiva a las madrinas, una para cada equipo. Ellas tienen poco
trabajo, pues los equipos sólo se tienen que reunir para seguir las huellas de
Dios y preparar y presentar las escenificaciones. Los dibujos los pueden hacer
todos en un salón. Si hay más, los grupitos para seguir las huellas se hacen más
pequeños. Las mismas mamás son las madrinas.
El organizador debe saber todo lo que se necesita. Es responsable de que
esté todo dispuesto el día del Encuentro. Se pone de acuerdo con el director.
Es responsable del trabajo posterior con los niños, sobre todo que las
maestras visiten a la familia pobre y hagan de puente entre ella y los niños.

El director

Debe conocer el Encuentro y los detalles. Conviene que asista antes a uno.

40
Debe conocer cómo son los niños de cinco años. Conviene que lea el
análisis. Debe saber cómo hablarles, preguntarles y tratarlos, pues de esto va
a depender que el Encuentro salga bien y, por tanto, el fruto.
Conviene que lea el folleto sobre la pedagogía de los Encuentros.
Debe ir dirigiendo con intervenciones claras, oportunas y preocupado
siempre de que los niños lo vayan comprendiendo y siguiendo, interesados y
contentos. El grupo debe estar activo.
Deben mantener el orden que puede llevarse a esta edad con firmeza,
bondad y paciencia.
Algunos niños no saben esperar su truno para hablar. Hay que ganarlos
haciéndoles ver que pueden ir controlándose y haciéndoles ver a los otros
cómo lo van logrando.
El director es quien ha de formar el ambiente, el interés, el ritmo del
Encuentro. El ambiente debe ser agradable, alegre, de confianza, de cercanía
con Dios y de orden.
Conviene que el director conozca el Encuentro como para no tener el
manual en la mano.

El Sacerdote

A los niños les gusta que el Sacerdote dirija el Encuentro. Es bueno esto si
conoce bien a los niños de cinco años, los sabe tratar y a ellos les simpatiza,
si se sabe adaptar a ellos en fondo y forma y si puede estar todo el tiempo.
A esta edad no conviene celebrarles misa, pero sí es bueno explicarla
brevemente.

Las maestras y las madrinas

Las maestras no pueden faltar; sin ellas no se debe hacer el Encuentro. De


ellas depende el cultivo posterior, principal fruto de este Encuentro.
En este Encuentro no hay propiamente madrinas, las señoras que hacen
de madrinas tienen poco trabajo. Van a seguir las huellas de Dios con grupitos
de 2, 3, 4 o 5, a preparar las escenificaciones y hacer que se presenten bien.
En este Encuentro no hay equipos, sólo se reúnen por grupos de 5 o 6 para

41
la escenificación. Así, madrinas que se encargan de un equipo como en los
otros Encuentros no hay. Pero conviene que haya suficientes maestras,
mamás o chicas o chicos mayores que ayuden en las escenificaciones y que
con su presencia le den más valor a la experiencia a los ojos de los niños.
Los mayores es mejor que se coloquen atrás en las reuniones generales y
le dejen la responsabilidad al director de la actividad para mantener el orden.
No deben conversar con otras señoras cuando el grupo está trabajando. Deben
entrar pronto al lugar de reunión cuando se llama a los niños, pues si llegan
tarde los niños se distraen. Esto suele ser problema.
En general, a los papás de estos niños les gusta asistir, salen contentos y
con buen provecho. De esos mismos papás se puede pedir voluntarios para
preparar las escenificaciones. El organizador debe intentar que en el Encuen-
tro haya una persona mayor para cada grupo de 2, 3, 4 o 5. Los equipos no
deben ser de más de 6 y el grupo no más de 42.
Las mamás no deben llevar niños ni más chicos ni más grandes. Se puede
tratar el punto con ellas. Los un poco más chicos que no son de ese grupo,
quizá después van a tener este Encuentro y debe ser nuevo; los muy chiquitos
distraen, gritan, desconcentran. Los un poco más grandes pueden más y
tienden a intervenir y sobresalir. Si las mamás dicen que no tienen donde dejar
a sus niños, conviene organizar una guardería con dos niñas de secundaria.

2. Preparación del grupo

Es importante preparar al grupo de un solo salón, motivarlo a un Encuentro


con Dios para conocerlo y quererlo más y saber más cómo quiere que nos
portemos. Si es posible, recordarles el Encuentro anterior.
Conviene exhortarlos a orar y pedir a Dios con sus palabras lograr los
objetivos del Encuentro.
Conviene que vayan uniendo el Encuentro con lo que se les da en clase de
formación religiosa.
Conviene hacer un cartel que anuncie el Encuentro y decirles que va a
estar muy bonito; conviene enseñarles un canto que se va a cantar en el
Encuentro y ensayarlo para que salga muy bien allá. En una palabra,
hacerles desear el Encuentro para que vayan con ilusión. Conviene que

42
la maestra escriba una carta a Dios, con lo que vayan diciendo los niños, para
leerla en el Encuentro.

Reunión previa

Esta reunión se debe hacer unos días antes del Encuentro.


En esta reunión se les explica que van a un encuentro con Dios, no a un
día de campo, a un paseo o a un juego.
En esta reunión conviene explicarles que al Encuentro vamos a ir a
encontrar a Dios y que les vamos a explicar cómo encontrarlo y encontrar lo
que Él quiere que hagamos.
En esta reunión se les explica dónde va a ser, cuándo, cuánto tiempo,
quiénes van a ir, lo bonito que va a ser, cómo deben preparar su corazón y qué
deben llevar.
Si el organizador dirige esta reunión es mejor, porque le da más importancia
al Encuentro y el organizador tiene más garantía de que todo está claro y bien
motivado. Si las maestras están motivadas y saben bien qué es el Encuentro,
ellas pueden ir haciendo lo que se debe hacer en la reunión previa sin
necesidad de ésta. En los siguientes Encuentros no se debe suprimir la reunión
previa, pues allí se hacen los equipos.
En esta reunión se puede hacer la carta a Dios. Los niños van dando las
ideas, la maestra escribe.

Lo que se debe llevar

Cada uno debe llevar

 Colores, lápiz y lo necesario para dibujar. Papel no; lo lleva la maestra.


 La ayuda para una familia pobre, se debió recoger ya.

Este dinero no lo deben pedir a sus papás, sino que lo deben sacar de su
alcancía, o lo deben ir ahorrando de lo que les den para gastar. Lo deben poner
en una alcancía.
Esta ayuda es muy importante. Va a servir para que la maestra del grupo

43
se ponga en contacto con una familia muy pobre y les vaya contando a los
niños los problemas que tiene y cómo pueden ayudarla.
Esto puede ser de gran provecho. Forma la sensibilidad social de los
niños.
Ellos son concretos, para ellos la idea de ayudar a los pobres tiene fuerza,
pero más si los pobres son llamados por sus nombres y sus problemas son
presentados por la maestra que fue a visitar a esa familia a su casa, los conoció
y ahora está interesada por ayudar, apoyada por el grupo.
Esta ayuda va a ser puente entre la sensibilidad de los niños y los
problemas reales. Va a unir el deseo de ayudar con la ayuda real; va a unir la
ayuda con la caridad cristiana y la renuncia personal. Va a ser causa de que
la maestra sea una persona más en contacto con los más pobres y así pueda
formar mejor la sensibilidad social de los niños.
Los niños o niñas no deben ir de uniforme, para que sientan más lo
especial de la experiencia.

El organizador debe llevar

1. Papel. Se necesitan dos medias hojas carta para cada niño. Deben
ser medias para que el niño pueda abarcarlas en su dibujo.
Los niños van a dibujar, hay que asegurarse que hay todo para esto:
colores, lápiz, borrador, mesitas, etc.
2. Algo para vendarle los ojos a un solo niño. Si en el salón donde se
les hablará a los niños no hay un apagador, hay que llevar una lámpara y,
si es necesario, una extensión.
3. Algo donde poner agua, una jarra y un vaso.
4. Una ramita suave con hojas verdes para cada niño; estas ramitas deben
medir como unos 20 cm. No se les debe pedir a los niños.
5. Un letrero que diga Dios. Uno para todo el grupo. Este letrero debe
ser hecho en una cartulina. Se va a encontrar siguiendo las pistas de las
huellas, luego la maestra va a llevarlo delante cuando van diciendo: Viva
Dios.
Este letrero se va a levantar, conviene pegarlo a un palo en T con el palo
vertical de un poco más de un metro. El letrero DIOS se puede poner dentro

44
de un corazón. Todo esto al gusto de la maestra. Lo importante es que diga
Dios, se vea bonito y se lleve delante en la procesión.
6. Las medallitas en forma de niño con un corazón y dentro la palabra Dios.
Seguritos para prendérselos, pues con estambre, cinta o cadenita, con
la novedad, juegan y se distraen. Estas medallitas se las colgamos
en el pecho a los niños en el cuarto camino. (Para pedirlos ver pág. 2).
7. Un Niño Dios lindo y no pequeño para darlo a besar. Con las ramitas des-
pués de la procesión se va a formar una especie de nido para acomodarlo.
8. Una Biblia que no sea pequeña para mostrarla a los chicos y leer el pasaje
de la estrella de Belén y los Reyes Magos: Mt. 2, 1-11.
9. Una veladora, no grande, en su vaso, que va a significar la luz de la fe.
10. Una alcancía con el dinero para la familia pobre.
11. La maestra debe haber visitado una familia pobre para contarles a los
niños de su visita y de la familia. Esta narración contada con cierta
amplitud y con sintonía afectiva con los problemas de la familia necesitada
va a ser importante.
12. La carta a Dios que escribió la maestra con las ideas de todos los niños.
Se lee al inicio del tercer camino o en la explicación de la misa.
13. Piedras, de unos 3 cm, una por niño. Esto si suele hacer viento, pues al
poner los dibujos como las huellas de Dios en el jardín, el aire las puede
volar. Si los dibujos con las huellas se van a poner en unos corredores
o patio, se pueden pegar con cinta pegante.
14. Las velas, el alba, la estola, el cíngulo, el misal, la patena y el cáliz.
15. Hostias no consagradas para dar una a cada niño.

Los niños no deben llevar bandera, ni cartoncito con su nombre en el


pecho, ni letrero de su equipo, ni nada que les reste atención. Tampoco hay
diplomas o estampas. No llevarles paletitas.
Conviene que los niños no llevan su comida para media mañana, sino que
se les lleve algo para todos, para evitar que se distraigan con sus loncheras,
y para que noten algo especial.
Conviene invitar a los papás, decirles que es bueno que asistan, pero no
necesario y que el año siguiente será mucho más importante que asistan, pues
ese Encuentro está pensado para niños de 6 años con sus papás.

45
Es muy importante que asista la maestra; si no, es mejor cambiar el
Encuentro para un día en que pueda asistir. Conviene darle el folleto, pero que
no diga al grupo lo que dice.

Este Encuentro conviene realizarlo en el mismo colegio, si hay un lugar


para hacerlo con independencia. Tiene que haber un buen salón, un lugar para
que dibujen, puedan estar todos juntos y mucho conviene que haya capilla y
jardín.
Conviene que sea un día de clase y a la misma hora de entrada. Dura 4
horas, es el tiempo que suelen estar en el colegio estos niños. Conviene en día
de clases para asegurar la puntualidad. En Sábado o Domingo con el colegio
vacío también es bueno.

46
SEGUNDA PARTE
REALIZACION DEL ENCUENTRO

Horario

8:00 Reunión (Capilla o Salón)


8:30 Dibujos (20 minutos)
8:50 Explicación 1er. Camino (Salón)
9:00 Huellas y procesión (Jardín)
Oración (Capilla)
9:15 2o. Camino (Capilla)
9:30 3er. Camino (Capilla)
9:40 4o. Camino (Capilla)
9:50 Descanso (Reunión de asesores)
10:20 Preparar escenificaciones (Jardín)
10:35 Escenificaciones (Salón o Jardín)
10:50 Sí, no (Salón o Jardín)
11:00 *Descanso, juegos (Se puede acortar, alargar o suprimir)
11:20 Cantos (Capilla)
11:30 Explicación de la misa (Capilla)
12:00 *Salida

Este horario se debe adaptar a las horas convenientes en cada lugar,


procurando respetar la duración de las actividades. No se pone en público.
*Conviene que el Encuentro sea de la misma duración que la jornada
diaria de trabajo de los niños. El horario se puede adelantar, alargar con un
poco de juegos o acortarlo suprimiéndolos. Con este tiempo señalado para
juegos se puede controlar más el tiempo, pues si por algo se alarga lo anterior,
este descanso se acorta.
Explicación de las actividades.

8:00 Reunión (capilla o salón)

Antes de esta reunión, los niños ya deben haber dejado sus loncheras y cosas
en algún lugar que, a ser posible, no sea el mismo salón de reunión.

47
El salón debe ser acomodado antes con sillas pequeñas, no en círculo, sino
en una o dos líneas, para que los niños vean cerca las pequeñas actuaciones.
Deben formarse los niños frente al salón o capilla, pero no se debe gastar
mucho tiempo en esto, los niños se pueden ir cansando.
Ya que llegan ordenados y se sientan, se les pregunta quiénes saben rezar
el padrenuestro y el avemaría. Ellos levantan la mano. Se les dice que vamos
a rezar para invitar a Dios nuestro Padre y a la Virgen María a estar con
nosotros en nuestro Encuentro.
De pie, rezan el padrenuestro y avemaría.
A esta hora no conviene hacerlos cantar.

Primer paso: Es importante encontrar a Dios

Porque Dios es como la luz, como el agua que hace florecer nuestra alma,
como un padre bueno, sin él somos como niños perdidos.

 Dios es como nuestra luz (primer juego 10 minutos)

Se explica a los niños que sin luz estamos en tinieblas, nos podemos caer,
chocar, no sabemos por dónde ir, es feo y da miedo.
Como aquí no podemos hacer tinieblas, a uno de ustedes le vamos a
vendar los ojos y va a encender la luz.
Si no está el apagador en lugar convieniente, se coloca una lámpara sobre
una mestia. Es mejor lámpara eléctrica que linterna de pilas.
El primer niño vendado se coloca a unos 8 pasos de la lámpara, delante,
frente al grupo. Va caminando y enciende la luz. Todos aplauden.
Con el segundo niño que acepta ser vendado se explica al grupo que en
este mundo en el que vivimos la gente sólo busca el dinero, divertirse y, por
esto, son capaces de dañar a otros; que algunos están, no sólo en tinieblas, sino
desconcertados, otros van en sentido contrario y algunos como borrachos.
Para significar esto vamos a darle unas vueltas a este niño y a dejarlo hacia
cualquier lado, atrás o más lejos. Le cuesta trabajo encender la luz. Entonces
otro que no está vendado lo va dirigiendo con su mano en la cabeza o de la
mano, así lo lleva hasta la lámpara. Se les hace ver que si buscamos a Dios,

48
como nuestra luz, es mejor que nos guíen. Dios nos ha puesto personas que
nos guíen y que por esto vinieron al Encuentro.

Estos 3 juegos no conviene repetirlos, si no, se alargan más de 10 minutos.


Aquí se hace el primer grito: Dios, luz. Al decir Dios se empuñan las
manos y se bajan de cerca de la cara a la altura de la cintura. Luego se levantan
a la altura de la cara, se abren los dedos y se dice luz.

 Dios es como el agua (segundo juego, 5 minutos)

En la mesita se coloca una jarra con agua potable y un vaso.


Se explica a los niños que como necesitamos beber cuando tenemos
muchísima sed, así nuestro corazón necesita de Dios; si no, está seco como
tierra del desierto. Se les pregunta si quieren tener un corazón seco como
tierra del desierto... En cambio, si Dios está, nuestro corazón es como un
jardín muy bien regado. ¿Les gusta tener un corazón lleno de vida?... ¿Un
corazón seco?...
Para entender mejor esto, uno de ustedes va a recorrer este espacio
caminando como un sediento en el desierto que ya no puede más, cae, casi se
muere y por fin encuentra agua.
Un niño representa la escena del sediento. Se le ambienta diciéndole que
el sol está muy fuerte, que la arena está seca y caliente. El debe hacer cara de
agotado, arrastrar los pies, caer, clamar por agua: "aaguaa". Por fin llegar y
beber con felicidad.
Se puede hacer como que se filma la escena o por el director o por otro
niño.
Se puede pedir que repita su cara de felicidad delante del grupo, para que
vean cómo se pone nuestro corazón cuando encuentra a Dios.
Aquí al grito anterior: Dios, luz, se añade agua. Ahora se grita: Dios, Luz,
Agua.
En la palabra agua se señala con las manos como si se bebiera un vaso de
agua.

49
 Dios es nuestro Padre (tercer juego, 5 minutos)

En este juego se trata de que vean que sin Dios estamos como un niño que
se perdió y no encuentra a sus padres.
Un niño va a ser el papá, o niño y niña van a hacer el papel de los papás,
otro, de niño perdido, dos van a ser policías en su patrulla.
Se les cuenta cómo se perdió, cómo sus papás se dieron cuenta, cómo
están afligidos, cómo el papá consuela a la mamá, le habla a la policía, al
mercado o a donde se perdió. Todo esto lo va contando quien dirige y va
pidiendo a los niños que lo actúen.
Al niño perdido, se le pide que camine perdido, triste, angustiado, que
diga mamá, papá, que los papás hagan cara de preocupación. Al verse,
después de un poco de tiempo, la policía encuentra al niño y lo lleva con sus
papás. El niño abraza a su papá o a sus papás; se abrazan.
Sin Dios, tu corazón es como un niño perdido, triste, angustiado. Si
encuentras a Dios, tu corazón se pone feliz y se lanza a Dios. Se puede pedir
a un niño que lo haya hecho bien que haga de nuevo su cara de felicidad, para
significar cómo se alegra nuestro corazón cuando encuentra a Dios.
Ahora al grito anterior se le añade la palabra padre, haciendo ademán de
abrazarse a sí mismo. Así queda completo el grito: Dios, Luz, Agua, Padre.
Estos 3 juegos duran 20 minutos, no más.

Al terminar conviene hacer una breve oración que los niños van repitiendo:
Dios nuestro, tú quieres que te busquemos. Ayúdanos a encontrarte para tener
tu luz en nuestra mente, nuestro corazón regado con tu amor y para sentirte
nuestro Padre.

8:30 Segundo paso: Los caminos para encontrar a Dios

Una vez que se les hizo ver que es importante encontrar a Dios, se les va a
mostrar cómo se puede encontrar.

50
Explicación previa (3 minutos)

Se conversa con los niños. Ya sabemos que es importante encontrar a Dios,


pues Dios es como la luz que ilumina nuestra mente, como el agua que le da
vida y belleza a nuestro corazón, como nuestro padre que nos da amor y nos
ayuda a dar amor, nos une como su familia y nos guía para hacer cosas buenas.
Pueden gritar: "Dios, Luz, Agua, Padre" y repetirlo dos o tres veces.

Luego se les dice: Ya sabemos que hay que encontrarlo, ¿cómo vamos a
ir a encontrarlo? A veces dicen que hay que ir en un cohete como astronautas.
Se les dice que no es así, que les vamos a explicar cuatro caminos para
encontrar a Dios: Uno, con los ojos abiertos, otro con la luz de la fe, otro con
los ojos cerrados y otro en los demás.

8:50 Primer camino: Con los ojos abiertos (45 minutos con movimientos)

El primer camino es siguiendo las huellas de Dios.

 En el salón donde estaban

Vamos a ver primero quién ha visto huellas. ¿De perro, de caballo, de


hombre, de auto? ¿En qué se distinguen?
Nosotros también dejamos huellas con nuestros zapatos de niños, de
hombre con botas. Pero también dejamos huellas que no son de zapato. Si uno
de ustedes dibuja muy bonito decimos: ese niños dibuja muy bien, sabemos
algo de él viendo su dibujo. Si uno dibuja hombres con los pies en las orejas,
decimos al ver su dibujo que no sabe dibujar.
Dios también dejó sus huellas, no de pies, ni de dibujos, sino de que es
inteligente y bueno. Si vemos el sol decimos: ¡Qué bueno Dios que hizo el
sol!... Si vemos las flores y las mariposas... si saboreamos una naranja... si
usamos nuestras manos...
Todo lo que existe es huella de Dios. Por eso ahora ustedes van a ir a
dibujar huellas de Dios: ¿Quién sabe dibujar el sol, las montañas, las nubes
y el arco iris, árboles, flores, frutas, animales, personas? Ellos van levantando
la mano.

51
 Los niños en las mesas, las mamás al salón

Los niños se van a sus mesitas. No es necesario que estén en equipo, pero
pueden estar. Allí debe haber medias hojas, colores, lápices y borrador.
Hacen cada uno su dibujo (20 minutos).
Deben, si pueden, ponerle su nombre.
Basta con que los vigile una maestra o una o dos madrinas.
No deben dibujar huellas de pies o zapatos.

Reunión con las mamás o madrinas

Mientras los niños dibujan, el director explica a la maestra y a uno o dos


de los asesores, que al terminar el dibujo, inmediatamente los van a recoger
y los van a colocar como huellas por el jardín o el patio. Se deben poner
separados para que los niños no se estorben al verlos. No en una fila, sino por
un lado y otro, pero con rumbo al letrero que dice Dios. Así ven las huellas
en uno y en otro lugar. Conviene ponerles una piedrecita para que no los vuele
el viento. Si está mojado conviene ponerlos en un plástico o en el corredor.
Si es patio, se pueden pegar con cinta.
Esas huellas hechas con los dibujos van a terminar en un lugar lejos de la
capilla. Allí se va a colocar un letrero que dice Dios. Conviene que sea lo
suficientemente grande como para que se lea de lejos, de unos 20 o 40 cm en
cartoncillo que se pueda elevar con un palo como de 60 cm; puede estar el
letrero dentro de un corazón.
En torno a ese letrero se colocan las ramitas en forma de C, para que los
niños al llegar se coloquen cada uno frente a una ramita, como a 30 cm una
de otra y unos 3 o 4 metros del letrero.
A las demás mamás se les explica que al terminar los dibujos y la
explicación de la vaquita, cada una va a llevar 2, 3 o 4 niños para ir viendo las
huellas de Dios dibujadas, haciéndoselas contemplar y reconocer como
huellas de un Dios Amor, Sabio y Poderoso.

Al terminar los dibujos, uno o dos asesores colocan los dibujos en el


jardín, como está dicho.

52
El director, en el mismo salón donde dibujaron, les explica a los niños que
van a salir a ver sus dibujos que representan las huellas de Dios, pues fue lo
que ellos intentaron dibujar.

La vaquita

Para ver en las cosas las huellas de Dios necesitamos mirarlas con ojos de
hombre o de mujer y pensar con cabeza inteligente de humano.
Aquí se les muestra una vaquita, a ser posible de bulto, pero si no,
dibujada. Se les hace ver que una vaca tiene ojos muy grandes y cabeza muy
grande, pero que ella no puede ver en las cosas las huellas de Dios, ni pensar
con su cabeza que Dios las hizo porque es sabio y bueno, ni darle gracias.
Si una vaca ve una pradera muy bonita, verde toda, no puede decir: "¡Qué
bueno es Dios que hizo ese buen pasto para mí, gracias buen Dios!" Si ve...
no puede... si ve su becerrito no puede decir gracias Dios que me hiciste mamá
vaca. Si le pones un espejo, se ve, pero no puede decir: Qué sabio y bueno eres
Dios, que me creaste con ojos para ver, oídos para oir, patas para ir a donde
hay pasto y agua y cola para espantarme los bichos.
Ustedes no quieren tener ojos y cabeza de vaca. Así que vamos a salir a
ver los dibujos con ojos de ser humano y cabeza de humano, para poder
encontrar a Dios viendo sus huellas.

 En el jardín o en el patio

Van saliendo por grupos como de 3, 4, 5 o 6 con una mamá que los va a
llevar despacio, viendo los dibujos y haciéndolos apreciar y sentir algo en
ellos. Lo mejor es en grupos de dos o tres.
Ellos tienden a ver uno y otro dibujo pronto; quien los lleva debe irlos
haciendo tomar conciencia de lo que ven y de cómo se manifiesta Dios en eso,
su sabiduría, amor y poder.

- En el semicírculo frente al letrero que dice Dios

Al llegar al lugar donde está el letrero de Dios, se les pide que se coloquen
frente a una ramita y allí la dejen.

53
Cuando llega la mayoría, se les explica que ese letrero va a significar a
Dios a quien encontramos con los ojos abiertos. Cuando encontramos a Dios
nos alegramos y, como es sabio, bueno y poderoso, lo vitoreamos.
Van a recoger su ramita, vamos a moverla de un lado para otro y a decir:
¡Viva, Viva, Viva Dios! Esto, muchas veces, primero aquí en este lugar y
luego como en desfile o procesión, uno tras otro, siguiendo a la maestra que
va a llevar delante el letrero de Dios.

- En procesión por el jardín o colegio

Conviene que la maestra lleve en alto el letrero de Dios, por la cara que
los niños vean las letras. Conviene que no vaya recto, sino serpenteando.
Los niños van diciendo sin parar: ¡Viva, Viva, Viva Dios! y moviendo sus
ramitas con su mano a la altura de su cabeza.

 En la capilla

Llegan a la capilla vitoreando a Dios y ya que todos están en las bancas


o en sus sillitas, se les pide que más fuerte griten cinco veces ¡Viva, Viva, Viva
Dios!, y al terminar se callen todos. Se va contando. Al terminar, se les pide
silencio y que pongan su ramita en el suelo.
Aquí se puede hacer un momento de oración para que algunos niños den
gracias por algunas cosas (2 o 3 minutos). El director inicia. Se puede cantar
un canto de la creación.

9:15 Segundo camino: Con la luz de la fe (Capilla 15 minutos)

Acabamos de ver que si vemos todo lo que Dios ha hecho, con ojos y cabeza
de humano podemos encontrar a Dios.
Ahora les voy a explicar otro camino: el de la luz de la fe.
La fe es como una lucecita que nos da Dios. Se enciende la veladora.
Vamos a significar la fe con la llama de esta veladora. Vamos a poner la
veladora sobre la cabeza de cada uno para significar que Dios nos da la luz
de la fe para que esté en cada una de nuestras cabezas. Así, con la luz de la fe,

54
podemos entender lo que Dios nos dice: Que este libro es su palabra, que Él
es nuestro Padre, que nos dio a su Hijo, y más cosas que luego vamos a ir
entendiendo.
Se pone la veladora sobre cada una de las cabezas de los niños. A cada uno
se le dice, al poner la veladora sobre su cabeza: Tienes fe, luz de Dios.
Se puede también ir diciendo a cada uno uno una frase especial: Que
nunca se apague tu fe, a uno; que veas todo con fe, a otro; que tu fe te ayude
a ser bueno, etc. Así una frase distinta a cada uno.

Luego se lee, adaptándolo y resumiéndolo a los niños, el pasaje de la


estrella de Belén y los Magos: Mt. 2. Se les cuentan brevemente los primeros
versos hasta el 8 y se leen 9, 10 y 11 desde la estrella que habían visto iba
delante...
Se les explica que como la estrella llevó a los Magos hasta Jesús, así la luz
de la fe nos hace encontrar a Dios en Jesús. Como los Reyes Magos
reconocieron en Jesús a Dios y lo adoraron, así ustedes van a ir pasando a
reconocer en Jesús a Dios y a mostrarle amor dándole un beso. Como los
Magos le ofrecieron oro, incienso y mirra, así nosotros le vamos a ofrecer las
ramitas que van a simbolizar nuestras personas. Cada ramita va a significar
a cada uno de ustedes.

Cada uno va a tomar su ramita y le va a decir: Ramita, me vas a significar


a mí, te voy a ofrecer con amor, junto con las de mis compañeros, para hacer
una cuna amorosa para Jesús. Le dan un beso y esperan su turno.

Una de sus maestras va a ser San José, a ella le van a entregar primero la
ramita, ella las va a ir recibiendo y formando con ellas un nidito, un como
pesebre para significar que los recibe a ustedes y los prepara para recibir a
Jesús en su corazón y en su grupo como en un nido acogedor formado por el
amor de sus corazones.
Su otra maestra va a ser la Virgen María, va a estar sentada en su silla con
el Niño Jesús en sus brazos, le vamos a poner un velo para asemejarla más a
María y va a tener el Niño Dios de Belén para significar a Jesús cuando era
bebé.

55
Los niños van a ir pasando de tres en tres, poco a poco. Se les va diciendo
o ellos dicen Melchor, Gaspar y Baltasar. Van pasando, entregan su ramita,
luego besan a Jesús y pasan a su lugar.

En este Encuentro no se les va a dar a Jesús para que lo tengan en sus


manos, para dejar esa novedad para el año siguiente y para más rapidez.
Ya que está formado el nido en el altar o en una mesita, se pone al Niño
Dios y se le acomoda allí. Los niños ya fueron volviendo a sus lugares.

9:30 Tercer camino: Con los ojos cerrados (Capilla 10 minutos)

Ya sabemos cómo podemos encontrar a Dios con los ojos abiertos y con la luz
de la fe. Ahora vamos a ver cómo encontrar a Dios con los ojos cerrados.

Dios está en todas partes, pero de una manera muy especial está en nuestro
interior y quiere que lo encontremos dentro de nosotros mismos, en nuestra
mente, en nuestro corazón.
Cada uno va a cerrar sus ojos, poner las manos en su pecho y decir: Dios
mío aquí estás, te quiero.
Como el aire entra a nuestro pecho y allí nos da vida, así Dios llega a
nuestro corazón y nos da vida.
Cada uno va a poner sus manos en su pecho y luego va a respirar, a
introducir aire despacio y profundo a sus pulmones y luego lo va a dejar salir
también despacio, así vamos a entender que Dios es como el aire, entra dentro
de nosotros, nosotros lo aspiramos y vivimos; si no aspiramos aire, nos
desesperamos, y si es mucho tiempo, morimos. Nuestro corazón para amar,
necesita a Dios como su aire para vivir.
Dios está en nuestro corazón. Lo podemos encontrar aquí dentro y
agradecerle que nos dió la creación, la naturaleza y a nosotros vida y amor.
Al encontrarlo vamos a decirle que lo amamos. Vamos a ponernos las dos
manos en el corazón y a decirle: Dios mío aquí estás, te quiero. Ya que lo
hacen, se les pide que lo haga cada uno en silencio y con los ojos cerrados.
Se les pregunta si se dieron cuenta que Dios está en su interior, si sintieron
gusto en encontrarlo.

56
Luego se les explica que esto lo pueden hacer en cualquier lugar y
momento y que a Dios le gusta mucho que lo encuentren varias veces al día
en su propio interior.
Hay que hacerlos que digan dónde pueden cerrar sus ojos un momento,
poner sus manos en el pecho y decir: Dios mío aquí estás, te quiero. Ellos van
diciendo: en la Iglesia, en el cuarto, en el colegio, en el auto, en la cama, en
el baño, al ir a comer, al empezar a jugar o estudiar, etc.

9:40 Cuarto camino: En los demás (Capilla 10 minutos)

Si Dios está en ti, y en ti, y en ti, y en ti, Dios está en cada uno; así, lo podemos
ver y querer en los demás. Podemos ofrecerle algo a Dios al ofrecérselo a mi
compañero; podemos ayudarlo si ayudamos a otro; podemos invitarlo si
invitamos a otro; podemos estar con él si estamos contentos con otro.

 Él, en especial, quiere que lo veamos, queramos y ayudemos en los más


pobres y en los que sufren; por eso ustedes han traído dinero o cosas para Dios
en los pobres.
En este momento se traen las cosas o dinero que los niños trajeron para
la familia pobre y se colocan junto al Niño Jesús pobre en su pesebre y se les
explica que al darlo a los pobres se lo damos a Él, como Jesús mismo dijo: Lo
que hicieron con uno de estos pequeños, conmigo lo hicieron.
La maestra cuenta a los niños sobre su visita a la familia pobre. Quiénes
son, cómo se llaman, dónde viven, cómo es su casa, muebles, penas. Hay que
hacerles sentir la situación de la familia. Si algunos niños fueron, en 2 o 3
minutos cuentan qué les impresionó.

 Luego se les dice que debemos ver a Jesús también en nuestros compa-
ñeros. Si ayudamos, consolamos, peleamos a uno, lo hacemos de algún modo
a Jesús.
Ahora, para que no se nos olvide esto, lo vamos a saludar en nuestros
compañeros, papás y maestros. No es que ellos sean Dios, sino que podemos
saludar a Dios en ellos y después vamos a ir a convivir, compartir, comer y
jugar un poco con Dios que vive también en nuestros compañeros.

57
A cada uno se le da un humanito con el letrerito "Dios" en el corazón. (Ver
muestra al final del libro en la contraportada. Para pedirlos, ver pág. 2).
Ya que todos tienen el hombrecito, quien dirige hace una oración que
todos los niños van repitiendo con su mano sobre el humanito, donde digan:
Dios mío, quiero ser como este humanito, fuerte, con un gran corazón y en él,
tú mi Dios, siempre allí...

Se les explica que no son Dios, pero como Dios está en ellos, lo pueden
saludar en sus compañeros, mamás y maestra. Cada uno saluda a todos
diciéndoles: Hola Dios ¿cómo estás? (este saludo se puede cambiar por otro
que escuchan más los niños). Todos van saludando. Al terminar salen al
descanso.

9:50 Descanso

Los niños deben ir al baño, para que no salgan después.


Los asesores se reúnen. Ver lo siguiente.

Tercer paso: Encontrar la voluntad de Dios

En este tercer paso, el objetivo es que vean que cuando se encuentra a Dios,
hay que encontrar su voluntad, saber qué quiere que hagamos. Tiene dos
tiempos.

Primer tiempo: Escenificaciones para adivinar.

Reunión con los asesores.

Durante el descanso se debe reunir el director con la maestra y las madrinas


o personas que van a dirigir las escenificaciones para formar la lista de actos
que Dios quiere, o que le gusta que hagan los niños, para luego escoger el de
cada equipo de 5 o 6 niños y, después del descanso, preparar al grupo para
hacer la escenificación.
Algunas posibles escenificaciones:

58
Dios quiere o le agrada que:
1. Nos acerquemos a Él, lo queramos y nos queramos.
2. Seamos felices y hagamos felices a otros.
3. Invitemos a los que están solos y jueguemos con ellos.
4. Nos ayudemos.
5. Compartamos.
6. No nos burlemos, sino que nos respetemos.
7. No haya pleitos y, si peleamos, que nos contentemos.
8. Obedezcamos.
9. Lo encontremos con los ojos abiertos y lo alabemos.
10. Ayudemos a los pobres.

Se pueden poner algunos otros que se vea convenientes para los niños.
Cada equipo va a escenificar sólo uno, los otros niños van a tratar de adivinar.
Los equipos van a intentar que les adivinen pronto. Por eso deben hacerlo con
sencillez y claridad. Para ponerse de acuerdo y ensayar hay 15 minutos.
Estas escenificaciones son con mímica; la madrina puede explicar algo,
los niños decir unas cuantas palabras. No hay que querer que escenifiquen
hablando. No suele salir bien. Hay que motivar a las madrinas a proceder
igual.
Conviene que cada madrina explique dónde se realiza la obra, quiénes son
los personajes y dé el ambiente, pero sin decir lo que tienen que adivinar. Esto
debe quedar muy claro.

10:20 Preparación de escenificaciones

Se puede reunir al grupo en el salón o sin pasar al salón, cada equipo va con
su madrina a un lugar de reunión. Si no hay equipos, allí se hacen grupos de
5, de 6 máximo y se les señala una madrina o asesor.
Ya en su lugar, en el jardín si es posible, se les explica que van a preparar
una escenificación para hacer comprender a sus compañeros qué quiere Dios
que hagamos. Sus compañeritos van a tener que adivinar. Hay que hacerlo
bien, pues se trata de que adivinen. Las madrinas ya escogieron el tema.

59
10:35 Escenificaciones

Mientras los niños preparan, se acomoda el salón para las escenificaciones.


Es mejor las sillitas en círculo.
Al llegar, los niños están emocionados con lo que van a presentar, así que
no conviene darles explicaciones.
Aunque no estén todos conviene decir el grito: Dios, luz, agua, Padre, y
el viva, viva, viva, Dios.
Cada equipo va pasando según el número que le tocó. Hacen su
escenificación y los demás van intentando adivinar. Al adivinar se felicita al
equipo y al que adivinó.
Se les puede ampliar un poco cómo Dios quiere eso. Esta ampliación debe
ser muy breve, unos segundos.
Al terminar el último equipo, se les hace notar que con estas escenificaciones
hemos querido ver que si encontramos a Dios, también tenemos que encontrar
cómo quiere Él que nos portemos.
Se les pregunta qué aprendimos en las escenificaciones de los otros
equipos y que ahora ya lo sabemos, y toca hacerlo.

10:50 Si, No

Al terminar las escenificaciones se les hace ver que hemos visto acciones que
Dios quiere que hagamos, pero que hay más y ahora vamos a ver cómo nuestra
conciencia, vocecita interior, nos dice rápido si Dios quiere que las hagamos
o no.
El niño que quiera va a ir diciendo una acción y todos contestamos Sí o
No, si Dios la quiere: Sí; si a Dios no le gusta decimos todos a la vez: No.
Vamos a acompañar el sí subiendo el puño de la mano derecha y su no
bajándolo.
Quien dirige dice 2 o 3, por ejemplo: que mintamos. Todos dicen: No.
Luego los niños dicen unas 5 o 6.
Conviene que el director vaya repitiendo para que se oiga bien y porque
lo que deben contestar no, lo suelen decir con un no antes, que hace que el
grupo se confunda. Dicen que no peguemos a otros. El director dice: que
peguemos a otros; así el no es claro.

60
La maestra dice unas 3 y las mamás otras 4 o 5.

11:00 Descanso

Al terminar la anterior actividad, el grupo tiene que descansar un rato para ir


al baño, tomar agua, moverse. Con este descanso se puede nivelar el horario.
Si el grupo director lo juzga conveniente, aquí se les puede organizar unos
juegos de los que les suelen organizar las maestras en la preprimaria. Esto
unos 25 minutos.
Si es mejor que no haya juegos, se dan 10 minutos de descanso y pasan a
la capilla para la explicación de la misa.

Cuarto paso: Encontrar fuerza para cumplir su voluntad.


Explicación de la misa (Capilla)

Si sabemos qué quiere Dios, debemos encontrar fuerza para hacerlo.


A los niños la voluntad de Dios no les dice mucho, pero darle gusto,
ponerlo contento, no ofenderlo, sí les dice.

11:20 Cantos

11:30 Explicación de la misa

Es mejor hacer una explicación frente al altar, para explicarlo todo.


Conviene explicar que Dios quiere que lo encontremos en la misa, que es
como una comida a la que nos invita Dios nuestro Padre.
El altar es como la mesa. Como un abuelo está feliz de ver al rededor de
su mesa a sus hijos con sus esposas y sus nietos, así Dios quiere vernos juntos
en torno al altar...
Conviene explicarles:
- Las velas: una significa la fe y otra el amor. Siempre en la misa están
encendidas. Cada una es una vocecita. Una está diciendo: enciende tu fe,
la otra: enciende tu amor.
- El alba, que el Sacerdote se pone significa que ocupará el lugar de Jesús.

61
Así ya no ven al Padre tal, sino a Jesús. Cuando consagra no dice: "Esto
es el cuerpo de Jesús", sino "Esto es mi cuerpo"...
- El cíngulo significa que tiene que controlar sus malos impulsos y
deseos para parecerse a Jesús. Es cuerda, porque las cuerdas sirven para
controlar los caballos salvajes.
- La estola significa las manos de Dios, vean cómo son como unas manos.
Cuando el Sacerdote nos bendice, nos bendice con la mano de Dios, y si
nos perdona, nos perdona con la mano de Dios.

Conviene hacerles ver que al iniciar la misa pedimos perdón para llegar
más limpios a escuchar la palabra de Dios y a recibir a Jesús.
Se les motiva a ir diciendo algunas faltas que suelen hacer los niños de su
edad y el director o sacerdote va diciendo con claridad la falta y todos
van contestando: perdón, Señor, perdón. Se puede dar dos golpes de pecho y
se les explica que significan dolor por haberlo ofendido.

Se les dice cómo se llama el libro: el Misal. Se les explica que en la misa
siempre se lee algo de la palabra de Dios para alimentar nuestro conocimiento
y amor de Dios.
Ahora les vamor a leer cómo Jesús recibía a los niños que querían
acercarse a Él: Marcos 10, 13-16.
A su Palabra contestamos con la oración de los fieles. Ahora vamos a leer
la que Uds. hicieron y escribió su maestra. Ella la va a leer ahora.

Luego, se les muestra el cáliz y se les dice cómo se llama y la patena y las
hostias. Se les explica cómo Dios, Jesús, quiso quedarse como pan ... el pan
entra en nuestro interior ... da fuerza para hacer lo que él quiere ...
Luego se les dice que cuando se dicen las palabras de la consagración...,
Jesús se hace presente bajo la forma de pan.
Se les muestra el cáliz y las vinajeras y se les explica cómo Jesús también
quiso quedarse bajo la forma de vino, para que recordemos que derramó su
sangre por nosotros y para invitarnos a amar y sacrificarnos con alegría por
otros.

62
Se les muestran las hostias; se pueden poner en 2 o 3 platitos o cestitas.
Se les dice que les vamos a dar a cada uno una hostia, pero no consagrada,
aquí, en esta hostia no consagrada, no está Jesús, pero un día, el día de su
primera comunión sí va a llegar en una hostia, ahora cada uno va a recibir la
hostia en su mano; se las darán sus educadoras, para significar que les quieren
comunicar a Jesús. Ahora que tienen la hostia, cada uno le va a decir a Jesús:
Ya sé que en esta hostia no estás, pero yo ya quiero que un día vengas en una
hostia como ésta, pero consagrada.
Ahora me voy a comer este pedacito de pan, lo voy a meter dentro de mí,
un día tú vas a venir y entrar dentro de mí. Quiero tener un corazón bueno para
cuando tú vengas. Se puede decir algo más, pero breve.

Ya que todos se comieron la hostia, pasan a su lugar.


Se reza un avemaría para despedirnos de la Virgen o se hace un canto
mariano.
Después se hace una oración- resumen, breve y con devoción, de todo lo
que fueron haciendo. Los niños suelen orar con atención. Se conecta con la
bendición.

Para la bendición el director la hace de Jesús. Les recuerda que Jesús


bendecía a los niños poniéndoles las manos sobre sus cabecitas para llenarlos
de Dios. Ahora yo voy a representar a Jesús, ustedes van a ir pasando. Les voy
a poner las manos en su cabeza y a decir: Que Dios esté siempre en tu corazón.
Para que no olviden que Dios va a estar en el corazón de cada uno de Uds.
y que deben respetar a quienes tienen a Dios en su corazón, van a llevar su
mano donde tienen su humanito y a decir amén, que significa así sea.
Van pasando poco a poco. Mientras se canta una canción que saben.
Se termina con la despedida. Conviene preguntar si alguno quiere decir
algo.

12:00 Salida

No conviene traerles regalitos, algunos no reciben y se sienten mal, y si se les


dan medallitas o algo así, resta fuerza al humanito del corazón con Dios,
importante para este Encuentro con Cristo.

63
Conviene hacer una reunión con las mamás y maestra pra evaluar y
planear el trabajo posterior. Mientras, una mamá puede hacer jugar un rato a
los niños.

Es importante, en el trabajo posterior, seguir recordando a los niños lo que


vivieron, haciéndolos vivir los cuatro caminos hacia Dios.
Conviene que traigan el humanito de gran corazón con Dios en él y
recordarles que a veces, al verlo, pongan su mano en su corazón y digan: Dios
mío, aquí estás, te quiero.
En especial hay que seguir formando su sensibilidad social con las ayudas
a la familia necesitada.

Quinto paso: Cultivar y vivir

Es importante enseñarlos a preguntar a Dios en su conciencia antes de hacer


algo y después de hacerlo preguntarle si le pareció bien.
La maestra tiene que tomar conciencia de la importancia de su trabajo,
verdadera cimentación de la obra educativa del colegio.
Conviene tener en el salón un tiempo las huellas de Dios, la vaca, un
humanito de cartulina más grande, el letrero de Dios con ramitas pintadas, un
cuadro de Jesús, María y José en Belén, fotos del Encuentro y lo que se vea
que puede recordarles su experiencia.

64