Está en la página 1de 322

Macroeconomía

Desde la contabilidad nacional hasta el crecimiento a largo plazo


Índice general

1 Macroeconomía 1
1.1 El enfoque macroeconómico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.1.1 Macro y micro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.1.2 Origen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.1.3 Datos macroeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.2 Demanda agregada y oferta agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
1.3 Temas macroeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.3.1 Economía monetaria: dinero e inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.3.2 Crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.3.3 Mercado de trabajo y desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.3.4 Economía internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.3.5 El modelo de la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
1.3.6 Instrumentos de la política macroeconómica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.4 Los modelos macroeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.6 Lecturas recomendadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
1.8 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

2 Macromagnitud 8
2.1 Criterios de valoración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
2.2 Principales magnitudes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
2.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

3 Contabilidad nacional 10
3.1 Objeto de la contabilidad nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
3.2 Magnitudes económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
3.3 Evolución de los modelos de cuentas nacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
3.4 Sistemas de cuentas nacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
3.5 Los agentes económicos en la contabilidad nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
3.6 Esquema básico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
3.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
3.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

i
ii ÍNDICE GENERAL

3.9 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

4 Demanda agregada 12
4.1 Componentes de la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
4.2 Curva de demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
4.2.1 Carácter descendente de la curva demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
4.2.2 Desplazamientos en la curva descendente de la demanda agregada . . . . . . . . . . . . . 13
4.3 El modelo de la oferta y demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
4.4 Ruptura de la unión entre salarios y demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
4.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
4.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
4.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

5 Oferta agregada 15
5.1 Análisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
5.2 Perturbaciones de la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
5.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
5.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

6 Modelo de oferta y demanda agregada 17


6.1 Modelado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
6.2 Curva de demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
6.3 Pendiente de la curva AD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
6.4 Efecto de la expansión monetaria sobre la curva DA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

7 Efecto multiplicador 19
7.1 Mecanismo (Ejemplo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
7.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
7.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19

8 Crecimiento económico 20
8.1 Medida del crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
8.2 Aritmética de crecimientos parciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
8.3 Crecimiento y bienestar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
8.4 Crecimiento a corto y largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.4.1 Crecimiento histórico desde el siglo XIX . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.4.2 Crecimiento económico sostenido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.5 Modelos para explicar el crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
8.5.1 Modelos neoclásicos de crecimiento tradicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
8.5.2 El consenso de Washington y sus implicaciones para la teoría . . . . . . . . . . . . . . . . 22
8.5.3 Otras explicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
8.6 Crítica al crecimiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
8.6.1 Los límites al crecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
ÍNDICE GENERAL iii

8.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24


8.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
8.9 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
8.10 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

9 Desempleo 25
9.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
9.2 Tipos de desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
9.2.1 Desempleo estructural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
9.2.2 Desempleo cíclico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
9.2.3 Desempleo friccional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
9.2.4 Desempleo estacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
9.2.5 Desempleo de larga duración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
9.2.6 Desempleo abierto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
9.2.7 Desempleo en Iniciadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
9.3 Efectos del desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.3.1 Salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.3.2 Suicidios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.4 Tasa de desempleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.5 Política fiscal y empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
9.6 Protección laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
9.6.1 Unión Europea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
9.6.2 México . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
9.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
9.8 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
9.9 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
9.10 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

10 Salario 32
10.1 Etimología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
10.2 Salario y condiciones de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
10.2.1 El salario digno como uno de los derechos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
10.2.2 Igualdad salarial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.3 Salario mínimo y salario máximo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.3.1 Salario mínimo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.3.2 Salario máximo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.4 Salario y trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
10.4.1 Teoría del valor-trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
10.4.2 Evolución histórica de la productividad y renta per cápita . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
10.5 Salario base, salario nominal, salario real y salario social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
10.5.1 Nómina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
10.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
iv ÍNDICE GENERAL

10.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
10.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36

11 Inflación 37
11.1 Definiciones relacionadas con la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
11.2 Mediciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
11.2.1 Clasificación de la inflación según la magnitud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
11.3 Causas de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
11.3.1 Teoría monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
11.3.2 Punto de vista Monetarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
11.3.3 Teoría del lado de la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
11.3.4 Teoría austríaca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
11.4 Efectos de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
11.4.1 Efectos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
11.4.2 Efectos negativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
11.4.3 Efectos positivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
11.5 Métodos de reducción de la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
11.5.1 Políticas monetarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
11.5.2 Tipo de cambio fijo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
11.5.3 Patrón oro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
11.5.4 Control de precios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
11.5.5 Equilibrio entre Moneda y Precios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
11.6 Proceso hiperinflacionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
11.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
11.7.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
11.7.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

12 Balanza comercial 46
12.1 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

13 Tasa de interés 47
13.1 Historia del concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
13.1.1 Época moderna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
13.2 Los tipos de interés como instrumento de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
13.3 Las tasas de interés en la banca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
13.4 Tipos de interés nominales y reales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
13.5 Tasas de interés fijo e interés variable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
13.6 Tipos de interés del mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
13.7 Aspectos macroeconómicos de los tipos de interés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
13.8 Modelos matemáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
13.9 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
13.10Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
ÍNDICE GENERAL v

14 Economía monetaria 50
14.1 Estado actual de la economía monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
14.2 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
14.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51

15 Dinero 57
15.1 Etimología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
15.2 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
15.2.1 Trueque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
15.2.2 Metales preciosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
15.2.3 Papel moneda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
15.2.4 Dinero electrónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
15.3 Funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
15.4 El dinero y la liquidez de los activos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
15.5 Creación de dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
15.6 Respaldo del dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
15.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
15.8 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
15.9 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

16 Oferta de dinero 62
16.1 Contenido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
16.2 Alcance de la oferta monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
16.3 Relación con la inflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
16.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
16.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
16.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

17 Demanda de dinero 64
17.1 La demanda de dinero en el pensamiento económico neoclásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
17.2 Demanda de dinero en el pensamiento keynesiano[2] . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
17.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
17.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65

18 Base monetaria 66
18.1 Gestión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
18.2 Creación de dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
18.3 Ecuaciones básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
18.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
18.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
18.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

19 Teoría cuantitativa del dinero 68


vi ÍNDICE GENERAL

19.1 Formulación de la teoría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68


19.2 Origen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
19.3 Enunciación de la teoría por Fisher . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
19.4 El enfoque de Marshall y Pigou . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
19.5 Milton Friedman y la Nueva teoría cuantitativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
19.6 Las críticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
19.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
19.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

20 Ilusión monetaria 70
20.1 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
20.2 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

21 Trampa de la liquidez 71
21.1 Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
21.2 Keynesianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
21.3 Actualidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
21.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
21.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

22 Neutralidad del dinero 74


22.1 Historia del concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
22.2 Discusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
22.3 Razones para la superneutralidad del dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
22.4 Evidencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
22.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

23 Mercado de trabajo 76
23.1 Economía del mercado de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
23.1.1 Empleo, salario y producto según el modelo clásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
23.1.2 Modelo keynesiano: Ilusión monetaria y oferta de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
23.2 Indicadores de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
23.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
23.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
23.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77

24 Salario de eficiencia 78
24.1 Visión de conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
24.2 Shirking . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
24.3 Notes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

25 Curva de Phillips 80
25.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
25.2 La curva de Phillips a largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
ÍNDICE GENERAL vii

25.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81


25.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81

26 Ley de Okun 82
26.1 Formulación matemática de la observación de Okun . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
26.2 Relación Imperfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
26.3 La derivación de la forma de la tasa de crecimiento de la ley de Okun . . . . . . . . . . . . . . . . 83
26.4 Utilidad de la ley de Okun . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
26.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
26.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84

27 Economía internacional 85
27.1 Comercio internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
27.2 Finanzas internacionales y movilidad de capitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
27.3 Estudios económicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
27.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
27.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

28 Modelo IS-LM 87
28.1 Formulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
28.1.1 Demanda agregada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
28.1.2 Curva IS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
28.1.3 Curva LM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
28.2 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89

29 Renta nacional 90
29.1 Cálculo de la renta nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
29.2 Usos de la renta nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
29.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
29.4 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

30 Consumo 92
30.1 El concepto de consumo en macroeconomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
30.1.1 Determinantes del consumo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
30.2 Tipología del consumo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
30.2.1 Consumismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
30.2.2 Consumo compulsivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
30.2.3 Consumerismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
30.2.4 Consumo sostenible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
30.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
30.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
30.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

31 Inversión 95
viii ÍNDICE GENERAL

31.1 Inversión empresarial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95


31.1.1 Las tres variables de la inversión privada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
31.1.2 Clasificación de las inversiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
31.1.3 Criterios de selección de inversiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
31.2 Inversión en macroeconomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
31.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
31.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
31.5 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
31.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

32 Gasto público 98
32.1 Autorización del gasto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
32.2 Incidencia del gasto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
32.3 Clasificación económica del gasto público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
32.3.1 Desarrollo Social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
32.3.2 Desarrollo Económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
32.4 Clasificación del gasto desde el punto de vista macroeconómico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
32.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
32.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
32.6.1 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99

33 Política fiscal 100


33.1 Encuadramiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
33.2 Proceso de actuación de la política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
33.3 Mecanismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
33.3.1 Variación del gasto público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
33.3.2 Variación de los impuestos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
33.4 Tipos de política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
33.5 Política fiscal y empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
33.6 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
33.7 Críticas a la política fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.7.1 Efecto expulsión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.7.2 Provoca déficit comercial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.7.3 Retrasos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.7.4 Propensión al consumo, no constante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.9 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
33.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104

34 Política monetaria 105


34.1 Objetivos últimos de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
34.2 Mecanismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
ÍNDICE GENERAL ix

34.2.1 Política de descuento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105


34.2.2 Variación del coeficiente de caja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
34.2.3 Operaciones de mercado abierto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
34.2.4 Instrumentos cualitativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
34.3 Tipos de política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
34.3.1 Política monetaria expansiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
34.3.2 Política monetaria restrictiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
34.4 Mecanismos de transmisión de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
34.4.1 El papel de la política monetaria en el largo plazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
34.5 Política monetaria en una economía abierta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
34.6 Historia de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
34.6.1 Teoría cuantitativa del dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
34.7 Críticas a la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
34.8 Los desfases y retrasos de la política monetaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
34.9 Política monetaria de la eurozona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
34.10Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
34.11Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
34.11.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
34.11.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110

35 John Maynard Keynes 111


35.1 Biografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
35.1.1 Keynes estudiante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
35.1.2 El comienzo de su carrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
35.1.3 El periodo de entreguerras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
35.1.4 Muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
35.1.5 Carrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
35.1.6 Inversor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
35.1.7 Principales contribuciones al pensamiento económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
35.2 Influencia de Keynes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
35.3 Crítica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
35.4 Publicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
35.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
35.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
35.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
35.7.1 Artículos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
35.7.2 Libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
35.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116

36 Modelo clásico 118


36.1 Empleo, salario y producto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
36.2 Demanda de dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
x ÍNDICE GENERAL

36.3 Ahorro e inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119


36.4 Solución única . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
36.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
36.6 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119

37 Economía neoclásica 120


37.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
37.1.1 Origen y evolución del término . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
37.1.2 Características del neoclasicismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
37.1.3 Críticas al neoclasicismo temprano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
37.2 Desarrollos posteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
37.2.1 Síntesis neoclásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
37.2.2 La Escuela de Economía de Chicago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
37.2.3 El nuevo clasicismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
37.2.4 Críticas al neoclasicismo contemporáneo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
37.3 Notas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
37.3.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128

38 Modelo neoclásico 130


38.1 Condiciones de equilibrio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
38.2 Ecuación básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
38.3 Tasa constante de crecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
38.4 Solución exponencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130
38.5 Crítica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
38.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
38.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131

39 Modelo keynesiano 132


39.1 Introducción, generalidades y simplificaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
39.2 Modelo keynesiano simple o de la cruz keynesiana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
39.2.1 Multiplicador y gastos de gobierno (el multiplicador keynesiano) . . . . . . . . . . . . . . 134
39.2.2 Multiplicador e inversiones (el acelerador) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
39.3 Modelo “tradicional” o basado en el modelo IS-LM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
39.4 Modelos integrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
39.5 Modelo Keynesiano de economía matemática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
39.6 Multiplicador simple y compuesto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
39.7 Función de ahorro e inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
39.8 Propensión marginal a invertir . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
39.9 Demanda de dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
39.10Trampa de la liquidez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
39.11Ilusión monetaria y oferta de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
39.11.1 Inflación y empleo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
ÍNDICE GENERAL xi

39.12Ecuaciones e identidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138


39.13Críticas al modelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
39.14Citas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
39.15Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
39.16Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141

40 Neokeynesianismo 142
40.1 La síntesis neoclásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
40.2 Economistas neokeynesianos importantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
40.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142

41 Monetarismo 143
41.1 Orígenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
41.2 Formulación del enfoque monetarista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
41.3 Aporte de Wicksell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
41.4 Aporte del Grupo de Cambridge . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
41.4.1 Contribución de Hawtrey . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
41.5 Aporte de Fisher . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
41.6 Aporte de Lerner . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
41.7 Contribución de Friedman . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
41.8 Aporte de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
41.9 Citas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
41.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155

42 Nueva economía clásica 156


42.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
42.2 Características los Nuevos clásicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
42.2.1 Metodología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
42.2.2 Asunciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
42.2.3 Principales propuestas económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
42.3 Problemática de los nuevos clásicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
42.3.1 El asunto del NAIRU: desempleo; inflación y circulante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
42.3.2 El asunto de la racionalidad económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
42.4 Citas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162
42.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165

43 Teoría de las expectativas racionales 166


43.1 Validez de las expectativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
43.2 Confrontación teórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
43.3 Aplicaciones en teoría económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
43.4 Otras teorías de las expectativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
43.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
43.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
xii ÍNDICE GENERAL

43.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167

44 Nueva economía keynesiana 168


44.1 Orígenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
44.1.1 Desarrollo temprano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
44.1.2 Desarrollo de ideas básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169
44.2 Microfundaciones de la pegosidad, inercia o rigidez de precios y salarios . . . . . . . . . . . . . . 170
44.3 Competición monopolística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
44.4 Otros factores microeconómicos de interés al nuevo keynesianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
44.5 Pegosidad o rigidez de información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
44.6 EDGEs del Nuevo Keynesianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
44.7 Implicaciones políticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
44.8 Críticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
44.9 Bibliografía y enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
44.10Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
44.11Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174

45 Keynesianismo 177
45.1 Ruptura con el dogma clásico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
45.2 Formalización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
45.2.1 Propensión a consumir, ahorro e inversión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
45.2.2 Tasas de interés y rentabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
45.3 Consideraciones políticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
45.4 Críticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
45.5 Desarrollos posteriores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
45.6 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 184
45.7 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
45.8 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191

46 Producto interno bruto 192


46.1 Características . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
46.1.1 Magnitud flujo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
46.1.2 Producción final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
46.1.3 Valoración: PIB nominal y PIB real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
46.2 Macromagnitudes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
46.3 Criterios de valoración del PIB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
46.4 Las primeras formulaciones del PIB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
46.5 Definición y formulaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
46.5.1 Métodos de determinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
46.5.2 Tasa de variación del PIB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
46.5.3 PIB per cápita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194
46.6 Producto interior bruto y Producto nacional bruto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
ÍNDICE GENERAL xiii

46.7 Ahorro, inversión y balanza comercial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195


46.8 Limitaciones del uso del PIB . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
46.9 Otros indicadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
46.9.1 PIB verde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
46.9.2 Índice de desarrollo humano (IDH) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
46.9.3 Índice de desarrollo humano ajustado por desigualdad (IDHD) . . . . . . . . . . . . . . . 196
46.9.4 Otros: huella ecológica e hídrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
46.10Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
46.11Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
46.11.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
46.11.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

47 Pleno empleo 198


47.1 Pleno empleo, estado de bienestar y keynesianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
47.2 Pleno empleo desde la perspectiva liberal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 198
47.3 Pleno empleo, inflación y tasa de ganancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
47.4 Trabajo garantizado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
47.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199
47.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
47.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200

48 Banco central 201


48.1 Funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
48.2 Emisión del dinero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
48.3 Independencia del banco central . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202
48.4 Deberes ante el Gobierno de los estados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
48.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
48.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204
48.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204

49 Milton Friedman 205


49.1 Biografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
49.2 Pensamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
49.2.1 Contribuciones Académicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206
49.2.2 Propuestas para las políticas públicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
49.3 Nobel de Economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
49.4 Críticas y defensores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
49.5 Últimos días . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208
49.6 Condecoraciones y honores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
49.7 Publicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
49.8 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
49.9 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
xiv ÍNDICE GENERAL

49.10Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 210

50 Recesión 211
50.1 Recesión, ciclos económicos y variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
50.2 Causas de las recesiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
50.3 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
50.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
50.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212

51 Ciclo económico 213


51.1 Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
51.2 Aspectos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
51.2.1 Medición estadística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
51.2.2 Fases del ciclo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
51.2.3 Clases de ciclos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214
51.3 Teoría del ciclo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
51.4 Ciclos frente a fluctuaciones aleatorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
51.4.1 Series temporales y modelos estocásticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
51.4.2 Fluctuaciones financieras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
51.5 Teoría del ciclo real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
51.5.1 Teoría del ciclo real y grandes depresiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
51.5.2 Microeconomía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
51.5.3 Problemas de medición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
51.5.4 Relación con el ciclo inmobiliario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
51.6 Teorías del ciclo en diferentes escuelas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
51.6.1 La teoría crítica de los ciclos económicos largos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
51.6.2 Teoría austriaca del ciclo económico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
51.6.3 Teoría keynesiana del ciclo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
51.6.4 Teoría marxista del ciclo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
51.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
51.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
51.8.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
51.8.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222

52 Gran Depresión 223


52.1 Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
52.1.1 Consecuencias económicas de la Primera Guerra Mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
52.1.2 Crecimiento de Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
52.2 Causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
52.2.1 Plan Dawes y Plan Young . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224
52.3 Desarrollo de la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
52.3.1 El crac bursátil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
ÍNDICE GENERAL xv

52.3.2 La quiebra del sistema bancario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226


52.4 Efectos de la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
52.5 La difusión de la crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
52.6 El papel del keynesianismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
52.7 La recuperación en Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
52.7.1 El primer New Deal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
52.7.2 El segundo New Deal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229
52.7.3 La Segunda Guerra Mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
52.8 La recuperación europea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
52.8.1 La recuperación en Gran Bretaña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
52.8.2 La recuperación en Francia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
52.8.3 La recuperación en Alemania y el nacimiento del Nazismo . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
52.9 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
52.10Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231
52.11Bibliografía recomendada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
52.12Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232

53 Economía clásica 233


53.1 Orígenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
53.2 Características de la escuela clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
53.2.1 Metodología de los clásicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
53.2.2 Objetivos o áreas de interés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
53.3 Doctrinas y “leyes económicas” clásicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
53.3.1 Asunciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
53.3.2 Principales “leyes” económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235
53.4 Problemática y legado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
53.4.1 Economía como la ciencia lúgubre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236
53.4.2 Dicotomía clásica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
53.4.3 La cuestión de la cantidad del circulante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238
53.4.4 El asunto del valor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
53.5 Citas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
53.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
53.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
53.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247

54 Mercado 248
54.1 Definiciones diversas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
54.2 Tipos de mercados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
54.3 Mercado de competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
54.3.1 El funcionamiento de los mercados en competencia perfecta . . . . . . . . . . . . . . . . 249
54.3.2 La competencia perfecta y la eficiencia económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
54.4 Mercados de competencia imperfecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
xvi ÍNDICE GENERAL

54.5 Denominaciones y tipos de mercado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250


54.5.1 Por ámbito geográfico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
54.5.2 Por su naturaleza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
54.6 El Mercado desde el Márketing . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251
54.7 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
54.8 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
54.8.1 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
54.8.2 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252

55 Teoría general del empleo, el interés y el dinero 253


55.1 Contenido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
55.2 El estilo literario de Keynes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
55.3 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
55.4 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
55.4.1 Artículos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
55.4.2 Libros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
55.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254

56 Bien económico 255


56.1 Clasificación de los bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
56.1.1 Según la exportabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
56.1.2 Según la relación con la demanda de otros bienes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 255
56.1.3 Según la durabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
56.1.4 Según su función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
56.1.5 Según el régimen de propiedad y usufructo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
56.1.6 Según la disponibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
56.1.7 Según el comportamiento frente al aumento de renta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
56.1.8 Según su necesidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257
56.2 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
56.3 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
56.4 Notas y referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258

57 Empleo 260
57.1 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
57.2 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260

58 Precio 261
58.1 Precios y mercados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
58.2 Precio y fluctuaciones económicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
58.3 Concepto jurídico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
58.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
58.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
ÍNDICE GENERAL xvii

59 Estanflación 264
59.1 Causas y consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
59.2 Historia de la Estanflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
59.3 El dilema de la estanflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
59.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
59.5 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266

60 Oferta y demanda 267


60.1 Formulación básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
60.1.1 Orígenes del modelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
60.2 Teoría fundamental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
60.2.1 La curva de oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
60.2.2 La curva de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
60.2.3 Cambios en la demanda y cantidad demandada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270
60.2.4 Ejemplo: oferta y demanda en una economía de 6 personas . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
60.3 Generalizaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
60.4 Críticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
60.5 Oferta y demanda empresariales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
60.5.1 La oferta de la empresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
60.5.2 La demanda de la empresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
60.5.3 La elasticidad de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
60.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
60.7 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
60.8 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276

61 Deflación 277
61.1 Efectos de la deflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
61.1.1 Ventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
61.1.2 Desventajas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
61.2 Medidas contra la deflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
61.3 Deflación y desinflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
61.4 Causas de la deflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
61.4.1 Insuficiencia de la demanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
61.4.2 Exceso de la oferta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
61.5 Casos de deflación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
61.6 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
61.7 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278

62 Ahorro 279
62.1 Definición e historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
62.2 Clasificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
62.3 Ahorro en macro economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
xviii ÍNDICE GENERAL

62.3.1 Ahorro nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280


62.3.2 Ahorro y política económica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
62.3.3 Política fiscal y ahorro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
62.4 Ahorro en micro economía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
62.4.1 Propensión marginal al ahorro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
62.5 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
62.6 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281
62.7 Enlaces externos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 281

63 Modelo de crecimiento de Solow 282


63.1 Explicación intuitiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
63.2 Formulación matemática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 282
63.2.1 Ecuaciones relevantes del modelo de Solow . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
63.2.2 Equilibrio del estado estacionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
63.3 Evidencia empírica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285
63.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285
63.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285
63.5.1 Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285
63.5.2 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 285

64 Economía del estado estacionario 286


64.1 Historia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
64.2 Decrecimiento y economía de estado estacionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 286
64.3 Soluciones de la economía de estado estacionario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
64.4 Véase también . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
64.5 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
64.6 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287

65 Modelo Mundell-Fleming 288


65.1 Formulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
65.1.1 Componentes de la IS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
65.1.2 Componentes de la BP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
65.2 Mecanismos del modelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
65.2.1 En virtud de un régimen de tipo de cambio flexible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
65.2.2 En virtud de un régimen de tipo de cambio fijo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
65.3 Diferencias con respecto a la IS-LM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
65.3.1 Ejemplo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
65.4 Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
65.5 Otras lecturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
Capítulo 1

Macroeconomía
Circuito macroeconómico en una economía abierta
: Las flechas corresponden al sentido de los flujos financieros
1.1.1 Macro y micro
Impuestos
Administraciones
públicas
s
to

Demanda de trabajo de los gobiernos

El término macro- proviene del griego makros que signifi-


es
Cotizaciones sociales

s
ne

Dé lza d
pu
cio

(a
fic el
en

Consumo
Im

ca grande, e inicialmente el sentido de los términos macro


bv

it

de los
Su

pú end

gobiernos
bl eu
ico da

Demanda de trabajo
Empresas
Pré
sta
economía y micro economía pretendía guardar cierto pa-
mo
ralelismo a la distinción física entre nivel macroscópico y
m

s net
ien
Co bien dio
Pro

de erm

os
ns
int

to

Mercado laboral Div


um es

id
)
du

inte end
res os, Sistema bancario y
nivel microscópico de estudio. En el primero importaría
o
e
c

es
mercados financieros
ció

las propiedades emergentes asociadas a miles o millones


Oferta de trabajo
n

(=> salarios) Mercado de bienes


s
ra

y servicios
je

de componentes autónomos en interacción, mientras que


tr s

Transferencias
an
ex e
s on

o
um
s

ons
ta rsi

to

Hogares C Importaciones
os ne
ne ve

Exportaciones
en el nivel “micro” se trataría de describir el comporta-
In

ad es
on s e
ab ter

miento de los componentes autónomos bajo las acciones


In

Extranjero

a las que estaban sometidos. Sin embargo, en el uso mo-


Préstamos + retornos de patrimonio netos

Colocaciones financieras
derno la macro economía y la micro economía, no son
términos paralelos de los términos físicos “microscópi-
co” y “macroscópico”.
Circuito macroeconómico en una economía abierta.
El enfoque microscópico se centraba en la conducta de
los agentes económicos y en los resultados previsibles de
sus acciones bajo ciertos estímulos, bajo cierta hipóte-
La macroeconomía es la parte de la teoría económica
sis de comportamiento. Sin embargo, para una econo-
que se encarga del estudio general de la economía, me-
mía compleja formada por miles o millones de agentes,
diante el análisis de las variables agregadas como el mon-
al igual que sucedía con la física de sistemas de millones
to total de bienes y servicios producidos, el total de los
de partículas, el enfoque “micro” es inviable. Por eso se
ingresos, el nivel de empleo, de recursos productivos, la
buscó un enfoque “macro” en que se hacía abstracción
balanza de pagos, el tipo de cambio y el comportamien-
de un buen número de magnitudes y hechos relacionados
to general de los precios. La macroeconomía puede ser
con los agentes económicos, y se trataban de buscar equi-
utilizada para analizar cuál es la mejor manera de influir
librios de variables agregadas. Así el enfoque macro se
en objetivos políticos como por ejemplo hacer crecer la
concentraba en niveles de renta, tipos de interés, ahorro,
economía, conseguir la estabilidad de precios, fomentar
consumo y gasto totales debidos a todos los agentes. La
el empleo y la obtención de una balanza de pagos soste-
conducta agregada se modernizaba por funciones hipoté-
nible y equilibrada. La macroeconomía por ejemplo, se
ticas que se supone describen el comportamiento cualita-
centra en los fenómenos que afectan las variables indica-
tivo aproximado de ciertas relaciones entre las macrova-
doras del nivel de vida de una sociedad. Además objetiva
riables.
más al analizar la situación económica de un país propio
en el que vive, lo que permite entender los fenómenos que Al comienzo de la década de 1950 los macroeconomis-
intervienen en ella. En contraposición, la microeconomía tas desarrollaron modelos micro-basados en el compor-
estudia el comportamiento económico de agentes indi- tamiento macro-económico (tal como la función del con-
viduales, como consumidores, empresas, trabajadores e sumo). El economista holandés Jan Tinbergen desarrolló
inversores. el primer modelo macroeconómico comprensivo a nivel
nacional, el cual desarrolló primero para Holanda y lue-
go aplicó en los Estados Unidos y el Reino Unido des-
pués de la Segunda Guerra Mundial. El primer proyec-
to mundial de modelo económico, el Wharton Econome-
tric Forecasting Associates LINK (asociados Wharton para
1.1 El enfoque macroeconómico la predicción econométrica) fue iniciado por Lawrence
Klein y fue mencionado en su llamado por el Premio

1
2 CAPÍTULO 1. MACROECONOMÍA

de ciencias económicas en memoria de Alfred Nobel del • Las macromagnitudes, extraídas de la Contabilidad
banco de Suecia en 1980. nacional que resumen en una única cifra el valor mo-
En la década de 1970 contribuye con partes para com- netario de la actividad económica, el indicador más
prender el todo. Cuando uno aprende más sobre cada es- utilizado es el producto interior bruto (producto in-
cuela económica, es posible combinar aspectos de cada terno bruto - PIB), que mide el valor de todos los bie-
una para alcanzar una síntesis informada. nes y servicios que produce un país durante un año.
Se entiende que el fin último de la actividad econó-
mica es proporcionar bienes y servicios a las perso-
1.1.2 Origen nas, que el suministro de una mayor cantidad de bie-
nes proporciona el éxito de un sistema económico.
Las variaciones del Producto interior bruto muestra
la evolución del crecimiento de la producción.[1]

• Índice de precios al consumo

• Tasa de desempleo

• Tasa de interés

1.2 Demanda agregada y oferta


agregada

John Maynard Keynes está considerado como el fundador de la


macroeconomía moderna por su visión completamente renovada
de esta rama de la economía.

El origen de la macroeconomía moderna hay que situarlo


en 1936, cuando el economista británico John Maynard Representación gráfica del equilibrio entre la demanda agregada
Keynes, publicó su obra Teoría general del empleo, el in- y la oferta agregada.
terés y el dinero, que contenía una teoría explicativa de la
Gran Depresión. Los economistas que lo habían antece- El modelo de oferta y demanda agregada es el modelo
dido consideraron que los ciclos económicos no podían que trata de explicar la realidad económica, analizando
ser evitados, mientras que Keynes expuso la posibilidad la producción de un periodo y el nivel de precios exis-
de existencia de un elevado desempleo en un determina- tente a través de las funciones de oferta y demanda agre-
do momento y como la política fiscal y monetaria podían gada y proporciona el esquema necesario para compren-
utilizarse como poderosas herramientas para incrementar der la evolución de las magnitudes agregadas básicas. El
el nivel de la producción y el empleo en una sociedad. modelo de oferta y demanda agregadas es el instrumen-
to fundamental para el estudio de las fluctuaciones de la
producción y del nivel de precios. Sirve para comprender
1.1.3 Datos macroeconómicos las consecuencias de las distintas políticas económicas.
Los componentes básico de este análisis son la deman-
La macroeconomía basa su análisis en datos derivados de da agregada y la oferta agregada, la demanda agregada
la observación y la estadística, la medición y estudios de es una representación de mercado de bienes y servicios,
los mismos muestra el éxito o fracaso de una economía. sus componentes son el consumo privado (C), la inver-
Los principales datos que se utilizan en la macroecono- sión privada (I) y el gasto público (G), en una economía
mía son: abierta hay que añadir las exportaciones netas (XN) (di-
1.3. TEMAS MACROECONÓMICOS 3

ferencia entre exportaciones (X) e importaciones (M)) de 1.3.4 Economía internacional


bienes y servicios.
Las economías actuales de los países se caracterizan por
La oferta agregada se define como la cantidad total de
la gran importancia que ha adquirido su relación con el
bienes y servicios que se ofrecen a la venta a los dife-
resto del mundo. El área de economía internacional de
rentes precios medios posibles. Este modelo resulta de
la macroeconomía estudia las consecuencias de las rela-
utilidad para el análisis de la inflación, el desempleo, el
ciones económicas de un país con el exterior, incluyendo
crecimiento y , en general, el papel que desempeña la po-
[2] el comercio internacional, el proteccionismo, las relacio-
lítica económica.
nes financieras internacionales, la balanza de pagos y la
fijación de los tipos de cambio.

1.3 Temas macroeconómicos


1.3.5 El modelo de la demanda agregada
Los temas macroeconómicos se refieren a aspectos con-
cretos del funcionamiento general de una economía sin El siguiente es un ejemplo de modelo (modelo IS-LM).
considerar aspectos o problemas sectoriales particulares. Consideraremos la economía de un país (o cualquier otra
En ese sentido los modelos macroeconómicos y las po- zona) fijándonos en las variables de su Contabilidad na-
líticas macroeconómicas tratan de representar aspectos cional.
como el crecimiento económico, el desempleo y la evo-
lución de los salarios, la inflación, la balanza comercial, Curva IS Consideremos la renta o ingreso nacional
la demanda agregada, los impuestos y los tipos de interés (Y) como la suma de todos los bienes y servicios produ-
como aspectos principales. cidos en un período, por ejemplo, un año. Ahora bien,
algunos de esos bienes y servicios han servido para el
consumo de los habitantes del país, es decir (C) será
1.3.1 Economía monetaria: dinero e infla- el consumo, otros habrán servido para que las empre-
ción sas puedan reponer sus necesidades de capital para pro-
ducir (maquinaria, herramientas, materias primas, etcé-
La economía monetaria muestra el análisis del dinero en tera), esto lo llamaremos inversión (I); por su parte, el
sus diversas funciones en un sistema económico y exa- gobierno del país también ha intervenido en la econo-
mina los efectos de los sistemas monetarios, incluida la mía consumiendo bienes y servicios para hacerlos públi-
regulación del dinero y los asociados a las instituciones cos o ha intervenido mediante empresas públicas en el
financieras. El análisis moderno de la economía moneta- mercado, a lo que llamaremos gasto público (G). Tam-
ria proporciona una formulación microeconómica de la bién se han importado bienes del exterior, mediante las
demanda de dinero y estudia su influencia sobre la de- importaciones (M) y se han exportado al exterior, me-
manda agregada y la producción. diante la exportaciones (X). Entonces, podemos repre-
sentar la renta como esta suma:

1.3.2 Crecimiento económico (1a) Y = C + G + I + X − M

El crecimiento económico estudia los factores que deter-


La razón por la que las importaciones pasan “restando”,
minan el aumento de la producción, la renta o en gene-
es la siguiente: el lado de la ecuación Y + M representa en
ral de los indicadores económicos de un país o región, a
qué hemos usado todo el dinero empleado en el periodo,
largo plazo. La teoría del crecimiento económico analiza
el total de producción nacional de bienes y servicios, y de
por qué unas economías crecen más deprisa que otras y
importaciones, y en eso ha tenido que emplearse todo lo
cuales son los límites al crecimiento.
que se ha demandado durante el periodo: C + I + G + X
(ya que algunas de estas variables en parte han tomado de
la producción nacional y en parte de las importaciones).
1.3.3 Mercado de trabajo y desempleo Por tanto Y + M = C + I + G + X, y pasando M al otro
lado, tenemos la relación (1a). Podemos simplificar y lla-
El desempleo es un fenómeno presente en las economías
mar a las dos últimas variables “Exportaciones netas”, y
actuales y constituye unos de los problemas más impor-
presentarlo así:
tantes a los que se enfrentan, poniendo de manifiesto la
incapacidad de las economías de generar situaciones en
las que existan puestos de trabajo para todo aquel que (1b) Y = C + I + G + XN
desee trabajar. El estudio macroeconómico del desem-
pleo comprende el significado del mismo en la economía, Hay que introducir ahora factores que influyen el consu-
su medición, las causas que lo generan y las manifesta- mo. El consumo se supone que será una parte de la renta
ciones del desempleo en una sociedad. disponible de los consumidores. Pero, ¿qué es la renta
4 CAPÍTULO 1. MACROECONOMÍA

disponible?. Podríamos pensar que es Y, pero como el Con esta ecuación, también llamada curva IS, se pueden
gobierno necesita parte de esa renta para financiar el gas- hacer diversos análisis viendo como cambiaría la renta de
to público (G), podemos suponer que la renta disponible equilibrio si variaran los parámetros o las variables impli-
es la renta Y después de que el gobierno ha retenido una cadas. Esta curva refleja los valores de renta (Y) y tipo de
parte en forma de impuestos, y los presentamos de forma interés (i) para los cuales el mercado de bienes y servicios
simplificada por una tasa impositiva (t) (Con 0<= t <=1, está en equilibrio. Existe sin embargo una diferencia im-
si bien t = 0 o t ='1 serían casos demasiado improbables portante si se considera que el gasto no es exógeno sino
en la realidad). Así pues, la renta disponible será (1-t)Y. endógeno y dado por el nivel de impuestos: G = tY, ya
Ahora bien, el consumidor, normalmente, no se la gastará que en este caso la renta de equilibrio sería:
toda en consumo, sino solo una parte, podemos suponer
que por término medio todos tienen la misma propensión (2b) Y = Im −b·i+XN
(1−c)(1−t)
al consumo, y la llamamos (c) a esa propensión. Por tanto,
el Consumo privado será:
Obsérvese que la hipótesis de exogeneidad del gasto pú-
blico no es inocente, ya que la conclusión sobre el efecto
C = c(1 − t)Y del aumento de los impuestos es contraria en (2a) y (2b)
ya que calculando las derivadas siguientes se tiene:
Introducimos esto en nuestra ecuación y quedaría así:
( ∂Y ) ( ∂Y )
∂t G=cte.
≤ 0, ∂t G=tY
≥ 0,
Y = c(1 − t)Y + I + G + XN
Es decir en el modelo de gasto público endógeno un au-
mento de los impuestos conduce a una disminución de
Otro supuesto que se suele hacer es que la Inversión priva-
la renta, mientras que en el modelo gasto público igual a
da se ve negativamente afectada por los tipos de interés
los impuestos (no-déficit) el aumento del tipo impositivo
del dinero. Cuando éstos son altos, como las empresas
conduce a aumentos de renta.
tienden a pedir créditos bancarios para equipar sus me-
dios de producción, tienden a invertir menos porque in-
vertir más significa tener que pagar más de intereses y de Curva LM Existe una curva que es complementaria
principal. Esto lo podemos representar así: La Inversión de esta, llamada LM. Veamos en qué consiste: Los agen-
tiene un nivel máximo posible (Im) y disminuye lineal- tes demandan dinero para poder actuar en el mercado. El
mente con los tipos de interés, o sea: dinero interesa en términos reales, no nominales. ¿Qué
quiere decir esto? Que importan los niveles de precios.
I = Im − b · i La oferta de dinero depende del Banco Central del país,
que es el único organismo que puede emitir dinero, pero
este luego deja que el resto de los bancos lo distribuyan y
Donde b representa la sensibilidad de las empresas pri- cobren intereses por prestarlo. En cualquier caso, la De-
vadas al tipo de interés bancario e i ese tipo de interés. manda Monetaria se puede representar como el cociente
Nuestro modelo ahora es así: de dos variables, M, la cantidad total de dinero en la eco-
nomía, y P, los niveles de precios. Es decir (M/P). Esa
Y = c(1 − t)Y + Im − b · i + G + XN demanda se puede suponer que depende así del resto de
la economía: a mayor nivel de renta, se demandará más
dinero para comprar en los mercados, pero un mayor ti-
La cuestión es que en este modelo vemos que la misma
po de interés disuadirá generalmente de demandar dine-
variable, la renta, aparece en los dos lados de la ecuación.
ro, ya que este debe ser reintegrado cuando se pide como
Esto puede interpretarse como una relación dinámica, o
préstamo. De ahí que se represente la demanda así:
sea, el valor de Y en la izquierda va a depender del valor
que tuvo en el pasado, en la derecha de la ecuación, y
del resto de los valores de las variables. E irá cambiando
M
P = kY − hi
periodo tras periodo.
Sin embargo, si suponemos que las otras variables no Si suponemos que la oferta y demanda monetarias es-
cambiaran, si los parámetros fueran constantes durante tán igualadas en el mercado monetario, podemos coger
suficiente tiempo, y además el gasto público G estuviera la ecuación anterior y despejar la renta:
exógenamente generado, entonces posiblemente la renta
llegaría a no cambiar tampoco con el tiempo, alcanzando (3) Y = (M /Pk )+hi
lo que se llama el valor de equilibrio. Podemos hallar este
valor de equilibrio:
Que es una curva que relaciona los niveles de renta y de
tipos de interés para los que el mercado monetario está
(2a) Y = Im −b·i+G+X
1−c(1−t)
N
en equilibrio. Ésta es la curva LM.
1.4. LOS MODELOS MACROECONÓMICOS 5

Equilibrio IS-LM Si tomamos las curvas IS y LM 1.4 Los modelos macroeconómicos


(muy simples por ser este un modelo de ejemplo), (2a)
y (3), y las juntamos obtenemos un sistema de dos ecua- Dado que las relaciones económicas posibles son muchas
ciones con dos variables, que serán la renta y el tipo de y muy complejas, se hacen supuestos simplificadores para
interés: ir estudiando a grandes rasgos lo que sucede con las dis-
tintas variables económicas implicadas cuando se produ-
Y = Im −bi+G+X
1−c(1−t)
N
, Y = (M /Pk )+hi cen cambios en el entorno económico estudiado. Depen-
diendo de los supuestos que se hagan, de qué relaciones
Podemos despejar, usando los métodos para sistemas de se consideren o no, de qué tipo de efectos transmitan es-
ecuaciones lineales, y obtener los valores de Y e i en fun- tas relaciones, como se haga esa transmisión, y de que se
ción de todos los demás parámetros y variables y usar las suponga qué valores del mundo real representan las varia-
funciones resultantes para estudiar como variarán los ni- bles utilizadas, se obtendrán unos modelos u otros, de ahí
veles de renta y tipo de interés en el equilibrio cuando que exista una gran variedad de modelos que predigan o
varíen los parámetros o las variables exógenas. Es más, expliquen cosas diferentes acerca del funcionamiento de
podemos obtener la curva de Demanda Agregada, ya que la macroeconomía.
podremos expresar la renta (Y) dependiendo de los nive- Generalmente, una escuela de pensamiento económico
les de precios (P). Esta curva tendría la siguiente expre- tiene asociados unos modelos porque esa escuela conce-
sión: de más importancia a ciertas variables económicas que a
otras o supone que las relaciones de esas variables eco-
(4a) [ Y ] = nómicas con el resto son de una naturaleza diferente. De
1 Mb
h[1−c(1−t)]+bk h(Im + G + XN ) + P ahí la diversidad de modelos. Por ejemplo, existe, en el
modelo IS-LM, un caso en el que supone que la deman-
Se puede reducir esta expresión a una del tipo Y=A+B/P, da de dinero no depende del tipo de interés, sino sólo del
que muestra claramente que se trata de una curva decre- nivel de renta (llamado modelo clásico). Si considerara
ciente en P. Si hubiéramos partido de (2b) y (3) el resul- sólo este modelo (y no el caso más general, en el que la
tado final habría sido: demanda de dinero depende tanto del tipo de interés co-
mo del nivel de renta), se creería que la política fiscal no
(4b) podría afectar, dentro del marco sugerido por el modelo
[ Y ] =
1 Mb IS-LM, al nivel de renta. Conviene también destacar otro
h(1−c)(1−t)+bk h(Im + XN ) + P
de los grandes modelos el modelo de los precios rígidos
o de Keynes.
Si además desarrolláramos una curva de oferta agregada
que relacionara niveles de salarios, de trabajo, de pre- Para superar estas limitaciones se intentan hacer modelos
cios y de renta producida, podríamos cruzarla con la de en los que se incluyan cada vez más variables y se supon-
demanda agregada y determinar por completo la renta, gan relaciones de tipo más genérico entre ellas, pero tales
los niveles de precios, de empleo y otros en cada momen- modelos resultan cada vez más difíciles de estudiar, o de
to dado y estudiar como las políticas monetarias y fiscales usar para predecir o explicar la economía, que en el ca-
del gobierno podrían influir, por ejemplo, en conseguir los so de las versiones más simplificadas. Pero las versiones
niveles adecuados de precios o de empleo. más simples, por su misma naturaleza, tienden a fallar y a
no prever sucesos económicos o a predecir correctamen-
Dato relevante: Se puede aplicar el modelo de estática
te los valores que tomarán las variables económicas. Un
comparativa de IS-LM para explicar la ley de Say que
ejemplo típico es el de políticas monetarias que, en el pa-
dice que la oferta iguala a la demanda.
sado, se tomaban para reducir la inflación: se pensaba que
si se reducía la oferta monetaria en un cierto nivel, el ni-
1.3.6 Instrumentos de la política macro- vel de precios disminuiría aproximadamente en un nivel
previsto gracias a un modelo usado. Pero la mayor par-
económica
te de las veces, no era la reducción tanta como se había
Las autoridades económicas disponen de herramientas deseado por los responsables de la política monetaria.
para alcanzar los objetivos económicos, las principales
son la política monetaria que consiste en la variación de • Economía clásica y Modelo clásico
oferta monetaria, gestionando el dinero, el crédito y el sis-
• Economía neoclásica y Modelo neoclásico
tema bancario, que pueden incidir en la producción, los
precios y el empleo. La otra gran herramienta de la po- • Modelo keynesiano
lítica económica es la política fiscal, que consiste en la
utilización de los ingresos públicos, básicamente los im- • Síntesis neoclásica o Neokeynesianismo
puestos, y los gastos públicos para alcanzar los objetivos • Desarrollos recientes en la escuela clásica
marcados. Políticas de rentas que son el instrumento de
limitación de precios y salarios.[1] • Monetarismo
6 CAPÍTULO 1. MACROECONOMÍA

• Nueva economía clásica (Lo cual sería una relación lineal). Los valores de C, Y, I,
• Teoría de las expectativas racionales W y P tendrían que averiguarse buscando informes eco-
nómicos oficiales que pudieran mostrarnos estas estadís-
• Desarrollos recientes en la escuela keynesiana ticas y los valores que estas han tomado a lo largo del
• Nueva Economía Keynesiana tiempo (por ejemplo, los valores que han tomado cada
año durante un periodo de 10 años), pero los valores de
los parámetros (cy, etcétera) tendrían que ser deducidos
La creación y el estudio de un modelo macroeconó- por el investigador usando la econometría. Esta técnica
mico también puede informar hasta qué punto este modelo li-
neal es válido (o sea, que acertaría a explicar el valor de
La mayor parte de las veces, los modelos macroeconómi- C a partir de las restantes variables) o si alguna de estas
cos se crean y se estudian usando técnicas matemáticas. variables es irrelevante, o si resultan en conjunto insufi-
Cuando el modelo pretende deducir la relación cualitati- cientes para explicar el valor de C a lo largo del periodo
va entre ciertas variables económicas frecuentemente se considerado.
usan ecuaciones lineales que pretenden capturar el efecto
de primer orden entre la relación de variables. Este ti- En algunos casos, se intenta que los modelos macroeco-
po de modelos frecuentemente incluye una gran cantidad nómicos tengan un fundamento microeconómico, o sea,
de asunciones no siempre explícitas que pueden quedar que se pueda representar las variables macroeconómi-
ocultas tras ecuaciones engañosamente simples. cas implicadas como la suma de variables microeconómi-
cas que fluctúan en las relaciones de equilibrio de varios
Los modelos que pretenden simular sistemas reales y no modelos microeconómicos que representen a los agentes
simplemente tratar de formalizar relaciones entre varia- económicos que operan en el área que se está estudiando.
bles frecuentemente recurren a estudios de regresión li- Si no se hace así, tendríamos un modelo macroeconó-
neal múltiple. En que lo que se pretende es averiguar el mico basado en creencias más o menos arbitrarías sobre
efecto de pequeños cambios porcentuales en las variables el funcionamiento de la economía, lo cual es un modelo
de entrada. Obviamente para grandes cambios el modelo “ad-hoc”.
podría resultar no lineal y las predicciones de un modelo
lineal ser inválidas, ya que éstas, al igual que una serie de
Taylor de primer orden, sólo predicen efectos de primer 1.5 Véase también
orden.
• Microeconomía.
Comprobación de la validez de un modelo macroeco-
nómico • Nueva economía clásica
• keynesianismo
Esto también puede llegar a ser un gran modelo para la
vida cotidiana de empresarios y personas que se inician • Nueva Economía Keynesiana
en los trabajos.
Un modelo macroeconómico no serviría para demostrar-
nos la realidad si no se pudiera comprobar la validez de 1.6 Lecturas recomendadas
este usando los valores reales de la variables que estamos
considerando, así como tampoco nos serviría de nada su- • Rudiger Dornbusch y Stanley Fischer: “Macroeco-
poner cuales son las relaciones entre las variables y cua- nomía”
les son los valores de los parámetros que influyen en esas • Olivier Blanchard: “Macroeconomía”
relaciones, si no podemos comprobar en qué grado esas
relaciones son así y cuales serían realmente los valores de • Felipe Larraín y Jeffrey Sachs: “Macroeconomía en
esos parámetros. Por ello, se usa una técnica estadística la Economía Global”
llamada Econometría para comprobar hasta qué punto,
usando valores obtenidos de la realidad (por ejemplo, de • José de Gregorio: “Macroeconomía Intermedia”
estudios realizados por los Bancos Centrales, de informes • Gregory Mankiw: “Macroeconomía”
económicos diversos de instituciones gubernamentales, y
otros) se puede verificar en qué grado lo afirmado por un • Karl Marx: “Plusvalía, Capital y Trabajo”
modelo se cumple.
• Cuellar Darwin: “Trabajo y esfuerzo”
Por ejemplo, si, en el marco de un modelo hipotético,
hemos supuesto que el consumo (C) depende de la renta • Carl Menger “Origen del Dinero”
(Y), los tipos de interés (I), la riqueza acumulada (W) y • Roberto Cachanosky “Economía para todos”
el nivel de precios (P), podríamos expresar esto como:
• Julio Cole “Dinero y Banca, consideraciones sobre
C = C0 + cY Y + cI I + cW W + cP P la tasa de interés”
1.8. NOTAS 7

• Richard Froyen “Macroeconomía”

• Carlos Massad “Mis clases de Economía...y algo


más”

1.7 Enlaces externos


• ¿Qué comprende la Macroeconomía?

1.8 Notas
[1] Samuelson, Paul S.; Nordhaus William D. Macroecono-
mía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-0648-2.

[2] Dornbusch, Rudiger; Fischer, Stanley. Macroeconomía.


McGraw Hill. ISBN 84-481-1883-9.
Capítulo 2

Macromagnitud

En economía, las macromagnitudes son una medición valorar la aportación de los factores, los nacionales en el
cuantificada de los hechos y datos de trascendencia eco- exterior y los extranjeros en el interior, se hace teniendo
nómica de un país o región, se utilizan para medir las en cuenta las rentas generadas. Llamando rfne a las ren-
operaciones y flujos que tienen lugar en ese espacio, lo tas de los factores nacionales en el extranjero y rfen a la
que permite tener una visión de conjunto de la economía de los factores extranjeros en territorio nacional podemos
de ese país. La magnitud económica básica y originaria escribir:
de la que parten todas las demás es el Producto interior
bruto, que forma parte del sistema de la contabilidad na- P IB + rf ne − rf en = P N B
cional de un país.
La Macroeconomía estudia los fenómenos que afectan Magnitudes brutas y netas
al conjunto de la economía como la inflación, el desem-
pleo y el crecimiento económico. La microeconomía lle- En Macroeconomía La diferencia entre una magnitud va-
va a cabo un estudio de la forma en que los hogares y las lorada en términos brutos o netos estriba en que se tenga
empresa toman sus decisiones e interactúan entre si en en cuenta o no el consumo de capital fijo o depreciación
los mercados, frente al análisis individualizado que hace que se produce durante el proceso productivo. Cualquier
la microeconomía. Pero un conocimiento de estas varia- economía inicia el periodo productivo con una maqui-
bles que no pueda ser medido y expresado en cifras, es naria, instalaciones, naves industriales, carreteras, etc.,
un conocimiento débil e insatisfactorio y sin que tenga que integran su capital; al final del periodo este equipo
pleno carácter científico. Las macromagnitudes suponen ha sufrido un desgaste por su participación en el proceso
una serie de elementos mensurables estadísticamente que productivo. La magnitud bruta es entonces la producción
sirven de fundamento valioso para el estudio de la teoría total del periodo, en tanto que la producción neta es la
macroeconómica y nos dan una visión sistemática de la producción del país cuando se mantiene intacto el capital
estructura y funcionamiento del proceso económico, en fijo. Esta última magnitud tiene una importancia econó-
función de las interrelaciones de las corrientes de renta mica mayor porque indica la capacidad de generación de
y de producto Así estas macromagnitudes muestran un nuevos productos, en tanto que la primera nada nos dice
panorama global de la situación de la economía de un te- del estado del equipo capital, ya que en periodos de emer-
rritorio y permiten a sus autoridades económicas deter- gencia podría conseguirse una importante elevación de la
minar si se encuentra en fase de expansión o depresión, producción a costa de forzar el capital fijo. La deprecia-
si necesita un impulso o debe controlarse levemente. Sin ción puede ser física, provocada por el deterioro sufri-
indicadores de los agregados económicos, estas autorida- do en el proceso productivo, o económica, al hacerse el
des se encontrarían en un mar de datos desordenados. equipo más costoso en relación con la aparición de nue-
vas generaciones de máquinas más perfeccionadas que
hacen obsoletas las ya instaladas. La cuantificación de la
2.1 Criterios de valoración depreciación es compleja, señalando únicamente que en
la Contabilidad Nacional se tiende a hacer una estimación
Magnitudes interiores o nacionales que recoja, de forma aproximada, el coste de utilización
del capital.
El Producto Interior se refiere a los bienes y servicios ge- Un país que quiera lograr una rápida expansión de su pro-
nerados dentro del país, mientras que el producto nacio- ducción deberá realizar un esfuerzo que limite su produc-
nal recoge lo producido por los factores nacionales, estén ción de bienes de consumo (y, por tanto, reduzca el con-
empleados dentro o fuera del país. Teniendo en cuenta sumo) para dedicar recursos que le permitan aumentar
que también existen factores extranjeros colaborando en el capital productivo, es decir, lograr una inversión ne-
la producción nacional, será preciso deducirlos del Pro- ta positiva. Por el contrario, un país con una permanente
ducto Interior (PI) para obtener el Nacional. La forma de inversión neta negativa, en el que la inversión bruta no

8
2.3. REFERENCIAS 9

compense la depreciación del capital fijo, verá reducirse


su capital lo que irremediablemente provocará una caída
de la producción futura.

Valoración a precio de mercado y valoración a coste


de los factores

Al valorar la producción obtenida en un periodo determi-


nado se pueden utilizar distintos criterios.

• Valoración a precio de mercado: precio al que se


venden las mercancías o servicios a los comprado-
res.

• Valoración a coste de los factores que sería el re-


sultado de la agregación de la remuneración de los
factores productivos.

La diferencia entre una y otra viene motivada por la inter-


vención del Estado, que unos casos grava las compraventa
de los productos, incrementando el precio de éstos y en
otras subvenciona el precio de los productos disminuyén-
dolos. Por tanto la valoración a precio de mercado será
igual al precio de los factores más los impuestos indirec-
tos ligados a la producción (Ti) y menos las subvenciones
a empresas (Su).

P IBcf = P IBpm − Ti + Su

2.2 Principales magnitudes


• Producto interior bruto
• Producto nacional bruto

• Renta per cápita


• Renta nacional

• Valor Agregado Bruto

2.3 Referencias
• SAMUELSON, P. Y NORDHAUS, W., Economía.
17 Edición, McGraw Hill, 2002, Madrid.
Capítulo 3

Contabilidad nacional

La contabilidad nacional es un registro numérico sinte- 3.3 Evolución de los modelos de


tizado, que describe las características y el resultado de
un sistema económico (un conjunto de países, un país,
cuentas nacionales
una región, una provincia etc.), a través de un conjunto de
cuentas, que ofrecen una representación numérica siste- A medida que la intervención estatal en la economía fue
mática de la actividad económica realizada en ese sistema aumentando se fue haciendo preciso contar con medios
económico, durante un periodo determinado. Constituye adecuados que permitiesen que dicha intervención consi-
un instrumento para obtener la representación cuantifica- guiera los resultados deseables era necesario pues, que el
da de la economía de un país, a partir del registro de los Estado conociese por una parte la realidad sobre la que
flujos y fondos originados entre sus unidades económicas, iba a actuar y tuvieses por otra, un instrumento que le
y entre éstas y el exterior. diera a conocer en el mayor grado posible el impacto de
las medidas de la política económica. Entre estos instru-
mentos la contabilidad nacional ha ocupado un lugar des-
tacado.
3.1 Objeto de la contabilidad na-
La Contabilidad nacional es una herramienta relativa-
cional mente reciente, que en su forma actual, aparece durante la
Segunda Guerra Mundial en Inglaterra. A partir de 1945
De acuerdo con la definición Schneider, se puede decir comienzan a extenderse los primeros modelos de cuentas
que el objeto de la contabilidad nacional es proporcionar nacionales. En 1950 la OECE, precedente de la OCDE
una imagen numérica de lo que sucede en realidad en la publica el denominado “Sistema simplificado de conta-
vida y en la actividad económica en un determinado país bilidad nacional” que es primer intento de homogeneizar
y a la vez, supone una base de cifras para las actuaciones los criterios de contabilización. A partir de ese momento,
de los órganos estatales que, en mayor o menor medida la la Organización de las Naciones Unidas comienza un pro-
dirigen. ceso normalizador publicando, en 1953, “Un sistema de
Cuentas Nacionales y correspondientes cuadros estadísti-
• Medio de conocimiento de la economía de un país, cos”, que constituye el primer sistema de contabilidad con
región o zona. Recoge la información necesaria para alcance internacional. Este sistema es revisado en 1968 y
juzgar los resultados económicos de un país. sirvió como base para la elaboración del primer Sistema
Europeo de Cuentas (SEC 1970), segunda edición revisa-
• Constituye un instrumento de la política económica. da en 1979. En 1993, se implantó un nuevo sistema SCN-
La información obtenida sirve de base para funda- 1993, con importantes reformas. Actualmente La Unión
mentar sobre ella los planes de política económica. Europea tiene aprobado su Sistema Europeo de Cuentas
(SEC-2010).

3.2 Magnitudes económicas


3.4 Sistemas de cuentas nacionales
Los resultados totales de la actividad económica nacio-
nal se concretan en unas magnitudes que sintetizan la ac- Los sistemas de cuentas nacionales constituyen el marco
tividad del país. Las macromagnitudes más significativas contable que define fundamentalmente las reglas para la
son: elaboración de la contabilidad nacional, establece las de-
finiciones conceptuales de las operaciones económicas y
• Producto interno bruto la estructura ordenada de cuentas. En definitiva, esa nor-
mativa no es más que una técnica de representación que
• Renta Nacional permite obtener una descripción cuantitativa y simplifi-

10
3.8. ENLACES EXTERNOS 11

cada de la actividad económica de un país. En la actua- 3.8 Enlaces externos


lidad, el conjunto de países de la Unión Europea, tiene
adoptando el denominado Sistema Europeo de Cuentas • Contabilidad Nacional versus Contabilidad Empre-
SEC-95. sarial Diferencias entre ambas contabilidades.

3.5 Los agentes económicos en la 3.9 Véase también


contabilidad nacional • Instituto Nacional de Estadística (España): es el ór-
gano encargado de la elaboración de la contabilidad
Para el desarrollo de la contabilidad nacional, el conjun- nacional en España.
to de agentes que intervienen en un sistema económico
se agrupan en una serie de sectores, para sintetizar la in- • Instituto de Estadística de Andalucía (España). En-
formación obtenida y estudiar las transacciones ocurridas cargado de la elaboración de la contabilidad regional
entre los distintos sujetos. Los agentes que se distinguen en la comunidad autónoma de Andalucía.
son los siguientes:
• Instituto Nacional de Estadística e Informática (Pe-
rú). Órgano desconcentrado encargado de la elabo-
• Economías domésticas e instituciones sin fines de lu- ración de las cuentas nacionales en el Perú.
cro, que integra a los residentes en un país, caracte-
rizados por estar motivados por la búsqueda de su
bienestar a través del consumo.

• Empresas, que comprende las unidades de produc-


ción en un sentido amplio, en el que se incluyen las
empresas propiedad del Estado, su objetivo es la ob-
tención de beneficios.

• Sector público, que comprende los órganos de la Ad-


ministración Pública, con la excepción de las empre-
sas públicas que se integran en el sector empresas.

• Sector exterior, en la situación actual de integración


global de la actividad económica, la influencia de las
operaciones realizadas con el exterior son muy im-
portantes para las actividades económicas internas,
lo que lleva a considerar como un sector propio toda
la actividad realizada con el exterior.

3.6 Esquema básico


El esquema básico de funcionamiento de un sistema de
contabilidad nacional puede ser sintetizado, de una ma-
nera muy simplificada, en la tabla que figura a continua-
ción, que recoge todas las magnitudes, por duplicado, co-
mo corresponde a un sistema de contabilidad por partida
doble, como es la contabilidad nacional. Se establece un
esquema de partida doble con cuatro cuentas básicas que
suelen ser objeto mayor desarrollo o detalle y que recogen
las ecuaciones macroeconómicas fundamentales.

3.7 Referencias

• Luis Ángel Rojo, Rentas, precios y Balanzas de pa-


gos.
Capítulo 4

Demanda agregada

La demanda agregada es la suma de los gastos en bienes


y servicios que los consumidores, las empresas y el Esta-
do están dispuestos a comprar a un determinado nivel de DI = C + I + G
precios y depende tanto de la política monetaria y fiscal,
Mientras que la demanda externa son las exportaciones
así como de otros factores.[1]
netas.

4.1 Componentes de la demanda 4.2 Curva de demanda agregada


agregada
La curva de demanda agregada muestra las combinacio-
La demanda agregada se relaciona a través del flujo cir- nes del nivel de precios y el nivel de producción con las
cular con el ingreso y gasto; toda la producción de una que los mercados de bienes y de dinero se encuentran si-
economía (Y), debe tener un destino, es decir los dife- multáneamente en equilibrio.[2]
rentes fines por los que se demanda la producción y en
concreto el Producto interior bruto. La demanda total de
producción interior está formada por la suma de los cua- 4.2.1 Carácter descendente de la curva de-
tro siguientes componentes:[1] manda agregada
La curva de demanda agregada tiene pendiente negati-
va con relación a los precios, esto representa que mante-
Y = C + I + G + (X − M ) = DA
niendo constantes todos los demás factores, en una eco-
donde: nomía cuando desciende el nivel de los precios tiende a
incrementarse la cantidad de bienes y servicios deman-
dada. Esta curva es descendente con respecto a los pre-
• C es el consumo = ac + bc (Y − T ) , que depende cios pero por motivos diferentes de los que acontecen en
de la renta disponible microeconomía, para la curva de demanda-precio de un
• I es la inversión, que depende de la producción ac- bien.
tual y futura esperada, de los tipos de interés y de La curva de demanda agregada es descendente por los tres
los impuestos. motivos siguientes:[3]

• G es el gasto público en bienes y servicios, compras


• El efecto tipo de interés: Cuando desciende el ni-
de bienes y servicios que realiza el Estado.
vel de precios, disminuye la demanda de dinero que
• XN = X − M son las exportaciones netas, que depende de ellos. Al descender la demanda de dine-
dependen de la producción y precios interiores y ex- ro, el equilibrio entre oferta monetaria y demanda
tranjeros y del tipo de cambio. monetaria se produce a un nivel inferior de tipo de
interés. La bajada del tipo de interés hace subir la
• X es la exportación total y inversión y el consumo, incrementando la deman-
• M es la importación total = am + bm (Y − T ) da agregada. Por tanto un descenso de los precios,
. permaneciendo constantes todos los demás factores,
produce un incremento de la demanda agregada.
Dentro de la demanda agregada se distingue entre deman- • El efecto riqueza de Pigou que establece que ante
da interna y externa, la demanda interna está compuesta una disminución de los precios, el dinero tiene más
por: valor porque puede emplearse para comprar más

12
4.4. RUPTURA DE LA UNIÓN ENTRE SALARIOS Y DEMANDA AGREGADA 13

bienes y servicios, por lo que los consumidores se


sienten más ricos y esto les motiva a gastar más, ele-
vando la cantidad demandada de bienes y servicios.

• El efecto tipo de cambio de Mundell-Fleming, que


básicamente establece que como ya se ha dicho an-
teriormente, la reducción de precios provoca una re-
ducción de los tipos de interés. Esta bajada de los
tipos de interés hace depreciar la moneda nacional,
estimulando las exportaciones y reduciendo las im-
portaciones y por tanto hacen incrementar la deman-
da agregada.

4.2.2 Desplazamientos en la curva descen- La gráfica muestra el equilibrio entre la oferta y la demanda
dente de la demanda agregada agregada y como se modifica el equilibrio por un cambio en la
función de demanda agregada.
Los hechos que pueden hacer desplazar la demanda agre-
gada de su curva original son los siguientes:

1. la política fiscal: A través de la modificación de los Pero si la economía se encuentra cerca del nivel de pleno
gastos públicos, los impuestos y las transferencias. empleo, un incremento de la demanda agregada produ-
Un mayor gasto público o una bajada de los im- cirá principalmente una subida del nivel de precios. En
puestos provoca un desplazamiento de la curva de estos casos es necesario actuar sobre la oferta agregada.
demanda agregada hacia la derecha. Las perturbaciones de la oferta pueden llegar a reducir la
producción como sucedió en la crisis del petróleo en los
2. la política monetaria: A través de la oferta moneta- años setenta del siglo XX, por el contrario políticas ten-
ria o de las tasas de interés. Una expansión moneta- dentes a elevar la productividad y por tanto el de oferta
ria que incremente la cantidad de dinero, provoca- agregada pueden contribuir a reducir las presiones sobre
rá un desplazamiento de la demanda agregada hacia los precios.
la derecha. Un aumento de las tasa de interés o una
disminución de la cantidad de dinero desplaza la de-
manda agregada hacia la izquierda.

3. Factores internacionales como el tipo de cambio y


del ingreso del exterior 4.4 Ruptura de la unión entre sala-
4. Expectativas futuras del ingreso y de la inflación. rios y demanda agregada

Para algunos autores como Alejandro Nadal la expan-


4.3 El modelo de la oferta y deman- sión del neoliberalismo durante el último tercio del siglo
da agregada XX ha desarticulado el vínculo tradicional entre salarios,
ingresos y demanda agregada, lo que socavaría las pro-
pias bases de la economía capitalista a nivel mundial. Pa-
El modelo de la oferta y demanda agregada muestra co- ra el autor la congelación real de los salarios de los tra-
mo de la interrelación entre la oferta y la demanda agre- bajadores fue compensada -para garantizar la demanda
gada resultan los valores de equilibrio de la producción agregada- por un sobrendeudamiento de las capas medias
(el PIB) y los precios, es decir muestra el precio al que la y trabajadoras de la población mediante créditos bajos y
demanda y la oferta se equilibran. La política económica con pocas garantías. Las consecuencias de estas políticias
puede incidir en este equilibrio, mediante medidas que han sido la crisis económica de 2008-2011 a nivel mun-
hagan desplazar la demanda agregada.[2] dial con la secuela de desempleo, desigualdad y pobreza
Desde los años treinta del siglo XX, la macroeconomía de numerosas naciones. Para este autor Cuando se pro-
se orientó fundamentalmente hacia el lado de la deman- duce un colapso de la demanda agregada, la inversión se
da, aunque a partir de los setenta creció el interés por las detiene y, con ella, se frena la generación de empleo. Eso
políticas de oferta. Cuando el desempleo es elevado, un conduce a una más intensa caída de la demanda agrega-
incremento del gasto y por tanto de la demanda elevará la da y así, en un círculo vicioso, se llega a la depresión. La
producción y el empleo sin afectar demasiado a los pre- demanda puede apoyarse en el gasto público, pero hoy la
cios, son políticas expansivas de la demanda agregada. reacción neoliberal impide utilizar este instrumento.[4]
14 CAPÍTULO 4. DEMANDA AGREGADA

4.5 Véase también


• Oferta agregada
• Modelo IS-LM

• Modelo keynesiano
• Efecto multiplicador

• Teoría cuantitativa del dinero

4.6 Referencias
[1] Samuelson, Paul S.; Nordhaus William D. Macroecono-
mía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-0648-2.

[2] Dornbusch, Rudiger; Fischer, Stanley. Macroeconomía.


McGraw Hill. ISBN 84-481-1883-9.

[3] Mankiw, N Gregory. Principios de Economía. Mc Graw


Hill. ISBN 84-481-1422-1.

[4] Alejandro Nadal, Destrucción del enlace salarios y deman-


da agregada, 04/09/11 - Sin permiso

4.7 Bibliografía
• Mankiw, N Gregory. Principios de Economía. Mc
Graw Hill. ISBN 84-481-1422-1.

• Samuelson, Paul S.; Nordhaus William D. Macro-


economía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-0648-2.
Capítulo 5

Oferta agregada

5.1 Análisis
Nivel del precios

En el caso particular keynesiano, la oferta agregada tiene


Clásica

una pendiente positiva, lo cual indica que a un mayor nivel


de precios que los consumidores estén dispuestos a pagar,
las empresas producirán cada vez más para satisfacer la
demanda existente, y viceversa.
Como este modelo keynesiano implica que existe
ia
ed
rm

Keynesiana desempleo en la economía, las empresas pueden aumen-


te
In

tar su producción contratando más trabajadores, sin au-


PIB real mentar fuertemente el precio de los salarios nominales de
éstos, debido a la alta disponibilidad de empleados en la
Curva de oferta agregada escalonada en tres gamas: keynesiana, economía.
intermedia y clásica.
En el corto plazo, la curva tiende a ser casi plana u hori-
zontal. Se puede comprobar que en épocas de recesión,
un aumento de la demanda agregada casi no influye en un
aumento en el nivel de precios. Sin embargo, a medida
que se recupera la economía y se dirige a lo que se cono-
ce como el nivel de renta o PIB potencial (ideal), la curva
de oferta agregada aumenta su pendiente hasta el punto
En la teoría macroeconómica, la oferta agregada es la en que las empresas tienen todos sus factores productivos
oferta total de bienes y servicios que el conjunto de las en máximo empleo, con todos los trabajadores emplea-
empresas planean poner a la venta en la economía nacio- dos, por lo tanto, ya no podrían producir más del nivel
nal durante un período específico. La función de oferta máximo potencial.
agregada muestra la cantidad total de bienes y servicios
que las empresas están dispuestas a vender en función del Esto lleva a la curva de oferta agregada a volverse verti-
nivel de precio existente en una economía, permanecien- cal, llegando al modelo opuesto al keynesiano; el modelo
do constante todos los demás factores de la economía. Es- clásico o de pleno empleo de los factores productivos,
ta cantidad depende de los precios que las empresas per- donde solamente un shock positivo en la oferta agregada,
ciben por los bienes y de las cantidades que deben pagar como por ejemplo, una disminución en los costos de sus
por el trabajo empleado y otros factores de producción.[1] materias primas, mejoras en la tecnología, y otras varia-
bles, pueden hacer que ésta se desplace a su derecha, con
El juego de la oferta agregada y la demanda agregada de- el fin de poder producir más allá del PIB potencial y por
terminan a corto plazo el nivel de producción, el empleo ende poder aumentar el nivel de renta de la economía.
y el nivel de precios de la economía de un país. Sin em-
bargo, el crecimiento de la economía a largo plazo, en
un periodo de más de diez años, depende más de la ofer-
ta agregada. La distinción entre la oferta agregada a cor- 5.2 Perturbaciones de la oferta
to plazo y a largo plazo es una cuestión fundamental en
la macroeconomía, mientras que a corto plazo el equi- Una perturbación de la oferta es una perturbación que
librio y las oscilaciones producidas dependen conjunta- afecta a la economía y cuya primera consecuencia es un
mente de la oferta y la demanda agregada; a largo pla- desplazamiento de la curva de oferta agregada. En la dé-
zo lo fundamental y determinante es el crecimiento de la cada de 1970, la curva de oferta agregada se desplazó co-
oferta agregada, pasando a un segundo plano la demanda mo consecuencia de la Crisis del petróleo de 1973 y 1979,
agregada.[2] que elevaron los costes de producción y los precios a los

15
16 CAPÍTULO 5. OFERTA AGREGADA

que las empresas estaban dispuestas a vender sus produc-


tos. Estas perturbaciones desplazaron la curva de oferta
agregada en sentido ascendente y hacia la izquierda, de-
bido a que en ese momento el coste de producción era
más alto en todos los niveles de producción. Se alcanza
un nuevo punto de equilibrio que supone una subida del
nivel de precios y una reducción del nivel de producción
y por tanto una ascenso del paro, es por tanto doblemente
negativa al provocar la subida de precios y del desempleo,
este fenómeno es conocido como estanflación.[1]

5.3 Véase también


• Demanda agregada
• Economía de la oferta

• Curva de Phillips

5.4 Referencias
[1] Dornbusch, Rudiger; Fischer, Stanley (1994). Macroeco-
nomía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-1883-9.

[2] SAMUELSON, Paul A.; NORDHAUS, William D.


(1997). Macroeconomía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-
0648-2.
Capítulo 6

Modelo de oferta y demanda agregada

diversos eventos exógenos tendrán sobre dos variables: el


PIB real y el nivel de precios. Además, el modelo puede
ser incorporado como un componente en cualquiera de
una variedad de modelos dinámicos (modelos de cómo
las variables como el nivel de precios y otros evolucionan
con el tiempo). El modelo DA-OA puede estar relacio-
nado con la curva de Phillips o la inflación de precios y el
desempleo.

6.2 Curva de demanda agregada


La curva de demanda agregada se define por la renta de
equilibrio IS-LM en los diferentes niveles de precios posi-
Oferta agregada y demanda agregada bles. La curva de demanda agregada AD, tiene pendiente
negativa, se deriva del modelo IS-LM.
El modelo de oferta y demanda agregada o modelo Muestra las combinaciones de nivel de precios y el ni-
OA-DA es un modelo macroeconómico que explica el vel de la producción en el que los mercados de bienes
nivel de precios y de producción a través de la relación y activos están simultáneamente en equilibrio. La figura
entre la demanda agregada y la oferta agregada. Se ba- muestra arriba IS y LM curvas, donde la curva LM se
sa en la teoría de John Maynard Keynes que se presen- desplaza hacia abajo a la derecha para LM 'y cambian-
tan en su obra la Teoría general del empleo, el interés tes por lo tanto el nuevo equilibrio a E', donde los bienes
y el dinero. Es una de las representaciones simplificadas y el mercado monetario se limpia. Ahora, el nuevo nivel
primarias en el moderno campo de la macroeconomía, y de producción Y 'se corresponde con el menor nivel de
es utilizado por una amplia gama de los economistas, li- precios P'. Por lo tanto una reducción en el precio, que se
berales, monetaristas partidarios del laissez-faire, como muestra en la figura, lleva a un aumento en el equilibrio
Milton Friedman, de post-keynesianos partidarios del in- y el gasto.
tervencionismo económico, tales como Joan Robinson. La ecuación de la curva DA en términos generales es:
El modelo convencional de “la oferta y la demanda agre-
gada” es, en realidad, una visualización keynesiana que
ha llegado a ser una imagen ampliamente aceptada de la Y = Y d( M
P , G, T, Z1 )
teoría. El modelo de la oferta y la demanda clásica, que
donde Y es el PIB real, M es el suministro de dinero no-
se basa en gran medida en la ley de Say -que la oferta crea
su propia demanda representa la curva de oferta agrega- minal, P es el nivel de precios, G es el gasto del gobierno
da de ser vertical en todo momento (no sólo en el largo real, T es un componente exógeno de los impuestos reales
plazo). que gravan, y Z1 es un vector de otras variables exógenas
que afectan la localización de la curva IS (influencias exó-
genas sobre cualquiera de los componentes del gasto) o la
curva LM (influencias exógenas sobre la demanda de di-
6.1 Modelado nero). La oferta real de dinero tiene un efecto positivo
sobre la demanda agregada, al igual que el gasto público
El modelo OA-DA se utiliza para ilustrar el modelo key- real (lo que significa que cuando cambia la variable in-
nesiano del ciclo económico. Los movimientos de las dos dependiente en una sola dirección, los cambios de la de-
curvas se pueden utilizar para predecir los efectos que manda agregada en la misma dirección); el componente

17
18 CAPÍTULO 6. MODELO DE OFERTA Y DEMANDA AGREGADA

exógeno de impuestos tiene un efecto negativo en él.

6.3 Pendiente de la curva AD


La pendiente de la curva DA refleja el grado en que los
saldos reales cambian el nivel de equilibrio del gasto, te-
niendo tanto los activos como los mercados de bienes en
consideración. Un aumento en los saldos reales conduci-
rá a un mayor incremento de la renta de equilibrio y el
gasto, menor será la capacidad de respuesta de interés de
la demanda de dinero y cuanto mayor sea la capacidad
de respuesta de interés de la demanda de inversión. Un
aumento en los saldos reales conduce a un mayor nivel de
ingreso y el gasto, mayor será el valor de multiplicador y
la más pequeña es la respuesta de ingreso de la demanda
de dinero.
Esto implica que: La curva DA es más plana menor se-
rá la capacidad de respuesta de interés de la demanda de
dinero y más grande es la capacidad de respuesta de inte-
rés de la demanda de inversión. Además, la curva es más
plana AD, mayor es el multiplicador y el más pequeño la
capacidad de respuesta ingresos de la demanda de dinero.

6.4 Efecto de la expansión moneta-


ria sobre la curva DA

Agregados curva de demanda se desplaza hacia la derecha en el


caso de una expansión monetaria

Un aumento en la cantidad nominal de dinero conduce a


un mayor stock de dinero real en cada nivel de precios. En
el mercado de activos, la disminución de las tasas de in-
terés induce al público a mantener mayores saldos reales.
Estimula la demanda agregada y por lo tanto aumenta el
nivel de equilibrio de ingresos y spending. Por lo tanto,
se puede ver en el diagrama, la curva de demanda agrega-
da se desplaza hacia la derecha en caso de una expansión
monetaria.
Capítulo 7

Efecto multiplicador

En economía, el efecto multiplicador es el conjunto de por condiciones y factores que es preciso estudiar, a re-
incrementos que se producen en la Renta Nacional de un sultados enteramente distintos en uno u otro medio.
sistema económico, a consecuencia de un incremento ex-
terno en el consumo, la inversión o el gasto público.[1]
El “efecto multiplicador” en el caso del efectivo 7.2 Enlaces externos
(monedas, billetes, aunque podría incluirse lo que se com-
pra a través de plásticos como tarjetas de crédito y débito) • Acciones y Valores (Accival) Casa de Corredores de
está relacionado con el flujo del mismo en una economía. Bolsa y Administradora de Cartera
Se considera una propensión marginal a consumir decre-
ciente, lo que significa que a medida que aumenta la renta,
ahorras más. 7.3 Referencias
[1] Jean-Didier Lecaillon; Jean-Marie Le Page; Christian Ot-
tavj (2008). Économie contemporaine: Analyse et diagnos-
7.1 Mecanismo (Ejemplo) tics. De Boeck Supérieur. pp. 275-. ISBN 978-2-8041-
5955-9. Consultado el 17 de enero de 2012.

Se comprenderá, en consecuencia, la trascendencia que


tiene el análisis histórico concebido no sólo como un es-
tudio individual de cada economía subdesarrollada, sino
como el estudio de dichas economías dentro del contex-
to de la evolución de la economía internacional. Dicho
análisis debería estar en la base de una teoría del subde-
sarrollo que, a su vez, constituye la fundamentación de la
política de desarrollo de estos países. Este análisis de tipo
histórico debe ser precisamente el punto de partida para
realizar una apreciación crítica de la teoría económica y
de las teorías del desarrollo que hemos heredado y consti-
tuye el apoyo generalmente aceptado de la interpretación
y de la política de desarrollo. Dichas teorías derivan prin-
cipalmente de la experiencia recogida de los procesos que
siguieron a la Revolución Industrial en los países donde
ésta se originó, Inglaterra en lo esencial, así como de la
fase posterior de crecimiento acelerado que esos países
experimentaron durante el último siglo. En la medida en
que el subdesarrollo de los países de la periferia se carac-
teriza por estructuras, instituciones y modos de funciona-
miento diferentes, esas teorías aparecen claramente des-
ajustadas; así, por ejemplo, es insostenible el enfoque que
supone que el proceso de desarrollo es unilineal y conti-
nuo, y que en él se va pasando de etapas tradicionales o
primitivas a fases cada vez más modernas y avanzadas.
Lejos de tratarse de un proceso semejante, consiste más
bien de un fenómeno simultáneo de propagación y evo-
lución de la economía capitalista moderna que conduce,

19
Capítulo 8

Crecimiento económico

8.2 Aritmética de crecimientos


parciales
El crecimiento total en un período compuesto de varios
períodos parciales es ligeramente superior a la suma de
los crecimientos de los períodos parciales. Ejemplos:

• Si una economía presenta un crecimiento de un


2,0 % cada uno de los cuatro trimestres de
un año, el crecimiento anual de esa economía
será aproximadamente 8,24 % (obsérvese que
1.02*1.02*1.02*1.02=1.08243216).
• Si los crecimientos trimestrales respectivos son 1,0
Crecimiento económico desde el año 1 hasta el 2003 por zonas %, 2,0 %, 3,0 % y 4,0 %, el crecimiento anual de
geográficas y mundial. esa economía será aproximadamente 10,36 % (ob-
sérvese que 1.01*1.02*1.03*1.04=1.10355024).
El crecimiento económico es el aumento de la renta o
valor de bienes y servicios finales producidos por una eco-
nomía (generalmente de un país o una región) en un de- 8.3 Crecimiento y bienestar
terminado periodo (generalmente en un año).
A grandes rasgos, el crecimiento económico se refiere al El crecimiento económico de un país se considera impor-
incremento de ciertos indicadores, como la producción tante, porque está relacionado con el PIB per cápita de
de bienes y servicios, el mayor consumo de energía, el los individuos de un país. Puesto que uno de los factores
ahorro, la inversión, una balanza comercial favorable, el estadísticamente correlacionados con el bienestar socio-
aumento de consumo de calorías per cápita, etc. La me- económico de un país es la relativa abundancia de bienes
jora de estos indicadores debería llevar teóricamente a uneconómicos materiales y de otro tipo disponibles para los
alza en los estándares de vida de la población. ciudadanos de un país, el crecimiento económico ha sido
usado como una medida de la mejora de las condicio-
nes socio-económicas de un país; sin embargo, existen
8.1 Medida del crecimiento econó- muchos otros factores correlacionados estadísticamente
con el bienestar de un país, siendo el PIB per cápita sólo
mico uno de estos factores. Lo que ha suscitado una importan-
te crítica hacia el PIB per cápita como medida del bie-
Habitualmente el crecimiento económico se mide en por- nestar socio-económico, incluso del bienestar puramente
centaje de aumento del Producto Interno Bruto real o material (ya que el PIB per cápita puede estar aumentan-
PIB; y se asocia a la productividad. El crecimiento eco- do cuando el bienestar total materialmente disfrutable se
nómico, así definido, se ha considerado (históricamente) está reduciendo).
deseable, porque guarda una cierta relación con la canti- Otro problema tiene que ver con que el valor de los bienes
dad de bienes materiales disponibles y por ende una cier- producidos o consumidos no está directamente relaciona-
ta mejora del nivel de vida de las personas; sin embargo, do con el bienestar, por ejemplo, podemos imaginar una
algunos autores han señalado que el crecimiento econó- sociedad en la que se produce tabaco u otra droga con
mico depende del PBI per cápita, es decir el ingreso de efectos negativos para la salud y que contribuyen al PIB
los habitantes de un país. con una cantidad N, y que simultáneamente se producen

20
8.5. MODELOS PARA EXPLICAR EL CRECIMIENTO ECONÓMICO 21

tratamientos médicos que compensan los efectos por una Primera Guerra Mundial el crecimiento fue muy rápido.
cantidad P. Comparando con una economía idéntica a la Durante la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión
anterior pero en la que no se produzcan los productos de de entreguerras y la Segunda Guerra Mundial el creci-
efectos adversos ni el tratamiento médico compensatorio miento se ralentizó algo, aunque siguió siendo alto con
y con PIB Y 0 , la segunda tendría un PIB más elevado Y 0 respecto a las tasas observadas antes del siglo XIX. Tras
+ N + P, sin embargo, en ambas sociedades el bienestar el final de la última Guerra Mundial llegó la época dorada
general sería el mismo, ya en la segunda que los efectos del crecimiento económico entre 1945 y 1970, con una
adversos han sido compensados por los tratamientos mé- expansión sin parangón histórico.[2] De 1970 a la actuali-
dicos. dad a 2007 fue más lento, pero aun así alto; presentándose
eso sí un aumento de la diferencia de crecimiento entre
países ricos, que crecieron algo más rápido, y países po-
8.4 Crecimiento a corto y largo pla- bres. Históricamente el crecimiento antes del siglo XIX
entre países ricos y pobres había sido más equilibrado.
zo
La variación a corto plazo del crecimiento económico se 8.4.2 Crecimiento económico sostenido
conoce como ciclo económico, y casi todas las econo-
mías viven etapas de recesión de forma periódica. El ci- Es un concepto relativamente nuevo dentro de la historia
clo puede confundirse puesto que las fluctuaciones no son humana. El crecimiento del PIB por años fue muy bajo
siempre regulares. La explicación de estas fluctuaciones por lo que no se tomó a consideración en los pensadores
es una de las tareas principales de la macroeconomía. Hay de la época. Fue hasta después de 1800 que el PIB per
diferentes escuelas de pensamiento que tratan las causas cápita podía cambiar el nivel de vida en tan solo una o
de las recesiones, si bien se ha alcanzado cierto grado de dos generaciones. Las tasas de crecimiento difieren entre
consenso (véase keynesianismo, monetarismo, economía naciones y una variación en la misma en el periodo de un
neoclásica y neokeynesiana) Subidas en el precio del pe- año tiene gran impacto sobre el nivel de ingreso per cápita
tróleo, guerras y pérdidas de cosechas son causas eviden- en un periodo prolongado.
tes de una recesión. La variación a corto plazo del creci-
miento económico ha sido minimizada en los países de El crecimiento de los ingresos se puede dividir en dos
mayores ingresos desde principios de los 90, lo que se categorías principales: crecimiento por aumento de las
atribuye en parte a una mejor gestión macroeconómica. rentas (p.ej. capital, trabajo) y aumentos de productividad
(p. e. las nuevas tecnologías). A largo plazo, el progreso
El camino a largo plazo para el crecimiento económico tecnológico es necesario a fin de mejorar los niveles de
es un asunto fundamental del estudio de la economía; a vida, ya que no es posible aumentar las rentas indefinida-
pesar de las advertencias enumeradas anteriormente, el mente mediante el trabajo, y el intento de añadir capital
aumento del PIB de un país suele considerarse como un al proceso de producción constantemente topará necesa-
aumento en el nivel de vida de sus habitantes. En perío- riamente con amortizaciones marginales en disminución
dos largos, incluso pequeñas tasas de crecimiento anual (véase fundamentos de teoría de la producción).
pueden tener un efecto significativo debido a su conjuga-
ción con otros factores. Una tasa de crecimiento del 2,5%
anual conduciría al PIB a duplicarse en un plazo de 30 “Regla del 70”: Cuando un país tiene una tasa
años, mientras de una tasa de crecimiento del 8% anual de crecimiento en su PIB de X% anual toma
(experimentada por algunos países como los cuatro dra- 70/X años duplicar la renta.
gones asiáticos) llevaría al mismo fenómeno en un plazo
de sólo 10 años. Cuando una población aumenta para ver De hecho esta es una regla aproximada, aunque numé-
mejoras en el nivel de vida el PIB tiene que crecer más rá- ricamente muy exacta, ya que el número de años que se
pido que esa población. Este análisis busca entender por- requiere para duplicar el ingreso viene dado por:
que existen tasas muy dispares de crecimiento económico
en algunas regiones del mundo.
1
t = log (1+X/100) ≈ 69,31
X + 0, 3465 −
2
−4
5, 776 · 10 X + . . .
8.4.1 Crecimiento histórico desde el siglo
XIX
t=20 x+40=Y
Hasta finales del siglo XIX no existieron estadísticas sufi-
cientemente detalladas para calcular el crecimiento eco-
nómico. Para el pasado, A. Maddison (2001) presentó
cálculos estimativos que en consonancia con otras fuentes
8.5 Modelos para explicar el creci-
muestran que el crecimiento económico durante la Edad miento económico
Media y hasta el siglo XIX fue lento.[1] De 1870 hasta la
22 CAPÍTULO 8. CRECIMIENTO ECONÓMICO

8.5.1 Modelos neoclásicos de crecimiento lidad macro económica, distribución de recursos por el
tradicionales mercado, y apertura al comercio internacional. Sin em-
bargo, esto no tuvo los resultados esperados.
El modelo de crecimiento neoclásico, conocido a menu- Se llegó a establecer que el crecimiento efectivamente
do como modelo de crecimiento de Solow (1956) fue el está ligado al comercio, pero para impulsarlo razonable-
primer intento de guiar de forma analítica el crecimiento mente se deberían dar incentivos, y la liberalización del
a largo plazo. Este modelo, como otros modelos de cre- comercio a veces deterioraba el efecto de esos incentivos
cimiento tradicionales (Cass (1965), Koopmans (1965)), -apreciación cambiaria-.
explica las diferencias en la renta per cápita en términos
Mientras fue posible, muchos países lograron crecimien-
de la acumulación de diferentes factores. En estos mode-
to a través incentivos y medidas tales como reducir los
los, las diferencias en el factor acumulado se deben a las
derechos a la exportación, fijar un tipo de cambio más
diferencias en las tasas de ahorro (Solow), preferencias
competitivo, liberalizar las exportaciones antes que las
(Cass-Koopmans) u otros parámetros exógenos.
importaciones, mejorar la infraestructura para el comer-
El modelo de Solow predice la convergencia hacia un es- cio exterior, o promover la creación de zonas francas.
tado estacionario; en ese estado estacionario, todo cre-
Otra posibilidad fue centrarse más en la eficiencia frente a
cimiento per cápita surge del progreso tecnológico. Par-
la ampliación de la producción, por lo que estas reformas
tiendo de factores idénticos en lo relativo a instituciones
no necesariamente inducían crecimiento si eran aplicadas
(gobierno y bancos centrales), funciones de producción
en forma ortodoxa.
añadidas y medidas de ahorros, todos los países tende-
rían a converger hacia el mismo estado estacionario. Te- Si bien estas reformas se planearon para crecimiento sos-
niendo en cuenta que no todos los países tienen las mis- tenido, no se resolvían las fallas públicas y del mercado,
mas características, es posible que no todos los países del que en muchos casos impiden acumular capital y aumen-
mundo converjan al existir diferentes niveles de estado tar la productividad.
estacionario. De hecho, examinando datos empíricos, la Las políticas macroeconómicas deben orientarse al creci-
convergencia sólo es observable de forma limitada. miento así como a la reducción del déficit fiscal, pero sin
En el modelo de crecimiento neoclásico, el crecimiento disminuir el gasto público de alto rendimiento, y tratando
es exógeno: queda fuera del modelo, es decir, que no se siempre de evitar el aumento de los intereses a través de
explica mediante el modelo sino que se parte de la base un excesivo aumento de la deuda.
de que tiene un valor concreto. Esto simplifica el mode- Una política de crecimiento sostenido requiere una re-
lo pero no explica cómo o por qué crecen las economías. ducción del riesgo, velando para que no ocurran severas
La teoría del crecimiento endógeno (Romer 1986, Lucas crisis financieras.
1988) trata de “endogeneizar” el crecimiento del estado
estacionario y del progreso técnico. Esto implica explicar Los gobiernos también son necesarios para sostener el
el crecimiento en un modelo de la economía. Las inves- crecimiento, pues la discreción y la ecuanimidad son ne-
tigaciones realizadas en esta área se han centrado en los cesarias para actividades como la regulación de las em-
aumentos del capital humano (p.ej. de educación) o del presas de servicios públicos, la supervisión bancaria, el
cambio tecnológico (p.ej. la innovación). desarrollo de infraestructuras y de servicios sociales, por
lo que también es necesario establecer condiciones que
North y Thomas (1973), sostienen que los factores que permitan tomar mejores decisiones.
contienen las funciones de producción de los modelos
neoclásicos para explicar el crecimiento no son las causas Por último, obviamente los gobiernos necesitan respaldar
del crecimiento sino que son el crecimiento. Según esta reformas que eliminen o por lo menos reduzcan las res-
[3]
visión, la explicación fundamental de las diferencias en el tricciones al crecimiento.
crecimiento son las instituciones.

8.5.3 Otras explicaciones


8.5.2 El consenso de Washington y sus im-
Jevons aseguraba en el siglo XIX que las fluctuaciones
plicaciones para la teoría
económicas se relacionaban con las manchas solares. Hoy
las teorías del crecimiento económico son muy diversas,
En los años noventa, John Williamson publicó el destacan a nivel académico las que la buscan la expli-
Consenso de Washington, que se sugirió a todos los países cación en las instituciones. Las diferencias instituciona-
en desarrollo para lograr el crecimiento. les se explicarían debido a rasgos culturales, geografía,
En 1991 mientras tanto, el Informe sobre el desarrollo latitud, ideología y/o accidentes históricos etc. Así, por
mundial 1991 sostuvo que las funciones de crecimiento - ejemplo, hoy hay quienes destacan que los países fríos
acumulación de capital, uso eficiente de los recursos, pro- como Suecia tienen mayor éxito económico que países
greso tecnológico, y una distribución socialmente acepta- calurosos como Nigeria. En etapas primitivas de la his-
ble del ingreso- se lograban mejor en países con estabi- toria de la Humanidad, el desarrollo económico y cul-
8.6. CRÍTICA AL CRECIMIENTO ECONÓMICO 23

tural se concentraba en los lugares calurosos de la Tie- mos. Y el tercero y último, la caducidad de los
rra, como Egipto. A día de hoy, no obstante, los estados productos, que están programados para que al
fríos del Norte tienen índices de PIB per cápita mayo- cabo de un periodo de tiempo extremadamente
res que los de estados calurosos del Trópico. Este aspec- breve, dejen de servir, con lo cual nos veamos
to de la economía (geografía económica)--y su influencia en la obligación de comprar otros nuevos.[4]
en migraciones humanas y estructuras políticas--fue estu-
diado a conciencia por Ellsworth Huntington, catedrático El intento de promover el crecimiento económico por en-
de Economía en la Universidad de Yale a principios del cima de cualquier otra consideración mensurable es un
siglo XX. síntoma de lo que se conoce como productivismo, un tér-
mino que se suele utilizar en tono despectivo.

8.6 Crítica al crecimiento económi- 8.6.1 Los límites al crecimiento


co
El debate sobre los límites del crecimiento trata sobre
El crecimiento económico afecta a todas las esferas: so- el impacto ecológico del crecimiento y la creación de
cial, económica, política... El sistema actual asocia este riqueza y progreso. Muchas de las actividades necesarias
crecimiento con el progreso y bienestar, relación cuestio- para el crecimiento económico hacen uso de fuentes de
nada habitualmente por los críticos del capitalismo. En energía no renovables. Numerosos investigadores creen
palabras del profesor de la Autónoma de Madrid Carlos que estos efectos ambientales continuados pueden tener
Taibo: a su vez un efecto sobre los ecosistemas mundiales.

En la percepción común, en nuestra socie-


dad, el crecimiento económico es, digámoslo
así, una bendición. Lo que se nos viene a de-
cir es que allí dónde hay crecimiento económi-
co, hay cohesión social, servicios públicos ra-
zonablemente solventes, el desempleo no gana
terreno, y la desigualdad tampoco es grande.
Creo que estamos en la obligación de discu-
tir hipercríticamente todas éstas. ¿Por qué? En
primer lugar, el crecimiento económico no ge-
nera - o no genera necesariamente - cohesión
social. Al fin y al cabo, éste es uno de los ar- Huella ecológica frente a IDH (2006).
Se puede observar el límite de la biocapacidad de la Tierra para
gumentos centrales esgrimidos por los críticos
ese año: 2,1 ha globales.
de la globalización capitalista. ¿Alguien piensa
que en China hay hoy más cohesión social que
hace 15 años? […] El crecimiento económico Este impacto sobre el medio ambiente es lo que trata de
genera, en segundo lugar, agresiones medioam- cuantificar la huella ecológica. Así, para el año 2005 se
bientales que en muchos casos son, literalmen- estimó el número de hectáreas globales (hectáreas bio-
te, irreversibles. El crecimiento económico, en productivas) por persona en 2,1. Sin embargo, para todo
tercer término, provoca el agotamiento de los el mundo, el consumo se situó en 2,7. Por lo tanto, al me-
recursos que no van a estar a disposición de las nos para este año (y la tendencia es creciente, pues en
generaciones venideras. En cuarto y último lu- 2003 la huella ecológica mundial se estimó en 2.23), es-
gar, el crecimiento económico facilita el asen- tuvimos sobre-consumiendo respecto de la capacidad del
tamiento de lo que más de uno ha llamado, el planeta; o lo que es lo mismo, estamos destruyendo los
“modo de vida esclavo"; que nos hace pensar recursos a una velocidad superior a su ritmo de regenera-
que seremos más felices cuantas más horas tra- ción natural.
bajemos, más dinero ganemos, y sobre todo, Afirman que los efectos acumulados sobre los ecosiste-
más bienes acertemos a consumir. mas imponen un límite teórico al crecimiento. Algunos
Por detrás de todas estas aberraciones, creo que recurren a la arqueología para citar ejemplos de cultu-
hay 3 reglas de juego que lo impregnan casi to- ras que parecen haber desaparecido porque crecieron más
do en nuestras sociedades. La primera es la pri- allá de la capacidad de sus ecosistemas para albergarlas,
macía de la publicidad, que nos obliga a com- como afirma por ejemplo Duncan que ocurrirá también
prar aquello que no necesitamos, y a menudo con nuestra civilización (Teoría de Olduvai). Su predic-
incluso aquello que objetivamente nos repug- ción es que los límites al crecimiento podrían acabar ha-
na. El segundo es el crédito, que nos permite ciendo imposible el crecimiento basado en el consumo de
obtener recursos para aquello que no necesita- fuentes de energía. La solución que proponen es aplicar
24 CAPÍTULO 8. CRECIMIENTO ECONÓMICO

los principios del Decrecimiento: es decir, reducir el con- • Los límites del crecimiento (un libro editado para el
sumo y la producción hasta niveles en los que los recursos Club de Roma en 1972, un clásico en el debate sobre
se puedan regenerar de forma natural, a la par que se dis- los límites del crecimiento)
tribuye la riqueza de los países ricos al resto del mundo.
Este concepto no debe ser confundido con el de desarrollo • Contracción económica
sostenible, pues este último cree que sí sería posible con- • Indicadores económicos
tinuar aumentando el crecimiento, a la par que se pro-
tegiese el medio ambiente. Otros son más optimistas y • Crisis cíclicas
creen que, si bien pueden detectarse efectos ambientales
locales, los efectos ecológicos a gran escala son menores. • Inversión
Los optimistas afirman que si estos cambios ecológicos a • Economía del bienestar
escala mundial existen, el ingenio humano encontrará la
forma de adaptarse a ellos. • Economía del desarrollo
El ritmo o tipo de crecimiento económico puede tener • Economía ecológica
importantes consecuencias para el medio ambiente (el
clima y el capital natural de los ecosistemas). La preocu-
pación por los posibles efectos negativos del crecimiento
sobre el medio ambiente y la sociedad ha llevado a cier-
8.8 Referencias
tos sectores científicos a defender niveles de crecimiento
[1] A. Maddison (2001): The World Economy: A Millennial
menores, de donde viene la idea del decrecimiento econó-
Perspective, París, OCDE.
mico y los partidos verdes, que piensan que las economías
nacionales son parte de una sociedad mundial y de un sis- [2] E. Helpman, 2004, p. 23
tema ecológico global, por lo que no pueden explotar su
capacidad de crecimiento natural sin dañarlos. [3] Roberto Zagha, Gobind Nankani e Indermit Gill (2006).
Repensar el crecimiento
El científico canadiense David Suzuki afirmó en los años
90 que los ecosistemas sólo pueden soportar un creci- [4] Conferencia de Carlos Taibo sobre Decrecimiento, En-
miento anual de entre un 1,5 y un 3 % anual, y que por lo marcada dentro de las jornadas "¿Como te defiendes tú de
la crisis?" de CNT-Córdoba (25 de noviembre de 2008).
tanto cualquier intento de conseguir mayor rendimiento
por parte de la agricultura o los bosques necesariamente
acabará por canibalizar el capital natural del suelo o los
bosques. Hay quien piensa que este argumento se puede 8.9 Bibliografía
aplicar incluso a las economías más desarrolladas. Los
economistas convencionales opinan que las economías • E. Helpman (2004): El Misterio del Crecimiento eco-
avanzan gracias a los avances tecnológicos, por ejemplo: nómico, ed. Antoni Bosch, Barcelona, ISBN 978-
ahora tenemos ordenadores más rápidos que hace un año, 84-95348-22-7.
pero no necesariamente un número mayor de ordenado-
res. Quizá nos hayamos librado de las limitaciones físicas
apostando más por el conocimiento que por la producción 8.10 Enlaces externos
física.
Por otra parte es un hecho histórico que en los últimos • Green Accounting Bibliography incluye una discu-
dos siglos el crecimiento económico ha presentado fluc- sión y material relacionado acerca de la evaluación
tuaciones y crisis cíclicas en todos y cada uno de los países medioambiental o verde, un esfuerzo por crear rase-
y en el ámbito internacional. Todo auge económico con- ros estadísticos de cálculo de rentas nacionales más
duce finalmente a la recesión y la crisis, la cual termina precisos.
por abrir las condiciones para la reactivación, que a su
vez despeja el camino para un nuevo auge. El ciclo eco- • Patrones de crecimiento Patrones de crecimiento de
nómico estudiado por Clemente Juglar, Karl Marx, Wes- una nación, con ejemplo de Taiwán
ley Mitchell, Josepf Schumpeter, Nikolai Kondratieff y • Desarrollo económico vs Crecimiento
otros notables economistas, es una realidad para tener en
cuenta sin la cual es imposible cualquier estimación seria • El marcador del desarrollo, 1960-2010: ¿Cerrando
sobre el crecimiento económico. la brecha? de Center for Economic and Policy Re-
search, mayo 2011

8.7 Véase también

• Modelo de crecimiento de Solow


Capítulo 9

Desempleo

9.1 Historia

Aunque en la Edad Media “el problema del desempleo co-


mo se entiende hoy aún no existía”, había desocupados.
(La disoccupazione nella storia [El desempleo en la his-
<= 2%

2.1 - 4%

4.1 - 6%
20.1 - 25%

25.1 - 30%

30.1 - 35%
toria].) No obstante, en aquel tiempo, a la persona que no
trabajaba se la tenía por holgazana o vagabunda. En su li-
6.1 - 8% 35.1 - 40%

8.1 - 10% 40.1 - 50%

10.1 - 12% 50.1 - 60%

bro Idle Hands (Manos ociosas), el profesor John Burnett


12.1 - 14% 60.1 - 70%

14.1 - 16% 70.1 - 80%

16.1 - 18% 80.1 - 90%

18.1 - 20% > 90%

explica que hasta el siglo XIX muchos analistas ingleses


Tasa de desempleo por países, 2009, Fuente CIA-The World
“identificaban a los desempleados principalmente con los
Factbook. ‘inadaptados’ y trotamundos que dormían a la intemperie
y deambulaban de noche por las calles”.
El “descubrimiento del desempleo” tuvo lugar a finales
del siglo XIX o principios del XX. Se formaron comisio-
nes gubernamentales especiales para estudiarlo y resol-
verlo, como la Comisión Selecta de la Cámara de los Co-
munes británica para tratar la “Consternación por la falta
Desempleo, desocupación, cesantía o paro, en el de empleo”, de 1895. El desempleo se había convertido
mercado de trabajo, hace referencia a la situación del en una epidemia.
ciudadano que carece de empleo y, por lo tanto, de La conciencia de este problema aumentó drásticamente,
salario. Por extensión es la parte de la población que es- sobre todo después de la primera guerra mundial. Esta
tando en edad, condiciones y disposición de trabajar - contienda había eliminado el desempleo. Pero a princi-
población activa- carece de un puesto de trabajo.[1] pios de los años veinte el mundo occidental experimentó
Para referirse al número de parados de la población se una recesión tras otra, lo que culminó en la Gran Depre-
utiliza la tasa de desempleo por país u otro territorio. La sión, que desde 1929 zarandeó las economías industriali-
situación contraria al desempleo es el pleno empleo. zadas del mundo entero. Tras la segunda guerra mundial,
muchos países tuvieron un nuevo auge económico y el
Además de la población activa, en la que se incluye tanto
desempleo disminuyó ostensiblemente. Por eso, “es per-
a los que están trabajando como al conjunto de los pa-
misible decir que el origen del problema actual del des-
rados o desempleados de un país, las sociedades cuen-
empleo se remonta a mediados de los años sesenta”, men-
tan con una población inactiva compuesta por aquellos
ciona la Organización de Cooperación y Desarrollo Eco-
miembros de la población que no están en disposición de
nómicos. El mercado laboral sufrió otro descalabro como
trabajar, sea por estudios, edad -niños y población ancia-
consecuencia de la crisis petrolera de los años setenta, y la
na o jubilada-, enfermedad o cualquier otra causa legal-
ola de informatización con su secuela de despidos. El des-
mente establecida.
empleo ha comenzado a propagarse inmisericordemente
Para que exista el desempleo se necesita que la persona incluso entre el personal administrativo, que en el pasado
desempleada desee trabajar y que acepte los salarios ac- se consideraba seguro.
tuales que se están pagando en un momento dado. Las
causas de esta situación son múltiples, produciendo co-
mo consecuencia distintos tipos de desempleo (cíclico,
estructural, friccional y monetario). Además existe el des-
empleo tecnológico que se origina cuando hay cambios en
9.2 Tipos de desempleo
los procesos productivos que hacen que las habilidades de
los trabajadores no sean útiles.[2] Existen 3 tipos fundamentales de desempleo:

25
26 CAPÍTULO 9. DESEMPLEO

• Desempleo estructural Por otro lado, el factor tecnológico es un elemento a con-


siderar permanentemente en las crisis capitalistas. La fu-
• Desempleo cíclico sión de las empresas motrices del sistema (que incurren
• Desempleo friccional en monopolio) y el constante progreso tecnológico hace
que la mano de obra sea menos requerida en alta tecno-
logía, desplazándose grandes masas hacia trabajos infor-
En economías periféricas y en sectores que sufren pe- males o de carácter trabajo precario. Coinciden dos fe-
ríodos de baja y alta actividad (agricultura, hostelería,...) nómenos: sobreproducción y desempleo estructural (con
puede considerar un quinto tipo: subempleo). Las respuestas neoliberales tradicionales, en
una economía globalizada no resuelven el desempleo es-
• Desempleo estacional. tructural y requieren medidas keynesianas y otras de ca-
racter estructural como la reducción del tiempo de traba-
Además de estos tipos puede hablarse de desempleo de jo y la implantación de modelos de redistribución de la
larga duración, desempleo abierto, desempleo en inicia- renta entre los subempleados y desempleados (renta bá-
dores y desempleo oculto entre los inactivos o trabajado- sica universal, rentas de inserción, salarios sociales o in-
res desalentados. greso ciudadano).[4]
Las características principales que advierten de un des-
empleo de tipo estructural son:

• Desajuste sostenido entre la calidad y características


de la oferta y la demanda.

• Desadaptación del conjunto de los actores económi-


cos respecto a la economía externa e incapacidad del
mercado interno para paliar esa diferencia.

• Obsolescencia gráfica de un modelo productivo de-


terminado.
Desempleados en México, 2009.

CEPAL y Anibal Pinto Santa Cruz han venido desarro-


llando durante los últimos 60 años[¿cuándo?] el enfoque es-
9.2.1 Desempleo estructural tructuralista respecto del funcionamiento de las econo-
mías latinoamericanas. Este enfoque ha sido fuertemente
El desempleo estructural corresponde técnicamente a atacado por la visión económica denominada neo liberal.
un desajuste entre oferta y demanda de mano de obra Anibal Pinto desarrolló en concepto de heterogeneidad
(trabajadores). Esta clase de desempleo es más pernicio- estructural para poder entender el por qué en la econo-
so que el desempleo estacional y el desempleo friccio- mías latinoamericanas no se han cumplido los postulados
nal, además no depende del tiempo sino de la capaci- neo liberales, no obstante la enorme cantidad de ensayos
dad de absorción de fuerza de trabajo que tiene el capital realizados para ponerlos en práctica.
constante, cuya acumulación promueve un aumento de
la productividad de la fuerza de trabajo y contradictoria- El Programa Regional del Empleo (PREALC) de la OIT
mente promueve un mayor desempleo estructural.[3] En desarrolló el concepto de segmentación de los mercados
esta clase de desempleo, la característica de la oferta suele de trabajo a objeto de incluir en el instrumental de análi-
ser distinta a la característica de la demanda lo que hace sis la heterogeneidad estructural que planteaba Pinto y la
probable que un porcentaje de la población no pueda en- CEPAL.
contrar empleo de manera sostenida. Por lo anterior, los En el enfoque el PREALC se sostiene la existencia de
economistas ligados al Estado no pueden admitir que un profundas diferencias de comportamiento entre los mer-
país esté bajo este tipo de desempleo pues se trata de una cados de trabajo rurales y los urbanos; y entre las franjas
situación grave para una población asalariada de un pun- modernas y tradicionales de la economía. De modo que
to o sector determinado. Además, en un contexto de libre en lugar de existir un mercado de trabajo único, homo-
mercado, se suma a la crisis de las masas asalariadas la de géneo, competitivo, atemporal y aespacial como sostiene
las medianas y pequeñas empresas que no logran adap- la visión neoliberal, existirían al menos cuatro segmentos
tar su respuesta a la crisis cíclicas del sistema capitalista diferenciados al interior del mercado de trabajo como un
en la que sólo los grandes conglomerados empresariales- conjunto: el sector tradicional rural, el sector informal ur-
holdings- pueden funcionar. bano, el sector moderno rural y el sector moderno urbano.
9.2. TIPOS DE DESEMPLEO 27

9.2.2 Desempleo cíclico El desempleo de larga duración provoca un efecto nega-


tivo sobre la capacidad que tiene el mercado de trabajo,
Este tipo de desempleo ocurre cíclicamente - en el modelo clásico, para restablecer el pleno empleo de
coincidiendo generalmente con los ciclos económicos- y forma automática. En este modelo, el mercado tiende de
sus consecuencias pueden llevar a países con institucio- manera natural hacia el equilibro sin desempleo, porque
nes débiles a la violencia y finalmente la desobediencia ante la existencia de paro, los desempleados compiten con
civil. En países desarrollados la situación puede provocar los ya empleados por los puestos de trabajo disponibles,
vuelcos desde las políticas de Estado hasta definitiva- presionando a la baja los salarios y restableciendo el equi-
mente la adopción de un sistema económico distinto librio con una disminución de salario. En el desempleo de
como pena del debilitamiento institucional. Un caso de larga duración por el contrario, el mercado se distorsio-
desempleo cíclico ha sido la crisis mundial de 1929. na ya que este tipo de desempleados no compiten con los
empleados, porque las empresas no los consideran “elegi-
Para economistas como Arthur Cecil Pigou el desempleo
bles”, en la medida en que entienden que no son capaces
prácticamente ocurría sólo por razones del ciclo econó-
de sustituir a los que están desempeñando sus mismas ta-
mico, y durante la crisis de los años treinta sostuvo aque-
reas y por tanto no presionan a la baja los salarios y no
llo y tuvo que enfrentar a un duro opositor a su visión
reconducen el mercado de trabajo hacia un nuevo equili-
económía neoclasica de parte del economista británico
brio.
de la Universidad de Cambridge John Maynard Keynes.
Esta distorsión del mercado de trabajo hace necesario que
De Cecil Pigou se suele decir que "-a diferencia de
el Estado intervenga, prestando una atención especial a
Marshall- estuvo a favor de muchos de los objetivos de
este tipo de parados.[5]
los socialistas, aunque se opuso a otros planteamientos,
como, por ejemplo, la existencia de empresas públicas.
En cualquier caso, el impacto de sus postulados sólo captó
un interés muy limitado en su momento, ya que a medida 9.2.6 Desempleo abierto
que transcurría su vida, su fama se fue viendo eclipsada
por las nuevas doctrinas de su colega en Cambridge John Son personas que no trabajaron durante la semana de re-
Maynard Keynes, con quien tuvo más de una polémica”. ferencia, buscaron activamente un empleo, es decir, rea-
lizaron acciones concretas para obtener un empleo, y es-
taban disponibles para trabajar de inmediato. Esos son
9.2.3 Desempleo friccional los tres requisitos para estar desocupado abierto: no tener
trabajo, buscar activamente trabajo y estar disponible y
El desempleo friccional (por rotación y búsqueda) y el dispuesto a trabajar.
desempleo por desajuste laboral (debido a las discrepan- Esta definición recomendada por la OIT en su Decimo-
cias entre las características de los puestos de trabajo y tercera Conferencia Internacional de Estadísticos de oc-
de los trabajadores) aparecen aun cuando el número de tubre de 1982, fue adoptada por los países de la OCDE,
puestos de trabajo coincida con el número de personas la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Eco-
dispuestas a trabajar. nómico, como la forma de medición oficial del grupo de
Se refiere a los trabajadores que van de un empleo a otro países desarrollados. Asimismo, Estados Unidos, Canadá
para mejorarse. Su desempleo es temporal y no repre- y México, que conforman el Tratado de Libre Comercio
senta un problema económico. El desempleo friccional de América del Norte (TLCAN)o NAFTA (North Ame-
es relativamente constante. rican Free Trade Agreement)adoptaron las recomenda-
ciones de la OIT respecto de la medición del desempleo
abierto y armonizaron sus definiciones respectivas.
9.2.4 Desempleo estacional

Por una parte, el desempleo estacional es aquel que va- 9.2.7 Desempleo en Iniciadores
ría con las estaciones del año debido a fluctuaciones es-
tacionales en la oferta o demanda de trabajo. Se habla Son personas que no trabajaron durante la semana de re-
de desempleo estacional, por otra parte, para referirse al ferencia, no buscaron activamente un empleo porque con
que se produce por la demanda fluctuante que existe en anterioridad habían conseguido una posibilidad de traba-
ciertas actividades, como la agricultura. jo y se encuentran esperando noticias del potencial em-
pleador o cliente, y están disponibles para comenzar a tra-
bajar.
9.2.5 Desempleo de larga duración Algunos países clasifican a estos trabajadores como de-
socupados, lo cual es la recomendación de la OIT, aun-
Se considera parado de larga duración a la persona ins- que carezcan de una de las tres condiciones del desem-
crita como demandante de empleo, de forma ininterrum- pleo abierto que es buscar activamente empleo durante
pida, durante un periodo superior a unos seis meses. las últimas cuatro semanas. Otros países, sin embargo,
28 CAPÍTULO 9. DESEMPLEO

los clasifican como ocupados. tras los accidentes de tráfico, entre los 10 y 24 años. Se
El volumen que representan los iniciadores es común- puede evitar el aumento de los suicidios, con el rechazo a
mente pequeño y su inclusión o exclusión del desempleo las políticas que hacen caer el sistema de previsión social,
abierto puede afectar a la tasa de desempleo en un 0,3 a la educación, la sanidad, la cultura y el medio ambiente.[6]
0,4 por ciento.

9.4 Tasa de desempleo


9.3 Efectos del desempleo
Las cifras sobre el trabajo y el desempleo se encuentran
entre los datos económicos más minuciosos y más am-
La presencia de un elevado desempleo es un problema
plios de un país. Se obtienen mensualmente mediante un
tanto económico como social. Como problema económi-
procedimiento conocido con el nombre de encuesta de
co, es un despilfarro de valiosos recursos. Como proble-
población activa. Todos los meses se encuesta a unos ho-
ma social es una fuente de enormes sufrimientos, ya que
gares con preguntas referentes a su historia laboral recien-
los trabajadores desempleados tienen que vivir con una
te.
renta menor o totalmente sin ella. Durante los períodos
de elevado desempleo, las dificultades económicas tam- La encuesta divide a la población de 16 años o más años
bién afectan a sus emociones y a la vida familiar ya que en cuatro grupos:
esto trae consecuencias en la economía doméstica.
• Ocupados. Son las personas que están realizando
De cuando en cuando, los países experimentan un elevado trabajo remunerado, así como las que tienen empleo
desempleo que persiste durante largos períodos, a veces pero están ausentes por enfermedad, huelgas o vaca-
hasta diez años. Es lo que ocurrió en Estados Unidos du- ciones.
rante la Gran Depresión, que comenzó en 1929. En unos
pocos años, el desempleo aumentó afectando a casi una • Desempleados. Son las personas que no están ocu-
cuarta parte de la población trabajadora, mientras que la padas, pero que han buscado trabajo activamente o
producción industrial se redujo a la mitad. están esperando volver a trabajar. Más exactamen-
te, una persona está desempleada 1) si no está tra-
bajando y ha realizado esfuerzos específicos por en-
9.3.1 Salud contrar empleo durante las cuatro últimas semanas
2) ha sido suspendida de empleo y está esperando
En regiones donde los desempleados no tienen cobertura a ser llamada nuevo o 3) está esperando a ocupar
por desempleo, la salud de estas personas se ve resentida, un trabajo el mes siguiente. Además debe declarar
con mayor incidencia en personas con tratamientos o fa- que ha hecho un esfuerzo concreto por encontrar un
miliares de éstos, donde deben ser medicamentados. Por empleo (como acudir a empresas locales, responder
escasez y la elección de destinar los mínimos ahorros bien a anuncios de ofertas de trabajo...).
a la alimentación o medicinas, donde no se dispone del di-
• Inactivos. Esta categoría comprende el porcentaje
nero suficiente para ambas cosas, llegan a aparecer pro-
de la población adulta que está estudiando, realiza
blemas de desnutrición o carencias nutricionales por un
tareas domésticas, está jubilada, está demasiado en-
lado, e igualmente carencias funcionales o agravamientos
ferma para trabajar o simplemente no está buscando
a causa de la no disposición de los medicamentos.
trabajo.
Por la misma, la salud bucodental de estas personas es
• Población activa. Comprende las personas que es-
grave, ya que en ciertos países la asistencia dental no la
tán ocupadas y las desempleadas.
cubre el seguro, por lo que la salud dental se ve agravada
de cierto modo.
La tasa de desempleo se calcula como el número de des-
empleados dividido por la población activa, y se expresa
en forma de porcentaje. Es decir, no es una proporción
9.3.2 Suicidios
entre el total de la gente desempleada y el total de la po-
blación, sino el de aquélla que se denomina “económica-
Las crisis económicas se acompañan de peor salud (por
mente activa”.
el aumento del paro y de la pobreza, y por el incremen-
to de la diferencias entre pobres y ricos) pero no siem-
pre se acompañan de mayor mortalidad. Las crisis econó-
micas no aumentan las muertes en general, sí aumentan 9.5 Política fiscal y empleo
las muertes por suicidio en todos los países y situacio-
nes. El desempleo está asociado al suicidio. En España La forma en que la política fiscal afecta al empleo es un
los suicidios están aumentando y son ya la tercera causa tema complejo, por lo que es necesario sopesar cuidado-
de muerte, tras la mortalidad cardiovascular y el cáncer. samente los efectos de incentivo y desincentivo que con-
En el mundo, el suicidio es la segunda causa de muerte, lleva la intervención del sector público. Por ejemplo, un
9.6. PROTECCIÓN LABORAL 29

sistema de prestaciones por desempleo bien diseñado no Grecia


solo brinda una importante red de protección a la pobla-
ción, sino que, además, permite a los trabajadores dedicar En Grecia trabajadores asalariados con más de dos años
más tiempo a la búsqueda del empleo más productivo. Sin cotizados tienen derecho a 454 euros (10% mas por cada
embargo puede al mismo tiempo, prolongar la duración hijo menor de edad).
del desempleo, lo que tendría efectos secundarios sobre el
potencial de producción de la economía, porque los traba-
jadores que se encuentran en una situación de desempleo
de larga duración experimentan una depreciación de su Finlandia
capital humano. Las posibles desventajas de las presta-
ciones sociales se observan con más claridad en sus efec- Existen dos sistemas para combatir el desempleo. El nivel
tos sobre la oferta de factor trabajo. Con frecuencia se mínimo de apoyo es proporcionado por Kela , una agencia
menciona el pago incondicional o ilimitado de prestacio- del gobierno nacional que paga una prestación de desem-
nes por desempleo como uno de los principales factores pleo no sujeta a las condiciones de recursos para el núme-
que desincentivan la búsqueda de empleo. Este tipo de ro máximo de días, pero también se puede extender esto
prestaciones puede, asimismo, reducir las presiones para a través de los subsidios del mercado de trabajo. Tam-
reformar un mercado de trabajo ineficiente con altas tasas bién paga un subsidio después de averiguar los recursos
de paro porque los desempleados disfrutan de esos bene- económicos del solicitante de apoyo a la renta mínima, a
ficios. También los sistemas públicos de pensiones tienen las personas que están al tope de su prestación por des-
efectos significativos sobre la oferta de trabajadores. La empleo. También los desempleados podrán unirse a los
escasa penalización de la jubilación anticipada, o incluso fondos privados, que ofrecen un servicio asegurado para
su promoción activa, han reducido dicha oferta. Por otra pagar los beneficios relacionados con los ingresos ante-
parte, la perspectiva de jubilación anticipada constituye riores en el caso de desempleo. Independientemente de si
un desincentivo para que los trabajadores mantengan sus los beneficios son pagados por KELA o de un fondo de
conocimientos profesionales y participen en un proceso desempleo, el desempleado recibe la ayuda del elinkeino-
de aprendizaje continuo. Además, los incentivos a la ju- keskus TYO-ja (TE-Kesksus, o el trabajo y el Centro de
bilación anticipada facilitan la eliminación de mano de Medios de Vida), una agencia gubernamental que ayuda
obra incluso en circunstancias en que el despido es muy a las personas a encontrar empleo, y a los empleadores a
difícil. Como resultado, las empresas que necesiten redu- encontrar trabajadores. Además de hacer coincidir a los
cir su plantilla la recortarían en los segmentos de mayor empleadores con los empleados potenciales el organismo
edad, dándose el caso de que estos trabajadores pueden desempeña un papel de la formación a nivel nacional es-
ser precisamente los que más experiencia tengan y no los tratégico de los desempleados para cumplir con la falta
menos productivos. Las políticas orientadas al mercado de capacidades actuales y las previsiones de la economía.
de trabajo, si se diseñan y ponen en práctica adecuada-
mente, pueden estimular la oferta y la demanda de factor
trabajo y, por consiguiente, la tasa de ocupación. Los pro- Francia
gramas de formación pueden ayudar a mantener y mejo-
rar los conocimientos profesionales, reduciendo los des-
Francia utiliza un cuasi sistema de Gante, en virtud del
ajustes entre oferta y demanda y el deterioro del capital
cual las prestaciones por desempleo son distribuidas por
humano entre los desempleados de larga duración. Otro
una agencia independiente (UNEDIC) en la que los sindi-
desafío que se plantea es la reintegración de los grupos
catos y las organizaciones de empleadores están represen-
difíciles de emplear, como los trabajadores poco cualifi-
tados por igual. UNEDIC es responsable de 3 ventajas:
cados, los parados de larga duración o los trabajadores de
SE, ACA y ASR Los principales son esquema requiere
más edad.[7]
un mínimo de 122 días en la composición de los últimos
24 meses y otros requisitos antes de que las reclamacio-
nes se pueden hacer. Los empleadores pagan una contri-
bución en la parte superior de los ingresos antes de im-
puestos de sus empleados, que junto con la contribución
de los empleados, la financiación del sistema. La pres-
9.6 Protección laboral tación máxima por desempleo es (a partir de marzo de
2009) el 57,4% de EUR 162 por día (techo de la seguri-
dad social contribuciones en 2011), o 6900 euros al mes.
9.6.1 Unión Europea Los reclamantes recibirán 57,4% de su salario promedio
diario de la última 12 meses anteriores el desempleo, con
un importe medio de 1.111 euros al mes. En el Impuesto
A nivel de la Unión Europea no existe normativa, ni pro- sobre Francia y otros impuestos se pagan las prestaciones
tección en caso de desempleo. Sino que cada país tiene por desempleo. En 2011, los demandantes recibieron el
su propia regulación. permiso para un promedio de 291 días.
30 CAPÍTULO 9. DESEMPLEO

Alemania actuales.[10]
Estas declaraciones ha suscitado una fuerte polémica.[11]
El subsidio de desempleo en Alemania se conoce como Así, el expresidente del Gobierno de España, José Luis
seguro de desempleo y forma parte del sistema de seguri- Rodríguez Zapatero consideró inviable la medida ex-
dad social alemán. Se estableció por primera vez en 1927. cepcional propuesta, defendiendo al estado del bienestar
El plan es administrado por la agencia federal de traba- frente a esta propuesta de adelgazamiento y recomien-
jo. Todos los trabajadores, excepto los internos contribu- da centrar esfuerzos en los actuales problemas de liqui-
yan al sistema. Desde 2006, algunos trabajadores antes dez del sistema financiero, opinión compartida con los
excluidos pueden optar por el sistema sobre una base vo- sindicatos que consideran que la rigidez del mercado la-
luntaria. El sistema se financia con las contribuciones de boral sea causa determinante del desempleo. Sin embar-
empleados y empleadores. Los empleados pagan el 1,5% go, durante su presidencia se ha llegado a más de cuatro
de su salario bruto por debajo del umbral de la seguridad millones de parados actualmente.
social y los empleadores pagan 1,5% de contribución en
la parte superior del salario pagado al trabajador. El nivel La crisis económica mundial ha mermado los fondos de
de contribución se redujo de 3,25% para los empleados y las arcas públicas de Alemania, Reino Unido, España y
empleadores como parte de las reformas del mercado la- Estados Unidos, por lo que las administraciones públicas,
boral conocidas como Hartz. Las contribuciones se pagan en su responsabilidad han realizado las medidas que es-
solamente en las ganancias hasta el techo de la seguridad timan oportunas para equilibrar las ayudas al desempleo
social (2012: 5.600 euros). El sistema es en gran medi- con los ingresos públicos.
da auto financiarse, pero también recibe una subvención En España, tienen derecho a la prestación por desempleo
del Estado para ejecutar las Jobcenters. Los trabajado- los trabajadores que vengan a España por haber cesado su
res desempleados tienen derecho a: Carestía de la vida actividad laboral en el extranjero. No se realizan cruces
conocida como la prestación por desempleo Ayuda para con la Seguridad Social de otros países de la Unión Euro-
encontrar trabajo Formación Prestaciones de desempleo pea para saber los desempleados inscritos en España que
se paga a los trabajadores que hayan cotizado al menos están trabajando en el extranjero.
durante 12 meses anteriores a la pérdida de un puesto de
trabajo. El subsidio se paga a mitad del período en que
el trabajador haya contribuido. Los reclamantes reciben 9.6.2 México
el 60% de su salario neto anterior (con un tope en el te-
cho de la seguridad social), o el 67% de los demandantes En México el 26 de mayo de 2009 se reformó el artículo
con los niños. El beneficio máximo es por lo tanto, 2964 191 de la Ley del Seguro Social, el cual en su Fracción
euros (en 2012) En 2011 la Agencia Federal de Trabajo II establece que los trabajadores que dejaran de estar su-
tuvo ingresos y gastos de 37,5 millones de euros. jetos a una relación laboral por más de cuarenta y seis
días y que cumplan con los requisitos establecidos en la
misma fracción, tienen derecho a solicitar una ayuda de
Dinamarca y Austria desempleo atreves de su Afore (Administradoras de Fon-
dos para el Retiro) consistente en un retiro parcial de los
En Dinamarca han optado por mejorar la prestación de recursos que tengan acumulados en la Subcuenta de Re-
desempleo, pública, suprimiendo la indemnización priva- tiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez.
da por desempleo, la cifra de paro es del 4,1%. En Austria
las empresas constituyen un fondo individual para com-
plementar la prestación.[8]
9.7 Véase también
España
9.8 Bibliografía
El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fer-
nández Ordóñez en 2009 considera que los mecanismos • OIT, XIII CIET sobre PEA, Ocupados, Desocupa-
de ajuste laboral "no funcionan de forma adecuada". En dos y Subocupados, octubre de 1982, Ginebra
su opinión, las numerosas ineficiencias en el sistema labo-
• García-Huidobro, guillermo, Estacionalidad del em-
ral español determinan el "rotundo fracaso" en el objetivo
pleo agr{icola en Panamá, OIT, Panamá.
de reducir el desempleo provocan efectos perjudiciales
en el productividad, por lo que ha insistido en la necesi- • OIT KILM, Tendencias del desempleo, OIT, Gine-
dad de emprender "con urgencia" reformas de las insti- bra, http://kilm.ilo.org/GET2004/DOWNLOAD/
tuciones laborales. [9] Las palabras del gobernador llegan trendssp.pdf
en medio de la controversia generada por la propuesta
lanzada por la Confederación de Empresarios de Madrid • CORIAT, Benjamin, El Taller y el cronómetro. En-
de crear un contrato contra la crisis con una indemniza- sayo sobre el taylorismo, el Fordsimo y la produc-
ción de 20 días por año trabajado en lugar de los 45 ción en masa. México, Siglo XXI, 1982
9.10. ENLACES EXTERNOS 31

• KEYNES, John M., Teoría General de la Ocupa- • La Protección a los Desempleados en España 1995
ción, el interés y el dinero. México, FCE. - 2011

• SAMUELSON, P. Y NORDHAUS, W., Economía. • Sobre la estacionalidad del empleo agrícola en Pa-
17 Edición, McGraw Hill, 2002, Madrid. namá

• Summers, Lawrence H. (1990). Understanding • Desempleo juvenil en América Latina según la OIT
Unemployment (en inglés). Cambridge: The MIT
• Mapa del paro
Press. ISBN 0-262-19265-9.

• Summers, Lawrence H. (2007). «Unemployment».
En Henderson, David R. The Concise Encyclope-
dia of Economics (en inglés). Indianapolis: Liberty
Fund. pp. 502-505. ISBN 978-0-86597-665-8.

9.9 Referencias
[1] Cfr. Samuelson, Nordhaus, “Economía”, McGraw-Hill,
Madrid, 2006.

[2] http://www.eco-finanzas.com/diccionario/D/
DESEMPLEO.htm

[3] , ´"Análisis de estacionariedad en la tasa de desempleo


ecuatoriana, periodo 1980-2009”, John Cajas Guijarro,
Observatorio de la Economía Latinoamericana, Grupo
Eumed.net (Universidad de Málaga), núm. 143, Enero
2011.

[4] Hacia una economía plural: Un trabajo, una actividad,


una renta para todos, Miraguano ediciones, Grupo Pro-
mocions, (Guy Aznar, Alain Caillé, Jean-Louis Laville,
Jacques Robin, Roger Sue), 1999, ISBN 84-7813-185-X,
àgs. 15-24

[5] Costa Vallés, Manuel. Universidad de Barcelona, ed. In-


troducción a la economía laboral. ISBN 84 475 3020 5.

[6] Gérvas J. Seamos prácticos: frente a la crisis, ningún sui-


cidio. Equipo CESCA. 2011 febrero.

[7] Banco Central Europeo. Boletín mensual agosto 2001.


ISSN 1561-0268.

[8] Dónde poner el foco de atención El País, 16 de fecrero de


2008.

[9] Fernández Ordóñez critica que la protección laboral “no


funciona” porque aumenta el paro El País

[10] La patronal plantea que los despidos le cuesten menos de


la mitad El País

[11] Zapatero critica a Ordóñez y sus ideas “neoconservadoras”


El Pais.com

9.10 Enlaces externos


• Oficina Internacional del Trabajo

• Instituto Nacional de Empleo de España


Capítulo 10

Salario

Evolución del salario y el desempleo en Lituania (2001-2009).


La relación entre salario y desempleo es inversa, el pleno em-
pleo contribuye a la mejora generalizada de salarios, condiciones
de trabajo, consumo y demanda agregada; cifras altas de
desempleo suponen el empeoramiento de salarios así como del
resto de indicadores.[1][2]

El salario o remuneración[3] (también llamado suel-


Anotación de salarios diarios sellados por un alto funcionario,
do,[4] soldada[5] o estipendio[6] ) es la suma de dinero
Ur, antigua ciudad del sur de Mesopotamia.
que recibe de forma periódica un trabajador de su
empleador por un tiempo de trabajo determinado o por
la realización de una tarea específica o fabricación de un se recibe principalmente en dinero, si bien puede contar
producto determinado. El pago puede ser mensual, se- con una parte en especie evaluable en términos moneta-
manal o diario, y en este último caso recibe el nombre de rios. Siempre debe existir una remuneración en dinero, la
jornal, del término jornada.[7] retribución en especie es necesariamente adicional.

10.1 Etimología 10.2.1 El salario digno como uno de los de-


rechos humanos
Salario deriva del latín salarium, que significa 'pago de
Derechos económicos, sociales y culturales
sal' o 'por sal'. El término proviene del antiguo imperio ro-
mano, donde muchas veces se hacían pagos a los soldados Los Derechos económicos se consideran Derechos huma-
con sal, la cual valía su peso en oro, dado que la sal en la nos:,[8] el Pacto Internacional de Derechos Económicos,
antigüedad era una de las pocas maneras que se tenía de Sociales y Culturales (PIDESC) de 1966 establece en su
conservar la carne, es decir, poniéndola en salazón. artículo 7 que los trabajadores tendrán:

Artículo 7 PIDESC. Los Estados Partes


10.2 Salario y condiciones de tra- en el presente Pacto reconocen el derecho de
toda persona al goce de condiciones de trabajo
bajo equitativas y satisfactorias que le aseguren en
especial:
El salario es una contraprestación que recibe el trabaja- a) Una remuneración que proporcione como
dor a cambio del trabajo realizado para un empleador, la mínimo a todos los trabajadores:
cuantía se establece en el contrato de trabajo. El salario

32
10.3. SALARIO MÍNIMO Y SALARIO MÁXIMO 33

i) Un salario equitativo e igual febrero se celebra el Día Europeo por la Igualdad Sala-
por trabajo de igual valor, sin rial. La discriminación salarial afecta de manera impor-
distinciones de ninguna especie; en tante a la mujer trabajadora. El salario promedio de las
particular, debe asegurarse a las mujeres solo alcanza al 72-88% del promedio salarial de
mujeres condiciones de trabajo no los hombres, considerando variables tales como educa-
inferiores a las de los hombres, con ción, edad, posición y cargo. Asimismo, es más probable
salario igual por trabajo igual; que las mujeres queden estancadas en trabajos de menor
paga y estabilidad.[10]
ii) Condiciones de existencia dig-
nas para ellos y para sus familias
conforme a las disposiciones del 10.3 Salario mínimo y salario má-
presente Pacto;
ximo
b) La seguridad y la higiene en el trabajo;
c) Igual oportunidad para todos de ser promo- 10.3.1 Salario mínimo
vidos, dentro de su trabajo, a la categoría su-
perior que les corresponda, sin más considera- El salario mínimo es la remuneración mínima estableci-
ciones que los factores de tiempo de servicio y da legalmente en un país o territorio para cada periodo
capacidad; laboral (hora, día o mes), que los empleadores deben pa-
d) El descanso, el disfrute del tiempo libre, la gar a sus trabajadores por sus labores. Fue establecido
limitación razonable de las horas de trabajo y por primera vez en Australia y Nueva Zelanda en el siglo
las vacaciones periódicas pagadas, así como la XIX.[11]
remuneración de los días festivos.[9]

10.3.2 Salario máximo


La remuneración salarial y su incremento es uno de los
aspectos de las condiciones de trabajo que más direc-
El salario máximo o retribución máxima, en relación con
tamente ha sido reivindicado por los trabajadores. La
el salario y el salario mínimo, es la retribución máxima
Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha lucha-
legal que puede recibir un trabajador por cuenta ajena y,
do constantemente por establecer normas que garanticen
en su caso, un representante político, un miembro de un
y protejan el derecho de los trabajadores a percibir un
gobierno, un inversor, un directivo o ejecutivo empresa-
salario justo. Según la Constitución de la OIT (1919) “la
rial, un financiero e incluso un empresario. En algunas
garantía de un salario vital adecuado” es uno de los obje-
legislaciones se establece el límite o tope salarial para co-
tivos cuya consecución es más urgente.
tizar en los sistemas públicos de seguridad social (desem-
Los salarios representan algo muy diferente para traba- pleo, pensiones). En los últimos años, con la aparición de
jadores y empleadores. Para estos últimos, aparte de ser la Gran Recesión han surgido reivindicaciones de un lí-
un elemento del costo, es un medio que permite moti- mite salarial, salario máximo, o retribución máxima que
var a los trabajadores. En cambio, para los trabajadores realizan economistas, sindicatos, partidos políticos de iz-
representa el nivel de vida que pueden tener, un incenti- quierda e incluso desde proyectos económicos como la
vo para adquirir calificaciones y, por último, una fuente Economía del bien común. La cuantía del salario mínimo
de satisfacción frente al trabajo realizado. La negociación se utiliza para establecer el salario máximo.[12][13][14]
colectiva en la empresa o en el sector y un diálogo social
tripartito en el plano nacional son las mejores vías pa-
ra determinar el nivel de los salarios y resolver conflictos
potenciales. 10.4 Salario y trabajo
El salario es el precio pagado por el trabajo. Los salarios
10.2.2 Igualdad salarial son todos aquellos pagos que compensan a los individuos
por el tiempo y el esfuerzo dedicado a la producción de
La igualdad salarial hace referencia al concepto se- bienes y servicios. Estos pagos incluyen no sólo los ingre-
gún el cual los individuos que realizan trabajos simila- sos por hora, día o semana trabajada de los trabajadores
res (o trabajos con la misma productividad) deben re- manuales, sino también los ingresos, semanales, mensua-
cibir la misma remuneración, sin importar el sexo, raza, les o anuales de los profesionales y los gestores de las em-
orientación sexual, nacionalidad, religión o cualquier otra presas. A los ingresos regulares pactados en los convenios
categoría. Para ello, se parte del principio de igualdad an- colectivos hay que sumarles las primas y las pagas extra-
te la ley. La igualdad salarial viene establecida en el Ar- ordinarias, las primas por riesgo, nocturnidad, índice de
tículo 7 de Pacto Internacional de Derechos Económicos, peligrosidad u horas extraordinarias, así como los hono-
Sociales y Culturales recoge la igualdad salarial. El 22 de rarios de los profesionales liberales y la parte de los in-
34 CAPÍTULO 10. SALARIO

gresos percibidos por los propietarios de negocios como 10.4.2 Evolución histórica de la producti-
compensación por el tiempo dedicado a su negocio. vidad y renta per cápita

10.4.1 Teoría del valor-trabajo

La teoría del valor-trabajo (TVL, también teoría laboral


del valor) es una teoría que considera que el valor de un
bien o servicio depende de la cantidad de trabajo que lleva
incorporado.
La productividad se define como la relación entre la can-
tidad de productos obtenida por un sistema productivo y
La teoría del valor-trabajo en la economía política los recursos utilizados para obtener dicha producción.[18]
clásica El aumento de la productividad está asociado al
crecimiento económico, si bien los rendimientos decre-
Adam Smith consideraba que el trabajo era la calidad de cientes afectan de manera significativa al uso de la mano
medida exacta para cuantificar el valor. Para él, el valor de obra, tanto en su número -población empleada- como
era la cantidad de trabajo que uno podía recibir a cambio en su dedicación -jornada de trabajo−.[19] En este con-
de su mercancía. Los bienes podían aumentar de valor, texto el salario no solamente tiene una relación directa
pero lo que siempre permanece invariable es el trabajo. con el valor del trabajo sino con el consumo y por tanto
Esta teoría original tenía algunos problemas: 1) en el mer- con la demanda agregada..
cado no se puede saber cuánto trabajo incorporado tiene
una mercancía 2) si el trabajo es la fuente de valor de las Históricamente el aumento de la productividad es el que
mercancías, cuando mejore el valor el obrero debería ser ha permitido la reducción de la jornada de trabajo ante
el que se vea beneficiado -cosa que no ocurría-. Para po- un requerimiento menor de mano de obra y la necesidad
der explicar los conceptos de beneficio y renta desarro- de aumentar el consumo y la demanda mediante el incre-
lló una segunda teoría denominada Teoría de los costes mento de salarios para dar salida a los excedentes. En paí-
de producción. David Ricardo desarrolló una teoría del ses exportadores de materias primas, habitualmente con
valor-trabajo incorporado en su obra Principios de econo- baja productividad, se renuncia a la productividad a cam-
mía política y tributación (1817). Continuando a Smith, bio de más población; en países industrializados se con-
adopta la primera de sus dos teorías del valor y trata de sigue una alta productividad con escasa mano de obra lo
explicar cómo funciona el beneficio en la sociedad capi- que promueve institucional e individualmente un mayor
talista, además, critica la definición que este daba sobre control del aumento de la población.[20]
el patrón invariable que era el trabajo. El valor del traba- El aumento de la productividad es consecuencia del
jo, explica, también varia. Según lo expuesto por Adam desarrollo de la tecnología, del aumento del deno-
Smith, las mercancías varían de valor pero el trabajo no, minado capital físico y la mejora del capital hu-
siendo el trabajo desgaste de energía, el aumento o re- mano: mecanización, industrialización, implantación de
ducción de costos de bienes de subsistencia, demandarían tecnologías de la información y la comunicación; de
más trabajo para poder satisfacer las necesidades. la mejora en la gestión de recursos humanos; del au-
mento de la cualificación profesional y la formación de
trabajadores así como de la implantación del sistema de
La teoría del valor-trabajo en Marx gestión de la calidad y la intensificación del capital que re-
ducen la necesidad de mano de obra intensiva.[21][22][23]
La teoría del valor-trabajo de Karl Marx es distinta a Joseph Stiglitz considera que un aumento en las horas tra-
la clásica. Su definición se encuentra en su obra El Ca- bajadas como resultado del crecimiento demográfico que
pital, y sería parte de la base fundamental para enten- no redunde en un aumento de la productividad impac-
der el modo de producción capitalista. Para Marx la teo- tará en el nivel de vida debido a que la mayor renta no
ría del valor-trabajo es histórica y social -no permanente tendrá un valor real de consumo por la menor cantidad
históricamente-. Solo se aplicaría a las economías mer- de bienes o servicios producidos, según la fórmula (i de
cantiles -la economía capitalista es un tipo de economía crec. de Producción = i de aum. de horas trabajadas + i
mercantil, por lo cual también se aplica a ella. Para Marx de aum. de productividad). En ese sentido, en un contexto
el trabajo no es 'valor' por naturaleza, es lo que produ- de productividad superior, para mantener niveles de cre-
ce valor exclusivamente por la organización social en el cimiento de la producción total en valores de equilibrio,
cual es empleado. Una característica intrínseca del traba- es necesario reducir la jornada, por cuanto resulta econó-
jo es producir, crear, transformar, pero el hecho de que micamente innecesario sobrepasar dichos niveles de cre-
el valor de las mercancías se mida por el tiempo de tra- cimiento estable, en concordancia con una tendencia al
bajo empleado en ellas se debe a la estructura social y las desarrollo sostenible, y en un contexto de estancamiento
relaciones sociales de producción del capitalismo. demográfico.[24]
10.6. VÉASE TAMBIÉN 35

10.5 Salario base, salario nominal, del valor devengado para obtener el valor neto a pagar.
salario real y salario social
10.6 Véase también
Se denomina salario base a la parte fija de la remunera-
ción de los trabajadores, sobre dicha base se suelen calcu-
lar las remuneraciones adicionales o otros complementos {{lista de columnas|3|
salariales antigüedad -trienios-, peligrosidad, productivi-
dad, comisiones, etc.[7] • Salario mínimo
El salario nominal es el salario expresado según el valor • Salario máximo
del dinero en un momento dado, sin hacer referencia al-
guna al nivel de precios.[7] • Salario social
El salario real es el salario teniendo en cuenta la capaci- • Administración de remuneraciones
dad adquisitiva del salario nominal en relación con sala-
rios anteriores, normalmente referidos a otros años.[7] • Derecho laboral
El salario social es el que se recibe de la administración • Ingreso
cuando se está sin trabajo y se tienen un mínimo nivel
económico o ingresos muy bajos o nulos. Se trata de una • Pensión
prestación económica periódica que garantiza, a las per-
• Reclutamiento
sonas que carecen de recursos económicos suficientes pa-
ra cubrir sus necesidades básicas, el complemento de sus • Recursos humanos
ingresos hasta unos límites que en cada caso son calcu-
lados según el tamaño de la unidad económica de convi- • Salario (España)
vencia independiente.
• Solapamiento Salarial
Es conveniente no confundir el salario social con la renta
básica universal que recibirían todos los ciudadanos. • Trabajador

• Trabajo (economía)

10.5.1 Nómina • Jornada de trabajo

• Reducción de la jornada de trabajo


Es el documento que se utiliza para contabilizar el va-
lor bruto y neto devengado por cada empleado, donde se
reflejan los diferentes apartados que constituyen el sala-
rio de cada trabajador. Constituye un documento oficial,
10.7 Referencias
y en el impreso de nómina deben figurar todos los datos
[1] Los componentes del pleno empleo. Una perspectiva
fiscales de la empresa y del trabajador. Cada empleado
macroeconómica, por Francisco Gómez García, ICE nº
debe recibir no solamente su cheque de pago, su ingreso
2784, 2003
bancario o en dinero en efectivo, sino también el docu-
mento de nómina que muestre el valor bruto devengado, [2] David Anisi, Creadores de escasez. Del bienestar al me-
las deducciones y el pago neto. dio, Alianza Editorial, 1995, ISBN 84-206-9434-7, pag.
40 y ss. -consultar texto en Nodo50.org
Existen pasos fundamentales que son comunes en la ma-
yoría de las organizaciones. Uno de esos pasos, que se [3] Entrada de salario en el DRAE
ejecuta al final de cada período de pago, consiste en la
preparación de la nómina, debe mostrar los nombres y [4] Entrada de sueldo en el DRAE
remuneraciones de todos los trabajadores. La informa- [5] Entrada de soldada en el DRAE
ción que se incluye en ese registro denominado nómina
consiste en el salario autorizado para cada trabajador y el [6] Entrada de estipendio en el DRAE
número de horas trabajadas, tomadas de las tarjetas de
[7] Definición de salario, thefreedictionary
tiempo o de documentos similares. Después de separar
las horas ordinarias (estructurales) de las extraordinarias [8] Observatori DESC - Derecho Económicos, Sociales y
(no estructurales), y de aplicar las tarifas apropiadas pa- Culturas, Barcelona
ra cada categoría laboral existentes, se tiene el total del
[9] Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y
salario devengado. La retención en la fuente, el aporte al
Culturales, en Fundación Acción Pro Derechos Humanos
seguro social, el impuesto de la renta de las personas físi-
cas, y cualquier otra deducción (anticipo, préstamo, etc) [10] ILO: Workplace discrimination, a picture of hope and
autorizada por el trabajador se registran minorando luego concern
36 CAPÍTULO 10. SALARIO

[11] American Academy of Political and Social Science. “The


Cost of Living.” Philadelphia, 1913.

[12] Salario mínimo, salario máximo, Vicenç Navarro, Públi-


co, 26 de noviembre de 2009

[13] UGT propone un sueldo máximo de 5.000 euros mensua-


les, en dalealplay

[14] Por un salario máximo sectorial, interprofesional y más.


Cultura para la esperanza: instrumento de análisis de la
realidad, Nº. 85, 2011 , págs. 24-27

[15] Adaptado de A.Maddison, The World Economy. A Mi-


llennial Perspective, OCDe, París, 2011; A.Maddison, The
World Economy: Historical Statistics, OCDE, París, 2003;
Naciones Unidas, Wordl Populations Prospects, The 2004
Revision, Nueva Yordk, 2005; A. Maddison, Phases of
Capitalist Development, Oxford University Press, Oxford,
1982.

[16] Se considera una cifra intermedia entre 48 y 50 semanas


laborales

[17] Se considera una cifra intermedia entre 5 y 6 días de tra-


bajo semanal

[18] Fernando CasanovaFormación profesional, productividad


y trabajo decente Boletín nª153 Cinterfor Mintevideo
2002 [11-2-2008]

[19] El fin del trabajo: nuevas tecnologías contra puestos de


trabajo, Jeremy Rifkin, La incógnita de la productividad,
pag. 20 y ss.

[20] Oded Galor y Andrew Mountford, Trading Population for


Productivity: Theory and Evidence, Review of Economic
Studies, vol 75, nº 4, (octubre de 2008), págs. 1143-1179

[21] Macroeconomía, Joseph E. Stiglitz, Ariel, 2º ed., cap. Cre-


cimiento y productividad, pág. 312 y ss.

[22] Los contornos del declive: las fracturas económicas de la


economía, Robert Pollin, pag. 45

[23] Introducción a la Macroeconomía, Paul Krugman, Edit.


Reverté, págs. 191 y ss.

[24] Macroeconomía, Joseph E. Stiglitz, Ariel, 2º ed., cap. Cre-


cimiento y productividad, pág. 301, 304, 305 y 322.

10.8 Enlaces externos


• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre
Salario. Wikiquote
Capítulo 11

Inflación

Hoy en día, la mayoría de las corrientes económicas están


a favor de una tasa pequeña y estable de inflación. Una in-
flación pequeña (en vez de nula o negativa) puede reducir
la severidad de las recesiones económicas al permitir que
el mercado laboral pueda adaptarse más rápidamente en
una crisis, y reducir el riesgo de que una trampa de liqui-
dez impida una política monetaria de estabilización de la
economía. La tarea de mantener la tasa de inflación baja
y estable se asigna generalmente a las autoridades mone-
tarias de cada país. En general, estas autoridades mone-
Inflación por países en 2016, medida a través del índice de pre- tarias son los bancos centrales, que controlan el tamaño
cios al consumidor de la emisión monetaria mediante la fijación de las ta-
sas de interés, a través de transacciones en el mercado de
La inflación, en economía, es el aumento generalizado y divisas, y mediante la creación de la banca de reservas.
sostenido de los precios de los bienes y servicios existen-
tes en el mercado durante un período de tiempo, general- Al índice negativo en la tasa de inflación (una baja gene-
mente un año. Cuando el nivel general de precios sube, ralizada de los precios) se lo denomina deflación.
con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y
servicios. Es decir, que la inflación refleja la disminución
del poder adquisitivo de la moneda: una pérdida del valor
real del medio interno de intercambio y unidad de medida
11.1 Definiciones relacionadas con
de una economía. Una medida frecuente de la inflación es la inflación
el índice de precios, que corresponde al porcentaje anua-
lizado de la variación general de precios en el tiempo (el El término inflación se refiere a los aumentos en la can-
más común es el índice de precios al consumidor).
tidad de dinero en circulación. Se utilizaba para afirmar
Los efectos de la inflación en una economía son diversos, que la emisión de moneda había sido inflada artificial-
y pueden ser tanto positivos como negativos. Los efectos mente por encima de las reservas que la respaldaban. Al-
negativos de la inflación incluyen la disminución del va- gunos economistas siguen utilizando la palabra de esta
lor real de la moneda a través del tiempo, el desaliento del manera. Sin embargo, el uso término inflación cambió
ahorro y de la inversión debido a la incertidumbre sobre el gradualmente hasta terminar usándose de forma general
valor futuro del dinero, y la escasez de bienes. Los efectos para referirse al aumento en el nivel de precios que apare-
positivos incluyen la posibilidad de los bancos centrales cía como consecuencia de esa emisión, y finalmente para
de los estados de ajustar las tasas de interés nominal con referirse al aumento de precios en general.
el propósito de mitigar una recesión y de fomentar la in- Para diferenciar los usos del término, un aumento en la
versión en proyectos de capital no monetarios. oferta de dinero es ocasionalmente llamado inflación mo-
Entre las corrientes económicas monetaristas existe gene- netaria. La subida de precios puede ser designada por el
ralmente consenso en que las tasas de inflación muy ele- término general inflación o, para diferenciar con mayor
vadas y la hiperinflación son causadas por un crecimien- claridad los dos usos, inflación de los precios. Los eco-
to excesivo de la oferta de dinero. Las opiniones sobre nomistas generalmente están de acuerdo que en el largo
los factores que determinan tasas bajas a moderadas de plazo, la inflación de precios elevada es causada por la in-
inflación son más variadas. La inflación baja o modera- flación monetaria (aumento de la oferta de dinero). Sin
da puede atribuirse a las fluctuaciones de la demanda de embargo, para las variaciones de inflación de precios ba-
bienes y servicios, o a cambios en los costos y suminis- jas y las variaciones en el corto y mediano plazo, existen
tros disponibles (materias primas, energía, salarios, etc.), varias causas propuestas por las distintas teorías econó-
tanto así como al crecimiento de la oferta monetaria. micas (ver #Causas de la inflación).

37
38 CAPÍTULO 11. INFLACIÓN

Otros conceptos económicos relacionados con la inflación los consumidores aumentó aproximadamente cuatro por
son: ciento en 2007.
Para obtener la inflación de un año determinado se toma
• Deflación: Caída en el nivel general de precios (ín- como base el índice de precios de diciembre del año an-
dice de inflación negativo). terior y se lo compara con el de diciembre del último año.
• Desinflación: Desaceleración de los precios. La hallada en el ejemplo es del período febrero de 2007
a enero de 2008.
• Hiperinflación: Espiral acelerada fuera de control de
la inflación.
• Estanflación: Combinación de inflación, crecimiento
11.2.1 Clasificación de la inflación según la
económico lento o estancamiento de la economía y magnitud
alto desempleo.
La inflación según la magnitud del aumento suele clasifi-
• Reflación: Intento de elevar el nivel general de pre- carse en distintas categorías:
cios para contrarrestar las presiones deflacionarias.
• Inflación moderada: La inflación moderada se re-
fiere al incremento de forma lenta de los precios.
11.2 Mediciones Cuando los precios son relativamente estables, las
personas se fían de este, colocando su dinero en
Puesto que hay muchas medidas posibles del nivel de pre- cuentas de banco. Ya sea en cuentas corrientes o en
cios, hay muchas medidas posibles de inflación de los pre- depósitos de ahorro de poco rendimiento porque es-
cios. El Índice de Precios al Consumidor (IPC), el Índi- to les permitirá que su dinero valga tanto como en
ce de Precios al Consumo Personal Gastos (PCEPI) y el un mes o dentro de un año. En sí, las personas están
deflactor del PIB (también conocido como Índice de Pre- dispuestas a comprometerse con su dinero en con-
cios al Productor) son algunos ejemplos de los índices de tratos a largo plazo, porque piensan que el nivel de
precios amplios. Sin embargo, la inflación también puede precios no se alejará lo suficiente del valor de un bien
ser usada para describir un nivel de precios en aumento que puedan vender o comprar.
dentro de un conjunto más reducido de los activos, bie-
nes o servicios dentro de la economía, como las materias • Inflación galopante: La inflación galopante suce-
primas (incluidos alimentos, combustible, metales), los de cuando los precios incrementan las tasas de dos o
activos financieros (tales como acciones, bonos y bienes tres dígitos de 30, 120 ó 240% en un plazo promedio
inmuebles), los servicios (tales como el entretenimiento de un año. Cuando se llega a establecer la inflación
y cuidado de la salud), o el trabajo. galopante surgen grandes cambios económicos. Mu-
chas veces en los contratos se puede relacionar con
La inflación subyacente es una medida de la inflación para
un índice de precios o puede ser también a una mo-
un subconjunto de los precios al consumidor que excluye
neda extranjera, como por ejemplo el dólar. Dado
los precios de los alimentos y la energía, que suben y ba-
que el dinero pierde su valor de una manera muy rá-
jan más que otros precios en el corto plazo. La Reserva
pida, las personas tratan de no tener más de lo nece-
Federal presta especial atención a la tasa de inflación sub-
sario; es decir, que mantienen la cantidad suficiente
yacente para obtener una mejor estimación de tendencias
para vivir con lo indispensable para el sustento de
a largo plazo la inflación futura en general.
los integrantes familiares.
La inflación se calcula generalmente mediante la tasa de
variación del índice de precios en el tiempo, por lo general • Hiperinflación: Es una inflación anormal en la cual
el Índice de Precios al Consumidor, que mide los precios el índice de precios aumenta en un 50% mensual,
de una selección de bienes y servicios adquiridos por un esto es, una inflación anualizada de casi 13 000%.
consumidor medio. Este tipo de inflación anuncia que un país está vi-
viendo una severa crisis económica; debido a que el
Por ejemplo, en enero de 2007, el Índice de Precios al
dinero pierde su valor, el poder adquisitivo (la capa-
Consumidor de los EE.UU. fue 202.416, y en enero de
cidad de comprar bienes y servicios con el dinero)
2008 era 211.080. La fórmula para calcular el porcentaje
disminuye rápidamente y la población busca gastar
de la tasa de inflación anual del IPC a lo largo de 2007 es
el dinero antes de que pierda totalmente su valor;
entonces
cuando una hiperinflación ocurre, se torna impres-
cindible el incremento salarial en cuestión de días
( ) o inclusive diariamente. Este tipo de inflación sue-
211.080 − 202.416
× 100% = 4.28% le deberse a que los gobiernos financian sus gastos
202.416
con emisión de dinero inorgánico sin ningún tipo de
La tasa de inflación resultante del IPC en el período de un control, o bien porque no existe un buen sistema que
año es de 4,28%. Es decir, el nivel general de precios a regule los ingresos y egresos del Estado.
11.3. CAUSAS DE LA INFLACIÓN 39

11.3 Causas de la inflación Existe otra teoría similar que relaciona a la inflación con
el incremento en la masa monetaria sobre la demanda por
Existen diferentes explicaciones sobre las causas de la in- dinero lo cual significaría que “la inflación es siempre un
flación, probablemente existen diversos tipos de procesos fenómeno monetario” tal como lo afirma Milton Fried-
económicos que producen inflación, y esa es una de las man. Siguiendo esta línea de pensamiento, el control de
causas por las cuales existen diversas explicaciones: cada la inflación descansa en la prudencia fiscal y monetaria;
explicación trata de dar cuenta de un proceso generador es decir, el gobierno debe asegurarse de que no sea muy
de inflación diferente, aunque no existe una teoría unifi- fácil obtener préstamos, ni tampoco debe endeudarse él
cada que integre todos los procesos. mismo significativamente. Por tanto este enfoque resalta
la importancia de controlar los déficits fiscales y las ta-
sas de interés, así como la productividad de la economía
11.3.1 Teoría monetaria en cantidad de bienes producidos a la demanda existente.
Esta explicación requiere dos suposiciones: que absoluta-
mente todos los sectores productivos (alimentos, vivien-
da, transporte, vestimenta, etc.) simultáneamente tengan
problemas de satisfacer la demanda y que los consumido-
res sigan demandando todos los productos indiscrimina-
damente.

• Inflación de costos: (Cost push inflation), produci-


da cuando los costos se encarecen (por ejemplo, el
precio del petróleo o la mano de obra) y en un inten-
to de mantener la tasa de beneficio los productores
incrementan los precios. Para que esta explicación
sea viable se debe suponer que los productores pue-
den trasladar los aumentos de precio sin afectar la
Índice de precios al consumidor (CPI), PIB real, M2 (escala demanda y que los consumidores cuentan con el di-
logarítmica, ajustado a 1960) y velocidad monetaria, para la nero suficiente para pagar precios más altos.
economía de Estados Unidos. La teoría monetaria plantea que
la velocidad de crecimiento monetario es aproximadamente equi- • Inflación autoconstruida: (Build-in inflation), se
valente a la inflación menos el crecimiento real del PIB. trata de inflación inducida por expectativas adaptati-
vas, a menudo relacionadas con una espiral de ajus-
Uno de los esquemas explicativos sobre la causa de la in- tes de la relación precios-salarios. Se produce cuan-
flación es la que indica simplemente que: do trabajadores tratan de mantener sus salarios por
encima de los precios (por encima del índice de in-
(*) P = Dc flación) para compensar las expectativas inflaciona-
Oc
rias a futuro con base en la inflación del presente, y
Donde: las empresas trasladan esta subida de costos labora-
les a sus consumidores a través de la subida de pre-
• P es el precio de los bienes de consumo; cios, originando un círculo vicioso de inflación. La
inflación autoconstruida en un punto de tiempo re-
• Dc es el monto que representa la demanda agregada fleja efectos inflacionarios pasados.
por bienes y servicios; y
Cualquiera de estos tipos de inflación pueden darse en
• Oc representa la oferta agregada de bienes de con- forma combinada. Sin embargo, las dos primeras mante-
sumo. nidas por un período sustancial de tiempo dan origen a la
tercera. En otras palabras, una inflación elevada persis-
Es decir, los precios subirán si el agregado de suministro tente originada por elementos monetarios o de costos da
de bienes baja en relación a la demanda agregada por di- lugar a una inflación de expectativas.
chos bienes. Siguiendo esta teoría la demanda agregada
está basada principalmente en el monto total de dinero
existente en una economía, lo que se traduce en que: al 11.3.2 Punto de vista Monetarista
incrementarse la masa monetaria, la demanda de bienes
aumenta y si esta no viene acompañada de un incremento Los monetaristas creen que el principal factor que causa
en la oferta, la inflación surge.. La ecuación (*) está re- la inflación es el fuerte aumento en la cantidad de dinero.
lacionada con la ecuación de Cambridge (aunque se ob- Ellos creen que la Política Fiscal es ineficiente en el con-
servan desviaciones respecto a las predicciones de ambas trol de la inflación. Milton Friedman, un famoso econo-
ecuaciones hasta de un 50%, tal como muestra el gráfico mista monetarista, tiene una frase célebre: “La inflación
adjunto para la economía de Estados Unidos). es siempre un fenómeno monetario”[1] .
40 CAPÍTULO 11. INFLACIÓN

Los monetaristas afirman sus creencias en muchos estu- que se produjo a raíz de la reducción en los impuestos.
dios históricos de períodos inflacionarios donde siempre Se explica esto indicando que una expansión en la econo-
la causa de esta ha sido un fenómeno monetario. mía origina un incremento en la demanda de dinero, lo
La teoría cuantitativa del dinero establece que: cual contrarresta el efecto inflacionario que normalmente
conlleva el aumento en la masa monetaria.

M ×V =P ×Q
11.3.4 Teoría austríaca
Donde
La Escuela austríaca de economía, afirma que la infla-
M es la cantidad nominal de dinero ción es el incremento de la oferta monetaria por encima
V es la velocidad de circulación del dinero de la demanda de la gente. Los productores de bienes y
servicios demandan dinero por sus productos, si la gene-
P es el nivel General de Precios
ración de dinero es mayor que la generación de riqueza,
Q es un índice del nivel de producción. hay inflación. Por el contrario si la oferta de moneda es
menor que la demandada existe deflación. Como conse-
En esta fórmula, el nivel general de precios está relacio- cuencia de la inflación se produce un efecto en cadena
nado a la actividad económica, la cantidad de dinero y la de distorsión de precios relativos al alza, es decir que al-
velocidad de circulación del dinero. La fórmula, en reali- gunos precios suben más que otros. Si todos los precios
dad, es una identidad porque la velocidad de circulación de la economía (incluido el salario) subieran uniforme-
del dinero (V) se define como ( P Q ) dividido por la can- mente no habría ningún problema, el problema surge por
tidad de dinero (M) la subida no-uniforme. En los procesos deflacionarios, la
Los Monetaristas asumen que la velocidad de circulación distorsión de precios relativos generada, es a la baja. Esta
del dinero es independiente de la Política Monetaria (al teoría rechaza de plano la popular definición de “aumen-
menos en el largo plazo) y que el nivel de producción está to sostenido del nivel de precios” por lo anteriormente
determinado por la capacidad productiva de la economía. expuesto.
Por lo que lo que si se parte de estos supuestos, se conclu- Esta escuela asigna la causa de la inflación/deflación a la
ye que el nivel de precios solo depende de la cantidad de existencia de un monopolio emisor de moneda (Banco
dinero. Se argumenta que en el corto plazo la velocidad Central). Como solución a la inflación propone la elimi-
de circulación del dinero no es una variable exógena (es nación del monopolio emisor de moneda, y liberar a los
decir, externa al modelo), por lo que en el corto plazo esta privados la impresión de la moneda, los que competirían
fórmula no necesariamente nos diría que hay una relación por tener la moneda más fuerte para permanecer en el
estable entre la cantidad de dinero y el nivel de produc- mercado. Propone volver a la moneda-mercancía, respal-
ción. Sin embargo, en el largo plazo se suponen que la dando la moneda con algún activo tangible (oro, plata,
velocidad de circulación del dinero está determinada por platino, etc). O por alguna combinación de varios meta-
la evolución de los medios de pago. Por lo que si en el les, con lo cual se minimiza la volatilidad que pudiera
largo plazo la velocidad de circulación del dinero no está tener el valor del dinero, como en el caso, por ejemplo
afectada por la política monería, un aumento en la infla- de usar solo oro, cuya volatilidad en el precio es elevada
ción debe ser igual a la suma de la tasa de crecimiento de por cuanto la gente tiende a refugiarse en él en épocas de
dinero menos la tasa de crecimiento de largo plazo de la incertidumbre.
producción.

11.3.3 Teoría del lado de la oferta 11.4 Efectos de la inflación


Esta teoría afirma que la inflación se produce cuando el 11.4.1 Efectos generales
incremento en la masa monetaria excede la demanda de
dinero. El valor de la moneda entonces está determina- Un aumento en el nivel general de precios implica una
da por estos dos factores. La inflación en los años 1970 disminución del poder adquisitivo de la moneda. Es de-
en EE.UU. se ve como causada por el incremento en la cir, cuando el nivel general de precios sube, cada unidad
masa monetaria que ocurrió tras la salida de este país de monetaria permite comprar menos bienes y servicios. El
los acuerdos de Bretton Woods, que sujetaba el valor de efecto de la inflación no se distribuye uniformemente en
la moneda al patrón oro. Según esta teoría, el incremento la economía. Por ejemplo, los prestamistas o depositan-
en la masa monetaria no tiene efectos inflacionarios en la tes que reciben una tasa fija de interés de los préstamos
medida que la demanda de dinero aumente proporcional- o depósitos pierden poder adquisitivo de sus ingresos por
mente. intereses, mientras que los prestatarios se benefician. Las
Esta teoría explicaría la baja en la tasa de inflación en los personas e instituciones con activos en efectivo experi-
años 1980 en EE.UU. debido a la expansión económica mentará una disminución de su poder adquisitivo. Los
11.4. EFECTOS DE LA INFLACIÓN 41

aumentos de salarios a los trabajadores y los pagos de que produce la inflación, afecta negativamente tanto a los
pensiones a menudo se mantienen por debajo de la infla- inversionistas como a los consumidores, y con esto afec-
ción, especialmente para aquellos con ingresos fijos. ta negativamente las posibilidades de crecimiento de la
Los deudores que poseen obligaciones monetarias a tasas economía.
de interés nominal fijo, observan una reducción en la tasa
real proporcional a la tasa de inflación. El interés real de Pérdida de poder adquisitivo
un préstamo, es la tasa nominal menos la tasa de inflación
aproximadamente. Por ejemplo, si alguien toma un prés- En primer lugar, el deterioro del valor de la moneda es
tamo donde la tasa de interés establecida es del 6% y la perjudicial para aquellas personas que cobran un salario
tasa de inflación es del 3%, la tasa de interés real que pa- fijo, como los obreros y pensionados. Esa situación se de-
gará por el préstamo es del 3%. Los bancos y prestamistas nomina pérdida de poder adquisitivo para los grupos so-
pueden ajustar en ocasiones incluyendo una prima de in- ciales mencionados. A diferencia de otros con ingresos
flación en los costos de los préstamos del dinero mediante móviles, estos ven cómo se va reduciendo su ingreso real
una tasa inicial más alta o mediante el establecimiento de mes a mes, al comparar lo que podían adquirir con lo que
los intereses a una tasa variable. pueden comprar tiempo después. Sin embargo, debe se-
ñalarse que si los salarios son rápidamente ajustados a la
inflación se mitiga o elimina la pérdida de poder adquisi-
11.4.2 Efectos negativos tivo de algunos grupos sociales.
Con alta inflación, el poder adquisitivo se redistribuye
Las tasas de inflación elevadas e impredecibles son con- desde las personas, empresas e instituciones con ingre-
sideradas nocivas para la economía. Añaden ineficiencias sos fijos nominales, hacia las que tienen ingresos varia-
e inestabilidad en el mercado, haciendo difícil la realiza- bles que pueden seguir el ritmo de la inflación. Esta redis-
ción de presupuestos y planes a largo plazo. La inflación tribución del poder de compra también se produce entre
puede actuar como un lastre para la productividad de las los socios comerciales internacionales. Si existen tasas de
empresas, que se ven obligadas a detraer capital destinado cambio fijo, una economía con mayor inflación que otra
a las producciones de bienes y servicios con el fin de recu- hará que las exportaciones de la primera sean más cos-
perar las pérdidas causadas por la inflación de la moneda. tosas, afectando la balanza comercial. También pueden
La incertidumbre sobre el futuro del poder adquisitivo de generarse efectos negativos para el comercio debido a la
la moneda desalienta la inversión y el ahorro. inestabilidad en los precios de cambio de divisas.
La inflación puede también imponer aumentos de im-
puestos ocultos: los ingresos inflados pueden implicar un
La Inflación es regresiva
aumento de las tasas de impuesto sobre la renta si las es-
calas de impuestos no están indexadas correctamente a la
La inflación es regresiva (es decir, afecta relativamente
inflación. Sin embargo, tasas de inflación moderadas no
más a los sectores con menos recursos que a los de mayo-
parecen tener efectos negativos sobre las economías, así
res recursos) ya que los sectores con menos recursos usan
un estudio de Robert Barro, muestra que estadísticamente
relativamente más el dinero en efectivo (o saldos mone-
que una inflación inferior al 8-10% no muestra correla-
tarios), que los sectores con más recursos, y tienen menos
ción negativa con la tasa de crecimiento del país.[2] Otros
instrumentos financieros para cubrirse de la inflación. Por
estudios empíricos sitúan el umbral a partir del cual la in-
otro lado, los sectores con más recursos tienen acceso a
flación puede ser realmente dañina en el 20 o el 40%.[3][4]
más instrumentos financieros (como depósitos que se re-
El principal efecto negativo de la inflación, en una econo- ajustan con la inflación) y con estos pueden protegerse
mía de mercado, es que destruye el sistema de precios de mejor de la pérdida del poder adquisitivo que produce la
la economía. Por un lado, los productores toman sus de- inflación[5][6] .[cita requerida]
cisiones de ahorro-inversión basándose en la información
disponible, por lo que en un ambiente inflacionario estos
no son capaces de descubrir si un alza de precios es un Perjuicio para los acreedores
efecto relativo (solo a su producto) o, por el contrario, es
una alza absoluta (donde todos los precios de los produc- La inflación es perjudicial para aquellas personas acree-
tos suben). En estos casos, el inversionista tiene que dedi- doras de montos fijos, ya que el valor real de la moneda
car más tiempo a saber de los precios de los productos y, decrece con el tiempo y su poder de compra disminui-
en particular, los precios de su competencia, porque es- rá. Contrariamente aquellos deudores a tasa fija se verán
tos quedan obsoletos en el corto plazo, en vez de dedicar beneficiados, ya que su pasivo real irá disminuyendo.
ese tiempo a su negocio. Por otro lado, la incertidumbre Como consecuencia de los puntos anteriores, surge lo que
en los precios que produce la inflación, también afecta se suele denominar “inflación autoconstruida”. Este fenó-
negativamente a los consumidores, ya que deben perder meno consiste en trasladar el aumento de precios hacia
tiempo investigando el precio de los productos que consu- delante en el tiempo, esto es así ya que las personas espe-
men. Por lo que esta incertidumbre y menor información, ran que la inflación continúe como en períodos anteriores.
42 CAPÍTULO 11. INFLACIÓN

Así se genera un espiral inflacionario, en el que se inde- Ciclos económicos


xan contratos, se aumentan los sueldos y los precios por
expectativas futuras. De acuerdo con la teoría austriaca del ciclo económico,
la inflación pone en marcha el ciclo económico. Los eco-
nomistas austriacos sostienen que este es el efecto más
Inflación diferencial dañino de la inflación. Según la teoría austriaca, las ta-
sas de interés artificialmente bajas y el aumento asociado
La inflación diferencial es una situación en la que dos o de la oferta monetaria conducen préstamos imprudentes
más países, cuyas economías son fuertemente dependien- altamente especulativas, lo que incrementa la probabili-
tes o forman un área económica especial, presentan dife- dad de malas inversiones, que a largo plazo resultan ser
rentes tasas de incremento de precios. La inflación dife- insostenibles.
rencial, especialmente si se sostiene durante un período
largo, provoca por lo general que el país con mayores ta-
sas de inflación sufra un aumento de costes de producción 11.4.3 Efectos positivos
y consiguientemente una pérdida de competitividad.
Mercado de trabajo-ajustes

Inflación de costos Los keynesianos creen que los salarios nominales son rá-
pidos para subir, pero lentos para ajustarse hacia la baja.
La alta inflación puede inducir a los empleados a la de- Si los salarios están sobrevaluados, esta diferencia de ve-
manda de un rápido aumento de salarios para mantenerse locidad de ajuste conduce a un desequilibrio prolongado,
al día con los precios al consumidor. En el caso de la nego- generando altas tasas de desempleo. Dado que la inflación
ciación colectiva, el crecimiento salarial se establecerá en sería menor que el salario real, si los salarios nominales
función de las expectativas inflacionarias, que será mayor se mantuvieran constantes, los keynesianos argumentan
cuando la inflación es alta. Esto puede provocar una es- que un poco de inflación sería buena para la economía
piral de salarios. En cierto sentido, la inflación puede ge- ya que permitiría a los mercados de trabajo alcanzar un
nerar una situación de inestabilidad que se retroalimenta: equilibrio con mayor rapidez.
la inflación genera expectativas de más inflación, lo que
engendra a su vez una mayor inflación.
Margen de maniobra

Acaparamiento Las herramientas principales para el control de la oferta


de dinero son la capacidad de fijar la tasa de descuento, la
La gente tiende a comprar productos duraderos y no pe- tasa a la cual los bancos pueden pedir prestado al banco
recederos para evitar en parte las pérdidas esperadas de central, y las operaciones de mercado abierto que son las
la disminución del poder adquisitivo de la moneda. intervenciones del banco central en el mercado de bonos
con el objetivo de afectar las tasas de interés nominales.
Si una economía se encuentra en una recesión con un in-
Hiperinflación terés nominal bajo, entonces el banco encuentra límites
para reducir las tasas aún más con el fin de estimular la
Si la inflación se torna fuera de control (en aumento), pue- economía (ya que las tasas negativas de interés nominal
de interferir gravemente con el funcionamiento normal de son imposible). Esta situación se conoce como una tram-
la economía, afectando su capacidad de producir y distri- pa de liquidez. Un nivel moderado de la inflación tiende a
buir bienes. La hiperinflación puede llevar al abandono de garantizar que las tasas nominales de interés se manten-
la utilización de la moneda como medio de intercambio gan bastante por encima de cero, de modo que, si surge
de bienes, derivando en las ineficiencias del trueque. la necesidad, el banco puede reducir la tasa de interés no-
minal.

Ineficiencia en la asignación
Crecimiento e inversión productiva
Un cambio en la oferta o demanda de un bien normalmen-
te modificará su precio, señalando a los compradores y La experiencia concreta de países concretos parece indi-
vendedores que deben reasignar los recursos en respuesta car que una inflación alta es compatible con el crecimien-
a las nuevas condiciones del mercado. Cuando los pre- to económico rápido. En las décadas de 1960 y 1970,
cios son inestables y cambian marcadamente debido a la Brasil presentó una tasa media de inflación del 42%, pe-
inflación, los cambios de precios debido a las señales de ro fue una de las economías que más rápidamente crecie-
oferta/demanda son difíciles de distinguir de los cambios ron en el mundo, y su renta per cápita aumentó un 4,5%
de precios debido a la inflación general. El resultado es anual.[7] Durante el mismo período, los ingresos per cá-
una pérdida de eficiencia asignativa. pita de Corea del Sur crecían el 7% anual, pese a una tasa
11.5. MÉTODOS DE REDUCCIÓN DE LA INFLACIÓN 43

media de casi el 20%.[7] cionales a través del cual los bancos centrales combaten
Existen varias explicaciones de esto, entre ellas está que o previenen la inflación, a pesar de que tienen diferen-
con una inflación elevada la rendibilidad neta de las inver- tes enfoques. Por ejemplo, algunos persiguen un objeti-
siones financieras, que es igual al interés nominal menos vo de inflación simétrico, mientras que otros solo contro-
la inflación, decae mucho y en esas circunstancias la in- lan la inflación cuando se eleva por encima de un umbral
versión no financiera en la economía productiva es más aceptable.[cita requerida]
atractiva. Por si fuera poco las políticas antiinflacionistas Las políticas monetaristas enfatizan una tasa de creci-
pueden ser perjudiciales para la economía. Desde 1996, miento del dinero constante y moderada.[cita requerida] Los
Brasil tras padecer una hiperflación empezó a controlar keynesianos hacen hincapié en la reducción de la deman-
subiendo los tipos de interés efectivos hasta el 10-12% da agregada durante la expansión económica y el aumen-
(cifra entre las mayores del mundo), la inflación cayó al to de la demanda durante las recesiones para mantener
7,1% pero también se resintió el crecimiento que no pa- la inflación estable. El control de la demanda agregada se
só del 1,3%.[7] También Sudáfrica tuvo una experiencia puede lograr combinando la política monetaria y la políti-
similar en 1994, cuando empezó a dar prioridad absoluta ca fiscal (aumento de los impuestos o reducción del gasto
al control de la inflación y elevó los tipos de interés a los público para reducir la demanda).
niveles brasileños.

11.5.2 Tipo de cambio fijo


11.5 Métodos de reducción de la in-
Bajo un régimen de cambio de divisas fijo, el valor de
flación la moneda de un país queda vinculado al valor de otra
moneda o una canasta de otras monedas (o, a veces a otra
Se han usado y sugerido diferentes métodos para de- medida de valor, como el oro u otros comodities). Un tipo
tener la inflación. En casi todo el mundo, se ha im- de cambio fijo se utiliza generalmente para estabilizar el
puesto la política de control de la inflación, a pesar de valor de una moneda, vinculándolo a otra moneda más es-
que no existen pruebas de que resulte dañina por de- table. Puede ser utilizado como un medio para controlar
bajo del 8-10%[8] o incluso el 20 o 40% según otros la inflación. Sin embargo, cuando el valor de la moneda
estudios.[9] De hecho la priorización de medidas antiin- de referencia sube o baja, lo mismo ocurre con la mone-
flacionistas severas produjo efectos adversos en Sudáfrica da vinculada. Esto esencialmente significa que la tasa de
(1994) y Brasil (1996).[7] Economistas institucionalistas inflación en el país, tipo de cambio fijo se determina por
como Ha-Joon Chang han señalado que los partidarios la tasa de inflación de la moneda a la que se vincula.
del neoliberalismo han aprovechado el miedo justificado Un tipo de cambio fijo impide que un gobierno utilice la
a la hiperinflación para impulsar políticas antiinflacionis- política monetaria nacional a fin de lograr la estabilidad
tas excesivas (dados los niveles de inflación en muchos macroeconómica. Adicionalmente, puede exponer a los
lugares donde se han impulsado). El hincapié neoliberal países al peligro de ataques especulativos.
en la reducción de la inflación se justifica a que los ac-
tivos financieros tienen tasas de rentabilidad fijadas de Con el acuerdo Bretton Woods, la mayoría de los países
modo nominal, por lo que la inflación reduce la rentabili- usaba tasas fijas al valor del dólar de EE.UU. El acuerdo
dad real, algo que perjudica a los inversores financieros, se rompió en la década de 1970, y los países poco a poco
pero no tanto a la población general. se volcaron a tipos de cambio flotantes. Sin embargo, en
la última parte del siglo XX, algunos países que sufrieron
procesos hiperinflacionarios volvieron temporalmente a
11.5.1 Políticas monetarias un tipo de cambio fijo para estabilizar sus monedas. Esta
política se utilizó en muchos países de América del Sur
Hoy en día, la herramienta principal para controlar la (por ejemplo, Argentina 1991-2002, Bolivia, Brasil, Chi-
inflación es la política monetaria.[cita requerida] Los bancos le (1979-1982)[10] y Venezuela).
centrales pueden influir significativamente en este senti- Si bien fijar el tipo de cambio pudiese ser una manera de
do fijando una tasa de interés más alta y reduciendo la controlar la inflación (suponiendo que el país tiene mu-
masa monetaria. Normalmente a un objetivo de tasa de chas reservas de activos internacionales) en el corto plazo,
alrededor del 2% a 3% anual, y dentro de un rango obje- la evidencia empírica nos muestra que en el largo plazo
tivo de baja inflación, en algún lugar entre el 2% al 6% esta política hace caer el tipo de cambio real, dado que la
anual.[cita requerida] inflación interna es mayor a la externa, y esto hace perder
Hay una serie de métodos que han sido sugeridas para competitividad a la economía y, en muchos casos, hacer
controlar la inflación. Los bancos centrales como la Re- deficitaria la balanza de pagos del país. Lo anterior suce-
serva Federal de EE.UU. pueden afectar la inflación en dió, en la década de 1980, en varios países de América
gran medida a través de las tasas de interés y ajuste a Latina, entre ellos Chile[10] , Argentina y Brasil. Estos paí-
través de otras operaciones. Las tasas de interés y creci- ses tenían una balanza comercial deficitaria (debido a que
miento lento de la oferta monetaria son las formas tradi- habían perdido competitividad al haber fijado el tipo de
44 CAPÍTULO 11. INFLACIÓN

cambio y, con esto, haber hecho caer fuerte su tipo de 11.5.4 Control de precios
cambio real) y al disminuir su entrada de créditos exter-
nos (por la crisis externa de principios de la década de
1980), no les quedó otra que recurrir al IMF para equi- Otro método utilizado a lo largo de la historia para in-
librar su balanza de pagos. El IMF les obligó a cumplir tentar frenar la inflación es el control sobre los salarios y
un duro plan de estabilización de sus cuentas, tanto in- sobre los precios. Este método fue implantado, por ejem-
ternas como externas, con un gran costo económico y en plo, por el gobierno de Nixon al principio de la década de
algunos países, como Chile, el desempleo superó el 20%. 1970 con resultados negativos.
Algunos economistas coinciden en afirmar que los con-
troles de precios no alcanzan sus objetivos de estabilidad
de precios y son contraproducentes pues distorsionan el
11.5.3 Patrón oro funcionamiento de una economía, promueven la escasez
de productos y servicios y disminuyen su calidad, entre
El patrón oro es un sistema monetario en el que los me- otros efectos.
dios de intecambio de bienes y servicios es papel-moneda
que puede ser convertida libremente en cantidades de oro Otro problema es que el control de precios y salarios es
preestablecidas (u otras mercancías con valor de merca- difícil en la práctica y requiere demasiados recursos de
do como por ejemplo, plata). El patrón especifica de qué inspección y sanción para que dichos controles no sean
[cita requerida]
forma el respaldo en oro se lleva a cabo, incluyendo la burlados por los agentes económicos. A su vez,
cantidad de especie por cada unidad de papel moneda. la imposibilidad de aumentar los precios en un período de
La propia moneda no tiene valor intrínseco, sino que es aumento de los costos de producción provoca escasez de
aceptada por los comerciantes, ya que pueden ser redimi- bienes y servicios. Los gobiernos frecuentemente inten-
dos por la cantidad en especie equivalente. Un certificado tan remediar la escasez mediante subsidios a los bienes y
de plata EE.UU., por ejemplo, podría ser canjeados por servicios que perdieron[cita rentabilidad por el incremento de
requerida]
una verdadera pieza de plata. costos y precios fijos. La necesidad creciente
de financiar mayores recursos en subsidios, regulaciones,
El patrón oro fue abandonado parcialmente a través de inspección y sanción generan una necesidad de expansión
la adopción internacional del sistema de Bretton Woods. del crédito y el gasto público y, por ende, una necesidad
Bajo este sistema todas las demás monedas importantes de incrementar la emisión monetaria para financiar esa
fueron atados a tasa fija con el dólar, que a su vez estaba expansión, agravando la inflación.[cita requerida]
atado al oro a razón de 35 dólares por onza. El sistema
de Bretton Woods se rompió en 1971, y la mayoría de los La historia económica de los últimos 50 años, en especial
países empezaron a utilizar tasas flotantes entre el papel la latinoamericana, en general nos dicen que los controles
moneda y el respaldado. de precios han llevado a excesos de demanda o escases[12] .
Ya que estos controles de precios no eliminan la causa de
Las economías basadas en el patrón oro rara vez experi- la inflación.
mentan una inflación por encima del 2 por ciento anual.
Bajo el patrón oro, la tasa de largo plazo de la inflación
(o deflación) queda determinada por la tasa de crecimien-
to de la oferta de oro en relación con la producción total.
Los críticos argumentan que esto puede provocar fluctua-
ciones arbitrarias en la tasa de inflación, y que la política 11.5.5 Equilibrio entre Moneda y Precios
monetaria quedaría fijada esencialmente por las políticas
de minería.
La Teoría del Equilibrio Moneda Precios[13] propone
Algunos autores creen que esta política contribuyó a la que cuando algún producto aumente su Precio todos, in-
Gran Depresión, mientras que otras teorías, como la mo- cluido el mismo producto, deben absorber ese aumento.
netarista y la austríaca, disienten. Las hipótesis sobre las Por ejemplo, cuando la inflación de un mes sea del 2 por
causas de la Gran Depresión son motivo de controversia. ciento, todos los productos deben bajar 1,96 por ciento,
El problema principal del Patrón Oro es que en tiempos absorbiendo así ese aumento, logrando que el valor de la
modernos se necesitaría una cantidad gigantesca de oro Moneda sea constante, y no se devalúe. Así, se podrá ad-
para que los Bancos Centrales pudiesen respaldar todo su quirir menos de los productos que aumentan su precio,
dinero emitido, con el consiguiente costo de atesorarlo y pero se compensará al poder adquirir más de los produc-
resguardarlo. Por lo demás, en tiempos modernos se pien- tos que bajan sus precios. Esta Teoría propone para ello
sa que la demanda de dinero depende de varios factores la creación de un Ente Regulador, en el cual los represen-
(entre ellos las expectativas, las tasas de interés, inflación tantes de los empresarios, sindicalistas, consumidores, y
e nivel de ingresos[11] ) y estos no tienen relación a la va- el Estado, acuerden los precios, tomando como base el
riación en la producción de oro. Por las razones anterio- valor de la moneda, con el objetivo de evitar devaluar.
res, el uso del patrón oro se abandonó en la primera mitad Tiene algo en común con el Equilibrio de Nash, de la
del siglo pasado. Teoría de Juegos.
11.7. REFERENCIAS 45

11.6 Proceso hiperinflacionario • Barro, Robert J. (1997). Macroeconomics. Cambrid-


ge, Mass: MIT Press. p. 895. ISBN 0-262-02436-5
Cuando la inflación desborda toda posibilidad de control • Bellod, J. F. Inflación Reprimida y Racionamiento.
y planeamiento económico, se desata lo que se conoce co-
mo proceso hiperinflacionario, en el cual la moneda pier- • Bellod, J. F. “El Precio de la Vivienda y la Inflación
de su propiedad de reserva de valor y de unidad de medi- en España”
da. Es un proceso de destrucción de la moneda. Se desata
la estanflación, y se hace imposible el cálculo y planea- • Blanchard, Olivier (2000). Macroeconomics (2nd
miento económico, lo cual lleva a destruir la economía. ed.). Englewood Cliffs, N.J: Prentice Hall. ISBN
Entre los procesos hiperinflacionarios más estudiados en 013013306x
el mundo[cita requerida] se encuentran la hiperinflación en • Burda, Michael C.; Wyplosz, Charles (1997). Ma-
la República de Weimar, la hiperinflación argentina de croeconomics: a European text. Oxford [Oxfordshi-
1989, la crisis económica de 1998 en Rusia y el Crack de re]: Oxford University Press. ISBN 0-19-877468-0
Wall Street en 1929.
• Chang, Ha-Joon (2010). 23 Things they don't tell you
about Capitalism [trad. esp. 23 cosas que no te expli-
11.7 Referencias can sobre el capitalismo, Random House Mondado-
ri, ISBN 978-84-9992-136-5.
[1] Friedman, Milton. A Monetary History of the United Sta-
• Hall, Robert E.; Taylor, John B. (1993). Macroeco-
tes 1867–1960 (1963)
nomics. New York: W.W. Norton. p. 637. ISBN 0-
[2] R. Barro (1996): “Inflation and growth”, Review of Fede- 393-96307-1.
ral Reserve Bank of Saint Louis, Vol. 78, nº 3.
• Mankiw, N. Gregory (2002). Macroeconomics (5th
[3] M. Bruno (1995): “Does inflation really lower growth?", ed.). Worth
Finance and Development, vol. 32, pp. 35-38.

[4] M. Bruno y W. Easterly (1996): “Inflation and growth: In


search of a stable relationship”, Review of Federal Reserve
11.7.2 Enlaces externos
Bank of Saint Louis, vol. 78, nº3
• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-
[5] De Gregorio, José. Macroeconomía.Teoría y Política. ción sobre inflación.Wikcionario
Editorial Pearson-Educación. 2012. Capítulo 16.5
• Inflación, Banco de México.
[6] Mankiw, Gregory. Macroeconomics.9 Edition. Macmi-
llan Education. 2016. Capítulo 6

[7] Ha-Joong Chang, 2012, p.80

[8] R. Barro, 1996

[9] M. Bruno, 1995; M. Bruno y W. Easterly, 1996.

[10] Harberger, Arnold. La crisis cambiar chilena de 1982.


Cuadernos de Economía (Pontifical Catholic University
of Chile), año 21, N 63, pp.123-136 (Agosto 1984)

[11] Cagan, Phillip (1956). “The Monetary Dynamics of Hy-


perinflation”. In Friedman, Milton (ed.). Studies in the
Quantity Theory of Money. Chicago: University of Chica-
go Press. ISBN 0-226-26406-8.

[12] Dornbusch & Edwards. La Macroeconomía del populismo


en la América Latina

[13] horacio raúl nieves. «Teoría del Equilibrio Moneda Pe-


sos». Consultado el 4 de julio de 2013.

11.7.1 Bibliografía
• Abel, Andrew; Bernanke, Ben (2005). Macroecono-
mics (5th ed.). Pearson
• Banca Escolar: La Inflación.
Capítulo 12

Balanza comercial

La balanza comercial es el registro de las importaciones Monetaria (Centro de Estudios Monetarios Latinoameri-
y exportaciones de un país cualquiera durante un perío- canos) 12 (3). 1989.
do y es uno de los componentes de la balanza de pagos.
[2] Mankiw, N Gregory. Principios de Economía. Mc Graw
El saldo de la balanza comercial es la diferencia entre
Hill.
exportaciones e importaciones, es decir, entre el valor de
los bienes que un país vende al exterior y el de los que
compra a otros países.[1] Se habla de déficit comercial
cuando el saldo es negativo, es decir, cuando el valor de
las exportaciones es inferior al de las importaciones, y de
superávit comercial cuando el valor de las exportaciones
es superior al de las importaciones.[1] Si las exportacio-
nes netas son cero —sus exportaciones y sus importacio-
nes son exactamente iguales— se dice que el país tiene
un comercio equilibrado.
Entre los factores que podrían influir en las exportaciones,
en las importaciones y en las exportaciones netas de un
país se encuentran:[2]

• Los gustos de los consumidores por los bienes inte-


riores y por los bienes extranjeros.

• Los precios de los bienes en el interior y en el ex-


tranjero.

• Los tipos de cambio a los que los individuos pueden


utilizar la moneda nacional para comprar monedas
extranjeras.

• Las rentas de los consumidores interiores y de los


extranjeros.

• El coste de transportar bienes de un país a otro.

• La política del gobierno con respecto al comercio


internacional.

La Balanza Comercial es muy importante en la actualidad


sobre todo porque la mayoría de países son de economía
abierta, es decir que realizan intercambios y servicios con
el exterior.

12.1 Referencias
[1] «Balanza comercial, relación de intercambio y tipo de
cambio el en un modelo intertemporal de optimización».

46
Capítulo 13

Tasa de interés

La tasa de interés (o tipo de interés) es el precio del di- rés es un cobro doble: por la cosa y por el uso de la cosa.
nero o pago estipulado, por encima del valor depositado, Consecuentemente, cobrar interés llegó a ser visto como
que un inversionista debe recibir, por unidad de tiempo el pecado de Usura.
determinado, del deudor, a raíz de haber usado su dinero
Esta situación empezó a cambiar durante el
durante ese tiempo. Con frecuencia se le llama “el pre- Renacimiento. Los préstamos dejaron de ser prin-
cio del dinero” en el mercado financiero, ya que refleja
cipalmente para el consumo y empezaron (junto al
cuánto paga un deudor a un acreedor por usar su dinero movimiento de dineros) a jugar un papel importante
durante un periodo. en la prosperidad de ciudades y regiones. Frente a
En términos generales, a nivel individual, la tasa de in- eso, la escuela de Salamanca propone una nueva visión
terés (expresada en porcentajes) representa un balance del interés: si el que recibe el préstamo lo hace para
entre el riesgo y la posible ganancia (oportunidad) de la beneficiarse, el que lo otorga tiene derecho a parte de
utilización de una suma de dinero en una situación y tiem- ese beneficio dado que no sólo toma un riesgo pero
po determinado. En este sentido, la tasa de interés es el también pierde la oportunidad de beneficiarse de ese
precio del dinero, el cual se debe pagar/cobrar por to- dinero usándolo de otra manera, el llamado coste de
marlo prestado/cederlo en préstamo en una situación de- oportunidad.
terminada. Por ejemplo, si las tasas de interés fueran las Con esas nuevas proposiciones se empiezan a crear las ba-
mismas tanto para depósitos en bonos del Estado, cuen- ses para la percepción del dinero como una mercadería, la
tas bancarias a largo plazo e inversiones en un nuevo tipo cual, como cualquier otra, puede ser comprada, vendida
de industria, nadie invertiría en acciones o depositaría en o arrendada. Una importante contribución a esta visión se
un banco. Tanto la industria como el banco pueden ir a origina con Martín de Azpilcueta, uno de los más promi-
la bancarrota, un país no. Por otra parte, el riesgo de la
nentes miembros de esa escuela. De acuerdo con él, un
inversión en una empresa determinada es mayor que el individuo prefiere recibir un bien en el presente a recibir-
riesgo de un banco. Sigue entonces que la tasa de interés
lo en el futuro. Esa “preferencia” implica una diferencia
será menor para bonos del Estado que para depósitos a de valor, así, el interés representa un pago por el tiempo
largo plazo en un banco privado, la que a su vez será me-
que un individuo es privado de ese bien.
nor que los posibles intereses ganados en una inversión
industrial.
13.1.1 Época moderna

Los primeros estudios formales del interés se encuentran


13.1 Historia del concepto en los trabajos de Mirabeau, Jeremy Bentham y Adam
Smith durante el nacimiento de las teorías económicas
Aparentemente el cobro de interés se remonta a la an- clásicas. Para ellos, el dinero está sujeto a la ley de la
tigüedad más remota. Por ejemplo, en textos de las oferta y demanda transformándose, por así decirlo, en
religiones abrahámicas se aconseja contra el cobro de in- el precio del dinero. Posteriormente, Karl Marx ahonda
terés excesivo. en las consecuencias de esa transformación del dinero en
Posteriormente, en la Edad Media europea el cobro de mercancía, que describe como la aparición del capital fi-
interés fue, bajo la influencia de las doctrinas católicas, nanciero.
considerado inaceptable: el tiempo se consideraba pro- Esos estudios permiten, por primera vez, al Banco Central
piedad divina, cobrar entonces por el uso temporal de un de Francia intentar controlar la tasa de interés a través de
objeto o bien (dinero incluido) era considerado comer- la oferta de dinero (cantidad de dinero en circulación) con
ciar con la propiedad de Dios, lo que hizo que su cobro anterioridad a 1847.
fuese prohibido bajo pena de excomunión. A comienzos del siglo XX, Irving Fisher incorpora al es-
Posteriormente, Tomás de Aquino adujo que cobrar inte- tudio del fenómeno diferentes elementos que lo afectan

47
48 CAPÍTULO 13. TASA DE INTERÉS

(tal como la inflación) introduciendo la diferencia entre de mercado y las disposiciones del banco central, co-
las tasas de interés nominal y real. Fisher retoma la idea bran por los diferentes tipos de servicios de crédito
de la escuela de Salamanca y aduce que el valor tiene a los usuarios de los mismos. Son activas porque son
una dimensión no solo cuantitativa sino también tempo- recursos a favor de la banca.
ral. Para este autor, la tasa de interés mide la función entre
el precio futuro de un bien con relación al precio actual en • Tasa de interés pasiva: Es el porcentaje que paga una
términos de los bienes sacrificados ahora a fin de obtener institución bancaria a quien deposita dinero median-
ese bien futuro. te cualquiera de los instrumentos que para tal efecto
existen.
En la actualidad la concepción de la tasa de interés tan-
to entre académicos como en la práctica en instituciones
• Tasa de interés preferencial: Es un porcentaje infe-
financieras está fuertemente influida por las visiones de
rior al “normal” o general (que puede ser incluso in-
John Maynard Keynes y Milton Friedman.
ferior al costo de fondeo establecido de acuerdo a
las políticas del Gobierno) que se cobra a los prés-
tamos destinados a actividades específicas que se
13.2 Los tipos de interés como ins- desea promover ya sea por el gobierno o una institu-
trumento de la política mone- ción financiera. Por ejemplo: crédito regional selec-
tivo, crédito a pequeños comerciantes, crédito a eji-
taria datarios, crédito a nuevos clientes, crédito a miem-
bros de alguna sociedad o asociación, etc.
Desde el punto de vista de la política monetaria del Esta-
do, una tasa de interés alta incentiva el ahorro y una tasa
de interés baja incentiva el consumo. De ahí la interven-
ción estatal sobre los tipos de interés a fin de fomentar
13.4 Tipos de interés nominales y
ya sea el ahorro o la expansión, de acuerdo a objetivos reales
macroeconómicos generales.
Dado lo anterior, las tasas de interés “reales”, al público Los tipos de interés se modulan en función de la tasa de
quedan fijadas por: inflación. El tipo de interés nominal engloba el crecimien-
to de los precios (tasa de inflación) y el tipo de interés
• La tasa de interés fijada por el banco central de ca- real, (con el que el prestamista gana dinero). Cuando el
da país para préstamos (del Estado) a los otros ban- tipo de interés nominal es igual a la tasa de inflación, el
cos o para los préstamos entre los bancos (la tasa prestamista no obtiene ni beneficio ni pérdida, y el va-
interbancaria). Esta tasa corresponde a la política lor devuelto en el futuro es igual al valor del dinero en el
macroeconómica del país (generalmente es fijada a presente. Una tasa de inflación superior al tipo de interés
fin de promover el crecimiento económico y la esta- nominal implica un tipo de interés real negativo y, como
bilidad financiera). consecuencia, una rentabilidad negativa para un inversor.

• La situación en los mercados de acciones de un país


determinado. Si los precios de las acciones están su-
biendo, la demanda por dinero (a fin de comprar ta-
13.5 Tasas de interés fijo e interés
les acciones) aumenta, y con ello, la tasa de interés. variable
• La relación a la “inversión similar” que el banco ha-
Los conceptos de tipo de interés fijo y tipo de interés
bría realizado con el Estado de no haber prestado
variable se utilizan en múltiples operaciones financieras,
ese dinero a un privado. Por ejemplo, las tasas fijas
económicas e hipotecarias -como la compra de vivien-
de hipotecas están referenciadas con los bonos del
da−.[1]
Tesoro a 30 años.
La aplicación de interés fijo supone que el interés se cal-
cula aplicando un tipo único o estable (un mismo porcen-
13.3 Las tasas de interés en la ban- taje sobre el capital) durante todo lo que dura el préstamo
o el depósito.
ca En la aplicación de interés variable el tipo de interés (el
porcentaje sobre el capital aplicado) va cambiando a lo
En el contexto de la banca se trabaja con tasas de interés largo del tiempo. El tipo de interés variable que se aplica
distintas: en cada periodo de tiempo consta de dos cifras o tipos
y es el resultado de la suma de ambos: un índice o tipo
• Tasa de interés activa: Es el porcentaje que las ins- de interés de referencia (p.e. Euribor) y un porcentaje o
tituciones bancarias, de acuerdo con las condiciones margen diferencial.[2]
13.10. REFERENCIAS 49

13.6 Tipos de interés del mercado 13.10 Referencias


El mercado, en el que se negocian valores tales como [1] Tipo de interés fijo y tipo de interés variable, en Banco de
bonos, acciones, futuros, etc., por efecto de la oferta y España
la demanda, fija para cada clase de activos un tipo de in- [2] Préstamo hipotecario - Interés variable + interés fijo, en
terés que depende de factores tales como: Banco de España

• Las expectativas existentes sobre la tasa de inflación.


• El riesgo asociado al tipo de activo: los inversores
exigen un tipo de interés mayor como contrapartida
por asumir mayores riesgos.
• La preferencia por la liquidez: cuanto menos líquido
sea el activo, mayor compensación exigirán los in-
versores. Por este motivo los inversores suelen exi-
gir retribuciones mayores por inversiones a mayor
plazo.

13.7 Aspectos macroeconómicos de


los tipos de interés
La macroeconomía se interesa por la influencia de los ti-
pos de interés en otras variables de la economía, en par-
ticular con:

• La producción y el desempleo
• El dinero y la inflación

13.8 Modelos matemáticos


Existen multitud de modelos matemáticos que tratan de
explicar y modelar la estructura (o curva) temporal de los
tipos de interés.

13.9 Véase también


• Interés
• Tasa de retorno de una inversión
• Banco central
• Tasa de descuento
• Finanzas
• Macroeconomía
• Política monetaria
• Tipo de interés real
• Interés simple
• Interés compuesto
Capítulo 14

Economía monetaria

La economía monetaria es una rama de la economía. • mecanismos de transmisión de la política monetaria


Históricamente, la economía monetaria prefigurada se en cuanto a la macroeconomía.[15]
mantiene vinculada por entero a la macroeconomía.[1] La
economía monetaria proporciona un marco para el aná- • relación macroeconómica de la política monetaria y
lisis del dinero en sus funciones como medio de cambio, la política fiscal.[16]
depósito de valor y unidad de cuenta. Considera como el
• neutralidad del dinero versus la ilusión monetaria
dinero, por ejemplo, la moneda fiduciaria, puede obtener
como un cambio en la oferta monetaria, nivel de pre-
aceptación debido únicamente a su conveniencia como
cios o la inflación en la producción.[17]
un bien público.[2] Examina los efectos de los sistemas
monetarios, incluyendo la regulación del dinero y aque- • pruebas de la Teoría de las expectativas racionales
llos asociados a las instituciones financieras[3] y a otros como los cambios en la producción o en la inflación
aspectos internacionales.[4] de la política monetaria.[18]
Los análisis modernos han tratado de proporcionar una
• implicaciones monetarias de la información asimé-
formulación microeconómica de la demanda de dinero,[5]
trica e imperfecta[19] y las finanzas fraudulentas.[20]
como también distinguir las válidas relaciones moneta-
rias nominales y reales para su uso macro o micro, in- • la economía política de la regulación financiera y de
cluyendo su influencia en la demanda agregada para la la política monetaria.[21]
producción.[6] Los métodos de la economía monetaria in-
cluyen derivados y pruebas de las consecuencias del uso • posibles ventajas de seguir una regla de política mo-
del dinero como un sustituto de otros activos[7] y como netaria para evitar las ineficiencias de la inconsisten-
base de fricciones explícitas.[8] cia temporal de la política discrecional.[22]
Las áreas de investigación han sido: • “Cualquier cosa por la cual los bancos centrales de-
ben interesarse”.[23]
• determinantes empíricos y medidas de la oferta mo-
netaria, ya sea por poco, en términos generales,
o en índices agregados, en relación a la actividad 14.1 Estado actual de la economía
económica.[9]
monetaria
• las teorías de la deuda-deflación y del balance ge-
neral, que suponen un cambio en el patrimonio ne- En Estados Unidos, desde 1990, la forma clásica del
to de los prestatarios amplificando las fluctuacio- monetarismo ha sido cuestionada. Esto se debe a acon-
nes mediante el cambio del crédito en la misma tecimientos que muchos economistas interpretan como
dirección[10] inexplicables en términos monetarios, especialmente el
• implicaciones monetarias de la relación del precio trastorno del crecimiento de la oferta monetaria por la
de los activos y la macroeconomía[11] inflación en la década de 1990 y el fracaso de la política
monetaria pura para estimular la economía en el perío-
• la importancia y la estabilidad en la relación entre do 2001-2003. Alan Greenspan, el ex presidente de la
la oferta monetaria y las tasas de interés, el nivel Reserva Federal, argumentó que la disociación de 1990
de precios, y el producto real y nominal de una puede explicarse por un círculo virtuoso de productividad
economía.[12] e inversión, por un lado, y un cierto grado de "exuberancia
irracional" en el sector de la inversión.
• impactos monetarios sobre las tasas de interés y la
estructura temporal de las tasas de interés.[13] El economista Robert Solow, del MIT sugiere que la falla
de 2001-2003 en la esperada recuperación económica no
• lecciones de historia financiera y/o monetaria.[14] se debe atribuir al fracaso de la política monetaria, sino a

50
14.3. REFERENCIAS 51

la ruptura de crecimiento de la productividad en sectores • Fisher, Irving, [1911] 1922, 2nd ed.. The Purchasing Po-
fundamentales de la economía, en particular el comercio wer of Money: Its Determination and Relation to Credit,
al por menor. Señaló que cinco sectores produjeron todos Interest, and Crises, Capitulo. (en inglés)
los aumentos de la productividad en la década de 1990, y • John Maynard Keynes, 1923. A Tract on Monetary Re-
que si bien el crecimiento del comercio al por menor y al form. Macmillan. Reviews, 1924 & 1996. (en inglés)
• _____, 1936. Teoría general de la ocupación, el interés
por mayor produjo el menor crecimiento, eran con mucho
y el dinero. Macmillan. (en inglés)
los más grandes sectores de la economía que experimen- • Gary S. Becker & William J. Baumol, 1952. “The Clas-
tan aumento neto de la productividad. “2% puede ser un sical Monetary Theory: The Outcome of the Discussion,”
maní, pero al ser el sector más grande de la economía, Economica, NS 19(76), pp. 355−376. (en inglés)
eso es un montón de cacahuetes”. Actualmente la divisa • Paul A. Samuelson, 1968. “What Classical and Neoclas-
más cara reconocida por el sistema monetario internacio- sical Monetary Theory Really Was,” Canadian Journal of
nal, contando la crisis financiera de los estados unidos de Economics, 1(1), pp. 1-15, & Collected Scientific Papers,
2010 y la inflación oriental del 2011, es la libra esterlina 1972, v. III. p p. 529-543. (en inglés)
de Gran Bretaña. • Robert Clower, 1969b. “What Traditional Monetary
Theory Really Wasn't,” Canadian Journal of Economics.
2(2), pp. 299−302. (en inglés)
• David E.W. Laidler, 1991. The Golden Age of the
14.2 Véase también Quantity Theory: The Development of Neoclassical Mone-
tary Economics, 1870-1914. Princeton UP. Descripción y
• Dinero critica. (en inglés)
• Christina D. Romer and David H. Romer, 2007:2. “Mo-
• Chartalismo netary Economics,” NBER Reporter, pp. 1-6. Resumen de
enlaces. (en inglés)
• Oferta de dinero
[2] • James Tobin, 1992. “money,” The New Palgrave Dic-
• Base monetaria tionary of Finance and Money, v. 2, pp. 770-79 & in
• Teoría cuantitativa del dinero 2008, The New Palgrave Dictionary of Economics. 2.ª Edi-
ción. Tabla de Contenidos y Resumen. Reprinted in To-
• Ilusión monetaria bin, 1996, Essays in Economics, v. 4, pp. 139-63. MIT
Press. (en inglés)
• Inflación • _____, 1961. “Money, Capital, and Other Stores of Va-
lue,” American Economic Review, 51(2), pp. 26−37. Re-
printed in Tobin, 1987, Essays in Economics, v. 1, pp. 217-
27. MIT Press.
14.3 Referencias • Paul A. Samuelson, 1958. “An Exact Consumption-
Loan Model of Interest with or without the Social Con-
[1] • Robert W. Dimand, 2008. “macroeconomics, origins trivance of Money,” Journal of Political Economy, 66(6),
and history of” (resumen) and “monetary economics, his- pp. 467, 481-82.(en inglés)
tory of” (resumen), The New Palgrave Dictionary of Eco- • John Bryan, 1980. “Transaction Demand for Money and
nomics. 2.ª Edición. (en inglés) Moral Hazard,” in Models of Monetary Economies, ed. J.
• David Hume, 1752. “Of Money,” “Of Interest,” y “Of Kareken and N.Wallace, Federal Reserve Bank of Min-
the Balance of Trade” en Essays, Moral, Political, and Li- neapolis, pp. 233-241 y Referencias, pp. 305-13. (en in-
terary. Reprinted in Hume, 1955, Writings on Economics, glés)
Eugene Rotwein ed., vinculado en Table of Contents. (en • Nobuhiro Kiyotaki and Randall Wright, 1989, “On Mo-
inglés) ney as a Medium of Exchange,” Journal of Political Eco-
• Henry Thornton, 1802. Paper Credit. Contents, pp. ix- nomy 97(4), p p. 927−54. (en inglés)
xii, & enlaces a los capítulos Introducción por Friedrich • _____, 1993. “A Search-Theoretic Approach to Mone-
Hayek, 1938. (en inglés) tary Economics,” American Economic Review, 83(1), p p.
• W. Stanley Jevons, 1876 [1919]. Money and the Mecha- 63−77. (en inglés)
nism of Exchange. Vaya al capítulo links. (en inglés)
• Carl Menger, 1892. “On the Origin of Money,” Econo- [3] J.H. Boyd, 2008. “financial intermediation,” The New Pal-
mic Journal, 2(6), pp. 239–255. (en inglés) grave Dictionary of Economics, 2.ª Edición. Abstract. (en
• Knut Wicksell, [1898] 1936. Interest and Prices, tr. R.F. inglés)
Kahn. Macmillan, Enlaces a los capítulos, pp. v-vi. (en in-
glés) [4] • Robert A. Mundell, 1971. Monetary Theory: Interest,
• _____, [1906] 1929. Lectures on Political Economy, v. Inflation and Growth in the World Economy. Goodyear.
2: Money, tr. E. Classen, 1935. Discutido en Lionel Rob- Description. (en inglés)
bins' Introducción de v. 1: Teoría General, pp. xv-xviii. • Bennett T. McCallum, 1996. International Monetary
(en inglés) Economics. Oxford. Descripción & pp. (en inglés)
• A.C. Pigou, 1917. “The Value of Money.” Quarterly • Maurice Obstfeld y Kenneth S. Rogoff, 1996. Founda-
Journal of Economics, 32 ( 1), pp. 38−65. Reproducido tions of International Macroeconomics. MIT Press, Ch. 8-
en parte por A.C. Pigou (1924), Essays in Applied Econo- 10. Descripción. (en inglés)
mics, pp. 175- 204. (en inglés) • Stanley W. Black, 2008. “international monetary insti-
52 CAPÍTULO 14. ECONOMÍA MONETARIA

tutions,” The New Palgrave Dictionary of Economics, 2.ª [9] • Phillip Cagan, 1965. Determinants and Effects of Chan-
Edición. Resumen. (en inglés) ges in the Stock of Money, 1875-1960. NBER. Foreword
by Milton Friedman, pp. xiii-xxviii. Tabla de Contenidos.
[5] • William J. Baumol 1952. “The Transaction Demand for (en inglés)
Cash: An Inventory Theoretic Approach,” Quarterly Jour- • Milton Friedman y Anna Jacobson Schwartz, 1970. “In-
nal of Economics, 66(4), pp. 545–556. (en inglés) troduction,” Monetary Statistics of the United States. Prin-
• James Tobin, 1956. “The Interest-Elasticity of Transac- ceton. pp. 89-92. Reseña, Allan H. Meltzer, 1971. J of
tions Demand for Cash,” Review of Economics and Sta- Business, 44(3), p p. 335−337. (en inglés)
tistics, 38(3), pp. 241-247. Reprinted in Tobin, Essays in • William A. Barnett, 2008. “monetary aggregation,”The
Economics, v. 1, Macroeconomics, pp. 229- 242. (en in- New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition.
glés) Resumen.
• _____, 1958. “Liquidity Preference as Behavior To- • Paul A. Spindt, 1985. “Money Is What Money Does:
wards Risk,” Review of Economic Studies 25(1), pp. 65– Monetary Aggregation and the Equation of Exchange,”
86. (en inglés) Journal of Political Economy, 93(1), pp. 175−204. (en in-
• Milton Friedman, 1956. “The Quantity Theory of Mo- glés)
ney: A Restatement,” in Studies in the Quantity Theory of • Michael T. Belongia, 1996. “Measurement Matters: Re-
Money, Chicago. Reprinted in The Optimum Quantity of cent Results from Monetary Economics Reexamined,”
Money, 2005), pp. 51-67. (en inglés) Journal of Political Economy, 104(5), p p. 1065−1083.
[6] • Don Patinkin, 1965, 2nd ed. Money, Interest and Prices: (en inglés)
An Integration of Monetary and Value Theory. New York:
[10] •Irving Fisher, 1933. “The Debt-Deflation Theory of
Harper and Row. Description, Introducción a la edición
Great Depressions,” Econometrica, 1(4), pp.337-357. (en
de 1990 del MIT PDF), y evaluación de 1991 por Stanley
inglés)
Fischer. (en inglés)
• Ben S. Bernanke, 1983. “Nonmonetary Effects of the
• Robert Clower, 1967. “A Reconsideration of the Mi-
Financial Crisis in the Propagation of the Great Depres-
crofoundations of Monetary Theory,” Western Economic
sion,” American Economic Review, 73(3), pp. 257−276.
Journal, 6(1), pp. 1-8 (en inglés)
(en inglés)
• _____, 1987. Money and Markets. Cambridge.
• _____ and Mark Gertler, 1989. “Agency Costs, Net
Descripción y vista previa de capítulos. (en inglés)
Worth, and Business Fluctuations,” American Economic
• David Laidler, 1988. “Taking Money Seriously,”
Review, 79(1), p p. 14−31. (en inglés)
Canadian Journal of Economics, 21(4), pp. 687−713.(en
•Mervyn King, 1994. “Debt Deflation: Theory and Evi-
inglés)
dence,” European Economic Review, 38(3-4), pp. 419-
• _____, 1993. The Demand for Money: Theories,
445. (en inglés)
Evidence, and Problems, 4th ed. Descripción. (en inglés)
• Enrique G. Mendoza, 2006. “Lessons from the Debt-
• _____, 1997. “Notes on the Microfoundations of
Deflation Theory of Sudden Stops,” American Economic
Monetary Economics,” Economic Journal, 107(443), pp.
Review, 96(2), p p. 411−416. (en inglés)
1213−1223. (en inglés)
• P. Bridel, 2008. “credit cycle,” The New Palgrave Dic-
• Michael Woodford, 2003. Interest and Prices: Foun-
tionary of Economics, 2008. 2nd Edition. (en inglés)
dations of a Theory of Monetary Policy, Princeton
• Nobuhiro Kiyotaki and John H. Moore, 1997. “Cre-
University Press. Descripción y Tabla de Contenidos..
dit Cycles,” Journal of Political Economy, 105(2), p p.
(en inglés)
211−248. (en inglés)
[7] • James Tobin, 1969. “A General Equilibrium Approach • Guillermo A. Calvo and Enrique G. Mendoza, 2000.
To Monetary Theory,” Journal of Money, Credit and Ban- “Capital-Markets Crises and Economic Collapse in Emer-
king, 1(1), pp. 15-29. (en inglés) ging Markets: An Informational-Frictions Approach,'
• _____ with Stephen S. Golub, 1998. Money, Credit, and American Economic Review, 90(2), pp. 59−64. (en inglés)
Capital. Irwin/McGraw-Hill. TOC. (en inglés)
• Stephen M. Goldfeld and Daniel E. Sichel, 1990. “The [11] • Matteo Iacoviello, 2005. “House Prices, Borrowing
Demand for Money,” in Handbook of Monetary Econo- Constraints, and Monetary Policy in the Business Cycle,”
mics, v. 1, pp. 299-356. Outline. Elsevier. (en inglés) American Economic Review, 95(3), pp.739-764. (en in-
• Subramanian S. Sriram, 2001. “A Survey of Recent Em- glés)
pirical Money Demand Studies,” IMF Staff Papers, 47(3). • Ben Bernanke and Mark Gertler, 1999. “Monetary Po-
International Monetary Fund. pp. 334-65. (en inglés) licy and Asset Price Volatility,” Economic Review, Federal
Reserve Bank of Kansas City, (4), pp.17-51. (en inglés)
[8] • Robert M. Townsend, 1980. “Models of Money with • _____, 2001. “Should Central Banks Respond to Mo-
Spatially Separated Agents,” in John H. Kareken and Neil vements in Asset Prices?” American Economic Review,
Wallace, ed., Models of Monetary Economies pp. 265-303. 91(2), pp.253-257. (en inglés)
Federal Reserve Bank of Minneapolis. (en inglés) • Frederic S. Mishkin, 2007. “Financial Instability and
• Neil Wallace, 2001. “Whither Monetary Economics?,” Monetary Policy,” Risk USA Conference. (en inglés)
International Economic Review, 42(4), p p. 847−869. (en • Claudio E.V. Borio y William White, 2003. “Whither
inglés) Monetary and Financial Stability? The Implications of
• Ricardo Lagos and Randall Wright, 2005. “A Unified Evolving Policy Regimes,” in Monetary Policy and Un-
Framework for Monetary Theory and Policy Analysis,” certainty: Adapting to a Changing Economy, pp. 131-211.
Journal of Political Economy, 113(3], pp. 463-84. (en in- Federal Reserve Bank of Kansas City. (en inglés)
glés) • Otmar Issing, 2003. “Monetary and Financial Stability:
14.3. REFERENCIAS 53

Is There a Trade-off?,” Monetary Stability, Financial Sta- nomic Review, 74(3), pp. 363−380. (en inglés)
bility and the Business Cycle, European Central Bank Con- • Tack Yun, 1996. “Nominal Price Rigidity, Money
ference. (en inglés) Supply Endogeneity, and Business Cycles,” Journal of
• Charles P. Kindleberger y Robert Z. Aliber, [1978] Monetary Economics, 37{2}, pp. 345–70. (en inglés)
2009. Manias, Panics, and Crashes: A History of Finan- • Arturo Estrella and Frederic S. Mishkin, 1997. “Is There
cial Crises, 6th edition. Palgrave.Descripción. (en inglés) a Role for Monetary Aggregates in the Conduct of Mone-
• 2008:4.“Kenneth Rogoff Interview,” The Region, Fede- tary Policy?" Journal of Monetary Economics, 40(2), pp.
ral Reserve Bank of Minnepolis. (en inglés) 279-304. (en inglés)
• Lawrence Summers, 2007.“Beware Moral Hazard Fun- • Benjamin M. Friedman, 2008. “money supply,” The New
damentalists,” Financial Times, 23 de septiembre (en in- Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition. v. 5, pp.
glés) 745-51. Abstract. (en inglés)
• William Poole, 2008. “How Important Is Moral Ha-
zard?,” Panel Discussion on Balancing Financial Stability, [13] • Robert Mundell, 1963. “Inflation and Real Interest,”
Price Stability and Macroeconomic Stability, U.S. Mone- Journal of Political Economy, 71(3), pp.pp. 280-283. (en
tary Policy Forum. (en inglés) inglés)
• Charles W. Calomiris, 2008. “banking crises,” The New •Burton G. Malkiel, The New Palgrave: A Dictionary
Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition. (en in- of Economics, 2008. “term structure of interest rates,”
glés) The New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition.
• Lawrence H. Officer, 2008. “Topical Insight: Bailouts,” Abstract. (en inglés)
The New Palgrave Dictionary of Economics Online. (en in- • Michael W. Brandt and David A. Chapman, 2008. “af-
glés) fine term structure models,” The New Palgrave Dictionary
• Takeo Hoshi and Anil K. Kashyap, 2010. “Will the U.S. of Economics, 2nd Edition.Abstract. (en inglés)
Bank Recapitalization Succeed? Eight Lessons from Ja- • William Poole, 2005. “Understanding the Term Struc-
pan,” Journal of Financial Economics, 97(3), pp. 398-417 ture of Interest Rates,” discurso, New York, Money Mar-
(in press). keteers, The Down Town Association. (en inglés)
• Robert J. Barro, 2009. “Rare Disasters, Asset Prices, • Bennett T. McCallum, 2005. “Monetary Policy and the
and Welfare Costs,” American Economic Review, 99(1), Term Structure of Interest Rates,” Economic Quarterly,
pp. 262-63. (en inglés) 91(4), pp.1-21. Federal Reserve Bank of Richmond. (en
inglés)
[12] • Milton Friedman, The New Palgrave: A Dictionary of • Kenneth N. Kuttner, 2001. “Monetary Policy Surprises
Economics, 2008. “quantity theory of money.” The New and Interest Rates: Evidence from the Fed Funds Futures
Palgrave Dictionary of Economics. 2nd Edition. (en in- Market,” Journal of Monetary Economics, 47(3), pp. 523-
glés) 544. (en inglés)
• Clark Warburton, 1966. Depression, Inflation, and Mo- • 2004. Interest Rates and Monetary Policy. Conference,
netary Policy: Selected Papers, 1945-1953. Johns Hopkins Federal Reserve Bank of San Francisco and Stanford Ins-
Press. Evaluation in Anna J. Schwartz, Money in Histori- titute for Economic Policy Research. (en inglés)
cal Perspective, 1987. (en inglés)
• Milton Friedman y Anna Jacobson Schwartz, 1963. A [14] • John Kenneth Galbraith, 1975. Money: Whence it Came,
Monetary History of the United States, 1867-1960. Prin- Where it Went, Houghton Mifflin. ISBN 0-7351-0070-5
ceton. enlaces a capítulos 1929-41 y (en inglés) (en inglés)
• James Tobin, 1970. “Money and Income: Post Hoc Ergo • Gauti B. Eggertsson, 2008. “liquidity trap,”.The New
Propter Hoc?" Quarterly Journal of Economics, 84(2), pp. Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition. Abstract.
301-317. (en inglés) (en inglés)
•Christopher A. Sims, 1972. “Money, Income, and Causa- • Athanasios Orphanides, 2004. “Monetary Policy in De-
lity,” American Economic Review, 62(4), pp.540-552. (en flation: The Liquidity Trap in History and Practice,” North
inglés) American Journal of Economics and Finance, 15(1), pp.
• John P. Judd and John L. Scadding, 1982. “The Search 101-124. (en inglés)
for a Stable Money Demand Function: A Survey of the • Bernanke, Ben S., 2005. Essays on the Great Depression,
Post-1973 Literature,” Journal of Economic Literature, ch. 1-4. Princeton. (en inglés)
20(3), pp. 993−1023. (en inglés) • Satyajit Chatterjee and P. Dean Corbae, 2008. “Great
• Phillip Cagan, 1987. “monetarism,” The New Palgra- Depression, monetary and financial forces in,” The New
ve: A Dictionary of Economics, v. 3, pp. 492–97. Table of Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition. Abstract.
Contents. Reprinted in John Eatwell et al., 1989), Money: (en inglés)
The New Palgrave, pp. - (en inglés) • G.J. Santoni, 1987. “The Great Bull Markets 1924-29
• Christina D. Romer and David H. Romer, 1989. “Does and 1982-87: Speculative Bubbles or Economic Funda-
Monetary Policy Matter? A New Test in the Spirit of mentals?" Federal Reserve Bank of St. Louis Review, No-
Friedman and Schwartz,”, NBER Macroeconomics Annual vember, pp. 16-30. (en inglés)
1989, 4, (en inglés) • Kevin H. O’Rourke and Barry Eichengreen, 2009. “A
• Dennis L. Hoffman, Robert H. Rasche, and Margie A. Tale of Two Depressions,” pp. 1-8. VoxEU.org. (en in-
Tieslau, 1995. “The Stability of Long-run Money Demand glés)
in Five Industrial Countries,” Journal of Monetary Econo-
mics, 35(2), pp. 317-339 (en inglés) [15] • Ben S. Bernanke y Mark Gertler, 1995. “Inside the Black
• Robert G. King y Charles I. Plosser, 1984. “Money, Cre- Box: The Credit Channel of Monetary Policy Transmis-
dit, and Prices in a Real Business Cycle,” American Eco- sion,” Journal of Economic Perspectives, 9(4),1995 pp.
54 CAPÍTULO 14. ECONOMÍA MONETARIA

(en inglés) • Bruno, Michael, andWilliam Easterly, 1998. “Inflation


• Frederic S. Mishkin, 1996. “The Channels of Monetary Crises and Long-run Growth,” Journal of Monetary Eco-
Transmission: Lessons for Monetary Policy,”Banque de nomics 41(1), pp. 3–26. (en inglés)
France Bulletin Digest, No. 27, pp. (en inglés)
• Peter N. Ireland, 2008. “monetary transmission mecha- [18] • Milton Friedman, [1987] 2008. “quantity theory of
nism,” The New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd money.” sect. 4, The Theory of Rational Expectations,
Edition. Abstract. (en inglés) The New Palgrave Dictionary of Economics. 2nd Edition.
• Alan S. Blinder et al., 2008. “Central Bank Communi- Earlier at John Eatwell et al., 1989), Money: The New
cation and Monetary Policy: A Survey of Theory and Evi- Palgrave, pp. 26−28. (en inglés)
dence,” Journal of Economic Literature, 46(4), pp. 910– • From The New Palgrave Dictionary of Economics,
945 Pre-publicationcopy. (en inglés) 2008. 2nd Edition:
• Xavier Freixas, 2009. “Monetary Policy in a Systemic “rational expectations” by Thomas J. Sargent. Abstract.
Crisis,” Oxford Review of Economic Policy, 25(4), pp. (en inglés)
630-53. (en inglés) “inflation expectations” by Bennett T. McCallum.
Abstract. (en inglés)
[16] • De The New Palgrave Dictionary of Economics, 2008. “inflation targeting” by Lars E.O. Svensson. Abstract and
2nd Edition: pre-publicationcopy. (en inglés)
“monetary and fiscal policy overview” by Narayana R. • Thomas J. Sargent, 1982. “The Ends of Four Big
Kocherlakota.Abstract. (en inglés) Inflations,” in Robert E. Hall, ed., Inflation: Causes and
“fiscal and monetary policies in developing countries” by Effects, ch. 2, pp. 41-98. Chicago. (en inglés)
David Fielding.Abstract. (en inglés) • Steven M. Sheffrin, 1996, 2nd Ed. Rational Epectations.
“government budget constraint” by Eric M. Leeper and Cambridge. (en inglés)
James M. Nason.Abstract. (en inglés) • Robert E. Lucas, Jr., 1972. “Expectations and the
“currency crises” by Graciela Laura Kaminsky. Abstract. Neutrality of Money.” Journal of Economic Theory, 4(2),
(en inglés) pp.103-l24. (en inglés)
“currency crises models” by Craig Burnside, Martin Ei- • _____, 1980. “Two Illustrations of the Quantity
chenbaum, and Sergio Rebelo. Abstract. (en inglés) Theory of Money,” American Economic Review, 70(5),
• Stanley Fischer and William Easterly, 1990. “The Eco- pp.1005-1014. (en inglés)
nomics of the Government Budget Constraint,” World • _____, 1995. “Monetary Neutrality,” Nobel Prize
Bank Research Observer, 5(2), pp. 127−142 (, pp. 5-20 Lecture. (en inglés)
of 101). (en inglés) • Stanley Fischer, 1977. “Long-Term Contracts, Rational
• Thomas J. Sargent and Neil Wallace, 1981. “Some Un- Expectations, and the Optimal Money Supply Rule,”
pleasant Monetarist Arithmetic,” Federal Reserve Bank Journal of Political Economy, 85(1), pp. (en inglés)
of Minneapolis Quarterly Review, 5(3), pp. (en inglés) • Robert J. Barro, 1978. “Unanticipated Money, Output,
• Michael Woodford, 2001. “Fiscal Requirements for and the Price Level in the United States,”Journal of
Price Stability,” Journal of Money, Credit and Banking, Political Economy, 86(4), p p. 549−580, reprinted in
33(3), p p. 669−728. (en inglés) Lucas and Sargent, ed., 1981, Rational Expectations and
• Alberto Alesina and Allan Drazen, 1991. “Why Are Sta- Econometric Practice, University of Minnesota Press, pp.
bilizations Delayed?" American Economic Review, 81(5), -616. (en inglés)
pp.1170-1188. • Clifford L. F. Attfield and Nigel W. Duck, 1983.
• Lawrence H. Summers, 2000. “International Financial “The Influence of Unanticipated Money Growth on Real
Crises: Causes, Prevention, and Cures.” American Econo- Output: Some Cross-Country Estimates,” Journal of
mic Review,, 90(2), pp. 1−16. (en inglés) Money, Credit and Banking, 15(4), p p. 442−454. (en
• Graciela L. Kaminsky and Carmen M. Reinhart, 1999. inglés)
“The Twin Crises: The Causes of Banking and Balance- •Olivier J. Blanchard, 1990. “Why Does Money Affect
Of-Payments Problems,” American Economic Review, Output? A Survey,” in B. M. Friedman and F. H. Hahn,
89(3), p p. 473−500. (en inglés) ed., 1990, Handbook of Monetary Economics, v. 2, ch.
• Christopher Adam and David Vines, 2009. “Remaking 15, pp. 779-835. Abstract. (en inglés)
Macroeconomic Policy after the Global Financial Crisis:
A Balance-Sheet Approach,” Oxford Review of Economic [19] • From 2008, The New Palgrave Dictionary of Economics,
Policy, 25(4), pp. 507-552.Abstract. (en inglés) 2nd Edition:
“monetary business cycles (imperfect information)" by
[17] • Irving Fisher, 1928. The Money Illusion. (en inglés) Christian Hellwig. (en inglés)
• William H. Branson and Alvin K. Klevorick, 1969. “Mo- “bubbles” by Markus K. Brunnermeier. (en inglés)
ney Illusion and the Aggregate Consumption Function,” “speculative bubbles” by Miguel A. Iraola and Manuel S.
American Economic Review, 59(5), pp. 832-849. (en in- Santos. Abstract. (en inglés)
glés) “information cascades,” by Sushil Bikhchandani, David
• Don Patinkin, 1987. “neutrality of money,” The New Hirshleifer and Ivo Welch. Abstract. (en inglés)
Palgrave: A Dictionary of Economics, v. 3, pp. 639–44. • Alex Cukierman and Allan H. Meltzer, 1986. “A Theory
Reprinted in John Eatwell et al., 1989,Money: The New of Ambiguity, Credibility, and Inflation under Discretion
Palgrave, pp. 273 287. (en inglés) and Asymmetric Information,” Econometrica, 54(5), pp.
• Eldar Shafir, Peter Diamond, and Amos Tversky, 1997. (en inglés)
“Money Illusion,”Quarterly Journal of Economics, 112(2), • Matthew B. Canzoneri, 1985. “Monetary Policy Games
pp. 341−374. (en inglés) and the Role of Private Information,” American Economic
14.3. REFERENCIAS 55

Review, 75(5), pp. 1056−1070. (en inglés) loads. (en inglés)


• Frederic S. Mishkin, 1991. “Asymmetric Information • Asli Demirgüç-Kunt and Enrica Detragiache, 2002.
and Financial Crises: A Historical Perspective,” in R. “Does Deposit Insurance Increase Banking System Sta-
Glenn Hubbard, ed., Financial Markets and Financial Cri- bility? An Empirical Investigation,” Journal of Monetary
ses (description), Chicago, pp. - (en inglés) Economics, 49(7), pp. 1373-1406. & TOC. (en inglés)
• Joseph E. Stiglitz and Andrew M. Weiss, 1992. “Asym- • Donald P. Morgan, 2002. “Rating Banks: Risk and Un-
metric Information in Credit Markets: Implications for certainty in an Opaque Industry,” American Economic Re-
Macro-Economics,” Oxford Economic Papers, 44(4), pp. view, 92(4 ), pp. 874−888. (en inglés)
(en inglés) • James R. Barth, Gerard Caprio, Jr., and Ross Levine,
• Joseph Stiglitz and Bruce Greenwald, 2003. Towards a 2004. “Bank Regulation and Supervision: What Works
New Paradigm in Monetary Economics. Cambridge. (en Best?" Journal of Financial Intermediation, 13(2), pp.
inglés) 205-248.
• Franklin Allen and Douglas Gale, 2000 “Financial Con- • Thorsten Beck, Aslı Demirgu¨ Kunt, and Ross Le-
tagion,” Journal of Political Economy, 108(1), pp. 1-33. vine 2006. “Bank Supervision and Corruption in Len-
(en inglés) ding,” Journal of Monetary Economics, 53(8), pp. 2131–
• Laura E. Kodres and Matthew Pritsker, 2002. “A Ratio- 2163.Abstract. (en inglés)
nal Expectations Model of Financial Contagion,” Journal • In Mark Carey & René M. Stulz, ed., 2007. The Risks
of Finance, 57(2), pp.769-799. (en inglés) of Financial Institutions, Chicago:
Thorsten Beck, Asli Demirguc-Kunt, and Ross Levine.
[20] • Paul Povel, Rajdeep Singh, and Andrew Winton, 2007. “Bank Concentration and Fragility: Impact and Mecha-
“Booms, Busts, and Fraud,” Review of Financial Studies, nics,” ch. 5, pp. 193-231. Abstract. (en inglés)
20(4), pp.1219-1254. (en inglés) Franklin Allen and Douglas Gale. “Systemic Risk and Re-
• 2009. “The Warning,” Frontline, PBS, October 20. gulation,” ch. 7. pp. 341-368. Abstract. Scroll to p. viii for
Transcript and arrow-link to broadcast (en inglés) ch. 5 & 7 preview links. (en inglés)
• William K. Black, 2005. The Best Way to Rob a Bank Is • Ben S. Bernanke, 2010. “Monetary Policy and the Hou-
to Own One. (en inglés) sing Bubble,” American Economic Association meeting.
• _____, 2005. "'Control Frauds’ as Financial Super- Atlanta. January 3. (en inglés)
predators: How 'Pathogens’ Make Financial Markets Inef- • Carlos M. Peláez and Carlos A. Peláez, 2009. Regulation
ficient,” Journal of Socio-Economics, 34(6), (en inglés) of Banks and Finance: Theory and Policy after the Credit
• _____, 2009. “Those Who Forget the Regulatory Suc- Crisis, Palgrave.Description. (en inglés)
cesses of the Past are Condemned to Failure,”Economic & • Centre for Economic Policy Research, London:
Political Weekly, 44(13), pp. 80-86,. Abstract. (en inglés) Mathias Dewatripont, Xavier Freixas, andRichard Portes,
ed., 2009. Macroeconomic Stability and Financial Regula-
[21] • Robert E. Hall, 1982. "Monetary Trends in The United tion. (en inglés)
States and The United Kingdom: A Review from The Pers- Thorsten Beck, Diane Coyle, Mathias Dewatripont, Xa-
pective of New Developments in Monetary Economics,” vier Freixas, and Paul Seabright, 2010. Bailing out the
Journal of Economic Literature, 20(4), pp.1552-1556. (en Banks: Reconciling Stability and Competition, ch. 7, “Pre-
inglés) venting Future Crises: Reforming Prudential Regulation,”
• Robert C. Merton, 1995. “Financial Innovation and the pp. 67-83. (en inglés)
Management and Regulation of Financial Institutions,”
Journal of Banking & Finance, 19(3-4), pp. 461-481. (en [22] • From The New Palgrave Dictionary of Economics, 2008.
inglés) 2nd Edition:
• Sudipto Bhattacharya, Anjan V. Thakor, and, Arnoud “monetary policy, history of” by Michael D. Bordo.
W.A. Boot, 1998. “The Economics of Bank Regulation,” Abstract andpre-publication copy. (en inglés)
Journal of Money, Credit, and Banking, 30(4), pp. 745- “Taylor rules,” v. 8, pp. 200-04, by Athanasios Orphani-
770.. (en inglés) des. (en inglés)
• Lawrence J. White, 1991 The S&L Debacle: Public “time consistency of monetary and fiscal policy,” by Paul
Policy Lessons for Bank and Thrift Regulation, Oxford. Klein. (en inglés)
Chapter-preview Review by John H. Boyd. (en inglés) “epistemic game theory: incomplete information” by
•Randall S. Kroszner and Philip E. Strahan,, 1999. “What Aviad Heifetz. (en inglés)
Drives Deregulation? Economics and Politics of the Rela- • Finn E. Kydland and Edward C. Prescott, 1977. “Ru-
xation of Bank Branching Restrictions,” Quarterly Journal les Rather than Discretion: The Inconsistency of Optimal
of Economics, 114(4), pp. 1437−1467. (en inglés) Plans,” Journal of Political Economy, 85(3), pp. 473–92.
• Thomas F. Hellmann, Kevin C. Murdock and Joseph (en inglés)
E. Stiglitz, 2000. “Liberalization, Moral Hazard in Ban- • Robert J. Barro and David B. Gordon, 1983. “Rules, Dis-
king, and Prudential Regulation: Are Capital Require- cretion and Reputation in a Model of Monetary Policy,”
ments Enough?" American Economic Review, 90(1), pp. Journal of Monetary Economics 12(1), pp.101–21. (en in-
147−165. (en inglés) glés)
• Ross Levine, Norman Loayza, and Thorsten Beck, • John B. Taylor, 1993. “Discretion versus Policy Rules in
2000. “Financial Intermediation and Growth: Causality Practice,” Carnegie-Rochester Conference Series on Public
and Causes,” Journal of Monetary Economics, 46, pp.31- Policy, 39, pp.195-214. (en inglés)
77 (en inglés) • Michael Woodford, 2003. Interest and Prices: Founda-
• Frederic S. Mishkin, ed., 2001. Prudential Supervision: tions of a Theory of Monetary Policy, Princeton University
What Works and What Doesn't, Chicago.Chapter down- Press.Description, table of contents, and chapter-1 ["The
56 CAPÍTULO 14. ECONOMÍA MONETARIA

Return of Monetary Rules"] link. Reviews by Robert For-


maini and Bennett T. McCallum. (en inglés)

[23] • From Christina D. Romer and David H. Romer, 2007:2.


“Monetary Economics,” NBER Reporter, p. 1 (en inglés)
• Alan S. Blinder, 1997. “What Central Bankers Could
Learn from Academics — and Vice Versa,” Journal of
Economic Perspectives, 11(2), pp. 3-19. (en inglés)
Capítulo 15

Dinero

15.1 Etimología
El término «dinero» deriva del nombre de una moneda
romana de plata: el denarius.[5] Aunque en los países de
habla hispana «dinero» tiene el significado de «moneda
corriente», fue el nombre de diversas monedas utilizadas
durante la Edad Media en España.[5]

15.2 Historia

15.2.1 Trueque

En el neolítico, con la aparición de la agricultura y la ga-


nadería, apareció la primera economía de producción y
se produjo un excedente; una cantidad de bienes que no
necesitan ser consumidos. Esto dio lugar a la posibilidad
de alimentar a personas que no necesitaban trabajar la
agricultura o la ganadería y podían dedicarse a producir
otros productos, como la cerámica, e intercambiarlo por
el excedente producido. Ello permitió la primera forma
de comerciar, el trueque, intercambiando directamente
bienes y servicios por otros.[6] Con el tiempo, esta forma
de intercambio se consideró ineficiente.
Sede del Banco Central Europeo, el que controla la mayor parte
de las finanzas de la Unión Europea.
15.2.2 Metales preciosos

Dinero es todo activo o bien generalmente aceptado co- Con el paso del tiempo, el oro y la plata fueron amplia-
mo medio de pago por los agentes económicos para sus mente usados como dinero debido a que su valor es acep-
intercambios y que además cumple las funciones de ser tado mundialmente, y también debido a la facilidad de
unidad de cuenta y depósito de valor.[1] Algunos ejem- transporte, a las ventajas de la conservación, etcétera. Pa-
plos de dinero son: las monedas y los billetes, las tarjetas
ra garantizar o certificar que un trozo de metal o moneda
de débito, y las transferencias electrónicas, entre otros.[2]
contenía una cierta cantidad de oro y/o plata, se comen-
El dinero, tal como lo conocemos hoy (billetes y mone- zó la acuñación, a modo de garantía o certificación, por
das sin valor propio), debe estar avalado o certificado por parte de entidades [3]
reconocidas y respetadas (reinos, go-
la entidad emisora. Actualmente son los gobiernos, a [3] biernos, bancos), que avalaban el peso y la calidad de
[3]
través de las leyes, quienes determinan cual es el tipo de los metales que contenían.
dinero de curso legal, pero son otras entidades, como los De acuerdo con Heródoto, el pueblo lidio fue el primero
bancos centrales y las casas de la moneda (Ceca), los que en introducir el uso de monedas de oro y plata, y tam-
se encargan, primero, de regular y controlar la política bién el primero en establecer tiendas de cambio en locales
monetaria de una economía, y segundo, de crear las mo- permanentes. Se cree que fueron los primeros en acuñar
nedas y billetes según la demanda y la necesidad de tener monedas estampadas, durante el reinado de Giges, en la
dinero físico.[4] segunda mitad del siglo VII a. C.[7] Otros numismáticos

57
58 CAPÍTULO 15. DINERO

Monedas de un tercio de estatero, acuñadas a principios del Siglo


VI a. C..

remontan la acuñación a Ardis II. La primera moneda fue


hecha de electro (aleación de oro y plata),[8] con un peso
de 4,76 gramos, para poder pagar a las tropas de un modo
regulado.[9] El motivo del estampado era la cabeza de un
león, el símbolo de la realeza. El estándar lidio eran 14,1
gramos de electro, y era la paga de un soldado por un mes
de servicio; a esta medida se le llamó estatero.

15.2.3 Papel moneda


Fue necesaria una evolución en la cual los Estados emi-
tían billetes y monedas, que daban derecho a su porta-
dor a intercambiarlos por oro o plata de las reservas del
país.[3] Los cambios en las dinámicas económicas duran-
te el siglo XX dieron fin a la hegemonía de los metales
en el dinero, el cual tomó otros aspectos (billetes, tarje-
En 1896 William McKinley se postuló a la presidencia de los
tas, entre otros).[10] La evolución del respaldo del papel Estados Unidos sobre la base del Patrón oro.
moneda es el siguiente:

para los estadounidenses. Ante ello, en diciembre


• En los siglos XVIII y XIX, varios países tenían un
de 1971, el presidente de Estados Unidos, Richard
patrón de dos metales, basado en oro y plata.
Nixon, suspendió unilateralmente la convertibilidad
• Entre 1870 y la Primera Guerra Mundial se adoptó del dólar en oro para el público y devaluó el dólar
principalmente el Patrón oro,[10] de forma que cual- un 10 %.[11] En 1973, el dólar se vuelve a devaluar
quier ciudadano podría transformar el papel moneda otro 10 %, hasta que, finalmente, se termina con la
en una cantidad de oro equivalente. convertibilidad del dólar en oro también para los go-
biernos y bancos centrales extranjeros.
• En el periodo entre guerras mundiales se trató de
volver al Patrón oro,[10] si bien la situación econó- • Desde 1973 el dinero utilizado en el mundo tiene un
mica y la crisis o crac del 29 terminó con la conver- valor que está en la creencia subjetiva de que será
tibilidad de los billetes en oro para particulares. aceptado por los demás habitantes de un país, o zo-
na económica, como forma de intercambio.[12] Las
• Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los alia- autoridades monetarias y Bancos Centrales no pre-
dos establecieron un nuevo sistema financiero en los tenden defender ningún nivel particular de tipo de
acuerdos de Bretton Woods, en los cuales se estable- cambio, pero intervienen en los mercados de divisas
cía que todas las divisas serían convertibles en dó- para suavizar las fluctuaciones especulativas de cor-
lares estadounidenses y solo el dólar estadounidense to plazo, con el objetivo de mantener a corto plazo
sería convertible en lingotes de oro a razón de 35 la estabilidad de precios, y evitar situaciones como
dólares por onza para los gobiernos extranjeros.[11] la hiperinflación, que hacen que el valor de ese di-
nero se destruya, al desaparecer la confianza en el
• En 1971, las políticas fiscales expansivas de los Es- mismo, o como la deflación.[13]
tados Unidos, motivadas fundamentalmente por el
gasto bélico de Vietnam, provocaron la abundancia
de dólares, planteándose dudas acerca de su con- 15.2.4 Dinero electrónico
vertibilidad en oro. Esto hizo que los bancos cen-
trales europeos intentasen convertir sus reservas de El dinero electrónico (también conocido como e-money,
dólares en oro, creando una situación insostenible efectivo electrónico, moneda electrónica, dinero digital,
15.4. EL DINERO Y LA LIQUIDEZ DE LOS ACTIVOS 59

efectivo digital o moneda digital) se refiere a dinero que,


o bien se emite de forma electrónica, a través de la uti-
lización de una red de ordenadores, Internet y sistemas
de valores digitalmente almacenados como el caso del
Bitcoin, o es un medio de pago digital equivalente de una
determinada moneda,[14] como en el caso del Ecuador[15]
o Perú[16] Las Transferencia electrónica de fondos y los
depósitos directos son ejemplos de dinero electrónico.

15.3 Funciones
El dinero es un activo financiero neutro o plenamente lí-
quido, que sirve de plataforma intermedia para optimizar
el intercambio bienes y servicios, evitando las inexacti-
tudes propias del trueque, es decir, del intercambio di-
recto de bienes y servicios. Por tanto, para que un bien
pueda ser calificado como dinero se deben satisfacer los
siguientes tres criterios y que son las tres principales fun-
ciones que cumple el dinero en un sistema económico
moderno:[17] Cajero automático de bitcoins, una criptomoneda concebida en
2009.
• Medio de intercambio: para evitar las ineficiencias
de un sistema del trueque. Cuando un bien es re-
centrales (billetes y monedas), también denominado di-
querido con el solo propósito de usarlo para ser in-
nero legal,[19] y siempre ha de ser aceptado como forma
tercambiado por otras cosas, posee esta propiedad.
de pago. Se considera que el dinero legal es el activo más
Además, el dinero debe ser un bien ligero y fácil de
líquido al cual se pueden convertir el resto de activos (bie-
almacenar y de transportar.
nes, servicios, deudas u obligaciones) y viceversa.[20]
• Unidad de cuenta: Cuando el valor de un bien es
utilizado con frecuencia para medir y comparar el
valor de otros bienes o cuando su valor es utilizado
para denominar deudas, se dice que el bien posee
esta propiedad. La unidad de cuenta significa que es
la unidad de medida que se utiliza en una economía
para fijar los precios.

• Conservación de valor: Cuando un bien es adqui-


rido con el objetivo de conservar el valor comercial
para futuro intercambio, entonces se dice que es uti-
lizado como un depósito de valor. El dinero es un
depósito de valor pero no el único, cualquier acti-
vo que mantenga su poder adquisitivo a lo largo de
El dinero de papel de diferentes países
tiempo servirá como depósito de valor.

En sentido amplio, hay que entender por dinero mucho


más que el mero dinero legal. Hay diferentes tipos de
15.4 El dinero y la liquidez de los activos financieros que constituyen el dinero en sentido
activos amplio; se pueden clasificar según su grado de liquidez.
El dinero en sentido estricto sería solo el plenamente lí-
quido. Para empezar a hablar, las cantidades en cuentas
Cualquiera puede crear su propio dinero,[18] por ejemplo, bancarias corrientes o depósitos a la vista también han
en los comercios minoristas con la emisión de los vales de de considerarse como dinero convertible en dinero legal
compra, pero este tipo de dinero tiene un inconveniente, en una relación de 1:1, de forma inmediata; estos depo-
que solo es aceptado por la misma tienda que los emitió, sitantes dispondrán de su dinero a través de su chequera
por lo que su liquidez es muy limitada. de cuenta corriente, pero el banco depositario, en el ejer-
El único tipo de dinero propiamente dicho que se con- ció de su actividad comercial, se lo entregará a un tercero
sidera legalmente como tal, es el emitido por los bancos que podrá disponer de él con otra chequera, la de una
60 CAPÍTULO 15. DINERO

cuenta de crédito. De este modo, las entidades de depó- un respaldo parcial indicado por el coeficiente de ca-
sito y, en general, todas las entidades de crédito, multi- ja. Normalmente en la actualidad el dinero bancario
plican el dinero legal (cfr. creación de dinero bancario, se crea como dinero electrónico. La cantidad de di-
cuasidinero).[1] nero bancario es medida por los agregados moneta-
Cuando se realiza un depósito en efectivo en una cuenta rios distintos del M1.
corriente o a la vista, el Activo (Tesorería) del banco se
incrementa pero, también, aparece una anotación conta- La cantidad de dinero creada es medida mediante los
ble en el Pasivo para representar la deuda de esa cantidad agregados monetarios. La forma actual de creación y
de dinero con el depositante. Desde el punto de vista del control de la cantidad de dinero es inspirada en el
patrimonio de éste, lo que ha sucedido es un cambio de un monetarismo.[24]
activo plenamente líquido (dinero legal) por un derecho
de crédito de máxima liquidez contra el banco desposi-
tario, ya que existe el compromiso por parte del banco 15.6 Respaldo del dinero
de convertirlo en dinero legal a instancia del depositante.
Con el dinero legal depositado por los clientes de pasi-
vo, el banco hace su negocio (cfr. depósito irregular),[21]
prestando una parte a sus clientes de activo o invirtién-
dolo, pero debe mantener reservada una parte “en Caja”
(Encaje) para poder hacer frente a los eventuales reinte-
gros.
Lo dicho en relación con las cuentas corrientes y depó-
sitos a la vista puede aplicarse, con las correspondientes
variaciones, a los depósitos de ahorro, a plazo fijo y de-
más activos financieros emitidos por el sistema financie-
ro. La clasificación completa de los activos financieros,
de mayor a menor liquidez, agrupados en los llamados
agregados monetarios, no es más que la forma ordenada
de referirse la Oferta Monetaria.
Hay que añadir que, al igual que los bancos, las empresas
también pueden emitir títulos negociables de deuda que
pueden ser considerado un tipo especial de cuasidinero.
Este tipo de emisiones se denominan de diversas formas,
por ejemplo, papel comercial (letras de cambio endosa-
bles), pero no forman parte de ninguno de los agregados
monetarios, reservados al Sistema Financiero. Parte de la
doctrina denomina “dinero financiero” a este conjunto de
activos financieros no bancarios. Desde el punto de vista La vigencia del patrón oro imperó durante el siglo XIX como base
material, no cabe duda de su naturaleza dineraria; piénse- del sistema financiero internacional. El patrón oro es un sistema
se, por ejemplo, en mecanismos tales como la pignoración monetario que fija el valor de la unidad monetaria en términos
de títulos-valores o en que, con las acciones cotizadas de de una determinada cantidad de oro
una empresa, pueden adquirise directamente participa-
ciones en otras empresas, como se ve muchas veces.[22] Se considera que el valor del dinero debería estar respal-
dado en metales preciosos (oro, plata, etc.) o en divisas
extranjeras; sin embargo, ninguno de estos métodos es
15.5 Creación de dinero seguro, considerando que su valor está sujeto a la oferta
y la demanda, y no se puede garantizar que de repente
no se descubran grandes reservas minerales del metal o
En los sistemas económicos actuales, el dinero es creado se genere una aplicación que aumente su demanda. Lo
por dos procedimientos: mismo sucede con las divisas. Puesto que el dinero no es-
tá actualmente respaldado por ningún activo tangible es
• Dinero legal, es el creado por el Banco Central me- denominado Dinero fiduciario.[1] La doctrina ha cuestio-
diante la acuñación de monedas e impresión de bille- nado ambas relaciones, tanto del respaldo oro como la ley
tes, es el dinero en efectivo.[1] La cantidad de dinero de la oferta y demanda, en el valor del dinero.
legal es medida por el M1.
De hecho, el dinero es resultado de un pacto social,[25]
• Dinero bancario, [23]
es el creado por los bancos donde todos aceptan entregar sus bienes o servicios a
privados mediante la anotación en cuenta de los cré- otros, a cambio de los símbolos monetarios (billetes, mo-
ditos como depósitos de los clientes prestatarios, con nedas, etc.); por lo tanto, el respaldo del dinero es la su-
15.8. VÉASE TAMBIÉN 61

ma de los bienes y servicios de la Población; o sea, el [18] «Bitcoin y la pregunta del millón: ¿sustituirá el dinero vir-
producto interno bruto o PIB. tual a las monedas y billetes?». eldiario.es. Consultado el
24 de marzo de 2015.
El Gobierno debe impedir que el avance del agregado
monetario esté descorrelacionado con el del PIB, para [19] «El oro vuelve a ser dinero legal a partir del 22 de no-
sostener su valor. Sin embargo, el gobierno puede optar viembre». Libertad Digital. Consultado el 24 de marzo de
por imprimir más billetes que derivaría en inflación y la 2015.
devaluación de su moneda, como una manera de finan-
[20] «Política monetaria. Fundamentos y estrategias».
ciarse, de manera reciproca. Paraninfo. Consultado el 24 de marzo de 2015.

[21] «Depósito». Expansión (periódico). Consultado el 24 de


marzo de 2015.
15.7 Referencias
[22] «Cuasidineros e inflación». Dinero. Consultado el 24 de
[1] «Dinero». Expansión (periódico). Consultado el 24 de marzo de 2015.
marzo de 2015.
[23] La creación del dinero bancario
[2] «Importancia de los billetes y monedas en la vida diaria».
[24] Richard Roca El Monetarismo Moderno
Banco de México. Consultado el 24 de marzo de 2015.
[25] «Monedas alternativas e intercambio comunitario en un
[3] «Conoce cómo surgieron los billetes y monedas». Terra.
mundo en crisis». Código Sur. Consultado el 24 de marzo
Consultado el 24 de marzo de 2015.
de 2015.
[4] «Los billetes y monedas con que pagará». El Mundo. Con-
sultado el 24 de marzo de 2015.

[5] «Monedas Romanas». Junta de Andalucia. Consultado el


15.8 Véase también
23 de marzo de 2015.
• Valor
[6] «Las innovaciones del Neolítico». Junta de Andalucia.
Consultado el 24 de marzo de 2015. • Plusvalor

[7] Antiguas civilizaciones de Mesopotamia, J. M. Walker, • Demanda de dinero


Edimat Libros S.A. 2002; página 144 (cronología com-
parada: año 700 a. C.) • Dinero es deuda

[8] Madden, Coins of the Jews, págs. 19-21.

[9] Enciclopedia GER


15.9 Enlaces externos
[10] «El dinero, su evolución e importancia». Biblioteca Luis • Funciones del dinero, Banco de México.
Ángel Arango. Consultado el 24 de marzo de 2015.

[11] «40 años del adiós al oro». Cinco Días. Consultado el 24 • Wikimedia Commons alberga contenido multi-
de marzo de 2015.
media sobre DineroCommons.
[12] «¿Quién está detrás del desplome del precio del petróleo?
Una historia que nació en 1973». El Economista (México). • Wikiquote alberga frases célebres de o sobre
Consultado el 24 de marzo de 2015. Dinero. Wikiquote
[13] «Caída del patrón oro y crisis del dólar ¿Cómo entender la
crisis del dólar y cambios en precio oro?». Hoy (República • Wikcionario tiene definiciones y otra informa-
Dominicana). Consultado el 24 de marzo de 2015.
ción sobre dinero.Wikcionario
[14] Diferencias entre dinero electrónico y moneda criptográ-
• «El Dinero», (Banco de España)
fica. Banco Central del Ecuador.

[15] Sistema de Dinero Electrónico. Superintendencia de Con-


trol del Poder de Mercado.

[16] http://www.bcrp.gob.pe/docs/Publicaciones/
Revista-Moneda/moneda-153/moneda-153-04.pdf

[17] Ramírez Solano, Ernesto (2001). Moneda, banca y mer-


cados financieros: Instituciones e instrumentos en países en
desarrollo. Person educación. ISBN 970-26-0082-0. Con-
sultado el 9 de febrero de 2011.
Capítulo 16

Oferta de dinero

En macroeconomía, oferta de dinero o masa monetaria pende de los hábitos de pago de las personas y de factores
refiere a la cantidad de dinero disponible en una economía relacionados con el coste y la facilidad de conseguir dine-
para comprar bienes, servicios y títulos de ahorro, en un ro en efectivo. Por ejemplo la existencia de una extensa
momento determinado. La oferta monetaria es determi- red de oficinas bancarias, cajeros automáticos y el uso ge-
nada de manera conjunta por el sistema bancario privado neralizado de tarjetas de pago logran que las ciudadanos
y el banco central del país. El banco central opera a través necesiten menos efectivo y hagan bajar este coeficiente.
del mercado abierto y de otros instrumentos para proveer A corto plazo se entiende que permanece constante.
de reservas al sistema bancario.
Coeficiente de caja

16.1 Contenido Las entidades financieras para el cumplimiento de sus fi-


nes mantienen una parte del dinero depositado por sus
El sector monetario, a diferencia del sector real, trata so- clientes como reservas para hacer frente a posibles reti-
bre el mercado del dinero. Las mismas herramientas de radas de dinero. Los bancos mantienen estas reservas bien
análisis que se aplican a otros mercados pueden aplicarse en depósitos que realizan en el banco central y también
al mercado del dinero. La oferta y la demanda resultan en con el dinero que mantienen en sus cajas. Estas reservas
un equilibrio del valor (tasa de interés) y de la cantidad suelen ser una proporción fija de los depósitos que man-
(balances de efectivo). tienen sus clientes y a corto plazo esta proporción suele
permanecer fija.
[1]
Oferta de dinero = Efectivo + Depósitos
El dinero u oferta de dinero incluye el efectivo que com-
Base monetaria
prende los billetes y las monedas en circulación al estar en
manos de las familias y las empresas y por otra también
La base monetaria es el dinero a partir del cual se gene-
incluye los depósitos bancarios, pagarés, cheques, certifi-
ra la oferta monetaria. La base monetaria está compuesta
cados de depósito.
por el dinero efectivo que puede estar en manos de fami-
El primer activo que se incluye en la oferta de dinero es lias y empresas, o bien en las cajas de los bancos como
el efectivo, porque es el medio de cambio más aceptado reservas de las entidades financieras para asegurar la li-
en una economía. Pero el efectivo no es el único activo quidez de sus depósitos. La base monetaria incluye tam-
que puede ser utilizado para adquirir bienes, muchos es- bién las reservas bancarias obligatorias, que vienen deter-
tablecimientos comerciales aceptan cheques y pago por minadas por el Banco Central a partir del coeficiente de
tarjeta de debito. Por esta razón se incluyen los depósitos caja.
bancarios dentro de la oferta de dinero.[2]
Según lo enunciado la oferta monetaria viene determi-
nada por el banco central, los bancos y el público que
comprende las familias y las empresas. Esta influencia se OM = oferta de dinero (oferta monetaria)
produce a través del cociente entre efectivo y depósitos, E = efectivo en manos del público, es decir la cantidad
el cociente entre reservas y depósitos (coeficiente de caja) de dinero (billetes + monedas) que mantiene el público
y dinero de alta potencia o base monetaria.[1] sin ingresar en los bancos
D = volumen de depósitos bancarios que mantiene el
público
Relación entre efectivo y depósitos BM = base monetaria
R = reservas bancarias
Este coeficiente mide la proporción de dinero que man- m = multiplicador monetario
tienen los ciudadanos en dinero efectivo y en el banco, de-

62
16.4. VÉASE TAMBIÉN 63

Ecuación de intercambio monetario:


( )
1+a Velocidad x oferta de dinero = PIB real x PIB deflactor
m=
w+a Donde:
donde:
• Velocidad = el número de veces por año que el di-
nero cambia de manos (PIB/Oferta de dinero)
Ef ectivo en manos del público (E) • PIB real = Producto Interno Bruto Nominal/ PIB de-
a=
Depósitos bancarios (D) flactor
Reservas bancarias (R) • PIB deflactor = medida de la inflación. La oferta de
w=
Depósitos bancarios (D) dinero puede ser mayor o menor que la demanda de
dinero en la economía.

16.2 Alcance de la oferta monetaria La teoría keynesiana, en cambio, no considera que haya
un vínculo directo entre masa monetaria e inflación, es-
En una economía desarrollada no es fácil establecer una pecialmente en el caso de una economía en crecimiento.
línea que diferencie entre los activos que pueden ser de-
nominados dinero y los demás. Puesto que se entiende
que dinero es cualquier cosa que pueda ser usada en pago 16.4 Véase también
por una deuda, hay una variedad de formas de definir o
medir la oferta del dinero y en concreto en la medición
• Agregado monetario
del dinero bancario. Las formas más restrictivas de me-
dir la oferta tienen en cuenta sólo esas formas de dinero • Base monetaria
disponibles para transacciones inmediatas, mientras que
definiciones más amplias consideran dinero el almacena- • Multiplicador monetario
miento de algo de valor. Las medidas más comunes son
• Coeficiente de caja
M0 (la más restrictiva), M1, M2, M3, M4.
• Demanda de dinero
• M0: el total de toda moneda física (billetes + mone-
• Política monetaria
das), más cuentas bancarias depositadas en los Ban-
cos Centrales • EuroBillTracker
• M1: M0 + cantidades en cuentas corrientes (estric-
tamente oferta monetaria)
16.5 Referencias
• M2: M1 + cuentas de ahorros, cuentas de economía
de mercado y cuentas de certificados de depósito. [1] Dornbusch, Rudiger; Fischer, Stanley (1994). Macroeco-
Menores de US $ 100.000 nomía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-1883-9.

• M3: M2 + todos los demás tipos de certificados de [2] Mankiw, N Gregory. Principios de Economía. Mc Graw
depósito, depósitos en moneda extranjera Hill. ISBN 84-481-1422-1.

• M4:M3 + el cuasi-dinero (pagarés y otros instru-


mentos financieros muy poco líquidos) 16.6 Enlaces externos
Después del 23 de marzo de 2006 la información estadís- • El dinero en la economía
tica M4 deja de ser publicada por el Banco de la Reserva
Federal de los Estados Unidos. Poco después desaparece
el M3. Los otros tipos de medida de oferta de dinero se
continúan publicando en detalle.

16.3 Relación con la inflación


La teoría monetarista sostiene que existe un vínculo di-
recto entre la cantidad de dinero circulante y el nivel de
precios de una economía.
Capítulo 17

Demanda de dinero

La demanda de dinero explica los motivos por los que • P: el nivel de precios de la economía
los individuos deciden guardar una parte de su riqueza en
forma de dinero, renunciando a la rentabilidad que po- • T: la cantidad de transacciones realizadas en una
drían obtener si colocaran tales recursos en otros activos. economía en un determinado período.
Cuando el dinero es un bien sin un valor intrínseco en sí
mismo, puede parecer paradójico que exista una deman- La velocidad de circulación del dinero se define precisa-
da de dinero en vez de, en todo caso, de los bienes que mente como el resultado de PT/M, con lo que la ecuación
se pueden adquirir con ese dinero.[1] Para entender la de- de Fisher se convierte en una identidad. Sin embargo, es-
manda de dinero, es preciso recordar que la liquidez de ta teoría propugna que a medio y a corto plazo, V tiende a
un activo es la facilidad con que puede convertirse en el ser una constante, con lo que, dada una determinada can-
medio de cambio de la economía. La definición de dinero tidad de transacciones en la economía, existe una relación
es precisamente la de medio de cambio de la economía, directa entre la masa monetaria y el nivel de precios, es
por lo que es por definición el activo más líquido que pue- decir que M = k x P, donde k es una constante a corto
de existir, la demanda de dinero es por tanto demanda de plazo, que definimos como T/V. Por lo tanto, existe una
liquidez frente a otros activos más rentables pero menos relación directa entre la inflación y el incremento de la
líquidos. masa monetaria.
Friedman y otros monetaristas reescribieron dicha teo-
ría haciendo una importante distinción entre los efectos a
17.1 La demanda de dinero en el corto y a largo plazo de las variaciones del dinero. Afir-
pensamiento económico neo- man que, a largo plazo, el dinero es neutral. Las variacio-
nes de la cantidad de dinero, después de haber actuado a
clásico través de la economía, no producen efectos reales y só-
lo alteran los precios. Sugieren, por tanto, un incremento
Para el pensamiento económico neoclásico, las razones constante y reducido de la masa monetaria que no pro-
para demandar dinero son dos: duzca inflación.

1. Atender a las necesidades ordinarias sin incurrir en


Formulación de la escuela de Cambridge
dificultades por falta de numerario.

2. Hacer frente a circunstancias imprevistas. También llamada formulación de las disponibilidades, en


cuanto pone el acento en el saldo líquido que cada indivi-
duo quiere tener. La diferencia fundamental con el punto
En esta corriente de pensamiento, los motivos para de-
de vista de Fisher es que mientras este analiza el dine-
mandar dinero no están ligados al tipo de interés exis-
ro como un flujo, la escuela de Cambridge lo hace como
tentes y están únicamente asociados a la conveniencia del
un fondo. Otra diferencia fundamental es que la teoría
sujeto económico.
cuantitativa pone el acento en la oferta de dinero, aunque
también tenga en cuenta la demanda a través de T, mien-
Teoría cuantitativa clásica tras que la formulación de la escuela de Cambridge pone
el acento en la demanda de dinero.
Fue formulada por primera vez por David Hume, que for- La ecuación, fue formulada por Pigou de la siguiente for-
muló una identidad fundamental: M x V = P x T donde: ma: M/P = k.R, o lo que es lo mismo,
M = k x R x P , donde:
• M: es la masa monetaria

• V: la velocidad de circulación del dinero • P es el nivel de precios,

64
17.3. VÉASE TAMBIÉN 65

• M la masa monetaria, motivo de demanda de dinero fue una completa in-


novación de Keynes que no era contemplado por los
• R, los recursos totales de la economía (la riqueza to- clásicos, que negaban por tanto cualquier relación de
tal de la economía) la demanda de dinero con los tipos de interés.
• k, la proporción de los recursos totales de la econo-
mía que los sujetos económicos desean mantener en Existe un interés crítico por debajo del cual ningún in-
forma de dinero. versor espera que el tipo de interés vaya a bajar, sino que
por el contrario espera que en todo caso va a subir, por lo
que todos los inversores deciden mantener sus ahorros en
Sustituyendo k por 1/V y R por T, tendríamos la mis-
forma de dinero a la espera que el tipo de interés vuelva
ma ecuación que la teoría cuantitativa del dinero, pero la
a subir. En esa situación, por más dinero que se emita,
equiparación entre T y R es imposible porque son cosas
no hará descender el tipo de interés, puesto que los inver-
totalmente distintas: T expresa el número de transaccio-
sores mantendrán el nuevo dinero en forma líquida, a la
nes que se realizan en una economía y R la riqueza to-
espera que vuelva a subir el tipo de interés: se entra en una
tal de la economía. Arthur Pigou hablaba en términos de
situación que se ha denominado "trampa de la liquidez"
una economía con un único bien, el trigo. Keynes refor-
en la que por más dinero que se inyecte a la economía, el
muló esta teoría, generalizándola para una economía con
tipo de interés no puede bajar.
multitud de bienes, sustituyendo R por Y convirtiendo la
ecuación en M = k x P x Y Combinando todos los factores estudiados se llega a la
conclusión de que la demanda de dinero es un función que
básicamente depende de dos factores, la renta monetaria
17.2 Demanda de dinero en el pen- y los tipos de interés.
samiento keynesiano[2]
17.3 Véase también
Keynes clasificaba en tres los motivos por los que los su-
jetos económicos desean mantener saldos líquidos: • Oferta monetaria

1. Motivo transacción: abarca la liquidez necesaria pa- • Política monetaria


ra poder hacer frente a las transacciones cotidianas. • Modelo clásico
Las personas necesitan conservar una cierta can-
tidad de dinero para realizar las transacciones or- • EuroBillTracker
dinarias. Como norma general, el saldo monetario
medio que una persona debe mantener para fines
de transacción, disminuye al aumentar la frecuen- 17.4 Referencias
cia de sus ingresos. También se puede afirmar que
el saldo monetario que los ciudadanos, en conjun- [1] Tamames, Ramón. Diccionario de economía. Alianza Edi-
to, desean mantener con fines transacción depende torial, S.A. ISBN 84-206-5228-8.
directamente del nivel de renta. No parece ser muy
sensible a los tipos de interés. [2] Shapiro, Edward. «19». Análisis macroeconómico. Edi-
ciones ICE SA. ISBN 84-7085-095-4.
2. Motivo precaución: para hacer a contingencias im-
previstas. Keynes pensaba que no dependía del tipo
de interés, aunque posteriormente algunos discípu-
los suyos como Harrod han puesto en cuestión esta
afirmación.

3. Motivo especulación: el inversor que espera que el


tipo de interés suba a corto plazo y por tanto, dis-
minuya la cotización de los bonos, preferirá mante-
ner sus ahorros en forma de dinero a la espera que
se produzca efectivamente ese aumento del tipo de
interés. Siempre que el interés esperado sea mayor
que el vigente, los inversores mantendrán sus aho-
rros en forma de dinero, por lo que la demanda de
dinero por motivo especulación estará inversamen-
te relacionado con el tipo de interés. Cuanto mayor
sea este, menos probable será que el inversor espere
que el tipo de interés vaya a subir en el futuro. Este
Capítulo 18

Base monetaria

En economía, la base monetaria (BM, denominada tam- en 100€ puede, en el límite, tras pasar por un sistema de
bién base de dinero, reserva de dinero o dinero de banca de reserva fraccionaria con un coeficiente de enca-
alta potencia (en inglés high-powered money)[1] ), está je del 10%, llevar a un incremento de la masa monetaria
constituido por el dinero legal en circulación (billetes y en 1000€, debido a los efectos multiplicadores del coe-
monedas), más las reservas de bancos en el banco cen- ficiente de reserva fraccionaria.[4]
tral.[2][3] El dinero legal emitido por el Banco Central de
un país puede estar en manos del público o bien en la caja
de los bancos comerciales. La base monetaria es contro- 18.2 Creación de dinero
lada por el banco central y constituye su principal vía para
controlar la oferta monetaria. Otra vía para definir la base
La oferta de dinero es una magnitud que se ve determi-
monetaria es que constituyen los pasivos monetarios del
nada por las interacciones del banco central, los bancos
banco central.
y el público. Estos tres grupos son los que determinan la
cuantía de la oferta monetaria a través de la base mone-
taria, el coeficiente de caja y el cociente entre el efectivo
18.1 Gestión y los depósitos.
La cantidad de dinero de que dispone una economía de-
La base monetaria normalmente es controlada por la pende, en primer lugar, del dinero que emita el banco
Autoridad monetaria, institución de un país que contro- central, cuanto más dinero ponga en circulación el ban-
la la política monetaria y que generalmente suele ser el co emisor mayor será la oferta monetaria, la economía
Banco central o el Ministerio de Economía, ya que tienen dispone de más dinero. Pero también influye la propor-
el monopolio de emisión de billetes. Estas instituciones ción de efectivo en relación con los depósitos, que es una
llevan a cabo la impresión de moneda y su liberación o re- relación que depende de las costumbres del personas y
tirada de la economía, a través de operaciones de merca- que depende del coste de mantener efectivo y de la faci-
do abierto (es decir, la compra y venta de títulos de deuda lidad para conseguirlo, número de cajeros automáticos.
pública). Estas instituciones también suelen tener la ca- Por último también depende del coeficiente de caja que
pacidad de influir en las actividades bancarias mediante establezca la autoridad monetaria a los bancos comercia-
la manipulación de las tasas de interés, y pueden cam- les. Este coeficiente establece el límite a la creación de
biar los requerimientos de reservas de los bancos. Con- dinero que realizan los bancos.
trolan la cantidad total de reservas bancarias mediante el
coeficiente de caja. Para saber la cantidad de efectivo en
manos del público no tiene más que restar ambos agrega- 18.3 Ecuaciones básicas
dos.
Las Operaciones de Mercado Abierto son herramientas Las ecuaciones básicas monetarias relacionan la oferta
de política monetaria que afectan directamente a la base monetaria (masa monetaria), la base monetaria, el efecti-
monetaria; ésta puede ampliarse o reducirse mediante una vo, los depósitos y el multiplicador bancario con los cré-
política expansiva o una política de contracción, pero no ditos comerciales que otorgan los bancos a los clientes.
sin riesgo.
La base monetaria también se denomina en inglés “high-
powered money” (“dinero de alta potencia”) porque la
magnitud de los cambios en la base monetaria puede ser OM = oferta de dinero (oferta monetaria)
enormemente magnificada por el multiplicador bancario; E = efectivo en manos del público, es decir la cantidad
es decir, un pequeño cambio en la base monetaria puede de dinero que mantiene las personas sin ingresar en los
dar lugar a un gran cambio en la oferta de dinero en gene- bancos
ral. Como ejemplo, un incremento de la base monetaria D = volumen de depósitos bancarios que mantiene el

66
18.6. ENLACES EXTERNOS 67

público
BM = base monetaria
R = reservas bancarias (las reservas bancarias es las
suma de los depósitos en el banco central más los billetes
que se contienen en la caja de los bancos
m = multiplicador monetario

18.4 Véase también


• Política monetaria

• Reforma monetaria
• Coeficiente de caja

• Dinero
• EuroBillTracker

• Oferta de dinero

18.5 Referencias
[1] Literalmente, en inglés: “dinero de alta potencia”

[2] ULA «Glosario de términos»

[3] Banco Central de Cuba. «Agregados monetarios en la eco-


nomía cubana»

[4] Enciclopedia de Economía «Base monetaria»

18.6 Enlaces externos


• Aggregate Reserves Of Depository Institutions And
The Monetary Base (H.3). (en inglés)
Capítulo 19

Teoría cuantitativa del dinero

La teoría cuantitativa del dinero es una teoría econó- 19.3 Enunciación de la teoría por
mica de determinación del nivel de precios que establece
la existencia de una relación directa entre la cantidad de
Fisher
dinero y el nivel general de los precios.
Fue Irving Fisher (1911) quien dotó de contenido eco-
nómico a esta identidad. Fisher, adoptó una perspectiva
19.1 Formulación de la teoría macroeconómica, consideró que la cantidad de dinero en
una economía se puede aproximar por la oferta de dine-
ro que realiza el banco central y que se puede considerar
La teoría cuantitativa del dinero, parte de una identi-
como dada (constante). La velocidad de circulación sería
dad, la ecuación de cambio, según la cual el valor de las
constante, dependiente tan sólo de factores instituciona-
transacciones que se realizan en una economía ha de ser
les. De igual modo, el número de transacciones cuando
igual a la cantidad de dinero existente en esa economía
la economía está en pleno empleo, estaría dado. De este
por el número de veces que el dinero cambia de manos:
modo, el nivel de precios quedaría determinado en fun-
ción de las otras tres variables.

P ·Q=M ·V La igualdad entre oferta y demanda de dinero permiti-


ría plantear la ecuación cuantitativa como una función de
dónde: demanda de dinero:
M/p=1/v*Y
P = nivel de precios
Q = nivel de producción
M = cantidad de dinero
V = número de veces que el dinero cambia de 19.4 El enfoque de Marshall y Pi-
manos, es la velocidad de circulación del dinero gou
Originariamente
Frente al enfoque de Fisher, Marshall (1871) y Pigou
PT = MV (1917) desarrollan el llamado enfoque de Cambridge.
Estos economistas adoptan un enfoque microeconómico
T = transacciones realizadas de análisis y tratan de establecer los factores que explican
la decisión del individuo de mantener dinero. Consideran
que la velocidad de circulación del dinero va a depender
de las preferencias individuales y que, además el dinero
19.2 Origen tiene un papel de reserva de valor, por lo que la demanda
dependerá del nivel de riqueza y de los tipos de interés.
La formulación de la Teoría cuantitativa del dinero es ha- Pigou asume los tipos de interés como constantes y apro-
bitualmente atribuida a Jean Bodin (1568); sin embargo, xima la riqueza por la renta nominal, Y, de modo que,
se puede encontrar una primera formulación de la mis- la demanda de dinero individual sería proporcional a la
ma en los trabajos de Martín de Azpilcueta (1556), de la renta nominal:
Escuela de Salamanca. David Hume la formuló con cla-
ridad en su crítica al mercantilismo, al subrayar que la M=k*p*Y
acumulación de metales preciosos, de acuerdo a las pro- que, como se ve, es similar a la expresión de Fisher, aun-
puestas mercantilistas, generaría un aumento del nivel de que, sin embargo, hay que destacar que ambas teorías se
precios basan en enfoques distintos.

68
19.8. ENLACES EXTERNOS 69

19.5 Milton Friedman y la Nueva 19.8 Enlaces externos


teoría cuantitativa
• Demanda por dinero: teoría, evidencia, resultados.
Banco Central de Chile.
En los años 50, y como parte de sus críticas al sistema
keynesiano, Milton Friedman establece lo que se conoce • El Monetarismo Amable de David Hume
como la nueva teoría cuantitativa. Friedman justifica la
demanda de dinero por la utilidad que se deriva de mante-
ner saldos reales, ya que permiten realizar transacciones.
De este modo, deriva la demanda de dinero a partir de
los axiomas habituales de la teoría del consumidor, y es-
tablece que la demanda de dinero dependerá del coste de
oportunidad de mantener dinero. Utiliza un enfoque de
asignación de carteras y establece que la demanda dinero
dependerá de un conjunto de tipos de interés de otros ac-
tivos y de la riqueza del individuo, que se aproxima por
la renta permanente:
M/P = g (r,π)* Yp

π = inflación
r = tipo de interés
Yp = renta permanente

Friedman considera que g(r,π)es una función estable a


largo plazo, que si la aproximamos a la velocidad de cir-
culación se obtendría, de nuevo, la ecuación cuantitativa.

19.6 Las críticas


John Maynard Keynes criticó la teoría cuantitativa del di-
nero en Teoría general de la ocupación, el interés y el di-
nero. Keynes había sido originalmente un defensor de la
teoría, pero se opuso a ella en su Teoría General. Key-
nes sostenía que el nivel de precios no era estrictamente
determinado por la oferta de dinero. Los cambios en la
oferta de dinero pueden tener efectos sobre las variables
reales como el output.
Ludwig von Mises comparte que hay un núcleo de verdad
en la teoría cuantitativa; pero su enfoque en la oferta de
dinero continúa sin explicar adecuadamente la demanda
de dinero. Según Mises, la teoría “no explica el mecanis-
mo de las variaciones en el valor del dinero”. No obstante,
la teoría cuantitativa del dinero continúo siendo una parte
fundamental de las investigaciones de Milton Friedman y
la escuela de Chicago.

19.7 Véase también

• Modelo clásico

• EuroBillTracker
Capítulo 20

Ilusión monetaria

Una ilusión monetaria es una ilusión que sucede a causa


de una mala utilización de los indicadores económicos,
que no tienen en cuenta por lo general variaciones en el
índice de precios, en los tipos de cambio o en la inflación
entre otras.
Un ejemplo es el efecto de un incremento anual de los
salarios (los precios de los recursos productivos en gene-
ral), acompañado por una muy alta inflación. Se genera
una ilusión porque, una vez restada la inflación, el incre-
mento real de los salarios puede ser muy reducido o in-
cluso negativo. A la inversa, si sólo se toma en cuenta el
índice de inflación, ignorando el aumento nominal de los
salarios (el cual puede ser superior en términos de poder
adquisitivo real), también se está frente a una ilusión mo-
netaria.
En resumen, es la impresión que tienen los individuos y
empresas de haber aumentado o disminuido su capacidad
de compra al haber sufrido un cambio sus rentas nomina-
les o los precios, cuando de hecho no toman en cuenta la
inflación (que produce una pérdida del poder adquisitivo
real) y/o los incrementos salariales (que pueden superar
en términos reales a la inflación).
Otro ejemplo es utilizar la producción en vez de la
producción per cápita para medir el crecimiento de un
país.

20.1 Referencias
• ILUSIÓN MONETARIA. Eco-Finanzas!!!

• http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/
2-156821-2010-11-13.html

20.2 Véase también


• Paridad de poder adquisitivo

• Inflación
• Tipo de cambio

70
Capítulo 21

Trampa de la liquidez

curva de preferencia de liquidez se hace infinitamente


elástica, debido a la esperanza unánime, por parte de los
inversionistas, de que el tipo de interés no puede bajar
más, el precio de los títulos valores son tan altos que na-
die confía en que sigan subiendo. Como consecuencia
de ello, todo el mundo prefiere poseer dinero ocioso y
la política monetaria no sirve para nada.”,[6] o “Esto se
produce cuando los tipos de interés son tan bajos que los
agentes sólo pueden esperar que suban en el futuro. El
bajo nivel de los tipos hace que retener activos líquidos
en vez de invertirlos tenga un bajo coste. Por otra parte,
no sería cauto invertir en bonos, pues su precio es ya muy
elevado debido a la caída de tipos, y la previsible subida
Representación de la situación de trampa de liquidez en una
de éstos en el futuro haría perder valor a la cartera del in-
Gráfica IS-LM: un aumento de la masa monetaria de LM a LM' versor. Como consecuencia, las inyecciones de liquidez
no reactiva la economía (no aumenta la inversión ni la produc- se atesoran en vez de destinarse a la inversión producti-
ción, ni los precios, ni modifica las tasas de interés). En cambio va, siendo por completo inefectivas.”[7]
un aumento de la inversión pública de IS a IS” reactiva la eco- En otras palabras, se postula que en estas situaciones la
nomía sin que suban las tasas de interés ni se genere un efecto
política monetaria se vuelve inservible para estimular la
desplazamiento de la inversión privada.
actividad económica.

El término trampa de la liquidez es empleado en la


teoría económica para describir una situación en la que 21.1 Antecedentes
los tipos de interés se encuentran muy bajos, próximos a
cero en el que la preferencia por la liquidez tiende a ha-
cerse absoluta, es decir las personas prefieren conservar Para entender la trampa de la liquidez primero es necesa-
todo el dinero antes que invertirlo, por lo que las medidas rio describir brevemente el mecanismo de funcionamien-
tendientes a aumentar la masa monetaria no tienen nin- to de la política monetaria expansiva ante una situación
gún efecto para dinamizar la economía y las autoridades de depresión económica.
monetarias no pueden hacer nada para llevar la tasa de Ante este tipo de situaciones la autoridad monetaria res-
interés a un nivel adecuado.[1] ponde incrementando la oferta monetaria que hace bajar
En este caso, se ha sostenido,[2] el aumento de dinero en los tipos de interés de equilibrio y la bajada de los mis-
circulación no tiene ningún efecto sobre la producción o mos provoca que se eleve la inversión y el consumo e in-
los precios, en contraste con la sugerencia derivada de la directamente el empleo y la producción, acabando con la
teoría cuantitativa del dinero, que sostiene que los precios situación existente de estancamiento económico.
y la producción son, en términos generales, proporciona-
les a la cantidad de dinero. La teoría de la trampa de la
liquidez es originalmente una propuesta keynesiana,[3][4] 21.2 Keynesianismo
que incluye como solución ante una situación semejante
la realización de las inversiones públicas necesarias para
La existencia de la trampa de liquidez fue postulada por
conseguir el pleno empleo, aprovechando que el gobierno
el economista John Maynard Keynes en su obra Teoría
puede en un momento así tomar dinero prestado a tasas general del empleo, el interés y el dinero .[1] Fue retoma-
de interés ínfimas.[5] da por John Hicks en el marco del modelo IS-LM, donde
Lo anterior ha sido descrito como significando que “La el tipo de interés posee una tasa mínima por debajo de

71
72 CAPÍTULO 21. TRAMPA DE LA LIQUIDEZ

la cual ya no puede descender, ya que en este punto las y 2011 no produjo ningún efecto significativo sobre los
expectativa de los inversores es que el precio de los títu- índices de precios internos estadounidenses ni permitió
los es tan alto que nadie espera que pueda aumentar más, reducir significativamente el desempleo.[16] Krugman ha
por lo que los inversionistas prefirieren de forma unánime mostrado también como la trampa de liquidez funcionó
mantener el dinero ocioso en forma de efectivo y la polí- en la crisis europea y ha expuesto como los planes de aus-
tica monetaria deja de funcionar.[8] Es necesario señalar teridad no podían lograr sanear las finanzas, y por el con-
que el propio Keynes consideraba esta posibilidad como trario, iban a incrementar la recesión y el desempleo, por
una curiosidad teórica de poca importancia y aunque él lo que considera fundamental el incremento de la inver-
sugería la ineficacia de la política monetaria, esto guar- sión pública en Estados Unidos para salir de la crisis, y
daba más relación con la baja elasticidad de la función llama al Banco Central Europeo a facilitar los fondos a
de inversión ante las variaciones del tipo de interés y no los países en recesión para conseguir la estabilidad.[17]
por los efectos propios de la trampa de la liquidez.
A través del tiempo se continuó enseñando la trampa de
la liquidez como una curiosidad intelectual que no había 21.4 Referencias
sido observada en ninguna situación. Sin embargo Keynes
expuso que en Estados Unidos la crisis de liquidaciones [1] Keynes, John Maynard (1936) Teoría general de la ocupa-
en 1932, se dio una situación equiparable al “aplanamien- ción, el interés y el dinero: 201-202; traducción de Eduardo
to” propio de una la trampa de liquidez y la preferencia Hornedo; México: Fondo de Cultura Económica, 1947.
por la liquidez se hizo casi absoluta.[1] Alvin Hansen con- [2] Por ejemplo, J. Bradford DeLong (2011): “Pero cuando
sideró que la situación de Estados Unidos durante la Gran las tasas son tan bajas que hay poca diferencia entre el
Depresión, especialmente desde 1934, puede considerar- (dinero en) efectivo y bonos gubernamentales a corto pla-
se un ejemplo de trampa de liquidez.[9] Sin embargo su zo, las operaciones de mercado (monetario) abierto dejar
existencia no ha sido admitida por todos los economis- de tener un efecto, (los operadores) simplemente cambian
tas, en especial los pertenecientes a la Escuela moneta- un activo de gobierno de cero rendimiento por otro, en su
rista que la han considerado incompatible con la teoría hambre insatesfecha por tener activos liquidos más segu-
cuantitativa del dinero y consideran que el modelo de la ros.” en The Sorrow and the Pity of Another Liquidity
Trap: Brad DeLong
trampa de liquidez ignora algunos de los mecanismos de
transmisión que conllevan la modificación de la base mo- [3] Gauti Eggertsson (Federal Reserve Bank of New York)
netaria y es muy restrictivo al contemplar sólo la variación liquidity trap
de una tasa de interés dejando fuera los ajustes provoca-
[4] TRAMPA DE LA LIQUIDEZ
dos en un gran conjunto de activos y únicamente en el ca-
so de que todos estos activos fueran sustituibles perdería [5] Prebish, Raúl (1947) Introducción a Keynes: 81. México:
eficacia los aumentos de la oferta monetaria. Igualmente Fondo de Cultura Económica.
la teoría de la trampa de liquidez ha sido rechazada por
[6] Diccionario de Economía de econlink La trampa de la li-
la escuela austríaca.[10]
quidez

[7] cuadernoskeynesianos ¿Vuelve la trampa de la liquidez?


21.3 Actualidad [8] Histoire de la pensée économique, éditions Breal, p. 289

[9] Hansen, Alvin H. (1953) Guía de Keynes: 118. México:


Cuando la economía japonesa cayó en un período de es- Fondo de Cultura Económica, 1957.
tancamiento prolongado con tasas de interés cercanas a
cero, el concepto de una trampa de liquidez volvió a pri- [10] Keynesian Criticisms of the Theory; Ludwig von Mises
mer plano.[11] Ciertos economistas neokeynesianos como Institute.
Paul Krugman postulan que la denominada "década per- [11] Antonopoulou, Sophia N. (2009-2010) "The Global Fi-
dida" de Japón, en el transcurso de los años 1990, es una nancial Crisis"; The International Journal of Inclusive De-
situación muy similar a la descrita por Keynes, en la que mocracy 5 (4) - 6 (1).
los tipos de interés nominales se situaron cercanos a cero,
[12] P. Krugman (1999): THINKING ABOUT THE LIQUI-
pero la política monetaria no se mostraba capaz de reac-
DITY TRAP
tivar la situación recesiva que sufría el país y acabar con
la deflación instalada en el sistema.[12][13][14] [13] Fondo Monetario Internacional, ed. (1999). Perspectiva de
la economía mundial. ISBN 1557758417.
También en la crisis económica de 2008-2013 de los Es-
tados Unidos y Europa las tasas de interés se acercaron [14]
a cero. Paul Krugman argumentó repetidamente entre
2008-2012 que gran parte de los países desarrollados, in- [15] Krugman, Paul (2010). "How much of the world is in a
liquidity trap?"; The New York Times, 17 March 2010.
cluyendo Estados Unidos, Europa y Japón, se encontraba
[15]
en una trampa de liquidez. Demostró que la triplica- [16] Krugman, Paul (2011) “Way Off Base”. The New York
ción de la base monetaria de Estados Unidos entre 2008 Times, 7 October, 2011.
21.5. ENLACES EXTERNOS 73

[17] Krugman, Paul (2012) ¡Acabad ya con esta crisis!. Barce-


lona: Planeta. ISBN 978-84-9892-405-3

21.5 Enlaces externos


• Álvaro Espina . Sobre estabilidad de precios, defla-
ción y trampas de liquidez en el G-3
Capítulo 22

Neutralidad del dinero

La neutralidad del dinero es la idea de que un cambio en 22.2 Discusión


la cantidad de dinero afecta sólo variables nominales de
la economía, tales como precios, salarios y tipo de cam-
bio, sin afectar a las variables reales, como el empleo, el
Producto interno bruto real o el consumo.[1]
La neutralidad del dinero es una idea importante en la
economía clásica y se relaciona con la dicotomía clásica.
Esto implica que el banco central no afecta a la econo- Muchos economistas sostienen que la neutralidad del di-
mía real (por ejemplo, el número de puestos de trabajo, nero es una buena aproximación de cómo se comporta
el tamaño del PIB real, el monto de la inversión real) me- la economía durante largos períodos de tiempo, pero que
diante la impresión de dinero. En cambio, cualquier au- en el corto plazo la teoría del desequilibrio monetario se
mento en la oferta de dinero se vería compensado por un aplica, de manera que el nominal de la masa monetaria
aumento proporcional de los precios y los salarios. Es- afectaría la producción. Un argumento es que los precios
te supuesto refuerza algunos modelos macroeconómicos y los salarios son especialmente pegajoso (a causa de los
convencionales (por ejemplo, la teoría de los ciclos eco- costos de menú , etc), y no se puede ajustar de inmediato
nómico reales) mientras que otros como el monetarismo a un cambio inesperado en la oferta monetaria. Una al-
ven al dinero como neutral solamente en el largo plazo. ternativa para explicar los efectos económicos reales de
La superneutralidad de dinero es una propiedad más los cambios de la oferta monetaria no es que la gente no
fuerte que la neutralidad del dinero. Sostiene que no sólo puede cambiar los precios, pero que no se dan cuenta de
la economía real no es afectada por el nivel de la oferta que es en su interés de hacerlo. El enfoque de la racio-
de dinero, sino también que la tasa de crecimiento de la nalidad limitada sugiere que las pequeñas contracciones
oferta monetaria no tiene ningún efecto sobre las varia- en la oferta de dinero no se tienen en cuenta cuando las
bles reales. En este caso, los salarios nominales y los pre- personas venden sus casas o buscan trabajo, y que por
cios siguen siendo proporcionales a la oferta nominal de lo tanto van a pasar más tiempo en busca de un contra-
dinero, no sólo en respuesta a los cambios permanentes to concluido que sin la contracción monetaria. Además,
únicos en la oferta nominal de dinero, pero también en la baja en los salarios nominales por cambios en los im-
respuesta a los cambios permanentes en la tasa de creci- puestos por la mayoría de las empresas se observa que es
miento de la oferta monetaria nominal. Normalmente la cero: un número arbitrario de la teoría de la neutralidad
superneutralidad se aborda en el contexto de los modelos monetaria sino una psicológica umbral debido a la ilusión
de largo plazo. monetaria.
El programa neokeynesiano de investigación, en particu-
lar, hace hincapié en los modelos en los que el dinero no
22.1 Historia del concepto es neutral en el corto plazo, y por lo tanto la política mo-
netaria puede afectar a la economía real.
Según Don Patinkin, el concepto de neutralidad moneta- La economía post-keynesiana y teoría de circuitos mone-
ria se remonta a épocas tan lejanas como las David Hume. tarios rechazan la neutralidad del dinero, en vez hincapié
El término en sí fue utilizado por primera vez por los eco- en el papel que los préstamos bancarios y créditos juegan
nomistas continentales que comienzan a finales del siglo en la creación de dinero bancario. Los post-Keynesianos
XX, y explotó como un tema especial en la literatura eco- también hacen hincapié en el papel que juega la deuda
nómica luego de la introducción del término por Friedrich nominal: puesto que el valor nominal de la deuda no está,
Hayek[2] en sus famosas conferencias de 1931 en la LSE en general, vinculada a la inflación, la inflación erosiona
publicadas como Precios y Producción.[3] Keynes recha- el valor real de la deuda nominal, y la deflación aumenta,
zó neutralidad del dinero, tanto a corto plazo como a largo causando efectos económicos reales, como en la deuda-
plazo.[4] deflación .

74
22.5. REFERENCIAS 75

22.3 Razones para la superneutra- [5] Cargill, Thomas, and Robert Meyer, “Intertemporal sta-
bility of the relationship between interest rates and price
lidad del dinero changes,” Journal of Finance 32, September 1977, 1001–
1015.
Incluso si el dinero es neutral, por lo que el nivel de la
[6] Fried, Joel, and Peter Howitt, “The effects of inflation on
oferta de dinero en cualquier momento no tiene influen-
real interest rates,” American Economic Review 73, De-
cia en magnitudes reales, el dinero aún podía ser no su- cember 1983, 968–980.
perneutral: la tasa de crecimiento de la oferta monetaria
podría afectar las variables reales. Un aumento en la tasa [7] Levi, Maurice, and John Makin, “Fisher, Phillips, Fried-
de crecimiento monetario y el consiguiente aumento de man, and the measured impact of inflation on interest,”
la tasa de inflación, conduce a una disminución de la ren- Journal of Finance 34, March 1979, 35–52.
tabilidad real del dinero en sentido estricto (nominal con- [8] Mundell, Robert, “Inflation and real interest,” Journal of
cero intereses). Por lo tanto, la gente elige para reasignar Political Economy 71, June 1963, 280–283.
sus tenencias de activos fuera de dinero (es decir, hay una
disminución en términos reales de demanda de dinero ) [9] Mitchell, Douglas W., “Expected inflation and interest ra-
y en activos reales, tales como bienes de inventarios o in- tes in a multi-asset model: a note,” Journal of Finance 40,
cluso activos productivos . El cambio en la demanda de June 1985, 595–599.
dinero puede afectar nominales tipos de interés sobre los [10] Davidson, Paul (2002), Financial markets, money and the
fondos prestables , y los cambios combinados en la tasa real world, Edward Elgar Publishing, p. 8
de interés nominal y la tasa de inflación podría dejar las
tasas de interés reales pasaron de antes. Si es así, el gas- [11] N. Gregory Mankiw (2011) Mankiw, N. Gregory (2011),
to real en capital físico y bienes de consumo duradero se publisher=Cengage Learning Principles of Macroecono-
[5][6][7][8][9] mics, p. 354
puede ver afectada.

22.4 Evidencia
En EE.UU. la Oficina Nacional de Investigación Econó-
mica y economista en jefe Fondo Monetario Internacio-
nal Olivier Blanchard ha dicho, no hay evidencia real:
“Todos los modelos que hemos visto imponer la neutra-
lidad del dinero como una suposición mantenida Esto es
en gran medida una cuestión de fe. basado en conside-
raciones teóricas más que en la evidencia empírica.”[10]
El reconocimiento de la no neutralidad de corto plazo del
dinero llevó al desarrollo de la Nueva keynesiana clase de
modelos macroeconómicos.
Los estudios empíricos han demostrado que el dinero es
neutral en el largo plazo.[11]

22.5 Referencias
[1] Patinkin, Don (1987), Neutrality of Money, Palgrave

[2] See David Laidler (1992). “Hayek on Neutral Money


and the Cycle,” UWO Department of Economics Wor-
king Papers #9206. and Roger Garrison & Israel Kirzner.
(1987). “Friedrich August von Hayek,” John Eatwell, Mu-
rray Milgate, and Peter Newman, eds. The New Palgra-
ve: A Dictionary of Economics London: Macmillan Press
Ltd., 1987, pp. 609–614

[3] See the Google NGRAM for 'neutral money' http:


//books.google.com/ngrams/graph?content=neutral+
money%2Cneutrality+of+money&year_start=1800&
year_end=2000&corpus=15&smoothing=1&share=

[4] The Collected Writings, vol 13, pp. 408-411


Capítulo 23

Mercado de trabajo

Se denomina mercado de trabajo o mercado laboral


al conjunto de relaciones entre empleadores (oferentes
de empleo o demandantes de trabajo) y personas que Si aumenta la cantidad producida y, también lo hará el
buscan trabajo remunerado por cuenta ajena. El merca- nivel de empleo n, pero este aumento será decreciente al
do de trabajo tiene particularidades que lo diferencian de existir siempre algún factor fijo como la tierra.
otros tipos de mercados (financiero, inmobiliario, de ma-
terias primas, etc.); principalmente en la cobertura de los
derechos laborales y la necesidad de garantizarlos sisté-
micamente.
El empresario clásico contrata personal hasta el nivel en
el que su productividad marginal, es decir, la cantidad de
aumento de producto atribuible al nuevo trabajador iguala
23.1 Economía del mercado de tra- el salario percibido por el mismo.
bajo
El mercado de trabajo es el entorno económico en el cual
concurren la oferta, formada por el número de horas que Si la oferta laboral aumenta, el nivel productivo y empleo
quiere trabajar la población en actividades remuneradas asociado aumenta. Sin embargo, el salario real, es decir,
y la demanda, constituida por las oportunidades de em- el salario medido en términos de productos que se pueden
pleo. Aunque intuitivamente el término “oferta de traba- comprar, desciende.
jo” puede llevar a equívoco, debemos entender el mismo
como la “oferta de trabajadores” u “oferta de la fuerza de
trabajo”. En este mercado el oferente es aquel que busca 23.1.2 Modelo keynesiano: Ilusión mone-
trabajar y para ello “se ofrece”. El demandante sería aquel taria y oferta de trabajo
que busca trabajadores. Del grado de equilibrio entre es-
En el modelo keynesiano, los trabajadores ofertan horas
tas dos variables se derivan una serie de consecuencias
de trabajo en función del salario monetario. Según Key-
que determinarán las características del mercado en ese
nes un aumento del salario monetario produce “ilusión
momento y su posible evolución. El estudio del mercado
monetaria”. El producto marginal dF/dL=dy/dn determi-
laboral es el instrumento que contribuirá al conocimiento
de dichas consecuencias. na el salario y la cantidad de trabajadores empleados pro-
duce un nivel de output.
El salario real será el salario monetario entre el nivel de
23.1.1 Empleo, salario y producto según el precios.
modelo clásico

Para los clásicos, un aumento del salario w conduce a un


mayor número de personas que solicitan trabajo. La oferta La oferta de trabajo la define así
laboral aumentará y la demanda de trabajadores por parte
de los empresarios disminuirá.

La oferta crece con el salario monetario a un ritmo de-


creciente
La cantidad de personas empleadas determinan un nivel
productivo y a través de la función de producción.

76
23.3. VÉASE TAMBIÉN 77

El nivel de precios influye en la oferta de trabajo sustitu- • Índice de Salario Real: Se elabora con el objeti-
yendo el salario monetario W por su valor Pw vo de medir la evolución del poder de compra del
salario.

• Empleo informal: Se refiere a las personas que po-


seen empleos que carecen algunos elementos bási-
W0 representa un nivel del salario por debajo del cual no cos: protección por parte del ordenamiento jurídico,
existe oferta laboral. n es la cantidad de trabajo deman- seguridad social, estabilidad, relación laboral, entre
dada que procede de la función de producción y(n) otros.
• Índice de Precios al Consumidor (IPC): Es un in-
dicador social y económico de coyuntura, construi-
do para medir los cambios experimentados a lo largo
El salario es el producto marginal decreciente del trabajo del tiempo en relación con el nivel general de precios
de los bienes y servicios de consumo que los hogares
pagan, adquieren o utilizan para ser consumidos. La
Resolución sobre índices de los precios al consumi-
dor adoptada por la decimoséptima Conferencia In-
Inflación y empleo ternacional de Estadísticos del Trabajo (CIET) que
se realizó en la ciudad Ginebra en el año 2003 así lo
Si los precios aumentan, el salario real disminuye por de- expresa.
bajo de su producto marginal y las empresas contratan
más personal. En caso contrario, cuando se produce una Los índices de precios al consumidor se utilizan con di-
deflación, el salario real aumenta por encima de su pro- versos fines tales como: Negociación, indización o ambos
ducto marginal y las empresas despiden personal. Keynes casos, por el gobierno (especialmente de impuestos, con-
defiende por esta razón un subida moderada del salario tribuciones y beneficios de la seguridad social, remune-
monetario. Cuando la renta salarial disminuye se produ- raciones y pensiones de los funcionarios tasas multas, de
ce un exceso de ahorro sobre la inversión planeada. la deuda pública y sus intereses), en los contratos priva-
dos (sueldos, salario, primas de seguro y servicios) y en
decisiones judiciales (pensiones alimentarias).
23.2 Indicadores de trabajo
A fin de llevar a cabo el análisis desde el punto de vista 23.3 Véase también
económico del mercado de trabajo, se manejan una se-
rie de indicadores que permiten conocer su realidad y se
expresan a continuación: 23.4 Bibliografía

• Población Económicamente Activa: La constitu- ERLY, (2012) LIBRO DE ECONOMIA. mercado de


yen todas aquellas personas que pueden clasificarse trabajo.
como personas con empleo o como personas des-
empleadas, es decir, que aportan trabajo. Si el pe-
ríodo de referencia es corto, por ejemplo un día o 23.5 Enlaces externos
una semana, se utilizan con frecuencia los términos
“fuerza de trabajo” o “población actualmente acti- • Estudio sobre el Mercado laboral en España realiza-
va”. Si el período de referencia es largo, por ejem- do por InfoJobs
plo un año, puede utilizarse el término “población
habitualmente activa”. • Manual básico del empleo y desempleo, por Walter
Block
• Desempleo: Son aquellas personas que integran la
población económicamente activa y que no encuen- • El Nobel de Economía premia a tres estudiosos del
tran empleos. mercado de trabajo, El País, 11/10/2010

• Subempleo: Existe subempleo cuando la ocupación http://laborsta.ilo.org/applv8/data/c1s.htm.


que tiene una persona es inadecuada respecto a de-
terminadas normas, como por ejemplo, las referen-
tes a la jornada de trabajo legalmente estableci-
da o a otra ocupación posible, teniendo en cuenta
la calificación profesional (formación y experiencia
profesionales).
Capítulo 24

Salario de eficiencia

En economía, los salarios de eficiencia son un concepto 24.1 Visión de conjunto


que se encuadra en el nuevo keynesianismo (especialmen-
te utilizado por los economistas Carl Shapiro y Joseph E.
Existen varios teorías (o “microfundaciones”) sobre por
Stiglitz en 1984[1] ) para explicar la causa de una parte
qué los empleadores pagan salarios de eficiencia (salarios
del desempleo de las economías de mercado contempo-
por encima de la tasa de mercado):
ráneas.
En economía laboral, la hipótesis del salario de efi-
ciencia argumenta que los salarios, al menos en algunos • Evitar el shirking: Si es difícil medir la cantidad o ca-
mercados, están determinados por más que simplemente lidad del esfuerzo de un trabajo --y los sistemas de
oferta y demanda. Específicamente, señala el incentivo tarifa a destajo o comisiones son imposibles--, pue-
de los gerentes empresariales de pagar a sus empleados de haber un incentivo para el trabajador para reali-
salarios mayores que el promedio del mercado para in- zar menos trabajo del acordado (“shirking”). Enton-
crementar su productividad o eficiencia económica. Esta ces, el empleador puede pagar un salario de eficien-
productividad laboral incrementada paga por los salarios cia para crear o incrementar el costo de la pérdida
relativamente altos. Esta teoría desempeña un papel im- del trabajo. La amenaza de despido puede ser usada
portante en el análisis económico del mercado laboral. para prevenir el “shirking” (o el riesgo moral).
Así, en el modelo del salario de eficiencia, el origen del
desequilibrio se encuentra en un problema de acceso a la
información: los empleadores no pueden conocer perfec- • Minimizar la rotación de trabajadores: Al pagar sa-
tamente el esfuerzo realizado por los asalariados en su tra- larios de eficiencia, el incentivo de los asalariados
bajo y, en especial, si realizan el esfuerzo máximo. Con para renunciar y buscar empleos en otra parte es mi-
el objetivo de incitarlos a realizar un esfuerzo máximo, el nimizada. Esta estrategia tiene sentido debido a que
empleador va a pagar al asalariado un poco más de lo que a menudo es costoso entrenar nuevos trabajadores.
él puede esperar en otra empresa: este salario más eleva-
do que el salario del mercado es el salario de eficiencia.
Entonces, el asalariado tendrá todo el interés en realizar • Selección adversa: Si el desempeño laboral depende
el máximo esfuerzo de manera que pueda permanecer en de la habilidad de los trabajadores y los trabajadores
la empresa que le paga más. Por el contrario, si su salario difieren uno de otro en estos términos, las empresas
se encuentra al nivel del punto de equilibrio del merca- con salarios más altos atraerán a trabajadores más
do, el asalariado no pierde nada al cambiar de empleo y, capaces. Un salario de eficiencia significaría, enton-
por tanto, puede “relajar” sus esfuerzos en el trabajo: es ces, que el empleador puede escoger entre distintos
el salario de reserva. Según esta teoría, la tasa de sala- solicitantes para obtener el mejor posible.
rio mantiene una relación creciente con la productividad
del empleado. No obstante, si los otros empleadores que
utilicen la misma estrategia, todos los salarios van a ser • Teorías sociológicas: Los salarios de eficiencia pue-
aumentados (al querer cada empleador asegurarse la mo- den ser resultado de tradiciones. La teoría de George
tivación o eficiencia de sus propios asalariados). Esto ten- Akerlof supone que los salarios altos estimulan una
drá como consecuencia la disminución de la demanda so- moral alta, lo que aumenta la productividad.
bre el mercado laboral, porque el trabajo será más costoso
y los empleadores tenderán menos a contratar. El análisis
keynesiano otorga el nombre de equilibrio de subempleo • Teorías nutricionales: En los países en desarrollo, los
a este desequilibrio del mercado laboral que resulta en un salarios de eficiencia pueden permitir a los trabaja-
desempleo en masa. dores alimentarse lo suficiente para evitar enferme-
dades y ser capaces de trabajar más arduamente y
con mayor productividad.

78
24.3. NOTES 79

24.2 Shirking [2] GINTIS, Herbert. Education, Technology and the Cha-
racteristica of Worker Pro- ductivity. American Economic
Review, mayo de 1968]
El modelo de “shirking” parte del hecho de que los con-
tratos completos raramente (o nunca) existen en el mundo
real. Esto implica que ambas partes del contrato cuentan
con algún margen de discreción; pero, frecuentemente,
debido a problemas de monitoreo, es el lado del trato del
asalariado el que está sujeto a la mayor discreción. Los
métodos tales como el pago a destajo son a menudo im-
practicables debido a que el monitoreo es muy costoso o
impreciso (o bien pueden basarse en medidas imperfec-
tamente verificables por parte de los trabajadores, crean-
do un problema de riesgo moral de parte del empleador).
Entonces, el pago de un salario en exceso del punto de
equilibrio de mercado puede proveer a los trabajadores
de incentivos costo-efectivos para trabajar más.[2]
En el modelo más simple de “shirking” (Shapiro and Sti-
glitz 1984), los trabajadores o bien trabajan o bien hol-
gazanean, y si holgazanean tienen una cierta probabili-
dad de ser sorprendidos con el castigo de ser despedidas.
El equilibrio de subempleo entonces trae consigo desem-
pleo porque, para crear un costo de oportunidad para el
“shirking”, las empresas tratarán de incrementar sus sa-
larios por encima del promedio de mercado (de mane-
ra que los trabajadores despedidos enfrenten una pérdida
probable). Pero no todas las empresas pueden tener sala-
rios más altos que el promedio, y el resultado es que los
salarios se incrementan por encima del punto de equili-
brio de mercado, creando un desempleo involuntario. Es-
to crea una alternativa de bajos ingresos que provoca la
pérdida de valor del trabajo y sirve como un mecanismo
disciplinario para el trabajador. Los trabajadores desem-
pleados no pueden pujar por trabajos ofreciendo trabajar
por salarios más bajos, dado que si son contratados, será
de interés del trabajador holgazanear en su trabajo y no
tiene una manera creíble de prometer no hacerlo. Shapiro
y Stiglitz señalan que su presupuesto de que los trabaja-
dores son idénticos (por lo tanto, no hay un estigma por
ser despedido), es uno bastante fuerte y, en la práctica, la
reputación puede actuar como un mecanismo disciplina-
rio adicional.
El modelo del “shirking” no predice (contrafactualmente)
que la masa de desempleados en cualquier momento sea
conformada por aquellos despedidos por el “shirking”,
debido a que si la amenaza asociada con ser despedido
es efectiva, tendrá lugar poco o ningún “shirking” y des-
pido. En vez de ello, los desempleados consistirán en un
conjunto (rotativo) de individuos que hayan renunciado
por razones personales, sean nuevos ingresantes al mer-
cado laboral o hayan sido despedidos por otras razones.

24.3 Notes
[1] Equilibrium unemployment as a worker discipline device.
Shapiro, Carl & Joseph E. Stiglitz (1984) American Eco-
nomic Review, 74 (3), 433-444
Capítulo 25

Curva de Phillips

La curva de Phillips, en macroeconomía, representa una la cantidad de puntos porcentuales de producción anual
curva empírica de pendiente negativa que relaciona la perdida en el proceso de reducir la inflación en un punto
inflación y el desempleo.[1][2][3][4][5] porcentual.
Su aplicación en el mundo real se llevó a cabo por Esta-
dos Unidos en 1979 tras las perturbaciones negativas en
la oferta debidas a la política seguida por la OPEP. Paul
25.1 Introducción Volcker, presidente del Fed en la época citada, decidió
aminorar la tasa de inflación sufrida (10%) en detrimen-
En noviembre de 1958, el economista William Phillips, to del crecimiento de la economía del país lo que resultó
publicó un artículo titulado “La relación entre el desem- en la mayor crisis económica sufrida por EEUU desde la
pleo y la tasa de variación de los salarios monetarios en gran depresión (si bien, la inflación se redujo como estaba
el Reino Unido, 1861-1957”, publicado en la revista Eco- previsto).
nomica, en el que establecía que durante el periodo estu-
Como análisis final cabe mencionar que dicha disyuntiva
diado, se había producido, una correlación negativa entre
entre inflación y desempleo explicada por la curva de Phi-
la tasa de desempleo y la variación de los salarios en la
llips sucede de forma natural en la economía. En el caso
economía británica. Después de encontrar patrones simi-
de que los gobiernos intenten explotarla mediante su po-
lares en otros países, en 1960, Paul Samuelson y Robert
lítica económica la relación desaparece. Dicha evidencia
Solow, asumieron el trabajo de Phillips e hicieron explíci-
fue contrastada involuntariamente por la economía esta-
to el vínculo entre la inflación y el desempleo, de manera
dounidense al incrementarse su gasto público con motivo
que cuando el desempleo era bajo, la inflación tendía a
de la guerra de Vietnam. La hasta entonces “curva” de
ser alta y al contrario que en los periodos en que el des-
Phillips pasó a ser un conglomerado de datos aleatorios
empleo era alto, la inflación tendía a ser baja.[6]
(periodo de 1969-1973) donde no se aprecia ninguna ten-
Al colocar en un eje de coordenadas, en abscisas la tasa dencia o relación entre las variables de inflación y desem-
de desempleo y en el de las ordenadas la tasa de inflación, pleo.
Phillips obtuvo una curva con pendiente negativa. La cur-
La curva de Phillips fue, durante los años sesenta, el eje
va de Phillips relaciona la inflación con el desempleo y
central en el pensamiento macroeconómico, siendo esta
sugiere que una política dirigida a la estabilidad de pre-
teoría utilizada en muchos países para mantener el des-
cios promueve el desempleo. Por tanto, cierto nivel de
empleo en cifras bajas mientras se toleraba una inflación
inflación es necesario a fin de minimizar éste. En los años
alta. Sin embargo, la experiencia de la siguiente década,
siguientes, muchos economistas de los países industriali-
en los años setenta, demostró que un país puede tener
zados creyeron que los resultados obtenidos en la curva de
simultáneamente inflación y desempleo elevados, fenó-
Phillips, mostraban que existía una relación permanente
meno conocido como estanflación, promovido por per-
y estable entre inflación y desempleo. Su implicación para
turbaciones en la oferta agregada, como ocurrió en la cri-
la política económica fue que el gobierno podía controlar
sis del petróleo de 1973. Los análisis teóricos, impulsados
desempleo e inflación con una política de corte keynesia-
fundamentalmente por Milton Friedman, primero, y pos-
na. Se podía tolerar una tasa de inflación relativamente
teriormente por Robert Lucas, llevaron a poner en cues-
alta a cambio de mantener bajo el paro, se trataba de un
tión la relación mostrada por la curva de Phillips como
intercambio entre inflación y desempleo.
una relación estable.
Esta curva describió acertadamente la experiencia de los
EE. UU. en los años 1960 donde la política de control
de la inflación originaron una contracción en la econo-
mía, incrementando el desempleo. En el ámbito de esta
relación expresada por la curva de Phillips cabe mencio-
nar el término “tasa de sacrificio” que pone de manifiesto

80
25.3. VÉASE TAMBIÉN 81

(la NAIRU o tasa natural) es coherente con una tasa de


inflación estable. La curva de Phillips a largo plazo, por
Inflación
Tasa de
lo tanto, se vuelve completamente vertical, sin que exista
NAIRU o Curva
de Phillips a largo plazo relación entre inflación y desempleo.

La teoría de las expectativas racionales


B C
La expectativas racionales (Robert Lucas, Thomas Sar-
gent y Robert Barro) y el NAIRU (non-accelerating in-
Nueva Curva de flation rate of unemployment o tasa de desempleo no ace-
A Phillips de corto plazo leradora de la inflación) surgieron a partir de la idea de
la existencia de expectativas racionales que impiden que,
Curva de Phillips
de corto plazo incluso a corto plazo, se pueda dar que las políticas de
original
demanda logren aumentos de la producción, y que solo
generan subidas de precios.
Tasa de Desempleo

25.3 Véase también


Curva de Phillips - NAIRU a largo y corto plazo.

• Modelo de Phillips
25.2 La curva de Phillips a largo
plazo 25.4 Referencias
Los estudios posteriores de la Curva de Phillips han re- [1] Chang, R. (1997) “Is Low Unemployment Inflatio-
flejado que aunque a corto plazo se puede mantener una nary?" Federal Reserve Bank of Atlanta Economic Review
relación estable entre inflación y desempleo, a largo plazo 1Q97:4-13
esa relación se torna inestable y poco sistemática.
[2] MZM velocity
La teoría del modelo neoclásico, de las expectativas jus-
tifica esta inestabilidad explicando que la inflación im- [3] Oliver Hossfeld (2010) “US Money Demand, Monetary
Overhang, and Inflation Prediction” International Network
prevista puede provocar a corto plazo un aumento de la
for Economic Research working paper no. 2010.4
producción y el empleo, pero a largo plazo, cuando des-
aparece esta ilusión monetaria, no existe intercambio en- [4] La Curva de Phillips y la Crítica de Friedman, 2007, Dr.
tre inflación y desempleo. J F Bellod Redondo, http://ideas.repec.org/a/erv/contri/
y2007i2007-122.html]
De esta manera según se puede observar en la gráfica ad-
junta, partiendo de una situación de una economía que [5] [La Curva de Phillips y la Crisis de 2008, 2009,
se encuentra en el punto A, con una determinada tasa de Dr. Adrian Ravier, http://www.aaep.org.ar/anales/works/
desempleo e inflación y se trata de reducir el desempleo works2009/ravier.pdf]
mediante aumentos de la demanda agregada. Inicialmen-
[6] Mankiw, N Gregory. Principios de Economía. Mc Graw
te, la situación económica, de acuerdo con la curva de
Hill. ISBN 84-481-1422-1.
Phillips. se desplaza hasta alcanzar el punto B, con una
menor tasa de desempleo, pero de igual manera la curva [7] Mochón Morcillo, Francisco (2009). Mc Graw Hill, ed.
se irá trasladando hacia arriba, hasta una nueva curva de Introducción a la macroeconomía. ISBN 9788448171254.
Phillips, alcanzándose en definitiva el punto C, en el que
se mantiene la misma tasa de desempleo existente en la Curva de Phillips: explicación clara y concisa del fenó-
situación inicial (punto A) y solo se ha producido una ele- meno de la inflación y el desempleo
vación de la tasa de inflación. Esto se ha debido a que, a
medio y largo plazo, los aumentos de la inflación se han
internalizado en las negociaciones salariales y se han re-
visado las expectativas inflacionistas existentes.[7]
La teoría conocida como de tasa natural de desempleo
distingue entre una Curva de Phillips (CP) a corto plazo
y otra a largo plazo. La curva de Phillips a corto plazo
sería como la antes descrita, es decir de carácter descen-
dente, pero desplazándose según las expectativas de infla-
ción cambian. A largo plazo, sólo una tasa de desempleo
Capítulo 26

Ley de Okun

esta regla poco apropiada.

26.1 Formulación matemática de la


observación de Okun
La ley de Okun puede ser expresada en la siguiente
forma:[3]

(Y − Y )/Y = c(u − u)
Gráfica de los Estados Unidos datos trimestrales (no anualizada)
de 1947 a 2002 estima una forma de la versión diferencia de la
ley de Okun:% de cambio PNB = 0,856-1,827 * (Cambiar Tasa
• Y es la PIB de pleno empleo o producción potencial
de desempleo). R ^ 2 de 0.504. Diferencias con otros resultados
se deben en parte a la utilización de los datos trimestrales. • Y es el PIB actual

• u es la tasa natural de desempleo


La llamada ley de Okun es una observación empírica que
señala la correlación existente entre los cambios en la tasa • u es la tasa actual de desempleo
de desempleo y el crecimiento de una economía. Fue pro-
puesta en 1962 por el economista norteamericano Arthur • c es el factor que relaciona los cambios en el desem-
Okun en el artículo “Potential GNP: Its Measurement and pleo con los cambios en la producción
Significance”.[1]
Okun señaló que para mantener los niveles de empleo, La ley de Okun tal como se ha mostrado antes es difí-
una economía necesitaba crecer cada año entre el 2,6% cil de usar en la práctica porque Y y u pueden ser solo
y el 3%. Cualquier crecimiento inferior significaba un in- estimados, nunca medidos. Una forma más corriente de
cremento del desempleo debido a la mejora de la pro- expresar la ley, expresada en forma de tasa de crecimiento
ductividad. La ley de Okun señala además, que una vez de la ley de Okun, relaciona los cambios en la producción
mantenido el nivel de empleo gracias al crecimiento del con los cambios en el desempleo:
3%, para conseguir disminuir el desempleo es necesario
crecer dos puntos porcentuales por cada punto de desem-
pleo que se quiera reducir.[2]
∆Y /Y = k − c∆u
Esta “ley”, es solo una observación empírica, ya que no es
posible demostrarla. Okun se basó en datos de los años • Y y c tal como se definieron anteriormente
1950 en Estados Unidos, y además avisó que esta teo-
ría sólo es efectiva cuando la tasa de desempleo está en- • ∆Y es el cambio en la producción actual desde un
tre el 3 y 7,5 %. A pesar de eso, la regla se ha cum- año al siguiente
plido aproximadamente en la mayoría de casos, y por
eso es considerada como una observación muy fiable en • ∆u es el cambio en el desempleo actual desde un
macroeconomía. El porcentaje exacto depende del perío- año al siguiente
do y país considerados, aunque lo normal es que esté al-
rededor del 2,5 % (entre 2 y 3). El hecho de que el coe- • k es el porcentaje anual de crecimiento de la pro-
ficiente no sea predecible hace que algunos consideren a ducción de pleno empleo

82
26.3. LA DERIVACIÓN DE LA FORMA DE LA TASA DE CRECIMIENTO DE LA LEY DE OKUN 83

En los momentos actuales[¿cuándo?] en Estados Unidos, que • trabajadores empleados pueden trabajar menos ho-
es aproximadamente 3% y c está alrededor de 2, así que ras
la ecuación puede ser expresada
• la productividad del trabajo puede disminuir, tal vez
porque los empleadores retienen más trabajadores
de los que necesitan
∆Y /Y = 3 − 2∆u
Una de las consecuencias de la ley de Okun es que un
aumento en la productividad del trabajo o un aumento en
26.2 Relación Imperfecta el tamaño de la fuerza de trabajo puede significar que la
producción neta real crece sin caer las tasas de desempleo
La ley de Okun se llama con más precisión “regla de neto (el fenómeno de “crecimiento sin empleo”)
Okun de oro”, ya que es principalmente una observación
empírica más que un resultado derivado de la teoría. la ley
de Okun es aproximada porque los factores distintos del 26.3 La derivación de la forma de
empleo (como la productividad) afectan a la producción.
En la declaración original de Okun de su ley, aumento del la tasa de crecimiento de la ley
2% de la producción corresponde a una disminución del de Okun
1% en la tasa de desempleo cíclico; un aumento del 0,5%
en la tasa de actividad; un aumento del 0,5% en las ho-
Empezamos con la primera forma de la ley de Okun:
ras trabajadas por los empleados; y un aumento del 1%
de la producción por las horas trabajadas (productividad (Y − Y )/Y = 1 − Y /Y = c(u − u)
laboral). [4] −1 + Y /Y = c(u − u).
La ley de Okun establece que un aumento de un punto Tomando diferencias anuales en ambos lados, obtenemos
en la tasa de desempleo cíclico se asocia con dos pun-
tos porcentuales de crecimiento negativo del PIB real. La ∆(Y /Y ) = (Y + ∆Y )/(Y + ∆Y ) − Y /Y = c(∆u −
relación varía en función del país y período de tiempo ∆u).
considerado. Poniendo ambos numeradores sobre un denominador co-
La relación ha sido probado mediante la regresión del PIB mún, obtenemos
o el crecimiento del PIB en el cambio en la tasa de desem- (Y ∆Y − Y ∆Y )/(Y (Y + ∆Y )) = c(∆u − ∆u).
pleo. Martin Prachowny calcula sobre una disminución
del 3% en la producción por cada aumento del 1% en la Multiplicando el lado izquierdo por (Y + ∆Y )/Y, que es
tasa de desempleo. Sin embargo, argumentó que la mayor aproximadamente igual a 1, se obtiene
parte de este cambio en la producción se debe en realidad (Y ∆Y − Y ∆Y )/(Y Y ) = ∆Y /Y − ∆Y /Y ≈ c(∆u −
a los cambios en factores distintos al del desempleo, co- ∆u)
mo la utilización de la capacidad y las horas trabajadas.
∆Y /Y ≈ ∆Y /Y + c(∆u − ∆u).
La celebración de estos otros factores constantes reduce
la asociación entre el desempleo y el PIB de alrededor Suponemos que ∆u , el cambio en la tasa natural de des-
del 0,7% por cada 1% de variación en la tasa de desem- empleo, es aproximadamente igual a 0. También supone-
pleo (Prachowny 1993). La magnitud de la disminución mos que ∆Y /Y , la tasa de crecimiento de la completa
parece estar disminuyendo con el tiempo en los Estados salida de empleo, es aproximadamente igual a su valor
Unidos. De acuerdo con Andrew Abel y Ben Bernanke, medio, k . Así se obtiene finalmente
las estimaciones basadas en datos de años más recientes ∆Y /Y ≈ k − c∆u.
dan sobre una disminución del 2% en la producción por
cada 1% de aumento en el desempleo (Abel y Bernanke,
2005).
26.4 Utilidad de la ley de Okun
Hay varias razones por las que el PIB puede aumentar
o disminuir con mayor rapidez que las disminuciones o
A través de la comparación entre los datos reales y la pre-
aumentos de desempleo:
dicción teórica, la Ley de Okun ha demostrado ser una
A medida que aumenta el desempleo, herramienta muy valiosa en la predicción de tendencias
entre el desempleo y el PIB real. Sin embargo, la exacti-
• una reducción en el efecto multiplicador creado por tud de los datos teóricamente demostrado a través de la
la circulación de dinero de los empleados ley de Okun en comparación con los números del mundo
real resulta ser generalmente incorrecto. Esto es debido a
• desempleados pueden caer fuera de la fuerza de tra- las variaciones en el coeficiente de Okun. Muchos conclu-
bajo (dejar de buscar trabajo), después de lo cual ya yen que la información demostrado por la Ley de Okun
no se cuentan en las estadísticas de desempleo para ser aceptable hasta cierto punto. Además, algunos
84 CAPÍTULO 26. LEY DE OKUN

hallazgos han llegado a la conclusión de que la ley de


Okun tiende a tener mayores tasas de exactitud de las pre-
dicciones a corto plazo, en lugar de predicciones a largo
plazo. Los meteorólogos han concluido que esto es cier-
to, debido a las condiciones del mercado no previstas que
puedan afectar el coeficiente de Okun.
Como tal, la Ley de Okun es generalmente aceptable por
los analistas como una herramienta para el análisis de ten-
dencias a corto plazo entre el desempleo y el PIB real, en
lugar de ser utilizado para el análisis a largo plazo, así
como los cálculos numéricos precisos.

26.5 Referencias
[1] Okun, Arthur M. “Potential GNP: Its Measurement and
Significance”. Proceedings of the Business and Economic
Statistics Section of the American Statistical Association.
Alexandria, VA: American Statistical Association, 1962,
pp. 89-104.

[2] O'Kean, Jose María (2005). «Capítulo 14». Economía.


McGraw-Hill /Iberoamericana de España S.A.U. pp. 245-
246. ISBN 84-481-4542-9.

[3] Abel & Bernanke 2005

[4] Okun, Arthur, M, Potential GNP, its measurement and


significance (1962), Cowles Foundation, Yale University,

26.6 Enlaces externos


• Okun’s Law Revisited: Should We Worry About
Low Unemployment? (en inglés)
• There Are Two Okun’s Law Relationships Between
Output and Unemployment, donde se da una histo-
ria de la ley de Okun y correcciones para que sea
aplicable en la actualidad. (en inglés)
Capítulo 27

Economía internacional

La economía internacional y mundial es la rama de la el MERCOSUR.


ciencia económica, fundamentalmente macroeconomía,
que tiene por objeto el estudio de los movimientos eco-
nómicos que realiza un país con el resto del mundo 27.1 Comercio internacional
y que pueden ser de muy diversa índole, comerciales,
financieros, tecnológicos, turísticos, etc. La economía in-
ternacional también se ocupa de los aspectos monetarios La teoría del comercio internacional estudia las causas y
mundiales, la teoría de la política comercial, los merca- consecuencias que explican el comercio entre los países,
dos cambiarios (resultado de la utilización de monedas este comercio ha ido adquiriendo una creciente impor-
diferentes en los distintos países), y el ajuste de las balan- tancia a lo largo del siglo XX y los comienzos del XXI.
zas de pago. Los aspectos internacionales de la economía
han tenido, desde finales del siglo XX, un muy importan-
te auge, ya que cada vez existe mayor interrelación entre 27.2 Finanzas internacionales y
lo que ocurre en los mercados internacionales y lo que movilidad de capitales
ocurre en la economía de los distintos países.La econo-
mía internacional como rama de la ciencia económica,
que forma parte de las ciencias sociales, se divide en dos La economía internacional actual se caracteriza por la
grandes ramas: la teoría del comercio internacional y la gran integración de los mercados financieros nacionales.
teoría de las finanzas internacionales. Las economías se Los inversores internacionales buscan la rentabilidad más
relacionan con el resto del mundo en primer lugar por el alta entre todos los mercados financieros, teniendo en
comercio internacional, es decir por las compraventas de cuenta el riesgo de cada mercado, por lo que el capital
productos y servicios que se realizan con origen o destino se comporta como un factor perfectamente móvil, en la
en el exterior. Y la segunda vía de relación con el exterior medida en que tienen unos costes bajos de transacción.
se realiza a través de las finanzas, por cuanto los residen- Esta integración provoca que los tipos de interés no pue-
tes y las entidades de un determinado país pueden tener den distanciarse entre los países sin provocar movimien-
activos financieros emitidos en otro país. tos de capitales entre ellos.[1]

Mientras que entre los ciudadanos son poco corriente las


inversiones financieras en otros países, por el contrario
los bancos y las empresas de gran tamaño si mantienen 27.3 Estudios económicos
relaciones financieras a nivel internacional, lo que produ-
ce una interrelación entre los mercados financieros de los Para promover las exportaciones, muchos organismos gu-
distintos países. bernamentales publican en Internet los estudios de mer-
cado por sector industrial y país. Estas investigaciones
En la economía internacional inmersa dentro del proce-
son más o menos accesibles y a menudo gratuitas.
so de globalización, destacan actualmente tres regiones
geográficas por su importancia y dinamismo: la Unión Lista de algunos organismos gubernamentales por país:
Europea, el NAFTA, y el Bloque Asiático (China, India,
ASEAN más Tres); leer también Tríada (economía). • Estados Unidos: USCS, dependiendo de US De-
Una de las principales premisas de la economía mundial partment of Commerce, ha escrito unos cuantos mi-
afirma el proceso de disolución o cambio de las econo- les de estos estudios.
mías socialistas, como lo fueron las de República Checa,
Hungría, Rumanía, Polonia, etc. También aboga por de- USDA (department of Agriculture) publica estudios en
tener el constante crecimiento de la pobreza y la desigual- los sectores de la Agricultura y la Agro-alimentación
dad económica entre países de África y de América La-
tina, con tratados con bloques como la Unión Africana o • Canadá: Export Development Canadá (EDC).

85
86 CAPÍTULO 27. ECONOMÍA INTERNACIONAL

AFII (implantación de empresas forasteras)

• Reino Unido: UK Trade & Investment se encarga


tanto de la promoción de sus exportaciones como
de la implantación en el Reino Unido de empresas
forasteras.

• Hong Kong: Hong Kong Trade Development


Council (HKTDC).

• Japón: JETRO

• Australia: Austrade

• Ecuador: Banco Central (BCE), Ministerio Coordi-


nador de la Producción, Empleo y Competitividad
(MCPEC)

• Páginas web de difusión de los estudios de varias


organizaciones::

Globaltrade.net, creado por una alianza Private Public


Partnership[2] entre el USCS et la Federation of Interna-
tional Trade Associations (FITA), consiente el libre ac-
ceso vía su página web a estudios de la USCS, USDA,
Agriculture and Agri-Food Canadá, UK Trade & Invest-
ment y de algunas organizaciones no gubernamentales.[3]
Estos estudios se encuentran clasificados según dos crite-
rios: por país estudiado y por la industria o el tema.

27.4 Véase también


• Apreciación

• Depreciación
• Banda de flotación

• Crisis cambiaria
• Modelo Mundell-Fleming

• Paridad de poder adquisitivo


• Teorema Marshall-Lerner

27.5 Referencias
[1] Dornbusch, Rudiger; Fischer, Stanley (1994). Macroeco-
nomía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-1883-9.

[2] (en inglés) http://www.export.gov/CSPartners/eg_main_


017393.asp

[3] (en inglés) globaltrade.net : Estudios económicos


Capítulo 28

Modelo IS-LM

i Maynard Keynes pero además sintetiza sus ideas con


LM las de los modelos neoclásicos en la tradición de Alfred
Marshall. Fue elaborado inicialmente por John Hicks en
1937 y desarrollado y popularizado posteriormente por
Alvin Hansen.

i2 28.1 Formulación
El modelo IS-LM se representa gráficamente median-
i1 te dos curvas que se cortan, la llamada IS (Inversión-
Ahorro (Investment-Saving en inglés)) y LM (Demanda
IS2 de dinero-Oferta de dinero (Liquidity preference-Money
supply en inglés)) que identifican el modelo global. En el
IS1 eje horizontal o de abcisa se mide la Renta nacional o el
Y1 Y2 Y Producto Bruto Interno, representados por la letra “Y”,
el eje vertical o de ordenadas se representan los distin-
tos tipo de interés. El modelo IS-LM pretende relacionar
Gráfica del modelo. La curva IS se desplaza a la derecha, bien esencialmente los niveles de renta nacional o PIB con el
por una política fiscal de incremento del gasto o de transferen- tipo de interés relacionándolo con la inversión, el consu-
cias, o bien por una disminución de la tasa de impuestos. El equi- mo y el gasto agregados. El primer ingrediente es la curva
librio se encuentra por tanto en Y2 e i2. IS que relaciona los puntos de equilibrio de la economía
productiva, y el segundo es la curva LM que represen-
El Modelo IS-LM, también llamado modelo de Hicks- ta los puntos de equilibrio en los mercados monetarios, a
Hansen, es un modelo macroeconómico de la demanda través de la igualdad entre la oferta y la demanda mone-
agregada que describe el equilibrio de la Renta Nacional taria.
(la producción) y de los tipos de interés de un sistema eco-
nómico y permite explicar de manera gráfica y sintetizada
28.1.1 Demanda agregada
las consecuencias de las decisiones del gobierno en mate-
ria de política fiscal y monetaria en una economía cerra-
Cada punto de la curva IS representa las distintas com-
da. El modelo representa el equilibrio económico a corto binaciones entre la renta nacional y la tasa de interés que
plazo, en que el nivel de precios se mantiene constante. hacen que la oferta agregada y la demanda agregada en
Se representa gráficamente mediante dos curvas que se el mercado de producto se igualen. Es decir, la curva IS
cortan, llamadas IS y LM, que identifican el modelo. muestra los pares de niveles de renta y tasas de interés pa-
El modelo muestra la interacción entre los mercados ra los cuales el mercado de bienes se encuentra en equi-
reales (curva IS) y los monetarios (curva LM). Ambos librio. Tiene pendiente negativa porque el gasto privado
mercados interactúan y se influyen mutuamente ya que el (ya sea inversión por parte de las empresas, o consumo
nivel de renta determinará la demanda de dinero (y por por parte de las familias) depende inversamente del tipo
tanto el precio del dinero o tipo de interés) y el tipo de in- de interés, lo que se traduce en que una disminución del
terés influirá en la demanda de inversión (y por tanto en tipo de interés hace aumentar dicho gasto, generando una
la renta y la producción real). Por tanto en este modelo se expansión en la Demanda Agregada, lo que conlleva un
niega la neutralidad del dinero y se requiere que el equi- aumento de la producción.
librio se produzca simultáneamente en ambos mercados. La curva IS se deduce de la demanda agregada (DA) y
El modelo IS-LM, está inspirado en las ideas de John la recta de 45 grados o Gasto Efectivo. En el punto en

87
88 CAPÍTULO 28. MODELO IS-LM

el que se cruzan ambas, el mercado de bienes se encuen- 28.1.2 Curva IS


tra en equilibrio. La DA representa la cantidad de bienes
y servicios que los habitantes, las empresas, las entida-
des públicas y demás, desean y pueden consumir del país

Tasa de interés (r)


para un nivel determinado de precio. La curva de deman-
da tiene pendiente negativa: si suben los precios la gente
querrá comprar menos y si bajan querrá comprar más.
Oferta > demanda
(mercado de bienes)

Eq
ui
lib
rio
Oferta > demanda

IS
Producción (Y)

Curva IS.

Para obtener la curva IS, suponemos que el tipo de interés


aumenta por causas exógenas. Al aumentar la i aumenta
Curva de demanda agregada. El punto donde se cruza con la DA el componente b·i, como este tiene signo negativo supone
con la recta de 45 grados, es el punto de equilibrio en el mercado un descenso de la inversión, la DA se desplazará parale-
de bienes. A partir de esta serie de puntos de equilibrio, se obtiene lamente hacia abajo, con la misma pendiente que antes
la IS. (pues esta no varía).

La Demanda Agregada se iguala a la Y (producción): Si se desplaza hacia abajo, obtenemos un nivel de Y infe-
rior, y una DA menor también. Realizaríamos una gráfica
DA = Y justo debajo de la de Demanda Agregada, y veríamos que
Y = C(Y ) + I(i) + G Donde f(C) es la función de la IS con un tipo de interés mayor, tiene un nivel de ren-
consumo: C + c·YD. ta inferior. Se trazaria la curva y obtendríamos la IS con
La C es consumo autónomo (consumo cuando YD = 0) pendiente negativa. También se produce un cruce entre la
La c es consumo marginal o propensión marginal al con- curva del IS y la curva del LM llamado cruz keynesiana.
sumo (cuánto aumenta el consumo por cada unidad mo- La expresión de la IS se obtiene de la DA. Despejariamos
netaria que aumente la YD) de la ecuación el tipo de interés, y obtendríamos:
La YD es renta disponible: Y (renta) - t·Y (impuestos) +
TR (transferencias).
t: Tasa de interés (impuesto) aplicado a la renta
Donde f(I) es la función de inversión: I - b·i.
28.1.3 Curva LM
La b es la sensibilidad de la demanda de inversión al tipo
de interés (i). La LM se obtiene a partir del equilibrio en el mercado de
dinero, que es en conjunto el equilibrio en el mercado de
Donde G es el gasto público. activos. La LM muestra las combinaciones de renta y tipo
de interés en los que la demanda de dinero en términos
La expresión final seria así: reales es igual a la oferta de dinero.
DA = C + c·TR + I + G - b·i + c·Y - c·t·Y La oferta nominal de dinero es controlada por los bancos
centrales de cada país y en este modelo se considera como
El componente autónomo de la DA seria A, que es igual una constante (Ms). Como en el modelo IS-LM el nivel de
a: C + c·TR + I + G. precios también es constante, la oferta monetaria real será
La ordenada por tanto estaría formada por la A y por el Ms/p.
-b·i.
La pendiente de la DA seria esta: c·(1-t) La demanda de dinero se expresa de la siguiente forma:
MD = k·Y - h·i. Donde k es la sensibilidad de la demanda
La expresión final reducida seria así: de dinero al nivel de renta, y h es la sensibilidad de la
DA = A - b·i + c·(1-t)·Y demanda de dinero al tipo de interés.
28.2. REFERENCIAS 89

Tasa de interés (r)

Oferta > demanda


(mercado financiero)

A
r
Oferta > demanda
rio LM
Equilib

Y Producción (Y)

Curva LM.

Si despejamos el tipo de interés, la función quedaría así:


i = hk Y − h1 MD
Finalmente, como la Ms viene determinada por el ban-
co central, es una variable exógena, será constante y se
representará gráficamente como una recta vertical. En el
punto donde se cruza esta recta con la curva de demanda
de dinero, expresada anteriormente, habrá equilibrio en
dicho mercado.
A partir de estos puntos de equilibrio, se obtendría la cur-
va LM. Que se expresa de la siguiente forma:
El equilibrio final del modelo se obtiene cuando se igua-
la la IS (equilibrio en el mercado de bienes) con la LM
(equilibrio en el mercado de dinero).
Se pueden aplicar distintas políticas para desplazar la IS
o la LM. Para desplazar la IS se usan políticas fiscales,
que pueden ser expansivas (con el objetivo de aumentar
el nivel de renta o producción, es decir la Y y disminuir la
tasa de paro) o restrictivas (con el objetivo de disminuir la
inflación, y como efecto no deseado la reducción del nivel
de renta). Para la IS las políticas a aplicar son las fiscales,
y para la LM son las políticas monetarias.

28.2 Referencias
• Mankiw, Gregory (2004). Macroeconomía. ANTO-
NI BOSCH EDITOR. ISBN 9788485855988.
Capítulo 29

Renta nacional

La Renta nacional (también denominado ingreso na- (2) Y = P IB + M = C + I + X


cional) es una magnitud económica, que está compuesta
por todos los ingresos que reciben todos los factores pro- bienes recibidos uso de los bienes
z }| { z }| {
ductivos nacionales durante un cierto periodo, descontan- Y = P IB + M = C + I + X
do todos los bienes y servicios intermedios que se han uti-
lizado para producirlos. Es una herramienta valiosa para Donde:
analizar los resultados del proceso económico, que con-
cretamente mide la cantidad de bienes y servicios de los
que se han dispuesto en el país durante cierto año. C

I
29.1 Cálculo de la renta nacional X
Cuando el ahorro se destina a comprar bienes para apli-
La renta nacional nos permite medir el desarrollo econó- carlos a la producción se denomina inversión. La idea de
mico de un país ya que sirve para: consumo está asociada a la idea de gasto. La renta nacio-
nal se destina en gran medida al consumo para la satis-
1. Conocer si el progreso permanece igual o retrocede. facción de las necesidades de los agentes económicos.
2. Apreciar el aporte que realizan los distintos sectores La parte no consumida de la renta nacional se aho-
de la actividad económica. rra/invierte o se exporta al extranjero. En una economía
3. Conocer en que forma se distribuyen los ingresos. cerrada el ahorro iguala a la inversión, es decir, el ahorro
destinado a la adquisición de bienes de capital se convier-
Para calcular la renta nacional pueden seguirse dos cami- te en inversión. Sin embargo, en una economía nacional
nos: abierta que exporta e importa bienes del extranjero la in-
versión y el ahorro en general no serán exactamente igua-
1. Sumar todos los bienes y servicios del país en un les, esto puede verse reescribiendo la (1) como:
determinado periodo.
(3a) (P IB − C) − I = X − M
2. Sumar los valores pagados a los empleados, capita-
listas, trabajadores, entre otros.
Si se define el ahorro más específicamente como la di-
ferencia entre el PIB y el consumo entonces se tiene la
Desde el punto de vista de la contabilidad nacional,
siguiente ecuación fundamental:
la renta nacional (Y) está formada por el PIB más las
importaciones (M):
(3b) Ahorro − Inversion =
(1) Y = P IB + M Exportaciones − Importaciones

Es decir en un país el ahorro sólo puede superar a la in-


29.2 Usos de la renta nacional versión si las exportaciones superan en valor a las impor-
taciones.
Puede verse que la renta nacional (conjunto de bie-
nes y servicios disponibles en cierto año en una econo-
mía nacional) puede ser destinada al consumo, al aho- 29.3 Véase también
rro/inversión para futuros consumos o incluso a la expor-
tación. De acuerdo con esos usos se satisfará la igualdad: • Renta Nacional Bruta

90
29.4. ENLACES EXTERNOS 91

29.4 Enlaces externos


• ¿Producto Nacional Bruto o Ingreso Nacional?.
Capítulo 30

Consumo

Para el sociólogo Jeremy Rifkin el fomento del consu-


mo se produjo en la década de 1920 en Estados Uni-
dos para aliviar la sobreproducción en Estados Unidos
-motivada por un aumento de la productividad y una ba-
jada de la demanda por la existencia de un alto número
de desempleados debido a los cambios tecnológicos- que
encontró en el marketing (mercadotecnia y publicidad)
la herramienta para incrementar, dirigir y controlar el
consumo.[1][2]

30.1 El concepto de consumo en


Productos de industria alimentaria presentados en los lineales de
un supermercado de Portland, Oregón, Estados Unidos.
macroeconomía
En macroeconomía, el consumo constituye uno de los
Consumo es la acción y efecto de consumir o gastar, bien componentes fundamentales del producto interno bruto
sean productos, bienes o servicios, como por ejemplo la (PIB) (desde el punto de vista del gasto o demanda). Este
energía, entendiendo por consumir como el hecho de uti- consumo puede ser dividido entre:
lizar estos productos y servicios para satisfacer necesida-
des primarias y secundarias. El consumo masivo ha da-
do lugar al consumismo y a la denominada sociedad de • Consumo privado. Valor de todas las compras de
consumo. En términos puramente económicos se entien- bienes y servicios realizados por las unidades fami-
de por consumo la etapa final del proceso económico, liares y las instituciones privadas sin ánimo de lucro.
especialmente del productivo, definida como el momen- Se incluye en su cálculo las remuneraciones en es-
to en que un bien o servicio produce alguna utilidad al pecie recibidas por los asalariados, la producción de
sujeto consumidor. En este sentido hay bienes y servicios bienes para autoconsumo y el valor imputado por las
que directamente se destruyen en el acto del consumo, viviendas ocupadas por sus propietarios. Se exclu-
mientras que con otros lo que sucede es que su consu- yen las compras de tierra y edificios para viviendas.
mo consiste en su transformación en otro tipo de bienes • Consumo público: Valor de todas las compras y gas-
o servicios diferentes. tos que realizan las administraciones públicas en el
desempeño de sus funciones y objetivos.
• El consumo, por tanto, comprende las adquisiciones
de bienes y servicios por parte de cualquier sujeto
económico (tanto el sector privado como las admi- 30.1.1 Determinantes del consumo
nistraciones públicas). Significa satisfacer las nece-
sidades presentes o futuras y se le considera el últi- La función de consumo privado fue desarrollada por John
mo proceso económico. Constituye una actividad de Maynard Keynes en su obra Teoría General del Empleo,
tipo circular en tanto en cuanto que el ser humano Interés y Dinero.
produce para poder consumir y a su vez el consumo
genera producción.
Renta absoluta

Para el antropólogo García-Canclini el consumo es «el La renta disponible de cada año. El postulado básico es
conjunto de procesos socioculturales en los que se reali- que está dedicada al consumo. Estadísticamente se ha
zan la apropiación y los usos de los productos». comprobado que la renta y el consumo son variables que

92
30.2. TIPOLOGÍA DEL CONSUMO 93

avanzan conjuntamente. Tanto la observación como los El consumismo por otra parte es una característica de de-
estudios estadísticos muestran que el nivel de renta dis- terminados sistemas económicos, en los que las decisio-
ponible anual es el factor más importante que determina nes de producción están asociadas al supuesto de que los
el consumo de un país. agentes económicos trabajarán para obtener su renta, por
encima de sus necesidades estrictas de consumo, y por
tanto tomarán decisiones para poder disponer de una ren-
Renta permanente ta disponible mayor y aumentar sus niveles de satisfacción
personal a través del consumo asociado a la satisfacción
Esta hipótesis, formulada por Milton Friedman, estipula de deseos. Se considera ha llegado a acuñar el término
que el consumo es una función que depende de la renta sociedad de consumo, para designar a sociedades donde
o ingreso permanente y no solo de su renta anual, enten- una de las actividades de ocio principales de la población
diendo como renta permanente la que el consumidor es- es la adquisición de bienes materiales o servicios adicio-
pera cobrar a lo largo de un conjunto amplio de años. Por nales, con los que satisfacen sus deseos de estatus social
ejemplo un agricultor que por una mala cosecha tiene un o satisfacción material.
descenso de su renta, no bajará su nivel de consumo en la En las llamadas sociedades de consumo, cierto número
misma proporción porque entiende que al ser una baja- de individuos pueden desarrollar un trastorno de compra
da de carácter temporal, marcará su consumo en función compulsiva. Para los individuos que desarrollan este tras-
de su renta a largo plazo. La evidencia ha indicado que torno acto de adquirir productos y servicios que están al
los consumidores eligen su nivel de consumo con la vista alcance de los consumidores y usuarios, se convierte en
puesta en las “perspectivas” de la renta que tiene en cada un acto de abusar. En ocasiones, el consumismo se entien-
momento como de la renta a largo plazo. de como la adquisición o compra desaforada, que asocia
la compra con la obtención de la satisfacción personal e
incluso de la felicidad personal. En las sociedades de con-
Ciclo vital sumo, ciertos individuos están dispuestos a trabajar más
horas y reducir el número total de horas de ocio, a cambio
La teoría del ciclo vital fue expuesta por Franco Modi- de mayores salarios y rentas, que les permitan en un tiem-
gliani, que señaló que existen diferentes etapas en la vida po de ocio menor adquirir mayor cantidad de productos
de las personas. En los primeros años de vida se consume y bienes.
más de lo que se gana, al acceder a la vida laboral se co-
mienza a ahorrar para poder mantener el consumo en la
jubilación, cuando bajarán los ingresos. Según esta hipó- 30.2.2 Consumo compulsivo
tesis el consumo se mueve de acuerdo a los patrones de
este ciclo vital. El trastorno de compra compulsiva (TCC) es un trastorno
psicológico del control de impulsos, caracterizado por
preocupaciones excesivas relacionadas con las compras
Renta relativa y por la necesidad irresistible de comprar de forma ma-
siva objetos superfluos, acompañados de sentimientos de
Esta teoría establece que la parte de la renta de una fa- ansiedad, irritabilidad o malestar, y consecuencias adver-
milia dedicada al consumo depende del nivel de su renta sas como el endeudamiento. Tras el alivio momentáneo
relativa frente a la renta de las familias vecinas o de otras al realizar la conducta adictiva, la persona experimenta
familias con las que aquella se identifica y no del nivel sentimientos de culpabilidad. La mayoría de las perso-
absoluto de la renta de la familia. Esta teoría desarrollada nas con TCC cumplen con los criterios de los trastorno
por Duesenberry trata de recalcar el carácter imitativo o del Eje II o de personalidad. En Estados Unidos, se es-
emulativo del consumo. tima que el TCC tienen una prevalencia del 5,8 % de la
población, y aproximadamente el 80 % de las personas
afectadas son mujeres.
30.2 Tipología del consumo
30.2.3 Consumerismo
30.2.1 Consumismo
El término consumerismo, usado por los agentes sociales
El consumo es un proceso económico asociado a la satis- que están en contacto con la defensa de los intereses de
facción de las necesidades de los agentes. No todo con- los consumidores y usuarios, como pueden ser las organi-
sumo procede de la satisfacción de necesidades, ya que zaciones de consumidores, engloba un consumo respon-
también los deseos producen consumo. Desde un pun- sable, ético y solidario, que consiste en consumir con cri-
to de vista económico es frecuente no distinguir estric- terios responsables, teniendo en cuenta la historia de los
tamente entre necesidades y deseos. El consumo como productos que compramos y las repercusiones medioam-
tal se produce en todos los sistemas económicos. bientales y sociales de ese consumo.
94 CAPÍTULO 30. CONSUMO

30.2.4 Consumo sostenible que cubre las necesidades del presente sin comprometer
la posibilidad de las futuras generaciones para satisfacer
La definición más aceptada de Consumo Sostenible es las suyas” (definición que tiene su origen en el Informe
aquella propuesta en el Simposio de Oslo en 1994 y adop- Brundlant).
tada por la tercera sesión de la Comisión para el Desa-
En España organismos como Facua-Consumidores en
rrollo Sostenible (CSD III) en 1995: “El uso de bienes y
Acción y la Organización de Consumidores y Usuarios
servicios que responden a necesidades básicas y propor-
(OCU) han llevado a cabo campañas con el fin de con-
cionan una mejor calidad de vida, al mismo tiempo que
cienciar a los ciudadanos las consecuencias que sus há-
minimizan el uso de recursos naturales, materiales tóxi-
bitos pueden tener en el futuro. Estas campañas tienen
cos y emisiones de desperdicios y contaminantes sobre el
como objetivo promover cambios en nuestros hábitos así
ciclo de vida, de tal manera que no se ponen en riesgo
como también el proponer criterios éticos y de sostenibi-
las necesidades de futuras generaciones”. Entre las dife-
lidad en nuestras compras y actitudes.[cita requerida]
rentes interpretaciones y acepciones del concepto, existen
una serie de elementos comunes en todas ellas, que carac- Asimismo cada vez son más las jornadas agroecológicas
terizan el Consumo Sostenible por: que tienen lugar, el objetivo de las cuales es la de propor-
cionar información sobre temas de agroecología y con-
sumo responsable. En ellas también se dan a conocer las
• Satisfacer las necesidades humanas.
distintas entidades que operan en el marco de la economía
[cita requerida]
• Favorecer una buena calidad de vida por medio de solidaria y en el respeto al medio ambiente.
estándares de vida dignos.

• Compartir los recursos entre ricos y pobres. 30.3 Referencias


• Actuar tomando en cuenta las generaciones futuras.
[1] Jeremy Rifkin, −1994- El fin del trabajo, Paidos, 2008,
• Considerar el impacto “desde la cuna hasta la tum- pag. 71 y ss.
ba” de los productos al consumirlos.
[2] La izquierda en el umbral del siglo XXI: haciendo posible
• Minimizar el uso de los recursos, los residuos y la lo imposible, Marta Harnecker, Siglo XXI, 2001, pág. 182.
contaminación. En Google Books.

Los productos y servicios utilizados en este tipo de con-


sumo se caracterizan por el respeto al medioambiente en 30.4 Véase también
todo el proceso, es decir, en los componentes, la fabrica-
ción, envasado y transporte. Así pues, el Consumo Soste- • Wikinoticias tiene noticias relacionadas con
nible hace referencia a un tipo de consumo que no daña Consumo.Wikinoticias
al medio ambiente ni a la sociedad. Asimismo, la defini-
• Sociedad de consumo
ción de Consumo Sostenible es cercana a la de Comercio
Justo, es decir, tiene que respetar los derechos humanos, • Consumismo
infantiles y las culturas indígenas. Las influencias cultu-
rales, sociales y económicas han originado cambios en • Afluenza
los estilos de vida y hábitos de consumo. En este sentido
• Trastorno de compra compulsiva
es importante la educación de los consumidores a través
del consumo responsable, es decir, educar para colaborar • Adicción a la compra
haciendo un uso razonable de los servicios y una buena
gestión de los desperdicios para el reciclaje. La educación
en el consumo responsable tiene como objetivo propor- 30.5 Enlaces externos
cionar a los consumidores los conocimientos, habilidades
y aptitudes necesarias para actuar de forma responsable.
• Patologías del consumo: compra compulsiva y con-
El término Consumo Sostenible tiene su origen en el sumo compensatorio
de Desarrollo Sostenible. El Principio 8 del Informe de
la Conferencia de las Naciones Unidas, resultado de la • Afluenza: etiología, síntomas y tratamiento
Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro (1992), recoge
• Causas que provocan la reducción del consumo,
el lazo entre el desarrollo y el Consumo Sostenible: “Pa-
ejemplo práctico.
ra lograr un desarrollo sostenible y una mayor calidad de
vida para sus pueblos, los estados deberán reducir y elimi-
nar los patrones insostenibles de producción y consumo
y promover políticas demográficas apropiadas”. De aquí
la definición de Consumo Sostenible como el “desarrollo
Capítulo 31

Inversión

Inversión es un término económico, con varias acepcio- • Rendimiento esperado, positivo o negativo, es
nes relacionadas con el ahorro, la ubicación de capital, y la compensación obtenida por la inversión, su
la postergación del consumo. El término aparece en ges- rentabilidad.
tión empresarial, finanzas y en macroeconomía.
• Riesgo aceptado, la incertidumbre sobre cuál se-
rá el rendimiento real que se obtendrá al final de la
inversión, que incluye además la estimación de la
31.1 Inversión empresarial capacidad de pago (si la inversión podrá pagar los
resultados al inversor).
En el contexto empresarial, la inversión es el acto me-
diante el cual se usan ciertos bienes con el ánimo de ob- • Horizonte temporal, a corto, mediano, o largo pla-
tener unos ingresos o rentas a lo largo del tiempo. La in- zo; es el periodo durante el que se mantendrá la in-
versión se refiere al empleo de un capital en algún tipo versión.
de actividad económica o negocio, con el objetivo de in-
crementarlo. Dicho de otra manera, consiste en renunciar
a un consumo actual y cierto, a cambio de obtener unos 31.1.2 Clasificación de las inversiones
beneficios futuros y distribuidos en el tiempo.[1]
• Según el objeto de la inversión.
Desde una consideración amplia, la inversión es toda ma-
terialización de medios financieros en bienes que van a • Equipo industrial.
ser utilizados en un proceso productivo de una empresa • Materias primas.
o unidad económica, y comprendería la adquisición tanto • Equipo de transporte.
de bienes de equipo, como de materias primas, servicios
etc. Desde un punto de vista más estricto, la inversión • Empresas completas o participación acciona-
comprendería sólo los desembolsos de recursos financie- rial.
ros destinados a la adquisición de instrumentos de pro- • Invenciones o para patentes de invenciones.
ducción, que la empresa va a utilizar durante varios pe-
riodos económicos. • Por su función dentro de una empresa.
En el caso particular de inversión financiera, los recursos • De renovación, son las destinadas a sustituir el
se colocan en títulos, valores, y demás documentos finan- equipo utilizado, que por factores físicos, téc-
cieros, a cargo de otros entes, con el objeto de aumentar nicos, u obsolescencia, ha quedado en desuso.
los excedentes disponibles por medio de la percepción de
rendimientos, intereses, dividendos, variaciones de mer- • De expansión, la inversión de expansión va
cado, u otros conceptos. destinada a incrementar el mercado potencial
de la empresa, mediante la creación de nuevos
Para el análisis económico de una inversión puede redu- productos o la captación de nuevos mercados
cirse la misma a las corrientes de pagos e ingresos que geográficos.
origina, considerado cada uno en el momento preciso en
que se produce. • De mejora o modernización, van destinadas a
mejorar la situación de una empresa en el mer-
cado, a través de la reducción de costos de fa-
31.1.1 Las tres variables de la inversión bricación o del incremento de la calidad del
privada producto.
• Estratégicas, tienen por objeto la reducción
Las cantidades dedicadas para inversiones de los agentes de los riesgos derivados del avance [{tecnolo-
dependen de varios factores. Los tres factores que condi- gía|tecnológico]] y del comportamiento de la
cionan más decisivamente a esas cantidades son: competencia.

95
96 CAPÍTULO 31. INVERSIÓN

• Según el sujeto que la realiza. Exclusiones del concepto de inversión en macroeco-


nomía
• Privada.
• Pública. En macroeconomía se utiliza el término inversión para
referirse al aumento de la cantidad de activos producti-
vos como bienes de capital (equipo, estructuras o exis-
31.1.3 Criterios de selección de inversiones
tencias). Por ejemplo cuando la empresa EADS, fabri-
• Método del periodo de recuperación (pay-back), nú- cante del Airbus, levanta una nueva fábrica de aviones o
mero de años que se necesita para recuperar la in- la familia Pérez se construye una nueva casa, estas activi-
versión inicial con los flujos de caja después de dades son inversión. En términos de una familia, muchas
impuestos obtenidos cada año. hablan de «inversión» cuando compran un terreno, una
acción de Telefónica o un fondo de inversión. En econo-
• Método del rendimiento porcentual. mía, estas compras constituyen transacciones financieras
• Valor capital que consiste en calcular el valor actual o cambios de cartera, pues lo que compra una persona,
de todos los flujos de caja positivos y negativos es- otra lo vende. Sólo hay inversión cuando se crea capital
perados de la inversión. real.

• Tasa interna de retorno (TIR), es la tasa que iguala Así observado, la inversión es efectuada casi sistemáti-
a cero el valor actual neto de la inversión. camente por las empresas, mientras que no se considera
inversión la adquisición de bienes de equipo por parte de
• Índice de rentabilidad calculado por medio de flujos las familias: como automóviles, ordenadores, electrodo-
de caja descontados. mésticos, a pesar de que son utilizados por los hogares
durante varios años. La única inversión que llevan a cabo
las familias, según la contabilidad nacional, es la adquisi-
31.2 Inversión en macroeconomía ción que éstas realizan de viviendas.
Desde el punto de vista macroeconómico la inversión, Componentes de la inversión
también denominada en contabilidad nacional formación
bruta de capital, es uno de los componentes del Producto Desde este punto de vista macroeconómico la inversión
interno bruto (PIB) observado desde el punto de vista de puede descomponerse en tres elementos:
la demanda o el gasto.
En una economía nacional cualquier bien producido pue- • Formación bruta de capital fijo.
de tener tres destinos:
• Formación neta de capital fijo.
• Ser consumido en el interior del país. • Consumo de capital fijo (igual a la deprecia-
• Ser exportado para su consumo u otros fines al ex- ción del capital fijo del país)
terior . • Variación de existencias. (La variación de existen-
• Ser adquirido como bien de inversión y entonces pa- cias es igual a las existencias a finales del periodo,
sa a formar parte del capital productivo de una normalmente el año, menos las existencias iniciales
empresa y por tanto de un país o simplemente no de las que se partía al comienzo del periodo.
ser consumido y por tanto que figure en los almace-
nes de las empresas como existencias finales. La suma de todas proporciona la inversión total.

Los tres usos antes expuestos intervienen como compo-


Determinantes de la inversión
nentes agregados del PIB:

P IBpm = C + I + G + X − M Al buscar las razones por las que las empresas invierten,
en última instancia encontramos que las empresas com-
Donde PIBpm es el producto interior bruto contabilizado pran bienes de capital cuando esperan obtener con ello un
en precios de mercado, C es valor total del los bienes con- beneficio, es decir, unos ingresos mayores que los costes
sumidos, I la formación bruta de capital (inversión),G el de la inversión. Esta sencilla afirmación contiene tres ele-
gasto de gobierno o consumo público, X el valor de las mentos esenciales determinantes de la inversión:
exportaciones y M el valor de las importaciones. A par-
tir de la identidad anterior es trivial derivar la identidad • Los ingresos, una inversión genera a la empresa unos
fundamental de la contabilidad nacional: ingresos adicionales si le ayuda vender más. Eso in-
duce a pensar que un determinante muy importante
A−I = X −M ⇔ ahorro − de la inversión es el nivel global de producción (o
inversiones = exportaciones − importaciones PIB).
31.6. ENLACES EXTERNOS 97

• Los costes: los tipos de interés más los impuestos.

• Las expectativas. El tercer elemento determinante


de la inversión está constituido por las expectativas
y la confianza de los empresarios. La inversión es so-
bre todo una apuesta por el futuro, una apuesta a que
el rendimiento de una inversión será mayor que sus
costes. Así por ejemplo si las empresas temen que
empeoren las condiciones económicas en Europa, se
mostrarán reacias a invertir en Europa. Por el con-
trario, cuando las empresas creen que se producirá
una acusada recuperación en un futuro inmediato,
comienzan a hacer planes para expandir sus plantas
y crear o ampliar sus fábricas.

31.3 Véase también


• Capital

• Economía
• Fondo común de inversión

• Rentabilidad

31.4 Referencias
[1] Massé, Pierre (1963). La elección de las inversiones. Sa-
gitario.

31.5 Bibliografía
• Análisis macroeconómico, E. Shapiro, Ediciones
ICE, ISBN 84-7085-095-4
• Principios de economía, N Gregory Mankiw, ISBN
84-481-1422-1
• Macroeconomía en la Economía Global, Felipe La-
rraín, B. Jeffrey, D. Sarchs, ISBN 987-9460-68-5
(OJM)

31.6 Enlaces externos

• Wikcionario tiene definiciones y otra informa-


ción sobre inversión.Wikcionario
Capítulo 32

Gasto público

El gasto público es el total de gastos realizados por el con las obligaciones incurridas en años fiscales anteriores.
sector público, tanto en la adquisición de bienes y ser- Sin embargo, muchos de ellos están dirigidos a cierta par-
vicios como en la prestación de subsidios y transferen- te de la población para reducir el margen de desigualdad
cias. En una economía de mercado, el destino primor- en la distribución del ingreso.
dial del gasto público es la satisfacción de las necesidades
Por lo tanto, saber en qué se gasta el dinero del presupues-
colectivas, mientras que los gastos públicos destinados a to público resulta indispensable y sano, pues a través de
satisfacer el consumo público sólo se producen para re-
este gasto se conoce a quienes se ayuda en forma directa e
mediar las deficiencias del mercado. También tiene una indirecta. En esta sección encontrará diversos documen-
importancia reseñable los gastos públicos de transferen-
tos que dan luz sobre cómo se gasta el dinero público.
cia tendientes a lograr una redistribución de la renta y la Además según el modelo keynesiano existe un mecanis-
riqueza.[1]
mo conocido como “multiplicador del gasto” por el cual
los rendimientos económicos de una cierta cantidad de
gasto superan a la cantidad gastada, vía reactiviación de
32.1 Autorización del gasto la actividad económica.

La autorización de gasto público, es la operación con-


table que refleja el acto, en virtud del cual, la autoridad 32.3 Clasificación económica del
competente para gestionar un gasto con cargo a un crédi- gasto público
to acuerda realizarlo, determinando su cuantía en forma
cierta o de la forma más aproximada posible, cuando no
puede hacerse de forma cierta, reservando, a tal fin la to- Desde un punto de vista económico se distinguen tres ti-
talidad o una parte del crédito presupuestado. Este acto pos de gasto público:
no implica aún relación sin interesado ajenos a la enti-
dad, pero supone la puesta en marcha del proceso admi- • Desarrollo Social,
nistrativo Gasto público: recoge aquellos bienes y servi-
cios adquiridos por la Administración Pública, bien para • Económico, y
su consumo (material de oficina, servicios de seguridad
• Gobierno.
y limpieza...), bien como elemento de inversión (ordena-
dores, construcción de carreteras, hospitales...). También
incluye el pago de salarios a los funcionarios. 32.3.1 Desarrollo Social
No incluye, sin embargo, el gasto de pensiones: cuando
paga el salario a un funcionario compra un servicio, su Educación, Salud, Seguridad Social, Urbanización, Vi-
trabajo (hay una transacción económica), mientras que vienda, Desarrollo Regional, Agua Potable y Alcantari-
cuando paga una pensión se trata simplemente de una llado, Asistencia Social, y Superación de la Pobreza, es-
transferencia de rentas (no recibe nada a cambio), por lotos se pueden considerar como un gasto público real o de
que no se contabiliza en el PIBnxnxnxgnxn consumo. gasto público: es el valor total de las compras de
bienes y servicios realizados por el sector gubernamental
durante un período productivo. puede ser clasificado de
acuerdo a los criterios Orgánico o Administrativo, econó-
32.2 Incidencia del gasto mico y funcional. el criterio orgánico: este criterio clasifi-
ca los gastos públicos de acuerdo a la unidad u organismos
Los gastos realizados por el gobierno son de naturaleza administrativos que realizan el gasto corriente. el criterio
diversa. Van desde cumplir con sus obligaciones inme- económico: El criterio económico clasifica el gasto pú-
diatas como la compra de un bien o servicio hasta cubrir blico desde dos ángulos o puntos de vista.

98
32.6. REFERENCIAS 99

A) gastos corrientes o de inversión : son aquellos que rea-


liza el Estado para cubrir su funcionamiento normal.
B) desembolsos unilaterales o transferencias.

32.3.2 Desarrollo Económico


Dotar de Infraestructura, Energía, Comunicaciones y
Transportes, Desarrollo agropecuario y forestal, Temas
laborales, empresariales, Ciencia y Tecnología, Promo-
ción de la capacitación y el empleo, Impulso competitivo
empresarial, estos se pueden considerar como un gasto
real o de inversión.

32.4 Clasificación del gasto desde el


punto de vista macroeconómi-
co
• Gasto corrientes o de consumo: Gasto para pro-
porcionar servicios públicos, salarios de funciona-
rios y compra de bienes y servicios.

• Gasto de capital: Gasto para mantener o mejorar


la capacidad productiva del país, sobre todo infraes-
tructuras.
• Gasto de transferencia: Capital que el estado cede
a empresas y familias que lo necesitan
• Seguridad Social

32.5 Véase también


• Presupuesto público

• Déficit público
• Gasto Público y Rendición de Cuentas

32.6 Referencias
[1] Fuentes Quintana, Enrique. Hacienda Pública. ISBN
8440406258.

32.6.1 Enlaces externos


• Blog sobre Finanzas Públicas del Fondo Monetario
Internacional

• Gastos del estado español, sin incluir comunidades


autónomas y ayuntamientos
Capítulo 33

Política fiscal

La política fiscal es una rama de la política económica • Plena estabilidad de los precios, entendida como los
que configura el presupuesto del Estado, y sus componen- índices generales de precios para que no sufran ele-
tes, el gasto público y los impuestos, como variables de vaciones o disminuciones importantes.
control para asegurar y mantener la estabilidad económi-
ca, amortiguando las variaciones de los ciclos económi- Política fiscal expansiva: Se presenta cuando se toman
cos, y contribuyendo a mantener una economía creciente, medidas que generen aumento en el gasto público o re-
de pleno empleo y sin inflación alta.[1] El nacimiento de ducción de los impuestos
la teoría macroeconómica keynesiana puso de manifiesto
que las medidas de la política fiscal influyen en gran me- Política fiscal contractiva: Se presenta cuando se toman
dida en las variaciones a corto plazo de la producción, el decisiones que buscan un gasto público reducido, aumen-
empleo, y los precios. to de impuestos, o una combinación de ambos.
La manifestación principal de la política fiscal se ma-
terializa en los presupuestos del Estado y consiste en el
33.1 Encuadramiento conjunto de medidas que toma un gobierno referentes al
gasto público y a los ingresos públicos. En lo referente al
gasto, se ha de determinar su cuantía total, concretando
La actividad económica que el Estado desempeña en las
la composición del mismo, y su destinatario, es decir, si
sociedades comprende tres funciones básicas: una fun-
son compras directas de bienes y servicios por el Estado
ción de asignación de recursos, una función redistribu-
o transferencias de fondos realizadas a las empresas y a
tiva, y una función estabilizadora. Mediante la función
los ciudadanos. En cuanto a los ingresos se debe consig-
de asignación, el Estado suministra bienes que, en deter-
nar la previsión de cuanto se espera recaudar, a través de
minadas circunstancias, el mercado no proporciona ade-
qué impuestos, y como síntesis la relación entre ingresos
cuadamente debido a la existencia de los denominados
y gastos del Estado.
fallos del mercado. Con la función redistributiva,trata de
conciliar las diferencias de criterio que se producen en-
tre la distribución de la riqueza que realiza el sistema de
mercado y la que la sociedad considera justa. En la tarea 33.2 Proceso de actuación de la po-
de redistribución, intervienen fundamentos éticos, polí- lítica fiscal
ticos, y económicos. La función estabilizadora, donde se
encuadra la política fiscal, trata de conseguir la estabili-
dad del sistema económico, evitar sus desequilibrios, y El proceso se resume en este gráfico, que marca una in-
provocar los ajustes necesarios en la demanda agregada versión fija y unos impuestos proporcionales a la produc-
para superar en cada caso las situaciones de inflación o ción:
desempleo.[2] Leyenda:

Objetivos finales de la política fiscal • T: tributos (impuestos, tasas, contribuciones espe-


ciales,etc), dinero que se recauda los ciudadanos
Como se ha expuesto anteriormente, los objetivos prin-
• G: gasto público, dinero que gasta el Estado para
cipales de toda política fiscal son:
obras, etc.

• Acelerar el crecimiento económico. • Eje de ordenadas (vertical): mide dinero (recibido o


gastado)
• Plena ocupación de todos los recursos productivos
de la sociedad, tanto humanos, como materiales y • Eje de abscisas (horizontal): producto nacional
capitales. (PNB); producción

100
33.3. MECANISMOS 101

Cuando un gobierno altera las compras de bienes y ser-


vicios del Estado, logra desplazar la curva de demanda
agregada. Supongamos, por ejemplo, que el Ministerio de
Fomento de un país contrata la construcción de una nueva
autopista a una empresa constructora por valor de 3.000
millones de euros. Esta contratación eleva la demanda de
producción de las constructoras implicadas, lo que induce
a las empresas del sector a contratar más trabajadores y a
aumentar la producción. Como las constructoras forman
parte de la economía, el aumento de la demanda de la
autopista se traduce en un aumento de la demanda agre-
gada de bienes y servicios del país. La curva de demanda
agregada se desplaza hacia la derecha, incrementándose
el PIB, en la medida que uno de los componentes de éste
es el gasto público.

1. En un primer momento podría pensarse que la cur-


• P1 : equilibrio fiscal; T=G va de demanda agregada se desplaza hacia la dere-
cha exactamente en 3.000 millones de euros, que es
• Zona en rojo, P2 : zona de déficit, porque el gasto es el dinero gastado en la construcción. Sin embargo,
mayor que los ingresos no es así. Se producen dos efectos macroeconómi-
cos que hacen que la magnitud del desplazamiento
• Zona en verde, P3 : zona de superávit, porque se in- de la demanda agregada sea diferente de la varia-
gresan más de lo que se gasta, mediante los impues- ción de las compras del Estado. El primero -el efec-
tos to multiplicador- sugiere que el desplazamiento de la
demanda agregada podría ser superior a 3.000 mi-
Hay que aclarar que el déficit (déficit fiscal, ya que se trata llones de euros que era el gasto realizado. El segundo
de un gobierno) no es necesariamente algo malo que hay efecto a tener en cuenta es el efecto expulsión.
que evitar. Los partidarios de la política fiscal creen que,
en vez de intentar estar en el punto de equilibrio (P1 en la
El efecto multiplicador
gráfica), va bien aumentar el gasto público para incentivar
la economía; por tanto G>T y hay déficit. Según el mecanismo keynesiano del multiplicador, un au-
mento de la inversión eleva la renta de los consumidores,
provocando una cadena de aumentos del gasto en casca-
33.3 Mecanismos da pero cada vez menores. Las variaciones de la inversión
se multiplican, pues, traduciéndose en aumentos mayores
Los dos mecanismos de control sugeridos por los de la producción. El mecanismo del multiplicador no se
keynesianos (los seguidores de la política fiscal) son: aplica sólo a la inversión sino que tiene un carácter mu-
cho más amplio. En realidad, cualquier variación del gas-
to público también se traduce en una variación mayor de
• Variación del gasto público
la producción. Esta cuestión, analizada por primera vez
• Variación de los impuestos por Keynes, llevó a muchos economistas a recomendar
la utilización de la política fiscal como instrumento para
estabilizar el ciclo económico
De los dos, es más importante el control de la inversión
pública. Pero si hay que elegir entre hacer que el Estado
gaste más o bajar los impuestos, los políticos suelen pre- Efecto expulsión
ferir lo segundo, porque es inmediato, reversible, y les da
buena fama. El segundo efecto influyente para determinar la cuantia
del efecto total de la política fiscal de gasto sobre la de-
A continuación se explica cada uno de estos métodos.
manda agregada es el denominado efecto-expulsión, que
sugiere que el efecto que tendría el gasto de 3.000 millo-
33.3.1 Variación del gasto público nes de euros sobre el PIB, en el ejemplo anteriormente
expuesto, podría ser inferior a 3.000 millones.
Gasto público (inversión pública) es cuánto dinero gasta el Aunque el efecto multiplicador sugiere que la variación
Estado en pagar los proyectos públicos, como carreteras, de la demanda provocada por la política fiscal puede ser
vías y otras construcciones. Conjunto de gastos realizados mayor que la variación de las compras del Estado, exis-
por el gobierno en bienes y servicios para el Estado. te otro efecto que actúa en sentido contrario. Aunque un
102 CAPÍTULO 33. POLÍTICA FISCAL

aumento de las compras del Estado estimula la demanda que estimula todavía más el gasto de consumo. Este es el
de bienes y servicios, también provoca una subida del ti- efecto multiplicador. Al mismo tiempo, un aumento de la
po de interés, la cual tiende a atemperar la demanda de renta eleva la demanda de dinero, lo que tiende a elevar
bienes y servicios. La reducción que experimenta la de- los tipos de interés. La subida de los tipos de interés en-
manda cuando una expansión fiscal eleva el tipo de interés carece la petición de préstamos, lo cual reduce el gasto de
se denomina efecto expulsión. inversión. Este es el efecto-expulsión. Dependiendo de la
Para ver por qué se produce este efecto-expulsión, com- magnitud del efecto multiplicador y del efecto-expulsión,
probemos una vez más qué ocurre cuando el Estado cons- el desplazamiento de la demanda agregada puede ser ma-
yor o menor que la variación de los impuestos que lo ha
truye la autopista por valor de 3.000 millones de euros.
Como ya hemos señalado, este aumento de la demanda provocado.
eleva las rentas de los trabajadores y de los propietarios Si aumenta la renta de los consumidores (el dinero que la
de estas empresas (y como consecuencia del efecto multi- gente tiene disponible para gastar), entonces pueden gas-
plicador, también de otras empresas). Al aumentar la ren- tar más, y es probable que lo hagan. Hay medidas para sa-
ta, los hogares planean comprar más bienes y servicios y, ber qué porcentaje de la renta se gasta; son la propensión
como consecuencia, deciden tener una parte mayor de su marginal al consumo y la propensión marginal al ahorro.
riqueza en un activo líquido. Es decir, el aumento de la El estímulo del consumo permite mejorar la economía
renta provocado por la expansión fiscal eleva la demanda gracias al efecto multiplicador, un punto importante de la
de dinero, que debemos recordar es una función depen- teoría de Keynes. Dice que el dinero, al pasar de mano en
diente, entre otros factores, de la Renta monetaria de los mano, va generando incrementos en la producción (pro-
sujetos. Como el banco central no ha alterado la oferta ducto nacional). No es magia; veamos un ejemplo:
monetaria, la curva de oferta vertical no varía. Cuando el
aumento del nivel de renta desplaza la curva de demanda
de dinero hacia la derecha, el tipo de interés debe subir Supongamos que la propensión marginal al
con el fin de mantener equilibradas la oferta y la demanda consumo (PMgC) es del 0,8, lo que significa
de dinero. que todos los ciudadanos gastan el 80% de lo
La subida del tipo de interés reduce, a su vez, la cantidad que ganan y por el contrario ahorran un 20%.
demandada de bienes y servicios. En particular, como se-
1. Yo compro algo a alguien por 100 euros.
rá más caro pedir préstamos la demanda de inversión tan-
Eso hace aumentar el producto nacional
to en viviendas y como en las empresas disminuye. En de-
en 100 euros.
finitiva el aumento de las compras del Estado que eleva la
demanda de bienes y servicios, también puede expulsar 2. El vendedor, 100 euros más rico, es tam-
inversión. Este efecto-expulsión contrarresta en parte la bién un consumidor, y gastará el 80% de
influencia de las compras del Estado en la demanda agre- esos 100 euros comprando otra cosa, por
gada. tanto, gasta 80 euros. El PIB sube 80 eu-
ros más.
Recapitulando, cuando un Estado incrementa sus com-
pras en 3.000 millones de euros, la demanda agregada de 3. Quien acaba de recibir los 80 euros, gasta
bienes y servicios puede aumentar en una cuantía supe- un 80% de ello, o sea, 64 euros. El PIB
rior o inferior a 3.000 millones, dependiendo de que sea sube 64 euros.
mayor el efecto multiplicador o el efecto-expulsión.
4. Quien recibe los 64, gasta el 80%; el PIB
sube 51,2 más

33.3.2 Variación de los impuestos 5. El siguiente hace subir el PIB 40,96


6. Etcétera: 32,77, 26,21, 20,97, 16,78,...
La otra gran herramienta de la política fiscal es el nivel
de tributación. Cuando el gobierno de un país baja los ¿Cuánto ha aumentado el producto nacional, en
impuestos, aumentan los ingresos netos de los hogares. total? Pues 100 + 80 + 64 + 51.2 + 40.96 +...
Estos ahorran parte de esta renta adicional, pero también Esta serie equivale a 100/(1-0.8), que son 500
gastan alguna en bienes de consumo. Como la reducción euros.
de los impuestos eleva el gasto de consumo, desplaza la
curva de demanda agregada hacia la derecha. Asimismo,
una subida de los impuestos reduce el gasto de consumo y Por tanto, una inversión de 100 euros ha hecho aumentar
desplaza la curva de demanda agregada hacia la izquierda. el producto nacional en 500.
En la magnitud del desplazamiento de la demanda agrega- Por eso bajar los impuestos (aumentando la renta disponi-
da provocado por una modificación de los impuestos tam- ble) aumenta el producto nacional. El subirlos, lo reduce,
bién influyen el efecto multiplicador y el efecto-expulsión. y puede ser la acción apropiada si se quiere generar un
Cuando el gobierno baja los impuestos y estimula el gas- superávit y enfriar la economía (lo cuál ayudaría a con-
to de consumo, los ingresos y los beneficios aumentan, lo trolar la inflación).
33.6. HISTORIA 103

33.4 Tipos de política fiscal sistema de prestaciones por desempleo bien diseñado no
solo brinda una importante red de protección a la pobla-
• Política fiscal expansiva:cuando el objetivo es esti- ción, sino que, además, permite a los trabajadores dedicar
mular la demanda agregada, especialmente cuando más tiempo a la búsqueda del empleo más productivo. Sin
la economía está atravesando un período de rece- embargo puede al mismo tiempo, prolongar la duración
sión y necesita un impulso para expandirse. Como del desempleo, lo que tendría efectos secundarios sobre el
resultado se tiende al déficit o incluso puede provo- potencial de producción de la economía, porque los traba-
car inflación. jadores que se encuentran en una situación de desempleo
de larga duración experimentan una depreciación de su
• Política fiscal restrictiva: cuando el objetivo es fre- capital humano.
nar la demanda agregada, por ejemplo cuando la Las posibles desventajas de las prestaciones sociales se
economía está en un período de excesiva expansión observan con más claridad en sus efectos sobre la ofer-
y tiene necesidad de frenarse por la excesiva infla- ta de factor trabajo. Con frecuencia se menciona el pago
ción que está creando. Como resultado se tiende al incondicional o ilimitado de prestaciones por desempleo
superávit. como uno de los principales factores que desincentivan
la búsqueda de empleo. Este tipo de prestaciones puede,
-Política fiscal expansiva asimismo, reducir las presiones para reformar un merca-
Los mecanismos a usar son: do de trabajo ineficiente con altas tasas de paro porque
los desempleados disfrutan de esos beneficios. También
• Aumentar el gasto público, para aumentar la pro- los sistemas públicos de pensiones tienen efectos signi-
ducción y reducir el desempleo. ficativos sobre la oferta de trabajadores. La escasa pe-
nalización de la jubilación anticipada, o incluso su pro-
• Bajar los impuestos, para aumentar la renta disponi-
moción activa, han reducido dicha oferta. Por otra par-
ble de las personas físicas, lo que provocará un ma-
te, la perspectiva de jubilación anticipada constituye un
yor consumo y una mayor inversión de las empre-
desincentivo para que los trabajadores mantengan sus co-
sas, en conclusión, un desplazamiento de la deman-
nocimientos profesionales y participen en un proceso de
da agregada en sentido expansivo. De esta forma, al
aprendizaje continuo. Además, los incentivos a la jubila-
haber mayor gasto público, y menores impuestos, el
ción anticipada facilitan la eliminación de mano de obra
presupuesto del Estado, genera el déficit. Después
incluso en circunstancias en que el despido es muy difícil.
se puede decir que favorece el gasto fiscal en el im-
Como resultado, las empresas que necesiten reducir su
puesto presupuestario.
plantilla la recortarían en los segmentos de mayor edad,
dándose el caso de que estos trabajadores pueden ser pre-
-Política fiscal contractiva
cisamente los que más experiencia tengan y no los menos
Es la que hace disminuir la demanda agregada, a fin de productivos.
generar un exceso de oferta agregada de bienes, lo que
Las políticas orientadas al mercado de trabajo, si se dise-
finalmente hará reducir el nivel de ingreso.
ñan y ponen en práctica adecuadamente, pueden estimu-
-Política fiscal restrictiva Los mecanismos son los con- lar la oferta y la demanda de factor trabajo y, por con-
trarios que en la expansiva: siguiente, la tasa de ocupación. Los programas de for-
mación pueden ayudar a mantener y mejorar los cono-
• Reducir el gasto público, para bajar la demanda cimientos profesionales, reduciendo los desajustes entre
agregada y por tanto la producción. oferta y demanda y el deterioro del capital humano entre
• Subir los impuestos, para que los ciudadanos tengan los desempleados de larga duración. Otro desafío que se
una renta menor y en consecuencia disminuyan su plantea es la reintegración de los grupos difíciles de em-
consumo y así la demanda agregada se desplaza ha- plear, como los trabajadores poco cualificados, los para-
cia la izquierda. dos de larga duración o los trabajadores de más edad.[3]

De esta forma, al disminuir el gasto público, y aumentar


los impuestos, el presupuesto del Estado, tiende a generar 33.6 Historia
un superávit o disminuir el déficit.
La política fiscal es la propuesta por John Maynard Key-
nes, que propone teorías innovadoras. Por ejemplo:
33.5 Política fiscal y empleo
• dice que la ley de Say ("la oferta genera su pro-
La forma en que la política fiscal afecta al empleo es un pia demanda") no se cumple, ya que puede haber
tema complejo, por lo que es necesario sopesar cuidado- equilibrio económico aunque exista mucho paro.
samente los efectos de incentivo y desincentivo que con-
lleva la intervención del sector público. Por ejemplo, un • cree que el Estado es quien debe intentar resolver
104 CAPÍTULO 33. POLÍTICA FISCAL

el problema del paro (a diferencia de los clásicos y política restrictiva durante un período de recesión, será
los monetaristas, que creen que se soluciona por sí un fracaso. Este tipo de recomendaciones son de carácter
solo). Para hacerlo, el estado tiene que controlar la heterodoxo, y se basan en la idea de que aplicar políticas
demanda agregada a través de esta política fiscal. restrictivas en la parte descendente del ciclo económico,
no hará más que acentuarlo.
• el estado de pleno empleo es algo transitorio, y la
economía es fluctuante.
33.7.4 Propensión al consumo, no constan-
Estas teorías revolucionarias dan comienzo a la te
macroeconomía como ciencia.
Los clásicos opinan que no siempre vamos a gastar el mis-
mo porcentaje de nuestra renta; por tanto, la propensión
Teorías Algunos conceptos que intervienen en la teo- marginal al consumo (o al ahorro) no es constante. Ade-
ría de Keynes son: más, depende mucho de cada tipo de persona.

• Propensión marginal al consumo

• Oferta agregada, con un tramo horizontal (tramo


33.8 Referencias
keynesiano)
[1] Samuelson, Paul S.; Nordhaus William D. Macroecono-
mía. McGraw-Hill. ISBN 84-481-0648-2.

33.7 Críticas a la política fiscal [2] García Villarejo, Avelino; Salinas Sánchez, Javier. Ma-
nual de Hacienda Pública, general y de España. Tecnos.
ISBN 84-309-1197-9.
La política fiscal dejó de ser efectiva en los años 70, por-
que no pudo resolver la situación conocida ahora como [3] Banco Central Europeo. Boletín mensual agosto 2001.
estanflación, que consiste en la coexistencia simultánea de ISSN 1561-0268.
una fuerte inflación y a la vez una alta tasa de desempleo,
motivada por la crisis del petróleo de 1973.
Otras críticas que recibe la política fiscal son: 33.9 Véase también
• Asociación Española de Asesores Fiscales (AE-
33.7.1 Efecto expulsión DAF)

En caso de recesión se aplica una política expansiva: se • Balanzas Fiscales Comunidades Autónomas
aumenta el gasto público o se bajan los impuestos. Para
• Consejo de Política Fiscal y Financiera
poder financiarse, el Estado necesita dinero, y lo encuen-
tra en el mercado privado: vendiendo títulos de deuda pú- • Estabilizador fiscal automático
blica. Al vender tantos, el precio de los títulos baja, y la
gente compra más ya que parecen rentables. Al final, la • Ley de Estabilidad
gente está invirtiendo mucho en el Estado, pero no en el
mercado privado, que era lo que se pretendía.
En resumen, puede bajar la demanda de inversión cuando
33.10 Enlaces externos
lo que se esperaba era que aumentara.
• CuantosImpuestosPago.com

33.7.2 Provoca déficit comercial • Blog de Finanzas Públicas del Fondo Monetario In-
ternacional
En el caso anterior (se emite Deuda pública para finan- • Política fiscal, selección de artículos del Cato Insti-
ciarse), si los títulos los compran los extranjeros, la mone- tute
da propia subirá de valor. Eso hará que bajen las exporta-
ciones (porque a los de fuera les sale más caro comprar), • Gastos del estado español 2008-2010, sin incluir co-
y no es bueno que pase eso en una fase de recesión. munidades autónomas y ayuntamientos

• Gastos del estado español 2008-2010, sin incluir co-


33.7.3 Retrasos munidades autónomas y ayuntamientos

Para que funcione bien la política fiscal, hay que tener


muy en cuenta el ciclo económico, ya que si se aplica una
Capítulo 34

Política monetaria

La política monetaria o política financiera es una ra- • variación del coeficiente de caja
ma de la política económica que usa la cantidad de dine-
ro como variable para controlar y mantener la estabilidad La elección del mecanismo intermedio a utilizar depende
económica. La política monetaria comprende las decisio- de su facilidad de manejo, de la cantidad de información
nes de las autoridades monetarias referidas al mercado de al respecto disponible sobre cada medida, y del objetivo
dinero, que modifican la cantidad de dinero o el tipo de final que se quiere conseguir. Un buen candidato es la ta-
interés. Cuando se aplica para aumentar la cantidad de sa de interés, ya que se conoce en el acto, mientras que
dinero, se le denomina política monetaria expansiva, y determinar la cantidad de dinero lleva algunos días.
cuando se aplica para reducirla, política monetaria res-
trictiva. A continuación se explica cada uno de estos métodos de
control de la cantidad de dinero.

34.1 Objetivos últimos de la políti- 34.2.1 Política de descuento


ca monetaria
La política de descuento de la autoridad monetaria, con-
Es común para las autoridades monetarias declarar cuatro siste en la determinación del tipo de redescuento y de la
objetivos básicos de la política monetaria, que pueden ser fijación del volumen de títulos susceptibles de descuento.
enunciados de diferentes formas: Los bancos comerciales acuden al banco central para con-
seguir liquidez mediante el descuento de títulos normal-
• estabilidad del valor del dinero (contención de los mente de deuda pública que los bancos comerciales tie-
precios, prevención de la inflación); nen en su cartera. En la política de descuento el banco
central establece cuales son las condiciones por las que
• tasa más elevada de crecimiento económico; está dispuesto a conceder créditos a los banco comercia-
les a corto plazo. El alcance de esta política depende de
• plena ocupación o pleno empleo (mayor nivel de las necesidades y comportamiento que tengan los bancos
empleo posible); comerciales. Mediante la variación del tipo de descuen-
to, que es el tipo de interés de los préstamos que concede
• evitar desequilibrios permanentes en la balanza de
el banco central a los bancos comerciales. Un banco pide
pagos y mantenimiento de un tipo de cambio esta-
préstamos al banco central cuando tiene una cantidad de
ble y protección de la posición de reservas interna-
reservas inferior a la que necesita, bien porque ha con-
cionales.
cedido demasiados préstamos, o bien porque ha experi-
mentado recientes retiradas de dinero. Cuando el banco
El problema surge de la compatibilidad existente entre los central concede un préstamo a un banco, el sistema ban-
diferentes objetivos marcados. cario tiene más reservas y estas reservas adicionales le
permiten crear más dinero.
El banco central puede alterar la oferta monetaria modi-
34.2 Mecanismos ficando el tipo de descuento. Una subida del tipo de des-
cuento disuade a los bancos de pedir reservas prestadas
El banco central puede influir sobre la cantidad de dinero al banco central. Por lo tanto, una subida del tipo de des-
y sobre la tasa de interés, a través de: cuento reduce la cantidad de reservas que hay en el siste-
ma bancario, lo cual reduce, a su vez, la oferta monetaria.
• cambios en el tipo de interés En cambio, una reducción del tipo de descuento anima a
los bancos a pedir préstamos al banco central, eleva la
• Operaciones de Mercado Abierto cantidad de reservas y aumenta la oferta monetaria.

105
106 CAPÍTULO 34. POLÍTICA MONETARIA

El Banco Central utiliza los créditos por los que cobra el 34.2.4 Instrumentos cualitativos
tipo de descuento no sólo para controlar la oferta mone-
taria, sino también para ayudar a las instituciones finan- Junto a los métodos de intervención estudiados anterior-
cieras cuando tienen dificultades. mente existen también una serie de medidas que pue-
de tomar el banco central, denominadas instrumentos
cualitativos entre los que destaca el denominado “efecto
34.2.2 Variación del coeficiente de caja anuncio” que consiste en hacer público las opiniones del
banco central y ejercer influencia así sobre el comporta-
El coeficiente de caja (o encaje bancario o coeficiente le- miento de los operadores económicos y las expectativas
gal de reservas) indica qué porcentaje de los depósitos empresariales.[1]
bancarios ha de mantenerse en reservas líquidas, o sea,
guardado sin poder usarlo para dejarlo prestado. Se hace
para evitar riesgos. 34.3 Tipos de política monetaria
Si el banco central decide reducir este coeficiente a los
bancos (guardar menos dinero en el banco y prestar más), Puede ser expansiva o restrictiva:
eso aumenta la cantidad de dinero en circulación, ya que
se pueden conceder aún más préstamos. Si el coeficien-
• Política monetaria expansiva: cuando el objetivo
te aumenta, el banco se reserva más dinero, y no puede
es poner más dinero en circulación.
conceder tantos préstamos. La cantidad de dinero baja.
De esta forma, el banco puede aportar o quitar dinero del • Política monetaria restrictiva: cuando el objetivo
mercado. es quitar dinero del mercado.

34.2.3 Operaciones de mercado abierto 34.3.1 Política monetaria expansiva

Con este nombre se conoce a las operaciones que realiza Cuando en el mercado hay poco dinero en circulación,
el banco central con títulos de deuda pública en el merca- se puede aplicar una política monetaria expansiva para
do. La política de mercado abierto consiste en la compra aumentar la cantidad de dinero. Ésta consistiría en usar
y venta del banco central de activos que pueden ser oro, alguno de los siguientes mecanismos:
divisas, títulos de deuda pública y en general valores con
tipos de renta fija. • Reducir la tasa de interés, para hacer más atracti-
Las operaciones de mercado abierto producen dos tipos vos los préstamos bancarios e incentivar la inver-
de efectos: sión, componente de la DA.

• Reducir el coeficiente de caja (encaje bancario), para


• Efecto cantidad: Cuando la autoridad monetaria que los bancos puedan prestar más dinero, contando
compra o vende títulos está alterando la base mo- con las mismas reservas.
netaria, al variar la cuantía de las reservas de dinero
de los bancos comerciales, bien en sentido expansi- • Comprar deuda pública, para aportar dinero al mer-
vo o contractivo. Si el banco central pone de golpe a cado.
la venta muchos títulos de su cartera y los ciudada-
nos o los bancos los compran, el banco central reci-
be dinero de la gente, y por tanto el público dispone
de menos dinero. De esta forma se reduce la canti-
dad de dinero en circulación. En cambio, si el banco
central decide comprar títulos, está inyectando di-
nero en el mercado, ya que la gente dispondrá de
dinero que antes no existía.

• Efecto sobre el tipo de interés: Cuando el banco cen-


tral compra o vende títulos de renta fija o deuda pú-
blica, influye sobre la cotización de esos títulos y
consecuentemente sobre el tipo de interés efectivo
de esos valores. Por tanto en el caso de compra de
títulos por el banco central, que inyecta más liquidez
al sistema, hay que añadirle un efecto igualmente de
carácter expansivo derivado de la caída del tipo de
interés.[1]
34.4. MECANISMOS DE TRANSMISIÓN DE LA POLÍTICA MONETARIA 107

Referencias: 34.4 Mecanismos de transmisión


r tasa de interés, OM oferta monetaria, E Tasa de equi-
librio, DM demanda de dinero.
de la política monetaria
Según los monetaristas, el banco central puede aumentar El mecanismo de transmisión monetaria, es aquel en que
la inversión y el consumo si aplica esta política y baja la las variaciones de la oferta monetaria se traducen en va-
tasa de interés. En la gráfica se ve cómo al bajar el tipo riaciones de la producción, el empleo, los precios y la in-
de interés (de r1 a r2 ), se pasa a una situación en la que flación. El proceso concreto, en el que el banco central
la oferta monetaria es mayor (OM1 ). decide frenar la economía para frenar la inflación, con-
siste en los siguientes pasos:

34.3.2 Política monetaria restrictiva • Para iniciarlo, el banco central toma medidas desti-
nadas a reducir las reservas bancarias, por ejemplo
Cuando en el mercado hay un exceso de dinero en circu- vendiendo títulos del Estado en el mercado abier-
lación, interesa reducir la cantidad de dinero, y para ello to. Esta operación altera el balance consolidado del
se puede aplicar una política monetaria restrictiva. sistema bancario provocando una reducción de las
reservas bancarias totales.
Consiste en lo contrario que la expansiva:
• Cada reducción de las reservas bancarias en una uni-
dad monetaria, origina una contracción múltiple de
• Aumentar la tasa de interés , para que el hecho de
los depósitos a la vista, reduciendo así la oferta mo-
pedir un préstamo resulte más caro.
netaria. Como la oferta monetaria es igual al efectivo
más los depósitos a la vista, la disminución de estos
• Aumentar el coeficiente de caja (encaje bancario), últimos reduce la oferta monetaria.
para dejar más dinero en el banco y menos en cir-
culación. • La reducción de la oferta monetaria tiende a elevar
los tipos de interés y a endurecer las condiciones cre-
diticias. Si no varía la demanda de dinero, una re-
• Vender deuda pública, para retirar dinero de la cir-
ducción de la oferta monetaria eleva los tipos de in-
culación, cambiándolo por títulos de deuda pública.
terés. Por otra parte, disminuye el volumen de crédi-
to y los préstamos de que dispone el público. Suben
los tipos de interés para los que solicitan créditos hi-
potecarios para adquirir viviendas y para las empre-
sas que desean ampliar sus factorías, comprar nueva
maquinaria o aumentar las existencias. La subida de
los tipos de interés también reduce el valor de los
activos financieros del público, reduciendo el precio
de los bonos, acciones, del suelo y de la vivienda.

• La subida de los tipos de interés y la disminución de


la riqueza, tiende a reducir el gasto sensible a los ti-
pos de interés, especialmente la inversión. La subida
de los tipos de interés, unida al endurecimiento de
las condiciones crediticias y a la reducción de la ri-
queza, tiende a disminuir los incentivos para reali-
zar inversiones y para consumir. Tanto las empresas
como las familias reducen sus planes de inversión
y los consumidores deciden comprar una vivienda
más pequeña o reformar la que tienen cuando la
subida de los tipos de interés de las hipotecas ha-
ce que las cuotas mensuales sean elevadas en rela-
Referencias: ción con su renta mensual y en una economía cada
r tasa de interés, OM oferta monetaria, E Tasa de equi- vez más abierta al comercio internacional, la subida
librio, DM demanda de dinero. de los tipos de interés puede elevar el tipo de cam-
De OM0 se puede pasar a la situación OM1 subiendo el bio de la moneda y reducir las exportaciones netas.
tipo de interés. La curva de demanda de dinero tiene esa Por lo tanto, el endurecimiento de la política mone-
forma porque a tasas de interés muy altas, la demanda taria eleva los tipos de interés y reduce el gasto en
será baja (cercana al eje de ordenadas, el vertical), pero los componentes de la demanda agregada que son
con tasas bajas se pedirá más (más a la derecha). sensibles a los tipos de interés.
108 CAPÍTULO 34. POLÍTICA MONETARIA

• Por último, la presión del endurecimiento de la polí- internacionales han comenzado a desempeñar un papel
tica monetaria, al reducir la demanda agregada, re- nuevo y fundamental en la política macroeconómica.
duce la renta, la producción, el empleo y la inflación. En el período entre 1979 y 1982, la Reserva Federal de
En el análisis de la oferta y la demanda agregadas Estados Unidos decidió frenar el crecimiento del dinero
muestran que un descenso de la inversión y de otros para combatir la inflación. Este proceso elevó los tipos
gastos autónomos podía reducir considerablemente de interés de los activos denominados en dólares ameri-
la producción y el empleo. Por otro lado, al dismi- canos. Los inversores de todo el mundo, atraídos por los
nuir éstos más de lo que ocurriría en caso contrario, mayores tipos de interés de este país, compraron títulos
los precios tienden a subir menos deprisa o inclu-
en dólares, elevando el tipo de cambio de esa moneda. El
so bajan. Retroceden las fuerzas inflacionistas. Si elevado tipo de cambio del dólar animó a los ciudadanos
el diagnóstico del Banco central sobre la situación
estadounidenses a incrementar su importaciones y perju-
inflacionista es acertado, la disminución de la pro- dicó las exportaciones de las empresas norteamericanas.
ducción y el aumento del desempleo atenuarán las
Disminuyeron las exportaciones netas, descendiendo la
fuerzas inflacionistas.[2] demanda agregada, lo que redujo tanto el PIB real como
la inflación.
34.4.1 El papel de la política monetaria en El comercio exterior ha abierto otro nexo en el mecanis-
el largo plazo mo de transmisión monetaria. Pero el sentido del efecto
de la política monetaria es el mismo en el caso del comer-
En los apartados anteriores, se ha expuesto la foren que cio que en el de la inversión interior: el endurecimiento de
la política monetaria afecta, a corto plazo, a las distin- la política monetaria reduce la producción y los precios.
tas variables de una economía, en el que una variación El efecto en el comercio refuerza el efecto en la economía
de los tipos de interés inducida por las autoridades mo- interior. Pero las cuestiones de la apertura de la economía
netarias de un país, repercuten en la evolución de distin- plantean más complicaciones a las autoridades económi-
tas variables económicas, como la producción y los pre- cas.
cios. Sin embargo, a largo plazo, existe un amplio con- La primera complicación se debe a que las relaciones
senso entre las distintas doctrinas económicas, acerca de cuantitativas entre la política monetaria, el tipo de cam-
la denominada neutralidad a largo plazo del dinero, por bio, el comercio exterior y la producción y los precios
cuanto un cambio en la cantidad del dinero en circulación son sumamente complejas, especialmente en el caso de
en la economía de un país, manteniéndose constante las la primera relación. Los modelos económicos actuales no
demás variables, repercutirá directamente en una varia- pueden predecir con exactitud la influencia de las modi-
ción del nivel general de precios, por cuanto supone una ficaciones de la política monetaria en los tipos de cam-
modificación de la unidad de cuenta, sin que afecte a las bio. Por otra parte, incluso aunque se conozca la relación
variables reales, es decir, sin que afecte a la producción entre el dinero y el tipo de cambio, la influencia de los
real o al desempleo. A largo plazo las variables de carác- tipos de cambio en las exportaciones netas es compleja y
ter real de la economía como pueden ser la renta real de difícil de predecir: Además, los tipos de cambio y los flu-
los ciudadanos o el nivel de desempleo están determina- jos comerciales resultan afectados simultáneamente por
dos, fundamentalmente, por factores reales del lado de la la política fiscal y monetaria de otros países, por lo que
oferta, como pueden ser la tecnología o el crecimiento no siempre se puede distinguir las causas y los efectos de
demográfico. De esta manera las actuaciones de las au- los cambios de los flujos comerciales. En conjunto, en los
toridades monetarias no pueden influir en el crecimiento últimos años ha disminuido la confianza en nuestra capa-
económico a largo plazo[3] cidad para saber cuál es el mejor momento para adoptar
medidas monetarias y cuáles son sus efectos probables.

34.5 Política monetaria en una eco-


nomía abierta 34.6 Historia de la política moneta-
ria
Los mecanismos de transmisión monetaria de gran parte
de las economías mundiales han evolucionado en las dos La política monetaria está desarrollada entre otros por
últimas décadas del siglo XX, al abrirse más la economía economistas como Knut Wicksell, Irving Fisher; Clark
y al modificarse el sistema de tipos de cambio. Warburton (quien fue descrito como “el primer mo-
La relación entre la política monetaria y el comercio ex- netarista en el periodo que siguió la Segunda Guerra
terior ya había un motivo de preocupación para las eco- Mundial[4] ) y Milton Friedman quienes enfatizaron el pa-
nomías pequeñas y muy abiertas al exterior. Tras la in- pel de la política monetaria en la estabilidad macroeconó-
troducción de los tipos de cambio flexibles en los años mica y se consideran representantes del monetarismo, ba-
setenta y ante la existencia de unos mercados financieros sándose en ideas de economistas clásicos (especialmente
cada vez más interrelacionados, el comercio y las finanzas John Stuart Mill, quien introdujo su “principio de la de-
34.8. LOS DESFASES Y RETRASOS DE LA POLÍTICA MONETARIA 109

pendencia general de los precios sobre la cantidad del di- de dinero sea totalmente inelástica (curva vertical en las
nero en circulación” que sugiere que el nivel general de gráficas de arriba). En ese caso, una política expansiva
precios se relaciona con la cantidad de dinero multipli- que aporte dinero al mercado no hará cambiar el tipo de
cada por su `velocidad de circulación'[5] ). En contra po- interés, por tanto será inefectiva.
sición al monetarismo, está el keynesianismo (John May-
nard Keynes) y su énfasis en la importancia política fiscal
en la estabilidad macroeconómica. Sensibilidad de la inversión a cambio en los tipos de
interés Para los keynesianos, el hecho de bajar los tipos
En cuanto a la adecuación empírica de las políticas re- de interés no implica necesariamente un aumento en las
comendadas por ambas escuelas sigue existiendo debate. inversiones; consideran que la inversión depende más de
Se acepta mayoritariamente, que en el caso del crack de las necesidades y expectativas que del tipo de interés.
1929, la política monetaria falló. Los clásicos creían que
al haber caído la cantidad de dinero, también bajarían
los precios y los salarios, y se volvería automáticamente Velocidad de circulación no estable La velocidad de
al pleno empleo. Pero resultó que tanto precios y salarios circulación del dinero (V) se supone constante en la re-
son rígidos a la baja; o sea, que los empresarios se nega- lación M*V=P*Q, pero de hecho, aumenta cuando hay
ban a bajar los precios, y los trabajadores a cobrar menos. expansión y se reduce si hay recesión.
Si bien la popularidad del intervencionismo entre los eco-
nomistas es más pequeña ahora que a mediados del siglo
Asimetría de la política monetaria La política mo-
XX, recientemente en la crisis económica de 2008-2009
netaria es más efectiva para restringir el gasto agregado
la mayoría de gobierno para salir de la crisis aplicaron
(política restrictiva) que para generarlo (política expansi-
esencialmente medidas de estímulo económico, más en
va). Esto se debe a tres motivos:
la línea keynesiana que en la línea monetarista.
1. A las autoridades les resulta más fácil presionar a la
34.6.1 Teoría cuantitativa del dinero alza las tasas de interés que a la baja.
2. El banco central puede llevar a cabo una política ex-
La teoría cuantitativa del dinero tal como fue formalizada
pansiva posibilitando con ello una mayor concesión
por Irving Fisher (1911) sugiere que la masa monetaria,
de préstamo y por lo tanto, aumentando la oferta de
el nivel de precios, la cantidad de bienes y servicios y la
dinero; pero no puede obligar a los bancos a que
velocidad de circulación del dinero están relacionadas por
presten más cuando, por ejemplo, los empresarios
la “ecuación de intercambio":
se niegan a invertir ante expectativas negativas.
3. Mediante la política restrictiva se puede incluso ra-
M ·V =P ·Q cionar el crédito, de forma que las empresas sean
incapaces de obtenerlos para financiar sus inversio-
En la cual: nes. Sin embargo lo contrario no es así, ya que no se
puede forzar a que las empresas soliciten más crédi-
M: Masa monetaria tos de los que desean.
V: Velocidad de circulación del dinero
P: Nivel de precios 34.8 Los desfases y retrasos de la
Q: Producción de bienes y servicios
política monetaria
Esta ecuación se considera válida siempre y cuando sea el
Los efectos de la política monetaria se pueden ver distor-
caso que la velocidad de circulación del dinero (V) sea
sionados por los retrasos de su acción. Milton Friedman
constante.
al discutir las características de las medidas de política
discrecionales frente al automatismo, señala como factor
negativo de las primeras los desfases a que se encuentran
34.7 Críticas a la política moneta- sujetas. Estos desfases pueden ser de tres tipos:
ria
1. Desfase de reconocimiento: tiempo que transcurre
El keynesianismo ha mantenido ideas contrarias a la efi- entre la necesidad de las medidas y el reconocimien-
cacia de la política monetaria, en los siguientes aspectos: to de esta necesidad. Puede venir de la complacen-
cia que se deriva de la prosperidad, la desgana de en-
frentarse con hechos desagradables y los malos diag-
Liquidez Keynes dice que en un caso de recesión y nósticos, la ansiedad provocada por cualquier ligera
con tipo de interés muy bajo, puede pasar que la demanda contracción de los índices económicos.
110 CAPÍTULO 34. POLÍTICA MONETARIA

2. Desfase administrativo: tiempo que transcurre entre 34.11.1 Bibliografía


el reconocimiento de la necesidad de medidas y su
adopción. En general la política monetaria sufre un • Fernández Díaz, Andrés (2003). Política monetaria:
retraso administrativo mucho más corto que la polí- fundamentos y estrategias.
tica fiscal.
3. desfase administrativo: tiempo que transcurre entre 34.11.2 Enlaces externos
las medidas y sus efectos.
• Política monetaria, Banco de México.
• Apuntes de teoría y política monetaria, Mario Al-
34.9 Política monetaria de la euro- berto Gaviria Ríos.
zona
• Política monetaria, selección de artículos del
Instituto Juan de Mariana.
Las actividades del Sistema Europeo de Bancos Centra-
les se desarrollan de conformidad con el Tratado consti- • Alfonso Novales, Universidad Complutense. Políti-
tutivo de la Comunidad Europea y con los Estatutos del ca monetaria antes y después de la crisis financiera
Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Cen-
tral Europeo. En la medida en que se considere posible
y adecuado y se garantice la eficiencia operativa, el BCE
puede recurrir a los bancos centrales nacionales para rea-
lizar las operaciones que forman parte de las funciones
del Eurosistema. Las operaciones de política monetaria
del Eurosistema se ejecutan de manera uniforme en to-
dos los Estados miembros.

34.10 Véase también


• Regla de Taylor
• Trampa de la liquidez
• Flexibilización cuantitativa
• Reforma monetaria
• Teoría cuantitativa del dinero
• Ilusión monetaria
• Moneda fuerte
• Patrón oro

34.11 Referencias
[1] Fernández Díaz, Andrés (2003). Política monetaria: fun-
damentos y estrategias. Thomson. ISBN 9788497322522.
[2] SAMUELSON, P. Y NORDHAUS, W. (2002). Macro-
economía. McGraw Hill. ISBN 84-481-0648-2.
[3] La política monetaria del Banco Central Europeo 2004.
Banco Central Europeo. ISBN 92-9181-524-1.
[4] Thomas F. Cargill, 1981. “A Tribute to Clark Warburton,
1896-1979: Note,” Journal of Money, Credit and Banking,
13(1), p. 89.
[5] Mill, John Stuart; Principles of Political Economy (1848).
part II CHAPTER VIII: Of the Value of Money, as De-
pendent on Demand and Supply
Capítulo 35

John Maynard Keynes

John Maynard Keynes, primer barón Keynes (5 de ju- 35.1 Biografía


nio de 1883 – 21 de abril de 1946) fue un economista
británico, considerado como uno de los más influyentes
del siglo XX.[1] Sus ideas tuvieron una fuerte repercusión
35.1.1 Keynes estudiante
en las teorías y políticas económicas.
La principal novedad de su pensamiento radica en con-
siderar que el sistema capitalista no tiende al pleno em-
pleo ni al equilibrio de los factores productivos, sino ha-
cia un equilibrio que solo de forma accidental coincidi-
rá con el pleno empleo. Keynes y sus seguidores de la
posguerra destacaron no solo el carácter ascendente de
la oferta agregada, en contraposición con la visión clási-
ca, sino además la inestabilidad de la demanda agregada,
proveniente de los shocks ocurridos en mercados priva-
dos, como consecuencia de los altibajos en la confianza
de los inversores. La principal conclusión de su análisis es
una apuesta por la intervención pública directa en materia
de gasto público, que permite cubrir la brecha o déficit de
la demanda agregada.[1] Está considerado también como
uno de los fundadores de la macroeconomía moderna.
Keynes fue un personaje muy polifacético. Además de ser
un economista teórico que cambió la consideración de la
macroeconomía en el siglo XX, desempeñó también múl-
tiples puestos en el mundo económico, fue profesor en la
Universidad de Cambridge desde 1908, editor del Econo-
mic Journal desde 1912, secretario de la Royal Economic
Society, alto funcionario de la Administración británica
y negociador internacional en nombre de Inglaterra en
diferentes ocasiones. También trabajó en el sector em-
presarial, en la dirección de inversiones de una compañía Comedor del King’s College (Cambridge), al que Keynes estuvo
de seguros y de asesor financiero del King’s College, del muy vinculado toda su vida. Institución en la que su padre im-
partió clases, donde Maynard realizó sus estudios y de la que
Banco de Inglaterra y del propio gobierno británico. Den-
posteriormente fue profesor y también administrador económi-
tro también del mundo de la economía, fue gran aficio-
co.
nado a la historia económica y biógrafo de grandes eco-
nomistas. Fuera del mundo económico, durante sus estu- John Maynard Keynes nació en la ciudad de Cambridge,
dios en la Universidad de Cambridge se interesó por las en una familia acomodada de reputado nivel cultural. Sus
matemáticas, estadística, filosofía, literatura y solo final- padres eran John Neville Keynes, profesor de economía y
mente por la economía. Fue también director y principal filosofía en la Universidad de Cambridge y Florence Ada
accionista del Teatro de las Artes de Cambridge y me- Brown, una de las primeras mujeres que logró estudiar
cenas del grupo de Bloomsbury, coleccionista de pintura en las universidades británicas, autora y precursora de la
moderna y bibliófilo de literatura científica. asistencia social que llegó a ser alcaldesa de Cambridge
en 1932.[2] Su hermana Margaret (1885–1974) contrajo
matrimonio con el ganador del premio Nobel en fisiolo-
gía Archibald Hill y su hermano menor Geoffrey Keynes

111
112 CAPÍTULO 35. JOHN MAYNARD KEYNES

(1887–1982) fue cirujano y gran bibliófilo. familiar de la calle Harvey en Cambridge y el 46 de Gor-
En 1897 obtuvo una beca para estudiar en el Colegio don Square en Londres, ciudad donde ejercía un intenso
Eton. En 1902 ingresó en el King’s College en la Univer- conjunto de actividades. Fue miembro de varios consejos
sidad de Cambridge, donde estudió matemáticas y teoría de administración de empresas financieras y asegurado-
de probabilidades, para finalmente optar por los estudios ras, dirigía el semanario Nation and Athenaeum y Econo-
de Economía, en los que tuvo como profesores a Alfred mic Journal y participaba en el Consejo asesor económi-
Marshall y Arthur Pigou.[3] co del primer ministro británico. Keynes también fue un
inversor de éxito, logrando hacerse con una gran fortuna
Durante su estancia como estudiante universitario en (después de afianzarse como economista, ya que en su ju-
Cambridge, frecuentó el grupo de los llamados Apóstoles ventud sufrió grandes pérdidas que debieron ser cubiertas
y de ahí pasó al denominado Círculo de Bloomsbury, gru- por su padre). Durante el Crack del 29 casi queda en ban-
po intelectual y artístico que proponía un nuevo orden so- carrota, pero pudo recuperarse en poco tiempo. Se le con-
cial, contrario a los principios morales victorianos y del sidera un gran bibliófilo, en especial por lo que respecta
que formaban parte, entre otros, el escritor Lytton Stra- a las ediciones originales de las obras de Isaac Newton.
chey, Leonard y Virginia Woolf y el pintor Duncan Grant, Estaba interesado en la literatura en general y el drama
con quien Keynes mantuvo una relación homosexual du- en particular. Se constituyó en empresario del Teatro de
rante varios años.[4][5][6] Artes de Cambridge, labor en la que puso gran entusias-
La fascinación homoerótica de Keynes por Sergéi Diag- mo (cierto día que el portero estaba ausente se le pudo
hilev le llevó a conocer en octubre de 1918 a Lidya Lo- ver a él mismo cortando las entradas en el hall). Gracias
pokova,[7] una bailarina rusa de su compañía, con quien a esto, la institución se convirtió durante un tiempo en
contrajo matrimonio luego de un viaje por Taiwán. el más importante escenario británico fuera de Londres.
En 1925 contrajo matrimonio con la bailarina rusa Lidia
Lopokova.[8]
35.1.2 El comienzo de su carrera Bertrand Russell dijo de Keynes: «Es la mente más agu-
da y más clara que jamás conocí. Cuando discutía con él,
En 1906 fue nombrado funcionario público del Home Ci- sentía que mi vida pendía de un hilo y raramente termina-
vil Service. Fue destinado a la Indian Office, donde acu- ba sintiéndome algo muy diferente a un estúpido». Otro
muló un profundo conocimiento del sistema financiero conocido comentario que Keynes hizo a su mujer fue que
indio. Producto de su estancia en este departamento es- había «encontrado a Dios en el tren de las 5:15» cuando
cribió en 1913 Moneda y finanzas en la India. Después recibía a Ludwig Wittgenstein, el protegido de Russell,
de considerar decepcionante su trabajo en esta oficina, para su estancia en Cambridge.
en junio de 1908 renunció a su puesto para trabajar en la
Universidad de Cambridge en teoría de probabilidades.
En 1909 consiguió una plaza de profesor en la cátedra de 35.1.4 Muerte
Pigou de esta universidad. En 1911 fue nombrado editor
de la revista económica Economics Journal y durante los Keynes murió de un infarto. Sus problemas cardíacos se
años 1913-14 fue miembro de la Royal Commission on agravaron por la presión de su trabajo en los problemas
Indian Finance and Currency. financieros internacionales de la posguerra. El hermano
de Keynes, sir Geoffrey Keynes (1887-1982), fue un dis-
En 1916 comenzó a trabajar como consejero del Ministe-
rio de Hacienda británico (HM Treasury). Entre sus res- tinguido cirujano, profesor universitario y bibliófilo. Sus
sobrinos fueron el fisiólogo Richard Keynes (nacido en
ponsabilidades se encontraba el diseño de los contratos
crediticios entre el Reino Unido y sus aliados continenta- 1919) y Quentin Keynes (1921-2003), aventurero y bi-
bliófilo.
les durante la guerra, y los sistemas de adquisiciones exte-
riores. En 1919, tras finalizar la primera guerra mundial,
formó parte de la delegación británica en la Conferencia 35.1.5 Carrera
de Paz de París, puesto del que dimitió ese mismo año
por estar disconforme con el régimen abusivo de indem- Tratado sobre probabilidades
nizaciones y reparaciones que se imponían a Alemania.
Sobre este tema escribió, en 1919, el libro Las consecuen- Keynes publicó su Tratado sobre la probabilidad en 1920,
cias económicas de la paz, en el que anunciaba las impli- una notable contribución a las bases matemáticas y filo-
caciones y consecuencias de las condiciones económicas sóficas de la teoría de la probabilidad.
impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles.

Tratado sobre la reforma monetaria


35.1.3 El periodo de entreguerras
Atacó las políticas deflacionarias de los años 20 en un
En 1919, regresó a la Universidad de Cambridge, pero Tratado sobre la reforma monetaria de 1923, una incisiva
compartía su tiempo entre sus estancias en el domicilio argumentación sobre por qué los países deberían apuntar
35.1. BIOGRAFÍA 113

Los historiadores concuerdan en que Keynes influyó en


el New Deal del presidente estadounidense Franklin De-
lano Roosevelt, pero discuten aún sobre el grado de dicha
influencia. Una política de gasto deficitario como la em-
prendida en el New Deal comenzó ya en 1938, que había
sido llamada pump priming, aprobada por el presidente
Herbert Hoover. Pocos economistas renombrados en los
EE. UU. comulgaron con las ideas de Keynes durante los
años 30. Con el tiempo, sin embargo, sus ideas fueron
más ampliamente aceptadas.

¿Cómo pagar la guerra?

En 1942, Keynes era ya un economista ampliamente re-


conocido, como evidencia su admisión en la Cámara de
los Lores con el título de Barón Keynes de Tilton en el
Condado de Sussex, ubicándose en la bancada del Partido
Liberal. Durante la Segunda Guerra Mundial, Keynes ar-
gumentó en ¿Cómo pagar la guerra? (1940) que el esfuer-
zo bélico debería financiarse mayoritariament mediante
el aumento de colonias en África y por mayores impues-
tos, en lugar de gasto deficitario, para de esa manera evi-
tar la inflación. Es claro que este algoritmo tendría sus
ventajas para Inglaterra, no así para los países a los que
les tocara en suerte ser “colonias” (William R. Catton Jr.
El número 46 de Gordon Square, en Londres, fue la residencia Overshoot (“Sobrecarga”), 1980). A medida que la vic-
de Keynes en esta ciudad entre 1916 y 1946. toria aliada parecía más segura, Keynes estuvo muy invo-
lucrado en las negociaciones que establecieron el sistema
Bretton Woods, en su papel de líder de la delegación bri-
a la estabilidad de los precios domésticos al tiempo de
tánica y presidente de la comisión del Banco Mundial.
proponer el uso de tipos de cambio flexibles. En el Tra-
El plan de Keynes, referente a una Unión Internacional
tado sobre el dinero de 1930 (en dos volúmenes) expone
de Compensación propuesta para un sistema de adminis-
su teoría de tipo Wickselliana sobre ciclo de crédito.
tración de divisas, involucraba un banco central mundial,
el Bancor, que sería responsable de una unidad mundial
Teoría general del empleo, el interés y el dinero única de cambio. Sin embargo, el peso de los EE. UU. en
las negociaciones fue determinante para que el resultado
Su obra central, la Teoría general del empleo, el interés final estuviera más acorde a los planes de Harry Dexter
y el dinero, desafió el paradigma económico dominante White.
cuando se publicó en 1936. En este libro, Keynes presen-
ta una teoría basada en la noción de demanda agregada
para explicar la variación general de actividad económi- Obras menores
ca, tales como las observadas durante la Gran Depresión
de los años 30. Según su teoría, el ingreso total de la socie- Keynes escribió Ensayos en biografía y Ensayos en per-
dad está definido por la suma del consumo y la inversión; suasión, el primero aportando retratos de economistas y
y en una situación de desempleo y capacidad productiva otras personas notables, mientras que el segundo presenta
no utilizada, «solamente» pueden aumentarse el empleo algunos de los intentos del autor de influir en los forma-
y el ingreso total incrementando primero los gastos, sea dores de políticas durante la Gran Depresión. Keynes fue
en consumo o en inversión. editor jefe para el Economic Journal desde 1912.
La cantidad total de ahorro en la sociedad es determi-
nada por el ingreso total y, por tanto, la economía po-
dría alcanzar un incremento del ahorro total, aun si las
35.1.6 Inversor
tasas de interés se bajaran para estimular los gastos en
inversión. El libro abogaba por políticas económicas ac- La brillante actuación de Keynes como inversor bursátil
tivas por parte del gobierno para estimular la demanda está demostrada por la información pública del fondo que
en tiempos de elevado desempleo, por ejemplo a través administró en nombre del King’s College de Cambridge.
de gastos en obras públicas. El libro se considera a me- Desde 1928 a 1945, a pesar de recibir un gran golpe du-
nudo como el fundador de la macroeconomía moderna. rante el Crack de Wall Street de 1929, el valor del fondo
114 CAPÍTULO 35. JOHN MAYNARD KEYNES

de Keynes mostró un considerable crecimiento anual pro- contextos institucionales, el que la oferta también se con-
medio de 13,2%, comparado con un nivel general en el traiga; con lo que resultaría un nuevo equilibrio del mer-
mercado del Reino Unido que se redujo en un promedio cado, pero habiendo perdido el mercado mismo cierta
del 0,5% anual. magnitud entre ambos momentos.
El enfoque generalmente adoptado por Keynes con sus En su teoría, el desencadenante de esos movimientos en
inversiones lo resumió él mismo en: la demanda y la oferta es el mercado de capital. La de-
manda de capital transitoriamente deviene menor, a par-
• 1. Una tenencia firme de estas relativamente grandes tir de lo cual la oferta de capital le sigue mímicamente a la
cantidades contra viento y marea, quizás por varios baja, en vez de mantenerse transitoriamente o aumentar
años, hasta que, o bien han satisfecho la expectativa transitoriamente.
que se tenía sobre ellas o sea evidente que su compra Al resolverse ambos movimientos, el de la demanda de
fue un error. capital y el de la oferta de capital, ambos a la baja, el
mercado como un todo vuelve a un nuevo equilibrio. Pe-
• 2. Una posición equilibrada de la inversión, es decir
ro en éste, la cantidad de capital aplicado será menor que
una variedad de riesgos a pesar de que las tenencias
antes, por lo cual la nueva proporción resultante entre los
individuales sean grandes, y riesgos contrapuestos
demás factores de producción —trabajo y recursos— y
si es posible (por ejemplo, una tenencia de oro entre
el capital últimamente en el mercado, se alterará. Al re-
otras inversiones en acciones, ya que probablemen-
ducirse o retenerse parte del capital o ahorro de antaño,
te se moverán en direcciones opuestas cuando haya
una parte de los otros dos factores resultará excedente y
fluctuaciones generales.
no podrá más que quedar fuera del mercado; se realiza
como un creciente stock involuntario de estos otros dos
Keynes argumentó que: factores. Todo esto sucede en el contexto de cierta infle-
xibilidad en la información que se disemina y comunica,
Invertir es intolerablemente aburrido y de- a partir de un marco institucional dado; que queda más o
masiado exigente para cualquiera que esté menos anacrónico o extemporáneo a los giros en el mer-
exento del instinto apostador; mientras que cado de capital, que desencadenan luego el desempleo o
quien lo tiene debe pagar a esta propensión el la formación involuntaria de stocks de factores.
precio adecuado. En su Teoría del dinero, Keynes dijo que los ahorros e
inversión estaban determinados en forma independiente.
Compañías industriales bien manejadas, La cantidad destinada a ahorro tenía poco que ver con
como regla, no distribuyen el total de sus be- las variaciones en las tasas de interés, que a su vez te-
neficios a sus accionistas. En los buenos años, nían poco que ver con cuanto se destinaba a inversión.
si no en todos los años, retienen parte de sus be- Keynes pensó que los cambios en la cantidad destinada
neficios y los reinvierten en sus negocios. Por a ahorro dependían en la predisposición para consumir
ende hay un elemento de interés compuesto que resultaba de cambios incrementales, marginales, al
operando en favor de una inversión industrial ingreso. Por tanto, la cantidad destinada a inversión esta-
razonable. ba determinada por la relación entre la tasa esperada de
retorno sobre la inversión y la tasa de interés.

35.1.7 Principales contribuciones al pen-


samiento económico
En su obra principal, Teoría general del empleo, el interés
y el dinero, Keynes escribió sus opiniones en lo referente
al empleo, teoría monetaria, y el ciclo de comercio, entre
otros temas. Su obra dedicada al empleo se oponía a todo 35.2 Influencia de Keynes
lo que los economistas clásicos habían enseñado. Keynes
decía que la causa real del desempleo era el insuficiente
gasto en inversión. Creía que la cantidad de trabajo en- Las teorías de Keynes fueron tan influyentes, aun sien-
tregada es diferente cuando el decremento en los salarios do disputadas, que hoy en día todo un subcampo de la
reales (el producto marginal del trabajo) se debe al de- macroeconomía llamada economía Keynesiana continúa
cremento del salario monetario, que en el caso cuando se desarrollando y discutiendo sus teorías y sus aplicaciones.
debe a un incremento del nivel de precios, asumiendo que John Maynard Keynes se interesó en diversos campos
el salario monetario se mantenga constante. de la cultura y fue una figura central del llamado grupo
Se puede sintetizar su aporte en el concepto de que cuan- de Bloomsbury, conformado por prominentes artistas y
do la demanda deviene transitoriamente más pequeña, escritores del Reino Unido. Sus ensayos autobiográficos
ello puede tener como consecuencia, en determinados Two Memoirs se publicaron en 1949.
35.5. VÉASE TAMBIÉN 115

35.3 Crítica • 1931 The End of the Gold Standard (Sunday Ex-
press) /
Su obra de 1930 Tratado sobre el dinero (Treatise on Mo- • 1931 Essays in Persuasion / Ensayos De Persuasion
ney) en dos volúmenes fue vista como el mejor trabajo de
Keynes por uno de sus más frecuentes oponentes intelec- • 1933 An Open Letter to President Roosevelt (New
tuales, Milton Friedman. Friedman y otros monetaristas York Times)
han argumentado que los economistas Keynesianos no
prestan suficiente atención a la estanflación. • 1936 The General Theory of Employment, Interest
and Money/ Teoría general de la ocupación, el inte-
rés y el dinero
• Friedrich von Hayek hizo una reseña del Trata-
do sobre el dinero tan dura que Keynes pidió a • 1940 How to Pay for the War: A radical plan for the
Piero Sraffa que reseñara —y condenara no menos Chancellor of the Exchequer
duramente— el propio trabajo de Hayek. El conflic-
to Keynes-Hayek fue más que una de las batallas en
la guerra entre Cambridge y la Escuela de economía 35.5 Véase también
de Londres, fue precursor del enfrentamiento de las
dos principales concepciones liberales dominantes
• Keynesianismo
desde el final de la II Guerra Mundial y hasta la ac-
tualidad, pero contradictorias entre sí. • Modelo keynesiano
• Ludwig von Mises • John Hicks
• Henry Hazlitt ha escrito un libro llamado El fraca- • Michał Kalecki
so de las nuevas economías (The Failure of the New
Economics), una detallada crítica capítulo a capítulo • John Kenneth Galbraith
de la Teoría general de Keynes.[9]
• Simon Kuznets
• Alfred Marshall
35.4 Publicaciones • Karl Marx
• 1913 Indian Currency and Finance / Moneda y fi- • Arthur C. Pigou
nanzas en la India
• David Ricardo
• 1914 Ludwig von Mises’ Theorie des Geldes (EJ)
• Paul Samuelson
• 1915 The Economics of War in Germany (EJ)
• G.L.S. Shackle
• 1919 The Economic Consequences of the Peace / Las
consecuencias económicas de la paz • Adam Smith

• 1921 A Treatise on Probability / Tratado de proba- • Silvio Gesell


bilidad • Milton Friedman
• 1922 The Inflation of Currency as a Method of Ta-
xation (MGCRE)
35.6 Referencias
• 1922 Revision of the Treaty
• 1923 A Tract on Monetary Reform / Breve tratado [1] Méndez Ibisate, Fernando. «Setenta años de la teoría ge-
sobre la reforma monetaria neral de Keynes. Una revisión crítica». Documentos de tra-
bajo de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresa-
• 1925 Am I a Liberal? (N&A) riales de la Universidad Complutense. Consultado el 7 de
septiembre de 2011.
• 1926 The End of Laissez-Faire / El Final Del Laissez
Faire [2] Juan Tugores Ques, Macroeconomía. Para entender la cri-
sis en una economía global http://books.google.es/books?
• 1926 Laissez-Faire and Communism / Laissez Faire id=CerwQD1gzHkC&lpg=PA90&ots=l13Kyh-fTY&
y comunismo dq=florence%20ada%20brown%20mayor%
20cambridge&pg=PA90#v=onepage&q=florence%
• 1930 Treatise on Money 20ada%20brown%20mayor%20cambridge&f=false
• 1930 Economic Possibilities for our Grandchildren [3] Tucker, Irvin B. Fundamentos de economía. Thomson.
/Las posibilidades económicas de nuestros nietos ISBN 9789706861078.
116 CAPÍTULO 35. JOHN MAYNARD KEYNES

[4] Escoffier, Jeffrey (22 de noviembre de 2006). «Keynes, • Keynes, John Maynard (1998). The Collected Wri-
John Maynard (1883-1946)». glbtq.com (en inglés). Ar- tings of John Maynard Keynes [Obras Completas de
chivado desde el original el 24 de noviembre de 2015. John Maynard Keynes] (30 volúmenes) (en inglés).
Consultado el 10 de octubre de 2009. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-
[5] Fritz Klein,Fred Klein. The bisexual option, p.136 inclu- 0-521-30766-6.
yen a Keynes en un listado de personajes bisexuales.
• Keynes, John Maynard (1996). Tratado del dine-
[6] Suárez, Andrés. «J.M. Keynes: Teoría General de la ocu- ro: Teoría pura y aplicada del dinero. Biblioteca de
pación, el interés y el dinero». Filosofía política: las gran- Grandes Economistas del Siglo XX. Introducción
des obras. Dykinson S.L. ISBN 84-9772-859-9. de Francisco Cabrillo (Edición abreviada). Madrid:
Ediciones Aosta. ISBN 978-84-88203-03-8.
[7] Karl Schlögel, En el espacio leemos el tiempo, p.412
• Keynes, John Maynard (1998). Teoría General del
[8] Skidelsky, Robert. keynes. Alianza Editorial. ISBN 84-
206-3965-6.
Empleo, el Interés y el Dinero. Biblioteca de Grandes
Economistas del Siglo XX. Introducción y comenta-
[9] Artículo sobre Hazlitt contra Keynes, The Freeman rios de José Antonio de Aguirre. Madrid: Ediciones
Aosta. ISBN 978-84-88203-05-2.
• Keynes, Milo, ed. (1979). Essays on John Maynard
35.7 Bibliografía Keynes (en inglés). Cambridge: Cambridge Univer-
sity Press. ISBN 978-0-521-29696-0.
35.7.1 Artículos
• Lewis, Hunter (2009). Where Keynes Went Wrong:
• Ebeling, Richard M. (May de 2006). «John May- And Why World Governments Keep Creating Infla-
nard Keynes: The Damage Still Done by a De- tion, Bubbles, and Busts [Donde salió mal Keynes:
funct Economist» [John Maynard Keynes: El Da- Y porqué los gobiernos del mundo guardan el crear
ño Todavía Hecho por un Economista Difunto]. The de la inflación, de burbujas, y de bustos] (en inglés).
Freeman: Ideas on Liberty (en inglés) (Nueva York: Mount Jackson: Axios Press. ISBN 9781604190175.
Foundation for Economic Education) 56 (4): 2-3. • Peden, G. C., ed. (2004). Keynes and his Critics:
Consultado el 20 de mayo de 2012. Treasury Responses to the Keynesian Revolution,
• «John Maynard Keynes: The Keynes comeback» 1925-1946 (en inglés). Oxford: Oxford University
[John Maynard Keynes: La reaparición de Keynes]. Press. ISBN 978-0-19-726322-8.
The Economist (en inglés). Oct 1st 2009. Consultado • Rothbard, Murray N. (2010). Keynes the Man [Key-
el 20 de mayo de 2012. nes el Hombre] (en inglés). Auburn: Ludwig von Mi-
• Keynes, J. M. (November de 1915). «The City of ses Institute. ISBN 978-1-933550-72-5. Consultado el
London and the Bank of England, August, 1914». 20 de mayo de 2012.
The Quarterly Journal of Economics (en inglés) • Skidelsky, Robert (1986). John Maynard Key-
(Oxford: Oxford University Press) XXIX (1): 48- nes: Esperanzas frustradas (1883-1920). Madrid:
71. doi:10.2307/1885297. Alianza Editorial.
• Keynes, J. M. (January de 1930). «The Question • Skidelsky, Robert (1995). John Maynard Keynes:
of High Wages» [La Cuestión de Salarios Altos]. The Economist as Savior (1920-1937) (en inglés).
The Political Quarterly (en inglés) 1 (1): 110-124. Nueva York: Penguin. ISBN 978-0-14-023806-8.
doi:10.1111/j.1467-923X.1930.tb01472.x.
• Skidelsky, Robert (1998). Keynes. Madrid: Alianza
• Keynes, J. M. (April de 1932). «The Dilemma of Editorial. ISBN 978-84-206-3965-9.
Modern Socialism» [El Dilema del Socialismo Mo-
derno]. The Political Quarterly (en inglés) 3 (2): 155- • Skidelsky, Robert (2001). John Maynard Keynes:
161. doi:10.1111/j.1467-923X.1932.tb02010.x. Fighting for Freedom (1937-1946) (en inglés).
Nueva York: Penguin. ISBN 978-0-670-03022-4.

35.7.2 Libros • Skidelsky, Robert (2009). El Regreso de Keynes.


Madrid: Crítica. ISBN 978-84-9892-033-8.
• Hayek, F.A. (1996). Contra Keynes y Cambridge:
Ensayos, Correspondencia. Obras Completas IX.
Madrid: Unión Editorial. ISBN 978-84-7209-308-9. 35.8 Enlaces externos
• Hazlitt, Henry (1961). Los errores de la nueva cien-
cia económica: un análisis de las falacias keynesia- • Wikimedia Commons alberga contenido multi-
nas. Madrid: Aguilar. media sobre John Maynard KeynesCommons.
35.8. ENLACES EXTERNOS 117

• Wikiquote alberga frases célebres de o sobre


John Maynard Keynes. Wikiquote
• Daniel Yergin, Joseph Stanislaw (2002). Episode
One: The Battle of Ideas (Commanding Heights: The
Battle for the World Economy). Public Broadcasting
Service. Consultado el 20 de mayo de 2012.
• Professor Lord Skidelsky (2009). Keynes and the
Crisis of Capitalism (YouTube). London: London
School of Economics. Consultado el 20 de mayo de
2012.

• John Maynard Keynes (en portugués)


• Bio, bibliography, and links (en inglés)


• Obras de John Maynard Keynes en el Proyecto Gu-
tenberg. (en inglés)
• The Keynesian Revolution (en inglés)

• Bio at Time 100 - the most important people of the


century (en inglés)
• John Maynard Keynes, The Economic Consequences
of the Peace (1919) (en inglés)
• John Maynard Keynes, The end of laissez-faire
(1926) (en inglés)
• John Maynard Keynes, An Open Letter to President
Roosevelt (1933) (en inglés)
• John Maynard Keynes, The General Theory of Em-
ployment, Interest and Money (1936) (en inglés)
Capítulo 36

Modelo clásico

Los economistas clásicos, David Ricardo, Malthus,


Adam Smith etc. observaban un mundo de pequeñas ex-
plotaciones agrícolas, empresas y gremios. La variación Si la oferta laboral aumenta, el nivel productivo y empleo
del stock de capital era prácticamente nula, el producto asociado aumenta. Sin embargo, el salario real, es decir,
no era constante y el ahorro e inversión variaban con el el salario medido en términos de productos que se pueden
tiempo. El salario se medía en términos de jornal diario comprar, desciende.
u horario. El modelo clásico, de pleno empleo, estudia el
equilibrio simultáneo en el mercado de trabajo, de bienes
y monetario. La función de producción refleja la tecnolo- 36.2 Demanda de dinero
gía y el salario es el productividad marginal del trabajo.
Las empresas contratan el personal que hace máximo el La oferta monetaria en la economía clásica es constante.
beneficio y la demanda de dinero es directamente pro- En equilibrio, la oferta monetaria es igual a la demanda.
porcional a la renta. La oferta de dinero acude a la teoría Relacionan aumentos de precios y masa monetaria utili-
cuantitativa del dinero que relaciona oferta monetaria, ve- zando la ecuación de la teoría cuantitativa del dinero.
locidad de circulación y cantidad de transacciones comer-
ciales. El ahorro y la inversión varían con el tipo de inte-
rés. El nivel productivo o cantidad de output no afecta al
tipo de interés. Un ahorro mayor hace disminuir los tipos M es la masa monetaria. V es la velocidad de circula-
de interés, una mayor inversión los aumenta. ción. T es el número de transacciones económicas. Los
economistas clásicos relacionan transacciones T y renta
monetaria Y.
36.1 Empleo, salario y producto
Para los clásicos, un aumento del salario w conduce a un
mayor número de personas que solicitan trabajo. La oferta Sustituyendo en la primera ecuación
laboral aumentará y la demanda de trabajadores por parte
de los empresarios disminuirá.
Despejando M, masa monetaria

La cantidad de personas empleadas determinan un nivel


productivo y a través de la función de producción. Llamando k a la expresión b/V

Si aumenta la cantidad producida y, también lo hará el Sustituyendo Y renta monetaria por su valor real y=Y/P
nivel de empleo n, pero este aumento será decreciente al
existir siempre algún factor fijo como la tierra.

Si la masa monetaria aumenta, el nivel de precios queda-


rá afectado pero también la renta real. Si fijamos la masa
El empresario clásico contrata personal hasta el nivel en monetaria y el producto crece, el nivel de precios P dismi-
el que su productividad marginal, es decir, la cantidad de nuye y por tanto, el salario real aumenta por la deflación.
aumento de producto atribuible al nuevo trabajador iguala Si M e Y, se mueven síncrónicamente, el nivel de precios
el salario percibido por el mismo. no variará sustancialmente.

118
36.6. BIBLIOGRAFÍA 119

36.3 Ahorro e inversión


El equilibrio clásico considera que ahorro e inversión va-
rían con el tipo de interés r. La demanda de inversión es
igual a la oferta de ahorro.

Si el tipo de interés aumenta, crecerá el ahorro y dismi-


nuirá la inversión.

Si la demanda de bienes aumenta, la inversión crecerá y


también el tipo de interés.

36.4 Solución única


El modelo contiene ocho variables Y, W, M, y, w, n, P,r
reducidas a cinco si utilizamos las identidades e igualdad
siguientes

Al fijar la oferta monetaria, el modelo consta de cinco va-


riables dentro de un sistema de seis ecuaciones, tres ecua-
ciones de oferta y tres ecuaciones de demanda. El modelo
determina una solución única de pleno empleo.

36.5 Véase también


• Economía basada en recursos
• Economía del bien común

• Economía del estado estacionario


• Modelo Harrod-Domar

• Modelo keynesiano
• Modelo neoclásico

36.6 Bibliografía
• Allen, R.G.D.: Mathematical Economics - London,
Melbourne, Toronto: Macmillan, 1938.
Capítulo 37

Economía neoclásica

P ahora, incluso los keynesianos, porque lo que se enseña a


D1 D2 S los estudiantes, lo que es la economía principal (mains-
tream), es economía neoclásica”[6]
El economista neoclásico por excelencia es Alfred Mars-
hall, quien es considerado el fundador de una de las gran-
des aproximaciones de la escuela (ver Equilibrio parcial).
Otra de las grandes figuras es Léon Walras, fundador de
otra de las grandes aproximaciones (ver Teoría del equili-
brio general).- Otros neoclásicos de gran importancia in-
P2 cluyen Knut Wicksell e Irving Fisher (ver Monetarismo);
P1 Arthur Pigou y Vilfredo Pareto (ver Economía del bie-
nestar) etc.
Como lo anterior sugiere, la escuela neoclásica ejerció
gran influencia en los desarrollos posteriores del pensa-
miento económico durante el siglo XX, por ejemplo, a
Q1 Q2 través de la conocida La síntesis clásico-keynesiana o
Q
Neokeynesianismo,[7] e incluso en el presente, a través
de los nuevos clásicos[8]
Curvas de oferta y demanda basada en el análisis marginalista
es uno de los fundamentos de la economía neoclásica.

El término economía neoclásica o escuela neoclásica es 37.1 Introducción


un concepto impreciso utilizado en economía; ciencia po-
lítica, etc., para referirse en general a un enfoque econó- 37.1.1 Origen y evolución del término
mico basado en una tentativa de integrar al análisis mar-
ginalista algunas de las percepciones provenientes de la La escuela neoclásica se originó a partir de una críti-
economía clásica.[1][2][3] ca (a veces implícita) a los marginalistas[9] quienes, a su
Entre otras, estas tentativas incluyen: La consideración vez, buscando introducir rigurosidad y una metodología
tanto de la oferta como la demanda en la determinación que se asemejara más a las de las ciencias físicas, ha-
de los precios. Segundo: los neoclásicos otorgan gran im- bían ya criticado los conceptos y métodos utilizados por
portancia al papel del dinero en asuntos económicos. Ter- la economía clásica (o economía política); crítica que los
cero, los neoclásicos extendieron el análisis económico a neoclásicos hicieron, a grandes rasgos, suya.[10]
otras situaciones consideradas tanto por los clásicos como Mucho de la crítica neoclásica se centró en tentativas de
los marginalistas, es decir, examinaron no solo situacio- formalizar y extender tanto el concepto de la teoría del
nes de monopolio, duopolio y competencia perfecta, sino valor subjetivo como el de individualismo metodológico.
también situaciones de competencia imperfecta. (op. cit) Los neoclásicos reintroducen a la disciplina el estudio de
Se podría agregar que los neoclásicos reintroducen el es- grupos tanto de fenómenos económicos como de indivi-
tudio de los grupos o agregados.[4] duos, no ya como “clases” sino bajo la forma de agrega-
El término generalmente se emplea en dos acepciones: dos estadísticos y/o promedios,, etc. Lo neoclásicos son
para referirse a los desarrollos en el pensamiento econó- responsables de las formalizaciones
[11]
lógicas (Marshall) y
mico entre 1870 y 1920 y -más o menos críticamente- a matemáticas (Walras, Pareto ) que caracterizan la dis-
[9]
lo que se considera el pensamiento económico ortodoxo ciplina en el presente.
o dominante (mainstream) en la actualidad.[5] En las pa- El término “neoclásico” mismo se originó en una crítica
labras de E. Roy Weintraub: “Todos somos neoclásicos global de Thorstein Veblen[12] - fundador de la escuela

120
37.1. INTRODUCCIÓN 121

institucionalista (norte)americana- quien lo utilizó para Colander[20] las características del pensamiento neoclá-
referirse a quienes el consideraba compartían las percep- sico; en su acepción más restringida, es decir, como ex-
ciones no científicas de la escuela clásica, especialmente tendiéndose desde aproximadamente 1870 a 1930; son:
la utilización de la teoría del valor, incluyendo la tentativa
marginalista de reemplazarla con la teoría del valor sub- 1. Se centra en la asignación de recursos en un mo-
jetivo y la percepción que “más es necesariamente me- mento determinado, es decir, se refiere a la elección
jor”. Esto incluye a quienes son generalmente considera- y disposición de recursos escasos entre posible al-
dos marginalistas.[13] ternativas.
El término se generalizó para referirse a los seguidores de
2. Acepta alguna variedad del utilitarismo como jugan-
la “economía marshalliana”. El proyecto de Marshall —
[14][15] do un papel central para comprender la economía.
también llamada síntesis marshalliana — puede
ser visto como una tentativa de sistematización y forma- 3. Se centra en alternativas marginales. El neoclasi-
lización de la “economía clásica”,[16] lo que lo sitúa en cismo se interesa en las alternativas y los cambios
el centro específico de la crítica de Veblen. La visión de “marginales” que son el objeto del cálculo.
Marshall y sus seguidores -llamados inicialmente margi-
nalistas ingleses o marshallianos- es lo suficientemente 4. Asume una racionalidad de largo plazo.
distinta de otros marginalistas como para constituir una
5. Acepta el individualismo metodológico.
percepción distintiva, a pesar de las raíces comunes en el
[17]
marginalismo. 6. Está estructurada alrededor de un concepto de
Además otros marginalistas -por ejemplo, Wicksell y equilibrio general en la economía.
Carl Menger- se consideran fundadores de escuelas
(escuela sueca o de Estocolmo y escuela austríaca res- Sin embargo, como se ha notado, algunos consideran que
pectivamente). Walras es generalmente estudiado -junto la escuela se puede encontrar incluso en el presente. Des-
a Francis Edgeworth - entre los matematizadores de la de ese punto de vista, Christian Arnsperger y Yanis Va-
economía, pero a veces incluido con Pareto como repre- rufakis[21] sugieren que los neoclásicos (y solo los neoclá-
sentando la Escuela de Lausanne[18] Y seria conducen- sicos) comparten tres meta-axiomas:
te a error sugerir que solo Marshall y sus seguidores son
marginalistas.[19] 1. Individualismo metodológico: los fenómenos a ser
Lo anterior ha dado origen a una situación más bien con- estudiados lo son centrándose en los individuos.
fusa. La mayoría de los especialistas hacen una diferen- (sin embargo, hay que notar que estos no son los
cia entre los marginalistas y los neoclásicos, pero diferen- individuos del lenguaje común y corriente, sino in-
tes autoridades incluyen entre los neoclásicos a diferentes dividuos metodológicos o agentes económicos: “Un
autores. Los autores considerados neoclásicos de impor- agente económico es la unidad básica de operación
tancia generalmente incluyen Marshall, Pigou y Walras, en el modelo. Generalmente consideramos que el
aunque no es difícil encontrar obras que incluyen Pareto, agente económico es un individuo.... Sin embargo,
Wicksell y Fisher. Así pues, el concepto puede usarse le- en algunos modelos económicos, se considera como
gítimamente tanto para designar a la obra de todos esos un agente una nación, una familia o un gobierno. En
autores (y aquellos influidos por ellos) como solo a los otras ocasiones, el “individuo” es disuelto en una co-
influidos directamente por el trabajo de Marshall. En los lección de agentes económicos, cada uno actuando
textos de economía el uso implica comúnmente el sen- en circunstancias diferentes y cada uno considerado
tido más general. Esto, a su vez, ha dado origen a otra un agente económico”.[22] El punto es importante.
confusión: la influencia de Marshall y Walras — especial- Los neoclásicos reintroducen a la disciplina el estu-
mente en asuntos metodológicos— se extiende incluso al dio de grupos o clases, tanto de individuos como de
presente. ¿Son todos los economistas entonces “neoclási- fenómenos, bajo la forma de agregados.)
cos"?. Y, de no serlo, ¿Dónde termina el neoclasicismo?
2. Instrumentalismo metodológico: por lo que en-
tienden que todo comportamiento es guiado por
37.1.2 Características del neoclasicismo preferencias, es decir, es instrumental. (nótese
que esto modifica sutilmente el problema de la
Notando que el uso del término se da principalmente en- racionalidad económica. Los neoclásicos no asumen
tre pedagogos, algunos han ido tan lejos como a cuestio- que los individuos persiguen únicamente su interés
nar si su uso (dado que puede llevar a error a estudiantes propio, pero, cualquiera que sea el motivo por el cual
y otros) es moral. escogen perseguir algún objetivo, lo hacen racional-
mente. Ver homo economicus).
Sin embargo la posición generalmente aceptada es que,
de hecho, hay un grupo de economistas que pueden ser 3. Equilibrio metodológico: lo que quiere decir que
descritos como neoclásicos en la medida que comparten los neoclásicos asumen que el comportamiento agre-
una serie de asunciones generales. De acuerdo a David gado oscila alrededor de o tiende a un punto de
122 CAPÍTULO 37. ECONOMÍA NEOCLÁSICA

equilibrio económico. Esto, a diferencia de, por bienes económicos son tanto útiles como limitados
lo menos algunos marginalistas (por ejemplo, Carl (es decir, escasos) sugiere que eso establece una re-
Menger), para los cuales no hay razón alguna por lación que se puede estudiar objetivamente, como
lo cual el mercado deba estar en equilibrio: los in- en una “ciencia físico matemática”. Eso le permite
dividuos buscan maximar utilidad o beneficios, no sugerir que todos los actores económicos son “acep-
equilibrio. Además, hay problemas con la asunción tadores de precios” (price takers, en inglés),[36] lo
de la información perfecta[23] que, a su vez, le permite establecer una condición,
asumiendo los precios como dados y que los acto-
Sin embargo cualquier profundización del área revela di- res actúan racionalmente (ver homo economicus),
ferencias de fondo entre los autores neoclásicos.[24] Esta en la cual todo lo que se produce se vende, es de-
es, obviamente, un área compleja. Simplificando mucho cir, se establece un equilibrio general.[37] En orden
se podría postular -a nivel introductorio - varios “tipos” a determinar teóricamente esa condición, propuso la
de neoclasicismo (mantengase presente que los autores llamada Ley de Walras, que establece que, al consi-
que serán mencionados no contribuyeron exclusivamente derar un mercado cualquiera en particular, si todos
en un área): los demás mercados en una economía están en equi-
librio, entonces ese mercado también deben estar en
1.- La aproximaciones del equilibrio, que, a su vez, se
equilibrio. Esto significa que, en una economía con
pueden dividir en:
“n” mercados, de los cuales uno esta en equilibrio, es
suficiente resolver n-1 ecuaciones simultáneas para
• la aproximación de Marshall que algunos conside-
establecer las condiciones de vaciamiento del mer-
ran representa el origen del pensamiento ortodo-
cado del resto de los mercados, y así determinar las
xo en la economía actual.[25][26] Marshall introdujo
condiciones (precios, niveles de producción, etc) del
a la disciplina el uso formal de modelos económi-
equilibrio general.[38] Los actores individuales, que
cos conceptuales y diagramáticos, basados en aná-
no son capaces de efectuar ese cálculo, determinan
lisis lógicos[27] (el concepto de Cæteris paribus es
los equilibrios en cada mercado específico a través
un ejemplo), dejando las matemáticas para demos-
de un proceso de tanteo walrasiano. Desde el punto
traciones en notas o apéndices.[28] Marshall creía
de vista de Walras, esa situación es esencialmente
que el propósito de la economía, como ciencia, era
ética, en que logra el máximo de satisfacción de ne-
“eliminar la pobreza”.[29] Desde ese punto de vis-
cesidades dada las condiciones reales. (ver primer
ta, Marshall transformó el concepto de plusvalía en
teorema fundamental de la economía del bienestar).
el conocido como “Plusvalía o Excedente de Mars-
hall”, constituido por el Excedente del productor
2.- Las aproximaciones de la economía del bienestar; que
y Excedente del consumidor.[30] Marshall asumió
buscan relacionar las cuestiones de eficiencia económi-
que la utilidad es aditiva (es decir, que la relación
ca con las del bienestar social,[39] representadas por las
“ingreso-utilidad” de un individuo es la suma de
obras de Pigou, Edgeworth y Pareto. (ver, por ejemplo,
funciones de utilidad independientes). Esto significa
eficiencia de Pareto.
que la curvas de indiferencia adquieren gran impor-
tancia y el concepto de utilidad marginal pierde algo 3.- Las aproximaciones que se centran en la relación en-
del papel central que juega en el trabajo de los mar- tre la economía real y el dinero, representada principal-
ginalistas propiamente tales.[31] Finalmente, Mars- mente por la obra de Knut Wicksell e Irving Fisher, etc,
hall introdujo tanto el principio de la oferta y de- que dieron origen al monetarismo y la economía moneta-
manda como el concepto de equilibrio parcial: “El ria.[40][41][42][43][44][45]
equilibrio parcial se concentra en el equilibrio en 4.- Las aproximaciones centradas en extender el análi-
un solo mercado, usando el análisis de la oferta y la sis más allá del área de estudio tradicional (tanto de los
demanda como el punto de partida para analizar el clásicos como de los marginalistas): los monopolios y
funcionamiento y eficiencia del mercado. Se entien- competencia perfecta a situaciones de competencia im-
de por equilibrio la situación en la cual los planes de perfecta, Aquí encontramos nuevamente a Wicksell, pe-
los productores y los consumidores son equiparables ro hay que agregar a Edward Hastings Chamberlin (am-
o los mismos en términos monetarios. bos fundamentales para la teoría de la Competencia mo-
nopolística), Piero Sraffa y Joan Robinson ( teoría del
• La aproximación de Walras que dio origen a una vi- oligopolio), etc.
sión de la economía[32] que es percibida por algunos
como dominante en el presente.[33] Walras busco
dar a la disciplina el mayor grado posible de preci- 37.1.3 Críticas al neoclasicismo temprano
sión y generalización,[34] para lo cual abandono cual-
quier presupuesto ético[35] y baso su análisis en las Se mencionaran dos críticas globales al neoclasicismo. La
matemáticas. Partiendo de la asunción que el precio de Veblen en 1900 y la que Piero Sraffa comenzó a im-
de los bienes no se debe ni a la voluntad del ven- plementar a partir de 1930.[46] (para otras, ver margina-
dedor ni la del comprador, sino en el hecho que los lismo)
37.2. DESARROLLOS POSTERIORES 123

Para Veblen[47] el concepto de equilibrio es normativo, económicas a partir de la segunda guerra mundial. Este
implicando -sin prueba- que el equilibrio es de beneficio legado se puede percibir en general tanto en los textos de
para la sociedad y los individuos. Veblen considera que la introducción a la disciplina como los cursos más avan-
economía ortodoxa es teleológica y pre-darwiniana. Te- zados, donde se da por sentado que el método económi-
leológica porque asume que el proceso económico pro- co se basa en la matemática. En las palabras de E. Roy
gresa o tiende a una situación estable (el equilibrio a largo Weintraub: “Todos somos neoclásicos ahora, incluso los
plazo) que ni se observa en realidad ni se deriva de algún keynesianos, porque lo que se enseña a los estudiantes, lo
análisis sino que se asume como un dado con anteriori- que es la economía principal (mainstream), es economía
dad a cualquier análisis u observación. Y es predarwini- neoclásica”[57]
ca porque, en la opinión de Veblen, el proceso económi- Sin embargo, esa influencia no quiere decir que exista
co es un proceso darwiniano de evolución, desarrollán-
una escuela o movimiento con principios formalmente
dose a través del tiempo como respuesta a diferentes y establecidos a los cuales todos adhieren explícitamente.
cambiantes circunstancias pero careciendo de propósito
Weintraub (op. cit) sugiere que el neoclasicismo, a partir
o diseño.[48][49] de 1950, es una metateoría, es decir, un conjunto de re-
Las críticas de Sraffa culminaron en su Producción de glas implícitas o un acuerdo no especificado acerca de co-
mercancías por medio de mercancías. En ella se encuen- mo construir explicaciones o teorías económicas acepta-
tra la génesis de varios de los argumentos desarrollados bles. (para una explicación formal de que es una metateo-
posteriormente por otros autores.[50] Sraffa fue un pen- ría, ver Imre Lakatos: “La metodología de los Programas
sador profundo, cuya crítica forzó a Ludwig Wittgens- de investigación científica”. Alianza. Madrid. 1993.).
tein a modificar sus posiciones originales.[51] El centro de Weintraub posita tres principios de esa metateoría neo-
la crítica de Sraffa es que la teoría neoclásica del valor clásica:
está basada una visión contradictoria y lógicamente de-
fectiva. Esta visión dio eventualmente origen al famoso
Debate de las dos Cambridge[52] y la posición de Sraffa 1. los individuos tienen preferencias racionales
se puede resumir así: una teoría del valor que sea lógi-
2. los individuos maximizan utilidad y las empresas
camente consistente tiene que volver a la teoría clásica,
ganancia.
considerando que es el caso que lo que interesa en la pro-
ducción es que, al final del proceso, haya un excedente o 3. los individuos actúan independientemente sobre las
plusvalía. Sraffa avanzó a construir un tal modelo, lógi- bases de información completa y relevante.
camente consistente, y que puede ser usado para explicar
no solo el precio relativo de los bienes sino la distribución
Los grupos o escuelas que aceptarían tal metateoría se-
de los ingresos/ganancias. Una implicación clave del mo-
rían: 1.º: la síntesis clásico-keynesiana; síntesis neoclásica
delo de Sraffa es que la determinación de la relación en
o “neokeynesianismo”. 2ndo: El monetarismo asociado
la distribución de los ingresos entre salarios y ganancias
con Escuela de Economía de Chicago, y, 3.º: Los nuevos
es debida a factores no económicos. Por ejemplo, esa re-
clásicos.
lación se origina en como se fijan ya sea los salarios de
subsistencia o la tasa de ganancia.
37.2.1 Síntesis neoclásica
El marginalismo fue el enfoque dominante hasta la crítica
37.2 Desarrollos posteriores keynesiana basada sobre todo en consideraciones de ti-
po macroeconómico. Aunque la crítica keynesiana sobre
A partir de la crítica de Sraffa las posiciones marshallia- cuestiones macroeconómicas se consideró valiosa, el en-
nas empezaron a decaer, proceso que se aceleró con la foque marginalista siguió siendo visto como un enfoque
crítica de Keynes especialmente a nivel macroeconómico; riguroso especialmente para explicar el comportamiento
sin embargo el enfoque marshalliano seguía siendo visto microeconómico de ciertos aspectos. Es por eso que al-
como riguroso, especialmente para explicar el compor- gunos autores como John Hicks trataron de construir un
tamiento microeconómico, lo que a su vez llevó a tenta- enfoque más amplio que sintetizara las ideas más valiosas
tivas por parte de algunos autores -como John Hicks- de de ambos enfoques, el resultado se conoció como “sínte-
conciliar ambas perspectivas, originándose así la llamada sis neoclásica”.
síntesis clásico-keynesiana.
En la otra mano, las posiciones de la economía del bie-
37.2.2 La Escuela de Economía de Chicago
nestar no solo mantuvieron sino que —junto a las posi-
ciones de Walras— aumentaron su importancia.[53][54][55] La introducción de ciertos aspectos keynesianos en la teo-
Lo mismo se puede decir del monetarismo.[56] ría, que condujo a un tipo de política económica interven-
Se puede entonces sugerir que todo lo anterior ha deja- cionista entre 1950 y 1973 fue criticada ampliamente por
do un legado, posiblemente central, a las concepciones un sector de los economistas neoclásicos, como George
124 CAPÍTULO 37. ECONOMÍA NEOCLÁSICA

Stigler, Milton Friedman o Robert Lucas, precisamente Lo anterior coincidió con una crítica al tipo de políti-
en el período de mayor expansión económica conocido ca económica intervencionista practicado entre 1950 y
en la historia de la humanidad.[58][59] La nueva situación 1973 (intervencionismo derivado de la propuesta keyne-
que se produjo a partir de 1973 con la Crisis del petróleo siana y que llevó al período de mayor expansión econó-
de 1973 y la estanflación subsiguiente en Estados Uni- mica conocido en la historia de la humanidad.[63][64] ) por
dos, favorecieron la crítica a las políticas neokeynesianas parte de economistas “neoclásicos”, tales como George
vigentes en el período anterior.[60] Esto ayudó al surgi- Stigler, Milton Friedman y el mencionado Robert Lucas,
miento de una corriente de la economía neoclásica cono- en un momento que se produjo a partir de 1973 con la
cida como monetarismo que empezó a ser influyente en Crisis del petróleo de 1973 y la estanflación subsiguien-
algunas de las políticas económicas internacionales (ma- te en Estados Unidos, favorecieron la crítica a las polí-
croeconómicas) especialmente a partir de 1980. ticas neokeynesianas vigentes en el período anterior.[65]
Esto ayudó al auge del monetarismo que empezó a ser
influyente en algunas de las políticas macroeconómicas
37.2.3 El nuevo clasicismo internacionales[66] (ver Nueva economía clásica).
Esto, a su vez, llevó al desarrollo de la Nueva economía
Muchas de las críticas anteriores se centran en la supuesta keynesiana[67] (no confundir con el neokeynesianismo),
falta de realismo de la racionalidad de la acción humana representada por personajes tales como Jordi Galí, Paul
propuesta por los neoclásicos. John Muth -generalmente Krugman, Nouriel Roubini, Joseph Stiglitz, etc.
considerado fundador de la Teoría de las expectativas ra-
cionales- respondió de la siguiente manera:
37.2.4 Críticas al neoclasicismo contempo-
Se argumenta a veces que la asunción de ráneo
racionalidad en economía lleva a teorías incon-
• Colander sugiere que el término mismo no debe-
sistente con o inadecuadas para explicar los fe-
ría ser usado. Los economistas modernos son -en su
nómenos observados, especialmente cambios
opinión- eclécticos:
a través del tiempo. Nuestra hipótesis se basa
exactamente en el punto de vista opuesto: que
los modelos dinámicos no asumen la necesaria “El uso del término neoclásico para des-
racionalidad.[61] cribir la economía que se practica estos días
no solo no es útil, sino que actualmente difi-
culta la comprensión por los estudiantes y el
Con esa asunción de “racionalidad dinámica” Muth al- público general de lo que es la economía con-
tero la situación anterior. De la misma manera que los temporánea. El término puede todavía tener
neoclásicos utilizaban racionalidad para conseguir equi- alguna función en comparaciones intertempo-
librio estático -es decir, la mantención de los “gastos” en rales, pero, si se va a usar en ese sentido, es
una “tangente” a la línea de restricción presupuestaria y a aún más importante terminar la era neoclásica
la curva de indiferencia- Muth utiliza esa misma raciona- en algún momento. La economía ha cambiado
lidad para llegar a un equilibrio dinámico u optimalidad enormemente desde los 1870 hasta el presen-
a través del tiempo. Mientras sea el caso que los actores te, y está cambiando continuamente.” ... “Mi
individuales ajusten sus comportamientos de acuerdo a argumento contra el uso del término neoclási-
la información que vayan recibiendo o adquiriendo -y no co para describir la economía moderna es que
hay razón aparente para pensar que ese no sea el caso- esa economía moderna no requiere adherencia
estarán en una línea óptima que permite tomar en cuenta a esos seis atributos. Es mucho más eclécti-
y acomodar cambios tanto en lo que puede gastar como ca. El movimiento de alejamiento de la eco-
en lo que se desea gastarlo. En otras palabras -y a dife- nomía neoclásica puede ser trazado a los 1930,
rencia de la criticada asunción original- el sistema no de- cuando un gran sector de la economía neoclá-
manda racionalidad o conocimiento perfecto del futuro o sica estaban siendo abandonados por teoristas
del sistema mismo por los actores. Ni requiere o deman- de avanzada que trataban de forjar una nueva
da previsión a un futuro indeterminado o infinito. Solo economía”.[68]
demanda flexibilidad en la parte de los integrantes para
ajustarse a cambios en las circunstancias y/o información • En adición hay una variedad de críticas globales
que se tiene o adquiere. al neoclasicismo contemporáneo. Así, por ejemplo,
A pesar que Muth escribió su artículo en 1961, esta pro- Bernard Guerrien, fundador de la economía crítica
puesta no adquirió mayor relevancia hasta que fue incor- sugiere que
porada por Robert Lucas en su trabajo acerca de las fun-
daciones de la microeconomía. - Lucas argumenta que un “La teoría neoclásica se parece mucho a las
modelo macroeconómico debe ser construido a partir de especulaciones de los escolásticos – las mate-
la agregación de modelos microeconómicos[62] máticas reemplazando al latín. En su caso, la
37.3. NOTAS Y REFERENCIAS 125

especulación es sobre el comportamiento de in- ción. Su aplicación a las decisiones públicas no se


dividuos (o “agentes”) puramente imaginarios, puede conciliar con la importancia ética de nuestro
ya que los parámetros que los caracterizan no patrimonio cultural, con sus fundamentos cristianos,
se deducen de la observación ni de los datos su mandamiento de amar a Dios y amar al próji-
disponibles, que toman decisiones en “merca- mo como a sí mismo. Tampoco se puede conci-
dos” todavía más imaginarios.”[69] liar con las otras tradiciones religiosas, incluyendo
el Budismo, con sus llamadas a la compasión y el
• E. K. Hunt[70] sugiere que el criticismo de Veblen desapego. Tomar algo que es bueno-como el pensa-
es aplicable al neoclasicismo actual: “el criticismo miento racional, o el análisis económico, o merca-
de Veblen a la economía neoclásica es que tenía una dos, o los derechos humanos o la libertad o la ley, o
visión totalmente ahistórica y simplista de la natura- dinero, o el consumo-y convertirlo en un absoluto es
leza humana y las instituciones sociales. Tratando de la esencia de una nueva idolatría.” (op. cit. conclu-
explicarlo todo en términos de una conducta racio- siones).
nal, egoísta, maximadora, la economía neoclásica no
explica nada”.[71] • El individualismo metodológico que asume la eco-
nomía neoclásica ignora por completo la cultura, la
• Murray Rothbard, (autor “austriaco”[72] ) sugiere que
psicología social y los descubrimientos en ciencia
la economía neoclásica se ha perdido en lo que
cognitiva realizados por diversos investigadores que
Schumpeter llamo “circulación circular": “Dado que
han trabajado en el ámbito de la conducta económi-
la economía del equilibrio es por definición un círcu-
ca, entre ellos Daniel Kahneman, Amos Tversky o
lo de conductas robóticas sin cambio y sin fin, ca-
Dan Ariely. O las observaciones de Herbert Simon
da uno en el mercado tiene conocimiento perfecto
sobre la racionalidad limitada en la toma de decisio-
del presente y del futuro, y la incertidumbre perva-
nes por parte de los individuos.
siva del mundo real desaparece de la escena. Da-
do que no hay más incertidumbre, las ganancias y
las perdidas desaparecen, y cada empresa encuentra
que sus precios son exactamente iguales a sus costos 37.3 Notas y referencias
de producción” y “Seguramente no es accidente que
la elevación a la prominencia de la economía wal- [1] Rafael Domínguez Martín: “En definitiva, Marshall pre-
rasiana coincidió con la virtual matematizacion de paró el camino para la recuperación de la teoría clásica,
las ciencias sociales. La matemática goza del pres- que precisamente reviviría en Cambridge a partir de los
tigio de ser “verdaderamente científica”, pero es di- años veinte con las obras de Sraffa, Keynes y Robinson
y juan crus sanes. Los elementos que sitúan a Marshall
fícil matematizar las complejas y enredadas incerti-
más cerca de los clásicos que de los marginalistas fue-
dumbres y errores inevitables de la acción humana ron tres: su definición del objeto y método de la econo-
del mundo real. Sin embargo, una vez que se elimi- mía como una ciencia destinada a resolver el problema de
na tales acciones e incertidumbres es fácil emplear la pobreza y que debía combinar inducción y deducción,
álgebra y la tangentes de la geometría para anali- abstracción e historia; su concepción de la utilidad como
zar este no realistico pero fácilmente matematizable un fenómeno que se puede medir en términos cardinales,
equilibrio”.[73] lo que recuperaba el viejo ideal de Bentham de la mayor
felicidad para el mayor número; y su teoría del valor, en
• Lee Boldeman,[74] escribiendo desde el punto de la que los costes de producción reaparecen como el de-
vista de la filosofía moral sugiere que la aproxima- terminante fundamental del precio de equilibrio a largo
ción neoclásica es dogmática y fundamentalista, ba- plazo (Landreth y Colander 1998: 311-312).” en TEMA
sada en simplificaciones groseras y reglas que inten- 5. LA REVOLUCIÓN MARGINALISTA Y EL PARA-
tan reemplazar ( convirtiéndose en) lo “sagrada”[75] DIGMA NEOCLÁSICO p 31
tales como la de la racionalidad de los actores econó-
[2] Costa; Langer; Rodríguez (2003): “Marshall, entonces,
micos: “Es en este punto que es conveniente recor-
centra gran parte de su análisis en los precios y su deter-
dar que es el control de nuestra codicia lo que repre- minación a partir de los avatares de la demanda. Para ello
senta una de las victorias principales de la cultura realiza una síntesis entre la teoría marginalista moderna y
sobre la “animalidad”. Si esto es así, es la codicia la teoría clásica de Smith y Ricardo. De aquí el nombre
lo que también representa una de las amenazas pri- de “neo-clásica”. en “Fundamentos de Economía” cap 10
marias a nuestra civilización, el fundamentalismo PROCESO HISTÓRICO Y GÉNESIS DE LAS ESCUE-
económico es una ideología que trata de justificar LAS DEL PENSAMIENTO ECONÓMICO p 27
la codicia. En particular, promueve el egoísmo y
[3] Stanley L Brue y Randy R Grant; (2008): Historia del pen-
el materialismo. Incluso para los no religiosos, sin
samiento económico (Spanish Edition). Editorial: Cenga-
embargo, la adquisición de riqueza y poder perso-
ge Learning, México
nal no es una base adecuada para la auto-definición.
En consecuencia, el fundamentalismo económico [4] Como es generalmente aceptado — ver, por ejemplo, Ste-
es una amenaza significativa para nuestra civiliza- ven Pressman: “Fifty major economists” Routledge, 2006
126 CAPÍTULO 37. ECONOMÍA NEOCLÁSICA

(2nd edition) — el foco de atención de la escuela clási- palabras, de traducirlas a ecuaciones diferenciales y ha-
ca son los grupos o clases de individuos, estudiando, por cerlas más generales”: “Centenial Essay”, (p 295-6) cita-
ejemplo, lo que determina los salarios recibidos por los do por A.L. Levine: “Marshall and the Classical Tradi-
trabajadores en general más que lo que cada trabajador tion” Journal of Post Keynesian Economics, Vol, 4, N 4,
individual recibe; o qué ocasiona que la tasa de ganancia summer 1982
suba o baje, más que los factores que ocasionan la ganan-
cia de una empresa particular, etc. A diferencia, los mar- [17] Para un punto de vista “austriaco” de esas diferencias, ver
ginalistas se basaron en el Individualismo metodológico. Robert P Murphy: Austrian vs. Neoclassical Analytics (vi-
deo de charla en inglés del Ludwig von Mises Institute
[5] Por ejemplo: David C. Colander, Richard P.F. Holt, and
J. Barkley Rosser, Jr.: The Cutting Edge of Economics [18] Escuela de Lausanne

[6] E. Roy Weintraub Neoclassical Economics [19] Para un análisis mas detallado de todo esto, ver TEMA 5.
La revolución marginalista y el paradigma neoclásico
[7] M. Lavoie (2005): La economía postkeynesiana, ed. Ica-
[20] David Colander: The Death of NeoClassical Economics
ria, p. 13. ISBN 84-7426-785-4
[21] Arnsperger y Varoufakis: What Is Neoclassical Econo-
[8] Andreas Novy: “La teoría neoclásica es el paradigma do-
mics?
minante en las ciencias económicas, y por ello se la señala
también como Mainstream o la ortodoxia. Esta caracteri- [22] Ariel Rubinstein (2006): Lecture Notes in Microecono-
za a la economía no tanto como un sistema cerrado, sino mic Theory Princeton U Press..- Introduction, p X
como un método de optimización, el que es aplicable a la
sociedad en su totalidad.” en 2.2 La teoría neoclásica [23] Rafael Domínguez Martín: “Para Menger, al contrario que
para los otros descubridores de la utilidad marginal, los
[9] Rafael Domínguez Martín: TEMA 5. LA REVOLUCIÓN mercados no tienen porque estar en equilibrio cuando los
MARGINALISTA Y EL PARADIGMA NEOCLÁSICO individuos maximizan su utilidad (hay problemas de in-
formación imperfecta), de ahí la importancia que, desde
[10] E. Screpanti y S. Zamagna (1997): Panorama de la his- el principio, la escuela austríaca va a otorgar a la figura
toria del pensamiento económico, ed. Ariel, Barcelona, del empresario como un agente que busca información y
ISBN 84-344-2114-3 aprovecha oportunidades de obtener beneficios, de lo que
se deriva una noción de competencia como un proceso di-
[11] E. Roy Weintraub (1997): Why So Many Italian Econo-
námico, frente al concepto estático de Walras y Jevons. "
mists?
en TEMA 5. LA REVOLUCIÓN MARGINALISTA Y
[12] T.Veblen (1900): “Preconceptions of Economic Science.” EL PARADIGMA NEOCLÁSICO (p 9)
- ver también: Veblen: Why is Economics Not an Evolu-
[24] Ver, por ejemplo, Rafael Domínguez M, op. cit.
tionary Science?
[25] Por ejemplo: Clem Tisdell, Keith Hartley: Microeconomic
[13] Para una introducción en castellano al área, ver Marga-
policy: a new perspective
rita Barallano Cid: Los fundamentos de la teoría social
de Thosrtein 6. Veblen: La “revuelta” contra el Homo Oe- [26] John Cunningham Wood (editor) (1996): Alfred Mars-
conomicus de la “economía recibida”.- para profundizar: hall: critical assessments. Second series
Veblen’s Criticism Of Neo Classical Theory
[27] Ver, por ejemplo Alfred Marshall et al: The Correspon-
[14] Alfred Marshall: sus conceptos económicos dence of Alfred Marshall, Economist: At the summit,
1891-1902 p 405
[15] Por ejemplo: The Marshallian Synthesis.- Walter Nichol-
son (2006): Teoría microeconómica: principios básicos y [28] Marshall: “[un] buen teorema matemático que se ocupe de
ampliaciones p 9.- James M. Buchanan The Marshallian hipótesis económicas es muy improbable que sea buena
Synthesis - James M. Buchanan, Cost and Choice: An In- teoría; y cada vez más me he ajustado a las reglas siguien-
quiry in Economic Theory, Vol. 6 of the Collected Works tes: 1)Usar las matemáticas como lenguaje taquigráfico
[1969]. El termino síntesis marshalliana se debe a que más bien que como instrumento de investigación; 2) man-
Marshall es generalmente considerado como un gran sis- tenerlas hasta haber logrado resultados; 3) traducir éstos
tematizador de los desarrollos a partir de David Ricardo. al inglés; 4) aclararlos con ejemplos importantes de la vida
Ver,por ejemplo, A.L. Levine: “Marshall and the Classi- real; 5) quemar las matemáticas; 6) si no es posible con-
cal Tradition” Journal of Post Keynesian Economics, Vol, seguir el número 4 quemar el 3. Esto último lo he hecho
4, N 4, summer 1982.- Ver también “Alfred Marshall” en con frecuencia”.
Steven Pressman (1999/2006): “Fifty Major Economists”
Routledge. [29] Manuel Guerrero (2001): “Si bien aquí se hace referencia
a la economía política y a la economía debe distinguirse
[16] G.F. Shove: “en relación al contenido analítico, los “Prin- que mientras la una reflejaba la relación entre economía
cipios” (de economía) descienden en linea directa a tra- y la política la segunda está íntimamente conectada con
vés de Mills de Ricardo y a través de Ricardo, de Adam los juicios normativos, es decir, que abarca cuales debían
Smith... el esquema teorético creció de una tentativa de de ser las metas de la sociedad, sin embargo el trabajo de
probar (test) y solventar las fallas en las doctrinas de Ri- Marshall, refleja que su fuerte se hallaba en el arte de la
cardo a través del uso de un aparato matemático - en otras economía que es capaz de relacionar la ciencia positiva
37.3. NOTAS Y REFERENCIAS 127

con las metas normativas; es decir que se concentró en la [36] Heinz D. Kurz and Neri Salvadori: One Theory or Two?
aplicación de la teoría y en la teoría aplicada.” y “A dife- Walras’s Critique of Ricardo
rencia de los clásicos, Marshall estaba convencido que la
economía tenia la tarea principal, de eliminar la pobreza [37] Ver, por ejemplo: Claus Thomasberger (2005): The Two
a tal punto que reclamó a Ricardo el hecho de no entender Utopias of Economics: Human Freedom and the Mecha-
que la pobreza genera más pobreza, dado que la falta de nism of Competition
recursos en las familias no garantizan, ni la salud, ni la pre-
[38] Walras Law and Macroeconomics
paración para permitirles ganar más.” en Alfred Marshall
- pensamiento económico [39] Por ejemplo: Bonifant Cisneros, A.; Accinelli Gamba, E:
ANÁLISIS DEL BIENESTAR EN ECONOMÍA - Ver
[30] INTRODUCTORY ECONOMICS p 5 y 6
también Introducción a la economía del bienestar
[31] Esta es un área compleja. Para una introducción, ver D.A.
[40] Monetary Economics in Doctrinal Perspective
Walker, en “A Defense of Marshall on Substitute and
Complements in Consumptions” en Alfred Marshall: cri- [41] Types of “General Gluts": Fisher, Wicksell, Bagehot
tical assessments. Second series
[42] DAVID LAIDLER: [http://www.rofea.org/index.php/
[32] por ejemplo Samuel Bowles y Herbert Gintis (2000): journal/article/viewFile/13/5 Financial Stability, Mone-
WALRASIAN ECONOMICS IN RETROSPECT o E.S. tarism and the Wicksell Connection]
Andersen: Appraising Schumpeter’s 'Essence' after 100
Years: From Walrasian Economics to Evolutionary Eco- [43] AXEL LEIJONHUFVUD: The Wicksellian Heritage
nomics
[44] Knut Wicksell: The Birth of Modern Monetary Policy
[33] Por ejemplo, Murray Rothbard escribe: “Desde la Segun-
da Guerra Mundial, la economía principal (mainstream) [45] IRVING FISHER – forerunner of monetarism
ha seguido el paradigma del equilibrio general del econo-
mista suizo Léon Walras” en: Breaking Out of the Walra- [46] Sraffa propuso, en el contexto del Simposio del “Econo-
sian Box: The Cases of Schumpeter and Hansen mic Journal” su teoría del valor. - ver John Hicks (1939):
“The Foundations of Welfare Economics” pp. 696 – 712
[34] Angeles Cámara S: "(Walras)Profundamente interesado en: Economic Journal, IL, Diciembre 1939).
en la teoría pura, encontró que su época tenía como ca-
[47] por ejemplo: T.Veblen (1900): “Preconceptions of Econo-
racterística principal “una completa ausencia de puntos
mic Science.” - ver también: Veblen: Why is Economics
de vista teóricos y científicos... un empirismo absoluto”.
Not an Evolutionary Science? T.Veblen: Why is Econo-
Aunque admitía la necesidad del conocimiento empírico,
mics Not an Evolutionary Science?
insistió en que los hechos debían ser identificados e inter-
pretados a la luz de la teoría. A los que afirmaban que la [48] Ver, por ejemplo: Veblen’s Criticism Of Neo Classical
economía era demasiado compleja para emplear en ella la Theory
matemática como herramienta de investigación, replicaba
que esa misma complejidad era la que hacía necesaria a [49] Joseph P. Wesson: “The Teleological Impulse: Thorstein
la matemática. Pensaba que la carencia de demostracio- Veblen, the Philosophy of Science, and Existentialism”
nes científicas - lo que para él quería decir matemáticas -
había conducido a la economía a una situación de impo- [50] Para una introducción a esos argumentos ver Bertram
tencia y descrédito. A Walras le interesaba establecer ana- Schefold “Mr. Sraffa on joint production and other es-
logías entre las fórmulas económicas y las leyes físicas. De says” Essay 3: Critique of Neoclassical Theory
joven, creyó que la economía debía seguir el modelo de
la astronomía. De mayor, destacó la “perfecta similitud” [51] De acuerdo a Wittgenstein fue sobre todo la aguda y fuer-
entre las ecuaciones del equilibrio económico general y te crítica de Sraffa que lo forzó a abandonar sus visiones
las ecuaciones de la “gravedad universal”. Escribió sobre originales y a embarcarse en nuevas rutas. Wittgenstein
este tema el artículo “Economique et mécanique”. en EL agrega que sus discusiones con Sraffa lo hicieron sentirse
SISTEMA ECONÓMICO DE LEÓN WALRAS p 296 “como un árbol del cual todas las ramas han sido poda-
das”. - Wittgenstein, citado por J. B. Davies, en Sraffa,
[35] Douglas Vickers (1997): Con el trabajo de Walras, la eco- Wittgenstein and neoclassical economics
nomía “ha llegado a ser casi exclusivamente un asunto de
técnica matemática, efectivamente divorciada de sus an- [52] Por ejemplo: vi J. Cohen, G. C. Harcourt, “Whatever Hap-
teriores presupuestos éticos” ( Economics and ethics: an pened to the Cambridge Capital Theory Controversies?,”
introduction to theory, institutions, and policy, p 33: Con- Journal of Economic Perspectives, 17(1), Winter 2003,
temporary Constructions.) Sin embargo, no todos están 199–214
de acuerdo. Por ejemplo: RF Hebert (2003) sugiere que
[53] Louis Makowski; Joseph M. Ostroy: Perfect Competition
la matematización y abandono del aspecto ético debe atri-
and the Creativity of the Market
buirse a Jules Dupuit, ver Ethics, Engineering, and Natural
Monopoly: The “Modern Debate” between Leon Walras [54] Pierangelo Garegnani: Capital and Intertemporal Equili-
and Jules Dupuit y sugieren que Walras era “socialista”. bria: A Reply to Mandler
Sin embargo, el punto es altamente debatible. Ver Renato
Cirillo The 'Socialism' of Leon Walras and His Economic [55] The turn in economics: neoclassical dominance to mains-
Thinking tream pluralism?
128 CAPÍTULO 37. ECONOMÍA NEOCLÁSICA

[56] The Triumph of Monetarism 37.3.1 Bibliografía


[57] E. Roy Weintraub Neoclassical Economics
A) Introducción
[58] A. Maddieson (2003): The World Economy: Historical
Statistics, (OCDE, tabla 8b) puede encontrarse un resu- • Ekelund, Robert B. Y Robert F. Hébert, Historia
men en World Population, GDP and Per Capita GDP
de la teoría económica y su método, McGraw-Hill,
[59] Ha-Joon Chang (2007): Bad Samaritans: The Guilty Se- 1992.
crets of Rich Nations and the Thread to Global Prosperity,
Random House, London, p. 63. ISBN 978-1-905211-37- • Fernández López, Manuel, Historia del pensamiento
1 económico, A-Z editora, 1998.
[60] Paul Krugman (1994): Vendiendo Prosperidad, Ariel, Bar- • Clase 5: “Economía Neoclásica”. Teoría del Valor
celona, pp. 48-55, ISBN 84-344-1411-2 Uso. Marshall, Menger, Jevens, Pareto y Walras
[61] John Muth: Rational Expectations and the Theory of Price • María Fernanda Osorio: La Escuela Neoclásica
Movements Econometrica, vol 29, Nr 3, (julio 1961)
[62] Lucas, Robert Jr: Econometric policy evaluation: A criti-
• YAVUZ YAŞAR: A HANDOUT ON NEOCLAS-
que - Ver también: Hubert Kempf: The Lucas critique SICAL THEORY

[63] A. Maddieson (2003): The World Economy: Historical • Andreas Novy La teoría neoclásica
Statistics, (OCDE, tabla 8b) puede encontrarse un resu-
men en World Population, GDP and Per Capita GDP • Carlos Berzosa La heterodoxia en la economía

[64] Ha-Joon Chang (2007): Bad Samaritans: The Guilty Se- • E. Screpanti y S. Zamagna (1997): Panorama de la
crets of Rich Nations and the Thread to Global Prosperity, historia del pensamiento económico, ed. Ariel, Bar-
Random House, London, p. 63. ISBN 978-1-905211-37- celona, 1997, ISBN 84-344-2114-3 (es traducción
1 de: E. Screpanti & S. Zamagna (1993): An Outline
[65] Paul Krugman (1994): Vendiendo Prosperidad, Ariel, Bar- of the History of Economic Throught, ISBN 978-0-
celona, pp. 48-55, ISBN 84-344-1411-2 19-927914-2)
[66] Ernesto Sheriff escribe: “Friedman aparece en la crisis de
los 70 como el beneficiario del derrumbe del keynesia-
B) Obras de y acerca de neoclásicos
nismo siendo asociado a los gobiernos de Nixon, Ford,
Reagan y Tatcher (en Gran Bretaña), conocidos como los • Edgeworth, Francis Ysidro: (1889) On the Appli-
gobiernos más ortodoxos en la línea económica. Con un cation of Mathematics to Political Economy (en in-
marketing impresionante, en 1979 Friedman publica su li- glés)
bro “Libertad de elegir” donde resume sus ideas políticas y
abriendo paso a un grupo de adeptos, esta vez mucho me- • Edgeworth, Francis Ysidro Papers relating to politi-
nos letrados, que bajo la etiqueta de neoliberalismo tra- cal economy. Volume 1 (en inglés)
taban de aplicar y entender lo que libros de menor rigor
científico (como el citado) ofrecían”. en Milton Friedman: • Marshall, Alfred (1881) “Review of F.Y. Edge-
de Keynes a Lucas worth’s Mathematical Psychics” (en inglés)
[67] ver, por ejemplo Michael Woodford (1999), 'Revolution • Marshall, Alfred (1890) Principles of Economics
and evolution in 20th century macroeconomics, mimeo, (en inglés)
Columbia University.
• Marshall, Alfred: Principes d'économie politique.
[68] David Colander: The Death of NeoClassical Economics
(en francés)
[69] Guerrien: ¿Podemos conservar algo de la teoría neoclási-
ca? • Wicksell, Knut SELECTED PAPERS ON ECO-
NOMIC THEORY (en inglés)
[70] Universidad de Utah: E.K. HUNT
• John Cunningham Wood: Knut Wicksell: critical as-
[71] K. Hunt: History of economic thought: a critical perspec-
sessments (en inglés)
tive
[72] Jesus Huerta de Soto: IN MEMORIAM M.N. ROTH- • KNUT WICKSELL: Un Homenaje (PERSPECTI-
BARD (1926-1995) VA HISTÓRICA DEL PENSAMIENTO ECONÓ-
MICO)
[73] Rothbard: Breaking Out of the Walrasian Box: The Cases
of Schumpeter and Hansen • Walras, Léon (1883) Théorie mathématique de la ri-
[74] Network in Enterprise Information Infrastructure (Aus- chesse sociale (biblioteca virtual “Gallica” - en fran-
tralia): Lee Boldeman] cés)

[75] Boldeman: The Cult of the Market - Economic Funda- • Walras, Léon (1883) Théorie mathématique de la
mentalism and its Discontents richesse sociale (en commons - francés)
37.3. NOTAS Y REFERENCIAS 129

• Walras, Léon: (1919) Économique et mécanique ( • E. Screpanti y S. Zamagna (1997): Panorama de la


en francés) historia del pensamiento económico, ed. Ariel, Bar-
celona, 1997, ISBN 84-344-2114-3 (es traducción
• Pareto, Vilfredo: (1896-1897) Cours d'économie de: E. Screpanti & S. Zamagna (1993): An Outline
politique (acceso limitado, en francés)) of the History of Economic Throught, ISBN 978-0-
19-927914-2)
• Pareto, Vilfredo (1896-97) Manual de Economía
Política (en portugués) • Jaime Aboites A: LA “CONTROVERSIA DE
LOS CAMBRIDGE” Y LA ENSEÑANZA DE LA
• Pareto, Vilfredo (1896-97) Manual of Political Eco- ECONOMÍA
nomy. (en inglés)
• Julio César Neffa: La teoría neoclásica ortodoxa so-
• Pareto, Vilfredo (1897): The New Theories of Eco- bre el funcionamiento del mercado de trabajo. el pa-
nomics (en inglés) pel de los intermediarios
• Pareto, Vilfredo (1906) Manuale di economía po- • Cepc. LA ECONOMÍA DEL BIENESTAR CO-
lítica con una introduzione alla scienza sociale (en MO BASE DEL PRINCIPIO MARGINALISTA
italiano) DE LA FORMACIÓN DE LOS PRECIOS
• Pareto, Vilfredo: Œuvres de Vilfredo Pareto dispo-
nibles sur le site Gallica. (en francés)) D) Visiones críticas:

• Pigou, Arthur Cecil: (1920): The Economics of • T. Veblen (1900): “Preconceptions of Economic
Welfare (en inglés) Science.” -
• Pigou, A.C. Teoría y realidad económica. México • T Veblen: Why is Economics Not an Evolutionary
D.F.: Fondo de Cultura Económica, 1944 Science?

• Fisher, Irving (1907) The Theory of Interest (en in- • T.Veblen: Why is Economics Not an Evolutionary
glés) Science?
• Bertram Schefold “Mr. Sraffa on joint production
• Universidad de Lausana (UNIL) Centre d'études in- and other essays” Essay 3: Critique of Neoclassical
terdisciplinaires Walras Pareto (en francés e inglés) Theory
• Banca Popolare di Sondrio: Fondo Vilfredo Pareto • Jesús Huerta De Soto: LA ESCUELA AUSTRÍA-
(en italiano) CA MODERNA FRENTE A LA NEOCLÁSICA
• José Félix Cataño: LA TEORÍA NEOCLÁSICA
C) Aspectos específicos
DEL EQUILIBRIO GENERAL. APUNTES CRÍ-
TICOS
• Schumpeter, Joseph; Mann, Fritz (Hrsg.): Geschich-
te der ökonomischen Analyse. 2 Bände. 2007, ISBN • Germán Darío Valencia, John Faber Cuervo:
3-525-10526-6. CRÍTICA A LAS BASES ÉTICAS DE LA TEO-
RÍA NEOCLÁSICA EN LA PROPUESTA DEL
• Paul Samuelson, (1951), “Principles and rules in BIENESTAR SOCIAL DE AMARTYA SEN
modern fiscal policy: a neoclassical reformulation”
in Money, Trade and Economic Growth: Essays in
Honor of John Henry Williams, ed. H.L Waitzman,
Macmillan

• E.Roy Weintraub (2002) How Economics Became a


Mathematical Science

• Philip Mirowski (1989) More Heat than Light: Eco-


nomics as Social Physics, Physics as Nature’s Econo-
mics, Cambridge University Press

• Gary Stanley Becker: The economic approach to hu-


man behavior

• Yuval P. Yonay: The struggle over the soul of eco-


nomics: institutionalist and neoclassical
Capítulo 38

Modelo neoclásico

El modelo neoclásico de crecimiento utiliza una fun- Simplificamos términos Y/L=y=f(k) y sustituimos
ción de producción donde el factor es el capital por unidad dK/dt=sY
de trabajo. El producto viene también medido en térmi-
nos de trabajo. De acuerdo con los neoclásicos este tra-
bajo se consideraba “unidades de eficiencia”. La solución
exponencial refleja una economía de rendimientos cons-
La cantidad de capital por unidad d
tantes. Si duplicamos los factores productivos, duplicare-
mos el producto obtenido. Si el crecimiento es constante, Esta es la denominada ecuación básica del modelo neo-
la productividad del capital Y/K también lo será. Caso clásico.
contrario el modelo determina un ratio productivo f(k)/k
que relaciona la tasa de aumento de la fuerza laboral y la
tasa de ahorro. 38.3 Tasa constante de crecimiento
Cuando la relación entre factores trabajo y capital no va-
38.1 Condiciones de equilibrio ría, dk será cero y la proporción o ratio capital, trabajo
permanece constante. En la ecuación básica igualamos
Las condiciones de equilibrio son las siguientes dk/dt=0.

La primera expresión refleja una función continua de pro- Para hallar la relación con el modelo Harrod Domar ten-
ducción. La segunda es la igualdad keynesiana entre aho- dremos que utilizar la variable 1/v=Y/K que es igual
rro e inversión y la tercera determina que la fuerza de tra- f(k)/k.
bajo crece a una tasa conocida n. La variable y es igual
a Y/L, producto por unidad de trabajo. La unidad de tra-
bajo puede ser el número de trabajadores a tiempo com-
pleto o el número de horas trabajadas. k es el capital por
De aquí deducimos
unidad de trabajo. dK/dt es la variación del capital por
unidad de tiempo. La variación del capital entre dos pe-
ríodos es la inversión. L es la cantidad demandada de tra-
bajo.
Llegamos a la tasa de crecimiento del modelo Harrod-
Domar.
38.2 Ecuación básica
Diferenciando la relación entre factores productivos 38.4 Solución exponencial
Las variables crecen exponencialmente

Dividiendo entre L dt El producto, el capital y la cantidad de trabajo crecerán de


forma constante a la tasa n si la productividad del capital
definido como Y/K permanece constante.

130
38.7. BIBLIOGRAFÍA 131

38.5 Crítica
El modelo neoclásico nace como respuesta a las críticas
del modelo de crecimiento de Harrod- Domar. Sin em-
bargo, al introducir una función de producción, determi-
nan que la cantidad que ahorra el país influye en la tec-
nología utilizada a través de una variación de la cantidad
de los factores utilizados. El crecimiento vuelve a ser ex-
ponencial a una tasa constante cuando la proporción de
factores permanece invariable.

38.6 Véase también


• Economía basada en recursos
• Economía del bien común

• Economía del estado estacionario

• Modelo Harrod-Domar
• Modelo clásico

• Modelo keynesiano

38.7 Bibliografía
• Allen, R.G.D.: Macro-Economic Theory : A Mathe-
matical Treatment. - London, Melbourne, Toronto:
Macmillan, 1968.
Capítulo 39

Modelo keynesiano

El modelo keynesiano o, quizás más apropiadamente, los que, al igual que en el “modelo clásico”, el mercado de
modelos keynesianos, son, estables en macroeconomía, dinero siempre se vacía, lo que implica, a su vez, que el
varios modelos económicos, generalmente basados en ahorro es igual a la inversión (ver Oferta y demanda).
la interpretación neokeynesiana de los principios de la Keynes, a diferencia de los clásicos,[9] no asume que, en
economía keynesiana, que buscan armonizar la percep-
un mercado libre y sin fricciones (ver competencia per-
ción keynesiana y la neoclásica, concepciones que inicial- fecta), necesariamente se llegara a, o que, de llegarse se
mente se consideraban contrapuestas.[1][2]
mantendrá, una situación de equilibrio económico tal co-
Los modelos keynesianos son utilizados para identificar mo los clásicos conciben ese concepto, sino más bien uno
el nivel de equilibrio y analizar las interrupciones de los de equilibrio dinámico:[10] para él, la situación es una
mercados de bienes y servicios, es decir, estudiar los ni- de competencia imperfecta, en la cual las imperfecciones
veles relativos tanto de producción como los ingresos tienden a dominar. Una de las imperfecciones más impor-
agregados[3][4] tantes es la “pegajosidad” (rigidez o falta de flexibilidad)
En el presente, los modelos keynesianos y el modelo clási- de los precios, lo que implica que, en el corto plazo, la
co son ampliamente empleados como base de los modelos oferta no necesariamente es igual a la demanda. En el
completos, dado que se ha notado que, aún cuando esos mercado de trabajo Keynes sugiere que la flexibilidad sa-
modelos presentan aspectos generalmente keynesianos larial no produce necesariamente pleno empleo: si la fle-
(tales como la competencia imperfecta), responden me- xibilidad implica disminución de los salarios, tal dismi-
jor a estímulos clásicos,[5] lo que ha llevado a la produc- nución en los ingresos puede llevar a una en el ahorro (lo
ción de una serie de “modelos estándar”.[6] Adicional- que aumenta la tasa de interés) y a otra en la demanda,
mente, ha habido una recurrencia en el uso del modelo lo que reduce la rentabilidad de las inversiones y, conse-
keynesiano, en una nueva interpretación, introducida por cuentemente, la demanda por trabajo. (ver Teo Gen, cap.
Gregory Mankiw.[7] 2, apartado segundo).
Los partidarios de la síntesis asumen una diferencia (de-
rivada del concepto de periodo de mercado de Alfred
39.1 Introducción, generalidades y Marshall[11] ) entre el corto y el largo plazo económico.
Las teorías de los neoclásicos tendrían validez en el lar-
simplificaciones go plazo mientras que las de Keynes se refieren al cor-
to plazo.[12][13][14] Los partidarios de la síntesis aceptan
A pesar que hay varias modelizaciones de las sugeren- que los ahorros igualan a la inversión, aunque, en las pro-
cias de Keynes, las más conocidas o divulgadas (y que puestas de la síntesis, el ahorro depende del ingreso y la
serán expuestas brevemente aquí) son los dos modelos función de inversión de la relación tasa de interés - tasa de
básicos originados en la tentativa neokeynesiana de armo- ganancia.[15] En otras palabras, el ahorro es normalmente
nizar esas sugerencias con las de la economía neoclásica. “no elástico” (rígido) con respecto al interés. Una dismi-
Es decir, la llamada síntesis clásico-keynesiana (Hay un nución del ahorro puede producir un aumento de los tipos
tercer modelo, el de D. Dillard, utilizado principalmen- o la tasa de interés, pero esa tasa puede aumentar también
te por los postkeynesianos,[8] que no será expuesto aquí). debido a demanda de dinero con propósitos especulativos
Una comprensión adecuada de la materia parece requerir y no de inversión en bienes de capital. La inversión, por
una exposición breve tanto de las sugerencias keynesianas su parte, disminuye con el aumento de la tasa de interés
como las neoclásicas y las bases de tal armonización. nominal, lo que puede llevar (si el ahorro no cae) a una
Para los neoclásicos en el largo plazo los precios y merca- situación de exceso de ahorros (en relación a la cantidad
dos por lo menos tienden a un putativo estado de equili- invertida), lo que, a su vez, puede llevar a una recesión.
brio al estilo de Walras (ver Teoría del equilibrio general). En esa situación se puede aumentar el empleo y los ingre-
En esa situación, el producto y la demanda se igualan en sos, sin elevar los tipos de interés, a través de una mayor
todos los mercados (ver Ley de Walras), lo que implica inversión (por ejemplo, a través de un gasto gubernamen-

132
39.2. MODELO KEYNESIANO SIMPLE O DE LA CRUZ KEYNESIANA 133

tal deficitario). En lo referente al mercado de trabajo lo producción (todo lo producido seria consumido y todos
anterior implica que flexibilidad salarial conduce al pleno los ingresos solo vendrían de lo que se vende). Si repre-
empleo. sentamos gráficamente lo anterior, eso constituiría una lí-
Los modelos generalmente empleados, especialmente a nea recta bifurcando (en un ángulo de 45 grados) el rec-
niveles introductorios a la macroeconomía, son los llama- tángulo delineado por línea vertical que representa la de-
dos “modelos simples”. Esos modelos están basados en la manda agregada y la horizontal que representa el produc-
linealización de, por un lado, el modelo de John Hicks to agregado (o ingreso agregado) (línea negra en el diagra-
(modelo IS-LM) y, por el otro, en el modelo de la cruz ma). Es decir, a cada aumento en una unidad del ingreso,
existiría un aumento de una unidad en el consumo.
keynesiana o modelo del multiplicador simple, introduci-
do por Alvin Hansen y generalizado por Paul Samuelson. En esa economía el ingreso del conjunto de la población
A pesar que el modelo de la cruz keynesiana fue intro- solo puede venir de la suma de todo lo que se haya gas-
ducido posteriormente al IS-LM, aquí lo presentaremos tado en consumo (C) (el consumo de unos es ingreso de
primero, dado que es la aproximación más fácil. otros) más lo que sea el gobierno gaste (G) y lo que se in-
vierta (I). Ese ingreso agregado (Y) constituye entonces
la Demanda agregada (AD en el gráfico). Nótese que esto
asume equilibrio.[21]
39.2 Modelo keynesiano simple o
de la cruz keynesiana
Y = AD = C + G + I

El consumo de los hogares (C) depende del ingreso dis-


ponible (ingresos menos impuestos o Y - T = Yd) pero
hay un “consumo mínimo” (sin el cual no se sobrevive).
Ese consumo es denominado Consumo Autónomo (Ca).
Adicionalmente no todo lo que recibe como ingresos se
utiliza inmediatamente en consumo. Una fracción ya sea
se ahorra o se mantiene “en los bolsillos”, como reserva
líquida (ver, por ejemplo: Caja menor). Esa fracción de-
pende de la Propensión marginal al consumo (pmc o b).
La segunda línea (azul en el diagrama) representa la si-
tuación real. Su origen está determinado por el “consumo
autónomo” y su pendiente por la pmc: por cada varia-
ción de una unidad en el producto/ ingreso (eje horizon-
tal) hay una variación en el eje vertical (consumo) que es
una fracción de esa variación en el ingreso. El punto en
el cual las líneas se cruzan representa el punto de equi-
“Cruz keynesiana” librio para esa segunda línea. Puntos a la izquierda del
cruce representan un consumo mayor al de equilibrio da-
El modelo keynesiano simple,[16] introducido origi- da la producción (financiada ya sea por ahorros anteriores
nalmente por Paul Samuelson,[17] es también llama- o crédito, etc). Puntos a la derecha representan un con-
do del multiplicador simple[18] o del multiplicador- sumo inferior: se puede considerar que se están pagando
acelerador,[19][20] etc. deudas anteriores o ahorrando/manteniendo en los bolsi-
llos por sobre lo necesario para mantener equilibrio dado
El modelo asume que hay capacidad de producción no
utilizada y que los precios son los de producción. En esa el nivel de producción. Se corre el riesgo que las empresas
reduzcan producción a fin de lograr equilibrio.
situación, un aumento de demanda puede llevar a un in-
cremento de la producción con un efecto mínimo sobre Resumiendo:
los precios. C = C (Y -T...) = Ca + b (Y - T) = Ca + b Yd
Adicionalmente se asume que tanto la inversión (I) como La aproximación conceptual a la propensión marginal al
los gastos de gobierno (G) están determinados por fac- consumo (pmc) es la siguiente. Considerese un aumento
tores externos al modelo (son variables exógenas) (Por en el ingreso de una unidad monetaria. Tanto el consumo
ejemplo: el gobierno se puede endeudar para invertir) y como el ahorro aumentaran. En otras palabras, cualquier
que la economía es “cerrada” (es decir, no hay intercam- cambio (Δ) en el ingreso agregado de una nación (Y) pro-
bios con otros países o economías). duce una variación fraccional tanto del ahorro (A) como
Ahora, si la economía estuviera en equilibrio walrasiano, del consumo (C) del conjunto de los habitantes. Ese cam-
el consumo o “demanda agregada” seria equivalente a la bio fraccional se puede expresar de la siguiente manera:
134 CAPÍTULO 39. MODELO KEYNESIANO

0 < ΔA/ΔY< 1 y: 0 <ΔC/ΔY< 1 39.2.1 Multiplicador y gastos de gobierno


(el multiplicador keynesiano)
La primera define lo que se llama Propensión marginal
al ahorro (pma) (el ahorro adicional por cada unidad ex- Ahora, si consideramos el gasto gubernamental, etc, po-
tra de ingresos) y la segunda la propensión marginal al demos definir una propensión marginal a los impuestos
consumo, entendido como el consumo adicional por cada (pmt o t), propensión marginal a importar (mpi o m) etc.
unidad extra de ingresos. Si definimos la segunda como Utilizando esas propensiones, el funcionamiento del mul-
b, sigue que C = bY. tiplicador permanece esencialmente igual, pero su formu-
lación nos permite considerar la influencia de “escapes”
Pero cualquier incremento en el ingreso de algunos que
o “fugas financieras” en la economía:
lleve al aumento de sus gastos llevara al incremento del
ingreso de otros, los que, a su vez, estarán en condiciones
1
de aumentar sus consumos. Eso implica que el aumento 1−[b·(1−t)−m]
del ingreso tiene un efecto multiplicador. Ese multiplica-
dor puede ser calculado de la siguiente manera: En la cual la expresión 1 − [b · (1 − t) − m] constituye
dado que: el multiplicador keynesiano compuesto o completo.
Si consideramos el efecto de transferencias o cualquier
inyección monetaria indirecta (tal como la disminución
de los impuestos) obtenemos (nota: este multiplicador es
Ca negativo porque implica un incremento en el factor prin-
cipal (por ejemplo: los impuestos):
sigue que:
−b
Y = Ca + b Yd + I 1−[b·(1−t)−m]

si substraemos bY de ambos lados:


Finalmente tenemos el multiplicador si el gobierno au-
Y - bYd = Ca + I
menta tanto sus gastos como los impuestos (a fin de pagar
factorizando Y: por ese incremento en gastos). Este es llamado multipli-
Y (1-b) = Ca + I cador de finanzas balanceadas:

dividiendo por (1-b) da: 1−b


1−[b·(1−t)−m]

Desarrollando ese último, se puede ver que el efecto es


1 positivo aún cuando el gobierno incremente tanto sus gas-
Y = (Ca + I)
(1 − b) tos como los impuestos (efecto de Haavelmo). La situa-
ción contraria (disminución tanto de gastos como im-
en el cual 1/1-b es el multiplicador simple y ( Ca + I) puestos) tiene un efecto negativo en la economía: dismi-
es el componente autónomo (proveniente de ahorros y nuye Y.
préstamos o algún incremento monetario) sobre el cual Este modelo se usa principalmente para analizar cuestio-
el multiplicador ejercerá su efecto. nes acerca de como variaciones del gasto o consumo in-
El “multiplicador simple” es también conocido como fluencian el ingreso.[25]
multiplicador de la inversión,[22] dado que permite me- El modelo puede ser desarrollado aún más, considerando
dir lo que el ingreso aumenta en relación al aumento de que el numerador (1-b) representa demanda y esa deman-
la inversión: un aumento de la inversión (I) conlleva un da a su vez se descompone en consumo, inversión, gastos
aumento de la producción, lo que implica un aumen- de gobierno, exportaciones, a fin de obtener un “multipli-
to del ingreso (Y). Ese ingreso constituye la “demanda cador general”.[26]
efectiva”[23]
El multiplicador es mayor que 1 porque una variación da-
da de la inversión provoca otra variación adicional de la 39.2.2 Multiplicador e inversiones (el ace-
cantidad demandada de bienes. Está relacionado con la lerador)
propensión marginal a consumo (pmc o b): si b es grande,
un aumento de inversión provocaría una gran variación La inversión en la concepción de Keynes está determinada
de la demanda de consumo. Si la propensión marginal al por dos relaciones centrales: el ingreso y la tasa de interés
consumo es pequeña, el multiplicador será pequeño: una (r). Si aumenta el ingreso, aumentara (fraccionalmente)
variación dada de la demanda de inversión y la produc- I. Y si la tasa de interés aumenta, I disminuirá. Esto da
ción sólo provocará pequeñas variaciones de la cantidad origen tanto a la función de inversión keynesiana como a
demandada de bienes de consumo.[24] la tabla de demanda de inversiones.
39.3. MODELO “TRADICIONAL” O BASADO EN EL MODELO IS-LM 135

I=f(r,ΔY) o I = ΔY(r) It = It−1 + α (Ct − Ct−1 ) .


La “tabla de demanda de inversiones” es una tabla en
la cual las posibles inversiones están ordenadas de ma- La segunda constituye la formula del acelerador. Es im-
yor a menor tasa de ganancia potencial. A lo más que portante mantener presente que el acelerador funciona en
sea el interés que las empresas deben pagar para obte- dos direcciones, amplificando el efecto de las inversiones
ner los capitales necesarios para realizar esas inversio-al punto que, eventualmente, la producción llega a su má-
nes, menores serán las inversiones potenciales que serán xima capacidad. A partir de ese momento, el acelerador
rentables[27][28][29] amplifica el efecto de la disminución de inversiones, ge-
nerando una recesión.[30] Consecuentemente. el acelera-
Todo lo anterior permite a Samuelson transformar la fun-
dor se utiliza para examinar los ciclos económicos[31][32]
ción de inversión keynesiana, introduciendo el llamado
acelerador de Samuelson o acelerador de Hansen y Sa-
muelson.
39.3 Modelo “tradicional” o basa-
El acelerador (α o alfa) puede ser entendido como la re-
presentación matemática del efecto multiplicador de la do en el modelo IS-LM
inversión: una inversión a fin de aumentar producción por
parte de una empresa (lo que se traduce en un aumento
de la demanda por esa empresa) lleva a otras a aumentar
su inversión, a fin de satisfacer esa demanda extra, y así

taux d'intérêt (r)


sucesivamente). El acelerador permite calcular el efecto Éq
total sobre el ingreso nacional dado una cierta variación ui
lib
en la inversión. re
IS
Y=αI
Pero la inversión general o total en una economía no solo
depende de la inversión privada sino también de la inver-
sión gubernamental (llamada aquí “inversión autónoma”
o Ia ) y la que las empresas realizan depende no solo de r
la tasa de interés ( Ir ) sino también del nivel de produc-
ción que esas desean obtener. Ese último factor depende LM
ilibre
Équ
a su vez de expectaciones acerca de la variación del ni-
vel de consumo. Ese último elemento introduce un factor
temporal: la diferencia entre el consumo en algún perio- Y Production (Y)
do determinado y el anterior ( Ct−1 ). Nótese que esto
implica que la inversión se estudia o realiza en relación a
un periodo concreto. Por ejemplo, la inversión que existe Modelo IS-LM básico (de equilibrio). La línea IS representa el
en el presente: Ip : equilibrio “Inversion-Ahorro” y la LM el equilibrio de “preferen-
Ip = Ia + Ir + (Cp − Cp−1 ) cia por liquidez” (L o demanda de dinero) y M (= oferta mone-
taria) en relación a diferentes tasas de interés real (eje vertical)
Ahora, considerese un grupo de inversionistas que, par- y producto (o ingreso) nacional (eje horizontal)
tiendo de la base que hay una cierta relación (α) entre
su capital invertido (K) y el ingreso producido (Y) por el
Este modelo, introducido en 1937 por John Hicks[33] es
mismo, desee aumentar ese ingreso a Yt . Considerando también llamado modelo tradicional[34] y parte del presu-
que hay un lapso temporal entre tomar las decisiones e puesto, posteriormente cuestionado por el mismo Hicks,
implementarlas, la inversión necesaria neta It (igual a la
que hay un equilibrio en los mercados monetarios, de con-
diferencia entre Kt − Kt−1 ) será igual a: sumo e inversión, que implican que lo hay en el laboral
It = α (Yt − Yt−1 ) (ver Ley de Walras). En 1980 Hicks afirmó que esta inter-
pretación omite algunos elementos muy importantes en
Ahora, dado que en general, en un momento t cualquiera la percepción de Keynes, especialmente los relacionados
el ingreso en ese momento ( Yt ) es equivalente al con- con la incertidumbre.[35]
sumo ( Ct ) más la inversión ( It ) pero el consumo de-
pende de la propensión a consumir (b) y la inversión en El modelo IS-LM se basa en el supuesto de que el ni-
ese momento depende del ingreso deseado, se genera un vel general de precios es fijo en el corto plazo. Con eso se
mecanismo de retroalimentación: quiere decir que el nivel general de precios no se ajusta in-
mediatamente cuando las condiciones económicas cam-
bian. Considerese el mercado de un bien cualquiera, del
Yt = (b + α) (Yt − Yt−1 ) que el precio está dado por la intersección de la oferta y la
demanda. Si las condiciones económicas no cambian, el
y precio no va a cambiar. Ahora bien, supongamos que hay
136 CAPÍTULO 39. MODELO KEYNESIANO

un cambio, suponga un incremento en la demanda. Esto s Y + ar = Io + G


debería traducirse en un aumento en el nivel de precios
(y en la cantidad intercambiada en el mercado). Sin em- mY − hr = M − Mo
bargo, ese precio no aumentara inmediatamente. Cuanto
tiempo esos precios permanecen sin cambiar determina la
Si consideramos que G y M son variables que podemos
diferencia entre el corto y el largo plazo. Esa misma idea
controlar, es posible resolver esas ecuaciones para obtener
se aplica a los precios en general y constituye las bases de
[36] Y r como función de esas variables y los parámetros s, a,
esta visión.
Io, m, h y Mo; dando:
Ha habido una variedad de “linearizaciones” del modelo
IS-LM. La más reciente[37] está basada en la estandariza- −Mo )
Y = h(Io +G)+a(M
ción matemática sugerida por Carl P Simon y Lawrence [sh+am]

Blume.[38]
−Mo )
Definiciones y asunciones previas: r = m(Io +G)−s(M
[sh+am]

El PIB es la suma del consumo, inversión y gastos de go-


bierno (lo que iguala al Ingreso Nacional o Y): Eso muestra que, en este modelo, un aumento en G o M
lleva a un aumento en el Ingreso Nacional (Y) y que un
1) P IB = Y = C + I + G aumento en G o disminución en M lleva a un aumento en
la tasa de interés (r)[39]
en la cual
Y: Ingreso Nacional. C: Gastos en consumo. I: Gastos de
inversión por las empresas. G: Gastos de gobierno. Apro-
39.4 Modelos integrados
vechamos la oportunidad para definir también r: tasa de
interés y M: Oferta de dinero. A partir de 1960 Samuelson busco integrar a su mode-
lo el de Hicks. Esto dio lugar a una tradición que busca
Se asume que el consumo es proporcional a (o una fun- elaborar esa propuesta.
ción de) el ingreso (Y). Es decir: C = bY, en la cual b
es la “propensión marginal al consumo” y s (s = 1-b) es
la “propensión marginal al ahorro”. Se asume que la in-
versión es una función decreciente de la tasa de interés, 39.5 Modelo Keynesiano de econo-
y se determina por la formula I = Io - ar, en la cual Io mía matemática
es la inversión cuando la tasa de interés es cero y ar es la
eficiencia marginal del capital (o tasa de ganancia).
El modelo keynesiano, en el mercado de bienes, estable-
Sustituyendo en 1, obtenemos: ció, al igual que el Modelo clásico que el ahorro era igual
a la inversión, aunque el ahorro dependía de la renta y
2) Y = bY + Io − ar + G, la función de inversión del tipo de interés. El ahorro es
normalmente rígido con respecto al tipo de interés. Cer-
o ca del pleno empleo, una disminución del ahorro produce
un aumento del tipo de interés. Cuando la inversión es
3) s Y + ar = Io + G. rígida, una disminución del tipo de interés produce un
efecto mínimo sobre la renta. Se puede aumentar el em-
en la que los valores cumplen que 0< s < 1; a > 0 y Io > pleo y la renta a través de una mayor inversión sin elevar
0. los tipos de interés. En el mercado de dinero introdujo
La oferta de dinero (M) es función (función de liquidez) la especulación financiera como causa del aumento de la
del PIB y la tasa de interés y se asume es dada por: demanda de dinero además de la demanda para realizar
transacciones. En el mercado de trabajo estableció que la
4) M = mY + Mo − hr. flexibilidad salarial producía pleno empleo.
En la cual mY representa la demanda por dinero para
compraventas de bienes y servicios (que es proporcional
al tamaño de la economía) Y Mo - hr representa la de- 39.6 Multiplicador simple y com-
manda de dinero por los inversionistas.
puesto
Una simple transformación nos da
La renta total o producto total puede disgregarse según
5) mY − hr = M − Mo sea el destino final. Una renta puede dedicarse al consu-
mo, al ahorro o el pago de impuestos que se traduce en
Los términos satisfacen 0 < m < 1; h > 0 y Mo > 0. gasto público. Existe un consumo y una inversión que no
Tomando 3 y 5 se obtiene el siguiente sistema: dependen de la renta. Es la demanda autónoma.
39.8. PROPENSIÓN MARGINAL A INVERTIR 137

C0 es el consumo autónomo. I0 es la inversión autóno- El ahorro monetario o nominal se convierte en ahorro en


ma. El ahorro es igual a la inversión S=I. Para entender términos reales dividiento el macroagregado entre el nivel
esta expresión se utiliza una economía rural. El agricultor de precios P.
que cultiva trigo lo utiliza para el consumo. El trigo que
ahorra es siempre el trigo que utiliza para la siembra de
la siguiente cosecha, es decir, la inversión. La expresión
anterior queda modificada así
39.8 Propensión marginal a inver-
tir
(Y-C) es el ahorro, renta menos consumo. Llama al con-
sumo e inversión autónoma, A. Keynes llama propensión marginal a invertir a dI/dY

Keynes está interesado en saber cómo cambia el ahorro y El consumo es una proporción de la renta
la inversión autónomas con variaciones en la renta. Ma-
temáticamente analiza dA/dY.

Cuando sustituimos esta expresión en la identidad de ma-


croagregados.
Simplifica sustituyendo las expresiones por los paráme-
tros s y b

Llevando cY a la izquierda de la expresión

Finalmente obtiene el multiplicador compuesto

Realizando una diferencial de esta expresión

Cuando b es igual a cero teniendo en cuenta que s=1-c

Dividiendo entre dY
obtiene el multiplicador simple. Si aumentamos la de-
manda autónoma en 100 unidades monetarias, el aumen-
to de la renta será con una propensión marginal a consu-
Eliminando términos comunes
mir de 0,8 igual a 500=100/(1-0,8)

39.7 Función de ahorro e inversión Llamando a (1-c)=s

Las funciones de ahorro e inversión clásicas varían con


el tipo de interés. El modelo keynesiano establece que la
inversión disminuye con aumentos de los tipos de interés Esta expresión es la propensión marginal a invertir keyne-
y el ahorro aumenta con la renta. Matemáticamente se siana. Cuando aumenta la renta, la inversión sólo depende
expresa así de la variación de la propensión marginal al consumo y la
tasa de ahorro. Cuando el ahorro se aproxima a cero, la
inversión se convierte en desinversión.

r es el tipo de interés.

En el modelo keynesiano el nivel de precios es una varia- Los stocks desaparecen de las empresas. Si persiste la des-
ble de enlace. Cuando la renta se mide en términos reales, inversión, las empresas no repondrán la maquinaria obso-
el agregado ahorro es el siguiente leta.
138 CAPÍTULO 39. MODELO KEYNESIANO

39.9 Demanda de dinero


La demanda de dinero para realizar transacciones y la La oferta de trabajo la define así
oferta, dinero prestado, crece con la renta. La demanda
de dinero para especular crece también con la renta pero
disminuye con el tipo de interés y aumenta con la infla-
ción. Si el tipo de interés se encuentra por debajo de un La oferta crece con el salario monetario a un ritmo de-
mínimo rmin , la economía prefiere la liquidez. Si el ti- creciente
po de interés disminuye, se demandará más dinero para
especulación. Keynes describe una especulación a corto
plazo centrada en bonos y otra a largo plazo de compra
venta de obligaciones.
El nivel de precios influye en la oferta de trabajo sustitu-
La demanda de dinero keynesiana es
yendo el salario monetario W por su valor Pw
La oferta de dinero
La demanda de dinero por especulación cuando crecen
los tipos de interés y la renta serán
W0 representa un nivel del salario por debajo del cual no
existe oferta laboral. n es la cantidad de trabajo deman-
dada que procede de la función de producción y(n)
L1 es la demanda y oferta para transacciones. L2 es la
oferta y demanda especulativa a corto y largo plazo.

El salario es el producto marginal decreciente del trabajo


39.10 Trampa de la liquidez
La trampa de liquidez está relacionada con la demanda
especulativa de bonos. El precio de un bono es 39.11.1 Inflación y empleo
Si los precios aumentan, el salario real disminuye por de-
bajo de su producto marginal y las empresas contratan
R es el rendimiento del bono. i es el tipo de interés. P es más personal. En caso contrario, cuando se produce una
el precio pagado por el bono. La trampa de la liquidez es deflación, el salario real aumenta por encima de su pro-
una situación en la que los agentes económicos conside- ducto marginal y las empresas despiden personal. Keynes
ran que los tipos de interés han llegado a su nivel más ba- defiende por esta razón un subida moderada del salario
jo, lo cual enfría el mercado de bonos. El precio del bono monetario. Cuando la renta salarial disminuye se produ-
ya no puede subir más. Según el modelo Hicks Hansen ce un exceso de ahorro sobre la inversión planeada.
más conocido como modelo IS-LM, la trampa de la li-
quidez contempla el caso de equilibrio en el mercado de
dinero a tipos de interés muy bajos. Sin embargo, el mer- 39.12 Ecuaciones e identidades
cado de bienes y servicios se equilibra a tipos normales.
Cualquier aumento de la masa monetaria deja práctica- Las variables son siete, Y,y,n,r,W,w,P. El modelo con-
mente inalterado el nivel de renta. La curva LM es, en templa cinco ecuaciones y dos identidades. La ecuación
este caso, casi horizontal. Y=C+I equivale a la igualdad ahorro inversión S=Y-C=I.

39.11 Ilusión monetaria y oferta de


trabajo
Las identidades son las siguientes
Los trabajadores ofertan horas de trabajo en función del
salario monetario. Según Keynes un aumento del salario
monetario produce “ilusión monetaria”. El producto mar-
ginal dF/dL=dy/dn determina el salario y la cantidad de En la ecuación monetaria ky(n) es la demanda de dinero
trabajadores empleados produce un nivel de output. clásica y M/P es la demanda de saldos reales, es decir, de-
El salario real será el salario monetario entre el nivel de manda en términos de mercancía que podemos comprar
precios. con el dinero.
39.14. CITAS Y REFERENCIAS 139

39.13 Críticas al modelo determinan la división de su renta disponible entre el pre-


visto consumo y ahorro y los responsables de tomar deci-
siones comerciales, quienes deben determinar la inversión
Matemáticamente el modelo tiene más variables que
planificada. Cuando los planes de estas fuerzas opuestas
ecuaciones. No es un modelo determinado o con solución están en equilibrio, la suma de las filtraciones ex ante se-
única. El modelo keynesiano considera constante la masa rá igual a la suma de las inyecciones ex ante en el flujo de
monetaria M.Una aproximación a las soluciones parciales ingresos. Y todos los mercados se vaciaran, con o sin sala-
del modelo keynesiano se encuentra en el modelo Hicks rios y / o precios flexibles, y el equilibrio macroeconómico
Hansen o modelo IS-LM. IS es la recta definida por la es alcanzado, con o sin pleno empleo.” en The Concept of
renta y el tipo de interés que equilibran el mercado de bie- Equilibrium: A Key Theoretical Element in Keynes’ Re-
nes keynesiano. La recta LM define valores donde existe volution
equilibrio en el mercado monetario. La intersección de
[11] De acuerdo a Marshall (“Principles of Economics”, Lon-
las rectas produce un equilibrio simultáneo en los merca- don; Macmillan, 1890), periodos inferiores al “periodo del
dos. Aplicando la Ley de Walras, el mercado de trabajo mercado” son considerados “corto plazo” (short run). En
también estará en equilibrio. el corto plazo variaciones de demanda, etc, afectaran pro-
ducción solo en forma limitada. Las empresas pueden, por
ejemplo, utilizar mejor sus recursos -asumiendo que no lo
39.14 Citas y referencias estén haciendo- pero emplear más trabajadores, aumen-
tar capacidad instalada, etc, toma tiempo. El “largo plazo”
(long run) es el periodo que permite a las empresas res-
[1] por ejemplo: Andrea Roventini (2010): Introduction to ponder a esos cambios. Es el periodo en el cual empresas
Macroeconomics: The Neoclassical Synthesis pueden entrar o salir de un mercado en forma planifica-
[2] Juan Tugores Q (2010): Macroeconomía. Para entender da. Las empresas generalmente producen sobre la base de
la crisis en una economía global p 150 cálculos de largo plazo: variar la producción, los niveles
de empleos y decisiones acerca de inversiones y compra
[3] Economic glossary Definition of Keynesian model de insumos, etc. no son generalmente tomadas ligera o rá-
pidamente.
[4] Steven M Suranovic: International Finance Theory and
Practice [12] E Ray Canterbery (2009): “De acuerdo con James Tobin
(1918-2002), Premio Nobel 1981 y un neo-keynesiano, la
[5] Jean-Pascal Benassy (1995): Classical and Keynesian fea- cuestión fundamental es si hay fallas del mercado de na-
tures in macroeconomic models with imperfect competi- turaleza macroeconómica en una economía de mercado.
tion, en Huw David Dixon, Neil Rankin: “The new macro- Neo-keynesianos creen que hay y que el gobierno puede
economics: imperfect markets and policy effectiveness” hacer algo al respecto. Ellos piensan que la gestión de la
demanda puede ayudar a la economía “para estar cerca de
[6] Por ejemplo: María Ángeles Caraballo; Carlos Usabia-
su rumbo de equilibrio” (2) Sus recomendaciones de po-
ga (2002): UN MARCO ANALÍTICO COMÚN PARA
lítica son en el espíritu de Keynes.... " en THE MAKING
LOS NUEVOS KEYNESIANOS Y LOS NUEVOS MA-
OF ECONOMICS Chapter I: THE AMERICAN KEY-
CROECONOMISTAS CLÁSICOS o CARLOS LEÓN y
NESIANS
MARÍA MIRANDA: LA CONVERGENCIA EN LOS
MODELOS CLASICOS Y KEYNESIANOS: UN MO- [13] Agustín Cue Mancera: “En otro aspecto, Samuelson in-
DELO o Nazim Kadri Ekinci (2011): Income Distribu- troduce un concepto que, con frecuencia, se ha prestado a
tion in a Monetary Economy: A Ricardo-Keynes Synthe- equívocos, por parte incluso de economistas, es el que se
sis, etc refiere a la llamada “síntesis neoclásica”. Para Samuelson
dicha síntesis constituye la reconciliación entre la micro-
[7] Por ejemplo: Mankiw (1989): “Real Business Cycles: A
economía neoclásica y la macroeconomía keynesiana.” en
New Keynesian Perspective,” Mankiw y Reis (2002):
Samuelson y la enseñanza de la teoría económica p 311:
STICKY INFORMATION VERSUS STICKY PRICES:
5.2 La “síntesis neoclásica”: su definición original y un
A PROPOSAL TO REPLACE THE NEW KEYNE-
equívoco frecuente
SIAN PHILLIPS CURVE Mankiw y Reis: (2010):
Imperfect Information and Aggregate Supply Mankiw [14] Kerry A. Pearce and Kevin D. Hoover: “En la primera
Macroeconomía (varias fechas) etc edición, la armonía que establece Samuelson no es la ar-
monía de un aparato de análisis muy general en el cual
[8] Heller, Claudia; Dessotti, Marina (2007): Keynesian
el análisis keynesiano y el análisis de la economia clási-
cross: diagrammatical interpretations of effective demand
ca aparecen indistintamente, como casos especiales. Su
[9] John Petroff: COMPARACIÓN ENTRE EL MODELO armonía es aquella en la que las acciones positivas de po-
CLÁSICO Y EL DE KEYNES lítica debe curar las imperfecciones de la economía, eli-
minando las circunstancias especiales en las que análisis
[10] E. Johnson, ROBERT D. Ley, T Cate: “Para Keynes, el de Keynes es fundamental y estableciendo las circunstan-
equilibrio macroeconómico es sólo el punto donde siste- cias especiales en las que análisis clásico es informativo.”
ma se estaciona, lo que se logra cuando la fuerzas opuestas en [http://econ.duke.edu/~{}kdh9/Source%20Materials/
en el modelo teórico se balancean. En el modelo básico, Research/After%20the%20Revolution.pdf After the Re-
que figura en la Teoría General, las fuerzas opuestas son volution: Paul Samuelson and the Textbook Keynesian
los encargados de adoptar decisiones en los hogares, que Model]
140 CAPÍTULO 39. MODELO KEYNESIANO

[15] C. M. Gómez Gómez: “Una vez sentados los fundamentos [25] Andrew Rose: “Keynesian Cross” or “Multiplier ” Model
teóricos queda el problema de saber hasta donde aumen- p 12
tará la inversión. En la Teoría General se considera que
la respuesta a esta pregunta es evidente; sin embargo, el [26] George Irving: VI. The Open Economy Keynesian Model
argumento se desarrolla en detalle en un importante ar- and Multiplier en Notes for Sesión 2:
tículo publicado el año siguiente (“The General Theory:
fundamental concepts and ideas” QJE,1937). Según Key- [27] The Investment Schedule and Investment Decisions
nes, todo inversor debe elegir entre dos alternativas: com-
prar un bien de capital cuyo rendimiento estará dado por [28] Graphing Exercise: Investment Demand Curve
su eficiencia marginal, o bien prestar su dinero obteniendo
una remuneración igual al tipo de interés. La inversión au- [29] The Investment Schedule
mentará siempre que la eficiencia marginal sea superior al
[30] Mauricio Avella G. y Leopoldo Fergusson T. (2003): “Sa-
tipo de interés, pero no aumentará más allá de dicho lími-
muelson ([1939], 1972). Por sugerencia de Alvin Hansen,
te, porque a partir de ese punto será más rentable prestar
Samuelson empleó una función de consumo de forma li-
el dinero. De ahí resulta que la tasa de interés (r) es el
neal como Ct = co + cYt-1, en donde C es el consumo total
rendimiento mínimo requerido por los inversores, es de-
en el período t, co es el consumo autónomo, c es la pro-
cir el umbral que fija su rentabilidad (e) y en consecuen-
pensión a consumir, y Y es el ingreso. El hacer depender a
cia su volumen (Is ) de acuerdo con la curva de deman-
Ct de Yt-1 se conoce en la literatura macrodinámica con
da de capital. En equilibrio obtendremos entonces e=r, lo
el nombre de rezago de Robertson. A su turno, la función
que determina Is. Esto es lo que aparece en el gráfico. Es-
de inversión era de la forma lineal, It = Io + β(Ct – Ct-1),
te razonamiento, que hemos desarrollado en términos de
en donde β es el parámetro del acelerador, que Samuelson
eficiencia marginal, también puede desarrollarse en tér-
siguiendo a Harrod llamó también relación. Entonces, el
minos de precios, ya que precios y rendimientos están in-
equilibrio macroeconómico sería Yt = Ct + It = co + Io +
versamente relacionados. De acuerdo con esto, diremos
cYt-1 + β(Ct – Ct-1). Como Ct = co + cYt-1 y Ct-1 = co
que la inversión aumentará hasta el punto en que el flujo
+cYt-2, se obtiene finalmente la siguiente ecuación en di-
de los ingresos esperados actualizados por el tipo de in-
ferencias lineal de segundo orden: Yt – (1 + β)cYt + βcYt-
terés corriente sea igual al precio de oferta de los bienes
2 = co + Io. De la solución de este sistema se obtienen
de capital.” en Keynes: La Teoría General del Empleo, el
entre otros resultados que si c = 1/β, las oscilaciones son
Interés y el Dinero
constantes, que si c < 1/β, las oscilaciones son amortigua-
[16] José E De Gregorio Rebeco (2007): Macroeconomía: teo- das, y que si c > 1/β, las oscilaciones son explosivas.” en
ría y políticas p 499, etc http://www.banrep.gov.co/docum/ftp/borra284.pdf nota
41, p 17
[17] Paul Samuelson: Economics (1948)
[31] Paul Samuelson: The Multiplier Model and the Business
[18] Andrew Rose: “Keynesian Cross” or “Multiplier ” Model Cycle en Economics (1980), p 574
[19] Multiplier-Accelerator Model [32] Por ejemplo: Bruno Magro: Resúmen de Cátedra acerca
[20] Tonu Puu, Laura Gardini, Irina Sushko: A Hicksian del Multiplicador-acelerador
multiplier-accelerator model with floor determined by ca-
[33] J. R. Hicks (1937): Mr Keynes and the “Classics”: A Sug-
pital stock
gested Interpretation
[21] Steven M Suranovic: “El diagrama de la cruz keynesia-
na depicta el nivel de equilibrio del ingreso nacional”. [34] por ejemplo: José E De Gregorio Rebeco (2007):
en International Finance Theory and Practice.- Este es el Macroeconomía: teoría y políticas p 499, etc
punto que reintroduce a la posición keynesiana la visión
clásica: los ingresos solo provienen de las ventas de lo que [35] J.R. Hicks, 1980. "'IS-LM': An Explanation” Journal of
sea se haya producido. Sigue que cualquier variación en Post Keynesian Economics, Vol. 3, No. 2 p. 139−16.
ingreso es resultado de una variación similar en ventas/
[36] Gianluigi Vernasca (2011): IS-LM Model: the Short-Run
consumo. (Ver Ley de Say y Ley de Walras).
Equilibrium
[22] ”El coeficiente (1 / (1 - PMC)) se denomina “multiplica-
dor de la inversión” y mide lo que aumenta la renta por [37] Clark Robinson (2008): LINEAR IS-LM KEYNESIAN
cada euro que aumente la inversión. Este multiplicador es MODEL A CLOSED ECONOMY
siempre mayor que la unidad. Para Keynes, solo el capital
invertido directamente en nuevos factores de producción [38] Carl P Simon y Lawrence Blume (1994): Mathematics for
cuenta como inversión. Capitales financieros pueden tam- Economists.- W. W. Norton and Co. New York and Lon-
bién ser utilizados con propósitos especulativos, lo que no don.
aumenta la inversión, aún cuando pueden aumentar mo-
[39] Para una derivación formal de todo lo anterior, ver C.
netariamente las sumas “invertidas”
Simon and L. Blume, Mathematics for Economists, W.
[23] ver Marco Antonio Plaza V: EL PRINCIPIO DE LA W. Norton & Company, New York, 1994.- Para profun-
PROPENSIÓN MARGINAL AL CONSUMO dizar, ver Félix Jiménez, Gisella Chiang y Erick Lahura
(2001): MACROECONOMÍA: ENFOQUES Y MODE-
[24] Macroeconomía - Conceptos de Macroeconomía LOS NUEVOS EJERCICIOS RESUELTOS
39.16. BIBLIOGRAFÍA 141

39.15 Véase también


• Economía basada en recursos
• Economía del bien común

• Economía del estado estacionario


• Modelo clásico

• Modelo Harrod-Domar
• Modelo neoclásico

39.16 Bibliografía
• Allen, R.G.D.: Mathematical Economics - London,
Melbourne, Toronto: Macmillan, 1938.
Capítulo 40

Neokeynesianismo

La escuela neokeynesiana o neokeynesianismo o sín- hegemónico el pensamiento macroeconómico por déca-


tesis neoclásica - término introducido por Paul Samuel- das, por lo menos hasta la década de los ochenta.
son para referirse al proyecto de integrar las visiones Uno de los puntos de esta síntesis señala que no existe
neoclásicas con la keynesianas- fue uno de los paradig- ninguna tendencia automática que garantice el pleno em-
mas más visibles de la economía en la segunda mitad del
pleo. Por esa razón muchos economistas consideran que
siglo XX. El enfoque neokeynesiano surge de la síntesis las políticas gubernamentales deberían encaminarse pre-
entre las primeras ideas de John Maynard Keynes (ver
cisamente a garantizar el pleno empleo, y en esas condi-
Keynesianismo) e ideas procedentes de la escuela neoclá- ciones se conjetura que la economía sí se comportaría del
sica. Esta escuela de pensamiento económico constituyó
modo que la economía clásica y neoclásica sugieren.
la ortodoxia económica hasta la década del 80 de ese si-
glo.
La primera generación de economistas que siguió a Key- 40.2 Economistas neokeynesianos
nes se concentró en combinar sus ideas con las del pa-
radigma dominante en esa época, el neoclasicismo, es- importantes
pecíficamente las percepciones de Alfred Marshall, Léon
Walras y Arthur Pigou. Entre los neokeynesianos se des- • William Baumol
tacaron John Hicks, Franco Modigliani; James Tobin y
Paul Samuelson. • Ben Bernanke

Entre esos desarrollos se destacan el famoso Modelo IS- • John Hicks


LM de Hicks y el libro “Foundations of Economic Analy-
• Paul Krugman
sis” de Samuelson, que constituyeron la base de la educa-
ción de generaciones de economistas. A nivel más avan- • Franco Modigliani
zado, se destaca las modificaciones que Samuelson, Mo-
digilani y otros introdujeron a la Economía del bienestar. • Robert Mundell
En los setenta se desbordó una serie de desarrollos eco- • Paul Samuelson
nómicos que sacudieron la teoría neokeynesiana, parti-
cularmente la existencia de la estanflación. El resultado • Robert Solow
fue una serie de nuevas ideas para proporcionar herra-
• Joseph E. Stiglitz
mientas al análisis keynesiano que fueran capaces de ex-
plicar esos eventos económicos, dándole al pensamiento
macroeconómico una base microeconómica. El primer
manifiesto de la teoría neokeynesiana fue la colección 40.3 Véase también
New Keynesian Economics en 1991 de Gregory Mankiw
y David Romer, entre otros. (ver Nueva Economía Key- • Salario de eficiencia
nesiana)
• Nueva Economía Keynesiana

40.1 La síntesis neoclásica


Después del trabajo de Keynes, los análisis de la escuela
keynesiana fueron nuevamente analizados mediante en-
foques de la escuela económica clásica. La teoría macro-
económica resultante se llamó “síntesis neoclásica” y fue

142
Capítulo 41

Monetarismo

El monetarismo es la rama o vertiente del pensamiento el producto nacional en el corto plazo y sobre el nivel de
económico que se ocupa de los efectos del dinero sobre precios en el largo, y que los objetivos de la política mo-
la economía en general. Aun cuando no constituye una netaria se obtienen mejor a través del control de la oferta
escuela del pensamiento económico como tal[1] sino más monetaria.»[5]
bien una tendencia, ha ejercido una gran influencia so- El monetarismo se originó a partir de la economía neo-
bre numerosos economistas y, de hecho, hay una escuela
clásica[6] y constituyó una de sus vertientes, tuvo gran in-
de pensamiento económico —la Escuela de Economía de fluencia en desarrollos posteriores (ver más abajo) y llegó
Chicago— que generalmente es percibida como “mone- a ser una de las principales fuentes de la Nueva economía
tarista”, hasta el punto de que, en el presente, cuando se clásica.[7] Sin embargo, es necesario mantener presente
usa el término “monetaristas” –generalmente por los no que no hay solo una aproximación que pueda ser llamada
especialistas– se entiende referido a los monetaristas in- monetarista.[8]
fluidos por Milton Friedman (o Escuela de Chicago).[2]
Entre economistas, el uso es más complejo.[3]
La situación (no necesariamente problemática) que im-
pide llamar al monetarismo una escuela es que hay por 41.1 Orígenes
lo menos dos interpretaciones o modelos económicos ge-
nerales de la forma en que la oferta de dinero afecta a El monetarismo tiene una larga tradición en la historia del
otras variables, tales como los precios, la producción y el pensamiento económico. Hay explicaciones detalladas y
empleo. Estas dos aproximaciones se pueden contemplar, muy sofisticadas sobre el modo en que un aumento de la
por un lado, en la obra de Knut Wicksell, y, por el otro, cantidad de dinero afecta a los precios, y a la producción
en la de Irving Fisher. (ver más abajo). Además el mone- a corto plazo, en los escritos de mediados del siglo XVIII
tarismo (o versiones del mismo) está presente en la obra del economista irlandés Richard Cantillon y del filósofo y
de autores considerados representantes de otras escuelas. economista escocés David Hume. (ver Teoría cuantitativa
Dado que todos los economistas tienen por lo menos al- del dinero).
guna versión de cómo el dinero afecta las variables eco-
nómicas, todos podrían ser denominados “monetaristas”. Sin embargo, los orígenes del monetarismo moderno se
Desde este punto de vista parece más apropiado reservar pueden hallar en la propuesta de John Stuart Mill de la
el término monetaristas para aquellos autores cuyo traba- dependencia general de los precios sobre la cantidad
jo o influencia se centra en aspectos monetarios. del dinero en circulación, que sugiere que el nivel ge-
neral de precios se relaciona con la cantidad de dinero
Los monetaristas en general aceptan la idea de que la polí- multiplicada por su velocidad de circulación.[9][10]
tica monetaria puede, por lo menos, tener efectos a corto
plazo sobre la producción (incrementándola) y los pre- Stuart Mill mismo, a pesar que acepta en general la teoría
[11]
cios a un plazo más largo (aumentándolos).[4] Por otra cuantitativa, sugiere que lo importante o relevante no
parte, si los monetaristas se limitaran a afirmar que hay es tanto la cantidad física de circulante, sino el crédito y
una relación proporcional entre la oferta monetaria y el las compras (o demanda) (Stuart Mill consideraba que so-
nivel general de precios a largo plazo, la mayoría de los lo el metálico era dinero propiamente tal. Los billetes son
economistas aceptarían esta idea, siempre que el periodo pagarés y, junto con otras notas promisorias –bancarias
a largo plazo sea lo bastante prolongado y otras variables o individuales, ya sea “a la vista” (o “en demanda”) oa
—como el tipo de instituciones financieras existentes— plazo– tales como cheques, crédito “en libros” o “a cuen-
se mantuvieran constantes. Consecuentemente el mone- ta”, etc, constituyen crédito.): “Pero ahora hemos encon-
tarismo ha sido definido como «la tendencia que enfatiza trado que hay otras cosas, tales como billetes de banco,
el papel del gobierno en controlar la cantidad del circu- letras de cambio y cheques, que circulan como dinero, y
lante. Es la visión en la economía monetaria de qué va- realizan todas las funciones del mismo: y surge la pregun-
riaciones en la oferta monetaria tienen gran influencia en ta: ¿Operan estos sustitutos sobre los precios en el misma
manera que el dinero en sí? ¿Tiende un incremento en la

143
144 CAPÍTULO 41. MONETARISMO

cantidad de papel transferible a aumentar los precios, de forma de [monedas de oro] en absoluto, con-
la misma manera y grado que un aumento en la cantidad siste en toda clase de bienes y obligaciones, de
de dinero...?” Ha habido una gran cantidad de debates y un valor equivalente, en los términos de inter-
argumentos sobre la cuestión de si algunas de estas for- cambio marginal, a la suma total que el público
mas de crédito y, en particular, si los billetes de banco tiene el teórico derecho a extraer en oro. Todo
deben ser considerados como dinero. El asunto es tan pu- existe, sin embargo... el importe total de los de-
ramente verbal que apenas merece la pena plantearlo, y pósitos en los bancos en conjunto, representa
uno tendría cierta dificultad en comprender por qué se le propiedad real, y toda esa propiedad está en la
atribuye tanta importancia, si no hubiera algunas autori- posesión de los bancos en cada momento, a su
dades que creen, -adhiriéndose todavía a la doctrina de importe total... La propiedad de los clientes, re-
la infancia de la sociedad y de la economía política-, que presentados por sus saldos en el banco, es pro-
la cantidad de dinero en comparación con la de los pro- piedad real y está haciendo un trabajo real,...
ductos básicos, determina los precios en general, y que (Percibir que) el sistema bancario de Inglaterra
es importante demostrar que los billetes de banco y no consiste en un dispositivo de astucia para hacer
otras formas de crédito son dinero, a fin de apoyar la in- que Soberanos de Oro que sólo existen como
ferencia de que los billetes de banco y no otras formas de anotaciones en un libro hagan el trabajo de los
crédito influyen sobre los precios. Es obvio, sin embargo, soberanos reales, es un error fundamental.”.[16]
que los precios no dependen del dinero, sino de las com-
pras. El dinero depositado en un banco y contra el cual no En consecuencia el papel moneda comenzó a adquirir ca-
se creen débitos, o que sea debitado para fines distintos da vez más importancia. Al mismo tiempo, la situación,
a la compra de mercancías, no tiene ningún efecto sobre que ha sido llamada caótica[17] creada por la emisión libre
los precios, de igual forma que un crédito que no se utili- de billetes de bancos privados estaba siendo reemplazada
za. El crédito que se utiliza para la compra de productos con billetes emitidos y respaldados por el Estado a través
afecta a los precios de la misma manera que el dinero. del Banco Central.[18] (ver también Sistema de reserva
El dinero y el crédito están, pues, exactamente a la par, fraccional y bancos centrales ).
en su efecto sobre los precios; y si optamos clasificar los
En esa situación dos fenómenos se hicieron aparentes.
billetes en una o la otra manera, es en este sentido por
Primero, la población en general aceptó los billetes sin
completo indiferente.[12]
demandar su transformación inmediata en metales pre-
La situación que dio relevancia a la sugerencia de Mill ciosos. Segundo, la expansión monetaria -especialmente
fue que, a fines del siglo XIX y principios del XX la del crédito- sin respaldo real en metálico no dio lugar
el antiguo sistema monetario (basado en monedas de a una inflación desenfrenada, como se temía. Al mismo
metales preciosos, principalmente oro) estaba cayendo en tiempo –y a nivel de la disciplina– el auge de la escue-
desuso.[13][14] La expansión tanto de la población como la marginalista –que sucedió en esa época– implicó el
de la economía misma demandaron una expansión mo- abandono de las sugerencias clásicas acerca de La cues-
netaria que la cantidad de metales preciosos poseídos por tión de la cantidad del circulante. Esto dio lugar a dudas
los bancos en la mayoría de los países no podía satisfa- sobre la validez de la “teoría cuantitativa” (o al menos, las
cer (aunque en algunos, principalmente Inglaterra, había interpretaciones anteriores),[19] y ciertamente demanda-
gran acumulación del metal[15] ), lo que, a su vez, dio ori- ba una exploración y explicación. (A. Leijonhufvud, op.
gen a la expansión del “circulante de papel”. Pero aún en cit) (Véase también Chartalismo). Consecuentemente se
Inglaterra, con esa gran acumulación de oro, no había lo formularon una variedad de aproximaciones denomina-
suficiente a principios del siglo XX como para respaldar das “monetaristas”.
con oro y plata la totalidad de ese circulante, incluyendo
papel moneda, cheques, pagarés y otras formas de “dinero
bancario” o crédito en circulación. P. H. Wicksteed (un 41.2 Formulación del enfoque mo-
economista marginalista) escribiendo en 1910, describe
así la situación: netarista
“El conjunto de reserva metálica mantenida Los monetaristas comparten la concepción de la
por todos los bancos constituye una fracción Economía clásica y neoclásica del equilibrio económico;
muy pequeña de la responsabilidad colectiva específicamente, la propuesta que si la oferta monetaria
total de los bancos para pagar oro en deman- equipara la demanda por liquidez, los precios serán
da,... (cada depositante)... entonces, tendrá de- estables. Igualmente comparten la percepción de un
recho a retirar el monto total de su saldo en oro, mercado libre pero con el proviso que el gobierno
y cualquiera puede hacerlo realidad, siempre y (o autoridades monetarias) tienen la obligación de
cuando la maquinaria esté funcionando sin pro- mantener la estabilidad económica ( no obstante, ver
blemas, pero sería imposible que cada uno lo “Aporte de Lerner” etc, más abajo ). A diferencia del
hiciera (al mismo tiempo), porque la inmen- resto de los neoclásicos (y marginalistas) no utilizan el
sa mayor parte de la propiedad no existe en la individualismo metodologico: el interés monetarista se
41.3. APORTE DE WICKSELL 145

centra en agregados (monetario, demanda, etc) precios no estarán en equilibrio.[23]


La idea monetarista básica consiste en analizar en con- Wicksell establece una diferencia fundamental entre la
junto la demanda total de dinero y la oferta monetaria. Se tasa normal o natural de interés y la que puede ser lla-
asume que las autoridades económicas tienen capacidad mada bancaria o financiera. La tasa normal o natural es
y poder para fijar la oferta de dinero nominal (sin tener en aquella en la cual los ahorros equiparan a la inversión.
cuenta los efectos de los precios) ya que controlan tanto En otras palabras, es aquella tasa de interés del capital
la cantidad que se imprime o acuña así como la creación que existiría si la economía estuviera en equilibrio y ni
de dinero bancario; pero los individuos y empresan tie- siquiera hubieran bancos u otras instituciones financieras
nen libertad para tomar decisiones sobre la cantidad de (de hecho, en la opinión de Wicksell, incluso si los prés-
efectivo real que desean obtener. tamos o inversiones no fueran en dinero sino en bienes de
Así, la problemática monetarista llega a ser el cómo se es- capital). Es decir, es equivalente a la tasa de ganancia en
tablece el equilibrio o estabilidad económica, en la ausen- una situación de equilibrio económico. Pero, como es ob-
cia de un sistema obvio de regulación del circulante (in- vio, los bancos ni pagan por depósitos ni prestan a esa ta-
cluyendo el crédito). Específicamente, cuál es la política sa, lo que introduce un elemento de inestabilidad. Adicio-
monetaria que un gobierno debe seguir a fin de obtener y nalmente, la tasa natural no es permanente. Si los bancos
mantener estabilidad y cuáles son los mecanismos que esa prestan a una tasa inferior, el ahorro caerá, habrá exceso
autoridad monetaria posee con ese propósito, dado que, de demanda y los precios aumentaran. Viceversa, si los
por un lado, ya sea los bancos privados, en esa época, y bancos demandan sobre esa tasa natural por sus créditos,
el Estado en general pueden, teniendo en cuenta el cré- aumentara el ahorro y habrá disminución de inversión y
dito, emitir casi libremente y de hecho se está emitiendo demanda en general, lo que disminuirá los precios.[24]
por sobre la paridad teórica exigida ya sea por el patrón Lo anterior parece sugerir la necesidad de establecer en-
oro o, más recientemente, cualquier otro, y, por el otro, tonces cual es esa tasa natural, lo que, por lo menos en
dado que, como Stuart Mill observa, no importa lo que la los tiempos de Wicksell era complejo[25] (especialmente
autoridad haga, si alguien desea o encuentra conveniente dado que las condiciones reales están en constante flujo).
utilizar el crédito, lo utilizara. Esto, por supuesto, llama Sin embargo, Wicksell sugiere una solución práctica que
atención al papel y regulación del crédito. es simple:

“Esto no significa que los bancos deban en


realidad determinar la tasa natural antes de fi-
41.3 Aporte de Wicksell jar sus propias tasas de interés. Eso seria, por
supuesto, impractico y también innecesario.
Las sugerencias que nos interesan de Knut Wicksell se Dado que el precio corriente de las mercade-
encuentran principalmente en su “Geldzins und Güter- rías provee una medida confiable del acuerdo
preise” (1889)[20] ). En general Wicksell buscó defender o desacuerdo de ambas tasas. El procedimiento
la sugerencia de la teoría cuantitativa. Desde su punto de es más bien simple: en la medida que los pre-
vista hay una cierta cantidad de circulante que mantiene cios permanezcan sin cambiar la tasa de interés
los precios estables. Esa cantidad está determinada por de los bancos debe permanecer sin cambiar. Si
la relación entre tasa de interés y la tasa de ganancia del los precios aumentan, la tasa de interés de los
capital.[21] Nótese que esa sugerencia implica que la tasa bancos debe aumentar y si los precios caen, la
de interés es la última determinante de la cantidad de cir- tasa de interés debe ser disminuida y a partir
culante y, en consecuencia, de los precios. Esta posición de ese momento mantenida a ese nuevo nivel
se puede trazar a la tentativa de Stuart Mill de preservar hasta que una nueva modificación de los pre-
tanto la teoría cuantitativa como la dicótoma clásica. cios demande una nueva modificación del inte-
rés en una dirección o la otra” (K. Wickell, op.
La tesis de Wicksell se puede resumir así: la cantidad cit).
de circulante que mantiene estabilidad de precios es la
que el mercado naturalmente demanda, y es la obliga- Es decir, las autoridades monetarias deberían practicar lo
ción de los bancos, en general, y del estado, en particular, que ahora se llama Inflación objetivo.[26][27]
proveerla.[22] Eso se consigue a través del estado (Banco
central o equivalente) imprimiendo el suficiente dinero Dado que, de hecho, la economía (y la población) es-
y poniéndolo a disposición del público. No importa si el tá creciendo, ese crecimiento se financia con crédito o
estado imprime en exceso (exceso de oferta), siempre y dinero creado de la nada[28] por las autoridades financie-
cuando ese público o mercado solo utilice lo que natu- ras y los bancos. Siempre y cuando ese dinero se preste
ralmente necesite. Esa condición (Es decir, que tanto la a la misma tasa de interés normal, los precios se manten-
oferta como la demanda monetaria se igualen) se satisfa- drán.
rá si la tasa de interés es la natural. Si la tasa de interés a Ese argumento general llegó a tener gran influencia pos-
la que el banco (o bancos) conceden préstamos no es la terior tanto a nivel general en teoría y práctica ma-
natural, habrá ya sea exceso o escasez de circulante y los cro económica[29][30] como en dos escuelas que general-
146 CAPÍTULO 41. MONETARISMO

mente se consideran contrapuestas, constituyendo, por 41.4.1 Contribución de Hawtrey


un lado, una de las bases de la teoría austríaca del ci-
clo económico[31] y, por el otro, una de las bases del La preocupación central de Hawtrey, en sus numerosas
keynesianismo.[32] obras, fue identificar las herramientas a disposición de las
Posteriormente Fisher denomino a la tasa normal o natu- autoridades monetarias. A fin de determinar esas, Haw-
ral tasa real y la tasa bancaria tasa nominal. trey fue uno de los primeros en proponer una interpre-
tación monetaria del ciclo económico,[38] para lo cual se
Famosamente Fisher disputo la sugerencia de Wicksell
basó en el trabajo tanto de los otros miembros del gru-
en el sentido que es la tasa de interés lo que determina
po de Cambridge como en el de Wicksell,[39] sirviendo
los precios, lo que ha dado origen a una de las divisiones
así como puente entre esas ideas y el trabajo posterior de
más profundas en la aproximación a problemas financie-
[33] Keynes. (Keynes y Hawtrey eran amigos, a pesar de lo
ros en la macroeconomía (Para otros aspectos e impli-
[34] cual no compartían propuestas[40] ).
caciones de estas diferencias, ver ) que culminó en el
Debate de las dos Cambridge. La posición de Wicksell, Adicionalmente apoyó lo que se llamó más tarde la Pers-
ya delineada influyendo en las escuelas mencionadas, la pectiva de Hacienda (Treasury View) — la sugerencia
de Fisher influyo a Milton Friedman, y a través de él, a los que la política fiscal no tiene ningún efecto sobre el monto
Nuevos clásicos.[35] Esto ha llevado a algunos a sugerir la total de la actividad económica y/o el desempleo, inclu-
existencia de dos tipos de monetarismo.[36] so en tiempos de recesión económica. También adelan-
tó en 1931 el concepto que llegó a ser conocido como
el efecto multiplicador (o, simplemente, “el multiplica-
dor”), un coeficiente que muestra el efecto de un cambio
en la inversión nacional total en el monto de la renta na-
cional total.
41.4 Aporte del Grupo de Cam- Su propuesta en relación a los ciclos puede ser resumida
así: Los actores principales en el ciclo económico son los
bridge mayoristas u otros intermediarios que basan sus activida-
des en el crédito bancario y por tanto son muy sensiti-
El llamado “Grupo de Cambridge” representa las concep- vos a las tasas de interés. Cualquier inyección de dinero
ciones de un grupo de economistas neoclásicos que perte- que reduzca la tasa de interés induce a estos intermedia-
necieron a la Universidad de Cambridge –integrado prin- rios a incrementar sus inventarios; lo que hacen mediante
cipalmente por Alfred Marshall, Pigou, John Maynard el aumento de sus endeudamiento con los bancos y exi-
Keynes cuando joven, etc.– en materias financieras y, por giendo aumentos en la producción de las empresas. Pero
ende, de considerable importancia en el monetarismo.[37] el aumento de la producción toma tiempo, consecuente-
Su representante más conocido en asuntos monetarios es mente, la oferta monetaria es por lo menos momentánea-
Ralph George Hawtrey. mente excesiva en relación al ingreso real (formado por
salarios). Esto conduce a una mayor demanda de produc-
Para los integrantes del grupo (y los influidos por el), la tos de inversión por los inversionistas (que preveén un au-
función del dinero es no solo servir como facilitador de mento de ventas), demanda adicional que, a su vez, redu-
comercio o medio de cambio sino también como meca- ce los inventarios de estos intermediarios mayoristas. Al
nismo de conservar valor entre transacciones. Esto impli- darse cuenta de sus inventarios decaen, esos mayoristas
ca que los individuos (incluyendo empresas, etc) pueden volverán a exigir que las empresas aumenten la produc-
considerar conveniente mantener cierta cantidad de dine- ción y pedir prestado el dinero para hacerlo. Pero esto
ro como reserva (monetaria) líquida. una vez más que conduce a un “exceso” de circulante,
Lo anterior introduce la llamada Ecuación de Cambrid- etc. Eventualmente los bancos reducirán el nivel de sus
ge que formaliza el concepto de “propensión a mantener préstamos –al ver que sus reservas líquidas se aproximan
dinero en los bolsillos” y lo representa por la letra k: al límite–. Los mayoristas se ven obligados a reducir sus
inventarios y demandas a las empresas, estas reducen pro-
Md = k · P · Y ducción, y el ciclo ahora entra en una fase recesiva. Esto
En el cual, M d es la demanda de dinero, P precios, Y el puede, en la opinión de Hawtrey, terminar en un callejón
ingreso total y k la fracción de circulante mantenida como sin salida: si las ventas decaen más rápido que lo que los
reserva líquida. mayoristas previeron, sus inventarios pueden aumentar en
Nótese que en esta visión la demanda de dinero (cantidad lugar de decaer. En esa situación, ninguna oferta de dine-
de circulante) corresponde no tanto a las tasas de interés, ro, por reducida que sea la tasa de interés, los inducirá a
como Wicksell sugiere, sino a la relación volumen total endeudarse para comprar de los productores, consecuen-
de ventas o volumen de comercio (PY) más la cantidad temente la demanda cae indefinidamente. En la opinión
mantenida como reserva. Pero esa cantidad de reserva de- de Hawtrey, esa fue la situación que condujo a la Gran
pende a su vez de las tasas de interés. Esa situación fue depresión.
directamente examinada por Hawtrey. La solución que Hawtrey propuso llegó a ser conocida co-
41.5. APORTE DE FISHER 147

mo Política monetaria activa o discrecionaria. Esta se en un periodo dado. La V de Fisher es el inverso del k de
basa en la propuesta que las autoridades monetarias de- la “ecuación de Cambridge”.[45][46]
ben tener una actitud proactiva, interviniendo a fin de pre- Fisher argumenta que la velocidad del dinero es relativa-
venir la aparición de situaciones que puedan degenerar en mente estable. Consecuentemente, asumiendo equilibrio
crisis: “es mucho mejor regular el crédito constantemen- y empleo pleno, lo fundamental es la cantidad del circu-
te de tal manera que ninguno de los dos círculos viciosos lante. Si esa cantidad aumenta, aumentara el resultado de
(inflación o deflación) puedan arraigarse seriamente”. En PQ. Pero, dado que Q no puede cambiar a menos que
la práctica una política monetaria activa significa que el cambien las variables técnicas, lo único que puede real-
Banco central (o autoridad monetaria) debe participar en
mente cambiar es P, es decir, los precios. (si no hay pleno
los mercados financieros (por ejemplo, comprando o ven- empleo, es posible que un aumento de M lleve a uno de
diendo divisas); variando las tasas de interés y los reque-
Q).
rimientos de reservas bancarias, etc. con la intención de
modificar tanto la cantidad de circulante como las tasas Sigue que cambios en precios se deben a cambios en el
de interés a fin mantener el ingreso nacional estable.[41]circulante. Inversamente, a fin de controlar los precios
(evitar inflación o deflación) se debe controlar la canti-
Nótese que los mecanismos que esta propuesta sugiere dad de circulante. A partir de lo anterior, Fisher propuso
son exclusivamente monetarios, diferenciándose así de la un plan a fin de estabilizar la moneda.[47] Sin embargo,
propuesta posterior de Keynes acerca de una política fis- para entenderla es necesario tener una visión más general
cal activa.[42] de su posición.
Fisher comenzó tratando de establecer las bases sobre la
41.5 Aporte de Fisher cual el equilibrio se establece. Desde el punto de vista
monetario, esto equivale a establecer como se llega a la
situación en la cual los ahorros igualan a la inversión. (que
El trabajo de Irving Fisher (quien ha sido descrito como el implica que los precios serán estable. Fisher creía, como
mejor economista que EEUU ha producido[43] ), se puede los monetaristas en general, que son las fluctuaciones de
encontrar en su “The Theory of interest”[44] (1930). precios las que causan las crisis). Inicialmente Fisher no
Al igual que Wicksell, Fisher se basa y trata de defender la concedió mayor importancia en el cálculo de la cantidad
teoría cuantitativa (pero abandona implícitamente la di- de circulante a aquel que se origina en cuentas corrientes
cotomía). En esa defensa de la teoría cuantitativa Fisher (cheques, tarjetas de crédito, etc), considerando que tales
la actualiza, introduciendo la llamada Ecuación de in- depósitos constituyen una fracción estable y menor del
tercambio, que generalmente se presenta de la siguiente circulante. Otra manera de decir eso es que solo el volu-
manera: men total de moneda impresa y/o acuñada cuenta para los
cálculos. Con posterioridad a la gran crisis de la década
del 30 del siglo XX, Fisher cambio de opinión.
M ·V =P ·Q Fisher sugerió originalmente[48] que la tasa de ganancia
en la cual (o tasa de interés real) depende de dos factores: la volun-
tad de ahorro o “posponer consumo” de la sociedad y las
M es la cantidad total de dinero circulando en “tasa de oportunidad de inversión” (que depende de los
una economía en un momento o periodo dado niveles tecnológicos y recursos naturales disponibles). En
(en las ecuaciones originales Fisher establece un extremo, todos los recursos se utilizan para consumir
una diferencia entre el dinero en efectivo y los en el presente. En el otro, todos se utilizan para invertir
depósitos de cuentas corrientes. Ambas sumas (consumir en el futuro). El equilibrio se establece en ese
constituyen el “circulante” en un momento da- punto en el cual ambas tendencias se igualan. Se puede
do). concebir entonces la tasa de interés real (o tasa de ganan-
V es la Velocidad del dinero, es decir, el pro- cia) como el premio que los individuos demandan a fin de
medio de veces que esa cantidad de dinero es posponer su consumo. Dado que cada unidad de consumo
gastada o circula en esa economía en ese perio- presente extra disminuye en su “margen de utilidad” pe-
do. ro lo mismo sucede con unidades adicionales de inversión
o consumo futuro, también puede ser percibida como el
P son los precios. punto en el cual se igualan las utilidades marginales de
Q es la cantidad de bienes “vendidos” en ese ambas variables.
periodo. (considerando cada venta o transac-
Sin embargo lo anterior no resuelve el problema de la ex-
ción de cada bien. Es decir, una mercadería
pansión de circulante y el como establecer, en forma prác-
puede ser contada varias veces, una por cada
tica, cual es el nivel apropiado del mismo. La propuesta
venta que experimente)
de Fisher para lograr esto era el abandono del estándar
del oro (incluyendo el uso de monedas de metales precio-
Así, por ejemplo; P Q es el costo (o precio) nominal de
sos) y su reemplazo con papel moneda cambiable a oro
todo lo vendido/comprado en una economía determinada
148 CAPÍTULO 41. MONETARISMO

libremente pero a una tasa variable a fin de mantener el la tasa de interés. Es el exceso de dinero, en esta visión,
poder de compra de la unidad monetaria. Por ejemplo, lo que lleva a un incremento en los precios y esa inflación
si los precios varían en un 1%, la cantidad de oro que conduce, debido al efecto de Fisher, al aumento en la ta-
una unidad monetaria “compra” también variaría en un sa de interés nominal o bancaria (lo que eventualmente
1%, de esa manera, los precios se mantendrían estable afecta la tasa de interés real o de ganancia). La función
en relación a la “moneda legal”.[49] Nótese que esto im- del estado, a fin de mantener precios estables, es controlar
plica que alguien (el Estado o Gobierno) es responsable el circulante, tanto a través de limitar su impresión como
de “producir” el oro necesario para mantener esa esta- modificando las tasas de encaje y, en general, con una
bilidad. Es decir, la función del Estado es mantener la participación activa en los mercados financieros.
estabilidad monetaria. Por ejemplo, si la cantidad de oro Sin embargo, y debido principalmente a una predicción
en existencia aumenta (produciendo inflación) el Estado
generalmente percibida como seriamente errónea,[53] el
debe reducir el oro que cada unidad monetaria represen- aporte de Fisher cayó en el olvido hasta después de la
ta (reducir el precio del oro). Eso lleva a los individuos
Segunda Guerra Mundial, cuando fue revivido gracias al
a cambiar sus billetes por oro, reduciendo el circulante y trabajo de Clark Warburton (quien fue descrito como “el
aumentando los precios, restableciendo así el equilibrio,
primer monetarista en el periodo que siguió la Segunda
etc. Guerra Mundial[54] ) y quien sirvió de puente entre el tra-
Posteriormente al comienzo de la Gran Crisis, Fisher ex- bajo de Fisher y el de Friedman.
tendió su teoría del interés,[50] agregando otro factor: los Un punto controversial es la propuesta de algunos que
créditos bancarios que se originan en los préstamos de Keynes no fue tanto influido por la visión de Wicksell
los dineros depositados en cuentas corrientes, el que al sino más bien la de Fisher, estando consecuentemente,
mismo tiempo esta disponible para los propietarios de las monetariamente más cerca del grupo de teorías llama-
cuentas; lo que significa que el circulante se expande rá- das “cuantitativas”, representadas por, entre otros, Fisher,
pidamente (los bancos “crean dinero de la nada”). Tales Milton Friedman y Don Patinkin (esta es un área comple-
excesos de crédito llevan a exceso de liquidez que aumen- ja. Para una introducción, ver Roger W. Garrison (1993):
ta los precios, En la presencia de inflación, los individuos Is Milton Friedman a Keynesian?).
demandan, en retorno por sus inversiones, no solo la tasa
de interés real sino también una fracción que compense
por la perdida de poder de compra de su dinero. Esta “ta-
sa de interés nominal” iguala entonces a la tasa de interés 41.6 Aporte de Lerner
real más la tasa de inflación esperada.
Por ejemplo, asumase que la tasa de interés real (o tasa Las propuestas de Abba Lerner, que se remontan a
de ganancia) es 5% y la tasa de inflación, por decir al- 1943[55] y dieron origen a la llamada Finanza funcional,
go, 3%. Los inversionistas demandaran aproximadamen- son demasiado complejas como presentar aquí algo más
te 8% de retorno en sus inversiones, a fin de obtener no que un resumen general y simplista. A pesar que es po-
solo la ganancia esperada, sino también el retorno del po- sible trazar muchas de esas sugerencias a las propuestas
der de compra de las sumas invertidas. El efecto que la de los autores ya delineados, están expuestas en forma tal
tasa de inflación que se anticipa tiene sobre las tasas de que son generalmente sorprendentes a primera vista para
interés se conoce como Efecto de Fisher. los no especialistas. Desde este punto de vista, el apor-
te de Lerner puede ser visto como una sistematización
La solución obvia, en la opinión de Fisher, es requerir que
de posiciones anteriores. Hay sin embargo una sugeren-
depósitos de cuentas corrientes tengan 100% de respaldo:
cia que es genuinamente revolucionaria: el abandono de
los bancos solo podrían prestar su propio dinero (prove-
la tentativa de mantener un equilibrio económico (equi-
niente de la venta de acciones del banco, etc) o aquel en
parado como objetivo de las finanzas sanas de las pro-
cuentas de depósito. Esto eliminaría corridas bancarias
puestas anteriores) y su reemplazo con la propuesta que
pero al mismo tiempo muchas de las ganancias de los ban-
el objetivo principal de las políticas económicas estata-
cos, los que tendrían que cobrar por el dinero guardado
les es promover el crecimiento y desarrollo. (nótese el
en cuentas corrientes.[51]
cambio de énfasis: de solo política monetaria a políticas
Otro efecto de la gran crisis fue el abandono del patrón económicas[56] ).
oro como medida de valor de la moneda. Esto requirió
La posición de Lerner puede ser vista como prefi-
que Fisher modificara su propuesta de política monetaria
gurando o introduciendo las concepciones monetarias
activa. En lugar de compra/venta de oro, el estado debería
modernas.[57] Una exposición sucinta de esa propuestas
participar en el mercado de activos monetarios (acciones,
podría ser:
bonos, etc), comprando tales activos si los precios decaen
y vendiendo si los precios aumentan. En otras palabras,
los activos financieros en la bolsa reemplazarían el oro.[52] • Cualquier política monetaria o política fiscal solo
debe ser juzgada en relación a los efectos perti-
Nótese que, a través de todo lo anterior, lo fundamental
nentes a la función principal del Estado: promover
es, a diferencia de Wicksell, la cantidad de circulante, no
crecimiento económico. En relación a ese objetivo,
41.6. APORTE DE LERNER 149

la búsqueda del equilibrio es, a los más, secundaria.


Dado que el Estado tiene el poder de emitir dinero,
carece de sentido que en lugar de hacerlo ya sea co-
bre impuestos o se endeude. (las funciones de esos
mecanismos no son financiar al Estado). Adicional-
mente, los gastos del gobierno generan ingresos para
el sector privado, mientras que los impuestos redu-
cen la renta privada disponible. Cuando el gasto pú-
blico supera los ingresos tributarios (hay déficit pre-
supuestario), hay una adición neta a la renta disponi-
ble de los hogares y empresas. Parte de esa riqueza
extra se deposita en bancos, en la forma de cuentas
de ahorro que devienen interés a una tasa que oscila
entre la tasa de ganancia y la tasa de interés básica
o estatal (dado que los bancos usan esos depósitos
tanto para financiar inversión como para mantener
depósitos en el Banco central o para comprar Bonos
del Estado, que pagan interés (ver Tasa de cero ries-
go y La deuda pública como instrumento del mer-
cado de valores de renta fija). Así, el sector privado
llega a ser más rico en un monto por lo menos igual
al déficit del gobierno. Deuda de Estados Unidos desde 1940 hasta 2010. La línea ro-
ja indica la deuda pública neta y la línea negra indica la deuda
• Sin embargo, el Estado no puede forzar a los indivi- total. La diferencia entre ambas incluye la deuda que mantie-
duos a aceptar el dinero extra (y aún si pudiera, tal ne el gobierno federal consigo mismo. El segundo panel muestra
“distribución” no tendría otros resultados que la in- las mismas deudas pero en función del porcentaje del PIB esta-
flación). El dinero solo puede entrar en circulación a dounidense (la división se realiza entre dólares del mismo año)
través de otros mecanismos (por ejemplo, el Estado mientras que el panel de arriba está deflactado al valor de 2010.
autoriza a los bancos a reducir su encaje, lo que sig-
nifica que el nivel de préstamos potencialmente au-
menta). Esto implica, en la opinión de Lerner, que La contribución de Lerner, a pesar que en la actualidad
las herramientas principales que el Estado posee pa- se considera simplista, fue aplicada en EEU en el periodo
ra lograr sus objetivos son esos mecanismos, y no la que va desde el fin de la Segunda Guerra Mundial a la pri-
impresión de dinero (a la que, sin embargo, el Es- mera parte de la década de 1970, y ha tenido gran influen-
tado debe recurrir sin vacilación si es conveniente cia en concepciones monetarias modernas.[59] General-
o necesario). En sus palabras: “Todas las decisiones mente se considera que fue responsable de un cambio de
de importancia se hacen cuando se decide aplicar los la percepción de la “necesidad”, sugerida por los mone-
instrumentos fiscales... Si uno de esos instrumentos taristas anteriores, de mantener de un presupuesto equili-
envuelve el pago de dinero... el efecto será el mis- brado a la que lo que realmente importa es el tamaño de
mo ya sea si el dinero estaba depositado en el tesoro tales déficits como porcentaje del PIB,[60][61][62][63][64] lo
o si fue necesario imprimirlo porque ese tesoro no que fue utilizado como justificación de una alegada ten-
tenía lo suficiente.... el uso del instrumento nunca dencia en ese país a mantener déficit presupuestarios[65]
debería ser restringido simplemente porque podría (y a aumentar la cantidad de dólares en circulación - Ver
no haber lo suficiente en reserva en el tesoro en el Crisis del techo de deuda de Estados Unidos de 2011).
momento.”[58] Sigue que el Estado tiene a su dis- Algunos han interpretado lo anterior como sugiriendo que
posición varios mecanismos para lograr su objetivo. el Estado puede imprimir ilimitadamente. Es necesario
Lerner sugiere que hay tres “pares” de instrumentos notar que la finanza funcional no sugiere ni déficits ni
financieros: superávits permanentes. La finanza funcional no es una
propuesta o política acerca de medidas financieras per-
• cobra de impuestos y gastos fiscales manentes como tales, sino más bien un sistema o apro-
ximación que sugiere que la manera apropiada de medir
• compras y ventas por parte del Estado o evaluar cualquier propuesta es en relación a los resul-
• Préstamos y endeudamiento fiscal. tados, no en relación a algún principio general o algún
sistema ideal, etc. Nótese (gráfico a la izquierda) que la
Nótese que algunos de esos mecanismos son más apropia- deuda pública de EEUU — país en el cual estas propues-
dos para promover expansión, otros para reducirla (cuan- tas fueron aplicadas entre 1950- 1980— disminuyo tanto
do, por ejemplo, la economía se “sobrecalienta” o, en en el total como en porcentaje del PIB en ese periodo.
otras palabra, se expande damasiado rápidamente) Igualmente se ha sugerido que las propuestas de Lerner
150 CAPÍTULO 41. MONETARISMO

son la base de la política del llamado estímulo moneta- a mantener esas preferencias, por ejemplo, librándose de
rio[66] o Flexibilización cuantitativa que se ha utilizado excesos de dinero (lo que significa un aumento en la de-
en numerosos países como consecuencia de la Crisis fi- manda). Pero, crucialmente, una sociedad no puede, en
nanciera de 2008 ), siendo, en ese sentido, generalmente conjunto, librarse de tal exceso monetario, especialmen-
aceptada. Sin embargo, esta percepción no es del todo te si la sociedad esta a sus niveles naturales de produc-
correcta.[67] Si no otra cosa, la práctica posterior parece ción y empleo. Consecuentemente, los precios aumenta-
haber diluido la propuesta de Lerner de una en la cual se ran. Eventualmente se llegará a un nuevo punto de equi-
puede recurrir a la emisión de dinero si es necesario a fin librio, pero ese punto será a los nuevos precios. Faltas de
de financiar un instrumento fiscal a una en la cual basta y circulante darán origen al proceso opuesto.
sobra con poner dinero a disposición del público o, más Famosamente Friedman ejemplificó lo anterior en su mo-
recientemente, los bancos a fin de estabilizar sus reservas,
numental A monetary history of the United States, 1867-
pero no para financiar demanda.[68] 1960. En esa obra Friedman argumenta que la causa prin-
Las sugerencias de Lerner también han tenido gran in- cipal de la Gran Crisis fue la restricción que las autori-
fluencia en lo que se llama Teoría Monetaria Moderna[69] dades monetarias de EEUU habrían impuesto en 1930
(posición que se desarrolló a partir del trabajo de Ler- siguiendo un periodo relativamente prolongado de políti-
ner y el Chartalismo[70] ), ambas aproximaciones teniendo cas monetarias expansionistas.[79]
asunciones similares o complementarias.[71] Eso dio origen a la percepción que la crisis se podría ha-
ber evitado si el banco central de EEUU –la Reserva Fe-
deral (FED)– hubiera expandido la cantidad de circulan-
te, dado que el dinero funciona como un multiplicador
41.7 Contribución de Friedman monetario[80] Friedman argumentó, por ejemplo en una
entrevista con Peter Jaworski, que “aunque el FED no
El aporte de Milton Friedman es demasiado vasto como provocó la crisis de 1929, sí la empeoró al reducir la
para ofrecer algo más que una puntualización simplista. oferta monetaria en un tiempo en el cual se necesitaba
Friedman es considerado el fundador del monetarismo más liquidez” (lo que ha llegado a ser la base teórica
moderno,[72][73] tal como es ejemplificado en la Escuela más general para “el estímulo monetario” tal como se ha
de Economía de Chicago y una de mayores influencias en implementado[81] ). Paul Krugman comenta al respecto:
el pensamiento económico en la segunda parte del siglo “Un tema central de la Teoría General de Keynes fue la
XX e incluso posteriormente, a través de su influencia en impotencia de la política monetaria en condiciones del
la Nueva economía clásica. tipo de la depresión. Pero Milton Friedman y Anna Sh-
Friedman introdujo lo que generalmente se considera la wartz, en su magistral historia monetaria de los EEUU,
concepción o interpretación actual (fines del siglo XX y proponen que el Banco Federal podría haber prevenido
principios del XXI) de la teoría cuantitativa.[74] Se pue- la Gran Depresión –una propuesta que más tarde, en es-
de considerar que Friedman sintetiza el acercamiento de critos populares, incluyendo los de Friedman mismo, se
los monetaristas previos, basándose principalmente en las transmuto en la propuesta que el Banco Federal causó la
sugerencias de Fisher y Lerner. Por ejemplo: “Lo que de- depresión–. Ahora, lo que el Banco realmente controlaba
beríamos considerar y lo que se está considerando es una era la base monetaria –circulante más reservas bancarias–
legislación que limite los impuestos y gastos fiscales de . Como la figura muestra, esa base se expandió en la reali-
año a año a no más que el aumento de la población y la dad durante la gran depresión, por lo cual es difícil hacer
inflación. No creo que haya necesidad que eso sea en la el caso que la Reserva causó la depresión. Pero se puede
forma de un presupuesto balanceado, pero (esa propues- argumentar que la depresión podría haber sido prevenida
ta) podría ser una forma de lograrlo”.[75] “La inflación si el Banco Federal hubiera hecho más –si hubiera expan-
es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario”.[76] dido la base monetaria más rápidamente y hubiera hecho
“El camino más seguro para una recuperación económica más para rescatar los bancos en problemas. y «Así, aquí
sana es aumentar la tasa de crecimiento monetario, para estamos (2008), mirando una crisis reminescente de la de
cambiar la escasez de dinero a dinero fácil,.... pero sin los 30. Y esta vez el Banco Federal ha sido espectacular-
volver a la exageración. Eso haría que las tan necesarias mente agresivo acerca de aumentar la base monetaria.. y
reformas económicas y financieras fueran mucho más fá- adivinen que pasa? no parece estar funcionando».[82]
cil de conseguir.”.[77] Friedman continuó a tratar de dilucidar el papel que fuer-
De acuerdo a la interpretación de Friedman de la teo- zas tanto económicas como monetarias juegan en la eco-
ría cuantitativa, tanto la velocidad de circulación como nomía en general y en el empleo en particular. Friedman
la demanda de dinero son, asumiendo que las variables sugiere que el equilibrio económico no implica necesa-
económicas están en sus relaciones o “niveles naturales”, riamente estabilidad de precios, como concepciones an-
estables en el corto plazo.,[78] reflejando preferencias in- teriores asumían, sino más bien que la estabilidad eco-
dividuales o institucionales acerca de cuanto ahorrar o nómica depende de variaciones anticipadas que permiten
consumir. Variaciones en la cantidad de circulante llevan mantener “relaciones naturales” entre las variables. Por
entonces a tentativas, por parte de empresas e individuos, ejemplo, el nivel natural de desempleo (NAIRU) es aquel
41.9. CITAS Y REFERENCIAS 151

en el cual la inflación observada es igual a la esperada.[83] ción o el crecimiento del producto se vuelve excesivo, y
Consecuentemente, Friedman propone el abandono de la reduciendo esas tasas cuando una de esas medidas cae
las políticas monetarias y su reemplazo con la regla mo- demasiado bajo. Esto ha llegado a ser conocido como la
netaria: El estado debe aumentar la cantidad de circu- Regla de Taylor.
lante a una tasa anual regular y estable, que Friedman Una disposición clave de la regla de Taylor — a veces lla-
propone es entre 3 % y 5 %[84] (pero que generalmente se mado el Principio de Taylor— es que la tasa de interés
interpreta como correspondiendo a la tasa de crecimiento nominal debe reaccionar exageradamente, por ejemplo,
económico) (nótese que para Friedman lo fundamental es aumentando más de un punto porcentual cada aumento
que esa tasa sea estable y predecible por el público - ver de un uno por ciento de la inflación.[94] (y viceversa, dis-
op. cit) Dado que esa tasa de crecimiento no es absoluta- minuyendo en más de un punto por cada punto que los
mente predecible, y dado que el aumento del circulante precios o la producción decae).
si lo es, eso podría dar origen a un cierto nivel de infla- La regla de Taylor se ha transformado en una posición
ción, pero, en la medida que esa inflación es anticipada, generalmente aceptada como base para las decisiones
el resultado no será problemático. La economía se man- monetarias;[95] constituyendo uno de los principales as-
tendrá “estable”.[85] En todo caso, la regla monetaria no pectos a considerar en discusiones acerca de políticas mo-
prohíbe el uso de las tasas de interés a fin de controlar las netarias tanto en EEUU[96] como en la Unión Europea.[97]
variaciones de demanda dentro de los límites que la regla
permite.[86]
41.9 Citas y referencias
41.8 Aporte de Taylor [1] Stanley L Brue y Randy R Grant; (2008): Historia del pen-
samiento económico (Spanish Edition). Editorial: Cenga-
ge Learning, México
A partir de lo anterior se ha observado un interés en el
desarrollo de las posibles reglas monetarias. De particular [2] Por ejemplo: William Anglas: ESCUELAS DE PENSA-
MIENTO MONETARISTAS Y KEYNESIANOS; Henry
interés en esta área es el aporte de John B. Taylor.
Hazlitt: ¿En dónde se equivocan los monetaristas?
En 1977, Taylor y Edmund Phelps mostraron[87] que la
[3] por ejemplo: PATRICIO MELLER (1986):
política monetaria es útil para estabilizar la economía
KEYNESIANISMO Y MONETARISMO: DIS-
si los salarios son pegajosos,[88] incluso cuando todos
CREPANCIAS METODOLÓGICAS
los trabajadores y las empresas tienen expectativas ra-
cionales. Esto demostró que algunas de las sugerencias [4] Por ejemplo, Milton Friedman sugiere —en “Studies in
de la economía keynesiana se mantienen bajo la asun- the Quantity Theory of Money} (1956)— que los efectos
ciones de las expectativas racionales. Esto es importan- de aumento del circulante en el corto plazo son aumen-
te porque Thomas Sargent y Neil Wallace habían argu- tar empleo y producción, pero en el largo plazo los efec-
tos de tal incremento monetario solo son inflación. Ver
mentado que las expectativas racionales hacen la política
también Universidad de Alcalá (UAH): Modelo OA-DA
macroeconómica inútil para lograr estabilidad económi-
II Shocks y Mecanismos de Propagacion. A: Los efec-
ca. Los resultados de Taylor y Phelps mostraron que la tos de una expansión monetaria] (documento se puede
asunción de Sargent y Wallace no era fundamentalmen- bajar desde www2.uah.es/econ/MacroII/Presentaciones/
te las expectativas racionales, sino los precios perfecta- OADA_II.ppt
mente flexibles.[89] Consecuentemente el Modelo de su-
perposion temporal de los contratos salariales de Taylor [5] Phillip Cagan, 1987. “Monetarism,” The New Palgrave: A
Dictionary of Economics, v. 3, Reprinted in John Eatwell
se convirtió en uno de los pilares de la Nueva Economía
et al. (1989), Money: The New Palgrave, pp. 195-205 &
Keynesiana.
492-497.
Taylor avanzó a explorar qué tipo de reglas de políti-
[6] Stanley L Brue y Randy R Grant; (2008): Historia del pen-
ca monetaria es más efectiva para reducir el coste al
samiento económico (Spanish Edition). Editorial: Cenga-
Bienestar social de los ciclos económicos: deberían los ge Learning, México
bancos centrales tratar de controlar la oferta monetaria,
el nivel de precios, o la tasa de interés, y en relación a [7] James Tobin, por ejemplo, llegó a llamar a los nuevos
cuales cambios deberían reaccionar estos instrumentos: clásicos “monetaristas modelo 2” (ver “The Monetarist
cambios en la producción, el desempleo, precios de los Counter-Revolution Today -an Appraisal” en Econ. Jour-
nal, Mar 1981, 91 (361), pp 29-42). Sin embargo es ne-
activos, o las tasas de inflación?. Taylor demostró que
cesario notar que hay diferencias entre los monetaristas y
había un compromiso —más tarde llamado Curva de
los nuevos clásicos (ver, por ejemplo: Kevin D. Hoover
Taylor— entre la volatilidad de la inflación y la de la - 1984 Two Types of Monetarism.) consecuentemente es
producción.[90][91][92] Taylor propuso[93] una política que más apropiado sugerir que el nuevo clasicismo evoluciono
el considera simple y efectiva: los bancos centrales debe- a partir o sobre la base del monetarismo (ver por ejemplo
rían manipular las tasas de interés de corto plazo, elevan- Roger A. McCain (2000): From Monetarism New Classi-
do las tasas a fin de enfriar la economía cuando la infla- cal Economics.
152 CAPÍTULO 41. MONETARISMO

[8] A Leijonhufvud (2009): «Wicksell, Hayek, Keynes, largo plazo y en ciertas circunstancias, pero que “no debe
Friedman: Whom Should We Follow?» ser tomada literalmente” –ver Chapter 33 Summary

[9] Mill, John Stuart; Principles of Political Economy (1848). [20] K. Wicksell: “Geldzins und Güterpreise”, traducido como
part II CHAPTER VIII: Of the Value of Money, as De- “La Tasa de Interés y el Nivel de los Precios” - Varias
pendent on Demand and Supply ediciones castellanas, por ejemplo I.S.B.N: 84-88203-07-
1 y ISBN: 978-84-88203-07-6
[10] The Bernard Schwartz Center for Economic Policy Analy-
sis: “La bestia que John Stuart Mill liberó de la jaula, la [21] Justo Sotelo Navalpotro (2003): Teorías y modelos ma-
“teoría cuantitativa pura” de Hume, sería recogida por pri- croeconómicos p 88 “Orígenes del monetarismo, punto
mera vez por Simon Newcomb (1885) y luego, más famo- 2.2
samente, por Irving Fisher en su “Poder adquisitivo del di-
nero” (1911 ). La teoría puede ser resumida sucintamente [22] K. Wicksell (op. cit): “Me gustaría entonces, humilde-
referiendonos a la famosa “ecuación de intercambio” in- mente, llamar atención al hecho que la primera obligación
troducida por estos dos economistas.” en «The Quantity de los bancos no es ganar mucho dinero sino proveer al pú-
Theory of Money.» blico con un medio de cambio — y proveer este medio en
la medida adecuada, de apuntar a la estabilidad de precios.
[11] Stuart Mill: “No es, sin embargo, del último o del prome-
En todo caso sus obligaciones en relación a la sociedad
dio, sino de los precios inmediatos y temporales, de los
son enormemente más importantes que sus obligaciones
que ahora nos ocupamos. Esos, como hemos visto, pue-
privadas y, si ellos al fin y al cabo son incapaces de des-
den diferir en gran medida de la norma del costo de pro-
cargar esas obligaciones sociales a lo largo de la linea de
ducción. Entre otras causas de fluctuación, una que he-
la empresa privada — lo que dudo— (esas obligaciones)
mos encontrado es la cantidad de dinero en circulación.
proveerían una actividad digna para el Estado”
Mientras otras cosas sean las mismas, un aumento del di-
nero en circulación aumenta los precios, una disminución [23] María Josefina León L: Análisis crítico del planteamiento
los disminuye. Si se ofrece más dinero para circulación del problema de la neutralidad: Wicksell, Hayek y Patin-
que la cantidad que puede circular en relación conforta- kin
ble a su costo de producción, el valor del dinero, por la
duración del exceso, se mantendrá por debajo del nivel [24] Los dos tipos de interés y el ciclo económico
de costo de producción y los precios en general serán sos-
tenidos sobre de la tasa natural.” en “Principles of Poli- [25] A. Leijonhufvud (2007) observa: “Esto es lo que se su-
tical Economy with some of their Applications to Social pone que las metas de inflación hagan por nosotros.... Es
Philosophy” Book III, Chapter XII Influence of Credit on interesante reflejar que esto es una tarea que parece por
Prices párrafo 2 (en inglés en el original) lejos más difícil en teoría que lo que parece haber sido
en la práctica. Hasta ahora.” en Tan lejos de Ricardo,Tan
[12] Stuart Mill: “Principles of Political Economy with some of cerca de Wicksell
their Applications to Social Philosophy” Book III, Chapter
XII Influence of Credit on Prices párrafos 3 y 27 (en inglés [26] Lars Jonung (2003): «National or international inflation
en el original) targeting? The Wicksellian dilemma of Sweden and the
United Kingdom.»
[13] Para una introducción a todo esto, ver Causas en Imperia-
lismo] y Pugnas Imperialistas. Siglo XIX. Para empezar [27] Axel Leijonhufvud (1997: «The Wicksellian Heritage.»
a profundizar: Jude Wanniski Una historia económica del
Siglo XX y ERIC HOBSBAWM: “EL GRAN BOOM” [28] La frase “dinero creado de la nada” fue utilizada por pri-
mera vez por Joseph Alois Schumpeter: “Este método de
[14] D Laidler When Giants Walked the Earth
obtener dinero es la creación de poder de compra por los
[15] Para una introducción a este aspecto, ver Fernando Ossa bancos […] Se trata siempre no de transformar el poder
El Sistema Monetario Internacional: Antecedentes y Pers- de compra que exista ya en posesión de alguno, sino de
pectivas la creación, de la nada, de nuevo poder de compra –de
la nada, aun si el contrato de crédito por el cual se crea el
[16] P. H. Wicksteed (1910): Common Sense of Political Eco- nuevo poder adquisitivo, está sostenido por valores que no
nomy ( II.7.15) son a su vez medios circulantes– que se añade a la circu-
lación existente”. (ver: Joseph A Schumpeter: Teoría del
[17] por ejemplo: Federal Reserve Bank of Boston:“HISTORY
desenvolvimiento económico (México DF: Fondo de Cul-
AT YOUR FINGERTIPS” AND “SPIRIT OF THE NA-
tura Económica.- 1967). Sin embargo, el basa su afirma-
TION”
ción en una percepción anterior de Adam Smith: “Existen
[18] Para todo esto ver, por ejemplo: AXEL LEIJONHUF- diferentes clases de papel moneda, pero los billetes en cir-
VUD (1997): The Wicksellian Heritage culación de los bancos y banqueros son los más conocidos
y, por otra parte, los que mejor se acomodan a nuestro
[19] De acuerdo a la teoría cuantitativa los precios son estricta- propósito. Tan pronto como los habitantes de un país lle-
mente proporcionales a la cantidad monetaria. Dado que gan a depositar la confianza necesaria en el patrimonio, la
el circulante estaba aumentado pero los precios por los probidad y la conducta de un banquero particular, hasta el
menos se mantenían —y de hecho a menudo disminuían, punto de creer que siempre estará dispuesto a pagar a la
debido a la competencia, se puede dudar de la teoría. La vista cualquier pagaré suyo que le sea presentado, no im-
percepción monetarista es que esa teoría es correcta en el porta en qué momento, esos efectos circularán lo mismo
41.9. CITAS Y REFERENCIAS 153

que si fueran monedas de oro y plata, en virtud de la co- [49] I. Fisher: “The Purchasing Power of Money” (1911) y
nfianza que inspiran (ver Smith, A. Investigación sobre la “Stabilizing de Dollar” (1920)
naturaleza y causas de la riqueza de las naciones (México
DF: Fondo de Cultura Económica, p. 256.). [50] I Fisher: “The Theory of Interés” (1930)

[29] Amato, Jeffery D. (2004): «The Role of the Natural Rate [51] I Fisher: “100 Money” (1936)
of Interest in Monetary Policy.»
[52] I Fisher: “100 Money” (1936)
[30] Leijonhufvud, A. (1979): «The Wicksell Connection: Va-
riations on a Theme.» [53] Fisher famosamente predijo, poco antes del Crac del 29
que: “Los precios de las acciones han alcanzado lo que
[31] Ebeling, Richard M. (1999) «La teoría austriaca del ciclo parece ser una meseta alta permanente.” The Bright Side
económico.» of Bubbles - CFO.com. Fisher perdió su fortuna en esa
crisis, y sus aportes fueron desacreditados
[32] Tobón, Alexander (2008): «Intereses y precios: Keynes en
la tradición cuantitativa de Wicksell.» [54] Thomas F. Cargill, 1981. “A Tribute to Clark Warburton,
1896-1979: Note,” Journal of Money, Credit and Banking,
[33] A Leijonhufvud (1979): “La teoría del mecanismo de ti-
13(1), p. 89.
pos de interés es el centro de la confusión en la macro-
economía moderna... Este documento trata de seguir el [55] A Lerner (1943): Lerner, Abba: Functional Finance and
desarrollo de esa teoría, esto va al centro de la disputa en- the Federal Debt
tre monetaristas y el 'Debate de los dos Cambridge” en
The Wicksell Connection: Variations on a Theme [56] Gabriel Leandro: “La política económica, entonces, con-
siste en el que el Gobierno emplea sus poderes legítimos
[34] DAVID LAIDLER: TRES VARIACIONES DEL MO-
manipulando diversos instrumentos, con el fin de alcanzar
DELO DE DOBLE TASA DE INTERES
onjetivos socio-económicos previamente establecidos. La
[35] A Leijonhufvud (1979): The Wicksell Connection: Varia- política económica tiene distintos objetivos, dentro de los
tions on a Theme cuales se puede decir que los principales son: 1.- Creci-
miento y desarrollo económico, que consiste básicamente
[36] Kevin D. Hoover - 1984 Two Types of Monetarism. en lograr tasas de crecimiento de la producción satisfac-
torias, incluyendo cambios estructurales continuos en el
[37] Ver, por ejemplo, Fernando Méndez I. (1993): EL “EN- tejido productivo. 2.- Pleno empleo, es decir garantizar la
SAYO SOBRE EL DINERO” Y “UNA NOTA MATE- creación neta de puestos de trabajo para proporcionar a
MÁTICA ACERCA DEL VALOR DEL DINERO” DE un nivel de vida razonable para todos los miembros capa-
ALFRED MARSHALL: UN ESTUDIO PRELIMINAR citados de la fuerza laboral disponible, reducir y prevenir
el desempleo cíclico a corto plazo, eliminar el desempleo
[38] «Pensamiento económico de Ralph G. Hawtrey.» estructural y otras formas de desempleo persistente a lar-
go plazo.3.- Estabilidad de precios, la cual consiste en el
[39] «Ralph G. Hawtrey, 1879-1971.».
mantenimiento del nivel general de precios, o una tasa de
[40] Davis, E.G. (1980: «The Correspondence between R.G. inflación reducida. 4.- Distribución de la renta y la rique-
Hawtrey and J.M. Keynes on the Treatise: The Genesis of za, o sea una reducción progresiva de las diferencias entre
Output Adjustment Models.» los niveles de ingresos personales, la concentración de la
riqueza y la provisión de bienes públicos. 5.- Equilibrio de
[41] Para una introducción a todo esto, ver: WHAT IS MONE- la balanza de pagos, se pretende reducir el déficit exterior
TARY POLICY?. Para comenzar a profundizar, ver: Ellis a medio plazo, mantener un nivel de reservas de divisas y
Davidson: «How to Describe an Active Monetary Policy.» la solvencia frente al exterior.-- Para lograr ese objetivo
el Estado dispone de varios instrumentos.” en Papel del
[42] Samuels, Warren J. y Jeff Biddle, John Bryan Davis: A gobierno en la economía: La política económica
companion to the history of economic thought.
[57] Por ejemplo: Tibor Scitovsky (1984): Lerner’s Contribu-
[43] Milton Friedman, Money Mischief: Episodes in Monetary tion to Economics
History, Houghton Mifflin Harcourt (1994) p. 37. ISBN
0-15-661930-X [58] A Lerner: The Economics of Employment” - New York,
McGraw Hill, 1951, p 133
[44] I Fisher: The Theory of interest; traducido como “LA
TEORÍA DEL INTERÉS” - Unión Editorial, Madrid - [59] Por ejemplo, L. Randall Wray (2002) escribe con rela-
ISBN: 978-84-88203-06-9 ción al articulo de Milton Friedman, “A Monetary and
Fiscal Framework for Economic Stability” (1948): “No-
[45] Richard Roca La Teoría Cuantitativa Antigua te que Friedman habría tenido deficits gubernamentales
y, consecuentemente, emisiones monetarias siempre que
[46] Fernando Sepúlveda P: Determinación del Nivel de Pre-
la economía estuviera operando por debajo del pleno em-
cios a Través de las Curvas
pleo. De nuevo, ese es el punto de vista de la finanza fun-
[47] I. Fisher: Stabilizing the Dollar - Macmillan, 1920 cional de Abba Lerner, y supongo que fue adoptada por
casi todos después de la Segunda Guerra Mundial” en A
[48] I Fisher: “The Rate of Interest” (1906) Monetary and Fiscal Framework for Economic Stability
154 CAPÍTULO 41. MONETARISMO

[60] por ejemplo: Federal Reserva Bank of New York (Mar- tuvimos un enfoque laissez-faire para la supervisión de la
zo 2008): Statement Regarding System Open Market Ac- regulación financiera, causamos la mayor crisis financie-
count Activity ra de la historia, lo que implicó un enorme incremento
del déficit porque teníamos el déficit de la recesión y te-
[61] Econbrowser: Projected size of the deficit níamos el costo fiscal de rescatar a las instituciones finan-
[62] BNET: The federal deficit and the national debt: why they cieras. Por lo tanto, tuvimos cinco factores que llevaron a
matter more than we think que pasáramos de un enorme superávit a un enorme défi-
cit. Y él heredó dos guerras en el exterior y la peor crisis
[63] Business Mirror: Deficit that’s 3.6% of GDP financiera y económica, y ahora le echan la culpa a él.” (en
Entrevista con Nouriel Roubini: Marx, Bush y otra rece-
[64] FRANCISCO ROSENDE (2003): ¿EL FIN DEL MO- sión
NETARISMO?
[68] Por ejemplo: Menos préstamos, más comisiones
[65] Los Estados Unidos han tenido deuda pública desde su
creación. Las deudas aparecieron durante la Guerra de la [69] por ejemplo: U de Barcelona: “La teoría monetaria mo-
Independencia Estadounidense y ya en los primeros Ar- derna: De Keynes a la década de los 80” ISBN-10:
tículos de la Confederación aparecen informes del resulta- 8434460653 - ISBN-13: 978-8434460652.- Argandoña,
do total de la deuda ($75,463,476.52 on January 1, 1791). Antonio; La Teoría Monetaria Moderna; Edit. Ariel; Es-
Todos los presidentes desde Harry Truman han aumenta- paña; 1981
do la cantidad total de la deuda estadounidense. El techo
de deuda ha sido incrementado 74 veces desde marzo de [70] Para una introducción a este aspecto en castellano, ver:
1962, incluyendo 18 veces desde Ronald Reagan, 8 veces Girón, Alicia. Poder y moneda: discusión inconclusa.
con Bill Clinton, 7 veces con George W. Bush y 3 ve- En publicación: Confrontaciones monetarias: marxistas
ces (hasta agosto de 2011) con Barack Obama. ver: Jean- y post-keynesianos en América Latina Girón, Alicia
ne Sahadi (2011): Debt ceiling FAQs: What you need to CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Socia-
know|editorial y Debt Ceiling Facts les, Ciudad de Buenos Aires, Argentina. 2006. ISBN:
987-1183-51-8.- Para empezar a profundizar, L.P. Ro-
[66] Por ejemplo: Bernanke estudiará la tercera ronda de estí- chon y M. Vernengo: El Malestar del Chartalismo
mulos monetarios en septiembre
[71] Understanding The Modern Monetary System
[67] El asunto es complejo, pero el punto central es que la pro-
puesta de Lerner es acerca del financiamiento de instru- [72] Por ejemplo: Nobel Prize Org (Press release, 14 Oct
mentos fiscales, no la acción o deuda privada (que es lo 1976): THIS YEAR’s ECONOMICS PRIZE TO AN
que muchos sugieren ha sucedido con los dineros produc- AMERICAN
to del estímulo). Consecuentemente, cuando el “estimulo”
fue propuesto por primera vez (en 2003, durante el go- [73] Richard Roca El Monetarismo Moderno
bierno de Bush hijo), los economistas keynesianos (quie-
nes están cerca de las posiciones de Lerner) se opusieron: [74] Por ejemplo JJR Vargas: FRIEDMAN: NUEVA FOR-
“Otros prominentes economistas keynesianos –entre ellos MULACIÓN DE LA TEORÍA CUANTITATIVA
diez premios Nobel- se opusieron al programa de estímu-
lo fiscal del presidente Bush del 2003, por no ser la res- [75] John Hawkins (Right Wing News): An Interview With
puesta a los problemas de empleo y crecimiento a corto Milton Friedman
plazo, y en cambio empeorara las perspectivas del presu-
puesto a largo plazo, incrementando los déficit crónicos, [76] Gabriel Leandro: LA INFLACIÓN (punto 5: Inflación
que reducirá la capacidad de financiar la seguridad social causada por el exceso de dinero en circulación)
y la inversión; además, alegan que la reducción de impues-
[77] Milton Friedman (1997): Rx for Japan: Back to the Future
tos provocará mayor desigualdad y, en cambio, proponen
originalmente en el Wall Street Journal, p. A22, December
un plan de estímulo de la demanda que realmente pro-
17, 1997.
voque el crecimiento y el empleo en el corto plazo sin
incrementar el problema del déficit a largo plazo.” ( Jo- [78] Friedman postula que ese corto plazo es, aproximadamen-
sé de Jesús Rodríguez Vargas (2004) en La Nueva Fase te, seis meses. Ver, por ejemplo: Virginia Postrel (2003)
de Desarrollo Económico y Social del Capitalismo Mun- With Milton Friedman’s ideas now accepted by theorists
dial). Nouriel Roubini (2011) va tan lejos como culpar and policy makers, it’s easy to forget how revolutionary
ese plan de la crisis del 2008: “Obviamente, es la culpa they were. Sin embargo, posteriormente modifico esas po-
de George Bush. Cuando Obama asumió el poder, here- sición a 12 e incluso 24 meses. Ver Michael Emmett Brady
dó un déficit presupuestario de US$1,2 billones (millones (1968): A Note on Milton Friedman’s Application of His
de millones)... y cuando Bush llegó al poder, había un su- “Methodology of Positive Economics”
perávit de US$300.000 millones. ¿Cómo pasamos de un
superávit de US$300.000 millones a un déficit de US$1,2 [79] Milton Friedman, Anna Jacobson Schwartz (1971): A
billones, un cambio de US$1,5 billones en nuestra con- monetary history of the United States, 1867-1960 cap 7
dición fiscal? Decidimos recortar los impuestos pero no
pudimos hacerlo en 2001-2003, gastamos US$2 billones [80] M. Friedman y D. Meiselman: “The Relative Stability of
en dos guerras que no se podían ganar, duplicamos el gas- Monetary Velocity and the Investment Multiplier” y M
to discrecional... añadimos prestaciones sociales como be- Friedman y AJ Schwartz: “A Monetary History of the
neficios de Medicare para comprar medicamentos y luego United States 1867-1960”.-
41.10. ENLACES EXTERNOS 155

[81] el argumento central es relativamente simple desde el pun- [89] Blanchard, Olivier (2000), Macroeconomics, 2nd ed., Ch.
to de vista de Friedman: la cantidad de circulante es res- 28, p. 543. Prentice Hall, ISBN 0-13-013306-X.
ponsable del nivel de precios. La Gran Recesión se ca-
racterizó por una deflación extrema. La solución, obvia [90] Prakash Loungani: En pos de reglas
para quien cree que la inflación y (presumiblemente) la
[91] SATYAJIT CHATTERJEE: [http://www.
deflación son siempre un fenómeno monetario, es aumen-
philadelphiafed.org/research-and-data/publications/
tar el circulante: la consecuente “inflación” contrarrestara
business-review/2002/q3/brq302sc.pdf The Taylor
la caída en precios
Curve and the Unemployment-Inflation Tradeoff]
[82] Paul Krugman: “The Conscience of a Liberal”
[92] Bernanke, Ben (2004), “The Great Moderation”, Remarks
[83] Esta es un área compleja. Algunos consideran que Fried- at the meeting of the Eastern Economic Association.
man asume que el sistema económico tiende naturalmen-
[93] J. B. Taylor (1993): Discretion Versus Policy Rules in
te a un equilibrio general, basados principalmente en su
Practice.- Carnegie-Rochester Series on Public Policy,
aserción que la tasa natural de desempleo es aquella que
North-Holland, 39, 1993, pp. 195-214
“seria producida por el sistema de ecuaciones de la teoría
del equilibrio general de Walras” (en The Role of Mone- [94] T. Davig and E. Leeper (2005) 'Generalizing the Taylor
tary Policy] (1968) p 8). Sin embargo no todos están de principle', NBER Working Paper 11874.
acuerdo, apuntando a la frase que sigue a la citada: “asu-
miendo que en ellas estuvieran empotradas las caracterís- [95] A. Orphanides (2007), 'Taylor rules', Finance and Econo-
ticas reales de los mercados de bienes y de trabajo”. Para mics Discussion Series 2007-18, Federal Reserve Board.
una visión general de esta área, ver: Robert Leeson (2000):
«Friedman and the Walrasian Equations of The Natural- [96] Michael Kumhof, Ricardo Nunes, Irina Yakadina (2008):
Rate Counter-Revolution.». La importancia del p