Está en la página 1de 2

lOMoARcPSD|4557022

Comentario - "Ética y Política Cívica para una Ciudadanía


Cosmopolita"
Ética Y Valores Cívicos (Universidad de Castilla La Mancha)

StuDocu no está patrocinado ni avalado por ningún colegio o universidad.


Descargado por Vanesa Castellanos (vanesacastellanos2000@hotmail.com)
lOMoARcPSD|4557022

COMENTARIO SOBRE: ÉTICA Y POLÍTICA CÍVICA PARA UNA CIUDADANÍA


COSMOPOLITA de ADELA CORTINA.

Adela Cortina comienza su texto avisando que entre las décadas de los setenta y los ochenta empieza a
aparecer en la filosofía el concepto de ciudadanía. De esta manera nos obsequia con ejemplos de
filósofos que empiezan a hablar de este tema como serán Rawls y el individualismo; o las filosofías
comunitarias o universalismos.

A continuación se hace la pregunta que todos nos hemos realizado alguna vez: ¿cómo es un ciudadano
perfecto? Y responde con que se podría compaginar dos identidades las cuales serían por ejemplo
Europa y la Unión europea, que serían el Estado nacional, es decir Europa y su comunidad política, la
Unión Europea. Y sin olvidar en esto las migraciones dando lugar a la pluralidad de identidades; de este
modo surgiendo un conjunto de ciudadanos más diferentes. A partir de aquí empieza con su concepto de
ciudadanía en el cual deberíamos tener en cuenta la parte liberal o individual de justicia y la pertenencia
a una comunidad. Por lo que un ciudadano es miembro de una comunidad en el que todos son iguales y a
la vez diferentes a las otras.

Por esto debemos buscar una ética universal, y para encontrarla Adela nos cuenta cuatro vías; y entre
estas la suya, la cual seguiremos en clase como modelo de ética cívica. La primera de estas vías es la de
Rawls basada en la idea de justicia válida para todos y creada por todos. La segunda vía defendida por
Walzer dice que es una idea abstracta porque es muy difícil hacer de coincidir a todos, ya que cada uno
es de una manera. La tercera es la vía discursiva de Habermas donde la argumentación y discurso
permite crear una ética universal. Y por último la cuarta vía que sería observar los principios que ya
están inventados y son buenos para la ética global y de este modo crear o corregir los demás.

Así llega a la conclusión de que esta ética ya está creada y se caracteriza por una serie de aspectos como
que es una ética cotidiana, de la gente común y no creada por filósofos; que es una realidad social y no
se quede en una simple utopía; es una ética para la ciudadanía. Es una ética dinámica y a su vez de
mínimos, es decir, que buscan una moral de vida buena. Es una ética pública que quiere darse a conocer
por todos sus seguidores y cuyo fin va a ser la justicia.

Y para concluir el capítulo defiende que la tarea de la filosofía en el campo de la ética es dar a conocer
su contenido y ver si esta es normativa, correcta. Para ello habla de cuatro modelos, o como se refiere en
el texto diversos candidatos. Estos son el modelo hermeneútico-coherencial cuyo fin es “comprender
mejor” mediante conceptos muy éticos como son personal moral, sociedad ordenada y posición original.
Otro de ellos es el pensamiento comunitarista o el modelo de la pragmática transcendental. El último que
nombra es la ética de discurso, la más neutral de estas. Acaba el fragmento dando una serie de elementos
necesarios en esta ética de discurso, como es la libertad del hablante, la participación de este en
cualquier tema que le interesen y le afecte a su vida o la igualdad de ambos participantes. De este modo
concluye la defensa de la ética cívica de Adela Cortina.

Alejandra Lozano Martín Mantero

Descargado por Vanesa Castellanos (vanesacastellanos2000@hotmail.com)

También podría gustarte