Está en la página 1de 654

HISTORIA DEL

MOVIMIENTO
OBRERO
HSTORA DEL
MOVIMIENTO
OBRERO
Volumen 2

1
Centro Editor de América Latina
© 1984
Centro Editor de América Latina S.A.
Junín 981, Buenos Aires
Hecho el depósito de ley
Impreso en la Argentina
ISBN 950 25 0951 X
CAPITULOS Y
COLABORADORES
DE ESTA OBRA

Los capítulos de esta Del Manifiesto Comunista


a la Revolución Rusa Alberto J. Pla
"Historia del Movimiento
Obrero" han sido La Primera Internacional Carlos Duche
preparados por los
La Comuna de París Susana Belmartino
especialistas que se indican
en la tercera columna. Sindicalismo y laborismo inglés lrma Antognazzi
El asesoramiento
La primera etapa del
general estuvo a cargo sindicalismo Fernando Suárez
de Alberto J. Pla.
La revisión literaria La organización
corrió por cuenta de socialdemócrata en Alemania Martha Cavilliotti
Aníh.31 Ford, La Primera Internacional
a excepción en España Josep Termes
de los capítulos
Sindicatos por industria Enrique Bourges
"La Primera Internacional",
"La primera Internacional" Los mártires de Chicago Gregario Selser
en España",
"Sindicatos por industrias" Los orígenes del movimiento
obrero argentino Hugo del Campo
y "Los mártires de Chicago",
en que dicha tarea La revolución de 1905 en Rusia Santiago Más
fue realizada
La socialdemocracia alemana:
por Martha Cavilliotti.
¿Reforma o revolución? Juan C. Zeppa
La Segunda Internacional Santiago Más
Rebelión obrera en México Silvia Cragnolino
Lenin Hugo M. Sacchi
Francia : socialismo y
acción directa Nidia R. Areces
La AFL y las grandes huelgas Gregario Selser
Japón: del feudalismo a la
Revolución Meiji Haydeé Roman
Insurrección obrera en Chile Eduardo Viola
La Revolución Rusa de 1917 Santiago Más
Segunda Parte
Del Manifiesto Comunista
a la Revoluc-ión Rusa
1ntrod ucción ste capítulo es la

Alberto J. Pla

La concentración
E i ntrod u c c i ó n a 1a
segunda parte de
la Historia del Mo-
vimiento Obrero:
de 1848 a 1917. Una época con-
La situación europea

Inglaterra

espués de la Refor-

D
fl ictual y de transformaciones
decisivas para la historia de la ma Electoral de
de capitales, la segunda humanidad. 1832 los liberales
comienzan a domi-
revolución industrial, Bajo el signo del liberalismo el nar el panorama
sistema capitalista cumple otra político: salvo pequeñas inte-
y el reparto del mundo etapa de su desarrollo, caracte- rrupciones, gobernarán hasta
rizada por la segunda revolución 1866 . La composición de las Cá-
entre las grandes industrial, la concentración de ·maras, que en 1829 admiten el
capitales, la urbanizaéión y el ingreso de los católicos y en
potencias serán crecimiento del proletariado. Las 1858 el de los judíos, cambia
fundamentalmente. En medio de
los signos distintivos grandes potencias se reparten
el mundo y se inicia la era del
este proceso se derogan las Le-
yes de Granos y las Leyes de
del período capitalismo financiero, el cual Navegación (1849). En el primer
agudiza la crisis de los países caso, el de las leyes que prote-
comprendido entre dependientes, que son frenados gían a los terratenientes produc-
totalmente en sus posibilidades tores de cereales, la derogación
1848y1917. Sin de desarrollo. Pero con la expan- se hace a costa de un duro pre-
sión imperialista comienza la
embargo, el movimiento crisis interna del sistema, que
cio: los años de "hambre"( cuyo
punto crítico es 1845. La pobla-
obrero responde con desembocará en la guerra de ción irlandesa, sometida a una
, .
energia: en ese mismo
1914. En este marco una nueva
ootencia entra en escena: los
subalimentación crónica que no
8.dmitía el más mínimo descenso
Estados Unidos. en su nivel de vida, es la que
período se alza la Al mismo tiempo el movimiento
experimenta de manera más
cruel esta situación: sus habi-
Comuna de París, se obrero da importantes pasos. tantes, que llegaban a casi ocho
millones, disminuyen a causa de
Aparecen los sindicatos de ma-
desarrolla la acción sas y los primeros partidos po-
la mortandad provocada por el
hambre a algo más de seis mi-
de las Internacionales, líticos de la clase obrera . Las !lones. Una crisis social que en-
propuestas del proletariado se marca y nutre al movimiento
asumen su lugar profundizan a través de diversas cartista. En el segundo caso, el
experiencias: la Primera Interna- de las Leyes de Navegación, su
en la lucha anarquistas cional , la insurrección y el pos- derogación señala la generaliza-
terior fracaso de la Comuna de ción del liberalismo, su exten-
y socialistas. París, los conflictos entre anar- sión a la economía. Por otra par-
quistas y socialistas; luego la te, para Inglaterra, que prote-
Segunda Internacional, la apari - gía el comercio marítimo de sus
flotas desde el siglo XIV, este
ción del revisionismo, la división
tipo de proteccionismo es ya in-
entre pacifistas y belicistas.
necesario. Detrás del triunfo del
A partir de este proceso y como industrialismo se desarrolla la
culminación de él, se producirá necesidad de eliminar todos los
el primer triunfo político a nivel frenos a la política de expansión
nacional de la clase obrera: la que ahora comienza.
revolución de octubre de 1917. Si hacemos un corte en 1865
observamos la siguiente situa-
Mientras esto sucede en Europa, ción con respecto a Inglaterra:
en los países dependientes el se ha consolidado el liberalismo
proletariado, que recién comien- en todos los planos; se han rees-
za a constituirse, concreta sus tructurado los grandes partidos
primeras organizaciones, con las políticos; el país se halla a la
que enfrenta los intereses de la cabeza del desarrollo económico
alianza entre las oligarquías na- e industrial y ejerce una hege-
tivas y el imperialismo. monía indiscutida en los mares;

2
la política de expans1on se ha Tradeunionismo inglés
concretado en Asia, especial-
mente en la India. La población A medida que se consolida el funcionamiento sindical reformista,
inglesa, que en 1800 era de 16 surge en Inglaterra un descontento en las bases que se expresa en
millones, pasa a los 26 millo- este documento, escrito "pvr un obrero consciente" ( 1890), y que
¡·efleja el proceso de la formación de una burocracia sindical:
nes en 1871 y a los 41 millones
en 1901. ..El antiguo sentido de las privaciones y de sujeción de la vida de
La ley del voto secreto, que a pe- un obrero se borra progresivamente de su espíritu y empieza a con-
sar de todos estos procesos re- siderar cada vez más toda reivindicación como perversa e irrazonable.
cién se aprueba en 1872, conso- Es posible que a ese cambio intelectual se agregue una transfor-
lida a los sectores liberales, que mación todavía más nefasta. En nuestros días el responsable asala-
riado de un sindicato es objeto de la adulación y el halago de los
dominarán en las elecciones
burgueses. Es invitado a cenar en casa de éstos, admira sus buenos
posteriores. muebles, sus bellos tapices, la comodidad y el lujo de su existencia . ..
Los conservadores vuelven al po- Progresivamente su propio modo de vida cambia, y se encuentra en
der en 1895, después de un gran (;Onflicto con los miembros de su sindicato . . . Atribuye entcinces ia
triunfo electoral. Es la época en ruptura a la influencia de una fracción de descontentos o quizá a las
que el poder del Imperio Britá- opiniones no razonables de la joven generación. Esta Je encuentra
nico alcanza su punto culminan- Grgulloso y pedante, demasiado prudente e incluso apático en sus
te. La época en que Chamberlain actividades sindicales."
pone en práctica su política de Citado por B. S. Webb, Hütory of Tradeunionism, Londres, 1920, y repro-
expansión colonial; en que la ducido por Morton y Tate, op. cit.
guerra de los boers (1899-1902)
termina con el triunfo de los in-
gleses en Africa del Sur; en que
el Imperio, que domina la India, Importancia del nuevo sindicalismo inglés
extiende su influencia a China, "Los nuevos sindicatos han sido creados en una época en que Ja fe
Persia y Egipto; en que se reali- en la eternidad del sistema asalariado está fuertemente quebrantada;
za la mayor inversión de capi- sus fundadores y promotores son socialistas, sea de forma consciente
tales británicos en América La- o sentimentalmente; las masas cuya adhesión les dio fuerza eran
tina. groseras, subestimadas y despreciadas por la aristocracia obrera; pero
El predominio conservador, pa- tienen la enorme ventaja de que su mentalidad es un terreno virgen,
ralelo a esta "época de oro', se totalmente libre de la herencia de los prejuicios burgueses conven-
cionales que embarazaban Ja conciencia de los "viejos" sindicalistas
mantiene hasta 1906, año en que . mejor situados. Por eso vemos a esos sindicatos tomar Ja dirección
vuelven a triunfar los liberales. del conjunto de la clase obrera y llevar cada vez más a remolque a los
Comienza una etapa de reformas "viejos" sindicatos' ricos y orgullosos. . . Los sindicalistas colaboran
democráticas en la cual los libe- ahora con todas sus fuerzas de una forma completamente diferente,
rales deben depender parcial- Rrrastran a la lucha a masas mucho más grandes, sacuden la sociedad
mente de sus aliados en el Par- mucho más profundamente y presentan reivindicaciones mucho más
lamento, los diputados laboris- radicales: la jornada de ocho horas, una federación general de todas
tas, que poco antes han comen- las organizaciones y una solidaridad total . . . Consideran sus reivin-
dicaciones inmediatas como provisionales, aunque ellos mismos no
zado a incorporarse al mismo.
tengan todavía conciencia plena de cuál es su objetivo final. Pero
Junto con esto el poder del Im- esta vaga idea se ha implantado en ellos con profundidad suficiente
perio Británico, indiscutido prác- para que los sindicalistas elijan como dirigentes únicamente a socia-
ticamente durante todo el siglo listas conocidos."
XIX, comienza a sentir los efec-
tos de las disputas entre las Conceptos de una carta de F. Engels a Sorge, del 7 de :liciembre de 1889.
grandes potencias. A pesar del
triunfo en la Primera Guerra
Mundial, su hegemonía ya no
será indiscutida en los años pos-
teriores al conflicto.
Desde 1883 existía en Inglaterra
la Sociedad Fabiana, la cual abo-
gaba por un socialismo reforma-
dor, y, desde 1893, el Partido
Laborista Independiente. La unión
de estas dos entidades, junto
con la Federación Socialdemó-
crata y los dirigentes de los sin-
dicatos (trade unions), dio na-
cimiento, en 1901, al Partido La-
borista. A éste se afiliaría, en
1908, uno de los sindicatos más
3
importantes de Inglaterra: la Fe- bre de ese año y asumiendo po-
El derecho el.ectoral deración de Mineros. deres dictatoriales. En un pro-
lue una de las Durante la nueva etapa liberal
el gobierno más importante es el
ceso por cierto paradoja!, Luis
Napoleón consigue, a partir de
constantes mantenidas de Lloyd George, quien ejerce
el poder con el apoyo del labo-
la defensa del sufragio univer-
sal. hacer que se le otorguen
por la clase obrera rismo, partido que en 1906 ha- poderes discrecionales mediante
bía obtenido 29 bancas en la un plebiscito, realizado en 1852,
inglesa en sus pedidos. Cámara de los Comunes. Lloyd que lo favorecerá en forma aplas-
George intentó llevar a .la prác- tante siete millones y medio de
Aprobada en 1872, tica ciertas propuestas radicales, votos a favor y sólo 640.000 en
como el impuesto progresivo a contra . Más tarde otro plebisci·
la ley del voto secreto la renta, para el cual no consi- to lo erige emperador.
guió mayoría .en las Cámaras, Luis Napoleón alternó medidas
consolidó el poder pues los liberales le retiraron dictatoriales con concesiones
su apoyo. La inminencia de la que le permitieron mantener un
a los sectores liberales guerra cerró la etapa de refor- amplio apoyo popular. Se presen-
mas llevada adelante por los li-
británicos. berales con el apoyo de los labo-
tó por encima de las luchas en-
tre los diversos sectores y llevó
ristas. La nueva situación, e! pa-
Los grabaJos ilustran so a un segundo. plano de las
adelante una política industrial
y financiera que, bajo el signo
diferencias entre liberales y con-
dos momentos de ese servadores en pro de la unión
del liberalismo, intensificó el
desarrollo de la economía fran-
proceso: la represión nacional para enfrentar a Ale-
mania, el dominio de los últimos
cesa. Puso también en práctica.
en di recta competencia con In-
durante el período que se ini-
de los manifestantes ciaba, puso al descubierto las
glaterra, una política imperialis-
ta, especialmente en las Antillas,
que piden debilidades de la política refor-
mista de los años anteriores.
Africa Occidental y Asia, y con-
solidó el dominio francés en
el derecho al sufragio Francia
Argelia. Esa política se intentó
también en México, donde quiso
-arriba, en una La época histórica que estamos c0ronar a Maximiliano como em-
tratando cubre en Francia dos perador. El fin trágico de esta
estampa de 1819- momentos fundamentales: el Se- aventura, que acabaría en 1867,
gundo Imperio (1852-1870) y la después de una lucha sangrien-
y un mitin a mediados Tercera República (1871). ta, con la derrota de los france-
El primer momento lo domina la ses frente a las fuerzas acau-
de la década de 1840, figura de Luis Napoleón, sobrino dilladas por Benito Juárez, mar-
có el comienzo de la decadencia
en po$ de la misma de Napoleón Bonaparte, quien
una vez aplastada la insurrec- del emperador francés . Pronto
r.eivind'icación ción obrera de 1848 se convierte
en centro del proceso político.
lo abandonarán sus aliados con-
servadores y más tarde la gue-
-abajo. Su enfrentamiento con la Asam- rra con Prusia pondrá fin a su
reinado.
blea Legislativa, enfrentamiento
que podemos sintetizar refirién- El 15 de julio de 1870, ante una
donos a la cuestión del voto, provocación que orquesta Bis-
ejemplifica la política que Luis marck, en medio de un conflicto
Napoleón habría de llevar a ca- diplomático que involucra a va-
bo. En 18-51 la Asamblea intentó rios países, el parlamento fran-
aprobar una ley que limitaba el cés, casi por unanimidad, declara
derecho al voto y que desplaza- la guerra a Prusia. Francia, car-
ba a tres millones de habitantes comida ya por la crisis, entra en
de los nueve que figuraban en el juego del Canciller de Hierro.
los padrones . Luis Napoleón , La guerra es rápida. El 2 de se-
apoyándose en el descontento tiembre los franceses son diez-
social, se opuso a los deseos de mados en la batalla de Sedan,
la Asamblea y en noviembre de donde caen 25.000 franceses y
1851 le envió un verdadero ulti· son tomados prisioneros 85.000 .
mátum exigiéndole el manteni- Entre estos últimos están el em-
miento del sufragio universal. El perador y su general más impor-
conflicto continúa y por fin Luis tante, Mac Mahon, quien había
Napoleón lo resuelve disolvien- regresado de Argelia para ha-
do la Asamblea el 2 de diciem- cerse cargo de la defensa. Dos
4
días después un grupo de repu-
blicanos pone fin al Imperio y
proclama la Tercera República
En la nueva etapa de la guerra
que se inicia las fuerzas repu-
blicanas y socialistas tienen que
enfrentar no sólo al ejército pru-
siano sino también a las tropas
imperiales de su propio país.
A partir de ahí el proceso se
acelera. París se rinde a los ale-
manes en enero de 1871 y la
nueva Asamblea elige a Thiers
como jefe del poder ejecutivo.
Pero en marzo se produce la in-
surrección de la Comuna de
París, que luego se extiende a
Marsella y Lyon, y el gobierno
de Thiers debe huir a Versal!es.
Bismarck, ante el peligro socia-
lista, llega a un acuerdo cnn
Thiers y libera a los prisioneros
de guerra franceses para que lu-
chen contra la Comuna. Las tro-
pas al mando de Mac Mahon
atacan entonces el París socia··
iista y comunero, que sólo pue-
de resistir hasta el mes de mayo,
en que es derrotado. Se produce
entonces una violenta represión,
!a de la "Semana Sangrienta",
en la que son ejecutados apro-
ximadamente 20.000 franceses.
Como contrapartida, en manos
de Thiers, cabeza de las repre-
siones de 1848 y de 1871, la
monarquía sucumbe definitiva-
mente.
A partir de ese momento la nue-
va república se estabiliza y co-
mienza a aumentar, tras cada
elección, el número de los repu-
blicanos en las Cámaras. En 1879
tienen la mayoría de los diputa-
dos y senadores. Un año después
la Asamblea se traslada de Ver-
salles a París. Bajo la Tercera
República las tendencias políti-
cas burguesas se escinden en
dos grupos: los moderados, di-
rigidos por Jules Ferry, abande-
rado de la política imperialista,
figura comparable a las de Theo-
dore Roosevelt o Chamberlain,
y los radicales, dirigidos por
Georges Clemenceau. El reñido
juego entre ambas fuerzas en el
parlamento trae como conse-
cuencia la inestabilidad política.
Sin embargo, durante este perío-
do Francia acelera su crecimien-
to económico: se multiplica la
producción de hierro y carbón y
6
se generaliza la utilización de la
energía eléctrica y de los moto-
Partido Socialista termina siendo
arrastrado por el nacionalismo
Entre 1862 y 1890
res a explosión.
En 1876 Jules Guesde funda el
chauvinista y antialemán y aban-
dona la política de clase para
Otto von Bismarck
Partido Obrero. En 1893 los gru- someterse a la política de la bur-
guesía francesa.
fue primer ministro
pos socialistas disponen de 50
bancas en la Cámara de Dipu-
Alemania
de Alemania. Bajo
tados. Son los años en que di-
versos escándalos políticos con- su gobierno se llevó
mueven a Francia, especialmen- En Alemania, tras la derrota de
te el caso Dreyfus. Este, acusa- los movimientos de 1848-1849, el a cabo la unidad del
do de espionaje en favor de rey de Prusia promulgó una Cons-
Alemania, es enviado a la Isla titución en la que fundamentaba país, manteniéndose
del Diablo, después de una cam- la monarquía en el derecho divi-
paña en la que desempeña un no . Según ella, el monarca tenía siempre bajo la
papel preponderante· su origen poder para designar a los minis-
judío. Radicales y socialistas em- tros y la Dieta se limitaba al hegemonía de Prusia.
prenden su defensa y cuando se decorativo papel de aceptar o no
comprueba su inocencia los pri- sus medidas. No obstante, en las
meros capitalizan el triunfo polí- sucesivas elecciones para la Die-
ticamente. En las elecciones de ta fueron obteniendo mayor can-
1902 ganan los radicales y nue- tidad de bancas los liberales ,
vamente lo hacen en 1906. Con quienes resistieron muchas me-
su ascenso al poder comienza didas de la corona. En 1861 el
un proceso que llevará al rompi- rey disolvió la Dieta y convocó
miento con Roma y a la sepa- a nuevas elecciones, que volvie-
ración de la Iglesia y el Estado. ron a dar el triunfo a los libera-
Durante estos años el socialismo les, esta vez bajo el rótulo de
realiza importantes progresos. "progresistas". La salida políti-
En 1905, Guesde y Jean Jaurés ca de este enfrentamiento fue
obtienen, con el Partido Socia- la designación de Otto von Bis-
1ista Unificado, 54 asientos en marck como Primer Ministro, en
la Cámara de Diputados ; en 1910, 1862. Bismarck se mantendrá
76, y en 1914, 101. Los obreros en el poder hasta 1890 y bajo
ndheridos a los sindicatos alcan- su gobierno se realizará, bajo la
zan el medio millón . El progreso hegemonía de Prusia, la unidad
de las organizaciones obreras es alemana.
evidente. Esto hace que Clemen- Dada la oposición parlamentaria,
ceau enfrente a los socialistas Bismarck gobernó como dicta-
y a los sindicalistas. Su gabinete dor, sin presupuesto legal y sin
realiza ciertas concesiones, pe- parlamento. Preparó militarmen-
ro también recurre al ejército pa- te a Prusia y pasó a dominar,
ra acabar con las huelgas. sucesivamente, a Dinamarca,
A partir del ministerio de Ray- Austria y Bohemia. En tales con-
mond Poincaré, presidente a par- diciones la hegemonía prusiana
tir de 1913, comienza la etapa de ya era un hecho. Sólo los esta-
la preparación para la guerra. dos del sur de Alemania se man-
Poincaré prolonga a tres años el tuvieron independientes , pero al
servicio militar e inicia una cam- final accedieron a integrar la
paña patriótica. Lo enfrenta el Confederación de los Estados
socialista Jaurés, quien encabe- del Norte. Así se dieron las con-
za un movimiento pacifista que diciones para el establecimiento
se opone a la guerra con Alema- del Reich, en 1871.
nia. Los socialistas revoluciona- Bajo la conducción de Bismarck,
rios enfrentan a su vez, desde la Prusia fue dirigida firmemente
perspectiva de la lucha de cla- en esta política expansiva , que
ses, la posibilidad de una guerra culmina en 1870-1871 con la
preparada y al servicio de los guerra franco-prusiana. El triun-
intereses de las burguesías de fo sobre Francia consolidó el po-
los diversos países en conflicto. der de Prusia, que se constituyó
Pero a pesar del asesinato de en 1871 en el Imperio Alemán,
Jaurés y del repudio obrero y con Guillermo 1 como emperador
popular que exige justicia, el y Bismarck como canciller.
7
Este último llevó a cabo una per- el centro del gobierno imperial
El atentado que costó secución constante contra los v su reinado se extendió hasta
la vida al zar socialistas, tanto antes como
después de la guerta de 1870.
1918. Bajo su gobierno la indus-
trialización cobró ritmo febril:
Alejandro 11. en 1881 Los dirigentes socialistas Carlos
Liebknecht y Augusto Bebel fue-
los 20 millones de obreros de
1882 se transforman en 35 mi-
lue realizado por una ron encarcelados varias veces y
en diciembre de 1870, en plena
llones en 1914.
En 1890 se dejó también sin efec-
de las tantas euforia, a raíz del triunfo sobre
. .
organizaciones
Francia, fueron acusados de alta
traición y ·condenados nuevamen-
to la "Ley de excepción" dicta-
da contra los socialistas. Estos,
en las siguientes elecciones, ob-
te a la cárcel. tuvieron 35 bancas. De la clan-
revolucionarias
.
que crecieron como
No obstante, la socialdemocracia
era un partido legal y en 1874
destinidad volvieron más fuertes
que antes. El ascenso socialista
obtuvo más de 350.000 votos en fue espectacular y sostenido.
las elecciones para la Dieta. En
respuesta al abslutismo 1-877 aumentó sus votos a casi
En 1912 obtuvieron 4.250.000 vo-
medio millón y obtuvo 12 dipu- tos y elevaron su representación
zarista. tados. Todo esto llevó a B·l s- parlamentaria a 11 O diputados.
Pero con esto también comenzó
marck a proponer la "Ley de
a producirse la domesticación
excepción", mediante la cual se
de la socialdemocracia. En el cur-
proscribía a los socialistas. Ante
la resistencia del parlamento, so de la preparación de la gue-
rra mundial claudicó. En 1913,
Bismarck lo disolvió y llamó a
cuando el gobierno pidió autori-
nuevas elecciones. El nuevo par-
zación al Parlamento para aumen-
lamento aprobó la ley y los so-
tar el ejército en 220.000 hom-
cialistas pasaron a la clandesti -
bres, la . socialdemocracia apoyó
nidad hasta 1890.
!a requisitoria y aprobó la "con-
Bajo la hegemonía de Bismarck tribución especial de guerra".
se produjo un acelerado desarro-
!lo económico y Alemania acortó Rusia
las distancias que desde la re-
volución industrial le llevaban En el imperio de los zares, Ale-
países como Inglaterra. En esta jandro 11 (1855-1881) debió reali-
época se produjo un nuevo avan- zar, a raíz de la derrota en la
Ge tecnológico debido a la incor- guerra de Crimea (1854-1856),
poración del motor a explosión, algunas refonpas internas para
la química, la electricidad, etc. contener la creciente oposición.
Ello fue rápidamente capitaliza- y el descontento. En 1861 se de-
do por Alemania, que no tuvo cretó la liberación de los siervos.
que transformar la industria sino Pero esta ley no se puso en prác-
crearla. Inglaterra, en cambio, tica como correspondía y la ser-
debió adaptar su aparato produc- vidumbre continuó manteniéndo-
tivo y ello le ocasionó inconve- se de hecho.
nientes en su desarrollo, que
fueron bien aprovechados por Se produjeron entonces muchos
Bismarck para dar un paso ade- levantamientos, especialmente
lante. Por otra parte, es impor- entre los grupos campesinos, y
tante señalar que Prusia, frente se crearon diversas organizacio-
a lo que sucedía en los demás nes revolucionarias. Una de ellas
estados importantes de Europa, fue la responsable del asesinato
como Inglaterra y Francia, adop- del zar en 1881. Este fue suce-
tó una política proteccionista cu- dido en el trono por Alejandro
yo objetivo era la autosuficien- 111, hasta 1894, y luego por Nico-
cia. Es decir, no puso en prác- iás 11, quien reinó hasta 1917,
tica los principios liberales tal año en el cual el proceso revo-
cual lo hacían las otras po- lucionario barrió con toda la es-
tencias. tructura imperial.
En 1889 asumió un nuevo empe- La agitación revolucionaria des-
rador, Guillermo 11, y un año des- embocaría en la revolución de
pués Bismarck, el viejo Canci- 1905. Es durante ésta que se
ller de Hierro, se retiró del ga- instaura el primer sóviet en Ru-
binete. Guillermo 11 pasó a ser sia. Su corta duración, a raíz
8
9
10
de la derrota de la insurrección,
no impidió que quedara como
la historia moderna de Turquía.
A pesar de los progresos, el
Dos aspectos de
una experiencia sumamente im-
portante en la medida en que
mundo capitalista enfila hacia
la crisis. La composición del ca-
la guerra
era un organismo que se presen-
taba como una alternativa frente
pital varía radicalmente en la
segunda mitad del siglo XIX, a
franco - prusiana.
al poder de la autocracia. Este
primer sóviet de Petrogrado (Le-
causa de las nuevas transforma-
ciones tecnológicas. La crisis
Arriba: cuando Thiers
ningrado) fue presidido por Trot-
ski y se inspiró como organiza-
de 1873 y la depresión posterior
empezarán a ser superadas sólo
-primer ministro
ción en la Comuna de París en 1880. El proceso de recupe- de f :r ancia- se rindió
de 1871. ración se completa en la déca-
da del 90. La caída de precios y en enero de 1871,
Turquía las crisis financieras y bancarias
de esos años ayudan a la incor- la ciudad de Lyon
En Turquía se produjeron hechos poración de las nuevas técnicas
importantes. La decadencia del ya que se trata de aumentar la .se negó a la humillación
imperio otomano era .ya eviden- productividad a costa de una
te cuando el Sultán, en 1881, menor ocupación de mano de y se rebeló contra
puso el tesoro público del esta- obra. La crisis económica es
do bajo la administración y también crisis social. De ahí el Thiers . Este utilizó
control de una comisión de auge de las organizaciones obre-
banqueros extranjeros . Inglate- ras, que entablan, autónomamen- contra sus
rra , Alemania y Francia se re- te, la lucha reivindicativa. La
partieron los beneficios a costa política imperialista de inver-
compatr,iotas
del pueblo turco. sión de capitales en los países
dependientes trae como conse-
la energía que no supo
La débil política del Sultán sufrió
otro revés cuando Inglaterr a cuencia el enfrentamiento entre
las grandes potencias. Una nue-
usar contra los
ocupó Egipto, en 1882, instalan-
do allí un protectorado. Egipto, va crisis , que se produce cuan- ejércitos prusianos
aunque estaba gobernado por un do el reparto colonial ha sido
rey independiente, era nominal- realizado y delimitadas las áreas sofocando el intento
mente parte del imperio otoma- de influencia de las grandes po-
no. Los turcos poco pudieron tencias, lleva a estas a dirimir la lyonés con suma
hacer. Inglaterra se aseguró, por hegemonía mediante la guerra ,
su parte, el abastecimiento para que estalla en 1914. crueldad.
su industria, al mismo tiempo
que ponía en práctica el nuevo
imperialismo financiero. Nuevas condiciones Abajo: las calles
Todos estos hechos provocaron de vida y de trabajo
reacciones nacionalistas, que de París en didembre
desembocaron en el movimiento
conocido como el de los Jóvenes 1 prime r impacto
de 187O; todavía
Turcos. Kiamil, gran visir hasta
1896, había abogado por refor-
mas constitucionales y 1ibera-
les, pero sus propuestas no fue-
ron aprobadas y fue relevado
de su cargo ese mismo año.
E del indust rialismo ,
a co mi enzos del
s iglo XIX , había si-
do el aumento de-
mográfico. A partir de 1860 se
produce un proceso similar. Jun-
quedaban esperanzas
en la lucha contra
Prusia .
Luego se producen conspiracio- to con el crecimiento demográ-
nes liberales . En 1908 un grupo fico se acelera el proceso de co n-
dio un golpe de estado. Se im- centrac ión urbana y la ciudad se
puso al Sultán el respeto de la
convierte definitivamente en el
Constitución, pero de hecho los
centro neurálgico de la vida na-
Jóvenes Turcos, organizados en
el Comité de Unión y Progreso , cional. En el curso de un s iglo
gobernaron como una dictadura la población se triplica en Ingla-
militar entre 1909 y 1911 . Su terra y se duplica en Alemani a y
choque con los intereses impe- en Francia. Y esta población que
rialistas en la zona oriental del crece se concentra en las ciuda-
Mediterráneo nutrió un movi- des: en 1840 sólo dos ciudades
miento nacionalista que se cons- europeas superan los 100.000 ha-
tituir ía en una de las claves de bitantes ; en 1910 son 48 las ci u-
11
dades que superan esa cifra. En tractores, electricidad transfor-
Mujeres, obreros Inglaterra, a mediados del siglo man el campo.
y soldados XIX ya la población urbana es Las transformaciones de la in-
mayor que su población rural y, dustria, la necesidad de obre-
en las barricadas. en 1901, sólo el 20 % de la po- ros especializados, las nuevas
blación se dedica a tareas rura- condiciones sociales e históricas
''Los proletarios les. tienen como consecuencia el au-
En París, entre 1860 y 1880, se mento de los salarios y el mejo-
de París, ante duplica la cantidad de obreros ramiento de las condiciones de
y disminuye la cantidad de fá- vida de los obreros. Estos, por
el fracaso y la bricas. Esto muestra la concen- su parte, al desarrollar sus orga-
tración que se va produciendo nizaciones réalizan en mejores
traición de la clase con el nacimiento de los trusts. condiciones sus luchas reivindi-
En esos años ya se han organi- cativas. La actividad económi-
gobernante, zado en Francia unos 135 sindi- ca crece. La competencia entre
catos. Más tarde aparecen las las grandes potencias hace que
comprenden que Federaciones de sindicatos como ninguna de estas pueda quedar-
organizaciones nacionales, y el se atrás, con lo que se empren-
ha llegado para ellos proceso culmina, en 1902, con la de el camino que conducirá a la
creación de la Confederación Primera Guerra Mundial. Es una
la hora de salvar General del Trabajo (CGT). etapa en que la producción deja
En Inglaterra, las trade unions se definitivamente de realizarse pa-
la situación haciéndose organizan a partir de la década ra un mercado restringido. Se de-
del 1850. Representan lo que sarrolla un nuevo fenómeno: una
cargo de la dirección se denomina "el viejo sindica- producción masiva (que debe por
del poder público." lismo", el cual agremiaba a obre- sus propias características sa-
ros especializados y por ramas crificar la calidad) para un mer-
Declaración de la de oficio. Pero a su lado, y a cado masivo.
partir de 1890, comienzan a apa-
Comuna de París, recer sindicatos nuevos, que
E1grupan, sin discriminación, a La Primera Internacional
marzo de 1871 . todos los obreros de una fábri-
ca . Al sindicalismo por oficio se
se une el sindicalismo por in- n 1862, con motivo

E
dustria . Una de las reivindicacio- .J 1 de la Exposición
nes que aparecerán como con- Universal realizada
~ecuencia de este último es la en Londres y a la
necesidad de imponer a las pa- cual concurre una
tronales convenios colectivos de delegación oficial de obreros
trabajo. franceses, se restablecen los
En 1903 el Congreso de las trade contactos entre los obreros de
unions reúne 165 uniones (o sin- diversos países europeos. Es
dicatos) y decide intervenir en entonces cuando surge la idea
la lucha política. En 1906 se fun- de crear una organización inter-
da el Partido Laborista, en el que nacional, idea en la que se ponen
las trade unions desempeñan un a trabajar tanto los viejos como
papel preponderante, situación los nuevos representantes del
que en la actualidad aún se man- proletariado. En 1863 los obre-
tiene. ros ingleses y franceses se po-
Durante esta etapa se produce nen de acuerdo para apoyar a
en el campo una cierta demo- los revolucionarios polacos que
cratización de la propiedad, es- luchan contra el absolutismo.
pecialmente en Francia, donde Un año después, el 28 de se-
aumentaban los pequeños pro- tiembre de 1864, se realiza una
pietarios. Junto con esto apare- reunión en Londres en la que
ce el obrero rural, el cual traba- se constituye la Asociación
ja la tierra por cuenta de un em- Internacional de Trabajadores
presario que le abona un sala- (A.l.T.).
rio, como sucede con sus com- Los obreros no tienen todavía
ñeros de la ciudad. En Estados partidos políticos constituidos
Unidos la nueva situación pro- orgánicamente. En la Internacio-
ducirá la nueva mecanización nal confluyen tanto los dirigen-
de sus tareas agrarias: arados, tes sindicales como las persona-
12
'!< . ·~·
1

13
El papel de la Primera Internacional lidades políticas que se definen
por el socialismo en cualquiera
La policía burguesa se figura que la Asociación Internacional de los de sus variantes, de la línea de
Trabajadores es una especie de conspiración secreta cuyo cuerpo Marx al anarquismo de Prou-
central ordena, de tiempo en tiempo, explosiones en diferentes países. dhon o Bakunin. Marx será el
Nuestra Asociación no es en realidad más que la unión internacional encargado de redactar el Mani-
de los trabajadores más adelantados de las diferentes comarcas del
mundo civilizado. Como en todas partes, en cualquier forma y bajo
fiesto Inaugural, dirigido a la
cualquier condición, la lucha de •clases va tomando cada día más y clase obrera. El intento de sin-
más incremento; es muy natural que los miembros de nuestra Aso- tetizar el pensamiento socialis-
ciación se encuentren en primera línea. El terreno en que esta lucha ta de la época es encabezado
se desarrolla es Ja misma sociedad moderna, y no puede ser sofocada por un enunciado que se trans·
por una carnicería. Para sofocarla sería preciso que los gobiernos formaría en consigna fundamen-
sofocaran el despotismo del capital sobre el trabajo, condición esen- tal en las luchas obreras poste-
cial de su vida parásita. riores: "la emancipación de la
Los traba¡adores de París, con su Comuna, serán siempre considerados clase obrera debe ser obra de
como los gloriosos pr.ecursores de una nueva sociedad. La memoria los mismos trabajadores".
de sus mártires será cuidadosamente conservada en el gran corazón Pronto se definen dos líneas
de la clase traba¡adora. La Historia ha clavado ya a sus extermina- dentro de la organización: la
dores en esta eterna picota, de la que no con.seguirán arrancarlos marxista, que defiende la con-
todas las oracianes de sus sacerdotes. cepción de la lucha de clases y
C. Marx, La Comuna de París (La guerra civil en Francia), fragmento cfr•I !a participación del proletariado
Manifiesto de la Primera Internacional del 30 de mayo de 1871. en la política, y la anarquista,
!a de los seguidores de Prou-
Resolución sobre táctica socialista dhon y Bakunin, que rechaza la
de la Segunda Internacional !ucha política. Esta última línea
tiene mayor peso entre los de-
"En un estado democrático moderno la conquista del poder político legados franceses y españoles.
por el proletariado no puede ser el resultado de un golpe de mano En el caso de España, su influen-
sino de un largo y penoso trabajo de organización proletaria en el cia es tan grande que el rompi-
terreno económico y político, de la regeneración física y moral de la miento con la Internacional de
clase obrera y de la conquista gradual de las municipalidades y de
!as asambleas legislativas. la Federación Anarquista Ibérica
Pero en los países en los que el poder gubernamental es centralizado, (FAI) y de su organización sin-
el poder no puede ser conquistado fragmentariamente. dical, la C.N.T., provoca la di·
La entrada de un socialista aislado en un gobierno burgués no puede solución de aquélla en 1876.
ser considerada como el comienzo normal de la conquista política, Pero, en realidad, lo que produjo
sino solamente como un expediente forzado, transitorio y excepcional. la quiebra de la Internacional
Si, en un caso particular, la situación política hace necesaria esta fue la derrota de la Comuna de
experiencia peligrosa, se trataría de una cues,tión de táctica y no de París, en 1871, insurrección en
principio. El congreso internacional no está forzado a pronunciarse
sobre este punto; pero, en todo caso, la entrada de un socialista en la cual los internacionalistas ha-
un gobierno burgués no permite que se esperen buenos resultados bían tenido papel fundamental.
vara el proletariado militante, a no ser que el Partido Socialista, en La disolución de la Primera In-
su gran mayoría apruebe un acto semejante y que el ministro socia- ternacional no significó sin em-
lista siga siendo el mandatario de su partido. bargo un retroceso del moví·
Por el contrario, en caso de que ese ministro se torne independiente miento obrero. Por el contrario,
de ese partido, o no represente más que una porción del mismo, su comienzan a aparecer las orga-
intervención en un ministerio burgués amenaza con conducir a la nizaciones de masas, nuevos
rlesorganización y a la confusión al proletariado militante; amenaza
con debilitarlo en lugar de fortificarlo, y con obstaculizar la conquista sindicatos, nuevos partidos po-
proletaria de los poderes públicos en lugar de favorecerla." líticos obreros. En ellos encon-
trará su razón de ser la nueva
Internacional, la Segunda, que
La enmienda Plejánov se concreta en el Congreso
"En todo caso, el congreso es de opm1on que, aún en esos casos realizado en 1889. En este caso
extremos, un socialista debe abandonar el ministerio cuando el partido son delegaciones formalmente
organizado reconoce que este último da pruebas evidentes de par- constituidas por organizaciones
cialidad en la lucha entre el capital y el trabajo." las que apoyan la Internacional.
Tomado de Patricia van der Esch, Le Deuxieme Internationale (1889-1923). Su carácter socialista define
una posición clara respecto de
los anarquistas, que quedan en-
tonces al margen de la misma
y que actuarían, a partir de allí,
como grupos más o menos ais-
iados. La concepción internacio-
nalista queda en manos de los
14
marxistas. Pero pronto se pro-
duce un nuevo conflicto ideoló-
men burgués. Se registran las
fábricas y se elaboran planes de
" . nada puede ser
gico entre los que apoyan los
métodos pacíficos y reformistas
producción. Se proclama el apo-
yo a la organización cooperativa
más suicida para
y los que creen en la vía revo-
lucionaria como único medio pa-
de los obreros. Se propone la
formación de Comunas en toda
las colonias que
ra cambiar las estructuras de
!a sociedad capitalista.
Francia para luego formar una separarse de las
Federación de Comunas que pla-
nifique nacionalmente la activi- fuerzas protectoras
dad que por el momento se
La Comuna de París realiza a nivel local. Se suprime de la madre patria . .. "
el Banco de Empeños y se legis-
la sobre las condiciones de tra- Discurso de Joseph
bajo de diversos rubros. Se na-

L
a derrota de Fran-
cia en la guerra ini- cionalizan los bienes eclesiásti- Chamberlain,
ciada en 1870 con cos y se concreta la separación
Prusia lleva a la de la Iglesia y el poder político. ministro inglés, en la
capitulación de Pa- No obstante, se avanza en forma
rís el 28 de enero de 1871. El moderada. El Banco de Francia, Conferencia Colonial
que tenía una fortuna en reser-
pueblo se arma. La Guardia Na-
cional dirigida por un Comité vas, no fue tocado, a pesar de
de 1897.
Central funciona de hecho como la escasez de metálico que pa-
poder. El 18 de marzo declara: decían los comuneros. En eso
"Los proletarios de París ante el les iba su propia existencia,
fracaso y la traición de las cla- pero hasta ú"ltimo momento, pa-
ses gobernantes comprenden radójicamente, negociaron y pi-
que ha llegado para ellos la ho- dieron dinero a los mismos
ra de salvar la situación, hacién- banqueros que conspiraban con
dose cargo de la dirección del Thiers, quien desde Versalles
poder público". Ocho días des- organizaba la represión.
pués se proclama la Comuna. En abril Thiers lanzó sus ejérci-
Al gobierno, que es electo por tos, engrosados por los prisio-
sufragio universal, se envían neros que Prusia liberó para que
representantes de cada distrito lucharan contra la Comuna. El 4
que ejercen funciones ejecuti- de mayo comenzaron a ceder
vas y legislativas. Inmediatamen- las defensas de los comuneros.
te la Comuna comienza a actuar A medida que entra en París el
como gobierno, y lo hace afec- ejército los vencidos comienzan
tando puntos neurálgicos del po- a ser fusilados por centenares.
der de la burguesía. Se suprime "La bien llamada 'Semana San-
el ejército permanente y la Guar- grienta' -dice Georges Bour-
dia Nacional se transforma en gin-, del 21 al 28 de mayo,
milicia popular. Todos los ciu- constituye el último episodio de
dadanos deben integrarse a ella. la guerra civil. Pueden distin-
El armamento del pueblo es la guirse en ella, más o menos,
garantía del poder. Los emplea- una batalla callejera librada por
dos de la Comuna, sus funcio- algunos millares de federados,
narios y todos sus miembros que combatían en puntos poco
no sólo son electos por sus re- alejados entre sí de la capital
presentantes, sino que pueden y que luego fueron aglutinados,
ser removidos en cualquier mo- a partir del 25, contra las fuer-
mento por sus electores. Sus zas del orden, que contaban con
sueldos no pueden ser mayores más de ciento veinte mil hom-
que los que gana un obrero de bres; luego, el aplastamiento,
París. por estas fuerzas, de los rebel-
Así como la acción de la Comu- des, quienes se atrincheraron
na en el plano político-social es detrás de las barricadas y fue-
dinámica, profunda y, r~volucio­ ron muertos en ellas o perecie-
naria, en el nivel económico sus ron bajo las balas de los pelo-
limitaciones se ponen de mani- tones de ejecución de represo-
fiesto. Sus hombres no están res espontáneos."
oreparados para romper a fon- El ejército del orden burgués
do con las estruct1Jras del régi- perdió 877 hombres en la lucha.
15
Chamberlain define la política colonial británica
en la conferencia colonial de ~ 897

Observen las condiciones de las Coloni_as. Imaginen -a pesar de que


, estoy casi avergonzado de imaginarlo aún para el propósito de un
.ugumento-, imaginen que estas colonias fueran separadas de la
madre patria. ¿Cuál sería la posición del Gran Dominio del Canadá,?
í~l lJonunio del Canadá está bordeado a lo largo de 3.000 millas por
un poderoso vecino cuyas potencialidaoes son infinitamente más gran- ·
des que sus recursos actuales. Entra en conflicto con respecto a los
más importantes intereses. con el creciente poder del Japón, y aún
en lo que respecta a algunos de sus intereses con el gran Imperio
de Rusia. Ahora bien, que no se suponga por un momento que yo
~ugiero como probable -difícilmente me gustaría pensar que fuera
incluso posible- que hubiera una guerra entre Canadá, o en nombre
de Canadá, ya sea con los Estados Unidos o con algunas de las otras
votencias con las cuales puede entrar en contacto; pero lo que
pienso es que si Canadá no tiene detrás de ella hoy, y no sigue
teniendo detrás de ella este gran poder militar y naval de Gran Bre-
taña, deberá hacer concesiones a sus vecinos y aceptar condiciones
que podrían serle extremadamente desagradables en lo que respecb
" estar en buenos términos con ellos en forma permanente. No po-
dría, sería imposible para ella, controlar todos los detalles de su
propio destino. Sería en mayor o menor grado, a pesar del valor de
sus habitantes y del patriotisimo de su pueblo, un país dependiente.
Observen otra vez a Australia. No necesito detenerme en el asunto
por más tiempo, pero encontramos la misma situación. Los intereses
de Australia ya han amenazado en más de una ocasión entrar en
conflicto con una de las dos grandes naciones militares del continente
y naciones militares, permítaseme agregar, que también poseen una
de ellas en especial, una enorme flota. Pueden también surgir difi-
cultades con las naciones orientales, con Japón, o aún con China,
v en esas circunstancias las colonias de Australasia están exactamente
en la misma posición que el Dominio del Canadá.
En Sud Africa, además de las ambiciones de los países extranjeros,
,.._ las que no necesito aludir, nuestras Colonias tienen rivales domés-
ticos que están fuertemente armados, preparados tanto para la ofeu-
,·iva como para la defein.sa; y digo otra vez, nada '{J'U8de ser más sui-
dda o más fatal para alguno de estos grandes grupos de colonias que
,.,epararse en este~ -mmnento .. de las fuerzas protectoras de la madre
patria o descuidarse de participar en estos recursos protectores.
Entonces lo que deseo es urgirles a ver, y pienso que estoy hablando
a los que opinan como yo, que tenemos un interés común en este
asunto y ha sido un orgullo que Australia en primera instancia,
ofreciera voluntariamente una contribución a beneficio de la Marina
Británica, además de su participación en sus propias defensas mili-
tares. Debemos reconocer también que la Colonia del Cabo ha
~eguido en este rumbo patriótico. No sé en qué condiciones pueden
ofrecerse o continuarse estos donativos, pero, en todo caso, el espíritu
con el cual han sido hechos es muy cordialmente correspondido en
este país. El monto, claro está, es en este momento absolutamente
insignificante, pero este no es el caso. Estamos mirando a las Colonias
aún como a niños, pero que se aproximan rápidamente a la madurez.
Probablemente en el curso de la vida, de alguno de nosotros, veremos
duplicada la población y ciertamente en el curso de la vida de nues-
tros descendientes habrá grandes naciones donde ahora hay compa-
rativamente escasa población; y el establecer desde el comienzo este
principio de mutuo apoyo y de un verdadero patriotismo imperial
es algo de lo que nuestros hombres de estado coloniales pueden estar
bien orgullosos.

Tomado de Joseph Chamberlain, Selected speeches and documents on colonial


policy ( 1763-1917).

16
Un episodio de
la guerra de Inglaterra
contra los colonos
boers. El período
comprenJido entre
1895 y 1914 marcó
el punto culminante
de la expansión·inglesa
en los países
periféricos .

17
El carnet de Los muertos de la Comuna su-
maron millares y durante la "Se-
es lo mismo el capital producto
de la renta del suelo que el
un miembro de mana Sangrienta" se efectuaron
26.000 arrestos. Los prisioneros
capital industrial. (En nuestra
sociedad" esto es evidente, pero
la A .1. T. y la alegoría fueron fusilados o deportados a
!as colonias , donde la mayoría
no lo era así a fines del XIX.)
Tampoco es lo mismo el capital
de la parte inferior murió. industrial que el bancario. El ca-
Reprimida la insurrección, Thiers pital financiero, como combina-
de la p,!Ígina atestiguan afirmaba: "Ahora el socialismo ción del capital bancario e in·
se ha acabado por mucho tiem- dustrial origina a su vez las
la politización po". Sin embargo, a pesar de grandes concentraciones de em-
los cien mil muertos, en su gran presas. Su resultado: el surgi-
de la clase obrera. mayoría pertenecientes al pro- miento de los monopolios o de
letariado francés; a pesar de la las corporaciones, como se las
La disolución de muerte o la prisión de dirigen- designa en los Estados Unidos.
tes obreros como Varlin, Deles-
la Primera cluze y la admirable Louise Mi-
Este capital financiero se expre-
sa en acciones, valores, emprés-
chel, todos dirigentes de la In-
l nternacional ternacional que lucharon a la
titos y, en última instancia, en
giros de capital. Con estas ca-
cabeza de la insurrección de
fue un fuerte golpe la Comuna, el movimiento obre-
racterísticas va a buscar bene-
ficios al exterior, debido a que
ro volvería a estructurarse y a
para el proletariado seguir avanzando en un proceso
se estrecha su margen de bene-
ficio en las propias metrópolis
pero permitió cuya próxima etapa sería la que
culmina con la revoluci1ón de
imperialistas como consecuen-
cia de la competencia capitatista
la formación de nuevos octubre de 1917. "La causa de
la Comuna -afirmó Lenin-
y del ascenso del nivel de vida
de las masas trabajadoras. Este
partidos políticos, es la de la revolución social, fenómeno imperialista de inver-
la de la emancipación integral, sión de capitales coincide, a fi-
de nuevos sindicatos política y económica de los tra-
nes del siglo XIX, con la nueva
bajadores, la del proletariado revolución industrial. Ambos
y nuevas formas universal." procesos se unen. La consolida-
ción de los monopolios produce
organizativas. una división del mercado y la
Imperialismo: inversiones reacción normal ante la crisis
y colonias (especialmente a partir de 1873),
que produce una tendencia ha-
cia la disminución en la tasa de
•• Iglesia libre, tie- beneficio del capital, hace que
~~ rra libre, escuela esta nueva forma de imperialis-
libre y trabajo li- mo se caracterice por la expor-
bre." La síntesis tación de capitales y no de mer-
de Joseph Cham- caderías. En las colonias y paí-
berl ain, el adalid de la expan- ses semicoloniales, es decir, los
sión imperialista inglesa, para países con independencia polí·
quien la fuerza motora de !a tica formal pero dependientes
sociedad era la lucha de razas, desde el punto de vista econó-
señala una etapa del desarrollo mico, las condiciones son ópti-
capitalista en que el liberalismo mas para este imperialismo: la
alcanza su punto culminante. baja composición del capital ha-
Epoca de optimismo burgués en ce que una inversión mínima
que la propia dinámica del siste- produzca grandes beneficios;
ma hace surgir nuevas contra- hay una superpoblación suscep-
dicciones históricas. La compe- tible de una máxima explotación,
tencia entre los países capitalis- con lo que se pueden mantener
tas alcanza niveles inéditos a bajos los salarios y con ello
medida que la expansión se aumentar la cuota de plusvalía;
acentúa, se agota el reparto y existe una abundante materia
se desarrolla el imperialismo fi- prima que ya no hay que trans-
nanciero. La maduración misma portar desde la colonia a la me-
del capitalismo europeo hace trópoli, sino que se manufactura
surgir diferencias internas en el en el mismo lugar, con lo cual
propio contenido del capital. No se eliminan innumerables gastos
18
de transporte e intermediación .
Esta exportación de capitales
real iza una verdadera unifica-·
ción mundial del mercado: "e!
mundo se ach ica". No se acor-
tan las distancias, pero sí el
tiem po para recorrerlas . El mun·
do se interrelaciona. Este proce-
so se hace a expensas de los
pa íse s coloniales o sem ico loni a-
!es, cuyo desarrollo es frenado
o distorsionado por la situac ión
dependiente.
A comienzos del siglo XX ya se
había realizado el reparto del
mundo entre las grandes poten-
cias imperialistas. En 1870 In-
glaterra es la potencia predomi-
nante; hacia 1900 ya han ingre-
sado nuevos participantes. Los
Estados Unidos, que han conso-
lidado su unidad nacional luego
de la guerra de secesión que
terminó en 1865 y que dos años
más tarde compran Alaska , an e-
xan en 1898 Hawai y en 1899
Puerto Rico y las Filipinas, lue-
go de la guerra con España, e
intervienen en Cuba ese mismo
año estableciendo en la isla una
gobernación militar. Alemania ,
después de realizar su unifica-
ción nacional bajo la hegemonía
de Bismarck, se proyecta hacia
Africa y Oceanía, donde estable-
ce colonias. En 1883 se realiza
una Conferencia Africana en
Berlín para establecer las pau-
tas de la organización imperial.
Francia. que domina Argelia des-
de principios del siglo; ocupa
Túnez en 1881, Marruecos en
1912, Madagascar en 1895 y la
después llamada Africa Occi-
dental Francesa en 1900, tam-
bién consolida su dominio en
Asia, donde realiza la unifica-
ción de Cochinchina con Annan
v Tokio. En Africa el rey Leopol-
do de Bélgica ocupa el Congo ,
aue en 1-908 pasa a ser propie-
dad personal de la corona. Con
todo, Inglaterra no queda reza-
qada. En el último cuarto del si-
qlo XIX triplica en Asia los te-
rritorios bajo su dominio y en
Africa los multiplica nueve ve-
ces. Allí lleqa a tener bajo su
rlominio a 53 millones de afri-
canos.
Fn 1853 la expedición del como-
doro norteamericano Perry ha-
hf;:i "abierto" a cañonazos los
19
puertos de Japón. Quince años
después estalla en ese país una
independiente.
En Asia, China es derrotada des-
Los conllictos -s·urgidos
revolución, la revolución Meiji.
que tiene como objeto dar paso
pués de la "guerra del opio", en
1842. Debe entonces ceder a los
entre las potencias
a la influencia occidental. Impor- ingleses el puerto de Hong-Kong, colonizadoras
tantes transformaciones se pro- con lo que éstos aseguran la
ducen entonces en Japón, que entrada de opio a China a pesar del territorio chino
obtiene dos importantes triun- de que el opio había sido pro-
fos militares, sobre China y so- hibido en este país. Los diver- provocaron una
bre Rusia, que consolidan su po- sos conflictos produci dos en el
sición en el sudeste asiático. El territorio chino a causa de las situación apta para
estado fuerte Meiji, aunque ac- disputas entre las potencias ex-
túe sobre un marco restringido tranjeras por el domin io en él, las rebeliones natiVt1$.
y se apoye, en cierta medida, en provocan, ante la posibilidad de
formas precapital istas de pr~ desmembramiento del imperio, La insurrección de
ducción, es un equivalente del diversas reacciones: la indepen-
estado imperialista. A partir de dencia formal, la insurrección los boxers en 1902
ahí el Japón se desarrolla. En de los boxers y, en 1912, la pro-
1868 sólo el 1 % de sus expor- clamación de la República por -de la cual se ven
taciones estaba constituido por Sun Yat-sen .
artículos terminados; en 1900 En la India la reacción nacional
dosim!Ígenes-
esa cantidad se eleva al 30 % ..
y el país tiene cerca de medio
comienza a partir de la insurrec-
ción de los cipayos (1857-1859),
precedió a la
millón de obreros. insurrección que si n embargo
terminará conso lidando ei poder
proclamación de
inglés. la república, diez
El impacto en el Estados Unidos, por su parte,
mundo dependiente utiliza como base para su expan- años más tarde.
sión imperialista a América La-
tina. Para ello recurrirá frecuen- En la fotografía
a nueva política temente a las intervenciones
superior puede
L imperialista pondrá
en crisis el mundo
colonial. Se disuel-
ven países, se es-
tructuran nuevas unidades políti-
cas. se llevan a cabo guerras de
militares, como sucede en Cuba,
Panamá, Haití, Honduras, Nica-
ragua, etc.
El capital inglés y la técnica
especializada de sus talleres
inundaron el mundo. Si en 1850
apreciarse la fuerza
de la justicia británica:
los cuerpos decapitados
conquistas y exterminios de po- los ingleses habían invertido en
blación, se destruyen estructuras total unos 230 millones de libras
esterlinas en el exterior, hacia
de los líderes boxers
sociales tradicionales a cambio
de formas sociales que no sig- 1876 el monto había ascendido son abandonados
nifican ningún adelanto. El do- a más de 1.200 millones de li-
minio imperialista se articula so- bras y para 1914 el total inver- en la vía pública.
bre un único centro: aumentar tido en el exterior se estimaba
!a tasa de beneficio del capital en más de 4.000 millones.
que ahora se invierte y domesti- La guerra del año 1914 hizo cam-
car la mano de obra necesari~ biar la fisonomía del mundo co-
para .los nuevos talleres. Se pro- lonial al prod.ucir un nuevo orde-
duce un desarrollo combinado namiento. Las potencias triun-
que será característica funda- fantes desplazarán a las venci-
mental en estos países: al lado das. El poder se polariza al mis-
de formas socioeconómicas atra- mo tiempo que aumentaba, a
sadas y arcaicas aparecen for- partir de la guerra misma, la in-
mas ultramodernas. fluencia de los Estados Unidos.
En los países dependientes se En los países coloniales el cos-
va formando una nueva oligar- to social de la expansión impe-
quía, aliada a los inversores rialista alcanzó niveles catastró-
extranjeros, a veces como repre- ficos. Cada empresa fue levan-
sentante directa del poder colo- tada sobre la sangre de los
nial; en otras ocasiones, como oprimidos. En Brazzaville (Congo
supuesta representante de una francés), en la construcción de
realidad social que sólo tiene 140 kilómetros de vías férreas
la apariencia de una vida política mu rt ero n 17 .000 trabajadores
21
africanos. En el otro Congo, el
Arriba: belga, murieron, entre 1900 y El movimiento obrero
una man,¡¡estación ~ 91 O, las dos terceras partes
de la población autóctona. En el
en Estados Unidos
a principios de siglo Ecuador la construcción del fe-
rrocarril Guayaquil-Quito, en los partir de los pri-
por la jornada
laboral de ocho
horas.
Andes, cobró miles de víctimas.
En Africa el ingreso por cabeza
difería según el habitante fuera
nativo o europeo: el africano
percibía aproximadamente 6 li-
bras esterlinas; el blanco, de 200
A meros sindicatos
que se organizan
en el país surge
en 1869 la prime-
ra central de trabajadores, los
Caballeros del Trabajo. Sus ob-
a 300 libras . A pesar de la infla-
Abajo: las doctrinas ción que se registró en la India,
jetivos declarados son des a rro-
1! ar a la clase obrera a través
socialistas a partir del dominio británico,
entre 1860 y 1900 los salarios
de la educación, la cooperación
y la organización. Pero a medi-
y anarquistas no se modificaron.
Por otra parte, las metrópolis
da que va creciendo en número
de afiliados sus declaraciones
tu.vieron un gran impusieron a las colonias un
proteccionismo que favorecía
humanistas de tipo genérico son
superadas en la práctica. Así, se
auge en los primeros los productos metropolitanos.
Pronuncia formalmente contra
En la India las telas inglesas
ias huelgas, a las que califican
años del siglo XX. sólo podían ser gravadas en !a
de deplorables, pero sus afilia-
aduana en un 3,5 % , mientras
dos hacen huelgas y la organi-
La portada del que las telas indias sufrían en
zación los apoya. Su crecimento
Inglaterra un gravamen del
periódico argentino 20 %.
fue veloz como lo fue su derrum-
be. Su momento culminante es
Bajo los dictados del imperia-
"La Protesta" recuerda !ismo los países dominados de-
el año 1886.
bieron ajustarse a la especializa- La organización reunía para en-
al anarquista ción de una zona de la produc- tonces 700.000 afiliados y lucha-
r.ión. Se generaliza entonces el ba por la jornada de 8 horas.
Kurt Wilckens. monocultivo. Este a veces res- Su fuerza estaba construida por
pondió a las características de las bases de obreros no califi-
la producción local, como en el cados. Además, Los Caballeros
caso de la minería extractiva era una entidad en parte sindi-
(estaño de Bolivia o salitre chi- cal y en parte política pues acep-
ieno, petróleo de Venezuela o taba la afiliación de quien qui-
de Medio Oriente, etc.), pero, siera hacerlo. Intelectuales, sec-
en otros casos, fue introducido tores de clase media, figuran en
a la fuerza: el café en Java, Bra- sus filas. En 1886 reunía 1.088
sil y Ceylán; el algodón en Egip- sindicatos y 1.279 asambleas
to y Sudán; el azúcar en Cuba; mixtas.
el caucho en el sudeste asiático, En la lucha por las ocho horas
etcétera. de trabajo, que pasaría a ser una
.Junto con esta división interna- reivindicación internacional del
cional de la producción el impe- proletariado, tuvo fundamental
rialismo desplazó masas de tra- importancia una huelga realiza-
bajadores para proveerse de da en Chicago en 1886. Se pro-
mano de obra: africanos a las dujo entonces un atentado te-
Antillas, tamiles a Ceylán, chi- rrorista del que fue acusado un
nos a la Malasia e Indonesia grupo de anarquistas. La repre-
hindúes a Africa Oriental, etc: sión fue brutal: siete dirigentes
Con el desarrollo del monocul- fueron condenados a muerte sin
1ivo se produjo la liquidación de haberse comprobado nunca su
la actividad artesanal preexis- participación en el atentado. El
tent~ en las colonias sin que ella drama de "los mártires dé Chica-
fuera sustituida por manufactu- go" conmovió a la clase obrera
ras. pues los productos termi- en todo el mundo y se transfor-
nados se traían de la metrópoli. 'TIÓ en uno de los momentos cla-
En Argelia en 1850 existían ves de su larga lucha.
100.000 artesanos; en 1950, sólo 4 partir de entonces se gene-
3.500. ralizó la lucha por las ocho ho-
22
-\ Sil 1! 1 No. l 26

LAPROTES
PRECIO: 20 cts.
SUPLEMENT.0 SEMANAL PORTE PAGO

U. Telefónica O 478 - B. Orden Redacción y ~~t. : PllU li;s'T

1923-16 de Junio • 1924


~
Kurt G. Wilckens
. .

1 interprc-ta un anhelo colectivo y


JlO!-t . <·SC"ena asumiendo las fnnrionP.i;; df instintos, fué el ejecutor dei plan
1
1
[L CASO WILCKENS r l'Rliza n11a r r paradón ilc:;eada por
la& dctirnas dt• todos lm~ excesos QU<.!
vengador. Y si el acto de ese hom -
bre pudo sobrecoger de espanto n
trazado J><,r Jos pregoneros de la re .
acción. Y Knrt Wilckens, el hombro·
la~ . l<· y~ · s to\1·ra11 y los juccrs ampn. - .. los cómplices del crim en impune y que supo hacer frente a todas la.
r<il l. mover la p!UJD& de los que riftll en contingencias de su gesto y saerifi-
• H1 ' !1 g"i('11<lo la iniciativa Je 1111 La tragedia patagónica mantenia Ja odiosa eoncupiacencia del tiiider có su libertad y sn vida en un gelu~­
mpai1cro qur (~onoció de cerra a a hit.'Tta la herida eH el corazón. del y se nutren en los sangrientos festi- roso Jesprendimlento de lo que 1"
urt Wih:kt•11s y supo apreciar sus l'l'oletariado. Se había rendido al ca- nes del eapitalismo, la voi de !ti eon- era más querido, fué aacsinado en su
rrri das mornlf>8, la bondad <lt! liU pitalismo un bárharo holocáusto de ciencia popular ac&ll6 loa int.ellJsa- ct:lda, mientras dormía, por el mons-
r;i1·1t>f y Ja exquisita sensihilidad s:.11gre. Más de 1.500 t ra bajador<'s, doa reproches y di6 su Terediotv a 1 trtro qne gestó la mAs odio ... concn-
r :-.11 rspíritu. hemos decidido d('di- r <os del delito d C' ser homhre::1 y tc- gesto justiciero de Kurt Wilclum1. pisrencia.
r ··~ te número cl cl Suplemc11to d e 1.f'r roncieneia de su misión de crea- S61o una ruin venganza podía_dar Esa humilde tragedia está rel.ata-
.\ l'RüTgSTA afi11oh·idahle ven - dores de todo el patrimonio social, imtisfacción a los enemigos del ¡me- cl.a en este número del SUPI,EMEN-
dnr y mártir. No C'Xist.c de. partt' 'l'O, que es de recordación de IOll

23
Del alegato de Lou ise Michel, ras y se aprueban movilizacio-
m4embro de la comuna nes que se concretan el 19 de
mayo de ese año. Esa fecha, la
Apó~trofe final del alegato que dirige al coronPl Ddaporte, P".:;idente del
del primer intento de los traba-
':'l consejo de guerra, que juzga a los mi·~?1bros ?e
la Comuna. .. jadores norteamericanos de lle-
'"Pertenezco por completo a la revoluc1on socaal [ ... ]. Lo que ex1¡0 var a cabo una huelga genera l,
de vosotros que os afirmáis Consejo de guerra, que os erigís en mis es también una fecha clave en
jueces, que no os ocultáis como la Comisión de las Gracias [ .. . ] es su s luchas. Su conmemoración
el ca.mpo de Satory, donde ya han caído nuestros hermanos. se extenderá a cas i todos los
"Es p reciso apartarme de la sociedad ; se os dice que io hagáis ; ¡y bien!
d comisario de la República tiene razón. ¡Ya que parece que todo país es del mundo, salvo los Es-
i::orazón que late por la libertad no i.iene derecho más que a un poco tados Unidos, donde la burgue-
de plomo, yo reclamo mi parte también! Si me dejáis vivir, no sía no la reconoce y fija coh10
cesaré de exigir venganz?. a gritos y denunciaré, incitando a la ven- Día del Trabajo un día arbitrario
ganza de mis hermanos, a los asesinos de la Comisión de las Graci::i.s ." del mes de setiembre. Aún hoy
Gazette des Tribttnattx (Gaceta de los Tribunales), 17 de diciembre de 187 1. la clase dominante norteameri-
Tomado de Louise Michel, La Commttne. Hi~ to ir e et souDenirs. can a trata de acallar la impug-
nación de lo s mártires de
Chicago.
Asesinato de los comuneros de París En 1890 se intentará por prime-
ra vez una celebración interna-
Los días pasaron. La Comuna había muerto hacía tiempo. Habíamos cional del 19 de mayo, con ca-
0ído el último cañonazo d e su agonía el domingo 28. Habíamos visto racterísticas de jornada de lu-
l 1egar un convoy de mujeres y de niños que se mandó de vuelta .~ cha. Las ocho horas seguían
Versalles, puesto q ue Satory estaba demasiado lleno, salvo a algunas siendo el centro reivindicativo .
de las mujeres, las más culpables, a las que dejaron con nosotros.
Eran las cantineras de la Comuna.
En Argentina ese 1! de mayo
Es . imposible imaginar nada más horrible que las noches de Satory.
produjo la primera concentración
Se podían entrever, por una ventana a través de la cual estaba pro- importante en Buenos Aíres. La
hibido mirar, bajo pena de muerte (pero no era cuestión de preocu- burguesía comienza entonces a
parse) cosas como no se vieron jamás. preocuparse ante el incipiente
Bajo la lluvia intensa donde aparecían de tanto en tanto, a la luz de movimiento obrero, constituido
urni. linterna que se elevaba, los cuerpos acostados en el barro bajo en ese entonces por unos pocos
formas de surcos o de olas inmóviles y se producía un movimiento miles de operarios, muchos de
en la espantosa extensión sobre la cual fluía el agua. Se oía el ruidito los cuales eran inmigrantes so-
seco de los fusiles, se veían los fogonazos y las balas se desgranaban cialistas o anarquistas prove-
en el montón, mataban al azar. nientes de Europa.
Otras veces se llamaba por nombres, algunos hombres se levantaban
y seguían una linterna que los precedía, los prisioneros llevando sobre
En el mismo año, 1886, se funda
k espalda la pala y la pica para hacer sus fosas, que ellos mismos !a Federación Norteamericana
c:avaban, seguían luego a los solrlados, al pelotón de ejecución. del Trabajo (AFL). que hacia fin
El cortejo fúnebre pasaba, se oían las detonaciones, se había te11IJ1i- de siglo reúne unos 500.000 afi-
nado por esa noche. liados. La AFL era una organiza-
ción que reunía sindicatos de
Testimonio de Louise Michel, detenida en la prisión hasta la sustanciación oficio. Este tipo de sindicalismo
de su juicio.
"viejo" pronto se verá en com-
petencia con el nuevo sindica-
lismo industrial que proponen
los Industrial Workers of the
World (Trabajadores lndu.striales
del Mundo), a los cuales la afi-
liación de los no calificados les
daba una poderosa fuerza social.
Esta organización surgió en 1905
y su vida fue importante y corta.
pues desapareció con la Prime-
ra Guerra Mundial. En cambio,
la burocratizada AFL siguió exis-
tiendo y en el curso de la gue-
rra mundial firmó con la bur-
guesía de los monopolios de
Wall Street un pacto de "unión
sagrada" que puso a la clase
obrera norteamericana en condi-
ciones de dependencia con res-
pecto a los intereses de los ca-
24
Arriba: la huelga
de Cananea,
desarrollad4 por los
. .
mineros mexicanos
en 1905, en lucha
contra el régimen
dfrtatorial de
Porfirio Díaz.
En la ilustración
inferior: durante
el siglo pasado se
mantuvieron aún
v·igentes en América
Latina los tradiciones
artesanales.
El grabado presenta
un trapiche primUivo,
en uso en eaba
hacia 1810.

25
pitalistas de ese país. portante destacar que, en todo
Loaise Michel, miembro Bill Haywood, uno de los más el continente, predominan las
de la Comuna, alude destacados sindicalistas de los actividades primarias.
IWW, dijo en la AFL: "Recordad En 1850, en Chile, un grupo de
a los fasilamien:tos que hay 35 millones de obreros obreros intelectuales organiza
en los Estados Unidos que no una sociedad, La Igualdad. Sus
de obreros: "Se pueden unirse a la AFL. Esta no inspiradores son Francisco Bil-
es una organización de la clase bao y Santiago Arcos. La Socie-
llamaba por nombr.es, obrera. Es simplemente una dad Tipográfica, de tipo mutua-
combinación de monopolios de lista, le sigue poco después.
algunos hombre.s se empleo. la afirmación alude al A ella pertenecen algunos pa-
hecho de que, al mantenerse la trones, pero tiene la importan-
levantaban. Llevaban AFL como sindicatos de oficio, cia de ser la precursora del tipo
la burguesía llegó a acuerdos de organizaciones que en Chile
sobre la espalda por los cuales los contratos de se denominarán "mancomuna-
obreros en las fábricas se ha- les". En una década se duplican.
la pala y la pica cían a través de los mismos sin- Después de 1880 se desarrolla
dicatos. Así. éstos se transfor- en el norte de Chile la economía
para hacer sus fosas, maron en el aparato que re- del salitre, que será, por varias
alamentaba la mano de obra al décadas, la principal actividad
que ellos m·ismos ;ervicio del capital. La AFL sa- económica del país. Ello produ-
boteó las huelgas de diversos ce importantes concentraciones
cavaban; le.s seguían sectores obreros, como sucedió de obreros. En 1890, a partir de
con los ferroviarios en 1894, or- la acción de los rancheros que
luego los soldados, ganizados y dirigidos en la lucha transportaban el salitre a !qui-
el pelotón. de nacional por Eugenio Debs, y que. se lleva a cabo la primera

. ., ''.
e1ecuc1on
también los mineros y los tex- huelga general. El éxito corona
tiles . el movimiento. Las empresas
Paralelamente al surgimiento del deben acceder a los reclamos,
sindicalismo revolucionario de modestos por cierto, de que se
los IWW surgió un Partido So- pagaran los jornales en plata.
cialista. Su candidato para la Con todo.no faltaron la represión
presidencia fue el dirigente sin- ni los signos de una situación
dical Eugenio Debs. En 1900 los / realmente explosiva en el norte
socialistas obtuvieron cerca de · del país. Esta situación culminó
cien mil votos; en 1904, 400.000, con un movimiento que marcó
y en 1912, 900.000. Este fue el una etapa de la historia del
momento de mayor auge de proletariado chileno. En 1907 se
los IWW. Pero la crisis social produjo la huelga de los obreros
en los Estados Unidos habría de salitreros de !quique, que cul-
resolverse con la participación minó con la Comuna de !quique.
en la guerra mundial y, a partir Los obreros se habían moviliza-
de allí, se produjo un cambio do contra la desocupación y por
fundamental en las relaciones reivindicaciones específicas de
entre el capital y el trabajo en tipo sindical, como los aumen-
el marco de un nuevo panorama tos de salarios, la reforma de
político. las pulperías, la . protección en
el trabajo, etc. El movimiento
terminó con la masacre de los
La clase obrera obreros en la Plaza Santa María,
en América Latina donde se habían congregado con
sus familias. Dos mil fue el nú-
mero de muertoS".
a tradición artesa- Esta derrota formará parte del

L nal, anterior a la avance cada vez más fuerte de


Independencia, se los grupos obreros. Los pasos
mantiene vigente siguientes serán la fundación
en América Latina del Partido Socialista en 1912 y
durante la primera mitad del si- la formación de la Federación
glo XIX. Esto hará que las pri- Obrera de Chile (FOCH), en
meras organizaciones gremiales 1919. Esta, junto a las reivindi-
surjan como sociedades de apo- caciones sindicales de la época ,
yo mutuo. Por otra parte, es im- hace suyos los protocolos del
26
27
28
Manifiesto Comunista. En todo
este proceso tendrá gran valor
ky, mató al jefe de policía res-
ponsable de la masacre, el co-
Ceremonia de
.,
la acción de Luis Emilio Reca-
barren, uno de los precursores
ronel Ramón Falcón. El gobier-
no decretó entonces el estado
coronacron
más importantes de la organi-
. zación obrera y del pensamien-
de sitio y fomentó la formación
de grupos de civiles armados,
de Nicolás 11, 26 d'e
to socialista en el continente. parapoliciales, que llevaron ade- enero ·J·e 1896.
En la Argentina aparecen tam- lante todo tipo de ataques con-
bién, a partir de mediados del tra los locales y dirigentes gre- Poco después de
siglo XIX, organizaciones del miales. El movimiento obrero en
mismo tipo que agrupan a tipó- la argentina tuvo características la caída de éste,
grafos, ferroviarios, sastres, za- marcadamente diferentes con
pateros, etc. En 1890 se crea la respecto a los demás países , el último zar, en 1917,
Federación Obrera, que publica tanto por su estructura como
un periódico, El Obrero. En ese por el origen inmigrante de sus comienza _ la
componentes. Así lo verifican
mismo año se forma un Comité
Internacional Obrero y se re- las publicaciones más importan- ·tiquidación de las
tes de la época: La Vanguardia
suelve festejar el 19 de mayo
como fecha de lucha del prole- (socialista) y La Protesta (anar- estructuras
quista).
tariado mundial. Un año antes,
un delegado de la Argentina ha- En México aparecen desde épo-
capitalistas del país,
bía concurrido a la fundación de
la Segunda Internacional. Este
ca temprana diversos periódicos
socializantes, El Socialista, La
la abolición de
hecho no es extraño si tenemos Comuna, La Huelga, todos en la los latifundios
en cuenta las características del década de 1870. También en esos
proletariado en la Argentina, 2ños se da el intento más se- y el control obrero
constituido por los miles de in- rio de formar un grupo obrero,
migrantes europeos llegados en El Gran Círculo de Obreros, el de la producción.
esos años. Esos inmigrantes, cual será el antecedente de la
formados en medio del ambien- Casa del Obrero Mundial fun-
te socialista y anarquista ·de la dada ya en el siglo XX. Las lu-
Europa del fin de siglo, trajeron chas del proletariado mexicano
con ellos las ideas sociales. cumplen una etapa importante
A principios de siglo hay en la con las huelgas de 1905 y 1906.
Argentina dos centrales obreras: Son las huelgas de Cananea y
la Federación Obrera, en manos del Río Piedras. La primera la
de los anarquistas, y la Unión realizan los mineros y la segun-
General de Trabajadores, que da los obreros textiles, pero
nuclea a los trabajadores socia- ambas son parte importante de
listas. En 1890 se funda el Par- la lucha contra el régimen dic-
tido Socialista. La diferencia en- tatorial de Porfirio Díaz . La re-
tre estos dos grupos es clara presión fue violenta . En el caso
en la medida que se definen por de la huelga de Cananea, en el
su rechazo o aceptación de la norte, las tropas norteamerica-
lucha política. Entre los socialis- nas penetraron en el territorio
tas las ideas del marxismo sólo de México en defensa de la em-
se manifiestan de manera muy presa afectada, empresa cuyo
genérica. Su elaboración sólo se capital era también norteameri-
producirá después de la guerra cano.
mundial y de la Revolución Rusa. Los orígenes del mOvimiento
Las luchas· del movimiento obre- obrero son más o menos seme-
ro fueron importantes durante jantes en los demás países. De
este período. Tanto es así que ias modestas mutualidades se
la burguesía debió elaborar y pasa a las reivindicaciones co-
aprobar la Ley de Residencia, lectivas. Esto trae como conse-
con el fin de expulsar del país cuencia resistencias y luego
a los extranjeros "indeseables". huelgas . Represión y madura-
En 1909 la FORA y la UGT orga- ción. Formación ideológica y
nizaron actos para el Primero de nuevas organizaciones. Se pue-
Mayo. La represión fue violen- de aecir que el período que lle-
t8: doce obreros muertos y más pa hasta la Primera Guerra Mun-
de cien heridos. Poco más tarde dial y la Revolución Rusa es el
un joven anarquista, Radowitz- período de estructuración corno
29
Tanques británicos clase del proletariado de Améri-
ca Latina y el de la aparición
lucionaria socialista.
Por fin, en setiembre, los bol-
en la primera guerra de sus primeras organizaciones
sindicales y políticas.
cheviques consiguen obtener la
mayoría en el Sóviet y a partir
munáial. El conflicto de allí el objetivo cambia; se
pasa a organizar las condiciones
de 1914, Ile.vó a que La Revolución Rusa para la insurrección y la toma
del poder. El camino va de la
las alas revisionistas dualidad de poderes al poder
a descomposición soviético. En 1917 Lenin y los
de la Segunda
Internacional apoyaran
a las burguesías
de sus respectivos
L del imperio zarista bolcheviques aplicaron las con-
se expresó en di- cepciones estratégicas y tácti-
ferentes niveles, cas del marxismo. La unión que
pero desde un pun- se produjo entonces entre la
to de vista social se verificó teoría y la práctica revoluciona-
en dos acontecimientos impor- ria quedó como una lección his-
tantes: la liberación de los sier- tórica.
países, definiéndose vos , que, aunque parcial, era un La Revolución Rusa rompe las
síntoma de la crisis de la so- estructuras del absolutismo y li-
en favor de la guerra. ciedad autocrática, basada en la quida simultáneamente las ba-
servidumbre, y la revolución de · ses precapitalistas y capitalistas
1905, que puso en crisis el po- del país. Sus primeras medidas
der político mismo.
Abajo: El triunfo de son significativas: se aprueba
La revolución de 1905 vio nacer la paz (Rusia sale de la guerra
la revolución al Sóviet, órgano de poder cons- mundial, guerra imperialista que
tituido por obreros , campesinos llevaba los pueblos a la masa-
-encarnado en, este y soldados, que surgió espontá- cre en beneficio de los dueños
neamente de la lucha de las ma- del capital); ordena la abolición
pelotón de obreros sas explotadas. Esta experiencia de los latifundios y la naciona-
será recogida a nivel organiza- 1ización de la tierra (a partir de
montando guardia- t ivo por Li:nin y madurará con allí se promoverá la planifica-
la revolución de 1917. ción total de la economía y el
determinó que Rusia La revolución rusa de 1917 se colectivismo); se establece el
oroduce, fundamentalmente, en control obrero de la producción,
se retirara de la guerra dos etapas. La primera, a partir se forman comités de fábricas
de febrero, está constituida por y se elimina la anarquía de la
interimperialista. la caída del zarismo y el gobier- producción ajustando la produc-
no provisional de un reformista ción fabril a la planificación na-
moderado, Kerenski . La segun- cional (el objetivo de la produc-
da, la de octubre, correspon'de ción pasa a ser social y no
al momento en que los bolche- función de los intereses del ca-
viques obtienen mayoría en el pital invertido); se disuelve la
Sóviet y conquistan el poder pa- .Asamblea Constituyente y se
ra la revolución socialista. aprueban los principios de la Co-
De febrero a octubre se da una muna de París (jornal no mayor
dualidad de poderes. Esa duali- que el de un obrero para todo
dad no es estable. En diversos funcionario y revocabilidad del
momentos busca definirse. En mandato por parte de los repre-
julio, por ejemplo, sobre la base sentados en cualquier momen-
de una prueba de fuerza, la de- to); se forma el Ejército Rojo
recha quiere que el Sóviet salga sobre la concepción del "pueblo
a la calle para reprimir violen- en armas", que substituye al
tamente en las condiciones ele- ejército burgués profesional.
gidas por ella. Los bolcheviques, La Revolución socialista en Ru-
conscientes de esto, retroceden sia y sus realizaciones posterio-
tácticamente. El razonamiento res se proyectarán en el mundo
de Lenin es muy simple: mino- contemporáneo como un hecho
ría en el Sóviet y la garantía del irreversible y de influencia ca-
triunfo pasa ria por la conquista pital. A partir de ella ya no se
de la mayoría de la representa- dividirá el mundo sólo en un sis-
ción como expresión de la acep- tema capitalista y sistemas pre-
tación mayoritaria por parte de capitalistas. La clase obrera co-
las masas de la política revo- mienza a disputar a la burgue-
30
31
sía, y el socialismo al capitalis- mista y la revolucionaria. Al za. La crisis de la Segunda Inter-
mo, la conducción de la huma- mismo tiempo que queda atrás nacional, que formalmente con-
nidad. la lucha contra los anarquistas denó al revisionismo pero que
y su supuesto apoliticismo, apa- claudicó de hecho y masivamen-
rece dentro del marxismo IA te se hizo revisionista, va a es-
De la Segunda tendencia denominada "revisio- tar en la base del planteo de
a la Tercera Internacional nista". Ella "revisa" el planteo Len in, quien en 1919, una vez
ideológico en la medida que re- terminada la guerra y con la ga-
niega de lucha de la clases. En rantía del triunfo revolucionario
n 1888 diversas or- un momento difícil para la Inter- soviético, promovió la creación

E ganizaciones obre- nacional, la línea marxista es de la Tercera Internacional con


ras confluyen en fortalecida y ratificada cuando el objeto de reconstituir la in-
una iniciativa cuyo el Partido Socialdemócrata de ternacional revolucionaria. Con
objetivo es recor- Alemania resuelve, en un Con- la guerra quedó sepultada la po-
dar el centenario de la toma de greso en 1903, condenar "de la sición reformista, pero el prole-
la Bastilla. Con tal motivo se manera más enérgica las ten- tariado europeo y mundial debió
reúnen en París, entre los días dencias revisionistas que tien~ pagar por ello un duro precio:
14 y 21 de julio, dos Congresos den a cambiar nuestra táctica, ser carne de cañón en la ma-
'que se postulan como represen- probada y victoriosa, basada en sacre interimperial ista de 1914-
la lucha de clases". Dos años 1918.
tativos de la clase obrera. Uno
de ellos , el convocado por el después, la revolución rusa de La nueva ola de ascenso revo-
Partido Obrero de Guesde en la 1905 crea, a pesar de la derrota, 1ucionario que comienza en 1917
sala Pétrelle, es el que da ori- un clima de euforia en los círcu- estará marcada profundamente
gen a la Segunda Internacional. los obreros y bajo su influencia por Lenin y por la estrategia y
Después de dieciséis años se se posterga el enfrentamiento la táctica empleadas en la Re-
reúnen delegados de veintitrés entre los revisionistas y los re- volución Rusa . De ahí su vigen-
países . La euforia y la resolución volucionarios. cia y su importancia en la his-
de forjar la nueva internacional El conflicto se vuelve a plantear toria de la clase obrera mundial.
están presentes en las palabras ante la inminencia de la guerra
de Lafargue: "Todos nosotros de 1914. Es entonces cuando los
somos hermanos y no tenemos revisionistas se pronuncian por Bibliografía
más que un único enemigo, el el apoyo a la burguesía de sus
capital privado, sea éste pru- respectivos países. Lo socialis-
siano, inglés o chino". t as alemanes son más alemanes Daniel Guerin, Adónde va el pueblo
Dada la reticencia de los obre- que socialistas, o por lo menos norteamericano. Arayú , Buenos Aires ,
lo son sus direcciones revisio- 1954, 2 vals .
ros alemanes, se demora la Morton y Tate, Historia del movimien-
puesta en marcha de la Inter- nistas, y lo mismo sucede con 'o obrero inglés. Ed . Fundamentos ,
nacional, pero poco después, ba- los demás partidos. Sólo la so- \tladrid, 1971.
jo la guía de Engels, se consi- cialdemocracia rusa, bajo la Louise Michel, La Commune. Histoire
dirección de Lenin, enfrenta, et souvenirs. Maspero, París, 1970
guen superar las diferencias. W edición en 1898), 2 vals.
En agosto de 1891 se reúne en desde la dirección del partido, Patrice van der Esch, La Deuxiem,~
Bruselas un Congreso que sella la _cJ_~udicación ideológica. lnternationale (1889-1923). M. Riviere ,
la unidad, incluso con los gru- El resultado es la escisión entre París, 1957.
una mayoría (bolchevique) que Hugo Sacchi, El movimiento obrero
pos que no habían participado en América Latina. Centro Editor de
en el Congreso de la sala Pé- mantiene la concepción de la América Latina, 1972.
trelle, y con ello triunfa la con- lucha de clases y del internacio- W. Abendroth, Histoire du mouvement
cepción estratégica y táctica del nalismo proletario y una minoría ouvrier en Europe. Maspero, París,
marxismo. (menchevique) que se pliega a 1967.
Alberto J . Pla, Trotski, serie "Los Hom-
Recordemos que en esa época los proyectos bélicos de cada bres de la Historia". Centro Editor
ya existen partidos obreros de burguesía nacional: sus dipu- de América Latina, Buenos Aires, 1971.
masas en los principales países tados votan los créditos de gue- Fritz Sternberg, ¿Capitalismo o Socia-
europeos . La Internacional surge rra en los respectivos Parlamen- lismo? Fondo de Cultura Económica,
México , 1954.
ahora no sólo como arma de la tos. En pocos meses la guerra André Philip, Historia de los hechos
lucha ideológica, sino en función misma decide a las direcciones económicos y sociales (de 1800 a
práctica, política, es decir, como indecisas. Los intereses objeti- nuestros dias). Taurus , Madrid, 1967.
herramienta para cambiar al vos del proletariado al.emán son
mundo y no sólo interpretarlo, defendidos por pequeños grupos
tal como lo quería Marx, muerto internacionalistas y lo mismo
en 1883. pasa en Francia, Inglaterra y los
Pero faltaba todavía precisar la demás países. La Revolución
táctica y la estrategia. Surgen Rusa dará al final del período la
entonces dentro de la Segunda razón a la concepción leninista.
Internacional dos alas: la retor- El marxismo-leninismo se afian-
32
La o se comprendería a la obtención del crédito gra-

Primera
Internacional
N el nacimiento de la
Asociación Inter-
nacional de Traba-
jadores (A.l.T.) si
la aislamos de la realidad en la
cual se gestó y que nos permite
tuito y otros experimentos doc-
trinales por el estilo, alejaba a
lns masas de la lucha política.
Bajo el segundo Imperio, ningu-
na organización política de obre-
ros podía existir abiertamente.
Carlos Duche descubrir los impulsos profun- Aunque los sindicatos eran ile-
dos de los que ella se hizo eco. gales subsistían bajo la aparien-
La ola de estallidos revolucio- cia de sociedades fraternales.
"No son los bajos narios que sacude a Europa en
1848 se inicia en París, donde
Sin embargo, lentamente, las
asociaciones obreras empezaron
salarios los que burgueses y proletarios termi-
nan enfrentándose como fuerzas
a crecer, en parte favorecidas
por la política de Napoleón 111,
constituyen el mal antagónicas. que concedió ciertas libertades
Se expande por los dominios de sindicales. En mayo de 1864 Na-
fundamental, sino los Habsburgo en medio de re- poleón 111 derogó los artículos
vueltas ·separatistas y desórde- del Código Penal que impedían
el s·istema asalariado nes populares. Se extiende a las coaliciones obreras forma-
. "
mismo.
A.lemania y a Italia contribuyen-
do a acelerar los movimientos
das para conseguir mejoras e;1
las condiciones de trabajo. Ame-
nacionales de unificación e in- nazado por la creciente oposi-
F. Engels. dependencia. ción burguesa contra su régimen.
El proletariado participó de estas Bonanmte intentaba con estas
luchas nacionales, que transito- medidas conseguir el apoyo de
riamente hicieron pasar a segun- la clase obrera.
do plano la idea internacional. En Inglaterra, el cartismo había
En Italia se organizaron asocia- llegado a su ocaso definitivo.
ciones de solidaridad obrera ba- La escuela de Owen se iba con-
jo la bandera de Mazzini y en virtiendo en una secta religiosa
Alemania los obreros intervinie- de libre pensadores. Junto a ella
ron activamente en las luchas surgió el socialismo cristiano de
libradas en torno al problema l<ingsley y Maurice, que nada
nacional. querían saber de luchas políti-
La situación de Francia e Ingla- cas. Poco a poco las trade-uni -
terra era distinta, pues cuando ons se fueror1 encerrando en una
surge el movimiento obrero ya actitud de indiferencia política,
hacía siglos que la unidad na- limitándose a bregar por reivin-
cional estaba consolidada. · dicaciones inmediatas. Esta tác-
La derrota de las revoluciones en tica parecía bastarles en una
Europa inaugura un lapso de do- fase de prosperidad económica
ce años que presencia el debi- como la iniciada a partir de los
litamiento de los movimientos años 50 y se relacionaba con
obreros en la mayoría de los la hegemonía inglesa en el mer-
países. cado mundial.
Sin embargo, mientras decrecía Sin embargo, las trade-unions
el poder de la aristocracia terra- aún no estaban oficialmente re-
teniente el poder de la burgue- conocidas; su existencia no era
sía iba en aumento y dominaba demasiado segura, de he-cho ni
en Inglaterra, en Francia y en de derecho, y la masa de sus
Bélgica. afiliados carecían del derecho
En Francia la derrota de la clase político del sufragio. Por otra
obrera paralizó sus energías. Los parte, el auge del capitalismo
obreros volvieron a caer en el en el continente y, por consi-
sectarismo, perfilándose dos co- guiente, la aparición de una cla-
rrientes. Una de ellas seguía a se obrera muy numerosa ame-
Blanqui, que aspiraba a tomar el 'lazaba a los trabajadores britá-
poder mediante un audaz golpe nicos con una competencia muy .
de mano de una resuelta mino- peligrosa.
ría. La otra, mucho más fuerte, A esto se sumaron las conse-
respondía a la influencia de cuencias de la guerra de sece-
Proudhon, quien, con sus Ban- sión norteamericana, provocan-
cos de Intercambio encaminados do una crisis algodonera que
33
Manifiesto inaugural de precipitó en la miseria a los
la Internaciona l de Trabajadores (1 864) obreros textiles.
Estos hechos iban a alertar a las
(F ragmentos) t rade-unions . Cuando el movi-
miento obrero europeo despertó
de su letargo y ya recuperado
Deslumbrado por los guar i ~mos de las estadísticas q ue bailan ante suJ se encontró con las energías ne-
ojos en el "Progreso de la nación", el canciller del Tesoro exclama con cesarias para reanudar la lucha
acento de verdadero éxtasis: "Desde 1842 hasta 18.52, la renta impo- contra el dominio de la bur-
nible del país ha aumentado en un 6 %; ein ocho años, de 1853 a 1861, guesía , aparecería la Asociación
ha aumentacio ¡en un 20 %! Este es un hecho sorprendente, que casi es Int ernacional de Trabaj adores
increíble. . . Tan emb riagador awnento de riqueza y de poder -aña- (A. l.T.), cuyo objeto -según En-
de Mr. Gladstone- se halla restringido exclusivamente a las clases gels- consistía en reunir en un
poseyentes" .
único ejército a todas las f uer-
Pero volvam os una vez más la medalla. Por el informe sobre el im- zas combativas de la clase obre-
puesto de las Rentas y Propiedades presentado a la Cám?.r ..i de los '"ª de Europa y América , con un
Comunes el 20 de julio de 1864 vemos que, del 5 de abril t;e 1862 al programa que no cerrara las
5 de abril de 1863, 13 personas han engrosado las filas de aquellos, puertas a las diversas corr ieri-
cuyas rentas anuales están evaluadas por el cobrador de las contii- tes del pensamiento obrero.
buciones en 50.000 libras esterlinas y m ás, pues su núme~o ·subió en La A .l.T .. una vez creada. t uvo
esos años de 67 a 80. El mismo informe descubre el hecho curioso de sus apoyos principales en los
q ue unas 3.000 personas se reparten entre sí una renta anual de
sindicatos ingleses, el movi-
25. 000.000 de libras esterlinas, es decir, más de la suma total de in-
gresos distribuida anualmente entre toda la pob lación agrícola <le Ingla-
miento obrero francés y en los
terra y del país de Gales . Abrid el registro del censo de 1861 y halla- grupos de exiliados alemanes
réis que el número de los propietarios teni toriales en Inglatcaa y en residentes en Londres .
el País de Gales se ha reducido d e 16 .934, en 185 1, a 15.066 en 1861 , La historia de la Internacional se
es decir, la concentración d.e la propiedad territorial ha crecido en diez sitúa en dos planos . Por una pa•·-
años en un 11 %. Si la concent ración de la propiedad territorial en te, el juego de las influencias
manos de unos pocos sigue progresando al mismo ritmo, la cuestión personales y de los grupos en
territorial se habrá simplificado notablemente, como lo estaba en el el seno del Consejo General
Imperio Romano, cuando Nerón se sonrió al saber que la mitad de la
ap arece determinando su evolu-
provincia de Africa pertenecía a seis personas.
ción . Por otra, es la práctica de
E n todos los países de Europa - y esto ha llegado a ser actua_l,nente u na las masas obreras. en el com-
verdad incontestable para todo entendimiento no enturbiado por lo:; plejo marco de las relaciones
prejuicios y negada ta11 sólo por aquellos cuyo interés consiste en ador- de f uerza que actúan en cada
mecer a los demás con falsas esperanzas- , ni el perfeccionamiento ele país , la que decide el destino
las máquinas ni la aplicación de la ciencia a la producción ni el mejo- de la A sociación . De esta suer-
ramiento de los medios de comun icación ni las nuevas colonias ni la te, toda la trayectoria de la In-
emigración ni la creación de nuevos mercados ni el libre cambio ni t erna cional está enmarcada por
todas estas cosas juntas están en condiciones de suprimir la miseria los grandes acontecim ientos po-
de las clases laboriosas; al contrario, mientras exista la ha.se falsa de
iíti cos , y t res de ellos alcanzan
hoy, cada nuevo desarrollo de las fuerzas prod uctivas del tra bajo ahon-
dará necesariamente los contrastes sociales y agudizará más cada día una import ancia destacad a: la
los antagonismos sociales. Durante esta embriagadora época de µro- - insurrección polaca en sus comien-
greso económico la muerte por inanición se ha elevado a la categoría zos ; hacia el final. la Comuna.
d e una institución social en la capital del imperio británico. Esta época Y, como constante , los procesos
está marcada en los anales del mundo por la repetición cada vez más de un ificación nacional de lt::.l-
frecu ente, por la extensión cada vez mayor y p or los efectos cada vez l ia y Al emania.
más mortíferos de esa p laga de la sociedad que se llam a crisis comercia] Entonces como ahora existían
e industrial. niveles de desarrollo entre las
regiones y los países. La histo-
fomad o de C. Marx - F . Engels, Obras escogidas.
ria de la A.l.T. está inmersa en
una fase económica de ascenso
de larga duración, pero al mis-
mo tiempo sujeta a fluctuacio-
nes económicas de corto plazo,
movimientos de precios y de
salarios, transformaciones rápi-
das de la producción, todos los
altibajos de las crisis cíclicas.
La época de la Internacional es
una época de transición en la
que el artesanado, aunque toda-
vía numeroso, retrocede ante el
34
Napoleón 111. En 1864
derogó los artículos
del Código Penal
que prohibían
las coaliciones obreras,
creyendo conseguir
con estas medidas
el apoyo J·e las clases
trabajadoras.

35
'""'- .. _.,, - " ' ..
.. - _..,...... .. . . . . . .
.

.. ~ ~· -
....__
.
.,...--:

""' ... _. .......
,· -

36
desarrollo de la gran industria; laca. se organiza en Londres un
y esto es sumamente importan- mitin de apoyo a Polonia tam-
Tarjetas pertenecientes
te, pues la mentalidad diferente
de artesanos y obreros condi-
bién se invita a los obrercs
parisienses. En este mitin, Geor-
a los miembros de
ciona la tónica de cada rama o ge Odger, prestigioso dirigente laA.l .T.,
sección de la A.l.T., según el
predominio de uno u otro grupo.
inglés que sería el primer pre-
sidente de la Internacional, en
. .,
organrzacron que,
En Gran Bretaña, en Francia y representación de las asociacio-
en Bélgica, la gran industria mo- nes británicas agradece la pre- segun las palabras
derna aparece en los albores sencia de los delegados france-
del siglo XIX, aunque hacia 1840, ses y los exhorta a que junto de Engels, reuniría
sobre todo en los dos últimos con los británicos elaboren una
países, todavía presenta un des- estrategia común, en función de "en un único ejército
arrollo bastante lento. En Ale- los problemas sim ilares que
mania, el proceso de industria- aquejan al movimiento obrero a todas las fuerzas
lización se inicia hacia la déca- europeo. Señala la actitud de
da del 60. Resulta así que los los capitalistas de Gran Bretaña, combativas de la clase
trabajadores alemanes de la que contratan obreros extranje-
A.l.T. pertenecen, en general, a ros en reemplazo de los ingle- obrera de Europa
la primera generación de obre- ses para aplastar las luchas rei- , . ".
y Amenea
ros industriales y, excepcional- vindicadoras de los trabajado-
mente, a la segunda. res. Y advierte: "Cada vez que
tentamos mejorar nuestra situa-
ción por medio de la reducción
Nace la Primera de la jornada de trabajo o del
1nternacional aumento de los salarios , los
capitalistas nos amenazan con
contratar obreros franceses, bel-
¡Proletarios del gas y alemanes, que realizarían
mundo, uníos!" El nuestro trabajo por un salari o
llamado a la lucha menos E;llevado. Por desgracia ,
lanzado por el Ma- esta amenaza se cumple muchas
nifiesto Comunista veces. La culpa, es verdad, no
en 1848 iba a o__btener respuesta es de los camaradas del conti-
dieciséis años más tarde, al ser nente, sino exclusivamente de la
fundada en Londres la Asocia- ausencia de toda inteligencia
ción Internacional de Trabaja- regular entre los asalariados de
dores. los distintos países". El mensa- ·
La tendencia internacionalista je tiene gran repercusión en
había surgido muy pronto en el Francia, se agitan los talleres y
movimiento obrero. Los proleta- las fábricas de París. Por fin los
rios de los diferentes países obreros franceses deciden con-
europeos comprendieron que, si testarlo personalmente enviando
querían oponer una resistencia a Londres una delegación. Para
eficaz al dominio del capital , recibirla los obreros ingleses or-
debían dejar de competir ent:-e ganizan un gran mitin, que se
sí olvidándose de las fronteras celebra el 28 de setiembre de
nacionales y unirse para enfren- 1864 en el Saint Martin Hall de
tnr los designios de la burgue- Londres con la presencia de re-
sía internacional . presentantes de distintos países.
Una serie de hechos -la crisis H. Tolain es el portavoz de la
comercial de 1857, la guerra ci- delegación francesa, que así res-
vil desatada en Estados Unidos ponde: "Si nosotros no tomamos
en 1860, la insurrección polaca medidas de defensa seremos
de 1863 -iban a fortalecer, en despiadadamente aplastados.
este período, los sentimientos Nosotros , obreros de todos los
de solidaridad. Ya en 1862, mien- países, debemos unirnos y opo-
tras se realizaba en Londres la ner una barrera infranqueable al
Exposición Universal, los dele- orden de cosas existente que
gados franceses habían confra- amenaza dividir a la humanidad
ternizado con sus compañeros en una masa de hombres ham-
. ingleses. Y cuando al año si- brientos y furiosos de una parte
guiente, a raíz del problema po- y de la otra en una oligarquía
37
de reyes de la banca y de bur- cando que la conquista del po-
Carlos Marx. gueses cebados. Ayudémonos der político se ha convertido en
los unos a los otros para conse- su gran deber. Para ello es n~­
En el Manifiesto guir nuestros propósitos " . En cesario que surja del proleta-
el transcurso de la reunión se riado una instancia orgánica re-
Inaugural acuerda la creación de la Aso- volucionaria. Uno de los elemen-
ciación Internacional de Traba- tos para obtener éxito -el nú-
de la Internacional jadores, designándose un Con- mero- los obreros ya lo tienen,
Marx reseña sejo General Provisorio con po-
deres para incorporar nuevos
pero el número sólo tendrá peso
si el movimiento se da una or-
la situación del miembros y para redactar un
proyecto de estatuto que estará
gani zación que lo coordine y si
produce una teoría y una meto-
proletariado europeo en vigencia hasta el próximo dología revolucionaria que lo
oriente en la acción.
Congreso, a realizarse en Bélgi-
desde 1848 en adelante, ca en 1865. En el preámbulo del proyecto de
El Consejo General Provisorio estatutos afirmaba que la eman·
destacando que su quedó integrado con represen- cipación de la clase obrera debe
tantes ingleses, alemanes, fran- ser conquistada por ella misma
objetivo primordial ceses, italianos, polacos y sui- y que la lucha de la clase obre-
zos. Forman parte del mismo Od- ra por su emancipación no era
se halla en la conquista ger, Cremer y Weston entre los !a lucha por privilegios y mo-
ingleses; Eccarius y Marx por nopolios de clase, sino para es-
del poder político. los alemanes; el mayor Wolff y tablecer derechos y deberes
Fontana por los italianos; Le Lu- iguales, por el aniquilamiento de
bez y Dupont por los franceses. toda dominación.
Había nacido la Primera Inter- La abolición de las clases era el
nacional, organización destinada gran objetivo de la Asociación.
a tener un papel decisivo en la En las n<'t"mas de organización
historia del movimiento obrero. Marx establecía que el órgano
supremo de la Internacional fue-
ra el Consejo General. designa-
El Manifiesto Inaugural do por el Congreso que había de
y los Estatutos Provisionales reunirse una vez al año . Sus
atribuciones consistirían en ser-
vir de enlace entre las organi-

E
n el mitin de 1864 zaciones obreras de los diferen-
no se habían fijado tes países; mantener informados
ni el carácter ni el a los obreros de cada país acer-
sentido de la acti- ca de lós movimientos de su
vidad de la nueva Asociación. clase en las demás naciones;
El Manifiesto Inaugural y los someter a la discusión, en todas
Estatutos Provisionales -redac- las asociaciones obreras, cues-
tados por Marx- van a definir tiones de interés general; pro-
con toda exactitud las tareas y mover y articular en caso de
los fines de esta organización. conflictos internacionales una
Ambos documentos constituyen acción uniforme y simultánea
el programa de la Asociación por parte de las organizaciones
Internacional de Traba jadores. obreras adheridas a la Aso-
Su objetivo, que era el de Marx , ciación.
fue convocar a las capas más El Consejo estaría compuesto
ampf ias posibles del proletaria- de trabajadores pertenecientes a
do de los diversos países para los diferentes países represen-
que se adhirieran a la Interna- tados en la Internacional; desde
cional. el principio fue concebido como
En el Manifiesto Inaugural -al un elemento de cooperación y
que E. Beesley, presidente del coordinación de la lucha por las
mitin en que se creó la Interna- reivindicaciones obreras.
cional, calificó como "el alegato Es de señalar que, tal como sur-
más imponente y más irrefuta- gió, la Internacional no era un
ble de la clase obrera"- Marx organismo constituido por parti-
traza una reseña de la situación dos políticos o por organismos
de la clase obrera y de su lucha obreros; esta ba integrada por
desde 1848 en adelante desta- los individuos que en cada país
38
se afiliaban a sus ramas y sec- ciones sindicales y su porvenir .
ciones respectivas. Esta forma Además se incluyeron dos pun- Arriba: Congreso
de afiliación individual se debía tos luego de una larga discusión :
a las leyes de ciertos países, el problema religio so -presen- de la Internacional
que prohibían la adhesión de las tado por los delegados france-
asociaciones obreras y de los ses- y el derecho de las nacio-
en Basilea, 1869.
partidos políticos a organizacio- nes a gobernarse por sí mismas.
nes internacionales. Marx fue el También se aprueba el proyecto .Abajo: El Congreso
gran organizador de esta Aso- de estatutos -redactado por
ciación. Contribuyó decidida- Marx- que será presentado al de Ginebra en 1866.
mente a que adoptara una teoría Congreso para su rat if icación.
extraída del conocimiento cien-
Es en este momento
tífico de la sociedad. Fue el autor en que se consid'era,
de sus documentos programáti-
cos, inspirados por las necesida-
Primeros pasos
de la Internacional
.
por pnmera vez,
des y las luchas del movimiento
obrero y encaminados a orientar
su actividad.
la propuesta
a ciudad de Gine-

L
El objetivo de Marx al fundarse
bra, sede del futu-
de la jornada
la Internacional era asumir el
movimiento obrero tal como se ro Congreso, empe-
zaba a destacarse
laboral de ocho
debe e ir recuperando de su
práctica los contenidos revolu- como el centro más
importante de la Asociación en
horas.
cionarios de un programa co-
mún para el proletariado inter- el continente. Contaba con dos
nacional. secciones, la alemana y la lati-
na, que publicaban sus respec-
tivos órganos de prensa.
En Francia la Internacional tam-
La Conferencia bién progresaba, aunque más
de Londres lentamente. La actitud tolerante
de la policía bonapartista hacia
el movimiento obrero entibiaba
iversas circunstan- las energías de la clase trabaja-

D cias impidieron la
reunión del Con-
greso convocado
en Bruselas. Se !o
reemplazó por una conferencia
celebrada en Londres entre el 25
dora. Además, los proudhonia-
nos franceses -'-Una de las va·
riantes del anarquismo-, que
carecían de experiencia organi-
zativa, tampoco tenían una clara .
visión del papel histórico del
y el 29 de setiembre de 1865. proletariado. El cen~ro de gra-
Acuden representantes de Fran- vedad de la Internacional estaba
cia, Suiza. y Bélgica, figurando en --las trade-uniones (de trade-
como delegados, entre otros, por unions: sindicatos obreros) .
el Consejo General: Odger, Cra- Los obreros ingleses, que se
mer, Marx, Eccarius y Jung; de habían opuesto tenazmente a la
Bélgica asiste C. de Paepe; Du- política solidaria de · su gob ier-
pleix y J. B. Becker por Suiza no con los Estados sureños (de-
y, de Francia, Tolain, Frigourg, fensores de la esclavitud) en !a
Limousin -todos ellos termina- guerra de secesión norteameri-
rán desertando de la Internacio- cana, comenzaban a movilizarse
nal- y Varlin, que será uno de en favor de la reforma electoral.
los héroes de la Comuna de Londres era el teatro de gran-
París. .Pes manifestaciones obreras y
En la Conferencia de Londres se numerosos mitines que se or-
acuerda realizar el primer Con- ganizaban en torno .a este pro-
greso en Ginebra en 1866 y se blema y que contaron con los
aprueba por unanimidad el tema- auspicios de la Internacional. .To-
rio que se tratará en el mismo . da esta agitación daría un nuevo
Entre los puntos del orden del impulso al movimiento obrero
día figuraban: el trabajo coope- inglés. Las trade-unions no de-
rativo , la reducción de la jorna- jaron de reconocer. la presenc ia
da de trabajo, el trabajo de la de la A.l.T. en esta campaña de
mujer y del niño, las organiza- movilización que abarcaba todo
41
Preámbulo de los Estatutos el reino y sus esfuerzos por unir
de la Asociación Internacional de Trabajadores a todos los trabajadores de to-
dos los países con un lazo de
fraternidad. Por eso en un Con-
greso que celebraran en Shef-
Considerando :
que la emancipación de la clase obrera debe ser obra de los obreros
field encomendaron a sus miem-
mismos ; que la lucha por la emancipación de la clase obrera no es una bros que se afiliasen a la Inter-
lucha por p:·ivi:egios y monopolios de clase, sino p or el establecimiento nacional.
de derechos y deberes iguales y por la abolición de todo dominio de
clase;
que el sometimiento económico del , trabajador a los monopolizadores El Congreso de Ginebra
de los medios de trabajo, es decir, de las fuentes de vida, es la base
de la servidumbre en todas sus formas , de toda miseria social. degrada-

p
ción intelectual y ciependencia política;
que la emancipación económica de la clase obrera es, por lo tanto, el or fin llegó la hora
gran fin al que todo movimiento político debe ser subordin:.. do como del primer Congre-
medio; so. En él se van a
que todos los esfue~zos dirigidos a este gran fin han fracas >do hasta revelar con fuerza
ahora por falta de solidaridad entre los obreros de las diferentes ramas las diferentes posi-
del trabajo en cada país y de una unión fraternal entre ]as clases obreras ciones ideológicas que subyacen
de los diversos países; en la práctica del · movimiento
que la emancipación económica de la clase obrera no es un problema obrero de la época. Sesiona an
ni local ni nacional, sino un problema social que comprende a todos los Ginebra del 3 al 8 de setiembre
países en los que existe la sociedad mode··na y necesita para su so~ ución de 1866 con sesenta delegados
el concurso teórico y práctico de los países más avanzados ;
que el movimiento que acaba de renacer entre los obreros de los psíses
que participan de las delibera-
más industriales de Europa, a la vez que despierta nuevas esperanzas ciones: en su mayoría son sui-
da: una solemne advertencia para no recaer en los viejos errores y com- 7()S v franceses. No hubo repre-
binar inmediatamente los movimientos todavía aislados: sentantes de Bélqica ni de Italia .
Por todas er,tas razones ha sido fundada la Asociación Internacional de Preside las deliberaciones el
los Trabajadores. suizo Jung. Dos informes sirven
Y declara: de base a las discusiones, bas-
que todas las sociedades y todos los individuos que se adhieran a .ella tante agitadas, por cierto. Uno,
reconocerán la verdad, la justicia y la moral como base de ~us rela- presentado por el Consejo Ge-
ciones recíprocas y de su conducta hacia . todos los hombres, sin dist:n- neral, ha sido redactado por
ción de color, de creencias o de nacionaiidad.
Marx: el otro es la memoria de
No más deberes sin derechos, no más derechos sin deberes. la delegación francesa. Se aprue-
ban con ligeras enmiendas los
Tomado de G. Marx - F. Engels, Obras escogidas. estatutos provisionales.
La polémica se abre cuando !a
delegación francesa propone que
sólo_ se acepten a los trabaja-
dores manuales como miembros
de la Internacional. Es el eterno
recelo que los obreros france-
ses sienten por los intelectua-
les. Ahora temen que su incor-
poración les dé el manejo de
la Internacional. La propuesta
francesa es rechazada.
Al discutirse la duración de la
jornada de trabajo se produce
una áspera disputa. El informe
del Consejo General considera-
ba que "la jornada de ocho ho-
ras debía ser el principio de la
organización del trabajo". Ocho
horas de trabajo, ocho horas de
recreo, ocho horas para descan-
sar; de ahí la lucha futura por
los tres ochos.
Algunos delegados suizos se
oponen alegando que la propues-
ta puede perjudicar a la indus-
tria relojera suiza. Por su parte.
42
Augusto Bebel.
Junto con Liebknecht
y un grupo escindido
de los partidarios
de Lassalle funda
en 1869 el partido
social-demócrata
alemán, sobre la base
de un programa
de inspiración
marxista.

43
la delegación francesa rechaza presidirá las deliberaciones-,
Portada del Manifiesto toda reglamentación de la jorna- C. Longuet, De Paepe , Guillaume
da de trabajo porque sostiene y Kugelman.
Inaugural y de los que las condiciones de produc- Una alocución del Consejo Ge-
ción varían de país en país . La neral reseña la labor realizada .
estatutos provisionales oposición de suizos y franceses Señala el avance del movimiento
refleja en cierta forma el pre- en Suiza y también en Bélgica,
d·e la Primera dominio de los artesanos entre como consecuencia del apoyo
l nternacional, editado sus delegados . Finalmente, el
Congreso se pronuncia por la re-
r:restado por la Internacional a
los huelguistas de Marchienne .
en Londres en 1864. ducción de la jornada de trabajo
proponiendo que su durac ión
Fuera de estos países, la Inter-
nac ional ha hecho pocos progre-
En los estatutos sea de ocho horas. También se
manifiesta contra el trabajo noc-
sos. Al pasar revista a las difi-
cultades con que tropieza en la
se desarrolla la idea turno , al que concibe como una difusión de sus ideas destaca
excepción . Condena los ejérci- que Alemania -donde se mani-
de que la lucha tos permanentes y emite un voto festaba un vivo interés por los
unánime en favor del principio problemas sociales hasta 1848-
de la clase obrera del armamento para el pueblo. está absorbida en esos momen-
Por otra resolución reconoce a tos por el movimiento de unifi-
no persigue privilegios los sindicatos obreros no sólo cación nacional. En Inglaterra,
como un fenómeno legítimo, si- los sindicatos -dedicados de
sino que establece no indispensable bajo el sistema lleno a la reforma electoral-·
capitalista . A ellos se debe !a apenas se preocupan por las rei-
iguales derechos organización de la clase obrera vindicaciones económicas.
en su· lucha cotidiana contra el
y deberes. capital y por la abolición del
En Francia la Internacional había
apoyado los conflictos obreros.
trabajo asalariado. Pero si hasta Se menciona la huelga de los
entonces las organizaciones sin- broncistas de París, para quienes
dicales se habían dedicado a la A.l.T . logró el apoyo económi-
combatir el capital, en el futuro co de las trade-unions . Su lu-
es menester que no se manten- cha, en defensa del derecho de
gan alejadas del movimiento ge- coalición, había terminado con
neral, social y político , de !a el triunfo obrero . Sin embargo,
c. lase obrera; y sólo alcanzarán tampoco en Francia se había al-
la plenitud de su desarrollo canzado el desarrollo previsto.
cuando la gran masa del prole- F!nalmente se señala que en al-
tariado se convenza de que sus gunos estados norteamericanos
objetivos, lejos de ser limitados, los obreros han logrado impo-
aspiran a la emancipación gene- ner la jornada de ocho horas .
ral de millones de trabajadores. En cuanto a las repercusiones
Por último, · deciden reelegir al del Congreso, se confirma el
Consej o General, estableciendo mandato del Consejo General
su residenc ia en Londres. Mu- con sede en Londres, se procl'.l-
chos de los problemas tratados ma la emancipación social de
por este primer Congreso en lo los trabajadores como insepara-
sucesivo V8.r> 9 figurar entre las ble de su emancipación políti -
reivindicaciones fundamentales ca, se afirma que la conquista
de la clase obrera. de las libertades políticas es
una medida de necesidad pri-
mordial y se pronuncia en favor
El Congreso de Lausana de la prooiedad colectiva de los
medios de transporte y de co-
municación .

E
segundo Congre-
so se realiza en Desde el punto de vista político,
Lausana, del 2 al el Congreso mostró un avance
8 de setiembre de apreciable al reconocer la nece-
1867, con la pre- sidad de la acción política como
sencia de 71 delegados. Como inseparable de la lucha por !a
en el anterior, se observa el emancipación de la clase obrern .
oredominio de las delegaciones Este sería uno de los puntos
francesa y suiza. Asisten, entre slave de la polémica entre mar-
otros , Eccarius, Dupont -quien xistas y anarquistas.

44
.ADDRESS

PROVISIONAL RULES
\
OF THE

WO&XIHG llBM'S
lMTEIUfATIOMAL ASSOCJATIOlf,

Enanaan Sut•••• 2~, -llM,

PRlt'E OHE PENMY •

.'
IRJH'flJ) AJ tM[ .. DU·HIVE·· MEWSP&rEa onrn:.
rouar. nur ai•DT
... io&.t
....
45
Finalmente se discute la actitud blo a disponer de sí mismo; es Internacional. Cuando se celebró
que se tomará frente al Congreso necesario asegurar el apoyo del el Congreso de Ginebra en (1866)
de la Paz que auspiciaba la Liga proletariado inglés a la lucha la Internacional tenía en Fran-
por la Paz y la Libertad. emancipadora del pueblo irlan- cia cerca de 500 adherentes .
En esta organización de forma- dés oprimido; los obreros ingle- Hacia 1868 sus afiliados llega-
ción reciente, constituida por ses deben combatir la política ban a 2.000 . Después del se-
sectores de la burguesía radi - de las clases dominantes de su gundo proceso y hasta los
cal, estaban representadas cier- pa ís. Pero la mayor parte de los primeros meses de 1870 el nú-
tas tendencias pacifistas que líderes trade-unionistas recha- mero de sus miembros ascen-
pretendían eliminar las amena- zan esta propuesta demostrando derá a 245.000.
zas de guerra mediante argu- su incapacidad para liberarse
mentos morales sin atacar sus de la tutela del partido liberal
causas. Se decide participar en- y se niegan a romper con la El auge de
viando una delegación con un ma- política de opresión que las cla- la Internacional
nifiesto adhiriendo al Congreso ses dominantes inglesas ejer-
de la Paz -adhesión condiciona- cían contra la nación irlandesa. a serie de huelgas

L
da a que éste apruebe el man i- El Consejo General lleva la lu- desencadenadas
fiesto- y comprometiéndose a cha adelante. Sus campañas en en todos los países
"sostenerlo enérgicamente y a favor de la amnistía de los re- industrializados a
tomar parte en todo cuanto em- volucionarios irlandeses y del raíz de las conse-
prenda para realizar la abolición levantamiento de la pena capital cuencias de la crisis de 1866 y
de los ejércitos permanentes y que se les impuso adquieren re- sobre todo de la recuperación
el mantenimiento de la paz, con sonancia mundial y logran para posterior, fue uno de los facto-
el fin de alcanzar lo más pronto la Internacional la adhesión de res más poderosos del auge de
posible la emancipación de la los obreros irlandeses. ta Internacional. A su vez, esos
clase obrera y para librarse, al En Francia el gobierno se dis- grandes movimientos colectivos
mismo tiempo, del poder y la ponía a liquidar a la Internacio- ejercerían una profunda influen-
ir.fluencia del capital ... ". nal. Luis Napoleón Bonaparte, cia en los dirigentes de la A.l.T.
El Congreso por la Paz no aprue- que durante tres años había to- El Consejo General asesoraba a
ba el manifiesto de la Interna- lerado las actividades y el avan- los obreros en huelga y movili -
cional . ce de la Asociación porque le zaba la solidaridad internacional
servían para intimidar a la bur- del proletariado. Así arrebataron
guesía , comenzó a inquietarse . a los capitalistas el manido re-
Primeras batallas La Asociación había hecho enor- curso que tan útil les había sido
de la A.l.T. mes progresos en París y sobre hasta entonces de romper las
todo en las provincias. Además, huelgas con mano de obra ex-
el movimiento huelguístico em- trnnjera . Si bien el Consejo Ge- ·
pezaba a tomar proporciones

A
1 entrar en su ter- neral no alcanzó en ninguna par-
cer año de vida alarmantes . te a fomentar los movimientos
comienza para la En marzo de 1868 se monta el huelguísticos, el papel que des-
Internacional un primer proceso a la sección pa- empeñó en los mismos le de-
período de luchas risiense de la Internacional. S•Js paró excelentes resultados . Su
encarnizadas . dirigentes son acusados de par- prestigio sobrepasaba con cre-
En 1867 estalla la insurrección ticipar en una asociación no ces su poder real, aunque los
de Irlanda, pero es fácilmente autorizada que cuenta con más capitalista's no quisieran o no
dominada. Marx sentía una gran de veinte personas . Los conde- pudieran comprender que las
simpatía por la causa de los nan a pagar una multa de veinte huelgas tenían su verdadero ori-
irlandeses. Consideraba su libe- francos y se clausuran sus ofi- gen en la pobreza, en la inse-
ración como la condición nece- cinas. Pero los trabajadores no auridad de una clase obrera que
saria de la emancipación de la se amilanan; pocos días más tar- tenía ,cada vez más conciencia
clase obrera inglesa (y de ésta de abren nuevas oficinas en Pa- de su explotación antes que en
dependía la del proletariado rís y se designa una nueva los designios y manejos secre-
europeo) . Llegó a la conclusión comisión. Entonces el gobierno tos de una todopoderosa Inter-
de que era imposible derrocar a pretexta su supuesta interven- nacional, ese verdadero demo-
la oligarquía de los terratenien- ción en la huelga de Ginebra nio que había que destruir para
tes ingleses mientras éstos tu- para procesar a la nueva comi- que el mundo burgués pudiera
viesen en Irlanda su baluarte sión. Esta vez son condenados conciliar la paz.
inexpugnable. a tres meses de cárcel. Así, cada huelga de trascenden-
Cuando se discute el problema Sin embargo, estas dificultades cia se convertía en una lucha
irlandés en el seno del Consejo van a fortalecer a la sección de vida o muerte para la Inter-
Federal, Marx y sus partidarios francesa . Se observa un notable nacional, pero ésta salía de la
advierten que no solamente está desarrollo de las organizaciones contienda siempre más robus-
en juego el derecho de un pue- obreras y, paralelamente, de la tecida.
46
Por ejemplo, la huelga de !a como fruto del trabajo de los
construcción que se declara en exiliados políticos europeos .
" ... el sometimiento.
Ginebra en la primavera de
1868. Los obreros solicitan un
económico del
aumento de salarios y la reduc-
ción de la jornada de doce a
Congreso de Bruselas trabajador a los
diez horas. Para satisfacer la
demanda de los huelguistas la
1nonopolizadores
epresentantes de

R de los medios
patronal exige a éstos que re- siete países parti-
nuncien a la Internacional. Los cipan en el tercer
huelguistas rechazan la propueB- Congreso que se de trabajo es la base
ta y consiguen el apoyo del Con- realiza en Bruse-
sejo General y de las secciones las del 6 al 13 de setiembre de la servidumbre
de varios países, logrando llevar de 1868. Por primera vez asiste
adelante sus planteos. un delegado de las asociaciones en todas sus formas,
La huelga de los cinteros de obreras de Cataluña. Como re-
Basilea estalla en otoño de 1868 presentantes del Consejo Gene- de toda miseria social,
y se prolonga hasta la primave- ral concurren, entre otros, Lu-
ra siguiente. Su motivo: la ne- craft, Shaw, Jung y Eccarius.
de toda degradación
gativa de los capitalistas a
conceder un par de horas de
El congreso reconoce que la
huelga es un arma necesaria y
intelectual
descanso al llegar los últimos
días de la feria de otoño, tal
legítima de la clase obrera, aun-
que por sí misma no podrá lo-
y dependencia
como gozaban tradicionalmente
desde hacía mucho tiempo. La
qrar la liberación del trabajador.
Aprueba también una resolución
pol1,t.rea. . . ,, .
huelga se prolonga varios meses que exhorta a todas las sec-
hasta el triunfo de los huel- ciones y asociaciones obreras a
Del Preámbulo
guistas.
Las colectas organizadas por el
uti 1izar contra la guerra interna-
cional el arma de la huelga ge-
d'e los Estatutos
Consejo General en diversos
países para sostener las huel-
neral. Y hace un llamado a las
secciones para que en sus res-
de la Asociación
gas de Ginebra y Basilea han
recaudado importantes sumas
pectivos países realicen cam-
pañas de agitación a fin de ob-
l nt.ernaeional
que hieren la imaginación de los
capitalistas. La eficacia de la
tener la reducción de la jornada de Trabajadores.
de trabajo.
solidaridad proletaria sigue sien- El belga De Paepe plantea el
do un enigma para la prensa problema de la propiedad de la
burguesa, que recubre su igno- tierra, cuya discusión se había
rancia con calumnias acerca de aplazado en el congreso anterior.
los fabulosos fondos de la In- A pesar de la oposición de los
ternacional. que, según ella, per- proudhonianos se declara que la
miten no sólo sostener sino fo- tierra debe ser propiedad colec-
mentar las huelgas. Engels diría tiva, así también las canteras y
más tarde que, a pesar de los todas las minas, al igual que los
famosos "millones de la Inter- ferrocarriles, canales, telégrafos
nacional", el Consejo casi nun- y otros medios de comunicación.
ca había dispuesto más que de Al aprobar esta resolución el
deudas. El Consejo jamás fue Congreso de Bruselas marca una
llamado para financiar las huel- etapa importante en la elabora-
gas; su papel era otro: crear un ción del programa de la Asocia-
centro de cooperación entre los ción Internacional de Trabajado-
proletarios de diferentes países res, que desde ese momento
que aspiraban a la misma meta: ~iparece como marcadamente so-
la completa liberación de la cla- cialista. El congreso rompe de-
se obrera. finitivamente con la Liga de la
Por su parte, ésta reacciona fa- Paz y de la Libertad. Esta orga-
vorablemente. Los ecos de las nización iba a realizar un nuevo
huelgas llegan a todos lados. congreso en Berna, y a petición
Se oyen en Alemania, en la que de Bakunin invitó a la Interna-
sólo existen algunas ramas ais- cional a trabajar en forma con-
ladas, y aún en los Estados Uni- junta sobre la base de un am-
dos, donde la Internacional re- plio programa común . La Inter-
cién comienza a consolidarse nacional rechaza la propuesta y
47
La acción política de la clase obrera

Vistos los considerandos de los estatutos ongma:es, donde d:cen: "La; '
emancipación económica de los t abajadores es el gran objetivo al cu:;d.
todo movimiento político c:ebe ser subordinado, COMO MEDIO"; /1
Visto el llamamiento inaugural de la Asociación Internacional d e los
Trabajadores ( 1864), que -:.!ice: "Los señores de la tieua y .os señores
del capital se servirán siempre de sus privilegios políticos para defender
y perpetuar sus monopolios económicos. Bien lejos de impulsar la
emancipación, continuarán oponiendo los mayo:·es obstáculos ·posibles.
La conquista del poder político es, en consecuencia, el primer deber
de la clase obrera ... ";
Vista h resolución del Congreso de Lausana ( 1867), que a este efecto
dice : "La emancipación social de los trabajadores es inseparable de
su emancipación política";
Vista la declaración del Consejo General sobre el pretendido complot
de los internacionalistas franceses, en vísperas del plebiscito ( 1870),
donde dice: "Al tenor de nuestros estatutos, ciertamente todas nuestras
secciones de Inglaterra, del Continente y de Amé1ica tienen la misión
especial no solamente de servir de centros de organización militm1te de
la clase obrera, sino también de sostener en sus países respectivos todo
movimiento político que tienda a cumplir nuesh·o objetive final: la
emancipación económica de la clase obrera";
Teniendo en cuenta que transcripciones infieles de los estatutos origi-
nales . han dado lugar a interpretaciones falsas que han sido perjudi-
ciales para el desenvolvimiento y la acción de la Asociación Interna-
cional de los Trabajadores;
En presencia de una reacción sin freno que ahoga violentamente todo
esfuerzo de emancipación de parte .de los trabajadores y que pretende
mantener por la fuerza bruta la distinción de las clases y la domina-
ción política de las clases poseedoras;
Considerando, de otra parte, que en contra de este poder colectivo de
las clases poseedoras, el proletariado no puede reaccionar como clase
más que constituyendo su propio partido político, distinto, opuesto a
todos los antiguos partidos formados por las clases poseedoras;
Que esta constitución del proletariado en partido político es indispen-
sable para asegurar el triunfo de la revolución social y de su aspiración
suprema: la abolición de las clases;
Que la coalición de fuerzas obreras ya obtenida por las luch'.ls econó-
micas debe también servir de palanca en las manos de esta clase en
su lucha contra el poder político de sus explotadores.
La Conferencia recuerda a los miembrns de la Internacional: que en
la actuación de· la · clase obrera, su movimiento económico y su acción
política están indisolublemente unidos.
Aprobada en la Conferencia de París en 1871.

Tomado de Amaró del Rosal, Los congresos obreros internacionales en


el siglo XIX, pp. 215 a 216.
El año 1870 presenció
movimientos
huelguísticos de
especial importancia.
Algunos fueron
reprimidos
violentamente: en
Aubin se registraron.
catorce muertos y
en los yacimientos
de hulla del Loira
veinte huelguistas
murieron ametrallados
por el ejército,
incluyendo mujeres
·-
y nrnos.

4.9
a su vez la invita a disolverse lo mismo que tú vienes hacien- Hasta 1868 las disputas internas
indicando que sus miembros do desde hace más de veinte entre los miembros de la Inter-
pueden transferir su afiliación años. Desde aquella despedida nacional se habían limitado a l3s
a la Internacional. pública y solemne con que me discusiones entre los partida-
separé de los burgueses del rios de Marx y los proudhonia-
Congreso de Ginebra no conoz- nos, que eran mayoría. Pero a
Bakunin y la co más sociedad ni otro mundo partir de ese año, mientras se
Alianza Internacional circundante que el mundo de lo~ observa el repliegue de estos
obreros. Mi patria es ahora la últimos, se · produce un nuevo
no de los princi- Internacional, entre cuyos más avance de los blanquistas y de

U pales miembros de destacados fundaaores te cuen- los sindicalistas colectivistas,


la Liga era Miguel tas tú. Ya ves, pues, querido cuyo representante más destaca-
Bakunin, viejo re- amigo, que soy discípulo tuyo , do es Varlin. Al incorporarse
volucionario ruso y me siento orgulloso de serlo. Bakunin se inaugura el conflicto
que ya había _participado en el Y no te digo más de mi posi- entre su grupo y los marxistas .
ción y de mis ideas personales". que culminará en el Congreso
congreso de la Paz de Ginebra
y se incorporó a la Internacional Marx y Bakunin eran viejos co- de La Haya con la derrota de
nocidos. En octubre de 1864 se los anarquistas y la exclusión
en julio de 1868. En el congreso
d a Berna presentó un programa
habían encontrado en Londres y de sus líderes, Bakunin y Gui-
Marx le expuso los planes de llaume.
en defensa de la igualdad de las
cl ases para que la Liga lo adop- la Internacional, comprometién- ¿Alrededor de qué puntos gira-
dolo a ingresar en ella . Bakunin ba la polémica?
tase. Pero ésta lo rechazó. El y
quedó entusiasmado. pero por
sus partidarios quedaron en mi- En primer lugar, el problema en
poco tiempo, y en seguida re-
noría y se separaron de la orga- torno al Estado, que para Baku-
qresó a Italia. donde creía ver
nización fundando entonces la nin era el enemigo principal.
las condiciones propicias para
Alianza Internacional de Demo- Veía en el Estado el origen del
la agitación revolucionaria.
cracia Social. capital: los burgueses poseen su
Una intelectualidad republicana,
Bakunin redactó el programa de capital únicamente por obra y
una masa campesina al borde
la nueva asociación, en el que gracia del Estado. Si el Estado
de la miseria y un proletariado
entre otras cosas expresaba: "La es el mal fundamental, termi-
andrajoso eternamente descon-
Alianza se declara atea. Ella nando con él el capitalismo cae-
tento mantenían a Italia en cons-
quiere, ante todo, la igualdad po- rá solo. Por consiguiente, con-
tante tensión. La revuelta apa-
lítica, económica y social de las sideraba incorrecto todo aquello
recía como la única forma fac-
clases y de los individuos de que directa o indirectamente pu-
tible de resistencia, organizada
ambos sexos ... ". diera sostener la vigencia del
según los métodos de la cons-
La Alianza solicitó su incorpora- Estado. De ahí que predicara la
piración. Fundó entonces una li-
ción a la Internacional, pero el necesidad de abstenerse por
ga secreta de revolucionarios
Consejo General rechazó su so- completo de toda acción políti-
precursora de la Alianza Inter-
licitud porque pretendía conser- ca; la actividad política del pro-
nacional. Muy pronto Bakunin
var su propia organización como letariado sólo servía para apun-
reconoció su error. Los intelec-
entidad internacional para actuar talar el sistema capital is ta,
tuales mazzinistas dominaban el
dentro, aunque también al mar- paralizando su acción revolucio-
movimiento obrero, al que pre-
gen, de la A.l.T. La Alianza ofre- naria. Para los marxistas, en
ferían recordarle sus deberes
ció entonces disolverse como cambio, el Estado es un pro-
antes que sus derechos, alejan-
organismo internacional e invi- ducto de la sociedad surgido
do así las perspectivas revolu-
tar a sus secciones a ingresar históricamente como órgano de
cionarias. Se instaló entonces
en las federaciones locales de dominación y opresión de las
en Ginebra a partir de 1867 y
la Internacional. En estas con- clases explotadoras sobre las ex-
actuó en la Liga de la Paz y la
diciones el Consejo General plotadas, para reproducir las re-
Libertad, hasta que en 1868 in-
aceptó a la Alianza, que se in- laciones sociales que les per-
gresó en la Internacional.
corporó a la Federación de Gi- mitan mantener sus privilegios.
nebra. La abolición de la propiedad pri-
Con fecha 22 de diciembre de La lucha de tendencias vada de los medios de produc-
1868 Bakunin escribía a Marx en el seno ción es el primer paso para !a
desde Ginebra: "Mi viejo amigo: de la Internacional desaparición de las clases so-
nunca he comprendido mejor ciales. Según Engels, "las cla-
que ahora cuánta razón tienes a Internacional no ses desaparecerán de un modo
al abrazar la gran cruzada de la
revolución económica, invitán-
donos a seguirla y despreciando
a cuantos se extravían por sen-
deros nacionales o exclusiva-
mente políticos. Yo hago ahora
L era un partido con
una ideología defi-
nida y unitaria. Por
el contrario, en su
seno convivían las más diversas
tendencias.
tan inevitable como surgieron
en su día . Con la desaparición
de las clases desaparecerá ine-
vitablemente el Estado". Ade-
más, "sin revolución social pre-
via, la abolición del Estado es
so
En la ilustración
o
superior:
Eugene Varlin,
el más destacado líder
de los sindicalistas
colectivistas.
Abajo: Carlos Longuet,
quien, además de
participar activamente
en la fundación,
de la 1nternacional,
tomó parte en las
jornadas de la Comuna
de París.

51
un disparate: la abolición del ca- repri m'idas violentamente; en
Miguel Bakunin, pital es en sí misma la revolu- Aubin se registran 14 muertos
ción social e implica el cambio y 20 heridos; en los distritos
participante de todo método de producción". hulleros del Loira los huelguis-
Los marxistas eran fervientes tas son ametrallados: mueren 20
del Congreso partidarios de la práctica polí- obreros, entre ellos dos mujeres
de Ginebra tica de la clase obrera. cuya
meta es la conquista del poder.
y un niño. Pero es en Bélgica
donde la represión se agudiza.
e incorporado a la En cuanto a la Internacional,
Marx la concebía como un mo-
"La tierra no efectúa su vuelta
anual con mayor seguridad que
Internacional en 1868, vimiento que debía actuar bajo el gobierno belga su matanza
una dirección central y unifica- anual de obreros [ ... ] el Esta-
escribía a Marx
ese mismo -
. ano:
da, aunque las secciones nacio-
nales estuviesen en libertad de
formular su propia política, acor-
de con la realidad de cada país.
do modelo del constitucionalis-
mo continental, paraíso placen-
tero y bien cercado de terrate-
nientes, capitalistas y curas",
"Nunca he comprendido Bakunin insistía en que todos los así reza el vibrante mensaje del
movimientos -nacionales y lo- Consejo General, convocando al
m.e jor que ahora cales- debían gozar de absolu- proletariado para que auxilie a
ta libertad de acción sin recibir los obreros de Bélgica caídos en
cuánta razón tienes instrucción alguna de un núcleo Seraing y en Borinage.
central. La reacción se inquieta por el
en abrazar la gran Estas eran las divergencias de gran auge que va adquiriendo la
fondo que en la Internacional Internacional. El Times expresa :
cruza.J·a de la separaban a los centralistas o "Es preciso remontarse al ori-
·'comunistas autoritarios'', como gen del cristianismo o a la épo-
re.volución económica, los designaban sus adversarios, ca de la invasión de los bárba-
invitándonos a seguirla de los "federalistas" o"colecti-
vistas libres".
ros para encontrar un movimien-
to análogo al de los obreros de
y despreciando hoy, que parece amenazar la ci-
vilización actual de un fin pare-
a cuantos se extravían El movimiento obrero cido al que los hombres del
hacia 1870 Norte han infligido al mundo
en senderos nac·ionales antiguo ... ".
¿Cuál es la situación del movi-
o exclusivamente miento obrero?

E
año de 1868 ha-
bía sido fértil en En Francia las persecuciones a
políticos". huelgas, pero en los internacionalistas sólo con-
1869, con el retor- siguen aumentar el número de
no de la prosperi- !os afiliados a la A .l.T. mientras
dad económica, el movimiento se multiplican las asociaciones
huelguístico se intensifica y en obreras.
todos los países donde funciona En mayo de 1869 se realizan
la Internacional aumenta el nú- elecciones generales. Los obre-
mero de los obreros afiliados ros franceses , que no presentan
ri los sindicatos. candidatos propios, dan su voto
Las huelgas se suceden unas a a los . de la extrema izquierda
otras: en enero, paran los teje- burguesa, contribuyendo a la
dores de aígodón en Aoven; en ruidosa derrota de Luis Na-
marzo, los obreros de la cons- poleón.
trucción en Ginebra; en abril. En España, la revolución consti-
los tipógrafos de Seraing, Gine- tucional de 1868 ha permitido
bra y Bélgica ; en junio, los mi- que el movimiento obrero se or-
neros de Saint-Etienne; en julio, ganice y la Internacional se des-
los tejedores de seda le Lyon; arrolle de prisa bajo el influjo
en octubre, los tejedores de al- de las tendencias anarquistas y
godón de Elbeuf y los mineros sindicalistas.
de Aubin; en noviembre y di- También en Italia se observa una
ciembre, olas de huelgas en rápida difusión de las organiza-
París: son los pinceleros, los ciones obreras, tanto en el nor-
tejedores, los hilanderos, los pe- te como en Nápoles y en ciertas
leteros. regiones de Sicilia.
Muchas de estas huelgas son En Inglaterra, durante el congre-
52
53
so que celebran las trade-uni - El Congreso acuerda ampliar los
La guerra ons en Birmingham, se invita a poderes del Consejo General
todos los obreros organizados dándole facultades para admitir
franco-prusiana del Reino Unido a incorporarse o negar el ingreso a la Interna-
-finalizada con la a la Internacional.
En Alemania, la cuestión nacio-
cional y para suspender o expul-
sar a las secciones que contra-
derrota J·el ejército nal mantiene dividida a la clase
obrera y representa un grave
vinieran el espíritu de la Aso-
ciación, ambas medidas ad refe-
francés en Sedán- obstáculo para el avance del
movimiento sindical. Muchos de
rendum del Congreso.
Uno de los temas más · debati-
provocó la caída sus principales dirigentes son
partidarios de Lassalle (muerto
dos es la cuestión de la heren-
cia. El Consejo General presen-
del Imperio y la en 1863) y apoyan la unificación ta un dictamen, elaborado por
alemana bajo la hegemonía de M arx, puntualizando que las le-
consiguiente Prusia. Otros se oponen a todo yes sobre la herencia, como el
lo que refuerce el dominio de conjunto de la legislación bur-
proclamación de la Prusia, centro del poder autocrá- guesa, no son la causa sino el
tico y militarista. Pero en 1869 producto de una sociedad fun-
república burguesa. se funda en Eisenach el partido dada en la propiedad privada
social-demócrata cuando grupos de los medios de producción.
La presencia escindidos de los lasalleanos se Cuando ésta sea reemplazada
unieron con Bebel y Liebknecht por la propiedad colectiva, el
de los oficiales sobre la base de un programa derecho a la herencia desapare-
de inspiración marxista. cerá automáticamente. Mientras
prusianos en París El movimiento obrero de Austria- tanto, y como medida de tran-
Hungría, surgido después de la sición , el Consejo General pro"
y la caricatura derrota de la guerra austro- pone aumentar los impuestos
sobre la herencia.
hir·iente contra prusiana de 1866, aunque toda-
vía débil, avanza lentamente y La comisión designada por el
Napoleón 111 son las masas obreras comienzan a
afluir bajo las banderas de la
congreso para estudiar el pro-
blema aconseja declarar la abo-
Ím!Ígenes elocuent(?s Internacional, que en estos mo- Hción del derecho de herencia
como una de las reivindicacio-
mentos se halla en el cenit de
de la situación.
1
su trayectoria. nes fundamentales de la clase
obrera.
Bakunin apoya el dictamen de la
El Congreso de Basilea comisión sosteniendo que las
instituciones sancionadas por el

p
estado, como el derecho de he-
articipan represen-
rencia, llegaban a tener en el
tantes de nueve
desarrollo histórico un poder de-
países, que delibe-
terminante por sí mismas. Ata-
ran del 6 al 11 de
carlas era parte de la lucha
setiembre de 1869.
necesaria contra el Estado. Sus
El Consejo General envió a Ec-
razonamientos convencen a la
carius y a Jung, a los que acom-
mayoría, que vota por el despa-
pañaban dos de los más pres-
cho de la comisión. Sin embar-
tigiosos trade-unionistas: R. Ap-
go, ninguna de las dos propues-
plegarth y Lucraft. Entre los
tas obtiene la mayoría absoluta,
delegados franceses figuraba
necesaria para tomar una deci-
Varlin, nuevamente en libertad .
sión definitiva. Aunque el resul-
Asiste por primera vez un re-
tado de la votación demuestra
presentante de los Estados Uni-
que la influencia de Bakunin no
dos, e~ delegado de la Unión
Nacional del Trabajo, A. Came- es desdeñable.
ron, y Bakunin hace su primera Las resoluciones del congreso
aparición en un congreso de la acerca de la propiedad colec-
Internacional. · tiva del suelo levantaron una
Se vuelve a tratar el problema explosión de alegría en el mun-
de la propiedad de la tierra y do proletario.
con la oposición de los proudho- En Ginebra se publicó un mani-
nianos se consagra el derecho fiesto redactado en Alemania y
de la sociedad a convertir el dirigido a la población· campe-
suelo en propiedad colectiva. sina, que luego se difundió rá-
SS
Defensa de los acusados, realizada por Varlin, pidamente por toda Europa . En
en el Tribunal Correccional el 22 de mayo de 1868. Barcelona y en Nápoles se crea-
ron las primeras secciones de
(Segundo proceso a la Sección parisiense obreros del campo. En un gran
de la Internacional.) (Fragmentos) mitin realizado en Londres se
fundó una Liga de Campesinos
y Obreros que tenía por consig-
La causa que nos trae ante vosotros no es nuestra en fmma ;ndividua~. na: "la tierra para el pueblo";
No solamente es la de todos los miembros de esta vasta Asociación en su comisión entraron repre-
Internacional de la que somos aquí representantes, sino la de todos los sentantes del Consejo General.
trabajadores franceses, agrupados en sociedades ·de todo tipo, siempre
toleradas, nunca autorizadas. Estamos pues en presencia de una ley
que rechaza las costumbres de nuestra época, que la revolución de
feb:·ero derogó implícitamente, que la administración misma casi aban- Bakunin y las
donó y que parece no conservarla más que como un arma de Ja que se discordias de Ginebra
sirve para atacar parcialmente según los hombres y las ideas.
Si ante la ley somos, vosotros jueces y nosotros acusados, ante los prin-
cipios somos dos partidos: vosotros el partido riel orden a todo precio,

E
n las secciones
el partido de la estabilidad; nosotros el partido reformador, el partido
ginebrinas de la
socialista. Examinemos de buena fe cuál es ese estado social al que
nosotros declaramos susceptible de mejorar y por lo cual nos consi- Internacional se
deráis culpables. La desigualdad lo carcome, la falta de solidaridad manifestaban dos
lo mata, los prejuicios antisociales lo oprimen en sus m anos de hie:-ro. tendencias muy
Los goces no son más que para la minoría que los -disfruta en lo que dispares. Por una parte, los obre-
tienen de más refinado; la masa, Ja gran masa, languidece en la miseria ros calificados de la industria
y Ja ignorancia ... joyera y relojera, que eran nati-
¿No pertenece a los noventa y nueve quien nace en la miseria, provisto vos del país, gozaban de dere-
de una sangre empobrecida, sufriendo algunas veces hambre, m al ves- chos electorales y actuaban po-
tido, mal alojado, separado de su madre, que debe abandonarlo para líticamente con los burgueses
i:· al trabajo, pudriéndose en la suciedad, expuesto a mil accid entes y
radicales. Por otra , los obreros
adquiriendo a menudo desde la infancia el geffilen de las enfermedades
que le seguirán hasta la tumba? En ouanto tiene algo de fuerza, a los de la construcción, extranjeros
ocho años, por ejemplo, debe ir a trabajar, en una atmósfera malsana, en su mayoría, que no tenían
donde, extenuado, rodeado de malos tratos y de malos ejemplos será derecho al voto; se oponían a l.a
condenado a la ignorancia e impulsado a todos los vicios. Llega a la actividad política y eran parti-
edad de su adolescencia sin que su suerte cambie. A los 20 años es darios de la acción revoluciona-
forzado a dejar a sus padres, que tienen necesidad de él, para ir a ria directa tal como la entendía
embrutecerse en los cuarteles o a morir en los campos de b:italla, sin Bakunin. Este también encontró
saber por qué. Si vuelve podrá casarse aunque desagrade al filósofo adeptos entre los relojeros del
inglés Malthus y al ministro francés Duchatel, que pretenden que los Jura, que no eran obreros cali -
obreros no tienen necesidad de casarse y de tener una familia y que ficados sino pequeños industr ia-
nada les obliga a seguir sobre la tierra cuando no pueden encontrar
, · edios de vida . Se casa, por tanto; la miseria entra bajo su techo, con les, domiciliados en su mayoría,
la carestía y el paro forzoso, las enfermedades y los hijos. Entonces, cuya existencia empezaba a ver-
cuando ante la vista de la fami lia que suhe reclama una más justa se amenazada por la compe-
remuneración de su trabajo, se le encadena por el hambre como en tencia .
Preston; se le fusila como en la Fosse Lépine; se le encarcela como en En abri 1 de 1870 se reúne en
Bolonia; se le entrega al estado de sitio como en Cataluña; se le arras- La Chaux-des-Fonds el Congreso
tra ante los tribunales como en París . . . Ese desdichado cae en su de la Federación Latina y se pro-
calvario de dolores y de afrentas, su edad madura no tiene recuerdos, duce la ruptura violenta entr~
ve la vejez con espanto; si no tiene familia, o si su familia no tiene las dos tendencias. A partir de
recursos, irá, tratado como un malhechor, a terminar en un depósito
de mendicidad. Y sin embargo ese hombre ha producido cuatro veces
ese momento sesionan dos con-
más de lo que consumió. ¿Qué hizo la sociedad con el excedente? wesos. El de _la Federación La-
Hizo como la centésima paloma . . . Consultad la historia y ve:·éis que tina designa un nuevo Consejo
todo pueblo, toda organización social que se valieron de la injusticia, Federal , que seguirá residiendo
y no quisieron escuchar la voz de la austera equidad, entraron en des- en Ginebra, como el anterior.
composición. Poned el dedo ·e n la época actual, veréis allí un odio sordo Los anarquistas también desig-
entre las clases . . ., el egoísmo desenfrenado y la inmoralidad en todas nan su Consejo Federal con se-
partes: hay en. ella signos de decadencia, el suelo se hunde bajo nues- de en La Chaux-des-Fonds y so-
tros pies . ¡Tened cuidado! Una clase que fue oprimida en todas las 1icitan a la Internacional que lo
épocas y en todos los reinos, la clase del trabajo, pretende llevar un reconozca como el único y legal
elemento de regeneración; sería prudente por vuestra parte saludar su
de la Suiza Latina. El Consejo
advenimiento racional y d ejarla cumplir su obra de equidad . . . Cuando
una clase perdió la superioridad moral que la hizo dominante, debe General no accede y resuelve
apresurarse a desaparecer si no quiere ser cruel, porque la crueldad que el Consejo Federal Latino
es el destino común de todos los poderes que caen .. . (que representaba a la mayoría
de las secciones de Ginebra)
Tomado de Edouard Dolléans, Historia del movimiento obrero, T . I. conserve su título y que el es-
56
En la ilustración
superior: la Bolsa
de París, en un
grabado de Doré.

En la inferior:
una d.e las frecuentes
huelgas que tuvieron
lugar en las fábricas
de Creusot.

57
tablecido en La Chaux-des-Fonds y Norte América, advirtiendo perio. Pero ahora la clase obre-
adopte el título local que esti- que "el complot guerrero de ra exige una "paz honrosa" para
me más conveniente. Pero éste 1870 no es más que una edición Francia y el "reconocimiento de
no acepta el fallo y protesta corregida y aumentada del gol- la República Francesa".
vivamente contra el "autorita- pe de estado de 1851 ", pero que Acerca de la nueva situación de
rismo" del Consejo General, "ya sonaban las campanas de Francia, afirma que la República
haciendo pública la división muerte del Segundo Imperio". no ha volteado el trono; sólo se
existente en el seno de la Inter- Destaca que han sido las clases limitó a ocupar su vacante. El
nacional. dominantes de Europa las que gobierno provisional con sus
permitieron a Bonaparte repre- primeros actos demostraba que
sentar aquella comedia cruel había heredado del Segundo Im-
La guerra franco-prusiana del Imperio restaurado, durante perio el miedo a la clase obrera.
dieciocho años. "Si la clase Entretanto el ejército prusiano
n Francia, a co- obrera alemana permite que esta ocupaba gran parte del territo-

E rriienzos de 1870, guerra pierda su carácter estric- rio francés y mantenía el sitio
Napoleón 111 aven- tamente defensivo y degenere de París. Los nuevos ejércitos
turó la última ten- en una guerra contra todo el reclutados eri Francia son rápi-
tativa desesperada pueblo francés, serán igualmen- damente derrotados. Ante esta
para salvar al régimen, haciendo te funestas la victoria y la de- situación el gobierno de la bur-
concesiones a la burguesía. Ha- rrota". El manifiesto hacía re- guesía firma un armisticio con
bía programado un plebiscito ferencia a las demostraciones Bismarck. Las condiciones im-
con el que esperaba consolidar antibélicas de los obreros fran- puestas son: la cesión de Alsa-
e! Imperio. En vísperas del mis- ceses y alemanes y ponía de re- cia y Lorena , el pago de una
mo, la policía descubrió un pre-· iieve que en el fondo de esta cuantiosa indemnización y la
tendido complot terrorista -que 'lucha suicida acechaba la som- ocupación de París por el ejérci-
se decía organizado por la Inter- bra funesta de Rusia. to prusiano.
nacional- para asesinar al em- El 2 de setiembre el ejército Pero a los ojos del pueblo de
perador. Se ordena la captura francés es derrotado en Sedán París el armisticio es una entre-
de los afiltados a la A.l.T. y mu- y el emperador cae prisionero. ga deshonrosa. Se suceden las
chos dirigentes obreros son de- El Imperio se derrumba y el 4 manifestaciones callejeras de
tenidos. El Consejo General sa- de setiembre se proclama en protesta, a duras penas conte-
le en defensa de los internacio- París la república burguesa. nidas por los soldados y la po-
nalistas franceses protestando Bismarck, que en reiteradas oca- licía. El gobierno burgués y
contra los procedimientos poli- siones había manifestado que reaccionario de Thiers decide
cíacos: "Las medidas sensacio- la guerra no estaba dirigida con- trasladar todos los órganos ad-
nalistas de violencia tomadas tra el pueblo de Francia sino ministrativos y políticos a Ver-
contra nuestras secciones fran- contra su emperador, ahora exi- salles por miedo a la insurrec-
cesas no tienen más designio ge la cesión de territorios y ción popular y el Comité Central
que servir a un fin: la manipu- prosigue la guerra empeñado en de la Guardia Nacional, com-
lación del plebiscito". la conquista de Alsacia y Lorena. puesta por obreros, queda como
Así fue. Por siete millones de En Alemania se publica una pro- única autoridad. Dispúestos a
votos contra un millón y medio clama invitando a la clase obre- que París sea gobernada por sus
las urnas consagraron al "Impe- ra a luchar por una paz honrosa propios habitantes, convocan a
rio liberal". en Francia y contra la anexión elecciones comunales. De ellas
Se inicia un nuevo proceso con- de territorios. Los firmantes del surge el gobierno de la Comu-
tra los internacionalistas fran- documento son detenidos y pro- na, que -al decir de Marx y de
ceses, a los que se acusa de cesados por alta traición. Engels dos años después- "ele-
haber integrado una sociedad El 9 de setiembre el Consejo va por primera vez al proleta-
secreta. El 9 de julio son con- General de la Internacional lan- riado, durante dos meses, al po-
denados a un año de prisión za su segundo manifiesto ana- der político". Su revolución po-
Varlin, Malon, Murat y otros. lizando la nueva situación. Hace lítica integral se fue orientando
Casi simultáneamente se des- notar que se ha cumplido su hacia la revolución social. Las
encadenaba la tormenta que ha- predicción sobre el fin del Se- fuerzas populares de París ia
ría trizas al Segundo Imperio. gundo Imperio, al igual que su apoyaron decididamente. Los mi-
El 15 de julio estalla la guerra temor de que Alemania trocara les de muertos, prisioneros, des-
entre Francia y Prusia. Sus con- la guerra defensiva en guerra de terrados y perseguidos que de-
secuencias iban a influir noto- conquista. Admite que la clase jará como saldo la brutal repre-
riamente en el futuro de la Inter- obrera alemana apoyó esta gue- sión que ahogó en sangre su
nacional. rra, que no estaba en sus manos intento demuestran ante todo
El 23 de julio el Consejo Gene- evitar, mientras fue una guerra que fue un gran hecho social y
ral publica un manifiesto, redac- por la independencia de Alema- la experiencia más significativa
tado por Marx y dirigido a los nia y por librar a este país y a del movimiento obrero en el si-
miembros de la A.l.T. de Europa Europa entera del Segundo lm- glo XIX.
58
Los comuneros
RÉPUBLIOUE FRANCAISE·· :} utfnl.. - t,.1;,;. - ¡.·n11w11il/i •
miembros de la
l nternacional
se dirigen al pueblo
Lssociation Internatl
DE..S TftA.V AII---~
de Pa:rís durante
los días de mayor
COISBIL PlllllL IBS SICTIOIS PllU tensión. Marx,
desde Lontlres,
TR.\ \· .\IUF.l:R.~, .., ~ .• , mantuvo una estrecha
w• lllfll'Ut' !illllt• di• rt'\l'l'S, . llnr c·31n."1n1fihi• 1!111 !il'Dtlik• 111'\ulr c'lll.....,.. i
• flof t'SI le• hilan dt• la Sltuallon m°W R la ••ranrr par lt-s ll!IU\1'1'111 . . . .
.. ns-not!l' ¡11'nl11 ""' •1m1llh"': ní-...-in-s \111ur nou..; ""''""' dr rt'C ..r.:u .. ...i :
correspondencia con
' :in tinlnl 114• ,.ublr ll\l't' n'si¡:nad1111 lt• • fst111lbil1tt h\1•11Titr. dr ""'\41111:
1•! 111•· 111• n'lrouwr d'i't11'1'Jtit' q111• pnur n'llllrr 111llrr ruilM' h n'• ::af!k,.

los insurrectos de 1871.
.,. 1lt'111h...s •"'•"111•1111'111i1 oot 1!11tu111lln" 1;1 r. ....,. du l""'lih• di• ,..tris, llli(j
111• rro1h't'11t'llo• 1l.:'1111llllttn1 hii'ftlill ~ ~ljtl·s.o;i•. - . • . ~ ••
¡.ri11rip1• 1f'a11lnrili• t'!!f 1lil..;.1rmnis l11t1111b...:1111 ¡11111r n'tahlr r.......... - Ílí' ' .
ll\llll .taus l'ah'lk'l',l'C mlt• lmt111b!;at11'I' 1'SI !i.1 ní11o'tllo1L · ·.' . ·"
1tS1ilklarih" 1h-s intion.lts a •..,.,... la nll111· 11•"11•"ralt•, 1~'t'ftdn1 i. JCl.M!l'n" · ·
lilf;, ,; 111 .~111i1lm·i11: 1¡11'il /11111 tl1•1H11111ln· 1/'111111111.,.,. 1'111'111'f' 11#1" ,,,. • .
11· lt'tll'lli/ l/lli 1'111 llf1 N/llttlllltl>H pl'f'llf¡¡.,..., - ~: '-'' · '',
Tll.\ \'.\llJ.Ef'.RS, "
, • 1.fu1;.. •"••n>ft1uh:tlii· JI._,. noo. ,,.-.n,,..,.. .-c-:....,. ,,...,., .-~ ... ,..... .._ tM••· ~-'.'í ;
¡.tf•·•lñ'•• ·'-· l .. ,.,._...l!ltº, r.C ¡,;: ..,... 4';• 1'Nllr:lf ' " "" • ·· ~ ........._ ............ C.'t'tM tt9d .
.:.,. ... r"' "º'f:¡1..~ 1·.~t11.1•i 0 ip•'M.'" ..... ~, .........., rt b M·· ~ ~"' .,..,,11 ~ ...... dlr "j;,. ~. ..
~\';••.t,.:• ~~ . . l,:..:·.::~·I•-.. .t L191' •-·n· ,.n:....,. ~ ~··i.-.. tlr ._,... .......t..1..n.. rt...¡::t• 4io t. ,,.... 6.:--. ..•/ _
_,. . .,, ~t.· 1lr ..., .. ,.,. ,..,.,,.,.,,"" ......, .. f•ltll r ......... .....,...,.., i ._ ,....,~ <1 .,.,._. t. .............. - .. '
Tll.\HllJ.El'lll\, ;~
ol''.'''"''"' '' ""~ · ~ ..... ·"'.'"" ....... _.,., ,_. ...... ,,.,., ~ . ................ ~ . ,. ""*'
,\~:.::..:---,.. ~·.!;.. - · · . . ,· ~·- ..~­
..
:.~.;~~!~:· .::~.: ~/"t.,;· ,.r•=·: • .-,~ • .r·.....w. ,,.., .... ,._....,. • .. .. "
! lt'· ·>I ,1,. tl•·•11iio••1 ,., J'\ ..,..¡_.,;.,.., t.. a,..,.w ...,.,,_. *
la ~ . f'lflr ... ,..,u•· . "'
~1 J.•""' .L· ur l"llC.·~ .¡., ""''" "'...._ dr .......... . 4' ...... WM • 'r il.. ~~· • ~
.::=-·
' """ ,.;."I ctt.
'..•
,
:~~·~.:.~:.... 'l:.~~ ~ 11o• .... .......... w..; ......... :i "'- ...... .;,.,.. .,... ........... .. .. ..
·~ J>tif f.· ¡~11·4.- 1t . t':Jti- ..... ..W-1o0\ atll, ji ~ rrfiN • f'f' . . . . . . . . . . . . . .a.i¡:t; ,... ... l"'•ln""9', f1 - ... ~
". ,L.,.. ti ...... ~ r_,..,, . i1 .... r~'1 · 1·11 .,... ~- Ir-,......,. ....
-t.lr á ft!PJ ......... I• ....... 4_. ·
· ~ , .. . t. . ......~- ~- .............. il ....,............ ................................ ...._.,. ,... - .--.... ... " " ' " • .
•.· rn-"" .,.....~,...... !9 ~ ,..,,....,,., i ..... .............. . . .: ·~
..,.,~ ,._. . .. . -~
. ,. ........................
t '"'"' .....
.., ......... 4"fllM" , ....... n:t.k·.... ......,. .............. , ....................
' ''. ft' .....

,J.,.. 19; m....-.,,,..... ru .......... ~ ......


... , ...

Ir .......... ,..,,._ ..... ~~.,...........~ .~·


.

l.r.1A;J.;1w, · ,,,_:...,,,.,. . . . . .~,,,..,;,,• . , . . , . · ,.,, : . . . . ,. ~


,,,_.,,,...,.,¡._.,,..,...,"'..._., .. n----..: n..........,~W..
L~O FRANKEL
ISRY , .... ---· CAMi:':UNAT ·
>UOET H. GOULLt DESCAMPS
IAUOESAIGUES LAUREAU EVETTE
NFI! UMOUSIN ' GALANO
DEMAY ' MARTIN u:oN ~~~~T .
DUCHt~ . NOSTAG JANCE - .. · A.
I~ .: CH. ROCHAT J. LALlEMAfC>'
;/·~:~ . . '·-· ... ~ ,,_ .·-,., ---·... "·-· : :·-· ~~:.0~ ·.;: ':
'~ i\.°"· ... 1•· \\ 1 ., • ., _· t :'.'ti,i;f~ ' ·\'l,IU :\..\ i t J1f .. rtt \\ \lUtt Jf .. 1. 1 JU, , , \ ' ft.\\ ~1,.,tO nlu~jt;Ü;t .
~ -~ ~ •!·~·1. t l~ · • :--. J ;. ,: • r. · ttf' "·\tf-:•'.t3. lJ. t.• '"'' "' u .. u,~•• ·"'""'''·11 t t•fl~~•.-"" .t1 t ..._"l~ ·fi...W: ~-·.,.,,,.,,.,.~. :-"""
1 ~ ir -. ..··'l''f<. n ..... /í~:~.~t.;. ... ~>' ·.. /\" · · . . .._
. .::. .!.. ~r ~~

59
Arriba: Bakunin
-en un grabado
que lo presenta
en su juventud-
organizó un ataque
contra el Consejo
General de la
1nternacional,
declarando ilegal
la Conferencia
celebrada en Londres
entre el 17 y el 23
de setiembre de 1871.

En la ilustración
inferior: P. Lafargue.
Yerno de Marx,
participó en la creación
de la Primera y Segunda
1nternacionales,
contribuyendo .luego ....
·.:
.' ·,
.·-· ·
-_ , 4,.·
.

. . ,

a la formación _,,""' \.

del Partido Socialista


Español. , ..-.

60
Aplastada la Comuna, Marx pre- peas más seguridad que el con- La circular es acogida con gran
. senta al Consejo General de la tinente. La conferencia se reúne entusiasmo por la prensa bur-
A.l.T. el tercer memorial, "La en Londres del 17 al 23 de se- guesa de Europa, a la que sirve
guerra civil en Francia", donde tiembre con la presencia de 23 de apoyo para proseguir sus
explica su génesis y su signifi- delegados. Francia sólo está re- ataques contra la Internacional.
cado asumiendo su defensa. Es- presentada por los refugiados
te manifiesto provoca la renun- blanquistas. Asisten Marx y
cia de los dirigentes trade-unio- Engels. El Congreso de La Haya
nistas que integraban desde un La decisión más importante de
principio el Consejo General, pe- la Conferencia enfoca el proble-

E
1 Consejo General
ro que no estaban dispuestos a ma de la acción política del mo- convocó un Con-
solidarizarse con un movimiento vimiento obrero, declarando la , ~ greso en La Haya
tan radical. De este modo la In- necesidad de que el proletaria- _..11 para setiembre de
ternacional pierde el apoyo im- do de cada país constituya su 1872. En él se li-
portante -aunque desde hacía propio partido político indepen- braría la batalla final dentro de
un tiempo sólo nominal- de diente de todos los partidos la A.l.T. entre marxistas y ba-
lo·s sindicatos ingleses. Es que burgueses. kunistas.
las trade-unions, una vez obte- En cuanto al conflicto planteado Es el más representativo cele-
nida la reforma electoral que en Suiza, decide reconocer como brado hasta el momento. Asis-
daba el sufragio a los obreros, único órgano al Consejo Federal ten delegaciones numerosas de
limitaron su acción al logro de de Ginebra. Invocando el espíri- todos los países donde funcio-
mejoras en las condiciones de tu de solidaridad, que entonces naba la Internacional, excepto
trabajo sin pretender modific3r más que nunca debe guiar a los Italia y es el primero que cuen-
el sistema social existente. obreros ante las persecuciones ta con la presencia de Marx y
El Consejo General se aboca a desatadas contra la A .l.T., acon- Engels. La mayoría es favorable
la ayuda de los fugitivos que se seja a los valientes obreros del a Marx y la constituyen funda-
refugian en Londres. Bélgica y Jura que vuelvan a incorporarse mentalmente los alemanes y los
Suiza. al consejo ginebrino. Si esto no blanquistas franceses. El con-
Simultáneamente, los gobiernos resulta factible, resuelve que greso sesiona del 2 al 7 de se-
inician una campaña de perse- las secciones del Jura constiti..1- tiembre. Marx lee el informe del
cución contra la Internacional, a yan una nueva federación con el Consejo señalando todas las
quien ven como la instigadora nombre de Federación Jurasia- violencias y arbitrariedades que
y principal responsable de la in- na. Además, se otorga al Con- se ejercen contra la A.l.T., las
surrección de los obreros de sejo General la facultad de des- persecuciones a que se ven so-
París. Las secciones de la A.l.T. autorizar a los supuestos órga- metidos sus militantes y las
son declaradas fuera de la ley nos de la Internacional que ex- campañas de difamación como
en varios países, entre ellos pongan ante el público burgués la que pretende achacar a la In-
Francia y España. El gobierno de los problemas internos de la ternacional el gran incendio de
este país se dirige a las canci- Asociación, tal como hacían el Chicago. También enumera sus
llerías europeas reclamando una Progrés y la Solidarité del Jura. grandes progresos: su penetra-
acción común de los gobiernos Las secciones del Jura, discon- ción en Holanda, Dinamarca, Por-
contra la Internacional. A estas formes con el fallo y muy influi- tugal, Escocia, Irlanda; su difu-
dificultades se suman los con- das por Bakunin, organizan un sión en los Estados Unidos, Aus-
flictos internos que la van des- tralia, Nueva Zelandia y Buenos
ataque frontal contra el Consejo
qastando. La crisis desatada en Aires. Cuando se discuten las
General. Consideran i 1ega1 la
Suiza antes de la guerra franco- Conferencia de Londres y en- atribuciones del Consejo Gene-
prusiana se extiende a Italia y ral, Lafargue -yerno d~ Marx
vían una circular a todas las fe-
España, donde Bakunin recluta v representante de España- y
deraciones de la Internacional
la mayoría de sus partidarios. instándolas a solicitar la convo- Sorge defienden su necesidad
catoria de un Congreso a la bre- por las exigencias de la lucha
vedad posible. La circular -re- de clases; las luchas cotidianas
La Conferencia dactada por Guillaume- ataca de la clase obrera contra el ca-
de Londres violentamente al Consejo de pital no pueden librarse sin un
Londres y lo acusa de considerar organismo central directivo. Gui-
sus propias ideas e iniciativas llaume sólo admite su existencia
ara eludir las per- como la teoría oficial y única ad- como agencia central de corres-

.
P .
secuciones, el Con-
sejo General de-
cide realizar una
Conferencia priva-
da en lugar de un congreso pú-
blico y en un lugar que ofreciese
mitida en la organización. Para
Guillaume y todos los bakunis-
tas los acuerdos de la conferen-
cia de Londres han convertido a
!a Internacional en una organi-
zación autoritaria y jerárquica
pondencia y estadística, pero
despojado de todo poder autori-
tario. Marx aboga no sólo por
que se conserven sino por que
se amplíen las atribuciones del
Consejo. Su propuesta es apro-
a los militantes obreros euro- en manos del Consejo General. bada.
61
• .ce
AntORIO r' d •
errco
Otro dE> los problemas más de-
batidos es el de la acción polí-
no mandan representantes; tam-
poco lo hace el Consejo General,
Sorge ., último secretariq.· tica. Vaillant (blanquista francés)
apoya la declaración de la con-
que languidece en Estados Uni-
dos durante unos años más has-
Je la Primera ferencia de Londres, favorable ta que en 1876 se disuelve por
a la actividad política de la cla- decisión de la Conferencia de
Jnternacional. se obrera formando un partido Filadelfia.
distinto de los partidos burgue- La Internacional creada por los
Gradualmenfe ses. GuUlaume se opone y sin- bakunistas corre una suerte pa·
tetiza su propuest_a contraria: recida. Al principio, además de
debilitada, la A. J. T. "La mayoría quiere la conquista los anarquistas, cuenta con sec-
del poder polític(), la minoría tores ingleses y con belgas diri-
se disue1ve en 1872'
para resurgir,
. quiere· la destrucción del poder
político". Triunfa la moción de
gidos por de Paepe. Se reempla-
za al Consejo General por una
Vaillant por 35 votos contra 6 Oficina de Correspondencia. Pe-
y 8 abstenciones. ro, planteada nuevamente la con-
año.s más tarde, Cuando se discute la futura troversia entre los partidarios
sede del Consejo General En- de la acción política y los anar-
desarrollando nuevas gels propone su traslado a quistas, con el tiempo provoca-
formas de Nueva York, finalmente aproba- ría su disolución.
. .,
organ1zac1on.
do, aunque con la oposición de
los blanquistas que se retiran
del Congreso y lanzan un mani- La quiebra
fiesto afirmando que "intimada de la Internacional
a cumplir con su deber, la Inter-
nacional no respondió. Esquivó
la revolución y huyó al otro lado nte todo es necesa-
del Océano". rio tener en cuenta
Por último, el Congreso trata que mientras la
oficialmente el dictamen de la A.l.T. está en ple-
comisión encargada de investi- no apogeo en toda
gar las actividades de Bakunin Europa, su declinación se inicia
y su Alianza. En el mismo se en Inglaterra, donde pierde toda
afirma que está probado que influencia. No caben dudas acer-
Bakunin ha intentado fundar una ca de la importancia de este fe-
sociedad secreta dentro de la nómeno para una Asociación que
Internacional con estatutos ra- surgiera de la solidaridad entre
dicalmente distintos; por eso los obreros franceses y los sin-
propone su exclusión, la de Gui- dicatos británicos.
llaume y algunos de sus partida- Paralelamente a la lenta desinte-
rios. La propuesta es aceptada gración de la base inglesa de
por la mayoría. la A.l.T .. la escisión se proyecta
La resolución acerca de la ac- sobre la Suiza Latina, aunque con
ción política y la expulsión de características completamente
Bakunin y Guillaume determinan distintas. En realidad, es la con-
la retirada de los anarquistas. ferencia de Londres de 1871 la
La A.l.T. se escinde. Con el Con- que confiere una importancia
greso de La Haya concluye la inesperada a Bakunin y un brillo
historia de la Primera Interna- internacional al pequeño centro
cional. Trasladado a Nueva York, anarquista del Jura. El veredicto
su Consejo General no consigue del Congreso de La Haya contra
e.char raíces en el suelo norte- Bakunin y Guillaume, segui~o de
ameriC-ano. También ahí reina la la exclusión de la Federación
discordia entre las diversas sec- Jurasiana por el Consejo Gene-
ciones y son inútiles los esfuer- ral y la posterior fundación por
zos de su secretario general, los anarquistas de la Internacio-
F. A. Sorge, para sacar a la ln- nal "anti-autoritaria", aceleran
terry:icional adelante. !as tendencias centrífugas, que
En 1873 se convoca un nuevo acaban por imponerse.
Congreso en Ginebra; sólo asis- El grueso de los militantes. anar·
ten alrededor de 30 delegados, quistas se reclutan preferente-
casi todos suizos. Inglaterra, mente en España, Italia, Bélgica
Francia, España, Italia y Bélgica y Suiza Latina.
62
•• -.. -
..... .....-: ~:-·~:;.¡
. ·
~,
I ..... , ......
._.e.- ••• , ..

I ••
,, 1
ti ••
••
...,
') f,;;,
' ' ':.''
1it ' ,.
ti•· ~~
'
.¡)a:
,,.
'1.'
1 '
11 .
, , t
1
l
' . 1

\
,)..

63
La Federación inglesa disidente, experimenta una transformación en muchas partes antes de su
adherida a la Internacional anti- general. La lucha de la clase crisis definitiva.
autoritaria, tiene ciertas reser- obrera europea se va a canali- La escisión de las tendencias
vas respecto de los anarquistas. zar por tres corrientes divergen- no era la única causa de su quie-
En Alemania, los partidarios de tes: a) los partidos social-demó- bra . La A.l.T. ya había cumplido
Lasalle se acercan igualmente a cratas, b) las trade-uniones y su ciclo. Fue la forma transito-
los Jurasianos, pero el acuerdo e) el anarquismo. ria que el proletariado adoptara
sincero entre ambas tendencias Se inicia un nuevo período bajo en la cruzada por su emancipa-
se muestra impracticable. :a apariencia de una paz relati- ción, cuyo carácter histórico la
Así como el Consejo Gene_ra! vamente durable entre los países hacía necesaria a la par que pe-
conserva algunas posiciones en e.Je Europa. Lograda la unificación recedera.
España, Bélgica e Italia, también de Italia y Alemania, sobre todo Una nueva etapa se iniciaba para
la Internacional anarquista tiene esta última se lanza por el ca- el movimiento obrero.
partidarios en Francia, Inglaterra, mino de la expansión econó-
Alemania, Austria y América . mica .
No sería acertado buscar en la Después de la crisis de 1873 los
Bibliografía
situación económica la causa países capitalistas elaboran una
directa de la quiebra de la In- nueva respuesta en salvaguarda
ternacional. La Asociación se G. D. H. Cole, Historia del pensamiento
del sistema: el imperialismo. socialista. Volumen 11. México, Fondo
desarrolla y luego declina en una Las potencias se orientan hacia de Cultura Ecor,ómica, 1958.
fase de expansión del ciclo eco- la explotación de las colonias de Amaro del Rosal. Los congresos obre-
nómico apenas interrumpida. ultramar y de los países semico- ros internacionales en el siglo XIX .
hasta la gran crisis de 1873. La loniales y dependientes .
México , Ed . Grijalbo, 1958.
depresión pasajera de 1866, así Varios autores . La Primera Internacio-
Las tensiones que agitaban a nal. Historia. Documentos. Polémica .
como los problemas económicos Buenos Aires , Ed . Del Calicanto. 1968.
regionales, no crean más que Europa, tales como las constan-
J . Guillaume . Biografía de M . Bakunin.
fluctuaciones de grado limitado . tes amenazas de guerra y la Madrid, Ed. Halcón, 1968.
El clima favorable de la coyun- suerte de las nacionalidades F. Mehring. Carlos Marx. Historia de
tura económica es propicio a la europeas oprimidas, pierden su su vida y de la Primera Internacional.
agudeza. Junto con la paz apn- Buenos Aires, Ed. Claridad, 1965.
expansión del movimiento obre- C. M'arx, F. Engels. Obras escogidas.
ro tanto en el plano organizativo rente , la prosperidad y las nue- Buenos Aires, Ed . Cartago, 1957.
como en el ideológico, pero no vas perspectivas de democrati- C. Marx, F. Engels. Correspondencia.
al punto de permitirle transfor- zación del régimen burgués tie- Buenos Aires , Ed. Cartago, 1957.
nen el efecto de replegar la ac- Varios autores . La Premiére lnternacio-
mar radicalmente las bases de nale, París, Centro National de la Re-
la sociedad. La fuerza de la bur- ción del movimiento obrero ha-
cherche Scientifique , 1968.
guesía es aún demasiado pode- cia dentro de las respectivas
rosa . fronteras nacionales, disminu-
Después de 1871 la Internacio- yendo el entusiasmo internacio-
nal progresa en aquellos países nalista que presidiera el naci-
que presentan un bajo nivel de miento de la A.l.T. e

desarrollo capitalista y, en con- El nuevo centro de gravedad del


secuencia, un proletariado movimiento obrero internacional
proclive al anarquismo; por el -el partido social-demócrata
contrario, tiende al estancamien- alemán_:_ prefiere sacar prove-
to y hasta el retroceso donde cho de las posibilidades que se
este nivel es más alto; si bien !e ofrecen en la Alemania unifi-
esta tendencia, nefasta pára la cada. En otros países la exten-
Internacional, no coincide con sión del derecho del sufragio,
un repliegue general del movi- la libertad de prensa y el dere-
miento obrero en el país respec- cho de asociación prometen me-
tivo, excepto en Francia, donde jor porvenir a los grupos u or-
después de la Comuna se halla ganizaciones deseosos de seguir
paralizado. Mientras tanto, el el ejemplo de los social-demó-
trade-unionismo británico prosi- cratas alemanes. Si la descar-
gue con éxito su marcha hasta nada opresión reinante en la
la crisis de 1873, que va a sa- Europa del Segundo Imperio
cudir sus bases. Por eso su se- parecía imponer al movimiento
paración de la Primera Interna- obrero la búsqueda de la unidad.
cional señala un cambio defini- las nuevas condiciones que en-
tivo de orientación, pero no una mascaran la explotación actúan,
decadencia. al menos provisoriamente, en
A partir de la década de 1870 ~entido inverso. La Internacional
el movimiento obrero europeo ha quedado vacía de contenido
64
La ... Yo seré despia-
dado; la expiación
mayoría de los obreros estaba
sin trabajo y dependía para su
será completa y la subsistencia de la indemniza-
Comuna justicia inflexible ...
Hemos alcanzado
ción de un franco y medio dia-
rio que recibían como miembros
de el objetivo. El orden, la justicia,
la civilización obtuvieron al fin
de la Guardia Nacional. Todo es-
to acercaba a los obreros y a

París la victoria ... El suelo está cu-


bierto de sus cadáveres; ese es-
la pequeña burguesía y favore-
cía la alianza entre ambas cla-
oectáculo horroroso servirá de ses. Una alianza que se refuer-
Susana Belmartino ·lección." Con· estas palabras za, así como el espíritu de rebe-
Thiers, jefe del poder ejecutivo lión, por el conjunto de medidas
de la Tercera República France- inoportunas y desacertadas to-
sa, anunciaba el sometimiento
"La memoria de la Comuna, de "un gobierno
madas por la Asa mblea Nacio-
nal, reunida en Ve rsalles.
~como afirmó Marx- de la Los parisienses habían soporta-
de los soldados clase obrera, fruto de la lucha do los efectos de un invierno
de la eomuna será de la clase productora contra
la clase apropiadora, la forma
atroz y de un sitio militar rigu-
roso, había n apoyado de buena
honrada no solamente política al fin descubierta para
llevar a cabo dentro de ella la
fe un gobierno de " Defensa Na-
cional" que estaba decidido,
por los obreros emancipación económica del tra-
bajo".
desde el primer momento, a ha-
cer la paz con el enemigo, pero
franceses sino por el El Imperio de Napoleón 111 había de ninguna manera estaban dis-
basado su dominación en una puestos a aceptar que la Asam-
proletariado mundial." ficticia conciliación de clases . blea, en la cual había mayoría
Pese a ello, los últimos años del monárquica, les arrebatara la
Lenin. régimen presenciaron un cre- República . Cuando el gobierno,
ciente desarrollo de la concien- delegado de esa Asamblea, in-
cia de clase entre los obreros . tentó arrancar al pueblo las ar-
No es por azar que el Manifies- mas con que éste había conte-
to de los Sesenta, donde se exi- nido a los prusianos, se produjo
ge la emancipación social como la rebelión .
corolario indispensable de la li- Se formó entonces un bloque,
bertad política, haya aparecido compuesto de obreros y miem-
en 1864, el mismo año en que bros de · la pequeña burguesía,
se constituye en Londres la Pri- que se opuso co n violencia al
mera Internacional. El movimien- gobierno , que había huido de Pa-
to obrero se disciplina y organi- rís junto con la burguesía , y a la
za con notable vigor entre 1868 Asamblea monárquica. De esa
y 187U, las huelgas comienzan oposición surgió la Comuna.
a adquirir sentido político y en Para muchos parisienses la pa-
los dirigentes se afirma cada labra Comuna no significaba otra
vez más el espíritu revoluciona- cosa que el régimen municipal
rio. Resultado de este proceso autónomo que se les había ne-
será la Comuna, experiencia de gado durante mucho tiempo; pe-
liquidación del Estado opresor, ro para los militantes revolucio-
breve pero fundamental, en !a narios la Comuna debía ser la
que participaron también las cla- antítesis directa del estado ca-
ses medias. pitalista y burgués , el instrumen-
En los primeros meses de 1871, to para lograr la emancipación
terminada en desastre la últi- del trabajo mediante la destruc-
ma aventura imperial de Napo- ción de los cimientos económi -
león 111, derrotado el ejército cos sobre los que se estructura
francés por las fuerzas prusia- la sociedad de clases .
nas, la proclamación de la Ter- La represión , organizada desde
cera República no bastó para Versalles por Thiers y sus par-
aliviar la tensióñ provocada por tidarios, llegó a lím ites de cruel-
la crítica situación económica y dad no soportados anteriormen-
social. La guerra había detenid9 te por ningún movi miento social
los negocios y muchos peque- en el mundo. El miedo de las
ños comerciantes se encontra- clases altas francesas ante el
ban amenazados por la ruina . La París revolucionario destruyó en
6S
0llas toda comprens1on y todo ta manera, asegurarían el bien-
Napoleón 111 en sentimiento de piedad hacia los estar de todas las capas so-
ciales.
·una caricatura de 1871. vencidos.
Después de las convulsiones de
La política imperial Francia bajo
1848, y por temor al socialismo,
la burguesía apoyó entusiasta-
estuvo dirigida el Segundo Imperio mente el régimen fuerte ins-
taurado por Napoleón 111, régi-
a proteger los intereses men destinado a asegurar el
mantenimiento del orden y a ga-
a gran burguesía

1
económicos de la gran industrial y finan- rnntizar el derecho de propie-
~ ciera, eclipsada dad . El emperador, por su parte,
burguesía industrial ~ momentáneamente se comprometió tácitamente a
en la escena polí- hacer renacer la prosperidad y,
y financiera. tica por el triunfo de la Segunda consecuente con ella, puso en
República en 1848, retomó las práctica una política que estimu-
riendas del Estado con Napo- laba el desarrollo industrial.
león 111, quien actuó como su Bajo su gobierno, el estado diri-
representante en el poder. Sal- ge la construcción de los ferro-
vada la diferencia generacional, carriles, subvenciona a las com-
•a clase dominante bajo el Se- pañías transatlánticas, organiza
gundo Imperio fue la misma que el crédito, presta ayuda y apoyo
<Actuó durante el reinado de Luis a la expansión industrial. Junto
Felipe de Orleáns, y la política con eso se pone en marcha una
imperial estuvo directamente en- política de importantes obras pú-
caminada a conservar su apoyo blicas , destinada a proporcionar
y a proteger sus intereses eco- negocios a los empresarios y
nómicos. Los nuevos nombres, trabajo a los sectores obreros.
casi desconocidos, que llegan El hecho básico fue la renovación
al poder, como Morny o Baroche, del crédito y la banca: aparecie-
se reclutan en la misma clase ron instituciones que estimula-
social. Los dirigentes en el cam- ban el ahorro y lo orientaban ha-
po económico , por el contrario, cia las empresas industriales. En
no han cambiado: Schneider y 1852 los hermanos Pereire fun-
Talabot en la industria, Pereire, daron el "Crédito Mobiliario",
Rothschild y Delessert en las destinado a financ iar la produc-
finanzas, sobrevivieron a la Se- ción industrial y que sería la
gunda República de la misma primera de una serie de insti-
manera que habían sobrevivido tuciones bancarias simi lares .
a la monarquía de Julio. También se favoreció el desarro-
Un cambio importante, acorde !lo de préstamos hipotecarios,
con la evolución sufrida por el destinados a estimular la cons-
capitalismo, se refleja en las trucción urbana y las industrias
doctrinas · económicas imperan- con ella relacionadas . Junto a la
tes, en particular en lo que se . organización bancaria crecieron
refiere al papel del estado y a las especulaciones bursátiles y
su necesaria intervención en la los escándalos financieros, moti-
vida económica. El emperador vados por las luchas entre los
'J su equipo compartían las ideas banqueros.
de los sansimonianos, tal como . El éxito de la política interven-
habían sido enunciadas por el cionista se vio facilitado por la
jefe de la escuela antes de ser coyuntura internacional, caracte-
desvirtuadas por las concepcio- rizada por el alza de los precios.
nes socializantes de sus conti- El cuarto de siglo que va de 1848
nuadores. Conforme a ellas , se a 1873 fue una etapa de prospe-
consideraba que la dirección del ridad para toda Europa . El alza
estado debía estar en manos de de los precios agrícolas e in-
los grandes industriales y ban- dustriales no fue acompañada
queros, los cuales planificarían por un alza equivalente en los
la economía, estimularían la pro- salarios, lo cual produjo el acre-
ducción industrial, proporciona- centamiento de los beneficios .
ri¡m el crédito necesario para el Hubo crisis que obstaculizaron
crecimiento económico y, de es- el crecimiento económico (en
66
67
El Segundo Imperio ·1 857, 1862-64 y 1866-67). pero
que no llegaron a interrumpir el
desarrollo industrial ni a frenar
el crecimiento del capitalismo .
"El Imperio, con el golpe de Estado por fe de bautismo, el sufragio
ur.iversal por sanción y la espada por cetro, declaraba apoyarse en En el período 1830-50 la indus-
los campesinos, amplia masa de productores no envuelta directamente tria transformadora había sido !a
en la lucha entre el capital y el trabajo. Decía que salvaba a la clase textil; a partir de mediados del
obrera destruyendo el parlamentarismo y, con él, la descarada sumisión siglo el crecimiento se realizará
del gobierno a las clases poseedoras. Decía que salvaba a las clases sobre la base de la metalurgia
poseedoras manteniendo en pie su supremacía económica sobre la y los ferrocarriles. La aparición
clase obrera; y finalmente, pretendía unir a todas las clases, al resu- ele empresas muy grandes, para
citar para todos la quimera de Ja gloria nacional. En realidad, era h cuyo financiamiento los capita-
única forma de gobierno posible, en un momento en que la burguesí.1
les familiares resultan insufi-
había perdido ya la facultad de gobernar el país y la clase obrera
no lo había adquirido aún. El Imperio fue aclamado de un extremo cientes , hace que el crédito se
a otro del mundo como el salvador de la sociedad. Bajo su égida, la transforme en un elemento in-
sociedad burguesa, libre de preocupaciones políticas, alcanzó un des- dispensable. La solución más
arrollo que ni ella misma esperaba. Su incfustria y su comercio cobra- efectiva para el problema pro-
rvn proporciones gigantescas; la especulación financiera celebró orgías ducido por. las necesidades 1Jre-
cosmopolitas; la miseria de las masas se destacaba sobre la ostentación cientes de los grandes capitales
desvergonzada de un lujo suntuoso, falso y envilecido. fue proporcionada por la ley so-
El poder del Estado, que aparentemente flotaba por encima de la bre sociedades anónimas por ac-
sociedad, era, en realidad, el mayor escándalo de ella y el auténtico
vivero de todas sus corrupciones. Su podredumbre y la podredumbre
ciones de 1867. Esta ley liberó
de la sociedad a la que había sacado a flote, fueron puestas al desnudo al capitalista de una responsa-
por la bayoneta de Prusia, que ardía a su vez en deseos de trasladar bilidad excesivamente pesada
l:i sed suprema de este régimen de París a Berlín. El imperialismo respecto de la gestión de la em-
es la forma más prostituída y al mismo tiempo la forma última de presa. Junto con esto el capita-
"que) poder estatal que la sociedad burguesa naciente había comen- lismo cambia: se acentúa la ten-
zac.o a crear como medio para emanciparse del feudalismo y que la dencia hacia la constitución de
sociedad burguesa adulta acabó transformando en un medio para la monopolios.
esclavización del trabajo por el capital. La red ferroviaria francesa cre-
La antítesis directa del Imperio era la -Comuna. El grito de "república
~ocia!", con que la revolución de Febrero fue anunciada por el proleta-
ce: 3.600 km. en 1851, 18.000 km.
riado de París, no expresaba más que el vago anhelo de una república en 1870. En el mismo período
que no acabase sólo con la, forma monárquica de la dominación de el número de máquinas de vapor
clase, sino con la propia dominación de clase. La Comuna era la aumenta en un 400 % , la pro-
forma positiva de esta república." ducción de carbón pasa de 4 a
í6 millones de toneladas y la
Marx: La gue rra civil en Francia. (Manifi esto de la Primera Internacional,
1871.)
de hierro de 780.000 a 1.140.000
toneladas anuales.
En lo que se refiere a la indus-
tria textil, la producción france-
sa continuó sobresaliendo por su
calidad más que por su volumen
Las huelgas de 1869: represión y protesta y ocupando el primer lugar en
la fabricación de géneros de la-
na y seda de alto valor. El maqui-
En algunos lugares, la represión de las manifestaciones de los huel- nismo se desarrolló más rápida-
guistas tuvo graves consecuencias: durante la huelga de los mineros mente en el hilado que en el
de Saint Etienne, en Firminy, la tropa disparó contra un grupo de tejido y en las industrias del
manifestantes: 13 mineros resultaron muertos y 9 heridos. Lo misp10 algodón y de la seda que en
ocurrió en Aubin, donde el número de muertos fue mayor. El frag-
mento que transcribimos corresponde a la protesta de los delegados las laneras.
c:e las sociedaCl.es obreras de París ante estos hechos: Pese a la aparición de grandes
"En presencia de tales atentad.os contra la vida y el derecho del pueblo, empresas, no -había concluido
declaramos que nos es imposible vivir bajo un régimen social en el todavía el proceso de concen-
cual el capital responde a manifestaciones a veces turbulentas, pero tración industrial y, aún en Pa-
justas, con tiros de fusil. Los trabajadores saben lo que tienen que rís, los pequeños y medianos
esperar de esta casta que no exterminó a la aristocracia más que par,t establecimientos, que tenían gra-
heredar sus injustas pretensiones. ¿Para llegar a tales resultados el
ves dificultades a causa de !a
pueblo selló con su sangre la proclamación de los derechos del hombre?
Los hechos cumplidos nos autorizan a afirmar una vez más que el competencia de la gran indus-
pueblo no puede esperar más que de sus propios esfuerzos el triunfo tria en desarrollo, constituían la
de la justicia." mayoría .
Los cambios en la estructura
(Citado por Dolléans, T. 1, p. 299.) económica se reflejan en los
movimientos de población : la
68
Arriba: el campo
de batalla del Sedán.
Abajo: la fuga
del ministro Thiers,
incapaz de oponerse
al poderío militar
prusiano, es satirizada
en el dibujo de la éppca.

... __....,,,,
- ---
__. ..--

'-:-"'-·-----.


( '"
(
--..... .
.__..-

69
70
población urbana constituía en ran bajo la supervisión del e3·
i 846, el 25 % del total; en 1870, tado. Artillería en las calles
el 30 %; en 1880, el 34,8 %. Un
programa de grandes trabajos
La base social que sustentaba
el imperio autoritario se vio sa·
de Montmartre.
públicos se destina a la urbani·
zación de las ciudades, en par-
cudida hacia 1860 por dos acon-
tecimientos que llevaron a im-
Un sentimiento
ticular París. Bajo la dirección
del prefecto del Sena, barón
portantes sectores a militar en
la oposición. El primero de ellos
de repudio hizo carne
Haussman, la capital de Francia
cambia y adquiere la fisonomía
fue la reapertura de la "cuestión
romana": la intervención del lm·
en los trabajadores
de una ciudad moderna: se for- perio en la política italiana, en de París después de
man los grandes bulevares, se oposición al Papado, motivó el
despejan los accesos al Ayunta· alejamiento de los católicos que la capitulación. Existía
miento, las clases humildes se habían apoyado al régimen du-
trasladan del centro de la ciu· rante los primeros años. El se- la seguridad de que
dad, donde ocupaban las bohar- gundo fue la suscripción, en
dillas y los pisos superiores, a 1860, del tratado de libre co- tras la rendición
la periferia. Tales transformacio· mercio con Inglaterra. Este im-
nes están determinadas por ra· plicaba la abolición del protec- se abriría una política
zones urbanísticas, pero también cionismo estatal para la indus-
políticas: se busca facilitar el tria francesa, lo que hizo que reaccionaria a ultranza.
<lesplazamiento de las tropas la burguesía industrial le reti-
para que puedan actuar con más rara el apoyo al emperador.
eficacia ante posibles revueltas. El imperio continuó con el res- En la ilustración
paldo de los grandes financis-
tas, cuyos intereses y especula·
inferior: entrevista
Del imperio autoritario
al imperio liberal
ciones favorecía, y de los miem-
bros de la burguesía dedicados
entre Napoleón 111
<1 las profesiones liberales. Na-
poleón 111, buscando el apoyo de
y Bismarck.
asta 1860 el empe·

H radar, cuya volun· nuevos sectores, inició entonces


tad es ley, gobier· una política de concesiones que
na con un consejo cambiaron la fisonomía del im-
de ministros elegi· perio y dieron origen a un régi·
dos por él, y desde 1858 con un men más liberal.
consejo privado, más restringi· Los republicanos utilizaron la
oo. Gracias al control sobre la política de tolerancia para re-
prensa, la vigilancia policial, el organizar la oposición; monár-
apoyo del clero y la pasividad quicos y republicanos se agru-
del cuerpo legislativo no apa- paron en la Unión Liberal y en
rece ninguna oposición seria. las elecciones de 1863 obtuvie-
Mientras la clase obrera era ron 32 bancas en el Parlamento.
mantenida con rigor en la obe- El orleanista Thiers se colocó al
diencia, la ausencia de libertad frente del grupo parlamentario
reforzaba el poder de la gran opositor.
burguesía. El emperador, debilitado después
El movimiento obrero se encuen· de 1864 por la condenación pon-
tra estrechamente vigilado y sus tificia y por el fracaso de su po·
libertades han sido cercenadas lítica exterior, hizo nuevas con-
por completo: se reprimen las cesiones: en 1867 anuncia el
coaliciones, se persigue a las otorgamiento del derecho de in-
sociedades corporativas, se ge- terpelación y el restablecimien-
neraliza la práctica de la libreta to de la libertad de prensa y de
de trabajo. Sin embargo, no des- reunión; en 1869 se acuerda al
aparece totalmente. Las socieda- cuerpo legislativo el derecho de
des de resistencia, que en los iniciativa y se restablece la res-
momentos de desocupación o de ponsabilidad penal de los minis-
huelqa apoyan a sus miembros tros, aunque ésta continúa de-
mediante subsidios, actúan bajo pendiendo del emperador. Pero
la apariencia de sociedades de los republicanos continuarán
socorros mutuos, pues éstas po- combatiendo este gobierno, mi·
dían desarrollar su actividad le· tad personal y mitad parlamen-
qalmente, siempre que lo hicie· tario.
71
E! carácter revolucionario del Los intentos del emperador de
obtener apoyo en otros sectores
levantamiento de Paris sociales no encontraron eco; los
pesados impuestos, necesarios
para mantener la administración
· Los proletarios de la capital en medio de los desfallecimientos y las y para hacer frente a los gastos
traiciones de la clase gobernante, comprendieron que ha llegado para del ejército francés, que apoya-
ellos la hora de salvar la situación tomando en su mano la dirección
ba la invasión de los coloniza-
de los negocios públicos ...
Los trabajadores, quienes producen todo y no gozan de nada, quienes dores franceses en Argelia y
sufren la miseria en medio de los productos acumulados, fruto de su Marruecos, junto a otras costo-
trabajo y sus sudores, ¿deberán ser eternamente víctimas del ultraje? sas y fracasadas aventuras del
¿No ies será permitido jamás trabajar para lograr su emancipación, gobierno imperial, provocaron el
sin levantar contra ellos un concierto de maldiciones? descontento de la pequeña bur-
La burguesía, su hermana mayor, que cumplió su emancipación hace guesía y del campesinado. Una
ya más de .tres cuartos de siglo, que les ha precedido en el camin0 de tales aventuras, la fracasada
de la revolución, ¿no comprende hoy que ha llegado la hora de la
expedición a México destinada
emancipación del proletariado?
Los desastres y las calamidades públicas en las que su incapacidad a entronizar al archiduque Maxi-
política y su decrepitud moral e intelectual han hundido a Francia, miliano, aumentó el desprestigio
deberían sin embargo probarle que su época ha terminado, que ha del gobierno tanto en Francia
cumplido la tarea que le había sido impuesta en el 89, que debe, como en el exterior.
si no ceder··el- lugar a los trabajadores, por lo menos dejarles llegar
a su vez a la emancipación social ...
El proletariado, frente a la amenaza permanente de sus derechos, la
negación absoluta de todas sus legítimas aspiraciones, la ruina de la
patria y de todas sus esperanzas, ha com¡:ir~ndido que era su deber
La situación
imperioso y su derecho absoluto tomar en sus manos los destinos de de la clase obrera
ia patria y asegurar el triunfo apoderándose del poder."

( fournal Officiel, 21 de marzo de 1871. Citado por Jacques Rougerie en:


pesar del creci-

A
Proces des communards, París, Joulliard, 1964.)
miento económico
la situación de la
clase obrera en su
conjunto se dete-
El Comité Central de la Guardia Nacional rioró por el desnivel entre el
convoca a la lucha a los trabajadores alza de los salarios, que subie-
ron aproximadamente un 1O % ,
y el aumento de los precios de
los artículos de primera nece-
"Trabajadores, no os engane1s; ésta es una gran lucha, en la que se
encuentran frente a frente el parasitismo y el trabajo, la explotación
sidad y del alquiler de las habi-
y la producción. Si estáis cansados de vegetar en la ignorancia y de taciones, aumento que alcanzó a
pudriros en la miseria; si queréis que vuestros hijos sean hombres un 50 % . La jornada de trabajo
que gocen del beneficio de su trabajo y no especies de animales superaba las 11 horas en París
i'maestrados para el taller o para el combate, que multiplican con y las 12 horas en las provincias
su sudor la fortuna de algún explotador o vierten sangre por un y, en algunos lugares, llegaba a
déspota; si no queréis que vuestras hijas, a las que no podéis educar 15 y 17 horas. Por otra parte, el
y vigilar, sean instrumento de placer en brazos de la aristocracia; si no paro forzoso, producto de las
queréis ya que la desocupación y la miseria empujen a los hombres a crisis periódicas, afectaba gra-
la policía y las mujeres a la prostitución; si queréis, finalmente, el
reino de la justicia, trabajadores, sed inteligentes. ¡Poneos de pie y
vemente la situación de los tra-
que vuestras fuertes manos arrojen bajo vuestros talones a la inmunda bajadores.
reacción! Las organizaciones obreras,
¡Ciudadanos de París, comerciantes, industriales, tenderos, pensionados, ocostumbradas a la represión
a todos vosotros que trabajáis y buscáis honestamente la solución de policial de la década del 50, vie-
los problemas sociales, el Comité Central os llama a marchar unidos ron con desconfianza las tenta-
.e n el progreso. ¡Inspiraos en los destinos de la patria y en su gente tivas del emperador de acercar-
universal!" se a ellas. Estas tentativas se
(Proclama del 5 de abril, citada por Bourgin en: La comuna, Buenos Aires, tradujeron en algunas concesio-
Eudeba, 1962. ) nes de relativa importancia, co-
mo la ley del 25 de mayo de
1864, que permitía las huelgas
consideradas "pacíficas", reem-
plazando el delito de coalición
por el atentado a la libertad de
trabajo, o como la política de
tolerancia, inaugurada en 1868,
72
RÍ~PUBlJQlTE FRANCAISE En el mes de febrero
:'\·· :;~l LIBEllTI·: - EG:\LITÉ - 1''UATEIL'ffl'É ~-· J9 de 1871 las m·iradas
-·~--
de toda Francia
estaban fijas en París.
COMMUNE DE PARIS Obreros y miembros
de la pequeña
burguesía, de grado
L.\ CO~L\HJNE DE PARIS, o por la fuerza,
Co11~i·lúr•10l que le pl'Cmíe1· des p1·incípes de la Uépubliquo fran1.--aise el!l fa se apoderan
lí!wr.lú;
( :ou~i·lérant 1¡1rn la Jibi;rté de consc1ence ost la p1-elT)iere des Jibei·lcs; de las armas y toman
Considéranl quo le budget des cultes est contraíre au p1·incipe, puisqu'il
impose les citoyen~ contrc leur proprc r01 ; en sus manos la defensa
Considéranl, en fait, <1ue lo clergú a éló le complice des crimes de fa
mom1rcbie conlt'c la liberté,
de la ciudad.
El afiche presentado
DÉCRETE:
en primer término
ART. 1". L'f:glise est séparée de l'État.
ART. 2. Le bw1get des cultes est supprimé. anuncia la separación
ART.- 3. •Les bieus dits de mainr110rt.e, ctppartenant aux de la Iglesia
con~régations religieuses, meubles et immeubles, sont
décia1·és propriétés nationales. y el Estado, según ·
.\HT. 4. Un.e enquéte sera faite imméiliatement sur ces la decisión
hi•.'U$, pour en constater la nature et les mettre a la dispo-
~il i1m de la Nation. del Comité Central.
LA CO~UIUNE DE PAlUS.
Abajo: Jales Valles,
miembro del
nuevo gobierno.

73
con respecto a las asociaciones lición de la propiedad privada y
Las barricadas. obreras. Sin embargo, algunos afirmaba que no era necesario
grupos decidieron aceptar las
"¿Qué es el 18 de marzo concesiones manteniendo su in-
destruir la desigualdad, sino la
injusticia, es decir las desigual-
sino la respuesta dada dependencia y sin comprometer
por ello su apoyo al gobierno.
dades que nacen del privilegio
y el monopolio. Se oponía a todo
por instinto de un Como expresión de esta política
se organizó en 1862 la represen-
tipo de propiedad colectiva de
los medios de producción, pues
pueblo que ha sido tación obrera enviada a Inglate-
rra con motivo de la Exposición
la consideraba destructora de !a
libertad individual; consideraba
abofeteado? ¿Dónde de Londres. Esta visita tuvo fe- que un sistema de crédito mu-
cundas consecuencias, pues los tual que pusiese el dinero al
hay rastros de sectas, delegados franceses entraron en alcance de todos, en proporción
contacto con los dirigentes del con la capacidad para la produc-
de complots, de trade-unionismo inglés y pudie- ción, aseguraría trabajo para to-
ron asimilar su provechosa expe- dos y producción abundante y
conspiradores? riencia en el plano de la orga- permitiría al trabajador liberarse
nización sindical. De este con- de la tiranía del capital y apro-
¿Qué otra preocupación
..
que erigir una
tacto surgirían también los in-
tentos de plasmar una organiza-
piarse del producto íntegro de
su trabajo. Negaba la posibilidad
ción internacional, intentos que de emancipación del proletaria-
conducirían a la creación de la do a través de una acción políti-
municipalidad Primera Asociación Internacio- ca revolucionaria llevada ade-
nal de Trabajadores. lante como clase autónoma y
republicana contra Pese a las concesiones el ré- consideraba imprescindible para
la Asamblea realista?" gimen de trabajo siguió siendo
severo: los sindicatos, aun des-
alcanzar el éxito la alianza con
el campesinado y la pequeña bur-
P. O. Lissagaray, pués de 1868, continuaron siendo guesía, sus aliados naturales,
frente a la burguesía industrial
ilegales y el gobierno no hizo
"H.rstoYla
. otra cosa que tolerarlos, sin acor- y financiera.
dar ninguna protección a los tra- Sus doctrinas eran ampliamente
de la Comuna". bajadores. Un régimen instaura- aceptadas por los obreros espe-
do en beneficio de otra clase cial izados ocupados en las pe-
social, con intereses opuestos, queñas empresas, muy abundan-
no podía ser favorable al prole- tes todavía en el París de la
tariado. Si bien la clase obrera época, los cuales eran a su vez
no se equivocaba, y era cons- los que constituían la fuerza
ciente de esto, la opinión de los principal en las cámaras sindi-
diferentes grupos de activistas cales. Uno de sus dirigentes más
difería en cuanto a la forma de notorios, Tolain, in.tegrante de la
Frente a la política de tolerancia delegación francesa que visitó
implantada por el Imperio. Im- la Exposición de Londres en 1862,
portantes grupos inician un mo- estuvo también entre los repre-
vimiento de organización de sin- sentantes franceses en los dis-
dicatos y cámaras sindicales o tintos congresos de la Inter-
federaciones de oficio, primero nacional.
a nivel local y luego nacional. Otro de los activistas obreros
Paralelamente, y en estrecho del período, Eugene Varlin, que
contacto con estas asociaciones, se colocó, a partir de 1868, a la
compartiendo a veces locales de cabeza de las secciones fran-
reunión y con algunos miembros cesas de la Internacional, dio
comunes, se organizan las sec- mayor importancia a la organi-
ciones francesas de la Interna- zación en masa de los trabajado-
cional, muy activas en París en res y atrajo al movimiento, tan-
la década de 1860, a pesar de to en París como en provincias,
que sus tres Consejos fueron a los obreros menos especializa-
sucesivamente encarcelados. dos y también a los ocupados
Entre los miembros de los sin- en grandes empresas. En el te-
dicatos obreros se hallaban muy rreno económico era partidario de
difundidas las doctrinas de Prou- la difusión del cooperativismo,
dhon, cuyo aspecto más sobre- frente a la producción individual.
saliente era el mutualismo. Prou- y de la propiedad colectiva
dhon no era partidario de la abo- de los medios de producción a
74
,.. .

/ 1

. -·- -. ·· ; --~

,,.
-":11111-

c..-·.,.

75
Declaración de la Comuna al pueblo francés través de comunas locales. Pro-
pugnaba la formación de coope-
rativas, nacidas de los sindica-
tos obreros, para que se hicie-
"En el conflicto doloroso y terrible que impone una vez más a París sen cargo de la producción.
los honores del sitio y del bombardeo que hace correr la sangre fran- En 1868 se organiza la Federa-
cesa, que hace perecer a nuestros hermanos, nuestras mujeres, nuestros ción Central de Sindicatos Obre-
hijos aplastados bajo los obuses y la metralla, es necesario que la ros en estrecha relación con el
opinión pública no sea dividida, que la conciencia nacional no sea
Consejo de la Internacional. Fe-
turbada.
Es necesario que París y el país todo entero sepan cuál eS la natu- deraciones análogas se crean en
1 aleza, la razón, el fin de la Revolución que se produce. Es necesario
Lyon, Marsella, Ruán y Brest.
que la responsabilidad de los duelos, de los sufrimientos, de las des- La dirección del movimiento pa-
dichas de los que somos víctimas re~aigan sobre aquellos que, después sa a hombres como Varlin y Be-
de haber traicionado a Francia y librado París al extranjero persiguen noit Malon, situados más a la
con una ciega y cruel obstinación la ruina de la capital, a fin de izquierda que los proudhonianos,
enterrar, en el -desastre de la República y de la libertad el doble cuya doctrina era más sindica-
testimonio de su traición y de su crimen.
lista que mutualista y que se en-
La Comuna tiene el deber de afirmar y determinar las aspiraciones
y los deseos de la población de París, de precisar el carácter del frentaron con Tolain en la dis-
movimiento del 18 de marzo, incomprendido, desconocido y calumnia- cusión respecto de la propiedad
do por los hombres políticos que se reúnen en Versalles. colectiva de los medios de pro-
Esta vez nuevamente París trabaja y sufre por la Francia entera, de ducción.
la que él prepara por sus combates y sacrificios, la regeneración El grupo que lideraba Tolain era
intelectual, moral administrativa y económica, la gloria y la pros- el más moderado y también el
peridad. ¿Qué pide París? más inclinado a intentar la crea-
El reconocimiento y la consolidación de la República, única forma de ción de un partido político obre-
gobierno compatible con los derechos del pueblo y el desarrollo regular
y libre de la sociedad.
ro destinado a imponer las rei-
La autonomía absoluta de la Comuna extendida a todas las localidades vindicaciones de los trabajado-
de Francia, y asegurando a cada una la integridad de sus derechos, y res a través de la lucha parla-
a todo francés el pleno ejercicio de sus facultades y aptitudes, como mentaria. De ese grupo surgió
hombre, ciudadano y trabajador. en 1863 el conjunto de candida-
La aut01wmía de la Comuna no tendrá otros límites que el derecho tos obreros a la Cámara de Dipu-
de autonomía igual para todas las obras comunes adherentes al con- tados y al año siguiente el Ma-
trato, cuya asociación debe asegurar la unidad francesa. r.ifiesto de los Sesenta, que re-
Los derechos inherentes a la Comuna son: clamaba la emancipación social
El voto del presupuesto comunal, gastos y recursos; la fijación y la
como necesario complemento de
repartición del impuesto; la dirección de los servicios locales, la orga-
nización de ~u magistratura, de la policía interior y de la enseñanza, las libertades políticas en los si-
la administración de los bienes pertenecientes a la Comuna. guientes términos:
La selección por elección o concurso, y el derecho permanente de "El sufragio universal nos hizo
control y revocación de los magistrados y funcionarios comunales de mayores de edad políticamente,
todo orden. pero nos hace falta todavía eman-
La garantía absoluta de la libertad individual, de la libertad de ciparnos socialmente. La liber-
conciencia y la libertad de trabajo.
tad que el Tercer Estado supo
La intervención permanente de los ciudadanos en los asuntos comu-
nales por la libre manifestación de sus ideas, la libre defensa de sus conquistar con tanto vigor y per-
intereses: garantías dadas a esas manifestaciones por la Comuna, única severancia debe extenderse en
encargada de vigilar y asegurar el libre y justo ejercicio del derec!io Francia, país democrático, a to-
d.e reunión y de publicidad. dos los ciudadanos. Derecho po-
La organización de la Defensa urbana y de la Guardia Nacional, que lítico igual supone necesaria-
elige sus jefes y vela sola al mantenimiento del orden en la ciudad. mente un derecho social igual."
París no quiere nada más a título de garantías locales, a condición En el mismo se afirmaba tam-
bien entendida, de encontrar en la gran administración central, dele- bién la necesaria independencia
gación de las comunas federadas, la realización y la práctica de los
mismos principios.
del movimiento político obrero
Pero, a favor de su autonomía y aprovechando su libertad de acción, frente a los radicales burgueses
París se reserva realizar como lo considere mejor, las reformas admi- y se postulaba la presentación
nistrativas y económicas que reclame su población: crear instituciones de candidaturas surgidas de las
<tptas para desarrollar y propagar la instrucción, la producción, el filas obreras para las elecciones
intercambio y el crédito; a universalizar el poder y la propiedad, parlamentarias.
~egún las necesidades del momento, el deseo de los interesados y lo~
El grupo que integraba Varlin,
datos proporcionados por la experiencia.
aunque no tenía fe en la acción
Nuestros enemigos se equiVocan o hacen equivocar al país cuando
acusan a París de querer imponer su voluntad o su supremacía al parlamentaria y esperaba con-
resto de la nación y pretender una dictadura que sería un verdadero vertir a los sindicatos en una
atentado contra la independencia y soberanía de las otras comunas. verdadera fuerza revolucionaria,
Se equivocan o hacen equivocar al país cuando acusan a París de coincidía sin embargo con Tolain
perseguir la destrucción de la unidad francesa, constituida por la en la necesidad de mantener el
76
Revolución, con la aclamación de nuestros padres, que concurrieron
: . h: fiesta de la Federación desde todos los puntos de la vieja Francia. Las meJidt1$
LP. unic.ad, tal como nos ha sido impuesta hasta hoy por el imperio,
ia monarquía y el parlamentarismo, no es más que la centralización desacertadas Je la
despótica, ininteligente, arbitraria u onerosa.
La unidad política, tal como la quiere París, es la asociación volui1- Asamblea Nacional
taria de todas las iniciativas locales, el concurso espontáneo y libre
de todas las energías individuales en vistas a un fin común, el bienestar, hicieron explotar
la libertad y la seguridad de todos.
La Revolución comunal, comenzada por la iniciativa popular del 18
de marzo, inaugura una era nueva de política experimental, positiva,
el descontento de los
científica.
Este es el fin del viejo mundo gubernamental y clerical, del militarismo,
parisienses. La tensión
cie! funcionarismo, de la explotación, de los monopolios, de los privi-
:egios, a los que el proletariado debe su servidumbre y la patria sus
provocada .por
desdichas y sus desastres.
Que esta patria querida y grande, engañada por las mentiras y las
la guerra, la crisis
calumnias, se tranquilice entonces.
La lucha entablada entre París y Versalles es de esas que no pued~,1 . de los negocios,
terminar por compromisos ilusorios: la salida no deberá ser dudosa.
La victoria, perseguida con indomable energía por la Guardia Nacional, el cierre de fábricas
pertenecerá a la idea y al derecho.
¡Llamamos a Francia! menores y la
¡Advertida de que París en armas posee tanta calma como bravurn,
que sostiene el orden con tanta razón como heroísmo; que no se armó consiguiente
más que por devoción a la libertad y la gloria de todos, que Francia
haga cesar este sangriento conflicto! desocupación
Corresponde a Francia desarmar a Versalles por la manifestación
'>olemne de su irresistible voluntad.
¡Llamada a aprovechar nuestras conquistas, que ·se declare solidaria
provocaron el
ecn nuestros esfuerzos; que sea nuestra aliada en este combate que
no puede terminar más que con el triunfo de la idea comunal o con
acercamiento entre
la ruina de París!
F.n cuanto a nosotros, ciudadanos de París, tenemos la misión de
los sectores
:ealizar la revolución moderna, la más grande y la más fecunda de
todas aquellas que han iluminado la historia.
pequeñoburgueses
¡Tenemos el deber de luchar y de vencer!
París, 1 de abril de 1871." y obreros, que se
La Comuna de París. cristalizaría en la
proclamación de
la Comuna.

77
movimiento obrero y a la Inter- bros, se multiplican, sino tam- rac1on Nacional uniendo a las
nacional libres de la influencia bién las asociaciones obreras, Federaciones de París, Rouen,
de los republicanos burgueses, las cuales aumentan el número Lyon y Marsella.
y se oponía a los socialistas co- de sus miembros y perfeccionan Las s.ociedades obreras adheri-
mo Blanqui, que aspiraban a la sus formas de organización. das a la federación parisina con-
tormación de una élite revolu- Militantes como Varlin, Benoit servan completa. autonomía de
cionaria que implantara la dic- Malon, Emile Aubry, Leo Frankel, gestión y administración y de-
tadura del proletariado sin estar Theisz, B¡:¡stelica, etc., en los ben pagar a la Federación una
verdaderamente arraigado en la que confluyen el entusiasmo, las cotización de 10 céntimos por
masa obrera. capacidades política_ s y organiza- cada uno de sus miembros. Di-
La oposición al blanquismo y tivas y la carencia de ambiciones chas cotizaciones constituían
a todo tipo de comunismo auto- personales, llevan a la clase una caja destinada al otorgamien-
ritario se basaba en sus ideas obrera a un nivel de organización to de préstamos a las socieda-
de necesaria descentralización y militancia no alcanzado hasta des que los solicitaban.
y de otorgamiento del poder po- entonces. Su tarea principal fue La Cámara Federal de las Socie-
lítico a las comunidades locales. coordinar los esfuerzos y los pro- dades Obreras tenía su sede en
Se rechazaba la idea de una élite gresos del movimiento obrero la plaza de La Corderie, en el
que se considerase con derecho orientándolo hacia nuevas for- mismo inmueble que alojaba a
a representar al pueblo y todo mas de lucha. la Federación de las Secciones
tipo de poder centralizado y Los dirigentes de la Internacio- Sin embargo, ambos organismos
fuerte. nal estimulan y sostienen, con Parisienses de la Internacional.
Otros grupos revolucionarios, todos sus esfuerzos, el poderoso eran independientes y conserva-
surgidos de la oposición republi- movimiento de huelgas que, a ban su autonomía.
cana radical, estaban constitui- continuación de la crisis econó-
dos, en su mayor parte, por inte- mica de 1867, se desarrolla en
lectuales de la clase media ale- todos los grandes centros indus- La guerra franco-prusiana
jados de todo contacto con los triales de Francia y de otros y la caída del Imperio
grupos obreros y que continua- países y cuya intensidad llega
ban la tradición insurrecciona! al punto máximo en 1869 y 1870.
jacobina. Organizados en clubes Ba'jo su estímulo se organiza la n 1870 Napoleón !11

E
v sociedades secretas, conside- ayuda mutua de las sociedades creyó llegada la
raban la aceptación de la lega- obreras, tanto a nivel nacional oportunidad de re-
lidad como una traición a la cau- como a nivel internacional. cuperar el presti-
sa revolucionar ia: Ellos publica- Desde 1865 funcionaba en París gio internacional
ron diver:ms p eriódicos, casi la "Caisse du sou" o Caja de del Imperio, perdido por muchas
siempre de vida breve, que fue- los cinco céntimos, destinada a derrotas diplomáticas y milita-
ron objeto de una constante per- otorgar préstamos a los huel- res, y afirmar su autoridad con
secución por parte de las auto- guistas. Todas las corporaciones una victoria que le permitiera
ridades policiales . No eran so- adheridas deducían cinco cénti- acallar la oposición y restaurar
cialistas ni planteaban la cues- mos por semana de la cotiza- el régimen autoritario.
tión social: su militancia se li- ción de sus miembros para El creciente poderío de Prusia
mitaba al terreno político y pro- constituir un fondo de solidari- bajo la égida de Bismarck y sus
pugnaba el derrocamiento del dad con tal fin. En 1869 las so- intenciones de unificar Alemania
estado en cuanto éste, como po- ciedades obreras recaudan fon- constituían una amenaza para la
der central izador, limitaba la li- dos para apoyar a los movimien- hegemonía de Francia en el con-
bertad humana . tos que estallan en todas partes. tinente. La burguesía francesa
Al generalizarse las huelgas los no veía con buenos ojos tales
militantes multiplican sus es- 'proyectos. El 15 de julio, con
El movimiento obrero fuerzos para reunir fondos que el objetivo de anexar la zona re-
a- partir de 1868 se agotan rápidamente. nana, Napoleón 111 declaró la gue-
La solidaridad de las agrupacio- rra a Prusia.
nes obreras frente a las huelgas Los trabajadores parisienses ma-
a creciente ola de impulsa el proyecto de ·consti- nifestaron desde el primer mo-

1 ~
sindicalismo que
se extendió por
Europa a fines de
la década de 1860
se tradujo en Francia en un no-
table fortalecimiento del movi-
tuir una Cámara Federal que las
agrupe, ligando entre sí a las
sociedades de resistencia y cré-
dito mutuo correspondientes a
las diferentes profesiones. El
primer paso fue la constitución,
mento su oposición a la guerra.
Mientras el Parlamento apoyaba
casi por unanimidad los planes
belicistas del Emperador y de
su ministro Ollivier, el pueblo
ganaba los bulevares entonando
miento obrero. No solamente las el 1 de diciembre de 1869, de !a el estribillo de 1848:
distintas secciones de la Inter- Cámara Federal de las Socieda- "Para nosotros, los pueblos
nacional, que de 1868 a 1870 des Obreras de París. Más tarde son hermanos
pasan de 2.000 a 245.000 miem- se intenta establecer una Fede- y los tiranos enemigos."
78
Flourens, Rossel,
Cluseret y Dombrowski,
jefes políticos
y militares
de la Comuna.
"No conozco a ninguno
-escribe Jules
Valles-. Se me dice
sus nombres, que no oí
nunca. Son delegados
de los batallones
populares, elegidos
en los barrios.
Media docena de mozos
de grandes zapatones,
sin charreteras, sin
cordones: bajo este
cielo adornado
de flores de lis, son
.
e1gobrerno. "

19
Al día siguiente, grupos aún más emperador de Francia es hecho
numerosos fueron dispersados prisionero, junto con ciento seis
por la policía. Los internaciona- mil hombres. Entre setiembre y
listas parisienses, por su parte, octubre capitula el ejército de
publicaron en El Despertar un Bazaine en Metz y comienza el
llamado al pueblo alemán: "Her- sitio de París.
manos de Alemania, en nombre
de la paz, no escuchéis las voces
asalariadas o serviles que tratan
de engañaros sobre el verdadero
La insurrección del
espíritu de Francia. No prestéis 14 de agosto
oídos a provocaciones insensa- y la revolución
tas porque la guerra será para del 4 de setiembre
nosotros una guerra fratricida.
Permaneced en ca 1m a, como
puede hacerlo, sin comprometer
su dignidad, un gran pueblo fuer-
te y valeroso. Nuestras divisio-
nes no llevarán a ambos lados
·E 1 14 de agosto el
grupo blanquista,
dirigido por el mis-
mo Blanqui, Eudes,
del Rhin más que el triunfo com- 1 Brideu y otros par-
pleto del despotismo". tidarios, intentó llevar a cabo "
La derrota de Francia fue fulmi- una insurrección. Atacó el cuar-
nante. El ejército prusiano opu-
so cuatrocientos cincuenta mil
tel de bomberos de La Villette,
con el fin de obtener armas y
...
~.
r
hombres a los doscientos cua-
renta mil franceses, mal arma-
dos, mal disciplinados, desper-
de hacer que se plegaran al mo-
vimiento los miembros de la
guarnición. Pero el golpe fraca-
...

..

1

digados en la frontera. Los pru-


sianos invadieron Alsacia y Lo-
sa. Los gritos de "¡Viva la Repú-
blica!" "¡Abajo los prusianos!" .· '
rena y derrotaron a las tropas no encuentran eco. Blanqui con-
francesas en Froeschewiller y sique huir a Bélgica, pero Eudes
Woerth (6 de agosto). Las con- v Brideau son apresados y con-
secuencias en París fueron in- denados a muerte con otros cua-
mediatas: los diputados de la tro dirigentes, sentencia que no
oposición pidieron el rearme de llegó a cumplirse, pues el Im-
!a Guardia Nacional, la creación perio, privado del ejército, que
de un comité ejecutivo con ple- era su sostén natural, se derrum-
nos poderes gubernamentales y ba el 4 de setiembre.
la concentración de las fuerzas La revolución del 4 de setiem-
militares bajo las órdenes de un bre se hizo bajo el lema: "La pa-
solo hombre, que no fuera el em- tria está en peligro". La Cámara
perador. Aunque dichas medidas de Diputados no había llegado
no fueron aprobadas, el gabinete a votar la proposición, presen-
Ollivier no pudo mantenerse y tada por Jules Favre, de desti-
debió ceder el lugar a un nuevo tuir la dinastía cuando la sala
ministerio, presidido por el du- fue invadida por el pueblo. Se-
que de Palikao. Napoleón, desde gún una costumbre ya tradicio-
el frente, nombró a Bazaine ge- nal la multitud se encaminó al
neral en jefe y a Trochu, gober- Ayuntamiento para asistir a la
nador de París. El ejército fran- proclamación de la República.
cés sufre nuevas derrotas el 14, Se constituyó un Gobierno de
16 y 18 de agosto y debe refu- Defensa Nacional integrado con .
giarse en Metz, donde Bazaine elementos de la burguesía repu-
es bloqueado por los prusianos. blicana, miembros del cuerpo
Otro cuerpo, al mando de Mac legislativo, entre los cuales so-
Mahon, se dirige en apoyo de lamente Gambetta y Dorian ha-
Bazaine, pero es obligado a re- bían de actuar con real patriotis-
fugiarse en Sedan, donde se mo. A los republicanos se su-
produce la rendición. El 2 de se- mó, como parte del gobierno
tiembre, Napoleón 111. ante la socialista, el periodista Henri
situación de su ejército, sitiado Rochefort, liberado ese mismo
por 200.000 alemanes, entrega día de la prisión de Saint-Pélagie.
su espada al rey de Prusia. El El nuevo gobierno encomendó la
80
l"'d. FIi'...t ~·....·•
~-;·
i
' Los 40 .000 presos
1
de guerra que se
---~ ,

.. agolpaban

1
l en las prisiones
•• ..·¡

' ; ·. ..·.
'•
alemanas fueron
liberados por Bismarck
para repr·imir a los
_., .... . insurrectos de París.
.. :.:.· .• :
. ,

- .'··
.~ ·

...... .
. ...
.. . - -:·;
.... .......
---- _~

...
..
:~

81
A pesar de$& corta
vida y de la tensión
imperante, el gobierno
de la Comuna logró
sentar los fundamentos
del cambio social
al que 'aspiraba.

Ji t
., '
l.:

82
defensa de la ciudad al general pitulación, destinados a sustituir tras casas 'antes que rendirlas
Trochu. París se preparó para a los hombres del gobierno por al enemigo', se indignan de que
soportar el sitio. un poder que condujera revolu- haya quien se atreva a disputar
Clt>nariamente la lucha contra el el poder a los miedosos del
prusiano, fracasaron por la falta Ayuntamiento .. . Y se Hmitan a
París durante el sitio absoluta de apoyo popular. Pero gritar: '¡Nada de motines ante
dos de ellos tienen amplia reso- el enemigo! ¡Nada de exaltados!'
nancia: el 31 de octubre, día en como si valiese más una capitu-
la miseria y la des- ~ue. al conocerse la rendición lación que un motín."

A ocupación provoca-
das por la guerra
se unen los sufri-
mientos del sitio:
la alimentación insuficiente, el
invierno riguroso, el aislamiento,
d_e Bazaine en Metz, Blanqui y
sus seguidores, apoyados por
algunos batallones de la Guardia
Nacional, intentan apoderarse
del Ayuntamiento. y el 22 de
enero, cuando, a causa de los ru-
Pero cuando se produce Ja ren-
dición de París la situación cam-
bia: " ... la siniestra noticia
corrió por la ciudad. Durante
cuatro meses de sitio París lo
había aceptado todo por antici-
la notoria impotencia del gobier- mores sobre el próximo armisti- pado, el hambre, la peste, el asal-
no para organizar una defensa cio. Benoit Malon con algunos to, t6do menos la capitulación ...
adecuada. guardias nacionales y jefes blan- Cuando estalló esta palabra hu-
Las secciones de la Internacio- quistas ensaya el mismo golpe, bo primero una estupefacción
nal habían sido desarticuladas con menos éxito aún. Este últi- enorme, como ante los crímenes
por la guerra; sin embargo, algu- mo intento fue seguido por una monstruosos, contra natura. Las
nos 'militantes se ponen en con· bien organizada represión: cierre llagas de los cuatro meses se
tacto con fos grupos blanquistas de clubes, prohibición de algu- avivaron clamando venganza. El
y con ciertos grupos republica- nos periódicos como El Desper- frío, el hambre, el bombardeo,
nos radicalizados con el fin de tar y El Combate, arrestos, etc. las largas noches en las tri nche-
organizar en todos los distritos El 16 de ese mismo mes el Co- ras, los niños que morían a mi-
parisinos comités de vigilancia. mité de los Veinte Distritos ha- llares , los muertos se-mbrados
Estos luego se federarán en el bía lanzado la siguiente pro- en las salidas. ¡todo esto para
Comité Central de los Veinte clama: "¿Ha cumplido con su caer en la vergüenza, para dar
Distritos. misión el gobierno que se ha escolta a Bazaine, para conver-
Los comités se proponen contro- encargado de la defensa nacio- t irse en un segundo Metz! París
lar y orientar en un sentido re- nal? ... No .. . Con su lentitud, creía oir la burla prusiana. En
volucionario la actividad del Go- su inercia, su indecisión, los que algunos, la estupefacción se
bierno Republicano de Defensa nos gobiernan nos han conduci- transformó en furor".
Nacional, el cual, en realidad, do al borde del abismo. No han El 28 de enero se había decidido
poco hacía por la defensa na· sabido ni administrar ni comba- la rendición de la ciudad. De
cional. Exigen la leva en masa , tir ... La gente se muere de frío, acuerdo con lo propuesto por
el envío de comisarios para pro- ya casi de hambre . . . Salidas Bismarck, se declara una tregua
mover el levantamiento de las sin objeto, mortales luchas sin y el gobierno francés convoca
provincias, el racionamiento, el resultado, fracasos repetidos ... a elecciones destinadas a elegir
inmediato llamado a elecciones El gobierno ha dado la medida una Asamblea Nacional que rati-
municipales. Pero no obtienen de su capacidad, nos mata. La fique las condiciones de paz pro-
más que promesas. perpetuación de este régimen es puestas: desarme del ejército de
Desde el primer momento el go- la capitulación ... La política, la línea de París. rendición de va-
bierno provisorio estaba decidi- estrategia, la administración del rios fuertes, pago de una indem-
. do a obtener la paz a toda costa. 4 de setiembre, continuación del nización de 200 millones de
Con ese fin había enviado a Ju- Imperio, están juzgadas. ¡Paso francos, cesión a Alemania de
les Favre a entrevistarse con al pueblo! ¡Paso a la Comuna!" Alsacia y Lorena.
Bismarck ,y a Thiers en misión Pero tales llamados no obtuvie-
diplomática por las cortes euro- ron respuesta. Lissagaray, mili-
peas. Después de la capitula- tante e historiador de la Comu- La Asamblea Nacional
ción de París, el general Trochu, na. describe la actitud de la
encargado de defender la ciu· población durante los días del
dad, declararía que desde el mis- sitio: "Todo calla. París es la as elecciones del
mo 4 de setiembre había asegu- alcoba de un enfermo. donde 8 de febrero de
rado a sus colegas en el gobier- nadie se atreve a levantar la voz. 1871 , destinadas a
no que el intento de afrontar el Esta abdicación moral es el ver- elegir la Asamblea
sitio sería una locura, "una lo- dadero fenómeno psicológico del que ratificaría o re-
cura heroica, sin duda, pero na- sitio, fenómeno tanto más ex- chazaría las condiciones de paz,
da más ... ". traordinario cuando coexiste con dieron un triunfo notable a los
Toda una serie de golpes que se un admirable ardor de resisten- monárquicos: los legitimistas y
suceden a partir del 5 de octu- cia. Unos hombres que dicen: los orleanistas, casi en partes
bre hasta el momento de la ca- 'Preferimos poner fuego a nues- iguales, ganaron dos tercios del
83
La pequeña burguesía bajo la Comuna total de las bancas. Una treinte-
"Cuando la Comuna de París tomó en sus propias manos la dirección na de bonapartistas y cerca de
de la revolución; cuando, por primera vez en la historia, los simples doscientos republicanos comple-
obreros se atrevieron a violar el monopolio del gobierno de sus supe- taban el conjunto, mientras el
riores naturales y, en circunstancias de una dificultad sin precedente, ala izquierda de los jacobinos y
realizaron su labor de un modo modesto, concienzudo y eficaz, con los socialistas sólo pudo llevar
sueldos el más 'alto de los cuales apenas representaba una quinta parte
de la suma que según una alta autoridad científica es el sueldo mínimo
a la Asamblea 20 diputados, so-
del secretario de un consejo escolar de Londres, el viejo mundo se bre un total de 630.
retorció en convulsiones de rabia ante el espectáculo de la Bandera Aunque París se había pronun-
Roja, símbolo de la República del Trabajo, ondeando sobre el Aymi- ciado claramente por la Repú-
tamiento. blica, al elegir a 37 diputados
)', sin embargo, era ésta la primera revolución en que la clase obrera republicanos, de diversa orien-
fue abiertamente reconocida como la única clase capaz de iniciativa tación, contra 6 monárquicos, t=;I
social incluso por la gran masa de la clase media parisina -tenderos, mundo rural, una _vez más, apo-
artesanos, comerciantes-, con la sola excepción de los capitalista~
yó a la reacción. Luego del ar-
iicos. La Comuna los salvó, mediante unas sagaz solución de la cons-
tante fuente de discordias dentro de la misma clase media : el conflicto misticio y de la rendición, mien-
entre acreedores y deudores. Estos mismos elementos de la clase tras París continuaba dispuesto
media, después de haber colaborado en el aplastamiento de la insu- a sostener la guerra, la mayoría
rrección obrera de junio de 1848, habían sido sacrificados sin mira- del país deseaba la paz. La po-
miento a sus acreedores por la Asamblea Constituyente de entonces. blación campesina veía con in-
Pero no fue éste el único motivo que les llevó a apretar sus filas en quietud la actitud belicosa de
torno a la clase obrera. Sentían que había que escoger entre la Gambetta, considerado en ese
Comuna y el Imperio cualquiera que fuese el rótulo bajo el que éste momento como una de las prin-
resucitase. El Imperio los había arruinado económicamente con su
dilapidación de la riqueza pública, con las grandes estafas financieras
cipales cabezas del partido re-
que fomentó y con el apoyo prestado a la centralización artificialmente publicano, y, partidaria de la paz,
acelerada del capital, que suponía la expropiación de muchos de sus otorgó su apoyo a los monár-
componentes. Los había suprimido políticamente y los había irritado quicos.
moralmente con sus orgías; había herido su volterianismo al confi~r Para los parisienses la Repúbli-
la educación de sus hijos a los freres ignorantins (frailes ignorantes) ca estaba por encima de todos
v había sublevado su sentimiento nacional de franceses al lanzarlos los principios, aún del sufragio
precipitadamente a una guerra que sólo ofreció una compensación universal. Cuando la Asamblea
para todos los desastres que había causado: la caída del Imperio. reunida en Burdeos, y luego en
En efecto, tan pronto huyó de París la alta "bohemia" bonapartista y
Versalles, se reveló tan monár-
capitalista, el auténtico partido del orden de la clase media surgió
bajo la forma de Unión Republicana, -~e colocó bajo la bandera de quica como partidaria de la ren-
la Comuna y se puso a defenderla contra las desfiguraciones malévolas dición, crecieron las tensiones
de Thiers. f:l tiempo dirá si la gratitud de esta gran masa de la clase entre el París republicano y los
media va a resistir las duras pruebas de estos momentos." representantes del sufragio uni-
versal rural.
Análisis de la expoliación en un club obrero Thiers, nombrado por la Asam-
"En 1848, en el Luxemburgo, el ciudadano Louis Blanc decía a los blea Nacional Jefe del Poder Eje-
obreros: 'Vosotros sois los reyes de la época'. Hubo hombres sin cutivo de la República Francesa,
entrañas que, . ante estas palabras, sacudían la cabeza o bien se declararía más tarde: "Cuando
ponían a reír. Veinte años han pasado y la profecía del orador está fui encargado de la gestión po-
:i punto de cumplirse. El ubrero va a convertirse en el rey del mundo
moderno, porque él es su alma. El obrero lo es todo, pues no hay
lítica tuve inmediatamente esta
nada sin el trabajo. ¿Qué harían los ricos con sus tesoros si el obrero doble preocupación: concluir la
no los hiciera fructificar? Tomad un saco de piezas de oro, hacer un paz y someter a París". Palabras
agujero en la tierra; arrojad el saco en ese agujero, regad, abonad, que revelan con claridad la bre-
nada crecerá, ni racimo, ni flor, ni fruto. El obrero llega, toma el cha abierta entre el gobierno le-
saco, se sirve de él para trabajar, y ese saco se convierte en diez. gítimo de Francia y la población
¿,No es éste el prodigio del que somos testigos todos los días? A cam- de su capital.
bio de los diez sacos ganados, ¿qué se da al obrero? Lo suficiente
para no morir de hambre, de frío y de sed, eso es todo; y esto solamente
cuando el obrero es joven. Pues el día que envejece, dándose cuenta
el amo que ya no tiene vigor para el trabajo, le grita mostrándole la El Comité Central
puerta: 'Vete, no necesito más de ti'. Y el obrero queda reducido :i de le Guardia Nacional
la mendicidad o bien a ir a reventar sobre un jergón de hospital, pero
sólo a condición de que su esqueleto pertenezca a los practicantes y
les sirva de estudio para curar a los ricos. ientras tanto, en

M
Pero está de acuerdo con las leyes de la justicia que esto cambie, y París, donde los
va a cambiar. En el porvenir no será más el trabajo el humilde ser-
vidor del capital; no ;Será el capital el que se convertirá en esclavo
prusianos entraran
del trabajo. Otra consecuencia: todos los útiles que el obrero utiliza el 1 de marzo, se
!e pertenecerán. Lo mismo sucederá con el local, y lo mismo con organizó un nuevo
la tierra ." poder revolucionario. La Federa-
(De un discurso pronunciado en el Club d e la Corte de los Milagros. ) ción de los batallones de la
84
En la foto superior:
La estatua de Napoleón,
símbolo del poder
burgués, es abatida
por lo.s miembros
de la Comuna.
Abajo: 18 de marzo.
Mujeres y niños junto
a los cañones
del pueblo.

85
"El tono ·impertinente
con que los boletines
de Thiers anunciaron
la matanza a
bayonetazos y los
lusilamientos en masa
d.e Clamart alteraron
hasta los nervios
del Times de Londres,
que no peca
precisamente de exceso
d~ sensibilidad."
Marx, "La Comuna
de París".

86
Guardia Nacional se formó es- los que él mismo elegía; abando- ganándose el desprecio de !a
pontáneamente hacia mediados nada por los republicanos since- población por sus errores polí-
de febrero de 1871, cuando el ros, como Víctor Hugo y Deles- ticos y militares.
Comité de los Veinte Distritos cluze, pone fin a la moratoria También en Belleville la multi-
se encontraba completamente de todas las deudas comercia- tud impidió a las tropas apode-
debilitado y su propaganda había les, vigente durante la guerra, y rarse de los cañones . Se produ-
dejado de tener eco. Los dife- declara su exigibilidad inmedia- jeron allí reacciones más o me-
rentes batallones enviaron dele- ta, amenazando con la ruina a la nos vio lentas, pero locales , y
gados a un Comité Central, que pequeña burguesía comerciante no se puede hablar en este caso
se constituyó definitivamente el y artesana; por último, se niega de insurrección general, y tal
15 de marzo. La Federación ad- a otorgar un nuevo plazo para vez ni siquiera de insurrección .
quirió, inmediatamente, las ca- el pago de los alquileres debi- La única fue rza que pod ía coor-
racterísticas de un movimiento c:ios durante el sitio y suprime dinar la acción, el Comité de la
masivo. Sus representantes eran el sueldo de un franco y medio Guardia Nacional, actuó tardía-
"hombres nuevos·: desconocidos por día que recibían los miem- mente. La iniciativa de apoderar-
hasta ese momento, salidos de bros de la Guardia Nacional. se de puntos estratégicos, como
las filas de la pequeña burguesía el depósito de armas del Luxem-
y el proletariado. Por primera burgo; la Imprenta Naci onal, la
vez el sentimiento revolucionario Los acontecimientos Prefectura de Policía, el Ayunta-
se manifiesta más allá de los mi- del 18 de ma·rzo miento, parece haber surgido de
litantes conocidos y· de la clase individuos aislados: Varlin, Pin-
obrera organizada. El Consejo dy y algunos jefes blanqu istas.
de la Internacional se muestra A esa altura de los hechos la

T
hiers llega a París
vacilante frente al nuevo Comi- el 16 de marzo y situación había cambiado y no
té: solamente Eugene Varlin lo su primera medida hubo necesidad de forzar la en-
integrará como guardia nacional; está destinada a trada al Ayuntamiento: Thiers y
los demás se abstienen de par- desarmar al pue- los miembros del gobierno, una
ticipar. blo parisiense. Se ordena al ejér- vez enterados del fusil amiento
Los delegados de la Guardia Na- cito regular incautarse de los de los generales, habían abando-
cional, después de arduos deba- cañones que la Guardia Nacio- nado la capital ordenando al ejér-
tes, deciden no oponer resisten- nal conservaba en Montmartre cito replegarse sobre Versalles
cia a los prusianos, que a partir y Belleville. Según afirma Lissa- y evacuar los fuertes .
del 1 de marzo ocupan el sector garay, la ejecución de la orden Thiers repitió la táctica defen-
oeste de la ciudad; en cambio, fue tan descabellada como la dida y utilizada por él mismo en
se preocupan por permanecer idea. Se utilizaron columnas mal otras oportunidades: provocar el
unidos y conservar sus armas. conectadas entre sí, tropas que levantamiento para poder repri-
Los 227 cañones y ametrallado- tendieron a confraternizar con mir con mayor ferocidad. El con-
ras comprados por la Guardia el pueblo que había acudido a flicto, hasta entonces meramen-
Nacional son trasladados al co- defender sus armas. te poi ítico, fue transformado por
razón del París popular, a Mont- las primeras en presentarse fue- :as clases dominantes en con-
martre y a Belleville, lejos de la ron las mujeres; luego, los Guar- flicto social. Al principio no se
zona ocupada. Los prusianos li- dias. La forma en que se desarro- trataba más que de la protesta
mitaron su ocupación a un pe- llaron los acontecimientos de- contra una derrota debida a la
queño distrito, pero después de muestra la ausencia de preme- traición, del deseo de salvaguar-
dos días se retiraron a los fuer- ditación y el carácter espontá- dar la República amenazada, de
tes del norte y el este y no neo y aun desordenado de la ex- actitudes que no traducía n un
entraron en los distritos obre- plosión popular del 18 de marzo. conflicto de clases; pero, cuan-
ros, donde se había concentrado La multitud enfurecida tomó pri- do la burguesía intenta arrancar
gran parte de la población. Mu- sionero al general Lecomte, que las armas de las manos del pue-
chos parisienses de la alta y me- dirigía la operación, y luego al blo, queda claro para éste que
diana burguesía habían abando- general Clement Thomas. Am- el ejército prusiano no es el úni-
nado la ciudad. bos fueron fusilados a pesar de co enemigo que debe enfrentar.
Mientras tanto la Asamblea Na- ios esfuerzos que algunos ofi- La burguesía , que abandona la
cional comienza a actuar con el ciales de la Guardia Nacional y ciudad a los grupos populares,
objetivo de aplastar la rebeldía los miembros del Gamité de vi- ve llegada la ocasión de aplastar
·parisiense: rechaza la idea de gilancia de Montmartre hicieron al movimiento obrero, al socia-
trasladarse a la Capital y elige por evitarlo. l!smo, a la Internacional, que
como sede Versalles; poco antes El odio popular no había elegido habían comenzado a crecer vigo-
nombra comandante de la Guar- irracionalmente sus víctimas: rosamente, y para lograrlo no
dia Nacional al bonapartista Clement Thomas había sido uno vacilará en aliarse con el ene-
Aurelle de Paladines, un verda- de los fusiladores de junio de migo invasor. El espectro del
dero insulto al ejército popular , 1848 y durante el sitio había co- socialismo, que tanto atemoriza-
que no reconocía otros jefes que mandado la Guardia Nacional, ba a la burguesía francesa desde
87
"Parrs
, en armas años atrás, vuelve a alzarse ame-
nazante una vez más , y ahora
retiró pronto. La Comuna se in-
tegró con elementos de diversa
con la fuerza que le da el hecho orientación política: un grupo de
posee tanta calma de que los obreros se encuen- republicanos. que incluía a va-
como bravura, sostiene tren organizados y armados.
íhiers y sus seguidores creen
rios periodistas, algunos miem-
bros del Comité de la Guardia
el orden con tanta llegado el momento de abatirlo
definitivamente.
Nacional, blanquistas y jacobi-
nos de los clubes revoluciona-
razón como heroísmo. El Comité Central de la Guardia rios y los internacionalistas que
Nacional descubre que. sin ha- habían organizado el movimien-
No se armó más que bérselo propuesto, reúne en sus to obrero entre 1868 y 1870.
manos todo el poder efectivo so- La Comuna de París llegó a ser
·por devoción a la bre la capital de Francia. Su pri- un organismo que representaba
mer movimiento es anunciar principalmente a las clases tra-
libertad y a la gloria elecciones municipales inmedia- bajadoras, pero esto se produjo
tas para elegir un gobierno ver- sólo porque las clases poseedo-
de todos, y a Francia daderamente representativo, la ras huyeron de París o bien por-
Comuna, surgido del voto de to- que sus representantes se ne-
corresponde hacer dos los varones. Esta medida, a garon a integrar el organismo
la vez que indicaba el deseo de
cesar este sangriento volver a la legalidad, satisfacía
comunal. Es importante señalar
que una gran parte de sus miem-
una vieja aspiración de la ciu-
conflicto." dad, que bajo los regímenes pre-
bros eran radicales y jacobinos
pertenecientes a la clase media
Proclama de la r,edentes, y en especial bajo el
:mperio, había carecido de toda
y que no pocos representantes
de la pequeña burguesía se ha-
Comuna de París. representación genuinamente lo-
cal. Junto con esto el Comité
bían sumado a la revolución a
través de la Guardia Nacional.
trata de obtener la aprobación En el pensamiento de los revolu-
de los alcaldes de distrito. única cionarios la Comuna debía ser
autoridad legítima subsistente el primer paso hacia la supre-
en la ciudad, y de los diputados sión del Estado centralizador,
de París, quienes se ofrecen dominado por una minoría privi-
para actuar como intermediarios legiada y apoyado en el aparato
con Versalles. coactivo del ejército y la poli-
Pero la Asamblea de hidalgos cía. La antigua maquinaria es-
rurales, dominada por el odio ha- tatal sería reemplazada por una
cia el París republicano, no hizo red de comunas autónomas, en
ninguna concesión, y así los al- las que residiría el poder sobe-
caldes y diputados conciliadores rano en cuanto a representación
llevaron a cabo, conscientemen- directa del pueblo, y federadas
te o no, un doble juego que de- para formar las unidades admi-
moró la realización de las elec- nistrativas más amplias que ten-
. ciones y dio tiempo al gobierno drían a su cargo las funciones
de Versalles para reorganizar delegadas al gobierno central,
sus fuerzas. ejercidas por agentes comuna-
les estrictamente responsables.
El organismo comunal reunía las
La Comuna funciones legislativa y ejecuti-
va, es decir, no sólo dictaba las
leyes sino que controlaba su eje-
inalmente, la fecha cución a través de sus delega-

F de las elecciones
se fijó para el 26
de marzo. Ese día
la Comuna fue ele-
gida por el voto de 229.000 elec-
tores sobre 485.000 registrados,
dos. No existían funcionarios
ejecutivos investidos de autori-
dad independientemente de !a
Comuna. Todo el coerpo de fun-
cionarios trabajaba bajo el con-
trol de sus .miembros y éstos
cifra importante si se tiene en eran directamente responsables
cuenta que muchos de los ha- ante los ciudadanos que los ha-
bitantes de París habían abando- bían elegido. El sufragio univer-
nado la ciudad. Un buen número sal sería el instrumento median-
de los liberales electos no tomó te el cual la mayoría de la pobla-
posesión de sus cargos o se ción elegiría sus representantes
88
89
"Yo seré despiadado;
la expiación será
completa y mi justicia;
inflexible. El suelo
está cubierto
de cadáver.es; ese
espectáculo horroroso
servirá de lección."
Thiers.

90
en el gobierno comunal y contro- Ejecutiva, Militar, de Subsisten- La tarea inmediata que debie-
laría su gestión. cias, de Finanzas, de Justicia, ron realizar fue la reorganización
Conforme a la Declaración al Seguridad General, Trabajo, In- de los servicios admnistrativos,
pueblo francés, hecha pública el dustria y Cambios, Servicios Pú- que la fuga del personal del go-
19 de abril, eran derechos inhe- blicos y Enseñanza. bierno había desmantelado. Los
rentes a la Comuna: Esta primera organización del militantes obreros tomaron a su
"El voto del presupuesto comu- poder, descentralizada y respon- cargo la tarea: Varlin y Joruden
nal, recursos y gastos; la fija- sable, fue cambiada al agravar- en Finanzas, Theisz en Correos,
ción y la distribución del im- se el conflicto con Versalles. Aviral en la Dirección del Mate-
puesto; la dirección de los ser- Los grupos jacobinos y blanquis- rial de Armamento , Camélinat
vicios locales; la organización tas consideraron que había lle- en la Moneda , Combault y Fail-
de su magistratura, de la poli- gado el momento de imponer el let en el Serv icio de Contribu-
cía interior y la enseñanza, la poder "fuerte" del que eran par- ciones, Alavoine en la Imprenta
administración de los bienes tidarios . Consideraban que la Nacional , etc.
pertenecientes a la Comuna. democracia sólo podría ponerse La Comisión de Subsistencia
la selección, por elección y con- en práctica una vez que la die- hizo los mayores esfuerzos pa-
curso, y el derecho permanente tadura revolucionaria hubiese ra asegurar el aprovisionamien-
de control y de revocación de destruido el antiguo orden. to de París y el control de los
los magistrados o funcionarios Cuando se producen los prime- precios . Se fi jaron precios má-
comunales de todo orden. ros desastres militares esta con- ximos para el pan y la carne y se
la garantía absoluta de la liber- cepción se impone, pues la gue- controlaron las ventas al por
tad individual. de la libertad de rra exige que las decisiones se mayor .. . , los mercados y las
conciencia y de la libertad de tomen con rapidez y que se ape- ferias.
trabajo. le a toda la energía revolucio- Proto , delegado ante la Comisión
La intervención permanente de naria para conducir eficazmente de Justicia, fue el encargado, a
los ciudadanos en los negocios la lucha. Jules Miot propuso, el partir del 1"' de abril , de tomar
comunales por la libre manifes- 28 de abril, la formación de un todas las med idas necesarias
tación de sus ideas, la libre de- Comité de Salud Pública dotado para garantizar la libertad indi-
fensa de sus intereses: garan- de autoridad sobre todas las co- vidual ; se le encargó más tarde
tías dadas a esas manifestacio- misiones Y capaz de "hacer caer la tarea de, dictaminar sobre los
nes por la Comuna, única encar- lcis cabezas de los traidores" . arrestos ordenados por el Co-
gada de vigilar y asegurar el li- la moción fue apoyada por blan- mité Central y la Seguridad . Un
bre y justo ejercicio del derecho quistas y jacobinos y aprobada decreto del 14 de abril exigía
de reunión y de publicidad . contra el voto de la minoría , far- la notificación al delegado de
. La organización de la Defensa mada por los miembros de la Justicia de todo arresto , de to-
urbana y de la Guardia Nacional , Internacional. A partir de ese mo- da detención injustificada y pro-
que elige sus jefes y vela sola mento se produjo una escisión hibía las pesquisas y requisicio-
al mantenimiento del orden en en el seno de la Comuna que nes sin mandato regular.
la ciudad." dificultó su gestión posterior. En lo referente al culto, el 2 de
Para asegurar la democratiza- Por otra parte , el Comité de Sa- abril se decretó la separación
<,ión del régimen e impedir la lud Pública no llegó a caneen- de la Iglesia y el estado, la su-
renovación de la burocracia im- trar en sus manos la totalidad presión de presupuesto para cul-
perial la Comuna decretó la elec- del poder, pues subsistieron j un- tos y la secula rización de los
ción por el sufragio universal de to con él las distintas Comisio- bienes de las congregaciones ,
todos los agentes de la adminis- nes y el Comité de la Guardia medida que no ll egó a conc ~
tración, la justicia y la enseñan- Nacional. lo cua l impidió dar a tarse. Ese mismo día se supri-
za , limitó a 6.000 francos (el la guerra una dirección unica y mió La.-enseñanzá - reli giosa en
sueldo corriente de un obrero) eficaz. -ras escuelas .
la remuneración más alta que Uno de los prob lemas más ar-
pudiera percibir un funcionario duos que enfrentó la Comuna
y prohibió la acumulación de Obra administrativa, fue el de las Finanzas , pues ade-
cargos. económica y social más de hacer frente a los gas-
Se suprimió el ejército perma- de la Comuna tos de guerra se debía alimen-
nente y la policía fue converti- tar diariamente a 300.000 perso-
da en instrumento de la Comu- nas sin trabajo que dependían
na, responsable ante ella y re- n los dos meses del subsidio acordado a la Guar-
vocable en todo momento . La
fuerza militar del régimen esta-
ba concentrada en la Guardia
Nacional: el pueblo en armas.
Para abocarse a la tarea de go-
bierno, el 29 de marzo la Comuna
E escasos que duró
la Comuna sus
miembros lograron ,
pese a las dificu l-
tades de la guerra, sentar los
fundamentos del cambio socia l
dia Naciona l. Jou rde, encargado
de la Comisión de Fi nanzas, pu-
so en práctica una contabilidad
ri gurosa que demuestra que no
hubo despilfarros de ningún tipo.
Se ha reprochado duramente a
se dividió en diez Comisiones: al que aspiraban. los comuneros su actitud con-
91
Los últimos estertores
de la Comuna.
Las mujeres que
cruzaban en medio
Je las balas, acarreando
botellas de petróleo
para incendiar edilicios
que cerrarían el paso
a las tropas represoras,
eran Fusiladas,
sin juicio alguno,
junto a la pared
mas"' cercana.

92
temporizadora con el Banco de cena de talleres confiscados y en el futuro dar preferencia a
Francia, cuya organización y cau- se comenzó por los que intere- las sociedades obreras en este
dales fueron respetados. Tanto saban a la defensa militar, los tipo de contrataciones.
Jourde como Beslay, comisiona- dedicados a la fabricación de Bajo el estímulo y apoyo de la
do de la Comuna ante el Banco, municiones y de armas. La Co- Comisión se reactiva la reorga-
se mostraron hasta el fin respe- muna disponía de los estableci- nización de las sociedades obre-
tuosos de los caudales que la mientos industriales pertene- ras. Se confió a Elizabeth Dimi-
burguesía francesa tenía depo- cientes al Estado, Moneda, Im- trief la organización del trabajo
sitados en él. La misma actitud prenta Nacional, Manufacturas de las mujeres y las obreras se
tuvo Varlin, que los ayudó en su de Tabaco, algunas empresas de organizaron para crear cámaras
tarea, y "de cuyo cadáver aún fabricación de armas, etc., y co- sindicales vinculadas por una
caliente uno de sus ejecutores, menzaba a confiar su gestión a cámara federal.
defensor del orden, robó su vie- los obreros. La solución del problema de los
jo reloj proletario". E 1 sindicato de los mecánicos, alquileres era imperiosa para la
Desde el punto de vista social uno de los más importantes bajo población; el 20 de marzo el Co-
la tarea más importante es, sin el Imperio y que había conser- mité Central de la Guardia Na-
duda, la realizada por la Comi- vado su organización durante la cional había prohibido los des-
sión de Trabajo e Intercambio, guerra y el sitio, controlaba una alojos. La Comuna, una vez en
a cuyo frente se halla Léo Fran- serie de empresas de fabrica- funciones, decidió la posterga-
kel. Conforme al programa de la ción de armas, de las cuales la ción de los términos de venci-
Comuna, dicha Comisión es la más importante era la de los miento de todos los alquileres
"encargada de la propagación Talleres del Louvre. En la víspe- y los desalojos concedidos se
de las doctrinas socialistas. De- ra de la derrota los mecánicos postergaron por tres meses.
be buscar los medios de igualar estaban a punto de tomar bajo Los acontecimientos demostra-
el trabajo y el salario. Tiene por su control una de las mayores ron que la ley votada por la
objeto especial el estudio de fábricas metalúrgicas de la ca- Asamblea sobre vencimiento de
todas las reformas a introducir, pital, la de Barriquand. Los sas- obligaciones comerciales era
ya sea en los servicios públicos tres, por su parte, habían conse- brutal. Entre el 13 y el 17 de
de la Comuna, ya sea en las re- guido que la Comuna les otor- marzo habían sido presentados
laciones de los trabajadores con gara la preferencia en la provi- cerca de ciento cincuenta mil
sus patronos". sión, a través de empresas coo- protestos y se hablaba de tres-
Un decreto del 16 de abril, ema- perativas.de uniformes para la cientas mil quiebras. Por un de-
nado de dicha Comisión, tuvo Guardia Nacional. creto del 15 de abril se decidió
por fin procurar a las organiza- En los talleres recientemente que los reembolsos deberían ha-
ciones obreras algunas empre- socializados la gestión obrera cerse a partir del 15 de julio y
sas piloto que sirvieran de base era total y estricta. El reglamen- oor un plazo de tres años.
para el desarrollo del movimien- to de los Talleres del Louvre El 29 de marzo la Comuna orde-
to cooperativo, al mismo tiempo afirmaba en su Artículo 1"': "El nó la suspensión de la venta de
que para solucionar el problema taller se coloca bajo la dirección los objetos empeñados en el
creado por los talleres parados de un delegado ante la Comuna. Montepío y el 7 de mayo dispu-
a causa de la huída de sus due- El delegado será nombrado por so el remate gratuito de vesti-
ños. Se encargó a las cámaras los obreros y revocable cada vez dos, muebles, ropa blanca, libros
sindicales realizar el inventario que se demuestre que ha falta- e instrumentos de trabajo em-
de dichos talleres y de los ins- do a su deber ... " Este re- peñados antes del 25 de abril.
trumentos de trabajo, con el fin glamento, aprobado por la Co-
de ponerlos luego en funcio- muna el 3 de abril, fijaba la jor-
namiento mediante la forma- nada de trabajo en 1O horas. La guerra civil
ción de sociedades cooperativas Un decreto de la Comisión de
obreras. Un jurado arbitral de- Trabajo del 20 de abril abolió
cidiría sobre la indemnización a

E
el trabajo nocturno en las pana- 1 2 de abril Thiers
pagar a sus propietarios cuando derías, bajo pena de confisca- anuncia oficial-
éstos regresaran. ción de los panes fabricados du- mente que el ejér-
Para realizar dicha tarea se creó rante la noche. El 27 del mismo cito de la repre-
una Comisión de Estudio inte- mes se prohibieron las multas sión está listo.
grada en un primer momento por y retenciones sobre los salt:!rios A partir de ese momento Versa-
obreros metalúrgicos y mecáni- en empresas públicas y priva- lles no acepta ningún tipo de
cos. A éstos se sumaron des- das. Para proteger los salarios intermediación y se concentra
pués los sastres, ebanistas, tra- la Comisión fue autorizada a re- en un objetivo: aplastar el mo-
bajadores de las fábricas de cla- visar los contratos formalizados vimiento comunero. Los preli-
vos y otras corporaciones. Pese para obtener aprovisionamientos minares de paz firmados con
al poco tiempo de que se dis- de guerra, imponiendo a los 3m- Prusia limitaban a 40.000 el nú-
puso se lograron algunos resul- presarios un salario mínimo por mero de soldados en la región
tados concretos. Hubo una de- jornada o por pieza. Se decidió parisiense ; Thiers negocia c0n
93
Bismarck y obtiene primero la fuera culpable. La ejecución por
"El ordenhatriunfado", autorización para disponer de Versalles de cada uno de los
80.000 hombres y más tarde defensores de la Comuna sería
litografía de Daumier: de 170.000, de los cuales la ma- respondida con la ejecución de
El poder burgués, yor parte está constituída por tres de esos rehenes.
repatriados de los campos ale- Tales amenazas no tuvieron efec-
restituido por medio manes para prisioneros. Para to. Thiers siguió tratando a los
oponerse a ese ejército la Co- prisioneros con la misma cruel -
del ejército, ejerció muna contaba con los federa- dad, mientras la Comuna respe-
dos , fuerza compuesta principal- t&ba la vida de sus rehenes. In-
su venganza sin límites mente por los ·efectivos de la clusive se ofreció el c¡:¡nje del
Guardia Nacional, un ejército de arzobispo Darboy y otros rehe-
sobre los representantes volun.tarios mejor preparado pa- nes por Blanqui, prisionero de
ra la defensa que para el ataque. los versalleses, pero Thiers re-
del gobierno obrero. Si las ciudades de provincia se chazó el ofrecimiento. Sólo hacia
hubieran levantado, la disper- el fin de la lucha los comuneros
sión de las fuerzas de la Asam- respondieron a las matanzas ma-
blea tal vez hubiera colocado a sivas de Versalles con la ejecu-
París en una situación más favo- ción de cierto número de rehe-
rable, pero los levantamientos nes, entre ellos el arzobispo y
aislados que se producen son re- algunos curas dominicos.
primidos con facilidad. Lyon, que Las dificultades de la defensa
ya se había levantado el 28 de fueron enormes desde el primer
setiembre de 1870 para darse momento: carencia de discipli-
una Comuna anarquista inspira- na y de organización militar en
da en Bakunin, se rebela nueva- la Guardia Nacional, falta de je-
mente el 22 de marzo , impulsa- fes calificados y ausencia de una
da, al parecer, por un delegado dirección única .
de París, el internacionalista Al- Los jefes militares se cambiaron
bert Leblanc; pero la insurrec- una y otra vez . A Cluseret sucedió
ción se extingue, fácilmente re- Rossel, que no consiguió impo-
primida, dos días después . Mar- ner su autoridad sobre los fede-
sella se levanta el 23 de marzo rados, y el polaco Dombrowski
y logra mantenerse hasta el 4 asumió la jefatura demasiado
de abril. Disturbios comuneros tarde para cambiar la suerte del
se produjeron también en Tou- movimiento. El Comité Central
!ouse, del 23 al 27 de marzo; de la Guardia Nacional no se
en Narbona, del 24 al 31; en Saint había disuelto al constituirse la
Etienne, del 24 al 28; en Creusot, Comuna. El estallido de la gue-
del 26 al 27. rra lo forzará a olvidar sus pro-
Thiers optó desde el primer mo- mesas de alejarse del poder y
mento por la guerra sin cuarte! continuará subsistiendo con fun-
y rechazó los intentos de conci - . ciones de fiscalización y control,
liación realizados por diferentes junto a la Comisión de Guerra ,
grupos como la Unión de las Cá- sin ninguna delimitación clara
maras Sindicales, la Unión Re- de poderes.
publicana, los diputados de París Desde los primeros días se su-
y los jefes de la francomasone- cedieron las derrotas. Finalmen-
ría. Desde los primeros días los te, los versalleses entraron en
versalleses torturaron y fusila- París el 20 de mayo, gracias a
ron a sus prisioneros. La noticia la traición de un parisiense que
de tales asesinatos y las ejecu- les hizo saber que la puerta de
ciones sin juicio de los jefes del Sáint Cloud carecía de fortifica-
ejército federado, Flourens y Du- ción. La resistencia duró aún
val, el 3 y 4 de abril, determina- ocho días.
ron que, como medio de detener
la matanza de rehenes y prisio-
neros, la Comuna decretara por
unanimidad, el 5 de abril, que
todo reo acusado de complicidad
con Versalles fuera juzgado en
un plazo de 40 horas y retenido
como rehén en el caso de que
94
95
matanza. Todavía se lucha en P-1 ierado entre 1872 y 1873. Ellos
La Semana Sangrienta extremo de una calle cuando ya llevaron a cabo una parodia de
es entregada al saqueo la parte justicia que dejó · como saldo
conquistada. Desgraciado del más de 13.700 condenados a
as reformas reali- que posea un arma, un unifor- muerte , trabajos forzados, de-

1 ~
zadas en París bajo
el Imperio, la de-
molición de las ca-
llejuelas estrechas,
pavimentadas con grandes pie-
dras,. adecuadas para la cons-
me , o esos zapatones que tantos
parisienses calzan desde el si-
tio; desgraciado del que se azo-
re ; desgraciado del que sea de-
nunciado por un enemigo polí-
tico o personal. Se lo llevan .
portación, reclusión, etc., entre
ellos 170 mujeres y 60 niños me-
nores de dieciséis años.
Como consecuencia de la repre-
sión el París revolucionario fue
ac·allado durante una generación
y Francia, no habiendo logrado
t rucción de barricadas y para la Cada cuerpo tiene su verdugo
guerra callejera que los parisien- en jefe, el preboste, instalado en las clases dominantes coincidir
ses habían puesto en práctica el cuartel general; para apresu- respecto de un monarca, quedó
en las jornadas de 1830 y 1848, rar la labor hay prebostes suple- sometida al régimen reacciona-
dificultaron la defensa. Las gran- mentarios en las calles. Allí lle- rio de la Tercera República.
des avenidas facilitaron el des- van a la víctima , que es fusilada
pliegue de las organizadas fuer- inmediatamente".
zas versallesas. Los federados, El 24 los miembros de la Comu- Bibliografía
abandonando el plan de Dom- na abandonan el Ayuntamiento,
browski, partidario de la lucha lo que aumenta la dificultad en
en conjunto, se dispersaron por las ' comunicaciones . Ese día Rougerie, Jacques. Procés des Commu·
los barrios . La defensa se llevó a arreciaron las matanzas, corrió nards. Julliard,París, 1964.
el rumor de que las mujeres lan- Bourgin, Georges. La Comuna. Eudeba ,
cabo sin coordinación y se limi- Buenos Aires, 1953.
tó al levantamiento de centena- zaban petróleo ardiendo en los Lissagaray, P. O. Historia de la Comuna.
res de barricadas que fueron sótanos para provocar los incen- Edit. Estela, Barcelona , 1971, 2 vols .
fácilmente rodeadas por los mo- dios : toda mujer mal vestida o (primera edición de 1871).
vimientos envolventes de las que llevara una botella vacía po- Lissagaray, P. O. Gli ultimi giorni della
día ser acusada de petrolera y Comune. Ed. Riuniti , Roma , 1961 (pri·
tropas versallesas, que , a me- mera edición de 1873).
dida que avanzaban, iban fusi- muerta a tiros contra la pared Ollivier, Albert. La Comuna. Alianza
lando a los que tomaban prisio- más próxima. . Edit., Madrid, 1971 (primera edición de
neros. Los federados, reducidos a algu- 1939) .
.El martes 23 cayó Montmartre nos millares de hombres, no Dolléans , E. Historia del movimiento
obrero. Eudeba, Buenos Aires , 1957,
y el estado mayor versallés co- pueden sostenerse indefinida-
tomo l.
menzó las ejecuciones en masa mente. El jueves 25 toda la ori-
destinadas a vengar la muerte lla izquierda del Sena está en
de Lecomte y Clément Thomas. manos de las tropas. La batalla
Cuarenta y dos hombres, tres prosigue y la resistencia se co!'l-
mujeres y cuatro niños, elegi- centra en Belleville, hasta el do-
dos al azar, fueron llevados ante mingo 28 de mayo a mediodía.
el muro donde habían sido eje- A partir de ese momento ·cesa
cutados los generales el 18 de la lucha, pero continúa la ven-
marzo. Allí se los hizo arrodillar ganza .
y se los fusiló. Matanzas simila- Las matanzas en masa duraron
res se produjeron durante los hasta los primeros días de junio
días siguientes. y las ejecuciones sumarias has-
Desde el Ayuntamiento un de- ta mediados del mismo mes . Ja-
creto autoriza a los jefes de ba- más se conocerá el número
rricada a requisar los víveres y exacto de víctimas. El jefe de
útiles que necesiten; otro orde- la justicia militar declaró que
na el incendio inmediato de toda habían sido fusilados diecisiete
casa desde la que se dispare mil hombres , pero no es exage-
contra los federados. El Comité rado afirmar que los ejecutados
de Salud Pública hace un llama- pudieron haber llegado a vein-
miento a los soldados versalle- te mil.
ses invitándolos a retroceder Quedaron en prisión 36.000 in-
ante el fraticidio: " ... sois pro- surrectos, sometidos, por la vi·
letarios como nosotros ... ", les qencia del estado de sitio, a la
dice. justicia militar. Los cuatro con-
Según Lissagaray, en la noche sejos de guerra existentes re-
1

del 23 de mayo los federados sultaron insuficientes y se crea-


ocupan todavía la mitad de Pa- ron 22 consejos suplementarios.
rís: " .. . El resto pertenece a la que funcionaron a un ritmo ace-

96
n 1873 una de las tes sindicales y dividiendo al
Sindicalismo
y laborismo
inglés
E crisis más graves
producidas hasta
ese momento con-
movió a Inglaterra
y a todo el mundo capitalista.
El mercado interno inglés ya no
movimiento obrero. Dos fenóme-
nos estrechamente relaciona-
dos. Así. el imperialismo .. "fase
superior del capitalismo", al de-
cir de Lenin, salvó al capitalismo
de la crisis de fin de siglo. Pero
pudo absorber una producción también agudizó sus contradic-
lrma Antognazzi industrial en constante aumen- ciones: la concentración del ca-
to; ésta tampoco pudo ser vol- pital en grandes asociaciones
cada con facilidad en el merca- (trusts, cártels , etc.) destruyó la
"Lo mismo por su do externo -monopolizado has- libre competencia; el nuevo cre-
ta esos años por Inglaterra- a cimiento de la burguesía se hizo
situación particular causa de la competencia de las a expensas de una mayor explo-
otras potencias imperialistas tación de ciertos sectores del
que por sus que habían entrado en escena proletariado interno y, muy en
después de un acelerado proce- especial, de las colonias y los
aspiraciones la so de industrialización. La satu- países dependientes; comenzó
ración del mercado produjo la el desarrollo capitalista depen-
aristocracia obrera baja de los precios y con ello diente en los países de la peri-
el cierre de fábricas, la desocu- feria; se incrementó la compe-
confirmaba que era pación, la disminución de los sa- tencia entre las grandes poten-
larios. Esta situación, la gran cias imperialistas, hecho que
terreno favorable para depresión, se prolongó hasta desembocaría en la guerra de
mediados de la década de 1890, 1914.
la política de afectó profundamente a los paí- La relación entre la nueva eta-
ses imperialistas y a los que
colaboración dependían de ellos. y originó
pa imperialista y el desarrollo
del moviJTiiento obrero inglés es
graves tensiones sociales.
de clases." estrecha. Las enormes ganan-
cias que se obtenían no só!o
Morton y Tate, El imperialismo
del comercio internacional sino
también de la exportación de
"Historia del y la clase obrera inglesa capitales y bienes de capital
permitieron hacer conce~iones
mo.vimiento obrero y frenar las luchas del proleta-
. l'es,, . 1 proletariado ha- riado. Así. las reformas paulati-
1ng
E bía crecido rápi- nas, los reajustes parciales del
damente en toda sistema, evitaron las tensiones
Europa durante la que podía provocar su transfor-
segunda mitad del mación radical. Por otra parte.
siglo XIX y había comenzado a el proletariado, todavía no total-
organizarse tanto en el plano mente sindicalizado, sumergido
sindical como en el político. Pe- en la más sórdida miseria, sin
ro, a pesar del optimismo de representación política, fue a ve-
sus dirigentes con respecto a la ces manejado con relativa faci-
posibilidad de liquidar en poco lidad por los dirigentes obreros
tiempo el sistema capitalista y que la burguesía, con su nueva
establecer el socialismo, toda- política, había comprado o con-
vía le quedaba a la burguesía quistado. Pero también hay que
un largo camino por recorrer. señalar que la burguesía no tu-
Esta, con el poder en sus ma- vo razones para temer del pro-
nos, reajustó sus proyectos eco- letariado hasta principios de si-
nómicos y políticos y pudo afir- glo. V esto a pesar de que en
mar su hegemonía. La reducción Londres habían trabajado Marx y
de los beneficios que producían
Engels y se había realizado la
sus capitales, a causa de la sa-
turación del mercado, la r.esol- Primera Internacional. Antes de
vió exportando esos capitales a esa época, si bien el movimien-
los países dependientes. La cre- to obrero fue creciendo en mag-
ciente presión del proletariado nitud y fuerza y buscó una sa-
la contrarrestó haciendo conce- lida política independiente, no
siones, en la medida de lo po- dejó de ser un apéndice de la
sible, pactando con los dirigen- política liberal; es decir, no en-
97
frentó a la burguesía desde una Pero, a nivel interno, no bastaba
La saturación del oosición clasista. en Inglaterra con la difusión del
El proletariado inglés no era ho- nacionalismo imperialista. La
mercado europeo . mogéneo. Algunos sectores, con alta burguesía, que había desen-
determinó, a fines calificación tradicional , que la
mecanización reciente todavía
cadenado el nuevo proceso en
defensa de sus intereses eco-
del s·iglo XIX, la no había reemplazado, tuvieron
· más prestigio y mejor nivel de
nómicos, debió repartir, en bus-
ca de apoyo, los beneficios pro-
reducción de los · vida que el resto. Pero aunque
el crecimiento industrial fue ho-
venientes de la explotación de
los países dependientes. Los
beneficios producidos mogeneizando las condiciones nuevos beneficiarios fueron los
de trabajo, el imperialismo per- pequeños ahorristas, accionistas
por los capitales. mitió ganarse la voluntad de los de pequeñas empresas radicadas
sectores obreros industrial es en el extranjero; el nuevo sec-
La burguesía resolvió ·claves y de sus dirigentes me- tor de "trabajadores de cuello
diante el arbitraje, el fraude, la blanco" que forman el grueso
este probl.ema corrupción, los beneficios indi- de la llamada "clase media"; la
viduales . Resulta fácil descubrir "aristocracia obrera", un 15 %
exportando esos en la historia del movimiento del total de la clase obrera, con
obrero inglés un desfazamiento alta calificación en su trabajo
capitales a los países entre la política sindica l y del (mecánicos, obreros de la cons-
partido obrero y los reclamos de trucción y carpinteros), que no
periféricos, las bases proletarias. habían sido desplazados todavía
por la gran industria y que go-
justificando esta En todos los casos en que el mo-
vimi ento obrero estuvo a punto zaban de trabajos permanentes
colonización de radicalizarse hacia el socia-
lismo revolucionario fue frena-
mejor remunerados.
Este sector, que recibe los be-
económica bajo ' do por sus dirigentes y desviado
hacia las propuestas burguesas.
l"eficios del imperialismo, es re-
ducido con respecto a la mayo-
la apariencia de Este período de fin de l siglo XIX ría de la población : el proleta-
riado rural y urbano, a excepción
y comienzos del XX se caracte-
cruzada civilizadora. r!za por el crecimiento del po- de la "aristocracia" y los "es-
der. la conciencia y la organiza- pecializados" en los nuevos tra-
Arriba: ·Cecil Rhodes. ción del proletariado en todos bajos industriales que exige la
los países de Europa. Pero en técnica, vive en la miseria: sub-
En ·la ilustración todos. con excepción de Rusia, alimentación, condiciones deplo-
la revolución en potencia se frus- rables de trabajo , desocupación,
inferior: colonia tró por la fuerza de los movi- hacinamiento.
mientos reformistas y la políti- El progreso técnico de la déca-
holandesa en ca reformista pudo realizarse en da del 70, la "e.ra del petróleo y
gran medida gracias al imperia- de la electricidad", la llamada
Indochina. lismo. Segunda Revolución Industrial,
El imperialismo pronto tuvo sus permitió aumentar la concentra-
teóricos. sus ideólogos. sus pro- ción de capital y la explotación
pagandistas. La explotación de de la mano de obra.
los países dependientes fue jus- La nueva acumulación del capi-
tificada de diversas maneras. tal produce, además de la rup-
De los periódicos a las escuelas tura del mercado competitivo,
se difundió la concepción de el crecimiento del proletariado
que los ingleses eran la " prime- industrial. Junto con el creci-
ra raza del mundo". Consecuen- miento demográfico sorprenden-
cia: "mientras mayor sea la par- te, los cambios técnicos en la
te del mundo que habitemos [los agricultura y, básicamente, su
ingleses] mejor será la raza hu- crisis a raíz de la importación
. mana". Para Chamberlain , mi- de productos agrícolas de las
n!stro de Colonias, el imperia- colonias, llevaron a las ciuda-
- lismo era la "política justa, inte- des a grandes masas de campe-
· ligente, económica", y Cecil sinos necesitados, fenómeno
Rhodes afirmaba: "si hay Dios agravado por el éxodo de los
creo que a él le gustaría que yo campesinos irlandeses. En las
pintase con el rojo británico tan- ciudades industriales y mineras
ta parte del mapa de Africa co- {Londres, Liverpool, Manchester,
mo fuese posible". Leeds, etc.), que eran cada vez
98
99
La m1S1on nacional de Inglaterra A la izquierda:
según Chamberlain
Joseph Chamberlain,
... "Para llevar adelante esta tarea de civilización estamos realizando mentor y teórico
lo que creo es nuestra misión nacional, y estamos encontrando un
enfoque más ajustado para el ejercicio de aquellas facultades y cua- de la expansión
lidades que han hecho de nosotros una raza gobernante. No digo
que nuestro éxito ha sido completo en todos los casos, no digo que imperialista.
todos nuestros métodos han sido irreprochaales; pero sí digo que en
casi todas las instancias en las que se estableció el dominio · de la A la derecha:
Reina y ñonde se ha hecho cumplir la gran 'pax Britannica' ha
sobrevivido con ella mayor seguridad para la vida y la propiedad
y un mejoramiento material para la mayoría de la población[ .. .J.
Manilestación obrera
~in duda, en el momento en que se realizaron las conquistas ha habi-
do derramamiento de sangre, ha habido pérdida de vidas entre la~
en Londres. Hasta
poblaciones nativas, pérdida de vidas aún más preciosas que aquellos
que fueron enviados para llevar a esos países un tipo de orden disci-
1890 los sindicatos
plinado; debemos recordar que esta es la condición de la misión que
debemos cumplir [ ... ] no se pueden destruir las prácticas de barba- se mantuvieron dentro
rie sin el uso de la fuerza; pero si honestamente se compara lo que
se gana para la humanidad con el precio que estamos obligados a de una acción
pagar, pienso que bien podemos alegramos por el resultado de tales
expediciones [ ... ] que pueden costar y que ciertamente han costado puramente
valiosas vidas, pero podemos estar seguros de que por vida perdida
habrá cien ganadas, y habrá avanzado así la causa de la prosperidad reivindicativa pues
y la civilización del pueblo [ ... ]."

J.Chamberlain, discurso pronunciado en la cena anual del Instituto Real


no existía un partido
de Colonias, el 31 de marzo de 1897.) obrero que encuadrara
la acción sindical
dentro de un
marco político.

100
más populosas, competían en el
mercado de trabajo desocupa-
dos, mendigos y obreros en la
miseria.
El crecimiento de la industria
no llega a absorber el crecimien-
to del proletariado urbano. Es-
tos "obreros sobrantes", que
forman la categoría que Marx
llamó "ejército industrial de re-
serva". constituyen una condi-
ción propia y normal del modo
de producción capitalista. Están,
allí, a disposición del capitalis-
ta, para cuando el auge indus-
trial requiera su empleo. Ade-
más, con su sola presencia y su
hambre. hacen crecer desmedi-
damente la oferta de trabajo,
mantienen bajos los salarios y
boicotean la resistencia de los
obreros por consegui r_ mejoras
'abarates.
Pero "el número no pesa en la
balanza si no está unido por la
asociación y guiado por el saber",
había dicho Marx al inaugurar
la Asociación Internacional de
Trabajadores en 1864. Y la ma-
no de obra inglesa no estaba aún
organizada sindicalmente. El mo-
vimiento sindical, aunque en cre-
cimiento desde mediados del si-
glo .XIX, no era un real repre-
~entante de la clase obrera. Sus
cuadros dirigentes habían entra-
do en francas componendas con
los grupos de poder.
El desarrollo capitalista desde
mediados del siglo XIX produjo
una serie de cambios sociales:
promovió la "especialización",
capacidad requerida para el ma-
nejo de las nuevas máquinas, lo
cual hizo aparecer un sector de
obreros especializados; permi-
tió reunir a grandes grupos de
traba iadores, hasta millares, en
grandes establecimientos indus-
triales, que participaban de ex-
oeriencias y condiciones de tra-
bajo similares; produjo el desa-
rrollo del sector terciario, dedi-
cado a tareas no productivas
dentro de las empresas, los "tra-
bajadores de cuello blanco", que
oor la seguridad, el tipo de tra-
bajo -intelectual- y el nivel
de sus salarios se ubicó en la
escala social entre la burquesía
v la "aristocracia obrera"; hizo
oue la "aristocracia obrera" vie-
ra disminuidos sus privilegios
101
por el surgimiento de los "es- claramente varias corrientes po-
Una vista de pecializados" y la uniformidad líticas. El Partido Conservador,
Londres en 1870. de las condiciones de explota-
ción de la clase obrera; aceleró
que representa a la aristocracia
terrateniente y a la burguesía
Los d·irigentes el proceso de crecimiento de la
burguesía industrial y financie-
comercial y financiera tradicio-
nal, se turna en el poder con el
sindicales ingleses ra y de consolidación de su po-
der político, a expensas de la
Partido liberal, cuyas alas más
radicalizadas, los nuevos secto-
de ese 111.0111.ento aristocracia terrateniente. Una res de la burguesía con acceso
serie de leyes .(las correspon- al poder político a través de las
con·dujeron a la dase dientes a la derogación de las sucesivas leyes de Reforma, for-
Leyes de granos, a la Reforma man asociaciones Lib-Lab (libe-
obrera desde una Parlamentaria, a la Reforma rales y representantes obreros)
Agraria y a las Reformas Impo- y captan a los dirigentes sindi-
perspectiva liberal. sitivas) disminuyeron progresi- cales.
vamente el peso de la aristocra- Los sindicatos se mantenían
cia terrateniente en beneficio de dentro de la acción puramente
!a nueva burguesía industrial y reivindicativa pues no existía un
financiera. partido de la clase obrera que
encuadrara políticamente la ac-
ción sindical.
las corrientes políticas Hasta entonces, como vimos,
en el movimiento los sectores bajos del proleta-
obrero hasta 1890 riado, la amplia mayoría, no te-
nían participación política ni es-
taban organizados sindicalmen-

e
uando se creó la te, mientras que los sectores ca-
Asociación Interna- lificados participaban aliados con
cional de Trabaja- el Partido Liberal. Engels, tal
dores en Londres, como lo había hecho Marx, pro-
en 1864, sólo algu- puso la organizacón de un par-
nos sectores de trabajadores es- tido político independiente de
taban sindicalizados. No existía la clase obrera. "No hay poder
~n Inglaterra una organización en el mundo -afirmaba- capaz
central de la · clase obrera. Sólo de resistir un solo día a la clase
dos décadas después se consti- obrera británica organizada."
tu iría un partido obrero "inde- El nacimiento de la Federación
pendiente". Marx había insisti- Social-Demócrata en 1881 fue la
do en la necesidad de la orga- respuesta de Henry Hyndman, y
nización de la clase obrera para de algunas organizaciones bur-
conseguir el poder político y de guesas, a la necesidad de crear
la organización de un movimien- un nuevo partido. Si bien la . Flj-
to sindical nacional e internacio- deración se declaraba socialista
nal, así como en la necesidad -Hyndman era un lector asiduo
de formar un partido obrero in- de la obra de Marx- eludía uno
glés separado de los partidos li- de los puntos claves de la teo-
beral y conservador, represen- ría marxista: la necesidad de
tantes de distintos sectores de una revolución que destruyera
la burguesía. Ese partido se fun- el sistema capitalista y creara
dó en 1903, pero sin las caracte- la sociedad socialista. Hyndman
rísticas revolucionarias que sostenía que el capitalismo por
Marx había pretendido de él. sí solo produciría automática-
A pesar de la dirección que mente su caída y no hacía refe-
Marx y Engels quisieron imprimir rencia a la ruptura revoluciona-
al movimiento obrero, los diri- ria. Fue, afirman los historiado-
gentes sindicales ingleses se res Morton y Tate, un "propa-
preocuparon fundamentalmente pandista más que un organiza-
por la reforma parlamentaria y dor o dirigente capaz de condu-
el logro de los derechos labora- cir al pueblo a través de sus ne-
les, y dirigieron a la clase obre- cesidades y aspiraciones diarias
ra desde una perspectiva libe- a la lucha por el socialismo".
ral-radical. A pesar de las limitaciones en
En la década del 80 se perfilan el plano de la acción política , la
102
Federación, con la presidencia ciones obreras de fines del 80,
de .Hyndman, contribuyó a la di- pero esto fue por razones que
Dos pintorescas
fusión de la teoría marxista.
Pero el ingreso en 1883 de Wil-
no provenían de los lineámientos
de la Federación. Ni ésta, ni la
imágenes Je las
• •
liam Morris -artista, obrero ca-
lificado y escritor- le dio a la
Liga Socialista pudieron trans-
formarse en un partido obrero.
organizaciones
Federación un programa más de-
cididamente socialista. Hacia
Casi simultáneamente a la cons-
titución de la Liga se fundó la
sindicales en la
1884 las acusaciones de oportu- Sociedad Fabiana "con el obje- década Je 1860.
nismo y sectarismo contra Hynd- to de reconstruir la sociedad con
man produjeron en el seno de la las más altas posibilidades mo- De tales
Federación un movimiento disi-
dente.· los miembros más radi-
rales". Compuesta por un pe-
queño grupo de intelectuales
. .
organizaciones
calizados de la asociación, diri- -nunca tuvo inserción en la cla-
gidos por Morris, se apartaron se obrera- y pretendidamente d'iría Engels: "Pronto
para formar la liga Socialista. socialista, sus propuestas no
Al decir. de Morton y Tate, "Mo- fueron más que meros intentos tendrán que bajar
-rris, el más grande de los socia- de reforma social, paulatinos,
listas británicos, junto con un graduales, con la creencia de que la cabeza estas
grupo de obreros e intelectua- a través de dichos cambios se
les intentaba crear un verdadero llegaría a alcanzar el socialismo. grandes, viejas y
partido socialista en Gran Bre- Sus fundadores, Sidney Webb y
taña". la liga Socialista denun- el escritor George Bernard Shaw,
arrogantes
ció el oportunismo de Hyndman,
quien continuó siendo en el fon-
fueron sus ideólogos más im-
portantes.
trade-un·ions".
do un "patrono burgués", así co- Los miembros de la Sociedad
mo stl dirección dictatorial. Fabiana no eran socialistas re-
Si bien más leales con sus prin- volucionarios sino jóvenes de la
cipios, lós miembros de la Liga clase media, conmóvidos por los
se limitaron en su acción a la conflictos sociales de la época
propaganda del marxismo a tra- y por la deplorable situación de
vés de conferencias públicas, li- la clase obrera. Su ideología re-
bros y periódicos. Pero no de- formista implicaba, en última
bemos desconocer que esta pro- instancia, una perspectiva bur-
pat:Janda era necesaria en las guesa, en la medida en que la
masas obreras, influidas por la acción de "reformar" permitía el
tradición reformista y liberal. mantenimiento del sistema .
Los hombres de la Liga compren- A pesar dé su propuesta inicial
dían la necesidad de la revolu- de estudiar la realidad no llega-
ción, pero, en lugar de encua- ron a desentrañar los mecanis-
drar la acción sindical por las mos del modo de producción ca-
reivindicaciones económicas pitalista. Al desconocer el aná-
dentro de un contexto político, lisis científico de la sociedad ca-
de acuerdo con la teoría que pitalista que Marx y Engels ha-
proclamaban, se apartaron de los bían elaborado a partir de la so-
.sindicatos por considerar su ac- ciedad inglesa, los fabianos pro-
ción en búsqueda de "paliativos" pusieron exclusivamente medi-
como perjudicial para el proce- das reformistas: derecho al su-
so de la revolución. En suma, fragio para todos los adultos, in-
no intentaron la conducción po- cluyendo a las mujeres, jorna-
lítica del proletariado. das de trabajo de ocho horas,
La Liga desconoció a su vez la socialización de los ferrocarri-
vía parlamentaria, pues conside- les, etc. Confiaban en el Parla-
raba que el Parlamento, mane- mento y en la "democracia" ca-
jado por la burguesía. era una pitalista y aceptaban y emplea-
"trampa-" para la clase obrera. ban los medios "democráticos"
Tanto la Federación como la Li- de representación popular. En
ga estuvieron constituidas por contraposición a la propuesta re-
pequeños grupos de intelectua- volucionaria marxista esgrimían
les y obreros. Solo algunos di- el "gradualismo". Engels, en
rigentes sindicales, miembros de una carta a Sorge escrita en ene-
la Federación, tuvieron un papé! ro -de 1893. decía de los fabia"
preponderante en las moviliza- nos: "[ ... ] son un ambicioso
105
grupo londinense que han co m- al estado co mo representante
La década de 1880 prendí<» kt bastante como para de una cl ase social . Proponían
darse cuenta de la inevitabili dad la apropiación social de la renta
marca el h·ito final del de la revolución social , pero que de la tierra a través de un apa-
&'viejo" sindicalismo, posiblemente no podría confiar-
le esta gi gantesca tarea al rudo
rat o financi ero. Consideraban
que la rent a de la tierra era la
intensificándose la pro letariado sol amente, y que
por ello tienen la amabilidad de
forma prin cipal de "ingreso no
ganado" que debía pasar a ser
agitQción y ponerse a la cabeza. El princi-
pi o f undamental de ellos es el
prop iedad pública . Proponían
que los Consejos de Condado
.agregándose a las temor por-la revolución. Son los
"cultos" por excel encia [ ... ] Su
cobrara n los impuestos y centra-
l izaran así el capital necesario
Hachas los obreros no social ismo es un socia lismo mu- para inversion es más adecuadas .
nicipal: no es la nación sino el Sostenían que la competencia
calificados, hasta municipi o el que ha de conver- entre las empresas privadas y
t ir se, al menos por el momento , :as estatales haría desaparecer
ese momento en propietario de los medios de gradualmente a las primeras, da-
producción. Este socialismo es do que las segundas trabajarían
segregados del presentado como una conse- en mej ores condiciones y po-
cu encia extrema pero inevitable drían pagar mejores salarios y
proceso sindical. del l iberalismo burgués, a con- atraer así a los mejores obreros,
secuencia de lo cual sig uen la desm antelando a las otras. No
tácti ca de no opon erse re sue l- haría falta, según ellos , estati-
tam ente a los l iberales en cuan- zar las empresas privadas ya que
t o adversarios, sino de empujar- morirían por sí solas por la com-
los hacia conclu si on es socialis- pet enc ia de las empresas públi-
t as , y por tanto de intrigar con cas, formad as por la confisca-
e llos ; de penetrar de sociali smo ción progres iva de ias rentas de
al liberalismo, de no pres entar la ti erra.
cand idatos socialistas contra los Debemos observar que, de he-
liberales, sino de imponérselos cho, la práctica de estos princi-
a éstos , obligándolos a aceptar- pios significa una redistribución
los o meti én doselos de contra- del ingreso : el impuesto a la
bando. Por supu esto que no se renta de la tierra pasaría gra-
dan cuenta de que en este pro- dualmente a ser control ado por
ceso se mienten y engañan a sí el estado . De este modo, la bur-
mismos o bien traicionan al so- guesía i ndu s tri a l y fi nanciera
ci al ismo [ . .. ] En medio de toda que tenía el pod er político reco-
cl ase de basura han producido gería parte del ingreso que se
algunos buenos escritos de pro- extraer ía de la aristocracia terra-
pagand a, en rea lidad lo mejor en teniente, la cu al, aunque también
su tipo que han hecho los ingle- estaba representada en el Par-
ses. Pero apen as ponen manos lamento, se hall aba en una po-
"' su táctica específica de ocul- si ción políti ca cada vez más
tar la lucha de clases todo se desventa j osa.
torn a podrido. De aquí t ambién Hasta 1890 la Sociedad contaba
su od io fanático contra Marx y con 173 miembros. Aunqu e lue-
todos nosot ros : a ca usa de la go su número aum entó no lle-
lucha de cla ses .. ." gó a t ener ninguna influencia en
Los fabi anos sost enían que, a la clase obrera. La creación del
través de los m ecanismos "de- Part ido Laborista Independ iente
mocráti cos" , se lograría el "con- redujo su número y la re lativa
vencimiento genera l " de la ne- importancia que habían al ca nza-
cesidad de socia lizar los medios do ¡:¡ lgunas de sus fil ia les del
de producc ión y que con ello <;e interior a las cuales incorporó
log rar ía el "bienestar general". al crearse ofreciendo a sus
Daban por supuesta una "con- miembros una perspectiva polí-
vicción raciona l e inspirada por tica independiente opuesta a los
el impulso ético para realizar la principios de la Sociedad Fabia-
.i usticia social". Su principio de na central. La acción de la So-
la impregnación o "penetración" ciedad Fabiana quedó otra vez
del Partido Liberal por el socia- limitada a Londres, donde sus
lismo provenía de no considerar miembros llevaron a cabo una
106
.. .. -
···.

">:: ;_JW, _diit·--~­


-, :: $ _-:,,
La cuestión de Irlanda ··"Solidaridad
Internacional
Engels, después de recorrer Irlanda, en 1856, expresaba:
"Hay una ausencia total de toda industria, de modo que sería difícil de Trabajadores",
entender cómo pueden vivir todas esas excrecencias parásitas (gen-
darmes, curas, abogados, burócratas) si no fuera por la miseria de grabado de Crane.
los campesinos, que constituye la otra mitad del cuadro. [ ... ] Irlanda
puede ser considerada como la primera colonia inglesa, gobernada Al .decir de Engels,
al viejo estilo [ ... ] pudiéndose observar ya que la llamada libertad
de los ciudadanos ingleses se funda en la opresión de las colonias [ . .. ].
Las guerras inglesas de conquista (de 1100 a 1850) han arruinadu
la clase obrera inglesa
al país. Gracias a una opresión sistemática han sido convertidos en
forma artificial en una nación espantosamente desmoralizada, y ahora
fue "políticamente,
cumple la notoria función de proveer a Inglaterra, Norte América,
Australia, etc., de prostitutas, trabajadores ocasionales, rufianes, ladro- la cola del gran
nes, estafadores, mendigos y demás canallas."
Irlanda fue colonizada por los ingleses definitivamente en los siglos XVI partido liberal, del
y XVII. Hacia el siglo XVIII empieza la emigración de campesinos
despojados de sus tierras y la conversión de campesinos independien- partido conducido por
tes en dependientes, la formación del proletariado rural.
Irlanda proveía de cereales a Inglaterra, lo que beneficiaba a los lo,s industriales".
nobles que formaban la aristocracia terrateniente inglesa, a quienes
se habían donado las tierras conquistadas. Pero la derogación de las
Leyes de Granos, en 1846, privó a Irlanda del monopolio del abas-
tecimiento del cereal al mercado inglés y dejó a la producción a grícol-1
irlandesa a merced de la competencia extranjera. La nueva consigna,
'lana y carne' , provocó una nueva emigración de campesinos, esta
vez hacia los Estados Unidos.
Hacia 1867 un movimiento en pro de la república y de la reforma
agraria, el de los Fenianos, fue severamente reprimido. Marx, enton-
ces en Inglaterra, logró promover la agitación de los obreros ingleses
en favor de los presos fenianos, aunque sin compartir totalmente su
planteo político. La revuelta terminó con el juicio y la ejecución
de los "mártires de Manchester".
El problema de los presos 'políticos irlandeses y la cuestión de Irlanda
es un tema tratado con asiduidad en los reuniones de la Asociación
Internacional de Trabajadores. Marx dice : "La clase obrera inglesa
nunca hará nada mientras no se libre de Irlanda. [ ... ] La palanca
debe aplicarse en Irlanda [ ... ]. El golpe decisivo contra las clases
dominantes inglesas (y será decisivo para el movimiento obrero de
todo el mundo) no puede ejecutarse en Inglaterra sino en Irlanda. [ ... ]
Es el baluarte de la aristocracia terrateniente inglesa. [ ... ] Irlanda
es [ ... ] el gran medio por el cual la aristocracia inglesa mantiene
su dominación en la propia Inglaterra". Derrocando a la aristocracia
inglesa, se llenaría "el requisito previo de la revolución proletaria
en Inglaterra". Marx señala que la burguesía inglesa participa del
interés de la aristocracia en tener a Irlanda como una "simple tierra
de pastoreo que provea al mercado inglés de carne y lana a los pre-
cios más baratos posibles". Y agrega: "Por ello están interesados en
reducir la población irlandesa, mediante la expropiación y la emi-
gración forzosa, a un número tan pequeño que el capital inglés inver-
tido en la tierra arrendada para la agricultura pueda funcionar con
seguridad" .
Pero la burguesía, además de beneficiarse con la obtención de pro-
ductos agrícolas baratos (para poder así bajar los salarios que paga
a sus obreros), se beneficia también con la afluencia constante de
trabajadores que se agregan al mercado inglés del trabajo, "obligando
a bajar los salarios y a degradar la situación moral y material de la
dase obrera inglesa". Este hecho crea tensiones ficticias entre los
trabajadores irlandeses e ingleses, porque la competencia por el
trabajo los aleja de la comprensión de que ambos son parte del pro-
letariado, de que deben combatir a un enemigo común, la burguesía.
Así el obrero inglés "odia" al irlandés y por eso se apoya en los
aristócratas y capitalistas ingleses, sin advertir que de esa forma está
consolidando la dominación que se ejerce sobre él mismo.
La distorsión, agravada por prejuicios religiosos y étnicos, se da tanto
<'ntre los obreros ingleses como entre los irlandeses. Estos ven a los
primeros como "partícipes del pecado de la dominación inglesa sobre
Irlanda".

108
A princ1p1os del siglo XX, en 1903, cuando las tensiones internacio-
nales se agudizaban, el gabinete conservador, que necesitaba contar
con la tranquilidad interior, aplicó en Irlanda un programa de refor-
ma agraria. La entrega de tierra en pequeña propiedad a los arren-
datarios sin tierras, mediante la expropiación de los "landlords" (gran-
des terratenientes), modificó la estructura social y el equilibrio de
fuerzas, disminuyendo el foco de tensiones generado por el problema
agrario. Pero el conflicto continuó entre los que defendían la unión
con Inglaterra, los que aceptaban la autonomía y los republicanos.
Para apaciguar los ánimos se llevó al Parlamento en 1912 el proyecto
de la H ame Rul,e ( autogobierno). Ir landa tendría un parlamento,
aunque el senado y el Lord Gobernador, representante del rey, serían
elegidos en Inglaterra. El parlamento irlandés se ocuparía de los
asuntos internos, mientras que el ejército, flota, diplomacia, etc., de-
penderían del gobierno británico. El proyecto fue rechazado. Recién
en 1914, ante la guerra inminente, se aprueba el Hmne Rule.
Los grupos más radicalizados de Irlanda, como el partido Sinn Fein,
que se declaraba socialista, encabezan la lucha. Inglaterra dejó hacer
mientras la corriente separatista no se mostró amenazante. El punto
culminante de l proceso se dio en 1916, durante la guerra. La revo-
lución estalló en Dublin, donde un grupo pequeño y con pocas amias,
el .. Ejército de Ciudadanos Irlandeses, constituyó el Gobierno Provi-
sional de la República de Irlanda. Inglaterra mandó 60.000 hombres
para reprimir el movimiento, que no contó con el apoyo activo de
la mayoría de fa población ni con la ayuda alemana, como esperaba
el Sinn Fein.. Después de una cruenta lucha los revolucionarios
fuerdn vencidos. A la rendición in®dicionaJ que se les exigió
siguieron los fusilamientos de todos los cabecillas. La tentativa del
Ejército de Ciudadanos Irlandeses, que luchaba por instaurar una
"república de los trabajadores", fue así aplastada.

109
política de colaboración con los Se inicia el "nuevo" , caracteri-
En la ilustración liberales progresistas del con- zado por la movilización de gran-
dado. Pero, por otra parte, es des masas de obreros no califi-
superior: portada innegable que la ideología fabia- cados, por la búsqueda de reivin-
na pesó en el Partido Laborista dicaciones laboral es comunes a
de un periódico Independiente y más tarde en el toda la clase obrera y por !a
laborista. Partido Laborista Inglés. promoción de una salida política
Independiente que expresara sus
Abajo: la huelga .de auténticos intereses de clase.
Los mecánicos Tom Mann, John
Las organizaciooes
los estibadores de si ndicales: del viejo a l Burns y Fred Hammill dirigieron
este movim iento y tomaron co-
"nuevo" sindicalismo
Londres, en 1889, mo eje para ama lgamar a millo-
, nes de trabajadores dos reivin-
segun una estampa 1 "vi ejo" sindica-
dicaciones generales: la jornada

E
de trabajo de 8 horas y el sala-
que se repartía l ismo -primer pe-
ríodo del sindicalis-
rio mínimo garantizado (hasta
ese entonces el sala rio oscilaba
en las calles. mo, hasta 1890-
nucleaba solamen-
según las ganancias y los inte-
reses de los capitali stas). La
te a los obreros calificados. Pa- reducción lega l de la j ornad a de
ra. pertenece r a los sindicatos trabajo permitiría al obrero no
los obreros debían pagar cuotas so lamente mej ora r su situaci ón
mensuales relativa mente altas labora l sino tamb ién participar
lo cual requería te ner salario~ _en las activi dades políticas y
altos y t rabajo . Dichas cuotas cu ltura les, algo hast a ent on ces
formaban parte de los fon dos de veda do por las largas j ornadas.
ayuda a sus miembros en caso Las huelgas se suced ieron en
de paro, enf erme dad, etc. Estos Londres : desde las que rea liza-
" vi ejos " sindicat os - ll amados
ron en 1888 las obrera s de las
sindicat os de ofi cio- defendían fá bricas de f ósforos - una de
exclusivamente los intereses de
las ramas industrial es más insa-
su of icio, no los de la cl ase obre- lubres- y los obreros del gas
ra en su conjunto. Sus di ri gen-
hast a el estall ido en 1889 de la
tes participaban de la política huelga de los portuarios , que in-
Lib-Lab , entra ban en el juego de movi lizó a unos 60 .000 obreros
la concili ación con la burguesía de dist i ntas ramas, calificados
rad ica l. Quedaban f uera de es- y no calificados . Se org anizaron
tos sindicatos !as grande s ma-
pi quet es de huelga, bonos de so-
sas de obreros no cal ificados :
corro entre los obreros ham-
portuari os, trans porte, gas, etc.
brientos, miti nes y manifesta-
Hacia la década del 1880 la agi- ciones call ej eras que co nmovi e-
tación obrera se hizo cada vez
ron a la opinión públi ca a! poner
más i ntensa . Las huelgas pro-
en evidencia la miseria atroz de
longadas agotaron los fondos de
uno de los puertos más grandes
los sindicatos y se produjo un
del mundo.
f enómeno fundamenta l: entraron
Esta huelga logró el aumento de
a participar en las luchas calle-
sa larios que se proponía, hecho
jeras y en las huelgas, v iolentas
que si rv ió para dar fuerza al mo-
Y prolongadas , las masas de
vimi ento obrero al ver el éxito
obreros no calificados, que h::i-
alcanzado por los obreros no ca-
bían quedado h a sta entonces
lifi cados.
f~~ra del proceso sindical y po-
lit1co. A este nuevo movimiento El número de obreros organiza-
se agregaron los obreros de las dos en sindicatos seguía en au-
indus! rias y de las minas, ya mento: 500.000 en 1885, 860.000
Or.f)amza~os desde tiempo atrás ,
en 1889 y casi dos millones an
que a ra1z de haber sufrido las 1890.
consecuencias de la gran depre- La bandera levantada por los
sión habían comenzado a tomar nuevos diri gentes -la jornada
conciencia de la ineficacia de las de ocho horas- sigu;ó siendo
viejas f órmu las sindicales. el nexo de unión para la clase
l a década de 1880 marca el hit o obrera . La creación de la Fede-
final del "viejo" sindicalismo . ración Minera de Gran Bretaña,
110
t//?//~//))/ :}/t.::
:·:..-.-::.:;¡/.:f .:.:_.·:·.-·.:.-::.:~:)(:/
/i//://:).://.:t://:·:
:: , :·::¡ ::::::.-::.-···."'•

11 1
Viejo y nuevo unionismo del Sindicato de Obreros del
Gas y de otros sindicatos (por-
tuarios, marineros, fogoneros fe·
rroviarios. etc.) dan la pauta de
..."El Ealit-End (barrio bajo de Londres) ha sacudido su inerte des-
esperanza; ha vuelto a · la vida convirtiéndose en la patria del 'Nuevo un movimiento cada vez más in-
Unionismo', esto es, -de la organización de la gran masa de los obre- tenso hacia el nucleamiento de
ros 'no técnicos' ( unskilled). Esta organización puede, en algún sen- la clase obrera con sentido de
tido, adoptar la forma de las viejas uniones de los obreros 'técnicos' "solidaridad" y en el que se ex-
( skilled) ; es, con todo, de carácter esencialmente distinto. Las vie- presaba una nueva conciencia de
jas uniones conservan las tradiciones del tiempo en que fueron fun- clase.
dadas; consideran el sistema del salario, dado -una vez por todas, Estos "nuevos" sindicatos se
como un hecho definitivo que, en el mejor de los casos, pueden modi- encargan de hacer contratos co-
licar un poco, en interés de sus asociados . . . Las nuevas uniones,
por el contrario, fueron fundadas en una época en que la confianza
lectivos; nuclean a obreros con
en la eternidad del sistema del salario era violentamente alterada. salarios bajos y trabajos inesta-
_ Los fundadores y los protectores de estas nuevas uniones eran socia- bles que no podían pagar altas
listas conscientes o de sentimiento; las masas que afluyeron a ellas, cuotas mensuales. El sindicato
y en las que reposa su foerza, eran incultas, descuidadas, no tenidas había dejado de ser una institu-
en cuenta por la aristocracia de la clase trabajadora. Pero ellas tie- ción de beneficencia para con-
nen esta inmensa ventaja: sus espíritus son todavía puros, completa- vertirse en una institución de lu-
.mente libres de la herencia ·de los 'respetables" prejuicios burgueses, cha sindical y política.
que confunden las cabeza~ de los 'viejos unionistas' mejor ubicados.
Y ·así vemos ahora cómo -estas nuevas uniones toman la dirección del Pero el "nuevo" sindicalismo no
movimiento obrero y cómo, cada vez más, llevan a remolque a las aniquiló al "viejo". Subsistieron
ricas y orgullosas 'viejas uniones' ..." dirigentes, sindicatos de oficio,
asociaciones Lib-Lab, sobre to-
{Engels, "Prefacio" a la edición de 1892 de La situación de la cla.se do entre los obreros del carbón
obrera en Inglaterra. ) y del algodón, que insistieron
en las reivindicaciones parcia-
les. Y a tal punto subsistieron
que, hacia fin de siglo, cuando
William Morris, fundador de la Liga Socialista se produjo la reacción patronal
ante el avance político y sindi-
"La canción de los trabajadores", 1885 (Fragmento) cal de la clase obrera, volvieron
los de la "vieja banda" a liderar
''¡Oh vosotros, hombres ricos, escuchad y temblad! pues con el proceso.
el aire viene la canción: Engels, en una carta a Sorge es-
Hemos trabajado para vosotros y para la muerte; ahora la lucha crita en 1889, decía, refiriéndo-
es diferente.
Somos hombres y nos batiremos por el mt1ndo de los hombres se al nuevo movimiento: "For-
~, de la vida; . malmente, por el momento el
Y nuestro ejército está en marcha. movimiento es sindical, pero ab-
Así marcharemos nosotros, •los trabajadores, y el rumor que escucháis solutamente distinto de las "vie- __
es él ruido donde se mezclan -la batalla y la liberación próxima; jas" trade u~pre­
Pues la esperanza de todo ser humano está en la bandera que llevamos, sentan a] los obreros califica-
Y el mundo está en marcha." dos, la "aristocracia del trabajo
[ ... ] La gente [los dirigentes]
se está poniendo al trabajo en
Su conversión al socialismo, 1894 for-ma muy distintas: está con-
duciendo a la lucha a masas mu-
"[ ... ] Yo estaba destinado a tener una idea pesimista sobre el objetivo chísimo más colosales, está con-
de la existencia si no se hubiera abierto en mí la idea de que en moviendo mucho más profunda-
medio de esta mugre de la civilización empezaba a germinar la
semilla de un profundo cambio, lo que nosotros llamamos la Revolu- mente a la sociedad, está plan-
ción _Social. Este descubrimiento cambió en mí el aspecto de las teando demandas de mucho ma-
cosas, y todo lo que faltaba para convertirme en socialista era ligarme yor alcance: jornadas de ocho
al movimiento práctico, lo que he tratado de hacer al máximo de horas, federación general de to-
mis posibilidades [ ... ]." das las organizaciones, solidari-
dad total [ ... ] Se han formado
(Textos citados por Morton y Tate.) por primera vez ramas femeni-
nas, en el Sindicato de obreras
del gas y en la Unión General
Obrera ... " Pero en la misma
carta observa también que "la
respetabilidad burguesa se ha
adentrado profundamente en los
huesos de los obreros", a tal
112
George Bernard Shaw,
uno de los f andadores
de la Sociedad
Fabiana,
constituida con el
objeto de "reconstruir
las más altas
pos,ibilidades
morales". Formada
por intelectuales,
la Sociedad nunca
llegó a insertarse en
la clase obrera.

113
Un ex combatiente de la guerra contra los Boers extremo que se ve a los dirigen-
tes J. Burns, Champion y T.
·'En un hospital de la ciudad del Cabo el soldado Jorge Fewkoomey Mann en contacto con la burgue-
sufrió la amputación de una pierna, a consecuencia d el impacto de sía y orgullosos de su rel aci ón
una bala, durante la Guerra de los Boers. con los l iberal es y aun con los
Regresó a Londres. Le fueron pagadas setenta y cinco libras esterlina:;,
conservadores . Recordemos que
a cambio de lo cual le hicieron firmar un papel en que renunciaba
''· toda reivindicación contra el estado.
en pocos años después, en 1906,
invirtió las setenta y cinco libras en una pequeña taberna de Newgate . J. Bums. de la Federación Socia!
que por aquel entonces rendía sus holgados cuarenta chelines ... Domócrata , fue miembro del go-
Eso fue al meños lo que él creyó comprender que decían los 'libros', bierno liberal. "deslizándose ha-
pequeños cuadernos manchados de cerveza, anotados a lápiz. cia ei oportunismo, el arribismo
Ayudado por una vieja, y después de haberse instalado en el cuartu- y las alianzas sin principios con
cho de la trastienda, empezó a dedicarse al oficio de cantinero. Pocas la " vieja banda" del T.U.C. (Tra-
semanas hubieron de transcurrir para quedar convencido d:e que la des Union Counci!), los políticos
pérdida de su pierna no había sido una buena inversión: las entradas
resultaron inferiores a los cuarenta chelines previstos. Y eso a pesar
burgueses del Parlamento, y el
del empeño que el soldado puso en tratar con gran amabilidad a la Consejo dei Condado de Lon-
clientela. dres" .
Al fin se enteró d e que en los últimos tiempos había estado en Los dirigent es obreros del nuevo
construcción un edificio en el barrio, de tal suette que los albañiles ¡sindicalismo no eran miembros
habían contribuido a la prosperidad del fonducho; pero una vez ter- ae las instituciones pretendida-
minada la obra la clientela disminuyó sensiblemente. El nuevo pro- mente sociali stas , excepto ,1.
pietario pudo haberse dado cuenta de aquel estado de cosas sób Burns, sino dirigentes de sus
con umt buena interpretación de los 'libros', según solían el!.¡>lícarlc. respectivos sindicatos y no te-
Y era que las entradas, en contraste con la experiencia del grerrúo,
habían sido más elevadas en los días de trabajo que en los feriados . nían antecedentes en la lucha
Pero, ha~ta aquel momento, nuestro hombre no había conocido tal política liberal.
género de establecimientos más que como cliente, nunca como em- !\lo solo las masas de Londres
presario. No pudo sostener su taberna más que cuatro meses [ .. . ]. se movilizaron. En todas las ciu-
Luego fue descendiendo cada vez más hondo en la escala de la mise- dades industriales del interior
ria hasta perderse en la interminable caravana de los infelices que se produjeron fen ómenos simi-
el hambre arrastra, día y noche, a lo largo de las calles de la metrópoli lares. El descontento aumentó
del mundo. a fines de la década del 1880: la
Una mañana vagaba a lo largo de un puente sobre el Támesís. Llevaba concentración del capital incre-
el estómago vacío, ya que durante dos días no había probado nada
que humanamente pudiera llamarse comida . Las gentes a quienes mentó la explotación de la ma-
hasta entonees acudió en bares y cantinas solían convidarlo a tomar no de obra . El aumento de la
copas, pero nunca a comer. Es decir que sin el uniforme que con desocupación, e! rechazo de las
este fin dispuso ponerse no le hubieran dad o ni las copas. demandas laborales obreras, ios
Volvió a usar el traje que había vestido de tabernero, pues se pro- lock-out y las leyes para debili-
ponía mendigar y tenía vergüenza. Mas no vergüenza por el balazo tar a los sindicatos sirvieron co-
recibido en la pierna ni por haber comprado un bar improductivo; no. mo marco a los movimientos
Tenía vergüenza de verse ,:reducido a pedir limosna a gentes que obreros. cada vez más radicali-
¡amás habí~ vist~ ni oído nombrar. E n su opinión, nadie le debía
nada a nadie .. . zados y más violentamente re-
(Fragmentos de La novela de dos cent~vos, de Bertold Brecht.) primidos.

Porcentaje de territorio perteneciente a las potencias El Partido Laborista


coloniales europeas y a los Estados Unido¡¡¡ Independiente: ¿un pa rtido
de la clase obrera?
1876 1900 Aumento
Africa 10,8 % 90,4% 79,6%
Polinesia 56,8% 98,9% 42,1 % a experi encia sin-

1
Asia 51,5 ?~ 56,6 % 5,1 %
Australia 100,0 ~ 100,0 % dical de fi nes del
80 así como la si-
América 27,5 % 27,2 % - 0,3%

''E l rasgo característico del período que nos ocupa es el reparto defi-
J tuación económica
-aumento del por-
nitivo del planeta, d efinitivo no en el sentido de que sea imposible centaje de desocupados, aun en-
repartirlo de nuevo -al contrario, nuevos repartos son posibles e tre los obreros especializados ,
inevitables-, sino en el de que la política colonial de los países capi- dism inución del salario rea l. pér-
talistas ha terminado ya la conquista de todas las tierras no ocupad~s.
dida de las conquistas alcanza-
que había en nuestro planeta . Por vez primera, el mundo se encuen-
tra ya repartido, d e modo que lo que en adelante puede efectuarse das en 1889- contribuyeron a
son únicamente nuevos repartos, es decir, el paso de territorios de crear un clima propicio para el
un propietario a otro, y no el paso de un territorio sin propietario surg imiento de un partido polí-
a un düeno [ ... ]." ·· t ico obrero.
( Lenin, El imperialismo, fase superioT del capitalismo.) Londres dejó de ser el único
114
Ramsay Me Dollllld
dtlendió el reformismo
li:b.eral-fabiano
ea los principios
del presente siglo,
rechazando la lacha
de clases y
las propuestas
socialistas.

115
centro de movilizaciones obre- Engels recibió con alborozo !a
"Lo que debería ras. La agitación trascendió sus noticia de la creación del P.L.I.
límites y el norte industrial pa- En una carta a Sorge, en 1893,
hacer la clase obrera só a ser el centro de la acción ie decía: ... "La F.S.D . por una
es tener preparados política. Mientras las centrales
londinenses de la Federación So-
parte y los fabianos por otra no
han sido capaces, por su actitud
sus propios candidatos cial Demócrata , la Sociedad Fa-
biana y la Liga Socialista se mo-
sectaria, de absorber la presión
socialista que se ejerce en las
--sus propios hontbres vían con una dirección aliada
con la burguesía, en · componen-
provincias, de manera que la
fundación de un tercer partido
de clase--, que das con los liberales, las filia- es beneficiosa. Pero la presión
les del interior adoptaron otra se ha vuelto ahora tan grande,
perntanecerán al actitud y comenzaron a partici- especialmente en los distritos
par en las luchas populares. Por industriales del norte, que el
ntargen de las intrigas primera vez se intentó la fusión nuevo partido es ya, en su primer
de las ideas y los grupos socia- congreso, más fuerte que la F.
de. los dos partidos, listas con el movimiento de ma- S.D. o que los fabianos, si no
sas. La creación de la Unión más fuerte que los dos partidos
liberal y Obrera de Bradford es un hito juntos. Y la masa de los afilia-
en este proceso en que la lucha dos es muy buena, ya que su
conservador". oolítica se suma a la lucha rei- centro de gravedad est~ en las
~indicativa, proceso estrecha- provincias y no en Londres, re-
Del "Reynoltl's mente relacionado con el surgi- ducto de las camarillas [ ... ] El
miento del "nuevo" sindicalis-
Newspaper". mo.
Partido Laborista Independiente
puede lograr ganar la masa de
En 1893, K. Hardie, joven minero !a F.S.D. y también la de los fa-
-eseocés vinculado con los socia- bianos de las provincias, refor-
listas de Londres, convencido de zando así la unidad".
la necesidad de que la clase Pero a pesar de la confianza de-
obrera llevara adelante la lucha positada en él por Engels, el
política de manera independien- P.L.I. adoptó una política refor-
te, fundó el Partido Laborista mista. Sus dirigentes, a pesar
Escocés (Scottish Labour Party), de estar en relación directa con
antecedente inmediato del Par- los teóricos marxistas como el
tido Laborista Independiente. mismo Engels,no habían desarro-
Ya en 1892 hubo resultados elec- llado una concepción realmente
torales favorables a los candi- revolucionaria que articulara su
datos obreros en Londres y en acción. Hardie, uno de sus más
otras ciudades industriales. Eran valiosos dirigentes, luchó, a par-
los que por primera vez utiliza- tir de 1895, para lograr una or-
ban eJ derecho electoral para re- ganización común de los sindi-
presentar a la clase obrera . Pe- catos y de los socialistas, bajo
ro todavía no se había logrado una dirección socialista, pero los
una un ificación real de esta. casos de oportunismo y concilia-
Eo 1893, en Bradford, ciudad ciones de sus dirigentes con la
industrial del centro de Inglate- burguesía nos muestran qué le-
rra, en una reunión en que par- jos estuvo de alcanzar su pro-
ticiparon delegados de todas las pósito.
tendencias socialistas y obreras Aunque el P.L.I. se decía a sí
independientes (la Sociedad Fa- mismo socialista, tal como lo
biana , la Federación Social De- hacían la F.S.D. y la Sociedad
mócrata y la Liga por la Jornada Fabiana, toda su acción se limitó
de ocho horas) , el Partido Labo- al logro de reformas sociales
rista Escocés y representantes importantes (la jornada de tra-
de las organizaciones obreras de bajo de ocho horas, derecho al
Yorkshire, se fundó el Partido trabajo o al sustento y un jornal
Laborista Independiente. El eje mínimo legal), pero sin definir
de su programa fue la lucha por una estrategia para la toma del
la jornada de ocho horas, pero poder. G. D. Cole sintetiza: "Tra-
a ello se agregó "la propiedad taban de luchar en favor de los
r:olectiva de los medios de pro- más miserables mucho más que
ducción, de distribución y de en favor de toda la clase obrera
cambio". en su conjunto".
116
El Parti do Laborista Independien- conferencia reunida a f in de pla-
t e fu e el vocero del nuevo sin- nificar conjuntamente las activi- Londres en un
dicalismo y adoptó, casi desde
su f undación, la ideología fa-
dades para las elecciones par-
lamentarias. Después de veinte
grabado de G. Doré.
hiana .
Hacia 1895 el nuevo sindicalis-
años de intensa lucha laboral, los
si ndicatos se orientaban decidi-
P.ese a los progresos
mo había perdido terreno. La
reacción de la burguesía - lock-
damente hacia la acción política
y se aliaron co n las sociedades
experimentados en la
out, reducción de salarios, dis- socia l istas, entre las cuales ha- lucha gremial, gran
m inución del poder de · los sin- bía algunos sectores marxistas
dicatos- hizo retroceder en gran -sobre t odo en la F.S .D. - cu- parte del proletariado
parte las conquistas alcanzadas yos delegados f ueron los únicos
en 1889 . El golpe se asestó pri- que plantearon la lucha de cl a- rural y urbano
mero a los "nuevos" sindicatos , ses, " cuyo objetivo fi na l sería
gue eran minoría con respect o a la socializac ión de los medios de continuaba viviendo
los " v iejos" . Este hecho hizo producc ión, de distribución y de
resurgir a la "vieja banda" . La camb io". Esta propuest a fue re- en la subalimentación
corriente que intentaba una po- chazada , pero se aprobó la de
.lítica obrera independiente co- Hardie, que propon ía const it uir y ei hacinamiento.
menzó a desviarse nuevamente. "en ei Parlamento un grupo la-
Poco faltaba para que vo lvieran borista diferenciado, que tendrá
a formalizarse nuevas alianzas sus prop ios j ef es y acepta rá su
U b-Lab. política : est ar dispuesto a co la-
El Partido Laborista Independien- borar con t odo partido que , por
te t ampoco pudo convertirse en el momento , se consagre a la
el partido ·socialista revo lucio- instaurac ión de una legis lación
nario de los trabajadores britá- que sirva directamente los inte-
nicos. Sus debilidades se lo im- reses de los t rabaj adores, e
pidieron : la falta de uni dad po- igua lmente dispuesto a al iarse a
lítica entre sus miembros ; las ri- t odo partido que se oponga a
vali dades entre sus did gentes; medidas reacc ionarias " . De es-
la falta de arraigo en Londres; t as discusiones previas sal ió el
la falta de centralización admi- Comité (Labour Representat ion
nistrativa; el auge imperialista Committee) que da ría origen en
en la década del 90, que permi- 1903 al Partido Laborist a Inglés.
ti ó sofocar en parte los descon- No se t rata ba de un part ido so-
t entos soéiales, y la falta de una ci al ist a revo luciona ri o. Co mo el
t eoría que su stentase la acción. P.L.I., el Partido Laborista est aba
El mismo fenóm eno que se ma- in merso, sobre t odo a nive l de
nifestó en la Liga Social ista. en sus dirigentes, en la ideología
!a Federac ión Socia l Demócrata fabiana y no pudo despre nderse
y en la Sociedad Fabiana debido de la herencia del liberalismo,
a su desconocimiento de la lucha que había sido el denominador
de clases como manifestación común del sindicalism o ingl és
de las contradicciones inheren- durante toda su trayect or ia.
t es al modo de producción ca- El gran defensor del reform ismo
pitalista. libera l-fab iano en el mov imient o
obrero de comienzos de siglo
fue Ramsay MacDonald. En ese
El Partido momento clave de la preguerra
Laborista Inglés este gran part ido estuvo ante la
disyuntiva de marchar hacia una
política de clase, guiado por el
pesar de que los marxismo, o bien hacer que la

A . casos de concilia- clase obrera actuase como apo-


ción de clases en- yo de la política liberal. guiada
tre los miembros por la clase dirigente. Y otra
del P.L.I. y la bur- vez el camino elegido, ahora por
guesía fueron muchos, la corrien- Mac Donald, fue el rechazo de
te socialista siguió avanzando . la lucha de clases.
Hacia 1900, representantes de En el seno del Comité todas las
sindicatos, del P.L.I., de la F.S.D. propuestas socialistas fueron re-
y de la S.F. participaron en una chazadas por todos los delega-
119
dos del P.L.I. y de los sindicatos,
Arriba: un trabajador lo que motivó el retiro del Co- "La patria está
mité de la F.S.D. De este modo
de las minas, según el movimiento obrero, fuerte en
en peligro"

un dibujo d.e Van Gogh. número y en capacidad comba-


tiva, quedó otra vez bajo la úni-

A
la intensa expan-
En la ilustración ca dirección de los liberales re-
formistas.
sión del capital in-
glés se agrega, ha-
inferior: Desocupados La F.S.D., que en 1900 había con-
certado un .acuerdo con otros
cia fines del siglo
XIX, la expansióñ
en las calles de sectores socialistas menos radi- de otros estados que habían al-
calizados , continuó su camino canzado un alto grado de desa-
Londres. El Sindicato aislada y cada vez más débil. De rrollo capitalista: en Europa, Ale-
sus filas salió en 1903 el Social- mania y, en segundo lugar, Fran-
Nacional de ist Labour Party (Partido Socia- cia, Rusia, Austria e Italia. Fuera
lista Obrero), el cual se opuso de Europa, Japón y los Estados
Vendedores violentamente a todo compromi- Unidos. La competencia en la
so políticQ y a toda alianza con
atestiguaba en 1890 los otros grupos socialistas. En
obtención de mercados para !a
colocación de sus capitales lle-
1920 se separó de él un grupo
ante la Comisión Real que formó el Partido Comunista
vó a estos países a reforzar su
poder y a lanzarse a una carrera
Inglés.
de Traba jo que "en El Partido Laborista no mantuvo
armamentista y militarista.
La posición de monopolio inter-
durante mucho tiempo la unidad.
todos los sectores de Los sindicatos mandaban sus
nacional que había alcanzado In-
glaterra debido a su desarrollo
la clase obrera hay propios miembros al Parlamen-
to. Hardie, a pesar de que de-
capitalista más temprano se vio
afectada por el rápido desarrollo
hombres que se fendía con elocuencia el sentido
del P.L. aconsejando que "se
capitalista de otras potencias. El
crecimiento del potencial indus-
consideran dichosos guarden de capitular ante el :i-
beralismo, que les encadenaría,
trial interno de los Estados Uni-
dos no significó para Inglaterra,
si alguien les da les amordazaría y los converti- en primera instancia, más que la
ría en una masa sin defensa, pérdida del mercado norteame-
trabajo a no importa
, . ,,
que precio .
desacreditada e impotente ... " y
exigiendo que "acaben con el li-
beralismo, el torismo y todo 'is-
ricano. En cambio, el enfrenta-
miento con Alemania -ya uni-
ficada después de la guerra fran-
mo' que no sea el laborismo; co-prusiana y donde se estaba
que den a las masas una direc- oroduciendo una rápida, aunque
ción justa" . . . porque así "las relativamente tardía, conc~ntra­
masas los sostendrán", prepara- ción de capital industrial- ori-
ba, en connivencia con Mac Do- ginó graves tensiones que con-
nald, un acuerdo electoral con movieron a toda Europa.
!os jefes liberales. La expansión alemana no signi-
Durante el período de preguerra, ficaba sólo la pérdida del mer-
y más aún durante la guerra, las cado alemán para los productos
alianzas parlamentarias Lib-Lab ingleses. Alemania empezaba a
permitieron a la burguesía man- dominar otros mercados euro-
tener controlada la situación in- peos y de ultramar. Como no
terna. El ejemplo más claro de quedaban "espacios libres" y "el
la política conciliadora llevada a mundo ya estaba repartido" los
cabo por los dirigentes del P.L. capitales y productos industria-
fue el acuerdo de 1915, la "tre- les alemanes no podían ser colo-
gua industrial", por el cual se cados libremente. Inglaterra co-
comprometieron a evitar conflic- mienza entonces a ser desplaza-
tos obreros hasta que terminase da por Alemania en el ranking
la guerra. mundial de la producción y las
exportaciones.
El problema d·e la redistribución
de los mercados constituye el
telón de fondo de la política mun-
dial desde los últimos años del
siqlo XIX y no se resuelve con
el estallido de la Gran Guerra .
120
121
12.2.
Veinte años después volverán los trabajo, seguros por desocupa-
estados capitalistas a enfrentar- ción, enfermedad, vejez, etc .
Un mitin Je
. No habían bastado todas las lu-
se por el mismo motivo. trabajadores en
Durante la "paz armada" los es- chas obreras de fin de siglo pa-
tados comenzaron a medir sus ra conseguir reivindicaciones ta- Hyde Park, mayo
fuerzqs y a preparar el terreno les. En eM época, en que la
para la guerra que se avecinaba guerra se presentaba como inmi~ de 1892. En ese año
y que se veía como inevitable . nente, la clase dominante nece-
La burguesía inglesa, ante la po- sitaba más que nunca controlar hubo resultados
sibilidad de la guerra interimpe- el orden interno para contar a !a
rialista y en busca de la tran- clase obrera como aliada. electorales favorables
quilidad interna, inició una po- La legislación laboral acentuó
lítica de concesiones ante las la alianza parlamentaria liberal- a los candidatos
demandas obreras. Tanto libera- iélborista. Si bien cada vez eran
les como conservadores, que se más los representantes laboris-
obreros en Londres
alternan en el poder, desarrollan tas en el Parlamento, todos ac-
esta política. Los conservado- tuaron junto a la burguesía y res-
y otras ciudades
res, con respecto a la cuestión pondieron abiertamente a sus in- industriales. Por
irlandesa y los asuntos colonia- tereses de clase. Apenas duran-
les; los liberales, en el plano te unos pocos años se dieron primera vez se
económicosocial de la misma las condiciones históricas para
que la clase obrera bosquejara
fnglaterra.
una participación política inde- utilizaba el derecho
En 1903 el gabinete conservador pendiente.
llevó a cabo una reforma agraria
La clase dominante mostró toda
electoral para
radical en Irlanda con el fin de
<:onvertir al arrendatario irlandés
su capacidad para comprender
el proceso histórico y, dueña del
representar a la
en pequeño propietario y disol-
ver de ese modo el fermento re-
ooder, operó con sagacidad pa- clase obrera.
ra dirigir el proceso en el senti-
volucionario que se mantenía en
do deseado: mantener el modo
el proletariado rural. Esta polí-
de producción capitalista y las
tica agraria también se aplicó
relaciones sociales que generan
con Inglaterra, fortaleciendo así
sus privilegios. Pero no fue so-
a una clase de pequeños propie-
lo la eficacia de la política bur-
tarios que fue ganada por la bu·r-
quesa sino también la ineficacia
guesía.
de las instituciones socialistas
El gobierno liberal, a través de en la conducción del movimien-
su emergente, el ministro de to obrero lo que impidió la eclo-
<:omercio David Lloyd George , sión de l movimiento revolucio-
miembro de la pequeña burgue- nario.
sía de Gales, respondió a las exi- Lloyd George pretendió desen-
gencias obreras con un plan de tenderse de los problemas inter-
concesiones sin precedentes en nos. Sin embargo, la serie de
Inglaterra. El objetivo manifies- huelgas de 1907 a 1909 reflejan
to era lograr la justicia social, el deterioro de la situación de la
porque esa era una manera de clase obrera y el aumento de su
evitar el surgimiento de un par- conciencia de clase . Paran cien-
tido obrero revolucionario; pero, tos de miles de obreros. Los dia-
además, en la coyuntura históri- rios de la época dan cuenta de
ca por la que atravesaba Ingla- "millones de jornadas de traba-
terra en el plano mundial se ne- jo perdidas". Estos enormes mo-
cesitaba evitar la crisis interna. vimientos de masas no estaban
L. George estaba convencido de dirigidos por los viejos sindica-
que o bien se realizaban refor- tos, sino por comités que se or-
mas sociales contra la "despia- ·qanizan para tal fin. Más peli-
dada explotación por los gran- qrosos para la burguesía resul-
des terratenientes" y contra la taban estos movimientos de ma-
"vergonzante pobreza" de los ba- sas, relativamente espontáneos,
rrios obreros o surgiría un par- aue el propio partido obrero.
tido revolucionario . Esto hizo La huelga de portuarios de 1911 ,
aue impulsara una serie de leyes con la dirección de Ben Tillet,
laborales: jornada de trabajo, in- 8ctualizó la de 1889. Se adhirie-
demnización por accidentes de ron los obreros del transporte ,
123
La declaración sobre la guerra Btlatriz Webb,
de la Segunda Internacional
dirigente fabiana.
A comienzos del siglo XX toda Europa estaba conmovida por tensiones La Sociedad Fabiana
internas y poi conflictos externos provocados por la búsqueda de nuevos
mercados. El VII Congreso de la Segunda Internacional, reunido en
5tuttgart en 1907, después de fogosos debates entre los representantes de
no reconocía a la
las dos líneas principales del movimiento obrero internacional, la refor-
mista y la revolucionaria, aprobó las siguientes declaraciones con respecto
lucha de clases como
al militarismo y a la guerra : -
manifestación de las
'"Las guerras entre estados capitalistas son, en general, la conse-
cuencia de su competencia sobre el mercado del mundo, porque cada contradicciones
estado no tiende solamente a asegurar mercados, sino a adquirir otro~
nuevos, principalmente por la dominación de los pueblos extranjeros
v la conquista de sus tierras. Estas gueqas resultan de la incesante
capitalistas.
('ompetencia provocada por los armamentos del militarismo, que es
uno de los instrumentos principales de la dominación de la burgue-
~ía y de la esclavización económica y política de la clase obrera.
Las guerras se ven favorecidas por los prejuicios nacionales, que
han sido cultivados sistemáticamente en interés de las clases domi-
nantes a fin de desviar a la masa proletaria de los deberes de clase
y de sus deberes de solidaridad internacional.
Las guerras son, por lo tanto, la esencia del capitalismo y no cesarán
más que por la supresión del sistema capitalista o bien cuando la
amplitud de los sacrificios en hombres y en dinero exigidos por el
desarrollo ~e la técnica militar y las revueltas provocadas por los
a1mamentisfas empujen a los pueblos a renunciar a este sistema.
La clase obrera, entre la cual se reclutan de preferencia los com-
batientes y que debe soportar los mayores sacrificios materiales, es
adversaria natural de las guerras, porque éstas están en contradicción
con el fin que aquélla persigue: la creación de un nuevo orden eco-
nómico basado en la conc.-epción socialista, destinada a traducir en
realidad la solidaridad de los pueblos.
Por eso el Congreso considera que es un deber de todos los traba-
jadores y de sus representantes en los parlamentos combatir con
todas sus fuerzas a los ejércitos de tierra y mar, señalando el carácter
de clase de la sociedad burguesa y los móviles que imponen el man-
tenimiento de antagonismos nacionales; de rechazar todo apoyo pecu-
JJiario a la política de guerra, así como esforzarse porque la juventud
proletaria sea educada en las ideas socialistas de la fraternidad entre
los pueblos; despertando sistemáticamente su conciencia de clase."

124
del litoral y del interior, siguien-
do la propuesta de Tom Mann
según la cual los transportistas
(marítimos, fluviales, ferrovia-
rios, tranviarios y automotores)
serían impotentes si no se nu-
cleaban. Luego se agregaron los
trabajadores de la electricidad,
Dgua, gas, red cloacal y los mi-
neros.
El Daily Mail, el periódico más
leído de Londres, decía en 1911:
"Los huelguistas son dueños de
la situación. La capital se en-
cuentra en la situación de una
ciudad sitiada, en la que la gue-
r-ra civi 1 -por fortuna acompa-
fiada solo de violencias insigni-
ficantes- está en su culmina-
ción."
La huelga de los transportistas
terminó con grandes concesio-
nes por parte de los empresa-
ri os. La huelga de los mineros,
que duró cinco semanas, consi-
guió que se aprobase una ley
por la cual el gobierno fijaba el
sa lario mínimo cuando dicho mí-
ni mo no hubiera sido aprobado
por una comis ión mixta.
En 1912 y 1913 las huelgas se
suced ieron en todos los centros
industria les y mineros de Ingla-
terra, especia lm ente en Londres
y Liverpool. Los v iejos sindica-
tos ya no eran fuertes para fre-
nar los paros, frecuentes y pro-
longados. La policía y el ejérci-
to reprimían severamente, pero
!a resistencia obrera continuaba
y se realizaban manifestaciones
donde participaban hasta 100.000
personas. Los patronos debieron
acceder a las demandas presio-
nados por la fuerza creciente
que mostraba la clase obrera.
..);:~~·· <· En 1911 la Federación de Mine-
ros logró llevar a cabo una huel-
.;.·::>·:·.: .:lf·
::.):·· 1
ga a nivel nacional para exigir
.. el salario mínimo legal que to-
~:· davía no se había concedido.
Participaron entonces en la lu-
cha sindical sectores que toda-
vía no estaban sindicalizados, así
como las obreras, los obreros
aarícolas y los empleados de ofi-
cina. cuyo número había crecido
considerablemente durante esta
P.tapa de desarrollo capitalista.
Mientras los dirigentes obreros
se comprometen cada vez más
con la burguesía durante la eta-
pa de la preguerra, las masas
125
obreras se manifiestan, espon- dos en la pos1c1on nacionalista.
Las huelgas llevadas a táneamente o con dirigentes cir- arrastrados por la ola de chauvi-
cunstanciales, contra la desocu- nismo que la burguesía derramó
cabo por la pación, el aumento de precios, sobre el país, y la gran masa de
Federación de la disminución real de sus sala- sus miembros, que adoptaban
rios, el aumento de los alquile- una posición internacionalista.
Mineros en 1911 res, y la guerra . De allí saldría un ala marxista
El P.L. y P.L.I. continúan ostensi- revolucionaria.
fueron apoyadas por blemente como aliados de la po- No ·bastarán las recomendacio-
iítica liberal. Con todo, el P.L. 11es del Congreso de Stuttgart de
todos los sectores fue aceptado en la Segunda In- 1907 de la Segunda Internacional
ternacional. Lenin subrayó la ne- ni todas las publicaciones del
laborales. Mientras cesidad de incorporarlo, pero te- P.S.I. en contra de la guerra, no
niendo en cuenta que era "el por pacifismo sino por conside-
los dirigentes se primer paso de las organizacio- rarla un conflicto interimperialis-
nes realmente proletarias en In- ta. La propaganda en favor de
comprometen cada glaterra hacia una política cons- la guerra, por la defensa de la
, ciente de clase y hacia el Parti- patria, "porque la Patria está en
vez mas con la do Laborista Socialista". peligro" prende con vigor. Sin
El Partido Social-Demócrata embargo el P.S.I. se esfuerza por
burguesía en el (nombre que toma la Federación explicar que ... "en lo que con-
a partir de 1908) no había logra- cierne a los trabajadores no hay
camino hacia la do, ni antes ni en ese momento, ninguna diferencia entre el impe-
guerra, las masas se concretar una vinculación ope- rialismo y la agresión alemana o
rativa con el P.L. ni con el P.L.I. británica". Pero esto no logra
manifiestan contra "La F.S.D. -dicen Morton y Ta- empañar el brillo del aparato bur-
te- cometía un error al no saber gués montado para la defensa
la desocupación, distinguir en la práctica entre la de la "patria", aparato que cuen-
masa desorientada y los dirigen- ta con el apoyo incondicional del
la carestía y los tes oportunistas de los sindica- P.L.
tos, precisamente cuando los La carrera armamentista conti-
bajos salarios. sindicatos -como destaca Le- nuaba ya decididamente hacia la
nin- se aproximan al socialis- guerra, por lo cual los reclamos
mo: torpemente, con vacilacio- obreros no pudieron satisfacer-
nes, en zigzag, pero a pesar de se con tanta soltura como en el
todo se aproximan. Pues seme- 1910 y 1911. Las manifestacio-
jnnte actitud equivalía a empu- nes de desocupados en Londres
jar a la masa de los sindicatos, y en otras ciudades se repiten.
entonces dispuestos a la rebe- Se sumaba a este malestar in-
lión , en los brazos de los diri- terno el problema de Irlanda, una
gentes oportunistas. Al mismo bomoa de tiempo para Inglate-
tiempo daba un impulso al desa- rra. La situación internacional
rrollo del anarcosindicalismo, también era dffícil. Pero no era
que en Gran Bretaña fue una la "Patria" la que estaba en pe-
tentativa de resolver ~I problema ligro sino el "orden" capitalista
de la liquidación del capitalismo y la burguesía.
sin la dirección de un partido Con el estallido de la guerra la
socialista revolucionario." ola de huelgas declinó. Las or-
Un congreso que organizó el Par- ganizaciones obreras. después
tido Social Demócrata en Man- de una leve protesta contra la
chester, en 1912, con el objeto guerra, terminaron apoyándola.
de unir a las diversas corrientes Una conferencia celebrada en
socialistas, concluyó con la crea- Londres, en 1915, con represen-
ción del Partido Socialista Inglés. tantes del P.S.I., P.L.1., de la S.F.,
En este nuevo partido estuvie- del P.L. y organizaciones socia-
ron los sectores verdaderamen- listas de las potencias aliadas,
te revolucionarios, capaces de aprobaron una declaración en la
hacer una clara evaluación de la cual se pronunciaban por la gue-
situación mundial. Pero la inmi- rra -aun reconociendo su ca-
nencia de la guerra provocó en rácter interimperialista- para
el Partido Socialista Inglés disen- evitar el "derrumbe de la demo-
ciones internas entre los diri- cracia en Europa".
gentes, en su mayoría embarca- En Congreso de los Sindicatos
126
127
(T.U.C.) firmó en 1915 una "tre- lista y la necesidad de paz inter-
gua i11dustrial" por la cual se na permitían hacer concesiones.
comprometía a renunciar al de- Pero desde entonces, y más aún
recho de huelga mie_ntras durase durante la guerra, las masas fue-
el conflicto bélico. ¿Era posible ron más allá de los límites ins-
acaso -apoyar más efectivamente titucionalizados. Huelgas, agita-
a la clase dominante en ese di- ciones, fueron severamente re-
fícil momento? Pero -a pesar primidas por el brazo armado de
de ese acuerdo- poco duró la la clase dominante: matanzas.
·~ paz " interna. La guerra aumen- persecuciones, encarcelamien-
tó la miseria de los trabajadores tos, bombardeos (como el caso
y la agitación que le siguió re- de Irlanda), censura de la prensa.
basó los límites colaboracionis- eran los recursos que empleaba
tas impuestos por los dirigentes la burguesía para mantenerse .
sindicales. La cantidad de obreros sindicali-
Los encarcelamientos. multas, zados había llegado, al terminar
requisas policiales de domici- la guerra, a ocho millones. Pero
lios, el cierre de periódicos, los otra vez la ausencia de un partido
secuestros de libros y folletos revolucionario con autoridad real
contra la guerra y las moviliza- sobre las masas impidió canali-
ciones forzosas, dan la tónica zar toda la fuerza en potencia que
de la represión de la época. Sin significan las masas obreras
embargo, la agitación continuó conscientes de su situación de
más violentamente aún. Hubo un clase.
intento de consolidación de la El triunfo del reformismo no sólo
clase obrera a través de la for- se dio en Inglaterra. Toda Euro-
mación del Movimiento Nacional pa, con la única excepción de Ru-
de Delegados Sindicales y de sia, vivió procesos similares. En
Comités de Trabajadores. Inglaterra, donde el temprano de-
La Revolución Socialista en Ru- sarrolo capitalista permitió lle-
sia fue _una inyección de ánimo gar antes a la etapa monopolis-
para la clase obrera inglesa. El ta e imperialista, el movimiento
Parti do Socialista inglés fue el obrero, aunque con los matices
único de los partidos obreros de que señalamos, fue absorbido, a
Europa que se pronunció a favor través del reformism<;>. por la
de los sóviets. Pero la ofensiva ideología burguesa. To~a acción
alemana debilitó la posición de acorde con la ideología del prole-
los internacionalistas Y, dividió tariado fue violentamente repri-
otra _vez a los trabajadores en el mida .
momento en que se estaba orga-
nizando para una huelga general.
El movimiento obrero inglés ha- Bibliografía
bía ido ganando posiciones des-
de mediados del siglo XIX. La lu-
cha emprendida había sido ardua. G. D. H. Cole. Historia del pensamien-
to socialista. México, F.C .E., 1959. To-
Su desarrollo no fue lineal. Es- mos 11 y 111.
tuvo signado por épocas de agi- L. H. Farías. Historia General del Tra-
tación y conquistas sindicales y bajo. Grijalbo , 1965. Tomo 111 , La era
políticas. pero sus dirigentes lle- de las revoluciones (1760-1914) .
Morton y Tate. Historia del movimiento
varon una política conciliadora de obrero inglés. Editorial Fundamentos ,
clases. Hacia fines de la guerra 1971.
estaba fuertemente organizado, Correspondencia Marx-Enge/s. Buenos
como nunca antes lo había esta- Aires. Editorial Cartago, 1972.
do. Las masas obreras habían F. Engels. La situación de la clase obre-
ra en Inglaterra, "Prefacio" a la edición
desarrollado la conciencia de cla- de 1892. Buenos Aires, Editorial Futu-
se y rebasaban a sus direccio- ro, 1946.
ines sindicales, que actuaban co- D. Caute. Las izquierdas europeas des-
mo apéndices de las clases do- de 1789. Madrid, Guadarrama, 1965.
minantes. Hasta 191 O el contar
-con el apoyo de los dirigentes
sindicales significó una tranqui-
lidad para la política burguesa .
Además, el desarrollo imperla-
128
La primera n 1720 los sastres clubes se desarrollaban entre

etapa del
sindicalismo
E .
de. la ciudad de
Londres se queja-
ban al Parlamento:
"Los obreros sas-
tres en el interior y los alrede-
dores de las ciudades, en núme-
los artesanos y oficial es que
ejercían !os oficios más califi ca-
dos, cuyos métodos de trabajo
seguían siendo in-dividuales y
conservaban las características
de los talleres artesanales y ma-
ro de siete mil y más, han for- nufactureros. Estas sociedades
Fernando Suárez mado recientemente una asocia- estaban aisl adas geográfica y
ción para aumentar sus salarios socialmente, pues no se exten-
y abandonar su trabajo una hora dían más al lá de sus zonas de .
Las primeras luchas antes. A fin de realizar mejor trabajo. El acceso a ellos era,
su proyecto han escrito cada uno en general, dificu ltoso, pues obli-
reivindicativas su nombre sobre registros pre- gaba a quienes querían asociar-
parados con este objeto, en las se a realizar desembolsos bas-
no alcanzaron numerosas casas de hospedaje tante importantes . Todo esto li-
o de reunión donde van habitual- mitaba su número y su accionar .
el carácter de acciones mente. Han acumulado sumas El factor determinante de su or-
considerables para defenderse
obreras, sino de en caso de persecuciones".
ganización no es, como mucha~3
veces se ha dicho, la mecaniza -
Uniones análogas se constituye-
"revueltas de hambre". · ron, en la misma época, entre
ción industrial, la transfo rmación
técnica, sino la separación entr e
operarios cuchilleros y entre
Sólo cuando obreros de la lana de la zona
el trabajo y la propiedad de los
instrumentos de producción. Allí
las transformaciones Oeste del país.
De hecho, las primeras asocia-
donde se produjo la separación,
se formaron las uniones, aun
técnica's revolucionen. ciones de asalariados que adqui-
rieron un carácter relativamente
cuando las máquinas no hubie-
sen todavía aparecido. Allí don-
el s·istema laboral estable precedieron a la revolu-
ción industrial en mucho tiempo.
c:ie este divorcio no se produjo
no hubo asociaciones obreras,
se podrá hablar Tal ·es ei caso del ·'.'compagnon- aun cuando se hubiese come'l-
nage", modo de asociación ob¡e- zado a utilizar las máquinas.
de lachas obreras. ra que aparece entre los com- Tampoco nacieron estas prime-
pañeros (ofic iales asalariados) ras uniones de las revueltas lle-
de un mismo oficio en Francia, vadas a cabo por las masas
a fines de la Edad Media. Es miserables contra la explotación
esta una fraternidad destinada al
capitalista. No son los criados
"perfeccionamiento profesional,
del campo, los mineros o los .
moral y espiritual de sus miem-
peones, mal pagados y mal tra-
bros" y a la defensa de sus in-
tados, quienes experimentan la
tereses frente a los maestros,
necesidad de asociarse . Las pro-
en virtud de los abusos en el
testas violentas son, entre ellos,
trabajo y del endurecimiento que
efímeras y se manifiestan, inor-
se va dando en las posibilidades
qánica y espontáneamente, en
de acceso a la maestría.
Durante todo el siglo XVIII y ias "revueltas de hambre". Sus
principios del XIX comienzan a luchas no estaban determinadas
arraigar tanto en Inglaterra co- por su carácter de productores,
mo en Francia sociedades pro- sino por el de consumidores.
fesionales en la forma de círcu- En cambio, la formación de or-
los o clubes. Sus miembros so- ganismos independientes, capa-
lían reunirse en tabernas y lu- ces de resistir -aunque sea en
gares afines y sus principales un qrado relativo- a la voluntad
actividades eran de carácter mu- ne los maestros y patronos, exi-
tual, educativo y social: apoyo gía un grado de independencia
a compañeros sin trabajo, reali- personal y de fuerza que sólo
zación de fiestas, entierros, per- podían tener obreros cuyo nivel
feccionamiento en el oficio, etc. de vida había sido protegido du-
Sin embargo, en muchos casos rante siglos por reglamentos ad-
llegaron a actuar como socieda- ministrativos y por las costum-
des de resistencia y a encabe- bres; que organizaban el apren-
zar luchas violentas contra las dizaje a través de códigos y li-
autoridades y los patrones bur- mitaban el número de obreros en
gueses. En su mayor parte, estos cada lugar.
129
Fue para proteger privilegios ción, hecho que explica la hete-
El graba,do ilustra que entraron en crisis que se rogeneidad de la clase obrera
durante esta etapa y que influye
una etapa del proceso formaron las primeras uniones.
"El aprendiz y el oficial de los decisivamente en los modos or-
de impresión en gremios -decía Engels- no gan izativos y métodos de enfr~n­
trabajaban tanto por el salario tamiento que ella va a utilizar
el siglo XVII. y la comida como por llegar a en su lucha sindical y política.
Coexistieron, en efecto, durante
ser algún día maestros ."
En este siglo se inicia Los móviles de estas organiza- una larga etapa, pequeños arte-
c ion es eran co nserva.dores - y sanos individuales, oficiales y
la géne,sis del modo no revolucionarios, com o se ha obreros especial izados en las
pretendido- y sus demandas manufacturas, obreros con oficio
de producción incluían en muchos casos el dentro de algunos ramos de las
mantenimi ento de los reglamen- fábricas mecanizadas y un sec-
capitalista, pero aún tos tradicionales del talle r , con- tor en aumento de operarios sin
tra aquellos patrones que busca- oficio y sin conocimiento espe-
tienen vigencia otras ban poner en práctica las liber- cia l alguno . Estos últimos con-
tades económicas que le permi- formaron el nuevo proletariad:J,
formas, tales tieran un mayor beneficio basa- reclutado generalmente en el
do en una mayor explotación de campo, emigrante de esas zonas
como el tr,abajo rural !a mano de obra. Uno de sus y con una gran proporción de
mujeres y niños en su compo-
domiciliado métodos de lucha era, por ejem-
plo, impedir el acceso al traba- sición. Este era el sector de sa-
o el artesanad'o. jo a otros trabajadores que no
pertenecían a la asociación. Las
larios más bajos y su capacidad
crganizativa propia era casi nu-
Esta Jiv,ersidad de uniones, a pesar de estar cons- la. Sufrió las consecuencias de
su ignorancia absoluta tanto de
tituidas por asalariados, conser-
sistemas de producción vaban muchas Je las caracterís- la vida urbana como de las nor-
mas mínimas para contrarrestar
ticas de las viejas corporaciones
explica la de mercaderes y maestros arte- la mala alimentación y la falta
sanos . de hiqiene, producto de las for-
heterogeneidad d'e mas de vida infrahumanas, los
bajos salarios percibidos, la des-
la composició11: Las formas de producc ión ocupación temporaria y el haci-
v la conformación de namiento a los que era some-
de la clase obrera la clase obrera tido. Fue el sector más sensible
."' la mortalidad infantil y su tér-
de esa época. mino medio de vida, hacia el año
1840, apenas superaba los veinte

D
urante los siglos
XVII y XVIII el ar- años. Con ser en muchos casos
tesanado entra en el más violento en sus métodos
crisis. A través de de lucha, fue, durante una exten-
un complejo pro- sa primera etapa, el menos pro-
ceso se . desarrolla el modo de clive a la orqanización sindical.
producción capitalista. Hemos La unión de los oficiales. con las
analizado en los capítulos ante- características señaladas, es,
riores las características de una oor lo tanto, la forma caracterís-
forma de transición, el trabajo tic::i de esta primera etapa de
rural domiciliado, y el salto ha- formación sindical.
cia las nuevas formas económi-
cas oroducido con el crecimien- La unión de los oficios
to de las manufacturas y luego
de las fábricas, producto estas

s
1'dtimas de la Revolución Indus- e tienen datos es-
trial. También hemos visto los cas os sobre las
P.fectos radicales que estos cam- primeras uniones.
bios tuvieron en las condiciones Ellos provienen,
de vida v de trabajo de las cla- fundamentalmente,
ses explotadas . Pero es impor- de los escritos de sus enemigos,
tante remarcar que este cambio es decir, de las ordenanzas, pro-
se produio lentamente y que du- hibiciones y comentarios de !a
n=•nte mucho tiempo coexistie- burguesía y la aristocracia.
ron diversas formas de produc- A pesar de ello, se sabe que.
130
n;¡:
.
· .. t
H ~ •.
..
iÍ' 1 ~
. ..
• •


.. • ..

o. - • .

- •

,

• • • •
.,
., .. .............
\

.
~

-:
• •
• •
.. • ----- -- -

·-- - -- -·

131
132
buscando romper .con su aisla- acalló a los trabajadores. Estos
miento, las asociaciones obre- respondieron con las huelgas y En el siglo XIX,
ras llegaron tempranamente a el avance de sus organizaciones.
constituir confederaciones de un La huelga de los tejedores de Francia e Inglaterra
mismo oficio, como sucedió con Glasgow (Escocia) realizada en
ios sombrereros de la ciudad 1804-1805 llegó a paralizar a
asistieron a la creación
de Londres, que en 1771 logra-
ron reunir a sus similares de
40.000 trabajadores.
Las formas organizativas con que
de "clubes",
varias provincias. También en
Inglaterra, hacia 1790, los ope-
respondió el incipiente movi-
miento obrero a las medidas pro-
sociedades
rarios constructores de barcos
de la ciudad de Liverpool y los
hibitivas fueron las sociedades profesionales cuyas
secretas y clandestinas. Uno de
cuchilleros -ya mencionados en los métodos fue la reacción vi o- ,actividades fueron
1720- habían constituido aso- !enta, que en muchos casos se
ciaciones de un alto nivel orga- desató contra las máquinas e de carácter mutual,
nizativo, lo que originó frecuen- instalaciones de las fábricas y
tes quejas de sus patrones ante talleres. Tal el caso del movi- educativo y social:
las autoridades. miento !uddista, que llegó a des-
En Francia también se desarro- truir, en muy pocos años de ac- apoyo a compañeros
1laron uniones similares, en tal tividad, alrededor de 100.000 li-
grado que el Estado las prohi- bras esterlinas de capital en desocupados,
bió en 1749 mediante la siguien- máquinas.
te reglamentación: "Prohibimos Luego de finalizadas las guerras realización de fiesJas,
a todos los compañeros [miem- napoleónicas, en 1815, comieil-
bros del compagnonnage] y obre- za en Inglaterra un período de
entierros.
ros que se reúnan con el pre-
texto de su cofradía que se
Bguda crisis que incide grava-
rn.ente en el nivel de vida de los
Sin. embargo,
confabulen para colocarse los
unos y los otros junto a un due-
'.:lbreros. Las fábricas se encuen-
tran con sobreproducción y mu-
se resistieron a actuar
fto o abandonarle y también que
obstaculicen que los dueños
chas de ellas deben cerrar. Los
soldados licenciados invade n al
en contra de las
escojan por sí mismos a sus mercado de trabajo y la sanción autoridades o los
operarios". En 1790, ya produ- de las Leyes de Granos, desti-
cida la revolución francesa, el nadas a beneficiar a los terrate- patrones burgueses.
qobierno aprobó una resolución nientes, perjudica a industriales
por la que concedía a todos los v obreros al subir el precio del
ci udadanos el derecho de re- oan. El hambre, la carestía, la
unión y el de formar libremente desocupación y los bajos sala-
asociaciones. Pero esta medida rios dominan estos años. En 1817
se derogó poco después, en 1791, se produce la primera Marcha
y fue reemplazada por la triste- del Hambre, de Manchester a
mente famosa Ley Le Chapelier, Londres, marcha que finaliza con
por la que se prohibían las aso- una violenta represión. La crisis
ciaciones tanto obreras como llevará a muchos obreros a apo-
patronales, pero estableciendo yar la política de la burguesía
penas de muy distinto rigor se- radical, que luchaba por el voto
qún fueran patronos u obreros y la representación parlamenta-
los infractores. La ley determi- ria. Son los años de la "matanza
naba también que los jornales de .Peterloo".
'del obrero se fijaran "de indivi- Pero, por otro lado y en forma
rluo a individuo", es decir, en subterránea, la organización sin-
forma personal y no grupal. De dical prosigue su marcha. Co-
esta manera, los obreros tuvie- mienza a hacerse habitual el
ron que enfrentarse individual- nombre de Unions o Trade-Unions
mente con los patronos. El esta- que usan en un principio los
do inqlés no auedó atrás en este carpinteros navales de Londres
::isoecto: en el año 1799 el par- y otros gremios, nombre con el
IAmento promulgó las Combina- aue son conocidas hasta hoy las
tion Acts (Leyes de Asociac io- organizaciones sindicales in-
nes l, mediante las cuales se glesas.
nrohibía toda clase de uniones La crisis se atenúa en los años
Pntre trabaiadores . siguientes. En junio de 1824 el
Pero la legis lación represiva no parlamento vota la abolición de

133
La necesidad de asociarse
"Lo': obreros de distintos gremios se quejan de la insuficiencia de sus
sa,arios para satisfacer sus necesidades [ . . . ]. Los unos discuten la
legitimidad de nuestras reclamaciones y aconsejan a nuestros bur-
gueses, con alegría de corazón, que rechacen despiadadamente nues-
tras exigencias; los otros nos dicen que tengamos paciencia, como si
se tuviese tiempo para esperar cuando se tiene hambre. Nosoh·os,
los que sufrimos, no contamos más que con nosotros mismos; sentimos
el mal, busquemos un remedio inmediato y eficaz; apliquémoslo.
Yo creo que lo encontraremos en la asociación [ ... ]. Comprenderéis
todos perfectamente que la asociación tiene la doble ventaja de agru-
par todas las fuerzas y de dar a ese todo una dirección. Si quedamos
aislados, dispersos, somos débiles [ ... ]. Es preciso, pues, un lazo
que nos una, una inteligencia que nos gobierne; es preciso una aso-
ciación. Así, el primer paso es la formación de un cuerpo compuesto
de todos los trabajadores del mismo oficio; dar a ese cuerpo una
administración que lo gobierne, una comisión que discuta con los
patrones los intereses del gremio o que reciba, de manos de los con-
smrtidores, 1a labor por realizar y la distribuya a los asociados [ ... ] .
A una señal dada por ella, todos los obreros abandonarán sus talleres
y suspenderán el trabajo para obtener de los patrones el aumenlo
del precio reclamado [ ... ]. Pero no habréis alcanzado el objetivo
que os proponéis si no procuráis formar una asociación de todos los
gremios.
Es preciso unir las sociedades parciales de trabajadores por un vínculo
común, establecer entre ellas relaciones fáciles y prontas [ ... ] . Los
derechos, los intereses obreros, cualquiera sea el gremio a que perte-
nezcan, son siempre los mismos; al defender los derechos y los intereses
de un gremio se protegen los derechos y los intereses de todos los
demás. Todos queréis un salario en armonía con vuestras necesidades,
todo queréis ganar con vuestros brazos con qué vivir honestamente
todos tenéis las mismas necesidades, todos tenéis hambre; todos que-
réis pan ... ¿Por qué dividiros en lugar de unirnos? ¿Por qué debili-
taros en lugar de agrupar nuestras fuerzas? "
(Folleto escrito por el obrero zapatero Efrahem titulado De l'Association
des ouvriers de taus les corps d' état", publicado en París en 1833.)

Exposición de la clase obrera española


a las Cortes
"Señores diputados de las Cortes Constituyentes:
Hace años que nuestra clase va caminando hacia su ruina. Los sala-
rios menguan. El precio de los comestibles y el de las habitaciones
es más alto. Las crisis industriales se suceden. Hemos de reducir de
día en día el círculo de nuestras necesidades, mandar al taller a
nuestras esposas, con perjuicio de la educación de nuestros hijos;
sacrificar a estos mismos hijos a un trabajo prematuro.
Es ya gravísimo el mal, urge el remedio y lo esperamos de vosotros.
No pretendemos que ataquéis la libertad del individuo, porque es
sagrada e inviolable; ni que matéis la concurrencia, porque es la vida
de las artes; no que carguéis sobre el Estado la obligación de soco-
rrernos, porque conocemos los apuros del Tesoro. Os pedimos única-
mente el libre ejercicio de un derecho: el derecho de asociarnos.
Hoy se nos concede sólo para favorecernos en los casos de enferme-
dad o de falta de trabajo: concédasenos en adelante para oponernos
a las desmedidas exigencas de los dueños de talleres, establecer de
acuerdo con elles taiifas de salarios, procurarnos los artículos de pri-
mera necesidad a bajo precio, organizar la enseñanza profesional y
fomentar el desarrollo de nuestra inteligencia y atender a todos nues-
tros intereses.
Desaparecerá entonces esa ruinosa concurrencia entre nosotros mis-
mos, hija sólo del hambre. El empresario participará de los que-
brantos a que nos condenen los sucesos y la fatalidad de las leyes
económicas. No se apelará a la baja de los salarios sino después de
haber apurado cuantos medios existan para abaratar los productos
y vencer en las luchas industriales. Se sostendrá, por una parte, el
precio de la mano de obra, y se facilitará, por otra, en los gastos
de subsistencia, una considerable economía. La enseñanza vendrá a

134
:i subversirn de la división del t rabajo. L a solida-
¡¡ ad entre asociados y las asociaciones \.?mplará los desastrosos "Prohibimos a todos
resu tados ele las crisis. Se evitarán a busos. Cesarán los conflictos.
los compañeros
Se teme que asociados hemos de promover desórdenes, mas iiifun•
dadamente. L os artesanos franceses lo estuvieron casi todos durante y obreros que
los últimos años del reinado de Luis Felipe, y ni un solo día turbaron
!a paz del Reino. Tampoco los operarios de Cataluña, mientras la
autoridad no se mostró hostil a sus numerosas sociedades. Pero si
se reúnan con el
llegamos a interrumpirla, ¿no están, además, los gobiernos? Destina-
d os a hacer respetar los derechos de todos, extiendan enhorabuena
pretexto de su cofradía,
:ribre nuestras cabezas la hoja de su espada. Sus fuerzas serán siempre
superiores a las nuestras. que se confabalen
Yias ¿a qué hablar de fuerzas? Ante la nueva potencia de las aso-
c-iaciones jornaleras, el dueño de taller no tarda en renunciar a ex,1- para colocarse unos
geraclas pretensiones . Transige y se realiza la armonía entre el capital
\. el trabajo. con otros contra un
C:hma ahora el capital porque se nos niegue la facultad que p edimos,
pero sin justicia. Asociándose es como ha precipitado la ruina de Ia dueño."
pequeña industria y acelerado Ja nuestra. ¿Es equitativo que él solo
disfrute de este beneficio? Ya que aun a los ojos de la ley hayamos Reglamentación
ele estar en lucha, debemos disponer de iguales armas. Nuestra liber-
tad no queda, a buen seguro, violada porque ohos la ejerzan; no
porque nos asociemos le ha de quedar la suya.
estatal francesa
Ni la suya ni la de nadie. Deseamos la asociación y aspiramos a ge-
neralizarla, p ero no por la violencia. Libre ha de ser en ella la entrada,
de 1749.
libre la salida, obligatorios sus acuerdos sólo para sus individuos;
pasiva su resistencia; puramente moral su acción sobre los capitalistas.
Que éstos accedan o no a las resoluciones de la Asociación , nos creemos
siempre en el deber d e respetar su derecho . Nos calumnian los que
11os acusan de espíritu de opresión y exclusivismo. Ni la conside-
ración de la servidumbre en que vivimos puede excitar en nosotrm
~an bastardos sentimientos.
Nuestros dolores son, indudablemente, grandes. No sólo no pode-
mos cubrir nuestras primeras atenciones ; trabajamos más de lo que
consienten nuestras fu erzas y nuestra salud se altera; somos objeto de
groseros insultos y, a pesar de sentir vivamente lastimado nuesh·o
orguJlo, hemos ele devorarlos en silencio. Otros, con ser menos penosa
su carga y menos útiles, piden protección, condecoraciones, privile-
gios; nosotros sólo (pedimos) la universalización de un derecho o,
por mejor decir, la sanción de una libertad que está en nosotros.
Véase hasta dónde llegan nuestras exigencias. ¡Ojalá sean, cuando
menos, entendidas! ... " ·
( Tomado de García Venero , Historia de los moi;imientns sindicalistas espa-
iioles. 1840-1937. Madrid, 1961, pp. 140-41. )

135
Como ·aprendices las Leyes de Asociaciones, re-
conoce el derecho de huelga y
h!o dejó de editarse al poco
tiempo y la Asociación Nacional
o como tUalariados, permite la formación de sindi-
catos. Comienza para las Trade-
desapareció a mediados de 1832.
No llegó a durar tres años, pero
los niños Unions un período de expansión
y se afirma la solidaridad en el
fu e el primer intento de consti-
tuir una confederación sindical

proporcionaron plano nacional y en el interpro- que agrupara a todos los oficios .
fesional. Otra organización que se mantu-
a las industrias En el otoño de 1829 y bajo la ins- vo varios años. ori entada esta
piración del obrero irlandés John vez hacia la formación de Unio-
una excelente mano Doherty, quien desde los veinte nes por ramas de industrias a
Manchester, se organiza la Unión t ravés de la unificación de un
de obra: los .salarios de los Hilanderos de Algodón de grupo de oficios, fue la Unión
Manchester , se organia la Unión de la Construcción . Esta com-
bajos y la capacidad General de Hilanderos y Teje- orendía a los ladri lleros, eba-
dores a Destajo de Inglaterra . nistas, picapedreros , pintores de
organizativa nula Escocia e Irlanda. brocha gorda, plomeros y peo-
Doherty, después de l fracaso de nes de la construcción.
los hacían la huelga de hilanderos de la L::is tendencias sindicales del mo-
~iudad de Ashton -unde r-Lyne, vimiento obrero siguieron forta-
especialmente aptos afirma: "Ha quedado demostra- ieciend o luego la participació11
para servir do que ninguna unión de un
oficio particular puede resisti r
de los obreros en las luchas polí-
ri cas de 1832, que culminaron
a los intereses los esfuerzos asociados de los con la Reforma Electoral. Es en
Asos añns en los que pesa la fi-
patrones de esa industria par-
de los patrones. ticular : es preci so tratar de agru- gura del industrial. fil ántropo Ro-
par a todos los oficios". Y de bert Owen, doctrinario también
allí en adelante se dedicará a riel movimiento socialista. Owen
esa tarea. En 1830, dadas las logró constituir la "Gran Unión
ci rcun stancias favorables, >e Consolidada de los Oficios" lo
crea la Asociación Nacional pa- cual,oese a haber durado sólo
ra la Protección del Trabajo , que un año. ejerció una gran influen-
funci ona como una federa ción c ia en los movimientos posteri o-
de todas las Un ion es existentes . res.
Rápidamente la Asociación se La Unión determinó en sus es-
integra con 150 Uniones, llega a tatutos que cada sindicato com-
agrupar a 80.000 obreros y a ponente se convirtiera en una
tirar 30.000 ejemplares de su sección, agrupándose en Conse-
periódico La Voz del Pueblo. jos de distritos regionales y '9n
Sus objetivos principales son la un Consejo Nacional. El número
lucha salarial y el socorro de de los adherentes fue extraordi-
huelga. Las ciento cincuenta i1ario: se cree que llegó al mi-
Uniones comorenden a los hi- llón, y el periódico de Owen, The
landeros de algodón (gremio que Crisis, llamaba a sus deliberacio-
trabaia en forma mecanizada), nes "el Parlamento Obrero".
los tejedores de géneros de pun- Las uniones adherentes com-
to, los impresores de ca lico (un prendían no sólo a los oficios
tipo de tela ordinaria), los teje- tradicionales, sino también a
dores de seda y también a los nuevos sectores del proletaria-
mecán icos. los fundidores, los do industrial y a obreros agríco-
herreros. A todos éstos se van las. A la lucha salarial y al mu-
agregando los obreros de las tua l ismo se agregan los proyec-
minas de Staffordshire , del tos del propio Owen sobre la for-
Yorkshire. del Cheshire v del mación de talleres cooperativos
país de Gales, es decir, de to- r.on el fin de eliminar a los pa-
d;:is las zon::is claves de la mine- trone s. Estos reaccionaron obli-
ría del país en ese momento aando a los obreros a firmar "el
en pleno crecimiento. documento", mediante el cual se
Pero el esfuerzo organizativo los obliqaba a renunciar a la afi-
realizado resultó demasiado li::ición. De lo contrario eran des-
grande . Si bien se logró un im- pedidos . Todo esto señala con
portante triunfo en la hue lga mi- claridad un hecho: el nuevo or-
nera de Oldham , La Voz del Pue- denamiento legal que asegura-
136
Largas jornadas y bajos salarios
A la izquierda:
"Los que tienen que trabajar duro y más tiempo reciben los jornales
manifiesto carlista. más bajos, mientras aquellos cuyo trabajo es más atractivo gana!1
más por regla general, y muchos que no hacen absolutamente nada
El carlismo presiona ganan aún más. Se puede concluir, pues, que aquellos que trabajan
más duro y más tiempo reciben los jornales bajos precisamente porque
a las auto~idades rn trabajo es tan largo y tan duro. Los que trabajan demasiado
duramente están tan agotados y exhaustos que no desean más que
i,nglesas hasta satisfacer sus necesidades físicas; por otra parte, los que trabajaa
meno~: tienen tiempo para cultivar sus gustos y desean cosas que
conseguir que la sobrepas~n sus necesidades puramente materiales. Los que trabajan
tan duro y durante tanto tiempo no pueden ser inducidos a pedir
jornada laboral jornales más altos porque no les quedan fuerzas ni tiempo ni deseos.
Pensamos en un hombre que trabaja catorce horas al día. No tiene
se redujera a diez tiempo para bañarse, escribir cartas, cultivar flores, tener invitados
o contemplar obras de arte. Para él su vivienda significa comer y
horas. dormir. Por otro lado, un hombre que trabaja ocho horas al día tiene
mucho más tiempo a su disposición. "
Carlos Marx (Panfleto escrito por Ira Stew art . citado por .J . Kuczynski, p . 114.)

-a la derecha-
caracterizarí~este
triunfo como
"el producto de una
guerra civil más
o menos abierta entre
cuaTIST
DEBI01"STRATI01" l I
la clase capitalista "'PE~t~E a1td flltDB.R'' l•owr.'6077'01
y la clase obrera". TO THI: ftºORIU~f; '9E~ UF 1.0~DO~.
FeUow • • · -The Pr..a ba'rinc miarepreaentecl
&Dd .WSed u &Dd oar batentiou, the Demoutratioa
Committee ~ coa:aaider it to be their dut7 to
atate .tla.at the pte'T&Dcea of u <the Workf.lac Claa••>
an 4-.p &Dd oar d-•ada J118t. We &Dd oar fam.lllea
are pla•n1 ID ·m&Mry, W&Dt~ &Del nar.ati.o n 1 We
demuad a·fair cla7'• •ac••
for a fah' day'a work 1 We
are tlae .ia... of capital- -we d~&Ad protecttoD to
oar laboar. We are poUtic21 aerfa,-,we dem&Dd to
be free. We therefore m.tte aU we11 d&apoaed to
,
jolD ba oarpeacefal proceaalOD OD
MOI'WDAT ~EXT, Aprll 10,
A.a lt la for tia.e 1oocl of aU tbat we •ee)l to remOY•
the ..a. aader whicb we P'O&D.
Tlwfollowi•1 en IAe ,,tncea of ,tlHtl•1 uf l'Ht: f'HARTISTS, THE
'l'RAD~'i,1'Ht: IKISH CONFt:Dt~KATt; & IU:.:Pt: ..U. BODI~:
EaN& Dl"l~htn nn Htepne)· Green at 8 o'eloek;
CltJ' aod ¡.•1n~barf Dh·l~lon 011 Clerkeowell
Greea at 8 n'clHk; w e~t Dh· l~lon lo RaNHell
Hqaare at 8 o'clc~k; aad the f!iioatb Dh·lt1tloo_
lu Peckham i'leld~ at 9 o'clHk, and proeee41
lrom tbence to KennlnKtno (;ommon.
o'llf"rtl o• k#uilf "f lit# (,'o••lllN. JOH'\ \ a~OIT• .....

138
-.

1 f '·1
'

t39
La gran fiesta nacional, de William Benbow, ba el derecho a asociarse no te-
1832, pp. 8-13 nía valor pues se dependía del
patrón para poder trabajar y lo-
"[ ... ] Nosotros somos el pueblo, nuestros intereses están con el pueblo grar el sustento. Por esta razón,
y para realizarlos en forma correcta debemos encargarnos de ellos. muchos obreros debieron desafi-
El pueblo ha sido convocado para trabajar para sí; presentamos un
liarse. La "Gran Unión" sostu-
plan de operativos, no tenemos ni seguridad, ni libertad, ni igualdad,
ni tenemos la posibilidad de pensar que la tranquilidad, la alegría, la vo importantes huelgas, hasta
p<tZ, eI placer sean posesiones del pueblo, a menos que no>otros coope- quedar exangüe en sus recursos.
remos para ello; les presentamos un plan, les haremos la guerra, a Además, sus miembros fueron
rne¡¡os que sigan nuestras indicaciones. amenazados con la deportación .
Ho ly day,o sea oía sagrado_, es el significado real de holiday * y el Poco después del congreso cons-
nuestro ha de ser de todos los días sagrados el más sagrado. Es el titutivo, realizado el mes de fe-
más sagrado porque está destinado a crear la felicidad y liberar a la brero de 1834, •seis jornaleros
humanidad; nuestro día sagrado está signado para establecer la abun- fueron arrestados y deportados
dancia, abolir la carencia, para hacer que todos los hombres sean por el solo hecho de pertenecer
iguales. En nuestro día sagrado vamos a legislar para toda la humc;- a ella.
nidad, la constitución escrita durante nuestro día de fiesta ubicará
::t cada ser humano en el mismo nivel, iguales derechos, iguales goces,
Se producen entonces importan-
igual trabajo, igual respeto, igual parte de la producción: ¡este es el tes manifestaciones obreras que
objetivo de nuestro día sagrado, de nuestro festival!!! permiten al movimiento presen-
Los fundamentos y In necesidad de tener un mes de vacaciones surge tar un petitorio de 250.000 firmas
de la ci:cunstancia en la cual estamos ubicados. Estamos oprimidos a favor de los condenados y que
en el sentido más completo de la palabra, hemos sido privados ele acercan a la Gran Unión a las
todo, no tenemos propiedad, riquezas, y nuestro trabajo no nos sirve uniones que hasta ese momento
de nada, desde el momento que lo que producimos va a las manos no habían ingresado en ella: la
de los demás. Hemos hablado con los gobernantes una y otra vez Unión de la Construcción, la
acerca de nuestras carencias y miserias; pensamos que ellos eran sabios Unión de los Pañeros, la Unión
y l)Uencs, durante años hemos confiado en sus promesas, y nos en-
contramos hoy en día luego ele vivir tantos siglos de tolerancia en
de Leeds, la de los Hilanderos
la más completa ruina moral y económica. Nuesh·os señores y patro- de algodón y la Unión de los Al-
nes no nos han propuesto ningún plan que podamos adoptar; se con- fareros.
tradicen aún sobre lo que ellos llaman la fuente de nuestra miseri;i; Por primera vez, prácticamente
unos dicen una cosa, otros dicen otra. Un canalla, un sacrílego, bias·· todas las asociaciones obreras
fema, dice "que el exceso de producción es la causa de nuestra mise- inolesas actuaron tras un objeti-
ria". Cuando nosotros que somos los productores, semihambrientos, vo común, el cual en última ins-
con todo nuestro esfuerzo apenas obtenemos lo indispensable para t<,ncia, era la defensa de su pro-
no morirnos de hambre. Es la primera vez en toda época y país qu':) pio derecho a la existencia.
Ja abundancia fue declarada como una causa de la carencia. ¡Mi Dios!
¿Dónde está la abundancia? ¿Abundancia de comida? Pregúntele al Sin embargo, la nueva confede-
trabajador dónde la ha de encontrar; sus rosb·os enflaquecidos son la ración no pudo mantenerse a
mejor respuesta. ¿Abundancia de ropas? La desnudez, el temblor pcr raíz de la escasez permanente de
frío, el agua, los resfríos, los reumatismos del pueblo, son pruebas fondos, debida, a su vez, a la
de la abundancia de ropa. Nuestros señores y patrones nos dicen que constante colaboración con las
próducimos demasiado; muy bien, entonces dejaremos de producir diferentes huelgas, a la persecu-
durante un mes y pondremos en práctica la teoría de ellos. ción a sus afiliados y a las ma-
Nuestros patrones y señores dicen que el exceso de población es otra niobras de lock-óut que llegaron
r·ausa de nuestra miseria. Lo que quieren decir con esto es que los é.1 aplicar los patrones, y debió
J"ecnrsos del país son inadecuados para su población. Debemos . pro- disolverse a fines de 1834. Algu-
bar lo contrario y durante unas vacaciones efectuar un censo de po- nos de los sindicatos que la com-
blación y una medición de la tie1Ta, y ver mediante el cálculo si es
que no se trata de una desigual distribución y una mala administra- ponían siguieron actuando en for-
ción de la tierra, que hace a nuestros señores y patrones decir que ma independiente.
son demasiado para nosotros.
Estos son dos fundamentos muy válidos .para nuestro holiday, para
un Congreso de la clase trabajadora. Antes de que tenga lugar el Las Trade-Unions
mes ele vaé·aciones se deben realizar preparaciones universales para y el cartismo
ese fin. No debe tener lugar durante tiempo de sembrado o de cosecha
Todo hombre debe prepararse para él mismo y ayudar a su vecino;
las preparaciones deben comenzar antes del tiempo establecido. Comi- a etapa siguiente

1
tés para la dirección de la clase trabajadora se deben formar en cada del movimiento
ciudad, pueblo, villa o parroquia a través del reino. Estos comités
deben familiarizarse con el Plan y usar la máxima actividad y perse·
obrero inglés se
verancia para ponerlo en ejecución tan pronto y en forma tan efectiva ~ c;ar;aclter,i'zó por
como sea posible. Deben convocar mitines frecuentes y señalar h las grandes movi-
necesidad y el objetivo de este holíday. Cuando se pongan en eje- lizaciones de masas unidas por
cución todos los detalles del Plan mencionado el comité de cada reivindicaciones tales como las
parroquia y distrito seleccionará un grupo de hombres sabios que diez horas de labor, la lucha con-
serán enviados al Congreso Nacional. Cada parroquia o distrito con tra la reducción de los salarios
140
una población de 8.000 habitantes mandará dos hombres sabios al
Congreso; una población de 15.000 habitantes, cuatro hombres; una "lguales derechos,
población de 25.00 habitantes mandará 8 hombres y Londres enviar:í
50 hombres sabios también al Congreso. iguales goces, igual
El objetivo del Congreso será R eformar la sociedad. Debemos eli-
minar lo que está podrido en nosotros para sanamos. Veamos lo que trabajo, igual respeto,
.::stú podrido. Todo hombre que no trabaja está podrido; se lo debe
hace r trabajar para que se cure. No sólo está la sociedad podrida, igual parte de la
sino que la tierra, la propiedad y el capital están pudriéndose. No es
sófo una cosa, sino que todo Jo humano y natural está pod1ido en
e:>ta actual situación y nosotros debemos cambiarla."
producción: ¡éste es
0
H:oliday equh ale a 'acaci,,nes, y es el S>¡_, nificaclo r¡ue se le daba al cese
ele tareas. ·
el objetivo de nuestro
(Tomado de Cole y Filson , British \Vo1kine c!aYs nwu cements. St.lected día sagrado,
documents. 1789-1 895. Me Millan, Londres, 1967. )
de nuestro /estival!''
Una visión de la huelga general de 1842 William Benbow, 183'2
Richard Pilling, ob. e1 o cartista, da su opini(m sobre la huelga general de
1842, en el proceso que se le si ¡: ue por instigación:

"Los · trabajadores de Ashton y de los alrededores [ante una nueva


reducción de salarios] se indignaron tanto que no sólo se reunieron
Jos que eran carlistas, sino los de todas las opiniones; un local en el
que cabrían mil individuos fue llenado hasta la sofocación y no hubo
· más que una sola voz en la asamblea para declarar que no servía
de nada tratar de levantar una su's cripéión para los otros sino que
eni preciso hacer huelga ; y la huelga estalló en un minuto de un
extremo a otro de la sala; whigs, torys, cartistas, radicales vergon-
zantes y todos Jos demás. En una reunión en que hubo 15.000 per-
sonas y la población total es solamente de 25.000. [ ... ] Cualquiera
que haya sido para otros la causa de la huelga, para mí fue una
cuestión de salarios. Y digo que si el señor O'Connor hizo de ella
una cuestión del carlismo, hizo maravillas para extenderla a través
de Inglaterra, Irlanda y Escocia. Pero, para mí esa huelga fue siem-
pre una cuestión de salarios y de la reforma de las 10 horas [de
trabajo] . Combatí largo tiempo para mantener los salarios y obraré
así hasta el fin de mis días; e inclusive encerrado en los muros de
un calabozo, sabiendo que, como individuo, cumplí con mi deber;
sabiendo que fui uno de los principales obstáculos opuestos a la
última reducción de salarios; sabiendo que, gracias a esa huelga,
millares y decenas de millares de hombres comieron el pan que no
habrían comido si la huelga no hubiese tenido lugar; quedaré satis-
fecho, cualquiera sea el resultado. Después de estas observaciones,
voy a dejaros cumplir con vuestro deber. No dudo de que me dejaréis,
con vuestro veredicto, ·volver con mi mujer, con mis hijos y mi h·abajo."

141
La mecanizac1on y las nuevas formas El siglo XIX contempla
de trabajo vistas por un obrero francés en 1841
[ ... ] ahora, con la división del trabajo, los nuevos procedimientos
el a·dvenimiento
y las máquinas, la mayoría de los oficios tienden a volverse puramente
mecánicos y los obreros de todas las profesiones serán relegados
de nuevas condiciones
pronto a la clase de trabajadores no especializados [ ... ]. Muy pronto
no habrá necesidad de trabajadores más que para hacer girar las laborales.
manivelas. Ílevar cargas y hacer diligencias; es verdad que tendrán
Pierre Proudhon
instrucción primaria, es decir, su inteligencia será bastante desarro-
ilada para comprender que la sociedad los r~chaza como parias.
Por la simplificación de los medios de fabricación, el hombre no tiene
.
-a quien se ve en
ya necesidad de su fuerza física ni de su aptitud y no es más nece-
sario que un niño. el grabado- dirá de
\ Esoito d el tipo grafo Adolphe Boye1:, 1E41, citado por Dolléans, torno 1,
p. Hl.) este período:
"La economía de la
Respuesta del dirigente obrero francés Tolain, sociedad se transforma
ante la proposición del gobierno francés que sugiere
a los obreros, en 1861, el envío de totalmente.
una delegación a la exposición a realizarse
en la ciudad de Londres
Los obreros pierden
Yo creo como Ud. que los obreros de París son inteligentes y por mi
en el taller
t•arte, le agradezco la opinión que tiene de e!los. Pero ¿cómo con-
ciliar esta inteligencia con esa inercia? ¿Por qué no se ayudan ellos y en la fábrica todo
mismos? Es un reproche que se les hace a menudo y al cual no es
fácil responder sin acusar. Cuando la iniciativa viene de lo alto, de contacto con el patrón.
1_a autoridad superior o de los patrones, no inspira a los obreros mús
,1ue una mediana confianza. Se sienten o se creen dirigidos, condu- La burguesía
cidos, absorbidos, y las mejores tentativas raramente son coronadas
por el éxito. Es un hecho que compruebo, sin querer discutir aquí se dif erenc·ia cada
si los obreros tienen razón o no. Cuando la iniciativa viene de abajo
es cosa. muy distinta: encuentra imposibilidades materiales contra las
cuales se estrella. Que se forme un comité exclusivamente compuesto
vez más de los obreros
de obreros al margen del patrocinio de la autoridad o de los fabri-
r,antes, que trate de formar un centro, de agrupar a su alrededor
y .vive ahora en
adherentes, de reunir suscripciones; por inofensivo que sea su objetivo,
esté seguro de que no se le permitirá alcanzarlo. Así, hace falta una
barrios distintos".
fuerte dosis de resolución para ponerse al frente cuando, además, siem-
pre, con razón o sin ella, los promotores se sienten puestos en el
index: porque el obrero que se ocupa de cuestiones políticas, en
el país del sufragio universal, es considerado un hombre peligroso;
es peor si se ocupa de cuestiones sociales [ ... ]. Pero ¿por qué, dirá
Ud., rehusa los consejos de aquellos cuyas luces y cuya balsa les
serán de tanto provecho? Porque no nos sentiremos libres, ni en
nuestro objetivo ni en nuestra elección ni en nuestro dinero, y las
más hermosas afirmaciones no valdrán nada contra una opinión que
quizás está subrayadamente justificada. No hay más que un sob
medio, es el de decirnos: "Sois libres, organizaos; tratad vuestrr,s
asuntos vosotros mismos, no os pondremos trabas. Nuestra ayuda,
si tenéis necesidad de ella, si la juzgáis necesaria, será completamente
clesinteresada, y en tanto que quedéis en los límites de la cuestióa
no intervendremos".
("Carta" publicada por Tolain, como respuesta al diario L'Opinion Nationale
qu e publicó la proposición hecha por el Cohierno Francés el 2 de octubre
de 1861.)

142
143
La amistad internacional La ley Le Chapelier,
Hemos comprobado con felicidad que nuestros colegas in_gleses na
son, c<;>n respecto a nosotros, lo que se esfuerzan algunas veces por sancionada en Francia
hacernos creer. En Inglaterra no hemos encontrado más que aten-
dones, amistad, fraternidad. He aquí lo que hemos encontrado en en 1791, prohibía
eJ corazón del obrero inglés. Estamos más convencidos que nunca
de que el espíritu de animosidad entre los pueblos es un prejuicio las asociaciones
desastroso que engendraron solamente las antiguas monarquías.
Nuestra permanencia en Londres es una negación formal del principio obreras así como las
funesto de nacionalidad y, si el porvenir quiere que las exposiciones
universales se propaguen, así como las delegaciones, es seguro qlJe
se irá de sorpresa en sorpresa. Propaguemos nuestras ideas, hagamos
patronales, pero
voto por la continuación de las delegaciones, tanto en interés de h
industria como para la fraternidad de las clases obreras.
establecía distintas
Informe de los joyeros franceses luego de un viaje a Londres en 1862 con penas según fueran
motivo de la Exposición Universal de ese año. )
trabajadores
o patrones
los infractores.

144
-maniobras muy frecuentes en- rnientras que el segundo veía en
tre los industriales- y los dere- las huelgas y el enfrentamiénto
chos políticos populares. Estas directo el método fundamental
movilizaciones se produjeron en- de lucha.
tre 1834 y 1848. En el mes de abri 1de 1842 el par-
Se formaron así agrupamientos lamento rechazó un petitorio or-
de agitación política tales como ganizado por el cartismo, que
la Asociación de Trabajadores. contaba con más de tres millo-
Esta, fundada en 1836 reunía a nes de firmas, referido a sala-
artesanos de Londres que ha- rios, horarios, salubridad y ali-
bían participado en los anterio- mentación de la clase obrera. En
res movimientos encabezados el se afirmaba: "en todo cuerpo
por William Lovett y Henry He- constituyente del Imperio, el ca-
therington. Sus metas eran: de- pital y la propiedad acumulada
recho al sufragio universal y se- habrán de ser colocados en ab-
creto, idéntica división de los soluto a los pies del trabajo" .
distritos electorales, dietas para El 5 de agosto de 1842 los obre-
los diputados, etc. Es decir, un ros de Ashton abandonan sus ta-
programa de reformas democrá- lleres y, en forma espontánea ,
ticas. comienza a hacerse realidad la
Junto a esta asociación se for- la huelga general planteada por
mó la Asociación Democrática, Benbow. En pocos días la huel-
encabezada por Feargus O'Co- ga comprende a 50.000 obreros,
nnor y Bronterre O'Brien. Su pro- los huelguistas se desplazan de
grama comprendía: la promulga- una zona a otra formando piqW')-
ción de la jornada de ocho horas, te y difundiéndola . Mientras la
la prohibición del trabajo a los hu elga se extiende , se celebra
menores, la anu lac ión de las le- en Manchester una conferencia
yes de pobres y la legal izac ión de delegados de "l as diferentes
de los sindicatos. Estos grupos , profes iones eleg idos por sus
que constituyeron la dirección de oficios respectivos " . La confe-
lé:: Carta del Pueblo , ño se dife- ren cia señala en una de sus re-
~enciaban sólo por sus progra- so lur.iones:
mas sino también por el sector " . . . hasta que la delegación de
de la producción que represen- clase no sea abolida enteramen-
taban, así como por su zona geo- te y hasta que los principios de
qráfica y su ubicación social. la unión de los trabajadores no
Mientras el primero expresaba sean instaurados, el trabajador
a los trabajadores que mantenían no se hallará en condiciones de
sus oficios de tipo artesanal y beneficiarse con el fruto de su
que vivían en Londres y en otras trabajo". La relación entre las
viejas ciudades del sur, los se- reivindicaciones salariales y la
9undos tenían su base de apoyo Carta del Pueblo era innegable
en los distritos del norte, en las para la mayoría de los delegados
ciudades pobladas recientemen- de los oficios y así lo manifesta-
te por el avance industrial y por ban en sus declaraciones. Pero,
los obreros fabriles. para muchos obreros, la huelga
Es en esta época cuando la idea sólo tenía un contenido sindical.
de la huelga general de todos los Si bien el movimiento huelguísti-
oficios, planteada por primera co fracasó , abrió una tendencia
vez por el cantinero Benbow, de agitación permanente que per-
auien la imaginaba como un fe- mitió a la clase obrera inglesa
riado prolongado durante un mes. llevar a cabo una importante se-
Pero la polémica entre los dos rie de conquistas.
grupos dirigentes, el de Lovett En 1846 se derogan las leyes de
--nartidario de la "fuerza mo- granos, reivindicación burguesa
ral"- y el de O'Connor v O'Brien que oermitió la baja del precio
-nue preconizaba la "fuerza fí- de los alimentos, y eri 1847 se
sica"- paralizó las acciones de- sancionó la ley que rebajaba !a
cisivas. El primer grupo apunta- iornada laboral a diez horas . Es-
ha a una agitación conjunta y a ta ley fue el resultado de la úl-
la coalición con ios grupos lfbe- tima ola de actividad cartista de
r<:iles de la burguesía industrial. masas, que se extinguió poco
145
Condiciones de existencia del proletariado El gobierno
alemán en 1848
El proletariado tiene conciencia de su situación. Esta es la causa
de Napoleón 111
de su diferencia fundamental con el _pobre, que acepta su suerte
como una oréen divina y no pide nada más que limosnas y una vida
-a quien se ha
oc:iosa. El proletariado se da cuenta claramente de que estaba en
una situación intolerable e injusta; pensaba en ello y sentía el deseo
caricaturizado a
rl e tener propiedad; deseaba tomar parte de las alegrías de la exis-
tencia; rehusaba creer que había de pasar Ja vida en la miseria, justa- la izquierda-
mente porque había nacido en ella; además tenía conciencia de su
ftierza, como hemos apuntado arriba; veía cómo el mundo temblaba coincit;lió con un
ante él y esta idea le animaba; llegó hasta desafiar Ja ley y la justicia.
acelerado crecimiento
, .
Hasta entonces la propiedad había sido un derecho: él la calificó de
latrocinio.
Nosotros tenemos un proletariado, pero no tan bien desarrollacio. economrco que
Si uno fuera a preguntar a nuestros artesanos, que han sido arruinados
por la competencia y muchas otras causas; a nuestros tejedores para- modificó las
dos, a nuestros tejedores de seda, que viven en nuestras casamatas
y casas de familia; si uno se atreviera a penetrar en esas chozas y
cuevas, si se hablara a las gentes y se conociera su situación , uno
condiciones de trabajo
se daría cuenta con sorpresa de que tenemos un proletariado. No obs-
tante, no se atreven a proclamar sus demandas. Porque el alemán es
y aumentó la
generalmente tímido y le gusta ocultar su desgracia. ¡Pero la miseria
crece y podemos estar seguros, sin duda alguna, de que la voz de
concentración fabril.
la pobreza será un día terriblemente alta! El imperio se convierte
( " Anci1·.imo ele Magdebu . go" de 1844, citado pú: J. Kuc:zynski , p. 81.)
en "el reino de los
negocios" y el
verdadero poder reside
ahora en la Bolsa.

146
"" .1 1' 1
!!
¡ 11,,
1i


' '
I' - 1 ¡'
,.
1
1

147
Legislación del trabajo en Europa antes de 1870 después de las manifestaciones
de abril del 1848, y de la malo-
Aiio Principales disposiciones de las leyes grada revolución de ese año en
En Francia el continente.
1813 Prohíbe el trabajo de niños menores de 10 años en las minas. Karl Marx caracterizó este triun-
Incumplida. fo como "el producto de una lar-
1841 Prohíbe el trabajo de niños µienores de 8 años en fábricas que ga guerra civil más o menos
empleen más de 20 trabajadores; jornada de 8 a 12 horas para
abierta entre la clase capitalis-
los jóvenes de hasta 16 años; prohíbe el trabajo nocturno de
niños menores de 13. Incumplida. ta y la clase obrera" y consideró
1848 Jornada de 10 horas para niños menores de 14 años. Incum· é1 esa ley como la primera gran
plida. victoria de los obreros sobre la
En Prusia burguesía. " Los obreros -de-
1839 Prohíbe el trabajo de nmos menores de 9 años en fábric<1s cía- han forzado una ley esta-
y minas ; jornada de 10 horas, sin trabajo nocturno ni los tal que les impide venderse a
domingos para jóvenes menores de 16 años. No establece fa :::í mismos y a sus familiares a la
inspección gubernativa del trabajo. muerte y a la esclavitud median-
1853 Prohíbe por lo general el trabajo de niños menores de 12 años te un contrato voluntario."
en las fábricas; nuevas limitaciones de la jornada para los jóve-
nes. Inicia la inspección del trabajo.
1869 La Confederación Alemana del Norte adopta la legislación so-
cial de Prusia. Los sindicatos en Francia
En Austria
] 854 Reglamentación del trabajo de niños y mujeres en las minas.

L
Incumplida. a ley Le Chapelier
1859 Prohíbe el trabajo en las fábricas de niños menores de 10 años; no eliminó la orga-
jornada de 10 a 12 horas para los jóvenes. Incumplida. nización obrera en
Francia. Esta si-
guió realizándose
Legislación del trabajo en Inglaterra, 1802-1870 en mutuales que muchas veces
actuaban como cobertura de una
Año Principales disposiciones de lli.~ leyes lucha reivindicatoria más avan-
1802 Limita el trabajo de los aprendices indigentes a 12 hor•ts zada. Tal es el caso de las mu-
diarias, sin trabajo nocturno. No fue cumplida. tualidades lyonesas, que partici-
1819 Prohíbe emplear niños menores de 9 años en las manufacturas paron activamente en la direc-
de algodón; jornada de 12 horas para los niños de 9 a 16 años. ción de la insurrección de Lyon
No fue cumplida. en 1834.
1833 Prohíbe el trabajo de niños menores de 9 años en la mayor Pero, justamente a raíz de este
parte de las industrias textiles; semana de 48 a 69 horas para
los jóvenes menores de l 8 años, sin trabajo nocturno; primera
levantamiento y de la violenta re-
inspección gubernativa de las fábricas, con 4 inspectores auto- p~esi?n que lo siguió, las orga-
rizados; penas por incumplimiento de la ley: 1 a 20 libras nizaciones obreras se vieron
de multa. obligadas a replegarse por varios
l842 Prohíbe el trabajo en las minas de niños menores de 10 años; años. Los obreros más activos
semana de 36 horas para niños de 10 a 13 años; excluye de se refugiaron en sociedades se-
las minas a las mujeres. Es la primera ley que trata del trabajo cretas. de escaso número, como
de las mujeres adultas. la famosa Sociedad de las Fami-
1847 Jornada de 10 horas para jóvenes y mujeres, ampliadas des- lias que encabezaba el dirigen-
pués a 10 lt
te revolucionario Blanqui, o se
1862 Preferencia al pago de los salarios, dando prioridad a éstos en
caso de quiebra. unieron a los grupos republica-
1867 Se amplía la legislación del trabajo a la mayor parte de las nos.
industrias. En 1840, y a raíz de la grave cri-
sis económica, comenzó una ola
(Tomado de Friedlander y Aser, lli.storia económica de Europa moderna.
Fondo C. Económica, México, 1967, pp. 198-199. ) de agitación huelguística de ca-
racter reivindicativo que tuvo
como objetivo el aumento de sa-
larios y la eliminación de la "!i-
breta de trabajo" . Esta última,
sin la cual no se podía obtener
trabajo, servía a los patrones pa-
ra controlar la conducta de un
operario a través de las anota-
ciones que había hecho en ella
el patrón anterior. Tres mil obre-
ros sastres interrumpieron sus
tareas y lograron el apoyo de las
148
El perieccionamiento ·
producirá, en la era
victoriana, un alto nivel
de desocupados, que
. ,,
migraran
constantemente
en busca de nuevos
empleos. El cuadro
presentado
en primer término
-se trata de
"La emigración", d'e
Ford Maddox Brown-
y la imagen del trabajo
en una destilería
ilustran dos aspectos
de la vida del obrero
inglés .
E NE ~-~ · ¡
·.··' CYLINDEH OIL .
"-.

.'

. ~~>'
149
Emblema de la . provincias y de los tipógrafos de
París. Las huelgas se siguieron
ciedades obreras que habían ac-
tuado en las huelgas crecen al
"Amalgamated Society produciendo durante todo el año
y abarcaron a los obreros en pa-
mismo tiempo que se crean nue-
vas organizaciones. Será la ma-
of Engineers". peles pintados, los zapateros , los
constructores de carruajes, los
siva participación obrera en los
sucesos del 1848 el hecho que
La experi.encia ebanistas, los obreros fabrican- garantizará la obtención de la le-
tes de clavos, los picapedreros gislación protectora del traba-
favorable que quedó y muchos otros oficios. jo a diez horas en París y a once
Las reivindicaciones que levan- horas en provincias y determina
como saldo de las luchas tan los diversos gremios confi- !a aplicación de penas de prisión
guran un primer programa obre- a los patrones que reincidan en
cartistas influyó en ro que aun mucho después toma- su incumplimiento; pero no se
rá parte de las luchas sindicales . avanza en lo que respecta al tra-
la posterior afiliación Además de los puntos ya señala- bajo de mujeres y niños. Tam-
dos, otros puntos importantes bién se logran reglamentos de
de los trabajadores. eran: la eliminación de los sub- trabajo en algunos oficios.
contratistas -que con su acti- En febrero de 1848 se deroga la
vidad deprimían artificialmente legislación que prohíbe las aso-
los salarios-,la reducción de las ciaciones de obreros e industria-
jornadas a doce horas, con diez ies y aparece un gran número de
horas de trabajo real, y el pago nuevas asociaciones. Los car-
doble de las horas extraordina- pinteros de París forman una
rias. El movimiento huelguístico Asociación Fraternal y Democrá-
fue severamente reprimido bajo tica con la intención, por un lado,
la acusación gubernamental de de "sostener al gobierno repu-
formar parte de un complot blicano, popular y demócrático"
republicano y muchos de sus in- y, por el otro, de ayudar a las fa-
tegrantes fueron encarcelados. milias de los trabajadores y "eli-
Durante esta época se acentúa minar el sistema de subcontra-
una antigua división en el grupo tos". La heterogeneidad de los
de los " compañeros del deber" objetivos será la característica
-miembros del compagnonnage- de 'las nuevas uniones .
a raíz del mal trato dado por los Los obreros albañiles y picape-
oficiales a los aspirantes, a quie- dreros crean una Asociación Fra-
nes se les pagaba bastante me- t.ernal que comienza a romper el
nos y se los obligaba no solo a estrecho marco de los distintos
cotizar sin derecho a revisar el oficios "para unificar sus inte-
empleo de los fondos sino tam- reses y marchar así hacia el ob-
bién a toda clase de ritos y ve- jetivo de la humanidad, la frater-
jaciones para acceder al oficio. nidad universal". La Asociación
Comienza así a decaer la organi- es a la vez empresa de trabajos
zación tradicional de los artesa- y sociedad de socorros mutuos.
nos frente a "ese nuevo compag- Puede afirmarse que, en gene-
nonnage sin ritos ni misterios ral, los objetivos más comunes
que vive a la luz del día y es ac- de las muchas asociaciones de
cesible a todas las profesiones" esta época eran los socorros
y que "pone a todos los trabaja- mutuos, el pleno empleo y algu-
dores en un pie de igualdad". nas reivindicaciones que fijó el
A pesar de estos cambios, el movimiento de 1840.
movimiento, en el que partici- Al mismo tiempo, comienzan a
paron figuras como las de Flora darse las primeras uniones de
Tristán y George Sand, se man- oficios diferentes, que la pro-
tuvo dentro de un esquema pro- ducción comienza a agrupar en
gramático que no fue mucho más establecimientos comunes. Así
allá de los socorros mutuos y la sucede con los albañiles y pica-
enseñanza del oficio. Con todo el pedreros y con los Cl!rtidores.
movimiento huelguístico avanzó descarnadores, sobadores de
en sus planteas con respecto a masa y combadores. La manu-
las viejas corporaciones. factura comienza a tener efec-
Entre los años 1840 y 1848 se lle- tos en la organización obrera.
van a cabo importantes trabajos Al día siguiente de la revolución
de organización sindical. Las so- se funda la Asociación de los
150
152
Trabajadores de los Ferrocarri-
. les Franceses.
sucesión de cambios evidentes :
las fábricas y los talleres fueron
Un aspecto de la
En agosto de 1849 se realiza una
reunión con el fin de constituir
verdaderamente transformados.
Así , las exigencias económicas
Exposición Universal
una federación de asociaciones impulsaron a la industria hacia
1a aglomeración de capitales in-
celebrada en Londres
obreras: 103 asociaciones se ad-
hieren al nuevo organismo, el mensos y la posesión de un ma- en 1862, exposición
primer intento de este tipo en terial extremadamente poderoso
Francia. La unión se formaliza en [ ... ] . De esa constitución m9- que contó con la
noviembre de ese año y comien- nufacturera y comercial , tan
za a funcionar, pero en mayo de enérgica y tan absorbente , re- concurrencia y el
1850 ochenta agentes de la po- sultaron para el trabajo condi-
i icía invaden la casa y detienen ciones nuevas. Frente a esas apoyo de las
él los asistentes. Se acusa a los unidades poderosas, a esas aso-
delegados de conspirar contra ciaciones colosales donde el sociedade$ mutuales
el gobierno. La situación ha cam- Anonimato debe aumentar sin
biado y la Segunda República cesar, ¿qué es el obrero, aisla- francesas.
terminará derogando la legisla- damente considerado? Un grano
ción laboral y persiguiendo a las de arena". Al mismo tiempo, per-
organizaciones obreras. que vuel- siste la derogación de las leyes
11en a dispersarse. de protección al trabajo y se
El Segundo Imperio continúa con impone un control estricto a las
la misma política: miles de agri- asociaciones obreras. El ~ér¡i.
cultores y obreros serán juzga- men. que en esos aspectos
dos por comisiones militares , muest-a una mano severa, bus-
ocusados de pertenecer a socie- cará apoyo popular con otros
dades secretas o a· sociedades métodos : hará donaciones a las
obreras. Pero luego de la derro- soc iedades de socorros mutuos .
ta de la revolución, y durante los ded icará fondos a la reparación
primeros años de Napoleón 111 , de viviendas obreras y apoyará
cambia el panorama para la cla- la beneficencia.
se obrera francesa. Se produce Pero , nuevamente . las soc ieda-
un rápido crecimiento económi- des de socorros mutuos ampa -
co que modifica en importante rarán la existencia de verdade-
grado las condiciones de trabajo ros sindicatos de resistencia :
y aumenta la concentración fa- de 1852 a 1858 los expedientes
bril. Se comienzan a utilizar má- de procesos señalan 584 huel-
quinas en gran escala. De 1849 gas, la mayoría de ellas orga-
a 1869 la fuerza motriz empleada nizadas con ese sistema.
por las fábricas se quintuplica; En estas huelgas se afirman ca-
aumenta en grandes proporcio- da vez más los objetivos que
nes el consumo del hierro y el caracterizarán al sindicalismo
acero; se construyen ferrocarri- posterior: aumentos de salarios,
les; se amplía la producción reducción de horas de trabajo,
textil. El imperio se convierte protesta por las malas condicio-
en el "reino de los negocios". nes higiénicas y defensa de des-
En octubre de 1852 Proudhon es- pedidos.
cribe: " ... en nuestros departa- Las modificaciones en la estruc-
mentos, desde hace cuatro me- tura industrial inauguraron un
ses , la economía de la sociedad período de inseguridad, desem-
se transforma totalmente. ¡He pleo y bajo nivel de vida. Pero.
ahí el hecho!" Se forman gran- al mismo tiempo, el programa
des compañías fabriles, navie- de reivindicaciones obreras ad-
ras, etc. "Los obreros pierden quiere un nuevo contenido.
en el taller y en la fábrica todo Carente del apoyo de un sector
contacto con el patrón." La bur- burgués, el emperador buscará
guesía se diferencia cada vez nuevas formas para lograr el
más de los obreros y vive aho- apoyo de una clase obrera cuya
ra en barrios distintos. actitud había sido hasta enton-
En sus Memorias de un obrero ces indiferente y hostil. Nombra
de París, el economista liberal o su primo presidente de la sec-
Armando Audlganne resume la ción francesa de la Exposición
situación : "Se diría una continua Industrial de Londres y la pren-
153
sa oficial sugiere a los obreros
Arriba: un cartel que participen en ella, con el
dres, que comienza a funcionar
desde 1860.
convoca a los obreros argumento de " conservar sobre
los obreros de otras naciones
Tal unificación es la consecuen-
cia directa de uno de los con-
a concurrir a un mitin esa superior idad que hasta hoy
aséguró nuest ra supremacía en
flictos obreros más importantes
de esos años: la huelga de los
organizado por todos los mercados" . obreros de la construcción que
Se llegó entonces a un acuerdo tuvo lugar en el año 1859, fue mo-
la Asociación y los presidentes de las socie- tivada por la negativa patronal
dades de socorros constituye- ante un pedido de reducción de
Internacional ron una comisión obrera, la que la jornada a nueve horas de tra-
eligió doscientos delegados por bajo y de descanso el sábado
de Trabajadores. 'os distintos oficios en febrero por la tarde. A esta medida los
de 1862 para concurrir a la Ex- patrones responden con un /ock-
Abajo: un aspecto posición. out y 43.000 obreros quedan sin
trabajo . Sólo se emplea a aque-
de una huelga en llos que se desafilian . La huelga
Una nueva situación dura nueve meses, gracias a la
Toulouse.
·E
. viaje a Londres
solidaridad de todos los otros
sindicatos y culmina con el triun-
fo de los trabajadores. Al mis-
permitió a los obre- rno tiempo las condiciones se
ros franceses com· to rna n favorables: se realizan
parar su situac!ór una serie de fusiones entre las
con la de sus Uniones menores y se produce
compañeros ingleses. la formación del ya mencionado
Durante la década del 40 las Conseio.
Trade-Unions habían sufrido im- 1os delegados franceses pudie
portantes modificaciones . La fi - ron· comprobar que el trabajo
nalización de las luchas cartis- del obrero inglés era mejor re-
tas, unida a una mejora de la tribuido y que su jornada de tra-
situación económica general y bajo era más corta . Los ebanis-
a un nuevo avancé del desarro- tas de París decían en su infor-
llo capitalista, produjo un aumen- me· al regreso: "El salario se
to considerable del número de fiia oor un reglamento de la
afiliados a las Uniones y la es- sociedad corporativa en un mí-
tabilización de éstas . nimo de 32 chelines, que equi-
la Unión Consolidada de los vale a 40 francos, de suerte que
Mecánicos, que se constituye en el obrero inglés gana el do-
~ 850 y se compone especial- ble que el obrero francés" . Y ob~
mente de obreros calificados , servaban, junto con esto, que
tie ne en 1861 más de 20.000 sus gastos eran prácticamente
miembros y un activo de 73.000 iguales. Las Uniones inglesas
libras. Los albañiles, fundidores habían intentado también obte-
de hierro y los fabricantes de ner protecci ón para la vejez de
máquinas de vapor constituyen . sus afiliados y establecer segu-
sindicatos de un nivel tal que ros por enfermedad y desocu-
!es permite tener secretarios pación.
rentados para la contabilidad y En cuanto a la libertad sindical
la correspondencia. Su alcance lograda, nada mejor que escu-
es nacional y su organización char a los tipóqrafos franceses :
centra ! ízada . " . .. discuten [los obreros ingle-
Las nuevas Uniones tie nden a
ses] con plena libertad, no so-
reunir exclusivamente a obreros
lamente su salario, sino también
calificados , y dejan de lado la
idea, ya trad icional, de la soli- las condiciones de toda natura-
daridad obrera. Pero este princi- leza que se refieren a su trabajo
pio no será adoptado por todas: [y si algo lesioni¡ sus intereses]
las dos tend encias antagónicas se reúnen en el taller, discuten
se mantendrán durante un largo el caso en calma y sin coacción
oeríodo. toman una decisión que es co-
~e forma también un Consejo mun.icada al jefe del estableci-
Nacional de Sindicatos de Lon- miento [quien] mientras deliba-
154
INT '"'NATIONAL
. ·~· llB1n . .. . I·

l s·stttJi:l 1 TI e rt.
.
·. 1 1 ··
. .-: ~-.'.~~ ¡¡~:

"" ¡j¡jH

, ., ,CDft.AL ...,.,~¡:•;;, p~~:~111, ,..., w.,


-: . ..
n1 · · .
.. . .
·. · ·· · · · .
.
·
. .

.
, . ,

155
ran los obreros se abstiene cui- !es en número, de escaso alcan-
dadosamente de entrar a su pro- ce y muy vinculadas con los
El movimiento obrero
pio taller".
La reunión de los obreros ingle-
grupos religiosos.
t:ntre los años 1830 y 1840 se
alemán tuvo en
ses y franceses tuvo dos conse-
cuencias importantes. Para los
produjeron cambios. Aparecie-
ron sociedades secretas, simila-
Ferdinand Lassalle
franceses la experiencia sirvió res a las francesas. la más im-- uno de sus más
como punto de referencia para portante de las cuales fue la
tomar conciencia de sus propias Uga de los Justos, fundada por importantes adalides.
limitaciones y, al mismo tiempo, ".lrtesanos emigrantes que entra-
de modelo programático para ron en contacto con obreros y Lassalle creó la
sus reivindicaciones futuras. artesanos franceses. En estds
Para el resto de los obreros sociedades se discutían las pro- Asociación General
europeos sirvió de base para la puestas para resolver la cues-
construcción de la primera he- tión social realizadas por ideólo- de Trabajadores de
rramienta fraternal que habría gos franceses como Louis Blanc
tle actuar por sobre los límites v Saint Simon o ingleses como Alemania -ADAV-,
nacionales: la Primera Interna- Robert Owen. De la Liga de los
cional de Trabajadores, que co- Justos surgió, poco antes de que tendría gran
mienza a funcionar en 1864. 1848, la Liga de los Comunistas,
para la cual Marx y Engels es-
influencia en el
cribieron el Manifiesto Comu- futuro de la
Los primeros sindicatos
en Alemania
nista.
El régimen dominante buscó fre-
. ,.
organrzacron
nar la generalización de estas
ideas prohibiendo, en 1835, las sindica·l alemana.
n comparación con emigraciones de operarios al ex-

E ~
i ~
Inglaterra y Fran-
cia, puede decirse
que en las prime-
ras décadas del si-
glo en Alemania se produjeron
estallidos caóticos y que el gra-
tranjero, pero no logró el éxito
esperado. Aparecieron también,
en esta época, las primeras so-
ciedades culturales de obreros
v artesanos , los cuales actuaron ,
sin embargo , bajo la influencia
do de organización obrera era de la burguesía.
muy inferior. Persistía el tipo El autoritarismo alemán cons ide-
de organización artesanal a raíz ró peligrosa esta situación y
de que la producción se ajus- 8.plicó la Ordenanza General del
taba, fundamentalmente, a las Trabajo, mediante lo cual se pro-
pautas del artesanado. hibió la formación de asociacio-
Entre los años 1800 y 1810 el nes obreras, así como los acuer-
porcentaje de población que vi- dos entre operarios para "inte-
ve de la agricultura constituye rrumpir o impedir el trabajo con
1m 80 % del total. La máquina el propósito de inducir a los pa-
de vapor y la libertad de oficios tronos e incluso a la autoridad a
comenzarán a afirmarse en la hacer concesiones".
década de 1830 y en 1834 la Los acontecimientos revolucio-
burguesía recién logrará unifi- narios de 1848 y 1849, que se
car el mercado interno mediante extienden también a Alemania,
la creación de la Unión Aduane- oermiten la formación de orga-
ra Alemana, lo cual permitió el nismos obreros de más vasto
tránsito de productos de una alcance.
zona a otra en un país todavía En abri 1 de 1848 se organiza en
dividido por el esquema feudal. Berlín un grupo en torno a Stefan
En 1848 hay aún en Prusia alre- Born, que funda una sociedad
dedor de un 60 % de ocupados destinada a la discusi_ón de los
en las artesanías frente a un asuntos obreros. Sus objetivos
40 % de trabajadores fabriles. son: salario mínimo, jornada de
El porcentaje de asalariados as- trabajo máxima, unión de los
ciende, con respecto a la pobla- obreros para el mantenimiento
ción total, a un 10 %. de salarios fijos, abolición de
Las organizaciones obreras de impuestos indirectos al consu-
!;:is primeras décadas no pasan mo, implantación de impuestos
de ser simples mutuales. débi- progresivos sobre la renta, en-
157
señanza gratuita a la juventud, 1863 comienzan a hacerse pú-
Del seno de la ADAV bibliotecas populares, abolición blicas las ideas de Ferdinand
de la restricción a los viajes y
salió la fracción libertad de movimientos.
Lassalle, quien realiza una críti-
ca activa contra el régimen. Tal
socialista Este mismq grupo convoca a un
congreso que crea la Hermandad
actividad desembocó en la crea-
ción de la Asociación General
~encabezada por Obrera, primera organización la- de Trabajadores de Alemania
boral independiente de Alema- f ADAV). que se f ijó el objetivo
Wilhelm nia , que reúne a treinta y una
sociedades obreras y tres comi-
de trabajar por caminos pacífi-
cos, legales y "especialmente
Liebhnecht, a quien tés, la mayoría de Sajonia y mediante la persuación pública.
Prusia. Sin embargo, su progra- por la implantación del sufragio
se ve en el grabado--, ma definitivo es menos avanza- general, igual y directo".
do que el del grupo organizador: A pesar de que el alcance orga-
que_larmará la sección, ideas mutualistas y cooperati- nizativo de la nueva asociación
, vistas y algunas reivindicacio- es muy escaso -a la muerte de
alemana Je la nes sindicales, tales como la Lassalle , en 1864, llega sólo a
defensa de la jornada laboral de 4.000 afiliados- y que la mayo-
l nternacional. diez horas. ría de los obreros permanece en
La Hermandad Obrera desarro- las sociedades culturales bur-
lló posteriormente una intensa quesas, la influencia de la ADAV
actividad: llegó a integrarse con es de real importancia en el fu-
ciento setenta sociedades loca- turo movimiento sindical y po-
les y organizaciones de distrito lítico alemán . De su seno salió
y editó su propio órgano de la fracción socialista encabeza-
prensa, La Hermandad. da por Bebel y Liebknecht, que
Después del congreso de obre- formará la sección alemana de
ros se constituyó como organi- la Primera Internacional. Esta,
zación sindical nacional la Aso- en su congreso de 1868, se pro-
ciación de Obreros del Cigarro, nunció por la unión de los tra-
entidad precursora en ese as- bajadores en cooperativas gre-
pecto . miales centralizadas , conside-
Luego del fracaso de la revolu- rando a éstas como la mejor ma-
ción se· frenó el avance de las nera de sostener la ayuda mutua .
Uniones y la represión estata l El sector de Bebel hizo tamb ién
aumentó hasta tal punto que una especial hincapié · en la forma-
ley de junio de 1854 obligó a los ción de sindicatos, que eran con·
gobiernos de los diferentes es- siderados "escuela del socia·
tados alemanes a disolver, en el lismo" .
plazo de dos meses, todas las Desde 1861, en Sajonia, sedero-
sociedades obreras que tuvieran ga la prohibición de asociarse .
objetiv os socialistas o comu- Nuevamente se sindicalizan los
nistas. obreros del cigarro en 1865, los
Durante la década de 1850 se tipógrafos en 1866 y los sastres
aceleró el proceso de descom- y los obreros de la madera
posición del viejo régimen arte- en 1868.
sanal. Se fueron nutriendo las Sin embargo, es al sector "las-
filas del proletariado y, hacia fi- salleano" de la ADAV -que no
nes de la década, recomenzó la ingresa a la Internacional- a
agitación. En ese momento vol- quien corresponde el mérito de
vieron a fundarse sociedades élbrir camino a los primeros sin-
culturales guiadas por la bur- dicatos centralizados de Alema-
guesía, pero en éstas los obre- nia . En 1868 llama a un congre-
ros actuaron con un mayor gra- so general de obreros alemanes,
do de independencia. El obrero que se realiza en Berlín en se-
cigatrero Fritzsche afirmaba en tiembre de ese año y que cuenta
esos años que la tarea de las con la participación de 200 de-
sociedades debía consistir en leqados de 56 ramas profesio-
" introduci:- a los obreros en la nales de 105 localidades. Se de-
política y !a vida pública y no cide allí la fundación de doce
en rellenar las lagunas de la sindicatos centralizados, que. se
educación escolar". deben unir en la "Federación
Al mismo tiempo, entre 1862 y General Alemana de Sindica-

158
tos" . Se formaliza así el primer ci ones económicas imponían al
intento de coordinar los esfuer- desarrollo de las organizaciones
zos de los nacientes sindicatos obreras, pero la suerte de las
alemanes. ~) rimeras asociaciones muestra
que fueron más las derrotas que
los triunfos. Esto último no debe
Conclusiones ílevar el análisis hacia una idea-
lización. en reemplazo de un aná-
lisis científico, que exija, en el
movimiento obrero de la época,

T
odo lo señalado
con respecto a los la superación de obstáculos que
países europeos, la base material no había supe-
donde primero se rado. El estudio de los momen-
dio el capitalismo tos posteriores del proceso de-
y el desarrollo industrial, per- muestra que la unión de los di-
mite observar evoluciones des- versos grupos de trabajadores
iguales, no sólo si comparamos aicanzó permanencia y se orga-
diferentes países entre sí, sino nizó en torno a objetivos comu-
también diferentes regiones de nes . no a partir de las coinciden-
un mismo país y aún diferentes cias de momento o de los gran-
ramas de la producción . des programas idealistas , sino a
La heterogeneidad en las formas partir del análisis de las condi-
de trabajo afectó y determinó c iones y posibilidades, objetivas
las características de las orgi:l- v concretas, en que cada paso
nizaciones obreras que se des- adelante era llevado a cabo.
r:i rrollaron durante esta etapa y
fue el factor que impidió la
concreción de fraternidades es- Bibliografía
tables.
Mientras que en Inglaterra los
sindicatos avanzaron tal como Dolléans. Edouard. Historia del Movi-
!o hemos señalado y sobre el miento Obrero. Buenos Aires, Eudeba,
1962.
final de este período se comen- Marx , Carlos. El Capital. Méjico, F.C.E.,
zaba a hablar de un "nuevo tipo 1966.
de sindicalismo" (organizaciones Engels , Federico . "Del socialismo utó-
importantes, funcionarios renta- pico al socialismo científico", en Obras
escogidas de Marx y Engels. Moscú,
:fos. loqros fundamentales en la Progreso.
legislación laboral), en Francia Kuczynski, J. Evoluéión de la clase
v en Alemania los sindicatos, en obrera. Guadarrama, Madrid, 1967.
el sentido que hoy tiene este tér- Dobb. Maurice. Estudios sobre el des-
mino, apenas habían comenzado arrollo del capitalismo. Eudeba. Siglo
XXI - Argentina, 1971.
a aparecer y sus primeras lucha~ Mallet, Serge. La nueva condición obre-
se llevaban a cabo bajo la co- ra . Madrid, Tecnos, 1968.
bertura que les brindaban las Abendroth, Wolfgang. Historia social
sociedades de ayuda mutua o de del movimiento obrero europeo. Bar-
educación obrera . celona . Estela. 1970.
Benoist, Luc . Le Compagnonnage et les
Pero es importante hacer notar métiers. París, Presses Universitaires
que, durante esta etapa, las de France, 1966.
Unions inglesas no llegaron a
agrupar a todos los trabajadores .
Será necesario que se desarro-
llen las nuevas estructuras in-
dustriales para que entren en
crisis definitiva los viejos oficios
y se igualen las formas y condi-
ciones de trabajo, y para que .
con ello, los sindicatos. regis-
trando el cambio, den cabida a
las masas obreras hasta ese mo-
rnentr. no sindicalizadas.
En muchas ocasiones los diri-
gentes obreros intentaron supe-
rar las barreras que las candi-

160
La organización
1-1~
acia 1850 el des- los antilassalleanos -en 1869,
arrollo de la gran en el Congreso de Eisenach- y
socialdemócrata industria provocó·
en Alemania la cri-
fundar el Partido Obrero Socia-
lista Alemán, adherido a la Inte r-
en Alemania sis definitiva del
viejo régimen artesanal e im-
nacional.
El proceso de unificación alema-
Martha Cavilliotti ~..,ulsó el crecimiento de la clase na aceleró el desarrollo econó-
obrera. Con ella se intensifica- mico y favoreció así el avance
ron los conflictos sociales. La de la clase obrera , que al con-
burguesía intentó mantener ba- quistar el derecho al sufragio
jo su control a los artesanos pudo llevar al Parlamento -en
descontentos y a las nuevas ma- 1867- los primeros diputados
sas de asalariados a través de socialistas.
las asociaciones obreras de cul- Con el fin de neutralizar el avan-
El proceso tura. Uno de sus promotores, ce socialista, la Iglesia Católica
Schulze-Delizsch, procuró cap- llevó a cabo diversos intentos
de unificación en tar al movimento obrero con un de organización del movimiento
plan de cooperativas de crédito, obrero inspirados en la teoría
Alemania aceleró que en realidad sólo era un pa- social-cristiana del obispo von
liativo para los problemas del Ketteler. Esta tendencia se for-
el desarrollo artesanado en decadencia. De taleció a raíz de los ataques de
ahí que su propuesta pequeño- Bismarck y restó al socialismo
económico, permitiendo burguesa no conformara al pro- el apoyo de los obreros católi-
letariado industrial de los prin-
así el avance de la cipales distritos fabriles , que se
cos, volcados decididamente ha-
cia el partido que defendía sus
aprestaba a emprender sus lu-
clase obrera. chas de manera independiente.
derechos religiosos. Pero a pe-
sar de esto y de las divisiones
Esta, al conquistar En 1863, en un congreso de todo internas -hacia 1875 existían
en Alemania tres partidos obre-
el proletariado alemán realizado
el derecho al sufragio, en Leipzig, se fundó la Asocia- ros y dos ligas de sindicatos-
ción General de Obreros Alema- el socia li smo s ig uió ganando
pudo llevar nes. Ferdinand Lassalle, elegido adeptos entre las filas del pro-
presidente, elaboró el programa letariado. Por otra parte, las per-
al parlamento en 1867 de la Asociación. En él preconi- secuciones de Bismarck, des-
zaba la lucha de clases en el pués de 1870, aceleraron su pro-
los primeros diputados campo político a través de una ceso de fusión, que se concretó
propaganda activa por el sufra- en 1875 en el Congreso de Go-
so·ci'alistas. gio universal, única arma que 1ha, donde se adoptó un progra-
permitiría al proletariado alcan- grama de compromiso entre las
zar él poder político y obligar al dos tendencias más poderosas:
estado a promover las coopera- la Asociación General de Obre-
tivas de producción, mediante ros Alemanes y el Partido Obrero
las cuales se llegaría a la eman- Socialista Alemán.
cipación económica de los obre- A pesar de que la más impor-
ros. En función de estos objeti- tante, numéricamente. de estas
vos Lassalle orientó su táctica dos líneas era la lassalleana, se
hacia un entendimiento con el fue imponiendo la capacidad po-
gobierno de Bismarck. Su ines- lítica de los dirigentes marxis-
perada muerte en 1864, las fallas tas. quienes colocaron al Partido
organizativas y los conflictos Socialdemócrata a la vanguardia
internos no detuvieron la mar- del movimiento obrero europeo.
cha de la Asociación, que man- Mientras en el resto del conti-
tuvo los lineamientos teóricos nente las consecuencias de una
de su fundador bajo la dirección prolongada depresión llevaban
de Schweitzer , acusado por la al proletariado a posiciones de-
burguesía de convertir al movi- fensivas y se debilitaba la Pri-
miento obrero en un instrumen- mera Internacional. perseg uida
to de Bismarck y por los obre- con rigor después de la insurrec-
ros socialistas de tendencia mar- ción de la Comuna de Pa rís , el
xista de traicionar los principios poderoso desarro llo econó ico
del socialismo. Fueron los líde- que se cump lía en le ania
res de estos últimos. Liebknecht alentaba a la clase ob era a ra-
y Bebe!. los que lograron unir a dicalizar s us reivindicaci es .
161
Carlos Marx -en esta Cuando, atemorizado por los éxi-
tos electorales del socialismo,
frente de la reacc1on, termina-
ron imponiendo el orden en Re-
foto junto a su hija Bismarck promovió, en 1878, las
leyes de excepción con el fin de
nania y en Sajonia. Marx fue
expulsado de Prusia y su revista
Jenny- intenta, desde reprimirlo y una legislación so-
cia l paternalista, para contra-
clausurada, mientras en Baden-
Palatinado -donde Engels había
Londres, reorganizar rrestarlo, el Partido Socialdemó- intervenido activamente- se ju-
crata pudo no sólo resistir la gaba la suerte de la revolución.
la Liga Comunista, persecución sino que incluso sa- Con la derrota se cerró en Ale-
lió fortalecido de la prueba. Esto mania el ciclo revolucionario
disu.elta tras los sucesos consolidó su prestigio en Ale- abierto en 1848.
mania y lo convirtió en el modelo Una vez más la propaganda de-
de 1848. No logrará del socialismo europeo hasta el mocrática y socialista quedó re-
estallido de la revolución rusa, ducida al ámbito de las organi-
cumplir su objetivo. en 1917. zaciones secretas. Los alemanes
desterrados, que ·se refugiaron
por millares en Suiza e Inglate-
La liga sufre una
. .,
esc1s1on y,
La resistencia
del proletariado
rra, trabajaron con ahínco para
reavivar el fervor revoluciona-
rio en su país, procurando des-
de el exilio que se reconstitu-
posteriormente, once a debilidad de la yeran las asociaciones obreras
tal como habían funcionado du-
miembros $On acusados bur,guesía alemana
y su temor al ra- rante el período de agitación
previo a 1848. Marx desde Lon-
de alta traición dicalismo revolu-
dres intentó reorganizar la Liga
cionario permitie-
de los Comunistas sobre la base
y condenados por un ron que la contrarrevolución,
de las asociaciones obreras ale-
encabezada por los soberanos
tribunal en Colonia alentados por el ejemplo de Au,3- manas que aún no habían sido
disueltas por la represión. En
tria, aniquilara a las fuerzas de-
-al cual se ve en la mocráticas. La clase obrera aún marzo de 1850 el Comité Central
de la Liga envía a éstas un men-
oscilaba entre las reivindicacio-
ilustración de abaja-, nes de los trabajadores indus- saje todavía optimista . Pensaban
que se aproximaba una nueva
triales, bastante escasos, y las
pese a no e~istir quejas de la gran mayoría de oleada revolucionaria en ese
proceso de revolución perma-
artesanos. Los primeros, que co-
pruebas suf.icientes menzaban a organizarse en la nente que se había iniciado en
Fraternidad Obrera, asociación 1789 y que, para Marx y Engels ,
en su contra. mutual inspirada por Stephan aún no había conc luido.
Born, se re!Jnieron en agosto de
1848 en un congreso constitu-
yente en Berlín. Por su parte, El proceso de los
los oficiales artesanos también comunistas en Colonia
celebraron en Francfort un con-

p
greso general. Ninguno de estos
movimientos era revolucionario: ero en 1850 la re-
se limitaban a proclamar reivin- volución había sido
dicaciones profesionales y, a lo definitivamente de- ·
sumo, democráticas. Pero Marx rrotada en toda
desde Colonia -donde editaba Europa. La crisis
la Nueva Gaceta Renana- se concluye con el triunfo de la
empeñaba en atraer a las fuer- burguesía, que ahora participa
zas populares, mientras los del poder o, por lo menos. logra
miembros de la Liga de los Co- imponer algunas de sus reivin-
munistas realizaban una tarea de dicaciones fundamentales. Junto
agitación entre los obreros. En con esto se inicia una era de
mayo de 1849 comenzó, dirigida gran prosperidad del capitalismo,
por la pequeña burguesía radi- a nivel mundial, que incidirá en
cal, apoyada por el proletariado, el movimiento obrero. En la Liga
la· resistencia popular y obrera se produce una escisión entre
. en defensa de la Constitución los elementos más impacientes,
liberal. encabezados por Willich y Schap-
Pero las tropas prusianas, al per, que aún se aferran a la es-
162
peranza de una insurrección ya Ya no había posibilidad alguna
"El Partido Obrero !mposible, y la vieja guardia que de comunicarse con el continen-
Alemán demanda para rodea a Marx y rechaza sus uto-
pías. Antes de dividirse , la ma-
te, y en esas condiciones las
asociaciones creadas con fines
preparar las vías './Oría del grupo de Londres de-
cide trasladar el Comité Central
de propaganda carecían de futu-
ro. Poco después también des-
de la solución del ,1 Colonia. La situación es con- aparece la sección de Willich.
fusa y el círculo de esta ciudad Así se cerró el primer período
problema social envía emisarios a Londres para del movimiento obrero alemán.
recabar información. Uno de A mediados de 1850, en Baviera,
la fundación de ellos -Haupt- es arrestado en Sajonia y Prusia, nuevas leyes
Hamburgo. La policía le secues- reaccionarias prohibieron que
sociedades tra varios documentos , ninguno las asociaciones se coaligasen
de los cuales sirve para probar entre sí. La Fraternidad Obrera
de producción con , decisivamente actividades revo- debió disolverse. En 1854 el
lucionarias, ni siquiera conspi- Bundestag (Dieta de la Confe-
ayuda del estado, bajo rat,-.,as. Pero por su confesión deración germánica) terminó de
l<i policía descubre al círculo de enterrarla al abolir definitiva-
el control democrático Colonia y arresta a once miem- mente todas las asociaciones o
bros, que son acusados de alta fraternidades obreras ·que persi -
del pueblo trabajador ." traición. Al gobierno prusiano le guieran fines políticos -socia-
Marx, "Crítica al interesa obtener réditos políti-
cos de este episodio policial.
iistas o comunistas-, prohi -
biendo su reconstitución en el
programa de Gotha' . . Necesita que la burguesía se futuro. El principal promotor de
esta ley de excepción fue el re-
atemorice pensando en las con-
secuencias de una conjura se- presentante prusiano en la Die-
creta montada por los comunis- ta federal: Otto van Bismarck.
tas para poder vencer sus últi-
mos reparos y poner punto final
a su resistencia contra el abso- La hegemonía austríaca
lutismo. Como el material se-
cuestrado en los allanamientos
no basta para probar la existen- ediante el Pacto de
cia de ningún complot, los es-
pías de la pol icía prusiana se
lanzan a investigar. sin éxito, du-
rante un año y medio. Se vincu-
lan con los comunistas en Lon-
dres, roban su correspondencia
M Olmütz (1850) Aus-
tria, que entonces
contaba con el apo-
yo del zar, obligó
l.l Prusia a disolver la Unión res-
tringida que había formado en
en busca de pruebas que no ob- í 849 con varios estados alema-
tienen y que terminan fraguan- nes. En las Conferencias de
do . El proceso se lleva a cabo Dresde -reunidas en 1850-1851
a fines de 1852. La acusación con el propósito de reformar la
se apoya en las supuestas cone- Dieta federal- quedó decidida
xiones entre los procesados y la suerte inmediata de Alemania .
un complot francés contra Bo- Prusia vengó la "humillación de
naparte, descubierto mientras Olmütz" oponiéndose al ingreso
aquéllos estaban en prisión . La del Imperio Austríaco en la Con-
prueba ofrecida -un de:>cumen- federación . La apoyaron los es-
to de Marx a todas luces apó- tados del sur, que se oponían
crifo- no convence a nadie. Sin también a la incorporación de
embargo, los jurados burgueses húngaros y eslavos. Por lo tan-
--una de las conquistas de !a to se archivaron las reformas
revolución de 1848- demues- v ~e restableció la antigua Con-
tran a la reacción que su acceso federación presidida por Aus·
a la justicia no entraña ningún tria . El Bundestag restaurado se-
peligro serio para el sistema . ñalaba a los reaccionarios de
Prefieren · condenar a los acusa- los estados alemanes el camino
dos antes que dejar al descu- oara liquidar las conquistas de
bierto la infamia de los proce- !Tlarzo de 1848. En todas partes
dimientos usados por el gobier- las viejas clases dominantes in
no prusiano. Después del fallo, 1entaron recuperar el terrenr1
la Liga de Londres se disuelve. perdido . La abolición de los d1;-
164
rechos fundamentales, votada aduanera). que caducaba en Entretanto, la expans1on econó-
por la Dieta Federal en agosto ~854, se estrellaron contra los mica prosiguió su acelerado
de 1851, convalidó el triunfo de intereses generados por el pu- avance. La industria algodonera
la reacción. jante desarrollo económico de recibió un gran impulso en Al e-
En Prusia las fuerzas conserva- Prusia y de los estados unidos mania meridional. En Sajonia se
doras -los terratenientes feu- por el Zollverein. Impotente pa- desarrollaron en proporciones
dales, la iglesia protestante y ra dislocarlo, Austria intentó in- sin precedentes casi todas las
la burocracia- apoyaron al gresar a la Unión Aduanera, ramas de la industria metalúrgi-
gobierno reaccionario de Man- pero también fracasó. Simultá- ca y textil. Prusia se lanzó a !a
teuffel. neamente, el Zol!verein se am- explotación minera y a la side-
Durante la década de 1850 a pliaba con la entrada de Hanno- rurgia . En diez años se duplicó
·1860 los nobles procuran res- ver, Oldemburg y otros estados le; producción de carbón de Sa-
tablecer la situación prerrevolu- menores de Alemania norocci- jonia y aumentó tres veces en
cionaria. pero sólo consiguen dental, abarcando un territorio Renania y Westphalia . Conse-
éicallar las protestas de la bur- de 9.046 millas cuadradas con 35 cuentemente con el incremento
guesía, frustrada políticamente millones de habitantes. de la producción industrial, el
por el bloque burocrático-feudal El Zol/verein y la extensión de tráfico se hizo más complejo y
que se había adueñado del poder. !as vías de comunicación habían poderoso. Prosperó la navega-
Gracias al sistema representa- favorecido la formación de un ción y se prolongaron las vías
tivo de las tres "clases" -no- mercado común alemán . Las con- férreas. Alemania entró en una
bleza feudal, nobleza burocrática quistas de la revolución indus- etapa de gran prosperidad.
y burguesía- vigente en el Par- trial -aunque algo tardías en Sin embargo, la .h erencia feudal
lamento prusiano, las elecciones Alemania- permitieron la me- hacía sentir su peso. El fraccio-
de mediados de 1849 tienen el canización del trabajo. La acu- namiento político trababa el des-
resultado previsto por el minis- mulación y concentración de los arrollo capitalista. Los diversos
terio Manteuffel: los conserva- capitales, el progreso de la agri- sistemas de medida, de mone-
dores pueden disponer de una cultura, el desarrollo del sistema da, de peso; las limitaciones
mayoría segura , integrada por bancario, de las sociedades anó- sobre matrimonio y domicilio
feudales y ministeriales, contra nimas y de los trusts respalda- que regían en muchos estados
los burgueses de la Segunda ron la expansión industrial. El y que impedían al capital dis-
Cámara. Además, en la nueva auge económico aceleró la apa- poner libremente del proletaria-
Cámara la "izquierda" se forma 'ición de nuevos grupos burgue- do a raíz de su escasa movili-
con los. grupos que pertenecían ses y el enriquecimiento de la dad; la falta de protección di-
a la extrema derecha en la alta burguesía, sectores que, plomática en el exterior, que
Asamblea Nacional de 1848. Es- por el momento, se consolaban •dañaba sensiblemente la con-
to se irá acentuando cada vez fácilmente de su impotencia po- currencia alemana en el merca-
más, hasta asumir un carácter lítica con los beneficios produ- do mundial , y otras consecuen-
decididamente reaccionario des- cidos por el desarrollo industrial. cias del particula ri smo se CO!l-
pués de las elecciones de 1852 virtieron en barreras cada vez
y 1855. más insoportables para la bur-
La hegemonía prusiana guesía alemana, que había re-
nunciado abiertamente a sus ve-
La expansión económica leidades liberales a cambio del
a guerra de Crimea aum ento constante de sus ga-

L
de Prusia
debilitó la posición nancias . La creciente tendencia
de Austria , que , a la acumulación le imponía la
ustria logró resta- aliada de Franc ia e necesidad de lograr la unidad

A blecer la situación
anterior a 1848 en
el plano político,
pero le fue impo-
sible hacer lo mismo en el eco-
nómico . Después de Olmütz
Inglaterra , no pu- nacional.
do, bloqueada por la reticencia Después de la gran crisis euro-
de Prus ia y los demás estados pea de 1857 se reunió en Gotha
alemanes, movi 1izarse contra el congreso de los economistas
Rusia. Al mismo tiempo, la de- alemanes portavoces del libera-
r~ota de Rusia frenó la prepo- lismo económico según el mo-
Prusia quedó excluida de las tencia feudal de los junkers (te- delo inglés. Como representan-
grandes potencias y en Alema- rraten ientes nobles.). que habían tes y servidores de los intereses
nia ya nadie creyó en su "misión pretendido apoyar decididamente de la burguesía, su propósito
nacional". Sin embargo, es en al zar a pesar de la oposición era promover la unidad alemana,
este período cuando comenzó a de la burocracia. La burguesía presentándola como una priori-
consolidar las poderosas bases prusiana fue la más favorecida dad económica, reclamar la li-
de su prosperidad futura. Las· por la querra de Crimea , pues la bertad de movimiento y de ofi-
tentativas de Austria y los es- neutralidad de Prusia no impidió cios y la rápida abolición de
tados centrales de impedir la re- que sus qrupos f inancieros ayu- todas las trabas feudales y cor-
novación del Zollverein (Unión daran al Imperio Ruso. porativas; en suma, combatir
165
Guillermo I inaugura con energía el modo de produc-
ción feudal, que debía ser ur-
entre los grupos liberales y los
elementos democráticos.
la Confederación gentemente superado, conven-
cer a la pequeña burguesía y
En 1859 la guerra austro-sarda
(en la que Prusia permaneció
de los Estados al proletariado ·acerca de los sa-
ludables efectos del modo de
neutral) tuvo el doble efecto de
sobreexcitar el sentimiento na-
Germánicos·. producción capitalista. cional de las masas populares,
El artesanado alemán apenas ha- sacudidas por la empresa italia-
A consecuencia bía alcanzado a recoger algunas na, y hacer evidente la impoten-
sobras de la prosperidad econó- cia de la Confederación Germá-
· · de este hecho el rey mica ct,Jando el vertiginoso desa- nica bajo la égirja imperial de
rrollo de la gran industria co- los Habsburgo. En ella todavía
de Prusia pasará menzó a resquebrajar sus bases. confiaban los "grandes alema-
Para apuntalarla, Schulze ofrecía !les" para dirigir la unificación
a ser emperador como ayuda bastante eficaz las de Alemania, aunque de hecho
"asociaciones de crédito, antici- con su actitud favorecían el par-
de Alemania po y provisión de materias pri- ticularismo. Pero para los "pe-
y Bismarck mas". Las pequeñas empresas
carecían .de un sistema crediti-
queños alemanes" sólo la dinas-
tía Hohenzollern sería capaz de
-constructor del cio adecuado, como el que le
ofrecían las cooperativas de
culminar con éxito la tarea de !a
unidad nacional.
imperio- continuará Schulze. Por ello éstas obtuvie- Un grupo de liberales reunidos
ron amplia difusión y prospera- en Eisenach decidió la creación
como canciller del ron rápidamente. Si bien el sis- del Natíonalverein (Asociación
tema cooperativo descansaba so- Nacional), destinada a promover
nuevo Reich. bre una utopía, logró dar un im- la unión alemana. Su prog rama
pulso efectivo a la causa de las preconizaba la creación de un
asociaciones entre los estratos Estado Federal alemán sobre la
pequeñoburgueses de manera in- base de la Constitución prusia-
mediata e, indirectamente, tam- na de 1&.49 y contaba con el apo-
bi én entre el proletariado. La yo de los "pequeños alemanes".
burguesía, que en un principio En las filas de la Asociación
vio con malos ojos los proyec- Nacional -que no era un mov i-
tos de Schulze, pronto compre n- miento de masas-- predomina-
dió que no eran peligrosos y en ban los burgueses comerciantes
1858 -du rante el congreso de e industriales librecambistas y
los economistas- lo consag ró algunos intelectuales que se de-
como el redentor de las clases dicaron a preparar la opinión
trabajadoras . pública con el objeto de promo-
ver la organización fed eral de
una Alemania unida bajo la di-
Bismarck, canciller rección de Prusia. El movimien-
de Prusia to era resistido por las antiguas
clases - reaccionarias prusi anas,
que se oponían a· la unidad para
no someterse al constituciona-

D
esde 1858 el prín-
cipe Guillermo asu- lismo liberal. No obstante, entre
mió la Regencia ellas comenzaba a operar un
de Prusia por en- sector político representado por
fermedad de su Bismarck, que coincidía con los
hermano, Federico Guillermo IV. liberales en cuanto a la necesi-
E! Regente distaba de ser un li- dad de la unificación. Ese grupo
beral, aunque tampoco era un aún no había logrado obtener que
reaccionario extremo. En pocas la monarquía, y mucho menos
sémanas despidió al gabinete los ;unkers, apoyaran sus planes.
Manteuffel y formó gobierno con Pero la oportunidad no tardaría
los aristócratas aburguesados en presentarse.
que habían tomado parte en el El regente y su ministro de gue-
ministerio liberal de Camphau- rra, von Roon, proponen al par-
sen, en 1848. Simultáneamente, lamento su proyecto de reforma
ias elecciones marcaron un re- militar: incorporación de la to-
troceso conservador e inaugura- talidad del contingente anual,
ron una nueva era de promesas aumento del número de los re-
166
Lassalle estimaba que
el sufragio universal
era el único medio
que permitiría al
proletariado alcanzar ..
....:::;:::::::::;<: ...
el poder político.
. . ·.·.:-:.:.:.: . . .
··:··.·.· ·· · · ...
··· ·.·.:..··· ..

·.--~:/:>>·· · ..·..·.

168
g1mientos y extensión del servi- perimido corporativismo protegi-
cio militar a tres años. La mayo- El proletariado dos por los reaccionarios del
ría liberal del parlamento se alemán hacia 1860 élrte del Elba (los junkers y el
niega a votar una reforma que clero que se encargaba de ben-
resulta costosa, aunque termina decirlos), otros seguían esperan-
renovando los créditos acorda- zados el programa1cooperativo de

A
raíz del acelerado
dos provisoriamente en 1859. avance de la in- Schulze. Su propaganda había
En· 1861 muere el rey, que esta- dustria alemana, prendido rápidamente al princi-
ba loco, y asciende al trono el desde mediados pio de la década y de modo par-
regente, Guillermo 1, quien inau- del siglo XIX se ticular entre los artesanos y pe-
gura su reinado con una amnis- produjeron notables cambios en queños comerciantes que habían
tía poco generosa y muy limita- la clase obrera, aunque en líneas prosperado a la sombra de la
da. Sin embargo, hace posible el generales siguió predominando, gran industria, cuando ésta se
regreso de varios viejos lucha- numéricamente, el proletariado encontraba en la primera fase
dores de la revolución de 1848. rural sobre el industrial. En Pru- de su desarrollo. En algunos ca-
A ellos se unen algunos dipu- sia, mientras 3.500 .000 habitan- sos, aislados y excepcionales,
tados liberales, que considera- tes en edad activa se dedicaban las "asociaciones para el crédito
ban ridícula y sin destino la po- a la agricultura, sólo 750.000 y el suministro de materia pri-
lítica poco definida de la mayo- trabajaban en las fábricas. Tam- ma" fundadas por Schulze per-
ría, con el fin de fundar el Par- bién seguía siendo importante mitieron a las pequeñas empre-
tído Progresista. En junio publi- el número de artesanos en los sas expandirse hasta la escala
can el programa, ceñido a los estados alemanes de Prusia de fábrica. Pero, para el conjunto
principios del liberalismo bur- (donde había más de un millón), de la clase, sólo significaban una
gués y carente de reivindicacio- Sajonia, Electorado de Hesse, prolongación de su agonía. Es-
nes democráticas tales como el Baviera, Württemberg y Baden. tas cooperativas carecían de to-
sufragio universal y la libertad Los artesanos sumaban en to- do. principio social reformador.
de asociación y de prensa. Se tal más de 2.000.000, mientras Eran simples paliativos capita-
limitaban a reclamar la sólida los obreros de las fábricas no listas que apenas se ampliaban
unificación de Alemania bajo un alcanzaban a 1.500.000. En reali- caían bajo los dictados de la
poder centralizado, la reforma dad, una considerable masa de especulación, a pesar de todas
de la Cámara Alta y la respon- los llamados artesanos estaba las advertencias de Schulze. Sin
sabilidad ministerial, limitando constituida por trabajadores do- embargo, gran parte de la peque-
la omnipotencia burocrática. miciliados explotados por capi- ña burguesía creía en esta solu-
Convertidos en la izquierda del talistas. Casi en todas partes ción y seguía al Partido Progre-
partido liberal, contaron con el los artesanos superaban a los sista, que la enarbolaba como
apoyo de la pequeña y mediana obreros industriales y, a su vez, su bandera.
burguesía y su influencia creció ambos grupos eran superados Por su parte , los oficiales arte-
con las elecciones de diciembre ror los campesinos , excepto en sanos se iban acercando cada
de 1861 y marzo de 1862. En el Sajonia y en el distrito prusiano vez más al proletariado en tanto
Landtag (Cámara Unida) se opu- de Düsseldorf, donde el sector se reducían sus perspectivas de
sieron a la reforma militar y se industrial crecía a la manera de independencia económica futu-
negaron a renovar los créditos. un importante núcleo urbano ra. Muchos se nuclearon en las
El ministerio terminó dividiéndo- centralizado que se expandía so- asociaciones católicas para jó-
se ante la situación planteada bre la zona rural. venes artesanos, muy difundidas
por la tenaz resistencia de la El artesanado, acosado por la en la Alemania Meridional y Oc-
Cámara y el rey pensó en abdi- gran industria -que revolucio- cidental. Pero estas piadosas al-
car ante la imposibilidad de en- naba todas las relaciones de pro- ternativas no podían conformar
contrar una salida a la crisis ducción y de cambio-, tenía al proletariado industrial, cuyos
institucional. Finalmente llamó conciencia de que su hora había sufrimientos se hacían verdade-
Al embajador prusiano en París, llegado y sentía que la tierra se ramente insoportables .
van Bismarck, quien se hizo car- movía bajo sus pies. Entre las En Renania, la cámara de comer-
go del ministerio resuelto a go- filas de la pequeña burguesía cio de Aquisgrán -organismo
bernar aunque el Landtag no mercantil y artesana la banca- oficial que agrupaba a los indus-
aprobara el presupuesto y a im- rrota se convirtió en un fenóme- triales- definía la situación de
poner la reforma del ejército, no casi permanente. los obreros de su distrito senci- .
que él estimaba imprescindible Incapaz de desprenderse del do- !lamente como desesperada. El
para concretar la unificación ale- minio de la burguesía, cuyas testimonio de un alto funciona-
mana a costa de Austria. Con- convulsas oscilaciones no le da- rio estatal destacaba que en las
trarrestar la influencia de Viena ban un momento de quietud, esta hilanderías de Elberfeld, en un
en los estados del sur y elimi- clase siguió una política contra- ambiente angustioso, privado de
narla, como elemento activo, de dictoria respecto de su propia aire puro y con un ruido infer-
!a política alemana si se resis- situación social. Mientras algu- nal, los obreros, pálidos y delga-
tía fue su primer objetivo. nos artesanos se aferraban al cfos, que no disponían de la más
169
Crítica de Marx al programa de Gotha pequeña pausa para ali mentar-
se, llevaban un jarro de lata ata-
do al cuello del que sacaban
La emancipación del trn.bajo debe ser obra de la clase obrera, frente a algún bocado de vez en cuando,
la cual todas las demás clases no forman sino 1ma masa reaccionaria. sin abandonar su labor. La explo-
La primera copla viene del preámbulo de Jos estatutos de la Interna- tación de las mujeres y los ni-
cional, pero "mejorada''. Dice el preámbulo: "La emancipación de ños asumía proporciones gigan-
la clase trabajadora será obra ae los trabajadores mismos"; mientras tescas. Con cínica sinceridad,
que aquí es la "clase trabajadora''. quien debe emancipar, ¿qué cosa?:
el "trabajo". ¡Que los comprenda quien pueda!
los informes de la cámara de
En compensación, la antistrofa es, por el contrario, una cita lassalleana comercio renana elevaban su
del más puro corte: "[la clase obrera] frente a la cual todas las demás protesta documentada contra la
clases no forman sino una masa reaccionaria". obligación escolar que "impedía
En el Manifiesto Comunista se dice: "De todas las clases que en la disfrutar a la joven generación".
actualidad se encuentran frente a frente con la burguesía, sóio el pro- De hecho, la instrucción escolar
letariado es una el.ase verdaderamente revolucionaria. Las otras clases obligatoria de tres horas para
declinan y perecen con la gran industria; el proletariado, por el con- los muchachos ocupados en las
trario, es su más auténtico producto". fábricas, sancionada por la Ley
La burguesía se considera ahí como una clase revolucionaria -en su de Fábricas ºde 1853, quedó en
calidad de agente de la gran industria- frente a los feudales y a las
los papeles.
clases medias, decididas a mantener todas las posiciones sociales deri-
vadas de modos de producción fenecidos . Feudales y clases medias Pero el ministerio Bismarck se
no forman, pues, con la b11rguesía una misma masa reaccionaria. l!fanó por sacar del camino to-
Por otro lado, el proletariado es revolucionario frente a la burguesía, dos los obstáculos que se opo-
porque surgido él mismo de la gran industria, tiende a despojar a la nían al desarrollo capitalista.
producción del carácter capitalista que la burguesía quiere perpetuar. Inició su acción de "reforma so-
Pero el Manifiesto añade que "las clases medías [ . .. ] son revolucio- cial" y de "salvación del esta-
narias [ ... ] teniendo en cuenta su inminente paso al proletariado". do" liquidando las débiles hue-
Desde este punto de vista es, por consiguiente, el mayor absurdo hacer llas de control estatal que pesa-
cie las clases medias, conjuntamente con la burguesía -y no digamos ban sobre las fábricas desde el
con los feuda/es- "una misma masa reaccionaría" frente a la clase
gobierno precedente. A diferen-
obrera. [ ... ] Lassalle sabía de memoria el Manifiesto Comunista, lo
mismo que sus fieles conocen los santos escritos de que es autor. Si cia del proletariado inglés de
lo falsificó tan groseramente no era más que para disfrazar su alianza veinte años, la clase obrera
con los adversarios absolutistas y feudales contra la burguesía. alemana de la década de 1860
Partiendo de estos principios, el Partido Obrero Alemán se esfuerza, no sólo estaba sofocada por las
mediante todos los medios legales, por fundar el estado libre y la leyes políticas antidemocráticas
sociedad socialista; por alboUr el sistema asalariado con la ley de bronce sino también por los restos de
de los salarws [. . .] Q;SÍ como la explotación bajo todas sus formas; ia sociedad feudal. Las pocas lo-
por eliminar toda desigualdad social y política. calidades industriales, distribui-
[ ... ] Así, en el futuro, ¡el Partido Obrero Alemán deberá creer en la das en un vasto territorio, con-
"ley de bronce" de Lassalle! Para que esta ley no sea ignorada, se tribuían a su dispersión.
comete la insensatez de hablar de "abolir el sistema asalariado [cabría
decir: sistema del salario] con la ley de bronce de los salarios". Si yo Cuando el proletariado indus-
suprimo el salario, suprimo, naturalmente, al mismo tiempo, sus leyes, trial comenzó a estrechar sus
ya sean éstas de "bronce" o de esponja. Pero la lucha de Lassalle filas lo hizo con diversos gra-
contra el salario gravita casi exclusivamente alrededor de esta preten- dos de conciencia de clase. En.
dida ley. Para demostrar, por consecuencia, que la secta de Lassalle cierto modo era la vanguardia
ha vencido, es preciso que el "sistema asalariado" sea abolido "con la de todo el proletariado alemán
ley de bronce de los salarios" y no sin ella. y, si sus primeras líneas podían
De la "ley de bronce de los salarios', como se sabe, nada pertenece a avanzar hasta el lugar preciso
Lassalle, como no sea la palabra "bronce", tomada de prestado de las
"leyes eternas, de las grandes leyes de bronce", de Goethe. Pero si yo
en que se libraba la lucha, las
admito la ley con la firma de Lassalle y, por consecuencia, con la masas que lo seguían recién ha-
· acepción que él le da, debo admitir, igualmente, el fundamento. iY bían emergido de las rigideces
qué fundamento! Como Lange decía poco antes de la muPrte de feudales y corporativas.
Lassalle, es la teoría malthusiana de la población. Pero si estn teoría En la Renania la conciencia de
es exacta, yo no puedo abolir la ley, aunque aboliese cien veces el clase había llegado a su punto
salario, sino todo sistema social. [ ... ] Pero todo esto no es principal. más alto en el proletariado del
Hecha yO absoluto abstracción de la falsa versión que Lassalle da de distrito industrial de la Marca,
esta ley, el retroceso verdaderamente irritante consiste en esto: Después
donde aún sobrevivía, vigorosa-
de la muerte de Lassalle, nuestro Partido ha aceptado el punto de vista
científico según el cual el salario del trabajo no es lo que parece ser, mente, la tradición de la revolu-
sino solamente una forma disf1anda del valor (o del precio) de la ción de 1848. Entre los obreros
fuerza de trabaje>. Así, de una vez para siempre se ha desechado la todavía activaban algunos jefes
vieja concepción burguesa el i salario, así como toda la crítica dirigida de la insurrección popular de
hasta ahora contra ella. H ,1 q uedado completamente claro que el obrero mayo de 1849. En Alemania
asalariado no puede trah,ljar para asegurar su propia existencia, dicho oriental la reacción había sofo-
de otra form a, a existir si él no trabaja gratuit.a mente un cierto tiempo cado toda tradición revoluciona-
170
Otto von Bismarck para los capitalistas (y, por consiguiente, ¡,;ara los qu e. con e.: ·""!,,,-
tle la p;usvalía ); que todo el sistema de la producción capital·_ d. ;:r _,,
~' prolongar este trabajo gratuito , bien prolongando la jo: nad d e tr; ba;
estimaba imprescindible bien aumentando la productividad ; es decir, m ediante un a mayor k ' -
la imposición. de s1ón de la fuerza e.e trabajo, etc.; que el sistema de trabaj o ª"ª riaco
es, por consiguiente, un sistema de esclavitud, y, en verdad, un a e c!a-
vitud tamo más dura cuanto más se desarrollan las fu erzas socia t:
reformas radicales productivas del trabajo; y esto cualquiera que sea e'. s ,~ bri o , bueno o
malo, que reciba el obrero. Y ahora que este punto ele vista cientific:i
en el e¡ército para ¡:,enetra cada día más en nuestro Partido, se nos vien e con los dogm as
de Las:>al 1e, cuanc:o se cleberÍ.l saber que Lassalle ignoraba lo que es
concretar la unificación d salario y que él tomaba, siguiendo a los economistas burgueses, la
apariencia por la cosa misma [ . . . ] E; solo hecho ele qu e ios represen-
alemana. tantes ele nuestro Partido hayan podido cometer un Ln monstruoso

e ontrarrestar la
atentado contra las concepciones difundidas en la masa <le! Partido
muestra con qué ligereza criminal, con qué mala fe han ti ab .,jMlo
aquellos en la redacción del programa ele compromiso.
influencia austríaca Ji,l Partiáo Obrero Alemán demm1da, µara preparar las ¡;,;:,s de dl .,u/11 -
ción del problema social, la fundación de las sociedades de producción
en el sur fue el primer con ayuda del estado, ba¡o el control democrático del pueblo trabaj.'.1 -
dor. Las sociedades de producción deben ser rJromovidas en la indu.strir1
objetivo que se propuso. y en la agricultura con una tal ampUtud qu e de e//,a se des]Jrenda fo
org:. nización socialista del confunto del traba¡o.
Después de la "ley de bronce del salario", ele Lassalle [ . . . ] se reem-
plaza la lucha ele clases existente por una "profunda" fórmula de perio-
dista: la "cuestión social", para cuya "solución" se "prepar.l n las vías'.
En lugar de emanar del proceso ele transfo:·mación revoiucionaria de la
sociedad, "la organización socialista del conjunto c: eJ trabajo SE des-
prende" de "la ayuda del estado", ayuda que el estado da a las coope-
rativas ele producción y que él mismo (y no !os trabajadores) ha "pro-
movido". Creer que se puede construir una sociedad nueva por medio
de subvenciones del estado tan fácilmente como se construye un nuevo
ferrocarril , ¡he ahí lo que es digno de la presunción de Lassalle!
[ ... ] En primer lugar, el "pueblo h·abajador" está compuesto en Ak-
mania por una mayoría de campesinos, y no c'. e proletarios.
( De Carlos Marx, Crítica al Programa de Gotha, en Mehring, F ., Carlos Marx
y los primeros tiempos de la Internacional. México . Crijalho , 1968. )

17
Dos caricaturas ria. Bajo la máscara de un ino- Francia e Inglaterra, plantearon
cuo sistema de cooperativas y la necesidad de convocar con
del "Fígaro" círculos culturales se perpetua- urgencia un Congreso en Leip-
ban en Hamburgo las débiles zig que reuniese al conjunto del
ridiculizan la acción huellas de las antiguas organi- proletariado alemán.
zaciones obreras. Tanto ahí co- Precisamente en Leipzig ya es-
de Bismarck. mo en Leipzig (Sajonia) los obre- taba dando sus primeros pasos
ros y jóvenes artesanos aún se el movimiento obrero independi-
Este se afanó para nutrían con los escritos de Weit- zado de los partidos burgueses.
1ing. Pero, en el r:narco de una En 1861 se había fundado una
sacar de su camino situación completamente dife- asociación obrera que renunció
rente, ni los recuerdos de la re- él fa actividad educativa para
todos los obstáculos volución de marzo y menos los dedicarse exclusivamente a la
, del comunismo igualitario de agitación y a la propaganda en
que se oponian Weitling podían servir de con- torno a los problemas que aque-
signa para un movimiento obre- jaban a los obreros. De una
al desarrollo ro de masas. Se necesitaba otra asamblea convocada para discu-
levadura para movilizar política- tir las cuestiones sociales y po-
del capitalismo alemán. mente a los obreros: la burgue- líticas que los afectaban surgió
sía sería la encargada de sumi- un comité encargado de reunir
nistrarla. un Congreso general de obreros
A través de sus asociaciones de toda Alemania. A este comité
obreras de cultura el Partido se ligaron los delegados de Ber-
Progresista comenzó a ejercer lín empeñados en el mismo pro-
un patronatQ benévolo sobre los pósito.
obreros, a quienes pretendía usar En Leipzig se centralizó la pro-
políticamente para sus propios paganda del futuro congreso. Se
fines . Pero independientemente invitó a los obreros a formar co-
de las intenciones de la bur- mités locales y a elegir sus
riuesía progresista, las asocia- , representantes ante el mismo.
ciones de cultura ofrecieron al También publicaron escrifos pro-
proletariado la oportunidad de gramáticos, entre otros el Pro-
organizarse en momentos en grama Obrero de Ferdinand La.3-
que la legislación reaccionaria salle. ·
de la Confederación Germánica
hacía extraordinariamente difícil
su nucleamiento en asociaciones La Asociación General
de tipo político y sindical. Los de Obreros Alemanes
obreros tomaron de ellas sólo
lo que les convenía hasta que
abandonaron definitivamente la

I~
assalle era un abo-
tutela del Partido Progresista,
gado de ilustración
que falló en sus pretensiones de
poco común, el ar-
organizar al proletariado como quetipo de político
fuerza auxiliar política activa, al
romántico dotado
no luchar al mismo tiempo por de extraordinarias capacidades
sus reivindicaciones mínimas. de propagandista y agitador. Ora-
dor elocuente, arrebataba a las
masas con sus discursos. Poseía
El movimiento una asombrosa capacidad de tra-
obrero independiente ba jo y gran tenacidad. Durante
diez años se había dedicado a
apoyar las demandas de la con-

I~
as asociaciones de desa de Hatzfeldt ante treinta y
cultura enviaron al- seis tribunales alemanes en el
gunos delegados a proceso que ésta le siguiera a
la Exposición de su esposo, el conde de Hatzfeldt,
Londres de 1862. por haberla abandonado y de:s-
Estos, a su regreso, comunica- heredado. Esta empresa, que lo
ron sus observaciones y expe- forzó a estudiar Derecho, no le
riencias a sus compañeros de impidió conspirar ni participar
Berlín. Estimulados por el ejem- en el movimiento revolucionario
plo del movimiento obrero de de 1848. En esa época conoció
172
-------1
:¡ge

.-
~--/.· \

1 - .
11 ·-··

- ·····:
·--··-

173
a Marx. Lassalle se interesaba mer escribía: "La fundación de
"La guerra de 1866 ¡:.¡or las teorías socialistas desde una federación obrera es idea
su estada en París, donde había que está en la mente de todos;
no tuvo lugar porque rnsidido por algún tiempo, Alre- cuente usted con más de 30.000
Prusia se viese dedor de 1860 proyectó fundar afi 1iados ". Lassalle aceptó y res-
en Prusia un gran periódico de- pondió con la Carta Abierta que
amenazada ni por mocrático con la colaboración 81 Comité de Leipzig adoptaría
de Marx y Engels, a quienes in- en marzo de 1863 como mani -
obedecer a la voluntad vitó a unirse con él en Berlín. fiesto del movimiento obrero
Aprovechando la amnistía que alemán .
del pueblo. Fue una Guillermo 1 había concedido con En ella señalaba la incapacidad
motivo de su ascenso al trono, del Partido Progresista para sa-
guerra prevista hacía Marx marchó a Berlín en abril tisfacer las demandas obreras, v.
de 1861 y se hospedó durante por lo tanto, la necesidad de
mucho tiem.po, doce días en casa de Lassalle . que el proletariado constituyera
Pero éste no pudo convencerlo un partido político independien-
preparada de que asumiera la dirección del te que luchara por el sufragio
periódico que proyectaba. Va- universal. Para Lassalle los
deliberadamente rias circunstancias lo impidie- obreros se hallaban condenados
ron; es probable que Marx no a percibir salarios mínimos cu-
y reconoci.da como estuviera conforme con la orien- yo nivel tendía siempre a no su -
tación que Lassalle pensaba dar- perar lo necesario para subsis -
necesar·ia por el le. A pesar de la simpatía que tir, pues estaban determinados
gabinete, no para en un principio sintió por su
ioven compatriota, nunca logró
por la férrea ley económica de
la oferta y la demanda. Esta só-
confiscar territorios éste inspirarle mucha confianza lo podía abolirse si cada obrero
.
sino para asegurar
como político socialista; lo con- se transformaba en propietario
sideraba versátil y excesivamen- de los medios de producción.
te emocional. Más tarde las di- Sólo entonces el salario sería la
la hegemonía ferencias teóricas ampliarían justa compensación de su tra-
la brecha que existía entre bajo. Para lograr este objetivo
prusiana en Alemania." ambos. los obreros debían organizarse
Los miembros del comité de en asociaciones de empresarios
General von Moltke. Leipzig, que acogieron entusias- libres y así terminar con las ga-
mados su Programa Obrero, co- nancias de la burguesía . La ayu-
menzaron a interesarse en la da del estado era imprescindi-
persona de Lassalle, a quien ble para el funcionamiento de
veían como un dirigente capaz estas asociaciones. Los obreros
de aglutinar las diversas tenden- podrían obligar al estado a cum-
cias políticas de la clase obrera plir este deber si conseguían el
alemana de manera dinámica y sufragio unive.rsal y directo. De
eficaz. Consideraban que el pro- ahí que esto último se convir-
letariado necesitaba una figura tiera en el objetivo primordial ,
tutelar, con autoridad suficiente no sólo político sino también
para conducirlo en sus primeras social, de la acción proletaria ,
batallas de la lucha de clases. la cual sería efectiva nucleán-
Los líderes obreros del comité dose en una asociación general
de Leipzig -el zapatero Vahl- que reuniera a todo el proleta-
teich, el cigarrero Fritzsche y riado alemán y fuese capaz de
Dammer- le ofrecieron la di- llevar a cabo una agitación cons-
rección del movimiento con es- tante, por medios legales y pa-
tas palabras: "Nosotros tres nos cíficos, en todos los estados
ocupamos de este asunto como alemanes .
miembros del comité y no en- Lassalle estimaba que el sufra·
contramos en Alemania hombre gio universal era el único medio
más cabal que usted para diri- que habría de permitir al pro-
gir movimiento tal) importante y letariado alcanzar el poder po-
emprender tarea tan dificultosa lítico y así satisfacer sus inte-
y que al propio tiempo nos me- reses de clase . Sus tácticas
rezca absoluta confianza". En equivocadas fueron en gran me-
otra parte, en que insistían ante dida la consecuencia del error
Lassalle para que éste aceptara · de apreciación que cometió al
encabezar el movimiento, Dam- sobrevalorar el sufragio univer-
174
sal y creer que el éxito llegaría asambleas obreras tenidas en junker descendiente de la anti-
en muy poco tiempo. Sus des- Leipzig, Hamburgo, Düsseldorf, gua casa de Brandeburgo al i-
viaciones teóricas, que tanto in- Solingen y Colonia se ha acor- mentaba el recelo de los libe-
fluyeron en el movimiento obre- dado fundar una Asociación ge- rales y los progresistas y la fran-
ro alemán, aun después de su . neral de trabajadores alemanes, ca hostilidad de la clase obrera.
muerte, fueron objeto de duras inspirada en los principios ex- Bismarck, poco a poco, fue con-
críticas por parte de Marx. puestos por Lassalle en su Car- solidando, con su astucia de há-
En su obra teórica Lassalle se ta Abierta." Se realizaron innu- bil diplomático, su posición. Ma-
apoyaba en el idealismo de He- merables mitines y actos de pro- niobró con los grupos y partidos
gel, mechado con algunas ideas paganda -en algunos Lassalle incluso con sus opositores más
reformistas del economista mal- llegaría a hablar durante cuatro obstinados, de acuerdo con sus
thusiano Rodbertus y del Marx horas-, donde menudearon los conveniencias del momento y en
anterior a El Capital. Murió an- incidentes provocados por los beneficio de la política hegemó-
tes que éste viera la luz y esta- sectores burgueses del Partido nica y expansionista de Prusia.
ba lejos de arribar por sí mismo Progresista, que no renunciaban Hacia este objetivo orientó su
a la teoría de la plusvalía , clave a ejercer su acostumbrada hege- táctica y supo sacar provecho de
fundamental de toda la teoría de monía sobre la clase obrera, y los conflictos exteriores que se
Marx. por los agentes del gobierno presentaron -o que ayudó a pro·
Lassalle partía de la concepción prusiano.que intentaban atraerla vacar-, hasta concretar la uni-
hegeliana del estado, al supo- en su lucha contra la burguesía. dad alemana, consagrada en 1871
nerlo divorciado de la sociedad Esta acusaba a Lassalle y a sus bajo la dirección prusiana.
civi 1, en 1ugar de entenderlo co- partidarios de ser un simple ins- Impidió con éxito que Austria re-
mo el aparato represivo de la trumento vendido a la reacción. formara la Confederación y la
ciase dominante encargado de El 23 de mayo de 1863, doce de- obligó a intervenir como aliada
re producir las relaciones de pro- legados representantes de los de Prusia en el conflicto con Di·
ducción existentes. En cuanto obreros de once ciudades, reu- namarca, a propósito de los du-
a la trascendencia que le asig - nidos en el Pantheum de Leip- cados y formó al norte del río
naba al sufragio universal como zig, fundaron la Asociación Ge- Meno, la Confederación Alema-
arma básica del proletariado pa- neral de Obreros Alemanes. na del Norte, en la que entraron
ra acceder al poder, sus esti- Los estatutos de la nueva orga- de hecho Baviera, Württenberg
maciones se apoyaban en un nización, redactados por el mis- y Baden. Austria fue separada
cálculo erróneo sobre la impor- mo Lassalle -que fue elegido de la Confederación Alemana y
tancia numérica del proletariado presidente-, disponían que al Bismarck procedió a la anexión
alemán. Por entonces éste sé pril)cipio el presidente tuviera de los ducados de Hannover,
reducía a una limitada propor- un mandato de cinco años, ejer- Hesse-Cassel, Nassau y de !a
ción del conjunto de las clases cido con poderes dictatoriales. ciudad libre de Francfort. A los
desposeídas, mientras que los La disposición vigente en la ma- estados del sur se les garantizó
sectores mayoritarios de estas voría de los estados alemanes, una posición internacional inde-
-campesinos y pequeña bur- que prohibía las relaciones entre pendiente, pero poco después
guesía- se mostraban hostiles las asociaciones políticas y las firmaron con Prusia alianzas de-
o, en el mejor de los casos, aje- obreros, tendía a favorecer una fensivas con el fin de desalentar
nos a las luchas obreras. rígida centralización. las pretensiones territoriales de
A pesar de sus múltiples erro- Entretanto el Partido Progresis- Napoleón 111.
res teóricos y prácticos, las ta, que no se resignaba a perder Interesado en formar un partido
ideas de Lassalle sacudieron a su cohorte obrera, trató de es- socialista de masas, Lassalle as-
las masas, que se sentían inter- trechar sus contactos con las so- piraba a que la fuerza obrera
pretadas por su programa. El ciedades de cultura que aún le mantuviera una política indepen-
aspecto positivo de su labor agi- pertenecían fieles. Fruto de esta diente, por encima de la oposi-
tativa radica en el haber condu- tentativa fue la reunión de un ción entre los junkers y la bur-
cido la organización obrera como congreso en Francfort, en junio guesía. En sus discursos ataca-
una falange compacta, adiestra- de 1863, donde se fundó la Liga ba la Constitución de 1849, de-
da para llevar la lucha de clases ele las Asociaciones Obreras de fendida por la burguesía, afir-
al campo político. Cultura. El tornero Augusto Be- mando que era una utopía reac-
Al aceptar su Carta, el comité bel fue uno de sus miembros cionaria . Así favorecía indirecta-
de Leipzig se pronunció por la más activos. mente la política de Bismarck,
constitución de una gran asocia- Lassalle y Bismarck quien de inmediato advirtió la
ción obrera y comenzó a traba- posibilidad de concertar una

e
jar en tal sentido. Paulatina- uando Bismarck se alianza con Lassalle para comba-
mente fue obteniendo el apoyo hizo cargo del go- tir a los progresistas. El 11 de
de los obreros de diversas loca- bierno carecía de mayo de 1863 el canciller escri-
lidades industriales. A fines de mayoría parlamen- bió al líder socialista pidiéndole
abril de 1863, Vahlteich y Dam- taria. La fama de que fuera a verle "para exami nar
mer pudieron anunciar que "en reaccionario empedernido del la situación de la clase obrera ".
175
Los socialistas y la guerra franco-prusiana Octubre de 1865.
La entrevista entre
La guerra actual es una guerra dinástica emprendida en interés de la
dinastía de Bonaparte, del mismo modo que la guerra de 1866 lo fue Bismarck
en el de la dinastía Hohenzollcrn. No podemos proveer los recursos
financieros que reclama · cí Reichstag para la condu cción d ~ la guerra y Napoleón 111 arroja
porque esto sería un voto de confrmza al gobierno prw;iano, que pre-
paró la guerra actual por sus acciones de 1866. No s es igualmente
imposible rehusar el dinero reclamado porque esto p cdría tornarse corno
resultados negativos:
justificación de ;a viciosa y criminal política de Bonaparte. Como
opositores de principio a toda guerra, corno sOcialrepubUcanos y miem-
un año después
bros de la Asociación Internacional de Trabajadores, que combate a
tocios los opresores sin distinción de nacionalidad y lucha po~· unir
estallará la guerra
a todos los oprimidos en un gran vínculo de herma ndad, no podemos
manifestarnos directa ni indirectamente a favor de la presente guerra entre ambas naciones.
y por ello uos abstenemos de votar, expresando nuestra confiada espe-
ranza en que las naciones de Europa, iluminadas por los desastrosos "He conducido al
sucesos actuales, harán todos los .sacrificios para ganar sus propios
derechcs de autodeterminación y para abolir el actual dominio de la caballo hasta el borde
espada y de la clase cama causa de todos los males del Estado y ele
la socied. ~id. del foso -expl·icará
(Declaración de Bebel y Liebknee:ht realiza da cuando se votaron los créditos
de guerra en el Reichstag.) Bismarck al rey-,
El miserable comportamiento de París durante la guerra -todavía se
y menester será que
deja gobernar por los mamelucos de Luis Bonaparte y de b aventu-
rera española Eugénie después de esas espantosas derrotas- muestra
salte."
cuánto necesitan los franceses una lección trágica a fin de recobrar
su virilidad.
Lo que no ven los estúpidos prusianos es que la guerra actual estú
llevando a un conflicto contra Alemania y Rusia, de manera tan inevi-
table como la guerra de 1866 condujo a la guerra entre Prusia y Fran-
cia. Ese es el m ejor resultado que de ello espero para Alemania. El
"prusianismo" típico nunca tuvo y nunca podrá tener existencia sin
alianza con Rusia y sujeción a la misma . Y una guerra N9 2 de esta
clase hará de partera de la inevitable revolución social en Rusia.
( "Carta" de Marx a Sorge escrita en Londres el 19 de setiembre cl l' 1870.
Marx, Engels: Correspondencia. Buenos Aires, Cartago, 1972.)

176
Lassalle, que se oponía tenaz- mente de Elbelfeld-Barmen, y del per iódico que había fundado,
mente a los liberales de izquier- pertenecían a los talleres rura- el Soziaf-Demo krat , como órg!3 -
da, no tuvo escrúpulos en entre- les de la industria textil tradi- no de la Asoc iaci ón a fines de
vistarlo y mantener correspon- cional de Wuppertal. Solingen 1864. A bandonó la táctica de
dencia con Bismarck hasta fe- era el núcleo más activo del mo- Lassalle , que propiciaba la alian-
brero de 1864, insistiendo ante vimiento renano. La represen- za con el gobierno contra la bur-
el canciller para que transforma- tación de Sajonia no estaba acor- guesía liberal , pero si n dejar de
ra "la monarquía de las castas de con su importancia industrial. subrayar enérgicamente que el
privilegiadas en una monarquía Es que el radicalismo burgués partido obrero debía sostener
$OCial y revolucionaria del pue- aún gozaba de predicamento en- una línea independiente respec-
blo". tre las capas más evolucionadas to a la burgues ía y a los junkers
Durante el conflicto con Dina- del proletariado sajón . En Al e- y debía mantenerse vig i lante, a
marca, Lassalle -una vez más mania meridional la agitación so- la espera de cual quier escisión
contra los progresistas- se cialista no obtuvo mucho éxito entre las clases dominantes que
mostró partidario de la política a raíz de su origen prusiano y pudiera redundar a su favor. En
anexionista de Prusia respecto del fuerte predominio que aún un principio incorporó a Liebk-
a los ducados de Schleswig- ejercía la pequeña burguesía ra- necht a la redacción del perió-
Holstein. Un telegrama que le dical entre los sectores revolu- dico, que contaba con las col a-
enviara a Bismarck atacando a cionarios de Maguncia, Francfo rt boraciones de Moisés Hess, Her-
sus enemigos políticos fue dado y Baden-Palatinado . wegh y otras figura s destaca-
a publicidad por la prensa pro- La desmoralización cundía entre das que habían pertenecido a la
gresistas enajenándole el aoovo los líderes obreros . Algunos se Liga de los Comunistas, y buscó
de algunos socialistas, como quejaban de la dictadura de Las- aproximarse a Ma rx y Engels ,
Uebknecht, que sospechaban de salle, quien mantuvo un conflic- quienes aceptaron colaborar en
la peligrosa táctica de Lassalle. to con Vahlteich, entonces se- el Socialdemócrata después que
La burguesía liberal y progresis- cretario de la A.G.O.A. Grave- Liebknecht les hubo asegurado
ta no desperdició la oportunid<id mente enfermo, Lassalle dejó la que podían confiar en la lealtad
para arreciar sus ataques contra presidencia en manos del vice- de Schweitzer a los prin cipios
Lassalle a quien acusaban de ha- presidente Dammer el 27 de socialistas. Sin embargo , muy
ber concertado una alianza con agosto de 1864, y marchó a Su:- pronto discreparon con la orien-
el gobierno reaccionario de Pru- za . donde pocos días después tació n que este imprimía al pe-
sia. Desataron entonces una encontró la muerte en un duel~. riódico y le pidieron repetida~
campaña violentísima contra el Después de su muerte se agra- mente que tratase al partido feu-
líder de la Asociación de Tra- varon los conflictos y salieron a da l absolutista por lo menos con
bajadores. Acudían a las asam- luz las dificultades organizativas la misma dureza con que trataba
bleas y reuniones de los obre- que aquejaban a la Asociación. a los progresistas . Los antago-
ros, donde provocaban disturbios Para cumplir su testamento eli- nismos se agudizaron a raíz de
encendidos. En Berlín, los obre- gieron presidente a Bernhard una serie de cinco artículos que
ros que se mantenían fieles al Becker, hombre de escasa capa- Schweitzer publicó con su firma
Partido Progresista le demostra- cidad y ninguna energía para fun- acerca del gabinete Bismarck .
ron abiertamente su hostilidad. ción de tanta responsabilidad, y en los cuales describía con tal
expulsaron a Vahlteich. Al mis- elocuencia la peligrosa pujanza
mo tiempo la condesa Hatzfeldt de la política prusiana que pa-
Conflictos y lucha se presentó como la única intér- recía más bien ensalzarla que
de tendencias prete fiel de las ideas de su ex- condenarla. La ruptura se pro-
amigo. y pretendió convertir al dujo cuando Marx, en su carta
movimiento obrero en una sec- del 13 de febrero de 1865, cr i- '
ticó la conducción táctica de

A
un año de su fun- ta "religiosa" apegada a la letra
dación, la Asocia- de los documentos programáti- Schweitzer, advirtiéndole : "Está
ción General de cos de Lassalle . Si bien propor- fuera de toda duda que la infor-
Obreros Alemanes cionó ayuda financiera, su in- tunada ilusión de Lassalle con-
(A.G.O.A.) contaba fluencia y sus pretensiones di- cerniente a la intervención so-
con 4.600 miembros. Por el mo- rectivas en el movimiento fueron cialista en un gobierno prusiano
mento, los 30.000 afiliados pro- realmente nefastas. terminará en un chasco . La ló-
metidos a Lassalle por el comité El abogado Schweitzer, que Las- gica de las cosas dirá su pala-
de Leipzig habían quedado en el salle incorporara a la Asociación bra. Pero el honor del partido
reino de las utopías. Pero IP-nt.::i- poco antes de su muerte, chocó obrero exige que rechace cua-
mente, en sus comienzos, la Aso- repetidas veces con Becker y la dros fantasistas de esta clase
ciación se iba extendiendo a pie Condesa , cuyas maniobras inten- aun antes de que la experienci a
firme por los distritos industria- tó neutralizar, y fue bosquejan- demuestre su vaciedad . La cla-
les . . do una política independiente de se obrera es revolucionaria o no
Más de la mitad de los inscrip- l2s decisiones oficiales del mo- es nada". En su respuesta
tos eran de Renania, especial- vimiento a través de las páginas Schweitzer reconoció que ate n-
177
clería de buen grado cuantos con- A.G.O .A. en un instrumento del
El 18 de enero de 1871 sejos teóricos Marx creyese canciller.
Guillermo l oportuno darle, pero que, para
juzgar acertadamente acerca de
Entre la burguesía también rei-
naba la confusión. Los liberales
de Hohenzollern recibe los problemas prácticos que
planteaba la actuación del mo-
Ge la Sociedad Nacional conde-
naron con firmeza la reforma de
en Versalles la corona mento, era necesario estar en
el foco del movimiento y cono-
Bismarck. Junto con la Sociedad
Nacional y el Partido Progresis-
d'e empe·rador de cer de cerca la realidad. ta, aunque diferenciándose neta-
Y es innegable que Schweitzer mente de ambos . .actuaba enton-
Alemania. conocía e interpretaba los sen- ces un tercer grupo: el Partido
timientos y aspiracion es de las Popular Alemán, que contaba con
masas obreras alem anas . cuyo el apoyo de los sectores bu r-
bajo nivel de concienc ia !le- gueses radicales de los estados
vaba a respaldar las fr ecuentes del sur. Militaban en él eleme.'l-
nctitudes oportunistas de sus di- tos sumamente heterogéneos:
rigentes. demócratas pequeñoburgueses,
Pero las disensiones intestin as republicanos provinciales de
no impidieron que la Asociación Francfort, la mayor parte parti-
siguiera su marcha ascendente. cularistas. De ahí que no llega-
A fines de 1865 ya tenía cerca ran a ningún acuerdo frente a la
de 10.000 inscriptos. cuestión nacional. También se
hallaban divididos respecto a la
cuestión social: algunos secto-
res representaban a la burgue-
La Confederación sía financiera, otros propiciaban
Alernana del Norte un acercamiento al movimiento
obrero.
Desde el Socialdemócrata Schwe-

e
uando a princ1p1os itzer afirmaba que la única po-
de 1866 se agria- sibilidad de alcanzar la libertad
ron las relaciones provenía de la revolución y que
entre Austria y Pru- ésta sólo podía surgir de la gu¡;i-
sia a raíz del pro- rra entre Austria y Prusia, por tal
blema de los ducados de Schles- razón, decía, se negaba a unir
wig-Holstein, que gobernában su voz al coro pacifista de la
conjuntamente desde 1864, Bis- burguesía. Aceptaba el sufragio
marck planteó en el Bundestag universal pro·metido por Bis·
la cuestión de la reforma de la marck porque "los obreros se
Confederación proponiendo con- servirán del arma que les dan
vocar una Asamblea, elegida me- como ellos quieren" y recomen-
diante el sufragio universal de daba la mayor agitación posible
todos los estados, para tratar los en torno al sufragio .
proyectos reformadores . Por su- La situación creada después de
puesto, su moción indignó a Aus- la guerra austro-prusiana augu-
tria, que se negó a discutirla. raba un equilibrio precario. La
La guerra se hizo entonces ine- línea del Meno resultaba artifi-
vitable. Bismarck, que no esta- cial frente a la comunidad de in-
ba seguro de atraer a la burgue- tereses económicos consagrados
sía en apoyo del conflicto, podía por el Zollverein. La serie de
arriesgarse a darle voto al pro- pactos defensivos secretos en-
letariado porque contaba con !a tre Prusia y los estados del sur
unanimidad de los campesinos eran tan solo el preludio del con-
del eºs te del Elba, los cuales ca- flicto que se estaba gestando
recían de toda conciencia polí- con el ávido y burlado Bonapar-
tica. Por esa época arreciaron te, quien nada había conseguido
!as intrigas de la condesa de de la querra entre ambas poten-
Hatzfeldt, quien veía en la re- cias alemanas.
forma propuesta por Bismarck La burguesía industrial prusiana
la coronación del programa de comenzó a impacientarse: desea-
unidad nacional que alentara ba y necesitaba que se acele-
Lassalle. Sus intentos demagó- rase el proceso de unificación
gicos buscaban convertir a la nacional. El Partido Progresista
178
,_
./'r
í
!'
¡

179
El Partido Popular se dividió y una de sus fraccio-
nes, liderada por Rudolph von
mán es algo muy diferente de
una Cámara Prusiana [ . .. ] Por
Sajón elige a Augusto Bennigsen, se convirtió en el par-
tido Nacional Liberal. Represen-
consiguiente, en mi opinión ,
todo lo que pódemos hacer es
Bebel como presidente, taba los intereses de la industria
pesada y pasó a ser el apoyo
aceptar simplemente el hecho,
sin justificarlo, y utilizar todo lo
en el Congreso Je Gera, más firme de Bismarck, a quien que podamos las mayores faci-
!a alta burguesía había confiado 1idades de organ ización y unifi-
JonJe los el poder político que todavía era ca ción nacional es del proletaria-
incapaz de eje_rcer. Su progra- do alemán, que de todos modos
representantes ma imperi alista aspiraba a la se ofrecerán ahora".
expansión de Prusia .
obreros obtienen un También del vie jo tronco feudal
se desprendió una rama, el Par- Los primeros socialistas
aplastante triunfo tido Liberal Conservador, que en el Reichstag
comprendía que sin concesiones
sobre los sectores liberales a la burguesía indus-
trial la hegemonía prusiana tan
burgueses.

E
n el congreso de la
ansiada por los junkers era un A.G.O.A., reunido
sueño inalcanzable. en Erfurt a fines de
La A .G.O.A., que por boca de 1866 para discutir
Schweitzer, aceptaba la nueva y elaborar el pro-
realidad creada por la guerra y grama electoral, la condesa de
se disponía a actuar dentro de Hatzfeldt presentó un proyecto
los reducidos márgenes de le- netamente inspirado en el idea-
galidad que le permitía la Con- rio "nacional liberal", aunque re-
federación Alemana del Norte, cubierto con las palabras de Las-
realizó congresos en Hamburgo, salle. De acuerdo con su tácti-
Barmen y Leipzig en apoyo del ca oportunista , Schweitzer pre-
sufragio universal. firió aceptarlo para evitar la di-
Entretanto, los socialistas de Sa- visión en vísperas de las elec-
jonia, encabezados por Liebk- ciones. Sin embargo, no pudo
necht y Be bel , acercándose una impedirla porque 1a condesa
vez más a la burguesía movidos -muy contrariada por no haber
por el recelo que les inspiraba conseguido imponer en la presi -
Prusia, habían fundado el Parti- dencia de la Asoc iación a uno
do Popular Sajón como uri~ rama de sus partidarios- logró a los
del partido Popular Alemán . pocos meses que éstos funda-
Aceptaban el voto, pero se dis- ran la Asociación Lassalleana de
ponían a combatir a la Confede- Obreros Alemanes, con Froster-
ración del Norte, a la cual con- ling como presidente.
sideraban reaccionaria. En este En abril de 1867 el parlamento
punto se apartaban totalmente constituyente aprobó la nueva
del análisis que Engels hiciera Constitución de la Confedera-
de la si tuación en su carta a ción Aiernana del Norte; esta
Marx del 25 de julio de 1866: constitución creaba un Bundes-
"Los asuntos de Alemania me rat (Consejo Federal) y un Reich-
parecen bastante simp les ahora. staq.Los tres partidos socialist3S
Desde el momento en que Bis- se pres entaron separados. Aco-
rnarck llevó a cabo el proyecto metieron la lucha electoral si n
de la burguesía [ ... ] las cosas medios financieros y desgarra-
han tomado en Alemania este dos por los conflictos ideológi-
rumbo en forma tan decisiva que cos y los entredichos persona-
nosotros, como cualquier otro, les. Pero la clase obrera superó
debemos reconocer el hecho a sus jefes en conciencia y dis-
consumado, nos guste o no [ ... ] ciplina y gracias a su entusiasmo
El lado bueno del asunto es que el socialismo alem án obtuvo su
simplifica la situación; hace más primera victoria electoral: llevó
fácil una revolución al terminar siete diputados al parlamento .
con las pendencias entre las pe- La A.G .O.A. sacó dos bancas (una
queñas capitales y acelerará, en de ellas para Schweitzer, que
todo caso, el desarrollo. Des- había batido al mismo Bismarck
pués de todo, un Parlamento Ale- en el distrito de Elberfeld), el
18(1
Partido Popular Sajón cuatro (en- vertirlo en una sección de la In- asamblea genera l de todos los
tre ellas una para Liebknecht y ternacional , presentaron un pro- obreros de Alemania , encamina-
otra para Bebel) y la fracción de grama netamente proletario, cu- da a aglutinar las tres fraccione~
ia condesa una, que ocupó Fros- yos puntos principales repetían sindicales , y Schweitzer reiteró
terling. los estatutos de la A.l.T. y que su argumento : la unión debía
Entretanto, el Partido Popular fue calurosamente apoyado por plantearse sobre la base del in-
Sajón realizó un congreso en la mayoría de los delegados . Los greso de la Liga de! P.P.S. a !a
Gera, donde los representantes sectores burgueses se retiraron Liga que él presidía. De tal mo-
obreros de las sociedades de indignados y proyectaron fundar do, el movimiento sindi<;al pro-
cultura privaron sobre los bur- una nueva asociación obrera. longó el fraccionamiento que
gueses. Ellos eligieron a Bebel En esos momentos ambos gru- afectaba al movimiento político
presidente del partido. En Ber- pos socialistas coincidían en dos de los trabajadores alemanes .
lín la asamblea de la A.G.O.A. puntos fundamentales: su adhe-
eligió presidente a Schweitzer. sión a la Internacional y a la
práctica sindical. Sin embargo, El Congreso de Eisenach
Schweitzer, abusando de sus po-
Acción de los sindicatos deres dictatoriales, se negó a la
fusión de las dos organizacio-

E
n el movimiento
nes. Sólo estaba dispuesto a obrero de Alema-
aceptarla si los miembros del

A
lemania atravesaba nia meridional cre-
un período de gran Partido Popular Sajón ingresa- cía la influencia de
prosperidad econó- ban a la A.G.O.A., "que no esta- Bebel y Liebknecht
mica y en muchas ba dispuesta a camb iar la rígida en la misma proporc1on en que
partes el proleta- organización que le diera Lassn- disminuía el entusiasmo por
riado, ya organizado políticamen- 1le por un vago confusion ismo". Schwe itzer. El Semanario Demo-
te, comenzaba a mostrarse exi- El Demokratisches Wochenb/att crático lo acusaba de sabotear
gente . En 1865 habían estallado (Semanario Democrático}, que sistemát icamente desde 1864 la
innumerables huelgas, sobre to- Liebknecht publicaba en Leipzig organización de un verdadero
do en Hamburgo y en Leipzig . como órgano del P.S.P. desde los· partido obre ro, hac iendo fracn-
Hacia 1868 los obreros de Ber- primeros meses de 1868, acusó sar todos los esfuerzos orienta-
iín, agrupados en sindicatos por a Schweitzer de traición al so- dos a lograr la unidad pa rtidaria
oficios, llevaron a cabo una enér- cialismo y a la democracia, afir- por seguir el juego al cesarismo
gica agitación. Los tipógrafos y mando que su política se oponía de Bismarck.
los obreros del tabaco obtuvie- a los principios de Marx. En la asamblea general de :a
ron grandes éxitos. En Sajonia, Aunque la brecha abierta entre A.G .O.A ., reunida en Elberfeld en
Bebel había organizado una im- ambas fracciones parecía insu- marzo de 1869 , Li ebknecht y Be-
portante huelga de tipógrafos, perable, el movim iento si ndic31 bel repitieron su acu saci ón con-
quienes por su combatividad se aún se ofrec ía corno el único tr a Schweitzer, pero no tuvi eron
pusieron a la cabeza del movi- campo donde podrían ll evar a éxito porque éste cons ervaba la
miento obrero de toda Alemania . cabo una acción conju nta. Pero confi anza de la mayoría de los
Schweitzer señalaba, en el So- los socialistas del P.P.S . se ne- delegados presentes, aunque ya
cialdemócrata que la acción del garon a enviar delegados al con- había perdido la unanimidad.
proletariado no podía reducirse greso sindical que Schweitzer y Durante la asamblea de la Liga
a la lucha económica de los sin- Fritzsche convocaron en Berlín de Sindicatos, en Kessel. Bebe!
dicatos, aunque reconocía que para setiembre de 1868. Asistie- se pronunció nuevamente por el
ella era positiva en la medida ron 206 delegados representan- acuerdo de las dist intas tenden-
que desarrollaba la conciencia do a 142.000 obreros de 110 lo- cias, que Schweitzer volvió a re-
de clase . En todo caso debía calidades y se fundaron diez sin- chazar, para lanzar al mes si-
existir una conexión sumamente dicatos, agrupados en una Liga guiente un manifiesto conjunto
estrecha entre la agitación eco- cuya presidencia recayó en con ex partidarios de la fracción
nómica y la lucha política. En la Schweitzer, Fritsche y Klein. Se de la condesa en el que propo-
asamblea de Hamburgo (1868) la adoptó al Socia/demócrata corno nía la formación de un partido
A.G.O.A. asumió una posición fa- órgano de la Liga. unido. Con este verdadero gol-
vorable a los sindicatos, pero Mientras la condesa rechazaba oe de estado el presidente de
estableciendo que las tareas de la acción sindical en aras de la la A.G.O.A. buscaba restablecer
su organización no incumbían a ortodoxia lasssalleana los pro- el estatuto de 1863 con el fin de
la Asociación. qresistas
.. se dieron a la tarea de.
reforzar su debilitada dictadura .
Poco después se reunió en Nu- fundar asociaciones sindicales Muchos viejos militantes -co-
remberg un congreso del Parti- bajo el lema de la conciliación mo York. Bracke y Bonhorst-
do Popular Sajón. Asistieron de- de clases y la armonía de inte- se opusieron . a esta maniobra y
legados de la A .G.O,A., de Aus- reses entre el capital y el tra- reclamaron una reunión genernl
tria y Suiza . Bebe! y Liebknecht, bajo. ele todos los obreros socialistas
que tenían la intención de con- Bebel y Liebknecht pidieron. una para crear una organización au -
181
El ataque a los socialistas Después de cuatro
en la época de las leyes de excepción
años de guerra se
firma un tratad'o de
A nuestros empleados y obreros:
Los a conte cimientos de los últimos meses nos obligan a to:11ar una c:eci- .
pa~ que impone a
sión que nuestra confianza en el patriotismo de cada ciudadano ale-
mán nos había hasta el presente h echo demorar: la decisión ele com-
batir en común y ele una manera implacab!e a la socialdemocracia, con Francia duras
todos los medios de que disponemos.
No pensamos que los crímenes cometkos contra el ,·enerado empe- condicione~. Vem~
rador del Reich alemán fuesen instigad os y decididos por el P artido
Socialdemócrata; p ero sí pensamos que los jefes de este partido esti- aquí, frente al Banco
maron a fin de cuentas que se trataba de acciones prematuras y q ue
comprometían su plan de aniquilamiento ele todo orden político y moral. de Francia en
Esos crímenes que reclaman venganza, han acarreado por otra parte
una represión que va más allá de nuestros deseos. Estrasburgo, una hilera
Queremos esperar y creer que aquellos de vosotros, descontentos <le
su suerte, pero engañados por las promesas ilusorias de algunos agi-
tadores que se han afiliado al movimiento socialdemócrata, se apar-
de coches que
taran del mismo vistos los crímenes cometidos, y una vez puestas a la
luz las intenciones de los que persiguen la desaparición de todo orden
transjJOrtan los cinco
político, la desmoralización y la degradación de la familia, el envile-
cimiento de la autoridad, la negación incluso de la patria potestad
mil ·millones d'e francos
del p adre de familia [ ... ] Pensamos que tales experiencias han devuelto
al recto camino a los más ciegos. Si no obstante nos engañáramos, si
que componen la
~ilgunos de vosotros, a pesar de las lecciones de la historia, continuaron
en la ruta que han escogido para su desgracia, nos veríamos obligados
indemnización
a prescindir de ellos, y os ponemos en guardia contra todo contacto
con esos enemigos de la patria. acordada.
Estamos decididos a utilizar cuantos medios tenemos a nuestro alcance,
y declaramos solemnemente que nadie tendrá el derecho de decir que
no ha siclo advertido a su debido tiempo, si resulta afectado por nues-
tras decisiones y actos.
Brünswick, 29 de junio de 1878.
Los patronos asociados de Brünswick.
(Citado por Jacques Drnz en : H istoria del Socialismo. Barcelona,. Edima,
1968.)

182
ténticamente democrática . . Be- consideración pr inc ipal toda cla-
bel y Liebknecht aceptaron y el Los socialistas y la se de consideracio nes secunda-
Semanario Democrático convocó guerra franco-prusiana rias [ ... ] La afirmación de Wi l-
al proletariado alemán a un con- helm de que la pos ición corre c-
greso, que se reuniría en Eise - ta es permanecer neutral, por-
nach. n Francia, y sobre que Bismarck es un ex cómp lice

E
Asistieron 262 delegados como todo en Alemani a, de Badinguet, causa gracia [ ... ]
representantes de 14.000 obre- las burguesías v a- Wilhelm ha hecho evidentemen-
ros y sesionaron del 7 al 9 de cila ron desconce !·- te sus cálculos sobre la base de
agosto de 1869. De acuerdo con tadas ante . la gue- una victoria de Bonaparte sim-
los planes de Bebel se consti - rra entre ambas potencias. Pero plemente para conseguir la de-
tuyó el Partido Socialista Obre- el proletariado interpretó correc- rrota de su Bismarck. Recorda-
ro sobre la base del programa tamente la situación caracteri- rás cómo siempre le amenaza-
de Nuremberg. Se aprobó una zándola en principio como guerra ba con los franceses. ¡Tú tam-
organización mucho más demo- dinástica. Schweitzer señaló que bién estás, desde luego, de par-
crática que la de la A.G.O.A . La Francia había sido la agresora te de Wilhelm!". Ante s de res-
dirección del nuevo partido que- y adjudicó a Alemania un papel ponder al comité de Brünswick
daba a cargo de un comité de estrictamente defensivo. La re- Marx consultó a Engels: "Es un
cinco personas, que residirían en. solución del Consejo General de asunto tan importante -no se
BrQnswick, controlado por una la Internacional coincidió en lí- trata de Wilhelm [Liebknecht]
comisión de once miembros con neas generales con su análisis. sino de instrucciones en cuanto ·
seáe en Viena. El Semanario En el parlamento de la Confede- a la línea de los obreros alema-
Democrático, convertido en el ración del Norte se otorgó por nes- no quise dar un paso sin
órgano partidario, tomó el nom· unanimidad un voto de confian- consultarte.
bre de Volkstaat (El Estado del za al gobierno de Bismarck. Los Wilhelm deduce su acuerdo con-
Pueblo). La Liga de Sociedades diputados socialistas del Reich- migo:
Obreras se disolvió de inmedia- stag votaron en favor de los cré- 1) del Mensaje de la Internacio-
to y los sindicatos ya formados ditps de guerra, excepto Bebe! nal, que desde luego ha tradu-
pasaron a la Internacional. y Liebknecht, que se abstuvie- cido previamente a su lenguaje
Schweitzer pretendió combatir al ron por considerar -acertada- personal;
P.S.O . en su mismo terreno y se mente- que el gobierno de Pru- 2) de la circunstancia de que yo
lanzó contra él porque tardaba sia era tan responsable como aprobé la declaración hecha por
en pronunciarse oficialmente en Napoleón 111, ya que desde 1866 Bebe! y por él en el Reichstag.
favor de las resoluciones de la estaba preparando el conflicto . Era ese un momento en que !a
Internacional, que en su congre- Su actitud fue censurada por sus posición principista era un acto
so de Basilea había proclamado propios partidarios y el mismo de arrojo , pero de esto no se
la propiedad colectiva de la tie- Comité de Brünswick declaró , en s igue de modo alguno que dicho
rra como reivindicación del pro- un manifiesto , que el proletaria- momento perdura y, mucho me-
letariado. Alegaba que Liebk- do no debía oponerse a una guG- nos , que la actitud del proleta-
necht se negaba a hacerlo pa ra rra defensiva. También Marx y riado alemán en una guerra que
no provocar las iras del Partido Engels criticaron la posición de se ha convertido en nacional se
Popular Alemán. Sin embargo, Liebknecht, quien sostenía la exprese en la antipatía de Wil-
serían los burgueses del P.P .A. completa neutralidad del partido helm por Prusia".
los primeros en romper lanzas en contra del Comité, que, ante Una vez más los conflictos de-
contra el P.S.O., cuando inten- el conflicto, pidió consejo a satados por la cuestión nacional
taron sustraer de su influencia Marx. El 15 de agosto de 1870 hacían sentir su influencia deci-
a las Sociedades Obreras de Engels escribía a Marx: "Me pa- siva sobre la clase obrera ale-
Alemania del Sur, llegando a la rece que la situación es esta: mana .
ruptura definitiva con el proleta- Alemania ha sido llevada por Ba- Pero la marcha de los sucesos
riado alemán en enero de .1870. dinguet. [Napoleón 111] a una pondría de acuerdo a todos los
El movimiento obrero y socia- socialistas. Después de la de-
guerra por su existencia nacio-
1ista avanzaba lenta y gradual- nal [ ... ] toda la masa del pue- rrota francesa de Sedán se pro-
mente pero con paso firme. Has- blo alemán de toda clase se ha clamó en París la República bur-
ta 1870 la clase obrerá alemana guesa mientras en Alemania, du-
dado cuenta de que esta es ante
se había ido desprendiendo de rante los banquetes que cele-
todo y por sobre todo una cues-
los partidos de la pequeña bur· tión de existencia nacional , y braban la victoria ya se brinda-
guesía para situarse autónoma· ba por Alsacia y Lorena. La bur-
por ello se ha volcado de inme-
mente como clase en la lucha diato en ella. Me parece impo- guesía alemana presionaba para
política. sible que en esta circunstancia convertir la guerra defensiva en
un partido político alemán de- una de conquista favorable a sus
biera predicar un obstruccionis- intereses y cara a los soberanos
mo total a la manera de Wilhelm de los estados del sur y al mi-
[ Liebknecht] y anteponer a la litarismo de los junkers prusia-
183
Liebknecht y Prusia nos. Los socialistas no partic i ..
paban de tanto entusiasmo . Los
seguidores de Schweitzer. los
Schweitzer les lievaba de ventaja a Marx y Engels [ ... ] su conoci- del grupo de la condesa y los de
mi t nto exacto de la realidad prusiana. Ellos !a veían siemp:e a tra vés Eisenach, todos coincidieron co n
de~ color de su cristal, y Liebknecht les fa lló en la función informadora la Internacional en su oposic ión
v mediadora que las circunstancias .e habían asignado . Retornó a Aie- a la burguesía industrial renana ,
marn a en 1862, llamado por Brass, un republicano rojo, r.cpatriado ansiosa por anexarse Alsacia y
también del destierro, para fundar la Caceta General Alemana del l\'ortc . Lorena y cuya impaciencia con-
Pero apenas se había incorporaco Liebknecht a la red,tcción cuando sideraban peligrosa y presagi o
se descubrió que Brass tenía vendido el periódico al gobierno d e i3is- c ierto de fu t uros dramas. El Co-
marck . Liebknecht se separó inmedhtamente; pero esta aventura, la mité de Brünswick encabezó !a
primera 4ue experimentó al volve:· :i su país, dejó en él una desven-
campaña y lanzó un manifiesto
turada huella. No por las consecuencias materiales, porque volviera
a verse en medio del arroyo, como en los largos años de Sli destierro , convocando al pro letariado ale-
pues esto era lo que menos preocupaba a quien como él ponía el inten'.·s mán a una asamblea de masas
de la Cdusa por encima de su persona, sino porque aquella lamentab :e para pronunciarse contra la ane-
expe:·iencia ya no le permitió orientarse certeramente an te b nueva xi ón y en favor de una paz ho-
situación con q ue se encontraba en Alemania. norable con el gobierno burgués
Al pisar de nuevo tierra alemana, Liebknecht seguía siendo, en el fon c: o, de Francia . Por su parte , el Es-
el hombre del 48. Aquel hombre de la Nu.e w Gaceta del Rin, P<lril tado del pueblo atacó severa-
q uien la teoría socialista y hasta la lucha proletaria de clases quedaban mente la política expansionista
todavía rezagadas ante la cruzada revolucionaria ele la nación contra de Prusia.
el régimen ele las clases retrógradas. La teoría sociaiista, aunque pe ne- Los nacional liberales denuncia-
t· ase bien en sus ideas funda mentales, no fue nunca, en lo que ,, la
ron el manifiesto del P.O.S. al
a rmazón reflexiva se refiere, el fuerte de Liebknecht ; lo que ele Marx
había adquirido en los años del destierro era la tendencia a escrutar gobernador de Hannover , qui en
los horizontes de la política internacional, acechando todo germen revo- prohibió la circulación del perió-
h1cíonario. Ante estas perspectivas, para Marx y Engels, que, com0 dico e impidió la reunión de la
renanos natos que eran, despreciaban en demasía todo lo que viniese asamblea de protesta, haciendo
del E lba, el estado prusiano no tenía gran importancia, y aún la tenía arrestar a los miembros del Co·
menos para Liebknecht, que procedía del mediodía ele Alemania y mi té de Brünswick .
que sólo había tomado parte, como militante, en los movimientos de Cuando el gobierno solicitó al
Baden y de Suiza, cunas ele la política cantonal. Prusia seguía siendo parlamento un nuevo emprésti -
-para él, como antes ele marzo [del 48], un estado vasallo del zarism o, to , destinado a continuar la gue ·
un estado que se alzaba frente al progreso histórico con los recursos
rra por la anexión de Alsacia y
a bominables ele la corrupción y que había q ue derribar antes ele nada,
pues sin eso no podía ni pensarse en las modernas luchas ele clases
Lorena, todos los socialistas vo-
dentro de Alemania. Liebknecht no se daba cuenta de lo mucho que taron en contra .
el proceso económico de los años 50 y siguientes había transformado
el estado pmsiano, creando también dentro de él realidades nuevas que
imponían como necesidad histórica el q ue Ja clase obrera se desglosase Unificación del movimiento
de la democracia b urguesa. socialista alemán
(De Franz Mehring, Carlos Marx y los prim eros tiempos de la Internacional.
México, Grijalbo, 1968. )

u
na de las con se-
cuencias más im-
portantes de la
guerra franco-pru -
siana fue la consu-
mación de la unidad alemana . La
gran victoria conj unta del norte
y el sur fue el primer paso para
consagrar jurídica y políticame n-
te una fecunda unión militar. Los
estados del sur firmaron conve -
nios por los cuales ingresaban
en la Confederación Alemana del
Norte, aceptando su Constitu-
ción . El rey de Prusia se con-
virtió en emperador de Alemani a
y Bismarck -constructor del Im-
perio- continuó como canciller
del Nuevo Reich .
A fines de 1871 Bismarck, que
no había olvidado la oposición
184
Wilhelm Liebknecht:
"El dominio de
las espadas y de las
clases son causa
de todos los males
del estado
y de la socie·dad".

185
con que se había encontrado su acciones superaba los 1.200 mi -
Arriba: el desarrollo política, hizo encarcelar a Bebel llones de táleros. Bismarck, has-
ta entonces representante de
de los ferrocarriles y a Liebknecht, los cuales a los
cuatro meses recuperaron su 1i- los intereses de la gran propie-
es un hito que define bertad, pero dentro de los lími-
tes de Leipzig.
dad sobre bases capitalistas, dio
rienda suelta a la alta burguesía
a la economía alemana Las elecciones de marzo de 1871
se realizaron en un momento su-
industrial y financiera, que se
sumergió desenfrenadamente en
en la segunda mitad ~amente desfavorable para los la vorágine de la especulación .
Así ganó el apoyo incondic ional
socialistas. Ante las masas po-
del siglo XIX. pulares aparecían oponiéndose a de los nacional-liberales y los
la unidad nacional, tal como ae liberal -conservadores, malquis-
Abajo: trabajo había realizado , y, además, la tándose con los junkers. Pero la
mayoría de sus electores aún oposición al Imperio se concen-
en las minas de carbón estaban en Francia bajo bande- traba en un poderoso partido
ra. Sin embargo, obtuvieron parlamentario, fuertemente par-
de Harz. 101 .927 votos, cerca del 3 % del ticularista: el Centro, que tenía
total. En Alemania del Sur, don- en el Parlamento 57 diputados .
de nunca se había votado, a pe- Este partido estaba integrado
sar del obstáculo que esto sig- por una masa heterogénea des-
níficaba, quedó demostrado el de el punto de vista político y
considerable progreso consegui- social que sólo tenía en común
do por la agitación socialista. !a religión católica que profesa-
Schweitzer fue vencido en su ba. Representaba los intereses
distrito y el fracaso lo llevó a particularistas de las provincias
retirarse de la dirección de la católicas de Baviera, Renania ,
A .G.O.A. La asamblea de Berlín Silesia, tradicionalmente enfren-
aceptó su renuncia y eligió a tadas con el prusianismo. Su ca-
Hasenclever como presidente. rácter particularista predominaba
Este, publicaría poco después el sobre lo religioso: su reivindi-
Neuer Sozial-Demokrat (Nuevo cación principal era lograr la
socia/demócrata). autonomía de los pequeños es-
La Comuna de París provocó el tados. Sólo en segundo término
entusiasmo de los obreros ale- intentaba proteger los intereses
manes. Asambleas masivas, ce- de las asociaciones religiosas
lebradas en varias ciudades de ante la intromisión del estado
Alemania, rindieron homenaje e en la legislación secular. El
hicieron llegar su saludo fraterno error de Bismarck consistió en
al proletariado de París. Intran- arremeter contra el ultramonta-
quilo, el gobierno echó mano a nismo, concentrando sus ata-
la represión y los miembros del ques en la Iglesia católica. Me-
Comité de Brünswick debieron diante leyes excepcionales in-
sufrir otro proceso. Este aumen- tervino violentamente en su vida
tó su condena , pero la Corte Su- interna, restringiendo la libre
prema terminó absolviéndolos. predicación de los sacerdotes
Por el contrario, en 1872, el tri- para neutralizar su posible in-
bunal de Leipzig condenó a Liebk- fluencia política y controlando
necht y a Bebe!, acusados de al- la e'nseñanza. Expulsó a los je-
ta traición, a dos años de prisión. suitas, reglamentó la formación
Pero los interrogatorios, la de- de los sacerdotes en los semina-
fensa y todas las instancias pro- rios y prohibió que percibieran
cesales contribuyeron más que salarios. Pero todas sus medidas
cualquier agitación a propagar tropezaron con la resistencia
el socialismo . pasiva del clero y los fieles y
Entre 1871 y 1873 se aceleró el con la oposición sistemática
proceso de acumulación y con- del Centro. La política de Bis-
centración de capitales. Surgie- marck los hizo invencibles fren-
ron como hongos las sociedades te a la Kulturkampf ("lucha por
;rnónimas destinadas a explotar la cultura contra el oscurantis-
las industrias, acerías y minas mo del clero"), pretensioso tí-
de carbón, líneas férreas e ins- tulo con que 'había bautizado
tituciones bancarias y comer- aquél su campaña antirreligiosa.
ciales. El capital invertido en

186
187
188
los centros obreros del movi-
El Partido Socialista miento socialista. Esta persecu-
Augusto Bebel logró,
Obrero de Alemania . . ción actuó como un factor deci-
sivo en el camino hacia la unión.
junto a Liebknecht,
A fines de 1874 concluyeron las
negociaciones con vistas al
unir a los obreros

L
a prosperidad inu-
sitada a partir de acuerdo entre Liebknecht, ya en
libertad, y Toelke, representante
socialistas
1871 fortaleció al
proletariado, que de los lassalleanos. Los fun era- antilassalleanos en
luchaba por obte- les de York reunieron , en una
ner salarios más altos que le multitud impresionante, a todos el Congreso de
permitieran mejorar sus condi- los socialistas del distrito .
ciones de vida y contrarrestar En mayo de 1875 se celeb ró en Eisenach fundando
el constante aumento de los pre- Gotha el famoso congreso uni-
cios. Huelgas masivas se reali- ficador del movimiento socialis- el Partido Obrero
ta alemán . Acudieron 73 delega-
zaron en casi todos los distritos
industriales, paralizando a los dos por los lassalleanos y 56 en Socialista .Alemán,
representación del partido de Ei-
textiles, a los mineros, metalúr-
gicos y mecánicos. Acorde con senach. Liebknecht presentó un adherido a la
proyecto de programa y Hasen-
la hostilidad del gobierno frente
a los huelguistas, la burguesía clever el de los estatutos . La
l nternacional.
acusaba a los socialistas de or- asamblea aprobó ambos consti -
ganizar las huelgas a pesar de tuyendo el Partido Socialista
que sus fracciones sólo se lim i- Obrero de Alemania, nacido del
taron a apoyarlas , pues privaba compromiso entre las dos ten-
una fuerte tendencia a mantener dencias. Esta circunstancia cons-
la independencia del movimien- piró contra el programa, el cual
to político respecto de la lucha fue duramente criticado por
económica. Marx , que lamentaba la notoria
Pese a sostener sus diferencias , infl uenc ia de las ideas de Lassa-
existía, desde la constituci ón del lle. Bebe! y Li ebknecht intenta-
Imperio, un pacto tácito entre ron di scu lpar los errores proqr~ ­
las dos fracciones del soc ia lis- rnáticos , pue s ambos estaba;i
mo basado en la oposición al co nven c idos de que "má s que
gobierno prusiano. Mientras el el programa , lo que importa es
sector lassalleano dominaba en la acción del partido " .
Prusia, los del grupo de Eisenach Según Mehring, el ata que de
contaban con importantes secto- Marx se basaba en un error de
res de trabajadores domiciliados apreciación al reputar correct a
de los estados centrales y con la línea teórica del grupo de Ei-
los obreros industriales de las senach cuando, de hecho, ambas
provincias del sur. La tarea co- tendencias adolecían de simila-
mún de ambas tendencias en el res falencias ideológicas.
terreno sindical, el apoyo recí- El nuevo partido se había dado
proco en las huelgas, unió a sus una compleja aunque flexible
adherentes en la práctica con- organización, encaminada a de-
creta contra el enemigo común. mocratizar las decisiones , que
En las elecciones de 1874 fue- fue pronto anulada por las fuer-
ron elegidos nueve diputa- zas de la represión. Durante
dos socialistas con un total de años el P.O.S.A. dependió de la
351.670 votos, correspondiéndo- solidaridad de los obreros ale-
le a cada fracción algo más de manes, abriendo sus trincheras
150.000. Semejante eauilibrio de donde se daba la lucha. Hambur-
fuerzas facilitaba la fusión. Be- qo era la sede del comité direc-
bel y Liebknecht seguían presos; tivo integrado por cinco miem-
por consiguiente , la reoresenta- bros : Hansenclever y Hartmann
c!ón socialista en el Reichstag por los lassalleanos v Au er , De-
constó solamente de siete dipu- rossi y Geir por los de Eisenach.
tados , cada vez más unidos en El estado del pueblo y el Nuevo
la lucha oarlamentaria. El resul- socialdemócrata se mantuvieron
tado de las elecciones inquietó como órganos partid arios. El mo-
11 Bismarck, que desató una per- vimiento sindical si guió los pa-
secución contra los dirigentes y sos de las org anizacion es po-
189
Moisé$ Hess líticas, unificándose
tiempo.
a 1 poco total, convirtiéndo$e en el cuarto
partido del Reich, por encima de
-arriba- y Eduardo los progresistas y los liberales
co nservadores. Con ello se con-
Bernstein -en la Leyes contra virtieron, para Bismarck , en el
los socialistas enemigo más temible (aunque no
ilustración inferior- se debe olvidar que, al exagerar
su peligro, el canciller buscaba
colaboraron en la obtener el respaldo de todas las

L
a caída de la Bolsa
de Viena en 1873 fuerzas burguesas). Repetidas
redacción de "El inauguró la prime- veces Bismarck presentó al
Reichstag leyes que restringían
Socialdemócrata", ra gran crisis del
sistema capitalista la actividad del P.O.S.A. Amplia ·
~ente debatidas, sin la presen-
periódico socialista mundial. Sus consecuencias pro-
vocaron en Alemania la ruptura cia de los doce diputados socia-
clandestino que tomó del bloque reaccionario. Las crí- listas, no llegaron a aprobarse
por la oposición de los nacional
ticas a la economía de librecam-
una orientación bio surgían por doquier. La com- liber~les . Por su parte, los pro-
petencia de la industria británi- gresistas, celosos de la cliente-
decididamente ca en el mercado mundial presio- la electoral del socialismo ha-
b~an acuñado un concepto' que
naba a los grandes industriales
subversiva. ale manes, que abrazaron el pro- hizo fortuna: "partidos del or-
den".
teccionismo para reducir los
costos de producción hasta al En 1878 dos desequilib rados pro-
nivel más bajo posible con ni veyeron a Bismarck del ansiado
fi n de concurrir con éxito al mer- pretexto para colocar a la social-
cado mundial. A ellos se suma- democracia fuera de la ley. En
ron los grandes terratenientes, mayo , Héidel, un obrero hojalate-
perjudicados por la baja de los ~º·. disparó repetidamente y sin
precios de los productos alimen- ex1to contra el emperador. Cuan-
ticios a raíz de la competencia do Bismarck conoció el atenta-
de la carne y el trigo importados tado se apresuró a presentar en
de Rusia, Estados Unidos y otros el parlamento el proyecto de ley
países productores . Consiguie- de excepción contra los socia-
ron el apoyo de Bismarck, que, listas, proyecto que éstos se ne-
al invertir gran parte del presu- gar_on a discutir. Un mes des-
puesto en el mantenimiento del pue~ el doctor Karl Nóbiling dis-
ejército más poderoso de Eu- paro contra el emperador nirién-
ropa, buscaba nuevos ingresos dolo gravemente. Ninguno de
permanentes para el estado . Es- los dos regicidas tenía contacto
tos los halló en el aumento de con la socialdemocracia , pero
los aranceles, los impuestos in- todos sus enemigos ap rovecha-
directos y la estatización de ron el episodio para combatirlo
las grandes industrias y los fe- especialmente los progresistas'.
rrocarriles, medidas reglamenta- A fin de asegurarse, Bismarck
das en las leyes proteccionistas disolvió el Reichstag, en el cual
de 1878. Su cambio de frente 1o temía la oposición de los nacio-
congració con los junkers que rial liberales, y convocó nueva-
se aglutinaban en el Partido Con- mente al cuerpo electoral. El
servador (fundado en 1786). proyecto de ley de excepción
orientándolo hacia una recon- fundaba la persecución afirman-
c iliación con el Centro, que pro- do que a "las ideas patológicas
puqnaba el aumento de las ta- del socialismo, enemigo del es-
sas y aranceles. Habían quedél- tado Y de la sociedad, no se les
do fue ra de la alianza los libre· pued_e cortar el paso con la ley
ca mbistas del partido Nacion al comu n. De ahí que urja dictar la
Liberal. Pa ra atraerl os desp legó ley de excepción . Fue aprobado
Bismarck sus recursos de hábil luego de movidos debates en el
político enfrentándolo con el pe- nuevo Reichstag, por 211 votos
ligro del " terror rojo ". contra 149 , en octubre de 1878.
En las elecciones de 1877, los so- Se prohibió el funcionamiento le-
c ialistas obtuvieron cerca de gal del partido y de su prensa; se
500.000 votos, más del 9 % de l clausuró el Vor warts (Adelante),
l~O
191
que aparecía en Leipzig, se di- car una conferencia. Esta se ce- c.iió a su partido, recién devuel-
solvieron todas las asociaciones, lebró en Zurich en 1882, e inter- to a la legalidad .
sindicales y se encarceló a mu- vinieron en ella los diputados del La extraordinaria prosperidad
chos de sus dirigentes. Hasta parlamento, los redactores del alemana, que azuzaba a la clase
1890 fueron detenidas al rededor Socialdemócrata y otros miem- obrera a avanzar en sus reivindi-
de 1.500 personas encausadas bros destacados, todos los cua- caciones, hizo el resto. Los so-
por la ley de excepción, que 3e les dec idieron realiza r un Con- cialistas obtuvieron una victo-
fue prorrogando a lo largo de greso del P.S.D. As í concurrie- ria aplastante (35 bancas en el
varios períodos parlamentarios . ron en 1833 a Copenhague 60 parlamento) mientras caían de-
delegados de tod·a Alemani a, que rrotados los conservadores y li-
afirma ron la lealtad a sus princi- berales nacionales al perder 85
pios sin renunciar a ninguna de mandatos. Con esta derrota Bis-
La legislación social sus reivindicaciones . Pese a las marck perdía la base principal de
leyes antisociales que causaran apoyo a su política para la cual
la deserción de algunos miem- había recuperado a los nacional-

p rivada de organiza-
ciones sindicales
que la protegieran
la clase obrera se
radical izaba progre-
bros.la mayoría de los militantes
se había fortalecido en la dura
prueba. Por supuesto, rechaza-
ron como insatisfactorias las le-
yes sociales que Bismarck dic-
tó con el propósito de desarmar
1iberales al suavizar el rigor pro-
teccionista. Mientras que, forta-
lecido en la lucha, resurgía con
todo su vigor el partido socia-
lista alemán, que se había con-
vertido en la vanguardia del mo-
sivamente y circulaban con pro-
fusión las publicaciones socia- a la socialdemocracia . Para con- vimiento obrero desde la quiebra
listas clandestinas, editadas en trarrestar sus avances el gobier- de la Primera Internacional.
Londres y Suiza . El Socia/demó- no había promulgado para los
c:rata, dirigido por el empleado obreros el seguro de enfermedad
bancario Eduardo Bernstein, to- (1833), el de accidentes (1884) y Bibliografía
mó una orientación decididamen- un sistema de pensiones a la ve-
te subersiva. A pesar de la re- jez e invalidez.
presión, el P.S.D. podía interve- Bismarck aspiraba a que su bo- Mehring , Franz . Storia della socialde-
nir en las elecciones y mantenía napartismo sustituyera las ini- mocrazia tedesca. Roma, Editori Riuni-
ciativas socialistas y así restar ti, 1961.
sus bancas en el parlamento . Marx , Carlos y Engels , Federico. Co-
Allí algunos de sus miembros, popularidad a la socialdemocra- rrespondencia. Buenos Aires , Cartago,
menos firmes en sus conviccio- cia , pero no lo consiguió. A pe- 1972.
nes e ideológicamente bastante sar de todos los inconvenientes Ramos-Oliveira , Antonio . Historia so-
ocasionados por IR represión, en cial y política de Alemania . México,
débiles , tentaron convencer a F.C .E., 1964.
Bismarck de las buenas intencio- 1884 el P.S.D . obtuvo 24 bancas
Mehring, Franz. Carlos Marx y los pri-
nes de sus correligionarios, pro- en el Parlamento. Las leyes de meros tiempos de la Internacional.
metiendo en el futuro actuar con excepción fueron prorrogadas México , Grijalbo, 1968.
moderación si se derogaban las ese mismo año, en 1886 y en
leyes contra el P.S.D .. El gobier- 1888. En 1888 murió Guillermo 1
no se negó a pactar con los y , después del breve reinado de
miembros de un partido enemigo su hijo Federico 111, ocupó el tro-
del estado, cuya prensa circula- no su nieto, Guillermo 111, un jo-
ba clandestinamente, atacando ven de 28 años que se mostró
furiosamente al gabinete. Hasan- dispuesto a someterse a los dic-
clever y Bias negaron que el tados del viejo canciller. Pese
Socia/demócrata fuera el órgano a su ojeriza contra la socialde-
oficial del partido a raíz de que mocracia se presentó para su-
estaba desorganizado, sin me- plantarla, como protector de los
dios , e impedido de actuar legal- trabajadores y aceptó la propues-
mente. Pero el partido desauto- ta del gobierno suizo de realizar
rizó sus declaraciones, mientras un congreso de gobernantes eu-
el periódico los atacaba por su ropeos con el fin de tratar las
oportunismo. También Liebk- reivindicaciones del proletaria-
necht, en los primeros mamen- do.
. tos, había pretendido acatar la Su nueva política respecto a la
disolución impuesta por el go- clase obrera neutralizó en el
bierno mereciendo las severas Reischag la influencia de Bis-
críticas de sus camaradas, inclu- marck: en 1890 se dejaron sin
so de Ma rx y Engels. Para evitar efecto las leyes de excepción.
una escisión que en esos mo- Estas medidas no eran ajenas a
mentos res ultaría irreparable se las próximas elecciones. Sin
impuse- la neces idad de convo- embargo, el proletariado respon-
192
La Primera El obrerismo en 1840 - 1868 Le.e revoluchn de 1868

Internacional
L
1 movimiento obre- a reina de España,

en España
Josep Termes E ro español había
nacido en Barcelo-
na en 1840 , con la
fundación del sin-
dicato de los obreros tejedores,
desarrollándose especi alment e
Isabel 11, fue derri-
bada del trono en
setiembre de 1868
por una coalición
de fuerzas políticas liberales y
democt'áticas y militares des-
en Cataluña, cuna de la revolu- contentos. El pronunciamiento
La fundación del ción industrial española. Desde clásico fue seguido por varios
esta fecha hasta 1868 ni había movimientos populares revolu-
sindicato de obreros crecido mucho (en gran parte cionario s en las más importan-
a causa de las persecuciones gu- tes ciudades del país, que, aun-
tejedores en Barcelona, bernamentales , ya que sólo con que derrotados y asimilados, for-
los gobiernos liberales progre- zaron al gobierno a conceder una
en el año 1840, sistas de 1840-1843 y 1854-1856 amplia serie de libertades demo-
gozó de una cierta libertad) ni cráticas.

J señala el comienzo había cons egui do extenderse El destronamiento de la reina
más allá de las fronteras de Ca- abrió, pues, un período de liber-
del movimiento obrero taluña , excepto los movimientos tades (1868-1873). frecuente-
campesinos: insurrecciones es- mente denominado de la "revo-
en España. Durante porádicas, desorganizadas, efí- lución democrática", durante el
cual las fuerzas obreras pudie-
· casi cuatro décadas meras, que iban sucediéndose en
el campo andaluz , corroído por el ron salir de la clandestinidad y
su crecimiento latifundio. Paralelamente al mo- actuar públicamente . La nueva
, vimiento obrero desarrollánclo- coyuntura política coincidía con
sera escaso, en gran se en Barcelona, Cádiz y Madrid,
sobre todo , algunas escuelas so-
el desa rrollo de la Asociación In-
ternacional de los Trabaj adores
medida en razón cialistas utópicas de trad ición (A. l.T. ). f undada en Londres , en
francesa, inspiradas en Sa int-S i- 1864 , con la ayu da decisiva de
de las persecuciones mon, Cabet y Fo urier). con es ca- Karl M arx . El movimi ento obre-
sa f uerza y circu nscri tas al ám- ro crecerá entonces en lo que
gubernamentales bito de las profesiones li be rales . se ref iere al núme ro de militan-
Más aud iencia que el socialismo tes y adqu irirá una visión global
de que fue objeto, utópico iba a tener el partido de- de la sociedad.
mocrático -ala izquierda del li- Las libertades políticas iban a
salvo en breves períodos beralismo de la pequeña burgue- permitir una rápida acción so-
sía y de los artesanos-- y su cial: los renacidos sindicatos
de gobiernos liberales, heredero, el partido republica- obreros de Barcelona se unieron
no federal, que encontrarían am- y crearon, en octubre de 1868, la
en que pudo tener plio eco entre las masas obreras Dirección Central de las Socie-
politizadas. dades Obreras de Barcelona (que
una cierta Durante estos años el movimien- en febrero de 1869 cambió su
libertad de acción. to obrero, que avanzó apoyándo-
se en los sindicatos, los cuales
nombre por el de Centro Federal
de las Sociedades Obreras de
si no podían actuar libremente se Barcelona}, encargado de coordi-
convertían en sociedades bené- nar la lucha reivindicativa de los
ficas de ayuda mutua y daban obreros barceloneses. Este Cen-
socorro a los enfermos, inváli· tro estuvo dirigido por una se-
dos y parados, doctrinalmente rie de hombres (R. Fraga Pellicer,
se manifestó favorable al coope- J. Nuet, J. Balasch, C. Bové, J.
rativismo, sin llegar a elaborar Fargas, etc.) que iban a ser la
una doctrina revolucionaria sis- plana mayor del movimiento his-
temática. Reformas políticas, de pánico. La Dirección Central ce-
asociación, jurados mixtos pa- lebró en Barcelona, en diciembre
tronales-obreros, acción sindical de 1868, un congreso de obreros
económica eran sus presupues- de Cataluña, en el que se discu-
tos ideológicos . tió la forma de gobierno que de-
bía darse a España (entonces
con un gobierno provisional), ma-
193
nifestándose favorable a la re- y crganizati vos de los sindica-
Pablo Alsina, primer pública democrática federal. Al tos londinenses y al impulso
diputado obrero congreso asistieron unos cien
representantes de sesenta y un
ideológico y político de un revo-
luc ionario alemán exiliado en
electo en 1869, marcó sindicatos obreros, quienes , ade- Gran Bretaña: K. Marx. La Pri-
.
un camino que
más de propugnar el federalis-
mo, defendieron la participación
mera Internacional contó al na-
cer con el apoyo de algunos nú-
electoral de la clase obrera y el cl eos sindicales británicos y
no fue transitado cooperati vismo como fórmula de france ses y con la ayuda de nu-
emanci pación social. Se acordó merosas personalidades políti-
con Frecuencia por también la publicación de un se- cas refugiadas en Gran Bretaña .
manario, órgano de la Dirección Fue una agrupación de adheren-
el movimiento Central, que sería llamado La tes individuales y de fede rac io-
Federación, el más importante nes nacionales (en las que mi-
obrero español, el cual, de los periódicos internaciona- litaban personas y sindicatos) ,
listas español es. pero no de partidos políticos
por la influencia Vemos pues que el movimiento marxistas, como sería la Segun-
obrero vue lto a la luz pública se da Internacional. Marx redactó
anarquista, optó por definía en un sentido político cla- los estatutos, y uno de sus pos-
ramente democrático. Durante
medios de lucha estos primeros años postrevol u-
tulados --"la emancipación eco-
nóm ica de la clase trabajadora
que descr.eían de la cionarios (1868-1870) la ideolo-
gía republicana fe deral (crea-
es, por consiguiente , el gran
fin al cual debe subordinarse,
tarea parlamentaria. ción, en gran parte, de F. Pi y
í\/largall) dominó en los núcleos
como un medio, todo movimien-
to político"- daría lugar a gra-
de obreros activos, y ella coexis- ves enfrentamientos ideológicos,
tía en los medios pro leta rios que llevarían al cisma, entre
-al menos en Cataluña- con el partidarios de la creación de un
anarqui smo y el anarcos ind icalis- partido político de la clase obre -
mo hasta el f in de la guerra civil , ra (los marxistas) y los en emi -
en 1939. Así, el Centro Federal gos de la lucha política (anar-
apoyó a los candidatos rep ub li- qui sta s bakuninistas y sindica-
cano-federales en las elecciones listas).
a diputados de 1869, y unos cuan- Ya en 1865 el semanario barce-
tos de sus m iembros , incluso al- lonés El Obrero había hablado
gunos que más adelante serían de la existencia de la A.l.T.; en
acérrimos anarcosindica listas, 1867 una sociedad secreta de
como R. Fraga Pellicer, J. Ba- Barcel ona (la Legión Ibérica, se-
lasch, J . Fargas , etc. , fueron. guramente de tipo republicano
dirigentes de aquel partido. carb onario) dirigió una proclama
Las motivaciones ideológicas del al congreso de Lausana, y al año
movimiento obrero eran, pues , siguiente un t rabajador catalán
federali smo repub licano , coope- -A. Marsa! Anglora- asistió al
rativism o, proteccion ismo anti- congreso de Bruselas, pero en
librecambista y reformismo so- realidad la Primera Internacio-
cial. Esta situación se deterioró nal no empezó a ser conocida
con el fracas<f insurrecciona ! de hasta la llegada a España de Giu-
los federales en setiembre-octu- seppe Fanelli, después de la Re-
bre de 1869 y, especi alm ente, volución de setiembre de 1868.
con la difusión de las ideas de Enviado por Bakunin , Fanelli arri-
Ba kunin, a partir de 1870. bó a Barcelona a fines de octu-
bre de 1868 y recorrió Cataluña
y el País Valenciano en qira de
Los primeros pasos del propaganda republicana federal.
internacionalismo hispánico con Fernando Garrido, Orense y
el hermano del geógrafo Réclus .
Se separó de sus compañeros,

e
orno sabemos, la a los que encontraba excesiva-
A.l.T. había sido mente moderados, y se dirigió
fundada en Londres a Madrid , donde el 24 de ene·
el 28 de setiem- ro de 1869 fundó el primer nú-
bre de 1864, gra- cleo provisional de la Interna-
cias a los esfuerzos materiales cional con unos veinte obreros,
194
195
A los trabajadores de Madrid. entre los cuales figuraban A. Lo-
La fiesta del Dos de Mayo (Fragmentos) renzo, los hermanos Mora, Gon-
zález Morago, E. Borre!, muchos
de ellos procedentes del centro
cultural Fomento de las Artes,
Llamamiento del comité de la Sección Internacional de Madrid, escrito por
Francisco Mora, en 1870, con objeto de estrechar los lazos de amistad entre a los que dio el programa de !a
los pueblos (en este caso, de Francia y de España), por encima de las bakuninista Alianza Internacio-
fronteras: nal de la Democracia Socialista,
Trabajadores: No celebremos la fiesta cel Dos de Mayo. Cuando todos además de los documentos de
los obreros del mundo se tienden fraternalmente la mano a través de la Internacional. Se fue a Barce-
los continentes y los mares, pensar en fiestas patrióticas, pensar en la lona en los primeros días de
eterna causa de nuestra desunión, es el mayor de los crímenes. El febrero de 1869, y allí creó otro
patriotismo es una idea que tiende a separar a los pueblos entre sí grupo de la A.l.T., que era al mis-
y a mantener constantemente el odio entre los hombres, que, siendo mo tiempo sección de la Alianza,
hermanos, les hacen creer los tiranos y explotadores que no lo son con J. L. Pellicer, R. Farga Pelli-
porque se interpone entre ellos el profundo lecho de un río o las ele- cer, G. Sentiñón, García Viñas,
vadas cumbres de una cordillera de montañas. La idea de patria es T. Soriano, etc.
una idea mezquina, indigna de la robusta inteligencia de la clase
trabajadora. ¡La patria! La patria del obrero es el taller; el taller de Fanelli no diferenciaba adecua-
los hijos del trabajo es el mundo entero . . . Hoy, en los tiempos de damente las resoluciones oficia-
las Internacionales, la patria no tiene objeto alguno. El patriotismo les de la A.l.T. de las ideas de
ha cumplido su misión; que descanse en paz en el panteón destinado Bakunin, y en España difundió
a las ideas del pasado ... Trabajadores: No vayáis al Dos de Mayo, las de éste como si fuesen las
porque es fácil que al lado de aquellas tumbas venerandas, cubiertas de aquélla, lo que posteriormen-
de laurel y siemprevivas, se levanten amenazadores los ensangrentados te sería criticado por el mismo
espectros de la raza americana sacrificada, destruida inhumanamente, Bakunin. Decía éste, en una car-
a título de civilización, por nuestros antepasados los conquistadores del ta a González Morago: "Al ayu-
Nuevo Mundo. No vayáis al Dos de Mayo, porque es fácil que alrede-
dor de aquellos gigantescos cipreses se encuentren vagando las víctimas
darnos a echar los primeros ci-
que el fanatismo de nuestros padres hizo sacrificar en los Países Bajos mientos de la A.l.T. como de la
y en la conquista de Italia. No vayáis al Dos de Mayo, adonde os im- Alianza, en España, ha cometi-
pulsan a ir nuestros explotadores, porque os embriagaréis de odio do una falta de organización de
patriótico contra nuestros hermanos franceses, extranjeros en su patria la cual sentís ahora los defec-
como nosotros lo somos en la nuestra, gracias a la organización de la tos. Ha confundido la Internacio-
presente sociedad. Ellos no tienen la culpa de las víctimas -causadas nal con la Alianza y por eso ha
por los planes de un hombre ambicioso y cruel que cruzó Europa como invitado a los amigos de Madrid
un meteoro de fuego, no dejando en pos de sí más que lágrimas y sangre. a fundar la Internacional con el
Todos los habitantes de este planeta que gira en el espacio infinito en programa de la Alianza. Al prin-
unión de un número inconmensurable de mundos, son hermanos. Todas
las ideas que se opongan a la libe1tad, igualdad y fraternidad de los
cipio, esto ha podido parecer un
hombres, son injustas. El patriotismo, que se opone a la fraternidad gran triunfo, pero en realidad se
de los pueblos es, pues, injusto. convierte en una causa de con-
Trabajadores: En nombre de la justicia, en nombre de la emancipación fusión y desorganización tanto
de la clase oprimida, en nombre de la Asociación Internacional de los para una como para la otra".
Trabajadores, ne celebréis la fiesta del Dos de Mayo. Así, los primeros afiliados es-
(Tomado de Anselmo Lorenzo. El proletariado militante [Memorias de un pañoles a la A.l.T. pensaron que
in,ternacional] 2 vols. Tolosa 1946-47. 19 edición, Barcelona 1901 y 1923; los estatutos y el programa de
pags. 159-60.) · la Alianza (supresión de las di-
ferencias de clases, colectiviza·
ción, apoliticismo, anarquismo,
etc.) eran los principios genera-
les de la Primera Internacional.
El viaje de Fanelli ha sido mag-
nificado por gran parte de la
historiografía, considerándolo la
causa que explica el éxito del
anarquismo en España. Esto es
erróneo, ya que si bien es cier-
to que su palabra -la primera
que oyeron los obreros españo•
les-- era anarquista, no es me-
nos evidente que dos años des-
pués Lafargue, yerno de Marx,
estuvo en España mucho más
tiempo que Fanelli y no por eso
los obreros españoles adhirie-
196
ron al marxismo . Es que las cau-
sas del anarquismo y anarcosin- El fracaso ·insurrecciona! La sublevación de
dicalismo español hay que bus-
carlas, especialmente, en el re-
de los federales en 1869 los republicanos
pud io del estatismo por parte de
los obreros catalanes, que cons-
· federales en 1869,

E
n s eti e m b re-octu-
b re de 1869 los protestando contra
tituían entonces el proletariado
numéricamente más poderoso de
republicanos fede-
rales de Cataluña, la constitución
España y que veían en el socia-
lis mo estatal la continuació n del
País Valenciano y
papel del estado castellano opre- Aragón se levantaron en armas que establecía la
sor y enemigo tradicional de• para protestar contra una cons-
pueb lo de Cataluña.
titución, promulgada en jun io
monarquía como forma
Meses después del viaje de Fa- de ese año, que establecía la de gobierno,
nelli, el grupo internacionalista
monarquía como forma de go·
de Barcelona -el que más iba bierno de España. El fracaso de junto con su fracaso
a desarrollarse, gracias a la exis- esta sublevación, y sobre todo
tencia de un importante movi-
la incapacidad que en ella de- acentuó la
miento obrero, con más de cua- mostraron los federal es, fue uno
renta sindicatos- pudo enviar de los principales moti vos que separación entre éstos
una delegación al congreso de contribuyó a la separación entre
Basilea, IV de la A.l.T., formada republicanismo fede ral y obre- y las tendencias
por el tipógrafo Farga Pell i ~:~ y rismo revolucionario y permitió
por el médico Gaspar Sentinon. a éste iniciar su campa ña en obreras
De todas maneras la sección favor del .apoliticismo. Como
barcelonesa de la Internac ional causas de este apoliticismo ca- revolucionarias.
avanzaba lenta y prudentemen- be citar, además, el cumpl imi en-
te, ya que la masa obrera seguía to por parte del gobierno provi-
apegada al federalismo y al sin- sional de las promesas de supri-
dicalismo. La propaganda inter- mir los impuestos indirectos que
nacionalista anarquista se hacía más afectaban a las clases po-
desde las columnas del semana- pulares (los consumos o dere-
rio La Federación, que desde se- chos de puertas) y el se rvicio
tiembre de 1869 publicaba ar- militar obligatorio (l as quintas);
tículos sobre la Internaci ona l, todo esto influía en las clases
el manifiesto inaugural de Marx populares alimentando su opi-
y trabajos de M. Bakunin, insi~:­ nión de que la política era un
tiendo especialmente en el an.i - fraude . Por otra parte, en Espa-
estatismo, de hecho asimila~o ña se acentuaba una .clara dife-
al federalismo extremo . Decra renciación regional : mientras en
uno de sus artículos: "Las aso- las regiones agrarias predomina-
ciaciones obreras de todos los ba una visión conservadora de
oficios y de todos los países de- la sociedad inclinada hacia el
ben ser solidarias ... La federa- monarquismo, el clericalismo y
ción económica, política y social el centralismo, en el litoral me-
vendrá para anular las fronte- diterráneo, especialmente en la
ras . . . , vendrá a hacer inútil el industrial Cataluña y en el País
estado, injusto y despótico ... Valenciano, el republicanismo
y a establecer entre los h?m- federal democrático era la fuer-
bres, sin distinción de creencias, za política hegemónica. Así, las
de color y de nacionalidad, el fuerzas progresistas, dominan-
reino humano y fecundo de la tes en unas regiones, se veían
Verdad, de la Justicia y de la subordinadas en el conjunto de!
Moral". estado español, contribuyendo
a crear la impresión de que la
revolución exclusivamente polí-
tica era imposible o inútil.
En setiembre de 1868, el gobier-
no Sagasta forzó la situación al
actuar como elemento provoca-
dor para frenar el avance repu-
blicano federal, y tomando por
excusa el asesinato del secreta-
197
Programa -escrito por A. Lorenzo- del periódico ~io del gobernador civil de Tarra-
internaciona l madrile ño "La Solidaridad", gona desarmó la milicia nacio-
nal; esto dio lugar al levanta-
publ icado en su primer nú mero, en enero de 1870
miento de los republicanos fe-
derales de Catal uña , el País Va-
lenciano y A ragón , en el que
Hoy el pueblo trabajador, después de conocer la realidad de su posición pa rti ciparon unos 40.000 hom-
en Ja sociedad y haber experimentado la ineficacia de todos Jos ~ i ste ma s bres , entre ellos P. Alsina (el
religiosos, po;íticos y sociales para sacarle del inicüo estado de postración primer diputado obrero, electo
a que siempre ha estado condenado, se levanta decidido a tom:l r est<l
importante cuestión por su propia cuenta; se propone romper de un.1
en Cataluña} , B. Lostau y C. Go-
manera absoluta con la tradición ; desconfía de todo lo que hasta aquí mi s, todos conoci dos internacio-
ha sido el fondo de donde sacaba sus preocupaciones ;; quiere emp ezar nal istas. El fr acaso de la insu-
la vid.a de la razón. De hoy en adelante sus convicciones serán el fruto rre cción desengañó a muchos
de un razonado análisis. obr eros . Así , un f ut uro dirigente
Ha sonado la última hora del imperio de la autoridad , ha nacido la éln arcosindicalista de Reus dirá :
libertad. " Reprobando la conducta obser-
Reconocemos la igualdad de los hombres ante las leyes eternas de la va da por los directores del alza-
naturaleza y queremos que la sociedad sea fiel expresión de este prin- mi ento federa l del mes de octu-
cipio. Encontramos lógico que si las escuelas autoritarias ha n conce- bre de 1869, quie ro que los in-
dido capacidad a ciertos hombres para hacer leyes y poder hace: la s
ternacionalistas lo sepan .. . que
ejecutar, bien podemos nosotros, liberales igualitarios , hacer extensiV<l
esta capacidad a todos los hombres. desde aquella humillación . . . no
Hasta aquí, como se ha tratad o siempre de sostener la autoridad ha pertenezco a ningún partido po-
sido también preciso sostener la esclavitud; como una clase ha repre- lítico ... Algunos obreros no ven
sentado la riqueza, la ilustración y el poder, otra ha sufrido Ja miseria, que los politiqueros prefieren
la ignorancia y la sumisión. Esta injusta diferencia ha producido todos simpatizar con ladrones de levi-
los males q ue los autoritarios suponen inherentes a la na turaleza ta antes que con trabajadores
humana. honrados . . . "; y La Emancipa-
Protestamos, pues, contra tan injustos principios y nos proponemos ción, periódico internacionalista
dedicar toda nuestra actividad al triunfo de la igualdad . de Madrid, comentó el alzamien-
La Soli~laridad sosten drá siempre el lema de la Internacional: No más
to diciendo: " Los repu blicanos
deberes sín derechos, no más derechos sin deberes, desde el cual ana-
lizará todas las cuestiones {1ue se relacionan con el trabajo, destru yendo no supieron o no quisieron apro-
todos estos vanos sistemas, en cuya exposición y defensa han brillado vechar la única ocasión que se
tantos ilustres publicistas y elocuentes oradores, p ero detrás de Jos les presentó de luchar con pro-
cuales han existido las mayores violaciones de la justicia y la más es- babilidades de éxito contra el
pantosa miseria. gobierno monárquico-democráti-
Para esto contamos solamente con la firmeza y la resolución q ue da la Go de Serrano y Compañ ía, en
posesión de la verdad . octubre del 69 , y fueron derro-
¡Ah, trabajadores! Un esfuerzo más y conseguiremos nuest ra ema ~ ci­ tados gracias a la impericia y a
pación económico-social o sea el completo desarrollo de todas nuestras la traición de muchos de los que
facultades, el cumplimiento de todos nu estros deberes y el goce de se llaman y siguen llamándose
todos nuestros derechos.
Vicente López, zapatero - Hipólito Paul y, tipógrafo - Máximo Amb au,
su s j efes" .
tornero en hierro - Juan Alcázar, papelista - Anselmo L orenzo, tipó- En los ambientes obre ros, a es-
grafo - Francisco Mora, zapatero - Tomás González Morago, grabador ta frustrac ión se añadiría meses
en metales. después el resentimiento por la
continuac ión del servicio mil itar
obligatorio, que había dado lugar
al "motín cont ra las quintas"
protagoni zado por los obreros y
sus fami lias en los barrios fa -
briles de la capital de Cata !uñA ,
en abril de 1870.
Los fracasos de la sublevación
federal de setiembre-octubre de
1869 y de l motín antimilitarista
de abril de 1870 prepararon en
los medios popul ares el ambien-
te que meses después en el con-
greso obrero de Barcelona de
j unio de 1870 hizo posible la
adopción de los postulados apo-
líticos.

198
Arriba: Grabado
republicano
publicado en Barcelona
en 1872. Representa
a la Internacional
arrollando a los
poderosos d·e Espa;ña.
Abajo: Rafael Farga
Pellicer, tipógrafo,
uno de los f andadores
del grupo
internacionalista
barcelonés. Como
delegado del mismo
.,
concurrio
conjuntamente con
el médico Gaspar
Sentiñón al Congreso
de la A .1. T. en
Basilea.

199
Programa ("Lo que somos y lo que queremos")
de los redactores de "La Emancipación", de Madrid, El Congreso
publicado en el primer número de esta revista de Barcelona ( 1870)

fectivamente, el 18

E
( Rep rod u cido en La Federació n, 2 de j11lio <le lb7 l. )
Somos las víctimas de todos los tiernvos y de todas las sociedades que, de junio de 1870
agotada ya Ja esperanza y perdida la fe en mentidas promesas, veni- inauguraba sus se-
mos a pedir cuentas a la religión, a la filosofí a y a h ciencia del influjo siones en Barcelo-
que han ejercido en la marcha de la humanidad. Somos los parias na el primer con-
que en todas las sociedades h an existido, q ue todos los sistemas ha n greso obrero español, al que
conservaoo, que venimos a arrojar al rostro de la civilización moderna asistían 89 delegados, 74 de los
sus mentidas palabras de justicia y moralidad y a juzgar la historia cuales eran representantes de
con un criterio inflexible, como sólo tiene derecho a tasarlo el que los sindicatos catalanes (53
vive en la miseria, ese legad o de los siglos que acusa <le insuficiencia de ellos eran del textil, sector
a todos los principios que hasta ahora han aceptado los hombres.
industrial moderno, mientras que
Sí, privilegiados: váis a oír verdades que nunca se han dicho y que la
dignidad humana reclama que se digan. Venimos a turbar vuestros la mitad del total eran artesa-
placeres, vuestras alegrías y hasta vuestro fastidio, porque somos la nos: zapateros, sastres , albañi-
conciencia d e la humanidad que se levanta a gritar: ¡Caín, qué has les, etc.).
hecho de su hermano! Vamos a levantar el tupido velo de vuestras El lugar de celebración del con-
hipocresías y a enseñar al mundo, para su vergüenza, el repugnante greso se había decidido por vo-
espectáculo d e vuestros crímenes. tación, en la que participaron
Resueltos estamos a analizar uno por uno todos los principios que cons- 149 sociedades obreras (con
tituyen la base ya carcomida d e la actual sociedad, y a señalar a la 15.216 socios): 91 (con 10.030
demoledora piqueta de la revolución todos aquellos que, no entra- afiliados) votaron por Barcelona
ñando Ia justicia, deban ser destruidos. y 42 (con 3.377) por Madrid.
Exentos de todo compromiso de partido, venimos a colocarnos resuel-
tamente frente a frente de todas estas fracciones que se disputan el las localidades no catalanas re-
poder, ya se llamen tradicionalistas, ya conservadoras, ya revolucio- presentadas eran Arahal, Ezca-
narias, puesto que unos y otras, más o menos embe>zadamente, tienden ray, Cádiz, Valladolid, Jerez, Pal-
a lo mismo, esto es, a la conservacion de los principios de la burguesía. ma de Mallorca, Valencia, Alcoy
Enemigos acérrimos de la política de la clase media, permaneceremos y Madrid. En el grupo catalán,
constantemente alejados de su círculo de acción, y aconsejaremos siem- .50 eran de representación bar-
pre a los trabajadores la abstención completa, en cuanto a esta política celonesa.
directa o indirectamente se refiera, puesto que, de tener participación El congreso se adhirió a la Pri-
en ella, no podrían menos de hacerse solidarios de los crímenes que en mera Internacional, y allí nació
nombre de la misma se cometen.
la Federación Regional Española
La clase trabajadora, que necesita hoy de todas sus fuerzas para reali-
zar su gigantesca organización y tiene apenas tiempo suficiente para de la A.l.T. Se debatieron cua-
llevarla a término, no debe malgastar este ni agotar aquellas en otra tro grandes temas: acción sindi-
lucha que en la que directa y principalmente le concierne. cal ("la resistencia"), cooperati-
Aspirando constantemente a la libertad, y convencidos de que ésta no vas, organización y lucha polí-
será una verdad ínterin los hombres no disfruten de igual derecho a tica. Entre los congresistas ha-
los medios de conservación, instrucción y trabajo, derecho que los na bía tres grandes corrientes: la
de emancipar de la explotación del capital monopolizado, defenderemos bakuninista (antipolítica, anties-
en toda su pureza los principios colectivistas, aprobados en los congre- tatal, colectivista y relativamen-
sos internacionales de Bmselas y de Basilea. te favorable al desarrollo de los
No teniendo otro objeto que la completa emancipación de los traba-
sindicatos), la sindicalista (divi-
jadores todos de toda esclavitud religioso-político económico-social, su-
bordinaremos a este fin toda nuestra conducta, no transigiendo con dida en dos alas: una apolítica
nada ni pactando con nadie que no se encamine al mismo fin. -aunque no necesariamente an-
Este fin no puede realizarse sino por medio de la revolución social. tipolítica- y otra favorable al
Acerca de esto, no nos forjamos ilusiones; un orden de cosas, basado republicanismo federal) y la coo-
en la fuerza, sólo con la fuerza puede destruirse, pero nosotros distin- perativista (moderada y no muy
guimos perfectamente el período de propaganda del período de des- inclinada a l_as huelgas).
trucción y del de organización. Hoy por hoy, nos encontramos de Al discutirse el primero de los
lleno en el primero y faltaríamos a nuestro deber si no emp leásemos temas, sobre la resistencia, el
los poderosos elementos que nos presta una idea regeneradora para grupo bakuninista, al aceptar !a
reunir dentro de ese período todas las fuerzas vivas de la futura
necesidad de crear sindicatos y
revolución.
Grande es la empresa; mas no superior a nuestra perseverancia y nues- el empleo de la huelga como
tra fe. Sabemos que hemos de triunfar, porque la justicia está con medio de acción social (la "re-
nosotros, y creemos que el triunfo no se halla muy lejano, cuando vemos sístencia" contra los patronos),
a nuestros enemigos todos coaligarse apresuradamente para combatir- se alió con el grupo sindicalista
nos y emplear para exterminamos la más refinada crueldad, signo evi- y se impuso con facilidad a los
-lente de mhdo y de flaqueza. Ellos nos enseñan el camino: todos cooperativistas. En esta cues-
~ontra nosotros; nosotros contra todos. - La Reoacción. tión el congreso se limitó a sin-
20()
tetizar la experiencia sindical
adquirida en el período anterior,
dían emanciparse}, pero no al
conjunto de la clase obrera.
El Congreso .Je
señalando únicamente que las
mejoras conseguidas mediante
Aunque, de momento, se acep-
taba que siguiese existiendo la
Barcelona, celebrado
la huelga -disminución de la
jornada laboral y aumento de
cooperati\'.a, ya que ésta "man-
tiene unidos a nosotros a aque-
en 1870, adhirió
los salarios- debían ser con- llos de nuestros hermanos que a la Primera
sideradas no un bien en sí, sino no participan del radicalismo de
sólo un medio de preparar al nuestras convicciones". Internacional dando
obrero para la revolución social. El dictamen proponía: "19 Que
El dictamen señalaba, especial- siendo el único objeto de la or- nacimiento a la
mente, la idea de que la emanci- ganización obrera el comple-
pación de los obreros había de mento de la solidaridad en el Federación Regional
ser obra de los propios obreros, deseo de emanciparnos inmedia-
para lo cual era necesaria la tamente, el ramo directo y ab- Española de la A .1. T.
creación de secciones de oficio soluto de la cooperación ha de
(sindicatos). y decía: "Conside- ser la propaganda y que a ella
rando que la lucha contra el ca- debe tender toda sociedad par-
pital se hace una necesidad cial y toda federación de socie-
para conseguir la completa dades ... 49 Que la cooperación
emancipación de las clases tra- de consumos es la· única que no
bajadoras, y que para esta lu- sólo puede aplicarse en todos
cha es necesario ponerse en los casos y circunstancias, sino
condiciones económica~. declara que ha de servir de elemento o
que las cajas de resistencia son medio de iniciación general para
una necesidad y un gran ele- todos los obreros a quienes, por
mento para alcanzar el obieto a su estado de atraso, difícilmente
que aspira la gran Asociación podrían hoy alcanzarles los be-
Internacional de Trabajadores". neficios de la nueva idea (la re-
Pese a la oposición de los coo- volución social} .
¡:>erativistas, la resolución fue Que la cooperación en sus ra-
aprobada por 54 votos afirma- mos de producción y consumo
tivos contra 2 negativos y 27 no puede ser considerada como
abstenciones. Con este acuerdo medio directo y absoluto para
se imponía en el movimiento alcanzar la emancipación de las
obrero un nuevo tipo de acción clases trabajadoras; sólo puede
sindical, la "resistencia solida- servir como medio indirecto pa-
ria", superando el antiguo "so- ra aliviar algún tanto la suerte
cietarismo", en el que cada so- de una parte de nosotros y alen-
ciedad obrera de oficio era res- tarnos a trabajar en la consecu-
ponsaple únicamente de sus pro- ción del verdadero objeto . . . La
pias huelgas, que ella misma cooperación de producción con
tenía que financiarse con sus la universal federación de aso-
propios fondos sindicales. En ciaciones productoras es la gran
cambio, con la resistencia soli- fórmula del gobierno del porve-
daria iba a intentarse un nuevo nir, y de aquí también la utilidad
tipo de sindicalismo, más com- de ir cultivando este ramo para
bativo y eficaz, en el que se adquirir hábitos prácticos de ma-
procuraría hacer solidarias a to- nejo de negocios con aplicación
das las sociedades obreras a la sociedad futura, que no re-
cuando una de ellas declarase conocerá en los hombres otra
una huelga; y esto sería posible representación ni otro carácter
gracias a la existencia de un or- social que, el de trabajadores.
ganismo colectivo, la Internacio- El objeto de toda nuestra orga-
nal, que coordinaría la acción nización... es la solidaridad
del conjunto de los sindicatos universal de los obreros . . . no
obreros. la formación de capitales ni la
El segundo dictamen debatido mejora del salario ... La coope-
fue el referente a las cooperati- ración de producción en sí ...
vas: se rechazaba el concepto es una institución puramente
clásico de cooperación que ha- burguesa que sólo puede reali-
cía dueños de la cooperativa a zar la emancipación de una in-
sus miembros (quienes así po- significante parte de nosotros."
201
"La Federación", 25 de julio de 1871, dio El dictamen fue aprobado por 61
a luz el siguiente artículo: ''Los partidos políticos" votos a favor contra 22 nega-
tivos.
En los temas sobre resistencia
y cooperación, temas comple-
¿Quién ha creado y e-ea los partidos políticos?
mentarios, los cooperativistas
Una docena o centena de individuos con sus adláteres, pertenecientes
todos. a las diferentes clases en que se divide la burguesía. fueron derrotados por la coali-
ción formada por bakuninistas y
Todos estos, más bien por llenar sus ambiciones, por satisfacer resenti-
sindicalistas. El cooperativismo
mientos personales o intereses de familia, que por convicción; confia-
dos en la mayor o menor ilustración de su inte.igencia, dan al aire, como fórmula de emancipación
o bien se acogen a una bandera, ya represente esta bandera la libertad, global de la clase obrera sufrió
ya el fanatismo religioso, o el despotismo político, según favorezca más en el congreso de Barcelona
o menos sus intereses y miras particulares; y cada cual, tras su bandera, una derrota definitiva de la que
procura arrastrar a las masas inconscientes de trabajadores, sin las cuales no llegó a resarcirse.
nada podrían conseguir. "El congreso ... vino a matar las
De aquí esas fracciones, que sin cesar se disputan el poder y que tantas funestas teorías del cooperati-
veces han enrojecido con sangre de nuestros hermanos, los campos y vismo, que tan funestos resulta-
las aldeas. No negaremos que entre tantos y tantos políticos de todas dos estaban produciendo en las
las escuelas no haya habido y haya al presente algunos que, olvidán- secciones obreras arraigando el
dose completamente de sí mismos, se hayan consagrado en su totalidad, individualismo, adorando el tan-
y según las exigencias de su época, a defender los derechos inherentes
to por ciento", según La Fede-
al individuo; pero es el caso que, como todos o la mayor parte de los
políticos, si bien discordes en las formas de gobierno, se encuentran rac1on. Para J. Reventós, estu-
casi enteramente identificados en la forma o parte social por su solida- dioso del movimiento cooperati-
ridad de intereses, de aquí que todos los partidos políticos sean impo- vo en España, "es evidente que
tentes para hacer desaparecer la miseria y establecer en la sociedad los cooperativistas carecieron
el reinado de la justicia. de la fuerza necesaria para
Los políticos, una vez en el poder, se mueven tan solo en los errores imponerse ... Carecieron ade-
de su escuela política, sin atreverse a dar un paso decidido en la esfera más . . . del respaldo orgánico
social. c:ie un movimiento cooperativista
De aquí su impotencia para fundar un sólido estado de cosas en la económicamente fuerte, sin el
sociedad. cual era imposible moderar las
Aun concediéndoles que de buena fe, y con buena voluntad, pretendan, ansias revolucionarias del con-
quieran y hagan esfuerzos supremos para dar vida y animación a esta greso o, por lo menos, conse-
yerta sociedad, no entrando de lleno en la cuestión social, en la cuestión guir evitar que la cooperación
de propiedad, no lo conseguirán; porque es tan difícil como difícil sería fuera considerada desde enton-
pretender que un facultativo, que un doctor, intentara curar a su ces, y durante largas décadas.
doliente enfermo, sin un [ni] remotamente poner las manos en su cuerpo. como una deserción de las filas
El cuerpo de la humanidad es la naturaleza, es la propiedad general, obreras revolucionarias".
y mientras esta no quede limpia de los insectos que la corroen, de los A continuación se trató de la
que la monopolizan, y mientras no quede garantida para todo ser
humano, en vano todos los políticos del mundo intentarán contener,
organización social de los tra-
ni siquiera adormecer, los gritos de dolor que sin cesar exhalará la bajadores, el tercer dictamen,
humanidad paciente. exponiéndose cuál debía ser la
estructura de una serie de ins-
Y no serán, por cierto, los políticos los encargados de practicar esta
operación, pues que al practicarla creerían que van a herirse ellos tancias organizativas que servi-
mismos, como en efecto se herirían, en sus intereses, contaminados como rían a un doble fin: resistir al
se hallan con los demás. capital, mejorando las condicio-
De aquí su impotencia para sanar y aun para aliviar al paciente, apli- nes de vida de la clase obrera;
cando fuertes remedios al cuerpo y a la naturaleza. prefigurar la futura sociedad sin
clases. Para la consecución del
De aquí también la divergencia de opiniones, que ya se ha hecho pú-
primer objetivo la pieza básica
blica en el campo de la república, cuyos hombres políticos son tenidos
por los más revolucionarios. sería la sección de oficio, que
agrupaba a los obreros de una
Nos referimos aquí que, mientras unos creen que la cuestión social es
misma profesión en una deter-
aneja a la forma federativa, otros creen que la cuestión social debe
ser enteramente extraña a la forma republicana federal. minada localidad. El conjunto
de las secciones de un determi-
Muchos de los que aún hoy se titulan simplemente federales, al aceptar
nado oficio de toda España de-
esta idea poíítica, no previeron las continuas evoluciones que en sí en-
vuelve toda forma federativa; y hoy, ante el temor de ver destruidos, bían federarse constituyendo una
en alguna de estas evoluciones, sus privilegios e intereses, quieren y Federación de oficio, encargada
tratan de hacer un alto en el indefinido progreso de la humanidad, de sostener las huelgas y de
porque les horroriza. la idea de que llegue un día en que la justicia dirigir al proletariado de$de un
del pueblo pueda convertirlos de parásitos y explotadores de hoy, y punto de vista laboral. Las dife-
como tales indignos de la sociedad, en trabajadores o miembros útiles rentes secciones de oficio de
de mañana. una localidad se unían formando
202
No serán, pues, ciertamente los políticos de tal calaña, los llamados a
hacer tan grande y humanitaria revolución en la sociedad: para esta El cooperativismo,
grande y nueva revolución se necesita lo que decía Sixto Cámara: a A-teas
nuevas, hombres nuevos. como herramienta de
Estos hombres nuevos seremos sin disputa nosotros los trabajadores, los
que con la reciprocidad por norma de nuestras relaciones económicas
emancipación de la
haremos a la sociedad feliz.
Es decir que nosotros los obreros no queremos contra nosotros el pri-
clase obrera,
vilegio, y destruiremos todo privilegio. · sufrió en el Congreso
No queremos contra nosotros estado alguno autoritario, y destruiremos
todo estado político autoritario. de Barcelona una
No queremos para nosotros ni la holganza ni la miseria, y para todos
haremos desaparecer la holganza y la miseria. derrota delinitiva.
Para esto emplearemos toda nuestra acción revolucionaria; y llevare-
mos a cabo nuestras ideas nuevas, aplicando a todo la gran palanca
del bienestar y riqueza, el trabajo ajustado en un todo a las teorías y
doctrinas de la Internacional.
Estas serán, sí, las nuevas ideas y los nuevos hombres que harán rena-
cer esta caduca y despótica sociedad, en la que ni aun los mismos pri-
vilegiados, a pesar de sus millones, se creen seguros de ser mañana ellos
o sus hijos, unos miserables mendigos, que tengan que pordiosear el
sustento que poco ha ellos mismos despreciaran.
A esta bandera y a las doctrinas de la Internacional debieran agru-
parse, pues, todos los hombres amantes del trabajo que en algo estimen
su presente y el seguro porvenir de sus hijos. Y a esta bandera, con
especialidad, debemos agruparnos nosotros, infelices obreros, que de
nadie, sino de nosotros mismos y de cuantos de buena fe vengan con
nosotros, deberemos esperar nuestra dignidad presente ayudándonos
los unos a los otros en la lucha contra el privilegio y el capital, y a esta
bandera deberá también la humanidad su dignidad futura, armada y
custodiada con el gran lema de:

No más derechos sin deberes.


No más deberes sin derechos.

203
La Internacional, explicada por los evangelistas una federación local. La agrupa-
del orden, Candau, Jové y Hevia, ción de todas las federaciones
locales constituía la Federación
Alonso Martínez y M. Izquierdo. Leed y estremeceos Regional (regional en este caso
equivalía al ámbito territorial de
un estado). La unión de aquéllas
(Auca, escrita en 1871 por el federal Roberto Robert, miembro de la Inter- daba lugar a una Federación
nacional, con objeto de ridiculizar a los conservadores, que después de la
Comuna de París veían incendiarios, "petroleros", por todas partes): mundial, la A.l.T. Así los obre-
ros se federaban en un plano
local, estatal y mundial. Las fe.
deraciones locales y regionales
Son los internacionales peligra el Pontificado.
eran, en la intención de los anar-
unos monstruos infernales. Por poner cuatro baldosas
Sus caras, estrafalarias, cobran sumas fabulosas. quistas, los embriones de los
atroces, patibularias. Exigen con desparpajo futuros órganos de gestión de
Por fingirse desgraciados hasta el crédito al trabajo. los municipios y de toda la na-
andan todos remendados. Minan con absurdos tales ción; prefiguraban los futuros
Y emplean hasta la argucia los fundamentos sociales. instrumentos de gobierno una
de llevar camisa sucia. Producen sus alborotos vez que se hubiese abolido la
Por odio a las gentes finas pestes, guerras, terremotos. propiedad privada e instaurado
suelen fumar tagarninas. Llevan metido en la faja la propiedad colectiva de los
Tienen por Dios verdadero Mili, Gas, petróleo y navaja.
medios de producción.
el sensualismo grosero. Con escándalo inaudito
Ganan seis reales por día llaman hambre a su apetito. El congreso aceptó el dictamen
y van de orgía en orgía. Y no quieren, ni aun hambrientos, por 52 votos contra 29. El cuarto
Quieren vivir en el ocio la :sopa de los conventos. punto debatido por el congreso,
lo mismo que el sacerdocio. Ruge este bando satánico actitud de la Internacional res-
Tienen brutales sesiones y el orbe sumerge en pánico. pecto de la cuestión política,
en inmundos bodegones. Rondan de noche y en cueros fue el más polémico. El absten-
¿Nace un internacional? las casas de los banqueros. cionismo político señalaba la
Peligra el orden social. Con el propósito, ¡pillos! nueva orientación que los baku·
Predican necias y cómicas de llenarse los bolsillos.
ninistas querían dar al movi·
armonías económicas. De verles han muerto varios
Les repugna cuanto brilla timoratos propietarios. miento obrero. Esta tendencia
y pagan en calderilla. Quieren abismar el mundo iba a ser duramente rechazada
Maldicen el capital No conocen más teoría por los delegados de tendencia
que les labra el hospital. que la de José María.1 cooperativista y por l.os sindica- ·
Insultan cuando están chispos A la sociedad rendida listas reformistas, que se mos-
los coches de los obispos. piden la bolsa o la vida." traban partidarios de apoyar a
Con bando tan depravado los republicanos federales. En el
dictamen se decía: "que las as-
piraciones de los pueblos hacia
1 - José María "El Tempranillo", bandolero andaluz. su bienestar, fundándose en la
Al pie decía: "Tipos auténticos de la Internacional, según los ideales de los conservación del estado, no sólo
moralistas del agio, del suministro de ·Ja trata negrera, de la lotería y de la
pena de muerte".
no han podido realizarse, sino
(Tomado de M. Reventos, Assais sobre algunes episodis histories del,s movi- que este poder ha sido causa
ments socials a Barcelona, Barcelona, 1925.) de su muerte. Que la autoridad
y el privilegio son las columnas
más firmes en que se apoya esta
sociedad de esclavos ... que to-
da participación de la clase obre-
ra en la política gubernamental
de la clase media no podría pro-
ducir otros resultados que la
consolidación del orden de cosas
existente . . . El congreso reco-
mienda a todas las secciones de
ia Asociació'n Internacional de
Trabajadores que renuncien a
toda acción corporativa que ten-
ga por objeto efectuar la trans-
formación social por medio de
las reformas políticas nacionales
y las invita a emplear toda su
actividad en la constitución fe-
derativa de los cuerpos de ofi·
204
Arriba: José Llanas
Pujals, dirigente
anarco-sindicalista
del grupo
catalán, tipógrafo
de profesión, activo
propagandista Je
..
sus posiciones.
Abajo: El panfleto
dfrigido al obrero
espaiiol, típica
.,
expresron
de la literatura
político-sociál
de la época.

11\i !' nn , :1rn1lt' a a-:oc i.irk. tu ' ll"rJ n t1!':--l:ili'f t1 lo 1 \J kr . fim1n.1 ' ¡..,¡,..,¡_
1,l ;w¡..:11¡!.1'1\t'Ja 1l;-.:,·.h.1 · t 11·r1;.: 1·r:t n:i l1rt--pit,I. h· 1n •¡; · c..,.. m~-.
r! t 1l J
lu no 11: uo; ;; :-- r uan \11 ' .1k ) d.- r::-d . 1 \ •) t·n lu im;u. ~ 1: 1.! liN:· 1¡m: f-rtll.
1'ºf lrf?
111 lj!W ·~111 i 111.1 !!!i!'_-. if, l llh-;1, '-1\fu t ' l :.l' v . . . . ¡ rvd u 1 ¡11111.lo ,,. 1 -..1t J e i.t l;.:uJht 1·i
1 l 11r10 . 1!H•· \u 'lill ul' ,. en fi \) t.:1.1»;;U.• ' ·' :1! ;~ 11l:1 . \,•'(IJ'-" d rtu h.:1crio
1·:-- b li11 lu 11:i hnr ;:c:>:1 : é 1111 10 h.1:- 11,1i.· rt o 11 u1p 1.i. 1 !.d ·r.1 m11 ·< 1.1 1·....d ,1\ 1!11,I:
1. ... b rn11 ::1 q H•' 1:0 1T :- .1 Hi:··;"í/! :l" '! !! l !! ::l'l l !;l"l ,L 1 l' " 1:1! 1·_... \I l•J UH \' .- ll l<'í/11
dt• ~ :-!' tn\.trl;! \ ;¡ :-\'i:.il , l' ·p l11! .11:!• :1:1;- ¡• - 1:111 , p.1 r.1 l/1111.f:tr b 111t 11.!
\ .1 :- dH t.t"- tl1l 1.1 11;l.d ;.:' l. .n1h• 1!1• .. ll n¡•uk 11ri :1 ~ " . "" l.1 !>01;1 d·· J11,l1n ..
;•? 1 a~! r;: 1\11 .i \ u , .~· ...: 1 • H!k !, 1! :1:' : ;¡ t¡ 1h·d,h :- JU p .111 . 1 ll·· n•f.. r111;1 r.1dir. il :
r ., L t 1)111' \11 1ni::.;. ;: .d:;u ·¡ ,. \ 1''.' - i. n.pr·· i], · ~p r1•1 1.ali: ; ! 111!•·:-l rn t·-.r ll:l11 ¡111 r d nb._I .
1 1 1
~~· ·t ~t~.i ~o~::~:~:.:'· !~ '. ,! 111;.'.1 0.~.
11n 111i ~' r;d1li- j"1 11,1I . : q 1; 1· I' :- J_¡ i ¡,!:L p .ll':I \1 ·l

' 1'!1.1! idf1 ;J Ht1 di~ IH \ i1b t11 1 ~ 1 w kr11 lh-.- •.!1 ;1t i.1 ,lv , 1
k vi·a.- .' lil fll¡· r1. a~ \ ,t, de f1 pr·· ~nn's h :{~1 : 1 \' I !in . 1 p.l/, !•' ll• ii'l'll\:i..¡' :1k 111 /' 11:
¡1r 1)11l11 li' dr:-pri'l'i: tr.t' ;\ t11 ::. 1\Wj' h n :: J i1~ :1l ir 111k . 1pw a !un1l1r r:111 11 1~ . l1··n n.;:1•·
t ' .\ 1 !:s't: (" ; rl tll!l jl!LJ;¡ _ m;1s. 110 nu¡111 rt,L: pi11·:-- i.1 ¡)or ia ~ ,l 111.lC.,tLl [!H.tl!! Í¡•,lt' \;J I!
.\! ., " ·r.: ~ 1 . ¡u;r \u rn.t\ , ru1un:1 r.i n 111 t u ifl'ÍL'S --.....:.-::)._ / -·
'° '"' d 1hd-·tr. d 11hulo ; dl' 111 t t:tpfr!<a iJ \ ir li·ri.1 . 1

Canso lnll'1·11:1 eio11al.


tt [l UA\ AHE \TS Ctt \T UA.L\ GUE RU\ .
l. \. l\.
~•' 111!· :' • ', t ll {d ." :' ii1';1:>i•.•HS \ t.1 d.. n;i i1 l• m lil l
y F.1r.'1., ~ra n (Jl'"'il'!lJ
l-11 lnl \! w¡t~. l'h h 1l. 1 l"lt\ t i1J!t 11.•: :·1\ lf1... h1" ·¡ tl··:-¡:l't'l' i ~1· 1 11p r .- .i !1 11 ;u111d l tir;\
k opu:-ar:i. . . ;.\ L ¡..: 111·1ra 1~ 1 1111hl:1 rl-.1!11 urri