Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD NACIONAL

AUTONOMA DE MÉXICO
FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES:
CUAUTITLÁN.
LICENCIATURA EN ADMINISTRACIÓN.

APORTACIONES DE JOSEPH JURAN Y


PHILIP CROSBY

ASIGNATURA: Teoría de la Calidad.

ALUMNO: Malanche Guerrero José Roberto.

PROFESOR: Ana Gabriela Arteaga Zarazua.

GRUPO: 1507

FECHA: 13/08/2019.
JOSEPH JURAN
Joseph Juran fue un ingeniero y consultor administrativo
y empresarial que revolucionó los conceptos alrededor
de la administración empresarial y la gestión de calidad
en distintos niveles de producción.

Nace en 1908 en Rumania, en un lugar llamado Brali, y


muere en Estados Unidos en 2008, con 103 años de
edad. Fue en la nación norteamericana donde Juran
desarrolló la mayor parte de su vida y carrera.

Es conocido en las áreas empresariales y de producción


por haber abordado con astucia la gestión y el manejo
de calidad en los distintos procesos productivos, aumentando el nivel de calidad
del producto final y permitiendo a la empresa un mayor ingreso.

Juran reconocía que gestionar con mayor cuidado ciertas etapas internas en la
producción podía conllevar una mayor cantidad de gastos para la empresa, pero
los resultados a mediano y largo plazo serían suficientes para recuperar el dinero
invertido. Sus conceptos le permitieron trabajar con las principales empresas de
Estados Unidos y Japón.

Aportes Principales:

1- Principio de Pareto

Es uno de los conceptos más conocidos atribuidos a Joseph Juran, quien lo


canalizó hacia el área de la calidad y la productividad.

Juran afirma que en un proceso de producción y en el nivel de calidad resultante,


un pequeño porcentaje de factores (positivos o negativos) puede dar lugar a un
gran porcentaje de los efectos posibles. Juran estima que el 80 % de los
problemas que se presentan son resultado del 20 % de las causas posibles.

Con este principio Juran impulsó la observación y supervisión de las distintas


etapas en las cuales el producto era conformado, ya que descuidos en el camino
disminuyen la calidad del producto.

2- Administración de calidad
A través de su libro Management Breakthrough, Juran pudo exponer su visión
acerca de las posibilidades de una administración de calidad tan efectiva que fuera
capaz de repercutir en los ingresos y niveles productivos de las empresas.

Juran reconocía que un reordenamiento que condujera a mayores niveles de


exigencia acarrearía una reorganización interna de gran magnitud.

Joseph Juran abordó su teoría de la administración a partir de las concepciones


previas de calidad, enfocadas principalmente en el producto acabado.

Juran decidió entonces ahondar en las etapas previas de producción, y añadir la


mano de obra como parte importante e influyente en dichos procesos.

A través de sus postulados, Juran abogaba por la formación y el entrenamiento de


los principales administradores y gerentes de ciertas áreas productivas, de
mediano e incluso alto rango.

Juran no concebía que el entrenamiento fuese solo para los trabajadores de bajo
nivel, sino también sus superiores debían ser entrenados para ejercer mejor sus
funciones.

Mediante la observación, Joseph Juran fue capaz de reconocer las principales


fallas en calidad que poseían las empresas norteamericanas más tradicionales: los
principales problemas que influían en la calidad empresarial eran la resistencia al
cambio y las malas relaciones humanas.

3- La trilogía de Juran

Esta es una de sus divulgaciones más importantes que complementa todo lo


tratado en sus ideas de administración de calidad. Las dimensiones de esta
trilogía permiten una percepción mucho más práctica del pensamiento de Juran.

Las divisiones manejadas alrededor de la calidad son la planificación de calidad, el


control de calidad y el mejoramiento de calidad.

– Planificación de calidad

La planificación de calidad consiste en alcanzar ciertos objetivos que permiten


arrancar hacia un proyecto global de eventual materialización.
Estos objetivos son identificar a los consumidores, determinar sus necesidades,
agregar a los productos cualidades que puedan satisfacer dichas necesidades,
determinar que los procesos necesarios para la creación del producto se
encuentren dentro de los alcances de la empresa y, si no, crearlos; y por último,
llevarlos a cabo.

– Control de calidad

El control de calidad es percibido como un proceso de retroalimentación en el que


se observan aspectos ya directamente relacionados con el producto finalizado.

Se evalúa el nivel de rendimiento real del producto y se compara con las metas y
objetivos planteados al inicio, con el fin de dar seguimiento a las diferencias y
solventarlas en el futuro.

– Mejoramiento de calidad

El mejoramiento de calidad ocupa un puesto prioritario en la trilogía de Juran, y


consiste en una serie de responsabilidades; son situaciones reflexivas que
permitirán una mirada objetiva sobre cada nuevo plan de acción.

Se trata de tener una conciencia efectiva para el mejoramiento. El mejoramiento


de calidad debe estar presente en cada etapa y función de un proceso.

La infraestructura para sostener los ideales de calidad debe ser creada e


implementada de manera eficiente, y los procesos internos deben ser analizados y
cotejados regularmente. Además, el personal debe ser correctamente capacitado.

Las contemplaciones en el mejoramiento de la calidad también incluyen la


promoción de resultados y el reconocimiento a la mayor eficiencia, así como una
serie de recompensas dispuestas para aumentar el rendimiento laboral.

Revolución de la calidad en Japón

Años después de la Segunda Guerra Mundial, el nivel de calidad de los productos


japoneses se encontraba entre los más bajos del mundo.

Cuando las primeras ideas sobre la administración de la calidad promovidas por


Juran llegaron a la isla oriental, los principales consorcios y cámaras
empresariales y de planificación acudieron al ingeniero para que pusiera en
práctica sus ideas.
Las acciones de Duran en Japón demostraron con sus resultados que la
administración y gestión de calidad brindan beneficios, aunque no sean
inmediatos.

Aproximadamente 20 años después de su implementación en diversas industrias,


Japón contaba con el mayor nivel de calidad en una amplia gama de productos en
el ámbito mundial.

Joseph Juran reconoce el éxito de Japón bajo ciertas condiciones: un mayor ritmo
en cuanto a mejoramiento de calidad, la capacitación de todos los niveles
jerárquicos empresariales, la participación de la mano de obra más elemental,
entre otros.

Calidad y otros conceptos de Juran

Joseph Juran conceptualiza la calidad como una forma orientada al ingreso;


aquellas características de un producto que sean capaces de satisfacer las
necesidades del consumidor y aumentar los ingresos comerciales. De aquí surge
su afirmación: una mejor calidad cuesta más dinero.

De igual manera, se maneja también otro concepto de calidad atribuido a su


autoría, según el cual la orienta hacia los costos de producción.

En este sentido, las fallas y deficiencias son los aspectos más importantes a
observar en un producto, cuyas ausencias resultarían en un producto de mejor
calidad que no necesariamente debe ser más costoso de producir.

Entre otros conceptos abordados por Juran se encuentra la dimensión humana del
aparato productivo empresarial.

El ingeniero fue un defensor de la participación de la mano de obra en los más


importantes procesos internos para garantizar la efectiva gestión y administración
de calidad en todas las etapas de la producción.
PHILIP CROSBY
Philip Crosby fue un empresario
estadounidense, pionero en sus contribuciones
acerca de las teorías y prácticas de gestión de
calidad y administrativas. Fue autor de trabajos
relacionados con las áreas comerciales e
industriales.

En los proyectos y empresas en los que se


involucró, fue considerado una pieza
fundamental para mejorar las condiciones de
calidad.

A este estadounidense se le atribuye la


concepción y puesta en práctica de la filosofía
de cero defectos, considerada uno de sus
principales aportes al mundo empresarial y
administrativo.

De la misma forma, desarrolló otra serie de


lineamientos y preceptos que, aplicados a una organización productiva,
permitieron obtener un mayor nivel de calidad a menor costo.

Su alto nivel de conocimiento teórico y práctico acerca de la gestión y control de


calidad le han valido un lugar entre los grandes nombres que han abordado este
área y dejado un legado de importancia.

Hoy en día, su trabajo es continuado a través de la empresa que fundó en vida,


Philip Crosby Associates, una compañía de Capability Group.

Aportaciones Principales:

1- Principios básicos acerca de la calidad

Al igual que otros autores y empresarios del área, Crosby disertó y generó sus
propios principios acerca de qué es la calidad y cómo se logra maximizar el nivel
de calidad de un producto en los ámbitos empresarial e industrial.

Para Crosby, la calidad de un producto se define de acuerdo a su capacidad para


satisfacer las necesidades reales de un consumidor, tomando muy en cuenta el
valor de este último como engranaje final de un proceso de producción y
comercialización.

El manejo y la correcta administración de los niveles organizacionales y de


producción pueden minimizar, o inclusive erradicar, el número de errores que se
puedan cometer.

Finalmente, Crosby destaca que el nivel de calidad se mide según el grado de


inconformidad que pueda generar en el consumidor.

2- Filosofía de cero defectos

La propuesta de cero defectos desarrollada por Crosby se puede sintetizar


mediante máximas que parten de sus propias palabras.

Para Crosby, el éxito y el mantenimiento de un buen nivel de calidad yace en


realizar las cosas bien desde el primer momento, llegando incluso a utilizar la
satisfacción del consumidor como un valor de medida para garantizar la
efectividad.

Crosby indica que “la calidad no cuesta. No es un regalo, pero es gratuita. Lo que
cuesta dinero son las cosas que no tienen calidad: todas las acciones que resultan
de no hacer bien las cosas a la primera vez».

Crosby sintetiza su filosofía de cero defectos como una medida de prevención,


cuyo principal camino es “hacerlo bien la primera vez”, que sería en sí misma la
solución ante cualquier eventualidad o falla que se pueda presentar.

La filosofía de Crosby no se centra en procesos técnicos aplicables en los distintos


departamentos de la empresa, sino en la sistematización organizacional de todos
los niveles para garantizar la efectividad y la calidad.

3- Absolutos de la calidad

En la gestión de calidad, Crosby maneja cuatro máximas principales que


denomina absolutos, presentes en todo proceso productivo que busque
considerarse efectivo.

El primero surge del principio de cero defectos: hacerlo bien la primera vez. Esto
quiere decir, suministrar a todos los niveles los requisitos y los recursos
necesarios para alcanzar la mejora de la calidad.
El segundo determina que la prevención es garante de la calidad. Los procesos
productivos no deben trabajarse en función de solventar errores que se presenten,
sino en lograr que estos ni siquiera tengan que manifestarse.

La detección y solución de errores no hace sino generar más gastos para la


empresa, dispersando la atención a nivel organizacional y vulnerando la calidad.

El tercer absoluto coloca a la filosofía de Crosby como el único estándar valido


para medir y garantizar la efectividad organizacional y el nivel de calidad final.

Crosby afirma que un sistema que se base en la filosofía de cero defectos cumple
con los requisitos necesarios para medir de forma individual el rendimiento de sus
distintos niveles internos.

La calidad se ve medida a partir del costo de hacer las cosas mal. Esto da paso a
la cuarta máxima de Crosby, que toma los costes de calidad como la única medida
válida que debe considerar una organización para buscar el continuo
mejoramiento.

Referencias:

https://www.lifeder.com/joseph-juran/

https://www.lifeder.com/philip-crosby/

https://historia-biografia.com/joseph-juran/

https://eunicelosum.wordpress.com/about/