Está en la página 1de 3

BUENOS DÍAS CIUDADANA YANET PÉREZ DIRECTORA DE NUESTRA INSTITUCIÓN,

BUENOS DÍAS A TODO EL PERSONAL QUE CONFORMA EL PRESIDIUM, BUENOS DÍAS


PERSONAL DOCENTE, ADMINISTRATIVO, OBREROS, PADRES, REPRESENTANTES,
GRADUANDOS, SEÑORAS Y SEÑORES.

“15 DE FEBRERO DE 2019 – BICENTENARIO DEL CONGRESO DE


ANGOSTURA”

Hace 200 años nuestro libertador Simón Bolívar instaló el Congreso de


Angostura y dejó claro el rumbo de la Independencia de nuestro país, celebrado
en la ciudad de Angostura, hoy Ciudad Bolívar. Magno evento donde el Libertador
pronunció un inmortal discurso, en el cual reflejó una vez más la profundidad de su
pensamiento político. Como jefe de estado lanzó uno de los discursos más
importante de la época independentista, Bolívar se dirige a los congresistas del
país no sólo para expresar su opinión sobre lo que debía ser el proyecto
constitucional a sancionarse, sino también para ofrecer una profunda reflexión
sobre la situación que vivía Venezuela a fines de 1818 y comienzos de
1819. Asimismo, no vaciló Bolívar en confiar los originales de este importante
documento a Manuel Palacio Fajardo, estadista dotado de talento y erudición, para
que le diera su opinión. En este sentido, Palacio Fajardo formuló algunas
observaciones, que Bolívar acepto con humildad. El 15 de febrero de 1819, día
fijado para la instalación del Congreso que el propio Bolívar había convocado, una
salva de cañonazos, unidas a las aclamaciones del pueblo, señaló a las 11 a.m.,
la llegada del Libertador, jefe supremo de la República y de la comitiva que lo
acompañaría a la sede del Congreso.
En el discurso pronunciado durante casi una hora ante El Congreso de
Angostura, el Libertador analizó de manera profunda la realidad de su tiempo,
señalando la conveniencia de que las instituciones que surgieran en América a
raíz de la Independencia, debían responder a las necesidades y posibilidades de
estas sociedades, sin copiar modelos de tierras extrañas. Para Bolívar a parte del
poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial Sugiere también que a estos tres poderes se
agregue una cuarta instancia denominada Poder Moral, destinado a exaltar el
imperio de la virtud y enseñar a los políticos a ser íntegros e ilustrados, pone de
manifiesto la sensibilidad de su alma y su preocupación por la educación del
pueblo.
Otro aspecto al que dedicó una importancia fundamental, en el proceso de
consolidación de las repúblicas latinoamericanas, fue a la educación. En este
sentido, para él educar era tan importante como libertar. De lo que se desprende
su memorable sentencia: "La educación popular debe ser el cuidado
primogénito del amor paternal del Congreso. Moral y luces son los polos de
una República, moral y luces son nuestras primeras necesidades". Allí se
destacan dos aportes fundamentales de la concepción educativa del libertador, el
primero: consagra a la educación como un derecho y garantizaba su ejercicio y el
órgano central adecuado para dirigirla. El segundo: la educación popular para
acabar con los vicios de la corrupción, la ignorancia y las desigualdades
heredadas de la colonia.
Después de desarrollar otros tópicos relacionados con una visión sobre la
grandeza y el poderío de la América libre y unida, cierra Bolívar su discurso con la
siguiente exhortación al Congreso: “Dignaos conceder a Venezuela un gobierno
eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que
encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga reinar la
inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar, bajo el imperio de
leyes inexorables, la igualdad y la libertad. Señor, empezad vuestras funciones: yo
he terminado las mías".
200 años después podemos recordar a nuestro libertador como una de las
máximas figuras de la época independentista, la humildad, su desprendimiento la
cual lo caracterizaba debe servir de ejemplo para nuestras futuras generaciones,
es Bolívar quien hablo de la importancia de la educación, sus ideas y palabras
marco de cierta manera un rumbo hacia la consolidación de la independencia de
Venezuela. A partir de esos aportes del Libertador, es indispensable promover los
procesos políticos pedagógicos necesarios para todas y todos, desde la
investigación y la formación permanente, de todos los actores de la sociedad, que
permitan construir una sociedad justa, solidaria e inclusiva desde una democracia
participativa y protagónica, que debe encontrar en la escuela un lugar privilegiado
como expresión de saberes y haceres como ejercicio cotidiano de una ciudadanía
comprometida con la transformación social del territorio en una lógica comunal y
decolonial.
Hoy esas ideas son aún más necesarias que hace dos siglos, pues la
educación juega un papel fundamental en el desarrollo integral del ser humano es
a través de ella que se forma al ciudadano impregnado de valores de humildad,
honestidad, respeto, la educación conlleva infinitamente a orientar el
comportamiento de los ciudadanos y ciudadanas, una buena educación orienta a
la luz del conocimiento, ilumina la mente de los hombres y mujeres de la sociedad.
La práctica de la moralidad debe estar sustentada con las luces del conocimiento
la misma permite apartar al hombre común de las tentaciones de la ignorancia y la
corrupción del espíritu humano. Y solo esas luces del conocimiento resurgirá a
través del estudio, de la lectura, de la investigación, del esfuerzo que hagamos por
ser mejores ciudadanos y ciudadanas junto a nuestras familias, junto a nuestros
maestros, Bolívar era un visionario, hoy más que nunca debemos sentirnos
orgullosos por ostentar como epónimo 15 de febrero de 2019 - Bicentenario del
Congreso de Angostura ya que somos parte de ese discurso altivo, somos la
prueba creyente que en cada niño en cada niña existe valores positivos que nos
identifican, que nos comprometen, somos el libro abierto de ese discurso de
Angostura manifestado en la sonrisa, en la humildad, en el amor a la patria, en el
esfuerzo y en la lucha, es el discurso de Angostura el ejemplo más emblemático
de la sociedad que queremos, son nuestros niños y niñas el futuro de la patria,
sepamos oír la historia, sepamos aprovechar los buenos valores que nuestros
padres nos han legado, nuestros maestros y maestras, pues el pasado reciente
nos grita ahora, clama a nosotros por hacer valer tanta visión en estos tiempos
difíciles, y en tiempos difíciles es imprescindible rescatar los valores, es nuestro
deber hacer el bien, encender las luces rompiendo la barrera de la oscuridad
propia, es nuestra obligación construir la sociedad desde la transparencia para el
mejoramiento progresivo de la humanidad. Muchas gracias…