Está en la página 1de 3

Que nos chocara un carro: sin la vista no veríamos el tráfico y podrían atropellarnos.

Caer por las gradas: sin la vista y el oído no podríamos bajar o subir gradas, lo más seguro es que
caeríamos.

Comería alimentos peligrosos: Al no tener sentido del gusto podríamos comernos algunos
alimentos dañinos o tóxicos que nos causarían daño.

Me quemaría y no me daría cuenta: Al no tener sentido del tacto podríamos poner las manos en
un objeto caliente y al no sentirlo nos lesionaría mucho.
Si me picara un animal no sentiría: las picaduras de animales como arañas, mosquito o abejas no
las sentiríamos y podrían causarnos daños graves.

Me desangraría al no sentir dolor: Si no tuviéramos sentido del tacto y el dolor no podríamos


sentir cuando nos lastimáramos y podríamos desangrarnos.

No escucharíamos señales de peligro: Sin el sentido del oído no podríamos escuchar algunas
señales que indican peligro, como bocinas de autos, ruidos fuertes, etc.

Podríamos morir de hipotermia al no sentir el frío: al no tener sentido del tacto y estar
expuestos al frío, al no sentirlo no nos cubriríamos y podríamos morir de frío.
Estaríamos expuesto a contaminantes ya que no podríamos olfatearlos: El sentido del olfato
puede indicarnos cuando alguna sustancia es peligrosa o desagradable, al no tenerlo podríamos
tocar o ingerir sustancias peligrosas.

Ingeriríamos alimentos descompuestos pues no sentiríamos su sabor. El sentido del gusto puede
indicarnos si un alimento se ha echado a perder, al no tener sentido del gusto podríamos ingerir
alimentos descompuestos y enfermarnos.