Está en la página 1de 10

Introducción

La teoría sociológica norteamericana

Es necesario mencionar que en el siglo XIX y parte


Autora: Mtra. Carolina Grajales Valdespino

del XX la relación entre las posiciones ideológicas y la


Teoría Social era notoria y precisa; basta recordar a
Marx, quien se identificaba con una posición crítica
hacia la explotación del hombre por el hombre en el
capitalismo; o a Comte, Durkheim y Weber, claros
exponentes de una teoría conservadora. Luego se
Unidad 5

sucedieron una serie de planteamientos eclécticos


(que consideraban la elección, entre diversas
corrientes, de las tesis que parecieran más
aceptables, para formar con ellas una nueva) y surgió
entonces el funcionalismo estructural o el
neopositivismo, en el ámbito social, y también el
neoliberalismo, en el económico, los cuales se
adscriben bajo la lógica del conservadurismo.

Más tarde, ya durante el siglo XX, surgieron en


Estados Unidos las teorías de Parsons, Merton y Mills,
que dieron origen a la escuela sociológica
estadounidense y contribuyeron de manera
importante a la Teoría Social conservadora, cuya
principal fuente de inspiración se remonta a la época
clásica instituida por la tradición europea.

En Estados Unidos nació el empirismo sociológico,


que plantea que el conocimiento científico es
esencialmente empírico, desprendiéndose de la
afirmación que sostiene que “no hay más
conocimientos científicos de la sociedad que aquél
que se obtiene por medio de los sentidos.” Para los
seguidores de esta corriente, “la explicación científica
de los fenómenos sociales lleva a los empiristas
sociológicos a poner el acento más en las técnicas de
investigación (encuestas, entrevistas, etc., que les
permitan medir y cuantificar lo observado), que en la
formulación de teorías explicativas de la sociedad;
pero no tiene ninguna aportación importante en
cuanto a conceptos sobre la sociedad. La sociología,
para ellos, se reduce simplemente a una descripción
de los fenómenos sociales a partir de la observación”
(Mesta, 1995, 61).
Maestro del también célebre Robert Merton, Talcott Parsons (1902-1979), el
representante más conocido de esta corriente de pensamiento, realizó estudios
sobre la familia, la burocracia y la política, entre otros aspectos, y contribuyó a
construir e impulsar el funcionalismo estructural. Su obra mereció las críticas
acérrimas de Wright Mills.

Finalmente, la teoría sociológica trató de presentar con lucidez proposiciones


lógicamente interconectadas y empíricamente confirmadas acerca de la
estructura de la sociedad y de sus cambios, así como también de la conducta
de la persona dentro de esta estructura y de las consecuencias sociales de
dicha conducta.

Temario
1. Estructural funcionalismo: Parsons y Merton
2. Crítica a la sociología estadounidense: Wright
3. Tendencias contemporáneas del pensamiento sociológico

1. Estructural funcionalismo: Parsons y Merton

Analizar el estructural funcionalismo, a partir de los aportes de Parsons y


Merton, como elemento indispensable para el estudio del contexto social actual.

Fundamentos teóricos de Talcott Parsons


Talcott Parsons, como el exponente más representativo de esta corriente de
pensamiento, realizó estudios sobre la familia, la burocracia y la política, y
contribuyó a construir el funcionalismo estructural. Parafraseando su frase
introductoria de La estructura de la acción social: “¿Quién lee hoy a Spencer?”
(Parsons, 1969, 35), podríamos preguntarnos lo mismo respecto a Parsons:
¿Quién lee hoy a Parsons?

A pesar de todo y sin lugar a dudas, Parsons realmente se consagró como un


clásico de la Sociología occidental, y la metodología con la que accederá al
conocimiento de la sociedad es el estructural-funcionalismo, que tuvo su
apogeo en las décadas de los años cuarenta y cincuenta, en cuyo momento
este prolífico autor escribió una serie de artículos y libros que expresaban de
forma nítida su cambio de orientación, de la teoría de la acción al
funcionamiento estructural.

Entre las premisas fundamentales del funcionalismo estructural relacionadas


con la explicación del desarrollo de la interacción social se plantean:
1. Establecer una semejanza entre la vida orgánica y la vida social.
Tomar como modelo las funciones de los órganos biológicos para
aplicarlo al estudio de los órganos sociales.
2. Las funciones que realizan los grupos sociales tienden a hacerse más
especializadas, interdependientes y eficaces a medida que la sociedad
crece y se desarrolla en niveles de organización más compleja.
3. Las acciones conscientes e inconscientes de las personas producen
movilidad y una función en la sociedad. Este postulado se refiere a la
movilidad como acción o función que desempeña un individuo según el
estatus social, la cultura imperante y el grupo al que pertenece, estas
acciones conforman la serie de funciones que realiza un individuo dentro
de la sociedad.
4. Esta teoría parte del complejo de elementos o componentes directa o
indirectamente relacionados en una red causal, de tal manera que cada
componente se encuentra relacionado por lo menos con algunos
otros, de modo más o menos estable en un lapso determinado.
5. “La estratificación era una estructura funcionalmente necesaria
para la existencia de la sociedad. En otras palabras, reconocían la
necesidad de la desigualdad en términos sociológicos” (Ritzer, 2000,
76).

Las instituciones establecidas, como la familia, las Iglesias, las organizaciones


económicas y políticas, conforman la estructura o el esqueleto de la sociedad;
se vuelven fijas y cumplen con la función de mantener las conductas
establecidas, pues cuentan con medios ideológicos y coercitivos que les
permiten ordenar y controlar acciones disidentes, a través de valores y
normas. Además, las estructuras sociales se convierten en estructuras
mentales y resulta muy difícil darse cuenta de ello.

George Huaco (1986) “vinculó el nacimiento y la decadencia del funcionalismo


estructural con la posición que ocupaba la sociedad estadounidense en el
mundo. Cuando, a partir de 1945, Estados Unidos se situó en una posición
mundial dominante, el funcionalismo estructural alcanzó la hegemonía dentro
de la Sociología” (Huaco, 1986, citado por Ritzer, 2000, 77).

La Teoría del alcance intermedio de Robert King Merton


Las aportaciones de Merton son: la explicación del cambio social a partir de la
disfunción, el descubrimiento de las funciones manifiestas y latentes en la
sociedad, y las teorías intermedias para la investigación social.

Merton define el concepto de 'disfunción', contrario a función, como "aquella


que obstaculiza la adaptación o ajuste de un sistema social determinado", y
analiza el concepto de la anomia en la sociedad.

Asimismo, dividió las funciones en 'manifiestas' y 'latentes': las primeras son


las funciones comprendidas y deseadas por los participantes del sistema; las
segundas, las que no son comprendidas ni deseadas. Por ejemplo:
Función latente: atender la salud de los
trabajadores insertos en el Apartado A de la
Ley Federal del Trabajo.
Función manifiesta: fungir como una
estructura de mediación del Estado para
Instituto Mexicano del controlar a los trabajadores ahí aglutinados.
Seguro Social

Figura 1: Funciones del IMSS

Las Teorías de Alcance Intermedio, también denominadas Teorías de Alcance


Medio, son las que están “entre esas hipótesis de trabajo menores, pero
necesarias, que se producen abundantemente durante las diarias rutinas de
investigación, y los esfuerzos sistemáticos totalizadores por desarrollar una
teoría unificada que explicara todas las uniformidades observadas de la
conducta, la organización y los cambios sociales” (Merton, 1992, 56). Este tipo
de teorías se utiliza principalmente en Sociología para guiar la investigación
empírica; incluye abstracciones que, sin embargo, están lo bastante cerca de
los datos observados para incorporarlas en proposiciones que permitan la
prueba empírica, además de que tratan aspectos acotados de los fenómenos
sociales.

De acuerdo con Merton los atributos de las Teorías de Alcance Intermedio son:

Figura 2: Características de las Teorías de Alcance Intermedio


Finalmente, la teoría social pretende plantear con lucidez proposiciones
lógicamente interconectadas y empíricamente confirmadas acerca de la
estructura de la sociedad y de sus cambios, de la conducta de la persona
dentro de esta estructura y de las consecuencias sociales de esta
conducta. Las teorías de alcance intermedio constituyen una herramienta que
tiene por objeto ayudar al estudioso a emprender el análisis sociológico.

2. Crítica a la sociología estadounidense: Wright

Analizar los cuestionamientos que se realizan a la sociología estadounidense


a través de los aportes de Wright Mills, para complementar la visión de la teoría
social contemporánea.

Sociólogo estadounidense y crítico radical de la sociología en Estados Unidos;


con la publicación de sus libros Escucha yanqui: la revolución cubana (1960) y
Los marxistas (1962), prácticamente rompió con el ámbito académico y con
algunos sectores letrados de su sociedad. Su postura lo hizo objeto de muchas
críticas, pues era un detractor abierto de la actuación del gobierno
estadounidense en Cuba y, en general, en América Latina, lo cual lo hizo
merecedor de los calificativos “marxista y radical”.

Entre sus planteamientos, destaca


su crítica a la sociedad
estadounidense, respecto a su
decadencia moral, que él atribuye al
fracaso de las dos ideologías básicas
del Occidente moderno: el
liberalismo y el marxismo. Mills es
pionero en el estudio de la
sociología del poder y de las
investigaciones empíricas sobre las
élites políticas, para lo cual aplicó el
método de la encuesta y la
entrevista en la obtención de
información (Enciclopedia Encarta,
2002).

En su libro La imaginación
Figura 3: Mills criticó la participación del sociológica (1959), realiza una severa
gobierno estadounidense en Cuba. crítica hacia Talcott Parsons, quien
aún estaba en la cúspide de la gloria
académica. En esta obra, Mills describe los problemas teóricos, prácticos y
morales de los procesos que atañen a la Teoría Social en Estados Unidos, pero,
siendo en ese momento el país líder en la materia, funciona como un indicador
en otros países. A continuación se muestran algunas características de la
Teoría Social estadounidense:

Figura 4: Características de la sociología estadounidense

3. Tendencias contemporáneas del pensamiento sociológico

Ubicar los aportes sociológicos contemporáneos de Bourdieu, a partir de su


vinculación con las teorías clásicas, como un primer acercamiento a las
contribuciones del estudio de la sociedad actual.

En el campo de las Ciencia Sociales aún hay mucho por construir, muchos
retos que enfrentar, pues, tratándose de la humanidad, no puede considerarse
que exista una teoría única para estudiar a todas las sociedades; por lo tanto,
el avance logrado constituirá una aproximación cada vez más cercana para
comprender la realidad social, tan compleja e inestable.

De ahí que, para demostrar un verdadero interés y vocación por las Ciencias
Sociales, es preciso tomar conciencia de que cada día habrá que aplicar esa
forma de intervención social aprendida en la escuela o en la experiencia; sin
embargo, es posible que en otra comunidad o en otro espacio, esa misma
forma de intervención no dé resultado, en cuyo caso será indispensable
crear o adecuar otra. La situación y los desafíos que enfrenta la Teoría Social,
se presentan a continuación:

Figura 5: Situación actual de la Teoría Social

Recuerda revisar el material básico Teoría Social I de Carolina Grajales


Valdespino para realizar tus actividades de aprendizaje.

Resumen
Hemos visto que la escuela estructural funcionalista es la corriente más
acabada de la línea conservadora, y que Parsons es reconocido como su
creador, pues construyó un modelo teórico de sistema social expresamente
para ésta. Talcott Parsons pretendió crear una síntesis de las teorías de
Durkheim, Weber y Pareto (este último, no estudiado en este curso) que
sirviera no sólo a la Sociología sino también a todas las ciencias humanas,
pues buscaba construir “la Teoría de la sociedad”; aunque incluso su
estudiante Merton lo cuestionó, al plantear las Teorías de alcance intermedio,
añadiendo sus críticas a las que ya le había dirigido Mills, respecto de su
empirismo y formalismo sociológico.

En el campo de las Ciencias Sociales aún hay mucho por construir y varios
retos que enfrentar, pues tratándose de la humanidad, no puede considerarse
que exista la teoría única para estudiar a todas las sociedades. Por lo tanto, los
avances que se logren constituirán una aproximación cada vez más cercana
para comprender la realidad social, tan compleja e inestable.
Para demostrar interés y vocación verdaderos por las Ciencias Sociales, es
preciso tomar conciencia de que cada día habrá que aplicar la forma de
intervención social que se aprende en la escuela o en la experiencia; sin
embargo, es posible que en otra comunidad o en otro espacio, esa misma
forma de intervención no dé resultado, y entonces será necesario crear o
adecuar otra. En conclusión, en el ámbito de lo social, todo el trabajo exige
una permanente vigilancia epistemológica que impide al investigador alejarse
de la ciencia por aplicar su subjetividad, su “sentido común” u otro tipo de
tendencias. Recordemos que, como personas, somos subjetivos, pero la
metodología debe ser objetiva.

Glosario
Adaptación individual. Ajuste personal o sociocultural que favorece la
acomodación a los modelos o normas de una sociedad determinada. La
adaptación del individuo al medio social es uno de los objetivos de la
socialización (Merton, 1992).

Adaptación social. La persona, como integrante de la sociedad, comparte


valores, normas, modelos y símbolos establecidos. Pero, no todas las
personas ostentan la misma adhesión a esas normas y valores. La adaptación
al medio social presenta diferentes grados de conformidad dependiendo del
sometimiento o libertad de decisión del individuo y de la rigidez o tolerancia de
la sociedad. Puede conllevar la invención o transformación de los componentes
que integran la cultura o sociedad en que vive. La adaptación social impacta a
la personalidad del individuo, ya que se produce en tres niveles: biológico,
afectivo y mental. A nivel biológico, el individuo despliega necesidades
fisiológicas y particularidades propias del entorno sociocultural en el que se
halla. A nivel afectivo, toda cultura o sociedad acepta o rechaza el enunciado
de ciertos sentimientos. A nivel mental, la persona incorpora conocimientos,
estereotipos, prejuicios o imágenes, prejuicios particulares de una cultura
determinada (Schoeck, 1981).

Disfunción. Aquellos rasgos de la vida social que suponen un desafío para el


orden existente. Es erróneo suponer que la religión es siempre funcional, o que
únicamente contribuye a la cohesión social. Cuando dos grupos tienen
diferentes religiones, o incluso versiones diferentes de la misma religión, es
posible que se produzcan graves conflictos sociales y en consecuencia
desorden social y disfunción. “Aquella que obstaculiza la adaptación o ajuste de
un sistema social determinado” (Merton, 1992).

Empirismo. Viene del griego y se traduce como experiencia. Doctrina o teoría


de carácter epistemológico, esto es, relativa a la naturaleza del conocimiento.
Suelen considerarse dos aspectos en el empirismo. Primero, el empirismo
afirma que todo conocimiento deriva de la experiencia, y en particular de la
experiencia de los sentidos. Segundo, mantiene que todo conocimiento debe
ser justificado recurriendo a los sentidos, de modo que no es propiamente
conocimiento a menos que lo que se afirma sea confirmado por los sentidos.
Representantes de la filosofía clásica moderna inglesa: Francis Bacon, Hobbes,
Locke, Berkeley, Hume, entre otros (Ferrater Mora, 1981).

Estructural funcionalismo. Pretende “simplificar el acontecimiento social en


su dependencia frente a las estructuras, acontecimiento que hasta ahora no se
podía aclarar ni describir más que de una forma aproximativa y parcial,
haciéndolo transparente como una instantánea de la corriente ininterrumpida
de procesos y transformaciones sociales y elaborando, dado el caso, los puntos
aparentemente más importantes de un sistema social” (Schoeck, 1981).

Funcionalismo. Teoría que considera a la sociedad como un conjunto de


partes (instituciones) que funcionan para mantener el conjunto, y en la que el
mal funcionamiento de una parte obliga al reajuste de las otras. La idea de que
la sociedad consiste en un conjunto de instituciones relacionadas que trabajan
en favor del sistema en su conjunto se remonta, en la época moderna, a los
escritos de Maquiavelo, y fue desarrollada por Montesquieu y los ilustrados
(Parsons, 1969).

Funciones latentes. Son aquellas “que no son de conocimiento común,


porque son consecuencias sociales y psicológicas inesperadas y por lo general,
no reconocidas. (...) Representan también mayor distanciamiento del
conocimiento de ‘sentido común’ acerca de la vida social. (...) Las funciones
latentes se apartan de las funciones manifiestas declaradas, la investigación
que descubre funciones latentes produce con frecuencia resultados
paradójicos” (Merton).

Por ejemplo, si a una persona de la Comunidad le preguntamos con que


relaciona al Instituto Mexicano del Seguro Social, probablemente dirá que con
personas enfermas, clínicas y hospitales, enfermeros, médicas y otros. Sin
embargo, una persona especialista en la Teoría Social, podría relacionarlo con
una estructura de mediación y control social del Estado para evitar que tantos
trabajadores juntos le causen un conflicto social de amplias magnitudes.

Funciones manifiestas. Son las consecuencias objetivas que contribuyen al


ajuste o adaptación del sistema, buscadas y reconocidas por los participantes
del sistema (Merton, 1992).

Pautas variables. Son un conjunto conceptual de cinco elecciones


dicotómicas de acción, que los actores pueden hacer en cada situación.
Constituyen herramientas para analizar los procesos conscientes. Son
elecciones universales que hace un actor antes de que la situación tenga un
significado determinado; abordan el problema fundamental de la orientación de
un actor hacia una situación (Parsons, 1966).

Rol o papel social. Se refiere a la conducta de los que ocupan una situación,
conducta orientada hacia las expectativas pautadas de otros, aquellos, quienes
otorgan los derechos y exigen las obligaciones. La misma persona puede tener
diversos papeles: médico, marido, padre, profesor, feligrés, integrante de un
partido, capitán del ejército (Merton, 1992).
Sistema social. “Consiste, en una pluralidad de actores individuales que
interactúan entre sí en una situación que tienen, al menos, un aspecto físico o
de medio ambiente, actores motivados por una tendencia a ‘obtener un óptimo
de gratificación’ y cuyas relaciones con sus situaciones –incluyendo a los
demás actores— están mediadas y definidas por un sistema de símbolos
culturalmente estructurados y compartidos” (Parsons, 1969).

Teoría. Comprende un conjunto de suposiciones de las cuales se han derivado


las generalizaciones empíricas (Merton, 1992).

Teorías de alcance intermedio. Las que están “entre esas hipótesis de


trabajo menores pero necesarias que se producen abundantemente durante las
diarias rutinas de la investigación, y los esfuerzos sistemáticos totalizadores
por desarrollar una teoría unificada que explicara todas las uniformidades
observadas de la conducta, la organización y los cambios sociales” (Merton,
1992).

Valores. Reglas y normas que marca la sociedad y rigen la conducta de las


personas. Ejemplo: reglas de urbanidad; de respeto al derecho ajeno; respeto
a la Patria, leyes y símbolos, solidaridad con personas enfermas, de edad
avanzada, y otros.

Fuentes de información
Básica
 Grajales, C. (2006). Teoría Social I. México: UNAM-ENTS-SUA.

Complementarias
 Bourdieu, P. (1980). Questions de sociologie. Paris: Minuit
 Ferrater Mora, J. (1981). Diccionario de filosofía. Madrid: Alianza Editorial.
 Merton, Robert K. (1992). Teoría y estructura sociales. México: Fondo de
Cultura Económica.
 Parsons, T. (1996). El sistema social. Madrid: Alianza Editorial.
 Parsons, T. (1969). La sociología norteamericana contemporánea.
Perspectivas, problemas y métodos. Buenos Aires: Paidos.
 Ritzer, G. (1997). Teoría sociológica clásica. México: McGraw-Hill.
 Ritzer, G. (2000). Teoría sociológica contemporánea. México: McGraw-Hill.
 Schoeck, H. (1981). Diccionario de sociología. Barcelona: Biblioteca
Herder.