Está en la página 1de 146

Manual de entrenamiento funcional

Craig Liebenson
L.A. Sports and Spine
Los Angeles, California

muntatge.indd 3 25/07/18 10:00


PA R T E
1 Fundamentos

CAPÍTULO
1 Craig Liebenson

El enfoque funcional

El concepto de entrenamiento tiene muchas connotaciones distintas to de los rotadores o con un desarrollo insuficiente del rodete gle-
dependiendo de la perspectiva. Tradicionalmente, en el caso de atle- noideo podría consistir en un menú compuesto por recuperación de
tas o personas sanas, se ha centrado en el desarrollo de la fuerza, la la estabilidad escapulotorácica, ejercicio en cadena cinética cerrada,
flexibilidad y la capacidad cardiovascular. Tal entrenamiento es su- estabilidad de la zona media del cuerpo y entrenamiento de la cade-
pervisado normalmente por un preparador físico personal o un en- na posterior con una sola pierna (17-19). Existen paralelismos tanto
trenador de fuerza y acondicionamiento. Este libro plantea un enfo- en el campo de la rehabilitación como en el del entrenamiento, don-
que distinto según el cual el objetivo del entrenamiento no se limita de se ha producido una evolución y un mayor énfasis en el control
a los ámbitos de la fuerza, la flexibilidad o la capacidad cardiovascu- motor, al mismo tiempo que un menor hincapié en el aislamiento
lar, sino que también atiende a los aspectos fundamentales de la de articulaciones y músculos individuales (20, 21).
agilidad, el equilibrio y la coordinación como base para el desa- Un proceso importante, basado en el énfasis en el entrenamiento
rrollo de un amplio repertorio motor (3). de los patrones de movimiento funcionales, en vez de en el aisla-
Lo irónico es que, a medida que la mejora del repertorio motor se miento de músculos y articulaciones, recibe el nombre de plasticidad
convierte en el objetivo del desarrollo atlético, el entrenamiento no cortical. El sistema nervioso central aprende los movimientos que se
solo se vuelve más funcional, sino que también empieza a solaparse repiten en forma de nuevos engramas (estructuras estables de inter-
con el ámbito de la rehabilitación clínica. Se vuelve más funcional conexión neuronal). Los malos hábitos posturales y las adaptaciones
porque se centra en patrones de movimiento estereotípicos (es decir, al dolor o las lesiones alteran la eficacia de los movimientos. Con
traccionar, flexionar, correr) que usan los atletas en todos los depor- entrenamiento apropiado, el software del cuerpo se actualiza para
tes en vez de en movimientos aislados de articulaciones específicas enfrentarse a esos virus. El objetivo no es otro que «sellar» o aislar las
(eso es, flexión de bíceps/flexión de codo o flexión de isquiotibiales/ vías sinápticas para mejorar la calidad de los patrones de movimien-
flexión de rodilla). Si bien los fisioculturistas tal vez prefieran aislar to funcional. La plasticidad cortical ocurre mediante «adaptación
un músculo para su hipertrofia, el aislamiento no es el objetivo pri- neuronal» a nivel intracelular, lo cual implica cambios estructurales
mario de los atletas. Un principio importante de la ciencia del ejer- en las neuroglias, la formación de enlaces entre neuronas y el recu-
cicio que pone de manifiesto las limitaciones del enfoque basado en brimiento con mielina de las conexiones intersinápticas (22-24).
el trabajo de articulaciones o músculos aislados es el principio de la Si solo se entrenan movimientos aislados como implica el princi-
adaptación específica a las exigencias impuestas (AEEI). El principio pio de la AEEI, no se producirá una mejora de las habilidades fun-
de la AEEI demuestra que las mejoras del entrenamiento son espe- cionales (25). Este legado del mundo del culturismo, que se centra
cíficas del movimiento entrenado (4, 5). En consecuencia, todo mo- en movimientos aislados, puede cambiar el hardware al hipertrofiar
vimiento aislado que se entrene de forma repetitiva no conllevará músculos individuales, sin que por ello mejore la calidad o eficacia
necesariamente una transferencia de beneficios a las tareas funciona- del movimiento —el software— e incluso puede corromperlo, cau-
les, mientras que si se entrena la capacidad de movimiento o las sando o perpetuando desequilibrios musculares o patrones de movi-
posibilidades de movimiento fundamentales, habrá una mayor trans- miento erróneos (26-28). Por tanto, la rehabilitación y entrena-
ferencia de beneficios, como la mejora del rendimiento deportivo y miento modernos han llegado a la misma conclusión. Si queremos
la prevención de lesiones (6-12). programas motores de mejor resolución para las tareas funcionales
La rehabilitación clínica de trastornos musculoesqueléticos tam- relevantes del atleta en el «fragor de la batalla», deberíamos centrar-
bién se ha centrado tradicionalmente en la prescripción de ejercicios nos en el entrenamiento de patrones de movimiento funcional inte-
repetitivos aislados. Por ejemplo, la rehabilitación del hombro debía grado y no en el entrenamiento aislado de músculos y articulaciones
consistir en ejercicios para los músculos individuales del manguito individuales (20, 21, 29-36).
de los rotadores con rotación resistida interna y externa del hombro Si el objetivo es identificar y corregir patrones de movimiento
en distintos ángulos de elevación del brazo (13). Este enfoque ha erróneos, ¿significa eso que debemos pasar por alto los músculos y
evolucionado en las dos últimas décadas para dar más énfasis al con- articulaciones individuales? No. Con frecuencia se hallarán disfun-
trol motor y a las actividades funcionales (14-16). Por ejemplo, la ciones específicas de una articulación (p. ej., un bloqueo en la arti-
rehabilitación de un lanzador de béisbol con tendinosis del mangui- culación acromioclavicular que restringe la aducción del brazo), un

muntatge.indd 1 25/07/18 10:00


2
2 Manual de entrenamiento funcional

músculo (p. ej., la tirantez del músculo piriforme dificulta el movi- 11. Arnason A, Sigurdsoon SB, Gudmonnson A, et al. Physical fit-
miento de bisagra de la cadera) o una fascia (p. ej., la tirantez ante- ness, injuries, and team performance in soccer. Med Sci Sports
rior de la pared torácica restringe la elevación del brazo por encima Exerc 2004;2:278-285.
de la cabeza), que, si se corrigen, mejoran el rendimiento. Lo que 12. Ekstrand J, Gillquist J, Moller M, et al. Incidence of soccer inju-
cambia es la forma en que conceptualizamos lo que hacemos. Tal y ries and their relation to training and team success. Am J Sports
como dijo el afamado neurólogo checo Karel Lewit: «Los métodos Med 1983;11:63-67.
deben servir a los objetivos». El objetivo es mejorar el patrón de 13. Jobe FW, Bradley JP y Tibone JE. The diagnosis and non-opera-
movimiento funcional a nivel subcortical. El estiramiento de un tive treatment of shoulder injuries in athletes. Clin Sports Med
músculo tenso, la manipulación de una articulación hipomóvil o la 1989;8:419-438.
liberación de la restricción de una fascia son posibles medios para un 14. Kibler WB, McMullen J y Uhl TL. Shoulder rehabilitation strate-
fin, si bien queremos evitar la trampa de «convertirnos en esclavos gies, guidelines, and practice. Op Tech Sports Med 2000;8:258-267.
de los métodos». Por ejemplo, podemos entrenar un músculo indi- 15. Uhl TL, Carver TJ, Mattacola CG, et al. Shoulder musculature
vidual para facilitar su actividad, de modo que se incorpore en un activation during upper extremity weight-bearing exercise. J
patrón de movimiento. Orthop Sports Phys Ther 2003;33:109-117.
16. Wilk KE y Arrigo C. Current concepts in the rehabilitation of the
Un tratamiento que se centre únicamente en un segmento, sin
athletic shoulder. J Orthop Sports Phys Ther 1993;18:365-378.
tener en cuenta el cuadro general, causará que el paciente o atleta
17. Cools AM, Dewitte V, Lanszweert F, et al. Rehabilitation of sca-
termine tan perdido como su preparador físico o su especialista en
pular muscle balance: which exercises to prescribe? Am J Sports
rehabilitación. Cuando la evaluación funcional de los patrones de
Med 2007;10:1744-1751.
movimiento se vincula a metas como el desarrollo atlético, la me-
18. Kibler WB y Sciascia AD. Current concepts: scapular dyskinesis.
jora del rendimiento o la prevención de lesiones, entonces es posi- Br J Sports Med 2010;44:300-305.
ble seleccionar con acierto los métodos al servicio de las metas del 19. Reinold MM, Escamilla RF y Wilk KE. Current concepts in the
atleta. scientific and clinical rationale behind exercises for gleno-humeral
Hay muchas «vacas sagradas» en los campos de la rehabilitación y and scapulothoracic musculature. J Orthop Sports Phys Ther
el entrenamiento de la fuerza y el acondicionamiento. Algunos con- 2009;2:105-117.
sideran que estos principios y prácticas están fuera de toda duda o 20. McGill SM. Low Back Disorders: The Scientific Foundation for
crítica pese a contener dogmas inexactos, por lo que este libro inten- Prevention and Rehabilitation. Champaign, IL: Human Kinetics;
tará poner en evidencia algunos de esos mitos y plantear alternativas 2002.
basadas en explicaciones científicas. 21. Liebenson C. Functional-Stability Training in Rehabilitation of the
Spine: A Practitioner’s Manual. 2.a ed. Philadelphia, PA: Lippincott
Williams & Wilkins; 2007.
BIBLIOGRAFÍA 22. Fields RD. Myelination: an overlooked mechanism of synaptic
plasticity? Neuroscientist. 2005;6:528-531.
1. Gambetta V. Athletic Development: The Art & Science of Functional 23. Markham J y Greenough WT. Experience-driven brain plasticity:
Sports Conditioning. Champaign, IL: Human Kinetics; 2007. beyond the synapse. Neuron Glia Biol 2004;4:351-363.
2. Boyle M. Advances in Functional Training. Aptos, CA: On Target 24. Yakovlev PI y Lecours A-R. The myelogenetic cycles of regional
Publications; 2010. maturation of the brain. En: Minkowski A, ed. Regional
3. Balyi y Hamilton A. Long-Term Athlete Development: Trainability Development of the Brain in Early Life. Oxford, UK: Blackwell
in Childhood and Adolescence. Windows of Opportunity. Optimal Scientific; 1967:3-70.
Trainability. Victoria: National Coaching Institute British 25. Rutherford OM. Muscular coordination and strength training,
Columbia & Advanced Training and Performance Ltd.; 2004. implications for injury rehabilitation. Sports Med 1988;5:196-202.
4. Sale D y MacDougall D. Specificity in strength training: a review 26. Babyar SR. Excessive scapular motion in individuals recovering
for the coach and athlete. Can J Sport Sci 1981;6:87. from painful and stiff shoulders: causes and treatment strategies.
5. Enoka RM. Neuromechanical Basis of Kinesiology. 2.a ed. Cham- Phys Ther 1996;76:226-238.
paign, IL: Human Kinetics; 1994. 27. Ludewig PM, Hoff MS, Osowski EE, et al. Relative balance of
6. Emery CA y Meeuwisse WH. The effectiveness of a neuromuscu- serratus anterior and upper trapezius muscle activity during
lar prevention strategy to reduce injuries in youthsoccer: a clus- push-up exercises. Am J Sports Med 2004;2:484-493.
ter-randomised controlled trial. Br J Sports Med 2010;44:555-562. 28. Smith M, Sparkes V, Busse M, et al. Upper and lower trapezius
7. Myer GM, Faigenbaum AD, Ford KR, et al. When to initiate inte- muscle activity in subjects with subacromial impingement symp-
grative neuromuscular training to reduce sports-related injuries and toms: is there imbalance and can taping change it? Phys Ther Sport
enhance health in youth? Am Coll Sports Med 2011;10:157-166. 2008;2:45-50.
8. Myer GD, Ford KR, Palumbo JP, et al. Neuromuscular training 29. Cook G. Movement: Functional Movement Systems. Aptos, CA: On
improves performance and lower-extremity biomechanics in Target Publications; 2010.
female athletes. J Strength Cond Res 2005;19:51-60. 30. Hewett TE, Stroupe AL, Nance TA, et al. Plyometric training in
9. Hewett TE, Myer GD y Ford KR. Reducing knee and anterior female athletes. Decreased impact forces and increased hamstring
cruciate ligament injuries among female athletes: a systematic torques. Am J Sports Med 1996;24:765-773.
review of neuromuscular training interventions. J Knee Surg 31. Janda V, Frank C y Liebenson C. Evaluation of muscle imbalance.
2005;18:82-88. En: Liebenson C, ed. Rehabilitation of the Spine: A Practitioner’s
10. Hewett TE, Myer GD y Ford KR. Prevention of anterior cruciate Manual. 2.a ed. Filadelfia, PA: Lippincott Williams & Wilkins;
ligament injuries. Curr Womens Health Rep 2001;3:218-224. 2007;10:203-225.

muntatge.indd 2 25/07/18 10:00


3
I.1 EL ENFOQUE FUNCIONAL 3

32. McGill SM, McDermott A y Fenwick CMJ. Comparison of diffe- and enhance health in youth? Am Coll Sports Med 2011;10:157-
rent strongman events: trunk muscle activation and lumbar spine 166.
motion, load, and stiffness. J Strength Cond Res 2009;4:1148- 35. Zazulak BT, Hewett TE, Reeves NP, et al. Deficits in neuro mus-
1161. cular control of the trunk predict knee injury risk: a prospective
33. McGill SM, Karpowicz A, Fenwick CMJ, et al. Exercises for the biomechanical-epidemiologic study. Am J Sports Med 2007;
torso performed in a standing posture: spine and hip motion and 35:1123-1130.
motor patterns and spine load. J Strength Cond Res 2009;2:455-464. 36. Zazulak BT, Hewet TE, Reeves NP, et al. The effects of core pro-
34. Myer GM, Faigenbaum AD, Ford KR, et al. When to initiate prioception on knee injury: a prospective biomechanical-epide-
integrative neuromuscular training to reduce sportsrelated injuries miological study. Am J Sports Med 2007;35:368-372.

muntatge.indd 3 25/07/18 10:00


5

2
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 5
CAPÍTULO
Árni Árnason

La capacidad neuromuscular en la prevención


de lesiones deportivas

CARGA BIOMECÁNICA Y LESIONES entrenar, así como la carga, intensidad y progresión de las cargas del
entrenamiento, son importantes y tienen que ser específicas de cada
Cuando se trabaja con atletas, además de identificar a los deportistas deporte. La calidad del entrenamiento en la categoría júnior es espe-
con riesgo de sufrir lesiones, es importante tener en cuenta sus pun- cialmente importante para generar distintos efectos del entrena-
tos fuertes y débiles en la actividad deportiva. El entrenamiento de miento, como fuerza, flexibilidad y potencia, así como resistencia
alta calidad y la prevención de lesiones están estrechamente relacio- muscular específica para cada deporte. Otro caso de todos conocido
nados y deben ser específicos de cada deporte en concreto. El obje- y que causa lesiones es cuando los atletas inician demasiado pronto
tivo principal debe ser mejorar la condición física, técnica y tácticas un entrenamiento o competición de alta intensidad tras una lesión
de los jugadores en su deporte concreto, así como reducir el riesgo y la estructura dañada no es capaz de tolerar las cargas biomecánicas
de lesiones. Las lesiones suelen ocurrir cuando la carga biomecánica requeridas. Esto suele causar lesiones recurrentes.
supera la tolerancia de la estructura potencial. Esto ocurre tanto
si la carga biomecánica es demasiado elevada como si se ha reducido
la tolerancia frente a una carga biomecánica (1). MECANISMOS DE LAS LESIONES Y FACTORES
Se suele producir una carga biomecánica demasiado elevada DE RIESGO
cuando la aplicación de una única carga resulta tan elevada que la
estructura implicada no puede absorberla, lo cual causa una lesión agu- Las lesiones agudas suelen ser consecuencia de mecanismos de lesio-
da o, si la carga excesiva se prolonga cierto tiempo, una lesión por nes específicas y de distintos factores de riesgo que afectan a los at-
uso excesivo. Un ejemplo de carga biomecánica excesiva es el meca- letas. En las lesiones por uso excesivo, en las que las lesiones evolu-
nismo de una típica lesión de fútbol, el esguince lateral de tobillo cionan lentamente sin un comienzo evidente, los mecanismos
cuando el jugador afectado va corriendo con la pelota. En el mo- subyacentes no siempre son tan claros como en las lesiones agudas.
mento de la lesión, todo el peso del cuerpo descansa sobre una ex- El efecto de distintos factores de riesgo puede ser variable, depen-
tremidad y sufre la entrada lateral de un contrario sobre la cara in- diendo de muchos elementos, como el tipo de deporte, el nivel de
terna del tobillo o la pierna. No hay ningún deslizamiento posible juego, el rendimiento físico y psicológico de los atletas, el entorno,
entre la bota y la superficie, porque los tacos clavan la bota en el el reglamento del deporte, otros factores de riesgo y los mecanismos
césped y todo el peso del cuerpo descansa sobre la extremidad impli- de las lesiones. Es bien sabido que los factores de riesgo a menudo
cada. Esto causa un movimiento de supinación o inversión del pie y interactúan entre sí, lo cual influye en su aspecto y fuerza. El au-
obliga al jugador a cargar el peso sobre dicho pie. De esta acción se mento de la edad, por ejemplo, es un factor de riesgo bien docu-
deriva a menudo una lesión en la cara externa del tobillo, habitual- mentado de lesiones en muchos deportes. Los jugadores más mayo-
mente un esguince de ligamentos o incluso una fractura (2). Otro res suelen haber practicado deporte más tiempo que los jugadores
ejemplo de carga biomecánica excesiva es un mecanismo bien cono- jóvenes y a menudo han sufrido más lesiones previas. Además, es
cido que causa distensión de los isquiotibiales durante la práctica de muy probable que experimenten cambios degenerativos relaciona-
esquí acuático. Este mecanismo se suele producir cuando las puntas dos con la edad, y su volumen e intensidad de entrenamiento tal vez
de los esquíes se internan en la superficie del agua durante un des- se reduzcan si se comparan con los jugadores más jóvenes, lo cual
pegue sumergido o cuando los esquíes se clavan en una ola durante causa una reducción del rendimiento físico y un aumento de la fati-
el arrastre, lo cual provoca una repentina desaceleración de estos. ga hacia el final del entrenamiento o la competición. Todos estos
Las rodillas del esquiador se extienden y el tronco experimenta trac- factores quizá estén relacionados con el grado de riesgo debido a la
ción hacia delante por acción de la cuerda de arrastre. De esta acción edad avanzada.
se deriva la flexión forzada de las caderas, seguida por una carga ex- Los factores de riesgo se ordenan de muchas formas. Por lo gene-
cesiva de los músculos isquiotibiales y su distensión o rotura (3). ral, se clasifican en factores intrínsecos, o asociados a la persona y que
La reducción de la tolerancia ante cargas biomecánicas puede es- se centran en factores relacionados con el deportista en sí, y en fac-
tar originada por muchas causas. Posibles factores que reducen la tores extrínsecos o ambientales que se relacionan con factores del en-
tolerancia frente a cargas biomecánicas son el estado de entrena- torno del atleta (4, 5). También existe una clasificación en factores
miento de los atletas cuando no están a la altura de las exigencias de de riesgo modificables y no modificables que se basa en que en algu-
un deporte concreto. Esto pone de manifiesto que los métodos para nos factores de riesgo se puede influir, como los desequilibrios de la

muntatge.indd 5 25/07/18 10:00


6
6 Manual de entrenamiento funcional

fuerza y la inestabilidad funcional, mientras que en otros no, como TABLA 2.1 Potenciales factores de riesgo de lesiones
la edad o el sexo (6). Otro método para categorizar los factores de
deportivasa
riesgo es una clasificación basada en la práctica deportiva, en la con-
dición física, en los factores psicológicos, en los factores ambientales
y en los factores invariables (tabla 2.1). Los factores de riesgo pue- Práctica de deportes
den ser distintos entre atletas y deportes, aunque interactúen entre Entrenamiento frente a competición
sí y con mecanismos de lesión que predisponen los atletas a sufrir Nivel de participación
lesiones.
Factores relacionados con la práctica de deportes
  • Exposición al juego
  • Calidad de la instrucción deportiva del técnico
Factores de riesgo relacionados con la práctica
  • Calentamiento
deportiva
La posición de juego (en deportes de equipo)
La práctica de deportes implica en sí algunos riesgos en el sentido de Períodos de alto riesgo durante el año
que los factores asociados con el entrenamiento y la competición, el
Grado de atención del jugador y grado de control del balón
nivel de participación, la instrucción deportiva, la posición de juego
en la cancha, los períodos de alto riesgo, el grado de atención del Reglamentación y juego sucio
jugador, el reglamento, el juego sucio y las lesiones previas pueden Lesiones previas
comprender ciertos factores de riesgo. Condición física
Especificidad del entrenamiento
Inestabilidad articular
Entrenamiento frente a competición
  • Inestabilidad mecánica
Por lo general, la incidencia de lesiones es más alta durante la com-   • Inestabilidad funcional
petición que durante el entrenamiento (7). La razón podría ser que
Relaciones de fuerza muscular y potencia
se desarrolla un juego más intenso y a menudo más agresivo a una
velocidad más alta durante un período de tiempo más largo en la Flexibilidad
competición que en los entrenamientos. Esto podría causar un in- Capacidad aeróbica
cremento de la fatiga y una mayor carga biomecánica sobre los atle- Fatiga
tas, lo cual, en muchos deportes de equipo, se traduce en choques Altura, potencia y velocidad del salto
más frecuentes y violentos entre atletas.
Masa corporal e índice de masa corporal
Otros factores de riesgo
Nivel de participación Factores psicológicos
  • Estrés causado por los eventos en vivo
Muchos estudios han documentado una mayor incidencia de lesio-
nes cuando el nivel de juego es más alto (8, 9). Esto se puede rela-   • Mentalidad luchadora
cionar con una mayor intensidad de juego, con un mayor tiempo de   • Conducta temeraria
exposición durante el entrenamiento y los partidos, y con una ma- Factores ambientales
yor carga de entrenamiento, lo cual supone una mayor carga biome-   • Estado del terreno de juego
cánica para los jugadores de mayor nivel (9, 10). No obstante, los
  • Condiciones meteorológicas
estudios tampoco han hallado diferencias en la incidencia de lesio-
nes entre jugadores de distintos niveles de juego (11), ni siquiera   • Equipamiento
una mayor incidencia de lesiones en niveles de juego inferiores (12, Factores no modificables
13). Esto tal vez responda a un insuficiente rendimiento físico de los   • Edad
jugadores de menor nivel, a invertir menos tiempo en el entrena- Factores genéticos
miento, a una técnica limitada de los jugadores o a la táctica del   • Raza
equipo, todo lo cual reduce la tolerancia de cargas biomecánicas
  • Sexo
entre los jugadores menos diestros. También pueden ser importan-
tes otros factores, como un estado de entrenamiento inadecuado o a
Estos factores están relacionados con la práctica deportiva, la condición física, los
los factores psicológicos (10-12). factores psicológicos, el entorno y componentes no modificables.

Factores asociados con la instrucción deportiva del técnico


de lesiones fue mayor (14, 15). Los estudios también han demostra-
La práctica deportiva tal vez sea un posible factor de riesgo de lesio- do una conexión entre una relación elevada entre entrenamiento y
nes en distintos deportes. Los estudios sobre jugadores de fútbol partidos y una menor incidencia de lesiones (14). No sorprende que
han documentado una tasa menor de lesiones agudas en los jugado- los jugadores que entrenan y juegan al fútbol menos horas sufran
res que entrenan más o menos que la media del grupo en que la tasa menos lesiones porque están menos expuestos.

muntatge.indd 6 25/07/18 10:00


7
I.2 LA CAPACIDAD NEUROMUSCULAR EN LA PREVENCIÓN DE LESIONES DEPORTIVAS 7

No obstante, los jugadores que entrenan más de la media podrían ciones de entrenamiento durante la pretemporada, cuando el volu-
estar en mejor condición física, lo cual podría aumentar su resisten- men e intensidad de entrenamiento con frecuencia es mayor que
cia a las cargas biomecánicas. Es posible que también posean una durante el período precedente. También podrían influir otros facto-
técnica mejor y mayor capacidad de anticipación o presten más res como los cambios de la superficie de juego y las condiciones
atención a su entorno, y eso los vuelve más conscientes de los lances meteorológicas. Otro período puede ser el último tramo de la pre-
del juego y de los oponentes, y, por tanto, están mejor preparados temporada, cuando el entrenamiento tal vez sea más intensivo y
para las entradas y las colisiones. Estas cualidades deberían conver- haya muchos partidos de entrenamiento o torneos. Al comienzo de
tirlos en mejores jugadores, así como hacerlos menos propensos a las la temporada competitiva, algunos equipos sufren una tasa más alta
lesiones. También es más probable que los jugadores con esas cuali- de lesiones, quizá por un ritmo más elevado, más partidos y, en los
dades sean los elegidos para jugar por el entrenador. países del hemisferio norte, un cambio de hierba artificial a hierba
La calidad de la instrucción deportiva debería ser un factor impor- natural en algunos deportes. Al final de la temporada, algunos equi-
tante, ya que una instrucción de baja calidad se ha propuesto como pos también muestran un aumento de la tasa de lesiones por la fati-
posible factor de riesgo de lesiones (14). Escasean los estudios sobre ga acumulada de los jugadores (28).
el tema, pese a que probablemente la formación académica y la ex-
periencia de los entrenadores sean importantes, así como su coope-
ración con el equipo médico si la hubiese (16). El entrenamiento Grado de atención del jugador y grado de control del balón
para un deporte específico debe tratar de que los atletas estén mejor
preparados para las cargas biomecánicas requeridas en las distintas En los juegos de pelota donde los choques son corrientes, por ejem-
situaciones de la competición de sus deportes concretos. Se cree que plo, en el fútbol, el fútbol australiano y otros tipos de fútbol, el
el entrenamiento específico para un deporte concreto es un elemen- grado de atención del jugador es un riesgo importante. Estudios de
to importante para reducir el riesgo de lesiones al mejorar la condi- análisis de vídeos de partidos de fútbol revelan que muchas lesiones
ción física para ese deporte en particular y al desarrollar una mayor ocurren durante los duelos cuando la atención de los jugadores se
resistencia a la fatiga (17). La intensidad del entrenamiento, así concentra en el balón que está en el aire, cuando estos intentan ca-
como el entrenamiento de la técnica, también son componentes im- becear el balón o cuando un jugador trata de controlar el balón tras
portantes en la preparación de los atletas para afrontar distintas si- su recepción. Durante estos lances, la atención de los jugadores se
tuaciones durante la competición. suele centrar en el balón y no en el oponente que lucha con él por la
El calentamiento antes del entrenamiento o la competición es im- posesión de la pelota. Además, los jugadores en riesgo a menudo
portante para preparar el cuerpo frente a un aumento de la carga parecen no ser conscientes del oponente en absoluto (29).
biomecánica, tanto con el fin de mejorar el rendimiento de los atle-
tas como para reducir el riesgo de lesiones. El calentamiento aumen-
ta el riego sanguíneo y el transporte de oxígeno a los músculos ejer- Reglamento y juego sucio
citados; también vuelve el tejido muscular menos viscoso y aumenta En los deportes de contacto, el reglamento reduce el riesgo de lesio-
sus propiedades elásticas, además de mejorar el metabolismo celular. nes, dado que se han realizado estudios, por ejemplo en el voleibol,
Así mismo, reduce la rigidez del tejido conjuntivo, aumenta la mo- que demuestran que los cambios en el reglamento que forman parte
vilidad articular e incluso eleva la velocidad de los impulsos nervio- de un programa de prevención reducen el índice de lesiones (30).
sos (18-20). Varios estudios, incluido una investigación reciente con En algunos deportes se han introducido cambios en la reglamenta-
distribución aleatoria, revelan que un calentamiento estructurado ción para reducir el riesgo, por ejemplo en el fútbol, donde se adop-
reduce el riesgo de lesiones (21). Se han estudiado varios programas tó la cartulina roja para las entradas por detrás. El juego sucio tam-
de prevención de lesiones que incluyen un calentamiento estructu- bién aumenta el riesgo de lesiones; por ejemplo, estudios sobre
rado como parte del programa (22-24). fútbol revelan que podría ser responsable del 26% al 28% de todas
las lesiones (12, 25, 27, 31). Por tanto, el juego limpio forma parte
de muchos programas de prevención.
Posición de juego
En los deportes de equipo, la posición de juego posiblemente influye
en la tasa de lesiones. Hay estudios que documentan esa diferencia, Lesiones previas
por ejemplo, en el fútbol (25, 26). Distintas posiciones de juego tal
vez exijan distintas características a los jugadores en lo que respecta, Roturas fibrilares y esguinces ligamentarios previos son uno de los
por ejemplo, a la velocidad en carrera, la capacidad de salto, la toleran- factores de riesgo mejor conocidos de nuevas lesiones del mismo
cia física, la resistencia al cansancio y la capacidad para los cambios de tipo y en la misma localización. Estudios realizados con futbolistas
dirección. Eso significa que el entrenamiento de los jugadores en dis- de élite y en el fútbol australiano han hallado que los jugadores con
tintas posiciones de juego debería suplir sus necesidades específicas. una historia previa de rotura de fibras de isquiotibiales o en la ingle
corren un riesgo entre un 2 y 11 veces mayor de sufrir nuevas lesio-
nes del mismo tipo y localización si se compara con jugadores sin
una historia de lesiones de este tipo (15, 32). Los estudios también
Períodos de alto riesgo durante el año han demostrado que los futbolistas con una historia previa de es-
Al estudiar los factores de riesgo de lesiones, algunos estudios han guince de tobillo o de rodilla corren un riesgo hasta cinco veces
identificado períodos de alto riesgo durante el año (27). Tales perío- mayor de sufrir nuevos esguinces ligamentarios de tobillo o rodilla
dos de alto riesgo podrían, por ejemplo, comprender las concentra- en la misma localización si se comparan con jugadores sin una his-

muntatge.indd 7 25/07/18 10:00


8
8 Manual de entrenamiento funcional

toria de este tipo (15). La razón podría ser un retorno demasiado La inestabilidad funcional también puede ser consecuencia de le-
temprano a un entrenamiento o competición de alta intensidad (16, siones previas y se cree que es un factor de riesgo de lesiones recu-
33), así como cambios estructurales o formación de tejido cicatrizal rrentes (15,42). Se ha documentado que la inestabilidad funcional
en el músculo o tendón tras la lesión (34, 35). Tales cambios en los de los tobillos se asocia con debilidad de los músculos pronadores
tejidos causan una disminución de la fuerza, la elasticidad y la coor- (43) y con un mayor tiempo de reacción de los músculos peroneos
dinación neuromuscular, volviendo el músculo o tendón menos si se comparan con tobillos funcionalmente estables (37). Algunos
capaz de absorber fuerzas o cargas biomecánicas, y, por consiguien- estudios revelan que los jugadores con un valor estabilométrico más
te, menos propensos a las recidivas. Al igual que con los esguinces alto (con más inestabilidad funcional) sufren una tasa más alta de
ligamentarios, los estudios han demostrado que el control neuro- esguinces de tobillo que los jugadores con tobillos más estables (39,
muscular, la fuerza muscular y la estabilidad mecánica se pueden 44). Durante una carga en supinación sobre el pie, un tiempo de
reducir tras lesiones previas (33, 36-38). Todos estos factores, de reacción más largo de los músculos pronadores permite al pie alcan-
forma independiente o combinados, reducen la tolerancia de la es- zar un incremento de la supinación antes de que estos músculos re-
tructura implicada ante cargas biomecánicas y, por tanto, aumentan accionen, lo cual provoca un incremento de la carga biomecánica
el riesgo de nuevos esguinces ligamentarios (39, 40). que a menudo es superior a la que estos músculos pueden absorber,
lo cual se traduce en un esguince lateral de tobillo.

Factores de riesgo asociados con la condición


física Relaciones de fuerza muscular y potencia

Los factores de riesgo asociados con la condición física de los atletas Muchos autores han discutido el efecto de una disminución de la
son importantes para la prevención, porque son muy modificables fuerza como posible factor de riesgo de lesiones. Algunos estudios
con un entrenamiento específico para deportes concretos. indican que una disminución de la fuerza o una relación inadecuada
entre la fuerza de los isquiotibiales y la del cuádriceps podrían ser
factores de riesgo de rotura de fibras de isquiotibiales (45). De for-
ma similar, otros estudios han hallado alguna correlación entre una
Especifidad del entrenamiento
escasa fuerza de eversión e inversión de los tobillos con futuros es-
Para tolerar las cargas biomecánicas requeridas por un tipo específi- guinces de tobillo (41). Sin embargo, otros estudios no confirmaron
co de deporte, el entrenamiento debe ser también específico de ese ninguna correlación entre una disminución de la fuerza y las lesio-
deporte. Es decir, el entrenamiento debe reflejar las situaciones y la nes (46, 47). En años recientes, se ha debatido si una baja fuerza
carga propias de la competición. Los métodos de entrenamiento de- excéntrica de los isquiotibiales o una relación de escasa fuerza excén-
ben mejorar la capacidad de los jugadores para afrontar distintas si- trica de los isquiotibiales y concéntrica de los cuádriceps son posi-
tuaciones durante la competición en su deporte concreto. Esto es bles factores de riesgo de rotura de fibras de isquiotibiales. Al correr
importante porque los distintos tejidos aumentan su resistencia a la a gran velocidad, se considera que la mayoría de las roturas de fibras
fatiga y tolerancia ante las cargas biomecánicas de ese deporte con- de isquiotibiales ocurren justo antes del apoyo del pie contra el sue-
creto (17). lo cuando los isquiotibiales están cambiando su trabajo de excéntri-
co a concéntrico, lo cual respaldan estudios que demuestran que la
máxima actividad electromiográfica de los músculos isquiotibiales
Inestabilidad articular se produce al final de la fase de balanceo de la pierna y justo después
del apoyo del pie (48, 49). Una ligera inclinación anterior del tron-
La inestabilidad articular se clasifica como mecánica o funcional. La co al correr a gran velocidad, como se ve por ejemplo cuando los
inestabilidad mecánica ocurre cuando los ligamentos o incluso jugadores de fútbol australiano toman el balón, también impone
la cápsula articular se elongan y posibilitan movimientos no fisio- una mayor carga mecánica sobre los isquiotibiales, la cual se asocia
lógicos de la articulación. La inestabilidad funcional se define por con un mayor riesgo de roturas de fibras de estos músculos (17). El
esguinces recurrentes o una sensación de que la articulación cede efecto de la fatiga muscular y, posiblemente, una reducción del
(36). tiempo de reacción de los músculos isquiotibiales fatigados tal vez
La inestabilidad mecánica puede ser consecuencia de esguinces li- también interactúen con una disminución de la fuerza e influyan en
gamentarios previos, del estiramiento de los ligamentos y la cápsula la tasa de lesiones en las carreras de gran velocidad.
articular, o de una laxitud articular generalizada (14, 15, 38). Los
estudios sobre una posible correlación entre la inestabilidad mecáni-
ca y el riesgo de nuevas lesiones son controvertidos. Algunos estu-
Flexibilidad
dios indican que la inestabilidad mecánica de los tobillos o las rodi-
llas podría ser un potencial factor de riesgo de esguinces de tobillo o Son muchos los que creen que el acortamiento muscular es un factor
rodilla (13, 16, 33, 40), mientras que otros estudios no han hallado de roturas de fibras de distensiones musculares, aunque pocos datos
tal correlación (15, 41). Por tanto, puede ser difícil llegar a una con- respalden esa idea. Los métodos para medir el acortamiento muscular
clusión convincente sobre el efecto de la inestabilidad mecánica so- difieren entre estudios, lo cual dificulta la comparación. La mayoría
bre el riesgo de lesiones. Los métodos usados durante los test difie- de los estudios realizados hasta la fecha no han hallado una relación
ren y en la mayoría de estos estudios no se ha aplicado un enfoque entre los músculos acortados y las roturas de fibras musculares (16,
multivariado, por lo que no se detecta una posible interacción entre 50, 51). Sin embargo, hay estudios que revelan cierta relación entre
los distintos factores de riesgo. los músculos aductores de cadera acortados y las roturas de fibras de

muntatge.indd 8 25/07/18 10:00


19

3
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 19
CAPÍTULO
Sue Falsone

Tender un puente entre rehabilitación


y rendimiento

INTRODUCCIÓN etc.) aporta una especialidad y ofrece su punto de vista para ayudar a
que el paciente logre sus metas. El lugar que ocupe el cliente en el
Tradicionalmente, la rehabilitación se ha centrado en la evaluación de continuo del rendimiento (figura 3.1) dependerá de quién sea el
patologías articulares aisladas y en el tratamiento localizado de los teji- quarterback de la asistencia al cliente en un momento dado. Si el pa-
dos afectados. Por ejemplo, cuando alguien tenía un dolor de hombro, ciente es posoperatorio, el médico tal vez sea el quarterback y dicte
se procedía a la evaluación de esa zona anatómica. El tratamiento se precauciones y contraindicaciones a la cirugía. A medida que avance
centraba en reducir el dolor de los tejidos del hombro que lo provoca- el proceso de rehabilitación, el entrenador deportivo o el fisioterapeu-
ban, ya fuera mediante modalidades locales de tratamiento o mediante ta tal vez se conviertan ahora en el quarterback, a medida que mejore
técnicas manuales, y se prescribían ejercicios para fortalecer el hombro. la eficacia de movimientos del atleta. Llegados a cierto punto en que
Una vez que el hombro estaba mejor, se daba al paciente el alta en fi- el cliente ya esté listo para pasar a entrenar movimientos distintos con
sioterapia con un programa de ejercicios en casa. En este modelo no cargas y velocidades diferentes, el entrenador de rendimiento se con-
había nada mal hecho, solo que nada estaba bien hecho. Este modelo vertirá en el quarterback. Y, por último, cuando el atleta empiece a
trata el origen del dolor, en vez de hallar y tratar la causa del dolor. El trabajar los aspectos técnicos y tácticos de su deporte, el entrenador
no reconocer la importancia de toda la cadena cinética en la evaluación técnico tal vez desempeñe un papel principal ayudando al atleta a re-
y tratamiento es la diferencia inherente entre rehabilitar una lesión y cuperar las virtudes de su deporte y posición de juego.
que un atleta vuelva al deporte. El retorno deportivo de un atleta re- Todo el mundo aporta algo que se debe evaluar y respetar primando
quiere un enfoque mucho más global de la evaluación del tejido daña- el interés del atleta. No hay nadie capaz de hacer todo por el atleta,
do, de la evaluación de la cadena cinética y de la secuenciación cinemá- desde el quirófano hasta el trabajo técnico o las habilidades en el terreno
tica, así como de la prescripción de técnicas para la vuelta de un atleta de juego, pasando por todas las modalidades intermedias. Hay muchas
a su deporte, quizás más grande, más fuerte, más rápido y eficiente en personas implicadas en el proceso y algunas son más importantes que
sus movimientos que antes de la lesión. Este es el puente tendido entre otras en ciertos momentos. En el modelo centrado en el atleta, todo el
rehabilitación y rendimiento. mundo está implicado en el proceso. A veces el papel de distintas per-
En el modelo asistencial actual, a menudo se diferencia a los espe- sonas es más o menos importante, pero todas participan, dado que to-
cialistas de dos formas. Primero, físicamente, los proveedores de das aportan algo especial al programa. Todos los profesionales sanita-
atención médica se suelen localizar en distintas instalaciones, en la rios, el preparador físico y el entrenador deben colaborar, aportar su
misma ciudad o a veces incluso en dos ciudades. Cuando existe una experiencia y trabajar juntos para que el atleta vuelva al deporte.
distancia física, la conexión filosófica debe ser sólida. Si los provee- Son muchos los factores que intervienen en la vuelta del atleta al
dores de atención médica están más preocupados con «quién está al deporte o de un paciente a una existencia con calidad de vida, y
cargo» de la atención a los clientes y tratan de microgestionar a los muchos de los componentes implicados trascienden la parte del
otros facultativos, los egos entran en conflicto, el personal trabaja cuerpo lesionada (figura 3.2). Limitarse solo a rehabilitar la lesión ya
con la guardia en alto y se alzan muros. Esto alienta una filosofía no es aceptable en este modelo de rehabilitación. Lo ideal es que los
cuyo resultado es un modelo centrado en el yo. Lo que aquí propo- atletas vuelvan a su deporte no solo rehabilitados, sino más fuertes y
nemos es adoptar un modelo centrado en el atleta. sanos en general.
Tres son las metas de los atletas: 1) Prolongar su carrera deportiva.
2) Aumentar la productividad de su carrera deportiva. 3) Tener el
control de sus lesiones y tratamiento mediante formación, para im-
¿QUÉ ES UN MODELO CENTRADO plementar las estrategias y alcanzar sus metas personales.
EN EL ATLETA?
El modelo centrado en el atleta sitúa al deportista en el centro del
programa, donde todos los profesionales colaboran en garantizar que CÓMO INTEGRAR ÓPTIMAMENTE
el atleta alcance sus metas. Los proveedores de atención médica dejan LA REHABILITACIÓN Y EL RENDIMIENTO
aparcadas sus diferencias y trabajan en equipo por el interés de los
pacientes. Todo el mundo (médicos, quiroprácticos, fisioterapeutas, Salvar el puente entre rehabilitación y rendimiento exige que los pro-
entrenadores deportivos, masoterapeutas, preparadores personales, fesionales de la salud (incluyendo el médico, el masoterapeuta titula-

19

muntatge.indd 19 25/07/18 10:00


20
20 Manual de entrenamiento funcional

Continuo entre rehabilitación y entrenamiento de alto rendimiento


REHABILITACIÓN
REHABILITACIÓN (PREHABILITACIÓN) RENDIMIENTO
INTEGRACIÓN

EVALUAR AISLAR INERVAR INTEGRAR

TERAPEUTA DE MANIPULACIÓN ESPECIALISTA ENTRENADOR


MÉDICO
CORPORAL (FISIOTERAPEUTA, EN RENDIMIENTO DE DESTREZAS
- Diagnóstico MASAJISTA, QUIROPRÁCTICO, - Fuerza - Técnica
- Plan de juego OSTEÓPATA…) - Habilidades de movimiento - Táctica
- Psicología - Alivio del dolor - Metabolismo - Psicología
- Función articular - Recuperación
- Patrones de compensación y regeneración
- Psicología - Nutrición
- Psicología

FIGURA 3-1.  Este continuo muestra el modo en que los profesionales de la salud, los entrenadores de
rendimiento y los entrenadores de destrezas pueden cooperar en interés del atleta.

do, el fisioterapeuta, el entrenador deportivo y el quiropráctico) en- EVALUACIÓN


tiendan los factores del rendimiento del entrenamiento del atleta.
Salvar el puente requiere que los especialistas en rendimiento, los en- Implicaciones para la anatomía funcional
trenadores del movimiento, los entrenadores de la fuerza y los entre-
nadores de destrezas entiendan y respeten el proceso de curación de El entrenamiento de la zona media del cuerpo ha sido objeto de
los tejidos. Cuando estos profesionales trabajen sinérgicamente en el mucha atención en la literatura durante los últimos años (1-3).
mejor interés del atleta, habrán construido con éxito el puente. Especialistas con distinta formación académica coinciden en que
desarrollar la función estabilizadora de la zona media o core es
importante tanto para la reducción de las lesiones como para el
rendimiento deportivo al crear un eje de unión entre miembros
Estabilidad Costillas
Respiración Contracción inferiores y superiores. Se necesita una combinación de movili-
Movilidad dad, estabilidad y fuerza en los hombros, el tronco y las caderas
Relajación
Arti- Columna para una transferencia eficaz de fuerza del hemicuerpo inferior al
culación torácica Diafragma
Fuerza
hemicuerpo superior, o viceversa (4-7). Estas tres áreas definidas,
Tolerancia
muscular
Caderas
al dolor aunque integradas, son la base de todo movimiento del ser huma-
Control
Confianza
no. Existe un corpus vastísimo de estudios de investigación sobre
muscular Columna
lumbar
Psicología el hombro, la columna vertebral y la pelvis junto con su muscula-
Articulación Miedo
tura y función asociadas (8-10). Existen multitud de protocolos
Estabilidad sacroilíaca que se centran en la rehabilitación o la mejora del rendimiento de
Fisiología Nutrición estas áreas, si bien la verdadera sinergia depende de una integra-
Articulación
Movilidad sacroilíaca ción perfecta (11, 12).
Estabilidad Condición
Salud Los profesionales de la rehabilitación y los especialistas de la fuer-
Suelo
Movilidad pélvico
física za necesitan superar la visión simplista de la zona media o core y
abrazar una concepción más integrada del pilar de fuerza, que con-
siste en la integración completa de hombros, tronco y caderas. Se
FIGURA 3-2.  Muchos factores influyen en el entrenamiento y el rendi- necesita la movilidad, estabilidad y fuerza de estas áreas individuales
miento. Si se inhibe un factor, su efecto redunda en toda la unidad. Existe para que juntas creen un canal para la producción de potencia y la
una relación constante entre los factores que actúan conjuntamente. transferencia de fuerza por el cuerpo (13).

muntatge.indd 20 25/07/18 10:00


21
I.3 TENDER UN PUENTE ENTRE REHABILITACIÓN Y RENDIMIENTO 21

Al centrarse en los hombros, el tronco y las caderas, hay que con- cuerpo inferior (sentadillas) dominan las caderas (peso muerto ruma-
siderar varios aspectos respecto a su relación mutua. Cuando se trata no) o las rodillas (flexiones de isquiotibiales), y se practican con una
del pilar de fuerza, es importante reparar en que hay aproximada- o las dos piernas. Por último, los movimientos rotacionales se practi-
mente 63 articulaciones y más de 71 músculos, dependiendo de can poniendo el énfasis en la estabilidad (el leñador) o en la propul-
cómo se cuenten los músculos espinosos intrínsecos y los músculos sión (remo con rotación). Todos estos movimientos se utilizan du-
del suelo de la pelvis. Todos están conectados mediante hojas de rante el desarrollo de programas con el fin de preparar al atleta para
fascia que discurren en los planos sagital, coronal y transverso (4). los movimientos necesarios para volver a jugar. Si combinamos estos
Esta enorme cantidad de estructuras móviles genera un intrincado movimientos del entrenamiento con movimientos atléticos (linea-
sistema de programas motores que transmiten docenas de pares de les, multidireccionales, saltos, aterrizajes y movimientos de transi-
fuerza que colaboran simultáneamente para crear una serie diversa ción), tendremos programas integrales para que los atletas vuelvan a
de movimientos armónicos a través de la cadena cinética. su deporte. Esto puede resultar muy complicado puesto sobre el
papel de esta manera; por eso en este libro se ofrecen ejemplos para
hacerse una idea de los elementos diferenciados del patrón de movi-
Evaluación de los movimientos miento y del deporte al que se quiere que vuelva un atleta. Se nece-
sita una correcta interacción de movilidad, estabilidad y fuerza de
Cuando un atleta vuelve a su deporte tras una lesión, se debe aten- los segmentos proximales para que los segmentos distales (extremi-
der, para empezar, la causa de la lesión. A menudo la sobrecarga de dades) se muevan con eficacia. Cuando el eje de la rueda funciona
los tejidos por una fuerza excesiva o una mala colocación o postura correctamente, los radios pueden ocupar su lugar. Si el eje se rompe,
es la razón de las lesiones traumáticas y no traumáticas. Debemos los radios seguirán su mismo destino.
identificar la causa del dolor si queremos curar su fuente. El cuerpo,
en último término, seguirá la vía de menos resistencia para mante-
ner las posturas estáticas y realizar movimientos dinámicos. La gen-
te se sostiene gracias a sus ligamentos y descansa sobre las articula- CONTINUO CONTRÁCTIL
ciones, que aguantan esas estructuras con un mínimo esfuerzo.
Durante el movimiento, los músculos actúan de compensadores, A la hora de prescribir ejercicio, muchos especialistas en rehabilita-
centrándose en el objetivo final y no en la vía adoptada para llegar ción se sienten cómodos recomendando tres series de diez repeticio-
allí. Tender un puente entre rehabilitación y rendimiento consiste nes. Tres series de diez es un programa de series y repeticiones muy
en identificar esas posturas erróneas y los patrones de movimiento cómodo para que los atletas ejerciten el control neuromuscular, re-
compensatorios que causan daños en los tejidos, y en enseñar al fuercen patrones de movimiento e inicien la recuperación de la fuer-
cuerpo a funcionar de la forma que, al final, será la más eficiente. La za de la extremidad o grupo muscular atrofiados. No obstante, el
eficacia cinética se puede considerar la piedra angular de los movi- especialista en rehabilitación debe asumir que los atletas no se mue-
mientos atléticos. Estos se componen de movimientos lineales, mo- ven en un mundo de tres series de diez. Los atletas actúan en un
vimientos multidireccionales, saltos, aterrizajes y transiciones entre mundo de intensidades variables, velocidades variables e impredeci-
cualquiera de estos movimientos y otros. bilidad. A menudo tienen que superar no solo la fuerza que ellos
La mayoría de los atletas no necesitan «ser fuertes». Lo que nece- crean, sino también la fuerza que otros ejercen sobre ellos, obligán-
sitan es fuerza específica para su deporte y que genere los patrones doles a superar sus límites habituales de fuerza, velocidad y movili-
de movimientos requeridos día tras día, temporada tras temporada. dad. Por tanto, el tratamiento debe aportar diversas velocidades,
Deberíamos considerar con más frecuencia las actividades en la sala intensidades, volúmenes y resistencias externas con el fin de prepa-
de pesas como una oportunidad para mejorar y potenciar los movi- rar a los atletas para la vuelta al terreno de juego. Las intervenciones
mientos necesarios en el terreno de juego. La rehabilitación y el en- de los facultativos deben ejercitar el continuo contráctil (figura 3.3).
trenamiento de la fuerza tradicionales se han centrado en aumentar El continuo contráctil sirve para describir distintos tipos de fuerza
la fuerza de las personas. Lo que necesitan los atletas es potencia: la que ejercen los deportistas durante el entrenamiento o la competi-
capacidad de realizar un trabajo en un tiempo dado o hacer más ción. Empezando por la derecha del continuo, encontramos la fuer-
trabajo en el mismo tiempo. Hay varios momentos en los que los za límite. La fuerza límite es una fuerza muy probablemente hormo-
atletas simplemente necesitan entrenar la fuerza con el fin de au- nal, una reacción de «lucha o huida». Un ejemplo de fuerza límite
mentar su fuerza máxima. Ejemplo de ello sería alguien que se pre- sería una abuela que saca fuerzas de flaqueza para levantar un coche
para para la prueba del press de banca en la National Football League que está aplastando a su nieto. Estos actos de fuerza, en apariencia
(NFL) y mezcla levantamientos de potencia o levantamientos olím- inexplicables, no se pueden ejercitar y el cuerpo solo los ejerce en
picos. Sin embargo, los movimientos atléticos de verdad son una situaciones de emergencia o de competición. La fuerza excéntrica es
función de la potencia, y un sencillo entrenamiento de la fuerza no una contracción que genera elongación del músculo y soporta mu-
será suficiente para mejorarlos. cho mejor una carga mayor que una contracción muscular concén-
Los movimientos se describen y clasifican en consecuencia: los trica. La fuerza máxima se define por la masa que alguien logra mo-
movimientos de empuje con el hemicuerpo superior se practican con ver en comparación con su peso corporal (fuerza relativa) o sin
el cuerpo horizontal (press de banca) o vertical (press militar). Los compararla (fuerza absoluta). La fuerza inicial es la capacidad para
movimientos de tracción con el hemicuerpo superior se practican con vencer la inercia. La fuerza explosiva es la capacidad de mover una
el cuerpo horizontal (remo) o vertical (mentones). Los movimientos masa con velocidad. Los movimientos resistidos utilizan fuentes exter-
de empuje con el hemicuerpo inferior se practican con una o las dos nas (mancuernas, trineos, otras personas, etc.) de forma planificada,
piernas (sentadillas). En los movimientos de tracción con el hemi- mientras que la fuerza de reacción no se programa previamente. La

muntatge.indd 21 25/07/18 10:00


22
22 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 3-3.  Continuo que describe distintos tipos


de fuerza que ejercen los deportistas durante el entre-
namiento y la competición.
Continuo contráctil

s
os
os

er plos tido
iv
tid

sr s
ct

s
e

a
s

is

si
r
ea

a
do

ric
ib
im s as

re

iv

a
ra

im os l

nt
im
za al
os

ite
te


to

to

i
áx
Fu inic
t

Fu ent
al

lím
n

M ien

ex

ex
m
ie

ie
os

i
im

im

za

za

za

za
d

ov

ov

ov

ov

er

er

er

er
ta
Es

Fu

Fu

Fu
M

M
Fuerza óptima

fuerza reactiva es la capacidad de reaccionar a los movimientos de forma tan limpia y diferenciada. Nadie programará ejercitar la po-
otra persona, mientras que los movimientos libres son programas tencia máxima antes de la práctica del deporte. ¿En qué punto un
motores autodirigidos. Los movimientos asistidos se describen a me- movimiento ineficaz genera preocupación porque aumente el riesgo
nudo como un entrenamiento de la velocidad excesiva, mediante la potencial de lesiones? Esta es una pregunta difícil con ninguna res-
cual se obliga al individuo a superar su capacidad habitual de gene- puesta real hasta la fecha. Esto es lo que los profesionales de la asis-
rar movimiento. Por último, los estados alterados comprenden me- tencia sanitaria y del rendimiento llevan años debatiendo, y el deba-
dios que afectan la gravedad, como el agua. Incluir diversas veloci- te no ha terminado. Tener presentes algunos principios sencillos
dades e intensidades de movimiento al ejercitar el continuo permitirá a los médicos que los atletas progresen con seguridad y
contráctil brinda a los atletas una oportunidad perfecta de retornar eficacia, con un riesgo mínimo de recaídas.
con seguridad al juego y los prepara para la competición. El conti-
nuo contráctil se debe usar durante la preparación de programas
para la rehabilitación de atletas. Curar y restablecer la función articular
Esto se debe hacer no solo con la fuente del dolor, sino también con
sus causas potenciales. Se tiene que restablecer y mantener la artro-
¿CÓMO SE POTENCIAN AL MÁXIMO LAS cinemática de una articulación para que los patrones de movimien-
PROGRESIONES DEL RENDIMIENTO? to sean correctos.

Es ahora cuando quedan más claros el arte de la rehabilitación y el


rendimiento, y el modo de tender un puente entre ambos elemen- Carga progresiva de los tejidos
tos. Nuestras profesiones se basan en la ciencia, si bien la programa-
ción y ajuste para que los atletas vuelvan a jugar es en verdad el arte La gente suele pensar que porque alguien sea un atleta está más ca-
de la terapia y el arte del entrenamiento. pacitado que las personas normales para practicar antes ejercicios de
mayor nivel durante el proceso de rehabilitación. Aunque los atletas
puedan avanzar en el proceso de rehabilitación con más rapidez que
una persona normal, pese a ello precisan progresar siguiendo un
Flujo y progresiones orden y sin saltarse ningún paso. Cuando un atleta no carga los teji-
El flujo nunca es absoluto. Sea al hablar de un único ejercicio o de dos de manera progresiva, estos se irritan, y la irritación crónica
un período de entrenamiento, no se interrumpe un tipo de entrena- causa dolor y daños. La carga progresiva de los tejidos es un concep-
miento (p. ej., la estabilidad) para entrenar otro (p. ej., la fuerza). to que se debe debatir con todos los atletas en rehabilitación. Cuan-
Muchos tipos de movimientos, contracciones y fases coexisten a do no se sigue este concepto, los atletas se sienten a tope un día y
diario y en cualquier fase del entrenamiento. En general, el flujo de con los tejidos irritados al siguiente. La tendencia de los médicos es
una sesión o período de entrenamiento tal vez sea ejercicio correc- perseguir los síntomas siempre cambiantes y abandonar el plan o las
tivo, fuerza, potencia, habilidad de movimientos y técnicas deporti- progresiones formales. La carga progresiva de los tejidos previene
vas. Téngase presente que pocas veces se divide el entrenamiento de que esto ocurra, permitiendo que los tejidos se adapten de manera

muntatge.indd 22 25/07/18 10:00


25

4
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 25
CAPÍTULO
Alena Kobesova, Petra Valouchova y Pavel Kolar

Estabilización neuromuscular dinámica:


Ejercicios basados en modelos
de cinesiología del desarrollo

INTRODUCCIÓN dad de los músculos ortostáticos está genéticamente determinada y


se produce de forma automática durante la maduración del SNC.
La etiología del dolor musculoesquelético, en particular el dolor de Durante el estadio neonatal (figuras 4.1 y 4.2), huesos y articulacio-
espalda, se evalúa a menudo desde un punto de vista anatómico y nes son morfológicamente inmaduros. Por ejemplo, la forma del
biomecánico, así como atendiendo a las fuerzas externas (es decir, la arco plantar no está bien definida (4, 5); el tórax tiene forma de
carga) que actúan sobre la columna vertebral. No obstante, a menu- barril; los ángulos posteriores de las costillas inferiores se sitúan an-
do se obvia la evaluación de las fuerzas generadas por la propia mus- teriormente respecto a la columna vertebral; las costillas parecen
culatura del paciente. La función estabilizadora de los músculos estar más horizontales que en la edad adulta (6), y la columna verte-
desempeña un papel crítico y decisivo sobre la postura, y depende bral se mantiene cifótica dado que todavía no se han desarrollado las
de la calidad del control del sistema nervioso central (SNC). El en- curvas lordóticas (7-9). A medida que madura el SNC, aumenta la
función de los músculos voluntarios. Los músculos controlados por
foque de Kolar sobre la estabilización neuromuscular dinámica
el SNC actúan en consecuencia sobre las láminas epifisarias de cre-
(DNS por dynamic neuromuscular stabilization) es un enfoque sin-
cimiento e influyen en la forma de huesos y articulaciones. La posi-
gular y novedoso que explica la importancia de los principios neu-
ción de todas y cada una de las articulaciones depende de la función
rofisiológicos del aparato locomotor. La DNS comprende los prin-
de los músculos estabilizadores y de la coordinación de músculos
cipios de la cinesiología del desarrollo durante el primer año de vida;
locales y distantes para garantizar la «centralidad funcional» de las
estos principios definen la postura ideal, los patrones respiratorios y
articulaciones en todas las direcciones posibles. La calidad de esta
centrar a partir de un paradigma «de los trastornos del neurodesa-
coordinación es crucial para la función de las articulaciones e influ-
rrollo» (1). La DNS presenta una serie crítica de pruebas funciona- ye no solo en los parámetros locales, sino también en otros regiona-
les que evalúan la cualidad de la estabilidad funcional de los múscu- les, anatómicos y biomecánicos globales que aparecen al principio
los estabilizadores de la columna y las articulaciones, y que ayudan del estadio posnatal.
a hallar el «eslabón clave» de la disfunción. El tratamiento se basa en La ontogénesis manifiesta una relación muy estrecha entre los
los patrones ontogénicos globales posturales-locomotores (2, 3). El principios neurofisiológicos y biomecánicos, los cuales son aspectos
objetivo primario del tratamiento es mejorar la distribución de las importantes para el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del
fuerzas internas de los músculos que actúan sobre los distintos seg- sistema locomotor. Esta relación es muy clara en casos en los que
mentos de la columna y sobre cualquier otra articulación. Dentro hay una lesión del SNC y la coordinación de los músculos se ve
del concepto de tratamiento de la DNS, la formación y participa- afectada. La coordinación muscular alterada trastorna a su vez la
ción del paciente son imperativas para reforzar una coordinación posición de las articulaciones, el desarrollo morfológico y, en último
ideal de todos los músculos estabilizadores. lugar, la postura (figura 4.3) (10, 11). La función postural y los pa-
trones motores no solo son los indicadores del estadio de madura-
ción, sino que apuntan al hecho de si el desarrollo del SNC es fisio-
ONTOGÉNESIS POSTURAL Y MADURACIÓN lógico o patológico (1-3, 12, 13). La postura es un término muy
estrechamente relacionado con el temprano desarrollo del indivi-
DEL SISTEMA ESTABILIZADOR INTEGRADO duo. La cualidad de la verticalización durante el primer año de vida
DE LA COLUMNA VERTEBRAL, EL TÓRAX influye poderosamente en la calidad de la postura del cuerpo duran-
Y LA PELVIS te el resto de la vida de una persona. Durante la ontogénesis postural
inicial, se establecen las curvas cifótica y lordótica de la columna, así
La ontogénesis postural implica la maduración de la postura corpo- como las posturas del tórax y la pelvis. Este proceso se corresponde
ral y de la locomoción humana (1-3). La función de los músculos con la estabilización de la columna, la pelvis y el tórax en el plano
ortostáticos asegura todas las posiciones posibles de las articulacio- sagital a la edad de 4,5 meses (figuras 4.4 y 4.5), a lo cual sigue el
nes, determinadas por su forma anatómica, y tiene una influencia desarrollo por fases de la función locomotriz de las extremidades,
formadora sobre la morfología de huesos y articulaciones. La activi- que incluye la función de andar hacia delante (o extender los brazos

25

muntatge.indd 25 25/07/18 10:00


26
26 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 4-1.  Típica postura supina de un neonato. Posición asimétrica


de la cabeza y el cuerpo, que muestra la predilección del recién nacido por
el giro de la cabeza hacia un lado. La inmadurez postural guarda relación
con la inmadurez morfológica (anatómica): un tórax subdesarrollado y con
forma de barril, y los ángulos posteriores de las costillas inferiores situados
anteriormente respecto a la columna vertebral.

FIGURA 4-3.  Efectos posturales de una parálisis cerebral (diplejía


espástica). Repárese en las deformidades estructurales de las caderas,
las rodillas y los pies como resultado del compromiso de la función de
los músculos por una lesión del sistema nervioso central.

FIGURA 4-2.  Típica postura de un neonato en decúbito prono con pre-


dilección asimétrica por el giro de la cabeza hacia un lado, al igual que en
decúbito supino. No existe equilibrio porque las zonas en carga del cuerpo
no se han definido todavía, y el recién nacido no puede sostener ningún
segmento del cuerpo contra la fuerza de la gravedad. Toda la columna
vertebral asume una postura cifótica con inclinación anterior de la pelvis.

y asir objetos) y la función de apoyarse (o despegar los pies del suelo)


(1-3, 12). Esta función locomotriz de las extremidades asume dos
patrones. En el patrón ipsolateral, la pierna y el brazo del mismo
lado ejercen la función de apoyo (y de despegue), mientras que la
pierna y el brazo del otro lado cumplen la función fásica, es decir,
andar hacia delante y asir objetos (figura 4.6). El patrón ipsolateral
se desarrolla en decúbito supino y más tarde se integra en el proceso
de girar, sentarse oblicuamente y otros patrones. Por otra parte, en FIGURA 4-4.  Bebé de 4 meses y medio en decúbito supino. Se esta-
el patrón contralateral, por ejemplo, si el brazo derecho actúa de blece y mantiene la estabilización del tórax, la pelvis y la columna en el
apoyo, entonces la pierna izquierda también ejerce al mismo tiempo plano sagital mediante una coactivación proporcional de los músculos ago-
la función de apoyo (figura 4.7). El patrón contralateral se desarrolla nistas y antagonistas (véase la figura 4.12 para más detalles). Las zonas
en decúbito prono y más tarde se integra en la función de arrastrar- de apoyo del peso del cuerpo en decúbito supino son la línea nucal, los
se, gatear o en lo patrones de movimiento de la marcha. Los patro- omoplatos, el sacro y las secciones superiores de los músculos glúteos. El
nes locomotores ipsolateral y contralateral de las extremidades se bebé es capaz de levantar la pelvis de la mesa hasta la unión toracolumbar
empiezan a desarrollar simultáneamente después de completarse la debido a la estabilización vertebral establecida en el plano sagital.

muntatge.indd 26 25/07/18 10:00


27
I.4 ESTABILIZACIÓN NEUROMUSCULAR DINÁMICA: EJERCICIOS BASADOS EN MODELOS DE CINESIOLOGÍA DEL DESARROLLO 27

FIGURA 4-5.  Bebé de 4 meses y medio en decúbito prono. Las zonas


de apoyo comprenden los epicóndilos mediales, la espina ilíaca anterosu-
perior bilateral y la sínfisis del pubis. Esta postura permite al bebé mante- FIGURA 4-7.  Patrón de movimiento contralateral y función de las
ner el segmento (la cabeza o las piernas) por encima de la base de apoyo extremidades. La pierna izquierda (cóndilo medial de la rodilla) ofrece
contra la fuerza de la gravedad. Al levantar la cabeza, la columna se yergue apoyo mientras el brazo izquierdo se extiende hacia delante (para agarrar);
empezando por los segmentos torácicos medios. Los segmentos torácicos la pierna derecha avanza hacia delante y el brazo derecho ofrece apoyo
superiores pertenecen funcionalmente a la columna cervical. (epicóndilo medial del codo). Repárese de nuevo en la posición recíproca:
el pie izquierdo en carga asume flexión plantar e inversión, y el pie derecho
avanza hacia delante adoptando flexión dorsal y eversión.

de la extremidad trabaja en cadena cinética cerrada. La dirección de


la actividad muscular es distal (hacia el área de apoyo, es decir, en
carga) y suele implicar el movimiento de la cavidad sobre la cabeza
estabilizada del húmero o el fémur (figuras 4.8 y 4.9).
Todos los sistemas aferentes —incluida la información visual (14-
16), auditiva (17), vestibular (18, 19), propioceptiva y exteroceptiva
(20)— se integran en estos patrones globales de estabilización, apo-
yo y deambulación de las extremidades. Además, el sistema orofacial
interviene en estos complejos patrones de movimiento (2, 3, 12,
21). Por ejemplo, durante los lanzamientos, el atleta asume automá-
ticamente una posición recíproca de las extremidades; los ojos y la
lengua giran en la misma dirección que el brazo que se adelanta
(lanzamiento). Los ojos preceden al movimiento del brazo, poten-
ciando la facilitación y ejecución del movimiento de lanzamiento.
FIGURA 4-6.  Patrón de movimiento ipsolateral y función de las extre- El atleta de la figura 4.10 muestra el modo en que sus músculos
midades. Las extremidades del lado derecho sirven para apoyarse y cargar orofaciales participan en el movimiento para mejorar la fuerza máxi-
el peso del cuerpo mientras el brazo izquierdo se extiende hacia delante ma y el rendimiento. Si se pide al atleta que mire en la dirección
(como para agarrar) y la pierna izquierda se balancea hacia delante (como opuesta o que gire la lengua contra la dirección del movimiento del
en la deambulación). Repárese en la posición «recíproca» de las extremida- brazo hacia delante, su rendimiento deportivo disminuirá significa-
des opuestas, por ejemplo, el pie derecho (en carga) adopta flexión plantar tivamente. Estos principios se aplican poderosamente en el entrena-
e inversión mientras el pie izquierdo (que se desplaza hacia delante) asume miento deportivo.
flexión dorsal y eversión. El brazo derecho se desplaza adoptando prona- La activación de los músculos estabilizadores es automática y sub-
ción mientras el izquierdo asume supinación. consciente (el «mecanismo de proacción anticipatoria»), y precede a
todo movimiento voluntario (figura 4.11) (22). Todos los movi-
mientos voluntarios influyen en la postura global y esa postura in-
fluye a su vez en la calidad del movimiento fásico (dinámico). El
estabilización en el plano sagital, que fisiológicamente corresponde sistema estabilizador integrado de la columna consiste en una acti-
a los 4 meses y medio de edad. vidad equilibrada de los músculos flexores profundos del cuello y los
La función deambulatoria corresponde a actividades en cadena músculos extensores espinosos de las regiones cervical y torácica
cinética abierta, en la cual la dirección de la tracción de los músculos superior. La estabilidad de las regiones lumbar y torácica inferior
es proximal y suele implicar el movimiento de la cabeza del fémur o depende de la actividad proporcional entre el diafragma, el suelo
del húmero, respectivamente, sobre un acetábulo o una cavidad gle- pélvico y todas las secciones de la pared abdominal y los músculos
noidea estables. Los principios se invierten en el lado en carga, don- extensores de la columna. El diafragma, el suelo de la pelvis y la

muntatge.indd 27 25/07/18 10:00


28
28 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 4-8.  En un patrón ipsolateral, como en


este caso, las extremidades del lado izquierdo cum-
plen la función de moverse hacia delante. La direc-
ción de la actividad muscular es proximal; la cavidad
glenoidea y el acetábulo se mantienen relativamente
fijos y sirven de base estable, mientras que la cabeza
del húmero y el fémur giran en torno a esas cavida-
des estabilizadas. Dicho de otro modo, los segmentos
distales (extremidades) se mueven contra una base
estable y fija (escápula, pelvis). Ocurre lo contrario
en el caso de la pierna y el brazo derechos en carga.
La dirección de tracción de los músculos es distal; el
húmero y el fémur están ahora relativamente fijos
mientras la cavidad glenoidea y el acetábulo se mue-
ven a su alrededor. Dicho de otro modo, la porción
proximal de la escápula y la pelvis se mueven contra
unas extremidades distales relativamente fijas.

Dirección de la Segmentos móviles Segmentos fijos


tracción muscular

pared abdominal regulan la presión intraabdominal, la cual aporta pica del tórax (debido a una actividad desequilibrada de los múscu-
estabilidad ortostática lumbopélvica anterior (figura 4.12) (23-28). los estabilizadores superiores e inferiores del tórax, con dominancia
En el estadio neonatal, el diafragma actúa solo como músculo respi- de los estabilizadores superiores) e hiperactividad de los músculos
ratorio. Entre las 4 y 6 semanas de edad, se produce la primera acti- extensores superficiales de la columna.
vidad postural; el bebé empieza a levantar la cabeza (en decúbito El diagnóstico de la DNS se basa en la comparación del patrón
prono) y las piernas (en decúbito supino) contra la fuerza de la gra- estabilizador del paciente con el patrón de estabilización en desarro-
vedad, y el diafragma empieza a ejercer su doble función de múscu- llo de un bebé sano. Así, por ejemplo, con la postura del patrón fi-
lo respiratorio y ortostático. La doble función del diafragma es esen- siológico de un bebé de 4,5 meses comparamos la postura supina
cial para todos los movimientos e incluso más importante en todo del paciente manteniendo las piernas por encima de la mesa (figura
tipo de actividades deportivas (29, 30). En caso de cuadros patoló- 4.13) y la estabilidad sagital en decúbito prono (figura 4.14) duran-
gicos, se observa una función ortostática deficiente del diafragma; te la prueba de extensión del tronco. El sistema terapéutico de la
un reclutamiento y sincronización anormales de la actividad de los DNS hace uso de ejercicios funcionales específicos con el fin de
músculos abdominales y el diafragma (31); una postura inicial atí- mejorar la estabilidad articular y vertebral centrándose en el sistema
integrado de estabilidad de la columna vertebral. No obstante, el
objetivo primario es el cerebro, que se debe estimular y condicionar
correctamente para activar de forma automática los patrones de mo-
vimiento óptimos y necesarios para la coactivación de los músculos
estabilizadores. La estrategia final es «entrenar el cerebro» para con-
servar el control central, la estabilidad articular y la calidad ideal de
movimientos restablecidos durante la intervención terapéutica. Esto
se consigue mediante la activación o estimulación de los músculos
estabilizadores con el paciente en las principales posturas de desarro-
Tracción muscular llo (véase la sección «Ejercicios de muestra»). A medida que avanza
el programa y se vuelve más complicado, estos patrones de movi-
Segmentos fijos miento ideales están bajo control voluntario (cortical) del paciente,
con lo cual requieren menos ayuda del facultativo. Al final, median-
Segmentos móviles te la repetición de los ejercicios, el control central establece un mo-
delo automático que se vuelve una parte fundamental de los movi-
Dirección del movimiento mientos diarios. La integración del patrón ideal de estabilización en
FIGURA 4-9.  En un patrón contralateral, como en este caso, el brazo las actividades deportivas no solo reduce el riesgo de lesiones y los
izquierdo y la pierna derecha cumplen una función de apoyo, mientras que síndromes álgicos secundarios producto de sobrecargas, sino que
el brazo izquierdo y la pierna derecha se impulsan hacia delante. también mejora el rendimiento deportivo.

muntatge.indd 28 25/07/18 10:00


29
I.4 ESTABILIZACIÓN NEUROMUSCULAR DINÁMICA: EJERCICIOS BASADOS EN MODELOS DE CINESIOLOGÍA DEL DESARROLLO 29

FIGURA 4-10.  Función recíproca de las extremidades en un lanzador de jabalina. Repárese en la integración del sistema orofacial en la postura global.
Los ojos y la lengua se orientan en la misma dirección que el brazo que efectúa el lanzamiento, precediendo a dicha acción.

LA DISFUNCIÓN MOTORA (PATRONES imperativo entrenar los músculos en cadena cinética abierta y ce-
rrada.
MOTORES ANORMALES) COMO FACTOR Esta función ortostática o estabilizadora siempre precede a cual-
ETIOLÓGICO DE LESIONES Y SÍNDROMES quier movimiento fásico (voluntario) (22). Las patologías y disfun-
ÁLGICOS ciones ocurren con frecuencia cuando el músculo es lo bastante
fuerte como para desarrollar su función fásica (o anatómica), pero
La anatomía del músculo se considera un factor decisivo a la hora carece de su función ortostática (estabilizadora), de lo cual se deriva
de aumentar la fuerza muscular. Los tipos de ejercicios específicos inestabilidad postural. Los patrones de estabilización erróneos se fi-
para músculos individuales se basan en el conocimiento de las in- jan fácilmente en el SNC, dado que la estabilización es una función
serciones de los músculos en cuestión. La mayoría de las máquinas automática y subconsciente. Esa estabilización anormal acaba inte-
y bancos de pesas se basan en la anatomía muscular. Al fortalecer grándose en los movimientos y, sobre todo, en las actividades depor-
los músculos o al analizar la debilidad muscular o la influencia del tivas (que exigen fuerza, velocidad y repeticiones), comprometiendo
músculo en las articulaciones, huesos y tejidos blandos, se debe la calidad de los estereotipos de movimiento y causando sobrecarga,
tener en cuenta la anatomía y la neurobiomecánica de los múscu- disminución del rendimiento deportivo y un mayor riesgo de lesio-
los, así como su integración en las cadenas biomecánicas. El con- nes. La sobrecarga repetida y estereotipada causada por un patrón
trol del SNC y sus programas asociados desempeñan un papel erróneo de estabilización es una causa primaria y frecuente de alte-
crítico en la correcta integración de estas cadenas musculares (32- raciones de la movilidad y síndromes álgicos. El dicho «la práctica
34). En condiciones estáticas (sentados o tumbados) y dinámicas no lleva a la perfección, sino a la continuación» es cierto cuando
(locomoción), los segmentos individuales de la movilidad se de- hablamos de los patrones fisiológicos y patológicos. Una desacerta-
ben estabilizar mediante la actividad coordinada de los músculos da metodología de entrenamiento (o, para el caso, de rehabilitación)
agonistas y antagonistas. Es decir, se necesita una sinergia de coac- fijará y reforzará estereotipos erróneos (figura 4.17).
tivación que se debe entrenar. Otro aspecto crítico es entrenar am- La inestabilidad ortostática no se evalúa simplemente mediante
bas direcciones de tracción de los músculos, es decir, entrenar la una prueba muscular manual. Se deben emplear pruebas posturales
musculatura para la deambulación (cadena cinética abierta) y la funcionales. El enfoque de Kolar sobre la DNS explica y demuestra
carga del peso (cadena cinética cerrada). El error más frecuente en la importancia de la relación y correcto reclutamiento de todas las
el entrenamiento de la fuerza es que se entrene solo una dirección interacciones musculares para la estabilidad dinámica de la columna
de la actividad muscular, por ejemplo, el músculo pectoral se ejer- vertebral y las articulaciones, y aplica una serie de pruebas dinámi-
cita en cadena cinética abierta en todo momento (figura 4.15), cas sistemáticas. La sección sobre los ejercicios de muestra pone de
pero no en cadena cinética cerrada (figura 4.16). En resumen, es relieve las pruebas más importantes.

muntatge.indd 29 25/07/18 10:00


59

6
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 59
CAPÍTULO
Craig Liebenson, Jason Brown y Nathan J. Sermersheim

Evaluación funcional de patrones


de movimiento erróneos

INTRODUCCIÓN a menudo se queda solo en eso. Por el contrario, la evaluación funcio-


nal va un paso más allá y trata de identificar la fuente de sobrecarga
El dilatado impacto que tienen las patologías neuromusculoesquelé- biomecánica. Para identificar correctamente a la víctima y al culpable,
ticas en la sociedad y el limitado éxito en su tratamiento exigen un es necesario distinguir entre la localización del dolor y su fuente (tabla
nuevo enfoque. Basta con echar un vistazo hacia atrás y fijarse en la 6.1). El tratamiento se suele centrar en la localización del dolor, que es
epidemia de discapacidades por lumbalgia o en el aumento especta- la «víctima» de la disfunción, mientras que la fuente del dolor, el ver-
cular de lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) para darse dadero «culpable», queda sin detectar. La evaluación funcional requie-
cuenta de ello. El problema es que, aunque estamos diseñados para re una mirada más profunda para evitar el enfoque corto de vista que
movernos, nos movemos muy poco (sedentarismo), demasiado (uso se suele aplicar.
excesivo) o con movimientos de escasa calidad (patrones de movi- La evaluación funcional consigue dos objetivos principales: (1)
miento erróneos). El estilo de vida sedentario ya no es solo un pro- Tranquilizar a los pacientes que no tienen una patología significativa
blema de las sociedades occidentales, sino que se ha extendido como o inquietante, y (2) individualizar la terapia o entrenamiento que
un virus por las naciones del mundo en vías de desarrollo. Los «gue- reduzca los movimientos dolorosos y restablezca la función. Ha que-
rreros de fin de semana», así como la tendencia actual del mundo dado demostrado que este tipo de enfoque empírico conlleva una
del fitness a optar por más series, más repeticiones y más peso sin mejora predecible entre sesiones (3-5). Este enfoque centrado en el
tener en cuenta la calidad del movimiento, ha conducido a un au- paciente o atleta contrasta con los métodos tradicionales que siguen
mento en el número de síndromes de dolor musculoesquelético protocolos predeterminados y basados en un diagnóstico específico
(DME) sin impacto causados por un uso excesivo. Se aprecian unos o en datos aislados sobre músculos débiles o una movilidad restrin-
fundamentos inadecuados en la competencia o capacidad de movi- gida.
miento, los cuales se manifiestan en patrones de movimiento erró- El tratamiento de la fuente biomecánica de dolor, en lugar de la
neos que implican programas motores fundamentales, como la pos- localización de los síntomas, se basa en un concepto llamado interde-
tura erguida, estar en cuclillas, la marcha, el equilibrio y la respiración. pendencia regional (6-10). Esta es la teoría según la cual la disfunción
En este capítulo se describirá un nuevo paradigma funcional de de una región anatómica es responsable del dolor o la disfunción en
evaluación. otra región, a menudo distante. Por ejemplo, se ha demostrado que
La evaluación previa funcional implica la obtención de la historia los esguinces de tobillo causan un retraso compensatorio en el inicio
y una exploración funcional. La historia debe identificar las activi- de la activación del músculo glúteo mayor del lado lesionado. Este
dades, metas, síntomas y preocupaciones actuales del paciente o at- retraso persiste mucho después de que el esguince se haya curado y,
leta, así como sus lesiones y actividades pasadas. La exploración por ese motivo, en la rehabilitación se tiene que tratar esta disfunción
cumple dos fines: (a) Identificar movimientos o tejidos dolorosos, y indolora (11).
(b) establecer patrones de movimiento erróneos en los que haya una
disfunción indolora. Reconocer patrones erróneos que, cuando se «Una vez que los tejidos dañados se curan, los músculos tienen que
repiten, causan sobrecargas y lesiones de los tejidos es un elemento aprender, porque rápidamente desarrollan hábitos de rigidez refleja
clave para desarrollar una estrategia correctiva de éxito. Más allá de que perduran más allá de la lesión», según Janet Travell (12).
evaluar la capacidad motora, la evaluación clínica debe determinar
igualmente cualquier discrepancia entre las exigencias impuestas a la
actividad individual y su capacidad funcional (1). Estas discrepan- La evaluación funcional es una «pieza ausente» en la evaluación
cias tal vez se planteen como un déficit del control motor que causa médico-traumatológica tradicional del dolor musculoesquelético
una pérdida del margen de error de la estabilidad normal. Tal déficit (DME). Janda, Cook y otros han pedido que la evaluación funcio-
no solo predispone a las lesiones, sino que reduce también el poten- nal de los patrones de movimiento se convierta en el «patrón oro» de
cial de rendimiento. las personas con DME (13, 14). La sentadilla con brazos por encima
Según Janda, «el tiempo invertido en la evaluación ahorra tiempo de la cabeza y la sentadilla con una sola pierna son dos ejemplos (fi-
en la curación» (2). La evaluación traumatológica tradicional se centra guras 6.18 y 6.20). La sentadilla con brazos por encima de la cabeza
en identificar el origen de los síntomas y la causa del dolor mediante es muy valiosa porque examina la movilidad y estabilidad en el pla-
una prueba de provocación. Por desgracia, el enfoque traumatológico no sagital. En concreto, evalúa la movilidad de tobillos, caderas y

59

muntatge.indd 59 25/07/18 10:00


60
60 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 6.1 Distinción entre la localización y la TABLA 6.2 Signos y síntomas de alerta potencial
fuente del dolor
Menores de 20 o mayores de 50 años
Localización Traumatismo
  Causa del dolor (tejido) Infección reciente
 Segmentaria Historia previa de carcinoma, consumo crónico de esteroides,
 Aislada virus de inmunodeficiencia humana, toxicomanía
Fuente Fracaso tras 4 semanas de un tratamiento conservador apropiado
  Esfuerzos repetitivos Dolor nocturno
  Insuficiente capacidad (es decir, un «eslabón débil») Dolor en reposo
  Patrón erróneo de movimiento Pérdida de peso sin relación con la alimentación
  Sensibilización central Malestar general
Restricción de la flexión que no remite
Fiebre
Debilidad motora en las extremidades inferiores
Trastorno del control de esfínteres
columna torácica, así como la estabilidad de los pies, rodillas y las
regiones lumbopélvica, del hombro y el cuello. También procede Anestesia por bloqueo en silla
con una prueba de detección de un mecanismo habitual de lesiones
de la movilidad lumbar en carga con la columna lumbar en flexión Fuente: Waddell (15).
completa. La sentadilla con una sola pierna es una prueba esencial
para la mayoría de las personas, porque es una ventana abierta al
control de actividades en las que domina el apoyo sobre una sola
pierna, como andar y correr. Revela problemas en el planto frontal y nuevos estudios diagnósticos, los resultados falsos-positivos tam-
del cuarto inferior de la cadena cinética, así como debilidad en el bién llevan inexorablemente a que la afección del paciente o atleta
control de la zona media del cuerpo o core y de la fuerza/coordina- se considere más amenazadora o discapacitante de lo necesario, lo
ción de la cadena posterior. Un mal control de la postura durante la cual ha demostrado que guarda correlación con malos resultados en
sentadilla con una sola pierna también ha demostrado ser una dis- el tratamiento y también cronicidad (16, 17).
función prevenible de lesiones del LCA sin contacto.

Columna vertebral
LIMITACIONES DE LA EVALUACIÓN DE Los hallazgos estructurales de una hernia de disco lumbar en
PATOLOGÍAS ESTRUCTURALES pacientes con síntomas en consonancia se manifiestan más del 90%
de las veces (18-21). Por desgracia, incluso cuando se utilizan téc-
Antes de determinar la condición física del atleta para la participa- nicas diagnósticas avanzadas por la imagen, como mielografías, TC
ción, se suele realizar una evaluación médica, que comprende la o RM, también los mismos hallazgos positivos están presentes en el
salud general, los antecedentes personales y los síntomas recientes. 28% al 50% de las personas asintomáticas (figura 6.1) (18-23). De
Cualquier hallazgo sospechoso se examina a fondo para descartar forma similar, se ha documentado que la tasa de resultados fal-
potenciales signos de enfermedades graves, como tumores, infeccio- sos-positivos en el cuello con técnicas diagnósticas por la imagen
nes, fracturas y enfermedades neurológicas. Con frecuencia se llega hasta el 75% en la población asintomática (24, 25). Por tanto,
asume que tal evaluación de personas con dolor debería incluir las pruebas diagnósticas por la imagen tienen una sensibilidad alta
como pauta rutinaria el uso de técnicas diagnósticas por la imagen, (pocos falsos-negativos) pero poca especificidad (tasa elevada de
como radiografías, tomografías computarizadas (TC) o resonancias falsos-positivos) para identificar problemas discales sintomáticos.
magnéticas (RM). No obstante, si se obtiene correctamente una Además, la presencia de patologías estructurales en personas asin-
historia médica exhaustiva, combinada con una exploración física, tomáticas no predice una mayor probabilidad de futuros problemas
la posibilidad de pasarse por alto algo serio es muy pequeña. En la (26, 27). Borenstein procedió a la exploración con RM de 67 per-
tabla 6.2 aparecen las «banderas rojas», los signos y síntomas de la sonas asintomáticas, un 31% de las cuales mostraron anomalías
historia y la exploración que apuntan la necesidad de un diagnós- discales o del conducto vertebral (26). Los datos de las RM no
tico por la imagen, pruebas de laboratorio o la derivación de pacien- fueron predictivos de futuras lumbalgias. Las personas cuya lumbal-
tes con lumbalgia a un especialista médico (15). Una razón habitual gia fue más prolongada no fueron los que presentaron mayores
por la que se deben evitar las pruebas diagnósticas por la imagen en anomalías anatómicas. Carragee estudió discogramas y documentó
casos de dolor musculoesquelético es que son muchas las posibili- que una inyección en los discos dolorosos no predecía casos de
dades de que se obtenga un resultado falso-positivo. Los datos lumbalgia durante un seguimiento de 4 años (27). Aunque los dis-
estructurales de estas pruebas diagnósticas por la imagen guardan cogramas presenten una elevada sensibilidad para identificar desga-
poca correlación con el dolor y la función, y se suelen dar en perso- rros en pacientes asintomáticos, fueron los perfiles psicométricos los
nas asintomáticas. Además de auspiciar un tratamiento innecesario que predijeron con seguridad futuras lumbalgias y bajas laborales.

muntatge.indd 60 25/07/18 10:00


61
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 61

FIGURA 6.1  Índices de resultados falsos-positivos de hernias Datos de los discos vertebrales en personas normales
discales con distintas modalidades de técnicas diagnósticas por Edad 70
100 100 100
la imagen. Los hallazgos de anomalías discales mediante técnicas
90 Edad 42
diagnósticas por la imagen aumentan en frecuencia en pacientes Fisuras discales
asintomáticos. (Rx, rayos X; TC, tomografía computarizada; DD, 80
75

Anormal (%)
discopatías degenerativas; RM, resonancias magnéticas). 70 Discopatías en Rx
Edad 28
60 60
Fuente: Bigos S y Müller G. (2001). Primary care approach to acute and
chronic back problems: Definitions and care. En: Loeser JD. (ed.) Bonica’s 50 Edad 35 Edad 60
Edad 23
Management of Pain. 3.ª ed. Filadelfia: Lippincott Williams & Wilkins. 40 40
Discograma 34 Mielografía con
30 30 Hernia RM/TC
25 aceite yodado
20 Edad 30
15 Edad 51
10
Edad 15
0
0 10 20 30 40 50 60 70
Edad (años)

Se ha documentado el mismo índice de falsos-positivos con RM


¿Es bueno que haya más centros de diagnóstico por imagen?
de la rodilla de pacientes asintomáticos. En la tercera década de vida
Investigadores de la Universidad de Stanford (28) hallaron que a se inicia una degeneración del menisco que se agudiza con la edad
más centros de diagnóstico por imagen c Más RM c Más cirugías incluso en personas asintomáticas (32). Según De Smet: «Los diag-
practicadas. nósticos RM falsos-positivos de roturas del menisco interno son
más habituales en los desgarros longitudinales que otros tipos de
desgarros, y también son más habituales con anomalías RM en la
Extremidades superficie superior o en la unión meniscocapsular. La curación
espontánea de las roturas longitudinales explica alguno de los diag-
Al igual que en la columna vertebral, las RM han confirmado nive- nósticos RM falsos-positivos» (33).
les altos de patologías estructurales en las extremidades de personas
asintomáticas. Fredericson ha documentado que «los atletas de élite
asintomáticos muestran en sus RM cambios en el hombro (nadado-
res y jugadores de voleibol) y la muñeca (gimnastas) similares a los
asociados con anomalías para las que se aconseja tratamiento RESUMEN
médico y, en ocasiones, cirugía» (29).
Se evaluaron las RM de los hombros de 96 personas asintomáti- El desafortunado resultado de usar pruebas muy sensibles —pero no es-
cas para determinar la prevalencia de hallazgos consecuentes con un pecíficas— con índices altos de resultados falsos positivos en personas
desgarro del manguito de los rotadores (30). La prevalencia general asintomáticas, o con síntomas que no justifican pruebas diagnósticas
por la imagen, es que se atribuye una patología a pacientes que puedan
de roturas del manguito de los rotadores en todos los grupos de
tener hallazgos coincidentes (15). Después de todo, el sistema muscu-
edad fue de un 34%. Hubo 14 roturas completas (15%) y 19 rotu-
loesquelético no es tan vulnerable y tiene un potencial de adaptación
ras parciales (20%). Estas roturas fueron cada vez más frecuentes al
muy superior al que se le suele atribuir.
aumentar la edad y fueron compatibles con una actividad funcional Un uso más apropiado de técnicas diagnósticas por la imagen es el
normal e indolora. caso de pacientes con una historia o exploración de signos de tumor,
Se obtuvieron RM detalladas de hombros asintomáticos domi- infección, fractura o, con posterioridad, en la asistencia de pacientes
nantes o no dominantes de atletas de élite que ejecutaban movi- con síntomas locales o de las raíces nerviosas que no responden a un
mientos con los brazos por encima de la cabeza (31). Se realizó un tratamiento conservador y tal vez requieran una técnica invasiva, como
seguimiento de 5 años después de la entrevista para determinar si una inyección epidural de esteroides u otra intervención cruenta.
las anomalías de las RM halladas en el estadio inicial del estudio
representaban datos clínicos falsos-positivos u hombros sintomáti-
cos en evolución. En ocho de 20 hombros dominantes (40%) se
hallaron signos coherentes con las roturas parciales o totales del
manguito de los rotadores en comparación con ninguno (0%) de
los hombros no dominantes. Cinco de 20 hombros dominantes
PATRONES DE MOVIMIENTO
(25%) mostraron en las RM confirmación de fracturas de Bennett ESTEREOTÍPICOS
en comparación con ninguno (0%) de los hombros no dominantes.
Ninguno de los atletas entrevistados 5 años después mostró sínto- El examen de la función musculoesquelética suele consistir en la eva-
mas subjetivos o necesitó una evaluación o tratamiento de proble- luación de alteraciones aisladas, como un músculo individual, el grado
mas con el hombro durante el período del estudio. Por tanto, no se de movilidad articular o la fuerza de un músculo o de una articulación
deben usar solo las RM como base o intervención operatoria en esta en particular. Sin embargo, el cuerpo opera como un sistema integrado
población de pacientes. durante actividades como doblarse, levantarse, caminar, alargar un

muntatge.indd 61 25/07/18 10:00


62
62 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 6.3 Evaluación de la función TABLA 6.5 Principales pruebas en la evaluación


musculoesquelética selectiva de movimientos funcionales

Alteraciones aisladas Grado de movilidad cervical


Grado de movilidad articular individual Grado de movilidad de las extremidades superiores
Fuerza de flexión del codo/flexión de bíceps Grado de movilidad del tronco
Fuerza de flexión de la rodilla/flexión de isquiotibiales Equilibrio sobre una pierna
Patrones de movimiento funcionales integrados Sentadilla con brazos por encima de la cabeza
Empuje (horizontal/vertical)
Tracción (horizontal/vertical)
Sentadilla (2/1 pierna)
Tijera (triplano) competencia de movimientos para practicar acciones con habilidad
y suficiente agilidad, equilibrio y coordinación, además de tener
bastante capacidad para aguantar grandes cargas y soportar activida-
des potencialmente fatigantes. Por ejemplo, aterrizar tras un salto y
que ceda una rodilla, y levantar un peso encorvándose en vez de
brazo, asir, empujar, tirar, etc. (tabla 6.3). Este examen consiste en la practicando una sentadilla son ejemplos de movimientos poco acer-
evaluación del movimiento, un aspecto crucial, aunque no bien com- tados que predisponen a lesionarse y limitan el rendimiento. Aun-
prendido. Janda detalló en qué consistía el examen específico de la serie que se necesite habilidad (es decir, competencia) para evitar estos
central de patrones de movimiento fundamentales (tabla 6.4) (13). mecanismos habituales de lesiones, también es necesaria la capaci-
Más recientemente, Gray Cook ha ideado una evaluación funcional dad de poder seguir cuando se impone el cansancio.
del movimiento (FMS; functional movement screen), que puede usarse Los patrones erróneos de movimiento son fáciles de reconocer en
también para identificar las alteraciones del patrón básico de movi- virtud de la descentralidad de las articulaciones relevantes durante el
miento que constituyen los antecedentes de los problemas musculoes- movimiento. También se predicen o anticipan por la presencia de
queléticos. Además, Cook también ha propuesto una evaluación ciertos signos posturales. Aquí se destacarán algunos de los signos
selectiva del movimiento funcional (SMA; selective functional move- más comunes de patrones de movimiento erróneos del sistema loco-
ment assessment) para orientar al facultativo a dar prioridad a unas motor (13).
pruebas mediante el uso de un algoritmo (tabla 6.5).

Una cita famosa dice así: «El cerebro no piensa en músculos indivi- Craneocervical (C0-C1)
duales, sino en patrones de movimiento».
Una postura adelantada de la cabeza puede guardar relación con una
insuficiencia de los músculos flexores profundos del cuello (largo del
La capacidad funcional consiste en afianzar la estabilidad dentro cuello/de la cabeza) (figura 6.2). El error habitual en el patrón de
de los límites funcionales para una tarea específica. Si una articula- movimiento implica escaso control motor al asentir, o en la flexión
ción es inestable, entonces aumenta el riesgo de lesiones. Una arti- de C0-C1, en concreto al sacar el mentón (figura 6.3). Se ha encon-
culación estable es aquella en la que los músculos son capaces de trado una correlación entre las cefaleas crónicas y el dolor de cuello
afrontar los diversos tipos de esfuerzo habituales. Cuando una arti- de origen gradual o traumático (37-40).
culación es estable, la coactivación de la musculatura agonista-anta-
gonista ayuda a mantener centrada la articulación frente a perturba-
ciones esperadas e inesperadas (34-36). Debe haber capacidad de
generar movimientos adecuados (coordinación intermuscular) y Escapulohumeral
movimientos idóneos para afrontar las exigencias únicas de la activi- Los hombros encogidos o redondeados son un hallazgo postural habi-
dad. La estabilidad es producto de la necesaria capacidad motora o tual debido a un desequilibrio muscular entre la hiperactividad de los
músculos elevadores de la cintura escapular y la inhibición de los mús-
culos depresores de la cintura escapular (figura 6.4). Una postura de
TABLA 6.4 Patrones de movimiento de Janda hombros encogidos suele provocar una reacción en cadena cuya prime-
ra consecuencia es el encogimiento de hombros. El típico error en el
1. Abducción de la cadera patrón de movimiento suele ocurrir cuando se encoge la cintura esca-
2. Extensión de la cadera pular durante la parte inicial de la abducción del brazo (figura 6.5) (13,
3. Flexión del tronco 41-43). Se denomina fase de ajuste y se produce durante los primeros
45° de abducción del brazo. Se ha demostrado que el encogimiento de
4. Abducción del brazo
hombros excesivo o temprano está relacionado con un desequilibrio
5. Flexión de la cabeza/cuello
muscular consistente en hiperactividad de las fibras superiores del tra-
6. Flexiones de brazos pecio e hipoactividad de las fibras inferiores del trapecio inferior y el
serrato anterior (44). Así mismo, se aprecia habitualmente en síndro-
Fuente: Janda (13). mes por compresión del manguito de los rotadores (45).

muntatge.indd 62 25/07/18 10:00


63
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 63

FIGURA 6.4  Hombros encogidos o redondeados.

FIGURA 6.2  Postura adelantada de la cabeza.

FIGURA 6.3  Sacar mentón. B


Fuente: Pavlu D, Petak-Kruerger S y Janda V. (2006). Brugger methods for
postural correction. En: Liebenson C. (ed.) Rehabilitation of the Spine: A Practi- FIGURA 6.5  Encogimiento de hombro con abducción del brazo: (A)
tioner’s Manual. 2.a ed. Filadelfia, PA: Lippincott Williams & Wilkins. Normal. (B) Erróneo.

muntatge.indd 63 25/07/18 10:00


64
64 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 6-6.  Escápula alada.

Un problema similar se produce en la articulación escapulotoráci-


ca cuando el borde inferomedial sobresale debido a la inhibición del
músculo serrato anterior (figura 6.6) (13, 42, 43). Según Kibler y
McMullen, se denomina discinesia escapular y se suele hallar en atle-
tas que mueven los brazos por encima de la cabeza y que tienen
problemas de hombro (véase también el capítulo 32) (46).

Porción anterior de la caja torácica


Tanto la postura como la respiración tienen un poderoso efecto so-
bre la porción anterior de la caja torácica. Idealmente, la columna
torácica se mantiene fija en cifosis. Esto inhibe a su vez la respira- FIGURA 6-7.  Diagrama horizontal. (A) Horizontal. (B) Inclinado hacia
ción diafragmática normal y deriva en una respiración compensato- arriba.
ria con la porción superior del pecho, que provoca la elevación de la
caja torácica y su mantenimiento en una posición de inspiración.
Fácilmente se vuelve fija en forma de un programa motor subcorti- ciertos momentos del día comportan un mayor riesgo, como por la
cal con efectos perniciosos significativos; como Lewit dice: «La res- mañana debido a las variaciones en la hidratación de los discos ver-
piración es el patrón de movimiento erróneo más corriente» (47). tebrales (53). Los pacientes se benefician de estos conocimientos, ya
Cuando predomina una respiración torácica, el pecho termina que evitar flexionar la espalda por la mañana temprano ha demos-
fijo en la posición inspiratoria. Esto causa una postura anterior de la trado ser un tratamiento exitoso de las lumbalgias agudas (54).
caja torácica con una acusada inclinación ascendente (figura 6.7) La inestabilidad de la columna vertebral puede causar una pér-
(48). La combinación de cifosis de la región torácica superior, respi- dida de equilibro de modo que el centro de masa del tronco no se
ración errónea y elevación anteroinferior de la caja torácica contri- mantenga fácilmente sobre su base de sustentación: Los pies (55,
buye al síndrome «de tijeras abiertas» —según Kola— en las unio- 56). La estabilidad y la movilidad van de la mano. A menudo las
nes toracolumbar y lumbopélvica (figura 6.8). Con una postura articulaciones rígidas o los músculos tirantes alteran los patrones de
normal de la columna torácica y una función normal del diafragma, movimiento y se produce inestabilidad. Por ejemplo, si hay una
la posición de la porción anterior de las costillas inferiores debería pérdida de la flexibilidad/movilidad posterior de las caderas, no será
ser más caudal, con el diafragma en una posición horizontal. posible evitar la flexión de la columna lumbar en los últimos grados
de movilidad durante una sentadilla profunda. El tronco se incli-
nará hacia delante y el peso tal vez se desplace sobre los antepiés.
Unión lumbopélvica Los músculos agonistas y antagonistas de la columna mostrarán un
mayor grado de cocontracción al intentar adoptar una postura
La postura normal de la columna lumbar es de ligera lordosis. La «neutra» de la columna vertebral (57-59).
pérdida de la curvatura lumbar normal se ha relacionado con movi-
lidad limitada de las caderas (49). La pérdida de la movilidad nor-
mal de las caderas en extensión ha demostrado estar asociada con
casos de lumbalgia discapacitante (7). Otros investigadores también
Rodilla
han hallado esta asociación (50, 51). El fallo típico en el patrón de La rodilla muestra tendencia al colapso en sentido medial en una
movimiento es un control postural insuficiente de la lordosis lum- posición de valgo excesivo (figura 6.10). Esto guarda correlación con
bar «neutra» al sentarse, doblarse o levantar pesos (figura 6.9). Se ha la insuficiencia de los músculos abductores de cadera, como el glúteo
hallado una relación con lumbalgias o lesiones (52). Se sabe que medio. El típico patrón de movimiento erróneo implica el colapso

muntatge.indd 64 25/07/18 10:00


65
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 65

FIGURA 6-9.  Flexión lumbosacra. (A) En sedestación. (B) En fle-


xión. (Continúa en la página siguiente).
Fuente: Liebenson (70).
FIGURA 6-8.  «Tijeras abiertas».

muntatge.indd 65 25/07/18 10:00


93

7
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 93
CAPÍTULO
Craig Liebenson, Jason Brown y Jeff Cubos

Fundamentos del entrenamiento


del sistema locomotor

EL OBJETIVO DEL ENTRENAMIENTO El desarrollo atlético y la mayor resistencia a las lesiones deberían
incorporar los tres elementos fundamentales de agilidad, equilibrio
El objetivo del entrenamiento es promover el desarrollo atlético y la y coordinación (es decir, la competencia de movimiento) y pasar a
prevención de lesiones con el fin de mejorar el rendimiento (véase otros aspectos atléticos como la postura, la movilidad, la fuerza, la
el capítulo 34). El desarrollo de los atletas requiere un método resistencia, la potencia y la velocidad. La persona más fuerte no es
integrado y centrado en la persona globalmente, en vez de solo en necesariamente el mejor atleta, y no se ha demostrado que la fuerza
sus componentes individuales. Vern Gambetta, un entrenador muy prevenga las lesiones (5, 6). Verstegen dijo: «Se puede tener fuerza
respetado, afirmó: «Se deben desarrollar todos los componentes del sin tener potencia (cuando esa potencia no se pone rápidamente en
rendimiento físico: Fuerza, potencia, velocidad, agilidad, resistencia movimiento), pero no es posible tener potencia sin contar previa-
y flexibilidad» (1). Los entrenadores del desarrollo atlético mejoran mente con la fuerza de los músculos y grupos musculares» (7).
el rendimiento preparando a los atletas para adaptarse y asumir La competencia de movimiento con el fin de prevenir lesiones es
todas las exigencias requeridas para competir (véase el capítulo 35). el prerrequisito para embarcarse en un programa para aumentar la
capacidad física. Cuando la competencia está asegurada, entonces
la capacidad física se puede convertir de manera segura en el centro
El objetivo del entrenamiento es «conseguir adaptaciones biológicas
del entrenamiento. Para aumentar su capacidad física, una persona
con el fin de mejorar el rendimiento en una tarea específica», según
McArdle y Katch (2).
tiene que trabajar al límite de sus capacidades físicas (figuras 7.2 y
7.3). Entrenar al límite de la capacidad favorecerá el desarrollo
atlético y aumentará la resistencia a las lesiones. Avanzar por esta
Los atletas que evitan las lesiones o se recuperan con rapidez son fina línea no está libre de escollos, dado que el desarrollo siempre
capaces de desarrollar sus habilidades más rápido y a mayor nivel, entraña un riesgo de lesión. El profesional competente dirigirá al
gracias a un entrenamiento y prácticas coherentes. Por el contrario, atleta con eficacia respecto a un tipo, intensidad y duración del
los atletas «propensos a las lesiones» no solo suelen ser incapaces de entrenamiento apropiados. En el entrenamiento deportivo, la ver-
participar, sino también de desarrollar las destrezas necesarias para dad del dicho «para ganar hay que sufrir» solo lo es hasta cierto
rendir más adelante a mayor nivel. Las lesiones previas son el ele- punto. Si bien con trabajo duro, sudor y dolor se adquiere la capacidad
mento más predictivo de futuras lesiones, lo cual sugiere que pro- física necesaria para mejorar los rasgos del rendimiento, el dolor atri-
bablemente una rehabilitación apropiada sea un factor clave en la buido a las articulaciones siempre se debe diferenciar del dolor
promoción de la prevención de lesiones y, por tanto, del desarrollo atribuido a los músculos. Por ejemplo, el dolor de rodilla, sobre
atlético (3). El reto del entrenamiento es hallar el justo equilibrio todo el dolor en la línea articular medial o lateral, se podría consi-
entre intensidad y recuperación para que los atletas se desarrollen derar un signo premonitorio ¡del peligro de agotamiento físico de
sin lesionarse inadvertidamente. La elevada exigencia, combinada los músculos cuádriceps o glúteos!
con un déficit de capacidad, tal vez derive en lesiones o en dolor. La
clave del incremento de la prevención de lesiones del atleta pasa por
aumentar la integridad o capacidad funcionales. La capacidad fun- «El objetivo de las estrategias para prevenir las lesiones es garanti-
cional debe superar las exigencias fisiológicas o el estrés continuado zar que la adaptación de los tejidos estimulados con la exposición a
cargas siga su ritmo y que, idealmente, exceda los daños tisulares
del deporte o las actividades (figura 7.1). La capacidad sobrante
acumulados», según McGill (8).
proporcionará un margen de error de estabilidad, con lo cual se
reduce el riesgo de lesiones. La capacidad funcional, como con-
cepto, se basa en los cimientos de la competencia de movimiento
(véase el capítulo 6). LECCIONES DE LA REHABILITACIÓN CLÍNICA
El desarrollo atlético es crucial para el éxito de un equipo. Se han
hallado conexiones significativas entre la altura media de los saltos La rehabilitación del sistema motor es un método sistemático de
de un equipo (salto con contramovimiento y salto parado) y su restablecer la función. El objetivo es facilitar la recuperación de lesio-
grado de éxito (4), así como una relación inversa entre la potencia nes, prevenir recidivas y mejorar el rendimiento. La rehabilitación
de extensión de las piernas, la composición corporal (porcentaje de funcional forma parte del continuo asistencial que salva el vacío entre
grasa corporal) y el número total de días lesionados por equipo (4). el tratamiento del dolor y el desarrollo atlético.

93

muntatge.indd 93 25/07/18 10:00


94
94 Manual de entrenamiento funcional

Continuo asistencial
• Tratamiento del dolor/recuperación, incluyendo los filtros diagnós-
ticos (ortopédicos/neurológicos/signos de alarma).
• Rehabilitación (competencia).
• Capacidad/desarrollo atléticos.
• Habilidades/rendimiento.
Lesión

Carga
Elevada

Repetición
Demandas externas

FIGURA 7-3.  Carga excesiva o repeticiones excesivas.


(carga)

Lesión Fuente: Liebenson (5).


cia
ien
ufic
cro
ins «Demasiado, demasiado pronto»
Mi
Los «guerreros de fin de semana» y mediana edad, así como los
Sin lesión
atletas jóvenes demasiado ambiciosos, suelen tener problemas para
diferenciar «dolor de daño». Con frecuencia entrenan demasiado
Baja agresivamente, prestando poca atención a sensaciones de dolor
Desentrenado Muy potencialmente dañinas, o, por el contrario, están muy conciencia-
entrenado dos de los estímulos dañinos o inocuos del entrenamiento. El estoi-
Capacidad funcional cismo lleva a muchas personas a ignorar «las reglas que obligan a
parar» (9) en el entrenamiento, lo cual deriva en un ciclo de «auge
y decadencia» (figura 7.4) (10). El enfoque de «tanto como puedas»
FIGURA 7-1.  Relación entre la capacidad funcional y las demandas fomenta la persistencia hasta que la tarea está completa y, por des-
externas. gracia, hasta que hay frecuentes y dolorosas recidivas (11).
Fuente: Liebenson (5).

Métodos arriesgados
Algunos métodos populares, como CrossFit, P90X e Insanity, nos
Elevado convencen con sus rápidas mejoras, pero a menudo favorecen la
experiencia de ciclos de auge y decadencia. Estos métodos pueden
Riesgo de dolor de espalda

resultar arriesgados porque la frontera entre mejorar y lesionarse se


vuelve borrosa.

Día bueno
Actividad

Bajo

Inactividad Actividad Día malo


total máxima
Intensidad de la actividad
FIGURA 7-4.  Ciclo de altos y bajos.
FIGURA 7-2.  Por exceso o por defecto. Fuente: Adaptado de Liebenson, C. (2012). Musculoskeletal Myths. J Bodywork
Fuente: Liebenson (5). Movement Ther, 16:165-182.

muntatge.indd 94 25/07/18 10:00


95
I.7 FUNDAMENTOS DEL ENTRENAMIENTO DEL SISTEMA LOCOMOTOR 95

Ritmo de progreso Tolerancia al fallo


Como la rehabilitación, el mejor enfoque del entrenamiento es
aquel que sea progresivo, esté planificado y monitorizado. Según
Carga
McGill, las lesiones son resultado de «una historia de cargas excesi- Margen
vas que de forma gradual pero progresiva reducen la tolerancia al de seguridad
fallo de los tejidos» (figura 7.5) (8). El enfoque preferido para el
entrenamiento incorpora, por tanto, el ritmo de progreso. Tras la
exposición a la carga, con el fin de aumentar la capacidad, se debe
cumplir un período de descanso para reajustar el umbral de toleran-
cia al fallo (figura 7.6) (8). Irónicamente, también es cierto para Tiempo
situaciones de tensión estática prolongada, como al estar sentados,
donde un microdescanso del movimiento puede reajustar el umbral FIGURA 7-6.  La tolerancia al fallo se restablece con la actividad.
de tolerancia al fallo (figura 7.7). Fuente: Modificado de McGill (8).
El ritmo de progreso también se aprecia en su contexto cogniti-
vo-conductual, que «se basa en cuotas» o emplea una «exposición
gradual» (12-14). Que «se base en cuotas» comprende que los niveles
de actividad del paciente aumenten gradualmente, más limitados por
las cuotas que por el dolor (figura 7.8). Adicionalmente, los períodos Tolerancia al fallo
de descanso y de recuperación también se deben incorporar a los
programas y tiene que haber una continua monitorización para hacer
las adaptaciones necesarias, sobre todo en el caso de atletas durante la Carga Margen de seguridad
temporada competitiva y en casos de lesiones recientes. Fallo

Identificar la preparación para el entrenamiento


Otros métodos contemporáneos para monitorizar el entrenamiento
son medir la carga o la producción de potencia en un grupo espe-
cífico (p. ej., usando una bicicleta estática Keiser con pantalla para Tiempo
visualizar la potencia), monitorizar la variabilidad de la frecuencia
cardíaca usando una unidad Tendo para evaluar la velocidad de un FIGURA 7-7.  La tolerancia al fallo disminuye con una tensión estática
movimiento con carga, o cronometrar el tiempo que dura una serie prolongada.
determinada (15, 16). Cuando los entrenadores, preparadores físicos Fuente: Modificado de McGill (8).
y facultativos observan desviaciones a la baja de estos marcadores,
puede ser un signo precoz de que el atleta está sobreentrenado o de
que, por alguna otra razón, tiene una deficiencia fisiológica. Es pro-
bable que al seguir con la exploración se manifiesten otros métodos
para evaluar la aptitud del atleta para el entrenamiento.

Tolerancia al fallo

Carga Margen de seguridad


Fallo

Tiempo

FIGURA 7-5.  La tolerancia al fallo disminuye por una excesiva tensión


repetitiva.
Fuente: Modificado de McGill (8). FIGURA 7-8.  Actividad de ritmo progresivo.

muntatge.indd 95 25/07/18 10:01


96
96 Manual de entrenamiento funcional

Cantidad frente a calidad cia, muchos atletas se ciñen exclusivamente a este punto de vista y
esperan a que el dolor remita antes de reanudar incluso la ejecución
Tradicionalmente, las terapias de rehabilitación y el entrenamiento de de movimientos controlados. Este método prolonga a menudo la
la condición física nos han enseñado el mantra imperante en el ejer- recuperación y deriva en una producción excesiva de tejido cicatri-
cicio de «tres series de 10», prestándose poca atención a la especifici- zal y atrofia muscular. Por tanto, dado que el edema remite más
dad de la demanda. El principio de la adaptación específica a las temprano, se requiere movilización activa para prevenir una mala
exigencias impuestas (AEEI) sugiere que el sistema locomotor se resolución y una curación deficiente de los tejidos dañados.
adapta a las exigencias que se le imponen. No obstante, mientras que Adicionalmente, en pacientes con dolor crónico y lesiones recu-
la cultura del fisioculturismo tradicional ha recalcado el aislamiento rrentes, la reactivación debería ser gradual. Las personas que asu-
de músculos individuales para su hipertrofia, nuestros conocimientos man que «dolor equivale a daños» siguen una «regla preventiva»
contemporáneos sobre fisiología nos explican que «el cerebro no llamada «quiero interrumpir la actividad», que a menudo conduce
piensa en términos de músculos individuales. Piensa en términos de a una conclusión prematura de las tareas. En tales casos, el dolor no
movimiento». Janda fue el primero en demostrar que lo importante es un buen guía porque ciertas actividades apropiadas pueden ser
no es cuánto peso se levanta, sino la habilidad del patrón de movi- necesariamente incómodas. Dejar que el dolor sea nuestro guía
miento empleado (17, 18). Más grande no significa necesariamente deriva en la evitación de las actividades y en la pérdida de la condi-
mejor, y pocas veces el atleta más fuerte en la sala de pesas es el mejor ción física.
atleta en el terreno de juego (figura 7.9). Por tanto, para los atletas, Al entrenar a pacientes o atletas hay que tener presente el dicho de
lo esencial es la calidad, no la cantidad. O como dice Cook: «No
que «el dolor que uno siente se convierte en la sensación que te duele»
adquieras fuerza sobre la base de la disfunción» (19).
(20). La zona de representación en el cerebro de un tejido específico
se vuelve más concreta o sensible. Por tanto, en el caso de atletas que
salen de una lesión larga, es importante ser conscientes de que lo que
«Demasiado poco, demasiado tarde» experimentan puede estar influido por sus percepciones.
«Que el dolor sea nuestro guía» es un famoso aforismo que se suele
seguir después de sufrir una lesión aguda, lo cual es perfectamente Recordemos que dolor no es lo mismo que daño, aunque las perso-
sensato, sobre todo en presencia de daños tisulares (es decir, liga- nas con dolor crónico así lo crean.
mentos o tendones), fracturas o diagnósticos parecidos. Por desgra-
Es importante restarle trascendencia a «etiquetar» en el ámbito
clínico, porque no hace más que validar en la mente del paciente que
la localización del dolor es el lugar del tratamiento. Sin embargo,
cuanto más dure el dolor, mayor será la posibilidad de que el pro-
blema entre manos sea la amplificación del dolor o un error de proce-
samiento. Los umbrales del dolor disminuyen en los casos de dolor
crónico, por lo que se produce alodinia (experiencia de dolor como
respuesta a estímulos inocuos). En ello median las células neurogliales
que experimentan cambios funcionales y estructurales, un proceso
que amplifica y distorsiona las señales nociceptivas (21-23). Melzack
ha descrito el modo en que se transcriben las firmas neuronales en el
sistema nervioso central (SNC) a partir de una amenaza percibida
que perdura más allá del tiempo que a un tejido periférico herido le
cuesta curarse (24). Un ejemplo clásico en el que el dolor perdura sin
que el tejido en sí se vea afectado es el dolor de un miembro fantasma
en amputados (figura 7.10). La terapia con espejo es un tratamiento
nuevo para el dolor de un miembro fantasma o distrofia simpático-re-
fleja, y que actúa sobre la regulación decreciente del SNC a la perife-
ria (figura 7.11).
La neurología del dolor cuyo origen es el cerebro y no el tejido
comienza con la sensibilización. Los marcadores del dolor presentes
en el asta posterior medular experimentan un cambio físico, que
causa alodinia e hiperalgesia (respuestas exageradas al dolor). Los
datos del diagnóstico por imagen del cerebro muestran que el lugar
de representación en el cerebro que se activa corresponde a la loca-
lización percibida, y no real, de estimulación (25).
Por tanto, el ritmo de progresión es tan importante para la per-
sona convencida de «cuanto más, mejor» y que incurre en patrones
de altos y bajos como para la persona que «quiere interrumpir la
actividad» y nunca alcanza su pleno potencial debido a una insufi-
FIGURA 7-9.  «Más grande no siempre es mejor». ciente preparación física. Adoptar un ritmo o un método de entre-

muntatge.indd 96 25/07/18 10:01


97
I.7 FUNDAMENTOS DEL ENTRENAMIENTO DEL SISTEMA LOCOMOTOR 97

FIGURA 7-10.  Dolor de un miembro fantasma.

FIGURA 7-12.  Coactivación de los músculos antagonistas para la esta-


bilidad de la columna vertebral.

músculos antagonistas es necesaria para ayudar a los ligamentos a


mantener la estabilidad articular durante las tareas en carga (figura
7.12). Tanto los músculos profundos como los superficiales partici-
pan a la hora de ofrecer esta coordinación intermuscular (figura
7.13). Las cocontracciones elevan la carga compresiva sobre la
columna hasta un 12-18% o 440 N, pero, más importante si cabe,
aumentan la estabilidad espinal un 36-64% o 2.925 N (27). Se ha
demostrado que se producen durante la mayoría de las actividades
diarias (28) Este mecanismo está presente en tal grado que, sin las
cocontracciones, la columna vertebral se muestra inestable ¡incluso
en posturas erectas! (29) Es la activación coordinada de estas con-
tracciones musculares lo que es esencial para la estabilidad y no
simplemente la fuerza generada por músculos individuales.

En la Universidad de Waterloo, McGill (8) ha medido la activación


muscular y la carga de la columna durante gran variedad de ejerci-
FIGURA 7-11.  Terapia con espejo. cios populares y nuevos (figura 7.14).

•A  ctividades rutinarias de la vida diaria: 2.000 N.


namiento gradual que se «base en cuotas» se traduce en una • Límite del National Institute of Occupational Safety and Health
adaptación al necesario esfuerzo aplicado, del mismo modo que se (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo): 6.400 N.
reduce al mínimo el riesgo de lesiones nuevas o recurrentes. • L umbalgia aguda/subaguda: 3.000 N.

Los ejercicios abdominales es un buen ejemplo en el que los facul-


¿Cómo resiste el cuerpo las lesiones? tativos necesitan información sobre la carga vertebral (8). El ejerci-
En el marco de la rehabilitación, el objetivo es la estabilidad (com- cio tradicional de abdominales implica 3.350 N de fuerza (figura
petencia) y no la fuerza (capacidad). La columna vertebral, sin la 7.15). El médico que trata a pacientes con lumbalgia debería inten-
intervención de los músculos, se dobla bajo una carga de 90 N (9 tar activar cilíndricamente la pared abdominal con una carga
kg) y, según Panjabi (26), «Esta capacidad para soportar grandes mínima sobre la región lumbar. La flexión de brazos de McGill es
cargas depende de la participación y buena coordinación de los una alternativa excelente con solo 2.000 N de fuerza en la región
músculos que rodean la columna vertebral». La coactivación de los lumbar y casi una activación muscular equivalente (figura 7.16). En

muntatge.indd 97 25/07/18 10:01


98
98 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 7-13.  Coordinación intermuscular. (A) Músculos A B


profundos (diafragma, transverso del abdomen, multífido, rota-
dores y suelo de la pelvis). (B) Superficiales (diafragma, oblicuos
del abdomen, recto del abdomen, cuadrado lumbar, erector de
la columna y suelo de la pelvis).
Fuente: Liebenson (5).

Riesgo de lesiones una sociedad con una prevalencia de por vida de casos de lumbalgia
Riesgo de lesiones
Alto: Flexión de abdominales
del 85%, tal vez se debería ampliar este sensato empleo de las cargas
40 sobre una pelota suiza vertebrales, considerando a todo el mundo potenciales pacientes
Carga articular

Bajo: «Revolver la olla» con lumbalgia y evitando cargas innecesarias en el entrenamiento.


30
Alto: Flexión de abdominales La flexión de abdominales sobre pelota suiza es un ejercicio más
20
avanzado, pero la relación entre la elevada carga vertebral y la acti-
Bajo: Flexión corta de abdominales
10 vación muscular hace de este ejercicio una elección potencialmente
Bajo: Pájaro-perro
0 inapropiada para personas con lumbalgia y que no toleren la flexión.
5 15 25 35 Por el contrario, el ejercicio «revolver la olla» ofrece un reto equiva-
Actividad muscular lente para los abdominales con mucha menos carga vertebral (figura
7.17). Además, ejercita la columna vertebral en su papel funcional
FIGURA 7-14.  Riesgo de lesiones: Relación entre el esfuerzo muscular de «punto fijo», actuando como una base fuerte y estable para que
y la carga articular. las articulaciones esferoideas de las extremidades superiores e infe-
riores generen fuerza balística o pulsada. Cuando es realmente esta-
ble, la zona media del cuerpo facilita un efecto similar a una cama
elástica y posibilita la producción de potencia sin sacrificar la estabi-
lidad.
La extensión del tronco es otro ejemplo en el que los datos sobre
la carga vertebral pueden influir en las decisiones clínicas (8). El
ejercicio supermán en decúbito prono implica fuerzas potencialmente
dañinas de 4.300 N (figura 7.18). La posición en cuadrupedia es
una elección mucho mejor para el entrenamiento de los músculos
extensores de la columna. El ejercicio del pájaro-perro ejerce 3.000
N de fuerza sobre la columna vertebral, mientras que la elevación de
pierna en cuadrupedia representa entre 2.000 y 2.300 N de fuerza
(figura 7.19).
Otro popular ejercicio de gimnasia que deja la columna vertebral
en una posición potencialmente peligrosa es el press de piernas en
máquina (figura 7.20A). La columna lumbar asume cifosis, lo cual
FIGURA 7-15.  Abdominales tradicionales. genera tensión en la porción posterior del disco intervertebral. Una
modificación biomecánica que reduce la tensión lumbar consiste en
practicar el press de piernas con un pie en el suelo (figura 7.20B).
Otra opción es olvidarse del press de piernas a favor de movimientos
más estereotípicos del ser humano. La sentadilla (de la que se habla
más abajo) pone más énfasis en el equilibrio y el control motor y es
más probable que sus efectos mejoren la función o el rendimiento
atlético.
Las sentadillas se suelen realizar con un peso excesivo antes de do-
minar su técnica (figuras 7.21 y 7.22). Si la profundidad de la senta-
dilla es excesiva para la movilidad sural o la flexibilidad de la cápsula
FIGURA 7-16.  Flexión corta de abdominales. posterior de la cadera, se producirá cifosis lumbar. Existen muchas

muntatge.indd 98 25/07/18 10:01


99
I.7 FUNDAMENTOS DEL ENTRENAMIENTO DEL SISTEMA LOCOMOTOR 99

A B

C D

FIGURA 7-17.  «Revolver la olla».

FIGURA 7-18.  Supermán en decúbito prono.


A

FIGURA 7-19.  El pájaro-perro. FIGURA 7-20.  Press de pierna. (A) Press con las dos piernas (inse-
guro). (B) Press con una sola pierna (seguro).

muntatge.indd 99 25/07/18 10:01


Consideraciones para
PA R T E
2 el entrenamiento de
deportes específicos

CAPÍTULO
8 Ken Crenshaw, Nathan Shaw y Neil Rampe

Béisbol
El béisbol es un deporte popular que practican de manera organiza- jugadores de béisbol jóvenes. El tipo y velocidad de los lanzamientos
da aproximadamente 16 millones de niños en Estados Unidos (1). se han considerado factores de riesgo asociados en lanzadores jóve-
Solo en la Pequeña Liga de Béisbol jugaron más de 2,6 millones de nes (7-11).
niños en 2007 (2). En paralelo con el aumento de la participación, En la mayoría de las lesiones de hombro y codo, es necesario com-
también ha habido un incremento en el número de lesiones. A nivel prender la biomecánica del movimiento al lanzar para prevenir le-
nacional se produjeron 131.555 lesiones relacionadas con el béisbol siones. Por lo general se sabe que el brazo dominante de la mayoría
de instituto durante los años académicos de 2005-2006 y 2006- de los lanzadores soporta fuerzas significativas. Se ha recomendado
2007, con un índice de lesiones de 1,26 por cada 1.000 actividades mejorar la mecánica de los lanzamientos como un medio para au-
deportivas. La localización anatómica más habitual de las lesiones mentar el rendimiento y, posiblemente, la seguridad de los jóvenes
fueron hombros (17,6%), tobillos (13,6%), cabeza y cara (12,3%), lanzadores (12-16).
manos y dedos (8,5%), y muslo (8,2%). Los diagnósticos más habi- El mantenimiento de la salud del hombro en lanzadores adoles-
tuales fueron esguinces de ligamentos (desgarros incompletos) centes tal vez se consiga con un programa apropiado de fortaleci-
(21%), distensiones musculares (desgarros incompletos) (20,1%), miento y estiramientos como parte integral de su rutina. La instruc-
contusiones (16,1%) y fracturas (14,2%). Aunque la mayoría de ción de los jóvenes lanzadores se debe centrar en la correcta
lesionados se recuperaron en menos de una semana, un 9,7% requi- mecánica de los lanzamientos, lo cual implica la coordinación de
rieron la baja médica durante toda la temporada, y un 9,4% preci- todos los grupos musculares, incluida la musculatura de la zona me-
saron cirugía (3). dia y de las extremidades inferiores, para generar las fuerzas requeri-
Otro estudio prospectivo de cohortes en 298 jóvenes lanzadores das con que lanzar a gran velocidad. Esta actividad muscular coor-
de béisbol y a lo largo de dos temporadas demostró que la frecuencia dinada protege las articulaciones implicadas al redistribuir las
de dolor de codo era del 26% y la de dolor de hombro, del 32%. fuerzas por los segmentos distales. Gran parte del interés de las últi-
Factores de riesgo de dolor de codo fueron el incremento de la edad, mas investigaciones se ha centrado en el hombro y el codo, aunque
el aumento del peso, la disminución de la altura, levantar pesas du- asumir que los lanzamientos requieren una transferencia de energía
rante la temporada, jugar al béisbol al margen de la liga, una menor por toda la cadena cinética desde el tren inferior hasta el superior tal
autosatisfacción, el cansancio del brazo durante los partidos y lanzar vez haga replantear las ideas sobre prevención. Por tanto, el fortale-
menos de 300 veces o más de 600 lanzamientos durante la tempo- cimiento de los músculos de la zona media (de la columna torácica
rada. Los factores de riesgo de dolor de hombro fueron la disminu- y lumbar), así como de las extremidades inferiores, debe ser un com-
ción del cansancio del brazo durante los partidos, lanzar menos de ponente clave del programa de entrenamiento de los lanzadores. La
75 veces en un partido y lanzar menos de 300 lanzamientos durante estabilidad de la cintura escapular también es crítica para la correcta
la temporada. En conclusión, los síntomas del brazo son corrientes, mecánica de lanzamiento, y el fortalecimiento de los músculos pe-
y casi la mitad de los sujetos refirieron dolor. Los factores asociados riescapulares es tan importante como el de los músculos del man-
con dolor de codo y hombro fueron distintos, lo cual sugiere distin- guito de los rotadores (17-21).
tas etiologías. Los factores de desarrollo tal vez sean importantes en Para reducir las lesiones en el deporte hay que prestar atención a
las lesiones de hombro y codo. Para reducir el riesgo de dolor en los fundamentos del lanzamiento. Con una mecánica correcta, un
ambas localizaciones, los lanzadores jóvenes probablemente no de- volumen apropiado de lanzamientos y un programa de ejercicio de
berían lanzar más de 75 veces por partido. Otras recomendaciones calidad, quizá se eviten muchas lesiones. Aunque cada jugador tiene
son sacar a los lanzadores del campo si muestran fatiga en el brazo y su propio estilo de lanzamiento, el movimiento en sí exige coordina-
limitar los lanzamientos en partidos que no sean de la liga (4). ción, y se han identificado puntos de referencia para dividir el mo-
Varios autores atribuyen la mayoría de las lesiones de hombro y vimiento en seis fases críticas:
codo a un uso excesivo que sobre todo afecta a lanzadores y recepto-
res, y menos a otras posiciones de juego (4-9). El uso excesivo tal vez 1. Preparación (wind-up).
se produzca en un solo partido o durante la temporada o año en 2. Zancada (stride). 115
115

muntatge.indd 115 25/07/18 10:01


116
116 Manual de entrenamiento funcional

3. Armado del brazo (arm cocking). CONEXIÓN Y CONCEPTOS DE CADENAS


4. Aceleración del brazo.
5. Desaceleración del brazo.
CINÉTICAS
6. Acompañamiento.
Los jugadores de béisbol tal vez requieran moverse o reaccionar con
distintos métodos para realizar los movimientos específicos del
El lanzador comienza por la fase de preparación, adoptando una
deporte. El resultado final de un movimiento perfectamente ejecu-
buena postura para una progresión sincronizada de las seis fases. La
tado es producto del trabajo en sincronía de varias partes del
preparación se denomina a veces punto de equilibrio en que el lan-
cuerpo. Esta sinergia depende de la función del sistema neuromus-
zador se apoya en la pierna retrasada mientras flexiona la cadera y
cular. El movimiento del atleta que lanza una pelota se inicia en el
la pierna adelantadas. Lo ideal es que la fase de la zancada empiece
pie, se transfiere por el torso y al final termina con la fuerza aplicada
mientras se recoge la pelota del guante y el centro de gravedad del
por la mano. Es fundamental entender cómo una disfunción en
lanzador comienza a desplazarse hacia la base. La fase de armado del
alguna parte de la cadena cinética afecta a todo el sistema. La fun-
brazo comienza cuando el pie adelantado golpea el suelo y concluye
ción de toda la cadena cinética es primordial para la prevención de
cuando el hombro del lanzamiento alcanza su máxima rotación
lesiones, para la mejora del rendimiento y para la vuelta al deporte
externa. Esta fase del movimiento es responsable de generar posicio-
tras una lesión.
nes y torques extremos. La rotación externa máxima oscila entre
Si un componente de la cadena cinética es disfuncional, entonces
160° y 185° (11). Esta posición extrema crea la distancia que la fase
hay que identificar y corregir las deficiencias. Esto tal vez requiera
de aceleración del brazo empleará para rotar internamente el
la manipulación (flexibilidad y terapias manuales) de tejidos blan-
húmero y generar velocidad. Al término de esta fase, el lanzador
dos específicos y la activación de musculatura concreta (ejercicios
está mirando casi directamente a la base. La fase de aceleración está
de fortalecimiento o de activación muscular). El aislamiento para la
marcada por la transición entre la rotación externa del humero y su
activación de la musculatura específica debería preceder a los movi-
rotación interna forzada. Es durante esta fase cuando el brazo de los
mientos específicos del deporte por razones de sincronía. De no ser
lanzadores alcanza velocidades que superan los 6.000 grados por
así, el sistema neuromuscular hallará un medio de compensar los
segundo, lo cual impone fuerzas tremendas al hombro y el codo
componentes deficientes.
(11). La rotación interna del brazo ocurre unos 90° perpendicular
Cuando se observan los movimientos específicos de un deporte,
al torso. Una vez que la pelota abandona las yemas de los dedos, la
el grado de movilidad, la velocidad de movimiento, los músculos
descripción del trabajo del hombro ya no consiste en generar fuerza.
activados y cómo se activan (de forma concéntrica, excéntrica o
La acción que ejerce el brazo se centra en la desaceleración y en la
isométrica), se deben comprender todos estos aspectos para crear un
disipación de la fuerza. Cuanto más eficiente sea la fase de desace-
programa de acondicionamiento adecuado. Como todos los movi-
leración, más fuerza o velocidad podrá generar un lanzador sin
mientos requieren una postura biomecánica óptima, es imperativo
lesionarse.
lograr la máxima eficiencia biomecánica para que se alivie la tensión
La fase de acompañamiento, o fase final, probablemente sea el
que soportan los tejidos y mejoren sus cualidades funcionales. Es
factor individual más importante que se puede manipular para
importante hacer hincapié en la calidad de los esfuerzos y en la
reducir el riesgo de lesión. Aunque el hombro participa en la
correcta intensidad para obtener resultados óptimos de los ejercicios
mayor parte de esta fase, el lanzamiento también recluta otras
de cualquier programa de entrenamiento.
partes del cuerpo. El empleo de grupos musculares grandes como
los del tronco y las caderas para disipar aún más las fuerzas de
aceleración generadas es un medio excelente para prevenir lesio-
nes. Es importante reparar en que, una vez que concluye la fase ADAPTACIÓN
de acompañamiento, el lanzador debe estar listo para recoger la
pelota en esta posición. La función del complejo del hombro en Todos los atletas desarrollan adaptaciones fisiológicas a sus deportes,
atletas que mueven el brazo por encima de la cabeza requiere la algunas más drásticas que otras. El estrés repetitivo, demasiado habi-
sincronía de múltiples componentes neuromusculares. La precisa tual en el béisbol, tal vez comprometa los tejidos acortados o debili-
sincronización de la neurodinámica, osteodinámica y dinámica tados por influencias ambientales. Un conocimiento profundo de la
neuromuscular del hombro depende de la función de toda la interacción y adaptación de las exigencias psicosociales, bioquímicas
cadena cinética. Un conocimiento profundo del funcionamiento y biomecánicas permitirá el diseño de un programa adecuado. Se
del complejo del hombro en relación con el torso y las extremida- debe monitorizar constantemente el equilibrio necesario para estresar
des inferiores (cadena cinética) permitirá una preparación física el tejido y potenciar al máximo la respuesta al entrenamiento sin
adecuada previa al deporte de competición o la rehabilitación de sobrecargar los potenciales de adaptación.
lesiones. Selye (22) planteó el principio de la adaptación específica a las
Los movimientos específicos del atleta que mueve el brazo por exigencias impuestas (AEEI) que describe los cambios que ocurren
encima de la cabeza generan múltiples adaptaciones en toda la en el cuerpo como respuesta al entrenamiento o a las exigencias
cadena cinética. Ejercicios específicos que favorezcan una adap- atléticas. Wilk (23) demostró que el jugador de béisbol experi-
tación saludable son importantísimos para el éxito de cualquier menta una adaptación específica en torno al hombro con que
programa para lanzadores de béisbol; además, la prevención de lanza. A medida que distintos investigadores han tratado de deter-
lesiones es el objetivo principal, mientras que la mejora del ren- minar la causa exacta de esta adaptación (24-27), resulta aparente
dimiento y la vuelta al deporte tras una lesión son objetivos que los atletas se adaptan siguiendo un patrón parecido depen-
secundarios. diendo del deporte y de la posición de juego. Aunque haya patro-

muntatge.indd 116 25/07/18 10:01


117
II.8 BÉISBOL 117

nes similares de adaptación, no hay dos jugadores que respondan necesario realizar la normalización de las estructuras tensas mediante la
de la misma manera. Evaluar a los jugadores establece una vía con liberación miofascial o los estiramientos antes de intentar reforzar o
un enfoque más específico para los programas de entrenamiento activar los músculos débiles o desactivados.
de prevención. En conclusión, es importante evaluar a todos los jugadores de
Aunque la adaptación ayude a los atletas a cubrir las exigencias del béisbol por si muestran anomalías posturales, relaciones correctas
juego y a prevenir lesiones, los facultativos y profesionales del entrena- entre longitud y tensión, y patrones correctos de activación muscu-
miento deportivo deben ser cuidadosos en la selección de intervencio- lar. Tal vez entonces sea el momento adecuado para desarrollar un
nes terapéuticas. Una observación específica del atleta que realiza programa para corregir déficits de flexibilidad, activar el aislamiento
lanzamientos con el brazo por encima de la cabeza muestra que la neuromuscular e integrar ejercicios para cada jugador teniendo en
adaptación ocurre a lo largo de toda la cadena cinética. Las adaptacio- cuenta sus necesidades individuales.
nes de la escápula, el torso y la cadera parecen desempeñar un papel
en el éxito del atleta desde el punto de vista del rendimiento y el
bienestar. Como en ocasiones una adaptación más distal termina afec- Estabilización/control neuromuscular
tando al hombro o al codo, resulta necesario observar todos los aspec-
tos del cuerpo. Estimular una adaptación saludable tal vez requiera La estabilización es un elemento fundamental de la prevención de
tener en cuenta uno o más aspectos, como ejercicios adecuados, flexi- lesiones y de una correcta función neuromuscular. La estabilización
bilidad, recuperación suficiente, terapia de tejidos blandos y una es la capacidad del sistema neuromuscular para que músculos anta-
nutrición correcta. gonistas, agonistas, sinergistas, estabilizadores y neutralizadores tra-
bajen coordinados con el fin de que el gesto deportivo se desarrolle
de forma segura y eficiente.
La cintura escapular tiene muy poca estabilidad estática o ligamen-
EVALUACIÓN PREVIA taria. Por tanto, la estabilidad requerida es dinámica y precisa siner-
gismo específico del sistema neuromuscular. Es esencial entender la
La idea de que existe conectividad entre el hombro y el resto de la
diferencia entre músculos que ofrecen potencia al movimiento del
cadena cinética exige echar un vistazo a las relaciones correctas de
hombro (deltoides, dorsal ancho y pectorales) y los que le ofrecen
tensión y estiramiento. A su vez, esto brinda una oportunidad estu-
estabilidad (subescapular, infraespinoso, redondo menor y supraespi-
penda para que los patrones de movimiento de béisbol sean óptimos.
noso) (31). La estabilización del complejo del hombro es un elemento
Es imperativo efectuar una evaluación de todo el cuerpo ya que
puede identificar y ayudar a corregir cualquier problema antes de crítico para el programa de acondicionamiento general dado que la
aplicar un programa de estiramiento. Un programa equivocado tal mejoría de la estabilización/control neuromuscular y la reactividad
vez favorezca alguna disfunción o exija nuevos patrones de adapta- acrecentarán el rendimiento y las cualidades para la prevención de
ción, todo lo cual podría terminar en una lesión. La evaluación debe lesiones.
tener en cuenta las disfunciones generales en los movimientos
macroscópicos, las anomalías posturales, la movilidad, la simetría
bilateral y la función de músculos y articulaciones. Esta evaluación Coordinación o habilidad en los movimientos
debe ofrecernos un cuadro razonable del estado actual de la función
La coordinación o la habilidad en los movimientos demuestra lo bien
del jugador para el diseño de programas.
que funcionan los patrones de activación neuromuscular. También
Es muy habitual que los lanzadores que mueven el brazo por
revelan el reclutamiento de unidades motoras para producir la fuerza y
encima de la cabeza desarrollen desequilibrios musculares. A menudo
sincronización de las cualidades del movimiento. El control neuromus-
pasan desapercibidos hasta que el jugador sufre una lesión. Una eva-
cular y la propiocepción son los que permiten que estos movimientos
luación exhaustiva del movimiento funcional, de la tensión muscular
se lleven a cabo de la forma más eficiente. Mejorar todos los compo-
y de las posturas (estáticas, dinámicas) ayudará a identificar anoma-
nentes del acondicionamiento físico del complejo escapular/hombro es
lías, lo cual permitirá una estrategia de ejercicios correctores que tal
muy importante, si bien, en último término, la habilidad de los movi-
vez compense cualquier desequilibrio muscular asociado. El pro-
mientos es lo más importante para alcanzar el éxito. Hay que reparar
grama de ejercicios correctores debería pretender conseguir una pos-
en que la habilidad de los movimientos se debería clasificar como un
tura y alineación óptimas, lo cual deriva en eficiencia funcional.
ejercicio intrínseco y extrínseco. Los movimientos que requieren habi-
En caso de una postura errónea, tal vez se desarrollen patrones
lidad se suelen practicar repetidamente para lograr la máxima eficiencia
musculares disfuncionales. Quizás estas disfunciones sean respuestas
biomecánica. Con esto en mente, la importancia del entrenador de
al uso excesivo, al uso indebido, al abuso o al desuso (28). Una res-
habilidades es vital para que cualquier jugador de béisbol tenga éxito.
puesta normal del músculo a cualquier estrés es aumentar su tirantez.
Un programa de acondicionamiento correctamente diseñado debe
Luego ocurre una reacción en cadena mediante la cual los músculos
tener en cuenta el volumen, la frecuencia y la intensidad del entre-
sometidos a estrés se tensan y sus antagonistas se debilitan, lo cual
namiento de habilidades, y llevar a cabo el programa de acondiciona-
genera patrones alterados de movimiento (29). Muchas veces estas
miento en torno a esas variables para lograr los mejores resultados.
reacciones en cadena crean patrones de disfunciones predecibles.
Vladimir Janda los ha descrito como los síndromes cruzados superior
e inferior. Habría que resaltar que estos síndromes tal vez tengan efec- Recuperación
tos nocivos para el hombro de cualquier lanzador.
La ley de Sherrington sobre la inervación recíproca indica que los El aspecto del entrenamiento al que se presta menos atención tal vez
músculos tensos actúan inhibiendo a sus antagonistas (30). Por ello, es sea la recuperación. Aunque en el deporte no es la cantidad de tra-

muntatge.indd 117 25/07/18 10:01


118
118 Manual de entrenamiento funcional

bajo del atleta la que determina una buena salud o la mejora del
rendimiento, sí lo es la recuperación que se produce entre el ejerci-
cio y la competición. El proceso de recuperación, o más específica-
mente de regeneración, es una reacción biológica compleja influida
por el contexto externo e interno. Por desgracia, en la actualidad se
pone más énfasis en estresar el cuerpo que en su recuperación. Hay
muchos métodos para favorecer la recuperación. Una correcta
nutrición e hidratación, baños calientes o fríos de hidroterapia,
masajes deportivos, técnicas de relajación y el descanso/sueño cola-
boran en la recuperación de los atletas (32). Planificar la recupera-
ción es un componente crítico para potenciar al máximo el efecto
general sobre la condición física.

HABILIDADES FUNDAMENTALES (DE 7 A 10


AÑOS) FIGURA 8-1.  Posición correcta de la mano y el guante para la recep-
ción de la bola bateada.
Los siguientes ejercicios e indicadores ayudarán a los jóvenes atletas
a desarrollar habilidades de béisbol con un sólido fundamento con
independencia de la posición de juego. Para atletas de mayor edad,
se expondrán ejercicios más específicos y avanzados. una bola aérea) a una postura de lanzamiento, lo cual significa
girar el cuerpo 90° hacia el lado del brazo que lanza. A su vez, el
brazo estará en disposición de moverse hasta una posición elevada
Recepción de bolas aéreas o voladoras antes del lanzamiento. Después de soltar la pelota, el jugador se
debería centrar en flexionar el torso hacia delante, hacia la diana;
El jugador debería tener una buena postura atlética o de espera, con esto permitirá la desaceleración del brazo, la cual es crítica para la
los pies separados la anchura de los hombros cuando esté debajo o prevención de lesiones (figura 8.3).
en la trayectoria de la pelota. Esta puede ser distinta si son pelotas
que vuelan por encima de la cabeza o si van a la altura del jugador,
ya que eso requiere correr hasta un punto concreto para la recepción
de la bola bateada. El jugador debe tener las manos por encima del
Bateo con una postura equilibrada
nivel de la cintura, con los pulgares apuntando el uno al otro (figura y con acompañamiento
8.1). Hay que enseñar al jugador a no quitar ojo a la pelota hasta El bateo es otra habilidad fundamental del béisbol. Aunque haya
que sienta su impacto contra el guante. muchos estilos eficaces, hay tres aspectos básicos que todo bateador
debe aprender. Empezar con una postura atlética bien equilibrada
permitirá transferir el peso del cuerpo y girar el tronco, lo cual
Recepción de bolas a ras de suelo conferirá al bateador una buena posición biomecánica para golpear
El jugador debe contar con una buena postura atlética antes de
enfrentarse a una pelota a ras de suelo. Una vez que se determina
que se trata de una pelota a ras de suelo, hay que hacer el movi-
miento apropiado para tenerla a tiro y, preferiblemente, para poder
atraparla entre los pies, dado que esta es la única postura que se
abordará en este nivel de edad. A continuación, el jugador bajará el
guante con una combinación de descenso de las manos y, lo más
importante, flexión del tronco por las caderas y, secundariamente,
por las rodillas (figura 8.2). El jugador sacará un poco la barbilla y
colocará la mano que lanza ligeramente por encima del guante para
apoderarse en seguida de la pelota antes de lanzarla.

Lanzamiento con acompañamiento y equilibrio


Es imperativo que los jugadores aprendan a terminar con la fase de
acompañamiento cuando lancen una pelota que hayan atrapado.
Esto permitirá una reducción de las tensiones que soporta el brazo
y una mayor precisión en los lanzamientos. El jugador debe pasar FIGURA 8-2.  Posición correcta de la mano y el guante para atrapar
de la postura de atrapar la pelota (batazo a ras de suelo o batazo de batazos a ras de suelo.

muntatge.indd 118 25/07/18 10:01


119
II.8 BÉISBOL 119

FIGURA 8-3.  Correcto acompañamiento después de un lanzamiento.

la pelota. Además, el jugador no debe quitar ojo a la pelota hasta


que contacte con el bate, cuya cabeza se orientará hacia abajo. En el
momento del impacto de la pelota y el bate, el jugador debería
desplazar parte de su peso corporal de la pierna retrasada a la pierna
adelantada y bien afianzada en el suelo. Su pie retrasado debe pivo-
tar para permitir el correcto giro de las caderas y un acompaña-
miento eficaz (figura 8.4).

Carrera corta y deslizamiento hasta la base B


Correr a la base a menudo es un fundamento que se infravalora
como aspecto clave del béisbol, dado que la mayoría se centra en
batear, lanzar y atrapar la pelota. La carrera a la base, como todas las
demás habilidades del béisbol, puede ser muy complicada depen-
diendo de la base en que esté el corredor y del momento del partido
y su exigencia.
En una base dada, el corredor empezará en una buena postura
atlética con los pies separados la anchura de los hombros, las cade-
ras flexionadas y las manos delante de la cintura. Esta postura per-
mitirá avanzar a la siguiente base o volver a la que ya estaba. A
continuación, el interés se debe centrar en la correcta mecánica en
la carrera hasta que el jugador llegue a la siguiente base o tenga que
deslizarse hasta ella (figura 8.5). Si el deslizamiento es lo apropiado,
entonces meter una pierna bajo el muslo de la extremidad contrala-
teral es la mejor técnica para que el deslizamiento sea eficaz y para
la prevención de lesiones. Se recomienza deslizarse con las manos C
próximas pero no en contacto con el suelo.
FIGURA 8-4.  (A-C) Mecánica correcta del bateo.

HABILIDADES DEPORTIVAS (DE 11 A 15 AÑOS) Lanzamiento en postura estirada


Las habilidades deportivas se basan en los patrones de movimiento Tal y como la mayoría de los lanzadores aprenden de la fase de
y en los fundamentos ya adquiridos por los jugadores más jóvenes. impulso, es imperativo asumir la forma de lanzar en una postura
Las habilidades se vuelven más específicas de la posición de juego y estirada para competir en el béisbol de máximo nivel. Cuando haya
son solo unos pocos ejemplos de las muchas habilidades deportivas corredores en base, este es el método preferido para mantener los
que se necesitan para jugar al béisbol. corredores de base cerca de esta y brindar al defensa una oportunidad

muntatge.indd 119 25/07/18 10:01


135

9
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 135
CAPÍTULO
Koichi Sato y Yohei Shimokochi

Baloncesto
«Desplazarse sin la pelota» es clave para el éxito en el baloncesto. Los ju- tensidad (1). Los deslizamientos son predominantemente una habilidad
gadores tienden a dedicar la mayor parte de su entrenamiento a mejorar consistente en movimientos laterales combinada con una salida cruzada.
sus habilidades con el balón (es decir, lanzamientos y manejo de la pelo- Los deslizamientos explosivos parecen ser clave en la defensa para cortar
ta). Una cantidad de tiempo considerablemente menor se invierte en las las entradas a canasta y mantenerse delante del oponente que lleva el
habilidades fundamentales de movimiento (FMS, del inglés fundamental balón. La frecuencia de los deslizamientos en el juego debería reflejarse
movement skills) sin la pelota, como los saltos, los deslizamientos, las ca- en el tiempo dedicado a las habilidades de deslizamiento en el programa.
rreras y las salidas cruzadas. Igual que las habilidades para los lanzamien-
tos a canasta, las FMS mejoran mediante un programa de entrenamiento
de movimientos específicos. Este programa consiste en una serie de ejer- Carreras
cicios diseñados específicamente para mejorar cada movimiento. Por úl-
timo, el objetivo del programa es desarrollar la capacidad de los jugadores La aceleración y la capacidad de maniobra (p. ej., agilidad y desacelera-
para mantener patrones de movimiento eficientes y poderosos que reduz- ción) ocupan un papel central en los desplazamientos del baloncesto.
can los riesgos de sufrir lesiones y mejoren el rendimiento. El objetivo de La duración de las carreras continuas es corta durante el juego. Un es-
este capítulo es ayudar a la rehabilitación y a los profesionales del rendi- tudio documentó que la duración media de las carreras de alta intensi-
miento a desarrollar un programa de entrenamiento con movimientos dad durante los partidos de baloncesto es 1,7 segundos, y solo el 27%
específicos para procurar el éxito de los jugadores. de todas las carreras de alta intensidad duraban más de 2 segundos (1).
La aceleración poderosa debe ser el centro del entrenamiento de carrera
porque los jugadores no tienen tiempo para desarrollar su velocidad de
carrera en acelerones tan cortos y es improbable que alcancen su máxi-
HABILIDADES FUNDAMENTALES DE ma velocidad en carrera. La agilidad es una habilidad de los jugadores
MOVIMIENTO EN EL BALONCESTO para hacer giros y tomar curvas cerradas con eficiencia sin perder la
velocidad. Los jugadores a menudo siguen una trayectoria no lineal
Estas habilidades son habituales en muchos deportes; sin embargo, para adentrarse en áreas congestionadas y se debe contemplar esa habi-
el baloncesto tiene unas exigencias únicas para cada una de ellas. lidad al diseñar programas de entrenamiento de carreras.

Saltos Salida cruzada


Los jugadores de baloncesto practican gran variedad de saltos y con
Se produce una salida cruzada o paso crossover cuando la pierna de
mucha frecuencia durante los partidos como parte de otras habilidades
apoyo se balancea y la pierna adelantada toma impulso. Un jugador
como los tiros en suspensión, la lucha por los rebotes o el bloqueo de
atacante realiza esta salida cuando inicia un bote con cambio de
tiros a canasta. En un estudio de partidos de baloncesto profesional en
mano en un intento por dejar atrás a un defensor. En el caso de ju-
Australia, los jugadores dieron una media de 46 saltos durante 36 mi-
gadores sin posesión de la pelota, la salida cruzada se usa sobre todo
nutos de tiempo de juego (el tiempo que la pelota está en juego), y los
para (a) un movimiento lateral combinado con deslizamientos, y (b)
saltos se consideraron una actividad de alta intensidad en el juego (1).
un movimiento de transición entre los deslizamientos y la carrera.
El entrenamiento de la habilidad para el salto comprende tanto los
Considerando el frecuente uso de los deslizamientos y los frecuentes
saltos como los aterrizajes. El dominio de las habilidades de aterrizaje es
cambios de las categorías de movimiento en los partidos (cada 2 se-
la prioridad inicial, porque se ha sugerido que muchas lesiones agudas
gundos como media [1]), la salida cruzada se debería considerar una
ocurren durante movimientos súbitos de desaceleración como los ate-
habilidad fundamental del baloncesto.
rrizajes (2, 3). Las habilidades correctas de aterrizaje, por tanto, reducen
el riesgo de sufrir lesiones en las extremidades inferiores (4-7).
PROGRESIÓN PARA UN PROGRAMA
Deslizamientos DE ENTRENAMIENTO DE MOVIMIENTOS
Los deslizamientos (también llamados desplazamientos laterales) se sue-
ESPECÍFICOS
len pasar por alto, pero son una de las habilidades que más frecuente-
mente se usan en el baloncesto. En un estudio, los jugadores pasaban el Corrección de patrones erróneos de movimiento
31% del tiempo de juego moviéndose con deslizamientos o desplaza- La corrección de los patrones erróneos de movimiento (PEM) es
mientos laterales, de los cuales el 21% fueron movimientos de gran in- una piedra angular del programa y se tiene que abordar en primer

135

muntatge.indd 135 25/07/18 10:01


136
136 Manual de entrenamiento funcional

lugar y monitorizarse continuamente durante el programa. Se pro-


ducen PEM cuando los segmentos corporales de los jugadores se
alinean incorrectamente (figura 9.1) y los movimientos articulares
siguen secuencias incorrectas (figura 9.2). Los PEM pueden causar
microtraumatismos en los tejidos musculoesqueléticos que termi-
nan causando síndrome de dolor musculoesquelético (8, 9). Si los
jugadores continúan entrenando y jugando sin corregir los PEM,
aumenta el riesgo de que desarrollen dolor musculoesquelético. Por
tanto, la corrección es prioritaria.
Monitorizar los PEM es útil para determinar las progresiones de los
ejercicios. Estos patrones a menudo se manifiestan a medida que au-
menta la exigencia del ejercicio (velocidad, carga, repeticiones y com-
plejidad). Por tanto, la progresión de los ejercicios debe estar dictada
por la capacidad del jugador para controlar el movimiento del cuerpo.
Si un jugador ejecuta mal un ejercicio, este tendrá que ajustarse en
consecuencia. Para aumentar los efectos del entrenamiento, los ejerci-
cios no deben ser ni demasiado exigentes ni demasiado fáciles.

Desarrollo de la resistencia y la fuerza específica


por movimiento
Si tenemos en cuenta la naturaleza del juego, donde las aceleracio-
nes y desaceleraciones se repiten con frecuencia, el desarrollo de la
fuerza es esencial. Los jugadores también necesitan resistencia para
lograr una gran producción de fuerza al final del partido. La resis- A
tencia es importante para reducir el riesgo de lesionarse ya que se ha
demostrado que la fatiga afecta la mecánica de las extremidades in-
feriores de actividades específicas del deporte tanto de hombres
como mujeres (10-13), y se ha sugerido que estos cambios en la
mecánica aumentan el riesgo de sufrir lesiones (14). Los parámetros
de los ejercicios como la resistencia, las series, repeticiones, el tempo
y el tiempo de recuperación tal vez se manipulen para ajustar el
programa al desarrollo de la fuerza y resistencia de movimientos es-
pecíficos.

Entrenamientos de movimientos integrados


El último punto de interés del programa es mejorar la capacidad
general de los jugadores para moverse mediante ejercicios para mo-
vimientos integrados. Los ejercicios consisten en una serie de PEM
para simular secuencias de movimiento habituales en el juego. Em-
pezando con actividades sencillas y planificadas, los ejercicios técni-
cos avanzan a actividades complejas y reactivas que reproducen y a
veces van más allá de las exigencias de un partido de baloncesto

PROGRESIONES DE EJERCICIOS PARA


HABILIDADES DE MOVIMIENTOS B
FUNDAMENTALES
FIGURA 9-1.  (A) Excesiva flexión de la columna vertebral y posición
Ejercicio de sentadillas adelantada de la cabeza durante una sentadilla. Los segmentos proximales
Mecánica de las sentadillas (es decir, cabeza, columna vertebral, escápulas y pelvis) deben mantener
una alineación neutra. (B) Aducción y rotación interna del fémur y abduc-
Las sentadillas son ejercicios preparatorios para las habilidades fun- ción podal de la extremidad inferior izquierda. El fémur y el pie deben estar
damentales de movimiento. Implican la triple flexión y extensión de alineados de modo que la rodilla y el pie apunten en la misma dirección.

muntatge.indd 136 25/07/18 10:01


137
II.9 BALONCESTO 137

A B C

D
E F

FIGURA 9-2.  (A-F) Dominio de la musculatura isquiotibial en el ejercicio de subida de escalones. El dominio de los isquiotibiales provoca que
la rodilla se extienda pronto respecto a la extensión de la cadera, lo cual genera un movimiento posterior de la rodilla (A-B-C-D). Se muestra una
secuencia óptima en A-E-F-D.

muntatge.indd 137 25/07/18 10:01


138
138 Manual de entrenamiento funcional

las piernas que exige: (a) Suficiente grado de movilidad (ROM) de


las articulaciones de tobillos, rodillas y caderas; (b) suficiente capa-
cidad funcional de los músculos de las extremidades inferiores (es
decir, resistencia, fuerza y potencia) para generar fuerza para los mo-
vimientos explosivos y el control de los movimientos articulares
contra cargas dadas; (c) un control motor óptimo para mantener la
alineación neutra de las articulaciones y secuencialmente flexionar y
extenderlas sin patrones erróneos de movimiento (PEM); (d) sufi-
ciente estabilidad proximal para mantener la alineación neutra o
minimizar movimientos innecesarios de los segmentos proximales,
y (e) suficiente estabilidad distal para mantener un correcto contac-
to de los pies con el suelo. Estos requisitos están interrelacionados,
y una insuficiencia de cualquiera de ellos podría provocar PEM.

Grado de movilidad. Un jugador debería ser capaz de realizar una


sentadilla hasta que los muslos queden paralelos con el suelo. Esto
sienta las bases para que el jugador practique habilidades fundamen-
tales de movimiento cómodamente sin PEM. El limitado grado de
movilidad (ROM) de la flexión dorsal del tobillo y de la flexión de
la cadera es un signo habitual y tal vez se trate individualmente (fi-
guras 9.3 y 9.4) y con diversos ejercicios de sentadilla (figuras 9.5 y
9.6). Los ejercicios de carga activa obligan a realizar una flexión ac-
tiva de las caderas (figura 9.4) y las piernas (figura 9.5) al aplicar una
resistencia relativamente grande contra los patrones de flexión. La
sentadilla goblet (figura 9.6) es muy útil para mejorar la mecánica de
las sentadillas en el caso de los jugadores de baloncesto que tienden
a tener muslos largos. A

Función de los músculos. Para mantener movimientos explosivos


y eficientes, los jugadores deben mejorar la función de los músculos
(es decir, su resistencia, fuerza y potencia) para controlar los movi-
mientos articulares por medio del ROM disponible sin PEM.

Control motor. El control motor es la capacidad del cuerpo para


coordinar el movimiento de las articulaciones. Los patrones erró-
neos de movimiento (PEM) son signos de control motor subópti-
mo. Los jugadores con frecuencia adquieren PEM por la postura o
hábitos de movimiento que realizan en las actividades cotidianas.
Con las repeticiones, los PEM afectan la movilidad articular y la
función de los músculos, lo cual facilita aún más los patrones, lo
cual deriva en un círculo vicioso y posiblemente en dolor y lesiones.
Los PEM tal vez se corrijan con la prescripción de ejercicios apro-
piados, con retroalimentación y con indicaciones y repeticiones
(que también es el modo de que los jugadores adquieran patrones
erróneos). Cuando la limitación del grado de movilidad (ROM) la
función de los músculos contribuyen de forma conjunta, tal vez se
aborden individualmente junto con patrones de movimiento co-
rrectores para facilitar el proceso. Por ejemplo, si la flexión dorsal de
los tobillos está limitada por falta de movilidad articular, forzar la
flexión dorsal mediante ejercicios tal vez resulte ineficaz sin movili-
zar la articulación del tobillo para generar suficiente movilidad arti-
cular. Al mismo tiempo, tratar solamente la limitación del ROM y
la función muscular quizá sea ineficaz sin corregir directamente los
patrones de movimiento. Los jugadores tal vez no usen la función
muscular ni el ROM mejorados si los patrones de movimiento si- B
guen siendo erróneos. Los profesionales de la rehabilitación y el ren-
dimiento deben aplicar su razonamiento clínico para determinar las FIGURA 9-3.  (A y B) Flexión dorsal del tobillo contra una pared.
causas del PEM y planificar estrategias eficaces de tratamiento. El muslo y el pie se tienen que alinear.

muntatge.indd 138 25/07/18 10:01


159

10
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 159
CAPÍTULO
Pamela E. Wilson

Ciclismo

LESIONES COMUNES crea una transferencia armónica de energía, o bien genera cargas
repetitivas anormalmente elevadas que son potencialmente dañinas
Las lesiones más comunes de los ciclistas jóvenes y recreativos son para el cuerpo» (6). El diseño de pedales con un margen que per-
lesiones no traumáticas asociadas con un uso excesivo o un ajuste miten diversos grados de varo del antepié/valgo del talón o varo del
incorrecto de la bicicleta. La incidencia de estas lesiones puede llegar talón/valgo del antepié han ayudado a «mejorar la transferencia de
al 85%. Los ciclistas competitivos suelen experimentar más lesiones potencia del ciclista a la bicicleta» y, por tanto, a reducir las lesiones
traumáticas como resultado de colisiones y caídas asociadas con las por fatiga-sobrecarga (6).
elevadas velocidades de la competición (1, 2). El ciclo del pedaleo, la rotación completa del brazo de la biela, se
divide en dos fases: la fase de potencia y la fase de recuperación. La
fase de potencia, que empieza a las 12 (horas en un reloj imaginado)
Lesiones no traumáticas y termina a las 6, aporta la mayor parte de potencia para generar el
movimiento hacia delante. La fase de recuperación, que empieza a las
Las lesiones no traumáticas son producto de una «combinación de 6 y termina a las 12, puede llegar a oponerse a la potencia generada
insuficiente preparación, equipamiento inapropiado, una técnica durante la primera de las fases, a menos que el atleta tire activamente
defectuosa y un uso excesivo» (3). Las características asimétricas del del pedal hacia arriba. Cualquier relajación durante la fase de recupe-
cuerpo humano a menudo entran en conflicto con el diseño simé- ración malgastará energía que podría propulsar al ciclista hacia
trico de las bicicletas, porque generan cargas de gran estrés en delante mientras el peso de la pierna que actúa sobre la biela es supe-
músculos, tendones y articulaciones (4). Debido a la postura cons- rado por la pierna en fase de potencia. Aunque prácticamente fijo en
treñida sobre la bicicleta, las rodillas, la columna cervical, la región el espacio mientras las piernas se mueven para generar potencia, el
escapulotorácica, las manos, la región glútea y el perineo son las hemicuerpo superior interviene mucho en la producción de fuerza.
frecuentes víctimas de las cargas de estrés repetitivas (2). El dolor de Cuando el atleta asume una postura con la columna neutra, con el
cuello y espalda se documenta en hasta el 60% de los ciclistas (5). diafragma paralelo al suelo de la pelvis y se activa el sistema de esta-
Las lesiones no traumáticas sobre la bicicleta se pueden reducir bilización lumbopélvico, el tronco se convierte en un eslabón funcio-
drásticamente mediante una continua atención al diseño a medida nal sólido entre los hemicuerpos superior e inferior. Esto permite que
y al ajuste de la bicicleta al atleta. Una vez la bicicleta se ha adaptado el tren superior contribuya a la producción general de potencia tanto
a medida del atleta, este debe aprender a interactuar con ella de si el ciclista está sentado como de pie sobre la bicicleta. Durante la
forma eficiente. fase de potencia, el ciclista sobre el sillín logra transferir al pedal una
fuerza equivalente o aproximada a la mitad de su peso corporal.
Cuando se levanta del sillín, el ciclista transfiere al pedal fuerzas de
Lesiones traumáticas hasta tres veces su peso corporal. Esta potencia adicional se genera
porque el ciclista es capaz de tirar del manillar hacia arriba mientras
Las lesiones traumáticas son con gran frecuencia el resultado de un
empuja los pedales hacia abajo (7).
contacto intenso con el suelo. Suponen 500.000 visitas anuales a
urgencias en Estados Unidos. Contusiones, distensiones, esguinces
y fracturas son habituales en hombros, antebrazos, manos y muñe-
cas, piernas y tobillos (5). Fase de potencia
Tal y como estudiaron Gregor (8) y Okajima (9), «la fuerza aplicada
a la biela es muy eficaz para convertirla en una fuerza de rotación
BIOMECÁNICA DEL CICLISMO (torque) cuando la fuerza aplicada es perpendicular a la biela. La
fuerza es máxima y más perpendicular a la biela durante la mitad
En este deporte, el diseño de la bicicleta es crítico para dotar al central de la fase de potencia». En otras posiciones, las fuerzas son
atleta de libertad de movimiento gracias a una postura relajada y ligeramente menores. «Como la dirección es más paralela que per-
funcionalmente eficiente, pese a tener fijos los pies, la pelvis y las pendicular a la biela, poca fuerza del primer y último cuadrantes se
manos. El fémur, la tibia, el pie y la biela de la bicicleta constituyen traduce en fuerza rotatoria» (7).
un sistema de cuatro eslabones que transfieren potencia del ciclista La generación de potencia requiere previamente cierto grado de
a la bicicleta por medio de la articulación formada por la interfaz de movilidad que es posible alterar cambiando la geometría de la bici-
la zapatilla y el pedal. «Por diseño, este punto de transmisión bien cleta. Sobre todo en la porción superior de la fase de potencia, a las

159

muntatge.indd 159 25/07/18 10:02


160
160 Manual de entrenamiento funcional

12 en punto, el muslo está aproximadamente de 10° a 20° por debajo El sistema de estabilización de la zona media, a partir del cual los
del plano horizontal y la rodilla flexionada unos 110° (7). El tobillo ciclistas generan potencia, debe estar activo para que la pelvis y la
debería asumir un ángulo de 90° o una flexión dorsal de 10° a 15°. columna lumbar ofrezcan un origen estable a los músculos cuádri-
Una ligera flexión dorsal del tobillo permite al ciclista lograr un vector ceps, glúteos e isquiotibiales. J.P. Abt llegó a la conclusión de que
de fuerza más temprano en la fase de potencia que si el tobillo asume «el cansancio de la zona media alteraba la mecánica del pedaleo, lo
flexión plantar. Las caderas se mueven con un grado de movilidad cual podía aumentar el riesgo de lesiones porque la articulación de
aproximado de 55°; las rodillas tienen el máximo grado de movilidad la rodilla queda potencialmente expuesta a mayores tensiones y
de las articulaciones de las extremidades inferiores, aproximadamente esfuerzo. La mejora de la estabilidad y resistencia de la zona media
75°, mientras que en los tobillos se limita a solo unos 25° (7). podría favorecer una mayor alineación de la extremidad inferior al
El músculo cuádriceps empuja los pedales hacia delante y hace montar en bicicleta largos períodos de tiempo, dado que la zona
que superen el punto superior central, un punto muerto, antes de media es más resistente al cansancio» (12).
iniciar la fase de potencia. A partir de ese momento, el cuádriceps
extiende la rodilla y se muestra activo desde la primera mitad hasta
los dos tercios de la fase de potencia. Los músculos glúteos ayudan Fase de recuperación
a extender la articulación coxofemoral durante los primeros dos
tercios de la fase de potencia y contribuyen con más eficacia cuanto «La fase de recuperación realinea activamente el pie y la pierna para
más flexionada esté la cadera, lo cual depende de la altura del sillín la siguiente fase de potencia, permitiendo una transición fluida de
(7). A medida que los músculos glúteos extienden la cadera, toda la una fase de potencia a la siguiente» (11). También permite un
extremidad inferior empuja el pedal hacia abajo. Cuando el pie del período de reposo a los músculos activos durante la fase de potencia.
ciclista está unido al pedal por un calapiés, el «movimiento descen- «Durante la fase de recuperación, el peso de la extremidad que se
dente de la extensión coxal se traduce en extensión genicular por- recupera siempre aplica algo de fuerza descendente sobre el pedal. El
que la extremidad se ve obligada a viajar con el pedal» (7). Los peso produce un torque negativo sobre la biela, lo cual reduce la
músculos isquiotibiales ayudan a extender la cadera y se muestran eficacia de la fase de potencia de la extremidad contralateral» (11).
activos durante los últimos tres cuartos de la fase de potencia. «Los La recuperación activa y la reducción del torque negativo se consi-
músculos isquiotibiales tienen el período de actividad más largo que guen mediante la participación de los músculos iliopsoas y recto
cualquier otro músculo de las extremidades inferiores durante el femoral para flexionar la cadera, y de los isquiotibiales para flexionar
pedaleo. Cuando los isquiotibiales ejercen tracción posterior sobre la rodilla. «El músculo gastrocnemio también ayuda a flexionar la
la rodilla, esta no se flexiona porque el pie se apoya en el pedal por rodilla al inicio de la fase de recuperación» (7). Durante la segunda
la fricción o por acción del calapiés. Sin embargo, la tracción pos- mitad de la fase de recuperación, el músculo tibial anterior inicia la
terior extiende la rodilla y genera presión descendente sobre el flexión dorsal del tobillo, y el músculo cuádriceps inicia la extensión
pedal» (7). Los músculos sóleo y gastrocnemio se muestran activos genicular y la flexión coxal (7, 13-15). El uso eficiente del músculo
durante la primera mitad de la fase de potencia y ejercen una fuerza tibial anterior para la flexión dorsal del tobillo durante la fase de
significativa sobre el pedal durante la segunda mitad de dicha fase. recuperación permite una participación más temprana en la siguiente
Debido a la acción biarticular del músculo gastrocnemio, se man- fase de potencia. Un tobillo en flexión dorsal en el punto más alto
tiene activo incluso durante la fase de recuperación, aunque no así del pedaleo genera un vector de fuerza hacia delante que adelanta la
el músculo sóleo, que es uniarticular. Los músculos de la pantorrilla entrada en la fase de potencia. Un tobillo en flexión plantar creará
y su acción en el tobillo son críticos para lograr una sólida transfe- un vector de fuerza hacia atrás en el punto más alto del pedaleo. Esto
rencia de fuerza sobre el pedal (10). Los músculos de la pantorrilla, retrasa la entrada en la fase de potencia y causa una pérdida de pro-
cuando se usan correctamente para aprovechar su configuración de ducción de potencia.
palanca de primer orden, obligan al pie a asumir flexión plantar al
inicio de la fase de recuperación. Esto mejora enormemente la efi-
cacia de los músculos isquiotibiales en esa fase (11). AJUSTE DE LA BICICLETA
Con frecuencia los ciclistas permiten que las piernas se muevan
con la rotación interna de las caderas mientras las rodillas pasan Al exponer la biomecánica del pedaleo, es necesario hablar del
rozando la barra superior del cuadro. No obstante, esta no es una ajuste de la bicicleta. «El principio fundamental de la postura de un
acción de pedaleo funcionalmente eficiente, porque los músculos ciclista sobre una bicicleta es recordar que la bicicleta es ajustable y
glúteos experimentan facilitación neurológica cuando los músculos que el ciclista es adaptable» (16). Se debería entrevistar y evaluar a
rotadores externos de cadera están activos. Lo ideal sería que «la rodi- los ciclistas antes de dejar que se monten en la bicicleta.
lla flexionada se moviera distanciándose de la bicicleta justo al llegar
al centro superior, al punto muerto ». Esto ocurre sobre todo porque
la «superficie posterior de los cóndilos del fémur es más simétrica que
la superficie distal y porque la resupinación de las articulaciones
Entrevista
subastragalina y transversa del tarso giran externamente la pierna y la La entrevista determinará la edad, altura, peso y sexo del ciclista;
inclinan alejándola de la barra superior del cuadro de la bicicleta». también los objetivos deportivos, el tipo de ciclismo y entrena-
Con la dorsiflexión de la columna media, la actividad de los isquio- miento, así como la historia de cualquier lesión previa o limitacio-
tibiales y la extensión de la rodilla durante la fase de potencia, la nes conocidas. La entrevista aportará la información necesaria para
rodilla en el punto muerto del centro inferior se mueve más próxima ajustar la bicicleta al ciclista. Por ejemplo, un corredor de critériums
a la bicicleta, lo cual aumenta el ángulo Q funcional (7). pasará la mayor parte de la carrera con las manos en los puños del

muntatge.indd 160 25/07/18 10:02


161
II.10 CICLISMO 161

manillar y se doblará a fondo para acelerar al salir de las curvas codo rodilla tal vez afecte la capacidad de bajar el sillín hasta la
con codo con el resto de corredores. Durante la carrera, la frecuen- altura ideal. Esto limitará negativamente la flexión coxal y, por
cia cardíaca se sitúa por debajo del umbral de lactato y luego se tanto afectará la eficacia máxima de los glúteos.
eleva por encima. El ajuste de la bicicleta debe permitir al ciclista • F
 lexión de cadera con la rodilla en flexión relajada (medida
ser eficiente metabólica y mecánicamente con las manos en los mientras el ciclista está en decúbito supino con la columna
puños del manillar. La caja del pedalier debe estar lo bastante alta neutra). La flexión de cadera es una de las mediciones más
como para no tocar el suelo al tomar curvas muy cerradas y el mani- importantes que se toma antes de que el atleta se suba a la
llar debe ser lo bastante estrecho como para evitar el contacto con bicicleta. Cuando el atleta está sobre la bicicleta, la medición
otros corredores cuando se rueda en un pelotón apretado, aunque será importante para determinar la altura del sillín y la pen-
lo bastante ancho como para ser eficiente mecánicamente para la diente óptima del manillar. Cuando el manillar es demasiado
anatomía del ciclista. El triatleta de larga distancia debe mantener bajo, obliga al atleta a invertir energía en flexionar las caderas
una carga de trabajo aeróbico constante y debe ingerir alguna contra una barrera funcional/estructural, y, por tanto, se pro-
fuente energética durante la carrera para reponer energías. El ajuste duce una «pérdida de energía» que de lo contrario contribuiría
debe permitir al atleta ser metabólica, mecánica y aerodinámica- a la carga mecánica positiva total.
mente eficiente. El ajuste debe ofrecer comodidad —dado el pro-
longado tiempo que se pasa en el sillín— así como un buen
equilibrio para facilitar un control seguro de la bicicleta con una En decúbito supino con las piernas y caderas flexionadas,
sola mano mientras se ingiere comida o bebida. y los pies apoyados en el suelo
Los objetivos y la disciplina ciclista determinarán tanto el mate-
rial como la forma del cuadro. Son muchos los materiales usados • L
 a inclinación de la pelvis influye en la columna lumbar. La
para fabricar cuadros de bicicleta, desde acero y aluminio hasta generación de potencia es óptima con la columna lumbar
titanio y fibra de carbono, así como materiales exóticos tales como neutra. La capacidad del ciclista para mantener la posición de
el bambú. Los materiales influyen mucho en la calidad de paseo la pelvis determinará en gran medida la posición de la columna
(cómo se siente el ciclista sobre la bicicleta) y en la maniobrabilidad lumbar.
de la bicicleta. La mayoría de fabricantes de bicicletas ofrecen mate- • L
 a capacidad del ciclista para usar activamente la zona media del
riales y formas para el cuadro que se ajustan a las necesidades y cuerpo. El sistema de estabilización de la zona media es el fun-
objetivos del ciclista normal. Los cuadros estándar de fábrica se damento a partir del cual el ciclista genera potencia. Un sis-
ajustan a los ciclistas mediante la elección del manillar, la tija del tema estabilizador ineficaz afectará la capacidad del ciclista
sillín y la extensión de la tija; el sillín y los pedales posicionan al para mantener la columna neutra y generar potencia óptima.
ciclista correctamente sobre la bicicleta. Sin embargo, los ciclistas
que presentan limitaciones funcionales o estructurales, los que com-
piten o simplemente sienten pasión por el deporte del ciclismo Sentado
tienen la opción de que les diseñen un cuadro de bicicleta a medida. • D
 istancia entre las tuberosidades isquiáticas. La mejor forma de
Tras la entrevista, se ha de evaluar físicamente al ciclista a fin de medir esta distancia es que el ciclista se siente sobre una plan-
determinar posibles barreras funcionales y estructurales. Esas barre- cha de gomaespuma moldeable a la presión, dejando en ella
ras, una vez identificadas, se deben eliminar o respetar para que no una marca que se mide. Esto permite elegir un sillín que
interfieran con la actividad del pedaleo. Las barreras funcionales, soporte correctamente la pelvis del ciclista.
como una flexión coxal limitada o una estabilización deficiente de la • F
 lexión de los hombros. Los hombros se deben flexionar 90°
zona media del cuerpo, se deben evaluar y tener en cuenta durante el sobre una bicicleta de carreras. Los ciclistas con flexión limi-
ajuste. Con frecuencia, el especialista en rehabilitación funcional tada de los hombros (p. ej., con un síndrome por compresión
trata y elimina esas barreras, permitiendo al atleta conseguir una del hombro) verán comprometida su capacidad para agarrar el
posición biomecánica y aerodinámicamente óptima sobre la bicicleta. manillar. Una tija más corta con mayor extensión elevará al
Barreras estructurales, como discopatías degenerativas, artropa- ciclista a una posición más erguida y adaptada a la flexión
tías o asimetrías de las extremidades inferiores, son impedimentos restringida de los hombros. Esta postura será menos aerodiná-
que se tienen que respetar y «acomodar». Tales limitaciones tal vez mica pero funcionalmente más eficaz al reducir el riesgo de
impidan al atleta asumir una posición óptima. una lesión por tensión continua y repetitiva.
• A
 nchura de los hombros. Esta distancia se mide desde la cara
externa del acromion derecho hasta la cara externa del
Evaluación inicial izquierdo. Tal distancia determina la anchura adecuada del
Decúbito supino manillar en centímetros. Es mejor equivocarse por exceso, a
menos que el ciclista compita en un pelotón muy apretado, tal
• F
 lexión dorsal del tobillo. Lo ideal es que el ciclista sea capaz de y como explicamos al hablar de los critériums.
una flexión dorsal del tobillo de entre 10° y 15°. El ciclista
puede generar hasta un 20% del total de la carga mecánica
positiva mediante un uso óptimo de los músculos flexores
plantares del tobillo (17).
Interfaz de pedal y calapiés
• F
 lexión de rodilla. En el punto más alto del ciclo de pedaleo, la Una vez que el ciclista ha sido entrevistado y evaluado, es el
rodilla está flexionada unos 110°. La flexión limitada de la momento de elegir el sillín, el manillar y el sistema de zapatilla/

muntatge.indd 161 25/07/18 10:02


162
162 Manual de entrenamiento funcional

calapiés/pedal. Primero se alinea el sistema de zapatilla/calapiés/


pedal, y se determina la altura del sillín y su posición más adelan-
tada o retrasada. Una vez que el ciclista se encuentra encima de la
biela para conseguir la máxima transferencia de potencia, es posible
determinar la altura y distancia del manillar.
El calapiés cubre la zapatilla de modo que la cabeza del primer
metatarsiano esté directamente sobre el caño del pedal. Aunque hay
muy pocos estudios publicados sobre la distribución de la presión
por la zapatilla, Sanderson y Cavanagh (18) observaron que la dis-
tribución de la presión se localizaba en el antepié, específicamente
en la cabeza del primer metatarsiano. Por tanto, para lograr la
transferencia de potencia más eficiente entre el ciclista y la biela, la
colocación del calapiés es crítica.

Evaluación sobre la bicicleta


Una vez lograda la interfaz optima de pedal y calapiés, el ciclista se
montará en la bicicleta sobre un cicloentrenador y pedaleará para A
calentar. Deberá asumir una postura relajada y cómoda, encon-
trando el «punto dulce» sobre el sillín.
Para determinar la altura del sillín, el ciclista «detendrá» la pierna
en su punto de máxima extensión durante el ciclo de pedaleo, apro-
ximadamente a las 5:30 (horas) para el pie derecho y a las 6:30 para
el pie izquierdo. La flexión de la rodilla debe ser de entre 25° y 35°
(figura 10.1A). Con tan poca flexión, los isquiotibiales no intervie-
nen en la porción final del pedaleo y el pie no asume suficiente
flexión dorsal para aprovechar la ventaja de los poderosos músculos
de la pantorrilla. Con una flexión excesiva, la pierna se ve compri-
mida en el punto más alto del pedaleo, los músculos no participan
en su máximo potencial y se pierde potencia.
La posición adelantada o retrasada del sillín se determina cuando
el ciclista «detiene» la pierna en 90° de flexión durante la fase de
potencia del ciclo de pedaleo (a las 3 para el pie derecho y a las 9
para el pie izquierdo). Una plomada dejada caer desde la tuberosi-
dad de la tibia en el caso de una bicicleta de carreras y desde el
tubérculo de Gerdy para una bicicleta de crono (o de triatlón)
debería bisecar el caño del pedal (figura 10.1B). Plomada
El ángulo de inclinación del sillín depende en gran medida del B
tipo de sillín y de las preferencias personales del ciclista. Por lo
general, lo habitual es una inclinación descendente de 0° a 5°. Un FIGURA 10-1.  (A-B) Evaluación después de montar en la bicicleta.
sillín inclinado hacia arriba a menudo causa irritación en los tejidos
blandos y un sillín con demasiada inclinación descendente hará que
el ciclista «se desplome hacia delante» ejerciendo demasiada presión
sobre las manos. excesiva entre el sillín y el manillar, con lo cual el ciclista se ve
Con el ciclista encima del sillín para una óptima transferencia de constreñido en el punto más alto del ciclo de pedaleo y hay una
potencia a la biela, ahora es posible determinar la posición del pérdida de potencia. Los manillares demasiado altos dan como
manillar. La altura del manillar está determinada por la medición resultado una postura menos aerodinámica sobre la bicicleta y el
de la flexión de las caderas durante la evaluación inicial. Hay que ciclista vuelve a sufrir una «fuga de energía» con el fin de superar la
guiar al ciclista para que la columna adopte una postura neutra con resistencia que ofrece el aire.
las manos en los puños de la bicicleta de carreras o en el manillar La distancia hasta el manillar de la bicicleta de carreras obliga a
aerodinámico. Después de unas pocas revoluciones de la biela, el que el ciclista asuma 90° de flexión de hombros con la columna
ciclista detiene la pierna en el punto superior central del ciclo de en una posición funcional neutra y la conexión escapulotorácica
pedaleo. La cadera con menos movilidad es la cadera limitante y centrada (figura 10.1B). Debería haber una flexión relajada de la
también el lado que hay que medir mientras se determina la altura articulación de los codos, y el ciclista debería tener las manos
del manillar. La flexión coxal sobre la bicicleta no puede dar una cómodamente apoyadas en las fundas de las manetas del freno o
lectura superior a la medición obtenida durante la evaluación ini- en el cambio de marchas. La distancia al manillar aerodinámico
cial. Los manillares demasiado bajos causan una diferencia de altura debe ser tal que los codos del ciclista estén ligeramente por

muntatge.indd 162 25/07/18 10:02


163
II.10 CICLISMO 163

delante de los hombros en el plano vertical, con la cara proximal rodillas, sentado y de pie y los patrones de levantamiento de pesas
de los antebrazos sobre las almohadillas del manillar. Si miramos con movimientos en múltiples planos facilitan el reclutamiento de
al ciclista de frente, los brazos deberían situarse junto al costado los músculos de la zona media para estabilizar la columna vertebral
de los muslos. Si los brazos se hallan próximos a la cara externa o mediante movimientos espirales y diagonales. «Cuando los patrones
interna de los muslos, aumentará el área superficial frontal y dis- del leñador y el levantamiento de pesas se usan junto con las postu-
minuirá la eficacia aerodinámica. ras de desarrollo del leñador medio arrodillado y del leñador arro-
dillado, las técnicas son un medio excelente para evaluar la
estabilidad o inestabilidad de la zona media» (19).
Principios del entrenamiento Periódicamente hay que reevaluar al ciclista durante las fases de
incremento del volumen e intensidad, y sobre todo en caso de lesio-
Aunque el pedaleo ocurra sobre todo en un plano sagital de movi- nes relacionadas con accidentes de tráfico.
miento, el ciclista debe practicar movimientos en tres planos con el
fin de entrenar la zona media del cuerpo para que soporte las cargas
de torsión asociadas con los esprines, con el «bailón» o pedaleo
sobre los pedales en las cuestas, con el rodaje de alta velocidad y la
FUNDAMENTOS DEL ENTRENAMIENTO
toma de las curvas. Un funcionamiento correcto del sistema de
El desarrollo funcional del ciclista es acorde al de cualquier otro
estabilización de la zona media ofrece una plataforma sólida para la
atleta. Se debe prestar atención al desarrollo de los fundamentos de
musculatura mientras plantea resistencia a las cargas de alta torsión
la correcta activación diafragmática y de la estabilización de la zona
en tres planos.
media del cuerpo. Solo cuando se consigue una respiración correcta,
Sentado el ciclista en el sillín, las elevadas fuerzas de torque en
centrando y controlando el diafragma, se puede estabilizar la región
múltiples planos exigen que la zona media del cuerpo participe en la
lumbopélvica. El centrado escapulotorácico y glenohumeral tam-
estabilización de la pelvis. Una pelvis estable proporciona un sólido
bién es crítico para la estabilidad y función del ciclista. Como la
anclaje a las piernas para mover los brazos de la biela con simetría y
postura en el pedaleo tiende a restringir o comprimir la respiración
potencia. La pelvis, cuando no descansa sobre el sillín, deja de estar
abdominal, es crítico que el atleta desarrolle actividad diafragmática
fija en el espacio. Con la pelvis ahora libre y solo las manos y los pies
posterolateral. Esto permite al atleta ventilar sobre la bicicleta, sobre
fijos sobre la bicicleta, se incrementa mucho la exigencia física
todo si es una bicicleta de crono o si es un triatleta sobre una bici-
impuesta a la zona media para estabilizar el cuerpo. La pelvis debe
cleta con manillar aerodinámico.
seguir proporcionando un sólido anclaje a las piernas para impulsar
los brazos de la biela con simetría y potencia.
La función del complejo del hombro, junto con la columna cer-
vical y torácica, es crítica para el ciclista. Se pasan muchas horas «en PROGRESIONES DEL ENTRENAMIENTO
el sillín» con la columna cervical en extensión. La correcta mecánica FUNCIONAL: JUVENIL, COMPETITIVO
de extensión de la cabeza, específicamente la extensión de la Y DE ÉLITE
columna torácica superior en oposición a la acción de fulcro de la
columna cervical media, ayuda a reducir la carga de tensión-defor- En cada una de las secciones siguientes, la presentación pasa de lo
mación sobre la columna cervical. El centrado de la escápula y el fundamental a lo avanzado basándose en el nivel actual de habili-
tórax y de la articulación glenohumeral permite una función rela- dad. Las progresiones básicas son apropiadas para los atletas jóve-
jada y correcta del hemicuerpo superior. nes. Se identifican las progresiones más avanzadas y adecuadas para
Es esencial que se practique una exhaustiva evaluación muscu- atletas de nivel avanzado y de élite.
loesquelética, así como de la capacidad funcional, al inicio del
programa de entrenamiento del atleta. La evaluación inicial debería
identificar los problemas o limitaciones, y determinará si son simé-
tricos o asimétricos; es importante tratar primero la asimetría. El
Diafragma
entrenamiento funcional también debe tener en consideración la • R
 espiración abdominal en decúbito supino con las piernas y
posición en cadena cerrada de las manos en el manillar, la posición caderas flexionadas, y los pies apoyados en el suelo.
inmovilizada de los pies en los pedales, y la posición definida de la • P
 ostura infantil modificada y específica para el pedaleo con el
pelvis sobre el sillín y la posición dinámica de la pelvis fuera del fin de facilitar la actividad posterolateral del diafragma. Los
sillín. hombros adoptan un ángulo de 90° y las manos asen los puños
Los protocolos de entrenamiento deben empezar en las posturas del manillar aerodinámico (figura 10.2).
de desarrollo inferiores: En decúbito supino con las piernas y cade-
ras flexionadas y los pies apoyados en el suelo, en cuadrupedia y
haciendo la plancha. A continuación, se deben realizar ejercicios Estabilidad lumbopélvica y estabilidad del
como el leñador medio arrodillado, el leñador de pie, el leñador
arrodillado y posturas de levantamiento de pesas que sirven no solo
complejo del hombro
como entrenamiento funcional, sino también como herramientas • E jercicio del gato para la propiocepción y conciencia espacial
de evaluación mediante el protocolo de evaluación de cuatro cua- de la pelvis, la columna vertebral y la caja torácica.
drantes descrito por Voight, Hoogenboom y Cook. Por último, está • S entarse sobre una pelota de equilibrio y potenciar el aisla-
la transición al nivel superior, en bipedestación (19). El leñador de miento de la movilidad pélvica bajo un torso inmóvil.

muntatge.indd 163 25/07/18 10:02


164
164 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 10-2.  Ángulo de 90° de los hombros y agarre del manillar


aerodinámico.

• I nclinaciones anteroposteriores de la pelvis, desplazamien-


tos laterales y rotaciones lateral.
• Inclinaciones anteroposteriores, desplazamientos laterales
y rotaciones sobre una sola pierna, alternando piernas.
• Inclinaciones anteroposteriores, desplazamientos laterales
y rotaciones con un ojo cerrado; alternar uno y otro ojo FIGURA 10-3.  Postura del oso.
cerrado.
• P
 ájaro-perro dinámico (en cuadrupedia, extensiones dinámi-
cas de piernas y brazos alternados) para mejorar la función en
cadena cinética cerrada de brazos y manos, el sistema de los
músculos extensores y la estabilidad diagonal durante el peda-
leo entre los hemicuerpos superior e inferior. Cuando se prac-
tique esta progresión de ejercicios, se avanzará muy lentamente
para percibir el desplazamiento interno de la tensión muscular
mientras está activo el sistema de soporte diagonal. Hay que
centrarse en mantener un anclaje estable en torno al cual se
puedan mover las extremidades.
• En cuadrupedia, andar sobre las manos.
• Pájaro-perro levantando una pierna y el brazo contralateral.
• Pájaro-perro sobre un disco o gomaespuma.
• Pájaro-perro dinámico, progresión del pájaro-perro a la
postura del oso para forzar el vínculo de estabilización entre FIGURA 10-4.  Progresiones de planchas.
los pies y las manos, acorde al pedaleo sobre la bicicleta.
– En cuadrupedia, andar sobre las manos con ambas escá- • P ostura estática agarrándose las piernas con un aro de resis-
pulas estabilizadas en protracción mediante la flexión del tencia alrededor de los muslos para activar los músculos
codo para elevar el brazo móvil (competitivo). rotadores externos de cadera; aguantar la postura.
– Pedalear en la postura del oso mediante flexión de cadera • Postura estática agarrándose las piernas con un aro de resis-
y rodilla de la pierna móvil para imitar la acción de peda- tencia alrededor de los muslos para activar los músculos
leo mientras se flexiona el codo para elevar el brazo con- rotadores externos de cadera; bajar y subir.
tralateral (figura 10.3) (competitivo). • Fondos en decúbito supino sobre una sola pierna con aro;
• P
 rogresiones de la plancha. mantener la pelvis nivelada (competitivo).
• Rodillas y palmas. • Fondos en decúbito supino sobre una sola pierna con aro,
• Puntas de los pies y palmas. lo cual mantiene la pelvis nivelada (competitivo).
• Rodillas y codos sobre la pelota de equilibrio; puntas de los • Hombros sobre la pelota de equilibrio con los pies en el
pies en el suelo (competitivo). suelo, las rodillas flexionadas 90° y los brazos en el aire
• Puntas de los pies y codos sobre la pelota de equilibrio flexionados 90°. Aro de resistencia alrededor de las piernas
(élite). para activar los músculos rotadores externos de cadera y
• Progresión a un pie en alternancia mientras los codos se aguantar la postura (figura 10.5) (competitivo).
apoyan sobre la pelota de equilibrio (figura 10.4) (élite). • Hombros apoyados en la pelota de equilibrio y un pie en el
• E
 l puente sobre pelota de equilibrio con aro. suelo; alternancia de la marcha (figura 10.6) (competitivo).
• Postura estática agarrándose las piernas. • Movimiento de brazos en tijera (élite).

muntatge.indd 164 25/07/18 10:02


169

11
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 169
CAPÍTULO
Robert Lardner y Jonnatthan A. Mackoff

Danza

La danza en todas sus formas, como arte, requiere una naturaleza muy 3. La prevalencia de lesiones de rodilla osciló entre un 9% y un 17%
atlética para ejecutar los múltiples y complicados patrones de movi- (6, 8).
miento, las posturas corporales y las actividades en parejas de las distin- 4. La prevalencia de lesiones de pie osciló entre un 38% y un 48,5%
tas coreografías. Los bailarines deben ejecutar todo esto con diversos en los bailarines de ballet y danza moderna (9, 10).
tempos, incluidos movimientos explosivos, trabajo aéreo y manteni- 5. Las lesiones de las extremidades superiores en los bailarines no
miento de posturas complicadas durante cierto tiempo. están muy bien documentadas. Sin embargo, en los bailarines
En el entrenamiento y en la práctica del arte de la danza, los bai- de break-dance el 23% de las lesiones se produjeron en la
larines se lesionan debido a varios factores que se expondrán más mano, un 9% en el hombro y un 7,5% en la muñeca (12).
adelante. La tabla 11.1 presenta una lista de lesiones habituales y
representativas de la danza (1-10). Hay ciertos factores predispo- Con un correcto entrenamiento y un buen mantenimiento del
nentes que aumentan la posibilidad de sufrir lesiones si no se tratan equilibrio muscular y la estabilidad, las personas que presentan
o mantienen con tratamiento y ejercicios apropiados: estos problemas pueden tener carreras de éxito y satisfactorias como
bailarines.
• F
 actores genéticos (p. ej., escoliosis, síndrome de hipermovili- Como sucede en todas las actividades deportivas, los participan-
dad, pies planos, angulación excesiva de la cabeza del fémur, tes deben lograr unos objetivos fundamentales mediante la conse-
asimetría de las extremidades inferiores). cución de una serie de progresiones. Por lo general, esto se consigue
• F
 actores fisiológicos intrínsecos (p. ej., desequilibrios muscula- aplicando una dificultad creciente. La progresión se puede describir
res, patrones de movimiento erróneos y una mala nutrición). como una jerarquía de niveles de habilidad. Es necesario dominar o
• F
 actores extrínsecos (p. ej., duración, volumen y calidad del conseguir competencia en cada nivel y luego ser capaces de integrar
entrenamiento, equipamiento de entrenamiento/vestuario, esas destrezas/movimientos en el siguiente nivel de progresión. He
tipo de suelo y coreografía). aquí algunas muestras de ejercicios a nivel fundamental, de un
deporte específico y a nivel profesional.
Algunas de las causas biomecánicas de lesiones prevalentes entre
los bailarines se deben a:

• U
 n incremento de las fuerzas de pronación causado por el alto
HABILIDADES FUNDAMENTALES
grado de abertura del ángulo de los pies exigido en algunos
tipos de danza.
Estabilización (y respiración con estabilización)
• U
 n incremento del torque en la rodilla y la cadera para acomo- Los bailarines tienen que aprender su postura corporal en la primera
dar el grado de movilidad requerido y utilizado en distintos etapa del entrenamiento y han de hallar su centro y equilibrio en dis-
tipos de danza, sobre todo con la extremidad en carga. tintas circunstancias. Uno de los primeros pasos para alcanzar esa con-
• A
 umento de la flexibilidad general entre los bailarines, junto ciencia es aprender a «conectar» la postura del hemicuerpo superior con
con un escaso control y/o fatiga de la musculatura intrínseca, la del hemicuerpo inferior mediante la postura y estabilización de la caja
lo cual tal vez cause sobrecarga de la columna vertebral. Una torácica. Los pasos para conseguirlo son los siguientes (13-15):
flexibilidad insuficiente también puede ser un factor.
• E
 l bailarín inspira y luego espira para hallar la posición baja de
Algunos estudios epidemiológicos de las lesiones entre bailarines la caja torácica.
muestran lo siguiente: • A
 hora el bailarín intenta contraer lentamente los abdominales
para empujar lateralmente hacia fuera (o bien apoya los pulga-
1. Las lesiones de espalda son las más prevalentes, afectando res directamente encima del borde del hueso coxal y se visua-
desde el 31% de los bailarines profesionales (4) hasta el 82% liza rechazando suavemente los pulgares del cuerpo).
en una encuesta realizada a bailarinas de ballet profesionales • A
 continuación, el bailarín intenta mantener esta posición de
(5). Además, una encuesta a bailarinas con escoliosis docu- la caja torácica, así como la estabilización plena del abdomen
mentó una historia de lumbalgia crónica o recurrente (11). mientras inspira y espira (figura 11.1).
2. Se ha documentado una tasa de lesiones de cadera de hasta un • U
 na vez se consigue esto en bipedestación, a continuación se
11% en los bailarines de ballet y de un 4% en los bailarines de debe aplicar y practicar el plié, en las diversas posiciones, de la
danza contemporánea (6, 7). primera a la quinta, posiciones sobre una pierna y el relevé.

169

muntatge.indd 169 25/07/18 10:02


170
170 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 11.1 Lesiones habituales y representativas de la danza

Tobillo/pie Rodilla Cadera/pelvis Columna lumbar/ Hombro


zona cervical
Fractura por sobrecarga Lesión del ligamento Distensión de la ingle Distensión/esguince Esguince/distensión de la
(del tarso, metatarsiana cruzado anterior Síndrome del piriforme lumbosacro articulación acromioclavicular
o sesamoidea) Lesión del ligamento Protrusión/hernia Lesión del manguito
Rotura del rodete
Compresión de la cara colateral medial de disco de los rotadores
Osteoartritis/fractura
posterior del tobillo/ Lesión de menisco Lesión por compresión Luxación de hombro
por sobrecarga
síndrome del hueso trígono
Luxación rotuliana Distensión de los isquiotibiales Compresión nerviosa Inestabilidad/laxitud de hombro
Tendinitis/tendinosis
Síndrome de dolor Síndrome de la cadera en resorte Espondilólisis/ Tendinitis/tendinosis bicipital
Esguince por inversión femororrotuliano espondilolistesis
Bursitis trocantérea Síndrome de compresión
Hallux valgus/juanetes Tendinitis/tendinosis Síndrome facetario
Inflamación/disfunción
Sesamoiditis
sacroilíacas

• E l bailarín se debe concentrar en las sensaciones internas y en


la calidad y percepción del ejercicio.
• S on posibles errores potenciales:
• Caja torácica elevada (se eleva así el centro de gravedad de
las personas; hay una sobrecompresión de la columna verte-
bral y un trabajo excesivo para los músculos erectores de la
columna).
• Se mete vientre, es decir, se tensan los músculos abdomina-
les, lo cual sortea la función postural del diafragma e inhibe
la integración orquestada de todos los músculos abdomina-
les, los músculos del suelo de la pelvis, los músculos profun-
dos de la espalda y el diafragma, que trabajan juntos para la
estabilidad de la zona media del cuerpo.
• Hay una inclinación posterior de la pelvis o flexión de la
columna para ensanchar la pared abdominal posterolateral.

Postura de trípode
El bailarín necesita aprender a equilibrarse correctamente y a plan-
tarse con el pie plano y/o en relevé. La postura de trípode ayuda a
la coactivación de las cadenas anterior, posterior, medial y lateral de
la pierna para sostener y estabilizar al bailarín en diversas posturas
de pie y en equilibrio (16, 17):

• P uesto en pie, el bailarín se imagina que hay un círculo debajo


de la cabeza del primer metatarsiano, de la cabeza del quinto
metatarsiano y del punto medio del calcáneo (figura 11.2).
• A continuación, el bailarín se imagina apoyándose en esos puntos
con fuerza como si quisiera atravesar el suelo (figura 11.2B).
• C uando se hace correctamente, mediante cocontracción mus-
cular, debería haber una sutil elongación de la columna verte-
bral sin acampanamiento de la caja torácica.
• S e debe practicar esto en diversas posiciones, así como sobre
una sola pierna y en el relevé.
• E l relevé es ligeramente distinto, puesto que el talón no toca el
suelo, y la imaginaria dirección de la fuerza debería ser de 90°
respecto a la posición del calcáneo para activar la cadena pos-
FIGURA 11-1.  Estabilización abdominal. Correcta posición espiratoria terior de músculos, así como para prevenir compresiones de la
de la caja torácica empujando lateralmente la pared abdominal. cara posterior de la articulación tibioastragalina (figura 11.2C).

muntatge.indd 170 25/07/18 10:02


171
II.11 DANZA 171

A B C

FIGURA 11-2.  Pie trípode. (A) Puntos de contacto y descarga. (B) Dirección de los vectores de la presión de los puntos de contacto en bipedestación.
(C) En relevé, vector de presión del contacto sobre la cabeza del 1.er y 5.o metatarsianos y presión interna a través del punto medio del calcáneo.

Equilibrio de la barbilla, posición anterior de la cabeza, hiperlordosis de


la región lumbosacra y el impulso ascendente de la pelvis hacia
Como todas las posiciones y movimientos de danza requieren equi- el techo (figura 11.4A).
librio, en las fases iniciales del entrenamiento, el bailarín tiene que
practicar el equilibrio, con la posición asociada del cuerpo, en
diversas posturas. Esto se debe realizar en diversas posiciones sobre
las dos piernas en relevé y en relevé sobre una sola pierna. En estas El puente lateral modificado
posiciones de equilibrio, el bailarín debe mantener la técnica Este ejercicio es importante para incorporar el apoyo con un brazo
correcta de estabilización, así como la posición de trípode del relevé y la estabilidad lateral en el proceso de entrenamiento. Al igual que
descrita antes (figura 11.3). en el ejercicio de la plancha, ayuda al bailarín a volverse consciente
de las cadenas cinéticas implicadas en el anclaje de la cintura esca-
pular al resto del tronco (14, 15).
Estabilidad escapular
• E
 l bailarín está tumbado en decúbito lateral, equilibrado sobre
La estabilidad escapular es vital para mantener los brazos en carga libres el antebrazo, con la pierna inferior extendida y la pierna supe-
de lesiones durante la danza en pareja. Los brazos suelen estar activos rior delante, como para dar un paso.
en danza y, por tanto, la cintura escapular debe estar bien estabilizada • A
 dopta la posición correcta de la caja torácica mientras realiza
y ser robusta para cumplir con diversas exigencias extremas. la estabilización abdominal.
• D
 ebe elongar de forma activa la columna torácica sin compen-
sarla con aducción del hombro ni olvidarse de los músculos
La plancha estabilizadores escapulares.
Este ejercicio se practica sobre los antebrazos y los pies, o sobre los • A
 l tiempo que mantiene la estabilización y la respiración de forma
antebrazos y las rodillas (para los que no aguanten bien la postura en relajada, el bailarín ejerce fuerza contra el suelo con el antebrazo
la otra posición). Ayuda al bailarín a experimentar la unión de brazos y con los puntos de trípode del pie apoyado, y se alza del suelo
y escápulas en la cadena cinética para estabilizar el área lumbopélvica. con una correcta alineación de la columna (figura 11.4B).

• E
 l bailarín se tumba boca abajo, equilibrado sobre los antebra-
zos, con las palmas boca abajo, así como sobre las puntas de los HABILIDADES DEPORTIVAS DE NIVEL
pies. RECREATIVO
• A
 dopta una postura con la columna neutra mientras asume
una posición con la caja torácica hacia abajo, además de iniciar Equilibrio en rotación, con dos personas, en apoyo
la estabilización abdominal (descrita antes).
monopodal y con banda elástica
• T
 ambién debe tener la intención de iniciar un apoyo de trí-
pode en esta posición, para activar la cocontracción de las El objetivo de este ejercicio es fortalecer y recalcar el papel de los
extremidades inferiores (descrita antes). músculos rotadores de cadera y el de los músculos abdominales para
• A
 lgunos errores que hay que evitar son la escápula alada, aduc- aportar impulso y mantener la primera posición y la estabilidad
ción o desplazamiento superior, protrusión o hiperretracción durante los giros.

muntatge.indd 171 25/07/18 10:02


172
172 Manual de entrenamiento funcional

A B C

FIGURA 11-3.  Equilibrio sobre las dos piernas en relevé. (A) 1.a
posición. (B) 2.a posición. (C) 3.a posición. (D) 4.a posición abierta. (E)
D E Equilibro sobre una pierna en relevé.

A B

FIGURA 11-4.  (A) Plancha modificada. (B) El puente de costado modificado.

• E
 l bailarín empieza con una banda elástica para ejercicios • P artiendo de la preparación para el giro, el bailarín lo efectúa
rodeando una vez y media el área abdominal. y asume un passé (figura 11.5).
• E
 l compañero de entrenamiento/preparador físico/terapeuta • S e aplica resistencia unilateralmente con la banda, según deci-
sostiene los dos cabos de las bandas elásticas. da el ayudante.
• A
 continuación, el bailarín empieza en una postura preparato- • L a resistencia se puede aplicar por delante o por detrás.
ria para el giro.

muntatge.indd 172 25/07/18 10:02


173
II.11 DANZA 173

A B

C D

FIGURA 11-5.  Preparación para una pirueta y progresión para equilibrio asistido, ofreciendo el terapeuta resistencia por detrás a la actividad dinámica
de la pelvis y las caderas. (A-B) En dedans: Con dos personas, rotación en equilibrio sobre una sola pierna con una banda elástica para ejercicios. (C-D) En
dehors: Con dos personas, rotación en equilibrio sobre una sola pierna con una banda elástica para ejercicios.

Las tijeras con distintas posiciones de brazos correcto recorrido de la rodilla por encima de los dedos I y II
del pie , contar con una adecuada flexión en bisagra de las
marcando las horas caderas (flexión coxal), lograr un impacto mínimo en los ate-
El bailarín, en clase y especialmente en ciertas coreografías, tiene rrizajes y adoptar posturas con un buen control excéntrico,
que ser capaz de practicar tijeras, aterrizar y despegar en distintas para luego impulsarse de vuelta a la posición inicial original
posiciones. Además, debe saber alinear las articulaciones para con- (manteniendo una postura correcta del cuerpo).
seguir una distribución óptima de la fuerza, una capacidad poten- • E
 l bailarín se imagina de pie en medio de la esfera de un reloj,
cial óptima para el despegue y una conciencia corporal óptima con donde realiza las siguientes tijeras con estabilización, respira-
el fin de aterrizar y despegar del suelo con la mínima tensión para ción y un correcto control del cuerpo alineado. Se pueden rea-
articulaciones y ligamentos. Es esencial alcanzar la requerida «línea» lizar infinitas posiciones. Las siguientes son algunos ejemplos
de la postura y no sacrificar el mantenimiento de una estabilización (18):
abdominal flexible y dinámica. Practicar tijeras en diversas direccio-
nes es una forma para alcanzar los objetivos. •  ijera (12 en punto) (figura 11.6A).
T
• Tijera posterógrada (6 en punto) (figura 11.6B).
• L
 as tijeras se realizan con una zancada corta o larga. El aspecto • Tijeral lateral (3 y 9 en punto) (figura 11.6C).
más importante es mantener una correcta posición del cuerpo • Tijera diagonal (10:30 y 1:30) (figura 11.6D).
y los brazos mientras se da un paso adelante; conseguir un • Tijera hacia atrás diagonal (4:30 y 7:30) (figura 11.6D).

muntatge.indd 173 25/07/18 10:02


181

12
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 181
CAPÍTULO
Ryan Van Matre

Fútbol americano

Las habilidades del fútbol americano se parecen a las de muchos Según USA Football, en la actualidad hay más de 3 millones de
otros deportes. Los bloqueos se encuentran también en el baloncesto jugadores en las ligas de fútbol para jóvenes (5). Aunque otros de-
y el hockey; los placajes, en el yudo y la lucha libre, y las recepciones portes tengan un mayor número global de participantes y lesiones,
y lanzamientos recuerdan a los del béisbol y el waterpolo. Al afinar el el fútbol americano presenta la tasa más alta de lesiones en compa-
análisis, la evaluación de las habilidades para los partidos de fútbol ración con otros deportes (5). Las estimaciones de las tasas de lesio-
americano se convierte en una empresa compleja debido a la natura- nes han llegado hasta el 5% en el fútbol americano juvenil (6). Se ha
leza estratégica de las jugadas y colisiones de este deporte. Las posi- determinado que el incremento de las variables de riesgo es mayor
ciones de los jugadores difieren mucho entre sí, siendo los atributos en las categorías de más edad, siendo las tasas de lesiones más altas
individuales del jugador —la altura, la fuerza, el peso, la velocidad, los días de partido (6, 7). La tabla 12.1 presenta una lista de algunas
la agilidad, la coordinación y la explosividad— un factor para deter- lesiones habituales.
minar la elección de la posición con el fin de lograr un rendimiento Ha aumentado la atención prestada al aumento y reducción de las
óptimo. La práctica implica sobre todo ejercicios en vez de jugadas. conmociones cerebrales en este deporte (8, 9). Los expertos difieren
Esto contrasta con deportes como el baloncesto y la lucha libre, don- al determinar el riesgo de conmociones cerebrales a distintos niveles
de la preparación a menudo implica entrenar. Antes de que uno pueda de juego (9-12). Los casos de conmoción cerebral en el deporte re-
evaluar las habilidades del fútbol americano, es importante entender presentan la mayoría de las lesiones cerebrales en Estados Unidos,
que es un juego de engaño, combinaciones y ajustes. La estrategia en con una estimación de entre 1,6 y 3,8 millones de casos anuales (8).
ataque es dictada por la formación defensiva, por el personal en la Parece haber consenso en que los jugadores en posiciones que exigen
cancha, por la posición en el campo y por el cómputo de downs. La habilidad, como los quarterbacks, los receptores y los secundarios,
defensa se ajusta según el esquema ofensivo, la posición en el campo corren mayor riesgo de sufrir conmociones (11). Datos recientes
y el cómputo de downs (1). Ligeros cambios en la postura y alinea- sugieren que la prevalencia de conmociones en el fútbol americano
ción de un jugador ofrecen una ventaja para superar tácticamente y guarda correlación con los jugadores que sufren más impactos en la
desequilibrar al oponente. Aportaremos varios ejemplos de progre- cabeza, representando los impactos en el casco por aceleración lineal
siones básicas en el desarrollo de las habilidades que comienzan por máxima el principal elemento predictivo de conmociones cerebrales
las «habilidades fundamentales» (2). Estos ejercicios tienen que ser (13).
divertidos, de baja intensidad y desarrollar patrones motores ideales USA Football ha dado un paso activo con su campaña de «Heads
y simétricos. Los ejercicios específicos para el deporte se basan en las Up» (‘Cabezas en alto’) para enseñar la biomecánica correcta en los
habilidades fundamentales establecidas y se pueden especializar en placajes y reducir al mínimo los casos de conmoción cerebral en los
habilidades específicas según la posición. Los ejercicios refinados hi- jugadores (5). Esos mismos fundamentos biomecánicos se describen
lan más fino si cabe con las habilidades de cada posición, por lo ge- en los ejercicios de contacto que se describen a continuación.
neral con un nivel de juego de élite o profesional (3).
Como el fútbol americano es un deporte de contacto y colisiones,
las lesiones se producen a menudo aunque la técnica sea correcta. El
punto de vista biomecánico se debe centrar en que la postura sea HABILIDADES FUNDAMENTALES/HABILIDADES
apropiada al iniciar y producirse un contacto. Mientras que esquivar DE POP WARNER1 (DE 7 A 10 AÑOS)
a los oponentes exige una postura relajada para generar movimien-
tos rápidos y eficaces, dotar a todo el cuerpo de rigidez en el mo- Movimientos por lo común sencillos tal vez resulten extraños ini-
mento ideal es crítico para transferir o absorber fuerzas (4). Las pro- cialmente para los niños debido a la experiencia novedosa de llevar
tecciones almohadilladas están concebidas para distribuir esas un equipo protector. La siguiente y concisa muestra de ejercicios
fuerzas por áreas más grandes; de forma similar, la capacidad del sirve de base rudimentaria para abordar los fundamentos de los
atleta para estabilizar el cuerpo con la musculatura para absorber y movimientos. Con independencia de la posición en el campo, los
transferir fuerzas mediante un sistema musculoesquelético eficaz movimientos se desarrollan para reaccionar a la dinámica del juego
evita muchos daños. y para mantener una buena postura y control del cuerpo (14).

1
Glenn Scobey Warner (1871-1954), conocido como Pop Warner, fue un famoso entrenador de fútbol americano que modernizó algunos aspectos de este deporte
(N. del E.).
181
181

muntatge.indd 181 25/07/18 10:02


182
182 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 12.1 Lesiones habituales en el fútbol americano

Tobillo/pie Rodilla Cadera Espalda/hombro Cabeza/zona cervical


Esguince de tobillo Lesión de menisco Distensión de isquiotibiales Distensión muscular Distensión de los músculos del cuello
Tendinitis aquílea Lesión del ligamento cruzado Distensión de ingle Hernia de disco Nervio pellizcado/neurapraxia
anterior
Hiperextensión forzada Lesión del ligamento Contusión en la cadera Separación/luxación/ Conmoción cerebral
del dedo gordo colateral medial de la rodilla fractura de hombro

Ejercicios de circulación del balón


Inicialmente, los jugadores asumen una posición con los pies sepa-
rados la anchura de los hombros, con las caderas flexionadas dos
tercios y las rodillas un tercio, manteniendo la región lumbar recta
y la cabeza con la columna en una posición neutra. El centro de
gravedad pasa por la porción posterior de las caderas para que los
jugadores den un paso adelante, un paso a derecha o izquierda,
corran a lo largo de la banda, o den un paso atrás para proteger un
pase. Tienen que asumir una postura con dos apoyos o con cuatro
(postura del oso) manteniendo una posición con la cabeza arriba y A
el trasero abajo, y la columna neutra (figura 12.1). El entrenador
apunta en distintas direcciones con el balón, y los jugadores corren
o gatean en esa dirección. Entonces el entrenador golpea el balón
con la mano y los jugadores esprintan diez yardas hacia delante. Se
monitoriza y corrige la postura de los movimientos multidimensio-
nales. Los ejercicios funcionales comprenden:

• T ijeras en ángulo.
• S entadillas.
• E l pájaro-perro.
• R eptar sobre los codos. B
• « Revolver la olla» (15, 16).

Ejercicios de entrega del balón


Esta serie de ejercicios de fútbol americano para corredores entrena
la técnica para recibir, asegurar, llevar y entregar el balón sin per-
derlo. La postura correcta, el juego de pies y el control del balón se
monitorizan y corrigen. Los ejercicios funcionales comprenden:

• T ijeras. C
• S entadillas.
• S entadillas sobre una sola pierna (15).

Carreras laterales/escalera de agilidad


Inicialmente, los jugadores están de cara al entrenador y corren
lateralmente a lo largo de la escalera de agilidad. Los jugadores
intentan que cada paso sea en el interior de los cuadros de la escalera D
manteniendo las rodillas bien arriba, el pecho erguido y la mirada
hacia delante y puesta en el entrenador (figura 12.2). Repárese en FIGURA 12-1.  (A) Cuatro jugadores, posición de listos. (B) Cuatro juga-
que el entrenador debe poder ver los ojos del atleta y su número en dores, paso en ángulo. (C) Cuatro jugadores, a gatas. (D) Cuatro jugadores,
el jersey. Los ejercicios funcionales comprenden: «gateo del oso».

muntatge.indd 182 25/07/18 10:02


183
II.12 FÚTBOL AMERICANO 183

• E
 quilibrio sobre una sola pierna.
• T
 ijeras.
• E
 n monopedestación, réplica dinámica de los movimientos de
un corredor.
• E
 l paseo del granjero.
• M
 archa asimétrica con una pesa rusa en una mano (15, 16).

A
Correcta ejecución de placajes
Una base rudimentaria para este ejercicio es la sentadilla con cade-
ras/bisagra y la columna neutra.

Postura
Los apoyadores y backs defensivos deben reaccionar con rapidez
B ante las jugadas ofensivas y adoptar una postura equilibrada y neu-
tra. Se realiza una ligera flexión de caderas y rodillas para que ten-
FIGURA 12-2.  (A) Un solo jugador, corriendo por la escalera de agi- gan la habilidad de moverse con rapidez en cualquier dirección. La
lidad, con las rodillas bien altas y la cabeza erguida. (B) Un solo jugador, región lumbar está recta (columna neutra) con hombros y cabeza
corriendo por la escalera de agilidad, con el tórax y la cabeza agachados y elevados, y las manos colgando junto a los costados.
las caderas en alto (ejecución defectuosa).

Ejercicio: Placaje correcto (con todo el equipo protector)



T ijeras laterales. Este ejercicio enseña la técnica correcta de los placajes en tres esta-

S entadillas sobre una sola pierna. dios: Abrazo del oso, abrazar y levantar al contrario, y placaje

E quilibrio sobre una sola pierna. correcto.

E n monopedestación, réplica dinámica de los movimientos de «Abrazo del oso». A la orden del entrenador, los placadores se apro-
un corredor. ximan a su compañero para adoptar una posición de placaje. Los
• H acer el avión (15, 16). placadores mantienen esa posición para recibir correcciones. La aten-
ción se centra en que los pies estén separados a la anchura de los
hombros, los brazos bien abiertos y rodeando las nalgas del compa-
HABILIDADES DEPORTIVAS DE NIVEL ñero para el abrazo del oso, las caderas bajas, las rodillas flexionadas,
RECREATIVO (ESCUELAS E INSTITUTOS) la región lumbar erguida, y el tórax y la cabeza alzados a la altura de
la cintura del compañero (figura 12.4).
Según el modelo de Gambetta, las habilidades específicas de un
deporte se adquieren mediante patrones de movimiento ya integrados
en el atleta. En el fútbol americano, las habilidades específicas de este
deporte se vuelven más específicas de la posición en el campo (3). Los
siguientes son algunos ejemplos de habilidades deportivas a nivel
recreativo.

Ejercicio para receptores/defensas secundarios


Receptores y defensas secundarios tienen que poder parar, cambiar
de dirección con rapidez y controlar el centro de gravedad. Es una
habilidad esencial para jugar en estas posiciones. Los jugadores
deben tener un buen control al detenerse y cambiar de dirección,
bajando las caderas para absorber la inercia y mantener una buena
postura lumbar y la cabeza en alto. Los jugadores a continuación
interceptan el pase del balón, centrándose en la cadera y la exten-
sión del brazo contralateral. Para los defensas, el elemento más
importante es la postura atlética inicial con las caderas actuando de
bisagra (figura 12.3). Los ejercicios funcionales comprenden:

• S entadillas. FIGURA 12-3.  Postura atlética defensiva con cadera de bisagra.

muntatge.indd 183 25/07/18 10:02


184
184 Manual de entrenamiento funcional

Abrazar y levantar al contrario. A la orden del entrenador, los • S entadillas con los brazos por encima de la cabeza.
placadores adoptan la postura para el abrazo del oso y se detienen. • P lanchas en decúbito lateral.
A una segunda orden, los placadores alzan las caderas mientras • R etracción del cuello.
extienden las piernas. Los compañeros tal vez ayuden al levanta- • E n bipedestación, serie continua de lanzamientos balón al
miento con un saltito. La atención se centra en mantener la suelo y recepción en cuclillas.
columna neutra y en generar potencia a través de las caderas (figura • Swing con pesa rusa (15, 16).
12.5).

Placaje correcto. Esta es una progresión fluida de abrazar y levan- DESTREZAS DEPORTIVAS DE NIVEL DE ÉLITE
tar al contrario. El ejercicio se realiza a media velocidad. El placaje
tiene que ser un movimiento fluido. El compañero no va a cambiar Y PROFESIONAL
de dirección ni oponer resistencia, y no debe acabar en el suelo. La
atención se centra en rodear al compañero con los brazos bien Robar el balón
abiertos, levantarlo por las caderas, y mantener la espalda recta y la Este ejercicio defensivo tiene sus raíces en el dominio de los placa-
cabeza arriba a la altura del pecho del compañero. Los ejercicios jes. Al hacer un placaje, el jugador se centra en golpear el balón y
funcionales comprenden: arrebatárselo al portador. Los ejercicios funcionales comprenden:

• S entadillas. • P
 uñetazos con polea.
• E
 l leñador con polea (16).

Pies dentro del campo y cuerpo fuera


Este ejercicio específico para receptores mejora la capacidad de
jugar a poco más de medio metro de la línea de banda al recibir el
balón en dicha línea. Los receptores comienzan a correr tomando
una ruta que se dirige fuera del campo y reciben el balón a poco más
de medio metro dentro del campo antes de acabar fuera. Este ejer-
cicio se centra en el equilibrio, el juego de pies y la conciencia
corporal. Los ejercicios funcionales comprenden:

• T
 ijeras laterales.
• E
 ntrenamiento de equilibrio (15).

Manos pegadas: Bloquear sin retroceder


FIGURA 12-4.  Dos jugadores, postura para el «abrazo del oso». Este ejercicio avanzado para los linieros entrena la sensibilidad, la
rigidez adoptada por todo el cuerpo y el control corporal. Dos
jugadores se encaran el uno al otro y sostienen entre los dos un
escudo rígido para bloqueos. Se permite a los jugadores ejercer
presión contra esa almohadilla dura con las manos abiertas, pero sin
agarrarla ni mover los pies. Los jugadores mueven el escudo a
izquierda y derecha, arriba y abajo, reaccionando a las enérgicas
acciones del otro jugador sin dar un paso ni dejar que caiga el
escudo (figura 12.6).
La atención se centra en mantener la postura correcta para tener
una óptima capacidad de reacción de las caderas y el tórax. Hay que
comprobar que no haya fallos con el fin de mantener una ligera
extensión de la zona lumbosacra y poder reaccionar a las grandes
variaciones de movimientos. Los ejercicios funcionales compren-
den:

• « Bastón del guerrero».


• E n bipedestación, lanzamientos continuos de un balón al suelo
y recepción en cuclillas.
• D e swing con pesa rusa a la plancha con el torso estabilizado
FIGURA 12-5.  Dos jugadores, abrazar y levantar al contrario. (16).

muntatge.indd 184 25/07/18 10:02


185
II.12 FÚTBOL AMERICANO 185

TABLA 12.2 Ejemplos de progresión de habilidades según la posición del jugador

Posición del jugador Habilidad fundamental Habilidad deportiva Habilidad refinada


Linieros ofensivos Paso diagonal (tijeras Alcanzar el bloqueo Mantenerse en el bloqueo, bloqueo
(Offensive linemen) en ángulo) de un liniero ofensivo a un adversario
que no es su marcaje
Receptores abiertos Atrapar y asegurar el balón Ruta en carrera y Arrastrar los pies tras la recepción
(Wide receivers) (pase del balón por encima recepción
de la cabeza)
Quarterbacks Lanzamiento (puñetazo Lanzamiento con finta Apartar la mirada del defensa, soltar la
en polea) de tiro pelota con rapidez
Apoyadores/ secundarios Placaje correcto (cadera Placaje en campo Robar el balón durante el placaje, intercep-
(Linebackers/defensive backs) en bisagra) abierto tando el pase

A B

FIGURA 12-6.  (A) Dos jugadores, con las manos en el escudo, a nivel del pecho. (B) Dos jugadores, con las manos en el escudo,
a nivel de la cabeza.

BIBLIOGRAFÍA
RESUMEN
1. American Football Coaches Association. Football Coaching Strate-
Estos solo son unos pocos ejemplos de habilidades fundamentales, es- gies. Champaign, IL: Human Kinetics; 1995.
pecíficas del fútbol americano y de la posición de sus jugadores en el 2. Canadian Sport for Life. Long-term Athletic Development. Cana-
campo. Vale la pena reparar en que mientras que las habilidades fun- dian Sport Centres; 2007.
damentales de los placajes, lanzamientos y recepciones son comunes a 3. Gambetta V. Athletic Development: The Arts and Science of
muchos deportes, estas se vuelven por naturaleza más específicas del Functional Sports Conditioning. Champaign, IL: Human Kinetics;
futbol americano y constituyen la base de habilidades deportivas más 2007.
específicas de cada posición (tabla 12.2). Estas habilidades fundamen- 4. McGill S. Core training: evidence translating to better perfor-
tales se pueden reducir a ejercicios funcionales que engranan el patrón mance and injury prevention. Strength Cond J 2010;32(3):33-46.
motor apropiado (3). Las habilidades deportivas sirven a continuación de 5. Rizzone K, Diamond A y Gregory A. Sideline coverage of youth
base para refinar ejercicios como robar el balón al portador o arrastrar football. Curr Sports Med Rep 2013;12(3):143-149.
las puntas de los pies dentro del campo mientras se completa la recep- 6. Goldberg B, Rosenthal PP, Robertson LS y Nicholas JA. Injuries
ción con el cuerpo fuera de la cancha. in youth football. Pediatrics 1998;81(2):255-261.

muntatge.indd 185 25/07/18 10:02


187

13
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 187
CAPÍTULO
Greg Rose

Golf

INTRODUCCIÓN: DESARROLLO DEL ATLETA molde y deja de ceñirse solo a enseñar el mismo camino a todos los
niños de la misma edad cronológica.
A LARGO PLAZO Recordemos que la edad cronológica es simplemente el número de
años y días transcurridos desde el nacimiento; es decir, la edad que
El desarrollo del golf a nivel júnior ha experimentado una enorme
aumenta a un ritmo constante y que es la misma para todos nosotros.
transformación los últimos siete años. La mayor parte de los cam-
Esto no equivale a la edad de desarrollo, que conlleva madurez física,
bios derivan de la abrumadora cantidad de experimentación y
mental, cognitiva y emocional, y que mide lo cerca que está el indi-
estudios de investigación realizados en el campo del desarrollo del
viduo de convertirse en adulto. Para medir realmente la edad de
atleta a largo plazo (LTAD). El Titleist Performance Institute (TPI)
desarrollo del niño, uno tiene que fijarse en el desarrollo esquelético,
ha sido la punta de lanza de este cambio pues en él fue donde se
el desarrollo sexual, el desarrollo cerebral y el desarrollo de las habili-
empezaron a desentrañar los misterios por los que algunos progra-
dades motoras. El cuerpo de un niño no necesita mostrar signos de
mas de golf júnior destacaban a la hora de sacar grandes campeones crecimiento en altura o de crecimiento en peso para madurar.
mientras que muchos otros no daban los resultados esperados. La mayoría de los modelos del LTAD recurren a la velocidad de
Algunos de estos conocimientos proceden de estudios retrospecti- crecimiento para predecir la edad de desarrollo. La velocidad de
vos en los que se preguntó a jugadores de la Asociación de Golfistas crecimiento es el ritmo (cm/año) al cual crece un niño. Podemos
Profesionales (PGA) y de la Asociación de Golfistas Profesionales predecir la edad de desarrollo de un niño determinando dónde se
Femeninas (LPGA) cómo habían llegado a destacar por su talento. sitúa en una curva de velocidad de crecimiento (figura 13.1) (2).
Algunas de las preguntas fueron: El programa de LTAD del TPI para jugadores júnior divide a los
golfistas en múltiples fases similares al sistema de categorías o cin-
• ¿ A qué edad empezaste a jugar al golf? turones usado en muchos programas de artes marciales. Esta divi-
• ¿ Qué otras actividades o deportes practicabas cuando eras sión permite a los entrenadores centrarse en habilidades y ejercicios
joven? apropiados para la edad de desarrollo de cada jugador. El programa
• C uando empezaste a competir, ¿qué tipo de clases recibías? júnior del TPI, que abarca desde el nacimiento hasta la universidad,
emplea un modelo simplificado de las ocho fases de desarrollo ori-
Después de revisar estos estudios y buscar elementos comunes, ginales del programa de Balyi (3):
una tendencia clave empezó a quedar patente: Casi todos estos
atletas de élite habían participado, conocedores de ello o no, en 1. Iniciación activa (para edades de desarrollo entre 0 y 5 años en
algún programa de desarrollo del atleta a largo plazo (LTAD). los chicos, y entre 0 y 4 en las chicas).
El LTAD describe un modelo de desarrollo del atleta de por vida 2. Fundamentos (para edades de desarrollo entre 6 y 8 años en los
que fue concebido por el científico húngaro Istvan Balyi en 1990 chicos, y entre 5 y 7 en las chicas).
(1). El LTAD es un programa detallado que recalca cada uno de los 3. Juego (para edades de desarrollo entre 9 y 11 años en los chi-
pasos para el desarrollo anual de los atletas. Balyi demostró que el cos, y entre 8 y 10 en las chicas).
modelo de LTAD ayuda a los entrenadores y directores atléticos a 4. Entrenamiento (para edades de desarrollo entre 12 y 14 años
diseñar programas eficaces de entrenamiento para cada fase de desa- en los chicos, y entre 11 y 13 en las chicas).
rrollo. El LTAD es una forma de periodización del entrenamiento 5. Élite (para edades de desarrollo entre 15 y 18 años en los chi-
atlético que abarca toda la carrera de los atletas. cos, y entre 14 y 17 en las chicas).
El modelo del Titleist Performance Institute (TPI) está pensado
para adaptarse a la edad de desarrollo de cada golfista. El modelo no Otro concepto importante de todos los programas LTAD es la
se centra, como la mayoría de los programas de desarrollo atlético, nueva ciencia de las ventanas de entrenabilidad. Muchos expertos creen
en la edad cronológica (el tiempo que el atleta lleva vivo en la que hay períodos sensibles o momentos críticos en la vida de cada niño
Tierra). En lugar de eso, se evalúa a cada golfista y se le adjudican en los que es posible aprender ciertas habilidades a un ritmo acelerado.
actividades acordes a su desarrollo que permitan la máxima mejora La mayoría de los entrenadores han reparado en esas ventanas por
de las habilidades atléticas. El programa del atleta se vuelve progre- experiencia, pero nadie ha definido dichos períodos hasta ahora.
sivamente más complejo y más especializado a medida que el gol- Tal y como afirmó Bouchard: «La entrenabilidad se refiere al
fista alcanza nuevas fases de desarrollo. grado de respuesta a un estímulo del entrenamiento de niños y
Tal y como saben todos los padres con familia numerosa, los adolescentes en distintos estadios de su crecimiento y en la madu-
jóvenes nunca se desarrollan al mismo ritmo. El LTAD rompe el rez» (4). Los programas de LTAD emplean la palabra «entrenabili-

187

muntatge.indd 187 25/07/18 10:02


188
188 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 13-1.  Característica curva de la 0,025


velocidad de crecimiento usada para predecir la
edad de desarrollo (2).
0,020

Velcrecimiento (cm/día)
0,015

0,010

0,005

0,000
6 8 10 12 14 16 18
Edad biológica (años)

dad». Muchos factores influyen en ella, incluyendo la edad, el sexo, biremos brevemente la fase de élite y concluiremos hablando de los
el crecimiento, la velocidad, la madurez, el genotipo, la instrucción adultos y golfistas sénior.
previa, la influencia hormonal, el desarrollo del sistema nervioso y
la diferenciación del tipo de fibras musculares.
Aunque el entrenamiento puede ser variable, parece haber momen-
tos críticos en el desarrollo de los niños en que el cuerpo responde
FASE DE LOS FUNDAMENTOS
más a ciertas habilidades debido a la evolución de su madurez. La fase de los fundamentos versa totalmente sobre ayudar a los niños
Balyi y Way describieron en 1995 cinco ventanas primarias de a moverse con seguridad y eficacia en una gran variedad de activida-
entrenamiento óptimo (5). Ahora sospechamos que podría haber des físicas. Resulta más fácil formar golfistas de élite con niños que ya
hasta trece ventanas (tabla 13.1). Como se aprecia en el diagrama cuentan con una sólida base de habilidades atléticas. Esa base se inicia
de la figura 13.2, esas ventanas son comparables a la edificación de con unos fundamentos básicos de la condición física. El Titleist
un rascacielos. Las ventanas que van desde los fundamentos y el Performance Institute (TPI) desarrolla esa base centrándose en crear
aprendizaje hasta la fase de jugar ayudan a crear los fundamentos primero unas sólidas habilidades fundamentales de movimiento
del atleta. Los pisos principales se erigen durante la fase de entrenar (FMS). La mejor definición de las FMS es la de que son bloques
para jugar y los pisos más altos terminan durante las fases de élite. básicos para la construcción de la condición física. El modelo del
En este capítulo se pone de relieve el programa de LTAD del TPI, desarrollo del atleta a largo plazo (LTAD) de la TPI está diseñado para
y también se exponen muchos de los factores clave que conforman que todos los jugadores destaquen en sus FMS antes de entrar en la
cualquier programa de LTAD de éxito. Comenzaremos por la fase fase de aprender a jugar. Esto es radicalmente distinto de los progra-
de los fundamentos, pasaremos a la fase de entrenamiento, descri- mas que se centran solo en las habilidades específicas del golf.
Las FMS se dividen en cuatro categorías (6):
TABLA 13.1 Ventanas de entrenamiento
1. Habilidades del aparato locomotor (correr, saltar, regatear, sal-
1. Primera ventana de flexibilidad (movilidad) tar con los pies juntos, multisaltos, esprintar).
2. Primera ventana de velocidad 2. Habilidades de estabilidad (el ABC de la condición física:
3. Estabilidad funcional Agilidad, equilibrio, coordinación, velocidad, cambios de
dirección, disociación).
4. Primera ventana de habilidades
3. Habilidades de manipulación/control de objetos (el ABC del
5. Segunda ventana de flexibilidad (movilidad) atletismo: Lanzamientos, disparos con el balón, golpeo con
6. Fuerza funcional bate, recepciones, conducción del balón, regates).
7. Segunda ventana de velocidad 4. 
Habilidades de percepción: Conciencia espacial, conciencia
8. Ventana de integración 3D cinestésica, conciencia corporal, etc.
9. Primera ventana de resistencia aeróbica
La programación del TPI hace que esta fase sea fácil para los
10. Ventana de fuerza olímpica
niños y sencilla para que los entrenadores la organicen estructu-
11. Segunda ventana de habilidades rando las clases en un programa llamado el «ciclón» fundamental.
12. Ventana de potencia El ciclón se centra en desarrollar todas las FMS y consta de 6 a 12
13. Segunda ventana de resistencia aeróbica estaciones dispuestas en círculo (figura 13.3). Aquí se describen
algunas de las estaciones favoritas del ciclón.

muntatge.indd 188 25/07/18 10:02


189
II.13 GOLF 189

Modelo de desarrollo del Titleist Performance Institute (TPI)


Fundamentos Aprender a jugar Entrenar para jugar Desarrollo de élite
Resistencia
aeróbica 2
Potencia
H ilidades 2
Hab
Habilidades

Fuerzaa olímpica
olímpica
aerróbica 1
Resistencia aeróbica

Integración 3D

Velocidad 2
Flexibilidad 2

Fuerza funcional
Habilidades 1

Estabilidad funcional
Velocidad 1

Flexibilidad 1
15+
Edad biológica (años)

FIGURA 13-2.  Modelo de desarrollo para atletas júnior.

Agilidad

Lanzamientos Chutar

Fuerza de la zona
Empuje/tracción
media o core

Golpeo con bate


Rotación
o palos

Visualización/
Locomoción
conciencia

Saltos Recepción

Equilibrio

FIGURA 13-3.  Ciclón fundamental.

muntatge.indd 189 25/07/18 10:02


190
190 Manual de entrenamiento funcional

A
FIGURA 13-4.  Estación de empuje/tracción.

Estación de empuje/tracción
Esta estación se centra en desarrollar la fuerza y estabilidad del
hemicuerpo superior. Actividades como las carreras «andando» con
los brazos por una escalera horizontal, las flexiones de brazos con
banda elástica para ejercicios de potencia (figura 13.4), las compe-
ticiones de tira-soga, las flexiones de brazos sobre pelota de equili-
brio y la lucha tipo sumo son algunas de las favoritas. En esta fase
es importante incorporar actividades de fuerza y peso. Incluso niños
que todavía carecen del desarrollo hormonal necesario para adquirir
una hipertrofia muscular real pueden mejorar de manera espectacu-
lar su reclutamiento neural de fibras musculares. B
«Andar» con los brazos por una escalera horizontal es un ejercicio
clave y un éxito instantáneo de cualquier programa de golf júnior. FIGURA 13-5.  (A-B) Estación de golpeo con bates o palos de golf y
Las barras se forran con cinta atlética de distintos colores para que hockey.
los niños imaginen juegos divertidos mientras se entrenan en las
barras. Se usan los colores para crear progresiones de más fáciles a Estación de equilibrio
más difíciles, siendo las rojas las primeras y las negras las segundas.
La extensión de las manos es cada vez más lejana y cada vez están El equilibrio es un componente clave de cualquier movimiento
más separadas con cada color distinto. atlético. Los niños mejoran rápidamente su percepción y equilibrio
imponiendo retos a su estabilidad. Tenemos un recorrido de obstá-
culos de múltiples facetas preparado para que los niños intenten
Estación de golpeo sortearlos en el menor tiempo posible (figura 13.6). El recorrido
comprende una barra de equilibrio multicolor, plataformas de equi-
Estas actividades ayudan a desarrollar la coordinación oculomanual, librio, almohadillas de gomaespuma y discos neumáticos. Los niños
la velocidad de giro, la conciencia espacial, el desplazamiento del
peso y la velocidad, y el equilibrio de los hemicuerpos superior e
inferior. El golpeo de bolas con palos de golf, los tiros secos con
palos de hockey, el golpeo de bolas con palos de hockey hierba y la
práctica de críquet con bate son formas estupendas de introducir el
golpeo en un plano inclinado. Es posible alternar las actividades en
esta estación. El bateo de pelotas en un tee, los golpes de fondo con
una raqueta de tenis y el tenis de mesa son actividades muy buenas
para que los niños practiquen el golpeo horizontal (figuras 13.5A y
B). Hay que centrarse ahora en golpear lo más fuerte posible. Hay
que asegurarse de usar pelotas estáticas al principio e ir avanzando
hasta usar pelotas en movimiento. En todas las actividades de gol-
peo, los principiantes deben usar pelotas grandes, áreas de golpeo
grandes y grandes dianas, favoreciendo siempre la velocidad. Para
niveles más avanzados se usan pelotas más pequeñas, bates más
pequeños, dianas más pequeñas, se empieza a medir las distancias y
la carga, se usan múltiples tipos de empuñaduras y es posible intro-
ducir el golpeo con una mano y una pierna. FIGURA 13-6.  Estación de equilibrio.

muntatge.indd 190 25/07/18 10:02


191
II.13 GOLF 191

dicen en voz alta un color y sus compañeros tienen que evitar todo
lo que sea de ese color. Pueden probar distintos tipos de patrones de
marcha: adelante, atrás y hacia uno y otro lado.

Estación de lanzamientos
¿Alguna vez te has fijado en lo buenos que son jugando al golf los
lanzadores de béisbol de las Grandes Ligas? Por lo general, suelen
mostrar mucho talento cuando se inician en este deporte. Y no es por
casualidad, sino por la similitud de los lanzamientos con el balanceo
del swing de golf. Hay una carga en el balanceo posterior, separación
de caderas y hombros, desplazamiento del peso hacia el objetivo y
transferencia de energía del suelo al implemento (pelota frente a
palo). Por esta razón, animamos a que los golfistas júnior practiquen FIGURA 13-8.  Estación de visualización.
muchas actividades de lanzamiento. Los niños lanzarán distintos
objetos tratando de alcanzar más distancia y precisión. Se usan pelo-
tas recuperables atadas a una cinta o cuerda, pelotas de rugby, pelotas período de 12 a 13 años de desarrollo del talento en su introducción
de béisbol, discos voladores y bolas blandas rellenas (figura 13.7). para formar parte de un equipo olímpico (7). La regla de los 10 años
ha demostrado ser aplicable al desarrollo de expertos en la mayoría de
los campos, y también en la música (8).
Estación de visualización (lectura de greens) Por otra parte, la regla de las 10.000 horas sigue siendo objeto de
mucho debate en los estudios de investigación (algunos dicen 4.000
Esta es otra de las actividades favoritas de los niños y se centra en horas, otros abogan por 6.000 horas), aunque todos los estudios
aprender a visualizar pendientes. Leer los greens es una de las habili- sugieren que se requiere una significativa inversión de tiempo. Gran
dades que más les cuesta aprender a los niños. La práctica del mini- parte del debate sobre cuántas horas se requieren es debido a la falta
golf no solo aburre a la mayoría de los niños, sino que su sistema de acuerdo entre los expertos sobre lo que se considera práctica.
visual todavía no está completamente desarrollado. Juegos divertidos, Hay dos formas principales de entrenamiento en los programas de
como los bolos y el billar en un green grande y en pendiente sirve para LTAD, el juego deliberado y la práctica deliberada.
enseñarles esas habilidades de una forma amena. En realidad, la
mayoría de los niños no tienen ni idea de que están aprendiendo a
leer un green. Simplemente les gusta conseguir strikes (figura 13.8). Juego deliberado
Muchos expertos creen que se necesita un mínimo de 10 años y al
menos 10.000 horas de entrenamiento para que un atleta alcance El juego deliberado se define como cualquier actividad en que las
niveles de élite. Hebert Simon, ganador del Premio Nobel de 1978, reglas son mínimas, los participantes lo pasan bien y se parece a una
fue uno de los primeros en estudiar el papel de la adquisición de cono- actividad deportiva primaria. Un ejemplo sería algún juego de afi-
cimientos en la experiencia. Afirma que para convertirse en un experto nar el tiro en baloncesto. Es un juego en que se usa una pelota de
se requieren diez años de experiencia o, grosso modo, la acumulación baloncesto, un aro y tanta diversión y creatividad como sea posible
equivalente de 50.000 fragmentos de información. Muchos años des- por parte de los niños que juegan. En este juego, los niños prueban
pués, en el estudio de referencia «El camino a la excelencia», Gibbons tiros difíciles desde cualquier lugar de la pista y sus compañeros
y Forster señalaron que la mayoría de los olimpistas referían un tienen que intentar e imitar el tiro o ser eliminados.
Las actividades de juego deliberado están pensadas para sacar la
máxima diversión. Estas actividades cuentan con unas reglas senci-
llas que cumplen los niños o hace cumplir un adulto implicado en
la actividad. La gran pregunta de los investigadores es: «¿Se pueden
sumar estas actividades a las 10.000 horas de experiencia del atleta
y contar como entrenamiento?» Es una pregunta difícil que todavía
no ha recibido respuesta.
Côté y Hay subrayaron la importancia en los primeros años del
«juego deliberado» (en contraposición a la práctica deliberada) (9).
Este punto de vista es compartido por muchos otros investigadores.
El ciclón es un ejemplo de estaciones de juego deliberado bien
organizadas.

Práctica deliberada
La práctica deliberada se define como cualquier actividad concebida
FIGURA 13-7.  Estación de lanzamientos. por un entrenador para mejorar directamente las habilidades de

muntatge.indd 191 25/07/18 10:02


201

14
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 201
CAPÍTULO
James W. George, Stéphane Cazeault y Clayton D. Skaggs

Hockey sobre hielo

El hockey sobre hielo es un deporte popular que se practica en todo pasa por alto es la importancia de la estabilidad del hombro, de la
el mundo. Las lesiones son habituales en el hockey debido a la natu- zona media de la espalda y de la región lumbar.
raleza física del deporte, así como a las habilidades y movimientos Otras lesiones habituales de los jugadores de hockey son las dis-
asociados con el patinaje y los tiros a puerta. El patinaje en el hockey tensiones de rodilla, los esguinces de tobillo y las distensiones mus-
sobre hielo implica rápidos movimientos de aceleración y desacele- culares en el cuello y la región lumbar (5). Estas lesiones también se
ración que exigen poderosas contracciones de los músculos de las pueden atribuir a la naturaleza física del deporte, así como a las
piernas y un esfuerzo continuo de caderas, rodillas y tobillos. Du- exigencias impuestas a esas articulaciones durante las rápidas para-
rante los tiros, sobre todo los tiros de fuerza («castañazos»), el hom- das y los movimientos de arrancada que usan los jugadores para
bro soporta una tensión tremenda y los jugadores necesitan suficien- maniobrar sobre el hielo.
te fuerza en los músculos de caderas, tronco, hombros y brazos para Aunque las lesiones sean corrientes en el hockey, una adecuada
lanzar tiros forzados. Los jugadores que carecen de una técnica co- evaluación física y un entrenamiento específico para el deporte ayu-
rrecta, que tienen una mala coordinación específica para el hockey o darán a los jugadores a reducir la posibilidad de sufrir lesiones y
a quienes les falta suficiente fuerza es menos probable que jueguen a mejorarán el rendimiento. Lo ideal es que los jugadores comiencen
un alto nivel y es más probable que sufran lesiones. el entrenamiento durante su juventud. Los ejercicios que se realizan
Una de las lesiones más corrientes en el hockey son las distensio- en este período son actividades fundamentales que ayudarán a en-
nes de ingle o, más técnicamente, las distensiones de aductores (1). trenar los patrones y habilidades de movimiento básicos que el atle-
Los aductores son un grupo de músculos situados en la cara interna ta usará cuando aprenda los movimientos básicos del hockey. A
del muslo que ayudan a mover la pierna hacia el punto medio del medida que el atleta adquiere un nivel intermedio y mejora en la
cuerpo, un movimiento que se utiliza mucho en patinaje. ¿Cuán competición, estos ejercicios fundamentales progresan a otros que se
frecuente es esta lesión? En el caso de los jugadores de hockey fineses centran en mejorar la fuerza y estabilidad del cuerpo. Por último, a
de élite, aproximadamente el 43% de las distensiones musculares nivel profesional, el programa de entrenamiento se centrará en mo-
afectan a la ingle (2). Aunque estas lesiones le puedan ocurrir a cual- vimientos específicos del deporte y en ejercicios de fuerza y acondi-
quiera en cualquier momento de la temporada, son más frecuentes cionamiento de alto nivel. Durante todas estas fases, la evaluación
en la pretemporada y en personas que previamente han sufrido le- de las necesidades individuales de los atletas es vital para el éxito del
siones de ingle. programa de entrenamiento.
¿Por qué hay tantas distensiones de ingle en el hockey sobre hielo?
La mayoría de las autoridades en el tema creen que tiene que ver con
la tensión continua que soportan los músculos de la ingle al patinar, NIVEL PARA JÓVENES
así como a la falta de fuerza por parte de los músculos de la cadera.
Esto significa que los músculos se tienen que contraer al tiempo que El objetivo del entrenamiento en esta fase comienza es hacer hincapié
se elongan. Los aductores o músculos de la ingle son importantes en los patrones y habilidades fundamentales de movimiento. Los ejer-
para desacelerar o controlar la pierna durante las zancadas de pati- cicios que se exponen a continuación muestran el inicio de la prepara-
naje. Cuando el jugador carece de fuerza en los músculos posteriores ción física general (PFG) del joven atleta. Durante este estadio inicial
de cadera y/o de estabilidad en la región lumbar, los músculos aduc- de fortalecimiento se trabaja la destreza correcta, que implica tanto
tores asumen una mayor contracción de la que pueden soportar y coordinación intramuscular como intermuscular, para garantizar el
eso los predispone a las lesiones. Los estudios han demostrado que correcto equilibrio muscular y el grado de movilidad.
cuando los jugadores no cuentan con fuerza adecuada en las caderas,
es más probable que sufran una lesión en la ingle (3).
Otra lesión habitual de los jugadores de hockey afecta al hombro.
Las lesiones de hombro tienden a ser más corrientes a medida que
Sentadilla búlgara
aumenta el nivel de habilidad y la intensidad del deporte (4). Con Este ejercicio fortalece el músculo cuádriceps y mejora la trayectoria
frecuencia estas lesiones son fruto del choque entre jugadores en las de la rótula y la estabilidad de la rodilla al aumentar la fuerza del
cargas con el cuerpo o de caídas que se intentan frenar extendiendo músculo vasto medial (figura 14.1). El atleta debe dar los siguientes
el brazo. Lesiones habituales comprenden dislocaciones del hombro pasos:
así como lesiones del manguito de los rotadores. La técnica correcta
cuando se carga con el cuerpo o se recibe una carga ayuda a reducir • D eposita la haltera sobre los hombros y se agarra por los lados.
este tipo de lesiones; sin embargo, una variable que a menudo se • S epara bien los pies; uno adelantado y otro retrasado.

201

muntatge.indd 201 25/07/18 10:02


202
202 Manual de entrenamiento funcional

• B
 aja con la segunda pierna, flexionando la cadera y la rodilla
de la primera pierna.
• R
 epite el primer paso con la misma pierna hasta completar
todas las repeticiones.

Dominadas
Este ejercicio fortalece la porción superior de la espalda y es un
buen ejercicio general para desarrollar todo el tren superior (figura
14.3). El atleta debe dar los siguientes pasos:

• D
 a un salto (o se ayuda con un escalón) para asir la barra con
empuñadura por abajo con las manos separadas la anchura de
FIGURA 14-1.  Sentadillas búlgaras con barra de pesas sobre los hombros.
los hombros. • E
 leva el cuerpo hasta que el mentón quede justo por encima
de la barra.
• S e agacha flexionando la rodilla y la cadera de la pierna adelan- • D
 esciende el cuerpo hasta que los brazos y hombros estén
tada hasta que la rodilla o la pierna retrasada estén casi en totalmente extendidos.
contacto con el suelo. • R
 epite.
• V uelve a la postura original extendiendo la cadera y la rodilla
de la pierna adelantada.
• R epite. Continúa con la misma pierna hasta completar todas Flexiones de brazos (fondos)
las repeticiones.
Este ejercicio fortalece el tórax, los hombros y el músculo tríceps, y
es un buen ejercicio general para el tren superior (figura 14.4). El
atleta debe dar los siguientes pasos:
Subida al escalón
Este ejercicio fortalece el músculo cuádriceps y los extensores de • S e tumba boca abajo con las manos en el suelo ligeramente
cadera, y mejora el equilibrio y fuerza de los músculos flexores más abiertas que la anchura de los hombros.
de cadera para que las zancadas al patinar sean más rápidas (figura • E leva el cuerpo del suelo extendiendo los brazos con el cuerpo
14.2). El atleta debe dar los siguientes pasos: recto.
• M anteniendo el cuerpo recto, desciende hacia el suelo flexio-
• S e sitúa de pie de cara a la plataforma. nando los brazos.
• S e coloca la barra sobre los hombros y agarra la barra por los • I mpulsa el cuerpo hacia arriba hasta que los brazos estén exten-
extremos. didos.
• P lanta el pie de la primera pierna en la plataforma. • R epite.
• S ube a la plataforma extendiendo la cadera y la rodilla de la
primera pierna.

A B

FIGURA 14-2.  Subida de escalones. (A) Postura inicial. (B) Postura final.

muntatge.indd 202 25/07/18 10:02


203
II.14 HOCKEY SOBRE HIELO 203

A B

FIGURA 14-3.  Ejercicio de dominadas. (A) Postura inicial. (B) Postura final.

A B

FIGURA 14-4.  Flexiones de brazos. (A) Postura inicial. (B) Postura final.

Pentasalto Arrastre lateral de un trineo


Este ejercicio es bueno para el desarrollo de la coordinación y la Este ejercicio mejora la fuerza de la zona de la ingle. Los músculos
potencia (figura 14.5). El atleta debe seguir los siguientes pasos: experimentan un elevado reclutamiento mientras se patina (figura
14.6). El atleta debe seguir los siguientes pasos:
• E
 n bipedestación, con los pies separados a la anchura de los
hombros y en la línea de salida. • A garra una banda con cada mano.
• D
 a cinco saltos seguidos con los pies juntos. • S e desplaza lateralmente moviendo en abducción la pierna que
trabaja y en aducción la pierna retrasada.
• R ecorre la distancia deseada hacia un lado.
• R epite con la otra pierna.

FIGURA 14-5.  Pentasalto. A partir de esta postura inicial, el


atleta completa cinco saltos ininterrumpidos hacia delante. FIGURA 14-6.  Ejercicio de arrastre lateral de un trineo.

muntatge.indd 203 25/07/18 10:02


204
204 Manual de entrenamiento funcional

NIVEL COMPETITIVO Flexiones de piernas en decúbito prono


Con este ejercicio se fortalecen los músculos isquiotibiales. Tener
En esta fase se pone un mayor énfasis en el desarrollo de la fuerza y
unos poderosos músculos flexores de rodilla mejora la estabilidad de
la masa muscular a medida que avanza la preparación física general
esta articulación (figura 14.8). El atleta debe dar los siguientes pasos:
(PFG).
• S e tumba en decúbito prono sobre un banco con las rodillas
sobresaliendo del borde del banco y con la zona sural debajo
Sentadillas de las almohadillas de la palanca.
Este ejercicio fortalece el músculo cuádriceps y desarrolla la fuerza • S ujeta los agarraderos.
y masa muscular en todo el recorrido articular (figura 14.7). El • A lza las almohadillas hacia el dorso de los muslos flexionando
atleta debe dar los siguientes pasos: para ello las rodillas.
• B aja las almohadillas hasta extender las rodillas.
• A
 l lado del soporte con la barra de pesas a la altura de la por- • R epite.
ción superior del pecho, asienta la barra sobre los hombros y la
agarra por los lados.
• L
 evanta la barra del soporte.
Peso muerto rumano
• F
 lexiona las rodillas hacia delante y las caderas hacia atrás, Este ejercicio fortalece los músculos extensores de cadera y la región
manteniendo la espalda recta y las rodillas apuntando en la lumbar (figura 14.9). El atleta debe dar los siguientes pasos:
misma dirección que los pies.
• B
 aja el cuerpo hasta que rodillas y las caderas están totalmente • E
 n bipedestación, debajo de la barra con los pies separados a
flexionadas. la anchura de los hombros.
• E
 xtiende por completo rodillas y caderas. • F
 lexiona las rodillas y el tronco hacia delante con la región
• V
 uelve a la posición inicial y repite. lumbar recta.
• A
 garra la barra con una empuñadura por arriba y las manos
separadas la anchura de los hombros.

A A

B B

FIGURA 14-7.  Sentadillas con haltera. (A) Postura inicial. (B) Pos- FIGURA 14-8.  Flexiones de piernas en decúbito prono. (A) Postura
tura agachada final. inicial. (B) Postura de flexión total.

muntatge.indd 204 25/07/18 10:02


205
II.14 HOCKEY SOBRE HIELO 205

A A

FIGURA 14-9.  Peso muerto rumano. (A) Postura inicial. (B) Postura
agachada.
B
• L
 evanta la barra hasta incorporarse. FIGURA 14-10.  Press de banca con barra de pesas. (A) Postura inicial.
• C
 on las rodillas flexionadas de 15° a 20°, baja la barra hacia las (B) Postura con la barra abajo.
puntas de los pies doblando para ello las caderas.
• U
 na vez que las caderas ya no se flexionan más, eleva la barra
extendiendo la cintura y las caderas hasta tener la espalda erguida.
• R
 epite.

Press de banca con barra de pesas


Este ejercicio mejora la fuerza del tórax, los hombros y el tríceps, y
es un buen ejercicio general para la fuerza y masa del tren superior
(figura 14.10). El atleta debe seguir los siguientes pasos:

• S e tumba en decúbito supino sobre el banco.


• L evanta la barra de pesas del soporte encima del pecho con una
empuñadura por encima y las manos más separadas que la
anchura de los hombros.
• L a barra desciende hasta el pecho. FIGURA 14-11.  Arrastre hacia atrás de un trineo.
• I mpulsa la barra hacia arriba hasta extender los brazos.
• R epite.
• A
 garra una banda en cada mano y se pone de cara al trineo.
• D
 a un paso atrás manteniendo el torso ligeramente inclinado
hacia atrás y flexionando las rodillas.
Arrastre hacia atrás de un trineo • C
 uando las puntas de los pies estén en contacto con el suelo,
Este es un estupendo ejercicio funcional para el hemicuerpo infe- extiende la rodilla de manera forzada.
rior, la porción superior de la espalda y para desarrollar la fuerza de • R
 epite con la pierna contralateral hasta recorrer la distancia
agarre (figura 14.11). El atleta debe dar los siguientes pasos: deseada.

muntatge.indd 205 25/07/18 10:02


209

15
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 209
CAPÍTULO
Ryan Van Matre

Artes marciales mixtas


El deporte de las artes marciales mixtas (AMM) ha crecido en HABILIDADES FUNDAMENTALES
popularidad tanto entre sus practicantes como entre el público
general en los últimos años. Las competiciones de AMM han
(DE 7 A 10 AÑOS)
logrado que distintos estilos de artes marciales compitan entre sí
con unas reglas (1). Las artes marciales habituales representadas en Juego de tocar rodillas
las AMM son el jiu-jitsu brasileño, el boxeo, la lucha libre, la lucha Este ejercicio entrena el equilibrio, la coordinación y el tiempo de
grecorromana, la lucha libre japonesa, el boxeo tailandés, el karate reacción. El deportista combina una buena postura con la espalda
de contacto, el sambo y el judo, en los cuales muchos luchadores ligeramente arqueada (no encorvada), las rodillas flexionadas, los
combinan golpes de distintos estilos para mejorar su eficacia en hombros relajados y la cabeza erguida para asumir la postura de gateo
combate. Al ir evolucionando el deporte, se han producido cambios
del oso (figura 15.1A). El objetivo es tocar las rodillas del compañero
en las reglas para reducir al mínimo las lesiones y mantener un nivel
y evitar que te toquen las tuyas. La atención se centra en mantener
responsable de seguridad (2). El deporte de las AMM permite el uso
una buena postura, el trasero bajo, la zona lumbar ligeramente
de técnicas de golpeo y de sometimiento, tanto de pie como en el
suelo. La aprobación del deporte conllevó el establecimiento de arqueada y la cabeza en alto mientras se alterna el apoyo sobre las
categorías por el peso, la imposición de un límite de tiempo a los manos que avanzan y las piernas que soportan el peso del cuerpo. Se
asaltos, la obligatoriedad de llevar guantes y la eliminación de cabe- practica durante 30 segundos.
zazos, codazos y rodillazos a oponentes en el suelo (3). En la figura 15.1B se observa que el atleta a la derecha mantiene
La tasa de lesiones en las artes marciales aumenta en correlación correctamente la espalda recta en comparación con el atleta de la
con la edad y el nivel de experiencia del atleta, y la seguridad aumenta izquierda. Así se alivia la tensión continua que soportan los tejidos
concretamente en los niveles de entrenamiento de los luchadores lumbares, lo cual reduce al mínimo la posibilidad de una lesión.
jóvenes y de nivel intermedio (2, 4). En los estudios basados en la Ejercicios funcionales:
población, la tasa de lesiones en las artes marciales tradicionales para
hombres y mujeres fue entre el 0,3% y el 1,2% de participación, • P ájaro-perro.
siendo las fracturas las lesiones más habituales, con un 20% (5). • « Remover la olla» (9, 10).
Aunque la tasa de lesiones en las AMM se ha reducido con las reglas
y normas deportivas, sigue siendo elevada respecto a otros estándares
de deportes sin contacto (2). Un estudio retrospectivo de cohortes
Puñetazos estabilizando el cuerpo con la
durante 5 años sobre todas las competiciones de AMM aprobadas en
Nevada entre marzo de 2002 y setiembre de 2007 reveló una tasa de musculatura
lesiones de 23,6 por cada 100 participantes en combates (6). La tasa Este ejercicio entrena la rigidez de todo el cuerpo. El deportista
de conmociones cerebrales graves fue un 3% entre todos los comba- practica puñetazos alternando los brazos mientras tensa y endu-
tes. No se registraron fallecimientos ni lesiones críticas en combates rece el cuerpo con sus músculos estabilizadores. Debe relajar los
regulados durante el período del estudio (véanse detalles en la tabla músculos entre uno y otro puñetazo para no perpetuar la rigidez
15.1 concernientes a las lesiones en las AMM) (6). del cuerpo. Una vez que se adquiere conciencia de cómo tensar la
Aunque en las AMM de competición se despliegan una serie de musculatura del cuerpo durante los puñetazos, es necesario acele-
habilidades muy refinadas, queremos hablar brevemente de algunas
rar la velocidad de los golpes manteniendo la relajación para solo
de las habilidades básicas y recreativas que sirven de base para los
tensar todo el cuerpo al final del movimiento del puñetazo. Este
luchadores profesionales y de élite (7). Aunque muchos practicantes
ejercicio se practica durante 30 segundos. Resulta más difícil con
de artes marciales jóvenes tal vez nunca quieran entrenar para compe-
tir en AMM, la progresión en las habilidades funcionales deja paso al la adición de empujones desestabilizadores en los hombros y cade-
estadio para el entrenamiento de las habilidades deportivas y el entre- ras (figura 15.2). El atleta debe mantener la rigidez de todo el
namiento progresivo de especialización para la competición (7, 8). cuerpo para potenciar al máximo la transferencia de potencia en
Es importante reparar en que muchas artes marciales nunca se el impacto de los golpes.
practican siguiendo la mecánica específica que se describe en algu- Ejercicios funcionales:
nos de los siguientes ejemplos (p. ej., dirigir un puñetazo a la cadera
en lugar de a la barbilla). Estos ejemplos muestran la secuencia de • E
 ncoger los pies.
patrones de movimiento corrientes, simplificados en patrones pri- • E
 mpuje o tracción con cuerda elástica o con polea.
mitivos más universales en un intento por llegar a un punto de • E
 ntrenamiento de equilibrio.
encuentro entre diversas disciplinas de artes marciales. • B
 otar un balón con fuerza (9-11). 209
209

muntatge.indd 209 25/07/18 10:02


210
210 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 15.1 Tasas y frecuencia de lesiones en las


artes marciales mixtas entre competi-
dores profesionales (de setiembre de
2001 a diciembre de 2004 en Nevadaa)

Lugar de lesión Número (%) Tasa de lesiones por


cada 100 luchadores
Laceraciones 46 (47,9) 13,45
faciales
Mano 13 (13,5) 3,80
Nariz 10 (10,4) 2,92
Ojos 8 (8,3) 2,34 A
Hombros 5 (5,2) 1,46

a
Con una frecuencia superior al 5%.
Fuente: Ngai (6).

FIGURA 15-2.  (A) Puñetazo estabilizándose con la musculatura.


B (B) Puñetazo estabilizándose con la musculatura, buena postura. (C)
Puñetazo estabilizándose con la musculatura, postura alterada.
FIGURA 15-1.  (A) Gateo del oso, postura de listos. (B) Postura del
gateo del oso, extendiendo el brazo para tocar la rodilla del oponente.

• S entadillas sobre una sola pierna.


Postura en base monopodal con estabilización • P aso del corredor.
Este ejercicio prepara a los deportistas para dar patadas y desplegar • A ndar con carga unilateral de pesa rusa (9-11).
defensas con técnicas de pierna usando la estabilidad de todo el
cuerpo (figura 15.3). Su dificultad aumenta si sumamos la resisten-
cia de un empujón de un compañero. Se practica durante 30 segun-
El puente de caderas
dos. El deportista se tumba sobre la espalda, tensa la musculatura de la
Ejercicios funcionales: zona media y eleva las caderas del suelo. Estas se deben elevar por
acción de los músculos glúteos y no por la de los músculos de la
• E
 ncoger los pies. espalda ni los isquiotibiales (figura 15.4). Se practican 10 repeticio-
• E
 ntrenamiento de equilibrio. nes lentas con una ejecución correcta.

muntatge.indd 210 25/07/18 10:02


211
II.15 ARTES MARCIALES MIXTAS 211

A B

FIGURA 15-3.  Equilibrio sobre una sola pierna. (A) Con estabili-
zación de la musculatura. (B) Contra una fuerza de empuje.

En la modificación de las sentadillas, repárese en que las caderas


se extienden alejándose de los pies mientras la zona lumbar se man-
tiene ligeramente arqueada y el centro de gravedad estable.
Entrenamiento funcional:

• B isagra de caderas arrodillado.


• P uente lateral arrodillado.
• Swing de pesas rusas (10, 12).

A
HABILIDADES DE NIVEL RECREATIVO/
DEPORTIVO (DE LA ESCUELA SECUNDARIA
A LA UNIVERSIDAD)
A este nivel el atleta empieza a aprender cómo prepararse para la
competición (7, 8). Se debe establecer una base de movimientos
fundamentales para corregir las asimetrías de los movimientos (11).
Este nivel de entrenamiento del deportista hace hincapié en la téc-
nica. La economía de movimientos se aborda para evitar malgastar
energías mientras se practica la tarea deseada (13). Por tanto, el
atleta aprende a mantenerse relajado y a aplicar la cantidad apro-
piada de rigidez y fuerza en el momento adecuado.
B

Pummeling
Este es un ejercicio técnico habitual en la lucha libre y en el jiu-
jitsu, que ejercita la sensibilidad y la fluidez en la lucha de someti-
miento mientras se intenta un gancho de agarre por debajo de los
brazos del oponente. El atleta asume una buena postura en pie, tal
y como se mencionó, con un patrón de movimiento de sentadilla.
Rodea al oponente con un gancho de agarre por debajo de su brazo
y por el otro costado con un gancho de agarre por encima del otro
brazo. El lado por el cual el brazo rodea al oponente por encima es
el lado en que el atleta sitúa la cabeza. Ambos atletas se alternan en
buscar un ritmo lento que va ganando velocidad respecto al nivel
de energía de cada uno (figura 15.5). El ejercicio se realiza durante C
30 segundos.
Repárese en que se mantiene la región lumbar ligeramente FIGURA 15-4.  (A) El puente. (B) Progresión: El puente sobre una
arqueada con las caderas extendidas detrás de los pies. Se adquiere sola pierna. (C) Sentadilla modificada.

muntatge.indd 211 25/07/18 10:02


212
212 Manual de entrenamiento funcional

A B

FIGURA 15-5.  Pummeling. (A) Contacto con el brazo por encima. (B) Contacto con el brazo por debajo.

así un centro de gravedad estable para reaccionar mejor e iniciar o Tijeras caminando y andar en cuclillas
rechazar una proyección o un derribo.
Ejercicios funcionales: Las tijeras caminando ejercitan la capacidad de «cambiar de nivel»
de las caderas lanzando la pierna al oponente para derribarlo. El
• S entadillas. deportista realiza una tijera y luego inclina la rodilla de la pierna de
• S entadillas con los brazos por encima de la cabeza. apoyo hacia el tatami, arrastrando la pierna contralateral para asu-
• B astón del guerrero. mir la tijera hacia delante y repetir (figura 15.6). El ejercicio prosi-
• D e swing de pesa rusa a la plancha estabilizada con la muscu- gue y el deportista recorre el tatami.
latura (9, 10, 12). Ejercicios funcionales:

A B

FIGURA 15-6.  Tijeras caminando. (A) Rodilla izquierda adelantada. (B) Rodilla derecha adelantada.

A B

FIGURA 15-7.  Puñetazos a una hoja de papel. (A) Postura inicial. (B) Postura final.

muntatge.indd 212 25/07/18 10:03


217

16
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 217
CAPÍTULO
Stuart McGill y John Gray

Halterofilia olímpica

INTRODUCCIÓN posición adecuada desde la cual recibir o soportar el peso de la


haltera. La disciplina mental necesaria para relajarse a sabiendas de
La halterofilia olímpica es un deporte muy particular por muchas que tenemos por encima de nosotros una carga sustancial y conse-
razones. El método para seleccionar y mejorar la práctica de jóvenes guirlo con velocidad es una de las oportunidades únicas que ofrece
halterófilos difiere de los métodos que emplean la mayoría de los el entrenamiento de halterofilia olímpica.
deportes y disciplinas atléticas. Otros capítulos de este libro han des- En este capítulo se exponen varios temas, como el desarrollo de los
crito el enfoque habitual para conseguir una progresión de las habili- movimientos y la competencia atlética básica; la selección de atletas
dades basada en la edad y el desarrollo. Pero la obtención de halterófilos jóvenes para la halterofilia olímpica; en qué casos la halterofilia olím-
olímpicos para la competición, o simplemente para usar los levanta- pica es la mejor opción para lograr ciertos objetivos, y las técnicas e
mientos para el desarrollo físico, requiere tener en cuenta ciertas ideas para conseguir progresiones en el entrenamiento.
consideraciones. Así como virtualmente cualquier atleta en proceso
de desarrollo podría jugar al baloncesto a nivel recreativo con relativa
seguridad, sin embargo muchos correrían un riesgo sustancial de SELECCIÓN DEL ATLETA
lesionarse tratando de conseguir levantamientos olímpicos. Sin unos
atributos anatómicos y biomecánicos específicos, junto con un acer- En la halterofilia olímpica no solo el atleta elige el deporte, sino que
tado entrenamiento, no es posible la ejecución de los levantamientos el deporte también debe elegir al atleta. Es interesante que aquellos
reduciendo al mínimo el riesgo de lesiones. El necesario arco de movi- países y culturas que presentan tasas altas de displasia de cadera sean
lidad de las caderas y los hombros se sitúa en el extremo opuesto cantera de buenos halterófilos. Son poblaciones con tendencia a que
respecto al de la población (figura 16.1). Sin la movilidad de esta sus acetábulos sean poco profundos y, por tanto, con capacidad para
articulación esferoidea, el atleta se vería forzado a generar el movi- que sus sentadillas sean más profundas. Es este un rasgo hereditario que
miento con la columna vertebral. La columna es mucho más capaz de no se adquiere con el entrenamiento. Esta cualidad es habitual entre
soportar una carga con seguridad cuando no está en movimiento (es los haplogrupos de Europa del Este y Rusia, situándose en Polonia la
decir, cuando, por la correcta ejecución del levantamiento, son las tasa más alta de displasia de cadera (2) (una de las mejores naciones
articulaciones de la cadera las que se mueven y no las de la columna). del mundo en halterofilia olímpica). El nexo entre displasia, acetábu-
El movimiento de la columna genera un tensión continua que pro- los someros y una mayor laxitud articular se estableció hace años (3).
voca que tejidos como los discos sufran daños con cargas mucho También se han propuesto las diferencias en la relación de 111/1 en
menores. Cuando el levantamiento de pesas se emplea como herra- el colágeno de los ligamentos capsulares como vínculo entre el grado
mienta para entrenar y no como preparación para competir, es posi- de movilidad de la cadera y los casos de displasia (4, 5). La otra cara
ble introducir varias adaptaciones en el método y la forma para de este hallazgo es que las personas con acetábulos profundos tienden
mejorar la condición física y la seguridad. a desarrollar el síndrome de pinzamiento femoroacetabular, el cual es
Una vez que hemos atendido estos aspectos de seguridad, el más habitual en los haplogrupos de Europa del Este (6). El acetábulo
entrenamiento de halterofilia olímpica ofrece varias oportunidades tan profundo causa que el fémur choque con la cara anterior del
especiales. Tal y como hemos descubierto durante las pruebas y rodete acetabular cuando se realizan sentadillas profundas. Esto sig-
exámenes de selección, los grandes atletas suelen ser más explosivos nifica que la genética desempeña un papel en la capacidad de rendi-
porque son capaces de contraer y relajar los músculos más rápido miento en las sentadillas bajo grandes cargas. Por tanto, hay que
que sus colegas (1). La halterofilia olímpica entrena la velocidad de hacer pruebas selectivas a los potenciales halterófilos para detectar su
contracción durante el inicio del movimiento, pero luego también adecuación para los levantamientos olímpicos.
ejercita el ritmo de relajación para que sea más rápido. Consideremos Muchas otras variables influyen en la selección de los atletas. La
el caso especial de la arrancada: El halterófilo debe dejar caer su segunda exigencia en materia de movilidad es que los hombros sean
cuerpo con rapidez para situarse justo debajo de la barra. La barra capaces de una extraordinaria abducción y rotación externa cuando
durante esta fase del levantamiento no experimenta elevación los brazos están por encima de la cabeza. Otra consideración es que
alguna, sino que desciende a un ritmo de 1G. En este caso, el las proporciones de los segmentos corporales también influyen en la
cuerpo debe descender y situarse bajo la barra más rápido que la acción de palanca a través de la cadena de articulaciones, como que
barra que desciende a dicho ritmo. La tensión muscular residual del un fémur relativamente más corto permite a los halterófilos ejercer
halterófilo se debería manifestar en rigidez, lo cual debería enlente- tracción en el área de las rodillas con más potencia de caderas y
cer el movimiento, abocando el levantamiento al fracaso. La relaja- menos carga sobre la columna. Aquellos cuyos levantamientos están
ción es absolutamente necesaria para que el cuerpo baje hasta una rondando el récord mundial presentan una carga menor sobre la

217

muntatge.indd 217 25/07/18 10:03


218
218 Manual de entrenamiento funcional

los levantamientos olímpicos. La musculatura que genera tracción se


inserta en el cráneo, del cual pende la musculatura suspensoria del
hombro. Además de las conexiones con el cráneo, la mayor parte del
sistema suspensorio, formado por tejido conjuntivo y por la muscu-
latura que encoge los hombros, está conectado con la columna cervi-
cal. La columna cervical experimenta una sustancial compresión
durante los levantamientos y debe contar con suficiente tolerancia
indolora. La existencia de problemas lumbares es particularmente
problemática. La intolerancia a las cargas de compresión o cizalla-
miento, o a los movimientos de flexión, impide un entrenamiento
eficaz con levantamientos olímpicos a menos que las caderas posean
una capacidad extrema de flexión.
Los estudios sobre la capacidad predictiva de ciertos índices de la
forma física o el ejercicio para el rendimiento en halterofilia indican
que es bastante baja, por lo que las pruebas iniciales sobre fuerza
absoluta o resistencia muscular tienen un valor cuestionable para
estos atletas. Por tanto, parece ser que las pruebas selectivas de
movilidad son las que tienen más potencial para ayudar a seleccio-
FIGURA 16-1.  Se requiere un grado sustancial de movilidad en las nar a los halterófilos o para corregir los fallos en los movimientos.
caderas y los hombros para facilitar el bloqueo de la columna vertebral en En la tradición de la halterofilia olímpica rusa, primero se selec-
una postura neutra, para lo cual se necesita que los acetábulos sean poco ciona a los atletas potenciales atendiendo a su movilidad de hom-
profundos. Desarrollar una excelente ejecución antes de introducir carga bros y caderas (debe ser amplia) y a la capacidad de contracción y
alguna es esencial para el rendimiento, para mejorar el rendimiento y para relajación explosivas para la producción de potencia (los atletas
evitar lesiones. deben ser rápidos). La fuerza y la hipertrofia muscular son aspectos
secundarios y se desarrollan con posterioridad.

espalda que sus competidores (pero una carga mayor sobre las cade-
ras), al menos en el caso de los powerlifters (7). La capacidad para
generar una tasa muy alta de contracción muscular es importante.
EVALUACIÓN DE MOVIMEINTOS ESPECÍFICOS
Eso es el «pulso». La capacidad de relajar la musculatura a un ritmo Y PRUEBAS DE CUALIFICACIÓN
elevado es igualmente importante y recibe el nombre de antipulso.
El antipulso relajador es necesario para obtener la velocidad necesa- La evaluación de la movilidad suele tener el doble objetivo de deter-
ria para situarse debajo de la barra. Sin estos rasgos hereditarios minar si una persona es capaz de hacer un movimiento y si se
privilegiados, el halterófilo tendrá que sacrificar la ejecución de los observan mecanismos de lesión. En el caso de la halterofilia, las
levantamientos para reducir el riesgo de lesiones. Los buenos entre- articulaciones cuya movilidad es objeto de interés son los hombros,
nadores verán enseguida si un atleta joven tiene posibilidades de las caderas, las rodillas y los tobillos. Áreas cuya estabilidad preo-
competir o si acabará dañando su cuerpo. Por tanto, la selección de cupa son toda la zona media del cuerpo. Los principales candidatos
halterófilos olímpicos con movilidad y «fuerza elástica» es esencial a sufrir lesiones son los hombros, las rodillas, la espalda y las cade-
para el rendimiento y para evitar lesiones. ras. Variables en la ejecución de movimientos, como la velocidad de
Mientras que los requisitos enumerados en el párrafo anterior son activación y relajación de los músculos y la fuerza de prensión
necesarios para la halterofilia de competición, son muchas las per- también son esenciales. Aunque se hallará una exposición más com-
sonas a las que el levantamiento de pesas les resulta útil como medio pleta sobre el tema en McGill (8), he aquí una breve visión de
para mejorar la condición física para practicar otros deportes, conjunto sobre algunas pruebas de movilidad y de cualificación:
incluso en el caso de atletas con largas extremidades y palancas que
no están dotados idealmente para los niveles del deporte de la hal- • E
 l grado de movilidad pasiva de las caderas (figura 16.2):
terofilia olímpica. Por tanto, el uso de la halterofilia olímpica como • Se identifica el origen de cualquier restricción. Por ejemplo,
método de entrenamiento es un tema distinto a cuando se entrena el grado final de movilidad de la cápsula articular depende
para competir. Es evidente que sus levantamientos no serán de nivel del acortamiento de los músculos isquiotibiales, las fascias,
competitivo y tal vez lo mejor sea recomendarles que incorporen los ligamentos y los nervios.
ejercicios asistidos para los levantamientos (variaciones de potencia • Se determina la anchura optima de las rodillas (y la anchura
o con la barra de pesas a la altura de las rodillas), en lugar de levan- optima entre los pies plantados en el suelo) en relación con
tamientos de competición para suplir sus deficiencias. la profundidad de las sentadillas, para lo cual se traza la
A continuación abordamos algunas consideraciones para los que ya trayectoria del movimiento del fémur dentro del acetábulo
presenten alguna lesión. Obviamente, las lesiones de cadera u hom- y se determina la profundidad máxima.
bro que comprometan la movilidad o que causen dolor provocarán • Quizá se provoque dolor, en cuyo caso se hace un segui-
adaptaciones en la ejecución de los levantamientos y eso también miento generando más dolor en la cápsula, el rodete aceta-
predispondrá a otras articulaciones, como las de la espalda, a sufrir bular, el músculo y los tejidos conjuntivos para determinar
lesiones. Las personas con lesiones cervicales tendrán dificultades con la causa del dolor desencadenado.

muntatge.indd 218 25/07/18 10:03


219
II.16 HALTEROFILIA OLÍMPICA 219

A B

FIGURA 16-2.  (A) El arco de movilidad de las caderas se determina primero con la prueba de levantar las piernas a fin de evaluar la tensión de
los músculos y de los tejidos pasivos. (B) Se hace un seguimiento del fémur en su recorrido dentro del acetábulo para evaluar su forma y profundidad,
para determinar la anchura ideal de las rodillas durante la fase en cuclillas de los levantamientos y la profundidad potencial de las sentadillas. Si la
rodilla no se logra aproximar al pecho sin flexionar la columna y la pelvis, entonces el halterófilo necesitará limitar la profundidad de sus sentadillas o
no progresar a levantador olímpico.

• S e observa la simetría entre el hemicuerpo derecho y el • E  valuar también el grado de traslación glenohumeral (des-
izquierdo, ya que las personas con caderas asimétricas suelen plazamiento anterior de la cabeza del húmero dentro de la
sucumbir antes a las lesiones. cavidad glenoidea). Se suele asociar con excesiva compre-
• G
 rado de movilidad y pinzamiento pasivo de hombro (figura sión posterior de la cápsula, por lo que cuando el atleta
16.3): genera rotación interna de la articulación glenohumeral, el
• Buscar asimetrías entre los lados derecho e izquierdo del húmero se desliza hacia delante y aumenta la tensión sobre
cuerpo. la cápsula anterior y el tendón largo del bíceps, contribu-
• Observar si hay dolor o pinzamiento en la articulación acro- yendo así al pinzamiento.
mioclavicular. • S entadilla frontal (figuras 16.4A y B):
• Observar si se pierde la postura neutra de la columna.
• ¿Descienden las caderas por debajo de la altura de las rodi-
llas con los talones en el suelo? Tal vez cambiemos la suela
de las zapatillas de halterofilia.
• Tórax arriba y adelante.
• Para las sentadillas frontales, los hombros se adelantan para
impedir que la haltera ejerza presión contra la tráquea.
• La bisagra de rodilla se alinea con la bisagra de tobillo.
• Obsérvese aquí que las muñecas están demasiado extendi-
das por haber asumido el volumen hipertrófico alrededor
del codo que impide su flexión. Este halterófilo conseguirá
una mayor palanca si reduce la masa de los músculos flexo-
res del codo.
• S entadilla de arrancada con brazos por encima de la cabeza
(figura 16.5). Como antes y además:
• Ser capaz de mantener los brazos rectos.
• Mínima pérdida de las curvaturas naturales de la columna.
• Haltera o pica encima de los hombros.
• Los halterófilos júnior tal vez usen una pica calibrada (figura
16.6) para determinar la anchura de la empuñadura y los efec-
tos sobre la mecánica a lo largo de las articulaciones, como, por
ejemplo, la alineación de los hombros y la columna, o las pos-
turas del cuello.
FIGURA 16-3.  Se examina el hombro por si hubiera riesgo potencial de • E stocadas hacia delante y hacia atrás (con los brazos rectos por
pinzamiento durante el movimiento de extensión combinado con rotación encima de la cabeza):
interna/externa. También se deben examinar los movimientos de trasla- • Iniciar las estocadas (figura 16.7A) y luego girar la pelvis
ción. sobre las articulaciones coxofemorales (figura 16.7B). La

muntatge.indd 219 25/07/18 10:03


220
220 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 16-4.  (A-B) La sentadilla frontal


revela la mecánica bajo carga, parte de la cual
exige corregir las indicaciones y la técnica. Otros
defectos de origen anatómico tal vez restrinjan la
cualificación de estilo olímpico de levantamientos.

A B

FIGURA 16-5.  La sentadilla de arrancada con los brazos por encima de


la cabeza se realiza para mantener la barra sobre los hombros y los pies,
con las curvaturas de la columna neutras.

rodilla no «se hunde» respecto al pie (señal de que hay una


rotación no deseada de la cadera).
• Ser capaz de impulsarse con el talón de la pierna adelantada
al volver a la posición inicial/de pie.
• Una variación de las estocadas también evalúa la tirantez de
los músculos flexores de cadera; en este caso, el interés se
centra en el músculo psoas, ya que la acción de empuje del B
brazo por encima de la cabeza elonga el músculo psoas
columna lumbar arriba. Tal vez también se preste atención FIGURA 16-6.  Al usar una pica calibrada, se determina la anchura de
al estado de la rotación interna y externa de las caderas. la empuñadura que permita mantener la barra por encima de la cabeza
• E
 stocadas laterales (figura 16.8). Igual que en las estocadas, y con su vector gravitatorio proyectándose hasta los pies. (A) Empuñadura
además: estrecha. (B) Empuñadura ancha.

muntatge.indd 220 25/07/18 10:03


221
II.16 HALTEROFILIA OLÍMPICA 221

A B

FIGURA 16-7.  La estocada hacia delante permite evaluar el equi- FIGURA 16-9.  Flexión de hombros en bipedestación. Obsérvese en
librio y el arco de movilidad. (A) El tronco está alineado, mientras (B) el este caso que la empuñadura es demasiado estrecha y causa una com-
tronco gira sobre las caderas. Repárese también en que esta «prueba» pensación indeseable con la cabeza echada hacia delante y la espalda
se utiliza más adelante como estiramiento del músculo psoas. Los esti- arqueada.
ramientos tradicionales de los músculos flexores de cadera se suelen
centrar en el ilíaco y pasan por alto que el psoas discurre lateralmente
junto a la columna lumbar. No se estira hasta que se empuja el brazo
por encima de la cabeza.
centímetros. Por ejemplo, una pica de 180 cm presentará
un 0 en el centro y 90 cm en cada extremo e incrementos
de 2,5 cm.
• El atleta permanece de pie asiendo la pica con una empuña-
dura ancha (como en la arrancada). A continuación eleva
los brazos por encima de la cabeza manteniendo los codos
extendidos.
• Si el atleta es capaz de hacer esto sin arquear la región lum-
bar, estrecha la empuñadura y repite hasta hallar aquella que
no cause que la región lumbar se arquee o se extienda.
• S altos a un cajón (figura 16.10):
• De pie delante de un cajón cuya altura llega hasta la porción
inferior del esternón.
• Con un pequeño contramovimiento, el atleta salta sobre el
cajón. Se examina la movilidad de las caderas y la capacidad
de reducir al mínimo la movilidad de la columna.
• Se aterriza tratando de hacer ruido con el impacto; así se
tiene una señal de la producción de pulso.
• A continuación se intenta aterrizar sin ruido; la calidad del
aterrizaje blando dicta la capacidad de relajación (anti-
FIGURA 16-8.  La estocada lateral se usa para evaluar la movilidad de pulso).
caderas y tobillos. Se evalúan, se les adjudican indicaciones y se corrigen. • E valuación de la fuerza de prensión:
• Haz que el atleta te apriete la mano y evalúa la fuerza de
cada dedo. Repárese en que algunos concentrarán la mayo-
• S er capaz de mantener la trayectoria recta de la pierna sin ría de la fuerza en el primer y segundo dedos.
inclinarse sobre la cara interna del tobillo. • Son ejercicios correctores entrenar la habilidad de prensión
• F
 lexión de hombro en bipedestación (figura 16.9): usando todos los dedos y la mano en «pinza de langosta» (figu-
• La prueba recurre a una pica cuyas marcas comienzan por ras 16.11A y B). A continuación céntrate en aplicar fuerza
0 en el centro, para luego extenderse hacia los lados en sobre la pica con cada uno de los dedos (figura 16.11C).

muntatge.indd 221 25/07/18 10:03


231

17
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 231
CAPÍTULO
Stäle Hauge

Esquí
ESQUÍ ALPINO El equilibrio dinámico es un factor clave en la técnica del esquí
alpino. Son movimientos que afectan el equilibrio:
El esquí alpino es un deporte que consiste en deslizarse por pendien-
tes nevadas sobre esquíes con fijaciones. En el esquí alpino de com- • L
 a anchura de la posición de los esquíes del atleta.
petición hay cuatro disciplinas: eslalon, eslalon gigante, eslalon súper • E
 l grado de capacidad de flexión y extensión de los tobillos,
gigante y descenso. Las competiciones de eslalon presentan pistas en rodillas, caderas y columna vertebral.
que hay que hacer virajes muy cerrados, mientras que en las pruebas • E
 l desplazamiento del centro de masa del cuerpo mediante
de eslalon gigante los virajes son más amplios y espaciados. Los eslá- movimientos de inclinación hacia delante, atrás y a los lados.
lones súper gigantes y las pruebas de descenso presentan pocos vira- • E
 l movimiento de los brazos y la cabeza.
jes, con las puertas muy espaciadas, y los esquiadores con frecuencia • L
 a capacidad de ajustar y coordinar con rapidez la tensión
alcanzan velocidades que superan los 100 km por hora. muscular.
Otro tipo de esquí es aquel en que se usan fijaciones pivotantes
que liberan el talón, como el esquí de montaña y el esquí nórdico, Los movimientos de canteo se generan desde el centro de masa del
el esquí de travesía, los saltos de esquí y el Telemark. El deporte es cuerpo del esquiador. Se desarrollan combinando dos mecanismos: (1)
popular dondequiera que la combinación de nieve y pendientes Inclinación del cuerpo, y (2) angulaciones. Las angulaciones implican
montañosas se pueda coordinar con la creación de una infraestruc- la adopción de ángulos entre segmentos corporales, divididos en:
tura turística adecuada, como diversas zonas de Europa, América
del Norte, Australia y Nueva Zelanda, los Andes en América del Sur • P
 ies y tobillos.
y Asia oriental (1). • P
 iernas y rodillas.
Hay cuatro formas distintas de desplazarse por pendientes: desli- • M
 uslos y caderas.
zamientos, derrapes, derrape de colas y canteos. • R
 egión lumbar.
• E
 l cuerpo entero
• D
 eslizamiento. Cuando los esquíes se mueven pendiente
abajo en la dirección hacia la que apuntan. Puede ser un des- Los movimientos de canteo permiten al esquiador:
censo en línea recta o transversal.
• D
 errape. Cuando los esquíes se mueven lateralmente en el • C
 ambiar de dirección.
descenso de pendientes, en ángulo respecto al eje longitudinal • C
 ontrolar la velocidad.
de los esquíes. La dirección del descenso es perpendicular a los • C
 ambiar el grado y amplitud de los virajes.
esquíes. • D
 errapar, derrapar de cola y hacer virajes conducidos.
• D
 errape de colas. Combinación de deslizamiento y derrape
mientras los esquíes hacen un viraje. La cola de los esquíes Angular distintas partes del cuerpo durante los virajes permite al
traza una trayectoria más amplia que la espátula. La mayoría esquiador:
de los virajes implican cierto grado de derrape de colas.
• C
 anteo. Cuando la espátula y la cola de los esquíes describen • C
 ambiar el grado de angulación del canto del esquí sin cam-
el mismo trazado arqueado en la nieve. biar la inclinación del cuerpo.
• M
 antener el equilibrio.
• R
 esistir las fuerzas G.
TIPOS DE MOVIMIENTOS • G
 estionar la presión de los esquíes/partes de los esquíes contra
la superficie de la nieve.
El esquiador puede hacer cuatro tipos básicos de movimientos: • R
 egular la velocidad de los movimientos de los pies.
• A
 lterar el grado de los virajes.
• M
 ovimientos de equilibrio. Mantener el equilibrio del • A
 daptarse a los cambios del terreno y a las condiciones de la
cuerpo al descender cuestas esquiando. nieve.
• M
 ovimientos de canteo. Ajustar el ángulo de los cantos de los
esquíes respecto a la inclinación de las cuestas nevadas. La mayoría de los virajes en el esquí alpino implican angulaciones e
• M
 ovimientos de rotación. Virar y enfilar los esquíes en la inclinación. Las angulaciones combinadas se producen en las caderas,
dirección deseada. rodillas y tobillos. Las caderas y la región lumbar son las que permiten
• M
 ovimientos de control de la presión. Generar variaciones los mayores cambios en el ángulo de canteo, mientras que las rodillas
de presión entre los esquíes y la superficie de la nieve. y los tobillos intervienen más en el ajuste fino del ángulo de canteo.

231

muntatge.indd 231 25/07/18 10:03


232
232 Manual de entrenamiento funcional

Los movimientos de rotación implican el giro de alguna parte del


cuerpo, y en el esquí alpino, la combinación de rotación, canteo y
movimientos de presión controlada permiten a los esquiadores ini-
ciar virajes y dirigir los esquíes en las curvas. La creación y gestión
de fuerzas de resistencia entre los esquíes y la nieve es uno de los
principales logros del esquí alpino, dado que las fuerzas aumentan
espectacularmente con la velocidad. Los principales tipos de movi-
mientos de rotación en el esquí alpino son de rotación y contrarro-
tación del hemicuerpo superior y de rotación de las piernas.
Los movimientos de presión controlada a menudo se describen
como las habilidades más difíciles de dominar. El control eficaz de
la presión exige una acción constante de los músculos y el uso de
movimientos específicos para moderar las fuerzas sobre uno y otro
pie, a lo largo de los esquíes y entre los esquíes y la nieve. La canti-
dad de presión que se aplica sobre los esquíes se puede controlar
cambiando el radio y el ángulo de los virajes; la velocidad, el grado
de flexión de los tobillos, las rodillas, la articulación coxofemoral y
la región lumbar; el ángulo de canteo de los esquíes, y la distribu-
ción del peso del cuerpo (2).

FIGURA 17-1.  Sentadilla goblet con cinta elás-


INCIDENCIA DE ACCIDENTES EN EL ESQUÍ tica theraband.
ALPINO
El Hospital Regional y Universitario de Trobdheim (Noruega) com-
pletó durante la temporada invernal de 1989 un registro de los acci- interna de la tibia». Y concluye: «La compresión de la rodilla y el
dentes de esquí alpino. De los 339 accidentes registrados, el 67% torque de abducción y rotación interna de la rodilla son componen-
fueron hombres y el 33% mujeres. El 87% fueron pacientes ambula- tes importantes del mecanismo de la lesión en situaciones de «desli-
torios y el 13% pacientes hospitalizados. De las lesiones, los acciden- zamiento y agarre». En términos de relevancia clínica, «los esfuerzos
tes por caídas representaron el 67%, seguidos por los accidentes por de prevención se deben centrar en evitar la rotación interna for-
colisión, que constituyeron el 17%. Las lesiones en las extremidades zada de la tibia en combinación con valgo de rodilla» (7).
inferiores fueron causadas por caídas, y las lesiones en la cabeza fue- Los ejercicios sugeridos para la prevención de los mecanismos de
ron mayormente causadas por colisiones. Las distensiones de los las lesiones más habituales, así como para mejorar el rendimiento
ligamentos de la rodilla resultaron las lesiones más corrientes, y el deportivo en el esquí alpino, son:
17% de estos pacientes fueron hospitalizados y precisaron trata-
miento quirúrgico. De las distensiones de rodilla menores, el 44% no • S entadilla goblet con una theraband rodeando las rodillas
se recuperaron completamente transcurridos dos años y medio. (figura 17.1).
Diecisiete pacientes sufrieron fracturas de tibia, once de ellos fractu- • L a plancha con los pies sobre una pelota suiza (figura 17.2).
ras espiroideas y seis fracturas transversas. Los pacientes con fracturas • E jercicios de equilibrio en la posición de hockey sobre dos
espiroideas fueron más jóvenes que los pacientes con fracturas trans- piernas. El desafío aumenta si hacemos el ejercicio sobre una
versas. Las lesiones de cabeza fueron las lesiones más graves, con 11 sola pierna.
conmociones cerebrales y 2 hematomas epidurales (3). • E jercicio de equilibrio sobre pelota suiza con las rodillas sobre
Shalin (3) sugiere que la prevención de lesiones mediante progra- la pelota.
mas de entrenamiento específico conseguirá su máximo efecto en
las lesiones de rodilla. Según Bere, las lesiones del ligamento cru- Ejercicios de entrenamiento con patines de hockey sobre hielo:
zado anterior son las más habituales en los atletas de élite que
practican esquí alpino (4). Bere establece tres mecanismos de lesio- • T
 ransferencia del peso del cuerpo (figura 17.3).
nes como resultado del visionado de numerosas horas de análisis en • C
 ontrol del movimiento mediante la presión ejercida con los
vídeo de situaciones que causan lesiones (5, 6): patines y el equilibrio en las curvas (figura 17.4).
• C
 apacidad aeróbica/anaeróbica (figura 17.5). Practica una
1. La lesión «por deslizamiento y agarre». figura de ocho durante 90 segundos a gran velocidad. Varía las
2. La caída «echando el peso atrás». pausas cortas y largas. Realiza cuatro veces.
3. El «quitanieves dinámico». • P
 osicionamiento de las caderas (figura 17.6). Este ejercicio
utiliza la posición de hockey para esquiar por curvas cerradas.
Bere afirma: «Esta situación se caracteriza por un patrón común en Al llevarse las manos a la cabeza o ponerlas en ella, se modifica
que el canto interno del esquí externo agarra la superficie de la nieve levemente el mantenimiento de la postura lumbar erguida al
durante un viraje, forzando la rodilla en valgo y también la rotación deslizarse a derecha e izquierda a gran velocidad.

muntatge.indd 232 25/07/18 10:03


233
II.17 ESQUÍ 233

FIGURA 17-2.  Plancha con los pies sobre balón de ejercicio.

FIGURA 17-5.  Entrenamiento de la capacidad aeró-


bica/anaeróbica.

FIGURA 17-3.  Transferencia del peso del cuerpo.

FIGURA 17-6.  Posición de las caderas. Repárese en


las manos a la altura de la cabeza o pegadas a ella para
FIGURA 17-4.  Control del movimiento ejerciendo presión y mante- facilitar el uso de los músculos de la zona media del cuerpo
niendo el equilibrio en curva. con el fin de estabilizar y mantener la lordosis neutra de la
columna lumbar.

ESQUÍ DE FONDO
fibras musculares de contracción lenta y umbrales anaeróbicos ele-
vados (8-11).
Lista de ejercicios para esquí de travesía Hay dos estilos principales de esquí de travesía (12-14):
El esquí de travesía es probablemente la clase de deporte que exigen
fuerza y resistencia de los trenes superior e inferior del cuerpo en 1. Las técnicas clásicas o la zancada diagonal.
igual grado. Los esquiadores de fondo de élite muestran algunos de 2. La técnica libre o la técnica del paso del patinador.
los valores más altos de potencia aeróbica entre los atletas de fondo,
y la capacidad aeróbica y el inicio de la acumulación de lactato en La clásica zancada diagonal es la más usada por los atletas recrea-
la sangre sirven para predecir el éxito en este grupo de esquiadores. tivos para las «excursiones», así como en el esquí de travesía para
Los esquiadores de travesía son delgados, como los corredores de alcanzar gran velocidad. Esta técnica se usa en pistas planas, en
fondo, y los esquiadores de éxito presentan un alto porcentaje de terreno ligeramente ondulado y en pendientes moderadas.

muntatge.indd 233 25/07/18 10:03


234
234 Manual de entrenamiento funcional

Los ejercicios funcionales para practicar la zancada diagonal son: • P


 ara la estabilización: La plancha alternando brazos junto al
costado, alternando piernas junto al costado y progresando
• P aso del corredor. hasta hacer el ejercicio sobre una superficie inestable, sentadi-
• E stocadas en ángulo. llas sobre una superficie inestable y el ejercicio de abdominales
• S entadillas. de «remover la olla».
• S entadillas sobre una sola pierna. • P
 ara la fuerza dinámica: Tracción en polea por encima de la
• P ájaro-perro. cabeza, pasar un balón medicinal en decúbito supino sobre
una pelota suiza, ejercicio de «flexiones cortas» con extensión
En la técnica libre, la zancada de patinaje facilita una mayor velo- de espalda, remo y sentadillas con 4 repeticiones como
cidad al esquiar que el estilo clásico. El esquiador se impulsa vigo- máximo según los principios de Hoff y Helgerud (16).
rosamente con un esquí angulado respecto a la dirección de la pista
de esquí, y en la mayoría de los casos junto con una doble impul-
sión sobre los bastones. BIBLIOGRAFÍA
Los ejercicios funcionales para practicar la técnica libre son:
1. Alpine Skiing. [en.wikipedia.org/wiki/Alpine_skiing].
• S entadillas. 2. Leonid Feldman. Core Concepts of Downhill Skiing. [www.you
• S entadillas sobre una sola pierna. canski.com/en/instruction/core_concepts.htm].
• E stocadas en ángulo. 3. Sahlin Y. Alpine skiing injuries. Br J Sports Med 1989;23:241-244.
doi:10.1136/bjsm.23.4.241
Algunos conceptos clave para las habilidades básicas del esquí de 4. Bere T. How Do ACL Injuries Happen in World Cup Alpine Skiing?
fondo son: equilibrio, coordinación, desplazamiento del peso y [http://bit.ly/2BTU7v2].
patada de salida. 5. Bere T, Flørenes TW, Krosshaug T, et al. A systematic video analy-
Un buen equilibrio es crucial para la coordinación y una mínima sis of 69 injury cases in World Cup alpine skiing. Scand J Med Sci
tensión muscular excesiva, una transmisión completa del peso y una Sports 2013. doi:10.1111/sms.12038.
6. Bere T, Flørenes TW, Krosshaug T, Nordsletten L y Bahr R.
patada de salida resuelta y concentrada.
Events leading to anterior cruciate ligament injury in World Cup
Alpine Skiing: a systematic video analysis of 20 cases. Br J Sports
Med 2011;45:1294-1302.
De 5 a 10 años 7. Bere T, Mok K-M, Koga H, Krosshaug T, Nordsletten L y Bahr
• E
 jercicios sugeridos para el desarrollo general de la coordina- R. Kinematics of Anterior Cruciate Ligament Ruptures in World
ción, el equilibrio, la agilidad y la fuerza: Cama elástica, deam- Cup Alpine Skiing. Two case reports of the slipcatch mechanism.
bulación y carrera por una superficie irregular, preferiblemente Oslo Sports Trauma Research Center, Department of Sports Medi-
cine, Norwegian School of Sport Sciences, Oslo (28 de febrero de
por un bosque, jugar al fútbol, atletismo/gimnasia, patinaje
2013).
sobre hielo y sobre patines, natación.
8. Eisenman PA, Johnson SC, Bainbridge CN y Zupan MF. Applied
• E
 jercicios de fondo: Correr/trotar, bicicleta, patinaje sobre physiology of cross-country skiing. Sports Med 1989;8(2):67-79.
ruedas con bastones y natación. 9. Larsson P, Olofsson P, Jakobsson E, Burlin L y Henriksson-Larsen
K. Physiological predictors of performance in crosscountry skiing
from treadmill tests in male and female subjects. Scand J Med Sci
De 10 a 15 años/adultos de fin de semana Sports 2002;12(6):347-353.
10. Rusko HK. Development of aerobic power in relation to age and
• E
 jercicios para la conciencia neurodinámica: Sentadilla sobre
training in cross-country skiers. Med Sci Sports Exerc 1992;
una sola pierna de cara a una pared y tocar las estrellas.
24(9):1040-1047.
• P
 ara la estabilización: El puente lateral, la plancha y la plancha 11. Ingjer F. Development of maximal oxygen uptake in young elite
con giros oblicuos de cadera. male cross-country skiers: a longitudinal study. J Sports Sci 1992;
• P
 ara la fuerza dinámica: Pájaro-perro, pájaro-perro sobre 10(1):49-63.
pelota suiza, abdominales oblicuos desde abajo, dominadas y 12. Dybendahl Hartz T. Større Skiglede med bedre Teknikk. Kagge
sentadillas. Forlag; 2007.
• P
 ara la resistencia física (preferiblemente según los principios 13. Lovett R y Petersen P. The Essential Cross-Country Skier. Ragged
de 4 × 4 de Hoff y Helgerud [15]): Esquiar, correr, patinaje Mountain Press; 1999.
sobre ruedas, patinaje sobre ruedas con bastones, ciclismo por 14. Barth K y Bruhl H. Training Cross-country. SkiingTraining. Meyer
el bosque y natación. & Meyer Sport; 2007.
15. Hoff J, Helgerud J y Wisloff U. Maximal strength training impro-
ves work economy in trained female cross-country skiers. Med Sci
Atletas de rendimiento de élite Sports Exerc 1999;31(6):870-877.
16. Hoff J y Helgerud J. Endurance and strength training for soccer
• E
 jercicios para la neurodinámica: Inclinaciones pélvicas sobre players. Physiological Considerations. Sports Med 2004;34(3):165-
una sola pierna y paso del corredor. 180.

muntatge.indd 234 25/07/18 10:03


235

18
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 235
CAPÍTULO
Stäle Hauge

Fútbol

El fútbol es el deporte más popular del mundo con más de 265 beza o un salto. Los jugadores deben aprender técnicas correctas
millones de jugadores federados. El número de practicantes no deja para correr, manteniendo alineados los tobillos, rodillas y caderas, y
de crecer y especialmente está aumentando el número de jugadoras una técnica correcta de impulso y aterrizaje, practicando para ello el
(1). No obstante, la práctica del fútbol conlleva un elevado riesgo de aterrizaje sobre dos piernas al tiempo que se controla que las rodillas
lesiones. Los estudios con futbolistas de élite y sobre ambos sexos asuman una posición justo encima del dedo gordo del pie (2, 8, 9).
han documentado tasas similares de lesiones. Muchas de estas lesio- Se recomiendan las siguientes combinaciones de ejercicios (2,
nes se podrían haber evitado. La estadística demuestra que, a nivel 10):
de élite, los jugadores se lesionan hasta el punto de no poder entre-
nar ni jugar al día siguiente ni en todos los partidos (2) (figura • P
 asar el balón con precisión a un compañero usando la cara
18.1). interna del pie, mediante una suave carrera con pasos laterales.
Con independencia de la edad o el nivel de juego, las piernas son • P
 asar el balón de vuelta a un compañero con el empeine,
los puntos más vulnerables a las lesiones. Las distensiones muscula- mediante pasos en suave carrera.
res del muslo y la ingle y las lesiones ligamentarias en el tobillo y la • R
 ealizar medias voleas con el empeine y el interior del pie,
rodilla son las más corrientes. Tales lesiones impiden la práctica de- pasándose el balón con precisión uno a otro.
portiva hasta el plazo de un mes. Las lesiones en la cabeza son menos • C
 ontrol del balón con el muslo y devolverlo al compañero con
habituales, pero causan preocupación porque las conmociones cere- una volea usando los pies en alternancia.
brales repetidas tienen efectos potencialmente nocivos sobre el siste- • C
 ontrol del balón con el pecho y luego devolverlo al compa-
ma nervioso central (2, 3). ñero con una media volea.
Las chicas son más propensas a las lesiones de rodilla y tobillo que • C
 abecear apoyado en una sola pierna. ¡Acordarse de la posi-
los chicos, en especial las lesiones del ligamento cruzado anterior. La ción de estabilidad del tobillo con la rodilla justo encima de los
tasa de estas lesiones es de tres a cinco veces superior en las chicas dedos del pie!
que en los chicos. Con bastante frecuencia tales lesiones requieren • C
 abecear con saltos verticales. Hay que fijarse en la correcta
un año de rehabilitación y aumentan enormemente el riesgo de go- flexión de caderas y rodillas al aterrizar con las piernas parale-
nartrosis prematura (artrosis de la articulación de la rodilla) en un las.
plazo de 15 a 20 años, incluso después de un cuidadoso tratamiento • E
 jercicio de agilidad Sprunglauf (‘salto de esquí’), con multisal-
quirúrgico y una rehabilitación «de libro». Por tanto, estas lesiones tos de altura y aterrizajes suaves, mientras se mantiene la pos-
deberían ser el principal objetivo de la prevención de los programas tura de las rodillas y la estabilización de los tobillos con las
de ejercicio (2, 4-7). rodillas justo encima de los dedos de los pies (figura 18.2).
En los chicos, las distensiones musculares en el muslo y la ingle
son más frecuentes que en las chicas. Aunque estas lesiones pocas Un buen inicio antes de cualquier programa de entrenamiento
veces terminen siendo crónicas, con frecuencia son la causa de largas para fútbol es practicar la «prueba de caída y salto» (figura 18.3A).
ausencias del entrenamiento y la competición. También suponen un Este prueba de detección identifica a los jugadores que necesitan
riesgo de recidiva en la misma zona, y muchos futbolistas han visto especial atención respecto al equilibrio, la agilidad y la coordinación
arruinada su carrera deportiva por lesiones que al principio parecían para la prevención de lesiones de tobillo y rodilla en bipedestación, al
distensiones sin complicaciones. correr, apoyar los pies, hacer recortes, saltos y aterrizajes (2, 9, 11).
El fútbol se diferencia de muchos otros deportes de equipo en que En la «prueba de caída y salto», el jugador «cae» al saltar desde una
presenta una posibilidad mucho mayor de contacto directo con las altura y, en el instante en que toca el suelo, salta como si fuera a
extremidades inferiores. No obstante, los mecanismos de las lesiones coger una pelota en el aire. El examinador observa en la postura de
graves de rodilla parecen ser el resultado de movimientos de pivote las rodillas durante el primer y segundo aterrizaje. Las rodillas no se
y aterrizaje, siendo comparables con muchos otros deportes, tam- deben desalinear en valgo respecto a la línea media del cuerpo y
bién los deportes sin contacto. se evitará la inclinación de la pelvis (figuras 18.3B y C). Debería ser
Las lesiones se previenen con entrenamiento y ejercicios adecua- posible trazar una línea recta desde la cadera hasta la rodilla y el pie,
dos. Muchas de estas lesiones son evitables incorporando programas es decir, «con las rodillas justo encima de las puntas del pie». Los
de ejercicio específico durante el calentamiento, entrenando el equi- jugadores incapaces de mantener «las rodillas justo encima de las
librio, la agilidad y la fuerza (2, 7, 8). Se suelen producir lesiones puntas de los pies» durante el aterrizaje tal vez sean especialmente
graves de rodilla en situaciones de rápido cambio de dirección, por propensos a sufrir lesiones graves de rodilla. Al mejorar la concien-
ejemplo, al entrar a un jugador, o al aterrizar tras un remate de ca- cia corporal y el control neuromuscular entrenando la estabilidad

235

muntatge.indd 235 25/07/18 10:03


236
236 Manual de entrenamiento funcional

entrenamiento debe consistir en ejercicios de equilibrio y ejerci-


cios diseñados para mejorar la conciencia de las posturas de la rodilla
en distintas situaciones durante la práctica de fútbol (2, 7-10)
(figuras 18.4-18.7).
Unos músculos isquiotibiales más fuertes tal vez prevengan lesio-
nes del ligamento cruzado anterior, porque estos músculos ejercen de
agonistas del ligamento durante las paradas y saltos, al menos con
ángulos de flexión genicular por encima de 30°. Las flexiones nórdi-
cas (elevación de glúteos-isquiotibiales) han demostrado aumentar la
fuerza excéntrica de los músculos isquiotibiales, lo cual reduce la tasa
de distensiones de isquiotibiales (2, 12, 13) (figura 18.8).
Las distensiones musculares en la zona de la ingle tal vez causen
dolor crónico y frecuentes recidivas en la misma zona, y los ejerci-
FIGURA 18-1.  Futbolista lesionado del equipo danés Viborg. cios para fortalecer la musculatura de la «zona media del cuerpo»
Fuente: Aftonbladet, periódico sueco (12 de julio de 2007). (como la plancha, la plancha en decúbito lateral, revolver la olla)

de la zona media del cuerpo, se incrementa la estabilidad de las


caderas y los tobillos, y se consigue la correcta alineación de las rodi-
llas durante los movimientos estáticos y dinámicos (2, 9). Mediante
un entrenamiento específico para evitar los patrones de las lesiones,
el riesgo se reduce incluso a nivel del fútbol de máximo nivel. Este

A B

FIGURA 18-2.  (A-B) Ejercicio de agilidad Sprunglauf.

muntatge.indd 236 25/07/18 10:03


237
II.18 FÚTBOL 237

A B

FIGURA 18-3.  Prueba de caída y salto. (A) Aterrizaje correcto. (B)


C Postura errónea de las rodillas. (C) Postura errónea de la rodilla derecha.

muntatge.indd 237 25/07/18 10:03


245

19
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 245
CAPÍTULO
Brett J. Lemire

Natación

VISIÓN DE CONJUNTO: DATOS tud, frecuencia, ritmo) y con aspectos metabólicos del entrena-
miento porque hay menos virajes.
DEMOGRÁFICOS DE LOS NADADORES La natación presenta ciertos contrastes en cuanto a los requisitos
COMPETITIVOS POR GRUPOS DE EDAD que el cuerpo precisa de otros deportes practicados en seco. El agua
no permite a los nadadores estabilizar sus cuerpos contra un objeto
La natación competitiva por categorías de edad es un deporte que inamovible como el suelo, tal y como sucede al correr y al saltar. La
exige mucha habilidad. Se requiere atención para lograr un conti- estabilidad del cuerpo en el agua depende de la correcta activa-
nuo desarrollo motor desde la iniciación en el deporte (en la tem- ción de los músculos de la zona media con el fin de reforzar la ali-
prana infancia), durante la adolescencia y en los niveles posteriores neación de la cabeza y el tronco, así como el equilibrio del cuerpo
de competición de élite. Hay cuatro estilos diferentes, empleados en dentro del agua. La zona media del cuerpo también controla las
diversas distancias, que se corresponden con la edad de desarrollo: fuerzas de reacción de las extremidades contra el agua durante sus
desde esprines cortos en los grupos de edad más jóvenes, hasta movimientos. Como resultado, los nadadores deben desarrollar el
pruebas de distancia corta, media y larga a medida que los nadado- control de sus cuerpos a temprana edad y seguir refinándolo a
res van madurando. El combinado individual (se nadan los cuatro medida que crecen. Durante la adolescencia, los nadadores deben
estilos en sucesión) y los relevos cortos y largos también forman aumentar su resistencia y su fuerza al tiempo que progresan sobre
parte de la natación competitiva. esta base al adentrarse en los niveles deportivo y de élite.
En la natación competitiva, los grupos de edad van desde «6 años
y menos» hasta «19 y más» para atletas de ambos sexos. Hay
286.095 nadadores de competición registrados en USA Swimming,
que es el principal organismo rector de Estados Unidos (1). Esta ETAPA «FUNDAMENTAL» (DE 6 A 9 AÑOS
cifra no incluye a los nadadores federados, los nadadores sénior, los DE EDAD)
nadadores máster y los nadadores de categorías por edad en las ligas
de natación recreativa, ya que no son programas de USA Swimming. En la natación competitiva, los niños menores de 6 años represen-
Los niños de menor edad (menos de 10 años) suponen casi tan el grupo de nivel inicial en este deporte. El desarrollo global de
100.000 nadadores. Esta cifra se reduce a unos 8.000 nadadores al sus habilidades de movimiento se emprende fácilmente mediante su
llegar a los 19 años. Esta diferencia tan acusada en la participación se instrucción tanto en el agua como en seco, en contraste con la ins-
relaciona a menudo con atletas «quemados» y lesiones durante el trucción técnica específica para el desarrollo de los estilos natato-
desarrollo de los nadadores en el programa de natación (tabla 19.1). rios. Con el fin de facilitar el aprendizaje, el empleo de juegos y
La natación competitiva se practica en piscinas de distintos tama- actividades que gusten a estos niños les ayuda a desarrollar la agili-
ños. Se divide en las temporadas en piscina corta y en piscina larga, dad, el equilibrio, la coordinación y la velocidad.
en el primer caso de 25 metros y en el segundo de 50 metros o Los estilos de natación a nivel competitivo se dividen en dos
piscina olímpica. La temporada de piscina corta suele durar de categorías basadas en los distintos tipos de patrones de movimiento
otoño a primavera. Los nadadores por grupos de edad, en edad de del tronco y las extremidades. Crol y espalda son estilos generados
instituto y universidad compiten en piscina corta. La temporada en sobre el eje longitudinal del cuerpo, en los que las extremidades se
piscina larga suele empezar al término de los campeonatos naciona- mueven en oposición unas con otras, y el tronco gira alrededor del
les en piscina corta y termina con los campeonatos nacionales en eje longitudinal del cuerpo. En contraste, braza y mariposa son
piscina olímpica, habitualmente al final del verano. estilos generados sobre el eje menor, porque las extremidades traba-
El entrenamiento entre las dos temporadas tal vez se vea afectado jan con movimientos sincronizados alrededor del eje coronal del
por diferencias en la longitud de la piscina, por los cambios técnicos cuerpo.
en los estilos natatorios, por el número de brazadas por largo y por En los estadios fundamentales del desarrollo (6 años o menos),
el diseño del programa relacionado con la fuerza y el acondiciona- los nadadores jóvenes suelen aprender primero los estilos crol y
miento físico. Por ejemplo, en la natación en piscina corta hay más espalda, que se nadan en torno al eje longitudinal. Luego pasan a
virajes, lo cual requiere trabajar su técnica y mecánica, entrenar la los estilos braza y mariposa en el eje menor o frontal. Una habilidad
potencia de las piernas para la fase de impulsión contra la pared, importante que deben adquirir los jóvenes nadadores es mantener
entrenar la zona media del cuerpo para las ondulaciones, las salidas el equilibrio en el agua (figuras 19.1A y B). Los ejercicios técnicos
del agua a pulso y aguantar la respiración. En contraste, la natación y actividades que enseñan la correcta posición del cuerpo en decú-
en piscina larga requiere parámetros de acondicionamiento que bito prono y supino son esenciales para el desarrollo continuo de los
están directamente relacionados con los estilos natatorios (ampli- estilos natatorios y las capacidades acuáticas.

245

muntatge.indd 245 25/07/18 10:03


246
246 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 19.1 Nadadores federados en Estados Unidos en 2009*, según la edad


≤8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 ≥ 19
37.514 27.623 31.802 33.645 31.326 28.671 25.830 20.271 17.182 14.457 9.899 7.875

*De un total de 286.095 nadadores.


Fuente: USA Swimming, 2009 [www.usaswimming.org].

FIGURA 19-2.  Los nadadores de todas las edades necesitan dominar


y mejorar la capacidad de adoptar una postura hidrodinámica que sirva en
todos los estilos natatorios para la transición del comienzo y en los virajes
para reiniciar el estilo natatorio.

siguientes juegos ayudan a adquirir una estabilidad propia de la


edad, así como habilidades locomotoras y de manipulación:

• S entadilla, ponerse en cuclillas, hacer la plancha, andar a gatas,


saltos, lanzamientos, patadas, skipping, carreras y esprines
(figura 19.3).
B • L a pídola, policías y ladrones.
• S alto a la comba sobre una y las dos piernas, saltos. Esta acti-
FIGURA 19-1.  (A-B) Nadadores en el estadio fundamental apren- vidad es útil para nadadores de todas las edades en el entrena-
diendo a mantener el cuerpo alineado y el equilibrio del cuerpo en decúbito
supino y prono.

El entrenamiento en seco durante la etapa fundamental se debería


centrar en las capacidades locomotoras en general, que incluyen la
estabilidad del tronco, la locomoción y las habilidades de manipulación
fina. Los entrenadores deben ser conscientes de la presencia de una
ventana de adaptación para el desarrollo de la velocidad durante este
estadio; en las chicas, esto ocurre entre los 6 y los 8 años, y en los chicos,
entre los 7 y los 9 años. Los entrenadores usarán las habilidades de
conciencia corporal que incorporen el equilibrio, acompañadas de las
posiciones habituales de brazos y piernas en los cuatro estilos de nata-
ción competitiva. Ejemplos de dichas habilidades son: Monopedesta-
ción, brazos por encima de la cabeza en la postura hidrodinámica y la
pierna en fase de balanceo en ligera extensión o flexión (figura 19.2). FIGURA 19-3.  Juego que combina andar en cuclillas y dar saltos en
La mezcla de actividades y juegos divertidos y dinámicos supone altura y longitud en alternancia. El uso de ejercicios gateando y de juegos
un reto para el sistema locomotor de los jóvenes nadadores. para desafiar la estabilidad dinámica y la coordinación de las extremidades
Ejemplos de tales actividades son jugar a la pídola [juego de saltos], en un patrón de movimiento cruzado al gatear es esencial para el desarrollo
policías y ladrones (2); luz roja, luz verde, y balón prisionero. Los atlético y la prevención de lesiones en los nadadores.

muntatge.indd 246 25/07/18 10:03


247
II.19 NATACIÓN 247

miento del ritmo, la coordinación de los patrones de patada de • A prender un patrón correcto de patada y tirón del brazo
las extremidades inferiores, así como para el desarrollo de la para el estilo braza.
resistencia, la velocidad y la potencia en nadadores más mayo- • Aprender la sincronización entre patada y brazada.
res. • Aprender el contacto de las dos manos con la pared.
• E jercicios técnicos con la escalera de agilidad. • Iniciar el aprendizaje del patrón de agarre y tirón simultá-
• L a rayuela (juego con reglas). neamente con los brazos, y la patada de delfín en el estilo
• L uz roja, luz verde (juego con reglas). mariposa.
• « Simón dice...» (juego con reglas). • Aprender a ondular todo el cuerpo en el agua y a respirar.
• Aprender la sincronización entre ciclos de brazos, respira-
Los siguientes son ejemplos de habilidades natatorias básicas para ciones y patadas.
niños de 6 a 9 años.
Durante este estadio inicial del desarrollo para la natación, los entre-
• E
 stilos de nado alrededor del eje longitudinal (crol y espalda): nadores deben enseñar a los nadadores y padres las reglas y pautas de
• Control de la flotabilidad y alineación del cuerpo en el cada estilo, así como las distancias y particularidades sobre los relevos en
agua. competición. Por ejemplo, a los niños de 6 años que aprenden el estilo
• Uso de la postura hidrodinámica del cuerpo y los brazos. espalda se les debe enseñar el inicio del estilo espalda, que es único. Se
• Patadas que se inician en las caderas con correcta flexión de les debe enseñar a mantenerse flotando de espaldas durante toda la
las rodillas y con tobillos flexibles. carrera y a no darse la vuelta, lo cual supondría su descalificación. Los
• Alineación de los brazos delante de los hombros durante la nadadores de los relevos deben aprender a sincronizar la salida para
entrada de la mano. evitar salidas falsas y retrasos excesivos en los poyetes de salida.
• Rotación del cuerpo y sincronización de la respiración. Hacia el término del estadio fundamental de desarrollo, los entre-
• Salidas, virajes y llegadas (figuras 19.4A y B). nadores deben prestar atención al desarrollo aeróbico de los atletas
• E
 stilos de nado alrededor del eje frontal (braza y mariposa): de 9 y 10 años. Debido a la sensibilidad aeróbica, incrementar el
• Iniciar el aprendizaje de una correcta ejecución del jalón de metraje nadado tal vez sea lo más sabio para establecer una mejor
pecho del estilo braza. base aeróbica de acondicionamiento, lo cual beneficiará al atleta a
corto y a largo plazo (3).

ETAPA DE REFINAMIENTO (DE 10 A 15 AÑOS


DE EDAD)
A medida que los adolescentes jóvenes van progresando, aprenden
a nadar distancias más largas y en distintos estilos. Necesitan más
instrucción técnica para refinar la eficacia natatoria y aprender a
observar factores técnicos, como contar las brazadas y la distancia
por brazada. Los atletas deben empezar a adaptarse al acondiciona-
miento para el ritmo de la competición y a refinar aspectos técnicos,
A
de las carreras, como las salidas, los virajes y las llegadas.
Durante la fase de la adolescencia, entrenadores y padres deberían
prestar más atención a los períodos sensibles del desarrollo de chicas
y chicos. Un marcador físico relacionado con esta fase es el pico de
velocidad de crecimiento de estatura (PVE), asociado con los esti-
rones de crecimiento de la pubertad. Los incrementos en el desarro-
llo aeróbico y de la fuerza ocurren simultáneamente hacia los 11
años. En los chicos, el PVE se produce más tarde, entre los 13 y los
14 años, y guarda correlación con una ventana de adaptación del
desarrollo aeróbico y de la fuerza, pero su desarrollo de la fuerza no
se inicia hasta un año después del inicio del PVE (4, 5).
Los entrenadores deben estar listos para modificar el entrena-
miento para aprovechar esta ventana de adaptación positiva de los
B sistemas nervioso y de energía. Por ejemplo, el entrenamiento debe
incluir incrementos en el volumen natatorio subrayando el desarrollo
FIGURA 19-4.  (A-B) Salida, viraje y final son los componentes técnicos aeróbico más la integración de habilidades natatorias nuevas y más
y tácticos clave de la natación competitiva. Los nadadores en el estadio avanzadas para aprovechar el desarrollo de la coordinación corporal.
fundamental a menudo tienen miedo a tirarse al agua desde los poyetes de Se recomienda la adición de técnicas de entrenamiento técnico y
salida; no obstante, una salida bien ejecutada es necesaria para tener éxito táctico del control de la respiración durante las salidas y en la entrada
en los comienzos y en la natación. y salida de los virajes de los distintos estilos natatorios.

muntatge.indd 247 25/07/18 10:03


248
248 Manual de entrenamiento funcional

Durante esta fase de crecimiento, los atletas jóvenes a menudo tronco y las extremidades durante el recobro de los brazos, y la alinea-
experimentan torpeza o dificultad con movimientos sencillos que ción de los brazos durante la entrada de la mano (figura 19.5). Un
tal vez en otro tiempo dominaron (p. ej., flexiones de brazos o ejemplo de ejercicio que se centra en estas habilidades es el «ejercicio
sentadillas). Una explicación completa sobre los cambios bioló- con guantes de boxeo», con el cual el nadador afina la precisión de la
gicos ayudará a que el joven atleta se mantenga motivado e posición de las manos durante la entrada en el agua intentando tocar
inspirado para continuar durante este período de desarrollo y la mano de otra persona mantenida a nivel del hombro (se practica
entrenamiento. Los nadadores en la etapa de refinamiento están con los ojos abiertos y cerrados).
aprendiendo a fabricar un motor más poderoso para mejorar su Hay una elevada incidencia de lesiones sin contacto de hombros,
rendimiento. Su programa de entrenamiento debe incluir un espalda y rodilla entre los nadadores, producto de patrones erróneos
programa de acondicionamiento exhaustivo que no se centre solo de movimiento y de sobreentrenamiento (7). Una evaluación fun-
en movimientos específicos del deporte, sino también en ejerci- cional básica en este y en los siguientes etapas de desarrollo, seguida
cios técnicos con el peso del cuerpo, con balones medicinales, con de instrucción con ejercicios correctos y estrategias de entrena-
pelotas de gimnasia y con cuerdas elásticas (6). Son ejemplos de miento, ayuda a prevenir lesiones. La evaluación funcional de los
ejercicios: nadadores debe incluir lo siguiente:


S entadillas, sentadillas sobre una pierna y sentadillas con salto. • E
 valuación postural para fijarse en el grado de lordosis, cifosis,

E stocadas multidireccionales. escoliosis y valgo de rodillas.

P rogresiones de gateo, la plancha y flexiones de brazos. • E
 xámenes del movimiento funcional, subrayando específica-

E mpleo de balones medicinales, con movimientos de todo el mente la cinemática del hombro, la columna y la rodilla (p. ej.,
cuerpo. examen del movimiento de los brazos por encima del hombro
• T racción con cuerdas elásticas en patrones simétricos y opues- y de las flexiones de brazos para evaluar la movilidad y estabi-
tos de movimiento de brazos. lidad de la columna torácica y los hombros).
• E
 valuación de tobillos, rodillas y caderas (p. ej., examen de
Los ejercicios técnicos en seco se deben centrar en la flexibilidad, sentadillas, sentadillas sobre una sola pierna, estocadas).
el control motor, el refinamiento de la conciencia cinestésica del • E
 stabilidad de la zona media (examen específico del deporte).

FIGURA 19-5.  (A-D) El uso de la con-


ciencia corporal o cinestésica ayuda a los
nadadores a mejorar la precisión de los movi-
mientos de las extremidades y de la postura
para mejorar el rendimiento natatorio y redu-
cir el riesgo de lesiones.

A B

C D

muntatge.indd 248 25/07/18 10:03


255

20
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 255
CAPÍTULO
Tim Brown y Christopher J. Prosser

Surf

El deporte del surf ha crecido hasta convertirse en un deporte glo- La tridimensionalidad de las olas en movimiento y cambiantes de
bal, con unos 35 millones de surfistas en activo y 60 países que este deporte no solo exige fuerza axial y periférica para la estabilidad
participan anualmente en los campeonatos mundiales de la funcional con que aguantar el impacto espontáneo de las aceleracio-
Asociación Internacional de Surf. Méndez-Villanueva y Bishop nes y desaceleraciones, sino también unos sistemas propioceptivo,
comentan que el surf es un deporte que se practica con intermiten- visual y vestibular muy sensibles para una precisa sincronización y
cia y cuyos participantes tienden a ser más bajos, más musculosos y ejecución de las habilidades.
con una masa corporal menor que otros atletas acuáticos del mismo El variado tamaño, forma y velocidad de las olas y el tipo de lecho
nivel (1). Estos autores también pusieron de relieve que pasan el marino requieren un entrenamiento específico para el lugar en que
50% del tiempo remando con los brazos, el 40% parados y solo el se surfee, así como preparación de las habilidades, un ajuste refi-
4-5% del tiempo lo pasan cabalgando olas; durante esos períodos nado de la técnica y una selección del equipamiento para potenciar
aeróbicos y anaeróbicos de alta intensidad, los surfistas alcanzan al máximo el rendimiento y la seguridad. Nathanson apunta que el
valores pico de nVO2 comparables a los de otros atletas de fondo que riesgo de lesión, aunque bajo, es más del doble cuando se cabalgan
ejercitan el tren superior. olas grandes o si se surfea en una zona donde el lecho marino es
Considerado un deporte de reciente desarrollo, el surf exige una duro, y afirma que, como media, se producen 13 lesiones agudas
serie de habilidades sensitivomotoras muy desarrolladas y parecidas por cada 1.000 horas de surf de competición (4).
a las de los deportes de nieve y al monopatinaje. Según Treleaven,
este control sensitivomotor mejora funcionalmente mediante la
introducción de un programa de ejercicios de estabilidad postural y
oculomotora, y de coordinación de las articulaciones (2). Estos
DESARROLLO «FUNDAMENTAL» DEL SURF
programas se pueden introducir pronto y modificarse según la pos- (DE 5 A 10 AÑOS)
tura específica del surfista: con el pie derecho o izquierdo adelanta-
dos y ajustada a la dirección, tamaño y tipo anticipados de las olas. El rudimentario desarrollo de la sincronización, la coordinación y el
El requisito de tener que remar prolongadamente en decúbito equilibro para remar, coger una ola y ponerse de pie son clave y se
prono abrazados a la tabla y de tener que agacharse bajo las olas crea introducen en este estadio sobre una base amplia y «fundamental»1 de
un estrés biomecánico parecido al de los nadadores y dificulta la atletismo, capacidad aeróbica, flexibilidad y patrones de movimientos
capacidad de aguantar la respiración y la flexibilidad del complejo del primarios y eficientes. El aprendizaje motor de una postura asimétrica
hombro de los surfistas, sumándose también los patrones de los sis- específica, así como la agilidad y el equilibrio simétricos sobre super-
temas de apoyo dinámico transversal del tren superior y del inferior. ficies ondulantes estables y dinámicas se introduce mediante un juego
El surf también exige que los deportistas practiquen maniobras seguro y de bajo impacto con el atleta descalzo, dentro y fuera del
en el agua y en el aire técnicamente difíciles, explosivas, en todo el agua.
arco articular y a gran velocidad, todo ello sobre una superficie La prehabilitación específica para el surf se introduce en esta
inestable que se mueve constantemente en tres dimensiones. El etapa recreativa. Butel documentó que en surfistas de élite se obser-
estrés biomecánico en esta postura asimétrica de los pies requiere van escasos valores en la flexibilidad de abducción y rotación
que el surfista manifieste flexibilidad y potencia mediante una com- interna del hombro, así como en la flexibilidad de abducción corta,
binación de patrones de movimientos complejos espontáneos y rotación interna y extensión de la cadera (de la pierna dominante
planificados. adelantada) (5). También se apreció una mala coordinación en la
Brown y Prosser apuntan que los surfistas varones de élite presen- flexión craneocervical y del cuello, y en la coordinación y estabili-
taron lesiones de tobillo con un 50% más de frecuencia y el doble dad de la zona abdominal inferior, que se deben abordar mediante
de lesiones de rodilla que sus pares femeninos, y que las lesiones de la introducción de la prehabilitación en esta etapa recreativa.
cadera de la pierna adelantada fueron entre un 25% y cinco veces La capacidad aeróbica, la flexibilidad, la estabilidad, el atletismo, el
más probables que las lesiones de espalda, pie y cadera en ambos equilibrio y la coordinación (el ABC) son el objetivo de esta etapa
grupos (3). Nathanson observó una mayor proporción de lesiones «fundamental», cuyo objetivo primario es la respiración diafragmática
de los tejidos blandos de la rodilla entre los surfistas competitivos funcional y el reclutamiento funcional de los músculos flexores pro-
en comparación con sus pares recreativos, y lo atribuyó a las manio- fundos del cuello mediante series cortas e individuales, que pueden
bras acrobáticas y agresivas practicadas en competición (4). empezar con un ciclo de 3 respiraciones de duración para ir avan-

1
Juego de palabras: fundamental contiene la palabra inglesa fun, ‘diversión’ (N. del T.).

255

muntatge.indd 255 25/07/18 10:03


256
256 Manual de entrenamiento funcional

zando hasta un ciclo de 6-9-12 respiraciones, con períodos cortos de


descanso entre series de menos de 30 segundos.

Flexibilidad de cadera y hombros sobre un rodillo


de gomaespuma
• I nicio. El surfista se tumba en decúbito supino sobre un rodi-
llo de gomaespuma dispuesto simétricamente a lo largo de la
columna vertebral neutra, y se le enseña a respirar por la nariz A
y funcionalmente con el diafragma mientras la cabeza y el
cuello mantienen una postura neutra.
• P rogresión. El surfista adopta un patrón de estabilización
mientras los brazos se mueven de forma unilateral o bilateral
en abducción o flexión, y las caderas se mueven unilateral-
mente mediante flexión; para el entrenamiento, esto se alterna
y acompaña de un patrón transverso, del equilibrio y de la
estabilidad en el plano transverso (figura 20.1). Los patrones se
mantienen hasta tres ciclos respiratorios y se repiten entre 3 y
12 veces.
B

Flexibilidad de cadera y hombros sobre una FIGURA 20.2.  (A-B) Flexibilidad de hombros y cadera sobre una pelota
suiza.
pelota suiza
• I nicio. El surfista se tumba en decúbito supino sobre una un brazo o pierna —o ambos— se levantan del suelo progre-
pelota suiza con la cabeza apoyada (figura 20.2A) y aprende a sando a una posición con apoyo en 3, 2 y 1 punto.
respirar funcionalmente por la nariz mientras mantiene la • P
 rogresión. La postura de supermán sin puntos de apoyo se
postura del mentón salida o neutra con los brazos en abduc- mantiene hasta contar desde 3 hasta 12 y se repite entre 3 y 12
ción bilateral junto a los costados, o flexionados. veces (figura 20.3).
• P rogresión. El surfista se tumba en decúbito lateral y se estira
sobre la pelota repitiéndolo por ambos lados mientras man-
tiene la columna neutra en el plano sagital (figura 20.2B) y Sentadilla apoyado en una pelota suiza
aprende la respiración diafragmática; todos los estiramientos se
mantienen durante tres ciclos respiratorios, progresando hasta • I nicio. El surfista se mantiene en una postura simétrica en pie
doce con el uso de pelotas suizas de la altura correcta. inclinándose hacia atrás y apoyándose en la pelota contra la
pared con los pies separados la anchura de los hombros, con
un arco plantar neutro y los brazos en una postura neutra o
flexionados (figura 20.4A), y se le enseña a estabilizar los mús-
Supermán sobre pelota suiza culos intrínsecos del pie (ejercicio de encoger los pies), respirar,
• I nicio. El surfista se tumba en decúbito prono apoyado en tensar la musculatura y asumir una sentadilla con bisagra coxal
cuatro puntos sobre una pelota suiza y aprende a mantener los de hasta 90° o hasta un grado articular estable.
hombros y el cuello en una postura neutra mientras respira • P rogresión. Comprende una sentadilla sobre una sola pierna
lateralmente y tensa la musculatura para estabilizarse mientras (figura 20.4B) que se mantiene entre 3 y 5 respiraciones y se
repite de 3 a 5 veces.

FIGURA 20-1.  Flexibilidad de hombros y cadera sobre un rodillo de


gomaespuma FIGURA 20-3.  Supermán sobre una pelota suiza.

muntatge.indd 256 25/07/18 10:03


257
II.20 SURF 257

A B

FIGURA 20-4.  (A-B) Sentadilla apoyando la espalda en una pelota suiza.

Equilibrio más coordinación con los ojos abiertos Esta progresión aprovecha específicamente las habilidades, la
y cerrados fuerza y la estabilidad de origen muscular requeridas para afrontar
con seguridad las exigencias físicas, fisiológicas y psicológicas del
• I nicio. El surfista mantiene el equilibrio sobre un pie en una surf. Durante esta fase se suelen cabalgar olas más grandes y de
postura neutra en el plano coronal y aguanta entre 3 y 12 mayor exigencia.
respiraciones, aumentando la dificultad con los ojos cerrados y La fuerza, la estabilidad y las habilidades (el ABC) son los objetivos
alternando uno y otro pie de apoyo. de la etapa de desarrollo en el surf recreativo y se añaden a una base
• P rogresión. El surfista desarrolla habilidades sensitivomotoras segura de los «fundamentos» y la respiración diafragmática funcional
mientras mantiene el equilibrio sobre un pie pasando de la y a los patrones de reclutamiento funcional. Las series de ejercicios
patada arcoíris a la rotación en el plano transverso (figura progresan en duración y varían en intensidad y en el tiempo de recu-
20.50A), alternando recepciones y lanzamientos (figura 20.5B) peración dentro de la serie, para reproducir los requisitos fisiológicos
y el calentamiento con pelota de trapo rellena de arena (figura básicos de una serie eliminatoria de 30 a 45 minutos con períodos de
20.5C). surfeo explosivo, zambullidas delante de las olas, remar con las
manos, recuperación y espera. Las series individuales pueden empe-
zar con un ciclo de una respiración y avanzar a series repetidas con
DESARROLLO RECREATIVO PARA SURF períodos cortos de descanso de menos de 30 segundos, para progresar
(DE 10 A 16 AÑOS) a períodos de descanso de 60 a 90 segundos.

Las habilidades específicas de surf se desarrollan en este estadio


mientras los atletas se divierten en el agua —haciendo surf—, así De rodar la pelota hacia delante a revolver la olla
como introduciendo planes multidimensionales en seco, de ritmo • I nicio. El surfista se arrodilla con los antebrazos apoyados en
más rápido y complejo, mediante ejercicios de movilidad sobre la pelota suiza en una postura estabilizada por la musculatura
superficies estables e inestables. A través del juego se desarrolla una y con la columna neutra en el plano sagital, con las caderas y
agilidad y sincronización eficientes para ajustar de manera espontá- los hombros flexionados 90° (figura 20.6). Entonces se hace
nea el peso y la postura del cuerpo con el fin de ganar velocidad y rodar la pelota lejos del cuerpo mientras se mantiene la alinea-
maniobrabilidad sobre la tabla de surf. ción escapular, la columna neutra y la extensión controlada de

muntatge.indd 257 25/07/18 10:03


258
258 Manual de entrenamiento funcional

A B

las caderas, manteniendo un arco de movilidad funcional final


en un ciclo de 3 a 5 respiraciones diafragmáticas y se repite.
• P
 rogresión. El surfista mueve la pelota suiza en el sentido de las
agujas del reloj y en contra en círculos de diámetro cada vez
mayor y dentro de la amplitud articular funcional durante 3 a
15 series.

De flexión de brazos con los pies sobre pelota


suiza a la navaja en decúbito prono
• I nicio. El surfista pone las manos en el suelo separadas la
anchura de los hombros y se tumba boca abajo con las rodillas
o los pies sobre una pelota suiza, manteniendo una plancha

FIGURA 20-5.  (A-C) Equilibrio más coordinación con los ojos


abiertos y cerrados. FIGURA 20-6.  De rodar la pelota hacia delante a revolver la olla.

muntatge.indd 258 25/07/18 10:03


263

21
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 263
CAPÍTULO
Todd S. Ellenbecker, Mark Kovacs y E. Paul Roetert

Tenis

INTRODUCCIÓN articulación glenohumeral. La estabilidad de la articulación del


hombro durante los golpeos de tenis requiere un nivel elevado de
El tenis es un deporte que impone unas exigencias únicas a todo el control muscular. Ryu documentó niveles elevados de actividad
cuerpo. Se juega sobre cuatro superficies distintas que producen muscular concéntrica y excéntrica normalizada mediante electro-
adaptaciones anatómicas y perfiles de lesiones específicos de los miografía (EMG) del manguito de los rotadores y de los músculos
jugadores de élite. Este capítulo contempla los patrones de las lesio- estabilizadores de la escápula durante virtualmente todos los golpes
nes y las características biomecánicas del tenis, y propone un pro- (3). Por ejemplo, durante la fase de armado del saque de tenis, la
grama de entrenamiento de tenis específico para jugadores jóvenes actividad muscular de los músculos supraespinoso (53%), infraes-
en desarrollo y para tenistas de élite más maduros. pinoso (41%) y serrato anterior (70%) sirve para posicionar la
escápula y estabilizar la articulación glenohumeral, si bien, durante
la fase de acompañamiento, la activación excéntrica del manguito
de los rotadores (40%) y del músculo serrato anterior (53%) con-
PATRONES DE LAS LESIONES HABITUALES tribuye a la estabilización y desaceleración del hombro (3). Debido
EN TENIS a la prevalencia superior al 75% de golpes de derecha y saques
durante los puntos jugados en el tenis moderno, los cuales requie-
Se han documentado lesiones de tenis en todas las regiones del ren una ponderosa rotación interna concéntrica del hombro, hay
cuerpo, siendo las áreas más habituales el hombro, el codo y la rodilla pruebas sólidas del desequilibrio muscular entre los músculos
(1). La mayoría de las lesiones de tenis se definen como lesiones por posteriores del manguito (los rotadores externos) y los rotadores
uso excesivo producto de microtraumatismos repetitivos propios del internos (3, 4). Además, la prueba isocinética (5) del hombro ha
deporte (1, 2). Identificar las áreas anatómicas que se lesionan con demostrado repetidamente una fuerza igual o disminuida en la
más frecuencia es importante para encaminar correctamente el entre- rotación externa del brazo dominante, y un incremento del 15% al
namiento preventivo y del desarrollo. Pluim y Staal publicaron una 30% en la fuerza de rotación interna del brazo dominante en com-
amplio trabajo de revisión en que se presentaba un resumen de los paración con el brazo contralateral de tenistas de élite. La mayor
estudios epidemiológicos dedicados al tenis y que exponía que las fuerza de rotación interna del brazo dominante en comparación
extremidades inferiores eran la región que se lesionaba con más fre- con la fuerza igual o menor de rotación externa del brazo domi-
cuencia (del 39% al 65%), seguidas por las extremidades superiores nante crea un desequilibrio en los músculos rotadores internos y
(del 24% al 46%) y por la cabeza y el tronco (del 8% al 22%) (1). externos de los tenistas de élite (5). Este hallazgo, junto con los
Estos hallazgos subrayaron la exigencia del tenis y pusieron de mani- informes sobre casos de disfunción escapular y debilidad muscular
fiesto la importancia de un programa completo de acondiciona- en la porción superior de la espalda y el tórax entre los expertos que
miento físico para este deporte tan repetitivo. evalúan rutinariamente a los tenistas de élite, ha llevado a que se
Las partes lesionadas con más frecuencia en el hemicuerpo infe- recomiende hacer ejercicios preventivos —que veremos más ade-
rior fueron la pierna, el tobillo y el muslo (isquiotibiales, cuádriceps lante en este capítulo— a los jugadores en fase de desarrollo y a los
y aductores). Las lesiones de la extremidad superior se localizaron tenistas de élite.
con más frecuencia en las regiones del codo y el hombro, siendo También se han documentado numerosos casos de pérdida de
citadas más habitualmente las lesiones tendinosas del hombro y el movilidad del hombro en rotación interna en tenistas júnior y adul-
codo (epicondilitis humeral). tos (6, 7). La reducción de la movilidad en rotación interna del
brazo dominante superior a 20°, comparada con el brazo no domi-
nante, recibe el nombre de deficiencia de rotación interna de la
BIOMECÁNICA DEL TENIS articulación glenohumeral y respalda el uso de estiramientos espe-
cíficos para aumentar la rotación interna del hombro dominante de
Hombro muchos tenistas (8).

Las lesiones por uso excesivo en el hombro suelen implicar una


patología del manguito de los rotadores y del tendón del bíceps (1,
Codo
2), que ocurren con frecuencia secundaria a los movimientos con-
céntricos y excéntricos repetitivos del manguito de los rotadores, y Las lesiones en la región del codo de los tenistas de élite se producen
también a la subyacente hipermovilidad y excesiva laxitud de la principalmente por un uso excesivo y repetitivo, y se localizan en las

263

muntatge.indd 263 25/07/18 10:04


264
264 Manual de entrenamiento funcional

estructuras tendinosas que se insertan en los epicóndilos medial y mente inducido por las exigencias específicas de este deporte. Roetert
lateral (9). Las tasas de lesiones de codo son muy elevadas, con (16) sometió a prueba a tenistas júnior de élite y halló que la relación
porcentajes que oscilan entre un 37% y un 57% en tenistas de élite de extensión/flexión era <100, señal de que la fuerza de los músculos
y recreativos (1). Estos estudios también muestran tasas más eleva- abdominales y flexores del tronco era mayor en comparación con los
das de incidencia en la cara interna del codo de los tenistas de élite músculos extensores de la espalda. Los estudios de poblaciones nor-
por sobrecarga en los saques y golpes de derecha, en comparación males (no atletas y atletas que no juegan al tenis) suelen obtener
con las tasas más altas de epicondilitis humeral lateral en los juga- relaciones >100 en la relación de extensión/flexión, según la cual la
dores recreativos de nivel más bajo, causadas por sobrecarga en los fuerza de los músculos extensores lumbares supera la fuerza de los
golpes de revés (9, 10). músculos flexores del tronco. Ellenbecker (17) examinó a tenistas
Los ejercicios recomendados para la prevención de lesiones de júnior de élite y, mediante un dinamómetro isocinético, comprobó
codo se centran en aumentar la fuerza y, sobre todo, la resistencia que la fuerza de rotación del torso era simétrica, señal de que los
de la musculatura de la muñeca y el antebrazo. Además de flexiones jugadores sin lesión deberían tener una relación simétrica de fuerza.
estándar para los músculos flexores y extensores de muñeca, se reco- En conjunto, estos estudios sugieren un papel importante en el desa-
mienda el uso de un contrapeso para la pronación y supinación del rrollo de los músculos flexores, extensores y en el equilibrio de la
antebrazo, y para la desviación radial y cubital de la muñeca (2, 9, fuerza de rotación. Los ejercicios de estabilización de la zona media
10). Es importante señalar que, al contrario de la creencia habitual debe someter a carga y tensión esta musculatura del cuerpo en los tres
de entrenadores, tenistas e incluso médicos, la generación de poten- planos (sagital, frontal y transverso).
cia no depende de la muñeca ni del antebrazo en los golpes de tenis
correctamente ejecutados (11, 12). Es la suma de fuerzas de todo el
cuerpo o de la cadena cinética la que produce la potencia que se
transfiere por el antebrazo, la muñeca y, por último, a la cabeza de
Cadera
la raqueta (13). La excesiva dependencia de la musculatura del Históricamente se creía que las lesiones en la región de la cadera se
antebrazo para generar potencia respalda la hipótesis clínica del centraban en los poderosos músculos que se extienden no solo por
origen de la patología del codo, atribuida a contribuciones no ópti- la articulación de la cadera, sino también por la articulación de la
mas de otros segmentos de la cadena cinética, a una deficiente rodilla (músculos recto femoral e isquiotibiales). Un mayor conoci-
biomecánica general en los golpes y a una condición física insufi- miento de la evaluación y diagnóstico de la cadera ha llevado a la
ciente (13). identificación de otras patologías de cadera en el tenis debido a
la carga de impacto y a los patrones de movimiento multidireccio-
nales, junto con movimientos bruscos de parada, arranque, cambio
Región lumbar de dirección y giro (18). Los tenistas de élite pueden sufrir lesiones de
cadera, también el síndrome de pinzamiento femoroacetabular y
Los movimientos requeridos en el tenis comprenden repetida fle- roturas del rodete glenoideo (19). Además de garantizar que la fle-
xión, extensión, lateroflexión y rotación de la columna vertebral, un xibilidad de las caderas y de la cintura pélvica es correcta, se reco-
factor de riesgo de lumbalgia (14). Los movimientos que someten miendan ejercicios para una mayor estabilización de la articulación
especialmente a estrés la columna de los tenistas de élite son los coxofemoral y de la zona media del cuerpo. Ellenbecker (20) midió
movimientos combinados de extensión, lateroflexión y rotación, el grado de movilidad de rotación de las caderas y no halló diferen-
que son inherentes a las fases de carga y armado en el saque. Estos cias laterolaterales en el grado de rotación interna y externa de las
movimientos combinados repetidos someten a tensión la columna caderas de tenistas sanos sin lesión. No disponemos de datos adicio-
lumbar y se cree que son un factor responsable de los casos de nales sobre la fuerza muscular normal ni sobre las relaciones de movi-
espondilólisis (fractura de la pars interarticularis o istmo de la vérte- lidad de las caderas y la pelvis para guiar los programas de fuerza y
bra) y espondilolistesis (fractura de las pars con migración ante- acondicionamiento físico.
rior del cuerpo de la vértebra), diagnosticados en muchos atletas
que practican deportes con repetidos movimientos cuya base es
la extensión de la columna (15). Alyas (15) estudió la columna
de 33 tenistas adolescentes de élite asintomáticos (media de edad EJERCICIOS BÁSICOS DE ENTRENAMIENTO
17,3 ± 1,7 años) y describió que en 5 jugadores (15,2%) la resonan- ESENCIALES PARA TENISTAS
cia magnética fue normal y en 28 jugadores (84,8%) los resultados
resultaron anormales. Nueve jugadores mostraron 10 lesiones en la Se recomiendan ejercicios de acondicionamiento físico elemental
pars interarticularis (tres fracturas completas) y 23 pacientes mostra- para mejorar la fuerza y el equilibrio con el fin de garantizar que el
ron signos de artropatía precoz en las articulaciones cigapofisarias; jugador tenga fuerza en los músculos principales. Estos ejercicios tal
por tanto, los tenistas corren riesgo de sufrir discopatías lumbares, vez sean aplicables a atletas de muchos deportes; sin embargo, el
ciática y síndromes cigapofisarios secundarios a cargas repetitivas hincapié que los tenistas ponen en la rotación del tronco, y en el uso
excesivas. del tronco y el hemicuerpo inferior para generar potencia, requiere
Para combatir los efectos de estas cargas, las estrategias preventivas el temprano desarrollo de la fuerza de estas regiones importantes del
de acondicionamiento físico para tenistas incluyen un amplio entre- cuerpo. Aunque queda fuera del alcance de este capítulo mostrar
namiento de la estabilidad de la zona media. De forma parecida a los todos los ejercicios básicos y específicos para el tenis recomendados
estudios sobre el hombro, los estudios de perfil isocinético de tenistas a los tenistas, se destacarán varios ejercicios y se hará referencia a
de élite muestran un desarrollo muscular característico, probable- otros libros para seguir leyendo al respecto (21, 22).

muntatge.indd 264 25/07/18 10:04


265
II.21 TENIS 265

PROGRESIÓN DE LOS EJERCICIOS tulo surge a partir de la actividad repetitiva de los golpes de derecha
y de saque, que recurren a la rotación interna forzada del hombro.
EN EL DESARROLLO PROGRESIVO Los ejercicios siguientes trabajan la musculatura estabilizadora clave
DE JUGADORES DE ALTO RENDIMIENTO del hombro y la escápula usando un paradigma de entrenamiento
con series múltiples y bajo carga.
Desde el punto de vista del desarrollo, la prescripción de ejercicios
se suele subrayar en la segunda y tercera fases del modelo de desa-
rrollo. En el tenis se pude tener en cuenta un modelo de desarrollo Rotación externa con retracción
para los fines de este capítulo que incorpora las tres fases de intro-
ducción, transición y clase mundial/élite. Puesto en pie, el jugador agarra una banda elástica y gira externa-
mente los hombros separando las manos entre 15 y 20 centímetros
(figura 21.1). Una vez que se tensa la banda, las escápulas se retraen
al máximo contando uno o dos segundos. El jugador vuelve a la
Fase de introducción
posición inicial con una respuesta excéntrica controlada.
En esta fase, el énfasis se pone en desarrollar el equilibrio, la coordi-
nación, en lanzar y atrapar y, en esencia, en el desarrollo de las habi-
lidades atléticas básicas para el tenis. Se recomienda prestar atención Subida de escalón con la resistencia de una banda elástica
a actividades que desarrollen los patrones de movimiento específicos
del tenis, como desplazamientos laterales, pasos de recuperación, Se usa una banda elástica junto con un escalón de 15 a 20 centíme-
mantener el equilibrio durante los movimientos de rotación del tros (figura 21.2). El atleta rodea la muñeca con el lazo y apoya una
tronco y de las extremidades superiores, así como saltos a la pata coja, mano sobre la plataforma a la que sigue la segunda mano. Se man-
skipping y movimientos multidireccionales. Además, ejercicios como tiene una postura de protracción exagerada y las manos vuelven una
los lanzamientos ayudan a adquirir habilidad en el servicio y se empa- tras otra a la posición inicial. Este ejercicio se puede iniciar de
rodillas y progresar a la posición sobre manos y pies.
rejan con las actividades de atrapar como otra forma de desarrollo de
las destrezas atléticas básicas. Los jugadores en esta fase suelen tener
entre 6 y 11 años de edad.
Rotación externa 90°/90°
Puestos en pie, aseguramos un trozo de cuerda elástica en una puerta
Fase de transición y de clase mundial/élite o valla (figura 21.3). Se empieza con el brazo elevado 90° en el plano
A una edad temprana como los 12 años, cuando se pasa de entre-
nar en pista de tres a cuatro veces por semana a casi a diario, la
introducción de ejercicio específico para el tenis tiene por finalidad
resolver las adaptaciones o desequilibrios musculoesqueléticos espe-
cíficos, así como mejorar la fuerza, la velocidad, la potencia y la
resistencia. Se busca un equilibrio entre ejercicios para mejorar el
rendimiento y para prevenir lesiones, como deja claro la lista de
actividades que se centran en la estabilización escapular y del man-
guito de los rotadores para la extremidad superior, y la inclusión de
ejercicios para la zona media del cuerpo. Se recomienda encarecida-
mente una progresión a ejercicios pliométricos en la fase de clase
mundial y élite, una vez lograda una base sólida, dada la naturaleza
específica para el tenis de estos ejercicios.

EJERCICIOS ESPECÍFICOS PARA TENISTAS


Se recomienda el uso de los ejercicios en un formato de múltiples
series dentro de un modelo de entrenamiento periodizado (21, 22).
Estos ejercicios se dividen por regiones corporales para facilitar su
comprensión y presentación.

Hombro/escápula
El principal interés de los ejercicios para el hombro y la escápula es
que implican la acción de los músculos rotadores externos y estabili-
zadores escapulares. El desequilibrio mencionado antes en este capí- FIGURA 21-1.  Rotación externa con retracción.

muntatge.indd 265 25/07/18 10:04


266
266 Manual de entrenamiento funcional

FIGURA 21-3.  Rotación externa 90°/90°.

FIGURA 21-2.  Subida de escalón con la resistencia de una banda FIGURA 21-4.  Rotación externa neutra.
elástica..

escapular (30° hacia delante respecto al plano coronal) y desde una


posición de rotación neutra (antebrazo horizontal); el hombro gira
externamente hasta que el antebrazo esté casi vertical. Se regresa
lentamente a la posición inicial y se repite.

Rotación externa neutra


Puestos en pie, se coloca una toalla enrollada debajo del brazo que
se ejercita (figura 21.4). Se asegura la cuerda elástica en una puerta
aproximadamente a nivel de la cintura. Se empieza con la mano casi A
contra el estómago (rotación interna). Manteniendo el codo flexio-
nado 90°, el hombro gira externamente elevando la tensión de la
cuerda hasta que la mano apunte directamente delante del sujeto.
Se vuelve lentamente a la posición inicial.

Abducción horizontal en decúbito prono


Se tumba el atleta en una mesa de tratamientos o similar con el
brazo colgando del borde (figura 21.5A). El pulgar apunta hacia
fuera (la extremidad gira externamente) y se eleva el brazo en cruz B
hasta quedar horizontal (figura 21.5B). El pulgar sigue apuntando
hacia fuera con el codo extendido. Se vuelve lentamente a la posi- FIGURA 21-5.  Abducción horizontal en decúbito prono. (A) Postura ini-
ción inicial. cial. (B) Postura final.

muntatge.indd 266 25/07/18 10:04


PA R T E
3 Consideraciones sobre la fuerza
y el acondicionamiento físico

CAPÍTULO
22 Kyle B. Kiesel y Phillip J. Plisky

Establecimiento de unas bases funcionales


y un entrenamiento apropiado para la prevención
de lesiones y el acondicionamiento físico fuera
de temporada

¿POR QUÉ REALIZAR PRUEBAS? no sea este el caso. Una revisión sistemática (48 estudios que eva-
luaron a 5.770 participantes con un control evolutivo de una dura-
Si bien el objetivo es que los atletas sigan en activo y rindiendo al ción media de 41,5 meses) de los resultados de la reconstrucción del
máximo nivel posible, tenemos que dar un paso atrás y abordar una ligamento cruzado anterior (LCA) halló (3) que solo el 63% de los
realidad evidente: Cuando los atletas se lesionan o juegan lesiona- sujetos volvieron al nivel de participación previo a la lesión y solo el
dos, no rinden al máximo. Tenemos que concebir las pruebas de 44% habían vuelto al deporte competitivo al finalizar el control
rendimiento y la prevención de lesiones como las dos caras de una evolutivo. Resulta interesante que aproximadamente el 90% de los
misma moneda. Por suerte, con los atletas se tienen múltiples opor- participantes recuperasen la función normal si atendemos a medi-
tunidades para mejorar el rendimiento y reducir el riesgo de lesión. ciones tradicionales como la fuerza. Además, el 30% de estos atletas
Se trata de un ámbito de continua prevención de lesiones (figura también sufrirán un desgarro del LCA contralateral o del LCA
22.1) y en este capítulo nos centramos en el período fuera de tem- reconstruido (4, 5). Está claro que, como profesionales de la reha-
porada. bilitación, la fuerza y el acondicionamiento físico, no tenemos tanto
Como especialistas de lesiones deportivas, necesitamos determi- éxito como pensábamos. Necesitamos saber qué les pasa a los atletas
nar el grado del problema, identificar factores de riesgo, aplicar cuando se les da el alta, en la pretemporada y fuera de temporada,
medidas preventivas y luego reevaluar su eficacia. Este capítulo lo cual solo se consigue mediante pruebas integrales y sistemáticas.
asume el modelo de investigación para la prevención de lesiones y
lo aplica a los atletas de forma individual. Aunque en la actualidad
existen numerosos programas de prevención, no hemos apreciado FACTORES DE RIESGO DE LESIÓN
una disminución concurrente de las tasas de lesiones (1). Los inves-
tigadores están descubriendo que, por mucho que los programas de
EN EL DEPORTE
prevención grupales sean eficaces, no reducen el riesgo para todos y
Los factores de riesgo intrínsecos y modificables, identificados
dicha reducción no disminuye el riesgo de los atletas hasta un nivel
mediante estudios prospectivos de cohortes, comprenden el índice
bajo (2).
de masa corporal, el equilibrio dinámico, los patrones erróneos de
movimiento y la alineación de las rodillas en carga durante los ate-
rrizajes y en el entrenamiento con pesas (6-10). Las lesiones previas
ÉXITO EN LA PREVENCIÓN DE LESIONES: no se suelen incluir en esta lista porque no se consideran modifica-
EL ESTADO DE LA SITUACIÓN bles. No sorprende que las lesiones previas sean el factor de riesgo
más sólido de futuras lesiones según más de 25 estudios prospecti-
La primera reacción podría ser que, como profesionales de la reha- vos de cohortes. Dada la plétora de estudios que demuestran que los
bilitación, la fuerza y el acondicionamiento físico, hacemos cuanto cambios modificables en el control motor perduran una vez curada
podemos por los atletas a nuestro cuidado pese a que las lesiones la lesión, sería prudente incluirlo en la lista de factores de riesgo
son aleatorias e impredecibles. Igualmente podríamos pensar que, modificables. Como las lesiones previas son el factor de riesgo más
una vez que un jugador se retira a la línea de banda con una lesión, sólido como predictor de futuras lesiones, necesitamos entenderlas
la vuelta a jugar es un camino seguro y los resultados son buenos. y tratarlas mediante la exploración de los factores de riesgo modifi-
Sin embargo, los estudios de investigación demuestran que tal vez cables que perduran tras la lesión.

271

muntatge.indd 271 25/07/18 10:04


272
272 Manual de entrenamiento funcional

Paso 1 Paso 2 Paso 3 Paso 4 Paso 5

Prueba de referencia Plan de prevención Se produce Determinar la vuelta Prueba de condición


previa a la actividad de lesiones la lesión segura a la actividad física/postemporada

Material educativo Basado en la categoría ESMF Alteraciones FMS


macroscópicas YBT-LQ
normalizadas (ROM YBT-UQ
Una vez se y fuerza)
FMS Déficit sustancial
Evaluación personal normalicen los
YBT-LQ
del tratamiento patrones, incluido
YBT-UQ Cuestionario de la condición
médico/rehabilitación AUE (es decir, Pruebas con el
Historia de la lesión física/postemporada
y repetición de la todos los patrones peso corporal
prueba excepto la FMS
sentadilla YBT-LQ
Datos de entrada normalizada), Si el riesgo es mayor de lo
YBT-UQ normal, se vuelve al paso 2
en MP2 Déficit moderado se inician las
algoritmo de Intervención personal pruebas con
preparticipación y repetición de la el peso corporal
prueba después de Pruebas en carga
6 semanas FMS con peso mayor
Se clasifica
YBT-LQ que el del cuerpo
YBT-UQ
según el nivel de
Salto a una pierna y parada
riesgo/intervención Déficit ligero
Un solo salto a una pierna
Tres ejercicios
Triple salto a una pierna
correctivos Crossover triple
individualizados Salto cronometrado
y automatizados Salto subiendo las rodillas
hasta el pecho
Salto con caída previa
Normal/óptimo
Ejercicios correctivos Entrada de datos
individualizados y en MP2. Retorno al
automatizados algoritmo deportivo

FIGURA 22-1.  Prevención sistemática de lesiones en deportes, en el ejército y en el ámbito del fitness.
FMS, Functional Movement Screen (prueba selectiva del movimiento funcional); M2P, Move2Perform; ROM, grado de movilidad; ESMF, evaluación selectiva del movimiento
funcional; AUE, apoyo sobre una única extremidad; YBT-UQ/YBT-LQ, prueba de equilibrio dinámico mediante YMR para el tren superior y para el tren inferior.© 2012 Balanced EBP,
LLC. Reproducido con autorización de Balanced EBP, LLC.

ALTERACIONES DEL CONTROL MOTOR QUE medio al aplicar una sencilla alteracióna por inversión (12). Otro
estudio demostró un retardo significativo en la activación de los
PERDURAN DESPUÉS DE LA REHABILITACIÓN músculos del tobillo, cadera e isquiotibiales en sujetos con una
A los profesionales de la rehabilitación debería resultarles inquie- historia de un esguince de tobillo en comparación con controles al
tante que las lesiones previas sean un factor de riesgo tan decisivo practicar una transición básica de bipedestación a monopedestación
de futuras lesiones en el deporte. De este hecho se pueden extraer (13). Un nuevo estudio documentó un retardo en el inicio de la
varias posibles conclusiones, incluida una rehabilitación inade- activación del músculo glúteo mayor en sujetos con una lesión
cuada, una vuelta demasiado temprana al deporte y un escaso previa, de nuevo en comparación con controles (14). Estos datos
compromiso con la rehabilitación recomendada. Además, hemos sugieren que en el control motor tras un esguince crónico de tobillo
propuesto que a menudo perduran los cambios en el control motor perdura una estrategia alterada y que los déficits son identificables
relacionados con lesiones a pesar de nuestros esfuerzos durante la al ejecutar tareas en carga de nivel bajo, algunas tan sencillas como
rehabilitación, y al final contribuyen a la aparición de otras lesiones pasar de bipedestación a monopedestación.
(11). Una serie de estudios de investigación bien concebidos y ejecuta-
Al plantearse los cambios en el control motor y su relación con dos sobre el modo en que la lumbalgia afecta el control motor ha
las lesiones, la literatura sobre dolor de tobillo y lumbalgia aporta ayudado a entender la verdadera función de la musculatura de la
evidencias sustanciales de que los cambios en el control motor per- zona media del cuerpo y cómo dicha función cambia después de un
duran tras las lesiones y respaldan la necesidad de hacer pruebas episodio doloroso. Durante el estudio de diversos aspectos de la
orientadas a comprobar el control motor correcto. Por ejemplo, en función de los músculos de la zona media en atletas (300+),
personas con inestabilidad crónica de tobillo se hallaron diferencias Cholewicki demostró la presencia de una activación alterada de los
significativas en la latencia de la activación del músculo glúteo músculos externos de la zona media en atletas con una historia de

muntatge.indd 272 25/07/18 10:04


273
III.22 ESTABLECIMIENTO DE UNAS BASES FUNCIONALES Y UN ENTRENAMIENTO APROPIADO 273

lumbalgia y que no sentían dolor en el momento de someterse a la individualizada formación y preparación en la prevención de lesio-
prueba (15, 16). Este estudio ha demostrado que el sistema ner- nes. Esta prueba también proporciona una base funcional de refe-
vioso central aumenta la transmisión aferente de los músculos de la rencia al inicio de la temporada para comprobar que los atletas
zona media externa y que estos músculos tienden a mantenerse mantienen patrones funcionales cuando no están con nosotros.
activos más tiempo durante tareas de reacción automática en atletas Asimismo cumple un papel importante en la prevención de lesiones
con una historia de lumbalgia en comparación con controles. Esto al aportar un punto de partida para repetir la prueba de capacidad
sugiere que existe una alteración de la sincronización y la coordina- deportiva en caso de que se produzca una lesión. Esto también
ción de estos músculos en los atletas con una historia de lumbalgia. ayuda, en último término, a que los miembros del equipo de medi-
No se trata de la debilidad muscular tradicional, sino de otra cina del deporte trabajen en equipo, garantizando que todos estén
demostración de que existen cambios en el control motor tras una en la misma onda y usen el mismo lenguaje para debatir el estado
lesión. Aunque se cree que estos cambios sutiles en el control motor actual de sus atletas. Los equipos profesionales afirman que este es
tienen consecuencias tales como un aumento de las cargas de com- uno de sus máximos beneficios.
presión sobre la columna vertebral, un incremento del coste meta- Si bien hemos descrito varios estudios de investigación que
bólico y cambios en los patrones respiratorios (17-19), tal vez emplean largas pruebas que no son aplicables a gran escala, también
también contribuyan a la aparición de patrones alterados de los somos conscientes de que esta información puede resultar abruma-
movimientos funcionales, como en las tijeras, los movimientos de dora. Por tanto, desarrollamos un método exhaustivo para realizar
extensión, los movimientos de equilibrio y las sentadillas. pruebas fuera de temporada que utiliza las siguientes pautas. Las
Un estudio que documentó una representación funcional de pruebas seleccionadas deben ser:
movilidad deficiente tras una historia de lumbalgia sugirió que
persistían patrones de movilidad alterada después de resolverse esta 1. Basadas en evidencias.
afección. Este estudio mostró que atletas con una historia de lum- 2. Fiables.
balgia, pero sin dolor en el momento del estudio, presentaban un 3. Predictivas de lesiones.
tiempo más lento en una prueba de course navette [test de resistencia 4. Válidas (discriminadoras).
cardiorrespiratoria] en comparación con controles compatibles sin 5. Modificables.
una historia de lumbalgia (20). Esto tal vez se deba, en parte, a la 6. Prácticas.
activación alterada de los músculos de la zona media y a la posterior
atenuación del movimiento funcional requerido para cambiar de Las pruebas que cumplen estos criterios son la prueba de equili-
dirección y flexionarse para tocar el suelo en los giros de la course brio dinámico mediante Y para el tren superior y para el tren infe-
navette, y quizá se pueda identificar en parte con una prueba orien- rior (YBT-UQ and YBT-LQ, respectivamente), y la prueba de
tada a los movimientos funcionales. valoración del movimiento funcional (functional movement screen,
Es importante que todos estos estudios se realizaran con sujetos FMS). El protocolo de la YBT-LQ ha demostrado poseer buena
sin dolor y completamente funcionales en el momento de la fiabilidad interevaluadores e intraevaluadores (21). El protocolo de
prueba. Esto nos ayuda a entender que los cambios en el control la YBT-LQ exige que el atleta mantenga el control sobre una sola
motor tras una lesión no solo se producen en el lugar de la lesión, pierna mientras extiende la pierna libre en direcciones anterior,
sino también en músculos distantes y en el lado contralateral. Esto posteromedial y posterolateral, volviendo luego a la postura inicial
demuestra que se ha producido un cambio completo en el control (figura 22.2). Está pensado para poner a prueba el equilibrio del
motor. En conjunto, estos estudios proporcionan evidencias de que atleta llegando al límite de su estabilidad. La puntuación del rendi-
ocurren cambios profundos y, como afirmó uno de los autores, miento global en la YBT se calcula obteniendo el promedio de la
respaldan la necesidad de «llevar la evaluación más allá del lugar de máxima distancia normalizada en todas direcciones. También se
la lesión y del lado contralateral». Sugerimos no solo concretar la examinan las diferencias absolutas entre las distancias alcanzadas
evaluación del lugar de la lesión y del lado contralateral, sino tam- por las extremidades inferiores derecha e izquierda para evaluar la
bién ampliar la evaluación del control motor porque la prueba tra- simetría. Los jugadores de baloncesto de instituto y los jugadores
dicional de fuerza y del grado de movilidad tal vez no sea adecuada universitarios de fútbol americano con asimetría o que presentaron
para identificar los cambios en el control motor que están clara- un valor bajo en la YBT-LQ comparado con el punto de corte por
mente presentes después de una lesión. la edad, sexo y riesgo del deporte fueron los que tuvieron más posi-
bilidades de lesionarse (9, 22). Además, los investigadores han
documentado que un mal resultado en la YBT-LQ sirve para iden-
PRUEBAS DE CAMPO FUERA DE TEMPORADA tificar a personas con una lesión crónica en las extremidades infe-
riores (esguince de tobillo, síndrome de dolor femororrotuliano o
Como las lesiones previas son el factor de riesgo de futuras lesiones rotura del LCA) (23-29). Es decir, la YBT-LQ identifica, en poten-
que se identifica con más frecuencia, y como los factores de riesgo cia, los cambios en el control motor que perduran tras la lesión.
modificables perduran después de la lesión, necesitamos pruebas de Sencillamente, el atleta debe mostrar simetría (ninguna diferencia
fácil implementación fuera de temporada con el fin de identificar mayor de 4 cm en la extensión anterior ni de 6 cm en la extensión
los cambios en el control motor que la lesión haya podido causar posterior) y una puntuación combinada por encima del punto de
(conocidos o no) durante la temporada. Además, al completar esta corte para la detección de riesgo para una edad, sexo y deporte
prueba es posible identificar elementos que haya que suprimir de específicos.
los programas de acondicionamiento físico para no comprometer la La prueba de equilibrio dinámico mediante Y para el tren supe-
movilidad. Al mismo tiempo, podemos aplicar de manera eficaz e rior (YVT-UQ) es una prueba parecida para las extremidades supe-

muntatge.indd 273 25/07/18 10:04


274
274 Manual de entrenamiento funcional

A B C

FIGURA 22-2.  Componentes de la prueba de equilibrio dinámico mediante Y para el tren inferior (YBT-LQ). (A) Extensión anterior. (B) Extensión poste-
romedial. (C) Extensión posterolateral.

A B

base amplia y solo un brazo mientras se extiende la otra extremidad


superior en direcciones medial, inferolateral y superolateral, para
volver luego a la postura inicial (figura 22.3). La YVT-UQ ha
demostrado una excelente fiabilidad intraevaluadores e interevalua-
dores, así como validez discriminadora y concurrente (30, 31). Se
ha sugerido el uso de la prueba como preparticipación, así como
para la vuelta al deporte en el caso de atletas que realizan muchos
movimientos de rotación con los brazos y por encima de la cabeza.
Una autor llegó a esta conclusión: «La similitud en el desempeño
C bilateral revela que las distancias alcanzadas en extensión en esta
prueba con una extremidad superior no lesionada (sea dominante o
FIGURA 22-3.  Componentes de la prueba de equilibrio dinámico no) tal vez sean una medida básica razonable para comparar una
mediante Y para el tren superior (YBT-UQ). (A) Alcance medial. (B) extremidad superior lesionada con otra no lesionada» (31).
Alcance inferolateral. (C) Alcance superolateral. Otra prueba de competencia de la movilidad es el test de valora-
ción del movimiento funcional (FMS). La FMS contempla una
serie de siete patrones fundamentales de movimiento que requieren
flexibilidad, movilidad y estabilidad (figura 22.4) (32, 33). Las tres
riores y el tronco que lleva al atleta a su límite de estabilidad pruebas de descarte de la FMS sirven también para identificar el
mientras simultáneamente se requiere la movilidad de toda la dolor (figura 22.5) La FMS ha demostrado una excelente fiabilidad
extremidad superior y el tronco. El protocolo de la YVT-UQ intraexaminadores e interexaminadores (34-38). Los siete patrones
requiere que el atleta mantenga la postura para hacer flexiones con fundamentales de movimiento de la FMS son la sentadilla pro-

muntatge.indd 274 25/07/18 10:04


283

23
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 283
CAPÍTULO
Sue Falsone

La carrera en el deporte

INTRODUCCIÓN músculos isquiotibiales durante los movimientos de esprín, lo cual


genera una tensión excesiva en dicho tejido muscular y causa disten-
«¿Cuándo podré volver a correr?» Esta es una pregunta habitual que siones (3-5). Sugiura (6) halló una relación entre las lesiones de
los terapeutas escuchan a todas horas en sus consultas. «El médico isquiotibiales, la disminución de la fuerza concéntrica de los múscu-
me dijo que podría empezar a correr ocho semanas después de la los extensores de cadera y la fuerza excéntrica de los isquiotibiales.
lesión». Esta es otra frase habitual que oyen los especialistas en Otros autores han descubierto que los esguinces de tobillo pueden
rehabilitación. Como si algo milagroso fuese a suceder a nivel fisio- presentar un déficit propioceptivo y de fuerza en relación con el
lógico entre la séptima y la octava semana. Todos somos más que músculo glúteo medio, razón por la cual disminuye la estabilidad de
conscientes de que la fisiología del cuerpo humano no funciona de la pelvis en el plano frontal durante la marcha, con el riesgo potencial
ese modo. Sabemos que el cuerpo necesita tiempo para adaptarse al de que derive en multitud de lesiones en la extremidad inferior (7, 8).
estrés continuado y necesitamos aplicar una carga gradual al tejido Dado el grado de variable intensidad y velocidad del movimiento en
para que se adapte a la carga impuesta (1). Si dejamos que actúen el deporte, y dada la naturaleza caótica del movimiento en el deporte,
los principios de la supercompensación, el cuerpo responderá gene- cualquier lesión es virtualmente posible. Desde fracturas en cualquier
rando un tejido más fuerte y resistente. Si no seguimos dichos punto de la extremidad inferior, pasando por distensiones y roturas
principios, los tejidos que estamos sometiendo a estrés continuado de tendones, hasta rotura de ligamentos del pie, tobillo o rodilla, el
sufrirán microtraumatismos, que derivarán gradualmente en dolor tipo de lesión es producto de muchos factores intrínsecos y extrínse-
y lesiones. No importa el tejido del cuerpo que esté intentando cos. El tipo de calzado, la superficie de entrenamiento o competición,
sanar (hueso, músculo, tendón o ligamento), siempre se aplican los las condiciones meteorológicas y el patrón de movimiento contribu-
principios fisiológicos básicos de la sobrecarga (1). Debemos intro- yen al tipo de lesión. Aunque hemos visto que las asimetrías de
ducir gradualmente y con precisión patrones de movimiento, con movimiento (9) y la torsión (10, 11) guardan una estrecha correla-
diversas cargas y velocidades, con el fin de preparar el cuerpo para ción con las lesiones de la extremidad inferior, se necesitan todavía
lo que necesita hacer. En este capítulo nos centraremos en lograr muchos estudios en esta área para entender la causa y la potencial
volver a correr. ¿Cómo tratamos a un paciente que acaba de sufrir reducción de estas lesiones.
algún tipo de lesión de tobillo, rodilla, cadera, hombro o en la zona
lumbar, y cómo introducimos gradualmente el movimiento lineal a
distintas velocidades? ¿Cómo hacemos que alguien que está tum-
bado en la mesa de tratamientos y acaba de recuperar la movilidad
BIOMECÁNICA DE LA CARRERA
completa de una articulación lesionada vuelva a generar este com-
El movimiento lineal se compone de aceleración (esprín), velocidad
plejo patrón de movimiento? Para lograrlo, necesitamos entender
absoluta (velocidad obtenida al correr 30-40 metros en cualquier direc-
los componentes del movimiento lineal, los componentes de los
ción) y desaceleración. La postura del cuerpo para estas tres variantes
movimientos de transición, los requisitos de cada articulación
del movimiento lineal es muy distinta e impone distintas exigencias
durante las distintas fases del movimiento lineal, y luego seleccionar
(12, 13).
ejercicios apropiados aprovechando la continuidad mecánica del
aparato contráctil para superar las exigencias de estas fases.

Aceleración
EPIDEMIOLOGÍA DE LAS LESIONES Durante la aceleración, el atleta inclina todo el cuerpo, no solo
DE LA CARRERA EN EL DEPORTE flexiona las caderas. Hay un movimiento significativo de los brazos,
que emplean los hombros como punto de giro. Los tobillos adoptan
Las lesiones asociadas con movimientos de gran velocidad son preva- flexión dorsal y se utilizan como apoyo para la transmisión de la
lentes en la literatura (2-11). En 2004, West documentó distintas fuerza al suelo. La separación de las caderas es idealmente amplia,
modalidades de presión plantar durante movimientos específicos de permitiendo al fémur situarse paralelo al suelo. Cuanto mayor sea
fútbol (recorte en carrera, de carrera a esprín, tiro en carrera), que tal la separación de las caderas, más energía se dirigirá al suelo. Esto
vez guarden correlación con ciertas lesiones por uso excesivo y con permite que una reacción igual y en sentido opuesto impulse el
fracturas por sobrecarga de la extremidad inferior (2). Varios estudios cuerpo hacia delante (figura 23.1). Examinemos estos componentes
han demostrado el incremento de las cargas excéntricas sobre los de forma más específica.

283

muntatge.indd 283 25/07/18 10:04


284
284 Manual de entrenamiento funcional

teral, la capacidad de usar el ciclo de estiramiento-acortamiento


para aprovechar energía, y el movimiento se vuelve mucho más
concéntrico. Esto resulta más cansado y deriva en fatiga global de
todo el sistema, con el peligro potencial de una lesión general del
cuerpo al agotarnos. Una frase que se suele oír a los entrenadores es
«desde la cadera hasta los labios», que significa que el hombro del
corredor se debe mover de modo que su pulgar se desplace desde la
cadera durante la extensión del hombro hasta los labios durante
la flexión del hombro. Cuidado al usar este dicho, porque se puede
interpretar demasiado literalmente y llevar las manos hasta los
labios cruzando la línea media del cuerpo. Evitamos los movimien-
tos que crucen la línea media del cuerpo pues generan una torsión
innecesaria del tronco, lo cual malgasta energía y, en último tér-
mino, frena el cuerpo.

Acción de las piernas


En la postura de aceleración, las piernas suben y bajan como pisto-
nes. Si no sucede así, y la pierna «se desalinea» adelantándose al
FIGURA 23-1.  Postura de aceleración. cuerpo inclinado, el atleta aterrizará con el talón delante del cuerpo,
provocando que la pierna disipe la fuerza del cuerpo y perdiendo
velocidad. El atleta debe entonces volver a acelerar impulsando el
Inclinación total del cuerpo cuerpo hacia delante. Esta ralentización inicial del cuerpo, junto
con la reaceleración, impone mucha tensión a la porción distal de
Orejas, hombros, caderas y tobillos están alineados sin flexión
los isquiotibiales. Los atletas con repetidas distensiones en la por-
alguna en la región lumbar. La columna debe adoptar una postura
ción distal de los isquiotibiales tal vez hayan desarrollado una
neutra, con la cabeza convertida en una extensión natural de la
mecánica errónea que sobrecargue estos músculos y cause dolor.
columna. Esto requiere una cantidad significativa de trabajo de la
musculatura abdominal, lumbar, del suelo de la pelvis y del hombro
para mantener una postura estable con la cual las piernas puedan
generar potencia. Si no tenemos suficiente estabilidad en los planos Flexión dorsal del tobillo
sagital o frontal, alteraremos nuestra base estable y habrá una fuga El tobillo, incluidas las articulaciones subastragalina y tibioastraga-
de energía. Esas fugas de energía no se recuperan. Una vez que se lina, necesita asumir una postura congruente para que haya una
pierde la energía, no podemos reproducirla. Simplemente la poten- transferencia óptima de fuerza. Sabemos que una vara rígida trans-
cia que se transmite al suelo es menor, lo cual supone una menor ferirá mejor la fuerza que un palo mojado con cierta cualidad flexi-
fuerza de reacción contra el suelo para impulsarnos hacia delante ble o capacidad para doblarse. Si algo «cede» ante la fuerza,
con potencia. Esto reduce la eficacia de nuestros movimientos y su observamos que hay una pérdida de energía como se ha descrito
productividad. Además, se supone que el tronco se halla en una antes, lo cual disminuye la capacidad del cuerpo para recuperar al
postura estable, con brazos y piernas moviéndose para generar máximo la inversión de energía transferida al suelo. Si el tobillo
movimiento. La espalda no se puede mover ni compensar lo que las adopta flexión dorsal, en vez de flexión plantar, nos permite usar
caderas y los hombros no pueden hacer. Este movimiento anómalo este principio y transferir fuerza de la extremidad inferior al suelo y
de la región lumbar no solo causa las pérdidas de energía ya descri-
viceversa. Biomecánicamente, los tobillos asumen flexión plantar
tas, sino que también somete a estrés continuado la musculatura,
durante la fase de despegue del pie. Sin embargo, es algo que no
articulaciones, ligamentos y discos, con el riesgo potencial de lum-
entrenamos de manera consciente. Lo que sí hacemos es entrenar a
balgia para los atletas.
los atletas para mantener la flexión dorsal del tobillo, permitiendo
que se produzca de forma natural la necesaria flexión plantar. Si el
tobillo se mantiene centrado en asumir una postura de flexión
Acción de los brazos plantar y el atleta toca primero el suelo con la punta del pie, se
El punto de giro de la extremidad superior cuando corremos es el pierde energía cuando el talón entra en contacto con el suelo, razón
hombro, no el codo. El hombro tiene una conexión directa con la por la cual el cuerpo necesita volver a producir fuerza para despegar.
cadera por medio del músculo dorsal ancho a través de la fascia Esto puede sumar décimas de segundo al tiempo en carrera, lo que
lumbodorsal. Este movimiento recíproco de brazo y pierna contra- quizá tenga un efecto negativo sobre el rendimiento. Además, el
lateral genera un ciclo de estiramiento-acortamiento que nos per- aterrizaje en flexión plantar aumenta el riesgo de esguinces de tobi-
mite usar energía elástica, así como los principios de la pliometría llo y eso afecta a los ligamentos peroneoastragalino anterior y calca-
en carrera. Cuando los codos se abren al subir y se convierten en el neoperoneo. Por tanto, enseñamos a «alzar el pie hacia la espinilla»
punto predominante del movimiento de la extremidad superior, y a dejar que el atleta se centre en la rápida recuperación de la fle-
perdemos este patrón cruzado entre el hombro y la cadera contrala- xión dorsal del tobillo.

muntatge.indd 284 25/07/18 10:04


285
III.23 LA CARRERA EN EL DEPORTE 285

Separación de caderas (disociación lumbopélvica)


Toda acción genera una reacción igual y en dirección opuesta. Si
solo levantamos el pie del suelo unos centímetros, tendremos una
reacción mínima del suelo para la realización de este acto. Es por
ello que queremos suficiente separación de las caderas para aprove-
char de la manera más eficiente posible los principios de la física,
obteniendo el máximo rédito de nuestra inversión en la utilización
de las fuerzas de reacción contra el suelo. Pero tampoco queremos
tanta separación de las caderas como para que nuestra postura se vea
comprometida y perdamos la inclinación total del cuerpo, alterada
a la altura de la región lumbar, y suframos lumbalgia.

Velocidad absoluta
Durante la velocidad absoluta, el cuerpo alcanza su velocidad máxima
y su máxima eficiencia de deslizamiento por la pista. Esto ocurre
cuando llevamos esprintando alrededor de diez metros, dependiendo
de la fortaleza del atleta. Si este presenta una zona media muy pode-
rosa, tal vez sea capaz de mantener la mecánica de la aceleración hasta
quince metros. Si no es tan fuerte, tal vez alcance la mecánica de la
velocidad absoluta a los cinco metros. Para los fines de esta exposición,
diremos que la mecánica de la velocidad absoluta se sitúa a partir de
los diez metros de un esprín. Los principios de la separación de las
caderas, la flexión dorsal de los tobillos y la acción de los brazos son
los mismos durante la velocidad absoluta que durante la aceleración.
Las mayores diferencias durante la velocidad absoluta se centran en la FIGURA 23-2.  Postura de velocidad absoluta.
postura y en la acción de las piernas.

dad y una acción de reaceleración para seguir el movimiento hacia


delante. Una vez más, vemos un aumento de la tensión que sopor-
Postura erguida
tan los músculos isquiotibiales, porque el cuerpo se intenta adaptar
El cuerpo ya no está totalmente inclinado, sino en una postura a este ineficaz patrón de movimiento.
erguida (figura 23.2). Orejas, hombros, caderas y tobillos siguen ali-
neados, unos debajo de los otros, con la cabeza manteniéndose como
una extensión natural de la columna vertebral. Si el atleta no consigue Desaceleración
mantener esta postura erguida, el tronco estará ligeramente flexio-
nado y la cabeza sobresaldrá por delante. Esta postura adelantada de La desaceleración es un movimiento de transición con el que los
la cabeza aumenta la tensión que soportan las fibras superiores del atletas intentan controlar excéntricamente la inercia a fin de frenar
músculo trapecio y el cuello, generando tensión en la porción supe- o detener el cuerpo para que haya la posibilidad de reiniciar el
rior de la espalda y provocando cefaleas e incluso llegando a cambiar movimiento en una dirección diferente (véase el capítulo 9). En el
el patrón respiratorio. Cuando la cabeza esté en esta posición y el deporte, los atletas con frecuencia desaceleran para volver a acelerar
cuerpo no esté erguido, lo pasaremos mal para utilizar el diafragma, en la misma dirección o en otra diferente (haciendo un recorte a la
el suelo pélvico, los músculos abdominales y los intercostales para izquierda, a la derecha, hacia atrás o para dar un salto en el aire), o
respirar. Es entonces cuando los músculos accesorios de la respiración para interrumpir del todo el movimiento del cuerpo. El objetivo de
se vuelven hiperactivos, llega menos oxígeno a los pulmones y alcan- la desaceleración es controlar bien las fuerzas excéntricas para evitar
zamos más rápido de lo normal el umbral anaeróbico. Es difícil de lesiones y preparar el cuerpo para el siguiente patrón de movi-
mantener durante mucho tiempo como fuente primaria de energía y miento posible. No hay un patrón fijo que se use para desacelerar.
resulta agotador, causando de nuevo problemas de fatiga global. La desaceleración depende del siguiente patrón de movimiento que
se vaya a realizar. La desaceleración prepara el cuerpo para asumir
una postura óptima con la que iniciar el siguiente programa motor.
Por tanto, cuando se enseñe la desaceleración, hay que conocer el
Acción de las piernas
patrón que se enseñará a continuación. Esto influye en la posición
La acción de las piernas durante la velocidad absoluta es más cíclica del cuerpo, la postura y la altura del centro de gravedad de los atle-
y menos tipo pistón de un motor. Aunque parecida a la acción de tas. Debemos tener en cuenta la alineación postural del ciclo de
aceleración de las piernas, si la pierna se adelanta al resto del cuerpo, estiramiento-acortamiento (pliometría); la orientación del cuerpo
absorberá una fuerza excesiva en su impulso hacia delante debido a respecto al suelo; el contacto de los pies con el suelo, y la fuerza del
que estará frenando el cuerpo, provocando una pérdida de veloci- torso, la pelvis y las extremidades inferiores.

muntatge.indd 285 25/07/18 10:04


286
286 Manual de entrenamiento funcional

MOVIMIENTO MULTIDIRECCIONAL que las rodillas, y las rodillas más que las caderas. Recordemos que
esta base amplia no implica rotación interna del fémur sin control de
A menos que un atleta sea velocista o maratoniano, la mayoría de las caderas. La postura atlética de espera es una postura muy activa
las disciplinas atléticas requieren cierta combinación de aceleración con las caderas y el tronco activados, preparados para desplazar el
y movimiento multidireccional (véase el capítulo 9). En muy pocas cuerpo en cualquier dirección. Esto requiere un grado adecuado de
ocasiones los atletas esprintan hacia delante sin tener que cambiar flexión de cadera, flexión de rodillas y flexión dorsal de tobillos para
de dirección ni volver a acelerar. Entender el movimiento multidi- mantener la postura, junto con una correcta estabilidad y fuerza de
reccional ayuda al terapeuta a preparar al atleta para estos patrones cada segmento. De ahí que se requiera movilidad «aislada», estabili-
de movimiento. dad y fuerza en el tronco, caderas, rodillas y tobillos para adoptar esa
La clave general del movimiento atlético no solo radica en ser capa- postura, sobre la cual generar los movimientos que se desarrollarán a
ces de realizar movimientos lineales y multidireccionales, sino también continuación.
de ser capaces de iniciar una transición de cualquier patrón de movi-
miento a otro. Este apartado no se centra solo en saltar y aterrizar,
aunque estos patrones de movimiento sean importantes y requieran ser Desplazamiento lateral con pasos cortos (shuffle)
tenidos en cuenta. Como especialistas de la rehabilitación, necesitamos
descomponer e introducir patrones de movimiento individuales dife- Los atletas necesitan mantener la postura atlética de alerta mientras
rentes, para luego, progresiva y sistemáticamente, combinarlos en se desplazan hacia derecha o izquierda. Centrarse en la porción de
patrones más complejos para preparar la vuelta de los atletas al deporte, impulsión contra el suelo del movimiento usando la pierna externa
salvando el vacío entre rehabilitación y rendimiento. permite al atleta utilizar los grandes músculos glúteos para generar
potencia durante la extensión y rotación externa de cadera. Al usar
la pierna adelantada para impulsarse hacia delante, el atleta usa
músculos más pequeños y menos poderosos —los aductores de
Adoptar la postura atlética de espera cadera y los isquiotibiales—, lo cual crea una oportunidad potencial
La postura atlética de espera es la más fundamental para los movi- de lesionarse (pensemos en los pacientes con distensión crónica de
mientos multidireccionales (figura 23.3). Los atletas necesitan asumir ingle o de la porción «alta» de los isquiotibiales). Enfatizar en la fase
una postura con amplia base de sustentación para anticipar movi- de empuje de este patrón de movimiento mejora su eficacia y per-
mientos en cualquier dirección. Los pies deben estar más separados mite potencialmente una mayor producción de potencia.

Cambio de dirección
Este patrón de movimiento permite al atleta que se desplaza hacia la
izquierda con pasos cortos y arrastrando los pies cambiar de direc-
ción e iniciar el mismo patrón de pasos cortos hacia la derecha.
Aunque a nivel técnico consista en un sencillo cambio de desplaza-
miento del peso y en un cambio direccional, le puede resultar difícil
al atleta en proceso de rehabilitación de una lesión en la pierna, ya
que duda a la hora de cargar el peso y generar tensión en una extre-
midad inferior. La capacidad de cargar y generar impulso con ambas
piernas es obligatoria en cualquier disciplina deportiva.

Cruce de piernas (crossover)


La maniobra de cruce de piernas (figura 23.4) permite al atleta en
la posición atlética de espera desplazarse lateralmente en una direc-
ción, cruzar la pierna retrasada por delante de la adelantada y pasar
de una posición lateral a otra de aceleración. Este ejercicio sirve de
movimiento de transición entre un movimiento lateral y otro lineal,
y resulta difícil para el atleta en proceso de rehabilitación. Este
movimiento se debe introducir en los estadios finales de la rehabi-
litación, cuando se empiezan a combinar patrones de movimiento
lineales y multidireccionales ya establecidos.

Paso atrás (drop step)


Como el cruce de piernas, el paso atrás (figura 23.5) es un movi-
FIGURA 23-3.  Posición atlética de espera. miento de transición usado cuando un atleta mira en una dirección

muntatge.indd 286 25/07/18 10:04


293

24
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 293
CAPÍTULO
Charlie Weingroff

Peso muerto

Muchas opciones tradicionales de entrenamiento con pesas libres han esta opción podría ser cuestionable. El desafío radica en la urgencia de
resistido el paso del tiempo como entrenamiento resistido para la re- superar una escasa amplitud y ofrecer una flexibilidad compensatoria
habilitación y la mejora de la condición atlética. Aunque se halle con- relativa por mediación de la columna vertebral y los omoplatos.
suelo en que «lo viejo vuelve a ser nuevo» con estos levantamientos, Respecto a la pérdida de flexión vertebral en la prueba de flexión
muchos médicos y otros especialistas siguen sin incluir levantamien- de los segmentos corporales, la incapacidad de flexionar la columna
tos compuestos con pesas libres en su programas (1). El rechazo de tal vez cause una deficiente propiocepción, porque los mecanorre-
estas opciones de entrenamiento funcional tal vez se deba a la sencillez ceptores de la columna no se estimulan si la columna no es capaz
relativa del uso de un entorno apropiado o al requisito de cierto apren- de explorar esa amplitud de flexión. Ciertamente, esta exploración
dizaje de los levantamientos antes de ejecutarlos con progresión (2). no debe hacerse con regularidad, ni ser repetitiva ni hacerse bajo
Uno de esos levantamientos que se ajusta al caso es el peso muer- carga, aunque se debe poder completar con éxito antes de ejecutar
to (PM) o dead lift. El nombre del levantamiento suscita a menudo el patrón del peso muerto en carga (3, 4, 9-11).
preocupación o rechazo por la presencia de la palabra «muerto» en Las técnicas que se revisan en este capítulo son el ejercicio de
su nombre. Según la tradición, el término fue acuñado en fecha tan tocarse las puntas de los pies, el PM con pica, el PM convencional,
temprana como el año 200 a. C., cuando jóvenes romanos volvieron el PM sobre una pierna, el PM estilo sumo y el PM con barra hexa-
al campo de batalla a «alzar a los muertos» y depositarlos en carros gonal. El PM con barra hexagonal no se ejecuta con las tibias verti-
para devolverlos a la ciudad para que tuvieran un entierro decente. cales, pero como el tirón parte de una parada, será objeto de
Levantar la masa flácida de los cadáveres requiere un control ideal revisión. Las repeticiones se suelen realizar en forma de múltiples
del cuerpo, así como técnica y una fuerza límite (3-5). series de una repetición con recolocación de las manos en la barra
Quizá el PM sea una de las mejores opciones funcionales con las entre una y otra repetición.
que contamos, dadas sus metas de adaptación de largo alcance para El ejercicio de tocarse las puntas de los pies, tal como se describen
el cuerpo y las variaciones de levantamiento que satisfacen los deseos en la serie estándar de la evaluación selectiva del movimiento funcio-
de variedad y las variables poco corrientes del control del cuerpo y nal [www.functionalmovement.com] requiere (1) que las yemas de
el somatotipo. Algunas de las metas regionales del PM son la cadena los dedos toquen las puntas de los pies; (2) un desplazamiento poste-
posterior, la movilidad y estabilidad de las caderas, la estabilidad de rior del peso de las caderas; (3) el abombamiento de la columna
la cadena lumbar y la estabilidad escapular. Dependiendo del imple- lumbar; (4) ausencia de balanceo lateral, y (5) estereotipo de respira-
mento y de lo lejos del suelo que se produzca el envión, se obtiene ción apropiado al final del movimiento (figura 24.1). Se requiere
un poderoso efecto de entrenamiento para los que trabajan concu- buen juicio para determinar si la amplitud es excesiva o si la progre-
rrentemente las limitaciones físicas o un cuello y tronco más largos. sión está garantizada a pesar de no pasar esta prueba de movilidad.
El denominador común de todas las formas de PM es la tibia verti- Hay que evaluar la presencia de dolor o disfunción, y tratarlos de
cal. Las variaciones que no exploramos en este capítulo son el «bue- modo apropiado.
nos días», el swing de pesas rusas y la sentadilla al cajón del powerlif- El PM con pica es el primer paso para poner a prueba la columna
ting con dominio de las caderas. Ninguna de estas técnicas implica neutra durante la bisagra de cadera.
levantar un peso muerto del suelo, sino que se recurre a la verticali-
dad de la tibia como se describe en los siguientes ejercicios. Opta- 1. Hay que usar una tubería pequeña de cloruro de polivinilo o una
mos por los patrones de PM ya que la mayoría de los levantamientos barra o pica muy ligera y corta alineada con la columna, la cual
comprenden una fase excéntrica previa a la fase concéntrica. Aun- se mantiene en su sitio con un brazo flexionado y en rotación
que muchos ejercicios cuentan con una integridad «preprogramada» lateral, y con el otro brazo extendido y en rotación medial. La
con fase excéntrica previa a la concéntrica, la naturaleza del PM es mano que sostiene la pica debe amoldarse a las curvas lordóticas
potencialmente mejor para ejercer el tirón en una postura inmóvil. naturales de la columna cervical y lumbar (figuras 24.2A y B).
Superar la primera ley de Newton, según la cual un objeto en repo- 2. Hay que mantener un contacto constante de la pica con la por-
so tiende a mantenerse en reposo, nos recuerda que hay que estable- ción posterior del cráneo, con la columna torácica y con la
cer una excelente integridad estática antes de enfrentarse a la carga porción superior del sacro, echando las caderas atrás y mante-
de forma dinámica. niendo una flexión de 20° de las rodillas (figura 24.2C).
Por definición, somos capaces de realizar un PM con restricciones 3. Esta técnica también se puede realizar con una sola pierna. La
bastante dominantes en la movilidad del tronco y las caderas (8). El bisagra de la extremidad inferior debe guardar correlación con
rango de movimiento del levantamiento no puede ser muy amplio, pero la extremidad superior del mismo lado en extensión y rotación
el movimiento se puede ejecutar técnicamente. Sin duda, la eficacia de medial (figura 24.2D).

293

muntatge.indd 293 25/07/18 10:04


294
294 Manual de entrenamiento funcional

respiración durante todo el bloqueo. La barra está en el suelo


o elevada como se describe más adelante, al sacar la barra desde
el soporte
3. Con el cuello flexionado (retrasado) si es necesario y empu-
ñando la barra con la mayor fuerza posible, la trayectoria de la
haltera comienza subiendo por las espinillas, echándose atrás
con la bisagra de caderas.
4. Mientras la barra asciende, la tibia queda vertical y el tirón
prosigue con la fuerza de empuje contra el suelo.
5. Ni los pies ni las rodillas se deben hundir en valgo. No hay que
encogerse de hombros. No se deben flexionar los segmentos
lumbar y torácico de la columna.
6. El PM alto o sacando la barra desde el soporte debe comenzar
con la tibia vertical.
FIGURA 24-1.  Tocarse las puntas de los pies en el plano sagital.
Me planteo también las opciones en las que se toca la pared para
El peso muerto (PM) convencional se suele realizar con una barra, favorecer el patrón de bisagra de caderas. Se trata de acciones sin
como se muestra (12) en las figuras 24.3A-D. carga o con cargas reactivas para proporcionar la correcta propio-
cepción con que lograr una bisagra eficaz de caderas. Trato de
1. La preparación comienza con los pies separados como para dar obviar el contacto con el suelo de los dedos del pie y el PM con
un salto vertical máximo, con la barra en el aire justo encima pica, o usar los patrones de reacción para trazar el patrón de la
del mesopié. bisagra de caderas si el contacto de los pies con el suelo fue eficaz
2. Se asume una sentadilla para asir la barra con una empuñadura pero no lo fue la estabilidad de la bisagra de caderas (3-5, 13).
un poco más separada que la anchura de los hombros. Las La elongación de los isquiotibiales es un subproducto de la bisa-
espinillas se angulan al tocar la barra. Se realiza una respiración gra de caderas o de cualquier PM bien ejecutado. Aconsejo cautela
diafragmática profunda antes del levantamiento y se aguanta la en el uso intensivo de la inclinación anterior para no fomentar el

A B

C D

FIGURA 24-2.  Peso muerto con pica. (A) Preparación, vista posterior. (B) Inicio, plano sagital. (C) Final a dos piernas, plano sagital. (D) Final a una pierna,
plano sagital.

muntatge.indd 294 25/07/18 10:04


295
III.24 PESO MUERTO 295

A B

C D

FIGURA 24-3.  Peso muerto alto o desde un soporte. (A) Preparación que muestra el espacio entre la barra y las espinillas. (B) Preparación desde el
suelo. (C) Tirón hasta la tibia vertical. (D) Bloqueo.

cierre de los segmentos vertebrales L5-S1. Por lo demás, ambas 1. Se practica la bisagra de caderas con una sola pierna para asumir
opciones son válidas. Me gusta especialmente la ejecución con el la carga. Esta se dispone para permitir 20° de flexión de rodilla.
trasero en alto, dado que es el patrón natural de neurodesarrollo de Se agarra la barra con toda la fuerza posible para cuadrar los
las sentadillas y el levantamiento del peso muerto (4, 5, 14, 15). hombros.
El PM tipo sumo también se suele realizar con barra (12, 16).

1. La preparación es con los pies considerablemente más separa-


dos que la anchura de los hombros y con los pies apuntando
hacia fuera. La barra se apoya contra las espinillas durante la
preparación. No media espacio entre la barra y las espinillas
(figura 24.4).
2. La trayectoria de la barra se inicia con el tirón contra las pan-
torrillas y el empuje posterior.
3. Cuando la barra se eleva del suelo, se ejerce presión de empuje
con los talones para completar la vuelta de la bisagra de caderas.

El PM con una sola pierna se puede realizar con una barra, con una
carga individual en cada mano, o con una carga individual en una
sola mano. No es habitual que alguien sea capaz de levantar una carga
del suelo con esta técnica con una sola pierna. El PM con una sola
pierna extendiendo el cuerpo con una pelota es otro ejercicio de reac-
ción para establecer el patrón de movimiento (figuras 24.5A y B). FIGURA 24-4.  Peso muerto tipo sumo.

muntatge.indd 295 25/07/18 10:04


296
296 Manual de entrenamiento funcional

A B

FIGURA 24-5.  (A-B) Peso muerto con pesa rusa y una sola pierna.

2. Dylla J y Forrest JL. Fit to sit—strategies to maximize function


and minimize occupational pain. J Mich Dent Assoc 2008;90(5):
38-45.
3. McGill SM y Karpowicz A. Exercises for spine stabilization: motion/
motor patterns, stability progressions, and clinical technique. Arch
Phys Med Rehabil 2009;90(1):118-126.
4. McGill SM. Low back stability: from formal description to issues
for performance and rehabilitation. Exerc Sport Sci Rev 2001;
29(1):26-31.
5. McGill SM. Distribution of tissue loads in the low back during a
variety of daily and rehabilitation tasks. J Rehabil Res Dev 1997;
34(4):448-458.
6. Kibler WB. Closed kinetic chain rehabilitation for sports injuries.
Phys Med Rehabil Clin N Am 2000;11(2):369-384.
7. Kibler WB y Livingston B. Closed-chain rehabilitation for upper
and lower extremities. J Am Acad Orthop Surg 2001;9(6):412-421.
FIGURA 24-6.  Peso muerto con barra hexagonal. 8. Scannell JP y McGill SM. Lumbar posture—should it, and can it,
be modified? A study of passive tissue stiffness and lumbar posi-
tion during activities of daily living. Phys Ther 2003;83(10):907-
2. Se ejerce presión con el talón y la cabeza del primer dedo del 917.
pie para volver a la postura erguida. 9. Wallden M. The neutral spine principle. J Bodywork Movement
3. Se devuelve la carga a la posición inicial usando el patrón de Ther 2009;13(4):350-361.
bisagra de caderas con una sola pierna. 10. Keller TS, Colloca CJ, Harrison DE, Harrison DD y Janik TJ.
Influence of spine morphology on intervertebral disc loads and
El PM con barra hexagonal se realiza con la tibia vertical o angu- stresses in asymptomatic adults: implications for the ideal spine.
lada, pero habitualmente es más natural la práctica con la tibia Spine J 2005;5(3):297-309.
angulada. Esto se adapta más a la definición de una sentadilla que 11. Kavcic N, Grenier S y McGill SM. Determining the stabilizing
a la de un PM. role of individual torso muscles during rehabilitation exercises.
Spine 2004;29(11):1254-1265.
1. La preparación comienza con los pies separados —como para 12. Escamilla RF, Francisco AC, Kayes AV, Speer KP y Moorman CT.
dar el mayor salto vertical posible—, centrados en el interior An electromyographic analysis of sumo and conventional style dead-
de la barra. lifts. Med Sci Sports Exerc 2002;34(4):682-688.
2. Se agarra la barra con la mayor fuerza posible para cuadrar los 13. Smith J. Moving beyond the neutral spine: stabilizing the dancer
hombros (figura 24.6). with lumbar extension dysfunction. J Dance Med Sci 2009;
3. Se echa el cuello atrás y se empuja con los talones y el dedo 13(3):73-82.
gordo del pie como haríamos para dar un salto y ejercemos el 14. Bliss LS y Teeple P. Core stability: the centerpiece of any training
tirón sobre la barra hasta la posición de bloqueo. program. Curr Sports Med Rep 2005;4(3):179-183.
15. Cholewicki J, Panjabi MM y Khachatryan A. Stabilizing function
of trunk flexor-extensor muscles around a neutral spine posture.
BIBLIOGRAFÍA Spine 1997;22(19):2207-2212.
16. Escamilla RF, Francisco AC, Fleisig GS, et al. A threedimensional
1. McGill SM. Low back exercises: evidence for improving exercise biomechanical analysis of sumo and conventional style deadlifts.
regimens. Phys Ther 1998;78(7):754-765. Med Sci Sports Exerc 2000;32(7):1265-1275.

muntatge.indd 296 25/07/18 10:04


297

25
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 297
CAPÍTULO
Eric Cressey

Entrenamiento en el béisbol
fuera de temporada

Una preparación adecuada para la práctica del béisbol a nivel uni- • M


 ovimiento total del hombro dominante: 180°.
versitario y profesional exige que los especialistas de la fuerza y el • R
 otación externa del hombro no dominante: 115°.
acondicionamiento físico, así como los entrenadores, tengan en • R
 otación interna del hombro no dominante: 65°.
cuenta varias cualidades diferentes de la biomecánica del deporte. • M
 ovimiento total del hombro no dominante: 180°.
No obstante, las consideraciones importantes no se acaban aquí;
también hay que reparar en la naturaleza estructural de la tempo- Aunque hay un déficit de rotación interna de 15°, la movilidad
rada competitiva; en las exigencias que el béisbol impone a los sis- total es simétrica, lo cual revela que las diferencias probablemente
temas de energía, y en las diferencias individuales entre lanzadores se deban a adaptaciones óseas (retroversión) adquiridas antes de la
y receptores y entre las distintas posiciones en el terreno de juego. madurez esquelética. Es probable que esta asimetría sea completa-
Algo que menciono a todos mis jugadores de béisbol es la impor- mente normal y aceptable. Sin embargo, cuando esta movilidad total
tancia de ser conscientes de que lanzar una pelota de béisbol apenas es asimétrica, hay que reparar en los déficits de flexibilidad de los
se debe considerar un acto natural. De hecho, las velocidades a las tejidos blandos, sobre todo de la porción posterior del manguito de
que uno se enfrenta durante los lanzamientos por encima de la los rotadores.
cabeza del béisbol son las más rápidas de cualquier deporte. A modo de anécdota, las mismas respuestas mencionadas antes
Durante la aceleración, el húmero gira internamente a velocidades respecto a las cargas excéntricas se pueden observar en las mediciones
superiores a 7.000°/s (1), mientras que el codo se debe extender de la flexibilidad de las extremidades inferiores de los lanzadores;
más de 2.300°/s (2). Este acto de aceleración impone tensiones hemos documentado pérdidas importantes en la flexión genicular y en
tremendas a las estructuras óseas, musculotendinosas, ligamentarias la rotación coxal interna de la pierna adelantada en casi todos los
y del rodete glenoideo presentes en el codo y la cintura escapular. lanzadores a los que hemos examinado y que no habían participado
Estas tensiones se multiplican cuando los lanzamientos se realizan en programas adecuados de flexibilidad. Además, los estudios han
desde la base en comparación con los lanzamientos en terreno llano. demostrado que el 49% de los atletas a quienes se diagnosticaron
Igualmente importantes son las adaptaciones crónicas que ocu- lesiones anteroposteriores del rodete superior mediante artroscopia
rren como respuesta a la carga excéntrica impuesta durante la des- presentaban un déficit en la fuerza de abducción o de la movilidad de
aceleración de este movimiento. El estudio de Reinold demostró la cadera contralateral (6). Es importante reconocer en que estos mis-
que los lanzadores pierden rotación interna del hombro y extensión mos déficits tal vez también se observen en lanzadores sanos y podría
del codo en el curso de una temporada competitiva, pero esta pér- ser un hallazgo poco significativo, por lo que se precisan nuevos estu-
dida se puede prevenir con estiramientos apropiados (3). Estudios dios, pero entretanto podemos dedicarnos a tratar estos problemas.
previos han mostrado que un déficit superior a 20° en la rotación Muchos lanzadores adquieren un hombro con dominancia infe-
interna glenohumeral aumenta en gran medida el riesgo de sufrir rior, junto con el acortamiento del músculo pectoral menor y
dolor de hombro (4), y también lo hemos considerado un defecto debilidad de los músculos —en especial, las fibras inferiores del
fundamental de muchos atletas que refieren dolor de codo. trapecio y del serrato anterior— que son responsables de la rotación
Dicho esto, a la luz de la investigación de Wilk (5), nuestro enfo- ascendente de la escápula. Los ejercicios de flexibilidad y entrena-
que se suele centrar en normalizar la movilidad total, que debe ser miento de la fuerza deben asumir este problema, aunque quizás la
la misma en el lado dominante y el contralateral, incluso si el arco presencia de sutiles asimetrías (una vez más) sea completamente
específico de movilidad de cada uno no es el mismo. Los atletas que normal (7).
realizan lanzamientos por encima de la cabeza tal vez presenten una Las exigencias del golpeo de la pelota con el bate, aunque no tan
rotación externa acusadamente mayor y menos rotación interna en extremas como las de los lanzamientos, ciertamente se deben tener
el hombro dominante comparado con el hombro no dominante, en cuenta en un buen plan de entrenamiento. Durante el golpeo, la
aunque si la movilidad total es la misma en ambos lados, esta asi- posición rotatoria de la pierna adelantada cambia sustancialmente
metría quizá sea normal. Un ejemplo de esto tal vez sea (medido desde el despegue del pie hasta el contacto con la pelota. Después
con el atleta en decúbito supino, con 90° de abducción y la escápula de golpear con una máxima rotación externa de 28° durante el
estabilizada): «recogimiento» del pie en el aire, las caderas experimentan cierta
rotación interna algo violenta mientras la pierna adelantada adquiere
• R
 otación interna del hombro dominante: 50°. rigidez para actuar de «bloqueo» sobre el cual se aplican velocidades
• R
 otación externa del hombro dominante: 130°. de rotación espectaculares. En el caso de los bateadores profesiona-

297

muntatge.indd 297 25/07/18 10:04


298
298 Manual de entrenamiento funcional

les, esta velocidad promedió 714°/s en las caderas —y se acompañó en más de doscientos partidos entre febrero y principios de noviem-
de una longitud de zancada media de 85 cm— o grosso modo el bre. A nivel universitario, esta cifra quizá supere los ciento veinte
380% de la anchura de las caderas. En otras palabras, el golpeo partidos si sumamos los de entrenamiento de otoño, la temporada
requiere una cantidad tremenda de movilidad y potencia de ambas competitiva en primavera y luego el calendario de verano. Algunos
caderas. Para aumentar la complejidad del proceso, los bateadores atletas de instituto se aproximan a los cien partidos al año y, por si
afrontan velocidades máximas de rotación del hombro y segmentos fuera poco, están también los campamentos y los partidos de exhibi-
del brazo de 937°/s y 1.160°/s, respectivamente. ¡Todo esto ocurre ción. De hecho, la participación en partidos de exhibición se asocia
en cuestión de solo 0,57 segundos (8)! con un aumento de la incidencia de lesiones de brazo en jugadores de
Un estudio previo de Shaffer ha demostrado que, durante el movi- béisbol adolescentes (9), lo cual tal vez se deba a que muchas de estas
miento de golpeo, la electromiografía (EMG) de los músculos erecto- exhibiciones coinciden con momentos poco apropiados del calenda-
res de la columna y oblicuos del abdomen no es significativamente rio (otoño/invierno).
distinta entre uno y otro lado (9). Es decir, estos músculos actúan de Con toda esta participación en tiempo de juego durante los par-
estabilizadores isométricos de la columna para transferir fuerza con tidos, uno se da cuenta de que el período fuera de temporada es
eficacia del hemicuerpo inferior a la extremidad superior y luego al corto y que no podemos pasar por alto que los partidos se juegan
bate; se desea mover las caderas y la columna torácica, no la columna casi a diario al máximo nivel. Como resultado, puede resultar difícil
lumbar, o se corre un mayor riesgo de sufrir lumbalgia. Esta estrategia mejorar/mantener la fuerza, potencia, flexibilidad, calidad de los
de reclutamiento se debe tener en cuenta en todo programa eficaz de tejidos, inmunidad, función endocrina y composición del cuerpo
estabilidad de la zona media del cuerpo; los ejercicios se deben centrar durante una gran parte del año. En consecuencia, el período fuera
en generar estabilidad lumbar mediante acciones isométricas y excén- de temporada es absolutamente crucial para quienes quieran mejo-
tricas de los músculos, y no en generar movimiento (abdominales rar el rendimiento y conservar la salud.
cortos, abdominales tradicionales y, ejercicios de rotación lumbar). La naturaleza del juego en sí también supone un peligro de sufrir
Si bien los lanzamientos y el golpeo del bate son acciones distintas, lesiones. En pocas ocasiones los jugadores tienen que correr más de
sí que comparten algo en común: En ambos movimientos, el seg- 30 a 60 metros seguidos, y los lanzamientos y bateos se sitúan en el
mento coxal inicia el movimiento en contra de las agujas del reloj extremo izquierdo del continuo aeróbico-anaeróbico. Si bien esto
(hacia delante) antes que el segmento del hombro (que todavía está simplifica mucho cualquier consideración sobre los sistemas de
en la fase de armado). Esto crea el «latigazo» que aumenta la potencia energía (entrenamiento con series cortas de actividad explosiva y no
muscular a través del ciclo de estiramiento-acortamiento, y exige una con ejercicio aeróbico), la naturaleza a base de interrupciones de
precisa integración de los músculos desde los pies hasta las manos. A este deporte aumenta la posibilidad de sufrir lesiones agudas (p. ej.,
lo largo de esta cadena cinética, hemos descubierto que las considera- distensiones de isquiotibiales y de flexores y aductores de cadera).
ciones más cruciales son: Mantener a la par una flexibilidad adecuada y los patrones de reclu-
tamiento muscular, sin «enfriarse» durante los partidos, mantiene
• M
 ovilidad del tobillo (en especial, la movilidad en flexión sanos a los atletas.
dorsal). Se podría escribir todo un libro sobre la distinta forma de entre-
• L
 a movilidad de las caderas (en especial, la rotación y exten- nar a lanzadores, jugadores de posición y receptores. No obstante,
sión internas). en aras de la brevedad, es más seguro afirmar que la forma en que
• L
 a estabilidad de la zona media (tanto en autoextensión como hay que abordar su entrenamiento es en gran medida similar. Al
en autorrotación). tiempo que subrayo los ejercicios contraindicados para los jugado-
• L
 a movilidad de la columna torácica (en especial en extensión res de béisbol, los principales cambios que introduzco, depen-
y rotación). diendo de la posición en el campo, son los siguientes:
• L
 a estabilidad escapular (en particular de las fibras inferiores
del trapecio y el serrato anterior). • M
 ás interés en ejercicios para el cuidado de los brazos en el
• L
 a movilidad glenohumeral (movilidad total simétrica) y la caso de lanzadores y receptores (esto es muy importante inde-
estabilidad dinámica (la función adecuada del manguito de los pendientemente de la posición del jugador).
rotadores). • A
 usencia o pocas sentadillas en el entrenamiento de los recep-
• L
 a fuerza/potencia del miembro inferior (en especial de los mús- tores.
culos extensores de la cadera y la rodilla). • P
 oco volumen de entrenamiento del hemicuerpo superior y
ejercicios con balón medicinal para los lanzadores en aquellos
Cuando uno de estos factores es insuficiente, el resto se ve afec- momentos del año en que ejecuten lanzamientos desde la base.
tado negativamente. Por ejemplo, la falta de movilidad coxal puede
provocar que se genere excesiva rotación de la columna lumbar o de Por desgracia, y basándonos en los informes sobre la tasa de lesio-
la rodilla. Una mala movilidad de la columna torácica influye nega- nes de los jugadores de todos los niveles, el statu quo desde el punto
tivamente en la estabilidad escapular, por lo que un lanzador de de vista de la prevención de lesiones es totalmente inadecuado. Las
béisbol tal vez sacrifique la movilidad glenohumeral para mover el lesiones de codo y de hombro, en especial entre los lanzadores jóve-
segmento menos rígido: La escápula. nes, han aumentado exponencialmente en la última década (10).
Biomecánica y asimetrías aparte, también se debe tener en cuenta Por ejemplo, una revisión de 2003 documentó que más del 57% de
la naturaleza de la temporada competitiva de béisbol. A nivel profe- los lanzadores sufrían alguna lesión de hombro durante la tempo-
sional, considerando el entrenamiento en primavera, la temporada rada de juego (11), y eso sin tener en cuenta problemas en otras
regular y la postemporada, los jugadores de béisbol tal vez participen articulaciones.

muntatge.indd 298 25/07/18 10:04


299
III.25 ENTRENAMIENTO EN EL BÉISBOL FUERA DE TEMPORADA 299

EVALUACIÓN PREVIA PARA TODOS LOS lanzan; este déficit tal vez sea normal y se tenga que tener en
cuenta respecto a la movilidad total para determinar la forma
JUGADORES DE BÉISBOL correcta de proceder.
Teniendo estas lesiones en mente, empecemos partiendo del statu
quo y echemos un vistazo a unas pocas evaluaciones previas que
aplico a mis jugadores de béisbol. La lista es todo menos exhaustiva, Flexión del hombro en decúbito supino
pero es un buen comienzo. Además de la evaluación previa de la Las caderas y las rodillas se deben flexionar con la región lumbar de
flexibilidad, también evalúo el salto vertical y saco fotografías de la espalda apoyada en la camilla (figura 25.2). Para que una prueba
frente, de perfil y de espalda para examinar la postura y composi- sea aceptable, los brazos deben descansar sobre la mesa.
ción corporal de cada uno mis jugadores de béisbol.

Rotación de las caderas: Interna y externa (90°)


Movilidad del hombro: Interna, externa y total
Al evaluar la rotación de las caderas, es importante no dejar que se
Al evaluar la movilidad glenohumeral, es importante estabilizar la eleve la pelvis (figura 25.3). El objetivo de ambas pruebas es docu-
escápula (sobre todo durante la medición de la rotación interna) mentar más de 40° de rotación.
(figura 25.1). El húmero se puede elevar ligeramente hasta el
plano escapular, y el examinador debe estar seguro de no ejercer
presión descendente sobre la cabeza del húmero. Nuestro objetivo
es la movilidad total simétrica (rotación interna + rotación externa = Flexión de brazos
movilidad total). La mayoría de los jugadores de béisbol presentan La flexión de brazos es una prueba básica de la condición física del
un déficit de rotación interna en el hombro del brazo con el que hemicuerpo superior y con ella se monitoriza el progreso del entre-
namiento de la fuerza y la condición física (figura 25.4).

Sentadilla con los brazos por encima de la cabeza


Esta prueba se debe practicar sin zapatos (figura 25.5). La sentadilla
con los brazos por encima de la cabeza evalúa con rapidez gran
variedad de deficiencias: Movilidad de la columna torácica, movili-
dad de las extremidades superiores, estabilidad de la zona media,
movilidad de las caderas y movilidad de los tobillos.

Tijeras caminando con los brazos por encima de


la cabeza
El ejercicio de las tijeras caminando con los brazos por encima de la
A cabeza evalúa muchos de los mismos problemas que la sentadilla

FIGURA 25-1.  Movilidad del hombro: Interna (A) y externa (B). FIGURA 25-2.  Flexión del hombro en decúbito supino.

muntatge.indd 299 25/07/18 10:04


300
300 Manual de entrenamiento funcional

A B

FIGURA 25-3.  (A-B) Rotación de las caderas: Interna y externa (90°).

con los brazos por encima de la cabeza, pero también proporciona


información sobre lo bien que el atleta se estabiliza sobre una sola
pierna (figura 25.6). Prestamos mucha atención no solo al perfec-
cionamiento del equilibrio, sino también a la longitud de zancada
y a la función de las extremidades superiores.

EJERCICIOS PARA CATEGORÍAS CLAVE


DE ENTRENAMIENTO
Teniendo en cuenta estas pruebas de evaluación, echemos un vistazo a
unos ejercicios rápidos en cada una de las categorías clave de entrena-
miento de las que ya hablé con anterioridad. En aras de la brevedad, el
interés de estas páginas se centra sobre todo en la flexibilidad estática y
dinámica, en el entrenamiento con balón medicinal y en el entrena-
miento de fuerza, aunque nunca se deba pasar por alto el entrenamiento
de los movimientos lineales y laterales como preparación del jugador de
FIGURA 25-4.  Flexión de brazos. béisbol para la temporada competitiva.

FIGURA 25-5.  Sentadilla con los brazos por encima de la cabeza. FIGURA 25-6.  Tijeras caminando con los brazos por encima de la cabeza.

muntatge.indd 300 25/07/18 10:04


309

26
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 309
CAPÍTULO
Brijesh Patel y Arthur D. Horne

Entrenamiento en el baloncesto
fuera de temporada

El baloncesto es uno de los deportes más populares del mundo y se los movimientos y un 15% del tiempo real de juego, cuando se
puede practicar casi todo el año con solo un aro y una pelota. Cual- tienen en cuenta juntos los saltos y los pasos entrecortados. Además,
quier atleta interesado puede ejercitar habilidades específicas de ba- en este estudio se registraron movimientos caracterizados por su
loncesto con la frecuencia que desee. Aunque tal vez no sea el mejor gran intensidad cada 21 segundos de juego. Los períodos en pie y
método para mejorar la preparación general de los partidos, este caminando supusieron un 29,6% del tiempo de juego (1).
esfuerzo es al que suele ceñirse la mayoría de los entrenadores de Los resultados de este famoso estudio sugieren que los movimien-
baloncesto y lo propio de la cultura baloncestística. Para tal fin, los tos durante un partido de baloncesto se ejecutan a una intensidad
jugadores de baloncesto prefieren jugar y muestran poco interés por que es principalmente de naturaleza aeróbica, lo cual contrasta con
la preparación física requerida para mejorar de verdad las habilida- otros informes que sugieren que el éxito en el baloncesto depende
des. Por el contrario, los jugadores de fútbol americano y de hockey del rendimiento anaeróbico (2). Estos resultados contradictorios
sobre hielo suelen disfrutar de la preparación física para mejorar su probablemente guarden relación con los distintos estilos de juego
rendimiento. El hecho de que el baloncesto se pueda jugar todo el entre diferentes niveles de baloncesto tal y como se mencionó pre-
año dificulta que muchos dediquen el tiempo necesario para mejo- viamente. La monitorización de la frecuencia cardíaca durante el
rar la fuerza y otras cualidades físicas. Con tal increíble énfasis depo- juego real y otras actividades es excelente para determinar las inten-
sitado en el desarrollo de habilidades por parte de los entrenadores, sidades a las que trabajan los atletas. Como se dijo en el estudio
los atletas cuentan con un tiempo y medios limitados. Por tanto, los previo, el 75% del juego real se desarrolló con una frecuencia car-
entrenadores de la fuerza en el baloncesto se enfrentan a una tarea díaca que fue el 85% de la frecuencia cardíaca máxima del atleta,
engorrosa para diseñar un programa integral. mientras que el otro 15% se jugó superando el 95% de la frecuencia
cardíaca máxima (1). El lactato y los iones de hidrógeno son pro-
ductos de desecho del metabolismo anaeróbico y, por tanto, afectan
EXIGENCIAS DEL DEPORTE los niveles de pH a través de la acidosis metabólica, lo cual altera las
contracciones musculares.
El baloncesto demanda diversas habilidades y capacidades físicas En las concentraciones de lactato durante los partidos de balon-
como correr, saltar, trotar, caminar, saltar a una pierna, desplazarse cesto es probable que influya la intensidad a la que se juega, y varía
con pasos entrecortados, cruzar las piernas, correr hacia atrás, saltar considerablemente de un partido a otro. Existen correlaciones sig-
a la comba, hacer rebotes y mantener el equilibrio en los tres planos nificativas entre la concentración de lactato y el tiempo invertido en
de movimiento. Todos los jugadores en la pista practican movi- la actividad de alta intensidad y el porcentaje medio de la frecuencia
mientos similares (p. ej., rebotear, defender con los brazos en alto, tirar cardíaca máxima (1). Parece que el componente aeróbico del rendi-
a canasta y bloquear rebotes) durante las transiciones de defensa a miento de baloncesto es más importante en los procesos de recupe-
ataque. Estos movimientos se producen con distintas intensidades, ración (p. ej., el aclaramiento de lactato, y el retorno a la frecuencia
longitudes y distancias en el curso de cualquier partido. cardíaca normal) que en la obtención de un beneficio directo para
El baloncesto es un deporte que se juega con intermitencia (juego el rendimiento (2). Lo interesante es que se ha documentado que
continuo con breves interrupciones del juego) con una intensidad una capacidad aeróbica elevada mantiene una relación negativa con
basada habitualmente en las preferencias del entrenador (ritmo el tiempo de juego de los jugadores de baloncesto universitario
vivo, presionante frente a deliberadamente lento hasta media pista). varones (3), lo cual significa que los que presentan un consumo
En un estudio sobre este deporte de la Liga Nacional Australiana, máximo de oxígeno (nVO2 máx) más elevado también tienden a
se registraron cerca de 1.000 cambios de movimiento durante un poseer menos potencia y ser más lentos. En contraste, la capacidad
partido de 48 minutos (1). Esto equivalió a un cambio de movi- aeróbica máxima de las jugadoras de baloncesto discrimina clara-
miento cada dos segundos. Lo interesante es que los movimientos mente a las jugadoras de mayor y menor habilidad (4).
con pasos entrecortados supusieron el 34,6% de los patrones de No obstante, el éxito en la pista parece depender más de la poten-
actividad de los partidos, mientras que las carreras a intensidades cia y la resistencia anaeróbicas de los atletas (2). Aunque solo el
entre un trote y un esprín sumaron un 31,2% de todos los movi- 15% del tiempo de juego en los partidos de baloncesto se haya
mientos (1). Muchos creen que los saltos son una parte importante descrito como de gran intensidad (1), está claro que estas acciones
del baloncesto; sin embargo, solo comprenden un 4,6% de todos pesan más en el resultado de la competición. El rápido cambio de

309

muntatge.indd 309 25/07/18 10:04


310
310 Manual de entrenamiento funcional

dirección y la potencia explosiva necesaria para desmarcarse y tener


un tiro claro, para defender a un contrario, saltar por un rebote o la
velocidad necesaria para capturar una pelota suelta son todos ejem-
plos de actividades que se incluyen en esta categoría y que también
han demostrado ser poderosos elementos predictivos del tiempo de
juego de los jugadores varones de baloncesto universitario (3).

EVALUACIÓN INICIAL DEL BALONCESTO


Y LESIONES
El baloncesto, como muchos deportes, está profundamente arrai-
gado en la «tradición» y en la mentalidad de «así es como siempre
hemos hecho las cosas». Esto es evidente en casi todas las áreas de
la fuerza y el acondicionamiento físico y de la medicina del deporte
a nivel universitario y profesional respecto a los jugadores de balon-
cesto durante las pruebas de evaluación de lesiones y para su preven-
ción, y también durante las pruebas de rendimiento. Por desgracia,
como es el caso de muchos otros deportes, las pruebas de evaluación
y rendimiento no suelen reflejar las exigencias reales del deporte
como se subrayó antes ni contribuyen ni predicen las mediciones
del rendimiento sobre la cancha (p. ej., puntos anotados, rebotes).
Por ejemplo, durante muchos años la elección de jugadores para
la Liga Nacional de Hockey ha sido objeto de escrutinio mediante
una serie de pruebas a los novatos que han mostrado poca o nin-
guna correlación con las mediciones reales del rendimiento sobre el
hielo (p. ej., goles anotados, minutos jugados) (5). Más reciente-
mente, los responsables de la elección de jugadores de la Asociación FIGURA 26-1  Flexión de los segmentos corporales.
Nacional de Baloncesto (NBA) se han planteado cambiar o añadir
pruebas adicionales con la esperanza de atajar este problema. Las
pruebas en pista que actualmente se utilizan en el combine de la
NBA —el tiempo de esprín en tres cuartos de pista (parecido al
esprín de 40 metros en el fútbol americano), la prueba de agilidad
en el pasillo de dobles (instituida solo por las dimensiones tan claras
y pintadas en todas las pistas de tenis), junto con la prueba de salto
vertical— demuestran poca, o ninguna, correlación con el éxito real
en la pista.

LA NECESIDAD DE UNA EVALUACIÓN INICIAL


¿Por qué una evaluación inicial? Siendo todo lo demás igual, el
atleta con el número más bajo de lesiones durante su carrera depor-
tiva —instituto, universidad y a nivel profesional— debe ser capaz
de avanzar significativamente en virtud simplemente de tener más
oportunidades en los entrenamientos y en los partidos. Por tanto,
un proceso de evaluación capaz de identificar los factores causantes
de lesión, además de un programa integral de fuerza que no solo
resuelva estos problemas sino que mejore el rendimiento en la pista,
es vital cuando el jugador de baloncesto espera jugar y competir a
nivel de élite.
Durante la evaluación, patrones de movimientos como la senta-
dilla con los brazos por encima de la cabeza, la flexión de los seg-
mentos corporales (tocarse las puntas de los pies) (figura 26.1) y la
extensión de los segmentos corporales (extensión posterior del
cuerpo) (figura 26.2) brindan al médico o al entrenador de la fuerza
oportunidades para evaluar limitaciones en los movimientos de FIGURA 26-2.  Extensión de los segmentos corporales.

muntatge.indd 310 25/07/18 10:04


311
III.26 ENTRENAMIENTO EN EL BALONCESTO FUERA DE TEMPORADA 311

todo el cuerpo que tal vez limiten el rendimiento o puedan poten- zona media en relación con el lado opuesto y también en compara-
cialmente causar dolor o discapacidad. ción con la fuerza/resistencia de los extensores de la espalda, que se
Una vez identificados los principales defectos, sin duda estas limi- puede medir y registrar con la prueba de Biering-Sorensen. Los tiem-
taciones deben someterse a seguimiento por parte de un médico pos registrados en la plancha lateral no pueden diferir entre sí ±5% y
experto mediante una evaluación o tratamiento más específicos de medir el 75% de la fuerza de los músculos extensores de la espalda
las articulaciones o tejidos. Como los jugadores de baloncesto se para garantizar la adecuada simetría y protección frente a futuras
sitúan repetidamente en las posiciones antes mencionadas durante lesiones (11, 12). En el hockey, los estudios de investigación muestran
los partidos, como al asumir una posición ventajosa en el poste o que mantener la postura del puente lateral más de 70 segundos reduce
mientras se defiende al portador del balón, nos corresponde dotar a el riesgo de lesiones en la pared abdominal (12). Relaciones inapro-
los jugadores de la movilidad y la estabilidad requeridas para hacer piadas entre los tiempos obtenidos en la plancha lateral derecha e
eficazmente estos movimientos. izquierda y en los tiempos en el ejercicio de extensión de espalda
Como los esguinces de tobillo ocupan el primer lugar entre las revelan una insuficiente simetría general de la función del tronco y
lesiones más habituales en los partidos y los entrenamientos (6), deben despertar la alarma respecto a las lesiones y el rendimiento, por
tiene sentido evaluar las limitaciones de esta articulación específica, lo que se deben retomar de nuevo para su evaluación y tratamiento
sobre todo la discrepancia en la movilidad y fuerza de los tobillos (12). La incapacidad de mantener el tronco erguido de forma contro-
derecho e izquierdo. También es de máxima importancia evaluar el lada (fuerza de los músculos extensores) degenera en una postura
modo en que el tobillo y sus limitaciones contribuyen a tener efec- defensiva deficiente que disminuye el rendimiento. El rendimiento en
tos más globales, como molestias y dolores por toda la cadena los saltos también mejora con un tronco más rígido.
cinética, como dolor anterior en la rodilla y lumbalgia. Al evaluar el Las mediciones del rendimiento se deben tener en cuenta para
patrón antes mencionado de la sentadilla con los brazos por encima desarrollar un programa adecuado de desarrollo atlético. Pruebas de
de la cabeza, así como la prueba de equilibrio de excursión en estre- la fuerza como las sentadillas, el peso muerto, el press de banca, las
lla, los evaluadores pueden identificar con facilidad estas diferen- flexiones de brazos y las dominadas son ejercicios habituales con
cias, así como el riesgo incrementado de futuras lesiones (7). que se mide la capacidad de los atletas para generar fuerza, si bien
Continuando con la evaluación de las extremidades inferiores, la también hay que medir su potencia (o la rapidez con la que produ-
igualdad y discrepancia entre la producción de potencia de los lados cen fuerza). Dos pruebas diferentes de salto vertical nos darán una
derecho e izquierdo y la capacidad de aterrizar se evalúa y registra idea de en qué dirección encaminar a un atleta, el salto vertical con
fácilmente durante la prueba de salto a una sola pierna. Durante contramovimiento y el salto vertical con aproximación. El salto
esta prueba, los atletas mantienen ambas manos en las caderas, sal- vertical con contramovimiento depende de la fuerza del atleta para
tan sobre un pie y aterrizan sobre el mismo pie mientras mantienen impulsar el cuerpo parado y exige mayores niveles de fuerza muscu-
el equilibrio al aterrizar durante una cuenta de dos segundos. Se alza lar. El salto vertical con aproximación depende de la energía elás-
una bandera roja ante cualquier discrepancia entre ambos lados supe- tica, ya que los pasos previos al salto almacenan energía cinética que
rior al 15%, y el atleta se somete a una evaluación y tratamiento se conserva en el tendón y se libera en la subsiguiente contracción.
más integrales y continuados. Además de identificar a los atletas Si hay una diferencia superior a 10 centímetros entre ambos saltos,
con grandes asimetrías, la prescripción de evaluaciones procura una el foco de atención se debe poner en desarrollar la fuerza (elastici-
vuelta excelente a los criterios de juego. dad). Si la diferencia es inferior a 10 centímetros, el atleta puede
Después de las patologías de tobillo y rodilla, la lumbalgia ocupa dedicar más tiempo a desarrollar la potencia (métodos de fuerza-ve-
el cuarto puesto entre las lesiones por tiempo perdido en los entre- locidad, velocidad-fuerza). Asumir esta idea nos indica claramente
namientos de baloncesto universitario (por detrás del tobillo, la cómo desarrollar un programa apropiado.
rodilla y la pelvis/cadera) por lesión (6) entre los jugadores de
baloncesto. Aunque identificar las causas individuales de lumbalgia
no sea el punto principal de este capítulo, vale la pena destacar aquí
que muchos jugadores de baloncesto carecen de la fuerza necesaria CONSIDERACIONES SOBRE
para lograr la estabilización apropiada de la columna lumbar y que, EL ENTRENAMIENTO
como la mayoría de las personas, los que sufrieron un episodio
previo de lumbalgia padecerán futuros episodios de lumbalgia Conocer las exigencias específicas del deporte y también las lesiones
como indica la literatura (8). No solo niveles apropiados de fuerza más habituales nos proporciona un mapa para entrenar con más
ofrecen un efecto protector contra la lumbalgia, sino que su impor- éxito a los jugadores de baloncesto. Como se mencionó con ante-
tancia tampoco se puede exagerar en lo que se refiere a las medicio- rioridad, estos jugadores juegan todo el año, lo cual suele dificultar
nes del rendimiento y el éxito en las pistas de baloncesto (9). La que se dedique el tiempo necesario a una preparación física integral.
capacidad de dotar de rigidez al tronco y la pelvis para soportar su Jugar y correr arriba y abajo por la cancha reduce los «recursos» del
carga en el plano frontal es posible gracias a la fuerza lateral del cuerpo para desarrollar velocidad, fuerza y potencia. Además, los
tronco (10). Esta exigencia de estabilidad es la razón por la que el atributos físicos suelen determinar qué atletas son capaces de sacar
ejercicio de andar con peso en una mano, a un lado o por encima adelante las jugadas. Del mismo modo que las restricciones de la
de la cabeza, mejora la fuerza en el plano frontal necesaria para los movilidad pueden causar lesiones potenciales, las limitaciones físi-
saltos con una sola pierna. cas afectan sin duda el rendimiento. El objetivo de un programa de
Para garantizar niveles apropiados de fuerza y resistencia lumbares, fuerza y acondicionamiento físico bien diseñado es reducir al
se puede realizar una sencilla prueba cronometrada de la plancha mínimo esas debilidades y mejorar las cualidades específicas necesa-
lateralpara evaluar la resistencia física de la musculatura lateral de la rias para tener éxito en la cancha.

muntatge.indd 311 25/07/18 10:04


321

27
I.6 EVALUACIÓN FUNCIONAL DE PATRONES DE MOVIMIENTO ERRÓNEOS 321
CAPÍTULO
Michael Boyle

Consideraciones sobre hockey sobre hielo


fuera de temporada

INTRODUCCIÓN rápida y de una adaptación menos que deseable. El entrenamiento


destinado a elevar estos valores por encima de 50 es una pérdida de
La clave para entrenar a los jugadores de hockey sobre hielo, y tam- tiempo y podría causar una pérdida de velocidad y potencia.
bién para entrenar a cualquier atleta, es ser consciente de que, aunque Muchos entrenadores y entrenadores de la fuerza y el acondiciona-
haya áreas exclusivas que necesitan atención especial, la verdadera miento físico pierden de vista estas metas generales referentes a la cor-
clave radica en la identificación y entrenamiento de los principios pulencia y fuerza de los jugadores de hockey sobre hielo y se centran
básicos. Uno de los principales problemas en el entrenamiento de en pequeñas áreas específicas del hockey. Por ejemplo, en la década de
jugadores de hockey sobre hielo y de muchos atletas modernos es en 1980 prohibí a mis jugadores entrenar flexiones de muñeca, que otros
realidad la necesidad percibida de un entrenamiento específico para consideraban importantes para el manejo del stick. Mi parecer era que
el deporte concreto. si los jugadores no desarrollaban los importantes músculos del tren
Según el análisis más sencillo, los jugadores de hockey sobre hielo inferior, los pequeños músculos de los brazos no tendrían mucha rele-
son velocistas, velocistas que se mueven más rápido que en ningún vancia. Hoy en día sigo practicando la misma filosofía.
otro deporte de equipo. Los cálculos sobre la velocidad máxima Existen características únicas del hockey sobre hielo que se debe-
alcanzada al patinar llegan a 48 kilómetros por hora. Imaginemos rían abordar si el tiempo lo permite. No obstante, en primer lugar
las colisiones producidas por dos masas, cada una moviéndose a se debería hacer hincapié en el desarrollo de la fuerza y la potencia
máxima velocidad, o una masa chocando contra un objeto relativa- del tren inferior y en la mejora de sistemas de energía adecuados.
mente inmóvil, como los paneles protectores de la pista. La fuerza, Una vez tratadas estas áreas, entonces y solo entonces, entrenadores
en concreto la del tren superior, a menudo descuidada, deviene y jugadores deben empezar a fijarse en elementos específicos.
crítica para proteger las articulaciones a esta velocidad. Tan importante como las bases de todos mis diseños de progra-
Por lo demás, a fin de desarrollar la velocidad necesaria para jugar mas es el concepto de entrenamiento articulación por articulación,
al hockey sobre hielo, es vital el desarrollo del tren inferior. El juga- que concebí durante una conversación con el fisioterapeuta Gray
dor de hockey sobre hielo debe entrenarse como un velocista de Cook. El análisis del cuerpo de Gray es sencillo: A su entender, el
atletismo si quiere desarrollar fuerza y potencia, que son una parte cuerpo es una relación de articulaciones. Cada articulación o serie
crítica del juego. La única forma de conseguirlo es emplear los mis- de articulaciones cumple una función específica y es propensa a
mos saltos y levantamientos de peso con ejercicios multiarticulares sufrir disfunciones de niveles predecibles. Como resultado, cada
que comprenden la mayor parte del programa de cualquier deporte articulación tiene necesidades particulares para su entrenamiento.
en que dominen los esprines. La tabla 27.1 examina el cuerpo articulación por articulación, de
Existe una cultura en la que predomina la información errónea y abajo arriba, demostrando que las articulaciones alternan su capaci-
que a menudo se perpetúa entre los deportistas, incluso al máximo dad de movilidad y estabilidad. La articulación del tobillo necesita
nivel, y este es un problema fundamental para el entrenamiento de aumentar su movilidad, y la rodilla, la estabilidad. Si seguimos
los jugadores de hockey sobre hielo. Años atrás, la percepción más subiendo, resulta aparente que la articulación de la cadera precisa
sencilla era que la condición física de los jugadores de hockey no era movilidad. Y el proceso sigue su curso cadena cinemática arriba,
buena basándose en los valores bajos del nVO2. Esto derivó en un generando una serie alterna de articulaciones y propósitos.
largo período de entrenamiento que hacía hincapié en el desarrollo La pérdida funcional de una articulación inferior parece afectar a
de la capacidad aeróbica de los jugadores, sobre todo a nivel profe- la articulación o articulaciones situadas por encima. Es decir, si las
sional. Esta tendencia al desarrollo de la capacidad aeróbica fue caderas no se mueven, será la columna lumbar la que lo haga. El
liderada por científicos del ejercicio con limitada experiencia en problema es que las caderas están pensadas para moverse y la fun-
deportes de equipo y con preferencia por el metabolismo aeróbico. ción de la columna lumbar es la estabilidad. No cabe duda de que
De hecho, es muy natural que los velocistas presenten niveles rela- esta es una visión superficial; las caderas requieren tanto movilidad
tivamente bajos de consumo de oxígeno (1). Por experiencia propia, como estabilidad y, ciertamente, también necesitan potencia.
no es infrecuente entre los jugadores de hockey bien entrenados También hay que señalar que cuando la articulación móvil objeto
valores de consumo máximo de oxígeno (nVO2 máx) elevados, entre de nuestra atención deviene inmóvil, la articulación estable se ve
40 y 55. Valores superiores a estos probablemente revelen la presen- forzada a generar movimientos compensatorios, lo cual le resta
cia de un menor porcentaje de fibras musculares de contracción estabilidad y causa dolor.

321

muntatge.indd 321 25/07/18 10:05


322
322 Manual de entrenamiento funcional

TABLA 27.1 Las articulaciones y sus necesidades Recurrimos deliberadamente al ejercicio de correr como medida
preventiva de lesiones. No es popular entre los jugadores de hockey,
primarias
pero debe hacerse para que estén sanos. Muchos jugadores refieren
Tobillo: Movilidad (plano sagital)
incapacidad para correr aduciendo problemas traumatológicos
diversos; no obstante, en su mayoría a lo que se refieren es a que no
Rodilla: Estabilidad
pueden trotar. Correr no suele ser un problema.
Cadera: Movilidad (planos múltiples) Además de un programa de esprines con intervalos, se reco-
Columna lumbar: Estabilidad mienda que los jugadores de hockey usen también la tabla desli-
Columna torácica: Movilidad zante (figura 27.1) fuera de temporada. Aunque la tabla deslizante
Escápula: Estabilidad reproduce la posición adoptada al patinar, también ejercita los
Articulación glenohumeral: Movilidad músculos abductores y aductores de cadera. La tabla deslizante
genera considerables tensiones concéntricas y excéntricas en los
músculos flexores y aductores de cadera durante el patrón de flexión
y aducción, tan crítico para la salud inguinal.
El proceso es sencillo:

 érdida de movilidad en el tobillo → dolor de rodilla.


• P
 érdida de movilidad en la cadera → lumbalgia.
• P
LA CONSTRUCCIÓN DE LA BASE: LA INVERSIÓN
 érdida de movilidad torácica → dolor de hombro y cervical
• P DE LA PIRÁMIDE DEL ACONDICIONAMIENTO
o lumbalgia. FÍSICO PARA LOS DEPORTES DE EQUIPO
Cuando observamos el cuerpo articulación por articulación El modelo convencional del entrenamiento interválico aúna el desa-
comenzando por el tobillo, todo tiene sentido. Una vez compren- rrollo de la condición física con el concepto de pirámide. Expertos
dido esto, resulta posible incorporar esta filosofía a los programas en los campos del entrenamiento físico y la instrucción deportiva
para que los atletas sean menos propensos a las lesiones. han abogado continuamente por el concepto de que los picos de
rendimiento solo pueden ser tan altos como la base lo permita. La
base, en teoría, es el desarrollo de un nivel de capacidad aeróbica
sobre el cual se pueden ir depositando una serie de bloques anaeró-
ENTRENAMIENTO FUERA DE TEMPORADA bicos. Fue este un modelo mecánico o arquitectónico basado en un
sistema mecánico que probablemente no tenga aplicación al ejerci-
Desde el punto de vista de la especificidad, es importante que los
cio. Lo interesante es que los entrenadores han rechazado este
jugadores de hockey sobre hielo se dediquen a correr durante el
modelo por impracticable, si bien los fisiólogos siguen divulgando
período fuera de temporada. Por favor, que nadie crea que estoy
lo que yo llamo «el mito de la base aeróbica».
abogando por correr al trote. Por correr me refiero a un programa
En todos mis programas y estudios desde comienzos de la década
bien planificado de entrenamiento interválico. Significa alternar
de 1980, he dejado claro que el concepto de la base aeróbica era
períodos de trabajo y descanso para mejorar la condición física.
incorrecto y contraproducente. Numerosos estudios lo han demos-
Pensemos en el entrenamiento interválico como en lo opuesto al
trado durante los últimos diez años, pese a lo cual sigue habiendo
entrenamiento aeróbico en condiciones de lactato estable. Aunque
científicos del ejercicio que abogan por un período de entrena-
parezca que vamos en contra de lo que dicta la intuición, las carreras
interválicas fuera de temporada tienen sentido. En el hockey sobre
hielo las caderas se flexionan la mayor parte del tiempo. Esto pro-
voca un acortamiento adaptativo de los músculos flexores de cadera
y, en muchos casos, también de los abdominales y pectorales.
Correr permite al cuerpo readaptarse a la postura erguida y tal vez
prevenga el deterioro a largo plazo de las caderas y la espalda.
Contrastemos el concepto de correr durante el período fuera de
temporada con la práctica habitual de bicicleta estática por la que
abogan muchos entrenadores de equipos profesionales. Los jugado-
res adoptan sobre la bicicleta estática la misma postura usada
durante toda la temporada, lo cual, en mi opinión, acelera drástica-
mente el deterioro de las caderas y la zona media del cuerpo, y tal
vez esté muy relacionado con la incidencia creciente de lesiones de
cadera y abdominales entre los jugadores de hockey. Además, los
músculos flexores de cadera se descuidan gravemente sobre la bici-
cleta, porque la recuperación de la cadera recae de forma pasiva en
la rotación de los pedales. Esto es una ventaja durante la temporada,
ya que así los jugadores pueden trabajar los sistemas de energía sin
someter a tensión excesiva el área de la ingle con frecuencia lesio-
nada, pero resulta perjudicial en el período fuera de temporada. FIGURA 27-1.  Tabla deslizante: Deslizamientos laterales.

muntatge.indd 322 25/07/18 10:05


323
III.27 CONSIDERACIONES SOBRE HOCKEY SOBRE HIELO FUERA DE TEMPORADA 323

miento aeróbico general. Los estudios recientes más notables son de velocidad. Esto no será un gran problema en el caso de los jugado-
Tabata y de Gibala, de la Universidad McMaster (2, 3) (tabla 27.2). res veteranos más mayores, ya que no tienden a mostrar grandes
cambios en la masa corporal magra de un año para otro. De hecho,
cuando se hagan pruebas a jugadores más mayores, es importante
EVALUAR AL JUGADOR DE HOCKEY SOBRE fijarse en que la potencia no esté disminuyendo. Es muy habitual
que los jugadores más mayores se centren en la capacidad aeróbica
HIELO y experimenten una disminución de la velocidad. Para no «dar un
paso atrás», estos jugadores deben trabajar con diligencia con el fin
El aspecto más importante del proceso de evaluación realizado en la
de incrementar o, al menos mantener, la velocidad y la potencia.
pretemporada para hockey sobre hielo es que debe reforzar los prin-
cipios del entrenamiento. El principio de las adaptaciones específicas a
las exigencias impuestas (AEEI) muestra claramente que el cuerpo se
adapta a las exigencias impuestas o implicadas. No tiene sentido Salto vertical
pedir a un atleta que haga un entrenamiento interválico y luego Se trata del salto estándar de parado con los dos pies. Los entrenadores
someterle a una prueba en condiciones de lactato estable, del mismo pueden usar un Vertec o las nuevas plataformas de salto, como Just
modo que no deberíamos pedir a un atleta que entrene la fuerza para Jump. Es importante medir con precisión la altura del salto en el
luego someterle a una prueba de resistencia. Si queremos que los Vertec y monitorizar la técnica con la plataforma Just Jump. La plata-
atletas hagan un entrenamiento interválico, deberíamos usar una
forma de salto mide el tiempo en el aire y lo transforma en distancia.
prueba de intervalos. Si queremos que los atletas entrenen la fuerza,
En los resultados puede influir si el salto empieza en la porción poste-
hay que administrar una prueba de fuerza. Los atletas se entrenarán
rior de la plataforma y el aterrizaje se produce en la porción anterior, o
para las pruebas en vez de seguir el programa. Saben que no se les va
si el aterrizaje se produce apoyando exageradamente los talones. La
a evaluar por el cumplimiento del programa sino por los resultados.
clave de cualquier sistema de medición de la altura mediante platafor-
La clave es que la adhesión al programa obtenga los resultados desea-
mas es que el salto parezca «normal». El concepto de normal se enten-
dos. Siempre que se realice un test se debe centrar la atención sobre
derá después de observar a atletas saltando: No hay estándares ni
la forma y la técnica de ejecución. No permitamos que los atletas
normas publicadas al respecto.
hagan trampas, puesto que eso da lugar a otros problemas.
Si vamos a realizar pruebas lejos del hielo, hay unas cuantas áreas
de interés. Aunque creo firmemente en la fuerza del tren inferior,
los entrenadores tienen que ser precavidos con las pruebas para el Esprín de 10 metros
hemicuerpo inferior porque entrañan cierto peligro. Aunque consi- Sin duda prefiero los cronómetros electrónicos para calcular el
dero que mejorar la fuerza del t