Está en la página 1de 7

Ashtanga: 8 angas

Para que la práctica de Yoga sea exitosa, no puede haber separación entre la práctica y la filosofía.

Sin la práctica dedicada, la filosofía se puede convertir en mera teoría. Una vez establecidos en la práctica,
interiorizaremos rápidamente la filosofía y lograremos el yoga superior.

Las ocho prácticas del CAMINO AL DESPERTAR

Los Yoga Sutras recomiendan: práctica constante, durante un período prolongado, con alto respeto y sin
expectativa de resultados. Estas condiciones son absolutamente indispensables para una evolución
interior verdadera.

“Practica que todo llegará”

1. YAMA: actitud hacia los demás o hacia el medio.

2. NIYAMA: actitud hacia nosotros mismos.

3. ÂSANA: postura firme-agradable

4. PRANAYAMA: control de la energía vital

5. PRATYAHARA: desconexión de los órganos sensoriales (los estímulos externos no interfieren en la


calma mental)

6. DHARANA: concentración, hacia un solo punto, con interrupciones, estabilidad corporal

7. DHYANA: meditación, concentración ininterrumpida hacia un solo punto

8. SAMADHI: estado de unidad, liberación, “ser”

Las primeras 2 prácticas, Yama y Niyama, nos proporcionan las bases para la evolución espiritual.
Producen claridad mental para los estadios más avanzados de meditación. Desarrollar estos
comportamientos requiere de nosotros mucha dedicación y compromiso.

La práctica de Yoga está diseñada para impregnar toda nuestra vida. La predisposición energética en la
que es transformado el practicante conforma un campo propicio para la evolución individual.

1. YAMA: actitud hacia los demás/el medio. Principios éticos para vivir en sociedad.

- Ahimsa: no violencia

- Satya: verdad

- Asteya: no robar

- Brachmacharya: moderación

- Aparigraha: no posesión
YAMA: la palabra yama proviene de la raíz sánscrita yam, que significa “comportamiento”. Tiene que ver
con la actitud que tenemos hacia el mundo y los demás. Si tenemos una actitud abierta e interesada hacia
los demás, estamos reuniendo condiciones para nuestra felicidad y para ser tratados de la misma forma.

Ahimsa:
No violencia. No desear herir en palabra, pensamiento u obra.

Significa no causarle daño a nadie, incluyendo animales y plantas, de cualquier forma, en cualquier
momento o por cualquier razón, a través de la palabra, el pensamiento o la acción. Ahimsa nos incluye,
no violencia hacia uno mismo (práctica de asanas muy fuerte, sin atención… lesiones). Especial
consideración hacia los más débiles y en dificultades.

Satya:
Veracidad.
Ser sincero y honesto. No mentir.

Decir la verdad a través del pensamiento, la palabra y la acción. La verdad debe ser agradable a los
demás; una verdad desagradable no se debe pronunciar.

Para ser veraz uno debe comenzar a serlo primero con uno mismo, cosa bastante difícil.

Asteya:
No robar.
Ni aprovecharse de una situación que alguien nos ha confiado.

Tener envidia o rencor a otro, engañar a alguien con palabras edulcoradas, obtener un resultado egoísta
bajo el aspecto de honestidad.

En la práctica de asanas, es importante no rivalizar o competir, el Ashtanga es una práctica personal, no


competitiva, el trabajo es hacia adentro.

Brahmacharya:
No derrochar. Continencia sexual. Moderación.

Conciencia y observación.

Algunas escuelas centran únicamente este precepto en la relación sexual, indicando ciertas reglas y
abstinencias. Otros lo toman como “moderación de los actos en general”, ej: moderación en el comer,
dormir, hablar, etc. Otra visión es “conciencia y observación”, en vez de “control y restricción”. La
moderación templa la voluntad y no desperdicia energía.

La traducción de la palabra brahmacharya es: viviendo en el Ser Supremo.

Contemplar al Ser Supremo en todo momento. Trabajando, durmiendo, comiendo, jugando, o teniendo
relaciones sexuales uno debe contemplar al Ser Supremo.
Aparigraha:
No posesividad.
No codicia. Recibir exactamente lo que es justo. No aferrase a bienes materiales ni a pensamientos o
emociones.

La posesividad interfiere con el flujo natural del universo. La retención acarrea consecuencias nefastas
físicas, emocionales y mentales.

Aparigraha significa tomar solamente lo que necesitamos para mantener nuestros cuerpos sanos y no
desear otros elementos de goce superfluos, se refería a la comida y a todo lo demás…

La comida debe ser sattvica, pura, adquirida con rectitud y no con la trampa, el engaño, la persecución o
la violencia.

2. NIYAMA: disciplinas individuales y actitudes hacia uno mismo.

- Saucha: limpieza

- Santosha: contentamiento

- Tapas: disciplina

- Svadhyaya : autoconocimiento

- Isvara pranidhana : devoción

La palabra NIYAMA está compuesta por las raíces Ni= adentro y Yam= comportamiento. Indica 5
comportamientos internos.

Saucha:
Limpieza. Tanto externa como interna. Una alimentación equilibrada, pensamientos puros, y la práctica
de asanas y pranayamas limpian el cuerpo internamente.

Bahir saucha: purificación externa.

Antah saucha: purificación interna. Ver a todo objeto y a todo ser como si fuera un amigo, y por ende,
tratar a todos con cariño. Considerar que todo y todos son un reflejo de Dios.

Santosha:
Aceptación. Desarrollar un sentimiento de contentamiento, independientemente de los resultados de
nuestras acciones.

Nos entusiasmamos mucho cuando nuestros ingresos aumentan inesperadamente, o cuando algo
positivo nos cae del cielo. Pero esta felicidad es momentánea, y dura poco. Santosha significa mantener la
mente enfocada en una sola dirección, siempre con felicidad y sin arrepentimiento.

Es importante distinguir entre conformismo, una actitud débil y apática, y aceptación, una actitud fuerte y
activa.
Aceptación es madurez.

Tapas:
Autodisciplina. Elimina las impurezas del cuerpo y la mente. Asana y pranayama son una forma de tapas.

El movimiento y la respiración profunda aumentan la temperatura corporal que trae transpiración. Se


limpian las toxinas del cuerpo.

En Yoga se recomiendan también los Shatkarmas (limpieza de oídos, fosas nasales, boca, garganta,
esófago, estómago, intestinos), los shatkarmas purifican los órganos de los sentidos proporcionando
excelentes herramientas para una mejor percepción y circulación de la energía. Son un verdadero tesoro
para la salud, no muy divulgados en occidente.

Svadhyaya:
Correcto estudio. Autoconocimiento. Reflexión y autoobservación que lleva al desarrollo espiritual.

El correcto estudio en este caso está orientado hacia el conocimiento de sí mismo. Cómo funcionan
nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestras emociones, pero no como simples datos anecdóticos, sino como
observaciones auténticas y sinceras.

También se refiere al estudio de textos antiguos, sagrados, mantras.

Ishvara Pranidhana:
Total devoción a lo superior. Entrega y renuncia. Libera al practicante de los deseos mundanos.

Total devoción a lo que creemos más alto que nosotros mismos nos da una perspectiva verdadera…
Humildad y claridad vienen con la aplicación auténtica de este niyama.

Se recomienda practicar Asana y Pranayama para que a través de estas prácticas la mente se transforme y
logre claridad. Esto permite al discípulo relacionarse con amabilidad, honestidad y respeto hacia uno
mismo y hacia los demás.

Los practicantes de Yoga en occidente generalmente nos interesamos por Yama y Niyama luego de un
tiempo de práctica de posturas. Esto se debe a que la práctica de Asanas y respiración consciente alinea
nuestras energías despertando una mente más clara, curiosa por saber.

Cada uno se acerca por una razón diferente y luego vamos queriendo practicar las otras ramas. Es
maravillosa la amplitud del sistema!

3. ASANA:

Asana significa pose o postura. Las asanas son posiciones específicas del cuerpo que limpian los canales
de energía y equilibran el flujo de la misma, generando estabilidad física, mental y emocional.

Sthira Sukkham Asanam


ASANA: proviene de la raíz sánscrita asaat que significa: asentar, asiento, sentarse.

Las asanas deben realizarse con plena conciencia y sin esfuerzo, buscando la calma y la comodidad, y
sosteniendo un ritmo respiratorio firme y constante.

Los Yoga Sutras definen el asana como: Sthira Sukkham Asanam.

STHIRA: firmeza / SUKKHA: relajación. El asana comparte las propiedades de firmeza, fuerza, estabilidad,
energía de cualidad solar, con las propiedades de relajación, comodidad y calma, energía de cualidad
lunar.

Controlando el cuerpo, se controla la mente; las asanas son herramientas para acceder a estados más
elevados de conciencia. Actúan de manera somato-psíquica: del cuerpo hacia la mente.

Se logra la perfección en asana cuando cesa el esfuerzo, y se obtiene la relajación manteniendo la


estabilidad y la conciencia.

El ashtanga es una práctica vigorosa, que requiere de nosotros esfuerzo físico importante, este esfuerzo
puede desviarnos de la cualidad de relajación necesaria para respirar más profundo y permanecer atentos
a todos los procesos internos. Mientras estamos practicando, si recordamos este concepto, la práctica
cambia por completo

ASANA: Quietud. En el cuerpo, e intentar permanecer quieto en la mente. Desarrollar un testigo


(Drastuh), espectador. Yoga chitta vritti nirodha.

Solamente si ese testigo está quieto, inmóvil, entonces desde esa quietud podrá observar el movimiento
involuntario de los pensamientos (que ocurren solos, más allá de nuestra voluntad, se activan o
desactivas por asociación, sin nuestro permiso y nos llevan donde ellos quieren). Al observar los
pensamientos y no seguirlos se gana la posibilidad de elegir. Se obtiene de alguna manera control sobre la
mente. Con el desarrollo de esta pca importantísima llamada meditación, los pensamientos pierden
fuerza y aflora el silencio interno.

En los Upanishads, los grandes sabios recurrentemente concuerdan en que asana es el primer paso en la
práctica de las ramas del yoga.

En Ashtanga, al ser siempre la misma serie de movimientos y posturas, con el tiempo adquirimos mayor
habilidad y el cuerpo tiende a automatizar los movimientos. Ahí se requiere más atención de nuestra
parte, debemos doblar la apuesta y dar un salto cualitativo.

Investigar nuestras partes más dormidas, más débiles, en vez de trabajar siempre sobre nuestras
fortalezas, adquirimos cada vez mayor atención, mayor concentración y poco a poco mayor cantidad de
destellos del estado de yoga.

4. PRANAYAMA:

La palabra pranayama está compuesta por las raíces “prana” significa “energía vital” y “ayama”,
desarrollo.

Desarrollo de la energía vital. Técnicas de control respiratorio.


La forma más importante de recibir Prana para la vida es la respiración. Las técnicas de pranayama se
concentran en acumular Prana dentro del cuerpo. Las personas que están enfermas, o cansadas, o
nerviosas tienden a perder Prana.

Aunque está íntimamente relacionada con la respiración, es mucho más sutil que el aire o el oxígeno.
Todo lo que vibra en el universo es prana.

“Ayama” significa extensión, expansión, amplitud, prolongación, estiramiento. Por lo tanto, la palabra
pranayama significa expansión del prana o energía vital.

Las técnicas de pranayama utilizan la respiración para influir en el flujo de prana en los nadis o canales de
energía del pranamaya kosha o cuerpo energético.

La respiración consta de cuatro partes:

1. Puraka: inhalación

2. Rechaka: exhalación

3. Antara Kumbhaka: Retención de la inhalación.

4. Bahir Kumbhaka: Retencion de la exhalación.

Las retenciones son la parte más importante de los pranayamas. Todos los movimientos, incluso la
respiración, crean fluctuaciones en la mente (vittris). Cuando cesa la respiración se experimenta un
estado de “pausa” y se acceden a niveles más profundos de conciencia.

En Ashtanga se hace respiración libre con sonido durante toda la práctica de asanas. Fricción del aire en la
base de la garganta.

Si la respiración es agitada, la mente es agitada; si la respiración es calma, la mente es calma.

Cuando estamos inquietos, nerviosos, nuestra respiración se vuelve corta, rápida e irregular. Cuando
contemplamos un lindo paisaje, cuando estamos cómodos en una situación, nuestra respiración es más
profunda, lenta y rítmica.

Con técnicas de pranayama, por el camino del cuerpo, a través del control voluntario de la respiración, se
influye en el estado mental.

5. PRATYAHARA:

Prayahara es retirar los sentidos, la mente y la conciencia del contacto con los objetos externos para
luego interiorizarlos y dirigirlos hacia el alma. Se retiran del mundo externo para ayudar a la mente en su
búsqueda interna.

Permanencia de la atención en el interior del cuerpo. Sin apegos n i rechazos, ser un testigo imparcial.

Durante la práctica de Ashtanga, Pratyahara se refiere a la permanencia de la atención en el interior del


cuerpo como un constante contacto con la sensación interior de músculos, órganos, huesos, piel, así
como el espacio que ocupa el cuerpo, la posición, las zonas de tensión y relajación, el calor que irradia, el
sonido de la respiración.
6. DHARANA:

Dharana significa concentración, sostener o mantener. Es fijar la conciencia en un punto. Dharana viene
de la raíz “dhr”, que significa “llevar”, es dirigir la mente hacia un punto fijo, y mantenerla allí por un
tiempo determinado.

Dharana es atención unidireccional, y es el paso previo a dhyana, meditación.

La mente adquiere mayor estabilidad durante períodos más prolongados. No es posible lograr el estado
de Dharana a voluntad, sino que se genera por las condiciones necesarias a través de la práctica sostenida
durante un periodo prolongado, sin expectativa por el resultado.

7. DHYANA:

Dhyana significa meditación o contemplación. Cuando se mantiene firmemente dharana, esta evoluciona
convirtiéndose en dhyana. En dhyana el tiempo psicológico y cronológico se detienen y la mente observa
su propio comportamiento.

Es un estado contemplativo, en el cual la atención pasa de unidireccional a no-direccional.

La práctica de meditación es de suprema importancia para un practicante avanzado de Yoga, es la más


elevada, pero sus técnicas y enseñanza sólo pueden ser dadas personalmente por un instructor calificado.
Normalmente los occidentales nos acercamos a las prácticas de meditación después de un tiempo de
desarrollo de Asanas.

8. SAMADHI:

Samadhi significa absorción total. Cuando el objeto de meditación absorbe al meditador, se pierde la
consciencia de uno mismo. Esta unión de sujeto y objeto es samadhi.

Cesan las fluctuaciones de la mente y se experimenta un flujo uniforme de conciencia, que impregna los
cinco koshas o envolturas, las cuales se ha purificado y solo reflejan la luz del alma.

No hay palabras para su descripción, es el punto final del Yoga. “El tao que puede ser expresado, no es el
tao verdadero” Lao Tse.

También podría gustarte