Está en la página 1de 4

LA REDACCION

El redactor es la persona que desarrolla un contenido escrito producto de un raciocinio; un escritor, un


profesional de este tema, que toma en cuenta todos los requisitos de la escritura y de la composición
correcta. En contextos, es una categoría profesional dentro de los medios de comunicación y de difusión.

Etimológicamente, redactar (del latín redactum, supino de redigĕre),12 significa compilar las ideas en un
texto. En un sentido más preciso consiste en expresar por escrito los pensamientos o conocimientos
ordenados con anterioridad.

FUNDAMENTOS DE REDACCIÓN
Los tres fundamentos de la redacción básicos son:

 Corrección.
 Adaptación.
 Eficacia.
La corrección asegura que un texto esté preparado para dar a entender su objetivo principal. Procura
que al finalizar esté correctamente escrito para la comprensión del lector; existen 4 tipos de corrección:

Ortográfica: Corrige errores de escritura, errores de dedo, falta de palabras o letras, procura correcta
escritura de la palabra y corrige puntuación.
Morfológica: Corrige todo lo que tiene que ver con accidentes gramaticales (el tiempo, el número y el
género).
Corrección sintáctica: Corrige la coherencia del texto y se asegura que el lector comprenda el escrito
según la intención del redactor.
Corrección léxico-semántica: Procura que las palabras utilizadas en el texto concuerden con el tema, la
intención u objetivo de escritura.
La adaptación procura que el texto sea adecuado para el público según el medio de comunicación a
utilizar. El objetivo de redacción dependerá del nivel socioeconómico, edad y cultura de dichos públicos
seleccionados.

La eficacia se asegura de que el texto funcione, cumpla su propósito y en el caso de la redacción


publicitaria: que venda. Este último elemento es el más importante en la redacción puesto que si el texto
no es eficaz no cumplirá su cometido.
EL TEXTO
Un texto oral o escrito es una unidad de comunicación fundamental. Se caracteriza por tener
cierre semántico y comunicativo, es decir, que tiene sentido en sí mismo y está al servicio de un
acto de comunicación.

Elementos esenciales del texto son la coherencia y la cohesión, sin las cuales es imposible crear
un texto con sentido. De igual manera, los textos se crean en un contexto lingüístico y
comunicativo y obedecen a una finalidad concreta. Por ello, es preciso que los textos tengan
también adecuación a dicho contexto.

De estas características, coherencia, cohesión y adecuación, nos ocuparemos a continuación. Sin


embargo, debemos entender que no son características totalmente independientes y resulta difícil
determinar dónde termina una y empieza la otra.

ROPIEDADES DEL TEXTO:


1– LA COHERENCIA

La coherencia permite que un texto sea una unidad. Para ello seleccionamos y organizamos las
ideas. La coherencia está estrechamente vinculada con el contenido del texto. Observa este
ejemplo:

La mesa leía un libro mientras llovía y la leche golpeaba con fuerza los cristales de la chimenea.

La oración anterior está bien construida gramaticalmente pero no tiene coherencia en tanto que el
significado de las palabras no permiten captar ningún sentido del mensaje.

Algunos mecanismos de cohesión importantes:

 Unidad temática. Los enunciados del texto tienen relación con un tema central.
Hace mucho tiempo que no voy de vacaciones a la playa. Tengo una chaqueta azul. Terminé en
ese momento el desayuno.

 Estructura lógica. Las ideas se ordenan y establecen un orden de algún tipo: jerárquico,
según su importancia, cronológico… El curso pasado estudiaste la ordenación característica
de los textos narrativos, descriptivos y dialogados. Este curso estudiaremos la organización de
textos expositivos y argumentativos.
 Uso de las palabras apropiadas atendiendo a su significado.
2– LA COHESIÓN

Es la propiedad que hace que las partes del texto se relacionan. Es una característica que tiene
que ver con la sintaxis. Es posible que un texto como “sí pero no” se entienda en un determinado
contexto, pero no tiene cohesión.

Algunos mecanismos para conseguir la cohesión son los siguientes:

 La repetición de elementos de la misma categoría (sustantivos, adjetivos, etc.); uso de


paralelismos; la repetición de palabras…
 La sustitución hace referencia a otro elemento del texto mediante pronombres, palabras
genéricas, el uso de hipónimos, hiperónimos…
 La elipsis: eliminación de algún elemento que se sobreentiende.
 Uso de marcadores discursivos: elementos usados para conectar las partes de un texto. En
este tema ya hemos visto algunos de estos elementos. Su función es la de unir enunciados o
párrafos (así pues, pero, etc.)
 Ausencia de anacolutos, esto es, falta de coherencia en la construcción sintáctica de los
elementos de una oración (sujetos falsos, discordancias, falsas concordancias, etc.) Se
consideran anacolutos las construcciones del tipo:
 La deixis: recurso lingüístico que señala a otro elemento que aparece en el propio texto o
fuera de él. Por ejemplo: deixis personal (tú, yo), espacial (aquí, ese, aquella), temporal
(después, ahora)

3– LA ADECUACIÓN

El texto debe ser apropiado a la situación comunicativa en la que se inserta.

Para lograr la adecuación es preciso tener en cuenta algunos factores entre los que destacamos
los siguientes

 Propósito: convencer, impresionar…


 Registro empleado: la manera adecuada de expresarnos depende mucho de la situación
comunicativa y los elementos de la comunicación: emisor, receptor, mensaje…
 Comunicación no verbal. Presentación del escrito: tipo de letra, márgenes… O “puesta en
escena” si se trata de un texto oral.

TEMAS Y SUBTEMAS EN EL TEXTO


¿Qué entendemos por tema?
El tema indica al lector cuál es el asunto del discurso, y puede expresarse a través de una
palabra o un sintagma. Se indicará a los estudiantes que, normalmente, cuando se les pregunta
de qué trata un texto o una película, identifiquen el sujeto o tema principal del discurso.
Estrategia para identificar el tema:

Para identificar el tema, los procedimientos concretos que puede emplear el estudiante
son los siguientes:

- Formularse esta pregunta: ¿De qué trata el texto?


- Para responderla se debe analizar cada una de las oraciones con el objetivo de seleccionar un
título al que se aluda con todas ellas, aunque en cada una se dé una información distinta
respecto del tema.

¿Qué entendemos por subtemas?

Planteamos la noción de subtema para referirnos al tema concreto de un párrafo determinado


del texto con el que estemos trabajando; es decir, es el asunto central del párrafo. Con este
término, pretendemos básicamente que los estudiantes distingan entre el tema general del
texto completo y los diferentes temas subordinados a este (subtemas), a los que el autor puede
referirse en los distintos párrafos.

Estrategia para identificar los subtemas:

Para identificar los subtemas, los procedimientos que pueden ponerse en marcha son:

- Preguntarse lo siguiente: ¿De qué trata el párrafo?, ¿sigue hablando de lo mismo?


- Para responder esta pregunta, se analiza cada una de las oraciones con el objetivo de
seleccionar el tema al que se aluda en todas ellas, aunque en cada una se dé una información
distinta respecto del tema general. Se debe sugerir a los estudiantes la posibilidad de buscar un
título para cada párrafo.