Está en la página 1de 4

Cuentos del padre Rafael García Herreros

Karen Tatiana Gordillo Pachón

ID:685746 Nrc: 4111

Corporación Universitaria Minuto de Dios

Ingeniería Industrial

Bogotá D.C

2019
En esta ocasión tengo la oportunidad de hablar de temas principalmente, todos en un

contexto diferente y que nos nuestra una realidad que muchas veces preferimos ignorar o

que quizás pasamos por alto, sin darnos cuenta que nosotros también podemos llegar hacer

parte del cambio de nuestra sociedad o de nuestro mundo eso sí sin dejar a Dios a un lado si

no volviendo lo parte de nuestro diario vivir y así mismo de nuestros planes a desarrollar.

Para empezar, abordar este tema debemos hablar primordialmente de todas esas cosas

que tenemos a nuestro alrededor, aquellas cosas que nos parecen sin valor, incluso luego de

tener las le perdemos el sentido y si es verdad las cosas materiales no son importantes, pero

pensemos cuantas ¿personas no tienen la posibilidad de comprar las cosas que desean o de

brindar les a sus hijos los juguetes o la ropa que merecen? Si una gran cantidad de

personas, porque su posición económica no es buena porque no gana lo que realmente

merecen y ¿tú que tienes las cosas no las aprovechas? Enserio creo que a veces debemos

poner nos en la posición de los demás y valorar todo aquello que hemos logrado tener con

esfuerzo porque, muchas personas no gozan de esas posibilidades.

Creo que al aprender a darle a cada cosa como a cada persona su valor y dejando de ser

tan dependientes habremos encontrado la solución para muchas cosas, creo que todos

queremos dejarles a las demás generaciones cosas buenas cosas productivas no enseñar los

al ser dependientes de las cosas que realmente no le van hacer crecer como persona, así que

creo que todos debemos pensar en que es lo queremos para nuestro mundo en un futuro

como para la sociedad, eso sí dejemos a las nuevas generaciones la fe en Dios y que con

ayuda de el todo se lograra porque sin el nada saldría como se desea.

Muchas veces la gente cree ser feliz, al tener todas las cosas que siempre han querido

por tener mucha plata por tener el trabajo que siempre desearon y por creer tener una vida
plena, ¿pero realmente esto es felicidad? No la felicidad no la hace solo las cosas

materiales estas personas llegan a un límite en el que se dan cuenta que siempre les ha

faltado algo en su vida porque no se sienten como quieren y es ahí cuando empiezan a

buscar indirectamente ayuda, es ahí cuando entran a Dios y se dan cuenta que Dios es amor,

es felicidad plena, es humildad, es un sin fin de cosas que llenan la vida de cualquiera y es

ahí cuando se dan cuenta que su vida nunca tuvo sentido sin él y pues si es verdad porque

sin el la vida es vacía no tiene sentido porque, es el quien guía nuestro camino nuestros

pasos, porque es nuestro consejero, es quien le pone calma a nuestra vida, así que a pesar de

los problemas que puedas llegar a tener nunca vas a estar triste o sin ganas de nada porque

Dios es felicidad plena y así mismo es el quien te ayudara a solucionar cada cosa que pase

en tu vida, así que si tienes a Dios en tu vida eres afortunado de contar con un amigo como

él.

Podemos tener muchos problemas en la vida, muchas caídas, podemos derramar muchas

lágrimas, pero ¿sabías que las lágrimas no son iguales? Porque al llorar todos

desprendemos un sentimiento diferente respecto a las diversas situaciones, por eso mismo

nunca serán iguales. Ahí personas que sienten alegría al ver sufrir a los demás, como

sucedió con Jesús en la cruz el mundo entero se alegró de sus lágrimas y cuando fue

reconocido como el hijo de dios fue el mundo entero quien empezó a sufrir y a llorar por

sus miserias.

“Bienaventurados los que lloran porque de ellos es el reino de los cielos”