Está en la página 1de 11

1 Lección 2 Jesucristo: un modelo de crecimiento Recuerda el alumno alguna

vez en que realmente agradó a sus padres o maestros con una clara evidencia
de crecimiento? Ha visto alguna vez a un niño de pie al lado de su padre
imaginándose tener la misma estatura que él? En cierta oportunidad visitamos
un hogar en el cual dos niños varones habían marcado en una pared la estatura
de su padre. Por debajo de esa marca había varias marcas y fechas que
indicaban el progreso de los niños. Ya hemos visto que nuestro Padre celestial
desea que maduremos de modo que podamos tener comunión con él. Tenemos
que crecer para cumplir el propósito que tuvo Dios al crearnos a su imagen. Pero
tal vez el crecer como creyente es algo difícil de entender. Hasta podemos
preguntarnos qué aspecto tiene el crecimiento espiritual. Los niños a los que nos
referimos en el párrafo anterior tenían una clara meta visual. Conocían a su
padre. Podían medir su estatura. No les resultó difícil imaginar su propio
progreso y adelanto hacia su semejanza. Este es nuestro propósito en esta
lección. Queremos deþnir claramente el crecimiento y la madurez espiritual en
términos de metas que podamos visualizar. La Biblia es un libro abierto. Muchas
veces Jesús enseñó por medio de parábolas, que no eran otra cosa que
ilustraciones tomadas de las experiencias cotidianas de la gente. Hemos de
descubrir que las normas bíblicas para el crecimiento son claras y se relacionan
con cada uno de nosotros. bosquejo de la lección Fijar una meta hacia la cual
crecer Observar cómo creció Jesús Madurez física Madurez mental Madurez
social Madurez espiritual Aprender acerca de la imagen de Jesús 22

2 objetivos de la lección Al completar esta lección usted podrá: IdentiÞcar cuatro


maneras según las cuales Jesucristo es una meta realista para nuestro
crecimiento espiritual. Mencionar una forma muy práctica según la cual todo
creyente puede asemejarse a Jesús. Experimentar un crecimiento personal
hacia la semejanza de Jesús. aprendizaje 1. Lea la lección en este libro de texto.
2. Consulte el glosario para aprender las deþniciones de todas las palabras
claves que no entiende. 3. Haga los ejercicios en el desarrollo de la lección,
reþriéndose como corresponde al libro de texto. Compare periódicamente sus
respuestas con las que son dadas en el libro de texto. 4. Tome su cuaderno y
divida dos páginas (que se enfrentan por sus caras) en cuatro columnas. En
cada columna pondrá como título una de las siguientes palabras: 1) físico; 2)
mental; 3) social y 4) espiritual. Cuando lo señale el desarrollo de la lección,
escriba pasajes de las Escrituras, en estas columnas. 5. Tome el autoexamen
que Þgura al Þnal de esta lección, y compare prolijamente sus respuestas.
Repase las respuestas contestadas erróneamente. palabras clave Al estudiar la
Biblia u otros libros, encuentra usted palabras que no entiende? Tiene el hábito
de consultar un diccionario para aprender dichas palabras? Usted entenderá
más y mejor este curso, si consulta continuamente su diccionario y el glosario de
palabras claves que Þgura al Þnal de este texto de estudio. A veces resulta útil
escribir palabras nuevas y aun deþniciones en su cuaderno, como un ayuda
memoria para recordarlas. Adúltero Homosexual Imagen desarrollo de la lección
FIJAR UNA META HACIA LA CUAL CRECER Objetivo 1. Mencionar la meta
bíblica la cual todo creyente debe esforzarse por alcanzar. Ya hemos visto en
Efesios 4:13 que Dios quiere que seamos personas maduras. En el lenguaje
original del Nuevo Testamento signiþca humanidad madura es decir, una
persona plenamente crecida o desarrollada. 1 Según este versículo cuál es la
medida de esa madurez? (Encerrar en un círculo la respuesta correcta.) a) Un
especial don espiritual b) La estatura de la plenitud de Cristo c) Perfección
inmaculada 23

3 La palabra estatura adquiere relevante importancia. SigniÞca altura o cualidad


lograda por el crecimiento. Jesucristo no nació entre nosotros como un ser
humano ya crecido, sino como un bebé, que tuvo que crecer al igual que todos
nosotros. 2 Hebreos 5:8 se reþere a Jesús. Comienza con estas palabras: Y
aunque era Hijo... Escriba a continuación el resto del versículo: 3 Repase en el
glosario el signiþcado de la palabra perfecto. La palabra perfecto signiþca
completar o llevar a término. Cómo puede aplicarse esta palabra a Jesús?
Puesto que Jesús tuvo siempre una perfección espiritual inmaculada, constituye
un perfecto modelo para nuestro crecimiento en todas las áreas de la vida (2
Corintios 5:21). Si bien es cierto que no podemos esperar alcanzar una
perfección espiritual inmaculada, el querer semejarnos a Cristo es una meta
realista para nuestro crecimiento espiritual, porque afanarnos tras una meta que
escapa a nuestra posibilidad de alcanzar nos ayuda a lograr más que si
aspirásemos a una meta inferior. 4 Lea cuidadosamente Hebreos 4: Es capaz
Jesús de identiþcarse con los problemas que se relacionan con nuestro
crecimiento como sus seguidores? Vemos, pues por qué a Jesús muchas veces
se lo menciona como hermano. (Hebreos 2:11, 12, 17.) También vemos el
importante papel que juega en una familia el hermano mayor, por la inßuencia
que ejerce sobre los demás hermanos menores, por ser el primero en madurar
en una familia. El alumno debe leer cuidadosamente Hebreos 2:10 y copiarlo en
el cuaderno de apuntes. Vemos que Jesús, habiendo crecido o hecho perfecto,
es capaz de guiar a otros hijos a la plenitud del propósito de Dios. No constituye
esto un estímulo en nuestras propias luchas y afanes para crecer como
creyentes? OBSERVAR COMO CRECIO JESUS Objetivo 2. Anotar cuatro
maneras especíþ cas según las cuales creció Jesús. Hemos visto que Jesucristo
debe ser nuestro ejemplo, y su estatura nuestra meta. Para ser especíþcos, la
Biblia nos dice que Jesús creció o maduró en cuatro áreas básicas. 5 Leer Lucas
2:52. Anotar las cuatro áreas básicas en las cuales creció Jesús. 24

4 Podemos relacionar estas cuatro áreas con áreas en las cuales debemos
crecer nosotros? Entendemos ahora por qué el versículo que aprendimos en 2
Pedro 3:18 nos dice que debemos crecer en el conocimiento de nuestro Señor
Jesucristo? A medida que aprendemos mayores detalles sobre su vida,
entenderemos mejor la meta y el propósito de nuestra madurez como creyentes.
Ahora comience a llenar las dos páginas del cuaderno de apuntes, según lo
especiþcado en la pregunta número 4 de las actividades de aprendizaje. Al
estudiar las siguientes tres secciones, deberá escribir en cada una de las
primeras tres columnas de estas páginas los pasajes de las Escrituras, tal como
se explicó. Madurez física Objetivo 3. Formar hábitos que serán de ayuda para
lograr un dominio cristiano en lo físico. La Biblia nos enseña que el desarrollo de
los creyentes en el aspecto físico involucra conocer a fondo el propósito del
cuerpo. El desarrollo físico, para el creyente, entraña la conducta del cuerpo de
una manera que agrade a Dios. Los siguientes pasajes bíblicos nos ayudarán a
entender esta área y a formar hábitos físicos que coinciden con nuestra
condición de seguidores de Cristo: 1 Tesalonicenses 4:3-8; 1 Corintios 6:9-
15,18,19; 1 Timoteo 4:8; Gálatas 6:7,8. Escriba estos pasajes en su cuaderno de
apuntes bajo el título de Físico. 6 Qué dice 1 Corintios 6:9,10 sobre el destino de
los que abusan de sus cuerpos en actos inmorales? a) Serán severamente
castigados b) Serán separados de la iglesia c) No heredarán el reino de Dios
Madurez mental Objetivo 4. Desarrollar una madurez mental evangélica llenando
nuestras mentes con buenos pensamientos. La mente humana es un don
maravilloso de Dios. Sin embargo, nos hemos dado cuenta de cuán difícil resulta
mantener la mente bajo control? Es muy fácil permitir que la mente divague, y
aun tener pensamientos impíos y anticristianos. No es de extrañar que Pedro les
dijera a los seguidores de Cristo: Ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed
sobrios (1 Pedro 1:13). Jesús nos enseña que la mente es un verdadero
problema en el área de nuestras vidas. 7 Lea Marcos 7: Según las palabras de
Jesús, de dónde provienen las malas cosas que hacen las personas? En
realidad, puede constituir un pecado el permitir que la mente imagine y se goce
en las malas cosas. Escriba en su cuaderno de apuntes, en la columna titulada
Mental, los siguientes pasajes de las Sagradas Escrituras: Marcos 5:28; 1 Pedro
1:13; Marcos 7:18-23; Proverbios 23:7 y 2 Corintios 10:
5 8 En 2 Corintios 10:4,5 Pablo explica qué armas utilizar para la destrucción de
fortalezas, y luego anota tres maneras que tenemos para desarrollar la madurez
mental de los creyentes. Cuáles son esas tres maneras? a... b... c... 9 En
Filipenses 4:8 cuantas cosas se mencionan que debieran llenar nuestras
mentes? a) Tres b) Ocho c) Doce Lea cuidadosamente Romanos 12:1,2. Preste
atención a la última frase que dice:... comprobéis cuál sea la buena voluntad de
Dios, agradable y perfecta. Nuevamente aparece aquí la palabra perfecto que,
recordemos, signiþca maduro o completo e íntegro. Debemos procurar por
nuestra propia voluntad conocer la voluntad de Dios y saber que él quiere que
vivamos. 10 Según Romanos 12:2, cómo transforma Dios a la persona que ha
vivido ajustándose a las normas de este mundo? Vemos, pues, la importancia
que reviste lograr la madurez mental. Madurez social Objetivo 5. Progresar hacia
la madurez social cristiana tratando bien a los demás. El desarrollo espiritual
entraña el aspecto social de nuestra vida, tanto como los aspectos físico y
mental. Podemos anotar muchas áreas de nuestra experiencia social: la familia,
los amigos, el matrimonio, las relaciones con el gobierno, los vecinos, etcétera.
Sería imposible anotar o analizar en este curso todos los pasajes de las
Sagradas Escrituras que se reþeren a esta área. Escriba en su cuaderno de
apuntes, en la columna titulada Social, los siguientes pasajes: Salmo 101,
Santiago 4:4,5 y el capítulo 5 de Efesios. ( Sí, todo el capítulo!) NOTA: Este gran
capítulo (Efesios 5) comienza exhortándonos a que tratemos de conducirnos sin
tacha (versículo 1), y luego menciona las maldades que no debemos cometer
(versículos 3-5). El versículo 11 hace hincapié en la forma que debemos
reaccionar ante las cosas indignas y despreciables que comete la gente: No
participéis en las obras infructuosas de las tinieblas. El capítulo termina con
instrucciones sobre la piedad y la santidad en las relaciones matrimoniales
(versículos 21-33). 11 Lea en voz alta el Salmo 101. Luego debe escoger, en
espíritu de oración, un área de la vida del salmista que quisiera para fortalecer
su propia vida. (Ejemplos: honestidad, luchar contra la maldad, pureza de vida
en la familia, etcétera.) Dios se preocupa para ayudarnos a crecer en cada una y
todas las áreas de nuestra vida. 26

6 Madurez espiritual Objetivo 6. Escoger hábitos, pensamientos y relaciones que


nos ayuden en nuestros esfuerzos por alcanzar la madurez espiritual. Este es el
tema de todo este curso! La lección número 6 analizará en detalle lo que se
relaciona a la madurez espiritual. No daremos aquí la deþnición. Recuerde,
cuando estudie la lección número 6, de escribir pasajes bíblicos en su cuaderno
de apuntes en la columna titulada Espiritual. Esta ilustración resume o
compendia lo que hemos estudiado: EL CREYENTE VIDA CUERPO MENTE
UNA VIA HACIA UNA META LA META: PARA GLORIA DE DIOS Madurez y
Comunión con Dios Al observar la ilustración de la página anterior observamos
que la meta del creyente está por fuera de él. Para alcanzar la meta evangélica,
debemos avanzar hacia esa meta. 12 Describe la ilustración de la página
anterior una vida dinámica? (Explique su respuesta). Todas las decisiones que
hagamos respecto a hábitos, pensamientos y relaciones, deben ser hechas con
la vista puesta en la meta de la madurez espiritual. APRENDER ACERCA DE LA
IMAGEN DE JESUS Objetivo 7. Describir la vocación del siervo de Jesús e
identiþ carnos como siervos de él. Ciertos principios bíblicos suelen ser difíciles
de entender. Ya descubrimos que Dios nos puso aparte para llegar a ser muchos
hermanos (Romanos 8:29). Tal vez nos formulemos la pregunta: Cómo puedo
parecerme a Jesús? La pregunta surge cuando recordamos que Jesús fue
inmaculado, y Dios en forma humana. Entendemos un simple pero importante
punto: es en el papel de siervos en que nos asemejamos a Jesús. 13 Lea
Filipenses 2:5-8. Según Filipenses 2:5, qué actitud mental debemos tener? 14
Según Filipenses 2:6-8, cuál fue la naturaleza que Jesús voluntariamente tomó?
Esta naturaleza fue expresada, según Filipenses 2:5-8, por humildad y
obediencia. En Hebreos 10:7, Jesús dijo: He aquí vengo, oh Dios, para hacer tu
voluntad. También, recordamos, sin duda, su oración en Getsemaní: No mi
voluntad, sino la tuya (Lucas 22:42). 15 Qué pone de relieve Hebreos 10:7 que
describe la vocación del siervo de Jesús? Entendemos ahora por qué Pablo,
Santiago, Judas y otros se identiþcaron a sí mismos como siervos de
Jesucristo? Esa es la forma para llegar a asemejarnos a Jesús. No somos
salvados 27

7 del pecado tomando en cuenta solamente nuestra salvación, sino que somos
salvados para servir. Aceptamos una relación de obediencia a un Señor,
Jesucristo. Jesús se transforma en nuestro amo, y nosotros, siervos amantes,
entregados a su voluntad. La salvación con sus alegrías, su victoria y su libertad
es más que una experiencia. Por medio de la salvación llegamos a comprender
en toda su dimensión nuestro propósito. Somos creados para gloriþcar a Dios.
Nuestra meta es asemejarnos a Jesucristo y ver restaurada nuestra comunión
con Dios. Tal relación llena el más profundo deseo de un propósito en la vida.
Todos nosotros debemos declarar con el apóstol Pablo: Será magniþcado Cristo
en mi cuerpo, o por vida o por muerte (Filipenses 1:20). autoexamen
CORRECTO INCORRECTO. Escriba una C en el espacio en blanco si la
aþrmación es correcta. Escriba una I si es incorrecta. Luego cambie la
aþrmación INCORRECTA para hacerla correcta Estatura es una palabra que
signiþca altura o cualidad lograda por el crecimiento. Estatura es una palabra
que signiþca Según las palabras de Jesús, todas las cosas malas y
pecaminosas provienen del corazón de la persona. Según las palabras de
Jesús, todas las cosas malas provienen de La Biblia nos enseña que los
creyentes han de tener la mentalidad y la actitud de Moisés. La Biblia nos
enseña que el creyente ha de tener la mentalidad de... SELECCION MULTIPLE.
Encierre en un círculo las letras de las alternativas correctas a cada pregunta. 4
La Biblia enseña en Lucas 2:52 que Jesús creció en cuatro áreas de su vida.
Seleccione estas cuatro áreas de las palabras que Þguran a continuación: a)
Espiritual b) Física c) Emocional d) Mental e) Médica f) Bíblica g) Sicológica h)
Social 5 Según 1 Corintios 6:9,10, ciertos y determinados usos de nuestro
cuerpo impedirán que heredemos el reino de Dios. Seleccione esos usos de la
siguiente serie de palabras descriptivas: a) Inmoral b) Atlético c) Tedioso d)
Adúltero e) Homosexual f) Pensante 6 Filipenses 2:5-8 nos dice que Jesucristo
voluntariamente tomó sobre sí no solamente una forma humana, sino también
una naturaleza muy especial. Cuál fue esa forma? a) De sacerdote b) De siervo
28

8 c) De rey d) De profeta RESPUESTA BREVE. Responda brevemente. 7 El


creyente, en su experiencia social, debe poner bajo el señorío de Jesucristo a
las siguientes cuatro categorías de personas: a... b... c... d... respuestas a las
preguntas de estudio 1 b) La estatura de la plenitud de Cristo. 9 b) Ocho. 2 Por
lo que padeció aprendió la obediencia. 10 Por un cambio total de mentalidad. 3
Al pleno desarrollo de sus características físicas y mentales, y de su obra. 11 Su
propia respuesta. 4 Sí, porque fue tentado en todo, como lo somos nosotros, y
se compadece de nuestras debilidades. 12 Sí, porque tanto la vida dinámica
como la ilustración 2.1 indican una vida que avanza hacia una meta. 5 En
estatura, en sabiduría, y en gracia para con Dios y los hombres. 13 La actitud
mental de Jesucristo. 6 c) No heredarán el reino de Dios. 14 La naturaleza de
siervo. 7 Del corazón, donde nacen las ideas y pensamientos pecaminosos. 15
Su obediencia. 8 a Destruir falsos argumentos. b Derribar obstáculos al
conocimiento de Dios. c Hacer que cada pensamiento obedezca a Cristo. 29

7 características del crecimiento espiritual

13 ABRIL, 2017 | LUIS MÉNDEZ

MÁS DE LUIS MÉNDEZ

Aconsejando efectivamente a las ovejas


Un buen matrimonio te confronta

El pastor que cuida su matrimonio

6 marcas del cuidado espiritual en el matrimonio

7 “resOraciones” de año nuevo para el 2018

Uno de los mayores obstáculos para nuestro crecimiento espiritual es que


solemos intentar cambiar lo que hacemos en vez de lo que somos. Estamos tan
empeñados en hacer ajustes en lo que las personas ven, que olvidamos lo más
importante: lo que solo Dios puede ver.

Dios está en el negocio de transformarnos a la imagen de su Hijo (Efesios 4:13).


Él quiere que crezcamos espiritualmente, y necesitamos su ayuda para esa
clase de transformación que no es superficial, sino que ocurre dentro de
nosotros.

Déjame compartir contigo siete características del verdadero crecimiento


espiritual. Obviamente, en la Palabra de Dios encontramos mucho más sobre
este tema. Pero aquí ordené siete aspectos que reflejan muy bien cuando
estamos en crecimiento espiritual:

1. El crecimiento espiritual se basa en el nuevo nacimiento.

En otras palabras, el crecimiento espiritual está basado en una salvación real.


No podemos hablar de crecimiento espiritual si no tenemos vida espiritual —si
no hemos nacido de nuevo y hemos recibido el perdón de Dios.

En Juan 1:12-13 podemos leer sobre la importancia de esto: “Pero a todos los
que lo recibieron, les dio el derecho (el poder) de llegar a ser hijos de Dios, es
decir, a los que creen en Su nombre, que no nacieron de sangre, ni de la
voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios”.

Tu crecimiento espiritual no tiene que ver principalmente con que tus padres,
amigos o familiares sean creyentes. Se trata primero de un asunto individual,
para aquellos que han sido adoptados por Dios.

2. El crecimiento espiritual se basa en la obra del Espíritu Santo.

El apóstol Pablo nos enseña que necesitamos vivir bajo la influencia del Espíritu
Santo para crecer espiritualmente:

“Por tanto, tengan cuidado cómo andan; no como insensatos sino como sabios,
aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Así pues, no sean
necios, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor. Y no se embriaguen con
vino, en lo cual hay disolución, sino sean llenos del Espíritu” (Efesios 5:5-18).

La Biblia enseña mucho sobre la obra del Espíritu Santo. Por ejemplo, nos
enseña que Él nos guiará a toda verdad y nos consuela (Juan 16:13; 14:26). No
hay crecimiento espiritual en nuestras vidas si el Espíritu no está trabajando
estas cosas que solo Él puede hacer.

3. El crecimiento espiritual se basa en un conocimiento experiencial de la gracia


de Dios.

Es muy diferente saber cosas sobre que Dios que conocer a Dios.

Tenemos mucha información sobre Dios. Conocemos sus atributos, podemos


citar la Palabra, hablar sobre lo que Él ha revelado, pero ¿tienes una relación
con Dios? ¿Lo conoces en lo privado?

Pedro escribió: “Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro


Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la
eternidad. Amén”. (2 Pedro 3:18, énfasis añadido.)

El apóstol habla del crecimiento en conocimiento y gracia. Esta gracia incluye el


aspecto experimental de haber sentido el perdón de nuestros pecados, y el
profundo amor de Dios. Si no conocemos de una manera profunda la gracia de
Dios, no podremos compartirla con otras personas ni crecer.

4. El crecimiento espiritual genera una actitud de humildad.

Es contradictorio decir que estamos creciendo espiritualmente mientras somos


orgullosos. Si lo que sabes de Dios es correcto, ese conocimiento debe llevarte
a reflejar lo que Dios es.

Dios exalta al humilde y tiene una pasión singular por él. Sin embargo, la misma
Biblia enseña que Él resiste a los orgullosos (Santiago 4:6).

Necesitamos seguir el ejemplo de Jesús: “Haya, pues, en ustedes esta actitud


(esta manera de pensar) que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque
existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué
aferrarse, sino que Se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose
semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló El
mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:5-
8).

Teniendo todas las facultades para haber nacido en un palacio, nuestro Señor
vino a nacer en un pesebre y a morir por pecadores, eligiendo la peor de las
muertes. Así nos modeló una actitud de humildad.

5. El crecimiento espiritual viene como efecto de una transformación real.

Dios nos recibe tal y como somos, pero nos ama demasiado como para dejarnos
así.

Por eso, en Romanos 12:1-2, leemos: “Por tanto, hermanos, les ruego por las
misericordias de Dios que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo y santo,
aceptable (agradable) a Dios, que es el culto racional de ustedes. Y no se
adapten (no se conformen) a este mundo, sino transfórmense mediante la
renovación de su mente, para que verifiquen cuál es la voluntad de Dios: lo que
es bueno y aceptable (agradable) y perfecto”.

En respuesta al evangelio, debemos vivir con mentes transformadas para crecer


espiritualmente.

6. El crecimiento espiritual inspira una actitud de avance.

Cuando Dios trabaja en nuestras vidas, nos reta a seguir creciendo.

El apóstol Pablo escribió al respecto: “Hermanos, yo mismo no considero


haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y
extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta para obtener el
premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14).

Pablo no estaba pendiente de sus retrovisores mientras avanzaba en el


crecimiento espiritual. Necesitamos dejar de vivir en el ayer. Hay veces en que
estamos estancados, y por eso debemos pasar la página.

Hay cosas que Dios tiene para nosotros, que no podemos recibir mientras
carguemos con nuestro pasado. Debemos avanzar hacia la meta de conocer
más a Cristo y ser semejante a Él.

7. El crecimiento espiritual promueve una actitud de servicio.

Nuestro Señor Jesucristo enseñó: “y el que entre ustedes quiera ser el primero,
será su siervo; así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para
servir y para dar Su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:27-28).

Reflejamos a Cristo cuando renunciamos a una vida centrada en nosotros, y


decidimos auxiliar a los demás.
¿Estamos sirviendo a los demás como Jesús espera que lo hagamos? Esa es
una evidencia poderosa de que estamos creciendo espiritualmente en lo interior.

Foto: Lightstock.