Está en la página 1de 15

1.

- Libertad: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y,
dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con
los otros.

2.- Nacionalidad: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta
Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o
de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o
cualquier otra condición.

3.- a la vida: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su


persona.

4.- No ser sometido: Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y


la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.
5.- Ni esclavitud, ni tortura: Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles,
inhumanos o degradantes.

6.- Igualdad: Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que
infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

7.- Dignidad: Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

8.- Derecho a la salud: Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le
asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el
vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo
derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros
casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su
voluntad.
Derecho a la educación es un derecho fundamental de
todos los seres humanos que les permite adquirir
conocimientos y alcanzar así una vida social plena. El
derecho a la educación es vital para el desarrollo
económico, social y cultural de todas las sociedades. Sin
embargo continúa siendo inaccesible para miles de niños
del mundo.

Seguridad es un sistema de prestaciones


sociales para evitar los riesgos e imprevistos
sociales. Producto de la era industrial y ligada a
un empleo, aspiraba a responder a ciertas
urgencias, así como a institucionalizar la
solidaridad en la sociedad con el fin de que los
individuos no dependan más de la caridad.

derecho al trabajo es el derecho


fundamental humano por el que toda
persona tiene el derecho al trabajo, a la libre
elección del mismo, a condiciones equitativas
y satisfactorias de trabajo, a la protección
contra el desempleo, sin discriminación, con
igualdad salarial, remuneración digna,
protección social y derecho de sindicación.

2. El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático, burocráticamente organizado


y auspiciado por el estado de seis millones de judíos por parte del régimen nazi y sus
colaboradores. Holocausto es una palabra de origen griego que significa “sacrificio por
fuego”. Los nazis, que ascendieron al poder en Alemania en enero de 1933, creían que los
alemanes eran una “raza superior”, que los judíos eran “inferiores” y que representaban una
amenaza para la denominada comunidad racial alemana.

Durante la era del Holocausto, las autoridades alemanas también persiguieron a otros
grupos debido a su percibida “inferioridad racial”, como los romaníes (gitanos), las
personas con discapacidades y algunos de los pueblos eslavos (como los polacos, los rusos
y otros). Otros grupos fueron perseguidos por motivos políticos, ideológicos y
conductuales, entre ellos los comunistas, los socialistas, los testigos de Jehová y los
homosexuales.

En 1933, la población de judíos en Europa sumaba más de nueve millones. La mayoría de


los judíos europeos vivían en los países que la Alemania nazi ocuparía o sobre los que
ejercería influencia durante la Segunda Guerra Mundial. Para 1945, los alemanes y sus
colaboradores habían asesinado aproximadamente a dos de cada tres judíos europeos como
parte de la “solución final”, la política nazi para asesinar a los judíos de Europa.

Esta foto se origina en una película producida por el Ministro de Propaganda del Reich.
Muestra pacientes en un asilo no identificado. Su existencia se describe como "vidas sin
esperanza". A través de la propaganda, los nazis querían provocar la simpatía pública para
el programa de eutanasia.

Los nazis consideraban que los judíos eran el mayor peligro para Alemania. Los judíos
fueron las principales víctimas del racismo nazi, pero también hubo otras víctimas, como
los romaníes (gitanos) y las personas con discapacidades mentales o físicas. Los nazis
asesinaron a unos 200.000 romaníes. Además, como parte del programa de eutanasia,
asesinaron a por lo menos 250.000 pacientes con discapacidades físicas o mentales, que
eran principalmente alemanes y vivían en instituciones.

A medida que la tiranía nazi se extendió por toda Europa, los alemanes y sus colaboradores
persiguieron y asesinaron a millones de otras personas. Entre dos y tres millones de
prisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados o murieron de inanición, enfermedades,
negligencia o maltrato. Los alemanes se enfocaron en los intelectuales polacos no judíos
para asesinarlos, y deportaron a millones de polacos y civiles soviéticos para hacer trabajos
forzados en Alemania o en la Polonia ocupada, donde estas personas trabajaron y con
frecuencia murieron bajo condiciones deplorables.

Desde los primeros años del régimen nazi, las autoridades alemanas persiguieron a
homosexuales y a otras personas cuya conducta no se ajustaba a las normas sociales
prescritas. Los oficiales de la policía alemana persiguieron a miles de oponentes políticos
(incluidos comunistas, socialistas y líderes sindicales), así como a disidentes religiosos
(como los testigos de Jehová). Muchas de estas personas murieron a consecuencia de la
encarcelación y el maltrato.

En los primeros años del régimen nazi, el gobierno nacionalsocialista estableció campos de
concentración para detener a oponentes políticos e ideológicos reales e imaginarios. En los
años previos al estallido de la guerra, los oficiales de las SS y de la policía encarcelaron
cada vez a más judíos, romaníes y otras víctimas del odio étnico y racial en estos campos.

Para concentrar y vigilar a la población judía, así como facilitar la posterior deportación de
los judíos, durante los años de la guerra los alemanes y sus colaboradores crearon guetos,
campos de tránsito y campos de trabajos forzados para los judíos. Las autoridades alemanas
establecieron también numerosos campos de trabajos forzados, tanto en el denominado
Gran Reich alemán, como en territorios ocupados por los alemanes, para personas no judías
a quienes los alemanes buscaban explotar laboralmente.

Después de la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, los Einsatzgruppen


(equipos móviles de matanza), y posteriormente los batallones militarizados de oficiales de
la policía del orden, se movilizaron detrás de las líneas alemanas para llevar a cabo
operaciones de asesinato masivo de judíos, romaníes y funcionarios del partido comunista y
del estado soviético. Las unidades alemanas de las SS y la policía, con el apoyo de unidades
de la Wehrmacht y de las Waffen SS, asesinaron a más de un millón de hombres, mujeres y
niños judíos junto con cientos de miles de otras personas.

En la Conferencia de Wannsee celebrada en Berlín en enero de 1942, las SS (la guardia


élite del estado nazi) y los representantes de los ministerios del gobierno alemán calcularon
que la “Solución final”, el plan nazi para asesinar a los judíos de Europa, involucraría a
11 millones de judíos europeos, incluidos aquellos provenientes de países que no estaban
ocupados, como Irlanda, Suecia, Turquía y Gran Bretaña. Los judíos de Alemania y de la
Europa bajo ocupación alemana fueron deportados por medio del ferrocarril a campos de
exterminio ubicados en la Polonia ocupada, donde eran asesinados. Los alemanes
intentaron disimular sus intenciones y por ello llamaban a las deportaciones
"reasentamiento en el este". A las víctimas se les decía que iban a ser trasladadas a campos
de trabajo, pero en realidad, de 1942 en adelante, la deportación para la mayoría de los
judíos fue el traslado hacia los centros de exterminio y luego la muerte.

 US Holocaust Memorial Museum

Entre 1941 y 1944, las autoridades alemanas nazis deportaron a millones de judíos de
Alemania, de los territorios ocupados y de los países de muchos de sus aliados del Eje a los
guetos y a los centros de exterminio, también llamados campos de exterminio, donde
fueron asesinados en cámaras de gas diseñadas especialmente para ese fin.

Durante los últimos meses de la guerra, los guardias de las SS trasladaron a los prisioneros
de los campos en tren o en marchas forzadas, también denominadas “marchas de la
muerte”, en un intento por evitar que los aliados liberaran a grandes cantidades de
prisioneros. A medida que las fuerzas aliadas avanzaban por Europa en una serie de
ofensivas contra Alemania, empezaron a encontrar y a liberar a los prisioneros de los
campos de concentración, así como a los prisioneros que iban en camino a marchas
forzadas desde un campo hacia otro. Las marchas continuaron hasta el 7 de mayo de 1945,
fecha en que las fuerzas armadas alemanas se rindieron incondicionalmente a los aliados.

Para los aliados occidentales, la Segunda Guerra Mundial terminó oficialmente en Europa
al día siguiente, el 8 de mayo (día V-E), mientras que las fuerzas soviéticas anunciaron su
“día de la victoria” el 9 de mayo de 1945.

Tras el Holocausto, muchos de los sobrevivientes encontraron refugio en los campos para
personas desplazadas administrados por las fuerzas aliadas. Entre 1948 y 1951, casi
700.000 judíos emigraron a Israel, incluidos 136.000 judíos desplazados de Europa. Otros
judíos desplazados emigraron a los Estados Unidos y a otros países. El último campo para
judíos desplazados se cerró en 1957.

Los delitos cometidos durante el Holocausto devastaron a la mayoría de las comunidades


judías de Europa y eliminaron por completo a cientos de comunidades judías de la Europa
Oriental ocupada.
2. Nadie había tomado nunca antes una decisión así. Hasta el momento ninguna otra
persona lo ha hecho. Y nadie más ha tenido que convivir con semejantes consecuencias.

Pero ordenar transformar a toda una ciudad en una sucursal del infierno y en el
proceso acabar con la vida de 140.000 seres humanos –en su inmensa mayoría civiles,
muchos luego de terribles padecimientos– no puede ser fácil.

Eso fue sin embargo lo que ocurrió después de que Harry S. Truman autorizó el
lanzamiento de una bomba atómica sobre la localidad japonesa de Hiroshima, un 6 de
agosto de hace ya 70 años*.

"La usamos para acortar la agonía de la guerra, para salvar las vidas de miles y miles de
jóvenes estadounidenses", se justificó el presidente estadounidense tres días después, en un
mensaje transmitido el día del lanzamiento de una segunda bomba sobre la ciudad de
Nagasaki.

Y pocos después, el 15 de agosto de 1945, Japón finalmente anunció la rendición


incondicional que desde hacía tiempo se le venía exigiendo.

Terminaba así la Segunda Guerra Mundial.

Y empezaba un debate que todavía no ha terminado.

La usamos para acortar la agonía de la guerra, para salvar las vidas de miles y miles de
jóvenes estadounidenses"

Palabras del presidente estadounidense Harry S. Truman tras el lanzamiento de una segunda
bomba sobre la ciudad de Nagasaki.

Efectivamente, muchos todavía consideran que la relativamente rápida rendición


japonesa valida la decisión de Truman de recurrir a las armas nucleares.

Para ese entonces, los bombardeos de la fuerza aérea estadounidense ya habían causado
más muertos que los que eventualmente provocarían los dos artefactos nucleares. Y Japón
no se rendía.

Y la alternativa –una invasión acompañada por un bloqueo naval– muy probablemente


hubiera tenido un costo todavía mucho mayor en vidas humanas, para ambos bandos.

Otros, sin embargo, jamás considerarán justificable el uso de armas o estrategias que no
discriminan entre combatientes y civiles, y no falta quien considere que lo de Hiroshima
fue un crimen de guerra.

Pero además, incluso en 1945, muchos estaban convencidos de que una rendición
japonesa se podía obtener sin recurrir a las armas nucleares.
"Una pequeña concesión"
"Los japoneses estaban listos para rendirse y no hacía falta golpearlos con esa cosa
horrible", diría por ejemplo, años después, Dwigth Eisenhower, en aquel entonces
máximo comandante de las fuerzas aliadas en Europa y eventual sucesor de Truman en la
Casa Blanca.

Y numerosos académicos –como Mark Selden, profesor de la Universidad de Cornell y


editor de The Asia-Pacific Journal– han llegado a la conclusión de que las bombas no
fueron tampoco el factor determinante para que Tokio se rindiera.

"Los japoneses ya habían sufrido la destrucción de ciudad, tras ciudad, tras ciudad, con la
pérdida de aproximadamente medio millón de vidas, por causa de los bombardeos
estadounidenses. Y no habían parpadeado", reconoció Selden.

"Pero era porque estaban queriendo obtener una pequeña concesión de Estados Unidos, que
exigía una rendición incondicional: la protección del emperador", le explicó a BBC
Mundo.

Según Selden, antes de la detonación de Hiroshima, Japón ya estaba buscando


desesperadamente un camino hacia la rendición y para ello había buscado incluso la
intermediación de la Unión Soviética, con la que había suscrito un tratado de neutralidad
años antes.

Pero, para el académico, los soviéticos no estaban realmente interesados en ayudar a la


negociación, pues les ataría más la idea de sumarse al conflicto para hacerse con nuevos
territorios y obtener otras ventajas.

Y según Tsuyoshi Hasegawa, profesor del departamento de historia de la Universidad de


California en Santa Bárbara, fue precisamente la posibilidad de un involucramiento
soviético lo que terminó de decidir a Truman por el uso de la bomba.

Aliados incómodos
"La entrada de la URSS habría acelerado el fin de la guerra. Pero EE.UU. ya había
empezado a entrar en conflicto con los soviéticos en Europa del este, por lo que había
preocupaciones", le dijo Hasegawa a BBC Mundo.

"Es decir, Truman tenía un dilema. Y la bomba resolvió ese dilema".

"En otras palabras, la principal razón para usar la bomba fue forzar a los líderes
japoneses a que se rindieran antes de que los soviéticos entraran a la guerra. Las dos
cosas están muy conectadas", explicó.
Y tanto él como su colega de Cornell coinciden en que fue precisamente la decisión de
Moscú de sumarse al conflicto contra los japoneses, dos días después de Hiroshima, lo que
terminó de forzar la rendición nipona.

"Yo creo que es útil pensar en el lanzamiento de la bomba como el primer gran momento
de lo que muchos llaman o les gusta llamar 'la Guerra Fría'", dijo Selden, quien cree
que Washington también veía la bomba como una forma de mandarles un mensaje a los
soviéticos.

"Y vista desde Tokio, desde el palacio imperial, la idea de tener a los rusos a cargo, en
lugar de a los estadounidenses, debe haber parecido tremendamente poco atractiva", le
explicó a BBC Mundo.

El peso de la opinión pública


Para muchos, la sensación de que la bomba tenía mucho de mensaje para la URSS se
amplificaría cuando, después de la rendición EE.UU., no tuvo problemas en permitir lo que
tanto había pedido Japón: conservar en el trono al emperador Hiroito.

¿Por qué no hacerlo antes si, como opina Hasegawa, esto habría podido acelerar el final del
enfrentamiento?

Efectivamente, según el académico japonés, si Truman quería terminar la guerra cuanto


antes y sin usar la bomba atómica, tenía dos opciones.

"Uno, podía haber invitado a Stalin a suscribir la declaración de Postdam [que exigía la
rendición de Japón] . Dos, podía haberle dado a los japoneses la señal de que EE.UU.
estaba dispuesto a preservar el sistema imperial. Pero no hizo ninguna de las dos", le
dijo a BBC Mundo.

Y, para él, el sentimiento antijaponés que predominaba en EE.UU. luego del ataque a
Pearl Harbor puede ayudar a entender por qué nunca hizo llegar ese mensaje.

"Los japoneses empezaron la guerra desde el aire en Pearl Harbor. Ahora les hemos
devuelto ese golpe multiplicado", fue de hecho una de las primeras cosas que dijo Truman
en el mensaje en el que informó al mundo del ataque contra Hiroshima.

"La usamos contra aquellos que nos atacaron sin advertencia en Pearl Harbor, en contra de
aquellos que han matado de hambre, golpeado y ejecutado prisioneros de guerra
estadounidenses, en contra de aquellos que han abandonado cualquier pretensión de
obedecer las leyes internacionales de la guerra", insistiría en su mensaje del día del
ataque nuclear contra Nagasaki.

Y aunque hay otros que piensan que la bomba también fue detonada para justificar los
miles de millones de dólares invertidos en el proyecto Manhattan o para permitir su
perfeccionamiento, Selden no le da mucho peso a esos argumentos.
"Puede que haya sido un factor, pero no le doy mucho énfasis porque la lógica de usar la
bomba para terminar la guerra y la lógica de usar la bomba para enviarle un mensaje
a los soviéticos es muy, muy poderosa. No necesita de eso", le dijo a BBC Mundo.

Por otro lado, también hay historiadores que disputan la aserción de que Japón estaba
listo a rendirse y que EE.UU. lo sabía.

"Los japoneses no veían su situación como catastróficamente desesperada. Tampoco


estaban buscando cómo rendirse, sino intentando una salida negociada a la guerra que
preservara el viejo orden en Japón, no nada más la figura del emperador", escribió, por
ejemplo, Richard B. Frank en un ensayo publicado en ocasión del 60 aniversario de
Hiroshima.

Y, según Frank, gracias a las intercepciones radiales los líderes estadounidenses también
sabían que la paz todavía no estaba al alcance de la mano y que Japón todavía tenía que ser
golpeado con fuerza para que se rindiera.

Lo que pudo ser


En cualquier caso, Japón nunca se rindió. Y ni los gobiernos, ni los militares, actúan
basados en intenciones.

Y tanto Hasegawa como Selden coinciden en que, habiendo desarrollado la bomba, era
muy difícil que EE.UU. no la terminara utilizando durante la guerra.

"Las reticencias morales habían sido superadas incluso antes de la bomba atómica, así
que pasar de las bombas incendiarias a las bombas atómicas fue una decisión relativamente
fácil porque es nada más un asunto de escala: es hacer con una bomba lo que antes hacían
300 bombarderos B29", explica Hasegawa.

Y esa es también la razón por la que Selden critica el uso de la bomba atómica, que para él
no fue sino una extensión del uso de bombas incendiarias "en 64 ciudades japonesas, con
pérdidas inmensas de vidas humanas".

"El argumento no es que Estados Unidos inventó esa forma de hacer la guerra. De hecho,
creo que los japoneses y los alemanes fueron los primeros, luego los británicos los
siguieron y los estadounidenses a ellos", le dijo a BBC Mundo.

"Y puedo apreciar el otro lado del argumento, que los militares tiene como prioridad
proteger a sus propios soldados y terminar la guerra. No es algo irrelevante", explicó.

De hecho, eso puede explicar que según el comandante del Enola Gay, el avión que dejó
caer la bomba sobre Hiroshima, las primeras palabras de su copiloto no fueron "¡Dios mío,
qué hemos hecho!", como quiere la leyenda, sino "¡Dios mío, miren a esa hija de p…!".
Selden, sin embargo, también lamenta profundamente lo que considera es el mayor legado
de Hiroshima: "Ese fue el inicio de lo que se convertiría en una forma muy
estadounidense de guerrear en el período de post-guerra: el bombardeo de civiles, al
tiempo que se lo niega", le dijo a BBC Mundo.

Y tal vez, por eso, más útil que preguntarse si el uso de la bomba atómica de Hiroshima era
necesario o no, o evitable o no, su aniversario debería servir para reflexionar sobre las
formas en las que, todavía hoy, se hace la guerra. O sobre por qué, todavía hoy, hay
guerras.

2. Siria un conflicto que todavía continúa y que ocupa páginas y minutos cada día en los
medios de comunicación de todo el mundo.

Todos hemos escuchado, visto o leído cómo está afectando la situación en este país a la
población, sobre todo a la civil, lo que ha derivado en una crisis de refugiados con impacto a
nivel mundial. Hoy queremos hacer un balance de cuáles han sido las principales
consecuencias de la guerra de Siria en este lustro de conflicto para que podamos reflexionar
sobre ello.

Según los datos que el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos hizo públicos en
octubre de 2015, más de 250.000 personas han perdido la vida en este conflicto desde su
estallido. La mayor parte de estas víctimas —más de 74.400— eran civiles y más de 12.500
de ellas, niños. La guerra en Siria ha causado un gran número de bajas de gente inocente que
no participaba en el conflicto, y los datos seguirán creciendo si no se pone fin al conflicto.
Incluso el hombre más viejo del mundo podría ser un refugiado sirio.

Como consecuencia del miedo y la incertidumbre, millones de personas han abandonado el


lugar que les vio nacer para refugiarse en otro país. La gran mayoría lo hace en países vecinos
como Turquía, Líbano o Jordania. En 2015, uno de cada cinco residentes en Líbano eran
sirios. Turquía acoge a casi dos millones de desplazados de este país. A Europa, aunque en
menor medida, también han llegado oleadas de personas que buscan un lugar donde
empezar de nuevo. Normalmente entran cruzando el Mediterráneo hacia países como Grecia
o Italia e inician un largo camino por el viejo continente hasta que consiguen asentarse
y encontrar un hogar más estable.

Esto hace que los derechos humanos estén constantemente violentándose, debido a que no
hay distinción entre niños, jóvenes y adultos.

Muchos mueren diariamente, debido a la inclemencia del conflicto.

4. CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA COMEDIA LATINA


De las creaciones literarias de los más antiguos autores teatrales latinos sólo quedan los títulos y
algunos fragmentos de sus obras, que no pasaban de ser adaptaciones o imitaciones de los
originales griegos.
Ahora bien, antes de la influencia griega, existía en Italia un teatro popular, que, tal vez por ser de
transmisión oral o improvisado, se ha perdido. Sin embargo, creó tipos peculiares, que perviven en
parte de los comediógrafos posteriores.

El primer ejemplo de este teatro primitivo es la Atelana, que presenta ya algunos rasgos recogidos
por la comedia italiana y algunos filmes cómicos modernos. Es una especie de farsa. Su nombre
deriva del de la ciudad de Atella, pequeña ciudad de Campania, que disponía de un pequeño
teatro, en el que actuaban, con máscaras, sus ciudadanos, sin que esto supusiera desdoro para
ellos.

Sus personajes son convencionales y sus nombres expresivos reflejan sus rasgos físicos esenciales
y sugieren su carácter: Maccus (tragón y estúpido); Buceo (bocazas y presumido); Dossenus (el
jorobado, lleno de malicia); Pappus (el viejo maniático); Sannio (el payaso, el que hace muecas).

Los actores de las Atelanas inventaban previamente la intriga, después la lleva-ban a la escena, en
donde cada uno cumplía con su papel de acuerdo con su ingenio, sin repetir un texto
determinado.

Estas farsas atelanas siguieron representándose en Italia, al final de los espectáculos teatrales, en
recuerdo de este género tan popular antaño, cuando ya se había generalizado el teatro de origen
griego.

Además de las Atelanas, se había desarrollado en la Etruria otro tipo de teatro rústico, los Juegos
Péscenlos, consistentes en simples diálogos, mordaces y licenciosos, en versos saturnios,
protagonizados por campesinos con la cara cubierta por una máscara.

La Comedia latina fue instituida, por decreto, casi en la misma época en que lo fue la Tragedia. Los
ediles encargados de organizar los juegos públicos pedían a escritores de fama (Livio Andrónico,
Nevio, Ennio,...) que adaptasen obras griegas para representarlas en los mismos.

Los primeros teatros surgen en Roma en el s. III a.C. y se reducen a simples tablados provisionales,
con un escenario sobrio, sin telón ni decorados, ante el que se apiña un público al que el heraldo
tenía que conminar a menudo a guardar silencio.

Los principales representantes de la comedia latina fueron Plauto y Terencio.

5. Anáfora: Figura que consiste en repetir palabras al inicio de los versos


(Llamada también repetición)

Ejemplo #1: “Aquí fue Troya, Aquí fue mi desdicha”


Ejemplo #2: “Luciendo su traje de rayas, Luciendo su esplendor”.
Epanadiplosis: Figura que consiste en que un verso termine en lo mismo que
inicio.

Ejemplo #1: “Silencio de la noche Doloroso silencio” –Rubén Darío.

Ejemplo #2: ¿Cómo era, Dios mío, como era?


¿Qué es población?
Por población se hace
referencia habitualmente al
conjunto de seres humanos
que hacen vida en un
determinado espacio
geográfico o territorio. Es
decir, suele referirse a la
población humana.

Por extensión, la palabra


población se utiliza también
para referirse al conjunto de viviendas y otras infraestructuras que ocupan un espacio, de
forma similar al término 'localidad'.

Técnicas e instrumentos de investigación

El informe de investigación representa el resultado final del largo proceso de


investigación. Su articulación estructural constituye ser el modo de como los
investigadores ordenan, clasifican y presentan los datos,Cualquiera que sea el tipo de
investigación, la presentación de los resultados se hace con base a normas que
permiten estructurar de una manera lógica la forma y el contenido de la exposición
teórica.
La Observación Científica

La Encuesta

La Entrevista

El cuestionario es un documento formado por un conjunto de preguntas que deben


estar redactadas de forma coherente, y organizadas, secuenciadas y estructuradas de
acuerdo con una determinada planificación, con el fin de que sus respuestas nos
puedan ofrecer toda la información.

La observación científica es el elemento central del método o proceso científico. La


habilidad básica del científico es realizar una observación,La observación consiste en
recibir conocimiento del mundo exterior a través de nuestros sentidos o el registro de
información por medio de herramientas e instrumentos científicos. La información
registrada durante un experimento puede ser denominada observación.

Principales técnicas e instrumentos de investigación social

La encuesta es una de las principales técnicas y herramientas de un investigador y se dice


que la principal herramienta para realizarla es lo que se denomina como cuestionario es una
técnica muy utilizada para conseguir datos primarios de parte de la población en general.

El Cuestionario
Datos Primarios

Los datos primarios son la información recolectada por el investigador directamente a


través de instrumentos como encuestas, grupos de estudio u observación. La investigación
de primaria, diseñada según sus necesidades específicas, le provee al investigador con los
datos más precisos y actualizados.

Por otro lado, los datos secundarios son básicamente los datos primarios recolectados por
otra persona. Los investigadores reutilizan y le dan un nuevo propósito a la información
como datos secundarios porque es más fácil y menos costoso que recolectarla. Sin
embargo, rara vez suele ser tan útil y precisa

En una investigación social dependiendo de la investigación a realizar los datos recavados


en esta investigación ya sea de índole social o natural los datos se dividen en primarios y
secundarios

Las entrevistas pueden ser de tipo científicas, cuya intención es promover la investigación
sobre algún tema relacionado con la ciencia y que supone la obtención de información en
torno a la labor de un individuo o grupo para poder influir sobre las opiniones y
sentimientos que la comunidad a la que vaya dirigida la entrevista tenga sobre ese tema.

También podría gustarte