Está en la página 1de 73

DEDICATORIA

La presente tesis está dedicada a Dios, ya que gracias a él hemos logrado


concluir esta carrera.

A nuestros padres, por siempre estar de nuestro lado apoyándonos en todo


momento, y haciendo de nosotros mejores personas, brindándonos sus sabios
consejos y comprendiéndonos en todo momento.

A nuestros docentes y doctores por guiarnos y enseñarnos no solo al nivel


cognitivo, sino humano. A nuestros compañeros y amigos, con quienes hemos
compartido conocimientos, momentos de alegría y tristezas y a cada uno de las
personas que a lo largo de estos 7 años estuvieron junto a nosotros apoyándonos.

Gracias a todos.

1
CAPITULO I

EL PROBLEMA

Planteamiento del Problema

En décadas recientes, el mundo ha experimentado profundas transformaciones


demográficas y epidemiológicas que han condicionado un enorme aumento en la
prevalencia e incidencia de las enfermedades crónicas no transmisibles. La epidemia
de enfermedades crónicas amenaza el desarrollo social y económico, la vida y la
salud de millones de personas.
En 2005, aproximadamente 35 millones de personas fallecieron de
enfermedades crónicas; esta cifra dobla el número de muertes de todas las
enfermedades infecciosas, condiciones maternas y perinatales, y deficiencias
nutricionales combinados. Mientras es esperable que la mortalidad por estas últimas

2
condiciones decline en 3% en la próxima década, las muertes por enfermedades
crónicas aumentarán en 17% en el mismo período1.
Dentro de este grupo se encuentra la enfermedad renal crónica (ERC)2 la cual
es considerada hoy en día un problema de salud pública en el ámbito mundial debido
a su prevalencia e incidencia creciente en la población como por su elevada
morbimortalidad y coste socioeconómico, su importancia relativa en la carga de
enfermedad, su comportamiento crónico o permanente, su potencial letal y porque
representa un importante gasto en salud para el sistema dado que requiere una alta
complejidad técnica en su manejo. La manifestación más grave de la enfermedad
renal es la insuficiencia renal crónica terminal (IRCT) que lleva al paciente a la
necesidad de terapia de sustitución renal (diálisis crónica) o al trasplante renal.

En España3, la prevalencia en terapia renal sustitutiva es de 986 pacientes por


millón de población (pmp), lo que supone que aproximadamente 45.000 personas
precisan depuración extrarrenal o han recibido un injerto renal. Pero la ERC es
mucho más prevalente en estadios más precoces, y se asocia con un mal pronóstico,
tanto por el riesgo aumentado de fallecimiento precoz, por causa cardiovascular,
como por el riesgo de progresión de la enfermedad renal y, en consecuencia, la
necesidad de tratamiento renal sustitutivo. Colombia, en el año 2008, la enfermedad
renal crónica estadio 5 (ERC5) con necesidad de terapia de sustitución o reemplazo
renal (diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante) fue establecida como enfermedad
de alto costo.4
Ahora bien, en Venezuela durante los últimos años numerosos informes han
señalado a la enfermedad renal crónica (ERC) como un problema de salud con

1
Correa-Rotter R, Cusumano A. Present, Prevention, and Management of et al. Enfermedad
Chronic Kidney Disease in Latin America. Blood Purif 2008; 26: 90-94
2
3
Eknoyan G, Lameire N, Barsoum R, et al. The burden of kidney disease: Improving global outcomes.
Kidney Int 2004;66:1310-4
4
Cuenta de Alto Costo, Colombia. La correspondencia se debe dirigir a Luisa Fernanda Alvis. Correo
electrónico: lalvis@cuentadealtocosto.org

3
repercusión social ascendente5 y los reportes del USRDS6, la ERA-EDTA7 o los
datos de la SLANH8 evidencian la cuantía progresivamente en ascenso de la
enfermedad renal crónica (ERC), mientras otros autores además han enfatizado en la
enorme carga que representa esta entidad para el paciente, su familia y la sociedad en
su conjunto 9; lo cual se torna muy oneroso para países no desarrollados donde no
sólo el tratamiento renal sustitutivo resulta cualitativamente deficiente sino peor aún,
donde no toda la población afecta del morbo renal tiene acceso a dichas formas de
tratamiento pues los altos costos para estas terapéuticas resultan cada vez más
1011
prohibitivos para muchos de estos países , justificando la implementación de
estrategias que permitan modificar esta situación mediante la prevención o detección
precoz de la enfermedad renal crónica (ERC) que propicien cambiar la evolución
progresiva hacia las fases extremas de la afección12. Por ello, además de los estudios
de prevalencia e incidencia en población general, los cuales sin dudas resultan de
vital importancia, una de las formas de apreciar el impacto de una enfermedad sobre
una población estriba en caracterizar la mortalidad que directa o indirectamente está
asociada a dicha entidad.
Ahora bien, el impacto real resultante de la prevalencia e incidencia por ERC
es subestimado por diversas razones pues como se aprecia en el reporte de salud

5
Santacruz PL: La insuficiencia renal crónica como problema de salud: una reflexión en el tiempo.
Nefrología 20 (5): 465- 6, 2000.
6
USRDS: Annual Data Report: Atlas of End-Stage Renal Disease in the United States, National
Institutes of Health, National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, Bethesda.
United States Renal Data System, 2005. http://www.usrds.org/adr.htm. [Consulta: 2006, marzo 29].
7
ERA-EDTA Registry: Annual Report 2003. European Renal Association, 2005. http://www.era-
edtareg.org/inp=annrep [Consulta: 2006, marzo 29].
8
Registro Latinoamericano de Diálisis y Trasplante (2005). «Informe del Año 2003». Sociedad
latinoamericana de Nefrología e Hipertensión. http://www.slanh.org/registro/informes.asp
[Consulta: 2006, marzo 29].
9
Kimmel PL Psychosocial factors in dialysis patients. Kidney Int59 (5): 1599-1613, 2001.
Schieppati A, Remuzzi G: Chronic renal diseases as a publichealth problem: Epidemiology, social, and
economic implications. Kidney Int 68 (Supl. 98): S7-S10, 2005.
10
Jha V, Chugh, KS: The practice of dialysis in the developing countries. Hemodialysis International 7
(3): 239-49, USA, 2003.
11
. Eknoyan G, Lameire N, Barsoum R, Eckardt KU, Levin A, Levin N y cols.: The burden of kidney
disease: Improving global outcomes. Kidney Int 66 (4): 1310-4, 2004.
12
Jafar TH: The Growing Burden of Chronic Kidney Disease in Pakistan. N Engl J Med 354 (10): 995-7,
2006.

4
13
mundial de la OMS del año 2002 , el ítem «enfermedades del sistema
genitourinario» está únicamente vinculado en forma directa con dos causas o grupos
etiológicos específicos: nefrosis y nefritis e hipertrofia prostática benigna, e
incuestionablemente estos dos únicos rubros no proveen una visión verídica sobre el
papel de la ERC en la carga global de las enfermedades y por otro lado, ha quedado
bien establecido que los pacientes con ERC presentan un altísimo riesgo para
afecciones cardio y cerebrovasculares, las que en muchas ocasiones conducen a la
muerte de esas personas antes de arribar a la etapa dialítico dependiente de la
enfermedad renal crónica ERC1.
A partir de ese momento, la gestión del riesgo se instauró como una de las
prioridades para asegurar no solo el equilibrio del sistema de salud, sino como
estrategia para optimizar la atención y propender por la calidad de vida de las
personas. De esta manera, la gestión del riesgo para esta patología en Colombia se ha
abordado desde dos perspectivas: por un lado desde las patologías que se han
identificado como posibles “precursoras” o potenciales causas de la enfermedad renal
crónica (ERC), como son la hipertensión arterial y la diabetes mellitus, para evitar
que se desarrolle la enfermedad renal crónica (ERC) y que son prevenibles,
intervenibles y tratables; y por otro, para evitar la progresión desde la enfermedad.
Como puede observarse , en lo antes expuesto al igual que con muchas otras
enfermedades crónicas, la prevalencia de enfermedad renal crónica (ERC) aumenta
con la edad, por lo que es superior al 20% en personas mayores de 60 años y el 35% ,
en los de más de 70 años. Sin embargo, 1 de cada 25 adultos jóvenes de entre 20 a 39
años también tiene esta condición; las personas de raza negra poseen el doble de
probabilidades de enfermedad renal crónica (ERC) que los blancos, además de que
los pacientes con diabetes o antecedentes de enfermedad cardiovascular registran la
prevalencia más alta de enfermedad renal crónica (ERC), llegando al 50 por ciento o
más.

13
WHO:Burden of disease Project. World HealthOrganization,2002.
http://www3.who.int/whosis/menu.cfm?path=evidence,burden&language=english [Consulta: 2006,
abril 1].

5
En este sentido, la enfermedad renal global se alerta de que está en
crecimiento en países de altos ingresos y en desarrollo. En los primeros, las causas
incluyen isquemia renal por hipoperfusión después de la cirugía, sangrado,
deshidratación, shock, o sepsis, los efectos tóxicos de las drogas (a menudo
polifarmacia, medicamentos de contraste radiológico, veneno o elementos traza), y
lesiones de pigmento mioglobina o hemoglobina que pueden bloquear los vasos
sanguíneos en el riñón.

En los países en desarrollo, incluidas las zonas tropicales, la insuficiencia


renal aguda suele ser una comunidad de enfermedades adquiridas, que afecta a
personas jóvenes y previamente sanos, y con frecuencia atribuible a una causa
específica, por ejemplo, diarrea o infecciosas enfermedades tropicales, el síndrome
urémico hemolítico o glomerulonefritis aguda postinfecciosa.

Según los autores Vivekanand Jha, del George Institute for Global Health, en
Nueva Delhi, India, subrayan que las poblaciones más pobres están en mayor riesgo
de enfermedad renal crónica, como son las minorías étnicas en los países ricos, como
los negros y asiáticos en Reino Unido; negros, hispanos y nativos americanos en
Estados Unidos, y los indígenas australianos, los aborígenes de América del Sur, los
maoríes del Pacífico e isleños del Estrecho de Torres, en Nueva Zelanda, y los
canadienses de First Nations.

En términos de prevalencia, país por país, Estados Unidos, Taiwán, Portugal,


Japón y Bélgica están a la cabeza. En Taiwán y China, se cree que muchos casos
están relacionados con el ácido aristolóquico, un compuesto utilizado para promover
el adelgazamiento, y las demás preparaciones a base de hierbas de Asia y África
también se cree que son la causa de muchos casos de ERC. En los próximos años, es
probable que la carga de ERC crezca rápidamente en Asia y África, según estos
investigadores.

6
En la llamada Declaración de Bellagio 2004, se ha postulado que el
crecimiento de la ERC a nivel mundial está íntimamente vinculado al dramático
incremento de la aterosclerosis sistémica y la diabetes mellitus tipo 2, mientras que en
una reciente comunicación se ha consignado que la atención actualmente dispensada
al tema ERC depende de los 5 factores siguientes: rápido incremento de su
prevalencia, enorme costo del tratamiento, la fase extrema de la ERC sólo representa
la cima de un gran témpano de una enfermedad encubierta, significativo papel de la
ERC en la mortalidad cardiovascular y existencia de terapéuticas para impedir o
retrasar su progresión, resaltándose además en dicha comunicación que el 85% de la
población mundial viven países de escasos o medianos ingresos donde los efectos
clínicos, epidemiológicos y socioeconómicos de la ERC se tornan mucho mayores.
Otras causas son complicaciones posquirúrgicas, picaduras de serpientes, y la
ingesta de medicamentos tradicionales y nefrotóxicos, además de que los pacientes
con VIH/SIDA pueden desarrollar insuficiencia renal aguda en asociación con
infecciones, disminución del volumen de sangre en el cuerpo y el uso de
medicamentos antirretrovirales nefrotóxicos.

Cuando se indaga acerca del impacto de la ERC en la mortalidad general de la


población, los reportes se sustentan en la causa básica de muerte según la
Clasificación Internacional de Enfermedades-CIE-1019. Si se toma en consideración
que la causa básica de muerte conceptualmente es la enfermedad o lesión que inició
la cadena de acontecimientos patológicos que condujeron directamente a la muerte, o
las circunstancias del accidente o violencia que produjeron la lesión fatal y que la
ERC tiene una alta comorbilidad en otras enfermedades, surgen entonces las
interrogantes:
¿Cuál es el impacto real de la ERC en la morbimortalidad de los pacientes que
acuden a la consulta de nefrología del hospital Doctor José María Vargas de Cagua
estado Aragua?

7
¿Cuál es el número de pacientes con enfermedad renal crónica por sexo y
edad diagnosticados en el hospital Dr. José María Vargas?

¿Conocer en que estadio de la patología se encuentran los pacientes con


enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas?

¿Cuál es la comorbilidad asociada en los pacientes con enfermedad renal


crónica del hospital Dr. José María Vargas?

¿Conocer las principales alteraciones de laboratorio presentes en los pacientes


con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas?

Objetivos de la investigación

Objetivo General
Conocer el impacto real de la enfermedad renal crónica en la morbimortalidad
en pacientes que acuden a consulta de nefrología en el hospital Dr. José María Vargas
de Cagua, estado Aragua Primer Semestre de 2017.

Objetivo Específicos

1. Identificar el número de pacientes con enfermedad renal crónica por


sexo y edad diagnosticados en el hospital Dr. José María Vargas

8
2. Conocer en que estadio de la patología se encuentran se encuentran los
pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María
Vargas

3. Establecer la comorbilidad asociada de la patología se encuentran los


pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María
Vargas

4. Conocer alteraciones de laboratorio de la patología se encuentran los


pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María
Vargas.

Justificación de la Investigación

Por lo anteriormente expuesto, la realización de la presente investigación se


justifica plenamente. Considerándose la ERC un problema de salud pública, de alta
prevalencia e incidencia, por su evolución crónica, complicaciones que genera,
impacto en la calidad de vida, demanda de servicios múltiples y elevados costos.
Además, permitirá conocer aspectos de la ERC en relación a la utilidad de sus
nuevas definiciones y clasificación, que enfatizan en la prevención y detección
precoz, como estrategias para realizar intervenciones que aminoren sus
complicaciones, principalmente cardiovasculares. Un elemento de interés orienta al
reconocimiento de factores de riesgo y grupos vulnerables expuestos para reforzar las
estrategias de atención.
En este orden de ideas, el presente estudio aportara información sobre una
problemática regional poco estudiada. Estructurando las bases para futuras líneas de
investigación institucional, lo que representa un aporte educativos-técnico-científico.

9
Así mismo, en el contexto social fortalecerá la calidad de atención médica e
institucional a través de estrategias de carácter preventivo en los pacientes valorados
en el centro hospitalario.

Alcance y Limitaciones

Alcance

El alcance de la presente investigación. Conocer el impacto real de la


enfermedad renal crónica en la morbimortalidad en pacientes que acuden a consulta
de nefrología en el hospital Dr. José María Vargas de Cagua, estado Aragua durante
el primer semestre de 2017. Este conocimiento resulta de gran utilidad a la hora de
elaborar actividades instruccionales para pacientes recién diagnosticados. Además,
conocer también la relación entre las representaciones de la enfermedad, la
adherencia al tratamiento y las estrategias de afrontamiento empleadas por quienes
padecen. La misma tuvo como finalidad: Identificar el número de pacientes con
enfermedad renal crónica por sexo y edad diagnosticados en el hospital Dr. José
María Vargas, Conocer en que estadio de la patología se encuentran se encuentran los
pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas;
Establecer la comorbilidad asociada de la patología se encuentran los pacientes con
enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas, Conocer alteraciones
de laboratorio de la patología se encuentran los pacientes con enfermedad renal
crónica del hospital Dr. José María Vargas.

Limitaciones
No se contaron con investigaciones actualizadas sobre la enfermedad renal
crónica lo que dificulto la realización y comparación con antecedentes de estudio
científico.

CAPÍTULO II

10
MARCO TEÓRICO

El marco teórico tiene como finalidad desarrollar el contenido de las teorías y


demás posiciones relacionadas con diferentes autores sobre el tema en estudio. Es
definido por, Arias, (2012)14, como “una recopilación de ideas, posturas de autores,
conceptos y definiciones, que sirven de base a la investigación por realizar”, (p.94).

De allí, que el marco teórico no es más que el conjunto de bases que sustentan
una investigación, facilitando de esta manera la mejor apreciación por parte del lector
que la revisa. Asimismo, Hernández, Fernández, y Baptista (2009),15 señala que:

Al construir el marco teórico, se debe centrar en el problema de


investigación que nos ocupa sin divagar en otros temas ajenos al estudio
un buen marco teórico no es aquel que contiene muchas páginas sino el
que trata con profundidad únicamente los aspectos relacionados con el
problema, y vincula lógica y coherentemente los conceptos y
proposiciones existente en estudios anteriores. (p. 65).

Visto de esta forma, el marco teórico es el resultado de la selección de aquellos


aspectos más relacionados del cuerpo epistemológico que se asume, referidos al tema
específico elegido para su estudio.

Antecedentes de la Investigación

Los antecedentes están constituidos por aquellos estudios que de alguna manera
se relacionan con esta investigación y que aportan ideas para la realización del
mismo.

14
Arias, (2012)
15
Hernández, Fernández, y Baptista (2009)

11
Según Hurtado y Toro (2000)16 expresan: “Los antecedentes de la
investigación es el proceso mediante el cual un investigador recopila, revisa, analiza,
selecciona y extrae información de estudios anteriores, acerca del tema en estudio,
con el propósito de llegar al conocimiento y compresión más profunda del mismo”.
Los antecedentes tienen la función de proporcionarle al investigador sustentos
teóricos, para un mejor entendimiento acerca del tema que abarca en su proyecto.

Por consiguiente, a continuación se presentan los estudios previos que sirven


de referencia al conocimiento y comprensión de las variables intrínsecas en los
objetivos planteados.

Beltran,A (2015) desarrollaron una investigación titulada Evaluación de la


función renal en pacientes con enfermedad renal crónica (erc) sin tratamiento
sustitutorio, tras un programa de intervención nutricional (pin): estudio
aleatorizado Madrid, La Enfermedad Renal Crónica (ERC) . Trabajo de grado
presentado para optar al título de la Universidad Complutense de Madrid La
Enfermedad Renal Crónica (ERC) se define como la disminución de la función renal,
donde se reduce el filtrado glomerular (FG) estimado < 60 ml/min/1,73m2 o como la
presencia de daño renal de forma persistente durante al menos tres meses. La
enfermedad renal crónica (ERC) es una patología progresiva que afecta cada vez más
a la población, el daño renal aumenta con el paso del tiempo, siendo su resultado el
tratamiento renal sustitutivo, trasplante o incluso la muerte, el gran problema es que
en ocasiones no hay síntomas hasta que esta instaurada. Las causas de la ERC son
complejas e incluyen enfermedades comunes, como la hipertensión, el síndrome
metabólico (conjunto de varios factores como HTA, obesidad), la diabetes y otras
patologías que afectan al riñón. Desde la clasificación de ERC en 5 fases, los clínicos
pueden diagnosticar precozmente, incluso en estadios iniciales. Para frenar la
progresión de la enfermedad es recomendable la disminución de ingesta de proteína.
El objetivo de este estudio es evaluar una intervención nutricional (PIN) sobre la
función renal, valorando la ingesta, vigilando el estado renal y nutricional en

16
Hurtado y Toro (2000)

12
pacientes con enfermedad renal crónica sin tratamiento sustitutorio. Se siguieron los
criterios de las quías KDIGO/KDOQI, y los diferentes Documentos de Consenso de
las Sociedades Científicas. Se diseñó un estudio longitudinal aleatorizado de 86
participantes, de los 43 que componían el grupo estudio (E) finalizaron el programa
de intervención nutricional 90,69% de la muestra inicial, y 38 de los participantes del
grupo control (C) (88,37%). La duración del ensayo fue de 12 meses. El estado
nutricional se evaluó mediante la valoración global subjetiva (VSG), datos
antropométricos, dietéticos y analíticos. Se realizó los análisis estadísticos con el
programa SPSS. A los doce meses, se ha observado un aumento de FG y una
disminución de otros parámetros que agravan la enfermedad. Además, se ha
producido un control de la ingesta proteica y de la ingesta energética. Conclusión:
Mediante una intervención nutricional mantenida en el tiempo, se puede controlar el
estado nutricional y se evita la progresión de la enfermedad renal, influyendo
positivamente en algunos parámetros de riesgo. Por lo que podemos concluir que la
utilización de programas de intervención nutricional (PIN) en las consultas de
enfermería nefrológica para pacientes con enfermedad renal crónica, podría evitar, en
ocasiones, el paso del paciente a diálisis, trasplante o a la muerte. Palabras clave:
Enfermedad renal crónica; Intervención nutricional. Objetivo Principal: Valorar el
estado de la función renal tras un programa de intervención nutricional (PIN) en
pacientes ERC sin tratamiento sustitutorio. Objetivos Secundarios: 1. Valorar la
efectividad en el tiempo, de un programa de intervención nutricional (PIN) aplicado a
la mejora de la función renal. 2. Comparar la efectividad de un programa de
intervención nutricional (PIN) sobre la función renal entre un grupo estudio y un
grupo control a lo largo de un tiempo. Diseño Del Estudio Se trata de un estudio
longitudinal, aleatorizado y controlado realizado en consulta a un grupo de pacientes
con enfermedad renal crónica sin tratamiento sustitutorio. El presente trabajo
pretende valorar los resultados, tras la aplicación de un programa de intervención
nutricional (PIN), en un grupo de pacientes afectados por enfermedad renal crónica
que no reciben tratamiento sustitutorio, utilizando un grupo control de las mismas
características. Para ello, una vez seleccionada la muestra de pacientes con

13
enfermedad renal sin tratamiento sustitutorio que iban a intervenir en el estudio, se
realizó la aleatorización, asignando los pacientes bien al grupo estudio (E), objeto de
la intervención, bien al grupo control (C) a los que se les aplicaba, únicamente, las
pautas indicadas en la consulta de nefrología Conclusiones :1. La aplicación de una
intervención nutricional ajustada a las necesidades del paciente renal sin tratamiento
sustitutorio mejora el filtrado glomerular y por lo tanto, la progresión de la
enfermedad renal. 2. La intervención nutricional aplicada al paciente a lo largo del
estudio ha producido cambios en sus hábitos dietéticos que se han traducido en una
mejora de su nivel de filtración. 3. La efectividad de esta intervención es mayor en el
grupo estudio a lo largo del tiempo con respecto al grupo control. 4. Los resultados
obtenidos, indican una mejoría del FG tras el programa de intervención nutricional
aplicado y una tendencia entre los grupos a evolucionar de forma distinta alejándose
uno de otro, por lo que entendemos que si continuáramos manteniendo en el tiempo
las mismas condiciones del estudio obtendríamos una mayor diferencia en los valores
de FG para el estudio y el control.
La investigación antes descrita guarda estrecha relación con el estudio, de ella
se sustentaros constructos teóricos y descriptores claves enfermedad renal crónica
(ERC).
Francisco Javier Alonzo González, Mario Augusto Santis Barreda y Claudia
María López Villeda (2011)17 desarrollaron una investigación titulada Caracterizar
los aspectos clínicos, epidemiológicos y terapéuticos de los pacientes con
insuficiencia renal crónica en el Hospital General San Juan de Dios, Hospital
Roosevelt y Hospital de Enfermedad Común del IGSS. Metodología: Se revisaron
191 expedientes de pacientes ingresados durante febrero y marzo del 2011 a los
hospitales de referencia nacional y al Hospital de Enfermedad Común del IGSS, a los
cuales se les aplicó un instrumento en el cual se incluyeron los datos de interés.
Resultados: El 52% de los pacientes fue de sexo femenino, 46% provino de

17
Francisco Javier Alonzo González , Mario Augusto Santis Barreda y Claudia María López Villeda
(2011) Caracterizar los aspectos clínicos, epidemiológicos y terapéuticos de los pacientes con
insuficiencia renal crónica en el Hospital General San Juan de Dios, Hospital Roosevelt y Hospital de
Enfermedad Común del IGSS.

14
Guatemala, 9.9% de Escuintla, 6.2% de Jutiapa; 15% era analfabeta; 19% de los
pacientes eran mayas. El 33% de los pacientes era ama de casa, 9% agricultores; 60%
tuvo antecedente de hipertensión arterial, 54% insuficiencia renal crónica previa y
33% diabetes mellitus tipo II; el promedio de tasa de filtración glomerular fue
13.29ml/min correspondiente a una insuficiencia renal en etapa terminal; antes de
ingresar el 35% de los pacientes no habían recibido hemodiálisis, sin embargo
durante su ingreso hasta el 76% de los pacientes requirió hemodiálisis; la mortalidad
entre los pacientes fue del 6%, el promedio de días estancia fue 21. Conclusiones: El
sexo más común fue el femenino, la procedencia más frecuente fue Guatemala
seguido de Escuintla y Jutiapa, la mayor parte fueron ladinos, hipertensión arterial fue
el antecedente médico más frecuente, la mayoría de los pacientes no había recibido
hemodiálisis previo a su ingreso, durante su ingreso la mayor parte fueron dializados.
En este sentido, el antecedente previo guarda estrecha relación con la
investigación su aporte contribuyo en el marco teórico, metodológico del mismo

Por último Núñez Helene (2015)18 desarrollo una investigación titulada


Complicaciones Agudas Durante Hemodiálisis En Pacientes Con Enfermedad Renal
Crónica Estadio 5, Y Su Relación Con Factores De Comorbilidad En Unidades De
Diálisis De La Ciudad De Valencia Y Puerto Cabello. Edo. Carabobo, En El Periodo
Agosto-Diciembre, 2009. . Objetivos: Determinar la incidencia de complicaciones
agudas en pacientes en hemodiálisis y su relación entre las comorbilidades existentes
.Metodología: Es un estudio de campo, descriptivo correlacional. Población
conformada por 720 pacientes, se aleatorizaron 92, que cumplían sesiones de HD,
distribuidos en 8 unidades, del Estado Carabobo, se revisan las historias médicas y
registran las complicaciones clínicas y hemodinámicas durante la sesión de
hemodiálisis. Resultados: El género masculino predomino (68.5%), el grupo etario
≥50 años, predomino con 62%. Se presentaron 30 complicaciones agudas en total, las

18
Núñez Helene (2015) desarrollo una investigación titulada Complicaciones Agudas Durante
Hemodiálisis En Pacientes Con Enfermedad Renal Crónica Estadio 5, Y Su Relación Con Factores De
Comorbilidad En Unidades De Diálisis De La Ciudad De Valencia Y Puerto Cabello. Edo. Carabobo, En
El Periodo Agosto-Diciembre, 2009

15
complicaciones hemodinámicas fueron hipotensión arterial con 7 casos (53.8%),
Hipertensión arterial (30.8%), y dolor torácico (15,4%), entre las complicaciones
clínicas destacan calambres con 7 casos (41,2%), cefalea (29,4%), prurito (23,5%) y
mareos (5,9%). Conclusiones: La Diabetes Mellitus y la Hipertensión Arterial son la
primera causa de ERC. Las complicaciones durante HD más frecuentes fueron
hipotensión arterial y calambres. Se recomienda optimizar y mejorar todos los
factores de riesgo pre-diálisis, para evitar la incidencia de dichas complicaciones.

Bases Teóricas

Las bases teóricas que se presentan a continuación tratan de un sistema de


conocimientos organizados, con el fin de profundizar en el tema de estudio. Al
respecto, Bisquerra (2006)19, señala que las bases teóricas “son un conjunto de
preceptos conceptuales que fundamentan la investigación desde el punto de vista
teórico, las cuales deben estar relacionadas con las variables del estudio”. (p.27). En
este sentido, se incorporan definiciones y enfoques resultantes de la revisión de los
textos seleccionados que tienen que ver con el problema planteado.

ERC: Una Epidemia Silenciosa

Enfermedad Renal Crónica (ERC) es un problema creciente a nivel mundial,


con una prevalencia es timada que se aproxima al 10% (3). Sin embargo, su presencia
ha sido generalmente inadvertida para las autoridades y organizaciones de salud, los
médicos, pacientes y la población general. Se la ha denominado una epidemia
silenciosa.

Por ejemplo, en 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó


que, de 58 millones de muertes producidas en ese año, 35 millones podían ser
atribuidas a enfermedades crónicas; las causas que lideraban la estadística eran las
19
Bisquerra (2006)

16
cardiovasculares (CV) y el cáncer (2). Aunque ERC ni siquiera es mencionada en el
informe OMS 2005, sabemos que ERC es común en personas con enfermedad y
riesgo CV, amplificando en ellas varias veces la probabilidad de un pronóstico
adverso.

Por otra parte, la mayoría de las personas con ERC, especialmente en sus
fases tempranas, no tienen conciencia de su enfermedad, la que puede evolucionar
muchos años sin las intervenciones que se requieren para evitar sus complicaciones,
principalmente cardiovasculares.

ERC ha crecido solo recientemente en su reconocimiento como un problema


de salud pública global. En marzo de 2006, se implementó por vez primera la
iniciativa de celebrar anualmente el día mundial del riñón (WKD), con el objetivo de
aumentar la visibilidad pública de la enfermedad renal, y entregar un claro y simple
mensaje a las autoridades, médicos, pacientes y toda la comunidad: “la enfermedad
renal crónica es común, dañina y tratable”20.

Tabla 1. Definición De ERC

20
Levey A, Atkins R, Coresh J, Cohen A, Collins A, Eckardt K-U et al. Chronic on an Integrated pproach
to the Prevention and Control of Chronic Diseases.kidney disease as a global public health problem:
approaches and initiatives - Washington D.C.: PAHO, 2007. a position statement from kidney disease
improving global outcomes. Kidney 17. He F, MacGregor G. Reducing population salt intake
Worldwide: from Int 2007; 72: 247-259.

17
ERC, enfermedad renal crónica; VFG, velocidad de filtración glomerular;Cr,
creatinina
Fases de la enfermedad renal crónica
La enfermedad renal crónica se divide en cinco fases de acuerdo a lo bien que
estén funcionando los riñones. Para determinar la fase de su enfermedad renal, su
médico medirá lo bien que están filtrando la sangre sus riñones. Esto se conoce como
tasa de filtración glomerular (GFR, por sus siglas en inglés). Para determinar su GFR,
el médico utiliza los resultados de las pruebas, así como su estatura, edad, raza y
sexo.
Es posible que su médico le haga una prueba anual de creatinina para estimar
su GFR. La creatinina es una sustancia química que se acumula en la sangre cuando
los riñones no están funcionando bien 21
Tabla 2
Fases de la enfermedad renal crónica

21
Enfermedad renal: Fases de la enfermedad renal crónica Kidney Disease: The Stages of Chronic
Kidney Disease https://www.cardiosmart.org/~/media/Documents/Fact%20Sheets/es-US/tb1354.pdf

18
Fuente: Enfermedad renal: Fases de la enfermedad renal crónica Kidney Disease: The
Stages of Chronic Kidney Disease
Clasificación de la enfermedad renal crónica

19
Tabla 3
Clasificación de la enfermedad renal crónica

CV = cardiovascular. IRC = insuficiencia renal crónica. * Diálisis o trasplante

Cuadro Clínico
Cuando la función renal está mínimamente alterada (FG 70-100% del
normal), la adaptación es completa y los pacientes no tienen síntomas urémicos.
A medida que la destrucción de las nefronas progresa, disminuye la capacidad
de concentración del riñón y aumenta la diuresis para eliminar la carga obligatoria de
solutos. La poliuria y la nicturia son los primeros síntomas.
Cuando el FG cae por debajo de 30 ml/min aparecen progresivamente los
síntomas que conforman el síndrome urémico: anorexia y náuseas, astenia, déficit de
concentración, retención hidrosalina con edemas, parestesias, e insomnio. Sin
embargo, especialmente cuando la enfermedad renal evoluciona muy lentamente, hay
enfermos que se mantienen prácticamente asintomáticos hasta etapas terminales, con
FG incluso de 10 ml/min o menos.

20
Las manifestaciones clínicas y bioquímicas más características, agrupadas por
aparatos y sistemas, se representan en la Tabla 4.
Tabla 4
Manifestaciones clínicas y bioquímicas más características de la
enfermedad renal crónica

Epidemiología
La ERC es un problema que ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel
mundial, se acompaña de elevada morbilidad, mortalidad y costos, así como de una
calidad de vida disminuida. Los sujetos con estadios tempranos de la ERC
generalmente no son reconocidos ni tratados de manera oportuna. Estos pacientes sin
una intervención oportuna incrementan su riesgo para la pérdida de la función renal,

21
el desarrollo de complicaciones y de muerte cardiovascular precoz. Venezuela no es
la excepción, se estima que el 8.5% de la población Venezolana tiene ERC, definida
como una reducción de la tasa de filtración glomerular (TFG) menor de 60
ml/min/1.73 m2 de superficie corporal. También se estima que aproximadamente
85,000 pacientes reciben tratamiento sustitutivo con diálisis. Según datos del United
States Renal Data System (USRDS), la DM y la HTA son las causas más frecuentes
de ERC que requieren tratamiento sustitutivo con diálisis. En Venezuela la causa más
frecuente es la DM.
La Encuesta Nacional de Salud (ENSA) del año 2000 reportó que el 7.5% de
los adultos mayores de 20 años tiene DM, el 30.8% HTA y el 70% sobrepeso u
obesidad (esta última es un factor de riesgo para desarrollar DM tipo 2 y ERC).
Desafortunadamente, el 22.7% de los participantes en la Encuesta desconocía que
tenía DM y cerca del 50% que tenía HTA. En la ENSA 2006, la prevalencia de DM
fue de 7% y llegó al 19.2% en el grupo de edad de 60 a 69 años. Estos datos junto con
el envejecimiento de la población (se estima que el 30% de los mexicanos será mayor
de 65 años en el 2030), explican que la prevalencia de la ERC aumente de forma
considerable en las próximas décadas, con el consecuente impacto en la morbilidad y
mortalidad y el costo para el sistema de salud. La ERC es considerada una
enfermedad catastrófica por el alto costo del tratamiento, el cual puede significar la
ruina para la mayoría de las familias y una carga económica importante para el
sistema de salud.

Modelo conceptual y niveles de prevención


El modelo conceptual de la ERC se esquematiza en la figura 1. Individuos con
ciertos factores de riesgo, como DM o HTA, pueden desarrollar ERC. La prevención
primaria consiste en detectar y reducir dichos factores de riesgo en individuos que
aún no tienen ERC. La prevención secundaria consiste en detectar tempranamente la
ERC y en implementar intervenciones que reduzcan el riesgo de complicaciones

22
crónicas. La prevención terciaria consiste en reducir el riesgo de complicaciones
crónicas y discapacidad en pacientes que ya tienen ERC establecida. Los niveles de
prevención se esquematizan en la figura 1.
Fig. 1. Modelo conceptual del curso de la ERC y estrategias preventivas y
terapéuticas.

Identificación de factores de riesgo para el desarrollo de enfermedad


renal crónica.22
Las estrategias para mejorar el panorama de la ERC, requerirán de un
esfuerzo global dirigido a la prevención y hacia los estadios iniciales de la
enfermedad, identificando primeramente factores de riesgo para el desarrollo y
progresión del daño renal. Estos factores de riesgo pueden ser divididos en factores
predisponentes, iniciadores y otros que perpetúa la progresión del daño renal, con
algunas combinaciones entre ellos (Tabla 5). Cada uno de estos factores puede
impactar sobre la progresión y acelerar la pérdida de la función renal. Generalmente,

22
Protocolo de Práctica Clínica para Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Enfermedad Renal
Crónica.2010.

23
se propone que varios factores interactúan a manera de círculo vicioso sobre la
función del riñón y provocan pérdida progresiva de la reserva renal.

Tabla 5
Factores de riesgo para desarrollo de ERC: predisponentes, iniciadores y
perpetuadores.

NOTAS: ERC: enfermedad renal crónica; AINEs: analgésicos anti-inflamatorios no


esteroideos; IV: intravenosos; TAS: tensión arterial sistólica.
Diagnóstico por la imagen
La ecografía es una prueba obligada en todos los casos para comprobar
primariamente que existen dos riñones, medir su tamaño, analizar su morfología y
descartar la obstrucción urinaria.
Un tamaño renal pequeño (< 9 cm, según la superficie corporal) indica
cronicidad e irreversibilidad de la enfermedad. Un tamaño renal normal favorece el
diagnóstico de un proceso agudo. Sin embargo, la poliquistosis renal, la amiloidosis o
la diabetes pueden cursar con riñones de tamaño normal o aumentado.

24
Una diferencia de tamaño superior a 2 cm puede ser debida a alteraciones de
la arteria renal, reflujo vesicoureteral o diversos grados y formas de agenesia o
hipoplasia renal unilateral.
La eco-Doppler es útil en manos experimentadas como primer escalón
diagnóstico de la estenosis unilateral o bilateral de la arteria renal.
La urografía intravenosa no está indicada en el diagnóstico de la enfermedad
renal crónica, puesto que la información que proporciona es limitada, al no
eliminarse contraste, y además éste es nefrotóxico y seguramente precipitará la
entrada en diálisis.
La angiografía digital es el estándar de referencia en el diagnóstico de las
enfermedades vasculares renales. Tiene el inconveniente de la toxicidad del contraste.
La angiorresonancia magnética (angio-RM) o la angiografía con CO2 obvian la
toxicidad por contraste, pero en esta última hay que tener presente, por ser un
procedimiento arterial, el riesgo de enfermedad ateroembólica en pacientes con
arteriopatía periférica. Técnicas modernas de angio-RM con intensificación de
imagen ofrecen excelente información del árbol vascular sin necesidad de emplear
gadolinio.
Hay que valorar los posibles riesgos de la biopsia renal frente a los beneficios
potenciales de la información que puede proporcionar. Si se efectúa en etapas
precoces de la enfermedad renal crónica la información puede ser útil. En fases
avanzadas a menudo nos encontraremos con riñones esclerosados y fases terminales
de la enfermedad.
La detección temprana de la ERC está justificada por varias razones:
La prevalencia es relativamente alta, particularmente en individuos con
factores de riesgo, como la DM y la HTA.
Se asocia con un aumento importante de la morbimortalidad.  Puede ser
detectada tempranamente con pruebas sencillas, fácilmente asequibles, de bajo costo
y aceptables para los pacientes.
El tratamiento temprano con ciertas intervenciones, como el control de la
HTA y la DM, y el uso de medicamentos nefroprotectores (como los IECAs y/o los

25
antagonistas de los receptores de la angiotensina), es factible y efectivo en Se
recomienda hacer tamizaje en pacientes que tengan factores de riesgo para el
desarrollo de ERC (Tabla 6). Actualmente no se recomienda hacer tamizaje en la
población general por considerarse una intervención poco costo-efectiva retrasar e
incluso prevenir la progresión de la enfermedad a fases más avanzadas
Tabla 2. Factores de riesgo para el desarrollo de ERC.

Causas Principales de Enfermedad Renal Crónica (ERC)


A continuación se mencionan las principales causas de la de Enfermedad
Renal Crónica (ERC):
1. Diabetes Mellitus tipo 2
- Primera causa de ERC estadío 5
2. Hipertensión arterial
- Segunda causa principal de ERC

26
2. Glomerulopatías
-Primarias y secundarias (Obesidad)
4. Enfermedad quística
5. Litiasis renal
6. Obstrucción distal tracto genito-urinario
7. Cáncer
Pruebas y exámenes de Enfermedad Renal Crónica (ERC)

1. Laboratorios esenciales
Creatinina, BUN, uroanálisis
2. Determinar función
 Estimación de la TFG por ecuaciones (MDRD, CKD-EPI)
 Depuración de creatinina en 24 horas
 Depuración de agentes exógenos (DTPA, Iotalamato)
 Cistatina C
3. Determinar compromiso estructural
 Proteinuria en orina de 24 horas
 Relación Albuminuria/creatinuria en muestra asilada
 Biopsia Renal
Tratamiento de Enfermedad Renal Crónica (ERC)

Medicamentos de Enfermedad Renal Crónica (ERC)

1. Hipertensivos

27
2. Diuréticos
 Furosemida
 Torsemida
 Bumetanida
3. Otros Medicamentos
 Suplemento de calcio
 Vitamina D
 Quelantes de fosfato
 Calcinomiméticos
Etiología de enfermedad renal crónica
La mayoría de las enfermedades renales pueden producir un daño estructural
suficientemente grave como para causar una disminución crónica del filtrado
glomerular. Esta reducción oscila entre discretos deterioros que apenas conllevan
alteraciones clínicas o metabólicas detectables y una IRC avanzada, con
repercusiones clínicas graves (síntomas urémicos) y una constelación de trastornos
funcionales que afectan a la práctica totalidad de los sistemas corporales. El listado de
causas de IRC es, por tanto, casi equivalente al de las enfermedades renales. En todos
los registros existe además un porcentaje considerable de casos de etiología incierta o
no filiada, debido a que el diagnóstico es muy difícil de establecer cuando el grado de
IRC es avanzado.

28
La frecuencia de estos procesos como causantes de IRC terminal presenta
notables diferencias geográficas y cronológicas. La nefropatía diabética y la
nefroangioesclerosis ocupan actualmente los primeros puestos en Estados Unidos y
otros países desarrollados, pero las glomerulonefritis y las enfermedades renales
secundarias a infecciones continúan siendo la principal causa de IRC en muchos
países con escasos recursos económicos y sanitarios. Diversos datos epidemiológicos
apuntan, no obstante, a un incremento general de la nefropatía diabética (en la
diabetes tipo II) y de la nefroangioesclerosis/nefropatía hipertensiva, que en algunos
países alcanzan proporciones alarmantes y que están desplazando progresivamente de
los primeros lugares etiológicos a las glomerulonefritis.
Estos cambios en el perfil etiológico de la IRC se inscriben en un contexto
mundial de incremento en la prevalencia de diabetes tipo II, hipertensión arterial y
envejecimiento de la población, al menos, en los países desarrollados. Otros factores
socio-sanitarios (sedentarismo, obesidad, adopción global de pautas dietéticas
occidentalizadas) y genéticos (como la mayor predisposición a la
nefroangioesclerosis de los pacientes de raza negra) desempeñan sin duda un papel
destacado, pero muchas de las razones de estas diferencias etiológicas son
desconocidas. Algunas consecuencias de enorme impacto socio-económico de estos
cambios en el perfil etiológico de la IRC son el progresivo incremento de la edad
media de los pacientes que comienzan diálisis y el aumento de la prevalencia de
IRC/diálisis crónica en la mayoría de los países con registros fiables.23
Una de las características más importantes de la IRC es su tendencia a la
progresión. En la mayoría de los pacientes con IRC se asiste a un progresivo deterioro
de la función renal (disminución del filtrado glomerular) por dos mecanismos
fundamentales: por un lado, un daño específico ligado a la enfermedad causal (por
ejemplo, depósito continuado de fibrillas en una amiloidosis secundaria a proceso
reumático no controlado); por otro, una progresión inespecífica, independiente de la
causa inicial y que la gran mayoría de las enfermedades renales parece compartir, una

23
Praga M. Causas de insuficiencia renal y mecanismos de progresión. En: Avendaño L. editor.
Nefrología Clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.

29
vez que el daño estructural es suficientemente grave. La progresión inespecífica de la
IRC permitiría explicar la evolución desfavorable de muchos pacientes en los que la
causa inicial ha desaparecido tras dejar un daño histológico residual importante: por
ejemplo, glomerulonefritis extracapilares mediadas por anticuerpos frente al
citoplasma de neutrófilos (ANCA), en las que varios años después de la lesión inicial
se observa la aparición de proteinuria e insuficiencia renal progresiva, a pesar de la
negatividad de los marcadores patogénicos. 24
En los últimos años se han aclarado algunos de los mecanismos patogénicos
de esta vía final común hacia la IRC terminal, utilizando modelos experimentales. En
función de estos hallazgos, se han aplicado diversas medidas terapéuticas que han
mostrado su utilidad en el ser humano. La similitud de las vías patogénicas finales en
la IRC se ve reflejada en los hallazgos morfológicos: las lesiones histológicas de los
pacientes con IRC avanzada son muy similares, independientemente de la etiología
inicial. Los glomérulos muestran esclerosis segmentaria o global como cambio más
destacable; a nivel tubulointersticial destaca una fibrosis intersticial con atrofia del
epitelio tubular y los vasos muestran cambios crónicos inespecíficos (engrosamiento
de la íntima, fibrosis subendotelial, reducción de la luz). En muchas ocasiones es
imposible discernir, desde el punto de vista histológico, cuál pudo ser la causa
desencadenante del proceso, motivo por el que raramente se indican biopsias renales
en pacientes con IRC avanzada.
A continuación se describen las variables epidemiológicas estudiadas, según
la información disponible.

Sexo

24
Praga M. Causas de insuficiencia renal y mecanismos de progresión. En: Avendaño L. editor.
Nefrología Clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.

30
En un estudio realizado por Ovando (1993) en Guatemala sobre la
epidemiología de la insuficiencia renal crónica en el Hospital General de Enfermedad
Común, IGSS, se evidenció una mayor frecuencia para el sexo masculino con
predominancia de Según el estudio titulado “Situación socioeconómica del paciente
con insuficiencia renal crónica del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social”
llevado a cabo por Elsa Flores de Prado, de una muestra de 100 pacientes, un 66% de
los mismos fueron de sexo masculino.25 El doctor Ricardo Gastelbondo Amaya
(2000) en su artículo “Etiología y estado actual de la insuficiencia renal crónica en
pediatría” publicado en la Revista Colombiana de Pediatría refiere que la incidencia
de Enfermedad Crónica en Estado Terminal (ERET) para niños de 0 a 19 años fue
mayor para el sexo masculino con incidencia de 64 por millón, mientras que para el
sexo femenino fue de 49.13
En diversas entidades renales, principalmente glomerulares, se ha descrito un
peor pronóstico en los varones. La proporción de varones en tratamiento dialítico es
significativamente mayor que la de mujeres, pero hay factores económicos y sociales
que probablemente influyen en esta desproporción. A pesar de que hay algunos datos
experimentales, no existen pruebas concluyentes de que el sexo constituya un factor
determinante en el ritmo de progresión de la IRC.
Edad Según Ovando, A. (1993) el grupo etario más afectado es el
comprendido entre los 51 y 60 años.12 Sin embargo, Flores, en su estudio, establece
una mayor incidencia en la población incluida entre 18 a 28 años y 29 a 38, con un
porcentaje 33% y 30% respectivamente, asignando solamente un 5% de pacientes con
una edad mayor a 59 años.
En el estudio titulado “Características de los pacientes con enfermedad renal
crónica estadios I, II, III, IV” realizado por Rodríguez Aguirre en el IPS Punto de
Salud de Itagui, Colombia donde se investigó a 125 pacientes que acudieron al
programa de riesgo cardiovascular se estableció la siguiente distribución por edades:

25
Flores de Prado EM. Situación socioeconómica del paciente con insuficiencia renal crónica del
Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. [tesis Licenciatura en Trabajo Social] [en línea].
Guatemala: Universidad de San Carlos de Guatemala, Escuela de Trabajo Social; 2002. [accesado 26
Ene 2011].Disponible en:http://biblioteca.usac.edu.gt/tesis/15/15_1210.pdf

31
30 a 34 años: 12%; 45 a 49 años: 28%; 60 a 74 años: 48%; y mayores de 75 años:
12%.14 Según Gastelbondo, en niños de 0 a 19 años la incidencia de ERET se
incrementa en el rango comprendido entre 15 y 19 años de edad.26

Respecto a la relación entre envejecimiento y progresión de las enfermedades


renales, éste es un tema complejo y en el que permanecen muchos aspectos sin
aclarar. La mayoría de los sujetos ancianos muestran una disminución de la masa
renal y un porcentaje de glomérulos esclerosados que aumenta con el paso de los
años. El resto de lesiones histológicas (daño vascular, fibrosis intersticial) es
superponible a los hallazgos de la nefroangioesclerosis benigna, pero en los ancianos
es frecuente su desarrollo incluso en presencia de presiones arteriales normales. Del
mismo modo, se ha objetivado una disminución del filtrado glomerular (estimado en
8 ml/min/década) a partir de la cuarta década de la vida, pero algunos estudios
prospectivos muestran que una importante proporción de sujetos mantiene funciones
renales estables con el paso de los años.

En otros estudios se ha encontrado una estrecha relación entre las alteraciones


histológicas renales asociadas al envejecimiento y la presencia de arterioesclerosis
aórtica y a otros niveles. El daño vascular progresivo del envejecimiento sería, por
tanto, el responsable de la progresiva disminución del filtrado que presentan muchos,
aunque no todos, los pacientes ancianos. Las consecuencias patogénicas (incremento
en la síntesis de factores de crecimiento y otras sustancias pro-fibrogénicas) de la
isquemia/hipoxia tisular renal podrían influir decisivamente en esta secuencia de
hechos. Estos aspectos clínicos son de gran trascendencia, teniendo en cuenta que la
nefroangioesclerosis/nefropatías hipertensivas de pacientes ancianos constituye hoy
en día una de las principales causas de comienzo de diálisis crónica. Pese a ello, la

26
Gastelbondo Amaya R, Mesa MP. Etiología y estado actual de la insuficiencia renal crónica (IRC) en
pediatría. Rev Col Pediatría (Colombia) [en línea] [accesado 26 Ene 2011];35(4):[20-4].Disponible
2000 en: http://www.encolombia.com/medicina/pediatria/pediatria35400etiologia.htm

32
información disponible sobre los aspectos evolutivos y las alternativas terapéuticas es
escasa.27
Etnia Gastelbondo (2000)28 refiere que la incidencia de Enfermedad Renal en
Estado Terminal para niños de 0 a 19 años la incidencia según raza por millón de
niños fue para la raza negra: 85, nativo-americana: 55 y raza blanca: 52 por millón.13
Avendaño menciona que “es difícil el separar los aspectos raciales, basados en
peculiaridades genéticas, de los condicionantes socioeconómicos, pero los pacientes
de raza negra parecen tener una especial predisposición a la hipertensión arterial
grave y a la repercusión de la misma en el parénquima renal, con una rápida
progresión hacia el fallo renal terminal. También en estos pacientes, la predisposición
a la nefropatía diabética es elevada. Determinados colectivos de indios
norteamericanos o de aborígenes australianos presentan una desproporcionada
incidencia de diabetes tipo II, nefropatía diabética y fallo renal por
nefroangioesclerosis”.29
Según Lopes (2009)30 la diabetes es la mayor causa de enfermedad renal
crónica en estado terminal en muchos países desarrollados como Estados Unidos,
Inglaterra y Australia. Sin embargo, en estos países, la incidencia es mucho mayor
algunos grupos como negros y nativos americanos en los Estados Unidos, los negros
y los indo-asiáticos en Inglaterra y las poblaciones indígenas en Australia. En su
estudio demuestra que a pesar del aumento mundial de la prevalencia de la diabetes,
en algunas regiones como Sudáfrica y Brasil, las tasas de enfermedad renal crónica en
estado terminal atribuida a la hipertensión y la glomerulonefritis son incluso más altas
que las atribuidas a la diabetes. La alta prevalencia de hipertensión maligna y la
glomerulonefritis relacionada con la infección, además de un mayor riesgo de muerte

27
Praga M. Causas de insuficiencia renal y mecanismos de progresión. En: Avendaño L. editor.
Nefrología Clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.
28
Gastelbondo Amaya R, Mesa MP. Etiología y estado actual de la insuficiencia renal crónica (IRC) en
pediatría. Rev Col Pediatría (Colombia) [en línea] [accesado 26 Ene 2011]; 35(4):[20-
4].Disponible2000en:http://www.encolombia.com/medicina/pediatria/pediatria35400etiologia.htm
29
Lopes A. End-stage renal disease due to diabetes in racial/ethnic minorities and disadvantaged
populations. Ethn Dis [en línea] 2009 [accesado 3 May 2011]; 19(1): [47-51]. Disponible en:
http://www.ishib.org/journal/19-1s1/ethn-19-01s1-47ab.pd
30
Lopes (2009) et at .

33
temprana de la diabetes en parte podría explicar el predominio de la enfermedad renal
crónica en estado terminal atribuida a nefropatía hipertensiva y glomerulonefritis en
Sudáfrica y Brasil.31 Un estudio realizado en Estados Unidos en el año 2009 acerca de
la insuficiencia renal crónica entre la población hispana de ese país encontró que la
incidencia de esta enfermedad es mayor entre esta población que entre la población
blanca no hispana. Se encontró que la prevalencia de microalbuminuria es mayor en
la población hispana así mismo la prevalencia de una función renal moderadamente
disminuida era mayor entre la población blanca y negra no hispanas en comparación
con la población mexicana americana, pero la prevalencia de IRC era mayor en esta
última.
Estos datos no eran consistentes con el hallazgo de la alta prevalencia de la
IRC entre la población hispana, lo que podría ser explicado como un rápido avance
hacia la IRC por parte de los hispanos. Otro hallazgo importante fue que la población
mexicana americana presentaba una proporción de IRC tres veces mayor que la
población no hispana, y en cuanto a la IRC debida a nefropatía diabética la
proporción aumentaba a seis veces. La incidencia de diabetes fue de 1.5 a 3 veces
mayor entre la población hispana comparada con la población no hispana, además se
observó que los hispanos tienen un menor autocontrol y monitoreo de sus niveles
séricos de glucosa en comparación con los no hispanos. También se observó que los
mexicanos americanos tenían las tasas más altas de hipertensión no controlada. Otro
punto importante encontrado en este estudio fue la alta prevalencia de síndrome
metabólico entre la población hispana, comparada con la población no hispana, lo que
podría contribuir a la rápida progresión a IRC de esta población estudiada.32

31
Lopes (2009) et at
32
Lora C, Daviglus M, Kusek J. Chronic kidney disease in United States Hispanics: a growing public
health problem. Ethn Dis [en línea] 2009 [accesado 3 May 2011]; 19: [466–472]. Disponible en:
http://www.ishib.org/journal/19-4/ethn-19-04-466.pdf

34
Ocupación
La exposición aguda a metales pesados puede causar falla renal aguda.
También hay indicios de que la exposición ocupacional a los metales, solventes, y
silicio puede desempeñar un papel en la enfermedad renal crónica. La evidencia
indica un aumento de la enfermedad renal en trabajadores expuestos crónicamente a
uranio, cadmio y plomo. Además, estudios en animales han demostrado que la
exposición al tetracloruro de carbono o percloroetileno puede causar daño renal
agudo. En los últimos años, los estudios de casos y controles han indicado que la
glomerulonefritis crónica se asocia con la exposición ocupacional a hidrocarburos. La
evidencia de la enfermedad renal relacionada con el silicio se limita reportes de casos
de insuficiencia renal aguda después una alta exposición al silicio.33
En un estudio realizado en el Hospital Nacional Rosales en San Salvador, El
Salvador (2002), se realizó un estudio transversal de todos los casos que iniciaron
diálisis entre el período de noviembre de 1999 a marzo de 2000. Se realizó una
entrevista personal a cada paciente y se obtuvo información sobre las características
clínicas, demográficas y ocupacionales de cada entrevistado. Durante los 5 meses que
el estudio duró se detectaron 205 casos nuevos de insuficiencia renal crónica. Se
distinguieron dos grupos de entre los entrevistados. Un grupo, de 67 pacientes (33%),
tenían factores de riesgo conocidos para IRC, similares a los observados en los países
desarrollados (diabetes mellitus, hipertensión y consumo crónico de anti-
inflamatorios no esteroideos).
El otro grupo observado de 135 pacientes (67%) tenían otras características
que no estaban asociadas con los factores de riesgo conocidos. La mayoría de los
pacientes de este grupo eran hombres, agricultores, residentes en áreas costeras o
áreas cercanas a ríos, y algunos años antes habían estado expuestos a insecticidas o
pesticidas usados en agricultura sin la protección adecuada durante su trabajo. En
conclusión, se identificó un importante grupo de pacientes con IRC que carecían de

33
Steenland N, Thun M, Ferguson W, Port F. Occupational and other exposures associated with male
end-stage renal disease: a case/control study. Am J Public Health [en línea] 1990 Feb [accesado 30
Abr 2011]; 80(2): [153-59]. Disponible en: http://ajph.aphapublications.org/cgi/reprint/80/2/153.pdf

35
causas para su enfermedad. Sus características especiales hacen sospechar una
relación entre la exposición ocupacional a los insecticidas o pesticidas.18 Steenland
(1990) realizó un estudio de casos y controles en 325 hombres de 30 a 69 años que
fueron diagnosticados con enfermedad renal en etapa terminal entre 1976 y 1984
residentes en cuatro zonas urbanas de Michigan en 1984. Los casos fueron
seleccionados en el Registro del riñón de Michigan y excluidos los hombres con
neuropatía diabética congénita y obstructiva. Los controles fueron seleccionados por
marcado aleatorio de dígitos y emparejados a los casos por edad, raza, y área de
residencia.

El riesgo de enfermedad renal crónica terminal se relacionó


significativamente con el consumo de acetaminofén y alcohol ilegal, antecedentes
familiares de enfermedad renal y a la exposición ocupacional a solventes regulares o
de sílice. Las exposiciones particulares en el trabajo con riesgo elevado fueron:
disolventes utilizados como agentes limpiadores y desengrasantes, y desengrasantes,
exposición a sílice en las fundiciones y fábricas de ladrillos y la exposición a sílice
durante el mezclado de arena. Poca o ninguna tendencia en el aumento en el riesgo se
encontró asociada a la duración de la exposición, con la excepción del sílice y el
mezclado de arena.34
Procedencia En un estudio realizado en Nicaragua durante el año 2008 con el
objetivo determinar la magnitud de la Enfermedad Renal Crónica en la población del
municipio de Chichigalpa, donde se incluyeron 327 personas con edades entre 20 y
60 años que fueron encuestadas sobre aspectos relacionados a la salud, tomando
además muestras de sangre y orina para evaluar la función renal. Los resultados
mostraron que el 52% de la población urbana y 43% del área rural se encuentra con
algún nivel de daño renal, principalmente los varones con una razón hombre: mujer

34
Steenland N, Thun M, Ferguson W, Port F. Occupational and other exposures associated with male
end-stage renal disease: a case/control study. Am J Public Health [en línea] 1990 Feb [accesado 30
Abr 2011]; 80(2): [153-59]. Disponible en: http://ajph.aphapublications.org/cgi/reprint/80/2/153.pdf

36
de hasta 5:1 con daño renal irreversible. El 2,8% de la población urbana y rural
masculina tiene fallo renal.35
Alfabetismo/analfabetismo Flores (2002) señala que de los 100 pacientes con
IRC del IGSS investigados, 33% contaba con estudios de nivel primario, un 30% de
nivel básico, 27% de diversificado y un 10% de nivel universitario.4 Rodríguez
Aguirre (2008), en su estudio, menciona que de 125 pacientes con IRC investigados,
un 78% había cursado algún grado de primaria, 21% algún grado de secundaria y
solamente el 1% tenía estudios universitarios, “demostrándonos con esto que la
población con IRC atendida en Itagüi, Colombia tenían muy bajo estudio ayudando
con esto al pobre entendimiento de su patología de base y de los cuidados y medidas
preventivas que deben tomar para evitar el desarrollo de complicaciones de su
enfermedad renal”.36
Motivo de consulta El motivo de consulta es la razón por la cual acude un
paciente al médico en busca del alivio de un signo o síntoma que lo aqueja, para darle
seguimiento a un problema previamente diagnosticado o simplemente para realizar
una evaluación rutinaria. Loran realizó un estudio retrospectivo en el 2002 en Albany,
Nueva York para describir la presentación, evaluación y disposición para
hemodiálisis de los pacientes con IRC que acudieron a la emergencia de un hospital
del 1/1 al 31/12 de 1997. Se revisaron 351 historias clínicas encontrando que 143
pacientes hicieron 355 visitas al área de emergencia. El promedio de edad de los
pacientes fue de 51 años, 62% fueron de sexo masculino, 51% fueron blancos. 70%
acudió desde su hogar, 26% desde su centro de diálisis. Los motivos de consulta se
relacionaron con infección (18%), disnea (17%), acceso vascular (16%), dolor
torácico (15%) y molestias gastrointestinales (12%).23 En Nueva Jersey en 1991 se

35
Torres C, González M, Vanegas R, Aragón A. Prevalencia de enfermedad renal crónica en el unicipio
de Chichigalpa [en línea].Nicaragua:Centro de Investigaciones de la Salud, Trabajo y Ambiente; 2008
[accesado-7Ma-2011].Disponible
en:http://www.nicaraguaforum.de/bioethanol/quellen/studien/resumen%20La%20Isla
,%20Chichigalpa,%20Mortalidad.pdf
36
Lora C, Daviglus M, Kusek J. Chronic kidney disease in United States Hispanics: a growing public
health problem. Ethn Dis [en línea] 2009 [accesado 3 May 2011]; 19: [466–472]. Disponible en:
http://www.ishib.org/journal/19-4/ethn-19-04- 466.pdf

37
realizó un estudio prospectivo para determinar la afluencia de los pacientes con IRC
al departamento de emergencia de un centro regional de diálisis.
Los motivos de consulta más comunes fueron dificultad respiratoria, dolor
torácico, dolor abdominal y vómitos; los diagnósticos más comunes fueron
insuficiencia cardiaca congestiva y desorden electrolítico. Se realizó diálisis de
urgencia, definida como diálisis requerida para tratar el motivo de consulta de los
pacientes, a 30 pacientes, siendo los motivos de consulta más comunes de estos
dificultad respiratoria, debilidad y dolor torácico. Sólo la dificultad respiratoria fue
estadísticamente significativa para predecir la necesidad de diálisis de urgencia (p
Embolismo ateromatoso: Considerados los más comúnmente posibles después de la
cateterización aórtica. - Enfermedad oclusiva vascular renal asociada a hipertensión
reno vascular, a la susceptibilidad a la falla renal aguda con el captopril, a la
arteriografía reno vascular como diagnóstico definitivo. - Coagulación intravascular
diseminada con agudo síndrome hemolítico urémico - Nefroesclerosis secundaria a
hipertensión esencial crónica.
Estenosis de la arteria renal puede ser responsable del 11-14% de las causas
de falla renal en la etapa extrema. La enfermedad renal isquémica se define como
reducción clínica importante en el índice de filtrado glomerular o pérdida del
parénquima renal causado por estenosis de la arteria renal hemodinámicamente
significativa. La enfermedad isquémica renal es a menudo pasada por alto y se
presenta como causa de IRC extra renal en individuos más viejos con azoemia, es
importante que el clínico identifique la enfermedad renal isquémica porque esta es
una causa potencialmente reversible en un paciente hipertenso.
La enfermedad renal aterosclerótica de la arteria es común entre pacientes con
enfermedad de la arteria coronaria y enfermedad vascular aórtica y periférica. La
Enfermedad Renal Aterosclerótica de la arteria es un desorden progresivo, y su
progresión se asocia a pérdida de masa y de funcionamiento renales. Una disminución
del índice de filtrado glomerular suficiente causa una elevación de la concentración
de la creatinina del suero requiere lesión a ambos riñones. Por lo tanto, IRC puede
presentarse a partir de una de las dos situaciones clínicas principales: estenosis renal

38
hemodinámicamente significativo bilateral de la arteria que conduce a la isquemia
renal bilateral; y estenosis renal hemodinámicamente significativo de la arteria en un
riñón de funcionamiento solitario, o en un riñón que está proporcionando la mayoría
de la filtración glomerular de un paciente.
La razón primaria de establecer la diagnosis de IRC es la esperanza que la
corrección de una estenosis renal de la arteria conducirá a la mejora de la función
renal o retraso en la progresión a enfermedad renal crónica. Los factores de riesgo
cardiovascular son también factores de riesgo para iniciar el daño renal como la edad
adulta, tasa de filtración glomerular menor de 90 ml/min/1.73m², índice creciente de
masa del cuerpo IMC, diabetes, el fumar, la hipertensión y un nivel más bajo del
colesterol de HDL. El tener colesterol, triglicéridos, LDL alto, un HDL bajo, aumenta
la morbilidad y la mortalidad cardiovascular, la enfermedad del riñón también se
asocia comúnmente a esta anormalidad de los lípidos del plasma, esto probablemente
secundario a la actividad reducida de la lipasa de la lipoproteína evidente con TFG
menor de 50ml/m, la fuerza de estas anormalidades de lípidos acelera la progresión
de la enfermedad renal por estímulo de la proliferación mesangial de la célula,
expresión de las citoquinas, síntesis extracelular de la matriz y oxidación del LDL
para formar el oxígeno reactivo.
Diferentes estudios con MEDLINE, las búsquedas de la biblioteca de
Cochrane, evaluaron en nueve estudios, la relación entre el ácido úrico del suero y la
función renal crónica del riñón, la mayoría de los estudios encontraron un factor de
riesgo independiente para el deterioro de la función renal, la hiperuricemia es un
factor de riesgo para la disfunción renal. Pacientes de edad adulta hospitalizados
pueden deteriorar la función renal a pesar de tener los niveles de creatinina en el
suero normales con la exposición a drogas hidrosolubles. Las reacciones adversas de
las drogas son causas comunes de las complicaciones intrahospitalarias
principalmente para la gente mayor.

39
Hipertensión arterial

“Las elevaciones de la presión arterial son un factor de riesgo


independientemente fuerte para desarrollar enfermedad renal. Según estudio realizado
por el departamento de medicina escuela de universidad de John Hopkins de la
medicina de Baltimore, encontraron una fuerte relación entre elevaciones de la
presión arterial como factor de riesgo para desarrollar enfermedad renal,
principalmente presión arterial sistólica más que diastólica. Y se hace necesario
realizar actividades de prevención y de control de la presión normal alta para
disminuir la incidencia de daño renal.
El nivel elevado de creatinina del suero, un indicador de la enfermedad renal
crónica es común y fuertemente relacionado al tratamiento inadecuado de la tensión
arterial que debe estar en menos de 130/80 mm/Hg (el sexto informe del comité
nacional común sobre la detección, la evaluación, y el tratamiento de la
recomendación de la tensión arterial alta para los individuos hipertensos con
enfermedad renal).”37 “Aunque numerosos estudios experimentales han demostrado
la importancia del control de la HTA en los modelos de progresión de IRC, los datos
clínicos disponibles son menos cuantiosos.

Hasta hace pocos años, el número de trabajos prospectivos realizados para


analizar la relación entre HTA y progresión de la IRC en el ser humano era escaso y,
además, con resultados contradictorios; algunos estudios no demostraron que el
control adecuado de la presión arterial (PA) influyera favorablemente en la
progresión de las enfermedades renales, pero su diseño y el número de pacientes
incluidos era generalmente insuficiente.

Recientemente, se han desarrollado estudios más rigurosos que han aportado


datos fundamentales; uno de los más importantes es el estudio "MDRD"

37
Praga M. Causas de insuficiencia renal y mecanismos de progresión. En: Avendaño L. editor.
Nefrología Clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.

40
("Modification of Diet in Renal Diseases") que fue diseñado para analizar la
influencia de la restricción proteica y del control de la PA en pacientes con IRC. Se
incluyeron 840 pacientes con filtrados glomerulares entre 13 y 55 ml/min. Además de
la aleatorización para recibir dietas de diferente contenido proteico, los enfermos
fueron dirigidos a conseguir diferentes objetivos de control de la PA: el objetivo
tradicional (PA media de 107 mm Hg, equivalente a 140/90 mm Hg) o el de un
control estricto de la PA (PA media de 92 mm Hg, equivalente a 125/75 mm Hg).

Los resultados finales del estudio mostraron que las cifras elevadas de PA se
relacionaban estrechamente con una progresión más rápida de la IRC. Pero, además,
se comprobó que la eficacia del tratamiento hipotensor guardaba una estrecha
relación con la proteinuria basal: aquellos pacientes con proteinurias más altas eran
los que más se beneficiaban, en cuanto a progresión de la IRC, de un control estricto
de la PA. El grado de reducción de la proteinuria, en los primeros meses de iniciado
el tratamiento hipotensor, predecía el ritmo de progresión de la nefropatía: una
disminución de 1 g/24 horas en la proteinuria equivalía a una disminución en el ritmo
de pérdida de función renal de 0,9-1,3 ml/min/año. Las últimas revisiones del estudio
MDRD recomiendan un control estricto de la PA (PA media < 92, equivalente a <
125/75 mm Hg) en aquellos pacientes con proteinuria > 1 g/24 horas, mientras que en
los casos con proteinurias entre 0,25-1 g/24 horas, el objetivo deseable sería una PA
media < 98 mm Hg (130/80 mm Hg).

Es de destacar que en este estudio se empleó todo tipo de fármacos


hipotensores, prescritos en función de las características de los pacientes, lo que
refuerza el papel fundamental del control adecuado de la PA, independientemente de
los fármacos utilizados. Un grupo de enfermos adecuado para analizar la repercusión
directa de la HTA en la progresión de la IRC son los hipertensos esenciales que
desarrollan IRC progresiva. Las biopsias muestran lesiones vasculares de
nefroangioesclerosis benigna. Se estima en un 10-25% el porcentaje de hipertensos
que presentan esta evolución desfavorable. Aunque muchos de ellos desarrollan la

41
IRC debido a mal control de la presión arterial, en otros no existe una relación
similar, por lo que se supone que existe una predisposición individual al desarrollo de
lesiones renales secundarias a hipertensión. El grado de adaptación hemodinámica de
la vasculatura renal o el número de nefronas de cada paciente puede condicionar estas
diferentes repercusiones, al igual que ocurre en las distintas cepas de animales de
experimentación.

Diabetes
“La diabetes es la causa más frecuente de falla renal terminal en la República
Checa. Los pacientes diabéticos tipo 1 deben ser evaluados para diagnosticar falla
renal después de 5 años de ser diagnosticada la diabetes y los pacientes diabéticos
tipo 2 inmediatamente después del diagnóstico. La nefropatía es la complicación
peligrosa para la vida, principalmente para los insulinodependientes. El síndrome
clínico es caracterizado por albuminuria persistente (día mayor que del magnesio
300), una subida de la presión arterial, y una declinación implacable en el índice de
filtrado glomerular que conduce a la falta renal. Detección de albúmina en
concentraciones bajas en orina en pacientes diabéticos (micro albuminuria micro
g/min o 30-300 mg/24h) micro albuminuria persistente ósea, 2 muestras alteradas en
un periodo de 3 a 6 meses y la proteinuria se consideran marcadores confiables para
la predicción de enfermedad renal y se deben tomar medidas para reducir el riesgo
cardiovasculares y retrasar la progresión de la enfermedad renal.
Paciente con nefropatía diabética se deben excluir otras enfermedades renales
como la glomérulonefritis crónica y la nefropatía isquémica. La meta de alcanzar el
mejor control glicémico de los pacientes diabéticos principalmente en aquellos con
micro albuminuria alterada y restricción proteica moderada (día 0.9-1.1 g/k) es
recomendable desde el principio de la enfermedad. Programas de investigación para
la micro albuminuria y la intervención temprana pueden modificar substancialmente

42
la historia natural de la implicación y de la enfermedad renal diabética y reducir
posiblemente la incidencia de la falla renal de la etapa extrema.”38

Obesidad

“Aunque el interés en la relación entre obesidad y enfermedad del riñón está


aumentando, pocos estudios epidemiológicos han examinado si el exceso del peso es
un factor de riesgo independiente para enfermedad renal en etapas avanzadas. Según
estudios realizados, se encontró un aumento de la Enfermedad Renal Crónica en
aquellos pacientes con IMC mayor comparada con pacientes con IMC normal o sea
personas (BMI 18.5-24.9 Kg/m²). El IMC alto es un factor de riesgo común, fuerte, y
potencialmente modificable para desarrollar enfermedad renal crónica.”
Síndrome Metabólico
Un estudio realizado en el año 2011 con el objetivo de evaluar la relación
entre el síndrome metabólico (o sus componentes individuales) y la enfermedad renal
crónica en una población italiana de 2,916 pacientes hipertensos con función renal
normal o ligera a moderada alteración de la misma, demostró los siguientes
resultados: la prevalencia de la microalbuminuria, la reducción de la tasa de filtración
glomerular y la enfermedad renal crónica fue de 26%, 25% y 41%, respectivamente.
Los pacientes con síndrome metabólico tenían mayor excreción urinaria de
albúmina, menor tasa de filtración glomerular, y una mayor prevalencia de
enfermedad renal crónica. La asociación entre el SM y IRC fue mayor en pacientes
no diabéticos. Concluyéndose que las anormalidades renales y el síndrome
metabólico se encuentran mayormente asociados a pacientes hipertensos.39
Townsend, et al. (2011) determinó la prevalencia del síndrome metabólico entre los
individuos con un amplio espectro de disfunción renal, evaluando el rol de los

38
Praga M. Causas de insuficiencia renal y mecanismos de progresión. En: Avendaño L. editor.
Nefrología Clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.
39
Leoncini G, Viazzi F, Agabiti Rosei E. Metabolic syndrome and chronic kidney disease in high-risk
Italian-hypertensive-patients:the-I-DEMAND-study.J -
Nephrol.[enlínea].2011Abr[accesado3May2011]Disponibleen:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/
215342411

43
elementos individuales del síndrome metabólico y su relación con la prevalencia de
enfermedad cardiovascular. De los 3.939 participantes con insuficiencia renal
crónica, la prevalencia de síndrome metabólico fue del 65% y hubo una asociación
significativa con la prevalencia de enfermedad cardiovascular. El síndrome
metabólico fue más frecuente en los diabéticos (87,5%) en comparación con los no
diabéticos (44,3%). La hipertensión fue el componente de mayor prevalencia, y el
aumento en los triglicéridos la menos frecuente.40
Insuficiencia cardiaca “La relación entre cardiología y Nefrología es
extraordinariamente estrecha. Una ligera disminución del filtrado glomerular o la
presencia de albuminuria son factores potentes de riesgo cardiovascular, similares a
los factores de riesgo clásico. Por otro lado, la patología cardiovascular es muy
frecuente en los pacientes renales, siendo ésta la principal causa de muerte. Amsalen
et al. Analizaron prospectivamente a 4.102 pacientes hospitalizados con insuficiencia
cardiaca y estudiaron la prevalencia de insuficiencia renal (filtrado glomerular renal
estimado [eGFR] inferior a 60 ml/min/1,73 m2). El 57% de ellos presentaban
insuficiencia renal, pero basado en la historia clínica no fue reconocida en un 41% de
ellos.
En general, aquellos en los que no se conocía la insuficiencia renal fueron
mujeres y ancianos. La mortalidad intrahospitalaria y la mortalidad a 1 año fue
significativamente más elevada en aquellos pacientes con insuficiencia renal, lo cual
también se evidenciaba después del primer año. Este trabajo demuestra la importancia
de la detección de la enfermedad renal en los pacientes con insuficiencia cardiaca,
puesto que es un importante factor de mal pronóstico.”41 3.3.8.6 Anorexia nerviosa
“En la última Reunión de la Sociedad Americana de Nefrología se presentó un
estudio de 16 pacientes, todas mujeres, diagnosticadas de anorexia nerviosa, con una

40
41
Townsend RR, Anderson AH, Chen J, Gadebegku CA, Feldman HI, Fink JC, et al. Metabolic
syndrome, components, and cardiovascular disease prevalence in chronic kidney disease: findings
from the chronic renal insufficiency cohort study. Am J Nephrol. [en línea] 2011 Abr [accesado 3 May
2011]; 33(6): [477-484]. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21525746

44
media de edad de 41 años y una prevalencia de enfermedad renal crónica en estadios
3-5 del 69%.
Es un estudio que se debe tener en cuenta, aunque existe cierta controversia
sobre si el método de MDRD en pacientes con un índice de masa corporal tan
disminuido refleja exactamente la función renal, o es preferible la determinación
mediante estudios con isótopos o mediante cistatina C15.
En estudios sobre esta patología, clasificándola como restrictiva, inducida por
vómitos y un tercer grupo por abuso de laxantes, Takakura et al.16 demostraron que
el aclaramiento de creatinina en el grupo por abuso de laxantes fue significativamente
inferior a los demás.”27 3.3.8.7 Cáncer “Asimismo, en la Reunión Americana de
2008, Janus et al. Presentaron el estudio IRMA belga, que agrupa a 1.218 pacientes
con una media de edad de 61,3 años. Según este estudio el 16% de la población
presentaba un filtrado glomerular inferior a 60 ml/min/1,73 m2 , y el 1,2% un filtrado
glomerular inferior a 30 ml/min/1,73 m2 . La conclusión es que la insuficiencia renal
es muy frecuente en pacientes con cáncer, de los que cerca del 80% reciben fármacos
potencialmente nefrotóxicos, que deben ser ajustados para el grado de función renal.
Además, cerca del 55% de los pacientes que no recibieron quimioterapia ni
radioterapia también presentaron un filtrado glomerular anormal. Esto enfatiza que la
estimación de la función renal es muy importante en pacientes con cáncer, aunque no
hayan recibido quimioterapia.”42
Enfermedad renal crónica en pacientes receptores de transplante hepático “En
la Reunión Americana se presentó un trabajo realizado con 1.508 pacientes
pertenecientes a 15 centros, con una media de edad de 48,2 años, que recibieron
trasplante hepático. Antes del trasplante, el 10,8% de los pacientes presentaban un
filtrado glomerular inferior a 60 ml/min/1,73 m2, el 1,3% inferior a 30 ml/min y el
0,2% inferior a 15 ml/min o en hemodiálisis. Esta prevalencia de insuficiencia renal
se incrementó al mes (47,7, 3,8 y 0,3%, respectivamente), al año (51,2, 2,5 y 0,1%,
respectivamente) y a los 5 años (57,7, 5 y 1,3%, respectivamente).

42
Brenner B, Rector F. El riñón 2. 3 ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana; 1989.

45
Los IRC en familiares de pacientes con IRC “Algunas publicaciones
demuestran una mayor prevalencia de IRC en familiares de pacientes con IRC
arterial, diabetes, etc. En un estudio realizado en el Reino Unido se investigó la
aparición de microalbuminuria relacionada con hipertensión en 274 familiares de
pacientes con IRC, y se comparó con la población general por sexo y edad. La
prevalencia de microalbuminuria fue del 9,5% en aquellos familiares de pacientes con
IRC en comparación con el 1,4% de la población general (p = 0,001).
En un modelo de regresión logística se demostró que los determinantes
independientes de microalbuminuria fueron los antecedentes familiares de autores
concluyen que la IRC es una complicación muy importante en los pacientes que
reciben trasplante hepático y que deben hacerse todas las estrategias diabetes (OR,
2,88; IC 95%: 1,17-7,04), la obesidad (OR, 3,29; IC 95%: 1,61-6,69), y los
antecedentes familiares de IRC (OR, 6,96; IC 95%: 3,48-13,92). Se justifica, pues,
que entre las poblaciones en riesgo de padecer IRC en los que es coste-eficiente hacer
un cribado de enfermedad renal se incluyan los familiares de pacientes renales,
además de los mayores de 65 años, diabéticos, hipertensos o con antecedentes de
enfermedad cardiovascular.”43
Tasa de filtración glomerular La tasa de filtración glomerular es una medida
de la función renal, se define como el volumen de fluidos filtrados por los glomérulos
renales por unidad de tiempo. Representa aproximadamente el 20% del flujo
plasmático renal y está determinada por: -el equilibrio de las fuerzas hidrostáticas y
coloidosmóticas que actúan a través de la membrana capilar -el coeficiente de
filtración capilar permeabilidad por la superficie de filtración de los capilares. En el
adulto normal la TFG es de 125mL/min.44
La definición de insuficiencia renal crónica se basa en el valor de la tasa de
filtración glomerular. Las etapas de la enfermedad renal crónica están determinadas
por el valor de la tasa de filtración glomerular de la siguiente manera:1 La

43
Brenner B, Rector F. El riñón 2. 3 ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana; 1989.
44
Guyton A Tratado de fisiología médica. 10 ed. México: McGraw Hill Interamericana; 2001

46
disminución anual media normal de la GFR a partir de los 20-30 años de edad es de
1ml/min por 1.73 metros de superficie corporal y en los varones alcanza un valor
medio de 70 a los 70 años. La GFR es ligeramente más baja en las mujeres que en los
hombres.

Utilización de fármacos
En los pacientes con patología renal existen situaciones fisiopatológicas que
alteran la farmacocinética normal de los medicamentos. Las patologías nefrológicas
que con mayor frecuencia afectan al manejo de los fármacos son el síndrome
nefrótico y la insuficiencia renal, tanto aguda como crónica. Del mismo modo, dicho
manejo se ve también afectado por las distintas modalidades terapéuticas empleadas
en la insuficiencia renal, entre las que se incluyen la hemodiálisis y la hemofiltración
continua e intermitente, la diálisis peritoneal y el trasplante renal. En estas situaciones
es necesario ajustar la posología de la mayoría de los medicamentos, tanto para lograr
el efecto deseado como para evitar su toxicidad.
Debido a mecanismos nefrotóxicos o inmunoalérgicos, algunos fármacos
pueden agravar la evolución de la enfermedad de base y empeorar la función renal,
creando un círculo vicioso. Los pacientes en diálisis reciben una media de 8-11
fármacos y padecen efectos adversos en una proporción tres veces mayor que los
pacientes sin insuficiencia renal. Algunos medicamentos pueden interferir con los
métodos analíticos empleados en el diagnóstico de las enfermedades renales. Los
parámetros de laboratorio que se alteran con más frecuencia son: creatinina, nitrógeno
ureico, ácido úrico y bilirrubina en suero y la proteinuria determinada con tiras
reactivas. Además, varios medicamentos pueden cambiar el color y aspecto de la
orina.45
En un estudio realizado por Calviño (1997) Se demostró que el uso de
medicamentos antiinflamatorios no esteroideos e inhibidores de la enzima
convertidora de angiotensina, ambos medicamentos ampliamente usados y con pocos

45
Pérez-García R. Manejo de medicamentos en los enfermos renales. En: Avendaño L. editor.
Nefrología clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.

47
efectos adversos, pueden causar daño a la función renal o empeorarla si son usados
indiscriminadamente en personas previamente sanas o con insuficiencia renal previa.
Se encontró aumento de los valores séricos de creatinina e hiperkalemia en el 25% de
los casos estudiados, por lo que se debe conocer la función renal de los pacientes y
monitorizarla durante la instauración de estos fármacos.30 En su estudio, Loran
(2002) menciona que se administraron antibióticos a 21% de los pacientes. A 14% de
ellos se les realizó hemodiálisis antes de lo programado. 218 pacientes (62%) fueron
ingresados (11% a la unidad de cuidados intensivos), 19 (5%) rehusaron el ingreso y
2 fallecieron en la emergencia.46
Tratamiento hemodialítico.
Aunque existen diferentes técnicas de hemodiálisis, todas ellas tienen en
común el realizar la depuración de la sangre mediante un sistema extracorpóreo, por
el que se eliminan las sustancias tóxicas y se corrigen las alteraciones electrolíticas, el
desequilibrio ácido-base y la sobrecarga de volumen.31 Junto con el acceso vascular,
los elementos principales de la hemodiálisis son el dializador, el circuito
extracorpóreo de sangre y el circuito de líquido de diálisis. Estos elementos están
controlados por una máquina o monitor de diálisis, donde se disponen los sistemas de
bombeo, calentamiento, generación de líquido de diálisis, monitorización, alarmas y
otros que permiten controlar con estricta medidas de seguridad el tipo de diálisis y la
ultrafiltración pautada a cada paciente.47
El dializador es el elemento principal de la hemodiálisis. Está formado por un
recipiente que contiene los sistemas de conducción, por los que circulan la sangre y el
líquido de diálisis, separados entre sí por la membrana semipermeable. El dializador
está diseñado para conseguir un área de membrana adecuada para cada tipo de diálisis
(entre 0,45 y 2,4 m2) en el mínimo espacio posible, manteniendo un flujo constante y
homogéneo de la sangre y del líquido de diálisis.31 La sangre proveniente del acceso

46
Loran M, McErlean M, Eisele G. The emergency department care of hemodialysis patients. Clin
Nephrol [en Línea] 2002 Jun [accesado 7 May 2011]; 57(6): [439- 43]. Disponible en:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12078947.
47
Selgás R, Teixidó J. Tratamientos sustitutivos especiales en insuficiencia renal terminal. En:
Avendaño L. editor. Nefrología clínica. 2 ed. España: Editorial Médica Panamericana; 2003.

48
vascular es conducida mediante un circuito de líneas flexibles de plástico (línea
arterial) hasta el dializador, donde una vez realizada la diálisis se retorna al paciente
(línea venosa).
El volumen del circuito extracorpóreo oscila entre 150 y 290 ml. El flujo de
sangre se genera por una bomba peristáltica en forma de rodillo, ajustándose entre
200 y 450 ml/min, aunque puede variar entre 50 y 500 ml/min (técnicas continuas
lentas o diálisis de alta eficacia). El líquido de diálisis está constituido
fundamentalmente por agua, iones (Na, K, Cl, Ca, Mg), glucosa y un alcalinizante
(acetato o bicarbonato) a 37 °C. Se genera durante la hemodiálisis a partir de
soluciones concentradas que se diluyen con agua previamente tratada y desionizada
mediante ósmosis inversa.31 La solución de diálisis contiene generalmente 138-143
mmol/l de sodio y 1,5-2 mmol/l de potasio. El calcio en el líquido de diálisis oscila
entre 1,25 y 1,75 mmol/l (2,5-3,5 mEq/l) y el magnesio, 0,5-l mmol/l. La glucosa se
mantiene a una concentración entre 100 y 150 mg/dl.31 Durante la circulación
extracorpórea de la sangre se activa la vía intrínseca de la coagulación, por lo que es
necesario mantener anticoagulado al paciente durante la hemodiálisis. El
anticoagulante más utilizado es la heparina sódica intravenosa, administrada
habitualmente mediante un bolo inicial y otros posteriores o bien en perfusión
continua con bomba. Otras alternativas son las heparinas de bajo peso molecular,
cada vez más utilizadas por su menor riesgo de sangrado, aunque con mayor coste y
duración de la anticoagulación.

Reseña Histórica del Hospital “Dr. José María Vargas” de Cagua.

Se remonta al año 1941, cuando entre las calles Bolívar y Froilán Correa, hoy
Sociedad Anticancerosa, nace el Hospital de Cagua, con el nombre de Medicatura del
Pueblo y comienza a funcionar con el Dr. Alfonso Briceño como único médico y la
enfermera Ligia Rodríguez. Para 1971 se apertura una sede en la avenida
prolongación 5 de julio del barrio 12 de octubre, con el nombre de centro de salud de
Cagua. El recurso humano asistencial estaba conformado por 8 médicos residentes,
un director, un adjunto, tres médicos especialistas en pediatría, Gineco-obstetricia y

49
medicina interna, seis profesionales de la enfermería y 40 auxiliares. En el año 1974
el centro de salud toma nombre de Hospital Tipo I, iniciando actividades de
hospitalización con 20 camas para una población de 30.000 habitantes.

En el año de 1986 y con motivo del bicentenario del nacimiento del Dr. José
María Vargas, el hospital adopta el nombre de dicho prócer civil. En febrero de
1997 se conforma el equipo que constituirá el pilar fundamental del distrito sanitario
número 5, como se llamaba en ese tiempo, representado por dirección, epidemiología,
promoción social, enfermería, recursos humanos y administración. El servicio
médico asistencial municipal como público, está siendo administrado en la actualidad
por Corposalud, bajo la directriz de la gobernación del estado Aragua, con
dependencia directa del ministerio del poder popular para la salud.

Bases Legales

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Gaceta Oficial N° 36.860


del 30 de diciembre de 1999)48.Partiendo de los establecido en la constitución de la
República Bolivariana de Venezuela, en su Artículo 83. Indica que:

La salud es un derecho social fundamental, Obligación del


estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El
estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar
la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los
servicios. Todas las personas tienen derecho a la protección
de la salud, así como el deber de participar activamente en su
promoción y defensa, y el de cumplir con las medidas
sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de
conformidad con los tratados y convenios internacionales
suscritos y ratificados por la República. (p.15)

De acuerdo a lo anterior, los gerentes como ciudadanos tiene derecho a la


salud, siendo garantizado por el estado, a través del sistema de salud.

48
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999)

50
Operacionalización de las Variables de la Investigación

Instrumentos de
Objetivos recolección de
Variables Dimensiones Indicadores Ítems
Específicos información
Identificar el
número de
pacientes con Número de
enfermedad pacientes con
Aspectos Sexo
renal crónica enfermedad 1
epidemiológicos Edad Registro clínicos
por sexo y edad renal crónica 2
y clínicos.
diagnosticados por sexo y
en el hospital edad
Dr. José María
Vargas.
Conocer en que
estadio de la
Estadio de la
patología se Estadio 1
patología se 3
encuentran los Estadio 2
encuentran
pacientes con Aspectos Estadio 3a
los pacientes
enfermedad clínicos Estadio 3b
con
renal crónica Estadio 4 Registro clínico
enfermedad
del hospital Dr. Estadio 5
renal crónica
José María
Vargas
Comorbilidad
asociada al
Establecer la apaciente:
4
comorbilidad Hipertensión
asociada que se Comorbilidad Arterial
encuentran en asociada de Diabetes Mellitus
Comorbilidad
los pacientes la patología tipo 2
asociadas con Registro clínico
con enfermedad encontradas Cardiopatías
los pacientes
renal crónica en los Anemia
del hospital Dr. pacientes Infección Urinaria
José María Hipotiroidismo
Vargas ECV
Litiasis Renal

Conocer
alteraciones de Paraclínicos
laboratorio de Alterados
la patología se Hematología
encuentran los Laboratorio completa. 5
Aspecto
pacientes con de la Química 6 Registro clínico
bioquímico
enfermedad patología Sanguínea. 7
renal crónica Funcionalismo
del hospital Dr. Renal y Electrolitos
José María Séricos.
Vargas
Fuente: Gutierrez, Pantoja y Pérez (2018)

51
CAPITULO III

Marco Metodológico

Diseño de la Investigación.

En este capítulo se exponen los procedimientos y métodos que permitieron


llevar a cabo el presente trabajo, ahora bien, se puede señalar que el estudio
corresponde a un diseño no experimental, tomando en cuenta que la investigación
está dirigida a Identificar la prevalencia de la enfermedad renal crónica en pacientes
que acuden a consulta de nefrología en el hospital Dr. José María Vargas durante el
Primer Semestre de 2017, en ningún momento dicha variable fue manipulada, en este
sentido Kerlinger (1996) al referirse a la investigación no experimental señala: "es
una investigación empírica y sistemática, en la cual el científico no tiene el control
directo sobre las variables independientes, porque sus manifestaciones han ocurrido,
o son inherentes no manipulables"

Así mismo Balestrini (1997) define a la investigación como: "aquella donde se


observan los hechos estudiados como se manifiestan en su ambiente natural, en este
sentido no se manipulan las variables".

Tipo de Investigación.

La investigación por sus características es de tipo descriptiva retrospectivo de


corte transversal, correlacional, realizándose una recolección de datos de forma
sistematizada de historias clínicas y fichas epidemiológicas, de los pacientes con ERC

52
que acudieron a la consulta de nefrología del Hospital Dr. “José María Vargas”
Cagua, Edo Aragua, durante el primer semestre de 2017.

Hernández, Fernández y Baptista (1994) la describen como: "aquellas que


buscan especificar las propiedades importantes de personas, grupos, comunidades o
cualquier otro elemento sometido a la investigación". Pues así este tipo de
investigación se justifica, porque se trata de medir diversos aspectos o dimensiones
del centro que se investiga.

Al considerar los planteamientos anteriormente presentados, se aprecia el


carácter descriptivo de la investigación, debido a que se miden variables, se describen
los hechos más relevantes, que se ajusten a los objetivos específicos formulados.

Así mismo, el estudio corresponde a un diseño transversal correlacional


apoyado en la definición de Hernández, Fernández y Baptista (1994) la describen
como: “Tienen como objetivo describir relaciones entre dos o más variables en un
momento determinado”

Población.

La población de la presente investigación, estará constituida por un total de


ciento cuarenta y cuatro (144). Con diagnóstico de ERC y que acuden a la consulta
del servicio de nefrología en el hospital Dr. José María Vargas durante el periodo en
estudio.

En este sentido Morles (1987) define población como "conjunto de unidades


físicas (persona u objetos) a las cuales se les mide una o más características", así
como establecen a las personas u objetos como componentes de una población, se
pueden considerar también los registros médicos, las muestras de laboratorios entre
otros.

53
Muestra.

La muestra seleccionada para la investigación fue de tipo intencional u


opinática conformada por 144 pacientes y que acuden a la consulta del servicio de
nefrología en el hospital durante el periodo en estudio, ya que existe un reducido
número de unidades de observación y se considera una población censal, tal como lo
demuestran Pineda, Alvarez y Canales (1994) manifestando que: "cuando hay un
número finito (constituido por un número delimitado o conocido de unidades) es
conveniente estudiar el universo total siempre y cuando este no sea muy grande".

Instrumento y Técnica de Recolección de Datos.

Los datos fueron recolectados por medio de la técnica de observación


sistemática a partir de los registros clínicos de los pacientes en estudio, previa
autorización de las autoridades de la misma.

Instrumento de recolección de datos

Se realizo una revisión observativa sistemática de las historias clínicas y


fichas epidemiológicas de la consulta de nefrología.

Técnicas de Análisis de Datos.

Los datos obtenidos serán recopilados, tabulados y colocados en cuadros con


el objeto de interpretarlos y analizarlos de acuerdo a la información aportada por cada
uno de los ítems. Dicho análisis permitirá la aplicación del estadístico
correspondiente a una investigación descriptiva, como lo es el de la frecuencia
porcentual simple, derivándose de ella una interrogante cualitativa. Los resultados
obtenidos serán presentados en tablas y gráficos para su mejor visualización.

54
CAPÍTULO IV

RESULTADOS

Análisis de los Resultados

Este capítulo presenta los resultados obtenidos del estudio. Las técnicas e
instrumentos aplicados reportan la información requerida para el logro de los
objetivos propuestos y el análisis es cuantitativo. Esta información fue recabada
mediante la aplicación del registro de historias clínicas y fichas epidemiológicas, con
un análisis cuantitativo ya que se presentarán un conjunto de cuadros y gráfico a los
cuales se les han calculado su porcentaje y presentado convenientemente. Se realizó
un vaciado de la información en respectivas tablas y gráficos de torta a partir de los
datos recolectados.

Al respecto Kazimir y Díaz (1996) definen tabla de frecuencia “como una tabla
en la cual se agrupan en clases los valores posibles para una variable y se registra el
número de valores observados que corresponden a cada clase” (p.8)
En este sentido Murray, (2000) señala lo siguiente:
“Resumir grandes colecciones de datos, es útil distribuirlos en clases,
categorías y determinar el número de individuos que pertenecen a cada
clase junto con la correspondientes frecuencias de clases, una disposición
tabuladora de los datos por clase junto con las correspondientes
frecuencias de clases” (p.23).
En relación a los gráficos que se utilizan se dan los de pastel. En este sentido
los autores señalados lo definen “especialmente apropiado para ilustrar las divisiones
de una cantidad total, tal como la distribución de los egresos o los ingresos de una
compañía” (p.14)

55
Se realizó un vaciado de la información en respectivas tablas y gráficos de
torta a partir de los datos recolectados.

Resultados del Instrumento de recolección de datos relacionados con el


Objetivo 1. Identificar el número de pacientes con enfermedad renal crónica por
sexo y edad diagnosticados en el hospital Dr. José María Vargas.
Aspectos Epidemiológicos y Clínicos.
Item 1. Sexo
Tabla 1. Distribución de pacientes según sexo que consultaron a la consulta del
servicio de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas, Cagua 2017.

Sexo Pacientes Porcentaje (%)


Femenino 89 62%
Masculino 55 38%
Total 144 100%
Fuente: Historias Clínicas de la consulta de nefrología (2017)

Grafico1. Características sociodemográficas Sexo

Masculino Femenino
38%

Femenino Masculino
62%

Análisis: De un total de 144 pacientes evaluados en la consulta de nefrología


durante el primer semestre de 2017 se encontró que el 62% (n=89) correspondieron al
sexo femenino y el 38% (n=55) al sexo masculino.

56
Item 2. Edad y Sexo.
Tabla 2. Distribución según sexo y edad de pacientes que consultaron a la consulta
del servicio de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas, Cagua 2017.
Edades Femenino % Masculinos % Total %
21 – 30 1 1% 1 2% 2 1%
31 – 40 4 4% 3 5% 7 5%
41 – 50 7 8% 6 11% 13 9%
51 – 60 13 15% 10 18% 23 16%
61 – 70 34 38% 16 29% 50 35%
71 – 80 20 23% 12 22% 32 22%
81 – 90 7 8% 6 11% 13 9%
91 – 100 3 3% 1 2% 4 3%
Total 89 100% 55 100% 144 100%

Fuente: Historias Clínicas de la consulta de nefrología 2017.


Análisis: De un total de 144 pacientes evaluados en la consulta de nefrología
durante el primer semestre de 2017 se encontró que del grupo 61 a 70 años con un
38% femeninos y un 29% masculinos. Los grupos de edad menores a 30 años y
mayores a 80 años representaron menos de un 3% para ambos sexos.
En relación al rango de edades fue predominante el grupo entre 61 a 70 años
con una 38% mujeres (n=34)) y 29% hombres (n=16) respectivamente.
La edad promedio fue 65 años para femeninos y 64 años para masculinos.
Grafico 2. Características sociodemográficas Sexo y Edad.

57
160

Poblacion Hombres -Mujeres


140
120
100
80
60
40
20
0
21 - 30 31 - 40 41 - 50 51 - 60 61 - 70 71 - 80 81 - 90 91 - 100
Rango de Edades

Masculino Femenino Total

Resultados del Instrumento de recolección de datos relacionados con el


Objetivo 2.- Conocer en qué estadio de la patología se encuentran se encuentran los
pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas.
Ítem 3: Estadios de la Patología Pacientes Masculinos-Femeninos.

Tabla 3. Distribución según estadios de enfermedad renal crónica y sexo de pacientes


evaluados por la consulta de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas, durante
el Primer Semestre de 2017.

Estadios Masculino % % Total %


Femenino
Estadio 1 7 13% 11 12% 18 13%
47% 34 38% 60 42%
Estadio 2 26
Estadio 3a 7 13% 23 26% 30 21%
Estadio 3b 4 7% 11 10% 13 9%
Estadio 4 6 11% 7 8% 13 9%
Estadio 5 5 9% 5 6% 10 6%
Total 55 100% 89 100% 144 100%

Fuente: Historias clínicas de la consulta de nefrología (2017)

Análisis: En cuanto a el estadio de la enfermedad renal crónica de los 144


pacientes evaluados se encontró que un 38% (n=34) se ubicó en el estadio 2; seguida

58
del estadio IIIa con un 26% (n=23). Un 12% estadio I (n=11); un 10% para IIIb
(n=10); 8% estadio IV (n=7) y 5% para el estadio V (n=5).

Al evaluar los estadios de la enfermedad renal por géneros, no se encontraron


diferencias significativas para los rangos de normalidad que fueron de un 13% para
masculino y 12% femeninos. En contraposición el estadio II fue de un 38% en
mujeres y 47% en hombres. Mientras que con un estadio de enfermedad renal con
criterios de nefropatía clínica para un programa de diálisis el mayor porcentaje
correspondió a un 8% para estadio IV y 6% estadio V.

Grafico 3. Distribución según estadio y sexo.

Estadio V

Estadio IV

Estadio IIIb Total


Hombres
Estadio IIIa
Mujeres

Estadio II

Estadio I

0 10 20 30 40 50 60 70

Resultados del Instrumento de recolección de datos relacionados con el


Objetivo 3. Establecer la comorbilidad asociada de la patología se encuentran los
pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas

Ítem 4: Comorbilidades Asociadas


Tabla 4. Distribución según principales comorbilidades identificadas en
pacientes evaluados en la consulta de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas.
Primer semestre de 2017.

59
Comorbilidades Pacientes Porcentaje (%)
Hipertensión Arterial 116 81%
Diabetes Mellitus tipo 2 67 47%
Cardiopatías 18 13%
Infección del Tracto Urinario 18 13%
Enfermedad Cerebrovascular 13 9%
Litiasis Renal 12 8%
Hipotiroidismo 8 6%
Anemia 5 3%
Total 257
Fuente: Historias Clínicas de la consulta de nefrología (2017).

Análisis: Con relación a la presencia de otras comorbilidades asociadas se


encontró que el 81% (n=116) presentaba Hipertensión Arterial; el 47% (n=67)
Diabetes Mellitus; un 13% Cardiopatías Isquémicas crónicas e Infecciones del tracto
urinario (n=18 C/U); seguidos de enfermedad cerebrovascular (9%), litiasis renal
(8%), Hipotiroidismo (6%) y anemia (3%).

La proporción de comorbilidades fue de 2 por cada paciente

Grafica 4. Distribución de Comorbilidades Asociadas

5% 3% 2% Hipertension Arterial
5%
Diabetes Mellitus
7%
45% Cardiopatas

7% Infeccion del Tracto Urinario

Enfermedad Cerebrovascular

Litiasis Renal
26% Hipotiroidismo

Anemia

60
Objetivo 4. Conocer alteraciones de laboratorio de la patología se
encuentran los pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María
Vargas.

Objetivo 4. Conocer alteraciones de laboratorio de la patología se encuentran los


pacientes con enfermedad renal crónica del hospital Dr. José María Vargas.

Ítem 5 Exámenes Paraclínicos Alterados


Tabla 5. Distribución según alteraciones de Hematología Completa de los
pacientes evaluados en la consulta de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas.
Primer semestre de 2017.

Alteraciones Pacientes Porcentaje (%)

Anemia 5 10%
Leucocitosis 6 12%
Trombocitopenia 4 8%
Trombocitosis 2 4%
Total 17 34%

Fuente: Historias clínicas de la consulta de nefrología (2017).

De un total de 144 pacientes evaluados en la consulta de nefrología durante el


primer semestre de 2017 se encontró a nivel hematológico un mayor porcentaje de
leucocitosis con un 12% (n=6), seguida de anemia en un 10% (n=5).

61
Grafico 5. Alteraciones hematológicas.

4%
10% Anemia
8% Leucocitosis
Trombocitopenia
Trombocitosis
12%

Ítem 6. Paraclínicos alterados de química sanguínea.


Tabla 6. Distribución según alteraciones Metabólicas de los pacientes
evaluados en la consulta de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas. Primer
semestre de 2017.

Alteraciones Pacientes Porcentaje (%)


Hipoglicemia 1 2%
Hiperglicemia 17 34%
Hipercolesterolemia 12 24%
Hipertrigliceridemia 7 14%
Hiperuricemia 7 14%
Total 17 88%

Fuente: Historias clínicas de la consulta de nefrología (2017).

Respecto a las alteraciones Metabólicas de los pacientes evaluados en la


consulta de nefrología del Hospital Dr. José María Vargas durante el Primer semestre
de 2017 se arrojaron los siguientes resultados predominando la Hiperglicemia 39%
(n=17) y Hipercolesterolemia 27% (n=12) en menores porcentajes la
Hipertrigliceridemia16% (n=7) y Hiperuricemia 16% (n=7).

62
Demostrando a nivel bioquímico mayores alteraciones glicemias
correspondientes a las comorbilidades presentadas

Grafico 6. Alteraciones metabólicas.

2%
16% Hipoglicemia

39% Hiperglicemia
16% Hipercolesterolemia
Hipertrigliceridemia
27% Hiperuricemia

Ítem 7. Alteraciones de Paraclínicos de funcionalismo renal y electrólitos


séricos
Tabla 7. Distribución según alteraciones de las pruebas de funcionalismo
renal y electrolitos séricos de los pacientes evaluados en la consulta de nefrología del
Hospital Dr. José María Vargas. Primer semestre de 2017.

Alteraciones Pacientes Porcentaje (%)

Hiperazoemia 11 22%
Hipercreatinemia 13 26%
Albuminemia 4 8%
BUN Alterado 1 2%
Uroanálisis 13 26%
Hiperproteinemia 4 8%
Hipernatremia 1 2%
Hipercloremia 1 2%
Hipokalemia 1 2%
Total 49 100%

63
Fuente: Historias clínicas de la consulta de nefrología (2017).

Se presentó mayor alteración correspondiente a pruebas de funcionalismo renal


predominando la hipercreatinemia con 26 % (n= 13), seguida de Hiperazoemia con
22 % (n=11 ), mientras que las alteraciones por parte de los electrolitos séricos no fue
tan marcado puesto que representan menos del 6%.

Grafico 7. Alteraciones renales e hidroelectroliticas

Hiperazoemia
2% 2% 2%
Hipercreatinemia
8% 22% Albuminemia
BUN Alterado
27% Uroanalisis
27% Hiperproteinemia
8% Hipernatremia
Hipercloremia
2% Hipokalemia

64
DISCUSION

La ERC es una de las condiciones mórbidas frecuente que afecta a una gran
parte de la población mundial actual; representando una condición estrechamente
relacionada con enfermedades sistémicas como la HTA, la DM y enfermedades
inmunológicas; así como, patologías propias del riñón entre las que la litiasis renal,
ITU y enfermedad quística renal juegan un papel importante en su génesis.

Durante el desarrollo de la presente investigación se procedió a la obtención


de información de las historias clínicas y fichas epidemiológicas; por lo que el dato
básico bien registrado representaría un elemento de interés en la fuente de
información; por otra parte, ser un estudio no experimental limito establecer la
relación causa-efecto y sólo se estableció la descripción de la enfermedad renal
crónica en un grupo de pacientes evaluados en la consulta de nefrología.

En base a los datos obtenidos, se evidenció que el mayor porcentaje de


pacientes asistentes a la consulta de nefrología correspondió al sexo femenino donde
el 61.80% (n=89) correspondieron al sexo femenino y el 38.19% (n=55) al sexo
masculino. Estos resultados no guardan relación con los obtenidos por Ovando en
Guatemala, en el que el sexo masculino represento el 66% de los pacientes con ERC;
sin embargo, se presenta coincidencia con las investigaciones realizadas por
Francisco Javier Alonzo Gonzales, Mario Augusto Santos Barreda y Claudia María
López (2011), en el que los resultados obtenidos reflejan que el 52% de las pacientes
de un total de 191, las mujeres presentaban enfermedad renal en un porcentaje mayos
al sexo masculino.

En este orden de ideas resulta difícil establecer comparaciones con otros


estudios, dada las diferencias poblacionales, estilos de vida, tipo de comorbilidad,

65
características de los centros hospitalarios en relación a su capacidad resolutiva, lo
que determinan en gran parte el tipo de paciente valorado por las instituciones. En el
Hospital Dr. José María de Cagua es predominante la concurrencia de mujeres a las
consultas en general, lo que define un patrón de comportamiento en los pacientes en
esta localidad, hecho que en parte pudiese determinar estos resultados.

En cuanto a la prevalencia por grupos etarios, según reportes de la


Organización Mundial de la Salud, estiman una mayor afectación en pacientes
mayores de 70 años hasta un 48% y de un 20% en mayores de 60 años, representando
la edad un factor de riesgo para la ERC. Sin embargo, existe algunas diferencias en
este aspecto según Ovando, estableció que el grupo etario más afectado por ERC se
ubica entre los 51 – 60 anos. Para Rodríguez Aguirre, en su investigación realizada en
una muestra de 125 pacientes; estableció una mayor prevalencia en las edades
comprendidas entre 60 – 70 años con un 48%, seguido de un 28% para las edades
entre 45 – 49 años y un 12% para mayores de 75 años.

Los resultados en el presente estudio evidenció que la población femenina con


ERC para el rango de edades entre 61-70 años fue de un 38% , con un 23% entre las
edades de 71 – 80 y un rango del 15% de las edades de 41 – 50 pacientes,
estableciendo una edad media de 65 años; mientras que en el sexo masculino, muestra
que un 29% se ubicó entre las edades 61 – 70 ; seguidamente con un 22% entre las
edades 71-80 y un rango del 18% entre las edades de 51 – 60 y estableciendo una
edad media de 64 años. Se observa en consecuencia, una tendencia ascendente en la
prevalencia de la enfermedad renal crónica al progresar en edad; resultado
coincidente con diversos estudios y reportes de la OMS.

Algunas investigaciones como las mencionadas, concluyen una mayor


prevalencia tanto en mujeres como en hombres en el grupo etario entre los 61 – 70
años de edad.

66
Al evaluar las diferentes categorías de la ERC; la Sociedad Americana de
Nefrología presento un estudio en 16 mujeres con ERC donde se evidencio que se
encontraban entre los estadios 3 y 5 de ERC el 69% de ellas, con una edad media de
41 años. En comparación con nuestra investigación realizada osciló entre un 38% en
el estadio 2 y con un 26% en el estadio 3ª en pacientes femeninas, respecto a los
pacientes masculinos, osciló de la muestra un 47% en el estadio 2, con un 13% en el
estadio 1 y un rango del 13% en el estadio 3ª, en medidas generales un 42% en el
estadio 2, con un 21% en el estadio 3a, y un rango del 13% por ciento en el estadio 1.
Datos coincidentes en relación a la tendencia en el sexo femenino.

Sin embargo, es de hacer notar que la edad promedio del estudio de la


sociedad americana de nefrología fue de 41 años y solo se realizó en mujeres; por lo
que no permite establecer comparación en relación al sexo masculino.

En relación a la presencia de comorbilidades prevalentes en pacientes con


ERC la Hipertensión Arterial (81%) y la Diabetes Mellitus (47%) representaron las
condiciones mórbidas sistémicas crónicas más prevalentes. Lo que permite inferir que
estas dos condiciones representan un factor de riesgo importante en la Génesis de las
enfermedades crónicas renales, planteamiento bien documentado en diferentes
revisiones bibliográficas y reporte epidemiológicos al referirse a las complicaciones
crónicas de ambas morbilidades.

En este orden de ideas, la ERC resulta de patologías como hipertensión


arterial y diabetes mellitus tipo 2 en gran medida, esto es descrito y avalado por
variadas investigaciones realizadas al respecto.

Según la OMS es un 50% más probable que pacientes con estas patologías
presenten ERC al pasar los años, para Beltran, A (2015) estipulo como causa de ERC
estas dos patologías y Francisco Javier Alonzo (2011) estableció un porcentaje del
54% para Hipertensión Arterial y un 33% para la Diabetes Mellitus tipo 2 que
aumentan el riesgo de prevalencia de ERC. La Investigación realizada arroja como

67
resultado de una muestra de 144 pacientes que el 81% presenta Hipertensión arterial,
un 47% diabetes mellitus tipo 2 y 13% cardiopatías, que al realizar un análisis de la
muestra con la suma total de las comorbilidades reflejas en esta investigación se
evidencia que los pacientes presentan al menos 2 comorbilidades asociadas a la ERC.

Los Paraclínicos consignados por los pacientes en la investigación presente


resultaron ser en gran parte: Hemoglobina 92%, Creatinina 88% y Leucocitos en un
82%, mientras los no consignados resultaron en su mayoría fueron BUN en un 98%,
Electrolitos Séricos en un 96% y Depuración de Creatinina en 92%. Según perfil
hematológico las mayores alteraciones fueron: Leucocitosis 12%, Anemia 10% y
Trombocitopenia 8%, para el perfil metabólico se hallaron: Hiperglicemia 34%,
Hipercolesterolemia 24%, Triglicéridos 14%, y para el perfil de funcionalismo renal:
Hipercreatinemia 26%, Infección del Tracto Urinario 26%, y Hiperamonemia 22%.

En cuanto a los parámetros Bioquímicos de la población en estudio, se


consignaron un total de 410 reportes de laboratorio (42.79%); 548 no fueron
consignados (52.20%). Siendo la Hematología Completa, glicemia, creatinina, perfil
lipídico, perfil renal y electrolitos séricos los principales marcadores bioquímicos
solicitados. La importancia de dichos parámetros, radica en que permiten valorar la
función renal, detectar procesos infecciosos asociados, alteraciones del perfil lipídico,
apreciación de anemia; así como, comportamiento de electrolitos séricos y niveles de
proteínas. Representando un elemento clave junto a la clínica en el seguimiento de los
pacientes con nefropatías. No todos los pacientes cumplieron las indicaciones en la
realización de paraclínicos solicitados; se deben considerar variables
socioeconómicas, disponibilidad de reactivos institucionales y extramuros, costos de
paraclínicos y apoyo familiar en este sentido.

68
CAPITULO V

RECOMENDACIONES

Promover estrategias de promoción de estilos de vida saludables, prevención y


detección precoz que orienten a los pacientes en la autogestión de la salud. B.
Realizar campañas de información y sensibilización de la población sobre el consumo
de sal y su relación con el desarrollo de hipertensión arterial.

Elaborar con las administraciones sanitarias (autonómicas y locales) planes de


salud renal encaminados a identificación de poblaciones de riesgo.

Promover el adecuado cumplimiento de las guías de manejo y derivación de


pacientes con ERC a consultas especializadas.

Establecer estrategias específicas para la Prevención y Control de los Factores


de Riesgo Cardio-Vascular y Diabetes en la población general y de riesgo (HTA,
tabaquismo, dislipemia, obesidad, etc.).

Aplicar la determinación de albuminuria como método de detección de ERC


oculta y de estratificación del riesgo cardiovascular. En el caso de no disponer de
Cociente Albúmina/ Creatina garantizar que se realice al menos en tiras reactivas.
Alcanzar un adecuado porcentaje de cobertura de la detección precoz de ERC
en poblaciones de riesgo (Creatinina sérica y FG estimado mediante fórmulas y
albumina en muestra simple de orina): en > 60 años, o hipertensos, o diabéticos, o
con enfermedad cardiovascular, o enfermedades urológicas o sistémicas, o familiares
de pacientes con insuficiencia renal.
Implementar en laboratorios de hospitales la determinación automática de
cociente albúmina/creatinina.

69
Impulsar el desarrollo y la puesta en marcha efectiva de sistemas de alerta
informáticos para detectar a la población susceptible de la detección precoz.
Asegurar el acceso al especialista en Nefrología en un tiempo adecuado.
Implantar estrategias específicas para el cuidado de aquellos pacientes con
ERC avanzada que no sean candidatos a tratamiento sustitutivo renal y se opte por un
tratamiento conservador.
Avanzar en la homogeneidad de las prestaciones y la cartera de servicios en
la atención de la ERC basada en la evidencia.
Dotar a las consultas ERCA de apoyo en el ámbito psicológico, social,
dietético y laboral con la colaboración de las Asociaciones de Pacientes.
Organizar grupos de trabajo multidisciplinar para elaborar protocolos de
actuación de los accesos vasculares, que incluyan a los Servicios de Cirugía Vascular
y Radiología Intervencionista, como protagonistas principales de la realización,
reparación y rescate de dichos accesos. Se recomienda favorecer, si fuera preciso, la
formación de los profesionales en la necesidad de disponer de un acceso vascular
funcionante como una forma de mejorar el tratamiento adecuado de los pacientes en
hemodiálisis, la calidad asistencial y la repercusión directa en su morbi-mortalidad.
Promover estudios y proyectos de investigación sobre la prevención,
diagnóstico y tratamiento de la ERC (epidemiología, eficacia y efectividad de
intervenciones, estudios prospectivos, etc) en colaboración con las sociedades
científicas.
Promover la investigación psicosocial en pacientes renales, para el análisis de
la mejora de la calidad de vida, la educación sanitaria para la toma de decisiones y el
análisis de costo beneficio de este tipo de actuaciones.

70
CONCLUSIONES

En base a los datos obtenidos, se evidenció que el mayor porcentaje de


pacientes asistentes a la consulta de nefrología correspondió al sexo femenino. El
rango de edades entre 61-70 años fue predominante para ambos sexos estableciendo
una edad media de 65 años para el sexo femenino y para el sexo masculino una edad
media de 64 años. Observándose una consecuente, ascendencia en la prevalencia de
la enfermedad renal crónica a mayor edad.

Respecto a los estadios de esta patología se concluyó una prevalencia en el


estadio II con un entre ambos sexos.

Entre las comorbilidades más frecuentes se encontraron la hipertensión


arterial y la diabetes mellitus tipo 2, las cuales se consideran como factores de riesgo
para ERC a mayor edad y el no cumplir con la terapéutica adecuada de dichas
patologías asociadas causa mayor predisponencia.

La consignación de paraclínicos fue escasa puesto que no todos los pacientes


cumplieron con los solicitados; por lo que se debe tomar en cuenta y considerar
variables socioeconómicas, disponibilidad de reactivos institucionales y extramuros,
costos de paraclínicos y apoyo familiar en este sentido.

71
AGRADECIMIENTO

Primeramente a Dios por darnos el don de la vida permitirnos llegar a este día
a mi familia por ser apoyo incondicional en especial a mi madre Merlirng Blanco por
ser motor y pilar fundamental para mi, a mis hermanos de vida que me regalo la
carrera Jordan Cartaya, Dangelis Campos, Ariana Suarez, de principio a fin a seres
maravillosos que se han sumado a mi vida para solo llenarla de aprendizajes lecciones
y esplendidos momentos por eso a ustedes Marbeth Lopez, Indira Pantoja, Arnis
Pérez por sumar a mi como ser humano. Y de manera especial a mi ángel de la
guarda en el cielo Eliangel Seijas amigo y colega hoy todo esto es para ti.

Gutiérrez Paola

Agradezco a mi madre Calixta Gaspar y Hermana Clerimar Pérez, a mis


Amigas: Maryilut Olivo, Francys Murillo, Andrea Pérez y Elymar Carrizales, por
estar siempre conmigo y por quienes sin ellas no estuviera en esta etapa de mi vida.
María Hernández, Rorianny Di Fazio, Paola Gutiérrez e Indira Pantoja quienes me
apoyaron incondicionalmente en todo momento, a el Dr. Manuel Contreras por su
apoyo para con nosotros, a la Dra. Mayesvi y al personal de Historias Clínicas por
prestarnos colaboración en la realización de esta investigación.

Pérez Arnis

Primeramente le agradezco a Dios por guiar cada uno de mis pasos y


sostenerme en mis peores momentos, mi madre Iris Tovar por ser el pilar de mi vida
mi apoyo incondicional, mi padre Freddy Pantoja quien es mi gran ejemplo de lucha,
mis hermanos quienes me han alentado en la conquista de esta meta Freddy, Chelman
y Cristin, mis tías quienes ayudaron a mi madre en mi formación, a la Sra. Antonia
Medina por tenderme la mano en los inicios de la carrera, al Dr. Manuel Contreras
por ser mi mentor en la carrera, a cada uno de mis profesores ya mis amigos y
futuros colegas con quienes ha sido un honor compartir en la conquista de este sueño
Paola Gutiérrez, Arnis Pérez, Pedro Ayala.

Indira Pantoja

72
73