Está en la página 1de 6

a c ió n

Buenos Aires, ^ de de 2012.

AUTOS Y VISTOS:

El expediente ' N° 17.475-1 caratulado: "Alfredo I Corral SA

s/recurso de apelación - impuesto al valor agregado",

Y RESULTANDO:

I.- Que a fs. 14/22 se interpone recurso de apelación contra la


• i _

resolución de la AFIP-DGI de fecha 29 de junio de 1999, mediante la cual se

aplica a la recurrente la sanción de multa por encontrarla incursa en la conducta

que reprime el art. 46, en función del art. 47, Inc. a) de la ley N° 11.683 (t.o. en

998 y sus modif.). Se imputa a apelante haber consignado montos inexactos en

us declaraciones juradas del impuesto al valor agregado correspondientes a los

eríodos octubrea diciembre cíe 1997 y enero a marzo de 1998.

Se^gravia del éncuadre que de su conducta efectuara el ente fiscal,


'‘ ■ !
solicitando se la tpifique en la figura del art. 45 de (a ley 11.683, con la reducción

revista en el art, 49 de aquella. Sostiene que el Fisco Nacional incurrió en

centrad icSrój^ al ampliar los períodos por los cuales primegeniamente el instruir el

sudario, psr-te-cfue se encuentra afectado la razonabilidad dei acto.

Señala, luego de efectuar un relato suscinto de los hechos de la

causa, que en la especie no se verifican ninguno de los supuestos que permiten

tener por configurada la hipótesis de defraudación fiscal.

II.- Que a fs. 29/33 contesta la representación fiscal el traslado que


¡
le fuerera conferido y, por las razones de hecho y derecho que expone, peticiona se

confirmen los actos apelados, con costas. Acompaña como pruéba los antecedentes

administrativos de la causa y hace reserva del caso federal.

III.- Que por pronunciamiento obrante a fs. 197/200, la Sala "D" de

este Tribunal resolvió oportunamente declarar condonada la multa aplicada, con

sustento en las prescripciones del Decreto 1384/01. Para así resolver -en lo que
i
!
aquí interesa- consideró que si bien no se encontraba acreditado en autos la

cancelación de la totalidad de las sumas debidas en concepto de obligaciones

1
impositivas, con más sus intereses resarcitorios, el principio! del beneficio de la

duda autorizaba dicha condonación.

Apelada dicha sentencia por el Fisco Nacional, a fs. 258/263 luce el

pronunciamiento de la Sala I de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo

Contencioso Administrativo Federal, de fecha 15 de diciembre de 2009, en virtud de

la cual se resolvió dejar si efecto la resolución apelada. Señalo en tal sentido que

debían volver las actuaciones a este Tribunal para que por quien corresponde dicte

un nuevo pronunciamiento con sujeción a lo allí establecido.

Que, así las cosas, a fs. 267 pasan los autos a esta Sala a los efectos

indicados por la Alzada.

IV.- Que a fs. 268 se requirió a la actora manifieste su interés en la

producción de la prueba pericial contable por lo que, habida cuenta de la respuesta

afirmativa, se abrió la causa a prueba y se ordenó su producción. A fs. 286 se dio

por decaído dicho derecho.

A fs. 298 se declara cerrado el período probatorio, se elevan los autos

a Sala y pasan para alegar, obrandol a fs. 299/301 y 302/30*4 los alegatos del

Fisco Nacional y la actora respectivamente. Finalmente, a fs. 307 se llaman a

sentencia.

Y CONSIDERANDO:

I.- Que habida cuenta de lo resuelto por la Excma. Cámara a fs.

258/263, la cuestión a la que esta Sala es llamada a resolver, radica en la

extensión de la condonación dispuesta oportunamente en autos por la Sala "D" de

este Tribunal en proporción a los pagos probados y, en su caso, el encuadre

efectuado por el Fisco Nacional én relación a la porción ncumplida de las

obligaciones.

II. Que circunscripto de tal modo el alcance de este decisorio, cabe

advertir que de acuerdo con lo informado por el Fisco Nacional en autos, la actora

al 4 de agosto de 2005, no había cancelado los intereses resarcitorios

correspondientes a las posiciones fiscales 7/97; 9/97 y 12/97 y la posición 3/98 del

impuesto al valor agregado.

2
0^ ¿¿uná4 @ Í6ca¿ de ¿a ^A/a
actxyrts

Dicha afirmacióh, no se ha encontrado contradicha por prueba en

contrario, por lo que, de conformidad con lo resuelto por la Excma. Cámara (vid.

considerando 9°), sólo resulta procedente el beneficio de la condonación de la

sanción impuesta en la proporción de los pagos probados (art. I o del Dto. 1384 y

doctrina de la Sala II de la C.N.C.A. Fed. "Camps Vilma Mercedes" del 29/11/07).

Así se resuelve.

III.- Que de acuerdo con lo resuelto precedentemente, corresponde

que este Tribunal analice la procedencia de la multa cuest onada en autos en

cuanto no abarcada en la condonación declarada en el Consider ando anterior.

IV.- Que como ha quedado reseñado más arriba, se imputa a

5elante habef^consignado montos inexactos en sus declaraciones juradas del

¡mErnesto al va-kír agregado correspondientes á los períodos octubre a diciembre de

1997 y enero a marzo de 1998. La actorá centra sus agravios en el encuadre que

de su conducta efectuara el ente fiscal, solicitando se reencuadre la misma en la

Lurá^d^l art. 45 de la ley 11.6825, con la reducción prevista en el art, 49 de

alauelláNsEnfatjza que no se verifican ninguno de los supuestos que permiten tener

po\ configurada la hipótesis de defraudación fiscal.

V.- Que debe tenerse presente que en materia ele ¡lícitos materiales

por defraudación tipificados en el articuló 46 de la |ey de procedimientos fiscales

debe respetarse la secuencia que se describe seguidamente, en orden a determinar

si se verificaron sus elementos tipificantes.

El primer paso consiste en comprobar el aspecto objetivo. La

constatación del mismo reside en analizar si en la realidad fáctica se exteriorizaron

los elementos del tipo o figura penal y que no existió causa de justificación que

enervara la antijuridicidad de la conducta. Luego del anàlisi^ objetivo del hecho

examinado, cuya demostración incumbe al ente fiscal, se debe estudiar |a

imputabilidad del autor, la cuál no tiene relación con determinado hecho, sino que

se refiere a la situación del sujeto.

Es dable advertir que a fin de aplicar las sanciones previstas en el


' iI
artículo 46 de la ley de rito, se exige al ente recaudador ^ereditar no sólo la

3
conducta omisiva del gravamen sino también el proceder engañoso o malicioso
i
mediante hechos externos y concretos. Al respecto, el Fisco debe probar el soporte

fáctico de la presunción de dolo, el que debe ser cierto y no meramente conjetural.

Una vez probado el mentado soporte, se infiere la conducta dolosa; empero, la

vinculación entre el soporte fáctico y el hecho presunto, tiene que ser unívoca, sin

margen razonable para una consecuencia distinta.

VI.- Que en lo que concierne al encuadre de la conducta de la actora,

el artículo 47 de la ley 11.683 (t.o. en 1998) dispone que se presume, salvo prueba

en contrario, que existe la voluntad de producir declaraciones engañosas o de

incurrir en ocultaciones maliciosas cuando se verifiquen algunab de las situaciones

que se describen en sus cinco incisos.

En este sentido, cabe destacar que se entiende como "presunción" a

aquella operación lógica tendiente a afirmar la existencia o dimensión de un hecho

desconocido a partir de uno conocido, que según la experiencia le sigue o precede.

En el caso de las establecidas en el citado artículo, a partir de un hecho cierto que

debe ser probado por el organismo recaudador (los descriptos en sus incisos) se

deriva la afirmación sobre la probabilidad de la existencia de otro hecho (que

existió la voluntad de producir declaraciones engañosas o de incurrir en

ocultaciones maliciosas), lo que posibilita tener por cierto que se obró en fraude al

Fisco.

Las presunciones contenidas en el referido artículo son relativas,

dispensan de la prueba del hecho presumido al organismo fiscal avorecido por ella,

pero pueden ser refutadas” por el contribuyente mediante el desarrollo de una

probanza en la cual se acredite la falsedad o inexistencia del hecho presumido.

VII.- Que ello así, le asiste razón a la actora.

En efecto, en la resolución recurrida se imputa ai encartado la

voluntad de producir declaraciones engañosas o de incurrir en ocultaciones

maliciosas toda vez que "Media una grave contradicción entre los libros,

registraciones, documentos y demás antecedentes correlativos con los datos que

surjan de las declaraciones juradas", al haberse detectado que existen diferencias

4
0w ¿¿4m á¿& táecd ele ¿a ^ a clo ^
entre el débito fiscal declarado y el que surge del registro "IV^-ventas" (vide. acto

de instrucción del sumario -fs. 5/6- y resolución apelada -fs. 7/11). De allí el ente

fiscal extrajo la conclusión que se cometió él ilícito en cuestión.

Como se, advierte, ei acto recurrido no se explici ta la gravedad de la

contradicción que exige la norma. El organismo recaudador no basó su resolución

en elementos concretos que la sustenten, pues solo da cuejnta de "diferencias"

detectadas, pero no da razones que acrediten la "gravedad" de la contradicción.

Debe valorarse que si bien la presentación de declaraciones juradas rectificativas

fueron presentadas una vez iniciada la verificación, esta circunstancia no resulta de

por si configurativas de la figura en estudio, ni pueden llevar a la tipificación

efectuada en el acto administrativo, toda vez que el ente fisbal sólo demostró el

elemento material de la infracción que se le atribuye al recurrente y no, se reitera,


■ I
el indicio

VIII.- Que no obstante ello y teniendo en consideración los hechos

relatados, los elementos que obran en los antecedentes administrativos, debe

destacarse que si bien no se comparten las conclusiones del organismo recaudador

acerca de la configuración de la conducta dolosa, lo cierto es qúe se omitió declarar

el impuesto en su justa medida.

A fin de que el organismo fiscal pueda sancionar a un contribuyente


' .
con multa por defraudación, es absolutamente imprescindible que surja de los

antecedentes administrativos la prueba fehaciente y directa de la conducta dolosa

que se atribuye al responsable. Si no se pudiera acreditar dicho elemento

probatorio, la conducta debe reputarse cometida con culpa -y por lo tanto

encuadrable en la figura del art. 45- salvo que el responsable haya podido
!
demostrar error excusable, situación que no se produjo en autos.

Por tal razón, corresponde reencuadrar la conduqta del recurrente en

los términos del artículo 45 de la ley de rito, que prevé la figura de la omisión

fiscal, mediante la presentación de declaraciones juradas inexactas para los

períodos en cuestión, por errores imputables a la actora, no excusables.


Con base en el cambio de calificación, la graduación de la sanción

impuesta debe modificarse, entendiendo este sentenciante que es razonable que se

reduzca al mínimo legal previsto en el artículo 45 de la ley 11.683, con la reducción

prevista en el primer párrafo del artículo 49 de la citada ley.

En mérito a lo expuesto, SE RESUELVE:

1°) Declarar condonada la multa impuesta en la proporción que

resulte de los pagos acreditados en autos, de conformidad con lo resuelto en el

Considerando II. Costas por su orden

2o) Reencuadrar la conducta de la actora, en la medida que no fuera

alcanzada por la condonación acordada en el punto anterior, en el artículo 45 de la

ley 11.683 con la reducción prevista en el primer párrafo del artículo 49 de la citada

ley. Costas por su orden.


i \
3o) Ordenar al Fisco Nacional para que en el termino de quince días

practique una nueva liquidación de la sanción recurrida de conformidad con lo

resuelto precedentemente.

Se deja constancia que la presente, resolución se dicta con el voto

coincidente de dos Vocales titulares de la Sala, por encontrarse vacante la Vocalía

de la 2da. Nominación (art. 184 de la ley 11.683).

Regístrese, notifíquese, oportunamente devuélvanse los antecedentes

administrativos de la causa y archívese.