Está en la página 1de 4

Los empleos de los venezolanos en Colombia son más

precarios que los de los colombianos


Los venezolanos que han emigrado a Colombia en busca de trabajo y que hoy suman
alrededor de un millón, experimentan situaciones de mayor precariedad en cuanto a la
calidad de sus empleos frente a los colombianos: trabajan más horas, sus ingresos son más
bajos, así como la satisfacción frente a ellos; los índices de informalidad y el carácter
temporal de los trabajos han aumentado.
Así lo revela el estudio “Panorama laboral de los migrantes venezolanos en Colombia 2014-
2019”, contenido en el cuaderno 18 del Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad
Social de la Universidad Externado de Colombia, que se presentó hoy en la mencionada
Casa de Estudios.
“En general, se encuentra que los venezolanos residentes en el país presentan tasas de
ocupación, desempleo y participación más altas que sus homólogos colombianos, pero sus
ingresos son más bajos, así como la calidad de sus empleos y la satisfacción expresada hacia
sus trabajos. En este sentido, el impacto de la migración venezolana sobre el mercado
laboral del país ha sido importante, pero su contribución al desempleo nacional parece
haber sido marginal”, precisó el investigador Stefano Farné, director del Observatorio.
Este análisis fue posible gracias a la reciente apertura de los microdatos del módulo de
migración de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) por parte del Departamento
Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE).
El informe del Externado recoge datos de Migración Colombia según los cuales, en 2015 se
registraban 31.471 venezolanos residentes en el país; en septiembre de 2019 se acercaban
al millón y medio; y en 2018, el crecimiento alcanzó un 166% con respecto a 2017.
Entre los factores que explican la menor calidad de los empleos de los venezolanos
migrantes, el estudio señala las dificultades que enfrentan para acreditar sus competencias
y sus niveles educativos y para obtener permisos de trabajo con horizontes de más largo
plazo que los actuales; además, la disminución paulatina de los niveles educativos de los
migrantes. A comienzos del periodo estudiado se registraba un mayor número de
profesionales, incluso de empresarios que llegaban a trabajar en Colombia.
De los datos analizados los investigadores infieren que los trabajadores venezolanos
llegados en los últimos años al país entran a remplazar a los colombianos en los trabajos
menos apetecidos del mercado sin que ello llegue a configurar una verdadera competencia
laboral.
El documento examina una serie de indicadores cuantitativos y cualitativos del mercado de
trabajo de los migrantes venezolanos en Colombia entre julio 2014 y junio 2019, agregados
en promedios anuales. Los mismos indicadores se utilizan para comparaciones con las
condiciones de la población activa colombiana.
Aquí los principales resultados:
Población en edad de trabajar y su nivel educativo

• En el país hay poco más de un millón de venezolanos hábiles para trabajar.


• Se trata de personas relativamente educadas: el 18,1% posee un diploma de técnico,
tecnólogo o universitario y casi un 40% es bachiller.
• Entre los colombianos, un 17,3% tiene educación superior y casi un 30% terminó
bachillerato.
• Entre 2014 y 2015, 28,4% de los migrantes encuestados tenía educación superior.
Ocupación, desempleo y participación

• Del millón de venezolanos en edad de trabajo que se encuentran en Colombia, el


63% efectivamente trabaja, mientras que su tasa de desempleo es de 15,2%.
• Durante el mismo periodo, la tasa de desempleo de los foráneos aumentó; entre
2018-2019 se fijó en 15,2%, frente a 12,3% en 2014-2015.
Medios de consecución del empleo

• El 80% de los venezolanos consigue empleo por medio de recomendación de


personas conocidas. Los canales más formales (presentación hoja de vida, etc.)
tienen muy poca importancia.
Horas laboradas

• Los venezolanos laboran más horas. En promedio, trabajan unas 50 horas


semanales, mientras que los colombianos 44.
• Respecto al periodo 2014-2015, la carga laboral de los venezolanos ha aumentado
aproximadamente entre tres y cuatro horas semanales promedio.
• Sin embargo, los venezolanos se ocupan por menos tiempo, unos 10 meses al año,
en promedio. Un mes menos que los colombianos.
Posición ocupacional

• Los venezolanos se desempeñan principalmente como trabajadores independientes


y asalariados en empresas del sector privado.
En el periodo estudiado ha crecido la participación de los trabajadores de servicio
doméstico.
Rama de actividad

• El comercio, la hotelería y la construcción son, en su orden, las ramas que más han
acogido a los venezolanos.
Temporalidad

• Actualmente, solo un 25% de los asalariados de origen venezolano tiene contrato


escrito de trabajo; entre estos últimos la proporción de trabajadores temporales es
alta.
• Para los colombianos, la contratación laboral formal ha aumentado: entre 2018-
2019, ascendía al 76% de los asalariados; 66% se encontraba contratado a término
indefinido.
• Para los venezolanos, la proporción de asalariados con contrato ha caído
drásticamente de 73,8% a 25%, en el periodo de estudio.
• Para los venezolanos la temporalidad se ha duplicado: de 21,8% de los contratados
a 41,1%. Según el análisis del Observatorio del Externado, “la incertidumbre acerca
del carácter permanente de su estadía y el periodo de vigencia máxima de solo dos
años del PEP (Permiso Especial de Permanencia), pueden haber inducido medidas
preventivas por parte de los empresarios y facilitado la contratación a término fijo.
Informalidad

• El trabajo informal tiene alta incidencia entre colombianos y venezolanos. Sin


embargo, la situación es particularmente crítica para los foráneos: la informalidad
por falta de seguridad social afecta a casi el 90% de los trabajadores venezolanos y
aquella por tamaño de establecimiento al 71,4%.
• Se registra un elevado crecimiento de la informalidad entre los migrantes en apenas
cuatro años.
• No pocos venezolanos son contratados en empresas formales, en condiciones de
informalidad, sin garantías sociales. Las dificultades para legalizar su estancia en el
país y los obstáculos para homologar sus títulos académicos pueden haber
favorecido esta tendencia.
• La informalidad entre los colombianos ha venido disminuyendo aunque sigue siendo
muy alta: entre 2018-2019 se ubicó entre 59% y 62%.
Ingresos laborales

• Los venezolanos ganan menos que los colombianos, aunque trabajan más horas. Un
12% menos si son trabajadores independientes ―626 mil pesos mensuales vs 710
mil― y, aproximadamente, un 10% menos si son asalariados ―1,27 millones vs 1,39
millones―.
• No existen diferencias significativas en el caso del personal doméstico.
• Son casi inexistentes los subsidios (monetarios) que los venezolanos declaran recibir
por parte del gobierno colombiano y de instituciones privadas.
Satisfacción en el trabajo

• Para los trabajadores colombianos, todos los indicadores considerados muestran


una satisfacción creciente. Han aumentado los ocupados que considera estable su
empleo (de 67,7% en el periodo 2014-2015 a 70,6% entre 2018-2019); de los que
están satisfechos con su empleo (de 83,3% a 85,5%); con las prestaciones recibidas
(de 57,7% a 64%) y con la jornada laboral (de 81,8% a 84,3%). De forma coherente,
se evidencia que ha disminuido el porcentaje de ocupados que desean cambiar de
empleo (de 28,7% a 26,7%).
• En el periodo 2018-2019, tan solo el 50,9% de los trabajadores venezolanos
consideraban estable su empleo, frente al 66,2% entre 2014-2015.
• Disminuyó la proporción de ocupados venezolanos satisfechos con su empleo (de
83,5% a 72,4%); con las prestaciones recibidas (de 56,1% a 42,9%) y con la jornada
laboral (de 83,7% a 69,2%). El deseo por cambiar de empleo aumentó, de 29,2% de
los ocupados totales a 48,4%
Los investigadores dejan la puerta abierta para el necesario estudio de los llamados
migrantes pendulares (regulares e irregulares) que trabajan en Colombia, pero residen en
Venezuela. Del total de los 4 millones 300 mil pendulares fronterizos con TMF (Tarjeta de
Movilidad Fronteriza) se desconoce cuántos de ellos son personas en edad de trabajar que
laboran en Colombia; tampoco hay información acerca de sus características sociolaborales.
“A pesar de lo anterior, es razonable pensar que haya una migración diaria hacia Colombia
que contribuye a ejercer presión sobre los mercados laborales de las ciudades fronterizas,
empeorando las condiciones de informalidad y desempleo”, agregan.

Oficina de Comunicaciones
Universidad Externado de colombia
Cll 12 n.º 1-17 este. PBX (57+1) 341 9900, ext. 3202
317-635-1416 o 317-670-2300 o 317-680-9864

También podría gustarte