Está en la página 1de 4

1. ¿Cómo facilitamos el desarrollo social y laboral de los alumnos?

2. ¿Cómo adecuamos el aprendizaje a la personalidad de cada alumno?


3. ¿Cuál debe ser el periodo de educación obligatoria?

Todos somos todos

1. ¿Qué es la educación inclusiva: alumnos normales o simplemente alumnos?


2. ¿Se puede excluir alguna persona del derecho a aprender por motivos económicos?

3. ¿Cómo integrar la Educación con otras política sociales? ¿Hay Educación sin una visión social?
4. ¿Qué responsabilidad tiene el entorno empresarial en las políticas educativas?
5. ¿Cómo adoptar el tiempo de aprendizaje con la organización educativa?
6. ¿Cómo se deben gestionar las actividades extraescolares?
7. ¿Cuál es el verdadero papel de la Escuela en la construcción social? ¿Hay igualdad sin inclusión
educativa?
8. ¿Cómo debe ser una escuela orientada a crear dirigentes sociales económicos y administrativos
del país?
9. ¿Cómo deben integrar el ecosistema social dentro de la Escuela para que sea un “laboratorio vital
de aprendizaje”?

La familia dentro y fuera de la escuela

1. ¿De quién es la responsabilidad del aprendizaje de los menores?

2. ¿Puede la escuela compensar las desigualdades socioeconómicas de las familias?


3. ¿Cómo deben contribuir las familias a la definición y seguimiento de los proyectos de centro?
4. ¿A qué datos de los resultados del centro deben tener acceso las familias?
5. ¿Es relevante la satisfacción de las familias?
6. ¿Está contribuyendo la educación a la medicalización de los niños?
7. ¿Cómo mejorar en reconocimiento y respeto profesional de los profesores?
8. ¿Puede la escuela ayudar a las familias a facilitar el desarrollo de sus hijos?
9. ¿Puede haber distintos niveles de escolarización de acuerdo con los criterios de las familias?

Profesionales de la educación

1. ¿Cómo coordinar de cara a las necesidades de los alumnos el equipo docente interdisciplinar del
centro?

2. ¿Cómo promover el aprendizaje entre los profesionales de la educación?


3. ¿Cómo incorporar las evidencias científicas existentes sobre los procesos de aprendizaje?
4. ¿Cuál es el futuro de los contenidos educativos?
5. ¿Cómo incluir en el programa docente el desarrollo y evaluación de las competencias para los
alumnos actuales?
6. ¿Pueden convivir las metodologías propias de cada profesor en un centro?
7. ¿Qué cualificación demanda el ejercicio del liderazgo educativo?
8. ¿Cómo mejorar la gestión administrativa en la gestión docente?
9. ¿Cómo gestionar las micropolíticas de los profesores?

Participación de los ciudadanos


 ¿Cómo se puede medir el éxito de las iniciativas de participación ciudadana?

 ¿Cuán esenciales son los procesos de cambio organizativos e institucionales?

 ¿Se puede estimular la voluntad política para una mayor participación?

 ¿Qué función cumple la sociedad civil organizada en los procesos de


participación ciudadana?

 ¿Cómo podemos fomentar la inclusión y cuáles son los impactos de los


diferentes métodos de selección de participantes (por ejemplo, abierto,
aleatorio)?
 ¿Podemos aprender algo del sector privado acerca de escuchar a las audiencias
externas?

 ¿Cuál es el papel real de la tecnología (si lo hay) en los procesos de


participación?

¿Cuál es nuestra responsabilidad ciudadana frente al problema de la acumulación de basura en la


localidad?

Resp.: El problema de la acumulación de basura en las calles de la localidad es un asunto público, debido a que
afecta a todos sus miembros. Por ello, es necesario que tengamos conciencia de la importancia de nuestra
participación en la toma de decisiones de acciones destinadas a su mejoramiento. En esta sesión, los estudiantes
dialogarán y harán conjeturas acerca de la responsabilidad de los ciudadanos frente a los problemas de la localidad.

¿Qué significa ser ciudadano?


Ser ciudadano significa ser una persona que sabe que tiene derechos, pero también deberes; que forma parte de una
comunidad (local, regional, nacional) y, además, es consciente de que tiene un rol importante que desempeñar en la
sociedad. La ciudadanía consiste en cumplir nuestra obligación o “hacer nuestra parte” por la localidad y el país en el
cual vivimos y nos relacionamos con los demás. Ser ciudadano significa buscar el bien de la sociedad y participar
activamente para mejorar las cosas que se producen en ella. Ser ciudadano no se limita a elegir a las autoridades y a
solamente conocer nuestros derechos, sino también implica asumir responsabilidades; cuidar nuestra localidad,
región y país; e involucrarse en sus problemas y ser parte de la solución, no solo exigir las soluciones a los demás. Ser
ciudadano es ser una persona de acción, que busca la mejora y el beneficio de la localidad y de las personas que viven
en ella.
JUSTICIA SOCIAL

La justicia que desarrolla.


Todo esto es cierto. Sin embargo la creación de la riqueza aunque es una condición necesaria, no es
suficiente para el desarrollo del país. Para que haya auténtico desarrollo se precisa desde luego partir
de la riqueza creada, pero sólo se dará el desarrollo en la medida en que sepamos distribuir la riqueza
con la justicia y equidad, o sea en palabras de Santo Tomás, con la voluntad permanente de darle a
cada quien lo que le corresponda.

Sólo con el concurso armónico de la justicia conmutativa y de la justicia distributiva construiremos la


justicia social.

Si analizamos detenidamente esta definición encontraremos los elementos necesarios para lograrlo: la
voluntad, esto el deseo volutivo de hacerlo por convicción, no porque se nos obligue.
Permanentemente, esto es, que no sea fruto fugaz de un momento de reflexión o inspiración, sino que
sea continuo, siempre.

De darle a cada quien, esto es tomar la iniciativa, anticiparnos; no esperar a que nos lo exijan. Dar es
amor dice otro refrán. Hay que dar con amor, con convicción, espontáneamente.

Finalmente nos dice la difinición: lo que le corresnponda, y esto es lo más difícil de delimitar, sobre todo
cuando nos erigimos en parte y juez; cuando sentimos que lo que damos a otro es algo de lo que nos
estamos desprendiendo, algo que ya era nuestro, algo sobre lo que nosotros podemos decidir; cuando
la realidad es muy distinta, tal vez es algo que nos queremos apropiar, que no solo no es nuestro, sino
que es de otros, es riqueza que otros generaron o que conjuntamente generamos pero que debemos
saber compartir equitativamente, y equitativamente significa con equidad, esto es, en proporción
correspondiente, al esfuerzo, conocimiento, méritos o recursos empleados o invertidos para generar tal
riqueza.

Debemos considerar tanto el concepto de justicia conmutativa de dar a cada quien conforme a sus
merecimentos, como el de justicia distributiva de dar a cada quien atendiendo a sus requerimientos,
y aquí no podemos suponer que pretender vivir con dignidad sea algo que un ser humano no requiera,
a lo cual no tenga derecho, ya que Dios mismo se lo dio; de suerte que son valores que no podemos
regatear, y sólo con el concurso armónico de la justicia conmutativa y de la justicia distributiva
podremos construir la justicia social, y sólo cuando hayamos alcanzado la justicia social
podremos aspirar a alcanzar el Desarrollo Humano.

Dios sería muy injusto si hubiera repartido la riqueza con tanta desigualdad. Si así lo hizo, nos decía
San Basilio, padre de la iglesia, es porque consideró que algunos, dentro de los que estamos los
empresarios, teníamos la capacidad de administrarla riqueza de los demás; y por eso nos la confió y
nos hizo depositarios de ella; pero tengamos siempre presente que son sólo denarios de los que nos
habrá de pedir cabales cuentas, y con este enfoque deberemos discernir éticamente, legítimamente y
objetivamente, qué parte de esa riqueza nos la podemos en justicia apropiar, y ya no pensar de qué
parte de esa riqueza nos vamos a despojar.