Está en la página 1de 12

TRABAJO DE ECOLOGIA TEMA: PESTICIDAS

ROY DAVID REYES PALLARES


LINA MARCELA REALES
JUAN MANUEL MARRIAGA

UNIVERSIDAD PUPULAR DEL CESAR “UPC”


FALCULTAD DE INGENIERÍAS Y TECNOLOGIAS
INGENIERÍA AMBIENTAL Y SANITARIA
VALLEDUPAR/CESAR

2019
INTRODUCCION
Es un hecho frecuentemente reseñado, que la producción agrícola mundial está
creciendo en términos generales, y que se espera que en los próximos años siga
esta tendencia (Dyson, 1999). También es cierto que el aumento de la producción
agroalimentaria es un fenómeno universal y que son los países más deficitarios los
que han visto crecer sus cosechas de forma más llamativa. Se ha referido que entre
1.961y 1.994 este crecimiento fue firme y continuo para la mayoría de los países y
alcanzó las máximas cotas en algunos países africanos que vieron cómo se
duplicaba la producción agrícola. No obstante, durante esos mismos años las tasas
de crecimiento de población en muchos de los países subdesarrollados y en vías
de desarrollo han sido mayores que en periodos precedentes, por lo que es
presumiblemente que el incremento en la producción agrícola local, si bien
importante, no pueda compensar la demanda. Además, los expertos han detectado
que el ritmo de crecimiento productivo está sufriendo una continua desaceleración,
de tal manera que los más pesimistas auguran un fuerte desequilibrio entre la
producción de alimentos y el incremento de la demanda, que conduciría, en un
tiempo no demasiado largo, al incremento de las poblaciones muy insuficientemente
abastecidas (la alimentación y la agricultura, Recursos Mundiales, 1.997).
PESTICIDAS
DEFINICION:
Un pesticida es cualquier sustancia o mezcla de sustancias dirigidas a destruir,
prevenir, repeler, o mitigar alguna plaga. El término pesticida se puede utilizar para
designar compuestos que sean herbicida, fungicida, insecticida, o algunas otras
sustancias utilizadas para controlar plagas.
Puede tratarse de una sustancia química, agente biológico (tal como un virus, o
bacteria), antimicrobiano, desinfectante utilizado en contra de plagas tales como
insectos, hongos, virus, bacterias o para eliminar patógenos vegetales o
microorganismos.
Los pesticidas se pueden clasificar según a la familia química a la que pertenezcan.
Las más importantes son:
• I) Organofosforados
• ii) Organoclorados
• iii) Carbamatos
• iv) Triazinas

• i) Organofosforados •
Estos compuestos hacen referencia a un grupo de insecticidas que actúan sobre la
enzima acetilcolinesterasa (el grupo de pesticidas de los carbamatos también actúa
sobre esta enzima pero a través de un mecanismo diferente). Estos pesticidas
inactivan irreversiblemente la acetilcolinesterasa, esencial para el sistema nervioso
en, humanos, insectos y otros animales. Los pesticidas organofosforados presentan
una variación enorme en su capacidad para afectar a esta enzima y de este modo
en su potencial de envenenamiento. Por ejemplo, el parathion, uno de los primeros
organofosforados descubiertos, es en muchas ocasiones más potente que el
malatión, un insecticida usado para combatir la mosca de la fruta Mediterránea y el
Virus del Nilo del Oeste transmitido por los mosquitos.
Los pesticidas organofosforados tienden a degradarse rápidamente cuando se
exponen a la luz, el aire y el suelo aunque pequeñas cantidades pueden persistir y
terminar en la comida y en el agua potable. Su capacidad de degradación hace de
estos compuestos una interesante alternativa para los persistentes pesticidas
organoclorados. Mientras que los pesticidas organofosforados se degradan más
rápido que los organoclorados, éstos tienen una toxicidad mucho más aguda
planteando riesgos para los agricultores, los aplicadores de pesticidas y cualquiera
que se exponga a cantidades importantes de estos compuestos.
Los organofosforados comúnmente utilizados incluyen: Parathion, Malathion,
Methylparathion, Chlorpyrifos, Dichlorvos, Phosmet, Azinphos methyl.
• ii) Organoclorados •
Esta familia química hace referencia a un amplio grupo de compuestos químicos
orgánicos que contiene cloro, además de otros elementos químicos.
Muchos insecticidas poderosos y efectivos son compuestos organoclorados.
Algunos ejemplos comunes incluyen: DDT, dicofol, heptachlor, endosulfan,
chlordane, mirex y pentachlorophenol. Tienen una importante persistencia no sólo
en el suelo sino también a nivel de los tejidos humanos. Numerosos compuestos
representativos de esta categoría están prohibidos debido a su neurotoxicidad.
• iii) Carbamatos •
Los carbamatos presentan las mismas características que los organofosforados
pero con una toxicidad menor. Uno de ellos, el aldicarbe, usado frecuentemente en
la agricultura, es muy soluble, lo que explica su detección en suelos.
• iv) Triazinas •
Esta familia de compuestos tiene un amplio abanico de usos. La mayoría son
utilizados en programas de control selectivos para malas hierbas. Como herbicidas,
las triazinas pueden ser usadas solas o en combinación con otros ingredientes
activos para incrementar el espectro de control de las malas hiervas. Las plantas
resistentes son capaces de metabolizar los ingredientes activos mientras que las
plantas susceptibles no. Las triazinas son de los herbicidas más antiguos, una de
las primeras investigaciones sobre sus características para el control de malas
hierbas se inició a principios del año 1950. Algunas de las triazinas son
moderadamente irritantes para los ojos, la piel y vías respiratorias.
Los pesticidas también se pueden clasificar de la siguiente manera:
Bactericida: para el control de bacterias;
Fungicidas: para el control de hongos y oomicetes;
Herbicidas: para el control de malas hierbas;
Insecticidas: para el control de insectos; estos pueden ser Ovicidas, Larvicidas.
Acaricidas: para el control de los ácaros.
Moluscicida: para el control de babosas y caracoles.
Nematicida: para el control de nemátodos.
Rodenticida: para el control de roedores
Virucidas: para el control de los virus.
USOS
Las toneladas utilizadas en el mundo con regularidad han aumentado durante los
últimos 60 años. Parece que disminuya en algunos países de Europa, sin embargo
es necesario tener en cuenta que algunos de los compuestos activos actuales son
mucho más efectivos que los de las décadas anteriores, por lo que son necesarias
cantidades menores de compuesto. Francia permanece, en 2006, como el tercer
consumidor de pesticidas del mundo (por detrás de USA y Japón, el primero y el
segundo respectivamente).
Los compuestos comerciales deben de ser mejorados frecuentemente para evitar
que insectos, hongos o vegetales se hagan resistentes o para sustituir productos
prohibidos debido a su toxicidad.
La mayoría de los pesticidas utilizados (en términos de cantidad) son herbicidas. La
molécula más vendida como herbicida y la más utilizada en el mundo es el glifosato.

Francia y España son el primer y tercer usuario de pesticidas en Europa,


respectivamente. Además estos países representan más del 40% de la superficie
desde cultivo en Europa.
FORMULACION
Un pesticida contiene muchas moléculas incluyendo:
- Uno (o varios) materiales activos que aseguran el efecto del pesticida.
- Un disolvente: En el caso de los líquidos suele ser aceite vegetal mientras que
para los sólidos suele utilizarse arcilla o talco.
- Aditivos: son sustancias que no tienen actividad biológica pero facilitan la
modificación de las calidades del pesticida y facilitan su empleo.
Hay 100000 pesticidas autorizados para ser vendidos, están hechos de 900 tipos
diferentes de materiales activos. Entre 15 y 20 nuevos materiales activos se agregan
cada año.
DESTINO MEDIOAMBIENTAL
No todos los reactivos químicos que se aplican alcanzan el lugar de destino. Por
ejemplo la escorrentía puede desplazar un herbicida lejos de las malas hierbas que
son el punto de interés. Como consecuencia de ello, los compuestos químicos se
derrochan, el control de las malas hierbas se reduce y hay más posibilidad de dañar
otras plantas y de contaminar el suelo y el agua. Además, los pesticidas también
pueden ser arrastrados por el viento del lugar deseado.
Hay algunos procesos que afectan al destino de los pesticidas en el medio
ambiente:
• PROCESOS DE TRANSFERENCIA •
ADSORCIÓN: es la transferencia de pesticida a las partículas del suelo. La cantidad
de pesticida que se absorbe depende del tipo de pesticida, del tipo de suelo, de la
humedad, del pH del suelo y de su textura. Los pesticidas se absorben fuertemente
sobre los suelos ricos en arcilla y materia orgánica. La mayoría de los pesticidas
absorbidos en el suelo tienen menos probabilidad de emitir vapores o lixiviarse a
través del suelo. Además, también son absorbidos con menos facilidad por las
plantas.
VOLATILIZACIÓN: es el proceso mediante el cual los compuestos sólidos o
líquidos se convierten a fase gas. Una vez en fase gas el compuesto puede
desplazarse lejos desde el sitio inicial de aplicación. Este movimiento se llama flujo
de vapor.
 El flujo de vapor de algunos herbicidas puede dañar cosechas próximas.
 El tiempo caluroso o ventoso puede incrementar la volatilización.
DERIVA DE PULVERIZACIÓN (SPRAY DRIFT): es el movimiento en el aire de las
gotas de aerosol lejos del sitio del tratamiento durante su aplicación. La dispersión
del aerosol se ve afectada por: el tamaño de la gota (las gotas pequeñas dispersan
más fácilmente), la velocidad del viento y la distancia entre el aplicador y la planta
objetivo o el suelo. La dispersión puede contaminar grandes áreas alrededor del
lugar de aplicación.
RESIDUO LÍQUIDO (RUNOFF): es el movimiento de los pesticidas en agua sobre
una superficie inclinada. Los pesticidas se mezclan en el agua o limitan al suelo que
erosionan.
LIXIVIACIÓN: es el movimiento de los pesticidas en agua a través del suelo. La
lixiviación puede ocurrir hacia arriba, hacia abajo o de lado.
ABSORCIÓN: es la capacidad de penetración de pesticidas y otros compuestos
químicos en plantas o microorganismos. Los residuos de los pesticidas pueden
colapsar o permanecer dentro de la planta o del animal y liberarse al ambiente
cuando el animal muere o cuando la planta se descompone.
RETIRO DE COSECHA: la cosecha o el pasto pueden eliminar los residuos de
pesticidas.
EL PROBLEMA DE LOS PESTICIDAS EN COLOMBIA
Las indicaciones y consecuencias ambientales por el uso de agroquímicos, cuenta
en la actualidad con una mayor atención y cuidado por parte de organismos
ambientales nacionales e internacionales. En Colombia se ha dado mayor
participación en la definición de compromisos y en la protocolización de convenios,
que procuran el mejoramiento ambiental global para cumplir con las crecientes
exigencias de los mercados internacionales en este tema.
El decreto 1843 de 1991 en el artículo 172, establece que el personal que labore
con plaguicidas, deberá recibir capacitación y entrenamiento por cuenta de la
persona natural o jurídica que los contrate. Estos cursos de carácter teórico –
práctico tendrán una intensidad mínima de sesenta (60) horas acumulables al año
y un contenido acorde con el tipo de actividad a desarrollar. (Decreto 1843, Art. 172)
La Cámara de la Industria para la Protección de Cultivos de la Asociación Nacional
de Industriales, ANDI, suscribió el convenio No 00074 con el SENA, dentro del cual
está el desarrollo de seminarios de capacitación en uso seguro y eficaz de
plaguicidas, dirigido a profesionales, trabajadores y personal involucrado en el tema
de los plaguicidas. Esta publicación es un resumen del material didáctico
desarrollado en el convenio No 00074 (MEMORIAS USO ADECUADO Y EFICAZ
DE PRODUCTOS PARA LA PROTECCIÓN DE CULTIVOS), adaptada a un
lenguaje más asequible al trabajador Bananero y Platanero y con mayor contenido
visual. Esta publicación es una herramienta fundamental para que los productores
y trabajadores se capaciten de forma permanente.

En 20 años Colombia aumentó uso de plaguicidas en un 360 %


La intoxicación por plaguicidas ocupa el segundo renglón de las emergencias que
se presentan en el país, el primer puesto lo ocupan los envenenamientos
provocados por medicamentos.
Aunque los plaguicidas son sustancias químicas beneficiosas para los alimentos
agrícolas, en Colombia, según el Banco Mundial, desde hace 20 años se incrementó
el uso en toneladas y la importación de plaguicidas en un 360 %.
Esto a la vez aumentó los reportes de intoxicaciones en las salas de urgencias por
consumo de alimentos que no han tenido un manejo adecuado en el lavado o la
cocción.
Ante esta problemática, Diana Carolina Chávez, profesora del Departamento de
Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia,
desde esta dependencia realizó una consultoría junto con el Ministerio de Salud y
Protección Social para ejecutar un cruce de bases de datos y revisar los alimentos
de mayor consumo en Colombia, los plaguicidas que se aplican a cada cultivo y la
toxicidad de cada ingrediente activo.
Este trabajo, que se llevó a cabo con información de la página del Instituto
Colombiano Agropecuario (ICA) y de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional
del 2010 (Ensin), logró identificar alrededor de diez productos con alta toxicidad que
se emplean en alimentos de gran consumo, como el arroz y el tomate.
Entre los más relevantes se encontraron los de tipo carbamatos y fosforados como
el Mancozeb, un plaguicida que se utiliza como fungicida para combatir los hongos
en los cultivos.
En una intoxicación aguda por derrame de esta sustancia o utilización de elementos
impregnados con ella, se puede producir la inhibición de una enzima llamada
Acetilcolinesterasa (molécula bioquímica responsable de una reacción en las
células del organismo), encargada de los impulsos nerviosos que generan el
movimiento en las personas, lo que altera directamente el sistema nervioso central
y causa convulsiones, dificultad al hablar y al caminar.
Según la experta Chávez, la cantidad de plaguicidas utilizados en el país es muy
alta, esto se debe al desconocimiento de los agricultores que consideran que
mientras se aplique mayor cantidad de plaguicidas en sus cultivos, mejor será la
producción.
“Los campesinos hacen uso inadecuado de la molécula, no solo por falta de
información sino también por el poco acompañamiento de las autoridades, que no
llegan con capacitaciones para detener el problema”, aseguró la profesora.

Por esta razón, es importante que la Academia y los entes gubernamentales de


salud trabajen mancomunadamente para poder formar al agricultor.
REVOLUCION VERDE
Desde 1950 la producción agrícola ha ido aumentando continuamente, a un ritmo
que ha superado con creces al muy importante aumento de la población, hasta
alcanzar una producción de calorías alimenticias que serían suficientes para toda la
humanidad, si estuvieran bien repartidas.
Este incremento se ha conseguido, principalmente, sin poner nuevas tierras en
cultivo, sino aumentando el rendimiento por superficie, es decir consiguiendo mayor
producción por cada hectárea cultivada. Es lo que se conoce como revolución verde.
El aumento de productividad se ha conseguido con la difusión de nuevas variedades
de cultivo de alto rendimiento, unido a nuevas prácticas de cultivo que usan grandes
cantidades de fertilizantes, pesticidas y tractores y otra maquinaria pesada.
Algunos de los logros más espectaculares de la revolución verde fueron el desarrollo
de variedades de trigo, arroz y maíz con las que se multiplicaba la cantidad de grano
que se podía obtener por hectárea. Cuando a lo largo de los años 1960 y1970 se
fueron introduciendo estas mejoras en Latinoamérica y Asia, muchos países que
hasta entonces habían sido deficitarios en la producción de alimentos pasaron a ser
exportadores. Así la India, país que sufría el azote de periódicas hambrunas, pasó
a producir suficiente cereal para toda su población; Indonesia que tenía que importar
grandes cantidades de arroz se convirtió en país exportador, etc.

Problemas con la revolución verde


Los beneficios traídos por la mejora agrícola de la llamada Revolución Verde son
indiscutibles, pero han surgido algunos problemas. Los dos más importantes son
los daños ambientales, de los que trataremos con más detalle a continuación, y la
gran cantidad de energía que hay que emplear en este tipo de agricultura. Para
mover los tractores y otras máquinas agrícolas se necesita combustible; para
construir presas, canales y sistemas de irrigación hay que gastar energía; para
fabricar fertilizantes y pesticidas se emplea petróleo; para transportar y comerciar
por todo el mundo con los productos agrícolas se consumen combustibles fósiles.
Se suele decir que la agricultura moderna es un gigantesco sistema de conversión
de energía, petróleo fundamentalmente, en alimentos.
Como es fácil de entender la agricultura actual exige fuertes inversiones de capital
y un planteamiento empresarial muy alejado del de la agricultura tradicional. De
hecho de aquí surgen algunos de los principales problemas de la distribución de
alimentos. El problema del hambre es un problema de pobreza. No es que no haya
capacidad de producir alimentos suficientes, sino que las personas más pobres del
planeta no tienen recursos para adquirirlos.
En la agricultura tradicional, también llamada de subsistencia, la población se
alimentaba de lo que se producía en la zona próxima a la que vivía. En el momento
actual el mercado es global y enormes cantidades de alimentos se exportan e
importan por todo el mundo.
Para los próximos decenios se prevé que si bien la producción agrícola aumentará
más rápidamente que la población mundial, este aumento será más lento que el
actual. Esta disminución refleja algunas tendencias positivas. En muchos países la
gente come hoy todo lo que desea, por lo que ya no hace falta aumentar la
producción. Pero también refleja la triste realidad de centenares de millones de
personas que necesitan desesperadamente más alimentos pero que no pueden
comprarlos a los precios que animarían a los agricultores a producir más.
CONCLUSIONES

Los agricultores tienen varios métodos preventivos y culturales entre los recursos
disponibles para construir una buena estrategia de control de malezas. La
conveniencia de usar un método u otro depende las actitudes locales y de las
limitaciones tales como la disponibilidad financiera y de mano de obra, el acceso a
los insumos técnicos (semillas, fertilizantes, herbicidas), características
ambientales, sociales y económicas que pueden limitar el rango de las elecciones
agronómicas posibles (p. ej., duración de la época de crecimiento, tipos de lluvia y
temperatura, tasa de mineralización del suelo, estructura de la finca y del mercado,
patrimonio cultural, existencia de servicios de asesoramiento, etc.). Sin embargo, la
mayor diversificación del sistema de producción (o sea, secuencia de cultivos y
prácticas culturales asociadas) basada en principios agroecológicos es la clave para
un manejo efectivo a largo plazo de las malezas en cualquier situación. Al respecto,
siempre se debe insistir sobre la inclusión sistemática de métodos preventivos y
culturales para el control de malezas. Esto obviamente implica que los agricultores
deben ser educados para adquirir un mayor nivel de conocimientos y capacidad
técnica. Las soluciones simples tales como la monocultura y la confianza en los
herbicidas como único método de control de las malezas pueden ser exitoso a corto
plazo pero nunca cuando se consideran los problemas a largo plazo.