Está en la página 1de 59

IMPLEMENTANDO LA LEY DE ABORTO EN TRES CAUSALES:

Estudio de caso de una institución médica chilena

HANNI KRISTEL MAIER PINTO


CAROLINA CECILIA DEL PILAR PAVEZ CARRILLO

Tesis para optar a grado de licenciatura en Sociología

Profesor guía: M. Angélica Pavez García


Profesor lector: Darío Rodríguez Mansilla

FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES E HISTORIA


ESCUELA DE SOCIOLOGÍA

Santiago, Chile
2018
Dedicado a todas las mujeres que han estado, están y estarán en situación de aborto

2
Agradecimientos

Hanni

Muchos cambios y muchos años ha implicado esta amplia e intensa etapa universitaria,
que al fin puedo decir que termina aquí. Por ello, quiero agradecer a quienes me han
apoyado a lo largo de todo este proceso universitario lleno de búsqueda y aprendizaje,
que ha pasado por los números, los libretos, los focos, los ensayos y los libros. Muchas
gracias a mi papá, mamá y hermana por su apoyo incondicional y paciencia durante toda
esta etapa. Gracias también Yayita, Berti, Tinsita, Anis, Gon y Sodapop por estar, de una
u otra manera, ahí apoyando. A mis amigas de la udp, gracias por sacarle el lado bonito a
estos últimos 5 años de universidad y por hacer de este periodo un proceso más llevadero.

Gracias a la profesora Angélica por su gran apoyo durante todo este trabajo de tesis. La
verdad, no pudimos haber tenido una mejor profesora guía para llevar a cabo nuestro
estudio. Gracias infinitas por su ayuda, energía, disposición y por habernos impulsado
desde el primer día que iniciamos este proceso, y por su ayuda en todo lo que involucró.
También, agradecer al profesor Darío por su ayuda durante esta fase, y por la motivación
brindada para superar las dificultades que se presentaron en el camino.

No puedo dejar de agradecer a la persona que, sin saberlo, me ayudó más allá de los
momentos de trabajo y fue un apoyo fundamental durante todo este último año de
universidad. Carolina, gracias por compartir este proceso académico conmigo, por haber
sido la mejor partner en todos los momentos de dudas, cambios, decisiones y risas, y por
compartir mis rabias y ansiedades durante todos estos meses. Son eternos los
agradecimientos que podría escribirte por hacer de este proceso algo bonito y especial,
así que, en pocas palabras, muchas gracias amiga por ser tú.

Para terminar, agradecer a las personas que nos facilitaron y que nos permitieron
finalmente realizar esta investigación. Gracias a los amables profesionales del RAD, a los
jefes y al personal del servicio de salud por su disposición. A pesar de las dificultades,
finalmente pudimos concretar nuestra investigación gracias a su ayuda.

3
Carolina
En primer lugar, quiero agradecer a mi familia; mamá, papá y hermano, por estar siempre
apoyándome y brindándome su cariño incondicional. Gracias a ellos pude estudiar la
carrera de sociología y soy la mujer que soy hoy. Sobre todo, quiero agradecer y dedicar
este trabajo a mi perrito Bender, que me acompañó durante 12 años y siempre me dió su
amor perruno.
En segundo lugar, quiero agradecer a mis amistades; Lolitas y Socioamigas, por
animarme y celebrar todos mis éxitos y fracasos. Gracias por todo ese amor y risas, la
vida sin amigas sería mucho más difícil. También quiero agradecer a mi pololo Max, por
brindarme su apoyo, calma y cariño en mis momentos más estresantes.
En tercer lugar, quiero agradecer a todas las mujeres en situación de aborto que fueron
inspiración para la realización de este trabajo, esto va dedicado a todas las mujeres que
han fallecido por abortos clandestinos y aquellas que han estado en situación de aborto.
Esperamos que la legislación en nuestro país siga mejorando en cuánto a derechos de la
mujer.
Por otro lado, agradecer a todas las personas que nos auxiliaron en este camino; doctores,
funcionarios de instituciones médicas y secretarias, ya que nuestro mayor desafío siempre
fue el trabajo de campo y lograr el acceso a una institución médica. También quiero
agradecer a nuestro compañero de carrera Pedro, por su paciencia y clases para entender
mejor la teoría de nuestro marco teórico.
Por último (y no menos importante), quiero dar las gracias a nuestra profesora guía:
Angélica, que con su motivación y pasión nos transmitió el amor a las políticas públicas.
Gracias profe por todo ese apoyo en los momentos difíciles y por hacer de este proceso,
una vivencia tan entretenida. También quiero agradecer a nuestro profesor lector Darío,
por su sabiduría y paciencia brindada a este proyecto.
Y por supuesto, agradezco profundamente a mi compañera de tesis: Hanni, que sin ella
este trabajo hubiera sido imposible de realizar. Gracias Hanni por aceptarme como tu
compañera de tesis, por tus brillantes ideas, por tu amor y dedicación a este trabajo, por
esas noches llenas de insomnio y comida, por tu apoyo en los momentos de llanto y por
todas las risas. Desde acciones como elegir la palabra más adecuada para la redacción de
este documento, hasta perseguir a un doctor en un hospital, me hiciste ver que como bien
tú dijiste una vez: antes de la tesis, éramos amigas, ahora, somos hermanas.

4
Índice
Resumen ................................................................................................................................... 6
Introducción.............................................................................................................................. 7
CAPÍTULO I Antecedentes ...................................................................................................... 7
Contexto europeo y americano .............................................................................................. 7
Historia de la Ley en Chile .................................................................................................... 9
El caso de la píldora ........................................................................................................... 12
Relevancia del estudio......................................................................................................... 12
Pregunta de investigación .................................................................................................... 14
CAPÍTULO 2 Marco Teórico/conceptual ................................................................................ 15
I. Implementación de las políticas públicas ..................................................................... 15
II. Conceptos claves en la dinámica organizacional .......................................................... 18
III. Foucault y su noción de biopoder ............................................................................. 23
Operacionalización.............................................................................................................. 25
CAPÍTULO 3 Marco metodológico ........................................................................................ 26
Enfoque metodológico ......................................................................................................... 26
Técnica de recolección de información................................................................................ 26
Muestra o selección de caso ................................................................................................ 26
Plan de análisis................................................................................................................... 28
Aspectos éticos .................................................................................................................... 28
Reflexión sobre la identidad de las investigadoras............................................................... 29
Validez y fiabilidad ............................................................................................................. 29
CAPÍTULO 4 Análisis de la investigación .............................................................................. 31
I. Conociendo a la institución: Características organizacionales del hospital .................... 31
II. Implementando la ley IVE: Acción organizacional ...................................................... 34
III. El poder implícito en el mundo de la salud: El Biopoder ............................................ 40
CAPÍTULO 5 Conclusiones, desafíos pendientes y reflexiones finales .................................... 44
Referencias ............................................................................................................................. 47
Anexos ................................................................................................................................... 51
Anexo Nº1 Operacionalización............................................................................................ 51
Anexo Nº2 Pauta de entrevista ............................................................................................ 54
Anexo Nº3 Consentimiento informado ................................................................................ 57
Anexo Nº4 Organigrama ..................................................................................................... 59

5
Resumen

En el marco de la promulgación de la Ley Nº21.030 que regula la despenalización de la


interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, en el presente estudio se buscó
analizar cómo se han adaptado las instituciones médicas a la puesta en marcha de esta
ley. Mediante una metodología cualitativa y el estudio de caso de una institución médica
de carácter público, se analizó la implementación de dicha ley desde una mirada
organizacional, pretendiendo contribuir al aprendizaje de políticas públicas. A modo de
cierre del estudio, se presentan una serie de reflexiones sobre las tensiones existentes
dentro del proceso de implementación de esta ley.

6
Introducción

A lo largo de la historia y en diferentes países, el aborto ha sido un tema que ha generado


bastante debate en lo moral, debido a la discusión sobre la vida del feto y su valor sagrado.
Es por esto que mujeres que deciden llevar a cabo un aborto, deben someterse a
procedimientos clandestinos y sin regulaciones médicas, manteniéndose lejos de la
mirada pública. En distintos países el aborto se ha invisibilizado en la esfera pública,
siendo penalizada esta práctica. Sin embargo, a partir de la segunda mitad del siglo XX,
diversos países se han ido adaptando a las demandas sociales respecto a este tipo de
prácticas que involucran temas como el derecho y la salud, regularizando la práctica del
aborto.
En el caso chileno, recientemente se han generado cambios significativos en la legislación
sobre aborto. A nivel nacional ha existido un constante debate sobre el trámite legislativo
del aborto, sobre todo hasta septiembre del año 2017, mes en que se promulgó la ley de
despenalización del aborto en tres causales. Esto se puede ver reflejado en la discusión
que sostienen, por un lado, los sectores que abogan por los derechos sexuales y
reproductivos de las mujeres y, por otro, los sectores más conservadores que consideran
al aborto como un crimen contra el no-nacido.
La última actualización de cifras del Ministerio y la Superintendencia de Salud realizada
el 2014 revela que, durante el período 2004-2014, en Chile se registraron 322.814 egresos
por interrupción del embarazo y se formalizaron 378 mujeres por abortar. Dichas cifras
también muestran que, en promedio, se realizan de 30 a 40 mil abortos anuales (La
Tercera, 2017) lo que ha posicionado al aborto como un tema a considerar en la agenda
pública chilena.

CAPÍTULO I Antecedentes

El 2 de agosto del año 2017 se aprueba finalmente la ley que despenaliza la interrupción
voluntaria del embarazo en tres causales en Chile. Dicha legislación significó una
modificación en materia de derechos sexuales y reproductivos de la mujer, en un contexto
donde el discurso conservador y católico tradicionalmente ha ejercido mayor influencia
en las decisiones concernientes a la moral, a nivel de políticas públicas. La legislación del
aborto ha sido objeto de debate, por lo que es relevante revisar cómo se ha abordado en
distintos países. A continuación, se presentan los antecedentes a considerar para el
presente estudio: en primer lugar, se expone el contexto europeo y americano; en segundo
lugar, la historia de la ley en Chile; en tercer lugar, el caso de la píldora que en su proceso
legislativo presenta similitudes con la ley de aborto en tres causales; en cuarto lugar, la
relevancia del estudio y, finalmente, se presenta la pregunta que guía la investigación.

Contexto europeo y americano


La legislación relacionada al aborto ha tenido diferentes connotaciones en los países
miembros de la Unión Europea. La mayoría de estos países cuenta con una legislación

7
basada en el cumplimiento de ciertos límites gestacionales, sin considerar causales
específicas para interrumpir el embarazo. Sin embargo, algunos países de dicha
comunidad cuentan con una legislación bastante restrictiva del aborto. Como señala la
Organización Mundial de Salud (OMS), hasta el 2018, en países como Andorra,
Liechtenstein, Malta, San Marino, Ciudad del Vaticano y Suiza, no se permite realizar la
interrupción del embarazo por petición, por razones económicas o sociales, por deterioro
fetal, por violación, por incesto, por discapacidad intelectual o cognitiva de la mujer, por
razones de salud mental y física. Irlanda por su parte, llevó a cabo un referendo en mayo
del año 2018, donde con un 66,4% se decidió derogar la ley de penalización del aborto
que tiene vigencia desde el año 1983. (El Espectador, 2018)
La legislación sobre las prácticas de aborto ha tenido un proceso distinto en América del
Norte. En Estados Unidos desde la sentencia de la Corte Suprema en el caso Roe contra
Wade, del 22 de enero de 1973, la interrupción voluntaria del embarazo es legal en todos
los estados. Con respecto a Canadá, desde 1988 la Corte Suprema liberó la Ley de Salud
Reproductiva, posicionando al aborto como una práctica no penalizada.
Diferente ha sido el caso de los países latinoamericanos, que han mantenido una
legislación que penaliza al aborto. Brown (2015) expone que en países de América Latina
y El Caribe ha existido un fuerte debate político-ideológico con respecto al aborto: por
un lado, el discurso conservador católico y, por otro, el discurso más progresista,
encabezado principalmente por movimientos feministas. A partir de esto se entiende
cómo el discurso conservador católico ha transmitido sus ideas y convicciones a la
formulación de políticas públicas, específicamente a las políticas ligadas a los derechos
sexuales y reproductivos.
Por otro lado, en las conferencias internacionales sobre Población y Desarrollo (1994) y
sobre la Mujer (1995), se posiciona al aborto como objeto de debate público,
principalmente en contexto de las restauraciones democráticas del siglo XX. La OMS
expone que “Eliminar el aborto inseguro es uno de los componentes clave de la estrategia
de salud reproductiva global de la OMS.” (Citado por la OMS, 2012, p. 18). Por su parte,
Brown (2015) posiciona la penalización del aborto como un problema grave de salud,
exponiendo a los países latinoamericanos como los más afectados debido a la restricción
legal del aborto.
Considerando el contexto de discusión política e ideológica en los siglos XX y parte del
siglo XXI, se logra la ampliación de derechos en países como México, Uruguay,
Colombia, Brasil y Argentina, mientras que se fortalece la restricción en países como El
Salvador y Nicaragua. Específicamente, Bohórquez (2015) expone que la legislación de
despenalización total del aborto tiene vigencia en Cuba, Guyana, Uruguay y México D.F.
En los 24 países restantes de América Latina, incluido Chile, a la fecha de la presente
investigación, está vigente la despenalización del aborto parcial y por causales.
Actualmente, según las últimas cifras de la OMS (2017), desde los años 2010 a 2014 se
produjeron 25 millones de abortos inseguros en el mundo al año, donde el 97% de estos
abortos se produjeron en países en desarrollo en África, Asia y América Latina. Además,
según estimaciones recientes, al menos el 8% de las muertes maternas a nivel mundial se
producen por abortos inseguros, es decir, al menos 22.800 mujeres mueren cada año
debido a complicaciones de abortos inseguros (Guttmacher, 2017).

8
Historia de la Ley en Chile
La legislación relacionada con el aborto ha sufrido una serie de modificaciones a lo largo
del siglo XX. El gobierno de Chile (2018) expone que el aborto fue introducido como una
práctica penalizada en 1875, año en que comenzó a regir el Código Penal, siendo en ese
entonces castigado todo tipo de conductas contra la moral cristiana, incluido el aborto. La
religión católica fue la religión oficial del Estado chileno hasta 1925, año en que se separó
la Iglesia Católica del Estado y dejó de intervenir en asuntos públicos. Aquello en un
contexto donde las reformas a la legislación nacional buscaban reflejar el cambio social
y político, dado por la transición de un pensamiento conservador a uno liberal con nuevas
élites al poder que buscaban las garantías de las libertades públicas e individuales.
Leiva (2013) explica que, en el Chile de los años 30’, era preocupante la cifra de mujeres
que llegaban a servicios de asistencia de salud pública por complicaciones debido a
intervenciones abortivas. La tasa de mortalidad materna se elevó, llevando consigo a un
sinfín de niños huérfanos, lo que obligó al Estado a discutir el aborto como un problema
de salud pública. De esta forma en 1931 se agrega un decreto al Código Sanitario,
específicamente el artículo 226, que despenaliza el aborto terapéutico.
Dicho decreto otorgaba el derecho a las mujeres chilenas de interrumpir su embarazo con
fines exclusivamente terapéuticos. Esta ley estuvo vigente hasta el año 1989, donde la
definición del término terapéutico no estaba especificada en el Código Penal, sino que
sólo se mencionaba la legalidad del procedimiento en cuanto a su ejecución en el artículo
226 del Código Sanitario “Sólo con fines terapéuticos se podrá interrumpir un embarazo.
Para proceder a esta intervención se requerirá la opinión documentada de dos médico-
cirujanos.” (Código Sanitario, 1931).
La normativa vigente en aquella época no especificaba la expresión “aborto terapéutico”
(Lazo, 2007). Esto, al no tener dicho término una interpretación clara de tipo sanitario o
jurídico sobre la legalidad de la práctica. Aquella ley contenía un margen de
interpretación por parte de los especialistas médicos, quienes de acuerdo a su juicio
determinaban la realización del aborto. Lo anterior, debido a que en aquellos años en el
Código Penal no se castigaba la conducta de un médico si en el caso de dejar de atender
al feto se salvaba la vida de la madre, lo que justificaba el resultado de la muerte del feto
(Informe Biblioteca del Congreso Nacional, 2012).

Respecto al “aborto terapéutico”, el informe de la Biblioteca del Congreso Nacional de


Chile lo describe de manera similar a las diversas legislaciones de otros países:

la interrupción de un embarazo por razones médicas, la que puede


motivarse por razones preventivas, en el caso que durante la gestación
empeore el pronóstico de una enfermedad de base haciendo inviable el
feto, o razones curativas, cuando se considera que el embarazo causa un
peligro para la vida de la madre o para su salud física y/o mental. (2012,
p.1).
En el año 1989, durante la Dictadura Militar, se deroga el artículo 226 del Código
Sanitario anteriormente ejecutado, penalizando todo tipo de aborto. Leiva (2013) expone
que, durante ese período, predominó cierto conservadurismo donde se desplazó a la mujer
al ámbito del hogar y la familia, “[...] pues la ideología del régimen militar vislumbraba
en la mujer la sacralización de la maternidad, siendo éste el único rol reconocido y
valorado socialmente en ella.” (p. 5). La autora sostiene que la dictadura de Pinochet se

9
apoyó en aquella perspectiva de la mujer para aumentar la tasa de natalidad, y así
fortalecer las ideas del modelo neoliberal.
Luego del retorno a la democracia, se buscó insistentemente modificar el código sanitario
respecto a la penalización del aborto terapéutico, donde se presentaron más de 28
mociones de ley. Aquellas mociones han correspondido a distintas propuestas de
proyectos de ley presentados por parlamentarios, que han incluido el aumento de la
penalidad del delito de aborto y la despenalización por causales.
Dentro de estas iniciativas se encuentra el proyecto de ley ingresado el 2009 sobre la
legalización del aborto terapéutico, el cual fue rechazado. Los años siguientes continuó
la discusión en el Congreso acerca de la legalización del aborto terapéutico, incluyendo
dentro del debate la idea de legislar sobre la despenalización del aborto terapéutico,
eugenésico o en caso de violación, lo que fue materializado en un proyecto de ley el año
2014 (Cámara de Diputados, 2014). Aquellos intentos por una legislación respecto al
aborto se vieron obstaculizados por el presidente Sebastián Piñera, quien durante su
primer período 2010-2014, manifestó explícitamente su posición en contra de la
aprobación de una ley sobre aborto, siendo postergada la tramitación del proyecto de la
ley (BBC, 2018).
Aquel proyecto de ley sobre el aborto, que planteaba la despenalización del aborto en las
causales de riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal de carácter letal y violación,
finalmente ingresó al Congreso el 31 de enero del 2015 durante el segundo mandato de
Michelle Bachelet. La tramitación de la nueva Ley Nº21.030, conocida como ley de
aborto en tres causales, fue compleja, al realizarse una serie de modificaciones al proyecto
debido a la resistencia de sectores políticos conservadores.
Durante su proceso legislativo en el Senado, la causal de violación fue la más polémica
al ser rechazada por parte de senadores de partidos conservadores. Ejemplo de esto fue el
argumento del senador de la UDI Hernán Larraín, quien señaló que “una persona que
viola a una mujer no tiene como sanción la pena de muerte, pero estamos autorizando que
un niño en el vientre materno producto de una violación, sí pueda ser dispuesta la muerte”
(El Mostrador, 2017).
Luego de pasar el proyecto a Comisión Mixta y ser nuevamente enviado al Senado, fue
aprobado el proyecto de ley el 2 de agosto del 2017. Sin embargo, congresistas de los
partidos de la coalición Chile Vamos presentaron una solicitud de revisión ante el
Tribunal Constitucional (TC), manifestándose en contra del proyecto, cuya reclamación
fue declarada admisible el 8 de agosto del mismo año. La participación del TC, instancia
inusual durante la tramitación de un proyecto de ley, reveló la complejidad del proyecto
al igual que las tensiones presentes en distintos niveles, tanto políticos, científicos,
religiosos y sociales, participando alrededor de 135 organizaciones en la exposición ante
el TC. En la presentación ante el TC se defendió el diseño original del proyecto ante la
apelación realizada por Chile Vamos, coalición que se mostró en contra de la aprobación
de la ley. El TC falló a favor del proyecto de ley, con una modificación en el contenido
respecto a los objetores de conciencia. Finalmente, luego de un proceso de dos años y
medio desde el ingreso del proyecto de ley al Congreso, la ley fue promulgada el 14 de
septiembre del 2017. Su primera aplicación fue el 5 de octubre del mismo año en un caso
de violación de una menor de 12 años.
Considerando la reciente vigencia de la ley, se han realizado una serie de regulaciones
que han buscado facilitar su puesta en marcha en las instituciones. La ley, que contempla
una serie de artículos que refieren a la forma en que rige la normativa, ha sido objeto de

10
discusión en alguno de sus puntos por parte de instituciones más conservadoras, como el
Hospital Clínico de la Red UC Christus, centro representado por la Pontificia Universidad
Católica (UC). La objeción de conciencia ha sido un punto principal de debate dentro de
la ley, al discutirse su posibilidad de ser invocada no sólo a nivel personal, sino también
institucional. El Hospital Clínico UC ha demandado el derecho de ser objetor como
institución frente a la práctica de aborto por razones éticas, siendo el TC una instancia a
la que han recurrido tanto instituciones como partidos políticos. Frente al
pronunciamiento contra esta ley se modificó el punto de objeción de conciencia,
otorgando el derecho a las instituciones de poder negarse a realizar abortos.
La modificación de la objeción de conciencia institucional se concretó durante enero del
2018 con el nuevo Protocolo para la manifestación de objeción de conciencia aprobado
por el Ministerio de Salud (2018), que señala en uno de sus puntos que las instituciones
de salud privadas pueden declararse como objetoras de conciencia independiente de si
reciben recursos estatales o mantienen convenios con el Estado. Se manifiesta que las
instituciones cuyos convenios contemplen prestaciones en el área de Ginecología y
Obstetricia, quedan fuera de la posibilidad de invocar objeción de conciencia
institucional. En marzo del mismo año, durante el segundo gobierno de Sebastián Piñera,
se aprobó un nuevo protocolo en el cual, dentro de sus cambios más polémicos, fue
suprimida la objeción de conciencia limitada a ciertas instituciones según su
financiamiento. Este nuevo protocolo abrió la puerta a que todo tipo de institución médica
privada, independiente de sus prestaciones, pudiese objetar conciencia.
En mayo de 2018, la Contraloría General de la República (2018) publicó un dictamen que
expone que este último protocolo no se ajusta a derecho, es decir, ninguna institución
privada que tenga convenio con el Estado puede negarse a interrumpir embarazos ya que
al “recibir financiamiento público se entienden como establecimientos sustituyentes del
servicio público y que forman parte de la Red Pública de salud.” (CNN, 2018).
Aquel dictamen fue invalidado en junio del 2018, al firmar el presidente una nueva
versión del reglamento de objeción de conciencia. Este nuevo reglamento significó
reponer una disposición establecida durante el protocolo de enero del 2018, es decir, sí
pueden declararse como objetores de conciencia los establecimientos privados de salud
cuyos convenios no contemplen prestaciones en el área de ginecología y obstetricia.
En noviembre del mismo año, fue finalmente publicado el reglamento, pudiendo hacer
efectiva los establecimientos privados su objeción institucional, como lo fue la Red de
Salud UC. A fines de dicho mes, partidos de la coalición Chile Vamos presentaron un
requerimiento ante el TC para que fuese nuevamente revisado el reglamento de objeción
de conciencia. Esto con el fin de que los centros de salud que, en aquel entonces no podían
negarse a realizar un aborto dentro de las tres causales, sí pudieran declararse objetores
de conciencia.
Finalmente, en diciembre de 2018 fue acogido dicho requerimiento, declarando
inconstitucional el protocolo que limitaba a ciertos establecimientos a objetar conciencia.
Sin embargo, esto no termina ya que aún se busca modificar la ley. El 6 de enero de 2019,
un grupo de parlamentarios presentaron un proyecto para revertir el fallo de TC sobre la
objeción de conciencia institucional, declarando que el derecho de la objeción de
conciencia sólo puede ser ejercido por personas naturales y no jurídicas como las
instituciones. Dicho proyecto se encuentra en trámite, siendo actualmente vigente la
legislación modificada en diciembre de 2018, en la cual no se limita la objeción de

11
conciencia a las instituciones según el financiamiento estatal que reciban en el área de
ginecología y obstetricia.

El caso de la píldora
El tema de la legislación sobre el aborto, no ha sido el único tema que ha generado un
fuerte debate en la etapa de su implementación. En el país se desarrolló el caso de la ley
de “Píldora del día después”, el cual desató discusiones en materias de justicia, salud y
derechos sexuales y reproductivos de la mujer, similar al caso de la ley de aborto en tres
causales. La polémica por la aprobación de la ley, ocurrida el 2006, que permite la
distribución de la píldora anticonceptiva de emergencia en los centros de salud, fue objeto
de debate entre los grupos “Pro-vida” y aquellos en defensa de los derechos de la mujer.
En el 2009, el Tribunal Constitucional falló a favor de un grupo de diputados tras el
requerimiento que presentaron contra la distribución de la píldora. Se declaró ilegal su
distribución ya que existía una duda razonable al no descartarse su carácter abortivo
(BBC, 2009), prohibiendo su entrega gratuita en establecimientos públicos en un país
donde el aborto era penalizado. Aquello cambió en el año 2010 cuando los diputados
votaron en su mayoría a favor de la indicación “no se considerarán anticonceptivos
aquellos métodos cuyo objetivo o efecto directo sea provocar un aborto” (Senado, 2009),
modificando la antigua ley al dejar de considerar a la píldora dentro de la clasificación de
anticonceptivos, métodos cuya distribución gratuita estaba prohibida. De esta forma, en
el 2010 se puso en marcha la ley que garantiza el acceso gratuito a la píldora en recintos
de salud públicos y, posteriormente, el 2015 se autorizó su venta sin receta.
El caso de la píldora involucró la participación de diversos actores, tales como la
comunidad médica, la Iglesia Católica, los municipios encargados de su distribución y
organizaciones a favor y en contra del uso de métodos anticonceptivos de emergencia.
La ley de la “Píldora del día después” y la ley de despenalización del aborto en tres
causales, presentan similitudes en cuanto a su controversia y tensiones a nivel político e
ideológico durante su proceso legislativo y su puesta en marcha, lo que también se refleja
en la duración similar de su proceso de discusión y final aprobación.

Relevancia del estudio


Este estudio es relevante por tres razones: por una reflexión acerca de los derechos
sexuales y reproductivos en Chile, por un análisis de la implementación de la ley y,
finalmente, por una reflexión sobre el papel que tienen las instituciones católicas en las
políticas públicas chilenas. Estas razones se desarrollan a continuación.
En primer lugar, la ley de aborto en tres causales es una ley que representa un avance para
los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Sin embargo, se habla de un derecho
propio de las mujeres, que solo pueden ejercer bajo determinadas circunstancias -las tres
causales-, por lo que cabe reflexionar hasta qué punto se habla de un respeto hacia estos
derechos sexuales y reproductivos. Cabe preguntarse sobre cómo esta ley repercute en las
diferentes alternativas que están disponibles para una mujer embarazada. Este punto se
ve influenciado por la opinión de los sectores políticos más conservadores, quienes, en su
rol de legisladores, han decidido con respecto a los derechos sexuales y reproductivos de
las mujeres.
Esto a su vez, nos permite meditar sobre una legislación que abre una ventana de
oportunidad para todo tipo de aborto. A partir del debate sobre los derechos de la mujer

12
y el feto -específicamente respecto al aborto terapéutico-, y la definición de los límites en
términos jurídicos, esta ley representa una posibilidad para abrir el debate en torno a la
práctica de todo tipo de aborto, y su posible ingreso en la agenda pública.
En segundo término, esta investigación pudo aportar con una visión más enriquecida
sobre el funcionamiento de la ley de aborto en tres causales, enfocándose en una
institución específica y cómo es llevada a cabo por los actores claves. A partir de esto, se
exploraron las relaciones entre los diferentes actores claves y la institución, en el marco
del proceso de adaptación de las organizaciones ante políticas públicas con este nivel de
conflicto. Específicamente, en términos de un tipo de política pública regulatoria sobre
prácticas médicas asociadas a un control del cuerpo. Aquello posee una relevancia
académica al aportar una mirada más crítica del funcionamiento e implementación de las
políticas públicas con tensiones similares en la sociedad chilena.
El aborto es un tema complejo al ser una práctica que involucra aspectos técnicos,
emocionales, éticos, entre otros, donde la capacitación y preparación de los profesionales
que lleven a cabo el proceso se considera clave para lograr un funcionamiento adecuado
para las usuarias. El estudio de la implementación de esta ley brindó aprendizajes tales
como una retroalimentación a los profesionales de la salud y una reflexión sobre los
derechos sexuales y reproductivos de las mujeres mencionados anteriormente.
En tercer lugar, este estudio permite reflexionar sobre el rol que han tenido las ideas de
la Iglesia Católica con respecto a la formulación e implementación de políticas públicas
en Chile. Se puede dar cuenta de que el conservadurismo católico tiene un papel
predominante en la formulación de políticas públicas y su puesta en marcha, en las cuales
deja en evidencia sus valores y creencias. Esto plasma un carácter moral en las políticas
públicas, contrario al carácter objetivo y libre de juicios de valores que se busca en las
políticas. De esta manera, esta investigación puede ayudar a reflexionar sobre este punto,
y discutir acerca de la secularización en la forma de hacer políticas públicas, con objeto
de pensar en el bienestar y seguridad de chilenos y chilenas, más que en la moralidad que
predica la religión católica.

13
Pregunta de investigación
La problematización presente en la ley de despenalización del aborto en tres causales, se
puede estudiar desde diversas aristas. Dada la reciente aprobación de esta ley, actualmente
no existen estudios desde la mirada de la aplicación de esta ley en las instituciones. Esta
investigación buscó enfocarse en el proceso que llevan a cabo las instituciones médicas
para adaptarse a la puesta en marcha de esta nueva ley.
La pregunta de investigación corresponde a ¿cómo se adaptan las instituciones médicas
a la puesta en marcha de la ley de aborto en tres causales?
De la pregunta anterior, se desprenden otras que pueden ayudar a orientar la
investigación: ¿Cómo implementan las instituciones de salud la ley de aborto en tres
causales? ¿Cómo se modifican las prácticas de la institución de salud frente a esta ley?
¿Cómo influye la ética de los especialistas en salud en la puesta en marcha de la ley de
aborto en tres causales?
Objetivo general:
➢ Analizar cómo se adaptan las instituciones médicas a la puesta en marcha de la
ley de aborto en tres causales, con el fin de extraer aprendizajes de políticas
públicas.

Objetivos específicos:
1. Explorar el proceso de adecuación de las instituciones médicas ante las demandas
de la ley de despenalización del aborto en tres causales.
2. Analizar los facilitadores y barreras de la implementación de la ley en las
instituciones médicas.
3. Extraer aprendizajes para la implementación de políticas públicas con tensiones
similares.

14
CAPÍTULO 2 Marco Teórico/conceptual

La aprobación de la ley de aborto en tres causales ha generado controversia para una


diversidad de sectores científicos, judiciales, políticos y sociales. Su trámite en el
Congreso fue sumamente largo y el rol del Tribunal Constitucional ha sido protagónico
en este proceso, considerando la modificación con respecto a la objeción de conciencia.
Teniendo en cuenta dichos antecedentes se puede entender, considerando el ciclo de las
políticas públicas, que la etapa de implementación puede resultar un proceso
problemático y complejo.

Considerando la pregunta que guía esta investigación y las tensiones a nivel científico,
judicial, político y social presentes en el tema tratado, el marco teórico se ha estructurado
en tres apartados para comprender las diversas aristas que implica la puesta en marcha de
la ley de aborto en tres causales. En primer lugar, la literatura de implementación de las
políticas públicas permite identificar conceptos claves para entender la complejidad de la
ejecución de esta ley. En el segundo apartado, para comprender mejor las dinámicas
presentes al interior de las instituciones, se expondrán conceptos claves de la teoría
organizacional. En la última sección, buscando reflexionar sobre los derechos sexuales y
reproductivos de la mujer, se discute la noción del biopoder, término desarrollado por
Foucault, mediante el cual se busca exponer el papel de las instituciones en relación al
control de los cuerpos.

I. Implementación de las políticas públicas

Dentro del ciclo de las políticas públicas, la implementación y gestión es aquella etapa
posterior a la etapa de diseño y formulación de alternativas. La implementación apunta a
la manera de llevar a cabo la política pública, refiriéndose a las acciones efectuadas por
quienes están a cargo de la puesta en marcha. Se relaciona con la traducción de las
decisiones de las autoridades en propuestas operativas, por lo que el inicio de esta etapa
requiere la identificación previa del problema y su solución, la definición de los objetivos
y metas, los recursos y su marco de referencia. Como señalan Van Meter & Van Horn
(1993) respecto a la definición de la implementación de las políticas:

la implementación de las políticas abarca aquellas acciones efectuadas por


individuos (o grupos) públicos y privados, con miras a la realización de
objetivos previamente decididos. A estas acciones pertenecen tanto los
esfuerzos momentáneos por traducir las decisiones en propuestas
operativas, como los esfuerzos prolongados para realizar los cambios,
grandes y pequeños, ordenados por las decisiones políticas (p. 99).

Dentro del proceso de implementación de las políticas públicas, es necesario comprender


dos enfoques básicos de la implementación: top-down y bottom-up. En primer lugar, se
sostiene que el modelo top-down enfatiza la habilidad de aquellos que toman las
decisiones en políticas públicas, para producir los objetivos de la política y para controlar
la etapa de la implementación. Esta etapa comienza con una decisión del gobierno central,
siguiendo este modelo una reglamentación clara y definida que interpreta la política como
la “entrada” y la implementación como la “salida”. (Pülzl & Treib, 2006). Se puede

15
desprender que el enfoque top-down va desde “arriba hacia abajo”, ya que enfatiza más
el diseño de la política, que el de la implementación.

En segundo lugar, el modelo bottom-up posiciona a los street level bureaucracy


(burócratas a nivel operativo) como los principales actores en la entrega de la política, y
concibe a la implementación como un proceso de negociación dentro de las redes de
implementadores. (Pülzl & Treib, 2006). De esta forma se comprende que el enfoque
bottom-up va desde “abajo hacia arriba”, ya que centra su estudio en los actores que se
encargan de entregar la política, más que en quienes la formulan.

La implementación corresponde a una fase compleja, ya que se trata de traducir las


decisiones en propuestas operativas, es decir, en acciones concretas o bajada de la política
pública a los beneficiarios. En este sentido, Matland (1995) propone un modelo para
entender la complejidad que genera la implementación de una política según dos
condiciones: ambigüedad y conflicto. La ambigüedad refiere a la claridad de la
implementación de la política, mientras que el conflicto refiere a la incompatibilidad
presente en la interacción entre los distintos actores y que puede amenazar la
implementación de la política. La matriz conflicto-ambigüedad de Matland (1995) se
presenta a continuación:

Tabla N°1
Matriz ambigüedad-conflicto: Proceso de la implementación de políticas públicas

Fuente: Elaborado en base a “Conflict-ambiguity matrix: Policy Implementation Processes. (Matland, 1995).

Las cuatro celdas indican los niveles de conflicto y ambigüedad para cada tipo de
implementación. En primer lugar, con un nivel de bajo conflicto y baja ambigüedad se
encuentra la implementación administrativa, donde los recursos amenazan las políticas
que presentan esos niveles. En este tipo de implementación se tiene muy claro lo que se
tiene que hacer, y el conflicto es bajo debido a que los actores están de acuerdo con la
política y en cómo se debe llevar a cabo. Ejemplo de este tipo de implementación
corresponden a las políticas de salud como las vacunas.

Un segundo tipo es la implementación política, con un nivel de alto conflicto y baja


ambigüedad, en la cual el poder juega un rol importante en la implementación. En este

16
tipo de implementación se tiene claridad respecto a lo que se tiene que hacer, no obstante,
existe un alto grado de conflicto ya que los actores no están de acuerdo con la política.
Un ejemplo de este tipo de implementación corresponde a la política de transporte en bus
en las escuelas públicas de Estados Unidos, ya que los actores pueden estar en desacuerdo
en que este tipo de política sea subvencionado por el Estado.

El tercer tipo corresponde a la implementación experimental, con un bajo nivel de


conflicto y alta ambigüedad, donde la principal amenaza corresponde a las condiciones
contextuales. En este tipo de implementación existe un alto grado de acuerdo de los
actores respecto a la política, pero no se tiene bastante claridad en cómo llevarla a cabo.
Ejemplo de ello son los programas de innovación.

El último tipo corresponde a la implementación simbólica, con un alto conflicto y alta


ambigüedad, siendo relevante para su éxito la firmeza de la coalición política y los
acuerdos. En este tipo de implementación, existe un alto grado de conflicto debido al
desacuerdo de los actores con la política, y existe un alto grado de ambigüedad ya que no
se tiene clara la puesta en marcha de la política. Un ejemplo para este tipo de
implementación puede ser la demanda por una educación gratuita y de calidad, donde los
actores políticos no logran llegar a un acuerdo respecto a esta política, y representa un
alto grado de ambigüedad considerando su implementación. Es relevante señalar que este
tipo de implementación sirvió para el análisis sobre la ley de aborto en tres causales de
esta investigación.

Desde otro punto, el street level bureaucracy se refiere al funcionario de ventanilla, quien
tiene contacto directo con el beneficiario y le presta el servicio. Se caracterizan por su
discrecionalidad al momento de tomar decisiones particulares con respecto al trato de los
usuarios y por su autonomía, al estar en un nivel de jerarquía inferior en comparación a
los administrativos (Elmore, 1993).

Por otro lado, el rol de los actores políticos en la implementación ha sido ampliamente
estudiado, por lo que otro concepto que resulta muy relevante en esta investigación es el
de advocacy coalitions frameworks (AFC, es decir, los marcos de coaliciones de
defensa/promoción).

Los AFC ayudan a comprender cómo los participantes en políticas se esfuerzan por
traducir sus sistemas de creencias en políticas concretas, antes que sus oponentes puedan
hacer lo mismo. Para lograr esto, los AFC argumentan que estos participantes en políticas
buscan como aliados a individuos con los que comparten estos sistemas de creencias. Por
ejemplo, estas alianzas pueden corresponder a legisladores, funcionarios de agencias,
líderes de grupos de interés, jueces, investigadores e intelectuales de múltiples niveles de
gobierno. Así, los AFC corresponden a una mirada conceptual que explica cómo los
actores pueden influenciar el comportamiento de las diversas organizaciones y de
individuos involucrados en un subsistema de políticas, durante períodos de una década o
más. (Sabatier, 2007).

17
II. Conceptos claves en la dinámica organizacional

Existe abundante literatura sobre organizaciones que busca explicar la dinámica presente
en éstas. No obstante, la presente investigación se centrará sólo en algunos de los
conceptos ligados a la literatura organizacional para comprender cómo funcionan las
instituciones. Los conceptos desarrollados son: la organización como sistema, la
estructura de una organización y los modelos organizacionales ligados a la
implementación de una política, la comunicación y sus dificultades al interior de una
organización, la metáfora del cambio en una organización y, por último, la cultura
organizacional.

Para comprender el primer concepto acerca de cómo las organizaciones poseen su propio
sistema, se utilizará el trabajo de Luhmann (1998) sobre los sistemas sociales, para
estudiar las cualidades fundamentales de un sistema. Respecto al segundo concepto,
estructura de una organización, es relevante entender que toda organización posee su
propia estructura para llevar a cabo todos sus fines y tareas. Para esto, se utilizará el
clásico trabajo de Mintzberg (citado por Rodríguez, 2001) ya que puede brindar un
esquema claro sobre la estructura que pueden tener distintos tipos de organizaciones, y
las implicancias asociadas a estas estructuras. La estructura de una organización se
encuentra ligada a los modelos organizacionales enfocados en la implementación de una
política. De esta manera, con objeto de realizar un estudio que permita vincular a las
organizaciones con la implementación de una política, se utilizarán los modelos
organizacionales para un análisis de implementación de Elmore (1993).

Haciendo referencia al tercer concepto de comunicación, toda organización posee sus


canales de comunicación que se pueden ver obstaculizados por diversos factores. Para
comprender este punto, también puede resultar útil el análisis de Luhmann (2007) sobre
la comunicación con objeto de conocer cuáles son las improbabilidades presentes en esta.
El cuarto concepto, la metáfora del cambio, implica estudiar a la organización en relación
con su entorno. Un último concepto relevante de estudiar corresponde a la cultura
organizacional, entendiéndose cómo cada organización va creando su propia cultura. Para
estudiar el cambio y la cultura organizacional, se utilizará la obra de Morgan (1991) donde
se puede apreciar un panorama claro sobre estos elementos.

Teoría de sistemas

Una primera mirada sobre el estudio de las organizaciones viene del trabajo de Niklas
Luhmann. El autor reformula la teoría de sistemas haciendo énfasis en la diferencia del
sistema y entorno, y los sistemas comprendidos como autorreferenciales. Una de las
características principales de los sistemas es la diferenciación del sistema que comprende
al mecanismo que busca diferenciar al sistema del entorno. De esta manera un sistema
está compuesto de una serie de sistemas parciales, que fueron constituidos por la
diferenciación de sistema y entorno. Estos sistemas son autorreferenciales, ya que ellos
mismos son los responsables de constituir la diferencia de sistema y entorno, lo que a su
vez produce la constitución de sus elementos y operaciones propios del sistema
(Luhmann, 1998).

Profundizando en el mecanismo de los sistemas autorreferenciales, Maturana (citado por


Luhmann, 1998) propone el concepto de autopoiesis, señalando que los sistemas son
autopoiéticos, es decir, contienen una red de producción que crean los componentes que

18
integran a este sistema, constantemente reproduciéndose a sí mismos. Este mecanismo se
origina en la diferenciación de sistema y entorno, donde el sentido juega un rol principal:
“el sentido se sitúa […] en la combinación entre la diferencia sistema/entorno y la
construcción autorreferencial del sistema.” (p. 59). De acuerdo a Maturana, es relevante
comprender que los sistemas autopoiéticos operan bajo una clausura operacional, es decir,
se producen a sí mismos y nada proveniente del entorno puede ser parte del sistema
autopoiético. De esta manera, el acoplamiento estructural refiere a que el sistema está
permanentemente acoplado a su entorno y no existen “términos medios”, es decir un
sistema está acoplado a su entorno, o simplemente no lo está. (Luhmann, 1998).

Asimismo, Luhmann (1998) expone el concepto de “doble contingencia” como otro


mecanismo que utilizan los sistemas. Este concepto fue expuesto primeramente por
Parsons, y Luhmann lo reformula como el encuentro de alter y ego, donde las
posibilidades son indefinidamente abiertas. De esta forma, sostiene que los términos alter
y ego deben dejar abierta la posibilidad de estar de acuerdo con un determinado
procesamiento del sentido. Esto, con el fin de llegar a un punto de coordinación, donde
finalmente se constituyen los sistemas sociales.

Estructura en cinco de Mintzberg y los modelos organizacionales para el análisis de la


implementación

Mintzberg, (citado por Rodríguez, 2001) expone que toda organización contiene en su
estructura cinco componentes básicos: cúspide estratégica, grupo operacional, mando
medio, componentes de apoyo y asesor (estructura técnica y staff de apoyo). Estos
componentes se relacionan de diversas formas según las prioridades en las
configuraciones de cada organización. Estos componentes pueden dar origen a formas de
organización más concretas: estructura simple, burocracia mecánica, burocracia
profesional, estructura divisional y adhocracia.

Diagrama nº1
Estructura en cinco de Henry Mintzberg

Fuente: Elaboración propia en base a “La estructuración de las organizaciones” (Mintzberg, 1988).

19
Considerando que en la presente investigación se estudió organizaciones vinculadas al
mundo de la salud, Mintzberg (citado por Rodríguez, 2001) considera que este tipo de
organización se asemeja a la burocracia profesional. Esta forma de organización se
caracteriza por la importancia de que aquellos actores con un alto nivel de formación y
que poseen el conocimiento para prestar el servicio se ubican en el grupo operacional. La
cúspide estratégica se encarga de las funciones administrativas, y la estructura técnica
busca estandarizar procedimientos. A partir de esto, se puede comprender el conflicto que
se puede suscitar, por un lado, entre la cúspide estratégica y el grupo operacional por el
intento de control del primero sobre el segundo. Por otro lado, también se puede generar
un conflicto entre la estructura técnica y el grupo operacional, ya que el intento de la
estructura técnica de estandarizar los procedimientos, conlleva a que el grupo operacional
pueda ver esto como obstáculos y trabas para desempeñar su función. Por último, el staff
de apoyo se encarga de brindar toda la ayuda posible para que el grupo operacional realice
sus labores.

Desde otra perspectiva, la implementación de las políticas públicas se desarrolla en un


marco de organizaciones e instituciones que se encargan de llevarlas a cabo. De esta
manera, existe abundante literatura sobre implementación que ha reflexionado sobre el
rol de las organizaciones en este proceso. Elmore (1993) propone cuatro modelos
organizacionales claros y precisos para comprender la lógica de la implementación, con
objeto de tener un lenguaje accesible para asimilar de qué modo las organizaciones con
determinadas características llevan a cabo la implementación de un programa o política
pública. Estos modelos deben utilizarse para obtener un análisis enriquecido sobre la
implementación en diversos tipos de organizaciones. Lo anterior no refiere a que un
modelo sea superior a otro, sino que corresponden a diferentes arquetipos para analizar el
fenómeno de la implementación en las organizaciones.

· Modelo I La implementación como administración de sistemas


Este modelo se basa principalmente en la maximización racional de valores y en la
consecución de los fines y metas de la organización. En este modelo, el control jerárquico
es sumamente relevante, ya que la cúspide estratégica corresponde al principal encargado
de la elaboración de políticas y de supervisar el desempeño general. De esta manera se
distribuyen las tareas en los subordinados de acuerdo a cuáles sean los objetivos de la
organización. En este modelo, la maximización de valores se lleva a cabo con el
comportamiento orientado a fines, por lo que se busca moldear los comportamientos de
los individuos de acuerdo a los objetivos de la organización.

· Modelo II La implementación como proceso burocrático


Los atributos esenciales de este modelo corresponden a la autonomía y la rutina, donde
los individuos llevan a cabo la implementación bajo estos dos atributos. Esto significa
que, en este tipo de modelo el poder tiende a fragmentarse y dispersarse en pequeñas
unidades. Se debe entender el surgimiento de autonomía y rutina como forma de reducir
la complejidad en la organización, donde además se dota a los individuos de cierta
competencia, conocimiento y status. Así, se entiende que el momento culmine de la
implementación se encontrará en el street-level bureaucracy, es decir, el burócrata a nivel
operativo referido a quien efectivamente entrega el beneficio al usuario.

20
· Modelo III La implementación como desarrollo organizacional
En este modelo se recalca la importancia de satisfacer las necesidades psicológicas y
fundamentales de los individuos. Se enfatiza la relevancia que tiene la participación y el
compromiso individual de todos los miembros de la organización, lo que lleva a
comprender la creación de grupos eficaces de trabajo y el cuidado de las relaciones
interpersonales para una toma de decisión efectiva. El proceso de implementación
corresponde a un proceso de consenso y de adaptación entre los responsables de elaborar
las políticas y los responsables de la implementación.

· Modelo IV La implementación como conflicto y negociación


Este modelo ve a las organizaciones como escenarios de conflicto en que los individuos
con intereses determinados compiten por obtener ventajas relativas del ejercicio de poder
y de la distribución de recursos escasos. La toma de decisiones en la organización se basa
en la negociación dentro y entre los individuos de la organización, la cual busca que las
partes accedan a ajustar mutuamente su forma de proceder. Finalmente, la
implementación se ve como un proceso que reúne una compleja serie de decisiones
negociadas que reflejan las preferencias y los recursos de aquellos que participan.

La comunicación y sus improbabilidades

La comunicación es un elemento fundamental en las organizaciones, donde diversos


autores han estudiado su relevancia. Por su parte, Luhmann (2007) la explica como una
síntesis: “[...] la comunicación es una síntesis resultante de tres selecciones:
información/darla-a-conocer/entenderla.” (p. 145). A partir de esto, se puede entender
que la comunicación es vulnerable a las dificultades que puedan presentarse entre los
miembros de una organización que deseen comunicarse. Luhmann (2007) estudió en
profundidad este fenómeno y expuso cuáles eran las improbabilidades de la
comunicación: la improbabilidad que el otro entienda, la improbabilidad de llegar más
allá del círculo de los presentes, y la improbabilidad de que el otro acepte la propuesta
contenida en la comunicación.

La improbabilidad de que el otro entienda, trata principalmente de la dificultad presente


en un individuo para captar plenamente lo que quiso comunicarle otro individuo. Se
entiende que alter selecciona un determinado mensaje para comunicarle a ego y, de igual
manera, selecciona la manera en cómo va a comunicar aquel mensaje. Sin embargo, es
difícil que ego pueda captar con totalidad el mensaje en cuestión, debido a que ambos
cuentan con esquemas de percepción muy diferentes.

En esta misma línea, la improbabilidad de llegar más allá del círculo de los presentes
corresponde a la dificultad que enfrentan los miembros de una organización al momento
de transmitir un mensaje. Específicamente, se refiere a cuando se transmite un mensaje
en una situación en la que no se encuentran presentes todos los individuos de la
organización.

Por último, la improbabilidad que el otro acepte la propuesta contenida en la


comunicación apunta al concepto de “doble contingencia” explicado anteriormente, a
partir del cual se comprende que es difícil que ego acepte la propuesta presente en el
mensaje que le transmitió alter. Se entiende que ego cuenta con una variada gama de
posibilidades y, entre ellas, se encuentra la propuesta de alter, por lo que es poco probable
que se acepte la propuesta requerida.

21
Metáfora del cambio

Otro de los temas claves con respecto a las organizaciones corresponde al cambio. Se
entiende que las organizaciones pueden cambiar y transformarse en relación a los factores
que puedan encontrar en su entorno, no obstante, esto puede resultar un fenómeno
complejo de estudiar. Morgan (1991) expone que la lógica del cambio corresponde a un
fenómeno que siempre ha estado presente en la naturaleza. Sin embargo, estudiar el
cambio ha presentado un desafío para los intelectuales, debido a la errónea concepción
de querer separar al cambio del proceso en sí mismo. Para esto se propone la metáfora
del cambio, buscando entender en mayor profundidad los cambios y transformaciones de
las organizaciones.

Para entender el cambio, se proponen tres imágenes o estrategias para analizar la realidad
de la organización que permiten interiorizar la lógica del cambio: la lógica de los sistemas
autopoiéticos; la red de causalidad recíproca conformada por los procesos compuestos
por retroacciones positivas y negativas; y la lógica del cambio dialéctico. (Morgan, 1991).

La lógica de los sistemas autopoiéticos trata principalmente de que los sistemas son
productores de sí mismos, por lo tanto, se distinguen por su autonomía, circularidad y
auto-referencia. Morgan (1991) criticó aquellas organizaciones más egocéntricas que
tienen una proyección de sí mismas. Esta relación egocéntrica con el entorno se refleja en
tres escenarios: las organizaciones interactúan con su entorno sin tomar en cuenta las
posibles consecuencias de sus acciones, las organizaciones interactúan con el entorno
como algo que se debe vencer, o aquella relación egocéntrica no les permite interactuar
de la manera más óptima con su entorno.

Aquellas organizaciones que se relacionan con su entorno de manera egocéntrica, no


comprenden del todo su propia complejidad. De esta manera, el reto de la autopoiesis
consiste en “[…] comprender cómo las organizaciones cambian y se transforman a sí
mismas a lo largo del tiempo con su entorno y desarrollar fórmulas de organización que
favorezcan la clase de evolución abierta […]” (Morgan, 1991).

Otra de las propuestas para entender mejor la dinámica del cambio, corresponde a la red
de causalidad recíproca. Esta propuesta invita a pensar las causas en forma de “arcos” y
no en la forma lineal en la que se suele pensar. Esta estrategia está compuesta por
retroacciones positivas y retroacciones negativas. Las positivas se refieren a cómo un
cambio en la variable conlleva a generar más cambios en ella, mientras que las
retroacciones negativas tratan de cuando el cambio de una variable produce un cambio en
dirección opuesta.

Al analizar las situaciones como “arcos” y no en forma lineal, se puede llegar a un análisis
mucho más enriquecido que permite tomar en cuenta la complejidad de una situación
determinada. De esta forma, se puede comprender que componentes aleatorios de una
situación pueden conducir a diferentes resultados finales, por lo que se da cuenta de las
relaciones y la fuerza entre componentes más que en la simplificada relación causal de
los componentes. Finalmente, una manera de enfrentar el cambio con esta estrategia es
aprender a cambiar con el cambio, teniendo especial cuidado en el proceso, y ejercer la
influencia dentro de lo posible (Morgan,1991).

22
Por último, la lógica del cambio dialéctico introduce la idea de los fenómenos con sus
respectivos opuestos, por lo que se comprende al cambio como el encuentro de dos
fuerzas opuestas. Morgan (1991) sugiere utilizar esta visión dialéctica de la realidad, en
el sentido de analizar la tensión y contradicción presente en las fuerzas en términos de
precisión para obtener un análisis más fructífero del cambio.

La organización como cultura

Toda organización posee su propia cultura, la cual va desarrollando y modificando de


acuerdo a las necesidades e historia de la organización. Morgan (1991) concibe a las
organizaciones dentro de un contexto cultural diferente según el país en el que se
encuentre la organización. De esta manera, hace una comparación con las organizaciones
japonesas, donde existe un alto grado de lealtad y compromiso, en comparación a las
organizaciones occidentales, caracterizadas por el alto nivel de competencia entre
individuos y la distancia hacia la organización. Esto se traduce en que cada organización
tiene diferentes maneras de llevar a cabo su trabajo y enfrentar los respectivos desafíos.

De esta manera, el autor propone la metáfora cultural: “Las organizaciones son mini-
sociedades que tienen sus propios patrones o modelos de cultura y subcultura” (Morgan,
1991, p.109). Así, se entiende que toda organización tiene sus propias expresiones
culturales: el lenguaje empleado, las imágenes, temas de conversación, modelos de
interacción entre los individuos y los valores rituales interiorizados en la rutina diaria.

Finalmente, se comprende a la cultura de la organización como la ‘representación’ de los


‘significados compartidos’: “[…] las organizaciones son esencialmente estructuras de
realidades sociales que descansan en las mentes de sus miembros que las concretan en
una serie de reglas y relaciones.” (Morgan, 1991, p. 118). Según el autor, el desafío
consiste en comprender esta cultura organizacional en sus aspectos más cotidianos para
entender cómo la cultura se crea y se sostiene.

III. Foucault y su noción de biopoder

En este último apartado se pretende reflexionar acerca de las prácticas de control del
cuerpo llevadas a cabo por las instituciones, y reflexionar acerca de los derechos sexuales
y reproductivos. Para esto se utilizó el trabajo de Foucault, quien plantea una teoría del
poder en base al concepto de biopoder, el que se refiere a una forma de poder basada en
una mirada biológica que se ejerce sobre la vida.

Como expone Foucault (2002), a partir del siglo XVII se desarrolla una nueva era del
biopoder, denominada biopolítica, la cual refiere a la administración de la vida humana
mediante el control de los cuerpos. La biopolítica representa una variación positiva del
derecho de la muerte, es decir, ya no se busca apoderarse de la vida para exterminarla,
sino que se busca administrar la vida con el fin de prolongarla.

La biopolítica se expresa en los Estados modernos a través de mecanismos específicos de


control. Estos mecanismos han diversificado una serie de discursos sobre el sexo a través
de distintos emisores correspondientes a las ciencias, la filosofía y las instituciones. Estas
últimas, como aquellas referidas al orden de la economía, pedagogía, medicina y la
justicia.
23
Estos mecanismos corresponden a dispositivos, referidos a una red de relaciones de poder
establecida entre elementos heterogéneos que cumplen una misma necesidad. Los
dispositivos comparten la característica de ser coactivos e intensificar los poderes de los
emisores a través de distintas estrategias discursivas. Una necesidad es el control y la
preservación de la vida, donde el centro de atención corresponde a la sexualidad. De ahí
que los mecanismos específicos de la biopolítica corresponden a dispositivos de la
sexualidad.

El conocimiento de la sexualidad es impuesto a través de los dispositivos de la sexualidad


y sus discursos. Respecto al discurso verbal del sexo, Foucault (2002) plantea que éste
circulaba con mayor libertad en el espacio público durante la época clásica, mientras que,
durante la edad media, pese a que el sexo era asociado al pecado y su práctica era
reprimida, su prohibición promovía hablar de él. Diferente es lo que ocurre a partir del
siglo XVII, ya que en la modernidad se ha restringido el uso del sexo en el lenguaje verbal.
Aquello ha generado un fenómeno inverso, ya que en la modernidad se han desarrollado
discursos específicos sobre el sexo bajo una forma distinta a la “palabra”. Dichos
discursos se relacionan con los dispositivos y sus estrategias control sobre la población.

Cabe agregar que la sexualidad es un espacio donde se despliegan los dispositivos,


entendiendo la sexualidad como la práctica de satisfacer los placeres intrínsecos de la
naturaleza del ser humano, siendo el cuerpo visto como saturado de sexualidad. Se puede
apreciar una colaboración del biopoder con el desarrollo del capitalismo, ya que el
adiestramiento y prolongación de la vida de los cuerpos permite su integración al sistema
productivo, siendo la sexualidad un foco de resistencia al biopoder.

Foucault desarrolla la teoría del biopoder exponiendo, en primer lugar, la percepción


histórica del sexo. Según el autor, el sexo puede ser considerado una amenaza para la
economía política del nuevo orden del siglo XVII: el capitalismo. Esto, por ser
“incompatible con una dedicación al trabajo general e intensiva” (2002, p. 12), siendo la
dispersión de los placeres sexuales una amenaza. Para el autor existe una relación entre
sexo y poder, ya que el sexo prohibido en el discurso público a principios del siglo XVII
y la orden del silencio o mutismo que se impuso en el campo del lenguaje, ha generado
un efecto contrario durante los siglos posteriores: su explosión discursiva. Como señala
Foucault (2002), se genera una multiplicación de discursos sobre el sexo en el campo del
ejercicio del poder mismo, lo cual se relaciona con la incitación de hablar sobre el sexo a
partir de los intereses económicos, políticos y de desarrollo científico de las instituciones.

Las instituciones son parte del conjunto de elementos heterogéneos que constituyen los
dispositivos o sistema de relaciones de poder, dentro de los cuales también se encuentran
las leyes, medidas administrativas y los saberes ligados a la ciencia (Clegg, Courpasson
& Phillips, 2006). Para Foucault, los dispositivos son una estrategia dominante al moldear
las prácticas y las conductas en formas particulares, manteniendo el poder. Y, el poder
para Foucault, es inseparable y sólo visible en sus efectos (Clegg, et al, 2006). El ejercicio
del poder, como es el caso del biopoder y la relación entre cuerpo y poder, es una forma
en que se manifiestan los dispositivos o mecanismos coactivos, como las instituciones
que despliegan un discurso determinado a partir de sus intereses y dominio bajo estrictas
y determinadas condiciones. Aplicado en el caso de las organizaciones, como las
instituciones médicas, las relaciones de poder se despliegan de tres maneras (Clegg, et al,
2006): primero, el sujeto se constituye y se representa como alguien particular respecto a

24
sus pares; segundo, el sujeto se constituye en relación a la estructura social definida en
base a cargos de autoridad; y, tercero, el sujeto se constituye y representa a sí mismo en
relación consigo mismo y los otros.

Las técnicas de poder están orientadas al comportamiento y acciones específicas que han
sido institucionalizadas, por lo que el poder está presente y es desplegado en gran parte
de las prácticas y discursos cotidianos de la población. Aquello “se trata de un nuevo
régimen de los discursos. No se dice menos: al contrario. Se dice de otro modo; son otras
personas quienes lo dicen, a partir de otro punto de vista y para obtener otros efectos”
(Foucault, 2002, p. 37).

Operacionalización

Para responder a la pregunta de investigación sobre cómo se han adaptado las


instituciones a la puesta en marcha de la ley de aborto en tres causales, se realizó una
operacionalización (disponible en el anexo Nº1) que buscó sistematizar los conceptos
claves que fueron revisados en el marco teórico, con objeto de articularlos en un marco
de análisis para orientar el trabajo de campo.

25
CAPÍTULO 3 Marco metodológico

Enfoque metodológico

El estudio es de carácter exploratorio, pues buscó examinar un problema de investigación


que ha sido poco estudiado como es el caso de la adaptación de las instituciones médicas
frente a una ley recientemente aprobada en Chile. Este tipo de estudio permite
comprender mejor el fenómeno y ser un aporte para futuros estudios relacionados con la
implementación de políticas públicas con tensiones similares (Hernández Sampieri,
Fernández y Baptista, 2010).

El enfoque de la investigación es cualitativo, ya que se realizó un estudio en profundidad


de un hospital donde se está implementando la ley de aborto. Este tipo de investigación
permite comprender a los actores dentro del marco de referencia en el que se encuentran
anclados, por lo que el investigador ve al grupo como un todo y los estudia en un contexto
con un pasado y un presente (Taylor & Bogdan, 1996). La comprensión de estos actores,
en conjunto a la lectura de documentos y protocolos de la institución médica, permitió
conocer el proceso de adaptación de la ley.

Específicamente, esta investigación utilizó el estudio de caso como estrategia de


investigación, ya que el caso escogido, es decir, la implementación de la ley en la
institución médica a la que se accedió, tiene un interés especial en sí mismo. Esta
estrategia permite estudiar la particularidad y la complejidad de un caso específico, con
objeto de comprender su actividad en circunstancias importantes (Stake, 2010).

Técnica de recolección de información

La información fue recogida mediante entrevistas de carácter semi-estructurado, éstas


permiten orientar la conversación en función de los temas centrales, como lo es la
implementación de la ley de aborto en tres causales. Además, por su carácter flexible, los
entrevistados pueden exponer su punto de vista de una manera más fluida con una pauta
de entrevista relativamente abierta, proporcionando un marco de referencia del
entrevistado (Flick, 2004). Este carácter flexible permitió abordar y desarrollar temas no
previstos en la pauta de entrevista. Asimismo, las entrevistas permitieron situar a la
institución médica investigada en un contexto social e histórico, donde a medida que se
desarrollaron las entrevistas con los actores clave, se abordaron sus percepciones sobre la
puesta en marcha de la ley en el recinto.

Muestra o selección de caso

En la presente investigación, el universo corresponde a las instituciones médicas chilenas


en las que se esté implementando la ley de aborto y la población corresponde a las
instituciones médicas chilenas a las que se pudo acceder. En este punto se debe considerar
que la preparación del trabajo de campo fue compleja, ya que el acceso a la institución
fue difícil. Esto, ya que las instituciones médicas suelen mostrar resistencia a las
investigaciones externas.

26
Se intentó acceder a dos instituciones médicas en la Región Metropolitana, en las cuales
se requirieron distintas tramitaciones para realizar la investigación. En el caso de una de
las instituciones fue un proceso burocrático en el que se exigió que las investigadoras
dialogaran con distintas autoridades y les solicitaran los consentimientos
correspondientes para realizar la investigación. Se tuvo que presentar una serie de
documentos ante el Comité de Ética Científico responsable de la institución, siendo la
última instancia requerida una presentación formal a 11 autoridades de este comité.

Paralelo a esta tramitación, en el caso de la segunda institución -a la cual se logró


finalmente acceder-, la primera acción consistió en contactar vía e-mail a la institución,
frente a lo que no hubo respuestas. Posteriormente se decidió asistir presencialmente a
dicha institución para hablar con los actores encargados de llevar a cabo la
implementación de la ley, quienes dieron la instrucción a las investigadoras de contactar
a la Oficina de Relación Asistencial Docente con el fin de obtener el permiso para realizar
la investigación en la institución. Finalmente, luego de dos meses de espera y tramitación
de la oficina, se acordó realizar la investigación bajo ciertas condiciones por parte de la
institución que se explicarán con mayor profundidad en los Aspectos éticos.

En línea con la estrategia de estudios de caso, el muestreo fue el de casos-tipos, ya que


tuvo como fin obtener riqueza, profundidad y calidad de la información, no buscando la
cantidad ni la estandarización (Hernández et al, 2010). Con este tipo de muestreo, se
investigó una institución médica en profundidad, procurando analizar los ritos y
significados presentes en las rutinas y prácticas de la institución seleccionada. Este tipo
de muestreo permite contribuir a la teoría, siendo en este caso, un aporte a la mirada de
la implementación de políticas públicas similares en cuanto a su complejidad y naturaleza.

Cabe señalar que la institución a la cual se accedió presenta determinadas características


que la pueden diferenciar de otras instituciones médicas, como es contar con un equipo
IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo) para la implementación de la ley de aborto
en tres causales. Así se entrevistó al menos uno de los profesionales que componen este
equipo (médico/a ginecólogo/a, psicólogo/a, psiquiatra, matrón/a y trabajador/a social) y
profesionales del Servicio de Ginecología y Obstetricia, con objeto de que, con sus puntos
de vista, contribuyeran al análisis organizacional en torno a la implementación de la ley
de aborto en tres causales.

Se realizaron un total de 13 entrevistas. Tres de ellas fueron entrevistas indagatorias a


profesionales no pertenecientes al equipo IVE de la institución. Estas entrevistas
permitieron que las investigadoras se familiarizaran con la ley y su puesta en marcha en
otras instituciones, por lo que no fueron ocupadas en el análisis.

Las otras 10 entrevistas ocupadas para el análisis presentaron una duración en promedio
de 49 minutos. Esto permitió que los entrevistados profundizaran en los cinco temas
abordados en la pauta de entrevista: antecedentes generales del entrevistado, temas
organizacionales, implementación de la ley/biopoder, temas valóricos, preguntas de cierre
(más detalle de las pautas de entrevistas en el anexo Nº2). Cabe señalar que sólo un
entrevistado mostró resistencia a ciertas preguntas, específicamente aquellas referidas al
tema valórico, mostrando aprehensión de revelar su opinión personal. No obstante, los
demás entrevistados no mostraron tensiones internas al responder las preguntas,
revelando que su opinión profesional se vincula con su opinión personal.

27
Los entrevistados corresponden a distintos profesionales del área de la salud. Se debe
tomar en cuenta la vinculación personal de los entrevistados con la institución, en el
sentido de que corresponden a actores que se desempeñan en el oficio de la medicina,
siendo este tipo de trabajo exigente en cuanto a su alto grado de dedicación en términos
de tiempo. Frente a esto, cabe agregar que los entrevistados ejercen su función en un
hospital de carácter público, por lo que se puede apreciar que predomina en ellos una
vocación de servicio al realizar su labor como funcionarios del Estado. Desde otra
perspectiva, los entrevistados se mostraron interesados en el tema de investigación y con
buena disposición para responder las preguntas, por lo que las entrevistas se desarrollaron
con fluidez. La información reveló cierto grado de reflexión y crítica por parte de los
entrevistados frente a los temas planteados en la pauta de entrevista.

Plan de análisis

Se realizó un análisis de contenido de la información recolectada. Mediante este análisis


se buscó descomponer el texto en unidades para su posterior codificación, la cual fue
realizada de acuerdo a un sistema de categorías para facilitar el análisis de la investigación
(Ruiz, 2009). El análisis de contenido permite segmentar los temas más relevantes
acordes a las dimensiones que se desean investigar. De acuerdo a los propósitos de este
estudio, se planeó visibilizar conceptos relacionados al proceso de implementación de las
políticas públicas, las principales características de las teorías organizacionales y los
efectos del poder en las organizaciones.

Para realizar dicha tarea, se utilizó como herramienta de análisis el software SQR Nvivo
con objeto de descubrir e identificar conexiones entre los datos, y así organizar la
información en base a los códigos definidos a priori (desde la operacionalización) y
códigos emergentes construidos desde el software. La creación de categorías de análisis
permitió reducir el volumen de información, pero a la vez permitió ampliar los datos y
obtener nuevas ideas e interpretaciones del material (Atkinson y Coffey, 2005).

Aspectos éticos

Esta investigación fue aprobada por el Comité de Ética de la escuela de Sociología de la


Universidad Diego Portales. Las investigadoras se comprometieron a que la participación
en este estudio sea confidencial, informada y voluntaria. Todos los participantes firmaron
el consentimiento informado (ver anexo Nº3) donde se explican los propósitos del
estudio, las condiciones de su participación y la posibilidad de retirarse de la investigación
en cualquier momento. También la institución solicitó mantener su anonimato, por lo que
nos referiremos a ella como un hospital de carácter público o simplemente como
“hospital”. Las investigadoras se comprometieron a compartir los resultados y realizar
una retribución según los intereses de la institución. Por último, todas las entrevistas
fueron grabadas y utilizadas durante el tiempo que duró la investigación. Las entrevistas,
transcripciones y manejo de la información fueron realizadas por las investigadoras
responsables.

28
Reflexión sobre la identidad de las investigadoras

Se debe reflexionar sobre las limitaciones del estudio en cuanto a la posición de las
investigadoras. A continuación, se señalan características relevantes que deben
considerarse para los fines de esta investigación, ya que pueden presentarse como sesgos
para la realización y resultados de este estudio. Las investigadoras son estudiantes de
pregrado de sociología de cuarto año, con 26 y 23 años, ambas sin hijos y sin ninguna
militancia política. Se considera que se pudo haber ejercido cierta influencia durante la
realización de las entrevistas, ya que las investigadoras se posicionaron como jóvenes
estudiantes, mientras que los entrevistados se posicionaron como profesionales y expertos
en un tema desconocido para las investigadoras.

Validez y fiabilidad

En el caso de la validez, esta se define como el grado de precisión de la información


obtenida respecto a la realidad que representa (Creswell & Miller, 2000). Esta precisión
corresponde a la capacidad de reflejar las realidades de los participantes con respecto al
fenómeno social, siendo este reflejo también creíble para los propios participantes.

La validez no refiere a los datos, sino a las inferencias que se realizan de estos datos o
información. En el caso de los estudios cuantitativos, para establecer la validez de la
información se utilizan criterios e instrumentos numéricos, mientras que, en el caso de
los estudios cualitativos, el procedimiento de validez se elige a partir de dos criterios:
desde el lente o punto de vista del investigador, y desde el paradigma (Creswell et al,
2000).

Para efectos de este estudio, se utilizó como instrumento de validez la triangulación. En


la triangulación, el criterio del paradigma es post-positivista/sistemático, mientras el
criterio de lente y aproximación es desde el investigador, ya que la credibilidad se
establece desde quien conduce el proceso, quien además determina si la información que
se va obteniendo tiene sentido. La triangulación permite a los investigadores buscar
elementos comunes entre diferentes fuentes de información para definir temas o
categorías de estudio (Creswell et al, 2000). Para esta investigación, la información
recolectada a partir de múltiples actores, permitió establecer la validez de la información.

Respecto a la fiabilidad, esta se entiende como la obtención de resultados similares si se


vuelve a aplicar el instrumento en circunstancias distintas. Considerando que, en la
investigación cualitativa el investigador estudia realidades cambiantes y complejas, las
herramientas estadísticas no serán las más apropiadas para medir la fiabilidad del
instrumento en cuestión. De esta manera, la herramienta humana -el investigador-
corresponde a la más óptima para asegurar fiabilidad, gracias al entrenamiento y las
técnicas de análisis (Cortés, 1997).

Con objeto de complementar la fiabilidad del instrumento, se solicitó la auditoría externa


por parte de un docente de metodología cualitativa que a través de sus comentarios y
críticas transmitió que tan fiable fue el instrumento utilizado. (Cortés, 1997).

Además de utilizar los procedimientos anteriores para establecer la validez y fiabilidad,


se realizó un pilotaje del instrumento de recolección de información (pauta de entrevista)

29
a médicos ginecólogos de una institución distinta a la escogida. Aquel pilotaje del
instrumento fue previo a su aplicación en la institución accedida, lo que permitió
averiguar si es que los temas que se buscaban indagar estaban siendo respondidos y
entendidos por los entrevistados.

30
CAPÍTULO 4 Análisis de la investigación

En este capítulo se exponen los principales resultados obtenidos en el hospital


investigado. Cabe recalcar que este hospital tiene la particularidad de contar con un
equipo especializado para llevar a cabo la implementación de la ley. Si bien la Norma
Técnica Nacional (2018) exige que en la tercera causal de violación se cuente con un
equipo especializado que confirme la concurrencia de los hechos, en esta institución este
equipo especializado también interviene en la primera causal de riesgo de vida de la
madre y la segunda causal de inviabilidad fetal, ofreciendo la alternativa de la
Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Previo a la ley, la institución no contaba con un equipo de profesionales especializados


en los casos de riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación. Con la
promulgación de la ley, se conformó oficialmente el equipo encargado de entregar el
servicio a pacientes en las tres causales. Cabe señalar que la ley se conoce como ley IVE
a nivel hospitalario, ya que el equipo encargado de entregar el servicio se conoce como
equipo IVE. Este equipo corresponde a los principales informantes de las
transformaciones y adaptaciones que exige la implementación de esta ley.

El análisis se estructura en tres dimensiones: características organizacionales del hospital,


implementación de la ley y el poder implícito en el mundo de la salud. Este análisis
permitió explorar el proceso de adecuación de las instituciones ante las demandas de la
ley, analizar los facilitadores y barreras de la implementación de la ley y, finalmente,
extraer aprendizajes para la implementación de políticas públicas con tensiones similares.

I. Conociendo a la institución: Características organizacionales del


hospital

A continuación, se presentan algunas características organizacionales de la institución


investigada. En primer lugar, a partir de la información proporcionada por los
entrevistados, se describen las principales unidades que participan en la implementación
de la ley y el contexto en el que se desenvuelven los actores. En segundo lugar,
considerando que se trata de un hospital público, se exponen los recursos asignados para
la implementación y aquellos identificados como insuficientes desde las perspectivas de
los entrevistados. En tercer lugar, se presenta la identidad de la institución desde la voz
de los entrevistados, con objeto de comprender su diferencia con el entorno. Por último,
se describen los canales de comunicación presentes en la institución, para entender cómo
se comunican los actores participantes de la implementación de la política.

Caracterización de las principales unidades de la institución en la ley IVE

Las principales unidades que participan en la implementación de la ley IVE se encuentran


dentro del Servicio de Ginecología y Obstetricia del hospital. Se trata de la Unidad de
Salud Sexual y Reproductiva, encargada de mujeres en situación de aborto y
anticoncepción y la Unidad de Salud Mental de la Mujer, unidad formada por un equipo
de psicólogos y psiquiatras, encargados de apoyar y cerrar el proceso de maternidad de la
paciente. En el marco de esta ley, esta segunda unidad presta apoyo al servicio de
maternidad mediante las sesiones de acompañamiento. Así también, se encuentra la

31
unidad de hospitalización de pacientes de Alto Riesgo (HOPAR) y el Alto Riesgo
Obstétrico Ambulatorio (COPAR), ambas vinculadas a Obstetricia. La estructura del
Servicio de Ginecología y Obstetricia se detalla en el organigrama adjunto (ver anexo
Nº4). Los profesionales que conforman el equipo IVE de este hospital pertenecen a la
Unidad de Salud Sexual y Reproductiva, y a la Unidad de Salud Mental. Por esto, el
análisis se centró en los profesionales de estas unidades.

Algunos de los profesionales que componen el equipo IVE ya contaban con una dinámica
de trabajo consolidada debido a que, antes de la ley, participaban en el equipo de medicina
fetal. Por ello, “cuando se implementó la ley, se siguió más que nada los lineamientos de
ese equipo [...] como ya venía desde antes, entonces fue mucho más fácil conformarlo en
su totalidad. Es como la gran característica que define al hospital” (Entrevista 6). De esta
manera, las unidades ya constituidas y la dinámica de trabajo entre ellas se identifican
como dos factores que permitieron una buena puesta en marcha de la ley. La siguiente
cita revela las ventajas del hospital de haber contado con unidades cuyo funcionamiento
ya estaba consolidado:

“Eso da cierta continuidad a los procesos, eso hace que toda la lógica
interna de cómo hacer que las cosas funcionen y estén listas [...] actores
claves han sido las unidades que ya estaban armadas y que estaban
haciendo esto desde al menos dos años [...] Esa lógica de trabajo
multidisciplinario ya instalado es lo que permitió que esto funcionara”
(Entrevista 3)

Una característica que destacan los entrevistados, es que las decisiones acerca de los
procedimientos relacionados a la ley se han realizado partir de la experiencia del equipo
a lo largo de los años. Aquello se aprecia en la siguiente cita, donde se manifiesta cómo
se ha adaptado el hospital a la ley.

“Es algo que se ha ido aprendiendo de a poco. Al principio fue con mucho
miedo igual, porque como era una ley bien mediática, existía mucha
oposición respecto a esa ley, entonces si hubo que tener mucho cuidado en
intervenir, en dejar mucho papeleo de respaldo, cosa de que no se nos
pudiera culpar como profesionales al respecto de la situación, sobretodo
en la tercera causal [...] Entonces, se implementó creo que bien, no fue
difícil, ya estaba constituido, entonces fue más fácil, no hubo que rearmar
un equipo para partir con la ley” (Entrevista 6)

Recursos de la institución para la implementación de la ley IVE

Con respecto a los recursos asignados para la implementación, se diferencian dos tipos
de recursos: humano y material. Por un lado, respecto a los recursos humanos, los
distintos entrevistados comentan que se han asignado horas para psiquiatra, psicólogo/a
y trabajador/a social, los cuales consideran valiosos para la implementación de la ley. Por
otro lado, en recursos materiales, se han asignado recursos ligados a la técnica de
Aspiración Manual Endouterina (AMEU), como los aspiradores propiamente tal,
fármacos para las usuarias y utensilios. Pese a que los entrevistados saben que cuentan
con recursos útiles, la puesta en marcha señala la carencia del recurso humano de una
matrona. Esto ya que las matronas que se desempeñan en el equipo van rotando según el
turno, y no existe una que se desempeñe de manera permanente en el equipo: “una

32
matrona, necesitamos una matrona así pero heavy [...] sería interesante tener una matrona
que nos ayude con eso [con los numerosos casos], pero eso no ha sucedido.” (Entrevista
8)

Por otra parte, para llevar a cabo las delicadas tareas asociadas al cumplimiento de la ley,
los entrevistados enfatizan la necesidad de más y mejor infraestructura. Esto se
ejemplifica en las salas para tomar los relatos a las pacientes en tercera causal y un espacio
exclusivo para las pacientes internadas por IVE. Así lo relata uno de los entrevistados:

“[...] no hay una infraestructura como para hacer una recepción adecuada
de las pacientes [...] La gente de salud mental no tiene un lugar físico
donde, primero, entrevistar o recibir el relato de la paciente. Tampoco hay
un lugar en la urgencia donde recibir a la paciente, donde esté sola, que
esté privado. (Entrevista 2)

Identidad de la institución (diferencia con el entorno)

En relación a la identidad del hospital, los entrevistados enfatizan que la institución, al


abarcar gran cantidad de comunas, atiende un número importante de población migrante
y tiene una sobrecarga asistencial permanente. A pesar de la alta saturación asistencial
que presenta el hospital, este logra adaptarse a la alta demanda de pacientes y a los
cambios fuera de la organización. Se observa que “si tú en la institución das la instrucción,
pueden haber algunos reclamos, pueden haber algunas diferencias de opinión, pero la
gente hace igual las cosas. Y es capaz de seguir haciéndolas y hacerlas bien, de forma
ordenada, segura” (Entrevista 10).

Los entrevistados coinciden en que el hospital es un referente en cuanto a la preparación


y funcionamiento de los procedimientos y programas contenidos en la ley. Los
entrevistados están orgullosos y saben que han logrado hacer un buen trabajo: “yo creo
que somos el servicio que tiene mejor montado esto” (Entrevista 1).

El análisis realizado revela que el hospital tenía condiciones favorables para la


implementación de la ley IVE. Si bien la institución tiene deficiencias al ser un hospital
con alta presión asistencial y alto endeudamiento, previo a la ley, dicho hospital ya
contaba con unidades que poseían conocimiento y experiencia en los procedimientos
médicos ligados al aborto y en la implementación de programas de acompañamiento. En
primer lugar, se destaca la Unidad de Salud Sexual y Reproductiva, la cual estaba
conformada previo a la implementación de la ley y contaba con una de las principales
intervenciones de interrupción del embarazo: la técnica AMEU. Por ello, “este hospital
se transformó en el referente técnico de aborto seguro, que es lo que venimos haciendo
como hace dos años” (Entrevista 8). En segundo lugar, los entrevistados también destacan
la Unidad de Salud Mental de la Mujer, cuyo trabajo realizado durante los últimos 10
años en los programas de acompañamiento, se encontraba alineado a los requerimientos
de la nueva ley. En este sentido, la unidad ya poseía un grado de sensibilidad para tratar
aquellos temas más delicados para las usuarias. Los entrevistados se consideran pioneros
y saben que la situación en otras instituciones de salud no es la misma: “acá en el hospital
se está dando una situación muy distinta al parecer a lo que se está viviendo en otras
instituciones” (Entrevista 4).

33
Canales de comunicación

Los principales canales de comunicación entre las distintas áreas del hospital son formales
y de tipo presencial y no presencial, tales como reuniones y correos electrónicos. Respecto
a la ley IVE, se observa que las reuniones fueron fundamentales en los inicios de la
implementación: “Mucha reunión tuvo esa etapa. Reuniones con el servicio, reuniones
con gente de la atención primaria, ministeriales, con los equipos de salud que iban a estar
involucrados. Muchas reuniones, tanto de organización, de participación” (Entrevista 10).

En el caso del equipo IVE, la comunicación entre los mismos profesionales del equipo es
a través de canales no presenciales informales tales como “Whatsapp”. Se destaca que se
utiliza este medio ya que hay cercanía entre ellos, se ven a diario y, fundamentalmente,
debido a que la ley implica que se actué con rapidez para la coordinación de las etapas y
procesos de la paciente. Para la comunicación entre el equipo IVE con las otras unidades
implicadas en el proceso de la ley, se utilizan principalmente canales presenciales. Estos
canales corresponden a conversaciones con otros profesionales y a las reuniones de turno,
es decir, reuniones semanales en las cuales se informa acerca del proceso de las pacientes
ingresadas y hospitalizadas. Así lo relata uno de los entrevistados:

“El whatsapp, eso es como para el equipo, con los de adentro. Los otros
equipos, por ejemplo, como el Alto riesgo, es ir a hablar directamente con
ellos: “Oiga doc, está la paciente de la 424, nosotros creemos que es IVE,
¿qué cree usted?” (Entrevista 4)

II. Implementando la ley IVE: Acción organizacional

En esta dimensión se expone el análisis de la relación implementación-organización, con


objeto de comprender la puesta en marcha de la ley desde la dinámica organizacional. En
primer lugar, se presenta la adaptación de la institución frente a los elementos externos,
en el que se relatan los “primeros pasos” del hospital en el proceso de implementación,
enfatizando las acciones del gobierno y las acciones de los propios actores. En segundo
lugar, se señalan los principales facilitadores y barreras de la implementación en la
institución. Y, en tercer lugar, se reflexiona sobre la doble contingencia, es decir, la
coordinación entre la institución y sus actores.

Adaptación de la institución frente a los elementos externos (acoplamiento)

Para comprender cómo se ha adaptado el hospital frente a la implementación de la ley, es


necesario contextualizar las acciones del Ministerio de Salud (MINSAL) para la puesta
en marcha de la ley. Los entrevistados comentan que el MINSAL se contactó con el
hospital y se generaron instancias para informar sobre dicha ley. Especifican que poco
tiempo después de la aprobación de la ley se informó a la institución que iban a recibir el
primer caso. Esto se detalla en la siguiente cita:

“En todo ese proceso participamos en 2 o 3 seminarios antes que se


promulgó la ley en septiembre, y ahí nosotros solo habíamos leído la ley,
habíamos participado del seminario, donde los principales actores que
fueron parte de la ley presentaban los aspectos técnicos, legales de la ley,
el cronograma o historial de cómo se gestó la ley, cómo fue aprobada, qué
34
procesos tuvo que ocurrir, todo eso nos mostraron a nosotros y, luego de
eso, a nosotros nos llegó, a través del servicio de salud [...], la información
y la instrucción de que íbamos a recibir un caso desde otra región del país”
(Entrevista 10)

En cuanto a la acción del MINSAL y las implicancias que ha tenido su labor en el proceso
de implementación de la ley, entrevistados coinciden en que se les ha entregado
información desde el Ministerio, tales como la ley, manuales, consentimientos, entre
otros. No obstante, se observan distintas opiniones por parte de los profesionales acerca
de la información entregada: por una parte, una mirada crítica que responsabiliza en gran
parte al MINSAL por la falta de información proporcionada y, por otra, una mirada donde
la responsabilidad no recae en un actor específico, sino en la falta de familiarización de
los profesionales del hospital con la ley frente a la inesperada llegada del primer caso.

En cuanto al acoplamiento, es decir, las situaciones que han sido significativas para la
organización y frente a las cuales han debido tomar decisiones para seguir funcionando,
se identifican dos posturas entre los entrevistados. Por un parte, la falta de un protocolo
por parte del MINSAL llevó a que los primeros casos fuesen acogidos por el comité de
ética del hospital y que fuese organizada por los propios profesionales, una cadena de
custodia. Por otra parte, se evidencia una postura en que las dificultades se relacionan con
la falta de manejo de información desde la Atención Primaria de Salud (APS) respecto a
la implementación de la ley.

Con respecto a la primera postura, se observa que hay quienes perciben que hubo una
comunicación inadecuada desde el Ministerio al hospital acerca de la implementación,
siendo insuficiente la información disponible para dar claridad con respecto a los
procedimientos que involucra la ley. Junto a esto, como se aprecia en la siguiente cita, se
destaca el rol de la institución en el proceso de la implementación:

“No puede ser que te demores tanto en sacar un protocolo, no puede ser
que el protocolo de objeción de conciencia haya salido casi un año
después, no puede ser que no se haya capacitado de forma adecuada a la
gente en, por ejemplo, técnica AMEU. Encuentro que todo ha sido como
desordenado, tratando de no pisar... y, por lo mismo, para no molestar a
nadie, todo así, medio por debajo, sin educación a la población [...]
Entonces creo que el ministerio lo ha hecho mal, en moverse muy lento
[...] El ministerio ha dejado todo casi al libre albedrío, y nosotros
funcionamos de una forma, y el hospital de al lado de otra, y el de más allá
no tiene casos” (Entrevista 4).

En ese contexto, los entrevistados declaran que, ante la falta de un protocolo y las
especificaciones correspondientes, hubo que organizarse internamente para tomar
decisiones. Ejemplo de ello fue que “hasta que no hubiera protocolo, los primeros casos
los hiciéramos con comité de ética” (Entrevista 4). Lo anterior, con el fin de evitar
problemas legales como institución. Si bien algunos no consideraron esto un problema:
“no fue muy complicado, digamos que hubo que ponerse de acuerdo” (Entrevista 1), otros
tuvieron la perspectiva de que la falta de un protocolo aumentó la complicación para la
implementación de la ley: “complejizó mucho las cosas que no hubiese habido protocolo,
porque, en el fondo, lo que uno hacía era improvisar sobre lo que uno creía [...] los
primeros casos, yo te diría que estábamos perdidos” (Entrevista 4).

35
Otro ejemplo acerca de las decisiones tomadas en el hospital corresponde al tema de la
cadena de custodia. La cadena de custodia corresponde a mantener resguardados los
restos embrionarios de un aborto por la causal de violación, para iniciar un posible
proceso judicial. La institución no contaba con un refrigerador para la conservación de
estas muestras, por lo que ellos mismos tuvieron que comprarlo. Esta situación evidencia
que algunos elementos imprescindibles no estaban contemplados en la ley, lo que tomó
por sorpresa a la institución:

“[...] Y, qué más, tuvimos que implementar el tema de la cadena de


custodia, que fue todo un rollo porque no estaba implementado en el
hospital y en ninguna. Hace más de 10 años existió una ley para que
hubiera cadena de custodia en todos los hospitales, y en ningún hospital
estaba implementado, eso es terrible, terrible, tuvimos que implementarlo,
comprar un refrigerador para guardar las muestras, [...]” (Entrevista 8).

En relación a la segunda postura, se señala que la dificultad no se relaciona con la


información insuficiente por parte del MINSAL, sino que se relaciona con la cercanía de
tiempo que hubo entre la información disponible y el primer caso que se presentó en el
hospital. Esto se puede observar en la siguiente cita:

“Nosotros tuvimos que revisar la ley, vimos qué causal era la paciente que
nos iba a llegar, la importancia de interrumpirla lo antes posible, se preparó
el equipo, en ese tiempo no había objeción de conciencia, o sea, estábamos
recién conociendo la ley [...] La información no era poco clara, [sino que]
la información recién se estaba masificando, recién nosotros como
institución nos estábamos familiarizando con la ley, con las causales,
cuáles iban a ser las formas en que cada institución tenía que enfrentar la
implementación de esta ley” (Entrevista 10).

Ejemplo de la baja familiarización de los actores con la información disponible


corresponde a la falta de manejo de información por parte de APS. El hospital tomó
decisiones tales como la creación de un protocolo interno de derivación y la generación
de instancias de retroalimentación con la red de salud pública para la difusión de
información sobre la ley, como aquella referida a la forma de derivación de los casos.
Como menciona uno de los entrevistados “no había una comunicación tan fluida con
atención primaria, pero hicieron una jornada con las matronas de APS que el Servicio de
Salud organizó” (Entrevista 4).

Respecto a esto, se puede observar que, ya sea la falta de información acerca de la


implementación de la ley o la falta de manejo con la información ya proporcionada por
el MINSAL, la organización incorporó aquella situación como un desafío que fue
traducido en un orden de trabajo específico, el cual hubo que adoptar rápidamente frente
al escenario de los primeros casos.

Facilitadores y barreras

Frente a la adaptación que ha llevado a cabo el hospital, se reconocen facilitadores y


barreras que han incidido en la implementación de la ley IVE.

36
En relación a los facilitadores, se infiere que un facilitador para la implementación de la
ley fue la presencia y participación activa de los actores encargados de entregar el servicio
a las usuarias dentro del hospital. De esta manera, la implementación de la ley IVE se
estructura a partir de las decisiones de esta red de actores locales que, como profesionales
del hospital, han adoptado medidas específicas frente a las situaciones presentadas.
Aquella estrategia de implementación es una característica presente en el modelo de
implementación bottom-up.

Desde el marco conceptual bottom-up, y considerando la perspectiva de los entrevistados,


se identifica como facilitador la conformación previa de un grupo con conocimientos en
materia de sexualidad y reproducción. Se destaca el rol de estos profesionales en el
sentido de tomar iniciativas como capacitarse por voluntad propia en materias que
desconocían. Esto se puede observar en la respuesta de la entrevistada, donde la pregunta
refería a las instancias que ha brindado el MINSAL:

“Ha sido súper malo en ese sentido. Creo que tuvimos 1 charla, pero en
realidad nosotros tuvimos que dar la charla al APS, a los consultorios. Más
que nada teníamos que leer la ley, todo lo que nos llegaba en realidad, pero
nadie nos sentó a explicarnos cómo implementar [...] Recién ahora
nosotros estamos haciendo un curso que es el tema de género y el apoyo
[para su área] de la ley IVE.” (Entrevista 7).

En esta línea otro facilitador para la implementación de la ley fue el trabajo realizado por
los integrantes del equipo IVE. Un punto que destacan los entrevistados es la activa
participación de los integrantes en el proceso de discusión y puesta en marcha. Por ello,
el proceso de implementación para la institución no fue un proceso que implicó mayores
dificultades, ya que el equipo se encontraba bastante informado, comprometido y
preparado. Esto se puede observar en la siguiente cita:

“Lo que ayudó mucho a implementar la ley es que bueno, en nuestro caso,
que había gente de adentro [del equipo IVE] que participó activamente
dentro de la discusión de la ley, de la implementación de los reglamentos
ya, y eso se iba permeando digamos a la comunidad en las conversas
informales ya… por lo tanto cuando llegó la ley nosotros ya sabíamos
bastante de lo que tenía que ocurrir y… la verdad es que yo nunca le tuve
temor a la implementación [...].” (Entrevista 1).

Otro facilitador identificado corresponde a los sistemas de creencias de los profesionales


que implementan la ley. Esto en línea con lo expuesto por los advocacy coalitions
frameworks (marcos de coaliciones de defensa/promoción). A partir del trabajo de campo
realizado, se puede entender que existe un alto consenso entre los profesionales con
respecto a ideales y creencias. Particularmente, cabe destacar el rol que cumple uno de
sus integrantes, quien manifiesta un notorio interés y compromiso en temáticas de
derechos sexuales y reproductivos, lo que a su vez se traduce en un elemento que ha
facilitado la implementación de la ley. Esto se expone en la siguiente cita:

“Y particularmente me tocó por, creo yo por azar, y porque de alguna


manera a mí me interesaba mucho el tema, y lo vi como una manera
importante de enfocar el trabajo en derechos, empecé a trabajar con la
mujer en situación de aborto, y bajos esas condiciones que partimos en

37
2017, un año, casi dos años que llevamos en esto [...] y trabajo mucho en
políticas de derechos humanos, de derechos sociales reproductivos sobre
todo, y me ha tocado hacer, tener algunas formaciones, trabajar, compartir
con gente que hace derechos sexuales y reproductivos, que la verdad es
una cosa que en el área médica está poco incorporada, y a mí me interesaba
incorporar ese tema.” (Entrevista 8).

Respecto a las barreras, se puede identificar como una barrera para la implementación de
la política, el desconocimiento por parte de los funcionarios externos a la institución
(específicamente, los integrantes de las redes asistenciales). Esto se evidencia en el
ejemplo descrito anteriormente en la sección de adaptación de la institución frente a los
elementos externos, referido a la falta de manejo de información por parte de APS. Tal
como se aprecia en la siguiente cita, el desconocimiento y la falta de capacitación de los
funcionarios llevaron a que la implementación fuese más complicada:

“Respecto de lo que pasa como localmente, y no tanto en el hospital sino


en el resto de lugares de atención y servicio, hay harto desconocimiento.
Creo que también hay mucho profesional no capacitado, y en ese sentido
profesional no capacitado probablemente no le interese leer leyes nuevas,
no puede tener o no quiere tener una mirada crítica respecto a eso, respecto
a sus prácticas, respecto a lo que ellos hacen, y hay mucho
desconocimiento, mucha falta de información al respecto. Entonces eso
también ha sido complejo, se le da información equivocada a las pacientes,
eso sí que hace que el proceso de ralentice, se debilite.” (Entrevista 3).

Doble contingencia

La doble contingencia, es decir, la coordinación entre las reglas definidas por la


institución y el comportamiento que adoptan sus miembros, se observa en cómo se
adecúan ambas partes -hospital y profesionales- para tomar decisiones acerca de los
procedimientos a seguir. Como institución de salud pública, el hospital tiene la obligación
de implementar esta ley adoptando ciertas reglas y acciones conforme a la normativa de
la ley, como lo es la aplicación del consentimiento informado para la objeción de
conciencia y la realización de reuniones informativas acerca de la ley a los funcionarios.
En este sentido, el hospital adopta decisiones frente a sus funcionarios y, a la vez, los
funcionarios actúan respecto a las decisiones, siendo la coordinación entre ambas partes
la que permite que el hospital siga funcionando como una institución de salud pública en
el marco de la implementación de la ley IVE.

Considerando que el actuar de los funcionarios y las reglas que establece el hospital se
adecúan mutuamente, es dentro de este actuar -medidas, comportamientos, decisiones que
adoptan los funcionarios- donde se evidencian ciertas diferencias. Aquellas diferencias se
observan en la discusión entre el equipo IVE y la unidad de hospitalización de Alto Riesgo
(HOPAR).

Debido a que una paciente con riesgo vital o inviabilidad fetal -primera y segunda causal-
entra directamente a HOPAR, entre dicha unidad y el equipo IVE se pueden presentar
diferencias en su diagnóstico. Son importantes las diferencias entre los diagnósticos que
realizan ambas unidades, ya que esto define si califica o no dentro de la ley, y si se le
ofrece el IVE a la paciente.

38
De acuerdo a las entrevistas, existe cierto espacio de interpretación para los especialistas
con respecto a la primera causal (riesgo de vida de la madre), ya que esta considera el
riesgo inminente de vida de la madre, pero no considera el riesgo no inminente. Según
los entrevistados, en los casos de primera causal las pacientes entran por la unidad de
urgencia o por HOPAR. Estas unidades pueden considerar que la paciente no califica para
el IVE, por lo que el equipo IVE debe ir a “buscarlas” ya que corresponden a pacientes a
las cuales nadie les ha ofrecido esta alternativa y pueden encontrarse en una situación
crítica. De esta manera, esto puede generar un espacio de debate entre los funcionarios
del equipo IVE y las otras unidades. Esta compleja situación se aprecia en la experiencia
relatada por los profesionales:

“[...] ahí los criterios clínicos para evitar cual es el riesgo inminente, cabe
un poco en lo personal. Yo creo que eso ha sido lo difícil de la adaptación
de la ley, porque además el médico que lleva mucho tiempo trabajando en
HOPAR, que sabe mucho también y que no está de acuerdo con la
interrupción inmediata en pacientes digamos, en riesgo obstétrico, tiene la
idea de iniciar tratamiento antes, de darles la oportunidad, etc., entonces
igual ahí los criterios como que quedan un poco de… al libre criterio”
(Entrevista 5)

Las diferencias entre las unidades se pueden entender desde la matriz de ambigüedad y
conflicto. Por un lado, en relación a la ambigüedad, se puede observar que hay un
mediano grado de ambigüedad en la ley al existir cierta claridad en cómo implementarla,
pero, aun así, ha predominado un ambiente de desinformación por parte del MINSAL.

En este contexto de ambigüedad, según el relato de los entrevistados, se desprende que el


mediano grado de claridad y especificidad de la política ha influido en su implementación.
Aquello se observa en las medidas que han tomado los actores dentro del hospital, como
la iniciativa que ha tomado el equipo IVE con las pacientes. Este equipo ha optado por
dialogar con las pacientes para informarles acerca de la alternativa del IVE, ya que, según
los entrevistados, las pacientes no poseen el conocimiento suficiente acerca de la ley y no
pueden tomar una decisión informada. Aquella situación se puede evidenciar en la
siguiente cita:

“En cuanto a los consultorios, nos pasaba que, por ejemplo, sobre todo en
el caso de las menores de edad, decían [las profesionales del consultorio]
“no es que yo hablé con la mamá, y la mamá dijo que había sido una
violación…”, pero no era la niña [no dio su testimonio], “no es que la
mamá dijo que sí”. Justo en este caso, pero no era la niña [no dió su
testimonio]. Entonces, nosotros le decíamos “pero no le preguntaron a la
niña”, “-¿Entrevistaron alguna vez a la niña? -No”. Entonces eso, hemos
dejado el foco que es la paciente, que siempre lo primero es la paciente,
escuchar a la paciente [...] Se les informa de que está la ley disponible, se
les informa, no se les dice “oiga ingrese a la ley”, no, como que se les
informa “mire están estas alternativas…” y ellas son las que después
solicitan, y ahí llega el equipo IVE” (Entrevista 7)

Por otra parte, respecto al conflicto, se observa que la naturaleza de la ley es conflictiva.
El alto nivel de conflicto presente en la política se identifica por la incompatibilidad o

39
bajo consenso entre los distintos actores respecto a la ley, visible en las distintas posturas
-a favor y en contra- que se manifestaron durante su proceso legislativo. Más aún, la ley
continúa modificándose en algunos de sus puntos en base a los distintos intereses de los
actores políticos (como es el caso del debate respecto a la objeción de conciencia).

Sin embargo, pese a que la naturaleza conflictiva de la ley podría dificultar su


implementación, la puesta en marcha de la ley en este hospital no ha sido conflictiva. El
bajo nivel de conflicto de su implementación se puede observar en que, si bien existen
algunos funcionarios de la institución que se declararon como objetores de conciencia,
éstos no han sido “obstructores” de la ley.

III. El poder implícito en el mundo de la salud: El Biopoder

En esta dimensión se expone el análisis ligado al marco conceptual de biopoder, es decir,


aquella forma de poder basada en una mirada biológica que se ejerce sobre la vida. En
este análisis se abordaron los efectos del biopoder en la organización. En primer lugar, se
presenta el despliegue de las relaciones de poder que permiten reflexionar acerca del
control de la vida y el cuerpo, ejercido por las instituciones médicas. En segundo lugar,
se presentan los elementos discursivos y no discursivos donde se ve aplicado el control,
específicamente a través de la información y las prácticas. Por último, se expone el
contexto histórico y social con el fin de comprender cómo la manifestación del biopoder
se configura a partir de las necesidades y cambios del entorno.

Despliegue de las relaciones de poder

A partir del trabajo de campo, se infiere que la temática sobre el aborto está muy ligada a
la necesidad del control del cuerpo de la mujer en la biología. De esta manera, se puede
entender que en la primera y segunda causal de la ley el médico tiene mayor poder de
decisión en la realización del aborto, entendiéndolo como un tema donde la discusión está
en el cuerpo como matriz de poder. El médico es quien representa una fuente de
información asimétrica para la mujer al poseer los conocimientos para tomar una decisión
sobre la vida y el cuerpo de la paciente, ya sea para salvar la vida de la madre o determinar
el carácter inviable del feto. Por otro lado, la investigación permite inferir que en la tercera
causal de violación el criterio del médico interviene en menor medida, ya que
simplemente se verifica si el relato temporal de la violación calza con las semanas de
gestación.

Retomando lo expuesto acerca del biopoder en el marco teórico, el poder se ha ampliado


más allá del discurso a través de mecanismos específicos de control. En este análisis se
señala que las instituciones médicas desarrollan una forma de control correspondiente a
la biopolítica. Esto, ya que el ejercicio del poder es a través de regulaciones que operan
sobre la vida de los seres humanos y sus cuerpos. Dicho poder se ejerce a través de una
red de elementos discursivos y no discursivos que operan sobre el cuerpo y la vida
humana. Estos serán desarrollados en la sección de elementos discursivos y no
discursivos.

Desde otro punto, se reflexiona cómo el biopoder ha ejercido control en el cuerpo de las
mujeres exclusivamente, donde algunos médicos pueden negarse a brindarles atención
con respecto a la realización del aborto. Se ha mencionado que el biopoder ejerce de
manera transversal el control sobre los cuerpos, por lo que se infiere, a partir de las
40
entrevistas, que en las instituciones médicas se despliegan relaciones de poder al
administrar los cuerpos de las pacientes. En esta investigación se plantea que el ejercicio
del poder se manifiesta a través de distintos elementos como lo son la propia ley y las
acciones que llevan a cabo los profesionales. En este sentido, estos mecanismos
corresponden a dispositivos de la sexualidad ya que expresan el control sobre la
sexualidad y la vida. Esto, ya que se puede afirmar que la ley se aplica como una
regulación del cuerpo y la vida a nivel de la población -al ser una normativa de salud del
Estado-, y las acciones de los profesionales se aplican como una práctica de control al
representar el discurso médico y el conocimiento que se impone a las usuarias de la ley.

El desarrollo de estos dispositivos de la sexualidad se puede observar en el protocolo de


la objeción de conciencia, ya que éste faculta al médico para decidir si participa en la
realización del aborto. Esto se puede observar en el caso de las mujeres debido a que,
independiente del principio fundamental de la medicina -intereses y valores del médico
no debieran intervenir al atender a un paciente- presente en el juramento hipocrático,
existen médicos que pueden negarse a brindarles atención médica a mujeres que deseen
realizarse un aborto en cualquiera de las tres causales. Esto se puede ver reflejado en la
siguiente cita:

“[...] Ya, le haci un juramento [hipocrático] a Apolo donde dice que,


básicamente cual creo yo que es la esencia de la medicina, tiene que ver
con que tus intereses nunca van a estar por sobre los intereses del paciente,
por lo tanto si a mí me llega en una urgencia un asesino, un violador,
cualquier cosa, hasta el tipo más, Pinochet, hubiera llegado a la urgencia,
yo tengo la obligación de atenderlo independiente sea, porque mis
intereses y mis pensamientos van a estar sobre la vida de esa persona, y la
salud de esa persona. [...] Pero, a mí me parecía que esta cosa de darle
atención a las mujeres es súper heavy, es súper heavy, cachai o no, porque
yo no me puedo negar de dar la atención al torturador más horrible
genocida asqueroso, pero sí la ley me ampara y me da la oportunidad de
decir "sabi que a las mujeres les puedo decir que no".” (Entrevista 8).

Elementos discursivos y no discursivos

Con respecto a los dispositivos de poder y estrategia institucionalizados, se distinguen los


elementos discursivos y los no discursivos. Por una parte, se identifican como elementos
discursivos la norma técnica de acompañamiento, la orientación técnica al profesional,
protocolo de objeción de conciencia y documentos del tribunal emitidos durante el
proceso de denuncia (en el caso de la tercera causal). También corresponden a elementos
discursivos aquellos generados por el propio hospital, como los protocolos internos
redactados durante los primeros meses luego de la aprobación de la ley.

Un elemento discursivo que han enfatizado algunos entrevistados han sido los medios de
comunicación. Dicho elemento puede ejercer control en el plano discursivo a través de
las noticias y reportajes publicados en estos medios. También pueden aparecer los
discursos de grupos de índole más católica y conservadora, que pueden contribuir a
desarrollar una resistencia a la aplicación de la ley IVE. Frente a este complejo escenario,
los entrevistados temen que los medios, indirectamente, desarrollen una imagen de la
institución que no se condice con la realidad del hospital y la aplicación que ha llevado a
cabo de esta ley. Esto se refleja en la siguiente cita: “Lo que me complicaba era el tema

41
de la cosa más mediática, en el fondo porque estaba lejos de mi intención que esta
maternidad se transformara en el centro de abortos del país” (Entrevista 1)

También se identificaron elementos no discursivos: la formación del equipo IVE, ciertas


prácticas del gobierno y las conductas de los actores claves -red de profesionales que
entregan el servicio a la usuaria-. En relación a las prácticas del gobierno, se puede inferir,
a partir de las entrevistas, que la publicación tardía del protocolo de objeción de
conciencia por parte del MINSAL corresponde a un elemento no discursivo. De esta
manera, se puede afirmar que el poder del organismo se manifiesta en la decisión y
práctica específica de no actuar, adoptando el hospital la creación de un protocolo interno
al implementarse la ley. Esta acción del organismo corresponde a una manifestación del
biopoder, ya que se sigue ejerciendo control sobre el cuerpo.

Se entiende la conducta de los actores claves como el actuar de los profesionales


involucrados en el procedimiento de aborto. Este actuar se manifiesta en dos situaciones:
las diferencias que se producen entre los profesionales de distintas unidades y la falta de
manejo de información por parte de otras instituciones médicas. Respecto a la primera
situación, como se presentó en la sección de doble contingencia, se observa que los
médicos tienen una relación asimétrica con profesionales de otras unidades por temas
ligados a la experiencia y antigüedad en el hospital, por lo que suele ser complicado para
los profesionales con menor trayectoria discutir con aquellos de mayor trayectoria. Esto
se refleja en la siguiente cita: “En general hay una situación de respeto, pero de todas
formas hay una situación asimétrica [...] en el fondo, somos puros médicos que hemos
egresado hace poco ¿me entiendes? Entonces, como que nos hemos ido ganando algún
espacio” (Entrevista 4)

La segunda situación en la que la conducta de los actores claves se presenta como un


elemento no discursivo, corresponde a la falta de manejo de información por parte de
Atención Primaria de Salud (APS) expuesto en la sección de facilitadores y barreras. A
partir de las entrevistas, se observa que esta falta de información determina el
ofrecimiento del IVE a las pacientes. De esta manera, el derecho a optar por el
procedimiento, es una práctica donde el recurso humano -profesionales de la red de salud
pública- es primordial y representa un mecanismo de control. Esto se puede apreciar en
la siguiente cita:

“Desde la ley esta unidad que hace el diagnóstico, le dicen "saben que,
tienes otra alternativa, puede continuar tu embarazo ó puedes
interrumpirlo", eso es el recurso humano primero. Entonces yo creo que
hay especialistas que están muy bien formados, hay psicólogos,
psiquiatras, gente de salud mental, trabajadoras sociales, eso, tenemos la
disponibilidad.” (Entrevista 8)

Contexto histórico-social

Finalmente, desde la vertiente del contexto histórico y social, se señala que la creciente
llegada de población extranjera ha tenido un impacto en los usuarios de la institución, ya
que corresponden a una parte importante de los usuarios que han llegado para hacer uso
de la ley. Tal como se aprecia en la siguiente cita, un entrevistado se muestra conmovido
con los casos de mujeres migrantes en la tercera causal:

42
“Yo pensé que siempre iba a ser más impactante los relatos de las menores
de edad, pero… no sé, uno viene escuchando relatos de violación de
menores de edad, pero me ha sorprendido el impacto que me ha causado
el de las adultas que han sufrido violaciones. Me han impactado hasta más,
porque nos ha tocado mucha extranjera que, la verdad que tú ves círculo
tras círculo de vulnerabilidad, porque…son pacientes que están solas, que
vinieron confiando en un país que…saliste violada. Gente que no tiene a
su familia acá, y que por lo mismo trabaja hasta tarde en la noche, no toma
micro porque no hace la plata, y por lo mismo se ve expuesta o vive en
condiciones de hacinamiento… ¿me entiendes?” (Entrevista 4)

Siguiendo esta misma línea, el contexto histórico y social ha influenciado en el control


del cuerpo de la mujer. Entre los responsables por este acontecer social se encuentran
principalmente las movilizaciones feministas y aquellas otras más rupturistas que buscan
realizar cambios sociales. La institución ha ido adaptándose al acontecer social y político,
esto se ve reflejado en transformaciones como la modificación de la cirugía por cesárea
y la modificación de los requisitos para la esterilización femenina. A partir de esto, se
puede evidenciar en la siguiente cita que la transformación del poder ha sido debido a la
creciente presión social.

“[...] Y la institución se tiene que adaptar como se ha adaptado a muchas


cosas. Los viejos me contaban que antes todas las cesáreas las operaban
por una cirugía vertical, bueno, se tuvieron que adaptar a ese cambio, antes
a las mujeres para esterilizarlas les preguntaban al esposo, tenían que tener
más de tres hijos y 30 años, bueno, ya hace más de 10 años ha cambiado
la cuestión, hay gente que todavía se resiste a ese cambio, pero los cambios
sociales no se pueden parar, avanzan nomás. Al final creo yo que quienes
detentan el poder jamás lo han cedido porque les pareció que era adecuado
hacerlo, sino que básicamente porque existe presión social.” (Entrevista
8).

43
CAPÍTULO 5 Conclusiones, desafíos pendientes y reflexiones finales

Considerando los objetivos específicos planteados en la presente investigación, se han


desprendido, en primer lugar, una serie de conclusiones de índole teórica en el ámbito de
las características organizacionales de la institución y la implementación de la ley. En
segundo lugar, se realizaron reflexiones metodológicas en base al trabajo de campo y
recomendaciones para futuros estudios. Por último, se expone una reflexión desde la
teoría del biopoder, con objeto de realizar un cierre que permita al lector meditar sobre el
poder implícito en el mundo de la salud.

Es importante recordar que los profesionales del mundo de la salud se refieren a la ley de
despenalización del aborto en tres causales como ley IVE (Interrupción Voluntaria del
Embarazo). Para efectos de este estudio, se ha presentado a la ley como ley IVE y ha sido
denominada de esta forma para este apartado.

Recordando el primer objetivo específico -explorar el proceso de adecuación de las


instituciones médicas ante las demandas de la ley de despenalización del aborto en tres
causales-, se cumplió dicho objetivo a través de los hallazgos teóricos referidos a la acción
organizacional. A grandes rasgos, se debe señalar que este hospital ha logrado adaptarse
frente las situaciones externas, cumpliendo los requerimientos de la ley en su
implementación. Se destaca principalmente la interacción del hospital con el MINSAL,
lo que puede verse reflejado en la derivación del primer caso a la institución.
Considerando que se obtuvieron dos posturas frente a la acción del MINSAL -una mirada
crítica que responsabiliza en gran parte al Ministerio y otra mirada donde la
responsabilidad no recae en un actor específico-, la llegada del primer caso fue
incorporado como un desafío que el hospital resolvió rápidamente.

También se destaca que han existido diferencias entre los funcionarios de las distintas
unidades del hospital, lo cual ha sido determinante en la toma de decisiones frente a los
casos. No obstante, se debe señalar que estas diferencias son esperadas en la
implementación de una nueva ley, ya que conlleva a que una unidad realice las tareas que
anteriormente realizaba otra unidad.

Con respecto al segundo objetivo específico -analizar los facilitadores y barreras de la


implementación de la ley en las instituciones-, el hallazgo más visible fue que el equipo
IVE ha sido el principal facilitador para la puesta en marcha. Se destaca que la
conformación previa de un equipo con conocimiento y experiencia en materia de derechos
sexuales y reproductivos, permitió que la implementación de la ley se llevara a cabo sin
mayores dificultades.

Un segundo hallazgo de carácter teórico que permite comprender la manera específica en


que el hospital ha llevado a cabo la implementación, se refiere al rol de los actores y las
medidas específicas que han tomado. Esto tiene una similitud con el modelo bottom-up,
ya que la implementación reside en los actores que se encargan de entregar el servicio a
las usuarias, es decir, los street level bureaucrats. Cabe recordar que la ley IVE, como
norma jurídica, es dictada por la autoridad política, por lo que es obligatoria su
implementación en este hospital como institución pública. Sin embargo, la bajada de la
ley, caracterizada por confusiones y vacíos, implicó que los actores locales tomaran
decisiones para aplicarla. Aquella puesta en marcha fue el foco de este estudio. De esta
manera, se concibe a la implementación como un continuo proceso de negociación dentro

44
de la red de actores, en el cual el modelo bottom up es un marco conceptual útil para
comprender la implementación de este tipo de políticas.

Un tercer hallazgo de carácter teórico corresponde a la presencia de advocacy coalitions


frameworks comunes entre los funcionarios que facilitan la puesta en marcha de políticas
públicas con tensiones similares a las presentes en la ley IVE. Desde el análisis de estos
sistemas de creencia compartidos, se entiende que los actores jugaron un rol primordial
en la implementación. Esto, ya que los actores tuvieron que coordinar sus decisiones y
sistemas de creencias para no obstaculizar y facilitar la puesta en marcha de la ley.

Respecto a las barreras de implementación, se considera como un hallazgo, también


ligado al modelo bottom-up, el espacio de interpretación para los especialistas con
respecto a la primera causal, ya que esta causal considera el riesgo inminente de vida de
la madre, pero no considera el riesgo no inminente. Al indagar sobre cuáles son los
desafíos pendientes, los entrevistados identifican, en primer lugar, el defecto que tiene la
ley al dejar cierto espacio de interpretación para los médicos con respecto a la primera
causal. Esto, ya que, en el caso del riesgo de vida de la madre, se considera el riesgo
inminente, es decir, los riesgos evidentes y a corto plazo de la salud de la mujer,
excluyendo el riesgo no inminente, referido a la salud de la madre y las consecuencias de
sus riesgos a largo plazo. Por ello, se puede reflexionar que esta situación se presenta
como un desafío pendiente que requiere solucionarse para la adecuada la aplicación de
esta ley. De ahí que en el presente estudio se plantea que este desafío se puede abordar
desde la matriz de ambigüedad-conflicto de la implementación de las políticas públicas,
ya que la ley deja un espacio para que los especialistas la interpreten bajo sus propios
criterios, presentándose un mediano grado de ambigüedad en su implementación. Este
desafío es relevante ya que la falta de claridad en la política pública implica consecuencias
significativas en su implementación.

Considerando el tercer objetivo específico -extraer aprendizajes para la implementación


de políticas públicas con tensiones similares-, a modo de reflexión teórica, se expone que
los facilitadores anteriormente identificados pueden aplicarse en el análisis de políticas
públicas de características semejantes, es decir, políticas que implican distintos actores e
involucran temas como la ciencia, el derecho, la política y los valores. Se plantea que,
para políticas públicas con tensiones similares, el modelo de implementación bottom-up
puede aportar con una mirada enriquecedora para estudiar el proceso de implementación
de las políticas, al permitir concentrarse en los niveles más bajos como los street level
bureaucrats y los advocacy coalitions frameworks.

A partir del trabajo de campo y el análisis de la información, se plantean las siguientes


reflexiones metodológicas. En primer lugar, se plantea replicar esta investigación en dos
o más instituciones médicas, con el fin de realizar un estudio comparativo para analizar
cómo se está implementando la ley en otras instituciones. Se debe considerar que la
institución investigada fue un “escenario ideal” para la implementación de la ley, por lo
que sería relevante académicamente repetir la investigación en instituciones de
características distintas a la estudiada. Se debe señalar que esto fue una de las pretensiones
iniciales de la investigación, sin embargo, por cuestiones de tiempo, las investigadoras no
lo pudieron llevar a cabo. Cabe señalar que este planteamiento también surgió en la
mayoría de los entrevistados, con las mismas finalidades anteriormente expuestas.

45
En segundo lugar, surge como reflexión metodológica el incluir como instrumento de
recolección de información la realización de un focus group. Dicho instrumento, sumado
a la entrevista semi-estructurada que fue utilizada en esta investigación, aportaría una
visión comparativa entre el discurso grupal del equipo de profesionales y el discurso
individual de cada uno de ellos.

En tercer lugar, se sugiere como reflexión metodológica que para futuras investigaciones
se considere el criterio de género para el enfoque del análisis de la investigación. A partir
del trabajo de campo se apreciaron diferencias entre los entrevistados y las entrevistadas,
ya que se observó que éstas últimas se acercaban al tema de investigación con una mayor
profundidad que los entrevistados, en el sentido de que respondieron las preguntas
manifestando su posición frente al tema desde su condición como mujeres. Por ello, sería
relevante que a futuro se replique esta investigación considerando la variable de género
con el fin de analizar las diferencias en la información de hombres y mujeres.

Una última reflexión se plantea desde la perspectiva del biopoder. Cabe reflexionar que
la ley, como dispositivo de la sexualidad, refleja el control que se ejerce sobre el cuerpo
y la vida no sólo en términos biológicos, sino también en términos de derechos sexuales
y reproductivos. En este sentido, el conocimiento de la sexualidad que se desarrolla en el
marco del biopoder también contempla los comportamientos, la identidad, los placeres y
los derechos sobre los cuerpos. En el presente estudio se plantea que, a través de los
distintos dispositivos de la sexualidad identificados, se tiende a creer que hay una
liberación en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Sin embargo, esta es
aparente.

La normativa de la ley y el discurso médico corresponden a mecanismos que despliegan


las relaciones de poder en el marco de la biopolítica, o sea, son dispositivos de sexualidad.
Como parte del discurso médico, la asimetría de información en la relación médico-
paciente opera como una forma de control sobre la paciente y su decisión. Desde el
biopoder, también se puede reflexionar acerca del carácter problemático de la ley IVE.
Esto, ya que si bien la promulgación de la ley IVE puede considerarse a simple vista como
un avance en los derechos sexuales y reproductivos, desde el marco del biopoder, esta ley
es una forma implícita de continuar con el ejercicio de poder y control sobre el cuerpo de
la mujer, ya que sólo puede aplicarse en tres causales. En este sentido, la manera de ejercer
el poder se ha transformado y sigue estando presente, por lo que no se puede ignorar que
esta liberación en los derechos sexuales y reproductivos sólo es una “libertad aparente”.

La ley de la despenalización del aborto en tres causales refleja dicha paradoja. Como
reflexionaron los entrevistados en base a su experiencia en este hospital y la
implementación de la ley: “La intencionalidad de la ley era darle la posibilidad a la
mujer de elegir, darle un papel primordial. Yo creo que ha costado mucho que eso se
lleve a cabo porque la asimetría de poder entre el personal médico y las mujeres es muy
grande” (Entrevista 8).

46
Referencias

Atkinson, P. y Coffey, A. (2005) Encontrar sentido a los datos cualitativos: estrategias


complementarias de investigación. Alicante: Universidad de Alicante.

BBC. (2009, 28 de octubre.) Chile aprueba píldora del día después. Recuperado el 12 de
marzo de 2019, desde:
https://www.bbc.com/mundo/cultura_sociedad/2009/10/091028_1335_pildora_chile_a
mab

BBC. (2018, 11 de marzo). Sebastián Piñera asume el poder en Chile: ¿en qué se
diferencia su segunda llegada a la presidencia de la primera? Recuperado el 24 de agosto
de 2018, desde:
https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-42388538

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. (1968). Ministerio de Bienestar Social.


Código Sanitario del año 1931. Decreto con Fuerza de Ley N° 226. Recuperado el 15 de
mayo de 2018, desde:
http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=5113

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. (2012). Informe: Caracterización del aborto
terapéutico. Recuperado el 9 de abril de 2018, desde:
http://transparencia.bcn.cl/obtienearchivo?id=repositorio/10221/14789/4/Caracterizaci
%C3%B3n%20del%20aborto%20%20terap%C3%A9utico.doc.

Bohórquez, V. (2015) 7. Normativas y aborto de los derechos a los hechos: análisis del
marco legal sobre el aborto en América Latina y el Caribe. Investigación sobre aborto en
América Latina y el Caribe. Una agenda reformada para informar políticas públicas e
incidencia. (pp. 153-172). Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Centro de Estudios de
Estado y Sociedad-CEDES; Mexico, DF: Population Council; Lima: Promsex.

Brown, J. (2015) 4. Actores políticos y aborto ¿Clericales versus anticlericales? Buscando


puntos de fuga en el debate político- ideológico. Investigación sobre aborto en América
Latina y el Caribe. Una agenda reformada para informar políticas públicas e incidencia.
(pp. 77-94). Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Centro de Estudios de Estado y
Sociedad-CEDES; Mexico, DF: Population Council; Lima: Promsex.
Cámara de Diputados de Chile. (2014). Documento: Proyecto de Ley que Modifica
Código Sanitario, en materia de aborto por indicaciones terapéuticas, eugenésicas o de
índole ética social. Recuperado el 15 de mayo de 2018, desde:
https://www.camara.cl/pley/pley_detalle.aspx?prmID=9826&prmBoletin=9418-11

Chile aprueba píldora del día después (2009, 28 de octubre). BBC MUNDO. Recuperado
el 15 de mayo del 2018, desde:
http://www.bbc.com/mundo/cultura_sociedad/2009/10/091028_1335_pildora_chile_am
ab

Clegg, Courpasson & Phillips. (2006). The Foucault Effect. En Power and Organizations
(pp. 228-265). London: SAGE Publications.

47
CNN Chile. (2018, 9 de mayo). Contraloría decretó ilegal el protocolo de objeción de
conciencia en aborto 3 causales. Recuperado el 10 de enero del 2019, desde:
https://www.cnnchile.com/pais/contraloria-decreto-ilegal-el-protocolo-de-objecion-de-
conciencia-en-aborto-3_20180509/

Contraloría general de la república. (2018). Base Dictámenes Salud, aborto en tres


causales, objeción de conciencia, protocolo.

Cortés, G. (1997). Confiabilidad y validez en estudios cualitativos. Educación Y Ciencia


77-82, 1.

Creswell, J. & Miller, D. (2000). Determining validity in qualitative inquiry. Taylor &
Francis, Ltd., 39, 124–130.

Diario El Mostrador. (2017, 13 de Junio). Comisión de Constitución del Senado mantiene


violación como causal de aborto legal. Recuperado el 1 de mayo de 2018, desde:
http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/06/13/comision-de-constitucion-del-
senado-mantiene-violacion-como-causal-de-aborto-legal/
Diario El Espectador. (2018, 29 de mayo). Irlanda tendría nueva ley de aborto antes de
finalizar el año. Recuperado el 30 de mayo de 2018, desde:
https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/irlanda-tendria-nueva-ley-de-aborto-
antes-de-finalizar-el-ano-articulo-791385
Diario La Tercera. (2017, 14 de agosto). Las cifras de aborto con las que el Gobierno
rebate a Chile Vamos ante el TC. Recuperado el 3 de junio de 2018, desde:
http://www2.latercera.com/noticia/las-cifras-aborto-las-gobierno-rebate-chile-ante-tc/
Flick, U. (2004). Introducción a la investigación cualitativa. Selección: “Entrevistas
semiestructuradas”. Madrid: Morata.

Foucault, M. (2002). Historia de la Sexualidad: la voluntad de saber. 1er volumen. Buenos


Aires: Siglo XXI Editores Argentina.
Gobierno de Chile. (2018). Historia de la Ley que despenaliza la interrupción voluntaria
del embarazo en 3 causales. Recuperado el 27 de marzo de 2018, desde:
http://3causales.gob.cl/historia/
Gobierno de Chile. (2018). Protocolo para la manifestación de objeción de conciencia
según lo dispuesto en el artículo 119 ter del código sanitario.
Gobierno de Chile. (2018). Norma técnica nacional Acompañamiento y atención integral
a la mujer que se encuentra en alguna de las tres causales que regula la ley 21.030.
Recuperado el 10 de enero de 2019, desde: https://www.minsal.cl/wp-
content/uploads/2018/02/NORMA-IVE-ACOMPANAMIENTO_02.pdf
Hernández, S., Fernández C., & Baptista, P. (2010). Metodología de la investigación,
México, Mc Graw Hill.
Instituto Guttmacher. (2018). Aborto inducido a nivel mundial. Recuperado el 15 de
mayo de 2018, desde:
https://www.guttmacher.org/es/fact-sheet/aborto-inducido-nivel-mundial

48
Matland, R. (1995). Synthesizing the Implementation Literature: The Ambiguity-Conflict
Model of Policy Implementation. Oxford University Press. Journal of Public
Administration Research and Theory: J-PART, Vol. 5, No. 2, pp. 145-174. Recuperado
el 1 de mayo de 2018, desde: http://www.jstor.org/stable/1181674
Mintzberg, H. (1988). La estructuración de las organizaciones. Barcelona; Ariel.
Morgan, G. (1991). Imágenes de la organización, Ra-ma, Madrid.
Lazo, G. (2007). Aborto Terapeútico. La problemática de su aplicación en el Sistema
Jurídico Chileno. Memoria de Prueba para optar al grado de licenciado en Ciencias
Jurídicas y Sociales. Universidad de Chile, Santiago, Chile. Recuperado el 1 de mayo de
2018, desde:
http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/112951/de-lazo_g.pdf?sequence=1

Leiva, M. (2013). El debate sobre el aborto durante la transición política en Chile (1990-
2010). Recuperado el 1 de mayo de 2018, desde:
http://www.udp.cl/descargas/facultades_carreras/historia/revista/Maria_Jose_Leiva_7.p
df.

Luhmann, N. (1998). Sistemas sociales: lineamientos para una teoría general. México DF;
Universidad Iberoamericana y Alianza Editorial.
Luhmann, N. (2007). Medios de comunicación. La sociedad de la sociedad (pp. 145-
323). México: Herder.
Organización Mundial de Salud. (2017). En todo el mundo se producen aproximadamente
25 millones de abortos peligrosos al año. Comunicado de prensa conjunto de la OMS y
el Instituto Guttmacher. Recuperado el 15 de mayo de 2018, desde:
http://www.who.int/es/news-room/detail/28-09-2017-worldwide-an-estimated-25-
million-unsafe-abortions-occur-each-year
Organización Mundial de Salud. (2018). Base de datos global sobre políticas de aborto.
Recuperado el 1 de mayo de 2018, desde: http://srhr.org/abortion-policies/countries/

Pulzl, H. & Treib, O. (2006). Policy Implementation, in Handbook of Public Policy


Analysis: Theory, Politics, and Methods, (Eds.) Fischer y otros. CRC Press, Boca Raton,
FL.

Rodríguez, D. (2001). Gestión organizacional elementos para su estudio. Santiago:


Ediciones Universidad Católica de Chile.

Ruiz, J. (2009) Análisis sociológico del discurso: métodos y lógicas. Forum Qualitative
Social Research. Volumen 10, No. 2, Art. 26 – Mayo 2009.

Sabatier, P. (2007) The Advocacy Coalition Framework. In Theories of the Policy


Process P. 350. Colorado: Westview press.

Senado de Chile. (2009). Tramitación de proyecto de ley: Información, orientación y


prestaciones en materia de regulación de fertilidad. Recuperado el 15 de mayo de 2018,
desde:
http://www.senado.cl/appsenado/index.php?mo=tramitacion&ac=getDiscusion&nrobol
=658211_P&idsesion=6007

49
Stake, R. (2010). Estudio intensivo de los métodos de investigación con estudios de casos.
Investigación con estudios de casos. Morata: Madrid.

Taylor & Bodgan (1996) Introducción a los métodos cualitativos de investigación.


Paidós: Barcelona.

Van Meter, D., & Van Horn, C., & Elmore, R. (1993). El proceso de implementación de
las políticas. Un marco conceptual. Aguilar, F. (Ed.). México: Editorial Miguel Ángel
Porrúa.

Yin, R. (2003) Comparing Case Studies with Other Research Strategies in the Social
Sciences. In Case Study Research Design and Methods. 3rd edition. London: Sage
publications.

50
Anexos

Anexo Nº1 Operacionalización


Dimensiones Subdimensiones Indicadores
1. Objetivos de la política
2. Acciones efectuadas por
individuos o grupos para
Implementación
conseguir los objetivos de la
política
3. Coherencia de las acciones con
los objetivos previamente
decididos
4. Percepción del grado de
Ambigüedad y conflicto en ambigüedad presente en la política
la implementación 5. Percepción del grado de
conflicto presente en la política
El proceso de 6. Identificación de los
implementación participantes en la política
Advocacy coalitions 7. Identificación de los sistemas
frameworks (Marco de de creencias de los participantes
coaliciones de abogacía) 8. Percepción de la incidencia que
tienen estos sistemas de creencias
en la política
9. Identificación del funcionario
Street level bureaucracy
de ventanilla
(Burócrata a nivel
10. Identificación de las funciones
operativo)
del funcionario de ventanilla
11. Percepción de cómo la
organización se diferencia de su
entorno
12. Percepción del acoplamiento
Relación sistema/entorno que realiza la organización con los
elementos del entorno
13. Percepción de cómo la
organización resuelve la “doble
contingencia”
14. Identificación de los canales
de comunicación presentes en la
organización
15. Identificación de las
improbabilidades presentes en
estos canales de comunicación
16. Percepción acerca de las
soluciones brindadas para abordar
Comunicación en la
las dificultades halladas en las
organización
improbabilidades presentes en los
canales de comunicación

51
17. Percepción de las
características de los cinco
componentes de la organización
18. Identificación de las funciones
Estructura en cinco:
de cada componente de la
Burocracia profesional
organización
19. Percepción de la conexión
entre los cinco componentes de la
organización
El cambio en la 20. Adaptación de la organización
organización frente al cambio
21. Mecanismos de adaptación de
la organización frente al cambio
Principales 22. Identificación del modelo
características de
las teorías
cultural presente en la
organizacionales organización
23. Identificación de las
Cultura de la organización expresiones culturales de la
organización
24. Identificación de los
significados compartidos
presentes en el modelo cultural de
la organización
25. Identificación de las
principales características en la
organización que puedan ser
similares al modelo I presentado
en el marco teórico
26. Identificación de las
principales características en la
organización que puedan ser
similares al modelo II
27. Identificación de las
Modelos organizacionales
principales características en la
para el análisis de la
organización que puedan ser
implementación
similares al modelo III
28. Identificación de las
principales características en la
organización que puedan ser
similares al modelo IV
29. Caracterización del actor clave
dentro de la institución:
particularidad/rol
Despliegue de las relaciones 30. Identificación del actor clave
de poder respecto a los otros sujetos:
jerarquía
31. Definición del actor clave:
percepción de sí mismo

52
32. Identificación de elementos
discursivos (información,
Dispositivos de poder y
protocolo, etc.)
estrategia: elementos
33. Identificación de elementos
institucionalizados
no-discursivos (prácticas,
conductas, actores claves, etc.)
El poder y sus
34. Contexto político y social de
efectos en la
la institución
organización
Contexto histórico-social:
35. Contexto nacional
necesidad y cambio
36. Apoyo y resistencia externa:
instituciones relacionadas con
discursos a favor y en contra a la
organización

53
Anexo Nº2 Pauta de entrevista

PAUTA DE ENTREVISTA

Buenos días/tardes mi nombre es Hanni Maier/Carolina Pavez, junto a mi


compañera somos estudiantes de pregrado de la carrera de la Sociología de la
Universidad Diego Portales, y estamos realizando una investigación sobre la
implementación de la ley de aborto en tres causales. De esta manera nos gustaría
invitarlo/a a participar en esta investigación, donde pueda responder algunas
preguntas desde su posición y donde se sienta con la libertad de explayarse en lo que
estime conveniente. Cabe agregar que la información recopilada se tratará con fines
exclusivamente académicos y habrá absoluta confidencialidad. A continuación, le
hago entrega del consentimiento informado donde se encuentra más detallado este
punto, y si está de acuerdo con los puntos, puede firmar el documento: (esperar a
que el entrevistado lea el documento y firme).

Muchas gracias por su participación. La entrevista durará aproximadamente 45


minutos.

PREGUNTAS

Antecedentes generales del entrevistado

1. Podría contarme quién es usted, dónde trabaja y su función dentro del recinto.

2. ¿Cuánto tiempo lleva en esta institución? ¿Cómo ha sido su experiencia en este


hospital/clínica?

3. ¿Se siente conforme con su trabajo?

Temas organizacionales

Ahora le haremos algunas preguntas para conocer cómo funciona la institución.

4. ¿Cómo describiría usted este hospital/clínica? ¿Qué características cree usted que
tiene?

5. ¿Cuáles cree usted que son los principales departamentos dentro de la institución?
¿Cuáles son sus funciones? ¿Cómo cree usted que funcionan?

6. ¿Cómo se enteró usted de esta nueva ley? ¿Fue informado antes de que fuera
implementada? ¿Aquella información era clara y consistente, o simplemente se dio la
orden?

54
7. ¿Supo usted si alguien se opuso o todos aceptaron sin problemas?

8. ¿Cómo cree usted que se adapta la institución frente al cambio, por ejemplo, la
implementación de esta nueva ley?

9. ¿Cómo se comunica usted con los demás funcionarios? ¿Cuáles son las principales vías
de comunicación dentro de la institución?
10. ¿Existen dificultades dentro de estas vías de comunicación? ¿Cómo se pueden
solucionar estas dificultades?

Sobre la implementación de la ley en la institución / Biopoder

Ahora le preguntaremos acerca de la ley.

11. ¿Qué le ha parecido la ley de aborto en tres causales?

12. Podría contarme con qué recursos o herramientas cuenta el recinto para la aplicación
de esta ley, por ejemplo, protocolos, reuniones con funcionarios, pacientes…

13. Podría contarme el proceso de la implementación de la ley desde su perspectiva, es


decir, cuáles han sido los pasos, cuáles son los actores claves…

14. ¿Se han asignado recursos especiales para cumplir con la ley, porque es probable que
aumente la demanda de camas?

15. ¿Cuál es la importancia de su labor como [indicar ocupación] dentro de este lugar
para la aplicación de esta ley? (cómo influye su actuar y cargo dentro de todo el
procedimiento)

16. ¿Ha percibido obstáculos dentro de la institución o por parte de otras instituciones
hacia ésta para la implementación de esta ley? ¿Cuáles?

17. Y, por otro lado, ¿Ha percibido facilitadores dentro de la institución o por parte de
otras instituciones hacia ésta para la implementación de esta ley? ¿Cuáles?

18. Desde su cargo en esta institución, ¿Qué opinión tiene acerca del trato que esta ley le
otorga a la mujer?

19. ¿Cómo ha percibido la experiencia de la mujer durante la implementación?

Temas valóricos

20. Desde su perspectiva más personal ¿Qué le ha parecido la implementación de la ley?


¿Qué opinión tiene al respecto?

21. Podría contarme usted algún caso que le haya impactado? ¿Le ha tocado vivir
momento difícil?

22. De acuerdo a sus valores, ¿la ley le ha provocado cierta tensión o conflicto?

55
23. Respecto a la objeción de conciencia, ¿Puede negarse algún profesional en esta
institución a un aborto legal (dentro de estas tres causales)?

24. En relación a tu formación profesional, ¿Cuánto crees que influye, por ejemplo, la
ética enseñada durante tu formación en la decisión a realizar o no el procedimiento? ¿Qué
influye en la decisión, la opinión personal y/o la profesional?

Preguntas de cierre

Evaluación general de la implementación


25. Si usted tuviera que evaluar ¿Cómo cree usted que la institución en general lleva a
cabo la implementación de la ley?

Dificultades

26. A modo de síntesis, ¿Cuáles diría usted que son las principales dificultades dentro de
la institución con respecto a la implementación de la ley de aborto en tres causales?

Desafíos

27. Y, por otro lado ¿Cuáles cree que son los desafíos que quedan pendientes?

Cierre

28. Anteriormente mencionó que [indicar temática que al entrevistador le gustaría


profundizar más] ¿Podría contarme más sobre aquello?
29. Por último, ¿Le gustaría agregar algo más?
Para cerrar, muchas gracias por su tiempo y disposición de participar en esta
investigación. Le recordamos que lo conversado se utilizará exclusivamente para
fines académicos y con absoluta confidencialidad.

56
Anexo Nº3 Consentimiento informado
Implementación de la ley de aborto de las tres causales desde una mirada
organizacional
Hanni Maier Pinto
Carolina Pavez Carrillo
Escuela de Sociología

CONSENTIMIENTO INFORMADO ENTREVISTA


Usted ha sido invitado/a a participar en un estudio sobre la adaptación de las instituciones
del mundo de la salud con respecto a la puesta en marcha de la nueva ley de aborto en
tres causales. Este estudio está a cargo de las estudiantes de Sociología de la Universidad
Diego Portales; Hanni Maier Pinto y Carolina Pavez Carrillo.
El propósito de esta información es ayudarle a tomar la decisión de participar, -o no-, en
este estudio. Su participación en este estudio consiste en responder una entrevista sobre
temas vinculados a la implementación de la ley de aborto en tres causales y el
funcionamiento de la institución desde la mirada organizacional. Esta entrevista se llevará
a cabo en el lugar que Usted considere pertinente y se sienta más cómodo, y durará
aproximadamente 45 minutos. La entrevista será grabada y esta grabación será
almacenada por el tiempo que dure la investigación, bajo la custodia de las investigadoras
responsables; Hanni Maier Pinto y Carolina Pavez Carrillo.
La información obtenida se mantendrá en forma confidencial. Los resultados obtenidos
serán publicados como parte de una tesis de investigación y pueden también ser
publicados en artículos y/o presentados en conferencias académicas. Para asegurar la
confidencialidad de la información provista por Usted, no se usarán nombres sino
seudónimos o números de identificación. De esta manera, nadie ajeno al estudio podrá
identificarlo/a ni acceder a algún tipo de información sensible acerca de Usted. En caso
de requerir la publicación de citas textuales, previamente se solicitará la autorización del
entrevistado y se le contactará para la autorización del texto redactado.

Su participación en esta investigación es totalmente voluntaria. No anticipamos riesgos


asociados a su participación en este estudio. Sin embargo, si alguna de las preguntas
llegara a producirle incomodidad, Usted puede interrumpir la entrevista en el momento
en que estime conveniente. En cualquier momento usted puede solicitar al investigador
que le responda todo tipo de inquietudes respecto al estudio y pedir mayor información
sobre las implicancias de su participación. Si usted retira su consentimiento, el registro
de su entrevista será eliminado y la información obtenida no será utilizada. Usted no se
beneficiará directamente por participar en esta investigación. Sin embargo, la información
que se obtendrá será de utilidad para conocer más acerca del problema en estudio.

Si tiene preguntas acerca de esta investigación puede contactar a las investigadoras


responsables, Hanni Maier Pinto; RUT Nº 18.170.084-k, y Carolina Pavez Carrillo; RUT
Nº 19.079.447-4, ambas en la dirección Ejercito #333, Santiago; correo electrónico
hanni.maier@mail.udp.cl y carolina.pavez@mail.udp.cl

57
Esta investigación ha sido revisada y aprobada por el comité de ética de la Escuela de
Sociología de la Universidad Diego Portales. Si usted tiene alguna duda, pregunta o
reclamo, o si considera que sus derechos no han sido respetados, puede contactar al
Comité de Ética de la Escuela de Sociología de la Universidad Diego Portales, Fono:
26768404, correo electrónico: cetica.sociologia.fcsh@mail.udp.cl.

FIRMA DEL CONSENTIMIENTO INFORMADO


● Se me ha explicado el propósito de esta investigación, los procedimientos, los
riesgos, los beneficios y los derechos que me asisten y que me puedo retirar de
ella en el momento que lo desee.
● Firmo este documento voluntariamente, sin ser forzado a hacerlo.
● Al momento de la firma, se me entrega una copia firmada de este documento y la
otra copia queda en poder del investigador responsable.

_____________________________ ___________________________
Nombre del/la participante Firma del/la participante

_______________________________
Fecha

¿Quiere Usted recibir una copia digital de la publicación? Sí No

¿Quiere Usted recibir una copia de la transcripción de su entrevista? Sí No

Si su respuesta a alguna de las anteriores es sí, por favor registre una dirección de correo
electrónico a la cual enviar estos resultados. Esta dirección no será utilizada para ningún
otro fin que no sea el envío de la información solicitada.

Dirección de correo electrónico: ___________________________________________

58
Anexo Nº4 Organigrama

Organigrama específico Unidad de Ginecología Obstetricia y Neonatología


Fuente: Elaboración propia en base a entrevistas realizadas en la investigación (2018)

59