Está en la página 1de 14

ETNIAS LATINOAMERICANAS

Esta información que puede resultar útil como instrumento de consulta para investigadores,
comunicadores, catedráticos y para todo el público interesado en conocer sobre la diversidad
pluricultural que existen en América Latina desde antes de la llegada de los europeos y que
habitan en estas tierras desde hace miles de años, y que aún se resisten a morir y que
luchan día a día por preservar su cultura, sus tradiciones, sus raíces y no como ha sucedido
con otros grupos aborígenes que han desaparecido y otros están en proceso de extinción
debido a mucho factores.
Las etnias se presentan por país (en orden alfabético). Al final se agrega una clasificación
que incluye las etnias por regiones naturales. Faltan las del Norte de América (Estados
Unidos y Canadá)

Los países con mayor cantidad de etnias indígenas son Brasil (106) y Perú (105); le siguen
Colombia (83), México (60), Venezuela (52), Bolivia (47) y Ecuador (46).

Argentina
Abas, abipones, alacalufes, atacamas, casavindos, chanaes, charrúas, chechehets, chichas,
chiquillames, chiriguanos, chorotes, chulupis, churumatas, cochinocas, collas,
comechingones, diaguitas, fueguinos, guaicurúes, guaraníes, guayanas, huarpes, juries,
lules, mapuches, mapudungunes, matacos, mocovís, nivacles, ocloyas, onas, pampas,
patagones, pehuenches, pilagas, puelches, puneños, ranqueles, tehuelches, tobas, toldos,
tomatas, tonocotes, vilelas, wichis, yámanas.

Bolivia
Araonas, atacamas, aimaras, baures, bororoes, caduveos, canichanas, cavineños,
cayubabas, chacobos, chamacocos, chavin, chimanes, chipayas, chiquitos, chiriguanos,
chorotes, collas, ese’ejjas, guaraníes, guarayos, incas, itonamas, joaquinianos, kallawayas,
loretanos, lupaqas, matacos, mojos, moro ayoreos, moroes, mosetenes, movimas, parias,
quechuas, reyesanos, sirionos, tacanas, tapacaris, tapietes, tiahuanaco, tobas, tupís, uru
muratos, weenhayeques, yukis, yuracares.

Brasil
Akroas, akwenes, apalakiris, apinayes, apurinas, arahuacos, arawetes, asurinis, ava
canoeiros, bakairis, barasanas, bororoes, cachinauas, caduveos, camayuras, caribes,
cayapós, cintalargas, cubeos, culinas, denis, gavioes, ges, guaicurúes, guajaras, guaraníes,
guatos, huitotos, irantxes, javaes, kadimeus, kaimbes, kainganges, kaiovas, kaiwas,
kanamaris, karajas, kayabis, kiriris, krahos, krenakes, macúes, macus guaribas, makuxis,
marubos, matis, maxakalis, mayorunas, mbyas, mehinakus, mekranotis, minkys,
mundurukus, muras, nambikuaras, nhandevas, omaguas, oyampis, oyanas, paaca novos,
palikures, pankararus, panos, paresis, parintintines, pataxos, pataxos haehahaes, potiguaras,
rankakamekras, raonis, ribaktsas, satere maues, sharanahuas, shuares, suruis, tamoios,
taperas, tapirapes, tapuyas, tenharines, terenos, tinguis, tremembes, tucanos, tucunas,
tuparis, tupi guaranies, tupinambas, tupinikines, tupís, tuxas, txapakuras, uru wau waus,
urubús, waiwais, wapixanas, xakriabas, xambioas, xavantes, xerentes, xoklenges, xokos,
xokos kariris, yaminahuas, yanomamis, zoros

Chile
Alacalufes, atacamas, chonos, diaguitas, fueguinos, mapuches, onas, patagones, ranqueles,
yámanas

Colombia
Amoruas, andaquis, arhuacos, awas, añu, barasanas, betoyes, boras, cabiyaris, caldas,
carapanas, carijonas, chibchas, chimilas, chiricoas, cocamas, coconucos, cofanes, cubeos,
cuivas, cunas, curicamayos, curripacos, desanos, emberas, guajibos, guajiros, guambianos,
guanacas, guanes, guayaberos, hitnus, hotis, huitotos, ingas, kaggabas, letuamas, macúes,
macunas, masiguares, matapis, mirañas, motilones, muinanes, nonuyas, ocainas, paez,
piapokos, piaroas, pijaos, piratapuyos, pisamiras, puinaves, quimbayas, salibas, sicuanes,
sionas, sirianos, siripus, taironas, taiwanos, tanimukas, tarianos, tatuyos, totoros, tucanos,
tucunas, tumaco-tolita, tunebos, tuyucas, wananos, waunanas, wiwas, yaguas, yahunas,
yanaconas, yucunas, yukos, yukpas, yuris, yurutis, zenus

Costa Rica
Borucas, bribrís, cabécares, chorotegas, guatusos o malekus, guaymíes o ngöbes, huetares,
térrabas o teribes.

Ecuador
Achuales, aguarunas, atacames, awas, canelos, capironas, carangues, cayambes, cayapas,
cañaris, chachis, chimbos, cofanes, colorados, guayas, huancavilca, huaoranis, incas, ingas,
jíbaros, kwaikeres, machutacas, malabas, manteña, maxus, milagro-quevedo, omaguas,
otavaleños, quechuas, quijos, quimbayas, runas, salasacas, saraguros, secoyas, shiwiares,
shuares, sionas, tagaeris, tetetes, tiaone, tumaco-tolita, valdivia, yumbos

El Salvador
Cacaoperas, lencas, mayas, pipiles.

Guatemala
Cactchíes, cakchiqueles, chortis, ekechekies, itzaes, ixiles, mames, mayas, motozintlecos,
pokomanes, quichés, tzutulies.

Honduras
Chortis, garifunas, lencas, mayas, misquitos, peches, sumos, xicaques

México
Amuzgos, aztecas, capomos, cazcanes, chatinos, chiapanecos, chichimecas, chinantecos,
chochos, choles, chontales, chujes, cochimies, cocopas, coras, cucapas, cuicatecos,
guarijíos, huastecas, huaves, huicholes, hustecos, itzaes, ixcatecos, jalaltecos, jumanos,
kamias, kikapús, kiliwas, lacandones, mames, matlatzincas, mayas, mayos, mazahuas,
mazatecos, mixes, mixtecas, motozintlecos, nahuas, olmecas, otomíes, pai pais, pames,
papagos, patarabueyes, pimas, popolocas, seris, tarahumaras, tarascos, tecos,
teotihuacanos, tepehuanos, tequistlatcos, tlahuicas, tlaxcaltecas, tojolabales, toltecas,
totonacas, triques, tzeltales, tzotziles, yaquis, yucatecos, zacatecas, zapotecas, zoques.

Nicaragua
Matagalpas, mayas, misquitos, monimboseños, nicaraos, chorotegas, ramas, subtiavas,
sumos.
Panamá
Bribris, chocoes, cunas, emberas, guaymíes o ngöbes, talamaqueños, teribes, waunanas,
buglés.

Paraguay
Abipones, angaites, ava guaranies, ava katu ete, caduveos, chamacocos, chiriguanos,
chiripas, chorotes, chulupis, diaguitas, emokes, guaicurúes, guanas, guaraníes, guayaquís,
kayovas, lenguas, macás, mbyas, moroes, nivacles, payaguas, sonapanas, tapietes, tobas,
tobas maskoy, tomaraxos, tupís, xuikinas-wó, yowúxuas, yoxwahas.

Perú
Achuales, aguarunas, amahuacas, amaracaires, amueshas, andaquis, andoas, arabelas,
arasaeris, ashaninkas, aimaras, balsapuertinos, boras, bracamoros, cachinauas, cahuarunos,
campas, canas, candoshis, capanahuas, capishtos, cashibos cacataibos, chamicuros,
chancas, chancay, chaninahuas, chavin, chayahuitas, chimúes, cholones, chupachos,
cocamas, cocamillas, collas, cotos, culinas, ese’ejjas, huambisas, huancas, huitotos, incas,
iskobakebus, iñaparis, jeberos, jíbaros, kisambaeris, kugapakoris, lambayeque, lupaqas,
machiguengas, mai hunas, manasicas, marunos, mascos, mastanahuas, mayo pisahuas,
mayorunas, menekas, mochicas, morochucanos, morunahuas, muinanes, muniches, nazca,
nomatsiguengas, ocainas, omaguas, pajonalinos, pichis, piros, pisabos, pukirieris, quechuas,
remos, resigaros, sapiteris, sechuras, secoyas, sepahuas, shapras, sharanahuas, shetebos,
shiliveris, shipibos conibos, shiwiares, suweris, taushiros, tiahuanaco, toyeris, tucanos,
tucunas, unis, urarinas, vicús, virú, wachipaeris, wamanis, witotos muinane, witotos murui,
yaguas, yaminahuas, yungas.

Uruguay
Bohanes, chanaes, charrúas, guenoas.

Venezuela
Arekunas, arutanís, añu, barés, caribes, chotos, cuivas, cumanagotos, curripacos, guaicas,
guajibos, guajiros, guaraúnos, guayqueries, hotis, irapas, japrerias, kalianas, kamarakotos,
kariñas, macoitas, makos, mapoyos, meregotos, milatos, motilones, palenques, panares,
paraujanos, pariris, pemones, piapokos, piaroas, puinaves, rionegrinos, salibas, sanemas,
shaparrus, sicuanes, taurepanes, teques, tucunas, viakshis, wakuenais, wasrekanas,
wasamas, yabaranas, yanames, yanomamis, yaruros, yecuanás, yukpas.

Regiones
Las Antillas y El Caribe (indígenas de las islas que se ubican al Este del Golfo de México:

Antillas holandesas: caiquetíos

Bahamas: arahuacos, lucayos

Barbados: arahuacos

Belice: garifunas

Cuba: ciboneyes, taínos


Guadalupe: arahuacos

Guayana: caribes

Guayana Francesa: oyampis

Guyana: arahuacos, kariñas

Haití: arahuacos, ciguayos, taínos

Jamaica: arahuacos, guanahatabey

Puerto Rico: ignerí

República Dominicana: taínos

Surinam: akuriyos, kariñas.

Amazonia (toda la región bajo influencia del río Amazonas): achuales, amaracaires,
cavineños, cayapós, cocamas, curripacos, guarayos, jíbaros, macúes, mascos, sepahuas,
tucanos, tucunas, tupís, yaguas, yanomamis.

Los Andes (tierras altas de Perú): incas

Chaco (extensa llanura que incluye parte de Argentina, Bolivia y Paraguay): chorotes,
matacos, mocovís, nivacles, tobas.

Patagonia (las llanuras más australes de América del Sur): alacalufes, patagones,
tehuelches.

Tierra de Fuego (el punto más austral de América del Sur): fueguinos, onas, yámanas.

Faltan más etnias, pero el oprobioso yugo europeo (España, Portugal, Inglaterra, Holanda,
Francia) se han encargado de matarlos a través de más de cinco siglos.
Etnias Chilenas.

Las etnias chilenas las revisaremos desde el punto norte, hacia el surde este.

Zona Norte

Los Aymaras
El Aymara es un pueblo milenario dedicado al pastoreo y a la agriculturausando técnicas
ancestrales de cultivo.
Habitan, traspasando las fronteras impuestas por las naciones, desde las orillas del lago
Titicaca y la cordillera de los Andes, hasta el noreste argentino.
Tienen una economía complementaria, ya que los que viven en el altiplano poseen
abundantes rebaños y escasos cultivos, mientras que los que lo hacen en la precordillera
producen bastantes verduras frutas y semillas gracias al eficaz uso del suelo, mediante las
tradicionales terrazas.
Debido a estas condiciones se generan relaciones de intercambio de productos entre
pastores y agricultores.
Esta forma de subsistencia se basa en el principio del ayne, que se refiere a la reciprocidad
entre los aymarás: la petición de ayuda en el presente, será correspondida en el futuro.

Ubicación Geográfica

El pueblo Aymara habita en dos zonas del norte de Chile, concentrándose principalmente en
la Región de Tarapacá y, en menor proporción, en la Región de Atacama.
La primera zona abarca la franja precordillerana y altiplánica, desde la frontera con Perú y
Bolivia hasta las localidades de Ayquina y Toconce.
Por el este limita con Bolivia, y por el oeste sigue una línea que va desde Visviri a Ayquina,
pasando por Putre, Livilcar, Mamiña, Pica y Lequena.
La segunda zona abarca un pequeño territorio dentro del actual territorio atacameño. Se
prolonga, de norte a sur, desde las afueras de Caspana hasta Talabre.
A través de este territorio se ha generado una amplia y compleja difusión y expansión
cultural.

Sociedad

La unidad mínima de la organización social aymara tradicional es la familia extensa patrilineal


y virilocal. La compone el jefe de familia y sus esposas, sus hijos casados y las esposas de
estos y sus hijos e hijas; además de los hijos e hijas solteras.
La familia extensa ocupa un conjunto habitacional con viviendas separadas para cada familia
nuclear, ésta es monógama. Al interior de las familias se entrena a los niños de ambos sexos
a ser sumisos con sus padres y obedientes con los adultos. Además se espera que cada niño
se incorpore temprano a las labores pastoriles, agrícolas o domésticas más sencillas, las que
se van complejizando con el tiempo.
A nivel comunitario coexisten dos formas: el Ayllu que es la comunidad andina aymara
altiplánica tradicional y la comunidad campesina precordillerana hispanizada.
Cada Ayllu está formado por un conjunto de aldeas pastoriles, cada una de las cuales se
compone de varias familia extensa. El segundo modelo corresponde al modelo español que
gravita en torno a una plaza con su iglesia y varios edificios públicos.

Formas de Vida

La sequía, el deseo de educar a sus hijos y los conlfictos religiosos, son las principales
causas del desplazamiento de los Aymara hacia las ciudades donde, gracias a su gran
habilidad para el comercio e inclinación por el ahorro, han encontrado mejores opciones de
trabajo. Lo que caracteriza esta situación es que son autónomos, tanto en actividades
comerciales como empresariales a nivel regional y local.
Actualmente existen 48.477 Aymara (censo de 1992), de los cuales sólo 2.397 residen en
sus territorios originarios, ubicados en las provincia de Parinacota-Putre y General Lagos.
Esto significa que se está produciendo un abandono de los territorios precordilleranos y
altiplánicos de sus ancestros.
A pesar de ello, en la precordillera de Iquique, existen tres unidades étnicas aymara que
viven en la zona desde hace 1000 años.
Ellas están constituidas por los ejes Isluga-Camiña, Cariquima-Tarapacá y Mamiña-Pica.
Sus respectivos territorios se extendían en franjas paralelas en dirección este a oeste.

Situación Actual

Durante las últimas décadas, al tradicional aislamiento del pueblo Aymara, se ha sumado un
creciente proceso de aculturación, incrementado por la mayor movilidad de sus integrantes.
Así es como se ha producido una migración masiva hacia los puertos de Arica e Iquique,
como también hacia poblados pampinos vecinos.
Este proceso tiene como consecuencia el uso cada vez menor de la lengua aymara, siendo
su futuro incierto.
Según opiniones de los propios migrantes aymara, las principales causas de este proceso
han sido la sequía, el conflicto religioso, los problemas educacionales, la presión social y la
búsqueda de nuevas fuentes laborales.
La población actual distribuida en el ámbito nacional totaliza 89.284 personas y se concentra
mayoritariamente en la Primera Región y en la Región Metropolitana.

Quechuas

Este grupo vive en el área que constituye un enclave comprendido desde Caquena por el
norte, hasta Parinacota por el Sur-Este y Putre por el Oeste.
El habitat del pueblo Quechua se sitúa en la zona precordillerana y altiplánica, territorio que
comparte con el pueblo Aymara.
Mientras que la lengua aymara tiene aquí una función manifiestamente comunicativa, la
quechua, hasta donde se ha podido comprobar, se mantiene sólo con propósitos rituales en
textos versificados de cantos y danzas vigentes, en sectores rurales de las inmediaciones de
Putre y Socoroma.
Los Quechua comparten con el pueblo Aymara los rasgos socio-culturales y las
características étnicas, pues en la actualidad se han asimilado completamente a estos
patrones culturales, siendo lo más decisivo la utilización de la lengua aymara para satisfacer
sus necesidades comunicativas

Población

La población Quechua en el territorio chileno asciende a un total de 3.436 personas. Esta


población se encuentra mayoritariamente en la Segunda Región.
La rama de actividad económica de mayor importancia es el comercio, especialmente hoteles
y restaurantes (48,72 %), explotación de minas y canteras (48,46 %). Sólo un 1,74 % realiza
labores de agricultura, caza y silvicultura.
Las mujeres trabajan mayormente en el comercio y los hombres en la explotación de minas y
canteras.
La mayor parte de ellos son asalariados o trabajan para un patrón. Sólo el 1,2% es trabajador
por cuenta propia.

Origen

El pueblo Quechua desciende del antiguo Imperio Inca y llegaron a Chile entre 1443 y 1470,
durante el reinado de Tupac Yupanqui.
Se sabe que tropas incas y grupos de mitimaes ocuparon el país hasta el río Maipo y que tal
vez lo explotaron hasta los ríos Itata y Bío-Bío.
Los Quechua actuales proceden de Bolivia, especialmente los que habitan en la II Región.
Llegando a trabajar en las minas y salitreras del norte, la mayoría, a comienzos del siglo XX.
Posteriormente se radicaron en ciudades como Arica, Iquique y Ollagüe, Toconce, San
Pedro, etc.

Lengua

Quechua y Aymara están ligados o mejor dicho pertenecen a una lengua madre llamada
Quechumara. De este tronco nacieron dos familias: la familia Jaqi y la familia quechua.
Es una de las más importantes lenguas de América y su verdadero nombre es Runasimi, que
significa lengua de seres humanos.
Se calcula su número de hablantes en alrededor de siete millones de personas en América.
El quechua se difundió desde el sur de Colombia hasta el norte de Argentina y el centro de
Chile. Sin embargo, dentro del país no logró imponerse como lengua, a pesar de haber
estado sometido al dominio inca.
Además de los topónimos más abundantes en el norte, dejó su huella en algunas palabras
del mapudungun (mapuche) como los numerales cien y mil: pataka y guaranka.
En el presente el quechua es hablado por algunos ancianos en las áreas de Cupo-Turi y por
algunos habitantes en Toconce y Estación San Pedro, como resultado del asentamiento de la
mano de obra que vive en ambos sectores de la línea fronteriza, Chile-Bolivia.

Atacameños

Los Atacameños o likanantai habitan en los oasis, valles y quebradas de la provincia del Loa,
en el norte de Chile (II Región).
En esta zona se encuentran el Salar de Atacama, el volcán Licancabur y los ríos Salado y
Grande.
Este hábitat desértico comprende el sector de la hoya del Salar de Atacama, el pueblo de
San Pedro de Atacama y la cuenca del río Loa, cuyo centro es la ciudad de Calama.
La comunidad es un concepto que predomina en la vida social de este pueblo. La
construcción de un camino, un local para la comunidad, limpiar los canales de regadío, son
algunas de las actividades que los convocan.
Los centros ceremoniales y también comerciales, donde confluyen todos sus componentes
son Caspana, Peine, Socaire, San Pedro de Atacama y Toconao.
El Censo de población (1992) entrega una cifra global de 85. 829 habitantes indígenas para
la provincia del Loa, pero sin especificar su origen étnico específico.

Origen

Los Atacameños provienen de antiguos cazadores y recolectores que se adaptaron a la zona


gracias a las favorables condiciones que ofrecía la cuenca del río Loa. Esta cultura alcanzó
un gran desarrollo en el siglo XV, antes de la llegada de los Incas al actual territorio chileno.
Ancestralmente se destacaron en el uso de la metalurgia, alfarería, textilería y técnicas de
cultivo de la tierra en terrazas.
Sucesivas etapas y poblamientos, pasando por un gran florecimiento cultural en el s. III d. C.
ha experimentado este pueblo que hoy todavía conserva rasgos de este pasado, en rituales,
técnicas de cultivo y manufactura de artesanías. Además mantiene su modo peculiar de
construcción, donde se percibe su rica herencia ancestral.
La etnia atacameña actual se habría conformado entre el 900 y 1536 d. C.
Como consecuencia de la desintegración de Tiwanaku, los pueblos altiplánicos se dividieron
en varios reinos, que en el tiempo del contacto con los españoles se reconocieron como:
Kollas, Lupagas, Pacajes, Charcas, Carangas, Lipez y Chichas.
Los Señoríos de Atacama persistieron y fortalecieron su vida en los Pukarás.
Habría sido el Inca Tupac Yupanqui (1471-93) quien emprendió la conquista del territorio
chileno. Esta ocupación fue más política que cultural, ya que las tradiciones de los pueblos
anexados no se perdieron.
Algo más de 3000 campesinos descendientes de estas culturas sobreviven hoy distribuidos
en una docena de pueblos y lugares, en ellos subyace la rica experiencia cultural
acumulada.

Construcciones

Entre las construcciones atacameñas tradicionales se destacan las fortificaciones o Pukarás,


para defenderse de los ataques de diaguitas, incas y españoles, los canales de regadío que
posibilitaron la agricultura de oasis, y la característica vivienda atacameña.
Esta era un recinto rectangular hecho de barro. Encima del techo de brea, paja y barro,
tenían apartamentos circulares pequeños que les servían de granero para guardar maíz,
frejoles, papa, quinua, algarroba y chañar. Los bajos de la vivienda estaban divididos. En una
parte se situaba la habitación, donde dormían y guardaban el menaje de casa consistente en
tinajas y cántaros. La otra parte de la casa estaba reservada al recinto principal, y era de
bóveda alta hasta el subsuelo y cuadrada. Allí enterraban a sus bisabuelos, abuelos y
padres.

Creencias y festividades

En las fiestas y ceremonias atacameñas se expresa una profunda e intensa interacción con
la naturaleza, manifestada en los convidos al espíritu de la tierra, pachamama; de los cerros,
tata-cerros; y del agua, tata-putarajni como también de los antepasados, tata-abuelos.
Hoy subsisten sus patrones tradicionales de creencias, cognición y simbolismo, basado en
concepciones mitológicas tradicionales y reactualizado mediante la experiencia ritual.
Las festividades atacameñas por excelencia son:
El carnaval,
La limpia de canales,
El enfloramiento del ganado y
El culto a los tata abuelos o antepasados prehispánicos.

Cada localidad tiene un santa o santo, patrono del pueblo. Además de esta divinidad
protectora de la comunidad existen santos venerados en función de sus atributos milagrosos.
San Antonio, por ejemplo es el patrón de los llameros.
Existen mitos como el que afirma que la virgen de Guadalupe se aparece en un riachuelo
que cruza el pueblo de Aiquina.

Florecimiento Cultural

El florecimiento de la cultura San Pedro de Atacama se produce durante el siglo III d. C., En
esta época se incorporan las influencias de la cultura Tiwanaku. A la alfarería local Roja
Pulida y Negra Pulida, de los períodos anteriores, se suma la confección de elementos de
culto como las Tabletas de Rapé.
Estas son un juego de piezas relacionadas con la práctica ritual de inhalar alucinógenos.

Arte

Las principales formas y expresiones en las que se manifiesta el arte indígena en la


actualidad son la textilería, la cerámica, cestería y orfebrería.
Los conocimientos ancestrales sobre su realización son traspasados de generación en
generación, y están directamente asociados a actividades económicas desempeñadas por
cada uno de los integrantes del grupo familiar, es así como, por ejemplo, es la mujer quien
principalmente confecciona los tejidos y la cerámica.
Por otra parte la recolección de los materiales se caracteriza por ir acompañada de ritos y
ceremonias en agradecimiento a la madre tierra por las materias naturales que les
proporciona y por los dones entregados.

- Alfareria
La cerámica y los objetos rituales hechos en láminas de oro, especialmente las tabletas de
rapé constituyen el arte tradicional atacameño.
Actualmente, los artesanos atacameños realizan trabajos en piedra, representando en
miniaturas las iglesias de las aldeas de: Chui-Chiu, San Pedro de Atacama, Toconao, entre
otras.
La textilería se enmarca dentro de la tradición andina, destacándose por la perfección de la
técnica ancestral realizada en telar, por el uso de colores contrastados y el apretado tejido
realizado en algodón y lana de alpaca o llama.

- Cesteria
Pese a su carácter utilitario, la cestería de esta región, consiguió niveles técnicos y estéticos
sorprendentes. Elaborados en tallo de totora, predominaban las formas de plato y vaso, que
se adornaban con figuras geométricas en diferentes colores.

- Orfebreria
El conocimiento de las técnicas avanzadas de orfebrería llegó con la influencia de las
civilizaciones precolombinas y los españoles. En el período de Florecimiento cultural (300 a
900 años D.C), los atacameños desarrollaron una fina y compleja artesanía, influenciada por
la cultura Tiwanaku. El mayor virtuosismo artesanal se expresa en los vasos de oro repujado,
que fueron usados con fines ceremoniales y representan un rostro masculino y otro
femenino.

Bailes y danzas

En esta zona, los bailes y danzas son principalmente del tipo religioso. En el área andina,
zona que comprende desde el límite con el Perú y Bolivia, hasta el pueblo de San Pedro de
Atacama, provincia de Antofagasta, las fiestas, cualquiera sea el pueblo donde se lleven a
efecto. Generalmente van cofradías de otros lugares y, en este tipo de celebraciones, la
música toma la forma de danza ceremonial.
M úsica y danza cumplen un papel fundamental en la cultura, debido a la multiplicidad de
fiestas tradicionales en los distintos pueblos, tales como: El enflorecimiento de llamas,
Miércoles de Ceniza, Fiestas de la Cruz, Limpia de Canales, Fiestas de los Muertos, etc.

Lengua

La lengua originaria del pueblo atacameño era el Kunza.


Los atacameños llegaron a ser cuatrilingues: hablaban el kunza como lengua dominante
hasta la llegada de los españoles, junto con el aymara, el quechua y el castellano.
Con el dominio hispano, a partir del siglo XVII, el kunza comenzó a ser desplazado por el
español, hasta que se extinguió en su uso habitual durante las primeras décadas del siglo
XX.

Actualmente el Kunza es una lengua prácticamente extinguida que sólo se usa en


ceremonias y cantos rituales. Un programa de recuperación del Kunza, se está realizando en
algunas escuelas de la zona, en conjunto con entidad académicas.

Zona Centro

Rapa nui

El pueblo Rapa Nui habita la Isla de Pascua. Rapa Nui es el nombre originario de esta isla de origen
volcánico y forma triangular, situada en medio del Océano Pacífico Sur. La isla, de sólo 180 km2,
posee tres volcanes situados en sus tres puntas, el Rano Kau, el Maunga Terevaka y el Poike.
Grandes esculturas de piedra, coronados con rojos sombreros que dan la espalda al mar enmarcan
esta compleja y misteriosa cultura. Son los característicos Moai que, a más de 3.000 km. de la
costa de Chile continental, frente al Puerto de Caldera, nos hablan de este pueblo ancestral.
Alrededor de 250 Ahu, altares ceremoniales de piedra, 600 Moai en pie y otros esparcidos por la
isla, abundantes petroglifos grabados en piedras volcánicas, y música y bailes que recuerdan a la
Polinesia, son su escenario cultural.
Actualmente la isla está habitada por 3.837 personas, de las cuales, existe una diferencia de
género: 2.010 hombres y 1.827 mujeres; un índice urbano de 3.630 personas, y un índice rural de
207 personas aproximadamente.

Pikunches

Las tribus Pikunches vivían en el área central de Chile.


Los cronistas españoles nos han dejado abundante información sobre el desarrollo en que
se encontraban estas tribus. Los llamaron Pikunches. Hablaban la lengua mapuche al igual
que araucanos y williches, pero culturalmente estaban en un nivel superior debido a la
adquisición de ciertas técnicas más evolucionadas, fruto de sus contactos con los pueblos
del norte.
Enterraban a sus muertos bajo túmulos; poseían unas piedras horadadas que, provistas de
mangos pudieron ser usadas como herramientas agrícolas.; tallaron pequeñas cavidades en
grandes bloques de piedra conocidas como piedras tacitas, cuya función pudo ser la de
morteros o depósitos de ofrendas ceremoniales.
Elaboraron una cerámica decorada con forma de trinaquio, distinta a todas las culturas
prehispánicas de Chile.

Sona Sur

Mapuches
Los Mapuche constituyen uno de los pueblos originarios más numerosos que sobreviven en
la actualidad.
Con una población cercana al medio millón de individuos conservan aún su lengua,
Mapudungún, y gran parte de su cultura.
Se destacan los vínculos familiares y religiosos que los unen e identifican como una
verdadera nación.
Antes del proceso de expansión Inca, los Mapuche, habrían habitado toda la zona del valle
central, replegándose parcialmente hacia el sur presionados por el avance de los
atacameños desde el norte.

Es el pueblo indígena que por sobre todos los de América resistió la dominación hispánica.
El motor que impulsó dicha resistencia fue el concepto de tierra, Mapu, colectiva o tribal; la
autonomía de los clanes y la unidad tribal y social en torno a la defensa de su territorio y su
cultura.
La dispersión de la autoridad política, asentada en distintas jefaturas y ubicaciones
territoriales dispersas, impidieron el éxito de la invasión y conquista española.
Aonikenk

Los Aonikenk o tewelches, hoy extintos en el territorio chileno, pertenecen a un grupo


nómade terrestre de la Patagonia.
Son reconocidos como una de las etnias más altas del mundo, llegando a medir hasta 2
metros.
Su territorio natural se extendía entre el Estrecho de Magallanes y el río Santa Cruz, el que
recorrían cazando animales y recolectando el alimento que les proporcionaba la vegetación
de la pampa.
Los europeos, al verlos por primera vez, los bautizaron como patagones. Sus entusiastas
versiones sobre las enormes huellas de sus pies, dieron orígen a la leyenda de los Gigantes
de la Patagonia y al nombre con que fue designado este vasto territorio.
Con la adquisición del caballo, en el siglo XVIII, los Aonikenk ampliaron sus recorridos por la
estepa austral mostrando gran destreza en el manejo de este importante medio de
transporte.
Aonikenk y Selk'nam estarían emparentados. Algunas similitudes entre ambos pueblos son
las características físicas, como su altura. También tienen un parentesco lingüístico, ya que
ambas lenguas provienen de un mismo tronco lingüístico: el Tshon.

Selk`nam

Los Selk'nam eran un pueblo nómade, que mantenía una economía de subsistencia basada
en la caza terrestre, principalmente aves, que se complementaba con la recolección de
frutos, hongos y raíces silvestres; junto con algunos productos marinos.
Se caracterizan por la elaboración de puntas de proyectil más perfeccionadas y eficaces que
las de sus antecesores.
Los Selk'nam estarían emparentados con los Aonikenk o Tewelches del sur a través de un
tronco común, del cual los primeros se habrían separado ocupando la Tierra del Fuego.
Selk'nam es el nombre con que los habitantes nómades de Tierra del Fuego identificaban a
su pueblo y cultura. Por ello hoy en día se privilegia esta denominación, ya que el nombre
Ona otorgado por los yagan y luego popularizado desde la colonización del territorio austral,
no emanó de la propia cultura Selk'nam.

Kawescar

Los antiguos Kawésqar o Alakalufes habitaron los fiordos y canales del extremo sur del
continente sudamericano. En sus canoas, recorrían desde el Golfo de Penas y la península
de Brecknock, hasta el estrecho de Magallanes y archipiélago sur de Tierra del Fuego.
Se alimentaban de lobos marinos, nutrias, focas y ballenas.
La familia kawésqar, cuando aún era nómade, necesitaba pocos y simples materiales para
vivir: una canoa, una choza liviana de base ovalada, cubierta de pieles, cortezas y follajes,
de rápido montaje y desmontaje, y utensilios de pesca, caza y recolección de alimentos.

Al sur del Estrecho de Magallanes, en la región del canal Beagle, isla Navarino e islas
adyacentes habita el grupo étnico más austral del continente: el pueblo Yagan o Yamana, del
cual subsisten en la actualidad 74 personas, que habitan mayoritariamente la Villa Ukika y
Puerto Williams, en la Isla Navarino.
La principal arma de caza del pueblo yagan era el arpón, que medía casi tres metros de
largo. En el extremo superior se le adosaba una punta de hueso de pescado dentada, por
uno o ambos lados.
La punta de flecha, inicialmente de piedra, terminó siendo elaborada en vidrio debido a la
mayor facilidad para tallarla. El vidrio comenzó a ser usado por los nómades australes, a lo
menos, en el siglo XVIII. Su cultura, al igual que la de los kawésqar, era la de los nómades
del mar dedicados a la pesca y caza marina.
Sus canoas y vestimentas eran similares a las kawésqar. La canoa, llamada Anán, era
construida con tres piezas de cortezas de árbol, al igual que la canoa de los kawésqar.

Yaganes

Al sur del Estrecho de Magallanes, en la región del canal Beagle, isla Navarino e islas
adyacentes habita el grupo étnico más austral del continente: el pueblo Yagan o Yamana, del
cual subsisten en la actualidad 74 personas, que habitan mayoritariamente la Villa Ukika y
Puerto Williams, en la Isla Navarino.
La principal arma de caza del pueblo yagan era el arpón, que medía casi tres metros de
largo. En el extremo superior se le adosaba una punta de hueso de pescado dentada, por
uno o ambos lados.
La punta de flecha, inicialmente de piedra, terminó siendo elaborada en vidrio debido a la
mayor facilidad para tallarla. El vidrio comenzó a ser usado por los nómades australes, a lo
menos, en el siglo XVIII. Su cultura, al igual que la de los kawésqar, era la de los nómades
del mar dedicados a la pesca y caza marina.
Sus canoas y vestimentas eran similares a las kawésqar. La canoa, llamada Anán, era
construida con tres piezas de cortezas de árbol, al igual que la canoa de los kawésqar.

Las mujeres yagan eran fabricantes de cestería, para lo cual usaban juncos que
entrelazaban hábilmente.
También se dedicaban a la recolección de moluscos. Además eran las que remaban mientras
los hombres se dedicaban a la pesca.
Las mujeres se pintaban el rostro con tres colores: blanco, alrededor de los ojos, y el resto
de la cara con líneas horizontales rojas y negras.
Ceremonias como el Chiejaus, tenían una pintura específica.
Hombres y mujeres usaban brazaletes hechos con cuentas de huesos de aves y conchas.
Mientras los varones lo usaban sólo en los tobillos, ellas lo lucían tanto en las muñecas como
en los tobillos.

Lengua

El Yagan o Yamana, la lengua más austral del mundo, fue hablada hasta fines del siglo XIX
por un grupo de canoeros nómades extendido a lo largo de los archipiélagos y canales del
confín mismo de América, entre la península de Brecknock y el Cabo de Hornos.
Actualmente se encuentra en los momentos finales del proceso de extinción.
En el caserío de Ukika, Puerto Williams, Isla Navarino, vive Cristina Calderón, última
hablante de esta lengua. En la actualidad esta anciana hermana de Ursula, muerta el año
2003, no tiene con quién hablarla. No obstante su nieta Cristina se propone aprenderla para
así preservar su cultura.

También podría gustarte