Está en la página 1de 3

 

INTERPOSICION DE LA DEMANDA

Tiempo lugar y forma de interposición de la demanda.


Lo importante de la demanda no es hacerla, sino llevarla al tribunal y presentarla oficialmente.
De allí el nombre de este tema, que habla de interposición de la demanda. Interponer la
demanda quiere decir presentarla al tribunal, hacerla valer oficialmente.

TIEMPO: El actor, que es quien inicia el proceso, quien ejerce la acción, puede interponer en
principio su demanda cuando él lo decida, cuando le convenga. Para ello debe tener en cuenta
lo relativo a los plazos de prescripción de la acción.

LUGAR: La regla general dispone que el escrito por el cual inicie un procedimiento deba ser
presentado en la oficialía de partes común a los juzgados de la rama de que se trate, para ser
turnado al juzgado que corresponda.

En caso de excepción, que se refiere a la demanda verbal u oral que puede iniciarse en materia
de depósito de personas y demás cuestiones de derecho familiar, mediante la comparecencia
directa a un juzgado de lo familiar. El requisito esencial para que pueda intentarse de esta
manera una demanda consiste en que la controversia sea de índole tan urgente que su dilación
de motivo fundado para temer que se causen perjuicios a los interesados.

En caso de que la demanda deba ser presentada ante un juez de paz por razón de la cuantía,
aquella se presentará en la oficialía de partes común del lugar que le corresponda, y de esta
manera la oficialía le asignará el juzgado de paz.

FORMA: La forma de interposición de la demanda dependerá si ésta es oral o escrita. Así la


demanda es escrita deberá de reunir los requisitos que el artículo 255 del CPCDF ordena deben
cubrir para tal efecto; y si la demanda es oral vía comparecencia en juzgado, tendrá que
levantarse un acta circunstanciada en la cual se hagan constar los hechos, las prestaciones
reclamadas y en contra de quien va dirigida.

Efectos de la presentación de la demanda.


Los efectos de la presentación de la demanda son: interrumpir la prescripción si no lo está por
otros medios, señalar el principio de la instancia y determinar el valor de las prestaciones
exigidas, cuando no pueda referirse a otro tiempo.
Interrumpir la prescripción: si no ha sido interrumpida por otros medios. Los plazos de
prescripción son distintos para diversos derechos y pueden interrumpirse cuando haya
constancia fehaciente de que el pretensor ha exigido su derecho.
El principio de la instancia: entendida ésta como un grado del procedimiento, es el que consiste
en la presentación de la demanda.
Finalmente, también el tercero y último de los efectos de la presentación de la demanda es el
relativo a que se señale, mediante esa presentación, el valor de lo que se está pidiendo, si no
es posible referir dicho valor a otro momento o a otro tiempo.

Admisión de la demanda y sus efectos.


En el momento en que la demanda se presenta el juez o el tribunal no tienen por que examinar
su fundamentación, sino simplemente su procedencia. Si es procedente se admite y se le da
trámite o curso.
El acto de admisión es un acto del tribunal, del juez; el juez es el que admite la demanda
cuando cumple con una serie de requisitos legales, debe ser admitida.

 
 
 

Esto le permite al juez, una vez que admite la demanda, poner a funcionar el mecanismo
jurisdiccional para que en seguida ordene la notificación del demandado de que se presente a
juicio.

Medidas que pueden ordenarse por el juez al tiempo de admitir una demanda.
Al admitir la demanda, el juez tiene el deber procesal de ordenar el emplazamiento del
demandado, y puede mandar practicar otras medidas que la parte actora solicite y que sean
procedentes en virtud del juicio respectivo.

El problema de transformación de la demanda.


La transformación de la demanda o su ampliación se encuentran en relación directa con las
tendencias que presenten los procesos.
Tenemos varios supuestos.

Que la parte actora decidiera modificar o transformar su demanda. En principio, esta


circunstancia se encuentra prohibida por el artículo 34 del CPCDF, es decir una vez admitida no
puede modificarse ni alterarse.

Que el juez de oficio detectara en la demanda irregularidad u oscuridad o no cumpliera con


alguno de los requisitos y en consecuencia, dictara un auto preventivo para la parte actora a fin
de que subsane los defectos.

Que el demandado alegara defectos en la demanda. En el supuesto de que la parte actora


tuviera la intención de modificar o transformar la demanda por así convenir a sus intereses,
deberá optar por el desistimiento.

Ampliación de la demanda.
Su ampliación se encuentra en relación directa con las tendencias que presenten los procesos.
La demanda puede ser ampliada o cambiada con mayor facilidad, si hay un sistema que se
llama de Litis abierta. Por el contrario, en el sistema de Litis cerrada es más difícil cambiar o
variar el sentido de la demanda. Podemos referirlo a dos supuestos:

1. Suponiendo que el demandado ya está emplazado: La demanda ya ha sido notificada al


demandado y el actor viene con la pretensión de querer modificarla, hay mucho rigor para ello si
el sistema es el llamado de Litis cerrada; si el sistema es de Litis abierta simplemente se abre
un poco la posibilidad, bien de cambiar esa demanda o bien de introducir nuevos elementos en
el litigio.

2. Si el demandado no está emplazado: Entonces esto quiere decir que si el demandado aún
no ha sido llamado a juicio, el actor tiene plena libertad para retirar su demanda, cambiarla,
modificarla o agregarle lo que quiera y volverla a presentar.

Desechamiento de la demanda.
El rechazo de la demanda es un acto del juez, porque considera que no reúne los requisitos.
Las consideraciones que el juez toma para el desechamiento pueden ser del siguiente tipo:
1. Que el actor no acredite debidamente su personaría o representación.
2. Que los presupuestos del ejercicio de la acción no se reúnan.
3. Que la vía que haya escogido el actor esté equivocada y no sea la que proceda para ese
tipo de juicios.

 
 
 

4. Que el juez considere que no es competente para conocer de ese asunto.


5. Cuando el juez se percate de que las partes, ya sea el actor o el demandado, no tienen
capacidad o personalidad.

Defectos de la demanda: Subsanables, Insubsanables.


Los defectos subsanables: Aquellos susceptibles de corrección en virtud de que no cambian
la esencia de la demanda, ya sea porque haya omitido el nombre, porque no haya citado el
domicilio de alguna parte, etc. El tribunal puede de oficio, señalarle al actor que corrija o
complete su demanda.

Los defectos insubsanables: En general, todos los defectos de la demanda son subsanables,
excepto aquellos que cambien sustancialmente el sentido de la demanda, o que se encuentre
expresamente prohibida su corrección, como la exhibición posterior de los documentos base de
la acción.