Está en la página 1de 6

EDAD​ ​MEDIA

Filosofía:
…….
Durante​ ​los​ ​primeros​ ​siglos​ ​de​ ​la​ ​Edad​ ​Media,​ ​la​ ​filosofía​ ​se​ ​nutre​ ​de​ ​savia​ ​teológica,​ ​la
pagana​ ​había​ ​venido​ ​a​ ​parar​ ​en​ ​la​ ​negación,​ ​los​ ​principios​ ​platónicos​ ​había​ ​conducido​ ​a
negar​ ​el​ ​conocimiento,​ ​sustituido​ ​por​ ​el​ ​éxtasis;​ ​el​ ​éxtasis​ ​arrastraba​ ​a​ ​la​ ​anulación​ ​de​ ​la
individualidad,​ ​y​ ​la​ ​gran​ ​Unidad,​ ​Dios​ ​mismo,​ ​venía​ ​a​ ​ser​ ​implícitamente​ ​negado:porque​ ​la
unidad​ ​simplicísima​ ​excluye​ ​hasta​ ​la​ ​existencia,​ ​que​ ​es​ ​ya​ ​una​ ​complicación.​ ​Los​ ​sistemas​ ​del
lado​ ​opuesto​ ​habían​ ​engendrado​ ​el​ ​escepticismo​ ​y​ ​el​ ​materialismo.​ ​La​ ​negación​ ​circundaba
el​ ​pensamiento​ ​por​ ​todas​ ​partes.

El​ ​cristianismo,​ ​basado​ ​en​ ​la​ ​revelación,​ ​descendía​ ​de​ ​Dios​ ​al​ ​hombre,​ ​es​ ​decir,​ ​tenía​ ​un
carácter​ ​sintético.​ ​Los​ ​grandes​ ​hombres​ ​del​ ​cristianismo​ ​sienten​ ​ante​ ​todo​ ​el​ ​apremio​ ​de
defender​ ​la​ ​religión​ ​de​ ​los​ ​ataques​ ​asestados​ ​por​ ​los​ ​paganos​ ​y​ ​de​ ​patentizar​ ​las​ ​excelencias
de​ ​su​ ​doctrina.​ ​De​ ​tal​ ​necesidad​ ​nace​ ​la​ ​filosofía​ ​apologística.
Vencido​ ​el​ ​paganismo,​ ​la​ ​Iglesia​ ​experimentó​ ​la​ ​urgencia​ ​de​ ​edificar,​ ​de​ ​fijar​ ​el​ ​dogma.

Los​ ​filósofos​ ​de​ ​la​ ​Edad​ ​Media​ ​aceptaron​ ​más​ ​o​ ​menos​ ​que​ ​el​ ​cristianismo​ ​era​ ​lo​ ​verdadero.
Pero​ ​el​ ​problema​ ​que​ ​en​ ​ésta​ ​época​ ​se​ ​plantea​ ​es​ ​que​ ​si​ ​había​ ​que​ ​tener​ ​fe​ ​para​ ​así​ ​creer​ ​en
los​ ​milagros​ ​cristianos​ ​o​ ​también​ ​se​ ​podía​ ​acceder​ ​a​ ​las​ ​verdades​ ​cristianas​ ​mediante​ ​la
razón​.​ ​La​ ​filosofía​ ​medieval​ ​se​ ​basó​ ​prácticamente​ ​en​ ​la​ ​cuestión​ ​de​ ​que​ ​si​ ​eran​ ​compatibles
la​ ​fe​ ​y​ ​la​ ​razón.

Pensadores:

Avicena;​ ​Se​ ​dedicó​ ​primero​ ​y​ ​con​ ​verdadero​ ​amor​ ​a​ ​la​ ​medicina​ ​que​ ​ejerció​ ​hasta​ ​obtener​ ​el
cargo​ ​de​ ​visir​ ​del​ ​emir​ ​de​ ​Hamadan.​ ​El​ ​no​ ​cree​ ​en​ ​la​ ​posibilidad​ ​del​ ​vacío​ ​absoluto​ ​(horror
vacui);​ ​tampoco​ ​cree​ ​que​ ​el​ ​Universo​ ​sea​ ​infinito,​ ​existe​ ​un​ ​punto​ ​en​ ​que​ ​se​ ​acaba​ ​la
materia;​ ​más​ ​allá​ ​hay​ ​el​ ​no​ ​ser,​ ​que​ ​no​ ​es​ ​exactamente​ ​el​ ​vacío.​ ​Cree​ ​que​ ​el​ ​Mundo​ ​es
eterno​ ​y​ ​existe​ ​por​ ​necesidad;​ ​Dios​ ​da​ ​forma​ ​a​ ​las​ ​cosas,​ ​las​ ​anima​ ​y​ ​sostiene​ ​pero​ ​por​ ​un
intermediario,​ ​la​ ​inteligencia,​ ​que​ ​hoy​ ​llamaríamos​ ​espíritu.​ ​El​ ​Corán​ ​facilita​ ​esta​ ​solución
cuando​ ​dice​ ​que​ ​lo​ ​primero​ ​que​ ​Dios​ ​creó​ ​es​ ​la​ ​inteligencia,​ ​y​ ​de​ ​ella​ ​se​ ​derivan.No
obstante,​ ​la​ ​filosofía​ ​de​ ​Avicena​ ​fue​ ​muy​ ​influyente​ ​a​ ​lo​ ​largo​ ​de​ ​la​ ​edad​ ​media.

Su​ ​sistema​ ​es​ ​principalmente​ ​una​ ​codificación​ ​de​ ​la​ ​filosofía​ ​de​ ​Aristóteles​ ​modificada​ ​por
consideraciones​ ​de​ ​origen​ ​neoplatónico,​ ​tratando​ ​de​ ​armonizar​ ​las​ ​formas​ ​abstractas​ ​de
filosofía​ ​con​ ​la​ ​fe​ ​religiosa​ ​musulmana.​ ​El​ ​avicenismo​ ​tuvo​ ​vigencia​ ​durante​ ​el​ ​siglo​ ​XIII​ ​y
parte​ ​del​ ​XIV.
Averroes​ ​(1126-1198);​ ​Filósofo,​ ​físico,​ ​jurista​ ​malikí​ ​y​ ​teólogo​ ​ashari​ ​hispanoárabe.
Introductor​ ​del​ ​pensamiento​ ​aristotélico​ ​en​ ​Occidente,​ ​su​ ​figura​ ​ocupa​ ​un​ ​lugar​ ​de​ ​honor​ ​en
la​ ​historia​ ​del​ ​pensamiento​ ​medieval.
Sus​ ​ideas​ ​fueron​ ​interpretadas​ ​por​ ​los​ ​pensadores​ ​cristianos,​ ​que​ ​las​ ​clasificaron​ ​de​ ​"teoría
de​ ​la​ ​doble​ ​verdad".​ ​Rechazó​ ​el​ ​concepto​ ​de​ ​la​ ​creación​ ​del​ ​mundo​ ​en​ ​el​ ​tiempo:​ ​mantenía
que​ ​el​ ​mundo​ ​no​ ​tiene​ ​principio.​ ​Dios​ ​es​ ​el​ ​"primer​ ​motor",​ ​la​ ​fuerza​ ​propulsora​ ​de​ ​todo
movimiento,​ ​que​ ​transforma​ ​lo​ ​potencial​ ​en​ ​lo​ ​real.​ ​El​ ​alma​ ​individual​ ​humana​ ​emana​ ​del
alma​ ​universal​ ​unificada.

Pedro​ ​Avelardo;​ ​El​ ​atractivo​ ​romántico​ ​de​ ​la​ ​vida​ ​de​ ​Abelardo​ ​a​ ​menudo​ ​oscurece​ ​la
importancia​ ​de​ ​su​ ​pensamiento.​ ​Fue,​ ​sin​ ​embargo,​ ​uno​ ​de​ ​los​ ​pensadores​ ​más​ ​destacados
de​ ​la​ ​edad​ ​media.​ ​En​ ​el​ ​énfasis​ ​que​ ​puso​ ​en​ ​la​ ​discusión​ ​dialéctica,​ ​Abelardo​ ​seguía​ ​al
filósofo​ ​y​ ​teólogo​ ​del​ ​siglo​ ​IX​ ​Juan​ ​Escoto​ ​Eriúgena​ ​,​ ​y​ ​precedía​ ​al​ ​filósofo​ ​escolástico​ ​italiano
santo​ ​Tomás​ ​de​ ​Aquino.​ ​También​ ​se​ ​anticipó​ ​a​ ​la​ ​dependencia​ ​teológica​ ​de​ ​la​ ​obra​ ​de
Aristóteles,​ ​más​ ​que​ ​de​ ​la​ ​de​ ​Platón.
Abelardo​ ​reaccionó​ ​con​ ​fuerza​ ​contra​ ​las​ ​teorías​ ​del​ ​realismo​ ​extremo,​ ​negando​ ​que​ ​los
conceptos​ ​universales​ ​tengan​ ​existencia​ ​independiente​ ​fuera​ ​de​ ​la​ ​mente.​ ​Según​ ​Abelardo,
'universal'​ ​es​ ​una​ ​palabra​ ​funcional​ ​que​ ​expresa​ ​la​ ​imagen​ ​combinada​ ​de​ ​esas​ ​asociaciones
comunes​ ​de​ ​palabras​ ​dentro​ ​de​ ​la​ ​mente.​ ​Abelardo​ ​escribió​ ​muchos​ ​libros​ ​en​ ​latín​ ​sobre
ética,​ ​teología​ ​y​ ​dialéctica,​ ​así​ ​como​ ​poesía​ ​e​ ​himnos​ ​religiosos.

San​ ​Agustín;​Durante​ ​el​ ​transcurso​ ​de​ ​su​ ​vida​ ​pasó​ ​por​ ​varias​ ​religiones​ ​y​ ​corrientes​ ​filosóficas
antes​ ​de​ ​convertirse​ ​al​ ​cristianismo.
Estuvo influenciado por la filosofía estoica en la cual no existía separación entre el bien y el mal,
siendo​ ​contraria​ ​a​ ​ésta​ ​última.

También se relaciona con el neoplatonismo, en la cual encontró de que toda existencia tiene
naturaleza divina. Para ello habrá que recurrir a Platón. El propio San Agustín no veía distinción
entre el cristianismo y la filosofía de este autor. Hasta el punto de llegar a decir que San Agustín
"cristianizó"​ ​a​ ​Platón.

Descubrió que la razón podía llegar a ciertos límites ya que el cristianismo es un misterio en el
que​ ​sólo​ ​se​ ​puede​ ​llegar​ ​mediante​ ​la​ ​fe​.

Opinaba que antes que Dios crease el mundo, las "Ideas" existían en sus pensamientos,
incorporando​ ​así​ ​sus​ ​ideas​ ​platónicas​ ​en​ ​Dios.

Agustinisimo:​ ​sus​ ​características​ ​generales​ ​son:

1. SU platonismo un tanto académico contrapuesto al Aristotelismo de los Tomistas. De ahí su


sentido​ ​más​ ​vivencial,​ ​menos​ ​racionalista.
2. Primacía de la voluntad sobre el entendimiento, como facultad humana imperativa; en contra
de​ ​la​ ​primacía​ ​que​ ​dan​ ​los​ ​Tomistas​ ​al​ ​entendimiento​ ​como​ ​facultad​ ​iluminativa​ ​y​ ​guiadora.

3.​ ​Concepto​ ​platónico​ ​del​ ​Dios-Caridad​ ​del​ ​cristianismo,​ ​frente​ ​al​ ​Dios-Verdad​ ​de​ ​los​ ​Tomistas.

4. Providencialismo un tanto exagerado y casi quietista cuando se trata de definir la propia


actitud​ ​en​ ​el​ ​mundo.

5. Sentido más mundano (más histórico, más espacio-temporal) de la vida, contra el


escatologismo​ ​un​ ​tanto​ ​exagerado​ ​de​ ​los​ ​Tomistas.

6. Incorporación más integral de todas las facultades del hombre a la vida sobrenatural que para
los Tomistas se queda en la esfera del entendimiento, aunque no en forma cerrada como
quieren​ ​hacerlo​ ​notar​ ​los​ ​antitomistas​ ​actuales.

Tomismo;Aquí también el nombre dice lo que es la orientación. El ilustre dominico padre A. D.


Sertillangues en su obra " las grandes tesis de la filosofía Tomista" resume el pensamiento del
gran​ ​filósofo​ ​en​ ​los​ ​siguientes​ ​puntos.

1. El objeto del conocimiento humano es el ser y sus causas; en la apreciación del conocimiento
se​ ​inclina​ ​hacia​ ​un​ ​idealismo​ ​moderado,​ ​de​ ​sentido​ ​crítico.

2. El concepto de Dios, cognoscible pero indefinible, a partir de la aseidad. Condenación del


agnosticismo,​ ​del​ ​simbolismo​ ​y​ ​del​ ​antropomorfismo.

3.​ ​LA​ ​creación​ ​del​ ​mundo​ ​en​ ​el​ ​tiempo​ ​por​ ​parte​ ​de​ ​Dios.

4. La conservación y gobierno del universo como consecuencias necesarias del entendimiento y


de​ ​la​ ​voluntad​ ​divinos.

5. El concepto de la naturaleza basado en las nociones de sustancia, accidente y cambio, con


un​ ​profundo​ ​sabor​ ​aristotélico.

6. El hombre como coronación de la creación, dotado de alma racional e inmortal creada por
Dios​ ​directamente​ ​para​ ​cada​ ​hombre.

7. LA moral basada en la apreciación del fin último y en la perfección de cada acto humano
personal​ ​y​ ​regida​ ​por​ ​la​ ​ley​ ​mediante​ ​la​ ​obligación​ ​y​ ​la​ ​sanción.

8.​ ​El​ ​gobierno​ ​de​ ​los​ ​pueblos​ ​en​ ​conformidad​ ​con​ ​sus​ ​tradiciones,​ ​costumbres​ ​e​ ​idiosincrasia.

Religión:
En una entrada anterior ya os hablamos del cristianismo y cómo influyó durante la
Edad Media. Contaremos en qué consistía exactamente este poder y cómo se lo
sostuvo​ ​ideológicamente.
El mundo medieval estuvo dominado por la ​Iglesia católica o cristiana​. Podemos
decir que la iglesia católica tuvo influencia en todos los órdenes de la vida de la edad
medieval,​ ​y​ ​ningún​ ​sector​ ​de​ ​la​ ​sociedad​ ​se​ ​mantuvo​ ​ajeno​ ​a​ ​dichas​ ​influencias.
Diversas circunstancias explican esta extraordinaria influencia eclesiástica durante esta
etapa de la historia europea y las profundas huellas culturales y religiosas que dejaron en
Europa​ ​y​ ​el​ ​mundo​ ​occidental.

Fue l​a época de mayor esplendor de la Iglesia y en concreto de la Iglesia Católica, ya


que esta tenía mucha influencia sobre la sociedad y, aunque existían otros credos, en el
siglo​ ​XI​ ​Europa​ ​era​ ​en​ ​gran​ ​parte​ ​cristiana.

De hecho es un periodo de la historia en el que en reinados y territorios europeos nació un


nuevo​ ​concepto​ ​de​ ​unión:​ ​la​ ​cristiandad​.

La cristiandad vivió una etapa de gran influencia aunque vio profundamente afectada
cuando el año 1054, los obispos bizantinos negaron la autoridad del Papa provocando
el llamado cisma de Oriente. Desde entonces, el mundo cristiano europeo se dividió en dos:
Oriente optó por la Iglesia griega ortodoxa, mientras que ​Occidente se mantuvo fiel a la
Iglesia​ ​católica​ ​romana​ ​como​ ​se​ ​conoce​ ​todavía.

La​ ​importancia​ ​de​ ​la​ ​iglesia​ ​en​ ​la​ ​Sociedad​ ​Medieval


En Occidente, la Iglesia se vinculó estrechamente a la sociedad feudal; la misma Iglesia era
un ​gran poder feudal​, pues poseía la tercera parte de la propiedad territorial del mundo
católico y entre otras cosas, tenía derecho al diezmo, que era la décima parte de las
cosechas​ ​de​ ​toda​ ​la​ ​gente

La ​Iglesia Cristiana tuvo un rol decisivo​. Fue la única institución que logró ejercer su
poder​ ​a​ ​lo​ ​largo​ ​de​ ​una​ ​Europa​ ​fragmentada​ ​políticamente.

La ​vida cotidiana en la Edad Media y la forma de pensar de nobles y campesinos estaban


muy influenciados por los principios y creencias de la Iglesia Cristiana. Como consecuencia
de esto, las ​acciones de la gente se hallaban ​estrechamente ligadas a las normas
religiosas​.

La ​Iglesia era al mismo tiempo el ​centro de la vida intelectual​. Desde este rol
preeminente, posibilitó el afianzamiento de una particular interpretación del mundo,
diseñado​ ​y​ ​ordenado​ ​según​ ​los​ ​designios​ ​Dios.

Se cristalizó así una mentalidad medieval basada en preceptos religiosos que perduró
durante​ ​siglos.

Organización​ ​de​ ​la​ ​iglesia​ ​durante​ ​la​ ​Edad​ ​Media


El principal motivo lo encontramos en su riqueza​. La iglesia se contraponía al desorden, la
ignorancia y la violencia de la sociedad feudal. Todos los miembros de la Iglesia
conformaban el clero, que se dividía en dos: el clero secular y el clero regular. El jefe
espiritual​ ​de​ ​todos​ ​era​ ​el​ ​Papa.
El​ ​Clero​ ​Secular:

El ​clero secular eran aquellos miembros de la Iglesia que vivían en el mundo,


mezclados​ ​con​ ​los​ ​laicos:​ ​el​ ​Papa,​ ​los​ ​arzobispos,​ ​los​ ​obispos​ ​y​ ​los​ ​párrocos.

Los ​párrocos eran los que estaban al mando y regulaban pequeños distritos llamados
parroquias​. Varias parroquias formaban una diócesis, cuyo jefe era un obispo​, y varias
diócesis​ ​formaban​ ​una​ ​arquidiócesis,​ ​dirigida​ ​por​ ​un​ ​arzobispo.

El​ ​Clero​ ​Regular:

A partir del siglo VI se organiza en Occidente el clero regular. Sus miembros son ​aquellos
que optaron por aislarse del mundo y vivir en monasterios regidos por un abad. Seguían,
además unas reglas específicas. Su regla se basaba en el lema ora et labora, es decir, reza
y​ ​trabaja.

En Occidente, el monacato lo inició San Benito de Nursia, quien fundó la orden


benedictina, la cuál obligó a sus miembros a cumplir votos de obediencia, castidad y
pobreza​.​ ​La​ ​regla​ ​de​ ​San​ ​Benito​ ​fue​ ​respaldada​ ​por​ ​el​ ​Papado.

Los​ ​principales​ ​movimientos​ ​Heréticos


Durante la extensa edad Media, surgieron distintas interpretaciones y corrientes de
pensamiento vinculadas al cristianismo que, en el algunos casos, se alejaron
sustancialmente de los dictados de Roma. El Papado, a través del poder civil de los
distintos territorios, trató de luchar contra cualquier atisbo de heterodoxia que se detectara.
Las formas de religiosidad cristiana consideradas heréticas tuvieron tal preeminencia que
lograron atraer a miles de personas de diferentes lugares de Europa. Los ​principales
movimientos heréticos (aunque no los únicos) que convulsionaron Europa durante la edad
Media​ ​fueron​ ​los​ ​siguientes:

Priscilianismo​. El priscilianismo fue un movimiento religioso que se originó en el siglo IV


que recibe el nombre de su principal predicador, ​Prisciliano​. Esta corriente surgió como un
rechazo a la creciente riqueza y relajación de costumbres que presentaba la Iglesia de
Roma y defendía que la Iglesia debía volver a la pobreza. Asimismo, una de las tesis más
revolucionarias en aquel momento que defendía el priscilianismo era que la mujer debía
tener un papel protagonista en el ámbito eclesiástico, debía disfrutar de una amplia libertad
y, además, debía tener autoridad en el contexto cristiano. El priscilianismo se extendió
mucho por la península Ibérica y fue ganando muchos adeptos, pese a las crecientes
medidas de contención que puso en marcha la Iglesia de Roma. ​Tanto Prisciliano como
sus colaboradores más cercanos fueron excomulgados​, pero esto solo hizo que su
influencia continuara creciendo y las autoridades tomaron medidas cada vez más
expeditivas para atajar el problema prisciliano. Tras ser traicionado por algunos de sus
acompañantes,​ ​Prisciliano​ ​fue​ ​ejecutado.
Adopcionismo​. La idea que defendía el adopcionismo era que Jesús no era un ser divino
desde su origen, sino que ​había sido adoptado por Dios para actuar como su hijo en la
Tierra​. El adopcionismo cobró una gran importancia durante los primeros siglos del
cristianismo, ya que este dictado era fácil de vincular con la cultura clásica, donde muchos
héroes habían alcanzado la condición de dioses en reconocimiento a sus actos o hazañas,
o con la judía, donde se consideraba que el Mesías era un humano elegido por Dios.
Aunque las teorías adopcionistas en general fueron perdiendo fuerza a medida que los
sucesivos concilios decidieron que la Encarnación de Dios era la teoría ortodoxa reconocida
por la Iglesia, pero otras teorías muy relacionadas con esta idea conocieron una gran fuerza
hasta​ ​bien​ ​entrado​ ​el​ ​siglo​ ​VI.

Los cátaros o albigenses​. La herejía cátara se ha convertido en ​la más popular y


conocida de todas las herejías cristianas medievales​, gracias a la inmensa cantidad de
novelas y películas que se han creado en torno a ella. Esta corriente se hizo muy popular en
la zona del sur de Francia y de Aragón y tenía muy poco que ver con los dictados del
cristianismo oficial. Los cátaros defendían que el mundo estaba compuesto por una realidad
dual, ​el mundo físico, creado por el Demonio o el Diablo, y el Reino de los Cielos o de
Dios​, que se encontraba más allá de los límites del ámbito material. Para ellos, el alma era
el único elemento sagrado del ser humano, considerando el cuerpo como una vestidura
terrena a la que no debía darse importancia. Tomando el alma como elemento principal y
negando todo el contacto posible con el mundo material, los cátaros practicaban el
ascetismo y una severa abstinencia de todo lo terreno. Negaban los sacramentos y crearon
una organización propia ajena a la Iglesia y, en buena medida, también al resto de la
sociedad​ ​del​ ​momento.

Los husitas​. La última de las grandes herejías medievales antes de la llegada de los
movimientos protestantes fue la de los husitas. La llamada “iglesia husita” ​surgió en
Bohemia en el siglo XV y recibe el nombre de su principal ideólogo, Juan o Jan Hus. Juan
Hus, vinculado a la universidad de Praga, defendía que la Iglesia se había apartado hacía
mucho de los preceptos de la Biblia, que se había convertido en una autoridad terrena rica y
degenerada​ ​y​ ​que​ ​la​ ​única​ ​autoridad​ ​a​ ​la​ ​que​ ​debía​ ​obediencia​ ​era​ ​a​ ​la​ ​del​ ​Libro​ ​Sagrado.