Está en la página 1de 3

Escrituras

 de  Sanación  Física  


Todas  las  referencias  Bíblicas  son  de  la  Biblia  Nueva  Versión  Internacional.    
 
Muchas  personas  creen  que  Dios  es  capaz  de  sanar,  pero  no  están  
seguros  de  si  Él  los  sanará.  Si  ése  es  usted,  entonces  quiero  animarle  a  
leer  cuidadosamente  cada  una  de  estas  escrituras.  Tenga  en  cuenta  lo  
mucho  que  Dios  quiere  sanar  sus  hijos.  Usted  no  tiene  que  hacer  algo  
para  ganarse  su  amor  o  Su  toque  de  sanidad,  sólo  crea  lo  que  Él  dice  y  
haga  lo  que  Él  diga.  
 
Comience  por  hablar  estos  versos  en  voz  alta.  Medite  sobre  ellos.  
Créalos.  Así  es  como  libera  el  poder  de  sanidad  de  Dios;  hablando  Su  
Palabra  y  confiando  en  Su  capacidad  y  Su  voluntad  de  sanar  todas  
nuestras  enfermedades.  
 
Salmo  103:1-­‐3  
Alaba,  alma  mía,  al  Señor;  alabe  todo  mi  ser  su  santo  nombre.  Alaba,  
alma  mía,  al  Señor,  y  no  olvides  ninguno  de  sus  beneficios.    Él  perdona  
todos  tus  pecados  y  sana  todas  tus  dolencias.  
   
Salmo  118:17  
No  he  de  morir;  he  de  vivir  para  proclamar  las  maravillas  del  Señor.  
   
Salmo  147:3  
Restaura  a  los  abatidos  y  cubre  con  vendas  sus  heridas.  
     
Proverbios  4:20-­‐22  
Hijo  mío,  atiende  a  mis  consejos;  escucha  atentamente  lo  que  digo.  No  
pierdas  de  vista  mis  palabras;  guárdalas  muy  dentro  de  tu  corazón.  Ellas  
dan  vida  a  quienes  las  hallan;  son  la  salud  del  cuerpo.  
   
Éxodo  23:25  
Adora  al  Señor  tu  Dios,  y  él  bendecirá  tu  pan  y  tu  agua.Yo  apartaré  de  
ustedes  toda  enfermedad.  
   
Proverbios  3:7-­‐8  
No  seas  sabio  en  tu  propia  opinión;  más  bien,  teme  al  Señor  y  huye  del  
mal.Esto  infundirá  salud  a  tu  cuerpo  y  fortalecerá  tu  ser.  
   

Ministerios  Joyce  Meyer  


Jeremías  17:14  
Sáname,  Señor,  y  seré  sano;  sálvame,  y  seré  salvo,  porque  tú  eres  mi  
alabanza.  
   
Mateo  9:20-­‐22  
En  esto,  una  mujer  que  hacía  doce  años  padecía  de  hemorragias  se  le  
acercó  por  detrás  y  le  tocó  el  borde  del  manto.  Pensaba:  Si  al  menos  
logro  tocar  su  manto,  quedaré  sana.  Jesús  se  dio  vuelta,  la  vio  y  le  
dijo:¡Ánimo,  hija!  Tu  fe  te  ha  sanado.Y  la  mujer  quedó  sana  en  aquel  
momento.  
   
3  Juan  1:2  
Querido  hermano,  oro  para  que  te  vaya  bien  en  todos  tus  asuntos  y  
goces  de  buena  salud,  así  como  prosperas  espiritualmente.  
   
Marcos  16:17-­‐18  
Estas  señales  acompañarán  a  los  que  crean:  en  mi  nombre  expulsarán  
demonios;  hablarán  en  nuevas  lenguas;  tomarán  en  sus  manos  
serpientes;  y  cuando  beban  algo  venenoso,  no  les  hará  daño  alguno;  
pondrán  las  manos  sobre  los  enfermos,  y  éstos  recobrarán  la  salud.  
   
Mateo  4:23-­‐24  
Jesús  recorría  toda  Galilea,  enseñando  en  las  sinagogas,  anunciando  las  
buenas  nuevas  del  reino,  y  sanando  toda  enfermedad  y  dolencia  entre  la  
gente.  Su  fama  se  extendió  por  toda  Siria,  y  le  llevaban  todos  los  que  
padecían  de  diversas  enfermedades,  los  que  sufrían  de  dolores  graves,  
los  endemoniados,  los  epilépticos  y  los  paralíticos,  y  Él  los  sanaba.  
   
Mateo  8:16-­‐17  
Al  atardecer,  le  llevaron  muchos  endemoniados,  y  con  una  sola  palabra  
expulsó  a  los  espíritus,  y  sanó  a  todos  los  enfermos.  Esto  sucedió  para  
que  se  cumpliera  lo  dicho  por  el  profeta  Isaías:  Él  cargó  con  nuestras  
enfermedadesy  soportó  nuestros  dolores.  
 
Santiago  5:14-­‐15  
¿Está  enfermo  alguno  de  ustedes?  Haga  llamar  a  los  ancianos  de  la  
iglesia  para  que  oren  por  él  y  lo  unjan  con  aceite  en  el  nombre  del  Señor.  
La  oración  de  fe  sanará  al  enfermo  y  el  Señor  lo  levantará.  Y  si  ha  pecado,  
su  pecado  se  le  perdonará.  

Ministerios  Joyce  Meyer  


   
Confesión  para  la  sanación  física:  "Yo  sé  que  es  la  voluntad  de  Dios  para  
mí  estar  sano  y  entero.  Alabo  al  Señor  y  le  doy  gracias  por  sanar  todas  
mis  enfermedades  como  pongo  mi  fe  y  confianza  en  Él.  "  

Ministerios  Joyce  Meyer