Está en la página 1de 5

¿Y QUIÉN NO QUIERE LA PAZ?

RESUMEN

Varias reacciones se han generado en el país y los Organismos internacionales, la respuesta de


la gran mayoría de los colombianos que acudió el domingo 2 de octubre a la convocatoria del
Presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón, para manifestar mediante el voto, su
postura frente al Acuerdo de Paz entre el Gobierno nacional de Colombia, con el grupo al
margen de la Ley, conocido como Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC-.

Lo que el Gobierno y las FARC no se imaginaron era que el “NO”, iba a ganar en las urnas, le
dieron tanta credibilidad a las encuestas que daban como ganador al “SI”, que poco se ocuparon
de ilustrar a los colombianos sobre el contenido del Acuerdo y bajo unos términos muy técnicos,
además de la publicidad gobiernista, creyeron suficiente para que algunas de las víctimas
decidieran perdonar a quienes cegaron la vida de sus seres queridos, mutilaron, extorsionaron
o secuestraron a sus familiares y miembros del grupo al margen de la Ley saliera el día anterior
a las elecciones pidiendo perdón.

A quienes tenían la firme convicción de votar “NO”, por las razones de peso que cada consideró,
se le terminó cuestionando y tildando y mucho más cuando ésta decisión marcó la pauto en
departamentos muy golpeados por este grupo delincuencial, donde en efecto se cuenta Arauca;
donde de los siete municipios, sólo en dos ganó el “SI”.

En mi propuesta de investigación, sobre el tema, titulé “Arauca, laboratorio de Paz”, porque


consideré que, en esta región golpeada por grupos al margen como las FARC y el ELN, que
tienen marcados sus territorios, era posible pensar en abrir espacio a los dos grupos y cesar con
su accionar, si se brindaban garantías para dejar las armas.

El anuncio de las FARC del cese al fuego hasta el 31 de octubre, es una muestra clara que no
existía tal intención de Paz; sumado a ello el Jefe de Estado se retracta luego de anunciar en su
primera alocución, luego del resultado del Plebiscito, aduciendo que se mantenía el cese al
fuego y luego que no, bien se podría decir que nunca evaluó riegos, ni el despertar de un dolor
de guerra, en que han vivido inmersos un buen número de colombianos.

Ahora la excusa es que el responsable que los colombianos no pasaran entero y votaran “NO”
al Acuerdo fue el expresidente Álvaro Uribe Vélez y su partido Centro Democrático. Entonces,
¿por qué decide recibir al hoy senador de la República con sus delegados?, ¿no pudo acaso
haberse evitado este infortunio y replantear en su momento el tan anhelado Acuerdo de Paz con
las FARC?.

Lo cierto es que ya le fue reconocido al presidente Juan Manuel Santos su gestión, con el Premio
Nobel de Paz.

El gran interrogante es: ¿Que va a pasar después del 31 de octubre, acaso vuelve la
confrontación armada y las FARC con todo su accionar?; ¿se abrirá la posibilidad para que el
ELN pueda dialogar con el Gobierno nacional con miras a un Acuerdo de Paz?, ¿Hasta cuándo
hay que esperar que en La Habana se concerté, mientras hay una Reforma Tributaria que está
próxima a entrar en su mayor rigor?, ¿Quiénes son los paganinis?... palabras, palabras,
palabras…

PALABRAS CLAVES

Paz, Plebiscito, Farc, ELN, Estado, Cese al fuego.

INTRODUCCIÓN

La gran posibilidad de hacer de Arauca… un laboratorio de Paz, se vio fraguado por el resultado
del Plebiscito el pasado 2 de octubre de 2016; al ganar el “NO”, al acuerdo de Paz entre el
Gobierno de Colombia y el grupo al margen de la ley FARC.

Pero resultó un abrir de ojos para los millones de colombianos que despertaron y asumieron
esta actitud, por considerar que el Acuerdo de Paz no era lo suficientemente claro, además que
los grandes beneficiados serían las FARC, los cuales entrarían a gozar de una serie de
prerrogativas contempladas en el documento, que por no ser claro y no haber contado con
pedagogía desde el Gobierno nacional de Colombia, no fue aceptado por la gran mayoría de las
personas que acudieron a las urnas a sumar su desacuerdo, por falta de conocimiento.

Otros lo vieron más como quienes estaban detrás del “SI” y el “NO”, y por la falta de diálogo
que se estableció luego del resultado en las urnas; pueda ser entonces que, de esta conversación
entre los actores, Juan Manuel Santos, presidente de Colombia y el senador Álvaro Uribe Vélez,
sirva para replantear el Acuerdo de Paz con las FARC.
En el departamento de Arauca, como en otros donde el accionar de este grupo, estuvo tan
marcado; el resultado del Plebiscito no fue el que se esperaba, quizás porque no estuvo tan claro
para las víctimas, reparadas o no; pero que el dolor y las condiciones del documento, no
colmaron expectativas.

Lo que se espera es que se retomen los diálogos, se hagan los ajustes al Acuerdo y se abra un
espacio para el ELN y que se vea realmente cristalizada la Paz en Colombia y no se quede solo
en el Premio Nobel de Paz, que recibió el Jefe de Estado por su trabajo frente a la tan anhelada
¨Paz”.

METODOLOGÍA

Es preciso retomar que el departamento de Arauca es una región donde operan desde la década
de los 80’s estos dos grupos alzados en armas, los cuales se acentuaron tras el descubrimiento
de los pozos petroleros y la llegada de las multinacionales que se apersonaron de la exploración
y explotación inicial en el complejo petrolero de Caño Limón.

La presencia de estos dos grupos armados en la región ha desatado una constante disputa de
territorio, narcotráfico, cultivos ilícitos, secuestro, extorsión, abigeato, masacres,
enfrentamientos con la fuerza pública, campos minados, reclutamiento de menores,
desapariciones forzadas, desplazamientos y atentados al oleoducto, entre otros.

Sin desconocer que desde 1997 a 2002 aproximadamente, el Bloque Vencedores de Arauca, un
grupo paramilitar también hizo presencia en la zona, especialmente en los municipios de Cravo
Norte, Puerto Rondón, Tame, Saravena y Arauca; que aunque dejó luto y dolor por las masacres
y asesinatos causados a la población, toda esta cúpula fue develada por la fuerza pública, gracias
a las denuncias y accionar de la población afectada; muchos de ellos hoy acogidos al programa
de Justicia y Paz.

Las reparaciones que ha entregado el Gobierno nacional a las víctimas de la violencia, si bien
ayudan económicamente, no borran de las familias el sin sabor de la guerra y violencia que se
ha sembrado en el territorio, menos la cuota de sangre que han aportado los hombres, mujeres
y niños, por cuenta de los grupos alzados en armas que se tomaron la justicia por su cuenta.

ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE RESULTADOS


Nada fácil resultó para el Gobierno nacional que la gran mayoría de los colombianos que
acudieran a votar durante el Plebiscito, manifestaran su negativa frente al Acuerdo de Paz con
el grupo guerrillero de las FARC; lo cual abre de inmediato una posibilidad para los seguidores
del “NO”, encabezados por el senador Álvaro Uribe Vélez, quien ante el noticiero de RCN
medio día, pidiera una cita al presidente Juan Manuel Santos para hablar de unas modificaciones
al Acuerdo.

El encuentro resultó favorable, aunque muchos lo descalifiques, porque se encontró un buen


ambiente para dialogar y realizar los ajustes correspondientes, previa concertación entre las
partes.

El ELN por su parte vio una gran expectativa para que se abriera un espacio que permita el
diálogo y un posible acuerdo con ese Grupo.

Lo paradójico es el anuncio de las FARC de cese al fuego hasta el 31 de octubre, lo cual


sorprendió a los colombianos, cuando el mismo Jefe de Estado anunciaba que éste continuaba.

CONCLUSIONES

La gran conclusión es que los colombianos que acudieron a votar durante el Plebiscito, según
los resultados, es el desacuerdo frente al Acuerdo de Paz con las FARC, que vieron grandes
beneficios para quienes propiciaron las guerra por más de 52 años y favorecimiento, cuando
existen personas detenidas y juzgadas por delitos menores; lo cual a juicio de muchas víctimas,
iba en contra de los derechos constitucionales y una violación flagrante a los Derechos
Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

Lo que terminó siendo todo un fracaso a juicio de muchos, hablando del Acuerdo de Paz, ahora
se abre en la gran posibilidad de ajustarlos; de hecho, los voceros de las FARC anunciaron que
seguirán apostándole a la paz en Colombia y están en la disposición de continuar el diálogo,
porque a su juicio, ya se ganó un buen espacio y trabajo, además del buen ambiente que tiene
el Gobierno.

A lo anterior se suma el compromiso del presidente Juan Manuel Santos, tras recibir el Premio
Nobel de Paz.

Y los habitantes del departamento de Arauca, lo que esperan es una paz equilibrada, donde haya
participación para los dos grupos al margen de la Ley que tienen su accionar en esta región.
REFERENCIAS

http://es.presidencia.gov.co/noticia/161007-Se-le-encontrara-una-salida-a-este-Acuerdo

http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/primer-encuentro-entre-santos-y-uribe

http://www.elespectador.com/opinion/explicar-el-fracaso-el-analisis-