Está en la página 1de 6

TALLER DE PREVENCIÓN PARA PADRES

El consumo de drogas en adolescentes es considerado un grave problema social debido


a su incidencia y las enormes consecuencias negativas que tiene el consumo de estas
sustancias para la salud.
Los adolescentes son uno de los grupos más vulnerables frente al consumo de
estupefacientes, por lo que es importante conocer y entender todo aquello relacionado
con el mundo de las drogas, sus riesgos y saber cómo elaborar estrategias para prevenir
y actuar ante el consumo de estupefacientes por parte de los más jóvenes.

¿QUÉ SON LAS DROGAS ?

Toda sustancia que, introducida en el organismo puede modificar la conducta de la


persona y provocar un impulso irreprimible a tomar la sustancia de forma continuada o
periódica, a fin de obtener sus efectos y, a veces, para evitar el malestar de su falta.

PRINCIPALES DROGAS QUE CONSUMEN LOS ADOLESCENTES

• Alcohol: Debemos tener en cuenta que advertir a los hijos que no deben beber
alcohol en una sociedad en la que asocia las bebidas alcohólicas en el ocio y el placer es
bastante complicado. La mayoría de los adultos en cada celebración y fiesta bebemos
alcohol, relacionando éste con la diversión. Según datos estadísticos, aunque la venta
de bebidas alcohólicas a menores de edad está prohibida, el 65% de los adolescentes
españoles se declara consumidor de bebidas alcohólicas, por lo que el alcohol es, sin
duda, la droga legal más accesible para los adolescentes. Podéis leer la anterior entrada
que trata específicamente sobre el consumo de alcohol en adolescentes.

• Tabaco: Nos encontramos con la misma paradoja, advertir a los hijos que no
deben fumar mientras el tabaco sigue estando socialmente aceptado y normalizado es
bastante complicado, más aún si son los mismos padres son fumadores. Según datos
estadísticos, aunque la venda de tabaco está prohibida a menores de edad, cada día casi
3.000 adolescentes prueban su primer cigarrillo, y otros 700 se convierten en fumadores
habituales, ya que la nicotina que contiene el tabaco hace que sea droga muy adictiva.

• Cannabis: La marihuana o cannabis es un psicotrópico obtenido de la planta del


cáñamo que se consume fumado mezclado con tabaco, aunque también puede ser
ingerido. Es la sustancia ilícita más consumida en el mundo, y también la droga ilegal
más consumida en los adolescentes. Según datos estadísticos, un 20% de los
adolescentes lo han fumado alguna vez y un 22% de los jóvenes de entre 15 y 24 años
presenta un consumo habitual, adicción y descenso en el rendimiento escolar.

• Cocaína y drogas de diseño: No son las sustancias ilegales que suelen circular
dentro o en las salidas de los institutos (si lo son el tabaco y el cannabis), pero sí que
están presentes en festivales y discotecas. Suponen un riesgo mucho más elevado para
la salud, ya que son sustancias estimulantes muy adictivas que afectan directamente al
cerebro.
¿QUÉ PROVOCAN LAS DROGAS ?

DEPENDENCIA A SUSTANCIAS ADICTIVAS

Esta dependencia se definiría como el “estado psíquico y a veces también físico,


resultante de la interacción entre un organismo vivo y una droga, que se caracteriza por
modificaciones del comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre
una compulsión a tomar la droga de un modo continuado o periódico, a fin de obtener
sus efectos psíquicos y a veces para evitar el malestar de la privación. Este estado puede
ir acompañado o no de tolerancia”.

ABUSO

Es el uso no médico de medicamentos y otras sustancias, con uno o varios de estos


propósitos: cambiar el humor del consumidor, alterar la percepción de sí mismo o la
percepción del mundo que le rodea, experimentar nuevas sensaciones y/o aumentar la
capacidad funcional del consumidor en ciertas situaciones sociales.

TOLERANCIA

Un estado de adaptación biológica caracterizado por unas respuestas disminuidas a la


administración de la misma cantidad de droga, es decir, la necesidad de aumentar la
cantidad de droga consumida (dosis) para alcanzar los mismos efectos iniciales

SÍNDROME DE ABSTINENCIA

Se refiere al conjunto de síntomas y signos, comunes para cada tipo de drogas, que
aparecen en el sujeto dependiente al cesar bruscamente la administración de la droga.
Estos síntomas son de carácter opuesto a las acciones farmacológicas del tipo de droga,
y su intensidad y curso van a depender de la droga, vía de administración, la frecuencia,
cantidad y antigüedad del consumo.

DAÑOS PROVOCADOS POR EL CONSUMO

Toda dependencia a drogas (legales e ilegales) origina alteraciones y deterioro en el


normal funcionamiento físico, psíquico, familiar, laboral y social de la persona
consumidora. Las patologías médicas que produce, por ejemplo, el alcohol, son
múltiples, afectando principalmente al Sistema digestivo (boca, esófago, estómago,
intestino, etc.), Sistema Cardiovascular y Sistema Nervioso.

PREVENCIÓN DEL CONSUMO DE DROGAS EN ADOLESCENTES


Uno de los factores más importantes en la lucha contra el consumo de drogas en
adolescentes es la prevención. Hay que concienciar a los adolescentes, a través de su
entorno directo, con potentes campañas de prevención para concienciar de los riesgos
que implica el consumo de drogas. Además de la influencia del entorno, familia, colegios
e institutos juegan un papel fundamental en la prevención.
No hay que evitar tratar el tema de las drogas, ya que es muy importante tener un
conocimiento real de lo que son y saber cuáles son sus consecuencias. Realizar charlas
preventivas en su mismo lenguaje, llevando si es posible testimonios reales, y, sin educar
con un tono extremadamente acusador y autoritario, transmitir la tolerancia cero a
estas sustancias.
Y si como padres detectáis, o creéis detectar, un consumo de drogas en vuestro hijo/a
adolescente, lo más recomendable es acudir a un profesional que ofrezca orientación y
asesoramiento para poder manejar la situación de la forma más adecuada.

FACTORES DE RIESGO Y FACTORES DE PREVENCIÓN ANTE EL CONSUO DE DROGAS


Factores de Riesgo
Los factores de riesgo son aquellas circunstancias o características personales y
ambientales que, relacionadas con la droga, aumentan la probabilidad de que una
persona consuma esa sustancia.
Factores de Protección
Los factores de protección son aquellas características o capacidades personales y
sociales que fortalecen a las personas para poder afrontar con éxito las situaciones de
riesgo de consumo de drogas.
A) Factores de riesgo
Vinculados a la persona
• Edad
• Baja Asertividad
• Falta de conformidad con las normas sociales
• Elevada necesidad de aprobación social
• Dificultad para el manejo del tiempo libre
• Fracaso escolar o laboral
• Falta de habilidades para tomar decisiones o resolver problemas
• Expectativas positivas respecto a las consecuencias del consumo
• Baja autoestima
• Elevada búsqueda de sensaciones
• Escasa tolerancia a la frustración
• Rebeldía
• Falta de conocimientos sobre drogas
Vinculados al ambiente
iar

l grupo de iguales

B) Factores de protección
Valores positivos hacia la salud:
Hábitos saludables de descanso, alimentación, higiene, deporte, relación, inquietudes
de distinta naturaleza,... Frente a una oferta de drogas, los criterios de salud influirán
positivamente en la decisión que tengan que tomar (abstenerse, controlarse,
rechazarlo,...).
Valores prosociales (convivencia, solidaridad, diálogo, participación,...).
Favorecen la convivencia y las relaciones positivas con los demás.
Valores ético-morales:
Enseñan criterios de conducta basados en la ética y el respeto y ayudan a tomar
decisiones; mejoran la autoconfianza y la autoestima y favorecen la capacidad de
afrontar situaciones difíciles.
Capacidad para interacción social
1. Habilidad para relacionarse, expresar lo que se desea o necesita, saber decir que no,
autoafirmarse en la expresión de opiniones,...
2. Protege ante situaciones de presión del entorno y fomenta la seguridad en uno mismo
y la valoración personal.
Capacidad para tomar decisiones
1. Desarrollar actitudes críticas, enseñar a asumir responsabilidades, practicar recursos
de autocontrol, fomentar tener criterios propios y dejarle elegir,....
2. Favorece la autonomía de la persona y la convierte en menos influenciable. Mejora el
afrontamiento ante situaciones de consumo de drogas.
Apego familiar, clima afectivo positivo y sistema
coherente de límites y normas.
• El sentimiento de apego familiar genera un vínculo a un grupo de pertenencia, la
familia. Nos hace sentir que formamos parte de un grupo donde poder compartir y
encontrar apoyo. El apego nos da seguridad y nos ayuda crecer y madurar.
• Para fomentar este sentimiento de apego debemos crear un clima afectivo positivo, lo
que se traduce en un ambiente caracterizado por actitudes de reconocimiento y
respeto, una comunicación fluida y manifestaciones de cariño y afecto incondicional.
• En la familia es importante que existan normas y límites de comportamiento, así como
un adecuado reparto de tareas. Enseñar normas y límites a nuestros hijos y darles
responsabilidades dentro del hogar, de acuerdo con su edad y madurez, fomenta el
autocontrol, la capacidad de asumir responsabilidades, la tolerancia a la frustración, etc.
El grupo de iguales
Después de la familia, el grupo de iguales es el espacio de relación social más importante
para las personas, especialmente durante la adolescencia y la juventud. Los padres
debemos fomentar las relaciones sociales de los hijos y conocer el grupo al que
pertenecen, participar de sus actividades, en la medida de lo posible, y estar en contacto
con ellos.
¿CÓMO Y CUÁNDO HABLAR CON NUESTROS HIJOS/AS DE ALCOHOL Y OTRAS
DROGAS?
Entre los 8 y los 12 años
Cuando su hijo se haga mayor, puede iniciar conversaciones con él preguntándole qué
opina sobre las drogas. Si le hace preguntas abiertas y sin emitir juicios de valor, es
mucho más probable que reciba respuestas sinceras.
Recuerde que ha de mostrar a su hijo que lo está escuchando y que está prestando toda
su atención a sus dudas y preguntas.
Los niños de esta edad suelen seguir deseando hablar abiertamente con sus padres
sobre temas delicados. Empezar a dialogar en esta etapa ayuda a mantener la puerta
abierta cuando crezcan y se sientan menos inclinados a compartir sus opiniones y
sentimientos con sus padres.
Incluso si las preguntas que usted haga a su hijo no llevan de inmediato a una
conversación sobre las drogas, conseguirá que su hijo piense sobre el tema.
Demuéstrele que desea hablar y escuchar sus opiniones al respecto. Así, su hijo estará
más dispuesto a acudir a usted para que lo ayude en el futuro.
Las noticias, como el uso de esteroides en el deporte profesional, pueden ser buenas
oportunidades para iniciar conversaciones informarles sobre este tema. Utilice esas
conversaciones para proporcionar información a su hijo sobre los riesgos de las drogas.
Entre los 13 y los 17 años
Es muy probable que los chicos de esta edad conozcan a otros chicos que consumen
alcohol y/o drogas y que tengan amigos que ya conducen coches. Mucho siguen
teniendo ganas de expresar a sus padres sus opiniones o dudas sobre las drogas. Es
posible que su hijo le haga preguntas más específicas sobre ellas.
Utilice estas conversaciones no solo para entender las opiniones y sentimientos se su
hijo, sino también para hablarle sobre los peligros de conducir bajo los efectos de las
drogas o el alcohol. Háblele sobre cuestiones legales, como pagar multas o ir a la cárcel,
y sobre la posibilidad de que él mismo u otras personas acaben muertos o gravemente
heridos.
Considere la posibilidad de hacer un contrato escrito o verbal sobre las normas para salir
o para conducir. Puede prometer a su hijo que lo recogerá a cualquier hora (¡incluso a
las 2 de la madrugada!), y sin preguntas, si él le llama porque la persona encargada de
conducir ha estado bebiendo alcohol o consumiendo drogas.

CLAVES EN LA FORMA DE MANTENER LA CONVERSACIÓN CON LOS MENORES