Está en la página 1de 6

COMO ELABORAR UNA PAGINA WEB

Se debe definir el Público Objetivo


Para empezar, cualquier tipo de proyecto es necesario que sepamos definir el grupo de
personas a los que queremos ofrecer nuestros productos y/o servicios (edad, sexo, gustos,
estilo de vida, cultura y hasta lugar de residencia). Al momento de crear una página web,
esto, no es diferente. Todo lo que contenga la página debe estar enfocada en satisfacer las
necesidades de los clientes. Por ejemplo, si nuestro público son adolescentes, nuestra web
tiene que ser dinámica, tener menos texto y más contenido visual. Debido a que,
los millennials son personas que no tienen práctica de lectura. Pero, si nuestra web estará
enfocada a un público joven-adulto de 25 a 35 años aproximadamente, nuestro contenido
debe tener información más profesional y seria. Sin embargo, para personas adultas mayores
de 45 o 50 años, que no tienen afinidad con la tecnología; es importante que nuestra web
pueda guiarlos de manera fácil y eficiente, para que posteriormente conozcan las rutas y
prefieran nuestra web por sobre otras.

Establecer los Objetivos de la Página


Es importante establecer los objetivos de la página para dejar en claro cuáles son los
propósitos del sitio y las funciones que se desarrollarán dentro de ella. Es decir, que desde el
primer momento que el usuario entre a la web, tenga claro a quién pertenece y qué es lo que
le permitirá hacer dentro de ella. Por ejemplo, si nuestra web está orientada al e-commerce
deberá contar con elementos que aporten a la venta de los productos de manera eficiente. A
diferencia de sitios como blogs o páginas informativas que tendrán como objetivo generar
interacción y recordación; para ello, se deberá mantener un flujo de información constante y
actualizada. También, debemos definir la ruta que deberá cumplir el usuario una vez que
haya ingresado. Esto, evitará que el internauta divague en la web sin un fin en concreto y
logre los objetivos que lo llevaron a la página.
Seleccionar el mejor servicio de Hosting
En Internet podemos encontrar muchos servicios de hosting, y probablemente terminemos
escogiendo el que mejor nos parezca, aunque siempre es bueno contar con algunas
referencias. A continuación, vamos a presentar los 5 mejores hosting para alojar una web:
Webempresa, Hostgator, iPage, Arsys, GoDaddy, SiteGround, etc. Las principales
características que deben ofrecer, para poder decidir por alguno, es que tengan gran capacidad
de almacenamiento o transferencia, seguridad de datos, para que tu contenido no corra peligro
de baja; buen soporte técnico en español y que atienda las 24 horas; velocidad de navegación,
que haga las visitas de tus usuarios más agradables y una infraestructura escalable, que
permita agregar más memoria RAM de ser necesaria.

Sin embargo, también existen proveedores gratuitos. Los cuales, podrían ahorrarte gastos,
pero que ciertamente ofrecen servicios muy limitados y ponen en peligro la seguridad de tu
información. Debido a que, dependerán del proveedor porque el dominio no será de tu
propiedad. Por ello, no es recomendable y no se deben alojar páginas web con propósitos
serios en hostings gratuitos.

Brinda una buena experiencia de usuario (UX)


La experiencia de usuario es el conjunto de factores y elementos que tienen como objetivo
crear una buena experiencia entre el usuario y la página. Mide principalmente la calidad de
la experiencia en características como capacidad de aprendizaje, respuestas emocionales y
comportamientos de los usuarios hacia los productos y servicios.

Es importante que nuestra web ofrezca una buena experiencia de usuario, pues permite que
los internautas interactúen con la página de la forma más fácil, cómoda e intuitiva posible.
Hay tres elementos importantes que debes emplear para crear una buena experiencia de
usuario:
Uso de botones

El uso de botones dentro de nuestra web ayudará al usuario a realizar acciones más rápido
en el momento que las solicite. Por ello su forma debe ser estándar, y similar en todo el
sitio, para no generar dudas sobre la acción a la que invita. Es decir, que se debe cuidar el
aspecto físico como la palabra que lo acompaña, para que el usuario entienda qué ocurrirá
si lo presiona.

Uso de enlaces

Los enlaces son características esenciales en los sitios web, porque permiten que el usuario
visite otros contenidos dentro o fuera de la página. Hay elementos que son importantes para
diferenciar a los enlaces: deben ser diferentes al texto y deben tener características visuales
como un color distinto para enlaces que no han sido visitados, enlaces que fueron visitados,
enlaces destacados y enlaces activos.

Uso de elementos

Estos elementos son principalmente para generar la interacción que se desea ofrecer al
usuario. Por ejemplo, el “Text Area”, es el que permite que el usuario ingrese información o
datos en formularios; el “check button” es un elemento que permite la selección de múltiples
opciones y el “radio button”, permite marcar la opción que sea la más adecuada como marcar
el campo de Sexo.

Diseña tu página web con sentido


Esta característica tiene que cumplir con el objetivo de facilitar el modo en que las personas
usan una herramienta, en este caso navegar por tu web. En este sentido, podríamos considerar
varios factores que definen el sentido de tu web, uno de ellos es que el diseño debe cooperar
con la información, más que competir con ella. Esto, hará que cuando el usuario llegue a
nuestra página actúe de forma rápida e intuitiva, sin tener que detenerse a entender cómo
funciona la plataforma. Además, el diseño visual de nuestra web, como el uso de logotipos y
colores corporativos, deben ser utilizados para mejorar la experiencia y no para definir la
interacción. Otros elementos, relevantes para diseñar una web con una buena interfaz, son
las áreas de contenido, las áreas de interacción y una gran experiencia de usuario. Todas estos
componentes van a brindarle al cliente la facilidad de recordar cómo funciona, ayudar a que
encuentren lo que necesita y, por ende, le brindará una satisfacción respecto a la facilidad de
uso.
Sube únicamente contenido de calidad
Las características de un contenido de calidad pueden dividirse en 5 variables: debe ser
encontrable, legible, entendible, compartible y accionable. Además, es preferible que la
información provenga de fuentes propias y que no sea repetitiva. Es decir, que tu página
ofrezca información distinta a la que se puede encontrar en otras webs.

Encontrable

Para que un información sea encontrable debe poseer etiquetas H1 para el título y al menos
dos etiquetas H2, conteniendo la o las palabras claves del buscador. Además, es una buena
práctica que nuestros artículos redireccionen, mediante links, a otros contenidos con
información relacionada.

Legible

El texto debe tener imágenes entre párrafos que explique la información de forma ilustrada
para que sea más comprensible para el usuario. El uso de listados de puntos o subtítulos
enumerados también ayudan a la legibilidad del contenido.

Entendible

El texto se debe entender correctamente; para ello, se puede usar un formato en particular
(vídeo, texto, infografía, etc.) dependiendo del tipo de contenido que vayamos a subir. Los
términos y referencias del tema expuesto deben ser explicados sin caer en tecnicismos y
deben responder a las necesidades de búsqueda de nuestro consumidor final.

Compartible

La información que brindemos debe provocar alguna emoción en los lectores. Debe incitar
al usuario o tener razones concretas para ser compartida. Una recomendación es que
personalices tu contenido para alguna red social usando, por ejemplo, hashtags.
Accionable

Aquí debemos introducir el “call to action” o llamada a la acción. Para ello, el contenido debe
incluir links a páginas de aterrizaje que los lleven a hacer algo en concreto; ya sea aportar
con comentarios, compartir en redes (y que sea fácil hacerlo) y suscribirse, ya sea mediante
formularios o a la FanPage, etc.

Agrega contenido audiovisual


Una forma de mantener cautivado a tu público siempre será implementando contenido
audiovisual a tu página web. Imágenes y/o vídeos de no más de 1 minuto de duración y que
estén alineados al tema de tu empresa o al contenido que subas. Es recomendable que siempre
el texto esté acompañado de imágenes relacionadas. Sin embargo, en cuanto a vídeos y GIFs
hay que ser objetivo respecto al tipo de material estamos agregando a nuestra web. Los vídeos
insertados de YouTube u otras plataformas deben estar de alguna manera al corriente de lo
que estamos presentando. Debe ser información que sume a tu contenido. Por otro lado, la
implementación de GIFs debe ser agregado solo si es necesario. Este tipo de contenido puede
afectar la imagen de tu empresa, pues son usados, sobre todo, para plataformas de
entretenimiento y ocio.

Crea formularios para obtener datos


Los formularios web son mecanismos que te ayudarán a obtener datos útiles de las personas
que visiten tu web. Entre los usos que podemos darle están los formularios de contacto,
encuestas de satisfacción, reservaciones en línea, solicitudes de soporte, registros a eventos
y listas de correos. Una de las ventajas es que el diseño de éstos pueden adaptarse a cualquier
tipo de página web, ya que son personalizables en color, fondo, tipografía y texto. Además,
todos los usuarios que se registren en los formularios generarán un base de datos que, en
algunos casos, se envías a un correo electrónico, que hayas proporcionado, un reporte en
tiempo real que te permite ver los datos registrados.
Realizar pruebas de funcionamiento
Realizar pruebas del funcionamiento de tu web es importante para detectar los errores dentro
de ella y corregirlos. Por ejemplo, podemos detectar los efectos negativos y positivos de las
variaciones para saber su rendimiento y optimización, verificar el tiempo de carga de la
página, imágenes y archivos multimedia; comprobar que los enlaces tengan un correcto
funcionamiento, comprobar su compatibilidad con otros navegadores y comprobar que la
visualización en dispositivos móviles sea la correcta.

Estas pruebas van a corroborar la correcta implementación de su usabilidad y nos permitirá


saber si estamos ofreciendo una buena experiencia de usuario.

Diseña tu página adaptada primero a Smartphones


Adaptar tu web a dispositivos móviles, en la actualidad, es casi obligatorio. Debido a que, el
empoderamiento de los smartphones se ha incrementado en los últimos años. Además, cada
vez más personas realizan compras a través del móvil. Por lo que, los sitios web tienen que
poder cubrir las necesidades actuales de éstas personas, proporcionarles una buena
navegación y, por ende, mejorar la experiencia de compra. Por último, un diseño web para
móviles creará también una imagen de marca moderna y adaptada a los nuevos hábitos de
consumo de los clientes.

Implementa Google Analytics y mide la interacción


Este último paso, es vital para el crecimiento de tu página, las herramientas que te ofrece
Google Analytics te darán un resultado detallado respecto a todo el tráfico que tu página web
haya tenido en cierto periodo de tiempo. Las funciones que tiene Analytics miden el
rendimiento del contenido, la interacción en tu web y de tus redes sociales, el impacto o
número de visitas de teléfonos móviles en tu página y el análisis de las conversiones; es decir,
cuántos usuarios atrae y a cuántos vende.