Está en la página 1de 3

TEXTO NARRATIVO

UNA HISTORIA DE AMOR

PRESENTADO POR:
SOLBEY LORENA FONTECHA GARCIA

NCR:
8981

ASIGNATURA:
COM ESCRITA Y PROCESOS LECTORES I

CORPORACIÒN UNIVERSITARIA UNIMINUTO

ADMINISTRACIÒN EN SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

MEDELLIN – 03 AGOSTO 2019.


UNA HISTORIA DE AMOR

Todo inicia un sábado 14 de noviembre del año 2015, cuando de pronto mi amiga
y compañera de trabajo Dayana Segura, una mujer muy alegre, jovial, simpática
con la cual compartía apartamento me hace una invitación de salir a tomar algo
junto a uno de sus admiradores y su primo, nos encontramos en la ciudad de
Bogotá más exactamente en un bar del barrio Restrepo, su admirador William un
hombre mayor muy formal y amable, y su primo Jonathan Cardozo un joven
apuesto, alto, moreno de contextura media y algo antipático, nos distinguimos,
hablamos de todo un poco, bailamos y disfrutamos mucho la salida, en el
transcurso de intercambiar información entre Jonathan y yo, surgió una química
nos entendimos e identificamos en muchos gustos, en ese momento de mi vida
con 24 años me encontraba en un proceso de recuperación emocional por la
pérdida de un ser querido, entonces no tenía ningún interés de iniciar alguna
relación amorosa, me dedicaba a disfrutar del momento que estaba viviendo y
ya, pasaron las horas y amanecimos rumbeando, el me expresa que conmigo
siente una conexión distinta que le caigo muy bien y que se le había despertado
un gusto hacia mí, Él no me era indiferente pero en mi mente no estaba formar
ninguna clase de relación ni siquiera una amistad, el siguió muy insistente y mi
única manera de tratar de quitármelo de encima, fue pedirle un hijo mi única
intención es que su reacción fuera esta “Loca” y así se alejaría, eso solía hacer
para correrlos pero me llevo una sorpresa al obtener de Él una respuesta como
si dale, si eso quieres… eso me lleno de mucha curiosidad; que clase de persona
hace eso con alguien que apenas ha visto, entonces decidí intercambiar números
de teléfono para no perder contacto y así saber más de Él.
Pasaron los días seguimos hablando y conociéndonos, en algunas ocasiones
salimos a cine y a tomar un café, empezó a llamarme mucho la atención cuando
me entere que su trabajo como contratista de obra blanca lo desempeñaba en
distintos lugares donde tuviera proyectos entre los principales Neiva, Ibagué,
Pereira, Bucaramanga y muchos pueblos más, entonces pensé que si era
amable y seguía el juego conocería muchos de los lugares donde se encontrara,
una de mis pasiones era precisamente esa, viajar, el tiempo corría y
efectivamente empecé a conocer distintos lugares donde me invitaba y eso me
hacía feliz, cada viaje me gustaba más compartir con Él me hacia sentir muy
cómoda logrando así despertar algunos sentimientos más que un cariño como
amigo. Aproximadamente tres meses después, el 22 de marzo del año 2016
decidimos oficializar la relación fueron muchos momentos especiales, apoyo,
compañía, ayuda en el proceso de recuperación, risas, paseos, felicidad.
Hace un tiempo me había propuesto un objetivo que era salirme de Bogotá,
intentar hacer vida en otra lugar ya no quería estar más en esa ciudad, entonces
inicie investigando y mirando otras opciones entre esas se me presenta una
oportunidad en Medellín, pasaron ocho meses de relación y ya mi decisión de
trasladarme estaba tomada, a pesar de que en ese tiempo ya el querer era
demasiado nunca pensé proponerle que se fuera con migo, cuando ya se
acercaba el tiempo de partir hable con Él, le explique todo y lo único que le
exprese era que había sido muy bonito todo lo que habíamos vivido, que siempre
lo iba a recordar pero yo ya no quería estar más allá y que me iba, con eso le
daba a entender de que estaba terminando con la relación, con lágrimas en los
ojos me pidió que no lo hiciera o que le diera la oportunidad de irse conmigo, sin
pensarlo tanto le dije que sí que saldríamos juntos adelante y de la mano de Dios
todo iba a estar bien, a partir de ese momento empezamos a trabajar juntos por
cumplir algunos de nuestros sueños en común, entre ellos el primero que fue
conocer el mar la cual ha sido una de las experiencias más hermosas y
gratificantes de mi vida, hace algunos meses nos comprometimos y queremos
tener la bendición de Dios por medio del matrimonio, y bueno aquí continuamos
enamorados recorriendo este camino que se llama vida, pasando por situaciones
altas y bajas por momentos de felicidad y tristeza, pero siempre brindándonos
un apoyo incondicional.

“DOS ALMAS NO SE ENCUENTRAN POR CASUALIDAD”.